P. 1
El verdadero significado de la compasión

El verdadero significado de la compasión

4.0

|Views: 11.865|Likes:
Publicado porapi-3835988

More info:

Published by: api-3835988 on Oct 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA COMPASIÓN PASTOR: JOSE MARIA VILLANUEVA

1 Pedro 3- 8 El significado de la palabra compasión es: sentir lástima o dolor por los males y trabajos ajenos. Yo me he puesto a reflexionar que es lo que realmente mueve la mano de Dios. Hay oraciones que definitivamente no tienen ningún poder y por consiguiente no tienen ninguna repercusión, y yo quiero que en esta noche ustedes salgan totalmente diferentes de este lugar. La compasión fue lo que hizo que en el corazón de Dios naciera un plan de redención para usted y para mi. A mi me impacta como en el primer momento en que Adán Eva pecaron, inmediatamente Dios tenía la solución para el pecado del hombre y le dijo a la serpiente: ciertamente te arrastrarás y habrá enemistad entre ti y la simiente de la mujer, pero de la mujer nacerá uno que te aplastará la cabeza y tu le herirás el calcañal y me impacta como pasan los años, pasan los siglos pero Dios ya tenía un plan para usted y para mi, ese plan era que su amado hijo Jesús sin mancha y sin pecado viniera a esta tierra, se humillara a ser hombre y muriera por la humanidad, eso es realmente tener compasión, sentir compasión. Nosotros debemos sentir mucha compasión por los que no conocen a Jesús y aún por los que ya lo conocen; yo quiero que usted piense por un momento cuantas veces usted como hambre o como mujer han sido radicales, inflexibles, que no permiten ni una milésima de error en su hogar, y no hay ningún tipo de compasión. Yo quiero decirles que hoy Dios quiere derramar un espíritu de compasión sobre sus corazones. Algo que me impactó en la campaña de este fin de semana es que a través de este siervo quedó un espíritu de compasión, Clara y yo tuvimos la oportunidad de compartir muy cerca con él y él decía que él lloraba y lloraba y lloraba por los perdidos y es impresionante ver como la gente lo quería coger, le pasaba los niños, querían que él orara por ellos y era como en los tiempos del Señor Jesucristo que las multitudes le apretaban, querían solamente llegar a él y cogerlo, yo meditaba y decía: Señor, porque le regalaste tantas señales, tantos prodigios, a este siervo, y el Señor me mostraba que en el corazón de este hombre había compasión por los perdidos. Yo quiero que usted medite por un momento en las personas con las cuales usted comparte a diario; aquí hay personas que siempre vienen solas, que no comparten a nadie, que cuando uno les pregunta porque no comparten dicen: -No pastor, es que es muy difícil, la gente no se compromete, es que no me ponen atención, y mientras nosotros nos estamos justificando la gente se está condenando. Las personas que vinieron el sábado a la reunión se dieron cuenta que cuando oraron por mi, inmediatamente vino un quebrantamiento a mi vida y no podía parar de llorar como nunca antes. Llevo 8 años orando por nuestras familias, pero lo que me ocurrió el sábado no tiene nombre, yo gemía y gemía y casi gritaba y me paraba y volvía y caía al piso y

más gritaba. Les voy a compartir la experiencia que tuve: veía como mi familia caía al infierno y yo les quiero decir que fue algo muy horrible lo que viví, Dios ha puesto un gemir y un clamor por las almas, y yo pienso que no volveré a ser el mismo. Ahora cada vez que cierro mis ojos a orar siento dolor en mi corazón porque hay miles y miles de hogares que en este mismo instante se están yendo al infierno, siento dolor de ver tanta silla vacía, siento aún más dolor de ver tanto corazón endurecido que a nadie le comparten. Yo espero que la experiencia que Dios me permitió vivir ustedes también la vivan que ustedes vean como su familia, sus padres, sus hermanos, sus primos, sus tíos, sus abuelos, caen en las llamas del infierno, solamente así usted cambiará. Jesús tuvo dolor en su corazón porque el mundo entero estaba cayendo al infierno y fue tanto el amor de Jesús que El decidió venir a morir en una horrible cruz y demostró que debemos ser compasivos los unos con los otros. Mateo 9 – 35 –38 : ¿ Ha sentido usted dolor por el mal ajeno, que usted pueda gemir y clamar por ellos ? ¿o simplemente usted se dedica a disfrutar de las bendiciones que Dios le ha dado? El problema de la iglesia hoy en día es que se ha sentado muy conforme a disfrutar las bendiciones de Dios, llegaron tiempo atrás llegaron con luchas, con dificultades, clamaron a Dios, Dios les respondió su oración pero se dedicaron a apacentarse a sí mismos. Jesús recorría las ciudades y aldeas. Esto nos enseña que no debemos quedarnos quietos guardando lo que Dios nos da. ¿Que tal que Jesús se hubiera quedado muy sentado y tranquilo cuando el Padre lo llamó para decir que viniera a morir por todos nosotros? Jesús vino y nació de la forma más humilde, en un pesebre, creció como un niño cualquiera ayudando en la carpintería, pero también fue y murió en la cruz. Pero cuando estuvo aquí en la tierra recorría las ciudades y aldeas; Dios lo está llamando hoy a que usted salga, a que usted se levante de ese letargo, a que usted se despierte, a que usted ya no se guarde más lo que Dios le ha regalado, a que salga y mire como están las calles, como están los prostíbulos, como están las tabernas, las discotecas, los moteles, los juzgados, llenos de divorcio, de niños de la calle, de narcotraficantes, de sicariato y ustedes sentados esperando que solamente Dios, le de todo en sus manos a medida que usted abre su linda boquita...la primero enseñanza es que escondida, el debemos salir, no debemos guardarnos lo que Dios nos da, debemos hablar la verdad que para el mundo está mundo afuera no sabe que hay solución a su problemas, muchas parejas se separan porque creen que no hay otra solución, a veces muy amigablemente se separan porque deciden no amargarse más la vida. Predicar el evangelio del reino consiste en que usted hable a otros de lo que Dios ha hecho por usted. Me impacta el testimonio del endemoniado gadareno. Era un hombre lleno de demonios, vivía desnudo en los cementerios, se cortaba, golpeaba al que pasara por ahí, pero un día conoció a Jesús, Jesús le sanó totalmente, fue totalmente libre, dice la palabra que él quería

seguir a Jesús, y Jesús le dijo: ve y cuenta a tu familia y a los tuyos lo bueno y lo misericordioso que Dios ha sido contigo. El Señor sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo, la palabra dice que estas señales seguirán a los que creen, pondrán manos sobre los enfermos y ellos sanarán, Dios quiere que nosotros salgamos, que pongamos manos sobre los enfermos, ellos sanarán, tenga fe, crea a la palabra de Dios, vaya y ore. Versículo 36: Ver es que usted se ponga en el papel de observador. Mediten por un momento como se encuentran los hogares de sus familiares, ¿ saben que les pide Dios ? Por favor no se hagan los ciegos, Dios quiere poner corazones compasivos, Dios quiere que ustedes sienta dolor por ellos, yo siento que hoy hay una dureza de corazón aquí tremenda, no les interesa como se encuentra la gente, solamente se preocupan por sus propias necesidades, solamente se preocupan por orarle al Señor para pedirle bienes, finanzas, salud, bienestar. Necesitamos rogarle a Dios que levante un ejército de obreros.

Mateo 14 – 14: Aquí el Señor nos muestra una vez más que El salió y vio y tuvo compasión para sanar los enfermos, pero la actitud tan indolente de los discípulos van y le dicen: “Señor, despide la multitud, que vayan y coman en sus aldeas”. Eso es cuando nosotros criticamos, cuando nosotros juzgamos y tenemos una actitud de dureza, Jesús les dijo: no tienen necesidad de irse, dadle vosotros de comer, Dios quiere que ustedes sean los que les den de comer a los que no conocen la palabra, no tienen porque despedirles, no tienen porque criticarles ni juzgarles, Dios es un Dios de amor y de ternura, y siempre tiene compasión y dice la palabra que ellos le dijeron que no tenían sino 5 panes y 2 peces, esa es la actitud de justificación que siempre tenemos, Señor no tengo tiempo, Señor, no se Biblia, Señor, no tengo trabajo, Señor, no tengo dinero, pero Dios les contesta: traédmelos acá, esto quiere decir que con lo poco que usted tenga Dios hará mucho. Para los discípulos los 5 panes y los 2 peces era algo muy poquito para alimentar a 5 mil hombres, sin contar mujeres y niños, pero Jesús les dijo “traédmelos acá” y oró por los panes y los peces, los bendijo, alzó sus ojos al cielo y los repartió pero lo que me impacta es que primero les dijo: haced que se recuesten en la grama. Cuando usted le comparte a alguien de que si hay esperanza lo primero que Jesús hace con esa persona es que hay paz, por eso dijo Jesús: Venid a mi todos los que están trabajados y cansados y yo os haré descansar; cuando Jesús vio la multitud lo primero que dijo fue: decidles que se recuesten y oró por los panes y los peces pero lo primero que hizo fue repartirlo a los discípulos. Dios quiere darles a ustedes alimento, pero para que vayan y se lo den a la multitud. Por favor no se queden con las cosas que Dios les da, él quiere darles mucho más pero en la medida que ustedes dan reciben de El más. Eso fue lo que ocurrió ese día, los discípulos venían y cogían panes y peces, repartían y volvían a recoger, y de esos 5 panes y de esos 2 peces Jesús multiplicó tanto el alimento que dice que comieron todos.

Cuando usted va y comparte, todos comerán y todos se saciarán, todos se alimentarán, todos tendrán esperanza, todos tendrán un mejor mañana, y ahí podremos hacer de esta ciudad y de Colombia una nación diferente, pero también dice la palabra que recogieron lo que sobraba y eran 12 cestas, eso significa que siempre habrá necesitados, que siempre habrán personas que necesitan y por eso Jesús dijo: no boten lo que sobra, recójanlos porque no sabemos si más adelante hayan más personas que necesiten comer, que necesitan saciarse, que necesitan paz, que necesitan seguridad de un mejor mañana. El quiere levantar un ejército que comparta el alimento y por eso El primero se lo dió a los discípulos y los discípulos fueron y lo distribuyeron dentro de la multitud.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->