AGENCIA CANADIENSE DE DESARROLLO INTERNACIONAL (ACDI) CANADA

GOBIERNO DEL ECUADOR MINISTERIO DE RECURSOS NATURALES Y ENERGÉTICOS INSTITUTO ECUATORIANO DE MINERIA (INEMIN)

PROYECTO SUR ORIENTE ECUADOR

INFORME DE PREFACTIBILIDAD GEOLÓGICO METALOGENICO DE LA ZONA SUR DEL YACIMIENTO AURÍFERO DE NAMBIJA

DICIEMBRE 1987

CONTENIDO
TOMOI: LISTA ANEXOS....................................................................................................iv LISTA MAPAS........................................................................................................v LISTA FIGURAS...................................................................................................vi LISTA TABLAS....................................................................................................vii 1. INTRODUCCIÓN Objeto del proyecto y métodos utilizados Localización y acceso Topografía y clima Logística Historia y métodos de explotación Agradecimiento 2. GEOLOGÍA GENERAL 3. GEOLOGÍA LOCAL Descripciones litológica Generalidades Rocas Intrusivas Granodiorita (G y G1) Tonalita – Diorita (T) Intrusivos subvolcánicos (A1 y A2) Diques rojizos de composición tonalítica – diorítica (D1) Diques de dolerita (D2) Diques aplíticos e intrusivos félsicos varios (D3) Diques de andesita porfírica (D4) Rocas Volcánicas Generalidades Brecha Volcánica (V1) Toba de lapillis (V2) Toba de cristales (V3) DE DE DE DE

Toba Negra (V4) Toba soldada y toba de cenizas (V5) Basaltos alcalinos (V6) Volcánicos indeterminados (V) Rocas sedimentarias Calizas y areniscas (K) Rocas Metamórficas Generalidades Rocas córneas (M1) Skarns (M2) Análisis químicos totales de roca Muestreo y análisis Resultados Interpretación sucinta Geología estructural Generalidades Fotointerpretación Estructuras generales observadas sobre terreno Estratificación Fallas Diaclasas Venas Diques 4. GEOQUÍMICA DE LAS ROCAS Y DE LOS MINERALES PESADOS Introducción y métodos utilizados Geoquímica de las rocas Geoquímica de los minerales pesados 5. METALOGENIA Generalidades Contexto litológico y estructural de las mineralizaciones auríferas Morfología de los yacimientos Alteración hidrotermal Paragénesis de los skans auríferos Discusión 6. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Conclusiones

Recomendaciones

ANEXOS

TOMO II:

MAPAS

LISTA DE ANEXOS I II FOTOGRAFIAS GEOQUÍMICA DE ROCAS

1. Resultados de laboratorio Análisis químico para oro y 35 elementos Análisis químicos de roca total 2. Histogramas de la distribución de los elementos 3. Matrices de correlación 4. Diagramas de correlación III GEOQUÍMICA DE LOS SEDIMENTOS PESADOS 1. Análisis químico para oro y 35 elementos 2. Histogramas de la distribución de los elementos 3. Matrices de correlación IV V INFORME GEOFÍSICO LEVANTAMIENTO GEOLÓGICO DE GALERIAS 1. Pozo Ramón 2. Pozos Ochoa números 1 y 5 3. Pozos Ochoa números 6y7 VI BIBLIOGRAFÍA 1. Referencias

2. Bibliografía de oro en skarns a través del mundo

LISTA DE MAPAS
B C Mapa geológico de reconocimiento de una región se 18km2 al Sur de Nambija. Escala 1:5000 Mapas geoquímicos de rocas C-1 Mapa de muestreo: rocas C-2 Mapa geoquímico del oro en rocas C-3 Mapa geoquímico del arsénico en rocas C-5 Mapa geoquímico del plomo en rocas Mapas geoquímicos de sedimentos pesados D-1 Mapa de muestreo: sediementos pesados D-2 Mapa geoquímico del oro en sedimentos pesados Levantamiento magnetométrico: Perfifes – campo total

D E

LISTA DE FIGURAS
1. Mapa de ubicación – Ecuador 2. Mapa de ubicación – región de Zamora 3. Mapa de la geología general de la parte Sur del Ecuador (según DGGM,1982) 4. Interpretación fotogeológica de las estructuras generales de la región (escala aprox.: 1:78000) 5. Diagrama de variación: (Na2O + K2O)/SiO2 (%peso). Rocas intrusivas 6. Diagrama de variación: (Na2O + K2O)/SiO2 (%peso). Rocas volcánicas 7. Diagrama de variación: K2O/SiO2 (%peso). Rocas volcánicas 8. Diagrama de variación: Na2O/SiO2 (%peso). Rocas volcánicas 9. Diagrama de variación: Na2O/K2O (%peso). Rocas volcánicas 10. Estereograma de los polos de los planos de estratificación 11. Estereograma de la densidad de los polos de los planos de fracturas 12. Estereograma de la densidad de los polos de los planos de falla 13. Estereograma de la densidad de las estrías de fallas 14. Estereograma de la densidad de los polos de los planos de vetas 15. estereograma de los polos de los planos de diques 16. Sumario paragenético de los skarns de Nambija 17. Mapa de ubicación de la red de las líneas de geofísica.

INFORME DE PREFACTIBILIDAD GEOLÓGICO METALOGENICO DE LA ZONA SUR DEL YACIMIENTO AURÍFERO DE NAMBIJA

1. INTRODUCCIÓN OBJETO DEL PROYECTO Y METODOS UTILIZADOS La finalidad del proyecto consiste en elaborar un mapa geológico detallado (1: 2000) de una región de 632 hectáreas o sea 6.32 km² situada inmediatamente al Sur de la zona aurífera de Nambija, en actual explotación. Con este propósito, un equipo compuesto por dos geólogos y un topógrafo, y complementando más tarde con un geofísico, han permanecido durante 1º semanas en el área del proyecto, entre el 22 de Mayo y el 1° de Octubre de 1987. Los mapas y el informe final han sido elaborados en las oficinas de Géomines Ltee en Montreal, Québec, Canadá. En primer término, se ha procedido a efectuar un levantamiento topográfico a escala 1:2000 de los arroyos y senderos utilizando brújula y cordel. Luego, se ha elaborado el mapa geológico y simultáneamente se han tomado muestras superficiales de rocas y sedimentos de los ríos utilizando bateas. Estas muestras han sido después trituradas y analizadas en laboratorios por 36 elementos. De la misma manera, se han desarrollado prospecciones geofísicas por magnetometría y electromagnetismo (VLF) sobre una malla NS-EW con líneas de exploración que totalizan 16 km de longitud. También, se ha efectuado un reconocimiento geológico a escala 1:5000 con toma simultánea de muestras de roca bateas, en una región de unos 18 km2 situada al Sur y al Este de la región mapeada al detalle.

1.2

LOCALIZACION Y ACCESO Nambija está ubicado en el Sureste del Ecuador, a 20 km al Este de Zamora, capital de la provincia de Zamora – Chinchipe, y a 420 km al Sur de Quito. El primer tramo de la ruta a Nambija está comprendido entre Quito y Loja. En este primer tramo se puede viajar en avión entre Quito y La Toma (aeropuerto de Loja) en un vuelo que dura aproximadamente una hora o en automóvil, en un viaje que demora 18 horas, por carretera afirmada. De Loja parte una ruta de segunda categoría a Zamora, cuyo recorrido normal demora dos horas y media, pero los frecuentes deslizamientos de terreno que producen en esta ruta pueden ocasionar serios retrasos. De Zamora la ruta continúa hacía Namírez, lugar a donde se llega después de una hora de viaje.

En Namírez es necesario cruzar el río Zamora, ya sea en barca, si el nivel del agua no está demasiado elevado, o utilizando un puente peatonal colgante. El viaje continúa luego en automóvil u ómnibus por una hora adicional hasta Cumay Alto (localmente llamado San Carlos), lugar donde se puede alquilar mulas para subir a Nambija en un viaje de tres horas de duración media por un camino de herradura en mal estado.

1.3

TOPOGRAFÍA Y CLIMA La región en estudio se encuentra ubicada en la Cordillera de Nanguipa que forma parte de los contrafuertes de la Cordillera Oriental de los Andes. El relieve es muy accidentado, con altitudes que varían entre 1400 y 2400 msnm. El área se caracteriza por la presencia de numerosas fallas y cicatrices dejadas por los deslizamientos del terreno. El sistema de drenaje de la región está conformado por los tributarios de la Quebrada del Fierro. Las aguas de esta quebrada desembocan sucesivamente en los ríos Nambija, Zamora, Santiago, Marañon y Amazonas y finalmente en el Océano Atlántico. La información climatológica es sumamente limitada . El clima es tropical húmedo. La temperatura oscila entre 1°C en la noche y 20°C en el día, pero excepcionalmente puede alcanzar los 30°C . La región está frecuentemente cubierta de niebla y la precipitación sobrepasa los 3000 mm por año, lo que ha dificultado mucho el avance de los trabajos de campo. En Septiembre se ha observado una cierta tregua en las precipitaciones que posiblemente se prolongará hasta Diciembre. La vegetación es del tipo floresta pluvial ecuatorial y por lo tanto muy densa, a tal punto que es necesario utilizar machetes para abrir tronchas de penetración. Los afloramientos rocosos mejor expuestos se encuentran en los arroyos, que constituyen a la vez las mejoras vías de acceso.

1.4

LOGÍSTICA Las comunicaciones son difíciles en Nambija. La única estación de radio transmisora-receptora del lugar se encuentra en la sucursal del Banco Central para uso interno. Dentro de poco tiempo, el banco será equipado también con un teléfono operado a micro-ondas. En cuanto a las instalaciones públicas, el IETEL de Zamora ofrece servicios telefónico y telegráfico internacionales pero no dispone de teles. El Aeropuerto más próximo es lo de La Toma, cerca de Loja, que da servicios en los vuelos regulares a Guayaquil y Quito. Existe también una pista de aterrizaje y un helipuerto militar en Cumbaratza. En Nambija, hay un helipuerto ubicado en las instalaciones del Banco Central.

Asimismo,, es posible alquilar sin dificultad camionetas – taxi a Loja y al aeropuerto La Toma, lo mismo que a Zamora. En lo que respecta a los víveres, los productos básicos se pueden adquirir en Nambija, pero la variedad es limitada. El agua disponible en Nambija tiene un alto riesgo de estar contaminada, de modo que en la presente campaña el personal se ha aprovisionado de agua manantial, considerada pura, que brota en el flanco Sur de Mapasingue. En Nambija es difícil encontrar un alojamiento adecuado para permanecer por largo tiempo. Por lo tanto, se debe considerar la necesidad de construir un campamento base. A causa del clima, el tipo de edificación más común es de madera, sobreelevado con respecto al terreno natural y con techo de zinc. La madera en planchas puede ser adquirida de los madereros locales pero el zinc debe ser comprado en otro lugar. Teniendo en cuenta que la temperatura desciende por las noches, será muy útil disponer de cualquier tipo de calentador (a kerosene por ejemplo). En el lugar se encuentra kerosene, petróleo diesel, gasolina y también balones de gas. La electricidad puede ser adquirida de algunos propietarios de chancadores equipadas con generadores eléctricos. Asimismo, en el área es posible encontrar mano de obra no calificada: guías – macheteros, porteadores, peones, etc. La disponibilidad de esta mano de obra fluctúa de acuerdo al ritmo de la producción minera.

1.5

HISTORIA Y METODOS DE EXPLORACIÓN La explotación del oro en la región data de la era precolombina. A mediados del siglo XVI, los españoles continuaron la explotación utilizando la mano de obra indígena, pero a fines de ese siglo las enfermedades y la inestabilidad social ocasionaron el cierre de la actividad minera en la región. Es recién al comienzo de la presente década que el yacimiento de Nambija fue redescubierto por los buscadores de oro que remontaban los arroyos lavando los sedimentos por bateas. Al principio, la explotación se hacía discretamente, pero el secreto no pudo ser guardado por mucho tiempo y la región fue rápidamente invadida por millares de personas contagiadas por la fiebre del oro. Según nuestras estimaciones, al momento de elaborar este informe, la población de Nambija está entre 7 y 10 mil habitantes. Lamentablemente, el yacimiento está siendo explotado de manera ineficiente y desordenada. Muchos pequeños mineros excavan sus galerías donde mejor les parece, sin planificar y sin tener en cuenta las más elementales reglas de seguridad.

Para accionar los martillos perforadores se utilizan compresores a motor diesel. Una vez que los taladros son perforados, se colocan cargas de dinamita y se vuela la roca. Después se separan visualmente la fracción estéril de la fracción mineralizada que se transporta en seguida al hombro a uno de los numerosos molinos donde la roca es triturada en presencia de agua. El producto de la molienda es pasado por un canal de lavado a fin de separar la fracción pesada. En seguida, esta última fracción es lavada en presencia de mercurio para obtener al final una bola de amalgama de mercurio – oro que luego se quema al soplete para hacer hervir el mercurio y obtener oro relativamente puro. Este producto es transportado después a la sucursal local del Banco Central que compra el metal después de haberlo fundido y pesado.

1.6

AGRADECIMIENTO Los autores desean agradecer al Banco Central del Ecuador por la preciosa ayuda que les ha proporcionado, en particular, al Jefe del Departamento de Comercialización del Oro en Quito, Lcdo. Oswaldo Hernández, y a los gerentes de la sucursal de Nambija, Lcdo. Galo Román, Lcdo. Fausto Andrade y Lcdo. Baltasar Guaruizo. Nuestras permanencia en Nambija ha sido más agradable gracias a su hospitalidad, su experiencia respecto a las condiciones locales y su asistencia logística , sin hablar de los servicios bancarios. En Zamora, queremos agradecer al Sr. Magner Turner y su equipo por los servicios logísticos prestados y por la visita a la mina de Guayaquil. Dos profesores de la Universidad de Québec en Montreal, Dr. Michel Gauthier y Dr. Michel Jebrak, nos han alentado mucho con sus estimulantes discusiones sobre la naturaleza del yacimiento. Agradecemos también al Dr. Robert Wares (Ph.D.), especializados en skarns que ha contribuido grandemente en la elaboración del capítulo “Metalogenia” ya la Sra. Anne Charland (M.Sc.) que nos ha hecho partícipe de sus conocimiento sobre rocas volcánicas, ambos de la Universidad McGill en Montreal. En la Universidad de Laval en Québec, queremos agradecer al Dr. Réjean Hébert (Ph.D.) y a la Sra. Sylvie Roy (M.Sc.) por sus descripciones petrográficas, así como al Dr. Robert Ledoux (Ph.D.) por sus apreciados consejos concernientes a los minerales pesados. Agradecemos, asimismo, a todo el equipo del INEMIN del Ecuador, cuyos innumerables servicios conformarían una lista demasiado extensa. Además,

agradecemos también al Ing. Edgar Pillajo, quien ha elaborado la cartografía del vértice NE del mapa B. Estamos particularmente reconocidos por los servicios del Ing. Ivan Endara, Director del Laboratorio de Chillogallo, y del Dr. Ahmed Mahmood, perteneciente a la oficina regional de Geomines en Rouyn-Noranda (Québec), por la ejecución de los estudios petrográficos. Agradecemos a la brigada de campo conformada por el Sr. Marc Chénier – geólogo jefe de proyecto, la Sra. Sylvie Prud’homme – geóloga, el Sr. Albert Bastien – técnico – topógrafo – dibujante, el Sr. Jan Stembera – geofísico, y el Sr. Arturo Cabrera – asistente de campo y soporte logístico en Ecuador. En fin, muchas gracias a todo el personal auxiliar tanto en el Ecuador como el la sede Central de Géomines en Montréal. Canadá.

2

GEOLOGÍA GENERAL Existen dos mapas geológicos recientes, a escala 1:1.000.000. que cubren la República del Ecuador. Uno de ellos ha sido publicado por la DGGM y el Instituto Francés de Petróleo, en 1969, y el oro por la DGGM y el Instituto de Ciencias Geológicas, en 1982. El presente capítulo está ampliamente basado en este último y en el boletín explicativo que lo acompaña. El Ecuador está dividido en tres provincias geológicas que corresponden aproximadamente a las tres regiones fisiográficas. Estas tres regiones son, de Oeste a Este. La Costa, la Sierra dividida en dos cordilleras separadas por el Valle Interandino en el Norte del país y el Oriente separado en dos regiones: la zona subandina y la Cuenca Oriental (Figura 3) El basamento de la costa está constituido por rocas basálticas toleíticas del Cretáceo, que constituirían una porción de la corteza Oceánica soldada al Continente. Estas rocas están recubiertas de sedimentos detríticos del Cretáceo Superior y del Terciario. La Cordillera Occidental está compuesta por rocas volcánicas basálticas del Cretáceo (equivalentes a aquellas de la Costa), recubiertas de lavas andesíticas y de piroclásticos del Terciario y del Cuaternario. La Cordillera Real (u Oriental), por el contrario está formada por una gran cantidad de rocas metamórficas (esquistas a mica) del Paleozoico. El surco intra-andino, que separa las dos cordilleras en la mitad norte del país, es una depresión cuya exacta naturaleza no es conocida debido a que los contactos están cubiertos por el volcanismo reciente. Una gran falla de cabalgamiento separa la Sierra del Oriente, donde se encuentra en primer término la zona subandina estructuralmente separada, pero estratigrafícamente formando parte de la Cuenca Oriental propiamente dicha situada más al Este. Esta cuenca está compuesta de rocas sedimentarias

depositadas en tres fases sobre las rocas precambrianas del Escudo GuyanoBrasileño. Primero, los sedimentarios marinos del Peleozoico y del Mesozoico Inferior (Formaciones Pumbuiza, Macuma, Santiago y Chapiza), fase terminada por el volcanismo (miembro Misahuallí de la Formación Chapiza). Luego, la deposición de sedimentos marinos geosinclinales del Cretáceo Superior (formaciones Hollín, Napo y Tena reagrupadas también bajo el nombre de formación Limón). El fin del Cretáceo marca el origen del orogenismo andino que se caracteriza por una sedimentación clásica proveniente del Oeste. La zona subandina se ha deformado (pliegues y cabalgamientos) en el Terciario Superior. La falla de cabalgamiento que define el límite Oeste de la zona subandina y su contacto con la Cordillera Real está marcada por la presencia de una serie de batolitos granitoides del Jurásico (¿ ), probablemente desplazados por el tectonísmo asociado al levantamiento de la proto-cordillera (fin del Cretáceo). Las rocas volcánicas y subvolcánicas asociados a ciertos batolitos, como el batolito Abitagua e incluídas en el miembre Misahuallí de la Formación Chapiza, podrían representar una fase tardía de ese mismo plutonismo (evidencia de origen comagmático). Por extensión, está teoría podría relacionarse quizás también con lar rocas volcánicas observadas dentro de los límites del batolito de Zamora, en el área objeto del presente estudio. Además de rocas plutónicas granitoides, se han mapeado, muy cerca de esta región, rocas sedimentarias de las Formaciones Santiago y Chapiza al Norte y al Sur y posiblemente al Este (Feininger, 1987), lo mismo que sedimentos más jóvenes de la Formación Limón (al Norte). Feininger (1987) propone una teoría según la cual el Ecuador estaría dividido en cinco “terrenos” allotóctonosos, entre los que se halla el “Santiago Terrane” que comprende la mitad Sur tanto de la Cordillera Real como de la zona subandina (incluyendo el Batolito de Zamora), zona caracterizada por la presencia exclusiva de la Formación Santiago que estaría ausente en las demás áreas. Santamaría et al. (1983) y Pillajo (1983) han efectuado trabajos en la región de Nambija (mapas fotogeológicos y visitas de reconocimiento general). Ambos identifican una zona de rocas sedimentarias y volcánicas al inferior del batolito, zona que habría estado en parte eskarnificada. El yacimiento aurífero de Nambija se encuentra dentro de esta zona.

3 3.1 3.1.1

GEOLOGÍA LOCAL DESCRIPCIONES LITOLÓGICAS GENERALIDADES En el marco del presente trabajo se han llevado a cabo dos levantamientos geológicos. El primero, a escala 1:2000, ha cubierto una zona de 6 km2 ubicada inmediatamente al Sur del yacimiento de Nambija en actual explotación. Al Este y al Sur de esta zona detallada, se efectuó un mapeo a nivel de reconocimiento, a escala 1:5000, que cubre una superficie total de 18 km2 . Durante el desarrollo de estos levantamientos fueron descritos cerca de 700 afloramientos y las informaciones litológicas y estructurales obtenidas fueron debidamente registradas sobre los mapas topográficos respectivos. Con el propósito de determinar la naturaleza de las unidades litológicas encontradas, muy afectadas localmente por alteración hidrotermal, y para precisar la naturaleza de la mineralización aurífera, se han estudiado 180 láminas delgadas simples y 56 láminas delgadas pulidas con la intervención de cinco especialistas en petrografía. Todas las muestras provienen de la zona de 18 km2, salvo 29 que fueron tomadas dentro del sector de la mina de Guaysimi. Las conclusiones de estos estudios petrográficos forman parte de la descripción de las diferentes unidades litológicas y del capítulo “Metalogenia”. La región de Nambija es poco conocida geológicamente, los pocos mapas existentes son muy generales y han sido elaborados en su mayoría por interpretación fotogeológica. Esta región situada al Sur del Ecuador, en la zona subandina, es una zona tectonoestratificada, caracterizada por la presencia de sedimentos y volcánicos de edad Paleozoica a Mesozoica cortados por batolitos de composición entre tonalitica y granodiorítica de edad Jurásica (¿). La zona es tectónicamente activa y constituye una cintura fuertemente cabalgada que se desplaza actualmente hacía el Este. La estratigrafía de esta zona es relativamente bien conocida en el Norte y en la parte central del país, en su mayor parte gracias a los trabajos de exploración petrolera. Por el contrario, en el Sur del país, al Este de Zamora, el sector no está muy documentado y, según ciertos trabajos recientes (Feininger, 1987), parecería que la estratigrafía y la evolución tectónica en este lugar habrían sido diferentes con relación a la parte Norte. En consecuencia, si bien las rocas observadas en estos levantamientos parecen pertenecer a la formación Santiago (Jurásico-Superior), faltan datos geológicos a escala regional y local en la región de Nambija, de modo que la superficie restringida de la zona estudiada no permite establecer correlaciones estratigráficas en el presente estudio. Además, las relaciones entre las diferentes unidades litológicas encontradas no siempre pueden ser

claramente establecidas en razón a las numerosas fallas que cortan toda la zona considerada. Durante el mapeo, hemos tentado de reagrupar las rocas estudiadas por facies comodamente reconocibles sobre el terreno, es decir, en unidades litológicas mapeables. De manera general, se encuentra una secuencia volcano-sedimentaria que aloja a las mineralizaciones auríferas, formando una banda de algunos kilómetros de ancho en el seno de un batolito de composición granodiorítica. Esta banda volcano-sedimentaria parece extenderse por varias decenas de kilómetros según orientación N-S y está limitada al Este y al Oeste por fallas probablemente normales. La secuencia está constituida por rocas piroclásticas (brecha volcánica, tobas de bloques y lapilis, tobas de cristales, tobas de cenizas) entre las cuales se intercalan delgados horizontes de calcáreas (arenas y lutitas calcáreas) metasomatizadas en skarns y asociadas a las mineralizaciones auríferas. Todos estos materiales están cortados por diques y por pequeños stocks de diorita, de apilita y de rocas subvolcánicas de composición semejante a las rocas estrusivas también volcanitos (basaltos alcalinos) y doleritas tardías en las zonas de fallas y cizallamiento.

3.1.2

ROCAS INTRUSIVAS 3.12.1 Granodiorita (G y G1) Esta unidad litológica, probablemente ubicada en la parte inferior de la secuencia estratigráfica de la zona estudiada, se encuentra en los bordes Este y Oeste de la superficie mapeada, constituyendo de hecho un batolito que se extiende a lo largo de varios kilómetrosa dentro de la región. En el sector considerado, esta unidad está cortada por numerosas fallas que han dado lugar a una estructura de hundimiento dentro de la cual se ha depositado posteriormente una secuencia volcano-sedimentaria. La unidad está bien caracterizada en los afloramientos y puede o no presentar alteraciones. La roca es de color rosado, gris y blanco con pequeñas manchas negras causadas por los cristales de hornblenda. La textura es generalmente media y equigranular. En la parte oriental de la zona mapeada, en la región del río Guaysimi, se observa una facies de fenocristales de hornblenda con tamaño medio que varía entre 5 mm y 1cm. Localmente, la granodiorita puede contener enclaves de material intrusivo fino de color gris oscuro y de diámetro variable entre 2 y

10 cm. Se nota igualmente ciertas zonas de composición más potásica que le confieren a la roca un color más rojizo. A nivel petrográfico, la granodiorita se compone principalmente de cuarzo de extinción ondulada, de plagioclasas (oligoclasasandesina) y de feldespatos potásicos kaolinizados y sericitizados, de hornblenda y de pequeñas cantidades de biotita con alteración en clorita y de tarazas de minerales opacas diseminados (principalmente pirita). Se observa igualmente trazas de apatita y de zircón como inclusiones en las plagioclasas, así como esfeno. La epidota, bajo la forma de cristales prismáticos, se encuentra en forma de inclusión en las plagioclasas feldespatos, reemplazando a la hornblenda y en forma de vetillas. Finalmente, se encuentran carbonatos secundarios alterando las plagioclasas y la hornblenda.

3.1.2.2

Tonalita-diorita (T) La segunda unidad intrusiva importante de la región parece cortar la granodiotita. Su composición, aunque localmente tonalítica, es principalmente diorita. Se la encuentra frecuentemente en la granodiorita en los bordes de la zona mapeada, en contacto de falla con los volcanitos según una dirección NS. Se nota también la presencia de algunos diques así como de un pequeño stock en intrusión dentro de los volcanitos en la parte central de la región (Quebrada #15). En este lugar, la diorita está cortada por numerosas fallas y los contactos de intrusión con los volcánicos que la rodea parecen marcados por fallas. Megascópicamente, la roca es de textura fina, (1 mm), equigranular, de color gris claro a gris medio, localmente cortada por vetillas rosadas de alteración potásica. En la parte oriental de la región, se observan localmente afloramientos de granitoide completamente rosado adentro de esta unidad. La aroca se compone principalmente de feldespatos potásicos y de plagioclasas kaolinizadas, sericitizadas y epidotizados, de cuarzo de extinción ondulada, y de hornblenda y biotita alteradas en clorita. Se nota también calcita secundaria intersiticial en las plagioclasas y la hornblenda, así como en forma de vetillas. Están igualmente presentes los minerales opacos. En una muestra (#1101), se observa un “stockowork” de venillas de pirita, pirrotita y calcopirita, con impregnaciones de magnetita asociadas a las alteraciones en epidota-clorita. Los diques observados en la región pueden ser microdioríticos, de color blanquecino, sericitizados, con los minerales máficos completamente alterados.

En el centro de la región, en la Quebrada #11, se notan diques completamente cataclazadas con epidota, clinozoisita y tremolitaferro-actinota. Un poco más al Este, en la Quebrada #14, a la altura de los Pozos Ochoa, se pieden observar un intrusivo de color blanquecino y de textura fina, probablemente semi-profundo y situado a lo largo de una falla E-W, la cual están asociados algunos ocurrencias de skarn. La roca presenta una alteración biotítica precoz, una muy fuerte alteración hidrotermal sericítica con piritización y finalmente una alteración potásica.

3.1.2.3

Intrusivos subvolcánicos (A1 y A2) Entre los intrusivos que parecen tardíos y que cortan la granodiorita y la diorita, se nota una facies hipoabisal de composición andesítica que se presenta bajo la forma de pequeñas intrusiones en la parte Suroeste así como en el centro de la región, asociada a los skarns de las zonas mineralizadas en actual explotación de Nambija. Se ha notado su presencia en el sector de Mapasingue, donde parece intercalada con los horizontes de toba de cenizas, así como en la zona del Playón. A superficie fresca, la roca es de textura porfírica con fenocristales de plagioclasa blanquecina de 1 a 2 mm, en el seno de una matriz de color gris verduzco, frecuentemente piritizada. Cuando la roca está alterada, se presenta de color blanquecino y de textura más bien media. Microscópicamente, se observan fenocristales de plagioclasas automorfas a sub-automorfas, fuertemente sericitizadas, en una matriz cuarzo-feldespática micrograneada. Los minerales máficos (anfiboles?) están enteramente descompuestos en clorita, ferroactinota, calcita y epidota. Se nota igualmente cuarzo y calcita secundarios en microfisuras. En las vecindados del stock dioríritico, en la parte centro-este de la región, los resultados del levantamiento geofísico indican la presencia probable de un dique de granitoide de dirección NW-N. Los afloramientos en los alrededores indican la presencia de rocas de tipo filón, hollocristalinas y porfiriodes. Megascópicamente, la roca muestra una matriz fina de color beige a marrón claro con fenocristales de plagioclasas blanquecinas de 2 a 4 mm. Microscópicamente, además de las plagioclasas, se nota la hornblenda verde, un poco de cuarzo en una matriz cuarzofeldespática con esfeno, turmalina y opacos accesorios. La composición es tonaítica.

3.1.2.4

Diques rojizos de composición tonalítica-diorítica (D1) Al Noroeste de la zona mapeada, en particular en el seno de la diorita, se observan diques de algunos metros de espesor, de dirección E-W, NE-SW y de inclinación abrupta, constituidos de un material marrón-rojizo a rojizo, de textura ligeramente porfírica, compuesto de plagioclasas (y de feldespatos potásicos) alteradas por las calcita y epidota, de cuarzo, y de un fierro-magnésico (anfibol) clorotizado. Se nota también la apatita, en inclusiones dentro de la plagioclasa, y la epidota. Localmente, los diques presentan bordes de cerca de 1 m de ancho compuestos de un material fino, laminado, de color beige. En láminas delgadas, la roca es leucócrata, constituída de minerales félsicos completamente sercitizados. La composición global de las diques parece ser tonálitica a granodiorítica. Finalmente, estos diques parecen estar desplazados por las fallas N y NE.

3.1.2.5

Diques de dolerita (D2) Algunos diques de dolerita cortan los volcanitos en la parte central, al Sur de la región. Estos diques, de dirección NW, parecen asociados a la falla importante de la misma dirección y decalados ligeramente por las fallas de orientación N-S y NE-SW. Estos diques, con un ancho máximo de unos 2 metros, presentan una superficie fresca de color verde oscuro, de textura fina a media o ligeramente porfírica. Están compuestos de plagioclasas medianamente básicas, kaolinizadas, de piroxenos (augita) fracturados con una alteración clorítica y un poco de minerales opacos diseminados. Localmente, se han podido observar cintas en el seno de los diques con un borde afanítico oscuro y niveles de color oscuro y de textura fina a media, alterando con niveles más claros. Se debe notar que los diques, posteriores a los volcánicos, no son afectados por toda la red de fracturas multiples que cortan a estos últimos.

3.1.2.6

Diques aplíticos e intrusivos félsicos varios (D3) Varios planos de fallas N-S y E-W están asociados a la presencia de aplitas o de intrusivos félsicos, generalmente de color gris claro y de textura gruesa. Estas rocas están compuestas principalmente de plagioclasas (oligoclasa-andesina) y feldespatos potásicos, kaolinizados, sericitizados y con alteraciones en epidota y carbonatos. Con mucha frecuencia, estas rocas están caracterizadas por estructuras de deformación intensa con cuarzo de extinción rodante, en láminas de deformación y anfiboles (hornblenda) tectonizados, transformados en clorita en una matriz siliciosa recristalizada.

3.1.2.7

Diques de andesita porfírica (D4) En el centro-norte de la región, en las Quebradas #11 y #14, se notan “diques” o coladas de andesita porfírica de cerca de 1 m de ancho cortando las rocas piroclásticas. En los afloraminetos, la roca es de color gris-verdoso claro con fenocristales de 2 a 5 mm diámetro y de color oscuro. En láminas delgadas, se observa una matriz formada por microlitos de plagioclasas, fenocristales sub-automorfos de un antiguo ferromagnesiano (piroxeno u hornblenda) enteramente remplazados por la matriz. Finalmente, se nota la presencia de pirita y de calcopirita, en masas irregulares de cerca de 5 mm de diámetro diseminadas en la roca.

3.1.3

ROCAS VOLCÁNICAS

3.1.3.1 Generalidades La mayor parte del territorio mapeado para este estudio está compuesto de rocas volcánicas, que conforman una secuencia volcanosedimentaria. Tal como se ha mencionado anteriormente, estas rocas forman una banda de algunos kilómetros de ancho, de orientación N-S, y está en contacto de falla con la granodiorita.

Parece, a la luz de las observaciones de campo, que las rocas volcánicas serían posteriores a un batolito granodiorito. Sin embargo, las rocas volcánicas están cortadas por diques y por pequeños instrusiones de composición tonálitica-dioritica, así como por dikes de dolerita, intrusivos félsicos y, menos frecuentemente, por rocas hipoabisales, coladas de lavas andésiticas y basálticos inyectados en las zonas de cizallamiento. La secuencia está formada principalmente de rocas piroclásticas en las que la composición paraece bastante uniforme, de andésitica a dacítica localmente. De forma ngeneral, se observan tobas de lapillas, de cristales y localmente vidriosos, constituidos por cristales de plagioclasas y por fragmentos de traquiandesita en el seno de una matriz volcánica. Con mucha frecuencia, se nota la presencia de minerales metamórficos tales como la epidota, zoisita, tremolita-ferroactinota, clorita, vesubianita, calcita, probablemente debidos a un metamorfismo de contacto. Las facies finales constituyen las rocas córneas. Tal como se ha mencionado en la introducción de este capítulo, las diferentes facies mapeadas representan facies descriptivas (“unidades litológicas mapeables”) antes que unidades litoestratigráficas en el sentido estricto. La distinción entre las diversas partes, si bien es esencialmente granulométrica, está dada también por el color y la textura de la roca, así como por el porcentaje y la composición de sus constituyentes. Localmente, las rocas presentan características propias en varias facies y no siempre ha podido ser establecida una distinción muy clara.

3.13.2

Brecha Volcánica (V1)

La facies más característica consiste en una brecha volcánica localizada en la parte Noreste del área mapeada, es decir, en la Quebrada del Diamante y al Este de la Cordillera de Nanguipa. En los afloramientos, esta unidad litológica se presenta ya sea masivamente o intercalada con tobas de bloques, lapilis y cenizas, formando cintas visibles a la escala natural. La composición de estas tobas parece la misma que de la brecha, con la sola diferencia del menor tamaño y la abundancia de los fragmentos en la roca. La facies brechosa presenta una superficie de alteración blanquecina a beige clara con fragmentos de color negruzco. En superficie fresca, la matriz es generalmente verdosa media a oscura. La roca se compone principalmente de una matriz criptocristalina cuarzo-feldespática, de

fenocristales de plagioclasas de cerca de 2 mm y de fragmentos líticos subangulares de tamaño medio, alrededor de 1 a 4 cm, pudiendo alcanzar una decena de centímetros. Estos fragmentos son de origen volcánico, provienen de rocas traquíticas compuestas de microlitos de plagioclasas con vidrio volcánico y presentan una textura fluidal. La composición global de la brecha volcánica es andesítica.

Toba de Lapilis (V2) Esta facies ocupa la mayor parte de la superficie mapeada y puede presentar diversos aspectos. Sin embargo, en términos generales esta unidad se compone de fenocristales y de fragmentos líticos volcánicos subangulares de tamaño variable entre 1 mm y 3 cm (con una media alrededor de 1 a 2 mm) en el seno de una matriz fina. La superficie de alteración es de color gris-verdoso medio beige claro, manchada de puntos negros que presentan un aspectos que denota la erosión diferencial de los fragmentos. En la parte oriental de la Quebrada del Diamante, esta toba de fragmento líticos y de fenocristales es el equivalente de la brecha volcánica de grano grueso descrita anteriormente. Se nota igualmente en el mismo sector, y frecuentemente intercalada con estas facies, una roca un poco diferentes con una superficie fresca gris clara mostrando fragmentos, sobre todo de fenocristales pálidos y oscuros. En láminas delgadas, la composición se revela similar a aquella de la brecha. Se observan fenocristales de plagioclasas (0.2-1 mm), ocasionalmente sericitizados y epidotizados con fragmentos de roca andesítica de textura traquítica. La matriz compuesta de cuarzo, de feldespatos y localmente de micas, es finamente cristalina. Se puede también notar alteraciones en clorita, epidota y serecita, así como cuarzo secundario y carbones en vetillas.la composición global de la roca es andesítica y dacítica localmente.

Toba de Cristales (V3) Si bien comprenden ocasionalmente fragmentos líticos y se emparentan también con las tobas de lapílis descritas antes, las rocas agrupadas bajo la presente facies contiene un porcentaje relativamente más elevado de fenocristales. A superficie fresca, esta unidad litológica presenta fenocristales blanquecinos de plagioclasas de cerca de 1 a 2 mm en el seno de una matriz gris oscura a negra. Cuando la roca está alterada puede presentar un tinte gris claro o verdoso.

Microscópicamente, se observan cristales de plagioclasas (oligoclasaandesina) que pueden estar sericitizados o epidotizados con la hornblenda cloritizada localmente en una matriz criptocristalina cuarzofeldespática. Se nota frecuentemente una alteración en epidota, clorita, calcita y una silicificación secundaria en toda la roca cuya composición puede variar de generalmente andesítica a riodacítica localmente. En la Quebrada del Fierro Sur, en el centro-sur de la región mapeada, la presencia de una zona de falla cusa alteraciones potásicas y carbonatadas y principalmente una silicificación en el seno de la roca que se presenta entonces de color gris claro a verdoso claro, cortada por numerosas vetillas y con pirita diseminada. En la zona ubicada en las inmediaciones del stock de tonalita-diorita, en el centro de la región, es decir, en la intersección de la Quebrada del Fierro y de la Quebrada de la Culebra Verde y en el camino de Guaysimi, la roca muestra una alteración potásica pronunciada. Se notan feldespatos potásicos y la presencia de epidota y ocasionalmente de granate.

Toba Negra (V4) Esta faices agrupa a las rocas de granulometría netamente más fina en comparación con las otras faices descritas antes y comprende las tobas de cenizas así como las tobas líticas de cristales de composición riodacítica a andesítica. En el seno de esta unidad se observan frecuentemente cintas originidas por la alternancia de capas de cenizas, de lapilis y cristales, en particular en el centro de la región, dirigiéndose hacia el Norte y la colina de Mapasingue (cabecera de las Quebradas #5 y #11). La litología características de esta facies es una toba de color gris oscuro a negro, de textura afanítica y de composición andesítica. En láminas delgadas, se notan cristales de plagioclasas, cuarzo y biotita, recristalizados con un tamaño medio de alrededor de 0.05 a .5 mm. Igualmente, se pueden constar la presencia de vidrio volcánico en proceso de desvitrificación, transformándose en clorita. Esta toba negra puede ser observada, entre otros, en la Quebrada del Fierro, entre el ramal Sur de esta misma quebrada y la Quebrada de la Culebra Verde. En la Quebrada #11, se puede remarcar los afloramientos de una roca de color gris oscuro, ligeramente rojiza y de textura afanítica. Localmente, esta roca muestra fenocristales de plagioclasa y fragmentos líticos traquiandesíticos cuyo tamaño varía de 1 a 4 mm, así como filones vserdoso de epidota. La matriz criptocristalina cuarzo-feldespática está

epidotizada y la tremolita y el cuarzo reemplazan localmente los fragmentos líticos.

Toba Soldada y Toba de Cenizas (V5) Esta facies comprende las rocas piroclásticas situadas sobre la colina de Mapasingue, en la parte centro-norte de la región mapeada, y asociadas a los skarns auríferos. Incluye, igualmente, los piróclasticos idénticos que han sido observados en contacto con los skarns de la explotación de Nambija que son denominados “caja” por los habitantes del lugar. Los afloramientos de esta roca muestran una superficie de alteración beige claro y una textura afanítica. Esta alteración penetra profundamente en la roca y solo muy raramente se puede percibir una superficie más fresca de color gris pálido azulado. En láminas delgadas, esta facies revela una composición de toba lítica con fragmentos soldados de tranquiandesita y de roca hialina con cemento vítreo y fenocristales de plagioclasa. La matriz de granos muy finos está sericitizada. Se nota, igualmente, una intensa silicificación manifestada por numerosas playas, agregados y filones de cuarzo, así como de epidota, de calcita y de vesubianita en las zonas de contacto con los skarns. Estos niveles afaníticos pueden estar intercalados a la escala centimétrica con horizontes de material blanquecino de textura fina, los mismos que son particularmente observables en las cumbres de Mapasingue hacia el flanco Sur. Los horizontes están constituídos de tobas con fenocristales de plagióclasa completamente sericitizados y algunos fragmentos de roca traquítica, cuyas plagioclasas están transformadas en tremolita esferulítica. Se nota también una fuerte silicificación de la roca. En la extremidad Este de la colina Mapasingue se observa una roca similar, pero en la que el tamaño de los cristales es superior a los de las otras rocas piroclástico. Por esa razón, esta roca ha sido representada bajo la facies de tobas de cristales sobre el mapa geológica. Este piroclástico es el equivalente de una traquiandesita o microdiorita con una matriz holocristalina y algunos fragmentos de composición andesítica. La roca ha sufrido, por otro lado, un tectonismo brusco, tal como lo revela la presencia de fracturas paralelas llenas de cuarzo, así como un metamorfísmo de contacto con epidota y vesubianita. Desde el punto de vista petrográfico, las rocas pertenecen a esa facies se pueden aproximar con aquellas de la facies “toba negra” con cintas. Se podría decir que su aspecto actual, así como sus susceptibilidades magnéticas bajas, serían debidas a una fuerte alteración hidrotermal y a una intensa silicificación, antes que una composición original más félsica.

Algunas ocurrencias (Quebradas #5 et #14) de toba soldada más típica (“ash-flow tuff”) han sido incluídas igualmente en esta facies. Esta toba lítica de cristales está constituida esencialmente de plagioclasas sericitizadas y epidotizadas en una matriz vítrea alterada en zeolitos o hidrobiotita y presenta estructuras fluidales (laminaciones y espinas de vidrio estiradas).

Basaltos Alcalinos (V6) En ciertas zonas de fallas mayores (Quebradas #5, Quebrada del Fierro Sur, Pozo Ramón), se nota la presencia de lavas tardías. En los afloramientos, la roca es de color verde oscuro, de textura afanítica a porfirítica, con fenocristales de plagioclasas que alcanzan 1 mm de tamaño, epidota y clorita. En láminas delgadas se observan plagioclasas sericitizadas y epidotizadas ya sea con hornblenda o con un piroxeno (titano-augita). La matriz está compuesta de microlitos de plagioclasa y de vidrio volcánico reemplazado por clorita y serpentina. La epidota, el cuarzo y los carbonatos están presentes en vetillas y la clorita bajo la forma de alteración de minerales máficos. Los minerales opacos están diseminados en la matriz o en forma de inclusiones en los anfiboles. Estas rocas han sido clasificadas como andesitas o andesitas basálticas cuando se han efectuado los estudios petrográficos. Los análisis químicos de roca total revelan, sin embargo, una afinidad alcalina para estas rocas que han sido regrupadas bajo la denominación de “Basaltos alcalinos” en atención a los estudios geoquímicos más detallados.

Volcánicos Indeterminados (V) Esta categoría ha sido utilizada sobre el mapa geológico en los lugares en que no han sido posible especificar el tipo de roca volcánica, ya sea en razón a la falta de datos o a la intensa alteración hidrotermal que no permiten la identificación de la roca.

ROCAS SEDIMENTARIAS Calizas y Areniscas (k) La sola ocurrencia importante de calizas en la región se ubica en los alrededores de Pozo Ramón, al Noreste de la región mapeada. En este lugar, se observa un acantillado con calizas intercaladas con algunos pocos bancos de arenisca así como con tubas líticas de lapilis. Ciertos bancos de calizas están metamorfoseadas en skarns. Las calizas observadas están constituídas por calcarenitas, calcisititas y calcilutitas, ligeramente marmorizadas en contacto con el skarn. Un fragmento de braquiópodo no identificable ha sido remarcado localmente. Los bancos de areniscas tienen entre 0.5 y 2 m de ancho y están compuestos de feldespatos angulosos sericitizados y kaolinizados, granos de cuarzo redondeados así como fragmentos de rocas efusivas constituidos de cristales submicroscópicos. El cemento es carbonatado.

ROCAS METAMORFICAS 3.1.5.1 Generalidades Los sectores donde se encuentran las rocas córneas y los skarns representan zonas de metamorfismo de contacto, acompañado de metasomatismo en el caso de la formación de los skarns. Estas rocas derivan de la transformación de una secuencia volcano-sedimentaria en la cual rocas piroclásticos están intercaladas con calizas y areniscas calcáreas. En los alrededores inmediatos a la región mapeada, las únicas zonas importantes donde se pueden observar los skarns constituyen los mismos emplazamientos de explotación minera de Nambija y de Guaysimi. En estos lugares, las rocas carbonatadas originales están completamente alteradas en skarns, mientras que las rocas piroclásticas, esencialmente de granulometría muy fina, están transformada en rocas córneas.

3.1.5.2 Rocas Córneas La mayoría de rocas de esta unidad están asociadas a la presencia de horizontes skarníferos, aunque también se encuentran afloramientos

aislados en el seno de los piroclásticos en contacto con cualquier intrusivo. En los sectores de explotación aurífera de Nambija y Guaysimi las rocas córneas se presentan bajo la forma de rocas de color verde claro, de textura fina a afanítica y de aspecto silicificado. Las rocas pueden mostrar igualmente finas laminaciones (2 mm) paralelas y estar interstratificadas con horizontes más gruesos de epidota o granate. Generalmente, no se encuentran valores auríferos significativos en el seno de esta facies; sin embargo, se observa una roca córnea mineralizada, íntimamente asociadas a las zonas de skarns aurífero, de color verde oscuro y de textura muy fina. Finalmente, se encuentran rocas completamente epidotizadas, de color verde pistache y de textura afanítica. En la zona de lo Pozos Ochoa, varios afloramientos encierran una mineralogía derivada de un metamorfismo de contacto probablemente debido a la presencia del intrusivo diorítico. De esta manera, se nota una roca córnea de color gris verdoso claro, de textura fina a afanítica, con pirita y calcopirita en vetillas. Al Este de la Cordillera de Nanguipa, al borde del batolito granodioritico, se observan afloramientos puntuales de skarns y de granodiorítico, se observan afloramientos puntuales de skarns y de roca córnea en el seno de los piroclásticos. En general, la roca es de textura fina a medianamente fina, de color verde oscuro, con zonas alteradas de color verde claro y rosado y vetillas de epidota. En láminas delgadas, todas las rocas descritas demuestran un origen volcánico, pertenecen generalmente a las tobas líticas con cristales, de textura fina (toba negra V4, toba de ceniza V5) y exhiben una minerología metamoórfica. Se observan diversos ensamblajes mineralógicos que comprenden sesncialmente a la epidota, zoisita, vesubianita, diopsida, tremolita-ferroactinota y calcita. La matriz es frecuentemente cloritizada, epidotizada y sericitizada pudiéndose notar localmente una silicificación secundaria de toda la roca.

3.1.5.3 Skarns (M2) Muy pocos afloramientos de skarns propiamente dichos han podido ser observados en la región mapeada para este trabajo. Se notan algunas ocurrencias puntuales dentro del área con levantamiento geológico a nivel de reconocimiento al Este de la Cordillera de Nanguipa que parecen derivarse del metamorfismo de delgadas capas carbonatadas intercaladas con rocas piroclásticas. En el centro de la región. En los alrededores de los Pozos Ochoa, se ha constatado la presencia de skarns y de roca córnea en contacto con la

intrusión dioritica hodrotermalmente.

subvolcánica

completamente

alterada

El borde Oeste del intrusivo presenta un skarns de granates cálcicos y carbonatados que derivan probablemente de una roca carbonatada, mientras que la extremidad oriental se encuentra una roca a base de vesubianita y zoisita que muestra una silificación intensa y constituye, probablemente, un endoskarn. En el sector de Pozo Ramón se nota la presencia de skarns en el seno de los afloramientos de calizas bajo la forma de pequeños lentes en los que los contactos siguen los planos de estratificación. En Pozo Ramón, se puede ver una de estas capas, de cerca de 5 m de espesor, que ha sido completamente explotada. En este lugar, el skarns, de textura gruesa, está compuesto principalmente de granetes cálcicos, de calcita, vesubianita, epidota, diopsida y cuarzo, así como una mineralización dee pirita, pirotita, calcopirita y esfalerita. Los horizontes piroclásticos intercaladas con las calizas son sobre todo epidotizados en estas de alteración. En las explotaciones mineras de Nambija y Gauysimi se observan skarns auríferos que contienen principalmente granatos cálcicos (grosularia), diopsida, vesubianita, cuarzo, calcita y adularia. La calcita, bajo la forma de gruesas placas, altera y engloba la vesubianita. De la misma forma, el cuarzo secundario invade la roca, englobando y rodeando los minerales metamórficos. Los skarns se presentan frecuentemente con cintas en las que se pueden observar delgadas franjas de color verde claro y de granos finos que representan niveles de rocas córneas derivadas de piroclásticos, alterando con camas de skarn de granates, de textura más gruesa.

3.2 3.2.1

ANALISIS QUÍMICOS TOTALES DE ROCA Muestreo y Análisis Con el propósito de determinar la naturaleza química de las diferentes unidades litológicas así como de las alteraciones hidrotermales que les afectan, se ha seleccionado 94 muestras para análisis total. Las muestras fueron seleccionadas en forma tal de tener un muestreo representativo de todas las facies observadas, tanto de las rocas que presentan poca o ninguna alteración como de aquellas que aparecen alteradas en el terreno. La procedencia de estas muestras es como sigue: 22 corresponden a las diferentes rocas intrusivas, 46 a la secuencia de piroclásticos y volcánicos, 6 a los afloramientos de skarn dentro de la

región estudiada, incluyendo 9 muestras de la mina de Nambija y 2 de la mina de Guaysimi. Las muestras de roca han sido molidas hasta conseguir una granulometría que pasa la malla 200 en el laboratorio del INEMIN, en Chillogallo (Quito), y remitidas luego al laboratorio Bondar-Clegg de Ottawa, Canadá. El análisis químico ha sido efectuado por espectrometría de la emisión atómica del plasma para los elementos mayores tales como Si02, Al203, Fe (total), Mg0, Ca0, Na20, K20, Ti02, P205, Mn0, así como también para el C02 et S (total).

3.2.2

Resultados

Los resultados generales se presentan en el Anexo II-1.2 por orden numérico. El anexo incluye la litología correspondiente a cada muestra así como una leyenda de las abreviaciones utilizadas. Todos los lugares de procedencia de las muestras analizadas están identificados sobre el mapa de localización C-1, excepción hecha de 6 muestras de skarn provenientes de la explotación de Nambija, (#1287-A, 1287-B, 1289, 1336-C, 1340, 207), y de las dos muestras de skarn pertenecientes a la explotación de Guaysimi (#G-2, G-5) que se ubican fuera de los límites del mapa. Las tres restantes muestras de Nambija (# 1290-A, 1290-B, et 1290-C) están incluídas en el mapa de localización. Se debe notar que la mayoría de muestras analizadas por los elementos mayores, son igualmente analizadas por los 36 elementos menores. Sobre 46 muestras de rocas volcánicas y 22 de rocas intrusivas, es decir, sobre 68 de las 94 muestras analizadas se han aplicado procedimientos informáticos. Las figuras 5 a 9 presentan los diagramas binarios de variación de óxidos: Na20 + K20 versus Si02, para los dos grupos y K20 versus Si02, Na20 versus Si02 y Na20 versus K20 para los rocas volcánicas solamente. El número de cada muestra está conveniente identificado sobre todos los diagramas y las diferentes unidades litológicas están representadas por símbolo distintos.

3.2.3

Interpretación Sucinta

El examen de los diagramas de variación indica en primer lugar la similitud de composición entre las rocas intrusivas y extrusivas; los dos grupos presentan el mismo patrón de dispersión alrededor de la curva que separa los campos alcalinos y subalcanicos. Esta característica sugeriría igualmente el carácter de transición del medio originario de estas rocas. Si bien los elevados contenidos de álcalis en ciertas muestras situadas cerca de las zonas de skarns, de fallas menores o de los intrusivos en el caso de los

piroclásticos, demuestran sin ninguna duda la presencia de una alteración potásica en el seno de las rocas, parece dudoso que este solo hecho sea responsable del carácter netamente alcalino de ciertas muestras. Esta situación, al ser comparada con las dos poblaciones de Na obtenidas como resultado del procesamiento de los datos geoquímicos ver capítulo 4.2, solo permite especular por el momento sobre la posibilidad de la existencia de dos diferentes episodios de magmatismo o de dos episodios de alteración potásica. En el grupo de rocas volcánicas, parece notarse una tendencia subalcalina calco-alcalina en los piroclásticos, mientras que las coladas lávicas relativamente poco alteradas encontradas esporádicamente en las zonas de falla asociadas a los episodios magmáticos tardíos, revelarían una tendencia alcalina y pertenecerían, por lo tanto, a los basaltos alcalinos. De la misma forma, las rocas intrusivas que presentan poca o ninguna alteración muestran también una tendencia subalcalina, a excepción de las rocas hipoabisales asociadas igualmente a los eventos magmáticos tardíos que presentan composiciones situadas en el campo alcalino. Estas observaciones podrían entonces indicar la presencia de dos fuentes o episodios volcánicos y de un medio tectónico en transición. Un entorno tectónico de cuenca tras-arco asociada a un arco magmático continental y al volcanismo calco-alcalino, puede ser fácilmente considerado. Un enriquecimiento potásico y una evolución hacia episodios magmáticos menores más alcalinos, no es cosa desconocida en este tipo de contexto (Reading, 1978; Best, 1982). Finalmente, el examen de los resultados del análisis de las muestras que se presentan alteradas sobre el terreno el terreno no revela, a primera vista, diferencias marcadas con las muestras más frescas, como se habría podido esperar. De todas maneras, está presente una alteración potásica, tal como ha ido mencionado antes y la figura 9 muestra la relación inversamente proporcional entre Na20 y K20. se nota igualmente una alteración calcosilícea en el seno de las rocas situadas cerca de zonas de skarn.

3.3 3.3.1

GEOLOGIA ESTRUCTURAL Generalidades

En el curso de los levantamientos geológicos, se han tomado cerca de 2000 mediaciones estructurales, las mismas que fueron posteriormente procesadas por métodos informáticos. Los estereogramas obtenidos se presentan en las figuras 10 a 15. La zona estudiada presenta principalmente planos de falla y fracturamiento y sería interesante hacer un levantamiento estructural directamente dentro del sector mineralizado de Nambija, con la finalidad de comprender mejor las relaciones entre los mismos planos y con las zonas de mineralización.

3.3.2

Fotointerpretación Los resultados de la interpretación fotogeológica se presentan en la figura 4. Los alineamientos más marcados a escala regional están orientados en la dirección NS y parecen delimitar un corredor de rocas volcánicosedimentarias, en forma de crestas abruptas, en el seno de rocas granitoides que presentan relieves más redondeados. Los yacimientos de skarns auríferos de Camba, Campanilla, Nambija y Guaysimi están situados en el seno de esta banda de rocas que parece extenderse por varios kilómetros de longitud. El examen más atento de los alineamientos NS revela que podría tratarse de fallas normales, posiblemente con un alzamiento de los tramos centrales y un hundimiento de los bordes Este y Oeste. Se presentan también numerosos alineamiento de orientación N-NE y NE y limitados por los alineamientos NS. En el centro de la región considerada se presenta un importante alineamiento NW cortando los yacimientos de Nambija y Guaysimi. Otros elementos de dirección general EW son igualmente importantes y cortan la estructuras NS de una manera más extensiva. En general, el sistema hidrográfico refleja los alineamientos estructurales. En conclusión, al Sur de la región estudiada se nota una estructura de forma circular y de origen desconocido. Entre otras posibilidades, la estructura podría representar la traza de un antiguo centro volcánico. Esta estructura está cortada por un alineamiento NW semejante a aquel que une los yacimientos de Nambija y Gauysimi. En ciertas zonas de las Cordilleras, se encuentran sistemas de calderas asociadas a las fosas tectónicas (grabens) y a los yacimientos de filón (por ejem., San Juan, Colorado, USA). Sería interesante explorar esta estructura en forma más intensiva a fin de verificar su naturaleza y su importancia.

3.3.3

Estructuras Generales observadas sobre el Terreno

En forma general, toda la zona estudiada está fracturada y fallada. Tal como lo indica la interpretación fotogeológica, la región está cortada por numerosas e importantes, con orientaciones N-NE, NE (como la falla visible en el sector de la mina de Nambija y de la falla a lo largo de la Quebrada #5) y NW (como la falla que sigue la Quebrada del Fierro Sur y se extiende de Nambija a la Mina Guaysimi).

Se observa, asimismo, importantes fallas en dirección EW (más precisamente a 280°-290°). En la Quebrada del Fierro, al centro de la región estudiada, existen planos de cizallamiento y fallas importantes, así como en los Pozos Ochoa, donde una falla EW parece marcar el borde de una intrusión y da origen a una zona de cizallamiento importante en la Quebrada #14. En fin, en la extremidad NE de la colina de Mapasingue en el sector de la mina de Nambija, se nota un plano de falla mayor orientado a 280°-290° a lo largo del cual se observa una brecha tectónica. Es posible que esta falla, como aquella de los Pozos Ochoa, se prolongue hacia el Este, atravesando la Cordillera de Nanguipa, tal como lo sugiere la fotointerpretación y la interpretación de los valores geoquímicos en oro que parecen seguir estos alineamientos. Los movimientos observados a lo largo de los planos de falla NS, N-NE son casi siempre movimientos verticales, mientras que los corrimientos horizontales parecen haber tenido lugar preferentemente según los planos EW. Esto es particularmente evidente en el sector del playón de la mina de Nambija, donde se puede observar dos planos de falla subverticales que parecen conjugados con las orientaciones 20° y 110°. Los planos NE y NW limitados por las fallas NS representarían fracturas de extensión ligadas a un sistema principal NS y a sistemas secundarios N-NE y EW. Es difícil establecer con precisión la cronología de los planos de falla sin un estudio estructural más minucioso. Sin embargo, se puede suponer que el primer sistema emplazado ha sido el sistema NS, responsable de los hundimientos y de la creación de un graben. Los sistemas subsiguientes serían las fallas NW/SE y NE/SW a lo largo de los cuales se encuentran diques de dolerita y de basaltos alcalinos, respectivamente. Finalmente, serían intervenidos los planos EW y NS, de manera posiblemente conjugada, y los numerosos intrusivos félsicos se habrían insertado según esos planos de fractura, como por ejemplo el intrusivo volcánico félsico de los Pozos Ochoa o los diques graníticos de la Quebrada del Fierro Sur. El hecho del que el sistema NS pueda haber vuelto a despalazarse tardíamente está indicado, entre otros, por la traza ahora rectilínea de ese sistema primario. Las observaciones estructurales a la escala del afloramiento abonan igualmente en el mismo sentido. Los sistemas de venas de cuarzo-pirita localizados en los volcánicos son casi exclusivamente orientados según ese plano y cortan a menudo los otros sistemas. Los diques de dolerita, tardíos en relación con las volcánicas, son casi unicamente cortados por diaclasas y venillas de orientación NS. Sin querer especular demasiado, mencionamos que los sistemas de fallas NNE y EW han sido reconocidos en el Suroeste del Ecuador, ligados al movimiento ENE de la Placa de Nazca en el Terciario Superior. El pórfiro cuprífero de Chaucha en el Suroeste del país está situado en la intersección de esas dos fallas transversales (Frutos, 1986).

Finalmente, han sido medidos algunas decenas de planos de estratificación dentro de las unidades piroclásticas y calcáreas, demostrando la orientación NW de las capas, con una inclinación hacia el NE en la parte Oeste de la banda inclinación hacia el NE en la parte Oeste de la banda volcánosedimentaria (sector del Mapasingue), y una orientación SE, con un buzamiento hacia el SW en la parte Este (sector del Pozo Ramón y de la Cordillera de Nanguipa). Esto, conjuntamente con los contactos litológicos observados, sugiere una estructura sinclinale con los sedimentos piroclásticos gruesos al exterior pasando a los sedimentos más finos asociados a las secuencias carbonatadas y a los skarns auríferos hacia el interior de la estructura. El alineamiento NW/SE que corta los yacimientos de Nambija y Guaysimi correspondería aproximadamente al eje de la estructura. Finalmente, parece que una falla EW, situada en los alrededores de la Quebrada del Fierro, ha dado lugar al corrimiento de la estructura hacia la izquierda. La determinación de los ejes estructurales importantes está confirmada por los estereogramas obtenidos con el procesamiento informático de los datos.

3.3.4

Estratificación

La figura 10 presenta los polos de estratificación medios. Este diagrama sugiere, de manera general, una estructura de eje NW/SE con micropliegues irregulares, probablemente debidos a los movimientos a lo largo de las numerosas fallas.

3.3.5

Fallas

Las figuras 12 y 13 representan las concentraciones de los polos de los planos de falla y las estrías que les son asociadas respectivamente. Se pueden definir cuatro (4) grandes familias de planos. La más importante agrupa a los planos de orientación N-NE/S-SW (5° a 20°) y de inclinación principalmente abrupta (70°-90°). Una segunda familia tendría como plano medio una orientación NE/SW (30°) con una inclinación 55° a 70°. Una tercera familia seguiría una orientación NE/SW (40°) inclinación abrupta de 80° a 90°. Finalmente, una última familia, menos importante por la densidad de fracturas que la caracteriza, con una orientación entre 90° y 115° y una inclinación sobre el SW de alrededor de 50° a 80°.

3.3.6

Diaclasas

La figura 11 representa el diagrama de contornos de densidad de los polos de fracturas. Las diaclasas orientación multidireccional con inclinaciones

generalmente abruptas. A pesar de todo, los sistemas más frecuentes son esencialmente los mismos que para las fallas, es decir, los sistemas N-NE/SSW, NE/SW, E-W, y una familia de planos menos importante NW/SE.

3.3.7

Venas

Las venas (fig. 14) se orientan siguiendo el sistema de fracturas importante, es decir, en torno a un plano N-NE (5°-10°) con una inclinación media de 65°. Otros dos planos secundarios pueden ser igualmente observados según las orientaciones medias de NE/SW(60°-80°) y NW/SE (300°-330°) con inclinaciones subverticales.

3.3.8

Diques

La figura 15 presenta un diagrama de polos de direcciones e inclinaciones de los diques, con símbolos diferentes según su composición. En general, los planos compilados en este diagrama muestran una orientación media NW-SE. 4 GEOQUÍMICA DE LAS ROCAS Y DE LOS MINERALES PESADOS 4.1 INTRODUCCION Y METODOS UTILIZADOS

Durante la campaña de cartografía geológica, se han recopilado sistemáticamente tanto muestras superficiales de roca como muestras de la fracción pesada de los sedimentos en los arroyos, estas últimas concentradas utilizando las bateas que se emplean para llevar oro. Se han obtenidos 565 muestras de roca y 321 muestras de sedimentos, lo que hace un total de 886 muestras. Estas muestras han sido recogidas sobre todo dentro de la región de 682 hectáreas pero también en la zona de reconocimiento de 18 km 2. el emplazamiento de los puntos muestreados está indicado en los Mapas C-1 y D-1, respectivamente. Las muestras de roca han sido trituradas en el laboratorio del INEMIN, en Chillogallo (Quito), hasta que el material resultante pase la malla 200 y luego han sido enviadas para ser analizadas en el laboratorio Bondar-Clegg, de Ottawa, Canadá. Las muestras de mineral pesado han sido también molidas en este mismo laboratorio. Las 866 muestras han sido analizadas por activación neutrónica simultáneamente al oro y a 33 elementos más y por absorción atómica al cobre y al plomo. Los resultados han sido envíados a Géomines en disquetes y transferidos luego a nuestro fichero electrónico. Una impresión de este

fichero, incluyendo todos los resultados del análisis y las coordenadas de cada muestra, figura en los Anexos II-1.1 y III-1. Los datos de este fichero han sido procesados numéricamente con ayuda del programa GDM (Geological Data Management) en una computadora IBM PC-AT. Las rocas y los minerales pesados han sido tratados separadamente para producir los siguientes documentos: tablas de estadísticas de base, matrices de correlación, histogramas de leyes, diagramas binarios y mapas geoquímicos a escala 1:5000. Par los diagramas binarios, se ha utilizado la escala logarítimica en razón a la gran extensión de los valores (ver Tabla 1). Los histogramas muestran la distribución de las concentraciones de cada elemento investigado. Por la misma razón anterior, no siempre resulta posible presentar gráficamente la totalidad de las leyes, de modo que en algunos histogramas ha sido necesario colocar notas explicativas. Los mapas geoquímicos a la escala 1:5000 muestran, con la ayuda de símbolos, la distribución de las leyes dentro de la región de cada uno de los elementos considerados. Adicionalmente, se ha indicado con un punto negro sobre todos los mapas geoquímicos, el emplazamiento de 32 muestras de roca en las que la concentración del oro se presenta anómala, i.e. 100ppb (ver capítulo 4.2).

4.2

GEOQUIMICA DE LAS ROCAS El examen de los histogramas de leyes de oro en las rocas analizadas ha permitido definir el límite de concentraciones anómalas en 100 ppb, por encima de la cual existen 32 muestras. Comprando los promedios geométricos de las leyes de cada elemento de este subgrupo (Tabla 1) se observa que el promedio de la media es más elevado para el arsénico, el fierro y el plomo y más bajo para el sodio y el bario (no se ha tenido en cuenta el tungsteno a causa de la contaminación debida a la trituración). Estos cinco elementos han sido considerados como elementos acompañantes del oro y por eso se han elaborado los histogramas (Anexo II-2), los diagramas binarios de cada uno de ellos versus el oro (Anexo II-4) y los mapas geoquímicos a la escal 1:5,000 de la distribución de cada uno de estos elementos dentro de la región (Mapas C-2 a C-7). Las leyes de oro en las rocas de la región varían desde valores menores que el índice de dirección (5 ppb) hasta un máximo de 37,900 ppb (Tabla 1). Las leyes anómalas (>100 ppb) están frecuentemente asociadas a las fallas o a las zonas de cizallamiento y aparecen algunas veces alineadas según los planos de fallas mayores, como por ejemplo a lo largo de la Quebrada del Fierro – El Diamante, con una prolongación posible al

Este de la cresta de la Cordillera de Nanguipa. En la esquina Noroeste de la zona, los valores anómalos , se nota una concentración de valores elevados en la parte extrema Norte de la región, cerca del yacimiento de Nambija. Es de notar que al Este de la cresta de la Cordillera de Nanguipa, las leyes de oro son generalmente muy bajas con excepción de una de ellas. Las leyes de arsénico en las rocas de la región varían desde valores más pequeños que el índice de detección (1 ppm) hasta un máximo de 383 ppm. La gran mayoría de leyes se ubican en menos de 40 ppm y el promedio geométrico es de 4.99 ppm (ver Tabla 1). Las concentraciones anómalas se encuentran agrupadas dentro de la región de Mapasingue, donde las leyes de oro son relativamente elevadas, y directamente al Sur de dicha región, en el sector de “Los Pozos Ochoa”, donde las leyes de oro son más bien bajas. En la Quebrada de las Avispas, al este de la cresta de la Cordillera de Nanguipa, hay una cierta correspondencia entre los valores elevados de las leyes del oro y del arsénico. En los otros lugares (por ejemplo más al Oeste y al Suroeste), donde las leyes de oro son elevadas, no hay correspondencia con el arsénico. Estas observaciones demuestran el valor limitado del arsénico como indicador de la presencia de oro dentro de la región en estudio. La presencia del fierro en las rocas varía también desde leyes más bajas que el límite de detección (i.e. 0.5%) hasta un máximo de 43%. La gran mayoría de las leyes se está en menos de 10% y el promedio geométrico es de 3.8% (ver Tabla 1 y Anexo II-3). Las leyes elevadas están generalmente asociadas a la presencia de la pirita. El fierro es un fiel compañero del oro en todas las áreas del mundo (Boyle, 1979) y Nambija no es una excepción. El fierro sigue muy cerca al oro en el sentido de que donde los valores del oro son elevados, los del fierro lo son también y viceversa (ver Mapa C-4). El contenido en plomo en las rocas varía desde leyes más pequeñas que el índice de detección (i.e 2 ppm) hasta un máximo de 10,600 ppm con un promedio geométrico de 6.47 ppm (Tabla 1). Aunque la media geométrica sea más elevada para las muestras con oro a >100 ppb que para la totalidad de las muestras, no hay realmente correlación entre el plomo y el oro. Esto es evidente en el diagrama binario (Anexo II-4) donde, para la mayor parte de las muestras anómalas en oro, el valor correspondiente en plomo no es muy elevado. Observando el mapa geoquímico del elemento (Mapa C-5), queda remarcado que las concentraciones elevadas de plomo se hallan agrupadas en dos sitios en particular: “Pozo Ramón” y los “Pozos Ochoa”. En primer caso, se encuentra también un poco de zinc asociado a las leyes bajas anómalas de bario. Desde el punto de vista geológico se encuentra dentro de las calizas estraterificadas donde se halla galena y esfalerita. Los pozos han sido abandonados después de un primer intento de explotación a causa de una baja ley de oro. En los “Pozos Ochoa” las leyes elevadas de plomo también están asociadas a las bajas leyes de bario. Se encuentra

un poco de skarn, pero la roca principal es una toba alterada. Los pozos han sido rápidamente abandonados. Sin embargo, el primero acompaña al oro en la Quebrada al Oeste, en una zona de falla importante. Conviene notar que los contenidos correspondientes de sodio son particularmente bajos. Se encuentra también una serie de concentraciones anómalas de plomo alineados según un eje NS, sobre una paralela ubicada al Este de la cresta de la Cordillera de Nanguipa. La ley de bario en las rocas varía desde valores menores que el índice de detección (100 ppm) hasta un máximo de 28,200 ppm, con un promedio geométrico de 458 ppm (Tabla 1). Para el grupo de muestras en las que el oro es anómalo, el promedio geométrico correspondiente al bario es de 217 ppm (Tabla 2), bastante más bajo que para el conjunto de las muestras. Sobre el diagrama binario (Anexo II-4) se ve claramente esta tendencia. En el mapa geoquímico de el elemento (Mapa C-6), los valores bajos anómalos de bario están asociados generalmente a las altas leyes de oro, pero se encuentran también bajas leyes de bario en la región de “Pozo Ramón” y “Pozos Ochoa”. Además, se evidencia un alineamiento de valores anómalos de bario sobre el flanco Este de la Cordillera de Nanguipa. Las características de sodio en las rocas varían de 0.1 a 6.7% con un promedio geométrico de 1.6%. para las 32 muestras, en las cuales el contenido de oro es superior a 100 ppb, este promedio es de 0.2%, netamente más bajo. Según el diagrama binario del sodio versus el oro (Anexo II-4) parece haber dos (2) poblaciones: una primera con valores elevados de sodio para las leyes de oro menores que 100 ppm y una segunda población con bajas leyes de sodio. Sobre el mapa geoquímico del sodio (Mapa C-7) se ve que las leyes bajas de este elemento están asociadas a los contenidos elevados de oro. Pero se encuentra también lugares, como “Pozo Ramón”, donde no hay prácticamente oro, pero plomo y zinc asociados a bajas leyes de sodio. El sodio tendría, entonces, escaso valor como indicador del oro en la región. En el capítulo 3.2, se han comprado los valores de k20 versus los valores de Na20 para 46 muestras de rocas volcánicas en las que se han efectuado análisis totales. El resultado es una relación inversamente proporcional. Sería interesante analizar la totalidad de las muestras tomadas de la región en relación a su contenido de potasio y poner los resultados sobre un mapa a fin de ver si se puede ubicar de esta forma las zonas de alteración potásica que estarían quizás ligadas a la presencia del oro.

4.3

GEOQUIMICA DE LOS MINERALES PESADOS Para las 321 muestras de la fracción pesada de los sedimentos de río recogidos y concentrados por bateas y luego analizados por 36 elementos (Anexo III-1), se ha elaborado también una tabla de estadísticas de base (Tabla 3), dos matrices de correlación: aritmética y logarítmica (Anexo III3), un histograma de concentraciones de oro (Anexo III-2) y el mapa geoquímico del oro (Mapa D-2). Además, al igual que para las muestras de roca, se ha elaborado una tabla de estadísticas para las muestras que tenían concentraciones elevadas de oro, o sea mayores que 1500 ppb (Tabla 4). Comparando las medias geométricas de los elementos de esta tabla con aquellas de la totalidad de las muestras, queda evidenciado que el promedio es más elevado en el subgrupo para el arsénico, el antimonio, el bario y el tungsteno, los que serían por lo tanto elementos acompañados del oro en los concentrados por bateas. Para este estudio se han considerado únicamente los valores del oro, visto que es el propio oro el mejor indicador por el oro. La ley varía desde valores menores que el índice de detección (5 ppb) hasta un máximo de 41,500 ppb, con un promedio geométrico de 182 ppb. Sobre el mapa geoquímico del oro presente en los concentrados por bateas, se ve que los contenidos elevados en oro se encuentran agrupados en cuatro lugares en particular:

-

-

-

Primeramente, en la mayor parte de los arroyos que drenan el flanco Sur de Mapasingue, en el sector NW de la región, lo que no resulta sorprendente si se considera la proximidad del yacimiento de Nambija. En el segundo lugar, se encuentra una concentración de altas leyes en el tramo centro-sur de la Quebrada del Fierro. Esta anomalía es interesante a causa de la coyuntura favorable: falla importante y proximidad de rocas volcánicas de grano fino (frecuentemente asociadas al calcáreo) (ver capítulo 5). Una tercera concentración de valores altos del contenido de oro en las bateas se encuentra en la zona de reconocimiento, en la esquina SW de la región de la Quebrada 24, donde casi todas las muestras presentan valores. Considerando que se añade a esto la proximidad de una falla importante en dirección NS, la anomalía resulta muy interesante. Desde que las leyes de oro son muy elevadas, es posible que sea debido a la presencia de este metal en forma de pepitas, lo que estaría posiblemente asociado a un pórfido (visto la predominancia de intrusivos en ese sector). De toda manera se necesitaría hacer un mapeo geológico y un muestreo más detallados en este sector. Una cuarta anomalía, también en la zona de reconocimiento, se encuentra en el sector SE de la región, aguas abajo del yacimiento aurífero de Guaysimi, en actual explotación, sobre la Quebrada #22. las muestras

tomadas aguas arriba presentan el riesgo de estar contaminadas por los relaves de las minas, pero las cuatro muestras de valores anómalos han sido tomadas más aguas abajo, en los afluentes que vienen del Oeste. Esta zona merecería ser mejor examinada: además de los valores anómalos encontrados en las bateas, se debe tener en cuenta la presencia de un gran canto rodado calcáreo observado en la Quebrada #22, entre las muestras B92 et B93. Adicionalmente, las condiciones geológicas existentes sobre el flanco Este de la cresta de la Cordillera Nanguipa serían favorables a la presencia de skarn: o sea sedimentos volcánicos mapeados no lejos de allí, posiblemente con intercalaciones de calizas (el canto rodado) y la proximidad de una falla importante en la dirección NS a lo largo de la cresta.

5

METALOGENIA 5.1 GENERALIDADES Este capítulo presenta las conclusiones de un estudio paragenético realizado con el propósito de definir un modelo metalogénico del yacimiento de Nambija. La superficie cubierta por nuestros trabajos de campo no incluyen al propio yacimiento de Nambija. Habiendo realizado únicamente dos jornadas de trabajos y teniendo disponible solamente las muestras tomadas, las conclusiones que se presentan son propuestas únicamente como una primera etapa dentro del proceso de elaboración de un modelo genético del yacimiento. Se recomendará efectuar estudios subsecuentes, estratigráficos, estructurales y paragenéticos, en los sitios mismos de todos los yacimientos conocidos de la banda volcano-sedimentaria (Cambana, Campanilla, Nambija y Guaysimi) en paralelo con estudios del contexto geológico regional a fin de precisar el modelo. Las muestras examinadas han sido tomadas en los sectores de Mapasingue, de El Arco y del Playón en la zona mineralizada de Nambija, en la mina Guaysimi durante una visita al terreno, así como en diferentes lugares incluidos en la superficie mapeada al detalle, principalmente en el sector del Pozo Ramón. El estudio paragenético ha abarcado: 1) Una evaluación megascópica de la alteración dentro de los skarns y las rocas volcánicas asociadas, incluyendo pruebas de alteración potásica. 2) Un examen en láminas delgadas pulidas de los skarns auríferos y estériles. 3) Una consulta bibliográfica tendiente a comparar estos yacimientos con los otros skarns auríferos (ver Anexo VI-2).

5.2

CONTEXTO LITOLÓGICO Y ESTRUCTURAL MINERALIZACIONES AURÍFERAS

DE

LAS

Las mineralizaciones auríferas se ubican dentro de los skarns en el seno de una secuencia volcano-sedimentaria. Esta última constituye una banda de rocas de algunos kilómetros de ancho, de orientación NS y de extensión desconocida, limitada a cada lado por fallas que parecen definir un foso tectónico (graben) al interior de un batolito granogioritico. La secuencia está constituida de piroclásticos (brecha volcánica, tobas de bloques y lapilis, tobas de cristales y cenizas) y de volcánicos mixtos alcalinos y calco-alcalinos (basaltos alcalinos, andesitas, dacitas) dentro de los cuales se intercalan delgados horizontes de calizas (arenas y lutitas calcáreas). El conjunto está cortado por diques y por pequeños stocks de diorita, aplica y rocas subvolcánicas de composiciones semejantes a las rocas extrusivas. No han sido observadas rocas sedimentarias pelíticas. La secuencia volcano-sedimentaria está afectada por plegamientos más o menos irregulares que definen globalmente una estructura sinclinale de eje NW/SE, fuertemente cortada por fallas N-S, N-NE, NW/SE, NE/SW con movimientos verticales y por fallas E-W a lo largo de las cuales se han producido corrimientos horizontales. Del exterior hacia el interior del sinclinal se pasa de facies piroclásticas gruesas hacia las facies más finas. Se observan dos tipos de skarn en la región. El primero, situado en la parte oriental de la zona estudiada (Pozo Ramón), está en contacto de falla con piroclásticos medios a gruesos. Los valores en oro son débiles y la mineralización observada está constituida por pirita, calcopirita y esfalerita con un poco de galena. Los skarns auríferos propiamente dichos están localizados en el centro de la región estudiada, en el corazón de la estructura synforme y están asociados a las tobas de cenizas pudiendo presentarse finalmente laminados, silíficados y metamorfoseados. Las susceptibilidades magnéticas de estas rocas parecen ser más bajas que de las rocas circundantes, lo que queda demostrado por el levantamiento geofísico. La explicación de este hecho- propiedades intrínsecas de las rocas o producto de la alteración hidrotermal muy intensa-es todavía desconocida. Se nota igualmente la presencia de stocks y de diques dioríticos así como de intrusiones subvolcánicas mineralizadas en pirita en las vencidades de los skarns. En la mina de Nambija, sector del Playón, se ha observado localmente una roca que se asemeja a una brecha intrusiva (diatreme) asociada a las zonas mineralizadas.

Finalmente, el yacimiento de Guaysimi, localizado dentro del mismo tipo de roca que el de Nambija, se encuentra en la prolongación del alineamiento NW/SE que define el eje del sinclinal.

5.3

MORFOLOGIA DE LOS YACIMIENTOS

La mineralización aurífera económica parece ligada exclusivamente a los horizontes de skarns y de rocas córneas intercaladas, aunque se nota también un enriquecimiento en oro de las zonas de fallas mayores adentro de las rocas volcánicas. Los niveles de calizas, skarns y cenizas más competentes constituyen formaciones muy fracturadas y permeables que permiten el pasaje de soluciones mineralizantes. La presencia de materias precipitantes (Fe, C02 ) puede igualmente jugar un rol de trampa geoquímica además de trampa estructural originada por el gran número de fracturas. En Nambija, la mineralización aurífera se presenta bajo la forma de oro al estado nativo, tanto diseminado en la roca, más frecuentemente entre los granates de los skarns de textura gruesa (derivados del metamorfismo de rocas carbonatadas bastantes puras), como de los lentes o de las venas de cuarzo-feldespato potásico que cortan los skarns y las rocas córneas (derivadas del metamorfismo de las rocas piroclásticas). En Guaysimi, el contexto es similar. La secuencia típica observado, según ciertos mineros, serían tobas alteradas por intemperismo (llamados “cuarcitas”), seguidas de tobas laminadas metamorfoseadas en rocas córneas, de color verde claro, seguidos después de brechas (no siempre presentes) y de skarn propiamente dicho. La mineralización está diseminada en los skarns pero en ciertas zonas, se presenta bajo la forma de venillas de cuarzo-feldespato potásico que cortan toda la secuencia antes descrita.

5.4

ALTERACION HIDROTERMAL Un examen megascópico de cerca de 25 muestras provenientes del sector mapeado y del yacimiento de Nambija señala dos tipos de alteración importante: 1) Alteración potásica en las rocas ígneas y piroclásticas. Esta alteración comprende el reemplazo de las plagioclasas, en forma de fenocristales y dentro la matriz, por un feldespato potásico y por la epidota así como el reemplazo de los anfíboles por la biotita o la clorita. La pirita puede estar introducida en las fracturas. El teñido de las muestras con cobaltinitrito de sodio indica que todas las rocas están alteradas, salvo posiblemente las aplitas, en las cuales

la tintura se presenta débil. La alteración potásica intensa se manifiesta por una alteración de color rosado, beige o gris pálido en la matriz de la roca (#1056 a , 1056c, 1065 a, 1175, 1329c) a lo largo de las venas y fracturas (#79 a, 209, 1033 a). Los fenocristales de pliagioclasa están completamente reemplazados (1329c) o alterados a lo largo de los planos de clivage (#1056 a). La muestra #1037b presenta una alteración potásica brechosa cortada por una vena de cuarzo estéril. 2) Alteración calco-silícea de las calizas (exoskarns)y, en contacto con los exoskarns, una alteración semejante pero limitada de los piroclásticos (endoskarns). Los exoskarns están caracterizados por un ensamblaje calco-silíceo de granos medios de color verde, beige o marrón pálido. La mineralogía y la paragenesis de los exoskarns se describen en el capítulo siguiente.

5.5

PARAGENESIS DE LOS SKARNS CURIFEROS Los eskarns primarios de Nambija presentan textura y mineralogía simples, con un ensamblaje de granete-clinopiroxeno de granos medios. Los cristales de granate (70%) son principalmente allotriomorfos y de 0.5 a 1mm de ancho. Además, los cristales tienen bandas coloreadas concéntricas y son anisotrópicos y deformados. Las texturas de deformación incluyen laminas y “kinks” de sobretensión, extinciones onduladas y texturas cataclásticas (fracturación, brechificación). En una muestra proveniente de los alrededores de Pozo Ramón (1329C) se observa un granate isotrópico idiomorfo que reemplaza a los granates anisotrópicos (foto 21), lo que indica por lo menos dos generaciones de granates, siendo los más jóvenes posteriores a la deformación que ha sobretensionado los granates precoces. Químicamente, los granates son miembros de la serie de la solución sólida grosularia-andradita (C03(A1, Fe)2Si3012). El color beige de los garnates sugiere principalmente la grosularia, mientras que la andradita es habitualmente de color oscuro. Los clinopiroxenos (30%) son de la serie diopsida-salita, con cristales allotrimorfos de hasta 0.5 mm de longitud que forman masas irregulares entreveradas con los cristales de granate. Se observa, asociados a la diopsida, cerca de 1% de granos de pirita y de calcopirita así como trazas de calcita y de epidota. En la muestra 1329C, la esfalerita (10%) llenan las fracturas y proporcionan la característica brechosa a los granates (foto 22). Esta textura representa una removilización de mineralización primaria asociada a una deformación. El ensamblaje primario está retrogradado en una muestra proveniente de Pozo Ramón por un episodio de mineralización zincífera. Las masas de esfalerita que alojan pequeñas inclusiones de calcopirita y de galena (<0.1 mm de ancho) están asociadas a un ensamblaje de piritacalcopirita-calcita-cuarzo-clorita-tremolita-epidota.

El ensamblaje primario de los skarns está también retrogrado por el episodio de mineralización aurífera. A escala megascópica se observan pequeños lentes y venas discontinuas (fisuras de tensión) de cuarzofeldespato potásico-calcita-hematita-clorita-zoisita-oro-nativo que alteran el skarn. El cuarzo, la hematita y la zoisita fibrosa reemplazan al granate, mientras que la calcita y la hematita reemplazan a la diopsida. La pirita es reemplazada por la hematita. La adularia está identificada por la morfología del feldespato potásico. Este ensamblaje secundario remplaza a los minerales primarios en el borde de las venas y también en las redes de microfracturas presentes en los skarns. Pequeñas venas de sericita tardías cortan el ensamblaje aurífero. El oro se encuentra en forma de granos o de masas allotriomorfas de 0.1 a 5mm de ancho en los skarns alterados o en las venas (foto 23). Ninguna fase argentífera u otra fase sulfurada ha sido observada en las venas, indicando que este episodio mineralizador es esencialmente monometálico. La muestra 70ª. Tomada en la Quebrada del fierro, una zona de falla ubicada fuera de la zona de skarns aurífero, es un skarn completamente retrogradado en un ensamblaje de clorita-hematita-cuarzo-calcita. Esta muestra es anómala en oro (1860 ppb Au) y se presume que esta alteración es el resultado, quizás el equivalente distal, del episodio de mineralización aurífera, aunque el oro nativo y la adularia están ausentes. En suma, se reconocen tres estados de mineralización en las muestras estudiadas (figura 16): 1) Mineralización primaria de pirita-esfalerita-calcopirita removilitada siguiendo una deformación del ensamblaje de skarn; 2) Mineralización secundaria de esfalerita-pirita-calcopirita-galena que ha retrogradado el ensamblaje de skarn. 3) Mineralización aurífera del tipo filón que también ha retrogradado el ensamblaje primario. Aunque no se puede determinar la relación paragenética entre los estados 2 y3, se presume que el estadio 2 constituye una alteración secundaria mesotermal del skarn y que es más viejo que el episodio de mineralización aurífera.

5.6

DISCUSION Los skarns de la región de Nmbija presentan las características de los skarns cálcicos cupríferos. Estas características incluyen:

1) Mineralización de pirita, pirrotina, calcopirita y esfalerita en una ganga calco-silícea de granate (andradita-grosularia), diopsida, wollastonita, magnetita, etc. 2) Retrogradación de los skarns primarios por procesos mesotermales tardíos.

3) Asociación a las intrusiones calco-alcalinas (diorita, granodiorita, monzonita cuarcífera). 4) Derivación de metasomatismo de lechos calcáreos en las secuencias volcánicas cogenéticas (andesitas, dacitas). 5) Medio tectWnico orogenético de arco continental (Einaudi et al., 1981; Einaudi y Burt, 1982). Pensamos que los skarns estudiados son derivados de un metasomatismo de calizas observadas en las secuencia volcánico-sedimentarias. La presencia de piroclásticos alterados no es desconocida en medios hidrotermales y la formación de skarns en las rocas ígneas (endoskarns) es típicamente un proceso local (Einaudi et al., 1981; Meinert, 1986). Los skarns de Nambija son pobres en sulfuros (pirita, calcopirita, esfalerita tardía) y están asociados a una actividad hidrotermal aparentemente ligada a las intrusiones dioríticas locales. La alteración potásica importante de los piroclásticos, los volcánicos y las intrusiones subvolcánicas está geográficamente asociada a los skrans y es probablemente contemporánea a la formación de ellos. La alteración potásica de las rocas ígneas o pelíticas asociada a la génesis de los skarns cupríferos está bien documentada (Einaudi et al., 1981; Carten, 1986; Wares 1986). La mineralización aurífera es muy rica en los skarns. El oro se presenta al estado nativo, principalmente alojado en las venas discontinuas que llenan las fisuras de tensión, lo que representa un estado del tipo filón secundario que parecía ser independiente a la formación de los skarns. El ensamblaje mineral2gico de las venas indica un episodio epitermal (<300°C) de tipo adularia-sericita (Hayba, 1985), mientras que los skarns se forman normalmente a temperaturas elevadas (400°-600°C, condiciones mesotermales). No se ha observado ninguna mineralización aurífera en las rocas volcánicas, a excepción de los niveles piroclásticos intercalados con los skarns. Solo se han encontrado venas de cuarzo ligeramente piritosas que cortan la alteración potásica, lo que parece particular porque, habitualmente, los yacimientos epitermales de tipo adularia-sericita están asociados a zonas de falla o están alojados en una variedad de litologías, principalmente de volcínitos calcoacalinos. Este tipo de mineralización es normalmente depositado un millón de años después de la formación de la rocas encajonantes. Estos hechos indican que los controles estructurales sobre esta mineralización epigenética son más importantes que la naturaleza de las rocas encajonantes (Buchanan, 1981; Hayba, 1985). Así la mineralización aurífera de Nambija representa una situación particular donde los skarns han servido de trampas estructurales o, siendo ricos en fierro, de trampas geoquímicas donde las estructuras han permitido una infiltración de los fluidos portadores de oro. El comportamiento receptor de las litologías ferríferas sobre los fluidos auríferos bisulfurados está documentado para las formaciones de fierro del Precámbrico (Phillips et al., 1984), lo que puede ser pertinente en relación a los skarns estudiados. A nivel mundial, los skarns de Nambija se comparan difícilmente a los skarns conocidos, aún si estos últimos se han formado en

medios tectónicos semejantes (Einaudi, 1981, 1982), ya sean los medios del arco oceánico o de los bordes orogénicos continentales (arco principal y arco trasero). Los skarns “auríferos” son típicamente skarns ferríferos o cupríferos donde el oro es extraído como subproducto de la explotación de los metales usuales (Einaudi et al., 1981; Shimazaki, 1980; Mainert, 1986). Estos skarns son generalmente pobres en oro (<3g/t Au) y el metal forma parte de la mineralización primaria o está enriquecido en las venas polimétalicas mesotermales que alteran los skarns. La mineralización aurífera está frecuentemente asociada a la pirita nickelífera y cobaltífera en los skarns ferríferos y a las pequeñas cantidades de bornita/calcosina, arsenopirita, sulfuro de bismuto, telururos o sulfosales en los skarns cupríferos. La tabla 5 resume las características de los skarns explotados por los metales usuales y por el oro. Los yacimientos auríferos de la región de Nambija presentan un tipo de mineralización poco común. En el Ecuador, como en el Perú, las mineralizaciones de metales usuales de tipo skarn y las mineralizaciones polimetálicas/auríferas del tipo filón epitermal se encuentran casi exclusivamente en los volcánicos Mesozoicos y Cenozoicos de la Cordillera Occidental (Petersen, 1965, 1977, 1979; Goossens, 1972, 1976). Nambija constituye entonces un descubrimiento único de mineralización hidrotermal cortando un skarn cálcico cuprífero. El contexto geológico exacto de la región de Nambija permanece incierto, teniendo en cuenta los siguientes hechos: 1) La zona subandina es una cintura cabalgada en comprensión activa; 2) La banda volcano-sedimentaria está limitada por fallas (donde la naturaleza en profundidad es desconocida); la banda define un alineamiento NS según la fotografía aéreas; 3) Las rocas dentro de la banda no están sometidas a un metamorfismo de contacto. Nos permitimos especular que la banda está alojada en una delgada lamina cabalgada entre dos intrusivos con importantes desplazamientos horizontales. La ausencia de metamorfismo de contacto excluye la posibilidad de un enclave gigante (roof pendant) dentro de los batolitos. La naturaleza mixta alcalina/calco-alcalina de los volcánicos compatible con la formación de una cuenca de arco trasero (graben) que en el origen fue, probablemente, el medio de acumulación de secuencia volcano-sedimentaria. La evolución tectónica andina consiste en una superposición de etapas sucesivas de compresiones con plegamientos, fallas inversas y magmatismo intrusivo seguido de períodos prolongados caracterizados por la ocurrencia de fallas normales, desarrollo de grabens y predominancia de magmatismo intrusivo . Las texturas de deformación singenética dentro de los skarns (granates sobretensionados, venas epitermales dentro de las fisuras de tensión) atestiguan la formación de yacimientos en un medio en estado de comprensión. Este hecho podría explicar la superposición de dos tipos de

mineralización (epitermal y skarn) en los yacimientos si se especula que, siguiendo la formación de secuencia volcano-sedimentaria ha sido transportada a niveles litotectónicos más elevados, permitiendo la mineralización epitermal bajo las condiciones de <300°C y de <0.1 kb. En resumen, la mineralización aurífera de los skarns de Nambija es netamente secundaria. Estos skarns son diferentes de los skarns auríferos típicos en virtud de la riqueza y de la naturaleza monometálica y epitermal de la mineralización. Concluimos entonces en que la mineralización no puede ser clasificada como tipo “skarn aurífero”, pues ella constituye una mineralización aurífera epitermal alojada en un skarn. Este descubrimiento es económico y geológicamente importante porque señala la existencia de un potencial económico para los yacimientos epitermales auríferos no solamente en la zona subandina, sino en los skarns cupríferos en general.

6

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 6.1 CONCLUSIONES Desde el punto de vista geológico, se encuentra una banda de rocas volcano-sedimentarias orientadas en dirección NS de algunos kilómetros de ancho que aloja a las mineralizaciones auríferas. Esta banda se encuentra en el seno de un batolito de composición granodiorítica. La mineralización aurífera está asociada a skarns y a rocas piroclásticas finas. El conjunto esta cortado por dikes y pequeños stocks de diorita, aplita y rocas subvolcánicas. Localmente, se observan también volcánicos y doleritas tardías en las zonas de falla y cizallamientos. Desde el punto de vista metalogénico, la mineralización aurífera en los skarns de Nambija es netamente secundaria. Estos skarns son diferentes de los skarns auríferos típicos en virtud de su riqueza y de la naturaleza monometálica y epitermal de la mineralización. Nosotros concluimos que la mineralización no puede ser clasificada como del tipo “skarn aurífero”, pues constituye una mineralización aurífera epitermal alojada en un skarn y representa por lo tanto un nuevo estilo de mineralización en los Andes. Desde el punto de vista geoquímico, la determinación del oro en los materiales concentrados a la batea nos parece la manera más útil de prospectar oro en la región. Tres zonas características han sido determinados de esta manera (ver recomendaciones). La geoquímica de las rocas nos indica que el plomo está asociado a las grandes zonas de falla(fenómeno corriente en las zonas grabens) y que el oro parece

asociado al arsénico en las litologías favorables relacionadas con un control estructural NW-SE. Los levantamientos geofísicos magnetométricos y electromagnéticos VLF han sido útiles para ayudar a mapear las unidades litologícas, pero no directamente para reconocer las zonas auríferas. Una inspección sumaria del yacimiento mismo de Nambija nos conduce a creer que la mineralización aurífera estaría distribuida en pequeños lentes ricos en oro en los skarns, pero también bajo la forma de stockwerks y estaría asociada a los stocks y filones de rocas intrusivas así como a los controles de orden estructural.

6.2

RECOMENDACIONES 6.2.1 6.2.2 Efectuar un levantamiento fotográfico aéreo con el fin de producir una serie de aerofotografías más detalladas. Estudio fotogeológico de estas fotos y mapeo regional a fin de precisar el contexto geológico regional, especialmente la extensión de la banda volcano-sedimentaria y la estructura (especialmente los grabens y las calderas). Análisis de muestras litogeoquímicas por el potasio a fin de delimitar las zonas de alteración potásica (aquellas con una alta relación k:Na). Seguimiento de las tres (3) zonas características determinadas por la presencia anómala de oro en las muestras de sedimentos pesados: mapeo detallada, muestreo cerrado de sedimentos pesados, muestreo litogeoquímico para el oro, el sodio y el potasio. Las zonas skarns asociados a las rocas intrusivas y de alineamiento en dirección NW, los skarns están frecuentemente cerca de tobas encintadas a grano fino. En la esquina SW de la zona de reconocimiento, la zona geológica característica seria posiblemente un granitoide porfírico. Levantamientos geofísicos magnetrométricos y electromagnéticos VLF sobre los yacimientos conocidos de Nambija, Cambana, Campanilla y Gauaysimi a fin de determinar si conviene utilizar estos métodos con fines de prospección.

6.2.3

6.2.4

6.2.5

ANEXO IV: INFORME GEOFÍSICO
1. INTRODUCCIÓN En el área del proyecto Sur-Oriente, Ecuador, se han efectuado levantamientos magnetrométricos a campo total, así como levantamientos electromagnéticos T.B.F. (VLM-EM) entre el 27 de Agosto y el 1° de Octubre de 1987. Estos levantamientos han sido efectuados con el principal propósito de obtener información básica que sirva de soporte para el mejor conocimiento geológico del terreno y también con la finalidad de buscar la evidencia geofísica en relación con la prolongación del yacimiento de Nambija hacia el Sur, es decir, dentro del área donde se desarrollaban nuestras investigaciones.

2.

PERSONAL

En los levantamientos ha participado el siguiente personal: - J. Stembera, geofísico a cargo del proyecto. - A. Bastien, técnico. - 2 Obreros.

3.

UBICACIÓN La malla geofísica se ubica entre la Quebrada del Fierro y el límite Norte del área del proyecto. El emplazamiento de las líneas principales en dirección Este-Oeste ha sido determinado por la presunta orientación Norte-Sur de las estructuras generales, conforme se desprende del análisis de las fotografías aéreas, así como por la distribución de los trabajadores de campo que han realizados antes de la llegada del equipo geofísico. Es importante señalar que, en algunos lugares, el emplazamiento de las líneas ha estado influenciado por la inaccesibilidad del terreno.

4.

TRABAJOS REALIZADOS

Levantamientos magnetométricos a campo total: 15.0 km Levantamientos VLF-EM, Estación NAU :15.7 km Estación NLK :13.9 km

Las lecturas han sido tomadas cada 12.5 m para los levantamientos magnetométricos y cada 25.0 m para los levantamientos. Las líneas han sido señalizadas con estacas ubicadas cada 25.0 m medidos horizontalmente. Las líneas LB 0+00 han servido de base para conformar la malla. Con el propósito de tener un punto fijo de referencia para los trabajadores sucesivos, se ha instalado una placa de concreto en la progresiva 0+75E de la línea LB 0+00.

5. 5.1

LEVANTAMIENTOS MAGNETOMETRICO

Instrumentación El levantamiento magnetométrico ha sido ejecutado con la ayuda de un aparato de procesión nuclear, modelo G-856A de GEOMETRICS. Para permitir las correcciones debidas a las variaciones diurnas, se ha instalado en el lugar una estación base que ha operado durante la ejecución de todo el levantamiento. La precisión del aparato es de 0.5 gamma.

5.2

Resultados Los resultados se presentaron en forma de perfil sobre un mapa de valores de campo total (Mapa E-1). Además, se incluye un mapa de contornos de campo total. El nivel de base en el mapa de perfiles es de 29500 gammas. La posición de los cuerpos magnéticos está representada por un eje que une el centro de las anomalías de cada perfil. Las líneas 4+875N y la parte Norte de la línea 8+75E no fueron levantadas debido a problemas técnicos.

5.3

Interpretación El levantamiento magnetométrico ha puesto en evidencia muchas zonas con distintas susceptibilidades magnéticas, indicando así la existencia de unidades litoestratigráficas diferentes. Señalamos, al mismo tiempo, que las variaciones de intensidad están, en general, entre 100 y 500 gammas aproximadamente. El relieve

magnético en la parte Oeste de la zona del proyecto esmás acentuado entre las líneas LB 0+00 y 2+00S del mapa E-1. el relieve se compone de cuatro (4) ejes magnéticos –no. 1,2,3 y 4. las intensidades varían entre 100 y 400 gammas y sugieren la presencia de un medio físico bastante homogéneo (cuerpo intrusivo) posiblemente recortado por diques o coladas lávicas. Parece también que esta unidad podría prolongarse hacia el Este hasta aproximadamente 10+00W (sobre todo entre las líneas LB O+OO y L 1+00S), asociándose al eje conductor T.B.F no. 3(Mapa E-3) En la parte central del área del proyecto, entre las líneas LR 4+00W, y 8+00W, se observan dos (2) ejes magnéticos no. 5 y 6 (Mapa E-1) con una intensidad de 200-400 gammas aproximadamente. Se debe notar que el eje no. 5 probablemente no continúa hasta la línea 4+50S puesto que las intensidades sobre está línea son menos fuertes, del orden de 100-150 gammas. El eje magnético no. 7 (Mapa E-1) no está asociado a los ejes mencionados anteriormente, pudiendo el mismo continuar hasta el eje no. 5 sobre la línea 2+00S. Esta posibilidad parece estar reforzada por las bajas intensidades magnéticas de su flanco Oeste que se pueden observar hasta la línea 1+00S, sugiriendo así la presencia de una falla NW-SE, o la presencia de un dique con la misma dirección, en la prolongación de los afloramientos de basalto aclcaline traquítico observados en la Quebrada no. 5. Los ejes no. 8,9 y 10 (Mapa E-1) entre las líneas 3+50S y 4+50S delimitan rocas de origen posiblemente volcánico que presentan susceptibilidades netamente más fuertes que las rocas situadas al Norte, es decir, entre las líneas LB 0+00 y 2+00S. Esta zona se prolonga quizás hasta 2+00E aproximadamente (sobre las líneas 3+50S y 4+50S) y su límite está marcado por el eje magnético no. 12. Se observa, sobre el flanco Este del eje no. 12 (Mapa E-1), una depresión magnética de continuidad bien definida que se prolonga hacia el Norte, a las progresivas 362.5E (L4+50S), 337.5E (L3+50S), 237.5E (L2+00S) y quizás a la 2+00E (l1+00S). Esta zona podría representar una banda de rocas fílicas limitada sobre su flanco Este por el eje magnético no. 13 de la línea L2+00S(Mapa E1). El eje magnético no. 14 (Mapa E-1), con una intensidad cercana a 200400 gammas, delimitada probablemente el flanco Oeste de un intrusivo se asocia a las intensidades magnéticas débiles; sin embrago, parece estar recubierto en su extremidad Norte por las rocas volcánicas, lo que puede explicar las intensidades más fuertes, de cerca de 100 gamas, sobre la línea 1+50N.

6.

LEVANTAMIENTOS ELECTROMAGNÉTICOS T.B.F.

6.1 Instrumentación Este levantamiento ha sido realizado simultáneamente con el levantamiento magnético, utilizando un aparato CRONE RADEM de Crone Geophysics que permite medir el ángulo de inclinación (dip angle) del gran eje de la elipse de polarización. Las medidas fueron tomadas cada 25 m y en seguida filtradas y transformadas siguiendo el método FRASER. Como fuentes emisoras se han utilizado dos estaciones T.B.F – Puerto Rico (NAU) a 28.5 kHz y Seattle, Washington (NLK) a 24.8 kHz. Inicialmente se había escogido la estación Laulauli de Hawai, pero debió ser abandonada a causa de su débil señal.

6.2 Resultados Los resultados obtenidos con la estación NAU, que fue seleccionada como estación principal, se presentan en forma de una mapa de perfiles (Mapa E-3). Las líneas Este-Oeste de la malla de levantamiento tratada están en relación con la dirección dad de la estación emisora. Adicionalmente, las anomalías de la estación PR están representadas en forma de contornos (Mapa E-4) en un mapa de filtro Fraser sobre el ángulo de inclinación (tal como se describe en Geophysics, Vol. 34, 1969). Para la interpretación de los resultados se ha adotado la convención de Crone. Se debe notar que los valores sobre las líneas Norte-Sur han sido incorporados en el tratamiento informático de los contornos, causando así un ligero desplazamiento de ciertas anomalías sobre el mapa Fraser, sin influenciar, sin embargo, sobre la calidad de los resultados. La estación emisora SW ha sido relacionada con las líneas Norte-Sur de la malla trazada (Mapa E-5). Las líneas 1+50N, 12+00W, 14+25W y una parte de 1+00S no han sido levantadas a causa de una interrupción en la señal de la estación. Hay que notar que la calidad de los resultados de la estación SW no son del todo satisfactorios debido a la debilidad de la señal. Sin embargo, los resultados obtenidos han sido incorporados en el informe.

6.3

Interpretación Se han identificado siete (7) zonas conductoras distintas numeradas del 1 al 7 sobre el mapa Fraser de la estación NAU (Mapa E-4), localizadas probablemente en la roca.

Zonas Conductores 1 y 2 Estas dos (2) zonas conductoras aparecen en la esquina Oeste del área del proyecto, entre las líneas LB0+00 y L2+00S (zona conductota 1) y LB 0+00 y 4+50S (zona 2). Ellas corresponden a los ejes conductores T.B.E 1, 2 y 3. La zona 1 alcanza una intensidad de 1 grados Fraser y muestra una buena asociación con los ejes de los cuerpos magnéticos 1 y 2 (Mapa E-1) que representan intensidades magnéticas del orden de los 200 a 300 gammas. El tipo de la anomalía magnética indica que se trataría de contrastes de susceptibilidad ya sea debidos a los cambios litológicos abruptos, los que pueden estar verdaderamente asociados a un intrusivo recortado por diques o a una zonas de fallas de dirección N-NE. La zona conductora 2 (eje conductor T.B.F. 3) muestras las intensidades más fuertes, de hasta 25 grados Fraser, que se asocian con las anomalías magnéticas débiles, próximas a los 100 gammas. Las zonas conductoras 1 y 2 son ciertamente atribuibles a los índices mineralizados en pirita presentes en la roca intrusiva y asociados a las zonas de fallas.

Zona Conductora 3 Esta zona se sitúa entre las líneas LB 0+00 y 3+50S entre 6+00 y 10+00W, siguiendo una dirección NE-SO. La zona alcanza 20 y 25 grados de intensidad y está representada por los ejes conductores T.B.F. 4 y 5 (Mapa E-3). En algunos lugares (L12+00S y 3+50S entre 6+00W – 9+00W) la zona muestra asociaciones magnéticas directas de 200 a 400 gammas que están representadas por los ejes de los cuerpos magnéticos 5 y 6 (Mapa E-1). Se debe notar que las anomalías T.B.F y magnéticas no se prolongan hasta la línea 4+50S.

Zona Conductora 4 Esta zona de intensidad media (10 a 15 grados Fraser) se sitúa entre las líneas 3+50S y 4+50S en el nivel 6+00W. La zona parece estar asociada al eje de cuerpos magnéticos no. 7 (Mapa E-1), con intensidades de 200 a 300 gammas pero de limitada extensión. Una lava máfica o una zona fallada y mineralizada en pirita puede ser el origen de esta zona, cuyo flanco Oeste es adyacente a una zona de intensidades magnéticas muy irregulares (L 4+50S entre 6+00W y 8+00W) que sugiere la presencia de una zona fallada.

Zona Conductora 5 Esta zona está limitada por las líneas LB 0+00 y 4+59S así como por LR+00 en el Este y LR 4+00W. En algunos lugares, la zona alcanza intensidades fuertes que llegan hasta 25 grados Fraser y parece dividirse en dos (2) segmentos, el primero sobre la línea 1+00S (0+50W) y el otro entre las líneas 3+50S y 4+50S (20 grados Fraser). Esta zona está representada por el conductor no. 9 (Mapa E-3) de continuidad bien definida. Sin embargo, su emplazamiento sobre la línea 2+00S (0+75W) no está bien identificado. El segmento Norte de la zona no corresponde a ninguna anomalía magnética. Por el contrario, el segmento Sur se asocia a varias anomalías magnéticas de intensidad madia a fuerte, entre 200 y 500 gammas, que están representadas por los ejes magnéticos 8, 9 y 10 (Mapa E1). Esta característica podría indicar la presencia de diversos tipos litológicos (volcánicos y diques intrusivos). Las anomalías corresponderían también esta vez a zonas piritizadas adentro de estas rocas. Considerando lo mencionado anteriormente, la interpretación más probable del eje conductor no. 9 (Mapa E-3) sería que se trata de una falla, probablemente mineralizada, que puede en efecto ser la prolongación de las estructuras que afectan al yacimiento de Nambija al otro lado de la montaña. Dentro de esta zona fallada se vuelve a encontrar, por otra parte, la presencia muy puntual de skarn y de mineralización en pirita.

Zona Conductora 6 Esta zona, de limitada extensión, muestra intensidades elevadas que llegan hasta los 30 grados Fraser entre las líneas 3+50S y 4+50S entre2+00 y 3+00E y corresponde al eje conductor no. 10 sobre el mapa de perfiles NAU (Mapa E-3). Se puede observar una directa asociación con el eje del cuerpo magnético no. 12 (Mapa E-1). Esta zona conducta parece estar emplazada en la extremidad Sur de una zona ligeramente NO-SE que corresponde al eje magnético no. 12 (Mapa E-1) y quiz160s también al eje no. 11 (Mapa E-1). No se debe olvidar que esta zona se encuentra dentro del eje de la estructura sinclinal ligada al yacimiento de Nambija.

Zona Conductora 7 Esta zona se ubica en la extremidad Este, entre las líneas 1+50N y 1+00S, y presenta intensidades medias de 15 grados Fraser. La zona no corresponde a ninguna anomalía magnética significativa, tiene una extensión limitada y está probablemente emplazada al medio de una estructura intrusiva.

7

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES En cuanto respecta a la evaluación de esta parte del área del proyecto en relación con la prolongación del yacimiento de Nambija, se debe tomar en cuenta lo siguiente: 1) Los levantamientos geológicos efectuados no revelan la presencia de skarns auríferos ni en la zona adyacente al yacimiento de Nambija ni en la región explorada, a excepción del skarn del Pozo Ramón donde dos (2) muestras tienen contenidos de oro moderadamente elevados. 2) La interpretación de la información geoquímica no demuestra ninguna asociación significativa entre mineralización en oro y mineralización de oro metal en los skarns investigados, lo que dificulta la elección de métodos geofísicos apropiados. Los trabajos efectuados en el área del proyecto han permitido detectar siete (7) zonas conductoras. La mayoría de ellas demuestra una buena asociación con las anomalías magnéticas. Las conclusiones estructurales o litoestratigráficas pertinentes a cada una de las zonas se encuentran en los par. 5.3 y 6.3 respectivamente. En vista de las razones mencionadas anteriormente, dos (2) zonas de importancia limitada podrían ser tomadas en consideración para la eventual confirmación de los trabajos. Estos son: 1) La zona conductora no. 5 (Mapa E-4) definida por el eje conductor T.B.F. no. 9(Mapa E-3), en particular su segmento entre las líneas LB 0+00 y L 2+00S, podrí ser investigada en lo que respecta a la posibilidad de encontrar bolsones aislados de skarn así como para comprender mejor los elementos estructurales dentro de esta zona. Métodos de resistividad tales como la polarización provocada o la polarización espectral provocada podrían ser empleados. En caso de requerir investigación en profundidad, se podrían tomar en consideración métodos magneto-telúricos (AMT, CSAMT).

Se hace notar que las zonas se baja resistividad no deberían ser las más interesantes, pues ellas podrían corresponder a zonas de mineralización en pirita (fallas). Estas zonas, aún si presentan valores anómalas en oro, no son probablemente interesantes desde el punto de vista económico. La investigación y la interpretación adecuada de las rocas de alta resistividad podrían también ser dificultadas por la presencia de rocas con patrones geofísicos semejantes (intrusivo, piroclástico, etc). 2) La zona de skarn situada entre el pozo Ramón y el camino Guaysimi podría ser explorada más en detalle. Se podrían descubrir así las bolsonadas mineralizadas en oro aisladas. La tarea probablemente sería facilitada por la significativa mineralización en zinc que parece estar asociada a este skarn. La población provocada en configuración dipolodipolo parece ser el método más apropiado.

OBSERVACIONES RELATIVAS A LA CONTINUACIÓN DE LOS TRABAJOS AL SUR DE LA QUEBRADA DEL FIERRO 1) Alineamiento espaciados cada 100 m como máximo. 2) Levantamiento magnético (campo total y gradiente), no para identificar la posible extensión del yacimiento sino más bien para delimitar la extensión de las unidades litológicas. 3) Medida de la susceptibilidad magnética directamente sobre las muestras de roca a fin de facilitar la interpretación de los levantamientos magnetométricos. 4) Localización de los alineamientos estructurales (fallas con pirita) con la ayuda del método EM-VLF.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful