P. 1
Nabucodonosor

Nabucodonosor

|Views: 349|Likes:
Publicado porCesar Sequen

More info:

Published by: Cesar Sequen on Nov 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/28/2014

pdf

text

original

NABUCODONOSOR ANTECEDENTES HISTORICOS NABUCODONOSOR I Fue rey de Babilonia de la Segunda Dinastía de Isín en Babilonia. Reinó desde 1125 a. C.

hasta 1103 a. C. aproximadamente. Al cuarto año de reinado (1121 a. C.) hizo una expedición a la frontera asiria, y atacó la fortaleza de Zanku, pero seguramente fue rechazado por el entonces Rey Asirio, Ashur-resh-ishi I(1132 a. C. - 1115 a. C., por tanto, Rey de Asiria durante la asunción, y primeros años de gobierno de Nabucodonosor).En 1120 a. C., asumió el poder de Elam, Khutelutush-In-Shushinak, que hacia 1110 a. C., fue derrotado y destituido por Nabudoconosor I. Hutelutush-nshushinak, hubo de abandonar Susa, la cual fue ocupada temporalmente por Nabucodonosor I, y tuvo que refugiarse en Anshan. Con esta victoria, Nabucodonosor, pudo recuperar la estatua de Marduk y el Código de Hammurabi, que habían sido robados años atrás por el rey elamita Kudurnakhunte. Los babilonios se retiraron y dejaron en el poder a Silhina-HamruLagamar, hermano de Khutelutushinshushinak, y último rey conocido de la Dinastía Shutrúkida, que comenzó a reinar en 1110 a. C. (ya que, si bien Khutelutushinshushinak, fue derrotado y destituido en este mismo año, la toma de Susa por Babilonia fue muy efímera, y sólo duró unos meses; es así que el 1110 a. C., es el último año de reinado de Khutelutushinshushinak, el de la toma deSusa por Nabucodonosor, y el de la asunción de Silhinahamru-Lagamar), cuyo año de abdicación, nos es desconocido. Esta derrota inició la decadencia del Imperio Medio Elamita. En 1114 a. C., Tiglatpileser I, hijo de Ashur-resh-ishi I, sube al trono asirio. Nabucodonosor I, ya había intentado tomar Asiria durante el gobierno del anterior rey, pero no había podido. Lo volvió a intentar ya durante el nuevo gobierno, fracasando la mayoría de las veces. En cambio, los contraataques asirios, surtieron efecto, y el Reino de Babilonia, vio amenazadas muy seriamente sus fronteras y dominios. La contraofensiva del ejército de Tiglatpileser I, fue tan fuerte, que la mitad norte del reino, había quedado, en un momento dado, bajo el poder de Asiria, y hasta quizá, llegó incluso a tomar parte de la propia Ciudad de Babilonia, o a asediarla por un tiempo. Tiglatpileser tenía como objetivo llevar a Asiria, al esplendor que había vivido con Tukulti-Ninurta I (que reinó desde siglo 1244 a. C. hasta 1208 a. C., y había subordinado, no conquistado, a sus fuertes vecinos, urarteos, Hititas, babilonios y lullubis, y a costa de quienes, extendió sus fronteras). No obstante, Nabucodonosor, logró algunas victorias y pequeñas conquistas sobre Asiria. Fue sucedido por Enlilnadinapli.

Monarca de Babilonia, tercer rey de la II dinastía de Ishin en esta ciudad, artifice indirecto del Imperio Medio Elamita, amplió los dominios del Reino de Babilonia a la izquierda del Río Tigris, guerreó contra Asiria, e intentó forjar nuevamente, el imperialismo babilónico, cosa que, a pesar de no haber logrado, le sentó las bases. Es por esto, que se considera a veces, la asunción de Nabucodonosor I, como el comienzo del Imperio Neobabilónico.

Rescató de Susa (Ciudad capital de Elam) la estatua del dios Marduk y el Código de Hammurabi, que habían sido llevados a Elam por el Rey Shutruk-Nahhunte. También emprendió el embellecimiento de Babilonia, que culminaría con Nabucodonosor II. Fue así, que la ciudad comenzó a convirtirse en una de las maravillas del mundo antiguo (palacio, templos, murallas, canalización del Río Éufrates). NABUCODONOSOR II (c. 630-562 a. C.) es probablemente el gobernante más conocido de la dinastía caldea de Babilonia. Reinó entre el605 a. C. y el 562 a. C. Es famoso por la conquista de Judá y Jerusalén, y por su monumental actividad constructora en Babilonia, como los famosos Jardines colgantes de Babilonia, que según cuenta la leyenda fueron construidos para su esposa que sentía nostalgia por el ambiente montañoso primaveral donde creció. Es tradicionalmente llamado "Nabucodonosor el Grande", pero la destrucción de templos en Jerusalén y la conquista de Judá le causó una imagen malévola en las tradiciones judías y en la Biblia, al contrario de lo que sucede en el Irak contemporáneo, donde es glorificado como un líder histórico. Nabucodonosor fue el hijo mayor y sucesor de Nabopolasar, quien liberó Babilonia de la dependencia de Asiria y dejó a Nínive en ruinas. Según Beroso, contrajo matrimonio con la hija de Ciáxares, por lo que las dinastías de Medos y Babilonia se unieron. Neko II, rey de Egipto, obtuvo una victoria ante los Asirios en Megido. Esto aseguró a Egipto la posesión de provincias Fenicias del imperio asirio, incluyendo parte de Palestina. Las provincias restantes fueron divididas entre Babilonia y Media. Nabopolasar estaba decidido en reconquistar de Necao las provincias del oeste de Siria, y para este fin mandó a su hijo junto a un poderoso ejército en dirección al oeste. En la Batalla de Karkemish en el año 605 a. C., el ejército egipcio fue derrotado y Siria y Fenicia cayeron bajo el dominio de Babilonia. Nabopolasar murió el 15 de agosto del 605 a. C. y Nabucodonosor regresó a Babilonia para ascender al trono. Después de vencer a los Cimerios y Escitas, todas las expediciones de Nabucodonosor estuvieron dirigidas hacia el oeste, aunque un poderoso vecino, los medos, estaba ubicado en el norte; la causa de esto fue el matrimonio con Amuhia, hija del rey de los medos, que aseguró paz entre los dos imperios. Nabucodonosor llevó a cabo varias campañas sobre Siria y Judá. Un intento de invasión a Egipto en 601 a. C. tuvo algunos contratiempos, causados por diversas rebeliones en el área del Levante, incluyendo Judá. Nabucodonosor terminó con las rebeliones,

capturando Jerusalén el 597 a. C., y llevando al rey Jeconías a Babilonia. Cuando el faraón Apries intentó nuevamente una invasión a Palestina, el 589 a. C., Judá y otros estados de la región se rebelaron. Un segundo asedio de Jerusalén ocurrió en 587/586 a. C., finalizando con la destrucción del templo y la ciudad, y la deportación de muchos ciudadanos a Babilonia. Estos hechos se describen en los libros bíblicos de Reyes, Jeremías y Crónicas. Después de la destrucción de Jerusalén, Nabucodonosor sostuvo un asedio sobre Tiro (585572 a. C.), que terminó con un compromiso, donde la ciudad aceptaba la autoridad de Babilonia. Según parece, luego de la pacificación de Tiro, Nabucodonosor habría vuelto a atacar Egipto. Una tablilla de arcilla, que está actualmente en el Museo Británico, contiene la siguiente inscripción refiriéndose a esta guerra: "En el trigésimo séptimo año de Nabucodonosor, rey de Babilonia, fue a Mitzraim (Egipto) para hacer una guerra. Amasis, rey de Egipto, reunió [a su ejército], y marcharon y se dispersaron por el extranjero." Completando la subyugación de Fenicia, y luego de atormentar Egipto, Nabucodonosor se dedicó a adornar la ciudad de Babilonia, construir canales, acueductos y reservas. Tomando en cuenta sus inscripciones y el número de templos construidos o restaurados por él, se puede decir que fue un hombre muy devoto. Lo que se sabe de su historia lo muestra con una disposición humana, en llamativo contraste con la demostración de crueldad gratuita de la mayoría de los soberanos asirios. Fue debido a esta moderación que Jerusalén fue perdonada repetidas veces, y finalmente destruida sólo cuando esto fue una necesidad política; los príncipes rebeldes obtuvieron perdón, y el mismo Sedecías, que por su desagrado contra el rey babilónico le era particularmente odioso, si se hubiese comportado con menos terquedad, hubiera recibido mayor indulgencia (Jeremías 38:17, 18); Nabucodonosor mostró mucha consideración a Jeremías, dejándolo libre de acompañar a los exiliados a Babilonia o de permanecer en Jerusalén, y nombrando a uno de los amigos del profeta, Godolías, como gobernador de Jerusalén; concedió también tal parte de libertad a los exiliados judíos que algunos ascendieron a una posición de prominencia en la Corte y Baruc pensó que era un deber exhortar a sus compañeros para que tuvieran el bienestar de Babilonia en el corazón y para que oraran por su rey. La tradición babilónica cuenta que al final de su vida, Nabucodonosor, inspirado desde las alturas, profetizó la ruina inminente del imperio Caldea (Berosus y Abydenus en Eusebio, Praep. Evang., 9.41). Nabucodonosor murió en Babilonia entre el segundo y sexto mes del año 43 de su reinado.

