LICENCIATURA EN BIOLOGÍA “CONOCIMIENTO Y USO TRADICIONAL DE PLANTAS MEDICINALES Y SU REVALORIZACIÓN ENTRE LOS ALUMNOS DE PRIMERO DE SECUNDARIA EN TZUCACAB, YUCATÁN

, MÉXICO” TESIS
PRESENTADA COMO REQUISITO PARCIAL PARA OBTENER EL TITULO DE:

LICENCIADO EN BIOLOGÍA POR: GENARO OCTAVIO CAN ORTÍZ
Asesores: M. en C. MARÍA DEL ROCÍO RUENES MORALES Dr. WILIAN DE JESÚS AGUILAR CORDERO
Mérida, Yucatán, México a 16 de Junio de 2010

I

DECLARACIÓN: Este trabajo no ha sido aceptado para el otorgamiento de título o grado alguno. La tesis es resultado de las investigaciones del autor excepto donde se indican las fuentes de información consultadas. El autor otorga su consentimiento a la FMVZ-UADY para la reproducción del documento con el fin de intercambio bibliotecario.

II

“…no está a la vista todo lo que hay dentro de esto, ni cuánto ha de ser explicado. Los que lo saben vienen del gran linaje de nosotros, los hombres maya. Ésos sabrán el significado de lo que hay aquí cuando lo lean. Y entonces lo verán y entonces lo explicaran y entonces serán claros los oscuros signos del Katun. Porque ellos son los sacerdotes. Los sacerdotes se acabaron, pero no se acabó su nombre, antiguo como ellos”. Chilam Balam de Chumayel Capítulo I

“El Señor creó las plantas medicinales que brotan de la tierra: un hombre sabio no las menosprecia… …El médico las usa para curar y para quitar el dolor, el farmacéutico hace con ellos sus mezclas”. (Sirácides (Eclesiástico) 38, 4 y 7)

“La selva es un organismo único y fuente de gran bondad. No exige nada para su sustento y extiende su protección sobre todos los seres dándoles sombra, incluso al insensato que la destruye”. Siddhārtha Gautama

“Estos hijos de nobles se sacarán de si mismos en presencia de sus Padres. Y se pondrán de rodillas, para que sepa que tienen sabiduría y para que se les entregue su estera y su trono. Con la misma medida se mirará su cosecha. Y los que vivan en ese día, recibirán su gran vara. Así es como será fundado otra vez el linaje de los nombres mayas, aquí en la tierra de Yucatán”. Chilam Balam de Chumayel Capítulo IV

“Yo te he cogido detenido en tu distracción, para que agradezcas la virtud de tu amanecer. Cuando a él fuiste enviado, cogiste palabra de lo oculto. Yo te cogí y te contuve, hasta hoy que dejo que sea oída tu virtud por tu Señor. Espera de él que habla la piedra que deje resbalar en tu boca, la sagrada piedra preciosa. El que vaya a seguir adelante en la explicación de los Ahaues, explicados aquí, que vaya a estudiar para que entienda”. Chilam Balam de Chumayel Capítulo XI

III

AGRADECIMIENTOS

A mis asesores M. en C. María del Rocío Ruenes Morales y al Dr. Wilian de Jesús Aguilar Cordero por aceptar dirigir esta tesis y por las indicaciones y comentarios realizados.

Al sínodo integrado por Dr. José Salvador Flores, Dra. Patricia Montañez, M. en Ed. Rita Vermont, Dr. Juan Jiménez y Dr. Juan Tun por las indicaciones realizadas para mejorar este trabajo.

A la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia y al Cuerpo Académico de Manejo y Conservación de Recursos Naturales Tropicales (Protropico) por las facilidades prestadas, en instalaciones y equipo, para la realización de este trabajo.

Al proyecto “Estrategias de colaboración interdisciplinarias e interinstitucionales para promover el desarrollo sostenible en Yucatán” con No. De Grant 1085-0764 financiado por la Fundación Ford por el apoyo económico durante el trabajo de campo y la impresión de la tesis.

Al joven biólogo Roldan González y al Técnico de campo Alfonso Castillo por el apoyo brindado en campo.

A las autoridades de la Escuela Secundaria Técnica #65 de l municipio de Tzucacab por la accesibilidad a sus instalaciones, así como a la profesora Lizbeth Matos por permitir la interacción con los alumnos.

A la joven bióloga Anahí Vargas por el apoyo logístico con los alumnos de secundaria.

En especial a las personas de las comunidades que me permitieron convivir con ellos, me compartieron sus conocimientos y me dieron enseñanzas más allá del ámbito académico. A Don Mariano Catzin y familia, a Don Edilberto Chan y familia, y en particular a Doña Felipa Cauich, a su hija Doña Marta Castañeda y a su esposo Don Miguel Cano y a sus hijos.

IV

RESUMEN La elaboración de medicamentos a base de plantas en México, se realiza desde hace milenios. Cuando llegó la colonización española aconteció una transculturización, donde se incorporaron elementos autóctonos con los occidentales, tanto de plantas como de prácticas culturales. Sin embargo, mucho de este saber fue transformado por los mismos españoles. En la actualidad, el acceso a la medicina alópata y la globalización está causando una erosión cultural provocando una desvalorización del conocimiento tradicional. El objetivo de este trabajo fue conocer el uso de las plantas medicinales por los médicos tradicionales y revalorizar este conocimiento entre los alumnos de primer año de secundaria en Tzucacab, Yucatán, México. La metodología se dividió en dos fases: en la primera se aplicaron entrevistas semiestructuradas a diez médicos tradicionales para conocer la cosmovisión relacionada con el uso de plantas medicinales, las principales enfermedades que atienden y las plantas utilizadas para mitigarlas. En la segunda fase se realizó un diagnóstico a los alumnos, a través de un cuestionario, para determinar la percepción que tienen hacia la medicina tradicional. Después se socializó la información adquirida, en la primera fase, utilizando diversas dinámicas participativas. Por último, se verificó la existencia de una revalorización mediante el contraste de las respuestas del cuestionario de diagnóstico y un cuestionario final. En los resultados se encontró dos cosmovisiones en cuanto al uso de las plantas medicinales, la primera que la curación involucra elementos católicos y la segunda que no los incorpora. Los padecimientos atendidos con mayor frecuencia son la diarrea, el vómito y la calentura. Se registraron 142 especies para mitigar algún pertenecientes a 55 familias botánicas, de las cuales Lamiaceae, Asteraceae y Euphorbiaceae fueron la mejor representadas. De acuerdo al análisis del valor de uso se obtuvo que Citrus limonia Osbeck es la especie más empleada en los remedios por los médicos tradicionales. En el contraste de respuestas de los alumnos se manifestó su deseo de aprender sobre las plantas medicinales y su uso, mostrando una revalorización exitosa hacia la medicina tradicional.

Palabras

clave:

Conocimiento

tradicional,

Plantas

medicinales,

Cosmovisión,

Revalorización, Alumnos de secundaria.

V

ÍNDICE Resumen Índice Lista de cuadros Lista de figuras 1. INTRODUCCIÓN 2. OBJETIVOS 3. REVISIÓN DE LITERATURA 3.1 Medicina y sociedad 3.2 Medicina tradicional y sus terapeutas 3.3 Medicina alópata y Medicina tradicional 3.4 Estudios sobre medicina tradicional en México 3.5 Estudios sobre medicina tradicional en Yucatán 3.6 Parcelas agroforestales escolares 3.7 Socialización y Revalorización 3.8 Estudios sobre revalorización 4. MATERIALES Y MÉTODOS 4.1 Descripción del área de estudio 4.1.2 Suelo 4.1.3 Clima 4.1.4 Vegetación 4.1.5 Datos demográficos 4.1.6 Servicio de salud 4.1.7 Educación 4.1.8 Actividades productivas 4.1.9 Importancia de la zona de estudio 4.2 Proceso de investigación 4.2.1 Visita preliminar: Acercamiento con la comunidad 4.2.2 Entrevista 4.2.3 Colecta y determinación V VI VIII IX 1 4 5 5 5 7 9 12 14 15 16 18 18 18 18 19 20 20 21 21 21 22 22 22 23

VI

4.2.4 Análisis 4.2.5 Socialización y contraste 5. RESULTADOS 5.1 Datos generales de los informantes claves 5.2 Plantas medicinales y su relación con las enfermedades 5.3 Transmisión de los conocimientos 5.4 Cosmovisión de los médicos tradicionales 5.5 Diagnóstico de la percepción de los estudiantes 5.6 Respuestas de los alumnos después de la socialización 5.7 Jardín de plantas medicinales 6. DISCUSIÓN 6.1 Médicos tradicionales 6.2 Plantas medicinales y enfermedades de Tzucacab 6.3 Transmisión de los conocimientos 6.4 Cosmovisión de los médicos tradicionales 6.5 Revalorización de los alumnos 7. CONCLUSIONES 8. RECOMENDACIONES 9. REFERENCIAS 10. ANEXOS

23 23 25 25 26 29 31 32 33 34 36 36 36 39 40 41 44 45 46 53

VII

LISTA DE CUADROS Cuadro 1. Datos generales sobre los médicos tradicionales contactados en el Municipio de Tzucacab, Yucatán. Cuadro 2. Especies con mayor valor de uso (VU). Cuadro 3. Especies propagadas por los alumnos y especies ya establecidas en el jardín medicinal de la escuela secundaria. Anexo 4. Lista de plantas medicinales registradas para el municipio de Tzucacab, Yucatán Anexo 5. Recetas donde se encuentran las especies más empleadas para aliviar algún padecimiento en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México. Anexo 6. Especies medicinales y su valor de uso (VU) Anexo 7. Padecimientos que los hierbateros han atendido en algún momento de su ejercicio Anexo 8. Padecimientos más comunes y que son atendidos por más hierbateros en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México. 71 68 63 67 60 35 26 27

VIII

LISTA DE FIGURAS Figura 1. Localización del municipio de Tzucacab, Yucatán, México. Figura 2. Familias botánicas representativas según el porcentaje de especies usadas por los médicos tradicionales. Figura 3. Especies de mayor empleo por los médicos tradicionales. Figura 4. Padecimientos que más médicos tradicionales tratan, en el municipio de Tzucacab Figura 5. Razones mencionadas por los alumnos sobre el uso de las plantas medicinales. Figura 6. Ventajas mencionadas por los alumnos que tienen las plantas medicinales sobre los medicamentos alópatas. 34 33 28 27 28 19

Anexo 9. Imágenes del establecimiento del jardín medicinal en la secundaria técnica #65 Figura 7. Alumnos con la planta de ruda (Ruta chalapensis) que llevaron para sembrar. Figura 8. Sembrando las plantas en el área del jardín Figura 9. Regando las plantas. Figura 10. Alumnas colocando los letreros a las plantas. Figura 11. La planta Aloe vera con su letrero con nombre común y científico. Figura 12. Vista del área del jardín con las plantas y sus letreros. 74 74 74 74 74 74 74

IX

1. INTRODUCCIÓN
El uso de plantas medicinales en México es antiquísimo, proveniente de la medicina prehispánica; la cual fue influenciada por la medicina española a su llegada en 1521, por lo tanto la medicina tradicional mexicana actual es el resultado del encuentro de dos culturas, la indígena y la hispánica. De acuerdo a lo anterior Anzures (2000) señala que la medicina tradicional en México es producto de un doble mestizaje debido a que la medicina ibérica, tuvo influencia de la cultura árabe. Las plantas medicinales para las culturas prehispánicas y sus descendientes, tanto indígenas como mestizos, tienen una fundamental importancia, ya que representa un remedio eficaz para curar diversos males, ya sean estos físicos, psicosomáticos o mágico-religiosos. Con la llegada de los europeos y sus esclavos africanos, se introduce y enriquece el uso de nuevas plantas, que son incorporadas a los tratamientos médicos por parte de los pueblos prehispánicos (García, et. al. 1996). Esta transición de saberes desde la perspectiva de los mismos indígenas, está poco documentada, debido a que estos conocimientos fueron trasmitidos de forma oral y los pocos escritos sobre la medicina autóctona fueron destruidos por los españoles y ellos mismos se dedicaron a documentar los conocimientos de la historia natural de la Nueva España. Las obras realizadas por parte de los españoles para documentar la herbolaria medicinal son vastas, y las podemos diferenciar en diferentes épocas y tipos. Se cuentan con diversas obras de la época colonial tales como Historia de las cosas de la Nueva España de Fray Bernandino de Sahagún (1548), Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis de Juan Badiano y Martín de la Cruz (1552), e Historia natural de Nueva España de Francisco Hernández (1571-1576), entre otras (Lozoya, 1984). En el caso de la Península de Yucatán destaca la Relación de las cosas de Yucatán de Fray Diego de Landa (S. XVI) y las crónicas del Chilam Balam de varios poblados y autores de Yucatán. Otras obras importantes fueron Medicina doméstica de Ricardo Osado “el judío” (1750-1760). En 1907 esta Apuntes sobre las plantas de Yucatán de los Dondé, en 1913 se publica Plantas medicinales de Yucatán y Guía médica práctica doméstica de Benjamín Cuevas, en 1931 se encuentran las investigaciones de Roys, en 1945 se pública Apuntes relativos a la Flora de Yucatán de Narciso Souza, en 1981 Mendieta y Del Amo publicaron Plantas medicinales 1

de Yucatán que incluye además de parte de la obra de Souza, una sinonimia popular y científica, parte de las planta usada y elaboración de la receta. Se encuentran investigaciones del Centro Investigación Científica de Yucatán (CICY) como Catálogo de plantas medicinales de uso común en Yaxcabá, Yucatán, de Méndez, et. al. (2003) y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados Unida Mérida (CINVESTAV) como son los realizados por el Dr. Gilberto Balam, entre los que destaca su libro Flora Maya medicinal (2003). También se encuentran tesis de licenciatura de la Facultad de Ciencias Antropológicas y de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Yucatán. Aunque existan diversas obras que traten enteramente o en parte sobre la medicina tradicional, muy pocas son consultadas y usadas por la población en general. Debido a que los ejemplares son muy escasos y de baja difusión. Es importante reflexionar y señalar que estos conocimientos en la actualidad no se están trasmitiendo de forma completa a las generaciones de jóvenes, debido a varios factores, entre los que se encuentran el auge de la medicina alópata, el acceso al servicio de salud institucional y a la pérdida de interés de las personas hacia la medicina tradicional, conllevando con esto, una erosión cultural que se refleja en un decremento del uso de las plantas medicinales. Por tanto, se está llegando a una desvalorización de estos conocimientos, por considerarlos innecesarios, ya que se cuenta con otras opciones de atención a la salud. Sin embargo, como menciona Yam, et. al. (1992), la medicina tradicional (en ella englobada el uso de plantas medicinales) constituye un elemento de identidad cultural y por su bajo costo y disponibilidad es accesible a la población, además que contribuye como proveedora de atención primaria de salud al nivel de la comunidad, según, la Organización Mundial de la Salud. Por lo que es necesario devolver el valor que ha menguado en las generaciones jóvenes para lograr una revalorización y mantener así, estos conocimientos y prácticas para que continúen siendo una opción en servicios de salud a la comunidad. Además los médicos tradicionales son en gran medida, los encargados de mantener determinadas especies dentro sus solares y en las comunidades silvestres, por considerarlas importantes por su uso medicinal, haciendo un uso racional del recurso y contribuyendo a la conservación con impacto directo en las comunidades vegetales e indirectamente a otros grupos de organismos. Dado lo anterior

2

esta investigación tiene la finalidad de revalorizar el uso de plantas medicinales entre los alumnos de secundaria en el Municipio de Tzucacab, Yucatán para fomentar en ellos el interés en conocer y la apropiación de estos conocimientos, contribuyendo así a la conservación de estas prácticas.

3

2. OBJETIVOS
General: Conocer el uso de las plantas medicinales por los médicos tradicionales y revalorizar este conocimiento entre los alumnos de primer año de secundaria en Tzucacab, Yucatán, México.

Específicos:  Conocer la cosmovisión de los médicos tradicionales relacionada con el uso de plantas medicinales en Tzucacab, Yucatán.  Determinar los padecimientos principales que atienden los médicos tradicionales y las plantas para tratarlas.  Diagnosticar la percepción de los estudiantes sobre la importancia de la medicina tradicional.  Propiciar una revalorización de la medicina tradicional en los estudiantes.  Contrastar las respuestas de los alumnos para identificar la existencia de una revalorización.

4

3 REVISIÓN DE LITERATURA
3.1 Medicina y sociedad La medicina se remonta a los albores de la humanidad como respuesta para aliviar sus males físicos, emocionales y espirituales, conforme se fue desarrollando se le fue añadiendo elementos característicos de cada cultura. Martínez (1976), divide en varias fases la historia de la medicina en relación al uso de plantas medicinales. a) En la época antigua se encuentran civilizaciones como la Egipcia, Harappa (India), Griega y Romana que nos legaron manuscritos, libros y tratados sobre medicina. En América se tiene documentado a los aztecas con sus jardines botánicos y las redacciones de crónicas sobre las costumbres de los indígenas. b) En el Renacimiento las investigaciones se dividieron en dos, aquellas dirigidas a redescubrir los organismos utilizados por las culturas clásicas (griegos y romanos) y las que se hicieron en zonas recién descubiertas o conquistadas en América, Asia y África. c) En el siglo XVII se realizaron obras sobre el tema en las colonias inglesas, españolas, francesas y holandeses. En el siglo XVIII y XIX debido al periodo de Ilustración y a la independencia de varias colonias se generó una gran cantidad de literatura de este tipo. Es importante mencionar que en las nuevas naciones se forman institutos dedicados al desarrollo científico, creándose por ejemplo en México la “Sociedad Mexicana de Historia Natural” y el “Instituto Médico Nacional”. En el siglo XX las investigaciones disminuyen en casi toda nación excepto en los Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania Federal, que lo hacen en menor grado. Aunque en la actualidad se nota un renovado interés por la temática en varias naciones gracias a su importancia social, cultural y económica.

3.2 Medicina tradicional y sus terapeutas La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la medicina tradicional como la suma completa de conocimientos, técnicas y prácticas fundamentadas en las teorías, creencias y experiencias propias de diferentes culturas y que se utilizan para mantener la salud y prevenir, diagnosticar, mejorar o tratar trastornos físicos o mentales. En algunos países se denomina medicina alternativa o complementaria. La medicina tradicional abarca una amplia variedad de terapias y prácticas, como tratamientos con plantas, animales y/o

5

minerales, terapias manuales y espirituales, acupuntura y acupresión, ejercicios, entre otras, que varían entre países y entre regiones. Ésta medicina se viene utilizando desde hace miles de años, y su importancia radica en que ha contribuido y se mantiene contribuyendo enormemente a la salud humana, en particular como proveedora de atención primaria de salud al nivel de la comunidad. La medicina tradicional presenta tres componentes en su funcionamiento, estos son: la cosmovisión, el conocimiento y la práctica, y no se mantienen en campos separados, sino que interactúan en un entramado muy estrecho. Según Toledo, et. al. (2008), la forma en que los seres humanos se apropian de la naturaleza es a través del complejo kosmos-corpuspraxis (cosmovisión, conocimiento y prácticas). Por ejemplo en el caso de tratamientos herbarios, las características de las plantas, su ubicación, la parte usada y la cantidad recomendada (conocimientos), son la base para su preparación y administración (práctica) que tiene elementos culturales propios, simbólicos y religiosos (cosmovisión). En México, específicamente en la península de Yucatán, la medicina tradicional cuenta con diversos médicos tradicionales, también llamados practicantes comunitarios o especialistas, éstas son personas generalmente adultas y pertenecientes a la comunidad en donde ejercen, a las que el grupo social reconoce como dotados de los conocimientos y habilidades para curar, que diagnostican las enfermedades como parte de una idea de la causalidad que es compartida por el grupo y cuyo sistemas de creencias, conceptos y prácticas los distingue claramente de los terapeutas de la medicina alópata (Yam, et. al. 1992). Los diversos médicos tradicionales se clasifican según Yam, et. al. (1992) dependiendo de la actividad que desempeñen, en:  Parteras: son las encargadas de tratar las enfermedades de la mujer y de los recién nacidos, atienden a las mujeres durante el embarazo, el parto y después de éste. Generalmente son mujeres, aunque en mucho menor medida existen hombres que la ejercen.  Sobadores: restablecen a las personas que sufren golpes, torceduras, dislocaciones y pequeñas luxaciones, utilizando una serie de masajes en el cuerpo del paciente.  Hierbateros: se dedican a tratar las enfermedades a base de plantas y tienen un gran conocimiento acerca de éstas, de sus propiedades y temperamentos.

6

 H´menes: realizan ceremonias agrícolas, poseen conocimientos acerca de las enfermedades y de los recursos para tratarlas. Además curan males de tipo mágicoreligioso mediante santiguos, cambios, ceremonias, rezos, etcétera. Este cargo solo es realizado por hombres.  Curanderos: Curan males de tipo mágico-religioso mediante plantas, animales, santiguos y rezos, pero no realizan ceremonias agrícolas. Las parteras y los sobadores adquieren sus conocimientos en la práctica, siendo ayudantes de sus papás o de otra persona que les ha querido trasmitir sus experiencias. Por otro lado los h´menes y los curanderos tienen una forma especial de adquirir los conocimientos, se considera que son personas predestinadas para aprender el oficio y se cree que son portadores de un poder divino que les permite curar todo tipo de enfermedades. Los hierbateros pueden adquirir sus conocimientos a través de una sola de las dos maneras anteriores (natural o divino) o de ambas a la vez. Es necesario aclarar que dentro de cada tipo de médico existen especialidades, como por ejemplo, entre los hierbateros se puede encontrar aquellos que se especializan en tratar mordeduras de serpientes, entre los sobadores están aquellos que se especializan a componer dislocaciones, fisuras y fracturas óseas, entre otras. La medicina tradicional constituye un elemento de identidad cultural, es accesible a la población por su bajo costo, incluso algunas prácticas son del dominio público debido a su sencillez. No obstante, ésta medicina está sufriendo no sólo alteraciones, sino que el conocimiento y los recursos se están perdiendo por múltiples factores, como la migración, la deforestación, la influencia de otras formas de pensar, la política de las instituciones de salud que motivan la desvalorización de estas prácticas médicas (Yam, et. al. 1992).

3.3 Medicina alópata y Medicina tradicional Según Lagarriga (2000) un sistema médico son todas las creencias y prácticas relacionadas con la salud y la enfermedad, que conjunta recursos humanos, como los médicos, curanderos, enfermeras, farmacéuticos, parteras; y tecnologías, como son los

medicamentos, plantas, acupuntura, adivinación, entre otros.

7

Por otro lado, tenemos dos tipos principales de medicinas, la medicina alópata u occidental, entendida como aquella que desarrolló la cultura griega clásica, y después entre los S. XVII y XX avanzó con una nueva gama en fármacos y métodos quirúrgicos; y la segunda, la medicina tradicional, que es aquella donde los conocimientos sobre la enfermedad y su curación han pasado de manera oral de generación en generación, fundamentada en el conocimiento cultural y no en conocimientos científicos (Lagarriga, 2000). Para Conti (1972) los objetivos y técnicas que tiene la medicina depende de cada cultura, por lo que los recursos necesarios para formar un sistema médico van en función de los elementos en los que se basa dicha cultura. Así se encuentra que las definiciones enfermedad y salud son diversas, por lo tanto, la medicina presenta una serie histórica de comportamientos diferentes como respuesta a los variados problemas propios de la definición de enfermedad. La medicina alópata considera que la enfermedad es causada por agentes biológicos, químicos y físicos y el restablecimiento de salud depende de la eliminación de esos agentes para conservar la “normalidad” y/o evitar la muerte de individuo. Mientras que la medicina tradicional, en Mesoamérica, además de considerar a la enfermedad por causa de agentes biológicos y físicos, también considera como un motivo los causantes sobrenaturales, que provocan un desequilibrio corporal. Los fenómenos desestabilizadores más importantes se reducen a su potencialidad de enfermar el cuerpo al romper su desequilibrio interno de fríocalor (Conti, 1972; Viesca, 1976; García, et. al. 1996). La diversidad de muchas enfermedades que se tratan en la medicina tradicional tienen su contraparte en la alópata, y en muchos lugares la gente acepta los avances tecnológicos y dejan de asistir con los hierbateros. Sin embargo, aún una gran parte de la población continua acudiendo con los médicos tradicionales por la diferencia en el costo, el trato y la eficiencia, además que existe una serie de enfermedades sobrenaturales que el médico alópata no puede tratar (García, et. al. 1996; Anzures, 2000). Una diferencia notable en las instituciones de salud públicas (centros de la medicina alópata y hegemónica) de la medicina tradicional, es la relación médico-paciente, esta se encuentran en un estado deplorable porque los médicos alópatas generalmente subestiman la interacción con el paciente y se remiten a tratar solo los síntomas y la causa de la

8

enfermedad, además que existe un choque cultural que impide un comprensión mutua de lo que pasa. En la medicina tradicional esto no ocurre pues ambos individuos pertenecen a la misma cultura y clase social y la relación es más humana y cercana (García, et. al. 1996; Anzures, 2000). En la actualidad se esta dando un proceso de sincretismo médico, como se dio en el pasado de la medicina alópata a la tradicional, pero no a la inversa ya que aún se mantiene una desvalorización del personal de salud por considerarla poco científica. No obstante, en la ultimas dos décadas se esta dando un proceso de reconocimiento de la medicina tradicional por las instituciones oficiales Morales, 2000). De este modo en algunas partes de México, como es el caso de la península de Yucatán, hay un aumento de grupos de médicos que están dando el valor a la medicina tradicional, la respetan y aprenden de ella, apoyan su sistematización y reafirmando sus conocimientos (García, et. al. 1996). Aunado a esto, se encuentra la estrategia que lanzó la OMS en 2002 sobre la medicina tradicional, donde facilita a los países la exploración de las posibilidades de esa medicina para mejorar la salud y el bienestar de la población. (García, et. al. 1996; Anzures, 2000; Lagarriga, 2000,

3.4 Estudios sobre medicina tradicional en México Los estudios desarrollados durante estos 500 años desde la incursión de los españoles a tierras americanas se pueden dividir en tres periodos, debido a que existen diversos motivos por los que fueron realizados estos estudios y porque hubo períodos de auge seguidos de una aparente inactividad, que se debió a que el poder gobernante de cada momento tuvo otras prioridades antes que desarrollar estas actividades. El primero abarca alrededor de 1552 a principios del siglo XVII, encontrándose obras que son consideradas clásicas de la herbolaria indígena, siendo el principal motivo de la Corona española conocer la flora americana y las costumbres de los naturales de la Nueva España (Lozoya y Lozoya, 1982). La obra de importancia más temprana fue la de Fray Bernandino de Sahagún en 1548 titulada, “Historia general de la cosas de nueva España”, conocido también como “Códice Florentino”. En esta obra se obtuvo información reuniendo a ancianos principales y con la

9

información elaboró su texto considerado hoy la información más confiable sobre herbolaria medicinal indígena del siglo XVI (Lozoya, 1984). Paralelo al de Sahagún fue “Líbelo de las hierbas medicinales de los indios” o denominado erróneamente “Códice Badiano”, elaborado por Juan Badiano y el médico indígena Martín de la Cruz en 1552 en México, plasmaron información sobre el uso medicinal de minerales, animales y plantas. Es la única obra ilustrada que se conoce del período inmediato a la conquista de México (Lozoya, 1984). La “Historia Natural de Nueva España” del protomédico Francisco Hernández (1571-1576) es la mayor recopilación que se hiciera sobre plantas y animales del territorio mexicano durante el siglo XVI. Por su extensión y estructura es considerada, en cuanto a plantas, el titulo de “Tratado” o “Flora”. Sin embargo, el registro es solamente de las plantas autóctonas, y no de la herbolaria que manejaban los indígenas. La obra muestra cada planta con ilustraciones, descripciones de hábitat, usos y otros comentarios de utilidad. Durante los siguientes dos siglos esta obra fue considerada para la mente española como la única verdad que se hable en América y Europa en lo que a herbolaria mexicana se refiere (Lozoya, 1984). Otros obras más pequeñas y menos ambiciosas, pero no por eso menos relevantes fueron, “Secretos de Chirugia” de Pedro Arias de 1957 escrito en Valladolid, España; “Opera medicinalia” de Francisco Bravo en 1570; “Suma y recopilación de chirugia” de Alonso López de 1978; “Tractado breve de medicina” y “Tractado breve de anatomía y chirugia” de Agustín Farfán de 1579 a 1592: y “Primera parte de los problemas y secretos maravillosos de las indias” por Juan de Cárdenas de 1591 (Lozoya, 1984). Para el siglo XVII se encuentran la obra de Fray Francisco Ximénes titulada “Cuatro libros de la naturaleza y virtudes de las plantas” de 1615, buena parte de ella fue tomada de la obra de Hernández, ya que esta no fuera conocida hasta entonces, porque no estaba impresa. Añade conjeturas y remedios enriqueciendo el cuerpo de la obra, y gracias a él la obra Hernandiana es conocida, aunque por partes (Viesca, 1976; Lozoya, 1984). Otras obras del mismo siglo se encuentran “Verdadera medicina, cirugía y Astrología en tres libros dividida” de Juan de Barrios en 1607 y “Tratado de la supersticiones y costumbres

10

gentilicias que hay y viven entre los indios naturales de esta Nueva España” de Hernando Ruiz en 1629 (Lozoya, 1984). En el segundo periodo, ubicado a fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII, fue impulsado porque el imperio Español vio amenazada su hegemonía política y económica renovando esfuerzos para explotar los recursos naturales de sus colonias (Lozoya y Lozoya, 1982). Aquí se concretan obras como: “Flora Mexicana Plantae Novae Hispaniae” de Martín Sessé y Mariano Mociño de 1790 a 1801; “Ensayo de la materia medica vegetal de México de Vicente Cervantes en 1790; “Historia natural o jardín americano” de Juan Navarro de 1801 para Querétaro (Lozoya, 1984). Configurando un espacio bibliográfico rico en datos sobre herbolaria medicinal (Lozoya y Lozoya, 1982). El tercer período abarcó desde finales del siglo XIX a principio del XX, esta vez México como país independiente inicia su desarrollo bajo la influencia científica y cultural de Europa. Durante este periodo se produce la bibliografía científica más abundante sobre el tema que nos ocupa (Lozoya y Lozoya, 1982). La Sociedad Mexicana de Historia Natural (1868-1914) mediante “La Naturaleza” una publicación periódica, difundió todo la temática de la biología de su tiempo y generó información de competencia internacional, dedicando estudios sobre botánica medicinal. El Instituto Médico Nacional generó entre 1889 y 1891 “El Estudio” un semanario de ciencias médicas que incluía “folletines” para divulgar obras clásicas, pero de difícil adquisición y consulta, convirtiéndose en la publicación médica de mayor prestigio. También se encuentra “Anales del Instituto Médico Nacional” entre 1894 y 1914, por el creciente número de investigaciones “El Estudio” fue sustituido por “Anales” siendo este la cuenta de los reportes de flora medicinal de México (Lozoya, 1984). La literatura científica mexicana que ofreció una panorámica sobre este conocimiento, se detuvo hacia los años treinta del siglo XX. Esta situación conllevó a que la información impresa sobre plantas medicinales indígenas con que cuenta México, sea obsoleta, imprecisa y que adolezca de serias limitaciones (Lozoya y Lozoya, 1982).

11

3.5 Estudios sobre medicina tradicional en Yucatán En la península de Yucatán los escritos sobre el tema son escasos y reducidos a comparación de los expuestos anteriormente. El primero en aparecer fue “Relación de los cosas de Yucatán” de Fray Diego de Landa escrito en el siglo XVI, aunque trataba de diversos temas sobre los mayas de esa época, contiene un apartado que habla de la flora de Yucatán y mencionaba algunas plantas medicinales. Los libros del Chilam Balam son fuentes de preservación de los mayas de fines del S. XVI al S. XVII que aprendieron a leer y escribir en español de aquella época y redactaron diversos escritos con temas sobre medicina, astrología, religión y mitología, con fuerte relación a sus costumbres y creencias precoloniales, que ahora llevan el nombre del poblado donde fueron escritos. Así tenemos el Chilam Balam de Ixil, Kaua y Nah, que son los que tratan de herbolaria medicinal, aunque también se encuentran los de Chumayel, Tizimín, Maní, Tekáx y Tusik (Andrade y Peniche, 1989). El “Ritual de los Bacabes” al parecer es originario de Nunkiní, Campeche, de fines del S. XVI. Esta obra se presenta al estilo literario maya con conceptos médicos, mágicos y religiosos del grupo maya casi sin influencia europea. Los textos son en su mayoría conjuros para la curación, producto de una combinación de conocimientos médicos, botánicos, mágicos y religiosos, presentada en lenguaje literario y esotérico (García, et. al. 1996). La obra de Ricardo Ossado o Giovanni Franceso Mayoli de 1750 a 1760 titulada “Medicina domestica” escrito en Valladolid, Yucatán, contiene un gran número de recetas que se remonta hasta el siglo XVI. Como fue difundida en el suroeste por medio de manuscritos la obra ha cambiado y aumentado conforme pasan las generaciones formando un compendio de la herbolaria medicinal del siglo XVII y XVIII (Lozoya, 1984). Entre los primeros del S. XX se encuentran la obra de Joaquín Dondé y Juan Dondé titulada “Apuntes sobre las plantas de Yucatán” en 1907, donde realiza descripciones botánicas de diversas plantas del Estado y su utilidad, principalmente en el campo medicinal, pero también mencionan su utilidad como utensilios en la vida diaria y usos artesanales. Seguidamente se esta el Dr. Benjamín Cuevas con “Plantas medicinales de Yucatán y Guía médica práctica doméstica” de 1913, en donde redacta descripciones botánicas, propiedades

12

terapéuticas, usos comunes, método y dosis de 211 plantas, además incluye un manual o guía donde describe enfermedades, sus síntomas y su tratamiento mediante recetas con plantas o derivados de ellas y diversas sales, acumulando en total 333 recetas, también incluye ilustraciones de muchas de las plantas que menciona. La obra de Roys titulada “The Ethno-Botany of the Maya” en 1931, describe enfermedades de las comunidades rurales de Yucatán y los remedios para mitigarlas, una gran parte de su información fue basada en la obra de Ricardo Ossado. En 1945 se pública “Apuntes relativos a la Flora de Yucatán” de Narciso Souza en donde describe una amplia variedad de plantas medicinales, con su clasificación y descripciones. Souza también fue autor de una obra con valor artístico y científico por las plantas allí dibujadas y las recetas que el reunió. Sin embargo la obra no concluyó y Mendieta y Del Amo en 1981 publicaron “Plantas medicinales de Yucatán” que incluye además de parte de la obra de Souza, una sinonimia popular y científica, parte de las planta usada y elaboración de la receta y una bibliografía sobre herbolaria medicinal histórica y contemporánea de la zona (Lozoya, 1984). Para fines del siglo XX se encuentran diversos trabajos sobre el tema desarrollados por el Centro Investigación Científica de Yucatán (CICY) como catálogo de “Plantas medicinales de uso común en Yaxcabá, Yucatán”, de Méndez, et. al. (2003), “Evaluación de la actividad biológica de plantas medicinales nativas de la península de Yucatán, de Vera, (2004) y “Estudio de Tridax procumbens L. para obtención de metabolitos con actividad antiprotozoaria” de Martín, (2009); y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados Unida Mérida (CINVESTAV) como son los realizados por el Dr. Gilberto Balam, entre los que destaca su libro “Flora Maya medicinal” (2003). También se encuentran tesis realizadas por los estudiantes de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán, tales como “La medicina tradicional y la medicina institucional entre los henequeneros de Yucatán” por Elena Gottdiener (1976), “Concepción, diagnóstico y curación de las enfermedades tradicionales en Pustunich, Yucatán” por José Fuentes (1984), “Estado actual de las prácticas médicas tradicionales en Pustunich, Yucatán” por Miguel Güemez (1984) y “La medicina nativa yucateca” por Cardeña en (1986) (en Andrade y Peniche, 1989). En la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia se encuentran las de tesis “Estudio Etnobotánico de plantas medicinales de la ciudad de

13

Tizimín” por Janine Narváez (2001) y “Conocimiento, uso y manejo de plantas medicinales en el poblado de Hocabá, Yucatán, México” de Neydi Polanco (2004).

3.6 Parcelas agroforestales escolares Este programa ha sido dirigido por el Cuerpo Académico de Manejo y Conservación de Recursos Naturales Tropicales y tiene la finalidad de generar y promover conocimientos que mejoren la calidad de vida de las comunidades rurales a través de la adopción de alternativas agroecológicas que permitan la conservación, el rescate del germoplasma nativo y de los conocimientos tradicionales, y al mismo tiempo fortalezcan los procesos de enseñanza-aprendizaje en las Escuelas Secundarias Técnicas (EST). Este proyecto ha sido realizado en seis escuelas de seis comunidades: Sahcabá, Hocabá; Cepeda, Halachó; Tzucacab, Tzucacab; Sucilá, Sucilá; Tinum, Tinum y Pencuyut, Tekax. En ellas se desarrollaron talleres de capacitación dirigidos al personal docente, a través de los cuales se diagnosticaron las escuelas y se diseñaron las parcelas agroforestales. Se motivó a los profesores para que desarrollaran guías didácticas que apoyaran sus enseñanzas a través del empleo de las parcelas como laboratorios vivos. En cada escuela se conformó un comité cuyo objetivo ha sido vigilar el funcionamiento de las parcelas, organizar actividades para fortalecerlas y promover las tecnologías hacia la comunidad. En febrero del 2007, en la Secundaria de Tinum, junto con los involucrados en este proyecto se organizó y llevó a cabo una Feria de Intercambio de Germoplasma entre las comunidades participantes. Los beneficios inmediatos recibidos por los participantes y las comunidades han sido el fortalecimiento de la infraestructura e insumos para la práctica tecnológica de las EST participantes, la sensibilización y capacitación a los docentes sobre los beneficios de contar y manejar las parcelas agroforestales; el fortalecimiento de los procesos de enseñanzaaprendizaje, la asesoría técnica a las EST participantes por parte de los investigadores de la UADY. Igualmente, el reconocimiento institucional de las EST participantes, la sensibilización, y capacitación a los alumnos y sus familias sobre los beneficios de contar y manejar las parcelas agroforestales o algunas de las técnicas agroecológicas, dentro de la escuela y en su propio solar, aparcerías de animales criollos para las EST y las familias que

14

les ha permitido mejorar sus sistemas productivos y economía. Este proyecto ha permitido el trabajo multi e interdisciplinario de estudiantes de licenciatura y de posgrado (Montañez, et. al. 2008).

3.7 Socialización y revalorización La Real Academia Española define revalorizar como “devolver a algo el valor o estimación que había perdido”. La revalorización puede alcanzarse mediante una socialización adecuada, en la cual se difunden y trasmiten los conocimientos y prácticas asociadas al objeto y/o fenómeno de estudio (Pérez, 2005; Bernal, 2008). La socialización según Berger y Luckmann (1967) consiste primero, en la internalización, que es la aprehensión o interpretación inmediata de un acontecimiento objetivo, en cuanto es una manifestación de los procesos subjetivos de un individuo, que en consecuencia, se vuelven subjetivamente significativos para otro individuo. En el caso de un niño, se puede definir como el proceso de adquisición de los conocimientos y del saber hacer, que son necesarios en el contexto de interacción social para establecer lazos sociales (Vásquez y Martínez, 1996). La socialización se divide en dos fases: la primaria, que es aquella por la que atraviesa el individuo en la niñez, por medio de ella se convierte en miembro de la sociedad. La socialización secundaria es cualquier proceso posterior que induce al individuo, ya socializado, a nuevos sectores del mundo objetivo de su sociedad (Berger y Luckmann, 1967). Se considera que la infancia es un periodo de socialización decisivo, que parte de un individuo a otro, generalmente de un adulto a un niño (padres-hijos, maestros-alumnos, etc.) (Vásquez y Martínez 1996; Estrada, 1999). Pero se dan interacciones horizontales aquellas entre los mismos niños y por su parte entre adultos, e interacciones inversas que parten del niño a los adultos, de modo que se da un proceso en varios sentidos, existiendo una trasmisión de valores junto con la experimentación común de los mismos (Vásquez y Martínez 1996). El ámbito escolar, se aprenden conocimientos y técnicas, pero también es donde cada niño está descubriendo aquello a lo que los adultos (los maestros) le dan importancia, está probando estrategias para entender lo que esos adultos le explican y le atribuye un sentido. La importancia de la socialización radica en que las personas, en este caso los alumnos,

15

están adquiriendo una manera de afrontar ciertas prácticas y actitudes, a través de las interacciones que se ejecutan durante el conjunto de labores que se realizan cotidianamente, en otras palabras, los individuos se socializan a través de prácticas cotidianas, regulares y prolongadas, rutinarias, pero también imprevistas y creativas. La adquisición de éstas prácticas y actitudes se mantiene durante toda la vida, sin embargo es más acentuada entre la infancia y la adolescencia (Vásquez y Martínez, 1996).

3.8 Estudios sobre revalorización Los estudios que implican una revalorización de conocimientos y prácticas son poco abundantes y bastante recientes. Entre los primeros, se encuentra Pérez (2005) con su trabajo titulado “Las curadoras de semillas, contribución del conocimiento tradicional al manejo descentralizado de la biodiversidad” de la Red de Conservación de la Biodiversidad Campesina, en el cual hace hincapié en el reconocimiento y la revalorización de la capacidad de las comunidades tradicionales para conservar la biodiversidad especialmente relacionada con los alimentos. Ya que en las comunidades quechuas y aimaras del alto andino peruano, los campesinos experimentadores del sur de Brasil, los custodios y las custodias de semillas en Colombia y las curadoras de comunidades tradicionales del sur de Chile son en gran medida los responsables históricos de que las actuales generaciones puedan acceder a una amplia y variada oferta de materiales genéticos y al cúmulo de conocimientos a ellos asociados, por tanto la revalorización de estas prácticas propiciaron la conservación de la biodiversidad partiendo de la misma comunidad. El trabajo titulado “Localización de variedades locales de higuera (Ficus carica L.) y recuperación del conocimiento asociado a su manejo tradicional en la sierra de la Contraviesa (Granada)” contribuyó al conocimiento y conservación de las variedades locales de higuera. Desde el enfoque de la agroecología, y mediante una metodología de investigación participativa con los agricultores locales, se clasificaron las variedades autóctonas, y se recopiló información sobre el manejo de la especie, para ampliar las posibilidades de desarrollar un cultivo ecológico de la higuera y de esta forma fomentar una revalorización del cultivo.

16

Hernando Bernal (2008) en su estudio “La Agroecología como base para una nueva ruralidad en la gran Amazonía continental suramericana” ha trabajado con los sistemas de producción alimentaria tradicional (Quilombos, colonos, ribereños, palmeros, cocaleros, entre otros) y con los sistemas convencionales, para revalorizar estas prácticas e integrarlas a un sistema de producción agroecológico para de esta manera lograr una miomimesis (copiar la naturaleza) y así, mantener los servicios ambientales, con una nueva fase de desarrollo técnico científico en procura de una sociedad sostenible. El trabajo titulado “Percepción del conocimientos de las expresiones culturales y su revalorización integral en la comunidad Altoandina, Caraz, Ancash, Perú”, de Paredes, et. al. (2009), consistió en la revalorización de todos aquellos productos procedentes de las expresiones culturales (textiles, técnicas del telar, técnicas de cultivo, música, danza, etc.) para que adquieran un valor comercial mediante la impartición de un taller, ya que los pobladores desconocían el potencial económico de estos productos, y así aumentar los ingresos de éstas comunidades.

17

4. MATERIALES Y MÉTODOS
4.1 Descripción del área de estudio El municipio de Tzucacab está situado al sur del estado de Yucatán, entre los paralelos 19º 38´ y 20º 09´ de latitud norte y entre los 88º 59´ y 89º 14´ de longitud oeste. Su altitud sobre el nivel del mar varia de 10 a 150 m. la cabecera municipal se localiza en el poblado de Tzucacab, se encuentra ubicado a 135 Km. de la ciudad de Mérida. El municipio tiene una superficie de 77,000 hectáreas aproximadamente y contiene 13 comisarías, éstas son: Blanca Flor, Catmis, Caxaytuk, Corral, Dzi, Escondido, Ek Balam, Noh Bec, Piste Akal, Polhuacxil, Sacsecan, Tigre Grande y Xcobiacal. El municipio de Tzucacab colinda al norte con los municipios de Tixméuac y Chacsinkín, al sur con el municipio José María Morelos del estado de Quintana Roo, al este con Peto y al oeste con Tekáx (Figura 1).

4.1.2 Suelo Las unidades de suelo que cubren el territorio del municipio de Tzucacab son las rendzinas, denominados en maya “box lu´um” y “pus lu´um” cuando se trata de rendzinas negras y los luvisoles llamados “ka´an kab” cuando son rojas (Polanco, 2004; Bautista y Palacio, 2005), y en menor extensión, los vertisoles, feozems y litosoles, con diferentes asociaciones en variada proporción (Duch, 1991; Zamora, 2007).

4.1.3 Clima El municipio presenta un clima cálido-húmedo con régimen de lluvias en verano, con un 5% de lluvia invernal, baja oscilación térmica (entre 5 y 7º C), mayo el mes más caliente. El promedio de temperatura es 26.4º C. La temperatura extrema es de 23.1 ºC y se presenta en el mes de diciembre. La temperatura máxima se presenta en mayo con promedio de 29.2 ºC. la precipitación total anual es de 10009.9 mm, la mínima ocurre en diciembre y la máxima en septiembre. El periodo húmedo se inicia a fines de mayo y continua hasta enero, siendo las lluvias más intensas entre junio a septiembre, disminuyen en el mes de agosto, cuando se presenta la canícula, sequía de medio verano o intraestival. La temporada seca comprende de febrero a mayo (Zamora, 2007).

18

EK-BALAM

TZUCACAB

CATMÍS

SACBECAN

POLHUACXIL NOH-BEC XCOBIACAL

PISTEACAL

BLANCA FLOR

CORRAL

ESCONDIDO

TIGRE GRANDE

Figura 1, Localización del municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Modificado de May, 2007)

4.1.4 Vegetación Las vegetación dominante del municipio de Tzucacab es selva mediana subcaducifolia (SMSC), presentado perturbaciones por la agricultura, la ganadería y la explotación forestal (Flores y Espejel, 1994; Zamora, 2007), esto a dado lugar a que se de un gran porcentaje de selvas secundarias. Del 50 al 75% de sus elementos florísticos pierden su follaje durante la parte más seca del año, alcanzando una altura de 18 o 20 m tales como Ceiba pentandra (L.) Gaertn. y Enterolobium cyclocarpum (Jacq.) (Zamora, 2007). Los elementos que estacan en este tipo de vegetación son: Bursera simaruba (L.) Sarg., Croton reflexiflolius H. B. & K., Diospyrus cuneata Standley, Gymnopodium floribundum Rolfe, Gymnanthes lucida Swartz, Neea choriophylla Standley, Piscidia piscipula Sarg., Lysiloma latisiliquum (L.) Benth, Eugenia axilaris (Swartz) Willd., Hippocratea excelsa H. B. & K.,

19

Lonchocarpus xuul Lundell, Guettarda combsii Urban, Coccoloba cazumelensis Hemsley, Vitex gaumeri Greenman, Thouinia paucidentata Radlk., Malpigia glabra L., Nectandra salicifolia (H. B. & K.) y Manilkara sapota (L.) Van Royen. Para el estrato arbustivo están: Diospyros anisandra Blake, Hampea trilobata Standley, Ardisia escallonioides Schlecht, Randia aculeata L. y Forchhameria trifoliata Radlk. En el estrato herbáceo se encuentran: Dorstenia contrajerva L. y Zamia lodiggesii Miq (Flores y Espejel, 1994; Zamora, 2007). También se encuentran selva mediana subperenifolia (SMSP), selva baja subperenifolia inundable (SBSPI), selva baja caducifolia (SBC) y sabana, zonas para la agricultura y pastizal inducido para la ganadería. Al norte del municipio se encuentran SMSC y zonas con vegetación secundaria, al este zonas con pastizal inducido, zonas de agricultura y pequeños manchones de vegetación secundaria, al oeste y el centro del municipio se encuentran SMSC, SMSP, sabanas, pastizales y zonas con vegetación secundaria y el sur cuenta con SMSC, SMSP y zonas con selva secundaria (Zamora, 2007).

4.1.5 Datos demográficos La población total es de 13,564 individuos, con 6,900 hombres y 6,664 mujeres, la edad media es de 20 años. El total de hogares es de 2,974, el tipo dominante de hogar es el nuclear donde los padres viven solo con los hijos solteros, con un promedio de 4 integrantes en cada hogar. En el municipio el 94.86% de los habitantes mayor de cinco años es bilingüe y el 5.14% habla solo maya (INEGI, 2007).

4.1.6 Servicio de salud De la población total solo el 14.68% es derechohabientes de alguna institución, la mayoría se encuentra en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) (1503 habitantes) y en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado (ISSSTE) (531 habitantes) (INEGI, 2007). En el municipio la cabecera municipal cuenta con instalaciones del IMSS, de Servicios de Salud de Yucatán (SSY) y del Desarrollo Integral de la Familia (DIF), en las comisarías casi todas cuentan con instalaciones del SSY, excepto en los poblados de Escondido y Tigre Grande que no cuentan con ninguna instalación de salud.

20

4.1.7 Educación De la población mayor de seis años el 80.1% (9342 habitantes) sabe leer y escribir y el 19.9% es analfabeta (2317 habitantes), el 14.76% de la población del municipio (2003 personas) concluyeron la primaria, el 4.93 % (669 personas) la secundaria y el 1.52% (207 personas) el bachillerato (INEGI, 2007). La cabecera municipal cuenta con preescolar, primarias, secundarias y bachillerato, en el resto del municipio se cuenta con preescolar y primarias, aunque esta última en algunas comisarías en calidad de telesecundaria dirigida por un solo maestro, como en los pueblos de Escondido y Tigre Grande.

4.1.8 Actividades productivas Las principales actividades productivas desarrolladas de forma tradicional en el municipio de Tzucacab son la agricultura con cultivos de maíz, sandia, camote y otros, en el solar se pueden encontrar bovinos, porcinos y ovinos, la avicultura con la crianza de aves de corral (gallinas y el pavo) y la apicultura (INEGI, 2007), aunque también son comunes los cultivos de frutales, hortalizas, plantas medicinales y de ornato. El municipio posee 647 hectáreas de tierras mecanizadas en donde se cultiva maíz, papaya, melón, calabaza, chile y sandía. Para el municipio destaca la ganadería con 42,331 bovinos, 4,168 porcinos y la apicultura con 1,580 colmenas de abeja europea y las artesanías como el urdido de hamacas y las prendas de vestir como los ternos e ipiles. En la selva se lleva a cabo la extracción forestal de productos maderables y no maderables como la recolecta de hojas de palmas y la cacería (Segovia, 2001).

4.1.9 Importancia de la zona de estudio La escuela secundaria técnica #65 de Tzucacab se encuentra dentro del proyecto Parcelas agroforestales escolares y las autoridades tienen el deseo de continuar con las actividades de dicho proyecto. La profesora Lizbeth Matos tiene un particular interés en la medicina tradicional, ella imparte clases de Biología a los alumnos de primer grado de secundaria, por lo que cedió parte de su horario de clases para que los alumnos participaran, proporcionando las facilidades para realizar la parte de la metodología que los abarca. Dado que cualquier individuo entre la infancia y la adolescencia son sujetos deseables para este

21

estudio, por el elevado potencial de adquisición de actitudes y prácticas relacionadas con la revalorización del tema que compete y por darse las facilidades para cumplir con el objetivo planteado, se trabajo con este grupo de primero de secundaria.

4.2 Proceso de investigación 4.2.1 Visita preliminar: Acercamiento con la comunidad Se realizó una visita de reconocimiento en todas las comisarías del municipio de Tzucacab para la identificación de los médicos tradicionales. Esta primera identificación surgió a partir del dialogo con los comisarios ejidales, quienes nos proporcionaron algunos nombres de médicos tradicionales que nos permitió la aplicación de la técnica de “bola de nieve”, que consiste en reunir al grupo de estudio a partir de una población objetivo, en este caso los médicos tradicionales, a los que se les pidió información necesaria para ubicar a otros médicos de su comisaría o del municipio de Tzucacab (Babbie, 1999). Después se estableció comunicación con los médicos tradicionales señalados por los comisarios, para explicarles el motivo y la naturaleza del estudio, se planificaron las visitas periódicas en donde se desarrollaron las entrevistas. Esta etapa se realizó durante el mes de Octubre de 2008.

4.2.2 Entrevista La información cualitativa se obtuvo a través de entrevistas (Anexo 1) llevadas a cabo en idioma español, éstas se realizaron durante los meses de Noviembre de 2008 a Mayo de 2009, y versaron sobre la vigencia actual de la medicina tradicional y sus problemáticas. Además de conocer los padecimientos de mayor frecuencia que son atendidos y las plantas para tratarlas y la cosmovisión asociada, incluyendo la forma de procesar y administrar, así como la manera de obtención del recurso medicinal. Para el cruce de técnicas y buscar la confiabilidad y validez de la información se diseñó y aplicó una cédula, con la finalidad de obtener información cuantitativa que permitió conocer las principales enfermedades y sus tratamientos con medicamentos tradicionales (Anexo 2). Se hizo una estimación de los ingredientes empleados en los remedios, se

22

pesaron con una balanza de precisión las cantidades recomendadas de las partes de las plantas usadas.

4.2.3 Colecta y determinación De forma paralela a las entrevistas se colectó material vegetal para su propagación e identificación botánica, se hizo un registro fotográfico de las muestras. El material botánico colectado se depositó en el Herbario Alfredo Barrera Marín de la Universidad Autónoma de Yucatán.

4.2.4 Análisis En este estudio se hizo una separación del complejo kosmos-corpus-praxis, sin embargo, no se debe deslindar la práctica médica de la magia, sino que para entender la medicina tradicional tenemos que enfocar ambos aspectos para la comprensión total del proceso Quezada (1976), No obstante, este deslindamiento se hizo para facilitar el análisis y sistematización de la información. Las entrevistas a los médicos tradicionales fueron grabadas y se transcribieron para su análisis, clasificación y sistematización que permitió generar el conocimiento sobre la cosmovisión en el uso de plantas medicinales de los médicos tradicionales del municipio. Se hizo una base de datos a partir de los cuestionarios y cédulas aplicadas para comparar las enfermedades que se mencionaron, así como las especies vegetales para su remediación, además para todas las especies se le calculó el valor de uso (VU) con la siguiente fórmula: VU=(∑Ui)/n; donde ∑Ui es la suma de todos los usos mencionados por todos los informantes para una especie y n es el número total de informantes.

4.2.5 Socialización y contraste La información, una vez analizada y sistematizada, se socializó mediante actividades dentro y fuera del salón de clases con alumnos del primer año de la Escuela Secundaria Técnica #65, mediante diversas dinámicas sobre el manejo y el uso de plantas medicinales en su comunidad (Anexo 3). Lo anterior se organizó de la siguiente forma: primero se aplicó un cuestionario de diagnóstico a los alumnos, sobre la percepción que tienen de la medicina

23

tradicional, sus practicantes comunitarios, la efectividad de esta medicina y los intereses que tienen sobre ella. Después se les aplicó la actividad #2, con el motivo de que se familiaricen con los conocimientos asociados con el uso de plantas medicinales, desde esta ocasión se les invitó para iniciar con el establecimientos del jardín de plantas medicinales, actividad que duró hasta el término de la socialización. En las siguientes sesiones se realizaron exposiciones sobre los conocimientos del uso de plantas medicinales reportadas en su comunidad, al finalizar estas, se aplicó otro cuestionario a fin de verificar que los alumnos hayan retenido la información que se les proporcionó. El último cuestionario consistió en verificar la existencia de una revalorización haciendo de nuevo algunas de las preguntas del cuestionario #1, aquellas que se refieren a la efectividad de la medicina tradicional, los intereses que tienen sobre ella y su disposición para utilizarlas. De esta forma se puede comparar el antes y el después de la socialización, y así evidenciar una revalorización por parte de los alumnos. Esta etapa se realizó durante los meses de Mayo y Junio de 2009. El jardín de plantas medicinales se hizo en las mismas instalaciones de la escuela con material vegetal adquirido durante las entrevistas (plantas en bolsas) y otros que los alumnos aportaron y quedó a cargo de su cuidado y mantenimiento la profesora de Biología de la secundaria.

24

5. RESULTADOS
5.1 Datos generales de los informantes claves En el municipio de Tzucacab se identificaron 10 médicos tradicionales en tres diferentes localidades, uno en Tigre Grande, tres en Noh Bec y seis en la cabecera municipal. El 60% de ellos fueron mujeres y el 40% hombres. El rango de edad fue de 43-71 años, y el tiempo que han estado practicando la medicina tradicional es de 3 a 55 años, con un promedio de 36.2 años. De los hombres, un 30% tiene como oficio principal ser campesino, un 10% es campesino y hierbatero, de las mujeres, un 50% se dedican a labores domésticas y el 10% restante son artesanos. La persona que tiene como oficio principal ser hierbatero, tiene un pequeño vivero donde cultiva y vende plantas medicinales, aunque es necesario mencionar que todos tienen en sus casas plantas medicinales, siendo solo para su consumo y no para vender. Los 10 médicos tradicionales tienen la especialidad de hierbateros, además tres de ellos tienen otra especialidad, dos son sobadores y uno sobador de cirro 1 . Dos de los médicos tradicionales manifestaron que durante las curaciones utilizan oraciones e invocaciones a varios ángeles y santos para ayudar en el alivio del padecimiento, siendo dos mujeres quienes hacen esta práctica, Doña Felipa Cauich y Doña Marta Castañeda, madre e hija respectivamente (Cuadro 1). Es necesario mencionar que cuatro de los hierbateros se mostraron desconfiados en la entrevista y no quisieron dar las indicaciones de la preparación de los medicamento, limitándose a solo mencionar para que sirve determinada planta, o incluso solo diciendo que tal planta es medicinal, sin compartir para que padecimiento es utilizada.

1

Según Güemez, (2009), especialidad de sobadores que restablecen la salud a través de un masaje especial en el abdomen y otras áreas corporales, mediante el reposicionamiento de un órgano simbólico llamado cirro o tip´te´ (Co municación personal).

25

Cuadro 1. Datos generales sobre los médicos tradicionales contactados del Municipio de Tzucacab, Yucatán.
M édico tradicional 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Akil, Valerio Cano, Miguel Castañeda, Marta Catzin, Mariano Cauich, Felipa Chan, Edilberto Dias, Alicia Pacheco, Amira Serralta, Ignacia Uc, Justina M édico tradicional Akil, Valerio Cano, Miguel Castañeda, Marta Catzin, Mariano Cauich, Felipa Chan, Edilberto Dias, Alicia Pacheco, Amira Serralta, Ignacia Uc, Justina Oficio principal Campesino y Hierbatero Albañil y campesino Artesana Campesino y comisario ejidal Ama de casa Albañil y campesino Ama de casa Ama de casa Ama de casa Ama de casa Persona de quien aprendío Abuelos Tio de su esposa, suegra y vecinos Tio, madre y otros médicos tradicionales Padre Tio-abuelo y otro médico tradicional Madre, vecinos y compañeros de trabajo De nadie Madre y otros médicos tradicionales Madre Madre y vecinos Comisaría Cabecera Cabecera Cabecera Tigre Grande Cabecera Noh Bec Cabecera Cabecera Noh Bec Noh Bec 70 45 43 45 68 43 67 65 68 71 Edad (años) Sexo Hombre Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer Mujer Mujer Mujer Especialidad y sobador Años que practica 40 22 24 35 51 3 55 53 42 37

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Hierbatero Hierbatero Hierbatera Hierbatero Hierbatera Hierbatero Hierbatera Hierbatera Hierbatera Hierbatera

y sobador

y sobador de cirro

5.2 Plantas medicinales y su relación con las enferme dades Se registraron 142 especies de plantas medicinales 78.01% son nativas y el 21.99% introducidas (Anexo 4), pertenecientes a 55 familias, de acuerdo a “Angiosperm Phylogeny Group, 2003” (APG II, 2003), en Simpson (2006), las más representadas de acuerdo a número de especies fueron Lamiaceae con 11 especies (7.74%), Asteraceae con 9 especies (6.33%), y la Euphorbiaceae con 8 especies (5.63%) (Figura 2).

26

Figura 2. Familias botánicas representativas según el porcentaje de especies usadas por los médicos tradicionales.

Entre las especies más utilizadas se encuentra en primero lugar Citrus limonia (limón), ya que el 70% manifestó utilizarla para elaborar diversas recetas, después se encuentran Hamelia patens (k´anan) (50%) y Manilkara zapota (sapote), Mentha citrata (menta) y Micromeria brownei (poleo) todas con 40% (Figura 3, anexo 5). Las especies con el mayor valor de uso son C. limonia y Momordica charantia (cundeamor) alcanzando ambas el 0.6, no obstante esta última especie solo es utilizada por un 20% de los hierbateros (Cuadro 2, anexo 6).

Cuadro 2. Especies con mayor valor de uso (VU).

Especie Citrus limon Momordica charantia Citrus aurantium Croton flavens Croton reflexifolius Manilkara zapota Micromeria brownei Persea americana

VU 0.6 0.6 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5

27

Se encontró un total 81 padecimientos que los médicos tradicionales han atendido en algún momento de su ejercicio, de los cuales 25 son tratados por más de un médico (Anexo 7). El padecimiento que más médicos atienden es el síndrome conocido como pasmo 2 , del cual 70% indicaron que lo trataban, después sigue el vómito con 60% y en tercer sitio la diabetes, la piedra y la tos con un 50% de los entrevistados (Figura 4, anexo 8). No obstante, los anteriores padecimientos no son la causa común de consulta, estos son la diarrea, el vómito y la calentura.

Figura 3. Especies de mayor emp leo por los médicos tradicionales.

Figura 4. Padecimientos que más méd icos tradicionales tratan, en el mun icip io de Tzucacab.
2

Estado corporal que tiene diversos síntomas y provoca diferentes padecimientos dependiendo de los órganos o zonas en que se ubique, de modo que se puede tener escalofríos, comezón, calentura, dolor, d iarrea, entre otros, pero cuando se encuentra una persona en el estado de pasmo o pasmado, generalmente presenta sudor de noche, cuerpo esta pegajoso y tiene mal olor.

28

5.3 Transmisión de los conocimientos El 80% de los entrevistados manifestó que aprendieron en parte de algún familiar cercano consanguíneo (padres y tíos), un 10% por relaciones de parentesco y de amistad, como suegra, vecinos, y otro 10% por cuestiones divinas como menciona una entrevistada:
Yo soy naturalista de nacimiento, desde la edad de 9 años empecé a tener esa corporación [corporificación]3 , pero pues no lo creían nadie, ya después comencé a desarrollar [las prácticas médicas]. Cuando iba yo a jugar con los niños, andaba recogiendo las hierbas [curativas], hasta hay muchas personas que me tiraban a la loca, [y decían] “esa chiquita solo está jugando, vacilando”. Entonces se dieron cuenta que todas las hierbas que recogía, pues si me daban resultados [curaban]. (Días, entrevista personal, 2009).

La transmisión del conocimiento cultural se efectúa aún principalmente de generación en generación, donde el 50% trasmite de forma activa sus conocimientos a sus hijos, como el caso del Sr. Catzin y el Sr. Chan, que cuando se han enfermado, sus hijos son los que van a buscar el recurso curativo y preparan el medicamento, según las indicaciones del padre. El otro 40% trasmite sus conocimientos a cualquiera que venga y pregunte por algún remedio o enfermedad en particular y el 10% restante, señaló que a nadie, en este caso se encuentra la Sra. Castañeda, quién comentó que cuando le preguntan sobre como se prepara y administra algún medicamento, no responde porque tiene temor que la persona prepare el remedio y cometa errores, poniendo en riesgo a otro individuo. El 60% de los médicos tradicionales entrevistados expresó que hay un desinterés y una pérdida paulatina de esta práctica curativa. De hecho, el 100% de los entrevistados está de acuerdo que los saberes sobre la medicina tradicional están disminuyendo, entre las razones se encuentran la accesibilidad con las instituciones de salud:
[Ahora] es más fácil ir con el doctor [médico alópata], si hasta los parteros dicen que es más fácil ir con el doctor, aún si lo pueden atender mandan a las parturientas al hospital porque es más fácil. Mientras llegas al hospital, inyectan a la mujer y forzan al bebe para que nazca, después la mujer sufre mucho, no es como con el partero que sabe como hacerle para que la madre no sufra bastante. Si hay hierbateros y parteras, pero todo se está perdiendo, ahora ya es diferente la situación. (Catzin, entrevista personal, 2009).

3

Según la Real Academia Española, Corporificar es dar cuerpo a una idea u otra cosa no material. En este caso, la entrevistada hace referencia a que los conocimientos sobre las particularidades curativas de ciertas plantas le iban siendo revelados desde una fuente sobrenatural, y conforme fue creciendo tuvo más conocimientos y realizaba más prácticas curativas.

29

Otras razones sobre la disminución en el uso de las plantas medicinales como tratamiento médico a las enfermedades, es la falta de creencia en esta medicina y la costumbre de utilizarla, como señala uno de los hierbateros:
[Estas prácticas están desapareciendo] por dos cosas, primero la creencia que tienen [hacia otras cosas], segundo porque las personas ahora ya no los están acostumbrando para usar las plantas, porque la costumbre se va yendo, como corre el agua, así cruza la costumbre. Solo algunos pocos todavía manejan estos conocimientos. (Cauich, entrevista personal, 2009).

Una razón más y que está asociada con el uso de agroquímicos y pesticidas que han provocado la escasez de las plantas medicinales, es lo que comenta una de las entrevistadas al señalar que:
Antiguamente no hay ninguna clase de líquidos [pesticidas] puro chapeo, todo lo que siembras lo logras y viene la lluvia a su tiempo, ahora casi no hay lluvia, y con tantos fertilizantes, con tantos líquidos, ya están echando a perder [la tierra], y eso ya esta comprobado…. Ahora ya es más difícil encontrar las plantas para los remedios aquí cerca, tienes que irte más lejos [para encontrarlas]. (Días, entrevista personal, 2009).

Sin embargo también existen motivos por los cuales aun se utilizan las plantas medicinales, ya que, todavía hay gente que le encuentra un uso y que le resulta más económico que las medicinas alopáticas, como lo señala un entrevistado:
Además la gente sigue tomando plantas porque la consulta con el médico [alópata] no es barata, cuesta $120 más las medicinas que vas a comprar, es bastante dinero que se gasta. (Cauich, entrevista personal, 2009).

Esto es constatado por otro informante en cuanto a que todavía algunas personas mantienen la costumbre de usar plantas medicinales y consultar con los médicos tradicionales
Solo en algunas zonas [esta desapareciendo], por ejemplo en las ciudades, porque ya no hay las plantas y la gente ya no creen en ellas. Pero en los pueblos como éste, no, porque todavía existen las plantas medicinales y hay la gente que cree y sana con ello. (Castañeda, entrevista personal, 2009).

Para evitar la pérdida del conocimiento cultural sobre el uso y aprovechamiento de las plantas medicinales y de los médicos tradicionales, los mismos informantes claves (E. Chan, M. Castañeda y F. Cauich) plantearon tres propuestas: 1) Invitar a la gente de los ejidos para que no dejen de utilizar la medicina tradicional y que el gobierno estatal apoye a quienes deseen usar este conocimiento cultural.

30

2) Ir a las escuelas y preguntar a los jóvenes quienes son los que están interesados en aprender sobre la medicina tradicional y seleccionarlos para enseñarles a escoger las plantas medicinales, preparar las medicinas y los tratamientos que hay que hacer para las diversas enfermedades. 3) Se enseñe en las escuelas el uso de las plantas medicinales, así como dicen que se enseñan las clases de lengua maya. No obstante, hay quien menciona que no hay posibilidades de mantener esta medicina:
Pues ahora por más que se haga algo ya no se puede. Es que a los doctores [médicos alópatas] les tienen más fe la gente, que a los hierbateros, sí hay quien todavía acude a los hierbateros y parteros, pero cada vez menos. A veces dice la gente cuando le das un medicamento: “ahhhh que me va hacer esa hierba, mejor voy con el doctor, me va a decir la verdad”. No puedas hacer nada, ya te despreció (Catzin, entrevista personal, 2009).

5.4 Cosmovisión de los médicos tradicionales En cuanto al momento de colectar las plantas medicinales no se registró ningún comentario de alguna ceremonia en la recolección, sin embargo, durante la curación o administración de los medicamentos dos de las entrevistadas, Castañeda y Cauich señalaron que realizan algunas oraciones y/o invocaciones a diversos ángeles y santos dependiendo si el paciente es adulto o infante. Doña Castañeda antes de curar a alguien, indicó primero que se debe tener un lugar adecuado para ello, como lo comenta:
Primero debes tener un lugar donde estén todas las imágenes, la de Dios [Jesucristo] porque el hizo todo el universo y la tierra, después los cuatro ángeles, Gabriel, Miguel, Rafael y Uriel, puede ser de figuras o en cuadros. Yo comencé a trabajar con estos, San Martín Caballero que es el dios de los pobres, también a la Virgen de Guadalupe y al niño de Atocha (Castañeda, entrevista personal, 2009).

Después ella misma comentó que si el paciente es un infante se realiza lo siguiente:
Cuando sean niños vas a invocar a la virgen de Guadalupe que es la madre de todo, y a el Niño de Atocha, porque es un infante, con ellos vas a pedir por la salud del niño. No se maneja nada de suerte, solamente lo tocas y miras, le tocas su frente, su espalda, las manos, su cuerpo y tomas su pulso, si notas que esta caliente vas a pedir: “Oh nuestra madre santísima de Guadalupe yo te pido este fervor y favor te pido, por… vas a decir el nombre del niño... que tu apartes de la enfermedad de este niño”, en este momento vas a utilizar la ruda o sip´che´. Con unos gajos empiezas a invocar a la santísima virgen de Guadalupe y rezas Dios te salve, Ave María y un salve, mientras santiguas al niño y lo vas bajando con los gajos hasta el suelo y después los tiras por detrás del niño. Después remojas con alcohol otro gajo nuevo y bañas al niño y se termina (Castañeda, entrevista personal, 2009).

31

En el caso de personas adultas se realizan otras invocaciones a otros santos y otras oraciones, como muestra lo siguiente:
Cuando son adultos, después de platicar con la persona que es lo que tiene, se sientan frente a frente, e invocas: “En el nombre de Dios padre, Dios hijo, Dios espíritu Santo, les pido que me concedan el favor que yo les pido por este mi hermano, quita el padecimiento que tiene y concédele a nuestro hermanos ángel Gabriel, ángel Miguel y ángel Rafael, los tres hermanos protectores el poder para quitar la enfermedad a mi hermano”. Después rezas un credo a Dios y santiguas a la persona mientras dices un padre nuestro, un Dios te salve y un Ave María, esas cuatro oraciones y esa es la forma de curar (Castañeda, entrevista personal, 2009).

Después Castañeda comentó que al finalizar este paso se realiza la preparación de los medicamentos herbolarios si es necesario, ya que con este ritual se facilita la acción curativa de las plantas.

5.5 Diagnóstico de la pe rcepción de los estudiantes Se trabajó con 51 alumnos de primero de secundaria, con 35 varones (68%) y 16 mujeres (32%). El 98% de los alumnos saben que las plantas se usan para curar enfermedades. De las personas que atienden las enfermedades los alumnos mencionaron al hierbatero con 31.7%, seguido de la medicina alópata (SSY, IMSS y Farmacias Similares) con 28.2%, al h´men y al sobador con 11.7% y la partera con 4.7%, solamente 5.8% dijeron no conocer alguna forma de curar, siendo el mismo porcentaje para los que mencionaron otra persona que cure. El 78.5% manifestó haberse curado por lo menos una vez con plantas, sin embargo el 92.15% estaría dispuesto a utilizar las plantas para aliviarse. Sobre los intereses que los alumnos mencionaron que tienen sobre las plantas medicinales, se encuentra el primer sitio el aprender con 44.88%, curar con 21.79%, enseñar y practicar con 17.68%, no olvidar con 9.8% y otro tipo de interés con 3.92%, solamente una persona (1.96%) dijo no tener ningún tipo de interés. En cuanto a las plantas medicinales que mencionaron en conjunto los alumnos, fueron en total 45 especies distintas, de las cuales 28 coinciden con las mencionadas por los médicos tradicionales. Con más menciones se encuentran la naranja agria con 11.11%, la ruda 9.02%, apazote 7.63%, cedro 7.63%, menta 6.94% y la hierba buena con 5.9%.

32

5.6 Respuestas de los alumnos después de la socialización El 95% expresó que las plantas medicinales son realmente efectivas, diciendo algunas razones (Figura 5), que podemos agrupar en tres principales que son: 1) funcionan igual que la medicina alópata (“si funcionan”, “curan algunas cosas” y “cura al igual que el doctor”), 2) la ciencia ha comprobado su eficacia (“comprobado por la ciencia que curan”) y 3) son más efectivos y rápidos (“más efectivo” y “curan rápido”).

Figura 5. Razones mencionadas por los alu mnos sobre el uso de las plantas medicinales.

El 72.5% de los alumnos mencionó alguna ventaja que tiene la medicina tradicional sobre la alópata, entre las más mencionadas se encuentran el ahorro de dinero con 48.71% y la mayor accesibilidad 17.94% (Figura 6).

33

Figura 6. Ventajas mencionadas por los alumnos que tienen las plantas medicinales sobre los med icamentos alópatas.

En esta ocasión el 100% de alumnos está dispuesto a usar plantas para aliviarse de alguna enfermedad o padecimiento, además el 97.5% expresó su interés de aprender sobre las plantas medicinales y su uso.

5.7 Jardín de plantas medicinales El jardín establecido consta de 9.6 m de ancho x 14.3 m de largo con 137.28 m2 de área. Las especies que se propagaron en su mayoría fueron aportadas por los alumnos que asistieron por las tardes para establecer y mantener el jardín. Se propagaron 17 especies y se incluyeron a las especies medicinales que ya estaban establecidas de forma natural (Cuadro 3). Después de sembrar las plantas se les aplicaba riego todas las tardes de lunes a viernes, cada especie se rotuló con sus nombres comunes y científicos y se colocó en la base de cada planta (Anexo 9). El rótulo se elaboró con materiales reciclados (latas de aluminio y maderas) y se coordinaron todas las actividades para que las realizaran los alumnos.

34

Cuadro 3. Especies propagadas por los alu mnos y especies ya establecidas en el jardín de p lantas medicinales de la escuela secundaria.

Nombre científico 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 1 2 3 4 5 6 7 8 Aloe vera Chenopodium ambrosioides Cnidoscolus chayamansa Coleus amboinicus Cymbopogon citratus Datura inoxia Pedilanthus sp. Huernia sp. Kalanchoe diagremontiana Kalanchoe integra Mentha sativa Nicotiana tabacum Plantago major Portulaca pilosa Ruta chalapensis Tradescantia spathacea Urera caracasana Nombre científico Artemisia vulgaris Bauhinia divaricata Citrus limonia Cymbopogon citratus Hamelia patens Lippia stoechadifolia Piscidia piscipula Tridax procumbens

Nombre común sábila epazote chaya orégano grueso zacate limón chamico pit tuch cola de gato oreja de burro belladona hierbabuena tabaco llantén mañanitas ruda maguey morado ortiga Nombre común siisim surup tok limón zacate limón kanan té habín pasmo xiw

Propagadas 8 1 3 2 1 1 2 2 2 2 3 1 1 2 1 2 1 Establecidas 1 1 1 1 1 1 1 1

35

6. DISCUSIÓN
6.1 Médicos tradicionales En cuestiones de género, existe una pequeña diferencia entre el número de hierbateros y hierbateras, por cada seis mujeres hay cuatro hombres, concordando con Polanco (2004), que señala que la proporción de mujeres es ligeramente superior a la de hombres. En cuanto a la experiencia en términos de tiempo, la mayoría cuenta con más de 20 años de experiencia en el área, excepto uno de ellos que apenas cuenta con tres años, sin embargo, su interés y conocimiento en el tema ha sido percibido por la comunidad de Noh Bec, y lo reconocen como la persona que más interés tiene hacia estos conocimientos, por lo que es una de las personas del poblado que más conoce sobre el tema. Aunque en la misma comunidad existen dos personas más que hace algún tiempo se dedicaron a esta labor, no obstante al construirse las instalaciones de SSY en la comunidad, poco a poco fue disminuyendo las pacientes que atendían, porque éstos últimos comenzaron a acudir al centro de salud. Como comenta Güemez (1992), que sucedió en la comunidad de Pustunich, Ticul; y Gubler (1996) para el área del Puuc, ya que al establecerse la medicina institucional los servicios solicitados a los hierbateros disminuyeron, pero no desaparecieron por completo.

6.2 Plantas medicinales y enfermedades de Tzucacab La mayor parte de las 142 especies mencionadas por los hierbateros son nativas (77.31%) concordando con Narváez, (2001) y Polanco (2004) en los porcentajes. Esto es de esperar, ya que son comunidades que han interactuado con las especies nativas durante varios siglos, además que los poblados están cerca del monte, en el caso de la cabecera, y en el caso de las comisarías de Noh Bec y Tigre Grande están inmersas en la selva y la accesibilidad de los recursos curativos está al alcance. Además todas las personas entrevistadas cuentan con plantas medicinales en sus solares, de las cuales es mayor las especies introducidas (22.69%), en particular las especies de la familia Lamiaceae, Rutaceae, Liliaceae y Crassulaceae, aunque también existen las nativas, muchas de ellas además de ser cultivadas, son fomentadas y toleradas, como encontró Polanco (2004), ya

36

que como mencionaron varios hierbateros, “es mejor tenerlas al alcance porque puede haber ocasiones que no tengas tiempo de ir a buscarlas”. La especie más utilizada es C. limonia la cual no coincide con los estudios de Narváez (2001) y Polanco (2004), sin embargo es de la misma familia y género que estos trabajos reportaron como la más utilizada (Citrus aurantium). La familia botánica mejor representada es la Lamiaceae, divergiendo ésta con los trabajos de los autores anteriores, que reportaron a Fabaceae como la mejor representada, esta familia botánica en este estudio ocupó el cuarto lugar junto con Rutaceae. Esto quizás se deba a que Narváez estudió la comunidad de Tizimín que no presenta selvas y Polanco trabajó en Hocabá que abarca mayormente la SBC. Por lo que las especies presentes en los remanentes de vegetación o en las selvas cercanas es menor que en zonas con diversos tipos de vegetación o con menor grado de perturbación. En Tzucacab existen zonas con SBC, SMSC y SMSP con 30 años de antigüedad, aunque también con distintos grados de perturbación y fragmentación, no obstante esto incrementa las especies y familias botánicas que se pueden encontrar, debido a que en una selva con una mayor diversidad de plantas, es congruente que las personas utilicen un número más amplio de especies vegetales. Las especies con mayor valor de uso fueron C. limonia y M. charantia, que son empleadas en seis padecimientos (Anexo 6) mostrando una importancia relativa, en comparación con otras especies en la misma comunidad, por tanto dentro del mismo contexto cultural. Esto es de resaltar en C. limonia, ya que es una especie introducida y sin embargo mostró ser la más utilizadas en las remedios y por más médicos tradicionales. Con respecto a esto, Bermúdez y Velásquez (2002), mencionan que un elevado número de citaciones para un uso específico de alguna planta, indica una mayor probabilidad de eficacia real sobre enfermedades. En estudios enfocados a la investigación de sustancias activas contra padecimientos o enfermedades, los valores de uso nos muestran especies con un elevado potencial de actividad, sugiriendo plantas con una fuerte eficacia farmacológica en la región. En este estudio nos indica que las especies con coeficientes elevados de valor de uso son muy apreciadas por los médicos tradicionales y que les tienen una alto grado de creencia hacia sus propiedades curativas.

37

Los padecimientos que más atendían los hierbateros, no son enfermedades sino son síntomas. La diarrea, que está considerada por Hernández (2000) como el mal común de los infantes que viven en los países en desarrollo, y el vómito están asociadas con enfermedades gastrointestinales causadas por alimentos o bebidas en mal estado y con agentes nocivos (bacterias, virus y protistas) provocando una reacción que deriva en estos padecimientos, entre los que también se encuentran la calentura, aunque esta puede ser causada por otras enfermedades propias del sistema respiratorio y/o urogenital. Lo anterior concuerda con los padecimientos y enfermedades que más atiende el SSY de la cabecera de Tzucacab, según su Director Nicolás López (comunicación personal), ya que estas son en orden decreciente, afecciones del sistema respiratorio, parasitosis del sistema gastrointestinal y enfermedades diarreicas, en cuanto a la diarrea, también fue el primer padecimiento reportado por Balam (1991). Esto nos lleva a pensar que la población consulta a los médicos alópatas y tradicionales por las mismas razones, dependiendo su decisión de varios factores: el recurso monetario disponible, la confianza que la tenga a una u otra medicina o simplemente de la cercanía del consultorio. No obstante Gubler (1996), cree que el factor determinante de esta decisión son las condiciones ambientales-culturaleslingüísticas que imperan en las comunidades, sobre esta misma postura Ku (1992) menciona que la medicina tradicional responde a formas culturales de los grupos sociales. Otro padecimiento que es causa importante de consulta con los médicos tradicionales son los denominados por Lagarriga (2000), síndromes de filiación cultural o simplemente síndromes. Este mismo autor menciona, que la salud y la enfermedad son complejas, puesto que trascienden del aspecto biológico y se adentra en el campo sociocultural. Relacionado con lo anterior, tenemos comentarios que los hierbateros entrevistados realizaron acerca de algunos padecimientos como el pasmo y el mal de ojo, refiriéndose a ellos como “enfermedades que no son de doctor”, entendiendo que estos males no pueden ser curados por un médico alópata, porque no tiene los recursos y/o porque no tiene la misma cosmovisión que los médicos tradicionales de su comunidad. Por tanto, sólo conociendo los valores reales o imaginarios de una comunidad o sector de la población, es como podremos entender los aspectos lógicos del proceder de sus integrantes para el logro de la salud (Lagarriga, 2000).

38

6.3 Transmisión de los conocimientos Como se ha señalado anteriormente ocho de los médicos tradicionales aprendieron de un familiar como lo reporta, además seis de éstos obtuvo más conocimientos sobre la medicina tradicional con vecinos, compañeros de trabajo y/o otros médicos tradicionales, esto concuerda con lo reportado por Gubler (1996) y Polanco, (2004). En el caso específico del Sr. Chan, hierbatero de Noh Bec, se acercó definitivamente a estas prácticas debido a que sufrió de piedra (litiasis) y al no tener recursos económicos para la operación buscó consejos con sus compañeros de trabajo para tratar su padecimiento, probando varias recetas hasta obtener resultados positivos con la medicina tradicional. En el caso de los médicos tradicionales Cauich y Castañeda, al ser madre e hija viajan constantemente a Tahdziú, poblado al norte de Tzucacab, Yucatán, han aprendido en ese lugar de otro médico tradicional con quien tienen comunicación. Aunque la Sra. Castañeda cuando inició su aprendizaje lo hizo con una hierbatera de su comunidad ahora fallecida llamada Benita Manzanilla, esta forma de transmisión también fue reportada por Polanco (2004). Otra forma de aprendizaje más enfocado a la parte mística fue lo comentado por el Sra. Días quién señaló que su aprendizaje no provino de ninguna persona, sino más bien de un maestro incorpóreo que le va mostrando cuales son las plantas y el modo de prepararlas, para tratar enfermedades. Esto también coincide con lo reportado por Gubler (1996) y Polanco (2004). Los hierbateros consideraron que la medicina tradicional y el uso de plantas medicinales está disminuyendo por tres razones: 1) Aumento de las instituciones de salud (SSY, IMSS, Similares, etc.); 2) pérdida de creencia en los tratamientos y recursos tradicionales y 3) el uso de agentes químicos. Un ejemplo concreto de esta realidad social es que varias personas de las comunidades, sobre todo los de Tigre Grande, buscan los servicios de medicina alópata acudiendo a la comisaría de Corral o a la cabecera municipal, esto es notado por los hierbateros como mencionó el Sr. Catzin. Sin embargo, la mitad transfiere de forma oral sus conocimientos sobre medicina tradicional a por lo menos uno de sus familiares, principalmente a sus hijos. Por otro lado, Polanco (2004) reporta que muchas veces los familiares no se han preocupado por trasmitir

39

estos conocimientos, caso en el que se encuentra la otra mitad de los entrevistados, no obstante, de este 50% el 40% trasmite sus conocimientos a quien lo solicite, siendo estos sus hijos, los vecinos y las personas interesadas que van a consultar. A pesar de esto, Castañeda comentó que cuando le preguntan sobre como se prepara y administra algún medicamento, no responde porque la persona pudiera cometer errores al preparar el remedio y ponga en riesgo a otro individuo, lo cual esto es una actitud sensata, porque la persona que administre medicamentos naturales de forma errónea puede causar daño y provocar a nivel personal o familiar del individuo afectado, una desvalorización de la medicina tradicional y considérala ineficiente, además del daño físico y emocional. A pesar de la compleja situación de la medicina tradicional frente a la alópata, la primera, aún es una opción viable para las personas de las comunidades rurales como se constató en la presente investigación, como señala Yam, et. al. (1992) y Anzures (2000) que la medicina tradicional posee áreas de notable eficacia y es económicamente más viable para una gran parte de las poblaciones indígenas y rurales. La medicina tradicional se ha mantenido porque responde a formas culturales y necesidades de grupos mayoritarios, es por ese motivo, en opinión de la Sra. Castañeda, la creencia en las plantas medicinales se mantiene más en las comunidades, dado que existe el recurso, además existe un lazo cultural importante, la cosmovisión que comparten las personas de las comunidades.

6.4 Cosmovisión de los médicos tradicionales Lo primero que se realiza en la atención de una enfermedad es el diagnóstico, este consiste en una comunión entre el médico tradicional y el paciente, identificando los síntomas que se tiene. Al respecto Balam (1991) nos dice que el rito terapéutico es un mecanismo de disolución de diferencias, se desvanece el binomio curandero-paciente para transformarse en un monomio de identidad reciproca, médico y paciente se ven como uno solo a pesar de ser distintos. El diagnóstico puede dividirse en dos grupos según García, et. al. (1996), el diagnóstico por signos y síntomas, y el diagnóstico por adivinación, la médica tradicional Castañeda solo utiliza el diagnóstico de la enfermedad por los signos y síntomas que presenta el individuo.

40

Tanto el diagnóstico como la curación se llevan a cabo en el altar, que es el espacio físico usado por los algunos médicos tradicionales para realizar su primer diagnóstico para la remediación y/o curación de las personas. Esto concuerda con Gubler (1996), que señala que este sitio es considerado la mesa de trabajo, donde se encuentran las imágenes o láminas de santos, cruces, velas y flores. Sin embargo, no todos tienen estos altares, porque no todos utilizan oraciones e invocaciones al momento de curar, unos solo diagnostican a través de los síntomas y administran los medicamentos. Después sigue la curación, esta se realiza mediante la invocación de diversos ángeles y santos, y con el ramo de ruda (Ruta chalapensis) o sip´che (Bunchosia swartziana), según con el que se cuente porque para este fin son equivalentes, se comienza a eliminar de forma simbólica el mal que afecta a la persona, tal como menciona Lagarriga (2000), se pasa por el cuerpo el ramo de arriba hacia abajo en un acción que denomina limpia, barrido o escobillado, y se realiza previo a la administración de las plantas para facilitar su efectividad, efecto que también fue señalado por la entrevistada. Este método de limpia y las dos plantas mencionadas también lo reporta Gubler (1996) para el área del Puuc. En palabras de Balam (1991) el curandero maya encuentra en la religión la explicación a su eficiencia médica, lo divino se expresa a través de la planta, de la mente y de la oración. Como indicó Yam, et. al. (1992) la medicina tradicional es un elemento de identidad cultural, en donde los participantes (médicos tradicionales y pacientes) se comprenden mutuamente, donde, como menciona Balam (1991), el paciente borra de si la tensión de su rostro y las acciones del h´men en su terapia diagonal aprehende lo humano, lo natural y lo divino. Ambos actores, médico tradicional y paciente, tienen la misma escala de valores y es el médico que maneja éstos para restaurar la salud o al menos reducir la tensión y el malestar.

6.5 Revalorización de los alumnos Como se definió revalorizar es devolver a una cosa el valor o estimación que se había perdido, es decir, aumentar el valor de un objeto, como lo muestran los porcentajes, la mayoría de los alumnos conocían la medicina tradicional (98%), los recursos que utiliza (95%) y los terapeutas que se dedican a esta labor antes de la socialización, incluso al

41

contrastarlo con la medicina alópata, la tenían más presente. Esto muestra que ellos tienen más en cuenta la medicina tradicional como primer recurso para aliviar los padecimientos o enfermedades, además de que conocen a varios tipos de médicos tradicionales, como los hierbateros, las parteras, los sobadores y los h´menes. Este conocimiento se debe a que los alumnos han sido tratados en algún momento con plantas, incluso muchos de ellos tienen algunos intereses positivos y que favorecen al mantenimiento de la medicina tradicional. Sin embargo, no todos tenían presente esta realidad, pero después de las dinámicas de socialización, todos manifestaron estar dispuestos a utilizar la medicina tradicional para aliviarse, y el porcentaje de los que quieren aprender sobre las plantas medicinales y su uso aumentó de 44.87% a 97.5%. Esto fue a que se les explicó y ejemplificó, durante la socialización, el empleo de las plantas medicinales y los resultados positivos que se obtienen. Por otra parte, algunos conocían del uso de las plantas medicinales, pero no tenían algún interés, sin embargo, a través de las exposiciones y las pláticas que se dieron sobre la efectividad de las plantas y la extracción y síntesis de sustancias medicinales a partir de ellas, mostraron un renovado interés, algunos con gran asombro, ya que no sabían el vinculo que tienen los medicamentos alópatas con las plantas. De este modo se comprueba la revalorización del uso de plantas medicinales y de la medicina tradicional en los alumnos, porque al aumentar su conocimiento de esta medicina, sus recursos y terapeutas (para quienes no lo tenia o lo tenia de forma parcial), aumenta de igual forma su interés y motivación hacia ella, aumentando el valor que le tenían, incluso en algunos casos, dándole un valor positivo, porque para un pequeño número de alumnos la medicina tradicional no tenía valor. De manera que se les dio un panorama más amplio de la medicina tradicional, para de esta forma revaloricen estas prácticas médicas, propiciando su mantenimiento en su entorno social. Siguiendo con las respuestas obtenidas de los estudiantes tenemos que señalaron diferencias notables entre la medicina tradicional de la medicina alópata, destacando el ahorro de dinero, ya que como ellos mismos mencionaron, “al cultivarlas cada quien en sus solares, no desembolsas dinero para conseguirlas, además que fácilmente las obtienes porque las tienes cerca de tu vivienda”. Lo anterior coincide con lo indicado por los hierbateros en este estudio y con lo reportado por Yam, et. al (1992), quienes dicen que la

42

medicina tradicional constituye un elemento de identidad cultural y por su bajo costo y disponibilidad es accesible a la población. Con todo lo anterior, Pérez, (2005), López, et. al. (2006) y Paredes (2009) indican que una revalorización de conocimientos y las prácticas a ellos asociadas traen beneficios, en primera instancia, a las comunidades involucradas, beneficios que se traducen principalmente en remuneración económica. En el caso específico de la medicina tradicional, mantiene un sistema de atención primaria a la salud de la gente de escasos recursos económicos. Por otro lado, también se traducen en un beneficio de conservación de la biodiversidad, expresados en este caso en particular en plantas, ya que las personas son encargadas del manejo, la propagación y el mantenimiento de estas especies dentro de las comunidades humanas, aunque también en comunidades silvestres, al propiciar y mantener especies de particular interés dentro de las selvas, de manera que hacen uso racional de su recurso, porque saben que dependen de él para la remediación de sus males físicos y espirituales. De acuerdo a lo anterior, es importante la revalorización de estos conocimientos y prácticas para mantenerlas vigentes y contribuir al beneficio de las personas y de la biodiversidad, es decir, a una sociedad sostenible. Después de la socialización, en términos cuantitativos, los porcentajes al final con los alumnos son mayores que al principio, y en términos cualitativos se mostró un aumento de la estimación, hacia a la medicina tradicional (específicamente al uso de plantas medicinales), en otros casos, surgió la estimación porque no se contaba con una. De cualquier forma en ambos casos, tenemos que según la definición se tuvo una revaloración exitosa del conocimiento y uso tradicional de plantas medicinales por parte de los alumnos.

43

7. CONCLUSIONES
Se encontró dos cosmovisiones en cuanto al uso de las plantas medicinales, la primera que la curación involucra elementos católicos (invocación de ángeles y santos, usando un lugar especial con imágenes, oraciones y movimientos específicos) y la segunda no los incorpora.

Los padecimientos que más atienden los hierbateros y la medicina alópata en Tzucacab, Yucatán son la diarrea, el vómito y la calentura.

Dos especies fueron las que registraron mayor uso por los médicos tradicionales: Citrus limonia y Momordica charantia.

Los alumnos consideran la medicina tradicional como primer medio para aliviar alguna dolencia, conocen los recursos que utiliza, así como a los tipos de terapeutas tradicionales.

Las técnicas de socialización fueron adecuadas para que los estudiantes le dieran un valor o aumentara a las prácticas de medicina tradicional.

