P. 1
LA POESÍA DE 1900 A 1940

LA POESÍA DE 1900 A 1940

|Views: 624|Likes:
Publicado porjesusentanger24

More info:

Published by: jesusentanger24 on Nov 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/19/2013

pdf

text

original

LA CRISIS DE FIN DE SIGLO Y SU REPERCUSIÓN EN LA LITERATURA.

A. EN EL MUNDO Ejemplos Relatividad, energía nuclear, motor de explosión, medios de transporte (coches: en 1886 motor de explosión de gasolina de Daimler y Benz; 1891: primeros coches Panhard y Peugeot; 1888: primeros neumáticos Dunlop y Michelin; 1898: primer Renault; 1903: primer Ford con técnicas de fabricación en serie; 1906: vuelos con motor; 1900: motor Diesel; fotografía, Nuevos sistemas energéticos Electricidad (1879: Edison inventa la bombilla incandescente; 1884: alumbrado público en Londres), petróleo (plataformas petrolíferas), química (Hoechst, Badische Anilin & Soda, Bayer, Ciba y Geigy, acero. Cambio de orientación Industria de elaboración (cristal, caucho, plástico). Unión de bancos y económica empresas industriales (capital financiero). Consolidación del sistema Nacimiento de sindicatos fuertes, partidos políticos de carácter obrero, capitalista anarquismo. Nacimiento de TRUST: Pittsburgh Steel Co, Standard Oil Company (Rockefeller), U.S. Steel Company (J.P. Morgan), United Fruit Co., Royal Dutch Shell. Sistema de alianzas Inglaterra (USA y Japón)-Francia-Rusia frente a Alemania-Italia-Austria. Colonialismos Reparto de África (Berlín, 1884). Explotación de materias primas. Búsqueda de nuevos mercados y consumidores, control de rutas y pasos comerciales, presencia política, militar y decisoria en el mundo. También motivos culturales (expansión lingüística y literaria). Consecuencias: guerras mundiales, totalitarismos, Reorientación de polos de De los imperios latinos (España, Portugal, Italia, Francia) a los anglosajones poder (Inglaterra, Alemania, EEUU). CULTURA Crisis de valores por Relativismo, electromagnetismo, Lorentz, Maxwell, Curie (radio), Planck avances científicos y (quanta), Roentgen (rayos X), Metchnikov y Lndsteiner (vacunas, medicina) filosóficos Corrientes irracionalistas Bergson, Freud. Nietzsche, Schopenhauer. Literatura europea A. France, J. Verne, H. G. Wells, M. Gorki, T. Mann, R. Kipling. Nuevo teatro, nuevos modos A. Antoine (Teatro libre), C. Stanislavsky (Teatro de arte de Moscú), M. de comunicación. Reindhart (Teatro Kleines), A. Strindberg. Nacimiento del cine: los Lumière, G. Meliés. Nacimiento de la radio como medio de comunicación (Marconi). Pintura Van Gogh (expresionismo), Cezanne, Picasso (cubismo), Gaugin, Renoir, Monet, Sisley (impresionismo francés), André Derain, Maurice de Vlaminck, Raoul Dufy, Georges Braque, Henri Manguin, Albert Marquet, Jean Puy, Emile Othon Friesz y Henri Matisse, (fauvismo) Corrientes artísticas Simbolismo; Decadentismo; Parnasianismo; Impresionismo
POLÍTICA

Sector

Conceptos Avances técnicos y científicos

POLÍTICA

B. EN ESPAÑA (1885-1902): periodo de regencia. Crisis del parlamentarismo Constitución de 1876. Conservadores (Cánovas, Silvela, Maura, E. Dato)y turno de partidos Liberales (Sagasta, Castelar, Montero Ríos, Canalejas) y radicales (M. Ruiz Zorrilla, Lerroux). Monarquía débil 1885: muerte de Alfonso XII. Regencia de M. Cristina. 1902: mayoría de edad de Alfonso XIII (1886-1941). Guerras con Cuba y EEUU - octubre 1868: guerra de los diez años con Cuba. Fin con la Paz de Zanjón. - guerra chiquita: hasta 1880. - penetración del capital de EEUU y rutas comerciales. - 1886: abolición de la esclavitud. - 1895: grito del Baire. Nueva guerra con Cuba con el Manifiesto de Montecristi. - 1897: rebelión en Filipinas. - 1898: hundimiento del Maine. 23-4-98: guerra con EEUU, que derrota a España en Santiago de Cuba (3-7-98) y Cavite (Filipinas, 1-5-98). Independencia de Cuba y P. Rico. Pérdida de Filipinas. - Tratado de París (10-12-98): España reconoce la situación de la guerra, la

independencia de Cuba y la cesión de Filipinas, P. Rico y Guam a los EEUU. - 1899: venta del resto del imperio a Alemania (Palaos, Marianas, Carolinas). Pérdida de las colonias (P. Rico, Filipinas). Independencia de Cuba. Venta de colonias (Palaos, Marianas, Carolinas) Mala situación en el orden internacional Contencioso de Gibraltar SOCIEDAD Analfabetismo Caciquismo Economía subdesarrollada. Sector primario Población a principio de siglo Cultura basada en la tradición. Fuerte influencia religiosa. Se lee poco Institución Libre de Enseñanza y Krausismo. Junta de Ampliación de Estudios (1907), Residencia de estudiantes y centros científicos (CSIC), históricos (Centro de estudios Históricos), etc. Regeneracionismo y nacionalismo

Perdida en T. Utrech (1713). 1857: educación primaria obligatoria. En 1900: 64% analfabetos. 1940: 33% analfabetos. 1900: población escolarizada 1.856.000 (el 50% del total). Alumnos de secundaria: 30.000. Universitarios: 17.000.

Londres: 5.000.000 de habitantes; París: 2.500.000; España: 18.500.000; Madrid: 540.000; Barcelona: 530.000; Valencia: 200.000.

CULTURA

Lliga Regionalista (1901: primer diputado) de carácter agrícola; 1895: PNV; Regeneracionismo: deseo de europeizar España, de salir de la crisis mediante la educación y la ciencia. Nace como una parte de la clase media olvidada por el sistema canovista. Quieren la reforma del país desde arriba. - 1892: la Unió Catalanista elabora las Bases de Manresa, prólogo del autonomismo catalán.

LA GENERACIÓN DEL 98.

L. Mallada, Los males de la patria (1900) (el problema es la fantasía, la pereza, la ignorancia y la ruina de los españoles), M. Picavea, El problema nacional (1899), Unamuno, En torno al casticismo (1895), A. procede de conciencias Ganivet, Idearium español (el problema es la abulia nacional); Morote, críticas como las de La moral de la derrota, R. Maeztu, Hacia otra España, Altamira, Psicología Cervantes, Quevedo, Cadalso, Jovellanos, Larra. del pueblo español (el problema es la ignorancia), Azorín, El alma castellana; Madrazo,¿El pueblo español ha muerto? (1903); D. Isern, El En estos momentos, los desastre nacional y sus causas (1900). que se ocupan del tema son los regeneracionistas, A estos hay que añadir la obra de J. Costa, Blasco Ibáñez, Dicenta, Montenegro, F. Trigo, los krausistas y los noventayochistas. los noventayochistas, los modernistas (Darío) y los J. COSTA, krausista y regeneracionista, tenía dos ideales “escuela y despensa”. Fundó, con Giner de los Ríos, la ILE. Planteó una reforma de la novecentistas (Ortega y Hacienda pública y una mayor eficacia de la escuela. Denunció el Gasset). caciquismo, la imprevisión, la incompetencia, la oligarquía y la falta de rumbo colectivo. Pensaba que los cambios debían proceder de las clases ilustradas. Obras: Colectivismo agrario en España (1898), Oligarquía y caciquismo (1901).

ESPAÑA COMO PROBLEMA:

C. EL REFLEJO EN LA LITERATURA.
En el plano estrictamente literario, las cosas fueron de otro modo. Varios son los aspectos a destacar del reflejo de estos acontecimientos en el entorno literario: 1. La pertenencia, como grupo de intelectuales, a una clase pequeño-burguesa en ascenso, pero detenida por el dominio de la oligarquía y la gran burguesía terrateniente, surgida de las desamortizaciones (segundo tercio del siglo XIX). Los sentimientos de rechazo y, a la vez, de impotencia y soledad, se configuran como rasgos morales y estéticos de su arte. 2. Esto les sitúa en la vanguardia cultural y liberal del país, que coincide en el uso de una misma tribuna, la prensa, fundamental para la formación como escritores de R. de Maeztu, Azorín y Pío Baroja. 3. Se originó una pugna entre la Gente Vieja (como se llamaba la revista de los “viejos”) y la Juventud (la revista del 98). El problema de fondo era quiénes tenían éxito en el mercado literario, cada vez más complejo. Algunos jóvenes no dudaban en recurrir a la literatura folletinesca (como Blasco Ibáñez, La araña negra; Maeztu, La guerra del Transval y los misterios de la banca de Londres; Valle-Inclán, La cara de Dios). Los jóvenes se destacan por su actitud bohemia, intelectual, decadente (como vemos en los jóvenes Azorín, Valle, Maeztu, Unamuno)1. Los primeros trabajos de los nuevos autores no son literarios, sino ensayísticos, periodísticos o folletinescos. Azorín, por ejemplo, comienza su producción con trabajos divulgativos, una monografía sobre sociología criminal, una disquisición breve sobre la evolución de la crítica en España; Maeztu escribe mayoritariamente en periódicos; Unamuno (que escribe sus primeros versos con 35 años y su primera novela con 31) dedica sus esfuerzos a la labor didáctica y académica; dejando aparte su primer libro, Femeninas (1895), Valle-Inclán se dedica a la labor periodística en Méjico. Incluso una novela como La voluntad (1902) del todavía José Martínez Ruiz, presenta una rara mezcolanza de ensayo, dialogismo, crónica periodística y relato, presentada como un reto a la obsoleta novela tradicional, como años después hará Unamuno con Niebla (1914). La batalla entre estas dos visiones de la realidad tuvieron en las revistas el mayor “campo de batalla”. Como representante de la época anterior está, sobre todas, El Madrid cómico (1880-1902), revista humorística y satírica que, hacia 1898, toma brevemente un cariz más "modernista", cuando Benavente (de talante conservador) sustituye a Clarín (algo más progresista) en la dirección. Podemos añadir Gente Vieja, cuyo estilo es programático y casi beligerante. Cuando Benavente deja, en 1899, la dirección de El Madrid Cómico, pasa a La vida literaria, que desaparece ese mismo año. En la nómina de colaboradores aparecen los jóvenes Unamuno, Valle-Inclán, Maeztu, Rubén Darío, Gómez Carrillo y Manuel Machado. Con Vida Nueva, fundada un año antes, damos con uno de los mejores representantes de la relación entre la nueva estética y las preocupaciones sociales y políticas. De un modo semejante, Germinal, aunque más decantada hacia la política. Su primera época, la más interesante, comienza en 1897 y ha sido considerada como la primera plataforma en que coinciden los hombres más representativos del espíritu del 98. Su director fue el dramaturgo Joaquín Dicenta. En 1899, Luis Ruiz Contreras funda Revista Nueva, donde colaboran Benavente, Unamuno, Darío y, sobre todo al principio, Baroja. Valle-Inclán publica ahí por entregas Adega (Flor de Santidad en su primera versión). De gran importancia, aunque de dispar suerte, son Electra y Helios (fundada por Juan Ramón Jiménez), dos revistas de 1901 y 1903 de tendencia predominantemente estética. La primera publicó sólo siete números, donde aparecen colaboraciones de R. Darío, los primeros versos de A. Machado y trabajos de José Martínez Ruiz (luego Azorín) y Baroja. Helios ha sido llamada la revista del Modernismo militante. Posiblemente sea, en sus trece meses de vida, la más importante del período, por su definición y amplitud de intereses. Contemporánea a éstas es Alma Española, y algo posteriores La República de las Letras (1905), Renacimiento (1907) y El Nuevo Mercurio (1907). La crisis tuvo distintos nombres. Fue comúnmente llamada decadentismo y también esteticismo. Por la influencia francesa llegó a llamarse parnasianismo y, sobre todo, simbolismo. En el ámbito hispánico, el nombre de Modernismo abarcó desde muy pronto todos los componentes mencionados y ha quedado como la forma, compleja e indiferenciada, de evocar ese "ciclo estético" y plural movimiento artístico (pintura, arquitectura, música, decoración y literatura). Los escritores que se preocuparon de estos problemas fue amplia: Unamuno, Azorín, Baroja, Maeztu, Valle-Inclán, Machado, Juan Ramón Jiménez, Rubén Darío, José Martí, Eduardo Marquina, Francisco Villaespesa, etc. En estos escritores del 98 fue más patente la preocupación por el “problema de España”, caracterizado por la localización de las causas de ese problema y las posibles soluciones. La visión del país es, en general, la de un ESTETICISMO CARGADO DE IDEOLOGÍA, no al revés. Ven a España a través de la literatura, buscan su conocimiento a través de viajes por los pueblos de Castilla, por sus monumentos, por los clásicos de la literatura. Lo predominante es el acercamiento estético al paisaje, al que logran describirlo como nunca se había hecho antes. Según J. C. Mainer, la vertiente más esteticista del problema fue la propugnada por la época modernista de algunos de estos autores. Los cisnes enigmáticos, las lánguidas princesas, el erotismo libertino, puede ser considerado, además de una versión decadente del romanticismo, como el realismo de lo sórdido, la simpatía por lo
1

Cronología de los autores del 98 más importantes: Unamuno (1864-1936), Valle-Inclán (1866-1936), Baroja (1872-1956), Machado (18751939), Maeztu (1875-1936), Azorín (1873-1967), Ganivet (1865-1898), Costa (1846-1911), Giner de los Ríos (1839-1915), Giménez Fraud (), Menéndez Pidal (1869-1968), Ramón y Cajal (1852-1934), Ortega y Gasset (1883-1955).

apocalíptico o la manifestación artística de la nueva ideología. Por supuesto, como ya se sabe, el modernismo es la defensa del arte por el arte y la dolorosa sospecha de que el arte es una respuesta incompleta a la vida. Subordinación del molde genérico a la expresión personal, sustitución del estilo literario por una comunicatividad más directa y (aunque parezca contradictorio) mucho más sencilla (dejando de lado la sonoridad del texto) son los dos rasgos maestros de una nueva literatura y de ellos derivan otros como el llamado egotismo literario, fruto de aquella misma dificultad de insertar la literatura en la vida y el renacimiento romántico del desmoronamiento de cien años atrás (principios del siglo XIX). Con mucha razón se ha hablado de que el arte nuevo surge con una inédita sensibilidad hacia el paisaje, entendido no como simple marco de la acción, sino como acorde sentimental de la acción, como estado de ánimo captado con profunda emoción. Este cambio se observa nítidamente en obras de Azorín y Baroja, el Machado de Campos de Castilla, el Unamuno de Andanzas y visiones españolas o el Valle-Inclán de las Sonatas o las Comedias bárbaras. El paisajismo tiene también una lectura ideológica. Es la evidencia de lo permanente, de lo profundo, frente a lo transitorio: es la “intrahistoria” (Unamuno, En torno al casticismo, 1895) y la concepción de lo rural (que llega hasta Lorca y Hernández). En Unamuno, el paisaje adopta una imagen de eternidad, de contemplación. En machado, el paisaje sirve para expresar un compromiso social y político. En Azorín, la concepción literaria del paisaje espiritualizado agudizan su tendencia esteticista y distanciada. En Baroja, el paisaje, más urbano (como en la trilogía La lucha por la vida: La busca, Malahierba, Aurora roja), también deja paso al entorno marinero o castellano. En cuanto a la transformación de los géneros literarios, España no fue ajena a los cambios que se experimentaban en Europa. La nivola unamuniana, la especial concepción de la acción y el ritmo narrativo de Baroja, la poesía de Machado son muestra del interés por adoptar modos nuevos de hacer literatura. Valle experimentó también en el plano del lenguaje y el estilo creando una nueva perspectiva: el esperpento. Quizá el subgénero que más relevancia adquirió con respecto a lo realizado en el siglo XIX es el ensayo.

RUBÉN DARÍO: VIDA Y OBRA.
- Nace el 18 de enero de 1867 en Metapa, Nicaragua. Su infancia será dura, pues dos años después sus padres se separan, quedándose Darío con su madre y sus tíos en Honduras. - En 1871 fallece su tío y su educación queda en manos de su tía abuela. Rubén acude a una escuela pública, y en 1877 comienza a escribir sus primeros versos. Lee mucho, incluso a los clásicos (Cervantes, Cicerón, Moratín, etc.). - En 1878 estudia con los jesuitas expulsados de Guatemala, que le enseñan a leer a los clásicos latinos. - En 1880 empieza a publicar poemas en revistas locales. - En 1882, en una tertulia, puede leer su poema El libro ante el mismo presidente de la república de Nicaragua, cuyo gobierno pretende asumir la educación del joven, a lo cual Darío se niega. Se enamora de Rosario Murillo. Aconsejado por sus amigos (para hacerle olvidar estos amores), viaja a El Salvador, donde trabaja de profesor de gramática en el Instituto Secundario de la capital. - En 1883 regresa a Nicaragua y vuelve a verse con Rosario. Se interesa por el ocultismo. Trabaja en un establecimiento comercial, luego en la secretaría privada de la Presidencia de Nicaragua y en la Biblioteca Nacional, donde aumenta su caudal cultural (incluso se dice que aprende de memoria ¡el Diccionario de la Lengua!). - En 1886 empieza su afición por la bebida, parece ser que porque su amante se ha entregado a un político local. Desilusionado, marcha en junio a Chile. Comienza a escribir en La época, periódico de Santiago de Chile. - Recibe en 1887 su primer premio de poesía, con su Canto épico a las glorias de Chile. Vive precariamente. - 1888. Publica (en Valparaiso) AZUL, su primer gran libro. Muere su padre. Es nombrado corresponsal de La Nación, de Buenos Aires. - En marzo de 1889 regresa a Nicaragua. En mayo pasa a El Salvador donde es nombrado director del periódico La Unión. - 21-4-1890. Se casa con Rafaela Contreras Cañas. Tras el golpe militar en El Salvador, pasa a Guatemala. Dirige El Correo de la Tarde. - Viaja a Costa Rica en 1891 porque El Correo... es suprimido por orden del gobierno. Allí se incorpora a la redacción de La Prensa Libre. Nace su primer hijo. - 1892. Pasa a Guatemala. Es nombrado secretario de la delegación que el Gobierno de Nicaragua envía a España para las fiestas del 4º Centenario del Descubrimiento. En España se relaciona con todos los escritores conocidos de entonces (Valera, S. Rueda, Campoamor, Castelar, M. Pelayo, E. Pardo Bazán). - En 1893 muere su mujer (el 26 de enero). El 8 de marzo se casa con Rosario Murillo en Managua. Viaja constantemente: Panamá, Estados Unidos, Francia, Argentina. - 1895. Muere su madre. Darío vive ahora exclusivamente de sus artículos periodísticos. - 1896. Publica en Buenos Aires LOS RAROS y PROSAS PROFANAS. Es nombrado Secretario de la Dirección General de Correos de Buenos Aires. - 1898. Se declara a favor de España en la guerra con los EE.UU. - 1899. Es nombrado corresponsal de La Nación en España. Se relaciona con M. Machado, J. R. Jiménez, Villaespesa, etc. Conoce a una joven campesina analfabeta, Francisca Sánchez, que se convertirá en su compañera y con la que tendrá varios hijos. - 1902. Conoce en París a Antonio Machado. - 1903. Es nombrado Cónsul de Nicaragua en París. Viajes constantes por Europa. - 1905. Publica CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA en Madrid. - 1906. Viajes a Inglaterra, Bélgica, Buenos Aires, París, Mallorca. Su esposa Rosario viaja a París para intentar una reconciliación. - 1907. El gobierno de Nicaragua crea una ley de divorcio para que Darío pueda divorciarse (cosa que no llegará a hacer). Es nombrado Ministro Residente ante el Gobierno de España. Publica EL CANTO ERRANTE. A pesar de todo, su situación económica es penosa.

- 1910. Cobra 10.000 francos por su poema Canto a La Argentina, encargado por La Nación por la independencia del país. Viaja por Hispanoamérica. En los años sucesivos viaja constantemente y recibe homenajes. - 6-2-1916. Muere Rubén Darío víctima de una cirrosis atrófica. OBRA. En la reconstrucción de su trayectoria poética, libros anteriores a Azul (luego rechazados por el autor) permiten determinar la esencia de su concepción artística, que luego desarrollará. Se nota un gusto por el neorromanticismo y la retórica clásica. Básicamente, la obra poética de Darío se contiene en sus libros Azul, Prosas profanas, Cantos de vida y esperanza y El Canto errante. 1. Sus cuentos (prosa de Azul) no son escritos en sentido realista, sino en la vertiente propia de acumular momentos literarios, con un tono ejemplarizante (al estilo medieval), personajes como hadas, y algún que otro toque de denuncia social. Darío renuncia a la prosa descriptiva al estilo realista y sus descripciones son acumulativas, con comentarios, intentando transmitir un goce sensorial. El relato de Azul implica una pluralidad estética, centrándose en la consecución de una atmósfera sugestiva, aunque basada en fragmentos, anécdotas. 2. La poesía de Azul es altamente renovadora. Se reemplaza el lenguaje poético de final de siglo por uno suntuoso, ornamental. Tiende a la creación de imágenes delicadas de tipo sensorial, visual, sonoro. El ritmo, la adjetivación y la métrica son aspectos fundamentales de este libro (se introduce el soneto con versos alejandrinos). El deseo amoroso del poeta se dirige hacia una criatura que jamás cobrará formas reales, que permanecerá entre el sueño y una vaga materialidad creada por el deseo, de ahí el culto por los objetos que evocan la presencia femenina; se trata de un mundo que lleva en sí el germen del decadentismo. Pero el cambio profundo se produjo en la esfera de la toma de conciencia como escritor. 3. El cambio modernista de Azul culmina con Prosas profanas. El color, la música, las sensaciones, el erotismo se fusionan en una interpretación global del universo. Lo sagrado contamina de fulgores la palabra, el color asume valores totales. Lo escandaloso y lo edificante, la perversión y la pureza son componentes de esta poesía de una extraordinaria mesura formal. Darío recurre para ello al alejandrino, a eneasílabos, a endecasílabos con un ritmo nuevo. En este libro, se revela un autor espiritual, melancólico y desilusionado. La mitología se mezcla con la religión (que es aludida frecuentemente en sus poemas). Es éste uno de los libros donde encontramos el tratamiento del amor más variado y simbólico (en ambientes exóticos, místicos, lejanos). 4. A pesar de que en el prólogo de Cantos de vida y esperanza, Darío afirma que no ha cambiado sus criterios poéticos (afirmados en sus libros anteriores), lo cierto es que el tiempo no pasa en vano: Rubén tiene 38 años. El autor ha pulido su poesía y ha llegado a una seriedad más rigurosa, a una simplicidad y esencialidad en sus versos. El vitalismo anterior se ha convertido en “esencia y savia” otoñal. Darío ahonda en su experiencia vital y manifiesta una filosofía de vida algo resignada, no pesimista, sino ilusionada hacia la reconstrucción espiritual del mundo hispano. Ha llegado la hora del balance. Nota que una nueva potencia se erige como dominadora del mundo, Estados Unidos, y llama a la unidad de la sangre hispana (lo vemos en “Salutación del optimista”). En sus cantos de fe asoma el tradicional símbolo erótico y mitológico del cisne, ya tratado en sus anteriores libros. Sin embargo, en Cantos encontramos poemas de desilusión y de tristeza (“Quiero expresar mi angustia”, “Canto de otoño en primavera”, etc.). La desilusión de la vida, el decaimiento físico no conduce a un pesimismo total, sino a una resignación aceptada y a un recuerdo vitalista del pasado. 5. El Darío de El canto errante y de Poema de otoño no presenta novedades significativas. Se acentúa la musicalidad, el colorido y la naturaleza americana.

LAS REVISTAS DEL MODERNISMO Las revistas literarias y políticas fueron el medio de expresión más importante que tuvieron los escritores modernistas para llegar al público, debido a que las ediciones de los libros apenas sobrepasaban los mil ejemplares (un libro de poesía podía constar de cuatrocientos o quinientos). Se editaron muchas revistas, pero de breve vida y con un formato poco cuidado en general. Las más importantes en cuanto a la influencia que tuvieron en el movimiento fueron: 1. La Diana (1-2-82). La primera revista donde aparecen textos modernistas españoles. De carácter liberal, se subtitulaba revista de “Política, literatura, ciencias y artes”. 2. La fundación de Helios se debe a J.R. Jiménez junto a Martínez Sierra, Agustín Querol y R. Pérez de Ayala. Existió desde abril de 1903 a febrero de 1904. Helios presentó el mundo hispánico de aquella época, pero se abrió a otras corrientes intelectuales universales llegando a publicar artículos sobre literatura inglesa, francesa, rusa, alemana, norteamericana, etc. Al mismo tiempo se citaban y comentaban autores españoles como Góngora, Ganivet, Larra, y otros, y con su interés dio impulso a las nuevas generaciones de poetas. Así, participaron como colaboradores, Maeterlink, Santiago Rusiñol, González Blanco, Unamuno, Azorín, los hermanos Machado y Rubén Darío. Fue la revista del Modernismo inicial. 3. La Revista Azul sería de vital importancia en el desarrollo sucesivo del Modernismo, sobre todo en Hispanoamérica. Era el suplemento dominical del periódico El Partido Liberal y fue fundada en México por Gutiérrez Nájera y Díaz Dufoo, siendo no sólo expresión de la cultura mexicana sino de los escritores hispanoamericanos a camino de las tendencias y teorías estéticas que integrarían el Modernismo. El primer número apareció en mayo de 1894 y desapareció en 1896, fecha de la publicación del libro de Darío, Prosas Profanas. El azul era el color simbólico de Novalis, Gautier, Baudelaire y Mallarmé, y su fundador conseguiría también la unión cultural de Hispanoamérica con otros países. De ahí que los colaboradores fueran hispanoamericanos y españoles (Darío, Julián del Casal, Echegaray, Campoamor, Pérez Galdós), franceses (Baudelaire, Leconte de Lisle, Emile Zola), italianos (Leopardi, Carducci), alemanes (Goethe, Heine). 4. Germinal, cuyo primer número se editó el 30-4-97, tenía como principal pensamiento acabar con el régimen anterior, con la estética del pasado. Junto a políticos republicanos, aquí escribieron Valle-Inclán, Baroja, Benavente, etc. 5. Vida nueva (comienzo 12-6-98) duró menos de un año, pero fue muy leída. Fue más noventayochista, más política. Escribieron autores ya consagrados (Pérez Galdós, Campoamor, Menéndez Pelayo) y también los jóvenes (los del 98); también colabora Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez. 6. Revista Nueva. (15-2-99). De carácter marcadamente literario, fue muy importante puesto que en ella escribieron todos los jóvenes, ya fueran modernistas o noventayochistas. 7. La vida literaria. (7-1-99). Heredera de las revistas más afines al gusto antiguo, fue dirigida en un primer momento por Benavente, que procuró que todos los escritores y tendencias tuvieran cabida en ella, y así publicaron autores como Darío, Unamuno, Manuel Machado, Martínez Sierra, etc. 8. Juventud (1-1-1901). Duró un año, y fue promovida por los jóvenes del 98 (Azorín, Maeztu, Baroja). En ella, Manuel Machado escribe estas palabras:

“Modernista. La palabreja es deliciosa. Representa sencillamente el último gruñido de la rutina contra los pobres y desmedrados innovadores. De modo que aquí no hay nada moderno, pero hay Modernismo. Y por Modernismo se entiende... todo lo que no se entiende. Toda la evolución artística que de diez años, y aún más, a esta parte ha realizado Europa, y de la cual empezamos a tener noticia”. 9. Alma Española (8-11-1903). Preferentemente noventayochista, en ella se escriben artículos contra el Modernismo, e incluso el propio Darío publica su famoso poema inicial de Cantos de vida y esperanza (“Yo soy aquel que ayer no más decía...”). 10. Renacimiento (marzo de 1907). Si Helios fue la primera revista puramente modernista, Renacimiento fue la revista del triunfo del modernismo. Su publicación, al contrario que las anteriores, fue muy cuidada, así como su redacción. Por sus páginas desfilan las figuras más conocidas del modernismo, como Villaespesa, Juan Ramón Jiménez, Marquina, Martínez Sierra, etc.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ. VIDA Y OBRA.
Se instala en la Residencia de estudiantes en Madrid (finales de 1912). En 1913 conoce a Zenobia C. Boda en N. York con Zenobia Camprubí Estancia en Madrid, traduce, perfecciona su obra. Funda revistas de escaso éxito: Índice (1921), Sí (1925), Ley (1925). Exilio en Estados Unidos (agosto de 1936), luego en Cuba, Argentina y Puerto Rico. Dicta cursos y conferencias en las Univ. de Miami, Coral Gables, Maryland, Buenos Aires, Río Piedras. Se instala definitivamente en Puerto Rico (la familia materna de su mujer era de ahí). Se le concede el Premio Nobel de literatura. Muere Zenobia. Muere en Puerto Rico (mayo) y luego se entierra en Moguer.

- Hechos destacables en su vida:

Nace en Moguer (Huelva). Estudios con los jesuitas. Univ. de Sevilla.

Viaja a Madrid. Muere su padre. Actividad en revistas. Ingresa en un psiquiátrico en Burdeos (1901)

Vuelve a Madrid (1902). Enfermo, vuelve a Moguer (1905)

- Cronología: - Etapas: - Influencias - Temas y motivos:

1881

1900

1905

1912

1916

1920

1925

1930

1936

1940

1945

1951

1956

1958

3ª etapa o tercera juventud: época suficiente o verdadera Búsqueda de la verdad y de Dios Dios, belleza, totalidad, conciencia, descubrimiento, concepción de la realidad, intelijencia como logos organizador de la creación poética, instinto, inconsciente, irracional, sueño, sentido oculto, religión. Búsqueda de lo absoluto, lo esencial, lo pleno, lo suficiente en sí; la poesía se concibe como un acercamiento a la divinidad hecha forma (poesía pseudomística, palabra creadora).

-Estructuras poéticas:

1ª etapa o primera juventud: época sensitiva. 2ª etapa o segunda juventud: época intelectual Influencia del romanticismo (hasta 1905) y el modernismo (1916) Influencia del simbolismo y las vanguardias ROMANTICISMO: La luna, el sueño, MODERNISMO: La belleza, La rosa, el mar, la mujer, lo lo vago, lo irreal, lo inalcanzable, el ornato, los tesoros, el color, sencillo, lo espontáneo, lo fugitivo, efímero, melancólico, la la música, los jardines, las intelectual (disminución de lo tristeza. El dolor, la pérdida, la fuentes, los crepúsculos, la sensorial y el ornamento anterior), oscuridad, lo lejano, lo incierto, la sensualidad, la imagen la intelijencia como búsqueda de la muerte. realidad, la pureza, la desnudez. Otros elementos : flor, agua, pájaro, luz, viento, oasis. Versos sencillos, octosílabo, formas Versos alejandrinos, imitación Verso libre, de distintas medidas, romanceadas, cuartetas, rima de serventesios, rima sílabas impares (7,9,11 sílabas), de asonante, frecuentemente en sílabas consonante, sonetos, figuras tipo popular y tradicional, rima agudas, algunas quintillas, imitación retóricas fónicas, musicalidad asonante, a veces recae en un de zéjeles, villancicos, paralelismos en el verso, rimas difíciles en monosílabo final. rítmicos. sílabas llanas. Diario de un poeta reciencasado, (1916), luego llamado Diario de poeta y mar.

- Títulos:

Primeras poesías (publicadas en revistas)

Ninfeas (1900), Almas de violeta, Penumbra, Rimas, Arias tristes (1903), Jardines lejanos (1904), Pastorales, La tristeza del campo, El valle, La estrella del pastor, Olvidanzas (1909), La soledad sonora (1909), Baladas de primavera (1910), Poemas májicos y dolientes, Elegías (I, II y III), Rosas de cada día, Melancolía, Sonetos espirituales, Estío. POESÍAS ESCOJIDAS, 1899-1917 (seleccionadas por JRJ).
El modernismo: un movimiento de libertad hacia la belleza.

Sustantividad y esencialidad, pureza, escasa adjetivación, desnudez formal, poesía poco anecdótica, hondura expresiva, expresión de experiencias intuitivas de difícil verbalización, neologismos (ej.: tardo, ladreaba, dudona, auroreando, sombrar, platecido, nombradía, rayeante, madreada, sonllorante, circumbre, soñeando, formadora, auriluzones, pleacielo, pleadiós, verdemar, amarillomar, desiertomar, cuerpialma, niñodiós, verdespuma, rosadiamente, perrosnubes, anteterno, trasexistir), sintaxis dificultosa o innovadora (qué entre cristales parecías; qué sin piel parecías; qué yo de dios) Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919), Diario poético (1936-1937), En el otro costado (1936-1942), Animal SEGUNDA ANTOLOJÍA POÉTICA (1898de fondo (1949), Espacio (1954). 1918), Belleza, POESÍA (1917-1923), LIBROS PÓSTUMOS : Dios deseado y deseante (1964), Mis páginas Cuadernos: Obra en marcha, Unidad, Sucesión, mejores (1958), Cuadernos de JRJ (1960), Fuego y sentimiento Presente, Hojas; Poesía en prosa y verso, (1969), Libros inéditos (1967), La realidad invisible (1983). Canción, La estación total con las canciones de TERCERA ANTOLOGÍA POÉTICA (1898-1953), POESÍAS la nueva luz (1923-1936) ÚLTIMAS ESCOJIDAS (1898-1958)

- Palabras del autor:

Vino, primero, pura, vestida de inocencia. Y la amé como un niño. Luego se fue vistiendo de no sé qué ropajes. Y la fui odiando, sin saberlo. Llegó a ser una reina, fastuosa de tesoros… ¡Qué iracundia de yel y sin sentido! …Mas se fue desnudando. Y yo le sonreía. Se quedó con la túnica de su inocencia antigua. Creí de nuevo en ella. Y se quitó la túnica, y apareció desnuda toda… ¡Oh pasión de mi vida, poesía desnuda, mía para siempre! (1918)

“la evolución, la sucesión, el devenir de lo poético mío ha sido y es una sucesión de encuentro con una idea de dios. Al final de mi primera época, hacia mis 28 años, dios se me apareció como en mutua entrega sensitiva; al final de la segunda, cuando yo tenía unos 40, pasó dios por mí como un fenómeno intelectual, con acento de conquista mutua; ahora que entro en lo penúltimo de mi destinada época tercera, que supone las otras dos, se me ha atesorado dios como un hallazgo, como una realidad de lo verdadero suficiente y justo. Si en la primera época fue éxtasis de amor, y en la segunda avidez de eternidad, en esta tercera es necesidad de conciencia interior y ambiente en lo limitado de nuestro moderado hombre. Hoy concreto yo lo divino como una conciencia única, justa, universal de la belleza que está dentro de nosotros y fuera también y al mismo tiempo. Porque nos une, nos unifica a todos, la conciencia del hombre cultivado único sería la forma de deísmo bastante” (Notas finales de Animal de fondo, 1949).

ANTONIO MACHADO. CAMPOS DE CASTILLA.
Apuntes de Jesús Huerta 1. BIOGRAFÍA. 26-7-1875. Nace en Sevilla, de familia clase media, liberal, progresista. Su abuelo fue catedrático en Sevilla. Su padre, Licenciado en Filosofía y Letras, fue folklorista (junto a Bölh de Faber). 1881. Traslado a Madrid. Su abuelo es nombrado Catedrático en la Universidad Central. Ingresa en la Institución Libre de Enseñanza. Su padre marcha a Puerto Rico (como registrador de la propiedad) donde muere poco después, en 1893. 1889. Comienza Bachillerato en el Instituto de Bachillerato San Isidro y, luego, en el Cardenal Cisneros. Comienza su afición por la Literatura. Frecuenta tertulias literarias. y participa en obras de teatro. 1893. Comienza a publicar en La Caricatura, semanario literario. 1895. Muere su abuelo. La situación económica es penosa. Participa en tertulias de E. Benot, lingüista, donde conoce, entre otros, a Valle-Inclán. 1898. Marzo: acompaña a Manuel a Sevilla. 1899. Junio: Viaje a París, como traductor de la editorial Garnier, y se instala en el Barrio Latino. Conoce a O. Wilde. Traba amistad con E. Gómez Carrillo y Pío Baroja. Escribe la mayoría de las Soledades. Regresa a Madrid en octubre. 1900. Trabaja en la compañía teatral de Fdo. Díaz de Mendoza. Septiembre: obtiene el título de Bachiller en el Instituto de Bachillerato C. Cisneros. 1901. Publica sus primeros poemas en Electra (revista modernista) dirigida por Maeztu, Valle-Inclán, Villaespesa y M. Machado. 1902. Segundo viaje a París (abril-agosto), con un empleo en el consulado de Guatemala, conde conoce a Rubén Darío con el que entabla una gran amistad. Su experiencia en París es algo decepcionante. A su regreso, comienza su amistad con Juan Ramón Jiménez. Adapta al español, junto a Villaespesa, el drama de V. Hugo, Hernani. 1903. Publica SOLEDADES, con 42 poemas. Aparece también Arias tristes de J.R.J. y el año anterior, Sonata de otoño de Valle. Soledades, libro modernista, recoge los principios poéticos de Machado. Se trata de una “escenificación” del mundo romántico fracasado, es el “paisaje” de la ruina de la conciencia burguesa, desde la perspectiva del “yo”. Estas palabras las escribe en 1917 en referencia a Soledades: “Pensaba yo que elemento poético no era la palabra por su valor fónico, no el color, ni la línea, ni un complejo de sensaciones, sino una honda palpitación del espíritu; lo que pone el alma, si es que algo pone, o lo que dice, si es que algo dice, con voz propia, en respuesta animada al contacto del mundo. Y aun pensaba que el hombre puede sorprender algunas palabras de un íntimo monólogo, distinguiendo la voz viva de los ecos inertes; que puede también, mirando hacia dentro, vislumbrar las ideas cordiales, los universales del sentimiento. No fue mi libro la realización sistemática de este propósito, mas tal era mi estética de entonces”. Este mismo año comienza su colaboración en Helios (abril 1903-mayo 1904), de J.R.J., además de Blanco y Negro, Alma española. 1905. Colabora en Renacimiento Latino, B. y N., y La República de las Letras. Firma el manifiesto de protesta contra el Premio Nobel de Echegaray. 1906. Prepara oposiciones a Cátedra de Francés.

1907. Obtiene la Cátedra y elige la plaza de Soria (12.000 reales de sueldo). En mayo toma posesión (breve visita). Vuelve en septiembre. Se queda en la fonda de la familia Izquierdo Cuevas. Conoce y se enamora de la hija Leonor (13 años). Publica en las revistas locales (El Porvenir Castellano, de J. M. Palacio). Segunda edición aumentada de SOLEDADES (con Galerías. Otros poemas). 1908. Vicedirector del Instituto de Soria. Colabora en La Lectura, de Madrid, y en el periódico local Tierra Soriana. Este texto es representativo de lo que piensa de la crisis del 98: “Acaso el golpe recibido nos pondrá en contacto con nuestra conciencia. Por lo pronto, nuestro patriotismo ha cambiado de rumbo y de cauce. Sabemos que ya no se puede vivir del esfuerzo, ni de la virtud, ni de la fortuna de nuestros abuelos (...). Somos los hijos de una tierra pobre e ignorante, de una tierra donde todo está por hacer. He aquí lo que sabemos (...). Sabemos que la patria es algo que se hace constantemente y que se conserva sólo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida y abandona la pierde, aunque sepa morir. Sabemos que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra; que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no existe huella del esfuerzo humano, no hay patria, ni siquiera región, sino una tierra estéril, que tanto puede ser nuestra como de los buitres y de las águilas que sobre ella se ciernen... No sois patriotas pensando que algún día sabréis morir para defender esos pelados cascotes; lo seréis acudiendo con el árbol o con la semilla, con la reja del arado o con el pico del minero a estos parajes sombríos y desolados donde la patria está por hacer”. (Artículo publicado en Tierra Soriana, 2 de mayo). 30-7-1909. Matrimonio con Leonor. Empieza a escribir Campos de Castilla. 1910. Excursión a las fuentes del Duero. Conoce el campo castellano, que le sirve de base para el poema La tierra de Alvargonzález. Obtiene una pensión de la Junta para la Ampliación de Estudios para cursar Filología Francesa en París. 13-1-1911. Marcha a París. Maestros: Bédier y Bergson, que le influirán profundamente. Julio: Leonor enferma de tuberculosis. Septiembre: regresan a Soria (Darío les deja dinero de regreso). 1912. Julio: CAMPOS DE CASTILLA. 1 de Agosto: muere Leonor. Machado abandona Soria y va a Madrid. Octubre: traslado a Baeza. “No hay (en Baeza) más que una librería donde se venden tarjetas postales, devocionarios y periódicos clericales y pornográficos. Es la comarca más rica de Jaén y la ciudad está poblada de mendigos y de señoritos arruinados en la ruleta. (...) Se habla de política -todo el mundo es conservador- y se discute con pasión cuando la Audiencia de Jaén viene a celebrar algún juicio por Jurados”. (Carta a M. de Unamuno de 1912). Para superar la crisis que le produce la muerte de su esposa, se traslada frecuentemente a Madrid. Comienza a escribir Los Complementarios. 1913. Participa en el homenaje a Azorín, junto a Baroja, Jiménez, Ortega, etc. 1915. Inicia estudios, por libre, de Filosofía y Letras. Colabora en el semanario España (periódico de la nueva ola literaria, con Maeztu, Pérez de Ayala, E. D’Ors, G. Martínez Sierra, Pío Baroja, etc. Luego este periódico derivó hacia posturas netamente izquierdistas). Se declara aliadófilo en la guerra. 1916. Encuentro con F. García Lorca. 1917. Aparece PÁGINAS ESCOGIDAS. Julio: POESÍAS COMPLETAS. 1919. Segunda edición de SOLEDADES. GALERÍAS. OTROS POEMAS. En el prólogo escribe: “Yo amé con pasión y gusté hasta el empacho esta nueva sofística, buen antídoto para el culto sin fe de los viejos dioses, representados ya en nuestra patria por una imaginería de cartón piedra. Pero amo mucho más la edad que se avecina y a los poetas que han de surgir

cuando una tarea común apasiones las almas. Cierto que la guerra no ha creado ideas nuevas, (...) pero ¿quién duda de que el árbol humano comienza a renovarse por la raíz, y de que una nueva oleada de vida camina hacia la luz, hacia la conciencia?”. 1920. Segovia. Colabora en la creación de la Universidad popular, en la que da gratis una clase de francés a la semana. Escribe en El Sol, La pluma, Los lunes del Imparcial, La Lectura. Son artículos pedagógicos, preparativos de su Juan de Mairena. Sigue escapándose a Madrid. 1921. Colabora en la revista Índice. 1922. Colabora en España y La Voz de Soria, donde hace un alegato en favor de la popularización de la cultura. 1923. Publica PROVERBIOS Y CANTARES en la Revista de Occidente, de Ortega y Gasset: se trata de 99 soleares (copla popular andaluza). Algunos jóvenes poetas le rinden homenaje (entre ellos, P. Salinas y Bacarisse). 1924. Adapta, junto a su hermano Manuel, El condenado por desconfiado de Tirso, y algunas obras de Lope, que representa en Madrid. Abril: aparece NUEVAS CANCIONES. Forma parte del jurado que otorga a Alberti el Premio Nacional de Literatura. 1925. Segunda edición de POESÍAS ESCOGIDAS. 1926. Estrena su primera obra teatral: Las desdichas de la fortuna o Julianillo Valcárcel (gran éxito). Tras esto, cada año estrenará una obra (Juan de Mañara, 1927; Las adelfas, 1928; La Lola se va a los puertos, 1929; La prima Fernanda, 1931; La duquesa de Benamejí, 1932). Recibe un homenaje de antiguos compañeros de la I.L.E. Comienza la publicación de CANCIONERO APÓCRIFO DE ABEL MARTÍN en la Rev. de Occidente (abril-junio). Firma el llamamiento de la Alianza Republicana, junto a Clarín, Marañón, Ayala, Unamuno, etc. 1927. V. teatro. Es elegido miembro de la Real Academia de la Lengua. 1928. Conoce a Guiomar (¿junio?). Segunda edición de POESÍAS COMPLETAS. Colabora en Manantial (de Segovia) y La Gaceta Literaria. 1929. Publica CANCIONES A GUIOMAR en la Rev. de Occ. 1931. Segunda República. Catedrático de Francés del I. Calderón de la Barca. 1932. Participa en un homenaje a Valle-Inclán. 1933. Tercera edición de POESÍAS COMPLETAS. La barraca (compañía de teatro de Lorca) escenifica La tierra de Alvargonzález. 1934. Comienza la publicación de JUAN DE MAIRENA en el Diario de Madrid (desde el 19 de nov.), luego en El Sol (desde el 17-11-35 hasta junio del 36) y, finalmente, en Hora de España (de enero del 37 a octubre del 38). 1935. Se adhiere a la Asociación Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura. 1936. Aparece completo publicado JUAN DE MAIRENA (50 capítulos llenos de filosofía, literatura, política, cultura en general, etc. desde el punto de vista de un pedagogo). Cuarta edición de POESÍAS COMPLETAS. Estalla la Guerra Civil: Machado se declara republicano. Se traslada (evacuado por el V Regimiento) a Valencia con otros intelectuales. Colabora en el semanario Ahora. Mueren Valle y Unamuno (que le afectará grandemente). 1937. Prosigue la publicación de Juan de Mairena. Participa en la Conferencia Nacional de Juventudes Socialistas (12-enero) en Valencia. En julio interviene en el II Congreso Internacional de Escritores, organizado por la Alianza Internacional de Escritores Antifascistas. Colabora en revistas republicanas (La Voz de España; Ahora, Ayuda, Nuestra Bandera, Mediodía, etc.). Publica su último libro LA GUERRA. 1938. Se traslada a Barcelona, ante el avance de los nacionales. Además de colaborar en las revistas antes reseñadas, escribe en La Vanguardia. Su situación comienza a agravarse.

22-1-1939. Marcha a la frontera con Francia. Está enfermo, tiene 64 años, viaja con su madre y su hermano José. Tras muchas penalidades, se instalan en Colliure. El día 22 de febrero muere Machado, tres días antes que su madre. ANTONIO MACHADO Y CAMPOS DE CASTILLA. Campos de Castilla (junio de 1912) es el libro poético central en la obra de A. Machado. Apareció poco antes de la muerte de su esposa Leonor, en Soria (1 de agosto de 1912). Será la culminación de su período castellano. Poco después, un desolado Machado se trasladará al pueblo de Baeza, en Jaén. El tema castellanista, la impresión del paisaje espiritualizado (Soria y el Duero), así como la crítica de la tópica España de "charanga y pandereta", sirvieron para señalar el aspecto noventayochista del poeta. Su crítica es, ahora, moral y va más allá, cargando el acento de espiritualismo. Algunas composiciones responden a una profunda preocupación patriótica (en poemas como A Orillas del Duero, Por tierras de España, El Dios Ibero); otras, a un amor sencillo por la naturaleza (Campos de Soria); por último, algunas rimas suponen una meditación sobre los enigmas del hombre y del mundo (lo "eterno humano", en poemas en romance como La tierra de Alvargonzález, o su Retrato), como señaló el propio autor. Incluso cuando prescinde de la anécdota personal, surgen los conocidos Proverbios y Cantares, en los que toma el viejo motivo del camino como vida, la mar, el sueño o el paso del tiempo y la muerte. El libro supone, no una ruptura, sino una continuación lógica de la trayectoria marcada por su anterior libro Soledades. Si antes el poeta buscaba sentimientos íntimos que tenían su germen en la realidad que lo rodeaba, ahora se vuelca en un análisis de esa realidad. Todo ello, junto a una lenta radicalización ideológica (la tragedia de las dos Españas) a la que no es ajena la convulsa vida del país, que acabará con una guerra civil. Esta nueva orientación coexiste con la poesía de tono intimista al estilo de Soledades y con otra que muestra un escepticismo en ciernes, impregnado de estoicismo y pesimismo (muy influido por la mortal enfermedad de su esposa mientras escribía los poemas del libro y por la situación socio-política). Formalmente, Campos de Castilla se despega bastante de la obra anterior. Ahora, el metro corto (muchas veces octosílabo y heptasílabo) es el dominante y el romance, la soleá y otras estrofas populares predominan sobre metros anteriores como la silva (aunque ello no quiera decir que no tengamos alejandrinos y poemas parecidos a los de Soledades). A Campos de Castilla seguirá, tras doce años, Nuevas Canciones (1924), libro breve y heterogéneo y, posteriormente, encontramos algunos poemas sueltos, como el Cancionero apócrifo de Abel Martín y Poesías de la guerra. Desde finales de los años 20, Machado se dedica más a escribir prosa (Los complementarios, Juan de Mairena) y ediciones completas de su poesía (1928, 1933, 1936). El propio autor definió en 1931 su poética, síntesis esencial de su idea de la poesía desde sus inicios, como la "palabra en el tiempo"; su poesía es la explicación lírica de dos imperativos: la esencialidad y la temporalidad. Como el río de Heráclito, el poema es un fluir continuo, en el tiempo. Por tanto, Machado se separa voluntariamente de la corriente literaria tendente a la intemporalidad, a la imagen conceptual o intelectual. Las ideas del poeta son "directas intuiciones del ser que deviene, de su propio existir. El poeta profeso, más o menos conscientemente, una metafísica existencialista, en la cual el tiempo alcanza un valor absoluto. Inquietud, angustia, temores, resignación, esperanza, impaciencia que el poeta canta, son signos del tiempo, y al par, revelaciones del ser en la conciencia humana" (de la antología Poesía española contemporánea de Gerardo Diego). Machado, sevillano de nacimiento, castellano de adopción, acabó sus días en Colliure, Francia, en 1939 ("Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón"), cansado y solo, "ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar".

LA GENERACIÓN POÉTICA DEL 27.
Apuntes de Jesús Huerta A. INTRODUCCIÓN. En diciembre de 1927, un grupo de poetas amigos se reúnen para conmemorar el tercer centenario de la muerte de otro poeta español, Góngora, que será guía y luz en sus primeros pasos. Esta conmemoración es, a la vez, un homenaje y una toma de principios. Estos amigos (F. G. Lorca, R. Alberti, G. Diego, D. Alonso, J. Guillén y P. Salinas, a los que se les unirían Aleixandre y Cernuda) constituyen el llamado grupo poético del 27, el de mayor calidad desde nuestra poesía del siglo de oro. Como Góngora, serán fuente de inspiración todos los poetas clásicos y populares españoles como Garcilaso, Lope de Vega, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Quevedo, Bécquer, Machado (aunque al principio tomado como poeta poco puro y demasiado sentimental, a partir de 1930 influirá, junto a Pablo Neruda, en la rehumanización de la generación) y J. R. Jiménez (sobre todo éste, en la primera etapa del grupo). La poesía suficiente, autónoma, formal del gongorismo dará primacía a lo conceptual sobre lo emotivo, lo intelectual sobre lo sentimental, y el arte se concebirá como deshumanizado al estilo vanguardista (véase el libro La deshumanización del arte de J. Ortega y Gasset). Pero la guerra civil (y posteriormente la segunda guerra mundial) pondrá fin a esta etapa inicial, "exigiendo" un compromiso social y hasta político a los integrantes del grupo; su poesía se rehumanizará y la generación será también llamada "de la república". De esta toma de conciencia resultará el exilio exterior (Guillén, Salinas, Cernuda, Alberti), la muerte (Lorca) o el "exilio interior" e incluso el conformismo con el nuevo régimen (Alonso, Diego, Aleixandre). B. AFINIDADES. * Además de la celebración del centenario de Góngora, los jóvenes poetas, procedentes de Andalucía (Lorca, Alberti, Cernuda, Aleixandre), Madrid (Salinas, Alonso), Santander (Diego), Valladolid (Guillén), se reúnen en la Residencia de Estudiantes, en Madrid, lugar de convivencia y encuentro, así como en el Centro de Estudios Históricos. * Sus nombres aparecerán en las mismas revistas, sobre todo en las más importantes, la Revista de Occidente (Madrid), dirigida por Ortega y Gasset, La Gaceta Literaria (Madrid), Litoral (Málaga), Verso y prosa (Murcia), Mediodía (Sevilla), Carmen (Santander), etc., y las posteriores: Cruz y raya y Caballo verde para la poesía. * G. Diego, en 1932, compone una antología fundamental para entender la vida del grupo, donde recoge poemas de éstos y otros poetas españoles de la época (Machado, Juan Ramón, Unamuno, etc.), además de mostrar la poética de cada uno de ellos. * Quizá fue la guerra civil la que truncó la amistad y la relación de todos, aunque no totalmente ya que, en algunos casos, la amistad sobrevivió a la guerra. * En cuanto a la estética, lo común fue la tendencia a la síntesis de corrientes y formas poéticas tradicionales y vanguardistas: junto a poemas deshumanizados y puros, encontramos otros llenos de vida y patetismo; junto a la inspiración sin retoques, la elaboración técnica; junto a la consideración elitista del poema, el lanzamiento del mensaje a la inmensa mayoría; junto a metros y estrofas cultos, lo popular y su vena poética recorren los versos del 27; junto a lo español (temas, tópicos, influencias), lo universal y sus grandes conceptos (vida, muerte, tiempo, amor).

Leyeron a Paul Valéry (en los años de la poesía pura), a Baudelaire, al vanguardista César Vallejo, pero también consideraron maestro a Juan Ramón Jiménez, Machado, Unamuno y también a Rubén Darío. Del siglo XIX les interesó Bécquer, y entre los clásicos (aparte de Góngora) tenemos a Manrique, Garcilaso, San Juan de la Cruz, Fray Luis, Quevedo, Lope de Vega y toda la poesía del romancero.

C. ETAPAS Y EVOLUCIÓN. Acerca de la influencia de Góngora, a los del 27 les interesa esa rara belleza que incorpora una gran distancia del significado, a través de una metáfora doble, de aclaración progresiva, pero luminosa en el momento que penetramos en su sistema. Y les interesa como orientación central porque, en el ámbito en el que van a moverse, un objetivo programático es deshumanizar el arte, es decir, desdotarlo de la presencia del hombre, de emociones y sentimientos, para obtener un resultado de belleza rotunda, ensimismada, al margen del hombre, de la biografía del poeta, de sus gozos y sus sufrimientos. Este objetivo de pureza artística coincidente con al análisis que Ortega y Gasset está haciendo del arte contemporáneo (en La deshumanización del arte), va abriendo una serie de características comunes: el hermetismo, el intelectualismo, la depuración de los poemas de sentimientos para ir creando una distancia rotunda entre vida y arte, etc., los ideales en definitiva de la poesía pura. Estas tendencias, que conforman, en mayor o menor grado, la obra inicial de este grupo de escritores, empiezan a transformarse inmediatamente en varios de ellos. Mientras que Guillén mantiene los objetivos de pureza artística, con la declaración inmediata de que lo que busca es la poesía pura, "pero no demasiado", puesto que la suya es "poesía compleja" en la que entran "el poema con poesía más otras cosas humanas", Lorca y Alberti inician un camino hacia la poesía popular, y en éstos dos, más en Cernuda y Aleixandre, penetra al tiempo la lección del surrealismo europeo, dinamizando una evolución poética que inmediatamente sólo tendrá en común el origen. Los años de la República, con la nueva dimensión que el arte adquiere, intensifican distancias de los componentes del grupo con su propio origen, porque, como analiza Dámaso Alonso -poeta, crítico de la generación y profesor universitario- "irrumpirá la vida como poderosa inundación" en todos ellos. * Los comienzos de la generación coinciden con los primeros años veinte. En 1920 aparece el primer libro de Gerardo Diego, Romancero de la novia; en 1921, el de Dámaso Alonso, Poemas puros. Poemillas de la ciudad; en 1923, el de Pedro Salinas, Presagios; en 1925, el de Rafael Alberti, Marinero en tierra (Premio Nacional de Literatura de ese año), y el de Emilio Prados, Tiempo; en 1926, el de Altolaguirre, Las islas invitadas; en 1927, el de Luis Cernuda, Perfil del aire; y en 1928, el de Lorca, Romancero gitano, el de Guillén, Cántico, y el de Aleixandre, Ámbito. Pronto se descubrirá la calidad de la poesía contenida en estos primeros libros, que fueron, en general, de lectura minoritaria. El Premio Nacional de Alberti será la primera puerta abierta al grupo, que también publicará en la prestigiosa Revista de Occidente, dirigida por Ortega (esta revista será la encargada de editar los primeros libros de Lorca y Guillén). También recibió el grupo el espaldarazo de un poeta consagrado como Juan Ramón, que se ocupó de la edición del libro de Salinas, Presagios, así como de otros poemas del mismo, y también prologó la edición de Marinero en tierra de Alberti. De Juan Ramón van a heredar los del 27 el ansia de pureza y perfección en poesía, la nueva sensibilidad al expresar los más delicados matices de las cosas y las sensaciones, y la exigencia y el rigor en el léxico. Lo importante para los poetas puros era la belleza del

poema, el goce estético. Estamos en la primera etapa que engloba la producción de los años 1920-1927. Este distanciamiento entre vida y poesía no dejó de provocar críticas a la poesía del grupo, que fue juzgada por algunos demasiado intelectual y esteticista, fría y aburrida (como reconocieron después Guillén y G. Diego). Al terminar la década de los veinte y comenzar la de los treinta podía notarse un cambio de clima, un tono más cálido en su poesía. Se inicia una segunda fase llamada neorromántica que notamos en libros como Pasión de la tierra y Espadas como labios de Aleixandre; Sobre los ángeles, de Alberti; Donde habita el olvido, de Cernuda. Es a partir de la Segunda República, en 1931, y paralelamente a la progresiva politización de la literatura y el pueblo, cuando se produce la crisis del esteticismo de los primeros momentos, el alejamiento de la poesía pura y el acercamiento al compromiso y la poesía de corte popular. Alberti, en 1934, escribe: "publico aquí la mayor parte de mi obra poética comprendida entre 1924 y 1930, por considerarla un ciclo cerrado, contribución mía, irremediablemente, a la poesía burguesa. Pero a partir de 1931, mi obra y mi vida están al servicio de la revolución española". Emilio Prados, por otro lado, publicará dos libros comprometidos: No podréis y Calendario incompleto del pan y del pescado. La revolución de los obreros asturianos de octubre de 1934 politizó aún más la situación intelectual española y a los poetas del 27. Además, Pablo Neruda, poeta chileno concienciado y comprometido, llega a España como embajador de su país, publica la segunda edición de su Residencia en la Tierra, y lanza una nueva revista poética: "Caballo verde para la poesía"; curiosamente, el título del manifiesto que aparece en el primer número es "Sobre una poesía sin pureza". Juan Ramón Jiménez interpretó este cambio como un alejamiento de sus concepciones poéticas y acabó criticando este giro y enemistándose con Neruda. En junio de 1936, Lorca decía: "ese concepto del arte por el arte es una cosa que sería cruel si no fuera afortunadamente cursi. Ningún hombre verdadero cree ya en esa zarandaja del arte puro, del arte por el arte mismo. En este momento dramático del mundo el artista debe llorar y reír con su pueblo. Hay que dejar el ramo de azucenas y meterse en el fango hasta la cintura para ayudar a los que buscan las azucenas". Este momento dramático se concretará un mes después: comienza al guerra civil. Cuando se inicia la contienda, los poetas toman partido, en general, por el régimen vigente y en contra de la sublevación militar (como Alberti, Lorca, Aleixandre, Cernuda, Prados, Altolaguirre) y colaboran en revistas literarias de tendencia republicana como El mono azul y Hora de España, sobre todo componiendo cientos de romances. En 1936 apareció en Madrid el primer Romancero de la guerra civil, que incluía romances de guerra de Alberti, Bergamín, Aleixandre, Prados, Garfias, Altolaguirre, Miguel Hernández. Al año siguiente se publica el Romancero General de la guerra de España, dedicado a García Lorca, en protesta contra su fusilamiento. Estamos en una tercera etapa en el grupo. Las consecuencias del final de la guerra civil, con la derrota del bando de los poetas del 27, son conocidas: el exilio (exterior e interior), la nostalgia, el dolor por la patria perdida. En tierras americanas, aquellos poetas continuaron su obra, desde entonces marcada por la herida de la guerra y la añoranza. La poesía de Cernuda, Salinas, Guillén, Alberti (en el exilio exterior) y Alonso y Aleixandre (exilio interior) va a experimentar cambio profundos. Se hace más grave, preocupada, más dolorida. Tiende cada vez más a reflejar problemas humanos y sociales del tiempo histórico que les tocó vivir, y deja de ser estetizante y minoritaria. Jorge Guillén subtitulará "tiempo de historia" el segundo ciclo de su poesía, el de Clamor, y escoge, para uno de los libros de ese ciclo, un título machadiano, A la altura de las circunstancias, y para otro un título

al estilo de Manrique: Que van a dar a la mar. El protagonista del ciclo de Clamor es el hombre contemporáneo, el español que ha sufrido la guerra y el exilio. La poesía de Cernuda también cambiará. Él mismo nos confiesa que aquellos sucesos trágicos enturbiaban su vida diaria, y la muerte de su amigo García Lorca, no podía apartarla de su mente. Ya en Inglaterra, primer país donde se exilia, tuvo una pesadilla constante: se veía perseguido en sueños. El resultado de su nostalgia de España es un grupo de libros: Las nubes, Ocnos, Como quien espera el alba. En España, en el "exilio interior", Alonso publicará, en 1944, su Hijos de la ira, angustiado diario íntimo como protesta contra la injusticia, la crueldad y el destino trágico producido por la guerra. En este libro podemos leer: "Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres". El caso de V. Aleixandre, premio Nobel de Literatura en 1977 en representación de toda la generación, es también significativo. Como consecuencia de su compromiso en la guerra sus libros fueron prohibidos y su nombre vetado por la censura. Sólo a partir de la publicación de un gran libro, en 1944, Sombra del paraíso, comienza a conocerse su obra. Su influencia sobre las nuevas generaciones poéticas nacionales fue enorme, sobre todo a partir de su concepción de la poesía como comunicación, como expresión del tiempo, que vemos en sus libros Historia del corazón (1954) y En un vasto dominio (1962), en los que no falta el canto de la realidad social, del hombre situado en un contexto determinado. La generación del 27, la Edad de Plata de nuestra poesía, ha logrado no sólo enriquecer la poesía española de todos los tiempos, sino también modificar y establecer un concepto de poesía, pura o deshumanizada en un principio, comprometida y militante después, que pervive en los poetas actuales de todo el mundo. Los poetas del 27 fueron vanguardia artística y punta de lanza de reivindicaciones humanas y sociales del siglo XX. D. LOS AUTORES Y LAS OBRAS. * P. SALINAS (1891-1951). Fue profesor universitario de Literatura española y escribió varios ensayos sobre autores españoles (tuvo como alumno a L. Cernuda en Sevilla). En Presagios (1923), su primer libro, ya se anuncia lo que será una constante en su poesía, la preocupación por la otra realidad, la que completa el ser humano, la parte del alma. Es un libro de inspiración juanramoniana (poesía pura, métrica sencilla, etc.). Su segundo libro es Seguro azar (1929), en el que busca ahora lo concreto, incluso lo anecdótico, de la realidad; se trata de un libro típicamente vanguardista (concretamente futurista). Fábula y signo (1931) es su tercer libro, con el que cierra una etapa poética, con las mismas constantes anteriores: poemas sencillos, de fuerte contenido y marcadamente conceptual. Con La voz a ti debida (1933) comienza la segunda etapa poética del autor. Se trata de un libro cuyo tema fundamental es el amor (de pareja, yo-tú); el amor lo envuelve todo, y explica la realidad. A la vez, se trata de un amor cotidiano, diario, muy personalizado. Su nuevo libro, Razón de amor (1936) culmina esta tendencia, matizando y enriqueciendo su visión del amor. Finalmente, una nueva etapa, más íntima y, a la vez, más preocupada con lo que sucede alrededor del poeta, se inicia con El contemplado (1946) y culmina con Todo más claro (1949) y su libro póstumo Confianza (1955). Esta etapa está dominada por la lucha entre la fe que tiene en la vida y los signos preocupantes (guerras, crueldad, muerte) que el poeta percibe en su entorno. El contemplado (canto al mar de Puerto Rico) se estructura a modo de diálogo poético; Todo más claro habla de la guerra civil y

de la mundial, de la muerte, de la bomba atómica; en Confianza el poeta se interroga sobre las grandes preocupaciones del ser humano. * J. GUILLÉN (1893-1984). También fue profesor universitario. Su producción completa lleva el nombre de Aire nuestro, y abarca tres libros, Cántico (1928, versión definitiva de 1950), Clamor (1950-1967) y Homenaje (1967), a los que se añade Y otros poemas. En su primer libro es la expresión de entusiasmo por la vida, por el mundo, por la luz. Es un modo de contemplar las perfecciones del mundo, un canto optimista dedicado a la realidad más inmediata, nada abstracta. Con Clamor el poeta cambia su perspectiva y sus conclusiones; es un grito de protesta ante los horrores del momento histórico: guerras, muerte, torturas, miserias. Esta protesta, en modo alguno desgarradora o violenta, deja entrever la confianza que no se pierde en el ser humano. Homenaje es, como dice el título, un libro dedicado a las grandes figuras de la historia, desde Homero hasta los poetas de su generación (Salinas, Lorca). Ahora el mundo se percibe imperfecto, pero es aceptado tal como es, sin acritud. * G. DIEGO (1896-1987): en su primer libro Romancero de la novia (1918), encontramos su visión del amor como tema poético, de tono romántico, becqueriano y hasta ingenuo. En su segundo libro, Imagen (1918-1922) vemos una auténtica poesía de imágenes creacionistas, vanguardistas. Alejándose de esta poesía experimental, continúa su poesía más tradicional con Versos humanos (1918-1924), que contiene canciones, glosas, sonetos. De su estancia en Soria nacerá Soria (1922) como homenaje a esta tierra. Su talante religioso (fue el que más “demostró” poéticamente su catolicismo) será la base para Versos divinos (1938), donde el tema religioso se combina con formas métricas sencillas y tradicionales. Esta tendencia religiosa y tradicional la continúa en Alondra de verdad (1941), compuesto de sonetos. Finalmente, en 1972 publica Cementerio civil, donde refleja sus preocupaciones acerca de la vida y la muerte. Como crítico, es de destacar la ya clásica antología Poesía española contemporánea (Taurus, 1932 y 1934) donde se recogen, entre otros, poemas de todos los miembros de su generación, además de otros poetas de comienzo de siglo. * D. ALONSO (1898-1990). Profesor, gran filólogo y crítico literario, llegó a ser Director de la Real Academia de la Lengua. Toda su producción está teñida de humanidad. En 1921 publicó su primer libro de versos Poemas puros, poemillas de la ciudad, en la línea de la poesía pura, sencilla y transparente, de tono cándido y emocionado. En la misma línea se enmarca El viento y el verso (1923-24). En 1927, con motivo del III Centenario de la muerte de Góngora organizó un homenaje al poeta cordobés en el Ateneo de Sevilla, donde reunió a la mayoría de los poetas del 27. Es imprescindible su estudio de la poesía gongorina a la hora de estudiar el barroco español. Hasta 1944 no publicará más poesía, y lo hará con Hijos de la ira y Oscura noticia. En éste último libro, la luz es principio de muerte, el hombre se identifica con un perro que no tiene dueño, como si Dios huyera del mundo y sus criaturas. En Hijos de la ira encontramos la poesía más importante de la década de los cuarenta; se trata de la denominada “poesía desarraigada”, que refleja el caos del mundo, la angustia del vivir y de la existencia humana. Supone también una protesta contra la injusticia, la crueldad y la miseria del hombre, expresado con un lenguaje poético desgarrado, obsesionado con paralelismos y alegorías, imágenes metafóricas inhabituales, etc. En las obras posteriores a ésta, Hombre y dios (1956) Tres sonetos a la lengua castellana (1958), Gozos de la vista (1981) y Duda y amor sobre el Ser Supremo (1985) permanece el tono interrogativo, entre angustioso y esperanzado, pero más optimista.

* L. CERNUDA (1902-1963). El más romántico y apasionado de todos, su poesía es eminentemente amorosa. Su rebeldía ante la vida, homosexualidad, simpatía por partidos políticos revolucionarios, le conducirán a lo largo de su vida a la más absoluta soledad, hasta su arrepentimiento final. En la poesía va a encontrar remedio a sus desengaños. De espaldas a la realidad, siempre buscó y deseó un paraíso perdido donde encontrar la belleza absoluta. Desde 1936 su producción poética se reúne bajo el título de La realidad y el deseo, título que refleja su talante vital: la desazón ante la oposición de estos dos términos. Sus dos primeros libros, Perfil del aire (1924-1927) y Égloga, elegía y oda (1928) se encuadran en la poesía pura, de metros cortos y temas clásicos. En 1929 publica Un río, un amor , más relacionado con la poesía surrealista. Aquí se muestra un amor más angustioso, doloroso, pero deseado igualmente. El mundo es aburrido, asfixiante, donde la comunicación es imposible. La influencia surrealista continúa en su siguiente libro Los placeres prohibidos (1931). En este libro, Cernuda se enfrenta a un mundo proclamando la soledad de un individuo que escoge el amor prohibido, incomprendido. El surrealismo le proporciona la libertad poética, la rebeldía suficiente para sus deseos. En otra línea, su siguiente libro Donde habite el olvido (1932-33) en el que encontramos un sentimiento amoroso marcado por el dolor y el desengaño. Cuando la pasión desaparece, sólo queda el olvido. El amor impulsa a la libertad, pero también al vacío, a la muerte, al olvido. Antes de su exilio, publicará Invocaciones a las gracias del mundo (1934-35), verdadero descubrimiento poético del mundo clásico griego, como el lugar que se identifica con ese paraíso perdido. Posteriormente, publica Las nubes (1937-1940), libro en el que poetiza situaciones concretas, habituales y donde encontramos temas religiosos. Sigue escribiendo en versos largos. Durante su exilio (Inglaterra, USA, Méjico) escribe: Como quien espera el alba (1941-1944), Vivir sin estar viviendo (1944-1949), Con las horas contadas (1950-1956) y Desolación de la quimera (1956-1962) . Aquí, Cernuda recuerda con nostalgia la patria perdida. * R. ALBERTI (1902). Su poesía es de las más variadas de los poetas del 27, tanto en temas, estilos y tonos, aunque un mismo hilo conductor la aúna. En sus libros encontramos huellas populares, vanguardistas, gongorinas, poesía política, etc. Esencialmente, la poesía de Alberti derrocha alegría, humor, sorpresa, y, a veces, sátira feroz, siempre cuidando la faceta técnica. Sus orígenes andaluces y marineros los evoca constantemente en sus poemas. En 1917 se traslada a Madrid para dedicarse a la pintura; una enfermedad pulmonar le obliga a trasladarse a la sierra madrileña donde comienza a escribir su primer libro, Marinero en tierra (1924) con el que conseguirá el Premio Nacional de Literatura al año siguiente y que supondrá un giro importante en el modo de hacer poesía en aquellos años. Sin dejar la pintura, será ahora la literatura su principal trabajo. En 1927 una profunda crisis religiosa le hace perder la fe y replantearse su vida. Se afilia al Partido Comunista. A partir de la instauración de la Segunda República opta por poner su poesía al servicio de fines políticos y revolucionarios, implicándose en contra del régimen de Franco. Se exilió en París, Buenos Aires, Roma, etc. En 1983 se le concedió el Premio Cervantes. En su primer libro, de carácter popular, el mar significa la libertad ligada a la infancia. Entre 1926 y 1927 escribe Cal y canto, que supone un cambio hacia la poesía vanguardista y donde recarga la expresión con formas típicamente barrocas. Las imágenes complejas dificultan una comprensión de los textos, pero la inspiración y el virtuosismo de las metáforas, imágenes, etc., así como la visión crítica que se da de la sociedad española, lo convierten en uno de los libros más interesantes de poesía de vanguardia. En 1928

publica uno de sus libros más importantes, Sobre los ángeles, obra que causó sorpresa y conmoción en la literatura de su momento. Escrito en el mismo tono vanguardista, en una época de crisis personal, los temas más importantes son el tormento y la angustia. Los ángeles simbolizan la crueldad, la muerte, la desesperanza, la tristeza, y luchan contra el hombre, que es un ángel caído que vive en el desamparo. Los tonos son grises, cortantes, pesimistas. Sermones y moradas (1929-1930) continúa la línea de su libro anterior, pero hay un cambio: se busca una salida, nuevos valores, y para ello Alberti vuelve a los versos populares, cortos, directos, abandonando la estética vanguardista. En 1929 publica Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos, libro donde encontramos diversos poemas homenaje a figuras populares del cine de entonces (Charlot, B. Keaton, Laurel y Hardy, etc.). Hacia 1930, Alberti encuentra una salida aceptable: el compromiso político desde posiciones izquierdistas y revolucionarias. Producto de este cambio son sus libros: Elegía cívica (1930), El poeta en la calle (1931), De un momento a otro (1932) y Entre el clavel y la espada (1939), éste último redactado ya en su exilio de París. En estos textos encontramos un buen número de poemas escritos en la guerra, para animar a las tropas republicanas, de carácter combativo y propagandístico. En marzo de 1939, Alberti sale de España, iniciando un exilio que se prolongará 38 años. Sigue escribiendo mucho, poesía civil como Coplas de Juan Panadero, y libros de temática popular. En su Vida bilingüe de un refugiado español en Francia (1939-1940) encontramos los temas típicos del exilio: la nostalgia de la tierra, la soledad, el anhelo, las ansias de volver. Su siguiente libro, Pleamar (1942-1944), vuelve a los temas marítimos del pasado. En 1952 publica la primera versión de A la pintura, que tuvo diversas reediciones posteriores, con poemas dedicados a grandes pintores. En 1954 publica otro de sus libros importantes de esta época, Baladas y canciones del Panamá, síntesis de sus sentimientos nostálgicos. De 1963 a 1976 vive en Italia, etapa de la que destacan dos libros, Canciones del Alto Valle del Aniene y Roma, peligro para caminantes. En 1988, ya en España, publicó un libro de poemas eróticos, Diálogo de Venus y Príapo y Canciones para Altair. * F. GARCÍA LORCA (1898-19036). Para muchos, el mejor poeta de esta generación. Su vida, entre la realidad y la leyenda, y su obra, casi mítica, han traspasado las fronteras nacionales. El concepto que más destaca tanto en su vida como en su obra es el sentimiento trágico de la existencia humana, que culmina con su asesinato al poco de iniciarse al guerra civil, y que aparece en su poesía, su teatro y sus experiencias vitales. Su personalidad, al decir de los que le conocieron, era desbordante, la de un verdadero líder, desbordante de alegría y vitalidad, que se combinaban con la reflexión sobre los enigmas del hombre y el mundo, la frustración erótica y el ansia existencial desgarrada. Atacó los valores más conservadores de la moral y la tradición, y defendió los valores más puramente humanos, que, en algunos casos, se encuentran en grupos sociales marginados (gitanos, negros, etc.). Granadino, se traslada a Madrid en 1919 y se instala en la Residencia de Estudiantes (hasta 1928), donde conocerá a casi todas las personalidades más importantes del mundo de la literatura, el pensamiento y el arte de su época (Dalí, Buñuel, M. de Falla, J. Ramón Jiménez, Ortega y Gasset). Su primer libro de poesía es Libro de poemas (1921), inspirado en la poesía sencilla y popular de J. R. Jiménez y Bécquer. Entre 1921 y 1924 compone Canciones (1927) y Poema del Cante Jondo (1931). En Canciones hay una recreación sentimental de la infancia, del mundo legendario de las fábulas y los cuentos. El Poema del Cante Jondo es el libro de la Andalucía del llanto, dolor y muerte. Lorca era un entendido en la música del cante jondo y del flamenco (que son dos cosas distintas) e incluso dicto varias conferencias al respecto. Algunos de los temas de este aparecen desarrollados en el siguiente, libro

clave no sólo en la producción lorquiana, sino de todo la generación. Éste es Romancero gitano (1924-1927), cuya primera lectura la realizó el poeta en el famoso homenaje a Góngora en el Ateneo sevillano. Libro entre popular y vanguardista, es el canto de Andalucía, de su pena negra, y de la raza más representativa (por aristocrática), la marginada de los gitanos. Con algunas excepciones, la forma poética utilizada es el romancero. La metáfora alcanza en los dieciocho poemas que contiene, un nivel impresionante, y el mundo poético creado alcanza la categoría de mítico. En 1929 (año de la crisis bursátil), Lorca viaja a Estados Unidos para ampliar estudios y, afincado en Nueva York, poetiza sus experiencias en ese mundo tan distinto a la España de los años veinte en su Poeta en Nueva York (1940). El contacto del poeta con la civilización americana es una sacudida violenta. Allí, el hombre es un engranaje más de la geometría y las dimensiones de la ciudad, marcada por la angustia y el horror. Temas de fondo son el dinero, la esclavitud por el hombre (el negro sufre la misma opresión que el gitano) y por la máquina, la deshumanización. A la vez, el poemario habla constantemente de un dolor a causa de un fracaso amoroso anterior. El poeta quiere olvidar la furia de un amor pasado que produce parte del dolor que aparece en el libro. Otro aspecto importante en la obra es el de denuncia social, gritos de protesta y dolor ante la injusticia humana. Se trata del libro más vanguardista (surrealista) de Lorca, que tan vigente estaba en estos momentos. También escribió una conferencia (1932) sobre este libro. De regreso a España funda en 1932 el grupo teatral La Barraca, que recorre todo el país representando teatro clásico, en un intento de popularizar este teatro. Desde este momento el teatro será la principal ocupación de Lorca, a pesar de lo cual publicará en 1935 Seis poemas gallegos y Diván del Tamarit (de influencia arábigo-andaluza) y compone un poema homenaje Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, torero e intelectual muy ligado a los poetas del 27 que murió de una cornada. Finalmente, en 1935 comienza su último libro Sonetos del amor oscuro, que se publicará en 1984. * V. ALEIXANDRE (1898-1984). Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1977, lo que corona no sólo una trayectoria ejemplar, sino el reconocimiento a toda una generación poética. Sevillano, vivió su infancia en Málaga (que refleja en algunos poemas) y se trasladó en 1909 a Madrid, donde vivió el resto de su vida. Permaneció en España al finalizar la guerra. Toda la poesía de Aleixandre muestra una fuerte unidad, producto de su particular visión del mundo. Las distintas etapas de su obra tienen una base común, que es un impulso de solidaridad con todo lo creado, el cual al irse diversificando nos va a ir mostrando distintos planos de la realidad: en primer lugar, será la naturaleza entera el objeto de su poesía, con libros como Espadas como labios (1932, 41 poemas en verso libre; muestra un mundo brutal en el que el hombre lucha contra fuerzas irracionales), La destrucción o el amor (1935, 54 poemas que continúa la visión del libro anterior. La realidad es la naturaleza más elemental, lo que define los mundos animal, vegetal y mineral) Pasión de la tierra (1946, poemas en prosa típicamente surrealistas) y Mundo a solas (1950, culmina esta etapa con un mayor pesimismo); más tarde buscará la solidaridad con el hombre, con libros como Sombra del paraíso (1944, libro de transición que trata del recuerdo de un pasado dorado; sigue siendo básicamente pesimista), Historia del corazón (1954, que marca la nueva etapa; vemos la imagen del hombre como historia, como tiempo desde un punto de vista más realista), En un vasto dominio (1962, su libro más extenso, marca la síntesis de su producción anterior con la visión global del ser humano) y Retratos con nombre (1965, supone el final de este proceso de descubrimiento del hombre); y, al fin, como síntesis, el poeta se sumerge en una autorreflexión, en busca del sentido más profundo de la realidad, haciendo coincidir el espacio universal o cósmico con el espacio de su propia

conciencia, como vemos en los libros Poemas de la consumación (1968, nos muestra, ante la cercanía de la muerte, la visión de la vida como algo fugaz, casi inconsciente) y Diálogos del conocimiento (1974, completa el libro anterior; la idea dominante es el misterio de la conciencia humana y el sentido del mundo. Son 14 poemas largos en forma de diálogo). Aleixandre es uno de los poetas que más atención dedicó al surrealismo, aunque en el modo en que se hizo en España, no tan radical como en Francia. Para él, la poesía es “clarividente fusión del hombre con todo lo creado”; es una forma de comunicación humana, una profunda verdad comunicada. * M. ALTOLAGUIRRE (1905-1959): Fundador y colaborador de algunas de las revistas más importantes de este periodo, Litoral, Hora de España. Su poesía trata sobre los temas universales humanos. Libros: Las islas invitadas y otros poemas (1926), Poema del agua (1927), Soledades juntas (1931), La lenta libertad (1936). En su exilio en Cuba y Méjico: Nube temporal (1939), Fin de un amor (1949), Poemas en América (1955) * E. PRADOS (1899-1962). De carácter y salud enfermizos, se exilia a Francia y Méjico. Colaboró con Altolaguirre en las revistas literarias. Su poesía pasa por las etapas típicas de los demás poetas (poesía pura, vanguardismo, rehumanización, poesía del exilio). Libros: Memoria de poesía (1927), Tiempo. Veinte poemas en verso (1925), El misterio del agua (1927), Andando, andando por el mundo (1935), Llanto en la sangre (1937), Destino fiel (1937), Jardín cerrado (1940-1946), Penumbras (1955), Diario íntimo (1966). * E. de CHAMPOURCÍN (1905). Quizá la única poetisa de la generación. Tras unos primeros libros modernistas, su poesía trata básicamente sobre el amor, en todos sus modos. Su poesía sufre un proceso de depuración y estilización evidente. Libros: En silencio (1926), Ahora (1928), La voz en el viento (1929), Cántico inútil (1936). Se exilia en 1939 a Méjico; libros de su etapa del exilio: Presencia a oscuras (1952), El nombre que me diste (1960), Cárcel de los sentidos (1964), Cartas cerradas (1967), Hai-kais espirituales (1967), Poemas del ser y del estar (1974), Primer exilio (1978), La pared transparente (1984), Huyeron todas las islas (1988), Del vacío y sus dones (1993).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->