Está en la página 1de 1

Entré a la escuela cuando cumplí 19 y me imaginaba campamentos en la nieve como el que salía en el video que pusieron para los

exámenes. De admisión. Pase las pruebas casi sin dificultades y me destaque en actividades sociales como el judo con y estableciendo el que mas asistencia se entrego “el mejor”. Los seis semestres se me hicieron en un instante. Hice amistades en el cuerpo cuando me avisaron que estaba seleccionado dentro de las fuerzas especiales. Pesadamente fue cayendo el calendario trabajando en manifestaciones y en estadios. Mis colegas no son mala gente pero tanta hostilidad te va poniendo idiota. Hoy día se abrió la vacante para que alguien se hiciera cargo de grabar operativos. Levante la mano y me entregaron una filmadora chiquitita y digital. Me pagaron unos talleres y le fui agarrando el gustito, si hasta hice unos videos musicales en mi pasaje. No bien bajamos del camión, nos insultan y nos escupen, si acaso importa mi opinión, quisiera verlos escupiendo al directorio de hidroaysen y a sus familias, déjame, sentir la fuerza, especial, que está emergiendo. Lamento estar perdiendo el tiempo, igual como lo pierdes tu mientras lo que arman la pelea, ocupan todos sus esfuerzos en repartirse mejor, lo que es de nadie. Déjame...sentir la fuerza...especial, que está emergiendo. Son problemas en mi trabajo ya no aguanto a mis compañeros, y la gente que anda en la calle lleva despoblado el cerebro, pero uno tiene su estrella, preocupada por su muchacho, sorpresivamente me regaló un problema al corazón. Me jubilaron con pensión anticipada y de pronto obtuve el tiempo que me faltaba para al fin sentarme a escribir lo que seria la mejor película de Chile…….