Está en la página 1de 1

1.

Sal al campo y vi que el Sol beba en los arroyos desatados por el hielo y que los ganados quejosos en el monte hurtaban con sombras la luz al da. 2. (Mir los muros de la patria ma, si un timpo fuertes, ya desmoronados de la carrera de la edad cansados) En la primera estrofa, Quevedo representa a Espaa como una ciudad con muralla, fuerte, que se ha desmoronado y perdido su poder y que parece que no hay nimos para volver a conseguirlo. (Salime al campos, vi que el Sol beba los arroyos del hielo desatados, quejosos los ganados, que son sombras hurt su luz al da) En la segunda estrofa habla de que fuera de Espaa (el campo) reina la prosperidad y que los pases que antes estaban sentan envidia de Espaa ahora le est arrebatando la importancia poltica a Espaa. (Entr en mi casa; vi que, amancillada de anciana habitacin era despojos, mi bculo, ms corvo y menos fuerte, vencida de la edad sent mi espada) En las dos ltimas estrofas presenta a Espaa (la casa, la habitacin) como un lugar pobre y en decadencia econmica, moral (bculo) y militar (espada) y no encuentra motivos para ver una posible recuperacin (versos 13 y 14). 3. En la primera estrofa designa el espacio donde habita (los muros de la patria ma). En la segunda representa los espacios naturales (campo, arroyos..) y en la tercera representa los espacios interiores (casa, habitacin) , hablando de Espaa. Lo que hace el movimiento es ensearnos como est Espaa, como est el resto de pases y de nuevo vuelve a presentar a Espaa en decadencia y sin posibilidades de recuperacin. 4. si un tiempo fuertes, ya desmoronados, de la carrera de la edad cansados, por quien caduca ya su valenta, amancillada, anciana habitacin, mi bculo, ms corvo y menos fuerte, vencida de la edad sent mi espada recuerdo de la muerte. 5. no hall cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte