APLICACIONES CLINICAS DEL HIDROXIDO DE CALCIO EN LA TERAPIA ENDODONTICA Od. Simonette B. Verde S. Mención Honorífica del Premio Dr.

Pedro Henríquez, de la SVE. Caracas, 1997 INTRODUCCION El presente trabajo consiste en la revisión bibliográfica realizada acerca de un medicamento cuyo uso es amplio en el área endodóntica: el hidróxido de calcio. El objetivo de esta monografía es mencionar los diferentes procedimientos clínicos en los cuales se utiliza al hidróxido de calcio en la terapia endodóntica, y explicar los mecanismos, efectos y resultados de esas aplicaciones. A este medicamento se le atribuye gran cantidad de propiedades, que a continuación serán citadas y que posteriormente se detallarán en el desarrollo de esta monografía. El hidróxido de calcio es considerado un agente inductor en los procedimientos de recubrimiento pulpar indirecto, de dentina reparadora, así como en el recubrimiento pulpar directo, del puente de dentina. También induce el cierre apical en la apicogénesis y la apicoformación. Es un potente agente bacteriostático y bactericida, para el control de microorganismos, cuando es usado como medicamento dentro del conducto radicular. Actúa como agente catalizador en la modificación del pH en los tejidos periapicales, para favorecer el proceso de cicatrización. Es un excelente agente higroscópico en el control del exudado en conductos radiculares de dientes con lesiones periapicales grandes, que permanecen húmedos persistentemente. Además, el hidróxido de calcio actúa como una barrera apical, cuando es colocado como un tapón dentro del conducto radicular, para obtener el sellado apical y permitir la obturación convencional. En los procedimientos donde es necesaria la formación de un tejido calcificado, tales como en las perforaciones y en las fracturas, se indica con frecuencia su uso, debido a su potencial osteogénico u osteoinductor. El hidróxido de calcio en los procesos resortivos se considera un medicamento modulador de la actividad clástica, actuando en su prevención o detención. Asimismo, se ha usado como componente de cementos selladores empleados para la obturación de conductos radiculares. ANTECEDENTES El primer medicamento a base de hidróxido de calcio fue introducido en odontología por B. W. Hermann, en los años 1920 y fue denominado Calxyl (Castagnola, 1956). Desde entonces, este material ha sido usado ampliamente en el tratamiento de las lesiones endodónticas. El uso del hidróxido de calcio en Endodoncia abarca diversas situaciones clínicas; su aplicación se ha expandido incluso por su adición a fórmulas de muchos materiales, como bases dentinarias, agentes recubridores pulpares, materiales de obturación temporal del conducto radicular y cementos selladores de conductos radiculares. El hidróxido de calcio es un polvo blanco, que se obtiene por calcinación del carbonato cálcico: CO3 Ca = CaO + CO2 , CaO + H2O = Ca (OH)2. Además, este polvo granular, amorfo y fino posee marcadas propiedades básicas, su pH es muy alcalino, aproximadamente de 12.4, lo cual le confiere propiedades bactericidas (Lasala, 1992; Mondragón 1995). Al ser aplicado sobre una pulpa vital, su acción cáustica provoca una zona de necrosis estéril y superficial con hemólisis y coagulación de las albúminas, quedando atenuada por la formación de una capa subyacente compacta, compuesta de carbonato de calcio, debida al CO2 de los tejidos y de proteínas, producto de la estimulación dentinaria (Lasala, 1992; Mondragón, 1995). Su densidad es de 2.1, puede disolverse ligeramente en agua y es insoluble en alcohol, con la particularidad de que al aumentar la temperatura disminuye su solubilidad (Swinyard, 1980) (citado por Alacam y col., 1990); (Mondragón, 1995).

Al combinarse con el anhídrido carbónico del aire tiene la tendencia de formar carbonato cálcico de nuevo, por lo que se recomienda tener bien cerrado el recipiente que lo contiene, siendo preferible guardarlo en envases de vidrio y de color ámbar. Cualquier patentado comercial es aceptable si no ha sido carbonatado (Manfredi, 1961) (citado por Lasala, 1992); (Mondragón, 1995). Dentro de la diversidad de presentaciones comerciales que contienen al hidróxido de calcio como componente básico, podemos mencionar a los siguientes: Tubulitec (Dental therapeutics), Dycal (L D Caulk), Life (Kerr-Sybron), Reolit (Vivadent), Ultrabend VLC (Ultradent), Calxyl (Otto&Co.), Pulpdent (Pulpdent Corp.), Hypo-cal (Ellman Co.), Vitapex (Neo Dental Chemical products), UltraCal (Ultradent), Hidroxical (Productos Mérida), Calasept (Scania Dental), PulpaCal (Productos Mérida), Hidróxido de calcio E-Z (E-Z products), Sealapex (Kerr-Sybron), Calciobiotic (Hygienic), Apexit (Vivadent), Sealer 26 (Dentsply), Endoflas FS (Sanlor Laboratories), Reogan Rapid (Vivadent), Hydrocalcium (S.E.T, Marseilles), Calcicur ( VOCO). Al ser introducido el hidróxido de calcio en odontología como un preparado comercial, se complementó con algunas sustancias con la intención de mejorar sus propiedades. Sin embargo, se prefiere su uso puro, ya que se piensa que los ingredientes de sus preparados comerciales pueden retardar el proceso de reparación que se persigue con su aplicación (Alacam y col., 1990; Mondragón, 1995). Existen dos tipos de preparados comerciales, fraguables de hidróxido de calcio: los hidrofílicos, o sea, aquellos que se solubilizan en un medio acuoso, liberando hidróxido de calcio y los hidrofóbicos (tipo parafina) que no permiten la difusión de agua en su estructura y, por lo tanto, no liberan hidróxido de calcio (Goldberg, 1981)(citado por Mondragón, 1995). Su manipulación es sencilla, puede hacerse una pasta de la consistencia deseada, con la mezcla del polvo puro con un líquido o vehículo apropiado. Se han sugerido muchos líquidos para la mezcla con el hidróxido de calcio, para obtener la pasta, entre ellas: agua destilada, agua isotónica, solución salina, anestésico dental (preferiblemente sin vaso constrictor), glicerina, paramonoclorofenol alcanforado, solución Ringer, metilcelulosa, etc. (Cvek, 1972; Ingle y Taintor, 1987; Lasala, 1992; Rivera y Williams, 1994; Esberard y col., 1996 a; Fuss y col., 1996) El hidróxido de calcio es un medicamento importante en el tratamiento para la preservación de la pulpa, tanto por su efecto bactericida, que ha sido ampliamente comprobado, como por su pH ideal (Castagnola, 1956; Ingle y Taintor, 1987; Lasala, 1992). En dientes desvitalizados se le adjudica a su uso el potencial osteogénico u osteoinductor, lo que añade beneficios como la estimulación biológica de deposición de tejidos duros y en su defecto, estimulación del proceso de reparación (Dylewski, 1971; Holland y col., 1979a). Otra ventaja además de su fácil preparación, es la favorable influencia sobre el ambiente local de los defectos resortivos por el cambio del pH ácido a un pH alcalino, primero al detener la actividad osteoclástica y segundo por la estimulación del proceso de reparación de los tejidos (Tronstad y col., 1981). Aunque el hidróxido de calcio ha sido estudiado en numerosos laboratorios clínicos y experimentales, todavía su mecanismo de acción se desconoce. APLICACIONES CLINICAS DEL HIDROXIDO DE CALCIO El hidróxido de Calcio en Endodoncia Preventiva Recubrimiento Pulpar Indirecto El recubrimiento pulpar indirecto según Torneck (1991) comprende la eliminación de la caries del piso de la cavidad sin que ocurra la exposición clínica de la pulpa dental, tratándose la dentina, de tal modo que permita la recuperación de la pulpa lesionada por el proceso carioso. Este procedimiento es aplicable, cuando no ha existido el antecedente de dolor espontáneo intenso. En algunos procedimientos restauradores, los cortes realizados sobre los túbulos dentinarios, producen cambios muy severos sobre la pulpa dental (Torneck, 1974).

El recubrimiento pulpar indirecto consiste en hacer actuar un medicamento sobre la pulpa todavía cubierta de dentina, conservándose así viva la pulpa y estimulándola para formar dentina secundaria (Castagnola, 1956). Se han empleado diversos materiales como bases cavitarias para proteger a la pulpa dental de posibles agresiones después de realizar los procedimientos restauradores, con la finalidad de proveer una barrera contra las sustancias liberadas por los materiales restauradores, componentes acídicos de los cementos, o de los efectos deshidratantes de algunos de esos materiales. El hidróxido de calcio provee protección mediante sus propiedades antibacterianas y su capacidad para reducir la permeabilidad dentinaria. Lasala (1992) menciona que tanto barnices como revestimientos son usados para este procedimiento, definiendo a los barnices como soluciones de resinas naturales (copal) o sintéticas (nitrocelulosa), en líquidos volátiles como la acetona, cloroformo, éter, acetato de etilo o amilo, etc., que una vez aplicados y evaporado el disolvente, dejan una capa delgada, película o membrana semi-permeable, que eventualmente protegerá al fondo de la cavidad dentinaria. Estos pueden aplicarse directamente en el fondo de la cavidad o sobre otras bases protectoras de eugenatos o hidróxido de calcio. Los revestimientos cavitarios (Liners) son suspensiones acuosas o de líquidos volátiles que contienen resinas naturales o sintéticas, con la adición del hidróxido de calcio o de óxido de zinc, para que una vez evaporado el disolvente, quede una capa delgada o película y ponga en contacto a la dentina con el hidróxido de calcio o el óxido de zinc. El Hidroxiline o el Pulpdent son los más conocidos. Hattyasi (1966) (citado por Lasala, 1992) recuerda que ningún fármaco tiene el poder dentinogénico del hidróxido de calcio, y aunque quede dentina alterada, siempre será mejor la protección indirecta que la directa. Trowbridge y col. (1982) compararon el efecto que tenían el óxido de zinc-eugenol y el hidróxido de calcio sobre la actividad nerviosa intradental, cuando estos materiales eran usados como bases en cavidades dentinarias, encontrando que el efecto inhibitorio fue aparentemente causado por el eugenol. La actividad nerviosa no fue afectada significativamente por el hidróxido de calcio, probablemente debido a su baja solubilidad. Pashley y col. (1985) evaluaron la capacidad de diversos barnices y bases cavitarias para reducir la permeabilidad dentinaria, usando el Tubulitec y otros barnices que contenían hidróxido de calcio, y encontraron que los barnices para cavidad disminuyeron la permeabilidad de la dentina en un 20-50%. Tubulitec produjo una reducción de un 20 a 35 %. Concluyeron que dos aplicaciones de barníz, eran superiores a una aplicación para reducir la permeabilidad dentinaria; y que las bases eran más efectivas que los barnices en reducir la permeabilidad dentinaria, existiendo una correlación entre el espesor de la base y la reducción de la permeabilidad. El hidróxido de calcio es poco soluble en agua, sin embargo algunos iones de calcio son liberados, y elevan la posibilidad de difusión de los iones de calcio libre dentro de la pulpa. Esto puede reducir la excitabilidad de los nervios sensitivos intradentales. Los iones de calcio elevan el umbral para la iniciación del impulso nervioso y Olgart (1974), (citado por Trowbridge, 1982) reportó que la aplicación de cloruro de calcio sobre la dentina recién cortada era capaz de eliminar el impulso y la actividad nerviosa. Levin y col. (1973) indicaron que el uso del hidróxido de calcio ha sido muy recomendado para el tratamiento efectivo de la hipersensibilidad dentinaria, así como también para iniciar la formación de dentina secundaria sobre tejido vital expuesto y como base protectora de las cavidades. El hidróxido de calcio en pasta es usado para el alivio de la hipersensibilidad dentinaria, tanto inmediatamente como a largo plazo, cuando se tiene un diagnóstico adecuado del paciente, ya que se suele confundir la hipersensibilidad dentinaria con otras lesiones, tales como trauma oclusal, pulpitis, abscesos periodontales, movimientos ortodóncicos, etc. Mjor y col. (1961) (citados por Levin y col., 1973) refirieron que el hidróxido de calcio en contacto con la dentina durante 15 días, produce un efecto en el aumento de la microdureza de la dentina.

Se han evaluado muchos tratamientos con diversos fármacos para controlar la hipersensiblilidad dentinaria en la superficie radicular, entre ellos: arsénico seco, aceite oliva caliente, glicerina, nitrato de plata, plata iodada, formaldehido, fluoruro de sodio, cloruro de zinc, dentrificos desensibilizantes, adhesivos dentales, hidróxido de calcio y nitrato de potasio. En un estudio llevado a cabo por Green y col. (1977) el hidróxido de calcio fue más efectivo, en disminuir la sensibilidad de la superficie radicular con dentina expuesta, comparado con el nitrato de potasio. Las superficies radiculares con dentina expuesta son frecuentemente hipersensibles y pueden causar molestias, impidiendo que el paciente realice los procedimientos de higiene oral de rutina. Por lo tanto, recomiendan el uso de un agente desensibilizante después de la cirugía periodontal, para reducir el dolor, con el objeto de que se restablezcan los procedimientos de higiene oral adecuados. Con el advenimiento de las técnicas adhesivas han surgido nuevos materiales restauradores que permiten realizar los recubrimientos pulpares. Pameijer y Stanley (1995) recomiendan la colocación de una resina fluida (Ultrablend VLC), para realizar el recubrimiento pulpar directo e indirecto. Esta resina contiene dentro de su composición hidróxido de calcio, hidroxiapatita de calcio y ionómero de vidrio; en una base de dimetacrilato de uretano, además posee marcadas propiedades físicas, es insoluble en agua y libera flúor. Estos autores sugieren, el uso de un agente antibacteriano como la clorhexidina para la desinfección de la dentina antes de su colocación. Tay (1995) realizó una evaluación sobre las propiedades que hacen a los cementos de ionómero de vidrio materiales ideales de restauración. Encontró que aunque los cementos de ionómero de vidrio son biocompatibles con los tejidos, es recomendable la colocación de una capa de hidróxido de calcio sobre el piso de cavidades profundas antes de la colocación de estos materiales debido a que no existen datos clínicos a largo plazo al respecto. Recubrimiento Pulpar Directo El recubrimiento pulpar directo consiste en la eliminación de la lesión de caries de la base de una cavidad, al punto que se expone el espacio pulpar, con la colocación posterior de un medicamento para proteger el tejido pulpar remanente Esta exposición también puede ocurrir por traumatismos o por accidentes iatrogénicos. Es una condición importante que no exista el antecedente de dolor espontáneo (Torneck, 1980). Asimismo, Lasala (1992) indica que la finalidad de la colocación del medicamento en contacto con una pulpa expuesta es inducir a la cicatrización de la lesión y preservar la vitalidad pulpar. Para Castagnola (1956) el recubrimiento pulpar consiste en un tratamiento operatorio y medicamentoso de la pulpa viva expuesta accidentalmente o intencionalmente, para proteger su vitalidad, y permitir la curación y cierre de la lesión por tejido duro reparador. El hidróxido de calcio es el agente ideal para el tratamiento de las pulpas expuestas. Dycal, Life, Pulpdent, etc., son pastas de hidróxido de calcio eficaces para la conservación de la vitalidad pulpar, mientras que permiten la reparación de tejido duro en el sitio de la exposición. B.W. Hermann, introdujo el compuesto de hidróxido de calcio para ser usado como agente de recubrimiento pulpar en 1920. Desde entonces ha sido utilizado extensivamente. Dicho autor demostró que una mezcla del hidróxido de calcio llamada Calxyl, inducía la formación de un puente de dentina reparativa en la superficie de pulpas expuestas. Sus efectos han sido comprobados histológicamente por la Escuela de Zurich. Las técnicas operatorias y las indicaciones del recubrimiento pulpar directo son ahora bien conocidas. El mecanismo por el cual el hidróxido de calcio genera un puente dentinario no está claro, pero se le atribuye su efecto a su acción cáustica, debido a su alto pH, cuando se solubiliza y a la inducción de una necrosis superficial controlada (Lasala, 1992). El recubrimiento pulpar no es un procedimiento nuevo, muchos endodoncistas han realizado diversas investigaciones para establecer cuál material provee mejores resultados en la preservación pulpar y la formación del puente dentinario, cuando éste sea colocado en contacto directo con la pulpa expuesta.

Nunca debe hacerse sobre una pulpa expuesta de dientes con caries.Glass y Zander (1949) demostraron que el recubrimiento pulpar directo con hidróxido de calcio permitía una cicatrización rápida y relativamente libre de inflamación. Línea de demarcación: se desarrolla entre el área de necrosis por coagulación y el tejido pulpar vital subyacente. Una densa acumulación de fibras de tejido conjuntivo. Se debe hacer solamente sobre exposiciones pulpares pequeñas. Puede suceder tanto por dentina atubular irregular (reparadora) como por dentina tubular. Calcificación del puente: ocurre después de que la predentina se ha desarrollado. se pueden reconocer capilares. después de haber realizado el recubrimiento pulpar con varios productos que contenían hidróxido de calcio a diferentes pH (11 a 13). 2. 3. La migración de células inflamatorias hacia el interior de la herida. es seguida de la formación de colágeno. Suzuki y col. Zona de obliteración: puede observarse después de una hora de contacto entre el hidróxido de calcio y el tejido pulpar. No debe ser realizado en dientes involucrados por enfermedad periodontal. reducen el volumen de masa pulpar. a la colocación de pernos peripulpares. los depósitos calcificados y fibrosis. la pulpitis crónica induce a calcificaciones pulpares. Estas células proliferan y gradualmente se diferencian en preodontoblastos y odontoblastos. Esta zona es rica en células. Se ha dicho que el alto pH del hidróxido de calcio induce a condiciones favorables para la reparación del tejido pulpar adyacente. 3. excepto si el diente no presenta su ápice completamente formado. puede comenzar seis horas después de la agresión. y esto depende de la capacidad de la pulpa para diferenciar las células formadoras de matríz calcificada. se observan cambios histológicos iniciales debido al efecto cáustico del medicamento. Stanley (1989) estableció algunos criterios para llevar a cabo la terapia de recubrimiento pulpar directo y los enumeró de la siguiente manera: 1. o en un diente previamente restaurado. hidróxido de calcio mezclado con agua e hidróxido de calcio mezclado con solución salina y las zonas descritas: 1. Se debe realizar sólo en pulpas expuestas sin contaminación. Esta zona está compuesta por restos celulares. traumáticas o mecánicas. 2. 4. Stanley (1989) describió la histología de la cicatrización por zonas. hemorragia. Los productos empleados fueron: Pulpdent. coágulos de sangre. fragmentos de dentina. (1973) evaluaron la respuesta pulpar en dientes de perros. 5. sin el uso del hidróxido de calcio. Seltzer y Bender (1987) reportaron que el hidróxido de calcio fue el agente más efectivo para promover la cicatrización pulpar (citados por Ida y col. con o sin aplicación de hidróxido de calcio en la dentina. Zona de necrosis por coagulación: representa al tejido desvitalizado sin completa obliteración de su arquitectura estructural. lo cual acentúa el estrechamiento del conducto. Aunque las características celulares han disminuído. Se encontró necrosis pulpar solamente en aquellos especímenes en los cuales la exposición pulpar había ocurrido al colocar el perno. pigmentos sanguíneos y partículas de hidróxido de calcio. 4. así como un mejor pronóstico en estos casos comparados con recubrimientos realizados con óxido de zinc-eugenol. La capa de tejido con necrosis causa una estimulación ligera pero suficiente para que el tejido pulpar vital responda con todo su potencial reparador.1989). como las mesenquimatosas indiferenciadas y fibroblastos. 5. Nunca debe realizarse en dientes de adultos. Además. porque los cambios normales de la edad. Zona densa: es la etapa inicial de la formación del puente calcificado. fibras nerviosas y núcleos picnóticos. La aplicación del hidróxido de calcio disminuyó la respuesta inflamatoria en las pulpas adyacentes a la dentina perforada por los pernos. Por su parte. . tales como.

además no es citotóxico. lo hacen permeable. la embolización y el transporte de partículas del hidróxido de calcio. Los corticoesteroides cuando se han empleado sólos. Estos autores lo compararon con la terapia del hidróxido de calcio. 1995). En situaciones reversibles. sobre el tejido pulpar expuesto e inflamado. Sazak y col. las reacciones reversibles o irreversibles dependerán de factores como la duración. El hidróxido de calcio sigue siendo el principal material de recubrimiento pulpar. 9. La capacidad de defensa de la pulpa se va limitando. La formación del puente dentinario no funciona como una barrera protectora porque su porosidad. que se debe a las inclusiones celulares y los espacios vasculares vacíos. Podemos también sumar la experiencia del recubrimiento pulpar directo con las resinas fluídas. pero muchos investigadores creen que son más exitosos cuando son usados en combinación con el hidróxido de calcio. sobre la formación de dentina secundaria y reparadora que resulta en eventual obliteración pulpar. El hidróxido de calcio debe ser usado solamente como recubrimiento a corto plazo hasta que el tratamiento endodóntico convencional pueda iniciarse en dientes permanentes. lo . después si el tejido pulpar permanece vital. el contacto directo del hidróxido de calcio con el tejido pulpar vital.6. persistente. Debe hacerse el recubrimiento pulpar directo con el uso del formocresol o el Glutaraldehido. además de que se reduce su volumen (Sazak y col. Stanley (1989) mencionó que existen factores que deben ser considerados para que el recubrimiento pulpar directo sea exitoso. Algunos materiales como los antibióticos. En períodos de 7. calcitoninas y corticoesteroides se le han añadido para aumentar sus efectos. La inflamación fue mucho mayor en los grupos de 7 y 30 días tratados con hidróxido de calcio y Ledermix. 1997) señalaron que el primer tejido calcificado formado en el puente dentinario es irregular. ionómero de vidrio e hidroxiapatita de calcio. podría ocurrir una diferenciación para formar dentina tubular. porque es cubierta por tejido dentinario calcificado y no tiene circulación colateral. mencionadas anteriormente en los procedimientos de recubrimiento pulpar indirecto y recordando que los autores manifiestan que se puede controlar el factor microbiano con Clorhexidina (Pameijer y Stanley. Los compuestos de hidróxido de calcio y también la pulpitis crónica. químicos o mecánicos. Hayashi e Imai (1993) publicaron que cuando se realiza el recubrimiento pulpar directo con bGlicerofosfato de calcio. Dichos factores son: el control del sangramiento. asi como también. En el grupo de 90 días no se observó inflamación y se encontró dentina reparadora. 7. (1996) estudiaron los efectos del hidróxido de calcio y la combinación del hidróxido de calcio con Ledermix. el tipo y la severidad del irritante. La regeneración de un nuevo puente dentinario es un signo de que el recubrimiento pulpar fue exitoso. los fragmentos de dentina. 8. que estan compuestas básicamente por resina. hidróxido de calcio. 30 y 90 días se extrajeron los dientes y fueron evaluados histológicamente. Cuando el tejido pulpar se encuentra irritado por agentes bacterianos.. a través de la hidrólisis de la fosfatasa alcalina que se encuentra en sangre y en el fluído tisular. El b-glicerofosfato de calcio es una fuente de calcio y fosfato inorgánico. Los compuestos del hidróxido de calcio ejercen un efecto estimulante. no son exitosos en el tratamiento de la pulpa. En la actualidad. y refieren que el tejido calcificado se forma mucho más rápido con este medicamento que con el hidróxido de calcio. Stanley y Pameijer (1997) mencionan la importancia del sellado de la cavidad a la filtración bacteriana y la disponibilidad de materiales adhesivos dentinarios más efectivos. Schroder y Granath (1972) (citados por Stanley y Pameijer. 1996). este es convertido en hidroxiapatita. con propiedades tixotrópicas. siendo similares la fibrosis y la necrosis en ambos grupos. pueden estimular la resorción. con aberturas tubulares que contienen vasos y células. fluoruros. El recubrimiento pulpar directo provoca una resorción acelerada en los dientes temporales. la pulpa se defenderá por la producción de dentina terciaria.

Cvek (1978) analizó histológicamente las pulpas de dientes permanentes con fracturas coronarias. hidróxido de estroncio e hidróxido de bario. se observaba que cuando el hidróxido de calcio hacía contacto con el tejido conectivo. Pulpotomía Vital La eliminación quirúrgica de una porción de tejido pulpar después de una exposición cariosa o traumática y la posterior colocación de un apósito pulpar que permita su reparación. provenía del material recubridor. puesto que lo segundo podría conducir nuevamente a una pulpitis (Stanley y Pameijer. generalmente el coronario. Diversos trabajos experimentales han sugerido que el calcio encontrado en el puente de tejido duro no proviene del medicamento. tal vez por tiempos indefinidos. En dientes tratados con hidróxido de calcio. por lo tanto no debería hacerse el tratamiento endodóntico a menos que se presente una pulpitis irreversible o necrosis pulpar. en dientes de perros. la formación de una capa densa de necrosis y la inducción de una gran cantidad de barrera dentinaria puede reducir el tamaño y el volumen de la pulpa y consecuentemente puede deprimir sus funciones. sino de la circulación. Hermann (1930) introdujo el compuesto de hidróxido de calcio para ser usado en pulpotomías y señaló que una pulpa vital amputada. Otros investigadores consideran que el tejido pulpar en los conductos radiculares conserva su vitalidad por períodos largos. similares a las observadas en dientes intactos o tratados de manera conservadora. 1980. Cuando las exposiciones pulpares ocurren en dientes muy jóvenes. 1982) afirmó que el calcio provenía del hidróxido de calcio. Se recomienda usar el hidróxido de calcio como apósito. Esas granulaciones estaban compuestas principalmente por carbonato cálcico en la forma de calcita. 1983).. B. (1982) realizaron recubrimientos pulpares con hidróxido de calcio. ya que mediante estudios histoquímicos y análisis con luz polarizada. Esta es muy útil en la apicogénesis de dientes permanentes parcialmente desarrollados. . Algunos autores recomiendan que después de la formación del puente dentinario. ya que se han observado resorciones internas o calcificaciones. ya que esta condición se encuentra disminuida (Sazak y col. que aún no han completado su desarrollo radicular. si el calcio del hidróxido de calcio es el que participa en la cicatrización de la pulpa expuesta. había una casi inmediata precipitación de granulaciones birefringentes para la luz polarizada. Una pregunta que ha permanecido sin respuesta satisfactoria es.W. son muy amplias y no se ha podido controlar el factor microbiano. puede reparar por sí misma cuando es recubierta con Calxyl.. 1997). y asegurarse de que esté en contacto con el tejido pulpar (Torneck. la extirpación del tejido pulpar vital lesionado. Eda (1961) (citado por Holland y col. después de haberles realizado pulpotomías superficiales con hidróxido de calcio y encontró variaciones histológicas normales. el tratamiento de conducto sea realizado. previene la microfiltración con una proporción confiable de éxito a largo plazo. Los resultados sugirieron que el calcio en la granulación birefringente observada en el grupo del hidróxido de calcio. Este autor concluyó que los hallazgos histolólogicos no justificaban la realización de la pulpectomía sistemáticamente después de que ocurre el cierre apical. es necesario para preservar al tejido pulpar radicular vital. El uso del hidróxido de calcio como un material para el recubrimiento pulpar. Seltzer y Bender (1987) han expresado que el hidróxido de calcio puede inducir a la completa calcificación del tejido pulpar y que la persistencia de la inflamación puede causar resorción interna. Como estos procedimientos se basan en el poder reparador de la pulpa.que hace posible prevenir la recontaminación de las exposiciones cubiertas con hidróxido de calcio. 1996). medicamento que contiene hidróxido de calcio. Se debe distinguir entre el fracaso de un recubrimiento pulpar y el fracaso de la restauración que es colocada posteriormente sobre el agente recubridor pulpar. Holland y col. no están indicados en pacientes adultos. que estimulará la formación de una barrera calcificada que permita continuar el desarrollo del diente. es conocida como pulpotomía vital. después de haberse realizado la pulpotomía con el hidróxido de calcio.

Cvek (1978) realizó pulpotomías parciales y recubrimientos con hidróxido de calcio en incisivos permanentes con fracturas coronarias complicadas. puede ser clínicamente útil como un agente recubridor. El hidróxido de calcio produjo una destrucción del tejido pulpar. Los dientes tratados con aTPC con 5% de hidróxido de calcio. la cual fue verificada clínicamente. Con el aTPC. a los tejidos adyacentes es la que estimula a los sistemas enzimáticos que promueven la formación de tejido óseo o dentina (Sciaky y Pisanti. se produjo una ligera proliferación del tejido pulpar. (1987) llevaron a cabo un estudio donde realizaron pulpotomías en dientes temporales de cordero. y se formó una barrera densa de tejido duro debajo del nivel del sitio de la exposición. Las respuestas pulpares fueron histológicamente evaluadas después de 4 a 8 semanas. Parece que el aTPC que contiene una pequeña cantidad de hidróxido de calcio. se formó una barrera de tejido duro directamente contra el agente recubridor. El formocresol fue introducido por Buckley en 1904. La barrera estaba compuesta de tejido similar a dentina tubular. Tanto en las pulpotomías con formocresol como con las de hidróxido de calcio. Recordando que la alcalinidad que provee el hidróxido de calcio.1982). como un efectivo agente antibacteriano en el tratamiento de pulpas muertas y es usado como un medicamento dentro del conducto radicular para su desinfección. y el tejido duro formado por debajo de dicha capa se forma a partir de las sales minerales de los fluidos tisulares. Además. Goldberg y col. sin excesiva destrucción del tejido pulpar subyacente. seguida posteriormente por la formación de matriz tubular demarcada con células columnares. Muchos investigadores han llevado a cabo evaluaciones histológicas de las reacciones del tejido pulpar frente al formocresol y al hidróxido de calcio. medicamento que contiene hidróxido de calcio. se ha usado en el tratamiento de pulpas vitales expuestas por caries en dientes temporales. con células tipo odontoblásticas alineadas. por Holland y col. el cual proviene de la pasta de hidróxido de calcio. como un control. Al exámen histológico los cortes mostraron la formación del puente dentinario por niveles de organización. 1995) señala que la capa superficial calcificada al comienzo de la formación del tejido duro. aTCP con 1% de hidróxido de calcio. una barrera de matriz atubular. resorción interna y lesiones periapicales por necrosis de la pulpa. con formocresol e hidróxido de calcio. Después de realizadas las amputaciones quirúrgicas parciales de las pulpas. ya que indujo la formación de tejido duro. y ocasionalmente de forma irregular. se formó dentina reparadora en todos los dientes. radiográficamente no se observaron cambios patológicos ni intrarradicular ni perirradicular y el desarrollo radicular continuó en las raíces inmaduras. El tratamiento fue exitoso en un 96% de los casos. . Las pulpas dentales fueron amputadas y recubiertas con cuatro agentes: aTCP. demostrando una matriz atubular con células aplanadas o cuboidales alineadas. y que 12 de 14 con formocresol también. Los resultados radiográficos mostraron diversas respuestas: formación total o parcial del puente dentinario. Özata y col. frente al a fosfato tricálcico (aTPC). En los dientes que se realizó el recubrimiento con aTPC con 1% de hidróxido de calcio. no hubo sintomas clínicos. mostraron una delgada capa necrótica y una densa barrera. a nivel pulpar se formaron células cuboidales alineadas por encima del sitio de exposición. 1987. 1960)(citados por Seltzer y Bender. Encontraron que las 14 pulpotomías con hidróxido de calcio fueron histológicamente exitosas.(1994) evaluaron las respuestas de las pulpas dentales de monos. aTPC con 5% de hidróxido de calcio e hidróxido de calcio solo.(1981) (citados por Mondragón. Además se observó radiográficamente que una barrera de tejido duro se formó en el sitio de la incisión quirúrgica. examinando los especímenes al microscópio de luz en diferentes intervalos de tiempo entre 1-180 días. La barrera estaba constituída en sentido coronario por osteodentina y en sentido pulpar por dentina tubular con células tipo odontoblastos. en pulpas de dientes de perros.Otros autores han mencionado que los iones de calcio que forman el puente de dentina provienen de la circulación y no del propio medicamento. Yoshiba y col. se les hizo la perfusión a nivel de la carótida externa de un líquido fijador. Mérida (1984) estudió al microscopio electrónico la formación del puente dentinario en pulpotomías realizadas con hidróxido de calcio. contiene calcio en forma de carbonato.

después de una necrosis pulpar. y el uso de condensadores manuales y digitales. reduciendo la indeseable sobreobturación y permitiendo mayor densidad del polvo de hidróxido de calcio. Otros autores como Lasala (1992) y Holland (1971. que clínicos como Granath (1959) y Marmasse (1961). Steiner. . El desbridamiento completo y cuidadoso del conducto y la posterior obturación del mismo con hidróxido de calcio es muy importante. se debe tomar en cuenta que el hidróxido de calcio puede inhibir la función de los macrófagos y reducir las reacciones inflamatorias en los tejidos periapicales o en la pulpa. 1975) y Holland y col. el hidróxido de calcio. entre las que se mencionan: el uso de jeringa premezclada. Mondragón. el cual puede llevar. (1997) investigaron el efecto del hidróxido de calcio en la inhibición de la capacidad de adherencia al sustrato de los macrófagos en dientes de ratas. Kaiser (1964) y Frank (1967) la presentan como una técnica reproducible y predecible (Oswald y Van Hassel. señalaron la apicoformación como una técnica. lo cual disminuía la presencia de vacíos. para poder condensar verticalmente al hidróxido de calcio y evitar los vacíos que pudieran quedar luego de su colocación.Segura y col. la propiedad de inducir la formación de tejido mineralizado que tiene el hidróxido de calcio. tales como el fosfato tricálcico. cuando se usa en los tratamientos de conductos. a través del ápice abierto. 1992. Mondragón.). con la utilización de la pistola de Messing. Siendo la adhesión el primer paso en el proceso fagocitario y en la presentación del antígeno. 1983). El procedimiento de apicoformación fue descrito por Nyger desde 1838. Krell y Madison (1985) presentaron un método simple y eficiente para la colocación de polvo de hidróxido de calcio dentro de los conductos radiculares hasta el área deseada. Se han recomendado varias técnicas para la colocación del hidróxido de calcio y muchas de ellas están relacionadas con la colocación del mismo para apicoformación. una pasta densa llevada por porta-amalgama. recubrimientos pulpares directos y pulpotomías. una espesa mezcla del hidróxido de calcio. 1987. pero que no son aplicables en conductos pocos preparados. también llamada técnica de la Escuela Norteamericana y la técnica del hidróxido de calcio-yodoformo preconizada por Maisto. pudiendo utilizarse diversas técnicas. Entre las técnicas más conocidas para inducir a la apicoformación se encuentran la técnica del hidróxido de calcio-paraclorofenol alcanforado preconizada por Kaiser. es con el léntulo espiral. etc. y a este último se le adjudica un poder osteoinductor u osteogénico. Los resultados demostraron que el hidróxido de calcio disminuyó la capacidad de adherencia al sustrato de los macrófagos inflamatorios de manera tiempo-dosis dependiente. Este efecto puede explicar en parte.. 1995. Frank. 1995). En fin. el hidróxido de calcio puede ser colocado dentro del conducto radicular en varias formas y todas parecen ser igualmente adecuadas (Ingle y Taintor. directamente al ápice radicular seguido de condensación vertical. igualmente llamada técnica de la Escuela Sudamericana (Lasala. Posteriormente. Se han utilizado diversos medicamentos para producir el cierre apical en dientes no vitales y con ápices abiertos. Apicoformación England (1991) definió la apicoformación como la inducción de formación de una barrera calcificada apical.. Maisto y Capurro. (1973) describen la técnica como el proceso mediante el cual se puede inducir la formación de una barrera calcificada apical en ápices abiertos. donde el espacio del conducto es relativamente amplio. pero no es sino hasta finales de los años 50. de dientes con necrosis pulpar. Otra técnica empleada para la colocación de la pasta de hidróxido de calcio dentro del conducto. El hidróxido de calcio en la Apicoformación y en la Formación de una barrera apical artificial. refiriendo que su uso permitía un gran control en la colocación del polvo de hidróxido de calcio. 1992). Algunos autores afirman que con el uso de léntulos la colocación del hidróxido de calcio dentro del conducto radicular es más efectiva (Sigurdsson y col.

a pesar de la ausencia de la pulpa. sobre los mismos. Aguilar (citado por Lasala. Se piensa que el epitelio es resistente a los cambios inflamatorios. pero ninguno de ellos ofrece una explicación clara y consistente sobre su mecanismo de acción. el cual en altas concentraciones tiene acción preservadora. biocompatibilidad. la cual ha sido demostrada en diferentes estudios. en múltiples experimentaciones. Los restos celulares epiteliales de Malassez han sido implicados en la apiformación. observó. La glicerina demostró ser significativamente superior al agua tanto en extensión de obturación como en densidad en el tercio coronario. (1992) evaluaron tres técnicas específicas de colocación del hidróxido de calcio. Asimismo Frank (1967). que se formaba una barrera apical de tejido duro. La habilidad para colocar el hidróxido de calcio a una longitud de trabajo predeterminada. 1979) hacen mención de la capacidad osteoinductora del hidróxido de calcio. 1992) mencionó el empleo de pastas resorbibles como el Calxyl. al experimentar el método ocaléxico. Brasil. nulo el porcentaje (0%) de la pasta con agua y un 50% de la pasta con glicerina estuvo completamente densa. se evaluó la extensión de la colocación y la densidad. Por su parte. la inyección con jeringa similar a la Calasept y una lima K #25 girándola en sentido contrario a las agujas del reloj. colofonia y polietilenglicol. de sabor agradable. aunque las publicaciones de casos que discuten esto. sugieren que deben realizarse investigaciones dirigidas hacia el efecto del hidróxido de calcio. Mitchell y Shankwalker (1958)(citados por Goldberg y col.. La técnica menos efectiva fue la rotación de la lima. para la obturación completa del interior del conducto radicular.Sigurdsson y col. tamaño de la partícula. Rivera y Williams (1994) compararon las pastas de hidróxido de calcio cuando este era mezclado con agua estéril o glicerina. puede conservar la humedad. y no es tóxica. fácil de remover. Estos autores llevaron a cabo la evaluación en conductos radiculares de molares curvos o poco preparados. Mondragón (1995) refiere el uso de una pasta de hidróxido de calcio. es posible que en esos casos. Kaiser (1964) presentó casos de apicoformación en dientes con pulpas necróticas empleando hidróxido de calcio y paramonoclorofenol alcanforado. por lo tanto. o acción bioquímica específica. Es útil como humectante. Es un solvente. cuando el proceso inflamatorio es eliminado. Marmasse (1961)(citado por Lasala. así como su efecto antimicrobiano. Se han considerado factores tales como su pH. 1992) a mediados de la década de los años 50. Las células en la región periapical de un diente incompletamente formado pueden ser consideradas pluripotenciales y de ese modo. sulfato de bario. por ser higroscópico. pero su mecanismo de acción es aún desconocido. Maisto y Capurro (1964) publicaron el uso del hidróxido de calcio con el yodoformo en agua y metilcelulosa. siendo en este último. El material . presentar diferenciación en células capaces de formar tejido dentario normal después de que la reacción inflamatoria sea resuelta. La glicerina es un conveniente medio líquido de elección para preparar pastas con hidróxido de calcio debido a sus propiedades físicas. la cual puede estar compuesta de diferentes tejidos. Al ser llevadas las pastas por un léntulo. Las técnicas evaluadas fueron: un léntulo #25 a baja velocidad. la vaina radicular epitelial de Hertwig sobreviva y sea capaz de continuar su papel de organización y desarrollo radicular. además es parcialmente soluble en agua. medio y apical. El hidróxido de calcio ha mostrado ser eficaz para inducir a la formación de una barrera de tejido duro. Heithersay (1970) refirió que las reacciones de reparación que se habían observado eran interesantes y que se podía hacer alguna especulación de su naturaleza. con el objeto de conseguir la apicoformación. a conductos simulados. En este estudio el léntulo espiral fue un instrumento adecuado para colocar la pasta de hidróxido de calcio hasta la longitud de trabajo en conductos radiculares poco instrumentados y también produjo la mejor calidad de obturación. y la calidad de la obturación fueron las variables comparadas. y en sucesivas curas de hidróxido de calcio. esta fórmula es desarrollada por la Universidad de Araraquara de Sao Paolo. (1968) ha publicado numerosos trabajos de apicoformación obtenida con la mezcla de hidróxido de calcio y paramonoclorofenol alcanforado. concentración catiónica. en algunos dientes inmaduros. El hidróxido de calcio es el medicamento usado en la inducción de una barrera de tejido duro apical.

aunque Steiner y col. Dylewski (1971) demostró que el desarrollo apical que ocurrió seguido al desbridamiento y obturación de los conductos radiculares con pasta de hidróxido de calcio-paramonoclorofenol alcanforado en dientes no vitales de monos. Ohara y Torabinejad (1992) publicaron un caso en el cual demostraron la formación de la barrera apical calcificada sin involucrar a la vaina radicular epitelial de Hertwig. o actividad antimicrobiana. (1987) y sus resultados indican que a niveles elevados del ión de calcio puede producirse la diferenciación celular. ya que el paciente se encontraba sintomático. y que no se continuaba el desarrollo radicular. El tejido conjuntivo en el área apical . para lograr la formación de una barrera calcificada apical. seguido de la obturación del conducto radicular. y al realizar la apertura del diente hubo la presencia de hemorragia y exudado. La vaina radicular epitelial de Hertwig es considerada un tejido importante en el desarrollo de una barrera apical y no siempre es dañada irreparablemente. una pasta patentada de hidróxido de calcio.usado en la obturación del conducto puede ayudar al proceso de diferenciación. (1968) indicaron que se presentaba un puente definido o barrera calcificada y que una obturación permanente podía ser colocada sin ningún riesgo a extenderse apicalmente. ni cual efecto tiene este sobre los restos epiteliales de Malassez. Ella parece ser un órgano resistente que puede sobrevivir a la inflamación periapical y entonces continúa su papel en la organización del desarrollo radicular cuando el proceso infeccioso es controlado. el cierre apical se obtuvo en un promedio de 6. o quizás los iones de calcio aumenten la permeabilidad capilar local y esto favorezca la reparación. las cuales juegan un papel muy importante en la formación de tejido duro. debido a un tratamiento de conducto fracasado. con su poder osteogénico. Mackie y col. la cual puede ser involucrada en el proceso de mineralización. que se empleó la terapia con hidróxido de calcio en pasta dentro del conducto radicular. Mackie y col. Parashos (1997) mostró un caso inusual de apicoformación. se había hecho posiblemente un curetaje. también era cierto que los remanentes de ella podían persistir como cordones epiteliales en el ligamento periodontal. (1994) realizaron un ensayo clínico prospectivo para comparar al Reogan Rapid. alterando el pH de la región. llevaba a un proceso de reparación. se recomendó dirigir investigaciones al respecto. Estos resultados demostraron que el Hypo-cal fue tan efectivo como el Reogan Rapid cuando fueron usados en una técnica estandarizada para inducir el cierre apical en dientes inmaduros no vitales. en la osteogénesis fue investigado por Kawakami y col. había sido sometido a una cirugía periapical. en virtud de su alta alcalinidad. En este reporte de caso el paciente. Después de dos años. England y Best (1977) no observaron la vaina radicular epitelial de Hertwig en ninguna de las secciones seriadas hechas en los ápices y por su parte Dylewski (1971) afirma que la reparación apical parece ser independiente de la vaina epitelial radicular de Hertwig.1 citas y en los dientes tratados con Hypo-cal el cierre ocurrió a los 5. por lo que el hidróxido de calcio. el Hypo-cal. El papel del ión de calcio. aunque el pH alcalino puede activar a las fosfatasas alcalinas. el tratamiento endodóntico debió ser repetido. si un curetaje periapical se había realizado con anterioridad. con ápices muy abiertos. puede ejercer un efecto favorable. El autor manifiestó que.4 citas. donde se discutió el papel de los restos celulares epiteliales de Malassez. siendo entonces llamados restos epiteliales de Malassez. con otra pasta patentada de hidróxido de calcio. que previamente se había demostrado que inducía el cierre apical en dientes inmaduros no vitales. Las características clínicas de la formación radicular en el estudio de Heithersay (1970) fueron similares a casos publicados previamente.1 meses en 2. donde además de la apicectomía. Para los dientes tratados con Reogan Rapid. siendo este tiempo comparativamente mayor. Al no estar claro el mecanismo de acción mediante cual el hidróxido de calcio produjo la barrera calcificada. cirugía y retratamiento. y presuntamente la vaina radicular epitelial de Hertwig había sido removida. Recientes investigaciones no atribuyen la eficacia del hidróxido de calcio a su pH.3 meses.8 meses requiriendo 3. (1988) anteriormente habían publicado que el promedio de tiempo para que ocurriera el cierre apical era de 10. afirmación que realizan igualmente Haga y Stern (1993). Es por esto.

para que el tejido pueda reparar. La naturaleza de ese material calcificado. Ludlow (1977) demostró el cierre apical después del curetaje apical no quirúrgico. durante 6 meses. Biggs y Powell (1989) reportaron el cierre apical espontáneo. con pulpas no vitales producidas experimentalmente en animales. demostraron que un gel de fosfato de calcio y colágena. que inducía el crecimiento de tejido duro y efectuaba un cierre del conducto radicular fisiológico. (1976. Además. hacia el cemento. no eran necesarias para estimular el cierre apical. en este reporte fue difícil de establecer. Piekoff y Trott (1976) publicaron un caso de apicoformación donde mostraron evidencias histológicas. Estos autores observaron varios tipos de material calcificado en el ápice. más hubo fracaso del mismo. algunos reportes clínicos sugerían que el completo desarrollo radicular podía ocurrir si la infección era controlada. en dientes incompletamente formados. Martínez (1978) empleó el hidróxido de calcio. Moodnik (1963)(citado por Lasala. Ellos refirieron que a pesar de que la apicoformación con el hidróxido de calcio era un procedimiento rutinario. de que una barrera calcificada pudo formarse en los ápices de dientes humanos despulpados después de tratar al conducto radicular. El tejido o material calcificado que se formó parecía ser cemento. en respuesta al uso del hidróxido de calcio. por procedimientos en la colocación de un perno. Das y col. el cierre apical puede suceder sin la presencia de una pasta o medicamento catalizador. era similar al proceso de cicatrización pulpar y que el hidróxido de calcio como un material de obturación del conducto radicular. En la . Nevins y col. se formó dentina secundaria. sin importarle el vehículo de la pasta. sin el uso de un catalizador. inducida por la pasta de hidróxido de calcio y paraclorofenol en conductos radiculares de dientes de monos. de la dentina radicular original. Diversos autores manifiestan que en los procedimientos de apicoformación. pero existían evidencias de que era incremental y aposicional. 1977. en un incisivo inmaduro avulsionado y reimplantado. Además. Holland y col. en pacientes que no respondieron a la terapia del hidróxido de calcio. (1977) en una investigación histológica de la extirpación pulpar e inmediata obturación del conducto radicular con hidróxido de calcio. Por lo cual usaron medicaciones dentro del conducto. England y Best (1977) basados en datos radiográficos e histológicos de un estudio llevado a cabo en dientes de perros. llevado a cabo con la apropiada intervención endodóntica. 1992) expresó que el ápice es capaz de desarrollarse y reparar. con y sin inclusiones celulares en el conducto. El cierre apical ocurrió tanto en los dientes que fueron dejados abiertos al medio bucal. 1978) en numerosos estudios realizados en dientes despulpados con ápices abiertos de monos y humanos. y reportó que el cierre ocurrió en un lapso de tiempo que osciló entre los 5 y 18 meses. siendo sólo necesaria la eliminación de los irritantes. mencionó que el tejido que se formaba no era a veces detectado radiográficamente. En este caso ocurrió la formación de una barrera apical. señalaron que drogas como el hidróxido de calcio. con hidróxido de calcio y paramonoclorofenol alcanforado. como en los sellados sin drogas dentro del conducto radicular. (1997) investigaron el uso de la tetraciclina dentro del conducto radicular en dientes con desarrollo radicular inmaduro. el cual se continúa con la predentina cerca del ápice. (1973) describieron las características histológicas de la barrera apical formada. Similares evidencias histológicas fueron reportadas por Heithersay (1970) y Klein y Levy (1974). demostraron que el proceso de cicatrización del tejido apical en dientes de humanos. un tejido similar al óseo y osteodentina. funcionaba como un sustrato reabsorbible. de tetraciclina y formocresol. sin embargo se encontró una matríz laminar calcificada acelular y atubular coronalmente. indujo el cierre apical por la deposición de tejido duro. donde pareciera que la maduración apical ocurrió sin tratamiento y en presencia de un drenaje esporádico por el estoma de un trayecto fistuloso. Torneck y col. hasta que la lesión periapical fue cureteada a través del ápice abierto con el uso de sondas barbadas.fue proliferando y diferenciándose en un material calcificado (osteodentina). depositado en un patrón irregular a lo largo de las paredes del conducto radicular.

