P. 1
Prácticas de Conservación de Suelos en Laderas

Prácticas de Conservación de Suelos en Laderas

5.0

|Views: 15.991|Likes:
Publicado porluis taboada
Experiencias de prácticas de conservación de suelos en laderas. Sistematizado por Ing. Luis Taboada Barreto.
Experiencias de prácticas de conservación de suelos en laderas. Sistematizado por Ing. Luis Taboada Barreto.

More info:

Published by: luis taboada on Nov 28, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/10/2014

pdf

text

original

Sections

MINISTERIO DE AGRICULTURA
PROGRAMA NACIONAL DE MANEJO DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS Y CONSERVACIÓN
DE SUELOS

PRONAMACHCS

PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE
SUELOS EN LADERAS

ING. LUIS TABOADA BARRETO
Especialista en Conservación de Suelos

1

INDICE

PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS EN LADERAS

PRESENTACIÓN ............................................................................................................................................... 55
INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................... 108

1 PLANIFICACIÓN PARA EL MANEJO Y LA CONSERVACIÓN DEL SUELO .............................................. 521

1.1

Visión de Parcela ................................................................................................................... 521

1.2

Capacitación Campesina en Conservación del Suelo ............................................................. 524

1.2.1

Planificación Participativa ....................................................................................................... 525
1.3 Criterios Para Planificar las Prácticas de Conservación de Suelos ....................................... 527
1.4 Trabajos Preliminares al inicio de la ejecución de las prácticas de conservación de Suelos ... 527

2 PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS EN LADERA ................................................................... 533

I. MANEJO Y CONSERVACIÓN DEL SUELO EN ÁREAS AGRÍCOLAS ....................................................... 673

I.1

Prácticas Agronómico - Culturales.......................................................................................... 535

A.

Cultivos en Contorno .............................................................................................................. 524

A.1

Surcos en Contorno ............................................................................................................... 524
A.2 Fajas en Contorno .................................................................................................................. 524

B.

Rotación de Cultivos .............................................................................................................. 524

C.

Asociación de Cultivos ........................................................................................................... 524

D.

Aplicación de Enmiendas Orgánicas y Químicas .................................................................... 524
D.1 Enmiendas Orgánicas ............................................................................................................ 524
D.2 Enmiendas Químicas ............................................................................................................. 524

E.

Cultivos de Cobertura ............................................................................................................. 524

F.

Cobertura Vegetal Muerta (Mulch).......................................................................................... 524

G.

Labranza Conservacionista .................................................................................................... 524

H.

Prácticas Agroforestales Conservacionistas ........................................................................... 524
H.1 Barreras Vivas ........................................................................................................................ 524
H.2 Defensas Ribereñas ............................................................................................................... 524

I.

Manejo del Riego a Nivel de Parcela ...................................................................................... 524

I.1

Métodos de Riego por Superficie ........................................................................................... 524
I.1.1 Riego por Surcos ................................................................................................................... 524
I.1.2 Riego por Melgas ................................................................................................................... 524
I.1.3 Riego por Bordos en contorno o en Pozas ............................................................................. 524
I.1.4 Riego por Desbordamiento o Inundación ................................................................................ 524
I.2

Métodos de Riego a Presión .................................................................................................. 524
I.2.1 Riego por Aspersión ............................................................................................................... 524
I.2.2 Riego por Goteo ..................................................................................................................... 524

I.2

Prácticas Mecánico - Estructurales ......................................................................................... 634

A.

Terrazas de Banco o de Absorción ......................................................................................... 524

B.

Terrazas de Formación Lenta................................................................................................. 524

C.

Rehabilitación de Andenes ..................................................................................................... 524

D.

Waru Waru ............................................................................................................................. 524

E.

Zanjas de Desviación y Drenaje ............................................................................................. 524

II. MANEJO Y CONSERVACIÓN DEL SUELO EN ÁREAS DE PASTOS ...................................................... 673

II.1

Factores que Determinan las Características de las Praderas ................................................ 674

II.2

Praderas Altoandinas ............................................................................................................. 676
II.3 Manejo de Praderas Naturales Para la Conservación del Suelo ............................................. 680

A.

Prácticas de Manejo y Mejoramiento de Praderas .................................................................. 688

2

A.1

Establecimiento de potreros para pastoreo Rotativo ............................................................... 524
A.2 Procedimiento para la Evaluación de Pastizales .................................................................... 524
A.3

Entre siembra de Pastos Cultivados dentro del Pastizal Natural ............................................. 524
A.4 Riego de Praderas ................................................................................................................. 524
A.5

Fertilización y Aplicación de Enmiendas ................................................................................. 524

B.

Clausura de Pastos ................................................................................................................ 688

C.

Rehabilitación de Praderas Degradadas ................................................................................ 688

D.

Silvopastura ........................................................................................................................... 688

E.

Zanjas de Infiltración .............................................................................................................. 688

III.

MANEJO Y CONSERVACIÓN DEL SUELO EN ÁREAS FORESTALES .............................................. 722

A.

Terrazas Individuales ............................................................................................................. 524

B.

Canales de Desviación y de Desagüe .................................................................................... 524

IV.

MANEJO Y CONSERVACIÓN DEL SUELO EN ÁREAS DE PROTECCIÓN ........................................ 722

A.

Control de Cárcavas ............................................................................................................... 524

B.

Defensas Ribereñas ............................................................................................................... 524

BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................................................................. 55

3

PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DEL SUELO EN LADERAS

PRESENTACIÓN

La conservación de suelos, es el uso racional del suelo, incorporando prácticas de protección y
mejoramiento de tal forma que se controle principalmente la erosión hídrica y a su vez mantenga o
incremente su capacidad productiva.

El Programa Nacional de Manejo de Cuencas Hidrográficas y Conservación de Suelos –
PRONAMACHCS, ha desarrollado con el transcurso del tiempo, gran número de prácticas
adaptadas a las distintas combinaciones de condiciones agroecológicas y socioeconómicas
existentes en los suelos de ladera de los andes del Perú.

Actualmente, se tiene ganado una amplia experiencia, tanto desde el punto de vista técnico como
en estrategias para comprometer a los campesinos en realizar trabajos en conservación de suelos.
El propósito de esta publicación es poner a disposición principalmente a los profesionales del agro,
estos avances y sus fundamentos, asimismo; situarlo dentro de un contexto general de la
conservación de suelos, que les permitan tener más y mejores criterios para encontrar estrategias
y técnicas innovadoras más eficientes y menos costosas hacia un desarrollo de la conservación de
suelos más acelerado y por ende del desarrollo agrario del Perú y de la comunidad andina.

Con el fin de sistematizar estas experiencias en los trabajos de conservación de suelos, entre el
mes de Diciembre del 2001 y Mayo del 2002, se realizaron tres eventos del tipo Talleres, en las
ciudades de Huaraz, Cusco y Lima, en los cuales se reunieron más de 100 profesionales
especialistas con amplia experiencia de campo en las áreas de recursos naturales y
conservaciones de suelos de 75 Agencias Zonales del PRONAMACHCS de todo el país.

Estos eventos dieron como resultado el Libro: “Manejo y Conservación de Suelos.
Fundamentos y Prácticas”. Libro que sin embargo, tuvo una escasa difusión y distribución muy
limitada entre la comunidad profesional agraria de entonces.

Por la gran utilidad práctica de las experiencias y conceptos desarrollados en el principal capítulo
del mencionado libro, referente a las Prácticas de Conservación de Suelos, ejecutadas en los
suelos en ladera de la Sierra del país, se presenta a continuación la presente versión mejorada y
actualizada de cada una de estas prácticas.

Asimismo, este documento pretende ser un homenaje a las experiencias de campo de los cientos
de profesionales y técnicos del PRONAMACHCS que participaron directa e indirectamente de la
elaboración este libro.

Esta publicación no pretende ser la última palabra, sino el inicio de un trabajo sistemático que debe
ser mejorado y actualizado periódicamente.

4

INTRODUCCIÓN

Existe una gran variedad de sistemas de manejo del suelo, por tanto, es necesario enfatizar
sobre algunos de ellos. En primer lugar, siempre es necesario considerar varias opciones
tecnológicas. Raramente se puede solucionar problemas reales con sólo una práctica
conservacionista. Segundo, las técnicas presentadas en este documento se deben considerar
como una guía para llegar a la combinación de prácticas más apropiadas para una situación dada.
Lo que funciona bien en un determinado lugar, puede no ser apropiado en otro, a pesar de las
similitudes edáficas y climáticas que pudieran existir.

Aplicando, a las actividades agropecuarias y forestales, principios conservacionistas
fundamentales como; "aumentar la cobertura vegetal e incrementar la materia orgánica en
el suelo, mejorar la infiltración y la capacidad de retención de humedad y reducir la
escorrentía, mejorar el estado estructural del suelo y por tanto, las condiciones de
enraizamiento, mejorar la fertilidad del suelo y su productividad y proteger la parcela
reduciendo la contaminación del aire, del suelo y de las aguas" se obtendrá en líneas
generales, resultados positivos en la sostenibilidad ambiental.

Foto 1 Las prácticas de Conservación de suelos van a ser muy necesarias de aplicar si se pretende un desarrollo
agropecuario sostenible en la Región Andina. Huasahuasi, Tarma, Junín.

La agricultura moderna y las actividades ganaderas, forestales y mineras son participantes de
primer orden en la sostenibilidad ambiental. Influencian negativamente sobre el medioambiente
originando perdida del hábitat, degradación del suelo y contaminación del agua y del suelo. Por
ejemplo, las formas de producción agrícola y de explotación minera intensiva (más eficientes?),
originan serios problemas ambientales a las comunidades urbanas y rurales. La utilización de
agroquímicos y la ampliación de áreas productivas a medios frágiles, de disminuida rentabilidad,

5

han originado graves problemas de contaminación ambiental, agotamiento del recurso hídrico,
erosión de los suelos, disminución de la diversidad biológica y despoblación de comunidades
rurales. Las necesarias modificaciones al sistema de actual de producción que tiendan hacia la
sostenibilidad agrícola deben considerar fundamentalmente evitar o disminuir el impacto negativo
de estas prácticas de producción sobre la conservación de los Recursos Naturales; aguas, suelo,
fauna y flora.

1.

PLANIFICACIÓN PARA EL MANEJO Y CONSERVACIÓN DEL SUELO
1.1 LA VISIÓN DE PARCELA

Construir esta visión es conceptuar lo que los agricultores pretenden sea su hábitat y su medio de
vida. Este concepto es fundamental, en el reside la fuerza que se desplegara para que se realicen
actividades agrícolas, pecuarias y forestales sostenibles. Para formular la visión de parcela, no
debe perderse de vista que, como unidad productiva, la parcela forma parte de sistemas mayores
como la comunidad o caserío, la cuenca hidrográfica y la micro cuenca, y a su vez constituye un
subsistema donde interactúan los recursos naturales; las aguas, los suelos, la biodiversidad y, el
hombre y sus diferentes formas de organización y naturaleza.

Foto 2 Visión de la Parcela, Paucartambo, Cusco.

La visión, que los grupos humanos, que intervienen en un determinado agroecosistema, tengan
de su parcela debe llenarles de orgullo. Será la base de cualquier planificación en función del
bienestar de su familia, desarrollo de su comunidad y base del manejo integral de la cuenca
hidrográfica y del Desarrollo Sostenible. Se construye la visión a través de un proceso similar al
que se sigue en el proceso de planeamiento estratégico de las empresas (planeamiento participativo).

6

La visión que se tenga de los diferentes niveles, debe ser coherente e integral y no debe ser
incompatible. La visión se crea permanentemente y es perfectible.

La visión de la parcela, no es de un grupo o sólo del jefe de familia, sino que es construida por
todos los miembros que la integran, y puede contar con la ayuda de un facilitador o promotor, que
puede ser un funcionario del Estado o de una ONG, un miembro calificado de la comunidad
campesina o caserío, quien debe conocer bien el método de llevar a cabo el planeamiento
estratégico.

Para construir la visión es necesario tener en cuenta ciertos aspectos:

1. Los valores culturales que se consideran positivos y que los campesinos tengan plena
conciencia de ellos. Estos valores deben ser identificados. Los valores son importantes
porque son guías de la conducta de las personas. Los valores son de carácter personal y
organizacional. La honestidad y respeto a los demás son valores personales. El ayni puede
considerarse como un valor organizacional.

2. Hacer un análisis del entorno a nivel local, regional, de país y también tener en cuenta el
contexto internacional (la globalización, por ejemplo).
Los campesinos deben tener conciencia de lo que sucede en su entorno y que puede
afectarlos y deben saber:

Qué está pasando con la economía a nivel local, regional, nacional e internacional.
Qué está pasando con el mercado y precios de sus productos, es favorable o
desfavorable; está disminuyendo o aumentando la demanda de sus productos?
Qué está pasando con el aumento de la población, con los jóvenes, con el empleo?
Están cultivando tierras inapropiadas para actividades agrícolas?
Qué está pasando con la minería, arruinará a la agricultura y a la ganadería?
Qué está pasando con la tecnología productiva, está a su alcance?
Qué tendencias siguen las actividades económicas?

Foto 3 Construcción de la visión. Huanta, Ayacucho.

7

3. Hacer un análisis (FODA: Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) de sus fortalezas y
oportunidades y aprovecharlos y determinar cuáles son sus debilidades y amenazas o peligros
que el entorno les presenta y eliminarlos. Se debe analizar si es posible convertir las
debilidades en fortalezas.

Son amenazas, por ejemplo, la posible decisión del gobierno de autorizar la explotación de una mina que
puede afectar sus actividades agropecuarias y a la salud humana, la importación de productos agrícolas
para ser vendidos a los consumidores a menor precio que los productos nacionales. Son oportunidades, por
ejemplo, que haya demanda en el extranjero, por productos agrícolas de la Sierra como la maca, kiwicha,
papa, etc. Son fortalezas, por ejemplo, cultivar sin el uso de agroquímicos, si hay demanda por productos
orgánicos; el trabajo en ayni o minka, que permite resolver el problema de conseguir y pagar mano de obra
sin tener capital para ello; contar con personal preparado, usos y costumbres comunales, etc. Son
debilidades, por ejemplo, La desorganización comunal, el alcoholismo que impera en muchos lugares de la
sierra, la migración de los jóvenes, la falta de infraestructura productiva y caminos, etc.

4. Hacer un análisis de brechas, es decir, un análisis de lo que es ahora la cuenca hidrográfica
y de lo que podría ser, porque cuenta con determinados recursos. Es por tanto, una evaluación
de la realidad.

METODOLOGÍA PARA FORMULAR LA VISIÓN DE LA PARCELA

Promover en un marco de Planificación Participativa, una metodología para la formulación de la
visión de la parcela, consistente en el desarrollo de los siguientes pasos: recorrido agroecológico
de la parcela, mapeo de zonas críticas y de zonas con potencial agropecuario-forestal (el hoy), el
análisis comparativo y toma de decisiones, y el mapeo de la visión futura (el mañana).

o Recorrido Agroecológico de la parcela.

Es el reconocimiento de los problemas y potencialidades, sobre la conservación y manejo de los
recursos naturales de la parcela, que realizan en forma conjunta los agricultores con los
facilitadores. Ambos, analizan el estado de conservación y manejo de los recursos naturales,
principalmente del suelo, las aguas y la biodiversidad y otros componentes del medio ambiente
relacionados a la parcela.

o Mapeo de zonas críticas y con potencial – El hoy.

Es una herramienta que va a permitir a los agricultores visualizar el estado y el manejo actual de
los recursos naturales de la chacra. El mapeo enfoca las zonas críticas con problemas en el
manejo sostenible de los recursos naturales y las zonas con potencial para ser aprovechadas con
fines económicos.

o Análisis comparativo y toma de decisiones.

Herramienta que permite llegar a una visión inicial, donde el agricultor asume un papel más activo
en la conservación y manejo sostenible de los recursos naturales en su parcela así, como los
aspectos productivos de la misma.

o Mapeo de la visión – El Mañana.

Permite visualizar la parcela con los resultados de la aplicación de las prácticas elegidas de
conservación y manejo sostenible de los recursos naturales y de las actividades productivas que en
ella se desarrollen.

1.2 CAPACITACIÓN CAMPESINA EN CONSERVACIÓN DE SUELOS

El insumo que organiza y controla a los demás insumos que intervienen en procesos de
desarrollo es el conocimiento... este insumo es el único que no se deteriora con su uso, a
diferencia de los demás, crece con su uso (Manuel Calvelo Ríos - Premio Sen 1985, FAO-ONU).

8

La capacitación, como uno de los ejes del Desarrollo Rural, debe tener algunos supuestos para
que el nuevo conocimiento que se genere, sea sostenible y pueda desarrollar nuevos ciclos de
conocimiento.

Un primer supuesto es, que la capacitación no es un proceso en el que alguien que sabe instruye
al ignorante. Debe entenderse la capacitación como un diálogo entre dos grupos que tienen
historia, conocimiento y experiencia. Un grupo es el campesino, que aunque su proceso de
generación de conocimientos es empírico, tradicional, no formalizado y propio de una economía de
subsistencia, tiene una experiencia y una cultura invalorable, el conocimiento de sus recursos y el
manejo racional de ellos es una muestra, como puede evidenciarse en sus aportes tales como: las

asociaciones de cultivos, la explotación vertical de los nichos ecológicos, los andenes, los
Waru-Waru o camellones, la rotación de cultivos, la dispersión del riesgo, entre otros.

El otro grupo procede de la generación del conocimiento formalizado, científico y racional, propio
de la situación tecnológica moderna y de la economía de mercado. Este conocimiento requiere
muchas veces de una traducción cuidadosa a las condiciones locales en las cuales se quiere
implementar. La capacitación debe generar un proceso que partiendo del respeto al conocimiento
campesino, produzca un diálogo que permita compartir los dos tipos de conocimiento para llegar a
uno nuevo, diferente y que tenga la cualidad de ser apropiado por el grupo campesino y su
aplicación cambie positivamente las condiciones de la realidad.

Foto 4 Encuentros campesinos. Construcción de terrazas de banco. La Mar – Ayacucho.

El otro supuesto es el que la capacitación debe generar capacidades que deben ser puestas en
operación en el plazo más corto posible, por lo que toda información que se maneje en estos
procesos debe tener valor de uso para el grupo que va a aplicar el conocimiento. La
información que se comparte debe tener utilidad inmediata o mediata para los procesos que se
están construyendo, se deben desarrollar habilidades psicomotrices para poder operar estos
procesos adecuadamente y por último, desarrollar habilidades intelectuales para tener capacidad
de resolver problemas o actuar lógicamente frente a problemas parecidos. Todo lo mencionado
indica que la capacitación no debe ser entendida como un conjunto de recetas o simplemente decir
como hacer las cosas, sino que para ser eficiente debe desarrollarse los porque? pues su
entendimiento producirá un conocimiento sostenible. Por ser la capacitación un proceso de

9

comunicación, no debe olvidarse, por último, que la utilización de un lenguaje y códigos que sean
asequibles e inteligibles para el grupo campesino será la base para producir un proceso de
Capacitación Participativa sostenible.

1.2.1 PLANIFICACIÓN PARTICIPATIVA

Para ejecutar un programa efectivo y exitoso de mejoramiento de la productividad de las
tierras, a través de prácticas conservacionistas y de manera participativa, es necesario
desarrollar estrategias y metodologías específicas, aplicarlas y validarlas en base a un
proceso de retroalimentación originado en los propios actores involucrados en el trabajo.

La planificación de las prácticas adecuadas de manejo de suelos debe ser considerada dentro de
un programa de desarrollo rural. Un plan de desarrollo rural sólo puede alcanzar sus objetivos si se
toman en cuenta las tierras existentes y su aptitud de uso, su capacidad de producir alimentos,
madera, y otros elementos útiles al hombre.

El arreglo de los sistemas de producción en base a parámetros económicos y con el objetivo de
aumentar la rentabilidad de las familias rurales, pasa necesariamente por el mantenimiento del
suelo productivo a lo largo del tiempo y por el restablecimiento del equilibrio original que tiene
influencia directa sobre la circulación del agua en la naturaleza (ciclo hidrológico). Con esas
dimensiones dicho plan debe tomar en cuenta la infraestructura existente en términos de mercado,
transporte, almacenaje y todos los elementos que participan en el sistema.

