P. 1
TOMATE INTA

TOMATE INTA

|Views: 4.719|Likes:
Publicado porManuel Borge Garcia

More info:

Published by: Manuel Borge Garcia on Nov 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2014

pdf

text

original

Cultivando tomate con menos riesgos

Nicaragua, Marzo 2002

1

INTA OPS/OMS Nicaragua
Diseño y Edición:

Esta Cartilla fue desarollada en el marco de la cooperación técnica del proyecto PLAGSALUD (OPS/OMS) e INTA-MIP-COSUDE. Publicación financiada con fondos del DANIDA

Odette Sanabria Julio Mercado N. Marianela Corriols
Revisión técnica:
Julio C. Mercado N. /INTA-MIP-COSUDE Juan de Dios Molina/INTA-Matagalpa Gilberto Zeledón López/INTA-Jinotega Mario B. González/INTA-Sébaco Helder García A./INTA-Masaya Dina Martínez Ruiz/INTA-Masaya Alan Castillo Caldera/INTA-Masaya Luis A. Osorio/INTA-Managua Marianela Corriols/OPS

Impresión:

Gráfica Editores, S.A.

Productores participantes en la validación:
GRUPO* NOMBRE
-Alfonso Rivera -Rubén Hernández -Douglas Paz -Sergio Hernández -Pedro Pablo Méndez Altamirano -Bismarck A. Jarquín -Carlos Paz -Reynaldo Morgan -Pedro P. Hernández -Bernardo Javier Pastrana -José Blandón -Javier García -Marlo Antonio Cano García -Byron Antonio Hernández Cavaría -José Lugerio Gutierrez Blandón -José Ismael Gutierrez Montenegro -Eliseo Talavera -Carlos Alberto Paz Zeledón

PROCEDENCIA

El Mojón, Jinotega (18 participantes)

13/02/02

20/02/02

-Tidencio Montoya -José Luis López Martínez -Luis López Blando -Guadalupe Osejo -María Elsa Amador -Otilia Mendoza -Osman Ernesto Gonzáles Urrutia -Magdalena Manzanares Alonso -Juan Carlos Torrez

El Valle, Sébaco (9 participantes)

2

Cómo es nuestra producción de tomate en Nicaragua...
El tomate lo cultivamos en todo el país. Es una de las hortalizas de mayor producción e importancia económica para los productores. Se destina principalmente para consumo interno y en menor proporción se destina a la exportación a algunos países de Centroamérica, principalmente a El Salvador. El tomate es un vegetal muy apreciado ya que proporciona vitaminas A y C en alta cantidad y minerales, principalmente potasio. Para la alimentación de todos los nicaragüenses es la hortaliza más importante como comestible en ensaladas y salsas, como condimento y en su estado verde, también los utilizamos en encurtidos y conservas. A nivel de industria de enlatados lo utilizan deshidratado o procesado para sopas, salsas, pasta y jugos.

Las zonas agroclimáticas de cultivo de tomate en Nicaragua se concentran en la época seca de riego y lluviosa de diversas regiones del país.

Zona principal de siembra:

Matagalpa y Jinotega, particularmente en los Valles de Sébaco y Tomatoya.
Zona secundaria de siembra:

Estelí, Malacatoya, Tisma y Nandaime.
Zonas con potencial de siembra:

Valle de Jalapa, la meseta de Carazo y algunos valles intramontanos de los departamentos de Boaco y Chontales.
Actualmente, el área sembrada anualmente es de 2,000 a 2,500 hectáreas. Obteniéndose un rendimiento promedio de 12 a 18 toneladas/hectárea (ton/ha). Todas las zonas de siembra mencionadas tienen áreas potenciales para el cultivo más extenso que el actual. Pudiéndose mejorar los rendimientos hasta unas 20 ton/ha.

3

El tomate se puede cultivar en las épocas de siembra siguientes: PRIMERA Preparación de semilleros = Abril/Mayo Trasplante a los campos = Junio Cosecha = Agosto/Septiembre

POSTRERA Preparación de semilleros = Agosto Trasplante a los campos = Septiembre/Octubre Cosecha = Noviembre/Diciembre

APANTE (Epoca Seca/Riego) Preparación de semilleros = finales de Septiembre, Octubre y Noviembre Trasplante a los campos = Noviembre, Diciembre y Enero Cosecha = Febrero a Abril la mayor producción

Antes de sembrar conozcamos bien la planta de tomate...

El tomate es una planta de clima cálido que no tolera temperaturas frías (por debajo de 10 oC).En climas templados el tomate se comporta como una planta anual. En climas tropicales o bajo invernadero, se puede considerar como un cultivo semi-perenne de ciclo corto. La temperatura ambiente óptima para su desarrollo se encuentra entre los 21 y 24 oC; sin embargo dependiendo de la variedad, algunas pueden crecer en forma satisfactoria entre los 14 y 30 oC. La planta es arbustiva trepadora ó como guía enredadora, el fruto se obtiene en una extensa variedad de tamaños y formas, y su color varía entre el rojo y el amarillento. La planta alcanza una altura de 30 a 70 cm en las variedades de crecimiento rápido y hay variedades de crecimiento indeterminado que forman guías que cesan hasta que alguna condición adversa se presenta.

Las plantas de tomate deben estar expuestas plenamente a la luz solar para optimizar su producción. La densidad adecuada, las prácticas de poda y los sistemas de tutoreado, mejoran la exposición de las plantas al sol, por lo que maximizan su desarrollo y productividad.

4

Lo que podemos hacer para mejorar el manejo y rendimiento del cultivo de tomate:

Planifiquemos todas las labores del cultivo, desde la siembra a la cosecha y el posible mercado.

Realicemos labores culturales y de preparación de suelo de semilleros y parcelas para un cultivo exitoso.

Uso de semilla sana y tolerante a plagas; en cantidad adecuada. Cuando las plagas sobrepasan en cantidad y pueden causar serios daños usar plaguicidas, preferiblemente de tipo biológico o de baja toxicidad a humanos y ambiente.

Sembrar por transplante en vez de siembra directa.

Usemos los fertilizantes en forma oportuna y en la cantidad necesaria.

5

Manejo integrado del cultivo de tomate
Sabemos que el manejo integrado de plagas (MIP) es el trabajo agrícola que utiliza técnicas y métodos apropiados para el control de plagas, manteniéndolas en niveles inferiores a los que causan daño, trabajando junto con la naturaleza y no contra ella.

Con el MIP no se trata de erradicar las plagas, sino de aprender a convivir con ellas, pues la sola presencia de un insecto no significa que haya pérdidas, pues el daño depende de su abundancia.

Asimismo, recordamos que el manejo integrado del cultivo (MIC) no es sólo el control de plagas, sino que abarca todo el trabajo del productor, cuando aplica prácticas preventivas antes de la siembra, prácticas agronómicas durante el desarrollo de la planta y labores apropiadas de cultivo y postcosecha con el fin de lograr una producción exitosa, protección del ambiente y la salud, con el menor uso de agroquímicos.

El manejo integrado para el cultivo de tomate lo podemos realizar aplicando prácticas agronómicas exitosas. Consideremos las siguientes como las más importantes: El Control cultural * Uso de variedades de semilla sana y tolerante a plagas. * Rotación de cultivos (zanahoria....) * Asocio de cultivos (tomate-cilantro) * Labranza mínima. * Epocas de siembra. * Manejo de plantas no deseables (malezas) * Densidad de siembra óptima. * Uso de barreras vivas (sorgo o taiwán) * Uso de cultivos trampa (frijol) * Eliminación de rastrojos. * Períodos sin cultivo, recuperación del suelo. * Fertilización apropiada. * Cosecha oportuna. El control físico o mecánico * Recolección y destrucción manual de las partes de la planta afectadas. * Uso de instrumentos para destrucción de malezas (machete, azadón). * Uso de malla, contra la mosca blanca (semillero tapado). El control fitogenético Es el uso de variedades resistentes o tolerantes a las plagas. En Nicaragua contamos con variedades de tomate adaptables a las diversas zonas del país.

6

El control etológico Consiste en aprovechar el comportamiento de los insectos para su manejo, como sucede con el uso de: *Trampas amarillas para bajar población de mosca blanca.

El control biológico Permite usar enemigos naturales de las plagas, atacándolas, devorándolas o sea matándolas. Para las plagas que afectan a la planta de tomate, los principales enemigos naturales son: las avispas, hormigas negras, parasitoides, hongos, bacterias y virus.

El control químico Por su toxicidad, la decisión de aplicar plaguicidas debe partir de recuentos de plagas previamente realizados que nos indiquen si existe una población de plaga que dañe el rendimiento del cultivo en una proporción seria o grave. El uso de agroquímicos no es preventivo, debe ser supervisado por un técnico, según el tipo de plaga y cultivo. Si aplica plaguicidas químicos u orgánicos, recuerde estas indicaciones: Use equipo de protección adecuado y completo. Aplique plaguicidas en horas frescas y en un máximo de cuatro horas. Después de usar plaguicidas siempre báñese y cámbiese de ropa. No lave la ropa contaminada junto con la de la familia. Guarde los químicos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños. Entierre y/o elimine los envases de plaguicidas utilizados.

7

Planifiquemos el cultivo del tomate
Siempre debemos planificar todas las labores para la producción exitosa de un cultivo, desde la preparación de la tierra y el cuidado de la semilla hasta la post cosecha o sea la recolección del producto, que lo destinamos ya sea para el consumo familiar o para la venta. Para facilitar la planificación del cultivo de tomate las labores se pueden organizar por las siguientes etapas son:

Presiembra – Semillero Transplante Desarrollo vegetativo Reproductiva (Floración - Fructificación) Cosecha y Post-Cosecha

♦ ♦
♦ ♦

En cada etapa debemos planificar las tareas o labores que nos aseguren el éxito de la cosecha. Podemos aplicar las técnicas de Manejo Integrado del Cultivo –MIC- conocidas y las recomendadas por los técnicos extensionistas para mejorar los rendimientos por área cultivada, la calidad del producto, proteger los suelos, el ambiente y la salud.

Recordemos que debemos controlar las plagas usando menos plaguicidas químicos, si es posible, hasta llegar a no usarlos.

A continuación presentamos las labores de manejo integrado para cada una de estas etapas, para ampliar nuestros conocimientos y las apliquemos en nuestra propia producción de tomate.

8

Manejo integrado en etapa de presiembra - semillero
Etapa Presiembra-Semillero Labores Manejo Integrado del Cultivo –MICSelección del terreno, selección de variedad, prueba de germinación, preparación del terreno, realización de semilleros, fertilización.

Selección del terreno
Para la producción de tomate los suelos ideales son los suelos francos, franco limosos, franco arcillosos friables, arcilloso friables con riego y arcillo-arenosos friables. Para las plantas de tomate el terreno no debe acumular exceso de humedad. Debe estar bien drenado y tener una acidez apropiada entre 5.5 y 7.0, lo cual se determina en un laboratorio de suelos o cintas de papel especial para medir pH. La profundidad del suelo debe ser mayor de 80 centímetros. El complemento con materia orgánica y azufre son beneficiosos en este tipo de suelos. La parcela que seleccionemos preferiblemente no debe haber sido sembrada anteriormente con tomate o cultivos similares como chiltoma o berenjena; puede haberse cultivado con gramíneas, zanahoria, sorgo, maíz, arroz o que haya sido incorporado con abonos verdes. El terreno que seleccionemos lo debemos proteger de los animales domésticos.

Selección de variedad de semilla a sembrar
Para que seleccionemos una buena variedad de semilla de tomate debemos conocer bien el clima de la región donde sembramos, la clase de suelo, las plagas y enfermedades que acostumbran atacar en la zona, las posibilidades de contar con agua de riego, tener capacidad genética de altos rendimiento, poseer resistencia o tolerancia a ciertas enfermedades. Asimismo, debemos buscar que sean aceptadas por los consumidores y la demanda del mercado. La semilla de tomate generalmente el productor la compra en las casas distribuidoras de agroquímicos en envases rallados. Otras como la variedad MTT-13, BUTE y UC-82 se encuentran en CEVAS (Campo Experimental de Validación Agrícola de Sébaco).

9

Variedades de tomate según sus características:
Variedad Tipo Ciclo
130 a 150 días

Crecimiento
indeterminado y tardío

Tolerancia

Características
Características Frutos grandes y redondos. Buena productora. En alturas mayores de 1,300 m. los frutos se rajan. Buena para mercado y procesamiento. Frutos ovalados grandes y compactos. Planta pequeña. Frutos sólidos y medianos. Alta producción

TROPIC

de mesa

RIO GRANDE

industrial

cosecha a los 70 ddt

determinado

Fusarium, y al transporte

VF-134 1-2

industrial

determinado

al transporte

FLORADADE

de mesa

cosecha a los 80 ddt

semiindeterminado

Verticillium Fusarium Cancrosis del tallo por alternaria

Alto rendimiento. Frutos grandes redondos de intenso color rojo.

MANALUCIE

de mesa

cosecha a los 80 ddt

indeterminado

al transporte

Frutos grandes, rojo brillante con pocas semillas.

UC-82

industrial

cosecha a los 70 ddt

determinado

al transporte Fusarium Verticillium

Variedad más cultivada en Nicaragua actualmente. Frutos redondos-ovalados, medianos. No conviene siembra en época lluviosa. Frutos grandes, de forma redonda-acorazonada. Siembra para zonas altas y frescas. En el valle de Sébaco de octubre a febrero. Alta producción por planta. Fruto ovalado, mediano. 11,666 plantas/mz. producen 3,000 cajas/mz.

MTT-13

de mesa

semiindeterminado

CHARM

híbrido

indeterminado

GEM PRIDE

híbrido

determinado

virus de mosca 21,000 planta/mz. producen blanca 1,500 cajas/mz aprox.

Frutos redondos, mediano.

GENSTAR

híbrido

semideterminado

Frutos redondos, mediano. Rendimiento superior a las 1,500 cajas/mz (similar a GEM PRIDE)

10

Variedad

Tipo
híbrido, industrial

Ciclo
cosecha a los 110 ddt

Crecimiento

Tolerancia

Características
Fruto ovalado-redondo, mediano a grande. 23,333 plantas/mz, producen 1,200 cajas/mz. Fruto redondo, mediano. Rendimiento/densidad son similares a GEM STAR. Rendimiento de 1,500 cajas/ mz. Necesita bastante agua para su producción. Se exporta a El Salvador y Honduras. Factible de siembra en Estelí , Jinotega. Fruto grande, oblongo. Alta producción. Planta para manejarse con tutores.

TOPSPIN

determinado

YAQUI

híbrido

determinado

BUTE

semideterminado

al transporte

CARIBE

industrial

cosecha a los 78 ddt

determinado

Verticillium, Fusarium 1,2 Alternaria Stemphyllium Verticillium, Fusarium 1,2 Alternaria Stemphyllium

PETO 98

híbrido

cosecha a los 118 ddt

determinado

Fruto mediano, cuadrado. Tipo UC 82 mejorado con frutos más grandes, mejor color y altos sólidos.

El manejo integrado es importante para aumentar el rendimiento de las variedades o reducir costos.

Comprobación de la germinación de la semilla
Uno de los primeros pasos para asegurar una buena cosecha es hacer la prueba de germinación antes de la siembra. La prueba de germinación para tomate la podemos realizar de la siguiente manera: 1. Tomamos 100 semillas y las sembramos en tierra preparada o vegetal sobre un ladrillo de barro, dividiéndolo en 100 partes. (o sea 100 hoyitos) Las tapamos y regamos todos los días. A los siete días, contamos el número de plantas que tengan la primer hoja y la raíz bien desarrollada. “El número de plantas normales obtenidas, equivale al porcentaje de germinación de la semilla” Una semilla de buena calidad es aquella que tiene como mínimo un 85 por ciento de germinación.

2. 3.

11

Preparación del terreno o parcela
La realización de labores de manejo integrado en la preparación del terreno antes del cultivo nos da mayor seguridad para una cosecha exitosa. Recordemos algunas de las labores principales para lograr la conservación del suelo y mayor rendimiento de nuestro cultivo. Limpia o roza del terreno a sembrar. No quemar. Buena preparación de suelo con labranza (arado y pases de grada).

Uso de plaguicidas para la desinfección del terreno, sólo en caso necesario.

Fertilización adecuada

Arar ayuda a que nazcan menos malezas, a que haya menos plagas de gusanos de los que acostumbran dañar las raíces y menos ataques de bacterias y hongos. Asimismo, se reduce la cantidad de agua en la tierra, entra más luz y los pájaros se pueden comer los gusanos dañinos. Para preparar el terreno es conveniente que realicemos: -primero una roturación de corte, a una profundidad de 20 a 30 centímetros. Si existe una capa dura debemos subsolear a una profundidad de 40 a 50 cm. 12

-después de 10 a 20 días, dependiendo si se requiere, podemos realizar otra labor de arado a una profundidad igual a la anterior (20 a 30 cm) en forma perpendicular a la primera, o sea hacemos un cruce. -a los 7 a 10 días después realicemos 1 ó 2 pases de grada a 20 cm de profundidad, luego se nivela y hacemos las hileras de siembra. Hay que tener precaución a su vez, ya que la arada puede hacer que el agua de las lluvias lave la tierra y que el suelo pierda materia orgánica. Hagamos curvas a nivel y zanjas de drenaje. En las regiones en las que hay épocas secas y se hace necesario mantener la humedad, es conveniente no trabajar mucho el suelo y mantenerlo cubierto con las malezas y con los rastrojos cortados.

Recordemos que:
La remoción excesiva del suelo favorece el salpique y el desarrollo de enfermedades que atacan a la planta de tomate como Tizón temprano. También aumenta la distribución de malezas nocivas en el área cultivable. Para conocer la población de insectos de suelo que haya en el terreno, principalmente gallina ciega, podemos usar una de las tres siguientes formas:

En campos de una a cinco manzanas, debemos ubicar cinco sitios de muestreo bien distribuidos en el terreno. Si se encuentra en total 2 ó más larvas en los cinco sitios, aplicar una medida de control.
1. Escarbar con pala un hoyo en cada sitio de muestreo y revisar la tierra usando una zaranda ( tamiz) o revisando bien el suelo con la mano. 2. Se arrancan dos macollas de zacate en cada sitio y se revisan las raíces y el suelo. 3. Se revisa un metro lineal de surco arado en cinco sitios, durante la preparación del suelo.

13

Semillero
Sembrar primero en semilleros en vez de siembra directa en el terreno, es una práctica cultural muy útil para tener éxito en el cultivo de tomate. Las plantas de tomate son hospederas y alimento apetecido por muchas plagas, principalmente en su etapa inicial de crecimiento. Para obtener buenos resultados debemos realizar y proteger los semilleros en forma adecuada y con todo el esfuerzo requerido, principalmente contra mosca blanca. Tenemos a continuación una guía de cómo poder hacerlo:

1.

Manejo antes de la siembra del semillero ( para evitar mosca blanca )

Siembra de sorgo o maíz como barreras vivas La podemos realizar quince días (15 ó 25) antes de la siembra del semillero a 3 metros de largo alrededor del banco, con los objetivos de: -contrarrestar los fuertes vientos que debilitan a la planta y acarrean moscas blancas. -evitar o retardar la llegada de la mosca blanca a las plantitas del semillero. Sembremos como mínimo tres surcos densos. Siembra de frijol como cultivo trampa La planta de frijol atrae más a la mosca blanca que las plantas de tomate. Podemos hacer control en el frijol antes de que ésta perjudique seriamente al semillero de tomate. Para esto, sembramos el frijol ocho días antes de la siembra del tomate, a un metro alrededor del banco; recomendamos sembrar tres hileras.

1.

Realización de bancos o semillero

La producción de plántulas para trasplante se puede hacer a campo abierto, sobre canteros o bancos construidos sobre el suelo o en bandejas colocadas en cuartos o invernaderos diseñados para esto. Selección del terreno para semillero

Para el semillero se debe escoger un lugar cercano, en el que no se haya sembrado hortalizas y en donde se cuente con agua limpia. Asimismo, debe tener similares características de suelo que la parcela seleccionada para la siembra definitiva. El suelo del semillero debemos prepararlo sin terrones ni piedras. Podemos usar una mezcla de tierra, arena y estiércol en igual proporción. Este suelo no debe tener rastrojos ni malezas, debe ser bien mullido, protegido del viento y animales domésticos.
14

Construcción de los bancos Los bancos para semillero de tomate los debemos hacer un mes antes de la siembra. El tamaño de los bancos canteros o eras depende de la cantidad de semilla a cultivar. Un banco de 5 m2 es suficiente para 14 gramos de semilla de tomate. Normalmente construimos bancos de 1 metro de ancho por 25.4 a 35.56 centímetros de alto, el largo depende de la disponibilidad de área. No recomendamos hacer bancos mayores de 40 metros de longitud.

Dependiendo de la clase de suelo, se recomienda que los bancos o surcos queden con una altura de 25.4 a 35.56 centímetros. Se usa la altura más baja en verano y la más alta en invierno. Ya que en verano buscamos como conservar humedad y en invierno eliminar humedad, con el propósito de evitar el desarrollo de enfermedades de plántulas en semillero.
Otra forma de hacer semilleros es utilizar bandejas: Método poco usado. Generalmente se siembran 2 semillas por compartimiento de bandeja; dejando luego una sola planta por compartimiento. Al cabo de 15 a 20 días después de la siembra las plantitas están en condiciones para trasplante a raíz cubierta o con pilón. Otro tipo de semillero es el uso de cartuchos: Los cartuchos los podemos elaborar de papel periódico o de papel de empaque. De una hoja de periódico salen 6 pedazos de 10 cm de ancho por 35 cm de largo, cada uno cortados de manera transversal a la posición normal de lectura. Para formar el cartucho utilicemos un molde (frasco o tubo de 3 cm de diámetro por 10 cm de largo) el papel se envuelve alrededor de éste haciendo un doblez al final. Los cartuchos se llenan de la tierra preparada y se van colocando en el banco de manera uniforme. Generalmente se siembran dos semillas, de las cuales al germinar se selecciona una. Al cabo de 20 a 30 días después de la siembra las plantitas están en condiciones para trasplante a raíz cubierta o con pilón. Debemos tener cuidado al quitar el papel al momento del trasplante. Desinfección o curado del suelo del semillero El semillero debemos desinfectarlo antes de la siembra, así eliminamos enfermedades, insectos y malezas. Podemos usar los siguientes métodos: 1. Podemos aplicar agua hirviendo, 5 galones por m2. Dos o tres días después podemos sembrar la semilla. 2. También podemos agregar cal a la tierra del semillero. Necesitamos media libra de cal por cada metro cuadrado del banco y luego se empapa el suelo con agua hirviendo/m2.

15

Recuento o control de insectos plagas del suelo en semillero GALLINA CIEGA Muchos productores expresan que la gallina ciega es la plaga que más les causa daño y se les hace difícil de controlar. Recordemos que, de las gallinas ciegas dañinas, unas viven un año (de ciclo anual) y otras viven dos años (de ciclo bianual). Conocer este comportamiento nos permite controlar más a la gallina ciega cuando causa mayor daño. Para manejar la gallina ciega debemos realizar lo siguiente: Preparar bien el suelo, tanto del semillero, como el terreno para siembra definitiva. Esta es una buena medida para eliminar los huevos, larvas y pupas. Muchas larvas mueren por acción del arado, otras quedan expuestas al sol y mueren por deshidratación. También se las comen los controladores naturales (avispas, hormigas, gallinas, pájaros, sapos y otros. Cuando las larvas quedan expuestas podemos matarlas manualmente (control mecánico). También podemos recolectar y destruir manualmente los adultos que salen del suelo. Atrapemos los chocorrones adultos para evitar que pongan huevos, bajando así las poblaciones de gallina ciega en el campo. Para atrapar chocorrones adultos podemos poner trampas de luz para atraerlos. Después se colectan y se destruyen manualmente. Apliquemos similares medidas de recuento y control para otras plagas del suelo como: Gusano Cuerudo, Coralillo y Falso Alambre. MOSCA BLANCA Hay muchas clases de moscas blancas, pero la más dañina para el cultivo de tomate es la que conocemos con el nombre de Bemisia tabaci. Son muy pequeñas y tienen las alas blancas. Generalmente se junta una gran cantidad de estas moscas debajo de las hojas. A las crías se les da el nombre de ninfas.

16

Las plantas de tomate se quedan enanas, se ponen amarillentas, con las hojas arrugadas y dan poca o ninguna cosecha. A veces unas pocas moscas son suficientes para arruinar una plantación por completo. Tenemos que aplicar medidas preventivas para evitar que la Mosca Blanca se establezca en el cultivo e infecte microbios en la savia de las plantas, llamados virus, los cuales enferman las plantas produciendo el “crespo”. Los controles culturales y mecánicos o la combinación de éstos, permiten que hagamos un Manejo efectivo y económico.
El punto clave del manejo de mosca blanca en el tomate es en las primeras semanas después de la germinación, por lo que el éxito del semillero depende del manejo de esta plaga, evitando al máximo la infección de las plántulas. Eliminemos rastrojos y las malezas como la llamada “chichibe”, en las cuales se reproduce el insecto. Podemos sembrar barreras vivas o tapavientos de maíz o sorgo, que crezcan tupidos y altos, para evitar que la Mosca Blanca llegue al cultivo arrastradas por el viento. Se pueden sembrar especialmente en los costados del semillero y de la parcela definitiva por el lado que el viento entra con mayor frecuencia. A los cinco días de la siembra en el semillero coloquemos trampas amarillas en el terreno ( estacas de 50 centímetros de largo, envueltas con plástico amarillo). Se impregnan de aceite de motor, número 40, para que las moscas se peguen. Las trampas se ponen intercaladas en los surcos del cultivo, a una distancia de dos metros entre cada una. Cada día se deben limpiar con un trapo y posteriormente pongámosle nuevamente aceite 40. Cuando apliquemos insecticidas procuremos mojar las hojas solamente por la parte de abajo, que es donde viven las moscas junto con las ninfas o crías. La aplicación de insecticidas debe ser supervisada y orientada por un técnico extensionista. Si sembramos tomate en asocio con frijol llegamos a reducir el nivel de ataque hasta en un 50%. Para controlar un brote ya iniciado recomendamos suspender o minimizar las aplicaciones de productos de amplio espectro para conservar los enemigos naturales.

HORMIGAS Las Hormigas: Solenopsis germinata (Hymenoptera: Formicidae), son enemigos naturales de otras plagas, ya que se alimentan de huevos, larvas e insectos pequeños. Pero para el caso del tomate, éstas pueden causar daño ya que también se alimentan de semillas. Las hormigas adultas son de color café rojizo oscuro, se reconocen porque al molestarlas muerden fuertemente.

17

Para el manejo preventivo de este insecto podemos usar semilleros aéreos. Si los semilleros son a nivel del suelo lo mejor es tapar bien la semilla y evitar desenterrarlas con el riego. Si ya existe presencia de daño por hormigas entonces usemos tortilla molida, granos de maíz, sorgo, arroz molido o raspadura de dulce alrededor y encima del semillero hasta la germinación de las plántulas para evitar que éstas ataquen las semillas. También podemos aplicar insecticida directamente al nido o colonia. Manejo de enfermedades en semillero Mal del talluelo (Damping off): Es un complejo de patógenos que atacan las plántulas de tomate en sus primeras etapas. Se unen infestaciones por: Pythium spp., Rhizoctonia spp., Sclerotium spp. Estos patógenos pasan su ciclo inactivo como esporas en el suelo. Las plántulas que superan la etapa de dos o tres hojas sin ser atacadas, generalmente no son susceptibles posteriormente. Para el manejo de estos patógenos podemos hacer las siguientes labores: - Apliquemos ceniza y cal (2 partes de ceniza + 1 parte de cal) en la preparación del suelo para el semillero. - Esterilizar con agua hirviendo o usar la solarización antes de la siembra en semillero. - Usemos semillas tratadas con algún funguicida. Solicitemos orientación de un técnico. - Eliminemos las plántulas infestadas. - Apliquemos cal en el punto donde se quitó la planta enferma y en las plantitas que están alrededor. Nematodo agallador: Meloidogyne spp. Los nematodos, son gusanos microscópicos que se alimentan de la savia de la planta. La enferman causándole marchitez, clorosis, enanismo y reducción en cantidad y calidad de frutos. Se caracteriza por que forman nudos o bolitas en las raíces de las plantas de tomate, así como en las raíces de otros cultivos. Los nematodos se chupan los alimentos que les permiten desarrollar a las plantas. Para saber si en un suelo para semillero hay nemátodos, sembremos en distintas partes del semillero algunas semillas de tomate. Les damos un tiempo como de 20 días y luego arrancamos las matitas con todo cuidado. Revisamos las raíces y si no tienen pelotitas, la tierra que estamos usando no tiene nematodos y es buena para el semillero. Para prevenir la presencia de nemátodos: Esterilicemos el semillero con agua hirviendo o con solarización. Después de la cosecha de tomate, arranquemos las matas con todo y raíz para sacarlas de la plantación, quemarlas o exponerlas al sol para matar los nemátodos. Revisemos las raíces de las malezas que se encuentran en la parcela, para ver si tienen pelotitas. Hagamos un buen control de malezas. Tengamos mucho cuidado si utilizamos productos químicos para combatir nematodos, porque son muy venenosos para las personas y para los animales.

18

Fertilización La fertilización del semillero podemos realizarla al momento que preparemos los bancos. Para buenos resultados apliquemos de 4 a 8 libras por metro cuadrado de abono orgánico de origen animal bien descompuesto, de forma incorporada, antes de la siembra, más 1 onza de triple superfosfato. También podemos usar 2 a 3 onzas por metro cuadrado de fertilizantes 15-15-15 ó 12-24-12. Al formarse la segunda hoja verdadera, recomendamos aplicar 1 onza de sulfato de amonio o urea por metro cuadrado de semillero.

El estiércol que más se usa para preparar abono orgánico es el de gallina o gallinaza, pero también sirve el de vaca. El estiércol debe estar bien descompuesto y no fresco.
3. Prácticas agronómicas de mantenimiento y control del semillero de tomate Densidad y siembra en el semillero Es importante que en el semillero la siembra no sea muy densa. Recomendamos sembrar en hileras a lo ancho del banco o era, a 10-12 centímetros de distancia entre cada hilera y de 0.5 a 1 cm de profundidad, colocando la semilla a chorrillo ralo. Previamente debemos haber hecho la prueba de germinación para que aseguremos la viabilidad de la semilla. Tapado con zacate u hojas de musaceas Inmediatamente después de la siembra cubramos el banco con zacate cortado, para mantener la humedad del suelo y evitar que el salpique del agua de riego o lluvia saque la semilla. La semilla emerge a los 4-7 días, momento en que debemos destapar (quitar el material con que tapamos). Tapado de semillero con tela o malla Podemos elegir telas de algodón (telas de mosquitero, telas que se usan para tapar tabaco que son las más baratas) o las de nylon con orificios no mayores de 2 milímetros, Para colocar la tela o malla sobre el banco, enterramos estacas de dos pulgadas de grosor a un metro de distancia entre ellas, dejando una altura de 30 y 45 centímetros del suelo. Luego se entretejen con manila de nylon en la parte superior a la cual se pone un pedazo de plástico para que no dañe la tela, se forma una especie de esqueleto. Una vez germinado el tomate se procede al tapado con malla. Para efectuar labores de control de malezas es necesario quitar la tela.

19

Riego En semillero debemos hacer riegos suaves desde la siembra hasta la emergencia de las plántulas, la humedad del suelo no debe ser menor al 70% de la capacidad de campo. En zonas frescas debemos aplicar un riego diario y en las secas y calientes dos riegos –uno por la mañana y otro por la tarde-. Después de emergidas las plántulas y hasta la formación de las primeras hojas verdaderas, debemos aplicar riegos frecuentes, pero en horas de la mañana temprano. Control de malezas en semillero En la primera etapa de crecimiento las malezas compiten desfavorablemente con el cultivo de tomate, por lo que debemos controlarlas eficazmente. Las podemos controlar manualmente. Una buena preparación del suelo del semillero, es , en la mayoría de los casos, suficiente para que obtengamos buenos resultados en el manejo de las malezas en esta etapa. La aplicación de herbicidas no se recomienda, ya que esto aumenta los costos de producción.

Limpieza de herramientas Debemos limpiar todas las herramientas que usemos en las labores del cultivo, no deben tener tierra pegada, cuando se realicen diferentes labores de un lugar a otro. Con esto se evita que las plagas del suelo (nematodos) se pasen al cultivo.

20

Manejo integrado en la etapa de transplante de tomate
Etapa Transplante Labores Manejo Integrado del Cultivo Cuándo y cómo transplantar; densidad de siembra, sistemas de siembra, fertilización.

Cuándo y cómo transplantar.
Si es de secano, la época de siembra más adecuada es cuando el invierno ya esté establecido, mejor por la tarde para que el sol no las marchite. También recordemos no sembrar tomate en siembras seguidas o escalonadas, para evitar la pronta llegada de las plagas. Si se trata de evitar la enfermedad conocida como marchitez bacterial del tomate, es preferible que lo sembremos en época de poca lluvia y de clima fresco. Las plántulas están listas para trasplante entre los 15 a 20 días para zonas bajas y a los 30 días para zonas altas y frescas. En este tiempo habrán alcanzado entre 15 a 20 cm de altura, tendrán tallos cortos y gruesos, flexibilidad y hojas bien desarrolladas.

¿Cómo realizamos un buen transplante?
En el transplante procuremos sembrar las plantas más fuertes y sanas. Los principales cuidados que debemos tener en el transplante son: 1) Antes del trasplante (3 ó 4 días), es conveniente suspender los riegos en el semillero, para el fortalecimiento de las plantas, pero es necesario regar unas 4 horas antes de iniciar el trasplante para facilitar el arranque de las plántulas. 2) El terreno lo debemos regar a capacidad de campo. 3) Hagamos el trasplante en las horas de la tarde o en día nublado. 4) Evitemos causar daño a la raíz. 5) No arranquemos las plántulas o plantitas sin terrón o pilón, o sea con las raíces desnudas ya que se resienten bastante. 6) No les causemos heridas a las plántulas, ya que facilitan la infección por bacterias y hongos. 7) No fumemos mientras transplantamos, porque se les pueden pasar a las plántulas el virus del mosaico del tomate. Con frecuencia este virus está en los cigarrillos y en los puros.

21

8) Antes de comenzar los trabajos para el transplante tenemos que lavarnos las manos con agua y jabón, para evitar la propagación de bacterias y virus. 9) Si las plantitas ya transplantadas presentan alguna enfermedad producida por bacterias, procuremos no caminar por el sembrado cuando el suelo esté mojado por el rocío, el riego o la lluvia.

Densidad de Siembra

¿Qué cantidad de plantas de tomate sembrar?
Recordemos que: La densidad es la cantidad de plantas que sembramos en una parcela.

La población o densidad de plantas para las variedades de tomate cultivadas se encuentra entre 11,000 a 23,000 plantas por manzana.
Cada variedad tiene su distancia y densidad de siembra definida: Las industriales: debemos sembrarlas más densas. Las semi-industriales: como VC-82 y PETO 98 las sembramos a densidad intermedia. Las de mesa: tenemos que sembrarlas en baja densidad, ya que tienen mayor número de hojas y de mayor tamaño, por lo que estando muy tupidas o densas se impide la aireación de la planta.

Recordemos que, si se mantiene muchas plantas (siembra tupida) y no se hace RALEO, tendremos plantas débiles por competencia y puede inducirce a que aparezcan enfermedades como los tizones, así como las que producen manchas en las hojas del cultivo. Sistemas de siembra
Para sembrar debemos hacer las hileras paralelas a las curvas de nivel del terreno para así realizar un riego correcto. Deben estar orientadas en la dirección de los vientos, para que facilitemos la ventilación de las plantas y evitemos la caída de las plantas (con tutores o no). Las hileras las podemos realizar utilizando animales o al espeque sobre una línea señalada por una cuerda. Con espeque queda mejor porque la planta queda vertical, la raíz busca normal hacia abajo y no es necesario aporcar. También pueden realizarse hileras con equipos adaptados a tractores en áreas grandes. Existen dos sistemas de plantación bastante utilizados: el de camellones y el de camas. Estos están determinados por la variedad usada y el destino del producto. 22

Siembra definitiva en camellones:
Para este construimos camellones separados de 75 a 90 cm. entre sí, colocando una hilera de plantas sobre el camellón a una distancia de 30 a 45 cm entre planta y planta, obteniendo una población aproximada de 17,350 a 31,000 plantas por manzana. Para la industria se utilizan mayores poblaciones.

Siembra definitiva en camas o eras:
Con este sistema construimos canteros de 1.5 metros entre sí, quedando una cama útil de siembra de 1.60 a 1.80 metros de ancho. Sobre la cama colocamos 2 hileras de plantas separadas a 60 cm entre si y de 15 a 20 cm entre planta y planta; obteniendo una población de 20,800 a 31,200 plantas por manzana.

Fertilización en la etapa de trasplante
En el primer período vegetativo la planta utiliza muy pocos nutrientes del suelo. El tomate responde bien a los abonos orgánicos y a los minerales. En los suelos fértiles se pueden obtener altos rendimientos con sólo aplicaciones de abono mineral; sin embargo, en los de baja fertilidad debemos aplicar tanto abonos orgánicos como minerales, para que evitemos que los rendimientos se reduzcan. Los nutrimentos principales que necesitamos reforzar en los suelos son: Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc, cobre, boro y azufre. Las fórmulas completas más usadas son: 15-15-15, 12-24-12 y 10-30-10. La más recomendada es fosfato de amonio de 2 a 6 qq/mz antes de la siembra definitiva (dependiendo del número de plantas por manzana, más 2 a 4 qq de fertilizante completo 12-30-10, elementos menores. Y realizar de 2 a 3 aplicaciones de fertilizante foliar (Super Green, Wuxal o Bayfolán). La forma de aplicación del fertilizante más recomendable es en bandas paralelas a las hileras de siembra o trasplante, a 7-10 cm. Por medio del análisis o examen del suelo se Cuando a las plantas se les puede saber qué cantidades de abono orgánico, aplica demasiado nutrimento se de cal o de fertilizantes químicos se le deben pueden intoxicar. poner al suelo. Algunos productores indican que la aplicación de fertilizantes en solución al momento de trasplantar el tomate puede aumentar significativamente el rendimiento de las primeras recolecciones, aunque no la producción total. Buenos resultados tempranos y totales, se han obtenido, aplicando un fertilizante soluble a razón de 125 cc por planta al momento del trasplante. En el comercio se venden fórmulas completas de materiales inmediatamente solubles para usar a razón de 1.4 kg por 200 litros de agua (1 barril). 23

Manejo integrado en la etapa de desarrollo vegetativo
Etapa Desarrollo vegetativo Labores Manejo Integrado del Cultivo Desarrollo vegetativo, agua y riego; labores culturales; plagas recuento y control; enfermedades y su control; manejo de malezas y fertilización.

Desarrollo vegetativo
La diversidad de cultivares también los podemos diferenciar por la duración de su ciclo vegetativo en: PRECOCES aquellos con duración de 90 a 110 días. SEMIPRECOCES con duración de 110 a 120 días TARDIOS con 120 a 130 días.

Agua y riego
El agua es muy importante para el desarrollo de las plantas. El agua disuelve los nutrimentos del suelo para que sean tomados por las plantas. Para el cultivo de tomate es favorable el riego por gravedad. En donde el agua se distribuye entre las plantas por medio de canales o con el uso de mangueras con orificios. Debemos preparar el terreno con suficiente inclinación para que el agua no forme charcos y se facilite el escurrimiento por toda la plantación, controlando el deslave y pérdidas por escurrimiento. En nuestro país, la frecuencia de riego a partir del trasplante varía de 4 a 8 días, dependiendo de la textura del suelo, lo que representa un total de 10 a 20 riegos hasta el final del ciclo vegetativo.

Buenas cosechas se obtienen cuando la zona radical del tomate (50-80 cm), la humedad del suelo se mantiene al 70-80% de la capacidad de campo. La humedad excesiva provoca la rajadura de los frutos, baja sus cualidades gustativas y las plantas se tornan más susceptibles al ataque de enfermedades. Tampoco les debe faltar agua a las plantas por mucho tiempo; la insuficiencia de humedad hace que el follaje sea poco desarrollado, los frutos pequeños y de baja calidad comercial. El riego aéreo causa salpique en el suelo y exceso de humedad en el cultivo. Bajo condiciones climáticas tropicales, el tomate necesita 500 mm de agua con bajas poblaciones y 800 mm de agua con altas poblaciones en tomate industrial, desde el trasplante hasta la cosecha. Cantidad distribuida en 2.5 a 3 meses. Cuando se presenta ausencia total de lluvias es necesario que efectuemos de 2 a 22 riegos al mes.
24

