Está en la página 1de 10
(en: Modernizacion y cultura en Ghile, ed. Aconcagua) by Una Sensibilidad dle Epoca: Espaiia e Hispanoc merica “EI modernisino de ellos no es el nuestro" decia Max Nordau, revelando asi dos paulas opuestas para relacionarse con él pasado y concebir. lo froderno. Diagnosticaba de este modo wna conteo- ‘Versa cultural cuyosvérlices fueron. por una parte. (iisingsemacon ya expansion del-cantaline Jia at universalism _democratico-Merat wurgués con sus correlatos, 5 ycullurales “Pass iaismo-Taicismo, cientifcismo, opiimismo so Gal, iguatitarimo eis! ¥ por wllio un “lice corrosivo yeontestatario. Un vértice que A Fo en cueglion Tos principio legilimadores de [niangulo, postutando la autorreabzacion indi Uidual. [a libertad ereativa y la exaltacién del pre vente, deno de una perspectiva en que cLastey 1a Delleza eran percibidos come fh nos de PeSTaGidn topifiual, De esta confrontacion entre Souibilidades y acitudes witales distinias. ema Peron Tos signos de un cambio de €poca: “Wn am periodo de fa historia — dice un pensador de fn de Figlo~ toca manifiestamente a su (érmino y otro period se anuncia, Todas las tradiciones emple. Zana desgarrarse, y no parece que el mafiana Neve trazos de ser la continuidad del hoy: lo que existe vacila y se derrumba’, Cabe preguntarse porla extensién que tuvo esta controversia. 2Se dio acaso sélo entre las élites do} ‘unos poces paises europeos? 20 fue un conllicto| que se internalize y se hizo presenté en las diversas| agiones que de una u otra manera (ya sea como] centro 0 periferia) formaron parte del trlinguto?| Todo indica que la siluaciOn- fue mas bien esta Ultima. La generacién del 98 en Espana y el modernisimo”(rabendarisno) en Hispanoarérie “Gos movimientos que Ta historia cullural suele constrenir a tendencias lilerarfas, sdlo son comprensibles -a nuestro juicio- en el marco de esta conlroversia entre dos matrices socio-culturales, on et trasfondo de la modernizacion.™ Heterodaxia det 98 _ Si se piensa en algunas de las flguras mis pro: ninentes de la generacién del 98, en Miguel de _Unamune (1864-1936), Ramén_del Valle Jockin, Sa PaIR rer doc movies anette SBF alenco Ge Ons ew" eh mederommo ye 98 come Ta feucn “hispinen do ras ues das ks 7 2d ut se ins hela 1985, En rmines ermentutca te san, ceparndoweteapslado nt0d3s va Pio Baroja (1872-1956), habra que convenir que fos productos simbdlices que estos autores elaboraron —particularmente sus nove ias~ fueron muy dlisimiles entresi. Amor y peclago gia (1902) 0 Niebla (1914) de Unamuno, Las Sonatas (1902-5) de Valle Inlan y Silvestre Para ox (1901) 0 Zalacain el aventurero (1909) de Baroja, pertenecen sin duéaa distintos anaqueles rmorfolégico-iterarios, Desde el punto de vista de Su composicién y voluntad de estilo resulta dificil Jobarlas en wna misma tendencia. Los vasos comuntcantes que se dan enteellas,correspanden mas bien a una actitud vital y a un contenido de fondo en comin, @ un pensamiento culturalmente conlestatario que se inscribe en las coordenadas del modernismo europeo. “EI'98-0 miodernismo peninsular no puede. sin embargo. ser concebido como un mero epife- rémeno del espiritu "fin de slécle” del continent. Fue en cambio una respuesta cultural a un pro de doble entrada. Por una parte obedecié a una {retrasaca) modernizacién local. y por otra, a un proceso deaproplaclon del modérnismo europea. acus0 que comsisli en Hacer propio To ajendy- rapa mediacioi estuvo dada por la contextualidad “Ge enlonees, por esa Espana crispada y (radiciopal que reer habla perado sus mes dominios ‘ullramarings: por ésa peninsula que cra y no era pale de Europa. y que en el plano de Ta expresi- Gand-artstiea estaba dominada por una fuerte tradlicion normativa y retdriea, Es este contexto el “que vara Gondicionar el proceso de apropiacion. y ta v3 i fot