Por otra parte, la planificación de acciones que tratan de disminuir el grado de deterioro de la parte
física, social, económica y ambiental, será seriamente restringido a no ser que se realice dentro de
los límites naturales; es decir, dentro de una cuenca hidrográfica o en cada uno de sus tributarios
independientes como subcuencas o microcuencas. A lo largo del tiempo, las unidades de
planificación de las actividades agrícolas han sido las comunidades rurales y más específicamente
las propiedades agrícolas, cuyos límites generalmente no coinciden con aquellos establecidos por
las fuerzas de la naturaleza y principalmente porque los efectos de la acción antrópica extrapolan
los mismos, alcanzando todo el complejo geográfico donde están insertadas.

Esta nueva concepción de unidad de planificación se fundamenta en los siguientes
principios:

• La degradación de las tierras agrícolas, en general, ocurre independientemente de las

divisiones políticas y administrativas;
• El manejo de las cuencas hidrográficas, implica la utilización racional del suelo, del agua y
de la biodiversidad, tratando de optimizar y sustentar la producción con el mínimo de
riesgos de degradación del medio ambiente;
• La cuenca hidrográfica, pasa así, a ser la unidad física de planificación, mientras que la
comunidad rural continua siendo, más que nunca, el núcleo y la base para la toma de
decisiones.

Un caso especial es, el Programa Nacional de Manejo de Cuencas Hidrográficas y Conservación de Suelos
(PRONAMACHCS), el cual, viene implementando la metodología denominada Planificación Participativa del
PRONAMACHCS (P3

), a nivel de organizaciones campesinas, y que para la planificación de acciones de manejo y
conservación de suelos cuenta con una herramienta metodológica denominada Prorecursos – Chacra. Se presenta
una descripción resumida de esta metodología.

10

PLANIFICACIÓN PARTICIPATIVA DEL PRONAMACHCS (P3)

La comunidad es el espacio sociocultural más importante de la sierra peruana y, por lo
tanto, también es el lugar más apropiado para compartir un proceso de reflexión sobre la
visión del futuro de sus pobladores, donde se logran acuerdos mutuos para el uso
prioritario de los escasos recursos naturales e institucionales disponibles, y donde hay que
planificar las actividades que afectan a la mayoría de las familias. Como consecuencia, la
comunidad merece un lugar primordial en los procesos de planeamiento participativo.

Así, se ha elaborado y validado tres paquetes de herramientas metodológicas considerando el ciclo
de diagnostico, planeamiento y monitoreo participativos: el “Diagnóstico Global Productivo” (DGP);
el “Plan de Acción Comunal” (PAC) y el “Taller Comunal de Monitoreo” (TCM).

Foto 5 La participación es la clave del desarrollo. Chota, Cajamarca

Diagnóstico Global Productivo (DGP)

Es el instrumento principal para conocer y analizar la realidad socioeconómica y productiva de la
comunidad. No se trata de “sacar” datos de la comunidad sino de facilitar un proceso de reflexión
grupal sobre problemas y potencialidades que tiene. En este sentido, el DGP tiene tres objetivos
principales que son los siguientes:

o Iniciar un proceso de reconocimiento y reflexión comunal con fines de fortalecer la unidad social
de la comunidad.
o Diseñar un perfil ecológico y productivo de la comunidad, rescatando y utilizando los
conocimientos y percepciones de sus pobladores.
o Identificar y sistematizar problemas y potenciales en cuanto al uso productivo y sostenible de los
recursos naturales de la comunidad.

Plan de Acción Comunal (PAC)

Es la herramienta principal para priorizar el uso de los escasos recursos tanto de la comunidad,
como de las instituciones de desarrollo presentes en el ámbito. A diferencia de otros planes
comunales, el PAC tiene varios rubros que se distinguen entre actividades que pueden ejecutarse
sin previo análisis específico, y otras que si requieren de un análisis más profundo a través de
diagnósticos enfocados y planes operativos grupales e individuales.

11

En este sentido, el PAC tiene los siguientes cuatro objetivos principales:

o Formular posibles alternativas de solución de problemas anteriormente analizados.
o Categorizar las alternativas de solución según su aptitud para la implementación directa o
indirecta (a través de diagnósticos enfocados).
o Priorizar las alternativas de solución según la percepción de la comunidad considerando las
diferenciaciones según género y estado socioeconómico.

o Acordar y documentar los compromisos mutuos (responsables, participantes, aportes y
cronogramas).

Taller Comunal de Monitoreo (TCM)

Es una consecuencia del carácter contractual del PAC lo que implica que ambas partes, tanto
instituciones y promotores como familias campesinas, asumen compromisos en la implementación
de las actividades previstas. Por lo tanto, el TCM sirve para monitorear y evaluar el cumplimiento de
estos compromisos. Además, es una herramienta participativa para preparar un nuevo PAC,

considerando las “lecciones aprendidas” del año pasado, y para revisar el rumbo de la comunidad

para el siguiente año y hacia su visión compartida.

1.3 CRITERIOS PARA PLANIFICAR LAS PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN
DE SUELOS

A NIVEL DE CUENCA Y MICROCUENCA HIDROGRÁFICA

CRITERIOS TÉCNICOS

En base a una distribución espacial del terreno, sin dejar de considerar la visión de la cuenca y
micro cuenca hidrográfica y el ordenamiento territorial, y a través de una participación comunal,
debe identificarse los sitios prioritarios donde se llevarán a cabo las prácticas
conservacionistas, decidir qué prácticas realizar, de acuerdo a las condiciones de las laderas, y
en qué épocas se van a ejecutar.

A este nivel, es importante que se use y maneje los estudios y/o mapas de clasificación de tierras
por capacidad de uso mayor, de zonas agroecológicas, disponibilidad del recurso hídrico,
degradación de tierras, entre otros, para ubicar las zonas prioritarias a ser trabajadas con obras
de conservación de suelos, así como de estudios de línea de base. Otros aspectos a tenerse en
cuenta son los rendimientos de los cultivos, el grado e intensidad de la erosión de los suelos y la
potencialidad del recurso suelo y clima con fines de instalación de cultivos promisorios para el
mercado.

CRITERIOS SOCIO-CULTURALES

Las prácticas que se planifiquen, no deben contraponerse a las condiciones socioculturales de la
zona, ya que muchas veces, decidir la construcción de cualquier obra física de conservación de
suelos puede implicar un impacto muy fuerte en la mentalidad y costumbres de la zona. De este
modo, debe tenerse en cuenta el tipo de tenencia de la tierra, nivel de organización y participación
familiar y comunal, usos y costumbres de la zona, calendario de actividades, entre otros.

CRITERIOS ECONÓMICOS

A este nivel es importante definir el número y tipo de la población asentada en la microcuenca, las
vías de comunicación que se tienen, y principalmente la disponibilidad de la mano de obra. Es

12

también importante definir el tiempo requerido para ejecutar las obras conservacionistas, para lo
cual debe conocerse el calendario agrícola de la zona. Asimismo, es importante contar con una
evaluación de beneficio/costo de las actividades que se implementarán.

Foto 6 Áreas conservadas mediante rehabilitación de andenes y terrazas de formación lenta. Cochas, Junín.

CRITERIOS AMBIENTALES

Debe tenerse en cuenta los factores climáticos más importantes de cada zona agroecológica de la
microcuenca, como la precipitación promedio anual, gama de altitudes existentes, temperatura
promedio y el calendario de heladas, así como la intensidad de la erosión y el balance hídrico en el
área.

A NIVEL DE ORGANIZACIÓN CAMPESINA

CRITERIOS TÉCNICOS

Llevar a cabo la ejecución de las obras conservacionistas a un nivel de organización campesina
requiere, principalmente, tener en cuenta los siguientes criterios: determinar el tipo y grado de la
pendiente de los terrenos; conocer las características externas e internas de los suelos; sus
propiedades físico-químicas y biológicas, su perfil, profundidad efectiva, textura, estructura, pH, y
nivel de materia orgánica. Asimismo, conocer el tamaño de las parcelas; el calendario agrícola de
la zona; la disponibilidad y calidad del recurso hídrico; las vías de acceso y el rendimiento de los
cultivos, entre otros.

13

CRITERIOS SOCIO-CULTURALES

En todo grupo social, si bien hay características socio-culturales comunes, sin embargo, para la
ejecución de las obras de conservación de suelos, debería tenerse en cuenta factores como el
nivel educativo de la población, el grado de organización y participación comunal; y los tipos de
tenencia de la tierra. Es importante también considerar el calendario de actividades que realiza
cada organización en el año.

Foto 7 Áreas frágiles y marginales trasformadas en áreas estabilizadas, conservadas y de uso Sostenible
Acomayo, Cusco.

CRITERIOS ECONÓMICOS

El principal recurso económico de los campesinos es la disponibilidad de su fuerza de trabajo, que
debe tenerse en cuenta para ejecutar las obras conservacionistas. Asimismo, es importante
considerar las vías de acceso, el tiempo de ejecución de las obras; la rentabilidad de los cultivos a
instalarse y el destino de la producción.

CRITERIOS AMBIENTALES

Para planificar la ejecución de las obras de conservación de suelos, se debe tener en cuenta la
importancia relevante que tiene la precipitación, temperatura, presencia de heladas, tipo y grado
de erosión, así como, algún grado de contaminación ambiental en el agua, suelo o aire.

A NIVEL DE PARCELA, PREDIO O CHACRA

La planificación previa en la ejecución de las obras de conservación de suelos a nivel de
parcela (predio o chacra) es fundamental para el éxito en el control de la erosión de los suelos

14

de áreas frágiles y marginales de zonas de geografía abrupta. Para ello, se consideran
varios criterios:

CRITERIOS TÉCNICOS

PROFUNDIDAD DEL SUELO.
La profundidad del suelo, junto a otros criterios, tales como, topografía (pendiente), micro
topografía (configuración de la superficie), textura, pedregosidad y rocosidad, drenaje interno,
riesgo de anegamiento, salinidad, reacción del suelo, etc., ayuda a definir el tipo de aptitud de
uso que tiene un suelo, pudiendo ser suelo de aptitud agrícola, forestal, de pastos o de
protección, y con ello definir el grupo de prácticas conservacionistas que pueden aplicarse en
cada caso.

En suelos agrícolas, su profundidad ayudará a definir entre terrazas de absorción y terrazas de
formación lenta, ya que las primeras requieren una mayor profundidad de suelo, aunque ello
depende también de la pendiente del terreno. La profundidad del suelo también va a
condicionar el tipo o variedad de cultivos o especies forestales que se va a instalar en la
parcela.

Foto 8 El éxito de cualquier práctica de conservación de suelos dependerá de su buena planificación.
Terrazas en Acobamba, Huancavelica

15

PENDIENTE

La pendiente, junto al criterio anterior, también define la aptitud de uso de los suelos. En áreas
agrícolas, hay la creencia que las terrazas de formación lenta no son viables en zonas con
pendientes mayores a 25 ó 30%, sin embargo, existen experiencias exitosas aún en éstas
pendientes cuando se ha ejecutado la obra con un cimiento y base bastante sólida y se ha
construido en 3 ó 4 etapas. Debe tenerse en cuenta que en pendientes muy altas, tanto para
las terrazas de absorción como para las terrazas de formación lenta existe alto riesgo de
derrumbe.

Estos casos no debían presentarse dado que los lugares con pendientes muy altas ya no tiene
aptitud agrícola, por lo que ninguna de las dos obras deben ejecutarse en estas condiciones.
En el caso de las prácticas agro-culturales, son más efectivas en pendientes menores a
25%. Asimismo, en zonas forestales y de pastos debe tenerse mucho cuidado en construir
zanjas de infiltración en zonas con muy altas pendientes.

DISPONIBILIDAD DE AGUA PARA RIEGO

Los lugares donde se cuenta con agua para el riego deben ser los primeros donde se
acondicione el suelo para la instalación de cultivos rentables, dado que estas áreas son las de
mayor potencial productivo y que debían ser explotadas más intensivamente. Las terrazas de
absorción, por la considerable cantidad de mano de obra que utilizan en su construcción,
deben priorizarse en las zonas bajo riego.

DISPONIBILIDAD DE EQUIPO, HERRAMIENTAS Y MATERIALES

Define el tipo de obra que se va a ejecutar en un tiempo dado y de una calidad definida, .por
ejemplo; terrazas de absorción con muros de piedra, terrazas de formación lenta con muros de
tierra, rehabilitación de andenes, etc.

PRESENCIA DE ESPECIES FORESTALES:

La existencia de especies forestales en los alrededores de las parcelas, permitirá ejecutar un
trabajo agroforestal, que genera los beneficios ya conocidos, por lo que estas áreas también
deben ser zonas prioritarias para su explotación.

PROTECCIÓN DE LA PARCELA (cercos)

La protección contra el paso del ganado y/o personas va a ser fundamental para la efectividad
que se tenga en las prácticas de conservación de suelos. Las parcelas que ya cuentan con
protección deben ser priorizadas para su acondicionamiento e instalación de cultivos rentables.

CRITERIOS SOCIO-CULTURALES

PROPIEDAD DE LA PARCELA

Debe priorizarse las parcelas que son de propiedad privada, dado que éstas van a contar con
un mejor mantenimiento y cuidado por parte de sus dueños, hecho que por lo general no existe
cuando la propiedad es comunal.

TAMAÑO DE LA PARCELA

Sera determinante para definir el tipo de obras de conservación de suelos a ejecutar, así como
para definir el tipo de cultivos a instalar, los mismos que deben estar en relación a las
demandas del mercado.

ORGANIZACIÓN PARA LA EJECUCIÓN

Los grupos de familias que conforman los comités conservacionistas presentan diferentes
niveles de organización, por lo que debe priorizarse el acondicionamiento e instalación de
cultivos rentables en las áreas donde son propietarios los grupos mejor organizados.

16

NIVEL EDUCATIVO

Los agricultores con mayor nivel educativo, deben ser potenciados como líderes de la
organización y nexos para efectuar adecuadamente la fase de comercialización de productos.

TRADICIONES Y COSTUMBRES

En la programación de todas las acciones, debe tenerse en cuenta las tradiciones y
costumbres de los agricultores, tanto en la forma de realizar sus actividades agrícolas como en
sus calendarios de festividades.

CRITERIOS ECONÓMICOS

DISPONIBILIDAD DE MANO DE OBRA

La disponibilidad de la mano de obra comunal, permitirá programar el tipo y cantidad de
actividades.

RENTABILIDAD DE LOS CULTIVOS

Todos los criterios antes expuestos deben confluir en potenciar éste criterio. Si se cuenta con
cultivos rentables identificados, éstos deben ser instalados en las áreas con mayor potencial
productivo, es decir con bajas pendientes, adecuada profundidad de suelo, riego, accesibilidad,
buen nivel de organización, propiedad privada, etc.

DESTINO DE LA PRODUCCIÓN

Puede ser autoconsumo o el mercado, previa evaluación; debe priorizarse los cultivos cuyo
destino es el mercado.

VÍAS DE ACCESO

La ejecución de algunas prácticas como las terrazas de absorción y rehabilitación de andenes,
generan altos costos en el proceso d e construcción, que deben ser evaluados sobre los
beneficios que se van ha obtener de estas obras. Para que los beneficios sean significativos,
es importante que el lugar donde estén ubicadas este tipo de obras, tengan vías de acceso
para facilitar el transporte de los productos. Esta lógica, debe utilizarse para el análisis de cada
una de las obras que se ejecuten. Asimismo, en los lugares donde se cuenta con vías de
acceso, debe priorizarse la instalación de cultivos rentables y con un mercado asegurado.

CRITERIOS AMBIENTALES

GRADO DE EROSIÓN

Los lugares donde la erosión es alta, por lo general sus niveles productivos son bastante bajos
o nulos, estas áreas no deben ser incorporadas para el proyecto.

INCIDENCIA DE HELADAS Y OTROS ESTRESES

Las zonas donde hay alta incidencia de heladas o de cualquier otro factor que represente
riesgo a la actividad agrícola no deben ser tomadas en cuenta en el proyecto.

ALGUNOS CRITERIOS PARA SELECCIONAR UNA PRÁCTICA APROPIADA

Se presenta, con dos ejemplos, un método basado en un sistema de puntuación (en una escala del 01
al 05, indicando el menor valor la práctica deficiente y el mayor valor la práctica eficiente) para definir cuál será
la práctica a utilizar, dando respuesta a las siguientes preguntas:

¿La tecnología satisface una necesidad sentida?
¿Trae resultados económicos?
¿Trae éxitos inmediatos?
¿Es adaptable a los modelos agrícolas locales?

17

¿Usará con preferencia recursos locales?
¿Es de fácil comprensión?
¿Es de bajo costo?
¿Ofrece poco riesgo?, y ¿Disminuirá o aumentará el uso de mano de obra?

Ejemplo 1:

Criterios
tecnológicos

Abono verde

Abono químico

Estiércol

Fácil aplicación

Efecto multiplicador

Necesidad sentida

Resultado inmediato

Efecto a largo plazo

Menor riesgo

Costo

Rentabilidad

Ecológicamente apropiada

5

3

2

4

5

5

5

3

5

4

4

3

5

1

2

1

5

1

3

5

4

2

3

3

3

3

5

Total

37

26

31

Ejemplo 2:

Criterios
tecnológicos

Labranza
mínima

Barreras vivas Enmienda
orgánica

Terrazas

Uso de recursos locales

Bajo costo

Éxito rápido

Fácil comprensión

Uso de mano de obra

Impacto sobre recursos
naturales

5

5

5

5

5

4

4

3

3

3

3

4

4

4

5

5

3

4

5

2

4

3

2

5

Total

29

20

25

21

En el primer ejemplo la práctica a seleccionar sería el uso de abono verde, y en el segundo, la práctica a
seleccionar sería el labranza mínima. Una vez aplicadas estas tecnologías y si los resultados fueran exitosos, con
toda seguridad las reacciones de los agricultores serán positivas.

18

1.4 TRABAJOS PRELIMINARES AL INICIO DE LA EJECUCIÓN DE LAS
PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS

1.4.1 EL USO DEL NIVEL EN “A”.

Es la herramienta básica para iniciar cualquier trabajo de conservación de suelos en laderas. Su
función es la de construir curvas en nivel de modo tal que puedan servir como cimiento o guía a
las obras de conservación de suelos.

Construcción del nivel en “A”

El Nivel “A” es una herramienta agrícola con forma de “A” mayúscula, que el productor fácilmente lo
puede construir. Es útil, eficaz y de fácil uso para la construcción de obras de conservación de
suelos y agua en terrenos en ladera. En su construcción pueden intervenir adultos, jóvenes o
niños.

Foto 9 La utilidad del nivel en “A” es permitir realizar curvas en nivel sobre las que construiremos nuestras prácticas de
conservación de suelos.

Son necesarios tres palos de madera de 1.50 m. de aproximadamente 3-5 cm de diámetro. El
procedimiento para construcción del Nivel “A“consiste en cortar varas rectas, amarrarlas y
graduarlas; utilizando para esto: una cinta métrica, machete, cuerda nylon y marcadores.

Se construye de la siguiente forma:

1. Corte dos varas rectas de 1.5 metros de largo. Enseguida corte una tercera vara de 1.00
metros de largo por. Unir los dos palos por sus extremos de modo de formar los dos lados

de la letra “A” y de modo que la distancia entre sus extremos sea de 1.5 metros;

asegurarse que estén sólidamente unidos.

2. Coloque las dos varas de 1.5 metros de largo en forma de “V” invertida, En el vértice de la
“A”, amarrar con la cuerda una piedra u objeto pesado que hará la vez de una plomada.

3. Colocar el tercer palo de modo de formar la letra “A”, aproximadamente en el tercio inferior
clave la tercera vara en donde marcó las mitades.

19

Calibración del Nivel en “A”

1. Colocar el nivel en “A” en un terreno de pendiente ligera y marcar la posición de las dos
patas en el suelo. Asimismo, marcar ligeramente en el palo horizontal, la intersección del
hilo de la plomada con este.

2. Girar el nivel en “A” en 180° colocando las patas exactamente en los lugares donde
anteriormente se marcaron, asimismo marcar sobre el palo horizontal la nueva
intersección del hilo de la plomada.

3. El punto de referencia donde el nivel en “A” estará a nivel se encuentra precisamente en el
medio de las líneas que se marcaron en el palo horizontal, se deberá hacer una muesca
para una identificación clara y permanente.

Uso del nivel en “A” para marcar líneas en contorno

1. Se comenzará en el punto más alto del terreno, en el cual se realizará la primera línea en
contorno, poner una estaca o marca en el terreno junto a una de las patas, esta pata
permanecerá fija y con la otra se moverá hacia arriba o abajo del terreno hasta que el hilo
de la plomada coincida en nuestra marca en el palo horizontal.

2. Marcar la segunda pata haciendo una marca en el suelo, a continuación mover el nivel en
“A”, poniendo la primera pata en la última marca, esta permanecerá fija y con la segunda
buscar el punto donde coincida la plomada con la marca en el palo horizontal.

3. Repetir la operación marcando las posiciones de las patas del nivel en “A” sobre el terreno
cuando el hilo de la plomada coincida con la marca del palo horizontal.

4. Controlar la alineación de las marcas en el terreno, corrigiendo las líneas en contorno con
la vista y marcando definitivamente la línea en contorno.

Foto 10 Calibración del nivel en “A”

Foto 11 Trazado de las curvas en nivel

20

2. PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS EN LADERA

La experiencia acumulada del trabajo de conservación de suelos del PRONAMACHCS ha
permitido generar y validar una propuesta técnica y una estrategia de manejo de los suelos en
ladera. Esta se puede resumir en la Figura 01.

Fig 01 Esquema general de las prácticas de conservación de suelos en laderas

PRÁCTICAS DE CONSERVACIÓN DE SUELOS EN LADERA

EN AREAS AGRÍCOLAS

EN ÁREAS DE PASTOS Y
FORESTALES

AGRONOMICO-CULTURALES

- CULTIVOS EN CONTORNO
- ROTACION DE CULTIVOS
- ASOCIACIÓN DE CULTIVOS
- APLICACIÓN DE ENMIENDAS
ORGÁNICAS Y QUÍMICAS
- CULTIVOS DE COBERTURA
- COBERTURA MUERTA
- BARRERAS VIVAS
- LABRANZA
CONSERVACIONISTA
- AGROFORESTERÍA
- MANEJO DEL AGUA DE RIEGO
EN LA PARCELA.

MECÁNICO-ESTRUCTURALES

- REHABILITACIÓN DE
ANDENES
- TERRAZAS DE ABSORCIÓN
- TERRAZAS DE FORMACIÓN
LENTA
- ZANJAS DE DESVIACIÓN

- TERRAZAS INDIVIDUALES
- ZANJAS DE INFILTRACIÓN
- MANEJO DE PRADERAS
- CLAUSURA DE PASTOS
- REHABILITACIÓN DE PRADERAS
DEGRADADAS.
- SILVOPASTURAS

EN ÁREAS DE PROTECCIÓN

- DEFENSA RIBEREÑA
- DIQUES PARA EL CONTROL DE
CARCAVAS.

21

Esta manera de agrupar las prácticas de conservación en ladera obedece a que la planeación y la
gestión del recurso suelo, es a través del enfoque de cuenca hidrográfica, en el cual se pueden
determinar los principales problemas y la manera en el cual pueden resolverse en cuanto a sus
intensidades e impactos en la dinámica ambiental, social y económica

La perspectiva del empleo instrumental de las cuencas consiste en asumirlas como verdaderas
unidades de planificación y de gestión integrada del territorio. Todo esto plantea el reto de mejorar
radicalmente las formas de gestionar el territorio y sus recursos naturales, para aplicar sobre ellos
conocimientos, tecnología y procesos de transformación. Plantea también la necesidad y
posibilidad de potenciar redes sociales, afirmar valores culturales y establecer formas
institucionales eficaces y participativas. En ese esfuerzo, el país puede y debe encontrarse con las
cuencas, aquellas unidades territoriales delimitadas por la propia naturaleza en torno al ciclo del
agua: su captación, distribución y usos diversos que constituyen fuente de vida para las personas
en el plano individual y para la sociedad toda.

Mapa 01 Toda propuesta de planificar y gestionar la ejecución de prácticas de conservación de suelos debe estar
sustentado en un enfoque de cuenca hidrográfica. Mapa de Capacidad de uso de los suelos de la Microcuenca
Pomabamba, Ancash.

En ese sentido, el manejo integral de cuencas, como proceso, proporciona un nuevo rumbo para
permitir la priorización de zonas de trabajo para la ejecución de determinadas prácticas de
conservación de suelos, lo cual facilitaría la colaboración entre instituciones y aumentaría la
coherencia de las acciones en el contexto de una cuenca posibilitan una visión global y sistémica
del territorio. Una herramienta fundamental es la determinación de las capacidades de uso de las
tierras, la cual es otorgada por el Mapa de Capacidad de Uso Mayor de la Tierras.

El suelo, como un servicio ambiental generado en el territorio de una cuenca, constituye un recurso
prioritario para el desarrollo nacional en términos de actividades productivas, de disponibilidad para
la población y como determinante en el funcionamiento de los ecosistemas; en ese sentido, su
actual deterioro debería reorientar los esfuerzos hacia manejos integrales de cuencas.

22

I. MANEJO Y CONSERVACION DEL SUELO EN AREAS AGRÍCOLAS

Las zonas agrícolas son las áreas más expuestas a los riesgos de erosión, puesto que para
acondicionar el suelo a la agricultura se eliminan árboles, arbustos y pastos que
constituyen la vegetación o cubierta natural del suelo. Los bosques naturales, en los que
existen especies arbóreas, arbustivas y herbáceas entremezcladas y juntas, son la mejor
protección del suelo contra los procesos erosivos. Sin embargo, si zonas con cubiertas
vegetales se incorporan a la agricultura, estas cubiertas naturales son eliminadas.

El objetivo principal del manejo de los suelos para la agricultura, es crear condiciones físico-
químicas y biológicas favorables para el crecimiento y desarrollo de los cultivos; desde la
germinación de las semillas; la emergencia de las plántulas; el crecimiento y desarrollo de las
plantas; hasta la obtención de la parte a cosechar. Sin embargo, estas condiciones deben
considerar, paralelamente ciertos principios básicos para desarrollar estrategias que eviten la
degradación del suelo.

Estos principios se relacionan directamente con el incremento de la cobertura vegetal herbácea, arbustiva y
arbórea, el aumento de la fracción orgánica en los suelos, la mejora de su fertilidad físico – química, y la
reducción de la contaminación del ambiente.

Varias son las técnicas o prácticas para conservar el suelo. Por lo general, estas medidas también
conservan el agua y la biodiversidad. Sin embargo, no todas las prácticas conservacionistas
protegen completamente al suelo de la erosión, debiéndose emplear varias de ellas
simultáneamente en el área que se desee proteger.

Foto 12 Barreras vivas utilizando pastos para estabilizar el talud de una terraza de formación lenta en una
parcela del caserío Choptamalca, microcuenca Curgos; Huamachuco, La Libertad.

El control de la erosión depende del eficiente uso y manejo del suelo, que consiste en el
establecimiento de cultivos y foresta que cubran el suelo y del empleo de prácticas
adecuadas de labranza. La conservación del suelo se apoya fundamentalmente en técnicas
agronómicas (cultivos en contorno, rotación y asociación de cultivos, aplicación de

23

enmiendas orgánicas y químicas, cultivos de cobertura, barreras vivas, labranza
conservacionista, agroforestería, manejo de praderas y manejo eficiente del agua de riego
en las parcelas) combinados con adecuadas medidas de manejo del suelo y en el que las
prácticas mecano-estructurales (terrazas de formación lenta, zanjas de infiltración,
rehabilitación de andenes, control de cárcavas, defensas ribereñas) son complementarias.

También, debe entenderse que la conservación del suelo es una actividad que al incluir un enfoque
global del manejo del suelo, el agua y la explotación agrícola, trasciende más allá de los trabajos
de control de la erosión ya que contribuye, sólo en parte, al objetivo general de mejorar y mantener
la capacidad productiva del suelo para a su vez lograr incrementar en forma significativa los
rendimientos, hacer sostenible la agricultura y en última instancia evitar o reducir lo que se ha
dado en llamar la erosión social, desde que el deterioro de los suelos agrícolas impide que se sigan
cultivando y los agricultores se ven obligados y emigrar.

Se origina riesgo evidente de erosión en tierras de cultivo desde el momento en que, se elimina la
cobertura vegetal. La erosión se intensifica cuando se cultiva laderas escarpadas, instalando el
cultivo según líneas de pendiente; con el uso continuo del monocultivo; con la compactación del
suelo por el paso de maquinaria pesada y con destrucción del estado estructural para la formación
de la cama de siembra. El control de la erosión depende del adecuado manejo del suelo, lo que
implica el establecimiento de cultivos de cobertura y seleccionadas prácticas de labranza.

Por esta razón, la conservación del suelo se apoya fundamentalmente en métodos
agronómicos, combinados con medidas eficientes de manejo del suelo, entre los que los
métodos mecánicos – estructurales juegan un papel de apoyo importante al estabilizar
suelos frágiles y marginales.

Las prácticas de control de la erosión que se tratan en este documento, son aquéllas que se
aplican actualmente y han dado buenos resultados para controlar la erosión hídrica en zonas de
laderas dedicadas a la agricultura, al pastoreo y a la forestación y que para llevarlas a cabo se
requiere mano de obra de las campesinos y el apoyo del estado.

LAS TÉCNICAS O PRÁCTICAS CONSERVACIONISTAS PUEDEN SER DIVIDIDAS EN DOS GRANDES GRUPOS:

o Técnicas o prácticas agronómico - culturales, de uso, manejo y conservación del suelo.
o Técnicas o prácticas mecánicas - estructurales, de estabilización y conservación del

suelo.

I.1 PRÁCTICAS AGRONÓMICO CULTURALES

La vegetación natural que cubre completamente la superficie del suelo constituye la mejor
protección del suelo contra la erosión. La erosión se produce cuando se elimina la
cobertura vegetal natural, para dar paso a la agricultura intensiva que implica dejar el suelo
total o parcialmente descubierto exponiéndolo a la acción erosiva del agua y del viento.

Además, una de las consecuencias inmediatas de la actividad agrícola es el deterioro del estado
estructural de los suelos (por el uso de la maquinaria y herramientas agrícolas), requiriéndose adoptar
medidas para reducir lo más posible estos impactos (suelos con estructura degradada son más sensibles
a la erosión hídrica).

Las medidas agronómicas se aplican en pendientes con un grado de inclinación hasta de 12%, las
pendientes con un grado mayor de inclinación deben de ser acompañadas con obras físicas de
estabilización. Por otro lado, la causa principal de la reducción de la fertilidad del suelo es la
pérdida de nutrientes (por escorrentía y/o lixiviación) y de la materia orgánica coloidal, por la erosión
del suelo. La restauración y mantenimiento de la capacidad productiva del suelo es el factor más
importante para mejorar la producción agrícola. En áreas fuertemente erosionadas, una vez

24

protegido el terreno con obras físicas, se debe iniciar la recuperación de la capacidad productiva
por medio de la aplicación de medidas agronómicas. En la Figura 02 se aprecia el esquema de las
prácticas de conservación de suelos en áreas agrícolas.

ENTRE LAS TÉCNICAS AGRONÓMICAS PARA EL CONTROL DE LA EROSIÓN SE TIENE:

Cultivo en contorno

Surcos en contorno
Fajas en contorno

Rotación de cultivos
Asociación de cultivos
Aplicación de enmiendas orgánicas y químicas
Cultivos de cobertura
Cobertura muerta
Barreras vivas
Labranza conservacionista

Labranza cero
Labranza mínima

Agroforestería
Manejo eficiente del riego en la unidad agrícola (parcela o predio).

Foto 13 Las prácticas agronómico – culturales pretenden no solo evitar la erosión hídrica sino, mejorar la
capacidad productiva de los mismos.

25

Fig. 02 Prácticas de conservación de suelos en áreas agrícolas.

A. CULTIVO EN CONTORNO

El cultivo en contorno o en curvas de nivel es una de las prácticas más simples y de gran
eficiencia en el control de la erosión; consiste en realizar todas las labores y operaciones

culturales de una parcela agrícola "en contorno’’, o sea siguiendo las curvas de nivel (cada

curva a nivel consiste en una línea de puntos que están en la misma elevación. Estas curvas
sirven como guía para las otras labores de labranza y siembra de cultivos)

Los cultivos en contorno se siembran transversalmente a la pendiente máxima del terreno. Incluso
la labranza se hace transversalmente a la pendiente del terreno. Estos cultivos son de dos clases:
surcos en contorno y fajas en contorno. Como práctica aislada para el control de la erosión, el
cultivo en contorno es recomendado sólo para áreas limitadas y para terrenos con pendientes

CONSERVACIÓN DE SUELOS EN ÁREAS AGRÍCOLAS

PRACTICAS

CULTURALES – AGRONÓMICAS

MECÁNICO - ESTRUCTURALES

INCREMENTAN LA RESISTENCIA DEL SUELO Y DISMINUYEN LAS
FUERZAS QUE INTERVENGAN EN EL PROCESO DE EROSIÓN.
MEJORAN LA CAPACIDAD PRODUCTIVA DEL SUELO.

- CULTIVOS EN CONTORNO
- ROTACION DE CULTIVOS
- ASOCIACIÓN DE CULTIVOS
- APLICACIÓN DE ENMIENDAS
ORGÁNICAS Y QUÍMICAS
- CULTIVOS DE COBERTURA
- COBERTURA MUERTA
- BARRERAS VIVAS
- LABRANZA CONSERVACIONISTA
- AGROFORESTERÍA
- MANEJO DEL AGUA DE RIEGO
EN LA PARCELA.

- REHABILITACIÓN DE ANDENES
- TERRAZAS DE ABSORCIÓN
- TERRAZAS DE ABSORCIÓN LENTA

26

desde 5% hasta un máximo de 12%. Sin embargo, en tierras con pendientes superiores, se deben
complementar con otras prácticas (barreras vivas y coberturas) y además utilizar obras físicas como
guía o patrón para trazar las curvas. Con relación a las demás condiciones de laboreo, el cultivo en
contorno deberá siempre estar asociado a otras prácticas conservacionistas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->