Nabucodonosor pareció sentirse más orgulloso por sus obras que por sus victorias en el campo de batalla. Durante el último siglo de la existencia de Nínive (s. VII a. C.), Babilonia estaba devastada, no sólo a manos de Senaquerib y Asurbanipal, sino también como resultado de rebeliones. Nabucodonosor, continuando con el trabajo de reconstrucción de su padre, tuvo como propósito convertir su capital en una de las maravillas del mundo. Antiguos templos fueron restaurados; nuevas edificaciones de increíble magnificencia fueron construidas en honor a los dioses del panteón babilónico (Diodoro de Sicilia, 2.95; Heródoto, 1.183); para completar el palacio real comenzado por Nabopolasar, nada fue ahorrado, ni "madera de cedro, bronce, oro, plata, piedras preciosas y raras"; un pasaje subterráneo y un puente de piedra conectaban las dos partes de la ciudad separadas por el río Éufrates; la ciudad se volvió inexpugnable con la construcción de un triple muro. Las labores de Nabucodonosor no estaban sólo ligadas a la capital; es acreditado por la restauración del lago de Sippar, abrir un puerto en el Golfo Pérsico, y la construcción de una muralla entre los ríos Tigris y Éufrates para proteger al país de invasiones del norte: de hecho, no hay un lugar en Babilonia donde no aparezca su nombre o vestigios de su actividad como rey. Estas gigantescas obras necesitaron una amplia mano de obra: de las inscripción en el templo de Marduk, se puede inferir que la mayoría de los cautivos traídos desde el oeste de Asia participaron en las labores de construcción. Nabucodonosor es más ampliamente conocido a través de su descripción en la Biblia, especialmente en el Libro de Daniel, que discute varios eventos de su reinado en adición a su conquista de Jerusalén: En el segundo año de su reinado, Nabucodonosor sueña con una gran imagen hecha de varios materiales (oro, plata, bronce, hierro, y barro cocido) que es destruida totalmente. El profeta Daniel lo interpreta de modo que representa el auge y la caída de los poderes mundiales (Daniel Capítulo 2). Durante otro incidente, Nabucodonosor levanta un enorme ídolo de oro para ser venerado durante una ceremonia pública en el llano de Dura. Cuando tres judíos, Ananías, Misael, y Azarías (Sedrac, Mesac, y Abed-nego) rehusaron formar parte de tal acto, el rey los mandó a arrojar a un horno ardiente. Pero al momento de ser arrojados fueron salvados por un ángel y surgieron ilesos (Daniel Capítulo 3). Otro sueño, esta vez de un árbol inmenso, es interpretado por Daniel el profeta. El sueño anunciaba el destino del rey viviendo junto a las bestias y comportándose como éstas (Daniel Capítulo 4). Mientras presumía sobre sus logros, Nabucodonosor es humillado por Yahvé. El rey pierde la cordura y vive en la selva como un animal durante siete años (algunos lo consideran como un ataque de locura

llamado zoantropía clínica). Después de esto, su cordura y postura son recobradas. Ni la enfermedad, ni el interregno que debió haber causado, están registrados en los anales babilónicos; sin embargo, hay una ausencia de actos del rey durante 582-575 a. C. Algunos eruditos creen que el Libro de Daniel fue escrito mucho tiempo después que los eventos descritos, durante el Siglo II a. C., por esta razón se duda de la veracidad de las descripciones. Algunos estudiosos creen que la descripción hecha por Daniel es una mezcla de tradiciones sobre Nabucodonosor —fue sin duda quien conquistó Jerusalén— y Nabónido (Nabuna'id), el último rey de Babilonia. Por ejemplo, Nabónido fue el verdadero padre de Belsasar, y los siete años de locura pueden estar relacionados con la estadía de Nabónido en Tayma en el desierto. Evidencia de esto está en fragmentos de los Manuscritos del Mar Muerto donde se describe a Nabónido (N-b-n-y) siendo azotado por Dios con una fiebre de siete años en su reino mientras su hijo regía en Babilonia. NABUCODONOSOR III Nidintubel (¿-hacia 522 a. C.) (en persa antiguo Naditabira) fue el hijo de un importante babilonio. Al subir al trono del imperio aqueménida Darío I, Nidintubel se rebeló contra el dominio persa tomando el nombre de Nabucodonosor III. Babilonia, tiempo atrás capital de un importante imperio, había entrado a formar parte del imperio aqueménida en el 539 a. C., pero la tranquilidad del reino se rompió en el 522 a. C. cuando el mago Gaumata, haciéndose pasar por Esmerdis, hermano de Cambises II, usurpó el trono, siendo posteriormente asesinado por Darío I, quien se convirtió en nuevo rey el 29 de septiembre. Inmediatamente después de este contragolpe, Nidintubel se autoproclamó rey de una Babilonia independiente. Según la inscripción de Behistún, Nidintubel proclamaba ser hijo de Nabónido, el último rey de Babilonia antes de que perdiera la independencia por causa de los persas, y tomó el nombre de Nabucodonosor III. Su primer año de reinado está mencionado en un texto cuneiforme fechado el 3 de octubre del 522 a. C. Es posible que esté escrito el mismo día de su inauguración. Darío marchó sin vacilar contra el rebelde. Los babilonios fueron incapaces de impedir el paso del Tigris por parte de los persas, y el 13 de diciembre, su ejército fue derrotado. Cinco días más tarde, se libró una segunda batalla cerca de Zâzâna, en el Éufrates, y de nuevo, las tropas de Darío resultaron vencedoras. Nidintubel fue ejecutado cuando Darío tomó la ciudad. El historiador griego Heródoto de Halicarnaso relaciona el asedio y toma de Babilonia con la historia de Zópiro.

La toma de la ciudad no suprimió por completo los sentimientos de rebelión. Cuando Darío se encontraba en Media para acometer la revuelta de los medos bajo el liderazgo de Fraortes, se levantó de nuevo en Babilonia una segunda rebelión liderada por Arakha, quien tomó el nombre de Nabucodonosor IV. El general de Darío Intafrenes se ocupó del problema en el 521 a. C. NABUCODONOSOR IV Arakha (¿-521 a. C.) era el hijo de Haldita, un armenio que vivía en Babilonia. Tras la revuelta fallida de Nidintubel, Arakha se rebeló de nuevo con el nombre de Nabucodonosor IV. Babilonia, tiempo atrás capital de un importante imperio, había entrado a formar parte del imperio aqueménida en el 539 a. C., pero la tranquilidad del reino se rompió en el 522 a. C. cuando el mago Gaumata, haciéndose pasar por Esmerdis, hermano de Cambises II, usurpó el trono, siendo posteriormente asesinado por Darío I, quien se convirtió en nuevo rey el 29 de septiembre. Inmediatamente después de este contragolpe, Nidintubel se autoproclamó rey de una Babilonia independiente. Según la inscripción de Behistún, Nidintubel proclamaba ser hijo de Nabónido, el último rey de Babilonia antes que perdiera la independencia a causa de los persas, y tomó el nombre de Nabucodonosor III. La revuelta duró tres meses y acabó con la toma de la ciudad y la ejecución del rebelde. Con posterioridad y de la misma forma que Nidintubel, Arakha proclamó igualmente ser hijo de Nabónido, nombrándose rey de Babilonia con el nombre de Nabucodonosor IV. Su rebelión, la cual empezó el 25 de agosto del 521 a. C., fue suprimida por Intafrenes, “portador del arco” de Darío, el 27 de noviembre. EL SUEÑO DE NABUCODONOSOR Daniel 2:28 “Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño y las visiones que has tenido en tu cama”. La estatua del sueño puede interpretarse de diferentes ángulos, sin embargo en este momento realizaremos un análisis de los 5 imperios mundiales (Dan. 2:38-45).

Cabeza de oro – Imperio Babilónico (Dan. 2:37; 5:21) El imperio babilónico fue el que tuvo mayor valor, gloria y poder, su dominio fue absoluto, aunque históricamente la

extensión de su territorio fue menor que la de otros imperios que fueron divididos. Nabucodonosor tuvo características del anticristo, él se enalteció y llegó a sentirse como un dios y por ello durante 7 años le fue dado corazón de bestia. 1. Adoración a la imagen (Dan. 3:5) 2. Traer el pueblo de Dios a Babilonia (Dan 1:3)

Pecho y brazos de plata – Imperio Medo Persa (Dan 2:32) No tuvo la misma fuerza que el imperio anterior, su dominio fue de mayor extensión territorial pero se dividía en el reino del norte y del sur, estuvo a cargo del rey Darío. 1. Ley implacable (Dan. 6:8; 7:25) 2. Prohibir tener comunión con Dios (Dan 6:12-13)

• Vientre y muslos de bronce – Imperio Griego (Dan 2:32) El imperio griego estaba representado por el bronce, metal formado de la aleación de cobre y estaño. El territorio de su dominio fue mucho más extenso que el Medo-Persa, conquistado en poco tiempo, su rey no gobernó por mucho tiempo y después de su muerte, el reino se dividió. Este rey fue Alejandro el Magno. 1. Utilizaba vanas filosofías (Col. 2:8) 2. Se creían sabios (1 Co. 1:22)

Piernas de hierro y pies parte de hierro, parte de barro – Imperio Romano El imperio romano fue de hierro, nos habla de despotismo y crueldad que lo caracterizaron. 1. Azotó públicamente a los cristianos (Hch. 16:37) 2. Sacrificó creyentes (Mt. 14:9-11; Hch. 12:1-2) 3. Persiguió y martirizó a los verdaderos cristianos (Heb. 11:37) Los 10 dedos de la estatua (Dan 7:24) representan el resurgimiento del imperio romano al final de los tiempos, con la intención de formar el quinto imperio. Representan 10 naciones de Europa que se unificaran, como el hierro y el barro no se pueden mezclar, ellos tampoco se unirán, solo harán alianzas humanas (Dan 2:42-43). El número 10 no es un número literal sino simbólico que nos habla de totalidad. Para que Europa surja como potencia económica tiene que unificarse.

• La piedra cortada sin ayuda de manos – Imperio Eterno (Dan 2:34-35) La piedra cae sobre los pies de la estatua y desmenuza todos los reinos de la tierra, se convierte en un monte que llena toda la tierra. Este evento representa la 2ª Venida del Señor (Dan. 7:13-14). Durante este evento será la destrucción de todo dominio y poder del sistema mundial, para implantar el reino eterno del Mesías. El anticristo querrá establecer un quinto imperio, pero el Señor no lo permitirá, aunque el inicuo unificará la religión, política y economía, el va a extender sus tentáculos ecuménicos y sincretistas unificando al mundo, pero finalmente será destruido con el resplandor de la venida del Señor (2 Tes. 2:8). Todo ojo le verá (Ap. 1:7) y los moradores de la tierra no podrán resistir la gloria que tiene y pedirán a los montes que caigan sobre ellos (Luc. 23:30). EL 666 EN LA ESTATUA DE ORO DE NABUCODONOSOR (Dan 3:1) La estatua de oro representa un imperio magnifico, lleno de riquezas materiales (Dan 2:37-38). Los babilonios fueron de los primeros pueblos en usar oro para intercambios comerciales. Las medidas de la estatua: • 60 codos de altura (Dan 3:1) Los procedimientos comerciales babilónicos, dieron origen al uso de la moneda como instrumento de cambio. Los caldeos utilizaban el sistema numérico sexagesimal cuya base es el

número sesenta. Hoy día aún se utiliza comercialmente, por ejemplo la docena y la gruesa, que son cifras múltiplos de seis. Esto nos habla que en el tiempo final se han inventado medios de cambio en los que no se utiliza dinero físico y al final la actividad comercial mundial estará regida por la marca de la bestia o el 666 (Ap. 13:16-17). • 6 codos de anchura (Dan. 3:1) Esto representa la expansión del gobierno mundial del anticristo en el mínimo tiempo posible. Ese será un dominio global casi inmediato, decimos esto porque en geografía y en asuntos de medición del tiempo, el seis es un número importante ya que la circunferencia de la tierra es de 360º o sea, sesenta veces seis, y cada grado se divide en sesenta minutos y cada minuto en sesenta segundos, además el año comercial contiene 360 días. • 6 instrumentos musicales (Dan. 3:5) Representa el uso imperfecto de la alabanza. Cuando fue creado Luzbel hubo música (Ez. 28:13), cuando la estatua de Nabucodonosor fue hecha, hubo música para rendirle honores y cuando el inicuo aparezca también será honrado con música. Los instrumentos musicales sirven para alabar a Dios (Sal. 71:22), pero los adeptos a los demonios, ídolos, anticristo y Satanás alaban y adoran cantando mensajes engañosos (Ap. 9:20-21). • 60 codos de alto por 6 codos de altura, igual a 360 Al multiplicar las cifras de anchura y altura de la imagen, da como resultado 360, al eliminar el cero para darle el valor reducido da 36, otra vez aparece codificado el número, 3 y 6, 666. Esto también lo encontramos en Apocalipsis, porque el apóstol Juan menciona 36 veces la palabra bestia. Cuando se suman los números consecutivamente de 1 a 36 da 666: 1+2+3+4+5+6+7+8+9+10+11+12+13+14+15+16+17+18+19 +20 +21+22+23+24+25+26+27+28+29+30+31+32+33+34+35+3 6 = 666

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->