P. 1
Los Hijos y Su Educacion Cristiana

Los Hijos y Su Educacion Cristiana

|Views: 249|Likes:
Publicado porapi-3755336
Es una cosa maravillosa ser padre y madre, tener el privilegio de tener herederos de su nombre y la dulce compañía de criaturas que alegran el hogar y que, muchas veces, nos hacen olvidar las penas que siempre se presentan. A la verdad, los hijos son un gran tesoro. Lamentablemente...
Es una cosa maravillosa ser padre y madre, tener el privilegio de tener herederos de su nombre y la dulce compañía de criaturas que alegran el hogar y que, muchas veces, nos hacen olvidar las penas que siempre se presentan. A la verdad, los hijos son un gran tesoro. Lamentablemente...

More info:

Published by: api-3755336 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

LOS HIJOS Y LA EDUCACION CRISTIANA

“Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu casa. He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová. Bendígate Jehová desde Sión, y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida. Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel”. (Salmo 128). A través de los capítulos anteriores hemos dicho que el hombre y su mujer, unidos en el matrimonio, realizan uno de sus propósitos más significativos, el, de ser fructíferos y multiplicarse sobre la tierra, con el fin de tener hijos y contribuir así a la procreación de la raza humana. El amor de ambos cónyuges encuentra su punto culminante en las relaciones íntimas, y el fruto de esa unión amorosa son precisamente los hijos. Los hijos son los que traen gran felicidad al hogar, contentamiento y nuevas obligaciones para la pareja. Desde luego, el Creador podría darnos, de acuerdo con nuestros deseos, los hijos por acción milagrosa como creó al hombre en, el principio; pero Dios dispuso algo mejor, que el hombre engendrare los hijos en su mujer y que ella, de sus propias entrañas, pariere al hijo de su amor como algo que proviene de los dos y que ahora, en esta nueva relación de padres de familia, une aún más el vínculo matrimonial de los esposos. Es una cosa maravillosa ser padre y madre, tener el privilegio de tener herederos de su nombre y la dulce compañía de criaturas que alegran el hogar y que, muchas veces, nos hacen olvidar las penas que siempre se presentan. A la verdad, los hijos son un gran tesoro. Lamentablemente, hay muchos hombres y mujeres en el mundo que evidentemente no comprenden la responsabilidad que como padres tienen frente a sus hijos. Hay matrimonios que hasta aborrecen el hecho de tener un nuevo ser en su familia; los maltratan y les niegan las cosas más esenciales que por derecho legítimo corresponden a cada ser humano: amor, protección, alimentación y cuidado. He conocido personas que, desgraciadamente, no han tenido una infancia muy gloriosa, sino que tuvieron padres incapaces de brindarles un hogar cálido, negándoles las cosas necesarias para su normal desenvolvimiento. El resultado de esta tragedia es evidente. Casi siempre crecen con algún trauma mental de gran seriedad; odian al mundo que los
1

rodea y lo culpan de su desgracia; les es difícil comprender a otras personas y sufren, frecuentemente, de tremendos complejos de inferioridad y de persecución. Aún más, muchos de los jóvenes de nuestros días que terminan su adolescencia detrás de las rejas de una prisión, han tenido la mala suerte de no poder elegirse mejores padres. Es incuestionable que el padre y la madre tienen la responsabilidad absoluta en la formación correcta de sus hijos y son ellos los que con sus actitudes sabias o necias formarán el niño de hoy, que será el hombre de mañana. Un niño necesita mucho amor sincero de ambos padres, comprensión, dirección, enseñanza, cariño y el ejemplo diario del padre y de la madre. Pero no es esto todo. El hombre, como corona de la creación de Dios, tan complejo y con múltiples necesidades, tiene en su infancia necesidades tales como el juego sano, paseos, deportes, juguetes, y, como ser moral que es, dirección disciplinaria que le conseguiría firmeza en la vida y el debido respeto por las leyes y preceptos de Dios. Y aún más. Los padres que niegan estas cosas esenciales a sus hijos sin, desde luego, llegar al otro extremo de engreírlos, lo que más bien les dañaría, desarrollan seres insatisfechos, no debidamente desenvueltos física y mentalmente, y con muchos rencores en su mente, lo que tarde o temprano será una barrera cuando los niños mal formados lleguen a ser adolescentes y luego adultos. Las riquezas y las comodidades solamente no son suficientes tampoco para formar un hombre. Con una buena educación escolar y universitaria no hemos hecho aún todo. Dándoles muchos "caprichos", pensando que "los muchachos se lo merecen y, en fin, que se diviertan", no hacemos ningún bien. Lo que mas necesita el ser humano en su estado tierno es amor, dirección y protección. Y en esto fallan muchos padres. Creo que podemos evitar todos los problemas de la juventud. La mayor dificultad reside, como ya lo hemos indicado, en los padres. Si nosotros como padres de nuestros hijos nos dedicamos suficientemente a su desarrollo y los cuidamos debidamente, pronto veremos qué clase de hijos sanos y felices tendremos. Toda buena cosa requiere atención, dedicación de tiempo y entrega total. Y, ¿qué es más bueno que la vida de nuestros hijos? Veamos lo que como padres de familia tenemos que hacer por ellos, a fin de garantizarles un porvenir prometedor. La base sólida de toda educación cristiana es la enseñanza de los preceptos de Cristo que encontramos en las páginas del nuevo testamento. Debemos inculcar a nuestros hijos el respeto por la Sagrada Escritura, porque es la palabra de Dios. "Y estas palabras que
2

yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino y al acostarte, y cuando te levantes" (Deuteronomio 6:6,7). Las palabras de Dios deben estar presentes en la mente del niño desde los primeros días de la infancia. Pero es menester dar ejemplo con nuestra propia vida. El padre o la madre que habla de las cosas divinas como si se tratara de los cuentos de los hermanos Grimm, jamás lograrán que sus hijos respeten las leyes de Dios y se hagan buenos cristianos. Es preciso que nosotros vayamos delante de los niños con un ejemplo legítimo. Debemos llevarlos a la iglesia, debemos orar con ellos, debemos nosotros instruirlos en el camino de Dios. "Hijo mío, no te olvides de orar hoy a Dios", suele a decirse a nuestros hijos, pero esto no va a resultar, si el matrimonio nunca ora juntamente con sus niños. "Hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos, las cuales hemos oído y entendido; que nuestros padres nos las contaron, y no las encubriremos a sus hijos ... a fin de que pongan en Dios su confianza y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos" (Salmo 78). Los mandamientos de Dios dan al hombre inteligencia y sabiduría y son como una lámpara a sus pies para que tenga luz en medio de este mundo tenebroso. El niño bien instruido en este sentido, cuando llegue a ser una persona adulta, no va a naufragar en la vida. Dice Pablo (Efesios 6:4). "Vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadIos en disciplina y amonestación del Señor". La disciplina siempre es necesaria. No puede haber sociedad justa alguna sin disciplina. Pero los hijos se disciplinan exigiéndoseles el cumplimiento de lo que les enseñamos y no con provocaciones, iras y malos tratos. Muchas veces será preciso utilizar la vara para exigir respeto de parte de nuestros niños. Dice la Escritura que por usar el castigo no morirá tu hijo y que con palabras sólo no entiende, pero la vara ayudará al hijo a gravarse la lección bien en sus adentros. "El que detiene el castigo, aborrece a su hijo, mas el que le ama, desde temprano lo corrige" (Proverbios 13:24). "La vara y la corrección dan sabiduría; el muchacho consentido avergonzará a su madre. Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y alegría a tu alma" (Proverbios 29:15,17). Yo sé que la educación de niños no es ninguna tarea fácil, pero también sé que todos los problemas los podemos resolver si solamente tuviéramos la voluntad que tanta falta nos hace. Decencia, moral, cultura, disciplina, estudio, etc. todo gritamos a nuestros jovenes mil veces por día. En el futuro sena mas factible y más conveniente el inculcárselo desde los días más
3

tiernos, pero con amor y constancia, y así* lo aprenderán poco a poco, casi sin darse cuenta. Que tampoco debemos exasperar a nuestros hijos, llevándolos a la desesperación o amargura (Colosenses 3:21). Se ha dicho que no hay cosa más hermosa en este mundo que un hogar cristiano, basado en el amor de Dios, la comprensión y la ayuda mutua. Todos estos factores son aquellos que el hombre en el mundo no encuentra y se desespera por poseerlos. Tú, querido amigo, y yo, los tenemos a nuestra disposición. Dios espera que utilicemos nuestra sabiduría para el bien de nuestros hijos para que ellos sean hombres íntegros y felices. El problema de divorcios es muy grave y no hay seres más infelices y expuestos a una vida malograda que aquéllos que provienen de matrimonios rotos o que viven al borde de la desesperación. Consideremos todo esto con mucha seriedad y pensemos ampliamente sobre el enorme trauma que formamos en la vida de los seres que deberían sernos más queridos: nuestros hijos, el fruto de nuestro amor. Hagamos un esfuerzo grande, extraordinario, para reparar los daños en nuestra casa matrimonial, para el bien de nuestros hijos, y para que ellos tengan un porvenir agradable. En los últimos 50 años los divorcios en los Estados Unidos, sólo para tomar un ejemplo, han aumentado en un 300 por ciento. No obstante, y esto que se está dictando cursos especiales en cuanto a este tema en los Colegios, las Universidades y otros centros de instrucción y de enseñanza, el porcentaje no ha encontrado mejoría alguna. Se supone que ahora el 51 por ciento de los matrimonios estadounidenses terminarán en las cortes de divorcio. Pero el divorcio, la separación del matrimonio, tiene una influencia devastadora en la pareja, especialmente en los niños. Los hijos provenientes de tales hogares destruidos tienen solamente el 25 por ciento de oportunidad de éxito en la vida que aquellos niños de hogares normales. Hay, según cálculos cuidadosamente elaborados, seis veces más peligro para los niños de padres divorciados de terminar en una vida de delincuencia que el niño corriente promedial. Precisamente del grupo anterior proceden los que cometen crímenes y toda clase de males sociales. Debemos hacer un alto y pensar. No olvidemos que Dios odia la actitud que mira hacia la separación del matrimonio, el divorcio (Malaquías 2:16). La voluntad de Dios para con el hombre es "un hombre y una mujer para toda la vida". Los niños necesitan nuestro cuidado, nuestro ejemplo, nuestro amor, nuestra vida misma.

4

¿Qué dejará usted a sus hijos? He aquí unos consejos, algunos de los cuales ya han sido mencionados; cosas útiles que podemos y debemos dejar como herencia a nuestros hijos, para que tengan éxito en la vida. Un buen nombre (Proverbios 22: 1; Eclesiastés 7: l). "Mejores la buena fama que el buen ungüento". Mala fama es una carga pesada y un mal social muy grande. La memoria de un hogar cristiano. Cuando el hijo pródigo se fue para probar la vida por su propia cuenta, en la miseria y estando en la lejanía de su hogar, se acordó con cariño de su casa paterna, y, por fin, fue atraído nuevamente por el recuerdo de su hogar. Su vida se rectificó por el buen recuerdo del hogar decente, aunque tuvo que pasar por el fuego de las pruebas. Un ejemplo personal. Es correcto decir a nuestros niños que hagan esto y que dejen de hacer aquel. Pero el ejemplo nuestro es el mejor maestro. Una educación cristiana. La educación perfecta está descrita en Lucas 2:52 donde se dice que Jesús creció en sabiduría y estatura, y en favor con Dios y los hombres. Una apreciación de lo hermoso. Dios ha rodeado al hombre de lo bello y valioso en esta vida en la naturaleza, la música, la literatura, el arte y, sobre todo, en santidad de una vida justa. Queramos dejar a nuestros hijos la habilidad de apreciar lo hermoso y de contemplar lo bello en esta vida y en toda la creación de Dios. Demasiadas personas viven en frustración, con mentes vacías, una vida sin sentido, mientras que todo en su derredor es bondad inspiradora de un mundo maravilloso en todo el ancho y largo. Niños que sabrán apreciar lo bello de este mundo serán enriquecidos sobremanera y más allá de toda imaginación. Pero no te olvides: un mundo mejor comienza contigo mismo. Una fe genuina en Dios. En una época de escepticismo, dudas y cinismo, es maravilloso poder dejar a nuestros hijos la fe auténtica en el Dios viviente por medio de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 10:17). Vayamos con ellos a los cultos de la iglesia y practiquemos la religión de Cristo con ellos. De nuestra enseñanza y educación dada a los hijos depende el que ellos obedezcan a Dios y a nosotros y muestren fidelidad en sus vidas. Los hijos son el tesoro más, apreciado de los padres y de la nación. Sin hijos sanos no
5

habría familias sanas, ni tampoco naciones sanas, y la raza humana se extinguiría. Pero para que la nación sea poderosa, fuerte, sabia y progresista, el hombre y la mujer, en su calidad de padres, deben inculcar a sus hijos el respeto por las leyes divinas y del país; inspirarles espíritu de trabajo, de superación y de exactitud, proveerlos de una rígida disciplina hogareña y cristiana (el estado en miniatura), en la cual el amor no fingido y verdadero es la base. También deben darles la mejor educación escolar para así alistarlos para la vida práctica y el futuro. Es responsabilidad de los' padres el hacer lo que hemos dicho, y velar por el bienestar material de sus niños. El hogar es el fundamento de cada pueblo. Si el hogar individual es débil, la nación será débil. Si el niño de hoy no es adoctrinado de acuerdo con las enseñanzas divinas, con disciplina y respeto, el hombre de mañana será un elemento inútil para la familia, la sociedad y el Estado en el que vive, y para Dios. No olvidemos que el niño de hoy será el hombre de mañana, y lo que como padre y madre le daremos hoy, esto se reflejará en el niño mañana cuando ya sea una persona adulta y consciente. Mucho ha sido escrito acerca del matrimonio, la educación de los hijos, y el valor del hogar. Sabemos a ciencia cierta que los hogares de nuestros días se están derrumbando más y más. Reconocemos el peligro y también discutimos acerca de la espantosa y peligrosa verdad de este hecho. Pero, querido lector, ¿qué hemos hecho para analizar nuestra propia vida que corre peligro? ¿Estamos seguros de que todo marcha bien y que no hay peligro de ninguna clase? Este pequeño estudio ha sido escrito con el fin de hacernos pensar y reflexionar sobre nuestro propio hogar, nuestra propia condición como padre y madre, y para meditar en el futuro de nuestros hijos. Es el deseo del autor que este escrito pueda resultar en una gran bendición para su hogar, que es lo más bello en este mundo, y que la luz roja de alarma pueda ser advertida a tiempo. -------------------------------------------------

6

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->