Está en la página 1de 13

SISTEMA TEGUMENTARIO

La piel constituye un órgano vital muy extenso que con sus múltiples funciones 

contribuye a asegurar al cuerpo humano protección, salud y vida en general. Su 

importancia no solo radica en su función protectora, sino en un conjunto de 

procesos fisiológicos muy complejos.

Muchas enfermedades sistémicas se manifiestan a través de la piel y es bien 

conocida la relación de trastornos psicológicos con las distintas patologías de la 

piel (dermatosis).

Fisiológicamente este órgano se encarga de múltiples funciones vitales para el 

cuerpo humano como son:

• Regular la temperatura corporal.

• Almacenar agua y grasa.

• Es un órgano sensorial.

• Evita la pérdida de agua.

• Previene la entrada de bacterias.

A simple vista la superficie cutánea ofrece peculiaridades y características 
diferentes en cada región anatómica haciendo de ella un conjunto armónico y 

muy bien adaptado a sus funciones.

Si examinamos detenidamente cada cm2 de la piel humana, encontraremos 

muchas variaciones y características bien marcadas. La edad, el sexo, la raza, 

y el clima son algunos de los factores que modifican el aspecto y constitución 

de la piel.

El espesor de la piel no es uniforme, varía según la región y la especie 

considerada. De modo general, es más gruesa en las regiones dorsales 

(espalda) que en las ventrales, mayor en la cara lateral de los miembros que en 

la medial y más en el extremo distal que en el proximal.

Es más espesa en la superficie de extensión de una articulación que en la de 

flexión. En las uniones mucocutáneas (labios, párpados, ano, etc.) es muy fina. 

Es más delgada en las zonas recubiertas de pelo que en las áreas desnudas y 

sometidas a rozamientos.

En las zonas expuestas a presiones y fricciones constantes, el grosor de la piel 

aumenta (callosidades) y pueden desarrollarse en el espesor del tejido 

subcutáneo bolsas sinoviales.

Estas bolsas son de tamaño variable, pero se hallan preferentemente en 

relación con eminencias óseas.

Anatómicamente podemos dividir el espesor de la piel en tres grandes capas: 

Epidermis, Dermis e Hipodermis (tejido celular subcutáneo). 
Epidermis. Es la capa más externa de la piel. Está formada por tejido epitelial 

plano estrati­ficado queratinizado. Las células se denominan como 

queratinocitos.

La epidermis está constituida por diversos estratos de células epiteliales. Pero 

como el espesor de la epidermis no es constante, a veces no se observan 

todos, o porque resultan imprecisos o porque no se han formado.

La epidermis presenta dos zonas bien diferenciadas: capa profunda y capa 

superficial.

Dermis. Es la capa media de la piel y está compuesta por las siguientes 

estructuras:

• Vasos sanguíneos.

• Vasos linfáticos.

• Folículos pilosos.
• Glándulas sudoríparas.

• Fibras de colágeno.

• Fibroblastos.

• Nervios.

La dermis mantiene su integridad estructural mediante las proteínas colágeno y 

elastina principalmente, elaboradas por los fibroblastos. Además es en esta 

capa de la piel donde se encuentran los receptores nerviosos del dolor y del 

tacto.

La dermis también contiene las glándulas

sebáceas. Estas glándulas, que rodean y se vacían en los folículos pilosos y 

poros, producen un aceite denominado sebo que lubrica la piel y el cabello. Las 

glándulas sebáceas se encuentran mayormente en la piel del rostro, la parte 

superior de la espalda, en los hombros y el pecho.

La mayor parte del tiempo, las glándulas sebáceas producen la cantidad 

adecuada de sebo. A medida que el cuerpo de la persona comienza a madurar 

y a desarrollarse durante la adolescencia, las hormonas estimulan las 

glándulas sebáceas para que produzcan más sebo. Esto produce acné cuando 

los poros se tapan por exceso de sebo y demasiadas células muertas. Más 

adelante en la vida, estas glándulas producen menos sebo, lo que contribuye a 

la sequedad de la piel.

Hipodermis. La capa subcutánea es la capa más profunda de la piel. Está 

compuesta por una red de células de colágeno y grasa, que ayuda a conservar 

el calor corporal y protege el cuerpo contra lesiones puesto que amortigua los 

impactos. El tejido subcutáneo es predominantemente de tejido conectivo laxo 

areolar.

Pero hay riendas de tejido conectivo denso, constituida por haces dispersos y 
no gruesos de fibras colágenas y elásticas. Posiblemente procedan de la cara 

inferior de la dermis. Estas fijan la hipodermis a las fascias de músculos o al 

periostio de huesos subyacentes.

En la hipodermis existen dos tipos de glándulas productoras de sudor. Las 

glándulas ecrinas están presentes en todo el cuerpo, aunque predominan en la 

frente, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al producir sudor, 

estas glándulas ayudan a regular la temperatura corporal y los productos de 

desecho se excretan a través de ellas.

El otro tipo de glándulas productoras de sudor, las glándulas apocrinas, se 

desarrollan en la pubertad y se concentran en las axilas y la región púbica. El 

sudor de las glándulas apocrinas es más espeso que el producido por las 

glándulas ecrinas. Si bien este sudor es inodoro, cuando se mezcla con las 

bacterias en la superficie de la piel puede causar olor corporal. Un adulto sano, 

normal, secreta medio litro, aproximadamente de sudor diariamente, aunque la 

cantidad podría aumentar por la actividad física, fiebre o temperatura ambiental 

alta.

La piel constituye un órgano vital muy extenso que con sus múltiples funciones 

contribuye a asegurar al cuerpo humano protección, salud y vida en general. Su 

importancia no solo radica en su función protectora, sino en un conjunto de 

procesos fisiológicos muy complejos.

Muchas enfermedades sistémicas se manifiestan a través de la piel y es bien 

conocida la relación de trastornos psicológicos con las distintas patologías de la 

piel (dermatosis).

Fisiológicamente este órgano se encarga de múltiples funciones vitales para el 

cuerpo humano como son:

• Regular la temperatura corporal.

• Almacenar agua y grasa.
• Es un órgano sensorial.

• Evita la pérdida de agua.

• Previene la entrada de bacterias.

A simple vista la superficie cutánea ofrece peculiaridades y características 

diferentes en cada región anatómica haciendo de ella un conjunto armónico y 

muy bien adaptado a sus funciones.

Si examinamos detenidamente cada cm2 de la piel humana, encontraremos 

muchas variaciones y características bien marcadas. La edad, el sexo, la raza, 

y el clima son algunos de los factores que modifican el aspecto y constitución 

de la piel.

El espesor de la piel no es uniforme, varía según la región y la especie 

considerada. De modo general, es más gruesa en las regiones dorsales 

(espalda) que en las ventrales, mayor en la cara lateral de los miembros que en 

la medial y más en el extremo distal que en el proximal.

Es más espesa en la superficie de extensión de una articulación que en la de 

flexión. En las uniones mucocutáneas (labios, párpados, ano, etc.) es muy fina. 

Es más delgada en las zonas recubiertas de pelo que en las áreas desnudas y 

sometidas a rozamientos.

En las zonas expuestas a presiones y fricciones constantes, el grosor de la piel 

aumenta (callosidades) y pueden desarrollarse en el espesor del tejido 

subcutáneo bolsas sinoviales.

Estas bolsas son de tamaño variable, pero se hallan preferentemente en 

relación con eminencias óseas.

Anatómicamente podemos dividir el espesor de la piel en tres grandes capas: 

Epidermis, Dermis e Hipodermis (tejido celular subcutáneo). 
Epidermis. Es la capa más externa de la piel. Está formada por tejido epitelial 

plano estrati­ficado queratinizado. Las células se denominan como 

queratinocitos.

La epidermis está constituida por diversos estratos de células epiteliales. Pero 

como el espesor de la epidermis no es constante, a veces no se observan 

todos, o porque resultan imprecisos o porque no se han formado.

La epidermis presenta dos zonas bien diferenciadas: capa profunda y capa 

superficial.

Dermis. Es la capa media de la piel y está compuesta por las siguientes 

estructuras:

• Vasos sanguíneos.

• Vasos linfáticos.

• Folículos pilosos.
• Glándulas sudoríparas.

• Fibras de colágeno.

• Fibroblastos.

• Nervios.

La dermis mantiene su integridad estructural mediante las proteínas colágeno y 

elastina principalmente, elaboradas por los fibroblastos. Además es en esta 

capa de la piel donde se encuentran los receptores nerviosos del dolor y del 

tacto.

La dermis también contiene las glándulas

sebáceas. Estas glándulas, que rodean y se vacían en los folículos pilosos y 

poros, producen un aceite denominado sebo que lubrica la piel y el cabello. Las 

glándulas sebáceas se encuentran mayormente en la piel del rostro, la parte 

superior de la espalda, en los hombros y el pecho.

La mayor parte del tiempo, las glándulas sebáceas producen la cantidad 

adecuada de sebo. A medida que el cuerpo de la persona comienza a madurar 

y a desarrollarse durante la adolescencia, las hormonas estimulan las 

glándulas sebáceas para que produzcan más sebo. Esto produce acné cuando 

los poros se tapan por exceso de sebo y demasiadas células muertas. Más 

adelante en la vida, estas glándulas producen menos sebo, lo que contribuye a 

la sequedad de la piel.

Hipodermis. La capa subcutánea es la capa más profunda de la piel. Está 

compuesta por una red de células de colágeno y grasa, que ayuda a conservar 

el calor corporal y protege el cuerpo contra lesiones puesto que amortigua los 

impactos. El tejido subcutáneo es predominantemente de tejido conectivo laxo 

areolar.

Pero hay riendas de tejido conectivo denso, constituida por haces dispersos y 
no gruesos de fibras colágenas y elásticas. Posiblemente procedan de la cara 

inferior de la dermis. Estas fijan la hipodermis a las fascias de músculos o al 

periostio de huesos subyacentes.

En la hipodermis existen dos tipos de glándulas productoras de sudor. Las 

glándulas ecrinas están presentes en todo el cuerpo, aunque predominan en la 

frente, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al producir sudor, 

estas glándulas ayudan a regular la temperatura corporal y los productos de 

desecho se excretan a través de ellas.

El otro tipo de glándulas productoras de sudor, las glándulas apocrinas, se 

desarrollan en la pubertad y se concentran en las axilas y la región púbica. El 

sudor de las glándulas apocrinas es más espeso que el producido por las 

glándulas ecrinas. Si bien este sudor es inodoro, cuando se mezcla con las 

bacterias en la superficie de la piel puede causar olor corporal. Un adulto sano, 

normal, secreta medio litro, aproximadamente de sudor diariamente, aunque la 

cantidad podría aumentar por la actividad física, fiebre o temperatura ambiental 

alta.

La piel constituye un órgano vital muy extenso que con sus múltiples funciones 

contribuye a asegurar al cuerpo humano protección, salud y vida en general. Su 

importancia no solo radica en su función protectora, sino en un conjunto de 

procesos fisiológicos muy complejos.

Muchas enfermedades sistémicas se manifiestan a través de la piel y es bien 

conocida la relación de trastornos psicológicos con las distintas patologías de la 

piel (dermatosis).

Fisiológicamente este órgano se encarga de múltiples funciones vitales para el 

cuerpo humano como son:

• Regular la temperatura corporal.
• Almacenar agua y grasa.

• Es un órgano sensorial.

• Evita la pérdida de agua.

• Previene la entrada de bacterias.

A simple vista la superficie cutánea ofrece peculiaridades y características 

diferentes en cada región anatómica haciendo de ella un conjunto armónico y 

muy bien adaptado a sus funciones.

Si examinamos detenidamente cada cm2 de la piel humana, encontraremos 

muchas variaciones y características bien marcadas. La edad, el sexo, la raza, 

y el clima son algunos de los factores que modifican el aspecto y constitución 

de la piel.

El espesor de la piel no es uniforme, varía según la región y la especie 

considerada. De modo general, es más gruesa en las regiones dorsales 

(espalda) que en las ventrales, mayor en la cara lateral de los miembros que en 

la medial y más en el extremo distal que en el proximal.

Es más espesa en la superficie de extensión de una articulación que en la de 

flexión. En las uniones mucocutáneas (labios, párpados, ano, etc.) es muy fina. 

Es más delgada en las zonas recubiertas de pelo que en las áreas desnudas y 

sometidas a rozamientos.

En las zonas expuestas a presiones y fricciones constantes, el grosor de la piel 

aumenta (callosidades) y pueden desarrollarse en el espesor del tejido 

subcutáneo bolsas sinoviales.

Estas bolsas son de tamaño variable, pero se hallan preferentemente en 

relación con eminencias óseas.

Anatómicamente podemos dividir el espesor de la piel en tres grandes capas: 

Epidermis, Dermis e Hipodermis (tejido celular subcutáneo). 
Epidermis. Es la capa más externa de la piel. Está formada por tejido epitelial 

plano estrati­ficado queratinizado. Las células se denominan como 

queratinocitos.

La epidermis está constituida por diversos estratos de células epiteliales. Pero 

como el espesor de la epidermis no es constante, a veces no se observan 

todos, o porque resultan imprecisos o porque no se han formado.

La epidermis presenta dos zonas bien diferenciadas: capa profunda y capa 

superficial.

Dermis. Es la capa media de la piel y está compuesta por las siguientes 

estructuras:

• Vasos sanguíneos.

• Vasos linfáticos.

• Folículos pilosos.
• Glándulas sudoríparas.

• Fibras de colágeno.

• Fibroblastos.

• Nervios.

La dermis mantiene su integridad estructural mediante las proteínas colágeno y 

elastina principalmente, elaboradas por los fibroblastos. Además es en esta 

capa de la piel donde se encuentran los receptores nerviosos del dolor y del 

tacto.

La dermis también contiene las glándulas

sebáceas. Estas glándulas, que rodean y se vacían en los folículos pilosos y 

poros, producen un aceite denominado sebo que lubrica la piel y el cabello. Las 

glándulas sebáceas se encuentran mayormente en la piel del rostro, la parte 

superior de la espalda, en los hombros y el pecho.

La mayor parte del tiempo, las glándulas sebáceas producen la cantidad 

adecuada de sebo. A medida que el cuerpo de la persona comienza a madurar 

y a desarrollarse durante la adolescencia, las hormonas estimulan las 

glándulas sebáceas para que produzcan más sebo. Esto produce acné cuando 

los poros se tapan por exceso de sebo y demasiadas células muertas. Más 

adelante en la vida, estas glándulas producen menos sebo, lo que contribuye a 

la sequedad de la piel.

Hipodermis. La capa subcutánea es la capa más profunda de la piel. Está 

compuesta por una red de células de colágeno y grasa, que ayuda a conservar 

el calor corporal y protege el cuerpo contra lesiones puesto que amortigua los 

impactos. El tejido subcutáneo es predominantemente de tejido conectivo laxo 

areolar.

Pero hay riendas de tejido conectivo denso, constituida por haces dispersos y 
no gruesos de fibras colágenas y elásticas. Posiblemente procedan de la cara 

inferior de la dermis. Estas fijan la hipodermis a las fascias de músculos o al 

periostio de huesos subyacentes.

En la hipodermis existen dos tipos de glándulas productoras de sudor. Las 

glándulas ecrinas están presentes en todo el cuerpo, aunque predominan en la 

frente, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al producir sudor, 

estas glándulas ayudan a regular la temperatura corporal y los productos de 

desecho se excretan a través de ellas.

El otro tipo de glándulas productoras de sudor, las glándulas apocrinas, se 

desarrollan en la pubertad y se concentran en las axilas y la región púbica. El 

sudor de las glándulas apocrinas es más espeso que el producido por las 

glándulas ecrinas. Si bien este sudor es inodoro, cuando se mezcla con las 

bacterias en la superficie de la piel puede causar olor corporal. Un adulto sano, 

normal, secreta medio litro, aproximadamente de sudor diariamente, aunque la 

cantidad podría aumentar por la actividad física, fiebre o temperatura ambiental 

alta.

También podría gustarte