EL INVIERNO Adelaida se encontraba una tarde de principio de invierno en su casa. Vivía en un piso amplio con calefacción.

Para su edad, bastantes más de 80, tenía la cabeza muy bien, eso le permitía leer y estar al día de los acontecimientos. Recibía visitas a diario de su familia pero, como vivía sola tenía tiempo para pensar y sobre todo para recordar. Aquella tarde estaba mirando por la ventana, cuando se le vino una frase a la cabeza: Me gusta el invierno

Y se dejó llevar por los pensamientos y los recuerdos: Es la estación del año que más une a las familias, cómo hace mal tiempo fuera hay quién organiza alguna actividad para estar reunidos, bien con la familia que cada uno ha formado o con amigos. Antiguamente nos sentábamos alrededor de la mesa camilla, al calor del brasero y jugábamos a las cartas o a la lotería. Ahora, todo ha cambiado, pues lo primero que dicen al entrar es: - Traigo una peli. Beben, fuman, charlan, empiezan con el futbol y terminan con la política. En mis tiempos era distinto, rara era la casa en la que no se reunían abuelos, padres, hijos y nietos…Y si era Navidad, tomábamos una copita de vino moscatel o de anís y mantecados y disfrutaban tanto los niños como los mayores y así el invierno era bonito y muy llevadero. Porque: ¿quién dice que el invierno es triste y feo?, yo no, pues siempre he disfrutado de él, hasta me ha gustado ir con mi pareja debajo del paraguas y si era chica, pisar los charcos. Si había truenos y relámpagos ¡era un espectáculo! Así es que con olor a castañas asadas y en ambiente familiar…digo: ¡Viva el invierno! …y, a disfrutar de él, con sus días buenos y malos. Noviembre de 2011 Adelaida

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful