Está en la página 1de 7

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Nº 936 del 7 de Mayo de 1958

ALEGRIA Y FELICIDAD
ANIVERSARIO DE SILVIA 17/3/2011 Silvia y Merçè de Centre Omraam vendiendo libros en la calle - fiesta de San Jordi

Pensamiento del Maestro Petar Deunov. ¿Qué diríais vosotros de las personas tristes? ¿Quién está triste? El que estudia. Cuando estudia, el hombre se queja constantemente de no ser sabio y así empieza a entristecerse. Hoy el mundo necesita hombres alegres y no hombres tristes. El hombre triste sólo se ocupa de sí mismo; ora le duele el pie, ora la cabeza, ora el estomago. Así pues, qué hacer; le doy un poco de aceite de oliva, un poco de alcohol, le froto su pie enfermo y le digo: “Te duele el pie porque antiguamente no fuiste cuidadoso y bueno con él”. “Te duele la oreja, si piensas en ella constantemente.” El hombre afligido no piensa más que en su aflicción. La aflicción viene del hombre, la alegría viene de lo divino. Estad alegres y contentos, tened fe en el principio razonable. Si no creéis en él, estaréis entre los afligidos. Hemos perdido la fe. Habéis perdido vuestro saber natural. Los descontentos, también ellos encuentran que hay algo de falso en el mundo. Es su manera de comprender las cosas. Lo que esta falseado en la vida es debido al hecho de que sus asuntos no van como ellos piensan que deberían ir.

2

Uno de nuestros amigos, el hombre más dichoso de Izgrev, vino a encontrarme ayer. Una vez sentado, empezó a hacer elogios de su bien amada compañera y amiga: qué amor, qué comportamiento, qué sabiduría, ¡es realmente una mujer verdadera! Perfecta bajo todos los aspectos; un verdadero ángel. Le dije: “Guárdala bien, para que nadie te la pueda quitar. Aquí está todo el peligro. Yo sé que alguien se ha enamorado de ella”. ¿Quién no se enamora de un buen libro? Todos desean leerlo. ¿A quién no le gusta un plato bien sabroso? ¿Qué niño no sube al cerezo cuando los frutos están maduros para así poder coger algunos de ellos? Alguien se ha apoderado del cerezo entero y piensa que sólo él tiene derecho a comer sus frutos! Cada cual tiene derecho a comer sus cerezas, pero nadie tiene derecho a comer hasta el punto de coger una indigestión. ¿Dónde está el fallo? El fallo esta cuando tú tomas las cerezas de la mano de otro. Coge tu mismo las cerezas del árbol. ******* Muchas veces el Maestro nos ha repetido que la alegría viene del lado divino, la tristeza del lado humano. Según él, el mundo necesita estar alegre, pero no en el sentido de la alegría estúpida; muchos son alegres sin que esto les aporte gran cosa, y es cierto que aquellos que están constantemente alegres no son muy profundos. Debéis saber distinguir entre satisfacción o felicidad y la alegría, pues son dos sentimientos diferentes. La alegría procede del corazón y la satisfacción, la felicidad, del intelecto. Estamos alegres debido a un sentimiento agradable; ausencia de tormentos, de dolor de muelas, bienestar momentáneo, etc. La felicidad es algo bien distinto; es más bien la manera de pensar, el punto de vista filosófico que te hace feliz, mientras que la alegría viene sin que ni tan siquiera sepas qué es. Decimos; “Alegraos” lo que significa que podemos estar voluntariamente alegres. Para esto, basta con pensar de manera

3

distinta, de fijar el pensamiento en otro sitio, y así dejamos de estar tristes. Hemos modificado el estado recibiendo un punto de vista que te vuelve alegre. Estar alegre o triste proviene del lado emotivo, del sentimiento. Pensáis quizás que es a la inversa y que la alegría proviene del intelecto, la felicidad del sentimiento. No, según mi opinión, la alegría no depende de la filosofía. Ciertamente, si vosotros lo veis todo siempre del lado malo, si pensáis que vais a perecer, morir de hambre, es vuestro intelecto que añade pensamientos para que estéis tristes. Podemos estar y ser felices si tenemos el saber y si queremos serlo, mientras que la alegría no depende mucho de nuestra voluntad, ni de nuestro pensamiento, pero sí de muchos otros factores. Podemos siempre remediar la ausencia de factores trayendo siempre una alegría con uno mismo, imaginando una cosa capaz de cambiar la tristeza y de hacer volver la alegría. Considerad la fuerza, el amor, la voluntad, el corazón y el intelecto. ¿Cuánto tiempo se requiere para volverse cuerdo o sabio? Siglos. Para poseer la fuerza, se requieren muchos años de ejercicios, de disciplina. Mientras que el amor lo podéis tener inmediatamente. Es por esta razón que los Maestros del amor lo han dado como método y como directiva; saben que el amor está mucho más unido a nuestra voluntad. Para volvernos sabios, inteligentes, se requiere mucho más tiempo; pero si queréis amar, esto se puede hacer hoy mismo. El amor depende mucho más de nuestra voluntad. Un ser estúpido, un débil, no puede transformarse sin muchos esfuerzos y mucho tiempo; pero manifestar el amor o el odio, ser bueno o malo, esto depende de nosotros. Cuando caminamos por el camino del amor, tocamos con la sabiduría y el conocimiento. A causa del amor, podemos volvernos omniscientes, y después poderosos. Sucede lo mismo con la alegría, por la buena voluntad. A través de argumentos, nos demuestran que la alegría es necesaria y que no hay motivos para no ser felices. Mientras que la alegría, la tristeza están unidas a otras secreciones, a los estados

4

fisiológicos; no podemos estar alegres inmediatamente. Algunas veces nos despertamos estúpidamente alegres, sin saber por qué. Pero cuando sois felices, sabéis porque lo sois. La alegría despierta muchas cosas y gracias a ella nos volvemos felices. Después, cuando nos quitan la felicidad, la alegría se marcha, pues ella está basada una sobre la otra. La felicidad viene de lo divino, se sitúa más alto que la alegría. La alegría es comunicativa. Las personas alegres propagan algo vivo, reconfortante. Es un método pedagógico y mágico el querer tener siempre más hombres y mujeres alegres. La tristeza y el pesimismo ensombrecen y ralentizan, disminuyen el movimiento; debemos evitarlos. La felicidad y la alegría hacen un trabajo con las personas, incluso sin que se den cuenta ellos mismos. Nos alejamos de las personas tristes, salvo si estamos en perfecta alegría, felicidad, gozo y vitalidad que deseamos dar a alguien. ¡Nos gusta encontrar alguna persona triste para poderle dar la alegría y para poder tener el sentimiento de haber hecho una buena acción! De otra forma, las personas tristes os agotan, pues absorben vuestras fuerzas como las esponjas absorben el agua. Se debe tener discernimiento. Yo constato que esto os falta, vosotros no sentís bien el estado interior de los otros. Puede suceder que yo esté sin aparentarlo muy concentrado, grave, solemne porque os esconda una alegría profunda que deseo guardar preciosamente en secreto. Entonces, viene uno y me dice: “¡Oh, esta mañana Vd. estaba muy triste y que desgraciada mañana tuvo que tener!” Al contrario, yo estaba muy alegre y feliz, sentía cosas magnificas, sólo que no sonreía exteriormente, mi cara estaba seria. Debemos se capaces de sentir lo que el alma vive. Algunas veces el alma esta triste y desdichada y exteriormente hacemos reír a los demás por sus palabras y su comportamiento. El lado exterior engaña a los que no sienten. Hermanos y hermanas son desgraciados pues me creen triste. ¿Acaso debo sonreír por fuerza? Esto es lo que sería ser muy desgraciado. La tristeza es egoísmo. ¿Por qué? Porque ella nos revela

5

que no nos ocupamos de nosotros mismos. Cuanto más nos ocupamos de nosotros mismos, más tristes estamos; cuanto más nos ocupamos de los demás, más alegres nos volvemos. En cuanto a la mujer tan alabada del hermano de Bulgaria, ¡yo creo que no estaban casados, estos dos! ¿No creéis? Cuando no vivimos juntos, no vemos todos los defectos de los otros. Después de casarse, nos convertimos en mas lucidos. Sería mejor, algunas veces, que las parejas habitasen en dos casas separadas y que no se vieran más que de vez en cuando. Quizás en un futuro las cosas serán así; ¡los casados no habitarán en la misma casa, quizás ni tan siquiera en el mismo planeta, lo que seria todavía mejor! Veis el sol, él nos dice. “Os quiero mucho, pero de lejos. Si me acercara, lo quemaría todo”. El pensamiento más importante de la página que hemos leído es este: ¿A quien no le gusta un plato sabroso? ¿Quien no cae enamorado de un libro interesante? Un libro aunque sea bueno, no es leído por todo el mundo; pero para comer un plato de agradable sabor, para esto habrá siempre muchos candidatos. La mejor imagen es la de un niño que se sube a un cerezo. Esta imagen es excelente ya que el árbol cubierto de frutos representa el ser lleno de virtudes, de cualidades y de talentos. Los que se quejan de no ser queridos que lean esta página. Son como arboles sin frutos. Los niños no suben sobre los árboles estériles y sin frutos. Conclusión; Debes apresurarte a dar frutos. Debemos volvernos ricos, todo el mundo correrá para recoger los frutos. No debemos quejarnos, pero sí pensar que si los otros se alejan, es que los rechazamos siendo desagradables. Los humanos actúan como los autómatas según haya frutos o no; ellos desean los frutos. Un marido no se hará querer a través de las amenazas; así, no hay nada a hacer, si no tiene nada que ofrecer, su mujer lo abrazará haciéndole ver que lo ama y al mismo tiempo le deslizará vibraciones de odio. No hay otro método: trabajar, volverse fértil y generoso. Un día nos daremos cuenta que hemos cambiado, que nos hemos vuelto amables, agradables, voluntariosos. ¿Acaso no sabéis que cuando los

6

hermanos nuevos se presentan, nos damos cuenta de cómo nosotros hemos cambiado, cuan diferentes somos? Yo voy a presumir ahora delante del cielo de las cualidades de mi bien amada: La Fraternidad. Hay todavía esta frase: “El fallo esta cuando tu tomas la cereza de la mano de otro. Toma tu mismo las cerezas del árbol” ¿Cómo debemos interpretarlo? No debemos querer siempre aceptar el servicio de los demás, sino ir directamente al árbol y comer sus frutos. La regla aquí no es absoluta, ya que no siempre se puede actuar así. La regla a seguir es comer bien, beber bien, dormir bien y amar bien. Hoy a pesar del tiempo y del estado de cansancio interior de algunos, el espíritu y el alma estaban activos y seguían las directrices recibidas de los amigos de arriba: nosotros hemos hecho un trabajo cuyos efectos han salido para ir lejos de aquí para consolar, curar, iluminar a los seres. Es magnífico poder comprender esto. Un pequeño grupo de hombres conscientes de lo que hacen, he aquí el Reino de Dios. Me sentí dichoso de sentir, que incluso si los cuerpos físicos estaban pasivos, los espíritus eran dinámicos, activos, enérgicos y unidos arriba, bajo la dirección de grandes Iniciados para hacer un trabajo en el mundo entero. Este trabajo se inscribe en alguna parte arriba. Un buen día llegarán los acontecimientos esplendidos y a vuestra pregunta: “¿Por qué estos regalos?” se os contestará: “Tal día hiciste tal trabajo que ayudó, curo, a numerosos seres”. He aquí como tantas cosas se explican. No quiero deciros nada más. Continuad, caminad en el sendero luminoso. ¿Quién habrá al final? Lo veréis llegando. Un día mi Maestro dijo a un hermano que conozco: “Tu camino pasa primero a través de un bosque salvaje, lleno de animales salvajes. Estarás constantemente obligado a luchar para no caer devorado. Caminarás sobre el fango, en los arroyos, pero a pesar de todo seguirás siempre hacia adelante. Llegarás hasta el final y allí encontrarás una casa donde viven los iniciados, los amigos que te están esperando.” Esta imagen es adecuada tanto para vosotros como para la Fraternidad. En el bosque hay jabalíes, serpientes, mosquitos.

7

Pero a pesar de todo debemos caminar, caminar siempre. Si nos paramos es el fin. Debemos luchar, defenderse con la ayuda de imágenes, apoyándonos con las imágenes que nos han dado los Iniciados. Esto es la vida. Un bosque salvaje y la lucha; pero al final del camino hay acontecimientos que sobrepasan nuestra imaginación. Esto no es una ilusión. Esta mañana cuando os miraba pensaba: “Dios mío, bendice a estos hermanos y hermanas que hacen tantos esfuerzos y que muy a menudo ni tan siquiera saben por qué están aquí; los resultados de sus trabajos son bien claros, son reales.” En efecto, había un silencio, bien vivo, que lo traía todo, que alimentaba, y que me hizo sentir dichoso. Las palabras no son nada; es detrás y alrededor de ellas que hay lo que nos alimenta, nos refuerza, nos sostiene. Las palabras no son más que vehículos para las energías. Os deseo la felicidad, la alegría y el bienestar a todos vosotros.

Centre O MR AA M Ins t it ut So lv e et Co a g ula Re us www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española