WUCHERERIA BANCROFTI

Es la especie más común, expandida e importante de las que producen filariosis linfática. La enfermedad producida por esta especie es conocida como filariosis de Bancroft, wuchereriosis, bancroftiasis o filariosis por Wuchereria bancrofti. Son numerosas las especies de mosquitos que sirven de hospederos intermediarios a W. bancrofti las cuales pertenecen a un número apreciable de géneros como Culex, Anopheles, Aedes, Mansonia y Coquillettidia. Existen alrededor de 90 000 000 de personas infectadas con W. bancrofti, y se hallan las dos terceras partes en China, India e Indonesia (en esta zona la W. bancrofti es periódica nocturna y el vector principal Culex quinquefasciatus, excepto en Kancknaburi, Tailandia donde existe también una forma subperiódica diurna). El resto habita en toda la región tropical de África e islas adyacentes (forma o variedad periódica nocturna, principales vectores Anopheles gambiae y A. funestus, aunque en algunas comunidades costeras del este africano es C. quinquefasciatus); América Central y América del Sur (periódica nocturna, el vector principal es C. quinquefasciatus, pero en Brasil se han encontrado como transmisoras varias especies pertenecientes a los cinco géneros antes mencionados); islas del Caribe (periódica nocturna, principal vector C. quinquefasciatus aunque también se reporta A. albimanus) e islas del Pacífico (en Micronesia, periódica nocturna y vector principal C. quinquefasciatus); región de Papua, Nueva Guinea (periódica nocturna, vectores de los géneros Anopheles, Aedes, Culex y Mansonia); Polinesia, (subperiódica diurna, vectores Aedes [Segomya] polinesiensis, A. pseudoscutellaris, A. rotumae y A. cooki); y Nueva Caledonia (subperiódica diurna y el vector principal es A. vigilans). También se conoce que existe transmisión congénita de la madre al feto.

Agente etiológico
Los gusanos adultos de W. bancrofti son nematodos filiformes de color blanco cremoso, pequeños y con cutícula lisa. Aunque son adelgazados en sus extremos, su porción terminal es roma y redondeada. El parásito hembra mide entre 80 y 100 mm de longitud por 0,2 a 0,3 mm de grosor, y el macho 40 mm por 0,1 mm. Residen en los nódulos y vasos linfáticos del hombre, sus microfilarias son envainadas y se encuentran circulando en la sangre. Se caracterizan porque sus núcleos no llegan al final de la cola (Fig. 101.1).

Ciclo de vida
Las microfilarias producidas por el gusano hembra pasan a la circulación sanguínea y ocasionalmente pueden encontrarse en el fluido del hidrocele o en la orina quilúrica. Las microfilarias cuando son ingeridas por los mosquitos hospederos intermediarios, por medio
Filarias

249
de la picada a la persona infectada, pierden su cutícula y penetran la cavidad del cuerpo del vector en pocas horas, llegan a los músculos torácicos (L1) donde realizan la primera muda (L2) y maduran hasta la segunda muda o estadio infectante (L3), aproximadamente en 2 semanas. La infección tiene lugar cuando el mosquito que alberga la L3 pica al mamífero hospedero, en este caso, el hombre. La larva se dirige hacia los ganglios o vasos linfáticos y completa la migración en 1 ó 2 días, donde vuelve a hacer dos mudas, a larva de cuarto estadio y esta a verme adulto joven, que se desarrolla hasta verme adulto con madurez reproductiva. Este período de L3 hasta que aparecen las microfilarias en la sangre o período prepatente es aproximadamente de 1 año aunque aún no está bien definido (Fig. 101.2).

Patogenia y fisiopatología
Una vez llegada la larva a los vasos linfáticos hay una primera reacción a la presencia del parásito, sus mudas y productos secretados, lo cual no es más que la respuesta inmunitaria del hospedero frente a las sustancias extrañas. Esta va aumentando en la medida que pasa el tiempo, y ocurre una infiltración de células plasmáticas, eosinófilos y macrófagos alrededor de los vasos afectados. Por lo general hay linfangitis con inflamación y dolor. Debido a la inflamación crónica, las válvulas linfáticas próximas al gusano se dañan y se tornan

linfangitis y eosinofilia.2. con lo que se incrementa la dilatación de los vasos y la salida lenta de líquido linfático. 2. la orquioepididimitis y el hidrocele. que es el hombre parasitado (1). El epidídimo se agranda y se vuelve liso. Casi siempre aparece varicoceles después de los ataques de funiculitis. Espículas y gubernáculo del macho. Hay linfedema con un alto contenido proteico y ocurre migración de fibroblastos a los espacios edematosos.incompetentes. aunque hayan tenido o no signos tempranos de linfadenitis. op. Se forman vasos colaterales. La orquitis filariásica se caracteriza por un testículo edematoso y esponjoso. 101. 4. los nódulos linfáticos están fibrosados y los espacios linfáticos obliterados. que muestra las papilas (p). Ciclo de vida de Wuchereria bancrofti. Estos cambios producen el edema característico de la elefantiasis por filaria. Tomado de Kourí P. y resulta finalmente en el cuadro clásico de la elefantiasis. que muestra la distribución de las papilas cefálicas (p). sean los que provoquen realmente los síntomas elefantiásicos y no el parásito vivo. Caracteres estructurales de Wuchereria bancrofti.1. anastomosis. la boca inerme (b) y el esófago (oe). Se piensa que la presencia del parásito muerto y la respuesta inmunitaria del hospedero. los vasos linfáticos están dilatados y obstruidos. cit. de ahí . muy aumentados. Los parásitos adultos (a y b) viven en los troncos linfáticos de su hospedero definitivo. La epididimitis suele acompañar a la funiculitis y es también fundamentalmente una linfangitis. Vista lateral de la extremidad anterior. blando y sensible. puede haber un encubrimiento de las distintas etapas de la enfermedad debido a las exposiciones repetidas. La funiculitis es una linfangitis del cordón espermático con inflamación del tejido conectivo adyacente. más que por la inflamación del testículo mismo. 101. la vagina (vg) y el esófago (oe). como una ruta eventual para la entrada y salida de la linfa al conducto torácico. después se encogen en la medida que la fibrosis va aumentando. La permeabilidad de los vasos aumenta. Los nódulos linfáticos próximos a los gusanos comienzan primero a engrosarse. Este daño contribuye a que se afecte la presión hidrostática. Observadas con el microscopio. Vista lateral de la extremidad posterior del macho. con el consiguiente endurecimiento y oscurecimiento típico de la piel. bancrofti desarrollan elefantiasis. Microbiología y Parasitología Médicas 250 En los estadios finales. Los vasos linfáticos próximos a estos comienzan a volverse estenósicos y a obstruirse. probablemente provocado por el edema e inflamación de las túnicas vaginal y adventicia. Se debe aclarar que no todas las personas infectadas con W. el intestino (i) y la apertura anal (a). que muestra las asas del tubo genital (g). Las lesiones genitales filariásicas casi están limitadas a la infección por W. las alteraciones en los vasos linfáticos del cordón son idénticas a las de los vasos linfáticos periféricos y tejidos circundantes. 5. Vista lateral de la extremidad anterior de la hembra. pero se ha observado orquitis intersticial con edema y un Fig. En zonas endémicas. 1. Fig. 3. lo que permite el escape del fluido con una alta concentración de proteínas en los tejidos vecinos. para que se vea la desigualdad en tamaño y semejanza entre las dos espículas (e y e´) y el pequeño gubernáculo (e´´). lo que genera engrosamiento del tejido subjuntivo subcutáneo. bancrofti y son: la funiculitis. La hembra pone embriones (c) que se encuentran en la sangre periférica durante el sueño. que muestra la posición de la vulva (v). Vista lateral de la extremidad posterior de la hembra.

son extraídos por el mosquito hembra (2). Es un período asintomático. Se pueden presentar ocasionalmente manifestaciones de eosinofilia pulmonar tropical (ver capítulo 104). es difícil interpretar estos hallazgos. la microfilaremia puede ser detectada en la infancia temprana (tan jóvenes como 1 ó 2 años de edad). Período biológico de incubación o período prepatente Como ya se explicó. Se caracteriza patológicamente por una túnica vaginal por lo general engrosada. El líquido del hidrocele es de color ámbar y el sedimento muestra un predominio característico de células mesoteliales vacuoladas. Si bien la fiebre precede algunas veces a la adenolinfangitis. casi siempre en piernas. manos y escroto. de cuerpo extraño y en casos extremos. e incluso durante toda la vida. en las poblaciones nativas continuamente expuestas a la picadura del mosquito. . donde se hacen adultos y comienza un nuevo ciclo. calcificación. aun cuando exista microfilaremia. deja salir la forma infestante (e) que activamente penetra la piel para ganar los troncos linfáticos. tales como engrosamientos de los nódulos y vasos linfáticos son más evidentes. desorganización de las capas musculares. Tomado de Kourí P. los que van siendo menos frecuentes en la medida que la enfermedad se vuelve crónica. huellas de colesterol y polvo de calcio. las lesiones permanentes causadas por la obstrucción linfática. pero el parásito inmaduro puede provocar una pequeña reacción hística. donde sufren una metamorfosis (d) y más tarde una nueva metamorfosis para dar las formas infestantes (e) que ganan la cavidad general y la vaina de la trompa del mosquito. Período agudo Las manifestaciones clínicas agudas de la filariosis linfática se caracterizan por episodios de linfadenitis en la ingle y las axilas. op. Este. llegan al estómago. eosinófilos) con “escaso daño” de los túbulos germinales. Período patente asintomático Ocurre en regiones endémicas. distendida. y linfangitis retrógrada típica. ni vermes adultos del cordón y tejidos epididimarios. aunque en esta etapa puede no haber evidencia de la infección. infiltración de células linfoides y gigantes. También se debe recordar que como hay transmisión congénita de la madre al hijo. aunque en algunos de estos individuos la microfilaremia desaparece espontáneamente. Al mismo tiempo. Manifestaciones clínicas El desarrollo del cuadro clínico de la filariosis linfática es clasificado en los cuatro períodos. En general. a menudo en grandes cantidades. Se encuentra la microfilaria en la sangre. con hialinización y fibrosis de la capa subserosa. asociados con fiebre y malestar general. Este período asintomático pero con microfilaremia es el que asegura la transmisión. indica con bastante probabilidad la causa filariásica del hidrocele a pesar de que no se recuperen microfilarias de W. coágulos sanguíneos antiguos. El hidrocele es la manifestación genital más frecuente de la filariosis crónica de Bancroft. cit. fibrina. la hipertermia sola no debe atribuirse a filariosis. Filarias 251 aumento de los leucocitos (en particular. bancrofti del líquido. en ausencia de esta. que se analizarán a continuación. pierden su vaina y se dirigen al tórax. al picar al hospedero definitivo (1). es el período establecido desde la entrada de la L3 hasta que aparece la microfilaria circulando en la sangre. principalmente en la población joven. Cuando todo esto se asocia con alteraciones del epidídimo. Se estima que en estos pacientes el período asintomático puede durar varios años. Estos ataques de fiebre e inflamación aguda ocurren a intervalos regulares. en especial cuando se trasladan a zonas no endémicas de filariosis.

Ambas razones parecen ser las causas de la desaparición de la filariosis en varios países. Se debe considerar que en el interior de una zona endémica. como en Australia y Cuba que fueron consideradas en su momento áreas endémicas . una o ambas. aunque en algunas partes de la India la elefantiasis es más común y la prevalencia de ambos es similar en las islas del Pacífico. b) Eosinofilia pulmonar tropical. c) Elefantiasis de evolución crónica como consecuencia de una linfangitis recurrente. No hay microfilaremia. Filariosis sin microfilaremia: a) Síntomas tempranos de linfangitis en personas que van de un área sin filaria a una zona endémica. todas las personas están en peligro de contraer filariosis. quinquefasciatus. El gusano muere y es absorbido o se calcifica. la distribución puede extenderse a zonas más secas. En la elefantiasis es posible que aparezca una infección secundaria estreptocócica u otra causa bacteriana. los cuales eventualmente causan quiluria y hematoquiluria de naturaleza crónica e incurable. Estas zonas endémicas se encuentran principalmente en zonas calurosas y húmedas. al igual que los genitales externos en ambos sexos. Filariosis con microfilaremia: a) Infección asintomática con variada y prolongada microfilaremia. el mosquito previamente se ha infectado al ingerir la microfilaria del reservorio. en la cual los factores más importantes son la densidad de la población de vectores y el número de microfilarias en sangre.Se han observado nódulos en mamas. La incidencia y gravedad de las manifestaciones clínicas crónicas tienden a aumentar con la edad. los primeros ataques de linfangitis y fiebre coinciden con la menarquia o primera menstruación y se repiten en cada período menstrual. Como ya se dijo. que reflejan reacciones granulomatosas alrededor de formas adultas o en desarrollo de parásitos filáricos. testículos o tejidos subcutáneos. Los sitios comprometidos son: la región inguinal con el desarrollo de nódulos inguinales varicosos y las extremidades inferiores. Hay áreas en donde la filariosis linfática ha desaparecido naturalmente (aún se desconocen las causas) y áreas en donde la malaria y la filariosis son transmitidas por el mismo vector. el hidrocele es la manifestación más frecuente de la bancroftiasis en la mayoría de las zonas endémicas. a menudo con complicaciones de celulitis debido a una infección bacteriana. Rara vez se encuentran microfilarias en la sangre de pacientes con estas anomalías y el diagnóstico solo puede hacerse mediante examen histopatológico. años después de la inoculación inicial. En todas las zonas tropicales y subtropicales se encuentran especies de mosquitos que son vectores ya confirmados (principales y subsidiarios) o potenciales de filariosis linfática. la epidemiología de la filariosis está determinada por la presencia del mosquito vector que alberga la L3 e infecta al hombre en el momento de la picada. pero las zonas endémicas están circunscritas a regiones donde las condiciones propician la transmisión. El control sobre el mosquito ha tenido más efecto para disminuir la filariosis que la malaria. En este período las características clínicas de la enfermedad son más evidentes. pero cuando la filariosis es transmitida por el mosquito peridoméstico C. 2. A continuación resumiremos las distintas formas de presentación de esta filariosis humana: 1. Se considera que en las infecciones tempranas en el sexo femenino. comienzan a hacerse elefantoides. b) Linfangitis recurrente con manifestaciones crónicas de estasis linfática. Los efectos clínicos más importantes son los causados por el bloqueo de los vasos linfáticos torácicos y abdominales. Microbiología y Parasitología Médicas 252 Período crónico La etapa crónica de la filariosis se produce por lo general entre 10 a 15 años después del comienzo del primer ataque agudo. Epidemiología y prevención Como toda enfermedad transmitida por vectores.

las características socioculturales. Medidas individuales para prevenir el contacto del hombre con el vector. es capaz de reducir en forma sostenida la transmisión de la filariosis. es que en la prevención y control de esta enfermedad se ha hecho el reconocimiento general de incorporar la lucha de la filariosis linfática al sistema de atención primaria de salud (que debe capacitar adecuadamente a su personal para aplicar los resultados de las investigaciones sociales. los casos agudos de filariosis que se presenten en la comunidad. teniendo en cuenta la resistencia creada por los mosquitos a algunos de estos. Generalmente las medidas o acciones que se realizan. Diagnóstico de la filariosis El diagnóstico de certeza de cualquier enfermedad parasitaria está dado por el hallazgo y la observación directa del parásito o estadio del mismo (ya sea vivo. por tanto. En la filariosis. de forma aislada. no impresiona tanto a la población. que al arder producen humo que repele los insectos. con el fin de una lucha integrada. son las siguientes: 1. 4. hasta el rociamiento de insecticidas. parasitólogos. cerrar puertas y ventanas antes de que se ponga el sol. orientadas por los comités de expertos de la OMS. Se sugieren sistemas de colaboración que abarquen al personal de los programas. se deben tener en consideración las políticas de salud gubernamentales. Efectuar el control químico del vector con larvicidas e insecticidas de acción residual. 7. 5. investigar en cada país los aspectos socioeconómicos y conductuales relacionados con la filariosis. 6. estos factores contribuyen al éxito de los programas de lucha antifilariásica. también ayudan a evitar las picaduras. así como el control biológico del vector mediante peces larvívoros. biomédicas y de otros servicios de salud). 3. de tal modo que los resultados sean de utilidad práctica. Por último. el éxito depende de que se logre un verdadero equilibrio entre la rapidez de las medidas de lucha (dada por la aptitud del equipo responsable capaz de establecer una comunicación eficaz con la comunidad y lograr la comprensión mutua) y la capacidad del parásito de arraigarse de nuevo en un cierto tiempo. es posible que ya se hallan producido lesiones graves e irreversibles. Las hierbas locales. nematodos y bacterias larvicidas. Estos métodos abarcan desde el empleo del mosquitero y mallas metálicas (que deben mantenerse en buenas condiciones). o sencillamente.de esta enfermedad. por consiguiente nunca se presenta una epidemia de carácter explosivo. Por las razones mencionadas. Sin embargo. el ciclo vital del parásito es relativamente largo. y por tanto. expertos en ciencias sociales. Tomar muestras de sangre en busca de microfilarias. Es preciso. ivermectina o ambas (ver tratamiento). los cuales deben estar estrechamente vinculados con las necesidades y prioridades de los programas de lucha. puesto que ninguna de las medidas que se van a aplicar. Distribución de DEC para el tratamiento en masa de la población. para aplicar estas medidas y obtener buenos resultados. Fomentar la aceptación de programas de utilización de sal medicada con DEC. incluidos quienes se ocupan de otras enfermedades transmitidas por vectores. reducir a cierta cifra los índices de microfilarias. economistas. como protegerse contra las picaduras de los mosquitos. con un período de incubación prolongado y un inicio insidioso así como de baja mortalidad. los recursos humanos y económicos disponibles de cada zona que permitan definir la estrategia más eficiente o rentable. epidemiólogos y entomólogos. por lo cual cuando un paciente busca atención. para. A diferencia de los agentes de la malaria. 2. Administrar DEC a todo recién llegado que provenga de una posible región endémica. así como la ya aceptada estrategia de la participación de la comunidad en los programas de lucha. no se multiplica en el mosquito vector y las larvas infectantes no se reproducen en el cuerpo humano. muerto o en cortes . en conjunción con la lucha antipalúdica. a Filarias 253 la educación para la salud por lo que es importante la superación de los líderes comunitarios. Debido a que la filariosis es una enfermedad crónica. por ejemplo. Tratar con dietilcarbamazina (DEC).

bancrofti el diagnóstico de certeza se basa en la presencia de microfilarias en sangre periférica. Extensión de sangre: es un método sencillo. Timor África Centroamérica. y se tiñe después con Giemsa o hematoxilina. que se obtiene mediante extracción nocturna de sangre (aproximadamente entre 10 p.histológicos) en el individuo afectado. Se deshemoglobiniza la sangre en la lámina. se fija con metanol. 2. En la filariosis por W. Diagnóstico directo Este diagnóstico es de certeza y se basa en el hallazgo de las microfilarias en sangre periférica. . Sudamérica y el América América del América Indonesia y Caribe Sur y América Filipinas Central Localización Sistema Sistema Sistema Tejido Cavidad En cualquier Dermis Nódulos del parásito linfático linfático linfático subcutáneo abdominal.m) en caso de la variedad con periodicidad nocturna). los métodos más simples y regularmente más utilizados para este diagnóstico: 1. Asia. África y África África. Para su reconocimiento se tiene en cuenta la presencia de vainas y que los núcleos no llegan al final de la cola (cuadro 101. Esta lámina se deja secar y se fija con metanol. Microbiología y Parasitología Médicas 254 Cuadro 101. A continuación describiremos. geográfica Asia y Malasia. entre otros.5-10 5-6 5-6 5-7 3-5 4-5 3-5 5-9 Núcleos No llegan Núcleo Núcleo Núcleos No llegan al Llegan al Cola curva. No llegan al en la cola al final de terminal y terminal y hasta el final final de la final de núcleo que final de la la cola subterminal subterminal de la cola cola cola llega al cola final de la cola Filarias 255 Si no se tienen recursos para estas últimas técnicas y no se encuentran las microfilarias.1. También se han encontrado microfilarias en la linfa y la orina quilúrica. el cuadro clínico y alguna de las técnicas inmunológicas. linfa o tejidos. En los últimos años se utiliza en busca de parásitos adultos la técnica de rayos X. el lugar de procedencia del paciente.m a 4 a. por lo que es muy importante en el diagnóstico. Características de las especies de filarias que parasitan al hombre Características Wuchereria Brugia Brugia Mansonella Mansonella Mansonella Onchocerca de las especies Bancrofti malayi timori Loa loa ozzardi perstans streptocerca volvulus Especies Wuchereriavolvulus Distribución África. cavidad del subcutáneos adulto mesenterio cuerpo Vector Mosquitos Mosquitos Mosquito Mosca Simulium Culicoides Culicoides Simulium Aedes. el diagnóstico depende de los antecedentes epidemiológicos. Gota gruesa: el método consiste en depositar una gota de sangre en una lámina y dejarla secar. y consiste en hacer una extensión fina con una gota de sangre. Anopheles Chrysops Culicoides Anopheles Anopheles y Culex y Aedes Localización Sangre Sangre Sangre Sangre Sangre Sangre Piel Piel de la microfilaria Periodicidad Nocturna y Nocturna y Nocturna Diurna No tiene No tiene No tiene No tiene subperiódica subperiódica diurna nocturna Presencia en Sí Sí Sí Sí No No No No vaina Medidas 275-31 240-298 290-235 270-300 203-254 183-225 – – (μm) de largo (298) (270) (281) (281) (224) (203) de la microfilaria (formalina a 2 %) Piel – – – – – – 120-140 304-315 (210) (309) Ancho(μm) 7.1). la linfoescintografía y la ultrasonografía. Mansonia. luego se tiñen con Giemsa o hematoxilina.

Inmunoblotting. se dejan secar y se tiñen con Giemsa o hematoxilina. ELISA. En la actualidad. Se centrifuga 5 min a 1 500 rpm y se desecha el sobrenadante. Diagnóstico indirecto Como ya se ha mencionado. PCR. pero ninguna de ellas ha sido capaz de discriminar la infección activa de una exposición pasada del parásito. La formalina deshemoglobiniza y preserva la sangre y las microfilarias por tiempo indefinido a temperatura ambiente. 4.Ambos métodos tienen la ventaja de ser muy sencillos de ejecutar y se pueden emplear en grandes encuestas buscando filaria. Hemaglutinación indirecta. como son fracciones antigénicas de antígenos totales purificados por cromatografía en gel. pero tienen la desventaja de que no son métodos de concentración y si la microfilaremia es baja puede no detectarse. Aglutinación por látex. 5. se fija con metanol y luego se tiñe con hematoxilina. el diagnóstico definitivo de las infecciones por filaria requiere de la demostración directa del parásito en el hospedero. 6. Es una técnica muy utilizada en las encuestas de filarias por su simplicidad y bajo costo. Métodos de concentración: tienen la ventaja de detectar baja microfilaremia. se pueden montar otras láminas. Difusión en gel. antígenos de superficie. 3. a) Técnica de Knott: reside en mezclar 1 mL de sangre con 9 mL de formalina a 2 %. 3. en las que se ha utilizado antígenos somáticos de parásitos adultos o sus formas larvales. 4. por lo que tiene un mayor uso en el seguimiento de la microfilaremia después del tratamiento. 3. . a que se está en el período amicrofilarémico o a que el parásito adulto se encuentra en sitios inaccesibles. sondas de ADN. Ensayo inmunorradiométrico (IRMA). Se deja secar el filtro. antígenos recombinantes. antígenos de excreción-secreción. Radioinmunoensayo con polietilenglicol (RIPEGA). Inmunofluorescencia indirecta. pues la presencia de estos está dada. ni de determinar el grado de intensidad de la infección. Sin embargo. Microbiología y Parasitología Médicas 256 Las técnicas de baja o moderada sensibilidad utilizadas hasta ahora en el inmuno-diagnóstico de la filariosis. por la presencia del parásito vivo en el hospedero. Estas técnicas han sido progresivamente remplazadas por otras de alta sensibilidad como: 1. Fijación de complemento. En oportunidades. Radioinmunoensayo (RIA). son las siguientes: 1. La mezcla se pasa por el filtro mediante una jeringuilla y después se enjuaga varias veces con agua. etc. debido a que el número de microfilarias es muy bajo. Tradicionalmente. Este método es muy costoso para los estudios masivos. b) Filtración por membranas: se pueden utilizar las membranas (filtros) Millipore o Nucleopore. a su vez. 5. la detección parasitológica puede ser difícil y es la razón por la cual las técnicas inmunológicas han sido empleadas comúnmente en el diagnóstico en conjunto con los antecedentes epidemiológicos y el cuadro clínico. Del sedimento se montan gotas entre las láminas portaobjetos y cubreobjetos y se observa en el microscopio. 2. 2. estas técnicas han sido pruebas cutáneas o exámenes serológicos para la determinación de anticuerpos. el aumento de la sensibilidad y el desarrollo de la biotecnología han traído la necesidad de desarrollar antígenos más específicos u otros tipos de estructuras moleculares necesarias para el uso de estas técnicas. la atención está dirigida a detectar antígenos en fluidos biológicos. El procedimiento consiste en mezclar 1 mL de sangre con 9 mL de agua o una solución de Teepol a 10 %. De ser positiva la lámina.

a pesar de que en algunos casos se ha logrado eliminar el parásito adulto. por lo que ha sido necesario utilizar antígenos heterólogos. haya dado como resultado la curación. de especies afines que infectan a los animales y los cuales puedan obtenerse por infección experimental en el laboratorio. del test inmunocromatográfico (ICT).El principal problema con los antígenos filariales ha sido la imposibilidad. por lo tanto. También se ha utilizado en forma de sal. la quiluria y el hidrocele asociados con filariosis pueden tratarse quirúrgicamente. La elefantiasis. El hidrocele puede tratarse mediante inversión o resección de la túnica vaginal. Cuando . que no es popular entre los trabajadores sanitarios y en la comunidad) y barato (menos tiempo consumido y equipos requeridos). y. que se realiza en una tarjeta fácil de usar. este fármaco comienza a aplicarse como tratamiento contra la filariosis por O. volvulus y L. A partir de la aprobación oficial en 1987 del ivermectin o ivermectina. Ha sido aplicada en forma de tabletas. tanto como droga única como combinada con otros fármacos en dosis única. o sea. tanto sola como combinada. En cambio la quiluria a menudo es intermitente. con alto poder microfilaricida. medicada para tratamiento masivo. en la mayoría de los casos. como la “reacción de Mazotti” en oncocercocis y encefalopatías en loiosis. Este tratamiento implica la ligadura y escisión de los vasos linfáticos del pedículo del riñón afectado. Quimioterapia Aunque se han utilizado varios medicamentos en el tratamiento de las filariosis linfáticas. Tratamiento quirúrgico Es evidente que este es un tratamiento de tipo individual. para el tratamiento de estas enfermedades. ha sido la de una dosis única de 6 mg/kg de peso una vez al año. Por último. sensible. Otra dosificación que ha dado buenos resultados en el tratamiento masivo. loa. conveniente (elimina la extracción nocturna de sangre. volvulus (ver capítulo 102) y después en las filariosis linfáticas con buenos resultados. pero durante muchos años. Tratamiento El tratamiento de las filariosis linfáticas se basa en la quimioterapia y el tratamiento quirúrgico. Se administra una cucharada diariamente durante un mínimo de 6 a 9 meses. Con soluciones esclerosantes (yoduro de sodio a 20 % y nitrato de plata a 1 ó 2 %) solo se ha logrado una mejoría transitoria. inocuo y relativamente económico disponible para este fin. de obtenerlos de la especie cuya infección es objeto de investigación. Se deben tomar extremas precauciones con el uso de DEC en zonas donde el paciente pueda estar infectado también con O. como sucedió en Tahití. En la elefantiasis la operación fundamental es la escisión del tejido enfermo. pero aunque ha sido exitosamente utilizado en filariosis linfática y oncocercosis. aún se debe ser cuidadoso en áreas endémicas de loiosis al utilizarla en individuos con alta microfilaremia. Es importante señalar que todos estos fármacos actúan principalmente como microfilaricidas. sobre todo en dosis divididas y después de las comidas. por lo que es más importante evitar la transmisión. es difícil asegurar que un tratamiento quirúrgico particular. la OMS recomienda el empleo para el diagnóstico de bancroftiasis. y aún hoy sigue siendo una de las drogas de elección. y que ha producido un descenso continuo del índice de microfilaremia. en dosis muy bajas por tiempo prolongado. Este test es rápido (los resultados se obtienen entre 5 y 15 min). aun cuando siempre se logre una mejoría. a razón de 1 a 4 g de DEC/kg de sal común. durante casi 40 años fue la DEC el único fármaco eficaz. en esta última forma los más efectivos contra filariosis linfáticas han sido la de albendazol (600 mg) e ivermectin (400 mg/kg). y también la de DEC (6 mg/kg) e ivermectin (400 mg/kg). El ivermectin tiene la ventaja de la dosis única y menores efectos secundarios. así como requiere de recursos económicos para efectuarse. ya que la acción de la DEC sobre Filarias 257 estos parásitos puede causar una reacción intensa de tipo cutáneo. específico. la dosis más recomendada es de 6 mg/kg de peso corporal administrados diariamente durante 12 días. seguida de cirugía reconstructiva.

sobre todo unidas al tratamiento con antibióticos. a menudo. es preciso cortar el excedente de piel. decrecen bastante la inflamación y la aparición de los trastornos del sistema linfático.es voluminoso la resección es particularmente útil. así como se evitan las infecciones bacterianas añadidas o se eliminan. por lo que. con la simple medida de mantener extremadamente limpias las áreas afectadas. Por último. Los hidroceles pequeños (50 a 100 mL) pueden tratarse con drenaje. . se ha comprobado que en los casos de elefantiasis crónica e hidrocele. seguido de la inyección de un agente esclerosante.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful