P. 1
Romance de La Luna Luna

Romance de La Luna Luna

|Views: 1.618|Likes:
Publicado porSoledadcatalan

More info:

Published by: Soledadcatalan on Nov 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/04/2015

pdf

text

original

COMENTARIO LITERARIO DEL <<Romance de la luna, luna>>

El poema pertenece al libro de García Lorca, Romancero Gitano, publicado en El Romancero gitano plenitud creadora, fue publicado en 1928 (aunque escrito entre1924-1927). Consta de dieciocho romances y se sitúa en la época de su después de la publicación de Cante Poema del jondo (1921), caracterizada por la búsqueda de la esencia de lo andaluz. El Romancero Gitano está estructurado en dos partes. La primera, que abarcaría del romance primero al decimoquinto. En los que el poeta vierte toda su visión sobre el mundo gitano relacionado siempre con la pena. La segunda, romances de personajes históricos, del decimosexto al decimoctavo. Dentro de la primera parte se encuadra el <<Romance de la luna, luna>> al que se puede considerar el prólogo de la misma, pues anuncia el destino trágico de los gitanos ya desde su más tierna infancia y reúne los dos temas esenciales del romancero: la pena y los gitanos. El tema de este romance es la muerte de un niño gitano con la luna como testigo. El contenido del poema se vierte en un romance compuesto de 36 versos octosílabos (arte menor) con rima asonante en los versos pares (áo), es decir, una sola asonancia que era lo que habitual en el romancero tradicional. El poema se estructura en tres partes bien diferenciadas que se corresponden a la de los romances más tradicionales. La primera parte abarcaría desde el verso 1 al 8 en la que se narra y describe la llegada de la luna a la fragua donde se encuentra a un niño que la mira absorto. García Lorca sitúa la acción en el espacio y en el tiempo y presenta a los personajes. La segunda parte corresponde al diálogo entre los dos protagonistas: la luna y el niño. Éste le pide a la luna que se vaya porque van a llegar los gitanos y la utilizarán para hacer joyas, y la luna le anuncia su muerte prematura, es decir, presentación del conflicto (vv. 9-20). La tercera parte que constaría del resto de
1

los versos, vuelve a ser narrativo-descriptiva, pues en ella se muestra la llegada de la muerte y la de los gitanos. La luna se lleva al niño y los gitanos lloran su muerte: desenlace trágico. Curiosamente, en ningún momento del poema se nombra a la muerte, por lo que ya se puede vislumbrar que está lleno de imágenes literarias que se refieren a ella. En un análisis más detallado del poema hay que destacar que en el mismo se nos cuenta una historia completa, por lo que ya hemos señalado que aparecen narración, descripción y diálogo; y muchos de los elementos lingüísticos de la composición poética vendrán marcados por esta elección del poeta. El poema comienza con una personificación prosopopeya (que será constante en todo el poema) ya que a la luna se la identifica con una mujer. Para destacar su blancura el poeta utiliza la metáfora "polisón de nardos". Destaca también la alternancia de los tiempos verbales, tomada de la tradición del Romancero viejo. Ante el pasado narrativo “vino” para presentar al niño, Lorca utilizará el presente para presentar a la luna y la acción que en ese momento se está desarrollando. También es muy característico de la poesía tradicional el uso de repeticiones como “la mira, mira”, y la anáfora de “el niño” (versos 3 y 4), que además, refleja, de una manera brillante, la manera de actuar de los niños y ese afán constante por observar fijamente todo los que los rodea. En estos primeros versos el lector avezado ya se ha dado cuenta de que nada bueno le puede traer al niño su relación con la luna, pues este astro es en la poesía de García Lorca, símbolo de muerte. Y, aunque todavía no aparezca ese significado en estos versos, sí que la sentimos distante con su “polisón”, pieza de ropa que se utilizaba en el siglo XIX, sobre todo por las mujeres de alta condición social. Y, se contrapone la inocencia del niño, al carácter sensual de ella “lúbrica y pura”. Contrasta ante la actitud impasible de la luna, que se dedica a bailar, la personificación del aire “aire conmovido” con la que se muestra la humanidad del mismo. En el verso 9 comienza el estilo directo, el niño, otra vez con una repetición exhorta a la luna para que se vaya “huye luna, luna, luna”, pues teme que le hagan daño los gitanos. Esta actitud de sincera preocupación choca con
2

la actitud adoptada por la luna: “Niño, déjame que baile” (v. 13). Y más, cuando le anuncia su eminente muerte: “Cuando vengan los gitanos, /te encontrarán sobre el yunque / con los ojillos cerrados” (vv. 14-16). La metáfora que se refiere a la muerte es evidente “ojillos cerrados”. Pero el niño, como todos los niños, sigue obsesionado con su preocupación: la luna debe huir, y así se refleja con la repetición del verso “Huye luna, luna, luna” (v.17). Y, otra vez, la luna muestra su despreocupación “Niño, déjame, no pises / mi blancor almidonado” (v. 20). En estos versos habría que destacar también la sinestesia pues no es el “blancor” lo que está almidonado, sino el vestido de la luna. A continuación, y con una metáfora soberbia, se nos informa de que los jinetes se están acercando: “El jinete se acercaba / tocando el tambor del llano” (vv. 21-22), el llano es como un tambor donde resuenan los cascos de los caballos. También hay que destacar por su belleza la doble metáfora que sirve para caracterizar a los gitanos “bronce y sueño, los gitanos” (v. 26). Bronce por su color de piel, sueño por su ideal de libertad. En el mismo sentido hay que entender los versos “las cabezas levantadas / y los ojos entornados” (vv. 2728), el primero como metáfora de la altanería de la raza, y el segundo por ese deseo de no ver la realidad, de seguir soñando con la libertad. La aparición del canto de la zumaya bien se puede relacionar con la tradición del Romancero viejo de la aparición de agüeros, en este caso de mala suerte. Y Los dos versos siguientes son una metáfora visual de la muerte del niño:” Por el cielo va la luna / con un niño de la mano” (vv. 31-32). Los cuatro últimos versos son la conclusión del poema. La desolación de los gitanos por la muerte del niño se refleja en sus gritos y en sus lloros. El poema termina con dos versos en el que destacan la repetición y anáfora “el aire la vela, vela / El aire la está velando” (vv. 35-36). El aire que desde el principio se nos ha caracterizado por su humanidad” conmovido” es el que acaba velando. Pero a quién, ¿a la fragua, o a la muerte del niño? En conclusión, en este romance de García Lorca se recogen los temas y rasgos característicos de su libro Romancero Gitano, así como de la tradición de que está tomado el Romancero viejo. Así aparecen los temas de la infancia,
3

la muerte, la pena y los gitanos. Las figuras literarias más bellas, metáforas y símbolos característicos de su poesía, la luna, los caballos, el aire, los jinetes, los niños, etc. Del Romancero viejo, la mezcla de lo épico, lo lírico y lo dramático, lo que conlleva la alternancia de los tiempos verbales. El uso de las repeticiones y de la métrica tradicional. Modernidad y tradición que caracterizarán toda la labor poética de Federico García Lorca.

4

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->