La mayoría de los alumnos manifestaron su deseo de aprender sobre las plantas medicinales y su uso después de la socialización, mostrando una revalorización exitosa hacia la medicina tradicional.

44

8. RECOMENDACIONES
Establecer especies de plantas medicinales y mantener el jardín de plantas medicinales en la secundaria técnica #65 para fomentar el conocimiento y la utilización de la medicina tradicional en los alumnos de la institución.

Realizar talleres en las escuelas y fomentar en la población en general la trasmisión de estos conocimientos a sus familiares, principalmente a los niños y jóvenes, ya que muestran diferentes grados de interés hacia estos saberes, que puede ser alentado y fomentado.

En estudios posteriores sobre medicina tradicional, dedicar especial importancia a la concepción y definición de las enfermedades y padecimientos tradicionales como: pasmo, aire, cirro, piedra, entre otros, ya que no siempre tienen correspondencia a enfermedades concretas en la medicina alópata. De esta forma se tendrá una mejor comprensión de éstas enfermedades tradicionales y una referencia más precisa, si se tiene, con la medicina alópata.

Se recomiendan programas institucionales que fomenten la conservación de estos conocimientos tradicionales, ya que brindan opciones reales de atención de la salud en las comunidades rurales.

45

9. REFERENCIAS
Andrade Canul, O. E. y Peniche Zapata, H. S. (1989). Plantas medicinales a través del Chilam Balam Nah de Teabo y su estudio comparativo. Tesis de Licenciatura. Facultad de Ciencias Antropológicas. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 218

Anzures y Bolaños, M. D. (2000). Sistemas terapéuticos y conflictos culturales. En J. Villalba Caloca Ed. Medicina tradicional en México. México: Instituto Nacional de enfermedades respiratorias (INER) DEAS-INAH. Pp. 55-78

Babbie E. (1999). Fundamentos de la Investigación Social. Ed. International Thomson Editores. México. p. 475

Balam Pereira, G. (1991). Cosmogonía y uso actual de las plantas medicinales de Yucatán. Ed. de la Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p 133

Balam Pereira, G. (2003). Flora maya medicinal. Mayab editores. Mérida, Yucatán, México. p 70

Bautista Zuñiga, F. y Palacio, G. (2005). Caracterización y manejo de los suelos de la Península de Yucatán. Implicaciones agropecuarias, forestales y ambientales. Ed. Universidad Autónoma de Campeche, Universidad Autónoma de Yucatán, Instituto Nacional de Ecología. México. p. 282

Berger, P. y Luckmann, T. (1967). The social construction of reality. A treatise in the sociology of knowledge. A doubleday anchor book. New York. United States. p. 219

Bermúdez, A. y Velásquez, D. (2002). Etnobotánica médica de una comunidad campesina del estado Trujillo, Venezuela: un estudio preliminar usando técnicas cuantitativas. Revista de la Facultad de Farmacia. 44. p. 1-6

46

Tomado de: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/23797/1/articulo44_1.pdf Consultado: 1º de Septiembre de 2008

Bernal Zamudio, H. (2008) La Agroecología como base para una nueva ruralidad en la gran amazonia continental sudamericana. XI Jornada de economía crítica. Barcelona, España. p. 22 Tomado de: http://www.ucm.es/info/ec/ecocri/eus/Bernal_Zamudio_12.pdf Consultado: 1º de Abril de 2010

Conti, L. (1972). Estructura social y medicina. Medicina y sociedad. Confrontación. Ed. Fontanella, S. A. Barcelona, España. p. 401

Cuevas, B. (1913) Plantas medicinales de Yucatán y Guía médica práctica doméstica. Imprenta de la Lotería del Estado. Mérida, Yucatán, México. p. 278

De landa, Diego (2001) Relación de las cosas de Yucatán. Ed. Dante, S. A. de C. V. Segunda edición. Mérida, Yucatán, México. p. 153

Dondé, J. y Dondé, J. (1907) Apuntes sobre las plantas de Yucatán. Imprenta de la Loteria del Estado. Mérida, Yucatán, México. p. 129

Duch Gary, J. (1991). Fisiográfica del Estado de Yucatán. Su relación con la agricultura. Ed. Universidad Autónoma Chapingo. Centro Regional de la Península de Yucatán. División de Ciencias Forestales. México p. 229

Estrada Cámara, G. D. (1999). Las acciones del maestro y la socialización. Tesis de Licenciatura. Ed. Secretaría de Educación. Colegio “Educación y Patria”, A. C. Mérida, Yucatán, México. p. 74

47

Flores, J. S. y Espejel Carvajal, I. (1994). Etnoflora Yucatanense. Tipos de vegetación de la Península de Yucatán. Fascículo 3. Ed. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 135

García, H.; Sierra, A.; Balam, G. (1996). Medicina Maya Tradicional. Confrontación con el sistema conceptual chino. Ed. Educación, Cultura y Ecología, A. C. México. p. 340

Gubler, R. (1996). El papel del curandero y la medicina tradicional en Yucatán. Alteridades. 6 (12) p. 11-18 Tomado de: http://www.uam-antropologia.info/alteridades/alt12-2-gubler.pdf Consultado: 1º de Mayo de 2009

Güemez-Pineda, M. A. (1992). Curanderismo rural en Yucatán, persistencia y funcionalidad. Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán. 7(182). p. 37-45

Hernández Pérez, F. (2000). Breve historia de los medicamentos. En J. Villalba Caloca Ed. Medicina tradicional en México. México: Instituto Nacional de enfermedades respiratorias (INER). DEAS-INAH. Pp.103-123

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (2007). Anuario Estadístico Yucatán. Tomo I y II. Gobierno del Estado de Yucatán. México p. 954

Ku Doporto, A. G. (1992). Medicina tradicional y medicina moderna. El cambio en Maní, Yucatán. Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán. 7(182). p. 37-45

Lagarriga Attlas, I. (2000). Medicina tradicional en México. Conceptos, actitudes y valores de sus seguidores. En J. Villalba Caloca Ed. Medicina tradicional en México. Mexico: Instituto Nacional de enfermedades respiratorias (INER). DEAS-INAH. p. 17-54

48

López Agudo, B.; Pujadas Salva, J.; Guzmán Casado, G. (2006) Localización de variedades locales de higuera (Ficus carica L.) y recuperación del conocimiento asociado a su manejo tradicional en la sierra de la Contraviesa, Granda. Centro de investigación y formación en agricultura ecológica y desarrollo rural de Granada. VII Congreso Sociedad Española de Agricultura Ecológica. Zaragoza, España. p. 9 Tomado de: http://www.cifaed.es/downloader.php?path=archivos/...138.pdf Consultado: 1º de Abril de 2010

Lozoya, X. y Lozoya, M. (1982). Flora medicinal de México. Primera parte: Plantas indígenas. Ed. Instituto Mexicano del seguro social. México. p. 309

Lozoya, X. (1984). Bibliografía básica sobre herbolaria medicinal de México. Ed. Secretaria de desarrollo urbano y ecología (SEDUE). México. p. 86

Martín Quintal, Z. (2009) Estudio de Tridax procumbens L. para la obtención de metabolitos con actividad antiprotozoaria. Tesis de Doctorado. Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 162

Martínez Alfaro, M. A. (1976). Historia de las exploraciones etnobotánicas en las plantas medicinales. En X. Lozoya Ed. Estado actual del conocimiento en plantas medicinales mexicanas. México: Instituto mexicano para el estudio de las plantas medicinales A.C. D.F. Pp. 71-96

May Ek, N. G. (2007) Evaluación de los recursos maderables y estado de conservación de las selvas del municipio de Tzucacab, Yucatán. Tesis de Maestría. Facultad de Medicina y Zootecnia. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 108

Méndez, M.; Ferrer, M.; Dorantes, A.; Simá, P.; Dzib, G. (2003) Catálogo de plantas medicinales de uso común en Yaxcabá, Yucatán. Centro de Investigación Científica de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 108

49

Montañez Escalante, P. I.; Ruenes Morales, M. R.; Jiménez Osornio, J. J.; López Burgos, L.; Chimal Chan, P.; Bazán Godoy, C.; Pool Pérez, M. J. (2008) Parcelas agroforestales escolares: laboratorios vivos para el aprendizaje de prácticas agroecológicas. La Jornada Ecologica. Julio 2008. P. 6 Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/2008/07/28/eco-c.html Consultado: 1º de Abril de 2010

Morales, M. E. (2000). La Antropología médica y la salud en el año 2000. En J. Villalba Caloca Ed. Medicina tradicional en México. México: Instituto Nacional de enfermedades respiratorias (INER). DEAS-INAH. p. 5-16

Narváez Díaz, J. A. (2001). Estudio Etnobotánico de plantas medicinales de la ciudad de Tizimín. Tesis de Licenciatura. Facultad de Medicina y Zootecnia. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 82 Tomado de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs134/es/index.html Consultado: 1º de Abril de 2010

Organización mundial de la salud (2002) Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional. Organización mundial de la salud. p. 78

Osado, R. (1834) Medicina domestica. Descripción de las virtudes de las yerbas medicinales de Yucatán. Copia fiel hecha por D. Feliciano Buenfil. Mérida, Yucatán, México. p. 296

Paredes, M.; Hernández, H.; Vicuña, L.; Arias, V.; Rivera, J. (2009) Percepción del conocimiento de las expresiones culturales y su revalorización integral en la comunidad Altoandina, Caraz, Ancash, Perú. Revista del Instituto de Investigaciones Psicológicas. Facultad de Psicología Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú. Vol. 12 N° 2 (2009) pp. 51-73

50

Tomado de: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/investigacion_psicologia/.../a04v12n2.pdf Consultado: 1º de Abril de 2010

Pérez, I. (2005) Curadoras de semillas, contribución del conocimiento tradicional al manejo descentralizado de la biodiversidad Red de Conservación de la Biodiversidad Campesina (CBDC), Centro de Educación y Tecnología para el Desarrollo del Sur (CET SUR), Temuco, CL. Chile. p. 6 Tomado de: http://hdl.handle.net/10625/35720 Consultado: 1º de Abril de 2010

Polanco Hernández, N. G. (2004). Conocimiento, uso y manejo de plantas medicinales en el poblado de Hocabá, Yucatán, México. Tesis de Licenciatura. Facultad de Medicina y Zootecnia. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 91

Quezada, N. (1976). La herbolaria en el México colonial. En X. Lozoya Ed. Estado actual del conocimiento en plantas medicinales mexicanas. México, D.F.: Instituto mexicano para el estudio de las plantas medicinales A.C. Pp. 51-70

Real Academia Española (1992) Diccionario de la lengua Española. Editorial Espasa Calpe, S. A. Vigésima primera edición. Madrid, España. p. 2133

Roys, R. (1931) Ethno-Botany of the Maya. The Tulane University of Louisiana. New Orleans, LA. United States. p. 359

Segovia Castillo, A. (2001) La cacería de subsistencia en Tzucacab, Yucatán, México. Tesis de Maestría. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 56

Simpson, M. G. (2006). Plant Systematics. Ed. Elsevier Academic Press. Canada. p. 590

51

Souza Novelo, N. (1945) Apuntes relativos a la Flora de Yucatán. Instituto técnico agrícola henequenero. Mérida, Yucatán, México. p. 73

Toledo, V.; Barrera-Bassols, N.; García-Frapolli, E. (2008). La resiliencia entre los mayas yucatecos: una aproximación etnoecológica. En V. Toledo Ed. Etnoecología de los mayas yucatecos. México. Jitanjáfora Morelia editorial. Universidad Nacional Autónoma de México. Pp. 63-82

Vásquez Bronfman, A. y Martínez, I. (1996). La socialización en la escuela. Una perspectiva etnográfica. Ed. Papeles de pedagogía/26. Paidós. Barcelona, España. p. 200

Vera Kú, B. M. (2004) Evaluación de la actividad biológica de plantas medicinales nativas de la península de Yucatán. Tesis de Maestría. Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 171

Viesca Treviño, C. (1976). La herbolaria en el México prehispánica. En X. Lozoya Ed. Estado actual del conocimiento en plantas medicinales mexicanas. México, D.F.: Instituto mexicano para el estudio de las plantas medicinales A.C. Pp. 11-26

Yam Sosa, M. B.; Quiñónes Vega, M. T.; Pérez Aguilar, J. E. (1992). La medicina tradicional entre los henequeneros y maiceros yucatecos. Ed. Dirección general de culturas populares. Mérida, Yucatán, México. p. 81

Zamora Crescencio, P. (2007). Caracterización de la vegetación y su manejo en el municipio de Tzucacab, Yucatán. Tesis de Maestría. Facultad de Medicina y Zootecnia. Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, Yucatán, México. p. 131

52

10. ANEXOS
Anexo 1. Guía de preguntas utilizadas durante las entrevistas con los médicos tradicionales para obtener información sobre la transmisión de conocimientos, su cosmovisión y las enfermedades y su tratamiento. Datos personales del entrevistado Comisaría: Nombre: Oficio principal: ¿Cuantos años tiene que práctica la medicina tradicional? ¿De quién la aprendió? Edad: Sexo:

I. Transmisión de conocimientos 1 ¿A quién le está enseñando sus conocimientos? 2 ¿Cree que se está perdiendo el interés por aprender la medicina tradicional? 3 ¿La gente acepta con facilidad los tratamientos que ustedes les indican? 4 ¿Considera que hay más médicos tradicionales o hay menos que antes? 5 ¿Se están perdiendo estos conocimientos? 6 ¿qué puede hacer para tratar de conservar estos conocimientos y que no se olviden? 7 ¿se ha enfermado?, ¿de qué? ¿quién lo cura? 8 ¿cuántas personas lo vienen a ver para que los atienda por mes?

II. Cosmovisión 1 ¿qué es estar sano? 2 ¿qué es estar enfermo? 3 ¿cómo trabaja la medicina en el cuerpo para combatir la enfermedad? 4 ¿realiza alguna ceremonia o petición cuando va a sacar los recursos curativos del monte? 5 ¿realiza alguna ceremonia cuando va a curar?

53

III. Enfermedades y tratamientos 1 ¿cuáles son las enfermedades o padecimientos que más atiende? 2 ¿qué técnicas aplica para la curación de las enfermedades por lo que lo vienen a ver? 3 ¿hay enfermedades que la medicina tradicional no puedes curar?, ¿cuáles son?

54

Anexo 2. Cédula aplicada a los médicos tradicionales para obtener sobre las enfermedades y sus tratamientos con medicamentos tradicionales. Cedula de registro de enfermedades Comisaría: Informante: Enfermedad a tratar: Plantas usadas:
Nombre Parte usada Cantidad Adquisición Solar Monte Milpa Camino compra Solar Monte Milpa Camino compra Solar Monte Milpa Camino compra Solar Monte Milpa Camino compra Abundancia Accesibilidad Todo el año Mes: Fácil Secas Lluvias Todo el año Mes: Secas Lluvias Todo el año Mes: Secas Lluvias Todo el año Mes: Secas Lluvias Difícil

Fecha: Edad:

Fácil Difícil

Fácil Difícil

Fácil Difícil

Modo de preparación: Administración A) oral Dosis: Almacenamiento: si no por cuantos días: b) local c) baño d) lavado e) otro:

De todas las plantas que me dijo ¿cuáles serían las 10 más importantes?

55

Anexo 3. Actividades y cuestionarios aplicados a los alumnos para socializar los conocimientos sobre el uso de plantas medicinales, diagnosticar y verificar la existencia de una revalorización. Actividad 1: Cuestionario de diagnostico Objetivo: Conocer la percepción de los estudiantes sobre el uso de plantas medicinales. Instrucciones: Resuelve el siguiente cuestionario con la mayor sinceridad Nombre: Género: a) Masculino b) No b) Femenino Edad:

¿Hablas maya? a) Sí

1. ¿Sabes que las plantas se usan para curar enfermedades? a) Sí b) No

2. ¿Conoces otras formas de curar? a) Seguro social, Centro de salud, Medico particular, Similares (medicina alópata) b) H´men c) Yerbatero (a) d) Sobador (a) e) Partera (o) f) Ninguna g) Otra (s): 3. ¿Alguna vez te curaron con plantas medicinales? a) Sí b) No ¿En qué casos? ¿Por qué?

4. ¿Si tuvieras alguna enfermedad o padecimiento utilizarías las plantas para curarte? a) Sí b) No ¿En qué casos? ¿Por qué?

5. ¿Tienes algún interés para conocer sobre las plantas medicinales? a) No olvidar lo que sé d) Practicar g) Otro: b) Aprender e) Curar c) Enseñar f) Ninguno

56

6. ¿Cuáles son las 10 plantas medicinales que más se usan para curar? Planta 1. 2…. 9. 10. Enfermedad o padecimiento

Actividad 2: Cuestionario para la casa Objetivo: que los estudiantes conozcan más sobre el uso de plantas medicinales con sus familiares. Instrucciones: Entrevista a por lo menos dos miembros de tu familia (papá, mamá, abuelo, abuela, tío, tía, hermano, hermana, etc.) por separado con las siguientes preguntas. Nombre: Parentesco: a) Padre e) Abuelo i) Otro: ¿Qué idiomas habla? a) Maya b) Español c) Otro: b) Madre f) Abuela c) Hermano g) Tío Edad: d) Hermana h) Tía

1. ¿Qué plantas medicinales conoces y que enfermedades curan? (Responder atrás, si necesitan más espacio utilicen otra hoja) 2. ¿De quién la aprendió? Padre Primo Madre Prima Tío Otros: Tía AbueloAbuela

3. ¿Se están perdiendo estos conocimientos? a) Si b) No

¿Por qué? 4. ¿Cuáles son las enfermedades o padecimientos que más hay en la comunidad de Tzucacab?

57

Actividad 3: Exposición Objetivo: Trasmitir parte de los conocimientos asociados al uso de plantas medicinales registrados en su comunidad. A) La medicina tradicional actual en México y cual es su procedencia. B) Los recursos con los que cuenta la medicina actual en Yucatán. C) Elaboración de medicamentos a base de plantas. D) Ejemplo de caso de Edilberto Chan sobre su litiasis y las plantas que usa para aliviarla. E) Enfermedades principales y plantas comunes que utilizan los médicos tradicionales de Tzucacab. F) Razones por lo que este saber se esta erosionando.

Actividad 4: Cuestionario de la exposición Objetivo: Registrar si los alumnos retuvieron la información presentada en la exposición 1 ¿A quién suelen acudir cuando están enfermo? a) Médico b) Médico tradicional

2. Escribe las cinco principales enfermedades o padecimientos en Tzucacab 3. ¿Qué es la litiasis o piedra? 4. Menciona tres plantas que se usen para curarlo 5. ¿Cuáles son las 10 plantas que más se usan y para que enfermedades y padecimientos? 6. Menciona tres causas del deterioro de este saber tradicional

Actividad 5: Establecimiento y mantenimiento del jardín de plantas Objetivo. Establecer un jardín de plantas medicinales en las instalaciones de la escuela. secundaria técnica #65 a) Se invitará a los alumnos para que todos los días a las 4:00 p.m. asistan a la escuela para propagar especies medicinales que ellos mismos lleven y regar las que ya estén sembradas. b) Colocar las etiquetas con nombres comunes y científicos a cada planta presente.

58

Actividad 6: Cuestionario de revalorización Objetivo: Contrastar las respuestas obtenidas en la actividad #1 para evidenciar una revalorización. Instrucciones: Resuelve el siguiente cuestionario con la mayor sinceridad 1. ¿Crees que los remedios hechos a base de plantas medicinales son efectivos? a) Sí ¿Por qué? 2. ¿Cuáles son las ventajas al utilizar las plantas medicinales en lugar de la Medicina alópata? a) Ninguna b) Escribe aquí las ventajas que creas b) No

3. ¿Utilizarías estos recursos para aliviarte de alguna enfermedad o padecimiento? a) Sí ¿Por qué? 4. ¿Quisieras aprender más sobre las plantas medicinales y su uso? a) Sí b) No b) No

59

Anexo 4. Lista de plantas medicinales registradas para el municipio de Tzucacab, Yucatán.
FAMILIA Acanthaceae ESPECIE Elytraria im bricata (Vahl) Pers. Justicia spicigera Schlecht. Stenandrium nanum Standley Chenopodium am brosioides L. Astronium graveolens Jacq. Spondias purpurea L. Annona muricata L. Annona squam osa L. Malmea depressa (Baillon) R. E. Fr. NOMBRE COMÚN xcaba put riñon sam ka hua le´ apazote kulinsis, kulinche ciruela, ciruela campechana guanábana saramuyo ele muy N /I N N N N N N N N N SE UTILIZA CON TRA Gastritis Piedra Granos, Erisipela blanco, Erisipela rojo Lombrices Calentura y comezón Disentería (con sangre), Pujo, Sarna Colesterol, Disentería, Falta de circulación Mal de ojo Arenilla (en la vejiga) Diabetes, Inflamación de riñones, Piedra No proporcionado No proporcionado Mancha blanca No proporcionado Picadura de mosco, Rasquera Almorrana Cólicos, Cortada, Diabetes, Mordedura de víbora Impotencción, Mal del varón Infección de riñon, Piedra Pasmo Cólico Dolor de barriga, Vómito Intoxicación No proporcionado Pelagra, Piedra Calentura (por pasmo) Infertilidad Infertilidad por pasmo, Pasmo, Pasmo de ovario No proporcionado Pasmo, Sudor de noche en niños Cortada, Disentaría Diabetes, Dolor de espalda, Infección de riñon Calentura (por pasmo) Tos (seca) Piedra Catarro, Piedra, Presión alta Mal de ojo Dolor de cabeza, Mordedura de vibora Hinchazón de seno (xjul im) Ómbligo salido Conjuntivitis Cortada, Infección de herida Comezón corporal, Salpullido, Tumores, Viruela de Lazaro Dolor de barriga, N auséa No proporcionado Inflamación, Viruela de Lazaro Cortada, Diabetes, Granos, Llagas, Piedra, Piquete de mosco Hinchazón de seno (xjul im)

Amaranthaceae Anacardiaceae

Annonaceae

Apiaceae Apocynaceae

Coriandrum sativum L. Petroselinum crispum (Mill.) A. W. Hil Catharanthus roseus (L.) G. Don Huernia sp. Rauvolfia t etraphylla L. Thevetia ahouai (L.) A. DC. Urechites andrieuxii Muell. Arg.

cilantro perejil vicaria cola de gato sak utz u´pek huevos de perro tip te´ ak´

I N I I N N N

Araceae Arecaceae Aristolochiaceae Asteraceae

Anthurium tetragonum ( Hook.) Schott Cocos nucifera L. Sabal japa C. Wright ex H. H Bartlett Aristolochia pentandra Jacq. Artemisia vulgaris L. Calea urticifolia (Miller) DC. Erechtites hieracifolia (Fisch. Ex Spreng.) Griseb. Eupatorium odoratum L. Eupatoruim pycnocephalum Less. Illicium verum Hook. F. Pluchea sym phytifolia (Mill.) Gillis Tithonia diversifolia (Hemsley) A. Gray Tridax procum bens L.

coco huano huaco si´i sim xi kin diente de león xtok´aban pasmado hierba, pasmo anís estrella chal che´ xchiople pasmo, pasmo xiw e ki xi café ak´ achiote ciricote roble kaba papaya naban che´ chaka´ nopal, paak´am chu nup chen ojo, ojo ich maguey morado chup chup´il haas ak´ manitas belladona cundeamor

N I N N N N N N N I N N N N N N N N N N N N N N N N N I I N

Bignoniaceae

Cydista potosina (K. Schum. & Loes.) Loes Tynanthus guatem alensis Donn. Sm. Bixa orellana L. Cordia dodecandra A. DC. Ehretia tinifolia L. Lepidium virginicum L. Bursera graveolens (H. B. & K.) Triana et Planchon Bursera sim aruba (L.) Sarg. Nopalea cochenellifera (L.) Salm-Dyck Clusia flava Jacq. Comm elina elegans H.B. & K. Tradescantia spathacea Sw. Ipom ea heterodoxa Standl. & Steyerm. Merremia tuberosa (L.) Rendle. Kalanchoe diagremontiana Raym.-Hamet & Perrier Kalanchoe integra (Medik.) Kuntze Mom ordica charantia L.

Bixaceae Boraginaceae Brassicaceae Burseraceae

Cactaceae Clusiaceae Commelinaceae Convolvulaceae

Crassulaceae Cucurbitaceae

Sechium edule (Jacq.) Swartz

chayote

I

60

Anexo 4. Lista de plantas medicinales registradas para el municipio de Tzucacab, Yucatán (Continuación).
FAM ILIA Cycadaceae Ebenaceae Erythroxylaceae Euphorbiaceae ESPECIE Dioon sp. Diospyros dygina Jacq. Erythroxylum rotumdifolium Lunan Cnidoscolus chayamansa McVaugh Croton flavens L. NOMBRE COM ÚN cica zapote negro, tauch iki che chaya ek´ balam N/I I N N N N SE UTILIZA CONTRA No proporcionado No proporcionado No proporcionado Piedra Cicatrización, Cortada, Granos, Llaga, Piquete de bicho Cortada, Granos, Mal de ojo, Llaga, Piquete de bicho Piedra Disentaría, Fogaje No proporcionado Sangrado de oído Hinchazón de seno Tos, Catarro Mal de ojo Verruga Mal de ojo Mal de ojo, Tos Mal de ojo Hinchazón de seno (xjul im) Asma, Bajar de peso Sarna Sarna Dolor de barriga, Vómito Diarrea, Dolor de barriga, Mal aliento, Vómito Diarrea, Parto, Vomito Calentura, Diarrea, Dolor de barriga, Dolor de espalda, Vómito Calentura, Diarrea, Disentería, Vómito Pasmo Comezón corporal, Granos, Lombrices, Salpullido Infertilidad, Parto, Tos Caspa, Cicatrización, Colesterol, Disentería, Tos (seca) Quiste de matríz, de ovarios Caspa Pasmo Sarna Aire Diarrea Varicela Comezón y calentura Parto Tos (seca), Tos, Catarro Diarrea, Disentería Mancha blanca Mal de ojo Mal de ojo Control de diabetes, Diabetes Dolor de muela Pasmo (cólicos) Diarrea, Grasnos, Sarna Diarrea, Chot nak Tos (seca) Disentería (con sangre) Dolor de barriga, Infertilidad, Tos Granos

Croton reflexifolius Kunth

peres cuch

N

Fabaceae

Lamiaceae

Euphorbia hirta L. Jatropha gaumeri Grenm. Pedilanthus nodiflorus Millsp. Pedilanthus sp. Phyllanthus acuminatus Vahl. Bauhinia divaricata L. Diphysa carthagenensis Jacq. Indigofera suffruticosa Miller Mimosa pudica L. Piscidia piscipula (L.) Sarg. Senna atomaria (L.) Irwin & Barneby. Tamarindus indica L. Coleus amboinicus Lour. Hyptis suaveolens (L.) Poit. Hyptis sp. Melissa officinalis L. Mentha citrata Ehrh. Mentha sativa L. Micromeria brownei (Swartz) Benth.

xanamucuy pomolche´ yaax halal, carrizo pit tuch jul imi´ surup´tok´, pata de vaca tzu tzuk poyoc x mukts habin xtu ha che´ tamarindo orégano grueso xkaka xiu verde xkaka xiw blanco toronjil menta hierbabuena poleo

N N N I N N N N N N N I I N N I I I N

Ocimum campechianum Willd. Rosmarinus officinalis L. Salvia micrantha Vahl No identificada Persea americana Miller Allium schoenoprasum L. Aloe vera L. Sm ilax spinosa Miller Punica granatum L. Bunchosia swartziana Griseb. Byrsonima crassifolia (L.) Kunth in H.B.K. Ceiba aesculfolia (H. B. & K .) Britton & Baker Ceiba petandra (L.) Gaertn Guazuma ulmifolia Lam. Malvaviscus arboreus Cav. Triumfetta semitriloba Jacq. Waltheria americana L. Cedrela odorata L. Cissam pelos pareira L. Cecropia obtusifolia Bertol Chlorophora tinctoria (L.) Gaudich. Ex Benth. Dorstenia contrajerva L. Psidium guajava L. Psidium sartorianum (Bergius) N ied. Bougainvillea glabra Choisy Ximenia am ericana L. Cinnamomum zeylanicum J. Presl Passiflora coriacea Juss.

kakaltun romero hierba santa anís en grano aguacate cebollina sábila coke granada sip´che´ nance pochote ceiba pixoy tulipán, tulipán de monte mul och sak malva cedro xpetetun guarumbo mora kamba hau guayaba pichi´ che´ buganvilea nap che´ canela xik´ soots

N I N I N I I N I N N N N N N N N N N N N N N N I N I N

Lauraceae Liliaceae

Lythraceae Malpighiaceae Malvaceae

Meliaceae Menispermaceae Moraceae

Myrsinaceae Nyctaginaceae Olacaceae Orchidaceae Passifloraceae

61

Anexo 4. Lista de plantas medicinales registradas para el municipio de Tzucacab, Yucatán (Continuación).
FAMILIA Phytolaccaceae ESPECIE Petiveria alliacea L. Rivina humilis L. Peperomia pellucida (L.) H.B. & K. Peperomia petenensis Trel. Piper gaumeri Trel. Plantago major L. Plumbago scandens L. Gouinia latifolia (Griseb.) Vasey Hordeum vulgare L. Lasiacis rugelii (Griseb.) Hitchc. Zea mays L. Sam olus ebracteatus Kunth Krugiodendrom ferreum (Vahl) Urb. Rosa chinensis L. Chiococca alba (L.) Hitchc. Coffea arabica L. Hamelia patens Jacq. Morinda citrifolia L. Psychotria pubescens Swartz Randia standleyana L.Wms. Citrus aurantium L. N OMBRE COMÚN pay che´ k´u xu kan acan kax polucción corrimiento llantén x caba ak halal cébada sit maíz, xmehe nal belladona chin tok´ rosa roja tun che café k´anan noni lum che bake wo naranja, naranja agría N/I N N N N N N N N I N N N N I N I N I N N I SE UTILIZA CON TRA Calentura (por pasmo) Mal de ojo Piedra Golpe, Hinchazón Moretón Dolor de cabeza Dolor de cabeza Vómito No proporcionado Piedra Pasmo Verruga Inflamación de riñones Tumores Piedra Hemorragia menstrual Dolor de barriga Tos Comezón corporal, Granos, Salpullido, Sarna, No proporcionado No proporcionado Granos, Cicatrizazción Dolor de barriga, Mal aliento Pasmo, Tos (con flema), Vómito Disentería (con espuma) Calentura (por pasmo), Dolor de muela Mordedura de víbora, Pasmo, Piedra Tos (con flema), Tumores Calentura (por pasmo) Cólico (por gases), Tos (con flema) Comezón corporal, Granos, Salpullido Mal de ojo, Reuma Dolor de cabeza Mal de ojo Pujo, Disentería (con sangre) Colesterol, Diarrea Disentería, Disentería (con sangre), Pujo Sarna Mal de ojo No proporcionado Infertilidad Calentura, Diarrea Dolor de espalda Cirro No proporcionado Vomito Dolor de cabeza Picada de mala mosca Granos Ataque epiléptico

Piperaceae

Plantaginaceae Plumbaginaceae Poaceae

Primulaceae Rhamnaceae Rosaceae Rubiaceae

Rutaceae

Citrus limetoides Tan. Citrus limon (L.) Burm. F.

lima de comida limón

I I

Citrus sinensis (L.) Osbeck

china, naranja dulce

I

Murraya paniculata Jacq. Ruta chalapensis L. Zanthoxylum caribaeum Lam. Urvillea ulmacea H. B. & K . Chrysophyllum cainito L. Manilkara zapota (L.) P. Royen

limonaria ruda sinanche purux kok cainito zapote

I I N N N N

Sapindaceae Sapotaceae

Simaroubaceae Solanaceae Urticaceae Verbenaceae

Simarouba glauca DC. Cestrum racem osum L. Nicotiana tabacum L. Urera caracasana (Jacq.) Griseb Callicarpa acum inata H. B. & K. Lippia dulcis Trev. Lippia graveolens H. B. & K. Lippia stoechadifolia (L.) H. B. & K. Vitex gaum eri Greenm. Zamia loddigesii Miq. No identificada No identificada

pas ak´ juan de noche tabaco ortiga xpuk´in orozuz orégano te de castilla yax nik xka´ pele´ kax nik Tumba vaquero

N N N N N N N N N N N N

Zamiaceae

N. Especie nativa

I. Especie introducida

62

Anexo 5. Recetas donde se encuentran las especies más empleadas para aliviar algún padecimiento en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México.
Plantas 1. Li món (Citrus limonia) 2. Belladona (Kalanchoe integra) 3. Chu chup´ il (Ipomea heterodoxa) 1. Li món (C. limonia) 2. Cundeamor (Momordica charantia) 3. Halal (Gouinia latifolia) 4. Xanamukuy (Euphorbia hirta) 5. Xtok´ aban (Eupatorium odoratum) 1. Li món (C. limonia) 2. Naranja agria (Citrus aurantium) 3. Co ke (S milax spinosa) 4. Ro mero (Rosmarinus officinalis) 1. Li món (C. limonia) 2. Naranja agría (C. aurantium) 3. Ch ina (Citrus sinensis) Padeci miento que cura Tumores Parte usada y canti dad 1. Un fruto 2. Dos hojas 3. Tres tubérculos Preparación Se mastrujan los tubérculos con el jugo del fruto Administraci ón Se aplica la pasta obtenida en el área afectada y se cubre con dos hojas de belladona. Cinco veces al día por cinco días. Se toma co mo agua de diario por cinco días, se suspende por cinco días más, y se reinicia otros cinco días. Intervalos de cinco días por seis meses.

Litiasis

1. Un fruto 2. El tallo (1.5gr.9) 3. Raíz (5gr.) 4. Seis plantas enteras 5. Rama con hojas (25cm) 1. Hojas (100gr.) 2. Hojas (100gr.) 3. Un espino 4. Es co mprado

Se hierve en dos lit ros de agua por 30 min. y se cuela

Pasmo

Tos con flemas

Medio fruto para todas

Li món (C. limonia)

Mordedura de víbora

Dos frutos

Li món (C. limonia)

Dolor de muela

Un fruto

1. Kanan (Hamelia patens) 2. Xkaka xiw blanco (Hyptis sp.) 3. Xkaka xiw verde (Hyptis suaveolens) 4. Granada (Punica granatum) 5. Guayaba (Psidium guajava)

Granos (sarna)

1. Una rama con hojas (10gr.) 2. Planta completa (11gr.) 3. Planta completa (10.5gr.) 4. Hojas 5. Hojas

En 10 lts. de agua se zancona las hojas, se le agrega una cucharada de sal y se retira del fuego y se cubre, se saca un vaso de la mezcla Se hierve un lit ro de agua con un chorro de miel, cuando se vean los remo linos (ebullición) se agregan el jugo de los frutos, se deja enfriar Se ro mpe pólvora en un vaso y se exprimen los limones con un poco de sal Se entierra el limón en la candela, leugo se saca y se parte en cuatro partes Se sancocha en 10 lts. de agua con sal por 20 min.

Se baña una sola vez, después del baño se toma lo que se saco del vaso. No se sale ni se toman líquidos ni comidas frías hasta el día siguiente Pequeños tragos durante un día

Se toma solo una vez

Se pone en la zona adolorida

Un baño diario por ocho días

63

Anexo 5. Recetas donde se encuentran las especies más empleadas para aliviar algún padecimiento en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Continuación).
Plantas 1. Kanan (H. patens) 2. Kax nik (no identificada) 3. Hierba santa (Salvia micrantha) 4. Limonaria (Murraya paniculada) 1. Kanan (H. patens) 2. Limonaria (Murraya paniculada) 3. Hierba santa (Salvia micrantha) Kanan (H. patens) 1. Sapote (Manilkara zapota) 2. Pich iche (Psidium sartorianum) 3. Nance (Byrsonima crassifolia) 1. Sapote (M. zapota) 2. Cainito (Chrysophyllum cainito) 3. ciruela chiabal (Spondias purpurea) 1. Sapote (M. zapota) 2. Ciruela campechana (Spondias purpurea) 3. Nap che´ (Ximenia americana) Padeci miento que cura Granos Parte usada y canti dad Hojas (14gr.) para todas Preparación Se sancochan en dos lit ros de agua Administraci ón Se baña con la mezcla

Co mezón corporal (salpullido)

1. Hojas (65gr.) 2. Hojas (65gr.) 3. Hojas (65gr.)

Se sancochan en una lata de leche con 2 lt. de agua con bicarbonato y alcohol

Se baña diariamente con jabón azul ya usado.

Rasquera (salpullido) Diarrea

De 20 a 30 ho jas (21gr.) 1. Cinco o seis hojas 2. Hojas (11gr.) 3. Cinco hojas

Se sancochan las hojas para una cubeta Se sancochan en un lit ro de agua

Se baña dos veces al día por solo un día. Tomar cada media hora un trago

Pujo

1. Tres hojas 2. Tres hojas 3. Corteza

Se sancochan en un lit ro de agua, se suspende del fuego y se le pone hielo

Se toma co mo agua de diario

Disentería con sangre

1. Corteza (2 cuartas; 25 cm) 2. Corteza (2 cuartas; 25 cm) 3. Corteza (2 cuartas; 25 cm)

Se sancochan en dos lit ros de agua y se cuela

Co mo agua de diaria hasta que deje de pasar sagre y deje de defecar frecuentemente

64

Anexo 5. Recetas donde se encuentran las especies más empleadas para aliviar algún padecimiento en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Continuación).
Plantas 1. Sapote (M. zapota) 2. Ciruela campechana (Spondias purpurea) 3. Nap che´ (Ximenia americana) 1. Sapote (M. zapota) 2. Aguacate (Persea americana) 3. Guanábana (Annona muricata) 1. Menta (Mentha citrata) 2. Poleo (Micromeria brownei) 3. Naranja agria (C. aurantium) Poleo (Micromeria brownei) Padeci miento que cura Disentería con sangre Parte usada y canti dad 1. Corteza (2 cuartas; 25 cm) 2. Corteza (2 cuartas; 25 cm) 3. Corteza (2 cuartas; 25 cm) 1. 6 hojas 2. 6 hojas 3. 6 hojas Preparación Se sancochan en dos lit ros de agua y se cuela Administraci ón Co mo agua de diaria hasta que deje de pasar sagre y deje de defecar frecuentemente

Disentería

Se sancochan en un lit ro de agua

Se toma hasta que se aliv ie

Dolor de barriga

1. 12 hojas 2. 8 hojas 3. 12 hojas

Se hierven en tres lit ros de agua, después se retira del fuego y se le pone un manto blanco encima

Co mo agua de diaria

Vó mito

Un ramo de hojas (4gr)

Cundeamor (M. charantia) 1. Naranja agria (C. aurantium) 2. Té de castilla (Lippia stoechadifolia) 3. Hierba buena (Mentha sativa) Ek balam (Croton flavens) Ek balam (C. flavens)

Diabetes

Raíz

Vó mito

Ocho hojas para todas

Se machacan las hojas y se cuela en med io vaso de agua (1/4 lt.) Se machaca y se sancocha en un litro de agua y se cuela Se sancochan en un lit ro de agua

Se toma tres medios vasos por un día

Se toma co mo agua de diario Co mo agua de diario

Granos, Cicatrización Granos, Llaga, Piquete de bicho, Cortada

Resina

Ninguna

Resina de la hoja (pecíolo) y pelusa (trico mas)

Se raspa la pelusa de atrás de la hoja (envés)

Se pone l resina directamente en la zona afectada hasta que sane se aplica la pelusa directamente en la herida y después se pone la resina

65

Anexo 5. Recetas donde se encuentran las especies más empleadas para aliviar algún padecimiento en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Continuación).
Plantas Peres cuch (C. reflexifolius) Peres cuch (C. reflexifolius) Padeci miento que cura Granos, Llaga, Piquete de bicho, Cortada Cortada Parte usada y canti dad Resina del talla (pecíolo) de la hoja Resina Preparación Ninguna Administraci ón se aplica directamente en la herida Se aplica la resina directamente en la cortada hasta que deje se sangrar. Pequeños tragos durante un día, los días necesarios

Ninguna

1. Aguacate (Persea americana) 2. Buganbilia (Bougainvillea glabra) 3. Tu lipán de monte (Malvaviscus arboreus) 4. Ciricote (Cordia dodecandra) Aguacate (P. americana)

Tos seca

1. Seis hojas (9gr.) 2. Una flor blanca 3. Una flor 4. Una flor

Se sancochan en un lit ro de agua, cuando las flores se deshagan se retira del fuego y se cuela

Cicatrización

Semilla

Se pica, se dora y se muele

Se coloca en la herida directamente

66

Anexo 6. Especies medicinales y su valor de uso (VU)
Especie Citrus limon Momordica charantia Citrus aurantium Croton flavens Croton reflexifolius Manilkara zapota Micromeria brownei Persea americana Hamelia patens Ipomea heterodoxa Malmea depressa Mentha citrata Ocimum campechianum Salvia micrantha Urechites andreuxii anís en grano Cinnamomum zeylanicum Citrus sinensis Malvaviscus arboreus Mentha sativa Murraya paniculata Petiveria alliacea Pluchea symphytifolia Psidium guajava Stenandrium nanum Tynanthus guatemalensis VU 0.6 0.6 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.4 0.4 0.4 0.4 0.4 0.4 0.4 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3 0.3

Especie Anthurium tetragonum Artemisia vulgaris Randia standleyana Bauhinia divaricata Bursera simaruba Cecropia obtusifolia Chrysophyllum cainito Cocos nucifera Coleus amboinicus Cydista potosina Eupatorium odoratum Merremia tuberosa Jatropha gaumeri Kalanchoe integra Melissa officinalis Peperomia pellucida Piscidia piscipula Psidium sartorianum Rauvolfia tetraphylla Ruta chalapensis Tithonia diversifolia Tradescantia spathacea Triumfetta semitriloba

VU 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2 0.2

Nota: El resto de las especies no incluidas en esta tabla presentaron un valor de uso de 0.1.

67

Anexo 7. Padecimientos que los hierbateros han atendido en algún momento de su ejercicio
ENFERMEDAD Aire Almorana Arenilla (en la vejiga) Asésido, asma Ataque epileptico Bajar de peso Calentura (por pasmo) Caspa Catarro Chot nak Cicatrización Cirro Colesterol Cólico Cólico (por gases) Comezón corporal Comezón y calentura Conjutivitis Control de diabetes Cortadura, Cortada Diabetes Diarrea Disentería COIN RE 1 1 1 1 1 1 2 1 3 1 3 1 1 4 1 1 2 1 1 3 5 4 2 1 1 1 1 1 1 2 1 3 1 3 1 1 6 1 1 2 1 1 6 5 4 7 Bunchosia swartziana Thevetia ahouai Malmea depressa Coleus amboinicus Tumba vaquero Coleus amboinicus Bixa orellana, Callicarpa acuminata, Citrus limonia, C. sinensis, Eupatoruim pycnocephalum, Petiveria alliacea Aloe vera Bauhinia divaricata, Lepidium virginicum, Malvaviscus arboreus Psidium sartorianum Croton flavens, Persea americana, Randia standleyana Lippia dulcis Annona muricata, Manilkara zapota, Persea americana Aristolochia pentandra, Urechites andrieuxii, Citrus sinensis Hamelia patens, Murraya paniculata, Salvia micrantha Astronium graveolens, Ceiba pentandra Commelina elegans Cecropia obtusifolia Croton flavens, C. reflexifolius, Cydista potosina, Tradescantia spathacea, Urechites andrieuxii Cecropia obtusifolia, Malmea depressa, Momordica charantia, Tynanthus guatemalensis, Urechites andrieuxii Byrsonima crassifolia, Callicarpa acuminata, Manilkara zapota, Mentha citrata, M. sativa, Psidium guajava, P. sartorianum Annona muricata, Cydista potosina, Jatropha gaumeri, Manilkara zapota, Ocimum campechianum, Persea americana, Triumfetta semitriloba Citrus limetoides Chrysophyllum cainito, Manilkara zapota, Spondias purpurea, Ximenia americana Citrus aurantium, Melissa officinalis, Mentha citrata, Micromeria brownei ESPECIES QUE SE EMPLEAN

Disentería (con espuma) Disentería (con sangre) Dolor de barriga Dolor de barriga (excremento con moco blanco escaso y evacuación a cada rato) Dolor de barriga por pasmo con gases Dolor de cabeza Dolor de espalda Dolor de muela Erisipela blanco Erisipela rojo Falta de circulacion Fogaje Gastritis

1 1 3

1 1 3

1 1 3 2 3 1 1 1 1 1

1 1 3 2 3 1 1 1 1 1

Chiococca alba Cinnamomum zeylanicum, Citrus sinensis, Melissa officinalis, Mentha citrata Bursera simaruba, Merremia tuberosa, Peperomia petenensis, Piper gaumeri, Vitex gaumeri, Zanthoxylum caribaeum Callicarpa acuminata, Tynanthus guatemalensis Chlorophora tinctoria, Citrus limonia Stenandrium nanum Stenandrium nanum Annona muricata Jatropha gaumeri Elytraria imbricata

68

Anexo 7. Padecimientos que los hierbateros han atendido en algún momento de su ejercicio (Continuación)
ENFERMEDAD Golpe Granos COIN RE ESPECIES QUE SE EMPLEAN 1 1 Peperomia pellucida 4 6 Croton flavens, C. reflexifolius, Randia standleyana Hamelia patens, kax nik, Murraya paniculata, Passiflora coriacea, Psidium guajava, Salvia micrantha, Stenandrium nanum 1 1 Rosa sinensis 1 1 Peperomia pellucida 3 3 Nopalea cochenellifera, Phyllanthus acuminatus Sechium edule, Tamarindus indica 1 1 Tradescantia spathacea 2 2 Cocos nucifera, Tynanthus guatemalensis 2 2 Anís en grano, Cinnamomum zeylanicum, Illicium verum, Urera caracasana 1 1 Kalanchoe integra 1 1 Malmea depressa, Zea mays 1 1 Calea urticifolia 1 1 Croton, flavens, C. reflexifolius 2 2 Chenopodium ambrosioides, Salvia micrantha 1 1 Citrus aurantium 3 3 Cedrela odorata, Cestrum racemosum, Diphysa carthagenensis, Mimosa pudica, Petiveria alliacea, Piscidia piscipula, Ruta chalapensis, Senna atomaria, Urvillea ulmacea 1 1 Anthurium tetragonum 4 4 Catharanthus roseus, Waltheria americana 3 4 Bursera simaruba, Citrus limonia, Urechites andrieuxii 1 1 Peperomia pellucida 1 1 Merremia tuberosa 1 1 Clusia flava 3 3 Anís en grano, Guazuma ulmifolia, Mentha sativa 7 9 Citrus aurantium, C. limonia, Dorstenia contrajerva, Eupatoruim pycnocephalum, Hordeum vulgare, Pluchea symphytifolia, Rosmarinus officinalis, Smilax spinosa, Sabal japa, Tridax procumbens 1 1 Eupatorium odoratum 1 1 Rauvolfia tetraphylla 1 1 Zamia loddigesii 5 7 Citrus limonia, Cnidoscolus chayamansa, Cocos nucifera, Ehretia tinifolia, Eupatorium odoratum, Euphorbia hirta, Gouinia latifolia, Justicia spicigera, Krugiodendrom ferreum, Lepidium virginicum Malmea depressa, Momordica charantia, Rivina humilis 1 1 Croton, flavens, C. reflexifolius 1 1 Lepidium virginicum 1 1 Chrysophyllum cainito, Manilkara zapota, Spondias purpurea 1 1 Allium schoenoprasum 1 1 Rauvolfia tetraphylla 1 1 Ruta chalapensis 1 1 Hamelia patens 1 1 Pedilanthus sp. 2 2 Astronium graveolens, Hamelia patens, Hyptis sp., Hyptis suaveolens, Psidium guajava, Punica granatum, Simarouba glauca,

Hemorragia menstrual Hinchazón Hinchazón de seno (xjul´ im) Infección de herida Infección de riñon Infertilidad Inflamacion Inflamación de riñones Intoxicacion Llaga Lombrices Mal aliento Mal de ojo

Mal del varon, impotencia Mancha blanca Mordedura de vibora Moretón Nausea Ómbligo salido Parto Pasmo

Pelagra Picadura de mosco Picada de mala mosca Piedra

Piquete de bicho Presión alta Pujo Quiste de matriz, de ovarios Rasquera Reumas Salpullido Sangrado de ombligo Sarna

69

Anexo 7. Padecimientos que los hierbateros han atendido en algún momento de su ejercicio (Continuación)
ENFERMEDAD Sudor de noche en niños Tos COIN RE ESPECIES QUE SE EMPLEAN 1 1 Tridax procumbens 5 8 Anís en grano, Bauhinia divaricata, Cinnamomum zeylanicum, Coffea arabica, Illicium verum, Malvaviscus arboreus, Piscidia piscipula 1 1 Citrus aurantium, C. limetoides, C. limonia 1 1 Bougainvillea glabra, Cordia dodecandra, Malvaviscus arboreus, Persea americana 1 1 Citrus limonia, Ipomoea heterodoxa, Samolus ebracteatus 3 3 Ceiba aesculfolia 1 1 Indigofera suffructicosa, Lasiacis rugelii 1 6 1 7 Ipomoea heterodoxa, Kalanchoe integra Artemisia vulgaris, Citrus aurantium, Lippia stoechadifolia, Melissa officinalis, Mentha citrata, Mentha sativa, Micromeria brownei, Ocimum campechianum, Plantago major

Tos (con flema) Tos (seca) Tumores Varicela Verruga Viruela de Lazaro (Uk kak Lazaro) Vomito

COIN = Cantidad de hierbateros que tratan el padecimiento RE = Nú mero de recetas que utilizan los médicos tradicionales para tratar el padecimiento

70

Anexo 8. Padecimientos más comunes y que son atendidos por más hierbateros en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México.

Padeci miento Diarrea

Plantas utilizadas Guayaba (Psidium guajava)

Parte usada y canti dad Un fruto tierno (5gr.) y hojas (10gr.)

Preparación Se machacan los frutos y las hojas y se pone en un vaso de agua (300ml) por 10 min. y se cuela. Se machacan y se sancochan en un lit ro de agua Se machacan en med io litro de agua fría Se sancochan en dos litros de agua

Administraci ón Se toma solo 300 ml. en tres ocasiones durante un solo día.

Diarrea

Pichiche´ (Psidium sartorianum) Kakaltun (Oci mum campechianum) 1. Yax che´ (Ceiba petandra) 2. Kulinsis (Astronium graveolens) Kulinsis (Astronium graveolens)

Vó mito

Seis frutos in maduros (6gr.) Un puño de hojas (18gr.) Una cuarta de corteza para ambas

Se toma una vez co mo agua de diario Se toma solo una vez

Calentura y comezón

Se baño una vez

Calentura

Hojas (20gr)

Se calientan las hojas en el fuego

Pasmo (calentura) Pasmo, Pasmado

Pasmo (có licos)

Pasmo

Pasmo (Eupatoruim pycnocephalum) 1.Chalche´ (Pluchea symphytifolia) 2. Huano (Sabal japa) Camba hau (Dorstenia contrajerva) Pasmo xiw (Tridax procumbens)

Hojas (20gr.) 1. Una gajo (20gr.) 2. La punta de la hoja Raíz (5gr.)

Se sancochan en una cubeta Se sancochan en un lit ro de agua

Se ponen en el cuerpo y se cubre la persona con cobertores, no sale de su casa hasta el día siguiente, una sola noche Te bañan una sola vez De to ma por un solo día

Se sancocha en un lit ro de agua Se lava b ien y se sancocha en un lit ro de agua con una pizca de sal Se sancochan en un lit ro de agua por una hora, se enfría y se cuela. Se hierven en un lit ro de agua por 20 min. y se cuela

Se toma una vez co mo agua de diario Se toma una vez co mo agua de diario

Mata entera (12gr.)

Diabetes, Infección de riñon

Diabetes (control de la)

1. Café ak´ (Tynanthus guatemalensis) 2. ele muy (Malmea depressa) Guaru mbo (Cecropia obtusifolia)

1. 18cm del tronco 2. 40cm de raíz Cinco puntitas o cogollos (meristemos)

Se bebe tres veces al día por tres meses

Un litro cada ocho días por dos meses, se suspende por mes y med io y se rein icia

71

Anexo 8. Padecimientos más comunes y que son atendidos por más hierbateros en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Continuación).
Padeci miento Diabetes Plantas utilizadas Tipte´ ak´ (Urechites andrieuxii) 1. Guaru mbo (Cecropia obtusifolia) 2. Tipte´ ak´ (Urechites andrieuxii) 1. Tipte´ ak´ (Urechites andrieuxii) 2. Guaru mbo (Cecropia obtusifolia) K´u xu kan (Rivina humilis) Parte usada y canti dad Una pulgada de raíz (1g r.) 1. 3 puntitas (meristemos) 2. Dos cuartas de tallo (50cm) Preparación Se aplasta y se pone en un litro de agua Se machacan las puntas de guarumbo y se sancocha con el tipte´ ak´ en un lit ro de agua Se ro mpen dentro de dos litros de agua y se sancocha Administraci ón Se toma diariamente

Diabetes

Co mo agua de diario

Diabetes

1. Tallo (1.5gr.) 2. Tres puntitas (meristemos)

Se toma co mo agua de diario

Piedra

La raíz de 5 o 6 matas (24gr.)

Piedra

Piedra

1. Elemuy (Malmea depressa) 2. Chaya (Cnidoscolus chayamansa) 3. Roble (Ehretia tinifolia) 4. Coco (Cocos nucifera) Chintok (Krugioden-drom ferreum)

1. Raíz (3.5cm) 2. Nueve hojas 3. Nueve hojas 4. Un fruto tierno

Se machaca la raíz y se pone en agua hirviendo, se espera que se fríe y se cuela En dos lit ros de agua se hierve la raíz, las hojas y el jugo del coco por 20 min. y se cuela

Se toma co mo agua de diario por un mes

Se toma co mo agua de diario por cinco días, se suspende por cinco días más, y se reinicia otros cinco días. Intervalos de cinco días por seis meses.

Corteza (110 gr.)

Piedra

Riñon xiw (Justicia spicigera) 1. Tu lipán (Malvaviscus arboreus) 2. Suruk tok (Bauhinia divaricata)

Gajo (20gr.)

Tos, catarro

1. 15 flores (3gr.) 2. 15 flores (2gr.)

Se muele la corteza, se hierve en dos litros de agua por 20 min. y se cuela Se pone en un litro de agua se espera 30min. y se cuela Se hierven en ½ lit ro de agua y se cuela

Se toma con popote como agua por un día cada ocho días por seis meses Se toma co mo agua de diario Se toma una dosis diaria por tres días

72

Anexo 8. Padecimientos más comunes y que son atendidos por más hierbateros en el municipio de Tzucacab, Yucatán, México (Continuación).
Padeci miento Tos, catarro Plantas utilizadas Suruk tok´ (Bauhinia divaricada) Habín (Piscidia piscipula) 1. Café (Co ffea arabica) 2. Anís en grano (no identificada) 3. Anís estrella (Illicium verum) 4. Canela (Cinnamomum zeylanicum) Parte usada y canti dad Rama con hojas y flores (13g r.) Tres puntitas (meristimos) 1. Una semilla 2. una cucharada (comp rado) 3. Dos puntitas (comp rado) 4. Una rajita (comp rado) Preparación Se sancochan en y un lit ro de agua Ninguna Se sancocha en un lit ro de agua Administraci ón Un litro d iaria hasta aliv iarse Se anolan y se tragan, tres veces al día Se toma co mo agua de diario hasta que se aliv ie

Tos Tos

Nota: Algunos recetas se encuentran en el anexo 5, para no repetirlas en esta sección.

73

Anexo 9. Imágenes del establecimiento del jardín medicinal en la secundaria técnica #65

Figura 7. Alu mnos con la planta de ruda (Ruta chalapensis) que llevaron para sembrar.

Figura 8. Sembrando las plantas en el área del jard ín.

Figura 9. Regando las plantas. Figura 10. A lu mnas colocando los letreros a las plantas.

Figura 11. La planta Aloe vera con su letrero con nomb re co mún y científico.

Figura 12. Vista del área del jardín con las plantas y sus letreros.

74

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful