Presenta

:

«Mujer, no me quiebres las gónadas»

«Es una vagina adorable, es cálida, acogedora, incitante y espaciosa pero aún así placentera, es insolente pero sin ser grosera». Yo.

«No puedes esnifar coca del trasero de una mujer y no interesarte por sus sueños y esperanzas, no es caballeroso». Mi otro yo.
El autor se encuentra consciente de la poca popularidad de su propuesta y advierte que la opinión vertida sólo corresponde al compromiso de una realidad libre del abajo firmante. Nada es cierto / Todo es posible

A propósito de la denominada ‘marcha de putas’ y los despropósitos que consigo ellas, ellos y sus faldas traen.

¿Qué le pasa por la cabeza a un hombre que colabora y tiene una columna intermitente en una red informativa determinada cuando presencia que en ella y a nombre de todos al lado firmante, se adscriben a un evento como la ‘marcha de putas’? Yo pensé nuestro editor Luis Zaldívar se enamoró de una lesbiana o tiene las corneas inflamadas por exceso de lácteo, por no decir ‘lefa’. Y lo digo sin más, no me adscribo a dicha manifestación, en tanto la misma, equivale a una transfiguración ipso facto en Ricardo Arjona (que dicho sea de paso, le pegaba a su mujer), lo digo en serio, con toda la autoridad que me brinda mi discografía de Mecano, mi curso de sigilización on-line con Austin Osman Spare y mi compilación videográfica de Melcochita.

Todo este discurso

basuriento

de una protección

especial no hace más que ampliar la jodida brecha entre hombres y mujeres. Condeno la violencia familiar, los crímenes de odio en Ciudad Juárez (Bunbury toca allí siempre) y en cualquier parte de la vía láctea, alfa centauro y sistemas solares afines, creo en la igualdad de hombres y mujeres y sus luchas por ampliar su catalogo de derechos, en Adán Cadmio, en el cromo, en el níquel, los óxidos y los mercurocromos, en las aves acuáticas y los berros, en accesos epileptoides, en la peste bubónica, en Devachán, en las conjunciones planetarias, en las huellas de los pollos y el lanzamiento de bastones, en las revoluciones, en las bancarrotas, en las guerras, terremotos, ciclones, en Kali Yuga y en el hula-hula. Creo, creo, creo. Y también me causa lastima que las mujeres se topen todos los días con remedos de hombres necesitados, como resultado de la publicidad que por un lado cosifica y sobresexualiza a la mujer, pero por otro, castra y desmasculiniza a los hombres. Soportar chorradas tipo ¡mamita, que rico tu… me como tu…! Es pan de cada día, y no me imagino una vida así. Es una cagada sin sentido, una forma estúpida de llamar la atención de una fémina. Sin embargo, no justifico nada, yo también tengo derecho a NO ver senos turgentes nada muslos húmedos, o jean’s engaña muchachos, así como pezones marrones (a propósito de esto último, siempre he deleznado la sabiduría populachera por ese motivo ‘populachera’, empero, concuerdo plenamente en eso de que no se considera teta vista si no se ve pezón). Hasta a mí, a veces el hartazgo me lleva a considerar volverme el próximo Khamtrul Rinpoche. Es cierto no soy un niño, pero soy una persona sensible. Ante este razonamiento, un amigo al cual estimo pero que por cuestiones lúdicas (cuestiones de GAME) aboga por estas chorradas, me increpó bueno en ese sentido yo no quiero ver negros en la calle entonces prohibámosles salir a la calle, un contraargumento facilista, basado en cuestiones que no se pueden cambiar, es muy probable que mi amigo piense que la prohibición de la desnudez en TV a las 12 del mediodía sea antojadiza y no

basadas en criterios objetivos de protección al menor, sabes que eres tú, gritón. Aceptémoslo de una buena vez; todos queremos sexo. Basta de hipocresías. Y todo lo anterior se resume en una cuestión de confianza y marco mental. Es verdad que abundan los tipos repugnantes, violadores en potencia y también los tipos necesitados y faltos de confianza. Habiendo descartado ambas aberraciones del hombre integro, suelto la interrogante ¿tengo que pedir perdón por quien soy? Lo mismo dije cuando hace unas semanas me encontré con alguien que llevaba un t-shirt bastante colorido y que dejaba poco a mi imaginación. Ella rió y acepto ese hecho. Jamás le mentí ni le falté el respeto. La marcha de putas que supuestamente busca un cambio en la sociedad, es la pantomima de las mismas minorías sexuales que siempre se radicalizan, creo que no tengo que señalar que no son los gays. ¿Donde se inicia? A raíz de las infortunadas declaraciones de Michael Sanguinetti, policía y con la experiencia que la vida le da, sugirió que las mujeres si no querían ser violadas deberían dejar de vestirse como putas, poco alegre declaración. Bueno el slutwalk limeño, ha terminado por asumir una serie de prerrogativas de transgresión más que de conciliación y dialogo, o sea, la misma mierda de oposición y dicotomía que surgió en la catedral y los besos por aquí y por allá mientras en la otra esquina las mujeres beatonas rezan y sales volando Carlines y Butters. Basta de eso también, que es lo próximo ¿parchar condones? ¿pintar tejas con mimosas usadas? ¿Castraciones colectivas? La solución a la cosa cotidiana es esencialmente inter privatos, si existe constante vulneración habrá que determinar si nuestro sistema de justicia puede acoger la misma, habrá que emplear más policías para que dejen de buscar al cojo Mame o a Momón para que

averigüen si la señorita recibió o no recibió la pachotada del cobrador. ¿Vulneración silenciosa? Código Penal Urgente. (Cucho dixit) Lo más preocupante no son marchas de 500 personas ¡no! Lo preocupante es que nos enfrentamos a una suerte de desinformación y control de opinión, una reprogramación, que no solamente viene de las fuentes clásicas como el Estado, los mass media o las grandes corporaciones, sino también desde los undergroud, los excluidos (esos que sólo ejercen sus derechos cuando la cosa está FUBAR*, autoexcluidos facilistas) que bajo un rótulo ‘progre’ buscan legitimar discursos que parecen muy justos y legítimos pero que no lo son. Libertad gritan algunas, aparte del hecho que la libertad absoluta, en esta coyuntura actual, nos llevaría a un estado de naturaleza (después de todo no sería tan malo que alguien limpie la casa), la libertad no es más que un pucho de cigarro sino sirve para promover el desarrollo integral de la persona. No es un asunto tan fácil. Si se seguimos apoyando por apoyar, terminaremos sin duda en estas condiciones.-

http://youtu.be/tPw-D0RDykM

(*) Fucked up beyond all repair.

Esto está más paja. Yo me adscribo a lo siguiente.-

Sebastien Tellier - Look
http://youtu.be/8jL0vy2YaDg

ADENDA: No pienso responder absolutamente nada, ¡jodete!. Este artículo no iba ser publicado, sino únicamente usado con fines subversivos. Sean estas —como diría Paul Auster— las últimas cosas, que desaparecen una a una y no vuelven jamás.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful