P. 1
Tema-1 - El Concepto de Alfabetismo

Tema-1 - El Concepto de Alfabetismo

|Views: 659|Likes:
Publicado porrtrivino1093

More info:

Published by: rtrivino1093 on Nov 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/26/2013

pdf

text

original

TEMA  I.  EL  CONCEPTO  DE  ALFABETISMO.

  Ana  Sacristán  Lucas   Departamento  de  Didáctica,  Organización  Escolar  y  Didácticas  Especiales,     Facultad  de  Educación,  UNED     ¿Por  qué  alfabetismo?   En   las   sociedades   actuales   las   formas   de   hacer   y   transmitir   conocimiento   se   han   modificado  sustancialmente,  como  se  esbozó  en  la  Introducción.  El  estudio  de  esos   cambios  y  de  sus  resultados,  a  los  que  tienen  que  enfrentarse  las  ciencias  sociales,   y   la   educación   entre   ellas,   exige   el   empleo   de   nuevos   conceptos   adaptados   a   las   nuevas  situaciones.  Y,  en  esta  problemática,  no  es  casual  que  el  libro  obligatorio  de   estudio   en   esta   asignatura,   el   de   los   profesores   Lankshear   y   Knobel,   se   titule   “Nuevos  Alfabetismos”.     En  efecto,  el  término  'alfabetismo'  es  cada  vez  más  central  en  las  ciencias  sociales  y   humanas,   hasta   el   punto   de   que   ha   llegado   a   popularizarse   fuera   de   los   ámbitos   académicos:  hoy  en  día  no  es  infrecuente  leer  en  periódicos,  artículos,  y  hasta  en   revistas   no   especializadas   expresiones   como   'alfabetización   tecnológica',   'alfabetización   digital',   'alfabetización   informacional'   (muchas   de   ellas,   sin   el   suficiente   rigor   teórico).     El   éxito   del   'alfabetismo',   dejando   a   un   lado   modas   pasajeras,   es   debido   a   que   constituye   una   herramienta   analítica   muy   eficaz   para   enmarcar   las   relaciones   entre   educación,   conocimiento   y   cultura   y   su   condicionamiento  por  factores  tecnológicos  que  varían  con  el  progreso  científico-­‐ técnico,  así  como  por  los  cambios  sociales  que  dichos  avances  producen.   Leer  y  escribir  …   Los   orígenes   de   la   humanidad   sobre   la   tierra,   no   coinciden   con   el   origen   de   la   escritura.   Ésta   fue   posterior.   Nuestros   antepasados   gesticularon,   hablaron,   se   comunicaron  entre  sí,  antes  de  inventar  formas  de  escritura,  esto  es,  textos.  Textos   que   posibilitaron   que   las   experiencias,   los   conocimientos   adquiridos,   las   emociones   y   los   pensamientos   permaneciesen   en   el   tiempo   sin   evaporarse,   sin   caer  en  el  olvido.       “La   invención   de   la   escritura   es   la   respuesta,   por   así   decirlo,   técnico   instrumental   a   la   necesidad   de   facilitar   los   procesos   de   recopilación,   protección,   recuperación  y  elaboración  de  los  datos.  Sobre  todo  de  aquello  datos  que  hace  5.000   años   comenzaban   a   considerarse   indispensables   para   un   relación   operativa   más   eficaz  con  el  mundo.  Entre  éstos,  por  ejemplo,  se  cuentan  los  datos  relacionados  con   las  actividades  de  contar,  calcular  y  medir,  con  la  gestión  contable  cotidiana,  con  el   registro   de   las   transacciones   mercantiles,   con   la   administración   de   las   primeras   ciudades   y,   no   por   último   menos   importante,   con   la   crónica   de   los   acontecimientos   estatales   y   militares.   (…)   Muchos   están   convencidos   de   que   fueron   igualmente   importantes   los   factores   mágico-­rituales,   expresivos   y   comunicativos”.   (Maldonado,   2007,  pp.  53-­‐54)  

16

Transcurridos   más   de   5.000   años,   es   una   constante   en   las   sociedades   de   transmisión   cultural   escrita,   en   todas   las   que   se   suelen   considerar   mínimamente   'avanzadas',  que  la  educación  que  llamaremos  formal1  comience  con  el  aprendizaje   de  la  lectura  y  la  escritura,  paso  previo  para  poder  acceder  a  los  textos  que  recogen   el   saber   social,   objetivo   de     las   distintas   y   sucesivas   etapas   educativas.   La   enseñanza   de   la   lectura/escritura   se   encuentra,   así,   ligada   al   resto   de   los   aprendizajes  formales,  formando  con  ellos  el  proceso  genérico  de  escolarización.     Ciñéndonos   a   las   sociedades   premodernas   de   la   llamada   Civilización   Occidental,   vemos   que   la   escolarización   sólo   estaba   al   alcance   de   una   pequeña   parte   de   la   población:   los   hijos   de   las   clases   patricias.   El   resto,   la   gran   mayoría,   campesinos,   artesanos  y  pequeños  comerciantes,  no  aprendían  a  leer    y    permanecían    toda    su   vida  inmersos    en    una  mezcolanza    de    la    cultura  tradicional    propia,  oralmente   transmitida,     y   la   cultura   'superior'   escrita   de   los   señores,   nobles   o   clérigos.   Ésta   última,   a   la   que   no   tenían   acceso   directo   por   no   saber   leer,   se   la   suministraban,   debidamente   seleccionada,   filtrada   e   interpretada,   los   miembros   letrados   de   las   clases   altas   encargados   de   hacerlo.   Se   trataba   casi   en   exclusiva   de   doctrina   cristiana,  impartida  por  monjes  o  párrocos.   La  Revolución  Industrial  altera  profundamente  este  panorama.  El  desarrollo  de  la   industria,   la   mecanización   promovida   por   el   continuo   progreso   tecnológico,   crea   unas   exigencias   de   mano   de   obra,   no   sólo   creciente   en   número,   sino   también   en   cualificación.   Manejar   una   maquinaria   compleja,   con   componentes   numerados   y   rotulados,   efectuar   las   nuevas   tareas   de   control   de   trabajo,   de   administración   de   los   diversos   elementos   de   la   producción,   etc.,   sólo   puede   ser   llevado   a   cabo   por   operarios  que  sepan  leer  y  escribir.     Coetáneos   a   la   Revolución   Industrial   y   ligados   a   ella,   tienen   lugar   procesos   de   emigración  rural  y  formación  de  grandes  ciudades  industriales.  La  organización  de   estas   urbes,   que   en   un   escaso   lapso   de   tiempo   ven   multiplicada   su   población,   también   lleva   consigo   la   puesta   en   marcha   de   actividades   de   control   y   gobierno   que  utilizan  documentos  escritos:  censos,  publicación  de  ordenanzas  municipales   mediante   carteles   que   reemplazan   la   publicidad   oral   anterior,   los   famosos   pregones,  etc.   Estas   nuevas   exigencias   emanadas   del   cambio   socioeconómico   dan   lugar   a   la   creación,   al   margen   de   la   educación   formal,   de   instituciones   públicas   y   privadas   específicamente   destinadas   a   enseñar   a   leer   y   escribir   a   personas   mayores   o   a   jóvenes,  ya  que  esa  educación  formal  continúa  siendo  coto  exclusivo  de  las  clases   altas   (a   lo   sumo,   abriéndose   excepcionalmente   a   miembros   muy   brillantes   de   los   sectores   intermedios).   El   propósito   es   doble,   aunque   una   parte   sea   explícita   y   la   otra  tácita:  enseñar  a  leer  y  escribir,  y  enseñar  exclusivamente  a  leer  y  escribir  (con   la   excepción,   en   centros   organizados   por   las   iglesias,   de   alguna   que   otra   indoctrinación  religiosa).  De  este  modo,  se  trata,  no  de  suministrar  una  instrucción   a  las  capas  populares  desde  los  poderes  públicos  que  mejore  su  calidad  de  vida  o,  

1

Es   aquella   que   se   imparte   fuera   del   ámbito   familiar   de   un   modo   reglado   en   instituciones   educativas   públicas   o   privadas,   cuyo   objetivo   es   formar   a   los   nuevos   miembros   de   la   comunidad  para  que  puedan  integrarse  adecuadamente  en  ella.

17

menos   aún,   que   propicie   la   movilidad   social,   sino   de   formar   una   mano   de   obra   adecuada  a  las  necesidades  del  aparato  productivo  y  de  la  integración  urbana.     Es   así   como   de   este   contexto   sociohistórico,   de   la   práctica   de   aprender   a   leer/escribir  separada  del  resto  del  proceso  educativo  formal  clásico,  se  deriva  la   incorporación   al   lenguaje   coloquial,   ya   para   quedarse,   de   los   términos   analfabetismo,   alfabetización   y   demás   derivados.2   Estos   términos   forman   una   familia   léxica   que   puede   ser   contemplada   en   una   dimensión   individual:   el   alfabetismo/analfabetismo/alfabetización  como  saber/no  saber  leer  y,  en  su  caso,   aprender  a  hacerlo,  y  una  dimensión  social:  el  analfabetismo  como  'lacra'  social  y   la  alfabetización  como  una  apuesta  de  la  sociedad  para  erradicarla.     no  es  sólo  leer  y  escribir,   Un   siglo   más   tarde,   tras   la   II   Guerra   Mundial,   se   presenta   en   muchos   países   del   llamado  'Tercer  Mundo'  una  problemática  similar  a  la  de  la  Revolución  Industrial   europea,  países  que  se  proponen  pasar  de  Países  no  Desarrollados  a  Países  en  vías   de   Desarrollo,   según   la   muy   optimista   terminología   de   la   ONU.   Así,   los   gobiernos   de   estos   países   emprenden   campañas   masivas   de   alfabetización   con   el   objeto   de   habilitar  a  la  inmensa  mayoría  de  sus  habitantes,  campesinos  analfabetos,  para  el   desempeño   de   las   actividades   propias   de   las   economías   y   de   las   sociedades   modernas,  a  las  que  intentan  asimilarse.         Pero  los  años  no  han  transcurrido  en  balde.  Entre  esas  dos  oleadas  alfabetizadoras,   las   de   formación   del   proletariado   del   Primer   Mundo   y   las   del   Tercer   Mundo,   fue   conformándose   una   visión   crítica   de   estructuras   económicas   que,   aunque   acrecentaron   formidablemente   la   riqueza   social   (al   menos,   en   sus   aspectos   materiales),   también   la   distribuyeron   de   un   modo   tan   desigualitario   que   se   originaron   enormes   bolsas   de   miseria   y   exclusión   social.   La   supuesta   bondad   intrínseca   de   la   alfabetización,   hasta   entonces   presentada   como   obvia   por   la   opinión  publicada  (que  no  pública),  suscitó  un  cuestionamiento  de  raíz:  alfabetizar   ¿para   qué?,   ¿para     producir   un   ejército   de   obreros   con   el   adiestramiento   imprescindible  que  cubriera  las  necesidades  de  la  industria  capitalista,  aunque  eso   conllevara,   de   hecho,   despojarlos   de   su   cultura   tradicional?   Ése   había   sido,   si   no   el   objetivo   inconfesado,   cuando   menos   el   resultado   obtenido.   Y   no   parecía   muy   buena  idea  proseguir  por  ese  camino,  al  menos  desde  la  óptica  del  bienestar  de  los   pueblos.     Es   habitual   citar   al   pedagogo   brasileño   Paulo   Freire   entre   los   más   destacados   impulsores  de  esta  puesta  en  cuestión  de  lo  pretendidamente  incuestionable.  A  lo   largo   de   las   décadas   de   los   50s,   60s   y   70s   del   siglo   pasado   sucesivos   gobiernos   reformistas  y  nacionalistas  pusieron  en  marcha  varias  campañas  de  alfabetización   de   adultos   en   Brasil.   El   propósito,   declarado   y   en   buena   medida   sincero   de   los   políticos   e   intelectuales   progresistas   que   las   promovían   era   mejorar   el   nivel  

2  

Este   texto   no   tiene   estrictas   pretensiones   filológico-­‐históricas.   Si   así   fuera,   habría   que   referirse   a   las   circunstancias   históricas   del   surgimiento   de   estos   elementos   léxicos,   en   la   Inglaterra  y  Estados  Unidos  del  siglo  XIX,  y  describir  el  uso  del  término  'literacy',  equivalente   en   idioma   inglés   a   'alfabetismo',   y   derivados.   Lo   que   aquí   buscamos   es   una   explicación   conceptual,  no  lingüística  

18

cultural   de   esa   gran   masa   excluida   y   marginada,   e   integrarla   en   el   proyecto   de   modernización   e   independencia   económica   nacional.     Ello   incluía   –   lo   que   era   menos   declarado   –   una   transformación   similar   a   la   descrita   para   la   Revolución   industrial:  la  de  millones  de  campesinos  pobres  en  proletarios  urbanos  o  rurales,   no  necesariamente  menos  pobres.   Freire  participó  activamente  en  estas  campañas,  llegando  a  dirigir  alguna  de  ellas.   Era  un  hombre  con  ideas  de  izquierda,  en  lo  que  coincidía  con  la  gran  mayoría  de   sus   colaboradores   y   colegas.   Todos   ellos   consideraban   que   uno   de   los   objetivos   centrales   de   sus   actividades   educativas   era   conseguir   que   sus   alumnos,   adultos,   pobres   y   analfabetos,   tuvieran   constancia   de   la   injusta   situación   social   en   la   que   se   hallaban,  de  sus  causas  y  de  la  forma  de  salir  de  ella,  mediante  su  implicación  en  un   proceso  de  emancipación  política  y  económica.     Pese  a  esa  coincidencia  en  los  fines,  Freire  pronto  se  encontró  enfrentado  a  buena   parte  de  sus  compañeros,  al  diferir  por  completo  en  los  medios.  El  motivo  concreto   de   la   discordia   fue   la   intención   de   utilizar   los   manuales   de   prácticas   de   lectura,   los   famosos  ‘catones’,  para  inculcar  ideas  acordes  con  su  ideología,  de  manera  que  los   alumnos  aprendieran  a  leer  con  oraciones  del  tipo:  “no  hay  paz  sin  justicia”,  o  “los   terratenientes  explotan  a  los  jornaleros”,  etc.  Freire  critica  con  dureza  este  sistema   que  juzga  abiertamente  manipulador,  similar  a  las  tradicionales  prácticas  clericales   de   instrucción   religiosa   que   venían   empleándose,   en   el   que   únicamente   se   sustituye  el  catecismo  y  las  historias  piadosas  por  una  cosmovisión  'progresista'  o   'revolucionaria',   también   cerrada   y   dogmática.   Comprende   que   alfabetizar   ha   sido,   hasta  entonces  y  por  activa  o  por  pasiva,  adoctrinar.  Y  plantea  que  esto  no  debe  ser   así.     Propone,   entonces,   un   nuevo   método   de   alfabetización   que   enseñe   a   'leer   el   mundo'   al   tiempo   que   se   enseña   a   leer   la   letra.   Lo   que   quiere   decir   con   esto   es   que   no  se  puede  desligar  el  aspecto  meramente  técnico  de  la  lectura  –  la  decodificación   de  los  signos  escritos  –  de  los  contenidos  que  encierran  las  letras,  las  palabras,  las   frases  que  se  decodifican.  Escuchémosle:     “...   una   comprensión   crítica   del   acto   de   leer,   que   no   se   agota   en   la   descodificación   pura   de   la   palabra   escrita   o   del   lenguaje   escrito,   sino   que   se   anticipa   y  se  prolonga  en  la  inteligencia  del  mundo.  La  lectura  del  mundo  precede  a  la  lectura   de   la   palabra,   de   ahí   que   la   posterior   lectura   de   ésta   no   pueda   prescindir   de   la   continuidad  de  la  lectura  de  aquél.  Lenguaje  y  realidad  se  vinculan  dinámicamente”.   (Freire,1984,  p.  94)       Freire   da   un   importante   impulso   teórico   al   concepto   de   alfabetización:   se   está   alfabetizado  cuando,  al  leer,  se  entiende  un  texto  en  su  contexto;  y  el  contexto  se   comprende   a   través   de   los   sucesivos   textos   que   se   van   leyendo.   Así,   enseñar   a   leer   es   enseñar   a   comprender   lo   que   se   lee,   no   explicándolo   sino   ayudando   a   que   el   aprendiz  de  lector  lo  conecte  con  su  vida  y  sus  experiencias,  y  lo  proyecte  hacia  la   cultura  en  que  ambas  se  desarrollan.  Leer  es  saber  escuchar  al  entorno  social,  es   saber  escuchar  a  los  otros,  en  su  entorno  social  desde  el  propio,  y/o  en  un  entorno   social  compartido.  

19

sino  entrar  en  la  cultura   Por   otra   parte,   en   el   ámbito   de   las   ciencias   sociales,   se   empieza   a   manejar   profusamente   un   nuevo   concepto,   el   de   'analfabetismo   funcional',   especialmente   en  el  mundo  anglosajón.  La  expresión  aparece  en  Estados  Unidos  por  los  años  30s   del   siglo   XX   para   indicar   la   incapacidad   que   tienen   ciertos   individuos   adultos   de   hacer  frente  a  las  exigencias  de  la  vida  diaria,  aunque,  técnicamente,  sepan  leer  y   escribir.  Estas  personas  descifran  los  signos  lingüísticos  pero  no  entienden  lo  que   quieren   decir,   o   son   incapaces   de   situarlos   en   un   contexto   mínimamente   relacionado   con   sus   prácticas   sociales.   Por   ejemplo,   no   saben   orientarse   en   las   secciones  de  un  periódico  generalista,  ni  consultar  los  horarios  de  salida  o  llegada   de   los   trenes   en   las   pantallas   de   una   estación.   Se   recupera   aquí   la   temática   que   vimos   a   propósito   de   Freire:   la   función   de   la   lectura   y   la   escritura   es   permitir   el   acceso   integral   a   los   contenidos   de   cultura3   no   adquiridos   por   transmisión   oral,   que   incluye   las   prácticas   o   experiencias   asociadas.   Y   sin   la   asimilación   de   esos   contenidos   no   es   posible   actuar   socialmente   de   un   modo   adecuado;   se   está   condenado  a  la  marginación  social.     La  expresión  'analfabetismo  funcional'  va  adquiriendo  popularidad,  y  utilizándose   en   el   lenguaje   coloquial   más   o   menos   culto   para   designar   a   aquellos   que   por   su   escasa   y/o   no   actualizada   formación   son   incapaces   de   adaptarse   a   los   cambios   socioculturales;   no   los   entienden,   no   pueden   'leer'   los   variados   mensajes   que   les   envían  los  medios  de  propagación  de  cultura  informándoles  'de  qué  van  ahora  las   cosas'.  Asimismo,  el  término  hace  fortuna  en  medios  académicos  e  institucionales.   En  facultades  universitarias  de  Educación,  pero  también  de  Sociología,  Lingüística   o   Estudios   Culturales,   así   como   en   la   UNESCO,   van   cobrando   importancia   como   objetos  de  estudio  los  conceptos  de  'analfabetismo  funcional',  o  de  'alfabetización   funcional'  (ambos  se  refieren  a  lo  mismo,  de  hecho).     Con   el   tiempo,   el   adjetivo   'funcional'   que   distinguía   este   concepto   de   el   'alfabetismo',  a  secas,  éste  más  general,  irá  desapareciendo  o  utilizándose  menos.   Si   en   un   principio   se   oponía   el   analfabetismo   funcional   al     clásico   de   no   saber   leer,   cada   vez   más   se   considera   más   que   todo   analfabetismo   es   funcional,   ya   que   consiste   en   no   poder   realizar   la   función   de   entender   un   mensaje   codificado.   A   lo   que   se   añade   no   ser   capaz   de   comprensión,   ambos   aspectos   inseparables   y   simultáneos  del  acto  complejo  de  leer  .   El  alfabetismo  funcional  se  define  de  modos  variados  según  los  distintos  ámbitos   disciplinarios,  o  los  enfoques,  que  lo  incorporan  como  objeto  de  estudio,  según  es   habitual  en  todos  los  conceptos  teóricos.  Unos  se  orientan  más  al  aspecto  práctico   de   las   habilidades   sociales,   otros   hacia   la   constitución   de   ciudadanos   conscientes   y  
3

Se   adopta   en   esta   asignatura   una   acepción   muy   comprehensiva   de   cultura.   Predicando   con   el   ejemplo,   proponemos   la   de   Wikipedia,   la   enciclopedia   “en   línea”   cuya   autoría   es   colectiva:   “La   cultura   es   el   conjunto   de   todas   las   formas,   los   modelos   o   los   patrones,   explícitos   o   implícitos,   a   través   de   los   cuales   una   sociedad   regula   el   comportamiento   de   las   personas   que   la   conforman.   Como  tal  incluye  costumbres,  prácticas,  códigos,  normas  y  reglas  de  la  manera  de  ser,  vestimenta,   religión,   rituales,   normas   de   comportamiento   y   sistemas   de   creencias”.   (http://es.wikipedia.org/wiki/Cultura).  

20

activos,  otras  más  al  disfrute  de  la  cultura  escrita  como  elevación  de  la  calidad  de   vida,   etc.   Seleccionamos   aquí   una   definición   de   la   UNESCO   (de   las   muchas   que   tiene)  bastante  neutra  y  comprehensiva:     “Se   considera   que   una   persona   ha   recibido   una   alfabetización   funcional   cuando   ha   adquirido   los   conocimientos   y   las   técnicas   de   lectura   y   escritura   que   la   capacitan   para  emprender  de  modo  efectivo  todas  las  actividades  en  que  se  haya  adoptado  la   alfabetización  con  normalidad  dentro    de    su  cultura  o  de  su  comunidad.”  (Tomado   de  Wagner,1990).     Aunque   parece   un   poco   redundante,4   hemos   escogido   esta   definición   porque   conserva  los  términos  'lectura'  y  escritura'  y,  al  hacerlo,  establece  unos  límites  de   los   que   carecen   otras   definiciones   que   identifican   ya   casi   por   completo   alfabetización  con  educación  o  culturización.  En  efecto,  la  continua  ampliación  del   significado  de  'alfabetización'  ha  dado  lugar  a  que  en  algunos  medios  académicos   se   utilice   mucho,   en   general,   como   una   palabra   'a   la   moda'   con   un   significado   idéntico  al  de  aprendizaje.  Para  ese  viaje  no  hacían  falta  alforjas.     Sin  embargo,  el  concepto  alfabetización  y  los  asociados  a  él  por  compartir  la  misma   raíz   ('alfabet')   constituyen,   si   están   bien   construidos,   unos   elementos   teóricos   imprescindibles   para   el   análisis   y   la   descripción   de   las   relaciones   entre   conocimiento,   tecnologías   y   sistemas   de   información   y   comunicación.   Construir   bien  esos  conceptos  implica,  entre  otras  cosas,  otorgarles  una  posición  intermedia   entre   la   muy   restrictiva   de   enseñar   a   leer   y   la   excesivamente   laxa   de   enseñar,   a   secas.   Fijando  el  concepto   Una  persona  analfabeta  realiza  una  actividad  de  alfabetización,  generalmente  con   ayuda  de  otros,  y  como  resultado  de  ella  deja  de  ser  analfabeta,  es  decir  pasa  de  un   estado   de   analfabetismo   a   otro   de   alfabetismo.   He   aquí   una   descripción   del   proceso,  un  proceso  indudablemente  educativo.     El   alfabetismo,   como   el   analfabetismo,   son   estados   en   que   puede   hallarse   una   persona;  de  hecho  se  encuentra  en  uno  o  en  otro  (o,  si  acaso,  en  el  tránsito  entre   ellos).   Estos   tipos   de   estados   se   denominan   disposicionales,   ya   que   consisten   en   estar  –  o  no  estar  -­‐  en  disposición  de  hacer  algo.  Aquello  que  está  en  disposición  de   hacer   quien   tiene   la   capacidad   del   'alfabetismo'   es   leer   y   escribir,   según   aseveraría   el  lenguaje  ordinario  y  cualquier  diccionario.5     Al   citar   las   aportaciones   de   Freire   señalamos   que   para   describir   las   prácticas   de   lectura  y  escritura  había  que  ir  más  allá  de  las  acciones  de  decodificar/codificar  los  
4

Apariencia   engañosa,   ya   que   refleja   un   aspecto   relevante   del   alfabetismo   funcional:   que   su   consecución   no   es   leer   cualquier   cosa   escrita,   sino   que   una   persona   sea   capaz   de   realizar   las   prácticas   sociales   de   su   comunidad   por   medio   de   un   aprendizaje   basado   en   la   lectura   de   los   documentos   y   textos   escritos   que   la   sociedad   produce.   Viene   a   querer   decir   que   cada   sociedad   establece  sus  propios  límites  entre  analfabetismo  /  alfabetismo  funcional. 5 El  Diccionario  de  la  R.A.E.  no  incluye,  aun,  el  término  'alfabetismo'.  Sí  'alfabetizar'  (“Enseñar  a  leer   y   escribir”),   'alfabetizado/a'   (“Dícese   de   la   persona   que   sabe   leer   y   escribir”),   o   'analfabetismo'   (“Calidad  de  analfabeto:  el  que  no  sabe  leer  ni  escribir”).  Una  inferencia  muy  sencilla  nos  lleva  a  que   “alfabetismo  es  la  calidad  del  que  sabe  leer  y  escribir”.

21

signos  alfabéticos,  en  el  sentido  de  que  esas  prácticas  incluyen  la  comprensión  de  lo   que   se   lee   y   de   lo   que   se   escribe.   Necesitamos   ir   más   allá.   No   sólo   hay   que   ampliar   el   campo   de   acción   de   las   actividades   leer/escribir   incluyendo   la   capacidad   de   lograr   comprender;   también   es   preciso   referirse   a   que   la   cultura,   las   distintas   formas   de   conocimiento   que   las   sociedades   producen,   utilizan   muy   diversas   formas   de   textos   escritos.   Con   ellos,   las   personas   construimos   significados   que   varían  dependiendo  de  nuestros  contextos  de  vida,  situación  socioeconómica,  de  lo   que   creemos,   damos   por   supuesto,   de   los   conocimientos   previos   que   tengamos   adquiridos,  etc.  Quienes  comparten  esos  significados,  también  tienen  referentes  de   sentido  comunes  que  les  permiten  reconocerse  (y  apreciarse)  entre  sí.   Al   introducir   las   distintas   formas   de   textos   escritos   que   existen,   podemos   adelantar  una  definición  bastante  estándar  de  alfabetismo:  “la  capacidad  de  leer  y   escribir  textos”.  Pero  necesitamos  explicar  los  términos  incluídos  en  esa  definición   para  comprender  el  concepto  de  'alfabetismo',  porque  tampoco  hay  uno  solo  .   a)   'Capacidad'   vale   a   la   perfección   tal   y   como   se   usa   habitualmente.   No   necesita   de   puntualización  alguna.   b)   ¿Qué   contenido   semántico   habría   que   darle   a   ‘textos’’?   Los   textos   son   un   complejo   de   unidades   de   sentido,   que   quedan   fijos   mediante   algún   sistema   de   codificación   (la   escritura   alfabética,   por   ejemplo)   en   un   elemento   o   soporte   material   estable   (papiro,   papel,   pantalla   electrónica,   etc.),   de   modo   que   pueden   transmitirse   en   el   espacio   y   en   el   tiempo.   Estarían   compuestos,   pues,   de   un   elemento  'inmaterial',  el  sentido,  otro  físico,  el  soporte  que  permite  almacenar  ese   sentido,   y   un   tercero   relacional,   la   asociación   entre   soporte   y   sentido.   Aunque   utilicemos   un   alfabeto   idéntico,   nuestra   relación   con   un   texto   no   es   la   misma   en   papel  que  en  una  pantalla,  por  ejemplo.     Los  textos  necesitan  de  un  soporte  material  estable  porque  se  crean  para  superar   las  limitaciones  del  lenguaje  hablado  o  gestual,  para  comunicarse  con  personas  que   no   están   físicamente   presentes,   bien   porque   se   hallan   en   espacios   distantes,   bien   porque   porque   pertenecen     a   tiempos   distintos.   A   veces   un   texto   se   escribe   para   uno   mismo,   para   conservar   ideas   que   se   temen   olvidar.   En   definitiva,   se   trata   de   la   doble   función   presente   en   todos   los   textos:   ser   testimonio   y   ser   memoria,   comunicarnos   con   los   demás   y   con   nosotros   mismos   proyectados   al   futuro,   asegurar   en   el   espacio   y   en   el   tiempo   (en   la   medida   en   que   se   conserven)   la   continuidad  de  unos  conocimientos,  de  una  cultura.        

Si   esto   es   así,   entonces   un   texto   escrito   tradicional   –una   novela,   un   artículo   periodístico,  etc.  -­‐    no  es  sino  un  tipo  de  texto  entre  otros.  Una  conferencia  grabada,   una  imagen  o  un  vídeo  reproducidos  son  también  textos  –ya  que  implican  formas   de   comunicación   que   se   conservan   en   el   espacio   y   en   el   tiempo-­‐,   tan   sólo   que   de   diferente  tipo  que  los  escritos  en  cuanto  que  emplean  diferentes  soportes  físicos,  

22

y/o   distintas   formas   de   codificar   el   sentido;   o,   expresándolo   de   un   modo   más   amplio,  diferentes  técnicas6  de  mediación  entre  el  soporte  y  el  sentido.       Por  ejemplo,  el  papel  puede  ser  el  soporte  material  de  una  novela,  pero  también  de   un   cómic.   En   el   primer   caso,   la   mediación   soporte   <=>   sentido   consiste   en   una   decodificación  convencional  de  los  caracteres  gráficos  del  texto:  letras  y  signos  de   puntuación.  El  cómic  es  un  tipo  de  texto  distinto  al  anterior  aunque  utilice  también   el  soporte  papel.  La  diferencia  aquí  es  la  técnica  de    mediación;  el  relato  del  cómic   no  se  decodifica  del  mismo  modo  que  el  relato  escrito.  La  técnica  mediadora7,  en   este   caso,   consiste   en   la   conversión   de   una   representación   de   signos   dibujados   a   una  representación  mental  que  tenga  pleno  sentido.  Aunque  mucho  más  intuitiva   que   la   decodificación   de   letras,   la   operación   es   funcionalmente   análoga:   va   del   papel   a   la   mente.   Y   lo   mismo   sucede,   claro,   en   sentido   codificador   contrario:   cuando  se  crea  el  cómic,  de  la  idea  que  se  tiene  en  la  mente  y  desea  trasmitirse,  a   las  viñetas  dibujadas  en  el  papel.       Un   ejemplo   igualmente   válido   es   el   de   un   artículo   de   prensa   escrito   en     papel,   y   otro   artículo   -­‐o   el   mismo,   no   tiene   importancia-­‐   en   el   soporte   de     un   libro   electrónico.   La     técnica   de   transformación   mental   que   realizamos   de   grafías   a   unidades  de  sentido  es  idéntica.  Si  embargo,  el  soporte  es  distinto  y  eso  da  lugar  a   una   operativa   distinta   del   texto   en   su   conjunto.   Estamos,   pues,   ante   textos   diferentes.   En   cuanto   al   sentido   -­‐la   reconstrucción   mental   que   extraemos   de   las   palabras   e   imágenes   de   un   texto,   esto   es,   su   comprensión-­‐   hay   que   hacer   hincapié   en   que   tiene   un   carácter   social.   De   ahí   la   posible   multiplicidad   de   sentidos   que   puede   tener  un  mismo  texto.  Un  texto  idéntico  no  le  'dice'  lo  mismo  a  un  centroeuropeo   que   a   un   chino,   por   bien   traducido   que   esté,   ni   tampoco   a   un   centroeuropeo   de   tiempos   de   Lutero   que   a   uno   de   nuestros   días.   Asimismo,   lo   que   un   texto   'expresa'   o   'habla'   sobre   el   mundo   no   debe   identificarse   sin   más   con   lo   que   deseaba   comunicar   su   autor,   ya   que   siempre   hay   que   tener   en   cuenta   al   receptor   y,   en   especial,   a   sus   circunstancias,   al   'contexto'   del   texto8.   Ver   el   concepto   “Discurso”   en  el    Apéndice.  

6

Es  decir,  operativas  concretas:  formas  de  actuar  con  algo.  Operar  es  obrar,  actuar.  Estas  técnicas   son  siempre  prácticas  sociales  adquiridas  por  aprendizaje.   7   A   primera   vista   parecería   incluso   que   no   hay   tal   técnica,   pero   sí   que   la   hay;   el   lector   del   cómic   tiene   que   saber   muchas   cosas   para   entender   los   dibujos,   muchas   convenciones   de   cultura.   Para   empezar:   qué   es   un   cómic.   Cómo   se   articula   un   cómic;   que   las   viñetas   se   miran   de   izquierda   a   derecha;  entender  las  perspectivas  espaciales;  que  los  bocadillos  (incluso  aunque  se  prescinda  de   leerlos)  indican  que  los  personajes  hablan,  y  lo  que  dicen;  que  las  mayúsculas  significan  que  hablan   más  alto,  o  que  gritan;  que  las  onomatopeyas  indican  la  presencia  de  sonidos  y  ruidos  (como  tac  tac,     o   cataplún).   Y   así   un   casi   interminable   etcétera   de   habilidades   con   las   que   no   se   nace,   que   se   aprenden. 8 Como  ya  se  explicó  en  la  Guía,  este  tema  sustituye  al  primer  capítulo  del  libro  de  estudio  de  la   asignatura,   “Nuevos   Alfabetismos”,   de   Lankshear   y   Knobel,   igual   que   ocurre   con   el   tema   segundo  y  el  tercero,  respectivamente.  El  resto  del  programa  se  estudia  en  el  libro.  Aunque  los  

23

c)  De  la  definición  estándar  de  alfabetismo  que  dimos  antes,  nos  resta  detenernos   en  “leer  y  escribir”.     Las  operaciones  de  lectura  y  escritura  son  un  elemento  esencial,  imprescindible,  de   cualquier   alfabetismo,   resulta   claro.   Pero   es   insuficiente   una   definición   de   alfabetismo  que  se  quede  en  la  interpretación  /creación  de  textos.  Hay  que  añadir   un   ingrediente   más   al   tratamiento   de   los   textos,   propio   de   los   alfabetismos.   Consiste  en    saber  moverse  en  las  áreas  de  cultura  en  que  esos  textos  actúan,  a  que   esos  textos  dan  lugar.     Cada   alfabetismo   particular   no   sólo   significa   un   modo   de   interpretar/crear   determinados   textos,   sino   que   también   implica   saber   manejar   adecuadamente   el   entorno  cultural  que  utiliza  justo  esos  textos,  y  no  otros.     Resumiendo   mucho,   si   tomamos   como   muestra   los   textos   escritos   en   papel   -­‐los   libros,   periódicos,   revistas   de   'toda   la   vida'-­‐   su   alfabetismo   particular   posibilita   leerlos   o   escribirlos,   pero   además   conocer   su   estructura   (capítulos,   índice,   notas,   bibliografía,   secciones,   etc.),   saber   buscarlos   (por   ejemplo   en   catálogos),   saber   conseguirlos   (en   librerías,   prestados   en   bibliotecas,   conocer   cómo   se   piden),   distinguir   los   diversos   géneros,   etc.   Análogamente,   los   alfabetismos   digitales   conllevan   la   aptitud   para   desenvolverse   en   Internet:   utilizar   navegadores,   programas   y   aplicaciones   variadas,   tener   unos   conocimientos   suficientes   del   ordenador   y   de   sus   utilidades   de   uso,   saber   cómo   documentarse   sobre   temas   variados   realizando   búsquedas   apropiadas,   poder   encontrar   la   información   deseada   y   contrastarla   entre   millones   de   documentos,   informaciones   y   datos   posibles,  etc.       Llegamos,  por  último,  y  por  fin,  a  la  definición,  a  la  concepción  de  alfabetismo  que   utilizaremos   en   adelante:   un   alfabetismo   es   la   capacidad   de   interpretar   y   producir  un  determinado  tipo  de  textos  en  su  entorno  cultural  específico,  así   como   de   desenvolverse   adecuadamente   en   ese   entorno   cultural.   Añadimos   que:   todo   alfabetismo   consiste   en   un   conjunto   de   técnicas   aprendidas   en   el   marco  de  la  educación,  bien  sea  formal  o  informal.    

contenidos  de  este  primer  tema  coinciden,  grosso  modo,  con  los  del  Capítulo  que  reemplaza,  el   tratamiento   y   el   estilo   son   bastante   distintos.   De   hecho,   hay   conceptos   teóricos   que   son   importantes   en   uno,   y   en   el   otro   ni   se   mencionan,   porque   no   añaden   nada   al   hilo   de   la   exposición.  Si  sucede  con  este  Tema  1  no  hay  problema,  pero  sí  que  lo  hay  en  el  caso  contrario:   cuando   existen   términos   que   emplean   Lankshear   y   Knobel   después   a   lo   largo   del   libro   en   diferentes  ocasiones  y  que,  en  principio,  no  están  presentes  aquí,  por  haber  utilizado  otros  más   adecuados   a   nuestro   desarrollo   expositivo.   Mantener   la   exclusión   de   esos   conceptos   utilizados   con   frecuencia   en   el   libro   de   la   asignatura,   generaría   dificultades   de   estudio,   dado   que   es   en   esos   Capítulos   siguientes   donde   se   hacen   frecuentes   referencias   a   conceptos   que   se   han   descrito   en   la   primera   parte   del   libro.   Con   el   objeto   de   evitar   este   inconveniente   y   hacerlo   sin   afectar   a   la   coherencia   y   continuidad   de   este   Tema,   cuando   tratemos   una   temática   para   la   que   Lankshear   y   Knobel   utilizan   un   concepto   central   específico   reiterado   porteriormente,   se   indicará   así  y  también  se  explicará  en  el  apéndice  de  cada  tema.

24

 

25

APÉNDICE,  Tema  I.     Conceptos  usados  en  el  libro  “Nuevos  Alfabetismos”.   “Discursos”.   Lankshear   y   Knobel   conceden   gran   importancia   a   este   concepto   a   lo   largo  de  todo  el  libro,  a  parir  de  la  descripción  técnica  que  le  da  el  sociolingüista   norteamericano   James   Paul   Gee.   Lo   incorporan,   incluso,   a   su   definición   de   alfabetismo.   Gee   define   los   'Discursos'   (con   D   mayúscula)   como   'formas   de   estar   juntos   en   el   mundo”.   Vienen   a   equivaler   a   los   hábitos   culturales   que   estudian   sociólogos   y   antropólogos,   hábitos   que   conforman   las   prácticas   sociales   de   las   diversas   personas  y  que  proceden  de  sus  condiciones  concretas  de  socialización.     Gee   distingue   entre   Discursos   primarios   y   Discursos   secundarios.   Cada   persona   posee,   o   vive,   con     un   Discurso   primario,     y   varios   secundarios.   El   primero   viene   dado   por   la   inserción   en   una   familia   determinada,   perteneciente   a   una   clase   social,   con   un   nivel   sociocultural,   etc.   Los   segundos   se   adquieren   por   la   integración   de   las   personas   en   las   diversas   instituciones   sociales   donse   se   desarrolla   su   vida:   colegios,   iglesias,   empresas,   etc.   Cada   'Discurso'   lleva   asociado   un   'discurso'   (con   d   minúscula),   que   consiste   en   un   uso   del   lenguaje   adaptado   a   él,   que   refleja   lingüísticamente   esa   forma   peculiar   de   estar   (pensar,   hacer,   esperar,   relacionarse)   que  es  cada  Discurso.  No  se  utiliza  de  la  misma  forma  el  lenguaje  en  cada  una  de   ellos.     Cuando   Lankshear   y   Knobel   afirman   que   los   alfabetismos   se   desarrollan   en   “contextos   de   participación   en   Discursos   (o   como   miembro   de   Discursos)”,   se   refieren  al  carácter  social  que  nosotros  hemos  atribuído  al  sentido  del  texto.  “Los   Discursos  son  la  trama  del  sentido  y  de  la  falta  del  sentido;  constituyen  la  'forma'  y   el  'orden'  del  mundo”  (Nuevos  alfabetismos,  pag.  80).  La  puesta  en  práctica  de  un   alfabetismo,   interpretar   o   crear   un   texto,   es   un   acto   social   realizado   por   un   ser   social,  es  decir,  socialmente  condicionado  de  un  modo  específico  para  actuar  así  y   no   de   otro   modo.   Esa   especificidad   es   el   Discurso,   y   la   creación   o   interpretación   (que,  en  cierta  manera,  es  siempre  una  re-­‐creación)  de  un  discurso  organizado  por   ella   constituye   un   alfabetismo.   Todo   texto   es   un   discurso   (lenguaje)   que   forma   parte  de  un  Discurso.              

26

Referencias  bibliográficas     -­‐   Freire,   P.   (1984).     La   importancia   de   leer   y   el   proceso   liberación.   Siglo   XXI   Editores,  México.   -­‐  Lankshear,  C.  y  Knobel,  M.  (2008).  Nuevos  alfabetismos.  (Su  práctica  cotidiana  y   el  aprendizaje  en  el  aula).  Editorial  Morata,  Madrid.   -­‐  Maldonado,  T  (2007).  Memoria  y  conocimiento.  (Sobre  los  destinos  del  saber  en  la   perspectiva  digital).  Editorial  Gedisa,  Barcelona.   -­‐   Wagner,   D.   A.   (1990)   Alfabetización   e   investigación:   pasado,   presente   y   futuro.   UNESCO/OIE  de    Cataluña,  Barcelona.      

 
       

27

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->