Está en la página 1de 1

UNA TARDE DE OTOO Fue una tarde de otoo con el cielo raso.

Las horas pasaban y recordaba aquellos viejos tiempos cuando sonrea a mi madre con esa ternura y esa calma que me inspiraba a soar. Fue una tarde de otoo con el ruido callejero que parece asfixiarme, contaminarme. Cmara de gas dominan carretera y caminos. Fue una tarde de otoo en el sur de Espaa. Volver la mirada y encontrar la mar, desierta, en paz con ella misma. Fue una tarde de otoo desesperada. La anciana regresaba con su carro con una fuerza de titanes que penetra en su dolor. Fue una tarde de otoo donde la noche se adueaba, se dejaba adentrar, morir ya.

También podría gustarte