Está en la página 1de 1

La teoría triárquica

Otra manera de mirar lo que distingue el funcionamiento intelectual de los adultos


y los niños es en términos de ciertas clases de pensamiento que llegan a ser más
importantes y más completas en la vida adulta. ¿Recuerda usted que en sus años
de estudio en la primaria o la secundaria (en profesional, incluso) hubo
compañeros que obtenían muy buenas calificaciones, otros tenían promedios
mínimos (pasaban de panzazo- decimos-) y un mayor número, en algunas
materias “les iba bien” y en otras “ahí la llevaban”? ¿Que pasó con ellos?
Seguramente alguno de los “aplicaditos” que conoció no son ahora ejecutivos o
potentados, contrariamente con alguno de los “vagos” que no prometían, ahora es
una destacada personalidad. ¿Cuantas veces hemos visto a personas que, sin
contar con la educación elemental, obtienen resultados de un cálculo matemático
más rápido que un profesionista? Estas notorias situaciones parecen ser
explicadas si consideramos que puede presentarse alguno de estos elementos...
El elemento componente.- ¿Qué tan eficientemente la gente procesa y analiza la
información? Este es el lado crítico de la inteligencia, el cual le dice a la gente
cómo aproximarse a los problemas, cómo hacer para solucionarlos y cómo
monitorear y evaluar los resultados. La gente, fuerte en esta área es buena para
presentar pruebas de inteligencia, buscar fallas en discusiones y resolver
exámenes tipo memoristico.
El elemento de experiencia.- Esto se refiere al cómo se aproximan las personas a
las tareas nuevas y familiares. Esta es la dimensión de la inteligencia de
penetración, la que permite a la gente comparar la nueva información con la que
ya sabe, o llega a nuevas maneras de reunir los hechos - como hizo Einstein
cuando descubrió su teoría de la relatividad -. El desempeño automático de
operaciones familiares (como identificar palabras conocidas) es un importante
aditamento para la penetración, porque deja la mente libre para acometer tareas
no familiares (como decodificar palabras nuevas).
Elemento contextual: Este se encuentra más relacionado con la interacción de la
gente con su medio ambiente. Esta es la práctica, aspecto de la inteligencia del
“mundo real” que llega a ser de un valor que va en aumento en la vida adulta, por
ejemplo, al seleccionar un lugar para vivir o un campo para trabajar. Es la
habilidad para juzgar una situación y resolver qué hacer; sea adaptarse a ella,
cambiarla o encontrar una nueva situación más cómoda.