Labores culturales
En el cultivo de tomate podemos realizar algunas labores culturales que dan beneficios al cultivo, recordemos las siguientes: Los tutores y amarre Generalmente se tutorea sólo el tomate de mesa, pero muchas veces es aconsejable hacerlo también con los tipos industriales. Si son variedades de crecimiento determinado y bien rectas y no necesitan soporte alguno. El primer amarre se hace cuando las plantas tienen 15 a 20 cm de altura. Se hace un amarre flojo en el ángulo formado entre las hojas y el tallo. Generalmente se requieren 3 a 4 amarres por cosecha. Hay tutores de diferentes formas: -estacas individuales Las estacas son maderos en forma de cuña, de 4 cm de diámetro y una altura de 1.50 m. Clavadas a 6 a 8 cm al pie de cada plantas. -colgado Se construye una armazón colocando estacas gruesas en los extremos de cada surco y se colocan estacas más delgadas cada 4-5 m a lo largo de los surcos. Se tensa un alambre calibre 14 ó 16 a 120-140 cm de altura, al cual se amarran cabuyas o cordeles de propileno a las distancias que las plantas requieran, se hacen amarres periódicos a medida que la planta crece. -espaldera Se colocan estacas de 1.5 m de alto cada 3 ó 4 m. se tensa un cordel de propileno o alambre a los 40 cm. encajonando las plantas. Dependiendo del tamaño de la planta se colocan de 2 a 4 cordeles cada 30 cm a partir del primer cordel. Las plantas se van acomodando manteniéndolas verticales. -caballete Se construye colocando estacas de 1.5 m de alto cada 3 ó 4 m a lo largo del surco, cada par de estacas de surcos vecinos se unen en la parte superior formando una V invertida unidas en la parte superior por una vara formando un caballete. Dependiendo de la planta se tensan cordeles de nylon o alambre cada 40 cm. Las plantas quedan encima y se amarran. El uso de tutores presenta las siguientes ventajas: La madurez inicia más temprano y los frutos son más grandes y limpios. El período de recolección es más largo y se realiza fácilmente. Existe posibilidad de tener una densidad mayor y probablemente mayor rendimiento. La calidad de los frutos tiende a ser mejor.

25

Los frutos no hacen contacto con el suelo, lo que evita en gran parte el daño de los mismos a causa de diversas enfermedades. Permite una mejor aireación del cultivo. Facilita las operaciones de control. Aporque Controla el crecimiento de malas hierbas y ayudar a que las plantas echen raíces laterales en los nudos inferiores del tallo, que aumentan la capacidad de absorción de agua y nutrientes del suelo, si se realiza bien y no dañamos las raíces. Las podas Son cortes que realizamos para escoger los mejores tallos 1 ó 2. Eliminamos las yemas o hijos que nacen de las axilas de las hojas, una vez que alcanzan de 5 a 10 cm (se denomina deshije, desbrote o despunte) cada 7 a 10 días. Esta práctica se aplica más al tomate de mesa. Si se realiza el deshije cuando éstos están muy desarrollados, la planta resulta afectada debido a que el equilibrio entre el sistema radical y el foliar sufre un trastorno brusco y los frutos pueden quedar expuestos a las quemaduras del sol. También el deshije lo debemos hacer en tiempo soleado y no lluvioso, por ataques de enfermedades. Esta práctica aumenta la luz y disminuye la humedad. Se ha demostrado que una defoliación entre 25 y 50% antes de plena floración, no reduce el rendimiento final.

Manejo de malezas
Las mejores prácticas para controlar las malezas son los aporques, el cuidado con la densidad de las siembras y la rotación de cultivos. Generalmente se necesitan tres deshierbes, dependiendo de la abundancia y tipo de maleza.

-La primera la realizamos alrededor de las tres semanas después del trasplante, -la segunda a los 45 días después del trasplante, cuando los frutos comienzan a cuajar, -la última durante la producción. -Si la plantación es grande y se usa herbicidas, se recomienda remover el suelo lo menos posible para no afectar las raíces de las plantas.

26

Plagas del cultivo de tomate y su control.
En la etapa de desarrollo vegetativo el cultivo de tomate puede ser afectado por varios insectos plagas. Los más importantes son mosca blanca y cortadores de plantas.

Mosca Blanca
En la etapa de desarrollo vegetativo la incidencia de mosca blanca es de importancia hasta 45 días después del trasplante (ddt) donde empieza la floración y ya no es atraída por el cultivo. Para saber cuánta mosca blanca tenemos en el cultivo debemos hacer recuentos utilizando el método de muestreo en cinco estaciones fijas en la plantación (como se describe en la sección siguiente).

Cortadores de plantas:
Coralillo ( Elasmopalpus lignosellus Zeller - Lepidoptera: Pyralidae) Es conocido como barrenador-taladrador o gusano saltarín. El adulto de coralillo en una palomilla, las alas de las hembras son de color negro, mientras que las del macho son de color café claro y puntos oscuros. Las larvas son de color verde pálido con bandas transversales oscuras, inicialmente se alimentan de tallos y hojas y después perforan los tallos muy cerca de la superficie o ligeramente debajo de ésta, dejando una telaraña con granos de suelo y excrementos en el orificio de entrada. Estas provocan marchitez, desarrollo retardado o muerte (plantas quebradas) La siembra de leguminosas de cobertura, la utilización de obras de conservación de suelos y agua ayudan a preservar la humedad en el suelo, disminuyendo las poblaciones de esta plaga, que prefiere los suelos secos y desnudos para poner sus huevos.

Recuento o muestreo de plagas en el follaje del tomate.
Recordemos cómo muestrear plagas: Escogemos cinco lugares o “estaciones” de la plantación, bien distribuidos, como se aprecia en el dibujo.

Cada estación debe tener 10 matas de tomate, a cada planta se le revisa la hoja más alta que esté bien abierta (como la que marcamos con una flecha en este dibujo).

27

ADVERTENCIA.......Si las plagas alcanzan los umbrales de invasión dañinos y se decide el uso de plaguicidas como última alternativa, entonces debemos: ³ Solicitar la asesoría de un técnico extensionista. ³ Asegurar el uso de plaguicidas en el momento apropiado. ³ No aplicar cantidades más de lo indispensable.

Control de enfermedades del cultivo de tomate
El cultivo de tomate en Nicaragua es atacado principalmente por dos enfermedades: Tizón temprano, tizón tardío y Mancha bacteriana.

Tizón Temprano
Enfermedad del tomate causada por el hongo de nombre técnico Alternaria solani. Se conoce también como fuego. Aparece en las hojas en forma de manchas circulares de más o menos 1.5 cm, rodeadas por bordes de color amarillento. Las hojas se ponen amarillas, secas y oscuras. Cuando afecta tallos y frutos, éstos presentan manchas hundidas y de coloración oscura. El tizón temprano puede ocasionarles la muerte a las plantas de tomate pequeñas. Esta enfermedad inicia en las hojas bajeras y la diseminación del hongo es favorecida por el viento y heridas causadas por daños físicos o de insectos.
El hongo del tizón temprano no solo ataca el tomate sino también el chile, la berenjena, y la papa. Todas estas plantas pueden servirle al hongo para que viva en ellas. Por eso les llamamos hospederas.

Tizón Tardío
Enfermedad también de importancia, debido a los altos costos para su control y por su agresividad. Es causada por el hongo Phytophthora infestans (Montagne) de Bary. En las hojas los síntomas los vemos en forma de manchas acuosas, las cuales inician en las puntas o los bordes de las hojas. Puede destruir totalmente la planta en muy poco tiempo. Afecta a los frutos después, formando manchas verde grisáceo que pueden llegar a cubrirlo en forma total.
En las zonas altas de Nicaragua afecta mayormente pues presentan condiciones óptimas para su desarrollo. Este hongo ataca también las siembras de papa.

28

Mancha Bacteriana
Se presenta con menos frecuencia, pero en ciertos casos causa daños muy severos al cultivo del tomate. Es causada por la bacteria Xanthomonas campestris. Este patógeno puede causar daños considerables a hojas y tallos especialmente en plántulas recién trasplantadas. Sin embargo el daño más importante es sobre los frutos. Las principales formas de prevención y manejo de estas enfermedades son: Usemos semilla libre de patógenos. Realicemos una buena distancia de siembra. Rotación apropiada de cultivos. Sembremos tomate, chile, papa y berenjena en el mismo terreno sólo cada 2 años. No transplantemos en un terreno infestado por estas enfermedades. Destruyamos los rastrojos de la plantación de tomate. Usemos variedades de tomate resistentes al ataque de los hongos que producen estas enfermedades. Apliquemos abono orgánico y cal al terreno si le hacen falta. Realicemos las labores culturales del cultivo: poda, tutores, aporca.

Manejo de malezas
La época crítica de competencia con malezas en la etapa vegetativa, estimada para el tomate de trasplante, ha sido entre los 35 y los 70 días después del trasplante.

Efectuemos el primer deshierbe 15 días después del trasplante; el segundo lo realizamos a los 40 ó 45 días. En áreas de 0.5 a 3 mz. podemos hacer el control de malezas manualmente, con ayuda de azadones y machetes.

También podemos usar cultivadoras de tracción animal (INTA/FOMENTA). Con el control mecánico debemos tener cuidado, sobre todo en suelos de laderas, ya que podemos provocar la pérdida de grandes cantidades de suelo superficial.

29

Fertilización durante el desarrollo vegetativo

La planta de tomate extrae mayormente potasio del suelo, siguiendo en cantidad el nitrógeno, fósforo y calcio; aunque el rendimiento está influenciado fuertemente por el uso eficaz del nitrógeno. En el desarrollo vegetativo se aplican las mismas fórmulas completas, usando cantidades de acuerdo al tipo de suelo y nivel de desarrollo de las plantas. Toda aplicación debe hacerse antes de la fructificación o maduración de los frutos.

Nitrógeno:
En tomate, si se aplica poco nitrógeno se produce un florecimiento tardío, disminución en el peso de los frutos, el follaje se torna verde pálido o amarillo. El exceso de este elemento da un excesivo desarrollo vegetativo, frutos huecos y livianos, con poco jugo y pocas semillas y se favorece la aparición de las enfermedades llamadas tizón temprano del tomate y la pudrición del fruto.

Fósforo:
Aplicación conjunta con el nitrógeno. La falta de fósforo disminuye la absorción de nitrógeno. Los síntomas característicos de la deficiencia de fósforo son la coloración rojiza o púrpura en la parte dorsal de las hojas (nervaduras), reducción de la floración y fructificación.

Potasio:
La carencia de potasio en el tomate se advierte en el cese del crecimiento de los tallos, hasta que seca la planta. El potasio es importante en la cantidad de azúcares que acumula el fruto. Al igual que el fósforo, ayuda a aumentar la cantidad de materia seca y vitamina C.

Calcio:
Su deficiencia puede provocar el marchitamiento de la planta. Grandes cantidades de potasio y sales amoniacales en el suelo obstaculizan la absorción de calcio. 30

Manejo integrado en la etapa reproductiva
Etapa Reproductiva Labores Manejo Integrado del Cultivo –MICFloración, fructificación, recuento y control de plagas, enfermedades.

Floración.
Generalmente la floración comienza a los 45 días después del trasplante. En las variedades de porte bajo y de crecimiento determinado, el primer racimo floral se forma en la quinta o sexta hoja, y los siguientes cada 2-3 hojas, lo que hace que tales variedades sean lentas. La deficiencia de riego en la etapa de floración resulta en “culillo negro” o frutos con pudrición apical.

Fructificación.
Las variedades de porte bajo y determinadas fructifican en períodos diferentes, por esto la cosecha no puede realizarse en una sola pasada, lo que ocasiona mayor uso de mano de obra y mayores riesgos de ataques de plagas y enfermedades. Los frutos pueden ser de formas variadas. Sin embargo, los de superficie lisa y de mayor tamaño tienen mayor importancia económica. De igual manera la coloración roja de los frutos tiene mayor aceptación. Los frutos varían en producirse dependiendo del tipo de cultivar según su ciclo vegetativo: PRECOCES producen sus primeros frutos entre los 65 y 85 días después del trasplante. SEMIPRECOSES los frutos comienzan entre los 75 y 90 días. TARDIOS producen los frutos entre los 85 a 100 días después del trasplante. En Nicaragua se cultivan tomates del tipo mesa e industrial, el consumo de este último es muy grande como tomate fresco porque se conserva mayor tiempo. En tomate industrial el riego se suspende de 25 a 30 días antes del corte, cuando han madurado el 20% de los frutos. 31

En el caso de variedades de crecimiento indeterminado, que requieren varias recolecciones, se debe seguir regando, ya que de lo contrario se reducen los rendimientos y aumenta el número de frutos afectados por pudrición apical negra.

Control de plagas en la etapa reproductiva
En esta etapa el cultivo de tomate puede ser afectado principalmente por: Gusanos del fruto.

Gusano Helicoverpa zea
(Lepidoptera: Noctuidae)

Spodoptera sunia, Spodoptera exigua
Se conoce como gusano elotero, gusano del fruto de tomate. Los adultos son mariposas con alas de color verde pálido a castaño con marcas transversales más oscuras. Varían de color entre verde claro, amarillo y castaño oscuro, pardo a casi negro; lleva una doble línea dorsal a lo largo de todo el cuerpo, puntos negros y pelos. Se alimentan de las hojas, pero a medida que crecen comienzan a alimentarse de los frutos; permitiendo la entrada de patógenos, bacterias u otros insectos y organismos que provocan pudrición. Para su control debemos hacer recuentos con el método establecido, que mostramos en esta sección.

Complejo Spodoptera
Los conocemos como gusanos soldados; todos atacan al tomate, con preferencia al follaje y los frutos. Los adultos son mariposas de color castaño y alas traseras blancas. Las larvas presentan bandas de color oscuro a lo largo del cuerpo y algunas tienen diseños de manchas triangulares. Para el manejo de esta plaga se debe conocer primero el nivel poblacional haciendo recuentos con el método establecido. Y se usan las mismas medidas de control.

Gusano alfiler: Keiferia Iycopersicella
(Lepidoptera: Gelechiidae) Se piensa que este insecto es una plaga secundaria, cuyos brote son provocados por el uso excesivo de productos químicos de alta toxicidad a sus enemigos naturales y también como consecuencia de dejar frutos y plantas dispersos en el campo después de las cosechas. Los adultos son pequeñas palomillas o polillas de color gris. Son más activas en la noche. Las larvas son verde pálido o rosado al inicio, luego se tornan de color grisáceo con manchas púrpuras. Dañan las hojas formando minas reduciendo el área de fotosíntesis y favoreciendo la entrada de patógenos. En los últimos estadíos perforan los frutos. Las medidas preventivas para el manejo de esta plaga son: La higiene en el campo y también se recomienda la limpieza de los utensilios usados para la cosecha. 32

Gusano cachón: Manduca sexta
Protoparce sexta (Lepidoptera: Sphingidae)
Lo conocemos como gusano cachudo, cornudo o gusano del tabaco o tomate. El adulto es una mariposa con alas delanteras de color café y el abdomen de color gris-negro con parches amarillos o barras. La larva es de color verde a verde gris con 7 rayas oblicuas blancas laterales y un cuerpo posterior que inicialmente es verde y luego rojo púrpura. Se alimentan indiscriminadamente de las hojas, tallos y frutos. Generalmente las poblaciones de esta plaga son controladas por los enemigos naturales y el control de los otros tipos de gusanos.

Recuento y control de plagas en la etapa reproductiva
Cuando la plantación ya tiene frutos, el muestreo es diferente. Debemos revisar un fruto de las 10 plantas en las 5 estaciones escogidas. Podemos usar las mismas estaciones marcadas para mosca blanca. Revisar la hoja trifoliada superior o botón floral superior, buscando huevos solos o larvas solas. La revisión de los frutos, la hacemos en los frutos de 1 pulgada de un lado hasta el otro. Si no hay frutos de ese tamaño, se escogen los más pequeños que sea posible encontrar.

Los umbrales establecidos para estas plagas son:
Si la siembra todavía no había dado frutos, y al hacer el muestreo en las 50 plantas, encontramos siete huevos solos o 7 larvas solas (Helicoverpa), o dos masas de huevos o masas de larvas recién eclosionadas (Complejo Spodoptera). Cuando la plantación tiene flores, y tres frutos (pequeños) presentan un daño reciente, también debe aplicarse el insecticida.

El insecticida que debemos usar es el que se fabrica con microbios de los que se llaman bacterias. Se consigue con diferentes nombres: Dipel o Larvo-Bt. No perjudica a las personas y al medio ambiente. Pero se tiene que aplicar en una mezcla con la mitad de dosis de un insecticida corriente; por lo que se debe solicitar la ayuda del técnico.

33

¿Cómo manejamos los gusanos del fruto?
Rotemos cultivos diversos que no sean hospederos de las misma s plagas. Después de tomate, sembremos maíz, sorgo o arroz. Después soya o frijol, para que aumente la cantidad de nitrógeno para uso de las plantas. Sembremos cultivos trampa, para atraer a ellos estas plagas y que causen menos daño, como bledo o portulaca. Realicemos muestreo de las plagas con mucha frecuencia, desde que hay flores, para ir eliminando huevecillos , larvas y gusanos y evitar que se desarrollen en gran número. No dejemos que invadan y tengamos que aplicar insecticidas químicos. Mantengamos el terreno libre de malezas. No dejemos frutos residuos de cosecha y restos de plantas en el campo (destruirlos, quemarlos o enterrarlos). Esta medida es básica para el Gusano alfiler y el Gusano cachón. Es recomendable la limpieza de los utensilios usados para la cosecha. El uso de Bacillus thuringiensis o extracto de Nim (torta de Neem) 25 gramos por litro de agua, ha dado buenos resultados en el manejo de Helicoverpa. También podemos usar B. thuringiensis. En Nicaragua se han realizado liberaciones del parasitoide de huevos Trichogramma spp con bastante éxito en el control de Helicoverpa. Para el complejo Spodoptera se pueden usar estos anteriores y otros parasitoides de huevos como Nomuraea rileyi y Beauveria bassiana; también depredadores como avispas y el uso de VPN (Virus de Poliedrosis Nuclear). Para el Gusano cachón los enemigos naturales de mayor ocurrencia son parasitoides de huevo como Telenomus, Trichogramma, parasitoides de larvas como Apanteles, depredadores larvales como Polystes. Solicitemos la orientación de un técnico.

Control de enfermedades en la etapa reproductiva
En esta etapa los frutos de tomate se ven afectados principalmente por las enfermedades: Mancha bacteriana y Culillo negro o necrosis apical. Mancha bacreriana: Los frutos son susceptibles a esta en las primeras etapas de crecimiento, se observan manchas acuosas con un halo blanco verduzco, que luego se vuelven oscuras y hundidas, y la superficie se torna áspera. Culillo negro o necrosis apical: Está relacionada a una falta de calcio a nivel de fruto, observándose pudrición en el extremo apical. Se presenta menos en plantíos con sistema de riego por goteo. Las variedades alargadas son más susceptibles que las de forma redonda. En terrenos donde se ha presentado ésta, apliquemos cal antes de la floración al pie de la planta, a razón de 150-200 lb/mz. 34

Manejo integrado en etapas de cosecha y postcosecha
Postcosecha Manejo durante la cosecha del tomate, empaque, almacenamiento, enfermedades.

Manejo durante la cosecha del tomate.
El cultivo de tomate se cosecha alrededor de 70-160 días después del transplante dependiendo de la variedad. Antes de la recolección el plantío debemos haber realizado deshierbe, puesto que, aunque las malezas que germinan tarde no representan ningún peligro para el cultivo, sí dificultan las labores de recolección y pueden provocar pérdidas de fruto por un mayor incidencia de enfermedades. El deterioro del tomate es un proceso que se presenta a gran velocidad, debido principalmente a su elevado contenido de agua y que el tomate continúa vivo después de separado de la planta. En el deterioro influyen la madurez, los daños físicos y la presencia de microorganismos u otros agentes patógenos. Muchas de las pérdidas en el cultivo de tomate se presenta en la cosecha, por esto es importante que realicemos las labores en forma adecuada. En nuestro país, tanto el tomate para industria como para consumo fresco los cosechamos en forma manual, este procedimiento daña en cierto grado a los frutos, por lo que tenemos que minimizar los daños. La cosecha la debemos realizar cuando los frutos varían de coloración, cuando el ápice del fruto inicia cambio de coloración verde claro a color amarillo o rosado. La primera cosecha la realizamos cuando el 80% de los frutos están maduros. Si vemos que hay alta incidencia de infecciones por hongos, debemos restringir los riesgos y realizar la cosecha cuando el 60% de los frutos estén maduros. Una segunda cosecha la podemos hacer en un plazo de 15 a 30 días después de la primera; y así subsecuentemente una tercera cosecha, dependiendo del cultivar y de las condiciones climáticas.

Empaque.
Normalmente, los tomates cosechados los colocamos en cajas plásticas o de madera, con un peso aproximado a los 25 kilos. Lo transportamos para las industrias o mercados en las propias cajas o al granel en camiones. El producto lo podemos clasificar por color (dos o tres categorías) o por tamaño, dependiendo del mercado a que lo destinamos. Esta labor se recomienda hacer en las propias parcelas productoras. Debemos eliminar los frutos que presenten daños. En su manipulación debemos evitar que el producto sufra golpes, cortes o heridas, ya que esto desmerece su calidad.

35

Las pérdidas post-cosecha del tomate son un grave problema, que afecta su disponibilidad y calidad. Su prevención depende de la participación de todos los involucrados (productores, empacadores, transportistas, procesadores y comerciantes) con mejorar la comunicación y la coordinación. Un ejemplo de esto es el cambio de canasto por cajilla de madera y luego por cajilla plástica, para un mejor manejo del tomate desde la cosecha hasta la comercialización.

Almacenamiento.
Generalmente, los cultivos para mercado fresco son realizados en las proximidades de las ciudades no existiendo necesidad de almacenamiento del producto por períodos prolongados ni uso de refrigeración. A los tomates se les puede quitar la ramita que los sostiene en la mata y esto no ocasiona problemas de pudrición por bacterias. Si el producto lo tenemos que almacenar por largo período, entonces, para evitar que los tomates se pudran, rápidamente tenemos que almacenarlos en refrigeración. El pre-enfriado de los frutos se realiza por aire forzado o hidroenfriado. , entre 12 – 21 oC durante 24 horas como mínimo.

Las condiciones de almacenamiento temporario son:
Frutos verde- maduro: Parcialmente maduros: Maduros: Humedad relativa: 12.8 - 15.6 oC 10.0 - 12.0 oC 7.0 - 10.0 oC 90 - 95 %

Manejo de enfermedades post-cosecha
La enfermedad de almacenamiento más grave es la antracnosis o pudrición de madurez, causada por Colletotrichum phomoides. Afecta a los tomates para enlatar, se inicia con lesiones pequeñas en la piel y termina como una pudrición acuosa. También otros hongos pueden ocasionar pudrición de los frutos, éstos pueden estar presentes en el fruto verde mucho antes que se haga visible la pudrición; la infección máxima ocurre a temperaturas elevadas (30 a 35 oC) y con humedad relativa bastante alta (90%). Un método de prevención son baños con sustancias químicas, entre ellas se encuentran el Cloruro de Calcio al 1% o el Cloro, 0.45 kg de Bórax en 10 litros de agua, Polisulfuro de sodio (un litro en 150 litros de agua); se agrega un agente humectante como jabón o detergente, asegurando una cobertura uniforme. La mayor parte de estos tratamientos en baños, no dejan residuos después del lavado con agua. Para producción de semilla debemos aprender más técnicas de postcosecha, dado a que su manejo es de mayor cuidado. Esperamos poder producir información sobre este tema en una próxima cartilla.

36

Algunos plaguicidas de uso frecuente
Nombre comercial Nombre genérico Porqué no debemos usarlos Toxicidad aguda
Muy baja

Daños crónicos
Negativo

Daños ambientales
Toxicidad mediana a crustáceos Toxicidad alta a peces Toxicidad alta peces y crustáceos Tóxico extremo peces y crustáceos Tóxico extremo peces y crustáceos Tóxico extremo peces y crustáceos

DIPEL BASAMID o VAPAM MANEB

Bacillus thuringiensis

Dazomet

Ligeramente peligroso Corrosiva ocular alergénico positivo

Negativos

Maneb

Metabolito oncogénico, teratogénico Cáncer en animales

MANCOZEB

Mancozeb

Alergénico positivo

CLOROTALONIL

Clorotalonil

Corrosivo ocular y alergénico positivo Extremadamente peligroso (Intoxicación) Baja Ligeramente peligroso Irritante y alergénico

Probable carcinógeno

COUNTER

Terbufós

Neurotóxico positivo

VITAVAX

Carboxin

Negativo Neurotóxico, teratogénico, metabolito cancerígeno Teratogénico

Tóxico extremo para peces y algas Tóxico extremo para peces y crustáceos Tóxico extremo para peces y crustáceos

THIRAM

Tiram

CARBENDAZIM

carbendazim

Alta

PREVICUR

Propamocarb

Baja

No determinado

Ligera toxicidad

RIDOMIL

Metalaxil

Ligeramente peligroso

Negativo

Ligera

Fuente: Manual de Plaguicidas. Guía para América Latina. Segunda edición, IRET, EUNA, OPS, 1999.

37

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->