una técnica no dolorosa. pero el hidróxido de calcio y el colágeno fueron parcialmente reabsorbidos. exigencias estéticas inmediatas. con esfuerzo puede ser removido de las paredes dentinarias alisadas con limas K o H.evaluación bacteriológica encontraron que el número de bacterias se redujo en todos los grupos. a la vez que es un método fácil y eficiente que requiere una sóla cita para crear un sólido tope apical que facilite la obturación del conducto con sobreobturación mínima de material. El fosfato tricálcico genérico es un polvo que cuando es hidratado se puede manipular como la amalgama de plata y condensarse hacia el interior del conducto. rápida. Es una técnica indolora. el tapón apical de hidróxido de calcio es debilitado cuando es lavado. que persigue la formación de una barrera natural. Weisenseel y col. puede ser clínicamente impráctico en algunas circunstancias. Los encontró tan efectivos como la técnica convencional de múltiples citas. encontrando que tanto las barreras de virutas de dentina autógena como las de hidróxido de calcio eran significativamente menos permeables que las barreras de durapatita. algunas veces impredecibles y ocasionalmente insatisfactoria. La limpieza con ultrasonido es de mucha ayuda. La hidroxiapatita no mostró reabsorción en el período de evaluación. por lo que describió una técnica . demostrando los que presentaban el tapón de hidróxido de calcio significativamente menor filtración apical que los dientes sin el tapón. utilizando el fosfato tricálcico genérico. mientras que como una desventaja. El fosfato tricálcico compactado ajustadamente. Beeler y col. fácilmente disponible y que permite un postoperatorio confortable. utilizando entre las barreras virutas de dentina autógenas. Sin embargo el hidróxido de calcio es fácilmente eliminado del conducto radicular con agua. Harbert (1991) reportó que en situaciones endodónticas inusuales. la formación de un asiento apical es variable. con la finalidad de secar el sistema de conductos radiculares y proveer resistencia para la condensación. en los cuales era usado o no el hidróxido de calcio como un "tapón apical". problemas financieros o psicológicos. Harbert (1996) expresó que la apicoformación con el hidróxido de calcio con un desarrollo lento. Se han propuesto las técnicas en una sóla sesión. realizaron la evaluación clínica de unos geles colágenos que contenían hidróxido de calcio e hidroxiapatita. hidróxido de calcio e hidroxiapatita sólos. puede ser necesario un "tapón" inmediato dentro del diente. económica. (1989) realizaron un trabajo donde comparaban las mediciones de la permeabilidad (conducción hidráulica) de las barreras apicales del conducto radicular en dientes extraídos. seguidos de evaluaciones clínicas durante 9 meses del tratamiento. 1991). Por otra parte. la técnica de crear una barrera artificial con hidróxido de calcio. o en diferentes combinaciones. formando un tapón duro. ofrece una alternativa al tratamiento a largo plazo tradicional de apicoformación con el mismo medicamento. cuando eran creados mecánicamente en dientes con ápices abiertos. Schumacher y Rutledge (1993) señalaron que en algunas oportunidades y en aquellos pacientes con contratiempos. biocompatible y fácilmente disponible (Harbert. polvo de hidróxido de calcio o partículas de durapatita. Formación de barrera apical artificial Las pastas de hidróxido de calcio generalmente son usadas para la apicoformación. Pissiotis y Spangberg (1990). siendo biocompatible. condensado dentro del diente como un tapón duro. pero toma mucho tiempo el confirmar radiográficamente la formación de la barrera. Coviello y Brilliant (1979) realizaron procedimientos para la obturación de dientes permanentes no vitales y ápices abiertos en una sóla cita usando fosfato tricálcico o hidróxido de calcio como sustitutos de la barrera apical. después de utilizar estos métodos. (1987) evaluaron el sellado apical producido en dientes humanos extraídos. no es fácilmente removido ni por el hipoclorito de sodio ni el agua. poco costosa. para estudiar las reacciones óseas al implantar el colágeno. y observaron el casi completo desarrollo radicular en más dientes tratados con tetraciclina que con el formocresol. No se observaron reacciones inflamatorias en ninguno de los implantes con combinaciones. que usan una barrera apical artificial como una alternativa antes de los procedimientos de apicoformación en múltiples citas.

En pulpectomías y algunos tratamientos de conductos que contienen tejido pulpar vital. en un diente permanente no vital con ápice abierto y en comunicación con el seno maxilar. lo cual motivó su utilización para la apicoformación. Se han obtenido resultados favorables cuando es utilizado como un medicamento dentro del conducto radicular entre citas. una variable cantidad de osteodentina se encontró en los otros grupos experimentales. en un diente inmaduro. ya que un conducto radicular libre de . los compuestos formolados (formocresol). El hidróxido de calcio es uno de los mejores fármacos que pueden emplearse durante las curas oclusivas o temporales. Un seguimiento de 7 años confirmó que este tipo de apicoformación. el hidróxido de calcio. Shabahang y col. El resultado satisfactorio a largo plazo de este caso dependió de la resolución de la patología periapical y la obturación del conducto radicular. buscando su desinfección. El b-glicerofosfato de calcio es una fuente de calcio y fosfato inorgánico. hidróxido de calcio y proteína 1 osteogénica. Ellos encontraron que el calcio y el fosfato adicional depositado directamente sobre las partículas precipitadas y combinados. el número de sesiones y radiografías y los contratiempos en el tratamiento. El método empleado en este caso permitió la obturación inmediata del conducto radicular y la colocación de la restauración coronaria definitiva. aplicándolo en forma de pasta. los antibióticos. que a través de la hidrólisis de la fosfatasa alcalina en sangre y el fluído tisular.razonada para el uso en un paso único del fosfato tricálcico como un tapón apical. redujo el tiempo de tratamiento. también se ha encontrado que el uso del hidróxido de calcio. En dientes vitales la medicación dentro del conducto radicular tiene el poder de producir más daño que beneficio. realizaron una revisión bibliográfica sobre el papel de la medicación dentro del conducto radicular en la terapia endodóntica. recomendados en biopulpectomía total (paraclorofenol. mejora el pronóstico. 1992). la precipitación por sí misma. la técnica en una sesión con el fosfato tricálcico. con mayor frecuencia que los otros materiales. el hidróxido de calcio. Hayashi e Imai (1995) demostraron la formación de una barrera apical mediante el uso de una pasta de b-glicerofosfato de calcio. glicerito de yodo). El trióxido mineral agregado indujo la formación de tejido duro. es necesario un estudio histológico para identificar la estructura exacta y composición de la barrera apical. Wakabayashi y col. y el trióxido mineral agregado en la formación de una barrera de tejido duro en raíces inmaduras de dientes de perros. La patología periapical no recidivó después de la obturación. pudiendose mencionar a los derivados fenólicos. sin embargo. (1993) mencionaron que parece ser que el efecto del hidróxido de calcio es que forma una barrera precipitada inmediata. El Hidróxido de calcio como Medicación dentro del Conducto Radicular Se han empleado diferentes fármacos para controlar a los microorganismos en el interior de los conductos radiculares. los compuestos yodados (solución de Lugol. en orden ascendente fue para el trióxido mineral agregado. No se observó la formación de una barrera apical de tejido duro en el transportador de colágeno sólo. creosota y eugenol). sin que ocurriera sobreobturación. había sido exitosa. paramonoclorofenol alcanforado. Chong y Pitt Ford (1992). que induce a calcificaciónes distróficas. El grado de inflamación. mientras que. (Lasala. Basados en estos resultados pareciera que. tiene el potencial para inducir la calcificación distrófica. cresatina. es dudosa la necesidad de emplear la medicación de rutina. por lo que parece que esta barrera es histocompatible con los tejidos periodontales apicales. El b-glicerofosfato de calcio no es tóxico. Comparada con la técnica de apicoformación en múltiples sesiones del hidróxido de calcio. o a corticoesteroides . muchos autores no la indican. dependiendo del material probado. produjeron una estructura similar a " una represa de río". Existen muchos medicamentos que pueden ser dejados sellados entre citas durante la terapia endodóntica. es convertido en hidroxiapatita cuando se aplica en el recubrimiento pulpar directo. etc. sólos o asociados a enzimas. (1997) realizaron un estudio en el cual compararon la eficacia de la proteína 1 osteogénica. De aquí. el trióxido mineral agregado puede usarse como barrera apical para la apicoformación de raíces inmaduras.

. El hidróxido de calcio ha emergido como una popular alternativa de la medicación dentro del conducto radicular. 1987). la inflamación. 5. Ayudar a secar conductos radiculares húmedos persistentemente. También encontraron que cuando no se usaba una medicación dentro del conducto radicular ocurría la necrosis del muñón pulpar.. Ha mostrado ser superior al paramonoclorofenol alcanforado y al fenol alcanforado en actividad antibacteriana (Byström y col. al tener un alto poder antimicrobiano. Estos autores propusieron una técnica. El completo desbridamiento y la adecuada preparación son más pertinentes e importantes. incluyendo la efectiva desinfección del conducto radicular mostró ser importante para la cicatrización exitosa de las lesiones periapicales (Byström y col. (1985) han demostrado que la aplicación del hidróxido de calcio elimina eficientemente a las bacterias de los conductos radiculares. Debe ser usada para la desinfección del conducto radicular. Actuar como una barrera contra la filtración de la obturación temporal. Disminuir la inflamación del tejido periapical y pulpar remanente.. La asepsis controlada.. A su vez. 1985. (1976). ya que mientras se preserva la vitalidad del tejido. La mayoría de las indicaciones para la medicación son cuestionables.. un medicamento es utilizado como agente antibacteriano. . Un medicamento dentro del conducto radicular. Existe una incidencia aproximadamente de 90% de anaerobios en los conductos radiculares infectados. como parte de la asepsis controlada en conductos radiculares infectados. se induce y acelera el cierre apical por deposición de tejido duro. Eliminar cualquier bacteria que permanezca después de la instrumentación del conducto radicular. 1991). 1985. Además. Byström y col. Stuart y col. Como enumeramos anteriormente. Hacer el contenido del conducto radicular inerte y neutralizar los restos necróticos. la medicación ha sido defendida para muchos propósitos. 4. como el material a ser usado dentro del conducto radicular y en contacto con el muñón pulpar. Estas bacterias anaerobias fueron consideradas el principal factor contribuyente de los casos clínicamente sintomáticos. produce clínicamente control de la infección y reduce la incidencia de síntomas entre citas más eficazmente que los medicamentos tradicionales. 1991). la formación de trayectos fistulosos y el mal olor (Sundqvist y col. 1989. Leonardo y col. Holland y col. 1987). Los resultados mostraron que solamente la combinación de antibióticos y corticosteroides preservaban la vitalidad del tejido. 2. 1992). (1980) manifiestaron su preferencia por el hidróxido de calcio. en conductos radiculares infectados. cuando es usado como medicamento dentro del conducto radicular durante un mes. sin la necesidad de medicamentos (Walton y Torabinejad. 3. en casos de biopulpectomías. usando una gran variedad de medicaciones como relleno dentro del conducto radicular. Cvek y col. debiendo preferiblemente realizarlo en la misma sesión.. Safavi y col. y su papel es secundario a la limpieza y conformación del conducto radicular. (1967) estudiaron histológicamente la reacción del muñón pulpar en dientes a los cuales se les había realizado la biopulpectomía.bacterias puede lograrse por la asepsis controlada. para eliminar cualquier bacteria en el conducto radicular después de la instrumentación. es empleado para: 1. Se muestra una relación entre las bacterias anaerobias y síntomas como el dolor. Yoshida y col. donde la herida del muñón pulpar era cubierta con hidróxido de calcio y completado el acto operatorio con la técnica clásica de obturación con conos de gutapercha y cemento sellador. Una medicación dentro del conducto radicular debe tener un amplio espectro de actividad antimicrobiana y una razonable duración de su acción para eliminar todas las bacterias presentes en el mismo (Chong y PittFord.

si hubo una zona de inhibición de crecimiento bacteriano. sobre la infección de conductos radiculares y los túbulos dentinarios de dientes con periodontitis apical crónica. (1992) habían determinado el efecto de varias soluciones irrigadoras endodónticas y medicamentos: clorhexidina. encontrando que no hubo zonas de inhibición de crecimiento para la pasta acuosa de hidróxido de calcio ni para el hidróxido de calcio y metilcelulosa. EDTA. gingivalis o B. eugenol. por lo que se recomienda como medicamento dentro del conducto radicular. que los conductos radiculares instrumentados ampliamente en una primera cita. y formocresol. (1985) y Safavi y col. paramonoclorofenol alcanforado. La pasta Pulpdent y la pasta de hidróxido de calcio con solución salina. mostraron significativamente mayor actividad antimicrobiana que el paramonoclorofenol alcanforado y el formocresol para S. reducía significativamente el crecimiento bacteriano de las muestras de dentina. no era lograda la asepsis esperada. (1985) compararon al hidróxido de calcio con el yodo yoduro de potasio al 2%. con la ausencia de una solución irrigadora antibacteriana. . que las pastas tenían dificultad para difundir a través del medio cultivo y que no necesariamente reflejaba el poder del agente antibacteriano. glutaraldehido y yodo yoduro de potasio. el efecto antibacteriano sobre Streptococcus sanguis. Los resultados indicaron que la clorhexidina y el formocresol eran los más efectivos agentes antimicrobianos contra las bacterias anaeróbicas evaluadas. Sin embargo. fragilis. Stuart y col (1991) compararon la efectividad antibacteriana de tres medicamentos. DiFiore y col. el hidróxido de calcio. se eliminaron bacterias que permanecían a pesar de la instrumentación. qrstavik y col. Propionibacterium acnes. pero no mostraron diferencia para A. (1993) estudiaron el efecto antibacteriano de varios medicamentos comúnmente usados contra seis bacterias anaerobias seleccionadas (Peptococcus magnus. tendían a alojar más bacterias que los asintomáticos. Además. Lactobacillus fermentum. Sjögren y col. Ohara y col. viscosus. glutaraldehido y yodo yoduro de potasio. Concluyeron que la aplicación del hidróxido de calcio por 10 minutos es ineficaz para destruir las bacterias. esto demuestra las mismas conclusiones que los estudios de Byström y col. El hecho de que no se presentara una zona de inhibición de crecimiento podía significar. en dientes extraídos infectados por la inoculación con Streptococcus mutans. con una reducción porcentual de un 100% de las bacterias viables. con aplicaciones del medicamento por 10 minutos y otra de 7 días dentro del conducto radicular.En un estudio llevado a cabo. Porphyromonas gingivalis y Fusobacterium nucleatum). En este estudio el formocresol fue el medicamento que produjo significativamente zonas más amplias de inhibición. hipoclorito de sodio. más que cualquier otro de los medicamentos. los resultados muestran que con la obturación del conducto radicular por 7 días. Esto debido a la difusión del ión hidroxilo. Para el hidróxido de calcio con paramonoclorofenol alcanforado y metacresil acetato. Safavi y col. (1991) realizaron una evaluación bacteriológica. La experimentación examinó los vapores de seis medicamentos: formocresol. el formocresol y el paramonoclorofenol. paramonoclorofenol alcanforado. eugenol. Veillonella parvula. Anteriormente. el cual necesita un período de tiempo prolongado para poder difundir. Ohara y col. parecían alojar menor número de bacterias y por último que los conductos radiculares de dientes con síntomas agudos. (1991) evaluaron el efecto antimicrobiano del hidróxido de calcio por un período de tiempo corto. solución salina. solución saturada de hidróxido de calcio. encontrando que la instrumentación excesiva de la porción apical y la colocación durante una semana de hidróxido de calcio dentro del conducto radicular. encontrando que el porcentaje de cultivos negativos fue mayor con el hidróxido de calcio (77. de los efectos de un limado excesivo en la porción apical y la obturación con hidróxido de calcio. cresatina. peróxido de hidrógeno. iguales resultados se obtuvieron cuando era dejado durante 1 mes. Actinomyces viscosus y Bacteroides gingivalis o Bacteroides fragilis. (1985) donde la pasta Pulpdent y/o la pasta de hidróxido de calcio mezclado con solución salina fue muy efectiva como medicamento dentro del conducto radicular. cresatina.4 %). Todos los agentes exhibieron actividad antimicrobiana contra todas las bacterias evaluadas. (1983) ensayaron con cuatro pastas de hidróxido de calcio empleadas en procedimientos de apicoformación. La frecuencia de cambios de cultivos negativos a cultivos positivos fue muy baja para el hidróxido de calcio. mutans y B.

se encontró que en la eliminación de Enterococcus faecalis de conductos radiculares de gatos experimentalmente infectados el efecto del hidróxido de calcio fue inferior al clorofenol alcanforado. El uso de una solución irrigadora es ampliamente aceptado. Peptostreptococcus micros y Fusobacterium nucleatum. El hidróxido de calcio fue empleado para desinfectar los túbulos dentinarios infectados. Además de que produjo la muerte de todas las bacterias después de una hora de exposición. la clorhexidina y el paramonoclorofenol alcanforado. Entre los beneficios del hidróxido de calcio mencionamos la capacidad de desnaturalizar e hidrolizar proteínas. los efectos sobre sus propiedades biológicas no eran conocidos. el paramonoclorofenol alcanforado mostró zonas más grandes de inhibición de crecimiento contra todas las bacterias examinadas. Se encontró que el paramonoclorofenol alcanforado aumentaba el efecto antibacteriano del hidróxido de calcio. tal como lo demostraron los cultivos negativos. Estos autores evaluaron si el potencial tóxico de la bacteria podía ser reducido o eliminado por el medicamento. el hidróxido de calcio. Fusobacterium nucleatum y Enterococcus faecalis) que comúnmente se encuentran en las infecciones endodónticas. cuando ocurre hemorragia al hacer la extirpación del tejido pulpar. Por otra parte. Safavi y Nichols (1994) mencionaron que los lipopolisacáridos bacterianos jugaban un papel muy importante en el desarrollo de las resorciones óseas periapicales.. En la evaluación de laboratorio. sobre la acción biológica de secreción de prostaglandina E2 por los monocitos. Actualmente. implicada en la patogénesis de la enfermedad periapical que resulta de conductos radiculares infectados. mientras que era monitoreado el pH. Barthel y col. qrstavik y Haapasalo. A su vez. (1997) investigaron el efecto del hidróxido de calcio sobre los componentes de la pared celular de una bacteria anaeróbica Gram negativa Escherichia coli. coli para estimular la producción en los monocitos del factor TNF-a (factor tumoral de necrosis). Wilson y col. (1997) evaluaron el efecto antibacteriano de tres medicamentos que usualmente se aplican como medicaciones dentro del conducto radicular. 1990. y que sus propiedades químicas podían ser alteradas con el tratamiento con el hidróxido de calcio. en un sistema modelo. encontrando que las repetidas exposiciones de comunidades de microorganismos al hidróxido de calcio. sin embargo. 1985. La ineficacia del hidróxido de calcio para eliminar enterococos había sido mencionada anteriormente. tejido blando remanente.Sin embargo. lo cual contribuye a destruir del conducto radicular. causaba un rápido decrecimiento en la actividad innata bacteriana. La capacidad de disolución de la solución del hidróxido de calcio usado como solución irrigadora no se ha investigado. Barbosa y col. Los resultados de esta evaluación clínica mostraron que todos los medicamentos eran efectivos en la reducción o eliminación de la microbiota endodóntica. Estos autores investigaron entonces. Los resultados indicaron que el hidróxido de calcio era capaz de eliminar la capacidad de E. "in vitro" la relativa actividad antibacteriana en un régimen de exposiciones repetidas al hidróxido de calcio en un cultivo mixto de Streptococcus anginosus. infectaron experimentalmente dentina bovina con dos bacterias anaerobias obligadas y una anaerobia facultativa (Actinomyces israelli. Los hemostáticos que el autor sugiere para esto son adrenalina. Safavi y col. Siqueira y Uzeda (1996). Mondragón (1995) refiere el uso de soluciones irrigadoras hemostáticas en las biopulpectomías. la medicación dentro del conducto radicular no esteriliza y no es sustituta de la limpieza y la adecuada preparación. Esta solución es altamente hemostática y no provoca el "efecto rebote" . Por lo tanto. llamada comúnmente agua de cal. en un estudio llevado a cabo por Stevens y Grossman (1983). Concluyeron que con el tratamiento del hidróxido de calcio se podía alterar esta propiedad. como una ayuda necesaria para la adecuada limpieza del sistema de conductos radiculares. el efecto que tenía el hidróxido de calcio. 1990). excepto la de Enterococcus faecalis el cual requirió para ser eliminado un día de exposición al hidróxido de calcio. En un estudio reciente. haciéndolo más limpio. (1997) estudiaron. noradrenalina y solución de hidróxido de calcio. por diferentes investigadores (Byström. La prostaglandina E2 es un mediador de células resortivas de hueso.

6% sobre el tejido pulpar bovino. fue inefectivo. en el desbridamiento del conducto principal y áreas inaccesibles a la instrumentación en los conductos radiculares. Morgan y col. (1994) habían encontrado que el hipoclorito de sodio y el hidróxido de calcio disolvían mucho más tejido pulpar bovino que el agua destilada en 7 días. El contacto prolongado con hidróxido de calcio e hipoclorito de sodio en los conductos accesorios. comparado con el uso del ultrasonido solo. El hidróxido de calcio con la irrigación de hipoclorito de sodio. Anteriormente. Inhibición de la fosfolipasa por el hidróxido de calcio. 3. Esta combinación previene la salida de exudado desde los vasos sanguíneos hacia los ápices. en raíces mesiales de molares inferiores. . 2. como sucede con la adrenalina y la noradrenalina. relacionada directamente con la absorción del exudado inflamatorio por parte del hidróxido de calcio per se. en los istmos de los conductos radiculares de dichos dientes. particularmente cuando el tiempo no permite la remoción completa del contenido pulpar. un promedio de 82.08%. al nivel de 1mm. limpia los istmos de los conductos radiculares tan bien como la irrigación con el ultrasonido solo. Acción higroscópica. La diferencia no fue estadísticamente significativa. La medicación dentro del conducto radicular también es empleada como agente anti-inflamatorio (Chong y Pitt Ford. El "efecto rebote" consiste en una vasodilatación compensatoria después de algunas horas. era mejorado cuando el tejido recibía el pre-tratamiento con hidróxido de calcio. y no contribuyó al significativo desbridamiento del conducto radicular. Metzler y Montgomery (1989) evaluaron la eficacia del ultrasonido y el hidróxido de calcio para remover los restos de tejido pulpar. tanto en condiciones aeróbicas como anaeróbicas.en los vasos sanguíneos después de estar en contacto con el medicamento. Formación de puentes de calcio-proteína. En la práctica clínica el hidróxido de calcio ha sido empleado. provocando con esto una hemorragia tardía. y que el efecto disolvente del hipoclorito de sodio. pero no se ha evaluado su efecto sobre el tejido necrótico. Los resultados indicaron que el hidróxido de calcio y el ultrasonido son igualmente efectivos en el desbridamiento del conducto radicular y que ambos son significativamente mejores que la instrumentación estandarizada sola. ya que cuando el hidróxido de calcio fue alternado con el hipoclorito de sodio. resultando de la combinación de iones de calcio con las proteínas que se encuentran en la vecindad de la sustancia intercelular de las células endoteliales.27% de tejido fue disuelto. Hasselgren y col. con frecuencia con el hipoclorito de sodio. (1989) afirman que al hidróxido de calcio se le atribuye acción antiinflamatoria. usándola sola o en combinación con una solución de hipoclorito de sodio al 2. dentro de un mismo conducto radicular. Yang y col. los efectos del hidróxido de calcio y el hipoclorito de sodio en la disolución de tejido muscular porcino necrótico. Demostraron que el hidróxido de calcio era capaz de disolver tejido necrótico después de 12 días de exposición. (1988) realizaron un estudio donde evaluaron por separado y combinados. El efecto del hidróxido de calcio sobre el tejido pulpar vital ha sido estudiado ampliamente. Entre tanto. (1991) determinaron los efectos solventes de una solución de hidróxido de calcio. para reducir la inflamación del remanente pulpar o del tejido periapical. No obstante. con lo cual disminuye la lisis celular y consecuentemente la liberación de prostaglandinas. 1992). (1996) determinaron los efectos solventes del hipoclorito de sodio y el hidróxido de calcio. Souza y col. La combinación del hidróxido de calcio con irrigación ultrasónica no proveyó mejor limpieza. Yang y col. debido a tres diferentes mecanismos: 1. La instrumentación combinada con irrigación de hipoclorito solo permitió la remoción de tejido del conducto radicular principal. mientras que el promedio de tejido disuelto por el hipoclorito de sodio solo fue de 80.

La incidencia de agudizaciones fue extremadamente baja. Por último. Pulpovital. la incidencia de agudizaciones fue independiente de la medicación empleada dentro del conducto radicular. tiene acción de corta duración como agente antibacteriano con comprobada efectividad contra bacterias encontradas en los conductos radiculares infectados. pero inasequible en los Estados Unidos. Para hacer inerte cualquier remanente contenido en el conducto radicular y neutralizar los restos necróticos. Ledermix y otros) dentro del conducto radicular. Cuando los dientes fueron evaluados a los 7 días de haberlos medicado. en los valores de agudizaciones entre pacientes que recibieron medicación sistémica con antibióticos y los que no la recibieron. Ledermix.Fava (1992). Este estudio sustentó la hipótesis de que la instrumentación es el factor más importante en reducir la incidencia del dolor postoperatorio. se ha encontrado que el uso de la medicación dentro del conducto radicular. los resultados no mostraron diferencias significativas en cuanto a la incidencia del dolor postoperatorio entre los dos grupos. El efecto antibacteriano no fue relevante para la agudización después de una completa instrumentación e irrigación del conducto radicular. Solvidont. la incidencia de agudizaciones fue extremadamente baja y comparada favorablemente con los dientes. en dientes sin signos clínicos ni radiográficos de periodontitis apical. 1990). con efecto autolimitante sobre los tejidos vitales y tiene una influencia beneficiosa curativa sobre la inflamación periapical. En ninguno de los dientes de este estudio. Para estudiar el efecto antiinflamatorio atribuído al hidróxido de calcio lo comparó con una combinación de antibióticos y corticosteroides. siendo la medicación dentro del conducto radicular un coadyuvante de la terapia endodóntica. Dos factores son críticos en el tratamiento en una sola sesión. con medicación dentro del conducto radicular después de la instrumentación (Trope. se colocó medicamentos dentro de los conductos radiculares después de la instrumentación. la medicación dentro del conducto se ha usado para fijación química del tejido que . El tratamiento de conducto en una sola sesión tiene muchas ventajas para el odontólogo y el paciente. pero muy tóxico para los tejidos vitales. independientemente del medicamento colocado dentro del conducto radicular. A pesar de su fuerte acción antibacteriana. Trope (1990) comparó el efecto de tres medicamentos colocados dentro del conducto radicular. el hidróxido de calcio que es un efectivo agente antibacteriano contra las bacterias de los conductos radiculares. muy usada en diversas partes del mundo. El formocresol es el más usado en los Estados Unidos. y el uso de antibióticos sistémicos (Penicilina V y Eritromicina). siendo quizás la más importante la prevención de la contaminación del conducto radicular. el Ledermix y el hidróxido de calcio fueron estos tres medicamentos. sobre la incidencia de agudizaciones postinstrumentación. contiene tetraciclina como agente antibacteriano y corticosteroide como agente antiinflamatorio. algunos medicamentos colocados dentro del conducto radicular causaron más agudizaciones que otros. Por otra parte. pulpectomías y la medicación de los conductos radiculares. sin embargo. Trope (1991) comparó la incidencia de agudizaciones en tratamientos realizados en una sola sesión. aquellos con signos y síntomas clínicos de periodontitis apical no tratados previamente y aquellos con periodontitis apical donde el tratamiento fue realizado previamente. Por tanto. La reducción de la inflamación es la meta principal para el alivio del dolor y cualquier exacerbación aguda. no tiene un efecto sobre el dolor entre citas y post-tratamiento. El formocresol. la incidencia y severidad de agudización y el efecto de un pronóstico a largo plazo del tratamiento. siendo su uso muy cuestionado en presencia de infección. Desafortunadamente. Todos los medicamentos fueron igualmente efectivos. necesitando consultas de emergencia. También se ha encontrado que la incidencia de agudizaciones postoperatorias es independiente de la medicación dentro del conducto radicular. Rimmer (1991) evaluó la efectividad de varios medicamentos (Calxyl. Fue demostrada una diferencia significativa. para evitar las agudizaciones entre citas. evaluó la incidencia de dolor postoperatorio en dientes incisivos centrales inferiores después de haberles realizado las.

El potencial de toxicidad y las reacciones inmunológicas hacia el tejido pulpar remanente alterado son teóricamente un riesgo. La medicación dentro del conducto radicular. . puede continuar con la hemorragia dentro del conducto radicular. Otros mecanismos de acción que influyen. (1990) estudiaron el efecto de varias pastas de hidróxido de calcio. particularmente si el foramen ha sido lastimado. Anteriormente. Se sugiere que la pasta de hidróxido de calcio con estos compuestos. Calasept.permanece después de la preparación. muestra problemas en la manipulación de los cementos selladores tipo óxido de zinc-eugenol. es más apropiado que depender de una medicación dentro del conducto radicular. Los fijadores son autolimitantes y la penetración a los tejidos es limitada (Chong y Pitt Ford. El mecanismo exacto es desconocido. A fin de prevenir la contaminación. el Sulfato de Bario mostró problemas por la alteración de las propiedades de manipulación del hidróxido de calcio. por lo que materiales radiopacos se han añadido a las pastas para proveer radiopacidad y ayudar a la determinación y localización de la pasta de hidróxido de calcio en el conducto radicular. 1975). la atención para proveer una obturación temporal hermética para las bacterias. el hidróxido de calcio puede ser muy efectivo cuando se emplea como medicamento dentro del conducto radicular. Porkaew y col. Después de una semana las pastas se removieron y los conductos radiculares fueron obturados con gutapercha. usadas como medicación dentro del conducto radicular. Chong y Pitt Ford (1992) indicaron que la colocación del hidróxido de calcio dentro del conducto radicular para el control de abscesos y de conductos húmedos con drenaje persistente de exudado. Si ocurre la percolación de los fluídos bucales a tráves de una obturación temporal defectuosa. La sobreinstrumentación o la resorción apical producen un diámetro ancho del foramen. Porkaew y col. actúa como un segundo frente para prevenir la filtración de microorganismos hacia el interior del conducto radicular. Margelos y col. cuando es seccionado cerca del foramen apical. como una barrera contra la filtración o la caída de la obturación temporal. e irrigado con hipoclorito de sodio antes de la obturación. lo cual interfiere en la formación de un coágulo de sangre normal. la formación de una barrera fibrosa o la formación de un tapón apical. Se realizaron pruebas para observar la filtración apical. es ampliamente usado. Muchas pastas de hidróxido de calcio carecen de radiopacidad y por ello. (1990) realizaron la evaluación de tres diferentes materiales usados en combinación con el polvo de hidróxido de calcio para el contraste diagnóstico: meglumina diatrizoato. puede ser almacenada en el refrigerador por largos períodos de tiempo y manipulada fácilmente. Alacam y col. Una inmediata necrósis por coagulación ocurre cuando el tejido vital es puesto en contacto con el hidróxido de calcio. ya que estos compuestos yodados solubles también hacen posible un medio acuoso en el cual mezclar al hidróxido de calcio. lo mismo que una radiopacidad residual. Otra posible explicación es que la liberación del ión hidroxil y el pH en el proceso de alcalinización provee un ambiente que favorece la reparación y la calcificación. pudiera llegar a diluirse y neutralizarse el medicamento. meglumina iotalamato y sulfato de bario. Puesto que. pero puede ser debido a sus propiedades antibacterianas. para controlar la hemorragia cuando el sistema de conducto contiene tejido de granulación. Los principales problemas mencionados fueron la gradual reducción en la viscosidad del cemento sellador y la resistencia en la distribución de la gutapercha. pudieran ser la contracción de capilares (Heithersay. 1992). pero fueron significativamente menores que en el grupo control. y Vitapex. La filtración entre los grupos experimentales no fue significativamente diferente. no pueden ser visualizadas radiográficamente. Según Webber (1983). puede ser ventajoso el uso de compuestos de iotalamato o diatrizoato reabsorbibles como alternativas. (1989) habían indicado que la aplicación del hidróxido de calcio antes de la obturación de los conductos radiculares reducía efectivamente la microfiltración apical. Este tejido. Las pastas evaluadas fueron hidróxido de calcio USP. sobre el sellado apical. (1997) observaron que cuando el conducto radicular ha sido tratado con pasta de hidróxido de calcio como un medicamento entre citas.

verificando si alguna pasta era superior a otra. Reogan rapid y Tempcanal durante cinco días. lo cual proporciona un medio alcalino en los tejidos adyacentes. se relaciona directamente con el pH que ellas puedan proporcionar al medio.No existe mucha información. por lo que. en todas las situaciones en las cuales el hidróxido de calcio en las pastas estaba dentro del conducto radicular. La interacción hidróxido de calcio-eugenol fue rápida y cinéticamente dependiente. La experimentación fue dividida en fases: de disolución. siendo los más potentes Reogan rapid. El pH final de cada compuesto se correlacionaba positivamente con la fracción de masa de hidróxido de calcio que contenían. sobre la interacción entre el hidróxido de calcio residual y los componentes de los cementos selladores de base óxido de zinc-eugenol. Coelho Gomes y col. significativamente el hidróxido de calcio residual. inhibiendo la formación del quelato óxido de zinc-eugenol. Recientemente. El Hidróxido de calcio como tratamiento en traumatismos Los traumatismos de los dientes permanentes anteriores constituyen otro problema que se encuentra con frecuencia en una consulta odontopediátrica. Todas las pastas probadas mantienen un pH alto en la superficie radicular por un tiempo mínimo de 120 días. En este estudio todas las pastas exhibieron pH alcalinos. Una pasta de hidróxido de calcio y solución fisiológica fue llevada dentro del conducto radicular. De acuerdo a esto. . Beltes y col. anestésico dental. En ninguno de los tratamientos fue removido completamente el hidróxido de calcio. La osteogénesis es promovida por la continua liberación de los iones hidroxilos. Calcicur. y cuatro pastas de Hidróxido de calcio mezcladas respectivamente con agua destilada. Calxyl Red. conduciendo a la producción de eugenol residual. Esberard y col. pero su reducción se ha relacionado con la posibilidad de filtración coronaria o apical. El hidróxido de calcio interactúa con el eugenol. (1997) examinaron"in vitro" los diferentes valores de pH de seis pastas de hidróxido de calcio. y a la neutralización del dióxido de carbono. hidróxido de calcio con metilcelulosa e hidróxido de calcio con monoclorofenol alcanforado) en períodos de tiempo definidos. Los resultados indicaron que los iones hidroxilos derivados de las pastas. (1996) realizaron una investigación sobre la penetración del ión de calcio a través de la dentina. Después de 30 días de exposición al dióxido de carbono. La colocación de bases de óxido de zinc-eugenol y de cementos selladores tipo óxido de zinc-eugenol en contacto con el hidróxido de calcio fue de consistencia más frágil y de estructura granular. No hubo diferencias notables en el pH de las seis preparaciones. Calxyl Red y Calcicur. penetraron a través de la dentina radicular. se mantenían significativos pH bactericidas dentro del conducto radicular. (1996) realizaron un estudio para medir los cambios en el pH de varias pastas selladoras de hidróxido de calcio en conductos radiculares en un período de 30 días. usadas como medicamentos dentro del conducto radicular: Calasept. Fuss y col. y aclarar si el pH de la superficie variaba con respecto a las regiones anatómicas. 1993). Asimismo. Calxyl Blue. con respecto al desprendimiento de iones hidroxilos. desafortunadamente. De hecho una de las causas más importantes de lesiones en los incisivos permanentes de pacientes infantiles son los traumas o lesiones de éstos (Osto y González. No está claro si el pH del hidróxido de calcio se conserva en el conducto radicular a través del tiempo. Hidrocalcium. estos autores. al ser expuestas al dióxido de carbono. paramonoclorofenol alcanforado y solvidont. (1996 a) evaluaron en un estudio los cambios en el pH en la superficie dentinaria de raíces obturadas con pastas de hidróxido de calcio (hidróxido de calcio con agua estéril. Las pastas comparadas fueron el Calxyl. pero el EDTA redujo hasta cierto punto. Se ha demostrado que la efectividad de las pastas que contienen hidróxido de calcio. diseñaron experimentalmente una investigación de los efectos del hidróxido de calcio sobre bases y cementos selladores de óxido de zinc-eugenol. Los resultados mostraron la penetración del ión de calcio en los primeros 16 días. Entre tanto. de disolución y difusión I y de disolución y difusión II. todas son adecuadas para ser usadas como medicación dentro del conducto radicular.

Pueden ser transversales y oblicuas. 1987). sino también con respecto al pronóstico. Estos autores. que resultó ser un 18. que abarquen esmalte y dentina. La resorción externa y la calcificación pulpar. es posible que los pacientes acudan con síntomas y afección periodontal asociada (Zachrisson y Jacobsen. Se puede mencionar que las lesiones traumáticas afectan directa e indirectamente a la pulpa (Bakland. y la fijación rígida. los traumatismos dentarios se remedian rápida y satisfactoriamente con medidas conservadoras y protéticas. . completas o incompletas. Estas fracturas tienen la capacidad de cicatrizar por sí solas siempre y cuando los fragmentos estén cerca (Kronfeld. Cuando las fracturas involucraron esmalte y dentina la necrosis ocurrió en un 53%. Webber (1983) ha encontrado que cuando se realiza el tratamiento con hidróxido de calcio. bien sea que. 1987).1%. siendo ésta mayor en varones que en mujeres. con desarrollo radicular incompleto. En algunos casos la pulpa generalmente se mantiene vital. Se encontró que la mayoría de los pacientes recibieron tratamiento excediendose el tiempo. como se ha descrito anteriormente con los procedimientos de recubrimientos pulpares indirecto o directo. 1933) (citado por Webber. El sitio de la fractura determina el grado de movilidad y el pronóstico. un predominio de las lesiones en la región maxilar. Las raíces con formación radicular incompleta rara vez se fracturan. es esencial para que ocurra la cicatrización en el sitio de la fractura. 1975)(citados por Bakland. En casos donde son afectados ambos segmentos es recomendable aplicar terapia con hidróxido de calcio. no sólo con respecto al plan de tratamiento. estando sin completar su formación el desarrollo radicular. puede presentar necrosis. En otras ocasiones la pulpa. y la mayoría de las veces. 1979). Estos autores realizaron un estudio. o coronario de las raíces. Webber (1983). indicaron la manipulación digital para la reposición del segmento. 1983). y pueden ser sencillas o múltiples. y cuando lo hacen el pronóstico suele ser favorable. 1987). medio.1%. recibirán el tratamiento más indicado para cada situación clínica en especial. mientras más apical se ubique. Al-Nazhan y col. a un mes. recomienda la obturación del conducto radicular con hidróxido de calcio. no establecieron diferencias significativas en cuanto al pronóstico entre las fracturas localizadas en el tercio apical. se manifestaron en pocos dientes. Es importante mencionar que la estabilización de los segmentos por la ferulización. De igual forma encontraron. los problemas son diferentes. Todas las pulpas expuestas resultaron en un 100% de necrosis pulpar. mediante la ferulización con acrílico reforzado con alambre ortodóncico. Andreasen y Hjörting-Hansen (1967) (citados por Webber 1983).Una vez que el desarrollo de la dentición se ha completado. en pacientes de 7 a 12 años. Un alto porcentaje no necesita tratamiento endodóntico si la fractura es diagnosticada a tiempo y mantenida con una terapia adecuada. otras veces afecta sólo el segmento coronario permaneciendo vital el segmento apical (Frank. Las lesiones traumáticas se produjeron en alto porcentaje en el grupo de pacientes con edades comprendidas entre 8 y 9 años. Las fracturas coronarias. Fracturas Radiculares Las fracturas radiculares intraalveolares no se presentan con la misma frecuencia que otras lesiones dentales. (1995) evaluaron las complicaciones que pueden desarrollarse por el tratamiento retardado de los dientes permanentes que han sido traumatizados. donde observaron una frecuencia de lesiones traumáticas en los incisivos permanentes de un 21. siempre que el diente sea reposicionado inmediatamente y sea estabilizado firmemente. y constituyen menos del 3% de todos los traumatismos dentales (Bakland. o la pulpotomía vital con el hidróxido de calcio. se encuentren solo a nivel de esmalte. siendo este más favorable. con o sin exposición del órgano pulpar. la férula necesita permanecer en posición aproximadamente de cuatro meses a un año. En niños y adolescentes. después de que los segmentos hayan sido alineados y colocados lo más próximos posible.

para que en el sitio de la fractura ocurra la cicatrización y deposición de tejido calcificado. Un diente sublujado puede presentar movilidad. pero Webber (1983) refiere que una resorción inicial de cemento sobre la superficie radicular expone túbulos dentinarios. debería ser obturado con gutapercha. La mayoría de los casos de sublujación es tratada exitosamente por la obturación del conducto radicular con gutapercha. Andreasen y Hjörting-Hansen (1967)(citados por Webber 1983) demostraron histológicamente que las fracturas radiculares horizontales cicatrizan. es colocado adecuadamente dentro del conducto radicular. tienen mal pronóstico y la extracción es necesaria para preservar el soporte periodontal de los dientes adyacentes. 1979). o tejido de granulación. Andreasen (1981) señaló que las injurias por lujación constituyen aproximadamente entre el 2040% de las lesiones traumáticas. entre los segmentos involucrados es mucho mejor. combinación de óseo y conectivo. y puede resultar en un trauma agudo o un proceso patológico. Las sublujaciones son lesiones traumáticas donde el diente no es completamente separado del ligamento periodontal. El período de tiempo mínimo recomendado para el tratamiento con hidróxido de calcio para dientes lujados.dependiendo del grado de movilización de los segmentos fracturados. por medio de una de las cuatro categorías de tejido: calcificado. el pronóstico para una cicatrización de tejido calcificado. llevan a una resorción de la superficie radicular. si al año de la terapia con hidróxido de calcio . lo es la resorción externa. pero usualmente no es lo suficiente como para requerir la ferulización. muchos de los mismos principios son aplicados a los dientes lujados y a los avulsionados. es de seis meses. como resultado de la injuria. 1983). la resorción interna o la calcificación pulpar hasta la completa obliteración del conducto radicular. En estos casos el hidróxido de calcio debe ser controlado y cambiado como en la técnica de la apicoformación. cuando es mantenida la integridad del ligamento periodontal. el sistema de conductos radiculares. refiere que tanto la extrusión. porque no se han lograron resultados exitosos a largo plazo (Frank. mientras que en la lujación. conectivo. la intrusión y la lujación lateral deben ser colocadas en la misma categoria: Lujación. Por lo tanto. La severidad de la reacción inflamatoria que ocurre en el periodonto. La resorción por reemplazo no se observa con frecuencia. El mecanismo exacto de la resorción externa es desconocido. pero donde una hemorragia puede ocurrir en el espacio del ligamento y el tejido óseo adyacente. La terapia con el hidróxido de calcio no es normalmente indicada en la verdadera sublujación. excepto que el pronóstico es mucho mejor para el diente lujado (Webber. como tratamiento para aplazar temporalmente la extracción del diente fracturado. Esta condición es esencial. En casos de fractura radicular en sentido vertical se ha empleado al hidróxido de calcio. y una vez que haya cicatrizado la fractura y un callo se haya formado. La mayoría de las fracturas radiculares en sentido vertical. al menos que se haya desarrollado una perforación radicular por un proceso de resorción interna. pero que esas lesiones ocurren más comúnmente en los dientes temporales. permitiendo que los productos tóxicos pasen al exterior de la superficie radicular a través de ellos y de los conductos laterales. la cual puede ser perpetuada por una necrosis pulpar o una pulpitis irreversible. el ligamento periodontal generalmente es seccionado junto con el suministro vascular del sistema de conducto radicular. Posteriormente. que afectan los dientes permanentes. Cuando el hidróxido de calcio. En la mayoría de las lesiones de lujación las fuerzas traumáticas son absorbidas por el periodonto sin un daño aparente a la estructura dentaria. Lujaciones y Avulsiones La lujación es descrita como la dislocación de un diente de su alvéolo. al igual que el daño al ligamento periodontal. Webber (1983) describe la lujación como la dislocación parcial de un diente de su alvéolo. En la lujacion. Webber (1983) refiere entre las consecuencias más comunes de la concusión o verdadera injuria de sublujación a la necrosis pulpar. La clave de un buen pronóstico es el tratamiento inmediato con el hidróxido de calcio para prevenir o retardar la resorción inflamatoria. Además.

D. en dientes que han sido avulsionados antes de la obturación final con gutapercha. tales como que requieren evaluaciones periódicas por un mínimo de 2 a 3 años para determinar el resultado de la terapia y además que un diente . por esta razón. se menciona que se deben tener consideraciones especiales con los dientes permanentes avulsionados. Andreasen (1985) refiere que las avulsiones ocurren sobre el 16% de las lesiones traumáticas y que son encontradas predominantemente en los grupos de edades de 7 a 10 años.no hay evidencias de resorciones en la superficie radicular. 1983). el reemplazo debería hacerse cada tres meses. 1995). por lo que hace su uso inadecuado en la etapa inicial del tratamiento para dientes avulsionados. la débil estructura del ligamento periodontal. El tejido de granulación circundante formado. se ilustró un ejemplo de revascularización y obliteración del espacio pulpar con tejido calcificado. El efecto antibacteriano del hidróxido de calcio no es mantenido por largos períodos de tiempo. y determinaron que los dientes con un período de tiempo extra-alveolar corto (18 minutos) y una obturación del conducto radicular con hidróxido de calcio. Asimismo recomienda el uso de antibióticos al momento de la reimplantación. actúa como un aislante que hace posible la proliferación de tejido conectivo. la extirpación de la pulpa después de una a dos semanas del trauma. ha recomendado la terapia del conducto radicular con hidróxido de calcio a largo plazo. contempla en los nuevos lineamientos para el tratamiento del diente permanente avulsionado que.A. la remoción de la pulpa debe ser realizada en un período de 7 a 14 días. El hidróxido de calcio es recomendado como terapia. reemplazándolo cada tres meses. y que la difusión del medicamento a través del foramen apical produce una lesión al ligamento periodontal. Andreasen (1985) afirma que el hidróxido de calcio tiene un efecto definitivo sobre las bacterias y en la disminución de la infección dentro del sistema de conducto radiculares. Coccia (1980) realizó una investigación clínica de la proporción de resorciones radiculares que se presentan en dientes reimplantados. y si se manifiesta algún indicio de resorción externa. y el uso del hidróxido de calcio como medicación dentro del conducto radicular durante un mes.. con el propósito de inhibir y prevenir la incidencia de resorción radicular externa. Se debe controlar al paciente periódicamente.E. hecha antes del reimplante. En el mismo. Stastny y col. El hidróxido de calcio se ha empleado en el tratamiento del diente avulsionado. sobre la cicatrización periodontal después del reimplante en dientes permanentes de monos. El mecanismo debe ser similar al de la apicoformación. Este autor evaluó diferentes modalidades de tratamiento. que posteriormente se diferencia en osteodentina y restablece la membrana periodontal. pero no tiene efecto en la osteoclasia externa de la raíz. (1989). resultaba en una anquilosis (resorción de reemplazo). que se encuentra alrededor de las raíces en desarrollo favorece la completa avulsión. entre ellas sumergir las raíces en fluoruros y la terapia con hidróxido de calcio. el hidróxido de calcio puede contribuir a reparar el daño en la raíz. la cual ocurre frecuentemente después del reimplante (Dumsha y Hovland. La avulsión consiste en la completa separación del diente de su alvéolo. donde había ocurrido poca resorción radicular externa. la gutapercha deberá ser removida y nuevamente instaurado el tratamiento con el hidróxido de calcio. se ha modificado y la Asociación Americana de Endodoncistas (A. en un esfuerzo por prevenir o demorar la resorción radicular patológica. Las recomendaciones indican que. Dentro de estos lineamientos. publicaron el caso de un incisivo reimplantado. Aunque la pulpa haya sido removida. 1994).) en 1983.A. por un mínimo de 6 a 24 meses. La Asociación Dental Americana (A. asi como la colocación dentro del conducto radicular del hidróxido de calcio durante 7 a 14 días y posteriormente la obturación con gutapercha y cemento sellador. La conducta a seguir actualmente. Andreasen y Kristerson (1981) evaluaron el efecto de la obturación extra alveolar con el hidróxido de calcio. puede realizarse el tratamiento con la obturación final de gutapercha. hasta que la resorción se detenga y ocurra la cicatrización (Webber. Asimismo sugieren la remoción de la pulpa y la preparación del conducto radicular después de 7 a 14 días.

realizaron un estudio con microscopio de barrido de las resorciones externas en dientes reimplantados de perros. Las pulpectomías se realizaron en períodos de tiempo demorados de 4. Bhambhani (1993) reportó el caso de un diente avulsionado donde la terapia con hidróxido de calcio había fracasado en la prevención del proceso resortivo. (1995). así como el uso del hidróxido de calcio en el tratamiento de los dientes avulsionados fueron considerados como posibles factores que influenciaron los mecanismos del fracaso. tiene una mayor capacidad de cicatrizar en las superficies radiculares denudadas. el segundo defiende el cambio del medicamento 1 mes después de la colocación inicial. El primero menciona que los cambios deben realizarse cada 4-6 meses. 1985). que el potencial de cicatrización periodontal después del tratamiento con hidróxido de calcio parece ser mayor en dientes con ápices abiertos. los cuales fueron tratados a corto y a largo plazo con hidróxido de calcio. Günday y col. Blomlöf y col. inflamatorias o de reemplazo. es aún el tratamiento más predecible. sin obturación de hidróxido de calcio. Encontraron que en los dientes con pulpectomías hechas extraoralmente. recomiendan diferentes intervalos de tiempo entre los cambios del medicamento. además no justifican el tratamiento con hidróxido de calcio a largo plazo cuando los dientes avulsionados son reimplantados después de 10 a 14 días. La resorción por reemplazo ocurre. anquilosis y la submergencia del mismo. (1992) examinaron histológicamente los efectos de diferentes protocolos de tratamiento endodóntico en la reparación periodontal y resorción radicular de dientes reimplantados en perros. Estos autores concluyeron que el tratamiento. Asimismo afirman. donde las superficies radiculares fueron dañadas intencionalmente. La membrana del ligamento periodontal alrededor de los defectos marginales de dientes inmaduros evidentemente. Gregoriou y col. Estos autores señalaron que una infección intrapulpar promueve el desarrollo epitelial marginal hacia abajo. mientras que la membrana de los dientes maduros es menos reactiva. (1992) evaluaron los efectos que tenía el tratamiento con hidróxido de calcio sobre la cicatrización periodontal. cuando la estructura dentaria es sustituída por estructura ósea que se une con el cemento. Después de la extracción. que el tratamiento con hidróxido de calcio a largo plazo en dientes avulsionados. tanto a corto como a largo plazo con el hidróxido de calcio. mostró patrones similares de cicatrización cuando el diente era reimplatado después de 14 días. es resecado y pierde su vitalidad. 14 y 18 días después de que fueran extraídos y reimplantados. 1981). medio de transporte. se presentó mayor número de resorciones por reemplazo. El hidróxido de calcio es recomendado en pulpectomías hechas de 7 a 14 días después del reimplante para evitar que se inicie la resorción radicular inflamatoria. Esto sucede comúnmente en dientes que han sido avulsionados en los cuales el ligamento periodontal. en pacientes cooperadores. Sidley (1990) y Andreasen (1992) (citados por Dumsha y Hovland. Estudios experimentales han mostrado que el permanecer seco más de 60 minutos. resorción de reemplazo. en conductos radiculares infectados y sin infección. Mientras que en las pulpectomías con hidróxido de calcio demoradas por 18 días. Además. Trope y col. duración y tipo de ferulización. y que al mismo tiempo permita la reparación del ligamento periodontal. al disminuir las probabilidades de que suceda resorción por reemplazo (Andreasen y col. independientemente de la etapa de desarrollo dental. conduce a la necrósis del ligamento periodontal (Andreasen. 9.avulsionado puede presentar complicaciones potenciales como resorción inflamatoria. 1995). (1994) investigaron el efecto del tiempo de la colocación del hidróxido de calcio en pulpectomías realizadas en dientes reimplantados de perros con resorción radicular. no se encontraron diferencias entre el número de resorciones de superficie. Después del tratamiento con hidróxido de calcio los dientes maduros exhibieron más anquilosis cuando fueron comparados con los dientes inmaduros.. a lo largo de una superficie dentinaria denudada. en dientes inmaduros reimplantados de monos. comparado con dientes con ápices cerrados. La importancia del tiempo extraoral. con controles entre sesiones cerca de 3-4 meses y controles adicionales si son necesarios. un grupo de dientes fue . durante un régimen de 18 meses.

hasta que sea posible reanudar el tratamiento sin provocar hemorragia y terminar después la obturación del conducto radicular (Oswald. Estos autores concluyeron que no existe ninguna ventaja terapéutica. en el uso del hidróxido de calcio como medicamento dentro del conducto radicular en dientes avulsionados con un tiempo extraoral seco de 25 minutos. en forma de Dycal y no en pasta. después de la extracción fueron mantenidos durante 30 y 120 minutos respectivamente en solución salina. Perforaciones radiculares Las perforaciones a veces ocurren cerca del foramen apical. El sellado temporal con la pasta de hidróxido de calcio es usado para formar una matriz que permita posteriormente el sellado del defecto con gutapercha (Frank. se puede colocar un apósito temporal para conductos de pasta de hidróxido de calcio. 1979). Dumsha y Hovland (1995) evaluaron "in vivo" a largo plazo el efecto terapeútico del tratamiento con hidróxido de calcio en dientes avulsionados. En un diente cuando se produce una perforación mecánica. provocan a menudo trastornos periodontales. En estos casos. se utiliza la terapia temporal con hidróxido de calcio. . posteriormente fueron obturados con un cemento sellador a base de hidroxido de calcio (Calcibiotic Root Canal Sealer) y reimplantados. En estos casos. Las técnicas de regeneración tisular guiada (R T G) recientemente. cuando una hemorragia prolongada impide la formación de un tapón de dentina adecuado. indicaron que no existe diferencia significativa en los índices de resorción entre los dientes tratados con hidróxido de calcio y los obturados con gutapercha. la pulpa se dejó intacta y luego fueron reimplantados.mantenido durante cinco minutos en solución salina. que cuando estas son producidas en la región apical. Otros dos grupos. El mismo autor refiere que la reparación de las perforaciones que ocurren en el tercio medio o coronario de la raíz. Si no es posible controlar la hemorragia y mantener un campo seco. permite la obturación inmediata del conducto radicular. En estas perforaciones cuando se determina que la alternativa del tratamiento quirúrgico no es accesible. 1979). y las iatrogénicas. Esto dependerá de la posición y del tamaño de la perforación. Ellos observaron que los grupos obturados con cemento sellador presentaron menor grado de resorción inflamatoria cuando fueron comparados con el grupo donde la pulpa permaneció intacta. La desventaja de esta técnica es que el tratamiento suele prolongarse durante muchos meses y el paciente suele abandonarlo. El hidróxido de calcio en el tratamiento de perforaciones Es ampliamente aceptado que alguna ruptura o apertura en el diseño anatómico de un diente puede causar irritación de las estructuras de soporte (Frank. siendo un objetivo ideal del tratamiento reparar la perforación sin impedir u obstaculizar el restablecimiento de la inserción epitelial. si los dientes fueron desbridados entre 14-28 días después de la reimplantación. La hemorragia hace más difícil la reparación inmediata. en perforaciones de sólo 1 mm de diámetro. entonces es necesaria su colocación (Oswald. producidas durante la fase mecánica de la terapia endodóntica o durante el procedimiento de preparación del espacio que recibirá un perno para una restauración. es mucho más difícil. 1996). la colocación de hidróxido de calcio. también es recomendado el hidróxido de calcio. Las perforaciones básicamente pueden ser divididas en dos tipos: aquellas que resultan de procesos resortivos. En algunas oportunidades. suponiendo que el paciente no tuvo antes ninguna afección periodontal. 1974). han mostrado prevenir el rompimiento periodontal en casos de reparación de perforaciones (Rankow y Krasner. Las perforaciones a nivel cervical. Los resultados de la evaluación histológica de las resorciones externas que se presentaron . 1974). ya que en la mayoría de los casos es casi imposible completar la instrumentación del conducto radicular o realizar la obturación sin provocar una hemorragia abundante. se puede utilizar el tratamiento con hidróxido de calcio.

numerosos investigadores han propuesto diversos procedimientos para su corrección. En algunas ocasiones los materiales empleados para reparar esos accidentes iatrogénicos se han considerado inadecuados. ocurren como un incidente desafortunado durante la terapia de tratamientos de conductos o preparación de espacio para perno en dientes multirradiculares (Seltzer. cavit e hidróxido de calcio. evaluando los casos en un período de tiempo de 6 meses a 10 años y mostró ser clínicamente permanente y bien tolerado por los tejidos. Observaron reacciones inflamatorias con formación de abscesos y resorción de la cresta alveolar en los casos recubiertos con óxido de . Las alternativas de tratamiento incluyen terapia endodóntica de rutina. una perforación puede ser tratada y producirse su curación satisfactoria.Trope y Fuss (1996). Las perforaciones. Las perforaciones de la furcación predisponen a los tejidos perirradiculares a una inflamación crónica. sin complicación endo-periodontal importante. Harris (1976) empleó al Cavit en un método simplificado de tratamiento para las perforaciones endodónticas. Estos autores encontraron que el peor material. Bogaerts (1997) publicó un caso clínico donde presentaba una técnica no quirúrgica basada en el concepto de matriz interna. nos pueden conducir a la formación de una barrera de tejido duro. Establecieron una clasificación de las perforaciones radiculares. hidróxido de calcio. 1982). dependía principalmente del sellado inmediato de la perforación y prevención de la infección. basadas en diferentes factores. realizadas con amalgama. pero repetidas colocaciones con este material. Los resultados mostraron que la amalgama fue superior al cavit y al hidróxido de calcio. tales como: gutapercha. para la reparación de perforaciones radiculares. La técnica fue una solución para casos que presentaron perforaciones de larga data o contaminadas. la localización del defecto. refirieron que el tratamiento exitoso de las perforaciones radiculares. el material usado para sellar la perforación. Perforaciones en la furcación Las perforaciones en la furcación. y la accesibilidad hacia el conducto principal (Sinai. fue el indio. (1986) determinaron la respuesta de cicatrización del tejido periodontal con diferentes obturaciones de perforaciones a nivel de la furcación. corrección de la vía de acceso y estimulación de calcificación. Aguirre y col. usando el poder de mineralización del hidróxido de calcio (Foreman y Barnes. óxido de zinc-eugenol. (1982) compararon en un estudio los cambios clínicos. cavit. para permitirle al clínico el protocolo de tratamiento con el cual pudiera obtener mejores resultados. caries y perforaciones operatorias. El mecanismo de acción exacto del hidróxido de calcio está aún en discusión. tradicionalmente han sido tratadas no quirúrgicamente de modo similar al cierre de ápice en dientes inmaduros. 1990). 1970). recomiendan el uso del hidróxido de calcio en perforaciones a nivel apical y de la furcación. 1979). Se han usado materiales para el sellado de las perforaciones. En otras instancias. La respuesta más severa ocurrió en un grupo control donde la perforación no fue sellada. gutapercha o una matriz de indio. Sinai (1977) estableció que las causas de perforaciones incluyen resorción. el pronóstico de los dientes con perforaciones radiculares depende de: el tamaño.. lo cual quedó demostrado por la reacción severa observada en el tejido periodontal. al igual que diferentes materiales. para reparar perforaciones de la furcación. Además. 1977. radiográficos e histológicos que ocurrieron en respuesta a tres de los más comunes materiales empleados para reparar perforaciones de la furcación: amalgama. Monteiro y Berbert (1987) realizaron el recubrimiento de perforaciones radiculares a nivel de la furcación con hidróxido de calcio u óxido de zinc-eugenol. ElDeeb y col. hidroxiapatita y yeso parís (El Deeb y col. El avance de la enfermedad conduce hacia la pérdida de la unión periodontal y posiblemente a la pérdida del diente Muchos autores han señalado que. Oswald. Con respecto a las perforaciones mecánicas en las furcaciones. utilizando hidróxido de calcio y Super-Eba. el período de tiempo que la perforación es expuesta a la contaminación de microorganismos.

aún cuando fuese extruído hacia los tejidos perirradiculares. 1972). Se atribuye la inflamación en el área de la furcación a la inadecuada capacidad selladora de los materiales empleados para la reparación. resorción ósea. (1989) compararon el uso del fosfato tricálcico y el cavit. observaron mejores resultados con el uso del fosfato tricálcico que con el cavit con respecto a la disminución de la inflamación. La inflamación y el tratamiento endodóntico se asocian también con resorción externa. Actualmente. cuando los resultados de los diferentes períodos de tiempo fueron promediados. material introducido recientemente con buenas propiedades físicas y biológicas que causa formación de cemento. (1991) evaluaron histológicamente las respuestas tisulares en áreas próximas a perforaciones de la furcación. hidroxiapatita. Andreasen (1985) y Birkedal-Hansen (1973) clasifican la resorción radicular externa en tres tipos histológicos: resorción de superficie. e idiopáticas. lesiones tumorales. Arens y Torabinejad (1996) publicaron casos de reparaciones de perforaciones en la furcación.zinc-eugenol. La resorción radicular externa también se ha clasificado de acuerdo a su localización sobre la superficie radicular y la profundidad de penetración dentro de la estructura dentaria en apical. resorción de cemento y dentina. asociada a factores locales. en la pérdida dramática de estructura dentaria. Balla y col. Dichas perforaciones fueron tratadas inmediatamente con fosfato tricálcico. mientras que en aquellos recubiertos con hidróxido de calcio. Otras causas menos comunes de resorciones externas son: dientes impactados. 1989). lateral y cervical. La resorción externa inflamatoria sugiere la presencia de bacterias y la comunicación entre el ligamento periodontal y la pulpa a través de una barrera dentinaria defectuosa. con Trióxido Mineral Agregado. y como fuentes principales del trauma crónico. 1985). que resulta algunas veces. Se ha mostrado que la resorción radicular inflamatoria puede ser contrarrestada por la remoción del tejido pulpar necrótico y la obturación del conducto radicular con hidróxido de calcio (Andreasen. La resorción radicular externa ha sido descrita por sus características histológicas. fue evidente necrosis y diferentes niveles de hiperplasia de cemento. si se ha establecido que la pulpa está necrótica o inflamada irreversiblemente (Solomon y col. No se observó la formación de tejido duro en el área de la furcación. por la localización sobre la superficie radicular y por el grado o profundidad de penetración dentro de la estructura radicular. donde la terapia endodóntica puede parecer adecuada. procedimientos periodontales. La resorción apical es relacionada a menudo a una pulpa infectada y su subsecuente degeneración. procedimientos de blanqueamientos dentarios. amalgama y life(hidróxido de calcio). en la reparación de perforaciones en la furcación. . Sin embargo. No encontraron diferencias significativas entre ambos materiales. como la reparación contínua y el remodelado óseo en respuesta al estrés producido por las fuerzas masticatorias para soportarlo (Andreasen. La resorción externa es un proceso multifactorial. y la proliferación epitelial. a condiciones sistémicas y a la resorción idiopática. Las reacciones inflamatorias seguidas de la degeneración pulpar crónica. El trauma agudo en forma de lesiones mecánicas que involucran la lujación o avulsión del diente. se pueden iniciar próximas al foramen apical o foraminas accesorias y resultar en resorción de la estructura radicular. la oclusión traumática y el tratamiento ortodóncico (Andreasen. Sinai y col. resorción inflamatoria y resorción de reemplazo. El hidróxido de calcio en el tratamiento de las resorciones Resorciones Externas Las actividades osteoblástica y osteoclástica son procesos normales fisiológicos. Los factores asociados con la resorción radicular se han enumerado como resorción fisiológica.. 1985). Las causas más frecuentes de resorción externa son tanto el trauma agudo como el crónico. y evaluaron cuatro factores: inflamación.

por un período de meses. son usados dentro de la cámara de acceso del diente tratado endodónticamente. Después de siete meses de este tratamiento. sino también induce la formación de una matriz calcificada dentro del defecto externo. Los síntomas desaparecieron cuando el hidróxido de calcio fue sellado dentro del conducto radicular. que fue tratado exitosamente con hidróxido de calcio. pero puede ser usado después de algunas semanas. Montgomery (1984) describió el caso de un diente con resorción cervical. (1981). considerándose los beneficios cosméticos del blanqueamiento. 1981). Es aparente la posibilidad que las soluciones blanqueadoras puedan penetrar a través de los túbulos dentinarios hacia el surco gingival o el ligamento periodontal. El uso de hidróxido de calcio puede ser indicado en el curso del tratamiento endodóntico. la perforación y pérdida del diente si no es descubierta en etapas iniciales (Seltzer. 1971). El tratamiento fue discutido haciendo énfasis en la prevención. en las cuales el peróxido de hidrógeno al 30% y el calor. Esto ocurre por la penetración del peróxido de hidrógeno a través de los túbulos dentinarios y como consecuencia de una respuesta inflamatoria. a través de los túbulos dentinarios. así como también inhibición de la actividad osteoclástica. y el resultado de esta penetración de materiales cáusticos. (1986) reportaron un caso de resorción radicular externa como secuela de una técnica de blanqueamiento interno y posible traumatismo. se observó tejido calcificado en el defecto resortivo. Al aumentar el pH se produce una acción bactericida. Tronstad y col. de poco peso sobre el potente riesgo de resorción radicular. el uso del hidróxido de calcio no se justifica en el tratamiento inicial del diente avulsionado. cuando la cicatrización del ligamento periodontal ha progresado. Se ha mostrado que el hidróxido de calcio no solamente detiene el proceso resortivo. con hidróxido de calcio. Webber (1983) ha resumido los beneficios de la terapia de hidróxido de calcio. independientemente de la evidencia radiográfica de resorción radicular apical. para prevenir las resorciones externas los iones hidroxilos deberan ser capaces de atravesar la dentina. mostraron notablemente más resorción por reemplazo que los obturados con gutapercha.. como medicación dentro del conducto radicular. Para que el hidróxido de calcio actúe efectivamente como medicación dentro del conducto radicular. sugirieron que el hidróxido de calcio colocado dentro del conducto radicular eleva el pH. (1983) señalaron que la resorción externa cervical se ha asociado con técnicas de blanqueamiento endodóntico. Kehoe (1987) llevó a cabo un estudio "in vitro" para determinar los valores del pH del cemento y la dentina. posiblemente causada por una técnica de blanqueamiento interno. Anteriormente. Lado y col. En un tiempo extra alveolar de 18 minutos. en el área de un surco gingival simulado después de la colocación de un agente . El conducto radicular puede permanecer obturado con el hidróxido de calcio hasta que la resorción parezca haberse detenido. En consecuencia. los dientes obturados con hidróxido de calcio. además que el conducto se encuentre seco y asintomático (Tronstad y col. (1993). produciendo un medio alcalino en las áreas de resorción por la penetración de iones hidróxilos. para permitir el sellado del conducto radicular. Goon y col. sobre la cicatrización. demostraron que el hidróxido de calcio difunde desde el conducto radicular hacia la superficie externa radicular y que la remoción de la capa de desecho puede facilitar esta propiedad. Foster y col. La pasta de hidróxido de calcio pudo penetrar a través del foramen apical. lo que causa daño al ligamento periodontal en la porción apical. es el inicio de un proceso de resorción inflamatoria que eventualmente produce un defecto cervical. documentaron cuatro casos donde habían ocurrido resorciones externas seguidas de técnicas de blanqueamiento que usaban calor. Malueg y Johnson (1995) examinaron al microscopio electrónico de barrido la incidencia y apariencia de la resorción apical externa en presencia de inflamación periapical y los resultados indicaron que la resorción radicular inflamatoria apical se presentó en dientes con un diagnóstico clínico de necrosis pulpar y resorción ósea radiográfica. después de la reimplantación de dientes de monos. Harrington y Natkin (1979).Andreasen y Kristerson (1981) examinaron el efecto que ejercía la obturación del conducto fuera del alveolo. al neutralizar la resorción radicular externa.

1981). y ocurre en presencia de un tejido pulpar vital. Trope y col. El autor encontró que la pasta de hidróxido de calcio es un excelente medio para cambiar el pH ácido. a un pH alcalino. Freeman y col. Se evaluó histológicamente el efecto de cada reactivo sobre la cicatrización del defecto óseo..la resorción idiopática externa generalmente se observa radiográficamente como un ápice romo. de determinar el efecto del hidróxido de calcio. al que durante ocho meses le fue realizado tratamiento a largo plazo con hidróxido de calcio. colocado en la cámara pulpar sobre los valores de pH registrados. producido por los procedimientos de blanqueamientos. traumatismos. profundos curetajes periodontales. Se piensa que el proceso resortivo es de origen sistémico. a los cuales se les realizó la pulpectomía sin obturarlos posteriormente con hidróxido de calcio. El hidróxido de calcio se ha recomendado como un medicamento para colocar dentro del conducto radicular. En evaluaciones posteriores se observó que la resorción estaba detenida y que era evidente la cicatrización perirradicular. refieren que. así como el tratamiento para corregir esta condición es limitado La oclusión traumática. entre ellos Webber (1983). el medio . por lo cual se obturó convencionalmente. Es empleado muchas veces en todos los casos de resorción. Los hallazgos preliminares de una muestra limitada indicaron que el hidróxido de calcio contribuyó a una reparación ósea más completa que el hidróxido de bario o la tetraciclina. pero actualmente los lineamientos de la Asociación Americana de Endodoncistas (1994) recomiendan que el período de colocación sea de 7 a 14 días. puede ser más efectivo que a corto plazo para la resorción radicular inflamatoria establecida. durante cuatro semanas diferentes reactivos: hidróxido de calcio y glicerol. tetraciclina y glicerol. La Asociación Dental Americana (1983) recomienda la colocación del hidróxido de calcio de 6 a 24 meses. Webber (1983) apoya al tratamiento con el hidróxido de calcio en lesiones resortivas idiopáticas agresivas. etc. No es cierto que el hidróxido de calcio pueda prevenir este tipo de resorción pero por el hecho de que no exista otro tratamiento predecible. La extirpación pulpar y la colocación de hidróxido de calcio dentro del conducto radicular es recomendada para prevenir la resorción externa. independientemente del tipo y la ubicación de esta entidad. se han señalado como factores que contribuyen a la aparición de resorciones externas idiopáticas. Se utilizó una bomba que infundió. bien sea para detener o revertir procesos de resorción en casos donde la pulpa de un diente traumatizado es irreversiblemente dañada y está indicada la terapia de conductos (Tronstad y col. En dientes donde la pulpectomía y obturación con hidróxido de calcio fueron hechas extraoralmente. En una evaluación radiográfica se observó que no cicatrizaba el tejido próximo al área de la resorción. Concluyeron que el tratamiento a largo plazo con el hidróxido de calcio. y el defecto reparado con amalgama. (1994) diseñaron un experimento para evaluar una bomba osmótica. para promover la reparación por tejido duro. en dientes que previamente habían sido obturados. (1995) examinaron histológicamente la cicatrización de resorcion radicular inflamatoria producida intencionalmente en dientes reimplantados de perros. bruxismo. tratados a corto o largo plazo con hidróxido de calcio. Rabie y col. (1994) investigaron el efecto del tiempo de colocación del hidróxido de calcio en pulpectomías sobre las resorciones radiculares en incisivos permanentes reimplantados de perros. (1988) publicaron el caso de un canino superior con resorción radicular externa inflamatoria. que permitía la determinación del efecto osteogénico de varios reactivos sobre el hueso. la resorción radicular de superficie fue significativamente mayor que en el resto de los grupos.blanqueador. y que en los dientes. Además. Se estudió la capacidad del hidróxido de calcio implantado en un defecto óseo hecho artificialmente en el fémur de ratas. Algunos autores. Gregoriou y col. movimientos ortodóncicos.. Doce semanas después de iniciados los tratamientos de conductos radiculares. ya que la resorción ocurre óptimamente en medios con un pH ácido y puesto que el hidróxido de calcio establece un pH básico. la resorción por remplazo fue significativamente mayor que los dientes con pulpectomía demorada con hidróxido de calcio hasta por 18 días. se realizaron las evaluaciones. hidróxido de bario y glicerol. o glicerol solamente. fue intervenido quirúrgicamente. Afortunadamente su aparición no es frecuente.

Denominándolas como se enumeran a continuación: 1. la terapia con hidróxido de calcio. el hidróxido de calcio puede promover la cicatrización por la estimulación de los procesos de reparación de los tejidos. se puede prevenir la formación de un saco periodontal. 2. como las pulpotomías vitales. con un estado prolongado de inflamación crónica en la pulpa. el pronóstico será más favorable. El pronóstico de la remineralización de perforaciones radiculares es pobre (Webber. antes que la amalgama. de los dientes que recibieron terapia de remineralización tan sólo un caso fue exitoso. una vez que el cemento radicular ha sido penetrado por el hidróxido de calcio. Los dientes tratados con terapia convencional mostraron evidencias de cicatrización. preparaciones restauradoras. Aunque otros autores han clasificado a estas lesiones en distintos grados. 1983). En estos casos no es necesario recurrir al tratamiento con hidróxido de calcio. 1988). Tronstad y col. endodónticas primarias con compromiso periodontal secundario. 5. los anteriormente mencionados las clasifican en cinco tipos de lesiones interrelacionadas. Si estos dientes son tratados antes de que el proceso de resorción perfore la raíz. por lo tanto la extirpación de la pulpa en el tratamiento de los conductos debe iniciarse lo más pronto posible. El proceso resortivo es sostenido por la infección del tejido pulpar necrótico (Tronstad. Caliskan y Türkün (1997) publicaron las características clínicas de 20 dientes con resorción interna. 1983). Por lo que también. puede producir mayores beneficios biológicos y éxito a largo plazo. Se han enumerado diversos factores que contribuyen al desarrollo de las resorciones internas. asi como procedimientos iatrogénicos. periodontales primarias. destruyendo y extendiéndose lateralmente al conducto radicular pero que no invade el sistema de conductos. (1981). Webber. donde fue evaluado el pronóstico después de haberles realizado el tratamiento de conducto radicular. Frank y Weine (1973)(citados por Webber 1983) han recomendado el tratamiento con hidróxido de calcio para defectos originados por la perforación de un proceso de resorción interna. Resorción interna La resorción interna tradicionalmente se ha asociado. 3.local celular es neutralizado o alcalinizado. 1984. En algunos artículos Frank (1979) ha redefinido al fenómeno de resorción progresiva externainterna. Webber (1983) sugiere la posibilidad de que si el defecto está por debajo del nivel de la cresta ósea. Entre ellos podemos mencionar el trauma. sin embargo. como lo han sugerido Tronstad y col. Lesiones Lesiones Lesiones Lesiones Lesiones endodónticas primarias. (1981) en su estudio demostraron que. este puede tener un efecto beneficioso.. periodontales primarias con compromiso endodóntico secundario combinadas verdaderas. la caries y la infección periodontal. El hidróxido de calcio en el tratamiento de lesiones Endo-periodontales La correlación de las lesiones radiculares endodónticas y periodontales ha generado controversias y confusión a medida que el odontólogo ha percibido la relación existente entre el tejido de sostén y la pulpa (Simon y col.1972). . La resorción interna depende de la vitalidad del tejido pulpar. como el proceso resortivo que se origina en la superficie radicular externa y progresa internamente. haciendo que la actividad osteoclástica disminuya. porque en muchas ocasiones. La mayoría de los dientes (16) presentaban resorción interna sin perforación y cuatro que tenían perforación fueron inicialmente tratados con terapia remineralizadora de hidróxido de calcio. También. tratamientos ortodóncicos. bruxismo. los recubrimientos pulpares y las resecciones radiculares vitales (Cohen y Burns. 4. restauraciones inapropiadas. anacoresis y finalmente las terapias con hidróxido de calcio.

dependerá de las propiedades físico-químicas. En la primera interfase. etc. cálculo y microorganismos. este es uno de los objetivos de la terapia de conductos. En la segunda interfase. 2. tanto las antisépticas (Walkhoff) como las alcalinas (Hermann). durante la obturación de los conductos radiculares el material de obturación queda en contacto permanente con dos situaciones diferentes de las que dependerá el pronóstico. (1961) realizaron una evaluación más objetiva de los estados pulpares de dientes con enfermedad periodontal. generalmente. que evite las filtraciones. lo que entorpecería la cicatrización periodontal. Selladores que contienen sustancias que han suscitado polémicas 5. 3. así como un cierre contra el medio bucal y el ingreso de microorganismos. especialmente de las físicas. El hidróxido de calcio en los Cementos selladores de conductos radiculares Se considera que el sellado biológico es la respuesta de una obturación adecuada del sistema de conductos radiculares. tanto del material de obturación como de las paredes dentinarias. los cuales son componentes de un saco periodontal verdadero. La interrelación de esos sistemas puede establecerse a través de la comunicación del foramen apical. Para Webber (1983) si se tiene un pronóstico favorable. la respuesta inmunológica. accesorios y de conductos a nivel de la furcación. 1976). la terapia endodóntica con la obturación de los conductos precede a la terapia periodontal. la homogeneidad y compactación adecuada del material de obturación. Es esencial determinar el origen de la lesión endo-periodontal porque en consecuencia varía la terapia (Turner. que haya una pronta reinserción del ligamento periodontal. Los estudios de Langeland y col. Una interfase con el tejido perirradicular. puesto que el sistema de conducto puede servir de reservorio de irritantes tóxicos. la tolerancia y la capacidad de reparación de los tejidos conjuntivos se enfrentarán con el material de obturación. Las pastas reabsorbibles. Pastas resorbibles. al igual que su estabilidad. Generalmente. Según expresa Lasala (1979). no se puede permitir que la complicación periodontal llegue a ser crónica con la persistencia de placa. para una lesión combinada tan sólo con la obturación del conducto. Selladores de bases plásticas. al nivel de la unión cemento-dentina y el material de obturación. refiriendo que las lesiones pulpares tienen un efecto severo sobre la lesión periodontal y que la inflamación ocurre por efecto de pulpas inflamadas y necróticas que se extienden a través de conductos laterales y foraminas accesorias. (1974) mostraron que la enfermedad periodontal puede causar inflamación pulpar. la lentamente reabsorbible de Maisto e incluso las de óxido de calcio. al intentar un sellado perfecto. clorresinas. Selladores de gutapercha disuelta (Cloropercha) 4. Otros selladores (amalgama de plata. traumática o química. 6. Selladores de base óxido de zinc-eugenol. en la llamada técnica . Lasala (1979) clasificó a los selladores o cementos para obturación de conductos radiculares de la siguiente manera: 1. La interacción biológica final del material de obturación con estos tejidos determinará en muchos casos el éxito o el fracaso.). y otra interfase entre la pared dentinaria y los túbulos dentinarios y el material de obturación.Seltzer y col. calcificación y resorción. El tratamiento de las lesiones endodónticas y periodontales combinadas no difieren del tratamiento que se efectúa cuando ambas afecciones ocurren por separado. así como también de conductos laterales. después de haber recibido una agresión anterior mayor o menor de naturaleza infecciosa. utilizadas eventualmente como selladores. Por lo que preferiblemente estos casos son tratados primero con hidróxido de calcio para promover una rápida remisión en esos grandes defectos óseos.

para recubrimiento pulpar. y causó poca o ninguna molestia postoperatoria. Por su parte. llevando una evaluación "in vitro" donde examinaron.el primer cemento sellador comercial de conductos radiculares. Sealer 26 y Apexit.ocaléxica. que permita al mismo tiempo estimular el cierre por tejido duro. con hidróxido de calcio. Por varios años. Este proceso puede abrir la interfase entre la gutapercha y la pared del conducto radicular y permitir el intercambio de los fluídos tisulares y las toxinas. los componentes básicos de los cementos selladores de conductos radiculares eran de base de óxido de zinc-eugenol. dejando un potencial estímulo de reparación en los tejidos periapicales. Su indicación más importante es en aquellos dientes con foramen apical amplio y permeable. fue explorado el uso de este material como cemento sellador de conductos. la primera terapéutica. Se han estudiado cementos selladores alternativos en el transcurso de los años en la busqueda de un material biocompatible con los tejidos. el 90% de los casos se consideraron exitosos. la adaptación del Dycal a la interfase de las paredes dentinarias y el cono de gutapercha. tienen una doble acción. y que desde el punto de vista clínico y radiográfico. resultando ser Sealapex. Así como también. Después se desarrollaron el CRCS. que en la sobreobturación del Dycal. Las pastas reabsorbibles tienen la propiedad de que cuando sobrepasan el foramen apical y sobreobturar el conducto radicular. en los cuales posiblemente ocurriría una sobreobturación. donde midieron el período de duración de la alcalinidad y realizaron evaluaciones clínicas y radiográficas post-tratamientos y controles de seis meses hasta dos años. Sobre la película de Dycal. Diversos investigadores han buscado al cemento sellador más biocompatible. compararon la eficacia como cementos selladores con otro cemento sellador de óxido de zinc- .. (1985) en un estudio autorradiográfico "in vivo" compararon el sellado apical del Dycal no catalizado con el cemento sellador de Grossman. es conveniente que en situaciones en las cuales la constricción apical natural se ha resorbido o se ha lastimado. la disolución del hidróxido de calcio puede ocurrir más fácilmente que el cemento sellador. En 1980. la alcalinidad se mantuvo uniforme 8 meses después de la primera revisión. Estos autores reportaron que. de una comunicación entre el sistema de conductos radicular y el periodonto. (1987) en un estudio de filtración utilizando dos nuevos cementos selladores a base de hidróxido de calcio: Calciobiotic Root Canal Sealer y el Sealapex. son reabsorbidas totalmente en un determinado lapso de tiempo. evitaría la sobreobturación del cemento no reabsorbible empleado posteriormente. Este mismo autor afirma que la pasta de hidróxido de calcio que sobrepasa el ápice. El Dycal fue muy bien tolerado por los tejidos apicales y periapicales. Los resultados demostraron que los dientes obturados con gutapercha y sin cemento sellador presentaban una mayor filtración que aquellos en los que se había usado Dycal no catalizado o cemento sellador de Grossman. En estos casos la pasta de hidróxido de calcio. Por lo tanto al ser reabsorbibles su acción es temporal y se les considera más como recurso terapéutico que como obturación definitiva de conductos radiculares (Lasala. Posteriormente. Los resultados mostraron una buena adaptación en la interfase del cono de gutapercha y la pared dentinaria. Si esto ocurre antes de la formación de tejido duro de reparación. partiendo de la mezcla del hidróxido de calcio con sus cementos selladores de conductos radiculares. a pesar de informes de que el eugenol era altamente irritante a los tejidos perirradiculares. quizás se prevenga el deseable proceso de cicatrización. el material se adaptaba fácilmente tanto a las paredes dentinarias como a las puntas de gutapercha. actuando como antiséptico y la segunda como material de obturación. Goldberg y Gurfinkel (1979) usaron Dycal (material que contiene hidróxido de calcio) en combinación con puntas de gutapercha para la obturación de conductos radiculares. para cementar las obturaciones de gutapercha. después de una breve acción cáustica. es rápidamente reabsorbida. se observaron depresiones y protuberancias que se correspondían a las irregularidades anatómicas de las paredes dentinarias. e "in vivo". o existe un conducto secundario amplio. Jacobsen y col. El cemento sellador de Grossman mostró significativamente mayor filtración apical que el Dycal. al sobrepasar el ápice y ocupar el espacio abierto. Sin embargo. En 1962 se introdujo un cemento comercial de hidróxido de calcio de endurecimiento rápido. 1979). Shiveley y col.

Estos autores consideraron ligeramente citotóxicos a los siguientes cementos selladores: Kloropercha. añadiéndole radiopacidad. Dentinol y AH26. Meryon y Brook (1990) en un estudio "in vitro" compararon la citotóxicidad de 12 materiales usando una nueva técnica. CRCS y Endoflas FS. Los hallazgos señalaban que el Sealapex presentaba buena adherencia a la pared dentinaria. Observaron que un cemento sellador a base de hidróxido de calcio (Sealapex). redujo el tamaño de la lesión en un 94% y evitó la formación de lesiones periapicales en 9 de 12 animales. Apexit. examinaron cuatro factores que podían influir en la cicatrización experimental de lesiones periapicales. en conejillos de Indias. En una evaluación realizada por Rothier y col. Massoud y Hamdy (1987) evaluaron la capacidad selladora de dos cementos de hidróxido de calcio (Calciobiotic y Sealapex). Los cementos selladores convencionales comparados fueron: AH26. Moderadamente citotóxicos a: AH26 con y sin plata. pero con ausencia de penetración. cuando eran usados tanto en conductos rectos como en conductos curvos. ponen de manifiesto el comportamiento de diversos cementos selladores. Tubliseal. Spad y Pasta Kri. y B2: fue una modificación del anterior. Por otra parte. (1991) en un estudio con microscopía electrónica de barrido (SEM). tras cortes centrados en el tercio apical. Condujeron la investigación por un período de 21 días. Los resultados sugirieron que los nuevos cementos selladores eran menos tóxicos al ser comparados con los cementos selladores convencionales. poseía aceptables propiedades de biocompatibilidad y capacidad selladora. generalmente disminuyó en un tiempo superior a los 60 días. Matsumoto y col. Diaket. Holland y col. (1989). Tubliseal y Pulp Canal Sealer y altamente citotóxicos a: Forfenan. revelando menor filtración en todas las muestras. Los tres cementos selladores experimentales evaluados fueron: A: óxido de zinc con ácido linoléico. y Endometasona. y col. gránulos de menor tamaño en relación con los otros cementos selladores y los túbulos dentinarios cubiertos. excepto con el grupo del Procosol.eugenol: Roth Root Canal Cement. Apexit tuvo una alta citotóxicidad en la fase inicial. Briseño y Willershausen (1992) evaluaron la citotóxicidad de cuatro diferentes cementos selladores de hidróxido de calcio: Sealapex. además no hubo diferencia entre la filtración entre los conductos curvos ni los rectos. (1987) se determinó la capacidad selladora de dos cementos selladores con hidróxido de calcio (Calciobiotic y Sealapex) comparados con los cementos Procosol y Pulp Canal Sealer. y comparados con el cemento sellador de Grossman. (1989) estudiaron el efecto citotóxico de tres nuevos cementos selladores desarrollados. Los resultados de este estudio indicaron que el sellado de los conductos obturados con cementos selladores de hidróxido de calcio era comparable a aquellos obturados con cemento sellador de Grossman. Estudiaron el comportamiento de los cementos selladores AH26. después de tres días de cultivo disminuyó su citotóxicidad. Pitt Ford y col. Diaket. . con la intención de simular la situación clínica. B: hidróxido de calcio con ácido oléico. Endoflas FS mostró una citotoxicidad significativamente más alta con respecto a los otros cementos selladores. Canals y Sealapex. A los 14 días las reacciones de todos los materiales fueron severas y dicha severidad. Utilizaron fibroblastos humanos obtenidos de encía adherida de pacientes aparentemente sanos. En otro estudio llevado a cabo por Pascon y col. Estos autores no encontraron diferencias significativas entre ninguno de los grupos obturados. (1995) realizaron una evaluación histológica en dientes de hurones. se evaluaron las reacciones tisulares de tres cementos selladores endodónticos: Sealapex. cuando fue comparado con un cemento sellador de óxido de zinc-eugenol (Cemento sellador de Grossman). Sealapex y endometasona. (1987). sobre cultivos celulares de pulpas dentales de ratas. "área crítica". Concluyeron que no se presentó inflamación a lo largo de las paredes limpias de los implantes subcutáneos que se usaron como transportadores después de 30 días. CRCS fue muy citotóxico durante la fase inicial del experimento. entre ellos la sustitución del contenido de eugenol en los cementos selladores. Rodríguez-Ponce. establecieron que el nuevo cemento sellador de conductos Sealapex. Sealapex demostró baja citotóxicidad después de tres días de cultivo. Biocalex.

Estaban presentes áreas mínimas de inflamación. El fracaso en el sellado apical. Gutman y Fava (1991) demostraron en un caso reportado. Tubliseal. El Sealapex mostró ser el más citotóxico. para destruir a las bacterias en túbulos dentinarios infectados. Staehle y col. (1995) demostraron la citotoxicidad "in vitro" de tres cementos selladores a base de hidróxido de calcio (Sealapex. Sealapex (con hidróxido de calcio). El Sealapex tuvo un mayor efecto antibacteriano a los siete días que a las 24 horas. dentro de tubos de silicona implantados en el tejido subcutáneo de ratas. 1991). cemento y organización de fibras periodontales. Sealapex y Apexit. con diferentes cementos selladores . Beltes y col. (1988) demostraron una respuesta significativa de los macrófagos para el Sealapex. permite que los irritantes no desbridados escapen desde el conducto radicular hacia el área periapical e inicien una respuesta inflamatoria (Walton y Torabinejad. La eliminación de la capa de desecho seguida a la instrumentación. El mejor efecto lo demostró el cemento sellador AH26. Oxido de zinc-eugenol. (1995). Encontraron que Pulpdent produjo una alcalinidad más consistente. sobre la alcalinidad de la dentina radicular. junto con significante formación de hueso. El Sealapex mostró menor reacción inflamatoria comparado con los otros cementos selladores.Sonat y col. encontrando que todos los cementos selladores eran citotóxicos. con el uso de Sealapex. Con Apexit la penetración de la tinta fue menor que con Sealapex y Tubliseal. Dichos materiales fueron: Pulpdent. No fue observada reacción inflamatoria a los tres meses con ninguno de los cementos selladores usados. no depende solamente de la cantidad absoluta de hidróxido de calcio sino también de otros componentes que varían la inhibición de la liberación de esos iones. (1995) investigaron el efecto de materiales de obturación del conducto radicular que contienen hidróxido de calcio. (1990) observaron una cicatrización muy acentuada en la zona perirradicular cuando el diente era obturado con gutapercha y Sealapex. se evaluaron histológicamente las respuestas tisulares de cuatro cementos selladores de conductos. Heling y Chandler (1996) realizaron un estudio "in vitro" en el que evaluaron la eficacia de cuatro cementos selladores que contenían diversos compuestos antimicrobianos. (1992) compararon los niveles de filtración apical de cuatro cementos selladores de conductos: Apexit. Todos los cementos selladores mostraron actividad antibacteriana a las 24 horas. la cual fue similar a la cicatrización en los tejidos perirradiculares donde no se había extruído el cemento sellador.S. En un estudio comparativo conducido por Mittal y col. Zmener y col. Sealapex y Endoflas F. Limkangwalmongkol y col. excepto en los casos del óxido de zinc-eugenol. en obturaciones de dientes con necrosis pulpar y periodontitis apical crónica y subaguda. Tubliseal y AH26. Horning y Kessler (1995) determinaron "in vitro" la calidad del sellado apical obtenido por la obturación de conductos contaminados por humedad. CRCS y Apexit). El CRCS fue menos tóxico que el Sealapex y más tóxico que el Apexit. Los cementos selladores evaluados fueron el EWT (base de eugenol). siendo este último el menos tóxico de los tres. revelando que todos los cementos selladores causaban alguna inflamación que decrecía con el tiempo. Anteriormente. Sealapex. la respuesta favorable del tejido periapical. causando una disminución significativa de la densidad celular. excepto el Ketac-Endo. Este estudio demostró que el cemento sellador AH26 presentó menor penetración de tinta que los otros tres cementos selladores. Aparentemente la liberación de iones hidroxilos dentro de la dentina radicular por materiales de obturación de conductos radiculares que contienen hidróxido de calcio. usando un método de seccionamento longitudinal. No hubo diferencia significativa en la penetración de tinta entre Sealapex y Tubliseal. conduce a un incremento en la proporción de alcalinidad en la dentina localizada a distancia del conducto. con subsecuente reparación ósea. empleados en la condensación lateral de gutapercha. AH26 (resina epóxica) y KetacEndo (con vidrio ionómero). después de haber infectado los conductos radiculares con Enterococcus faecalis y eliminado la capa de desecho. Un pequeño efecto fue encontrado con el Sealapex.. La evaluación radiográfica mostró disolución del exceso de cemento sellador. Con Apexit no se encontró ninguna alcalinidad adyacente o a distancia del conducto radicular.

los iones hidroxilos no están disponibles para la penetración a través de la dentina radicular. Sugiriendo que la difusión inicial lenta del ión hidroxilo a través de la dentina. por lo tanto no contribuyen a mejorar el tratamiento de resorción radicular. desafortunadamente indican que el pH no se transforma en alcalino. pero que el Apexit mostró diferencias significativas con el Sealapex a los 50 días. pared del conducto-cemento sellador. pueden afectar la solubilidad del cemento sellador del conducto radicular.. el Apexit y el Tubliseal EWT y almacenados en saliva artificial. (1997) examinaron la capacidad para sellar los conductos radiculares con cementos selladores a base de hidróxido de calcio (Sealapex y Apexit). Siragusa y col. puede ser debida a interacciones con la dentina. Chailertvanitkul y col. no produce un pH alcalino en la superficie radicular. El pH alcalino registrado inicialmente (0-3 días). Esberard y col. Se concluyó que el hidróxido de calcio contenido en los cementos selladores. Esberard y col. el pH y la fluidez de tres cementos selladores a base de hidróxido de calcio: Sealapex. Sealapex. incluyendo la filtración coronaria del tratamiento de conducto. fue significativamente mayor que para el Sealapex y el Ketac-Endo. sin embargo. y vidrio ionómero. (1996 b) investigaron los cambios en el pH en cavidades realizadas en la superficie dentinaria radicular. Sealer 26 y Apexit). Los resultados de este estudio. la filtración fue mayor con el Selapex. Actualmente. Sin importar el cemento sellador empleado. La microfiltración apical fue medida por la penetración de tinta durante un período de tiempo extenso. permitiendo mejorar la permeabilidad. y mediar la cicatrización de los tejidos perirradiculares. debido a interacciones entre el ión y los componentes de la dentina. se origina probablemente por la solución de hipoclorito de sodio residual que permanece en los túbulos dentinarios después de la instrumentación (Tronstad y col. La causa más probable es que en estos materiales. 1981. (1997) en un estudio "in vitro" investigaron el efecto a largo plazo de la filtración coronaria de bacterias marcadas (Estreptococos anaerobicos y Prevotella intermedia) en dientes extraídos. y obturados con gutapercha y dos tipos de cementos selladores. al endurecer. (1995) evaluaron la permeabilidad del ión hidroxilo a través de discos de dentina coronaria en una cámara de difusión. 1996 a). aplicando cementos selladores de conductos con hidróxido de calcio (CRCS.endodónticos: a base de óxido de zinc-eugenol. . Los resultados revelaron que no existen diferencias estadísticamente significativas en el sellado apical de los cuatro cementos selladores. Muchos usos clínicos del hidróxido de calcio se basan en la confianza que da la capacidad del material para penetrar a través de la dentina intacta. 1988). Hovland y Dumsha (1985) consideraron que la filtración ocurre en la interfase. El Sealer 26 presentó una fluidez superior cuando fue comparado con los otros cementos selladores. Saunders y col. mostrando que no hubo una diferencia significativa entre ambos cementos selladores a las 48 horas... (1995) evaluaron la capacidad selladora. Ellos también indicaron que los cementos selladores de hidróxido de calcio producían un mejor sellado que los vidrios ionómeros. Todos los cementos selladores a base de hidróxido de calcio alcalinizaban el medio circundante. preparados. pero que este efecto disminuye con el tiempo. Mc Kenzei y col. Sealer 26 y Apexit y un cemento de óxido de zinc-eugenol (Cemento de Grossman). pero con la técnica de gutapercha termorreblandecida. la difusión del ión hidroxilo puede ser limitada. Siqueira y col. Observaron que la filtración para Procosol. los cambios observados del pH no fueron diferentes a los grupos controles. Esto indicó que los cementos selladores que contienen hidróxido de calcio presentan propiedades físico-químicas satisfactorias cuando son comparados con los que contienen óxido de zinc-eugenol. (1995) ensayaron la filtración coronaria a largo plazo en conductos radiculares obturados por dos técnicas usando dos cementos selladores de hidróxido de calcio (Sealapex y Apexit). hidróxido de calcio. El Tubliseal mostró más filtración que el grupo del Apexit. No se encontró una diferencia significativa en la filtración entre los grupos obturados con la técnica de condensación lateral. Numerosos factores. Se ha establecido en las últimas décadas que la filtración coronaria puede contribuir al fracaso después del tratamiento de conducto (Madison y col.

REFERENCIAS . La diversidad de situaciones clínicas donde pudiera ser empleado. al igual que se le considera el más importante de los agentes inductores de tejidos calcificados. proporcionando el sellado completo. todavía existen discusiones y controversia acerca de este medicamento. debido al cambio del pH. no se produce un pH alcalino en los tejidos adyacentes y se cree que se debe a la interacción del ión hidroxilo con los componentes de la dentina o que al endurecer. CONCLUSIONES Y RESCOMENDACIONES El hidróxido de calcio es uno de los medicamentos que presenta un mayor número de aplicaciones en la terapia endodóntica. en estudios muy recientes se ha publicado que algunos cementos selladores de hidróxido de calcio permiten la mayor deposición de tejido mineralizado a nivel apical. en las perforaciones y en las fracturas su efecto osteogénico también es evidente. del puente dentinario y en la apicoformación de una barrera apical fisiológica de tejido duro. el hidróxido de calcio continúa siendo el principal material para la preservación de la vitalidad pulpar. y en su capacidad selladora. con el CRCS se observó moderado infiltrado inflamatorio y un sellado parcial. Leonardo y col. ha sido perfectamente comprobado. ha sido discutida. en estos cementos selladores los iones hidroxilos no están disponibles para su penetración a través de la dentina radicular. Se sabe que con la mayoría de estos cementos selladores. después de que les fueron realizadas las biopulpectomías y las obturaciones de los conductos radiculares con diferentes cementos selladores que contenían hidróxido de calcio. Aunque el mecanismo farmacológico del hidróxido de calcio no es bien conocido. manteniendo un pH alto en la superficie radicular por un tiempo mínimo de 120 días. haciéndose este más alcalino. Su uso en los cementos selladores está basado en la biocompatibilidad del material con los tejidos perirradiculares. lo que permite favorecer los mecanismos de cicatrización. no obstante el hidróxido de calcio desinfecta los conductos radiculares. deteniendo la actividad clástica y estimulando el proceso de reparación de los tejidos. En los procedimientos de recubrimientos pulpares indirectos y directos. más no los esteriliza. mientras que con Apexit y Sealer 26 la ausencia de sellado fue frecuente y en muchos casos ocurrió resorción activa de tejido mineralizado. encontrándose una favorable influencia sobre el ambiente local de los defectos resortivos. los iones hidroxilos penetran a través de la dentina radicular. Anteriormente se pensaba que los cementos selladores a base de hidróxido de calcio alcalinizaban el medio circundante. Cuando el hidróxido de calcio en pastas es empleado como medicación dentro del conducto radicular. Por el contrario. Sin embargo.Recientemente. Con el Sealapex no se observó infiltrado inflamatorio y no hubo resorción de tejidos mineralizados. y mantienen los tejidos perirradiculares libres de inflamación. (1997) evaluaron histológicamente la reparación apical y periapical en dientes de perros. Cuando es empleado como medicación dentro del conducto radicular su efecto antimicrobiano. ha sido enumerada. en la actualidad se discute esto. De igual manera. tanto en la pulpotomía vital. el hecho de que posea un pH ideal ha sido considerado como la razón principal de su eficacia. Son muchas las razones que postulan su uso en la terapia endodóntica. notándose que a pesar de los diferentes estudios. por tanto lo que es verdaderamente importante es la limpieza y preparación adecuada del sistema de conductos radiculares. El análisis histológico mostró que Sealapex fue el cemento sellador que permitió la mayor deposición de tejido mineralizado a nivel apical y fue el único que proporcionó el sellado completo. Al igual que el infiltrado inflamatorio fue severo para Apexit y moderado o ausente para Sealer 26. sin embargo su biocompatibilidad es ampliamente reconocida. su potencial osteogénico se ha evaluado. De aquí su importancia en la terapia endodóntica como coadyuvante en el tratamiento de las lesiones traumáticas. Su acción antimicrobiana sobre Enterococcus faecalis.

Barbosa C. The permeability of apical barriers. 11. and life. J Endod. Oral Surg. Endod J 28:7. 1995. Brown AC. 5. Arens DE. 15. pp 137.733. México. Hjörting-Hansen E. orthodontics and endodontics. Nueva editorial Interamericana.McGraw-Hill. Trope M. 1990. 1995 In vitro evaluation of the cytotoxicity of calcium hydroxide-based root canal sealers. En: Walton RE. 1989. Lesiones Traumáticas. Goncalves R. 82:84. pp 445462. Endodotic infection and calcium hydroxidetreatment. Blomlöf L. Görgül G. Al-Rouq S. 11: 245. 17. Blakland LK. 15. Evaluation of the antibacterial activities of calcium hydroxide. Reisner HM. 1997. or indium foil. Int J Oral Surg. Powell S. chlorhexidine. Philadelphia. Int Endod J 18:109. 21. 7. gutta-percha. J Endod. Andreasen JO. Lengheden A. Andreasen JO. Lin LM. Barthel CR. 30: 155. 19. Pissiotis E. 9. En: Ingle JL. Kotoula V. ElDeeb ME. Koulaouzidou E. A clinical and laboratory study. J Oral Surg 25:414. Universidad Central de Venezuela. Endodoncia. 1993. J Endod. 15: 487. 23:413. Epidemiology of traumatic dental injuries to primary and permanent teeth in a Danish population sample. Tomado de: Dumsha T. . 17:234. 1973. Endod Dent Traumatol. LoMonaco CJ. Beeler WJ. Endodoncia. periodontics. 7:349. Balla R. 1997. 1989. 3ra. 1991. Effects on periodontal healing in mature and immature replanted monkey teeth. Aznar MA. J Endod. J Clin Periodontol. 1981. Al-Bawardi S.Etiopatogenia y Medidas terapéuticas. Biggs JT. Al-Nazhan S. 1995. TNF-a release in monocytes after exposures to calcium hydroxide treated Escherichia coli LPS. 23:297. Torabinejad M. Blakland LK. J Endod. Oral Surg. 1981. Evaluation of the repair of mechanical furcation perforations using amalgam. 14. 1997. 1987. 23. Beltes P. Histological study of furcation perforations treated with tricalcium phosphate. J Endod. 1986. and camphorated paramonochlorophenol as intracanal medicament. Int Endod J. 1994. 1:235. 1992. 10. Spontaneous apical closure of an avulsed immature incisor. In vitro release of hydroxils ions from six types of calcium hydroxide nonsetting pastes.422. 6. Evaluation of delayed management of traumatized permanent teeth. 16.ed. WB Saunders Co. J Endod. Torabinejad M. Int J Oral Surg. J endod. Siqueira JF. Edt. 1972. koulaouzidou E. 2. Alacam T. Ravn JJ. 1991. 12. 21:391. Evaluation of long-term calcium hydroxide treatment in avulsed teeth. 1967. Kortsaris AH. Skribner J. 8. Atlas of replantation and transplantation of teeth.The effect of extra-alveolar root filling with calcium hydroxide on periodontal healing after replantation of permanent incisors in monkeys. External root resorption following luxation of rat molars. Beltes P. 1996. Levin LG. 18. Interamericana. Andreasen JO. Kristerson L. External root resorption: Its implication in dental traumatology. 3. 1985. Agudizaciones Endodónticas. México. Andreasen JO. ElDeeb ME. Evaluation of diagnostic radiopaque contrast materials used with calcium hydroxide. Birkedal-Hasen H. amalgam. 81:47. Trabajo especial de grado. 12:249. Taintor JF. Hovland EJ. Bhambhani S. Kortsaris AH. 20. 22.1. Tratamiento de los dientes traumatizados. Periodontal healing after replantation and autotransplantation of incisors in monkey. hydroxylapatite. Jr. Aguirre R. J Endod. Repair of furcal perforations with mineral trioxide aggregate.an in vivo study. Andreasen JO. Uzeda M. Intraalveolar root fractures: radiographic and histologic study of 50 cases. Andreasen JO. Treatment and prognosis of avulsed teeth.pp. Andreasen JO. 13. 4. Scan J Dent Res. 16:365. Marshall J. 19:652. Principios y práctica clínica. 75:233. 10:54. Ömürlü H. pedodontics. 1992. LindskogS. Int.

Chong BS. 1988. Diffusion of calcium through dentin. Oral Surg. 1983. Berbert A. Cvek M. 3:58. Saunders WP. Tomado de: Chong BS. Coccia Ch. Bacteriologic evaluation of the effect of 0. Peters DD. Dent Clin North Am. Salgado de Almeida N. 13:392-395. Buenos Aires. Coelho Gomes I. 1987. . 28.5 percent sodium hypochlorite in endodontic therapy Oral Surg. Prognosis of permanent teeth with internal resorption: a clinical review. Experimental apexigenesis in baboons. 1978. Coviello J. Pedodontic Endodontics. Byström A. Dannenberg J. Buenos Aires. Odontol. Briseño BM. Happonen RP. 55:91. Endod Dent Traumatol. J Endod. Coelho Gomes G. camphorated phenol and calcium hydroxide in the treatment of infected root canals Endod Dent Traumatol.The antibacterial effect of camphorated paramonoclorophenol. 1996.27:93. Sundqvist G. Endodoncia: Los caminos de la pulpa. Chailertvanitkul P. 44. The antibacterial effects of calcium hydroxide apexification pastes on Streptococcus sanguis. 47. Revy. I. 13:75. 22:590.1:170. Das S. 18:367. Sundqvist G 1985. 38. Treatment of non-vital permanent incisor with calcium hydroxide. Scand J Dent Res. Byström A. 40. J Endod. Inducción al cierre apical: Caso Clínico Trabajo especial de grado. Pitt Ford TR. 26.89:321. Burns R. 1987. Followup of periapical repair and apical closure of immature roots. 1976. 23:27. 143. 1994. Chevitarese O.25:97. Setterstrom JA. 46. 1992. Edt Junin. 1997. A preliminary clinical study on the use of tricalcium phosphate as an apical barrier. Claesson R. 30. Pitt Ford TR. Sjögren U. pp 57. 31. 55:307. Sundqvist G. Das AK. 41. 1981. 25. Recommended guidelines for treatment of tha avulsed tooth. 1956. 1997. 43. 1983. Universidad Central de Venezuela. Root perforations dressed with calcium hydroxide or zinc oxide and eugenol. 4:232. J Endod. 45.1992. 1997. 18:110. A clinical investigation of root resorption rates in reimplanted young permanent incisors: a five years study. Murphy RA. Caliskan MK. Byström A. 1983. J Endod. 1984. 29. 6:413. Bacteriologic evaluation of the efficacy of mechanical root canal instrumentation in endodontic therapy. 1972.25:97. Endod Dent Traumatol. Hollender L. Coronal leakage in teeth root-filled with gutta-percha and two different sealers after long-term storage. 35. 33. 1980. Da Silva L. 3ra ed. 37. Bramante CM. Willershausen. pp 880. 39. The role of intracanal medication in root canal treatment Int Endod J. 9:571. 1979. 34. 1992 The role of intracanal medication in root canal treatment Int Endod J. Endod Dent Traumatol. MacKenzei D. Int Endod J 30:210.24. 5:6. Treatment of root perforations with calcium hydroxide and SuperEba cement: a clinical report. J Endod. Roedel Salles M. Root canal sealers cytotoxicity with human gingival fibroblast.III: Calcium hydroxide-based sealers. VI A clinical. Healing of periapical lesions of pulpless teeth after endodontic treatment with controlled asepsis. Pathways of the pulp. Camp JH. Lorton L. pp 1055. Cvek M. microbiological and radiological evaluation of treatment in one sitting of teeth with mature or inmature root Odontologisk Revy. Sundqvist G. Türkün M. Cohen S. 36. Cvek M. 13:82. 42. Burns R. 32. Treatment of non vital permanent incisors with calcium hydroxide. A clinical report on partial pulpotomy and capping with calcium hydroxide in permanent incisors with complicated crown fracture. Brilliant D. J Endod. Cohen S. 13:31. 1997. Bogaerts P. Byström A.pp. DiFiore PM. 4ed. 1974. J Endod. Endod Dent Traumatol. Nord C. Castagnola L. La conservación de la vitalidad de la pulpa en la operatoria dental. 27.

Esberard RM. 20:272. 57. Tabibi A. 1993. 71. Apexification of immature apices of pulpless permanent anterior teeth with calcium hydroxide. 1996. and strontium hydroxides J Endod. pp. Tomado de: Holland R. 87:863. pH changes at the surface of root dentin when using root canal sealers containing calcium hydroxide. 62. 1995. barium. J Endod. Calcium Hydroxide Root Closure. Nonsurgical therapy for the perforative defect of internal resorption. Jr. 69. 61. A case report of severe external resorption J Can Dent Assoc. A review of calcium hydroxide. Foster KH. Camp L. Mattison GD. Dent Clin North Am. 51. Perforations. WB Saunders Co. Esberard RM. 3:411. 11:192. 60. Gholston LR. Fuss Z. Int Endod J. 4:685. Van Hassel HJ. 28:7. 66. 11:675. J Am Dent Assoc. 63. 23:357. 18:465. Carnes DL. England M. Oral Surg. 1990. ElDeeb ME. ElDeeb M. Clin North Am. 1994. England M. Calcium Hydroxide: The ultimate medicament?. Eda S. J Endod. 22:402. Baghdady VS. Evaluation of long-term calcium hydroxide treatment in avulsed teeth . Apical closure of nonvital teeth. Jr. 52. Pinheiro CE. 1994. 1989. 1979. 1996 b. A comparision of one versus two appointment endodontic therapy in teeth with non-vital pulps Int Endod J. Int Endod J. Am J Orthod. 1979. Hoover J. 22:399. 2:59. 1977. Techniques in clinical endodotics. Dent. Human pulpectomy: incidence of postoperative pain using two different intracanal dressing. Baisden M. 1971. Effect of smear layer removal on the diffusion of calcium hydroxide through radicular dentin. Tomado de: Oswald RJ. Fuss Z. Szajkis S. J Endod 22:362. 13:285. Edt Interamericana. Pinero GJ.19:136. Nery M. 397-411. 23:691. Rafaeloff R. 1983.1982. and fractures. 83:435. An evaluation of the use of amalgam. De Souza V. Jensen J. pp. 49. 1992. Ludington J. Continuosly infused calcium hydroxide: Its influence on hard tissue repair.an in vivo study. Histochemical analysis on the mechanism of dentin formation in dog's pulp. 1974. 22:179. Kulild JC. Hovland J. 50. Weller RN. Fava LRG. 162. Endodoncia. Ghose LJ. 1996 a. 59. 70. Endodontic endosseous implants and treatment of wide open apex. Tagger M. 68. Intracanal pH changes of calcium hydroxide pastes exposed to carbon dioxide in vitro. J Endod. Dent Clin North Am. Apicoformación y apicogénesis. . 58. 1973. del Rio CE. Fabra H. Frank AL. Frank AL. Svec TA. Best E. Bull Tokyo Dent Coll. Trope M. Histochemical analysis of the dog's dental pulp after pulp capping with calcium. Resorption. Edt Interamericana. Int Endod J 25:257. del Rio CE. cavit. Changes in pH al the dentin surface in roots obturated with calcium hydroxide pastes. 8:444. 60:503. Dumsha T. 1993. 53. Ford GS. Capacidad de sellado apical del ionómero de vidrio usado como cemento de conductos. Weine FS. Endod Dent Traumatol 12:255. Root perforations: classification and treatment choices based on prognostic factors. En: Walton RE. 55. Hikmat YM. Jr. 1983. 1967. Foreman P. Frank AL. 1982. McGraw-Hill. Endodoncia. Igual M. J Endod. and calcium hydroxide in the repair of furcation perforations. en: Gerstein H. Dylewski JJ. Pascual A. Fava LRG.32:82. 1996. De Mello W. Hidróxido de calcio ¿Medicamento básico? Clínicas Odontológicas de Norteamérica. Freeman K. Torabinejad M. Quigley N. J Endod. Edición en Español. J Endod. Barnes I. Principios y práctica clínica. 56. Jr. 65. Philadelphia. 54. Frank AL. 8:459. An endodontic-orthodontic technique for esthetic stabilization of externally resorbed teeth. J Endod. Frank AL. 1961. 67. México.48. Carnes DL. Jr. 1991. Noninduced apical closure in immature roots of dogs' teeth. 64. 1987.

Harbert H. 1980. 1995. 74. 1949. Sazak H. 1995. Massone E. 1983. Tratamiento multidisciplinario para sanar un diente con furcación perforada. Fava LRG. Stern PH. Granath LE. Harris WE. 79.Tomado de: Mondragón JD. Reit C 1989. 76. 1992. 75. Vol 10. 1996. 14:125. Hasselgren G. 1989.17:131. 92. Harbert H. Haga CS. 80. 22:690. 1979. WB Saunders Co. Kerekes K. Int Endod J 25:307. J Endod. Evaluación del puente dentinario después de la pulpotomía y recubrimiento con hidróxido de calcio. Responses of osteoclastic cells (UMR 106) exposed to elevated extracellular calcium. 1959. 73. Natkin E. 1981. J Periodontol. Goon WW. 1992. Asoc. 4ed. Yamasaki M. A scanning electron microscopic study of external root resorptionin replanted dog teeth. Spielberg C. Perspectives on periradicular healing using sealapex: a case report. Odont Revy 10:272. Fava LRG. 24:135. Endod Dent Traumatol 10:268. 1984. en: Gerstein H. Goldberg F. J Endod. Massone E. A simplified method of treatment for endodontic perforations. Generic tricalcium phosphate plugs: An adjunct in endodontics. 47:78. 93. Olsson B. 1995. 83. Jeansonne BG. México. 1979.External resorption associated with bleaching of pulpless teeth. Jr. 82.Endodoncia. Dent Rest 28:97.Nueva Editorial Interamericana. Gurfinkel J.8:502. Periradicular healing and apical closure of a non-vital tooth in the presence of bacterial contamination. Lundergan WP. Goon WW. Endodoncia. Hirano S Nakamura H. 16: 63. Gutmann JL. 91. 86.48:667. Rev. 1991. Hasselgren G. Spielberg C. 1991. Int.15:254. . Emergency pulpotomy: pain relieving effect with and without the use of sedative dressing. Harrington GW. Stanley H. México. One-step apexification without calcium hydroxide. 1976. External cervical root resorption following bleaching. Glass RL. Gutmann JL. Cohen S. Effects of calcium hydroxide and sodium hypochlorite on dissolution of necrotic porcine muscle tissue. Zander HA. Int Dent J. VanHassel HJ. Nueva Editorial Interamericana. Musselman. pH changes in calcium hydroxide-covered dentin. Green ML. Maseki T. Cvek M. Calcium hydroxide root closure. 88. 51:217. 81. A new approach to vital root resection. 1994. J Endod. J. 69:135. 1966. Estudio con microscopia electrónica de barrido.pp. J Endod. Gregoriou AP. Calcium hydroxide and potassium nitrate as desensitizing agents for hypersensitive root surfaces. Hasselgren G. Pulp Healing. Nellestam. Türkmen C. J Endod. pp. 84. Dent J. Günday M. J Endod .Odont. J Endod.5:344. 1986. Analysis of the use of dycal with gutta-percha points as an endodontic filling technique. 2:43. 162. 90. J Periodontol. 2:126. J Endod . Green BL. 87. Editorial Salvat. Haskell EW. Oral Surg. 1982. Comportamiento de la dentina y de la pulpa en contacto con el hidróxido de calcio. Borer RF. 12:414.72. J Endod. 1977. 1996. Endodoncia. Goldberg F. Argent. J Endod. 1988. 15:365. The pH values of pulp-capping agents. Hattyasy D. McFall WT. Philadelphia. Tomado de: Oswald RJ. Tomado de: Lasala A. Possibilities of the conservation of the damaged dental pulp. Tomado de: Mondragón JD. Goldberg F. Techniques in clinical endodontics. 85. Edición en Español. J Endod 21:269. 77.227. Tomado de: Ida K. Timing of calcium hydroxide therapy in the treatment of root resorption in replanted teeth in dogs. 89. 1993. J Endod. 78. J Endod. 19:462. Goldman S. Nagra synpunkter pa behandlingen av traumatiserade incisiver pa barn.

A comparison of three different root canal sealers when used to obturate a moisture-contaminated root canal system. Fac. 1996. XXI Meeting de la AAE. 101. Brazil. de Mello W. 913. 106. Holland R. I. Effect of debris and pressure filling. 112. Holland R. J Endod. 1995.525. 4:83. Bernabé PFE. 3ed.Odont. 1964. 1985. Management of wide open canals with calcium hydroxide. 1995. Biol. ed. Imai M. Hayashi Y. Dumsha TC. Bras. Imai M. de Mello W. Barcelona. Root canal treatment with calcium hydroxide. 1987. Nery MJ. Edición en Español. 1977. Endodoncia. 11:261. Odontol. Daniel JC. J Endod. Ingle JI. Nery MJ. Hasegawa H. Taintor JF. Oral Surg. Kehoe J. and strontium hydroxide. Med. 2:269. J Endod. Endod Dent. 108. 100. de Mello W. An evaluation of two newly formulated calcium hydroxide cements: A leakage study. Heithersay GS. Calcium hydroxide in the treatment of pulpless teeth with associated pathology J Brit Endod Soc. Pinheiro CE. 47:93. 29:620. Oral Surg. The pH values of pulp-capping agents.Tomado de: Holland y col. II. México. Histochemical analisys of the dog's dental pulp after pulp capping with calcium. Fate of 45Ca-labeled calcium hydroxide in a root canal filling paste embedded in rat subcutaneous tissues. 1979. 110. Yamasaki M. 3:63 103. 113. Eda S. 3ra. J Endod. 1973. Pesq. Root canal treatment with calcium hydroxide.22: 411. Oral Surg. 98. J Endod. I. Int Endod J. Otoboni Filho JA. 2:5. Nakamura Ch. Holland R. 8:74. Holland R. 21:354. BeGole EA. Otoboni Filho JA. Tomado de: Holland y col. Nery MJ. Nueva Editorial Interamericana. Traumatol. 1987. Processo de reparo do coto pulpar e dos tecidos periapicais após biopulpectomia e obturacao de canal com hidróxido de cálcio ou óxido de zinco e eugenol. . 1975. 102. Bernabé PFE. Jacobsen EL. J Endod. Endodoncia. pp. Reaction of human periapical tissue to pulp extirpation and immediate root canal filling with calcium hydroxide. Oral Surg. Maseki T. Hayashi Y. de Mello W. 13. 47:185. 18:179. de Mello W. Editorial Salvat. 1993. Holland R. 99. Aracatuba. 111. III. 1979a. 107. Kaiser HJ. 47:87. 1982. 47:87. Efecto antimicrobiano de cuatro selladores radiculares dentro de los túbulos dentinarios. Tomado de: Lasala A. Vitkus D. Heithersay GS. Russo MC. Apical leakage following root canal dressing with calcium hydroxide. Ida K. Holland R.(Asociación Americana de Endodoncistas). Horning TG. de Souza V. Histochemical response of amputed pulps to calcium hydroxide. Nery MJ. 105. 115. Ultrastructure of wound healing following direct pulp capping with calcium-b-glycerophosphate (Ca-BGP). Stimulation of root formation in incompletely developed pulpless teeth. de Souza V. Rev. 1975. 1971. 21:205. 1970. 1995. 13:6. de Souza V. Holland R. J Endod. 1979b. 97. 1979c. J Oral Pathol Med. Aracatuba. Root canal treatment with calcium hydroxide. 1984. 96. Holland R. Effect of instrumentation beyond the apices. 104. Leakage evaluation in vitro of the root canal sealer cement Sealapex. 95. 1987. Kessler JR. J Endod. Rev. Kawakami T. Oral Surg. Thesis Fac. Holland R. Heling I. Bernabé PFE. Healing process after root canal therapy in immature human teeth. 1989. Otoboni Filho JA. 109. Effect of overfilling and refilling. pH reversal following in vitro bleching of pulpless teeth. Effect of overfilling and refilling. de Souza V. Bernabé PFE. 13:164. pp. barium. Dos Santos CA. de Souza V. Dezan E. Oral Surg. Root canal treatment with calcium hydroxide. 1987. 114. 8:444. Root canal treatment with calcium hydroxide. Hovland EJ.220. Nery MJ. Nakamura H. 47:87. de Souza V. 1979. Alexandre AC. J Endod. Murata SS. Hirano S. Application of Ca-b-Glycerophosphate for artificial apical barrier formation.94. 15:365.

Editorial Salvat. Philadelphia. Editorial Salvat. Madison S. Levy BA. Leal MJ. J Endod. Rodrigues H. 1961. The desensitizing effect of calcium hydroxide and magnesium hydroxide on hypersensitive dentin. J Endod. Manfredi EE. Endodoncia. en: Gerstein H. A potential clinical problem. 123. 134.B. Utrilla LS. 119. Br. Wilcox LR. Histopathology of the teeth and their surrounding structures.Odont Argent 52:167. Techniques in clinical endodontics. and pulpal histopathology. Barcelona. Editorial Salvat. Leonardo MR. 135.pp. 133. Oral Surg. 1980. J Endod. 23:43. 1985. Silva LAB. 126. Langeland K. Lea and Febiger. J Endod. Reacción pulpar en casos de exposición y recubrimiento experimental. Assed S. Carpenter WN. Madison S. Barcelona. Organo oficial de la SVE. Barcelona. 165:169. Mackie IC. 1964. Trabajo presentado para ascender a la categoría de profesor agregado.J. Españoles de Odontostomat. Langeland K. Ludlow MO. 128.pp. Lasala A. J Endod. 1988. 1961. 37:257. 131. Levin MP. 4 ed. 136. Periodontal disease. 35.J. Obturación de conductos radiculares con hidróxido de calcio-iodoformo. 2ed. 20:310. 1978. Histologic evaluation of induced apical closure of human pulpless tooth. 5:151. 118. Bailliere et fil. 1994. Worthington HV. 525. 1997. Filho APS. 23:428. 1974. Eliades G. Mackie IC. SEM examination of apical root resorption due to periapical inflamation. In vivo study.175. Worthington HV. 125. Oral Surg. 49:441. 117. Universidad Central de Venezuela. 3ed. Calcium hydroxide root canal sealers. 121. Apical dye penetration with four root canal sealers and gutta-percha using longitudinal sectioning. 235 pp. 7:169. Pulpectomy: immediate root canal filling with calcium hydroxide. 1:14. Weisman MI. Análisis de los diferentes materiales para la obturación. Hill FJ. Endodoncia. . Bentley EM. 1988. Endod dent Traumatol 10:88. Stanley HR. Lado EA. Traumatic injures and the expanded endodontic role of calcium hydroxide. Interaction of calcium hydroxide with zinc oxide-eugenol type sealers. Cervical resorption in bleached teeth. 11:233. 38. 1981. Ether SS. Lasala A.741. pp 624. Yearwood LL. 122. 1992. 1983. 129. Oral Surg.954. The closure of open apices in non-vital immature incisor teeth. Johnson W. Barcelona. Capurro MA. 55:78. 137. 1983. Krell K. 172. Endodoncia. 124. 1997. Tomado de: Webber RT. Management of the inflamed pulp associated with deep carious lesion. pp. Part III. Sandler AB. Rev Asoc. Malueg L. Editorial Salvat. Kronfeld R. pp 659. 18:535. J Endod. 120. Comparison of two calcium hydroxide pastes used for endodontic treatment of non-vital immature incisor teeth. Dent. Endodoncia. Margelos J. Dentisterie Opératorie. bacteria. 14:455. 4ed.Histopathologic evaluation of apical and periapical repair after endodontic treatment. Oral Surg. J Endod. Leonardo MR. 1992. 1984. 1979. Dowden W. 1979. Martínez O. 21(abstract PC 30):238. Abbott PV. 1984.300. Tomo I. 1973. 130. 138. WB Saunders Co. Maisto OA. Philadelphia. 132. pp. Limkangwalmongkol S. Palaghias G. 1995. París. Verdelis C. pp. 1974. 3ed. An evaluation of coronal microleakage in endodontically treated teeth. Apical Closure after nonsurgical apical curettage J Endod. Ann. Endodoncia. 127. Lasala A. Oral Surg. 1992. Tomado de: Lasala A. 1933.116. Tomado de: Lasala A. The use of the messing gun in placing calcium hydroxide powder. Klein SH. Inducción al cierre apical en dientes sin vitalidad pulpar. Marmasse A.

Oral Surg. 1(abstract):61. Matsumoto K. Tomado de: Trowbridge. 148. Comparative tissue toxicity evaluation of four endodontic sealers. 161. Quigley MB. J Endod. J Endod 17:165. Ohara P. González E. Kerekes K. 151. Effects of extensive apical reaming and calcium hydroxide dressing on bacterial infection during treatment of apical periodontitis: a pilot study Int Endod J. Acta Physiol Scand. J Endod Edición en Español. 8: 403. The effectiveness of ultrasonics and calcium hydroxide for the debridement of human mandibular molars. Morgan RW. 1991. 146. Universidad Central de Venezuela. Finkelstein F. 1982. Esp). qrstavik D. 1995. Endod. Quintessence(ed. Montgomery S. Hard tissue induction into pulpless open-apex teeth using collagen-calcium phosphate gel. 157. 1990. Haapasalo M.250. 92: 48. 152. The effects of calcium hydroxide and amalgam on non-carious. 158. Arch. Mjor IA. Valachovic R. Mitchell DF. 37:1157. J Dent Res. Montgomery S. Laporta R. 149. 1958. Laporta R. Edición en Español. Torabinejad M. 1993. Ohara P.Tomado de: Levin MP.6:191. 1974. J Endod. In vitro comparison of the cytotoxicity of twelve endodontic materials using a new technique. Carpenter W. 1961. 57:203. The effect of newly developed root canal sealers on dental pulp cells in primary culture. Hanks C. Borden BG. Jr. 141. 15:373. J Endod. Kettering J. 100. Matsumoto A. Chandra S. Trabajo presentado para obtener el grado de Magister. Estudio al microscópio electrónico del puente dentinario en pulpotomías con hidróxido de calcio. Nevins AJ. pp. Editorial Interamericana. Procedural accidents and their repair. 4:609. Induction of hard tissue into pulpless open-apex teeth using collagen-calcium phosphate gel. Chandra S. Oral Surg. Carnes DL. Traumatol. 1979.Dent Clin North Am.pp. 1979. Int Endod J 23:203. 1989. Analysis of the use of dycal with gutta-percha points as an endodontic filling technique. 35:741. Traumatismos de los incisivos permanentes en pacientes infantiles. 1979. Endodoncia. 1992. Osteogenic potential of calcium hydroxide and other materials in soft tissue and bond wounds.139. Revitalization of pulpless open apex teeth in rhesus monkeys. 1977. 155. 47:78. Sealability of calcium hydroxide sealers in curved and straight canals. Olgart L. 21:622. Ellison R. Montgomery S. J Endod. Torabinejad M. qrstavik D. 15:60. Finkelstein F. 18(abstract #13):190. Disinfection by endodontic irrigants and dressing of experimentally infected dentinal tubules. Effect of zinc oxide-eugenol and calcium hydroxide on intradental nerve activity. Excitation of intradental sensory units by pharmacologic agents. Inoue K. México. Kettering J. Panopoulos P. 162. 145. Massoud AG. Naranjo D. Antibacterial effects of various endodontic medicaments on selected anaerobic bacteria J Endod. 19:498. Finn SB. Wrobel W. Bases biológicas de la inducción al cierre apical. Ostos MJ. Molven O. 13(abstract # 37):137. The solvent effects of calcium hydroxide irrigating solution on bovine pulp tissue. Dent. 1978. External cervical resorption after bleaching a pulpless tooth. 156. Nevins A. Edwall L. 1987. Borden BG. . 159. Nueva Editorial Interamericana. 384. 2:159. Hamdy TM. Oral Surg. 1991.Tomado de: Goldberg F. 143. 3:283. 154. McKenzei C. Trabajo especial de grado. 153. 1984. Mérida HD. Finkelstein F. 1991. 4:76. 1993. Corcoran J. 140. 1995. using collagen-calcium phosphate gel. 3:431. Mondragón JD. J Endod. 1984. Nevins AJ. 150. 1972. Oswald RJ. 142. Metzler RS. Oral Biol. Brook AM. Mittal M. J Endod. 1989. Accidentes en procedimientos endodónticos y su tratamiento. 1976. 23:593. Antibacterial effects of various endodontic irrigants and medicaments on anaerobes. Yearwood LL. Shankwalker GB. 147.6:142. 24:1 160. 1995. Clínicas Odontológicas de Norteamérica. The desensitizing effect of calcium hydroxide and magnesium hydroxide on hypersensitive dentin. J Endod. vital dentine. J Endod. Meryon SD. 1990. pp. J Endod. Oswald RJ. 144. Difusión del hidróxido de calcio a través de la dentina: permeabilidad del ion hidroxyl in vitro.

Alatli C. 1987. Leonardo MR. 1988. J Endod. J Endod. Lacefield WR. 187. Pereira JC. Safavi KE. Rankow HJ. J Endod. J Endod. Stanley HR. Rodríguez-Ponce A. Jr. Sierra RP. Soong S. 11:181. 15:286. 170. J Endod 11:454. 185. 1989. 1990. Spangberg LS. Pulp capping: influence of the exposure site on pulp healinghistologic and radiographic study in dogs' pulp. 16:369.7:213. 1972. Effects of calcium hydroxide paste as a intracanal medicament on apical seal. J Endod. 162-171 164. pp. Mendes A. 1976. 20:127. Barfield RD. Early reaction of intact human teeth to calcium hydroxide following experimental pulpotomy and its significance to the development of hard tissue barrier. 2:182. 9:189. Barfiel R. Stanley HR. 14:101. 42:43. Apexification: Case report. 22:1 . Langeland K. 182. J Endod. 1985. 13(abstract #36):136. Schroder U. Bonetti I. 177. Quintessence Int. 183. J Endod. Pissiotis E. Rivera EM. Granath LE. 1994. Langeland KA. 1987. 1990. Microscopía electrónica de barrido aplicada al estudio de diversos selladores de conductos radiculares. Aktener Ö. López A. Rabie G. O'meara JA. Treatment of a maxillary canine with external inflammatory root resorption. 168. 188. Root canal dentinal tubule desinfection J Endod.eugenol-based sealers. 13:328. J Prosthet Dent. 15(abstract #36):177. Erdilek N. Kepler EE. Parashos P. 13:336. Soong S. Saunders EM. Williams K. Riskin B. Trope M. Spangberg I. 186. Trott JR. Pameijer. Spangberg LS. Odontologisk Revy. Pashley DH. Sazak H. Tuncer AV. Piekoff MD. Intracanal medications and antibiotics in the control of Inter-appointment flare-ups. 1989. 169.163. Dowden WE. Histopathology of pulp-exposures in subhuman primates capped with UltraBlend. Placement of calcium hydroxide in simulated canals: comparison of glycerin versus water. 174. J Endod. Rotstein I. 1997. Safavi KE. Krasner PR. Austr Dent J. Safavi KE.53:511. Calcium Hydroxide root closure. 1995. Biological evaluation of collagen gels containing calcium hydroxide and hydroxyapatite. J Endod. 1983. 1997. 22:447. Dentistry's Friend: Calcium Hydroxide. Apical seal following intracanal medication with calcium hydroxide. 1993. 16:468.Apexification: Report of case. 171. J Endod. Oral Surg. Porkaew P. Biocompatibility of endodontic sealers. 1990. Philadelphia WB Saunders Co. Endodontic applications of guided tissue regeneration in endodontic surgery. 1985. Oswald RJ. 173. Retief H. Apical closure of mature molar roots with the use of calcium hydroxide. 175. 16:207. Leakage evaluation in vitro of two calcium hydroxide and two zinc oxide.En: Gerstein H. 22:379. 22:997. 1990. J Endod. Friedman S. Nichols FC.1981. 70:656. Porkaew P. Endod Dent Traumatol. Özata F. Alteration of biological properties on bacterial lipopolysaccharide by calcium hydroxide treatment. 1994. Operative Dentistry. Long-term coronal leakage of JSQuickfill root fillings with sealapex and apexit sealers. Williams EC. J Endod. Intracaso JH. Saunders WP. Van Hassel HJ. 167. 166. Tomado de: Stanley HR. Comparison of calcium hydroxide and formocresol pulpotomies in primary teeth in lambs: preliminary study. Effect of calcium hydroxide and combinations of ledermix and calcium hydroxide on inflamed pulp in dog teeth. 178. Pitt Ford TR. Pameijer CH. Katz J. Artículo Clínico inédito. 1995. 179. Endodoncia. Nichols FC. Retief H. 1991. 22:34. 180. Rimmer A. 176. 165. Safavi KE. 1996. Effect of calcium hydroxide on bacterial lipopolysaccharide. Dentin permeability: Effects of cavity varnishes and bases. Tronstad L. Techniques in clinical Endodontics. Pascon EA. Lacefield W. Langeland KA. Rothier A. Gómez AV. J Endod. 172. 20:445. 1987. 1996. J Endod. Comparison of antimicrobial effects of calcium hydroxide and iodine-potassium iodide. 19:76. 184. Günday M. Rowe AHR. A new root canal sealer based on calcium hydroxide. 1991. 181. J Endod.

Yamasaki M.189. Racciatti G. 192. Llamas R. 15:219. 1989. Spoletti P. Siqueira JF. Simon JH. Sinai I. Schumacher J. Glassman G. 1992. Rubio-Manzanares AJ. Int Endod J . Morse D. 95:90. 15:399. 39:1128. Romea D. 11:225. Rapp R. 22:674. 208. J Periodontol. Tomado de: Seltzer S. Segura JJ. Evaluation of sealing ability. J Endod. Sundqvist G. Bernabe PFE.Can it be done? Is it worth it? Oral Surg. Jr. Evaluation of long-term calcium hydroxide treatment in avulsed teeth. Alpha Omegan 83(suppl. J Endod. Shabahang S. Edt. 1996. pH and flow rate of three calcium hydroxide-based sealers. 1987. Müller HP. An in vitro autoradiographic study comparing the apical seal of uncatalyzed dycal to Grossman's sealers. Beck FM. 1989. Seltzer S. 194. Garcia PF. Holland R.28:7. 196. The interrelationship of pulp and periodontal disease. Jimenez-Planas A. Tratamento nao cirurgico de dentes com lesoes periapicais. 1997. 1995. Revista Brasileira de odontología. Maseki T. Sidley CG. Sciaky I. J Endod. 1995. Staehle HJ. 1989. 18:387. . 1989. Int Endod J. J Endod.an in vivo study. J Endod. Disinfection by calcium hydroxide pastes of dentinal tubules infected with two obligate and one facultative anaerobic bacteria. Dalat D. J Endod. Edt. Reader A. 3ra. Some influence affecting repair of the exposed pulp of dog's teeth J. Seltzer S. Siqueira JF. Bender IB. Furst L. J Endod. J Dent Res. Tomado de: Dumsha T. México. 4):60. Notaro P. 207. 23:444. 1977. Endod Dent traumatol. Tomado de: Ida K. 201. Solomon Ch. 1972. pp 427. 1997. Oral Surg. Jr.24:119. Figdor D. Uzeda M. 1990. 195. 205. 206. 200. The relationship of endodontic-periodontic lesions. J Endod. mineral trioxide aggregate. Spiess V.Fact or Fancy. Madison S. Frank AL. ed. Bender IB. Draus FJ. Sinai I. Stancill R. México. J Endod.1991 The antimicrobial effect of calcium hydroxide as a short-term intracanal dressing. J Endod. Int. Sjögren U. 210. 1990. 1960. Endodontic perforations: Their prognosis and treatment. Endod J. La Pulpa Dental. The pH values of capping agents. pp. Apexification in immature dog teeth using osteogenic protein-1. Dent. Fraga RC. 209. 15:365. 275. Siragusa M. El Manual moderno. Calcium Hydroxide inhibits substrate adherence capacity of macrophages. 68:628. Shiveley J. The sealing ability of sealapex and apexit. Effect of root canal filling materials containing calcium hydroxide on the alkalinity of root dentin. Seltzer S. Sigurdsson A. 1985. An alternative to apexification. McMillan P. 1993. Abedi HR. NakamurH. 1997. 11:62. 197. 204. 3ra. Endod Dent Traumatol. 16:1474. 193. 43:202. 23(abstract #17):253. La pulpa Dental. Pulp capping: conserving the dental pulp. Heinecke A. 11:163. Localization of calcium placed over amputed pulps in dog's teeth. 191. 211. Melfi R. J Endod. 1958. . 23(abstract OR63):265. Ed. Torabinejad M. Guerrero JM. An evaluation of tricalcium phosphate as a treatment for endodontic perforations. 1995. 203. Bender I. 23:46. Hovland J. Shubich I.46:38. Calvo JR. and calcium hydroxide. Rutledge R. Res 37:678. Fantasia J. Periapical tissue reaction to root filling with sealapex. 190. Stanley HR. Ziontz M. 198. J Am Dent Assoc. 1987. 1963. Günhan O. 199. Miklos FL. Kellert M. Meyers W. Pisanti S. Endodontic management of the avulsed tooth and tooth transplantation. Bender I. El Manual moderno. Sonat B. Boyne PJ. 1978. 19:529. 4:242. Spangberg L. Glick DH. Souza V. Release of calcium ions from pulp-capping materials. External root resorption. 1989. Hirano S. 202. Intracanal placement of Ca(OH)2: A comparison of techniques.

9:131. terminology and clinical manifestations. Effect of different endodontic treatment protocols on periodontal repair and root resorption of replanted dog teeth. 1973. 1983. Tronstad L. Torneck CD. Moshonov J. 379396. 1985. Stanley HR. 1983. J Endod.Evaluation of diagnostic radiopaque contrast materials used with calcium hydroxide. J Endod. 35:541. Torabinejad M. 1968. Tronstad L. J Endod 15: 40. An Update on glass-ionomer cements. The effect of calcium hydroxide on pulp fibroblasts in vitro. Jr. Edt Interamericana. 4:241. 11:124. 379-396. Johansson E. J Endod 15:13. Tomado de: Walton RE. 228. J Endod. 217. 216. Part. 229. J Endod 9:372. Root resorption. 225. pp. Prevalence of black-pigmented bacteroides species in root canal infections. Panopoulos P. 230. Evaluation of the antimicrobial potential of calcium hydroxide as an intracanal medicament. 227. 87:636. Dow PR. 1990. Short vs. pp. Interamericana. 221. Barnett F. Torabinejad M. Brown CE. 219. 2. Tay WM. Wagner D. 1974. Relationship of intracanal medicaments to endodontic flare-ups. Friedman S. Buxt P. Torneck CD. Endodoncia Principios y práctica clínica. Int Endod J. McGraw-Hill. pH changes in the dental tissues after root canal filling with calcium hydroxide. 224. Jordan RE. 1988. Tomado de: Walton RE. Riis I. Grossman LI. Trope M. 222. 8:403. 72:101. Steiner JC. Koren L. Dental Update. Long-term calcium hydroxide of established inflammatory root resorption in replanted dog teeth. en: Oson A. 1973. 311-315. Remington's pharmaceutical sciences. Endodoncia. Stuart KG. Moshonov J. México. J Am Dent Assoc. Moe H. 35:47. Torabinejad M. 1:130. Newton CW. McGraw-Hill. Edwall L. Endod Dent Traumatol. J Endod. México. Operative Dent. 1982.22:283. Sjögren U. Trowbridge H. Changes in the fine structure of the dental pulp in human caries pulpitis. 214. Effect of debridement procedures and calcium hydroxidecamphorated parachlorophenol paste in the treatment of experimentally induced pulp and periapical disease. Kristerson L. Remeikis NA. Trope M. 223. Flare-up rate of single visit endodontics. Howley T. 232. Endodoncia. Trope M. pp. 1991 Urgencias endodónticas. Oral Surg. J Endod 7:17. Hammond BF. 220. Ed Interamericana. 1981. McGraw-Hill. Pameijer CH. 215. Eds. 1989. J Oral Pathol 3: 83. Tronstad L. 233. Pulpal response to pin placement. Nissan R. Walton RE. 24:24 231. 226. Torabinejad M.212. Stroner WF. 1980. Effect of zinc oxide-eugenol and calcium hydroxide on intradental nerve activity. Controlled release of medicaments in endodontic therapy. Inducing root end closure of non-vital permanent teeth J Dent Child. Endod Dent Traumatol. .IV. 1992. Yang ZP. The effect of a calcium hydroxide cavity liner on early cell division in the pulp subsequent to cavity preparation and restoration J Endod.Tomado de: Alacam T. Endod Dent Traumatol. 1997. Twelve-year follow-up of a replanted incisor. 22: 1. Endod Dent Traumatol. Swinyard EA. Dentistry's friend: Calcium Hydroxide. Suzuki M. Biologic effects of endodontic procedures on developing incisor teeth. 1990. Stasny GL. 218. Andreasen JO. Miller CH. En : Walton RE. Smith JS. Sundqvist G. Gennaro AR et al. Yesilsoy C. Diagnostic Drugs. 16th ed. Edt.1212. Grindall P. Cathey GM. 16:365. 1991. 6:226. Hasselgren G. 1995. Torneck CD. 1980. Torneck CD. Principios y práctica clínica: Tratamiento de la caries profunda. Stevens RH. 1989. Inflamatory infiltrate. Principios y práctica clínica: Tratamiento de la caries profunda. Trope M. Yesilsoy C. Chose GD. 213. 18: 492. Goto G. 6:719. Trope M. pp. 1991 The comparative antimicrobial effect of calcium hydroxide Oral Surg. 1995. México.etiology. Görgül G. Ömürlü H.

Ed. 2nd. 1987. 241. Iwaku M. Periodontal Endodontic lesions and their management.WB Saunders Co. 1994. Weine FS. Matsumoto K.A. Endod Dent Traumatol. Toda T. 1989. 243. 247. J Endod. 20(abstract # 59):203 244. 1993. Ogawa K.Traumatic injuries and the expanded endodontic role of calcium hydroxide.Interamericana-McGraw-Hill. Taintor JF. . Biocompatibility of two calcium hydroxidebased endodontic sealers: a quantitative study in the subcutaneous connective tissue of the rat.ed. Terapéutica Endodóntica. Wakabayashi H. J endod. En: Walton RE.J Endod. Yamamoto K. Rivera EM. 42:506. 1996. 1983. Endodontic Therapy. Anaerobic tissue dissolving ability of calcium hydroxide and sodium hypochlorite. 237. Zerr MA. Endodoncia principios y práctica clínica. Correlation between clinical symptoms and microorganisms isolated from root canals of teeth with periapical pathosis. México. J Can Dent Assoc. Histological observations of hard tissue barrier formation in amputated dental pulp capped with a-tricalcium phosphate containing calcium hydroxide. pp 132. Guglielmotti MB. Lesiones Traumáticas. en: Ingle JI. Turner P. pp. 4ta. 240. 239. Baumgardner KR. J Endod. Bio-microscopical observation of dystrophic calcification induced by calcium hydroxide. Techniques in clinical Endodontics Philadelphia. 22:521. J Endod. Yoshida M. Onodera A.234. Walton RE. 83:345. Horikawa W. Long-term prognosis of 66 permanent anterior teeth with root fracture. Funato A. Wilson DE. 733. Endod. Fukushima J. 9:165.ed CV Mosby Co. Edt. Endodoncia. Editorial Interamericana. Zmener O. Yang S. México. Tomado de: Bakland LK. 361-377. 10:113. Weisenseel JA. Webber RT. 13:24. 238. Longevity of antimicrobial activity of calcium hydroxide in vitro. Endodoncia preventiva: protección pulpar. 3era. Yoshiba K. 172-258. Barcelona. St Louis. Yang S. Baumgardner KR. Zachrisson BU. 236. Scand J. Rivera EM. Drake DR. 245. 14:229. Calcium hydroxide as an apical barrier. En: Gerstein H. Dent Res. 246. Weine FS. Jacobsen I. Jr. 23(abstract PR20):271 242. Hicks. SagawaH. Salvat Editores S. 1975. J Endod. Jr. 1987. 1994. 1976. 235. Torabinejad M. 1991. 1987. Dent traumatol. Walton RE. Canal debridement: effectiveness of sodium hypochlorite and calcium hydroxide as medicaments. pp. Trowbridge HO. 1976. Yoshiba N. Cabrini RL. Rivera EM. Pelleu G. 13:1. 1997. 1988. pp.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful