P. 1
Análisis Químico Farmacéutico

Análisis Químico Farmacéutico

|Views: 317|Likes:
Publicado porDennis Hedman

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Dennis Hedman on Nov 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2015

pdf

text

original

Análisis Químico Farmacéutico Métodos Clásicos Cuantitativos

Autores: Dra. Pilar Marchante Castellanos MSc. Héctor Zumbado Fernández MSc. Amelie González Atá Dr. Manuel Alvarez Gil MSc. Leidiana Hernández Mejías

Instituto de Farmacia y Alimentos Universidad de La Habana

“No es suficiente enseñar a los hombres una especialidad. Con ello se convierten en algo así como máquinas utilizables pero no en individuos válidos. Para ser un individuo válido el hombre debe sentir intensamente aquello a lo que puede aspirar. Tiene que recibir un sentimiento vivo de lo bello y de lo moralmente bueno. En caso contrario se parece más a un perro bien amaestrado Que a un ente armónicamente desarrollado. Debe aprender a comprender las motivaciones, ilusiones y penas de las gentes para adquirir una actitud recta respecto a los Individuos y a la Sociedad”. ALBERT EINSTEIN “Mi visión del mundo”

Indice de contenidos
PRÓLOGO /1

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS QUÍMICO FARMACEUTICO
1.1. Revisión 1.1.1. 1.1.2. 1.1.3. 1.1.4. 1.1.5. 1.1.6. 1.1.7. de algunos conceptos importantes............................................ Masa, volumen y cantidad de sustancia............................................. Electrolitos............................................................................................ Formas de expresar la concentración.................................................. El equilibrio químico............................................................................. Ácidos y bases..................................................................................... Constante del producto de solubilidad................................................ Cálculo de la masa molar del equivalente...........................................
1.1.7.1. En reacciones de neutralización………………………………………….. 1.1.7.2. En reacciones de oxidación-reducción………………………………….. 1.1.7.3. En reacciones de precipitación y de formación de complejos………. 1.1.7.4. De especies que no participan directamente en una reacción dada………………………………………………………………..

1.2. Clasificación de los métodos clásicos de análisis cuantitativo…………... 1.3. Reactivos y equipamiento en un laboratorio de análisis químico y su manipulación ................................................................... 1.3.1. Reactivos….......................................................................................... 1.3.2. Equipamiento...................................................................................... 1.3.2.1. Utensilios y recipientes para medir volúmenes..................... 1.3.2.2. Recipientes para pesar sólidos.............................................. 1.3.2.3. Utensilios y materiales para filtrar........................................ 1.3.2.4. Otros utensilios y aparatos de amplio uso en el laboratorio.. 1.3.2.5. Equipos.......................................................................... 1.4. El trabajo en un laboratorio de análisis químico................................ 1.4.1. Algunas operaciones básicas.............................................................. 1.4.1.1. Evaporación de líquidos........................................................ 1.4.1.2. Filtración y calcinación......................................................... 1.4.1.3. La Pesada............................................................................. 1.4.1.4. Trasvase cuantitativo de sólidos.......................................... 1.4.2. Limpieza y rotulación del material de laboratorio.............................. 1.4.3. Seguridad en el laboratorio................................................................. 1.4.4. Libreta de trabajo................................................................................ 1.5. Etapas de un análisis químico cuantitativo......................................... 1.5.1. Definición de los objetivos................................................................... 1.5.2. Selección del método analítico............................................................ 1.5.2.1. Validación del método analítico............................................. 1.5.3. Muestreo.............................................................................................. 1.5.4. Preparación de la muestra.................................................................. 1.5.5. Determinación analítica....................................................................... 1.5.6. Cálculos, reporte e interpretación de los resultados........................... 1.5.6.1. Errores en análisis cuantitativo…………………………………. 1.6. Ejercicios propuestos

CAPÍTULO 2. ANÁLISIS GRAVIMÉTRICO
2.1. Fundamento del análisis gravimétrico.............................................. 2.2. Clasificación de los métodos gravimétricos........................................ 2.3. Métodos gravimétricos por precipitación........................................... 2.3.1. Operaciones en los métodos gravimétricos por precipitación.......... 2.3.1.1. Medida de la muestra........................................................ 2.3.1.2. Preparación de la muestra................................................. 2.3.1.3. Precipitación....................................................................... 2.3.1.4. Filtración y lavado............................................................. 2.3.1.5. Secado y/o incineración.................................................... 2.3.1.6. Pesada............................................................................... 2.3.1.7. Cálculos y expresión de los resultados............................. 2.3.2. Aplicaciones en el análisis químico farmacéutico............................ 2.4. Métodos gravimétricos por volatilización.......................................... 2.4.1. Determinación de la pérdida por secado........................................ 2.4.1.1. Importancia de la pérdida por secado en la determinación de la pureza de las materias primas de uso farmacéutico. 2.4.2. Determinación del residuo de ignición............................................ 2.4.3. Determinación de la pérdida por ignición....................................... 2.4.4. Aplicaciones en el análisis químico farmacéutico...........................

CAPÍTULO 3. INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS VOLUMÉTRICO
3.1. 3.2. 3.3. 3.4. Fundamentos generales del análisis volumétrico............................. Límite de cuantificación y precisión del análisis volumétrico.......... Clasificación de los métodos volumétricos de análisis..................... Métodos de valoración...................................................................... 3.4.1. Método directo................................................................................ 3.4.2. Métodos indirectos......................................................................... 3.4.2.1. Método por retroceso................................................................... 3.4.2.2. Método por sustitución................................................................ Preparación de soluciones................................................................ 3.5.1. A partir de un reactivo sólido........................................................ 3.5.1. A partir de un reactivo líquido...................................................... 3.5.3. A partir de una solución con mayor concentración....................... Métodos de estandarización de soluciones...................................... 3.6.1. Método de las alícuotas…………………………………………………. 3.6.2. Método de las pesadas individuales…………………………………. El titre............................................................................................ El ensayo en blanco en el análisis volumétrico...............................

3.5.

3.6. 3.7. 3.8.

CAPÍTULO 4. VOLUMETRÍA DE NEUTRALIZACIÓN
4.1. Fundamentos generales de la volumetría de neutralización………… 4.2. Volumetría de neutralización acuosa………………………………………..

4.2.1. Fundamentos generales………………………………………………... 4.2.2. pH y punto de equivalencia……………………………………..…….. 4.2.3. Indicadores ácido-base……………………………………………..…... 4.2.3.1. Teoría de los indicadores……………………..……………... 4.2.3.2. Intervalo de viraje de los indicadores ácido-base………. 4.2.3.3. Indicadores mezclas…………….……………………..……... 4.2.4. Curvas de valoración ácido-base……………….…………………….. 4.2.4.1. Curvas de valoración entre un ácido fuerte y una base fuerte……………………………………………..... 4.2.4.2. Curvas de valoración de un ácido débil con una base fuerte…………………………………………... 4.2.4.3. Curvas de valoración de una base débil con un ácido fuerte……………………………………………. 4.2.4.4. Curvas de valoración entre un ácido débil y una base débil………………………………………………. 4.2.4.5. Factores que afectan el salto de pH de las curvas de valoración…………………………………………. 4.2.5. Valoración de soluciones de sales de ácidos y bases débiles……………………………………………………………... 4.2.6. Soluciones reguladoras…………………………………………………. 4.2.7. Aplicaciones de la volumetría de neutralización acuosa en el análisis farmacéutico……………………………………………………. 4.3. Volumetría de neutralización no acuosa…………………………………… 4.3.1. Fundamentos generales………………………………………………… 4.3.2. Valoración de bases…………………………………………………….. 4.3.3. Valoración de ácidos…………………………………………………….. 4.3.4. Aplicaciones de la anhidrovolumetría en el análisis farmacéutico…………………………………………………………………….. 4.4. Ejercicios propuestos……………………………………………………………..

CAPÍTULO 5. VOLUMETRÍA DE PRECIPITACION
5.1. Fundamentos generales de la volumetría de precipitación…………. 5.2. Curvas de valoración por precipitación …………………………………… 5.2.1. Factores que influyen sobre la forma de la curva de valoración ………………………………………………………………….

5.3. Métodos de detección del punto final……………………………….

5.3. Métodos de detección del punto final.............................................. 5.3.1. Método de Mohr........................................................................... 5.3.2. Método de Volhard....................................................................... 5.3.3. Método de Fajans………………………………………………………... 5.4. Aplicaciones de la volumetría de precipitación en el análisis de sustancias de interés farmacéutico…………………….…………………… 5.5. Ejercicios propuestos………………………………………………..................

CAPÍTULO 6. VOLUMETRÍA DE FORMACIÓN DE COMPLEJOS
6.1. Fundamentos generales de la complejometría…………………..………. 6.2. El ácido etilendiaminotetracético (EDTA)……………………….............

6.3. Factores que afectan la estabilidad de los complejos metal-EDTA…………………………………………………………………………… 6.3.1. Concentración hidrogeniónica o pH del medio……………………... 6.3.2. Carga del catión………………………………………………………….. 6.4. Constante de estabilidad condicional de los complejos metal-EDTA………………………………….……………..……. 6.5. Curvas de valoración complejométricas………………….………………… 6.5.1. Factores que influyen en la forma de la curva de valoración complejométrica con EDTA………………………………………. 6.6. Indicadores complejométricos……………….…………….…….…………… 6.7. Métodos de valoración con EDTA…………………………………..…………. 6.8. Aplicación de la complejometría en el análisis de sustancias de interés farmacéutico………………………………………………………… 6.9. Ejercicios propuestos………………………………………………………….…..

CAPÍTULO 7. VOLUMETRÍA DE OXIDACIÓN-REDUCCIÓN
7.1. Fundamentos generales de la volumetría de oxidación reducción… 7.1.1. Semirreacciones de oxidación - reducción …………………..………. 7.1.2. Reacciones de oxidación-reducción en celdas electroquímicas……………………………………………………………. 7.2. Potencial de electrodo…………………………………………………………….. 7.2.1. Influencia de las concentraciones sobre el potencial de electrodo ……………………………………………..…………………. 7.3. Constantes de equilibrio de las reacciones de oxidación reducción…………………………………………………………………….………. 7.4. Curvas de valoración de oxidación- reducción………………………….… 7.4.1. Factores que influyen en la forma de las curvas de valoración.... 7.5. Indicadores empleados en la volumetría de oxidación-reducción.…. 7.5.1. Autoindicadores…………………………………………………….….….. 7.5.2. Indicadores específicos………………………………………….…….…. 7.5.3. Indicadores de oxidación-reducción verdaderos…………..…….….. 7.6. Agentes oxidantes y reductores más empleados………………………….. 7.6.1. Permanganometría………………………………………………………… 7.6.2. Dicromatometría……………………………………………………………. 7.6.3. Cerimetría…………………………………………………………............. 7.6.4. Yodometría y yodimetría…………………………………………….……

7.6.5. Yodatometría…………………………………………………………… 7.6.5. Bromatometría………………………………………………………….
7.7. Aplicación de la volumetría redox en el análisis de sustancias de interés farmacéutico…………………………………………………………..….. 7.8. Ejercicios propuestos…………………………………………………………..…..

CAPITULO 8. EJERCICIOS INTEGRADORES……………………………….. CAPITULO 9. PRACTICAS DE LABORATORIO………………………………..

APÉNDICES………………………………………………………………………….. BIBLIOGRAFÍA……………………………………………………………………….

Prólogo
La insuficiente correspondencia entre los textos utilizados hasta el momento y los contenidos y objetivos del programa de la asignatura de Análisis Químico Farmacéutico de la Licenciatura en Ciencias Farmacéuticas, ha dificultado la adecuada profundización y ampliación de los conocimientos y la suficiente ejercitación por parte de los estudiantes de la especialidad. Tal situación ha motivado al colectivo de autores a seleccionar cuidadosamente aquellos aspectos de los métodos clásicos del análisis químico cuantitativo que resultan de particular interés para la formación del profesional farmacéutico, incluyendo ejemplos, el diseño de experiencias de laboratorio y la elaboración de una importante cantidad de ejercicios que faciliten una mejor comprensión, ejercitación e integración de los contenidos teóricos y prácticos correspondientes. El enfoque, cada vez más orientado hacia la especialidad, con que se imparte en la carrera el análisis químico cuantitativo, contribuye a que los estudiantes puedan considerarlo no solo como parte de su formación básica, sino también como una herramienta fundamental para el aprendizaje y aplicación de otros métodos de análisis farmacéutico, para la interpretación de la literatura especializada y, en general, como un conjunto de conocimientos y habilidades que son inherentes, y están indisolublemente ligados, al correcto desempeño en los diferentes perfiles de trabajo del profesional. Es necesario aclarar que en este libro son tratados los métodos cuantitativos clásicos de análisis químico con la amplitud y profundidad que se corresponden con el nivel de información que, hasta el momento de cursar la asignatura, poseen los estudiantes. Para su confección nos hemos trazado como objetivos fundamentales: facilitar la comprensión de los contenidos teóricos, el estudio independiente, la ejercitación, el desarrollo de habilidades y la posibilidad de integrar los diferentes aspectos teóricos y prácticos de la asignatura, contribuyendo todo ello a la calidad de su aprendizaje y a una más adecuada formación del profesional. Los autores deseamos expresar nuestra sincera gratitud hacia todos los que, amable y desinteresadamente, ofrecieron su valiosa colaboración y experiencia para el diseño y elaboración del presente libro; en particular para Alejandro Alvarez Marchante, porla detallada realización de los dibujos, y para los colegas del Departamento de Química Analítica de la Facultad de Química de la Universidad de La Habana, por las facilidades brindadas para consultar algunos textos de interés y por sus apreciados criterios sobre la temática abordada. Sometemos pues, nuestro trabajo, a la consideración de los principales interesados: los estudiantes, y a la de todos aquellos profesionales que deseen aportar sus opiniones y/o sugerencias sobre su forma y contenido, las cuales agradecemos anticipadamente y atenderemos con especial interés. Los Autores

1

Capítulo 1
Introducción al Análisis Químico Farmacéutico
La Química Analítica, considerada por muchos la rama más antigua de la Química, es la ciencia que estudia el conjunto de principios, leyes, métodos y técnicas cuya finalidad es la determinación de la composición química de una muestra natural o artificial. Es, por tanto, la ciencia creadora y elaboradora de esos métodos y técnicas y puede definirse como la rama de la química que se ocupa de la identificación y cuantificación de uno o varios componentes químicos en una muestra dada. De acuerdo con esta definición la Química Analítica se divide en cualitativa y cuantitativa. La Química Analítica Cualitativa tiene por objetivo el reconocimiento o identificación de los elementos, compuestos o grupos químicos presentes en una muestra dada; mientras que el de la Química Analítica Cuantitativa, es la determinación de las cantidades en las cuales tales elementos, compuestos o grupos químicos se encuentran en la muestra. Para cumplimentar cualquiera de estos objetivos (cualitativo o cuantitativo), la química analítica se vale del procedimiento denominado método analítico, el cual puede definirse como el conjunto de operaciones físicas y químicas que permite identificar y/o cuantificar un componente químico o un grupo dado de estos (el analito) en el sistema material que lo contiene (la muestra). La complejidad en la composición (matriz) de la muestra será la que determine el procesamiento a que deberá ser sometida esta última a fin de lograr resultados óptimos en el análisis. Un ejemplo de muestra con matriz compleja es la sangre, frecuentemente analizada con múltiples objetivos. Los métodos de análisis químico pueden clasificarse de diferentes formas aunque, la más aplicada, es la que los divide según la naturaleza de la medida final que se realiza. De acuerdo con esto, los métodos de análisis químico pueden clasificarse en clásicos e instrumentales. Métodos clásicos: Son los más antiguos e involucran, generalmente, la aplicación de una reacción química en la que interviene el constituyente que se desea determinar. Si el fin es cualitativo, la reacción deberá dar lugar a la aparición de coloración, turbidez, precipitado, o cualquier otro cambio perceptible que indique la posible presencia de especies químicas determinadas. Estas reacciones características serán descritas y aplicadas en cursos posteriores. Si por el contrario, el objetivo del análisis es cuantitativo, el procedimiento químico empleado deberá concluir con la medición final de una masa o un volumen que permitirá calcular la cantidad o concentración de analito presente en la muestra. Este texto tratará sobre los métodos clásicos de análisis cuantitativo. Métodos instrumentales: Constituyen un conjunto de procedimientos basados en la medición instrumental de alguna propiedad físico-química de las sustancias que proporciona información sobre su estructura o composición química (métodos cualitativos) o que resulta proporcional a la masa o concentración de las mismas en el sistema estudiado (métodos cuantitativos). Estos métodos, por lo general, no involucran reacción química alguna y presentan una enorme diversidad. En ocasiones, requieren de equipos que pueden resultar altamente sofisticados y muy caros, pero que ofrecen resultados imposibles de lograr por otras vías. Los métodos instrumentales son aplicados ampliamente tanto con fines cualitativos como cuantitativos y, a diferencia de los métodos clásicos que han experimentado poco cambio con el transcurso de los años, están sometidos a un constante desarrollo y constituyen una herramienta fundamental en casi todas las ramas de la ciencia.

2

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

3

Por su parte, los métodos clásicos mantienen una amplia aplicabilidad en el campo farmacéutico, particularmente, en lo que se refiere al control de la calidad de las materias primas utilizadas en la elaboración de medicamentos y también en el de los propios productos terminados. Esta aplicabilidad se fundamenta en el hecho de que no siempre debe utilizarse el método más moderno y costoso para un análisis, pues ante todo debe tomarse en consideración el objetivo que se persigue con el mismo para seleccionar adecuadamente el método analítico menos engorroso y costoso que sea aplicable a la muestra bajo estudio y que garantice unos resultados con el nivel de exigencia requerido. Un científico nunca deberá invertir tiempo o recursos para lograr más exactitud y precisión de la requerida para un análisis dado, aunque menos aún deberá proporcionar unos resultados que no estén a la altura de la exigencia que se plantea para el mismo. Los Medicamentos Medicamento es toda sustancia o preparado que, poseyendo propiedades curativas o preventivas, es elaborado para ser administrado al hombre o a los animales, ayudando al organismo a recuperarse de los desequilibrios producidos por las enfermedades o a protegerlo de las mismas. De forma general, un medicamento está compuesto por una sustancia o compuesto principal que es la sustancia o principio farmacológicamente activo (o fármaco), responsable de ejercer la actividad preventiva o terapéutica (curativa) que se persigue con su administración frente a una enfermedad o padecimiento dado; y otra serie de sustancias inactivas o inertes, que se conocen como sustancias auxiliares o excipientes, que permiten o coadyuvan a una mejor absorción del principio activo por el organismo al mismo tiempo que garantizan su estabilidad y posibilitan la preparación de la forma farmacéutica (tableta, ungüento, crema, loción, jarabe, colirio, inyectable, polvos, etc.) en que será administrado. Entonces, la forma farmacéutica es la presentación externa de un medicamento con el fin de posibilitar su administración al individuo. En ocasiones, un medicamento incluye en su composición más de un principio activo y entonces se dice que es una asociación medicamentosa. Así por ejemplo, en las tabletas de KCl 500 mg, administradas a pacientes hipopotasémicos (con niveles deprimidos de potasio en sangre), el cloruro de potasio constituye el principio activo o fármaco, mientras que los otros componentes de la tableta (glicerina, estearato de magnesio, hidróxido de aluminio y acacia), son las sustancias auxiliares o excipientes. Por otra parte, antes de formar parte del medicamento, cada uno de los compuestos que va a ser utilizado en su elaboración, constituye una materia prima (figura 1.1).

Para garantizar la calidad de un medicamento debe controlarse cuidadosamente la calidad de cada uno de los componentes que forman parte del mismo, así como del proceso productivo mediante el cual es elaborado. De ello depende, tanto la adecuada presentación del producto terminado como su efectividad preventiva o terapéutica y su estabilidad física y química. Por tal motivo, todas las materias primas que van a ser utilizadas en la elaboración de un medicamento deben ser sometidas a un riguroso control de calidad mediante la aplicación de una serie de técnicas analíticas que permiten comprobar si cumplen o no con los requisitos de pureza establecidos para cada una de ellas.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

4

Sin embargo, ese control no basta para garantizar la calidad del producto terminado. Durante el proceso tecnológico mediante el cual se elabora el medicamento deben realizarse diferentes chequeos con el fin de comprobar que todos los parámetros tecnológicos se comportan adecuadamente y no se ha producido alteración alguna en las distintas etapas productivas. Finalmente, el producto terminado es sometido a una serie de pruebas o análisis de diferentes tipos (físicos, químicos, químico-físicos, microbiológicos, bioquímicos, toxicológicos, etc. en dependencia de sus características) para establecer si el mismo se encuentra o no apto para el consumo humano o animal. En las farmacopeas, compendios que se publican en los países con más desarrollo en producción de medicamentos, se recogen todos los análisis a que deben ser sometidos tanto las materias primas (principios activos, sustancias auxiliares, agua de uso industrial, envases, etc.) como los productos terminados (medicamentos y otros productos de uso farmacéutico) que se producen en esos países. Para cada análisis se establece el “criterio de calidad”, o sea el intervalo en el que deben encontrarse los resultados del análisis en cuestión, para que tales materias primas o productos puedan ser considerados aptos para el uso farmacéutico. Las materias primas y productos farmacéuticos que se importan, deben ser sometidos también a rigurosos controles según establecen las regulaciones del país que importa. Igualmente, debe realizarse un control periódico a las materias primas o formas terminadas que se mantienen almacenadas ya que debe comprobarse que conservan su calidad durante el almacenamiento. Para una gran cantidad de los diferentes tipos de análisis y controles mencionados, se aplican los métodos clásicos de análisis químico cuantitativo, de ahí la importancia del adecuado aprendizaje y dominio de los mismos. En cursos posteriores se tratarán, detalladamente, los aspectos concernientes al aseguramiento y control de la calidad en la industria farmacéutica y a los estudios de estabilidad química a que deben ser sometidos los nuevos fármacos y medicamentos. No obstante, en el presente texto serán utilizados algunos ejemplos que permitirán ilustrar de forma concreta la aplicación directa de los métodos clásicos de análisis cuantitativo con tales fines. Por otra parte, cuando se va a aplicar una técnica o procedimiento analítico, es imprescindible discernir claramente cuál es la muestra, cuáles son las características de su matriz y cuál es el analito. Para ello, pueden tomarse como ejemplo las tabletas de cloruro de potasio (KCl) esquematizadas anteriormente. Así, desde el punto de vista analítico, cuando se desea determinar experimentalmente la pureza de la materia prima “cloruro de potasio”, esta última constituirá la muestra a analizar, en la que deberá determinarse el contenido de KCL (componente químico) que realmente presenta y que constituirá el analito, en una matriz que pudiera estar compuesta por el KCL (analito) y otras impurezas que pudieran estar presentes en la materia prima, considerando que es prácticamente imposible obtener un compuesto 100% puro. El análisis mencionado forma parte de un conjunto de pruebas o ensayos físicos y químicos establecidos para el control de la calidad de esta materia prima en particular. Por otra parte, si lo que se realiza es el control de calidad de un lote fabricado o importado de tabletas de KCl, y se desea determinar si el contenido de principio activo en las tabletas cumple con el que declara el fabricante (500mg) entonces, la muestra serían las tabletas (que llegan al laboratorio para ser analizadas) y, el analito, el KCl contenido en ellas. La matriz dependerá de la formulación específica que se haya utilizado por el fabricante para la elaboración de las tabletas. Es preciso aclarar que, cuando la muestra es un medicamento, el analito puede o no ser específicamente el principio activo. Esto se debe a que, frecuentemente, se hace necesaria

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

5

la determinación cuantitativa de otros compuestos que acompañan o pudieran acompañar al fármaco en la materia prima o en el medicamento. En general, el Análisis Químico (cualitativo o cuantitativo, clásico o instrumental) tiene una amplísima aplicación en el campo farmacéutico. Además de utilizarse, en gran medida, en el control de la calidad de materias primas y productos terminados, se aplica también en estudios farmacológicos, toxicológicos, farmacocinéticos, de estabilidad, en la investigación y desarrollo de nuevos principios activos y medicamentos, en el desarrollo de kits para el diagnóstico de enfermedades, en la fabricación de cosméticos y otros productos de aseo y cuidado personal, etc. Igualmente, los métodos de análisis químico cualitativo y cuantitativo son aplicables en el campo de las ciencias alimentarias, medicina, criminalística, bioquímica, biología, en el control ambiental, en el control antidopaje, mineralogía, agricultura, antropología, y por supuesto en la industria química, entre otros. Los métodos clásicos de análisis químico cuantitativo constituyen el primer peldaño en el largo recorrido dentro del amplio campo del análisis farmacéutico. Los conceptos y definiciones que se estudian son de aplicación permanente en este campo. El estudio de los métodos clásicos no sólo proporciona una serie de herramientas teóricas y habilidades prácticas de aplicación directa en diversos perfiles de trabajo del profesional farmacéutico, sino también resultan imprescindibles para el ulterior aprendizaje de métodos y técnicas de análisis más complejos y especializados, como por ejemplo los ya mencionados métodos instrumentales. Por tanto, el estudio de los métodos clásicos de análisis cuantitativo, con el enfoque farmacéutico que se le ha dado en el presente texto, debe capacitar al estudiante y futuro profesional farmacéutico para: 1) identificar los métodos clásicos de análisis químico cuantitativo 2) aplicar los principios, conceptos y leyes en que se fundamentan tales métodos 3) manipular adecuadamente los reactivos y el equipamiento fundamental de un laboratorio analítico, así como otros materiales utilizados en el mismo 4) preparar las disoluciones necesarias 5) interpretar correctamente el lenguaje analítico utilizado en la literatura farmacéutica 6) ejecutar los métodos y técnicas analíticas reportados en ese tipo de literatura 7) evaluar la posibilidad de aplicar los diferentes métodos clásicos de análisis cuantitativo según las características químicas de una muestra dada 8) utilizar adecuadamente la libreta de trabajo en el laboratorio 9) realizar los cálculos necesarios y expresar correctamente los resultados parciales y finales del trabajo analítico, haciendo referencia a los criterios de calidad establecidos en la literatura farmacéutica 10) interpretar científicamente los resultados del análisis realizado 11) detectar las posibles fuentes de error que inciden en los resultados del trabajo experimental y proponer la forma de minimizar la magnitud de estos siempre que sea posible 12) acometer el estudio de otros métodos de análisis cuantitativo

1.1. REVISION DE ALGUNOS CONCEPTOS IMPORTANTES
El estudio de los métodos cuantitativos de análisis requiere del constante uso de una serie de conceptos que el estudiante debe haber aprendido en cursos precedentes y debe revisar con frecuencia. Entre estos conceptos se encuentran: tipos de electrolitos, disoluciones y sus propiedades, carácter ácido - base de las sustancias, unidades de masa y volumen, formas

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

6

de expresar la concentración y la conversión entre ellas, leyes del equilibrio químico, y otros, algunos de los cuales serán repasados brevemente.

1.1.1 – Masa, volumen y cantidad de sustancia
En primer lugar, debe precisarse que, según el Sistema Internacional de Unidades (SI) adoptado nacionalmente en Cuba, la única unidad química para una cantidad de sustancia es el mol. El mol se define como la cantidad de materia que contiene tantas especies elementales (átomos, electrones, iones, pares de iones o moléculas explícitamente especificados) como átomos de carbono hay en exactamente 0,012 kg de carbono-12 (éste es el número de Avogadro). Las unidades de masa que se utilizan son las que corresponden al Sistema Métrico Decimal, o sea, gramo (g), miligramo (mg), microgramo (µg), etc. Igualmente, se aplican las de volumen: litro (L), mililitro (mL), microlitro (µL), nanolitro (nL), etc. En las Tablas 1.1 y 1.2 se relacionan algunas de las conversiones de unidades de masa y volumen más utilizadas en análisis químico cuantitativo. Tabla 1.1. - Conversiones entre unidades de masa

1ki log ramo (Kg) = 10 3 g 1miligramo (mg) = 10 −3 g 1microgramo (µg) = 10 −6 g = 10 −3 mg 1nanogramo (ng) = 10 −9 g = 10 −6 mg = 10 −3 µg 1picogramo (pg) = 10 −12 g = 10 −9 mg = 10 −6 µg = 10 −3 ng
Tabla 1.2.- Conversiones entre unidades de volumen
1mililitro (mL ) = 10 −3 L 1microlitro (µL ) = 10 − 6 L = 10 −3 mL 1nanolitro (nL ) = 10 −9 L = 10 − 6 mL = 10 −3 µL 1picolitro (pL ) = 10 −12 L = 10 −9 mL = 10 − 6 µL = 10 −3 nL

1.1.2. Electrolitos
Los electrolitos son sustancias que se disocian más o menos completamente en sus iones cuando se disuelven en agua. Los electrolitos fuertes están virtualmente disociados por completo, mientras que los débiles se encuentran presentes en disolución tanto disociados como en forma molecular.
Ejemplos de electrolitos fuertes: • • •

los ácidos inorgánicos (perclórico, nítrico, clorhídrico, bromhídrico, yodhídrico) los hidróxidos alcalinos y alcalinotérreos casi todas las sales inorgánicas (excepto los halogenuros, cianuros y tiocianatos de cadmio, zinc y algunos otros)

Ejemplos de electrolitos débiles: •

Algunos ácidos inorgánicos (fosfórico, bórico carbónico)

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

7

• • •

Algunos hidróxidos inorgánicos (amonio, la mayoría de los hidróxidos de metales divalentes y trivalentes,etc.) La mayoría de los ácidos orgánicos
Haluros, cianuros y tiocianatos de mercurio, zinc y cadmio

1.1.3. Formas de expresar la concentración
Existen múltiples formas de expresar la concentración, todas, de mucha aplicación en el análisis químico y en especial en el análisis químico farmacéutico. A continuación se relacionan las más comúnmente empleadas no sólo cuando se trata de disoluciones que se utilizan durante el desarrollo del análisis, sino también cuando se reportan los resultados del mismo como por ejemplo: pureza de una materia prima, contenido de principio activo o de impurezas en un medicamento, etc.
Concentración másica. ρ(x)

La concentración másica (ρ(x)) expresa la masa de soluto contenida en una unidad de volumen de disolución y se calcula según:
ρ (x) = m asa del soluto x m( x ) = volumen de disolución V(D)

[1.1]

Puede expresarse, indistintamente, en g/L, mg/L, µg/L, g/mL, mg/mL, etc. Por ejemplo, si se disuelven 40 g de NaOH hasta 250 mL de disolución, la concentración de la disolución resultante se puede expresar en g/L,

ρ (NaOH) =

m (NaOH) 40 g = =160 g / L V (D) 0,25L

La concentración de esta misma disolución puede ser expresada en cualquier unidad que relacione la masa de NaOH por unidad de volumen de disolución. Para realizar estas conversiones sólo es necesario conocer las relaciones entre las diferentes unidades de masa y volumen, relacionadas en las Tablas 1.1 y 1.2. Así, puede decirse que:
ρ (NaOH) = 160 g/L = 0,160 g/mL = 160000 mg/L = 160 mg/mL, entre otras formas.

Nótese que el valor de la concentración expresada en g/L y mg/mL es el mismo (160), o sea, la relación masa / volumen se mantiene constante. Las unidades mg/L expresan la concentración de disoluciones muy diluidas, aunque también comúnmente se expresan en partes por millón (ppm): ppm = masa de soluto x 106 / masa de disolución Puesto que la densidad de una disolución muy diluida no difiere significativamente de la del agua (1g/mL), puede asumirse que 106 mg de disolución, es equivalente a un litro de la misma. Por tal motivo, puede considerarse que ppm = mg de soluto / 106 mg de disolución = mg de soluto / L de disolución Para disoluciones todavía más diluidas la concentración puede expresarse en partes por billón (ppb), es decir masa de soluto x 109 / masa de disolución. La concentración másica se emplea usualmente para expresar la concentración de disoluciones o de principios activos en colirios, disoluciones tópicas, gotas nasales, jarabes, etc.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

8

Fracción másica.

ω (x)

La fracción másica (ω(x)) expresa la masa de soluto contenida en una unidad de masa de muestra, o lo que es lo mismo, la relación entre la masa de un soluto dado y la masa total de la muestra que lo contiene, y se calcula según:
ω (x) = masa del soluto x m( x ) = masa de muestra m(m)

[1.2]

De forma análoga a la explicada para el caso de la concentración másica, las unidades en las cuales puede expresarse la fracción másica dependerán de las unidades en las cuales se exprese la masa de soluto y la masa de la muestra; así, la fracción másica puede expresarse en g/g, mg/g, µg/g, g/kg, mg/kg , µg/g, etc. La fracción másica suele emplearse con mucha frecuencia para expresar la concentración de un analito en una muestra farmacéutica sólida (mg de principio activo por gramo de granulado, etc.).
Concentración en porcentaje (%)

De manera general, el porcentaje expresa el número finito de unidades contenidas en un conjunto cualquiera por cada 100 unidades del conjunto. En química analítica, la concentración en porcentaje puede referirse a tres casos diferentes: masa-volumen (%m-V), masa-masa (%m-m) y volumen-volumen (%V-V).
a) Porcentaje masa-volumen. % m-V

El porcentaje masa-volumen (%m-V) se define como los gramos de soluto contenidos en 100 mL de disolución y se puede calcular a través de la siguiente expresión:
%m − V = m ( x ) exp resada en g masa del soluto x 100 = × 100 volumen de disolución V (D) exp resado en mL

[1.3]

Retomando el ejemplo de la disolución de NaOH obtenida por disolución de 40 g de NaOH hasta 250 mL, expuesto al explicar más arriba la “concentración másica” la concentración de esta disolución expresada en %m-V será:
% (NaOH) = 40 g × 100 = 16 g NaOH / 100 mL de disolución 250 mL

También, se obtiene el mismo resultado a partir del siguiente análisis: en 250 ml de disolución están contenidos 40 g de NaOH en 100 ml de disolución estarán contenidos x g de NaOH
40 g × 100 = 16 g NaOH / 100 mL de disolución = 16% 250 mL

x g de NaOH =

Nótese que las unidades de masa y volumen no son arbitrarias, pues para ser consecuentes con el concepto de %m-V, éstas deben expresar la masa de soluto (en gramos) contenida en 100 mL de disolución. El porcentaje masa-volumen (%m-V) es la forma de expresar la concentración de medicamentos cuya presentación es en forma líquida, como por ejemplo los colirios y las disoluciones tópicas.
b) Porcentaje masa-masa. % m-m

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

9

El porcentaje masa-masa (%m-m) se define como los gramos de un componente contenidos en 100g de una muestra o producto dados y puede calcularse a partir de la siguiente expresión:
%m − m = m(analito ) exp resada en g m(muestra ) exp resada en g × 100

[1.4]

Esta es una forma muy conveniente de expresar la concentración de analitos en muestras sólidas, por lo que es comúnmente se utiliza para expresar el % de pureza de las materias primas sólidas que se emplean en la industria farmacéutica. El % m-m es también la forma de expresión de la pureza de algunos reactivos acuosos comerciales como por ejemplo los ácidos sulfúrico, clorhídrico, nítrico y el amoníaco. Nótese que, en este caso, ni los solutos ni los reactivos son sólidos. El % de pureza de tales productos comerciales se encuentra especificado, en la etiqueta del frasco o envase de presentación, y es un dato de mucha utilidad cuando se requiere preparar disoluciones a partir de ellos, lo cual será explicado detalladamente en el Capítulo 3.
c) Porcentaje volumen- volumen. % V-V

El porcentaje volumen-volumen se define como los mL de soluto líquido contenido en 100 mL de disolución y puede calcularse según:

%V−V =

volumen del soluto líquido ( x ) V( x ) x 100 × 100 = volumen de disolución V(D)

[1.5]

Esta forma de expresar la concentración es la que se emplea para expresar el grado alcohólico de disoluciones de etanol pero es la de menos utilización en análisis farmacéutico. Existen también otras dos formas de expresar la concentración que se aplican a disoluciones de uso frecuente en la química cuantitativa. Ellas son las expresiones de concentración molar y concentración molar de equivalentes.
Concentración molar. c(x)

La concentración molar representa la cantidad de sustancia (moles) de soluto contenida en un litro de disolución. Se expresa en mol/L, y puede calcularse según:
c (x) = cantidad de sus tan cia n (x) = volumen de disolución V (D)

[1.6]

donde: n(x) es expresada en moles y V(D) en litros. La cantidad de sustancia, n(x), puede calcularse según:
n (x) = m ( x) M(x)

[1.7]

siendo m(x) la masa de sustancia expresada en gramos y M(x), su masa molar expresada en g/mol. Por tanto,

m (x) M (x) c (x) = V (D)

[1.8]

Así, por ejemplo, si se disuelven 6,3 g de ácido oxálico dihidratado (H2C2O4 . 2H2O) en agua, hasta completar 500 mL de disolución la concentración molar de esta última será:

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

10

6,3 g 126 g / mol c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) = 0,5 L

= 0,1 mol / L

Concentración molar de equivalentes.

c (x/z*)

La concentración molar de equivalentes expresa la cantidad de sustancia de equivalentes (moles de equivalentes) de soluto contenida en un litro de disolución. Se expresa en mol/L y puede calcularse a través de la siguiente expresión:

c (x / z * ) = donde:

cantidad de sus tan cia de equivalent es n (x / z * ) = volumen de disolución V (D)

[1.9]

n(x/z*) es expresada en mol y V(D), en litros. Cabe recordar que z* es el número de equivalencia, es decir es el número de iones H+, iones OH-, cargas positivas, cargas negativas o electrones que aporta, requiere o intercambia la sustancia considerada en una reacción dada; y (x/z*), son los equivalentes. La diferencia entre esta expresión y la concentración molar radica en el concepto de cantidad de sustancia de equivalentes (n(x/z*)) la cual se define como el número de moles químicamente equivalentes de una sustancia en una reacción química dada. La (n(x/z*)) puede calcularse según
n (x/z * ) = m (x) M (x/z* )

[1.10]

donde: m(x) es la masa de sustancia expresada en gramos y M(x/z*) es la masa molar del equivalente expresada en g/mol, que resulta del cociente entre la masa molar M(x) y el número de equivalencia (z*) de la sustancia en la reacción dada. Dada su importancia para el análisis volumétrico, más adelante en el epígrafe 1.1.7., se tratará más detalladamente la forma de calcular la masa molar del equivalente de las especies químicas según la reacción en que participen. No obstante, a continuación se explicará un ejemplo de ese cálculo para el caso de la reacción entre el ácido oxálico y el hidróxido de sodio, la cual puede ser representada según: H2C2O4 + 2NaOH Na2C2O4 + 2H2O Como puede apreciarse, un mol de H2C2O4 requiere de dos moles de NaOH para completar la reacción, por cuanto son dos los iones H+ que requieren ser neutralizados y cada mol de NaOH aporta solo un ión OH-. Conforme a la definición más arriba indicada, el número de equivalencia (z*) para el H2C2O4 y para el Na2C2O4 será igual a 2, en tanto para el NaOH será igual a 1. Entonces, las masas molares del equivalente (redondeadas a números enteros) de estas tres sustancias pueden calcularse de la siguiente forma:
126 g / mol  H C O . 2H 2 O   H C O . 2H 2 O  = M 2 2 4  = = 63 g / mol M  2 2 4*     2 2 z    
 Na 2 C 2 O 4 M  z*   Na 2 C 2 O 4  =M   2    134 g / mol = = 67 g / mol  2 

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

11

40 g / mol  NaOH   NaOH  M = 40 g / mol  = M  = * 1  1   z 

Por tanto, para la disolución preparada por disolución de 6,3 g de ácido oxálico dihidratado (H2C2O4 . 2H2O) en agua destilada hasta completar 500 mL, la concentración molar de equivalentes será igual a: 6,3 g 63 g / mol  H C O . 2H 2 O  = = 0,2 mol / L c 2 2 4   0,5L 2   Nótese que la magnitud de la concentración molar de equivalentes del ácido oxálico es el doble de la magnitud de su concentración molar [0,2 mol/L = 2(0,1 mol/L)], puesto que un mol de H2C2O4 . 2H2O representa dos moles de equivalentes del ácido. Por tanto, la concentración molar de equivalentes puede también obtenerse según: c(x/z*) = c(x) x z* Para el caso considerado del ácido oxálico quedaría:
 H C O . 2H 2 O   = c (H 2 C 2 O 4 × 2H 2 O) x z * c 2 2 4   z*    H C O . 2H 2 O   = 0,1 mol / L x 2 c 2 2 4   2    H C O . 2H 2 O   = 0,2 mol / L c 2 2 4   2  

[1.11]

De forma análoga, la concentración molar de la disolución de Na2C2O4 será la mitad de la magnitud de su concentración molar de equivalentes pero, para la disolución de NaOH, ambas concentraciones tendrán el mismo valor por cuanto su número de equivalencia es igual a 1. La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) instituyó a principios de la década de los años 80, como parte del Sistema Internacional de Unidades, los términos de concentración molar y concentración molar de equivalentes. Sin embargo, en la práctica estos términos aún no se han generalizado y en la mayoría de los textos y literatura científica (incluidas las farmacopeas) que no han adoptado el Sistema Internacional de Unidades (SI) la expresión “cantidad de sustancia de equivalentes” de una especie dada aparece como “número de equivalentes” (o “número de miliequivalentes” cuando resulta más conveniente), mientras que la “masa molar del equivalente” aparece como “equivalente gramo” (o miliequivalente gramo). Igualmente se siguen empleando las tradicionales denominaciones de NORMALIDAD (para referirse a la concentración molar de equivalentes) y MOLARIDAD (para referirse a la concentración molar). Estas denominaciones no indican de forma explícita (aunque sí implícitamente) las unidades (mol/L) en que se expresan ambas formas de concentración. Así, una disolución de HCl de concentración molar de equivalentes de 0,1 mol/L se representa como 0,1 N (0,1 normal), mientras que una de concentración molar igual a 0,1 mol/L, se representa como 0,1 M (0,1 molar). Con el objetivo de que los estudiantes se familiaricen con ambas terminologías, en este texto se emplearán, indistintamente, los términos de concentración molar del equivalente o normalidad, y concentración molar o molaridad.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

12

En resumen, existen múltiples formas de expresar la concentración de una disolución; la utilización de una u otra depende del objetivo para el cual se haya preparado la misma o para el cual se deba realizar el cálculo. Como ejemplo de las formas en que puede expresarse la concentración para una misma disolución, tomaremos la que resulta de disolver 1,58 g de permanganato de potasio (KMnO4) en agua destilada hasta completar un volumen total de 250 mL. La concentración podrá ser expresada en:
a) porcentaje masa – volumen.

%m−v =
%m−v =

m(KMnO 4 ) V(D)
158 g , 250 mL x

x

100

100 = 0,63%

b) en unidades de concentración másica.
ρ (KMnO 4 ) = m (KMnO 4 ) 1,58 g = = 0,0063 g / mL V (D) 250 mL

ρ (KMnO 4 ) = 0,0063 g / mL = 6,3 g / L = 6,3 mg / mL = 6300 mg / L = 6300 ppm

c) en unidades de concentración molar.
n (KMnO 4 ) = c (KMnO 4 ) = V (D) m (KMnO 4 ) 1,58 g M (KMnO 4 ) 158 g / mol = = 0,04 mol / L = 0,04 M V (D) 0,25 L

d) en unidades de concentración molar de equivalentes
m (KMnO 4 )  KMnO 4 c   z*  M (KMnO 4 / z * ) n (KMnO 4 / z )   = =  V (D) V (D) 
*

El MnO4- es un agente oxidante fuerte que en medio ácido se reduce a Mn2+, intercambiando 5 electrones, según: MnO4- + 8H+ + 5e Mn2+ + 4H2O Por tal motivo, el número de equivalencia de KMnO4 es igual a 5. Entonces:
M (KMnO 4 ) 158 g / mol  KMnO 4  M = = 31,6 g / mol  = z*  5 5   KMnO 4    y la c   de la solución sería igual a :  z* 

1,58 g  KMnO4  31,6 g / mol c  = 0,2 mol / L = 0,2 N  = 5 0,25 L   El conocimiento de las diferentes formas de expresar la concentración y las posibilidades y vías de conversión entre ellas son de importancia vital en las ciencias farmacéuticas.

1.1.4. El equilibrio químico

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

13

Dada la importancia que presenta el equilibrio químico en el análisis químico cuantitativo, será necesario retomar este concepto en múltiples oportunidades durante el desarrollo de los diferentes métodos que serán abordados en el presente texto. No obstante, en este capítulo serán repasados algunos aspectos esenciales. En primer lugar, debe tenerse siempre presente que las reacciones químicas no son completas sino que se desarrollan hasta que la relación entre las concentraciones molares entre los productos y reaccionantes es constante. Esta relación numérica, llamada constante de equilibrio, es de gran importancia práctica en el estudio y aplicación de los métodos cuantitativos de análisis. Si se tiene en cuenta que en los métodos clásicos de análisis químico cuantitativo se desarrolla, generalmente, una reacción química que involucra directa o indirectamente al analito, y que debe asegurarse que tales reacciones ocurran de la forma más completa posible para garantizar resultados que realmente reflejen la cantidad del mismo presente en la muestra, todo lo relacionado con el alcance del equilibrio químico de tales reacciones resulta de sumo interés para el analista. Debe entonces tenerse presente que, si se considera como ecuación general de un sistema en equilibrio: aA + bB dD + eE donde A y B son los reaccionantes; C y D, los productos de la reacción y las letras minúsculas, sus respectivos coeficientes estequiométricos, la constante de equilibrio deberá ser expresada según:
K eq =

[c(D)]d [c(E)]e [c( A )]a [c(B)]b

[1.12]

en la cual, para el caso concreto de las reacciones que ocurren en fase gaseosa, deberán aparecer las presiones parciales de los gases participantes. Las expresiones de las constantes de equilibrio para las diferentes reacciones permiten predecir la dirección en que ocurre una reacción y en qué medida está favorecida esa dirección, pero no ofrecen información sobre la velocidad con que se desarrollará hasta alcanzar la condición de equilibrio. El valor numérico de la constante de equilibrio dependerá de la temperatura, y es independiente del camino por el cual el equilibrio ha sido alcanzado. Como ya se ha mencionado antes, al estudiar los diferentes tipos de reacciones de interés en el análisis cuantitativo, deberán tomarse en cuenta todos estos aspectos.

1.1.5.

Ácidos y bases
El concepto del comportamiento ácido – base de una sustancia dada en disolución, fue propuesto por Brönsted y Lowry en el año 1923. Tal concepto expresa lo siguiente:
“…un ácido es una sustancia capaz de ceder un protón y una base es una sustancia que puede aceptar un protón. Para ello, deberá estar presente un aceptor o donador de protones respectivamente”.

Este concepto incluye que cada ácido tiene asociada una base conjugada y cada base, un ácido conjugado. Muchos disolventes son aceptores o dadores de protones y por tanto inducen el comportamiento ácido o básico en solutos disueltos en ellos. El agua es un disolvente anfiprótico típico, capaz de comportarse como dador o aceptor de protones en dependencia del soluto presente, lo cual puede ejemplificarse según: NH3 +
base

H2O
ácido

NH4

+

+

OH -

ácido conjugado

base conjugada

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

14

HNO2 +
ácido

H2O
base

NO2 base conjugada

+ H3O+
ácido conjugado

Puede observarse que un ácido, después de ceder un protón, se convierte en su base conjugada, la que a su vez se comporta como aceptora de protones (ácido) para volver a la forma ácida original. Similarmente ocurre con la base y su ácido conjugado. A su vez, el agua es un disolvente anfiprótico, o sea, sufre su propia disociación o autoprotólisis, para formar un par de especies iónicas mediante una reacción ácido – base. Otros ejemplos de disolventes anfipróticos lo constituyen el metanol y el amoníaco. H2O NH3 + + H2O NH3 H3O+ NH4 + + + OH – NH2 – CH3OH + CH3OH CH3OH2 + + CH3O –

Para el caso del agua, el catión producido se denomina “ión hidronio”. Esta es la especie más estable de todas las que pueden formarse por enlaces covalentes del protón con los pares de electrones no compartidos del oxígeno, por lo que se utiliza para simbolizarlas a todas. No obstante, en ocasiones se prefiere utilizar el símbolo H+ para simplificar la expresión de las ecuaciones en las que intervienen estos protones.

1.1.6. Constante del producto de solubilidad
Si se considera una disolución acuosa de una sal poco soluble AB, el equilibrio de esta reacción puede describirse mediante la siguiente ecuación: AB(S) donde AB(S) representa la fase sólida. Esto es un equilibrio dinámico que existe entre un compuesto de escasa solubilidad y sus iones en disolución, mediante el cual la sal poco soluble AB(s) está sometida a un constante proceso de disolución, así como de formación. Como las velocidades de estos dos procesos son iguales en el estado de equilibrio, el sistema no experimenta ningún cambio apreciable en su composición, siendo constante la concentración de los iones en la disolución. Así pues, el equilibrio entre la sal AB(s) y sus iones puede describirse mediante la siguiente expresión:
Keq = c ( A + ) x c (B − ) c ( AB ( S ) )

A++ B-

[1.13]

en la que las concentraciones se expresan como concentraciones molares. Ahora bien, esta fórmula puede simplificarse si se tiene en cuenta que la posición de equilibrio no se ve afectada por la cantidad de sólido, es decir, la cantidad de precipitado presente no afecta las concentraciones de las disoluciones saturadas puesto que su concentración (más exactamente actividad) es constante, o sea, para este caso: c(AB(S)) = constante. Entonces puede escribirse: Keq x c(AB (s)) = Kps = c (A+) x c (B-)
[1.14]

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

15

La constante de equilibrio (K eq) se denomina constante del producto de solubilidad (Kps) y puede definirse como “el valor (máximo y constante) del producto de las concentraciones de los iones en disolución en equilibrio con su precipitado”. Cuando la sustancia poco soluble es del tipo AyBz, la expresión 1.14 toma la forma: Kps = c (A)y x c (B)z
[1.15]

Nótese que la constante del producto de solubilidad (algunos autores la representan también con la letra S) define la condición de equilibrio en términos de concentración de los iones en disolución que proceden del sólido. Nótese además que el valor de Kps se define para cada precipitado como “máximo y constante”, de lo que se deduce que un precipitado comenzará a formarse en una disolución, una vez que el producto de las concentraciones de sus iones en disolución alcance o supere el valor numérico de la Kps y que no ocurrirá precipitación en las disoluciones en que este producto sea numéricamente inferior al valor de Kps del sólido. Así por ejemplo para el caso del NaCl: Ag+ + ClKps AgCl = c (Cl ) x c (Ag ) = 1,8 x 10
+ -10

AgCl (S)

En una disolución que contenga iones Cl- a una determinada concentración y a la cual se adiciona una disolución que contenga iones Ag+; el precipitado de AgCl no comenzará a formarse hasta tanto el producto de las concentraciones de los iones Cl- y los iones Ag+ (c(Cl-) x c(Ag+)) en disolución, no alcance el valor de 1,82 x 10-10. A partir de este momento la sucesiva adición de iones Ag+ contribuirá al incremento de la cantidad de precipitado de AgCl(S), pero el producto de las concentraciones de los iones Cl- y Ag+ será siempre de 1,8 x 10-10. De ahí que el valor de Kps se defina como “máximo y constante”. Es de vital importancia comprender que la Kps se aplica solamente a una disolución saturada que está en contacto con un exceso de sólido sin disolver. Los valores numéricos de la Kps dependen de la temperatura. Una relación de estos valores para diferentes precipitados, puede observarse en el Apéndice 5. La gran utilidad de la Kps radica en que permite calcular la concentración de un ión en disolución en equilibrio con su precipitado si se conoce la concentración del otro ión, lo cual constituye una importante herramienta en análisis químico cuando se desea deducir el orden en que precipitan varios iones presentes en una disolución.

1.1.7. Cálculo de la masa molar del equivalente
Como la masa molar del equivalente de una sustancia resulta de dividir su masa molar M(x) entre su número de equivalencia (z*) en la reacción dada, lo primero que debe establecerse de forma precisa es el tipo de reacción (o secuencia de reacciones) en la que esa participa esa sustancia, es decir, si se trata de una reacción de neutralización, precipitación, formación de complejos o de oxidación-reducción, debido a que, frecuentemente, un mismo compuesto puede participar en más de un tipo de reacción química y por lo tanto puede presentar más de una masa molar del equivalente.
1.1.7.1. Reacciones de neutralización.

La masa molar del equivalente de una sustancia que participa en una reacción de neutralización es la masa molar que reacciona con, o suministra, un mol de ión hidronio (hidrógeno reemplazable). Las masas molares del equivalente del ácido clorhídrico y del hidróxido de sodio coinciden con sus masas molares, por cuanto poseen un hidrógeno o hidróxilo reactivos, respectivamente. Igualmente ocurre con el ácido acético (HC2H3O2), que posee un sólo hidrógeno ácido. El hidróxido de calcio (Ca(OH)2), es una base fuerte que contiene dos grupos hidroxilos los cuales no se pueden diferenciar en reactividad por cuanto la base reacciona con dos iones

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

16

hidrógeno en una reacción ácido-base. En este caso, su masa molar equivalente será la mitad de su masa molar. En disoluciones acuosas, el ácido sulfúrico presenta una disociación incompleta de su segundo ión hidrógeno. Sin embargo, el ión hidrógeno sulfato es suficientemente ácido como para considerar que ambos iones hidrógeno participan en todas las reacciones de neutralización acuosas. Entonces, para la reacción: H2SO4 (ac) + 2 NaOH (ac) Na2SO4 (ac) + 2 H2O

la masa molar del equivalente de cada uno de las sustancias se calcula de la siguiente forma:
M( M(H 2 SO 4 ) H 2 SO 4 )= 2 z*

M(

M(NaOH) NaOH )= 1 z* M(Na 2 SO 4 ) Na 2 SO 4 )= 2 z*

M(

La situación se torna más compleja cuando los reaccionantes contienen dos o más iones hidronio o hidroxilo con marcada diferencia entre sus constantes de disociación. En estos casos, la definición del número de equivalencia (z*) requiere del conocimiento de la etapa de neutralización que se está llevando a cabo. Tal es la situación que se presenta con el ácido fosfórico (H3PO4), para el cual se tiene en cuenta sólo la neutralización de los dos primeros protones (en 2 etapas de neutralización, respectivamente), ya que no es posible prácticamente la neutralización del tercer ión hidrógeno. Por tal motivo, la masa molar del equivalente del ácido fosfórico, no puede considerarse automáticamente como un tercio de su masa molar, pues será igual a la masa molar cuando ocurre la disociación del primer ión hidrógeno, e igual a la mitad de su masa molar, cuando también ocurre la disociación del segundo.
1.1.7.2. Reacciones de oxidación-reducción

En este tipo de reacciones, la masa molar del equivalente de una sustancia es la masa molar que está directa o indirectamente implicada en la transferencia de un electrón (un mol de electrones), y se calcula dividiendo el número de moles de la sustancia en cuestión por el número total de electrones que se intercambian en una reacción dada. Este cálculo nunca debe realizarse a partir de las medias reacciones de oxidación o reducción, sino a partir de la representación de la ecuación global. Por ejemplo, para la reacción que ocurre entre el permanganato de potasio (KMnO4) y una sal de hierro (II), 5 Fe2+ + MnO- + 8 H3O+ 5 Fe3+ + Mn2+ + 12 H2O las masas molares del equivalente para las especies Fe2+ y Fe3+, serían:
5 M(Fe 3 + ) M (Fe 3 + ) Fe 2+ Fe 3 + ) = M( ) = M( ) = M( ) z* z* 5 1

M(

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

17

Para este cálculo se tiene en cuenta que en la reacción intervienen 5 moles de Fe2+ o Fe3+ y, además, se intercambian en total 5 electrones. Para el ión permanganato,
M( MnO 4 M(MnO 4 ) )= z* 5
− −

De igual forma se calcula la masa molar del equivalente para el ión Mn2+, según:
M( Mn 2+ M(Mn 2+ ) )= z* 5

Al igual que en las reacciones de neutralización, la masa molar de un agente oxidante o reductor puede variar de una reacción a otra. Por ejemplo, el propio permanganato de potasio puede presentar cuatro reacciones redox diferentes frente a agentes reductores, en dependencia de las condiciones en que se desarrollen las mismas, dando lugar a diferentes productos de reducción (MnO2, Mn2+, y otros).
1.1.7.2. Reacciones de precipitación y de formación de complejos

En estos tipos de reacciones, la masa molar del equivalente de una sustancia es la cantidad de sustancia que contiene o reacciona con un mol de un catión monovalente, o con medio mol de uno divalente, o con un tercio de uno trivalente, etc. Para un catión, se calcula dividiendo su masa molar entre su número de oxidación y, en el caso de una sustancia que reacciona con esta catión, dividiendo su masa molar entre el mismo número de oxidación del catión. En esta definición, el número de equivalencia siempre se establece con el catión que está directamente implicado en la reacción, que no tiene que ser necesariamente el mismo catión que forma parte del compuesto cuya masa molar del equivalente se está calculando. Por ejemplo, para una reacción de precipitación en la que interviene el nitrato de plata (AgNO3), las masas molares del equivalente para el ión Ag+ y para el AgNO3, se calculan según:
M( M ( Ag + ) Ag + ) = 1 z*

y

M(

M ( AgNO 3 ) AgNO 3 )= 1 z*

En el caso de las reacciones de formación de complejos el análisis es similar. Por ejemplo, en la reacción Ag+ + 2 CN→ [Ag(CN)2]el catión Ag+ es monovalente y, sin embargo, dos iones cianuro se combinan con él. De aquí que la masa molar del equivalente del complejo se calcula dividiendo la masa molar del ión complejo entre uno. Existe un caso especial cuando se forman complejos entre los iones metálicos (con número de coordinación igual o inferior a 6) y ligandos como el ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) u otros similares. Para estos complejos, el número de equivalencia siempre será igual a uno porque la reacción siempre ocurrirá mol a mol. Este caso en particular es de especial interés en el análisis químico cuantitativo y se estudiará con más detalle en el Capítulo 6.
1.1.7.4. Masa equivalente de especies que no participan directamente en una reacción dada.

En ocasiones, se hace necesario calcular la masa molar equivalente de una especie química que no participa directamente en una reacción dada, aunque sí se encuentre involucrada

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

18

indirectamente en la misma. Esto puede ocurrir en análisis químico cuantitativo, y un ejemplo de ello es la precipitación de iones Pb(II) como cromato de plomo, en medio ácido: Pb2+ + CrO42- → PbCrO4 (s) El precipitado se filtra, se lava repetidamente hasta que esté libre del reactivo precipitante y se redisuelve en ácido clorhídrico diluido, con lo que se favorece la formación del ión dicromato. 2 PbCrO4 (s) + 2H+ → Pb2+ + Cr2O72- + H2O Finalmente, el ión dicromato es el que se hace reaccionar con una disolución de hierro(II). Cr2O72- + 6 Fe2+ + 14 H+ → 2 Cr3+ + 6 Fe3+ + 7 H2O Si se necesita calcular el número de equivalencia del plomo en este caso, el cálculo no puede realizarse por simple análisis del cambio en su número de oxidación, pues se observa claramente que este último no manifiesta ningún cambio. Sin embargo, sí puede observarse que el plomo(II) reacciona con el ión cromato en una relación 1:1 y que, en la reacción final, cada ión Cr(VI) experimenta un cambio en su número de oxidación desde +6 hasta +3. Por tanto, a cada ión plomo está asociado un cambio de número de oxidación de 3, y su masa molar equivalente, sería un tercio de su masa molar para esta reacción en la cual participa indirectamente. Con este ejemplo se pone de manifiesto el razonamiento que debe seguirse cuando se hace necesario determinar la masa molar equivalente de una especie química que no participa directamente en la reacción principal que se toma en consideración.

1.2. CLASIFICACIÓN DE LOS MÉTODOS CLÁSICOS DE ANÁLISIS CUANTITATIVO
Como ya se ha mencionado antes, los métodos clásicos de análisis químico cuantitativo generalmente se basan en una reacción química en la que interviene el componente de la muestra que se desea determinar. Basándose en la naturaleza de la medida final del análisis, cuya magnitud es proporcional a la cantidad de analito en la muestra, estos métodos se subdividen en:

Métodos de análisis gravimétrico, en los que la determinación del analito se realiza midiendo directa o indirectamente su masa. En la mayoría de los casos es el producto de una reacción química el que se separa de la disolución por filtración y se pesa después de secar. En otros pocos casos no es necesaria una reacción química para realizar la determinación cuantitativa. Métodos de análisis volumétrico, en los que la determinación se realiza mediante la medida exacta del volumen de disolución consumido durante una reacción total en la que está involucrado el analito. Si el producto de la reacción es un gas, el método recibe el nombre particular de gasométrico.
Existe también otra clasificación de los métodos clásicos que se basa en la cantidad de muestra que se toma para la determinación, y que los divide en tres grupos: los macroanálisis (> 0,1 g), los semimicroanálisis (0,01 – 0,1 g) y los microanálisis (1 mg – 10 mg). Esta clasificación es de menor utilización puesto que sólo se utiliza cuando es importante hacer énfasis en la cantidad de muestra de la que se parte.

1.3.

REACTIVOS Y EQUIPAMIENTO QUÍMICO Y SU MANIPULACION.

EN

UN

LABORATORIO

DE

ANÁLISIS

Antes comenzar a desarrollar el trabajo experimental, el estudiante debe tener presente que en un laboratorio de análisis químico cuantitativo es imprescindible trabajar con el mayor

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

19

rigor técnico posible. El mínimo error o descuido que se cometa puede alterar los resultados de una determinación analítica que, posiblemente, haya requerido de un considerable número de pasos. El adecuado conocimiento de los diferentes tipos de reactivos, utensilios y equipos que se utilizan en un laboratorio analítico, así como la correcta manipulación de cada uno de ellos constituyen el pilar fundamental en el que descansa la garantía de un trabajo experimental técnicamente satisfactorio. Por tal motivo, debe prestarse especial atención a los epígrafes que se detallan a continuación.

1.3.1. Reactivos
Los reactivos químicos se producen y comercializan con diferente grado de pureza. La obtención de un reactivo muy puro origina un encarecimiento apreciable del mismo, por lo que su adquisición deberá estar plenamente justificada atendiendo al objetivo para el que será destinado. Toda persona que utilice reactivos químicos debe conocer cómo se clasifican estos, atendiendo a la calidad con que son producidos, de manera que pueda seleccionar la calidad de reactivo adecuada para cada trabajo en particular. Por ejemplo, el análisis químico cuantitativo requiere de reactivos de elevada pureza porque de ésta depende la exactitud de los resultados que puedan obtenerse. Sin embargo, para ciertos trabajos no analíticos, como por ejemplo para la limpieza de ciertos utensilios de laboratorio, pueden utilizarse reactivos de poca pureza. Es, por tanto extremadamente importante saber seleccionar la calidad de un reactivo en función del uso al que será destinado. Tomando como referencia, lo que sugiere la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC), los reactivos químicos pueden clasificarse, de acuerdo a su calidad, en cuatro grandes grupos:

1. Reactivos crudos: Son los productos obtenidos de sus fuentes naturales o productos intermedios de elaboración. Jamás se emplean en una técnica analítica. 2. Reactivos técnicos: Son productos obtenidos con un mayor grado de elaboración pero cuyas impurezas no se han determinado y por tanto no se conocen. Se emplean fundamentalmente en la industria (aunque no para cualquier uso) y en los laboratorios, para la limpieza de la cristalería y los instrumentos. Por lo general no se emplean en los laboratorios analíticos. 3. Reactivos puros: Son reactivos de pureza ligeramente mayor que los reactivos técnicos aunque su composición e impurezas, generalmente, no se conocen ni cualitativa ni cuantitativamente. No son adecuados para uso analítico aunque pueden utilizarse en laboratorios para procesos de obtención de otras sustancias que posteriormente serán purificadas.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

20

4. Reactivos analíticos: Estos reactivos se producen comercialmente con un alto grado de pureza. En las etiquetas de los frascos se relacionan los límites máximos de impurezas permitidas por las especificaciones para la calidad del reactivo o los resultados del análisis para las distintas impurezas (figura 1.2). No obstante, pueden distinguirse tres calidades distintas:
• Reactivos para análisis (PA): Son aquellos cuyo contenido en impurezas no rebasa el número mínimo de sustancias determinables por el método que se utilice. Son los más usados en el análisis químico clásico, tanto cualitativo como cuantitativo.
Figura 1.2. Reactivos analíticos

• Reactivos purísimos: Son reactivos con un mayor grado de pureza que los reactivos “para análisis” y por tanto su proceso de obtención es más riguroso. Es de suponer que estos reactivos tienen un precio más elevado. • Reactivos especiales: Son reactivos aún más puros que los anteriores y se destinan para métodos instrumentales especiales que demandan altos requerimientos de pureza. Entre ellos pueden citarse los reactivos de calidad espectroscópica y los destinados a los métodos cromatográficos. Existen otros términos para clasificar los reactivos según su calidad pero en esencia se corresponden con las descripciones antes mencionadas. De manera particular se nombran algunos reactivos que tienen características y usos específicos en el análisis químico, como son los reactivos “calidad patrón primario” y los “patrones de referencia”. Los patrones primarios, son reactivos sólidos que, además de poseer una elevada pureza, han sido analizados exhaustivamente. Además de ello, para que un reactivo químico pueda ser considerado como patrón primario, debe presentar las siguientes características: 1. Estabilidad frente a los diferentes agentes atmosféricos (humedad, luz, etc.), tanto en estado sólido como en disolución. 2. Composición que corresponda rigurosamente con su fórmula química. 3. Masa molar del equivalente suficientemente elevada lo que se disminuye el error inherente a la operación de pesada del reactivo. 4. No ser delicuescente o eflorescente. 5. Ser de fácil obtención y purificación. Debe presentar un contenido de impurezas menor de 0,1 % y deben existir métodos que permitan comprobar su pureza. 6. Ser de fácil adquisición y no, excesivamente caro. Los patrones primarios se utilizan en el análisis cuantitativo de analitos con los que no guardan ninguna similitud desde el punto de vista de su estructura química. Sus disoluciones resultan de una concentración exactamente conocida, cuando se preparan adecuadamente, y este dato resulta de gran utilidad en el cálculo de la concentración del analito en la

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

21

disolución de ensayo. Otros detalles relacionados con el uso de los patrones primarios se estudiarán en capítulos posteriores. Por su parte, los patrones de referencia son sustancias que, también poseen una elevada pureza, comprobada exhaustivamente, pero a diferencia de los patrones primarios, sí son estructuralmente idénticos al analito. Son extremadamente caros, pero imprescindibles en el análisis químico, si se pretende obtener resultados confiables. Como su nombre lo indica, se utilizan como “referencia”, es decir para poder contar con un patrón de comparación al evaluar la respuesta que ofrece el analito frente a un método analítico en particular. Se utilizan tanto con fines cualitativos como cuantitativos. Siempre debe especificarse de qué sustancia en particular es el patrón de referencia que se emplea. En lo que respecta al análisis farmacéutico en particular, debe tenerse en cuenta además que se producen y comercializan reactivos cuyas especificaciones de calidad consideran límites de contaminantes peligrosos para la salud, como por ejemplo los reactivos calidad farmacopea, que concuerdan con las especificaciones establecidas por tales compendios, según se identifique cada uno explícitamente (USP = United States Pharmacopeia, BP = British Pharmacopoeia, y otras).
Normas para el manejo de reactivos y disoluciones

Disponer de reactivos y disoluciones de pureza establecida es fundamental para llevar a cabo con éxito un trabajo analítico. Un frasco recién abierto de un reactivo químico se puede utilizar con confianza en la mayoría de las aplicaciones; pero cuando el frasco ya ha sido utilizado, esa confianza dependerá de la forma en que se hayan manejado tanto el reactivo como el frasco después de abrirlo. Sólo con el cumplimiento de las normas para el manejo de reactivos y disoluciones, se conseguirá evitar la contaminación involuntaria de reactivos y disoluciones y los accidentes ocasionados por una deficiente manipulación de los mismos. Tales normas son las siguientes: 1. Escoger la mejor calidad del producto químico para el trabajo analítico, tomando siempre en consideración los requerimientos de este último. De ser posible, seleccionar el frasco de menor capacidad que proporcione la cantidad de reactivo que se necesita. 2. Tapar inmediatamente el frasco una vez extraído el reactivo; no confiar en que otro lo haga. 3. Sujetar el tapón del frasco con los dedos; el tapón nunca debe dejarse sobre el puesto de trabajo. En todo caso, el tapón u otro tipo de tapa deberá colocarse de forma que la parte que queda hacia el interior del frasco esté hacia arriba y nunca en contacto con la superficie de la mesa de trabajo u otra cualquiera. Evitar destapar varios frascos a la vez para no confundir las tapas respectivas. Una vez destapados, evitar colocarlos destapados en lugares en que puedan ser salpicados por agua u otros líquidos. 4. A menos que se indique lo contrario, evitar devolver al frasco el exceso de reactivo o de disolución. El mínimo ahorro que representa dicha devolución, constituye un riesgo de contaminar el frasco. 5. Igualmente si no se especifica lo contrario, evitar la introducción de punzones, espátulas o cuchillos en un frasco que contenga un producto químico sólido. En vez de eso, es mejor agitar el frasco tapado, vigorosamente o golpearlo cuidadosamente sobre una mesa de madera para desmenuzar su contenido y después extraer la cantidad deseada. A veces estas medida son insuficientes y debe utilizarse una cuchara de porcelana limpia. 6. Conservar limpio el estante de los reactivos. Limpiar inmediatamente cualquier salpicadura, aunque haya alguien esperando para usar el mismo reactivo.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

22

7. Rotular inmediatamente cualquier frasco de reactivo o disolución cuya etiqueta original se haya deteriorado tanto que pueda impedir la lectura de la información que posee. Especificar, en el nuevo rótulo, todos los detalles que aparecen en la etiqueta original. Nunca dejar para después la rotulación de un frasco con reactivo o con disolución, ya que podría ser fatal para cualquier persona que al encontrarlo, no pueda identificar su contenido. Existen reactivos que provocan explosión al contacto con el agua, como por ejemplo el sodio metálico. 8. Mantener ordenado el lugar en el que se guardan los reactivos del laboratorio una vez que han sido utilizados.

1.3.2. Equipamiento y su manipulación
El equipamiento de un laboratorio de Análisis Químico Cuantitativo tiene una composición muy diversa en diseño y materiales. Algunos recipientes o utensilios que inicialmente fueron de vidrio, han sido fabricados posteriormente de plástico o teflón. Los equipos, también han evolucionado, digitalizándose y simplificándose su uso. En general, el equipamiento de laboratorio, considerando como tal los utensilios, instrumentos, recipientes, aparatos y equipos, puede clasificarse de diversas formas pero la forma más práctica es atendiendo al uso al que están destinados: medir volúmenes de líquidos o disoluciones, realizar pesadas, filtrar, evaporar disolventes, calentar, etc.
1.3.2.1 – Utensilios y recipientes para medir volúmenes

En la mayoría de las técnicas empleadas en el análisis químico cuantitativo, es de suma importancia la medida exacta del volumen de disoluciones. Del adecuado conocimiento de los diferentes utensilios que se utilizan para ello, así como de la correcta manipulación y limpieza de los mismos, dependen, en gran medida, los resultados de un análisis.
La pipeta, la bureta y el matraz aforado o volumétrico han sido diseñados para medir o contener volúmenes exactos en análisis químico. Las pipetas y buretas están diseñadas para medir el volumen que se toma o vierte, y el matraz aforado o volumétrico está diseñado para contener o preparar un volumen exacto de una disolución. Todos estos utensilios están calibrados (sometidos a comprobación experimental contra referencia) a una temperatura determinada, especificada por el fabricante, debido a que el volumen de una masa de líquido y, en menor proporción, el volumen del recipiente que lo contiene, dependen de la temperatura. Afortunadamente, el vidrio es un material con un pequeño coeficiente de dilatación térmica, por lo que pequeños cambios de temperatura no obligan a realizar correcciones en las mediciones cuando los trabajos no requieren de una gran exactitud. En cuanto a los líquidos, debe tenerse en cuenta que el coeficiente de expansión de disoluciones acuosas diluidas es tal que una variación de 5°C afectará las medidas volumétricas ordinarias de éstas, pero una variación de sólo 1°C será de considerable importancia únicamente cuando se trabaja con líquidos orgánicos o, al menos, con la mayoría de estos.

Los fabricantes graban en el vidrio una marca que indica el volumen a contener o los volúmenes a medir en los diferentes utensilios limpios. Por tanto, cuando se va a utilizar este material de laboratorio, debe comprobarse que su superficie interior esté libre de suciedad o grasa. Más adelante, en este propio capítulo, se ofrecerán algunos detalles sobre la forma en que debe realizarse la limpieza de estos utensilios.

Pipetas: Las pipetas, salvo que se especifique lo contrario, son instrumentos destinados a la medición de volúmenes exactos (figura 1.3.). Existen varios tipos de pipetas comerciales como son: las volumétricas, las de Mohr o graduadas, las serológicas, las micropipetas y las pipetas automáticas. De todas ellas, las más utilizadas en el análisis químico cuantitativo son las volumétricas y las de Mohr, aunque últimamente son cada vez más empleadas las pipetas automáticas.
Las pipetas volumétricas sólo tienen una línea de aforo (marca realizada por el fabricante) hasta la cual se deben llenar de líquido. Poseen un abultamiento en el centro y las hay

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

23

desde 1 mL hasta 100 mL o más. En la mayoría de los casos, el volumen para el cual han sido fabricadas incluye desde el aforo hasta la punta de la pipeta, pero también pueden encontrarse pipetas volumétricas de doble aforo, lo que significa que únicamente deben vaciarse hasta que el líquido llegue hasta el segundo aforo. Todas tienen la cualidad de medir únicamente el volumen total para el cual han sido fabricadas y calibradas. Las pipetas de Mohr no poseen el abultamiento en el centro y se encuentran graduadas en toda su longitud por lo que, además de medir un volumen total, pueden medir también diferentes fracciones de éste. Existen dos tipos de pipetas de Mohr: las de simple aforo que pueden ser descargadas libremente pues la graduación llega hasta la punta de la misma y las de doble aforo, las cuales poseen adicionalmente una marca que indica hasta donde deben ser vaciadas para medir exactamente un volumen dado. Resulta lógico y además muy importante que, antes de utilizar una pipeta, debe observarse cuidadosamente si es de simple o doble aforo, pues un vaciado inadecuado de las mismas puede conducir a graves errores en los resultados. Las pipetas de simple aforo vienen marcadas con las siglas TC, del inglés “to contain” y están calibradas para dejar salir exactamente el volumen para el cual fueron construidas.

Figura 1.3. Diferentes tipos de pipetas

Manipulación de las pipetas
Para llenar las pipetas con el líquido, se ejerce una ligera succión en su extremo superior, lo cual deberá hacerse auxiliándose de un pequeño tramo de tubo de goma o con las llamadas “peras de goma. Primeramente, deberá introducirse en la pipeta una pequeña cantidad de líquido para proceder a “endulzar” la misma, es decir, mojar totalmente las paredes internas de la pipeta con el líquido cuyo volumen exacto se desea medir. Esta operación deberá realizarse al menos dos veces más, con lo que se evita que la disolución, cuyo volumen exacto se desea medir, altere su concentración con el agua destilada que pueda quedar adherida a las paredes interiores de la pipeta producto del proceso de su lavado. Después, se procede al llenado de la pipeta con el auxilio de una pera de goma y con mucho cuidado hasta más arriba de la marca de graduación (figura 1.4.a.). Se presiona ligeramente con el dedo índice sobre el extremo superior de la pipeta para evitar que el líquido salga, se comprueba que no hay burbujas o espuma y se limpia la superficie exterior, que se ha mojado con el líquido, con un pequeño pedazo de papel absorbente (figuras 1.4.b. y c.). Se deja salir lentamente el líquido, eliminando ligeramente la presión del dedo índice sobre el extremo superior de la pipeta, apoyando la misma sobre la pared interior de un vaso de precipitado de manera que el nivel del líquido descienda hasta el aforo o la línea de graduación que se desea. Se detiene la salida del líquido, presionando nuevamente con el dedo índice, cuando la curvatura inferior del menisco que forma el líquido coincide exactamente con la marca correspondiente (figuras 1.4.d. y 1.5.). Entonces, se coloca la pipeta sobre el recipiente en el que debe ser vertido el volumen exacto medido y se deja caer libremente el líquido hasta el segundo aforo o graduación o vaciándola completamente, según el tipo de pipeta de que se trate. En este último caso (vaciado total), ara completar la

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

24

salida del líquido, se apoya la punta sobre la superficie interior del recipiente y se gira la pipeta suavemente para eliminar cualquier gota adherida a la misma. Siempre quedará un pequeño volumen de líquido en el interior de la punta de la pipeta, el cual está considerado en la calibración, por lo que NUNCA SE EXPULSARÁ DE LA PIPETA SOPLANDO, NI SACUDIÉNDOLA, NI DE NINGUNA OTRA FORMA. Es importante aclarar que, cuando los líquidos son intensamente coloreados, como es el caso de las disoluciones de permanganato de potasio, el enrase se realiza haciendo coincidir el nivel superior del líquido (es decir, los extremos superiores del menisco) con la marca correspondiente de la escala o aforo. Como medida de precaución, deberá enjuagarse la pipeta después de vaciar su contenido. Para garantizar un mejor control del líquido dentro de la pipeta, se recomienda humedecer ligeramente el dedo índice con el que se manipulará la misma.

Figura 1.4. Manipulación de las pipetas.

Figura 1.5. Modo en que debe coincidir el nivel del líquido con la línea de aforo o de graduación en los utensilios para medir volúmenes. Esta operación debe realizarse con el ojo a la altura del menisco que produce el líquido en contacto con las paredes interiores del recipiente.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

25

Adicionalmente pueden encontrarse también las llamadas pipetas automáticas (figura 1.6.), muy útiles cuando se requiere medir un volumen determinado de líquido repetidas veces. Las micropipetas manuales vierten volúmenes del orden de 1 a 1000 µL (1 mL) aunque también existen otras que tienen capacidad para mayores volúmenes (5, 10, 25 y hasta 50 mL). La mayoría de estas pipetas son de material plástico y poseen la característica de que el líquido que cargan está contenido en puntas de plástico desechables. El volumen del líquido se introduce en la punta de la pipeta a través de un pistón acoplado a un resorte que se activa mediante un dispositivo pulsador, el cual se encuentra en el extremo superior de la pipeta y se acciona haciendo presión sobre él con el dedo pulgar. Para vaciar el líquido contenido en la punta plástica desechable se oprime nuevamente el pulsador invirtiéndose la acción del resorte. Estos dispositivos poseen una gran precisión (± 0,02 µL para 1µL y ± 0,3 µL para 1000 µL).

Figura 1.6. Pipeta automática

Buretas: Las buretas (figura 1.7.) son recipientes cilíndricos de forma alargada que se encuentran graduados en toda su longitud y poseen una llave en su extremo inferior que regula la salida del líquido contenido en ella. Para regular la salida del líquido se puede emplear un tubo de goma sobre el cual se coloca una pinza metálica, encargada de controlar la salida del líquido, o una llave de vidrio esmerilado. Las superficies de vidrio de la llave que están en contacto entre sí deben engrasarse, procurando no engrasar la zona del orificio. Las buretas de llave esmerilada son de uso más general pero no son apropiadas para disoluciones básicas pues los álcalis atacan al vidrio y pueden sellar la llave. En estos casos deben emplearse buretas con uniones de goma, las cuales a su vez no se utilizan para disoluciones ácidas porque la goma puede ser atacada por éstas. Más convenientes resultan las llaves de teflón que no presentan ninguno de los inconvenientes anteriores.

Figura 1.7. Diferentes tipos de buretas

Las llamadas buretas automáticas tienen acoplados recipientes que contienen la misma disolución con la que deben ser llenadas y se prefieren por su comodidad o cuando hay que preservar la disolución del contacto con los agentes atmosféricos. Aplicando succión con una pera de goma, se produce el llenado automático de la bureta con dicha disolución tantas veces como sea necesario.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

26

Algunas buretas se construyen de vidrio color ámbar para ser usadas con disoluciones fotosensibles.

Manipulación de las buretas Preparación: Antes de usarse una bureta debe comprobarse que se encuentra bien limpia y que su llave funciona y cierra bien. Si la llave es de vidrio, debe estar engrasada ligeramente. Ésta se gira fuertemente con una ligera presión hacia el interior, y debe comprobarse que la superficie de contacto entre las paredes interiores de la llave aparece prácticamente transparente, con lo que se logra un cierre hermético. El lubricante nunca deberá estar en contacto con las disoluciones de trabajo ni con los líquidos que se utilizan para la limpieza de la bureta. Esto es sumamente importante para evitar que la bureta se contamine con la grasa y se requiera de una limpieza a fondo mucho más complicada y exhaustiva.
Antes de proceder al llenado de la bureta hay que asegurarse que la llave esté bien cerrada, añadiendo unos pocos mililitros de líquido. Para verter el líquido en ella, es conveniente y más seguro, auxiliarse de un embudo. Para endulzarla, y en dependencia del tamaño de la bureta, se añaden unos mL de la disolución que se va a emplear, se inclina y se gira suavemente de manera que toda su superficie interior se moje con la disolución. Se vacía la bureta dejando que el líquido salga por la punta y se repite todo el proceso dos o tres veces más. Para manejar la llave de una bureta se recomienda una técnica que proporciona mayor seguridad porque la afianzar en su propio soporte (figura 1.8.)

Figura 1.8. Técnica para manipular la llave de una bureta.

Llenado: Después de endulzada, se coloca la bureta en el soporte universal, mediante la pinza adecuada y se llena con la disolución hasta un nivel por encima del cero, el cual se encuentra en la parte superior de la misma. Se eliminan las burbujas de la punta, girando rápidamente la llave de modo que salgan pequeños volúmenes del líquido a través de ella. Se deja descender el líquido hasta enrasar a cero o hasta el nivel que se desee y se espera un minuto para comprobar que no se ha afectado el enrase por escurrimiento del líquido (figura 1.5). Finalmente, se anota la lectura inicial, es decir, el nivel del que se parte, a partir de lo cual la bureta está lista para ser usada en la medición de volumen. Frascos volumétricos o matraces aforados:
Son recipientes de plástico o vidrio (figuras 1.9. y 1.10.) que miden exactamente el volumen que contienen y poseen la forma de un balón de fondo plano y cuello alargado en el cual hay una marca circular o aforo que indica el nivel hasta el cual deben ser llenados. Estos recipientes se utilizan fundamentalmente para la preparación de disoluciones, proceso que se ve favorecido por la forma de los mismos la cual facilita la disolución de los solutos.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

27

Figura 1.9. Matraces aforados de material plástico

Figura 1.10. Matraces aforados de vidrio

Hoy día los matraces aforados se construyen de vidrio o de plástico y comercialmente se ofertan en distintas capacidades; los más comunes son los de 1000, 500, 250, 100, 50 y 25 mL.

Manipulación de los frascos volumétricos o matraces aforados
Como ya se ha mencionado estos recipientes se utilizan para preparar disoluciones, por lo que lo que caracteriza su utilización es el cuidado que se tenga con su limpieza antes de usarlos y de la realización de un correcto enrase. Como se utilizan fundamentalmente para preparar soluciones de concentraciones exactamente conocidas, deberán ser únicamente endulzados con el disolvente que se empleará para preparar la disolución, por lo que, en caso de que el solvente sea acuoso, basta con que se encuentren bien limpios y enjuagados con agua destilada. Cuando se emplean disolventes inmiscibles con agua, entonces deberán utilizarse matraces aforados secos. Los distintos procedimientos que deben seguirse para preparar las disoluciones se estudiarán en el epígrafe 3.3. Debe recordarse que los utensilios destinados a medir o contener volúmenes exactos (pipetas, buretas, matraces aforados y otros similares), nunca deben ser calentados ni para secarlos ni con ningún otro fin pues, una vez que se dilatan por el calor pueden verse afectados los volúmenes para los cuales han sido calibrados. Cuando no se requiere medir exactamente el volumen de un líquido es más conveniente emplear las probetas, las cuales se describirán a continuación.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

28

Probetas graduadas:
Las probetas (figura 1.11.) son recipientes de forma cilíndrica y alargada que se encuentran graduados para medir diferentes volúmenes. Como en las probetas la superficie libre del líquido es grande, la medición de volúmenes es poco exacta, de ahí que estos utensilios se empleen para la medición aproximada de volúmenes de líquidos, fundamentalmente, reactivos líquidos y disoluciones cuyos volúmenes no se tienen en cuenta al realizar los cálculos del análisis.

Figura 1.11. Probetas graduadas

Al igual que los frascos volumétricos, las probetas pueden construirse de vidrio o de plástico y las capacidades más comunes con que se comercializan son las de 5, 10, 25, 50, 100, 250, 500 mL, aunque también se utilizan las de 1 y 2 litros. Como las probetas se emplean para medir volúmenes aproximados de reactivos y disoluciones, no tienen que ser endulzadas previamente como las pipetas y las buretas.

Recipientes para pesar sólidos.
Bajo esta clasificación se agrupan un conjunto de recipientes en los cuales se colocan las sustancias que deben ser pesadas con variados fines. A continuación se describen los más utilizados.

Pesafiltros o pesasustancias: Son recipientes de vidrio que poseen una tapa esmerilada y se emplean para pesar, secar y almacenar sustancias sólidas. También existen pesasustancias de plástico. Crisoles: Son recipientes de fondo plano utilizados para trabajar a altas temperaturas, como es el caso de la determinación de cenizas y la calcinación de precipitados. Para esta última operación se utilizan los llamados crisoles gooch, cuya base se encuentra perforada para facilitar la filtración previa, como se describirá más abajo. En general, los crisoles se fabrican de porcelana, platino y otros materiales a las altas temperaturas (figura 1.12.). Las sustancias que serán incineradas o calcinadas se pesan directamente en estos recipientes. Vidrios de reloj: Son casquetes esféricos de vidrio de poca curvatura que tienen diversos usos en el laboratorio, entre los cuales está el de pesar sustancias. Los vidrios de reloj se fabrican de diferentes diámetros.
También pueden realizarse pesadas empleando un papel especial cuya superficie es apropiada para este fin, aunque en algunos casos se prefieren las finas películas de aluminio conocidas comúnmente como papel de aluminio.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

29

Figura 1.12. Crisoles de platino y porcelana

1.3.2.3. Utensilios y materiales para filtrar

Para realizar la filtración usualmente se combinan los embudos con los materiales filtrantes, aunque debe señalarse que existen materiales para filtrar que se comercializan de forma integrada. Los embudos (figura 1.13.) que se emplean en un laboratorio de química analítica pueden ser de tres tipos:

Embudos de vástago fino y corto: Se utilizan generalmente para llenar las buretas, aunque también pueden emplearse para trasvasar sustancias y en algunos procesos de filtración. Embudos de vástago ancho y corto: Se emplean fundamentalmente para trasvasar sólidos de un recipiente a otro con ayuda de un frasco lavador. Embudos de vástago fino y largo: Son los que mayormente se utilizan en análisis químico para el proceso de filtración empleando, principalmente como material filtrante, el papel de filtro. El vástago alargado produce una columna de líquido en la parte inferior del embudo que, al provocar una pequeña succión, acelera el proceso de filtración. Crisoles filtrantes o de gooch: Son recipientes de porcelana, similares a los crisoles tradicionales pero con la diferencia de que todo el fondo plano está perforado con pequeños orificios. Los materiales filtrantes que generalmente se emplean con este tipo de crisol son suspensiones de fibras inertes tales como el asbesto o fibra de amianto. Como resultado del pequeño tamaño de poro que presentan estos materiales, las filtraciones a través de crisoles de gooch se realizan generalmente a vacío, es decir, aplicando succión. Posteriormente se procede a la calcinación. No obstante, cada vez más se prefieren los crisoles de placa de vidrio filtrante, debido a una serie de inconvenientes que presenta el uso de los materiales filtrantes de fibras inertes. Crisoles de placa de vidrio filtrante: Son recipientes de vidrio que presentan en el fondo una capa de partículas de vidrio compactadas entre sí de manera que proporcionan un medio filtrante de porosidad variada. Comúnmente se les conocen como “fritas” ya que la capa de vidrio del fondo se denomina vidrio fritado y se identifican por un número de acuerdo a la porosidad que presentan.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

30

Figura 1.13. Diferentes tipos de embudos

Embudos Buchner:
Son embudos de porcelana con una placa perforada (figura 1.14.) que se utilizan para filtrar bajo presión reducida (vacío). Estos embudos van ajustados mediante un tapón horadado a un erlenmeyer con tubuladura lateral o kitasato (figura 1.15.), que está unido al equipo de vacío a través de un tubo de goma. Sobre la placa perforada se coloca el papel de filtro, filtro de asbesto, tela u otro material filtrante.

Figura 1.14. Embudos buchner

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

31

Kitasatos:
Son unos recipientes cónicos similares a los conocidos como erlenmeyers, aunque en este caso presentan una tubuladura lateral a la que se acopla un tubo de goma gruesa a través de la cual se aplica vacío. Los kitasatos son de paredes gruesas, adecuadas para resistir diferencias de presiones con el exterior y no son aptos para calentar sustancias (figura 1.15.). Se emplean, por tanto, para filtrar a presión reducida (vacío) quedando en su interior las aguas de filtrado. Se fabrican de varios tamaños, aunque los más empleados son los de 250 y 500 mL.
Figura 1.15. Kitasatos

En muchas de las operaciones de filtración, fundamentalmente con los embudos de vidrio, se emplea como material filtrante el papel de filtro (figura 1.16.), que se comercializa en forma de círculos de diferentes diámetros. Para filtrar, se doblan y adhieren a las paredes de los embudos previamente humedecidos. Según el tipo de filtración que se va a realizar, se emplean dos tipos fundamentales de papel de filtro: cualitativo y cuantitativo.

Papel de filtro cualitativo: Se utiliza cuando el objetivo del análisis es la recogida del filtrado, pues es un papel que da lugar a mucha ceniza, por lo que no debe emplearse para obtener precipitados que serán posteriormente incinerados. Los hay de diferente grado de porosidad para seleccionarlos en función del tamaño de los cristales del precipitado que se desee separar. Papel de filtro cuantitativo: Un papel de filtro se considera cuantitativo cuando prácticamente no deja cenizas al quemarse. Es de amplio empleo en el análisis gravimétrico pues en este tipo de métodos el objetivo central es la recuperación del precipitado. También los hay de diferente porosidad según el tamaño de los cristales del precipitado que se desee separar.
Las diferentes porosidades de los papeles de filtro determinan la velocidad de filtración, por lo que estos pueden clasificarse también en: papel de filtro de filtración rápida (baja porosidad), papel de filtro de filtración media (porosidad media) y papel de filtro de filtración lenta (alta porosidad). No siempre la filtración puede realizarse sobre papel de filtro. Su empleo no es conveniente sobre todo con disoluciones calientes, ácidos y bases de alta concentración, oxidantes fuertes y otros reactivos corrosivos que puedan destruir la celulosa.

Figura 1.16. Diferentes tipos de papel de filtro

En estos casos pueden utilizarse otros materiales filtrantes inertes y resistentes como las placas de vidrio poroso. Cuando el tamaño de partícula del residuo es lo suficientemente grande, es posible utilizar tela o algodón.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

32

1.3.2.4- Otros utensilios y aparatos de amplio uso en el laboratorio analítico

Erlenmeyers y vasos de precipitados: Los erlenmeyers (conocidos también como recipientes o frascos cónicos) y los vasos de precipitados (beakers), son utensilios imprescindibles en cualquier laboratorio químico, debido a que pueden ser destinados a múltiples usos.
El vaso de precipitados (figura 1.17.) es un recipiente cilíndrico de vidrio o plástico, provisto de un pico para verter líquido. Este vaso se emplea para formar los precipitados y para recoger filtrados. Los de vidrio tienen como ventaja que pueden ser sometidos a la acción del calor. Pueden ser de diferentes tamaños en dependencia de su capacidad, o sea, desde 5 mL hasta 5 L o más.

Figura 1.17. Vasos de precipitados

Los erlenmeyers o recipientes cónicos (figura 1.18.), se comercializan de diferentes tamaños. Son muy útiles para calentar líquidos sin que se produzcan grandes pérdidas por evaporación, en cuyo caso deben utilizarse los construidos de un material resistente al calor. En el análisis volumétrico son ampliamente utilizados en el proceso de valoración. En la actualidad también se construyen de material plástico.

Figura 1.18. Erlenmeyers

Desecadoras: Son recipientes de vidrio (u otros materiales) en los cuales se mantiene una atmósfera libre de vapor de agua mediante la presencia de un agente deshidratante como por ejemplo CaCl2, CaSO4, H2SO4 (concentrado) y sílicagel, entre otros (figura 1.19.). Este agente deshidratante se coloca en el fondo de la desecadora y más arriba una placa de porcelana, que contiene una serie de orificios, y sobre la cual se colocan los recipientes vacíos o con sustancias que deban mantenerse en atmósfera libre de vapor de agua o de CO2.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

33

Es decir, las desecadoras se emplean para proteger del efecto ambiental los recipientes, muestras y reactivos que pueden absorber agua y CO2. Existen desecadoras que poseen una llave en la parte superior de la tapa que permite aplicar vacío, conociéndose éstas como desecadoras al vacío. Las superficies de contacto entre la tapa y la base de una desecadora son de vidrio esmerilado y, al igual que las llaves de vidrio de las buretas, deben ser ligeramente engrasadas para garantizar un cierre hermético. Las de
plástico han comenzado a ser muy aceptadas porque pesan alrededor de 50% menos que las de vidrio.
Figura 1.19. Desecadoras

Morteros: Son recipientes en forma de copa o cápsula, fabricado de diversos materiales: vidrio, porcelana, hierro etc, que además dispone de una pieza auxiliar comúnmente denominada mano del mortero, que se fabrica del mismo material que el mortero (figura 1.20.). Mediante la mano del mortero, por trituración, los sólidos quedan reducidos a polvo fino.
Figura 1.20. Diferentes tipos de morteros

Frascos lavadores: Son recipientes de vidrio o plástico (más utilizado en la actualidad) que presentan una tubuladura que permite la salida controlada del líquido que contiene (generalmente agua destilada). Se emplean para ayudar a trasvasar cuantitativamente sustancias sólidas de un recipiente a otro, para preparar disoluciones y para el lavado de precipitados, entre otras funciones (figura 1.21.)

Figura 1.21. Frascos lavadores

Varilla de vidrio y policía: Las varillas de vidrio son, como su nombre lo indica, tubos de vidrio macizo, largos y de pequeño diámetro, que se emplean para agitar disoluciones y para ayudar a trasvasar líquidos evitando que éste se derrame.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

34

Cuando una varilla de vidrio presenta en la punta un tubo de goma ajustado a ella, se denomina policía y presenta la ventaja de que pueden realizarse agitaciones más violentas sin peligro de que se rompa la varilla o el recipiente en el cual se realiza la agitación.

Quemadores de gas:
Los quemadores de gas están construidos de metal y constan de tres partes fácilmente separables: base, regulador de aire y tubo quemador. Se fabrican con diferentes diseños y son usados frecuentemente en el laboratorio en operaciones de calentamiento (figura 1.22.).

Trípodes: Están constituidos por un aro sostenido por tres patas, todo de metal, sobre el cual se coloca, cuando es necesario, una tela metálica con amianto y encima de ésta se disponen los recipientes que contienen las sustancias que se desean calentar (figura 1.22.).

Figura 1.22. Quemadores de gas

Soportes universales: Son instrumentos de diferentes diseños y tamaños que se utilizan para sostener diversos útiles de laboratorio, acoplándoles pinzas apropiadas, las cuales se describirán más adelante. Están constituidos por una barra metálica sostenida verticalmente por su plataforma o base. La base puede ser de diferente forma: rectangular, triangular, etc. (figura 1.23.), En análisis químico son empleados principalmente para sostener las buretas.

Figura 1.23. Soportes universales

Pinzas: Son fabricadas de metal y existen diferentes tipos: de Mohr, para crisoles, tubos de ensayo, vasos de precipitados, buretas, con anillas, etc. En general tienen forma de tijera con diversas formas en las puntas para asir los utensilios mencionados cuando se encuentran calientes o cuando no deban ser manipulados directamente con las manos por otras causas (figuras 1.24.). Pinzas para buretas: Son instrumentos de metal en forma de X que sirven para sostener dos buretas en posición vertical. Para sostener una sola bureta se fabrican en forma de V. Estas pinzas sujetan las buretas mediante la presión de un muelle, o un tornillo y se fijan de similar forma a los soportes universales (figura 1.25.).

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

35

Figura 1.24. Diferentes tipos de pinzas de tijera

Figura 1.25. Pinzas para buretas

1.3.2.5- Equipos

Balanzas: En todos los métodos de análisis cuantitativo es necesario pesar diferentes sustancias, precipitados o conocer la masa de una muestra sólida. Para realizar la operación de medición de masas, en los laboratorios de análisis químico se emplean las balanzas. Cuando se requiere conocer la masa exacta de lo que se pesa tienen que ser utilizadas las balanzas “analíticas”. Cuando resulta suficiente conocer la masa aproximada, la pesada debe ser realizada en una balanza “técnica”.
Por tanto, de acuerdo con su sensibilidad y exactitud las balanzas de uso en el análisis químico se clasifican en balanzas técnicas y balanzas analíticas. Las primeras se utilizan cuando no es necesario conocer exactamente (con cuatro cifras decimales al menos) la masa pesada; las analíticas son de uso obligatorio cuando es imprescindible pesar exactamente.

Las balanzas técnicas o auxiliares, son menos delicadas, más rápidas y de mayor capacidad que las balanzas analíticas. Existen diversos diseños de ambos tipos de balanzas, con diferentes capacidades de carga y precisión. El estudiante deberá prestar especial atención a las características y usos de las balanzas técnicas y analíticas, porque no debe utilizarlas indistintamente en el laboratorio.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

36

Balanzas técnicas o auxiliares: Son de uso muy corriente para obtener masas aproximadas hasta las décimas o centésimas de gramo pues su sensibilidad es de ± 0,1 ó ± 0,01 g, respectivamente. Como estas pesadas no son muy exactas, las balanzas técnicas se emplean fundamentalmente cuando sólo es necesario conocer la masa aproximada de un reactivo. Por tal motivo, en los casos en que deba conocerse exactamente una masa dada, constituye un error muy grave realizar la pesada en una balanza técnica.
La casi totalidad de las balanzas técnicas que se comercializan en la actualidad son digitales (figura 1.26.).

Figura 1.26. Balanza técnica digital

Balanzas analíticas: Las balanzas analíticas constituyen los instrumentos más usados en un laboratorio analítico, ya que mediante ellas es posible conocer con exactitud, por ejemplo, la masa de muestra que será investigada, la masa exacta de un reactivo patrón primario con la que se preparará una disolución (cuya concentración deberá ser exactamente conocida) y la masa de precipitado que se obtiene como resultado de un análisis gravimétrico (figura 1.27.).
Una de los requisitos que se exigen en la química analítica cuantitativa es la exactitud; es decir, que los resultados obtenidos se aproximen lo más posible a los valores reales de las magnitudes que se miden. En muchas ocasiones esta exactitud deberá ser alcanzada partiendo de masas de muestra muy pequeñas, pues el trabajo con mayores masas, además de largo y engorroso, resulta innecesariamente más caro.
Figura 1.27. Balanza analítica electrónica digital

Por tal motivo, la balanza analítica es el equipo más apreciado en un laboratorio analítico y de su calidad, correcta manipulación y conservación depende, en gran medida, la exactitud en las pesadas y la calidad de los resultados finales que se obtengan. La mayoría de las balanzas analíticas tienen una carga máxima comprendida entre 160 y 200 g, en las que las pesadas pueden realizarse con una desviación estándar de ± 0,01 mg. Las balanzas semimicro tienen cargas máximas entre 10 y 30 g, y precisiones de ± 0,01 mg. Las microbalanzas presentan capacidades entre 1 y 3 g y precisiones de ± 0,001 mg. En general, las balanzas analíticas deben estar situadas en superficies resistentes a las vibraciones y en lugares protegidos de corrientes de aire para evitar fluctuaciones (del orden de la décima de miligramo) en el valor de la masa pesada. Por tal motivo, las balanzas analíticas están diseñadas como un equipo cerrado con pequeñas puertas para permitir la

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

37

entrada y salida de los objetos que se van a pesar y otros auxiliares como espátulas, cucharillas, pinceles, etc., pero que deben permanecer cerradas cuando se está realizando la lectura de la masa. Otra característica importante de las balanzas analíticas es su capacidad de dar el mismo valor cuando un objeto es pesado varias veces consecutivas. La casi totalidad de las balanzas analíticas que se comercializan en la actualidad son balanzas electrónicas digitales (figura 1.27.), siendo cada vez más sofisticadas, precisas, exactas, sensibles y de fácil manipulación.

Equipos de calentamiento: Estufas: Las estufas son equipos de calentamiento eléctrico con posibilidades de regular la temperatura entre 30 y 300º C (figura 1.28.). Se emplean para secar sólidos, cristalería no calibrada, precipitados y otros materiales. En el análisis de materias primas para uso farmacéutico presenta una enorme aplicación para la determinación de la pérdida por secado de las mismas y otros fines. Algunas son diseñadas con acoplamiento a bomba de vacío lo que permite obtener similares resultados a menor temperatura.
Figura 1.28. Estufa de calentamiento

Muflas: Son también equipos de calentamiento eléctrico que pueden alcanzar temperaturas de hasta 1200 ºC (figura 1.29.). Se emplean en técnicas analíticas que involucren procesos de calcinación o incineración. Las muflas son muy utilizadas en la determinación del residuo de ignición en el control de calidad de las materias primas de uso farmacéutico.

Figura 1.29. Muflas eléctricas

Planchas de calentamiento: Son superficies planas que se calientan eléctricamente y que se emplean para el calentamiento uniforme y prolongado de disoluciones, pero tienen la desventaja que de forma general la temperatura de trabajo no es muy controlable. No

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

38

obstante, son muy convenientes cuando no es aconsejable utilizar la llama. Se emplean en procesos de reflujo, digestiones prolongadas y evaporaciones de disolventes, entre otros usos (figura 1.30.).

Figura 1.30. Plancha de calentamiento

Baños de agua: Son depósitos metálicos que contienen agua con temperatura regulada por encima de la ambiente, en la que se sumergen parcialmente los recipientes que contienen disoluciones o sustancias que deban ser sometidas a un calentamiento uniforme por debajo de 100 °C (figura 1.31.).
Existen varios diseños y por tanto formas de uso, aunque en general sus tapas constan de una serie de anillos de metal que sirven para la colocación de recipientes de diferentes tamaños, evitando el escape innecesario de vapor. Cuando el calentamiento debe exceder los 100°C se utilizan baños de aceite. Los baños de agua poseen un dispositivo para mantener constante el nivel del agua; un elemento de inmersión para el calentamiento del equipo y un dispositivo o control de temperatura, generalmente regulable en tres pasos.

Figura 1.31. Baños de agua

1.4. EL TRABAJO EN UN LABORATORIO DE ANALISIS QUIMICO.
El cumplimiento riguroso de las reglas generales, en cuanto a la observancia del orden y de la limpieza en el trabajo, adquiere una importancia extraordinaria en un laboratorio de análisis químico cuantitativo. Los estantes con reactivos y cristalería deben permanecer limpios y ordenados. El lugar o mesa de trabajo debe estar limpio y seco en todo momento, evitando recargarlo con objetos que no son necesarios. Todo lo superfluo se debe retirar, quedando en la mesa sólo lo indispensable para la operación inmediata. Los recipientes y utensilios que se requieren para el trabajo experimental deben estar preparados de antemano y extremadamente limpios y secos cuando esto último resulte necesario. Todo se debe disponer en la mesa de modo que no se produzcan derrames, roturas u otros accidentes. Al efectuar el análisis, los vasos, matraces, y demás recipientes que contienen disoluciones o sustancias sólidas, deben estar cubiertos a fin de que en ellos no penetre polvo; todos deben estar marcados y numerados para no confundirlos. Los que no han sido usados, también deben protegerse del polvo o de salpicaduras.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

39

Trabajando en el laboratorio se deben evitar los movimientos bruscos. Muchos análisis se malogran porque precisamente antes de la última operación, se vuelca el recipiente que contiene el precipitado o la disolución debido a un movimiento torpe del operador o a un choque casual con alguien cercano. Como consecuencia, pueden resultar lesionadas una o varias personas o, en el mejor de los casos, deberá repetirse todo el procedimiento desde el comienzo. Cuando se realiza un análisis cuantitativo, se debe observar minuciosamente la metodología de trabajo establecida. Cualquier desviación arbitraria de los procedimientos o condiciones de trabajo, siempre que no haya sido prevista o evaluada satisfactoriamente por el analista, puede conducir a serios errores o disminuir apreciablemente la precisión y exactitud del método. Con el mismo esmero se deben observar las reglas establecidas para las diversas operaciones que habitualmente se realizan en un laboratorio analítico, por ejemplo: filtración, lavado, secado, calcinación de los precipitados, etc. Por más insignificantes que parezcan estas reglas, se debe tener en cuenta que fueron elaboradas sobre la base de la abundante experiencia acumulada durante muchos años por parte de químicos y analistas en general, y que sólo el respecto estricto de ellas garantiza la obtención de resultados confiables y correctos. El cumplimiento impecable y riguroso de todos los procedimientos analíticos llega a convertirse en una práctica habitual pero, para conseguirlo, es imprescindible prestar suma atención a la ejecución correcta de cada operación y a cada movimiento en el trabajo durante el período de aprendizaje, tratando de comprender y tomar en consideración las causas que obligan a realizarlos de ese modo. Sin embargo, estos hábitos no son suficientes por sí mismos. Cualquier persona que no posea una preparación química adecuada, puede aprender la técnica correcta de un análisis pero será completamente incapaz de desempeñarse correctamente cuando deba enfrentar una nueva problemática analítica. Por ejemplo, no podría elegir, con criterio calificado, el método o los métodos apropiados para emprender la investigación de una muestra diferente, ni elaborar un nuevo método de análisis, interpretar correctamente los resultados obtenidos, buscar posibles fuentes de error, etc. Por tanto, no basta con adquirir habilidades experimentales para ser un buen analista o investigador farmacéutico; es necesario también, contar con el conocimiento de los principios, leyes y demás aspectos teóricos que conforman el análisis químico cuantitativo.

1.4.1. Algunas operaciones básicas
Una serie de operaciones básicas se repiten muy frecuentemente en los procedimientos de trabajo que aparecen en la literatura científica, o en los que debe diseñar un investigador para el análisis de nuevos fármacos, medicamentos, y otros fines investigativos. Específicamente, las farmacopeas establecen una serie de procedimientos analíticos para ser usados en el control de la calidad de las materias primas y los productos farmacéuticos en general, que incluyen habitualmente una serie de operaciones básicas, algunas de las cuales serán tratadas brevemente a continuación.
1.4.1.1. Evaporación de líquidos

Es la operación durante la cual se debe reducir el volumen de una disolución sin que se produzca la pérdida de los solutos no volátiles presentes en ella. Durante la evaporación de líquidos se produce un burbujeo que, de ser muy violento, puede ocasionar pérdidas de disolución y por ende de soluto. Por tal motivo, es conveniente realizar esta operación colocando un vidrio de reloj sobre el vaso de precipitados en el que se encuentra la disolución que se evapora, como se indica en la Figura 1.32. De cualquier forma debe garantizarse un calentamiento suave y cuidadoso. Por otra parte, debe tenerse especial precaución cuando se evaporan disolventes orgánicos muy volátiles o inflamables. En otros casos, el calentamiento de una disolución se realiza para eliminar por evaporación, previa adición de algún reactivo específico, aquellos constituyentes que pueden interferir en el análisis de la sustancia de interés.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

40

Figura 1.32. Forma de realizar la evaporación de líquidos

1.4.1.2. Filtración y calcinación.

Mediante la filtración se procede a separar un sólido de la disolución a partir de la cual ha precipitado previamente, operación que puede realizarse con dos objetivos finales opuestos: 1) la obtención del filtrado 2) la obtención del precipitado En el primer caso, la filtración permite finalmente separar el sólido, que se desecha, y continuar desarrollando la técnica analítica a partir del filtrado obtenido. En el segundo caso, se utilizan medios filtrantes diferentes según sea el uso que se vaya a hacer del precipitado. Los medios filtrantes fueron descritos brevemente en el epígrafe 1.3.2.3. En el caso de una filtración con papel de filtro, debe seleccionarse el embudo y el papel de filtro del tipo (cualitativo o cuantitativo) y tamaño apropiado para la disolución que se requiere filtrar. El embudo debe colocarse adecuadamente en una anilla o un soporte para embudos. El papel debe prepararse para que se ajuste al embudo correctamente con lo que se evita que se formen burbujas de aire entre el papel y el embudo durante la filtración y se garantiza que el vástago del embudo se llene con una columna continua de líquido. En la Figura 1.33. se muestran los diferentes pasos a seguir.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

41

Figura 1.33. Preparación del papel de filtro para la filtración.

Tales pasos consisten en: a) doblar el papel exactamente por la mitad, marcando el doblez b) volver a doblar el papel por la mitad c) eliminar un pequeña porción triangular de uno de los extremos y abrir por el centro formando un cono d) colocarlo en el embudo, tratando de ajustarlo lo más posible a éste, antes y después de humedecerlo ligeramente con agua o el disolvente utilizado para la disolución que se desea filtrar, para lo cual debemos hacer presión suavemente con un dedo a fin de evitar que queden burbujas de aire entre el papel y el embudo. Para la filtración, se debe seguir el procedimiento ilustrado en la Figura 1.34., mediante el cual se asegura que no queden residuos de disolución o precipitado en el recipiente original. La representación (a) muestra el primer paso mediante el cual se trasvasa el mayor volumen del líquido sobrenadante, evitando que pase el sólido al embudo. Esto hace posible que la filtración sea más rápida, ya que al caer el sólido y cubrir el papel de filtro se hace más difícil el paso del líquido a través de éste. La varilla de vidrio (agitador) se utiliza para dirigir el líquido hacia el embudo (b). Cuando se termina de decantar el líquido, se regresa la varilla de vidrio al vaso de precipitados cuidando que no se pierda ninguna gota de éste. Entonces, se comienza a lavar el precipitado, añadiendo un pequeño volumen de líquido de lavado y mezclando bien. Se deja reposar, para que el sólido sedimente, y se vuelve a decantar el líquido sobrenadante según la técnica descrita anteriormente. El precipitado debe lavarse varias veces antes de transferirlo al embudo. Finalmente se completa el trasvase con ayuda de un frasco lavador (c). Es importante aclarar que nunca debe llenarse el embudo hasta el borde para evitar derrames y pérdidas de las sustancias de interés. Muchos precipitados se pueden pesar directamente después de eliminar la humedad a baja temperatura en estufas de secado que mantienen la temperatura en un intervalo de un grado o menos. Para secar la mayoría de los precipitados una temperatura de 100°C es satisfactoria. Algunas estufas son más eficientes porque disponen de un sistema de circulación de aire, por las que se mantiene una ligera circulación de aire seco. Las estufas de vacío tienen la ventaja de que el proceso de secado puede efectuarse a una temperatura mucho menor de 100 °C, con lo cual se evita la descomposición del precipitado cuando éste es afectado por el calor. Cuando se va a proceder a la calcinación del precipitado, una vez completadas las etapas de filtración y lavado del papel de filtro y su contenido, se pasan ambos a un crisol tarado. Un

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

42

crisol que se utilice para convertir un precipitado en una forma adecuada para su pesada, debe mantener un peso constante durante los procesos de secado y calcinación. Para asegurar este peso constante, primero se lava el crisol y se lleva hasta peso constante utilizando las mismas condiciones de calentamiento y enfriamiento que se seguirán para el precipitado. Este proceso se repite hasta que la diferencia de pesada sea de 0,2 mg. Debe recordarse que para este fin se utiliza un papel de filtro cuantitativo, también conocido como “sin cenizas”. Este tipo de papel debe manipularse con extremo cuidado cuando se encuentra húmedo porque presenta mucha facilidad al desgarramiento. Por tal motivo, es preferible dejar secar un poco el papel que contiene el precipitado antes de proceder a separarlo del embudo. Durante el trasvase del papel y el precipitado al crisol, debe evitarse cualquier pérdida de masa, por lo que debe tratarse de cerrar el cono a lo largo de su borde superior, incluso doblando el borde cerrado y colocándolo en el crisol de forma que la mayor parte del precipitado quede hacia el fondo del mismo. Seguidamente se procede a calcinar el papel, para lo cual pueden aplicarse diferentes técnicas y se incinera el precipitado en la llama del mechero o en una mufla. Una vez finalizada la calcinación o incineración del precipitado en la llama, se debe dejar enfriar momentáneamente (en una placa de cerámica resistente al calor o sobre una rejilla) antes de trasladarlo a una desecadora, donde se dejará enfriar hasta temperatura ambiente. Las pinzas con las que se manipulan estos objetos calientes que posteriormente deben ser pesados, deben mantenerse escrupulosamente limpias.

Figura 1.34. Técnica para realizar una filtración.

Cuando la filtración se hace dificultosa o se necesita ganar tiempo, se utiliza un sistema de filtración al vacío. La aplicación de succión facilita además el lavado del precipitado, resultando también más perfecto. En este caso se utilizan los matraces de filtración (kitasatos) para recoger el filtrado y, para filtrar, los embudos Buchner en los que coloca el papel de filtro apropiado. Los utensilios y materiales para la filtración al vacío fueron descritos en el epígrafe 1.3.2.3. El sistema de filtración al vacío, se presenta en el esquema de la figura 1.35. y consta del elemento filtrante (crisol Gooch, embudo Buchner o “fritas”), adaptado al kitasato o al frasco empleado, mediante un tapón horadado, la conexión al vacío y un frasco trampa que recoge cualquier líquido que pudiera ser succionado hacia la bomba de vacío, evitando con ello que ésta pueda ser dañada o se pierda parte del filtrado.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

43

Figura 1.35. Sistema para la filtración al vacío.

Cuando para la filtración no se utiliza papel de filtro, se emplea un crisol de Gooch o uno de vidrio fritado (frita). El primero tiene un fondo perforado que soporta una capa de material fibroso y que sustituye al asbesto, material utilizado durante mucho tiempo pero eliminado actualmente por regulaciones que prohíben su uso en los laboratorios. Ese material fibroso está constituido por pequeños discos de vidrio poroso que soportan altas temperaturas (mayores de 500 °C) y son menos higroscópicos que el asbesto. Como puede apreciarse, la técnica de filtración requiere del conocimiento de una serie de detalles y precauciones y de una considerable destreza por parte del analista. Por tal motivo, siempre se recomienda que sea practicada varias veces antes de aplicarla en una determinación de la que se espera un resultado exacto. La experiencia acumulada y las diversas situaciones que pueden presentarse durante una filtración, conllevan a la adquisición de otras muchas habilidades y detalles de manipulación que sería muy extenso, tedioso y de escasa utilidad, explicar en este libro.
1.4.1.3. La Pesada

La pesada es una operación fundamental en un laboratorio analítico porque, prácticamente, en todos los procedimientos químicos de análisis deben realizarse pesadas exactas. Para realizar pesadas exactas se emplean las balanzas analíticas. Cuando basta conocer la masa aproximada, entonces se utilizan las balanzas técnicas, de menor precisión, que son menos delicadas y por ende, más resistentes. Ambos tipos de balanzas fueron brevemente descritas en el epígrafe 1.3.2.5. Los análisis químicos cuantitativos siempre están basados en la masa de las sustancias y no en su peso (el estudiante debe revisar la diferencia entre ambos conceptos), con lo que se evita que los resultados dependen del lugar geográfico en que se obtienen. No obstante, el término pesada se utiliza indistintamente para la operación mediante la cual se determina la masa o el peso de una sustancia u objeto dado. Al realizar una pesada en una balanza analítica debe tomarse en cuenta una serie de normas cuyo cumplimiento contribuye a evitar, en gran medida, los errores que se cometen con más frecuencia y que constituyen la causa de resultados analíticos incorrectos. Algunas de estas normas son: 1. Colocar la balanza en un lugar del laboratorio en el que no se encuentre expuesta a la acción de sustancias químicas, humedad, corrientes de aire, polvo, cambios de temperatura, vibraciones, y otros agentes que puedan afectar su superficie o funcionamiento.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

44

2. Mantener la balanza y el área en que se encuentra escrupulosamente limpias. Debe disponerse de un pincel de pelo suave para eliminar el polvo o cualquier salpicadura de sólido. 3. No utilizar una balanza si no se conoce previamente su funcionamiento. Antes debe solicitarse una explicación al respecto. Las instrucciones para la pesada varían con la forma y modelo de las balanzas. 4. Comprobar que la balanza (platillo) se encuentra bloqueada antes de proceder a colocar o retirar una carga. 5. Centrar la carga en el platillo siempre que sea posible. 6. No colocar directamente sobre el platillo ninguna sustancia química. Deberá utilizarse siempre un recipiente para colocar la sustancia que debe pesarse (de vidrio, metal, plástico u otro material inerte) o un pequeño trozo de un papel para pesar. Cualquier pizca de la sustancia que se derrame sobre el platillo durante la pesada, deberá ser eliminada antes de la lectura final de la masa. 7. Tomar precauciones especiales cuando se va a pesar sustancias corrosivas, higroscópicas o volátiles. En tales casos deben utilizarse recipientes especiales que se cierran herméticamente. 8. No pesar un objeto que haya sido calentado hasta que no haya alcanzado de nuevo la temperatura ambiente. 9. No manipular con las manos húmedas los objetos que van a pesarse. 10. Anotar todas las cifras decimales que corresponden a la pesada efectuada, sin redondear o eliminar dígitos. Las balanzas electrónicas generalmente tienen un control de tara automático, que ajusta la medida a cero cuando sobre el platillo se coloca un recipiente para pesar una sustancia. La precisión de las balanzas analíticas puede ser de 0,1 ó 0,01 mg. 11. Secar previamente los sólidos antes de pesarlos. La mayoría de los sólidos absorben la humedad y en consecuencia cambian su composición, lo cual es aún más apreciable cuando el sólido (una muestra o un reactivo químico) ha sido pulverizado finamente. El secado previo a la pesada hace que la masa determinada y los resultados finales sean independientes de la humedad ambiental. En muchos casos, la literatura indica la temperatura y tiempo de secado que debe aplicarse a una muestra o un reactivo dados; en otros, debe repetirse el proceso de calentamiento y enfriamiento hasta lograr que las pesadas sucesivas difieran sólo en 0,2 ó 0,3 mg. Una vez obtenido un peso constante se tiene la certeza de que el proceso físico o químico, que tiene lugar durante el calentamiento, ha finalizado. Además de la balanza, para realizar una pesada se requiere de algunos accesorios muy importantes, sobre todo cuando se manejan micromuestras. Entre esos accesorios se encuentran las espátulas y microespátulas de acero inoxidable o de platino y las pinzas de diversas formas y materiales para manipular los pequeños recipientes que se utilizan para contener el sólido que va a pesarse. Todos deben encontrarse escrupulosamente limpios y secos. El recipiente que se usa para la pesada depende de la naturaleza del reactivo o la muestra y del procedimiento que debe seguirse posteriormente. Cuando se pesan sólidos que van a ser disueltos, la pesada puede realizarse por el método directo o por el método por diferencia. El método directo es utilizado para muestras grandes o cuando se necesita tomar una cantidad determinada de sustancia. La pesada por diferencia es, generalmente, más empleada cuando se pesan pequeñas cantidades de muestra. A continuación se describen los dos procedimientos que se utilizan para realizar pesadas exactas:

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

45

a) Método directo: Se pesa directamente el sólido sobre un vidrio de reloj, un pesafiltro o pesasustancias, o un embudo de pesada, previamente tarados. El recipiente que va a ser utilizado para la pesada debe estar bien limpio y seco, y debe ser sometido a los mismos tratamientos previos a los que se somete el sólido (secado a una temperatura dada, condiciones de enfriamiento posterior, etc.). Las balanzas modernas permiten tarar automáticamente los recipientes antes de añadirles el sólido que va a ser pesado. Seguidamente, y con el auxilio de una espátula, se va añadiendo el sólido al recipiente que se encuentra colocado en el platillo de la balanza hasta que la misma indica el peso de sustancia que se desea obtener. Si se ha efectuado la tara manualmente, la masa de sustancia pesada será calculada por diferencia entre el peso total y el peso del recipiente vacío. Si la balanza tara automáticamente el recipiente, la masa pesada se obtiene directamente de la escala de la balanza. Si, como sucede frecuentemente, se añadiese demasiada sustancia al recipiente, el exceso puede ser separado mediante la misma espátula que sirvió para añadirlo. De esta manera, con un poco de práctica, se logra pesar exactamente, una masa determinada de muestra o reactivo, aunque esta coincidencia no es estrictamente necesaria. Generalmente, basta conocer con exactitud la masa pesada y que ésta sea de un valor cercano a la que se pretendía pesar. Todos los cálculos posteriores se referirán a la masa de la que realmente se partió para el análisis y los resultados serán igualmente válidos si se procedió correctamente. Después de la pesada, se transfiere, cuantitativamente, la sustancia al recipiente que se vaya a utilizar en la próxima etapa del análisis, para lo cual se utiliza un pequeño chorro de agua destilada (o del disolvente en que vaya a ser disuelto), empleando para ello un frasco lavador o algún utensilio similar, de manera que se arrastre suavemente todo el sólido pesado hacia el recipiente. El procedimiento adecuado para efectuar el trasvase cuantitativo de sólidos se describirá en el epígrafe siguiente. El método directo también se aplica cuando la sustancia va a ser fundida seguidamente, en cuyo caso la pesada se realiza en el mismo recipiente, previamente tarado, donde se va a realizar la fusión (un crisol, por ejemplo). b) Método por diferencia: Este método es empleado para pequeñas muestras de las que no es necesario tomar una masa determinada. Generalmente se emplea cuando se parte de una muestra que se encuentra en una desecadora para preservarla de la humedad u otros agentes atmosféricos, y de la cual debe tomarse una pequeña porción. En tal caso, se extrae de la desecadora el pesasustancias que contiene la muestra, tomándolo con un paño seco y limpio o con una pinza, para evitar trasmitir la humedad de los dedos al recipiente. Se destapa ligeramente para asegurarse de que el aire que contiene está a la presión atmosférica, y se coloca bien tapado en el platillo de la balanza. Se pesa exactamente, se extrae de la balanza (también con un paño seco y limpio o con una pinza) y se sostiene sobre el vaso o recipiente que va a contener la porción que se desea pesar. Se destapa suavemente y se golpea la tapa con cuidado para que caiga dentro del vaso cualquier partícula que pueda tener adherida. Con una espátula limpia, se transfiere al vaso la cantidad de sustancia que se crea precisa, se deja la espátula dentro del vaso, se vuelve a tapar el pesasustancias y se coloca de nuevo en el platillo de la balanza. Se limpia la espátula sobre el vaso, por medio de un cepillo o pincel bien limpio, después de lo cual se retira la espátula y se tapa el vaso con un vidrio reloj. Se pesa de nuevo el pesasustancias y se calcula la masa de muestra que se ha tomado por la diferencia entre las dos pesadas del pesasustancias. Los líquidos viscosos y aceitosos no volátiles se pueden pesar, de manera análoga a los sólidos, depositando con ayuda de un gotero o micropipeta unas

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

46

cuantas gotas de los mismos sobre el recipiente que se va a utilizar para la pesada.
1.4.1.4. Trasvase cuantitativo de sólidos.

Por lo general, una vez realizada la pesada exacta de un sólido, se procede a trasvasarlo hacia un matraz aforado (volumétrico) para preparar una disolución de concentración exacta, ya sea de la muestra o de un reactivo patrón primario o patrón de referencia. Para realizar un trasvase cuantitativo se coloca un embudo de vástago ancho en el cuello del matraz y se procede a trasvasar poco a poco el sólido, con el auxilio de una varilla de vidrio, procediendo a lavar el interior del recipiente en el que fue pesado el sólido con pequeñas porciones del disolvente en el que será disuelto, con ayuda de un frasco lavador si el disolvente es agua, lavando finalmente el embudo y la varilla de vidrio de manera que cualquier partícula sólida sea arrastrada por éste hacia el volumétrico. Si la pesada se realizó en un papel especial para pesar, se deja caer cuidadosamente el sólido hacia el embudo, y se procede a lavar éste hasta arrastrar todo el sólido contenido en él o adherido a sus paredes interiores. Si por el contrario se utilizó un vidrio de reloj, debe asegurarse que el embudo tenga un diámetro en su borde superior que permita el trasvase del sólido sin que se produzcan derrames (figura 1.36.). Cuando se debe calentar para disolver el soluto, se utiliza siempre un vaso de precipitados o un erlenmeyer para pesar, para después proceder a la disolución del soluto por adición del volumen apropiado de disolvente y el calentamiento. Se deja enfriar la disolución hasta la temperatura ambiente, se trasvasa la disolución cuantitativamente al volumétrico, también a través de un embudo de vidrio y dirigiendo el flujo de líquido con el auxilio de una varilla. El interior del recipiente (vaso de precipitados o erlenmeyer) y la varilla se lavan con el disolvente pasando los líquidos de lavado al volumétrico al menos dos o tres veces, evitando salpicaduras o derrames que provoquen pérdidas de la sustancia de interés.

Figura 1.36. Técnica para el trasvase cuantitativo de sólidos.

1.4.2. Limpieza y rotulación del material de laboratorio
Un análisis químico se realiza ordinariamente por duplicado o triplicado. Todo el equipo utilizado en la ejecución del análisis debe marcarse de forma que cada muestra se distinga de las otras.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

47

Los matraces, recipientes cónicos, vasos de precipitados, y algunos crisoles filtrantes tienen pequeñas zonas esmeriladas que se pueden marcar con un lápiz. Existen tintas especiales para marcar superficies de porcelana y de vidrio. También se puede usar para rotular una disolución saturada de cloruro de hierro (III), aunque no es tan satisfactoria como las preparaciones comerciales. Cualquier vaso de precipitado, matraz o crisol que vaya a contener una muestra debe limpiarse escrupulosamente antes de su uso. Los utensilios deben limpiarse primeramente con una disolución detergente caliente, luego se enjuagarán con gran cantidad de agua caliente y finalmente, con varias porciones de agua destilada. Un objeto limpio se cubrirá con una película de agua que no se rompe. Si después de limpiar con detergente todavía queda una película de grasa, se deberá recurrir a una disolución de limpieza formada por dicromato de potasio en ácido sulfúrico concentrado (ver detalles de la preparación más adelante). Después de utilizar esta disolución, se requiere un exhaustivo enjuague para eliminar las últimas trazas de dicromato que se adhieren fuertemente a las superficies de vidrio y porcelana. La disolución de limpieza es más efectiva cuando se calienta a unos 70ºC; a esta temperatura esta disolución ataca rápidamente la materia animal y vegetal por lo que su preparación y utilización es potencialmente peligrosa. Cualquier salpicadura debe lavarse rápidamente con abundante agua.
Preparación de la disolución de limpieza para el material de vidrio (MEZCLA CRÓMICA): Se pesan aproximadamente de 10 á 15 g de dicromato de potasio y se disuelven en 15 mL de agua en un erlenmeyer de 500mL. Se añade, lentamente y en pequeñas porciones, ácido sulfúrico concentrado, agitando bien pero suavemente el erlenmeyer, después de cada adición. Puede observarse que se va formando una masa semisólida, la cual debe quedar totalmente disuelta antes de detener la adición del ácido y que se produce un calentamiento del contenido del erlenmeyer durante esta reacción. Se deja enfriar la disolución y se trasvasa a un frasco con tapa de vidrio, rotulándolo con letras grandes y el aviso de “PELIGRO: MUY CORROSIVO”. La disolución se debe desechar cuando adquiere un color verdoso. Al desechar sólidos, líquidos o disoluciones muy corrosivas deben tomarse especiales precauciones, para lo cual debe consultarse al personal más experimentado en el laboratorio.

1.4.3. Seguridad en el laboratorio
En los laboratorios analíticos, como en todos, existen riesgos, particularmente por la falta de cuidado y desconocimiento. Las fuentes de estos riesgos son: Productos químicos corrosivos y venenosos. Cristales rotos. Explosiones. Fuegos. Descargas eléctricas.
Normas de seguridad en un laboratorio de análisis

1. En primer lugar, localizar la fuente de agua más cercana, las frazadas o mantas para el fuego, las duchas y los extintores y aprender el uso adecuado de cada uno. No dudar en utilizarlos si fuese necesario. 2. Protegerse los ojos. El riesgo de una grave lesión en los ojos, obliga a que todos (estudiantes, profesores y visitantes) en el laboratorio lleven siempre protección adecuada, desde la entrada hasta la salida; los graves accidentes suelen darse en personas que están realizando operaciones tan inocuas como introducir datos en una computadora, o escribir en el cuaderno de laboratorio. Normalmente estos incidentes son producidos por personas que no toman las debidas precauciones durante el trabajo. 3. Evitar el contacto con la piel de los productos químicos durante su manipulación. La mayoría de los productos químicos que se usan en el laboratorio son tóxicos; algunos muy tóxicos y otros, como disoluciones concentradas de ácidos y bases

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

48

fuertes, corrosivos para la piel. Si se produce el contacto de la piel con algún producto químico, lavar inmediatamente, el área afectada con abundante agua; en el caso de disoluciones corrosivas, la rapidez con que se haga esta operación es un factor decisivo. Si la disolución corrosiva se derrama sobre la ropa, hay que quitarse la prenda inmediatamente; el pudor no debe importar en ese momento. 4. No realizar NUNCA experimentos para los que no se esté autorizado. Este hecho es motivo de muchos accidentes y de expulsión de muchas instituciones. 5. No trabajar solo en el laboratorio. Al menos hay que cerciorarse de que alguna persona se mantiene en un lugar próximo. 6. No llevar comidas y bebidas al laboratorio. No beber en ningún material de vidrio del laboratorio. 7. Utilizar siempre una pera de goma para aspirar los líquidos tóxicos y corrosivos a través de una pipeta. No utilizar NUNCA la boca para la succión. 8. Llevar un calzado adecuado (no calzar sandalias u otro tipo de calzado que deje la piel al descubierto). Sujetarse el pelo largo. Evitar ropa inflamable o demasiado descubierta para evitar salpicaduras en la piel. Se debe usar una bata o delantal de laboratorio como medida de protección. 9. Ser extremadamente cuidadoso al tocar objetos que han sido calentados. 10. Los extremos de un tubo de vidrio recién cortado se deben pulir siempre al fuego. NUNCA intentar forzar la entrada de un tubo de vidrio por el orificio de un tapón; antes, asegurarse que tubo y orificio están bien humedecidos con agua jabonosa. Las manos deben protegerse con varias capas de toallas o con guantes resistentes mientras se inserta el vidrio en el tapón. 11. Utilizar una campana de extracción de gases cuando exista posibilidad de producción de gases tóxicos o nocivos. Tener cuidado con el ensayo de olores; utilizar la mano para atraer los vapores del recipiente hacia la nariz. 12. Buscar auxilio de inmediato con personas más experimentadas cuando se sufra un daño o una quemadura. 13. Desechar las disoluciones y los productos químicos tomando las precauciones necesarias. Algunas sustancias pueden producir explosiones al contacto con el agua, como por ejemplo el sodio metálico; otras, pueden provocar severa contaminación ambiental con el consecuente efecto tóxico, como el mercurio metálico, las disoluciones de los metales pesados, los líquidos orgánicos, etc. En general, existen disposiciones y recomendaciones especiales para desechar estas sustancias que deben ser cumplidas rigurosamente.

1.4.4. Libreta de laboratorio
Se necesita una libreta de laboratorio para anotar datos, medidas, cálculos y observaciones concernientes a un análisis. Las hojas de la libreta estarán permanente unidas con las páginas enumeradas consecutivamente (es más conveniente realizar la numeración antes de comenzar a utilizar la libreta). Las primeras páginas deben reservarse para el índice general del contenido, el cual debe actualizarse permanentemente.

Normas para el uso de la libreta de laboratorio
1. Todos los datos deben anotarse directamente en la libreta y con tinta. Es imperdonable perder un experimento por haber anotado datos cruciales en un trozo de papel que se puede extraviar o tirar por equivocación. Por tal motivo, las anotaciones deben realizarse ordenada y detalladamente y siempre lo más inmediatamente posible al momento en que se toma el dato, evitando retenerlo en la memoria para anotarlo después.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

49

2. Los datos introducidos se deben identificar con referencias. Por ejemplo, una serie de pesadas que se refieren a un conjunto de crisoles vacíos, se identificarán con el titulo "pesos de crisoles vacíos" o una expresión similar. Seguidamente, se relacionarán los crisoles según se hayan rotulado para su identificación. El significado de un dato es claro en el momento en que se anota., pero puede resultar confuso con el paso del tiempo si no está bien especificado. 3. Cada página de la libreta se fechará al utilizarla. 4. Un dato erróneo no se debe borrar ni eliminar, sino únicamente tachar con una simple raya horizontal, anotándose lo más cerca posible el dato corregido. Nunca se deben escribir unos números encima de otros, ya que con el tiempo puede resultar imposible distinguir cuál es el dato correcto. 5. No se deben arrancar páginas de la libreta. Basta con trazar una raya diagonal en la página que se desea anular. Suele ser útil anotar brevemente la razón por la cual se invalida dicha página.

1.5. ETAPAS DE UN ANÁLISIS QUÍMICO CUANTITATIVO
El Análisis Químico ha experimentado en los últimos 20 años un gran desarrollo. En la actualidad, tanto los laboratorios analíticos dedicados a la investigación, como los vinculados a la industria se enfrentan diariamente a problemáticas mucho más complejas que las de décadas pasadas. Sin embargo, el desarrollo alcanzado en este campo proporciona un mayor número de herramientas y posibilidades para la solución de los problemas actuales. En general, el surgimiento de nuevos materiales implica el análisis químico de nuevas matrices y nuevos analitos. El reto analítico que presentan tales materiales o analitos es de gran envergadura si se tiene en cuenta, entre otros aspectos, los siguientes: • • • pueden estar constituidos por un número pequeño o elevado de sustancias químicas, con estructuras similares o muy diferentes pudiera interesar la determinación analítica de uno, varios o todos sus componentes los componentes pueden encontrarse en un amplio rango de concentraciones.

Lo ideal sería contar con un método analítico simple, rápido y de bajo costo, con adecuados criterios de calidad, que permita determinar simultáneamente todos los analitos de interés y que, además, requiera de una mínima cantidad de muestra. En la práctica, eso es imposible en la casi totalidad de los casos, aunque cuando se diseña un procedimiento para resolver un determinado problema analítico, todos esos requerimientos deben ser tomados en cuenta. En muchos casos la literatura reporta suficiente información y sólo resta aplicar la metodología descrita; en otros, se hace necesario elaborar o diseñar el procedimiento analítico que se considera más apropiado. Esto último resulta generalmente difícil pues no basta tomar en consideración un gran número de detalles inherentes a la matriz de la muestra y las especies químicas de interés; pues es necesario también demostrar que los resultados que ofrecen el método o procedimiento propuestos son suficientemente reproducibles y confiables. A todo lo anteriormente considerado debe sumarse la evaluación que debe hacerse sobre la duración y el costo del análisis. En ocasiones se exigen resultados rápidos, pero en muchos casos, la rapidez implica un mayor costo. Métodos más novedosos y rápidos pueden resultar incomparablemente más caros que otros tradicionales, sencillos y baratos y que pudieran resultar apropiados en igual medida. Mucho menos debe invertirse tiempo y recursos en lograr una exactitud no requerida. Lo ideal es lograr un balance entre todos los factores anteriormente mencionados siempre que se garantice la calidad de los resultados. No menos importante es tener en cuenta que el camino que conduce al conocimiento de la composición total o parcial de una matriz

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

50

depende indiscutiblemente del esfuerzo intelectual, aptitud, experiencia, intuición y sobre todo de un adecuado criterio químico analítico de la persona o el colectivo que tengan a su cargo el diseño y realización de una determinación cuantitativa dada. Este criterio tiene muchas veces más peso que la disponibilidad de modernos y costosos instrumentos. La disolución es llegar a una metodología analítica que permita transformar el material (matriz) en una muestra apta para ser analizada y que a la vez proporcione resultados confiables. Para conseguir estos objetivos debe centrarse la atención tanto en las especies a analizar como en la matriz de la muestra y plantearse una serie de interrogantes que deben ser resueltas al enfrentar un problema analítico. Algunas de esas interrogantes son: • • • • • • • • • • ¿Cuál especie química será objeto de estudio en la muestra y cuáles son sus propiedades? (Puede tratarse de más de una especie química). ¿En qué rango de concentraciones puede encontrarse esa especie? ¿En qué matriz se encuentra y cuáles son sus características? ¿Con qué nivel de precisión y exactitud deben reportarse los resultados? ¿Qué reporta la literatura sobre el análisis de este tipo de matriz? ¿Qué operaciones o procesos químicos, físicos o biológicos pueden afectar la concentración o la estabilidad de la especie objeto de estudio? ¿Qué métodos analíticos pudieran ser aplicados y cuál resultaría más apropiado? ¿Qué componentes propios de la matriz pueden interferir en la determinación cuantitativa del analito? ¿Qué materiales y equipos se necesitan para ejecutar el proyecto? ¿Qué costo pudiera tener el procedimiento propuesto y de qué forma pudiera disminuirse éste sin afectar la calidad de los resultados que se obtengan?

De la respuesta a estas interrogantes (o de muchas más si son varias las especies a investigar) depende la elaboración o diseño de un procedimiento analítico. Este último debe constar de una serie de etapas bien definidas pero, a la vez, interdependientes. Esas etapas son: • • • • • • Definición de los objetivos Selección del método analítico Muestreo Preparación de la muestra Determinación analítica Cálculos, reporte e interpretación de los resultados.

Cada una de estas etapas será explicada brevemente y las mismas son válidas tanto para el análisis cuantitativo clásico como para el análisis instrumental.

1.5.1. Definición de los objetivos.
El objetivo general de cualquier análisis es el de obtener la respuesta más concluyente en el menor tiempo posible. Esto exige, en primer lugar, saber exactamente lo que se busca y su finalidad. El analista debe primero diagnosticar la situación y decidir qué debe hacer para resolverla. Para ello, debe conocer y saber manejar las vías y métodos más convenientes para obtener los datos necesarios, calcular los resultados y presentarlos con el grado de exactitud que el

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

51

problema requiera. Lo fundamental es definir, exactamente, qué hay que investigar o qué
problemática hay que resolver y para qué se necesitan los resultados que se obtengan.

Para analistas experimentados esta etapa pudiera parecer trivial, sin embargo para los estudiantes o analistas de poca experiencia es sumamente importante diferenciar entre el objetivo analítico y el problema experimental a resolver. Indiscutiblemente de la correcta definición de los objetivos del análisis depende en gran medida el éxito de la determinación.

1.5.2. Selección del método analítico.
La selección del método analítico siempre ha sido considerada como una de las etapas de mayor importancia ante un problema a resolver. Esta selección es, frecuentemente difícil pues requiere experiencia y también algo de intuición por parte del analista pues, como se ha mencionado antes son muchos los factores que deben tenerse en cuenta (características de la matriz, presencia de sustancias que puedan interferir en la determinación, exactitud requerida, condiciones disponibles, duración del análisis, costo, número de muestras a analizar, etc.). Para la correcta selección de un método analítico es necesario dar respuesta a todas las interrogantes planteadas más arriba. Para ello, deberá considerarse en primer lugar lo siguientes: 1. Características del analito (o los analitos): Debe buscarse toda la información posible sobre la naturaleza química y las propiedades físicas, químicas y físico-químicas de cada uno de las especies a cuantificar. No existe ningún método analítico universal para todo tipo de analito. Por tanto, debe tenerse en cuenta si lo que se va a determinar es la concentración de un compuesto inorgánico u orgánico, si se trata de una molécula pequeña o de gran tamaño, cuál es su carácter ácido-base, si puede dar lugar a precipitados, si es químicamente estable ante factores atmosféricos o cambios de pH, etc. Sin embargo, no basta tener en cuenta las características del analito, pues también es importante conocer las características de la matriz que lo contiene. 2. Características de la matriz: Al seleccionar un método analítico hay que preguntarse si éste puede ser aplicado al analito dentro de la matriz que lo contiene. Obviamente, entre las características importantes a considerar está el estado de agregación y la complejidad de la matriz. El procedimiento a seguir varía si se parte de una muestra sólida o líquida, o si lo que se analiza es el ambiente de un laboratorio o industria. Mientras más compleja es la matriz, es decir, mientras mayor sea el número de componentes que posea o mayor similitud estructural presenten estos entre sí, más específico deberá ser el método seleccionado y más complejo será el procedimiento de preparación de la muestra para eliminar las posibles interferencias (nombre con el que identifican las sustancias que afectan la medida directa de la concentración del analito o su detección) que pudieran estar presentes. Para las matrices con un reducido número de componentes la selección del método puede resultar mucho más fácil. 3. Características de los métodos analíticos: Los métodos analíticos presentan una serie de características relacionadas con el grado de incertidumbre que presenta la medición de la magnitud física o físico-química que los distingue. Por ejemplo, la masa y el volumen son las magnitudes físicas que se miden cuando se aplican los métodos clásicos de análisis cuantitativo. Otras son las magnitudes que corresponden a los métodos instrumentales. Cuando se va a seleccionar un método analítico hay que disponer de una información lo más completa posible sobre los mismos. En primer lugar, debe revisarse toda la literatura química en general, y farmacéutica en particular, en la que esté recogida la experiencia de otros científicos. Si ya existe un método reportado debe evaluarse la posibilidad de su aplicación a la muestra objeto de estudio; en caso contrario, deberá diseñarse un procedimiento que pudiera tomar elementos de los que aparecen en la bibliografía consultada, o que sea totalmente nuevo.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

52

Los métodos reportados en la literatura pueden ser utilizados si han sido suficientemente validados, esto es, si se demuestra (con toda la documentación que se exige para ello) en qué medida los resultados obtenidos son confiables. Tal requisito surge como consecuencia de que toda medición de una magnitud física presenta un determinado grado de incertidumbre que, en el mejor de los casos, puede ser disminuido hasta un nivel aceptable, si se precisan todos los detalles que deben tomarse en cuenta durante la ejecución o realización del análisis. El diseño de un procedimiento analítico incluye, por tanto, la determinación de ese grado de incertidumbre, para que pueda ser considerado o aceptado como válido en el cumplimento de un objetivo dado. El término validación está directamente relacionado con la palabra calidad. En términos generales, la validación es el método científico que proporciona la evidencia documental para demostrar la confiabilidad, reproducibilidad y efectividad de cualquier operación o proceso. Nacional e internacionalmente, son cada vez más las exigencias sobre la validación de todos aquellos factores involucrados en el aseguramiento de la calidad de un producto o un servicio dado.
1.5.2.1. Validación del método analítico

En este epígrafe se abordarán brevemente algunas generalidades sobre la validación de los métodos analíticos debido a que esta temática será tratada en cursos posteriores con mayor amplitud. La validación de un método analítico es el proceso mediante el cual queda establecido, por estudios de laboratorio, que las características de ejecución de un método cumplen los requerimientos para las aplicaciones analíticas a que es destinado. Este proceso incluye el análisis estadístico de todos los datos obtenidos mediante el cual se determinan las variables que proporcionan la información sobre las posibilidades de aplicación del método analítico seleccionado. Hay importantes razones para validar los métodos de análisis. Desde el punto de vista comercial los productos, reactivos, materias primas, etc. cuya calidad está sustentada en métodos correctamente validados son aceptados favorablemente por los compradores, facilitándose con ello las transacciones comerciales entre las empresas. Para la fabricación, importación y exportación de medicamentos y de las materias primas utilizadas en la industria farmacéutica se exige la existencia de procedimientos y métodos validados mediante los cuales se pueda comprobar la calidad de los diferentes productos o insumos, realizar estudios de estabilidad, almacenamiento, toxicidad y otros de interés farmacéutico. Para proceder a la validación de los métodos analíticos debe tenerse en cuenta el objetivo que se persigue con el análisis con vistas a seleccionar el procedimiento a seguir. La diversidad existente en la literatura especializada, tanto sobre definiciones, términos y parámetros a considerar como sobre la metodología a seguir para evaluar estos, ha ocasionado muchos inconvenientes a los científicos que intentan demostrar que el método propuesto para una determinación cuantitativa dada ofrece resultados confiables. En aras de unificar criterios, diversas entidades y organismos internacionales de reconocidos prestigio y autoridad en la materia, han elaborado una serie de documentos que, en cierta medida, facilitan el trabajo de los especialistas. A su vez, los centros reguladores nacionales establecen las normas que regulan de forma oficial los procesos de validación de métodos analíticos que deben ser aplicados en las diversas ramas de la ciencia, la producción y los servicios. Los principales productores de medicamentos se basan, en lo posible (según sus criterios), en los documentos publicados por la Conferencia Tripartita Internacional sobre Armonización (Tripartite International Conference on Harmonisation (ICH) en relación con los procedimientos analíticos, glosario de términos y otros aspectos relacionados con la validación de los métodos analíticos en el campo farmacéutico. Otras fuentes contienen información al respecto, como por ejemplo la documentación que emite la Organización Mundial de la Salud.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

53

Por tanto, para proceder a validar un método analítico, debe definirse qué será evaluado y cómo; es decir, cuáles criterios de calidad (también llamados características de desempeño) del método serán evaluados, y cómo será realizada dicha evaluación. Todo ello dependerá de una serie de factores relacionados con las características de la matriz, complejidad del método analítico propuesto, exactitud y precisión con que deban expresarse los resultados y la aplicación que tendrá el método propuesto, entre otros aspectos. Los criterios de calidad o características de desempeño de los métodos analíticos que deben ser evaluados, durante un proceso de validación se relacionan brevemente a continuación, tomando como referencia lo publicado en los documentos de la ICH y en algunas farmacopeas que asumen, en general salvo algunas diferencias puntuales, los mismos criterios (4,5,6). Tales términos y definiciones, con algunas precisiones o particularidades, son también asumidos por los laboratorios de producción y control de la calidad de la industria farmacéutica de Cuba. La metodología a seguir para su determinación, también descrita en tales documentos, no será incluida en el presente texto, por cuanto serán explicadas en cursos posteriores.
Especificidad.- Es la capacidad para determinar inequívocamente el analito en presencia de componentes que, probablemente se encuentren presentes (impurezas, productos de degradación y los propios componentes de la matriz). La carencia de especificidad de un procedimiento analítico individual puede ser compensada por otros procedimientos analíticos de apoyo. Algunas organizaciones internacionalmente reconocidas (IUPAC, AOAC) han preferido el término “selectividad”, reservando el de “especificidad” para aquellos procedimientos que son completamente selectivos; es decir, consideran como específicas, aquellas técnicas para un solo tipo de analito y, selectivas, aquéllas que permiten el análisis de varios tipos de analitos. Exactitud.- Expresa el grado de concordancia entre el valor aceptado como un valor verdadero convencional o un valor aceptado de referencia, y el valor hallado. Precisión.- Expresa el grado de concordancia entre una serie de mediciones obtenidas de múltiples muestreos de la misma muestra homogénea bajo las condiciones prescritas. La precisión de un método analítico es usualmente expresada como la desviación estándar o la desviación estándar relativa (coeficiente de variación) de una serie de mediciones. La precisión puede ser una medida del grado de reproducibilidad o de repetibilidad de un método analítico bajo condiciones operacionales normales. En este contexto, la reproducibilidad se refiere al uso del procedimiento analítico en diferentes laboratorios mediante un estudio colaborativo. La precisión intermedia expresa la variación dentro del laboratorio, como son diferentes días, analistas o diferente equipamiento dentro de un mismo laboratorio. La repetibilidad se refiere al uso del procedimiento analítico en un mismo laboratorio, dentro de un corto período de tiempo, usando el mismo analista con el mismo equipamiento. Límite de detección.- Es la menor cantidad de analito en una muestra que puede ser detectada, pero no necesariamente cuantificada, como un valor exacto. Límite de Cuantificación.- Es la menor cantidad de analito en una muestra que puede ser cuantitativamente determinada con precisión y exactitud apropiados. El límite de cuantificación se expresa como la concentración de analito (ej. porcentaje, partes por billón) en la muestra. Linealidad.- Es la habilidad del procedimiento analítico para obtener resultados de ensayos que sean directamente proporcionales a la concentración del analito en la muestra dentro de un rango dado. Rango.- Es el intervalo entre la concentración más baja y más alta del analito en la muestra (incluidas estas concentraciones) para las cuales ha sido demostrado que el procedimiento analítico tiene un nivel de precisión, exactitud y linealidad apropiados.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

54

Robustez.- Es la medida de la capacidad de un procedimiento analítico de no sufrir afectaciones ante pequeñas, pero deliberadas, variaciones en los parámetros del método y da una indicación de su confiabilidad durante su uso normal.

Algunas o todas estas características de los métodos de análisis cuantitativo deben ser evaluadas, según corresponda. Los procedimientos para llevar a cabo esta evaluación están descritos para cada una de ellas y también, en algunos casos, según se trate de una materia prima, de un producto terminado, de una muestra biológica, etc. Toda la documentación correspondiente al proceso de validación de un método analítico (experimentos, resultados, procesamiento estadístico, variables calculadas, etc.) debe constar en un expediente debidamente organizado el cual deberá mostrarse a todas aquellas personas autorizadas que lo soliciten. La validación en cuestión debe ser repetida periódicamente, especialmente cuando se ha producido algún cambio en las condiciones para las cuales fue realizada.

1.5.3. Muestreo
El muestreo se define como un proceso de selección de una muestra para ser analizada, de forma tal que sea representativa del conjunto del material del cual se ha tomado y sea además congruente con la definición del problema analítico; dicho de otro modo, la concentración del analito en la porción de la muestra que se analiza, debe ser igual a la concentración del analito en la población (lote, partida, fluido biológico, etc.) de la cual se ha tomado la muestra. De nada serviría realizar un análisis perfecto cuando la muestra no es representativa, ya que estos resultados no representarían la composición de todo el material de donde fue tomada la muestra y por tanto los resultados que se obtendrían no proporcionarían una información verdadera. En términos generales, los químicos analíticos no siempre le han dado la importancia, que en los resultados analíticos puede tener y de hecho tiene, a la etapa de selección de la muestra o muestreo. Con frecuencia, un analítico entrenado puede olvidar algunas de las reglas básicas del muestreo o puede aplicar éstas de forma incorrecta con la consecuencia anteriormente expresada. En realidad, el analista no ha sido entrenado en el muestreo. En la mayoría de los casos, el analista no tiene responsabilidad en las fases de diseño y realización del muestreo, sino que el primer contacto que tiene con la muestra se produce cuando ésta llega al laboratorio, detalladamente identificada. Sin embargo, si el analista debe proponer la forma de realizar el muestreo, es importante que tenga sentido de la incertidumbre involucrada en esta etapa del análisis. Esta incertidumbre determina, en gran medida, la variabilidad que puede ser permitida pues conociendo el error potencial de un muestreo, se conoce más de las dos terceras partes del error total del análisis. Los procedimientos de muestreo pueden ser totalmente diferentes para cada tipo de producto, pues dependen del estado de agregación de la sustancia y de sus características particulares. El muestreo no debe estar dirigido con la intención de lograr el resultado deseado. Debe ser realizado siguiendo estrictamente las normas establecidas para ello, según las características y factores que determinan el “tamaño de muestra” y la forma de realizar el muestreo. Para cada tipo de material analizado existen instrucciones especiales que establecen como debe realizarse el muestreo y qué cantidad de muestra debe ser tomada. Estas instrucciones aparecen en manuales de análisis técnicos conocidos como Normas de Muestreo y serán tratadas en cursos posteriores. El principio general de cualquier procedimiento de muestreo consiste en que la muestra representativa debe estar compuesta del mayor número posible de porciones tomadas de manera absolutamente arbitraria (al azar) de diversos lugares de la “población” que se estudia (partida, lote, enfermos, personas sanas, fluidos biológicos, etc). Cuanto

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

55

mayor número de porciones se escojan al azar, tanto mayor será la probabilidad de que todas las desviaciones eventuales del promedio se compensen y la composición de la muestra se acerque a la composición media del total de la población que se analiza. Para garantizar la representatividad de la muestra, el muestreo debe ser aleatorio y estratificado.

Muestreo aleatorio.- Cuando se realiza totalmente al azar, es decir, todas las unidades pueden ser igualmente seleccionadas. Muestreo estratificado.- Cuando todos los niveles en que puede encontrarse el material a analizar están representados (diferentes ubicaciones: diferentes cuartos, estantes, pisos, etc.)
Usualmente la muestra representativa primaria no se emplea directamente en el análisis debido a que aún es muy grande (varios kg) y heterogénea. Por eso se toma sólo una porción de ésta y se tritura (en los casos en que es procedente) para aumentar su homogeneidad, aunque por lo general se analizan varias porciones en ensayos repetidosl En este sentido, deben diferenciarse los términos muestra y porción de ensayo. La muestra es la porción del material tomado de la población inicial (lote de un proceso de producción de medicamentos, almacén de materias primas o formas terminadas, etc) que llega al laboratorio analítico y debe ser de un tamaño adecuado (entre 50 g y 1 Kg o más). La porción de ensayo es la cantidad de muestra tomada en el laboratorio por el analista para realizar el análisis, y su tamaño depende de las características del método y de los objetivos del análisis. Usualmente estos términos no se distinguen y se habla de forma general de muestra, pero el analista debe tener presente la diferencia. El muestreo consta de dos fases: fase de diseño y fase de implementación. En la fase de diseño el analista aplica los principios estadísticos para generar un plan de muestreo. Dicho plan intenta minimizar las diferencias entre las propiedades estimadas para una muestra y las propiedades de la población en su totalidad. La fase de implementación involucra la realización física de la toma de las porciones estadísticamente diseñadas. En esta etapa hay que considerar la instrumentación del muestreo, los recipientes para las muestras así como el almacenamiento y la conservación de las mismas.

1.5.4. Preparación de la muestra.
La etapa de preparación de la muestra es una de las etapas que puede considerarse crítica en una metodología analítica. De forma general, en la literatura científica suele dársele mayor importancia a la etapa de selección del método analítico que a la etapa de preparación de la muestra. Sin embargo, en los últimos años diversos autores han llamado la atención con respecto a la importancia de esta última. La mayoría de las determinaciones analíticas requiere de una preparación previa de la muestra, debido, principalmente, a las siguientes razones: 1. Alta complejidad de la matriz, lo que aumenta la posibilidad de la presencia de interferencias. En este sentido se debe recordar que la complejidad de una matriz está relacionada con diferentes criterios y no solamente con el alto número de componentes. Debe destacarse que, pocas propiedades químicas o físicas, importantes en análisis químico, son exclusivas de una especie química en particular. Por el contrario, las reacciones usadas y las propiedades medidas son características de un grupo de elementos o compuestos. Esta carencia de reacciones y propiedades específicas complica grandemente el trabajo del analista, el cual debe incluir dentro del procedimiento analítico aquellos pasos que garantizan el aislamiento de la especie de interés o la separación de las interferencias, nombre con el que identifican las sustancias que afectan la medida directa de la concentración del analito (o su detección).

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

56

2. Muestras muy diluidas, es decir, el o los analitos se encuentran en bajas concentraciones en la muestra original pudiendo encontrarse por debajo del límite de detección del método analítico. 3. Muestras muy concentradas, para las que el método analítico no proporciona respuestas satisfactorias. En el caso más simple bastaría realizar un proceso de dilución para resolver este problema. 4. Las características físico-químicas de la muestra no son compatibles con el método analítico. Por ejemplo el método puede exigir que el analito se encuentre en disolución, y está contenido en una muestra sólida. En el caso más sencillo, bastaría seleccionar el disolvente adecuado para preparar una disolución de la muestra. Por tanto, el objetivo central del proceso de preparación de la muestra es proporcionar las condiciones óptimas para que el analito pueda ser analizado; dicho de otro modo, obtener muestras enriquecidas en las sustancias de interés analítico y asegurar la detección y/o cuantificación eficiente del o los analitos, así como la compatibilidad con el sistema analítico, lo cual está obviamente relacionado con el éxito del análisis. La siguiente tabla muestra una estimación del tiempo promedio que se invierte en las etapas de un proceso analítico, las cuales han sido condensadas en 4 grandes grupos: Tabla 1.3 Tiempo utilizado en diferentes etapas del proceso analítico Gestión de datos Muestreo Preparación de la muestra Determinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27% . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6% . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61% . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6%

Nótese que el mayor tiempo es consumido justamente en la etapa de preparación de la muestra. De lo anteriormente expresado se infiere que la etapa de preparación de la muestra requiere de un diseño y planificación rigurosos tomando en consideración la información sobre lo siguiente: 1. Naturaleza química del analito. 2. Concentración del analito en la matriz. 3. Característica de la matriz (homogeneidad o heterogeneidad, estabilidad, volatilidad, solubilidad). 4. Naturaleza química de las sustancias interferentes. 5. Características del método analítico seleccionado. Como sub-etapas de la preparación de la muestra se consideran la preparación de la muestra propiamente dicha y la preparación de la porción de ensayo.

A. Preparación de la muestra
Constituye un proceso de tratamiento de la muestra, aunque en ocasiones no resulta necesario. Está dirigido a propiciar las condiciones necesarias para aplicar el procedimiento analítico seleccionado de manera que éste pueda garantizar la representatividad de los resultados. Se realiza, como su nombre lo indica, a la muestra que llega al laboratorio antes de proceder a tomar la parte de ésta (masa o volumen) que será utilizada finalmente en el análisis. Así por ejemplo, después del muestreo, los materiales sólidos son frecuentemente triturados para disminuir el tamaño de partícula, mezclándolos para asegurar su homogeneidad. Este proceso de preparación de la

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

57

muestra se emplea habitualmente en el caso de las tabletas, para lo cual se toma la cantidad indicada o especificada. Usualmente, el procedimiento de preparación de la muestra aparece descrito en normas que regulan e indican como debe realizarse esta sub-etapa en función de las características de la matriz.

B. Preparación de la porción de ensayo.
Esta etapa se inicia invariablemente con la medición exacta de la porción de la muestra homogenizada (porción de ensayo) que será tomada para el análisis, puesto que los resultados finales del mismo se expresan en unidades de concentración, o sea cantidad de analito en función de la cantidad de muestra tomada para el análisis (porciento, mg/g, mg/L, mg/100 g, etc), como se verá más adelante. Una vez medida exactamente la porción de ensayo, se realizan diferentes tratamientos con una serie de pasos que dependerán de la complejidad de la matriz y posible interferencia de algunos de los componentes de la misma con vistas a separar el analito o las sustancias interferentes para facilitar la cuantificación. Tomando en consideración estos aspectos se diseña una estrategia analítica la cual puede enfocarse desde dos puntos de vista: 1. A partir de la matriz original se realizan las operaciones químicas necesarias que permiten eliminar las interferencias. (Proceso de limpieza o “clean up”) 2. A partir de la matriz original se extraen selectivamente el o los compuestos de interés (analitos) (Proceso de extracción). No es posible ofrecer pautas generales que permitan la eliminación del efecto de las interferencias presentes en una muestra pues para ello deben tenerse en cuenta las características propias de la matriz o del analito. Existen diversos métodos de separación que pueden abarcar desde la simple adición de un agente enmascarante, filtración o extracción con disolvente, hasta un sofisticado método instrumental. Dado el enorme número de posibilidades que se pueden presentar, sólo serán descritos, brevemente, algunas de las técnicas de separación y de preparación de la porción de ensayo más comúnmente empleadas en el análisis cuantitativo clásico.

Dilución: Se emplea para muestras líquidas en las cuales el analito se encuentra en altas concentraciones o en productos fuertemente coloreados y cuya coloración interfiere en el análisis. Es uno de los procedimientos más simples de preparación. Extracción sólido-líquido: Consiste en la extracción del analito a partir de una matriz sólida empleando un disolvente adecuado capaz de disolver el componente en estudio. Este procedimiento de extracción sólido-líquido puede ser relativamente sencillo o involucrar varias etapas con diferentes disolventes y otras operaciones engorrosas. Igualmente puede ser utilizado para la extracción de alguna interferencia en particular. Clarificación: Consiste en eliminar las interferencias por precipitación o floculación empleando un agente precipitante adecuado. Destilación: El analito o algún producto obtenido cuantitativamente a partir de él, se separa del resto de los componentes que pueden interferir en el análisis aplicando un procedimiento de destilación. Incineración: La incineración es el proceso de combustión de la materia orgánica que deja un residuo de material inorgánico conocido como cenizas. En algunas determinaciones de compuestos de naturaleza inorgánica se requiere eliminar primeramente el material orgánico para facilitar el análisis. Digestión: Es un proceso de hidrólisis (ácida fundamentalmente) de la materia orgánica, que puede incluso, en dependencia de las condiciones de tratamiento,

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

58

producir agentes oxidantes que transforman la materia orgánica en dióxido de carbono, vapor de agua y otros compuestos volátiles. La determinación de nitrógeno total por el método Kjeldahl incluye una etapa de digestión que transforma el nitrógeno orgánico en sulfato de amonio con el empleo de ácido sulfúrico concentrado y calor, en presencia de un catalizador de sulfato de cobre. En esta determinación se realiza, además, una posterior destilación por lo que constituye un ejemplo en que se combinan varias técnicas con vistas a transformar el analito en una sustancia de fácil análisis. Las técnicas descritas constituyen, tan solo, unos pocos ejemplos de las frecuentemente empleadas para facilitar o posibilitar el análisis cuantitativo de uno o varios componentes en una muestra cualquiera. Como ya se mencionó antes, en muchos casos la etapa de preparación de la porción de ensayo es considerablemente larga y engorrosa porque incluye la aplicación de varias técnicas y operaciones analíticas de cierta complejidad. La etapa de preparación de muestras no ha avanzado a la par del desarrollo de los métodos analíticos que se aplican finalmente a la solución de ensayo. Muchos de los métodos empleados son considerados clásicos y se utilizan desde hace mucho tiempo. Sin embargo, con la introducción de la extracción en fase sólida comenzó un proceso de desarrollo de los métodos de preparación de muestra en los últimos años que se ha visto incrementado con el empleo de los fluidos supercríticos y las microondas.
Cálculos relacionados con la etapa de preparación de la muestra.

El proceso de preparación de la muestra involucra siempre un tratamiento de la matriz que produce, en la mayoría de los casos, una variación de la masa y/o la concentración del analito contenido inicialmente en la matriz. En otras palabras, los procesos de dilución, clarificación, destilación, extracción, etc., a que es sometida la matriz, con el objetivo de facilitar la determinación cuantitativa del analito, traen como resultado que la masa de este último que se encuentra en la disolución final que se va a ser analizada (disolución de ensayo), difiera de la masa contenida inicialmente en la porción de ensayo a partir de la cual se comenzó el procedimiento. Por ejemplo, para la determinación del contenido de principio activo en una muestra de loción tópica Lindano al 1% se indica el procedimiento siguiente:
Tomar exactamente 25 mL del medicamento, diluir con agua destilada hasta completar 250 mL de disolución y transferir una alícuota de 10 mL exactos a un vaso de precipitados para realizar la cuantificación del analito (figura 1.37.).

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

59

Figura 1.37. Proceso de dilución de la loción tópica Lindano al 1%

Entonces, a partir de esa descripción, puede interpretarse que los 25 mL de loción inicialmente tomados constituirán la porción de ensayo y, a la vez, la disolución inicial de la cual se parte para el análisis. Esta disolución inicial sufre un proceso de “dilución” hasta 250 mL, volumen del cual finalmente se toman sólo 10 mL para realizar la determinación. Estos 10 mL constituirán la disolución final o disolución de ensayo, pues a partir de ésta no se hacen nuevas diluciones ni se toman nuevas alícuotas. Por tanto, debe realizarse el siguiente razonamiento:
-

Al tomar una alícuota exacta de 25 mL de loción, se está tomando una masa determinada de principio activo, la cual puede estimarse considerando que, según el fabricante, la loción de Lindano se encuentra al 1%, es decir, contiene 1 gramo de principio activo por cada 100 mL de disolución. Entonces, al tomar 25,0 mL de loción, supuestamente, se están tomando 0,25 gramos del principio activo. Al diluir los 25 mL de loción hasta un volumen de 250 mL, se está variando la concentración de la disolución, pero no se está produciendo ningún cambio en la masa de analito tomada. Al transferir una alícuota de 10 mL de la disolución preparada al vaso de precipitados, se está tomando parte de la masa total contenida en la misma, pero no se está produciendo cambio alguno en su concentración

-

-

Entonces, cabe preguntarse: • • ¿en qué medida varió la concentración del analito durante ese procedimiento? ¿qué parte de la masa, inicialmente contenida en la porción de ensayo o disolución inicial, se encuentra realmente en la disolución final?

Aunque el estudiante debe estar capacitado para dar respuesta a ambas interrogantes, a continuación se explicará la forma más conveniente de realizar los cálculos correspondientes.
a) Cálculo de las veces que varió la concentración durante la preparación de la porción de ensayo.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

60

Al diluir 25 mL de la loción tópica hasta 250 mL de disolución, la concentración del principio activo obviamente ha disminuido 10 veces, lo cual puede calcularse según:
f .d. = 25 mL de medicament o 1 = = 0,1 250 mL de solución 10

donde f.d. es el factor de dilución y 10, las veces que resultó diluida la disolución original. Es decir, la concentración de lindano en los 250 mL de disolución es 10 veces más pequeña que la existente en el medicamento original y, por supuesto, en los 25 mL de medicamento inicialmente tomados (porción de ensayo). Debe notarse que, durante el proceso de dilución, no ha ocurrido cambio en la masa de principio activo, sólo ha cambiado el volumen total de disolución en el que se encuentra.
b) Cálculo de las veces que varió la masa durante la preparación de la porción de ensayo.

La alícuota de 10 mL extraída de la disolución preparada en el volumétrico de 250 mL posee la misma concentración que esta última, sin embargo, contiene sólo parte de la masa total del principio activo presente en el volumen total de disolución. Para conocer cuántas veces disminuyó la masa durante todo el procedimiento, se calculará el factor de variación de la masa (f.v.m.).
f .v.m. = 10 mL tomados 1 = = 0,04 250 mL de solución 25

Por consiguiente, la masa de lindano contenida en la alícuota de 10 mL es 25 veces menor que la inicialmente presente en los 25 mL de medicamento tomados para el análisis, por lo que el factor de variación de la masa es igual a 0,04. El ejemplo mostrado es un caso muy sencillo de preparación de la porción de ensayo (o porción de muestra a analizar). La mayoría de las veces, este procedimiento puede constar de numerosos pasos que involucran sucesivas operaciones químicas y químico-físicas. Cada uno de los pasos deberá realizarse con mucha profesionalidad y rigor científico, poniendo extremo cuidado al tomar los volúmenes o masas exactas, y evitando cualquier pérdida de masa de la muestra, de lo contrario los resultados analíticos serían erróneos.

1.5.5. Determinación analítica
La etapa de determinación analítica consiste en aplicar el método analítico propiamente dicho en el análisis de la disolución final o disolución de ensayo. Al igual que durante la preparación de la muestra, se debe seguir minuciosamente la metodología de trabajo establecida. Es necesario tener presente que los resultados del análisis son válidos sólo si se cumplen rigurosamente todas las condiciones planteadas en la metodología descrita pues ésta debe haber sido comprobada y validada estrictamente. Cualquier cambio en relación con la metodología original (sustitución de algún reactivo por otro, modificación en los volúmenes adicionados o en la concentración de alguna de las disoluciones empleadas, etc.) puede conducir a errores y disminuir apreciablemente la precisión y exactitud del método. Antes de poner en práctica tales modificaciones es necesario una revalidación.

1.5.6. Cálculos, reporte e interpretación de los resultados
El resultado final del análisis cuantitativo se calcula a partir de los datos obtenidos experimentalmente (pesadas realizadas, mediciones de volúmenes, señal que se obtiene de un equipo instrumental, etc).
Los cálculos de los resultados del análisis son una parte integrante del procedimiento analítico al igual que cualquier otra operación del mismo; de ahí que un error en esta etapa, entrañe las mismas consecuencias que un error cometido en cualquiera de las otras etapas u operaciones experimentales.

Al realizar los cálculos, una vez realizada la determinación analítica por el método seleccionado en la disolución final, deben tenerse en cuenta el factor de dilución y/o el de

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

61

variación de masa (según se haya efectuado el proceso de preparación de la muestra) para, a partir de la concentración o masa hallada en la disolución final, calcular la concentración o masa de analito en la disolución inicial. Entonces, volviendo al ejemplo de la Loción de Lindano al 1%, utilizado más arriba al explicar los “Cálculos relacionados con la etapa de preparación de la muestra”, y considerando que la masa de lindano determinada en la disolución final fue de 0,0099 g, puede calcularse el contenido del principio activo en el medicamento utilizando cualquiera de las vías siguientes:

a. Calculando la masa en la disolución inicial utilizando el factor de variación de la masa.
m (a) SOLUCIÓN INICIAL = m (a) SOLUCIÓN FINAL / factor de variación de la masa

[1.16]

m(a) SOLUCIÓN INICIAL =

0,0099 0,0099 = = 0,2475 g 1 / 25 0,04

Generalmente, resulta más conveniente realizar el cálculo según:
m (a)SOLUCIÓN INICIAL = m (a)SOLUCIÓN FINAL x W

[1.17]

donde W representa las veces que varió la masa. Aplicando la ecuación 1.17 al ejemplo de la loción de Lindano 1%:
m (a) SOLUCIÓN INICIAL = 0,0099 x 25 = 0,2475 g

Finalmente, si como es lógico, se desea expresar el resultado en porcentaje de principio activo en la loción, se utiliza la expresión [1.3]:
%m − V = masa de soluto × 100 V (D)

=

m (a) SOLUCION V

INICIAL

× 100

SOLUCION INICIAL

%m − V =

0,2475 g × 100 25 mL

=

0,992 %

% m-V = 0,99 Si por el contrario, se toma en consideración que los criterios de calidad establecidos para materias primas y medicamentos especifican un rango dentro del cual puede considerarse válido el resultado obtenido y que para la loción Lindano al 1% éste es de 10 + 3 mg/mL, entonces, el resultado final podría calcularse utilizando la Ecuación [1.1]:
ρ (x) = m asa del soluto x m( x ) = volumen de disolución V(D)

donde, ρ (x) = concentración de analito en la disolución inicial Por tanto,
ρ( x ) = m(a) SOLUCIÓN VSOLUCIÓN
INICIAL

=

INICIAL

247,5 mg 25 mL

=

9,9 mg / mL

ρ(x) = 9,9 mg/mL El resultado final permite comprobar que el contenido de principio activo en el medicamento se encuentra dentro del rango que establece el criterio de calidad para el mismo (10±3 mg/mL).

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

62

b) Calculando la concentración de analito en la disolución inicial utilizando el factor de dilución
Como la concentración másica (en mg/mL) del analito en la disolución final se calcula según:
ρ( x ) SOLUCIÓN FINAL = 9,9 mg = 0,99 mg / mL 10 mL

la concentración másica de analito en la disolución inicial, sería:
ρ( x ) SOLUCIÓN INICIAL = 0,99 mg / mL = f .d. 0,99 = 0,99 1 / 10 x 10 = 9,9 mg / mL

El contenido en porciento es igualmente calculado en la disolución final,
% m−V = 0,0099 g 10 mL × 100 = 0,099 %

y a partir de éste, el correspondiente a la disolución inicial, dividiendo por el factor de dilución, como anteriormente, o multiplicando por las veces que varió la concentración (10 en este caso).
% m − V = 0,099 x 10 = 0,99% ,

en la disolución inicial.

Mediante el ejemplo anterior se han mostrado diferentes vías para llegar al mismo resultado, cualquiera de las cuales puede utilizarse indistintamente, aunque el estudiante debe saber seleccionar las adecuadas en dependencia de la forma en que deba expresar el resultado final. Igualmente se demuestra la enorme importancia que tiene el cálculo y adecuada utilización de los factores de dilución o variación de la masa durante el proceso de preparación de la muestra, para lograr un resultado final correcto. Un segundo ejemplo (figura 1.38.) lo constituye el siguiente procedimiento que incluye tanto la preparación de la muestra como la de la porción de ensayo:
Para la determinación de un principio activo X, en cápsulas de 50 mg, se vertió el contenido de 20 cápsulas en un vaso de precipitados, y se homogenizó adecuadamente. Se pesó una masa de polvo equivalente a 500 mg de principio activo, y se disolvió en agua destilada hasta completar 100 mL. Se filtró la disolución y se tomaron 20 mL del filtrado para trasvasarlos a un volumétrico de 50 mL, enrasando con agua destilada. De esta disolución, se transfirieron 25 mL a un vaso de precipitados para proceder a la determinación cuantitativa. Se conoce que el contenido de principio activo en las cápsulas debe encontrarse entre el 93 y el 107% de la cantidad declarada.

Cuando se va a ejecutar esta técnica, primeramente hay que calcular la masa de polvo que se debe pesar, es decir, la “masa de polvo equivalente (que contiene) 500 mg de principio activo“. Para ello, debe tomarse en cuenta la cantidad declarada por el fabricante, o sea 50 mg por cápsula. Entonces, si una cápsula contiene 50 mg de principio activo, 20 cápsulas deberán contener 1000 mg de principio activo. De lo anterior se deduce que para desarrollar la técnica, deberá tomarse la mitad de la masa total de polvo contenido en las 20 cápsulas, lo que equivale a decir que se estará tomando la masa de polvo (porción de ensayo) correspondiente a 10 cápsulas.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

63

Figura 1.38. Esquema de la preparación de la muestra para la determinación del principio activo X.

Entonces, si se considera que la masa final (mf) de principio activo (analito) determinada experimentalmente en la disolución final o disolución de ensayo fue de 0,0498 g, y si se calcula el factor de variación de la masa según el procedimiento explicado en el epígrafe 1.5.4.:
f .v.m. = 20 25 1 × = 100 50 10

puede afirmarse que la masa varió 10 veces, es decir, la masa de analito presente en la alícuota de 25 mL (0,0498 g) es 10 veces más pequeña que aquélla inicialmente contenida en la porción de ensayo tomada. Entonces: mi = mf / f.v.m.

[1.18]

mi =

0,0498 g = 0,0498 g × 10 1 / 10 m i = m(analito)EN LA PORCIÓN DE ENSAYO = 0,498 g = 498 mg

Igualmente puede calcularse según: mi = mf X Q donde Q representa las veces que varió la concentración, es decir, 10 veces. Este resultado corresponde a un 98,6 % de la cantidad declarada (500 mg de principio activo supuestamente contenidos en la porción de ensayo que representan el 100 %). Debe tenerse en cuenta que se parte de una masa de polvo equivalente a 500 mg de principio activo X, asumiendo que el contenido de cada cápsula es de 50 mg, según declara el fabricante. Igualmente puede considerarse que si en la porción de ensayo hay 498 mg de X, el contenido de principio activo en cada cápsula es de 49,8 mg (498 mg / 10 cápsulas). Según este análisis, el 100% serían los 50 mg supuestamente contenidos en cada cápsula y, 49,8
[1.19]

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

64

mg hallados como contenido real, el 98,6 % de la cantidad declarada. Según este resultado, puede decirse entonces que el medicamento cumple con el criterio de calidad establecido para el contenido de principio activo. En un proceso de producción de medicamentos, el resultado del análisis frecuentemente se utiliza para orientar y corregir el proceso tecnológico inmediatamente después de recibir los resultados del laboratorio de control de calidad. Es evidente que, en este caso, un error de cálculo podría acarrear gravísimas consecuencias.
Interpretación de los resultados

De nada valdría realizar correctamente los cálculos para obtener el resultado final si no se sabe interpretar el mismo en relación con el objetivo propuesto, ni hacer un análisis adecuado de las causas que pudieran haber ocasionado la obtención de un resultado inesperado. El profesional farmacéutico debe tener presente que del resultado que se obtiene en un laboratorio de control de la calidad o durante la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos dependen la salud y la vida de muchas personas, así como la toma de importantes acciones comerciales y económicas las cuales, en determinadas ocasiones, pueden ser de notable envergadura. Algunas de las interrogantes que dependen de los reportes de los análisis químicos en los laboratorios farmacéuticos son: ¿Se cumplieron estrictamente todas las especificaciones que se detallan en la técnica operatoria y se realizaron los cálculos correctamente? ¿Puede afirmarse que el resultado obtenido (esperado o no) es el correcto? ¿La materia prima producida está apta para su utilización en la elaboración de las formas terminadas correspondientes o debe rechazarse? ¿Se admite o se rechaza la materia prima importada? ¿Debe efectuarse alguna corrección en el proceso tecnológico de fabricación del medicamento? ¿El medicamento producido está apto para su distribución a la población o la exportación o debe desecharse? ¿Se admite o rechaza el medicamento importado? ¿El nuevo fármaco no presenta impurezas en niveles de concentración que puedan resultar perjudiciales para la salud? ¿La materia prima almacenada ha mantenido su calidad y puede ser utilizada o debe desecharse? ¿El medicamento almacenado ha mantenido su calidad y puede ser distribuido a la población o debe desecharse?

Estas, y otras muchas interrogantes, cuyas respuestas son decisivas y de importantísimas consecuencias, como se mencionó más arriba, ponen de manifiesto la enorme responsabilidad que tiene sobre sí el profesional farmacéutico, estando una gran parte estrechamente vinculada con el trabajo y los resultados de laboratorio. De ahí lo esencial que resulta, que el estudiante de la especialidad realice, desde el comienzo, un aprendizaje consciente de todos aquellos contenidos teóricos y prácticos vinculados con el análisis farmacéutico los que, con toda seguridad, le proporcionarán una sólida formación y le serán de gran utilidad en su futuro desempeño profesional.
1.5.6.1. Errores en el análisis cuantitativo

Por más minuciosamente que se efectúa una determinación cuantitativa, el resultado obtenido siempre difiere algo del resultado verdadero. Además de resultar teóricamente imposible conocer el valor verdadero de una magnitud física debido a la inconmesurabilidad de la cantidad medida y de la unidad en que se expresa, hay errores que, inevitablemente, están presentes durante el trabajo experimental o que se derivan de las reglas de

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

65

aproximación y redondeo que, invariablemente, deben ser aplicadas al realizar los cálculos correspondientes. Por tal motivo, hay un límite en la exactitud con que puede hacerse una observación o una medición y, por ende, con el que puede obtenerse el resultado final de un procedimiento analítico. No obstante, muchos de los posibles errores que afectan un resultado pueden y deben ser reducidos al mínimo. Para lograr esto, un analista debe conocer cuáles son las posibles fuentes de error y de qué forma éstas pueden ser eliminadas. Igualmente, debe conocer cómo utilizar las cifras durante la realización de los cálculos, es decir, cuántos dígitos debe mantener, cuándo y cómo debe redondear los datos y/o resultados parciales y qué error puede ocasionar el desconocimiento o incumplimiento de tales aspectos en el resultado final. Cuando se mide una magnitud con la mayor exactitud de que son capaces el equipamiento y el método utilizados y con el mayor cuidado y habilidad que pueda desplegar un analista, siempre ocurre que los resultados de sucesivas mediciones, realizadas con las mismas condiciones, difieren entre sí en mayor o menor grado. Posiblemente, ninguno o sólo algunos pocos de los valores obtenidos sean correctos. Por tal motivo, se acepta como el más probable el valor medio de una serie de mediciones aunque, generalmente, el valor medio no es el valor real. De toda esta incertidumbre en los resultados de un análisis se ha derivado la obligatoriedad actual de validar los métodos analíticos (ver epígrafe 1.5.2.1.) si se pretende adoptarlos como métodos oficiales para el control de la calidad o para cualquier otro fin relacionado con la producción o los servicios, tanto en el campo farmacéutico como en cualquier otro campo que así lo demande. Resulta adecuado subdividir en dos amplias categorías los fenómenos responsables de la incertidumbre de las medidas analíticas: los errores determinados o sistemáticos y los errores indeterminados o accidentales, aunque debe ser aclarado que no existen reglas claras y universalmente aceptadas para decidir la categoría a que pertenece un error en particular.
Errores determinados o sistemáticos: Son los errores del mismo signo originados por causas definidas que influyen en el resultado, aumentando o disminuyéndolo. Estos errores, generalmente, se pueden prever y eliminar, haciendo las correcciones correspondientes. Los errores determinados pueden clasificarse atendiendo al tipo de causa que los originan como: Errores del método: Se deben a las particularidades del método utilizado, por ejemplo: reacciones que no son suficientemente cuantitativas; solubilidad parcial de un precipitado; coprecipitación de diversas impurezas; descomposición o volatilización parcial del precipitado durante la calcinación; carácter higroscópico del precipitado calcinado; reacciones secundarias que se producen simultáneamente con la reacción principal, etc. Los errores de método constituyen la causa más grave de la alteración de los resultados en las determinaciones cuantitativas y son más difíciles de eliminar. No obstante, pueden detectarse con el empleo de patrones o muestras de referencia, variando el tamaño de muestra que se toma y aplicando otros recursos que se describirán brevemente más adelante, como por ejemplo, las determinaciones en paralelo y los ensayos en blanco. Errores debidos a los instrumentos y a los reactivos empleados: En esta categoría se incluyen, por ejemplo, los errores que se deben a la insuficiente precisión de la balanza o a la inadecuada calibración (o pérdida de ésta) de los recipientes utilizados para la medición exacta de volúmenes y de los equipos en general. Forman parte de la misma categoría los errores debidos a la contaminación de reactivos y disoluciones empleados con productos de destrucción del vidrio o la porcelana con los que están fabricados los recipientes utilizados u otros contaminantes. Los errores instrumentales se detectan y corrigen en gran medida mediante la calibración periódica de los instrumentos.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

66

Errores de operación: Estos se deben al incumplimiento de las técnicas establecidas para la realización de las operaciones analíticas. En esta categoría entran, por ejemplo, un lavado insuficiente de los precipitados, o un lavado excesivo, una calcinación insuficiente o excesivamente prolongada de los precipitados; el traslado no cuantitativo de las muestras o los analitos; la incorrecta manipulación de las pipetas, buretas, volumétricos, balanzas, etc. Los errores operacionales son comunes cuando el analista que efectúa la operación es poco experimentado. De hecho, estos son los errores que con mayor frecuencia cometen los estudiantes durante el proceso de aprendizaje, pero pueden ser minimizados trabajando con cuidado y con extrema autodisciplina, tanto en el manejo de reactivos, disoluciones y equipos, como en la utilización de la libreta de trabajo. Errores personales: Estos errores dependen de las particularidades de cada analista, como por ejemplo, de su incapacidad de apreciar con exactitud el cambio de color en una solución, la aparición de un precipitado y la apreciación en el enrase, entre otros. Entre estos deben clasificarse también los llamados errores psicológicos (de prejuicio o predisposición), debido a cierta idea preconcebida que tienen frecuentemente algunos analistas en relación con los datos que podrían proporcionar mejores resultados. Por ejemplo, durante las pesadas o valoraciones repetidas, puede existir la tendencia a elegir, entre dos divisiones vecinas de la escala de la bureta, o dos lecturas digitales, aquélla que se corresponde mejor con las determinaciones precedentes o con la que resulta más conveniente para la obtención de un buen resultado, en lugar de la que realmente debe ser elegida. Debe tenerse muy presente que este proceder no sólo ocasiona la disminución en la precisión de los resultados, sino que, en ocasiones, puede hacerlos absolutamente inaceptables. Por tal motivo se debe trabajar con objetividad y rechazar cualquier opinión preconcebida cuando se lleve a cabo un experimento o se evalúen los resultados finales que se obtengan del mismo.

Por otra parte, los errores determinados pueden ser a su vez constantes o proporcionales según sean independientes o dependientes de las dimensiones (tamaño) de la cantidad medida. Para cualquier análisis, un error constante tiene un efecto mayor, mientras menor sea la cantidad medida. Un ejemplo de ello, son las pérdidas por solubilización que acompañan al lavado de un precipitado. Una forma de minimizar estos errores será, por supuesto, utilizar el mayor tamaño de muestra que permita el método en cuestión. Un ejemplo de un error proporcional, es el que producen las sustancias contaminantes o interferentes en un análisis dado. La magnitud de este error vendrá dada por la cantidad presente del contaminante en la muestra y no dependerá del tamaño de esta última, pues su presencia mantendrá la misma proporción en cualquier tamaño de muestra tomado. Muchos errores determinados pueden evitarse, o al menos reducirse, aplicando diferentes procedimientos. A continuación de describen dos de los más utilizados en análisis químico cuantitativo.
El ensayo en blanco

Como ya se ha mencionado, las etapas de preparación de la muestra y de la porción de ensayo, persigue como objetivo lograr que el analito se encuentre en condiciones de ser sometido con éxito al método de cuantificación seleccionado. Sin embargo, aun cuando se lleve a cabo una cuidadosa preparación de la muestra, el gran número de etapas, operaciones, recipientes y reactivos que pueden estar involucrados, pueden introducir interferencias, y por ende, errores en la determinación. Precisamente, con el objetivo de eliminar la influencia de interferencias no provenientes de la matriz, se realiza un ensayo en blanco.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

67

Pero, ¿qué es un ensayo en blanco? Un ensayo en blanco es una determinación que se realiza de forma paralela y exactamente en las mismas condiciones (etapas, operaciones, reactivos, etc.) que el análisis principal pero sin la inclusión de la muestra. Con los resultados de la determinación o ensayo en blanco, se puede realizar la corrección oportuna del resultado del análisis de la muestra, siempre y cuando no implique un valor muy grande que haga muy incierto el valor final que deba obtenerse. Tanto en los análisis gravimétricos como en los volumétricos, es recomendable realizar un ensayo en blanco. La forma de utilizar el resultado del ensayo en blanco, para realizar la corrección de los resultados correspondientes a la muestra, se explicará cuando se describan los procedimientos generales de trabajo en ambos tipos de análisis.
Determinaciones en paralelo

Nunca es recomendable realizar una determinación aislada. La costumbre adoptada por los analistas es la de realizar siempre dos determinaciones en las mismas condiciones y simultáneamente, sobre dos muestras semejantes o sobre dos alícuotas de la disolución de la muestra. Las determinaciones así realizadas se conocen como determinaciones en paralelo. Si los resultados de ambas determinaciones coinciden dentro de un margen aceptable (0,3% para valores de porcentaje pequeños), indica que es buena la precisión del análisis. No obstante, la obtención de los dos resultados coincidentes, no evita la posibilidad de que el análisis esté mal efectuado, porque puede estar presente un mismo error constante. Esta es la causa por la cual la precisión de un método analítico no es criterio suficiente para evaluar la confiabilidad de los resultados y tengan que ser considerados, además, otros parámetros o criterios al respecto. Por otra parte, si los resultados de las determinaciones en paralelo son apreciablemente diferentes, significa que debe revisarse todo el procedimiento, tanto desde el punto de vista teórico, como experimental y de manipulación y tomar la decisión que corresponda antes de efectuar otras dos determinaciones en paralelo. En ocasiones se realiza un análisis paralelo aplicando otro método analítico que resulte confiable.
Errores indeterminados o accidentales: Así se denominan los errores indeterminados por su valor y signo, que se cometen sin regularidad alguna. Pueden ser ocasionados, por ejemplo, por un cambio de temperatura, la humedad del aire, pérdidas eventuales de la sustancia, y otros factores de diversos tipos.

Los errores accidentales se manifiestan en toda medición, por más cuidadosamente que se realice ésta, en las pequeñas diferencias de los resultados de determinaciones repetidas de una misma sustancia, efectuadas por un mismo método, por la misma persona, en similares condiciones y con los mismos cuidados y precauciones.
A diferencia de los errores determinados, los indeterminados no se pueden detectar, ni eliminar. Sin embargo, es posible disminuirlos apreciablemente, aumentando el número de determinaciones paralelas. La influencia de los errores indeterminados en los resultados del análisis se puede tener en cuenta teóricamente, considerando los resultados obtenidos de una serie de determinaciones.

Numerosas observaciones empíricas han confirmado que los errores indeterminados en un análisis químico se distribuyen de una forma que se aproxima a una distribución gausiana. La frecuente observación experimental del comportamiento gausiano da credibilidad a la idea de que el error indeterminado que se manifiesta en las medidas analíticas no tiene un origen único, sino tal vez se deba a la acumulación de un gran número de incertidumbres pequeñas (demasiado pequeñas para que puedan ser detectadas), independientes e incontroladas. Igualmente importante es que la distribución gausiana asociada con la

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

68

precisión de los datos analíticos, permite el uso de técnicas estadísticas para estimar los efectos del error indeterminado en tales medidas.
Aplicaciones estadísticas en el análisis químico

Los científicos experimentales emplean los cálculos estadísticos para estimar los efectos del error indeterminado en series pequeñas de datos. Algunas aplicaciones de estos cálculos son: La definición de un intervalo alrededor de la media experimental de una serie de medidas repetidas, dentro del cual cabe esperar se encuentre la media verdadera con un determinado grado de probabilidad. La determinación del número de mediciones que es necesario realizar para que la media verdadera se encuentre, con una determinada probabilidad, dentro de un intervalo prefijado alrededor de la media experimental. La determinación, con un cierto grado de probabilidad, de que un valor discordante en una serie de medidas repetidas forme parte de una distribución normal, y deba ser retenido (o quizás rechazado) en el cálculo de la media para la serie. El ajuste de una línea recta para una serie de puntos experimentales. El verdadero valor de la media en una determinación es un valor que nunca se conoce. Sin embargo, con la ayuda de la teoría estadística, se pueden establecer los límites alrededor de la media determinada experimentalmente, dentro de los cuales cabe esperar se encuentre la media verdadera, con un cierto grado de probabilidad. Estos límites de denominan límites de confianza y el intervalo definido por tales límites es el intervalo de confianza. El tamaño del intervalo de confianza depende en parte del nivel de exactitud deseada. Evidentemente, para que una suposición sea absolutamente correcta se tendría que elegir un intervalo alrededor de la media lo suficientemente grande para que incluyera todos los valores posibles que la magnitud medida pudiera tomar. El intervalo no necesita ser tan grande si se está dispuesto a aceptar la probabilidad de que sea correcto 99 veces de cada 100; aunque pudiera ser, incluso, más pequeño si se acepta una probabilidad del 95%. En resumen, cuanto menos favorable es la probabilidad de hacer una predicción correcta, el intervalo determinado por los límites de confianza se hace más pequeño. Debe tenerse presente también que, el intervalo de confianza para una determinación analítica depende no sólo de la desviación estándar “s”, sino también de la certeza con que ésta se conoce. Cuanto mayor sea la incertidumbre en la desviación estándar para la misma probabilidad de exactitud, mayor será el intervalo de confianza. Por otra parte, cuando una serie de datos contiene un valor que difiere excesivamente del promedio, debe tomarse la decisión de aceptarlo o rechazarlo. La elección de un criterio para el rechazo de un resultado discordante conlleva riesgos. Lamentablemente, no hay una regla universal que resuelva la cuestión de la retención o el rechazo de datos, existiendo diversos criterios estadísticos para tal fin. No obstante, la aplicación indiscriminada de los criterios estadísticos para decidir la retención o rechazo de una medida dudosa en series pequeñas de datos, probablemente no va a ser mucho más efectiva que una decisión arbitraria. Realmente, la aplicación del sentido común, basado en la estimación de la precisión esperada, puede ser una forma más acertada para tomar tal decisión, particularmente si esa estimación está basada en una amplia experiencia sobre el método que se está utilizando. En definitiva, la única razón enteramente válida para rechazar un resultado experimental para una pequeña serie de datos es la seguridad de que se ha cometido una equivocación al obtenerlo. De no ser así, es recomendable una gran precaución en el rechazo de datos. En general, se sugieren una serie de recomendaciones para el tratamiento de series pequeñas de datos que presenten un valor discordante:

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

69

1. Volver a examinar cuidadosamente todos los datos y cálculos relacionados con el valor sospechoso para poder descubrir algún error que haya podido cometerse. Una libreta de laboratorio utilizada correctamente, en la que se han anotado todos los datos, pasos y detalles del procedimiento analítico seguido, así como todas las observaciones realizadas durante su desarrollo, es esencial para poder revisar minuciosamente el trabajo efectuado hasta llegar al valor discordante. 2. Tratar de estimar la precisión para asegurarse de que el resultado discordante es, en efecto, cuestionable. 3. Repetir el análisis si se dispone de las condiciones necesarias para ello. La obtención de un nuevo dato que no resulte discordante, apoyará la opinión de que el anteriormente obtenido debería ser rechazado. Aunque no se rechazara, al ser mayor la serie de datos, su efecto sobre la media sería entonces menor. 4. Si no pueden obtenerse datos adicionales, seleccionar el criterio más conveniente para establecer si existen bases estadísticas para el rechazo del resultado dudoso y proceder según aconseje éste.
Curvas de calibración: método de los mínimos cuadrados

La mayoría de los métodos analíticos requieren una etapa de calibración en la que soluciones que contienen concentraciones conocidas de patrones de referencia, se someten al mismo método analítico que la muestra. La magnitud experimental medida (y) se representa frente a la concentración de las soluciones (x) para obtener una curva de calibración la cual, normalmente, debe aproximarse a una línea recta. Sin embargo, rara vez los datos se sitúan exactamente sobre una línea de este tipo debido a la existencia del error indeterminado en el proceso de medida. El investigador está obligado, por tanto, a trazar la “mejor” línea recta a través de los puntos experimentales. El “análisis de regresión” es el procedimiento mediante el cual puede obtenerse objetivamente dicha línea tomando en consideración las incertidumbres asociadas con su uso. El cálculo de la recta de regresión más sencillo es el conocido como método de los mínimos cuadrados, que los estudiantes ya deben conocer de cursos precedentes. Con la obtención apropiada de la curva de calibración, y de los estadísticos correspondientes, se demuestra que existe una relación lineal entre la cantidad de analito (x) y la magnitud determinada experimentalmente (y), para el intervalo de concentraciones considerado. Un informe de resultados analíticos debe contener no sólo el mejor valor hallado para la cantidad medida, sino también una estimación de la incertidumbre debida a los errores indeterminados, especialmente la desviación estándar y los límites de confianza. Sin embargo, tanto al calcular el resultado numérico final como al proporcionar la estimación de la precisión en un informe, es una práctica común y necesaria, el redondeo de los datos de manera que los valores proporcionados sólo contengan los dígitos conocidos con certeza, más el primer dígito dudoso. Los dígitos certeros más el primer dígito dudoso que le sigue constituyen las cifras significativas, según el convenio de cifras significativas adoptado por la mayoría de los científicos. Aunque los resultados intermedios también pudieran ser redondeados, es recomendable aplazar el redondeo hasta el número de cifras significativas, hasta tanto no haya sido calculado el resultado final del análisis. Con ello se evitan errores adicionales por esta causa. Uno de los aspectos más importantes al utilizar el convenio de cifras significativas es que el cero no sólo actúa como un número (no siempre significativo), sino que también sirve para localizar la coma decimal en números muy grandes o muy pequeños. Así, los ceros situados a la izquierda de otros dígitos nunca son significativos; los situados entre otros dígitos, siempre lo son; mientras que los situados a la derecha, pueden serlo o no. Dos ejemplos de lo expresado en el párrafo anterior se ofrecen a continuación:

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

70

1. La masa de un reactivo patrón primario indicada por 20,0 mg, presenta 3 cifras significativas. En este caso, los ceros a la derecha del 2, son significativos, por tratarse de una masa determinada en balanza analítica, la cual tiene una precisión de ± 0,1 mg lo que significa que la determinación de la décima de miligramo, en es tipo de balanza, es dudosa. Por tanto, el primer cero ha sido determinado con certeza y el segundo representa el primer dígito dudoso, siendo ambos significativos debido a lo cual no pueden omitirse. La expresión de esta masa como 0,0200 g, no afecta el número de cifras significativas porque los ceros a la izquierda del 2, sólo sirven para indicar la posición del punto decimal. 2. Por otro lado, si se desea expresar el volumen de una probeta de 1 L, en mililitros, éste se representaría como de 1000 mL. En este caso, los ceros podrían o no ser significativos. Si se ha demostrado mediante un experimento de calibrado que la probeta tiene una capacidad de 1,0 L, entonces, al expresarla en mililitros, el primer cero sería significativo, mientras que los otros dos sólo indicarían el lugar del punto decimal. El uso de la notación científica (o exponencial) elimina la posibilidad de la ambigüedad, pues se podría expresar adecuadamente el volumen en mililitros de la probeta calibrada como 1,0 x 103 mL. La determinación del número de cifras significativas no resulta sencilla cuando se realizan operaciones matemáticas con datos numéricos que presentan diferentes números de ellas. También presenta sus propias reglas la definición del número de cifras significativas en logaritmos y antilogaritmos. Tales reglas y los análisis de los diferentes casos no serán objeto del presente texto, pero en general, deben ser aplicados en los cálculos e informes correspondientes a resultados experimentales obtenidos en los laboratorios de diferentes tipos. Finalmente, se recomienda que, al efectuar el redondeo a un resultado, hasta el número de cifras significativas, se abandone el dígito que le sigue a la última cifra significativa si el mismo es menor que 5; y se aumente en 1 la última cifra significativa si el número que le sigue es mayor que 5. Esto es válido siempre que el dígito que va a ser eliminado es mayor o menor que 5. Sin embargo, cuando el dígito que sigue a la última cifra significativa es precisamente el 5, el redondeo debe realizarse hacia el número par más próximo, pues no resulta recomendable, en este caso, aumentar automáticamente en 1 la última cifra significativa. De esta forma se elimina la tendencia a redondear siempre en una dirección determinada, pues existe la misma probabilidad de que el número par más próximo sea el más alto o el más bajo. Los siguientes ejemplos permiten ilustrar la forma de realizar el redondeo al obtener un resultado final:
MEDIA (g) VALOR REDONDEADO (g)

0,23243 0,23247 0,23255 0,23245

0,2324 0,2325 0,2326 0,2324

Los estudiantes deberán tener en cuenta y aplicar, hasta donde les resulte posible, las recomendaciones en relación con la expresión de los resultados ofrecidas en el presente epígrafe, tanto al resolver los ejercicios propuestos, como al obtener e informar el resultado final de cualquier trabajo experimental. Para ello deberá tener en cuenta, además, que la precisión en la presentación de un resultado final deberá estar en concordancia con la que demande el objetivo del análisis en cuestión y, por ende, con las unidades en las cuales se expresa ese resultado. De todo ello, podrán percatarse a medida que enfrenten las diversas problemáticas analíticas que se les irán presentando en lo adelante.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

71

1.6. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. Diga cómo pueden ser clasificados los reactivos químicos atendiendo a su calidad. 2. ¿Cuándo se dice que un reactivo químico es patrón primario? ¿Presenta su estructura alguna similitud con la del analito? ¿Cuál es su utilidad en el análisis químico? 3. Explique qué es un patrón de referencia y cuál es su utilidad en el análisis químico. 4. Enumere las principales precauciones que deben tomarse cuando se manipula un reactivo químico. 5. Diga cuáles son los utensilios que se utilizan para medir, trasvasar y contener volúmenes exactos de líquidos y explique cuáles son los requisitos de manipulación de cada uno. 6. ¿Qué nombre reciben los diferentes recipientes que resultan apropiados para pesar? Explique por qué deben estar perfectamente limpios y secos cuando van a ser utilizados. 7. ¿Qué son los crisoles, para qué se emplean y de qué materiales se fabrican? 8. Analice las diferencias de aplicación entre una balanza analítica y una balanza técnica. Justifique su respuesta. 9. Mencione las principales precauciones que deben tomarse al realizar una pesada exacta. 10. ¿Qué es una estufa? Mencione dos ejemplos de aplicación en un laboratorio analítico. 11. ¿Qué es una mufla? Mencione dos ejemplos de aplicación en un laboratorio analítico. 12. ¿Qué es una desecadora? Mencione dos analítico. ejemplos de aplicación en un laboratorio

13. Explique qué precauciones deben tomarse cuando se realiza el trasvase cuantitativo de un sólido. 14. Explique por qué debe utilizarse la libreta de trabajo en el laboratorio analítico y relacione todos los aspectos que Ud. considera deben ser anotados en ella. 15. Relacione y explique brevemente en qué consisten las etapas de trabajo en un laboratorio analítico. 16. Explique qué son los errores determinados y cómo pueden clasificarse. Mencione tres ejemplos. 17. Explique qué son los errores indeterminados y qué consecuencias producen en los resultados experimentales cuando se lleva a cabo un procedimiento analítico. 18. Una disolución de NaOH está preparada al 20 %: a) Calcule sus concentraciones molar y másica (g/L). b) ¿Cuántos moles están contenidos en 500 mL de disolución? c) Calcule la masa necesaria para preparar 250 mL de otra disolución a la misma concentración molar. 19. Las disoluciones que contienen iones MnO4- son tan intensamente coloreadas que una disolución en la que la concentración de estos iones sea 4,0 x 10-6 M, ya tiene una coloración perceptible para la mayoría de los observadores. Calcule las ppm de MnO4en dicha disolución. 20. Una disolución se prepara por disolución de 4,7768 g de Na2B4O7 . 10 H2O (bórax) en agua destilada hasta un volumen total de 250 mL: a) Calcule: C(x), C(x/z), ρ(x) en ppm, g/L y %.

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

72

b) Si de esta disolución se toman 25 mL y se diluyen hasta un volumen de 100 mL para posteriormente extraer una alícuota de 5 mL: b.1) ¿Cuántas veces varió la concentración? b.2) ¿Cuántas veces varió la masa? b.3) Calcule, en la alícuota final, la masa de bórax y la concentración de la disolución expresada en normalidad y molaridad. 21. Si se dispone de un frasco de HCl reactivo de densidad 1,18 g/mL y 37 % de pureza (% m-m). a) Diga cuál es su concentración en: a-1) % m-v a-2) g/L y g/mL a-3) concentración molar del equivalente b) Si de este reactivo se toman 5 mL y se diluyen hasta un volumen de 500 mL ¿Cuál es la masa de HCl y su concentración en la disolución final? 22. Ordene en forma creciente las siguientes concentraciones de KCl: a) 500 ppm b) 0,9940 N c) 23 g/L d) 7,2% 23. En el análisis de acidez en tabletas de lactato de calcio, reportada a través del ácido láctico, se pesaron exactamente 2 g del medicamento, previamente triturado, y se disolvieron en aproximadamente 50 ml de agua destilada. La disolución se filtró y se trasvasó a un volumétrico de 100 mL, del cual se tomó una alícuota para analizarla mediante un método volumétrico, obteniéndose como resultado 0,0070 g de ácido láctico en el volumen analizado. Calcule: a) masa de tabletas en el volumen analizado b) acidez de las tabletas, expresada en % y en g de ácido / g de medicamento. 24. La loción Lindano al 1% es un medicamento de uso externo y eficaz contra diferentes afecciones dérmicas. El método que se establece para determinar el contenido de lindano en el medicamento, consiste en la liberación de los cloruros por hidrólisis alcalina y su cuantificación a partir de una reacción de formación de precipitados. Para realizar esta determinación, un analista procedió de la siguiente forma: Transfirió 25 mL de la loción a un vaso de precipitados de 250 ml, añadió 100 ml de disolución alcohólica de KOH al 20 % y calentó hasta total disolución. Dejó reposar la disolución durante 30 minutos y posteriormente la trasvasó a un volumétrico de 250 mL, completando con agua destilada hasta el aforo. Extrajo 25 mL y los trasvasó a un volumétrico de 100 mL, enrasando con el mismo disolvente. Transfirió 25 mL a un erlenmeyer y procedió a realizar la cuantificación, encontrando una masa de 7,25 mg de analito. a) ¿Cuántas veces varió la masa? b) ¿Cuántas veces varió la concentración? c) Calcule la concentración de lindano en la alícuota tomada para realizar la determinación, en g/L y ppm. d) Teniendo en cuenta que la especificación de calidad plantea que la concentración de lindano en la loción debe ser 10 ± 3,0 mg/mL, determine si la muestra cumple con este criterio. Exprese el resultado también en %. 25. Un analista realizó la cuantificación de Al2O3 en el gel desecado de Al(OH)3 procediendo de la siguiente forma:

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

73

Pesó exactamente 2 g de muestra y los disolvió en 25 mL de HCl 3N. La disolución resultante la trasvasó a un volumétrico de 500 mL y completó hasta el volumen final con agua destilada. Tomó una alícuota de 25 mL y la transfirió a un recipiente cónico, añadiendo además 25 mL de sal disódica de EDTA 0,0500 M, 20 mL de buffer acetato y 2 mL de ditizona. Realizó la cuantificación y obtuvo que la concentración de la alícuota analizada fue 2,32 mg/mL. Teniendo en cuenta que para este medicamento se establece que el contenido de Al2O3 debe encontrarse entre 0,40 y 0,50 g de principio activo por g de gel, diga si la muestra cumple con lo establecido. 26. Para determinar la pureza de una materia prima de NaCl se pesaron exactamente 400 mg de la misma y se disolvieron en 250 mL de agua destilada. De la disolución preparada se tomó una alícuota de 5 mL y se analizó por una técnica volumétrica. Como resultado del análisis se obtuvo que los 5 mL valorados contenían 7,8 mg de NaCl. a) Determine si la materia prima está apta para el uso, si se conoce que su pureza debe encontrarse entre 98 y 102 % (m-m). b) ¿Cree Ud. que se afectaría el resultado obtenido en el análisis si en lugar de pesar 400 mg de materia prima se hubieran pesado 200 mg? Justifique su respuesta. 27. Para determinar el contenido de iones cloruro en la disolución de suero fisiológico se establece la siguiente técnica de análisis: Tome una alícuota de 10 mL del frasco, trasvásela a un volumétrico de 50 mL y complete el volumen con agua destilada. De esta disolución tome una alícuota de 10 mL y trasvásela a un vaso de precipitados, añada 30 mL de agua destilada y valore con una disolución de AgNO3, determinando el punto final potenciométricamente. a) Para preparar la disolución valorante se pesaron exactamente 4,2687 g de AgNO3 y se disolvieron en agua destilada hasta un volumen final de 250 mL. Calcule la normalidad de esta disolución. b) Una vez realizado el análisis se obtuvo que la masa de cloruro en la alícuota valorada fue 12 mg. Diga si este medicamento está apto para el uso si se conoce que debe contener entre 5,4 y 6,6 g de cloruro/L de disolución. c) ¿Cree Ud. que se afectaría la masa inicial de cloruro si en lugar de valorar 10 mL se hubieran valorado 20 mL? Justifique su respuesta. 28. ¿Qué es un ensayo en blanco y por qué es importante su realización?
Datos:

M(NaOH) = 40 g/ mol M(MnO-4) = 118,9 g/ mol M(Na2B4O7 x 10 H2O /2) = 190,7 g/ mol M(HCl/1) = 36,5 g/ mol M(KCl/1) = 76,5 g/ mol M(AgNO3/1) = 169,87 g/mol

Capítulo 1. Introducción al Análisis Químico Farmacéutico /

74

Algunas Respuestas

18. a) 5 mol/L, 200 g/L, 19. 0,48 ppm

b) 2,5 mol,

c) 50 g

20. 0,0501 M, 0,1002 N, 19107 ppm, 19,1 g/L, 1,91 % b.1) 4 veces, 0,0125 M b.2) 200 veces, b.3) 0,0238g, 0,0250 N, 21a.3) 12 N

21. a.1) 43,6 %, 21a.2) 436,6 g/L, 0,44 g/mL, b) 2,18g, 0,004 g/mL 22.

a (0,5 g/L) < c (23 g/L) < d (72 g/L) < b (74,05 g/L) c) 0,29 g/L, 290 ppm,

23. a) 0,2 g, 23b) 0,07 %, 0,035 g de ácido/ g de medicamento 24. a) 40 veces, b) 40 veces, d) 11,6 mg de principio activo/ mL de loción, 1,16 % 25. 0,58 g de principio activo/ g de medicamento 26. 97,5 % 27. a) 0,1005 N, b) 6 g de cloruro/ L de disolución

Capítulo 2
Análisis gravimétrico
El análisis gravimétrico consiste en la aplicación de métodos analíticos que involucran, durante su desarrollo, mediciones de masa que permiten la cuantificación de las especies químicas estudiadas. Los métodos que se aplican en este tipo de análisis cuantitativo son los denominados métodos gravimétricos. Los métodos gravimétricos, no obstante ser los más antiguos en el análisis de las especies químicas y de hecho ser considerados métodos clásicos de la Química Analítica, tienen en la actualidad gran importancia y aplicación en el Análisis Químico Farmacéutico. Las principales farmacopeas vigentes, establecen la determinación de parámetros físicoquímicos de calidad de las materias primas de los fármacos mediante la aplicación de estos métodos; como por ejemplo la pérdida por secado, el residuo de ignición, la pérdida por ignición, etc. También algunos ensayos para determinar el contenido de diferentes principios activos en sus materias primas, es decir, su pureza; así como ensayos de determinadas formas farmacéuticas y la determinación de sustancias relacionadas se realizan aplicando el análisis gravimétrico.

2.1. FUNDAMENTO DEL ANALISIS GRAVIMETRICO
Comúnmente, el fundamento del análisis gravimétrico se expresa como la separación de un elemento, un radical o un compuesto, que se desea determinar en una muestra dada, del resto de los constituyentes, en forma de un compuesto poco soluble. Este último debe obedecer la ley de las proporciones definidas, es decir, que los elementos que lo constituyan deben guardar entre sí una relación invariable. Solamente sobre esta base es posible determinar, a partir del peso del compuesto separado o de otro en el que se transforma al secarlo, la cantidad del elemento, el radical o el compuesto, contenida en la muestra que se analiza. La exactitud del resultado del análisis dependerá, fundamentalmente, de la insolubilidad del precipitado, de la perfección de la separación de las otras sustancias presentes y de que su composición, en el momento de la pesada, sea perfectamente definida y reconocida. El fundamento expuesto permite plantear las diferentes etapas que pueden constituir un análisis gravimétrico: 1. Pesada de la muestra. 2. Disolución de la muestra. 3. Obtención de una sustancia poco soluble en el seno de la disolución que contiene a la muestra. 4. Aislamiento de la sustancia insoluble, para lo que comúnmente se aplica la operación de filtración. 5. Determinación de la masa de la sustancia aislada o de algún derivado formado, generalmente por incineración, también denominada calcinación. Aunque el análisis gravimétrico puede realizarse omitiendo una o varias de las etapas anteriores, siempre resulta necesaria la separación del compuesto en estudio, es decir, del analito, y la determinación de la masa del mismo. Sin embargo en estos métodos, la separación del compuesto de interés no siempre se realiza mediante la obtención de una sustancia poco soluble.

75

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

76

Atendiendo a lo anterior, se puede expresar que, de forma general, el análisis gravimétrico se basa en la medición precisa y exacta de la masa de la sustancia que se analiza, previamente separada del resto de los componentes de la muestra, como una fase más o menos pura, que puede ser la sustancia misma o un compuesto de composición conocida. Por tanto, el análisis gravimétrico involucra dos etapas generales esenciales: la separación del componente que se desea cuantificar y la pesada del componente separado.

2.2. CLASIFICACION DE LOS METODOS GRAVIMETRICOS.
Los métodos gravimétricos generalmente se clasifican atendiendo al procedimiento utilizado para aislar o separar el analito. Debe señalarse que, aunque un procedimiento puede involucrar más de una técnica de separación, esta clasificación se basa en la consideración de la técnica predominante, de manera que pueden establecerse 5 grandes grupos de métodos: Métodos gravimétricos de precipitación. Son los más importantes en el análisis gravimétrico; se toman como prototipo para definir este tipo de análisis. En ellos, un componente dado es determinado por medio de la separación química del propio componente o de un componente poco soluble que lo contiene o está en relación definida con el mismo. El compuesto poco soluble puede tener una composición definida y estable o puede ser de tal naturaleza que sea susceptible de ser transformado por un tratamiento sencillo, comúnmente por incineración, en un compuesto estable de composición definida. Métodos gravimétricos de electrodeposición. Son un caso especial de los métodos de precipitación, el agente precipitante en este caso es la corriente eléctrica. La separación ocurre por la deposición sobre un electrodo adecuado del metal puro o de uno de sus compuestos. Algunos aniones se determinan como sales poco solubles sobre un ánodo metálico particular. En todos los casos, el peso de la sustancia depositada se determina por pesada directa del electrodo antes y después de la electrolisis. Estos métodos presentan ventajas, pues en ellos se elimina la filtración y se pueden obtener los precipitados muy puros; sin embargo, tienen la desventaja de que no son de aplicación general. Los métodos electrogravimétricos se estudian, generalmente, dentro del análisis instrumental. Métodos gravimétricos por volatilización o desprendimiento gaseoso. En ellos se hace uso de la diferencia de volatilidad de los componentes de la muestra o de los productos de su transformación y la determinación puede ser directa o indirecta, lo que da lugar a que existan: Métodos directos: aquellos en los que el componente a estudiar es pesado una vez separado, ya sea porque el mismo se desprende en estado gaseoso y su masa es determinada reteniéndolo por absorción sobre una sustancia adecuada previamente pesada, o porque el componente en estudio puede ser el residuo obtenido que finalmente se pesa. Métodos indirectos: aquellos en los que se calcula indirectamente la masa de sustancia que se analiza mediante la diferencia entre la de la muestra, inicialmente pesada, y la del residuo que queda luego de la volatilización de la sustancia de interés.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

77

Métodos gravimétricos de extracción. Se basan en la extracción de la sustancia problema en un disolvente adecuado, la posterior volatilización del disolvente y la pesada de la sustancia aislada o de algún derivado apropiado. También es posible extraer, mediante disolución, los componentes que no se van a determinar, quedando como residuo el elemento o componente que se desea cuantificar. Métodos gravimétricos varios. Se incluyen en este grupo la Termogravimetría y aquellos métodos en los que la separación de los componentes de una muestra en polvo se lleva a cabo según las densidades de los mismos, introduciendo la muestra en una disolución de densidad conocida y pesando después las fracciones separadas. También puede ser por tamizado o sedimentación de las diferentes fracciones de la muestra y pesada posterior de cada una. A continuación se profundizará en los métodos gravimétricos por precipitación y por volatilización, ya que son los de mayor aplicación en el Análisis Químico Farmacéutico. La Termogravimetría y los métodos por electrodeposicion clasifican como métodos instrumentales de análisis y por tanto, no serán tratados en el presente texto.

2.3. METODOS GRAVIMETRICOS POR PRECIPITACION
En los métodos gravimétricos por precipitación, la porción pesada de muestra (porción de ensayo), se disuelve mediante algún procedimiento adecuado y luego, la sustancia a determinar (el analito), se precipita en forma de un compuesto muy poco soluble. El precipitado se separa por filtración, se lava a fondo, se incinera o se seca y se pesa con exactitud. Conociendo la identidad, es decir, su fórmula y la masa de las cenizas o del precipitado seco puede finalmente expresarse la concentración del analito en la muestra. Siendo la precipitación una operación empleada con mucha frecuencia, es esencial llegar a comprender con claridad todas las etapas del proceso. La manipulación en el laboratorio es de aplicación completamente general y debe ser efectuada correctamente para obtener resultados exactos.

2.3.1. Operaciones en los métodos gravimétricos por precipitación.
Las operaciones generales que se realizan en estos métodos gravimétricos son: medida de la muestra, preparación de la muestra, precipitación, filtración y lavado, secado y/o incineración, pesada y cálculos y expresión de los resultados. 2.3.1.1. Medida de la muestra. Los objetivos perseguidos con en el análisis gravimétrico conllevan a expresar siempre los resultados en una forma de concentración, es decir, refiriendo la masa de analito cuantificada a una determinada masa o volumen de muestra. De ahí, la importancia de la medición exacta y precisa de la porción de la muestra (porción de ensayo) tomada para el análisis. Si se trata de un líquido, se debe medir un volumen conocido con pipeta o cualquier otro instrumento de medición de volúmenes exactos. Si la matriz es sólida, entonces debe pesarse una masa exactamente conocida en balanza analítica. 2.3.1.2. Preparación de la muestra. La preparación de la muestra es relativamente sencilla y de forma general consta de dos etapas. A. Disolución:

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

78

La muestra pesada exactamente debe ser disuelta en un disolvente adecuado. Si la matriz sólida es insoluble, habrá que auxiliarse de un procedimiento adicional de extracción que permita obtener al analito disuelto en un disolvente apropiado. Métodos de extracción sólido-líquido y procedimientos de clarificación pueden resultar alternativas válidas en estos casos. Si la matriz analizada es líquida, el proceso resulta mucho más simple pues basta con tomar un volumen determinado de la misma. B. Eliminación de interferencias: Excesos de ácidos usados para la disolución de la muestra son generalmente removidos por evaporación, en caso que los residuos sean insolubles la disolución debe ser filtrada. Sustancias que interfieran como sales de amonio o ácido sulfúrico concentrado pueden ser volatilizadas a altas temperaturas. 2.3.1.3. Precipitación. De todas las operaciones enumeradas, la precipitación es la más importante. La exactitud y la precisión de los resultados del análisis dependen, en grado sumo, de la acertada elección del reactivo precipitante, de qué cantidad de éste se ha agregado y de las condiciones en que se ha efectuado la precipitación. La precipitación del analito se realiza con la ayuda de un agente precipitante, el cual juega un importante papel en las características del precipitado que posteriormente se obtendrá. Por tanto, el agente precipitante debe cumplir determinados requisitos. Requisitos que debe cumplir el agente precipitante: • Fácil eliminación de su exceso. Experimentalmente se ha demostrado que durante la separación del precipitado a partir de la disolución éste arrastra siempre diversas sustancias extrañas o iones, entre los cuales figuran también los iones del agente precipitante, que se deben eliminar del precipitado por lavado. Puesto que el lavado puede resultar incompleto, conviene que el reactivo precipitante sea una sustancia volátil, por lo que en este caso la fracción no eliminada durante el lavado se volatilizará en el transcurso de la operación de incineración. Precisamente por eso, el ion Fe3+ no se precipita con KOH o NaOH, sino con NH4OH; el Ba2+ no se precipita con Na2SO4 o K2SO4, sino con H2SO4; y la Ag+ no se precipita con NaCl, sino con HCl. Desde luego, esta regla no siempre se puede observar. Por ejemplo, para precipitar Cu2+ en forma de Cu(OH)2 no se debe emplear NH4OH, en cuyo exceso el precipitado se disuelve, sino NaOH o KOH, etc. Se comprende que en tales casos los precipitados se deben lavar con un esmero particular. • Selectividad. En la mayor parte de los análisis el ión que se determina se debe precipitar en presencia de otros iones. Por esta razón es indispensable tener en cuenta la posibilidad de que con el reactivo empleado precipiten, simultáneamente con las sustancias necesarias, también otras sustancias difícilmente solubles. Para que esto no ocurra, es muy importante elegir un reactivo precipitante que precipite solamente el ión dado, es decir, que sea lo suficientemente selectivo. Por ejemplo, el ión Al3+, frecuentemente, se determina precipitándolo con amoníaco en forma de hidróxido y pesando el óxido de aluminio Al2O3 que se forma después de la incineración. No obstante, si en la disolución está presente el ión Fe3+, éste también se precipitará. En este caso conviene más emplear el tiosulfato de sodio (Na2S2O3), que reacciona con Al3+ según la ecuación:

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

79

2 2Al 3 + + 3S 2 O 3 − + 3H 2 O → 2Al(OH) 3

(S)

+ 3S ( S ) + 3SO 2

( g)

Una vez filtrado y lavado el precipitado de Al(OH)3, éste se incinera, mediante lo cual el azufre se quema y el Al(OH)3 se transforma en Al2O3. Los iones Fe3+ no precipitan por la acción de Na2S2O3, sino sólo se reducen a Fe2+. Por supuesto, no siempre es posible encontrar un reactivo precipitante específico, razón por la cual se debe recurrir al enmascaramiento de los iones que interfieren en la determinación, es decir, fijarlos en complejos suficientemente estables que no sean precipitados por el reactivo dado; si el enmascaramiento es imposible, estos iones se eliminan de la disolución por algún otro procedimiento. Como resultado de la adición del agente precipitante se obtiene el precipitado que contiene al analito. Este compuesto precipitado, obtenido a partir de la disolución, durante la interacción con el reactivo precipitante, se conoce como forma precipitada, la cual debe cumplir también determinadas exigencias que garanticen la posterior cuantificación del analito contenido en ella. Requisitos que debe cumplir la forma precipitada: • Poseer una solubilidad suficientemente escasa, sin lo cual es prácticamente imposible obtener una precipitación completa del ión del elemento que se determina. Como se conoce, la solubilidad de los electrolitos difícilmente solubles se caracteriza por la magnitud de su producto de solubilidad (Kps), sobre el cual se trató resumidamente en el Capítulo 1 (epígrafe 1.1.6.). Experimentalmente se ha demostrado que en el caso de los electrolitos binarios, es decir, compuestos, como por ejemplo, el Ba2SO4 y el AgCl, prácticamente, se puede conseguir la precipitación completa sólo en el caso de que la Kps del precipitado no supere 1x10-8. Por esta razón en el análisis gravimétrico los compuestos con Kps>10-8, por regla general, no se emplean como forma precipitada. Pero, desde luego, la posibilidad de utilizar, para los objetivos mencionados, tal o cual compuesto depende también de la precisión con que se requiera realizar el análisis dado. • El tamaño de partícula del precipitado debe permitir efectuar con bastante rapidez la filtración y el lavado para eliminar las impurezas. Las dimensiones de las partículas de los precipitados varían considerablemente. En el extremo inferior del intervalo de los posibles tamaños se ubican las partículas de las suspensiones coloidales (diámetros 10 -6 – 10 -4 mm). En el extremo superior están las partículas con dimensiones en el orden de varias décimas de mm. La dispersión temporal de dichas partículas en la fase líquida se denomina suspensión cristalina, estas partículas se depositan rápido y espontáneamente para dar precipitados que son fácilmente filtrables. No existen modificaciones en las propiedades físicas a medida que es mayor el tamaño de partícula desde el estado coloidal a los cristales típicos; de hecho existen algunos precipitados con características intermedias entre estos estados definidos, sin embargo, la mayoría de los precipitados se consideran como predominantemente coloidales o predominantemente cristalinos, clasificación que, aunque imperfecta, puede ser aplicada con acierto a la mayoría de las fases sólidas. Las partículas coloidales individuales son tan pequeñas que no son retenidas en los medios filtrantes más frecuentes, además el movimiento browniano evita la sedimentación por acción de la gravedad. No obstante las partículas individuales de la mayoría de los coloides se pueden coagular (o aglomerar) para dar una masa filtrable, no cristalina, que sedimenta. El proceso de coagulación puede acelerarse mediante el uso de calor, agitación y por la adición de un electrolito al medio. Los precipitados cristalinos tienden a ser manipulados con más facilidad que los coloides coagulados.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

80

Lo expuesto anteriormente permite expresar que el tamaño de partícula del precipitado determina la facilidad con que se filtra y purifica el mismo pues existe una relación directa entre el tamaño de partícula y la facilidad para filtrar. Los precipitados de cristales relativamente grandes son muy cómodos para el trabajo, se retienen fácilmente sobre los medios porosos y por tanto son filtrados con facilidad, casi no tupen los poros del filtro y debido a su superficie no desarrollada, absorben débilmente sustancias extrañas de la disolución, que son fácilmente eliminadas por lavado. Los precipitados de cristales muy pequeños, tales como Ba2SO4 o CaC2O4, son menos convenientes en este sentido, requieren filtros densos que presentan baja velocidad de filtración. Los precipitados amorfos, en particular, los gelatinosos tales como Al(OH)3, tienen una superficie bien desarrollada y por tanto absorben fuertemente de la disolución las sustancias extrañas, difícilmente eliminadas por lavado. Además, también la filtración se opera muy lentamente. Pero si no se dispone de compuestos que poseen propiedades más adecuadas para el análisis, el analista se ve obligado a obtener incluso estos precipitados. En este caso se intenta crear disoluciones en las cuales disminuyen los inconvenientes debido a la utilización de precipitados amorfos. La relación entre el tamaño de partícula y la pureza del precipitado es compleja. Los precipitados están frecuentemente contaminados con compuestos solubles que no se esperaría que precipiten bajo las condiciones que existen en la disolución; se ha demostrado que en general un aumento del tamaño de partícula va acompañado de una disminución de dicha contaminación. El arrastre de especies normalmente solubles se conoce como coprecipitación. Se debe enfatizar que la disolución está por debajo de la saturación con respecto a las sustancias que han coprecipitado y que la precipitación simultánea de una segunda sustancia cuya solubilidad ha sido excedida no constituye coprecipitación. Existen diferentes factores que afectan el tamaño de partícula de los precipitados, el cual no depende solamente de la composición de la especie química, sino también de las condiciones existentes durante su formación, entre ellas, la temperatura, la concentración de los reaccionantes, la velocidad en que estos se mezclan y la solubilidad del precipitado en el medio que se forma. No obstante, el hecho de conocerse la incidencia de estos factores, el mecanismo por el que se produce el proceso de precipitación como tal no es aún totalmente conocido. Se ha expresado que el fenómeno de la precipitación incluye dos mecanismos o procesos, el de nucleación y el de crecimiento de la partícula. Durante la formación de núcleos un número mínimo de iones o moléculas se unen para formar una segunda fase estable. El proceso puede tener lugar sobre la superficie de un sólido contaminante de la disolución (nucleación heterogénea) o puede ocurrir la reordenación de las especies componentes en una orientación que favorezca su unión para formar el sólido (nucleación homogénea). Puede haber una precipitación posterior tanto por la generación de núcleos adicionales o por depósito del sólido sobre los núcleos, si ya e han formado, en esto consiste el crecimiento de partículas. Si predomina la nucleación, el precipitado estará constituido por un gran número de partículas muy pequeñas. El tamaño de partícula de un precipitado está regido por el grado en que un proceso predomine sobre el otro. Las variables experimentales que favorecen la producción de precipitados cristalinos son: temperaturas elevadas, el uso de disoluciones diluidas y agitación lenta del reactivo precipitante con buena agitación. El pH también puede ser una variable que influya en el tamaño de partícula, por ejemplo se pueden obtener cristales grandes de oxalato de calcio, fácilmente filtrables, obteniendo la masa del sólido en un medio un poco ácido en el que la sal es moderadamente soluble. La precipitación se completa por la adición lenta de amoníaco

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

81

acuoso hasta que la acidez desciende al nivel necesario para la formación cuantitativa de oxalato de calcio; el precipitado adicional generado durante este proceso se forma sobre el sólido. • La forma precipitada debe convertirse con bastante facilidad y completamente en forma pesada. A fin de mejorar la selectividad y la especificidad de los métodos gravimétricos por precipitación se presta atención continuada a los problemas analíticos asociados con la adsorción superficial, tales como la contaminación de precipitados, coprecipitación con arrastre, etc 2.3.1.4. Filtración y lavado. La filtración y el lavado de los precipitados es una operación de gran importancia, ya que los resultados analíticos dependen considerablemente del cuidado con que se haya llevado a cabo esta operación. En análisis gravimétrico se usa el papel de filtro cuantitativo, el cual posee como característica tener sus cenizas taradas o ser un papel sin cenizas, en este caso el contenido es del orden de 2 x 10−4 g y puede ser despreciado; en estos materiales filtrantes la mayor parte de las sustancias minerales ha sido removida por lavado con ácido fluorhídrico y ácido clorhídrico. Estos papeles de filtro están hechos de acuerdo al tamaño de las partículas del precipitado, así se tienen papeles de filtro de velocidad de filtración lenta, media y rápida (ver Capítulo, Epígrafe 1.3.2.3.), estos últimos son usados en la separación de precipitados gelatinosos, amorfos, los cuales presentan gran dificultad en la filtración. En gravimetría también se usan para la filtración crisoles de vidrio con placas porosas (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.3.). Estas placas son de diferentes porosidades, las cuales son diferenciadas por números, 1 al 5; la porosidad decrece con el incremento del número, los poros más finos son el 3, 4 y 5 que son los usados en trabajos analíticos. Para disminuir el tiempo de filtración el líquido sobrenadante debe ser primeramente decantado, evitando así que los poros del filtro sean obstruidos por las partículas del precipitado; para que el líquido no se derrame se trasvasa con la ayuda de una varilla de vidrio, un agitador. Cuando el líquido sobrenadante se haya decantado completamente se comienza el lavado del precipitado en el vaso de precipitados lo que permite un contacto mucho mayor con el sólido y, a la vez, una filtración más rápida; la mayor parte del precipitado se debe conservar en el vaso de precipitados hasta el último lavado, y solo después trasvasarlo al papel de filtro o medio filtrante seleccionado (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.4.). Para lavar un precipitado se deben tener en cuenta los siguientes factores: • Los posibles contaminantes deben ser solubles en la disolución que se toma para realizar el lavado y lógicamente el precipitado debe ser insoluble en ella. Puede usarse también una disolución que contenga un ión común para disminuir la solubilidad del precipitado. La disolución de lavado debe volatilizarse completamente en las condiciones del procedimiento a seguir, de tal forma que no queden residuos que contaminen el precipitado. Si las características del precipitado de interés, en cuanto a solubilidad, lo permiten el líquido de lavado debe usarse caliente, pues los líquidos calientes filtran mucho más rápido y la mayoría de las impurezas son más solubles a altas temperaturas.

2.3.1.5. Secado y/o incineración. En esta etapa el precipitado es sometido a un tratamiento térmico con el fin de convertirlo en una forma apropiada para ser pesado, es decir, la forma pesada. Existen casos donde este

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

82

proceso es muy sencillo, sólo, consiste en eliminar el agua, pero en otros casos se hace necesario incinerar a altas temperaturas para descomponer parcialmente el precipitado. En este sentido, la forma pesada debe cumplir también un conjunto de exigencias con vista a garantizar una cuantificación lo más exacta y precisa posible. Requisitos que debe cumplir la forma pesada: • Correspondencia exacta de su composición con su fórmula química. Esta es la exigencia más importante. Es obvio que si tal correspondencia no tuviese lugar, por ejemplo, si el precipitado que se pesa, no fuese una sustancia químicamente pura de una composición rigurosamente definida, correspondiente a su fórmula, sino una mezcla indefinida, sería imposible calcular los resultados del análisis. Muchos precipitados obtenidos en el curso del análisis no satisfacen estas exigencias. Por ejemplo, el precipitado de hidróxido férrico no corresponde exactamente a la fórmula Fe(OH)3, sino que contiene una cantidad variable y desconocida de agua, que depende de las condiciones de precipitación. De este modo su fórmula se debe escribir así: Fe2O3.nH2O. Durante la incineración de hidróxido férrico, toda esta agua se elimina y se forma un compuesto de composición plenamente definida, que corresponde rigurosamente a la fórmula Fe2O3. Precisamente debido a que los precipitados primarios no satisfacen a menudo la exigencia mencionada, hace falta recurrir a su incineración. Además, durante la incineración se eliminan totalmente del precipitado, el agua retenida y las impurezas volátiles, que no fueron eliminadas por el lavado. • Suficiente estabilidad química de la forma pesada. Es evidente que el análisis se dificulta si esta forma cambia fácilmente su composición debido, por ejemplo, a la absorción de vapor de agua o de CO2 atmosférico, a la oxidación (o reducción), a la descomposición y otros procesos análogos. Es sabido que en estos casos se altera la correspondencia de la composición del precipitado con su fórmula, aspecto tratado anteriormente. Tales propiedades del precipitado, pese a que no imposibilitarían la determinación, exigirían que se observen muchas precauciones a fin de prevenir el cambio de la composición del precipitado y por tanto complicarían el análisis. Para evitarlo, es preferible frecuentemente transformar los precipitados con semejantes propiedades en la forma pesada más conveniente, tratándolos con reactivos apropiados. Por ejemplo, el precipitado CaO, que absorbe fácilmente el H2O y el CO2 del aire, lo que dificulta su pesada exacta, a veces, se hace transformar en CaSO4, tratándolo en un crisol con el ácido sulfúrico, cuyo exceso se elimina por evaporación. Al tratamiento del precipitado con reactivos se debe recurrir también en los casos en que éste, durante la incineración, se reduce parcialmente por el carbono y los productos de la combustión incompleta del filtro. • El contenido del elemento que se determina en la forma pesada, sea lo menor posible. Cumplimentado este requisito se garantiza que los errores de determinación; por ejemplo, los errores de pesada, las pérdidas debidas a la solubilidad del precipitado o a la transferencia incompleta del precipitado al filtro, etc. repercutan menos sobre el resultado final del análisis. Lo anterior puede comprenderse bien si se analiza el siguiente ejemplo; un error igual por su valor absoluto, cometido durante la determinación de la masa de los precipitados BaCrO4 y Cr2O3 influye en el contenido de cromo encontrado en el primer caso 3,5 veces menos que en el segundo. En efecto, la pérdida de 1 mg de precipitado en el transcurso del análisis corresponde a los errores siguientes cometidos al determinar la masa de cromo:

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

83

Forma pesada de Cr2O3 152 mg de Cr2O3 contienen 1 mg de Cr2O3 contendrá
X= 104 × 1 = 0,7 mg de Cr 152

104 mg de Cr X mg de Cr

Forma pesada de BaCrO4 253,3 mg de BaCrO4 contienen 52 mg de Cr

1 mg de BaCrO4 contendrá X mg de Cr
X= 52 × 1 = 0,2 mg de Cr 253,3

Para secar los precipitados, generalmente, se usan estufas eléctricas (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.5), que regulan la temperatura automáticamente, y para incinerar a altas temperaturas, casi siempre se usan hornos eléctricos denominados muflas (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.5.), que alcanzan temperaturas del orden de 1200 ºC. Estos equipos también regulan la temperatura automáticamente. Para tratar el precipitado es necesario llevar previamente el crisol a peso constante, calentándolo hasta que alcance la misma temperatura a la cual va a ser sometido el precipitado; con esta precaución se evitan las pérdidas de peso dadas por el crisol durante el calentamiento con el precipitado. Antes de incinerar un precipitado en una mufla, éste se debe secar en la estufa a 103-110ºC, si se ha filtrado, usando como medio filtrante papel de filtro cuantitativo es preferible quemar el papel en un quemador y después llevar el crisol a la mufla, todo este proceso debe hacerse para evitar pérdidas de precipitado. Cuando se ha terminado el proceso de secado o incineración del precipitado el próximo paso es la pesada, para lo cual hay que enfriar los crisoles hasta que alcancen la temperatura ambiente, para ello los crisoles se colocan en una desecadora (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.4.) cuando se encuentren tibios, aproximadamente 60-70ºC, para que el precipitado no absorba humedad del ambiente, evitando así un error en el análisis por aumento de la cantidad de masa en el precipitado. 2.3.1.6. Pesada. La determinación de la masa del precipitado se lleva a cabo después que el precipitado incinerado y el crisol hayan alcanzado la temperatura ambiente en una desecadora. Concluida la pesada, el tratamiento con calor se repite y se determina nuevamente la masa, el tratamiento finalizará cuando el precipitado haya sido llevado a peso constante. 2.3.1.7, Cálculos y expresión de los resultados. Generalmente, los resultados de la cuantificación a través de métodos gravimétricos por precipitación se expresan en porcentajes, según la ecuación 2.1.
% analito = m (analito ) × 100 b

[2.1]

donde b es la masa (g) o el volumen (mL) de la muestra tomados para el análisis.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

84

Si el elemento o componente que se desea cuantificar es el mismo que se pesa finalmente, es decir, el propio analito es la forma pesada, el cálculo del porcentaje resulta muy simple, pero generalmente ocurre que el componente que se desea determinar no se obtiene en su forma elemental, sino que se pesa en forma de un compuesto de composición química conocida que contiene al analito. Por ejemplo, al determinar Fe+3 y Al+3, generalmente son formas precipitadas los hidróxidos Fe2O3 . nH2O y Al2O3 . nH2O, que se designan también con fórmulas Fe(OH)3 y Al(OH)3 y se denominan hidróxidos, que se obtienen por la acción de NH4OH sobre la disolución analizada. Sin embargo, las formas pesadas son los óxidos anhidros Fe2O3 y Al2O3 que se forman a partir de los hidróxidos mencionados por incineración, así: Fe2O3 . nH2O
+2

 Fe2O3 + nH2O →

En la determinación de Ca , la forma precipitada será el oxalato de calcio CaC2O4 . H2O y la forma pesada puede ser el óxido de calcio CaO, que se obtiene de éste, al incinerarlo: CaC2O4 . H2O

 CaO +CO2 (g) + CO (g) + H2O (g) →

En estos casos será necesario calcular en qué relación se encuentra el componente que se desea cuantificar en el compuesto pesado finalmente. Tomemos por ejemplo la determinación de Ca2+. En este caso se emplea como agente precipitante una disolución de oxalato de amonio ((NH4)2C2O4) y el oxalato de calcio precipitado (CaC2O4) se incinera para obtener finalmente como forma pesada el carbonato de calcio (CaCO3). Si se desean expresar los resultados en función de Ca2+ es indispensable calcular qué masa de Ca2+ hay contenida en la forma pesada de CaCO3 . Si se pesó una masa de 0,1290 g de CaCO3 y se desean expresar los resultados en función de Ca2+, es indispensable entonces calcular la masa de Ca2+ que está contenida en 0,1290 g de CaCO3. Conociendo que la M(CaCO3) = 100 g/mol y que la M(Ca) = 40 g/mol puede plantearse que: 100 g de CaCO3 0,1290 g de CaCO3 contiene contendrá 40 g de Ca2+ X g de Ca2+

Entonces X g de Ca 2+ = 0,1290 g ×

40 g / mol = 0,0516 g de Ca 2+ 100 g / mol

A la relación entre las masas molares del componente buscado (Ca2+ en este caso) y el componente o forma pesada (CaCO3 en este ejemplo) se le denomina factor gravimétrico (FG). En el ejemplo anterior, el factor gravimétrico es:
FG = 40 g / mol M(Ca 2+ ) = = 0,4 M(CaCO 3 ) 100 g / mol

y puede generalizarse que m(componente buscado) = m(forma pesada) x FG por tanto, m(Ca2+) = 0,1290 g x 0.4 m(Ca2+) = 0,0516 g de Ca2+ [2.2]

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

85

Otro ejemplo: En la determinación de Fe3+ se empleó como agente precipitante NH4OH y se obtuvo un precipitado de Fe(OH)3 el cual se incineró y se pesó finalmente en forma de Fe2O3, encontrándose una masa igual a 0,2200 g. Calcule la m(Fe3+) presente en la forma pesada. Debe calcularse primero el factor gravimétrico:
FG = 2 (56 g / mol ) 2M(Fe 3 + ) = = 0,7 M(Fe 2 O 3 ) 160 g / mol

Hay que destacar que en este caso es indispensable multiplicar la M(Fe3+) por dos, ya que la forma pesada (Fe2O3) contiene dos átomos de Fe3+. Aplicando ahora la expresión general (ecuación 2.2) deducida en el ejemplo anterior: m(Fe3+) = m(Fe2O3) x FG m(Fe3+) = 0,2200 g x 0,7 m(Fe3+) = 0,154 g Debe señalarse que si bien, en los dos ejemplos considerados (determinación de Ca2+ y Fe3+), se ha determinado la cantidad absoluta, expresada en gramos, de Ca2+ y Fe3+, se sabe que en la práctica, el resultado de ambas determinaciones se expresa con una forma de concentración (% m-m, % m-v, mg/100 g, mg/100 mL, etc.) refiriendo la masa calculada a la cantidad inicialmente medida de la matriz original. Como resumen puede plantearse que para emplear una reacción en la gravimetría de precipitación, la misma debe cumplir los siguientes requisitos. • • • • La reacción debe realizarse en un tiempo moderadamente corto para obtener partículas de tamaño filtrable. La reacción debe realizarse en una disolución tal, que la concentración y temperatura permitan obtener un precipitado poco soluble y en forma cuantitativa. El precipitado producto de la reacción debe tener características físicas que permitan su separación por filtración y que se puedan eliminar las impurezas con facilidad. El agente precipitante debe ser específico hasta donde sea posible, ya que por lo general los reactivos precipitantes carecen absolutamente de propiedades específicas. La reacción principal debe realizarse sin interferencia de otros componentes existentes en la disolución. El precipitado producto de la reacción no debe tender apreciablemente con las sustancias solubles en la disolución. a impurificarse

• • •

Si en la disolución hay otras sustancias capaces de precipitar con las sustancias que se desea precipitar, aquellas deben ser aisladas por un control del pH o por adición de un agente de enmascaramiento. En la reacción, la presencia de un ligero exceso de agente precipitante disminuye, en general, la solubilidad del precipitado hasta el punto que el efecto de la temperatura se hace despreciable. En la reacción debe evitarse un exceso de agente precipitante porque muchos precipitados tienden a formar iones complejos con el exceso de sus propios iones, produciendo un aumento de la solubilidad.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

86

2.3.2. Aplicación de los métodos gravimétricos por precipitación en el Análisis Químico Farmacéutico.
La aplicación fundamental de los métodos gravimétricos por precipitación en el Análisis Químico Farmacéutico consiste en la determinación del contenido de principio activo en su materia prima (% de pureza) o también en una forma terminada. A continuación se presenta un ejemplo de esta aplicación: Determinación del contenido de aurotioglucosa (C6H11AuO5S) en su materia prima: Pesar exactamente alrededor de 1 g del material a analizar y disolverlo en un balón Kjeldahl con 100 mL de agua destilada. Añadir lentamente 10 mL de HNO3(c). Cuando la reacción cesa, hervir durante 5 minutos. Posteriormente filtrar y lavar bien el Au separado, con agua destilada. Incinerar el precipitado, pesar el residuo y repetir la incineración hasta peso constante. La masa en g de aurotioglucosa en la muestra se calcula a partir de la siguiente expresión: gramos de C6H11AuO5S en muestra = m(Au) en g X 1,991

2.4. METODOS GRAVIMETRICOS POR VOLATILIZACION.
Los métodos gravimétricos por volatilización o desprendimiento, o por destilación, tienen como fundamento la separación del analito del resto de los componentes de la muestra mediante un procedimiento que involucra la volatilización, evaporación o destilación de determinadas sustancias con la ayuda del calor. Finalmente se pesa con precisión el residuo no volatilizado o el analito volatilizado y absorbido a determinado material previamente pesado. Se consideran métodos por volatilización directos aquellos en los que el analito se pesa una vez separado del resto de los constituyentes de la muestra, ya sea porque él mismo volatiliza y su masa es absorbida por un material adecuado previamente pesado o porque puede constituir el residuo obtenido con posterioridad al tratamiento con calor. Los métodos por volatilización indirectos son aquellos en los que se calcula indirectamente la masa del analito, mediante la diferencia entre la muestra inicialmente pesada y el residuo que queda una vez volatilizada la sustancia de interés. Visto de forma esquemática: Métodos directos. 1.
calor muestra → residuo + compuesto volatilizado (analito)

m(analito) = m(residuo) 2.
muestra
calor    → residuo

+ analito en material

absorbente

m(analito) = m(analito en material absorbente) - m(material absorbente) Métodos indirectos
calor muestra → residuo + compuesto volatilizado (analito )

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

87

m(analito) = m(muestra) – m(residuo) En el Análisis Químico Farmacéutico, las aplicaciones más importantes de los métodos gravimétricos por volatilización son las determinaciones de la pérdida por secado, del residuo de ignición y de la pérdida por ignición de las materias primas de los principios activos.

2.4.1. Determinación de la pérdida por secado.
Se define como pérdida por secado, o pérdida por desecación, la cantidad de materia de cualquier naturaleza, que volatiliza en las condiciones específicas del análisis, presente en las materias primas de los principios activos. El procedimiento para la determinación de este índice de calidad, se basa en un método indirecto de volatilización, el mismo se describe a continuación: Pesar con precisión entre 1 y 2 g del material analizado, bien mezclado con anterioridad, si la monografía individual no especifica pesar otra masa. Si el producto se compone de cristales grandes, reducir el tamaño de partículas a aproximadamente 2 mm, triturándolo rápidamente. En un pesafiltro o pesasustancias (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.3) tarado, previamente desecado durante 30 minutos, bajo las mismas condiciones en que se efectuará la determinación, se coloca la masa de muestra, se tapa y se pesa; se agita suavemente el pesafiltro a uno y otro lado, para distribuir el contenido tan uniformemente como sea posible, hasta un espesor aproximado de 5 mm ó 10 mm en el caso de materiales voluminosos. El pesafiltro con la masa de muestra, se coloca sin tapa en la estufa u horno de desecación (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.5.) y la muestra se deseca a la temperatura, y durante el tiempo, especificados; la temperatura podrá fluctuar en ± 2 oC. Transcurrido el tiempo de tratamiento con calor, se abre la estufa o el horno, se tapa inmediatamente el pesafiltro y se extrae tapado, llevándolo a una desecadora hasta que alcance la temperatura ambiente antes de ser pesado de nuevo. Debe tenerse en cuenta que si el material analizado funde a una temperatura inferior a la especificada para la determinación, el pesafiltro con su contenido se coloca de 1 a 3 horas, a una temperatura entre 5 y 10 oC por debajo de su temperatura de fusión y entonces se deseca rápidamente a la temperatura que se especifica. Por otra parte, si el análisis se realiza a la forma terminada cápsulas, se orienta tomar el contenido correctamente mezclado de al menos 4 cápsulas para su realización. En el análisis de tabletas se establece utilizar el polvo de 4 tabletas como mínimo, finamente pulverizadas. El procedimiento puede ser simplificado mediante el siguiente esquema:
≥ 100 C Muestra t  → Residuo seco  Estufa
o

Los resultados de la determinación se expresan en porcentaje, según:

% Perdida por secado =

m(materia volatilizada) × 100 b

donde, b es la masa (g) o el volumen (mL) de la muestra pesada o tomado para el análisis, respectivamente.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

88

La masa de materia volatilizada se calcula por diferencia según: m(materia volatilizada) = m(muestra inicial) – m(residuo seco) m(muestra inicial) = m(muestra + pesafiltro) – m(pesafiltro) m(residuo seco) = m(residuo seco + pesafiltro) – m(pesafiltro) En la tabla 2.1 pueden observarse las condiciones específicas para la determinación del % de pérdida por secado según la monografía y el límite máximo establecido para diferentes materias primas de principios activos según diferentes farmacopeas. Tabla 2.1 Condiciones especificadas para la determinación del % de pérdida por secado y límite máximo establecido para materias primas de principios activos según las monografías respectivas (USP XXIV; BP 2000; F. Estados Unidos Mexicanos, 1990).
PRINCIPIO ACTIVO CONDICIONES ESPECIFICADAS LÍMITE MÁXIMO ESTABLECIDO (%)

Clorhidrato de amilorida Clorhidrato de amitriptilina Azatropina Clortalidona Dexametazona Diazepam Dipiridamol Hidrocortisona Indometacina Ketoconazol Metronidazol Nitrofurantoina

100oC, presión no mayor de 5 mm de Hg, 3 horas 60 oC, peso constante, presión no mayor de 5 mm de Hg, 105 oC, a vacío, 5 horas 105 C, 4 horas 105 C, 3 horas 60 C, peso constante, a vacío sobre pentóxido de fósforo 105 oC, 3 horas 105 oC, 3 horas 100 C, presión no mayor de 5 mm de Hg, 2 horas 80 oC, a vacío, 4 horas 105 C, 2 horas 105 oC, 1 hora
o o o o o

11,0 –13,0 0,5 1,0 0,4 1,0 0,5 0,2 1,0 0,5 0,5 0,5 1.0 forma anhidra 5.0 – 7.1 forma hidratada

Clorhidrato de tetraciclina

100 mg, frasco con tapa provisto de capilar, 60oC, a vacío, presión no mayor de 5 mm de Hg, 3 horas

2,0

Como puede apreciarse en la Tabla 2.1, la temperatura empleada en el análisis depende de las características del producto analizado, aunque generalmente se encuentra entre 100 y 105 oC. También pueden encontrarse monografías que indiquen la realización del análisis en estufas de vacío (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.2.3.5.), o con otras especificidades que no se apartan del principio gravimétrico del procedimiento descrito anteriormente. También hay casos en que la determinación se realiza por Termogravimetría, método que no queda

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

89

incluido en el contenido del presente texto, por considerarse generalmente como un método instrumental.

2.4.1.1 Importancia de la pérdida por secado en la determinación de la pureza de las materias primas de uso farmacéutico.
Como se ha expresado anteriormente, en el Análisis Químico Farmacéutico, los métodos gravimétricos también son aplicados para conocer el contenido del principio activo en su materia prima (% de pureza) o en las formas terminadas. Según las características de los analitos y las matrices, el análisis gravimétrico aplicado con este objetivo se basa generalmente en la precipitación o en la volatilización y en muchas menos ocasiones en la extracción. El resultado final de un análisis gravimétrico se calcula a partir de los resultados obtenidos experimentalmente mediante los datos de las pesadas realizadas, y lo más general es expresar dicho resultado en forma de concentración, es decir, se refiere la cantidad de analito cuantificado en función de la cantidad de muestra de matriz tomada para el análisis. Sin embargo, en ocasiones los resultados obtenidos experimentalmente necesitan ser transformados para poderlos comparar con valores de referencia o con los criterios normalizados para determinados análisis. Específicamente para concluir la pureza de las materias primas de principios activos, independientemente del fundamento del método analítico que se aplique para determinarla, las monografías de diferentes farmacopeas expresan de manera general lo siguiente: "El producto debe contener no menos de X % y no más de Y % del principio activo con referencia al producto anhidro (seco)". Un ejemplo: La materia prima de la trietanolamina debe contener no menos del 99,0 % y no más de 100,5 % de trietanolamina con referencia al producto anhidro. De tal manera se expresa el criterio de calidad que debe cumplir, la materia prima analizada, es decir, tiene que tener un contenido de principio activo que se encuentre entre un 99,0 y un 100,5% del que posee una materia prima del mismo cien por cien pura y anhidra. A este porcentaje se llega a partir de la aplicación del método analítico, pero además es necesario determinar previamente la pérdida por secado de la materia prima que se analiza o el contenido de agua según sea el caso. El procedimiento para el cálculo del porcentaje de pureza de la materia prima de un principio activo se explica a continuación mediante un ejemplo:
Para la determinación de la pureza de una materia prima de trietanolamina que posee una Pérdida por Secado del 0,1 %, se pesó exactamente 1g de muestra y desarrollando la técnica establecida se obtuvo una masa de 0,9500g del principio activo.

La masa de principio activo determinada es la contenida en la masa de materia prima pesada para el análisis, es decir, 0,9500 g de trietanolamina hay en 1,0000 g de muestra. La farmacopea establece que: La materia prima de la trietanolamina debe contener no menos del 99,0 % y no más de 100,5 % de trietanolamina con referencia al producto anhidro. Hay que tener en cuenta que la masa pesada para el ensayo contiene todos sus componentes, incluidos los componentes que forman parte del porcentaje de la pérdida por secado, por tanto para conocer la masa anhidra de materia prima, es decir, sin dichos componentes, hay que calcular la masa que se corresponde con el % de la pérdida por

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

90

secado y restar ésta de la masa de muestra pesada. El cálculo se realiza de la siguiente forma: 1,0000 g de muestra X g de muestra son son el 100% de la muestra el 0,1% (Pérdida por secado en el ejemplo).

X = 0,001g de muestra, son los componentes que integran la Pérdida por Secado. 1,0000 – 0,0010 = 0,9990 g de muestra es la masa anhidra en la muestra pesada para el análisis. Para dar respuesta al criterio establecido por la farmacopea, se calcula el porcentaje que representa la masa de trietanolamina determinada en el análisis, del total de la masa anhidra de muestra analizada. Se procede de la siguiente forma: 0,999 g de muestra anhidra 0,9500 g de principio activo calculados equivalen equivalen al 100% al X%

X = 95,09% de principio activo en materia prima analizada en correspondencia con una materia prima cien por cien pura y anhidra. Interpretación del resultado de la determinación: La materia prima de trietanolamina analizada no cumple con el el criterio de calidad establecido en la monografía, ya que la misma contiene sólo el 95,09% del principio activo con referencia al producto anhidro. Resumiendo los cálculos necesarios para la determinación: masa (g) de muestra pesada X (g) de masa de la Pérdida por Secado en muetra es es 100% % de la pérdida por secado

masa (g) de muestra - masa (g) de Pérdida por = masa (g) de muestra pesada Secado en muestra anhidra

masa (g) de muestra anhidra masa (g) de principio activo determinada en muestra

es es

100% X%

X% de principio activo en materia prima analizada en correspondencia con una materia prima cien por cien pura y anhidra. Los cálculos explicados en este epígrafe son necesarios para la determinación del Ensayo (% de pureza) de materias primas de principios activos, independientemente del fundamento

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

91

del método aplicado, entre ellos los métodos gravimétricos, por tal motivo se han abordado en el presente capítulo. Sin embargo, también son aplicables cuando el procedimiento para la determinación de la pureza se basa en un análisis volumétrico, (los cuales se estudiarán en los próximos capítulos) o, inclusive, cuando se utilizan técnicas instrumentales

2.4.2. Determinación del residuo de ignición.
Se define como residuo de ignición al residuo de sales inorgánicas finales obtenidas después de incinerar o calcinar la materia orgánica de una muestra representativa de un producto dado, también es considerado como el contenido de cenizas de dichas matrices. Cuando matrices como los fármacos son tratados térmicamente a temperaturas de alrededor de 800° C, el agua y otros constituyentes volátiles son expulsados como vapores en tanto los constituyentes orgánicos son transformados en presencia del oxígeno del aire en dióxido de carbono (CO2), óxido de nitrógeno (NO2), etc., mientras el hidrógeno es expulsado en forma de vapor de agua. Los elementos inorgánicos, las cenizas, permanecen en el residuo en forma de óxidos, sulfatos, fosfatos, silicatos y cloruros, en dependencia de las condiciones de incineración y la composición del producto analizado. Este índice de calidad, según algunas farmacopeas, se determina mediante un método directo de volatilización, el cual se describe a continuación: Pesar exactamente entre 1 y 2 g de muestra del producto a analizar o la masa que se indique en la monografía específica, transferir a un crisol (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.3.), previamente llevado a peso constante en la mufla (ver Capítulo 1, Epígrafe 1.3.2.5.), enfriado a temperatura ambiente y tarado, Con un mechero calentar el crisol, al principio suavemente y luego cada vez con mayor intensidad hasta que el contenido del crisol esté totalmente carbonizado, es decir, se logre la combustión total de la muestra; esta operación debe efectuarse en campana para extracción de gases. Enfriar y, a menos que se indique algo distinto en la monografía específica, humedecer el residuo con 1 mL de ácido sulfúrico concentrado. De nuevo calentar suavemente hasta lograr el desprendimiento de vapores blancos y luego con más intensidad, cuidando que no haya proyecciones del material hacia el exterior del crisol. Una vez que cese el desprendimiento de vapores blancos, calentar 5 minutos más y trasladar el crisol a la mufla e incinerar a una temperatura de 800 ± 25 oC, si no se especifica otra temperatura en la monografía individual, hasta que el residuo esté libre de partículas carbonosas (de color negro). Enfriar en una desecadora, pesar y calcular el porcentaje del residuo. Si el valor del residuo obtenido excede el límite establecido, humedecer nuevamente con 1mL de ácido sulfúrico concentrado, calentar con precaución e incinerar a igual temperatura. Repetir esta operación hasta que el resultado obtenido cumpla con esta especificación o, en su defecto, hasta peso constante. Un esquema resumido de este proceso se muestra a continuación.
Mufla C) Muestra  (800 → Residuo  
o

Los resultados se expresan en porcentaje según:
% Residuo de Ignición = m(residuo) × 100 b

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

92

donde, b es la masa (g) o el volumen (mL) de la muestra tomados para el análisis. Este índice de calidad recibe el nombre de residuo de ignición, aunque también se le denomina como cenizas sulfatadas. En la tabla 2.2 pueden observarse los límites máximos de % de residuo de ignición establecidos para diferentes materias primas de principios activos según diferentes Farmacopeas consultadas. Tabla 2.2 Límites máximos de % de residuo de ignición establecidos para materias primas de principios activos (USP, XXIV; BP, 2000; F. Estados Unidos Mexicanos, 1990).
PRINCIPIO ACTIVO LIMITE MAXIMO ESTABLECIDO (%)

Clorhidrato de amitriptilina Aminofilina Clortalidona Dexametazona Diazepam Dipiridamol Epinefrina Hidrocortisona Indometacina Ketoconazol Metronidazol Nitrofurantoina

0,1 0,15 0,1 0,2 0,1 0,1 Inapreciable en 100 mg Inapreciable en 100 mg 0,1 0,1 0,1 0,1

2.4.3. Determinación de pérdida por ignición.
Es el porcentaje de la muestra en estudio que se volatiliza bajo las condiciones especificadas. El procedimiento tal como generalmente se aplica, no destruye la sustancia en estudio; sin embargo, la sustancia puede ser transformada, como por ejemplo en su forma anhidra. Este índice de calidad se determina mediante un método indirecto de volatilización, según diferentes farmacopeas. Se establece llevar a cabo la prueba con el material como polvo fino; si hay grumos es necesario romperlos con la ayuda de un mortero antes de pesar la muestra. El procedimiento es el siguiente: Hacer la pesada sin preparación previa de la muestra, a menos que la monografía individual indique un secado preliminar a una temperatura más baja o cualquier otro tratamiento. Si no se especifica otro equipo, la calcinación se hará en una mufla o en un horno que pueda mantener la temperatura indicada dentro de un rango de ± 25oC de la que se requiere para la prueba, y se empleará un crisol con tapa, llevado previamente a peso constante. Si no se indica otro proceder en la monografía individual, colocar en el crisol tarado, una cantidad exactamente pesada en gramos de la sustancia en estudio, que sea aproximadamente igual a la calculada por la formula 10/L; en la cual L es el límite (o el valor promedio de los límites) de la Pérdida por Ignición en porcentaje.

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

93

Calcinar el crisol con la muestra sin tapa; tapar cuando se haya alcanzado la temperatura indicada, dentro de un rango de ± 25oC. Calcinar en períodos sucesivos de una hora, cuando se indique calcinar hasta peso constante. Al concluir cada calcinación, tapar el crisol, dejarlo enfriar en una desecadora hasta alcanzar la temperatura ambiente y pesar.

2.5. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. Para el control de la calidad de la materia prima de droperidol (C22H22FN3O2) se plantea, entre otros, el siguiente ensayo: Pérdida por desecación: Tarar un pesasustancias y pesar entre 1 y 2 gramos de muestra. Colocar en la estufa a 105 °C durante 2 horas, quitando la tapa y colocándola al lado del pesasustancias. Dejar enfriar en una desecadora hasta temperatura ambiente, antes de pesar. Repetir el procedimiento de secado hasta obtener un peso constante. El contenido de sustancias volátiles no debe exceder del 5%. a) Diga si la masa de muestra debe ser pesada de forma exacta o aproximada. Argumente cuidadosamente su respuesta. b) ¿La determinación de pérdida por desecación es un método gravimétrico por volatilización directo o indirecto? Justifique su respuesta señalando la diferencia entre esos dos tipos de métodos.
c) Si dos analistas realizan la determinación de la pérdida por desecación pesando diferentes masas de muestra (ambas entre 1 y 2 gramos) de un mismo lote de materia prima, ¿los resultados obtenidos por ellos serían iguales o diferentes? Justifique detalladamente su respuesta.

2. Para el control de la calidad de la materia prima de aminofilina (C16H24N10O4), la cual está compuesta por teofilina (C7H8N4O2) y etilendiamina (C2H8N2) en relación 2:1, se exige, entre otras, la determinación del residuo de ignición. Para llevar a cabo ese análisis, se establece el siguiente procedimiento: Residuo de ignición: Pesar exactamente entre 1 y 2 g de materia prima en un crisol previamente preparado para esta determinación. Calentar ligeramente hasta que el contenido del crisol esté completamente carbonizado. Enfriar, humedecer el residuo con 1 mL de ácido sulfúrico y calentar suavemente hasta que dejen de desprenderse vapores blancos. Colocar en la mufla a 800 ± 25 °C, hasta incineración total de su contenido. Dejar enfriar hasta temperatura ambiente en una desecadora, pesar y calcular el % de residuo, el cual no deberá ser superior a 0,15 %. a) ¿Cómo clasificaría el método de análisis cuantitativo empleado para esta determinación? Explique su respuesta. b) Calcule el residuo de ignición si para una de las réplicas realizadas se obtuvieron los siguientes valores: masa de crisol = 17,3512 g masa de crisol + masa de muestra = 18,7532 g masa de crisol + residuo = 17,3528 g c) ¿Considera Ud. que el análisis de una sola porción de ensayo es suficiente para arribar a conclusiones válidas sobre el residuo de ignición del lote de materia prima de aminofilina? Argumente su respuesta. 3. Para la determinación del contenido de aloe en su materia prima se establece el siguiente procedimiento: Pesar exactamente alrededor de 2 g de aloe materia prima. Macerar con, aproximadamente, 70 mL de agua destilada en un frasco apropiado. Agitar la mezcla por períodos de 30 minutos durante 8 horas; seguidamente mantener en reposo por 16

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

94

horas. Filtrar; lavar el frasco y el residuo sólido varias veces con pequeños volúmenes de agua y filtrar todos los lavados a través del mismo filtro, hasta obtener 100 mL de filtrado. Tomar una alícuota de 50 mL de este último, trasvasarla a un recipiente apropiado y previamente tarado, y dejar evaporar. Posteriormente, secar el residuo en estufa a 110 oC hasta alcanzar un peso constante. El contenido de aloe se considera como la masa del extracto soluble en agua, la cual no debe ser menor que el 50% de la masa de la materia prima de igual nombre, tomada para hacer la determinación. a) b) c) Justifique cuidadosamente la necesidad de realizar cada uno de los pasos del método expuesto. Relacione cada paso anterior con las etapas que comprende un análisis químico. Una vez realizado el análisis a un lote de aloe materia prima siguiendo el procedimiento descrito, el analista dispuso de la información que se muestra más abajo en la tabla. Atendiendo a los resultados obtenidos, el analista decidió no considerar la muestra 4 para los cálculos del % de aloe en la materia prima y una vez realizados los mismos concluyó que el lote cumple con el criterio establecido al efecto. c.1) Calcule el % de aloe en la materia prima analizada que permitió arribar a la conclusión anterior. c.2) Es conocido que los resultados experimentales pueden estar afectados por diferentes tipos de errores. Explique cuidadosamente los tipos de errores que Ud. conoce y como pueden incidir éstos en los resultados analíticos. Ejemplifique cuidadosamente los errores que pudieron afectar los resultados de las muestras en la determinación realizada. Tenga en cuenta para sus ejemplos de errores, los pasos del procedimiento en cuestión y los resultados experimentales obtenidos. c.3) Calcule el contenido de aloe en la materia prima analizada calculado sobre base seca, teniendo en cuenta que la pérdida por desecación fue de 10,5%. Masa materia prima pesada (g) 1,9898 1,9000 1,7625 1,8034 1,9675 1,8890 Masa extracto soluble en agua (g) 1,1541 1,1077 1,0223 0,9196 1,1372 1,0994

Muestra 1 2 3 4 5 6

d) Explique los principales pasos que comprende el procedimiento a seguir para la determinación del contenido de cenizas de la materia prima de aloe. Incluya en su explicación los materiales, los equipos y las operaciones involucrados en el procedimiento, así como los cálculos necesarios para expresar los resultados del análisis, conociendo que el contenido de cenizas establecido para la esa materia prima no debe sobrepasar el 4,0%. 4. Analice, detenidamente, el siguiente procedimiento analítico:

Capítulo 2. Análisis gravimétrico /

95

Disolver alrededor de 1g de molibdato de amonio tetrahidratado, (NH4)6Mo7O24 . 4H2O, exactamente pesado, con una mezcla de 10 mL de agua y 1 mL de hidróxido de amonio en un frasco volumétrico de 250 mL, diluir con agua hasta volumen y homogenizar. Filtrar la disolución y transferir 50 mL del filtrado a un vaso de precipitados de 600 mL. Añadir 250 mL de agua, 20 g de cloruro de amonio, 15 mL de ácido clorhídrico y 0,15 mL de anaranjado de metilo (1%). Calentar hasta cerca de la temperatura de ebullición y añadir 18 mL de disolución de acetato de plomo (95 mg/mL). A la disolución caliente añadir, lentamente y con agitación constante, una disolución saturada de acetato de amonio hasta que el color de la disolución de ensayo se torne amarillo y entonces añadir 15 mL de la disolución de acetato de plomo (95 mg/mL). Tapar el vaso de precipitados y calentar a temperatura justamente por debajo de la de ebullición hasta que el precipitado se establezca. Filtrar a través de un crisol de porcelana de fondo poroso y lavar con 7 u 8 porciones de una mezcla de agua, disolución saturada de acetato de amonio y ácido nítrico (89:10:1). Finalmente, lavar con 3 porciones de agua. Incinerar hasta peso constante a temperatura desde 560 o hasta 625 oC. Cada mg de molibdato de plomo así obtenido es equivalente a 0,4809 mg de (NH4)6Mo7O24 . 4H2O. a) Identifique el objetivo del análisis planteado. ¿Cómo clasificaría el método gravimétrico desarrollado en el mismo? Justifique cuidadosamente su respuesta. b) Represente el diagrama de flujo. Identifique y explique las diferentes operaciones que caracterizan este tipo de método gravimétrico. c) Explique cómo Ud. calcularía el contenido de molibdato de amonio tetrahidratado en una muestra dada, al analizarla según el procedimiento analítico descrito. d) Explique el significado analítico de la siguiente expresión: “El contenido de principio activo debe ser no menos de 97,5% y no más de 100,5%”. e) ¿Cómo puede explicar que el límite superior establecido para un ensayo de pureza (contenido de principio activo pueda ser superior al 100%? 5. Para el control de calidad de la materia prima de sulfato de bario, se establece una pérdida por secado entre 11 y 16%. Si al analizar un lote se cuenta con la siguiente información: masa promedio de muestras: 1,5500 g masa promedio de residuos: 1,3640 g

¿Cumple el lote con el criterio establecido para este ensayo?

Algunas respuestas

2. b) 0,11 % 3. c.1) 58,05% 3. c.3) 64,86% 5. Sí cumple (12%).

Capítulo 3
Introducción al Análisis Volumétrico
3.1. FUNDAMENTOS GENERALES DEL ANÁLISIS VOLUMÉTRICO.
El análisis volumétrico posee una enorme ventaja con respecto al análisis gravimétrico: la rapidez. Ésta se logra gracias a que, en el análisis volumétrico, en lugar de pesar el producto de la reacción analítica analítica (lo que conlleva a la realización de una serie de pasos engorrosos que consumen un tiempo considerable, como corresponde al análisis gravimétrico), se mide el volumen exacto de una disolución de concentración exactamente conocida que interviene, directa o indirectamente, en la reacción con la sustancia que se quiere determinar. Por tanto, en el análisis volumétrico la determinación cuantitativa de sustancias químicas se efectúa por medio de la medición exacta de los volúmenes de las disoluciones que entran en reacción, siempre que también se conozca exactamente, la concentración de una de ellas. El procedimiento general y esencial empleado en los métodos volumétricos de análisis se denomina “valoración”, y puede definirse como “el procedimiento operativo consistente en hacer reaccionar dos disoluciones: una en la cual se encuentra la sustancia que se desea cuantificar, convenientemente disuelta en un disolvente adecuado, y otra de la cual se conoce exactamente su concentración”. A esta última disolución se le denomina “disolución patrón valorante” (también, disolución valorante) y a la de concentración desconocida “disolución a valorar” o “disolución valorada”. Una de las dos, generalmente la valorante, deberá colocarse en una bureta para ir añadiendo volúmenes sucesivos de la misma hasta finalizar la valoración. El volumen exacto de la otra disolución debe ser previamente fijado y medido exactamente con una pipeta. La concentración de la disolución patrón se expresa, usualmente, en mol por litro de disolución (mol/L), y representa la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes o normalidad de dicha disolución. Debe recordarse que la cantidad de sustancia de equivalentes para un compuesto dado depende del tipo de reacción en la que participe. En algunos casos, la concentración de las disoluciones valorantes también puede ser expresada como concentración de cantidad de sustancia. En determinadas ocasiones la valoración puede ser realizada utilizando una masa exacta de un patrón primario, disuelta en un volumen aproximado de disolvente, en lugar de una disolución de concentración exactamente conocida del mismo. La valoración culmina cuando se alcanza el punto estequiométrico o punto de equivalencia, es decir cuando la cantidad de sustancia de equivalentes de la especie que se valora ha reaccionado completamente con una idéntica cantidad de sustancia de equivalentes del patrón (o agente) valorante adicionado. Por tanto, la valoración se detiene cuando:
n ( x / z*)ESPECIE QUE SE VALORA = n ( x / z*)PATRON VALORANTE

[3.1]

De la expresión anterior se deriva la Ley Fundamental de la Volumetría o Ley de Ritcher:

[V

× c (x/z*)]DISOLUCION A VALORAR = [V × c (x/z*)]DISOLUCION PATRON VALORANTE

[3.2]

Como puede apreciarse, conocido el volumen exacto de la disolución a valorar que se toma para el análisis y el volumen consumido de la disolución patrón valorante (de concentración exactamente conocida), puede entonces calcularse fácilmente la concentración de la disolución que se valora, según:
c (x/z*)DISOLUCION A VALORAR =

[V

× c (x/z*)] DISOLUCION PATRON VALORANTE VDISOLUCION A VALORAR

[3.3]

96

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico /

97

Y si se desea calcular directamente la masa de sustancia valorada, la expresión de la Ley Fundamental de la Volumetría toma la forma:
m (x/z*)VALORADA =

[V

× c (x/z*)] DISOLUCION PATRON VALORANTE x M (x/z * ) VDISOLUCION A VALORAR

[3.4]

Así por ejemplo, si se desea determinar la concentración de una disolución de hidróxido de sodio (NaOH) y para ello se valoran 25,0 mL de la misma con disolución patrón de ácido clorhídrico 0,0932 N y se consumen en la valoración 23,4 mL de ácido, el cálculo a realizar será: n(NaOH/1) = n(HCl/1)
VNaOH × c (NaOH / 1) = VHCl × c (HCl / 1) c (NaOH / 1) = VHCl × c (HCl / 1) 23,4 mL × 0,0932 mol / L = VNaOH 25,0 mL

c(NaOH/1) = 0,0872 mol/L = 0,0872 N Nótese que tanto la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes de la disolución patrón de ácido clorhídrico, como la del hidróxido de sodio, deben ser expresadas exactamente, es decir, hasta la cuarta cifra decimal. Por su parte, los volúmenes medidos deben precisarse hasta la décima de mililitro. El punto de equivalencia de la valoración es un concepto teórico; en la práctica, sólo se puede apreciar una aproximación a este punto a la que se denomina punto final de la valoración. La detección del punto final de la valoración se realiza con ayuda de los indicadores, nombre con el cual se identifican aquellas sustancias que provocan un cambio físico visible (variación de color, aparición de un precipitado u otras señales perceptibles al ojo humano) en la disolución que se valora. Este cambio físico apreciable es el que indica que debe detenerse la adición de la disolución patrón valorante, es decir, que debe darse por concluida la valoración. La diferencia que existe entre el volumen de valorante que corresponde al punto final y el que corresponde al punto de equivalencia constituye el error de valoración. En realidad, el error de valoración tiene tres causas fundamentales: a) el error químico, debido a la diferencia entre el punto final y el punto de equivalencia; b) el error visual, que es una medida de la dispersión causada por la limitada capacidad del ojo para recordar o comparar colores; y c) el error del indicador, debido al consumo de valorante por el propio indicador. La causa (a) es la que mayor incidencia tiene en el error de valoración. Muchas veces es posible calcular teóricamente el error de valoración o, en su defecto, evaluarlo experimentalmente. Obviamente, el cambio físico producido por los indicadores debe tener lugar en las cercanías del punto de equivalencia para afectar al mínimo la exactitud y precisión del análisis. Es importante tener en cuenta que en algunas valoraciones no es posible emplear indicadores para la determinación del punto final, aún cuando teóricamente se conozca que el cambio físico ocurre muy cerca del punto de equivalencia. Tal es la situación que se presenta con las valoraciones de disoluciones intensamente coloreadas o turbias, en las que la observación del cambio de coloración se hace difícil o imposible de apreciar. En tales casos debe recurrirse a métodos instrumentales de detección del punto final, pero estos no serán tratados en el presente libro porque serán objeto de estudio en cursos posteriores. Ahora bien, no todas las reacciones químicas pueden ser empleadas en análisis volumétrico, pues las características de éste exigen el cumplimiento de determinados requisitos que garantizan la fiabilidad de los resultados que se obtengan. Los requisitos que deben cumplir las reacciones que se emplean en los métodos volumétricos de análisis son:

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico /

98

• La sustancia que se valora debe reaccionar cuantitativamente con la disolución patrón valorante, es decir la reacción debe ser completa, lo que se traduce en una constante de equilibrio suficientemente elevada que garantice el desplazamiento de la reacción hacia la formación de los productos. • La reacción debe ocurrir a una velocidad tal que permita que la cantidad adicionada del patrón valorante reaccione inmediatamente con la sustancia presente en la disolución que se valora. De lo contrario, cuando sea detectado el punto final, se habrá añadido más valorante del necesario, es decir, se habrá añadido un volumen mayor que el que contiene la cantidad de sustancia equivalente necesaria para completar la reacción, quedando un exceso en la disolución que se valora. Cuando esto ocurre se produce una sobrevaloración y se obtienen resultados erróneos. Entonces, para evitar tales inconvenientes, la reacción debe ser rápida. • Es indispensable que el reaccionante que se agrega (el patrón valorante) se consuma, exclusivamente, en la reacción con la sustancia que se valora. En otras palabras, durante la valoración no deben producirse reacciones secundarias que afecten la estequiometría de la reacción analítica, pues de ocurrir aquéllas, imposibilitarían la interpretación correcta de los resultados obtenidos. Los elementos expuestos se traducen en la necesidad de que la reacción pueda describirse mediante una ecuación química balanceada. • Por ultimo, es imprescindible para la aplicación de los métodos volumétricos de análisis, la posibilidad de detectar el punto final de la valoración mediante un cambio físico visible que tenga lugar lo más cercanamente posible al punto de equivalencia.

3.2. LÍMITE DE CUANTIFICACIÓN Y PRECISIÓN DEL ANÁLISIS VOLUMÉTRICO
Por lo general, la concentración mínima determinable (límite de cuantificación) por análisis volumétrico convencional es de 10-6M (≅ 10 µg). La concentración mínima de la disolución valorante puede ser 10-3M. El uso de micro y ultramicrométodos puede reducir el límite de cuantificación en 1 ó 1,5 órdenes de magnitud. En condiciones óptimas, usualmente es posible determinar concentraciones del analito de 1 ppm; y en algunos pocos casos, de 0,1 ppm. Se considera sin fundamento, intentar disminuir esta cantidad mínima determinable tratando de utilizar nuevos indicadores, mejorando la exactitud de las medidas de volúmenes, de masas, o mediante alguna otra modificación.. En cuanto a la precisión, suele ser no menor de ± 0,1 %, cuando el análisis es realizado por analistas experimentados. Cuando se desarrollan técnicas muy refinadas, puede lograrse una precisión de hasta ± 0,0015 %.

3.3. CLASIFICACIÓN DE LOS MÉTODOS VOLUMÉTRICOS DE ANÁLISIS
Los métodos de análisis volumétrico se pueden clasificar, atendiendo al tipo de reacción química que tiene lugar entre el patrón valorante y la sustancia presente en la disolución a valorar, en cuatro grandes grupos identificados como: 1. Volumetría de Neutralización (o Volumetría Ácido-Base): Comprende las determinaciones basadas en reacciones entre ácidos y bases. La ecuación química general que caracteriza a la volumetría de neutralización es: H+ + OHH2O Estos métodos poseen una enorme aplicación en el campo del análisis de las materias primas, y productos farmacéuticos para la determinación de compuestos con características ácidas o básicas. 2. Volumetría de Precipitación: Se basa en reacciones en las que ocurre la formación de un compuesto escasamente soluble. Los métodos más usados son los

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico /

99

argentométricos que emplean una disolución de nitrato de plata como patrón valorante. La determinación cuantitativa de iones cloruro es uno de los análisis que con frecuencia se realiza para el control de la calidad de algunas materias primas y medicamentos que los contienen, teniendo lugar la siguiente reacción: Ag+ + ClAgCl (s) 3. Volumetría de Oxidación-Reducción: Se basa en reacciones donde ocurre una transferencia de electrones de una sustancia a otra, debido a que la oxidación de una especie va siempre acompañada de la reducción de la otra especie. La ecuación general puede ser representada de la siguiente forma: Red1 + Oxi2 Oxi1 + Red2 Los métodos volumétricos basados en este principio encuentran también una notable aplicación en el análisis de aquellos compuestos de interés farmacéutico capaces de oxidarse o reducirse. 4. Volumetría de Formación de Complejos: Se fundamenta en reacciones que dan lugar a la formación de un complejo estable (compuesto de coordinación) entre un átomo central (generalmente un metal) y una sustancia que posee pares de electrones no compartidos denominada ligando. La reacción general puede escribirse: M + L ML donde M es el metal, L es el ligando y ML es el complejo formado. La Complejometría, como también se conoce la Volumetría de Formación de Complejos, es muy utilizada en el análisis de aquellas sustancias que presentan iones metálicos, con excepción de los de metales alcalinos. Este tipo de sustancias también son de interés analítico en el campo farmacéutico.

3.4. MÉTODOS DE VALORACIÓN
Además de la clasificación de los métodos volumétricos que se basa en la reacción que tiene lugar entre el patrón valorante y la disolución a valorar, también existe la que se basa en la forma en que se realice la valoración. Según esta última clasificación, los métodos volumétricos se clasifican como directos, cuando la forma (o método) de valoración es directa, y como indirectos, cuando el analito es valorado de forma indirecta.

3.4.1. Método de valoración directo.
Una valoración directa es aquella en la cual la sustancia que se desea cuantificar reacciona directamente con el patrón valorante. Los cálculos se realizan aplicando directamente la Ley Fundamental de la Volumetría:

[V

× c (x/z*)]DISOLUCION A VALORAR = [V × c (x/z*)]DISOLUCION PATRON VALORANTE

El método de valoración directo se emplea siempre que la reacción entre la sustancia a valorar y el valorante cumpla satisfactoriamente con los requisitos necesarios para que una reacción pueda ser empleada en análisis volumétrico. Cuando alguno de estos requisitos (ver epígrafe anterior) no se cumple satisfactoriamente, entonces debe analizarse si es posible aplicar alguno de los métodos indirectos de valoración. Ejemplo de aplicación del método de valoración directo.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 100

Un ejemplo de esta forma de valoración lo constituye la determinación de la acidez total de una disolución de peróxido de hidrógeno (H2O2), que es expresada como contenido de ácido sulfúrico, y que se lleva a cabo mediante valoración con una disolución valorante de hidróxido de sodio. La reacción que se produce durante la valoración es: 2NaOH + H2SO4 Na2SO4 + 2H2O En esta valoración, el agente valorante (NaOH), contenido en la bureta, reacciona directamente con el analito (H2SO4), presente en el erlenmeyer, por tanto se trata de una valoración directa. El cálculo de la acidez de la muestra, la cual debe reportarse en gramos de H2SO4 por litro de disolución, deberá realizarse mediante la expresión:
ρ (H 2 SO 4 ) = m (H 2 SO 4 ) Vmuestra (g / L )

[3.5]

Es evidente que se necesita calcular la masa de H2SO4 contenida en el volumen exacto de la disolución de peróxido de hidrógeno que se tomó para valorar. Si se considera que este volumen fue de 25,0 mL y que se consumieron 2,1 mL (como promedio) de una disolución valorante de NaOH, de concentración de moles de equivalentes de 0,1021 mol/L (0,1012N); entonces, una vez alcanzado el punto final de la valoración, en el que se igualan las cantidades de sustancia de equivalentes de ambos reaccionantes, puede plantearse que: n(H2SO4/2) = n(NaOH/1) El cálculo de la masa valorada de ácido sulfúrico, puede realizarse entonces, expresando la igualdad anterior de la siguiente forma:
m (H 2 SO 4 ) = VNaOH consumido x c(NaOH/1) M (H 2 SO 4 / 2)

Al despejar la masa de H2SO4 y sustituir el resto de los términos se obtiene: m(H2SO4) = 0,1021 mol/L x 0,0021L x 49,04 g/mol m(H2SO4) = 0,0105g Esta es la masa de H2SO4, contenida en la alícuota tomada de la disolución de peróxido de hidrógeno, que reaccionó con el volumen añadido de agente valorante, o sea, es la masa contenida en los 25,0 mL de muestra valorados. Por tanto, al sustituir en la ecuación [3.5] mediante la cual debe calcularse la acidez de la muestra, se obtiene: ρ(H2SO4) = 0,0105g / 0,025L ρ(H2SO4) = 0,42 g/L Concluyendo, la disolución de peróxido de hidrógeno analizada posee una acidez de 0,42 g/L, expresada como contenido de ácido sulfúrico.

3.4.2. Métodos de valoración indirectos.
Las valoraciones indirectas encuentran su mayor aplicación en el análisis volumétrico cuando no se dispone de un agente valorante que reaccione directamente con la sustancia que se desea valorar, o cuando la reacción entre estos no cumple los requisitos necesarios para su aplicación volumetría. Entonces, una valoración indirecta es aquella en la que la sustancia que se valora no reacciona directamente con el patrón valorante. Los métodos indirectos de valoración son los siguientes: ♦ método de valoración por retroceso (o residual)

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 101

♦ ♦

método de valoración por sustitución método de valoración por desplazamiento

Por ser lo de más amplia aplicación, en el presente capítulo serán explicados los dos primeros métodos. El tercero de ellos, es decir, el método de valoración por desplazamiento, es de particular aplicación en la volumetría de formación de complejos y será considerado en el capítulo correspondiente. 3.4.2.1. Método de valoración por retroceso. El método de valoración por retroceso (también conocido como residual o por retorno) consiste en añadir, a la disolución que se valora, un volumen exacto de una disolución patrón, calculado de manera que sea añadido en exceso para que, una vez completada su reacción con el analito, permanezca cierta masa del mismo sin reaccionar. Posteriormente, se valora la masa sobrante con una segunda disolución patrón. Este procedimiento pudiera representarse esquemáticamente de la siguiente forma:
A
Analito

+

B
Valorante 1

AB

+

Bexceso
Exceso de valorante 1

Bexceso +

C
Valorante 2

BC

donde B es la primera disolución patrón, es decir, la que se añade en exceso para que sólo una parte reaccione con la sustancia que se valora o analito; y C, la segunda disolución patrón con la cual se valora el exceso de B. En realidad, la primera disolución patrón (B) no desempeña la función de valorante, pues el verdadero valorante es la segunda disolución patrón (C), con la cual se valora el sobrante de “B”. No obstante, para facilitar la referencia a las diferentes disoluciones que intervienen en este método indirecto de valoración, en la práctica se les denominan valorante 1, a la que se añade en primer lugar y en exceso; y, valorante 2, a la que se utiliza realmente para valorar. Cuando se aplica el método de valoración por retroceso, el cálculo de la concentración de la disolución a valorar se torna más complejo porque, una vez concluida la valoración y determinarse el volumen consumido del segundo valorante (C), no puede plantearse la Ley Fundamental de la Volumetría entre esta disolución y la que contiene al analito (A), ya que la reacción no ocurrió entre ellas. Sin embargo, teniendo en cuenta las reacciones que tuvieron lugar, puede plantearse lo siguiente: n(A/z*) = n(B/z*)que reaccionó con A = n(B/z*)añadida - n(B/z*)sobrante Por tanto, n(A/z*) = n(B/z*)añadida - n(B/z*)sobrante donde, n(B/z*)añadida = VB añadido x c (B/z*), y n(B/z*)sobrante = n(C/z*)consumida = VC consumido x c (C/z*) [3.7] [3.8] [3.6]

Por tanto, los moles de equivalentes de analito, presentes inicialmente en la disolución a valorar, pueden calcularse, sustituyendo n(B/z*)añadida y n(B/z*)sobrante en la ecuación [3.6] por sus expresiones según las ecuaciones [3.7] y [3.8], respectivamente:

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 102

n (A/z*) = [VB x c (B/z*)]añadida -

[VC x c (C/z*)]consumida

[3.9]

En una valoración por retroceso, el volumen y la concentración de ambos valorantes se conocen con exactitud por lo que, mediante la aplicación de la ecuación [3.9], puede calcularse, fácilmente, la cantidad de sustancia de equivalentes de A que fue valorada. Finalmente, si se desea calcular la masa de A valorada, puede utilizarse la expresión:
n( A / z*) = m (A) M ( A / z*)

[3.10]

Ejemplo de aplicación del método de valoración por retroceso Un ejemplo de esta forma de valoración lo constituye la determinación del contenido de aspirina en la materia prima de igual nombre (usualmente denominado como ensayo de pureza), cuyo procedimiento se describe a continuación: Pesar, exactamente, alrededor de 500 mg de materia prima y disolverlos en aproximadamente 40 mL de etanol. Añadir 20,0 mL de una disolución patrón de hidróxido de sodio 0,5N y calentar la mezcla hasta que alcance la temperatura de ebullición. Dejar ebullir durante 10 minutos, enfriar y valorar el NaOH sobrante con una disolución valorante 0,5 N de H2SO4. De acuerdo con el enunciado se precisa, entonces, determinar la masa de aspirina (analito) presente en la masa de materia prima tomada para el análisis, para lo cual es necesario determinar la masa de aspirina que hay en la disolución preparada a partir de los 500 mg de muestra tomados (masa de alrededor de 500 mg, pesada exactamente). Sin embargo, en este caso resulta imposible realizar una valoración directa de la aspirina con la disolución de NaOH como agente valorante, puesto que la reacción entre tales sustancias ocurre con mucha lentitud y requiere de altas temperaturas para acelerar su desarrollo. Se aplica, entonces, un método indirecto de valoración, es decir, se añade en primer lugar, un volumen de disolución patrón 0,5 N de hidróxido de sodio que garantice un exceso de este reactivo para que toda la aspirina presente en la disolución pueda reaccionar con él; y, posteriormente, se valora el NaOH sobrante con una disolución patrón de ácido sulfúrico. Entonces, la primera reacción que tiene lugar (con calentamiento) es la siguiente: C9H8O4 + 2 NaOH exceso C7H3O2Na + C2H3O2Na + H2O Pero, como ha sido añadida cierta cantidad de sustancia de equivalentes de NaOH en exceso, quedará una parte de estos sin reaccionar (sobrante), los cuales serán valorados con la disolución patrón de H2SO4 (disolución valorante 0,5 N), mediante la reacción: 2 NaOH SOBRANTE + H2SO4 Na2SO4 + 2H2O Lógicamente, deberá calcularse la masa de aspirina, presente en la porción de muestra tomada para el análisis a partir de los datos que se obtengan una vez concluida la segunda reacción. Sin embargo, ese valor no puede ser calculado, directamente, del volumen de valorante consumido en la valoración, como en el caso de la valoración directa. Debe, por tanto, igualarse la cantidad de sustancia de equivalentes del analito a la del hidróxido de sodio que reaccionó con él, cuyo cálculo es posible mediante la aplicación de la ecuación 3.6 para esta reacción en particular: n(C9H8O4/2) = n(NaOH/1) QUE Teniendo en cuenta que: n(NaOH/1) AÑADIDA = V NaOH
AÑADIDO REACCIONÓ

= n(NaOH/1) AÑADIDA - n(NaOH/1) SOBRANTE

[3.11]

x c(NaOH/1)

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 103

y que, n(NaOH/1) SOBRANTE = n(H2SO4/2) CONSUMIDA = V CONSUMIDO x c(H2SO4/2) la expresión [3.11] toma la forma:
n(C 9 H 8 O 4 / 2) = VNaOH añadido x c (NaOH / 1) − VH2SO 4 consumido x c (H 2 SO 4 /2

[

] [

]

[3.12]

La masa de analito valorada sería entonces, m(C9H8O4) = n(C9H8O4/2) x M(C9H8O4/2) [3.13] Si se asume que, para llevar a cabo el procedimiento analítico descrito, se utilizaron disoluciones de NaOH y H2SO4 con concentraciones 0,4956N y 0,5161N, respectivamente, y que el volumen consumido de agente valorante fue de 8,6 mL, el cálculo de la cantidad de sustancia equivalente de aspirina deberá realizarse sustituyendo tales datos en la ecuación [3.12], según: n(C9H8O4/2) = [ 0,020L x 0,4956 mol/L] - [0,0084L x 0,5163 mol/L] n(C9H8O4/2) = 0,009912 mol – 0,00440 mol n(C9H8O4/2) = 0,005472 mol A partir de la cual, y conociendo la masa molar del equivalente de la aspirina (90,08 g/mol) puede calcularse la masa valorada “indirectamente”, empleando la expresión [3.13]: m(C9H8O4) = 0,005472 mol x 90,08 g/mol m(C9H8O4) = 0,4929 g Finalmente, si la porción de materia prima tomada fue exactamente de 500 mg (0,5000 g), puede calcularse el % de aspirina en la materia prima (% de pureza), según:
%m − m = 0,4929 g X 100 0,5000 g

%m-m = 98,6% Como se mencionó más arriba, en la práctica, no es obligatorio hacer coincidir la masa de muestra pesada con la que se indica en una técnica operatoria dada, pues tal proceder resulta bastante engorroso y origina demoras innecesarias. Basta pesar una masa exacta de muestra, cercana al valor indicado o predeterminado, y anotarla cuidadosamente, para que pueda ser tomada en cuenta al realizar el cálculo final del contenido del analito en la muestra. Así, si la masa de muestra tomada inicialmente hubiese sido de 0,4992 g (nótese que es un valor exacto y cercano a 0,5000 g), entonces, la masa de aspirina valorada sería algo menor, teniendo en cuenta que esta última constituye siempre el mismo porcentaje para una misma muestra, cualquiera sea la masa inicial de la que se parte. En tal caso, la masa de muestra valorada hubiese sido de 0,4922 g y el cálculo del % m-m de pureza:
%m − m = 0,4922 g X 100 0,4992 g

%m-m = 98,6% 3.4.2.2. Método de valoración por sustitución Este método consiste en añadir un reactivo en exceso (sólido o en disolución) que, al reaccionar cuantitativamente con toda la masa de analito presente en la disolución, dé lugar a la formación de un producto que sí pueda ser valorado directamente con algún agente valorante. Entonces, a diferencia del método de valoración por retroceso, la masa añadida

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 104

del reactivo o la concentración de su disolución, no tienen que ser exactamente conocidas, pues no van a ser utilizadas en los cálculos. En este caso no se va a valorar lo que sobró o no reaccionó de ese reactivo añadido, sino uno de los productos de la reacción que ha ocurrido entre éste y el analito. Las siguientes ecuaciones químicas permiten ilustrar lo explicado en el párrafo anterior: A AB + + B C AB + ABC Bsobrante

donde A, es la sustancia que se desea cuantificar; B, el reactivo que se añade en exceso (sólido o en disolución), AB el producto de la primera reacción, C, la disolución patrón con la cual se valora el producto formado AB, y ABC, el producto de la reacción entre la sustancia AB y el valorante C. En general, en aquellas reacciones en las que se forman varios productos, cualquiera puede ser valorado, siempre que la reacción que ocurra pueda describirse como una ecuación química balanceada. Nótese que, a diferencia de la valoración por retroceso, en el método por sustitución: 1. El reactivo que se adiciona en exceso puede añadirse en forma sólida o en disolución, pero no tiene que conocerse exactamente la cantidad de sustancia de equivalentes añadida. Solamente debe garantizarse que ésta se encuentre en exceso en relación con la del analito presente. 2. Lo que se valora es uno de los productos de la reacción entre el reactivo añadido en exceso y el analito (no el sobrante del reactivo aunque, evidentemente, también se encuentra éste presente en la disolución). Para la primera reacción se cumple que: n (A/z*) = n (AB/z*) por lo que, para calcular la cantidad de sustancia de equivalentes de A valorada, pueden plantearse las siguientes igualdades: n (A/z*) = n (AB/z*) = n (C/z*) = VC consumido x c (C/z*) Por tanto, n (A/z*) = n (C/z*) o lo que es lo mismo, VA x c (A/z*) = VC x c (C/z*) la masa de A valorada se puede calcular según: m (A/z*) = VC x c (C/z*) x M (A/z*) [3.16] Las ecuaciones [3.14] y [3.15] son las mismas que se utilizarían si se realizara una valoración directa de una disolución de A con una disolución del patrón de C, por lo que el cálculo resulta extremadamente sencillo. Sin embargo, el estudiante debe saber distinguir claramente entre el método de valoración directo y el método de valoración por sustitución, aunque los cálculos se realicen de forma similar. Los métodos indirectos de valoración (retroceso y sustitución) tienen una amplia aplicación en el análisis químico farmacéutico, especialmente en las técnicas analíticas que se establecen en las farmacopeas para el control de la calidad de materias primas y productos farmacéuticos. Ejemplo de aplicación del método de valoración por sustitución [3.15] [3.14]

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 105

Un análisis que ilustra bien el procedimiento de una valoración por sustitución es la determinación del contenido de iones férrico (Fe3+), expresado como fracción másica (mg/g), presente como impureza en la materia prima de fumarato ferroso (C4H2FeO4). El procedimiento consiste en hacer reaccionar una cantidad, exactamente pesada, de la materia prima con un exceso de yoduro de potasio (KI) en medio ácido y valorar, posteriormente, el yodo (I2) formado con una disolución patrón valorante de tiosulfato de sodio (Na2S2O3) 0,1N. Como puede apreciarse, el analito (Fe3+) no reacciona directamente con el agente valorante (Na2S2O3) ya que este último reacciona estequiométricamente sólo con el I2 formado mediante la reacción que previamente se produce entre el analito y el yoduro de potasio. Esa primera reacción que ocurre es la siguiente: Fe3+ + 2 I- exceso Fe2+ + I2 Entonces, se procede a valorar el I2 formado con una disolución de Na2S2O3, mediante lo cual el ión tiosulfato pasa a formar el ión tetrationato, según: I2 + S2O322I- + S4O62-

Se trata, por tanto, de un método de valoración indirecto por sustitución ya que se valora el producto (I2) de la reacción entre el analito (Fe3+) y un reactivo intermediario(KI), añadido en exceso. Considerando las reacciones que tienen lugar, los cálculos pueden realizarse teniendo en cuenta que: n(Fe3+/1) = n(I2/2) PRODUCIDA = n(Na2S2O3/1) CONSUMIDA Resultando que: n(Fe3+/1) = n(Na2S2O3/1) Entonces, aunque el analito no reacciona directamente con el agente valorante, la cantidad de sustancia de equivalentes equivalente del mismo puede calcularse directamente a partir de la cantidad de sustancia de equivalentes de agente valorante consumida durante la valoración, es decir, los cálculos se realizan como si realizara una valoración directa del analito. Finalmente, a partir de n(Fe3+/1) se calcula la masa de Fe(III) valorada mediante la ecuación [3,10] y el contenido de éste en la masa de muestra tomada, expresándolo en las unidades indicadas (mg de Fe3+/ g de fumarato ferroso). Nótese que la masa o cantidad de sustancia de equivalentes del reactivo añadido (KI en este caso) no interviene en ninguno de los pasos necesarios para calcular la masa de analito valorada. Es por ello que no se requiere conocer con exactitud la masa o cantidad de sustancia de equivalentes que se adiciona; basta estimar una masa tal que garantice un exceso del mismo, para que todos los moles de equivalentes del analito, presente en la disolución de ensayo, se conviertan en el producto de la reacción que va a ser valorado posteriormente. Ello no quiere decir que pueda prescindirse de anotar (en la libreta de trabajo) la masa de reactivo o el volumen y la concentración aproximados de disolución añadidos, pues esa información pudiera resultar de interés, posteriormente, para diversos fines.

3.5. PREPARACIÓN DE DISOLUCIONES
La ejecución de una técnica analítica a través de métodos volumétricos de análisis requiere, por lo general, del empleo de una serie de disoluciones que se preparan tanto a partir de los reactivos necesarios, como de la propia muestra.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 106

Si se parte del hecho de que cualquier disolución expresa la cantidad de soluto disuelto en un volumen de disolución, entonces se tiene una disolución de concentración exactamente conocida, cuando se conocen exactamente las magnitudes exactas de la masa de soluto y del volumen de la disolución. En los casos en que alguna de estas magnitudes (o ambas) no se conozca exactamente, sólo se conocerá aproximadamente la concentración de la disolución resultante. Cuando se preparan disoluciones a partir de reactivos químicos, no siempre es necesario conocer exactamente sus concentración Un analista debe saber si una disolución debe ser preparada con extremo cuidado, porque es importante conocer el valor exacto de su concentración; o si basta trabajar con aproximación porque la disolución que se prepara cumple solamente una función auxiliar. Sin embargo, en el caso de las muestras, la manipulación siempre deberá ser muy cuidadosa, teniendo en cuenta que los resultados finales siempre van a referirse a la masa o volumen de muestra (exactos), tomados inicialmente. En el presente epígrafe se tratarán únicamente los aspectos relacionados con la preparación de disoluciones a partir de reactivos químicos o disoluciones de éstos. No obstante, algunas de los procedimientos u operaciones analíticas que se aplican cuando se preparan disoluciones a partir de reactivos, son comunes a los que se utilizan al manipular muestras o sus disoluciones. Como ya ha sido descrito al inicio de este capítulo, una disolución patrón, es aquélla de la cual se conoce exactamente su concentración por cuanto ese valor tiene una incidencia decisiva en el resultado final de un análisis. Las disoluciones patrones pueden ser utilizadas con diversos fines en el análisis cuantitativo aunque, en el análisis volumétrico en particular, se emplean, fundamentalmente, como valorantes. Otras disoluciones, como por ejemplo las reguladoras del pH y las de los indicadores, las cuales desempeñan un papel auxiliar en una técnica analítica, pueden ser preparadas con menos rigor. No obstante, es importante señalar que, aunque los valores de sus respectivas concentraciones no son utilizados en los cálculos correspondientes a la determinación cuantitativa de la sustancia de interés, no pueden ser preparadas ni utilizadas de manera arbitraria por el analista. Por ejemplo, un exceso de indicador, como consecuencia de haber preparado su disolución mucho más concentrada de lo indicado, puede introducir un error importante en la detección del punto final de una valoración. Por tanto, para garantizar la correcta preparación de una disolución, es imprescindible calcular correctamente las masas y/o los volúmenes de los reactivos o disoluciones que deben tomarse. Para ello deberá tenerse en cuenta, fundamentalmente: las características del reactivo o disolución de partida el uso que se dará a la disolución que se va a preparar

En cuanto a las características del reactivo o disolución de partida, una disolución podrá ser preparada, en primer lugar, a partir de: Un reactivo sólido. Un reactivo liquido. Una disolución de mayor concentración que la requerida. Y, según sea el uso para el cual será destinada la disolución, de manera general, será necesario precisar si: la disolución desempeña un papel auxiliar por lo que no tiene que conocerse exactamente su concentración. la concentración de la disolución debe conocerse exactamente. A continuación se describirán los diferentes procedimientos a seguir, atendiendo a las diferentes opciones que pudieran presentarse durante el trabajo analítico.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 107

3.5.1. Preparación de disoluciones a partir de un reactivo sólido.
De manera general, cuando se va a preparar una solución a partir de un reactivo sólido, hay que prestar especial atención a las características del compuesto químico en particular (toxicidad, higroscopicidad, etc.) y a la calidad del reactivo que debe ser seleccionada (ver epígrafe 1.3.1). Cuando la solución que se prepara está destinada a cumplir una función auxiliar, el procedimiento de preparación de la misma es muy sencillo. Sin embargo, si la concentración de la solución debe conocerse exactamente, el procedimiento puede variar en dependencia de las características propias del reactivo sólido de que se trate. A) Preparación de disoluciones cuya función es auxiliar (su concentración no se requiere conocer exactamente). En primer lugar, se estima el volumen de disolución aproximado que será necesario preparar. Seguidamente, y según la concentración que debe tener la disolución resultante, se calcula la masa de reactivo sólido que debe tomarse. La pesada se realiza en balanza técnica por lo que el cálculo de la masa sólo debe incluir hasta la centésima de gramo. Posteriormente, se trasvasa la masa pesada al recipiente en el que se va a preparar la disolución y se añade el disolvente apropiado hasta completar el volumen correspondiente, el cual tampoco hay que medir exactamente. Ejemplo 3.1: Preparación de 200 mL de una disolución de KOH al 7% m-V. En el presente ejemplo ya está fijado el volumen de disolución a preparar, por lo que sólo es necesario calcular la masa de KOH que debe pesarse, partiendo de ese volumen y de la forma en que deberá ser expresada la concentración de la disolución. Por tanto,

m (KOH) =

%m − V × 100

V(D)

=

7% m − V × 100

200mL

m (KOH) = 14 g

Recuérdese que el volumen de disolución debe expresarse en mL por cuanto el %m-V expresa los gramos de soluto (KOH en este caso) contenidos en 100 mL de disolución. A partir de este concepto la m(KOH) puede también calcularse de la siguiente forma: en 100 mL de disolución en 200 mL de disolución
X= 7 g x 200 mL 100 mL

están contenidos estarán contenidos

7 g de KOH X g de KOH

X = 14 g de KOH Similarmente se procede para otras formas de expresar la concentración, aunque resulta importante aclarar que, en análisis volumétrico, la concentración de cantidad de sustancia y de cantidad de sustancia de equivalentes reserva, fundamentalmente, para disoluciones cuyas concentraciones deben ser conocidas exactamente, especialmente, las disoluciones valorantes. Por lo tanto, la concentración de la disolución de KOH, expresada en tanto porcentaje, indica que es suficiente disponer de un valor aproximado de ésta. Para su preparación, basta pesar los 14g de KOH en la balanza técnica y disolverlos en agua destilada hasta completar 200 mL de disolución.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 108

B) Preparación de disoluciones patrones (de concentración exactamente conocida)

Esta preparación puede efectuarse mediante dos procedimientos diferentes en dependencia de si el reactivo sólido del que se parte es de calidad patrón primario o no. En el primer caso, se prepara la disolución cuya concentración exacta se calcula directamente a partir de la masa exacta pesada y del volumen exacto de disolución preparado (preparación directa). Sin embargo, en el segundo caso, la concentración exacta de la disolución deberá ser determinada mediante un procedimiento denominado estandarización. A continuación se detallan ambas metodologías generales.
B-1) Preparación directa: El reactivo sólido deberá ser patrón (estándar) primario.

En primer lugar, debe recordarse que un reactivo “calidad estándar primario” es, generalmente, un reactivo sólido que satisface los siguientes requerimientos (epígrafe 1.3.1.): pureza y estabilidad química, composición correspondiente con su fórmula química, y alto valor de masa molar del equivalente. Estas sustancias se emplean tanto para preparar directamente disoluciones de concentración exactamente conocida, como para determinar, como se verá más adelante, la concentración exacta de disoluciones preparadas con sustancias que no cumplen estos requisitos. Entre los patrones primarios más usados pueden citarse: ácido oxálico (H2C2O4 . 2H2O) tetraborato de sodio (Na2B4O7 . 10H2O) cloruro de sodio (NaCl) sulfato de cinc (ZnSO4) dicromato de potasio (K2Cr2O7) El número de patrones primarios es limitado por lo que ocasionalmente puede resultar necesario utilizar lo que se conoce como patrón secundario, es decir, una sustancia que no cumple con todos los requisitos de un patrón primario, pero presenta elevada pureza, establecida por una serie de minuciosos análisis. Cuando se prepara una disolución patrón a partir de un patrón primario, debe calcularse exactamente (según la precisión de la balanza analítica que será utilizada) la masa necesaria de sólido que se necesita para preparar el volumen indicado de disolución a la concentración exacta requerida (por ejemplo: c(x) = 0,5000 mol/L). Se trasvasa cuantitativamente (procedimiento descrito en el epígrafe 1.4.1.4.) la masa pesada al matraz aforado apropiado y se completa hasta volumen total. Este matraz deberá encontrarse limpio y seco o al menos deberá ser endulzado adecuadamente con el disolvente que será empleado
Nota importante: Al preparar una disolución de concentración exactamente conocida a partir de un patrón primario (preparación directa), debe ponerse especial cuidado al completar el volumen de disolución hasta el nivel marcado en el matraz aforado correspondiente. No obstante, si, a pesar de las precauciones tomadas, el nivel del líquido sobrepasa dicha línea, se deberá desechar esa disolución y comenzar la preparación de una nueva disolución con otra masa de reactivo pesada.

El procedimiento descrito es igualmente válido cuando se desea preparar una disolución de una sustancia patrón de referencia que va a ser utilizada en análisis cuantitativo.
Ejemplo 3.2: Preparación de 250 mL de una disolución patrón de ácido oxálico (H2C2O4) de concentración de cantidad de sustancia de equivalentes 0,1mol/L (0,1 N).

En primer lugar, debe tenerse en cuenta que el ácido oxálico es un patrón primario que se presenta dihidratado. Por tanto, debe calcularse qué masa exacta de H2C2O4 . 2H2O debe pesarse para preparar los 250 mL de la disolución patrón requeridos.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 109

Partiendo de la expresión de concentración a la cual quiere prepararse la disolución, puede plantearse que:
m (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) M (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) / 2) = V(D)

Conociendo el volumen de disolución (0,250 L), la masa molar del equivalente del reactivo sólido (63,03 g/mol) y la concentración exacta a la cual se desea preparar la disolución (0,1000 mol/L) puede fácilmente calcularse la masa necesaria del reactivo, despejando la masa de ácido oxálico dihidratado, según:
m (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) = V m (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) m (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O) = × c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) × M (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) × 0,1 mol / L × 63,032 g / mol

0,25 L

= 1,5758 g

Nótese que la masa se calcula hasta la cuarta cifra decimal, por lo que la misma deberá ser determinada en balanza analítica y trasvasada cuantitativamente al matraz aforado (volumétrico) de 250,0 mL, completando con el disolvente (agua destilada en este caso) cuidadosamente hasta el aforo. Si se procede cuidadosamente, la concentración de la disolución resultante será igual a 0,1000 mol/L. Sin embargo, en la práctica, las pesadas exactas no se corresponden minuciosamente con la masa calculada hasta la cuarta cifra decimal. Tratar de lograr esta correspondencia convierte la pesada en un procedimiento innecesariamente demorado y tedioso por lo que, generalmente, se pesa exactamente una masa alrededor de la cifra calculada o predeterminada y, a partir de ésta, se calcula la verdadera concentración resultante. Por ejemplo, si la descripción de una técnica analítica indica preparar una disolución patrón (de concentración exactamente conocida) igual a 0,1 N, ello significa que la disolución resultante deberá tener una concentración alrededor de 0,1000 N, pero no necesariamente este valor de concentración. Por ello, si en lugar de pesar 1,5758 g de H2C2O4 . 2H2O, se pesaran 1,5716 g, la concentración exacta de la disolución resultante, se calcularía entonces a partir de la masa realmente pesada, según:
1,5716 g 63,032 g / mol = 0,0997 mol / L c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) = 0,25 L

Así, la disolución patrón de ácido oxálico (patrón primario) preparada por la vía directa, a partir de la masa realmente pesada, tiene una concentración de cantidad de sustancia de equivalentes exactamente conocida, alrededor de 0,1N e igual a 0,0997 mol/L.
B-2) Preparación indirecta: El reactivo de partida no es patrón primario”.

Cuando no se dispone de sustancias con un grado de pureza y estabilidad tal que garanticen una correspondencia exacta entre la porción pesada y la masa de la sustancia que se pretende pesar, la concentración de la disolución resultante sólo se conoce con aproximación. Ejemplo de un reactivo de este tipo es el NaOH el cual absorbe CO2 y vapor de agua del aire y al experimentar un cambio constante en su composición resulta imposible conocer qué masa exacta de ese compuesto químico está siendo, o ha sido, pesada.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 110

Entonces, en tales casos (cuando la sustancia no es patrón primario ni secundario) se deberá determinar la concentración exacta de la disolución resultante mediante el procedimiento conocido con el nombre de estandarización o normalización, consistente en una valoración de la misma con una disolución patrón valorante preparada por la vía directa. La concentración exacta de la disolución problema, se determina entonces, como en cualquier otra valoración, mediante el siguiente cálculo:
c (solución problema / z ) =

Vso ln. patrón primario × c (patrón primario / z ∗ ) V (solución problema )

[3.17]

En algunos casos no es posible disponer de una disolución de patrón primario para realizar la estandarización y no queda otra alternativa que emplear para ello una disolución cuya concentración se conoce exactamente a través de su propia estandarización. Este procedimiento deberá ser utilizado cuando no exista ninguna otra solución posible. Más detalles sobre la estandarización de las disoluciones se ofrecerán, más adelante, en el epígrafe 3.4.
Ejemplo 3.3: Preparación de 500 mL de una disolución patrón 0,1 N de NaOH.

Como el NaOH no es un reactivo patrón primario deberá prepararse, por la vía indirecta, una disolución cuya concentración exactamente conocida resulte alrededor de 0,1N. Procediendo de forma similar a la explicada en el ejemplo 3.2, se calcula la masa de reactivo que debe pesarse:
m (NaOH) M (NaOH / 1) c (NaOH / 1) = V(D) m (NaOH) = V × c (NaOH / 1) × M (NaOH / 1) 0,1 mol / L × 40 g / mol

m (NaOH) = 0,5 L × m (NaOH) = 2 g

Nótese que en este caso, no es necesario calcular la masa hasta la cuarta cifra decimal, como en el ejemplo anterior, porque el NaOH no es un estándar primario y por tanto, debe pesarse, únicamente, una masa aproximadamente igual a 2g. Consecuentemente, se pesan 2 g de NaOH en la balanza técnica y se disuelven hasta un volumen de 500 mL, obteniéndose una disolución de una concentración aproximadamente igual a 0,1N. Es decir, inicialmente, se procede experimentalmente de forma similar a la explicada para el caso de las disoluciones cuya concentración no tiene que conocerse con exactitud (ejemplo 3.1). Sin embargo, como en este caso, se requiere preparar una disolución patrón, debe procederse a su “estandarización”, es decir, la disolución deberá ser valorada con una disolución patrón que se haya preparado por lo vía directa, preferentemente. Precisamente, la disolución patrón de ácido oxálico del ejemplo 3.2 pudiera servir para este fin, por cuanto se produciría la siguiente reacción de neutralización: H2C2O4 + 2 NaOH Los cálculos a realizar serían los siguientes:
n (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) = n (NaOH / 1)

NaC2O4 + 2 H2O.

V

so ln . H2C2O 4 . 2H2O

x

c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2) = V

so ln . NaOH

x c (NaOH / 1)

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 111

c(NaOH / 1) =

Vsolución de H2C2O 4 .

2 H2O

x

c (H 2 C 2 O 4 . 2H 2 O / 2)

Vsolución de NaOH

Mediante este procedimiento la disolución de NaOH queda estandarizada, es decir, queda determinada su concentración exacta.
En resumen, cuando se prepara una disolución a partir de un reactivo sólido, la misma resultará de concentración exactamente conocida si el reactivo sólido es un patrón primario; de lo contrario, se desconocerá su concentración exacta. En caso de que ésta deba ser conocida deberá, entonces, estandarizarse.

3.5.2. Preparación de disoluciones a partir de reactivos líquidos.
Muchos reactivos químicos se comercializan como líquidos con un determinado porcentaje de pureza. Como ejemplos muy conocidos están los ácidos HCl, HNO3, H2SO4 y CH3COOH y también, el amoníaco concentrado. Estos tipos de reactivos (con excepción del HCL de punto de ebullición constante) no pueden ser considerados sustancias patrones primarios por lo que las disoluciones resultantes siempre presentan una concentración que se conoce sólo con aproximación; lo que significa que, para determinarla con exactitud, deberá procederse a su estandarización. Los ejemplos 3.4 y 3.5 muestran los procedimientos generales para preparar disoluciones a partir de reactivos líquidos. Para ambos casos hay que tener en cuenta primeramente que, como se trata de un líquido, el parámetro práctico que hay que calcular es el volumen de reactivo que debe tomarse para, una vez diluido hasta el volumen apropiado, obtener la disolución con una concentración aproximadamente igual a la que se desea. Para calcular ese volumen, deben tomarse en cuenta el dato de la densidad y el % de pureza (% masamasa a menos que se especifique lo contrario) que reporta el fabricante en la etiqueta del frasco del reactivo.
Ejemplo 3. 4: Preparación de 500 mL de una disolución de H2SO4 a una concentración de 25 g/L, partiendo de H2SO4 (p.a.) de densidad igual a 1,84 g/mL y pureza de 96%.

Teniendo en cuenta el concepto que encierra la forma en que se expresa la concentración de la disolución que se desea preparar (25 g/L) se puede calcular fácilmente la masa de H2SO4 necesaria para preparar 500 mL de la misma, según: 25 g / L = m (H 2 SO 4 ) 0.5L

de donde, m (H 2 SO 4 ) = 12,5 g Obviamente, no tendría sentido calcular más cifras decimales. El reactivo H2SO4 (P.A.) es un líquido altamente corrosivo y tóxico, que posee un cierto valor de densidad y una pureza dada, como se aprecia en los datos ofrecidos en el enunciado del presente ejemplo. Por lo general, los reactivos líquidos utilizados, para preparar disoluciones, en análisis químico cuantitativo son altamente perjudiciales a la salud humana, por lo que deben ser manipulados tomando las precauciones necesarias. Por tal motivo, estos reactivos, habitualmente, NO SE PESAN cuando se utilizan para preparar disoluciones y los cálculos deben estar dirigidos a determinar el volumen del reactivo que contiene la masa aproximada necesaria para preparar una disolución dada. Entonces, considerando el enunciado del ejemplo 3.4, deberá calcularse el volumen de reactivo en el que están contenidos los 12,5 g de ácido sulfúrico (sustancia química) necesarios para preparar la disolución deseada (25 g/L).

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 112

Ahora bien, como se mencionó más arriba, para realizar este cálculo es necesario utilizar los datos de densidad y % de pureza del reactivo (1,84 g/mL y 96%, respectivamente). En primer lugar, debe recordarse que la densidad, aunque se exprese en g/mL, no es una forma de expresar la concentración de este reactivo. La densidad de un reactivo líquido es la relación entre la masa de la disolución y el volumen que ocupa dicha masa a una temperatura dada. Su unidad de medida es el kg.m-3, pero se acepta el uso de g.mL-1. Como el reactivo que nos ocupa presenta una concentración de H2SO4 de 96% m-m, calculando ese tanto por ciento de la masa de 1 mL de reactivo (1,84g) se estará calculando la masa de H2SO4 contenida en cada mL del mismo. Entonces, 96% de 1,84 g = 1,77g H2SO4 presentes en cada mL del reactivo líquido Conociendo este dato y la masa de H2SO4 necesaria (12,5 g) para preparar los 500 mL de disolución con concentración de 25 g/L, puede calcularse el volumen de reactivo líquido H2SO4 (P.A.) que debe tomarse. Es decir, 1,77 g H2SO4 12,5 g H2SO4 siendo X = 7,1 mL de H2SO4 Puede concluirse entonces que, para la preparación de 500 mL de la disolución de H2SO4 de concentración igual a 25 g/L se deben tomar 7 mL (carece de sentido medir hasta la décima de mL) del reactivo H2SO4 (p.a.) y diluirlos hasta completar 500 mL de disolución. La concentración resultante será aproximadamente igual a 25 g/L, dado que el H2SO4 no es una sustancia patrón primario.
Ejemplo 3.5: Preparación de 250 mL de una disolución patrón de HCl a una concentración de 0,1N, a partir de HCl puro para análisis (p.a.) con una pureza de 30% y densidad de 1,19 g/mL.

están contenidos en

1 mL de reactivo

estarán contenidos en X mL de reactivo

En este caso se requiere conocer exactamente la concentración de la disolución de ácido clorhídrico resultante. Sin embargo, como este reactivo líquido no es 100% puro, deberá procederse, inicialmente, como se explicó en el ejemplo anterior, es decir, se procederá a preparar una disolución cuya concentración sólo se conocerá aproximadamente. Entonces, ante todo deberá calcularse la masa de HCl que se requiere para preparar el volumen de disolución indicado.
m (HCl) M (HCl / 1) c (HCl / 1) = V(D) m (HCl) = V(D) × m (HCl) = 0,25 L m(HCl) = 0,91 g × c (HCl / 1) × M (HCl / 1) 0,1 mol / L × 36,5 g / mol

Para calcular el volumen de reactivo que contiene la masa de HCL (sustancia química) que debe tomarse, se determina primero cuántos gramos de éste están contenidos en cada mL de reactivo. Para ello, al igual que en el ejemplo anterior, se hace uso de los datos de densidad y porcentaje de pureza del reactivo, calculando la masa de HCl (sustancia química) contenida en 1,19 g del reactivo (p.a.), o lo que es lo mismo, en 1 mL del mismo. Entonces, 30% de 1,19 g = 0,357 g En otras palabras, al tomar 1 mL de reactivo líquido, se estarán tomando aproximadamente 0,357 g de ácido clorhídrico.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 113

Conociendo la masa necesaria (0,91 g) para preparar la disolución (250 mL) puede calcularse fácilmente el volumen de reactivo que debe tomarse. Por tanto, si 0,357 g de HCl 0,91 g de HCl siendo X = 2,5 mL Como puede apreciarse, hasta este momento, el procedimiento descrito es exactamente igual al del ejemplo 3.4. Sin embargo, todavía no se tiene una disolución patrón pues no se ha determinado exactamente su concentración. Para ello, la disolución preparada deberá ser sometida a una estandarización, es decir, a una valoración con una disolución patrón que haya sido preparada de forma directa a partir de un reactivo patrón primario.
En resumen, cuando se desea preparar una disolución patrón a partir de un reactivo líquido, siempre resulta necesario proceder a la estandarización de la disolución inicialmente obtenida (cuya concentración sólo se conoce aproximadamente), para determinar la concentración exacta de la misma.

están contenidos en estarán contenidos en

1 mL del reactivo líquido X mL

3.5.3. Preparación de disoluciones a partir de una disolución ya preparada a una mayor concentración.
En ocasiones se desea preparar una disolución a una determinada concentración y no es necesario partir del reactivo puro para análisis pues se cuenta con una disolución más concentrada de la misma sustancia. En tal caso sólo se requiere calcular el volumen de la disolución concentrada que debe tomarse para preparar la nueva disolución (más diluida). El procedimiento a seguir para realizar los cálculos presenta alguna similitud con el explicado para preparar una disolución a partir de un reactivo líquido, pues este último pudiera considerarse como una disolución más concentrada que la que se desea preparar. Sin embargo, cuando se parte de disoluciones, cabe esperar que las mismas puedan o no ser disoluciones patrones. En dependencia de ello será, entonces el procedimiento a seguir; aunque la diferencia entre ellos estará únicamente en la exactitud con que se calculen la masa de sustancia necesaria y el volumen a tomar, y se midan ambos. Para comprender mejor el algoritmo que permite realizar este cálculo puede analizarse el siguiente ejemplo:
Ejemplo 3.6: Preparación de 1 L de disolución de permanganato de potasio (KMnO4) 0,1N a partir de una disolución ya preparada de esta misma sustancia, cuya concentración es de 35% m-V.

Como puede apreciarse, la disolución de partida está expresada en tanto por ciento de masa por lo que, evidentemente, no se conoce su concentración exacta. Puede calcularse la masa de KMnO4 necesaria para preparar 1 L de disolución de KMnO4 0,1N, a partir de:

m (KMnO 4 ) M (KMnO 4 / 5) c (KMnO 4 / 5) = V(D)
de la cual se despeja la masa de permanganato de potasio, resultando: m (KMnO 4 ) = 1 L × 0,1 mol / L × 158,04 g / mol 5

m (KMnO 4 ) = 3,16 g

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 114

Nótese que, como no se parte de una disolución de concentración exactamente conocida, basta calcular la masa hasta la centésima o décima. Seguidamente se necesita calcular qué volumen de esta disolución contiene una masa de 3,16g de KMnO4. Partiendo del concepto de %m-V, puede plantearse que: 35 g KMnO4. están contenidos en 100 mL de disolución al 35 % 3,16 g KMnO4 estarán contenidos en X mL de disolución al 35 % X = 9 mL Quiere decir que si se toman 9 mL de disolución de KMnO4. al 35% m-V, se estará tomando una masa de 3,16 g de KMnO4. Para obtener la disolución deseada, resta añadir el volumen de disolvente necesario para completar un litro de disolución. Otro procedimiento que puede seguirse para realizar el cálculo de este volumen, se fundamenta en lo siguiente: la masa y la cantidad de sustancia de equivalentes de KMnO4 presentes en la alícuota tomada de la disolución concentrada son, por supuesto, idénticas a las que deberán estar presentes en la disolución más diluida que se desea preparar. De ahí que pueda plantearse lo siguiente:
n (KMnO 4 / 5) DISOLUCIÓN
CONCENTRADA

= n (KMnO 4 / 5) DISOLUCIÓN

DILUIDA

es decir,
[V × c (KMnO /5)] = [V 4 disolución concentrada × c(KMnO /5)] 4 disolución diluida

Se calcula fácilmente el volumen que debe tomarse de la disolución de mayor concentración, según:
V (KMnO 4 ) disolución concentrada = [ V × c (KMnO 4 / 5)]disolución diluida c (KMnO 4 / 5) disolución concentrad a

Igualmente se puede realizar el cálculo expresando ambas soluciones en tanto por ciento de masa. Obviamente, para aplicar esta expresión es necesario que las concentraciones de ambas disoluciones estén expresadas en las mismas unidades. Así, por ejemplo, si se desean expresar ambas en términos de normalidad (concentración de cantidad de sustancia de equivalentes) se procede de la siguiente forma para calcular la normalidad de la disolución al 35 % m-V:
35 g 31,61 g / mol c(KMn0 4 / 5) = = 11,1 mol / L ≈ 11 N 0,1 L

Por tanto,
V(KMnO 4 ) SOLUCIÓN
CONCENTRADA

=

1 L × 0,1 mol / L = 9 mL 11,1 mol / L

En el ejemplo anterior se ha partido de una disolución cuya concentración no se conoce exactamente, pues está expresada en tanto porciento de masa. Por tal motivo, sólo se puede afirmar que la concentración de la disolución preparada es aproximadamente 0,1 N. Si se desea conocer exactamente su concentración, deberá ser estandarizada. Por otra parte, cuando la disolución de partida posee una concentración exactamente conocida, el volumen que debe tomarse de ésta es medido cuidadosamente con una pipeta, el matraz aforado tiene una buena calibración y el enrase se realiza correctamente, entonces

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 115

la disolución preparada resultará de concentración exactamente conocida. En tal caso, la masa necesaria deberá ser calculada hasta la décima de miligramo. En la actualidad las firmas comerciales producen unas ámpulas que contienen disoluciones de sustancias que no son patrones primarios pero que, dadas las condiciones especiales en que son preparadas y envasadas estas últimas, mantienen constante y exacta su concentración. Al diluir el contenido de esas ámpulas hasta completar el volumen indicado en las mismas (generalmente 500 ó 1000 mL), se obtiene una disolución de concentración exactamente conocida. La posibilidad de disponer de estas ámpulas constituye una enorme ventaja para la preparación de disoluciones patrones de algunas reactivos que no son patrón primario al eliminarse la etapa de estandarización. Sin embargo, como es de suponer, los precios de tales ámpulas son significativamente elevados y por tanto, provocan un aumento en el costo de los análisis, especialmente cuando es necesario consumir considerables volúmenes de disolución valorante. Esto último ocurre, por ejemplo, cuando se procesa un elevado número de muestras y se llevan a cabo análisis seriados. Estas ámpulas se conocen, generalmente, con el nombre que les da el fabricante. En Cuba, las más conocidas son las Fixanal y Titrisol que permiten preparar, directamente, un buen número de disoluciones valorantes de NaOH, KOH, HCl, KMnO4 y Na2S2O3, entre otros reactivos que no constituyen patrones primarios.
En resumen, cuando se prepara una disolución a partir de otra de mayor concentración, la disolución resultante será de concentración exactamente conocida si se parte de una disolución patrón y se procede experimentalmente con las precauciones necesarias. En caso contrario (si se parte de una disolución cuya concentración exacta es desconocida), la concentración de la disolución preparada se conocerá sólo aproximadamente; para determinarla con exactitud, será necesario proceder a su estandarización.

3.6. MÉTODOS DE ESTANDARIZACIÓN DE DISOLUCIONES.
Como ya se ha mencionado, la estandarización o normalización de una disolución es un procedimiento analítico dirigido a determinar su concentración exacta mediante una valoración en la que se utiliza, como valorante, una disolución de un patrón primario, o en su defecto, una disolución que haya sido previamente estandarizada. Existen dos métodos o procedimientos generales para estandarizar una disolución: el de las alícuotas o del pipeteo y el de las pesadas individuales.

3.6.1. Método de las alícuotas.
Conocido también como el método del pipeteo, este método de estandarización consiste en tomar alícuotas iguales (al menos tres), medidas exactamente, de una disolución patrón valorante, preparada preferiblemente a partir de un patrón primario. Cada una de esas alícuotas se coloca en un erlenmeyer diferente y se procede a realizar las valoraciónes. La disolución que va a ser estandarizada, se coloca, entonces, en una bureta. Nótese que, la ubicación de las disoluciones participantes en la estandarización es contraria a la que corresponde a una valoración normal. Para calcular la concentración de la disolución estandarizada se efectúan los siguientes pasos: 1. Cálculo de la concentración exacta de la disolución patrón, preparada a partir del estándar primario.
m (estándar primario ) c( estándar primario M (estándar primario / z ∗ ) )= z* V (D)

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 116

2. Determinación de la concentración exacta de la disolución problema, utilizando el promedio de los volúmenes consumidos en las valoraciones con las respectivas alícuotas de la disolución patrón.
n( estándar primario z

) = n(

sus tan cia valorada z∗

) solución problema z∗ )

Vsolución patrón × c (

solución patrón z

) = Vsolución problema × c (

de donde,
c (solución problema / z * ) = Vsolución patrón × c (solución patrón / z * )

Vsolución problema

siendo V disolución patrón = volumen de las alícuotas tomadas V disolución problema = volumen promedio consumido en las valoraciones realizadas La estandarización de una disolución debe ser realizada con extremo cuidado pues de su concentración, dependerán los resultados de los sucesivos análisis en los cuales participe. La realización correcta de los cálculos correspondientes y una adecuada manipulación, garantizan la confianza en el valor de concentración determinado durante una estandarización, y consecuentemente, en los resultados que se obtengan a partir de él.

3.6.2. Método de las pesadas individuales.
Este método consiste en valorar disoluciones que se preparan a partir de masas exactas de un reactivo estándar primario. Las porciones pesadas deben ser similares entre sí, pero no necesariamente iguales. Éstas se trasvasan cuantitativamente a sendos erlenmeyers (o se pesan individualmente en ellos) y se disuelven en un volumen suficiente (pero no exactamente medido) de disolvente para proceder a efectuar las respectivas valoraciones, una vez colocada en la bureta, la disolución problema. Cuando se aplica este método, se realizan los siguientes cálculos para cada valoración:
n( estándar primario z

) = n(

sus tan cia valorada z∗

)

m (estándar primario ) M (estándar primario / z ∗ ) c (solución problema ) =

= Vsolución problema ×

c (solución problema / z*)

m (estándar primario ) M (estándar primario / z ∗ ) × Vsolución problema

Finalmente, se calcula el valor medio de los valores de concentración hallados en cada una de las valoraciones. En resumen, la diferencia fundamental entre ambos procedimientos radica en que, cuando se aplica el método del pipeteo, se prepara una disolución del estándar primario (que en caso de necesidad puede ser sustituida por una disolución previamente estandarizada) y se toman alícuotas iguales de ésta para realizar las respectivas valoraciones; y, en el método de las pesadas individuales, se toman diferentes porciones del patrón primario exactamente pesadas, y se preparan a partir de éstas, diferentes disoluciones para realizar las respectivas valoraciones. Debe notarse que en ambos procedimientos, la disolución

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 117

problema que va a ser estandarizada, se coloca en la bureta. Esta es una característica de la mayoría de las estandarizaciones que contrasta con los procedimientos usuales de valoración, en los cuales la disolución a valorar es colocada en el erlenmeyer.
Ejemplo 3.7: Estandarización de una disolución de tiosulfato de sodio (Na2S2O3) utilizando el patrón primario dicromato de potasio (K2Cr2O7).

Aunque la estandarización de las disoluciones de tiosulfato de sodio se realizan con dicromato de potasio, es necesario aclarar que la reacción entre estos dos reactivos tiene un carácter complejo, no estequiométrico y no puede ser expresada con una sola ecuación, por lo que resulta imposible valorar directamente el Na2S2O3 con el K2Cr2O7. Por tal motivo, se recurre a un método de valoración por sustitución (epígrafe 3.4.2.2.). Así, para proceder a la estandarización de la disolución de tiosulfato de sodio, se pesan, exactamente, porciones individuales del patrón primario, se disuelven individualmente en el volumen apropiado de agua destilada y se añade, a estas disoluciones, cierta masa (en exceso para garantizar que todo el dicromato reaccione) de yoduro de potasio (KI), proporcionándose un medio ácido para que se produzca la siguiente reacción: Cr2O72- + 6 I- + 14 H+ 2 Cr3+ + 3 I2 + 7 H2O Posteriormente, se hace reaccionar el yodo liberado con la disolución de tiosulfato de sodio contenida en la bureta, hasta alcanzar el punto final de la valoración. La reacción que ocurre es la siguiente: 2 S2O32- + I2 S4O62- + 2 IPara realizar los cálculos, deben tomarse en consideración las dos reacciones que tienen lugar, pudiéndose plantear la siguiente correspondencia: n(K2Cr2O7/6) = n(I2/2) = n(2Na2S2O3/2) Entonces, para determinar exactamente la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes de la disolución de tiosulfato de sodio preparada, se hace uso de la Ley Fundamental de la Volumetría, teniendo en cuenta que: m ( K2Cr2O7) = Vsolución de tiosulfato de sodio x c ( 2 Na2S2O3/2) x M (K2Cr2O7/6) de donde se puede despejar la concentración de la disolución de tiosulfato de sodio. Debe recordarse que, el procedimiento de estandarización por el “método de las pesadas individuales” implica la realización de, al menos, tres réplicas, a partir de masas similares de dicromato de potasio (pesadas exactamente).
Conservación de las disoluciones patrones

La conservación de las disoluciones patrones es tan importante como su preparación, porque la concentración que inicialmente presenta puede variar si su manipulación y/o conservación son incorrectas. Las disoluciones patrones se conservan en frascos de cuello estrecho, que se encuentren perfectamente limpios. Si se introducen en estos, después que han sido valoradas, es preciso tener cuidado de que se encuentren secos, pues si contienen, incluso, algunas gotas de agua destilada en el fondo o en sus paredes interiores, al añadir la disolución y mezclarse con el agua contenida en el frasco, se producirá una variación en la concentración de la misma. Si no hay tiempo de secar el frasco, debe procederse a enjuagarlo (endulzarlo) con la propia disolución patrón, desechando las porciones de lavado. Inmediatamente después que se introduce la disolución en el frasco, debe taparse éste y procederse a colocarle una etiqueta que exprese de manera inequívoca la disolución que contiene, su concentración, fecha de preparación y temperatura a la que se ha preparado. Para evitar confusiones, es conveniente indicar la concentración de cantidad de sustancia, incluyendo la fórmula del

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 118

compuesto en cuestión; pero si se prefiere expresar la concentración de equivalentes, es preciso indicar la reacción para la cual se calculó esa concentración. Cuando se trata de una disolución patrón que fue estandarizada, algunos analistas consideran importante precisar también el patrón primario y el indicador que se utilizaron en la estandarización. Finalmente, si el disolvente empleado no es el agua, deberá especificarse el mismo. La concentración de una disolución patrón puede variar por dos causas generales y fundamentales: 1- Todas las disoluciones pierden disolvente por evaporación cuando se destapan los frascos que las contienen e incluso, estando tapados, sobre todo si el disolvente utilizado tiene mayor presión de vapor que el agua. 2- Muchas sustancias con las que se preparan disoluciones patrones se alteran con el paso del tiempo, por diversas causas. Por tal motivo las disoluciones patrones no deben ser almacenadas demasiado tiempo (éste depende de las características de los solutos y los disolventes que las componen). En todo caso, siempre es conveniente volver a valorar una disolución patrón para confirmar si mantiene o no su concentración, cuando lleva algún tiempo almacenada. Cuando se trate de disolventes más volátiles que el agua, se reducen las pérdidas por evaporación hacia el exterior del frasco, cubriendo la boca del mismo con una cápsula de goma unida a un tapón de goma (caucho), lo que además evita se deposite polvo en los bordes de la boca del frasco. Las disoluciones fuertemente alcalinas (NaOH, KOH, etc.) tienen que ser tapadas, invariablemente, con tapones de goma negra. Las tapas de vidrio esmerilado, por lo general, ajustan peor que los tapones de goma y presentan el problema de acumulación de polvo en los bordes de la boca del frasco. La evaporación del disolvente también puede producirse al interior de los recipientes que contienen las disoluciones patrones cuando estos no se encuentran totalmente llenos. La condensación del disolvente en pequeñas gotas obliga a agitar las disoluciones antes de su empleo de manera que tales gotas se incorporen de nuevo al seno de las mismas. En el caso de las disoluciones que se afectan por acción de la luz, debe asegurarse su conservación en recipientes de color negro o ámbar, o en su defecto, debe cubrirse el frasco de vidrio transparente con papel negro fuerte, firmemente adherido para evitar accidentes. Igualmente, debe tenerse presente que muchas sustancias se oxidan al contacto con el aire, o absorben el CO2 presente en éste. Las disoluciones de estas sustancias deberán manipularse con extremo cuidado, evitando en todo momento que se encuentre destapadas o mal tapadas más allá del tiempo estrictamente necesario. Finalmente, y no por ello menos importante, es el efecto que la temperatura puede tener sobre la concentración de una disolución dada. La temperatura influye no sólo porque puede favorecer la evaporación del disolvente, sino porque su cambio puede hacer variar el volumen de la disolución. Por tal motivo, las disoluciones patrones deben conservarse a una temperatura estable y en lugares frescos.

3.7. EL TITRE
El titre (conocido también como título) constituye un recurso muy útil, en análisis volumétrico, para calcular fácilmente la concentración de un analito en una muestra. Se define para una disolución valorante y un analito en particular. El titre representa la masa del analito (expresada en mg o g, generalmente) capaz de reaccionar con 1,0 mL de un patrón valorante dado, a una determinada concentración. El título o titre se calcula para una disolución patrón que se utiliza en el análisis de rutina de un analito, en un amplio número de muestras. El valor calculado se coloca en la etiqueta del frasco que contiene la disolución patrón de manera que, su valor pueda ser utilizado siempre

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 119

que se requiera. Por tal motivo, el titre se da como dato en, prácticamente, todas las técnicas volumétricas descritas por las farmacopeas para el control de la calidad de las materias primas y productos farmacéuticos. En tales descripciones se especifica qué masa de fármaco (o cualquier otra sustancia de uso farmacéutico) puede ser valorada con 1 mL de un valorante dado, a una concentración dada. Entonces, para hacer un uso apropiado del titre, es necesario conocer: 1- cómo se calcula 2- cómo se utiliza 3- cómo debe procederse cuando la disolución patrón preparada no tiene exactamente la concentración para la cual se da el dato o se ha calculado el titre En los siguientes ejemplos se muestran cómo se calcula y cómo se utiliza en titre, según las diferentes situaciones que pueden presentarse.
Ejemplo 3.8: Calcule el titre de una disolución patrón de nitrato de plata (AgNO3) 0,1 N que deberá emplearse en la determinación de cloruro de sodio.

La reacción simplificada que se produce entre el valorante y los iones cloruro es: Ag+ + Cln(AgNO3/1) = n(NaCl/1) La anterior igualdad también puede expresarse de la siguiente forma:
V( AgNO 3 ) × c (AgNO 3 /1) = m (NaCl) M (NaCl / 1)

AgCl (S)

Se conoce que la reacción entre el AgNO3 y el NaCl transcurre hasta que

a partir de la cual puede depejarse la masa de NaCl según m(NaCl) = V(AgNO3) x c(AgNO3/1) x M(NaCl/1). Entonces, tomando en consideración que el titre expresa la masa de analito (NaCl) que reacciona con 1,0 mL del valorante (AgNO3 0,1 N), se sustituyen en la anterior expresión, los datos correspondientes a esta definición y a este caso en particular: m(NaCl) = 0,001 L x 0,1 mol/L x 58,44 g/mol = 0,005844 g o sea 0,005844 g de NaCl reaccionan con 1 mL de AgNO3 0,1 N; o lo que es lo mismo: 1 mL de nitrato de plata 0,1 N equivale a 5,84 mg de NaCl, que es la forma en la que habitualmente se expresa el titre cuando se describe una técnica operatoria. Debe tenerse presente que, aunque no se expresa de manera explícita, la concentración del valorante (AgNO3) para la cual se ha calculado el titre es realmente 0,1000 N (0,1000 mol/L). De manera general, el titre se calcula, entonces, mediante las siguientes expresiones equivalentes: Titre (mg analito / mL valorante) = c(valorante/z*) (mol/L) x M(analito/z*) (g/ mol)
c (valorante /z*) x M (analito/z*) 1000

[3.18]

Titre (g analito / mL valorante ) =

[3.19]

NOTA IMPORTANTE: Debe tenerse muy presente que la relacion “mg analito/mL valorante” no expresa concentracion del analito en la solucion valorante, sino la masa de analito que reacciona con cada mililitro de un valorante en particular; es decir, no se refiere a una

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 120

disolución aislada, sino expresa la relación entre la masa de una sustancia y el volumen de disolución de otra sustancia, vinculadas ambas por una reacción química. Tampoco debe olvidarse que su valor viene dado para una concentración específica de la disolución valorante y que, por lo general, se expresa hasta la centésima de miligramo.
Ejemplo 3.9: Para la determinación de NaCl en una muestra de suero fisiológico, se toman 10 mL del líquido y se valoran con AgNO3 0,1 N consumiéndose 2,7 mL de AgNO3. Conociendo que 1 mL de AgNO3 0,1 N equivale a 5,84 g de NaCl, calcule el %m-V de NaCl en la muestra analizada.

Antes de dar solución a la problemática planteada, debe destacarse que en el enunciado del problema no aparece explícitamente la palabra titre, (lo cual sucede generalmente), y que al dar el dato del mismo no se especifica que se trata de una disolución 0,1000N, pues eso queda sobreentendido. En este caso, el cálculo de la masa de analito valorada resulta muy sencillo porque la disolución patrón que se utiliza en la valoración tiene una concentración exactamente igual a la reportada para el titre. Como el título representa la masa de analito que reacciona con 1,0 mL de valorante, al multiplicar su valor por el volumen de valorante consumido, tenemos la masa total de analito valorada. Por tanto,
m(analito) = titre (mg/mL o g /mL) x Vvalorante consumido (mL) [3.20]

Sustituyendo los datos correspondientes al presente ejemplo, m(analito) = 5,84 mg de NaCl /mL de AgNO3 0,1 N x 2,7 mL de AgNO3 0,1000 N m (analito) = 15,768 mg = 0,015768 g La masa de analito calculada es la masa presente en los 10,0 mL de suero fisiológico tomados para la valoración, por lo que resta calcular el % m-V de NaCl que presenta la muestra investigada.
% NaCl = 0,015768 g 10 mL x 100 = 0,1577

Por tanto, la muestra de suero fisiológico analizada contiene 0,16 % de cloruro de sodio. Como puede observarse en el ejemplo anterior, la utilización del titre simplifica notablemente los cálculos correspondientes a una valoración. Sin embargo, en la práctica, las concentraciones de las disoluciones valorantes que se preparan en el laboratorio no coinciden exactamente con las consideradas en los titres respectivos. En tales casos, sólo es necesario introducir un factor de corrección, el cual puede ser calculado fácilmente según se muestra a continuación. Considérese que: a = analito o sustancia que se valora x = agente valorante c(x/z*)1 = concentración de la disolución valorante para la cual se expresa el titre (concentración teórica) c(x/z*)2 = concentración de la disolución valorante que será empleada en la práctica (concentración práctica) m(a)1 = masa de analito que reacciona con 1,0 mL de la disolución del valorante concentración c(x/z*)1. Puede considerarse entonces como el titre1. de

m(a)2 = masa de analito que reacciona con 1,0 mL de la disolución del valorante de concentración c(x/z*)2. Puede considerarse entonces como el titre2.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 121

Teniendo en cuenta lo anterior, cabe plantearse que, para 1,0 mL de valorante consumido: c(x/z*)1 como c(x/z*)2 equivale a equivale a m(a)1 m(a)2
[3.21]

Por tanto, m(a)2 = m(x)1 x c(x/z*)2 / c(x/z*)1

Entonces, como m(a)2, ha sido definida como la masa de analito que reacciona con 1,0 mL de la disolución de c(x/z*)2, por lo que constituye el titre2, podría utilizarse como tal para calcular la masa de (a) valorada si se empleara como valorante una disolución de c(x/z*)2, mediante la aplicación de la ecuación [3.20], es decir: m(a)= m(a)2 x Vvalorante donde Vvalorante valoración.
consumido

[3.22]

consumido

se refiere al volumen del valorante de c(x/z*)2, consumido en la

Entonces, combinando las ecuaciones [3.21] y [3.22], se llega a la siguiente expresión:
m (a) = m(a)1 x V( valorante) x c ( x / z*) 2 c ( x / z*)1

[3.23]

donde el cociente

c ( x / z*)2 constituye un factor de corrección (f) para un titre dado, c ( x / z*)1 cuando la concentración de la disolución patrón que se emplea en la valoración, no coincide exactamente con la expresada en el mismo.

El factor f puede calcularse, entonces, por la expresión
f = c oncentración práctica (utilizada en el análisis) concentrac ión teórica (exp resada en el titre)

[3.24]

Por tanto, de manera general, puede plantearse:
m(analito) = titre x V x f [3.25]

donde el titre puede estar expresado en mg (o en gramos) de analito por mL del valorante de una concentración de equivalentes dada (concentración teórica) y V, es el volumen consumido en la valoración realizada con la disolución valorante preparada en el laboratorio, con una concentración diferente (concentración práctica). La ecuación [3.25] es de aplicación general para calcular la masa de analito valorada cuando se emplea el titre. Si las concentraciones práctica y teórica para el valorante son diferentes, el factor de corrección permite ajustar el resultado correspondiente a la masa de analito valorada; y si son iguales, el factor de corrección toma un valor igual a la unidad. Sin embargo, el estudiante no debe aplicar mecánicamente las expresiones que permiten hallar la masa de analito valorada, mediante el uso del titre, sin comprender cómo se origina cada una de ellas y cómo realmente debe utilizarlas. Para ejemplificar el cálculo explicado puede considerarse el análisis de la misma muestra del Ejemplo 3.9, pero utilizando el valorante con otro valor de concentración.
Ejemplo 3.10: Calcule el % m-V de NaCl en la muestra de suero fisiológico, considerada en el ejemplo anterior (Ejemplo 3.9) si se tomaron 10 mL del líquido y se valoraron con una disolución valorante de AgNO3 0,1141N, de la cual fueron consumidos 2,37 mL, como promedio. Considere que 1 mL de AgNO3 0,1 N equivale a 5,84 mg de NaCl.

Para calcular la masa de NaCl presente en la alícuota de suero tomada, basta sustituir los datos correspondientes en la ecuación [3.25].

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 122

m(NaCl) = 5,84 mg / mL × 2,37 mL ×

0,1141 N 0,1 N

donde

0,1141N = f = factor de corrección de la concentración del valorante. 0,1N

Por tanto, m(NaCl) = 15,79 mg Como el resultado debe ser expresado en % m-V del principio activo en el medicamento, se calcula éste mediante la siguiente expresión (en la cual la masa de NaCl debe expresarse en gramos):
% NaCl = 0,01579 g × 100 = 0,16 % 10 mL

Puede apreciarse que se llega al mismo resultado que en el ejemplo anterior, en el cual coincidían la concentración práctica y la teórica (expresada en el titre) del valorante. Lógicamente, el volumen consumido en cada ejemplo no puede ser el mismo pues las concentraciones de los valorantes empleados son diferentes. El siguiente ejercicio proporciona las posibilidades de efectuar una comprobación acerca de los conceptos y cálculos estudiados hasta el momento.

Comprobación de conocimientos
Para conocer el contenido, en mg, de naproxeno (C14H14O3) en tabletas se realizó la valoración de 20 mL de una disolución preparada a partir de la muestra, empleando como agente valorante una disolución de NaOH 0,1 N, del cual fueron consumidos 11,6 mL como promedio. Se sabe que M( C14H14O3/z*)= 230,26 g/mol.

a) Calcule el titre de la disolución del NaOH 0,1 N para el naproxeno. b) Calcule la masa valorada en la disolución de ensayo, utilizando el titre calculado en el inciso a. c) Compruebe el resultado del inciso b, realizando los cálculos sin emplear el titre. d) Calcule la concentración, en mg/mL, de naproxeno en la disolución de ensayo. e) Calcule la masa de naproxeno valorada, si al utilizar una disolución patrón de NaOH 0,0982 N, fueron consumidos 11,83 mL de valorante como promedio (para el cálculo utilice el titre hallado en el inciso a).
Respuestas:

a) b) d) e)

1 mL de NaOH 0,1 N equivale a 23,03 mg de naproxeno 267,1 mg 26,7 mg/mL 267,1 mg

3.8. EL ENSAYO EN BLANCO EN EL ANÁLISIS VOLUMÉTRICO
En el Capítulo 1 (epígrafe 1.5.6.1.) se mencionó brevemente lo que es un ensayo en blanco y la importancia de su realización para eliminar posibles interferencias ajenas a la matriz y que pueden ser introducidas por reactivos o materiales que inevitablemente deben ser

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 123

utilizados en un análisis. Como se recordará, el ensayo en blanco es una determinación paralela, llevada a cabo exactamente en las mismas condiciones, pero sin que se haya incorporado la muestra. En el caso particular del análisis volumétrico es, precisamente, el volumen de valorante consumido en la valoración (ya sea durante un proceso de estandarización de una disolución o en el análisis de una muestra) el que debe ser corregido una vez conocido el volumen de valorante consumido por el ensayo en blanco. Un sencillo ejemplo que ilustra este fenómeno es la determinación de la acidez total en una muestra farmacéutica, mediante la valoración de la disolución de ensayo con un patrón valorante de carácter básico. Si en esta determinación el agua destilada, empleada como disolvente, posee un pH ligeramente ácido (una deficiente destilación o la contaminación del equipo empleado, pudiera ser la causa), se consumiría un mayor volumen de patrón valorante puesto que, parte de este último, reaccionaría con los ácidos presentes en el agua destilada. Como se observa, la presencia de algún contaminante ácido en el disolvente utilizado para el análisis, puede introducir un error importante en la determinación al incorporar una interferencia no prevista. El resultado del ensayo en blanco deberá incluirse en los cálculos correspondientes a la determinación analítica pero, la forma de hacerlo, dependerá de la forma o método de valoración que se haya empleado (epígrafe 3.4.). Para comprender más facilmente cómo deben realizarse los cálculos cuando, paralelamente al análisis de la disolución de la muestra, se realiza un ensayo en blanco, debe partirse del supuesto que existen interferencias en la disolución de la muestra, es decir, existen sustancias que, al igual que el analito, reaccionan con la disolución valorante, Así, cuando se emplea el método de valoración directo, y hay alguna sustancia interferente en la disolución que se valora, la cantidad de sustancia de equivalentes (moles de equivalentes) del agente valorante total añadida será igual a la suma de la cantidad de sustancia de equivalentes del analito y la de la interferencia, presentes en la disolución de ensayo. Es decir,
[n (valorante /z*)]TOTAL = n (analito/z*) + n (interferencias/z*) [3.26] Esto significa que una parte del agente valorante añadido fue consumida por el analito (la mayor parte) y otra parte (muy pequeña), por la interferencia.

n (valorante /z*)
ensayo

=

n (valorante/z*) +
consumida por el analito

n (valorante/z*)
consumida por la interferencia

[3.27]

consumida por la disolución de

Por otra parte, para el ensayo en blanco, n (valorante/z*) =
consumida por el blanco

n (interferencia/z*) =

n (valorante/z*)
consumida por la interferencia

[3.28]

Combinando las ecuaciones [3.27] y [3.28], y despejando la cantidad de sustancia equivalente de analito, que es lo que se quiere determinar,

n (analito/z*) =

n (valorante/z*) = n (valorante /z*) - n (valorante /z*)
consumida por el analito consumida por la disolución de ensayo consumida por el blanco

[3.29]

Entonces, si se considera que, n (valorante /z*) = V x c (valorante/z*)

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 124

y si se representa como Vm el volumen de valorante consumido por la disolución de ensayo (preparada a partir de la muestra), y como Vb, el volumen de valorante consumido por el blanco, puede llegarse a la siguiente expresión:

n (analito/z*) = [c (valorante/z*) x Vm ] - [ c (valorante/z*) x Vb ] la que finalmente se puede transformar en la siguiente:
n (analito/z*) = c (valorante/z*) x (Vm - Vb ) [3.30] [3.31]

A partir de la expresión 3.25 podrá calcularse la masa de analito valorada según:
m (analito) = c (valorante/z*) x (Vm - Vb )

x M (analito) ,

donde M (analito) es la masa molar del analito. La Ecuación [3.31] permite calcular correctamene la masa de analito valorada cuando hay presencia de alguna interferencia que pueda introducir errores en la determinación. La forma de cálculo es válida también cuando se encuentra más de una interferencia presente en la disolución de ensayo. Cuando no hay interferencias, el volumen de valorante consumido por el ensayo en blanco es igual a cero (Vb = 0). La explicación ofrecida para el caso del método directo de valoración, es igualmente válida cuando se emplea el método indirecto por sustitución. Sin embargo, cuando el método de valoración que debe ser aplicado es el método indirecto por retroceso, debe seguirse otro razonamiento para llegar al resultado final. En el epígrafe 3.4.2.1, fue representada la valoración por retroceso, mediante las siguientes reacciones generales:
A
Analito

+

B
Valorante 1

AB

+

Bexceso
Exceso de valorante 1

Bexceso +

C
Valorante 2

BC

Si es necesario realizar un ensayo en blanco, deberá aplicarse el mismo método de valoración que se aplicó en el análisis de la disolución de ensayo preprarada a partir de la muestra. Por tanto, al valorar la disolución del blanco, las dos reacciones químicas anteriores serían igualmente válidas siempre que, en la primera de ellas, se sustituya el analito A por la interferencia F, que es la sustancia con la cual va a reaccionar la primera disolución patrón o primer valorante B. Entonces, cuando se valora la disolución de ensayo de la muestra, se cumple que, n (A/z*) = n (B/z*)m añadida n (F/z*) = n (B/z*)b añadida - n (B/z*)m sobrante - n (B/z*)b sobrante
[3.32] [3.33]

y, cuando se realiza el ensayo en blanco, la Ecuación 3.32 toma la forma, donde el subíndice “m” identifica las cantidades de sustancia de equivalentes de B correspondientes a la valoración de la disolución de ensayo (preparada a partir de la muestra) y el subíndice “b”, las correspondientes a la valoración del blanco. Considerando que, cuando se valora la disolución de ensayo de la muestra, la cantidad de sustancia del valorante B que no queda sobrante, fue consumida por el analito (A) y por la interferencia (F), pueden plantearse las siguientes igualdades
para la disolución de ensayo,

n (B/z*)m añadida = n (B/z*)m sobrante + n (B/z*)m

consumida por A

+ n (B/z*)m consumida por F

[3.33]

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 125

y para el blanco, n (B/z*)b añadida = n (B/z*)b sobrante + n(B/z*)b consumida por F
[3.34]

Pero, si se tiene en cuenta que n (B/z*)m añadida = n (B/z*)b añadida (porque el volumen exacto de primer valorante B que se añade a la disolución de ensayo es el mismo que se añade a la disolución del blanco) y que n (B/z*)m consumida por F = n(B/z*)b consumida por F (porque la cantidad de sustancia de equivalentes de la interferencia presente en ambas disoluciones es la misma), al igualar ambas expresiones y resolverlas para la cantidad de sustancia de B que reacciona con el analito, se tiene n (B/z*)consumida por A = n (B/z*)b sobrante n (B/z*)m
sobrante

[3.35]

Como la cantidad de sustancia de equivalentes de B sobrante se valora, en ambos disoluciones, con el segundo valorante C, puede considerarse que en la ecuación [3.35]: n (B/z*) consumida por A = [Vb x c (C/z*)] - [Vm x c (C/z*)]
[3.36]

donde Vb y Vm son los volúmenes del valorante C consumidos al valorar el sobrante de B en la disolución del blanco y en la de ensayo, respectivamente. La ecuación [3.36] queda simplificada de la siguente forma:
n (B/z*)consumida
por A

= c(C/z*)

x (Vb – Vm)

[3.37] [3.38]

y como n (B/z*)consumida por A = n (A/z*),
n (A/z*) = c(C/z*)

x (Vb – Vm)

La masa de analito valorada, cuando se aplica el método de valoración por retroceso y, además, se realiza el ensayo en blanco, puede entonces calcularse, de manera general, por la expresión:
m (A/z*) = c (C/z*) x (Vb - Vm) x M (A) [3.39]

donde M (A) es la masa molar del analito. A manera de resumen, cabe resaltar algunas observaciones importantes válidas para cuando se realiza la determinación cuantitativa del analito aplicando el método de valoración por retroceso y el ensayo en blanco: 1- El volumen del segundo valorante consumido por el blanco es mayor que el consumido por la disolución de ensayo. 2- La concentración de cantidad de sustancia de equivalentes y los volúmenes (Vb y Vm) que se utilizan para el cálculo de la masa o de la cantidad de sustancia del analito (ecuaciones [3.38] y [3.39]), no corresponden a la disolución patrón que reacciona directamente con el analito, sino al segundo valorante, es decir, a la disolución patrón con que se valora el sobrante de aquélla. 3- No resulta necesario conocer exactamente la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes de la disolución que se añade en exceso (hasta ahora identificado como primer valorante), por cuanto su valor no interviene en los cálculos de la cantidad de sustancia de equivalentes o de la masa de analito valorada.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 126

Comprobación de conocimientos Resuelva de forma independiente el siguiente ejercicio. Se recomienda al estudiante no aplicar mecánicamente las expresiones deducidas anteriormente, sino tratar de llegar a ellas al desarrollar el ejemplo concreto. En la determinación del ion amonio en disolución de uso farmacéutico se tomaron exactamente 50 mL de la misma y se destilaron para recoger el amoníaco desprendido, en una disolución de ácido bórico. El borato de amonio formado se valoró, en presencia del indicador adecuado, con una disolución 0,0175 N de HCl, de la cual se consumieron 6,9 mL en la valoración. Paralelamente, se realizó un ensayo en blanco en el cual se consumió 0,1 mL del valorante. Teniendo en cuenta que la M(NH4+/1) = 18,04 g/ mol y las reacciones que tienen lugar: H3BO3 + NH3 NH4BO3 + H2O NH4Cl + H3BO3 NH4BO3 + HCl + H2O

a) Identifique el método de valoración empleado. Justifique su respuesta. b) Calcule los mg NH4+ presentes en cada litro de la disolución analizada. RESPUESTA = 2,1 mg NH4+/ L

3.9. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. Para la determinación del contenido de NaCl en inyectables, se realiza una valoración con AgNO3 0,1000 N en medio básico aportado por una disolución de NaOH 4 g/L y empleando como indicador una disolución de K2CrO4 al 5% m-v. Realice los cálculos necesarios para preparar cada una de las siguientes disoluciones y describa el procedimiento práctico para preparar las mismas. A. 250 mL del agente valorante utilizado B. 50 mL de la disolución de K2CrO4 C. 100 mL de la disolución de NaOH a partir de otra disolución 0,2 N 2. Se posee HCl reactivo de densidad 1,18 g/mL y 37% de pureza. Diga cómo procedería para preparar cada una de las siguientes disoluciones: A. 300 mL de disolución de HCl 0,2 M B. 500 mL de disolución de HCl al 10% m-v C. 250 mL de disolución de HCl 5 g/L 3. En la preparación de una disolución de HNO3, se toman 4 mL del reactivo y se diluyen hasta 500 mL con agua destilada. Se conoce que el HNO3 reactivo posee una densidad de 1,15 g/mL y 50% de pureza. Calcule la concentración de la disolución preparada, expresada en %m-v y g/L. 4. Para determinar la pureza de la materia prima codeína se realiza el siguiente procedimiento analítico: Disolver alrededor de 400 mg de codeína, previamente secados y exactamente pesados, en 30 mL de H2SO4 0,1 N, con ayuda de calor. Esperar a que la disolución se enfríe, añadir 10 mL de agua destilada y dos gotas de disolución de rojo de metilo. Valorar con disolución de NaOH 0,1 N. a) Describa el procedimiento de preparación (fundamente con cálculos) de cada una de las siguientes disoluciones:

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 127

a-1) 1 L de la disolución de H2SO4, a partir del reactivo de 98% de pureza y densidad 1,84 g/mL . a-2) 500 mL de disolución de la disolución de NaOH, a partir del reactivo sólido b) Para la estandarización de las disoluciones anteriores se procedió de la siguiente forma: Se pesaron 0,7875 g de ácido oxálico (H2C2O4 2H2O) y se prepararon 250 mL de disolución. Se tomaron alícuotas de 10 mL y se trasvasaron a diferentes erlenmeyers, adicionando 20 mL de agua destilada y dos gotas de disolución indicadora de fenolftaleína. Se realizó la valoración de la disolución de NaOH preparada y el volumen promedio consumido fue de 5,4 mL. Conocida la concentración exacta de la disolución de NaOH , se tomaron alícuotas de 5 mL de la misma y se trasvasaron a diferentes erlenmeyers. En cada uno se añadieron 25 mL de agua destilada y dos gotas de anaranjado de metilo. Se realizó la valoración de la disolución de H2SO4 y el volumen promedio consumido fue de 4,8 mL. b.1) ¿ Qué método de estandarización se utilizó ? b.2) Calcule la concentración exacta de las disoluciones de NaOH y H2SO4. b.3) ¿Qué masa de ácido oxálico se utilizó en la valoración? c) Si de la disolución de NaOH preparada se toman 10 mL y se diluyen hasta 100 mL para posteriormente extraer 20 mL: c.1) ¿cuántas veces varió la masa? c.2) ¿cuántas veces varió la concentración? c.3) ¿cuál es la masa exacta de NaOH en la alícuota final? 5. Se desea preparar una disolución de amoníaco (NH3) al 10 % que será utilizada como buffer en la determinación del contenido de Mg(OH)2 en pasta de Mg(OH)2 , a partir de una valoración por formación de complejos. Para ello se cuenta en el laboratorio con las siguientes disoluciones: A. disolución de NH3 20 g/L B. NH3 reactivo de 35 % de pureza y densidad 0,88 g/mL C. disolución de NH3 5N Seleccione la(s) disolución(es) que posibilite(n) preparar 500 mL de disolución de NH4OH al 10 %. Justifique su selección y describa el procedimiento necesario para realizar la preparación. 6. La determinación de halazone en tabletas, utilizadas para la descontaminación del agua en los centros hospitalarios, se basa en la reacción del analito con una disolución de KI (40 g/L), en medio ácido, proporcionado por la adición de la cantidad indicada de una disolución de HCl 5N, y la valoración posterior del I2 formado con una disolución de Na2S2O3 . 5 H2O, utilizando una disolución de almidón al 1% como indicador. Para realizar este análisis se requiere preparar las siguientes disoluciones: A. 250 mL de disolución de KI 40 g/L. B. 50 mL de disolución de HCl 5N a partir del reactivo de densidad 1,18 g/mL y 32% de pureza. C. 100 mL de disolución 0,1 N de Na2S2O3 . 5 H2O (el reactivo no es patrón primario) D. 25 mL de disolución de almidón al 1%.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 128

b) Realice los cálculos necesarios para preparar cada una de las disoluciones anteriores y describa cómo procedería para ello. c) Para la estandarización de la disolución de Na2S2O3 . 5 H2O se pesaron 0,4970 g de K2Cr2O7 y se disolvieron en 50 mL de agua destilada. Esta disolución se trasvasó a un volumétrico de 100 mL y se completó hasta el aforo. Se extrajo una alícuota de 10 mL y se trasvasó a un erlenmeyer, conjuntamente con 15 mL de disolución de KI y 5 mL de disolución de HCl. El I2 liberado, por la reacción con el K2Cr2O7, se valoró con la disolución de Na2S2O3 . 5 H2O. El volumen consumido fue de 11 mL. Calcule la C(x/z) de la disolución de Na2S2O3 . 5 H2O preparada. d) ¿Qué volumen de la disolución de HCl 5N es necesario tomar para preparar cada una de las siguientes disoluciones: c.1) 100 mL de disolución 20 g/L c.2) 250 mL de disolución al 10 % c.3) 500 mL de disolución 0,1N 7. Para preparar 500 mL de una disolución de HNO3 de C(HNO3/1) = 0,05 mol/L un estudiante tomó 4,0 mL de un frasco de HNO3 reactivo de densidad 1,5 g/mL y 50% de pureza. a) Explique cómo debió proceder experimentalmente el estudiante para preparar dicha disolución. b) Compruebe si la disolución resultante tiene la concentración esperada. c) Explique por qué debe estandarizarse la disolución de HNO3 si va a ser utilizada como disolución valorante. d) Explique un método mediante el cual se pudiera estandarizar la disolución de HNO3 preparada por el estudiante a partir del patrón primario propuesto por Ud. En caso de ser necesaria la preparación de una disolución del patrón primario, explique el procedimiento que debe seguirse para ello, proponiendo los valores que considere apropiados y asumiendo que su masa molar equivalente es de 190,7 g/mol. e) Si de la disolución preparada de HNO3 se toman 25 mL y se llevan a 500 mL y de esta se toman otros 25 mL y se llevan a 50 mL: e.1) ¿cuántas veces se diluyó la disolución? e.2) ¿cuántas veces varió la masa? f) Exprese la concentración de la disolución de HNO3 preparada por el estudiante en g/L y en %. 8. Para determinar la pureza de la materia prima de NaHCO3 se utiliza como agente valorante una disolución de HCl. En el laboratorio no se cuenta con el patrón primario requerido y se decide entonces estandarizar la disolución del ácido con una disolución de NaOH previamente estandarizada, de concentración 0,0942 mol/L. a) Calcule la concentración exacta de la disolución de HCl si al valorar 10 mL de la misma se consumieron 6 mL de la disolución de NaOH. b) Para determinar la pureza de la materia prima se pesaron exactamente 4 g de la misma y se disolvieron en agua destilada hasta 50 mL. De esta disolución se tomaron 10 mL y se diluyeron con agua destilada hasta 250 mL. Finalmente de esta disolución se tomaron 25 mL y se valoraron con la disolución de HCl, consumiéndose 15 mL de la misma. Diga si dicha materia prima se encuentra apta para el uso, si se establece que su pureza debe encontrarse entre 98 y 102 %.

Capítulo 3. Introducción al análisis volumétrico / 129

Datos:

M(HCl/1) = 36,46 g/mol M (2Na2S2O3 . 5H2O /2) = 248,18 g/mol M(K2Cr2O7/6) = 49,03 g/mol M(H2C2O4 . 2H2O/2) = 63,03 g/mol M(NH3/1) = 17,03 g/mol M (H2SO4/2) = 49,04 g/mol M (NaOH/1) = 40,00 g/mol M (AgNO3/1) = 169,87 g/mol M (HNO3/1) = 63,01 g/mol M(NaHCO3/1) = 84,01 g/mol

Algunas respuestas:

1. A. pesar 4,2468 g, B. pesar 2,5 g, C. tomar 50 mL 2. A. tomar 4,977 (≈ 5) mL, B. tomar 113,6 mL, C. tomar 2,8 mL 3. 0,46 %, 4,6 g/L 4. a.1) tomar 2,7 mL, a.2) pesar 2g, b.2) c(NaOH/1) = 0,0926 mol/L, c(H2SO4/2) = 0,0964 mol/L, b.3) 0,0315 g, c.1) 250 veces, c.2) 10 veces, c.3) 0,0074 g 5. B. (31% m-V) del que se deben tomar 161,3 mL 6. a) A. 10 g, B. 24,2 mL, C. 2,48g, D. 0,25 g, b) 0,0922 N, c.1) tomar 10,96 (≈ 11) mL, c.2) tomar 136,99 (≈137) mL, c.3) tomar 10 mL 7. b) La disolución resultante no es de la concentración esperada, sino de 0,09 mol/L , e.1) 40 veces, e.2) 400 veces, f) 6 g/L, 0,6 % 8. a) 0,0565 N, b) 89 %

Capítulo 4
Volumetría de neutralización
4.1. FUNDAMENTOS GENERALES DE LA VOLUMETRÍA DE NEUTRALIZACIÓN
La volumetría de neutralización comprende un conjunto de determinaciones que se basan en reacciones que tienen lugar entre un ácido y una base con la correspondiente formación de una sal. Mediante estos métodos, utilizando una disolución patrón de algún ácido se puede realizar la determinación cuantitativa de sustancias que se comportan como base; y, empleando una disolución patrón de alguna base, se pueden determinar cuantitativamente sustancias que se comportan como ácidos. Para los métodos volumétricos de neutralización las definiciones de ácidos y álcalis, que presentan particular importancia, son las que propusieron, de manera independiente, Brönsted y Lowry, en 1923. Como ya fue mencionado en el Capítulo 1 (epígrafe 1.1.5.), tales científicos definieron como ácidos, las sustancias que ceden uno o más protones y como bases, las sustancias que aceptan uno o más protones. De esta definición se deduce que pueden existir sustancias que actúen como ácidos o como bases según las circunstancias en que se encuentren. Por ejemplo, el agua, en presencia de ácido clorhídrico, acepta protones por lo que se comporta como una base; mientras que, en presencia de amoniaco, actúa como donadora de protones comportándose como un ácido. Aunque el agua es el disolvente más empleado en estas determinaciones, en muchos casos se requiere utilizar disolventes no acuosos. Teniendo en cuenta la naturaleza del disolvente utilizado, la volumetría de neutralización se subdivide entonces en acuosa y no acuosa (anhidrovolumetría ).

4.2. VOLUMETRIA DE NEUTRALIZACIÓN ACUOSA 4.2.1. Fundamentos generales.
La reacción general, en la cual se basan los métodos volumétricos de neutralización que se desarrollan en medio acuoso, es la siguiente: H3O+ + OHH2O Toda disolución acuosa, sea cual fuese la reacción que ocurre en ella, contiene iones hidronio e hidroxilo. El producto de las concentraciones de estos iones, a una temperatura dada, tiene un valor aproximadamente constante. Así, a 25 ºC, en cualquier disolución acuosa, el producto iónico del agua es:
c(H 3 O + ) × c(OH − ) = K H2O = 10 −14

[4.1]

De acuerdo con la teoría de la disociación electrolítica, las propiedades ácidas de las disoluciones acuosas dependen de los iones H3O+, en tanto las propiedades básicas dependen de los iones OH-. En el agua, al igual que en todas las disoluciones acuosas neutras, las concentraciones de los iones H3O+ y OH- deben ser iguales entre sí. Por consiguiente, a 25oC, estas concentraciones son:

c (H 3 O + ) = c (OH − ) = K H2O = 10 −14 = 10 −7 mol / L

[4.2]

130

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 131

Entonces, en las disoluciones ácidas:
c (H 3 O + ) > c (OH − ), es decir, c (H 3 O + ) > 10 −7 y c (OH − ) < 10 −7

y en las disoluciones básicas:
c (H 3 O + ) < c (OH − ), es decir, c (H 3 O + ) < 10 −7 y c (OH − ) > 10 −7

Como las concentraciones de los iones H3O+ y OH- son inversamente proporcionales entre sí, es posible determinar la concentración de uno de ellos, conociendo la del otro. Así por ejemplo, si la concentración de iones H3O+ es igual a 10-10 mol/L, se puede calcular la concentración de iones OH- según:
c(OH − ) = K H2O c(H 3 O )
+

=

10 −14 10
−10

= 10 − 4 mol / L

[4.3]

lo que indica que la disolución en cuestión tiene carácter básico. Ahora bien, en muchos casos, y especialmente en análisis volumétrico, resulta más práctico, emplear el “valor p” o la “función p” de las concentraciones, en lugar de los respectivos valores de concentración de las especies de que se trate. La función p para una especie en particular se define como el logaritmo negativo (base 10) de su concentración molar. De acuerdo con esta definición, de manera general, la función p, para la especie X se representa de la siguiente forma: - log c(X) = pX [4.4] La ventaja principal de utilizar las “funciones p”, en lugar de las concentraciones, es que se puede trabajar con números pequeños que proporcionan información sobre la concentración, de manera indirecta. Por tanto, para el caso particular de la volumetría de neutralización, se tiene que: pH = -log c(H3O+) y pOH = -log c(OH-) Aplicando logaritmos a la ecuación [4.1], que representa el producto iónico del agua:
[ − log c (H 3 O + )] + [ − log c(OH − )] = − log 10 −14

[4.5]

O lo que es lo mismo, aplicando la función p, a la mencionada ecuación:
pH + pOH = 14

De lo cual se deduce que: Para disoluciones neutras: pH = pOH = 7 Para disoluciones ácidas: pH < 7 y pOH > 7 Para disoluciones básicas: pH > 7 y pOH < 7 Obviamente, el aumento de una unidad de pH se corresponde con la disminución de 10 veces la concentración molar de iones H3O+. Las principales disoluciones patrones que se emplean en los métodos volumétricos de neutralización acuosa, para valorar bases, son las de ácido clorhídrico (HCl) y ácido sulfúrico (H2SO4); y, para valorar ácidos, las de hidróxido de sodio (NaOH) o de potasio (KOH). Ninguna de estas sustancias son patrones primarios, por lo que, una vez preparadas las disoluciones correspondientes, se deben estandarizar para determinar exactamente su concentración.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 132

4.2.2. pH y punto de equivalencia.
Si una disolución de cualquier ácido se valora con una base, los iones OH- aportados por esta última se combinan con los iones H3O+ del ácido, disminuyendo gradualmente la concentración de estos, mientras que el pH aumenta. A un valor definido de pH se alcanza el punto de equivalencia y se suprime la adición de álcali. Lo mismo puede aplicarse cuando se añade un ácido a la disolución de una base; el pH disminuirá gradualmente hasta que se alcance el punto de equivalencia y se dé por terminada la valoración. Ahora bien, el valor del pH en el punto de equivalencia no será siempre la misma, por cuanto ese valor dependerá de la naturaleza de las sustancias que reaccionan (fortaleza de los ácidos y bases). Por ejemplo, la valoración de un ácido fuerte (HCl) con una base fuerte (NaOH) se produce según: HCl + NaOH NaCl + H2O En este caso, al alcanzarse el punto de equivalencia, la cantidad de sustancia de equivalentes de la base fuerte añadida será igual a la cantidad de sustancia de equivalentes del ácido valorado, es decir, en ese momento, en la disolución estará presente sólo la sal (NaCl) que se ha formado durante la reacción, y no habrá ningún exceso de ácido o de base. Como las sales de ácidos y bases fuertes no se hidrolizan, sus disoluciones siempre tienen un carácter neutro, es decir, tienen un valor de pH = 7. Por tal motivo, para cualquier valoración que involucre la reacción entre ácidos y bases fuertes, el punto de equivalencia de la disolución va a corresponder a un valor de pH = 7. Sin embargo, si se valora un ácido débil, por ejemplo el ácido acético (CH3COOH), con una base fuerte (NaOH), ocurrirá la siguiente reacción durante la valoración: CH3COOH + NaOH CH3COO Na + H2O Como la sal formada (CH3COONa) se hidroliza dando lugar a la formación de las propias sustancias reaccionantes: CH3COONa + H2O CH3COOH + NaOH la reacción que se produce durante la valoración es reversible y, como consecuencia, siempre va a permanecer cierta cantidad de los reaccionantes en la disolución que se valora. Ello significa que, aunque en el punto de equivalencia no hay presencia de ácido o base sin reaccionar, habrá cierta presencia de los mismos, en la disolución, debido a la propia hidrólisis de la sal formada. Como el ácido acético suministra una cantidad muy pequeña de iones H3O+ a la disolución, (por ser un ácido débil y encontrarse poco disociado), el pH en el punto de equivalencia, estará mayormente determinado por la presencia de los iones OH- en la disolución, provenientes de la base fuerte (NaOH), totalmente disociada. Por consiguiente, cuando se valora un ácido débil con una base fuerte, el punto de equivalencia se encontrará a pH > 7 como resultado de la hidrólisis básica de la sal formada durante la valoración. Si por el contrario, se valora una base débil (NH3) con un ácido fuerte (HCl), la reacción que ocurre es: NH3 + H Cl NH4 Cl Y, en el punto de equivalencia, el pH estará determinado por la hidrólisis ácida de la sal (NH4Cl) que conduce a una mayor concentración de iones hidronio en la disolución debido que el ácido clorhídrico que se forma permanece totalmente disociado. Lógicamente en este caso, el punto de equivalencia se alcanzará a pH < 7. En la valoración de un ácido débil con una base débil, de poco interés para el análisis cuantitativo, el pH del punto de equivalencia dependerá de la fortaleza relativa del ácido y la

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 133

base que reaccionan, dado que ambos son débiles. En el caso particular de la reacción entre el ácido acético (CH3COOH) y el amoníaco, el pH en el punto de equivalencia es aproximadamente igual a 7, porque la fortaleza de ambos reaccionantes es similar (Ka ≅ Kb ≅ 1,75 x 10-5). En general, si el ácido es más débil, el punto de equivalencia se alcanza a pH > 7, y si la base es más débil, la valoración se completa a pH < 7. La volumetría de neutralización puede aplicarse también en el análisis cuantitativo de disoluciones de sales de ácidos débiles, tales como el carbonato de sodio (Na2CO3) y el tetraborato de sodio (Na2B4O7), las que al manifestar hidrólisis básica, pueden valorarse con un ácido fuerte. Un típico ejemplo lo constituye la valoración del tetraborato de sodio (Na2B4O7) con el ácido clorhídrico (HCl), sustentada en la hidrólisis básica de la sal, con la consecuente formación del NaOH, que puede representarse mediante la siguiente ecuación: Na2B4O7 + 7H2O 2NaOH + 2HCl y la ecuación general será entonces: Na2B4O7 + 2HCl + 5H2O 2NaCl + 4H3BO3 En este caso, el punto de equivalencia se alcanzará a pH < 7 debido a la presencia del ácido débil (H3BO3), tomando en consideración que el NaCl no sufre hidrólisis alguna. Análogamente, puede aplicarse la volumetría de neutralización al análisis de disoluciones de sales de bases débiles las que, por el contrario, manifiestan hidrólisis ácida. Como agente valorante se utilizará, en tales casos, una base fuerte con la cual se neutraliza la disolución resultante de la sal. En esta valoración el punto de equivalencia se alcanzará a pH>7, dada la presencia de la base débil formada, y teniendo en cuenta que la sal, proveniente de reaccionantes fuertes, no se hidroliza. A manera de resumen, se puede plantear que el valor del pH en el punto de equivalencia depende de la fortaleza de los ácidos y bases que participan en la reacción y que en el caso de la valoración de disoluciones de sales, el pH estará determinado por la presencia del ácido o la base débil resultante de la hidrólisis de dicha sal. 2NaOH + 4H3BO3 2NaCl + 2 H2O El NaOH resultante puede valorarse entonces con HCl según:

4.2.3. Indicadores ácido-base
Una reacción de neutralización no va acompañada de modificaciones físicas visibles que puedan indicar el momento en que debe detenerse la adición de valorante y dar fin a la valoración correspondiente. Por tal motivo, es necesario emplear sustancias orgánicas que cambian de color en función de la variación de pH que ocurre durante el transcurso de la valoración, conocidas como, como indicadores ácido-base. El cambio brusco de color en la disolución, que se produce en un cierto intervalo de pH, depende, exclusivamente, de las propiedades del indicador y es independiente de la naturaleza del ácido o de la base que participan en la reacción de neutralización. Así, una sustancia que pretenda ser empleada como indicador, en volumetría de neutralización acuosa, debe cumplir los siguientes requisitos: 1. Cambiar bruscamente de color en un pequeño intervalo de pH. 2. Presentar uno de los dos colores, al menos, con suficiente intensidad. 3. Reaccionar con una cantidad insignificante de base o ácido (reaccionantes) para que no altere los resultados de la valoración. 4. Cambiar de color mediante un proceso plenamente reversible.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 134

Todas estas exigencias limitan mucho la elección de los indicadores y, pese al gran número de sustancias conocidas que pueden cambiar de color con las variaciones de pH, en la práctica sólo se emplean alrededor de una veintena de ellos.

4.2.3.1. Teoría de los indicadores
Desde hace mucho tiempo, los químicos reconocieron la importancia de los indicadores para el análisis volumétrico. Sin embargo, incluso hasta finales del siglo pasado, las investigaciones sobre los indicadores y su uso, revestían un carácter puramente empírico y no llegaban a explicar la esencia de los fenómenos físicos y químicos que rigen su comportamiento. Por tal motivo, durante muchos años no surgió ninguna teoría que, a la luz de la vasta información experimental acumulada por los químicos analíticos, explicase el funcionamiento de los indicadores y las posibilidades de su utilización. Cumplió este cometido la teoría de la disociación electrolítica, enunciada por S. Arrhenius en 1887. Siete años más tarde (en 1894) Ostwald elaboró la teoría iónica de los indicadores. Teoría iónica Conforme a esta teoría, los indicadores utilizados en la volumetría ácido-base son ácidos o bases orgánicas débiles cuyos iones y moléculas no disociadas tienen diferente color, respectivamente. Este comportamiento podría representarse, esquemáticamente, de la siguiente forma: HInd Color 1 H* + IndColor 2

donde HInd simboliza cualquier indicador ácido y Ind-, el anión producto de su disociación. Entonces, si se toma como ejemplo el indicador ácido conocido como tornasol, que presenta color rojo cuando se encuentra en su forma molecular y azul cuando está disociado, el equilibrio entre ambas formas químicas pudiera representarse, de manera simplificada, según:
H Ind rojo H + Ind azul
+ -

Sin embargo, al disolver el tornasol en agua, la disolución presenta una coloración intermedia, es decir, violeta, resultante de la presencia tanto de sus moléculas no ionizadas (HInd) como de los aniones (Ind-) correspondientes, sin que ninguno prevalezca respecto al otro. Si a esta disolución violeta, se le añade una gota de ácido, como por ejemplo HCl, el equilibrio arriba señalado se desplazará hacia la izquierda, pues los iones H+, proporcionados por el HCl añadido, se combinarán con cierta cantidad de aniones Ind-, y la disolución enrojecerá. En otras palabras, disminuye la concentración de los iones Ind- y aumenta la de la forma molecular HInd en la disolución. Por el contrario, si a la disolución de tornasol se agrega un álcali, los iones OH- de éste se combinarán con los iones H+ del indicador formando moléculas de agua, dando como resultado que el equilibrio se desplace hacia la derecha, en dirección de la acumulación de los aniones Ind- en la disolución. Debido a tal desplazamiento, la disolución tomará un color azul. Las dos formas del tornasol (es decir, moléculas HInd e iones Ind-) son coloreadas, y por tanto es considerado como un indicador bicolor. Existen también indicadores monocolores, los cuales presentan una forma coloreada y otra incolora. Entre estos figura, por ejemplo, la fenolftaleína, incolora en disoluciones ácidas y de color rojo en disoluciones alcalinas. Teniendo en cuenta que este indicador es un ácido débil (lo que significa que en disoluciones ácidas predomina su forma molecular y, en disoluciones alcalinas, su forma

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 135

disociada) el equilibrio de disociación, basado en la teoría considerada y de forma simplificada, se puede representar como sigue:
H Ind incoloro H + Ind rojo
+ -

Desde el punto de vista de la teoría iónica de los indicadores se puede explicar, análogamente, el cambio de color de los indicadores básicos. Designando las moléculas no disociadas como IndOH y los cationes correspondientes, como Ind+, el equilibrio de disociación de los mismos puede representarse según:
IndOH OH + Ind
+

Entonces, al agregar un álcali a una disolución de este tipo de indicador, el equilibrio de disociación se desplazará hacia la izquierda, adquiriendo la disolución el color de la forma molecular (IndOH). Por el contrario, durante la acidificación, el equilibrio de disociación se desplazará hacia la derecha, tomando la disolución el color de los cationes Ind+. Por consiguiente, la teoría iónica de los indicadores explica la causa del cambio de color de estos, como consecuencia de la adición de iones H+ o iones OH-, a la disolución. Sin embargo, aunque esta teoría presenta una ventaja importante al permitir la interpretación cuantitativa del comportamiento de los indicadores, no logra explicar todas sus propiedades, razón por la cual surge, posteriormente, la llamada teoría cromófora de los indicadores. Teoría cromófora Esta teoría ha recibido tal denominación por el hecho de que el color de los compuestos orgánicos se atribuye a la presencia de grupos atómicos especiales (que contienen, generalmente, enlaces dobles) en las moléculas, llamados grupos cromóforos. Como grupos cromóforos se identifican, entre otros: • el grupo nitro • y el grupo azoico , capaz de transformarse en el grupo , capaz de transformarse en el grupo

• el doble enlace carbono-carbono, que puede presentarse conjugado La estructura quinónica, formada a partir de la bencénica, juega un papel muy importante como grupo cromóforo en muchos indicadores. El equilibrio entre ellas puede ser representado de la siguiente forma:

bencénica

quinónica

La presencia de otro tipo de grupos, llamados auxocromos, influye también sobre el color de los compuestos orgánicos. A diferencia de los cromóforos, los grupos auxocromos no son capaces de proporcionar color a los compuestos aunque, cuando se encuentran enlazados a los primeros, refuerzan su comportamiento intensificando, en la mayoría de los casos, la coloración que presentan. Los principales grupos auxocromos son el  OH y el  NH2, así como sus derivados, que contienen diferentes radicales, como por ejemplo, los grupos  OCH3,  N(CH3)2,  N(C2H5)2, etc.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 136

La variación de color de los indicadores conforme a esta teoría se debe a la isomerización, es decir, la redistribución intramolecular que modifica la estructura química de los mismos. Si en el curso de esta redistribución aparecen (o desaparecen) grupos cromóforos o auxocromos que influyen en el color, este último varía. Se debe señalar que la transformación de las formas isómeras de los indicadores es un proceso reversible. A la isomería reversible se le denomina tautomería y a los isómeros correspondientes, tautómeros. De acuerdo con la teoría cromófora, en la disolución de cualquier indicador ácido – base se encuentran, en equilibrio, sus diferentes formas tautómeras, cada una de un color característico. Puede ilustrarse la teoría cromófora con el ejemplo del indicador paranitrofenol, cuya estructura es mucho más simple que la de otros indicadores empleados corrientemente. En este caso se produce la transformación tautomérica siguiente:
O N O O N OH

O H incoloro

O amarillo

Como se observa del esquema anterior, la esencia de esta transformación radica en que la estructura bencénica del indicador se transforma en una estructura quinónica. Precisamente la formación de esta última, causa el cambio de color del paranitrofenol (de incoloro a amarillo) durante la alcalinización de la disolución. Si ésta se acidifica, el equilibrio entre ambos tautómeros se desplaza en dirección contraria y la disolución del indicador, originalmente amarilla, se decolora. De la misma manera se puede explicar, desde el punto de vista de la teoría cromófora, el cambio de color de otros indicadores. Como se deduce de lo expuesto, ambas teorías (iónica y cromófora) aclaran, de una manera absolutamente diferente, los procesos que se operan en los indicadores y parecen incompatibles a primera vista. Sin embargo, estas teorías no se excluyen mutuamente sino, por el contrario, se complementan muy bien. Teoría iónico-cromófora En efecto, se puede considerar como irrefutable el hecho de que el cambio de color del indicador está relacionado con la modificación de su estructura. ¿Por qué entonces esta modificación se produce al agregar ácidos o álcalis a las disoluciones? Para explicarlo, hay que recurrir a la teoría iónica de los indicadores. Conforme a esta teoría una de las formas tautómeras (y a veces ambas) de los indicadores resulta un ácido débil, una base débil, o una sustancia anfótera. Por ejemplo, la forma tautómera amarilla, en el caso del p-nitrofenol, es un ácido. Esto será evidente si se presta atención a la circunstancia de que el grupo –OH en la molécula de este tautómero, forma parte del grupo , es decir, se combina con el nitrógeno oxidado, como en las moléculas de los ácidos nítrico ) o nitroso ( ). A la analogía de la estructura debe corresponder la de ( sus propiedades, que consiste en que estos tres compuestos poseen propiedades ácidas, es decir, son capaces de liberar, en disoluciones acuosas, al átomo de hidrógeno del grupo hidroxilo en forma del ion H+.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 137

Por consiguiente, en la disolución de p-nitrofenol, junto con el equilibrio (I) entre ambos tautómeros, debe estar presente, también, el equilibrio de disociación (II):

O

N

O

O

N

OH

O

N

O-

I

II

H +

+

O H incoloro (A)

O amarillo (B)

O amarillo (C)

La existencia de estos equilibrios permite comprender, con absoluta claridad, la relación que existe entre el comportamiento químico de la disolución y el color del indicador dado. Supongamos, por ejemplo, que se ha tomado una disolución amarilla de paranitrofenol. Casi todo el indicador está presente en la disolución en forma de aniones (C), que se hallan en equilibrio con una pequeña cantidad de moléculas, no disociadas, del tautómero (B); las que a su vez, se encuentran en equilibrio con el tautómero (A). Si se agrega un ácido cualquiera a la disolución del indicador, el equilibrio (II) deberá desplazarse hacia la izquierda. En otras palabras, la mayor parte de los aniones del indicador se combinará con los iones H+ del ácido, formando moléculas no disociadas del tautómero (B). Es evidente que esta transformación no va acompañada de un cambio de color, puesto que la estructura, y por tanto, el color de los iones y moléculas indicados, son idénticos. Pero el aumento de concentración del tautómero (B), a causa de este fenómeno, evidentemente debe provocar también el desplazamiento del equilibrio (I) entre ambas formas tautómeras del indicador. En este caso la forma amarilla (B) se transformará en forma incolora (A), y la disolución se tornará incolora. Por el contrario, la adición de un álcali a la disolución incolora de p-nitrofenol (A) provocará una disminución de los iones H+, presentes en la misma como consecuencia del equilibrio (II), y por ende, el desplazamiento de los equilibrios (I) y (II) hacia la derecha. Como resultado, las moléculas de la forma (A) casi desaparecen de la disolución, los aniones (C) se acumulan en ella y la disolución se torna amarilla. Todo lo expuesto anteriormente evidencia que el surgimiento de la teoría cromófora, lejos de negar o anular la teoría iónica, resultó ser un complemento de ésta al permitir elaborar una nueva teoría conocida actualmente como teoría iónico- cromófora de los indicadores. Conforme a esta teoría, de manera general, pueden representarse los equilibrios que se producen en el caso de los indicadores ácidos de la siguiente forma:
H Indo

I

H Ind

II

H + Ind

+

-

donde: HInd° es una de las formas tautómeras del indicador. HInd es otra forma tautómera. Ind- son los aniones formados a partir de HInd.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 138

Similarmente pueden plantearse los equilibrios correspondientes a los indicadores básicos, según: Ι OHInd
o

ΙΙ OHInd OH- + Ind+

Debe tenerse en cuenta que, mientras que el equilibrio de disociación de los indicadores se establece casi instantáneamente, el proceso de transformación tautómera se produce con mayor lentitud. El hecho de que el cambio de color de sus disoluciones no siempre se lleve a cabo rápidamente es una de las pruebas más convincentes de que, durante el cambio de color de los indicadores, se opera una transformación tautómera. Tal lentitud sería absolutamente incomprensible desde el punto de vista de la teoría iónica. Dada la necesidad de detectar con la mayor exactitud posible el punto final de una valoración, resulta evidente que en el análisis volumétrico se deban utilizar, solamente, aquellos indicadores que cambien su color con suficiente rapidez.

4.2.3.2. Intervalo de viraje de los indicadores ácido base
El cambio de color de los indicadores ácido-base se produce al introducir en la disolución iones H+ y OH-. Como la introducción de estos iones cambia evidentemente el pH de la disolución, la relación entre el color de un indicador y el valor del pH de la disolución es fácil de establecer sobre la base de la teoría iónico-cromófora de los indicadores. Considerando como ejemplo los indicadores ácidos para los que, según fue explicado en el epígrafe anterior, existe la cadena de equilibrios:
H Indo

I

H Ind

II

H + Ind

+

-

puede afirmarse que, en disoluciones fuertemente ácidas, prácticamente todo el indicador está presente como moléculas HInd° (forma ácida) y, en disoluciones fuertemente alcalinas, como aniones Ind- (forma básica). Aplicando la Ley de Acción de Masas a los equilibrios Ι y ΙΙ, pueden plantearse las siguientes expresiones: a. Equilibrio (I)
c(HInd) c(HInd o ) = Kt

[4.6]

donde K t representa la constante del equilibrio tautomérico, y b. Equilibrio (II)
c(H + ) × c(Ind − ) = Kd c(HInd)

[4.7]

donde K d representa la constante del equilibrio de disociación. Multiplicando las ecuaciones [4.6] y [4.7], se obtiene la expresión:
c(H + ) × c(Ind − ) × c(HInd) c(HInd) × c(HInd o )

= Kd × Kt

[4.8]

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 139

La ecuación [4.8] puede ser simplificada según cada una de las expresiones siguientes:
c(H + ) × c(Ind − ) c(HInd )
0

=K

ó

c(H+ ) × c forma alcalina c forma ácida

=K

[4.9]

siendo K = K t x K d , la constante de disociación aparente del indicador. Resolviendo la ecuación [4.9] respecto a c(H+), se obtiene que:
c(H + ) = K c forma ácida c forma alcalina

[4.10]

y, aplicando logaritmo (base 10) negativo a cada miembro de la ecuación:
− log c(H + ) = − log K − log c forma ácida c forma alcalina

[4.11]

Finalmente, considerando la definición de la función p, y haciéndola extensiva a la constante K, la ecuación 4.11 toma la forma,
pH = pK − log c forma ácida c forma alcalina

[4.12]

donde pK = -log K es el llamado factor de actividad del indicador. La ecuación 4.12, que es la ecuación fundamental de la teoría de los indicadores, expresa la relación entre el color del indicador y el pH de la disolución. En efecto, al agregar unas gotas del indicador a la disolución con un pH definido se debe establecer una relación c forma ácida / c forma alcalina correspondiente a este valor de pH. Pero, como ambas formas del indicador tienen un color diferente, del valor de ese cociente depende la tonalidad del color que toma el indicador en la disolución. Puesto que el factor de actividad pK es una magnitud constante para un indicador dado (a temperatura constante), de la ecuación [4.12] se deduce que, cualquier cambio del pH de la disolución ocasiona un cambio en el valor de la relación c forma ácida / c forma alcalina. Sin embargo, no siempre este último se percibe como una variación de color en la disolución. La vista humana tiene una sensibilidad limitada para percibir colores y, generalmente, deja de notar la presencia de una de las formas coloreadas del indicador si su concentración es 10 veces menor que la de la otra forma. En consecuencia, el cambio de color de un indicador no se aprecia durante cualquier variación de pH, sino sólo en cierto intervalo de valores de pH, llamado zona de viraje del indicador. Teniendo en cuenta esta relación entre las concentraciones de las formas coloreadas de un indicador, al sustituir en la ecuación [4.12] el término c forma ácida / c forma alcalina por 1/10 y por 10, se obtiene entonces que, la zona de viraje se extiende, en general, entre los límites dados por una unidad de pH hacia uno u otro lado de la magnitud de pK del indicador, respectivamente. Es decir, la zona de viraje de un indicador ácido-base, en la volumetría de neutralización acuosa, viene dada por la ecuación general: pH ≈ pK ± 1 [4.13] Por ejemplo, para la fenolftaleína, cuya constante de disociación es del orden de 10 –9, la zona de viraje debe hallarse entre pH = 8 y pH = 10. En este caso, hasta pH = 8, la disolución se mostrará incolora (forma ácida del indicador) y, a partir de pH = 10, se apreciará del color de la forma alcalina, es decir, roja. En el intervalo de pH = 8 a pH = 10, la disolución pasa, paulatinamente, de incolora a un color rojo vivo.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 140

En el caso del anaranjado de metilo, el ojo humano deja de distinguir una de las formas coloreadas en el momento en que la concentración de una de ellas llega a ser sólo 4 veces menor que la de la otra. Por esta razón, la zona de viraje de este indicador es mucho más estrecha que la de la mayoría de otros indicadores y se halla entre los límites de pH = 3,1 y pH = 4,4. Cuando el pH de la disolución es igual o mayor que 3,1 el ojo humano percibe el color rosa correspondiente a la forma ácida del indicador y, cuando es igual o mayor que 4,4, el color amarillo de la forma alcalina. En el intervalo comprendido entre tales valores de pH, el color del anaranjado de metilo cambia, paulatinamente, de rosa a amarillo o viceversa, de modo que, a cada valor de pH dentro de este intervalo, le corresponde una tonalidad definida a la disolución. Las zonas de viraje de diferentes indicadores cubren prácticamente toda la escala de pH, comenzando por pH = 0 y llegando hasta pH = 12 y mayores. Estas pueden ser apreciadas en la tabla 4.1. Tabla 4.1. Algunos indicadores ácido-base y sus intervalos de viraje
Indicador Amarillo de alizarina Timolftaleína Fenolftaleína Púrpura de cresol Rojo neutro Rojo de fenol Azul de bromotinol Tornasol Rojo de metilo Azul de bromofenol Tropeolina Violeta cristalino Disolvente Agua Alcohol (90%) Alcohol (60%) Alcohol (20%) Alcohol (60%) Alcohol (20%) Alcohol (20%) Agua Alcohol (60%) Agua Agua Agua Concentración Tipo de % indicador 0,1 0,1 0,1 y 1,0 0,5 0,1 0,1 0,05 1,0 0,1 y 0,2 0,1 0,1 0,01; 0,1 y 1,0 Ácido Acido Acido Acido Base Acido Acido Acido Base Base Acido Base COLOR Forma Forma ácida alcalina Amarillo Incoloro Incoloro Amarillo Rojo Amarillo Amarillo Rojo Rojo Rosa Amarillo Rojo Verde Violeta Azul Rojo Purpúreo Amarillocastaño Rojo Azul Azul Amarillo Amarillo Azul Amarillo Violeta Zona de viraje 10,1 – 12,1 9,4- 10,6 8,2 – 10,0 7,4 – 9,0 6,8 – 8,0 6,8 – 8,0 6,0 – 7,6 5,0 – 8,0 4,4 – 6,2 3,0 – 4,4 3,0 – 4,6 1,4 – 3,2 0,0 – 2,0

Anaranjado de metilo Agua

Ahora bien, como ya se mencionó en el capítulo anterior (epígrafe 3.1), el cambio de color de un indicador en la mayoría de los casos no ocurre, exactamente, en el punto de equivalencia de la reacción, sino algo alejado de él. Esta desviación da lugar a un cierto error, conocido como error del indicador en la valoración. El uso de indicadores ácido-base está expuesto tanto a errores determinados como indeterminados. El primero tiene lugar cuando el intervalo de transición (rango de viraje) del indicador se aleja de las cercanías del pH del punto de equivalencia y su magnitud varía en función del rango de viraje del indicador y de las naturalezas del ácido y la base que reaccionan. Este tipo de error se puede minimizar por medio de una cuidadosa selección del indicador y con la utilización de un blanco. La limitada capacidad del ojo humano para distinguir con precisión el punto en que ocurre el cambio de color de un indicador es una fuente de error indeterminado. La magnitud de este error aleatorio dependerá del cambio de pH por mL de valorante en la región del punto de equivalencia, de la concentración del indicador en la disolución que se valora y de la sensibilidad del ojo ante los dos colores del indicador. Para la mayoría de los indicadores este error es del orden de ± unidades de pH en una valoración normal, sin embargo, puede disminuirse usando patrones de comparación.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 141

Si el indicador se selecciona correctamente, el error de la valoración no excederá los límites del error analítico y podrá despreciarse; sin embargo, si se utiliza un indicador inapropiado el error podría ser considerable y afectar notablemente los resultados analíticos. Por ejemplo, si una disolución de ácido acético 0,1N se valora con hidróxido de sodio de igual concentración utilizando anaranjado de metilo como indicador, se partirá de una disolución color rosa, puesto que éste es el color que presenta el anaranjado de metilo en disoluciones cuyo pH sea menor de 3,1 (por lo general, el indicador se añade a la disolución que se valora, en este caso la disolución de ácido acético, antes de comenzar la valoración). Al añadir sucesivos volúmenes de la base, el pH de la disolución aumentará gradualmente y el analista detendrá la valoración al primer cambio a color naranja, tonalidad intermedia entre el rosa y el amarillo. Este cambio de color se producirá a pH< 4,4, es decir mucho antes de haberse alcanzado el punto de equivalencia, al cual debe corresponder un pH básico (debido a la hidrólisis básica de la sal formada). En este caso el error del indicador es considerable, pues al producirse el primer cambio de color en la disolución, sólo ha sido neutralizado el 15% del ácido acético inicialmente presente. Sin embargo, si esta misma valoración se realiza en presencia de fenolftaleína cuyo rango de viraje se encuentra entre 8 y 10 (incolora a pH < 8 y roja a pH >10), al añadirse una gota adicional de la disolución valorante de NaOH una vez alcanzado el punto de equivalencia (a pH básico según se mencionó en el párrafo anterior), se producirá un marcado cambio de color (de incoloro a rosado) en la disolución. En este caso, el error del indicador es de sólo 0,01%, encontrándose dentro de los límites del error experimental. Con este ejemplo se pone de manifiesto la gran importancia que reviste la correcta selección de un indicador para todo tipo de valoración y, en particular, para una valoración ácido-base.

4.2.3.3. Indicadores mezclas
Para hacer que el cambio de color del indicador sea más pronunciado y se produzca en un intervalo más estrecho de valores de pH, se emplean los llamados indicadores mezclas. En general, estos indicadores están constituidos por mezclas de algún indicador y un colorante indiferente, de color complementario al que presenta el indicador al pH igual a su índice de valoración. Por consiguiente, al alcanzar este valor de pH, la disolución se decolora. A veces, en lugar de tales mezclas, se utilizan combinaciones de dos indicadores diferentes, elegidos de una manera conveniente. Algunas mezclas de indicadores se relacionan en la tabla 4.2. Por ejemplo, el indicador obtenido por la disolución de 1g de anaranjado de metilo y de 2,5g de carmín de índigo, en un litro de agua proporciona a la disolución un color que es la combinación de los colores de ambos. Sin embargo, el carmín de índigo es un colorante azul, cuyo color no cambia durante la valoración. En medio alcalino (más exactamente a pH ≥ 4,4) el indicador considerado resulta de color verde (combinación de amarillo con azul); en medio ácido (pH ≤ 3,1), debe ser color violeta (combinación del color rosa con el azul). Para un valor de pH correspondiente al pT del indicador (pT = 4,0 en este caso), el color de la disolución es una combinación de rosaanaranjado con azul, que son colores complementarios, razón por la cual la tonalidad resultante es gris pálido, casi incoloro. Esta decoloración de la disolución verde o violeta, durante la valoración con el indicador mezcla considerado, es mucho más fácil de percibir (sobre todo a la luz artificial), que la aparición del color intermedio naranja-rosado, propio del anaranjado de metilo.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 142

Tabla 4.2. Algunas mezclas de indicadores más empleadas
Composición de las disoluciones del indicador A. Anaranjado de metilo (0,1% en agua). B. Carmín de índigo (0,25% en agua). A. Azul de bromocresol (0,1% en alcohol). B. Rojo de metilo (0,2% en alcohol). A. Rojo neutro (0,1%en agua). B. Azul de metileno (0,1% en alcohol). A. Fenolftaleína (0,1% en alcohol al 50%). B. α-Naftolftaleína (0,1% en alcohol al 50%). A. Azul de timol (0,1% en alcohol al 50%). B. Fenolftaleína( 0,1% en alcohol al 50%). A :B Color de la forma ácida. Color de la forma alcalina. (pT) pH a que se termina la titulación 4,1

1:1

Violeta

Verde

3:1

Rojo

Verde

5,1

1:1

Violeta

Verde

7,0

3:1

Rosa pálido

Violeta

8,9

1:3

Amarillo

Violeta

9,0

Por el color de los indicadores mezclas se pueden notar variaciones de pH del orden de 0,1 a 0,15. Por eso, tales indicadores son muy útiles cuando el cambio de pH en las proximidades del punto de equivalencia no es muy pronunciado (lo cual podrá apreciarse de las curvas de valoración que se estudiarán más adelante); o cuando es imposible encontrar un indicador que actúe por sí mismo. Por ejemplo, se ha establecido que, con un indicador mezcla compuesto de rojo neutro y de azul de metileno, se puede valorar una disolución de NH3 con ácido acético, aunque esta reacción, como se mencionó al inicio de este capítulo, no es del todo apropiada para la volumetría de neutralización.

4.2.4. Curvas de valoración ácido base
Para seleccionar correctamente un indicador no es suficiente conocer cómo y cuándo se produce su cambio de color. Es imprescindible, además, conocer cómo va variando el pH de la disolución en función de sucesivos volúmenes de valorante considerados como añadidos antes y después del punto de equivalencia pero, sobre todo, en las proximidades de ese punto. El comportamiento del pH durante el transcurso de la valoración ácido-base y, con posterioridad a haberse alcanzado el punto de equivalencia, puede conocerse mediante el cálculo y trazado (deducción) de las curvas de valoración ácido-base correspondientes; es decir, de las curvas obtenidas a partir de los valores de pH de la solución, para los respectivos volúmenes de valorante considerados. Las de curvas de valoración características de cada uno de los diferentes métodos volumétricos restantes (de formación de precipitados, de formación de complejos y de oxidación-reducción), serán estudiadas con más detalle a medida que se desarrollen los respectivos capítulos. Sin embargo, para la deducción de una curva de valoración, en cualquiera de tales métodos, debe seguirse un procedimiento teórico que se desarrolla a partir de las siguientes consideraciones: 1) se decide, a priori, cuál disolución se considera como valorante y cuál, como disolución a valorar,

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 143

2) se predeterminan las concentraciones de ambas disoluciones 3) se predetermina el volumen de la disolución a valorar 4) se calcula el volumen de valorante que corresponde al punto de equivalencia 5) se seleccionan los volúmenes de valorante para los cuales se van a calcular los valores de la variable independiente (y), característica de cada método volumétrico, garantizando los correspondientes a los siguientes momentos de la valoración: inicio, punto de equivalencia y momentos intermedios antes y después de alcanzar el mismo. Es importante considerar los volúmenes de valorante para los que V = Veq ± 0,1 mL (donde Veq es el volumen correspondiente al punto de equivalencia), por cuanto permitirán calcular los puntos más cercanos al de equivalencia. Aunque, teóricamente, pudieran calcularse otros puntos aún más próximos al de equivalencia, y de hecho se calculan en algunos casos, la obtención experimental de los mismos no resulta habitual, dada la dificultad que presenta la medición práctica de volúmenes menores que 0,1 mL (una o dos gotas añadidas con bureta). 6) se construye el gráfico de la variable independiente en función del volumen V (mL) de valorante añadido. NOTA IMPORTANTE: Al deducir una curva de valoración debe tenerse presente que, cuando z* sea igual a uno para los reaccionantes, se pueden sustituir las concentraciones de cantidad de sustancia de equivalentes (normalidades) por las concentraciones de cantidad de sustancia de los mismos (molaridades). No obstante, no debe olvidarse que, por definición, la “función p”, que se utiliza para la construcción de las curvas correspondientes a los diferentes métodos volumétricos, con excepción de las de volumetría redox, sólo se aplica a las concentraciones de cantidad de sustancia. En el caso particular de las valoraciones ácido-base se calcula el pH o el pOH para cada volumen de valorante considerado. Ahora bien, atendiendo a la fortaleza de las sustancias reaccionantes, pueden presentarse los siguientes 4 tipos de curvas de valoración ácido-base:
• • • •

Curvas de valoración entre un ácido fuerte y una base fuerte Curvas de valoración entre un ácido débil y una base fuerte Curvas de valoración entre un ácido fuerte y una base débil Curvas de valoración entre un ácido débil y una base débil

Como regla general, cuando uno de los dos reaccionantes tiene carácter débil, se considera siempre como agente valorante el de carácter fuerte, calculando los puntos de la curva de valoración para sucesivas adiciones de éste. A continuación se detallan las características que distinguen los cuatro tipos de momentos que deben considerarse al deducir una curva de valoración ácido-base. 1. Punto inicial: Cuando aún no se ha añadido volumen alguno de disolución valorante (ácido o base según el caso) y el pH viene dado por el aporte hidrogeniónico de la disolución que se valora. 2. Puntos intermedios: Cuando la cantidad de sustancia de equivalentes añadida del patrón no es suficiente para completar la reacción y, por tanto, no se ha neutralizado la totalidad de la sustancia que se valora (ácido o base), quedando parte de la misma sin reaccionar.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 144

3. Punto de equivalencia: Cuando la cantidad de sustancia de equivalentes añadida del patrón valorante iguala la de la sustancia inicialmente presente en la disolución a valorar (ácido o base), según sea el caso. 4. Puntos posteriores al punto de equivalencia: Cuando cualquier adición del valorante produce un exceso del mismo en la disolución, puesto que la cantidad de sustancia de equivalentes, inicialmente presente del ácido o la base que se valora, ya fue consumida al alcanzarse el punto de equivalencia. 4.2.4.1. Curvas de valoración entre un ácido fuerte y una base fuerte Estas curvas comprenden las reacciones entre electrolitos que se encuentran totalmente disociados en disolución. Esto significa que, siempre que z* sea igual a 1, la concentraciones c(x) de los iones H+, o de los iones OH-, serán iguales a las concentraciones c(x) totales del ácido o de la base, respectivamente. Por tanto, se cumple que: c(ácido) = c(H +) y c(base) = c(OH-) Por tal motivo, para la deducción de este tipo de curva, se puede calcular el pH o el pOH, en un momento dado de la valoración (teóricamente concebida), como el logaritmo negativo de la concentración de los iones H+ o de los iones OH-, respectivamente, según predomine uno u otro en la disolución. Nota: En los ejemplos siguientes, se empleará la concentración de cantidad de sustancia (concentración) y la cantidad de sustancia en lugar de las correspondientes “de equivalentes”, tomando en consideración que, para todas las especies involucradas en la reacción, z* = 1. Ejemplo 4.1: Deducción de la curva correspondiente a la valoración de 50 mL de una disolución de HCl 0,1 N con una disolución patrón de NaOH de igual concentración. La reacción general que tiene lugar es: NaOH + HCl Punto inicial Cuando aún no se ha comenzado la valoración, es decir cuando el volumen de valorante “añadido” a la disolución es igual a cero, la concentración hidrogeniónica es 0,1 mol/L (aportada por la disolución de HCl) y por lo tanto: c(HCl) = c(H+) = c(Cl-), porque el ácido se disocia en sus iones completamente. pH = -log c(H+) = -log 0,1 pH = 1 Puntos intermedios En la medida que se considera la “adición” de un volumen dado del patrón valorante de NaOH, la concentración molar de los iones H+ va decreciendo debido a la formación de la sal (NaCl) y al aumento del volumen de la disolución. Si se añadieran, por ejemplo, 10 mL de NaOH, la cantidad de sustancia de iones H+ presentes en la disolución, se determinarían mediante la siguiente sustracción:
n(HCl) = V(HCL) × c(HCl) = 0,050 L × 0,1000 mol / L = 5 x 10 -3 mol n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,010 L × 0,1000 mol / L = 1 x 10 -3 mol 4 x 10 -3 mol de HCl en exceso

NaCl + H2O

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 145

Es decir, el volumen “añadido” de NaOH (10 mL) introduce una cantidad de sustancia igual a 1x10-3 mol, que neutraliza una idéntica cantidad de sustancia del HCl que se valora (1x10-3 mol). La disolución resultante debe contener, entonces, 1x 10-3 mol de NaCl y 4x10-3 mol de HCl sin reaccionar (en exceso) el cual le da carácter ácido a la disolución. La concentración molar de iones H+ puede calcularse fácilmente por el cociente de la cantidad de sustancia de HCl sin reaccionar (4x10-3 mol) sobre el volumen total de la disolución (0,05L + 0,01L = 0,06L):
n(HCl/1) 4 x 10-3 mol c (H+ ) = = = 0,66 mol/L V 6 x 10-2 L

pH = -log c( H+) = - log 0,66 pH = 1,18 Para todos los puntos intermedios de la curva de valoración se procede de igual manera. Así por ejemplo, si se desea calcular el pH de la disolución para un volumen de valorante (NaOH) “añadido” de 49,9 mL, los cálculos serían:
5,00 x 10 -3 mol n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,0499 L × 0,1000 mol / L = 4,99 x 10 - 3 mol 10 - 5 mol de HCl en exceso n(HCl) = V(HCl) × c(HCl) = 0,0500 L × 0,1000 mol / L =

En este momento de la valoración, una cierta cantidad de sustancia de NaOH (4,99 x 10-3 mol) ha neutralizado la casi totalidad del HCl que inicialmente se encontraba presente en la disolución a valorar, pero queda un pequeño exceso de ácido (10-5 mol) que le ofrece un ligero carácter ácido a la disolución resultante. La concentración del ion H+ viene dada por el cociente entre la cantidad de sustancia de ácido en exceso y el volumen total de la disolución en ese momento(0,05 L + 0,0499 L = 0,999 L).
c H+ =

( )

1 x 10 -5 mol 1 x 10 -5 mol n(HCl) = = = 1 x 10 - 4 V 0,999 L ≈ 0,1 L 0,1 L

pH = - log c(H+) = - log 1 x 10-4 pH = 4 Punto de equivalencia Cuando se considera una cantidad de sustancia de iones OH- “añadida” igual a la de iones H+ que se encontraba inicialmente en la disolución, se alcanzará el punto de equivalencia de la valoración. En este caso particular, el punto de equivalencia se alcanzará al añadir 50 mL de NaOH según:
n(HCl) = V(HCl) x c(HCl) = 0,050 L x 0,1000 mol/L = 5 x 10 -3 mol 5 x 10 -3 mol no hay exceso n(NaOH) = V(NaOH) x c(NaOH) = 0,050L x 0,1000 mol/L =

En este momento de la valoración no hay ninguna sustancia en exceso respecto a la otra, ya que se ha considerado la adición del volumen de valorante necesario para neutralizar la totalidad del HCl presente inicialmente en la disolución. Como resultado de la reacción producida, la disolución sólo contendrá NaCl y H2O.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 146

Dado que el NaCl es una sal que no se hidroliza, una vez alcanzado el punto de equivalencia, el pH de la disolución será neutro, es decir, c(H+) = c(OH-) = 10-7. Entonces, pH = pOH = -log c( H+) = -log c( OH-) pH = pOH = 7 Aunque en la práctica, cuando se alcanza el punto de equivalencia se da por terminada una valoración, cuando se lleva a cabo la deducción de una curva de valoración deben calcularse puntos posteriores a éste. Es decir, deben considerarse sucesivos volúmenes de valorante que excedan el correspondiente al del punto de equivalencia. Como se verá más adelante, la razón de ello está en que debe conocerse el comportamiento del pH en las proximidades del punto de equivalencia, también con posterioridad a éste. Puntos posteriores al punto de equivalencia Después del punto de equivalencia, cualquier adición del patrón valorante conduce a un exceso del mismo en la disolución. Por ejemplo, cuando se considera la adición de 50,1 mL de NaOH, existirá una cantidad de sustancia de la base en exceso que se calcula de la siguiente forma:
n(HCl) = V(HCl) x c(HCl) = 0,0500 L x 0,1000 mol/L = 5,00 x 10-3 mol 10-5 mol de NaOH en exceso n(NaOH) = V(NaOH) x c(NaOH) = 0,0501L x 0,1000 mol/L = 5,01 x 10-3 mol

El exceso de NaOH (1 x 10-5 mol), es en este caso el responsable del carácter básico de la disolución resultante. Puede entonces plantearse que: c(OH-) = c(NaOH) porque al igual que el ácido clorhídrico, el hidróxido de sodio se disocia completamente en sus iones.
c OH − =

(

)

1 x 10 -5 mol 1 x 10 -5 mol n(NaOH) = = = 1 x 10 - 4 mol / L V 0,1001 ≈ 0,1 L 0,1 L

pOH = - log c(OH-) = - log 1 x 10-4 mol/L pOH = 4 El pH de la disolución se calcula, entonces, de la siguiente forma: pH = 14 - pOH = 14 – 4 pH = 10 Operando de esta forma se puede calcular el pH en todos los puntos posteriores al punto de equivalencia de la curva de valoración considerada. Los valores de pH calculados y la curva de valoración obtenida, según la explicación ofrecida, se muestran en la figura 4.1.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 147

Volumen de NaOH 0 10 45 49,9 50 50,1 50,5 55 100

pH 1 1,18 2 4 7 10 11 12 13

Figura 4.1 Curva de valoración de una disolución de HCl 0,1 N con NaOH de igual concentración

Examinando los resultados obtenidos de la curva de valoración entre las disoluciones de HCl 0,1 N y NaOH 0,1 N, se aprecia, en primer lugar, que el pH correspondiente al punto de equivalencia (pH = 7 para x = 50 mL de valorante) coincide exactamente con el que debe obtenerse en la neutralización de un ácido fuerte con una base fuerte. Ese punto de equivalencia se encuentra ubicado en el punto de inflexión de la curva, apreciándose un cambio de pH, extremadamente brusco, en las proximidades del mismo. En efecto, mientras que, durante la adición de la casi totalidad del álcali (49,9 mL), el pH no cambia más que en 3 unidades (de 1 a 4), al pasar de un exceso de 0,1 mL de ácido al de 0,1 mL de álcali (es decir desde 49,9 mL hasta 50,1 mL de NaOH “añadidos”) el pH varía en 6 unidades (de 4 a 10). Por tanto, a partir de los datos obtenidos, puede observarse que, para obtener los valores de pH más próximos al del punto de equivalencia, con los que se pueda definir el salto de la curva, deben considerarse volúmenes de valorante añadidos 0,1 mL por exceso y por defecto del que corresponde al punto de equivalencia, tomando en cuenta que, por lo general, es el menor volumen que en la práctica puede medirse con una bureta común. No es difícil comprender que el salto brusco de pH, que aparece en la curva de valoración al adicionar una o dos gotas de álcali en las proximidades del punto de equivalencia, producirá también un cambio brusco en la relación de las concentraciones de la forma ácida y la forma básica del indicador y, por consiguiente, un cambio brusco en su coloración. De no existir el salto brusco en la curva de valoración, el cambio de color de la disolución (por la presencia del indicador) se produciría lenta y paulatinamente y no se sabría cuando debe darse por concluida la valoración. Obviamente, en estas condiciones, sería imposible realizar una determinación precisa del punto final de la misma. De lo antes expuesto, puede deducirse la regla general de selección de los indicadores: “en una valoración ácido base, se pueden utilizar como indicadores sólo aquellos cuyos rangos de viraje se hallen, total o parcialmente, dentro de los límites del salto brusco de la curva de valoración”. En la valoración considerada (NaOH 0,1 y HCl 0,1) se pueden emplear como indicadores todos aquellos, desde el anaranjado de metilo (3,1 - 4,4) hasta la timolftaleína (9,4 – 1,6), que cumplan estos requerimientos. Usualmente se emplea en este tipo de valoración, una solución indicadora de fenolftaleína (8 – 10). De lo anteriormente expuesto se puede concluir que, en las curvas de valoración ácido fuerte – base fuerte, a iguales concentraciones de los reaccionantes, se produce un salto

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 148

brusco de pH (4 –10) para la zona comprendida entre los valores de V = Veq ± 0,1 ml, el cual juega un papel decisivo en la selección de los indicadores que deben emplearse para detectar el punto final de este tipo de valoración. 4.2.4.2. Curvas de valoración de un ácido débil con una base fuerte. Ejemplo 4.2: Deducción de la curva correspondiente a la valoración de 50 mL de una disolución de ácido acético (CH3COOH; HAc en su fórmula abreviada) 0,1 N con una disolución patrón de NaOH de igual concentración. De forma análoga a la considerada en el ejemplo anterior, la disolución del ácido (débil) es la que se valora, en tanto la del álcali (fuerte) será considerada como disolución valorante. Esta disposición es intrascendente cuando ambos reaccionantes son fuertes pero, es la que se adopta para las deducciones de las curvas de valoración ácido-base, cuando uno de los reaccionantes es débil. El procedimiento para construir la curva de valoración consiste, entonces, en calcular el pH en la medida que se consideran sucesivos volúmenes “añadidos” de la disolución de NaOH. La reacción que tendrá lugar es: NaOH + HAc NaAc + H2O Ahora bien, al calcular el pH para cada momento de la valoración cuando se produce este tipo de reacción, no se puede ya admitir que la concentración de iones H+ es igual a la concentración total del ácido en la disolución, puesto que se trata de un ácido débil poco disociado, debiéndose tomar en consideración el equilibrio de disociación del mismo. Para este caso particular, el equilibrio sería: HAc y la expresión de su constante de equilibrio: H+ + Ac-

Ka =

c(H + ) x c( Ac − ) c(HAc )

[4.14]

Por tanto, resulta indispensable deducir las fórmulas para el cálculo del pH: A. Cuando aún no se ha comenzado la valoración (punto inicial). B. Cuando en la disolución están presentes el ácido débil (HAc) y su sal (NaAc) (puntos intermedios). C. Cuando ya se ha neutralizado la totalidad del ácido inicialmente presente y en la disolución se encuentra la sal formada (NaAc), que sufre una hidrólisis básica (punto de equivalencia. El pH después del punto de equivalencia va a estar definido por la presencia de una base fuerte en disolución (NaOH), que comenzará a estar en exceso inmediatamente después de completada la valoración, por lo que, como se verá más adelante, no es necesario deducir fórmula alguna para calcularlo.
Punto inicial

La deducción de la fórmula para calcular el pH de la disolución en el punto inicial parte de la consideración expuesta más arriba: el pH de la disolución sólo dependerá del aporte de iones H+ resultantes de la disociación del ácido débil. La c(H+) no es igual a la c(HAc), como cuando un ácido es fuerte, sin embargo, puede admitirse que, en este momento (antes de comenzar a considerar la adición de valorante), c(H+) = c(Ac-), pues por cada ión H+ formado, se produce un ión Ac-. En tal caso, la expresión de la constante de equilibrio (ecuación [4.14] ) toma la forma:

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 149

Ka =

c 2 (H + ) c (HAc )

Despejando c (H+):
c(H + ) = Ka × c(HAc )

Aplicando – log (función p) para el cálculo del pH de la disolución, se tiene que:
− log c(H + ) = − log Ka x c(HAc ) pH = − pH = − pH = 1 log [Ka x c (HAc )] 2 1 1 log Ka − log c(HAc ) 2 2

1 1 pKa − log c(HAc ) 2 2

Conociendo que la constante de disociación (Ka) del ácido acético es 1,74 x 10-5 se puede calcular el pKa. Así: pKa = - log Ka = - log 1,74 x 10-5 pKa = 4,76 Entonces,
pH = 1 1 4,76 − log 0,1 2 2

pH = 2,88

Puede generalizarse entonces que, es posible realizar el cálculo del pH en el punto inicial de una valoración entre un ácido débil y una base fuerte, empleando la siguiente expresión:
pH = 1 1 pKa − log c (ácido) 2 2

[4.15]

Puntos intermedios

Se deducirá ahora la fórmula para el cálculo del pH de los puntos intermedios de la valoración, es decir, para los casos en los cuales, en la disolución que se valora, están presentes el ácido débil (HAc) y su sal (NaAc). Si se considera una adición de valorante de 10 mL, se puede calcular la cantidad de sustancia de ácido en exceso presente en la disolución, según:
n(HAc ) = V(HAc) × c(HAc) = 0,050 L × 0,1000 mol / L = 5 x 10 -3 mol n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,010 L × 0,1000 mol / L = 1 x 10 -3 mol 4 x 10 -3 mol de HAc en exceso

Después de alcanzado el equilibrio en la disolución, se tiene como resultado que cierta cantidad de sustancia del ácido reaccionó con la base, formando la sal NaAc (sólo 1 x 10-3 mol), mientras permanecen sin reaccionar 4 x 10-3 mol de HAc. Sin embargo, en estos momentos de la valoración, no es posible considerar iguales las concentraciones de H+ y de Ac-, ya que no se consumen por igual en el transcurso de la misma. Sin embargo, sí se puede considerar que c (Ac-) = c (NaAc), puesto que la sal NaAc

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 150

está disociada por completo (cada molécula aporta un anión) y la disociación del ácido está reprimida por el ión común Ac-. Por tanto, al despejar la concentración hidrogeniónica, la expresión de la constante de equilibrio (ecuación [4.14] ) toma la forma:
c(H + ) = Ka x c(HAc ) c(NaAc )

y aplicando –log para calcular el pH, quedaría:
− log c(H + ) = − log Ka − log c(HAc ) c(NaAc )

que, en términos de “función p” toma la forma
pH = − pKa − log c(HAc ) c(NaAc )

Así, puede plantearse que el cálculo del pH, para cualquier punto intermedio de una valoración entre un ácido débil y una base fuerte, puede realizarse empleando la siguiente expresión:
pH = pKa − log c (ácido ) c (sal)

[4.16]

En el ejemplo considerado (al añadir 10 mL de NaOH 0,1 N) la concentración del ácido acético se calcula mediante el cociente entre la cantidad de sustancia de ácido que no ha reaccionado (4 x 10-3 mol) y el volumen total de la disolución (0,06 L) según:
c (HAc ) = n (HAc ) 4 x 10 −3 mol = VTOTAL 0,06 L

Por su parte, la concentración de la sal (NaAc) se calcula dividiendo la cantidad de sustancia de sal formada (que es igual a la cantidad de sustancia de NaOH añadida), entre el volumen total de la disolución (0,06 L).
c(NaAc ) = n(NaAc ) 1 x 10 −3 mol = VTOTAL 0,06 L

Sustituyendo entonces en la expresión para el cálculo del pH
4 x 10 −3 mol 0,06 L 1 x 10 −3 mol 0,06 L 4 x 10 −3 mol 1 x 10 −3 mol

pH = 4,76 − log

pH = 4,76 − log

pH = 4,76 − 0,60

pH = 4,16

En las proximidades del punto de equivalencia, o sea al considerar un volumen de valorante añadido de 49,9 mL, el pH de la disolución se calcula de igual manera:

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 151

-3 n(HAc ) = V(HAc) × c(HAc) = 0,0500 L × 0,1000 mol / L = 5,00 x 10 mol n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,0499 L × 0,1000 mol / L = 4,99 x 10 -3 mol 1 x 10 -5 mol de HAc en exceso

En este instante, aún no se ha neutralizado todo el ácido acético presente inicialmente, quedando 10-5 mol sin reaccionar. El cálculo del pH se realiza de forma idéntica a la anteriormente explicada, aplicando para este caso particular, la expresión [4.16], ya deducida.
pH = pKa − log c(HAc ) c(NaAc )

en la cual, pueden ser sustituidos los siguientes términos:
c(HAc ) = 10 −5 mol n(HAc ) = VTOTAL 0,0999 L n(NaAc ) 4,99 x 10 −3 mol = VTOTAL 0,0999 L

c(NaAc ) =

Por tanto, el pH de la solución se calcula, finalmente, según:
pH = 4,76 − log 10 −5 4,99 x 10 −3

pH = 7,46 Punto de equivalencia

Para deducir la fórmula que permite calcular el pH en el punto de equivalencia, se toma en consideración que éste se alcanza al añadir 50 mL de NaOH 0,1 N, y eso significa que ninguno de los reaccionantes se encuentra en exceso.
n(HAc ) = V(HAc) × c(HAc) = 0,050 L × 0,1000 mol / L = n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,050 L × 0,1000 mol / L = 5 x 10 -3 mol 5 x 10 -3 mol No hay exceso

En este momento de la valoración, en la disolución sólo están presentes 5 x 10-3 mol de sal (NaAc), formada por la reacción entre un ácido débil y una base fuerte por lo que presenta una hidrólisis básica: Ac- + H2O HAc + OHLa constante de equilibrio de la reacción de hidrólisis viene dada por la siguiente expresión:
Keq = c(HAc ) x c(OH − ) c(H 2 O) x c( Ac − )

[4.17]

A su vez, la constante de hidrólisis (Kh) está dada por el producto de la constante de equilibrio y la concentración del agua (que puede considerarse constante e igual a 1).
K eq x c (H 2 O) = K h = c(HAc ) x c(OH − ) c( Ac − )

[4.18]

El valor numérico de la constante de hidrólisis (K h) se determina fácilmente a partir de las magnitudes del producto iónico del agua (K H2O ) y de la constante de disociación del ácido

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 152

(Ka). En efecto, de la expresión para K H2O , se puede despejar la concentración de iones OH-:
c(OH − ) = K H2 O c(H + ) (a 25 o C)

[4.19]

la cual puede sustituirse en la ecuación [4.18], según:
Kh = c(HAc ) x K H2O c( Ac − ) x c(H + )

[4.20]

Pero, la fracción

es la magnitud inversa de la constante de disociación c( Ac − ) x c(H + ) del ácido (Ka), por lo que la ecuación [4.20] es equivalente a la siguiente:
K
h

c(HAc )

=

K H2 O Ka

[4.21]

Y puede quedar finalmente establecida la siguiente igualdad:
K H2 O Ka = c(HAc ) x c(OH − ) c( Ac − )

[4.22]

Pero, como en el punto de equivalencia, la concentración del ácido acético es igual a la del ión hidroxilo, dado que se igualan las cantidades de sustancia y ambas están disueltas en el mismo volumen de disolución, se puede plantear que:
K H2 O Ka = c 2 (OH − ) c( Ac − )

[4.23]

Además, como puede asumirse que c(Ac-) = c(NaAc), la ecuación [4.23], después despejar la concentración de iones OH-, toma la forma:
c(OH − ) = K H2O x c(NaAc ) Ka

[4.24]

Aplicando – log (y factor p) a la ecuación [4.24], para calcular el pOH:
pOH = − log pOH = − K H2O x c(NaAc ) Ka

K H O x c (NaAc ) 1 log ( 2 ) 2 Ka 1 1 1 log K H2O + log Ka − log c(NaAc ) 2 2 2

pOH = −

[4.25]

La ecuación [4.25] puede generalizarse para el cálculo del pOH en el punto de equivalencia en las valoraciones de ácido débil con base fuerte, expresándola en los siguientes términos:
pOH = 7 − 1 1 pKa − log c (sal) 2 2

[4.26]

Entonces, el pH de la disolución en ese momento de la valoración se calcula mediante la expresión:

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 153

pH = 14 – pOH.

[4.27]

Para calcular el pH en el punto de equivalencia para la valoración planteada en el ejemplo 4.2 (ácido acético con hidróxido de sodio), es necesario calcular primero el pOH en ese punto, mediante la expresión [4.26]:
pOH = 7 − c(NaAc ) = 1 1 pKa − log c(NaAc ) 2 2 n(NaAc ) 5 x 10 −3 mol = = 0,05 mol / L V 0,1L

pOH = 7 − pOH = 5,12

1 1 log 0,05 4,76 − 2 2

Posteriormente, se calcula el pH según: pH = 14 - pOH = 14 – 5,12
pH = 8,88

Nótese que en esta valoración el punto de equivalencia se encuentra en zona básica (pH = 8,88), lo cual resulta totalmente lógico si se tiene en cuenta que la sal formada presenta una hidrólisis básica.
Puntos posteriores al punto de equivalencia

Para el momento de la valoración en el que se considera, por ejemplo, un volumen de valorante añadido de 50,1 mL, se calcula la cantidad de sustancia de valorante en exceso según:
n(HAc ) = V(HAc) × c(HAc) = 0,0500 L × 0,1000 mol / L = 5,00 x 10 -3 mol n(NaOH) = V(NaOH) × c(NaOH) = 0,0501 L × 0,1000 mol / L = 5,01 x 10 -3 mol 1 x 10 -5 mol de NaOH en exceso

Como el exceso existente (10-5 moles de NaOH) corresponde a una base fuerte se puede admitir que el valor del pH se calcula por el NaOH libre presente en la disolución, por ser la concentración de OH- igual a la concentración de NaOH y considerando que el aporte de iones H+, producto de la hidrólisis de la sal, es despreciable. Por tanto,
pOH = − log c (OH − )

c(OH − ) =

n(OH − ) exceso 10 −5 mol = = 1 x 10 − 4 mol / L VTOTAL 0, 01001L

pOH = – log 1 x 10-4 pH = 14 - pOH = 14 - 4
pH =10

Procediendo de esta forma se puede calcular el pH en todos los puntos posteriores al punto de equivalencia de la curva de valoración entre un ácido débil y una base fuerte. En la figura 4.2 se relacionan algunos valores calculados de pH y la curva correspondiente a la valoración considerada en este ejemplo.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 154

Volumen de NaOH 0 10 45 49,9 50 50,1 50,5 55 100

pH 2,88 4,16 5,71 7,46 8,88 10 11 12 13

Figura 4.2. Curva de valoración de una disolución de CH3COOH 0,1 N con NaOH de igual concentración

Al comparar esta curva con la obtenida de la reacción de un ácido fuerte con una base fuerte se destacan algunos elementos interesantes para comentar: 1. El punto de equivalencia no coincide con el valor de pH = 7, como en el caso de la valoración del HCl, sino se halla en una zona de pH alcalino (pH > 7). Es decir, se alcanza a pH = 8,88, lo que está en concordancia con la hidrólisis básica que experimenta la sal (NaAc) formada durante la valoración del ácido débil. 2. El salto brusco de pH de la curva de valoración (de 7,46 hasta 10) es menor que el que se obtiene para la del ácido clorhídrico con el mismo valorante (de 4 hasta 10). 3. En el caso de la valoración del ácido acético, de los cuatro indicadores más comúnmente usados, se puede seleccionar, únicamente, la fenolftaleína puesto que su rango de viraje (8 – 10) se halla dentro de los límites del salto brusco. En lo que se refiere al anaranjado de metilo (3,1 – 4,4), el cambio de color aparecería en el momento en que se ha valorado sólo el 15% de la cantidad total de ácido acético, por lo que resulta evidente que su empleo es inadmisible en esta valoración. El rojo de metilo (4,4 – 6,2) tampoco puede ser empleado en la misma. La causa de la disminución de la magnitud del salto brusco en la curva de valoración del ácido acético en comparación con la curva de valoración del ácido clorhídrico radica en el hecho de que el ácido acético, como ácido débil, crea en la disolución una concentración de H+ mucho menor que la creada por el ácido clorhídrico. Por eso, el salto brusco de la curva, cuando se valora una disolución de ácido acético 0,1 N, comienza en un valor de pH más alto (7,76) que cuando se valora una disolución de HCl de igual concentración (pH = 4). Sin embargo, este salto termina al mismo valor de pH para ambas valoraciones (pH =10) puesto que se valora con la misma disolución alcalina (NaOH 0,1 N), la cual determina el pH en los puntos posteriores al de equivalencia. De lo anteriormente expuesto se deduce que, cuanto más débil es el ácido que se valora, tanto menor se hace el salto brusco de pH en la curva de valoración hasta el punto en que, si el ácido valorado posee una Ka < 10-7, el salto desaparece por completo, haciéndose imposible la detección visual del punto final de la valoración con el empleo de indicadores.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 155

4.2.4.3. Curvas de valoración de una base débil con un ácido fuerte.

La deducción de las fórmulas para calcular el pH en los diferentes momentos de una valoración de una base débil (disolución a valorar) con un ácido fuerte (disolución valorante) se realiza de forma muy similar a la de una valoración de un ácido débil con una base fuerte, pero tomando en consideración que es la base la que no se encuentra totalmente disociada. Ello significa que es necesario considerar la constante de disociación de la base (K b), para calcular el pH correspondiente a ciertos momentos de la valoración. Finalmente, como resultado de la hidrólisis ácida de la sal formada, en el punto de equivalencia el pH se encontrará en zona ácida (pH < 7).
Ejemplo 4.3: Deducción de la curva correspondiente a la valoración de 50 mL de una disolución de NH3 de c(NH3/1) = 0,1 mol/L con una disolución de HCl de igual concentración.

La reacción que tiene lugar, es la siguiente: NH3 (ac) + HCl (ac)
Punto inicial

NH4Cl

En el punto inicial de la valoración está presente la disolución de una base débil, cuyo pH se calcula a través de la fórmula similar a la deducida para el caso de un ácido débil con una base fuerte, pero considerando la constante de disociación de la base (K b). El equilibrio de disociación de la base débil se representa según: NH3 + H2O
c(NH 4 ) x c (OH − ) c (NH 3 )
+

NH4+ + OH-

y, la constante de disociación (K b) mediante la siguiente expresión:
Kb =

Finalmente, el pOH se calcula por la ecuación:
pOH = − 1 1 pKb − log c Base 2 2

[4.28]

Con el valor del pOH calculado, se halla el pH en el punto inicial de la valoración, mediante la ecuación [4.27], o sea pH = 14 - pOH.
Puntos intermedios

La expresión para el cálculo del pH en cualquiera de los puntos intermedios se deduce de forma similar a la empleada en el ejemplo 4.2, pero considerando que se trata de una base débil lo que se está valorando. La ecuación equivalente a la 4.2 sería, entonces:
c Base c Sal

pOH = pKb − log

[4.29]

Posteriormente, el pH se calcula mediante la expresión:
pH = 14 − pOH

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 156

Punto de equivalencia

Para el cálculo del pH en este punto debe considerarse la hidrólisis de la sal formada: NH4 Cl
c (NH 3 ) x c (HCl) c (NH 4 Cl)

NH3 + HCl

y la expresión de la constante de hidrólisis (Kh):
Kh =

Finalmente, se llega a la expresión que permite calcular el pH en el punto de equivalencia:
pH = 7 − 1 1 pKb − log c (sal) 2 2

[4.30]

Puntos posteriores al punto de equivalencia

Para los puntos de la valoración correspondientes a la adición de un exceso de disolución de HCl, el pH se calcula a partir de la concentración de iones H+ aportada por este exceso, la cual se corresponde con la del ácido fuerte, totalmente disociado. De ahí que el pH pueda determinarse directamente a partir de: pH = - log c(H+) una vez calculada la concentración hidrogeniónica según:
c(H + ) = n (HCl) exceso VTOTAL

La curva de valoración resultante, y algunos valores de pH calculados para este caso particular de reacción de neutralización, se muestran en la figura 4.3.

Volumen de HCl 0 32,5 45 49,9 50 50,1 50,5 55 100

pH 11,12 8,97 8,29 6,24 5,11 4 3 2 1

Figura 4.3. Curva de valoración de una disolución de NH3 0,1 N con HCl de igual concentración

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 157

Considerando que la constante de disociación (Kb) del amoníaco tiene una magnitud de 1,74 x 10-5 se puede calcular el pH en los diferentes momentos de la valoración. Por su analogía con cálculos anteriormente explicados, se omiten los mismos en este ejemplo. El análisis de esta curva de valoración evidencia que: 1. El pH del punto de equivalencia se halla en zona ácida (5,11) como resultado de la hidrólisis ácida de la sal (NH4Cl). 2. La zona del salto brusco de pH se halla entre los valores de 6,24 y 4, es decir, el pH cambia tan solo 2,24 unidades, a diferencia del salto en las valoraciones en las que reaccionan un ácido débil y una base fuerte, en el cual el pH cambia 6 unidades (de pH = 4 hasta pH = 10). Por consiguiente, puede plantearse que cuanto más débil es la base que se valora, tanto menor será el salto de pH en la curva de valoración y tanto más limitada es la selección de los indicadores. Las bases muy débiles con valores de Kb < 10-7 no se pueden valorar adecuadamente, con el empleo de indicadores, puesto que el salto de pH desaparece. En esta valoración (NH3 0,1 mol/L con HCl de igual concentración) se pueden emplear todos aquellos indicadores cuyas zonas de viraje se hallen, total o parcialmente, entre los límites del salto de brusco de la curva (pH entre 6,24 y 4). En particular, se emplean el anaranjado de metilo (3,1 – 4,4) y el rojo de metilo (4,4 – 6,2). Obviamente, para esta valoración no puede emplearse la fenolftaleína (8 – 10).
4.2.4.4. Curvas de valoración entre un ácido débil y una base débil.

Independientemente de la concentración de la sal formada, el pH de la solución resultante de la reacción entre un ácido débil y una base débil, es igual a 7 siempre que se cumpla que la constante de disociación del ácido es igual a la de la base, es decir, que la fortaleza de ambas sustancias sean iguales. Si el ácido es menos débil, o sea que la constante de disociación del ácido es mayor que la de la base (KACIDO > KBASE), entonces el pH de la solución resultante será menor que 7, o sea, la solución será ácida. En el caso contrario, si la base es menos débil (KACIDO < KBASE), el pH de la solución resultante será mayor que 7 y tendrá carácter básico. Puesto que este tipo de valoración no tiene importancia práctica, no se presentará la deducción de las fórmulas para el cálculo del pH para cada punto de la curva de valoración. No obstante, en la figura 4.4, puede apreciarse el gráfico resultante para la valoración de una disolución de ácido acético 0,1 N con otra de amoníaco de igual concentración. Al analizar esta curva se observa que no hay presencia de un salto brusco de pH. Esto significa que resulta imposible detectar visualmente el punto final de la valoración, dado que el cambio de color del indicador ocurrirá muy lentamente y no será apreciable. De esto se deduce que, al realizar una valoración ácido-base, al menos una de las dos sustancias que reaccionan debe ser un electrolito fuerte. Por tal motivo, independientemente de la sustancia que se valore (ácidos y bases fuertes o débiles), siempre se utilizan como disoluciones valorantes, las disoluciones de ácidos o bases fuertes.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 158

Figura 4.4. Curva de valoración de una disolución de CH3COOH 0,1 N con NH3 de igual concentración

4.2.4.5. Factores que afectan el salto de pH de las curvas de valoración

La magnitud del salto de pH en las cercanías del punto de equivalencia en una curva de valoración ácido-base se ve afectada por la concentración y fortaleza de los reaccionantes.
Concentración de los reaccionantes: Mientras menor es la concentración de las disoluciones reaccionantes, menor es el salto brusco de pH que se obtiene. De hecho, se requiere que la concentración de los reaccionantes supere el valor de 10-4 mol/L para poder observar un cambio apreciable de pH en las cercanías del punto estequiométrico. En caso contrario, no será posible realizar la valoración dada la imposibilidad de observar un cambio de color apreciable en la disolución por acción del indicador. Fortaleza de los reaccionantes: En la medida que la sustancia que se valora (ácido o base) es más débil, mayor dificultad existirá para detectar el punto final de la valoración con el empleo de los indicadores. Así, cuando los ácidos y bases que se valoran poseen constantes de disociación (Ka o Kb) menores que 10-7 no se observará salto brusco de pH en las cercanías del punto de equivalencia y se hará imposible realizar la detección visual del punto final.

Del efecto de los factores considerados, se pueden extraer algunas conclusiones de interés: 1. Al valorar un ácido con una base, el pH inicial será mayor mientras más diluido o más débil sea el ácido que se valora. Obviamente, el pH inicial de la valoración de una base con un ácido dependerá también de la fortaleza y concentración de la base, siendo mayor, en tanto más fuerte o más concentrada sea ésta. 2. En la zona anterior al punto de equivalencia, el pH estará dado por el efecto regulador de la mezcla del ácido o base débil y su sal, con independencia de la dilución, siempre y cuando uno de los reaccionantes sea débil.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 159

3. El pH en el punto de equivalencia dependerá de la hidrólisis de la sal formada. Si la sal formada proviene de la reacción entre un ácido fuerte y una base débil, tendrá lugar una hidrólisis ácida y el pH en el punto estequiométrico será menor que 7; mientras que, si la reacción tiene lugar entre un ácido débil y una base fuerte, la sal formada experimentará una hidrólisis básica y el punto de equivalencia se alcanzará en zona alcalina (ph > 7). 4. Después del punto de equivalencia el pH del medio dependerá de la concentración de la base fuerte o del ácido fuerte en exceso.

4.2.5. Valoración de disoluciones de sales de ácidos y bases débiles
La volumetría de neutralización no se limita a las valoraciones de disoluciones de ácidos y bases, también incluye las de algunas sales provenientes de ácidos y bases débiles, como por ejemplo, las disoluciones de carbonato de sodio (Na2CO3) y las de hidrógeno carbonato (o bicarbonato) de sodio (NaHCO3). Sin embargo, no todas las sales de este tipo pueden ser analizadas mediante la volumetría ácido-base. Durante la valoración de una disolución de una sal del tipo NaAn, formada por una base fuerte (NaOH) y un ácido débil (HAn), con una disolución de un ácido fuerte, el pH de la disolución debe variar exactamente de la misma manera que varía durante las valoraciones de bases débiles. Para comprobarlo, puede realizarse el análisis de lo que ocurre en cada uno de los mismos momentos que han sido considerados en las deducciones de las curvas de valoración vistas anteriormente.
Punto inicial

Al principio de la valoración la disolución a valorar contiene únicamente la sal NaAn, la cual presenta una hidrólisis básica, por lo que se encuentra en equilibrio con la base fuerte y el ácido débil que le dieron origen. Esta situación es similar a la que se presenta en el punto de equivalencia cuando se valora un ácido débil con una base fuerte. Ello implica que, para calcular el pH de la disolución, debe calcularse primero el valor del pOH mediante la ecuación [4.26], deducida anteriormente para ese momento de la valoración mencionada, o sea:
pOH = 7 − 1 1 pK HAn − log c (NaAn) 2 2

A partir de este valor de pOH, se calcula el pH de la disolución, según la ecuación [4.27].
Puntos intermedios

En los momentos intermedios de la valoración, la disolución contiene el ácido débil HAn, prácticamente no disociado, que se forma al reaccionar la sal con el valorante: NaAn + HCl HAn + NaCl y el resto de sal NaAn aún no valorada. El cálculo de pH de tales mezclas se realiza aplicando la ecuación [4.16] deducida anteriormente para los puntos intermedios de las valoraciones de ácidos débiles con base fuerte, ya que la situación que se presenta es similar. Por tanto, el pH se calcula mediante la fórmula:
pH = pK HAn − log c (HAn) c (NaAn)

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 160

Punto de equivalencia

En el punto de equivalencia toda la sal se ha transformado en ácido libre HAn, por lo que se presentan las mismas condiciones del punto inicial de la valoración de un ácido débil con una base fuerte, pudiéndose calcular el pH por la ecuación [4.15], deducida anteriormente para ese punto:
pH = 1 1 pK HAn − log c(HAn) 2 2

Puntos posteriores al de equivalencia
Por último, en el caso de que exista un exceso del ácido fuerte que actúa como valorante, el pH de la disolución se calcula fácilmente por la concentración total del mismo en la disolución (la presencia en la disolución de ácido HAn libre, cuya disociación está inhibida fuertemente por la presencia de un ácido fuerte, no influye prácticamente en la magnitud de pH de la disolución y puede desestimarse). Situación similar se presenta en los puntos posteriores al de equivalencia cuando se valora una base débil con un ácido fuerte.

En la figura 4.5. se muestran los resultados obtenidos en la deducción de una curva de valoración de una sal del tipo NaAn 0,1 N con disolución de HCl de igual concentración (siempre que KHAn= 10-9 o sea pKHAn= 9).
Volumen de HCl 0 32,5 45 49,9 50 50,1 50,5 55 100 pH 11,12 8,97 8,29 6,24 5,11 4 3 2 1

Figura 4.5. Curva de valoración de una disolución de sal del tipo NaAn 0,1 N con HCl de igual concentración

El examen de esta curva evidencia que es idéntica a la curva de valoración de disoluciones de bases débiles (con Kbase > 10-7) con ácidos fuertes. Así, al igual que en tales valoraciones, el punto de equivalencia se halla en zona ácida (pH = 5,11) y en las proximidades del punto de equivalencia existe un salto de pH entre 6,24 y 4,0, gracias a lo cual es posible realizar una valoración precisa empleando el anaranjado de metilo o el rojo de metilo como indicadores. Entonces, teniendo en cuenta lo analizado para los diferentes momentos de la valoración de una sal, puede plantearse que: valorar una sal, formada por una base fuerte y un ácido débil con un índice pK, es equivalente a valorar una disolución de base débil de la

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 161

misma concentración y con un índice 14 – pK; en ambos casos las curvas son idénticas.

De la identidad de las curvas de valoración se puede sacar una conclusión importante: la valoración de sales de ácidos débiles tipo NaAn con ácidos fuertes es posible sólo a condición de que el ácido débil correspondiente HAn, tenga una constante de disociación suficientemente pequeña (es decir, un pK suficientemente grande). En efecto, como se indicó en el párrafo anterior, si pKHAn = 9 (o sea KHAn = 10-9) entonces la sal correspondiente puede ser valorada como si fuese una base con pKbase = 5. Sin embargo, sería imposible valorar sales como CH3COONa ó HCOONa puesto que las magnitudes de las constantes de disociación de los ácidos correspondientes (acético y fórmico, respectivamente) son relativamente grandes (1,74 x 10-5 y 1,8 x 10-4). Por el contrario, las sales similares a KCN (KHCN = 6,2 x 10-10 y pK = 9,21) pueden ser valoradas, generalmente, con ácidos fuertes. Por su parte, las sales formadas a partir de bases débiles y ácidos fuertes pueden ser valoradas con una base fuerte. Lo mismo es válido para las sales de diácidos y poliácidos. Por ejemplo, las sales semejantes a Na2CO3 o Na2B4O7, como sales de ácidos muy débiles (ácido carbónico y ácido bórico, respectivamente), se valoran bien con ácidos fuertes. Por el contrario, las sales como el oxalato de sodio (Na2C2O4) y el tartrato de sodio (Na2C4H4O6), formadas por ácidos mucho más fuertes (oxálico y tartárico), no se pueden valorar con ácidos fuertes. En la valoración de sales de bases débiles y de ácidos fuertes se observan unas regularidades absolutamente análogas. Por ejemplo, la valoración de NH4Cl con una disolución de NaOH es equivalente a la valoración con álcali de un ácido débil HAn con índice de valoración igual a:
pK HAn = 14 − pK NH4OH = 14 − 4,76 = 9,24 .

Esta magnitud de pKHAn corresponde a la constante de disociación KHAn = 5,6 x 10-10, y para tal valor de K, no existe un salto de pH en la curva de valoración. Por consiguiente, el NH4Cl tampoco se puede valorar directamente con NaOH en presencia de indicador alguno. Sin embargo, la determinación volumétrica de esta sal puede realizarse por los métodos de valoración indirectos. Primeramente, la disolución de NH4Cl se calienta con un volumen en exceso, pero exactamente medido, de una disolución patrón de NaOH hasta la eliminación completa del amoníaco: NH4+ + OHH2O + NH3 (g) La cantidad de NaOH que no ha participado en la reacción, se valora con una disolución de ácido clorhídrico, mediante una valoración residual o por retroceso.

4.2.6. Disoluciones reguladoras
Al examinar las curvas de valoración se observa que la variación de pH no se manifiesta de igual forma a través de toda la curva. Precisamente en la zona del salto, las curvas son prácticamente verticales, de suerte que la adición de cantidades ínfimas de ácido o de álcali provoca un cambio extremadamente brusco de la magnitud de pH de la disolución. Por el contrario, en los puntos intermedios (antes del de equivalencia), las curvas están poco inclinadas. Esto significa que, en los momentos correspondientes de valoración, la disolución casi no cambia su pH al agregar el ácido o la base. En tales casos, la disolución se comporta como una disolución reguladora. Las disoluciones reguladoras (también conocidas como disoluciones tampón o disoluciones buffer) disminuyen la influencia de diferentes factores que varían el pH. Si en el sistema

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 162

formado por las sustancias que reaccionan, se introduce una disolución reguladora, el pH de la disolución permanecerá casi constante pese a que durante la reacción se forme un ácido o una base. Las disoluciones reguladoras son mezclas de ácidos débiles y sus sales, o mezclas de bases débiles y sus sales. La causa de la acción reguladora de tales mezclas es evidente. Si en la disolución que contiene CH3COOH y CH3COONa (disolución reguladora de acetato), se introduce cierta cantidad de ácido fuerte HCl, este reaccionará con los iones acetato, formando una cantidad equivalente de CH3COOH: CH3COO− + H+
+

CH3COOH

es decir, los iones H que se añaden a la disolución, no permanecerán en estado libre, sino se combinarán con los iones CH3COO− y el pH de la disolución cambiará poco. Lo mismo se observa al introducir algún álcali en la disolución que contiene una disolución reguladora de acetato. En este caso los iones OH- de la base no permanecerán en estado libre, sino que se combinarán inmediatamente con los iones H+ del ácido acético, es decir, se producirá la reacción: OH− + CH3COOH H2O + CH3COO− Por consiguiente, tampoco en este caso el pH de la disolución casi no cambiará. El hecho de que las mezclas de ácidos débiles con sus sales posean, en efecto, una acción reguladora, se comprueba a través de las curvas de valoración en las que ambos están presentes. Por ejemplo, la zona poco inclinada de la curva de valoración del ácido acético con hidróxido de sodio (figura 4.2), se obtiene para los momentos en los cuales sólo una parte de CH3COOH está valorada (es decir, transformada en sal) y otra parte está presente en estado libre. Por consiguiente, la mezcla de CH3COOH y CH3COONa constituye una disolución reguladora que hace que el valor del pH de la disolución cambie muy lentamente durante la adición de un ácido o una base. El valor del pH de esta disolución reguladora, para cualesquiera concentraciones de ácido libre y de sal, es fácil de calcular por la ecuación [4.16] deducida anteriormente:
pH = pKa − log c Acido c Sal

Por ejemplo, si la disolución contiene 0,1 mol de ácido acético y 0,1 mol de su sal, entonces:
pH = 4,6 − log 0,1 = 4,76 0,1

Si a 1 litro de tal disolución se agrega 0,01 mol de algún ácido fuerte, entonces 0,01 mol de sal (CH3COONa) se transformará en la cantidad equivalente de ácido libre (CH3COOH). Por consiguiente, el pH de la disolución será igual a:
pH = 4,76 − log 0,11 = 4,67 0,09

De la misma manera, al agregar a 1 litro de disolución 0,01 mol de la base, el pH de la disolución será igual a:
pH = 4,76 − log 0,09 = 4,85 0,11

Por consiguiente, en ambos casos el pH varía tan sólo en 0,09 unidades. Por el contrario, si se agrega la misma cantidad de ácido o de base a 1 litro de agua pura, el pH cambiará en 5 unidades (es decir, disminuirá de 7 a 2 ó aumentará de 7 a 12). No es

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 163

difícil ver que el pH de la disolución reguladora tampoco cambia al diluir la disolución de manera que cácido y csal varían el mismo número de veces. La curva de valoración de una disolución de amoníaco con ácido clorhídrico comprueba que las mezclas de bases débiles y sus sales (en el caso considerado de NH3 + NH4Cl), también poseen la acción reguladora, puesto que similarmente la zona de la curva de valoración que corresponde a la presencia de tales sustancias en la disolución, será muy poco inclinada. La magnitud del pH de semejantes mezclas se calcula por la combinación de las ecuaciones [4.27] y [4.29]:
pH = 14 − pK Base + log c Base c Sal

La mezcla de cantidades equivalentes de NH3 y de NH4Cl crea un pH igual a: 14 – pKBase = 14 – 4,75 = 9,25 Las mezclas de sales ácidas de diferente basicidad deben también poseer una acción reguladora; por ejemplo, en el caso de la mezcla del dihidrógeno fosfato de sodio (NaH2PO4) con el hidrógeno fosfato de sodio (Na2HPO4), la primera sal juega el papel de ácido débil y la segunda, de la sal correspondiente. Por último, de las curvas de valoración entre ácido fuerte y base fuerte puede concluirse que también los ácidos o las bases fuertes poseen una acción reguladora si sus concentraciones en la disolución son suficientemente grandes. Ello está en correspondencia con lo que puede observarse en las zonas muy poco inclinadas de las curvas de valoración que se obtienen para ese caso. Desde luego, el mecanismo de la acción reguladora es completamente diferente que en los casos arriba examinados. Resulta que, a concentración suficientemente alta de ácido (o base) en la disolución, se requiere agregar a la disolución una cantidad bastante grande de base (o de ácido) para provocar un cambio perceptible de pH. La adición de pequeñas cantidades de ácido o de base no cambia prácticamente el valor del pH de la disolución. Por ejemplo, si a un litro de HCl 0,1N, cuyo pH es igual a 1, se agrega 0,01 mol de HCl, la concentración de iones H+ se elevará a 0,11 mol/L y el pH disminuirá a 0,96; es decir, sólo 0,04 unidades. Del mismo modo, al agregar 0,01 mol de NaOH, la concentración de iones H+ en la disolución disminuirá a 0,09 y el pH aumentará a 1,05. El cambio de pH es igualmente insignificante si se agregan pequeñas cantidades de ácido o base a las disoluciones suficientemente concentradas de una base fuerte. Por el contrario, las disoluciones muy diluidas de ácidos o bases fuertes y las de sales, así como el agua pura no poseen acción reguladora. Por ejemplo, si a 1 litro de disolución que contiene 10-4 mol/L de HCl se agrega 0,01 mol de NaOH, todo el ácido se transformará en sal y quedará un exceso de álcali igual a 0,01- 0,0001 = 0,0099 mol; la concentración de iones OH- en la disolución será igual a 9,9x10-3 y los valores de pOH y pH serán iguales a 2 y 12, respectivamente. Por consiguiente, la adición de 0,01 mol de NaOH provocaría un cambio de pH de 4 a 12. Teniendo en cuenta todo lo expuesto acerca de la acción reguladora de ciertas disoluciones, se puede formular de la manera siguiente la regla general para elegir los indicadores en la valoración: para cada reacción se deben elegir indicadores que cambien su color en el momento en que la disolución que se valora no posea la acción reguladora, puesto que sólo de esa forma se garantiza un cambio de color suficientemente apreciable. Por otra parte, cabe destacar que las disoluciones reguladoras tienen un amplio uso en el análisis químico cuando se desea mantener prácticamente invariable el pH de una disolución dada.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 164

4.2.7.

Aplicaciones de la volumetría de neutralización acuosa en el análisis farmacéutico
La volumetría de neutralización acuosa tiene un amplio uso en el análisis de fármacos, puesto que muchos de ellos presentan características ácido-base débiles con constantes de disociación mayores de 10-7, o son sales provenientes de ácidos y bases débiles. Las valoraciones entre ácidos y bases fuertes, no se aplican al análisis directo de fármacos, pero sí por aplicación de los métodos indirectos de valoración. En las farmacopeas pueden encontrarse numerosos ejemplos de aplicación de la volumetría de neutralización acuosa, específicamente en los procedimientos que se describen para el control de calidad (ensayo de pureza) de materias primas que presentan las características mencionadas en el párrafo anterior. No obstante, dada la baja solubilidad en agua de muchos de esos fármacos, se utilizan algunos alcoholes, como por ejemplo el etanol o el metanol, como disolventes en los que se lleva a cabo la valoración. La indometacina, el ibuprofeno y el ácido láctico, son algunas materias primas para las cuales se han descrito tales procedimientos. El ibuprofeno, por ejemplo, cuyas propiedades analgésicas y antiinflamamatorias son ampliamente conocidas, es disuelto en metanol y valorado con hidróxido de sodio empleando fenolftaleína como indicador. Cuando las sustancias de interés analítico presentan un carácter ácido o básico demasiado débil, no pueden ser valoradas en presencia de agua, debido a la interferencia que produce esta última en la determinación del analito. Se requiere, entonces, de un medio totalmente anhidro, para llevar a cabo la valoración. La volumetría de neutralización no acuosa, también denominada anhidrovolumetría, proporciona la información necesaria para la realización de tales valoraciones.

4.3. VOLUMETRIA DE NEUTRALIZACION NO ACUOSA 4.3.1. Fundamentos generales
Las reacciones ácido-base también pueden producirse en medio no acuoso, en el cual pueden observarse, igualmente, los cambios de color de los indicadores. Ya desde la primera década del siglo XX, Folin y Flanders valoraron exitosamente algunos ácidos en disolventes tales como benceno, cloroformo y mezclas de cloroformo-etanol; aunque no fue hasta mediados de ese siglo que se iniciaron amplios estudios sobre el comportamiento ácido-base de las sustancias en medio no acuoso. Como se sabe, el agua es el disolvente más conveniente porque puede actuar como un segundo par ácido-base, tanto frente a ácidos como frente a bases. Sin embargo, para las sustancias débilmente ácidas o débilmente básicas la mayor limitación del agua, como medio de valoración, reside precisamente en ese comportamiento anfótero pues, ante tales sustancias, el agua no actúa como segundo par ácido-base sino como un competidor de ellas frente al agente valorante que se utilice. Así, por ejemplo, al añadir un valorante ácido (fuerte) a una disolución acuosa de una base muy débil, el ácido que se adiciona reaccionará tanto con la base muy débil, como con el agua. Ello se debe a que, esta última, se comporta como una base frente al ácido que actúa como valorante. Similarmente ocurre si la sustancia a valorar es un ácido muy débil ya que, en tal caso, el agua se comporta como ácido débil frente a la base fuerte que se utilice como valorante. Por tanto, los ácidos y bases muy débiles (Ka y Kb < 10-7) no pueden ser valorados en medio acuoso porque el agua actúa como un competidor ácido o básico, con similar carácter débil que la sustancia que se pretende valorar, frente al agente valorante fuerte. La solución más simple a este problema es reemplazar el disolvente por otro que no compita en carácter ácido-base con la sustancia que se desea valorar. Si esta última es débilmente ácida el agua deberá reemplazarse por un disolvente que sea menos ácido que ésta; es

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 165

decir, que actúe como aceptor de protones frente a esa sustancia. Si por el contrario se desea valorar un compuesto débilmente básico, el agua deberá reemplazarse por un disolvente que posea menor carácter básico que el agua, es decir, que sea más ácido que ésta.
Efectos niveladores y diferenciadores de los disolventes. Como puede apreciarse de lo anteriormente explicado, el carácter ácido o básico de un disolvente es de importancia vital cuando éste se emplea para disolver un soluto que a su vez es ácido o básico.

Tanto la acidez como la basicidad son características relativas de cada sustancia pues, para definirlas, se requiere de alguna otra sustancia de referencia. Por tanto, en una disolución, el soluto reaccionará con el disolvente según las fortalezas relativas de ambos. En tal sentido, pueden existir dos posibilidades: Primera: El soluto reacciona prácticamente por completo con el disolvente. Tal es el caso de solutos fuertemente ácidos o básicos. Por tanto, si se toma como ejemplo un soluto ácido (HX) que se disuelve en un disolvente (S), que se comporta como base, la reacción entre ellos podría representarse como sigue: HX + S HS+ + X – Si la reacción entre el ácido y el disolvente ocurre casi cuantitativamente, todo el HX se transformará en HS+ y H+, y se encontrará de esta forma en la disolución. Ello significa que el ácido HX se comporta, en ese disolvente, como ácido fuerte. Otros ácidos que reaccionen de igual forma con ese disolvente, no podrán ser comparados entre sí ni con HX en cuanto a sus fortalezas, cuando se encuentren disueltos en él. Tales ácidos, al encontrarse casi totalmente disociados en ese disolvente, presentarán idéntica fuerza, aunque sus fortalezas intrínsecas sean bastante diferentes entre sí. Ello se debe a que todos son lo suficientemente fuertes para convertir cuantitativamente el agua en el ión hidronio (el ácido más fuerte que puede estar presente en esa disolución). Los ácidos minerales, disueltos en agua, son un ejemplo de este comportamiento. Cuando esto ocurre, se dice que el disolvente es nivelador para esos ácidos. Igualmente sucede cuando el soluto es una base fuerte. El ácido acético glacial, medianamente ácido en agua, sería a su vez un disolvente nivelador para muchas bases. Se ha observado que todas aquellas bases más fuertes (en agua) que la anilina), son niveladas por el ácido acético, el cual se transforma, entonces, en la base más fuerte que puede estar presente en esa disolución: el ión acetato. Segunda: El soluto no reacciona por completo con el disolvente. Este es el caso de los solutos que se comportan como ácidos o bases débiles. Un ejemplo es el de un ácido HA que se disocia sólo parcialmente en el disolvente S, de manera que la reacción entre ellos no ocurre por completo, es decir, el equilibrio representado a continuación, no se desplaza totalmente hacia la derecha: HA + S HS+ + A – Si, se considera, entonces, el caso de un segundo ácido HB, las constantes de disociación respectivas de los ácidos, KHA y KHB se podrán tomar como indicadores de las fortalezas relativas de los ácidos HA y HB respecto a la base (disolvente) S, que se toma como referencia. Cuando esto ocurre, se dice que el disolvente es diferenciador para cada uno de esos ácidos. Así, aunque los siguientes ácidos tienen aproximadamente igual fortaleza en disoluciones acuosas, en disolventes no acuosos, la “acidez” decrece en el siguiente orden: HClO4 > HBr > H2SO4 > HCl > HNO3 En dioxano (disolvente neutro), o en ácido acético glacial (disolvente ácido), el ácido perclórico (HClO4) es menos protofílico (más ácido) que el HCl. Por tal motivo, los hidrocloruros de bases pueden ser titrados con ácido perclórico patrón de la misma forma

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 166

que los carbonatos pueden ser titrados, en disolución acuosa, con una disolución estándar de ácido clorhídrico. Algunas sustancias, que son poco solubles en agua, deben ser valoradas en medio no acuoso y, particularmente, en disolventes neutros. Para tales sustancias deben ser seleccionados aquellos disolventes en los que ellas presenten una adecuada solubilidad. Cuando se emplean disolventes neutros en estudios sobre el carácter ácido-base de diferentes compuestos, el disolvente no puede actuar como referencia y se requiere de otra sustancia que actúe como tal. El proceso de valoración en un medio no acuoso no presenta muchas diferencias con los que se llevan a cabo en medio acuoso. Al igual que en este último, el punto final se puede detectar visualmente empleando colorantes orgánicos que exhiben propiedades ácido-base y que presentan diferente color en cada una de esas formas. La exclusión total del agua es, en muchos casos, un factor crítico para el éxito de una valoración no acuosa, por cuanto su presencia podría afectar, significativamente, los resultados al consumir cierta cantidad de sustancia del valorante. En Cuba debe extremarse aún más el cuidado de los reactivos y disoluciones que han de emplearse en la anhidrovolumetría debido a la elevada humedad atmosférica que existe habitualmente. Durante la preparación y conservación de las disoluciones patrones no acuosas deben tenerse en cuenta, además, otros dos factores: la considerable volatilidad y el alto valor del coeficiente de expansión cúbica de la mayoría de los líquidos orgánicos, lo que significa que la concentración de sus disoluciones variará con la temperatura en mayor proporción que lo que varía la de las disoluciones acuosas. Para evitar errores en relación con el segundo de los factores mencionados, deberán tomarse una serie de precauciones, siendo una de las más importantes, la de registrar la temperatura de la disolución en el momento de la estandarización y cada vez que se utilice, de manera que pueda aplicarse la corrección apropiada; es decir, el cambio de concentración por cada grado de temperatura en que difieran ambas, a partir del coeficiente de expansión cúbica reportado para ese disolvente. De manera general debe tenerse en cuenta que, al sustituir el agua por otro disolvente no acuoso, se persiguen dos objetivos principales: que el disolvente no compita con el analito frente al valorante, y que el analito presente un carácter más fuerte en disolución, todo lo cual favorece la cuantitividad de la reacción de valoración. A continuación se especificarán los disolventes, valorantes e indicadores que usualmente se emplean en volumetría no acuosa, atendiendo a las características ácido-base y de solubilidad de las sustancias a valorar.

4.3.2. Valoración de bases
Disolventes.- Los disolventes que se utilizan en la valoración de bases débiles (Kb < 10-7), son de carácter ácido o neutro, según puede deducirse de lo explicado en el epígrafe anterior. Aunque pueden seleccionarse dentro de una serie de posibilidades, por lo general, se emplean unos pocos.

El ácido acético glacial es el disolvente más utilizado en la valoración de aquellos compuestos con carácter básico que no pueden ser analizados volumétricamente en medio acuoso. La pureza con que se comercializa este disolvente es suficiente para su empleo con este fin. También se utilizan, con bastante frecuencia, el anhídrido acético para las amidas que no son fácilmente acetilables; el dioxano, o una mezcla de éste con ácido acético; benceno, cloroformo, y algunas mezclas de glicoles con hidrocarburos (por ejemplo, propilenglicol y cloroformo 1:1).
Valorantes.- Aunque en la volumetría de neutralización acuosa, la selección del ácido fuerte valorante es, por lo general, intranscendente debido a que el agua nivela a varios ácidos minerales hasta una misma fortaleza; en la anhidrovolumetría sí debe tenerse en cuenta si el

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 167

disolvente que se emplea es nivelador o diferenciador frente a los compuestos que participan en la valoración. Por tal motivo, siempre que se emplee el ácido acético como disolvente al valorar una base débil, deberá seleccionarse un valorante que se comporte como ácido fuerte en el mismo. Tal es el caso del ácido perclórico (HClO4), utilizado, prácticamente, en todas las valoraciones de bases débiles que se llevan a cabo en medio acético anhidro. La disolución valorante también se prepara disolviendo el ácido perclórico en ácido acético, incluso si se emplea el anhídrido acético como disolvente para la valoración, por cuanto la disolución en este último no es estable. Como por lo general debe trabajarse en ausencia total de agua, el contenido de ésta que acompaña al ácido perclórico que se comercializa como reactivo, se elimina por adición de anhídrido acético, que reacciona con el agua dando ácido acético. Otros valorantes ácidos utilizados son el ácido ptoluensulfónico y el ácido fluorosulfónico (HSO3F). La estandarización de los valorantes ácidos se realiza con biftalato de potasio (hidrógeno ftalato de potasio), cuya reacción con el ácido perclórico es como sigue:

El perclorato de potasio (KClO4) es un precipitado cristalino que no interfiere en la determinación del punto final. Los ácidos sulfónicos utilizados como valorantes, no forman los precipitados correspondientes. Otros patrones primarios que se utilizan para los valorantes ácidos son el tris (hidroximetil-aminometano), el carbonato de sodio y la difenilguanidina.
Indicadores.- En la anhidrovolumetría la selección del indicador suele ser empírica. Los indicadores apropiados para las valoraciones de bases débiles son, a su vez, bases muy débiles. Es posible disponer de una serie de indicadores ordenados según las constantes de formación de sus percloratos correspondientes. Algunos ejemplos son: el violeta cristal, el sudán III, el azul nilo A, la p-naftolbenceína y el verde de malaquita.

El indicador más asequible para la valoración de bases es el violeta cristal (violeta de genciana). El cambio de color es complejo, pasando del violeta (color básico), por azul, verde-azulado, verde, verde-amarillento y amarillo (color ácido). El color correspondiente al punto final dependerá de la base en particular y del disolvente empleado. Para muchas bases, el cambio de color violeta hasta el azul, marca el punto final de la valoración. La p-nalftolbenceína produce un cambio de color del amarillo (forma básica) hasta verde (forma ácida). Por su parte, el verde de malaquita, que es una base ligeramente más fuerte que la p-naftolbenceína, produce el cambio del color verde al amarillo.

4.3.3. Valoración de ácidos
Disolventes.- La etilendiamina, n-butilamina y piridina, son disolventes orgánicos básicos que se utilizan para la valoración de ácidos débiles. Puesto que absorben fácilmente el CO2 atmosférico, dan valores altos en la valoración del blanco, por tal motivo es imprescindible llevar a cabo tal determinación y la corrección correspondiente. La N,N-dimetilformamida (DMF) es también muy utilizada, así como el benceno, metanol, etanol, acetona, metiletilcetona, metil-isobutilcetona y el alcohol ter-butílico. Valorantes.- Son comúnmente empleadas como valorantes las disoluciones de los metóxidos de potasio, sodio o litio, en una mezcla de metanol-benceno. Otros valorantes muy útiles son los hidróxidos de tetralquilamonio, específicamente el de tetrabutilamonio.

La estandarización de estas disoluciones valorantes se lleva a cabo con el ácido benzoico, el cual es un patrón primario muy utilizado para este fin. Específicamente, esta valoración suele realizarse en corriente de nitrógeno para minimizar la absorción de CO2, aunque,

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 168

invariablemente, debe realizarse una valoración en blanco para corregir el resultado de la estandarización.
Indicadores.- El indicador visual más importante en las valoraciones no acuosas de ácidos débiles es el azul de timol (timolsulfoftaleína), el cual presenta color amarillo en su forma ácida y azul, en su forma básica. Este indicador es apropiado para valorar ácidos carboxílicos, imidas y sulfonamidas, entre otros ácidos débiles. Para valorar algunos fenoles con sustituyentes que aceptan electrones (ácidos aún más débiles) se emplea, más frecuentemente, el violeta azo (p-nitrobencenazo-resorcinol), el cual experimenta un cambio de color del rojo al azul. La fenolftaleína y la timolftaleína son indicadores excelentes cuando se emplean alcoholes o piridina como disolventes.

4.3.4. Aplicaciones de la anhidrovolumetría en el análisis farmacéutico.
La volumetría no acuosa tiene una gran aplicación en el análisis farmacéutico. En las farmacopeas pueden encontrarse numerosas aplicaciones de este caso particular de la volumetría de neutralización. El carácter débilmente ácido o débilmente básico de muchos fármacos, así como su frecuente insolubilidad en agua, hace necesario el empleo de disolventes no acuosos en el análisis volumétrico de los mismos. Una gran cantidad de sales inorgánicas también pueden valorarse como bases si se disuelven en ácido acético glacial, al igual que muchas sales de ácidos orgánicos. Por lo general, la determinación de estos tipos de fármacos se realiza tanto en materias primas como en productos terminados. Aunque en muchas ocasiones, las sustancias auxiliares o excipientes no interfieren en la determinación analítica; en otras sí pueden hacerlo. Por ejemplo, los agentes terapéuticos activos ácidos o básicos presentes en tabletas y polvos, pueden ser titrados directamente en medio no acuoso si los excipientes ácidos o básicos, presentes en la formulación, no interfieren con la determinación. Las tabletas finamente pulverizadas se suspenden en un disolvente apropiado y se valora la disolución: en el caso de los ácidos o sus análogos, con hidróxido de alquilamonio o un alcóxido de metal alcalino y, en el de las bases, con ácido perclórico. Sin embargo, la presencia del ácido esteárico, utilizado frecuentemente en la elaboración de tabletas, puede presentar un efecto perturbador para la valoración pues consumirá valorante si no se realiza una previa extracción de dicho compuesto con éter de petróleo o n-hexano, durante el proceso de preparación de la disolución de ensayo. La titración de fármacos con ácido perclórico se ve afectada, en diferentes grados, por los excipientes presentes en las tabletas en dependencia del disolvente empleado, siendo menor en cloroformo y mayor en ácido acético. En la Tabla 4.3 se muestra el volumen de ácido perclórico que pueden consumir algunos excipientes, presentes en tabletas, preparados como disoluciones saturadas en 50 mL de cloroformo o ácido acético. En general, la mayoría de las aminas y muchos alcaloides de determinan mediante este método volumétrico. Como ya ha sido mencionado, las sales de ácidos débiles también se valoran en ácido acético. De hecho, la estandarización del ácido perclórico con biftalato de potasio es un ejemplo de ello. Algunas veces se analizan mezclas de bases, presentes en una misma muestra, seleccionando un disolvente diferenciador para ellas como es el caso del acetonitrilo, aunque la determinación del punto final se realiza visualmente, sino mediante el método potenciométrico, el cual no es objeto del presente curso.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 169

Tabla 4.3 – Volumen (mL) de ácido perclórico 0,05N consumido por los excipientes de las tabletas (*) Excipiente
Cera de abejas Carbonato de calcio Estearato de calcio Sulfato de calcio Cera Carnauba Alcohol Cetílico Gelatina Lactosa Carbonato de magnesio Estearato de magnesio Sulfato de magnesio Metilcelulosa Polietilenglicol 4000 Polivinilpirrolidona Alginato de sodio Carboximetilcelulosa sódica Sulfato de sodio Almidón de papa Sacarosa Talco Tragacanto

Volumen de HClO4 0,05 N consumido (mL) En cloroformo
0 0 0,06 0 0 0,02 0 0 0 0,14 0 0 >2,00 >2,00 0 0,06 0 0 0 0,14 0

En ácido acético
0 0,13 >2,00 0,70 >2,00 0 >2,00 0,02 >2,00 >2,00 0,08 0,34 0,06 >2,00 0,98 >2,00 1,18 0,06 0 0,50 0,38

(*) Gyenes, I. Titration in non-aqueous media Otra aplicación de la anhidrovolumetría es la determinación de sustancias que no tienen, intrínsecamente, características básicas pero que pueden convertirse, mediante reacción química, en un derivado básico. Tal es el procedimiento que se sigue para la determinación de sales hidrohalogenadas (clorhidratos, etc.) de aminas. La sal de amina, disuelta en ácido acético, se trata con un exceso de acetato de mercurio (II), produciéndose la liberación de la amina correspondiente, la cual puede ser valorada con ácido perclórico, según la siguiente reacción: 2RNH3 + Hg(OAc)2 → HgCl2 + 2RNH2 + 2HOAc El cloruro de mercurio (II) y el exceso de acetato de mercurio (II) no son básicos. Los haluros de amonio cuaternario se determinan también según este procedimiento. Como puede apreciarse, la utilización del acetato de mercurio para la determinación anhidrovolumétrica de compuestos que pueden dar lugar a derivados básicos, es un ejemplo de aplicación del método de valoración por sustitución, por cuanto se valora el producto de la reacción del analito con un reactivo (el cloruro de mercurio (II) en este caso) que es añadido previamente en exceso.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 170

Las aminas disminuyen marcadamente su basicidad por introducción de un grupo acilo; lo que hace que las amidas resultantes se comporten como bases muy débiles. Sin embargo, cuando se introduce un segundo grupo acilo, con la formación de una imida, la densidad electrónica en el compuesto baja tan significativamente, que el protón unido al nitrógeno se torna apreciablemente ácido. Muchas moléculas con actividad biológica presentan este tipo de estructura, de ahí la importancia que reviste la posibilidad de su análisis por anhidrovolumetría. Ejemplos de tales compuestos, con carácter débilmente ácido, son las hidantoínas y algunos derivados del ácido barbitúrico. Las sulfonamidas también se valoran en medio no acuoso. El contenido de principios activos en inyecciones puede ser determinado por disolución y valoración de la sustancia seca en disolventes no acuosos. Este método, sin embargo, solamente puede ser empleado si el fármaco no sufre descomposición por acción del calor y el agua. Algunas sustancias tienen un efecto perturbador, como por ejemplo el citrato de sodio el cual, en ácido acético, puede ser titrado como una base; y, en disolventes básicos, como un ácido. En el caso de los ungüentos libres de agua, cuya base es el petrolato o la parafina líquida, el principio activo puede ser determinado sin evaporación. El ungüento se disuelve en una mezcla de disolventes en dependencia de las propiedades del compuesto que va a ser determinado (analito), como por ejemplo una mezcla de polietilenglicol-cloroformo o ácido acético-tolueno. En resumen, la simplicidad, precisión y exactitud de los métodos no acuosos son equivalentes a las de los procedimientos acuosos clásicos, pudiendo ser empleado el mismo equipamiento de laboratorio, con la excepción de que deben ser tomadas precauciones adicionales para evitar los inconvenientes que producen la temperatura, la humedad, y el dióxido de carbono.

4.4. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. Para evaluar la pureza de una materia prima de ácido dehidroalcohólico (C24H34O5), que ha permanecido durante dos años en un almacén, un analista pesa exactamente 0,5410 g de muestra, los trasvasa a un erlenmeyer y añade 60 mL de agua destilada. Agita suavemente hasta la completa disolución del sólido, posteriormente añade 20 mL de agua destilada, dos gotas de disolución de fenolftaleína y realiza la valoración con una disolución de NaOH 0,1020 N. Para realizar los cálculos el analista utiliza la siguiente información: 40,25 mg de principio activo reaccionan con 1 mL de NaOH 0,1 N. a) ¿Cómo puede calcularse el dato que aparece subrayado en el enunciado de este problema? Compruébelo matemáticamente. b) ¿Cree Ud. que los volúmenes de agua que se añaden al erlenmeyer debe ser medidos exactamente? Justifique su respuesta. c) Determine la pureza de la materia prima analizada y evalúe su aptitud, si el volumen consumido en la valoración fue de 11,2 mL. La materia prima debe contener entre 90 y 101,5 % de principio activo. d) ¿Cómo cree Ud. que se afectarían los resultados obtenidos si se utilizara como agente valorante una disolución de NaOH 0,1250 N? Argumente su respuesta. 2. En la determinación de la acidez de una disolución de peróxido de hidrógeno (H2O2), se tomaron 25 mL de la misma y se diluyeron hasta un volumen de 100 mL. Posteriormente, se tomó una alícuota de 10 mL de la disolución diluida y se valoró con una disolución 0,1003 N de NaOH, consumiéndose 10,1 mL de la misma. Además se realizó la valoración del blanco, el cual consumió 0,2 mL de la disolución patrón.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 171

Teniendo en cuenta que la acidez de este medicamento se expresa en relación al ácido sulfúrico (H2SO4) en g/L, y que 1 mL de la base 0,1N equivale a 0,0049g de H2SO4, calcule: a) masa de H2SO4 en la alícuota valorada b) masa de H2SO4 en la porción de ensayo tomada c) acidez de la alícuota valorada d) acidez de la muestra 3. Para determinar la pureza de una materia prima de carbonato de litio (Li2CO3), un analista pesó 1,2250 g de muestra y los disolvió en aproximadamente 50 mL de agua destilada. Esta disolución la trasvasó a un volumétrico de 100 mL y completó hasta el aforo con el mismo disolvente. Posteriormente tomó una alícuota de 5 mL y la añadió a un erlenmeyer conjuntamente con 25 mL de ácido clorhídrico 0,1018 N, calentando hasta ebullición para eliminar el CO2; dejó enfriar la disolución, añadió dos gotas de disolución etanólica de fenolftaleína al 1 % y valoró el exceso de ácido con hidróxido de sodio 0,0983 N, el cual consumió 8,8 mL de la base. a) ¿Qué forma de valoración se utilizó en el análisis? Justifique. b) Calcule: b.1) n (HCl/1) añadida b.2) n (HCl/1) sobrante o en exceso b.3) n (Li2CO3/2) presente en la muestra b.4) m (Li2CO3) presente en la muestra c) Determine la pureza de la materia prima analizada d) Diga si variarán el volumen de agente valorante consumido y la pureza de la muestra si se realizan las siguientes modificaciones: d.1) se añaden inicialmente 30 mL de HCl 0,1018 N. Justifique su respuesta. d.2) se pesan 0,5000 g de muestra. Justifique su respuesta. e) Explique cómo deben ser trasvasados los 50 mL de la disolución de la muestra hacia el volumétrico de 100 mL. Justifique su respuesta. 4. Las disoluciones estériles de glicina (C2H5NO2) se irrigan urogenitalmente durante determinados procedimientos quirúrgicos. Para determinar el contenido de glicina en las mismas se reporta una técnica analítica fundamentada en la reacción del fármaco con un exceso de formaldehído y posterior valoración del ácido formado con una disolución de NaOH. a) Explique detalladamente cómo debe procederse para preparar 250 mL de una disolución de NaOH 0,1N. Proponga una técnica para estandarizar la disolución preparada si se dispone de H2C2O4 . 2H2O como patrón primario y fenolftaleína como indicador. Incluya la preparación de la disolución de patrón primario tomando decisiones en cuanto al volumen y la concentración a la cual debe prepararse y calcule qué volumen debió consumirse en esta estandarización si se obtuvo que la concentración de la disolución de NaOH preparada fue 0,1140N. b) Para realizar la cuantificación descrita, un analista tomó una alícuota de 20 mL de la disolución de glicina y la trasvasó a un volumétrico de 250 mL, completando con agua destilada hasta el aforo. Posteriormente extrajo 10 mL y los trasvasó a un

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 172

erlenmeyer conjuntamente con 15 mL de formaldehído al 10%, 20 mL de agua destilada y dos gotas de disolución de fenolftaleína al 1%. Realizó la valoración con la disolución de NaOH estandarizada según el inciso (a), de la cual se consumieron 11,7 mL. Paralelamente realizó la valoración de un blanco en la cual fue consumido un volumen de valorante de 0,1 mL. b-1) Calcule el contenido, en %, de glicina en la disolución analizada. b-2 ¿Considera importante realizar la operación subrayada? Justifique. c) ¿Pudiera realizarse la cuantificación anterior utilizando una disolución de NaOH 0,5000N? Justifique. 5. La determinación de sulfato de efedrina ((C10H15NO)2 . H2SO4) en cápsulas, se basa en la determinación cuantitativa del nitrógeno obtenido a partir del analito, por el método de Kjeldahl. Para acometer este análisis se requiere preparar las siguientes disoluciones: 1. 100 mL de disolución de hidróxido de sodio al 40% 2. 500 mL de disolución estandarizada de hidróxido de sodio 0,1N 3. 200 mL de disolución de ácido sulfúrico 0,1N 4. 100 mL de disolución de ácido oxálico (H2C2O4 . 2 H2O) 0,05N 5. 50 mL de disolución alcohólica de fenolftaleína al 1% m-v a) Realice los cálculos necesarios para preparar las disoluciones anteriores y describa las operaciones necesarias para la preparación de cada una de ellas, incluyendo la cristalería y los equipos que deben ser empleados. b) En la estandarización de la disolución de NaOH se tomaron 20 mL de una disolución de ácido oxálico (H2C2O4 . 2 H2O) 0,0500N y se trasvasaron a un erlenmeyer conjuntamente con 20 mL de agua destilada y dos gotas de fenolftaleína al 1 %. Si se consumieron 10,3 mL de la base, calcule la c(x/z*) de la disolución de NaOH preparada. c) Para la determinación del contenido de sulfato de efedrina en cápsulas de 50 mg, en un lote recién elaborado, se procedió de la siguiente forma: Se vertió el contenido de 20 cápsulas en un vaso de precipitados y se pesó, con exactitud, una masa de polvo equivalente a 500 mg de principio activo, disolviéndola en 50 mL de agua destilada. Se filtró la disolución y se recogió el filtrado, junto con las aguas de lavado, en un vaso de precipitados al que se añadieron 20 mL de H2SO4 concentrado, dejando ebullir la disolución durante 15 minutos. Posteriormente se trasvasó la disolución, cuantitativamente, a un volumétrico de 100 mL y se completó con agua destilada hasta el volumen final. Se transfirieron 20 mL a un equipo de destilación y se añadieron 10 mL de NaOH al 40%, procediéndose a la destilación. El amoníaco desprendido fue arrastrado con vapor, condensado y recogido en un erlenmeyer que contenía 10 mL de disolución de H2SO4 0,1N. El exceso de este ácido, que no reaccionó con el amoníaco, se valoró con una disolución de NaOH 0,0971N, empleando un indicador apropiado. El volumen consumido fue 5,4 mL. El blanco valorado consumió 10,1 mL de la base. Se establece que el contenido de principio activo en las cápsulas debe encontrarse entre el 93 y el 107% de la cantidad declarada. Diga si el medicamento cumple con la norma establecida. d) ¿Pudiera utilizarse una disolución estandarizada de NaOH 0,0523N para realizar el análisis? Justifique su respuesta basándose en las modificaciones que esto pudiera implicar para el desarrollo del análisis.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 173

6. Para determinar el contenido de hidroclorotiazida (C7H8ClN3O4S2) en tabletas se utiliza el método de Kjeldahl en cuya etapa final se realiza una destilación para recoger, sobre una disolución de ácido clohídrico 0,1 N, el amoníaco liberado por el analito, formándose NH4Cl. Posteriormente, el exceso de ácido es valorado con hidróxido de sodio 0,1 N. a) ¿Pudiera realizarse la cuantificación propuesta a partir de la valoración de la sal formada (NH4Cl) ? Justifique su respuesta. En caso de ser posible, ¿se trataría del mismo método de valoración? b) Para seleccionar el indicador adecuado, el analista realizó una curva de valoración haciendo reaccionar 20 mL de ácido clohídrico 0,1 N con NaOH a la misma concentración. b.1) Calcule el pH para los siguientes volúmenes de valorante añadido y represente la curva de valoración correspondiente: 0 – 10 – 15 – 18 – 19 - 19,9 – 20 – 20,1 – 20,5 – 25 – 30 mL b.2) Proponga un indicador para detectar el punto final de la valoración. Explique en qué fundamentó su selección y describa el cambio de coloración que debe observarse. (Consulte la Tabla de Indicadores del presente Capítulo). c) Calcule, a partir de los siguientes datos, los mg de principio activo / tableta: − − − − − − − porción de ensayo: polvo correspondiente a 10 tabletas volumen de HCl añadido: 10 ml C(HCl/1)= 0,0967 N C(NaOH/1)= 0,1015 N volumen de NaOH consumido en la valoración de la muestra: 6,5 mL volumen de NaOH consumido en la valoración del blanco: 9,2 mL variación de masa: 10 veces

7. El naproxeno (C14H14O3) es un fármaco analgésico, anti-inflamatorio y antipirético muy utilizado en enfermedades artríticas. Es un polvo blanco, cristalino, medianamente soluble en agua y con características de ácido débil. Debe almacenarse en envases herméticamente cerrados porque se degrada con relativa facilidad. Para determinar la pureza de una materia prima de Naproxeno almacenada durante 6 meses, un analista pesa exactamente 380 mg de la misma y los disuelve en una mezcla de 75 mL de metanol y 25 mL de agua, calentando ligeramente. Trasvasa esta disolución a un erlenmeyer conjuntamente con las aguas de lavado, añade dos gotas de fenolftaleína y realiza la valoración con hidróxido de sodio 0,1148N consumiéndose 14,2 mL de la misma. Realizó además la valoración del blanco consumiéndose 0,2 mL del valorante. Cada mL de hidróxido de sodio 0,1N equivale a 23,03 mg de naproxeno. a) Sobre la curva de valoración correspondiente a este tipo de valoración: a.1) ¿Qué expresiones deben seleccionarse para calcular el pH antes y después del punto de equivalencia? Justifique su selección. a.2) Explique detalladamente cómo se calcula cada término en las expresiones seleccionadas. a.3) Una vez obtenida la curva de valoración ¿en qué debe basarse la selección del indicador a utilizar? b) Determine la pureza de la materia prima de naproxeno.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 174

8. En la deducción de la curva de valoración de 25 mL de una disolución de amoníaco (NH3) 0,1 N con una disolución de ácido clorhídrico 0,1N: a) ¿Por qué, para el punto inicial y para los puntos intermedios, se calcula el pOH de la disolución en vez de calcular el pH directamente? ¿Por qué aparece el término pKb en las expresiones utilizadas? b) ¿Qué significa cada término qué aparece en la expresión para el cálculo de los puntos intermedios? c) Seleccione un indicador apropiado para detectar el punto final si el salto brusco de la curva se encuentra entre 6,56 y 4. d) Explique, detalladamente, qué sucedería si se utilizan disoluciones 0,001 N de los reaccionantes. 9. Como parte del control de calidad de las gotas nasales de efedrina (C10H15NO) al 1%, un analista determinó el contenido del principio activo desarrollando el siguiente procedimiento: Tomó, exactamente, 10 mL del medicamento y los trasvasó a un erlenmeyer, conjuntamente con 10 mL de disolución de c(HCl/1) = 0,1107 mol/L y dos gotas de disolución de rojo de metilo al 1%. Valoró con disolución de c(NaOH/1) = de 0,1091 mol/L, consumiéndose, como promedio de 3 determinaciones, 4,6 mL de la misma. Además, realizó un blanco, el cual consumió un volumen promedio de 9,9 mL. Realizó los cálculos conociendo que 16,52 mg de efedrina equivalen a 1 mL de HCl 0,1 N. a) Determine, matemáticamente, si es posible repetir el procedimiento descrito añadiendo 5 mL de la disolución de HCl en lugar del volumen utilizado por el analista. b) Asumiendo que las concentraciones de cantidad de sustancia de equivalentes de NaOH y HCl son exactamente 0,1000 ml/L, y que no fue necesario realizar el ensayo en blanco, demuestre mediante una deducción (justificando cada uno de los pasos), que el contenido de efedrina en las gotas nasales, expresado en %, puede ser calculado empleando la siguiente expresión: g efedrina/100 mL = (0,01 – b) 165,23 donde b es el volumen, en L, de la disolución de NaOH consumido en la valoración. 10. Para la determinación de la pureza de la materia prima de atropina (C17H23NO3) se disolvieron 400 mg, exactamente pesados, en 50 mL de ácido acético glacial. Esta disolución se trasvasó a un erlenmeyer y se adicionaron 2 gotas de violeta cristal. Se valoró con HClO4 0,1005 N hasta que la disolución alcanzó una coloración verde. Se realizó además la valoración del blanco, consumiéndose 0,1 mL del valorante. Cada mL de HClO4 0,1 N equivale a 28,94 mg del fármaco. a) Diga qué tipo de volumetría se utilizó. Justifique. b) ¿Con qué objetivo se utiliza el ácido acético glacial? c) ¿Se podría sustituir el valorante por una disolución de HCl de igual concentración? Explique. d) La materia prima de atropina está apta para ser utilizada si su pureza se encuentra entre 99 y 100,5 %. Determine la pureza de la materia prima analizada si el volumen consumido en la valoración fue 13,7 mL.

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 175

11. Discuta detalladamente, lo expresado en los siguientes planteamientos. a) En la determinación del contenido de ácido salicílico (C7H6O3) en una disolución tópica al 7%, puede emplearse como agente valorante una disolución de NaOH. b) Para la valoración anterior es posible utilizar como indicadores, indistintamente, la fenolftaleína, el anaranjado de metilo o el rojo de metilo, según la curva deducida para una valoración de 50 mL de una disolución de ácido salicílico con otra 0,1 N de NaOH. La concentración de la disolución de ácido salicílico para esta deducción, se consideró igual a la que indica la técnica analítica descrita para este medicamento, es decir, la que resulta de tomar 20 mL de la disolución tópica, diluir hasta 100 mL con agua destilada y tomar 50 mL para valorar. 12. Para la determinación del contenido de citrato de dietilcarbamazina (C10H21N3O.C6H8O7) en cápsulas de 75 mg se reporta el siguiente procedimiento analítico: Añadir el contenido de 10 cápsulas en un vaso de precipitados que contenga 50 mL de agua destilada. Transferir esta disolución a un tubo de centrífuga y, después de centrifugar, decantar el líquido sobrenadante a través de un papel de filtro apropiado, hacia un embudo separador de 250 mL, lavando el residuo con pequeñas porciones de agua, recogiéndolas también en el embudo separador. Añadir 5 mL de disolución 5N de NaOH y extraer la base con 3 adiciones de 25 mL de cloroformo, recogiendo las fases clorofórmicas en un volumétrico de 100 mL y completando hasta el aforo con el mismo disolvente. Tomar 20 mL de esta disolución y valorar con ácido perclórico (HClO4) 0,1 N. Realizar un ensayo en blanco. El criterio de calidad establece que el contenido del principio activo en cada cápsula debe encontrarse entre el 90 y el 110% de la cantidad declarada. a) Explique cómo se realiza el ensayo en blanco. b) Si al realizar la determinación del contenido de citrato de dietilcarbamazina en un lote recién fabricado, un analista utilizó una disolución de ácido perclórico 0,1018 N, de la cual la muestra valorada consumió un promedio de 4,1 mL y el blanco, 0,1 mL, ¿puede el analista reportar, como resultado de este análisis, que la muestra cumple con el criterio de calidad establecido para el medicamento? Justifique su respuesta.
Datos:

M (H2C2O4 . 2 H2O/2) = 63,03 g/mol M (H2SO4/2) = 49,04 g/mol M (NaOH/1) = 40,00 g/mol M (Li2CO3/2 )= 36,95 g/mol M (C2H5NO2/1) = 75,07 g/mol M ((C10H15NO)2 . H2SO4) /2) =214,27 g/mol M (HCl/1) = 36,46 g/mol H2SO4 reactivo de densidad 1,84 g/mL y 96% de pureza Kb NH3 = 1,77 x 10-5 M(C10H15NO/1) = 165,23 g/mol M (C7H8ClN3O4S2 / 1) = 297,74 g/mol

Capítulo 4. Volumetría de neutralización / 176

pKa C14 H14 O3 = 4,2 M (C7H6O3/1) = 138,12 g/moL Ka del C7H6O3 = 1 x 10-3 M (C10H21N3O.C6H8O7/1) = 391,42 g/mol

Algunas respuestas

1. c) 84,9 % (No apta) 2. a) 0,0486 g, b) 0,4866 g, c) 4,87 g/L, d) 19,46 g/L 3. b.1) 2,54 x 10-3 mol, b.2) 8,65 x 10 -4 mol, b.3) 3,36 x 10-2 mol b.4) 1,2415 g, c) 101,3 % 4. a) pesar 1 g de NaOH, b.1) 12,44 % 5. a.1) pesar 40 g, a.2) pesar 2g, a.3) tomar 0,6 mL, a.4) pesar 0,3151 g, a.5) pesar 0,5 g, b) 0,0971 N, c.1) 48,9 mg de principio activo / cápsula, 97,8 % de la cantidad declarada (Cumple) 6. b.1) pH = 1; 1,48; 1,84; 2,28; 2,58; 3.52; 7; 10,4; 11,09; 12,05; 12,3, c) 81,6 mg 7. b) 97,39% 10. d) 98,87% 12. b) 79,7 mg de principio activo / cápsula, 106,3 % de la cantidad declarada

Capítulo 5
Volumetría de precipitación
5.1. FUNDAMENTOS GENERALES DE LA VOLUMETRÍA DE PRECIPITACIÓN
La volumetría de precipitación se basa en reacciones que van acompañadas de la formación de un producto difícilmente soluble según la reacción general: A+ + BAB(S ) Pese a que se conocen muchísimas reacciones que culminan con la formación de un precipitado, muy pocas pueden emplearse en el análisis volumétrico. Ello se debe a un conjunto de requisitos que debe cumplir una reacción química para que pueda ser empleada en volumetría de precipitación. Ellos son: 1. El precipitado formado debe ser prácticamente insoluble. 2. La precipitación debe ser rápida, es decir, no debe tener lugar el fenómeno de formación de disoluciones sobresaturadas. 3. Los resultados de la valoración no deben verse afectados por fenómenos de adsorción o coprecipitación. 4. Debe existir la posibilidad de detectar el punto final de la valoración. Estas exigencias limitan considerablemente el número de reacciones de precipitación que, en la práctica, son aplicables en el análisis volumétrico. De hecho, los métodos más importantes son los llamados “métodos argentométricos” los cuales se basan en reacciones de formación de sales de plata difícilmente solubles. En este caso, la reacción general que tiene lugar es: Ag+ + X-

AgX (S)

donde X pueden ser los aniones Cl , I , Br , SCN- y algunos aniones orgánicos o inorgánicos. La disolución patrón valorante más utilizada en los métodos argentométricos es la de nitrato de plata (AgNO3), el cual puede ser considerado, hasta cierto punto, un estándar primario dado que sus disoluciones pueden ser preparadas, directamente, a partir de una masa de AgNO3 (químicamente puro), exactamente pesada y disuelta hasta completar un volumen exacto de disolución. Sin embargo, como la concentración de esta disolución puede cambiar durante su conservación resulta necesario verificarla periódicamente. Esta verificación se lleva a cabo utilizando una disolución de cloruro de sodio químicamente puro. Un concepto esencial directamente relacionado con los principios que rigen la volumetría de precipitación, es el que representa la constante del producto de solubilidad (Kps) de los compuestos escasamente solubles, sobre el cual se trató brevemente en el Capítulo 1 (epígrafe 1.1.6). Aunque el concepto y la expresión de la constante, así como su significado debe ser revisado por el estudiante antes de incursionar en la volumetría de precipitación, cabe recordar que, la constante del producto de solubilidad (Kps) se define como “el valor (máximo y constante) del producto de las concentraciones de cantidad de sustancia de los iones en disolución en equilibrio con su precipitado”. Si se considera la reacción general correspondiente a los métodos argentométricos, representada más arriba, puede considerarse que el equilibrio dinámico que se establece hace que la sal poco soluble AgX(s) esté sometida a un constante proceso de disolución así como de formación. Como siempre que se alcanza el equilibrio las velocidades de los dos

177

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 178

procesos (directo e inverso) son iguales, el sistema no experimenta ningún cambio apreciable en su composición. Por tanto, para el caso particular de los métodos argentométricos, en los que el equilibrio se establece entre la sal AgX(s) y sus iones en disolución acuosa (Ag+ y X-), la Kps podrá ser expresada de la siguiente forma: Kps = c (Ag+) x c (X-) Donde X- representa los aniones Cl-, I-, Br-, SCN- u otros aniones orgánicos e inorgánicos, cuyas reacciones con el ión plata cumplan los requisitos necesarios para que puedan ser aplicadas en la volumetría de precipitación. Así por ejemplo, para la valoración de una disolución de NaCl reacción a considerar sería: Ag+ + Cly la constante del producto de solubilidad: Kps AgCl = c(Cl-) x c(Ag+) = 1,8 x 10-10 Una relación de los valores de la Kps para diferentes sustancias, puede observarse en el Apéndice 5. Especialmente importante para el análisis volumétrico es la utilidad que ofrece el valor de la Kps para el cálculo de la concentración de un ión en disolución en equilibrio con su precipitado, si se conoce la concentración del otro ión. Este cálculo es una valiosa herramienta cuando se desea deducir el orden de precipitación de diferentes iones presentes en una disolución que se valora con AgNO3. Un ejemplo de lo expresado en el párrafo anterior, es el de una disolución que contiene iones cloruro y yoduro, ambos a una concentración de cantidad de sustancia igual a 10-2 mol/L. Si esta disolución se valora con AgNO3 0,1 N, ¿cuál de estos iones comenzará a precipitar primero? Para conocer el orden de precipitación de estos aniones, se requiere calcular la concentración de cantidad de sustancia de iones Ag+ que debe ser alcanzada en la disolución para que comiencen a formarse los respectivos precipitados; es decir, la c(Ag+) necesaria para alcanzar los valores numéricos de Kps del cloruro de plata (AgCl) y del yoduro de plata (AgI). Para la formación del AgCl , en la cual z* = 1 para todas las especies involucradas: Ag+ + ClKpsAgCl = c(Ag ) x c(Cl ) = 1,82 x 10
+ -10

con otra de AgNO3, la

AgCl (S)

AgCl ( S )

Como la concentración de cantidad de sustancia de los iones cloruro en la disolución que se valora es 10-2 mol/L, la de los iones plata necesaria para que comience a precipitar el AgCl podría calcularse según:
c( Ag + ) = Kps
AgCl −

c(Cl )

=

1,82 x 10 −10 10
−2

= 1,82 x 10 −8

Esto significa que el precipitado de AgCl(s) comenzará a formarse a partir del momento en que en la disolución se alcance una concentración de plata igual a 1,82 x 10-8. Similar razonamiento se aplica para la formación del AgI (en la que z* es también igual a 1 para todas las especies) en la disolución que se valora. En tal caso la reacción sería: Ag+ + IAgI(s) Y la expresión de la Kps:

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 179

Kps AgI = c(Ag+) x c(I-) = 8,3 x 10-17 Como la concentración de cantidad de sustancia de los iones yoduro, c(I-), también es 10-2 mol/L, la concentración de cantidad de sustancia de iones plata necesarios para el comienzo de la precipitación del AgI, se calcularía igualmente según:
c( Ag + ) = Kps
AgI −

c(I )

=

8,3 x 10 −17 10
−2

= 8,3 x 10 −15

Obviamente, al comparar los valores de concentración de cantidad de sustancia de iones plata que debe estar presente en la disolución para que comiencen a precipitar los haluros de plata respectivos, se aprecia que comienza a formarse primero el precipitado de AgI pues para ello se requiere una menor concentración de iones plata (8,3 x 10-15 mol/L) que para la del AgCl (1,82 x 10-8 mol/L). Como se podrá apreciar más adelante, el cálculo del orden de precipitación reviste una particular importancia en la volumetría de precipitación cuando la detección del punto final se fundamenta en la formación de un precipitado con el indicador. El cálculo de las concentraciones de los iones plata y de los aniones que se valoran, a través de la expresión de la Kps, presenta también gran utilidad para la deducción de las curvas de valoración por precipitación.

5.2. CURVAS DE VALORACIÓN POR PRECIPITACIÓN
Las curvas de valoración por precipitación son similares a las de neutralización, pues registran la variación de la concentración del ión que se valora a medida que se añaden cantidades sucesivas del patrón valorante. Al igual que en la deducción de las curvas de valoración por neutralización, es conveniente aplicar la función “p” (-log) a los valores de concentración calculados para cada volumen de valorante añadido. Se calcula entonces el pX (donde Xn- es el anión que se valora, más frecuentemente un halogenuro) o el pAg, según se considere pertinente, para los diferentes momentos que deben tomarse en cuenta al deducir una curva de valoración: punto inicial, puntos intermedios, punto de equivalencia y puntos posteriores al punto de equivalencia. Se puede tomar como ejemplo para el cálculo del pX, para los diferentes momentos en la valoración de 50,0 mL de una disolución 0,1 N de NaCl con una disolución patrón de AgNO3, de igual concentración, siendo la KpsAgCl = c(Cl-) x c(Ag+ = 1,82x10-10 a 25º C. Teniendo en cuenta que z* = 1, para todas las especies involucradas en la reacción, se pueden calcular las concentraciones de cantidad de sustancia de los iones Cl- y de los iones Ag+ en el equilibrio, en los diferentes momentos de la valoración, de la siguiente forma: Punto inicial Cuando aún no ha sido añadido volumen alguno de la disolución de AgNO3 valorante, la concentración de cantidad de sustancia del ión Cl- es 0,1 mol/L y por lo tanto: pCl = -log 10-1 = 1 En este punto, c(Ag+) = 0 y el pAg, indeterminado. Puntos intermedios En la medida que se añade patrón valorante de AgNO3, la concentración de iones Cl- va decreciendo debido a la formación del precipitado de AgCl y al aumento del volumen de la disolución que se valora. Entonces, al considerar una adición de 10 mL de AgNO3, se puede determinar la cantidad de sustancia de iones Cl- que queda sin reaccionar, de la siguiente forma:

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 180

n (Cl − ) = V x c (Cl − ) = 0,05 L x 0,1 mol/L = 1 x 10 −3 mol Cl − n ( Ag + ) = V x c ( Ag + ) = 0,01 L x 0,1 mol / L = 5 x 10 −3 mol Ag + 4 x 10 −3 mol Cl − en exceso

Como la cantidad de sustancia de iones Ag+ añadida (1 x 10-3 mol) no es suficiente para completar la reacción, quedan en exceso 4 x 10-3 mol de iones Cl- disueltos en un volumen de 0,06 L (0,05 L + 0,01 L). Por tanto:
c (Cl − ) = n (Cl − ) 4 x 10 −3 mol 4 x 10 −3 mol = = = 6,6 x 10 − 2 mol / L VT 0,06 L 6 x 10 −2 L

y el pCl es entonces: pCl = -log c (Cl-) = -log 6,6 x 10-2 pCl = 1,18 La concentración de iones Ag+ en el medio es muy pequeña y producto de la disociación del precipitado de AgCl formado; por lo que, si se quisiera calcular esa concentración, habría que hacerlo a partir de la expresión de la Kps del cloruro de plata. Así:
c ( Ag + ) = Kps
AgCl

c (Cl − )

=

1, 82 x 10 −10 6,6 x 10 − 2

= 2,7 x 10 −9 mol / L

El pAg se calcula fácilmente según: pAg = -log c (Ag+) = -log 2,7 x 10-9 pAg = 8,56 Para todos los puntos intermedios de la curva de valoración se procede de igual manera. Si se desea, por ejemplo, calcular el pCl y el pAg al añadir 49,9 mL de AgNO3, los cálculos serían:
n (Cl − ) = V x c (Cl − ) = 0,0500 L x 0,1 mol/L = 5,00 x 10 −3 mol Cl − n ( Ag + ) = V x c ( Ag + ) = 0,0499 L x 0,1 mol / L = 4,99 x 10 −3 mol Ag + 10 −5 mol Cl − en exceso

En este momento hay un pequeño exceso de iones Cl- (10-5 mol) disueltos en un volumen de 0,0999L (0,05L + 0,0499L). Por lo tanto:
c (Cl − ) = n (Cl − ) VT = 10 − mol 0,999 x 10
−1 5

= 10 − 4 mol / L L

y pCl = -log 10-4 pCl = 4 A partir de la expresión: KpsAgCl = c (Cl-) x c (Ag+), puede calcularse c(Ag+):
c ( Ag + ) = Kps AgCl c (Cl − ) = 182 x 10 −10 , 10 − 4 = 182 x 10 −6 ,

y entonces, aplicar la función “p” para el cálculo del pAg+: pAg = -log 1,82 x 10-6 pAg = 5,74

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 181

Punto de equivalencia Cuando se considera una adición total de iones Ag+ que iguala la cantidad de sustancia de iones Cl- inicialmente presente en la disolución que se valora, se alcanzará el punto de equivalencia de la valoración. Para este ejemplo, ese punto se corresponde con la adición de 50 mL de la disolución de AgNO3, en el cual: n (Cl-) = 0,05 L x 0,1 mol/L = 5 x 10-3 mol Cln (Ag+) = 0,05 L x 0,1 mol/L= 5 x 10-3mol Ag+. En el punto de equivalencia, se tendrá una disolución saturada de AgCl, en la que las concentraciones de Cl- y Ag+ serán idénticas, como resultado del equilibrio del precipitado de AgCl con sus iones. AgCl ( S ) Ag+ + ClObviamente, las concentraciones de los iones Cl- y Ag+ pueden ser calculadas a partir de la expresión del producto de solubilidad, tomando en cuenta que c (Cl-) = c (Ag+), en el punto de equivalencia. Por tanto, KpsAgCl = c2 (Cl-) = c2 (Ag+)
c (Cl - ) = c ( Ag + ) = Kps AgCl = 1,82 x 10 -10 = 1,35 x 10
-5

Consecuentemente, pAg = pCl = −log 1,35 x 10 –5 pAg = pCl = 4,89 Puntos posteriores al punto de equivalencia Después del punto de equivalencia, cualquier adición de patrón conduce a un exceso de AgNO3. La concentración de iones Ag+ en la disolución se deberá al exceso de valorante añadido y a la disociación del precipitado, aunque esta última puede despreciarse. Por ejemplo, cuando se han añadido 50,1 mL AgNO3 la cantidad de sustancia de iones plata presente en la disolución, se calcula de la siguiente forma:
n ( Ag + ) = V x c ( Ag + ) = 0,0501 L x 0,1 mol/L = 5,01 x 10 −3 mol Ag + n (Cl − ) = V x c (Cl − ) = 0,0500 L x 0,1 mol / L = 5,00 x 10 −3 mol Cl − 10 −5 mol Ag + en exceso

Con el exceso de iones Ag+ (10- 5 mol) y el volumen de disolución total (0,1001 L), puede calcularse la c (Ag+) y luego el pAg. pAg = −log 10−4 pAg = 4 A partir de la expresión de la KpsAgCl , se calcula entonces c(Cl-):
c (Cl − ) = Kps
AgCl +

c (Ag )

=

1,82 x 10 − 10 10
−4

= 1,82 x 10 − 6

Por tanto, pCl = −log 1,82 x 10 – 6

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 182

pCl = 5,74 Nótese que, para los diferentes momentos de la valoración, con excepción del correspondiente al punto inicial, es posible calcular tanto las concentraciones de cantidad de sustancia del ión Cl-, como las del ión Ag+ y los respectivos valores de pCl y pAg. La curva de valoración se puede construir llevando a un gráfico pAg o pCl en función del volumen de AgNO3 que se considera añadido (figura 5.1). Volumen de AgNO3 0 10 45 49,9 50 50,1 50,2 52,5

pCl 1 1,17 2 4 4,89 5,74 6 7,12

pAg 8,57 7,80 5,74 4,89 4 3,80 2,62

Figura 5.1. Curva de valoración de una disolución de NaCl 0,1 N con AgNO3 de igual concentración

El conocimiento de las curvas de valoración permite establecer las condiciones de trabajo con los indicadores para una detección óptima del punto final de la valoración.

5.2.1. Factores que influyen sobre la forma de la curva de valoración
Las curvas de valoración mantienen una forma constante para determinadas condiciones. Sin embargo la influencia de algunos factores puede provocar variaciones significativas en la zona cercana al punto de equivalencia. Dicho en otras palabras, se puede apreciar un incremento o una disminución del salto brusco en la curva de valoración por la influencia de 2 factores fundamentales: la concentración de los reactivos y el valor de Kps del precipitado formado. 1. Concentración de los reactivos: Al disminuirse la concentración de los reactivos será menor el cambio de pCl y pAg en las proximidades del punto de equivalencia. Cuando se emplean disoluciones de concentración de cantidad de sustancia 0,001 mol/L, los cambios de pAg y pCl son tan pequeños, que prácticamente, no es posible detectar el punto final de la valoración. Con disoluciones de concentraciones molares de 0,01 mol/L los puntos finales se detectan con dificultad, y con disoluciones de concentración de cantidad de sustancia 0,1 mol/L o mayores, el punto final de la valoración se detecta más fácilmente. 2. Constante del producto de solubilidad Una reacción de precipitación es más completa mientras menor sea el valor de la Kps del precipitado formado. Si varias disoluciones de diferentes aniones, todas a la misma concentración, se valoran con una disolución de AgNO3 se observará que, a

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 183

medida que el valor de Kps es menor, se obtendrá un mayor salto brusco. Así, si se compara la valoración de disoluciones de iones yoduro (I-) e iones cloruro (Cl-), ambas de igual concentración, con una disolución de AgNO3, se observará un mayor cambio de pAg y pX para la valoración del ion yoduro, puesto que el producto de solubilidad del yoduro de plata es menor que el correspondiente al del cluroro de plata (KpsAgI ≈ 10- 16 < KpsAgCl ≈ 10- 10 ). En resumen, cuando las reacciones químicas son más completas (menor Kps) será mayor el salto brusco de la curva y se podrá detectar con mayor facilidad el punto final de la valoración.

5.3. METODOS DE DETECCIÓN DEL PUNTO FINAL
En los métodos volumétricos se hace necesario disponer de alguna forma para detectar el punto final de la valoración. Como se sabe, el medio más sencillo consiste en el empleo de un indicador que produzca un cambio físico visible en la disolución en las cercanías del punto de equivalencia. En volumetría de precipitación no es posible ofrecer una teoría general del funcionamiento de los indicadores, como la que existe para la volumetría ácidobase, puesto que los indicadores más empleados en la volumetría de precipitación son completamente específicos para ciertas valoraciones. Para la argentometría, en particular, han sido diseñados tres métodos de detección del punto final de la valoración, conocidos como: método de Mohr, método de Volhard y método de Fajans, los cuales serán explicados a continuación.

5.3.1. Método de Mohr
Uno de los procedimientos más conocidos para determinar haluros es el método de Mohr. En este método se realiza una valoración directa empleando como valorante una disolución de AgNO3 y como indicador una disolución de cromato de potasio (K2CrO4). El punto final de la valoración se detecta por la aparición del precipitado de Ag2CrO4 (de color rojizo) que se forma una vez finalizada la precipitación del haluro de plata correspondiente al anión que se valora. Las reacciones que tienen lugar son: Ag+ + Cl2Ag+ + CrO42− AgCl (S) Ag2CrO4 (S) Kps AgCl = 1,82 x 10 –10
Kps
Ag2 CrO 4

= 1,1 x 10 −12

La utilización del cromato de potasio como indicador se basa en la capacidad del anión cromato (CrO42-) de formar con los cationes Ag+ un precipitado pardo rojizo de Ag2CrO4 el cual, bajo ciertas condiciones experimentales, comenzará a depositarse sólo después que los iones Cl- sean precipitados, prácticamente por completo, como AgCl. Esto significa que, que la aparición del precipitado pardo rojizo se producirá, aproximadamente, en el punto de equivalencia. Para lograr esto, es necesario controlar la concentración a la cual el indicador debe encontrarse en la disolución que se valora, pues el valor de la Kps del producto que forma con los iones plata, no debe ser alcanzado hasta tanto no concluya la precipitación del anión objeto de análisis. Por ejemplo, cuando una disolución 0,1 N de NaCl se valora con una disolución de AgNO3 a la misma concentración, utilizando K2CrO4 como indicador, se requiere que la cantidad de sustancia de equivalentes de Ag+, alcance el valor tal que posibilite alcanzar el valor de la Kps del cloruro de plata y comience a precipitar éste.

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 184

c ( Ag+ ) =

Kps AgCl c (Cl− )

=

1,82 x 10 −10 10 −1

= 1,82 x 10 −9

O sea, cuando en la disolución que se valora se alcanza una concentración de Ag+ de 1,82 x 10-9 M comenzará a formarse el precipitado de AgCl y éste continuará formándose a medida en que se añada el agente valorante, hasta que aparezca una coloración pardo-rojiza, indicando que debe ser detenida la valoración. Cabe preguntarse entonces: ¿cuál debe ser la concentración del indicador en la disolución que se valora, para que precipite su sal de plata sólo cuando se hayan agotado los iones cloruro en la disolución? Para dar respuesta a esta interrogante, primero debe calcularse la concentración de Ag+ que existe en el punto de equivalencia de la valoración, ya que ése es el momento en el cual ha precipitado todo el analito y debe comenzar a hacerlo el Ag2CrO4. Esa concentración de cantidad de sustancia de iones plata puede calcularse fácilmente si se recuerda que en el punto de equivalencia las cantidades de sustancia de Ag+ y Cl- sólo dependen de la solubilidad del precipitado y se encuentran en una relación de 1:1. Por tanto, KpsAgCl = c(Ag+ )2 de donde,
c(Ag + ) = Kps AgCl

c(Ag+) = 1,35 x 10-5 M Significa esto que, cuando se valoran iones cloruro, la concentración de Ag+, en el punto de equivalencia, es igual a 1,35 x 10-5 M y, es en ese momento en el cual se debe alcanzar el valor de la Kps del Ag2CrO4, para que comience la precipitación del indicador como sal de plata. Para garantizar eso, la concentración a la cual deben encontrarse los iones cromato en la disolución, deberá ser tal que, con el valor de la concentración de iones plata en el punto de equivalencia, alcance el valor de la Kps del cromato de plata. O sea,
Kps Ag CrO = c 2 ( Ag + ) x c (CrO 4 2 − ) 2 4

c (CrO 4

2−

)=

Kps Ag CrO 4 2 2 (Ag + ) c
1,1 x 10 −12 = 0,81 x 10 −2 M −5 ) 2 (1,35 x 10

c(CrO 4

2−

)=

Puede concluirse, por tanto, que en la valoración de iones Cl-, el indicador K2CrO4 debe encontrarse a una concentración de 8,1 x 10-3 M (≈ 10-2 M) para que el ion cromato precipite como Ag2CrO4, en el punto de equivalencia. Sin embargo, esta concentración teórica de iones cromato comunica suficiente color a la disolución que se valora como para enmascarar el color del precipitado de cromato de plata (Ag2CrO4) que indica el punto final de la valoración. De acuerdo con esto, puede seleccionarse una concentración menor para el ión cromato siempre que, la precipitación del cromato de plata, se produzca a un valor de pAg que se encuentre dentro de la zona del salto brusco de la curva de valoración. Otro elemento importante que debe considerarse en este método es el efecto del pH de la disolución que se valora pues si, ésta es muy básica, precipitará el hidróxido de plata (que pasará posteriormente al óxido correspondiente), conduciendo a un excesivo consumo de iones Ag+ en la valoración, según la siguiente reacción:

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 185

2 Ag+ + 2 OH -

2 AgOH (S)

Ag2O (S) + H2O

Por el contrario, un pH ácido, provocará la disminución de la sensibilidad del indicador y cierto retraso para al alcanzar el punto final, debido a la disminución de la concentración de los iones CrO4 2- en la disolución, según el equilibrio: 2 CrO42- + 2 H+ Cr2O72- + H2O Nótese que cuando se aumenta la acidez del medio, el equilibrio se desplaza hacia la formación del ion dicromato (Cr2O72-). Como el dicromato de plata es considerablemente más soluble que el cromato de plata, la formación del precipitado requiere mayores concentraciones del ion Ag+ y por lo tanto en este caso también se sobrevalorará la disolución y será mayor el error de valoración. El intervalo de pH adecuado para realizar las valoraciones por el método de Mohr es entre 7 y 10. El método de Mohr se emplea para la determinación de iones cloruro, bromuro y plata. Sin embargo, no es apropiado para la determinación de iones yoduro y tiocianato debido a que ocurre la adsorción de los iones cromato sobre los precipitados de yoduro de plata (AgI) y tiocianato de plata (AgSCN), respectivamente. En el método de Mohr se presentan interferencias de otras especies. Cualquier anión que forme una sal de plata menos soluble que la que se forma con el analito, precipitará antes que éste y por lo tanto antes que el indicador. Pueden precipitar también los aniones como el carbonato (CO32-) y el oxalato (C2O42-), que forman sales de plata ligeramente solubles, si el pH es neutro. Cuando el pH es básico, además de la precipitación del hidróxido de plata mencionada más arriba, se presentan dificultades con la existencia de iones que forman hidróxidos u óxidos poco solubles, como por ejemplo, el hierro y el aluminio. Por último, interfieren también las sustancias que puedan reducir el Cr(VI) a Cr (III) y las que formen complejos con el ion cloruro (como el ion Hg2+) o con el ion plata (como el ión cianuro, el amoníaco, y otros).

5.3.2. Método de Volhard
Otro método mediante el cual se puede detectar el punto final de una valoración argentométrica, y que no implica la formación de un segundo precipitado, sino la formación de un complejo coloreado soluble, es el método de Volhard. En éste, se aplica un método de valoración indirecto (por retroceso), el cual se fundamenta en la precipitación completa de sales de plata utilizando un medio ácido. En esta técnica se añade a la disolución del analito una cantidad de sustancia de equivalentes, exactamente conocida pero en exceso, de AgNO3, una parte de la cual reacciona con el halogenuro formando el correspondiente precipitado. El exceso de AgNO3, es decir, la cantidad de sustancia de equivalentes de AgNO3 que no reaccionó con el analito se valora con disolución patrón de tiocianato de potasio (KSCN) o tiocianato de amonio (NH4SCN), utilizando como indicador una sal de Fe(III). Las reacciones que tienen lugar son las siguientes: Ag+ + XAg + SCN
+ -

AgX (s) AgSCN(s)

Al consumirse totalmente el exceso de AgNO3 en la valoración con el SCN-, la primera gota adicional de este último reacciona con el indicador de Fe(III) formando un complejo de color rojizo e indicando el final de la valoración. La reacción que ocurre es:
Fe
3+

+

nSCN-

Fe(SCN)n
Rojizo

3-n

En la práctica se emplea con frecuencia, como indicador, una disolución saturada de sulfato de amonio y hierro dihidratado (NH4Fe(SO4)2 . 2H2O) con una pequeña cantidad de ácido

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 186

nítrico (HNO3) concentrado para evitar la precipitación del hierro(III), como óxido hidratado. Este indicador es muy sensible a los iones SCN- y por ello el error de la valoración es muy pequeño. El medio ácido, aportado por el HNO3, produce la ventaja adicional de que no interfieren los iones oxalato (C2O42-), arseniato (As2O42-) y carbonato (CO32-), los cuales forman sales de plata ligeramente solubles en medio neutro. El método de Volhard se emplea para la determinación de los iones yoduro, bromuro y cloruro, con lo cual supera las ventajas del método de Mohr. No obstante, para el caso de la determinación del ion cloruro es necesario adoptar algunas medidas especiales, pues hay que considerar que la KpsAgCl = 1,82 x 10-10 es mayor que la Kps del AgSCN (1,1 x 10-12), lo que significa que el AgCl es más soluble y se producirá la reacción: AgCl(s)+ SCNAgSCN(s)+ ClAl realizar la valoración del exceso de iones Ag+ con el ión tiocianato como valorante (debe recordarse que esta valoración se realiza en presencia del precipitado de AgCl formado por la previa adición del AgNO3), una vez consumido el exceso de iones Ag+, los iones SCNadicionados tenderán a disolver el precipitado de AgCl puesto que el tiocianato de plata (AgSCN) tiene una menor Kps, lo que producirá un error grande en la valoración debido a un sobreconsumo de disolución de tiocianato, trayendo consigo que la concentración de cloruro que se determine sea menor que la real. Sin embargo, se puede evitar la reacción entre el AgCl y el ión tiocianato, separando por filtración el precipitado de AgCl antes de comenzar la valoración del exceso de Ag+. Otra forma de impedir esta reacción es añadiendo a la disolución (una vez que se ha adicionado la disolución de AgNO3 y antes de valorar con SCN-) un disolvente orgánico (nitrobenceno, tetracloruro de carbono o cloroformo), que se adsorba sobre la superficie del precipitado de AgCl, formando una capa protectora que evita la reacción con el tiocianato. Si se toman convenientemente estas precauciones, la determinación de cloruros puede realizarse por el método de Volhard aún con un mayor exactitud que por el método de Mohr.

5.3.3. Método de Fajans
La adsorción de algunos iones sobre la superficie de los precipitados también puede servir, para indicar el final de las valoraciones por precipitación, utilizando el hecho de que el color de una sustancia puede cambiar por la adsorción de colorantes sobre su superficie. Fajans y sus colaboradores investigaron las propiedades de la fluoresceína y fluoresceínas sustituidas, fundamentalmente, como indicadores de adsorción. Estos reactivos son compuestos orgánicos coloreados, ácidos o bases débiles, cuyo funcionamiento como indicadores se puede explicar tomando como ejemplo la fluoresceína y una valoración de iones cloruro con AgNO3. Cuando a una disolución diluida de cloruro de sodio se le añade nitrato de plata, se produce una turbidez y, si no existen otros electrolitos presentes, la coagulación no es inmediata. Las partículas de AgCl, que se forman en el seno de la disolución, adsorben los iones cloruro que se encuentran en exceso, cargándose negativamente. Se adsorben los iones cloruro, preferentemente que otros iones negativos, porque los iones cloruro forman parte del enrejado cristalino del AgCl. Estas partículas coloidales están cargadas eléctricamente y se repelen entre sí, evitando la coagulación. Las partículas negativas atraen otras positivas (contraiones) de la disolución y repelen las cargas negativas. La fluoresceína es un ácido débil, comúnmente representada como HF1, que proporciona a su disolución acuosa un color amarillo-verdoso debido a la presencia de sus aniones (F1-), también repelidos por las partículas de AgCl cargadas negativamente. Durante el transcurso de la valoración, la concentración de ión cloruro disminuye reduciéndose las cargas superficiales que presentan las partículas de AgCl. Poco antes del punto de equivalencia, esta disminución de cargas negativas es bastante considerable y comienza la coagulación del precipitado.

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 187

Después del punto de equivalencia, al añadir la primera gota en exceso de nitrato de plata, se produce la adsorción de los iones Ag+ sobre el precipitado, debido a su gran tendencia a adsorber tales iones, los que a su vez atraen los iones de carga contraria (F1-). Como resultado se aprecia la aparición de un color rosado sobre la superficie del precipitado. Se puede representar lo explicado anteriormente según:
AgCl. Ag+
Blanco

+

F1Amarillo

AgCl. Ag+ F1Rosado

Es importante hacer notar que la concentración del indicador es tal que, aunque el fluoresceinato de plata tiene una solubilidad limitada, el valor de su Kps nunca llega a alcanzarse, por lo que debe entenderse que la aparición del color rosado sobre la superficie del precipitado de AgCl se debe a un proceso de adsorción y no a una precipitación del fluoresceinato de plata. El proceso es reversible. La mayoría de los indicadores de adsorción son ácidos débiles, por lo que su utilización se limita a disoluciones neutras o ligeramente alcalinas, en las que predomina su base conjugada. En el caso de la fluoresceína la valoración de cloruros se puede efectuar en el intervalo de pH de 6,5 a 10. El límite superior se debe a la precipitación del óxido de plata hidratado. La fluoresceína se emplea también para la valoración de bromuros y yoduros. La diclorofluoresceína es un derivado de la fluoresceína con un carácter ácido más fuerte, por lo tanto se permite mayor acidez en las valoraciones (hasta pH = 4). Otro derivado es la tetrabromofluoresceína (eosina) que se emplea para la valoración de bromuros, yoduros y tiocianatos (incluso hasta pH = 2) pero no se emplea para valorar cloruros ya que este indicador se adsorbe sobre el AgCl antes de que éste precipite cuantitativamente. Algunas bases débiles también pueden emplearse como indicadores de adsorción cuando se valoran disoluciones ácidas. En tales valoraciones, el ácido conjugado del indicador es atraído por las cargas negativas que rodean al precipitado. El uso de los indicadores de adsorción está condicionado por las siguientes consideraciones: 1. Como la adsorción es un fenómeno de superficie, el precipitado debe producirse en un estado de alta dispersión (mantenerse en estado coloidal). Se debe añadir alguna sustancia que preserve el coloide, como por ejemplo, la dextrina. 2. El precipitado debe adsorber fuertemente a sus iones. 3. El ión del indicador que se emplee debe ser repelido por los iones que se adsorben antes del punto de equivalencia y fuertemente atraído por los iones adsorbidos sobre el precipitado después del punto de equivalencia. 4. En la disolución que se valora no deben estar presentes altas concentraciones de electrolitos pues estos facilitan la coagulación y hacen que se reduzca la superficie del precipitado donde se desarrolla la actividad del colorante.

5.4. APLICACIONES DE LA VOLUMETRÍA DE PRECIPITACIÓN AL ANÁLISIS DE SUSTANCIAS DE INTERÉS FARMACÉUTICO
La volumetría de precipitación es de amplia aplicación en el análisis de fármacos y otras sustancias de interés farmacéutico. Se utiliza fundamentalmente para analitos que presenten iones bromuro, yoduro, cloruro, zinc, fluoruro, sulfuro y carbonato, entre otros. El elevado precio del nitrato de plata es un inconveniente poco despreciable para la utilización de este tipo de volumetría que se fundamenta, principalmente, en la precipitación del analito con un exceso conocido de este reactivo. Ejemplo de tales fármacos son el diclorofeno, la dimeticona, el dimetilsulfóxido, el clorhidrato de difenhidramina, bromuro de sodio, cloruro de sodio, cloruro de potasio, lindano, y otros. También se emplea en el análisis de amidotrizoato de sodio (sustancia radio-opacas usadas en urografía).

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 188

5.5. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. En la determinación del contenido de NaCl en la materia prima de laurilsulfato de sodio, se pesaron 5,0317 g de la misma y se disolvieron en en aproximadamente 50 mL de agua destilada. Se neutralizó la disolución con HNO3 0,8 N y se trasvasó a un matraz aforado de 250 mL, completando el volumen con el mismo disolvente. Posteriormente se tomaron 5 mL de la disolución y se valoraron con AgNO3 0,1007 N y K2CrO4 como indicador hasta aparición de un precipitado de color rojizo, consumiéndose, como promedio, 3,1 mL de valorante. Paralelamente se valoró un blanco que consumió 0,1 mL de valorante. a) ¿Qué método volumétrico se utilizó? Justifique b) ¿Qué método de valoración y qué método de detección del punto final se aplicaron? Justifique. c) ¿Cuál es el porcentaje de analito y su concentración (en mg/mL), en la disolución inicial? d) ¿Qué % de analito hay en la matriz analizada? e) Calcule la concentración de NaCl en la muestra y exprésela en mg del analito por gramo de laurilsulfato de sodio. f) Explique por qué se detiene la valoración cuando aparece el precipitado coloreado en la disolución valorada.

2. Para el control de calidad de la materia prima de lindano (C6H6Cl6) se establece un criterio de pureza entre 93 y 107 %. Para el análisis de un lote de materia prima de lindano, que deberá ser utilizado en la producción de jabones medicinales, un analista desarrolló el siguiente procedimiento: Transfirió 400 mg, exactamente pesados, de materia prima a un erlenmeyer con tapa esmerilada, añadió 20 mL de alcohol y lo colocó en un baño termostatado hasta lograr la completa disolución del sólido. Enfrió la disolución hasta la temperatura ambiente, añadió 20 mL de una disolución de KOH en alcohol (1g / 20 mL), agitó suavemente y la dejó reposar durante 10 minutos. Trasvasó la disolución a un volumétrico de 100 mL y añadió agua destilada hasta completar el volumen. Extrajo 20 mL y los trasvasó a un erlenmeyer, neutralizó con HNO3 2N y añadió 5 mL en exceso. Adicionó además, 20 mL de AgNO3 0,1105 N, 5 mL de nitrobenceno, 1 mL de FeNH4(SO4)2 y valoró el exceso de AgNO3 con NH4SCN 0,1080 N. En las tres valoraciones realizadas fueron consumidos 13,1 - 12,7 – 12,8 mL de valorante, respectivamente. Además realizó la valoración del blanco y consumió 20,2 mL como promedio. a) ¿Qué método de detección del punto final se empleó en esta técnica? Justifique. b) Explique por qué se añadió el HNO3 en exceso. c) ¿Considera Ud. necesaria la valoración del blanco realizada? Justifique a partir del resultado obtenido en la misma. d) Analice cuidadosamente el procedimiento seguido y justifique la adición del nitrobenceno. Tenga en cuenta el valor de Kps de cada uno de los compuestos que precipitan durante la valoración. e) Determine la pureza de la materia prima y evalúe su aptitud. 3. Para determinar la pureza de la materia prima de yodipamida se reporta la siguiente técnica de análisis: Pesar exactamente alrededor de 300 mg de materia prima y trasvasar la masa pesada a un balón con condensador de reflujo, conjuntamente con 30 mL de disolución 1,25N de NaOH y 500 mg de granallas de zinc. Reflujar durante 30 min y, transcurrido este tiempo, enfriar hasta temperatura ambiente. Filtrar la mezcla y lavar el condensador y el

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 189

residuo con pequeñas porciones de agua destilada. Recoger el filtrado y las aguas de lavado en un volumétrico de 250 mL y completar hasta el aforo con el mismo disolvente. Transferir 25 mL a un erlenmeyer y añadir 5 mL de ácido acético glacial y 1 mL de disolución de etiléster de tetrabromofenolftaleína. Valorar con AgNO3 0,05 N hasta que el color de la disolución cambie de amarillo a verde. Se conoce que 1 mL de disolución de AgNO3 0,05 N reacciona con 9,498 mg de C20H14I6N2O6. a) Identifique el método utilizado para detectar el punto final. Explique logra identificarlo y en qué consiste el mismo. b) Calcule la pureza de una materia prima analizada si se pesaron 0,3039 g de la misma y la valoración se realizó con una disolución de AgNO3 0,0509 N, durante la cual fueron consumidos 3,1 mL del valorante. 4. El magaldrato es un compuesto que se obtiene como producto de la combinación química de sulfatos e hidróxidos de magnesio y aluminio y se utiliza para la elaboración de diferentes formas farmacéuticas que se prescriben en casos de acidez gástrica. Para el control de la calidad de la materia prima se realiza, entre otros ensayos, la determinación de cloruros solubles, los cuales deben encontrarse, en la misma, entre 1,5 y 1,8 %. Para ello se describe el siguiente procedimiento: Pesar exactamente alrededor de 10 g de muestra y añadir aproximadamente 50 mL de agua destilada, hervir durante 5 min. y restablecer el volumen original con el mismo disolvente. Filtrar la disolución hacia un volumétrico de 100 mL y completar hasta el volumen final. Extraer 5 mL y trasvasarlos a un erlenmeyer, conjuntamente con 40 mL de agua destilada y 1 mL de disolución de K2CrO4 al 10 %. Valorar con AgNO3 0,1 N hasta aparición de una coloración rojiza. Realizar un blanco para corregir los resultados si es necesario. a) En relación con el método de detección del punto final: a-1) Justifique por qué se plantea realizar la valoración hasta la aparición de una coloración rojiza en la disolución valorada. a-2) Explique qué requisito debe cumplir la utilización de este indicador para que se garantice, adecuadamente, la detección del punto final de la valoración. Compruebe que tal condición se cumple en la técnica propuesta. a-3) ¿Pudiera utilizarse el método de detección del punto final propuesto en este procedimiento para la determinación de bromuros solubles en una muestra? En caso de ser posible, explique cómo procedería en relación con el indicador. b) Para analizar un lote de materia prima, un analista pesó 10,0831g de muestra y realizó la valoración con una disolución de AgNO3 0,1021N, en la cual se consumieron, como promedio, 2,5 mL del valorante. Por su parte, la valoración del blanco consumió 0,2 mL. Determine el contenido de cloruros en la materia prima y evalúe si ésta cumple con el criterio de calidad establecido. 5. Para determinar el contenido de NaCl en una disolución de suero fisiológico se realiza una valoración con AgNO3 de concentración 0,5 N. a) Calcule el titre correspondiente. b) Explique el fundamento del método volumétrico que se aplica. c) Seleccione un método de detección del punto final que pueda ser empleado en esta cuantificación y explique su fundamento. 6. Para determinar la pureza de una materia prima de ácido yopanoico (C11H12I3NO2) se describe el siguiente procedimiento: Pesar, exactamente, alrededor de 250 mg de materia prima, trasvasarlos a un matraz aforado de 100 mL y enrasar con agua destilada. Transferir 20 mL a un balón de

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 190

destilación y enjuagar varias veces el matraz, usando 100 mL de agua destilada y vertiendo los enjuagues en el interior del mismo. Añadir 30 mL de hidróxido de sodio 1,25 N y 500 mg de zinc en polvo para catalizar la reacción. Reflujar la mezcla durante 30 min. Enfriar hasta temperatura ambiente, lavar el condensador con 20 mL de agua y filtrar la mezcla. Lavar, además, el balón y el filtro con pequeñas porciones de agua, recogiendo estas últimas sobre el filtrado. Añadir 5 mL de ácido acético glacial y 1 mL de disolución de tetrabromofenolftaleína etil éster y valorar con nitrato de plata 0,05 N hasta que el color de la disolución cambie de amarillo a verde. Se conoce que 9,516 mg del principio activo reaccionan con 1 mL de nitrato de plata 0,05 N. a) Relacione todos los volúmenes, masas y concentraciones que aparecen en el procedimiento descrito, especificando si deben ser exactamente conocidos o no. Justifique cada uno de sus criterios. b) Si en el análisis de un lote de materia prima se pesaron 250,9 mg de la misma y se consumieron 5,1 mL de disolución de nitrato de plata 0,0502 N, calcule la pureza de la muestra analizada. c) Explique el principio del funcionamiento del indicador utilizado. d) ¿Considera Ud. posible utilizar una disolución de K2CrO4 para sustituir al indicador propuesto? Justifique. 7. En la determinación del contenido de KCl en inyectables de igual nombre se miden exactamente 5 mL del medicamento y se trasvasan a un volumétrico de 100 mL, enrasando con agua destilada. De esta disolución se toman 10 mL para valorar con nitrato de plata de C(AgNO3/1) = 0,1000 mol/L. En la valoración se consumen, como promedio, 6,0 mL de valorante Sobre esta determinación responda lo siguiente: a) ¿Cuál es el % de KCl y su concentración másica, en mg/mL, en el inyectable? b) ¿Cuál indicador podría utilizarse y por qué? c) ¿Qué nombre recibe el método argentométrico que se caracteriza por el indicador propuesto por Ud. en el inciso anterior? 8. Para conocer el contenido de yoduro de sodio (NaI) en una formulación dispensarial se procede de la siguiente forma: Se pesan 0,4225 g de nitrato de plata y se disuelven en agua hasta completar 250 mL de disolución. Luego se pesan 15 g de muestra, se disuelven en 50 mL de agua destilada y se añaden 25 mL de la disolución de nitrato de plata previamente preparada. El exceso de nitrato de plata se valora con tiocianato de potasio ( KSCN) 0,0200 N, consumiéndose 10,0 mL de la disolución del valorante. a) Calcule la normalidad de la disolución de nitrato de plata. b) Calcule el porcentaje de yoduro de sodio en la formulación. c) Calcule el contenido (mg) de yoduro de sodio en 100 g de muestra. d) Identifique el método argentométrico que se ha empleado. Justifique y explique en qué consiste el mismo. e) ¿Considera necesario conocer la concentración exacta de la disolución de nitrato de plata preparada? Justifique matemáticamente su respuesta.
Datos:

KpsAgCl = 1,82 x 10-10 KpsAgBr = 5,20 x 10-13 KpsAg2CrO4 = 1,10 x 10-12

Capítulo 5. Volumetría por formación de precipitados / 191

KpsAgSCN = 1,10 x 10-12 M (NaCl /1) = 58,44 g/mol M (C6H6Cl6 /6) = 96,94 g/mol M (Cl –1 /1) = 35,45 g/mol M (AgNO3 /1) = 169,87 g/mol M (K2CrO4 /1) = 194,19 g/mol M (CrO4-2 /1) = 115,99 g/mol M (KCl/1) = 74,56 g/mol M (NaI/1) = 149,89 g/mol

Algunas respuestas:

1. c) 0,35%, 3,53 mg/mL 2. e) 97,5 % 3. b) 98,3 % 4. b) 1,65 %

d) 17,6 %,

e) 176,0 mg de NaCl/ g de laurilsulfato de sodio

5. a) 1 mL de AgNO3 0,5 mol/L equivale a 29,22 mg de NaCl 6. b) 97,10% 7. a) 8,95 %, 89,47 mg/mL 8. a) 0,0099 N b) 0,47%

Capítulo 6
Volumetría de formación de complejos
6.1. FUNDAMENTOS GENERALES DE LA COMPLEJOMETRIA
La volumetría de formación de complejos (también conocida como complejometría) se basa en la formación de un complejo soluble mediante la reacción de la especie que se valora (generalmente un ion metálico) con un agente complejante. Así, la aplicación fundamental de este tipo de volumetría está dirigida al análisis cuantitativo de iones metálicos presentes en diferentes tipos de muestras. La formación del complejo soluble ocurre, por lo general, cuando un ion metálico (generalmente solvatado) reacciona con especies que presentan uno o más pares de electrones disponibles para ser compartidos, y que reciben el nombre de ligandos (término que proviene del latín “ ligare” que significa unir). Los ligandos más comunes son el agua (H2O), el amoníaco (NH3) y los iones tiocianato (SCN−) y cloruro (Cl-), los cuales se enlazan al ión metálico por un solo par de electrones y son conocidos como ligandos monodentados. Sin embargo, en la mayor parte de las determinaciones analíticas se emplean ligandos capaces de donar más de un par de electrones en la reacción de formación del complejo. Este tipo de ligando se denomina multidentado o polidentado y forma, con los iones metálicos, complejos internos llamados quelatos (del griego “chele” que significa garra), que se caracterizan por conformar una estructura de anillos. Un ligando o agente quelante que dispone de dos grupos donantes para el enlace de coordinación es llamado bidentado; los que disponen de 3, 4, 5 o 6 grupos donantes son conocidos como tri, tetra, penta y hexadentado, respectivamente. La quelación es un proceso esencialmente de un solo paso, mientras que la formación de un complejo a partir de un ligando monodentado puede contemplar la formación de una o más especies intermedias. Por ejemplo, el equilibrio que existe entre el ión metálico M, con número de coordinación igual a 4, y el ligando tetradentado D será: M + D La constante de equilibrio para este proceso será:
K eq = c(MD) c(M) × c(D)

MD

donde Keq es la constante de formación o constante de estabilidad del complejo. Análogamente, puede representarse el equilibrio entre M y ligandos bi y tridentados (B y C). De la misma forma, la reacción entre el ión metálico M, con número de coordinacion 4, y el ligando monodentado (A), resulta ser: M + 4A MA4 En este caso, la constante de equilibrio total (KeqT) para la formación de MA4 es numéricamente igual al producto de las cuatro constantes de equilibrio (Keqn) que corresponden a cada una de las etapas del proceso: M + A MA + A MA MA2

192

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 193

MA2 + A MA3 + A
c(MA ) c(M) × c( A ) c(MA 2 ) c(MA ) × c( A )

MA3 MA4

K eq1 =

K eq 2 =

K eq 3 =

c(MA 3 ) c(MA 2 ) × c( A )

K eq 4 =

c(MA 4 ) c(MA 3 ) × c( A )

La constante de equilibrio total es entonces,

K eqT = K eq1 × K eq 2 × K eq 3 × K eq 4 =

c(MA 4 ) c(M) × c 4 ( A )

Muchísimas reacciones dan, como producto, iones complejos o moléculas complejas; sin embargo, pocas pueden usarse en análisis volumétrico, debido a la inestabilidad que presenta la mayoría de los compuestos de coordinación que se forman en ellas. Por tal motivo, para que una reacción de formación de complejos pueda usarse en volumetría, ha de satisfacer los siguientes requisitos: 1. Debe dar lugar a la formación de un compuesto definido. 2. Debe ser cuantitativa, es decir, no deben ocurrir reacciones secundarias. 3. El complejo formado debe ser estable. 4. Debe ocurrir de forma rápida. 5. Debe ser posible la determinación del punto final de la valoración. Como formadores de complejos o reactivos complejométricos se usan compuestos inorgánicos como el mercurio y el cianuro; aunque de los de mayor uso son los ácidos aminopolicarboxílicos, cuyas reacciones complejométricas responden especialmente a los requisitos anteriormente señalados y, por tal motivo, han resultado de aplicación universal. Estos compuestos orgánicos, es decir, los ácidos aminopolicarboxílicos, se denominan complexonas y son muy utilizados para la determinación de diversos iones metálicos. En su reacción con estos últimos forman los compuestos de coordinación conocidos como quelatos, mencionados anteriormente. Las complexonas o agentes quelantes se caracterizan por poseer, al menos, un grupo (CH2COOH)2 y, entre ellas, se encuentran las siguientes:

CH2COOH H-N CH2COOH Acido iminodiacético (IDA)
CH3-N

CH2COOH CH2COOH Acido metil iminodiacético (MIDA)

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 194

CH2COOH C6H6-N CH2COOH Acido fenil iminodiacético (FIDA)

CH2COOH N CH2COOH CH2COOH Acido nitrilo triacético (NTA)

6.2. EL ÁCIDO ETILENDIAMINOTETRACÉTICO (EDTA).
La más importante de las complexonas es el ácido etilendiaminotetracético, conocido como EDTA, el cual es un ácido tetracarboxílico débil que se representa abreviadamente como H4Y. La fórmula iónica del EDTA es la siguiente:
-

OOCH2C H

+ N

CH2

CH2

+ N

CH2COO H

-

2-

+
-

2H

+

-

OOCH2C Fórmula iónica del EDTA

CH2COO

Con seis átomos coordinativos activos (dos átomos de nitrógeno y los átomos de oxígeno de los cuatro grupos caboxílicos) el EDTA puede formar hasta seis enlaces de coordinación con los iones metálicos, por lo que es considerado un ligando hexadentado. Dada la presencia en su estructura de cuatro grupos carboxilos disociables, el EDTA puede presentar diferentes especies iónicas: H4Y H3Y H2Y HY
2-

H3Y- + H+ H2Y Y
423-

pK1= 2,07
+ +

+ H + H
+

pK2= 2,75 pK3= 6,24 pK4= 10,34

HY

3-

+ H

Los valores de estas constantes han sido determinados a temperatura de 20°C y fuerza iónica de concentración de cantidad de sustancia 0,1 mol/L e indican que los dos primeros protones son cedidos mucho más fácilmente que los otros dos remanentes. El EDTA es un sólido blanco, poco soluble en agua y soluble en disoluciones básicas, de ahí que el ácido libre H4Y sea raramente empleado para las valoraciones complejométricas. Su sal disódica (Na2H2Y) es realmente el agente complejante más empleado para propósitos analíticos ya que, además de ser soluble y no dar disoluciones fuertemente alcalinas, se puede obtener como un producto de alta pureza en su forma dihidratada.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 195

Comercialmente, estos compuestos se conocen con los nombres de: complexon III, versenato de sodio, edetato de sodio o, simplemente, sal disódica de EDTA.
En lo adelante, se hará referencia a la sal disódica de EDTA, simplemente como EDTA, aunque debe tenerse en cuenta que siempre que se realiza una valoración se utiliza éste en forma de sal disódica.

Una de las mayores ventajas del EDTA para las valoraciones por formación de complejos es que, independientemente de la carga del catión, la relación molar del metal con el ligando es 1:1. Por tal motivo, en complejometría, es usual expresar la concentración de las disoluciones que participan en la valoración en términos de molaridad o concentración de cantidad de sustancia. Esta relación se debe a que la disposición espacial de la molécula de EDTA es tal que sólo permite la entrada de un ión metálico en su estructura, de ahí que la relación molar del metal con el ligando sea 1:1 y la reacción se produzca en un solo paso. Como puede apreciarse en la figura 6.1, los complejos formados entre el EDTA y los iones metálicos son muy estables, ya que los grupos dentro de la molécula del EDTA, que se enlazan al ión metálico, lo rodean y lo aíslan.

O C
-

O O C CH2

CH2

-

O M

N
-

O C H2C O C O N CH2 CH2

CH2

O

Figura 6.1. Estructura de un quelato M-EDTA

6.3.

FACTORES QUE AFECTAN LA ESTABILIDAD DE LOS COMPLEJOS METALEDTA.
Al disolver la sal disódica del EDTA en agua, la especie predominante del EDTA será H2Y2- y el pH de la disolución tendrá un valor de 5, aproximadamente. A ese valor de pH, la formación de un complejo entre el H2Y2- y un ión metálico Mn+ se puede representar de la manera siguiente: Mn+ + H2Y2MYn-4 + 2H+

6.3.1. Concentración hidrogeniónica o pH del medio.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 196

En la reacción se producen iones H+ y, como la misma es reversible, el complejo se disocia en mayor grado a medida que aumenta la acidez del medio. El protón H+ compite con el ion metálico en la formación del complejo con el H2Y2- y, por esta razón, es necesario efectuar las valoraciones con el EDTA entre ciertos límites de pH, dependiendo de la estabilidad del complejo. Así, a valores de pH muy bajos, sólo podrán ser valorados iones metálicos que formen complejos muy estables, debido a que se favorece el desplazamiento del equilibrio hacia la disociación de éstos. Por tanto, a mayor constante de estabilidad, los complejos podrán resistir valores de pH más ácidos. De lo explicado en el párrafo anterior, puede deducirse que, en las valoraciones complejométricas con EDTA, es necesario utilizar disoluciones reguladoras o buffers, de manera que el pH permanezca en el intervalo de valores que favorece la reacción de formación del complejo de interés.

6.3.2. Carga del catión.
Ya se ha mencionado que las reacciones de formación de complejos con el EDTA se producen en una relación 1:1, independientemente de la carga del catión. Sin embargo, la carga del catión sí influye en la estabilidad del complejo formado puesto que, a mayor carga del catión, el complejo formado tendrá una menor carga neta y se hará más estable a un mayor rango de acidez. Las reacciones de diferentes iones metálicos con la sal disódica del EDTA se pueden representar de la siguiente forma: M2+ + H2Y2M3+ + H2Y2M4+ + H2Y2MY2- + 2H+ MY- + 2H+ MY + 2H+

No se incluye la reacción del EDTA con iones monovalentes, ya que los complejos formados no poseen la estabilidad requerida para el análisis volumétrico. Según estas reacciones, y lo analizado en el epígrafe 6.3.1., existe una relación entre la carga del catión y el pH del medio. Así, puede plantearse que:
• • •

Complejos de metales divalentes con EDTA (MY2-) son estables a pH ligeramente ácido o básico. Complejos de metales trivalentes con EDTA (MY-) son estables a valores de pH superiores 2. Complejos de metales tetravalentes con EDTA (MY) son estables a valores de pH superiores a 1.

6.4.

CONSTANTE DE ESTABILIDAD CONDICIONAL DE LOS COMPLEJOS METALEDTA.
La expresión de la constante de estabilidad o de formación de un complejo de EDTA con un ion metálico se escribe teniendo en cuenta la reacción: Mn+ + Y4c(MY n− 4 ) c(M n+ ) × c( Y − 4 )

MYn-4

Aquí Mn+ representa un ion metálico (que puede estar hidratado).
K MY =

[6.1]

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 197

En la tabla 6.1 aparecen las constantes de formación o estabilidad de los complejos más conocidos del EDTA con iones metálicos.
Tabla 6.1. Constantes de estabilidad de los complejos formados con EDTA a 20ºC y fuerza iónica 0,1 mol/L. (*) Catión KMY Log KMY
7 8

Catión

KMY

Log KMY
18 16 16 21 18 16

Ag Mg Ca Sr Ba

+

2,1 x 10 4,9 x 10 5,0 x 10 4,3 x 10 5,8 x 10 6,2 x 10 2,0 x 10 4,2 x 10

7,32 8,69 10,70 8,63 7,76 1,79 1,33 16,31 18,62

Cu Zn Cd Hg Pb Al V

2+

6,3 x 10 3,2 x 10 2,9 x 10 6,3 x 10 1,1 x 10 1,3 x 10 7,9 x 10 1,6 x 10

18,80 16,50 16,46 21,80 18,04 16,13 25,1 25,9 23,2

2+

2+ 2+ 2+

2+

10 8 7

2+ 2+ 2+

2+

Mn Co Ni

13

3+

Fe2+
2+ 2+

2,1 x 1014
16 18

Fe3+
3+ 4+

1,3 x 1025
25 23

Th

(*) G. Schwarzenbach. Complexometrie tritations. P. 8 Intersciencia Publishers, Inc. 1957, New York

Como puede apreciarse en la ecuación [6.1], la forma del EDTA que se considera en la expresión de la constante de estabilidad es la especie Y-4. Sin embargo, el EDTA que se encuentra en la disolución y que no está formando complejo con el ión metálico, será la especie Y-4 sólo si el pH es de la misma es mayor o igual a 10. Mientras menor sea el pH de la disolución, mayor será la parte de EDTA no combinado presente en la misma, la cual podrá encontrarse, entonces, en las distintas formas protonadas. Para tener en cuenta la influencia del pH sobre la estabilidad del complejo se considera la constante de estabilidad condicional (K'MY), introduciendo el término α4, que representa la fracción de EDTA no complejada que existe como Y4- y que se calcula mediante la expresión:
α4 = c( Y 4 − ) cT

[6.2]

donde CT es la suma de las concentraciones de todas las especies de EDTA en el equilibrio, es decir,
c T = c( Y 4 − ) + c(HY 3 − ) + c(H2 Y 2 − ) + c(H3 Y − ) + c(H4 Y ) .

[6.3]

Al resolver la ecuación [6.2] para c(Y4 -) y sustituir este último término en la expresión [6.1], se obtiene entonces:
α 4 × K MY = c(MY (n− 4) ) c(M n+ ) × c T
+

[6.4]

El producto α4 x KMY puede representarse como K’MY y se deomina constante de estabilidad condicional del complejo. Por tanto:
K ' MY = α 4 × K MY = c(MY (n − 4) ) c(M n + ) × c T
+

[6.5]

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 198

Esta constante también se llama constante condicional o efectiva y describe las condiciones del equilibrio sólo al pH para el cual se aplica α4. Esto indica que, conociendo el valor de α4 y el de la constante de estabilidad del complejo, puede calcularse la constante de estabilidad condicional del mismo. El valor de α4 sólo está relacionado con el ligando que interviene en la formación de un complejo y por tanto, es independiente del ion metálico presente en el mismo. Para un determinado ligando, α4 depende, exclusivamente, del pH de la disolución. En la tabla 6.2 se presentan los valores de α4 para el EDTA, en disoluciones de diferentes valores de pH.
Tabla 6.2. Valores de α4 para el EDTA en disoluciones a diferentes valores de pH. pH α4 pH
-14

α4

2,0 3,0 4,0 5,0 6,0 7,0

3,7 x 10

8,0 9,0 10,0 11,0 12,0

5,4 x 10-3 5,2 x 10-2 3,5 x 10-1 8,5 x 10-1 9,8 x 10-1

2,5 x 10-11 3,6 x 10-9 3,5 x 10-7 2,2 x 10-5 4,8 x 10-4

Las constantes condicionales posibilitan el cálculo de las concentraciones del ion metálico y del complejo en el equilibrio, para en cualquier punto de una curva de valoración. Además del efecto del pH sobre la estabilidad del complejo, es importante considerar la posibilidad de que el ion metálico intervenga en una reacción secundaria, mediante la cual dé lugar a la formación de otros complejos o precipitados (en forma de óxido básico o hidróxido), al pH al cual se realiza la valoración. Por ejemplo, si se va a determinar Cu(II) mediante valoración con EDTA, en medio amoniacal, el amoníaco presente en la disolución competirá con el EDTA por el cobre, pues el catión Cu(II) también forma complejo con el amoníaco. La posibilidad de que el ion metálico involucrado en la formación de un complejo intervenga en una reacción secundaria, deberá tomarse en cuenta, igualmente, al calcular la constante de estabilidad condicional del complejo.

6.5. CURVAS DE VALORACIÓN COMPLEJOMÉTRICAS
La forma de obtener las curvas de valoración complejométricas no difiere fundamentalmente de las empleadas para la obtención de las correspondientes a las valoraciones de neutralización y de precipitación. Solamente es preciso considerar que en complejometría, interesa conocer la variación de la concentración del ion metálico que se valora, expresada como – log M (pM), en tanto se añaden volúmenes sucesivos de una disolución patrón de EDTA (sal disódica). Visto así, una curva de valoración complejométrica presenta los mismos cuatro momentos que tipifican a todas las curvas de valoración estudiadas hasta el presente. Sin embargo, como ya fue analizado previamente, en tales valoraciones resulta extremadamente importante tomar en consideración el efecto del pH del medio y, por tanto, las constantes de estabilidad condicionales del complejo formado.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 199

Si se toma como ejemplo, la valoración, a pH = 10, de 50 mL de disolución de calcio (II) de concentración de cantidad de sustancia 0,01 mol/L con disolución de sal disódica de EDTA de la misma concentración, la reacción que debe tener lugar se puede representar por: Ca2+ + Y4K CaY 2 − = 5 × 10 10

CaY2-

siendo,

Primeramente, resulta necesario calcular la constante condicional K’CaY para tomar en cuenta el efecto del pH en la reacción de formación del complejo. Entonces, a pH =10 los valores de α4 y K’CaY serán :
α4 = 0,35

K’CaY = α4 x KCaY2- = 0,35 x (5 x 1010) = 1,75 x 1010 El valor obtenido de la constante condicional (>107) indica que el complejo que se obtiene es lo suficientemente estable para obtener resultados cuantitativos en la valoración con el empleo de indicadores visuales. Entonces, para obtener el valor de pM (pCa) en los diferentes momentos que caracterizan la curva de valoración, se procede de la siguiente forma:
Punto inicial

Cuando aún no se considera la adición de volumen alguno de EDTA, la concentración de cantidad de sustancia de Ca2+ es 0,01 mol/L, por tanto: pCa = - log c(Ca2+) pCa = - log 10-2 pCa = 2
Puntos intermedios

En cualquier punto intermedio (antes de alcanzar el punto de equivalencia) existirá un exceso de Ca2+. Así por ejemplo: Al añadir 30 mL de EDTA 0,01 mol/L, el exceso de cantidad de sustancia de Ca2+ puede calcularse según:
n(Ca 2+ ) = V × c(Ca 2+ ) = 0,05 L × 0,01 mol/L = 5 × 10 − 4 mol n(EDTA) = V × c(EDTA) = 0,03 L × 0,01 mol/L = 3 × 10 − 4 mol 2 × 10 − 4 mol Ca 2+ en exceso

En este momento, la concentración de cantidad de sustancia de Ca2+ será igual a la suma de las contribuciones del exceso de Ca2+ no valorado y del Ca2+ resultante de la disociación del complejo formado. Esta última concentración es igual a CT, pero puede asumirse que es pequeña con respecto a la concentración del ion Ca2+ en exceso (no complejado) y por lo tanto puede despreciarse. Entonces, puede plantearse que:
c(Ca 2+ ) = n(Ca 2+ )exceso + cT VT

y al despreciar CT quedaría:

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 200

c(Ca 2+ ) =

n(Ca 2+ )exceso 2 × 10 −4 mol = = 2,5 × 10 −3 mol/L VT 0,08 L

pCa = −log 2,5 x 10-3 pCa = 2,6 Cualquier punto intermedio se calcula de la misma forma, aunque debe señalarse que al añadir volúmenes de la disolución valorante de EDTA muy cercanos al del punto de equivalencia (49,9 mL por ejemplo), ya no se puede despreciar cT, pues el error en el cálculo de pCa sería considerable. En estos casos, la concentración de Ca2+ se determina mediante una ecuación cuadrática obtenida despejando cT y sustituyéndola en la expresión de la constante de equilibrio.
Punto de equivalencia

En el punto de equivalencia (al añadir 50 mL de EDTA 0,01M) la reacción se ha completado y sólo está presente el complejo CaY2-, no existiendo exceso de EDTA, ni del ion Ca2+. Obviamente, la concentración del complejo formado será:
c(CaY 2− ) = n(CaY 2− ) 5 × 10 −4 mol = = 5 × 10 −3 mol/L VT 0,1 L

Los iones Ca2+ presentes en la disolución son resultado de la disociación del complejo CaY2y la concentración de Ca2+ es idéntica a la suma de las concentraciones de las especies de EDTA libres (cT). O sea: c(Ca2+) = cT Entonces: c(CaY2-) = 5 x 10-3 – c(Ca2+) ≈ 5 x 10-3 Así, la concentración de cantidad de sustancia de Ca2+ podrá calcularse a partir de la expresión de la constante de estabilidad condicional.
K 'CaY = c(CaY 2 − ) c(Ca2 + ) × c T

pero como ya se ha planteado c(Ca2+) = cT, por lo tanto:
K ' CaY = c(CaY 2 − ) c(Ca 2+ ) 2

c(Ca2 + ) =

c(CaY 2 − ) K 'CaY 5 × 10 −3 1,75 × 10 10

c(Ca 2 + ) =

c(Ca2+) = 5,35 x 10-7 mol/L y entonces pCa = − log 5,35 x 10-7 pCa = 6,27 Como puede observarse, la concentración de Ca2+ es muy pequeña (5,35 x 10-7 M) y se justifica que se desprecie al considerar c(CaY2-) en el punto de equivalencia.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 201

Puntos posteriores al punto de equivalencia

Pasado el punto de equivalencia existe un exceso de patrón valorante (EDTA) puesto que todo el ion Ca2+ ha reaccionado. Así por ejemplo, al añadir 60 mL de disolución de EDTA 0,01 mol/L, el exceso de cantidad de sustancia del valorante puede calcularse según:
n(EDTA) = 0,06 L × 0,01 mol/L = 6 × 10 −4 mol n(Ca 2+ ) = 0,05L × 0,01 mol/L = 5 × 10 − 4 mol 1 × 10 − 4 mol EDTA exceso

Para calcular la concentración de cantidad de sustancia de los iones Ca2+ en estos puntos se utiliza la expresión de la constante condicional. Las concentraciónes del complejo CaY2- y cT se calculan a partir de las siguientes expresiones:
c(CaY 2− ) = cT = n(CaY 2− ) + c (Ca 2 + ) VT

n (EDTA) EXCESO + c(Ca 2+ ) VT

Como c(Ca2+) es resultado de la disociación del complejo, es muy pequeña y puede despreciarse. Entonces:
c(CaY 2− ) = n(CaY 2− ) 5 × 10 −4 moles = = 4,5 × 10 −3 mol/L VT 0,11 L

cT =

n (EDTA)EXCESO 10 −4 moles = = 9,1 × 10 − 4 mo/L VT 0,11 L

Sustituyendo ambos valores en la expresión de la constante condicional (K’CaY) y resolviendo para c(Ca2+):
c(Ca2 + ) = c(Ca 2+ ) = c(CaY 2 − ) K 'CaY × CT 4,5 × 10 −3 mol/L 1,75 × 10
10 −4

× 9,1 × 10

mol/L

= 2,82 × 10 −10 mol/L

pCa = −log 2,82 x 10−10 mol/L pCa = 9,55 En la figura 6.6 se muestra la curva de valoración obtenida para el ejemplo considerado a pH =10, así como las curvas resultantes de esta misma valoración a otros tres valores de pH (6, 8 y 12, respectivamente).

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 202

Figura 6.2. Curva de valoración del ion Ca2+ con EDTA a diferentes valores de pH.

Nótese la marcada influencia que ejerce el pH en la magnitud del salto, por cuanto afecta la constante de estabilidad condicional del complejo formado.

6.5.1. Factores que influyen en complejométrica con EDTA.

la

forma

de

la

curva

de

valoración

Sobre las curvas de valoración con EDTA influyen cuatro factores fundamentales: la concentración de los reaccionantes, el pH del medio, la constante de estabilidad y la presencia de agentes complejantes auxiliares.
Concentración de los reactivos.

La concentración de los reactivos influye en la magnitud del salto de pM de la curva de valoración en las proximidades del punto de equivalencia, de forma similar a los casos explicados en las reacciones de neutralización y precipitación. A mayor concentración mayor es el salto de pM en los alrededores del punto de equivalencia.
pH del medio.

La influencia del pH es muy grande ya que varía la constante condicional del complejo al variar el pH del medio. La figura 6.2. muestra las curvas de valoración de disoluciones que contienen iones Ca2+, a diferentes valores de pH (los cuales se mantienen constantes mediante adición de disoluciones buffer o reguladoras). En esta figura se observa que se obtiene un cambio apreciable de pCa sólo si el pH de la disolución se mantiene igual o mayor que 8. Cuando los cationes forman complejos de mayor constante de estabilidad pueden ser valorados con detección adecuada del punto final, aún en disoluciones ácidas.
Constante de estabilidad.

A medida que sea más estable el complejo que forma el ión metálico con el agente complejante, mayor será la constante de estabilidad y más cuantitativa será la reacción. Como resultado de ello, se obtendrá un mayor salto brusco en los alrededores del punto de equivalencia de la valoración.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 203

En cuanto a las constantes efectivas (condicionales) de los complejos; es aconsejable que sean mayores o iguales que 107 para obtener resultados satisfactorios. Los complejos cuyas constantes efectivas sean menores, se consideran muy poco estables y resultan de poca utilidad en el análisis volumétrico.
Agentes complejantes auxiliares.

Muchas valoraciones con EDTA se complican, por la tendencia del catión que se valora, a formar óxidos hidratados o hidróxidos al pH que es necesario mantener para detectar adecuadamente el punto final de las mismas. En tal caso se requiere de un agente complejante auxiliar para mantener este catión en disolución, particularmente, en las primeras etapas de la valoración. Por ejemplo, altas concentraciones de amoníaco y cloruro de amonio proporcionan un medio buffer de pH adecuado para la valoración del ion Zn(II), y a la vez, el amoníaco evita la precipitación del hidróxido de zinc, mediante la formación de los complejos aminados. Sin embargo, los agentes complejantes auxiliares disminuyen la magnitud del salto brusco en la medida que aumentan sus concentraciones y por lo tanto, éstas deben mantenerse en el mínimo requerido para prevenir la precipitación del catión que se desea valorar.

6.6. INDICADORES COMPLEJOMÉTRICOS
En general, los indicadores que se usan en complejometría pueden clasificarse como indicadores directos e indirectos. Dentro de los primeros se encuentran los indicadores metalocrómicos y los indicadores incoloros. Por su mayor aplicación, sólo se hará referencia a los indicadores metalocrómicos. En general, estos indicadores son colorantes orgánicos que forman quelatos, intensamente coloreados, con los iones metálicos, siendo perceptibles al ojo humano en concentraciones mínimas de entre 10-6 y 10-7 mol/L. Para ser utilizados en complejometría, los indicadores deben cumplir los siguientes requisitos: 1. El complejo metal-indicador debe ser menos estable que el complejo metal-EDTA. Es aconsejable que la constante condicional del complejo metal-EDTA sea 104 veces mayor que la constante condicional del complejo metal-indicador (aunque en algunos textos se plantea que esta última puede ser hasta 10 veces mayor que la primera). 2. El complejo metal-indicador debe tener un color diferente al del indicador libre. 3. El complejo metal-indicador debe tener un color intenso, de modo que sólo sea necesario añadir una pequeña cantidad del mismo. 4. El indicador debe formar complejo únicamente con el metal que se está valorando, de modo que los demás metales no interfieran en la valoración, a menos que tal interferencia pueda ser anulada de alguna forma. 5. La reacción entre el complejo metal-indicador y el EDTA debe ser muy rápida con vistas a lograr un inmediato cambio de color en el punto de equivalencia. 6. El indicador y el complejo formado con el catión deben ser solubles en agua. No son muchos los indicadores que reúnen estas condiciones. Entre los más utilizados se encuentran el negro de eriocromo T y la murexida, además del pirocatecol violeta, pirogagol rojo, xilenol naranja, ditizona, galocianina y el hidroxinaftol azul, entre otros. La mayoría de los colorantes que sirven como indicadores de iones metálicos también actúan como indicadores ácido-base y desarrollan colores que se parecen a los de sus quelatos. Estos indicadores sólo son útiles en intervalos de pH donde la competencia con el ión hidronio no enmascara la reacción con el catión que se analiza.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 204

El negro de eriocromo T es un indicador complejométrico, ampliamente utilizado, que presenta tales propiedades, y cuya estructura es la siguiente:
OH
-

O3S

N=N

Negro de Eriocromo T (H2In )

-

NO2

La fórmula abreviada que usualmente se emplea para este indicador es H2In-. La disociación de este colorante conduce a valores de pK1 = 6,3 y pK2 = 11,5. Así, el negro de eriocromo T es rojo, a valores de pH menores que 6,3; azul, a valores entre 7 y 11; y amarillo naranja, por encima de 11,5. Es decir, el color del indicador depende de la concentración hidrogeniónica y presenta el siguiente equilibrio ácido-base:
H2InRojo pK1= 6.3

HIn2- + H+
Azul

In3- + H+
pK2= 11.5 Naranja

La detección del punto final de una valoración con el empleo de indicadores metalocrómicos, como el negro de eriocromo T, se produce como se explica a continuación. Considérese que se valora un ion metálico M2+ con disolución de sal disódica de EDTA (edetato de sodio). Antes de comenzar la valoración, se añade una pequeña cantidad del indicador a la disolución que contiene los iones M2+, una mínima cantidad de los cuales formará un complejo rojo con el indicador (MIn-), según:

Al comenzar la valoración, el EDTA añadido va formando el complejo con el ion metálico libre M2+ (no complejado con el indicador). Al agotarse el M2+ libre, un ligero exceso de EDTA produce la ruptura del complejo MIn-, desplazando del mismo al indicador, el cual queda entonces en su forma libre (azul) indicando que se ha alcanzado el punto final de la valoración. La reacción de desplazamiento se puede escribir:

Debe recordarse que uno de los requisitos que deben cumplir los indicadores metalocrómicos es que formen un complejo metal-indicador menos estable que el complejo metal-EDTA. Ese requisito es el que garantiza que se produzca la reacción de desplazamiento mencionada, con la consecuente detección del punto final de la valoración. El negro de eriocromo T forma complejos rojos con más de dos docenas de cationes, pero sólo unos pocos poseen estabilidad apropiada para la detección del punto final. Este indicador se emplea usualmente para determinar Zn2+,Ca2+ y Mg2+ a pH entre 7 y 11. Sin embargo, los complejos que forma con Cu2+, Ni2+,Co2+,Fe3+ y Al3+ son tan estables que lo excluyen como indicador, al imposibilitar la detección correcta del punto final. Es por esta razón que, cuando se determina la dureza total del agua con EDTA empleando negro de eriocromo T como indicador, se debe eliminar la interferencia de los últimos iones mencionados, adicionando ión cianuro (CN-) u otro agente enmascarante.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 205

Las constantes de estabilidad de los complejos formados entre el negro de eriocromo T y algunos cationes metálicos se muestran en la tabla 6.3.
Tabla 6.3. Logaritmos de las constantes de formación o estabilidad de los complejos de negro de eriocromo T con algunos metales, a temperatura ambiente y diferentes valores de pH. pH 7 Log K1 Log K1 Log K1 Log K2 Para Ca Para Mg Para Zn Para Zn 8 9 10 11 12

0,85 2,45 8,4 11,0

1,85 3,45 9,4 13,0

2,85 4,45 10,40 15,00

3,84 5,44 11,40 17,00

4,74 6,34 12,3 18,8

5,27 6,87 -

El indicador negro de eriocromo T es inestable en disoluciones acuosas y por ello se emplea en forma sólida, en relación 1:200 con cloruro de sodio. Otro indicador complejométrico usualmente empleado en las valoraciones con EDTA, es la murexida. Esta es una sal del ácido purpúrico (purpurato de amonio), cuyo anión monovalente posee la siguiente estructura:
O HN N O O
Murexida (purpurato de amonio)

H N

ONH4

O

H N NH

O

La disolución de murexida es de color rojo violeta hasta pH = 9 y se torna violeta al aumentar la alcalinidad, siendo azul violeta por encima de pH = 11. Esto es causado por la disociación de protones del grupo imida. La reacción de equilibrio es la siguiente:
H4 InRojo pK1= 9.2

H3 In2- + H+
Violeta pK2= 10.9

H2 In3- H+ +
Azul

La murexida en disoluciones fuertemente alcalinas forma un complejo rojo violeta con calcio y complejos amarillos con níquel, cobre y cobalto. Los complejos son más débiles que los que forman con el EDTA, por lo que el cambio de color es bien marcado en el punto final.

Las disoluciones acuosas de murexida son poco estables, por lo tanto, es recomendable usarla en forma sólida, mezclada con cloruro de sodio en la proporción de 1:100. La murexida es un excelente indicador para la valoración complejométrica de cobre y níquel en disolución amoniacal. En una disolución de hidróxido de sodio la murexida es apropiada como indicador para el calcio, aunque en este caso el cambio de color no es del todo apropiado.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 206

Las constantes de estabilidad de los complejos formados entre la murexida y algunos cationes metálicos aparecen en la siguiente tabla 6.4.
Tabla 6.4. Logaritmos de las constantes de estabilidad de los complejos formados entre la murexida y algunos metales, a temperatura ambiente y diferentes valores de pH. pH 4 Log K1 Para Ca Log K1 Para Ni Log K1 Para Cu 5 6 7 8 9 10 11 12 13

2,6 4,6 -

2,6 4,6 5,0

2,6 4,6 6,4

2,6 5,2

2,8 6,2

3,4 7,8

4,0

4,6

5,0

5,0 -

9,3 10,3 11,3

8,2 10,2 12,2 13,6 15,8 17,9

6.7. MÉTODOS DE VALORACIÓN CON EDTA.
Las disoluciones de EDTA se pueden emplear para valorar iones metálicos por diferentes procedimientos. A continuación se consideran los más comunes.
Valoración directa.

Reilley y Barnard enumeran 40 elementos que pueden ser valorados por valoración directa con EDTA usando indicadores metalocrómicos para la detección del punto final. Las valoraciones directas se limitan a aquellas reacciones para las que existe un indicador que permite detectar el punto final y para aquellos iones metálicos que reaccionan rápidamente con EDTA. Si el método directo no puede ser utilizado, el análisis se puede realizar mediante una valoración por retroceso o una valoración por desplazamiento.
Valoración por retroceso.

Las valoraciones por retroceso son útiles para el análisis de cationes que, aunque forman complejos estables con el EDTA, no pueden ser valorados directamente por no disponerse de un indicador adecuado, o porque el complejo que se forma entre el indicador y el ión metálico es tan estable, que no permite la detección adecuada del punto final. Las valoraciones por retroceso también son útiles cuando las muestras contienen aniones que pueden formar precipitados poco solubles con el ión metálico que se valora, en las condiciones del análisis; el exceso de EDTA garantiza que el catión se mantenga en la disolución (complejado). Cuando se realiza una valoración complejométrica por retroceso se añade un exceso conocido de disolución de EDTA y el sobrante se valora con una disolución patrón de iones magnesio (Mg2+) o zinc (Zn2+), utilizando negro de eriocromo T como indicador. El complejo que se forma entre el catión que se analiza y el EDTA debe ser más estable que el complejo magnesio-EDTA o zinc-EDTA, para evitar su desplazamiento por los iones magnesio(II) o zinc(II).
Valoración por desplazamiento.

La valoración por desplazamiento es un método de valoración indirecto, particularmente empleado en complejometría. Se utiliza cuando no se dispone del indicador adecuado para el ión metálico que interesa valorar, o cuando el metal precipita al pH al que ha de mantenerse la valoración. En este método indirecto, la muestra se trata primero con un exceso aproximado de una disolución del complejo Mg-EDTA (o Zn-EDTA). Si el catión que se analiza (M2+) forma un complejo con el EDTA más estable que el formado por este último con los iones Mg2+ (o

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 207

Zn2+), tiene lugar el desplazamiento de los iones magnesio del complejo, por los iones M2+, presentes en la disolución, según la siguiente reacción: MgY2- + M2+ MY2- + Mg2+ Entonces, se valora el magnesio liberado con una disolución patrón de EDTA. La cantidad de sustancia de Mg2+ libre en la disolución que se valora, será igual a la cantidad de sustancia del ión M2+ presentes, inicialmente, en la misma.

6.8. APLICACIONES DE LA COMPLEJOMETRÍA EN EL ANÁLISIS DE SUSTANCIAS DE INTERÉS FARMACÉUTICO
Las aplicaciones de la complejometría en el análisis farmacéutico se reducen a aquellas sustancias que presentan iones metálicos que forman complejos con el EDTA. Como ejemplos de tales sustancias se encuentran varios compuestos de zinc, como el acetato, acexamato, estearato, cloruro, sulfato y óxido; la cisteína y su hidrocloruro, los hidróxidos de aluminio y magnesio, cloruro de calcio, lactato de calcio, gluconato de calcio, entre otras.

6.9. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. Diovon es uno de los nombres comerciales de la suspensión oral de aluminio y magnesio y su forma de presentación es en frascos de 120 mL. Su composición, por cada 5 mL de suspensión, es la siguiente: Hidróxido de aluminio…..... 200 mg Hidróxido de magnesio...... 200 mg Dimeticona………………… 25 mg En el control de calidad se establece que el contenido de los hidróxidos debe encontrarse entre el 90 y el 110 % de la cantidad declarada, respectivamente, determinados según las siguientes técnicas:
Determinación de Al(OH)3

Transferir un volumen exacto de la suspensión, previamente homogeneizada, equivalente a 1200 mg de Al(OH)3, a un vaso de precipitados. Añadir 20 mL de agua, agitar y agregar, lentamente, 10 mL de HCl 3N. Calentar ligeramente si es necesario para lograr una completa disolución. Enfriar y filtrar cuantitativamente a un volumétrico de 200 mL y completar hasta volumen final. Transferir 10 mL de la disolución anterior a un erlenmeyer, añadir 20 mL de agua, 25 mL de disolución de EDTA 0,05 N, 10 mL de disolución buffer ácido acético-acetato de amonio (pH = 4,62) y calentar hasta cerca del punto de ebullición durante 5 minutos. Enfriar y añadir 2 mL de solución indicadora de ditizona. Valorar con ZnSO4 0,05 N hasta detectar cambio de color en la disolución. Realizar una determinación en blanco y hacer las correcciones necesarias. Cada mL de EDTA 0,05 N equivale a 3,900 mg de Al(OH)3.
Determinación de Mg(OH)2

Preparar la disolución de la muestra como se describe en el ensayo anterior. Transferir 10 mL de la disolución de la muestra a un erlenmeyer, añadir 30 mL de agua destilada y 20 mL de trietanolamina y agitar. Añadir 10 mL de disolución buffer de amoníaco-cloruro de amonio y una pizca de negro de eriocromo T. Enfriar la disolución entre 3 y 40C, por inmersión en un baño de hielo y valorar con disolución de EDTA 0,05 N hasta punto final azul. Realizar una determinación en blanco y hacer las correcciones necesarias. Cada mL de EDTA 0,05N es equivalente a 2,916 mg de Mg(OH)2.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 208

Las técnicas descritas se aplicaron en un laboratorio para el control de calidad de un lote de Diodon, recientemente importado, y para los cálculos correspondientes se dispuso de los siguientes datos:
− − − − − −

C (EDTA/1) = 0,0510 N C (Zn SO4/1) = 0,0497 N volumen de valorante consumido en la determinación de Mg(OH)2 = 19,2 mL volumen consumido por el blanco correspondiente = 0,1 mL volumen de valorante consumido en la determinación de Al(OH)3 = 9,6 mL volumen consumido por el blanco correspondiente = 24,5 mL

a) ¿Qué volumen de suspensión se requiere tomar para preparar la disolución de la muestra? b) ¿Para qué se añade el buffer en cada una de las técnicas? c) ¿Cómo debió procederse para preparar 250 mL de la disolución de EDTA y para estandarizarla con la disolución de ZnSO4 preparada? Proponga los datos que sean necesarios para desarrollar o ejemplificar, adecuadamente, su explicación. d) Calcule los contenidos de ambos principios activos en la muestra y analice si el lote está apto o no para el consumo. e) Explique por qué cambia el color de la disolución en el punto de equivalencia y describa los cambios que se producirán en las respectivas determinaciones, teniendo en cuenta la información que se suministra en el siguiente cuadro:
Negro de eriocromo T

Forma libre: azul Forma complejada: rojo

Ditizona

Forma libre: violeta verdoso Forma complejada: rosado

f) Analice la posibilidad de utilizar la disolución de EDTA, sin estandarizar, en cada una de los procedimientos descritos. 2. Para determinar la pureza de una materia prima de carbonato de calcio, un analista pesa exactamente 200 mg de la misma, previamente secados a 200 ºC durante 4 horas, y los transfiere a un vaso de precipitados. Añade unos mL de agua para humedecer la masa pesada y posteriormente HCl 3 N, lentamente, hasta disolver completamente el sólido. Esta disolución la trasvasa a un erlenmeyer y añade 20 mL de agua destilada, 15 mL de NaOH 1 N y 300 mg de hidroxinaftol azul. Realiza la valoración con disolución de EDTA 0,1130 M hasta que la disolución se torna azul. El promedio de los volúmenes consumidos en tres determinaciones fue de 18,2 mL. Al preparar el blanco, cuando añade el indicador, y sin comenzar la valoración, decide que el volumen de valorante consumido por el mismo es igual a 0 mL. a) ¿Para qué se añade la disolución de NaOH? b) ¿Cómo se prepara el blanco? Explique por qué el analista consideró que el ensayo en blanco no consume valorante alguno. c) Determine la pureza de la materia prima. 3. El Brocalcín es un granulado que se utiliza como sedante depresor del sistema nervioso central (SNC). Su principio activo es el bromogalactogluconato de calcio (Ca-BGG) en una proporción de 0,4 g del mismo por gramo de granulado.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 209

Para determinar el contenido de principio activo en un lote de Brocalcín, un analista pesa exactamente una masa de granulado equivalente a un gramo de principio activo y la disuelve en 50 mL de agua destilada. Trasvasa cuantitativamente este volumen a un volumétrico de 250 mL y completa hasta el aforo con el mismo disolvente. Extrae una alícuota de 50 mL y la diluye hasta un volumen de 100 mL. Toma 25 mL y los trasvasa a un erlenmeyer, añade 15 mL de disolución de NaOH 1 N y 300 mg de hidroxinaftol azul. Realiza la valoración con una disolución de EDTA 0,0480 N hasta la aparición de una coloración azul en la disolución valorada. Si después de realizados los cálculos el analista obtuvo que cada gramo de granulado contiene 384 mg de principio activo, ¿qué volumen de agente valorante se consumió en la valoración? 4. Las tabletas de gel de hidróxido de aluminio (Al(OH)3) son indicadas para el tratamiento de la hiperacidez gástrica. Para la determinación del contenido del principio activo en las mismas debe seguirse el siguiente procedimiento: Pesar y pulverizar finamente no menos de 20 tabletas. Pesar exactamente una porción del polvo equivalente a 1,2 g de hidróxido de aluminio, añadir 15 mL de ácido clorhídrico 3N y calentar hasta total disolución. Diluir con agua hasta aproximadamente 100 mL, mezclar y filtrar cuantitativamente hacia un volumétrico de 500 mL, lavando el filtro con agua. Diluir con agua hasta el volumen total y mezclar. Tomar 20 mL de esta disolución y trasvasarlos a un erlenmeyer de 250 mL, añadiendo en el orden en que se mencionan y con agitación continua: 25,0 mL de disolución patrón de edetato de sodio 0,05 M y 20 mL de buffer ácido acético-acetato de amonio. Calentar hasta cerca del punto de ebullición por 5 minutos. Enfriar y añadir 50 mL de alcohol y 2 mL de disolución de ditizona. Titrar con disolución de sulfato de zinc 0,05 M hasta la aparición de un color rosado brillante. Realizar una determinación en blanco sustituyendo los 20 mL de la disolución de la muestra por 20 mL de agua. Cada mL de disolución valorante de edetato de sodio 0,05 M es equivalente a 3,90 mg de Al(OH)3. Preparación de la disolución buffer: Disolver 320 g de acetato de amonio en 500 mL de agua, añadir 5 mL de ácido acético glacial, diluir con agua a 1000,0 mL y mezclar. Esta disolución tiene un pH entre 5,9 y 6,0. Preparación de la disolución del indicador: Disolver 25,6 mg de ditizona en 100 mL de alcohol. Almacenar en frío y utilizarla dentro de los dos meses siguientes a partir de la fecha de preparación. a) Diga si la masa de las 20 tabletas que se toma como muestra y la del polvo equivalente a 1,2 g de hidróxido de aluminio, que se toman para desarrollar el procedimiento descrito deben ser pesadas en balanza analítica o técnica. Justifique su respuesta en ambos casos. b) Si se realiza incorrectamente el enrase de los 500 mL de la disolución de la muestra: b-1) ¿Cómo influiría ello en los resultados que se obtengan? b-2) ¿Cómo clasificaría el error cometido? b-3) ¿Cómo debe procederse una vez cometido ese error de enrase? c) Discuta si la disolución de edetato de sodio debe ser, necesariamente, una disolución patrón. d) ¿Por qué debe añadirse el buffer de pH 5,9 - 6,0 y calentarse la disolución después de añadir el edetato de sodio, manteniendo la agitación? e) ¿Cómo deben ser medidos los 20 mL de la disolución de la muestra, los 50 mL de alcohol y los 2 mL de la disolución de ditizona? Argumente cuidadosamente su respuesta.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 210

f)

¿Por qué se indica añadir un volumen exacto (25,0 mL) de disolución de edetato de sodio?

g) ¿Por qué se da el titre para el Al(OH)3 y el edetato de sodio si el agente valorante es el sulfato de zinc? h) Diga si la masa de ditizona, necesaria para preparar los 100 mL de la disolución del indicador, debe ser pesada exacta o aproximadamente. Argumente su respuesta. i) j) ¿Ocasionaría los mismos inconvenientes que los analizados en el inciso b, la realización incorrecta del enrase al preparar la disolución del indicador? Justifique. Conociendo que el contenido de Al(OH)3 debe encontrarse entre el 90 y el 110 % de la cantidad declarada por el fabricante, explique, basándose en los planteamientos matemáticos correspondientes, cómo procedería para determinar si el contenido de principio activo en la muestra analizada cumple con el criterio anterior, si se dispone de los siguientes datos: m T = masa de polvo tabletas (que debe contener 1,2 g de principio activo) c (E)p = concentración práctica de la disolución patrón de EDTA c (Z)p = concentración práctica de la disolución patrón de ZnSO4 VZ b = volumen de la disolución de ZnSO4 consumido en la valoración del blanco VZ m = volumen de la disolución de ZnSO4 consumido en la valoración de disolución 5. Para evaluar la dureza del agua con vistas a su posible utilización con fines industriales, se realizó la determinación de Ca(II) y Mg(II) mediante una valoración con EDTA. Para ello se tomaron 20 mL de muestra, se le añadieron 15 mL de NaOH 1 N, 5 mL de trietanolamina y 100 mg de hidroxinaftol azul. Se valoró con EDTA 0,0472 M para determinar la presencia de Ca(II), conociendo que 1 mL de EDTA 0,05 M equivale a 2,016 mg de Ca(II). A una segunda alícuota de 20 mL de muestra se le añadieron 10 mL de buffer NH4Cl-NH4OH, 5 mL de trietanolamina y 300 mg de negro de eriocromo T, valorándose conjuntamente el Ca(II) y el Mg(II) presentes en la disolución. Se conoce que 1 mL de EDTA 0,05 M es equivalente a 1,2 mg de Mg(II). a) ¿Cuál es el método volumétrico utilizado y cuál su fundamento? b) ¿Qué requisitos deben cumplir los indicadores para que puedan ser empleados en este tipo de volumetría? c) ¿Qué compuesto químico se conoce como EDTA y cuáles son sus principales características y ventajas como valorante en el análisis volumétrico? d) ¿Por qué se pueden valorar únicamente los iones Ca(II) en la primera valoración? e) ¿Por qué es tan importante el control del pH cuando se utiliza el EDTA como valorante? f) Esboce la curva correspondiente a cada una de las valoraciones planteadas y explique qué importancia presentan para el diseño del procedimiento a seguir en cada caso. g) Diga si los 10 mL de muestra deben ser tomados exactamente o no. Justifique. h) ¿Por qué es necesario añadir la trietanolamina? i) j) ¿Cómo actúa el indicador en cada una de las valoraciones? Calcule el contenido de cada uno de los iones (en ppm), si la valoración de la primera alícuota consumió 0,8 mL de la disolución patrón de EDTA y la segunda, 1,5 mL.

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 211

6. Para el análisis de la materia prima de aminoacetato de dihidroxialuminio, la norma cubana plantea el siguiente procedimiento analítico: Transferir alrededor de 4 g del principio activo, exactamente pesados, a un vaso de precipitados de 150 mL, añadir 15 mL de ácido clorhídrico 3N y calentar, si es necesario, para completar la disolución. Transferir cuantitativamente la disolución a un volumétrico de 500 mL, enrasar y mezclar. Trasvasar 25 mL de esta disolución a un erlenmeyer de 250 mL y añadir, con agitación continua, 50 mL de EDTA 0,05 M y 20 mL de buffer ácidoacético-acetato de amonio, 50 mL de alcohol y 2 mL de disolución de ditizona 0,25 mg/mL. Titrar con disolución patrón de sulfato de zinc 0,05 M hasta que el color cambie de violeta-verdoso a rosado. Hacer la determinación del blanco, sustituyendo los 20 mL de la disolución de la muestra, por 20 mL de agua y hacer cualquier corrección necesaria. Cada mL de disolución de EDTA 0,1 M es equivalente a 13,51 mg de C2H6AlNO4. Si la disolución de EDTA empleada fue 0,0500 N y al concluir las valoraciones de la alícuota de la disolución de ensayo y del blanco, fueron consumidos 18,5 y 49,5 mL de sulfato de zinc 0,0500 M, respectivamente: a) Calcule la cantidad de sustancia y la cantidad de sustancia de equivalentes de EDTA añadida a la alícuota de la disolución de la muestra tomada para la valoración. b) Calcule la cantidad de sustancia de EDTA que reaccionó con el ZnSO4 en la valoración del blanco. c) Justifique por qué son diferentes los valores obtenidos en los incisos a y b. d) Calcule la cantidad de sustancia de sulfato de zinc consumida en la valoración de alícuota tomada. e) Calcule la cantidad de sustancia EDTA que reaccionó con el analito. f) Calcule, utilizando el titre, la masa de analito que reaccionó con el EDTA. g) Calcule, sin hacer uso del titre, la masa de analito que reaccionó con el EDTA. h) Calcule la masa de analito presente en la disolución de ensayo. i) Calcule el % de pureza de la materia prima y compárelo con la norma que establece que el mismo debe encontrarse entre 98% y 105%, considerando que se partió de una masa de muestra de 4,2603 g. 7. Una disolución contiene 1,694 mg de CoSO4 por mL. Calcule: a) El volumen de disolución de EDTA 0,0086 M necesario para valorar una alícuota de 25 mL de esa disolución. b) El volumen de disolución de ZnSO4 0,0094 N necesario para valorar el exceso de reactivo tras añadir 50 mL de la disolución de EDTA 0,0086 M, a una alícuota de 25 mL de esa disolución. c) El volumen de la disolución de EDTA 0,0086 M necesario para valorar el Zn(II) desplazado por el Co(II), después de la adición de un exceso no medido de una disolución de ZnY 2- , a una alícuota de 25 mL de disolución de sulfato de cobalto. Reacción: Co 2+ + ZnY 2CoY 2- + Zn 2+ d) Identifique el método de valoración a que corresponde cada uno de los incisos anteriores. Justifique su respuesta. 8. Se desea cuantificar el carbonato de calcio presente en el granulado de igual nombre, para uso infantil, el cual debe contener 40±1 % del principio activo, según la norma cubana vigente. Para ello, se debe seguir el siguiente procedimiento:

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 212

Se pesan 5 g del granulado y se disuelven en 250 mL de agua. De esta disolución se toman 25mL y se completan hasta 100 mL. Posteriormente, se extrae una alícuota de 20 mL y se trasvasa a un erlenmeyer, al que se añaden 25 mL de disolución de EDTA 0,1 M, 5 mL de amoníaco y una pizca de negro de eriocromo T. Se valora con sulfato de zinc 0,1 M. Se realiza un ensayo en blanco y se hacen las correcciones necesarias. Se conoce que 1 mL de la disolución de EDTA 0,1 M equivale a 10,08 mg de CaCO3. a) Diga con qué objetivo se realiza la valoración del blanco y cómo debe ser el volumen consumido en ella en relación con el que consume la disolución de ensayo. b) Compruebe, matemáticamente, si es posible aplicar exactamente el procedimiento descrito para realizar el análisis cuantitativo de un granulado para uso adulto, el cual debe contener 80±1 % de carbonato de calcio. 9. El ión bismuto III puede determinarse indirectamente mediante la valoración, con EDTA, del ión Zn 2+ producido en la reacción: 3 Zn(Hg) + 2 Bi 3+ 3 Zn 2+ + 2 Bi(Hg) Para la determinación del contenido de Bi(III) en tabletas, que se indican para el tratamiento de úlceras pépticas, se deben pulverizar 20 tabletas, triturarlas y disolver la masa correspondiente a 10 de ellas, aproximadamente 100 mL de agua. Posteriormente, debe tratarse la disolución con amalgama de zinc y diluirse hasta 250 mL. a) Identifique el método volumétrico y el método de valoración que se describen en esta técnica. b) Calcule el contenido de BiONO3 en cada tableta, expresado en mg, si para el control de calidad de un lote de tabletas se partió de una masa de 11,0000 g del polvo, equivalente a 10 tabletas, y una alícuota de 50 mL de la disolución de ensayo consumió 41,73 mL de EDTA 0,0044 M. 10. El talio (III) presente en una muestra de 9,7600 g de veneno de roedores se trató con un exceso no medido de una disolución de Mg-EDTA. La reacción que se produce es la siguiente: Tl 3+ + MgY 2Tl Y+ Mg 2+ La valoración de Mg 2+ liberado necesitó 13,34 mL de EDTA 0,0356 M. Calcule el porcentaje de Tl2SO4 en la muestra. 11. Para analizar un lote de inyectable de gluconato de calcio (C12H22CaO14), se vacía el contenido de 25 ámpulas, se toma una alícuota de 20 mL y se lleva a un volumen final de 100 mL. De esta disolución se toman 25 mL a los cuales se les adicionan 15 mL de disolución de NaOH 0,1 mol/L, 10 mL de agua y 300 mg de hidroxinaftol azul. La valoración se realiza con EDTA de concentración de cantidad de sustancia 0,0516 mol/L, consumiéndose 20 mL de valorante. Paralelamente se valora un blanco el cual consume 2,0 mL de valorante. a) ¿Qué método volumétrico se ha aplicado? Justifique. b) ¿Por qué puede utilizarse este método volumétrico en el análisis del gluconato de calcio? c) Explique cómo funciona el indicador utilizado en esta técnica. d) Calcule el % m-v del principio activo en el inyectable. e) Explique cómo influirán en el resultado obtenido, la realización de las siguientes variaciones experimentales: e-1) No añadir agua a la disolución a valorar e-2) Utilizar una disolución de EDTA 0,0534 M

Capítulo 6. Volumetría de formación de complejos/ 213

e-3) No realizar el ensayo en blanco e-3) Tomar 20 mL de la disolución de la muestra. e-4) Permitir la presencia de burbujas de aire en la punta de la bureta e-5) Medir los 20 mL del inyectable con probeta e-6) Extraer con una pipeta el volumen de líquido que sobrepasa el enrase del volumétrico de 100 mL en el que se preparó la disolución de la muestra, porque no se pudo realizar un enrase adecuado. e-7) La adición involuntaria de una gota de valorante una vez observado el cambio de color.
Datos:

M (Al(OH)3/1) = 78,00 g/mol M (Mg(OH)2/1) = 58,32g/mol M (EDTA/1) = 372,24 g/mol (sal disódica dihidratada) M (Ca-BGG/1) = 178 g/mol M (CaCO3) = 100,09 g/mol M (Al2O3) = 101,96 g/mol M (C2H6AlNO4) = 135,10 g/mol M (CoSO4) = 154,99 g/mol M (BiONO3) = 286,98 g/mol M (Tl2SO4) = 504,80 g/mol M (C12H 22CaO14) = 430,37 g/mol

Algunas respuestas

1. a) 30 mL, c) pesar 1,86 g, d) 189,3 mg de Mg(OH)2 / 5 mL de suspensión, 94,68 % de la cantidad declarada; 192,7 mg de Al(OH)3 por cada 5 mL de suspensión; 96,25 % de la cantidad declarada 2. c) 102,92 % 3. 5,6 mL 5. j) Ca2+ = 76,1 ppm, VEDTA para Mg2+ = 0,7 mL, Mg2+ = 39,65 ppm 6. i) 99,30% h) 4,1881 g 7 a) 31,8 mL, b) 16,7 mL, c) 31,8 mL 8. b) Sí es posible, porque el EDTA añadido (0,0025 mol) es suficiente para reaccionar con el fármaco presente en el granulado al 80% (7,992 x 10-4 mol) 9. b) 263,4 mg 10. 2,46 % 11. d) 7,99 %

Capítulo 7
Volumetría de oxidación - reducción
7.1. FUNDAMENTOS GENERALES DE LA VOLUMETRÍA DE OXIDACIÓN REDUCCIÓN
La volumetría de oxidación-reducción, también conocida como volumetría redox, se basa en reacciones que llevan implícita una transferencia de electrones entre dos sustancias, una de las cuales se reduce (acepta electrones), mientras que la otra, simultáneamente, se oxida (cede electrones). La sustancia que se reduce o acepta electrones se denomina agente oxidante, y la que se oxida o cede electrones, agente reductor. Los métodos volumétricos basados en procesos de oxidación-reducción son más numerosos y diversos que los basados en cualquier otro tipo de reacción. En su forma más sencilla, una reacción de oxidación-reducción se puede escribir: Red1 + Oxi2 Oxi1+ Red2 en la cual las especies que reaccionan están identificadas como 1 y 2 y las abreviaturas Red y Oxi, representan las formas reductoras y oxidante de tales especies, respectivamente. El equilibrio de una reacción de oxidación-reducción esta determinado por la facultad que tienen los reaccionantes de donar o aceptar electrones. Si se considera la mezcla de un oxidante fuerte (Oxi2), con alta capacidad para aceptar electrones, con un reductor fuerte (Red1), con alta disposición para cederlos, al alcanzarse finalmente el equilibrio, la formación de los productos de reacción (Oxi1 y Red2) estará ampliamente favorecida. Por supuesto, una reacción menos completa ocurrirá cuando esta capacidad de las sustancias reaccionantes para aceptar o ceder electrones sea menor o no se encuentre tan favorecida.

7.1.1. Semirreacciones de oxidación - reducción
A menudo, es útil desglosar una ecuación de oxidación-reducción en dos semirreacciones, una de las cuales describe el proceso de oxidación y la otra, el proceso de reducción. Considérese por ejemplo, la ecuación para la oxidación de los iones hierro (II) por los iones permanganato, en una disolución ácida:
5 Fe 2+ + MnO - + 8H + 4 5 Fe 3 + + Mn 2 + + 4H 2 O

Las dos semiecuaciones serían:
− MnO 4 + 8H + + 5e

Mn 2+ + 4H 2 O

5 Fe 2 +

5Fe3+ + 5e

Estas ecuaciones muestran claramente que el ion permanganato es el agente oxidante, al ganar electrones y reducirse a ion Mn2+ ; mientras que el ion Fe2+ es el agente reductor, al ceder electrones y oxidarse a Fe3+. Obsérvese que, antes de sumar las dos semiecuaciones, fue necesario multiplicar la segunda por cinco pues, si bien el hierro(II) cede sólo un electrón para oxidarse a hierro(III), el anión permanganato necesita ganar cinco electrones para reducirse a manganeso(II), al cambiar su número de oxidación de +7 hasta +2. Esto significa que un mol de permanganato requiere cinco moles de hierro(II) para completar la reacción. Por tales razones, en esta reacción el número de equivalencia del permanganato es cinco, mientras que el del hierro(II), es uno. Debe recordarse que, en los procesos de oxidaciónreducción el número de equivalencia puede inferirse del número de electrones ganados o cedidos por una especie dada, es decir, del cambio en su número de oxidación. Así, las masas molares del equivalente, para los iones permanganato y hierro(II) serán, respectivamente,:
214

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 215

 MnO 4 − M  5 
 Fe 2+ M  1 

 118,936 g/mol = = 23,75 g/mol  5 

 55,845 g/mol = = 55,84 g/mol  1 

La magnitud de la transferencia electrónica puede ser medida, y los valores de esta medición resultan muy útiles, porque permiten asignar valores numéricos a la constante de equilibrio de una reacción de oxidación-reducción. Ahora bien, para poder comprender adecuadamente los principios que rigen la volumetría redox, resulta imprescindible comentar algunos conceptos, términos y procesos electroquímicos.

7.1.2. Reacciones de oxidación-reducción en celdas electroquímicas
Las reacciones de oxidación-reducción pueden ser el resultado de una transferencia directa de electrones de un dador a un aceptor. Así, si se sumerge zinc metálico en una disolución que contenga sulfato de cobre, los iones cobre(II) migran hacia la superficie del zinc y se reducen a cobre metálico Cu2+ + 2e Zn (S) Cu (S) Zn2+ + 2e a la vez que se oxida una cantidad equivalente de zinc a Zn2+ La ecuación global se obtiene sumando las dos semirreacciones:
Zn (s) + Cu Red1
2+

Zn

2+

+

Cu (s) Red2

Oxi2

Oxi1

Un aspecto interesante de muchas reacciones de oxidación-reducción es que las dos semirreacciones que la constituyen se pueden llevar a cabo en zonas que están aisladas físicamente una de otra. Por ejemplo, la figura 7.1 muestra como las semirreacciones que se acaban de considerar, pueden producirse en compartimientos separados, constituyendo en conjunto lo que se conoce como pila o celda electroquímica.

Figura 7.1. Celda electroquímica

El compartimiento de la izquierda contiene una lámina de zinc sumergida en una disolución de sulfato de zinc; el de la derecha, cuenta con una lámina de cobre en una disolución de sulfato de cobre. Un conductor externo proporciona un medio por el cual los electrones se transfieren desde el zinc al cobre. Sin embargo, este flujo de electrones no puede producirse

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 216

de manera significativa a menos que el desequilibrio de carga, creado por el movimiento de electrones, se pueda compensar; es decir, el movimiento de electrones del zinc al cobre crearía un exceso de iones positivos en la superficie del zinc que, por atracción electrostática, evitaría que continuase la migración de electrones. Similarmente, la disolución inmediatamente adyacente al cobre, se cargaría negativamente debido a la eliminación de los iones Cu2+. Sin embargo, estos desequilibrios de carga no ocurren, puesto que el disco poroso (que impide la mezcla de las dos disoluciones) proporciona una trayectoria por la cual los iones Zn2+ pueden circular desde la superficie en que se originan hasta el compartimiento que contiene los iones Cu2+ y el exceso de los iones SO42- puede moverse, desde la superficie del cobre, hasta la del zinc. El equilibrio que se establece en esta celda, es idéntico, en todos los aspectos, al descrito más arriba. Sin embargo, en este caso los electrones se transfieren de una especie a otra como una corriente eléctrica. La transferencia de electrones continuará hasta que las concentraciones de zinc(II) y cobre(II), alcancen los niveles que correspondan al equilibrio de la reacción: Zn (S) + Cu2+ Zn2+ + Cu (S) Una vez alcanzado ese equilibrio, ya no se observará un flujo neto de electrones, y la correspondiente corriente producida, bajará a cero. Es esencial tener presente que, tanto el proceso en su conjunto, como las concentraciones que existen en el equilibrio son totalmente independientes del camino que ha sido seguido para alcanzar el mismo; el cual pudiera estar caracterizado por un contacto directo entre los reaccionantes o por una reacción indirecta, como la representada en la figura 7.1. Es igualmente importante reconocer que la ecuación para la reacción y la constante numérica asociada a ella son también independientes del modo como se haya alcanzado la condición de equilibrio.

7.2. Potencial de electrodo
Debe recordarse que el potencial eléctrico absoluto de un electrodo aislado no se puede medir ya que, como se observa de la figura 7.1, el circuito exterior sólo nos da el valor del potencial que se desarrolla entre los dos electrodos. Es por ello que el potencial de un electrodo es relativo y está referido al de otro electrodo que sirve como patrón y con el cual se encuentra en contacto. Como potencial de electrodo se define, entonces, la diferencia de potencial generada por una pila formada por un electrodo de un elemento dado y el electrodo normal de hidrógeno, el cual se toma como referencia para medir todos los potenciales de electrodos. Al electrodo normal de hidrógeno se le asigna, por convenio, el valor de 0,00 V. Éste exhibe un comportamiento reversible, dando potenciales constantes y reproducibles en las condiciones experimentales dadas. Su construcción es sencilla y consta de una lámina de platino sumergida en una disolución de una actividad iónica de H+ constante (1 mol/L), que se mantiene saturada, haciendo burbujear hidrógeno gaseoso (H2), continuamente, a una presión del gas de 1 atmósfera (100 kPa) y temperatura de 298 K (figura 7.2.). La pila de la figura 7.2. ilustra la definición del potencial de electrodo para la semirreacción: Cu2+ + 2e Cu (S) La semipila de la derecha consiste en una lámina de cobre puro sumergida en una disolución 1M de Cu(II), mientras la semipila de la izquierda representa al electrodo normal de hidrógeno. Si la actividad del ion cobre en esta pila es igual a la unidad, se desarrolla un potencial de 0,334 V ocurriendo la reducción del Cu(II), actuando el cobre como cátodo, a expensas de la oxidación del hidrógeno (H2), que actúa como ánodo. La reacción espontánea que tiene lugar es: Cu2+ + H2 (g) Cu (S) + 2H+

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 217

Figura 7.2. Celda electroquímica para la medida del potencial de electrodo contra el electrodo normal de hidrógeno

El potencial medido en esta pila es por definición el potencial de electrodo de la semirreacción de reducción del cobre y expresa la capacidad de los iones Cu(II) de ganar electrones a las moléculas de H2,oxidándolas a iones H+. Teniendo en cuenta el convenio adoptado en 1953 por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC), que expresa: “el término potencial de electrodo se reservará exclusivamente para describir las semirreacciones de reducción”; al potencial del par Cu2+/Cu (S) se le asigna un signo positivo, de manera que: Cu2+ +2e Cu (S) E(Cu2+/Cu(s)) = + 0,334 V Ahora bien, si se sustituye la semipila Cu2+/Cu(s) por un electrodo de Zn sumergido en una disolución de iones Zn2+, con una actividad igual a la unidad, el potencial resultante será igual a 0,763 V. Sin embargo, a diferencia de la pila anterior, la reacción espontánea que tendrá lugar será: Zn (S) + 2H+ H2 (g) + Zn2+ Es decir en este caso, el Zn se oxida a Zn2+ (actuando como ánodo) a expensas de la reducción de los iones H+, por lo que el electrodo normal de hidrógeno actúa ahora como cátodo. Quiere decir que, el potencial medido de 0,763 V para el par Zn2+ /Zn es un potencial de oxidación más que un potencial de reducción, por lo que, para ser consecuente con el convenio de la IUPAC, se debe asignar al mismo un signo negativo, debiéndose escribir entonces: Zn2+ + 2e Zn(s) E(Zn2+/Zn(s)) = - 0,763 V Este valor de potencial expresa que el Zn2+ no es un buen agente oxidante, dado que su potencial de reducción es muy bajo. Es evidente, entonces, que el signo de un potencial de electrodo indicará si la reducción es espontánea o no, con respecto al electrodo normal de hidrógeno. Similarmente, cuando se acopla un electrodo de cadmio sumergido en una disolución 1 M de iones cadmio (II), al electrodo normal de hidrógeno, se forma una pila que genera un potencial de 0,403 V. Lo analizado para la pila formada por el electrodo de zinc con el electrodo normal de hidrógeno, es igualmente válido para la cual el electrodo de cadmio actúa como ánodo, siendo el potencial de reducción para el par Cd2+ /Cd(s) de – 0,403 V. Los potenciales de electrodo para las cuatro semipilas descritas pueden ordenarse de la siguiente forma:

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 218

Semirreacción

Potencial de electrodo

Cu + 2e 2H+ + 2e Cd2+ + 2e Zn2+ + 2e

2+

Cu(s) H2(g) Cd(s) Zn(s)

0,334 V 0,000 V − 0,403 V − 0,763 V

Las magnitudes de estos potenciales indican la fuerza relativa con que ocurre la reducción de las cuatro especies iónicas (fortaleza como agentes oxidantes). Por tanto, si se compara la facilidad con que se reducen, esas especies iónicas podrían ordenarse de la siguiente forma: Cu2+ > H+ > Cd2+ > Zn2+. Cuando todos los reaccionantes y productos poseen una concentración de cantidad de sustancia (más exactamente actividad) igual a la unidad (1 mol/L), en una semipila (contra el electrodo normal de hidrógeno), el potencial de electrodo se define como potencial normal de electrodo (E°), el cual es una constante física importantísima que proporciona una descripción cuantitativa de la fuerza relativa que gobierna una reacción de oxidaciónreducción.
En muchos textos el potencial normal de electrodo es llamado también potencial estándar de electrodo.

Una tabla de potenciales normales de electrodo brinda una información de la extensión y dirección de las reacciones de transferencia de electrones de las especies tabuladas. En la tabla 7.1. se relacionan los correspondientes a algunas especies químicas.

Tabla 7.1. Potenciales normales de electrodos de algunas especies(1). Semirreacción E° ( V ) a 25°C
-

Cl2(g) + 2e O2(g) + 4H + 4e Br2(ac) + 2e Ag + 1e Fe I33+ + +

2Cl

+ 1,359 2H2O + 1,229 + 1,087 + 0,799 + 0,771 + 0,536 + 0,337 0,000
− -

2Br Ag(s) Fe 3I
2+

+ 1e + 2e

+ 2e
2+ +

Cu

Cu(s) H2(g) Ag(s) + I Cd(s) Zn(s)

2H + 2e AgI(s) + 2e Cd Zn
2+

- 0,151 - 0,403 - 0,763

+ 2e + 2e

2+

(1) Para ver un listado más amplio, consúltese la tabla de potenciales normales de electrodo en el Apéndice 5.

En las tablas de potenciales normales de electrodos éstos aparecen ordenados en forma decreciente. Descendiendo por la columna de la izquierda, en la Tabla 7.1, cada especie es un aceptor de electrones menos eficaz que el anterior (recuérdese que, siguiendo el

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 219

convenio de la IUPAC, están relacionados los potenciales normales de reducción). Las semirreacciones al final de la tabla (con potenciales normales de signo negativo) tienen poca tendencia a desarrollarse como están planteadas, es decir, en el sentido de su reducción. Tales reacciones tienden a transcurrir en la dirección opuesta, o sea, en el sentido de la oxidación. Así, en una tabla de potenciales normales (de reducción) de electrodos, los agentes reductores más eficaces, son las especies de la derecha de las ecuaciones que aparecen en la parte inferior de la tabla. Por tanto, puede decirse que el zinc (Zn(S)) se oxida más rápidamente que el cadmio (Cd(s)) y por lo tanto, una reacción entre ambos, tendrá lugar de la siguiente forma:
Zn (s) + Cd Red1
2+

Zn

2+

+

Cd (s) Red2

Oxi2

Oxi1

Esta reacción es espontánea tal y como se ha descrito y no en el sentido contrario. Análogamente, el hierro (III) es un aceptor de electrones (agente oxidante) más efectivo que el ion triyoduro (I3-), por lo tanto una reacción entre ellos, ocurrirá en sentido contrario:
3I- + 2Fe Red1 Oxi2
3+

I3 + 2Fe
Oxi1

2+

Red2

Así, entre los oxidantes que con más frecuencia se emplean en las valoraciones de oxidación-reducción, pueden citarse el ión permanganato (MnO4-), en medio ácido, (Eº = + 1,51 V) y el ión dicromato (Cr2O72-), también en medio ácido, (Eº = + 1,33 V); mientras que, entre los reductores, se destaca el ión tiosulfato (S2O32-) con un potencial de reducción estándar para el par S4O62-/S2O32- de − 0,08 V. Un comportamiento especial presenta el par I2 / 2I-, debido a su potencial medio (Eº = 0,53 V) que permite que el I2 pueda actuar como oxidante frente a un agente reductor, y que el ión yoduro (I-), pueda oxidarse, frente a un agente oxidante. Esto ocurrirá de una forma u otra, en dependencia de la fortaleza que, en uno u otro sentido, presente, a su vez, la especie química con la cual se produzca la reacción redox.

7.2.1. Influencia de las concentraciones sobre el potencial de electrodo
La relación entre el potencial de reducción (E) de un par dado y las concentraciones de cantidad de sustancia (más exactamente, actividades) de las formas oxidada y reducida correspondientes, se expresa por la ecuación de Nernst:
E = Eº + RT ln nF c (F.O.) c (F.R.)

[7.1]

Donde Eº, es el potencial normal de reducción del par redox (V); R, la constante de los gases [8,314 j / mol.K)]; T, la temperatura absoluta (K); F, la constante de Faraday (96500 culombios); c(F.O.), es la concentración de cantidad de sustancia de la forma oxidada; c(F.R.), la concentración de cantidad de sustancia de la forma reducida; y n, el número de electrones involucrados en la semirreacción balanceada. Sustituyendo los valores numéricos de las constantes y pasando de logaritmos naturales a logaritmos de base 10, a la temperatura ambiente (25ºC) se obtiene:
E = Eº + c (F.O.) 0,0591 log c (F.R.) n

[7.2]

Así, para el par Fe3+/Fe2+, la ecuación de Nernst toma la forma:
E = 0,77 + c (Fe 3 + ) 0,0591 log 1 c (Fe 2+ )

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 220

Sí, por ejemplo, c(Fe3+) = 1 mol/L, y c(Fe2+) = 0,0001 mol/L, entonces:

E = 0,77 +

0,0591 1 = 1,006 V log 1 0,0001

En general, si en la semirreacción que ocurre en el electrodo, participan paralelamente otros componentes que no cambian su grado de oxidación, lo que pudiera representarse según: aA + bB + cC +...+ nedD + fF+... entonces, la ecuación de Nernst se expresaría de la forma siguiente:
E = Eº + 0,0591 c ( A )a × c (B )b × c (C )c log n c (D )d × c (F )f

[7.3]

No obstante, si alguno de los componentes se encuentra en fase sólida, es un gase que satura la disolución a presión constante (una atmósfera), o una sustancias, cuya concentración es tan alta que se puede considerar constante (por ejemplo, el disolvente), entonces, ese componente no aparece en el término logarítmico de la ecuación de Nernst, puesto que su actividad, siendo constante, forma parte de la magnitud Eº. Un ejemplo de ello puede observarse en la expresión de la ecuación de Nernst para el par Zn2+/Zn(s) :
E = Eº + 0,0591 log c ( Zn 2+ ) 2

Debe tenerse presente también que, si en la semiecuación de reducción hay coeficientes estequiométricos diferentes de uno, ellos se tienen en cuenta como exponentes de las concentraciones correspondientes, como se observa en la ecuación 7.3. Por ejemplo, para el par Br2(g) / 2Br – la semiecuación de reducción es: Br2(ac) + 2e
c (Br2 ) 0,0591 log 2 2 c (Br − )

2Br -

y por tanto, debe plantearse la ecuación de Nernst, de la siguiente forma:
E = 1,08 +

7.3. CONSTANTES DE EQUILIBRIO DE LAS REACCIONES DE OXIDACIÓNREDUCCIÓN
La posibilidad de invertir la dirección de las reacciones de oxidación–reducción es, evidentemente, una consecuencia de la reversibilidad de estas reacciones. Las reacciones reversibles, como se sabe, conducen al establecimiento del equilibrio químico. Por tanto, no es difícil calcular la constante de equilibrio de una reacción, conociendo los potenciales normales de ambos pares de oxidación-reducción. Así, si se considera la reacción: Sn2+ + 2Fe3+ Su constante de equilibrio sería: K eq = c(Sn 4+ ) × c 2 (Fe 2+ ) c(Sn 2+ ) × c 2 (Fe 3+ ) Sn4+ + 2Fe2+

y las expresiones de la ecuación de Nernst:

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 221

E (Sn 4+ /Sn 2+ ) = 0,15 +

0,0591 c(Sn 4+ ) log 2 c(Sn 2+ )

[7.4]

c(Fe3+ ) E (Fe3+ /Fe2+ ) = 0,77 + 0,0591 log c(Fe2+ )

[7.5]

De las ecuaciones 7.4 y 7.5 se puede deducir que, a medida que se elevan las concentraciones de los iones Sn4+ y Fe2+ y disminuyen las de los iones Sn2+ y Fe3+, como resultado de la reacción, el potencial del par que al inicio era de menor magnitud debe aumentar paulatinamente, mientras que el del otro par debe disminuir. Finalmente, estos potenciales se igualarán. Entonces, como la transferencia de electrones es posible sólo a condición de que haya una diferencia de potencial entre los sistemas y, debe cesar tan pronto como ésta desaparezca, para la reacción que se analiza, cuando se establece el equilibrio, se cumple que: E (Sn4+ / Sn2+) = E (Fe3+ /Fe2+) Sustituyendo en esta igualdad, las ecuaciones 7.4 y 7.5, se obtiene:
0,15 + 0,0591 c(Sn 4 + ) c(Fe 3 + ) log = 0,77 + 0,0591 log 2 c(Sn 2+ ) c(Fe 2+ )

[7.6]

de donde:
0,0591 c(Sn 4 + ) c(Fe 3 + ) log − 0,0591 log = 0,77 − 0,15 2 c(Sn 2 + ) c(Fe 2+ )

[7.7]

El segundo término del primer miembro de la ecuación [7.7] se puede transformar según:
0,0591 × log c(Fe 3 + ) c(Fe 2+ )
=

0,0591 c(Fe 3 + ) 0,0591 c 2 (Fe 3 + ) 2 log log 2 = 2 2 c(Fe 2 + ) c (Fe 2+ )

[7.8]

Entonces, sustituyendo la ecuación 7.8 en la 7.6 y reagrupando los términos, se puede llegar a la siguiente expresión:
0,0591 2
4+ 2 3+    log c(Sn ) − log c (Fe )  = 0,77 − 0,15  c(Sn 2+ ) c 2 (Fe 2 + )   

[7.9]

de donde:
log c(Sn 4 + ) × c 2 (Fe 2+ ) c(Sn
2+

) × c (Fe

2

3+

)

=

(0,77 − 0,15) × 2 0,0591

[7.10]

Como el cociente afectado con el logaritmo es la constante de equilibrio de la reacción considerada, la ecuación 7.10 puede transformarse en:
log K = (0,77 − 0,15) × 2 ≈ 21 0,0591

[7.11]

y se obtiene entonces que K ≈ 1021 Este resultado muestra que al alcanzarse el equilibrio, el producto de las concentraciones de los iones Sn4+ y Fe2+ es 10 21 veces mayor que el producto de concentraciones de los iones Sn2+ y Fe3+. En otras palabras, el elevado valor numérico de la constante de equilibrio evidencia que la reacción correspondiente es, prácticamente, completa.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 222

Utilizando el cálculo citado de la constante de equilibrio K, se obtiene que para cualquier proceso de oxidación-reducción reversible (a 25ºC), la ecuación general es la siguiente:
log K = (EºOx −EºRed ) × n 0,0591

[7.12]

Donde EºOx y EºRed son los potenciales normales de los pares correspondientes a la especie oxidante y reductora, respectivamente, y n, es el número de electrones intercambiados. De la ecuación 7.12 se concluye que la constante de equilibrio será mayor cuanto mayor sea la diferencia de potenciales normales de ambos pares. La ecuación 7.12 comprueba la validez de la regla de acuerdo con la cual las reacciones de oxidación-reducción (en las condiciones similares a las empleadas para determinar los potenciales normales) se producen siempre en la dirección de la formación de oxidantes y reductores menos fuertes que los iniciales. En efecto, si el oxidante y el reductor que actúan como reaccionantes, son más fuertes, respectivamente, que los formados durante la reacción, entonces EºOx – EºRed > 0. En tal caso, log K > 0 y K >1. Esto demuestra que el producto de las concentraciones de las sustancias formadas durante la reacción, una vez alcanzado el equilibrio, es mayor que el producto de las concentraciones de los reaccionantes. En otras palabras, la reacción se produce en la dirección planteada (de formación de los productos); y, si la diferencia entre los potenciales normales es suficientemente grande, será prácticamente completa. Por el contrario, si el oxidante y el reductor iniciales son más débiles que los que se deben obtener como producto de la reacción, entonces log K < 0 y K < 1. Esto significa que la reacción tiende a efectuarse en dirección opuesta a la planteada y que, además, será tanto más completa, cuanto mayor sea la magnitud absoluta de la diferencia de potenciales normales de ambos sistemas.

7.4. CURVAS DE VALORACIÓN DE OXIDACIÓN- REDUCCIÓN.
En el transcurso de una valoración de oxidación reducción, las concentraciones de las sustancias o iones que participan en la reacción se modifican constantemente. Por consiguiente, también el potencial del sistema (Esist) debe cambiar de la misma manera que, en una valoración ácido base cambia todo el tiempo el pH o en una valoración de precipitación cambia el pX. Así, si los valores del potencial del sistema, para diferentes momentos de una valoración, se llevan a un gráfico en función del volumen añadido de la disolución valorante, se obtendrán curvas de valoración análogas a las obtenidas para los restantes métodos volumétricos estudiados, las que también están caracterizadas por los cuatro momentos que las tipifican, es decir: punto inicial, puntos intermedios, punto de equivalencia y puntos posteriores al punto de equivalencia.
Ejemplo 7.1: Deducción de la curva de valoración de 50 mL de una sal de hierro (II) a una concentración de cantidad de sustancia de equivalentes (normalidad) de 0,1 mol/L con una sal de cerio (IV) de igual concentración.

La ecuación iónica de esta reacción es la siguiente: Fe2+ + Ce4+
Eº Fe3 + / Fe 2 + = 0,77 V

Fe3+ + Ce3+

siendo los potenciales normales de los pares redox involucrados:

Eº Ce 4 + / Ce3 + = 1,44 V

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 223

y las medias ecuaciones correspondientes: Fe2+ + 1e Ce4+ + 1e Fe3+ Ce3+

En cualquiera de los momentos de la valoración, excepto en el momento inicial, la disolución contiene siempre los dos pares redox: Fe3+/Fe2+ y Ce4+/Ce3+, ya que al añadir agente valorante, ocurre la reacción anteriormente planteada, hasta que se establece el equilibrio y por lo tanto,
E
Fe3 + / Fe 2 +

=E

Ce 4 + / Ce3 +

= E SISTEMA

Por consiguiente, el potencial del sistema (Esist) puede calcularse a partir de cualquiera de las dos ecuaciones siguientes:
E = 0,77 + c(Fe 3 + ) 0,0591 log 1 c(Fe 2+ ) 0,0591 c(Ce 4 + ) log 1 c(Ce 3 + )

[7.13]

E = 1,44 +

[7.14]

Sin embargo, cuando aun no ha sido valorado todo el Fe2+, es decir, cuando todavía hay un exceso de éste en la disolución (puntos intermedios), resulta más fácil calcular, por estequiometría, las concentraciones de Fe3+ y Fe2+. La concentración de cantidad de sustancia equivalente (igual a la concentración de cantidad de sustancia porque z* = 1) de Ce4+ , en este punto, es mucho más difícil de calcular, puesto que sería necesario considerar la constante de equilibrio de la reacción y tener en cuenta las concentraciones de Fe2+, Fe3+ y Ce3+ en cada momento de la valoración, haciéndose más engorroso el cálculo de E. Por esa razón, en este caso (exceso de iones Fe2+) es mucho más conveniente aplicar la ecuación de Nernst al sistema Fe3+/Fe2+ (ecuación 7.13) para el cálculo del potencial. Por el contrario, cuando existe un exceso de iones Ce4+ (pasado el punto de equivalencia) es más fácil calcular las concentraciones molares equivalentes de los iones Ce4+ y Ce3+ en la disolución y, mucho más difícil, determinar las de los iones Fe2+ presentes, como consecuencia del equilibrio alcanzado. Por eso, para calcular el potencial del sistema, debe recurrirse a la ecuación (7.14), o sea, aplicar la ecuación de Nernst al sistema Ce4+/Ce3+. En resumen, puede plantearse que, para la deducción de una curva de valoración de oxidación-reducción resulta más conveniente calcular el potencial del sistema aplicando la ecuación de Nernst al par redox en el cual está involucrada la especie que está en exceso en el momento de la valoración dado, quedando excluido de esta consideración, únicamente, el punto de equivalencia. Teniendo en cuenta todo lo analizado anteriormente, los puntos correspondientes a una curva de valoración en la volumetría redox, pueden calcularse según se explica a continuación para el ejemplo planteado:
Punto inicial

Este punto representa el momento en el cual aun no se ha añadido volumen alguno de valorante Ce4+, por tanto, teóricamente la disolución a valorar solo contiene iones Fe2+. Así, al aplicar la ecuación de Nernst al par Fe3+/Fe2+ se obtiene:
E sistema = 0,77 + 0,0591 log c(Fe 3 + ) c(Fe 2+ )

Y como resulta imposible, teóricamente, calcular la concentración de Fe3+, el potencial del sistema en este momento sería indeterminado.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 224

Debe aclararse, que, experimentalmente, la concentración de Fe3+ podría ser calculada si, de hecho, la disolución inicial contiene también cantidades apreciables de Fe3+ producto de impurezas presentes en la sal de Fe2+ o de la oxidación provocada por acción del oxígeno del aire.
Puntos intermedios

Si se considera el momento en el que se ha añadido un volumen de 10 mL de sal de Ce4+ 0,1 N, debe tenerse en cuenta que permanece cierta cantidad de sustancia de equivalentes del ion Fe2+ sin valorar. Esta última puede calcularse según:
n(Fe2 + ) = V(Fe2 + ) × c(Fe2 + ) = 0,05L × 0,1mol / L = 5 × 10 −3 mol Fe2 + n(Ce4 + ) = V(Ce4 + ) × c(Fe2 + ) = 0,01L × 0,1mol / L = 1 × 10 −3 mol Ce4 + 4 × 10 −3 mol Fe2 + exceso

Como se ha explicado más arriba, conviene calcular el potencial del sistema, para este momento de la valoración, aplicando la ecuación de Nernst al par redox que corresponde a la especie que está en exceso, es decir al par Fe3+/Fe2+. Por tanto:
E sistema = 0,77 + 0,0591 c(Fe 3 + ) log 1 c(Fe 2 + )

Es evidente que,
c (Fe 2+ ) = n (Fe 2+ ) exceso 4 × 10 −3 = = 6,67 × 10 −2 mol Vtotal 0,06L n(Fe 3 + ) formado Vtotal

y que c(Fe 3 + ) =

Obviamente, la cantidad de sustancia de equivalentes de Fe3+ formada es igual a 1x10-3 mol, puesto que la estequiometría de la reacción indica que 1x10-3 mol de Fe2+ reaccionan con 1x10-3 mol de Ce4+ para producir 1x10-3 mol de Ce3+ y 1x10-3 mol de Fe3+. Por lo tanto:

c(Fe3 + ) =

1 × 10 −3 mol = 1,67 × 10 −2 mol 0,06L

Sustituyendo en la ecuación de Nernst:
E sistema = 0,77 + 1,67 × 10 −2 0,0591 log 1 6,67 × 10 −2

E sistema = 0,77 + 0,0591 log 25 × 10 −2 E sistema = 0,735 V

De forma similar se calcula el potencial del sistema en cualquier punto de la curva de valoración en que exista un exceso de Fe2+, es decir, en cualquiera de los puntos anteriores al punto de equivalencia. Sin embargo, como ya ha sido analizado en los métodos volumétricos anteriormente estudiados, el punto de la curva correspondiente a una adición de un volumen 0,1 mL menor que el correspondiente al punto de equivalencia, presenta un interés particular puesto que indica el comienzo del salto brusco del potencial, el cual tiene una marcada importancia para la selección del indicador apropiado en una valoración.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 225

Entonces, el valor del potencial del sistema, al añadir 49,9 mL de disolución de sal de Ce4+ 0,1N, podrá ser calculado de manera similar a la explicada anteriormente para 10 mL de valorante añadidos. Por tanto,
n(Fe2+ ) = 0,0500 L × 0,1 mol / L = 5,00 × 10 −3 mol n(Ce4 + ) = 0,0499 L × 0,1 mol / L = 4,99 × 10 −3 mol
−5 2+ 0,01 × 10 −3 mol = 10 mol Fe exceso

donde
c(Fe 3+ ) = c(Fe2+ ) = n(Fe 3+ )formado 4,99 × 10 −3 mol = = 4,99 × 10 −2 mol Vtotal 0,0999 L n(Fe2+ )exceso 10 −5 mol = = 10 − 4 mol Vtotal 0,0999 L

y sustituyendo en la ecuación de Nernst:
E sistema = 0,77 + 0,0591 c(Fe 3 + ) log 1 c(Fe 2+ )

E sistema = 0,77 + 0,0591 log

4,99 × 10 −2 10 − 4

Esistema = 0,77 + 0,0591 log 499 Esistema = 0,93 V

Punto de equivalencia

Cuando la cantidad de sustancia de equivalentes de Ce4+ añadida se iguala a la cantidad de sustancia de equivalentes de Fe2+, se alcanza el punto de equivalencia de la valoración. Como las concentraciones iniciales de las disoluciones de Ce4+ y Fe2+ son idénticas (0,1 mol/L), el punto de equivalencia se alcanza al añadir 50 mL del valorante (disolución de Ce4+). De hecho, el potencial del sistema podría calcularse a partir de la ecuación de Nernst aplicada a cualquiera de las dos pares redox involucrados en la reacción (ecuaciones 7.13 y 7.14). Estequiométricamente, resulta fácil calcular las concentraciones de cantidad de sustancia de equivalentes de los iones Fe3+ y Ce3+ presentes, pero no las de los iones Fe2+ y Ce4+, puesto que, para ello, habría que acudir a la expresión de la constante de equilibrio y el cálculo sería engorroso. Es por ello que resulta recomendable sumar ambas ecuaciones, de las que se obtiene, finalmente, la siguiente:
2E sistema = Eº Fe3 + / Fe2 + + Eº Ce4 + / Ce3 + + c(Fe 3 + ) x c(Ce 4+ ) 0,059 log 1 c(Fe 2+ ) x c(Ce 3 + )

[7.15]

Puesto que, en el punto de equivalencia, las cantidades de sustancia de equivalente de ambos reaccionantes se igualan, y todas las especies se encuentran disueltas en el mismo volumen de disolución (100 mL en este caso), puede plantease que: c(Fe3+) = c(Ce3+) y c(Fe2+) = c(Ce4+). Por tanto, el término
c(Fe 3+ ) x c(Ce 4 + ) c(Fe 2+ ) x c(Ce 3+ )

se hace igual a 1 y su logaritmo (base 10) = 0.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 226

La ecuación quedaría:
2Esistema = Eº E sistema = E sistema =
Fe3 + / Fe 2 +

+ Eº

Ce 4 + / Ce3 +

Eº Fe3 + / Fe2 + + Eº Ce4 + / Ce3 + 2 0,77 + 1,44 2

E sistema = 1,105 V

Generalizando esta ecuación, pudiera plantearse que:
E sistema = a Eº oxi + b Eº red a+b

[7.16]

donde: Eºoxi = potencial normal de reducción de la especie que se oxida Eºred = potencial normal de reducción de la especie que se reduce. a y b = número de electrones intercambiados por las especies que se oxidan y se reducen, respectivamente. Sin embargo, sería un error aplicar esta ecuación para el cálculo del potencial de cualquier reacción de oxidación-reducción, pues la misma es válida sólo cuando la reacción que tiene lugar es equimolar y los coeficientes estequiométricos de los pares redox participantes son iguales a uno. Nótese que en el caso considerado ambas condiciones se cumplen dado que: Fe2+ + Ce4+ Fe3+ + Ce3+ Un mol de Fe2+ reacciona con un mol de Ce4+ (reacción equimolar). Un mol de Fe2+ es oxidado a un mol de Fe3+ a expensas de la reducción de un mol de Ce4+ a un mol de Ce3+ (coeficientes estequiométricos de las medias ecuaciones iguales a uno). El cálculo del potencial en el punto de equivalencia, para aquellas reacciones redox, que no cumplen alguna de estas condiciones, será considerado más adelante.
Puntos posteriores al punto de equivalencia

Después del punto de equivalencia cualquier adición de disolución valorante de Ce4+ conducirá a la presencia de un exceso del mismo en la disolución. Ahora bien, el punto correspondiente a la adición de 0,1 mL de exceso de Ce4+ presenta una particular importancia, pues indica la magnitud del potencial cuando se alcanza el final del salto brusco de la curva de valoración. Así, la cantidad de sustancia de equivalentes de iones Ce4+, en exceso, sería:
n(Fe 2+ ) = 0,0500 L × 0,1mol / L = 5,00 × 10 −3 mol Fe 2 + n(Ce 4+ ) = 0,0501 L × 0,1mol / L = 5,01 × 10 −3 mol Ce 4 +
10 −5 mol Ce 4+ exceso

Por las razones ya expuestas, en este momento de la valoración, resulta conveniente calcular el potencial del sistema utilizando la ecuación de Nernst aplicada al par Ce4+/Ce3+.
E sistema = Eº Ce 4 + / Ce3 + + c(Ce 4 + ) 0,0591 log 1 c(Ce 3 + )

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 227

Donde:
c(Ce 4 + ) = n(Ce 4 + ) exceso 10 −5 mol = = 10 − 4 mol / L V total 0,1001 L n(Ce 3 + ) 5 × 10 −3 mol = = 5 × 10 − 2 mol / L V total 0,1001 L

c(Ce 3 + ) =

Sustituyendo en la ecuación inicial.
E sistema = 1,44 + 0,0591 log 10 −4 5 × 10 − 2

E sistema = 1,44 + 0,0591 log 2 × 10 − 3 E sistema = 1,28 V

El cálculo del potencial en cualquier otro punto posterior al punto de equivalencia, correspondiente a la adición de mayores volúmenes de Ce4+, se realiza de forma análoga a la explicada para el volumen de valorante añadido, considerado anteriormente. Teniendo en cuenta los valores de potencial calculados para volúmenes de valorante añadidos, que corresponden a 0,1 mL antes y después del punto de equivalencia, puede considerarse que el salto de potencial se produce, entonces, entre 0,93 y 1,28 V. Antes de construir la curva de valoración correspondiente a la reacción considerada y realizar un análisis de su comportamiento, se considerará el cálculo del potencial en el punto de equivalencia cuando la reacción no es equimolar y/o los coeficientes estequiométricos de los pares redox de las especies reaccionantes son diferentes de la unidad.
Ejemplo 7.2: Valoración de 50 mL de disolución de Fe2+ 0,1 N con disolución de MnO4− de igual concentración.
Eº Eº
Fe 3 + / Fe 2 + MnO − / Mn 2 + 4

= 0,77 V = 1,51 V

Para calcular los potenciales en cualquier momento de la valoración antes del punto de equivalencia (cuando hay exceso de ion Fe2+); o después del punto de equivalencia (cuando hay un exceso de ion MnO4−), se procede como se explicó en el ejemplo anterior y, solamente, hay que tener en cuenta que la concentración de cantidad de sustancia es 1/5 de la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes para el caso del par MnO4−/Mn2+ (debe recordarse que en la ecuación de Nernst se trabaja con concentraciones de cantidad de sustancia o molaridades). No obstante, como quiera que, en la expresión de Nernst aparece el cociente de estas concentraciones [c(MnO4−) / c(Mn2+)], no se comete error alguno en el cálculo del potencial, aún trabajando con las concentraciones molares de equivalentes puesto que la relación [c(MnO4−) / c(Mn2+)] se mantiene constante. La diferencia fundamental entre este ejemplo y el anterior radica en el cálculo del potencial del sistema en el punto de equivalencia, como se verá a continuación. La reacción que tiene lugar es la siguiente: MnO4- + 5Fe2+ + 8H+ MnO4- + 8H+ + 5e 5Fe
3+

5Fe3+ + Mn2+ + 4H2O Mn2+ + 4H2O
2+

(1) (2) (3)

Siendo las correspondientes semirreacciones: + 5e 5Fe

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 228

las expresiones para el cálculo del potencial del sistema, toman la forma:
E SISTEMA = Eº E SISTEMA = Eº
− MnO 4 7Mn2 +

+ +

− c(MnO 4 ) × c 8 (H + ) 0,0591 log 5 c(Mn 2+ )

[7.17] [7.18]

Fe3 + / Fe 2 +

c(Fe 3 + ) 0,0591 log 1 c(Fe 2+ )

Ahora bien, para poder calcular el potencial del sistema en el punto de equivalencia es necesario combinar las ecuaciones [7.17] y [7.18], para lo cual la expresión (7.17) debe ser multiplicada por 5, resultando:
5E SISTEMA = 5E º MnO − / Mn 2 + + 0,0591 log
4

c (MnO − ) × c 8 (H + ) 4 c (Mn 2 + )

[7.19 ]

sumando (7.18) y (7.19) se obtendría : 6E SISTEMA = 5E º MnO − / Mn 2 + + E º Fe 3 + / Fe 2 + + 0,0591 log
4

c (MnO − ) × c 8 (H + ) × c (Fe 3 + ) 4 c (Mn 2 + ) × c (Fe 2 + )

[7.20 ]

De la reacción (1) resulta claro que por cada mol de MnO4- presente en la disolución, habrá 5 mol de Fe2+; y, por cada mol de Mn2+, habrá 5 mol de Fe3+. Como el volumen total en el que están disueltas todas las especies es el mismo, estequiométricamente puede plantearse que: c(Fe2+) = 5c(MnO4-) y c(Fe3+) = 5c(Mn2+)
− c(MnO4 ) × c 8 (H+ ) × c 5 (Mn2+ ) − c(Mn2+ ) × c 5 (MnO4 )

Sustituyendo estos valores de concentración en la expresión (7.20) resulta:
6ESISTEMA = 5Eº
− MnO4 / Mn2+

+ Eº

Fe3 + / Fe2+

+ 0,0591log

6ESISTEMA = 5Eº por tanto : ESISTEMA = 5Eº

− MnO4 / Mn2+

+ Eº

Fe3 + / Fe2+

+ 0,0591log c 8 (H+ )

− MnO4 / Mn2+

+ Eº

Fe3 + / Fe2+

6

+

0,0591 log c8 (H+ ) 6

Si en la práctica se considera c(H+) igual a 1mol/L, el término logarítmico es cero y el potencial del sistema en el punto de equivalencia será:
E SISTEMA = 5Eº MnO − / Mn2 + + Eº Fe3 + / Fe2 +
4

6

=

5 (1,51) + 0,77 6

E SISTEMA = 1,39 V

Ejemplo 7.3: Valoración de 50 mL de disolución de Fe2+ 0,1N con disolución de Cr2O72- de igual concentración.

Para este ejemplo, cabe considerar los potenciales estándar de los pares redox involucrados, esto es:

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 229

Eº Eº

Fe3 + / Fe 2 +

= 0,77 V = 1,33 V

Cr2O 2 − / 2Cr 3 + 7

siendo la reacción que ocurre: Cr2O72- +14H+ + 6 Fe2+ y las semirreacciones correspondientes: Cr2O72- +14H+ + 6 e Fe3+ + e Fe2+ 2Cr3+ + 7H2O (5) (6)
2−

2Cr3+ + 6 Fe3++ 7H2O

(4)

Entonces las ecuaciones para el cálculo del potencial serían:

E SISTEMA E SISTEMA

= Eº = Eº

Cr 2 O 7 2 − / 2 Cr 3 +

+

c ( Cr 2 O 7 ) × c 14 (H + ) 0,0591 log 6 c 2 ( Cr 3 + )

[7.21] [7.22]

Fe 3 + / Fe 2 +

+

0,0591 c (Fe 3 + ) log 1 c (Fe 2 + )

multiplicando la ecuación (7.21) por 6, para poder combinar la fracción logarítmica, y sumando ambas ecuaciones, se obtendría:
7ESISTEMA = 6Eº
Cr2O72− / 2Cr 3 +

+ Eº

Fe3 + / Fe2+

+ 0,0591log

c(Cr2O7 ) × c14 (H+ ) × c(Fe3+ ) c(Fe2+ ) × c 2 (Cr3+ )

2−

[7.23]

del equilibrio (4) se deduce que, por cada mol de Cr2O72- presente en la disolución, habrá 6 mol de Fe2+ y por cada 2 mol de Cr3+ habrá 6 mol de Fe3+ en el mismo volumen por lo que: c(Fe2+) = 6c(Cr2O72-) c(Fe3+) = 3c(Cr3+) Sustituyendo las concentraciones de los iones hierro (II y III) en la expresión (7.23), queda:
7ESISTEMA = 6Eº ESISTEMA = 6Eº
Cr2O72− / 2Cr 3 + 2−

+ Eº + Eº

Fe3+ / Fe2+

+ 0,0591log +

c(Cr2O7 ) × c14 (H+ ) × 3 c(Cr3+ ) 6 c(Cr2O7 ) × c 2 (Cr3+ )
2−

Cr2O72− / 2Cr 3 +

Fe3 + / Fe2+

7

0,0591 c14 (H+ ) log 7 2 c(Cr3+ )

si la concentración molar de H+ es igual a 1 queda : 6Eº + Eº 3+ 2+ 0,0591 1 Cr2O72− / 2Cr 3 + Fe / Fe ESISTEMA = + log 7 7 2 c(Cr3+ )

[7.24]

Para poder calcular el potencial en el punto de equivalencia hay que determinar la concentración de Cr3+.
c(Cr 3 + ) = 0,05 L × 0,1 mol / L = 5 × 10 − 2 mol / L 0,1 L

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 230

entonces : ESISTEMA = ( 6 × 134) + 0,77 0,0591 , c14 (H+ ) + log 7 7 2 (5 × 10−2 )

ESISTEMA = 126 + 0,0084 × log10 , ESISTEMA = 1,27 V

En la tabla 7.2 aparecen los cálculos de varios puntos de las curvas de valoración de los ejemplos mencionados y en la figura 7.3, las curvas de valoración obtenidas experimentalmente. Tabla 7.2. Valoración de una disolución de Fe2+ 0,1 N con una disolución de agente oxidante de la misma concentración.
mL de valorante 0,0 10,0 25,0 49,0 50,0 50,1 60,0 100,0 Potencial (V) con Ce4+ indeterminado 0,74 0,77 0,93 1,05 1,31 1,40 1,44 Potencial (V) con MnO4indeterminado 0,74 0,77 0,93 1,39 1,48 1,502 1,51 Potencial (V) con Cr2O72Indeterminado 0,74 0,77 0,93 1,27 1,33 1,334 1,340

Figura 7.3. Curvas de valoración de una disolución de Fe2+ 0,1 N con disoluciones de KMnO4, K2Cr2O7 y Ce4+, a la misma concentración.

Al comparar los potenciales calculados que aparecen en la tabla 7.2 con las curvas experimentales representadas en la figura 7.4, aparentemente, hay una contradicción pues a a partir de los potenciales calculados y de la constante de equilibrio para la valoración de Fe2+ con Cr2O72-, cabe esperar un mayor salto de potencial que el que se observa en la de los iones Fe2+ con los de Ce4+. Sin embargo, experimentalmente no ocurre así, lo que puede explicarse por una cierta tendencia a la irreversibilidad del equilibrio Cr2O72-/2Cr3+ que hace que los datos experimentales no coincidan con los cálculos termodinámicos. No obstante, del análisis de las curvas puede llegarse a algunas conclusiones útiles:

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 231

Primero: Las curvas así representadas tienen una forma similar a las estudiadas en los capítulos precedentes, es decir, se observa un cambio abrupto (salto) del valor de “y” (en este caso el potencial del sistema) en las cercanías del punto de equivalencia. Segundo: Antes y después del punto de equivalencia el potencial varía relativamente poco, solamente en:
± c(F.O.) 0,0591 log c(F.R.) n

7.4.1. Factores que influyen sobre la forma de las curvas de valoración
El salto de potencial de las curvas de valoración redox depende, en primera instancia, de la diferencia de potencial entre ambos sistemas reaccionantes. La figura 7.4 deja ver que el salto de potencial es mayor en la valoración del Fe2+ con MnO4- que con Ce4+ ; y con éste, es mayor que con Cr2O72-. Si se tiene en cuenta el valor del potencial normal de electrodo de cada uno de los pares redox involucrados en la reacción, puede establecerse que “a mayor diferencia de potencial entre los sistemas reaccionantes, mayor será el salto de potencial en la curva de valoración”. Pero desde luego, la influencia decisiva la ejerce la constante de equilibrio (cuantitividad de la reacción), aunque esta última puede ser afectada, en muchos casos, por fenómenos cinéticos, catalíticos, reversibles, irreversibles, etc. Otro factor que afecta el salto de potencial es la presencia de sustancias formadoras de complejos. Por ejemplo, en la valoración de Fe2+ con Ce4+ o cualquier otro agente oxidante, si hay presencia de iones PO43- se produce una disminución del potencial estándar del sistema Fe3+ / Fe2+ al formarse un complejo con los iones Fe3+, y disminuir por tanto la concentración de estos últimos en la disolución. En tal caso tendrían lugar las siguientes reacciones: Fe2+ + Ce4+ Fe3+ + nPO43La ecuación de Nernst para el par Fe
E = Eº + 0,0591 c(Fe 3 + ) log 1 c(Fe 2+ )
3+

Fe3+ + Ce3+ Fe(PO4)n3 – n
2+

(7) Fe ), sería:
2+

/ Fe

(Fe

3+

1e

-

No obstante, al disminuir la concentración de Fe3+, como resultado de la formación del complejo Fe(PO4)n3– n, la fracción logarítmica también disminuye, lo que motiva que la diferencia de potencial entre el par Fe3+ /Fe2+ y el par redox del oxidante sea mayor y, también, el salto de la curva. Si por el contrario, el complejo se formara con el ión Fe2+, el salto de la curva sería menor al aumentar el potencial del sistema Fe3+ /Fe2+. La presencia de sustancias capaces de formar un precipitado escasamente soluble con una de las especies en disolución, también afecta el salto al afectar el potencial de uno de los pares redox. Véase por ejemplo la reacción entre el yodo y el yoduro de cobre. Los potenciales normales de electrodo para el cobre y para el yodo son:

Cu2 + / Cu +

= 0,15 V

EºI2 / 2I = 0,54 V

Considerando estos valores de potencial debería esperarse que el Cu+ se oxidara y que el I2 se redujera, según: 2CuI + I2 2Cu2+ + 4I−

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 232

Sin embargo, el yoduro de cobre (CuI) es un compuesto escasamente soluble (KpsCuI= 1,1 x 10−12) por lo que la concentración de Cu+ en disolución es muy pequeña y se produce un cambio considerable del valor del potencial Cu2+/Cu+. De este modo en el cálculo no debe utilizarse el potencial normal del par Cu2+/Cu+, sino el potencial normal del par Cu2+/CuI, el cual tiene un valor de 0,86 V (mayor que Eº I2/2I− = 0,54 V), lo que indica que se invierte el sentido de la reacción y el Cu2+ resulta ser el agente oxidante, mientras que el I− se comporta como agente reductor. Así, la reacción que realmente ocurre es: 2Cu2+ + 4I− 2CuI (S) + I2 O sea, la formación del precipitado escasamente soluble modifica en tal magnitud el potencial del sistema Cu2+/Cu+ que invierte la reacción y por ende la curva de valoración. Matemáticamente puede demostrarse este fenómeno de la siguiente forma:
E = Eº + c(Cu + ) = E = Eº + c(Cu 2 + ) 0,0591 log 1 c(Cu + ) Kps c(I − )

c(Cu 2 + ) × c(I − ) 0,0591 log 1 c(Kps) 0,0591 log Kps + 0,0591 log c(Cu 2+ ) + 0,0591 log c(I − ) E = Eº + 1 log Kps = log 1,1 × 10 −12 = − 11,998 E = 0,15 − 0,0591 (11,998 ) + 0,0591 log c(Cu 2+ ) + 0,0591 log c(I − ) E = 0,86 + 0,0591 log c(Cu 2+ ) × c(I − ) 1

Nótese el cambio de Eº de 0,15V a 0,86V. Del ejemplo considerado se puede extraer la siguiente conclusión: Si las concentraciones de diferentes especies de algunos pares de oxidación–reducción varían, cambiarán también los potenciales de estos últimos; siendo incluso posible que el par, cuyo potencial normal es mayor como resultado de tal modificación, adquiera un potencial menor que el otro par. Por consiguiente, también la dirección de la reacción entre tales pares se invertirá con respecto a la dirección esperada sobre la base de su posición en la tabla de potenciales normales de reducción. Otro factor que afecta el salto de potencial es el pH o sea, la concentración de H+, lo que desde luego no ocurre en la misma magnitud en todos los sistemas reaccionantes. Así por ejemplo, si a una disolución de nitrito de potasio (KNO2) se le agrega una disolución de yoduro de potasio (KI), no se producirá ninguna reacción notable; pero, al añadir a la mezcla obtenida un poco de HCl, H2SO4 o, incluso, un ácido débil (como por ejemplo ácido acético), inmediatamente comenzará una reacción violenta acompañada de desprendimiento de un gas (NO) y de formación de un precipitado (I2), según: 2NO2− + 2I− + 4H+ I2 (S) + 2NO (g) + 2H2O Aunque los iones H+ estaban presentes en la disolución (producto de la disociación del agua), incluso antes de agregar el ácido, su concentración (≈ 10−7 mol/L) era insuficiente para que el potencial del par NO2−/NO superara al del par I2/2I−. Por esa razón, esta reacción no tendría lugar sin acidificación. Otros ejemplos de reacciones redox, que requieren de un medio ácido para su completamiento, son las reacciones con permanganato y dicromato, los cuales manifiestan su elevado poder oxidante a bajos valores de pH, según: MnO4- + 8H+ + 5e Mn2+ + 4H2O

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 233

Cr2O72- + 14H+ + 6e

2Cr 3+ + 7H2O

Está claro que la magnitud de E depende también de las concentraciones de los iones H+ en la disolución. Como ya se analizó en el epígrafe 7.4., en la ecuación de Nernst, algunas concentraciones pueden estar elevadas a sus exponentes correspondientes. Para el caso de las reacciones con permanganato y dicromato, esta ecuación quedaría:
E MnO − / Mn2 + = Eº +
4

− c (MnO 4 ) × c 8 (H + ) 0,0591 log 5 c (Mn 2+ )

E

Cr2O72 − / 2Cr 3 +

= Eº +

c (Cr2 0 7 ) × c 14 (H + ) 0,0591 log 6 c 2 (Cr 3+ )

2−

Como se puede observar, las concentraciones de H+ influyen con una fuerza particular en la magnitud del potencial de cada uno de los pares considerados y por consiguiente en la fortaleza de los respectivos agentes oxidantes. En los métodos volumétricos anteriormente estudiados se analizó cómo la dilución, y por ende, la concentración de los reaccionantes, afecta el salto en la curva, pero en el caso de la volumetría redox no ocurre siempre así. Por lo general, las curvas de valoración para las reacciones de oxidación reducción son independientes de la concentración de los reaccionantes. Los potenciales de electrodo dependen de la dilución cuando el número de moles del compuesto que reacciona y del producto de la semirreacción difieren, es decir cuando en la expresión de la ecuación de Nernst para el par redox en cuestión aparecen la forma oxidada y reducida elevadas a exponentes diferentes, como por ejemplo ocurre en el caso de la reacción del Fe2+ con Cr2O72− , representada a continuación: Cr2O72− + 6Fe2+ + 14H+ 2Cr3+ + 6Fe3+ + 7H2O En este caso, el potencial del sistema Fe3+/Fe2+ no se afecta por la dilución, pero no ocurre así para el del sistema Cr2O72−/2Cr3+, por cuanto para este último, en la expresión de Nernst el denominador de la fracción logarítmica está elevado al cuadrado y aún asumiendo la c(H+) = 1M, la ecuación quedaría:
E
Cr2O72 − / 2Cr 3 +

= Eº +

c (Cr2 0 7 ) × c 14 (H + ) 0,0591 log 6 c 2 (Cr 3 + )

2−

Obviamente, en este caso la dilución sí afecta el potencial del sistema descrito puesto que la relación [c(Cr2O72-)/c2(Cr3+)] no se mantendrá constante al utilizar una disolución de menor concentración. Los elementos arriba expuestos permiten concluir que “la dilución no siempre afecta la forma de la curva ni la magnitud del salto de potencial sino, solamente, cuando los coeficientes estequiométricos de las formas oxidada y reducida de alguno de los pares que entran en la reacción redox no son iguales”. Finalmente, debe hacerse una observación importante sobre la posición en que se encuentra el punto de equivalencia en las curvas de valoración redox, pues el mismo no siempre coincide con el punto medio del salto de potencial. Su posición dependerá de los coeficientes estequiométricos de los compuestos reaccionantes y de los productos de la reacción. Si los coeficientes de todas las especies son iguales el punto de equivalencia coincidirá con el punto medio de la zona vertical de la curva y, si son diferentes, estará desplazado en uno u otro sentido. Por ejemplo, en el caso de la valoración del Fe2+ con MnO4- el punto de equivalencia se encuentra a 1/6 del potencial estándar del sistema MnO4/Mn2+ y con el Cr2O72- a 1/7 del potencial estándar del sistema Cr2O72-/2Cr3+, suponiendo siempre que c(H+) = 1mol/L.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 234

7.5. INDICADORES EMPLEADOS EN LA VOLUMETRÍA DE OXIDACIÓN-REDUCCIÓN
La detección del punto final de una valoración gobernada por procesos de oxidaciónreducción está asociada de una forma u otra a los cambios del potencial del sistema en la disolución que se valora. Al igual que en los anteriores métodos volumétricos, el punto de final se detecta mediante una sustancia química que produce un cambio visible en la disolución, generalmente un cambio de color. En general, los indicadores empleados en la volumetría de oxidación-reducción pueden clasificarse en tres grupos: autoindicadores, indicadores específicos e indicadores de oxidación-reducción verdaderos.

7.5.1. Autoindicadores.
Los autoindicadores son sustancias participantes de la reacción que poseen un color en su forma oxidada y otro color en su forma reducida. El autoindicador más conocido y empleado en reacciones de oxidación-reducción es el permanganato de potasio (KMnO4). Como se sabe, el ion MnO4− es de color violáceo, mientras que, el ion Mn2+, producto de la reducción del primero, es incoloro. Como se ha mencionado antes, la reacción que tiene lugar es la siguiente:
MnO4- + 8H+ + 5e
Violáceo

Incoloro

Mn2+ + 4H2O

Cuando todo el reductor ya ha sido valorado, una gota en exceso de MnO4− dará a la disolución un color rosa nítido, indicando el punto final de la valoración. Téngase en cuenta que una gota de disolución de KMnO4 0,1N es capaz de colorear visiblemente 50 mL de agua. Se pueden valorar también, sin indicador, algunas sustancias reductoras cuando se utiliza como agente oxidante una disolución de yodo (I2), puesto que su color pardo oscuro desaparece debido a su reducción a iones yoduro (I−); y con una disolución de Cerio (IV), por cuanto éste presenta un color amarillo, mientras que su producto de reducción (Ce3+), es incoloro. Sin embargo, los resultados de estas valoraciones son menos precisos que cuando se utiliza el permanganato de potasio.

7.5.2. Indicadores específicos.
Son sustancias que se añaden a la disolución que se valora y que no intervienen en la reacción que se produce durante la valoración, pero son capaces de reaccionar con una de las especies involucradas en la misma, dando lugar a la formación de compuestos (generalmente complejos) de color intenso. Quizás el indicador específico más conocido sea el almidón, que forma un complejo azul oscuro con el yodo (I2). La aparición o desaparición de este complejo señala el punto final de las valoraciones en las que se produce o consume yodo. Una mayor información sobre la detección del punto final de la valoración empleando almidón como indicador, se ofrecerá en el epígrafe 7.6.3. Otro indicador específico común es el ion tiocianato (SCN−) que, como se mencionó en el capítulo 6, forma un complejo de color rojo con el ion Fe3+. Así, el ion SCN- puede utilizarse como indicador en la valoración de Fe3+ con Sn2+ puesto que, en el punto de equivalencia de esta valoración, la concentración de Fe3+ se hace extremadamente pequeña y el color rojo del complejo desaparece.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 235

7.5.3. Indicadores de oxidación-reducción verdaderos.
Estos indicadores son sustancias que se añaden a la disolución que se valora y permiten detectar el punto final de la valoración porque son sensibles a los cambios del potencial del sistema. Los indicadores redox verdaderos son sustancias fácil y reversiblemente oxidables o reducibles, que poseen un color en su forma oxidada y otro, en su forma reducida. Por lo tanto, constituyen de por sí, un par redox que esquemáticamente puede representarse de la siguiente forma:
Ind oxi + neColor 1

Ind red
Color 2

A este par de oxidación-reducción puede aplicársele la ecuación de Nernst, resultando:
E = E0 + c(Ind oxi ) 0,0591 log n c(Ind red )

donde E0 es el potencial normal de electrodo del sistema redox propio del indicador. Al agregar una o dos gotas de un indicador redox verdadero a la disolución que se valora, esta última tomará el color de una de las formas del indicador, el cual dependerá del potencial de la disolución, producto del establecimiento de la relación entre las concentraciones de las formas oxidada y reducida del mismo. Si esta disolución se valora con un oxidante (o un reductor), la magnitud del potencial (E) irá cambiando y al alcanzar un determinado valor, el color del indicador cambiará como resultado del cambio en la relación [c(Indoxi) / c(Indred)]. Quiere esto decir que, de forma análoga a los indicadores ácido-base, los indicadores redox verdaderos también poseen un rango de viraje, en este caso referido a valores de potencial, y su empleo estará igualmente condicionado por la posibilidad de que el mismo esté incluido total o parcialmente en el intervalo del salto brusco de potencial de la curva de valoración. En capítulos anteriores (Capítulo 3, epígrafe 3.2.2) se ha hecho referencia a que, cuando en una disolución están presentes dos sustancias de diferente color, el ojo humano, de manera general, puede percibir uno de los dos colores, cuando una de las especies coloreadas tenga una concentración 10 veces mayor que la otra. Así, la detección del cambio de coloración de un indicador redox sólo será posible cuando la relación entre las concentraciones de la forma oxidada y reducida [c(Indoxi) / c(Indred)] sea igual a 10 o a 1/10. Precisamente a partir de esta consideración puede establecerse al intervalo práctico de viraje de un indicador redox. Cuando la c(Indoxi) es 10 veces mayor que la c(Indred), puede plantearse:
E = E0 + 0,0591 10 log n 1

y como log 10 = 1
E = E0 + 0,0591 n

y cuando la c(Indoxi) es 10 veces menor que la c(Indred), entonces:
E = Eo + E = Eo + 0,0591 1 log n 10 0,0591 log 10 −1 n

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 236

E = Eo −

0,0591 n 0,0591 n

Luego el intervalo útil de viraje de un indicador redox será:
E = Eo ±

Si se analiza el ejemplo de la ortofenantrolina ferrosa, la cual es la combinación compleja de 1,10 fenantrolina (o-fenantrolina) con el hierro (II), de color rojo brillante,
Fe 2+

N

N

3

se aprecia que, al oxidarse este complejo de o-fenantrolina-Fe2+ se forma una combinación compleja de Fe3+ de color azul pálido, según la siguiente ecuación:
Fe II (C12H8N2)3
Rojo 2+

Fe III(C12H8N2)3
Azul celeste

3+

+ 1e

El potencial normal de electrodo de este par redox es igual a 1,06 V y requiere medio ácido, aportado por H2SO4 1M. Por lo tanto el intervalo de viraje de este indicador será:
E = 1,06 ± 0,0591 1

es decir, estará comprendido entre 1,001 y 1,119 V, proporcionando un color rojo brillante a la disolución cuando E < 1,001V; y, azul pálido, a valores de E > 1,119 V. La o-fenantrolina-Fe2+ podrá emplearse en aquellas valoraciones cuyo salto de potencial incluya su intervalo de viraje. Una amplia lista de indicadores redox verdaderos puede consultarse en el Apéndice 6.

7.6.

AGENTES OXIDANTES Y REDUCTORES MÁS EMPLEADOS
En la mayoría de los textos de química analítica cuantitativa, los métodos de oxidaciónreducción aparecen clasificados atendiendo a los diferentes agente valorantes que pueden ser empleados. Las disoluciones patrón de agentes reductores tienen a reaccionar con el oxígeno atmosférico y por tal razón son poco utilizados como valorantes en determinaciones analíticas directas de sustancias oxidantes. En la mayoría de os casos es necesario utilizar tales reactivos en atmósfera inerte como la proporcionada por el N2 y el CO2, debido a la facilidad que tienen estos agentes reductores de reaccionar con el oxígeno del aire. El hierro(II) y el tiosulfato de sodio son los agentes reductores que más frecuentemente se utilizan como valorantes en análisis químico. El último de ellos es frecuentemente utilizado como valorante en métodos indirectos de valoración por sustitución o retroceso cuando son otros agentes redox los que reaccionan con el analito.También se utiliza en la estandarización de tales disoluciones patrones.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 237

Atendiendo al agente valorante que se emplea, la volumetría redox puede considerarse subdividida, fundamentalmente, de la siguiente forma: permanganometría, dicromatometría, cerimetría, yodometría, yodimetría, bromatometría y yodatometría, entre otros tipos.

7.6.1. Permanganometría
La permanganometría (también conocido como permanganimetría o permanganatometría) se basa en reacciones de oxidación de reductores por el ión permanganato, considerado como un agente oxidante muy fuerte en medio ácido, aunque las reacciones puede efectuarse en medio alcalino o neutro. Como ya ha sido tratado con anterioridad, durante la reacción en medio ácido, el manganeso (VII) presente en el KMnO4, utilizado como oxidante, se reduce a Mn2+, aceptando cinco electrones. De ahí que el número de equivalencia del ión permanganato sea igual a 5. Si la reacción ocurre en medio alcalino o neutro, el manganeso (VII) se reduce a manganeso (IV), con la particularidad de que se forma el bióxido de manganeso MnO2, más exactamente, su hidrato MnO(OH)2, como un precipitado pardo: MnO4- + 3H2O + 3e MnO(OH)2 + 4OHPor consiguiente, en este caso el número de equivalencia del KmnO4 será igual a 3. El potencial normal del par MnO4-/ Mn2+ (+1,51V) es mucho más elevado que el del par MnO4-/ MnO2 (S) (+0,59). En consecuencia, el poder oxidante del permanganato en medio ácido es mucho mayor que en medio alcalino. Si durante la valoración en medio ácido se forman iones Mn2+, que son incoloros y solubles, en el caso de la valoración en medio alcalino o neutro, el precipitado pardo oscuro dificulta la determinación del punto de equivalencia, al utilizar el permanganato como autoindicador. Por eso, en permanganometría se emplean con mayor frecuencia las reacciones en medio ácido. Este medio ácido debe ser aportado por una disolución de ácido sulfúrico, ya que si se utiliza el ácido clorhídrico, el permanganato es capaz de oxidar los iones cloruro a cloro, dado que el potencial de reducción del par MnO4-/ Mn2+ es mayor que el del par Cl2/2Cl(+1,36). El permanganato siempre contiene impurezas de productos de reducción, por ejemplo MnO2. Además, se descompone fácilmente por la acción de los reductores: amoníaco, sustancias orgánicas, etc., que pueden estar presentes en el agua, debido al efecto del polvo ambiental y otras causas. Por tal motivo, la concentración de la disolución de KmnO4 disminuye en cierto grado, una vez preparada. De aquí se deduce que, no se puede preparar una disolución de concentración exactamente conocida de permanganato a partir de una pesada exacta de una masa dada, sino que debe estandarizarse la disolución preparada una vez que ha sido sometida a uno de los dos procedimientos siguientes: Procedimiento No.1 – Preparar una disolución de concentración aproximadamente conocida y dejarla en reposo por un período de 7 a 10 días, para que durante este tiempo se produzca la descomposición del permanganato cuya concentración pudiera disminuir en cierto grado en la disolución preparada, debido a la presencia de pequeñas cantidades de reductores en la misma. Posteriormente, se filtra la disolución (para eliminar el bióxido de manganeso formado) y se estandariza por uno de los métodos ya conocidos. Procedimiento No. 2 – Preparar una disolución de concentración aproximadamente conocida y permitir que permanezca en ebullición por un tiempo apropiado para acelerar la descomposición del permanganato por las causas mencionadas anteriormente, para posteriormente filtrar la disolución y estandarizarla. Para determinar la concentración de la disolución de permanganato de potasio se han propuesto varios patrones primarios, como por ejemplo, el ácido oxálico dihidratado (H2C2O4.2H2O), el oxalato de sodio (Na2C2O4), el óxido de arsénico III (As2O3), el ferricianuro de potasio trihidratado (K4[Fe(CN)6].3H2O) y el hierro metálico, entre otros. Los más

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 238

utilizados son: el Na2C2O4 y el H2C2O4 . 2H2O. Las semiecuaciones correspondientes a la estandarización con cualquiera de estos dos últimos patrones primarios serían las siguientes: 2CO2 + 2 e MnO4 - + 8H+ + 5e C2O42Mn 2+ + 4H2O

Hay que tener presente también que, el permanganato oxida la goma, los tapones de corcho, el papel y otras sustancias por lo que resulta imprescindible evitar el contacto de la disolución con estos materiales. Así, no se puede filtrar la disolución de KmnO4 a través de filtros de papel, sino se deben utilizar crisoles de vidrio sinterizado y tomar todas las precauciones necesarias durante su manipulación y utilización. La disolución de permanganato se debe conservar protegida de la luz o en frascos de vidrio oscuro, puesto que esta última acelera la descomposición del reactivo, según: 4MnO4- + 2H2O 4MnO2(S) + 4OH- + 3º2(g) De forma general, las reacciones con permanganato de potasio son lentas por lo cual, en ocasiones, se hace necesario calentar la disolución a valorar y/o esperar el tiempo suficiente para que reaccione el volumen añadido de permaganato de potasio, durante los primeros momentos de la valoración (hasta observar que desaparece la ligera coloración que imprime a la disolución el permanganato que aún no ha reaccionado, lo cual ocurre prácticamente de forma instantánea cuando ya se ha producido cierta cantidad de MnO2, que actúa como catalizador de la reacción).

7.6.2. Dicromatometría
La dicromatometría se basa en la reacción de oxidación con el ion dicromato (Cr2O72−), en el cual el cromo presenta un número de oxidación de +6. Su acción oxidante se debe a su transformación a cationes Cr3+, según la siguiente reacción: Cr2O72- + 14H+ + 6e 2Cr3+ + 7H2O De esta ecuación se denota que la masa molar del equivalente del K2Cr2O7 es igual a 1/6 de su masa molar, es decir 294,19 / 6 = 49,03 g/mol, dado que el ion Cr2O72− gana 6 electrones en su reducción a 2Cr3+ ( el número de equivalencia es 6 ). Por otra parte, puesto que la reducción de los iones Cr2O72− se produce con la participación de iones H+, la determinación analítica deberá realizarse en medio ácido para potenciar su poder oxidante. El potencial normal del par Cr2O72−/2Cr3+ es igual a +1,33 V, razón por la cual, en las reacciones con dicromato y a diferencia de las que se producen con permanganato, el medio ácido puede ser aportado por el ácido clorhídrico, porque no va a ocurrir la oxidación de los iones Cl-, teniendo en cuenta que el potencial normal del par Cl2/2Cl− (+1,36 V) es, prácticamente, igual al del par Cr2O72−/2Cr3+. Sin embargo, a concentraciones de HCl superiores a 2N y con ebullición, el dicromato oxida los iones Cl− a Cl2. El dicromato de potasio, en comparación con el permanganato, presenta además, las siguientes ventajas: 1. Es fácil de obtener químicamente puro, correspondiendo estrictamente con su fórmula, por lo que, puede considerarse como estándar primario y, por consiguiente, posibilita la preparación directa de disoluciones de concentración exactamente conocida, disolviendo una masa exacta pesada en un volumen apropiado de disolvente. 2. La disolución de K2Cr2O7, conservada en recipientes cerrados, es extremadamente estable; no se descompone incluso hirviéndola en una disolución acidificada. Por ello, la concentración de la disolución de K2Cr2O7 no se modifica durante su

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 239

conservación. Se puede incluso utilizar la misma en los casos en que deba realizarse la oxidación en caliente. La formación de los iones Cr3+ que colorean de verde la disolución pueden dificultar la detección del punto final de la valoración, aunque en algunas ocasiones esto permite utilizar lo como autoindicador. Por lo general, en los métodos dicromatométricos se utilizan los indicadores redox verdaderos, como la difenilamina, aunque se ha propuesto la sustitución de la misma por las sales de sodio o bario del ácido difenilaminsulfónico, pues éste se disuelve mejor en agua que la difenilamina y experimenta un viraje muy brusco de incoloro a verde y de éste a rojo violáceo. El dicromato de potasio tiene un menor poder oxidante que el permanganato de potasio y al igual que este último, reacciona lentamente con ciertos reductores.

7.6.3. Cerimetría
La cerimetría se basa en la acción oxidante del ión Ce4+, reduciéndose a Ce3+, según la semirreacción: Ce4+ + 1e Ce3+ de donde puede inferirse que el número de equivalencia del Ce4+ es 1, ya que éste es el número de electrones que capta para su reducción. Para esta volumetría se utilizan sales de cerio (IV), entre las que se encuentran el nitrato de amonio y cerio(IV), el sulfato de amonio y cerio(IV), el hidróxido de cerio(IV) y el hidrógeno sulfato de cerio(IV). El primero de todos es patrón primario; el resto, así como el nitrato y el sulfato(Ce(SO4)2), que son las más baratas de todas las sales de cerio, se pueden utilizar para preparar disoluciones patrones, pero para ello deben ser previamente estandarizadas Las disoluciones de Ce4+, en medio ácido aportado por el ácido sulfúrico, son oxidantes casi tan efectivos como las de permanganato de potasio y puedan sustituir a éstas en muchas aplicaciones. En ácido nítrico y perclórico son sensiblemente más fuertes, pero no son estables. Aunque se pudiera utilizar el ácido clorhídrico debido a que la oxidación de los iones cloruro se produce muy lentamente, el mismo no garantiza la estabilidad de la disolución. Por otra parte, no se deben realizar valoraciones en medios básico o neutro porque precipitan las sales básicas del catión. Por lo general, las sales de Ce4+ no son patrones primarios, por lo cual sus disoluciones requieren de una previa estandarización para ser utilizadas como agentes valorantes. En el análisis farmacéutico se utiliza frecuentemente la cerimetría, a pesar del elevado costo en el mercado de las sales correspondientes. Para determinar el punto final en estas valoraciones, se emplean generalmente indicadores redox verdaderos, siendo las más utilizadas las ferroínas, como por ejemplo la ortofenantrolina ferrosa.

7.6.4. Yodometría y yodimetría
Muchos métodos volumétricos se basan en la siguiente semirreacción: I2 + 2e 2I−

Tales métodos se agrupan en dos categorías: la primera implica el uso de una disolución patrón de yodo para valorar sustancias fácilmente oxidables y los métodos correspondientes se clasifican como yodimétricos. En éstos, se produce la reducción del yodo (I2) a iones ILa segunda categoría comprende los métodos yodométricos, en los que se utiliza una disolución patrón de tiosulfato de sodio para valorar el yodo formado, como producto de la reacción de una sustancia oxidante con yoduro de potasio añadido en exceso. Por tanto, en los métodos yodométricos se produce la oxidación de los iones yoduro (I-) a yodo (I2).

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 240

Es importante aclarar que, aunque en algunos textos pueden encontrarse unificados ambos métodos bajo el nombre de métodos yodimétricos, en los mismos aparecen descritas por separado las dos opciones que pueden ser aplicadas, identificando los métodos yodimétricos como directos y los yodométricos, como indirectos. Sin embargo, esta asociación de las dos variantes con el método de valoración no resulta muy exacta, como podrá apreciarse más adelante. El potencial normal del par I2/2I− es relativamente pequeño (+ 0,54V), por lo tanto, a diferencia de los oxidantes más utilizados y anteriormente mencionados (KmnO4, sales céricas y K2Cr2O7), el I2 es un oxidante relativamente débil. Por el contrario, los iones Itienen un poder reductor mucho mayor que los iones Mn2+, Ce3+ y Cr3+. La posición del par I2/2I-, aproximadamente ubicado en el centro de la tabla de potenciales normales de reducción, permite realizar dos consideraciones importantes: 1. Existe una serie de reductores que pueden ser oxidados por el I2 (todos los que poseen un potencial normal de reducción menor que +0,54 V). 2. Existen también varios oxidantes capaces de ser reducidos por los iones I- (todos los que poseen un potencial normal de reducción mayor que +0,54 V). En resumen, puede plantearse que el sistema I2/2I− puede ser aplicado para realizar determinaciones cuantitativas tanto de oxidantes como de reductores y que, en dependencia del carácter de la especie que va a ser valorada, deberá decidirse la aplicación de la yodimetría o la yodometría.
Determinación de reductores

Para la determinación de reductores se utiliza una disolución patrón de yodo, la cual puede actuar como valorante (en una valoración directa) o puede ser añadida en exceso a la disolución que se valora (en una valoración por retroceso). Para preparar la disolución de yodo debe tenerse presente que éste es insoluble en agua, por lo tanto, es necesario disolver una masa pesada del mismo (sólido) en presencia de un exceso de iones yoduro, que reaccionan con el yodo dando iones triyoduro según: I2 + II3 Lo correcto sería referirse a tales disoluciones como disoluciones de triyoduro, no obstante, en la práctica se llaman disoluciones de yodo porque esta terminología es suficiente para justificar el comportamiento estequiométrico del reactivo. Las disoluciones de yodo son poco estables por varias razones, siendo una de ellas la volatilidad del soluto. Además el yodo ataca lentamente muchos materiales orgánicos, por lo que no deben emplearse tapones de corcho o de goma en los frascos que contengan sus disoluciones, las cuales deben mantenerse protegidas del contacto con el polvo y vapores orgánicos. Por estas razones, entre otras, las disoluciones de yodo deben ser cuidadosamente estandarizadas, antes de su utilización, con una disolución estandarizada de tiosulfato de sodio (Na2S2O3). Ese mismo reactivo, el tiosulfato de sodio, es el que se emplea para valorar el yodo que no ha reaccionado cuando se aplica el método indirecto de valoración (retroceso) con una disolución patrón de yodo que se añade en exceso. La reacción que se produce es la siguiente:

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 241

O S O O S O

O Na S Na S Na O Na

O S + I2 O O S O

O Na S S O Na

+ 2NaI

2 moléculas de Na 2S2O3

1 molécula de Na 2S4O6

Si se representa la semiecuación de reducción del tetrationato (S4O62-) correspondiente, se tiene que: S4O62- + 2e 2S2O32Lo que denota que, durante la oxidación del tiosulfato lo que ocurre es que dos iones tiosulfato (S2O32-) se transforman en un ion tetrationato (S4O62-) al ceder dos electrones a la molécula de yodo (I2). Por tanto, la masa molar del equivalente del tiosulfato de sodio, en su reacción de oxidación-reducción con el yodo, se calcula de la siguiente forma: M (Na2S2O3.5H2O/ 2)
=

2 x 248,18/ 2 = 248,18 g/mol

Es decir, a pesar de que el número de equivalencia del tiosulfato es igual a dos, como reaccionan dos moles, la masa molar del equivalente de esta sustancia es igual a su masa molar. Para el yodo molecular, el número de equivalencia es igual a 2, puesto que esa sustancia gana 2 electrones en su reducción a iones yoduro (2I-), siendo su masa molar del equivalente igual a la masa atómica del elemento, es decir, igual a 126,90 g/mol. Para determinar el punto final en las valoraciones con yodo (como valorante o como disolución en exceso), se puede utilizar él mismo como autoindicador. El yodo molecular proporciona un color pardo oscuro a las disoluciones, las cuales se decoloran al producirse la reducción a iones I-. No obstante, este método no es tan exacto como el que emplea una disolución de almidón (indicador específico) que, como ya se mencionó anteriormente, forma un complejo de color azul intenso con el yodo. Puede, por tanto, detectarse el punto final de la valoración por la aparición o desaparición del color azul en la disolución valorada, en dependencia de la forma de valoración utilizada. Para comprender mejor cómo operan estos cambios de color en el punto final de las valoraciones en las que se emplean disoluciones de yodo y almidón como indicador, se analizarán dos situaciones concretas: a) Si se valora una disolución de una sustancia (analito) reductora, con una disolución de yodo, durante la valoración se mantiene la disolución incolora, a pesar de la presencia del almidón en la disolución, porque cuando se añade el agente valorante (de color pardo oscuro) éste reacciona con el analito e inmediatamente se decolora. Cuando se agota la cantidad de analito presente, un ligero exceso de yodo reacciona con el almidón y la disolución se coloreará de azul intenso. b) Si, por otra parte, se va a realizar una valoración por retroceso, el indicador (almidón) no deberá añadirse desde un inicio, pues la formación del complejo azul con el yodo desde ese momento impide la detección adecuada del punto final. Por tal motivo, la disolución tomará el color característico del yodo, producto del exceso de esta sustancia presente en la disolución que se va a valorar. Cuando se comienza a valorar el yodo que no ha reaccionado con una disolución de tiosulfato de sodio, y en la medida en que se añada el agente valorante, este color irá disminuyendo en intensidad hasta que la disolución se torna de un color amarillo claro, indicando que la valoración se encuentra en las cercanías del punto final. Es

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 242

en ese momento en el que se añade la disolución de almidón, apareciendo la coloración azul intensa al formar el complejo con el yodo que aún queda sin valorar. Entonces, se continúa añadiendo la disolución valorante (tiosulfato de sodio) hasta que desaparezca el color azul, lo cual ocurre debido a que se ha agotado todo el yodo que permanecía libre en la disolución y también, la mínima cantidad que estaba formando parte del complejo con el almidón, del cual es desplazado por el valorante. En resumen, aunque en ambos casos se utiliza almidón como indicador, en la primera valoración el punto final de la misma se detecta por aparición del color azul intenso, mientras que, en la segunda, se produce la desaparición del mismo. Cuando se realiza la valoración por retroceso (b), el indicador no puede ser añadido antes de comenzar a valorar el exceso de yodo, debido a que, en presencia de una elevada cantidad de esta sustancia, el complejo que se forma con el almidón es muy estable y se necesita añadir mayor cantidad de agente valorante para romperlo, lo que representaría una sobrevaloración. Algunos autores plantean que la adición del almidón en las cercanías del punto de equivalencia obedece a que en presencia de una cantidad apreciable de yodo, el almidón tiende a descomponerse. En cualquier caso, la consecuencia es una detección incorrecta del punto final de la valoración. Es importante tener presente que cuando se realizan valoraciones en las cuales se utilizan disoluciones de yodo, el pH de las disoluciones a valorar no debe ser mayor que 9 (en ocasiones el límite máximo es 7), dado que el yodo se descompone para dar lugar a la formación de hipoyodito, que a su vez se transforma en los iones yoduro y yodato.
Determinación de oxidantes

Teniendo en cuenta que la determinación de algunas sustancias reductoras se realiza mediante la valoración con una disolución de yodo, es lógico suponer que, para la determinación de oxidantes, deba emplearse como valorante una disolución de KI. Sin embargo, tal valoración no puede realizarse desde el punto de vista práctico debido a que es imposible detectar adecuadamente el punto final de la valoración. El mismo se caracterizaría por el hecho de que dejaría de formarse yodo, lo cual es, evidentemente, muy difícil de percibir. Como ya se ha explicado anteriormente, utilizando el almidón como indicador, es fácil captar el instante de la aparición de I2 en la disolución (la disolución se colorea de azul) o el instante de su desaparición (la disolución azul se decolora), mas no es posible detectar el momento en el que cesa la formación de I2. Por ello, para la determinación de oxidantes por reacción con el yoduro de potasio, se aplica un método de valoración indirecto (el de sustitución). A la disolución del oxidante se le agrega un exceso aproximado de KI (sólido o en disolución) de manera que el yodo (I2) formado sea valorado con una disolución de tiosulfato de sodio, en presencia de almidón como indicador, que, por la razón ya explicada anteriormente, deberá ser añadido cuando quede poco yodo en la disolución. Igualmente se debe realizar la valoración en un medio ácido. Conociendo que se trata de una valoración por sustitución, puede plantearse: n (oxidante/z*) = n (I2/2)formado = n (2Na2S2O3/2) Si se analizan las reacciones que tienen lugar en esta valoración puede parecer contradictorio el utilizar el KI como reactivo intermediario para dar lugar a la formación de yodo, que posteriormente se reduce cuando reacciona con el tiosulfato de sodio (agente reductor). Esto se debe a que la conversión cuantitativa de tiosulfato en tetrationato sólo se produce con yodo; otros agentes oxidantes tienden a llevar la oxidación hasta ion sulfato o una mezcla de iones sulfato y tetrationato. El tiosulfato de sodio no es un patrón primario, sus disoluciones son algo inestables y se descomponen dando azufre (S) e ión hidrógeno-sulfito ( HSO3-). Los factores que tienen influencia sobre esta descomposición son: pH, presencia de microorganismos, concentración de la disolución y exposición al oxígeno y a la luz del sol.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 243

Para preparar una disolución de tiosulfato de sodio se debe añadir carbonato de sodio al agua destilada con el objetivo de basificar la misma, ya que en disoluciones ácidas e incluso neutras, puede precipitar el azufre elemental. Además debe eliminarse la presencia de ciertas bacterias que metabolizan el ion tiosulfato y esto se logra hirviendo el agua destilada. Es importante aclarar que, aunque en las valoraciones con tiosulfato de sodio está presente un medio ácido que garantiza la estabilidad de las disoluciones de yodo, si se añade el valorante lentamente y con buena agitación, se produce más rápidamente la oxidación del tiosulfato que su reacción de descomposición. Para la estandarización de las disoluciones de tiosulfato se pueden utilizar el yodato de potasio (KIO3), el dicromato de potasio (K2Cr2O7) y el bromato de potasio (KbrO3), entre otros, teniendo siempre presente que se realizan valoraciones por sustitución, con la necesaria formación de yodo.

7.6.5. Yodatometría
El yodato de potasio es un reactivo que puede obtenerse con un elevado grado de pureza y, una vez desecado, puede ser utilizado como patrón primario para la preparación de disoluciones patrones de prolongada estabilidad. Este reactivo reacciona con el yoduro para dar yodo en cantidades conocidas. Cuando se mezcla un volumen exactamente conocido de yodato patrón con un exceso de ion yoduro, en una disolución que es 0,01 a 1 N en ácido, se liberarán exactamente seis moles de equivalentes de yodo por cada mol de equivalentes de yodato. La disolución resultante puede servir entonces para la estandarización o normalización de disoluciones de tiosulfato y para otras determinaciones analíticas. La valoración con yodato, en medio fuertemente clorhídrico, tiene importantes aplicaciones. En éstas, el yodato se reduce inicialmente a yodo y, a medida que el agente reductor se consume, tiene entonces lugar la oxidación de yodo a ICl2-. La reacción que ocurre es la siguiente: IO3- + 2I2 + 10Cl - + 6H+ 5ICl2- + 3H2O El punto final se detecta por la completa desaparición del yodo. La masa molar del equivalente del yodato es un cuarto de su masa molar porque el cambio de número de oxidación es de +5 hasta +1. En estas valoraciones, con un medio tan fuertemente ácido, el almidón no ofrece un buen resultado como indicador, por lo que el punto final se detecta añadiendo, al comienzo de la valoración, unos mililitros de un disolvente orgánico inmiscible con el agua, como el tetracloruro de carbono o el cloroformo. Después de cada adición de yodato, se agita vigorosamente la disolución, y cuando las fases se separan de nuevo, se examina visualmente la fase orgánica. Si existe yodo sin reaccionar, dicha fase presentará un color púrpura intenso, cuya desaparición indicará el fin de la valoración. Este método de detectar el punto final de la valoración requiere de más tiempo que el que utiliza el almidón, pero ambos métodos son comparables en sensibilidad. El yodato tiene un poder oxidante inferior al cerio(IV) y al permanganato.

7.6.6. Bromatometría
El bromato de potasio es, al igual que el yodato, un patrón primario con el cual se pueden preparar disoluciones patrones de mucha estabilidad. Las valoraciones directas con tales disoluciones no son muy aplicadas, pero en análisis químico estas disoluciones son una importante y estable fuente de bromo. Cuando se utilizan de esta forma, se añade un exceso de bromuro de potasio al analito en medio ácido y, entonces, al añadir la disolución patrón de bromato de potasio, se libera una cantidad conocida de bromo. De esta forma se evita la utilización de disoluciones patrones de bromo altamente inestables. La masa molar del equivalente del bromato de potasio, cuando actúa como fuente de bromo, es un sexto de su masa molar, lo cual puede inferirse de la siguiente reacción: BrO3- + 5Br - + 6H+ 3Br2 + 3H2O

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 244

Es necesario tener presente que, para la aplicación analítica de esta reacción, el bromato debe encontrarse en forma de disolución patrón y el bromuro, añadirse en exceso. El amarillo de quinoleína, α-naftoflavona y p-etoxicrisoidina son los indicadores más adecuados para estas valoraciones. El bromato de potasio es una buena fuente de bromo para el análisis de sustancias orgánicas. El bromo se incorpora a la molécula orgánica bien mediante un mecanismo de sustitución o de adición. La valoración directa no es muy apropiada por la lentitud con que transcurren las reacciones, por lo que la determinación se realiza mediante la adición de un exceso conocido de la disolución patrón de bromato de potasio a la disolución del analito y, también, un exceso de bromuro de potasio. Se acidula el medio y se deja en reposo hasta que se considera que la reacción del bromo con el analito se ha completado. Este análisis se finaliza, yodométricamente, mediante la adición de yoduro de potasio el cual reaccionará con el exceso de bromo presente en la disolución: 2I- + Br2 I2 + 2 Br -

7.7. APLICACIÓN DE LA VOLUMETRÍA REDOX EN EL ANÁLISIS DE SUSTANCIAS DE INTERÉS FARMACÉUTICO
Son muchos los fármacos, metabolitos y sustancias relacionadas, así como sustancias auxiliares empleadas en la elaboración de medicamentos, que pueden ser analizados mediante la volumetría de oxidación-reducción. Algunos de ellos son el peróxido de hidrógeno, paracetamol, fenazona, ácido oxálico, ácido ascórbico, hidracina, ácido fosfórico, formaldehído, yoduro de sodio, metabisulfito de sodio, perborato de sodio, sorbitol, salicilato de dietilamina y la dimeticona. En general, son compuestos orgánicos que puedan reaccionar con bromo mediante mecanismos de adición o sustitución. También pueden ser analizadas otras sustancias de interés farmacéutico que presenten, en su estructura, cationes como magnesio, calcio, zinc, plata, hierro(II), cobre(II), potasio y sodio, entre otros, así como grupos orgánicos oxidables, principalmente. Algunos ejemplos podrán ser apreciados en los ejercicios que se ofrecen en el presente capítulo.

7.8. EJERCICIOS PROPUESTOS
1. En el control de calidad de inyectables de CaCl2 al 10% se aplica una técnica analítica en la cual se toma una alícuota del inyectable y todo el calcio contenido en ella se precipita cuantitativamente como oxalato de calcio (CaC2O4), se filtra la disolución, se lava el precipitado y posteriormente se disuelve en H2SO4 obteniéndose ácido oxálico (H2C2O4), que se valora con KMnO4. El contenido de CaCl2 se calcula a partir de los resultados de la valoración. a) Explique en que consiste la forma de valoración utilizada en el análisis, identifique las especies que se oxidan y las que se reducen. b) Plantee cómo calcular el contenido, en %, de CaCl2 en los inyectables. c) ¿Cómo pudiera detectarse el punto final de la valoración? d) ¿Qué función(es) cumple el H2SO4 en la técnica anterior? ¿Pudiera sustituirse por HCl? 2. Para determinar la pureza de una materia prima de clorhidrato de cisteína (C3H7NO2S.HCl), un analista pesa 0,1270g de la misma y los trasvasa a un frasco de yodo conjuntamente con 20 mL de agua destilada. Agita vigorosamente hasta lograr una completa disolución y añade seguidamente 5 mL de HCl y 25 mL de disolución de I2 0,0873 N. Mantiene la disolución en la oscuridad durante 20 minutos y posteriormente valora con Na2S2O3 0,0947 N. Cerca del punto final de la valoración adiciona 3 mL de

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 245

disolución de almidón y continúa la adición de agente valorante hasta desaparición del color azul. El volumen consumido en la valoración fue de 14 mL. Paralelamente realiza un blanco, el cual consume 22,4 mL del agente valorante. Cada mL de la disolución de yodo 0,1 N equivale a 15,76 mg de C3H7NO2S.HCl. a) ¿Cuál es el indicador utilizado en esta determinación? ¿Por qué se añade casi al llegar al punto final? Explique por qué se detiene la valoración cuando desaparece la coloración azul de la disolución valorada. b) ¿Cómo se prepara la disolución del ensayo en blanco? ¿Qué información ofrece el resultado obtenido en la valoración del blanco? c) Determine la pureza de la materia prima analizada. d) Explique detalladamente cómo influirá cada una de las siguientes modificaciones en el volumen consumido de Na2S2O3 en la valoración de la muestra y en el valor de pureza obtenido: d.1) Pesar el doble de muestra d.2) Utilizar una disolución de I2 de menor concentración d.3) No realizar la valoración del blanco d.4) Añadir el almidón a la disolución antes de comenzar la valoración 3. El jarabe de sulfato ferroso (FeSO4.7H2O) debe contener entre 0,75 y 0,85 g de FeSO4 . 7H2O por cada 100 mL de jarabe. Para realizar este análisis a un lote elaborado, un analista pipetea 25 mL de jarabe y los trasvasa a un volumétrico de 100 mL, añade 15 mL de H2SO4 al 50% y completa con agua destilada hasta el aforo. Extrae una alícuota de 20 mL y la trasvasa a un erlenmeyer, añade 3 gotas de ortofenantrolina y realiza la valoración con Ce(SO4)2 0,0511 N consumiendo 5,7 mL. Se realiza, además, un ensayo en blanco, para el cual el volumen de valorante consumido fue 0,2 ml. a) Explique para qué se añaden los 15 mL de la disolución de H2SO4 al 50%. b) Conociendo que la ortofenantrolina es un indicador redox verdadero, explique: b.1) ¿En qué se fundamenta su funcionamiento? b.2) ¿Cómo se debió realizar la selección del mismo? b.3) ¿Cómo se calcularía el salto brusco de la curva de valoración correspondiente a este análisis? c) Determine si el lote analizado cumple con la norma establecida para ese medicamento. 4. Para determinar el contenido de principio activo en cápsulas de ácido ascórbico de 500 mg (vitamina C) se desarrolla un método de análisis fundamentado en la facilidad de oxidación del ácido ascórbico. Para el análisis, se vierte el contenido de 10 cápsulas en un vaso de precipitados y se disuelve en 200 mL de agua destilada. Esta disolución se filtra y el filtrado se recoge en un volumétrico de 1000 mL, completando con agua destilada hasta el aforo. Se toman 10 mL de esta disolución y se añaden en un erlenmeyer conjuntamente con 5 mL de H2SO4 2N y 3 mL de disolución de almidón al 1% Se valora con disolución patrón de yodo 0,0973 mol/L, de la cual se consumen 5,6 mL. Cada mL de yodo 0,1 N equivale a 8,806 mg de ácido ascórbico. a) ¿Considera ud. correcto añadir el almidón desde el inicio de la valoración? Explique cómo se detectará el punto final. b) De no utilizarse el almidón como indicador, ¿cómo pudiera detectarse el punto final de la valoración?

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 246

c) Determine si las cápsulas analizadas están aptas si se establece que el contenido de principio activo debe encontrarse entre el 90 y el 110 % de la cantidad establecida. 5. El análisis de la materia prima de cloruro de cobre II, empleado en la preparación de inyectables, se realizó pesando exactamente 400 mg de la misma, los que se disolvieron en 50 mL de agua destilada, se añadieron además 4 mL de HAc y 3g de KI. El I2 liberado se valoró con Na2S2O3 0,1007N, consumiéndose 25,1, 25,0 y 24,7 mL en tres réplicas realizadas. Cada mL de Na2S2O3 0,1 N equivale a 13,45 mg de CuCl2. a) Diga si el lote de materia prima analizado puede ser utilizado en la elaboración del medicamento si para ello su pureza debe encontrarse entre 99,0 y 101,0 % b) Explique para qué se añade el HAc en la disolución a valorar. 6. Para la estandarización de una disolución de Na2S2O3, un analista aplicó el método de las alícuotas. Para ello, preparó una disolución de K2Cr2O7 de concentración exacta, de la cual extrajo tres alícuotas de 5 mL y las trasvasó a los correspondientes frascos de yodo. Añadió 3g de KI y 5 mL de HCl 3N. Agitó vigorosamente y dejó reposar la disolución en la oscuridad durante 20 min. Añadió 10 mL de agua destilada y realizó la valoración, utilizando almidón como indicador. a) ¿Qué método de valoración se ha aplicado y en qué consiste el mismo? b) Explique detalladamente cómo debió proceder el analista para preparar 100 mL de disolución de K2Cr2O7 0,1 N. Proponga los datos que considere necesarios para desarrollar su explicación. c) Calcule la concentración de la disolución de Na2S2O3 estandarizada si el volumen promedio consumido fue 5,7 mL y la concentración de la disolución de K2Cr2O7 fue 0,1057 N. 7. La difenilamina es un indicador redox caracterizado por: INDF.O. (azul morado) + 2e INDF.R. (incoloro) E º = +0,76 V

Analice, exponiendo sus razonamientos, si puede ser utilizado para la determinación del punto final en las siguientes valoraciones: a) FeSO4 con K2Cr2O7 en medio ácido con un salto brusco en la curva entre +0,68V y +0,99 V b) FeSO4 con Ce(SO4)2 en medio ácido con un salto brusco en la curva entre +0,94V y +1,47 V. c) Relacione los datos que deben conocerse para obtener la curva de valoración en los casos anteriores y explique cómo calcularía el potencial del sistema (E) para: c-1) Puntos intermedios de la valoración c-2) Puntos posteriores al punto de equivalencia 8. Durante la estandarización de una disolución de KMnO4 con Na2C2O4 se utilizaron 1,3400 g del patrón, los que se diluyeron hasta 250 mL de disolución, después de añadir 15 mL de una disolución de ácido sulfúrico (1:8). Para la valoración, se tomaron tres alícuotas de 25 mL, las cuales consumieron, como promedio, 20,0 mL de la disolución de KMnO4. a) Calcule la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes de la disolución de Na2C2O4. b) Calcule la concentración de cantidad de sustancia de equivalentes de la disolución de KMnO4.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 247

c) ¿Cuál es el potencial del sistema (E) al inicio de la valoración? d) ¿Qué consecuencias traería omitir la adición de la disolución de ácido sulfúrico? e) ¿Cómo se detecta el punto final de la valoración? 9. Relacione los agentes valorantes que se emplean en volumetría redox, señalando cuáles son los oxidantes y cuáles, los reductores. Mencione, además, dos características de cada uno vinculadas con la función que desempeñan. 10. El peróxido de carbamida (CH6N2O3) es utilizado en la elaboración de lociones desinfectantes y antisépticas. De acuerdo a la norma establecida, la materia prima debe contener entre 98% y 102% del principio activo. Para la determinación de pureza de la materia prima, se indica el siguiente procedimiento: Pesar, exactamente, alrededor de 100 mg de la materia prima y trasvasar la masa pesada a un frasco de yodo. Seguidamente, añadir 25 mL de agua, 5 mL de ácido acético glacial y 2 mL de K. Dejar reposar la mezcla de reacción durante 10 min en la oscuridad. Valorar el yodo producido con tiosulfato de sodio de concentración de cantidad de sustancia de equivalentes 0,1 mol/L, añadiendo 3 mL de almidón al 1% cerca del punto final de la valoración. a) ¿Qué método de valoración se emplea? b) ¿Qué papel desempeña cada uno de los reactivos químicos que se mencionan en la técnica operatoria? c) Diga si la materia prima cumple con el requisito de pureza si en el análisis de la disolución de ensayo se consumieron 15,5 mL del valorante de concentración de cantidad de sustancia de equivalentes 0,1365 mol/L y la masa de muestra tomada fue 100,4 mg. 11. Los inyectables de nitrito de sodio (NaNO2) al 10% se administran en los casos de envenenamiento con cianuro. Uno de los ensayos que se realizan en el control de la calidad de estos es la determinación del contenido del principio activo (nitrito de sodio), y para ello se desarrolla una valoración por oxidación-reducción fundamentada en la oxidación del analito con permanganato de potasio y la valoración posterior del permanganato remanente por yodometría. Las semiecuaciones de reducción correspondientes son: analito oxidable + MnO4- + 8H+ MnO4- + 2 I - + 8H+ 2 S2O3
2-

Mn2+ + analito oxidado + 4H2O Mn2+ S4O6 + I2 + 4 H2O
2-

+ I2

+ 2 I-

El procedimiento analítico que se debe realizar consiste en lo siguiente: Tomar un volumen de inyectable equivalente a 300 mg de principio activo y diluirlo hasta 250 mL con agua destilada. Trasvasar 25 mL de esta disolución a un frasco de yodo, añadir 25 mL de permanganato de potasio 0,1 N y 5 mL de ácido sulfúrico al 20%. Tapar el frasco y calentar en un baño termostatado a una temperatura alrededor de los 40 ºC durante 5 min. Transcurrido este tiempo, dejar enfriar la disolución y añadir 2 g de yoduro de potasio. Tapar el frasco y mezclar bien su contenido. Inmediatamente, valorar con una disolución de tiosulfato de sodio 0,1 N, empleando una disolución de almidón al 1% para detectar el punto final de la valoración. Paralelamente, realizar un blanco para corregir los resultados si es necesario. Se conoce que 3,450mg de nitrito de sodio equivalen a 1 mL de permanganato de potasio 0,1 N. a) Discuta cuidadosa y detalladamente, la función de los reactivos, disoluciones y operaciones subrayadas. b) Explique en qué momento de la valoración se debe añadir el almidón y por qué. c) Explique cómo puede detectarse el punto final de la valoración.

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 248

d) Para analizar un lote de inyectables un analista realizó el procedimiento anteriormente descrito, utilizando una disolución de permanganato de potasio 0,1021N y una disolución de tiosulfato de sodio 0,0991N, consumiendo 16,4 mL y 25,1 mL en la valoración de la muestra y del blanco, respectivamente. Determine el contenido, expresado en %, de principio activo en el inyectable analizado. e) Explique cómo influirá en el volumen consumido y en el resultado de la cuantificación realizada: e-1) tomar un volumen menor de inyectable e-2) añadir mayor masa de yoduro de potasio 12. Para determinar la pureza de una materia prima de fenol (C6H6O) un analista realizó el siguiente procedimiento: Pesó 1,0747 g de muestra y preparó un litro de disolución utilizando agua destilada. Extrajo una alícuota de 20 mL y la trasvasó a un frasco de yodo, añadió 15 mL de disolución de bromo 0,1042 N, 5 mL de HCl 3N y tapó inmediatamente el frasco. Agitó durante 30 min la disolución y la dejó reposar durante 15 min. Posteriormente añadió, rápidamente, 5 mL de yoduro de potasio (1 en 5) teniendo cuidado con el escape de vapores de bromo y tapó nuevamente el frasco. Agitó vigorosamente y lavó las paredes del frasco con pequeñas porciones de agua destilada, recogiéndolas en el interior del mismo. Valoró con disolución de tiosulfato de sodio 0,0943 N y muy próximo al punto final, añadió 1 mL de disolución de almidón. Además, realizó la valoración de una disolución blanco. Cada mL de disolución de Br2 0,1 N equivale a 1,57 mg de C6H6O. a) b) c) Explique la función de cada una de las disoluciones utilizadas durante el análisis. Basándose en el procedimiento descrito, proponga 5 errores determinados que pudieran afectar los resultados del análisis. Justifique su propuesta. Determine la pureza, en base seca, de la materia prima analizada si en las valoraciones de la muestra y el blanco se consumieron 2,9 y 16,4 mL, respectivamente, y se conoce que el contenido de agua de la misma es 0,3%. analito oxidable + Br2 (ac) Br2 (ac) + 2 I 2 S2O3 2- + I2 analito oxidado + 2 Br – (ac) 2 Br – (ac) + I2 S4O6 2- + 2 I-

Datos:
M (C3H7NO2S.HCl /1) = 157,62 g/mol M (FeSO4 .7H2O/1) = 278,02 g/mol M (K2Cr2O7/6) = 49,03 g/mol M (KMnO4/5) = 31,61 g/mol M (Na2C2O4/2) = 66,99 g/mol M (CH6N2O3/2) = 47,05 g/mol M (NaNO2/2) = 34,50 g/mol M (C6H6O/6) = 15,69 g/mol

Capítulo 7. Volumetría de oxidación reducción / 249

Algunas respuestas

2. c) 98,7 % 3. c) 1,56 g de principio activo / 100 mL de jarabe 4. c) 479,8 mg de principio activo / cápsula, 95,96 % de la cantidad declarada 5. a) 84,82 % 6. b) pesar 0,4903 g, c) 0,0927 N 10. c) 99,15 % 11. d) 9,92 % 12. c) 93,27 %

Capítulo 8
Ejercicios integradores
1. Para el control de calidad de la materia prima aminofilina (C16H24N10O4), la cual está compuesta por teofilina (C7H8N4O2) y etilendiamina (C2H8N2), en relación 2:1, se establecen, entre otros, los siguientes análisis: A- Residuos de ignición: Pesar exactamente entre 1 y 2 g de materia prima en un crisol previamente preparado para este fin. Calentar ligeramente hasta que la sustancia esté completamente carbonizada. Enfriar, humedecer el residuo con 1 mL de ácido sulfúrico y calentar suavemente hasta que dejen de desprenderse vapores blancos. Colocar en la mufla a 800 ± 25 ºC, hasta total incineración. Enfriar en una desecadora, pesar y calcular el % de residuo, el que no debe ser superior a 0,15 %. B- Contenido de teofilina (C7H8N4O2): Colocar alrededor de 250 mg de aminofilina, exactamente pesados, en un erlenmeyer de 250mL, añadir 50 mL de agua, 8mL de NH4OH 6N y calentar ligeramente en un baño termostatado hasta lograr una completa disolución. Añadir 20 mL de AgNO3 0,1 N, mezclar y calentar hasta ebullición durante 15 min.. Enfriar hasta temperatura ambiente, añadir 3 mL de HAc y 2 mL de FeNH4(SO4)2 y valorar el exceso de AgNO3 con NH4SCN 0,1 N. Realizar un ensayo en blanco y corregir los resultados si es necesario. El contenido de teofilina debe encontrarse entre 84 y 87,4 % en la materia prima. C – Contenido de etilendiamina (C2H8N2): Disolver alrededor de 500 mg de aminofilina, exactamente pesados, en 30 mL de agua. Trasvasar cuantitativamente esta solución a un volumétrico de 100 mL y completar con el mismo disolvente hasta el aforo. Tomar 10 mL y añadirlos a un erlenmeyer conjuntamente con 30 mL de agua destilada y 2 gotas de anaranjado de metilo. Valorar con HCl 0,1 N. Cada mL de HCl 0,1 N equivale a 3,005 mg de C2H8N2. El contenido de C2H8N2 debe encontrarse entre 157 y 175 mg por gramo de teofilina hallado según la técnica descrita anteriormente (Procedimiento B). Sobre el Procedimiento A, responda: a) ¿A qué método de análisis cuantitativo corresponde? b) Si al realizar el análisis se obtuvieron los siguientes valores: Masa de crisol = 17,3512 g Masa de crisol + masa de muestra = 18,7532 g Masa de crisol + residuo = 17,3528 g ¿Cumple la muestra con el criterio establecido para este ensayo? Sobre el Procedimiento B, responda: a) ¿Cómo se detecta el punto final de la valoración? Explique detalladamente en qué consiste dicho método. b) ¿Por qué es necesario añadir ácido acético (HAc) a la solución a valorar? c) ¿Cumple la muestra con el criterio establecido? Justifique su respuesta considerando los siguientes datos obtenidos por un analista: Masa de muestra inicial = 0,2500 g Volumen promedio de NH4SCN 0,0992 N consumido por la muestra = 8,0 mL Volumen de NH4SCN consumido por el ensayo en blanco = 20,1 mL C(AgNO3/1) = 0,1032 N Sobre el Procedimiento C, responda:
250

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 251

a) Cómo debe procederse para preparar 250 mL de la solución de HCl 0,1N. (Incluya los cálculos, operaciones, cristalería y equipos necesarios). b) Cómo debe procederse para preparar 100 mL de solución de tetraborato de sodio (Na2B4O7 .10 H2O) 0,1 N , necesaria para estandarizar la solución de HCl preparada. (Incluya los cálculos, operaciones, cristalería y equipos necesarios) c) Explique un método que pueda utilizarse para realizar dicha estandarización. d) Para sustituir el indicador anaranjado de metilo por otro que permita la detección del punto final, se hizo necesaria la deducción de la curva de valoración correspondiente. Teniendo en cuenta que la etilendiamina es una base débil, seleccione la expresión que permita calcular el pH correspondiente a un punto anterior al de equivalencia, explicando cuidadosamente cómo se calcula cada uno de los términos de la expresión. (Puede valerse de expresiones matemáticas siempre que especifique todo lo necesario). e) Si para realizar la determinación del contenido de etilendiamina, un analista partió de 0,4930 g de aminofilina y, en la alícuota valorada, obtuvo una masa de etilendiamina de 7,04 mg, ¿puede reportarse que la materia prima cumple con lo establecido por el criterio de calidad en relación con el contenido de esta sustancia? Justifique su respuesta. Datos: Reactivos: HCl: densidad = 1,18 g/mL pureza = 37 % (m-m) M(HCl/1) = 36,453 g/mol M(Na2B4O7 . 10 H2O/2) = 190,616 g/mol M(C7H8N4O2/1) = 180,167 g/mol 2. Durante el proceso de elaboración de la loción antiséptica L, resulta difícil separar la impureza Z (de carácter ácido) por lo que siempre está presente en el medicamento. Las normas cubanas establecen que para utilizar la loción en el tratamiento de enfermedades de la piel, el contenido de esta impureza no debe ser mayor de 1,45 g por litro de loción. Para realizar el análisis se tomaron 20,0 mL de la loción y se completaron hasta 50 mL con agua destilada. De esta solución se tomó una alícuota de 25 mL y se trasvasó a un recipiente cónico (erlenmeyer) adicionando además 20 mL de solución de NaOH de concentración molar del equivalente de 0, 0125 mol/L, agua destilada y 2 gotas de indicador. Después de 20 min de reposo se valoró con HCl 0,0108 N, consumiéndose 12,5 mL del ácido. Posteriormente se realizó un blanco y el volumen de ácido consumido fue de 22,6 mL. Se conoce que cada mL de NaOH 0,01 N reacciona con 1,23 mg de Z. A. Explique el fundamento del método volumétrico que se aplica. B. Explique en qué consiste el método de valoración empleado. C. Diga si en la solución que se valoró, para determinar el contenido de la impureza Z se encontraban sustancias interferentes. Justifique con cálculos. D. Determine si el contenido de la impureza Z en la loción antiséptica cumple con el criterio de calidad establecido para este ensayo. Datos: M(NaOH/1) = 39,997 g/mol M(HCl/1) = 36,461 g/mol M(Z/z*) = 123,140 g/mol

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 252

3. Las tabletas de sulfato de codeína (15 mg) ((C18H21NO3)2 . H2SO4 . 3H2O) se administran a pacientes con dolor moderado en determinadas patologías crónicas. Para analizar el contenido de sulfato de codeína (principio activo), en tabletas de un lote almacenado durante un año, cuyo contenido de principio activo, según la USP XXIV, debe encontrarse entre el 90 y el 110 % de la cantidad declarada, un analista debió utilizar el procedimiento analítico siguiente: Pesar y triturar finamente 20 tabletas y pesar exactamente una porción de polvo equivalente a 150 mg de principio activo. Transferir completamente el polvo a un volumétrico de 100 mL, añadir suficiente agua para formar una suspensión, 20 mL del HCl al 3 % y agitar durante 2 horas. Dejar reposar la solución 16 horas, diluir con agua hasta el aforo, mezclar bien y filtrar. Transferir 20 mL del filtrado a un embudo separador añadiendo NH4OH 6N hasta hacer la solución alcalina y extraer cuantitativamente el alcaloide (codeína), con sucesivas adiciones de 15 mL de cloroformo, recogiendo las fases clorofórmicas en un erlenmeyer. Evaporar a sequedad y añadir 15 mL de HCl 0,01 N, calentar suavemente hasta disolver la codeína y eliminar completamente el cloroformo. Dejar enfriar y añadir 2 gotas de rojo de metilo. Valorar el exceso de HCl con NaOH 0,01 N. Realizar un ensayo en blanco. 1 mL de HCl 0,01 N equivale a 375 mg de sulfato de codeína. a) Identifique: analito agente valorante muestra titre matriz método de valoración que se emplea solución a valorar objetivo del análisis b) Confeccione el diagrama de flujo y relacione la cristalería, equipos, reactivos y soluciones que deben utilizarse, según orden de aparición en la técnica operatoria. c) Basándose en el diagrama de flujo confeccionado, explique cómo debe proceder para la realización del ensayo en blanco. d) Describa detalladamente cómo debe preparar cada una de las soluciones necesarias, proponiendo el volumen de solución a preparar en cada caso, según su criterio. Considere que cuenta con los siguientes reactivos, aunque puede justificar la necesidad de utilizar otros. Líquidos: HCl : densidad = 1,18 g/mL pureza = 37% m-m NH3: densidad = 0,88 g/mL pureza = 35 % m-m Sólidos: NaOH H2C2O4 . 2H2O Na2B4O7 . 10H2O e) Diga en cuántas ocasiones deberá usar un indicador ácido-base y qué criterios deberán tenerse en cuenta al hacer la selección, particularmente, en cada caso. Justifique. f) Determine el contenido de principio activo por cada tableta y evalúe su aptitud si después que evaporó a sequedad el analista utilizó 15 mL de solución de HCl 0,0096 N y valoró el exceso con NaOH 0,0103 N. Los volúmenes consumidos

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 253

para la muestra y el blanco fueron como promedio: 6,3 mL respectivamente. Realice los cálculos: f-1) utilizando el titre f-2) sin utilizar el titre

y

13,5 mL,

Proponga tres modificaciones que pudieran realizarse en la técnica para cuantificar el sulfato de codeína, sin que se afecte el resultado obtenido. Justifique su respuesta. Datos: M (HCl/1) = 36,461 g/mol M (NaOH/1) = 39,997 g/mol M (Na2B4O7 . 10H2O/2) = 190,616 g/mol 375,430 g/mol M (NH4OH) = 35,046 g/mol M (H2C2O4 . 2H2O/2) = 63,032 g/mol M (C18H21NO3)2 . H2SO4 . 3H2O/2) =

4. La calidad de la materia prima gluconato de magnesio (C12H22MgO14) debe ser comprobada mediante diversos ensayos reportados por la farmacopea. Entre ellos se encuentran la determinación de sustancias reductoras y del contenido de principio activo: A) Sustancias reductoras Para esta determinación se reporta una técnica fundamentada en la reacción de las sustancias reductoras, expresadas como dextrosa, con una solución de yodo, cuyo exceso se valora con una solución de Na2S2O3 en medio ácido, proporcionado por una solución de ácido acético (CH3COOH) 0,6 N, utilizando almidón como indicador. a) ¿Qué método volumétrico se aplica? Justifique su respuesta, especificando cómo actúan, desde el punto de vista químico, el I2 y el Na2S2O3. b) Describa el procedimiento que debe seguirse para la preparación de 500 mL de la solución de ácido acético, a partir de un reactivo cuya densidad es de 1,67 g/mL y su pureza de 65 %. c) ¿En qué momento debe ser añadido el indicador y por qué? Explique el principio de su funcionamiento, describiendo cómo se determina el punto final de la valoración en este caso. B) Ensayo de pureza Pesar exactamente alrededor de 800 mg de la materia prima. Trasvasar cuantitativamente la masa pesada a un volumétrico de 250 mL. Tomar una alícuota de 25 mL y transferirla a un frasco cónico al que también se añaden 20 mL de agua, 5 mL de buffer amoníaco-cloruro de amonio (pH = 10,2) y una pizca de negro de eriocromo T. Valorar con una solución de EDTA 0,05 M. Considerar que 1 mL de solución de EDTA 0,05 M equivale a 20,73 mg de gluconato de magnesio. a) ¿Qué método volumétrico se emplea en esta técnica? Justifique por qué puede ser utilizado en el análisis de esta materia prima. b) ¿Por qué es necesario añadir la solución buffer que se indica? c) ¿Por qué se da como dato la concentración molar del EDTA y no su concentración molar del equivalente? d) Explique el significado que, desde el punto de vista analítico, tienen las siguientes expresiones: “pesar exactamente alrededor de 800 mg” y “trasvasar cuantitativamente la masa pesada”. e) Explique el funcionamiento del indicador utilizado en esta valoración, incluyendo el cambio de color que debe producirse cuando se alcanza el punto final de la

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 254

misma, si se conoce que, en su forma libre, presenta color azul y, roja, cuando ha reaccionado. f) Determine el % de pureza de la materia prima, tomando en consideración la siguiente información: Masa de muestra = 807,3 mg C (EDTA) = 0,0472 M Volumen de valorante consumido por el blanco = 0,2 mL Volumen de valorante consumido por la muestra = 4,3 mL Datos: M(CH3COOH/1) = 59,8 g/mol M(C12H22MgO14) = 414,6 g/mol 5. El yotalamato sódico (C11H8I3N2NaO4) se utiliza en la preparación de inyectables (ámpulas de 20 mL), como medio de contraste en diagnósticos radiológicos. Para determinar el contenido de esa sustancia en los inyectables se reporta la siguiente técnica operatoria: - Tomar 10 mL de muestra y trasvasarlos a un volumétrico de 50 mL, completando con agua hasta el aforo. Extraer 5 mL de esta solución y diluirlos hasta 100 mL. Tomar una alícuota de 10 mL y llevarla a un erlenmeyer, añadir 15 mL de solución de AgNO3, 10 mL de ácido acético (HAc) al 10 % y una pizca de Fe(NO3)3. Valorar con KSCN 0,05 N hasta aparición de un color rojo en la solución. Realizar un ensayo en blanco y efectuar las correcciones necesarias. a) Identifique el método volumétrico, el método de valoración y el método de detección del punto final empleados. Argumente su respuesta. b) Diga la función que desempeña cada uno de los reactivos que aparecen en la técnica descrita. c) Explique, detalladamente, a qué se debe la aparición del color rojo en la solución. d) Calcule el contenido (en gramos) de yotalamato sódico por ámpula, si al llevar a cabo la valoración de la muestra se consumieron , como promedio, 8,8 mL de KSCN 0,0483 N y en la valoración del blanco, 14,6 mL. Considere que la concentración molar del equivalente de la solución de AgNO3 utilizada fue 0,0503 mol/L. Datos: M(AgNO3/1) = 169,872 g/mol M(KSCN/1) = 97,184 g/mol M(C11H8I3N2NaO4/3) = 212,0 g/mol 6. Para el control de calidad de la materia prima de droperidol (C22H22FN3O2) establecen los siguientes análisis: A) Pérdida por secado: Tarar un pesafiltros y pesar entre 1 y 2 gramos de muestra. Colocar en la estufa a 105 ºC durante 2 horas. Dejar enfriar en una desecadora hasta temperatura ambiente y pesar. Repetir el procedimiento de secado hasta peso constante. El contenido de sustancias volátiles no debe exceder del 5%. a) Diga si la masa de muestra debe ser pesada de forma exacta y aproximada. Justifique. se

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 255

b) Si un analista realiza dos réplicas partiendo de diferentes masas de muestra (ambas entre 1 y 2 gramos), ¿obtendría resultados finales diferentes? Justifique su respuesta. B) Ensayo de pureza: Disolver alrededor de 240 mg de materia prima (previamente secada y exactamente pesada) en 50 mL de ácido acético glacial (HAc); añadir p-naftol benceína y valorar con una disolución de HClO4 0,1 N. Realizar un ensayo en blanco y hacer las correcciones necesarias. Cada mL de HClO4 0,1 N es equivalente a 37,94 mg de droperidol. a) Justifique la utilización del ácido acético glacial en esta técnica b) Explique si el volumen del ácido acético glacial debe medirse exacta o aproximadamente. c) ¿Se podría sustituir el valorante por una solución de HCl de igual concentración? Justifique. d) ¿Cómo influiría, en el resultado final y en el volumen consumido en la valoración, la utilización de una solución de HClO4 0,5 N? Justifique su respuesta. 7. El cloruro de acetilcolina es un vasodilatador cardiodepresivo y estimulante del sistema nervioso central. La USP XXVI establece, entre otros, los siguientes análisis para el control de la calidad de la materia prima: A – Pérdida por secado No debe ser superior al 1 % al secar una masa de muestra de alrededor de 2 g, a 105 oC durante tres horas. B- Cloruros Pesar exactamente alrededor de 280 mg de muestra, trasvasarlos a un erlenmeyer, añadir 140 mL de agua y 2 mL de solución de diclorofluoresceina al 0,1%. Valorar con AgNO3 0,1N hasta aparición de color rosado. Considerar que 1 mL de AgNO3 o,1 N equivale a 3,545 mg de iones cloruro. El contenido de iones cloruro debe encontrarse entre 19,3 y 19,8 %. C- Ensayo Pesar exactamente alrededor de 400 mg de muestra y trasvasarlos a un erlenmeyer, añadir 15 mL de agua destilada y disolver. Adicionar 40 mL de solución de NaOH 0,1 N. Calentar en baño de agua durante 30 min, enfriar y añadir 2 gotas de solución de fenolftaleina al 1%. Valorar el exceso de NaOH con una solución de H2SO4 0,1 N. Realizar una determinación en blanco. El contenido del principio activo debe estar comprendido entre un 98% y un 102 %, calculado sobre base seca. Al realizar las determinaciones correspondientes un analista dispuso finalmente de los siguientes datos experimentales: Para A: masa del pesafiltros = 12,9267 g masa de muestra pesada = 2,0204 g masa de pesafiltros + masa de muestra seca = 14,9366 g Para B: masa de muestra pesada = 279,7 mg C (AgNO3/1) = 0,0999 mol/L Volumen de valorante consumido (mL): 17,0 - 17,3 - 17,0 Para C: M(C7H16ClNO2/1) = 165,661 g/mol

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 256

C(NaOH/1) = 0,1024 mol/L C(H2SO4/2) = 0,1005 mol/L Volumen promedio de valorante consumido por la muestra: Vm = 16,6 mL Volumen de valorante consumido por el blanco: Vb = 40,2 mL Masa de muestra pesada = 395,3 mg Según las técnicas previamente descritas y los datos experimentales obtenidos por el analista: a) Calcule el % de pérdida por secado de la muestra analizada Identifique el método gravimétrico empleado. Identifique el método volumétrico y el método de detección del punto final que se aplican en la técnica B. Explique el fundamento de cada uno. Determine el contenido de iones cloruro (expresado en %) que presenta la muestra analizada. Identifique el método de valoración que se emplea en la técnica C. Justifique. Determine la pureza de la materia prima analizada, expresada en % y calculada sobre base seca. ¿Cómo Ud. comprueba si hay o no presencia de interferencias, a partir de la valoración del blanco realizada? Interprete los resultados obtenidos en las tres determinaciones realizadas. Explique cómo prepararía Ud. 250 mL de la solución debe utilizar en la técnica C, si para ello dispone de 1,84g/mL y pureza de 95%. Describa un método pudiera utilizarse para conocer la concentración preparada. Datos: M(H2SO4/2) = 49,033 g/mol 8. El ácido algínico es un carbohidrato coloidal hidrofílico que se utiliza en la elaboración de medicamentos para incrementar la viscosidad de la formulación. Responda las preguntas que se formulan para algunos de las pruebas analíticas que la farmacopea establece para el control de la calidad de esta materia prima: Residuos de Ignición Pesar exactamente alrededor de 4 g de la materia prima en un crisol de platino prviamente tarado y quemar en una llama hasta que la masa esté carbonizada. Colocar en la mufla a una temperatura de 800 ± 25 ºC hasta que sólo queden cenizas. No debe obtenerse más del 4 % de cenizas. a) Determine si la muestra cumple con el criterio de calidad establecido, considerando los siguientes datos experimentales: Masa de crisol = 26,2038 g Masa de crisol + muestra = 30,2850 g Masa de crisol + cenizas = 26,3507 g Determinación del contenido de ácido algínico en la materia prima Pesar exactamente alrededor de 1 g de materia prima y suspenderlo en una mezcla de 50 mL de agua destilada y 30 mL de acetato de calcio. Agitar vigorosamente y dejar en reposo la solución durante 1 hora. Transcurrido este tiempo trasvasar la solución a un volumétrico de 250 mL y completar con agua destilada. Extraer 25 mL y trasvasarlos a un erlenmeyer, añadir 2 gotas de fenolftaleina y valorar el ácido acético liberado con NaOH 0,1 N. Realizar una valoración blanco para corregir los resultados si es necesario. de H2SO4 0,1N que se un reactivo de densidad de estandarización que exacta de la solución

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 257

b) Explique el procedimiento que debe seguirse para preparar 250 mL de la solución de NaOH 0,1 N a partir de otra solución de concentración 20 g/L. Proponga un procedimiento para la estandarización de dicha solución, explicándolo detalladamente. c) Analice cómo influirá en el volumen consumido y en el valor de pureza calculado la realización de las siguientes modificaciones: c1) valorar 50 mL de la solución de la muestra c2) añadir 50 mL de la solución de acetato de calcio c3) añadir 10 gotas de la solución del indicador d) Determine la pureza de un lote analizado si se pesaron 1,1900 g de muestra y en la valoración la solución de ensayo se consumieron 14,1 mL y en la del blanco, 0,2 mL de una solución de NaOH 0,0932 N. Datos: M (NaOH/1) = 39,997 g/mol M(ácido algínico/1) = 88,0 g/mol 9. Para utilizar el principio activo A, con características de base débil, éste debe poseer una pureza entre el 98,0 y el 101,5%. Para comprobar esta última, se establece la siguiente técnica analítica: Pesar exactamente alrededor de 1,5 g de materia prima. Preparar 50 mL de disolución y tomar 10 mL de la misma para valorar. Añadir 20 mL de agua y dos gotas de solución de anaranjado de metilo al 1%. Valorar con HCl 0,1 N y realizar una determinación en blanco. Cada mL de HCl 0,1 N equivale a 38,5 mg de A. Relacione el equipamiento necesario para cumplimentar cada una de las operaciones que conforman la técnica descrita. Describa como Ud. prepararía 250 mL de la solución de HCl 0,1N. Considere que cuenta con un reactivo de 37% de pureza y 1,18 g/mL de densidad. Relacione, detalladamente, todo el equipamiento que requiere para ello. Calcule la concentración exacta de la solución de HCl preparada si la misma se estandariza con una solución de tetraborato de sodio decahidratado (bórax) preparada con 0,9934 g en 100 mL de disolución, de la cual se toman 20 mL al aplicar el método de las alícuotas. Considere que el volumen promedio consumido de la solución de HCl fue de 9,9 mL. Determine, haciendo uso del titre, si la muestra está apta o no para el uso si para el análisis de A se pesaron exactamente 1,6023 g de materia prima, y se consumieron 8,20 mL y 0,5 mL de la solución de HCl estandarizada (según inciso b) por la solución de la muestra y el blanco, respectivamente. Si no se contara con el indicador mencionado, ¿qué criterios deberían tenerse en cuenta al seleccionar otro? Seleccione la expresión que le permita calcular el pH en un punto intermedio de la valoración y explique cómo realiza el cálculo correspondiente. Datos: M(HCl/1) = 36,453 g/mol M (Na2B4O7 . 10H2O/2) = 190,616 g/mol 10. Para determinar el contenido del principio activo en la materia prima B, con características de ácido débil, se utiliza la siguiente técnica analítica.

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 258

Pesar exactamente alrededor de 3 g de materia prima y disolverlos en 100 mL de agua. Tomar 20 mL para valorar añadiendo además 20 mL de agua y dos gotas de solución de fenolftaleína al 1 %. Valorar con NaOH 0,1N. Realizar un blanco para cualquier corrección necesaria. Cada mL de NaOH 0,1 N equivale a 23,41 mg de principio activo. a) Describa cómo Ud. prepararía 250 mL de la solución de NaOH 0,1 N. Incluya el equipamiento a utilizar en cada paso. Para estandarizar la solución de NaOH preparada se pesan 0,1006g, 0,1014g y 0,1022g de ácido oxálico y se llevan a tres erlenmeyers, respectivamente, añadiendo 30 mL de agua a cada uno y dos gotas de solución del fenolftaleina el 1%. En la estandarización se consumieron, 11,8 – 11,9 y 12,0 mL en cada valoración. Calcule la concentración exacta de la solución estandarizada. b) Si para el análisis se pesaron 2,9532 g de la muestra y se procedió como indica la técnica descrita, consumiéndose en la valoración se consumieron 18,4 mL de valorante, como promedio, calcule la pureza de la muestra analizada. c) Relacione los requisitos que debe cumplir un indicador ácido-base. d) Diga qué entiende Ud. por error determinado y enumere 3 errores de ese tipo que pudieran cometerse al desarrollar la técnica descrita. e) Explique, auxiliándose de las expresiones matemáticas correspondientes, cómo se calcula el pH en un punto intermedio de la valoración en este caso particular de la volumetría de neutralización. Datos: M (H2C2O4 . 2H2O/2) = 63,032 g/mol 11. En un examen práctico de análisis químico farmacéutico un estudiante debe analizar una muestra de una materia prima de la que deberá determinar el residuo de ignición, la pérdida por secado y el contenido de principio activo. Para ello, el estudiante dispone de la siguiente información: Pérdida por secado: No debe ser superior al 1% al secar una masa de muestra de 2 g a 110°C durante 2 horas. Residuo de ignición: No debe ser superior a 0,15%. Valoración: Pesar exactamente 2 g de la muestra y disolverlos en agua hasta completar 100 mL. Trasvasar 10 mL a un erlenmeyer, añadir 15 mL de agua y dos gotas de solución de anaranjado de metilo. Valorar con HCl 0,1N. La materia prima no debe contener menos de 98% ni más del 102 % de principio activo. a) Explique el fundamento de la determinación de la pérdida por secado y describa el procedimiento que Ud. emplearía para realizarla en este caso particular, mediante la confección de un diagrama de flujo detallado. b) Describa el método general mediante el cual puede ser determinado el residuo de ignición y explique por qué es importante esa determinación en una materia prima de uso farmacéutico. c) Si para realizar el análisis el estudiante pesó 2,0017g de muestra y realizó la valoración con una solución de HCl, 0,0991 N, obteniendo que en la alícuota valorada la masa valorada la masa de analito es de 0,1993g, analice, de manera independiente, cómo influirá en este resultado, realizar cada una de las siguientes modificaciones: pesar 2,5087 g de muestra tomar 15 mL de solución para valorar añadir 20 mL de agua

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 259

-

añadir 10 gotas de la solución del indicador valorar con HCl 0,2005 N

d) Relacione todos los equipos y materiales que el estudiante debió utilizar para la realización de su examen práctico. e) Describa cómo el estudiante debió proceder para preparar la solución patrón valorante, si disponía de un frasco de reactivo de HCl cuya etiqueta señalaba lo siguiente: Pureza.......... 36 % f) Densidad................... 1,18 g/L Si para la estandarización de la solución de HCl se prepararon 100 mL de una solución de bórax 0,0500 N, ¿qué masa de este reactivo debió pesarse?

g) ¿Cuál será la concentración molar equivalente resultante de la solución de HCl si se tomaron alícuotas de 25 mL de la solución patrón de bórax y se consumieron, como promedio, 12,6 mL de la solución de HCl? Datos: M(HCl/1) = 36,453 g/mol M (Na2B4O7 . 10H2O/2) = 190,616 g/mol 12. Sobre los métodos volumétricos de análisis responda: a) ¿Cómo, y atendiendo a qué criterios, se clasifican? b) ¿Qué magnitudes deben registrarse en los ejes de coordenadas cuando se construyen las curvas de valoración respectivas? Explique. c) ¿Por qué si una valoración concluye cuando se alcanza el punto de equivalencia, las curvas de valoración incluyen puntos posteriores al mismo? d) ¿Qué importancia revisten las curvas de valoración para el análisis volumétrico? e) ¿Cuáles factores influyen en el salto de la curva de valoración en cada uno de los casos descritos por Ud. en el inciso b? Explique cada uno de ellos. f) ¿Cómo se determina el rango de viraje de un indicador ácido-base? g) ¿Cómo se determina el rango de viraje de un indicador redox verdadero? 13. Calcule el volumen de un reactivo de ácido sulfúrico cuya pureza es de 90% y su densidad de 1,8 g/mL necesario para preparar: a) 200 mL de una solución al 2,5 % b) 500 mL de una solución 0,1 M c) 500 mL de una solución 0,1 N d) 100 mL de una solución 2 g/L e) Calcule la concentración exacta de la solución de ácido sulfúrico preparada según el inciso c, si al ser estandarizada con tetraborato de sodio decahidratado se dispone de los siguientes datos: m1 = 0,1907g….………………… V1 = 20,1 mL m2 = 0,1952g……………………. V2 = 20,6 mL m3 = 0,1899g……………………. V3 = 20,0 mL f) Si de la solución de ácido sulfúrico estandarizada se toman 25 mL y se trasvasan a un volumétrico de 50 mL, completando con agua hasta el aforo y de

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 260

esta solución se toman 20 mL y se llevan a 100 mL en el volumétrico correspondiente, ¿cuál será la concentración molar de la solución final? g) ¿cuál será el pH de la solución resultante cuando se han añadido 40 mL de la solución de ácido sulfúrico preparada (según inciso f), al valorar 10 mL de una solución de amoníaco (NH4OH) 0,0500 N? ¿Resultaría apropiada la fenolftaleína para detectar el punto final de esa valoración? Argumente su respuesta. 14. Se desea preparar 250 mL de una solución de HCl de C(HCl/1) = 0,1 mol/L y se dispone de un frasco de HCl reactivo de 36% de pureza y 1,18 g/mL de densidad. Para su estandarización se pesan 0,4767 g de tetraborato de sodio decahidratado (bórax) y se disuelven en agua hasta completar 50 mL de disolución. Se realiza la estandarización con alícuotas de 25 mL de la solución de bórax, consumiéndose, como promedio, 10 mL de la disolución de HCl. a) ¿Qué volumen del reactivo de HCL será necesario para preparar la solución mencionada? b) ¿Cuál es la concentración molar equivalente exacta de la solución estandarizada? c) Si la solución de HCl se emplea como solución patrón valorante para determinar la pureza de una materia prima de NaHCO3 ¿qué caso concreto de la volumetría de neutralización se estaría aplicando? Argumente su respuesta. d) Cuál sería el titre correspondiente para dicha solución en relación con el hidrógeno carbonato de sodio? Datos: M(NaHCO3/1) = 84,006 g/mol M (Na2B4O7 . 10H2O/2) = 190,616 g/mol M(HCl/1) = 36,453 g/mol 15. Cloritines es el nombre comercial de las tabletas de halazone (C7H5Cl2NO4S), utilizadas para la descontaminación del agua en los centros hospitalarios. Para lograr el efecto desinfectante, las mismas deben contener entre 70 y 80 mg de halazone por tableta. Esta determinación se realiza mediante la siguiente técnica de análisis: Tomar 20 tabletas, triturarlas en un mortero y trasvasar el polvo equivalente a 10 tabletas a un volumétrico de 100 mL, añadir alrededor de 20 mL de hidróxido de sodio 2,5 N, agitar fuerte hasta lograr una completa disolución y enrasar con agua destilada hasta volumen final. Trasvasar 20 ml a un frasco de yodo, añadir 20 mL de agua, 15 mL de solución de KI al 4% y mezclar. Acidificar con 10 mL de HCl 1N y dejar en reposo durante 30 min. Valorar con una solución de tiosulfato de sodio (Na2S2O3) 0,1 N, utilizando 3 mL de solución de almidón al 1% como indicador. Realizar un blanco para corregir los resultados si es necesario. Cada mL de tiosulfato de sodio 0,1 N es equivalente a 6,752 mg de C7H5Cl2NO4S. a) Justifique por qué se reporta el titre entre el analito y el agente valorante. b) Explique cómo debe proceder el analista para preparar las siguientes soluciones y justifique, en cada caso, la necesidad o no de estandarizar la solución preparada. b-1) 100 mL de solución de ácido clorhídrico 1 N, a partir de un reactivo de 1,18 g/mL de densidad y 37% de pureza. b-2) 100 mL de solución de hidróxido de sodio 2,5 N, a partir de otra solución preparada al 20%. b-3) 250 mL de solución de tiosulfato de sodio 0,1 N, a partir del reactivo sólido. b-4) 100 mL de solución de yoduro de potasio al 4%, a partir del reactivo sólido.

Capítulo 8. Ejercicios integradores / 261

c) Explique por qué se puede utilizar el almidón como indicador para detectar el punto final de la valoración y cuándo debe añadirse el mismo. Describa el cambio de color que debe observarse en el punto final de la valoración. d) Al preparar la solución blanco, el analista concluyó que no había presencia de interferencias que provocaran consumo de agente valorante. Explique, detalladamente, cómo procedió el analista para llegar a esta conclusión. e) Determine el contenido, en mg, de halazone por tableta si se consumieron 14,3 mL, como promedio, de la disolución de tiosulfato de sodio 0,1522N en la valoración de la muestra. f) Explique la utilidad práctica del factor de corrección en el cálculo de la masa de analito utilizando el titre.

g) Para eliminar la contaminación del agua debe disolverse una tableta en 500 mL de agua contaminada. Calcule la concentración de halazone, expresada en ppm, en la solución resultante, si se utilizan las tabletas analizadas. h) Para la determinación del contenido de cloruros en las tabletas se propone utilizar la volumetría por formación de precipitados. Sobre ello responda: h-1) Fundamento del método volumétrico propuesto. h-2) Proponga un método de detección del punto final y explique su fundamento. Datos: M(HCl/1) = 36,453 g/mol M (NaOH/1) = 39,997 g/mol M(Na2S2O3 . 5H2O/1) = 248,180 g/mol

Algunas respuestas
1Procedimiento A: b) 0,11% Procedimiento B: c) 86,5% Procedimiento C: a) V ≈ 2 mL b) m = 1,9062 g e) 165 mg de etilendiamina/g de teofilina 2345d) 1,3 g de Z / L de loción f) 13,9 mg de principio activo/tableta (92,7%) A: b) V ≈ 26 mL B: f) 99,38% d) 11,8778 g de principio activo/ámpula de 20 mL

7- a) 0,52% d) 21,5% f) 99,9% i) V ≈ 0,7 mL 8- a) 3,5% b) V = 5 mL d) 95,8% 9- b) V ≈ 2,1 mL c) 0,1052 N d) 97,3%

10- a) m = 1g b) 0,1352 mol/L c) 98,6% 15- e) 73,5 mg de halazone/tableta g) 147 ppm

Capítulo 9
Prácticas de Laboratorio
Práctica de laboratorio Nº 1 El trabajo en un laboratorio de análisis químico cuantitativo
OBJETIVOS: 1- Conocer y manipular el libro electrónico “Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos” y una serie de aspectos relacionados con la utilización del mismo. 2- Conocer las pautas generales del trabajo en un laboratorio de análisis químico cuantitativo.

Práctica de laboratorio Nº 2 Reactivos y equipamiento en un laboratorio de análisis químico cuantitativo
OBJETIVOS: 1. Conocer el equipamiento más utilizado en un laboratorio de análisis químico cuantitativo. 2. Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas con relación a la manipulación de pipetas, buretas y volumétricos. 3. Desarrollar habilidades prácticas en el uso de las balanzas técnica y analítica. TRABAJO INDEPENDIENTE Estudiar: • El trabajo en un laboratorio. • Reactivos y equipamiento BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo I. DESARROLLO: 1- Exposición y comentarios por parte de los estudiantes de los contenidos (Reactivos y Equipamiento y El trabajo en el laboratorio de análisis químico cuantitativo) que se orientó estudiar en la Práctica # 1, auxiliándose de la muestra que se prepara en el laboratorio sobre el equipamiento de mayor utilización. Se evaluará la participación activa de los estudiantes en esta actividad y los profesores enriquecerán convenientemente las explicaciones de los estudiantes. Igualmente deberán ser discutidos los aspectos concernientes a: Seguridad en el laboratorio Clasificación de los reactivos y su manipulación. La pesada en la balanza analítica 2- Trabajo con las diferentes pipetas, buretas y volumétricos, insistiendo en los diferentes tipos que existen y la manipulación correcta de los mismos. 3- Explicación sobre los tipos de balanzas que se utilizan en el laboratorio, sus características, diferencias y realización de pesadas aproximadas y exactas.

262

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 263

Práctica de laboratorio Nº 3 Determinación de la pérdida por secado en una materia prima de cloruro de potasio
OBJETIVOS: 1- Desarrollar habilidades prácticas en relación con uno de los procedimientos gravimétricos más comunes en el análisis farmacéutico: la determinación de la pérdida por secado. 2- Determinar el contenido de sustancias volátiles en una muestra de cloruro de potasio para evaluar su aptitud en relación con este ensayo en particular. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico Práctico de Análisis Químico Farmacéutico, pág 415-416 Libro Electrónico Capítulo II INTRODUCCIÓN: El cloruro de potasio (KCl) es, generalmente, la sal de elección en el tratamiento de la hipopotasemia (niveles deprimidos de potasio en sangre), que aparece como consecuencia de diferentes procesos patológicos. El fármaco se administra, fundamentalmente, en forma de tabletas o inyectables. Como parte del control de calidad de la materia prima de cloruro de potasio, que definirá la utilización de la misma en la elaboración de los medicamentos correspondientes, las farmacopeas incluyen, entre otros, el ensayo gravimétrico de Pérdida por Secado, en el cual se establece como criterio de aceptación la presencia de no más del 1% de sustancias volatilizables. El método se basa en la separación del analito del resto de los componentes de la muestra mediante un procedimiento que involucra la volatilización o evaporación de determinadas sustancias con la ayuda del calor. Finalmente, se pesa con exactitud el residuo no volatilizado y se calcula, de forma indirecta, la masa del analito (el agua y demás sustancias que se volatilizan junto con ella, a la temperatura del ensayo). TÉCNICA OPERATORIA: Colocar el pesafiltro (o pesasustancia) en la estufa a 105ºC durante dos horas y dejarlo enfriar en la desecadora hasta temperatura ambiente, pesarlo exactamente y anotar la masa determinada como masa del pesafiltro. Pesar exactamente hasta alrededor de 1 g de materia prima de cloruro de potasio en el pesafiltro. Anotar la masa pesada como masa inicial. Colocar el pesafiltro con la muestra en la estufa, previamente calentada hasta 105 ºC, teniendo cuidado de destaparlo y de colocar la tapa a su lado dentro de la estufa. Dejar secar la muestra a esa temperatura durante dos horas. Tapar el pesafiltro y colocarlo en la desecadora hasta que alcance la temperatura ambiente y pesarlo exactamente. Anotar la masa obtenida como masa final. CÁLCULOS: 1- Calcular la pérdida por secado en la materia prima analizada, expresando el resultado como % m-m. (Este dato deberá ser cuidadosamente calculado y conservado por cuanto se utilizará en los cálculos correspondientes a la Práctica de Laboratorio # 9). 2- Calcular la media de la serie de valores de pérdida por secado obtenidos en la sesión de laboratorio y demás estadísticos de interés. Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo: • • • Masa inicial del pesafiltro Masa de muestra Masa final del pesafiltro más la muestra seca “Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos“.

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 264

• • •

Condiciones de trabajo: temperatura, tiempo de secado Cálculos Conclusiones

Práctica de laboratorio Nº 4 El equipamiento y las operaciones más importantes en el análisis volumétrico.
OBJETIVOS: 1- Desarrollar habilidades relacionadas con la manipulación del equipamiento de laboratorio utilizado en el análisis volumétrico. 2- Debatir sobre una serie de aspectos generales del análisis químico que servirán de base para el desarrollo de las restantes prácticas de laboratorio. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo III. DESARROLLO PARTE I Consistirá en una actividad evaluada en la que los estudiantes expondrán o contestarán preguntas orales sobre las siguientes temáticas para las que deberán prepararse adecuadamente: Generalidades de una valoración. Ley Fundamental de la Volumetría (Capítulo III) Preparación de una disolución a partir de otra más concentrada (Capítulo III) Métodos de estandarización de disoluciones (Capítulo III) Otros aspectos, estrechamente relacionados con estas temáticas y que fueron orientados para su estudio en la Práctica de Laboratorio No. 1, también serán objeto de preguntas y comentarios. Tales aspectos son: Reactivos y Equipamiento (Capítulo I) El trabajo en el laboratorio de análisis químico (Capítulo I) PARTE II Preparación, y estandarización, de una disolución de NaOH 0,1N a partir de otra disolución de mayor concentración Calcule y tome el volumen de la disolución de NaOH, que se le entregará en el laboratorio, necesario para preparar 100 mL de otra disolución 0,1 N. Trasvase ese volumen a un volumétrico de 100 mL y añada agua destilada hasta completar el volumen. Agite para homogenizar la disolución. Prepare la bureta con la disolución de NaOH preparada. Tome una alícuota de 10 mL de la disolución de HCl de concentración exactamente conocida que se utilizará para estandarizar la de NaOH preparada, trasvásela a un erlenmeyer apropiado, añada 10 mL de agua destilada y 2 ó 3 gotas de fenolftaleina. Realice la valoración hasta aparición de una coloración rosada tenue. Anote el volumen consumido, inmediatamente, cuando termina de valorar. Repita la valoración, con nuevas alícuotas de disolución de HCl, en recipientes limpios, hasta que los volúmenes consumidos sean iguales o difieran en 0,1 mL. NOTA: Se deberá llevar preparado el diagrama de flujo en la libreta de trabajo CÁLCULOS

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 265

Calcule la concentración molar del equivalente (exacta) de la disolución de NaOH preparada por Ud., tomando el volumen promedio de las valoraciones que consideró como válidas.

Práctica de laboratorio Nº 5 Preparación, y estandarización, de una disolución de hidróxido de sodio 0,1N, a partir del reactivo sólido
OBJETIVOS: 1- Aplicar los conocimientos teóricos sobre la preparación de una disolución a partir de un reactivo sólido y sobre la estandarización de disoluciones, utilizando la volumetría de neutralización acuosa. 2- Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. p 113-116. Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo IV. INTRODUCCION: En todo laboratorio, tanto de investigaciones como los de las industrias, son de gran utilidad las disoluciones valoradas de álcali como por ejemplo el NaOH , KOH o Ba(OH)2 , siendo las más empleadas las de NaOH. Los hidróxidos de los metales alcalinos entre ellos el NaOH, debido a sus características químicas, en estado sólido son capaces de absorber CO2 y H2O de la atmósfera, por lo que incluso el producto comercial de calidad “para análisis” sólo alcanza un contenido en NaOH de 97% y puede tener hasta 1% de Na2CO3. Por esta razón, el NaOH no es considerado un reactivo patrón primario. En los casos en que el contenido de carbonatos de la disolución de NaOH sea perjudicial para la determinación que se desea llevar a cabo es posible prepararla libre de estos utilizando un agua destilada que haya sido sometida a ebullición (para expulsar el CO2) y preparar inicialmente una disolución al 50% en NaOH, a la cual es insoluble el Na2CO3, filtrarla y luego diluirla convenientemente con el agua hervida. Entonces, dado que resulta imposible pesar una porción exacta de reactivo que equivalga a igual masa de NaOH, aún empleando una balanza analítica, no puede prepararse una disolución de NaOH, de concentración exactamente conocida, por pesada directa de los reactivos comerciales disponibles. Para su preparación, se debe recurrir a la estandarización de una disolución cuya concentración se conoce sólo aproximadamente, mediante la valoración con una disolución patrón de un estándar primario. Entre los patrones primarios que pueden emplearse en esta valoración están el ácido benzoico, ftalato ácido de potasio, ácido oxálico dihidratado, y otros. En esta práctica se utilizará el ácido oxálico dihidratado, cuya reacción con el hidróxido de sodio puede representarse como sigue: H2C2O4 + 2NaOH Na2C2O4 + 2H2O La metodología de trabajo que usualmente se sigue para la estandarización de una disolución de NaOH se fundamenta en el método por pipeteo, a través de tres etapas fundamentales: 1. Preparación de una disolución de NaOH de concentración aproximada a la deseada. 2. Preparación de una disolución de concentración exactamente conocida del estándar primario (H2C2O4·2H2O en este caso). 3. Valoración de la disolución de NaOH con la disolución del patrón primario (H2C2O4·2H2O) en presencia de un indicador apropiado.

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 266

El punto final de la valoración puede detectarse utilizando la fenoftaleína como indicador debido a que su zona de viraje se ubica entre pH = 8 y pH = 10 que es la zona de pH en la que se encuentra el punto de equivalencia de la reacción entre el NaOH (base fuerte) y el ácido oxálico (ácido débil). Dicho punto de equivalencia se halla en zona alcalina debido a la hidrólisis básica de la sal formada en la valoración (oxalato de sodio). Para realizar un mejor trabajo se debe seguir la técnica operatoria con sumo cuidado teniendo en cuenta las siguientes precauciones: a) Pesar el NaOH en un vidrio de reloj o en un vaso de precipitados, nunca en papel ya que, como es higroscópico, resulta imposible trasvasar la masa pesada desde el papel al recipiente en el cual se va a preparar la disolución. b) Es muy importante que se lleve la valoración solamente hasta el primer cambio de color pues un exceso de álcali añadido a la disolución del estándar primario causará un error considerable en el valor de concentración exacta que se calcule para la misma y por ende, en las sucesivas valoraciones en las que se utilice como agente valorante. c) Las disoluciones de NaOH se deben almacenar en frascos muy limpios y nunca de tapa esmerilada pues este reactivo ataca al vidrio y puede sellar la boca del frasco. Desde luego que si el frasco es de vidrio la disolución no solo atacara la tapa sino todo el frasco lo que podría dar lugar a la alteración de la concentración. No obstante, esta reacción es lenta y para disoluciones que serán almacenadas como máximo por unas pocas semanas, no es preciso el uso del recipiente de otro material. TÉCNICA OPERATORIA: Preparación de la disolución de hidróxido de sodio: Pese en un vaso de precipitados la masa de hidróxido de sodio necesaria para preparar 250 mL de disolución de concentración 0,1 N, añada agua destilada y disuelva con ayuda de un agitador. Trasvase la disolución al volumétrico adecuado y déjela refrescar, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Trasvase la disolución a un frasco limpio y escurrido, agite y rotule el frasco. Prepare la bureta con esta disolución. Preparación de la disolución de ácido oxálico dihidratado: Pese en un vaso de precipitados la masa de ácido oxálico dihidratado necesaria para preparar 250 mL de disolución de concentración 0,1 N, añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase la disolución al volumétrico adecuado, lave el vaso de precipitados con pequeñas porciones de agua destilada, pasando las aguas de lavado al volumétrico, complete el volumen con agua destilada, y agite para homogeneizar. Estandarización de la disolución de hidróxido de sodio: Tome una alícuota de 5 mL de la disolución de ácido oxálico dihidratado y trasvásela a un recipiente cónico (erlenmeyer), añada aproximadamente 10 mL de agua destilada y 3 gotas de disolución indicadora de fenolftaleína (disolución etanólica al 1 %). Valore por adición de la disolución contenida en la bureta hasta aparición de una coloración rosada tenue persistente. Repita la valoración con nuevas alícuotas de ácido oxálico hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. CALCULOS Calcule la concentración molar equivalente exacta de la disolución de hidróxido de sodio preparada. Datos: M (NaOH/1) = 40,00 g/mol M (H2C2O4 . 2 H2O/2) = 63,03 g/mol

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 267

OBSERVACIONES La disolución de hidróxido de sodio preparada en esta práctica de laboratorio será utilizada en la práctica siguiente, por lo que deberá conservarse en el frasco de vidrio que la contiene, el cual se debe identificar con una etiqueta en la que aparezca la siguiente información: • • • • • • • • • Nombre y apellidos del alumno Concentración exacta de la disolución de NaOH preparada. Grupo de laboratorio Fecha de preparación Masas pesadas de NaOH y H2C2O4 . 2 H2O Concentración exacta de la disolución del patrón primario Volúmenes consumidos en todas las réplicas realizadas y volumen promedio calculado Cálculos de la concentración molar del equivalente de la disolución de NaOH preparada Observaciones y Conclusiones

Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo:

Práctica de laboratorio Nº 6 Determinación de la acidez total en una disolución tópica de peróxido de hidrógeno al 3 %.
OBJETIVOS: 1- Aplicar los conocimientos teóricos sobre las valoraciones de neutralización en medio acuoso y otros de carácter general. 2- Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. 3- Determinar la acidez total de una muestra de peróxido de hidrógeno comercial para evaluar su aptitud con relación a este ensayo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. p 119 y 120 Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo IV INTRODUCCION: Cuando en una muestra existe una mezcla de ácidos y solo interesa conocer la acidez total, se realiza la determinación valorando una porción de la misma con una disolución de un álcali de concentración exactamente conocida. Para expresar el resultado se hace referencia al ácido que se conoce está presente en mayor proporción o al que, por convenio, se acepta como el más apropiado para determinadas mezclas. Es, precisamente, el caso que se presenta cuando se realiza el análisis de una disolución de peróxido de hidrógeno (H2O2), mediante el cual se determina la acidez total, expresada en g/L, considerando al ácido sulfúrico como el más representativo de las sustancias ácidas presentes en la muestra. El H2O2 al 3%, conocido comúnmente como ozogenón o agua oxigenada, es un medicamento de uso externo con acción antiséptica y desinfectante. Una muestra de este medicamento será objeto de análisis en la presente práctica de laboratorio y para llevarlo a cabo se utilizará, como disolución patrón, la disolución de NaOH preparada y estandarizada en la práctica anterior. Como indicador, será empleada la fenolftaleína, lo cual es posible ya que tiene lugar una reacción entre un ácido fuerte y una base fuerte y, por tanto, el punto final de la valoración estará situado en zona neutra. Es decir, el salto brusco de pH correspondiente a la curva de valoración se producirá en el rango comprendido entre pH = 4 y pH = 10.

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 268

TÉCNICA OPERATORIA: Determinación de la acidez total de una disolución de H2O2: Prepare la bureta con la disolución estandarizada de hidróxido de sodio de concentración exactamente conocida alrededor de 0,1 N. Tome una alícuota de 25 mL de la disolución de peróxido de hidrógeno (muestra) y trasvásela a un erlenmeyer, añada disolución indicadora de fenolftaleína y valore con la disolución contenida en la bureta hasta aparición de una coloración rosada tenue persistente. Repita la valoración con nuevas alícuotas de disolución de peróxido de hidrógeno, hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. CÁLCULOS: Calcule la acidez total de la disolución de peróxido de hidrógeno, expresada como ácido sulfúrico, en g/L. El límite máximo de acidez establecido es 0,45 g/L. Datos: M (H2SO4/2) = 49,04 g/mol OBSERVACIONES Reflejar la siguiente informacion en la libreta de trabajo:
• • • • •

Número de la muestra analizada Concentración exacta de la disolución de hidróxido de sodio utilizada Volúmenes de disolución de hidróxido de sodio consumidos en la valoración de la muestra y el volumen promedio Cálculos para determinar la acidez total de la muestra analizada Observaciones y Conclusiones

Como parte de la discusión final de los resultados, al concluir la práctica, se analizarán los errores que pudieron estar presentes durante el análisis y que incidieron en el resultado obtenido, por lo tanto, los estudiantes deben consultar todo lo relacionado con este tema (Capítulos I y III del libro electrónico).

Práctica de laboratorio Nº 7 Preparación y estandarización de una disolución de ácido clorhídrico 0,05N a partir del reactivo líquido
OBJETIVOS: 3- Aplicar los conocimientos teóricos sobre la preparación de una disolución a partir de un reactivo líquido y sobre la estandarización de disoluciones, utilizando la volumetría de neutralización acuosa. 4- Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. p 122-124. Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo IV. INTRODUCCION Para la valoración de sustancias con características básicas se utiliza, con mucha frecuencia, una disolución patrón de HCl. El HCl reactivo es un líquido de baja pureza y alta volatilidad por lo que no puede prepararse una disolución de concentración exacta a partir de un volumen exacto del mismo (ver Observaciones al final). Por tanto, para este fin, se prepara una disolución de concentración

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 269

cercana a la deseada, teniendo en cuenta la densidad y la pureza del reactivo, y posteriormente se estandariza, preferiblemente con un patrón primario. Se pueden utilizar varios patrones primarios, siendo uno de los más empleados es el tetraborato de sodio o bórax (Na2B4O7), debido a su bajo costo y fácil purificación. El bórax, al disolverse en agua, rinde como uno de los productos de hidrólisis el NaOH, el cual proporciona carácter básico a la disolución y permite que dicho reactivo sea utilizado en la estandarización de las disoluciones de ácido clorhídrico. La ecuación de la hidrólisis es la siguiente: Na2B4O7 + 7H2O 2NaOH + 4H3BO3 El ácido bórico obtenido, como producto de la reacción, es muy débil, por lo que la disolución resultante es fuertemente alcalina y al reaccionar con el HCl, se produce la siguiente reacción: 2NaOH + 2HCl Na2B4O7 + 2HCl + 5H2O 2 NaCl + 2H2O 2NaCl + 4H3BO3

Sumando las dos ecuaciones anteriores, se tiene que: En el punto final están presentes NaCl y H3BO3 y, por esta razón, el pH en ese punto estará determinado por este ácido en su forma libre. Este hecho permite utilizar el anaranjado de metilo como indicador, cuyo rango de viraje presenta valores de pH débilmente ácidos (3,1 4,4). La estandarización de la disolución de HCl, se realizará mediante el método del pipeteo o las alícuotas. TÉCNICA OPERATORIA: Preparación de la disolución de ácido clorhídrico: Tome una alícuota de ácido clorhídrico reactivo que contenga la masa necesaria para preparar 250 mL de una disolución de concentración 0,05 N. Trasvásela a un volumétrico que contenga aproximadamente tres cuartas partes de agua destilada, agite circularmente evitando salpicaduras, enrase y homogenice. Trasvase la disolución a un frasco limpio y escurrido. Prepare la bureta con esta disolución. Preparación de la disolución de bórax: Pese en un vaso de precipitados la masa de bórax necesaria para preparar 250 mL de disolución de concentración 0,05 N, añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase cuantitativamente a un volumétrico, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Estandarización de la disolución de ácido clorhídrico: Tome una alícuota de 5 mL de la disolución de bórax y trasvásela a un erlenmeyer, añada aproximadamente 10 mL de agua destilada y 3 gotas de disolución indicadora de anaranjado de metilo. CÁLCULOS: Calcule la concentración molar equivalente exacta de la disolución de ácido clorhídrico. Datos: HCl reactivo: pureza = 37 %, densidad = 1,19 g/mL M (HCl/1) = 36,46 g/mol M (Na2B4O7 . 10 H2O/2) = 190,69 g/mol OBSERVACIONES:

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 270

1- El cambio de color del indicador no se aprecia fácilmente, pasa de amarillo a naranja, por lo tanto se prepara una disolución de la muestra para poder utilizarla como referencia en cuanto al color, o sea, se prepara una disolución a valorar, según la técnica descrita, y se deja como referencia del color que presenta el indicador antes del punto final. 2- El ácido clorhídrico PA del cual se parte para preparar la disolución, es un reactivo tóxico y corrosivo. Estas propiedades, unidas a su alta volatilidad obligan a observar algunos cuidados durante su manipulación. Bajo ningún concepto se debe tomar un volumen del frasco de reactivo con una pipeta mediante aspiración con la boca puesto que sus vapores tóxicos llegarían a las vías respiratorias; así, el volumen debe medirse con una probeta o bien con una pipeta (si es un volumen demasiado pequeño) y con ayuda de una pera de goma. Si hay suficiente reactivo en el frasco posiblemente no sea necesario siquiera aplicar succión para tomar el volumen necesario. 3- Cualquier manipulación del frasco de reactivo debe realizarse bajo una campana extractora de vapores o, en ausencia de ésta, al aire libre, con el fin de evitar que los vapores del ácido, los cuales comienzan a aparecer inmediatamente después de destapado el frasco, contaminen el local de laboratorio. 4- La disolución de ácido clorhídrico preparada en esta práctica de laboratorio, será utilizada en la próxima práctica, por lo que deberá conservarse en el frasco de vidrio que la contiene, el cual se debe identificar con una etiqueta en la que aparezca la siguiente información:
• • • •

nombre y apellidos del alumno concentración exacta de la disolución de ácido clorhídrico preparada grupo de laboratorio fecha de preparación

Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo: • • • • • Masa pesada de Na2B4O7 . 10 H2O Concentración exacta de la disolución del patrón primario utilizada Volúmenes consumidos en todas las réplicas realizadas y volumen promedio calculado Cálculos Observaciones y Conclusiones TRABAJO INDEPENDIENTE: El estudiante debe llevar al laboratorio una propuesta de metodología de trabajo para realizar la estandarización de la disolución de ácido clorhídrico a través del método de las pesadas individuales. Al finalizar la práctica se discutirá esta propuesta que podrá enriquecerse a partir de los resultados que obtuvo en la estandarización realizada por el método de las alícuotas.

Práctica de laboratorio Nº 8 Determinación de la pureza de la materia prima de bicarbonato de sodio.
OBJETIVOS: 1. Aplicar los conocimientos teóricos sobre las valoraciones de neutralización en medio acuoso y otros de carácter general. 2. Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. 3. Determinar la pureza de una materia prima de bicarbonato de sodio para evaluar su aptitud con relación a este ensayo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. p 119 y 120

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 271

Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo IV INTRODUCCION El bicarbonato de sodio (NaHCO3) es una materia prima que se utiliza en la elaboración de medicamentos (fundamentalmente como granulado e inyectables) que se administran cuando existen alteraciones del equilibrio ácido-básico, en las que predomina el estado de acidosis. Como parte del control de calidad riguroso, al que se someten todas las materias primas y productos farmacéuticos, se indica, para la determinación de la pureza de la materia prima de NaHCO3, una técnica volumétrica empleando una disolución patrón de ácido fuerte. Como se sabe, el NaHCO3 es una sal con hidrólisis alcalina, representándose esta reacción de la siguiente forma: NaHCO3 + H2O NaOH + CO2 + H2O Siendo evidente el carácter básico resultante, la reacción con una disolución patrón de HCl sería: NaHCO3 + HCl NaCl + CO2 + H2O En el punto final de la valoración se encuentran presentes en la disolución la sal NaCl y el CO2 el cual le confiere un carácter débilmente ácido a la misma. Por tal motivo, es posible utilizar el anaranjado de metilo como indicador. TÉCNICA OPERATORIA: Prepare la bureta con la disolución estandarizada de ácido clorhídrico de concentración exactamente conocida alrededor de 0,05 N. Pese exactamente en un vaso de precipitados alrededor de 1 g de materia prima de bicarbonato de sodio (muestra), añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase cuantitativamente a un volumétrico de 100 mL, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Tome una alícuota de 5 mL de esta disolución y trasvásela a un erlenmeyer, añada aproximadamente 10 mL de agua destilada y disolución indicadora de anaranjado de metilo. Valore con la disolución contenida en la bureta hasta cambio de color de amarillo a naranja. Repita la valoración hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. CÁLCULOS: Calcular la pureza de la materia prima de bicarbonato de sodio, teniendo en cuenta que 1 mL de ácido clorhídrico 0,1 N equivale a 8,4 mg de bicarbonato de sodio. La materia prima debe contener entre 98,0 y 102,0 % de bicarbonato de sodio. Datos: M(NaHCO3/1) = 84,01 g/mol OBSERVACIONES: Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo:
• • • • • •

Número del lote de materia prima analizado Masa de materia prima pesada Concentración de la disolución de ácido clorhídrico que se utilizó Volúmenes de disolución de ácido clorhídrico consumidos en todas las réplicas realizadas y el volumen promedio calculado Cálculos de la pureza de la muestra Observaciones y Conclusiones

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 272

Práctica de laboratorio Nº 9 Determinación de la pureza de una materia prima de cloruro de potasio.
OBJETIVOS: 1- Aplicar los conocimientos adquiridos sobre la volumetría de precipitación, utilizando el método de Mohr para la detección del punto final de la valoración. 2- Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. 3- Determinar la pureza de una materia prima de cloruro de potasio para evaluar su aptitud atendiendo a este ensayo en particular. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Primera Parte. p 179-188. Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo V. INTRODUCCION: El cloruro de potasio (KCl) se utiliza como principio activo en la industria farmacéutica para el tratamiento de la hipopotasemia (niveles deprimidos de K+ en sangre), que aparece como consecuencia de diferentes estados patológicos. Para utilizar la materia prima de cloruro de potasio en la elaboración de medicamentos se requiere de un riguroso control de calidad que incluye diferentes análisis. Dentro de estos se encuentra la determinación de pureza de la materia prima, la cual puede realizarse por distintos métodos analíticos, entre los que se encuentra la volumetría de precipitación, y fundamentalmente la argentometría. Este método volumétrico se basa en la formación de un compuesto de escasa solubilidad entre el nitrato de plata y el anión que se investiga, siendo en este caso el ión cloruro. La reacción es la siguiente: Cl- + Ag+ AgCl(sól) Para determinar el punto final de la valoración se pueden utilizar diferentes métodos, entre los que se encuentra el método de Mohr el cual consiste en la formación de un segundo precipitado de color pardo rojizo (AgCrO4) en las inmediaciones del punto final de la valoración, producto de la reacción de los aniones del indicador CrO42- con los iones Ag+. Este método es el que se aplicará en la presente práctica. TÉCNICA OPERATORIA: Pese exactamente en un vaso de precipitados alrededor de 400 mg de materia prima de cloruro de potasio, añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase cuantitativamente a un volumétrico de 100 mL, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Tome una alícuota de 10 mL de esta disolución y trasvásela a un erlenmeyer, añada 30 mL de agua destilada y 1 mL de disolución indicadora de cromato de potasio al 1 %. Prepare la bureta con la disolución de nitrato de plata de concentración exactamente conocida alrededor de 0,1 N, que se le entregará en el laboratorio. Valore hasta cambio de color a pardo rojizo. Repita la valoración con nuevas alícuotas de disolución de la muestra hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. Realice la valoración del blanco para corregir el volumen de valorante consumido por la disolución de la muestra, si es necesario. CÁLCULOS: Calcule la pureza de la materia prima de cloruro de potasio, teniendo en cuenta que 1 mL de nitrato de plata 0,1N equivale a 7,4 mg de cloruro de potasio. La materia prima debe contener entre 98,0 y 102,0 % de cloruro de potasio, calculado sobre base seca. Para ello deberá utilizar el resultado obtenido en el ensayo de pérdida por secado realizado a esta misma materia prima en la Práctica de Laboratorio No. 3.). Calcule,

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 273

además, la pureza de la materia prima sobre base húmeda y compare este resultado con el anterior. Datos: M (K2CrO4) = 194,19 g/mol OBSERVACIONES: Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo:
• • • • • • •

Número del lote de la materia prima analizada Masa de muestra pesada Volumen de disolución de la muestra preparado Concentración de la disolución de nitrato de plata utilizada Volúmenes de disolución de nitrato de plata consumidos en la valoración de la muestra y del blanco. Cálculo de la pureza de la muestra Observaciones y Conclusiones TRABAJO INDEPENDIENTE:

Calcule la concentración a la cual se encuentra el indicador en la disolución a valorar para discutir, al final de la práctica, cuál es la importancia de conocer su valor.

Práctica de laboratorio Nº 10 Preparación y estandarización de una disolución de la sal disódica de EDTA 0,01 M.
OBJETIVOS: 1- Aplicar los conocimientos adquiridos sobre la volumetría de formación de complejos (Complejometría) y su utilización en la estandarización de disoluciones. 2- Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. BIBLIOGRAFÍA: Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo VI INTRODUCCION: La volumetría por formación de complejos se utiliza para la determinación cuantitativa de cationes metálicos capaces de formar complejos estables con sustancias que poseen pares de electrones sin compartir (ligandos). Entre estas sustancias se encuentra el EDTA que, por ser insoluble en agua en su forma ácida, es utilizado en forma de sal disódica. La sal disódica del EDTA ( Na2 C10H6O8N2 . 2H2O ó Na2H2Y ) no es un patrón primario, por lo que, si se va a utilizar como agente valorante, debe prepararse una disolución de concentración aproximadamente conocida y, posteriormente, proceder a su estandarización con ZnSO4. La reacción que se desarrolla es la siguiente: H2Y2- + Zn2+ ZnY2- + 2H+ Para detectar el punto final de la valoración se utiliza el negro de eriocromo T, indicador metalocrómico que en su forma libre es azul, mientras que formando complejo es morado. La valoración debe llevarse a cabo en un medio básico para favorecer la formación del complejo entre el EDTA y el Zn2+, así como para garantizar el correcto funcionamiento del indicador.

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 274

TÉCNICA OPERATORIA Preparación de la disolución de la sal disódica de EDTA Preparar 250 mL de disolución de sal disódica de EDTA 0,01 M Preparación de la disolución de sulfato de zinc Preparar 500 mL de disolución de ZnSO4 0,01M Estandarización de la disolución de la sal disódica de EDTA Realizar la estandarización utilizando el método de las alícuotas, teniendo en cuenta los siguientes aspectos: • Para basificar el medio se empleará una disolución de NH3, que se añadirá gota a gota hasta que desaparezca la turbidez de la disolución de ZnSO4 (usualmente, la descarga de un gotero es suficiente). El indicador negro de eriocromo T se utiliza en forma sólida y se añade una pizca del mismo.

CÁLCULOS Calcular la concentración molar exacta de la disolución de la sal disódica de EDTA. Datos: M (Na2 C10H6O8N2 .2H2O) = 372,24 g/mol M (ZnSO4 .7H2O ) = 287,35 g/mol OBSERVACIONES Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo: • • • • • • Masas pesadas de sal disódica de EDTA y de sulfato de zinc Concentración de la disolución de NH3 utilizada para basificar el medio Concentración exacta de la disolución del patrón primario empleado Volúmenes consumidos de la disolución de EDTA en todas las réplicas realizadas y el volumen promedio calculado Cálculos de la concentración exacta de la disolución estandarizada. Observaciones.

Las disoluciones de la sal disódica de EDTA y ZnSO4 preparadas en esta práctica de laboratorio, serán utilizadas en la próxima práctica, por lo cual deben guardarse debidamente identificadas. El alumno deberá conocer ya la información que debe aparecer en la etiqueta del frasco cuando se requiere identificar el mismo en sesiones de laboratorio posteriores, aunque debe asegurarse de no omitir ningún dato importante al respecto. TRABAJO INDEPENDIENTE Preparar y presentar en la sesión de laboratorio una propuesta de la metodología de trabajo (diagrama de flujo detallado) que debe desarrollar para realizar la preparación y estandarización de la disolución de la sal disódica de EDTA, a partir de las orientaciones anteriores. En el mismo deben aparecer los datos exactos para preparar las disoluciones, una vez realizados los cálculos correspondientes, así como otros datos que deban ser precisados o fijados antes de proceder a realizar el trabajo experimental.

Práctica de laboratorio Nº 11 Determinación del contenido de cloruro de calcio en inyectables al 10 %.
OBJETIVOS:

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 275

1. Aplicar los conocimientos teóricos sobre las valoraciones de formación de complejos y otros de carácter general. 2. Aplicar los aspectos teóricos y los cálculos correspondientes a la valoración por retroceso. 3. Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. 4. Determinar el contenido de principio activo en inyectables de cloruro de calcio al 10%, para evaluar su aptitud con relación a este ensayo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Segunda Parte Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo VI. INTRODUCCION: Los inyectables de cloruro de calcio se administran para la prevención o el tratamiento de estados de carencia cálcica en el organismo humano y que pueden aparecer por diferentes causas. Entre los análisis que se le realizan a este producto, una vez elaborado y antes de aprobarse su salida el mercado, se encuentra la determinación del contenido del principio activo (cloruro de calcio) y para ello se propone la volumetría por formación de complejos, utilizando una valoración por retroceso , en la cual primeramente los iones calcio reaccionan con una parte de la cantidad total de sal disódica de EDTA añadida y posteriormente se valora el EDTA sobrante con una disolución patrón de sulfato de zinc, utilizando el negro de eriocromo T como indicador. Se debe realizar un ensayo en blanco para eliminar el efecto de las interferencias y así conocer la cantidades de sal disódica que realmente reaccionaron con el analito y con el agente valorante. Las reacciones que se producen son: H2Y2- + Ca TÉCNICA OPERATORIA: Preparación de la disolución de EDTA disódico: Pese en un vaso de precipitados la masa de EDTA disódico dihidratado necesaria para preparar 250 mL de disolución de concentración 0,01 M, añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase cuantitativamente al volumétrico apropiado, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Preparación de la disolución de sulfato de zinc heptahidratado: Pese en un vaso de precipitados la masa de sulfato de zinc heptahidratado necesaria para preparar 500 mL de disolución de concentración 0,01 M, añada agua destilada y disuelva con ayuda del agitador. Trasvase cuantitativamente a un volumétrico, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Prepare la bureta con esta disolución. Determinación del contenido de cloruro de calcio en inyectables al 10 %: Tome una alícuota de 2 mL del inyectable de cloruro de calcio (muestra) y trasvásela a un volumétrico de 100 mL, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. De esta disolución tome una alícuota de 2 mL y trasvásela a un erlenmeyer, añada 10 mL de la disolución de EDTA disódico, 1 mL de amoníaco, 10 mL de agua destilada y una pizca de indicador negro de eriocromo T. Valore con la disolución contenida en la bureta hasta cambio de color de azul a morado. Repita la valoración hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. Realice la valoración del blanco para corregir los resultados si es necesario. CaY- + H2Y2-(sob) + 2H+ ZnY2- + 2H+ H2Y2-(sob) + Zn2+

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 276

CÁLCULOS: 1- Calcular la concentración del inyectable de cloruro de calcio en % m-v. El inyectable debe contener entre 95.0 a 105.0 % de la cantidad de cloruro de calcio declarada. 2- Calcule el titre correspondiente a la valoración realizada y repita los cálculos anteriores con este dato. Datos M (CaCl2/1) = 110,99 g/mol OBSERVACIONES: Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo:
• • • • •

Número de lote de los inyectables analizados Concentración de las disoluciones de sal disódica de EDTA y sulfato de zinc heptahidratado empleadas Volúmenes de la disolución del agente valorante consumidos en la valoración de la muestra y del blanco y el volumen promedio calculado, respectivamente Cálculo del contenido de cloruro de calcio en los inyectables Observaciones y Conclusiones

Práctica de laboratorio Nº 12 Determinación del contenido de peróxido de hidrógeno en una disolución tópica al 3 % .
OBJETIVOS: 1. Aplicar los conocimientos teóricos sobre las valoraciones de oxidación-reducción y otros de carácter general. 2. Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. 3. Determinar el contenido de principio activo en una muestra de péroxido de hidrógeno al 3%, para evaluar su aptitud con relación a este ensayo. BIBLIOGRAFÍA: Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo VII INTRODUCCION: El peróxido de hidrógeno (H2O2) es un medicamento de uso externo, de acción antiséptica y desinfectante. Se presenta fundamentalmente en forma de loción al 3%. Para determinar el contenido de principio activo (peróxido de hidrógeno) en la loción, se reporta una técnica volumétrica fundamentada en una reacción de oxidación-reducción, utilizando como agente valorante una disolución de KMnO4 0,1 N. Las medias ecuaciones de las reacciones que ocurren son: MnO4- + 8H+ + eH2O2 Por lo que la reacción general es: 2MnO4- + 6H+ + 5H2O2 2Mn2+ + 8H2O + 5O2 Para detectar el punto final de la valoración se utiliza el KMnO4 como autoindicador ya que en su forma oxidada es morado, e incoloro en su forma reducida. La valoración se detiene cuando aparece una coloración rosada tenue en la disolución que se valora, el cual se debe a la presencia de permanganato de potasio sin reaccionar en la disolución. Durante la valoración debe tenerse en cuenta que la reacción que se produce es lenta, por lo que se debe añadir los primeros volúmenes de agente valorante lentamente de manera que Mn2+ + 4H2O O2 (g) + 2H+(ac) + 2e-

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 277

se propicie la formación de la cantidad de manganeso (Mn2*) suficiente para que funcione como catalizador. TÉCNICA OPERATORIA: Tome una alícuota de 10 mL de la disolución de peróxido de hidrógeno al 3 % (muestra) y trasvásela a un volumétrico de 50 mL, complete el volumen con agua destilada y agite para homogeneizar. Tome una alícuota de 2 mL de esta disolución y trasvásela a un erlenmeyer, añada aproximadamente 5 mL de disolución de ácido sulfúrico al 10 % y 20 mL de agua destilada. Valore con la disolución de KMnO4 hasta aparición de una coloración rosada tenue persistente. Repita la valoración con nuevas alícuotas de disolución de la muestra, hasta que coincidan los volúmenes consumidos en dos valoraciones o difieran en 0,1 mL. CÁLCULOS Calcule la concentración de la disolución de peróxido de hidrógeno y evalúe su aptitud si el criterio de calidad establece que la disolución debe contener ± 0,5 % de la cantidad de peróxido de hidrógeno declarada. Datos: M(H2O2/2) = 17,00 g/mol OBSERVACIONES: Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo:
• • • • •

Número de lote del medicamento Concentración de la disolución de KMnO4 empleada Volúmenes de disolución de KMnO4 consumidos en la valoración de la muestra y el volumen promedio calculado Cálculo del contenido de principio activo en la muestra analizada Observaciones y Conclusiones

Práctica de laboratorio Nº 13 Preparación y estandarización de una disolución de tiosulfato de sodio 0,1N
OBJETIVOS: 1. Aplicar los conocimientos teóricos sobre la preparación de una disolución a partir de un reactivo sólido y sobre la estandarización de disoluciones, utilizando la volumetría de oxidación-reducción. 2. Aplicar la teoría y los cálculos correspondientes a la valoración indirecta por sustitución. 3. Reforzar el desarrollo de habilidades prácticas en un análisis químico cuantitativo. BIBLIOGRAFÍA: Manual Teórico-Práctico de Análisis Químico Farmacéutico. Segunda Parte. p 356-360 Análisis Químico Farmacéutico. Métodos Clásicos Cuantitativos. Capítulo VII. INTRODUCCION El tiosulfato de sodio (Na2S2O3.5H2O) puede obtenerse con una elevada pureza pero no se considera un patrón primario por la facilidad con que eflorece. Además se oxida con mucha facilidad frente al oxígeno del aire y se descompone por la acción de las tiobacterias presentes en el agua destilada. Por todas estas razones es preciso preparar una disolución de concentración aproximada y estandarizarla, posteriormente, operación que deberá ser repetida al cabo de cierto tiempo. Debe tenerse presente que se debe hervir el agua que se utilizará para dicha preparación con el objetivo de eliminar las tiobacterias, así como añadirle

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 278

carbonato de sodio para evitar la descomposición del tiosulfato en medio ácido (el agua puede tener un pH ligeramente ácido por la presencia del CO2). Para estandarizar una disolución de tiosulfato de sodio, se han propuesto muchas sustancias patrón primario como por ejemplo: yodo sólido químicamente puro, yodato de potasio (KIO3), bromato de potasio (KBrO3), ferrocianuro de potasio (K3[Fe(CN)6]) y dicromato de potasio (K2Cr2O7) entre otros. En la práctica el que con mayor frecuencia se emplea es el K2Cr2O7. Aunque el sistema Cr2O72-/2Cr3+ posee un potencial estándar de reducción más elevado (Eº = +1,33 V) que el par S4O62-/2S2O32- (Eº = +0,08 V) y es, por lo tanto, capaz de oxidar al Na2S2O3, esta reacción tiene un carácter complejo, no estequiométrico y no puede ser expresada con una sola ecuación. Por eso, la estandarización de la disolución de tiosulfato de sodio se determina por un método indirecto de valoración a partir del principio general de la determinación yodométrica de oxidantes. El I2 presenta un potencial de reducción según: I2 + 2e2IE0 = +0,53 V Este valor de potencial puede considerarse como intermedio. Muchas sustancias con un potencial superior son capaces de oxidar el I- ; mientras que muchas otras, con un potencial menor, son capaces de reducir el I2. Si a esto se suma la capacidad del S2O32- de reducir al I2 mediante una reacción rápida, completa y sin reacciones colaterales, tenemos que el S2O32- se puede estandarizar haciéndolo reaccionar con el I2 producido por la reacción de un exceso de I- con K2Cr2O7. Así, la reacción que tendrá lugar será: Cr2O72- + 6I- + 14H+ 2Cr3+ + 3I2 +7H2O. Se debe tener presente que el I2 no es soluble en agua por lo que es preciso tener un exceso de I- de manera que se produzca la formación del ión triyoduro (I3-), que sí es soluble, mediante la siguiente ecuación: I2 + II3Por tanto, el dicromato de potasio (patrón primario añadido en cantidad exactamente pesada) reaccionará con el ión yoduro produciendo yodo, que quedará en disolución en forma de triyoduro Cr2O72- + 9I- + 14H+ El I3- reaccionará con el Na2S2O3 según: 2S2O32- + I3S4O62- +3IEn todas las reacciones que se llevan a cabo con I2 o I- debe tenerse muy en cuenta que el Ies fácilmente oxidado por el oxígeno del aire si el pH es ácido; y el I2 es fácilmente sublimable, por lo que las valoraciones deben hacerse rápidamente, y nunca en caliente. Estas son las fuentes principales de error en yodometría. La determinación del punto final en estas valoraciones esta basada en la presencia del yodo libre, el cual puede ponerse en evidencia con un indicador interno como el almidón o con un disolvente orgánico no miscible en agua (CCl4) en el cual se disuelve el I2 dando su color característico. El almidón es el más utilizado. TÉCNICA OPERATORIA Preparación de la disolución de Na2S2O3 0,1 N Pese en balanza técnica sobre un vaso de precipitados de 100 ó 250 mL, la masa de Na2S2O3 necesaria para preparar 250 mL de disolución 0,1 N. Disuelva cuidadosamente la masa pesada en un poco de agua destilada previamente hervida, enfriada y carbonatada a una concentración de 0,2 g de carbonato de sodio/L Trasvase la disolución a un frasco ámbar limpio y escurrido, agite y rotule el frasco. Prepare una bureta con esta disolución. 2Cr3+ + 3I3- + 7H2O

Capítulo 9. Prácticas de laboratorio / 279

Preparación de la disolución de K2Cr2O4 0,1N Pese con exactitud en un vaso de precipitado, la masa de K2Cr2O4 necesaria para preparar 250 mL de disolución 0,1 N. Trasvase el sólido, cuantitativamente, a un matraz aforado de 250 mL con ayuda de un frasco lavador y utilizando el embudo adecuado, garantizando que no quede sólido alguno en el vidrio de reloj. Añada agua destilada aproximadamente hasta la mitad del recipiente y agite circularmente hasta disolución total de todo el sólido. Enrase y agite invirtiendo el volumétrico, previamente tapado, para uniformar la disolución. Estandarización de la disolución de Na2S2O3 Tome con una pipeta limpia y endulzada 10 ó 25 mL de la disolución de K2Cr2O4 y páselos a un erlenmeyer de 100 ó 250 mL. Añada 2 g de KI y agite circularmente. Añada entonces 2 mL de disolución de HCl 1:1 (V-V), agite y valore, inmediatamente. Cuando la disolución comience a perder la coloración ambar típica del I2 y alcance un color amarillo claro, añada 2 mL de disolución indicadora de almidón al 1%, con lo cual la disolución se torna azul oscuro, y continúe la valoración hasta cambio de color de azul a verde. Repita la valoración con nuevas alícuotas de K2Cr2O4 hasta que la diferencia entre dos valoraciones no supere 0,1 mL de Na2S2O3 consumido. CÁLCULOS: Calcule la concentración molar del equivalente exacta de la disolución de Na2S2O3 preparada. Datos: M(K2Cr2O4/6) = 49,03 g/mol M(2Na2S2O3 . 5H2O /2) = 248,18 g/mol OBSERVACIONES: Reflejar la siguiente información en la libreta de trabajo: • • • • Masa pesada de K2Cr2O4 Concentración exacta de la disolución del patrón primario Volúmenes consumidos en todas las réplicas realizadas y el volumen promedio calculado Cálculo de la concentración exacta de la disolución de tiosulfato de sodio estandarizada

Apéndice 1
MASAS MOLARES DE LOS ELEMENTOS DE LA TABLA PERIÓDICA
Elemento Actinio Aluminio Americio Antimonio Argón Arsénico Astato Atenio Azufre Bario Berilio Berkelio Bismuto Boro Bromo Cadmio Calcio Californio Carbono Centurio Cerio Cesio Cinc Circonio Cloro Cobalto Cobre Columbio Cromo Curio Símbolo Ac Al Am Sb Ar As At Ah S Ba Be Bk Bi B Br Cd Ca Cf C Ct Ce Cs Zn Zr Cl Co Cu Cb Cr Cm
(1)

Masa molar (g/mol) 227 26.98 (243) 121.76 39.944 74.91 (210) (246) 32.066 137.36 9.013 (249) 209.00 10.82 79.916 112.41 40.08 (249) 12.011 (248) 140.13 132.91 65.38 91.22 35.457 58.94 63.54 92.91 52.01 (245)

280

Apéndice 1. Masas molares de los elementos de la tabla periódica/ 281

Elemento Dimprosio Erbio Escandio Estaño Estroncio Europio Flúor Fósforo Francio Gadolinio Galio Germanio Hafnio Helio Hidrógeno Hierro Holmio Indio Yodo Iridio Kriptón Lantano Litio Lutecio Magnesio Manganeso Mercurio Molibdeno Neodimio Neón Neptunio Níquel Nitrógeno Oro Osmio Oxígeno Paladio Plata

Símbolo Dy Er Sc Sn Sr Eu F P Fr Gd Ga Ge Hf He H Fe Ho In I Ir Kr La Li Lu Mg Mn Hg Mo Nd Ne Np Ni N Au Os O Pd Ag

Masa molar (g/mol) 162.51 167.27 44.96 118.7 87.63 152.0 19.00 30.975 (223) 157.26 69.72 72.60 178.50 4.003 1.008 55.85 164.94 114.82 126.92 192.2 83.80 138.92 6.940 174.99 24.32 54.94 200.61 95.95 144.27 20.183 (237) 58.71 14.008 197 190.2 16 106.4 107.880

Apéndice 1. Masas molares de los elementos de la tabla periódica/ 282

Elemento Platino Plomo Plutonio Polonio Potasio Praseodimio Prometio Protactinio Radio Radón Renio Rodio Rubidio Rutenio Samario Selenio Silicio Sodio Talio Tántalo Tecnecio Telurio Terbio Titanio Torio Tulio Uranio Vanadio Wolframio Xenón Yterbio Ytrio

Símbolo Pt Pb Pu Po K Pr Pm Pa Ra Rn Re Rh Rb Ru Sm Se Si Na Tl Ta Tc Te Tb Ti Th Tm U V W Xe Yb Y

Masa molar (g/mol) 195.09 207.21 (242) (210) 39.1 140.92 (145) 231 226.05 222 186.22 102.91 85.48 101.1 150.35 78.96 28.09 22.991 204.39 180.95 (99) 127.61 158.93 47.9 232.05 168.94 238.07 50.95 183.86 131.3 173.04 88.92

(1) Los valores entre paréntesis indican la masa molar del isótopo de vida más larga

Apéndice 2
POTENCIALES ESTANDAR DE ELECTRODO DE ALGUNOS PARES REDOX
Semirreacción F2(g) + 2H+ + 2e 2HF(ac) + O3(g) + 2H + 2e O2(g) + H2O S2O82- + 2e 2 SO42Co3+ + 1e Co2+ + H2O2 + 2H + 2e 2H2O MnO4- + 4H+ + 2e MnO2(s) + 2 H2O 4+ 3+ Ce + 1e Ce HClO + H+ + 1e ½ Cl2 (g) + H2O + H5IO6 + H + 2e IO3- + 3H2O BrO3− + 6H+ + 5e ½ Br2(l) + 3H2O MnO4− + 8H+ + 5e Mn2+ + 4H2O ClO3 - + 6H+ + 5e ½ Cl2 (g) + 3H2O PbO2(s) + 4H+ + 2e Pb2+ + 2H2O BrO3- + 6H+ + 6e Br - + 3H2O Cl2(g) + 2e 2Cl Cr2O7 2- + 14 H+ + 6e 2Cr3+ + 7H2O 3+ + Tl + 2e Tl IO3 - + 6H+ + 5e ½ I2(ac)+ 3H2O + IO3 + 6H + 5e ½ I2(s) + 3H2O SeO42- + 4H+ + 2e H2 SeO3+ H2O Br2(ac) + 2e 2Br Br2(l) + 2e 2Br ICl-2 + 1e ½ I2(s) + 2 Cl+ + V (OH)4 + 2H + 1e 2VO 2+ + 3 H2O HNO2 + H+ + 1e NO(g) + H2O 2+ Pd + 2e Pd(s) NO3- + 3H+ + 2e HNO2 + H2O 2+ 2+ 2Hg + 2e Hg2 HO2- + H2O + 2e 3OHCu2+ + I- + 1e CuI(S) 2+ Hg + 2e Hg(l) Ag+ + 1e Ag(s) Hg22+ + 2e 2Hg(l) Fe3+ + 1e Fe2+ H2SeO3 + 4H+ + 4e Se(s) + 3H2O PtClO42- + 2e Pt(s) + 4ClO2(g) + 2H+ + 2e H2O2 PtCl22- + 2e PtCl42- + 2ClPotencial Normal (Eº)
expresado en Voltios

3.06 2.07 2.01 1.808 1.776 1.695 1.44 1.63 1.601 1.52 1.51 1.47 1.455 1.44 1.359 1.33 1.25 1.178 1.196 1.15 1.085 1.065 1.056 1.00 1.00 0.987 0.94 0.920 0.88 0.86 0.854 0.799 0.788 0.771 0.740 0.73 0.682 0.68

283

Apéndice 2. Potenciales estándar de electrodo de algunos pares REDOX/ 284

Semirreacción Hg2SO4(s) + 2e 2Hg(l) + SO42I2(ac) + 2e 2I+ Sb2O5(s) + 6H + 4e 2SbO+ + 3H2O MnO4- + 1e MnO42+ H3 AsO4 + 2H + 2e H3AsO3 + H2O I3 + 2e 3I I2(s) + 2e 2ICu+ + 1e Cu(s) + H2SO3 + 4H + 4e S(s) + 3H2O Ag2CrO4(s) + 2e 2Ag(s) + CrO42Fe(CN)63- + 1e Fe(CN)64 2+ + VO + 2H + e V3+ + H2O Cu2+ + 2e Cu(s) 2+ + UO + 4H + 2e U4+ + 2H2O BiO+ + 2H+ + 3e Bi(s) + H2O Hg2Cl2(s) + 2e 2Hg(l) + 2ClAgCl(s) + 1e Ag(s) + ClSO42- + 4H+ + 2e H2SO3 + H2O BiCl4- + 3e Bi(s) + 4ClSn4+ + 2e Sn2+ 2+ Cu + 1e Cu+ S(s) + 2H+ + 2e H2S(s) 2+ + TiO + 2H + 1e Ti3+ + H2O S4O62- + 2e 2S2O32AgBr(s) + 1e Ag(s) + Br Ag(S2O3)23- + 1e Ag(s) + 2S2O322H+ + 2e H2(g) Pb2+ + 2e Pb(s) 2+ Sn + 2e Sn(s) AgI(s) + 1e Ag(s) + ICuI(s) + 1e Cu(s) + I+ N2(g) + 5H + 4e N2H5+ Ni2+ + 2e Ni(s) 3+ V + 1e V2+ 2+ Co + 2e Co(s) Ag(CN)2 + 1e Ag(s) + 2CN+ Tl + 1e Tl(s) PbSO4(s) + 2e Pb(s) + SO423+ 2+ Ti + 1e Ti Cd2+ + 2e Cd(s) 3+ Cr + 1e Cr2+ Fe2+ + 2e Fe(s) + 2CO2(g) + 2H + 2e H2C2O4

Potencial Normal (Eº)
expresado en Voltios

0.615 0.615 0.581 0.564 0.559 0.536 0.5355 0.521 0.450 0.446 0.36 0.359 0.337 0.334 0.320 0.268 0.222 0.172 0.16 0.154 0.153 0.141 0.099 0.08 0.073 0.017 0.000 -0.126 -0.136 -0.151 -0.185 -0.23 -0.250 -0.256 -0.277 -0.31 -0.336 -0.350 -0.369 -0.403 -0.408 -0.440 -0.49

Apéndice 2. Potenciales estándar de electrodo de algunos pares REDOX/ 285

Semirreacción Cr3+ + 3e Zn2+ + 2e Mn2+ + 2e Al3+ + 3e Mg2+ + 2e Na+ + 1e Ca2+ + 2e Ba2+ + 2e K+ + 1e Li+ + 1e Cr(s) Zn(s) Mn(s) Al(s) Mg(s) Na(s) Ca(s) Ba(s) K(s) Li(s)

Potencial Normal (Eº)
expresado en Voltios

-0.744 -0.763 -1.180 -1.662 -2.363 -2.714 -2.866 -2.906 -2.925 -3.045

Apéndice 3
CONSTANTES DE DISOCIACIÓN DE ALGUNOS ÁCIDOS
Nombre Acético Arsénico Formula CH3COOH H3 AsO4 Constante de disociación a 25ºC K1=1.75 × 10-5 K1=6.0 × 10-3 K2=1.05 × 10-7 K3=3.0 × 10-12 Arsenioso H3AsO3 K1=6.0 × 10-10 K2=3.0 × 10-14 Benzoico Borico 1-Butanoico Carbonico C6H5COOH H3BO3 CH3CH2CH2COOH H2CO3 K1=6.14 × 10-5 K1=5.83 × 10-10 K1=1.51 × 10-5 K1=4.45 × 10-7 K2=4.7 × 10-11 Cloroacético Citrico ClCH2COOH
HOOC(OH)C(CH2COOH)2

K1=1.36 × 10-3 K1=7.45 × 10-4 K2=1.73 × 10-5 K3=4.02 × 10-7

Etililendiamino Tetracetico (EDTA)

H4Y

K1=1.0 × 10-2 K2=2.1 × 10-3 K3=6.9 × 10-7 K4=5.5 × 10-11

Fórmico Fumarico

HCOOH
trans-HOOCCH:CHCOOH

K1=1.77 × 10-4 K1=9.6 × 10-4 K2=4.1 × 10-5 K1= 1.48 × 10-4 K1= 1.9 × 10-5 K1=2.1 × 10-9 K1=7.2 × 10-4 K1=2.7 × 10-12

Glicólico Hidrazoico Cianuro de hidrogeno Fluoruro de hidrogeno Peroxido de hidrogeno

HOCH2COOH HN3 HCN H2F2 H2O2

286

Apéndice 3. Constantes de disociación de algunos ácidos/ 287

Nombre Sulfuro de hidrogeno Hipocloroso Yódico Lactico Maleico

Formula H2S

Constante de disociación a 25ºC K1= 5.7 × 10-8 K2 = 1.2 × 10-15 K1 = 3.0 × 10-8 K1 = 1.7 × 10-1 K1 = 1.37 × 10-4 K1 =1.20 × 10-2 K2 = 5.96 × 10-7 K1 = 4.0 × 10-4 K2 = 8.9 × 10-6 K1 = 1.40 × 10-3 K2 = 2.01 × 10-6 K1 = 3.88 × 10-4 K1 = 5.1 × 10 -4 K1 =5.36 × 10-2 K2 = 5.42 × 10-5 K1 = 2.4 × 10-2 K2 = 5.0 × 10-9 K1 = 1.00 × 10-10 K1 = 7.11 × 10-3 K2 =6.34 × 10-8 K3 = 4.2 × 10-13

HOCl HIO3 CH3CHOHCOOH cis-HOOCCH:CHCOOH

Málico

HOOCCHOHCH2COOH

Malónico

HOOCCH2COOH

Mandélico Nitroso Oxálico

C6H5CHOHCOOH HNO2 HOOCCOOH

Peryódico

H5IO6

Fenol Fosforico

C6H5OH H3PO4

Fosforoso

H3PO3

K1 = 1.00 × 10-2 K2 = 2.6 × 10-7 K1 =1.12 × 10-3 K2 = 3.91 × 10-6 K1 = 5.1 × 10-1 K1 =1.34 × 10-5 K1 =3.24 × 10-3 K1 =1.05 × 10-3 K1=6.21 × 10-5 K2 = 2.32 × 10-6 K1 = 1.03 × 10-1 K2 =1.20 × 10-2

o-Ftálico

C6H4 (COOH)2

Pícrico Propanoico Piruvico Salicílico Succínico

(NO2)3C6H2OH CH3CH2COOH CH3COCOOH C6H4(OH)COOH HOOCCH2CH2COOH

Sulfamico Sulfúrico

H2NSO3H H2SO4

Apéndice 3. Constantes de disociación de algunos ácidos/ 288

Nombre Sulfuroso

Formula H2SO3

Constante de disociación a 25ºC K1 =1.72 × 10-3 K2 = 6.43 × 10-8 K1 = 9.20 × 10-4 K2 = 4.31 x 10-5 K1 = 1.29 × 10-1

Tartarico

HOOC (CHOH)2COOH ClCCOOH

Tricloroacetico

Apéndice 4
CONSTANTES DE DISOCIACIÓN DE ALGUNAS BASES
Nombre Amoníaco Anilina 1 – Butilamina Dimetilamina Etanolamina Etilamina Etilendiamina Hidracina Hidroxilamina Metilamina Piperidina Piridina Trimetilamina Fórmula NH3 C6H5NH2 CH3(CH2)2CH2NH2 (CH3)2NH HOC2H4NH2 CH3CH2NH2 NH2C2H4NH2 H2NNH2 HONH2 CH3NH2 C5H11N C5H5N (CH3)3N Constante de disociación a 25 oC 1.76 x 10-5 3.94 x 10-10 4.0 x 10-4 5.9 x 10-4 3.18 x 10-5 4.28 x 10-4 K1 = 8.5 x 10-5 K2 = 7.1 x 10-8 1.3 x 10-6 1.07 x 10-8 4.8 x 10-4 10-3 10-9 10-5 1.3 x 1.7 x 6.25 x

289

Apéndice 5
CONSTANTES DEL PRODUCTO DE SOLUBILIDAD (Kps)
Sustancias Hidróxido de aluminio Carbonato de bario Cromato de bario Yodato de bario Manganato de bario Oxalato de bario Sulfato de bario Oxicloruro de bismuto Oxihidróxido de bismuto Carbonato de cadmio Hidróxido de cadmio Oxalato de cadmio Sulfuro de cadmio Carbonato de calcio Fluoruro de calcio Oxalato de calcio Sulfato de calcio Bromuro de cobre(I) Cloruro de cobre(I) Yoduro de cobre(I) Tiocianato de cobre(I) Hidróxido de cobre(II) Sulfuro de cobre(II) Hidróxiodo de hierro (II) Sulfuro de hierro(II) Hidróxido de hierro(III) Yodato de lantano Carbonato de plomo Cloruro de plomo Cromato de plomo Fórmula Al(OH)3 BaCO3 BaCrO4 Ba(IO3)2 BaMnO4 BaC2O4 BaSO4 BiOCl BiOOH CdCO3 Cd(OH)2 CdC2O4 CdS CaCO3 CaF2 CaC2O4 CaSO4 CuBr CuCl CuI CuSCN Cu(OH)2 CuS Fe(OH)2 FeS Fe(OH)3 La(IO3)3 PbCO3 PbCl2 PbCrO4 Kps 2,00 x 10 -32 5,10 x 10 –9 1,20 x 10 –10 1,57 x 10 –9 2,50 x 10 –10 2,30 x 10 –8 1,30 x 10 –10 7,00 x 10 –9 4,00 x 10 –10 2,50 x 10 –14 5,90 x 10 –15 9,00 x 10 –8 2,00 x 10 –28 4,80 x 10 –9 4,90 x 10 –11 2,30 x 10 –9 2,60 x 10 –5 5,20 x 10 –9 1,20 x 10 –6 1,10 x 10 –12 4,80 x 10 –15 1,60 x 10 –19 6,00 x 10 –36 8,00 x 10 –16 6,00 x 10 –18 4,00 x 10 –38 6,20 x 10 –12 3,30 x 10 –14 1,60 x 10 –5 1,80 x 10 -14

290

Apéndice 5. Constantes del producto de solubilidad (Kps)/ 291

Sustancias Hidróxido de plomo Yoduro de plomo Oxalato de plomo Sulfato de plomo Sulfuro de plomo Fosfato de amonio y magnesio Carbonato de magnesio Hidróxido de magnesio Oxalato de magnesio Hidróxido de manganeso(II) Sulfuro de manganeso(II) Bromuro de mercurio(I) Cloruro de mercurio(I) Yoduro de mercurio(I) Arseniato de plata Bromuo de plata Carbonato de plata Cloruro de plata Cromato de plata Cianuro de plata Yodato de plata Yoduro de plata Oxalato de plata Sulfuro de plata Tiocianato de plata Oxalato de estroncio Sulfato de estroncio Cloruro de talio(I) Sulfuro de talio(I) Hidróxido de cinc Oxalato de cinc Sulfuro de cinc

Fórmula Pb(OH)2 PbI2 PbC2O4 PbSO4 PbS MgNH4PO4 MgCO3 Mg(OH)2 MgC2O4 Mn(OH)2 MnS Hg2Br2 Hg2Cl2 Hg2I2 Ag3AsO4 AgBr Ag2CO3 AgCl AgCrO4 AgCN AgIO3 AgI Ag2C2O4 Ag2S AgSCN SrC2O4 SrSO4 TlCl Tl2S Zn(OH)2 ZnC2O4 ZnS

Kps 2,50 x 10 –16 7,10 x 10 –9 4,80 x 10 –10 1,60 x 10 –8 7,00 x 10 –28 3,00 x 10 –13 1,00 x 10 –5 1,80 x 10 -11 8,60 x 10 –5 1,90 x 10 –13 3,00 x 10 -13 5,80 x 10 -23 1,30 x 10 -18 4,50 x 10 -29 1,00 x 10 -22 5,20 x 10 -13 8,10 x 10 –12 1,82 x 10 –10 1,10 x 10 –12 7,20 x 10 –11 3,00 x 10 –8 8,30 x 10 –17 3,50 x 10 –11 6,00 x 10 –50 1,10 x 10 –12 5,60 x 10 –8 3,20 x 10 –7 1,70 x 10 –4 1,00 x 10 –22 1,20 x 10 –17 7,50 x 10 –9 4,50 x 10 –24

Apéndice 6
INDICADORES ACIDO BASE
Concentración Tipo de % indicador 0,1 0,1 0,1 y 1,0 0,5 0,1 0,1 0,05 1,0 0,1 y 0,2 0,1 0,1 0,01; 0,1 y 1,0 Ácido Acido Acido Acido Base Acido Acido Acido Base Base Acido Base COLOR Forma ácida Amarillo Incoloro Incoloro Amarillo Rojo Amarillo Amarillo Rojo Rojo Rosa Amarillo Rojo Verde Forma alcalina Violeta Azul Rojo Purpúreo Amarillocastañeo Rojo Azul Azul Amarillo Amarillo Azul Amarillo Violeta Zona de viraje 10,1 – 12,1 9,4- 10,6 8,2 – 10,0 7,4 – 9,0 6,8 – 8,0 6,8 – 8,0 6,0 – 7,6 5,0 – 8,0 4,4 – 6,2 3,0 – 4,4 3,0 – 4,6 1,4 – 3,2 0,0 – 2,0

Indicador Amarillo de alizarina Timolftaleína Fenolftaleína Púrpura de cresol Rojo neutro Rojo de fenol Azul de bromotinol Tornasol Rojo de metilo Azul de bromofenol Tropeolina Violeta cristalino

Disolvente Agua Alcohol al 90% Alcohol al 60% Alcohol al 20% Alcohol al 60% Alcohol al 20% Alcohol al 20% Agua Alcohol al 60% Agua Agua Agua

Anaranjado de metilo Agua

ALGUNOS INDICADORES MEZCLAS
Composición de las soluciones del indicador A. Anaranjado de metilo (0,1% en agua). B. Carmín de índigo (0,25% en agua). A. Azul de bromocresol (0,1% en alcohol). B. Rojo de metilo (0,2% en alcohol). A. Rojo neutro (0,1%en agua). B. Azul de metileno (0,1% en alcohol). A. Fenolftaleína (0,1% en alcohol al 50%). B. α-Naftolftaleína (0,1% en alcohol al 50%). A. Azul de timol (0,1% en alcohol al 50%). B. Fenolftaleína( 0,1% en alcohol al 50%). A :B Color de la forma ácida. Color de la forma alcalina. (pT) pH a que se termina la titulación 4,1

1:1

Violeta

Verde

3:1

Rojo

Verde

5,1

1:1

Violeta

Verde

7,0

3:1

Rosa pálido

Violeta

8,9

1:3

Amarillo

Violeta

9,0

292

Apéndice 7
ALGUNOS INDICADORES COMPLEJOMETRICOS Y SUS APLICACIONES FUNDAMENTALES
Indicador Negro de eriocromo T Método directo Ba, Ca, Cd, Pb Método por desplazamiento Au, Ca, Cu, Pb, Hg, Pd, Tl Au, Pd, Ag Al, Ca, Co, Fe, Pb, Mg, Ni, Zn, Método por retroceso Al. Bi, Ca, Co, Fe, Pb, Mn, Hg, Ni, Pd, Tl Ca Bi, Co, Cu

Murexida 1-(2 piridylazol) 2-naftol (PAN)

Ca, Co, Cu, Ni, Cd, Cu, Zn

Pirocatecol violeta

Al, Cd, Co, Cu, Fe, Pb, Mg, Mn, Ni, Th, Ti

Al, Fe, Ni, Pd, Th, Tl, Zn

293

Apéndice 8
ALGUNOS INDICADORES DE OXIDACIÓN REDUCCIÓN Y SUS POTENCIALES ESTANDAR DE ELECTRODO
Indicador 5 nitro-1,10 fenantrolina de Fe (II) Acido o,m difenil amino dicarbónico Acido o,o difenilamino dicarbónico 1,10 fenantrolina de Fe (II) Acido fenil antranílico Erioglaucina A Acido difenilamino sulfónico Difenilamina p-etoxicrisoidina Azul de metileno Tetrasulfonato de índigo Fenosafranina Monosulfato de índigo Acido 1 indofenol, 2 naftol sulfónico 5,6 dimetil 1,10 fenantrolina de Fe (II) p-nitro difenil amina Dicloruro de triperidirutenio Color de la forma oxidada Azul pálido Azul violeta Azul violeta Azul pálido Rojo violáceo Rojo azulado Rojo violeta Violeta Amarillo Azul Azul Rojo Azul Rojo Azul pálido Violeta Amarillo Color de la forma reducida Rojo violeta Incoloro Incoloro Rojo Incoloro
Amarillo verdoso

Eo (Voltios)
C(H3O+) = 1mol/L

Incoloro Incoloro Rojo Incoloro Incoloro Incoloro Incoloro Incoloro Rojo Incoloro Incoloro

+ 1.25 + 1.12 + 1.26 + 1.11 + 1.08 + 0.98 + 0.85 + 0.76 + 0.76 + 0.53 + 0.36 + 0.28 + 0.26 + 0.36 + 0-97 + 1.06 + 1.33

294

Apéndice 9
ALGUNOS REACTIVOS QUÍMICOS Y SUS FÓRMULAS MÁS USUALES DE COMERCIALIZACIÓN
Reactivos Hidróxido de sodio Hidróxido de potasio Acido oxálico Acido clorhídrico Acido nítrico Acido acético Tetraborato de sodio Nitrato de plata Cloruro de sodio Yoduro de sodio Acido sulfúrico Permanganato de potasio Dicromato de potasio Cromato de potasio Tiosulfato de sodio Carbonato de sodio Carbonato de potasio Bicarbonato de sodio Oxalato de sodio Acido etilendiaminotetraacético Acido etilendiaminotetraacético (sal disódica) Sulfato de cinc Carbonato de calcio Carbonato de magnesio Hidróxido de amonio Acido láctico Acido cítrico Acido tartárico Acido malico Fórmula química NaOH KOH H2C2O4 . 2H2O HCl HNO3 C2H2O4 Na2B4O7 . 10H2O AgNO3 NaCl NaI H2SO4 KMnO4 K2Cr2O7 K2CrO4 Na2S2O3 . 5H2O Na2CO3 K2CO3 NaHCO3 Na2C2O4 C6H8O8N2 . 5H2O Na2H6O8N2 . 5H2O Estándar primario Estándar primario Líquido (1.84 Kg/L 96 %m-m) Estándar primario Observaciones Higroscópico Higroscópico Estándar primario Líquido (1.19 Kg/L 32-37 %m-m) Líquido Líquido Estándar primario

ZnSO4 . 7H2O CaCO3 MgCO3 NH4OH C3H6O3 C6H8O7 C4H6O6 C4H6O5

Estándar primario

Líquido

295

Apéndice 10
LOGARITMOS
En esta discusión, supondremos que el lector tiene una calculadora electrónica para obtener logaritmos y antilogaritmos de los números. Sin embargo, es deseable entender lo que es un logaritmo así como algunas de sus propiedades. La siguiente discusión proporciona esta información: Un logaritmo (o log) de un número es la potencia a la que un número base (generalmente 10) se debe elevar para dar el número deseado. Así un logaritmo es un exponente de la base 10. De ahí que podemos obtener las siguientes conclusiones con respecto a los logaritmos: 1. El logaritmo de un producto es la suma de los logaritmos de los números individuales del producto. 2. El logaritmo de un cociente es la diferencia de los logaritmos de los números individuales del cociente. 3. El logaritmo de un número elevado a una potencia es el logaritmo del número multiplicado por esa potencia. 4. El logaritmo de una raíz de un número es el logaritmo de ese número dividido por la raíz. Los ejemplos siguientes ilustran esas definiciones: log (100 x 1000) = log 102 + log 103 = 2 + 3 = 5 log (100/1000) = log 102 − log 103 = 2 − 3 = −1 log (1000)2 = 2 x log 103 = 2 x 3 = 6 log ( 0.01)6 = 6 x log 10-2 = 6 x ( −2) = −12

log (1000 )

1/ 3

=

1 1 log 10 3 = × 3 = 1 3 3

log 40 × 10 20 = log 4 × 10 21 = log 4 + log 10 21 = 0.06 + 21 = 21.6
log 2 × 10 −6 = log 2 + log 10 −6 = 0.3 + (− 6 ) = − 5.7

Los dos últimos ejemplos muestran que el logaritmo de un número es la suma de dos partes, una carcterística localizada a la izquierda de la coma y una mantisa a la derecha. La característica es el logaritmo de 10 elevado a una potencia y sirve para indicar la localización de la coma en el número original cuando el número se expresa en notación decimal. La mantisa es el logaritmo de un número en el intervalo de 0.00 y 9.99… Obsérvese que la mantisa es siempre positiva. En consecuencia, en el último ejemplo, la característica es (−6) y la mantisa es +0.3.

296

Bibliografía consultada
1. Aguiar, A. y col. Temas de Química Analítica II. Facultad de Química. Universidad de la Habana. Ed. ENPES.1998. 2. Alexeiev, V. N. Análisis Cuantitativo. Editorial Mir, Moscú, 1978. 3. Bermejo Martínez, Francisco, Bermejo Barrera, María del Pilar, Bermejo Barrera, Adela. Química Analítica General, Cuantitativa e Instrumental- Volumen I. 7ma. Edición corregida y ampliada. Editorial Paraninfo S.A. Madrid, 1991. 4. Connors, K. A. Curso de Análisis Farmacéutico. Editorial Reverté, 1981. 5. Reilley, C. N y Barnard, A. J. Handbook of Analytical Chemistry, L. Meites (de). McGraw Hill Book Co, Nueva York, 1963. 6. Schwarzenbach, G. Complexometric Titration’s. Pag 8. Interscience (Londres: Chapman & Hau) Nueva York.1957. 7. Skoog, Douglas A and West, Donald M. Química Analítica. Mc Graw Hill, Madrid, Cuarta Edición, 1988. 8. Skoog, Douglas A. and Donald M. West. Analytical Chemistry. An Introduction. Saunders College Publishing, 1990. 9. Zumbado, H. Análisis Químico de los Alimentos. Métodos Clásicos. Edición electrónica (ISBN 959-16-0180-8). Editorial Universitaria (EDUNIV). Ministerio de Educación Superior. 2002

297

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->