P. 1
elementos_culturales

elementos_culturales

|Views: 1.210|Likes:
Publicado porapi-3852661

More info:

Published by: api-3852661 on Oct 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 1

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

2005

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 2

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 3

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

ÍNDICE

PRESENTACIÓN ELEMENTOS FUNDANTES I. ELEMENTOS CULTURALES DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA 1. Cultura 2. Elementos reproductores y transformadores de la cultura en el marco del capitalismo 3. Hegemonía y contrahegemonía 4. De la resistencia a la insurgencia cultural 5. La cultura, nueva hegemonía y método Invedecor 6. Nueva cultura política como construcción de la nueva hegemonía II. PLAN DIDÁCTICO 1. Plan de Interacción Didáctico a. Fase de indagación b. Fase de planificación c. Fase de confrontación d. Fase de evaluación y sistematización
d.1 Los registros d.2 ¿Qué debemos tener presente al realizar la sistematización? d.3 Preguntas generadoras para la evaluación de la didáctica investigativa

5 7 8 8 10 12 14 15 17 19 19 19 20 21 21 22 22 23

III. LECTURAS SUGERIDAS 1. Los aportes de Gramsci a la construcción de la hegemonía 2. De la resistencia cultural a la construcción de la hegemonía

25 25 27

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

3

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 4

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

3. Incorporación de otra racionalidad y otros valores en la producción de bienes y servicios 4. El Consejo Comunal de Planificación de Políticas Públicas, como espacio institucional para el impulso del desarrollo endógeno

39 41

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 5

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

PRESENTACIÓN

Venezuela vive momentos estelares. La victoria de agosto de 2004 y la “Definición del Nuevo Mapa Estratégico” los días 12 y 13 de noviembre de 2004, en el Taller de Alto Nivel, dirigido por la Presidencia de la República, constituyen el salto adelante para continuar en la construcción de un nuevo país. Dentro de los diez grandes objetivos estratégicos definidos, el tercero plantea: Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático de participación popular, para lo cual se definen las siguientes herramientas: Programas de formación sociopolítica dirigidos a facilitadores, facilitadoras y participantes de todas las misiones. Programas conjuntos de Formación Sociopolítica para el personal que ejerce funciones públicas y a líderes comunitarios. El propósito del Componente de Formación Sociopolítica de la Misión Vuelvan Caras se inscribe en la búsqueda de las definiciones necesarias para consolidar la Revolución Bolivariana, en función de una sociedad libre, cooperativa, democrática, participativa, autodeterminada y consciente, que rompa con las relaciones de dominación propias del modelo capitalista imperante en esta sociedad. Se trata de una educación liberadora que contribuya con la construcción del poder popular y la emancipación social e individual. Es una formación para guiar nuestras acciones y nuestras ideas hacia la afectación de las relaciones de producción capitalista: de propiedad, mercantiles y la división social del trabajo. En congruencia con lo antes expuesto, se propone el método Invedecor que integra cuatro procesos: investigar, educar, comunicar y organizar, y constituye una herramienta para que el ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela actúe y asuma otra manera de organizarse, comunicarse, educarse y conocer la realidad para transformarla en función de intereses emancipatorios. Los Núcleos de Desarrollo Endógeno (NUDE) de la Misión Vuelvan Caras serán uno de los campos de aplicación del Componente de Formación Sociopolítica, con sujetos y contextos determinados, enmarcado en el propósito estratégico del cambio del modelo de producción. Por otra parte, y bajo la misma línea de

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 6

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

acción, el Componente de Formación Sociopolítica se perfila hacia las comunidades organizadas y las instituciones de la administración pública. Cada eje temático se aborda en un cuaderno dirigido a facilitadores, facilitadoras, lanceros y lanceras. Se presentan propósitos, contenidos y el método desde el punto de vista didáctico , además se utilizan recursos audiovisuales de apoyo para complementar la formación. Al tener una concepción y un método coherente con el propósito ya definido, creemos estar contribuyendo de manera definitiva, concreta y humilde con el reto planteado, es decir, con la construcción de una nueva sociedad.

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 7

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

ELEMENTOS FUNDANTES Los elementos que dan origen a la propuesta formativa del eje temático Elementos culturales de la Revolución Bolivariana, están contenidos en los siguientes materiales: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, publicada en Gaceta Oficial Número 36.860, del jueves 30 de diciembre de 1999 Líneas generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001 – 2007 Ensayo El Desarrollo Endógeno y la Misión Vuelvan Caras, autor: Carlos Lanz Rodríguez, Caracas, mayo de 2004 Taller de Alto Nivel: El Nuevo Mapa Estratégico Caracas, noviembre 2004 Plan de Formación Permanente del Minep. Caracas, enero de 2005 Memoria del 1er. Taller de Formadores de Formadores, autores: Colectivo de Sistematización, Aragua, enero de 2005

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

7

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 8

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

I. ELEMENTOS CULTURALES DE LA REVOLUCION BOLIVARIANA El presente cuaderno fue diseñado como parte del material de apoyo del Plan de Formación Sociopolítica, desarrollado por el Ministerio para la Economía Popular (Minep), en el marco de la nueva etapa de la Revolución Bolivariana. El proyecto bolivariano hace enfasis en la cultura al reivindicar, como principios constitucionales, la diversidad étnica y lingüística así como el carácter multicultural de nuestro pueblo. Además, valora el papel de la oralidad en la construcción de una nueva sociedad. Sin embargo, la inclusión de estos principios en la Constitución no es suficiente para transformar la cultura que aún impera en nuestra sociedad. Una cultura de dominación que trae como consecuencia una separación entre “bellas artes” para referirse a una élite y “cultura popular” para referirse al pueblo. Toda forma de dominación lleva en su seno el germen de las contradicciones sociales. La cultura como hecho social no escapa de ello y, en consecuencia, ella misma genera diversas formas de resistencia a la dominación: “bolsones de resistencia”, que necesariamente tenemos que identificar y analizar, ya que pueden constituirse en una puerta abierta para la construcción de valores y principios de una nueva sociedad. Este cuaderno tiene el propósito de brindar una herramienta a la ciudadanía venezolana que, desde diversas trincheras (misiones, frentes y otras organizaciones del cambio), ayudan a construir colectivamente un país multicultural. Ese país multicultural que, impulsado por el reencuentro con sus propias capacidades, se oponga conscientemente a la transculturalización y a la alienación, enfrentando a las grandes industrias culturales. 1. Cultura Comenzaremos trazando una definición de cultura. Luego trataremos los siguientes aspectos: elementos reproductores y transformadores de la cultura en el marco del capitalismo, hegemonía y contrahegemonía cultural, de la resistencia a la insurgencia cultural, nueva hegemonía y su relación con el método Invedecor. Concluiremos con el planteamiento de una nueva cultura política como construcción de la nueva hegemonía.

8

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 9

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Definiciones de cultura La cultura ha sido definida de diversas maneras: Según la definición antropológica tomada del Proyecto Educativo Nacional, cultura es la producción material y espiritual creada por el género humano a lo largo de la historia, incluyendo bienes materiales y espirituales. En la Enciclipedia Wikipedia definen a la cultura como un conjunto de los modos de vida y costumbres, así como de los conocimientos y grado de desarrollo artístico, cientifico, industrial, en una determinada época, grupo social, etc. Otra definición a considerar es la del antropólogo Jóse Lezama Lima, el cual presenta dos definiciones de cultura; la primera es un proceso de creación y resultados que el hombre y la mujer en su relación con la naturaleza y sus semejantes producen en un espacio y en un tiempo determinado en el entendido según el cual somos una sociedad multiétnica y multilingüística. La otra definición de cultura, para Lezama, es un conjunto total de los actos humanos en una comunidad dada, ya sean estas prácticas económicas, artísticas, científicas o cualesquiera otras. Toda práctica humana que supere la naturaleza biológica es una práctica cultural. A partir de estas definiciones, podemos decir que la cultura comprende un conjunto amplio del quehacer humano. Incluye las artes y la literatura, pero además, abarca creencias, actividades creadoras, modos de producción. Abarca igualmente el campo de lo moral y lo político. La cultura surge y se desarrolla en un contexto histórico. No es estática. Está en constante movimiento y transformación. Se produce y se transforma en un constante intercambio entre lo existente y lo naciente. De allí que sea importante señalar que el pensamiento y la acción de ese hombre o mujer que producen cultura, vienen impregnados de una carga ideológica que responde a la lógica impuesta por el sistema capitalista con el objetivo de establecer su hegemonía. Por eso, no podemos analizar el elemento cultural al margen de las relaciones de producción.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

9

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 10

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

De acuerdo con lo señalado en este eje temático, podemos tomar como definición de cultura la presentada por Enry Gómez Maíz, la cual es la siguiente: Cultura es un sistema de prácticas, de forma de vida, que constituye y es constituido por una interacción dialéctica entre la conducta de clase, la circunstancia de un grupo social particular y las determinantes ideológicas de la sociedad misma. 2. Elementos reproductores y transformadores de la cultura en el marco del capitalismo Diversos modos de producción económica se han establecido a lo largo del desarrollo de las sociedades humanas. Estos son: primitivo, esclavista, feudal, capitalista, socialista y comunista. Más que analizar cada uno de estos modos de producción, nos interesa abordar algunas de las características del capitalismo, por ser éste el modo de producción que se impone actualmente en nuestra sociedad. El capitalismo es un sistema en el que la gestión de la economía no se basa en las necesidades de la sociedad, sino en la búsqueda frenética de ganancias para una minoría. Su principal característica es la acumulación del capital (acumulación de esas ganancias, de la riqueza), y su concentración en manos de esa minoría, que son los dueños de los medios de producción: los burgueses o los empresarios. La gran mayoría, los trabajadores, sólo son dueños de sus manos o de su fuerza de trabajo, que es permanentemente explotada por los dueños de los medios de producción. La división entre quienes poseen los medios y quienes los trabajan es lo que se conoce como la división social del trabajo y es lo que hace posible la acumulación del capital o de la riqueza en unos pocos.

10

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 11

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Pero el capitalismo establece su dominio no sólo a través de la fuerza que concentra, éste también se impone a través de la ideología y de la cultura. De este modo, el capitalismo incorpora a nuestras conciencias, a través de la educación, de la religión, de la política, de las artes, de los medios de comunicación social y otros, un conjunto de ideas, valores y actitudes, con los cuales construye y reproduce toda una cultura para la dominación. Veamos algunas de las formas en que esta cultura se expresa: Desarraigo: falta de amor y valoración por los acervos culturales propios. Endorracismo: rechazo a sí mismo o al propio grupo étnico, al compararse con un modelo de cultura dominante Discriminación: es toda acción que considere inferior a las personas ya sea por su origen racial, de género, condición física o social. Vergüenza étnica: desvaloración del origen racial, que conduce a que el sujeto sienta pena de sus raíces. Alienación: pérdida del control sobre el proceso productivo que se expresa en la enajenación y el distanciamiento de los trabajadores y trabajadoras con relación al producto de su trabajo. Crisis de participación e indiferencia ante lo público: negación del ejercicio de la ciudadanía y distanciamiento de la política.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

11

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 12

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Consumismo: obsesión de consumir productos innecesariamente. Competencia: afán por superar a otros a costa de lo que sea. Individualismo: énfasis en el individuo por encima de cualquier cosa. Son éstos algunos de los rasgos culturales que el capitalismo desarrolla para mantener y reproducir las relaciones de dominación que lo soportan. Sin embargo, en el campo de la cultura, estos elementos reproductores coexisten con elementos transformadores que la dinamizan en la perspectiva del cambio. En este sentido, en el propio marco del capitalismo podemos encontrarnos con expresiones culturales que confrontan el modelo hegemónico de dominación capitalista 3. Hegemonía y contrahegemonía En las sociedades capitalistas los grupos de poder utilizan distintos instrumentos (medios de comunicación, formas políticas representativas, instituciones educativas, entre otros), para transmitir valores y modos de vida reproductores de las relaciones de dominación, que se imponen sobre el común de la gente y que terminan por aceptarse en el plano subjetivo y en la vida cotidiana, sin encontrar resistencia en las mayorías sociales. El concepto de hegemonía nos ayuda a entender cómo se da este proceso.

12

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 13

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Partiremos de la definición de hegemonía que propone un trabajo de la Cátedra de Formación Política Ernesto ”Che” Guevara, publicado por la Universidad Popular Madres de la Plaza de Mayo:
La hegemonía es un proceso de dirección política de un sector social, sobre otro. Se ejerce en el plano político, pero también en el cultural e ideológico, la hegemonía consiste en la combinación de la fuerza (coerción) y el consenso (no es solamente puro consenso)[...] la hegemonía, no se ejerce solamente en lo político, entre las clases sociales y en los grandes partidos, sino también en una esfera menos visible: la vida cotidiana y la subjetividad.

Comprender qué es la hegemonía nos da herramientas para enfrentarla y superarla, develando y superando las relaciones de poder que ella supone. Esto no es posible aislada e individualmente, sino en colectivo, construyendo en diversas esferas de la vida cotidiana, nuevos valores, nuevas relaciones y nuevos modos de vida que constituyen expresiones culturales contrahegemónicas. De este modo, comprender qué es la hegemonía nos da herramientas para encaminarnos en la construcción de una cultura, con los valores del proyecto bolivariano, que nos ayude a consolidar una nueva cultura política de la revolución. Esto implica, entre otras cosas, impulsar formas de organización democráticas, participativas y horizontales, que hagan posible y viable el modelo de sociedad que propone la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

13

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 14

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

La construcción de esta nueva cultura de la revolución implica la articulación consciente de las fuerzas sociales, con la perspectiva de confrontar, en todos los ámbitos y en todas las relaciones sociales, las expresiones de dominación del sistema capitalista. 4. De la resistencia a la insurgencia cultural Entendemos la resistencia cultural como el conjunto de formas organizadas de enfrentar la dominación cultural. Implica una actitud colectiva que confronte las culturas invasoras y alienantes en una defensa consciente de lo propio. En la sociedad existen diversas expresiones concretas de la cultura que tienen un carácter transformador. Nos referimos a lo que aquí hemos llamado, “bolsones de resistencia”, que representan una expresión histórica de experiencias concretas de grupos de personas, que se oponen conciente o inconscientemente a la dominación capitalista. Hablamos de valores y de actitudes solidarias, de prácticas que están en relación armónica con la naturaleza, de modalidades de trabajo cooperativo como la cayapa y el convite, expresiones del apoyo mutuo, entre otros. Son expresiones culturales, prácticas y saberes populares, que vienen avanzando en la construcción de una nueva cultura. Hacia ellas es preciso enfilar la mirada, generando espacios que hagan posible su reconocimiento.

14

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 15

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

A partir del reconocimiento y de la articulación consciente de estas prácticas de resistencia cultural, podemos avanzar hacia la insurgencia cultural que implica toda una rebelión del pensamiento y de la acción, en la perspectiva de la construcción de una nueva hegemonía. Construir una nueva hegemonía implica el desarrollo y la difusión de una nueva concepción del mundo, la construcción de una nueva forma de conocer e investigar sobre la realidad, la elaboración de un nuevo modo de producir conocimiento. Así, los sectores populares ejercen contrahegemonía al problematizar la realidad impuesta por la sociedad capitalista, sometiéndola a discusión y a un proceso de reflexión colectiva. Es una forma de encaminarse hacia la construcción de nuevos modos de pensar, de nuevos valores, de otras formas de organizar el tejido social, en el sentido de una cultura solidaria, en la perspectiva de una nueva hegemonía. Este proceso de construcción de una nueva hegemonía necesita un método, una manera de abordar esa realidad que queremos transformar, para así dar el salto hacia la transformación definitiva del modelo capitalista que aún prevalece en nuestro país. 5. La cultura, nueva hegemonía y método Invedecor Definimos Invedecor como un método que permite articular las estrategias de investigar, educar, comunicar y organizar, partiendo del reconocimiento de los saberes populares. Es un método que implica la puesta en práctica de procesos de investigación, orientados a transformar la realidad que es investigada y apoyados en la producción colectiva de los saberes. Veamos cómo entendemos cada una de las estrategias que componen el método. Desde el método Invedecor, la investigación se construye a partir del reconocimiento de las capacidades y potencialidades de cada una de las personas involucradas para construir su propio conocimiento. La investigación se construye a través de un proceso en el cual los hombres y mujeres que en ella participan, se convierten en investigadores e investigados de sus propios saberes.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

15

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 16

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

La educación no implica la transmisión de un saber por parte de una élite que lo monopoliza. Más que impartir un saber previamente elaborado por una élite intelectual, la educación implica un proceso de aprendizaje colectivo apoyado en el respeto, el encuentro y el diálogo entre saberes. Según esto, el proceso educativo facilita la construcción de nuevas formas de pensar y de actuar, apoyadas en el encuentro con la riqueza de saberes que existe en los sectores populares, y fundamentadas en el ejercicio de la autonomía y en la adopción de actitudes críticas ante la cultura dominante. Se trata de un proceso educativo que hace de los saberes populares un motor capaz de dinamizar los cambios en nuestra sociedad. La comunicación constituye un elemento clave en la reproducción o transformación de la cultura dominante. La comunicación se convierte en reproductora cuando transmite ideas, valores e informaciones que consolidan la cultura dominante. En su expresión transformadora, la comunicación se vale de acciones conscientes que democratizan la información. Para ello, hace uso de murales, periódicos, radios y televisoras comunitarias, teatro de calle y otras expresiones alternativas que hacen de la comunicación un proceso transparente y horizontal. La organización, como Componente del método, propone nuevas formas colectivas de participación que superen las relaciones de jerarquía y subordinación. Así mismo, propone formas de organización que propicien la autonomía de los sujetos sociales, para enfrentar conscientemente las relaciones de dominación.

16

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 17

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

La organización que promovemos procura pasar de la resistencia cultural a la insurgencia cultural. Se trata entonces de inventar estructuras democráticas, participativas y protagónicas que permitan desarrollar la capacidad de crear a partir de lo existente, de estimular nuevas producciones materiales y espirituales capaces de enriquecer nuestro acervo y patrimonio. En fin, se trata de crear expresiones culturales que abran caminos a la construcción de la nueva cultura política que demanda la República Bolivariana de Venezuela. 6. Nueva cultura política como construcción de la nueva hegemonía El preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela convoca a la refundación de una nueva República. Con ello, nos invita a plantearnos la necesidad de una nueva cultura política que haga posible la superación la cultura puntofijista (desarraigo, individualismo competitivo, burocratismo, corrup1 ción, sectarismo) . La construcción de una nueva cultura política guarda relación con la forma en que las mayorías asumen su participación, de manera protagónica, en los asuntos públicos, bajo los principios de la democracia directa, los cuales son: a. Elección directa de todos los cargos: en oposición a las elecciones indirectas o de segundo grado de los dirigentes y representantes. b. Delegación funcional: ningún representante o dirigente tiene el poder para decidir sobre cuestiones que no hayan sido discutidas o aprobadas en las instancias de base. c. Rendición de cuentas: se hace necesario presentar cuentas periódicas de lo ejecutado, de las acciones y de las actividades. d. Rotación de cargos: esto evita la especialización, el enquistamiento, la perpetuación indefinida de las responsabilidades. Cierra las puertas a la expertocracia y a la meritocracia. e. Libre juego de tendencias: se reconoce la confrontación de opiniones divergentes y la discrepancia como normal y natural. Además, se impulsa una cultura del debate.

1

Para profundizar en este planteamiento, consultar el trabajo de Carlos Lanz: “La Revolución es cultura o reproducirá la dominación”
Elementos culturales de la Revolución Bolivariana 17

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 18

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

f. Revocatoria del mandato: los sectores de base poseen la potestad de cambiar o destituir a quienes no cumplan con el mandato, previa discusión y evaluación de la gestión de los dirigentes. g. Democracia del saber: se trata del libre acceso a la información y al conocimiento de los problemas en debate. No sólo se trata de decidir, sino de participar en la elaboración y construcción de la decisión, evitando así el monopolio del saber. La nueva cultura política debe apoyarse en los siguientes valores: Transparencia Solidaridad

18

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 19

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Corresponsabilidad Respeto Cooperación Disciplina Revolucionaria (entendida como la autorregulación dentro de las normas del colectivo) Ahora bien, la nueva cultura política no se decreta; se construye con métodos coherentes que, soportados en un enfoque crítico emancipador, permitan avanzar hacia esa sociedad cooperativa, solidaria y participativa, que propone la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En este sentido, consideramos que Invedecor es una metodología de trabajo adecuada para avanzar en la construcción de la nueva cultura política y la nueva hegemonía. II. PLAN DIDÁCTICO Partiendo de la teoría crítica y los postulados constructivistas, se propone un plan didáctico para el abordaje de los diferentes ejes temáticos a desarrollarse en la puesta en práctica de la propuesta formativa. Se debe aclarar que no se pretende presentar un único modelo de plan didáctico a ser seguido paso a paso y al pie de la letra. 1. Plan de Interacción Didáctico Se encuentra esbozado en el ensayo Memoria del 1er Taller de Formadores de Formadores y consta de cuatro fases:

a. Fase de indagación
Se caracteriza a los sujetos y sujetas en sus contextos. Reconocemos de dónde vienen y las actividades que realizan, así como otros aspectos que surjan al calor de la interacción didáctica. Se determinan los saberes previos con respecto al tema, los cuales pueden ser reconocidos con base en la experiencia, los estudios realizados, el uso de los sentidos, la oralidad, lo vivido, lo oído, lo soñado. Se puede hacer una clasi-

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

19

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 20

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

ficación basada en saberes verdaderos, saberes incompletos, saberes incorrectos o mal organizados. Se construye un consenso semántico en torno a palabras y conceptos con el objeto de comunicarnos y entendernos de acuerdo al uso de las mismas reglas semánticas.

b. Fase de planificación
Se parte de justificar el por qué y el para qué de la temática. Se detectan nudos críticos, haciéndose preguntas problematizadoras y generando situaciones problemáticas. Se diseña y planifica participativamente el desarrollo del tema partiendo de los saberes incompletos, incorrectos o mal organizados, y se escogen las diferentes técnicas, recursos y ambientes, con los cuales se actuará en el espacio didáctico. De igual manera se propone una serie de técnicas participativas que pueden utilizarse dentro de este enfoque:

20

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 21

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Esto no quiere decir que sean las únicas técnicas, existen otras y además se pueden combinar entre sí, al igual que los recursos y los ambientes de aprendizaje, de acuerdo con las necesidades metodológicas, manteniéndose el criterio participativo del grupo o el colectivo. Por otra parte es importante ratificar que la congruencia entre la teoría, las técnicas, los recursos y el ambiente depende de la claridad del enfoque y sus principios.

c. Fase de confrontación
Se confrontan el nuevo saber y el viejo, se problematiza y se construyen los nuevos aprendizajes y los nuevos conocimientos. Utilizando para tal fin la síntesis, el análisis, la interpretación y la crítica Se origina un nuevo proceso de indagación o un nuevo ciclo

d. Fase de evaluación y sistematización
La evaluación debe ser permanente, sistemática, cualitativa y cuantitativa, principalmente a través de la auto y coevaluación, en función de la mejora y la construcción de criterios compartidos. La sistematización se entiende como el proceso a través del cual se pretende registrar, reflexionar y confrontar críticamente la experiencia desarrollada, permitiendo generar nuevos saberes. La sistematización va a ser tratada de una manera especial porque constituye un elemento fundamental para la construcción de la memoria de lo sucedido en los espacios educativos.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

21

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 22

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

A continuación, daremos orientaciones acerca de los registros y su posterior organización en función de construir los nuevos aprendizajes:

d.1 Los registros
Son el «colchón», la base donde reposa la sistematización. Constituyen la memoria y un momento básicamente descriptivo. Sin ellos difícilmente se puede rescatar el proceso vivido: antes, durante y después de la actividad. Los registros pueden ser variados dependiendo de cada actividad. Para obtener información suficiente y lo más “objetiva” posible, podrían tomarse en cuenta datos cuantitativos y datos cualitativos que, a diferencia de los primeros, no están basados en números ni en el uso de la estadística. En cuanto a lo cualitativo, que es nuestra opción, nos referimos a aquellos datos que son producto de la participación de la gente como: testimonios, entrevistas, dibujos, canciones, poesías, opiniones, anotaciones, informes o que expresan escenas vividas como las fotografías. Estos recursos dan vida a la sistematización. También debemos tomar en cuenta que estos recursos “vivos” hablan por sí solos, pero deben organizarse e incorporarle elementos de interpretación, comprensión, explicación, análisis, crítica, reflexión, ya que de allí surgen los nuevos aprendizajes, en términos de juicios, conceptos, teorías.

d.2 ¿Qué debemos tener presente al realizar la sistematización?
Antes de la actividad Planificar en detalle todos los pasos a seguir para realizar la actividad. Designar una persona o un equipo que registre y posteriormente realice la sistematización. Preparar instrumentos de registro (lista de asistencia, libro de anotaciones y otros recursos que se requieran: cámara fotográfica y rollo, grabadores, etc.) Durante la actividad Cumplir responsablemente con la tarea de registrar los datos arrojados durante toda la actividad. Si surge algún imprevisto que imposibilite el cumplimiento de la responsabilidad debe ser comunicado al equipo

22

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 23

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Estar atento a todos los detalles para que no se quede nada sin registrar: juegos, trabajos en subgrupos, expresiones, participaciones, intervenciones, actividades del facilitador y de los participantes. Recoger y guardar los registros al finalizar la actividad. Se sugiere que previamente se asigne un lugar seguro para que no se pierdan o se dañen. Después de la actividad Organizar la información. Transcribir los casetes, revelar las fotos, revisar los apuntes y tomar los aspectos más significativos (no sólo para el equipo, sino para otras personas dentro y fuera de la comunidad), tomar nota del número de participantes: niñas y niños, jóvenes y adultos. Esta es tarea del equipo responsable de la sistematización con apoyo de personas que participaron en la actividad. Hacer una reflexión grupal acerca de la actividad y los aprendizajes obtenidos Reflexionar sobre los resultados, tomando en cuenta básicamente los siguientes puntos: logros, dificultades, aspectos a mejorar de la actividad, próximos pasos a seguir, acuerdos y compromisos. Acerca de los aprendizajes obtenidos se ratifica lo ya indicado, en términos de interpretación crítica y construcción de saberes.

d.3 Preguntas generadoras para la evaluación de la didáctica investigativa
A continuación se presentan, en el marco de la didáctica investigativa, algunas preguntas que podrían contribuir al proceso de evaluación permanente del plan de formación, pudiendo ser realizadas en cualquier momento del desarrollo de los ejes temáticos. Se espera que estas preguntas sean un vínculo entre los espacios de formación, constituyendo un aspecto importante del seguimiento al Componente sociopolítico, pudiendo ser solicitadas en cualquier momento. 1. ¿El o la participante hizo explícito el saber previo, su repertorio cognitivo? 2. ¿La globalidad de los contenidos, las diversas técnicas y recursos empleados promovieron la curiosidad, la capacidad exploratoria del o la participante o acentuaron el uso de recetas, esquemas de memorización – repetición? 3. ¿Hasta dónde la pertinencia y lo significativo de los contenidos, las técnicas, la metodología y los recursos para el aprendizaje favorecieron el aprender a aprender?

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

23

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 24

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

4. ¿El o la participante descubrió nuevas relaciones entre hechos y palabras, cosas y símbolos? 5. ¿El o la participante examinó, comparó, interpretó y comprendió de una manera autónoma la situación problemática, de aprendizaje? 6. ¿El o la participante está en la capacidad de elaborar por sí solo o sola las propuestas y ejecutarlas? 7. ¿Se produjo la construcción de nuevos significados, saberes, aprendizajes a partir de la situación inicial, ubicada en la fase de indagación? 8. ¿Hubo posibilidad de detectar errores y dificultades, ubicar progresos, hacer rectificaciones y readecuación del proceso? 9. ¿Hubo oportunidad para elegir, reelaborar nuevos contenidos y nuevas técnicas? 10. ¿Se mantiene la vigencia de los principios de procedimiento? ¿Se han aplicado?

24

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 25

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

III. LECTURAS SUGERIDAS 1. Los aportes de Gramsci a la construcción de la hegemonía
2

A continuación presentamos extractos tomados de textos de Gramsci, al final de cada grupo de textos se precisan, a modo de orientación, los argumentos centrales contenidos en esos párrafos.
“…El proletario puede convertirse en clase dirigente y dominante en la medida en que consigue crear un sistema de alianzas de clase que le permita movilizar contra el capitalismo y el estado burgués a la mayoría de la población trabajadora... “ “El criterio metodológico en el cual hay que fundar el examen es este: que la supremacía de un grupo social se manifiesta de dos modos, como ‘dominio’ y como ‘dirección intelectual y moral. Un grupo social es dominante respecto de los grupos adversarios que tienden a ‘liquidar’ o someter incluso con la fuerza armada, y es dirigente de los grupos afines o aliados. Un grupo social puede y hasta tiene que ser dirigente ya antes de conquistar el poder gubernativo (éste es una de las condiciones principales para la conquista del poder): luego, cuando ejerce el poder y aunque lo tenga firmemente en las manos, se hace domi3 nante, pero tiene que seguir siendo dirigente...”

De estos extractos desprendemos las siguientes consideraciones: 1. La hegemonía implica tanto el “dominio”, como la “dirección”. 2. La dirección no sólo se ejerce en el campo político, es también dirección intelectual y moral. Gramsci vincula la construcción de hegemonía con un proceso de “dirección cultural”. 3. Según esta perspectiva, las clases subalternas (los oprimidos) deben convertirse en dirigentes, antes de conquistar el poder. En esto existe una ruptura ideológica bien importante con la izquierda tradicional inspirada en el marxismo soviético, para quienes el combate cultural, la lucha en el terreno de la subjetividad y de los valores es posterior a la toma del poder.

Antonio Gramsci (1891-1937) fue un político y un teórico italiano, fundador del Partido Comunista Italiano. En su labor de teórico, Gramsci realizó aportes fundamentales al desarrollo del concepto de Hegemonía. La Hegemonía había sido concebida como el Dominio ejercido desde posiciones de dirección política. Gramsci, la enmarca en un proceso de dirección intelectual y moral. 3 Fragmentos extraídos de “El Poder en la Escuela”.

2

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

25

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 26

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

“(...) Las realizaciones de un aparato hegemónico al crear un nuevo terreno ideológico determina una reforma de la conciencia de los métodos de conocimiento, es un hecho del conocimiento, un hecho filosófico...” “...He aquí por qué es necesario poner de relieve que el desarrollo político del concepto de hegemonía representa un gran progreso filosófico, además de político práctico, porque forzosamente encierra y presupone unidad intelectual y ética conforme a una concepción de lo real que ha superado al sentido común, convirtiéndose en crítica. “ “Estando demostrado que todos somos filósofos -a nuestra manera, inconscientemente- aunque sólo porque en la más elemental manifestación de actividad intelectual, en el lenguaje, se halla contenida una determinada concepción del mundo, pasamos, en segundo lugar, al segundo aspecto de la crítica y de conocimiento: a la cuestión de si es preferible pensar sin poseer conocimiento crítico, de forma dispersa y ocasional; si lo es “participar” en concepto de la vida “impuesta” mecánicamente por el ambiente circundante de uno de tantos grupos sociales en el que automáticamente cada quien queda comprendido, en definitiva, al ingresar en el mundo consciente, y que puede ser el propio pueblo o la provincia, u originarse en la parroquia o en la actividad cultural del curato o en la sabiduría del viejo patriarca a la que llaman “ley”, o en la mozuela que heredó la sapiencia de la hechicera o en el intelectual limitado, amargado en propia estupidez e incapacidad de obrar. O si bien es deseable crear un concepto particular de la vida y, críticamente, en conexión con el trabajo cerebral elegir la esfera propia de actividad, participar vivamente en la creación de la historia del mundo. Ser guía de sí mismo y no aceptar ya, pasiva e irreflexivamente, la impronta ajena a nuestra propia personalidad.” “Crear una gran cultura no representa sólo hacer descubrimientos individuales “originales”, también, y especialmente difundir críticamente la verdad descubierta, “socializarla” por así decir, convertirla en fundamento de acción vital, en elemento de coordinación y de condición intelectual y moral. El que una masa de hombres sea inducida a pensar sobre el presente con cohesión y dentro de una cierta unidad es un hecho filosófico “mas importante y original” que la revelación de una nueva verdad por el “genio filosófico”, revelación que queda como patrimonio de pequeños grupos intelectuales”. “De ello se deduce la importancia que tiene la entidad cultural, incluso en la actividad práctica (colectiva). El movimiento histórico no puede ser realizado más que por el ‘hombre colectivo’, que presupone el logro de una unidad cultural social en la cual, la multiplicidad de valores dispersos con heterogeneidad de fines, se sueldan en idénticos objetivos sobre la base de una misma concepción del mundo (general o parcial, transitoriedad operante -por medios emoti-

26

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 27

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

vos o permanentes, y por la cual el fundamento intelectual se entrelaza, se asimila, vive, puede llegar a convertirse en inclinación). Puesto que esto es así, se presenta la importancia de la cuestión lingüística en general, o sea de la comunidad de un mismo “clima cultural”.

De estos extractos desprendemos las siguientes consideraciones: 1. El sentido común genera en los sectores oprimidos y explotados una conciencia contradictoria, que puede impedir la acción, produciendo un estado de pasividad moral y política. 2. EI movimiento de reforma intelectual y moral debe aplicar como método didáctico la reiteración de sus planteamientos centrales, combinándolos con diferentes estilos y formas de expresión. Elevar intelectualmente a los sectores explotados, formándolos como intelectuales. La “formación” no tiene carácter enciclopédico. No tiene que ver con la “suma de conocimientos generales”. Se trata, según Gramsci, de desarrollar en los explotados y oprimidos, una forma superior de entendimiento, una personalidad propia. 3. La construcción de una cultura en la perspectiva de una nueva hegemonía implicaría darle coherencia a la multiplicidad de expresiones culturales presentes en el seno de los explotados. 2. De la resistencia cultural a la construcción de la hegemonía Gramsci relaciona la construcción de la hegemonía con un proceso de reforma intelectual y moral, es decir, con el desarrollo y difusión de una nueva concepción del mundo, la construcción de una nueva forma de conocer e investigar sobre la realidad, la elaboración de un nuevo modo de producir conocimiento. Veamos lo que para Gramsci conformaban las líneas generales de este proceso de reforma intelectual: Una transformación de la conciencia, de los métodos para conocer la propia realidad y de las formas de producir conocimiento sobre esa realidad. La adopción de actitudes críticas ante la ideología dominante que implica formas de resistencia cultural. Enfrentar críticamente la ideología dominante implica difundir, “socializar” el conocimiento producido, democratizar el saber. Esta premisa ha inspirado la implementación de una metodología de investigación participativa, de construcción colecti-

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

27

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 28

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

va del conocimiento que, partiendo del reconocimiento de los saberes populares, facilite un proceso organizativo de articulación, cohesión y unidad ideológica. Estas premisas soportan nuestra praxis con los talleres de investigación-acción. Partir del reconocimiento de los saberes populares, implica ubicar los procesos de investigación-acción en un contexto local-regional, reconociendo la diversidad socio-cultural. Circunscribir las propuestas y los proyectos a ámbitos locales, no sólo posee un alcance educativo, sino también político-organizativo. Por eso proponemos estudiar la producción material y simbólica en contextos muy concretos, dejando de lado las abstracciones vacías o las simples generalizaciones propias de intelectuales que están separados de las experiencias y de los modos de sentir. En la construcción de una nueva hegemonía social debemos valorar y reivindicar los “bolsones de resistencia cultural” donde nuestro pueblo ha preservado elementos de identidad con tradiciones y costumbres que poseen carga revolucionaria, a saber: Valores y actitudes solidarias en comunidades campesinas e indígenas Modalidades de trabajo cooperativo como la cayapa y el convite, como expresión del apoyo mutuo Gastronomía popular y patrones de consumo saludables y en correspondencia con la producción local Relación armónica con la naturaleza en equilibrio con el medio ambiente Formas de comunicación auténtica, centradas en la conversa y el valor de la palabra Formas de ocio y de recreación donde se dignifica la naturaleza y la persona humana Valoración de lo público como espacio de encuentro ciudadano, como suelen ser las plazas y otros patrimonios arquitectónicos de los pueblos Sueños y esperanzas, animados por la religiosidad popular Fibra patriótica que se enraíza en las gestas y luchas independentistas

28

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:00

Página 29

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

La historia local y la tradición oral nos permiten reconocer las comunidades y los espacios sociales, que a través de prácticas comunitarias asociadas, han construido valores que han resistido a todos los embates de la desnacionalización, del desarraigo y de la anomia puntofijista, en la perspectiva de la diversidad étnica y la multiculturalidad. En la actual coyuntura histórica, la Revolución Bolivariana enlazó con muchos de estos “bolsones de resistencia cultural”, reivindicándolos como parte de la memoria y del imaginario social de los explotados y oprimidos. Sin embargo, las prácticas solidarias no predominan en nuestras relaciones sociales. Los “bolsones de resistencia”, no terminan de articularse en un todo coherente. Se mantienen aislados en colectivos específicos. A veces, aparecen de forma fragmentada en algunas experiencias sociales. En tal sentido, romper con la dispersión de nuestros acervos socio-culturales exige desarrollar una praxis en la siguiente dirección: La puesta en práctica de estrategias de investigación y validación de estos bolsones de resistencia cultural, potenciando su desarrollo y articulación. El desarrollo de estrategias educativas y comunicacionales que permitan construir hegemonía, pasando de la línea de resistencia a una praxis insurgente en el combate cultural, apoyándonos en el legado bolivariano y martiano: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”, “Ser cultos para ser libres” o también como lo indicaba el propio Martí en otra dirección “Ahora la fuerza está en el saber”, “La fuerza está en saber mucho”. Estas tareas deben ser asumidas desde el nuevo Estado en construcción así como desde el movimiento pedagógico, las redes socio-culturales, las emisoras comunitarias y los grupos revolucionarios en general. Las anteriores premisas sobre las transformaciones culturales, la construcción de la hegemonía y los principios constitucionales, entendidas como carta de navegación en la transición, nos permiten colocarnos en la perspectiva de la transformación del actual modelo económico rentista y parasitario, en función de construir un nuevo tejido productivo, apoyado en un enfoque sobre el desarrollo integral. En este sentido, hemos desarrollado una serie de propuestas en el marco de la

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

29

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 30

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Misión Vuelvan Caras que consideramos pertinente incorporar a este eje temático. Dejar de lado el afán de lucro y la máxima ganancia, como móvil de las actividades productivas, optando por la satisfacción de las necesidades colectivas. Impulsar el empleo de la economía de escala, superando la subutilización de la capacidad instalada y la sobre diversificación de bienes. Estimular la construcción de cadenas y redes productivas que ataquen los desequilibrios y las desproporciones entre los sectores de la vida económica. Estimular el desarrollo económico humanista, endógeno y autogestionario con estabilidad macroeconómica, para diversificar el aparato productivo, fortaleciendo las microempresa y las cooperativas y favoreciendo la democratización de la propiedad y la promoción del desarrollo con equidad. Estos rasgos pugnan por abrirse paso en un modelo mixto con las siguientes características: Existencia de diversas formas de propiedad: estatal, mixta, privada (monopolista y no monopolista) y propiedad colectiva autogestionaria. Presencia de un sector regulado y bajo control social que coexista con el mercado. Esto implica la planificación democrática y la dirección consciente de la economía, dejando de lado las “leyes ciegas del mercado” tan caras al neo-liberalismo. La Misión Vuelvan Caras asume la tarea de fracturar el dominio que ejercen los grupos oligárquicos en la economía. Para ello, es necesaria una alianza estratégica entre las empresas del Estado, la economía asociativa, el sector no monopolista del capital nacional, y la pequeña y mediana empresa del campo y la ciudad. Esta alianza exige la construcción de un bloque social revolucionario, bajo la dirección de los trabajadores, integrando a los campesinos pobres, medianos y pequeños empresarios del campo y de la ciudad, nuevos movimientos sociales y capas medias, así como sectores del capital no monopolista que defiendan el interés nacional. En el caso de la Misión Vuelvan Caras, la opción por los excluidos es explícita: se busca incorporar a la economía social a un millón de patriotas desempleados.

4

4

Estas propuestas están contenidas en el documento “El Desarrollo Endógeno y la Misión Vuelvan Caras”. Caracas, 2004.
30

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 31

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

La economía asociativa no debe entenderse exclusivamente como un mecanismo de compensación de la pobreza. Más allá de esto, debe enmarcarse en el desarrollo de un sistema cooperativo, empleando la renta petrolera y el gasto del Estado. Promovemos así una mayor intervención de la esfera pública como palanca para el desarrollo integral de la Nación. Los aspectos programáticos que venimos de exponer permiten dar un salto en el desarrollo económico y social, colocándonos en la perspectiva del Plan de Desarrollo Económico Social 2002-2007, formulado por el Ministerio de Planificación y Desarrollo y aprobado por la Asamblea Nacional. Resumimos a continuación algunos de sus lineamientos, los llamados cinco equilibrios, ahora asumidos y motorizados por la Misión Vuelvan Caras. Se trata de un nuevo proceso de articulación con el mercado mundial, sin relaciones de dependencia ni tutelas neo-coloniales. Una nueva manera de entender la integración continental, que promueve el ALBA como una alternativa a la política neoliberal concretada en el ALCA. La producción deja de orientarse en función de la rentabilidad y el lucro individual, para orientarse en función de alcanzar la máxima felicidad y el bienestar de la nación entera. Las nuevas relaciones de producción están dirigidas a evitar la centralización y la concentración de la propiedad en pocas manos, cumpliendo con el mandato constitucional que hace punible los monopolios. La adopción de un nuevo estilo de vida y de consumo permite superar la sobre diversificación de bienes y la inflación estructural. La planificación democrática, como dirección consciente de la economía, regula la anarquía del mercado y conjura las deformaciones y desequilibrios sectoriales. El desequilibrio y la desproporción entre los sectores económicos, heredados del 5 puntofijismo , habría de superarse colocando en la base de las actividades económicas, las necesidades sociales y los valores cooperativos. Todo ello apoyado en una concepción del desarrollo endógeno sustentable. Aquí volvemos al punto referido a la construcción de cadenas productivas que
5

Industria básica reducida a la producción de insumos o materia prima, agricultura en ruina, hipertrofia de los servicios y el comercio.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

31

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 32

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

hagan posible una vinculación equilibrada entre los procesos de producción-procesamiento y los procesos de transformación-distribución-consumo, en la perspectiva del desarrollo endógeno y sustentable. Esto sólo es viable a partir de la consideración de varios niveles. Si situamos la construcción de valores, que incluyen los patrones de consumo, los gustos y necesidades, en la perspectiva de una propuesta de desarrollo integral, que busque superar los desequilibrios y deformaciones que hemos señalado, es importante combatir los patrones de consumo que han sido importados y que son reproducidos en nuestra sociedad. Es el caso de la predilección por la llamada comida chatarra (al estilo Mc Donald’s). En este campo habría que librar una verdadera batalla cultural por la modificación de esta demanda alienante. Ello implicaría un proceso de sustitución de productos en la dieta diaria. Como ejemplo de ello, podríamos imaginar la sustitución de la Cocacola por el guarapo de papelón; el impulso de una cultura del maíz como alternativa al modelo Mc Donald’s, apoyado en el desarrollo de cachaperas donde puedan elaborarse diversos productos derivados: mazorcas sancochadas o asa6 das, cachapas, mazamorras, carato, hallacas, etc. Vemos en este ejemplo, como el enfrentamiento en el terreno de los valores y el gusto gastronómico, está íntimamente asociado con la viabilización de las cadenas productivas. Siguiendo con el ejemplo de las cachaperas, es indispensable fomentar el apoyo crediticio a las empresas asociativas o cooperativas. Además, es importante apoyar las cadenas productivas entre conuqueros que cultivan maíz, las redes de transporte, los centros de acopio, los puntos de venta y los locales para la elaboración de los derivados de este producto. De igual forma, es indispensable mejorar la higiene y la atención a los consumidores, acelerar la permisología sanitaria y de comercio. Finalmente, se requiere una estrategia comunicativa que informe sobre las propiedades del producto como valor de uso, es decir, sus ventajas para la salud, sus Componentes nutricionales, los múltiples derivados, etc. Como vemos, son varios los requerimientos que deben ser cubiertos si queremos una “ruta de la cachapa” que sea exitosa. Al promover cambios, como los arriba sugeridos, en los patrones de consumo, podemos impulsar un conjunto de iniciativas referidas a la alimentación diaria. En este sentido, podríamos elaborar una dieta que valore adecuadamente la diversidad de productos alimenticios, adaptándolos a los acervos culturales y a las capacidades productivas de cada región o localidad. Privilegiar el consumo de alimen6

Estas ideas reivindican algunas propuestas contenidas en el Proyecto Educativo Nacional;

32

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 33

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

tos no procesados, promoviendo, por ejemplo, la sustitución de la harina de maíz precocida, por el maíz molido o pilado. Igualmente, promover el consumo de alimentos ricos en fibra, como la yuca, el plátano o el arroz, entre otros; o así mismo, el consumo de legumbres ricas en proteínas, hierro y ácido fólico, como la pira o bledo, la verdolaga, la espinaca, las acelgas, la chicoria, etc. Otro eslabón de la construcción de cadenas productivas tiene que ver con los canales de distribución. A este nivel, se hace vital promover el desarrollo de infraestructura, tales como los sistemas de transporte o los centros de acopio, así como todas aquellas experiencias de comercialización e intercambio solidario, como los mercados populares, las bodegas comunitarias, las ferias de consumo ya impulsadas por Mercal y el Plan Especial de Seguridad Alimentaria (PESA). Otros eslabones se refieren a elementos de carácter científico-técnico. En este nivel, hacemos referencia a la plataforma tecnológica que exige nuestro proyecto de desarrollo. En este sentido, se tratarían de estimular líneas de investigación orientadas al diseño y a la fabricación de prototipos de máquinas, de equipos, de productos y procesos. Líneas de investigación destinadas a la solución de problemas tecnológicos comunes al conjunto de empresas o unidades productoras de bienes y servicios que conforman las cadenas productivas. Los parques industriales con los que contamos actualmente se conforman de una tecnología heterogénea que fue desarrollándose de acuerdo con las tendencias que el capital transnacional imponía a nuestra economía. De allí, surge la necesidad de una reconversión industrial en la perspectiva de lo endógeno, la reingeniería bajo la óptica de lo sustentable, la productividad bajo el sello de la justicia social y la solidaridad. En este contexto podríamos conjugar la tecnología de punta, con tecnologías blandas y artesanales. Todo este proceso exige un inmenso esfuerzo de adaptación e innovación científico-técnica en cada uno de los Núcleos de DesarrolloEndógenos. Hemos señalado tres eslabones que nos permitirán vincular de manera equilibrada y en la perspectiva del desarrollo endógeno y sustentable, ellos son los niveles de producción, distribución y consumo. Cada uno de estos eslabones tiene su ritmo y su maduración. En este sentido, la construcción de cadenas productivas en la perspectiva de los Núcleos de Desarrollo Endógenos requiere precisar las demandas específicas a cada uno de ellos: cambio actitudinal, infraestructura, apoyo financiero, etc. Por otro lado, requiere de una visión a futuro, que pueda prever los nudos

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

33

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 34

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

de estrangulamiento, los puntos críticos en cada uno de los niveles. Otro de los niveles que debemos considerar se refiere a las exigencias de cualificación laboral. En este nivel, es necesario superar el tradicional enfoque de la “formación para el trabajo”: El nuevo modelo de desarrollo trata de formar en, por y para el trabajo, buscando la dignificación del trabajo manual y evitando la separación entre la teoría y la práctica. La formación politécnica rebasaría las limitaciones de la especialización y del trabajo parcelario. El proceso formativo articula aspectos técnicos productivos y aspectos sociopolíticos y culturales. Ubicación en los Núcleos de Desarrollo Endógenos de las demandas formativas y de la generación de oportunidades de empleo, para evitar “graduar desempleados”. Esta formación en, por y para el trabajo, requiere impulsar urgentes cambios en el sistema educativo que deberán abarcar desde el INCE, las escuelas técnicas y los institutos de educación superior. Al interior de los institutos de educación superior existen anacronismos curriculares que promueven aprendizajes sin ninguna pertinencia socio-cultural, es decir, divorciados de los sujetos y sujetas sociales que demandan formación, de los contextos productivos que requieren mano de obra calificada y de las problemáticas que atraviesa la vida social, tanto a niveles locales como a nivel nacional. De allí la necesidad de realizar cambios curriculares que apunten a transformaciones profundas en la investigación, docencia y extensión. La revolución cul7 tural implica modificaciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje . Otro nivel a considerar en el proceso de construcción de cadenas productivas en la perspectiva del desarrollo endógeno, se refiere a la puesta en práctica de nuevas formas de gestión. En este contexto surge la necesidad de impulsar la planificación democrática como parte de la revolución cultural en marcha. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela asume como uno de sus principios el desarrollo de la democracia participativa. Ello supone un cam7

Este planteamiento está desarrollado en el Proyecto Educativo Nacional (PEN)

34

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 35

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

bio radical de los principios de representatividad (intermediarios y gestores de las políticas y acciones), por los principios de participación ciudadana, corresponsabilidad, concurrencia y cooperación. El pueblo soberano tiene el derecho y deber de asumir la gestión pública, a través de un proceso de organización comunitaria, orientado al diseño, la ejecución y la evaluación de políticas que favorezcan la elevación de la calidad de vida. Este principio constitucional, referido a la democracia participativa, ha cristalizado en un conjunto de leyes. Una de ellas, la Ley de los Consejos Locales de Planificación de Políticas Públicas, señala la figura del Consejo Comunal de Planificación, como el espacio institucional más cercano a la comunidad. Los Consejos Comunales de Planificación expresan otro modelo de gestión, desplegado en un contexto territorial específico, delimitado por el Núcleo de Desarrollo Endógeno. En ese espacio territorial concurren una serie de organizaciones e individualidades que caracterizan su dinámica social. El Consejo Comunal de Planificación es una instancia de elaboración, planificación, ejecución y evaluación de políticas públicas donde participan todas y todos los actores (grupos vecinales, maestros, maestras, alumnos, alumnas, jóvenes, ancianos, organizaciones culturales, religiosas, deportivas), en fin, toda la comunidad organizada (barrio, caserío o urbanización). La comunidad entendida como el barrio, la urbanización o el caserío, es responsabilidad de todas y todos aquellos que la habitan, dejando de ser simples habitantes para convertirse en ciudadanas y ciudadanos (sujetas y sujetos políticos) que de manera organizada, definen la comunidad que quieren, y trabajan por lograrla, poniendo en práctica valores cooperativos y solidarios (los problemas de la vecina y el vecino, son mis problemas). En la comunidad se reivindica la cayapa, el convite y el sancocho colectivo. La participación comunitaria es básica para diagnosticar las necesidades sociales, culturales, económicas, políticas y educativas y, por consecuencia, es fundamental para planificar, a partir de dicho diagnóstico, las acciones necesarias que permitan superar los problemas en función de alcanzar mayores niveles de calidad de vida en forma colectiva. De este modo, en este contexto social concreto, se lleva a la práctica la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela como modelo de país y sociedad que

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

35

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 36

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

debemos construir. Una sociedad con principios y valores humanistas que promueve la participación, haciendo posible la verdadera democracia participativa. Es por ello que necesitamos fortalecer la organización comunitaria que promovemos con la Revolución bolivariana, a través de la estructura de base de los Consejos Comunales, constituida por la “Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas”. De acuerdo con la Constitución, la asamblea es un órgano deliberativo, cuyas decisiones son vinculantes en el ejercicio de gobierno. La asamblea, a su vez, se vincula a unas estructuras más moleculares, como las redes sociales, los círculos bolivarianos y los colectivos comunitarios. Este tejido organizativo daría sustentabilidad política y social a los Núcleos de Desarrollo Endógenos, articulando las instancias ministeriales y sus organismos adscritos a los institutos y corporaciones regionales, gobernaciones y alcaldías. Esta articulación haría posible: Planificar acciones que apunten al desarrollo endógeno (económico, político, social, cultural) Ejercer la contraloría social Promover la formación ciudadana de la población Propiciar la práctica de los principios de la democracia participativa Las características del Estado en construcción y el ejercicio de la contraloría del pueblo, a través de espacios como los Consejos Comunales, hacen urgente desmontar las concepciones, estructuras y procedimientos de la cultura burocrática en el gobierno, heredada del puntofijismo. La actual administración pública es un reflejo fiel de dicha cultura, siendo una camisa de fuerza que va a inutilizar el esfuerzo transformador si no se realizan los cambios planteados. Veamos cuáles son los elementos de esta cultura burocrática todavía presentes en la gestión pública. En la esfera de la planificación y la gestión presupuestaria del Estado se presentan una serie de conductas que son expresiones de esta vieja cultura y que se valen de una serie de coberturas ideológicas y justificativos éticos englobados en la razón técnica. Como ejemplos de estas expresiones: Es muy común encontrar personas que digan: “yo no soy político, soy un técnico”, o también, “hay que cumplir con el reglamento, los pasos, los recaudos” o “hay que ser eficiente”. En estas frases se pone en práctica un razona-

36

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 37

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

miento según el cual, mientras más parcelado y fragmentado es el plan, más fácil es su evaluación, su control y seguimiento. Las estimaciones y asignaciones presupuestarias se orientan por criterios contables de equilibrio, sin considerar su pertinencia político social o su vinculación con la estrategia de desarrollo. En la mayoría de los casos, quienes elaboran los planes y estructuran los presupuestos carecen de nexos y compromisos orgánicos con los decisores políticos o con las organizaciones comunitarias. A la hora de discutir programas y proyectos todo el mundo está de acuerdo, pero al momento de pasar el presupuesto, bien lejos queda la concurrencia del esfuerzo, la cooperación, la coordinación o articulación de dichos programas. Es urgente la reestructuración general de toda la administración pública, para abaratar la gestión pública y hacerla más eficiente, superando la intermediación burocrática. Junto con la desburocratización de la administración pública, hay que trabajar para neutralizar los agentes que ejercen posiciones de gobierno y obstaculizan el proyecto revolucionario. Para ello, proponemos discutir y aplicar los siguientes criterios rectores: Delegar y descentralizar la capacidad de decisión y de las funciones. A través de un nuevo modelo de gestión con planificación democrática y elaboración participativa del presupuesto. Impulsar la planificación intersectorial, para alcanzar una conjunción de los planes, programas y proyectos, que por ahora siguen duplicando el esfuerzo, solapando funciones, con un alto nivel de ineficiencia y sin pertinencia social. Estimular la cooperación intra e interministerial de la política social. Transferir directamente los recursos a las comunidades. Simplificar los trámites, los recaudos administrativos y técnico-legales. Colocar el acento en la pertinencia social y la eficiencia ejecutiva en la inversión presupuestaria. Transferir los recursos a todos los sistemas asociativos de la economía social.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

37

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 38

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Llevar adelante estas orientaciones estratégicas implica reivindicar la política como vector de la gestión de gobierno, superando la separación entre la “política y la técnica”, formando una escuela de gobierno que integre las diversas instituciones existentes (Iveplan, Fundación Escuela de Gerencia Social). El proceso de transición que llevamos adelante en la Revolución Bolivariana puede ser resumido en la metáfora “lo viejo no ha muerto y lo nuevo, apenas está naciendo”. En esa dirección, sabemos que los cambios no se decretan. Se hacen viables a través de propuestas, planes y proyectos. Sin embargo, en la formulación y ejecución de éstos, se siguen expresando la pugna entre quienes apuntan a las transformaciones y quienes trabajan por mantener las cosas tal como están. Así, todos los programas, planes y proyectos del gobierno revolucionario se desenvuelven en una tensión entre la conservación y la innovación. En consecuencia, quienes trabajamos en función de cambios estructurales tenemos la responsabilidad de hacer viable las propuestas alternativas, caracterizando los nudos críticos del proceso, los conflictos de intereses, las concepciones equivocadas, así como las ejecutorias erráticas. La cultura puntofijista sigue reproduciéndose, con algunos matices, en diferentes niveles de la acción gubernamental. En lo que sigue, examinaremos algunas de sus expresiones en la Misión Vuelvan Caras. Allí, se han trasladado los conflictos de intereses y se van a polarizar las contradicciones. La Misión Vuelvan Caras tiene como propósito estratégico transformar el modelo económico, modificando las relaciones de producción, con un enfoque de desarrollo endógeno apoyado en las fuerzas propias (“desde adentro, por dentro”), y orientado por las premisas de una economía social, centrada en la equidad, la solidaridad y la cooperación. La Misión Vuelvan Caras ha desatado las energías creadoras de un sector de la población históricamente excluido. Pero al mismo tiempo, ha “soltado los demonios” de quienes buscan hacer negocios bajo el afán de lucro. Por otro lado, en el proceso de elaboración y ejecución de las propuestas, siguen vigentes algunos criterios en torno al desarrollo, que responden a la economía política puntofijista y a su racionalidad burocrática. Estas críticas han aparecido en las evaluaciones internas del equipo que coordina la Misión. Se refieren a prácticas concretas, realizadas en torno a los Núcleos de Desarrollo Endógenos, que contradicen las premisas de la Misión y que se expresan tanto en el personal que ejerce cargos públicos, como en los excluidos y beneficiarios de la Misión.

38

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 39

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

En lo que sigue, señalaremos las nuevas concepciones que pugnan y deben abrirse paso en algunos de los focos en donde sigue enquistada la cultura puntofijista. En estos focos aparecen actitudes y mentalidades que hay que derrotar, si queremos que la Misión Vuelvan Caras cumpla con su cometido. 3. Incorporación de otra racionalidad y otros valores en la producción de bienes y servicios El propósito es ampliar y profundizar la democracia económica, enfatizando en una cultura del trabajo y la producción y eliminando progresivamente nuestra dependencia del rentismo petrolero. Se trata de diversificar la economía no petrolera y estimular la economía social, equilibrando la heterogeneidad de los intereses económicos y sociales con la participación autogestionaria, para hacer converger diversas formas de propiedad, relaciones de producción y patrones de consumo urbano-rural. Al mismo tiempo, promoveríamos iniciativas autogestionarias, apoyadas en un sistema de micro finanzas y de asistencia técnica a las comunidades organizadas. Nuestro objetivo es alcanzar la justicia social, ampliando y profundizando la democracia en todos los campos de la vida social: el campo educativo y cultural, el campo de la salud, de la vivienda, de la alimentación, entre otros. La conquista de la justicia social se fortalece en lo público, cuando el interés colectivo, en su acción político-social, toma progresivamente las decisiones claves para su desarrollo. Así, se establece una corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad en su conjunto. En este punto, enfatizamos en la incorporación de nuevos actores y promovemos la acción comunitaria, para formular, ejecutar y evaluar políticas públicas. Una clave la constituye el control social de las intervenciones del Estado. Para tal fin nos planteamos universalizar los derechos sociales con garantía de equidad, disminuyendo las brechas sociales de riqueza, ingreso y calidad de vida y apropiándose de lo público como espacio de interés y acción ciudadana. La V República tiene su fundamento en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La construcción de una Venezuela desarrollada implica un conjunto de transformaciones en el campo de las instituciones y de las relaciones ciudadanas. En este sentido, buscamos establecer una democracia social de derecho y de justicia, respetando los derechos humanos y logrando en la práctica una vida colectiva basada en la libertad, la

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

39

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 40

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

igualdad, la solidaridad y la equidad. De este modo, la transición en la que estamos comprometidos dirige sus esfuerzos a consolidar la estabilidad política y social, desarrollar el nuevo marco jurídico institucional, y contribuir al establecimiento de la democracia participativa y protagónica. Todo esto involucra una profunda reestructuración del aparato del Estado para que el pueblo soberano disponga de capacidades para su regulación y control, en la perspectiva de ampliar y profundizar la democracia política venezolana. Necesitamos conocer y potenciar la diversidad geográfica de nuestro país. Esto no es posible si su población se concentra en una pequeña área. De este modo, la búsqueda de un equilibrio territorial pasa por un proceso de descentralización, pero también de desconcentración. En esa dirección, trabajamos la propuesta de una descentralización desconcentrada. Para ello, es necesario modificar el peligroso patrón de poblamiento hasta ahora estimulado, a través de la diversificación y consolidación de las actividades económicas en todos los espacios que tengan potencial desarrollo. Como apoyo a esta política, potenciaríamos las tres fachadas de integración (Amazónica, Andina y Caribeña), los tres ejes de desconcentración (Occidental, Orinoco-Apure y Oriental) y cada dinámica regional de acuerdo con su vocación y potencial productivo y de servicios. Así, trabajaríamos en tres perspectivas: el incremento de la superficie nacional ocupada, el mejoramiento de la infraestructura física y social, y por último, el aumento de la población y las actividades productivas. La premisa fundamental es el fortalecimiento de la soberanía nacional y la promoción de un mundo multipolar. Trabajamos para conformar bloques diversos que alcancen autonomía política favoreciendo el progreso de nuestros pueblos. Esto se fundamenta en el desarrollo económico y social internacional equitativo, orientado a la erradicación de la pobreza, la superación del nocivo endeudamiento externo y en el establecimiento de justos términos de intercambio comercial internacional que valoren adecuadamente las materias primas y los bienes de los países en desarrollo.

Construcción de redes productivas
Articular los niveles de producción, transformación, distribución y consumo, en la perspectiva del desarrollo local sustentable. Lograr abastecimiento a bajo costo.

40

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 41

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Debilitar las roscas de abastecimiento y comercialización de los productos del rubro de alimentos. Fortalecer las redes de productores autogestionarios y de economía social, en las áreas de producción de alimentos, textil, calzado y en los procesos de almacenamiento, transporte, abastecimiento, consumo y servicios. Aportar a la diversificación de la producción y consumo de productos alternativos en los rubros de alimentos, textil, calzados, salud. 4. El Consejo Comunal de Planificación de Políticas Públicas, como espacio institucional para el impulso del desarrollo endógeno

Desburocratización del Estado e impulso de un nuevo modelo de gestión pública, como soporte del desarrollo endógeno
Las estructuras, las técnicas y los procedimientos administrativos no están en correspondencia con los postulados constitucionales ni con los planes de desarrollo. En muchos casos, están desfasados de los “tiempos políticos”, por ejemplo, cuando una orden de pago o transferencia de recursos, un resuelto ministerial o un proyecto social elaborado para resolver una problemática concreta, quedan entrabados en la burocracia. En estos casos, al momento de su ejecución ha perdido pertinencia. En la actualidad, más allá de algunas excepciones en los cuadros de gobierno, carecemos de hombres y mujeres formados en enfoques y prácticas antiburocrácticas. El Gobierno nacional está minado por agentes contrarrevolucionarios que realizan una labor de obstrucción, a través de dilaciones, de sabotajes, etc. Confrontación de las dos culturas en el desarrollo de la Misión Vuelvan Caras Hay quienes no creen en el desarrollo endógeno sustentable y quienes lo asumimos como un enfoque adecuado para el desarrollo integral en la actual coyuntura histórica, que llama a una defensa coherente de la soberanía nacional frente al imperio. Hay quienes conciben el desarrollo modulado por la rentabilidad, la productividad, la competitividad del mercado y quienes colocamos el acento en la

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

41

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 42

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

satisfacción de las necesidades colectivas, la equidad social y la solidaridad. Hay quienes promueven proyectos vinculados a los enclaves económicos que perpetúan las deformaciones sectoriales y quienes planteamos el desarrollo de cadenas productivas sustentables que hagan posible la desconcentración territorial y poblacional. Hay quienes decretan Núcleos de Desarrollo Endógenos sin sujetas y sujetos, contextos ni planificación estratégica y quienes apostamos por la implicación de la sujeta y el sujeto social en el proceso de elaboración, planificación, ejecución y evaluación de los NUDE, demandando el financiamiento oportuno, la construcción de obras de infraestructura, el apoyo tecnológico, la formación permanente y la organización de las asociaciones productivas (cooperativas, banco comunitario, microempresas, etc.). Hay quienes aplican enfoques tecnocráticos de planificación, ignorando los tiempos y los ritmos de maduración de los proyectos, estandarizando formatos e instrumentos, sin articular los diversos Componentes de la cadena productiva, y quienes caracterizan los desarrollos concretos de cada NUDE, evaluando el impacto del financiamiento, la infraestructura, la tecnología, la formación y organización, como eslabones en la construcción de una viabilidad y sustentabilidad de los NUDE. Hay quienes tienen una visión mecanicista y cortoplacista del desarrollo de los NUDE, que impide ubicar en el terreno concreto, los nudos críticos y las vías para su resolución. De otro lado, hay quienes impulsamos un enfoque que articula el corto, mediano y largo plazo, planificando las acciones, jerarquizando necesidades y estableciendo prioridades. A partir de este enfoque se hace posible determinar, por ejemplo, aquello que es necesario obtener en materia de financiamiento, de infraestructura, de tecnología, de formación y organización; aquello que es indispensable lograr de estos factores productivos, aquello que es posible alcanzar en el corto plazo, etc. Esto tiene que ver con la construcción de la viabilidad de los NUDE, colocando al lado de la visión estratégica, las «mediaciones» (tanto financieras, como de infraestructuras, tecnologías, formación y organización) que enlazan las distintas etapas del desarrollo endógeno en una prospectiva estratégica.

42

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 43

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Hay quienes carentes de una visión estratégica, ignoran los diversos eslabones de las cadenas productivas, improvisando o formulando políticas parciales, y quienes hemos puesto el acento en trabajar cada uno de los eslabones que vinculan equilibradamente los cadenas productivas en el contexto de los NUDE. Un ejemplo de los efectos de la carencia de una visión estratégica en la construcción de cadenas productivas lo encontramos en el terreno agrícola. Así, en este campo, podemos alcanzar un alto volumen en la producción de maíz o de arroz. Sin embargo, la insuficiencia de las inversiones en vialidad y sistemas de almacenamiento, en maquinarias y equipos que permitan procesar y transformar localmente la materia prima, así como la inexistencia de redes de transporte o distribución, estrangulan de antemano la posibilidad de alcanzar el desarrollo integral, al no articular la cadena productiva. Al final, no queda más que arrimar la producción a los grandes molinos (Remavenca, Gramoven, etc.) para terminar favoreciendo a la agroindustria vinculada a los sectores monopolistas. Siguiendo en el terreno de la producción agrícola, existen tendencias que impulsan mega-proyectos, con enfoques tradicionales que emplean de manera irracional los agroquímicos, favoreciendo a los sectores propietarios de grandes extensiones de tierra, y quienes planteamos la agricultura a pequeña escala, optando por los parceleros y conuqueros, sujetas y sujetos sociales del Frente de Batalla Agrícola de la Misión. De la misma manera, nos planteamos sustituir el modelo agroquímico, por el empleo de tecnologías agro-ecológicas. Hay quienes privilegian a los sectores con un perfil bancario para otorgarles créditos, beneficiando a los mismos de siempre, y hay quienes favorecemos a los excluidos, promoviendo la flexibilización de los requerimientos en términos de garantías. Hay quienes promueven el empleo de tecnologías de punta y su compra, aun al costo de hipotecar nuestra soberanía, con pocas posibilidades de adaptación a nuestras necesidades productivas, y quienes planteamos el uso de diversas tecnologías, en el marco del diálogo entre los conocimientos y tecnologías populares y los avances científicos-técnicos. Esto abre un abanico de posibilidades que abarca desde las tecnologías artesanales, pasando por las tecnologías intermedias y de punta, impulsando un proceso de innovación, desagregación y transferencia tecnológica, que más allá del problema de las patentes y licencias, construya vías hacia la independencia tecnológica.

Elementos culturales de la Revolución Bolivariana

43

ELEMENTOS CULTURALES

5/12/05

14:01

Página 44

E J E

D E

F O R M A C I Ó N

S O C I O P O L Í T I C A

Hay quienes secuestran los NUDE como parte de la gestión ministerial, personal o grupal, queriendo adaptar la Misión a la rutina burocrática y quienes planteamos que las misiones son precisamente respuestas anti-burocráticas, donde se impone la cooperación interinstitucional y la articulación del esfuerzo del Estado y el movimiento social. Hay quienes plantean la capacitación en términos técnico-instrumentales, sin valorar adecuadamente los desarrollos concretos de los Nude y sus necesidades educativas, y quienes promovemos la formación integral partiendo de las condiciones específicas, tanto desde el ángulo técnico-productiva, como desde el ángulo sociocultural.

44

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->