P. 1
MEDITACION CORTA Oracion

MEDITACION CORTA Oracion

4.0

|Views: 537|Likes:
Publicado porapi-3835988

More info:

Published by: api-3835988 on Oct 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

MEDITACION CORTA MARTES 27 DE ABRIL DE 2004 SEMANA DE ORACION

Texto: 1 Tesalonicenses 5:17 “Orad sin cesar” El mensaje de esta noche podría quedar completo con ésta corta oración compuesta nada más de 3 palabras “Orad sin cesar”. Si vemos la conjugación del verbo es en un modo imperativo y en una acción de tiempo continuo. Pero muchas veces consideramos la oración como algo cargado y pesado y no lo queremos hacer. Otras veces no entendemos o no sabemos bien qué es la oración y por eso no lo hacemos, quisiéramos tener de nuevo a Cristo en frente para decirle: “enséñanos a orar” como una vez hicieron los discípulos, cuando tenemos en la Biblia tantas guías para hacerlo. Y sí, mi intención es que en esta noche salgamos con la convicción de que debemos Orar sin cesar, pero a la par de eso que sepamos orar bien. Primero debemos aprender lo que la oración NO es: 1. No es un rezo (o sea una repetición de palabras, una letanía) 2. No es una fórmula mágica(no es un grupo de palabras que dan soluciones mágicas) 3. No es un departamento de quejas 4. No es una lista de pedido La oración es el dialogo que sostiene el hombre con Dios, es una conversación como la que sostiene un hijo con su padre en la cual podemos agradecerle lo que hace por nosotros, hablarle con confianza, sentarnos a su lado y decirle también cuanto le amamos. Algo muy importante que a veces olvidamos es que nos sirve además de para pedir, para alabar a Dios, para engrandecer su nombre y para glorificarle. Podemos ver en el libro de los Salmos que el rey David en muchos de ellos no hace alusiones a peticiones, sino solamente se dedica a alabar a Dios. No es que no debamos pedirle a Dios por nuestras necesidades, sino que no debemos ver a la oración como algo exclusivo para pedir, pedir y pedir. En resumen: Orar es hablar con Dios. El Señor nos dice que le pidamos a pesar de que El sabe de qué cosas tenemos necesidad (Mt. 6:7-8), dice que si pedimos recibiremos, pero también dice que debemos pedir bien. Santiago 4:3 dice “Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.” Muchas veces usamos éste tipo de oraciones: 1. La oración relámpago. a. En la mañana al levantarnos (mientras buscamos los zapatos, nos desperezamos en la cama, nos vestimos o mientras nos bañamos. Aunque hay ocasiones en que es necesario porque no disponemos de tiempo para hacerlo como es debido, como en el caso de Nehemías (Neh. 2:4). Lo malo es que aún teniendo tiempo de sobra para hacer una oración detenida y pensada, nos limitamos solo a hacer oraciones cortas, telegrafiadas como si nos cobraran por palabra y quisiéramos ahorrar. b. c. Al medio día cuando almorzamos y en la noche cuando cenamos (ya con un bocado de comida porque cachito se me olvida!!) Máxime al medio día si hay que regresar al trabajo. En la noche antes de dormir (Con los ojos cerrados no por reverencia sino mas bien por sueño y entre bostezo y bostezo, llegando incluso a perder la noción de lo que estamos “conversando” con Dios.

2.

La oración egoísta. Nos dedicamos a orar sólo para pedirle a Dios que nos dé de todo. Incluso cosas que no nos sirven!!. Otras veces para tener cosas iguales o mejores (mejor si son mejores) que las del hermanito o la hermanita. Y entre tanto pedir y pedir, nos olvidamos de agradecerle a Dios todo lo que ha hecho por nosotros y menos aún nos acordamos de interceder por las necesidades de otros. Dice Stg. 4:3 que pedimos para gastar en nuestros deleites.

3.

La oración queja. Nos quejamos con Dios de todo, si llueve, que mucho calor, luego que mucho frío, que si perdimos el examen a pesar de venir a la iglesia (y no hemos estudiado nada!) que si perdió mi equipo de fut, si se fue la señal del cable, que la novela ya no la podré ver porque se arruino la tele, en fin somos buenos para quejarnos. Incluso llegamos a quejarnos de nuestros líderes, del pastor, de sus enseñanzas!!!

4.

La oración diacepán. Y esa? Dirán ustedes, pero sí, a veces usamos la oración como diacepan, como la famosa pastilla para dormir. Cuando no logramos conciliar el sueño pues decimos, bueno voy a orar, pero seguimos cómodamente acostados, con las sábanas calientitas y empezamos: Señor te doy gracias por….ahhhh (bostezo) y te pido que me ayudes… (bostezo) bendice mis alimentos… ahhh (bostezo), hasta quedar dormidos! No hermanos, cuando oremos debemos hacerlo con los 5 sentidos, en un tiempo preciso, en un lugar especial y no dedicarnos solo a pedir y pedir, ni solo a quejarnos y quejarnos. Cuando los discípulos le pidieron a Cristo que les enseñara a orar, éste les dijo la oración que hoy conocemos como el Padre Nuestro, y en el cual vemos contenidos los puntos que debe tener una buena oración: 1. Alabanza al Padre 2. Confesión de pecados 3. Petición 4. Intercesión Además nos dice en Juan 14:13-14 que debemos pedir en su nombre. Conclusión: Ahora que sabemos qué es y qué no es la oración podemos darle un mejor cumplimiento al mandato de Dios: “ORAD SIN CESAR”. Vivamos una vida en la cual la oración sea una constante en nuestra vida, así como es de importante para poder vivir el hecho de respirar, la misma importancia para nuestra vida cristiana tiene la oración. Adelante hermanos, oremos en todo tiempo de la manera adecuada y Dios responderá con grandes proezas y milagros. Que Dios nos siga Bendiciendo. Gerson Calderón.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->