P. 1
Los Monumentos en Homenaje a Jaime Garzón,

Los Monumentos en Homenaje a Jaime Garzón,

5.0

|Views: 2.078|Likes:
Publicado porapi-3851764

More info:

Published by: api-3851764 on Oct 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Universidad Andina Simón Bolívar Quito-Ecuador

Historia, Memoria e Identidad. Seminario de Historia Cultural Sobre los Usos del Pasado

Profesor Guillermo Bustos

Maestría Estudio Latinoamericanos

Estudiante Luis Felipe García Manrique

Ensayo Final

Enero 27 de 2008

1

Los monumentos en homenaje a Jaime Garzón, ¿qué valor tienen para la memoria colectiva?

Introducción Este trabajo pretende abordar la construcción de los monumentos que se hicieron en homenaje a Jaime Garzón. El problema de estudio es como influyen los monumentos en la memoria colectiva dependiendo del sitio donde se construyeron, los intereses o propósitos y su representación. Jaime Garzón fue un humorista político, se destacó por hacer duras críticas al sistema político y caracterizar cada miembro de la sociedad colombiana. También se dedicó a la política como asesor de la Presidencia de la República, en el gobierno de Cesar Gaviria, y alcalde de un municipio de Bogotá, durante de la alcaldía de Andrés Pastrana. Además, hizo parte de las milicias del ELN en la Universidad Nacional de Colombia, donde terminó la carrera de Derecho. Y en sus últimos años se dedicó a ser intermediario para la liberación de secuestrados que tenían en su poder las FARC. Con esta breve biografía entro a explicar la importancia de Jaime Garzón para la vida política de Colombia y como su asesinato, en 1999, fue uno de los episodios trágicos de la historia ya violenta de Colombia. Garzón es uno de los personajes de mayor trascendencia en Colombia en el siglo XX. Su importancia se basó en la representación que hizo de la cotidianidad colombiana: sus interpretaciones partían de los políticos de turno hasta una humilde cocinera. En particular, en sus últimos años representó a Heriberto de la Calle, un lustrabotas que entrevistaba a personajes públicos de la televisión y de la política. Es así que muchos sectores reprimidos del país se

2

vieron identificados y, además, sintieron que en él sus voces eran escuchadas. Otro componente que hace que la imagen de Jaime Garzón tenga relevancia se basa en el contexto socio-político: en un país devastado por el narcotráfico, la corrupción, los grupos al margen de la ley y la hipocresía generada por los anteriores factores enunciados, la mayoría de las opiniones de la gente común sobre la situación de violencia del país eran totalmente y voluntariamente silenciadas. Entonces, es cuando Jaime Garzón lidera esas voces que se rompe con la hipocresía de los medios de comunicación: sus entrevistas y opiniones siempre generaron polémica, ya que decía las verdades que estaban censuradas por cultura. Es así que su asesinato fue interpretado como un atentado contra la conciencia de Colombia, por haber divulgado los secretos políticos que se gritaban en las calles. Este asesinato, por mano de la Autodefensas Unidas de Colombia, como muchos otros casos en el país, se ha quedado impune o enredado en juzgados de Bogotá: en efecto, la única sentencia que se realizó fue a un jefe paramilitar que ya está muerto. En este escrito se pretende abordar como eje central la función del monumento conmemorativo para no olvidar. Para desarrollarlo tomaré como referencia la estructura de análisis que hace Susana Torre en su artículo titulado Ciudad, memoria y espacio público: el caso de los monumentos a los detenidos y desaparecidos. La autora señala que:
“Un edificio, por sí solo, no puede conjurar la reinscripción persistente de memorias. Hacen falta también ceremonias conmemorativas conectadas con una voluntad de recordar. Pero hay ciertas condiciones que hacen que una estructura sea más o menos efectiva en invitar esa reinscripción. Estas

3

condiciones son de diversa índole, pero siempre logran sus efectos en combinación. Las denomino sitio, propósito y representación”1.

Sitios donde se ubican los dos monumentos Según Maurice Halbwachs, en La memoria colectiva y el tiempo, “los marcos de la memoria pueden ser específicos, como los ya explicitados en relación a la familia, la religión o las clases sociales, pero hay otros, de

carácter más general, que son el espacio, el tiempo y el lenguaje”2. Los monumentos construidos a la memoria de Jaime Garzón se ubicaron, uno, en el lugar donde fue asesinado y, el otro, en la gobernación de Cundinamarca, donde trabajó en Comisiones de Paz. La elección del sitio de la construcción del monumento, ya sea una infraestructura imponente o una placa con un nombre, adquiere mucha importancia en la memoria colectiva del país. En el caso analizado, el espacio público donde se ubica uno de estos monumentos representa el lugar donde ocurrieron los hechos, un barrio en el centro de Bogota. Entonces, es la relación del hecho y su significado que convierte al mismo sitio en un verdadero monumento3. El segundo monumento construido no está ligado a los hechos sino a la representación simbólica de paz en las labores que realizaba Jaime para la liberación de los secuestrados. Con esto se produce una significación simbólica de la ciudad4.

Susana Torre, Ciudad, memoria y espacio público: el caso de los monumentos a los detenidos y desaparecidos, en Memoria & Sociedad - Vol. 10 No. 20, Enero - Junio de 2006, p. 17. 2 Maurice Halbwachs, La memoria colectiva y el tiempo, en http://www.uned.es/cabergara/ppropias/vhuici/mc.htm 3 Susana Torre, Art. Cit. p.18. 4 Ibíd.

1

4

“Hay un fenómeno que ocurre con las placas, los monumentos y este tipo de patrimonios históricos, pues los turistas se acercan un poco más a lo que se supone, es nuestra historia y nuestra identidad y las personas que estamos viviendo en las ciudades y tenemos a la mano esa información no la vemos. Se me ocurre que pasa como con esas cosas que se vuelven tan cotidianas; están ahí, tan al frente de nosotros que no las vemos. Necesitamos, a veces, de alguna distancia”5.

Propósito para preservar la memoria colectiva El propósito de los monumentos conmemorativos es dar un lugar de duelo a las víctimas. En el caso del asesinato de Jaime es la familia y los colombianos que se identificaron por sus interpretaciones o por su crítica. “Yo creo que hay una importancia evidente de los monumentos y las placas conmemorativas, pues sirven para preservar la memoria que nosotros tenemos de los acontecimientos del pasado; también sirven para construir cierta identidad en torno a algunos personajes importantes de nuestra historia”6. Los monumentos se caracterizan como un lugar donde realizar ritos entorno a la memoria del humorista y del generador de consciencia, pero, también, permiten que se reinscriba su memoria para que no se vuelva invisible. Los monumentos hechos a Jaime están ubicados en espacios públicos, pero no se realizaron con recursos del Estado. El artista encargado del diseño fue el escultor Alejandro Hernández, quien no cobró ningún dinero para la construcción de los monumentos. A este proyecto se sumó el canal de

5

Sandra Beatriz Sánchez, “Los lugares de los muertos en Bogotá”, Plaza Capital, 14 de febrero de 2008. Consulta en línea: www.plazacapital.org/articulo.php?articulo=374 - 29k 6 Ibíd.

5

televisión privado CARACOL, que realizó una campaña para recolectar llaves y objetos de bronce de la población7, que fueron fundidos para materializar el proyecto. Se puede entender que la historia oficial está enmarcada por la aprobación implícita en la construcción de los monumentos, pero, al ser una idea ciudadana y de una entidad privada, permite que la interpretación de lo sucedido sea una historia no oficial. El homenaje fue iniciativa de un consenso de los ciudadanos, demandas de la población que pretende desafiar esa historia oficial, ya que su asesinato fue por un grupo que ha tenido el apoyo de fuerzas del Estado.
“La conciencia de que tenemos la responsabilidad de hacer que sigan existiendo aquéllos que ya muertos juzgamos que deben sobrevivir, se trata de subsanar de muchas maneras. Habitualmente con el luto, la placa conmemorativa, el busto, el nombre de una calle o hasta una estatua. De esa forma, alguien murió, otros que lo recordaron morirán también, pero antes lo harán recordar a los demás mediante estas formas de representación”8.

Representación de la imagen de Jaime Garzón En este punto me refiero a lo que afirma Susana Torre: “Por representación quiero decir los diseños y el lenguaje visuales que se emplean para comunicar las ideas que constituyen el propósito principal de un monumento. […] los ideales reprimidos de las víctimas”9. Asimismo, Alejandro Hernández, sobre los monumentos a Jaime Garzón, subraya la importancia de

http://www.museoarteeroticoamericano.com/ufundador.html Carlos Castilla del Pino, La forma moral de la memoria, a manera de prologo, en El Derecho a la Memoria, Director Felipe Gómez Isa, Bilbao, Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe Universidad de Deusto, enero de 2006, pp. 15-16. 9 Susana Torre, art. Cit. p. 21.
8

7

6

estos porque: “En el sitio de su asesinato, una estatua en bronce, naturalista, que represente la psicología de Jaime, su interioridad, su alma y que capte sus rasgos característicos y fisonómicos”. Además, agrega sobre la otra escultura: “Una escultura en bronce de Heriberto de la Calle, que lo represente en la actitud característica de embolar a uno de sus entrevistados, cuya silla se encuentre desocupada para que allí se sienten todas las personas deseosas de compartir su presencia perenne”10. Vale la pena resaltar la trayectoria del creador de los monumentos a Garzón y como se ha dedicado a plasmar en las esculturas las muertes de distintos personajes de la vida pública de Colombia. Alejandro Hernández, graduado en escultura en la Academia de Bellas Arte de Florencia, es autor de la más representativas obras conmemorativas en Colombia, como, por ejemplo: la estatua del candidato presidencial asesinado, Luis Carlos Galán, ubicada en la plazoleta del Concejo de Bogotá; el homenaje al torero Pepe Cáceres, ubicada en la Plaza de Toros de Santamaría; el busto del General Santander, que se encuentra en diferentes ciudades del mundo11, entre la más conocidas. “Las artes plásticas con sus imágenes, por ejemplo, nos proporcionan una vivencia estética asociada frecuentemente con la experiencia de una sensibilidad pretérita”12. Con esto queda enmarcado, por medio de la imagen, la figura de un personaje público como Jaime Garzón, pero, en dos dimensiones: una, es el político e intermediario para lograr acciones de paz y, la segunda, es el personaje que representaba un sector popular y que denunciaba las problemáticas del país.

http://www.museoarteeroticoamericano.com/ujaimegarzon.html Ibíd. 12 Iván Cepeda Castro y Claudia Girón Ortiz, Fundación Manuel Cepeda Vargas. Consulta en línea: http://www.desaparecidos.org/colombia/galeria/
11

10

7

Conclusión La construcción de los monumentos a Jaime Garzón están ligados sin duda a un interés colectivo de recordar y hacerle un homenaje. En la realización participaron agentes privados y la población con el beneplácito del gobierno de turno. Esto se suma a una serie de homenajes televisados cada año en el día del aniversario de su asesinato. Pero, los intereses para recordarlo son diversos: en un lado, están los medios masivos que resaltan su figura pública y de entretenimiento; en otro, están las víctimas del paramilitarismo que comparten esa tragedia. También están los que ven el caso como una voluntad para denunciar la impunidad de los delitos cometidos por los paramilitares con auspicio de la fuerza pública. En este último caso, quisiera resaltar un documental realizado por un programa llamado Contra Vía13: parte de la información que recolecté se basó en las investigaciones que los realizadores de este documento fílmico llevaron acabo. Considero que, aunque el asesinato de Jaime Garzón representa solamente uno entre muchos casos de violencia política de Colombia, seguirá siendo recordado por su importante labor de conciencia. Los monumentos que se construyeron en su homenaje no son los únicos factores, ni los más relevantes para la memoria colectiva. Es evidente que en Bogotá los monumentos no son un punto de referencia para la mayoría de los ciudadanos, porque la cotidianidad en que vivimos en la ciudad invisibiliza esos espacios que cuentan las historias trágicas, productos de la violencia del conflicto armado. Pese a eso, hay que resaltar los esfuerzos de universidades, ONGs y

13

http://www.youtube.com/watch?v=xKGPeLn2EK4

8

organizaciones para que esos lugares, como por ejemplo donde están los monumentos de Jaime Garzón, sean recuperados en la memoria de todos los que habitamos en la ciudad y, por ende, en el país. Además, el simplismo que representan los monumentos a este personaje son referentes obligados para reactivar nuestra memoria histórica. Para concluir, quiero destacar los esfuerzos del ex concejal de Bogotá, Fernando Rojas, que pasó un proyecto de ley para la realización de un monumento que recupere la memoria histórica del país y que les permite dar a las víctimas del conflicto armado un lugar de duelo y de reconciliación. “Las presentes y futuras generaciones deben conocer estos hechos, el
contexto en que se dieron, sus causas y demás factores relacionados. Recordar la memoria de las víctimas, conocer su pensamiento, sus ideales y rendirles homenaje a través de la construcción de un monumento y un muro de la memoria con sus nombres y la realización de actos conmemorativos un día en el año, son acciones que pueden contribuir a rescatar la memoria histórica de estos lamentables hechos de violación de los derechos humanos, para que se tome conciencia de que no se deben repetir y que es imprescindible alcanzar la paz y la reconciliación entre los colombianos”14.

Fernando Rojas, "Por el cual se crea el Parque de la Vida y se dictan normas para la recuperación de la Memoria Histórica", PROYECTO DE ACUERDO No. 206 DE 2004, Octubre 1 de 2004.

14

9

Bibliografía • Badaro, Máximo, Más allá de la memoria, en Desarrollo Económico, Vol. 44, No. 173. (Apr. - Jun., 2004), pp. 151-155, en http://links.jstor.org/sici?sici=0046001X%28200404%2F06%2944%3A173%3C151%3AMADLM%3E2.0.C O%3B2-L • Halbwachs, Maurice, La memoria colectiva y el tiempo, en

http://www.uned.es/ca-bergara/ppropias/vhuici/mc.htm • Torre, Susana, Ciudad, memoria y espacio público: el caso de los monumentos a los detenidos y desaparecidos, en Memoria & Sociedad Vol. 10 No. 20, Enero - Junio de 2006. • • • http://www.museoarteeroticoamericano.com/ujaimegarzon.html http://www.desaparecidos.org/colombia/galeria/ Hollman Morris, Programa Contra Vía, con la asistencia financiera de la Unión Europea, http://www.youtube.com/watch?v=xKGPeLn2EK4 • Gómez Isa, Felipe, El Derecho a la Memoria, Bilbao, Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe Universidad de Deusto, enero de 2006.

10

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->