P. 1
HIMNOS 500-LSM

HIMNOS 500-LSM

4.5

|Views: 17.445|Likes:
Publicado porRicardo Quiroz

More info:

Published by: Ricardo Quiroz on Nov 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/02/2015

pdf

text

original

HIMNOS

Bendición a la Trinidad – su plan 1*
1 Gloria dad a Dios el Padre, Y al Hijo loor; Al Espíritu dad gloria; Uno son. 2 Su creación inmensurable, Fruto de Su plan; Al mirarla nos inspira A adorar. 3 Mas Tú anhelas muchos hijos, Nuestro Dios de amor, Que en el Hijo hoy te alaben En unión. 4 Fue Tu pensamiento santo Dar al hombre ver, Lo profundo de Tu afecto Para él. 5 Cristo el mal ha destruido Por Su redención; Le adoramos como nueva Creación! 6 Hoy al Padre demos gloria, Y al Hijo de Dios; Al Espíritu dad gloria; Uno son.

Bendición a la Trinidad – Su Paternidad 2*
1 Padre nuestro, te adoramos Como hijos de Tu grey; Escogidos en Tu Cristo Somos santos hoy en El. Te adoramos! Te adoramos! "Abba, Padre" a proclamar. Te adoramos! Te adoramos! "Abba, Padre" a proclamar. 2 Hijo eterno, te adoramos, Oh, Cordero fiel de Dios; Ante el trono nos postramos, Pues trajiste redención. //Adoramos, adoramos, Al Cordero que murió.//

3 Tres en Uno, te alabamos, Padre, Hijo, Espíritu; Por la herencia que gozamos, Bajo Tu radiante luz. //Te adoramos! Te adoramos! Con inmensa gratitud!//.

Bendición a la Trinidad – Alabanza a El 3*
1 Gloria, gloria dad al Padre! Gloria, gloria al Hijo dad! Al Espíritu dad gloria! Al Tres-Uno, gloria dad! Alabadle! Alabadle! Alabad al Triuno Dios! Dadle gloria! Dadle gloria! Maravillas nos ha hecho Dios! 2 Lo que el Padre se propuso, Cristo el Hijo realizó, El Espíritu imparte, Alabad al Triuno Dios!

Bendición a la Trinidad – Alabanza a El 4*
1 Al Dios que emana bendición Toda criatura alabad; Al Padre, Hijo, Espíritu Huestes del cielo adorad! 2 Load al Padre, el manantial; Honrad al Hijo, el canal, Gloria al Espíritu que da Grata porción: la Trinidad!

Adoración al Padre – como el Eterno 5*
1 Oh Padre, eterno Dios Tú eres El increado gran YO SOY; Tú el Anciano de los días, Por las edades hasta hoy. 2 Eternamente Dios Tú eres, De espacio y tiempo más allá; La plenitud de lo eterno Sin un principio y sin final. 3 La fuente eterna, Tú de todo, Aun antes de los cielos, Tú; De los primeros el primero Y más que todos en virtud.

4 La vida eres que perdura, No tienes fin de edad á edad; Tú sobrevives para siempre, Después del último Tú estás. 5 El Alfa, eres el primero, La Omega que viene al final; Principio y fin, el todo Tú eres, Perfecto y completo en verdad. 6 Te alabamos, oh Eterno, Exaltamos Tu infinidad; Te alabamos, inmensurable, Exaltamos Tu vastedad.

Adoración al Padre – como el Espíritu
6* 1 El verdadero Espíritu, Padre santo eres Tú; Te adoramos en verdad En nuestro espíritu. 2 Formaste nuestro espíritu Para adorarte a Ti, Y con Tu Espíritu uno ser En armonía así. 3 Vino en el Hijo el Padre Dios, El Hijo Espíritu es, Llegando a nuestro espíritu, Qué gracia a nuestro ser! 4 Palabra eterna Tu Hijo es, Espíritu también; Renueva nuestro espíritu, Su vida infunde en él. 5 Tu Espíritu en el nuestro está, Da testimonio allí, Que somos por Tu Espíritu Tus hijos hoy aquí. 6 Nos guía hoy Tu Espíritu Para seguirle en paz; Espirituales nos hará La vida que El nos da. 7 Tu Espíritu al nuestro entró Para adorarte así; Libramos nuestro espíritu Hasta expresarte a Ti. 8 Te alabamos, Padre Dios, Espíritu eres Tú; Te adoramos en verdad En nuestro espíritu.

Adoración al Padre – Como la Fuente de Vida
7* 1 Fuente de vida eres, oh Dios. Cuán libre es Tu caudal! Como agua viva es Tu fluir, Hasta la eternidad! 2 Fluiste en el Hijo en amor, Entre la humanidad; Hoy fluyes como Espíritu, Con gracia sin igual. 3 Aunque en pecado y maldad, Perdido en confusión, Mas en Su Hijo Dios nos dio La vida Y redención. 4 Te desairamos sin cesar, Te hacemos contristar; Más vienes como Espíritu, Tu vida a todos dar. 5 Mezclado en el Hijo estás, Como el Espíritu; En comunión nos ungirás Para aumentarte Tú. 6 Fluye el amor del Padre Dios, La gracia de Jesús, Para de Dios participar Por el Espíritu. 7 Oh Padre, Hijo, Espíritu, Nos cuidas sin cesar; Te adoramos por Tu amor, Cantando en unidad.

Adoración al Padre – Como Amor y Luz
8* 1 Dios de amor y luz Tú eres, En el Hijo vida das; Alumbrando y amando, Tú la vida impartirás. Dios de amor! Dios de luz! En el Hijo vida das; Alumbrando y amando, Tú la vida impartirás. 2 El amor Tu ser revela, Y Tus obras por la luz; Luz externa, amor interno, El amor conlleva luz.

3 El amor se expresa en gracia, Y la luz por la verdad; Por Tu luz te conocemos; Por Tu amor te haces real. 4 Por Tu amor, en el Calvario, Tú nos diste vida, oh Dios; La luz hace que a la sangre, Le demos aplicación. 5 Por amor, como la vida, Nos trajiste a comunión; En Tu luz la sangre limpia, Y nos guarda en comunión. 6 Por la luz y por la sangre Conocemos hoy la unción; Fluirá así la vida Con la esencia de Tu amor. 7 Por Tu amor somos Tus hijos, Nuestro Padre eres Tú; Nos harás igual al Hijo, Al cambiar la noche en luz. Por Tu gracia Y verdad Vemos hoy Tu amor y luz; Sin cesar te alabaremos Por mostrarnos tal virtud!

Adoración al Padre – Su Trascendencia
9* 1 Oh Dios, tan trascendente, Tan santo eres Tú; Nadie puede igualarte, Incomparable Tú. En todo el universo Lo más santo eres Por Tu naturaleza Imperio y virtud. 2 Tan único Y distinto, No sólo justo Y puro, No sólo sin defectos, Más Tú eres perfección. Nada puede alcanzarte, Nada será Tu igual; Si algo te reemplaza Insulto te será. 3 Excedes la excelencia, Pues eres superior; No sólo eres fino, Mas sin comparación. Difieres de los justos No hay justo como Tú; Excelsa es Tu belleza, Tu fama y virtud.

4 Tu santidad excelsa Es nuestro eterno bien; Pues Tú esencia santa Legaste a nuestro ser. Aun Tu trascendencia Es nuestra por la fe. Más santos por Tu vida Seremos al crecer. 5 Te adoramos Padre Hoy por Tu santidad, Por Tu naturaleza Trascendente y sin par. Santa naturaleza Distinta y sin igual, Por siempre será nuestra Nos santificará.

Adoración al Padre – Su Novedad
10* 1 Oh Padre, eres inmarcesible, Nuevo siempre eres Tú, Como el rocío siempre estás fresco, Siempre viviente, Tú. Tú, Padre, eres inmutable, No envejeces jamás; Se despliega por las edades, Tu fresca novedad. 2 Tú eres Dios y Tú eres "nuevo"; Todo es viejo sin Ti, Pero contigo todo es fresco, Aunque años pasen mil. 3 Las bendiciones que nos has dado Tienen Tu novedad; Tu pacto, Tus caminos son nuevos, Y siempre así serán. 4 Hoy ya Tu nueva creación somos, Un nuevo espíritu; A diario el corazón nos renuevas, Le impartes vida Tú. 5 La nueva tierra y los nuevos cielos Nueva ciudad tendrán; Supliendo cada mes nuevos frutos, Pues todo es novedad. 6 Oh Padre, Tú eres siempre nuevo, Todo nuevo es en Ti; Un canto eterno y nuevo cantamos, Nueva alabanza a Ti.

Adoración al Padre – Su Grandeza
11* 1 Mi Padre Dios, al contemplar Tus obras, La tierra, el cielo, maravillas son, Cosas pequeñas, grandes e incontables, De Tu poder son manifestación. Todo mi ser canta alabanza a Ti, Grande eres Tú! Grande eres Tú! Y por la eternidad yo cantaré, Grande eres Tú! Grande eres Tú! 2 La gracia de Tu salvación disfruto, Al ver al Hijo que enviaste Tú, Quien al morir nueva creación nos hizo, Para expresar Tu vida en plenitud. 3 Cuando en la iglesia en comunión bendita, Veo millones con Tu vida hoy; Edificados como Tu morada Para expresar Tu plenitud, mi Dios. 4 Mientras espero el siglo venidero, Anhelo la Nueva Jerusalén, Con cielos nuevos y una tierra nueva, Que expresarán la gloria de Tu ser.

Adoración al Padre – Su Fidelidad
12* 1 Cuán fidedigno y cuán fiel Mi Dios Padre eres Tú; El universo y todo en él Proclaman tal virtud. Por Tu firme fidelidad Mi Dios te adoro yo; Fundada en el cielo está, Siempre por mí será. 2 En Ti no hay mudanza ni Sombra de variación; Tal como fuiste eres hoy, No habrá alteración. 3 Es Tu Palabra como Tú; No pasará jamás. El cielo Y tierra pasarán, Ella perdurará. 4 Tu llamamiento y dones, cuán Irrevocables son; Tu gracia y Tu gran merced, Eterna provisión!

5 Fiel Tu Palabra es para mí, Certeza sin igual; Por ella Y con Tu salvación Tengo seguridad. 6 Si mi ego me hace desconfiar, Fiel Tú continuarás; Toda Palabra cumplirás, Negarte no podrás. 7 Ya que eres fiel para cumplir Tus promesas en mí, Me nutro en Tu fidelidad, Tomándote hasta el fin. 8 Allí en la Santa Ciudad Del trono alrededor, Un arco iris da señal, De Tu fidelidad.

Adoración al Padre – Su Justicia
13* 1 Dios y Padre, te adoramos Por justicia Y equidad; Nos justificaste en Cristo, Condenarnos, quién podrá? Tú eres fidedigno Y justo, Tu justicia es nuestro bien; No existe en Ti lo injusto, Sólo Tú justicia fiel. 2 Todas nuestras transgresiones Tú pusiste en Jesús; El cumplió con Tu justicia Al llevarlas en la cruz. Recibiste recompensa Con satisfacción total; No podrías, Dios tan justo, Exigirnos algo más! 3 Como nuestro substituto Aceptaste a Jesús; Fue juzgado siendo justo, Cambiarías de actitud? Como prueba de justicia A Tu diestra se sentó; Pues Tus requisitos justos, Por completo El cumplió. 4 Padre nuestro, por Su sangre Jesucristo nos legó La justicia inmutable Para nuestra protección. Nos hiciste Tu justicia, Zarandearnos, quién podrá? En Jerusalén, la nueva, Testimonio fiel será.

Adoración al Padre – Su Justicia
14* 1 Por Tu justicia, Padre Dios, Te alabamos a una voz Testificando aquí: El Juez de todos eres Tú, Sólo en Tu ser hay rectitud, No hay error en Ti. 2 Oh Padre santo, justo Dios, Tu rectitud al trono dio Un fundamento fiel. Por Tu justicia reinan ya En Cristo gracia divinal Y paz en nuestro ser. 3 Por Tu justicia El murió, Así Tu Hijo nos ganó, La redención compró. Al aplicar tal redención En Cristo hallamos salvación; El nos justificó. 4 Para mostrar Tu rectitud En el pasado diste Tú Perdón al vil mortal. Por Tu justicia exhibes hoy La remisión al pecador En nuestra era actual. 5 Tú juzgarás a todo ser, Tu rectitud se ha de ver Por Cristo el Señor; Mas ¿qué de Ti nos moverá? Tu rectitud nos guardará Con gracia y amor. 6 Con Tu justicia al reino das El fundamento de Tu paz, ¡Cuánta armonía allí! Se llenarán de rectitud Los cielos y la tierra, Tú Lo prometiste así.

Adoración al Padre – Su Santidad
15* 1 Padre santo, te alabamos Con reverente canción; Santo eres y excelso, Digno de adoración. 2 Padre, Tú eres amoroso, Justos Tus caminos son; Tu naturaleza santa Nos da a Cristo por porción.

3 Separaste pecadores Por la sangre de Jesús; Tu verdad nos santifica Por su divinal virtud. 4 Por Tu Espíritu Santo Nos separas para Ti; Nuestro espíritu, alma y cuerpo Santificarás así. 5 De Jesús, la vida santa, Por Tu gracia hoy nos das; Nos harás participantes De Tu misma santidad. 6 Cuando en la Ciudad Santa, Llenos de Tu santidad, "Tú eres santo", por los siglos Siempre se declarará.

Adoración al Padre – Su Sabiduría
16* 1 En Tu sabiduría oh Dios, Y excelsa voluntad, Tu Hijo todo ha de llenar Según Tu eterno plan. ¡Sabiduría inmensa es! ¿Quién la podrá entender? Oh, Padre Dios, en ella está Tu gracia y Tu merced. 2 ¡Cuán admirable es Tu creación! No se podrá sondear; Es para Ti, por Ti y de Ti, !Qué sabio es Tu pensar! 3 No tiene escape el pecador, Requiere Tu merced; En nada se puede gloriar Mas que en Tu propio ser. 4 Tú sabiamente por la cruz Lograste redención; Para que en nuestro espíritu Estés como porción. 5 Tu gran sabiduría en Los cielos hoy se ve; La iglesia a toda potestad La da a conocer. 6 Alabaremos tal merced En la Santa Ciudad; Por Tu sabiduría fiel Se te conocerá.

Adoración al Padre – Su Sabiduría
17* 1 Oh Dios! En Cristo Tu saber Centralizado está; Lo hiciste para nuestro ser Sabiduría y paz. Lo hiciste para nuestro ser Sabiduría y paz. 2 Todo Tu plan en Cristo está; Tu gracia nos da El, //Sabiduría y santidad, Para Tu gloria ser.// 3 En Cristo, nuestra rectitud, Se nos justificó; //En Cristo, nuestra santidad Nos santifica Dios.// 4 Es nuestra redención también, Conforme a Tu intención; //Perfectos hombres nos hará, La nueva creación.// 5 El en Tu economía oh Dios, Sabiduría es; //Te alabamos hoy por El, Glorificándote.// 6 Se ha visto en El Tu gran saber, Inescrutable es! //Mas por nosotros se hallará Más rica cada vez.//

Adoración al Padre – Su Misericordia
18* 1 Dios, por Tu misericordia Te alabamos sin cesar. En flaquezas y fracasos Su grandeza haces notar. ¡Te adoramos! ¡Te adoramos! Qué misericordia das! Qué misericordia das! 2 Oh, qué gran misericordia! Tan extenso y tan capaz! Aunque somos pecadores, Nos alcanza y guardará. De esta gran misericordia //¿Separarnos quién podrá?//

3 Por Tu fiel misericordia Admirable y rico don! Ya Tu redención nos trajo La merced de Tu perdón. Sin su apoyo, sin su apoyo, //Cómo ganar Tu favor?// 4 Tan inspiradora y dulce Tu misericordia es! Con paciencia y ternura Nos provee en escasez. La apreciamos! ¡La apreciamos! //Cuán incomparable es!// 5 Padre, Tu misericordia Nueva y fresca siempre es. Nos rocía cada día Refrescando a la vez. La probamos! La probamos! //Tan lozana á nuestro ser!// 6 No cesamos de alabarte Por Tu gracia y Tu favor! Pues por Tu misericordia Nos preservas en Tu amor. Qué confianza! Qué confianza! //Tu misericordia da.//

Adoración al Padre – Su Amor
19* 1 Oh, amor de Dios! Tu inmensidad No se podrá jamás contar; Traspasa el orbe celestial Y alcanza hasta el hondo mar. Al fracasar el primer par Su Hijo Dios prometió; Aquel que erró lo perdonó, Su amor lo reconcilió. Oh amor de Dios! Qué inmenso es! Qué puro y rico en verdad! Los santos cantarán de él Por toda la eternidad. 2 Cuando el tiempo quede atrás Con todo imperio mundanal, Y caiga todo trono acá Y llegue el reino celestial; El gran amor del Redentor Aún tan fuerte estará, Y la canción de salvación Su pueblo allí cantará.

3 Si fuera tinta todo el mar, Y todo el cielo un gran papel, Y cada hombre un escritor, Y cada hoja un pincel, Al intentar contar Su amor Se vaciaría el mar; Y ni los cielos con su anchor Podría el rollo abarcar.
Registrada 1917. Renovada 1948 por la Nazarene Publishing House. Usada con permiso.

Adoración al Padre – Su Amor
20* 1 Qué fue, bendito Dios, Lo que a Ti te llevó, A dar a Tu Hijo así, Por todo pecador? Fue por Tu ilimitado amor, Fue por Tu ilimitado amor, Por un deshecho pecador. 2 Por qué Tu Hijo, oh Dios, Tu tronó abandonó, Su sangre derramó, Y en una cruz murió? Fue por Su ilimitado amor, Fue por Su ilimitado amor, Que por nosotros El murió. 3 Qué te movió a vertir Tu Espíritu, oh Dios, En nuestro corazón, Con tal celeste don? Fue ese limitado amor, Fue ese ilimitado amor, El que Tu Espíritu impartió. 4 Oh, qué deuda de amor Tu gracia nos legó! Rebosa el corazón Con eternal loor. Que te alabemos, nuestro Dios, Que te alabemos, nuestro Dios, Por tal ilimitado amor.

Adoración al Padre – Su Amor
21* 1 Qué amor nos trajo Tu virtud! Mil gracias, oh Señor! Por lo que eres Padre Dios Te damos hoy loor. 2 Nos revelaste Tu intención Y eterna voluntad; En el Hijo has brotado ya Para cumplir Tu plan. 3 Al Hijo amado diste Tú; Vino en amor, murió, Nos hizo hijos por Su cruz, Herederos de Dios. 4 Por El Tu vida nuestra es, Oh, Padre celestial; Tu mismo ser nos impartió, Tu esencia divinal. 5 Tu Espíritu al nuestro entró, Para "Abba" clamar; Nos engendró y nos selló, Y nos transformará. 6 A Tu Hijo nos conformarás, Según Tu eterno plan; A Su imagen nos harás Para en Tu gloria entrar. 7 Durante la transformación, Guiándonos estás, De gloria en gloria para así, Tú obra consumar. 8 Por tal amor, oh Padre Dios, Mil gracias damos hoy! Con gratitud de corazón, A Ti damos loor.

Adoración al Padre – Si Intención
22* 1 Padre, postrados en Tu luz, Maravillados por Tu amor, Qué es el hombre al cual Tú Le brindas tal gracia y favor? 2 Damos loor por Tu intención, El hombre es Tu imagen fiel, Y por Tu semejanza en él Puede expresar Tu mismo ser.

3 Tu misma imagen lleva él, Le diste Tu autoridad; Eres la vida para que El hombre en ella pueda andar. 4 Deseas en el hombre entrar Para mezclarte con su ser; Al transformarle obtendrás Tú digna habitación en él. 5 Aunque ese hombre sí cayó, No abandonaste Tu intención; Lo redimiste para Ti Probando así Tu gran amor. 6 Te revelaste en Cristo Tú, Por muerte y resurrección; Como el Espíritu El entró Al hombre y vida le infundió. 7 Hoy Tu Santísimo Lugar Tiene el trono de gracia allí; Do en espíritu al orar Se quemó incienso para Ti. 8 De ese trono un caudal De gracia fluye sin cesar; Por ella nos transformarás Hasta Tu casa edificar. 9 Al recibir Tu gracia hoy, Gratuito don al corazón! Padre, en nuestro espíritu Gracias te damos por Tu amor.

Adoración al Padre – Su Elección
23* 1 Padre, antes que la tierra Tú nos viste con amor; Y a Jesús nos ha acercado, Su poder constreñidor, Y nos guarda, y nos guarda, Hoy y por siempre jamás, Hoy y por siempre jamás. 2 Ese amor que nos envuelve, Nos otorga su caudal; Y su fuerza nos mantiene En reposo celestial. Dios y Padre, Dios y Padre, Fluye a Ti la adoración, Fluye a Ti la adoración.

3 Dios de amor nuestra alma adora! Pues Tu gracia se verá, Hasta darte las coronas Y Tu nombre en gloria honrar. Alabanzas, alabanzas! A Dios y al Cordero dad! A Dios y al Cordero dad!

Adoración al Padre – Su Predestinación
24* 1 Oh Padre, te adoramos, Tus hijos en verdad, Los que por gracia pueden Hoy contemplar Tu faz; Marcados para gloria Desde la eternidad, Con Cristo el buen Amado Tu enfoque eternal. 2 Quién más sino Tú, Padre, En Tu Hijo puede dar Tu Espíritu divino: La bendición filial? Nos cuentas como propios, Y pronto nos verás Con Cristo en plena gloria Delante de Tu faz.

Adoración al Padre – Su Resurrección
25* 1 A Dios sea la gloria, Grandezas obró, Amó tanto al mundo Que a Su Hijo nos dio; Rindió El Su vida, Ganó redención, La puerta a la vida A todos abrió. Alabad al Señor! Tierra, oíd Su voz! Alabad al Señor! Alegraos hoy con Dios! Lleguemos al Padre Por Su Hijo Jesús, Y dadle la gloria, Por Su obra en la cruz!

2 Oh, qué redención: con Su sangre compró A cada creyente. Promesa de Dios! Si en Cristo confía el Más vil pecador, Perdón en el acto Le otorgó el Señor. 3 Oh, qué maravillas, Las obras de Dios! Hay gran regocijo Por Su_ Hijo Jesús; Más puro, más bello, Más grande será, Cuando le veamos Nos transportará.

Adoración al Padre – Su Redención
26* 1 Te loamos, oh Dios! Por Tu Hijo de amor, Quien murió por salvarnos Y al trono ascendió. Aleluya! Te alabamos! Cuán grande es Tu amor! Aleluya! Te adoramos! Con gloria y honor. 2 Te loamos, oh Dios! Por Tu Espíritu, Que anuló nuestra noche Trayéndonos luz. 3 La gloria y honor Sea al Padre de amor, Que ofreciendo Su Hijo Nos dio redención. 4 Te damos loor, Pues nos llena Tu amor Con el fuego divino En el corazón.

Adoración al Padre – Su Redención
27* 1 No nos cansa el cantar la canción eternal: Gloria a Dios, aleluya! Con espíritu ferviente siempre alabad: Gloria a Dios, aleluya. Oh, los hijos del Señor Cantarán bella canción; A la gloria los guiará Por Su gracia el Señor; Luego frente a nuestro Rey Todos ellos estarán. Gloria a Dios, aleluya! 2 En un éxtasis envuelto de amor redentor: Gloria a Dios, aleluya! Procuramos por Su gracia darle todo honor: Gloria a Dios, aleluya! 3 Proseguimos a la gloria como ha dicho el Rey, Gloria a Dios, aleluya! Su belleza esplendorosa pronto se ha de ver. Gloria a Dios, aleluya! 4 Luego, de Su inmensa gracia en feliz canción: Gloria a Dios, aleluya! Cantaremos con gran multitud al Salvador: Gloria a Dios, aleluya!

Adoración al Padre – Su Redención
28* 1 Abba, Padre! Congregados En el nombre de Jesús; Bendiciones disfrutamos Por ser hijos hoy de luz. Ya de culpa libertados Por la sangre del Señor, "Abba, Padre" invocamos Por Tu Espíritu en amor. 2 Pródigos un tiempo fuimos, Alejados de Tu hogar; Mas Tu gracia recibimos Rescatándonos del mal. Hoy de salvación vestidos En la mesa de Tu amor, Disfrutamos y disfrutas Las riquezas del Señor.

3 Como al pródigo nos diste Bienvenida y perdón. Nos "besaste" y "mataste El becerro" por amor. Tú dijiste "Es necesario Hacer fiesta y disfrutar; He hallado al perdido; Muerto estaba y vive ya". 4 "Abba, Padre", te adoramos, Con la hueste celestial, Quien se asombra de nosotros Por Tu obra divinal. Cuando estén Tus hijos todos Frente al trono celestial, Ensalzando allí Tu nombre "Abba, Padre", clamarán.

Adoración al Padre – Su Gracia en la Filiación
29* 1 Te bendecimos, Padre, Con gozo celestial, Pues con Tu Hijo Amado Está nuestro lugar. El vive como un Hombre Delante de Tu faz,.En gloria inmarcesible, En Tu amor eternal. 2 Su Padre y nuestro Padre, Su Dios y nuestro Dios; A Ti el buen Amado Te da satisfacción. Con gozo El nos lleva A compartir Tu amor, El brillo de Tu rostro, Tu gracia y Tu favor. 3 Tu amor que nos envuelve Jamás se enfriará; En El Tu amor se centra, Y Tu favor nos das. En El Tu amor y gloria Encuentran su lugar, Y todos Sus hermanos, Tus hijos, dulce hogar.

Adoración al Padre – Las alabanzas de sus muchos hijos
30* 1 Padre, nos guía Tu Hijo a alabar Cuando el convite ya se terminó; Dulce alabanzas El dirige á Ti, Y en Su alabanza somos uno aquí.

2 Padre, Tú eres toda la bondad Que disfrutamos. _No hay amor igual! Te adoramos, pues haces saber La inescrutable vida de Tu Ser. 3 Padre en Tu amor el nuestro crece así, Trasciende todo, lazo terrenal; Tu_ amor con fuerza lleva_ el corazón A Tu presencia en consolación. 4 Padre, en unión con Tu Hijo amado hoy, Te alabamos en Tu santo amor; Con alegría disfrutamos más Tu nombre como hijos al clamar.

Adoración al Padre – La alabanzas de sus muchos hijos
31* 1 Padre, a Ti un cántico alzamos; En comunión; En Tu presencia todos te alabamos, Qué bendición! Estar en Ti, Qué gracia sin igual! Que con Tu amado Hijo estamos al par. 2 Llena de gozó esa radiante escena Donde se ve. Tu amor, oh Dios y Padre, que gozamos Sólo en El. Reposa así Tu santa calma aquí, Cantamos con Aquel que te ama a Ti. 3 Levanta alabanza el Hijo al Padre, Qué dulce es! A Ti nos lleva El para adorarte, Y estar con El; Fue Tu deseo antes de la creación, Con Tu amado Hijo darnos porción.

Adoración al Padre – Su Nombre, Su Palabra, Su Gloria
32* 1 Padre Dios, Tú eres el manantial De la vida que expresamos, Que en Tu nombre disfrutamos; Padre Dios, Tú eres el manantial. En Tu vida, en Tu vida, En Tu vida es nuestra unidad. En Tu vida, en Tu vida, En Tu vida, Padre es la unidad.

2 Tu Palabra santa es rico don, Nos satura con Tu esencia, Del mundo nos da abstinencia; Tu Palabra, Padres rico don. Tu Palabra, Tu Palabra, Es por ella nuestra unidad. Tu Palabra, Tu Palabra, Nos mantiene hoy en unidad. 3 Oh, la gloria del Triuno Dios! Sus benditos hijos somos! Y Su gloria aquí expresamos; Oh, la gloria del Triuno Dios! En Tu gloria, en Tu gloria, En Tu gloria es nuestra unidad. En Tu gloria, en Tu gloria, En Tu gloria se ve la unidad.

Alabanzas al Señor – Su Divinidad
33* 1 Eres el Verbo, oh Señor, El Hijo amado y fiel, La imagen santa del gran Dios, Por siempre unido a El. 2 Eres el mismo Dios y Su Corporificación; Manifestándole así. Nos haces ver a Dios. 3 Tú eres resplandor de Dios Que brilla en nuestro ser, Y Su substancia expresas Tú, Le infundes con poder. 4 En Ti Dios nuestra vida es, En Ti la luz es El; Y Su naturaleza en Ti Podemos poseer.

5 Subsiste en Ti gracia de Dios Para disfrute y bien; Y Su verdad se encuentra en Ti, Su realidad también. 6 En Ti la plenitud de Dios De gracia en gracia das; En Ti mezclados hoy con Dios, Hasta la unión total. 7 Señor, Tú eres nuestro Dios, Y nuestro todo aquí; Tu nombre amamos proclamar, Y atesorarte así.

Alabanzas al Señor – Su divinidad
34* 1 Habita en Ti, Señor Jesús, En forma corporal, La imagen del viviente Dios Y toda la Deidad. 2 Palabra de Dios eres Tú Con vida divinal; En Ti Su gracia nuestra es, También Su realidad. 3 Eres el resplandor de Dios, El Hijo de Su amor; Y Su substancia divinal Habita en Ti, Señor. 4 Tú, la corporificación De Dios y Su expresión; En Ti, Señor, nos muestra Dios Su manifestación. 5 Al disfrutar en Ti a Dios, Su vida y lo demás, Le damos gracias y loor, Y te apreciamos más.

Alabanzas al Señor – Su Humanidad
35* 1 Hijo de Hombre, Tú, Señor, Esencia humana te vistió; Fue virginal Tu concepción, Con carne y sangre te formó. 2 Forma de siervo humilde Tú Llevaste en Tu caminar; Fue tan humano Tu vivir Y muy sufrido Tu andar. 3 Naciste en un pesebre Tú, Muy pobre fuiste en Tu niñez; Un carpintero, sin honor; Que en cruz de malhechor murió. 4 Venciste Tú la muerte atroz, Tu humanidad se conservó; Y como un hombre divinal Entraste en gloria celestial. 5 Hoy en el trono riges Tú, Y como un hombre en gloria estás; Allí con Dios en plena luz Satisfacción total le da.

6 Lleno de gloria volverás, Y como un hombre te verán; El Rey de reyes con poder, Y divinal humanidad. 7 Serás el centro, Tú, Señor, Del nuevo orden que vendrá; Por siempre con divinidad Viviendo en Tu humanidad.

Alabanzas al Señor – Su Humanidad
36* 1 Jesucristo, te adoramos, Tú, simiente de mujer; Engendrado de una virgen, Aún Tu nombre humano es. La serpiente Tú heriste, Su cabeza al aplastar, En la cruz así cumpliste De Dios el eterno plan. Vemos en Tu gloria Tal belleza humana! Tu esplendor manifestado En la humanidad. 2 Como hombre te encarnaste Carne y sangre al tomar,.Vindicaste nuestra causa Destruyendo a Satanás. Fue Jesús el nombre dado, Te llamaron Emanuel; Salvador, precioso eres, Salvación a nuestro ser. 3 Eres el segundo hombre Y el último Adán; De la nueva creación eres La Cabeza celestial. Fue Tu vida y Tu conducta Como Hijo de Hombre fiel, Y en el cielo aún como hombre Tal humanidad se ve. 4 En el tiempo señalado Otra vez vendrás, Jesús, Con la gloria del Dios Padre Como Hijo de Hombre aún. En el trono del gran juicio Como un hombre Tú serás, Con naturaleza humana, Que por siempre Tú tendrás.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
37* 1 Tu nombre amo yo, Señor Jesús; No hay otro como Tú, Señor Jesús. Mi todo debes ser; Sin Ti no tengo bien; Descansa en Ti mi fe, Señor Jesús. 2 Como Hijo de Hombre, Tú, Señor Jesús; Moriste en la cruz, Señor Jesús. Más grande fue Tu amor Que todo Tu dolor; Es sin comparación, Señor Jesús. 3 En Ti ya justo soy, Señor Jesús; Tú mi refugio hoy, Señor Jesús. A quién he de temer? Al duelo o padecer? En Ti yo confiaré, Señor Jesús. 4 Muy pronto Tú vendrás,.Señor Jesús; Felices nos harás, Señor Jesús. Cuando contigo esté, Tu rostro yo veré, Y te reflejaré, Señor Jesús.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
38* 1 Cuán dulce el nombre de Jesús Al fiel en su dolor! Es bálsamo en su virtud, Que calma su temor. 2 Puede al espíritu sanar Y al pecho confortar; Al alma hambrienta es maná, Y al fatigado paz. 3 Tu dulce nombre Roca es, Escudo y protección; Como un tesoro lleno de Tu gracia y bendición.

4 Jesús, Amigo, Salvador, Profeta, Rey, Señor, Camino, Vida, buen Pastor, Acepta mi loor. 5 Aunque es muy débil mi vigor, Y frió el corazón, Mas cuando te vea, Señor, Te alabaré mejor. 6 Hasta entonces se oirá De Tu indecible amor, Y por Tu nombre que triunfó Se te dará loor. (Se repiten las dos últimas líneas de cada estrofa.)

Alabanzas al Señor – Su Nombre
39* 1 Cuán dulce el nombre de Jesús! Su música amo entonar, De gozo me hace desbordar, Jesús, precioso nombre! Jesús! nombre dulce es, Jesús! cada día igual, Jesús! santos proclamad, Es digno de alabanza. 2 Yo amo el nombre de Jesús, Conoce y lleva mi dolor, De mi ansiedad quita el temor, Jesús, amado nombre! 3 Amo escuchar el nombre aquel, Que siempre alegra el corazón, Y seca el llanto su canción, Oh, exaltad Su nombre! 4 Nadie podrá jamás decir Cuán dulce el nombre es para mí; Oh, cuánto hay que bendecir, Jesús, Tu dulce nombre!

Alabanzas al Señor – Su Nombre
40* 1 Un nombre hay el cual amo oír, Y canto de su valor; Lo más precioso en la tierra es, El nombre de mi Señor. ¡Oh, cuanto amo a Cristo! ¡Oh, cuanto amo a Cristo! ¡Oh, cuanto amo a Cristo! Pues antes el me amó.

2 Me habla del que murió por mi Y de Su grande amor; También de Su sangre carmesí Que limpia al pecador. 3 Me habla de lo que el Padre dá A diario como porción; Pues aunque en valle de oscuridad Yo ando en la luz del sol. 4 Me habla del corazón de Aquel Que puede ver mi dolor; EL cual mi pena cargando está, Y la cambia en canción.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
41* 1 En Tu nombre tan glorioso, Oh Jesús, me albergué; Trascendido en Tu nombre La victoria en Ti hallé. 2 Salvador, tan poderoso, Colmas mi necesidad; Respirar, Jesús, Tu nombre Me da vida en verdad. 3 Todo el universo muestra De Tu nombre el gran poder; Pero a los perdonados, Oh Jesús ¡Que dulce es! 4 ¡Jesucristo! Nombre amado, Eres bálsamo al dolor; En Tu Nombre conquistamos, Ven, glorioso Salvador.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
42* 1 ¡Hoy aquel Nombre exaltad! Proclame el cielo su poder; El Nombre del triunfante Rey Debe la tierra enaltecer. 2 ¡Hoy aquel Nombre exaltad! Nuestro refugio y torre es él; En aflicción podemos ver Qué victorioso el Nombre es. 3 ¡Hoy aquel Nombre exaltad! Hasta la tierra conquistar; Muerte, pecado y el pesar Cristo en Su reino anulará.

4 ¡Hoy aquel Nombre exaltad! Y el Rey de reyes regirá; Su Nombre sobre todos es, Nombre que amamos complacer. 5 ¡Hoy aquel Nombre exaltad! Toda rodilla se hincará; Verá el fruto de Su cruz, Nuestro Señor y Rey, Jesús.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
43* 1 Como el "YO SOY" Tu nombre Es tan rico y abundante, Todo incluye, pues Tú eres Nuestra provisión. 2 Tú, el Hijo, con el Padre Como Espíritu en mí vives, Para que todos Tus bienes Pueda disfrutar. 3 Tú el templo de Dios eres, De Su vida el despliegue, Nos gozamos en el Padre Al mirar Tu faz. 4 Tú el Cordero, Tú el Esposo, Por Tu esposa diste todo; Fuiste herido Y clavado En nuestro lugar. 5 Tú el sabio, Tú el camino Planificas mi destino, Por Tu gracia, el suministro, Puedo en Ti andar. 6 Eres puro, santo y justo, Y con Dios Tú eres uno, Le complaces al hacernos Uno hoy con El. 7 Tú eres vida, luz Tú eres, Noche y muerte terminaste, Alumbrando avivaste Todo nuestro ser. 8 En resurrección triunfante Tú el Hades conquistaste; Con poder nos liberaste Para en Ti reinar. 9 Agua viva y alimento, Eres Tú nuestro sustento, Nuestro abastecimiento Un banquete real.

10 Eres Médico que sanas, El Pastor de nuestras almas, Tú nos guías y nos calmas Dando sanidad. 11 Rey y Sacerdote ere:, A Dios mismo nos conduces, Y Tu autoridad nos suple ¡Qué lugar de honor! 12 Tú la esperanza viva, Cambias la creación antigua, En nosotros te duplicas Para Tu expresión. 13 Nuestro gozo, paz, y gloria, Edificio, sol, y gracia, La verdad, escudo y roca Todo eres Tú. 14 Tú el eterno y abundante, Lleno, rico inagotable; En necesidad nos cubres Hasta desbordar!

Alabanzas al Señor – Su Nombre
44* 1 Al Rey supremo alabad, Al que Su vida dio, Al que en lo alto reina hoy, Al que nos redimió. Su nombre ensalzad, Su nombre ensalzad, Del Señor el nombre ensalzad. Su nombre ensalzad, Su nombre ensalzad, Del Señor el nombre ensalzad. 2 Su nombre sobre todos es, El Padre lo exaltó; A Su derecha lo sentó, Digno es de adoración. 3 Amigo es y Salvador Del bajo pecador; El plan de salvación trazó, Por todos El murió. 4 Su nombre es Consolador, Y Príncipe de Paz; De reinos es Conquistador, Por siempre reinará.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
45* 1 Cerca está el Señor a los que invocan por doquier. Si clamamos, Su presencia alienta nuestro ser. Al buscarle le encontramos en nuestro clamar. Oh, qué consuelo al corazón Su nombre invocar! Jesús! Qué nombre es! Jesucristo! Vida nos da! Victorioso! Tan glorioso! Exaltado Su nombre es! Jesús! Fuerza nos da! Jesucristo! Confortará! Se puede inhalar en cualquier lugar, Jesucristo! Nombre especial! 2 Clama al Señor Jesús y salvo tú serás. ¡Aleluya! Oh Señor! Esclavos nunca más! Copa de la salvación tomamos al clamar, De multitud de cosas salvación Su nombre da. 3 Para el Señor, judío o griego es igual, A cualquiera que le invoque Sus riquezas da. ¡Oh Señor Jesús! Qué gozo es clamar y vivir; Al respirar Tu nombre qué placer haces sentir. 4 ¡Hay delicias en el Dios de nuestra salvación! A Su nombre clamaremos en cada ocasión. En desgracia o alegría clamaré al Señor, Porque Su oído inclina y Su gracia nos da Dios. 5 Clamaremos al Señor, que es digno de loor, Nuestras alabanzas El merece con honor. Somos los que claman a Su nombre por doquier, Con los de puro corazón gozamos gracia de El.

Alabanzas al Señor – Su Nombre
46* ¡Cuánto amamos proclamar El nombre de Jesús! En el cielo o en la tierra Muy alto está; Pues Su nombre al respirar Hace huir la oscuridad; Qué precioso es el nombre de Jesús! Nuestra lengua, oh, Señor, Tu nombre confiesa hoy Para complacer al Padre Dios de amor; Alabar Tu nombre así, Es un disfrute para mí, Invocar Tu nombre es amarte a Ti.

Alabanzas al Señor – Su Eternidad
47* 1 Señor, por siempre existes Tú, Desde lo antaño eres Dios; Eres el Padre eternal, El increado gran YO SOY. 2 Aunque te hiciste un hombre fiel, Tu ser con Dios eterno es; Completo en todo como El, E infinito eres también. 3 La misma fuente, Tú y Dios, Precedes toda la creación; Antes del delantero Tú, Antes de Ti nada existió. 4 El tiempo no te cambiará, Tus años son la eternidad, Nada perdura como Tú, De todo eres el final. 5 Tal como el Padre, oh Jesús, Perfecto en todo como El; Alfa y omega eres Tú, Primero y Ultimo también. 6 A Ti, Señor, hay que alabar, Y admirar Tu vastedad; Se debe honrar Tu perfección, Y elogiar Tu eternidad.

Alabanzas al Señor – Su Encarnación
48* 1 Qué bella historia! De Su excelsa gloria Bajó el Salvador, Jesús mi Redentor. Nació en pesebre, Despreciado y pobre, Varón de lágrimas Y de dolor. Oh, cuánto le amo! Y fiel, le adoro, El es mi vida, _Mi todo es El! El Rey de gloria Se hizo hombre, El Dios completo, Mi Salvador.

2 Cuánta obediencia! Qué condescendencia! Cuando en la noche atroz, Sin esperanza en pos, Humilde y tierno, Nuestro Dios viniendo, Libró mi alma, Me salvó y ganó. 3 Don inefable! Tan incomparable! El Verbo se encarnó, En Calvario murió. Qué gran misterio! Revelose al mundo, Y ahora se que eres El gran "YÓ SOY". 4 Resucitado, Fue transfigurado, En el Espíritu, Para en el hombre entrar; Y así mezclarse, Para dispensarse Y constituirnos Con el Triuno Dios.

Alabanzas al Señor – Su Encarnación
49*. 1 Escuchad en alta esfera: "Gloria al Dios de Israel". Gracia paz trae a la tierra El recién nacido Rey. Dios en paz con pecadores, Gozo excelso a las naciones, //Proclamad a una voz: "Cristo en Belén nació".// 2 Cristo en gloria adorado, El Ungido celestial, Vino al cumplirse el tiempo Desde un vientre virginal. _Ved la Deidad tan querida En la carne escondida! //Vino al hombre un Hombre fiel Cuyo nombre es Emanuel.// 3 Gloria al Sol de la justicia! Gloria Príncipe de Paz! Salvación trae en Sus alas, Luz y vida eternal. Siendo Dios te despojaste, De la muerte nos salvaste; //Tú naciste para dar Vida eterna al mortal.//

4 Ven, Deseado de naciones! Haz Tu hogar en nuestro ser! Y aplasta a la serpiente Tú, simiente de mujer. La fallida semejanza Cambia a Tu imagen santa, //Y como el postrer Adán Nos reinstales en Tu plan.//

Alabanzas al Señor – Su Vida
50* 1 Aunque eres Tú el sumo Dios, Forma de carne te vistió, Un hombre humilde nos llegó, Señor, te honro a Ti. 2 Gloria divina se veló, Cuando la carne te cubrió, Nada atractivo en Ti se vio, Señor, te honró a Ti. 3 El hombre de dolores Tú, De tierra seca la raíz, Te desechó el mundo aquí, Señor, te honró a Ti. 4 Tu humilde corazón, Señor, Nunca una queja expresó, Siempre dispuesto a dolor, Señor, te honró a Ti. 5 Eres perfecto en todo Tú, Un hombre de tan grato olor, Al Padre ofrenda de valor, Señor, te honró á Ti. 6 La voluntad del Padre hacer, Fue para Ti de gran placer, Tú resististe a Lucifer Señor, te honró á Ti. 7 Obedeciendo siempre á Dios, Sufriste en cruenta cruz por mí, En mi lugar moriste allí, Señor, te honro á Ti. 8 Tu Dios, por tanto, te exaltó, Con gloria así te coronó, Todos te rendirán honor, Señor, te adoró a Ti.

Alabanzas al Señor – Su Sufrimiento
51* 1 Al contemplar la excelsa cruz Cristo allí por mí murió, De todo cuanto estimo aquí, Lo más precioso es Su amor. 2 En qué me puedo yo gloriar? Si no en Su sacrosanta cruz. Las cosas que me encantan más, Hoy sacrifico por Jesús. 3 De Su cabeza, manos, pies, Preciosa sangre allí corrió; Corona vil de espinas fue La que por mí Jesús llevó. 4 Cuando Su sangre carmesí Cubrió el cuerpo del Señor, Murió el mundo para mí, Y para el mundo muerto estoy. 5 El mundo entero no será Dádiva digna de ofrecer. Amor tan grande y sin igual Exige en cambio todo el ser.

Alabanzas al Señor – Su Redención
52* 1 El no podía salvarse, Tenía que morir, Para que la piedad Llegara hasta el vil; Sí, Cristo tuvo que sangrar, Para al vil pecador librar, Para al vil pecador librar. 2 El no podía salvarse, Para justicia fue; Tenían que caer Las culpas sobre El; La deuda nuestra así pagó //Por eso, Dios nos perdonó.// 3 El no podía salvarse, Pues es Fiador veraz A los que tienen fe En Su sangre eficaz; Nuestro castigo El sufrió //Cuando Su sangre se vertió.//

4 El no podía salvarse, Qué admirable amor! En ese amor tan fiel Hasta Su vida dio; Su amor derrite el corazón //Hasta rendirle adoración.//

Alabanzas al Señor – Su Redención
53* 1 Oh, qué nombre se le dio Al santo Hijo de Dios! "Varón de dolores" fue Aleluya! Cristo salva! 2 Mofa y desdén sufrió, Mi condenación llevó, El por mi perdón sangró, Aleluya! Cristo salva! 3 Siendo un débil reo yo, Mas el Cordero de Dios Plena redención logró, Aleluya! Cristo salva! 4 Levantado, El murió, "Consumado es! clamó;" Dios al cielo le exaltó, Aleluya! Cristo salva! 5 En Su gloria el Rey vendrá, En Su reino nos pondrá, Y de nuevo hay que cantar: Aleluya! Cristo salva!

Alabanzas al Señor – Su Redención
54* 1 Qué dulce, qué bella, la historia de amor! Que trajo a Cristo a sufrir mi dolor; Murió en la cruz del Calvario por mí, Para redimirme, librándome así. Alabad al Señor! Todo El consumó. Alabad al Señor! Al Amado de Dios; Jesús, te alabamos, Amigo y Señor, Te damos la gloria, nuestro Redentor. 2 Tremenda la historia de la redención! Las santas demandas de la ley cumplió; Por nuestros pecados el juicio llevó El Hijo que en todo al Padre honró.

3 El Cristo entronado con gloria sin par, Merece tal nombre que no tiene igual; Está coronado Jesús el Señor, Es digno por siempre de gloria y honor.

Alabanzas al Señor – Su Redención
55* 1 Qué admirable redención Se halla en Ti, Señor! Jamás se vio, se oyó o pensó Lo que logró Tu amor! Divino y misterioso Tú Excedes todo hablar! Tan admirable redención Excede mi alabar! 2 Traspasaron en la cruz Para agua y sangre hallar; Así Tu vida se nos dio Y redención sin par. Preciosa sangre nos limpió, Para aceptados ser; Tu vida nos regeneró, Para la unión tener. 3 El grano eres que murió Para muchos llevar, Mezclados en perfecta unión Tu Cuerpo formarán. Somos Tu incremento y Tú El contenido que Nos vivificas con poder, Manifestándote. 4 a que Tu Cuerpo somos hoy,.Morando en él estás; Debemos ser Tu dulce hogar, Confianza te será. Tu complemento somos y Tu gran satisfacción; Un Cuerpo en Ti somos, Señor Y Tú, nuestra porción. 5 Al contemplar los símbolos Nos hacen recordar A Tu Persona Y redención, Y alabanzas dar. Por ser Tu novia, oh Señor, Tu misma habitación, Te damos gracias y loor En nuestra adoración.

Alabanzas al Señor – Su Redención
56* 1 Cristo ha resucitado, A-le-lu-ya! Victoria a Su pueblo ha dado, A-le-lu-ya! Vuestros gozos proclamad, A-le-lu-ya! Cielos canten, tierra load, A-le-lu-ya! 2 En gloria el Rey ungido, Aleluya! Y la muerte El ha vencido, Aleluya! Al morir El nos salvó, Aleluya! Del sepulcro nos libró, Aleluya! 3 Redención El consumó, Aleluya! La batalla El ganó, Aleluya! Muerte en vano resistió, Aleluya! A los cielos ascendió, Aleluya! 4 Con el Rey pronto estaremos, Aleluya! La Cabeza seguiremos, Aleluya! A la gloria celestial, Aleluya! Libres de lo terrenal, Aleluya!

Alabanzas al Señor – Su Resurrección
57* 1 Cristo ha resucitado! Nuestra Cabeza triunfó; Aleluya! Dadle gloria, Cristo la muerte venció. Con consuelo le adoramos Al aparecer Su luz, Y gozosos nos postramos Con sentida gratitud. Cristo ha resucitado! Nuestra Cabeza triunfó; Aleluya! Dadle gloria, Cristo la muerte venció.

2 Cristo ha resucitado! Toda pena ya pasó; Levantado en vida nueva En Su gloria El entró. Todo el Hades y la muerte Se postraron a Sus pies; Hoy corona de la gloria En Sus sienes lleva el Rey. 3 Cristo ha resucitado! Nada nos cautivará, Pues en Cristo eternamente Triunfaremos sobre el mal. Ya las dudas y temores No entrarán al corazón; Levantados, celebremos, Hoy Su gran resurrección.

Alabanzas al Señor – Su Resurrección
58* 1 La tumba le encerró, Cristo, mi Cristo; El alba allí esperó, Cristo el Señor. Cristo la tumba venció, Y con gran poder resucitó; Del sepulcro Y muerte Cristo es vencedor, Vive para siempre nuestro Salvador; Gloria a Dios! Gloria a Dios! El Señor resucitó. 2 De guardas escapó, Cristo, mi Cristo; El sello destruyó, Cristo el Señor. 3 La muerte dominó, Cristo, mi Cristo; Y su poder venció, Cristo el Señor.

Alabanzas al Señor – Su victoria
59* 1 Gloria al Cristo victorioso! La victoria El ganó! El pecado fue juzgado, Plena redención logró! Destruyó el poder maligno, Por la cruz en que triunfó!

2 Gloria al Cristo levantado, A quien Dios resucitó! Anulando El la muerte, Al hombre vida le dio! Hades, tinieblas vencidos, Su poder El exhibió! 3 Gloria al Cristo ascendido! Dios al trono le alzó! Sobre todo señorío, Nombre supremo le dio! Para echar al enemigo, Todo poder se le dio! 4 Gloria al Cristo victorioso! En el Calvario triunfó! Aleluya, levantado, Su victoria exhibió! Ascendido, aleluya! Reinará sin conclusión!

Alabanzas al Señor – Su victoria
60* 1 Aleluya a Jesucristo! Cetro y trono Suyos son! Aleluya por Su triunfo! La victoria es del Señor! Cantan hoy Sus redimidos Como estruendo a una voz: "Nos salvó de toda tribu, Con Su sangre nos compró". 2 Aleluya! Ya no estamos En tristeza y orfandad. Aleluya! Cuán cercano, Al creer sin preguntar! Aunque al cielo fue tomado, Y la nube le ocultó, No olvidamos Su promesa, "Con vosotros siempre estoy." 3 Aleluya! Pan del cielo, A la tierra El bajó; Aleluya! a los hambrientos Es de gran satisfacción. Redentor y Abogado, Intercede El por mí, Frente al Dios Omnipotente, Paz eterna encuentro así. 4 Aleluya a Jesucristo! Cetro y trono Suyos son! Aleluya por Su triunfo! La victoria es del Señor! Cantan hoy Sus redimidos Como estruendo a una voz: Nos salvó de toda tribu, Con Su sangre nos compró.

Alabanzas al Señor – Su victoria y Exaltación
61* 1 Cantando alabanzas De gloria al Señor, Se alegrarán los cielos Oyendo nuestra voz; Si escucha todo el mundo Que damos gloria á Dios, Satán y sus legiones Huirán con gran pavor. 2 Cerrando nuestras bocas, El diablo sonreirá; Por qué no abrir batalla Y hacerlo claudicar? Con gritos de alabanzas, Victoria y loor, Hay que perder la cara, Ser necios para Dios. 3 El mundo nunca ayuda Para adorar a Dios, Ni a darle a El las gracias, O gloria al Salvador. No hay que pedir permiso Para alabar a Dios, Tu espíritu libera, Recibe Su favor. 4 Hermanos, no se callen! Hermanas, griten más! El triunfo resonante De Dios se escuchará. Es tiempo de alabarle, A cualquier precio hoy,.Por Su misericordia Y plena salvación.

Alabanzas al Señor – Su victoria y exaltación
62* 1 Es la iglesia proclamando: Cristo es Señor! Y los santos anunciando: Cristo es Señor! Toda Su obra ha completado; A Satán ha derrotado; En el trono está sentado, Cristo el Señor. 2 Es Espíritu viviente, Cristo el Señor. Accesible a las gentes, Cristo el Señor. Por favor no te lamentes, Clama hasta que en ti entre; Y te sostendrá por siempre, Cristo el Señor.

3 El transformará tu vida, Cristo el Señor. Y la hará tan bendecida, Cristo el Señor. Sus riquezas hoy son tuyas Por la vida que en ti fluya; Uno con Dios-_Aleluya! Cristo es Señor! 4 Nos mostró misericordia, Cristo el Señor! Nunca más habrá discordia, Cristo es Señor! Por Su magnitud inmensa Que Su Cuerpo aquí expresa, A Su enemigo apresa Cristo el Señor!

Alabanzas al Señor – Su victoria y exaltación
63* 1 Cuán glorioso Tu nombre es En la tierra, oh Señor! Que toda lengua y nación Proclamen su valor. Fundaste fuerza y loor De la boca infantil, Para callar a Satanás Y acelerar su fin. 2 Al contemplar los cielos que Tu manó así formó,.La luna y las estrellas mil Que Tu plan diseñó, Qué es el hombre para que Tú te acuerdes de_ él? Y el hijo de hombre a quien Tú visitaste fiel? 3 Tú eres, oh Señor Jesús, Aquel que se humanó, Quien con la carne se vistió Sufriendo humillación; Mas coronado fuiste ya Con gloria y honor Y por Tu Cuerpo todo_ está Bajo Tus pies, Señor. 4 Vemos aquí Tu encarnación Y la resurrección, Tu señorío y reino con Tu Cuerpo en ascensión. Por estos pasos, oh Señor, Fundaste así loor; Con rebozarte corazón Alzamos nuestra voz.

5 En breve el día llegará, Tal dicho se oirá! Mas en la iglesia hoy está Un presabor real. Cuán glorioso Tu nombre es En la tierra oh Señor! Que toda lengua y nación Proclamen su valor.

Alabanzas al Señor – Su victoria y exaltación
64* 1 Estamos rebosando Con la palabra buena, De nuestra experiencia Con nuestro amado Rey. Con lenguas como plumas De escribientes ligeros Narramos las delicias De nuestro Novio fiel. 2 Jesús, el más hermoso De los hijos de hombres; Con Tu bondad trasciendes Aleluya! Amén! Se derramó en Tus labios Tan abundante gracia, Por eso te bendijo El Dios de Israel. 3 Tú eres el Valiente, Cabalgas en victoria; En gloria majestuosa Triunfantemente vas. Bajo de Ti los pueblos Caerán por Tus conquistas; Tus saetas agudas Pasaron por Satán. 4 Tu trono, oh Dios, por siempre Perdurará inmutable; Y el cetro de Tu reino Firme en la tierra está. Con óleo de alegría El Dios Tuyo te ungió Más que a Tus compañeros. Grande es Tu dignidad! 5 Mirra, áloe y casia Exhalan Tus vestidos, Ellas van prediciendo Muerte y resurrección. En todas las iglesias (Palacios de marfil), Los santos te alaban Con grande exaltación.

Alabanzas al Señor – Su victoria y exaltación
65* 1 Ved, los reinos de este mundo Son el reino del Señor! Qué disfrute a los santos Trae Su eterno reino hoy! Proclamemos como estruendo Su alabanza a una voz: Victoria se ganó! Qué victoria, aleluya! Qué victoria, aleluya! Qué victoria, aleluya! Victoria se ganó! 2 El dragón, esa serpiente, Satanás, lanzado fue, Y sus ángeles caídos Ya no pueden pretender; Todas nuestras alabanzas Como un trueno sonarán: Victoria se ganó! 3 Ya llegó la salvación, el reino Y el poder de Dios; Pues lanzado de los cielos Fue el malvado acusador; Hoy la autoridad de Cristo. A la iglesia se le dio. Victoria se ganó! 4 Por la sangre del Cordero Se venció al acusador; "Hecho está!" testificamos, Declarando con fervor; Despreciando hasta la muerte Nuestras almas para Dios. Victoria se ganó! 5 Oh hermanos y hermanas, Escuchad la fuerte voz: "Ha caído Babilonia!" Aleluya, gloria a Dios! Qué benditos! pues salimos De ella por nuestra elección. Victoria se ganó! 6 Misteriosa Babilonia; "Madre de rameras" es; Todas sus fornicaciones Debemos aborrecer! La juzgó Dios doblemente, Oh, qué gozó a nuestro ser! Victoria se ganó!

7 Aleluya! Gloria y honra Son de Dios, nuestro Señor; Verdaderos son Sus juicios Sobre la ramera hoy; Al ver como sube su humo Canten "Aleluya!!"a Dios. Victoria se ganó! 8 Escuchad todos Sus siervos, "Alabad a nuestro Dios!" Como voz de muchas aguas, Proclamamos en unión: Aleluya, aleluya, Reina el poderoso Dios! Victoria se ganó! 9 Alegrémonos, gocémonos! Qué gloria hoy se ve! Pues las bodas del Cordero Ya se anuncian por doquier; Lino fino trae la Novia, Limpia y pura en todo es. Victoria se ganó! 10 En el lago ardiendo en fuego Juan al diablo divisó; _ Aleluya, somos salvos De su vil provocación! Y los santos le recuerdan. Que Dios ya lo condenó. Victoria se ganó! 11 Qué suprema maravilla: La Nueva Jerusalén! Es la mezcla de los hombres Con el Triuno Dios también Es la Novia preparada Y adornada para El. Victoria se ganó! 12 He aquí el tabernáculo De Dios por fin está; Por el hombre manifiesta Dios Su gloria y santidad; Hecho está! Hermanos, vean Cuán gloriosa es la Ciudad! Victoria se ganó! Aleluya, aleluya! Aleluya, aleluya! Aleluya, aleluya! Victoria se ganó!

Alabanzas al Señor – Su Exaltación
66* 1 Miles de voces van proclamando A una voz, "Cordero de Dios!" Miles de santos van respondiendo Dándole eco a su clamor. 2 Resuena el cielo, "Gloria al Cordero!", Todos le rinden esta canción; Con voz potente participando En Su eternal adoración. 3 Esta alabanza como el incienso Asciende al trono del Padre Dios; Todos se inclinan a Jesucristo, Todas sus mentes una son. 4 Por Su consejo el Padre reclama: Dadle al Hijo el mismo honor; Toda la gloria de Dios el Padre Expresa el Hijo en Su esplendor. 5 Huestes del cielo frente al Cordero, Por el Espíritu del Señor Son coronados con luz y gozo, Para alabar al gran "YO SOY". 6 Descansa hoy sin ningún estorbo La jubilosa nueva creación, Tan bendecida en Jesucristo Por Su completa salvación. 7 Desborda el cielo con alabanzas Por la creciente eterna canción; "Amén!" resuena por todo el orbe, "Amén!" responde la creación.

Alabanzas al Señor – Su Exaltación
67* 1 Hasta lo sumó ascendió el Salvador, Fue coronado el Cordero de Dios, Vive y atiende a nuestro clamor Dios sobre todos a Cristo exaltó. Dios lo exaltó! Dios lo exaltó! Al que murió Dios exaltó! El de Sus miembros escucha la voz, Dios sobre todos a Cristo exaltó. 2 Cuando feroces las hondas del mar, Embravecidas nos quieren tragar, Mirando a Cristo Su mano nos da, Sobre las olas podemos andar.

3 Pueblos muy grandes retándonos van, Fuertes barreras nos quieren parar, Las derrumbamos marchando en pos De Aquel que Dios hasta el cielo exaltó. 4 De polo a polo rigiendo El está, Por las edades El dominará; Los victoriosos con El reinarán, Y en Su realeza participarán.

Alabanzas al Señor – Su Exaltación
68* 1 Ved a Jesús sentado en el cielo! Cristo el Señor al tronó ascendió, Como un hombre fue exaltado, Con gloria Dios lo coronó. 2 Naturaleza humana se puso, Conforme al plan de Dios El murió. Resucitado fue con un cuerpo, Y como hombre ascendió. 3 Dios se humilló en El en la tierra, Dios con el hombre así residió; El hombre en El al cielo exaltado, Reconciliado fue con Dios. 4 El como Dios, se unió con el hombre, Dios en el hombre se expresó; El se mezcló con Dios como hombre, Glorificando al hombre en Dios . 5 Vino el Espíritu inclusivo Desde el glorificado Jesús, Toda Su obra y Su Persona Proclama este Espíritu. 6 La Iglesia está identificada Con el glorificado Jesús, Siendo Sus miembros edificados Por Su glorioso Espíritu. 7 Ved en el cielo á un hombre entronado De todos es ahora Señor; Dios con Su gloria lo ha coronado, Este es Jesús, el Salvador.

Alabanzas al Señor – Su Gloria
69* 1 Señor de todos! Oh Jesús, Lleno de gloria estás; Renombrado por Tu poder, Corona y majestad. 2 Dios en la tierra hombre fue, Humilde Servidor; Un hombre en Dios en los cielos De todos es Señor. 3 Como hombre en la gloria estás, Tu Dios te entronó; Todo poder en los cielos Y en la tierra te dio. 4 Dios a los cielos te exaltó, Qué nombre se te dio! A Ti todos se inclinarán, Te llamarán Señor. 5 Señor y Cristo te hizo Dios, Su Espíritu afirmó El trono de la Majestad Que compartes con Dios. 6 Señor de gloria eres Tú, Te alzamos hoy canción; De todos eres el Señor, Digno de adoración.

Alabanzas al Señor – Su Gloria
70* 1 Al nombre de Jesús load! Señor de todos es; Postrados homenaje dad Y coronadle Rey..Postrados homenaje dad Y coronadle Rey. 2 Vosotros, santos del Señor Que redimió la grey, //Al que por gracia os salvó Hoy coronadle Rey.// 3 El nombre excelso anunciad Con celestial poder; //Al que podemos invocar, Hoy coronadle Rey.// 4 Los redimidos se verán En gloria a Sus pies; //Con ellos todos hoy cantad Y coronadle Rey.//

Alabanzas al Señor – Su Gloria
71* 1 El nombre de Jesús load! Oh, hueste celestial, Oh, hueste celestial, La real diadema hoy traed, Y a Cristo coronadle Rey de reyes para siempre, Siempre, siempre Cristo coronadle Rey! 2 Vosotros hijos de Israel Residuos de la ley, Residuos de la ley, Postrados homenaje dad, 3 Oh, redimidos no olvidéis Su amor y compasión, Su amor y compasión; Trofeos traigan a Sus pies, 4 Que toda tribu, lengua y nación Del mundo en derredor, Del mundo en derredor, Le rindan toda majestad, 5 Hoy con el coro celestial, Canción de triunfo y fe, Canción de triunfo y fe, Cantadle por la eternidad,

Alabanzas al Señor – Su Gloria
72* 1 Al Rey hoy coronad! Cordero de mi Dios;.Ahogó el canto celestial Toda otra canción. Mi alma ha de cantar Del que murió por mí, Y al Rey divino adorará Por la eternidad. 2 Al Hijo coronad! Al encarnado Dios; Su sangre trofeos ganó, Y en Sus sienes llevó. Renuevo que brotó, Del Árbol fruto es, Raíz que trajo todo bien, El niño de Belén.

3 A Cristo coronad! Sus manos contemplad; Bellas heridas que sufrió Llenas de gloria están. Ningún ángel podrá Tal vista penetrar, Grande señal de eterno amor, Misterio celestial. 4 Al que nos trae la paz Con gloria coronad! El cetro de Su autoridad Las guerras detendrá. Su reino eternal Alabanzas traerá, Adorna Sus heridos pies La gloria eternal. 5 Al inmortal Señor Con gozo coronad! De todo el orbe es Creador, Sublime en majestad. Excelso Redentor, Moriste Tú por mí; Jamás podrá cesar, mi Dios, La alabanza a Ti.

Alabanzas al Señor – Su Reino
73* 1 Cristo el Señor es Rey! Mortales aclamad, Regocijaos en El Con la canción triunfal. Alzad la voz, Alzad el corazón, regocijaos con Dios . 2 Su reino no caerá! Las llaves tiene El Del Hades infernal de la muerte cruel. Alzad la voz, Alzad el corazón, regocijaos con Dios. 3 Reinando está Jesús! El Salvador y Dios; Las manchas El purgó Y el trono asumió. Alzad la voz, Alzad el corazón, regocijaos con Dios . 4 Se sienta juntó a Dios Y espera hasta ver Postrado a Sus pies Todo enemigo de El. Alzad la voz, Alzad el corazón, regocijaos con Dios.

Alabanzas al Señor – Su Reino
74* 1 Rey de reyes eres Tú, Nos postramos en Tu luz; Oh, Ungido celestial, Te adoramos sin cesar; De los reyes eres Rey, Te ensalzamos en Tu grey. 2 Tu poder y autoridad Por la tierra se verán; Todos te adorarán, Frente al trono servirán; Rey de reyes, en Tu honor, Ofrecemos hoy loor . 3 Es Tu reino celestial, Y Tu trono eternal; A Tu gloria y poder Cantaremos por doquier; Mas ahora, nuestro Rey, Te alabamos en la grey. 4 Nuestro soberano Rey, Tu nombre precioso es; Disfrutamos Tu reinar, Vengó el reino en total? Rey de reyes, hoy aquí Toda honra es para Ti.

Alabanzas al Señor – Su Reino
75* 1 Al Rey que viene alabanzas cantad, Paz y justicia Su imperio traerá; Gloria al Cordero inmolado en la cruz, Gozo a los pueblos al regir Jesús. Todos cantad al Rey Jesús, Al Rey Jesús hoy ensalzad; Esta canción entonad en unión: Al Rey dad gloria, dad gloria a Jesús. 2 Hará Su cetro brotar la verdad, Razas cortadas Su amor unirá, Todos los hombres morando en Su luz, Fin de los males al regir Jesús. 3 Todo lo bueno Su reino tendrá, Sabiduría y real libertad, A todo mal vencerá Su virtud, No habrá más guerras al regir Jesús. 4 Conocimiento y temor del Señor, Como las aguas del mar han de ser; Habrá esplendor y perfecta salud, Dulce armonía al regir Jesús.

5 "Venga Tu reino", rogamos, Señor, Padre, apresura Tu gran resplandor, Para que apunte el alba su luz, Y el diablo caiga al regir Jesús.

Alabanzas al Señor – Su Amor
76* 1 Qué profundo, tan extenso Es, Señor, Tu amor sin par! Más allá de lo insondable, Más profundo que la mar! Te causó sufrir la muerte, E impartir en mí Tu ser; Tal amor! Que a Ti me injerta, Parte Tuya me hace ser. 2 Quién dirá las maravillas Que logró Tu amor por mí? La más grande maravilla Es tenerte siempre en mí. Yo Tu ser he recibido Por completa provisión; Como vida te disfruto, Tus riquezas mías son . 3 Tu amor, Señor, expresa, Tu Persona divinal, A mi vida da sentido, La armoniza con Tu plan. Gracia todo-suficiente, Cada día es mi porción; Gusto siempre Tu dulzura, Y de todo Tu favor. 4 Qué de Ti podrá apartarme? Hasta el fin me amarás! Oh, qué gran amor tan fuerte, Que nos mezcla en unidad! Somos uno para siempre; Mío eres, Tuyo soy! Este es mi testimonio: Enlazados por Tu amor!

Alabanzas al Señor – Su Amor
77* 1 Tu amor, Jesús, excede mi pensar, Pero mi alma quiere comprobar, El largo, el ancho y la profundidad, Su altura y fuerza quiere disfrutar Aún más y más.

2 Tu amor, Jesús, excede todo hablar, Mi Salvador, mas quiero proclamar, A pecadores en cualquier lugar Tu amor que puede el temor echar Con su poder. 3 Tu amor, Jesús, excede todo honor, Pero mi corazón, oh Salvador, Quiere cantar Tu rico y tierno amor Que trae a este pobre pecador Cerca de Dios. 4 Aunque Tu amor no pueda comprender, Hablar, cantar, o a fondo conocer, Mi vaso traigo libremente yo Para que Tú, fuente de vida, lo Puedas llenar. 5 Un vaso soy, vacío y sin calor, Jamás te di ni un rasgo de mi amor, Mas puedo una y otra vez venir Con la certeza de saber que aún Me amas Tú. 6 Oh, lléname, Jesús, mi Salvador! Al manantial me guíes con Tu amor, Con fe sencilla allí acudiré, Jamás a otra fuente yo iré, Mas sólo a Ti. 7 Señor, cuando Tu rostro pueda ver Y en Tu trono pueda comprender El largo el ancho y la profundidad, La altura y fuerza de Tu amor leal, Yo cantaré.

Alabanzas al Señor –Su Salvación
78*. 1 Alabanzas y gracias canta la multitud En presencia de Cristo con gloria en Su luz. Para Aquel que nos ama y nos perdonó, Para El sea la gloria y todo el honor. 2 Pecadores tan sucios a los ojos de Dios Hoy vestidos de lino tan blanco, en unión . 3 Del rebelde El hace un sacerdote y rey; Nos compró con Su sangre y nos trajo a Su grey. 4 Miserables, sin fuerzas, en pecado y temor Nos buscó y nos lava mostrando Su amor. 5 Nuestras voces con fuerzas alabanzas darán, Así otros creyendo también cantarán.

Alabanzas al Señor – Su Gracia
79* 1 Oh, si tuviera lenguas mil Para mi Redentor, Daría glorias a mi Rey Por Su triunfante amor. 2 Amable Amo y mi Dios, Aliéntame, Señor, A propagar por tierra y mar Tu Nombre y Tu honor. 3 Jesús, Tu Nombre vida da Y vence el temor, Trae salvación, salud y paz A todo pecador. 4 Me cautivó Su gran amor, Cautivo seré yo; Pues fue vejado y murió, Y mi alma liberó. 5 Rompe el pecado y su poder, Da al preso libertad; Hasta al más vil puede limpiar Su sangre eficaz. 6 Tu Nombre ahora debo amar, Y hacer Tu voluntad; Mil corazones, oh Señor, A Ti quisiera dar.

Alabanzas al Señor – Su Belleza
80* 1 Eres nuestro hermoso Novio, Dios así te designó; Atractiva es Tu persona, El más bello, Tú, Señor. 2 Nuestro Amado, te admiramos, Tu belleza, quién dirá! Tu amor hoy apreciamos, Toda Tu preciosidad. 3 Más afable que ninguno, Y más dulce que la miel; Eres manso y admirable, A quién te compararé? 4 Llevas mirra en Tus ropas, Y en Tus labios gracia hay; En la aroma de Tu pena, Te abrazamos sin cesar.

5 Con el óleo de alegría Te ha ungido nuestro Dios; Y en palacios de marfiles Brotará la adoración. 6 Te bendijo Dios por siempre, En victoria reinarás; Entronado estás en gloria Con poder y majestad. 7 Eres Tú de las naciones, El Deseado de valor; El mejor de entre los miles, Te ofrecemos nuestro amor.

Alabanzas al Señor – Su Belleza
81* 1 Se endulza el corazón, Señor, Cuando anhelo ver Tu gloria y Tu presencia viva, Y arrebatado ser. Señor, cual linda flor de alheña, Que en viña floreciendo está, Incomparable es Tu belleza A nuestro corazón. 2 Toda Tu gracia en canción No se podrá cantar; Ni existe un corazón que pueda Todo Tu amor gozar. 3 No es Tu gracia o Tu amor Que nos deleitará, Sino Tu mismo Ser amado. Quien nos satisfará. 4 Tú, el más dulce y lo más bello, No hay comparación; Eres el único en el mundo, Que colma el corazón.

Alabanzas al Señor – Su Belleza
82* 1 Anhelo respirarte más Brisa de grato olor; Como fragancia celestial, La flor de alheña + es sin igual, Un bálsamo de amor, Un bálsamo de amor.

2 Anhelo contemplarte más, Hermoso Redentor; Mi corazón muy lleno está Mirando Tu gloriosa faz; //Qué bello resplandor!// 3 Anhelo a Ti rendirme más Maestro, Amigo, Dios; Someto a Ti mi voluntad Para servir sin vacilar //En santa devoción.// 4 Anhelo alabarte más, Tu nombre es mi canción; Con melodía celestial Mi alma a Ti cantando está; //Me alegra el corazón.// 5 Anhelo elogiarte más Hay mucho que exponer; Con tanto amor te quiero hablar Mas oigo un dulce susurrar: //"Ten paz, todo está bien".//
+ Una planta del Viejo Mundo muy deseada por sus Fragantes flores amarillas (Cnt. 1:14).

Alabanzas al Señor –Su Belleza
83* 1 Bello Señor Jesús! De este universo el Rey! Tú eres Hijo del Hombre y Dios! Siempre te apreciaré, Siempre te honraré, Mi gloria eres Tú, Señor. 2 Qué bello el campo es! La floresta más aún, En su belleza primaveral; Más bello es el Señor, Más puro en Su amor, Que hace al triste ser cantar. 3 Bella es la luz del sol, Y la luna en su esplendor, O las estrellas al centellear; Jesús es superior, Brilla con más fulgor Que luz o ser angelical. 4 Belleza terrenal, Hermosura celestial, Lo más hermoso es mi Señor; Excelso y sin igual, Y de un valor sin par, Es mi querido Salvador.

Alabanzas al Señor – Su Dignidad
84* 1 Señor Jesús, te adoramos con gozo, Y hasta Tu trono alzamos canción; Hoy bendecidos a Ti confesamos Que sólo Tú eres digno de honor. Tú eres digno; Tú eres digno; Tú eres digno, muy digno, Señor; Hoy bendecidos a Ti confesamos Que sólo Tú eres digno de honor. 2 Tú eres Dios, mas llegaste a ser hombre, No como un ángel moriste en la cruz, Para aplastar la antigua serpiente De la mujer la simiente eres Tú. 3 Te humillaste y fuiste clavado Por Tus criaturas un día en la cruz; Aún por Dios siendo desamparado La maldición no rehuiste Tú. 4 Tú has triunfado, triunfado con gloria, Ondas de muerte pudiste aplastar; Nadie podrá acallar esa historia, Sobre el sepulcro invicto Tú estás.

Alabanzas al Señor – Su Dignidad
85* 1 Canta la triunfante iglesia, Cordero fiel! Todo el cielo así resuena, Digno es El! Sea poder o principado, A Sus pies arrodillados, Como incienso entonando, Cordero fiel! 2 Todo pueblo y toda lengua, Cordero fiel! Cantan: Salvación eterna! Digno es El! Como estruendo poderoso, En diluvio tan coloso Le adoran victoriosos, Cordero fiel! 3 Suenan arpas y canciones, Cordero fiel! Mucha gracia en transgresiones, Digno es El! Por Su sangre redimidos, A Su grey nos ha traído, En Su gloria bendecidos, Cordero fiel!

4 Con expectación cantamos: Cordero fiel! Jubilosos proclamamos: Digno es El! Cánticos incomparables Sobre el terna insondable Del anuncio inefable: Cordero fiel!

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
86* 1 Hijo de Dios eres, Señor, Su expresión perfecta; Ti nos habla nuestro Dios En forma tan completa. 2 Tú eres nuestro mismo Dios, Su resplandor de gloria; La imagen de Su interno ser, En Ti está Su historia. 3 Como hombre tienes Tú también Naturaleza humana; Gustaste muerte Tú por mí, De Ti la vida emana. 4 Tu muerte destruyó a Satán, Y de ella nos libraste; En vida santificarás, A gloria nos llamaste. 5 Superior eres a Moisés, Apóstol con más gloria; Como a la casa el constructor Es digno de más honra. 6 También más digno que Aarón, La misma ofrenda eres; Entraste al cielo para ser Tal Sumo Sacerdote. 7 Lograste un pacto superior Con fu preciosa sangre; El nuevo testamento así Por nosotros ganaste. 8 Autor y el Consumador De la fe verdadera, Nos sujetamos en amor A Ti con fe sincera. 9 Inigualado eres, Jesús, Nuestro único tesoro; Completo y perfecto Tú, Precioso más que el oro.
(Versión reducida)

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
87* 1 El Hijo amado eres, La imagen del gran Dios; Porción para los santos, Tu sangre la ganó. El Primogénito eres De toda creación, Por Ti fue creado todo Para Tu posesión. 2 A todo Tú precedes Y todo existe en Ti; De todo eres el centro, Subsiste todo así. El Primogénito eres De entre los muertos, Tú, Y de la iglesia el Cuerpo, Cabeza y virtud. 3 La plenitud completa En Ti morando está, Tienes la preeminencia Que en todo se verá. Reconciliaste todo Por Tu sangre, Señor, Para santificados Llevarnos ante Dios. 4 De Dios misterio eres, Y en Ti Su plenitud. Está con los tesoros: Sabiduría y luz. Tú eres la esperanza De gloria en nuestro ser, En Ti perfectos somos Y a Dios Su gran placer. 5 Todo en verdad es sombra Que nos da a conocer La realidad del Cristo Que vive en nuestro ser. Nos llenan Tus riquezas Hasta Tu plenitud, Tu Cuerpo va creciendo Con Dios en magnitud. 6 Contigo nuestra vida Está escondida en Dios; Tu paz preside ahora En nuestro corazón. En el nuevo hombre eres, El todo en todos Tú; El Salvador del Cuerpo, Tu novia y plenitud.

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
88* 1 Señor, considerándote, Por todo lo que eres Tú, Te adoramos, te admiramos, Por Tus riquezas y virtud. Lo que eres llena mi escasez! Reboso de alabanza a Ti! Excedes todos mis anhelos, Me satisfaces siempre a mí. 2 Tú eres Dios mismo en verdad, El Dios que es nuestra luz y amor; El Dios que siempre es nuestra vida, El Dios que disfrutamos hoy. 3 Hombre genuino eres también, Un hombre tan puro y cabal; Un hombre en quien Dios se complace, Y nuestro amor puede ganar. 4 Humilde esclavo para Dios, Tú nos viniste a servir; Hasta la muerte obediente, La libertad nos diste así. 5 Tú eres además un Rey, Que reina en vida y en amor; Con Su poder Dios te ha ungido, Para de todos ser Señor . 6 Señor, al recordarte a Ti, Te disfrutamos en amor; Y lo que eres compartimos Como Tu complemento hoy.

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
89* 1 Tú eres las ofrendas Que Dios nos preparó; Con mucho simbolismo Te expresan, oh Señor. Dios le agradaron, Cumplieron Su intención; También hicieron frente A nuestra condición. 2 Eres el holocausto Que el fuego consumió; A Dios un olor grato Que Su placer cumplió. En Su presencia andabas, Viviste para El, Te diste como ofrenda A Dios por nuestro bien.

3 Eres harina fina, Fragante oblación, Mezclada con aceite E incienso en perfección. La ofrenda de paz eres Para traernos paz; Con Dios te disfrutamos Como alimento real. 4 Ofrenda de pecado Por nuestra expiación; Tu muerte fue el rescate Pagado en redención. Ofrenda por las culpas Y toda trasgresión, Ganaste por nosotros Justicia y perdón. 5 Como ofrenda mecida, Tú en resurrección, Lograste la victoria Sobre la muerte atroz. Como ofrenda elevada Tú ascendiste a Dios, Y como tal nos sacias Al ser nuestra porción.

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
90* 1 Todo-inclusivo eres, Señor, En Ti nos puso Dios; Y a nosotros te legó Como nuestra porción. 2 Sabiduría eres de Dios, Por Ti Él nos salvó; No existe otro modo hoy Para la salvación. 3 Justicia nuestra eres Tú, Lo que requiere Dios; En Ti El nos justificó, En Ti nos completó. 4 Tú eres nuestra santidad, Para transformación; Santificándonos estás Para conformación. 5 Tú eres nuestra redención, Seremos como Tú; Dios nuestros cuerpos cambiará Con gloria y virtud. 6 Al recordarte aquí, Señor, Te disfrutarnos más; Quisiéramos apresurar Tu reino celestial.

7 Qué dulce es tal pre-sabor! Nos trae satisfacción; Mas esperamos lo mejor: Tu manifestación.

Alabanzas al Señor – Su Toda – Inclusividad
91* 1 Señor, eres el Alfa, La Omega y el Amén; Eres Primero en todo, Y el Ultimo también, Tú eres el Principio, Y el único Final; En Ti se incluye todo Lo que creado está. 2 Ya que Tú eres el Alfa, Todo comienza en Ti; Y por ser Tú la Omega, Todo termina en Ti. Por ser el Alfabeto Toda composición De Ti está compuesta, Hasta la conclusión. 3 Como el Primero eres Cabeza en la creación; Por Ti todo consiste, Eres la iniciación. Como Ultimo Tú eres La gran consumación; Y para Ti subsiste La entera creación. 4 Ya que eres el Principio, Precedes la creación; Y como el fin heredas Todo como porción. El único Principio Que todo originó, El fin de todo eres Y la terminación. 5 Señor, te alabamos Por ser Principio y Fin; Como Alfa y como Omega Se rinde todo a Ti. Como el Primero en todo, Recibe nuestro amor; Como Ultimo mereces Eterna adoración.

Alabanzas al Señor – Su toda – Inclusividad
92* 1 Lo que es: es el Padre. El es el eterno Padre. Primogénito de la creación Es Aquel que vive en mi interior. Es el Padre! Gloria a Dios! 2 Lo que es: es el río. Es el río caudaloso. El me riega cuando secó estoy, Mi escondedero, a El yo voy. Es el río! Gloria a Dios! 3 Lo que es: vid fructuosa. De Isaí raíz y rama. Árbol de vida para comer Y así Su vida poseer. Vid fructuosa! Gloria a Dios! 4 Lo que es: es Cordero. Es Pastor de Su rebaño. A los pastos verdes guía El. Al untar la sangre hay que comer Del Cordero. Gloria a Dios! 5 Lo que es: es el "pneuma", El Espíritu-lnclusivo. Es el todo en todo a nuestro ser. Vida nos da clamando a El. Es el "pneuma"! Gloria a Dios! 6 Lo que es: es Persona. Tan viviente y real Persona! En nosotros hoy viviendo está, Esa Persona es sin igual. Qué Persona! Gloria a Dios! 7 Lo que es: es el Cuerpo. Es la plenitud del Padre. Es el centro de Su eterno plan, Cristo y la iglesia en unidad Nuevo hombre! Gloria a Dios! Aleluya! Gloria a Dios! Aleluya! Gloria a Dios!

Alabanzas al Señor – Su Aumento
93* 1 En el seno del Dios Padre Antes de la creación, Tú estabas en Su gloria, Unigénito de Dios. Fuiste dado por el Padre Como un hombre al mundo, Tú En Espíritu nos muestras De Dios Su gran plenitud.

2 Por Tu muerte inclusiva Y por Tu resurrección Tú naciste como el Hijo Primogénito de Dios. Impartiste así Tu vida Por la regeneración, Nos hiciste Tus hermanos, Muchos hijos para Dios. 3 Eras Tú un solo grano Que en la tierra se cayó, Al morir, resucitando Tu vida se duplicó. Somos hoy los muchos granos, Amasados en un pan, A Tu plenitud llegamos Para Tu expresión mostrar. 4 Somos Tu expresión, Tu Cuerpo, Plenitud y habitación, Tu excedente y Tu Novia, Tu total reproducción..Como aumento de Tu vida Somos Tu propagación; Eres Tú nuestra Cabeza Somos Tu continuación.

Alabanzas al Señor – Santificación con El
94* 1 Cristo es la fuente, El dulce manantial, Sus aguas vivas pruebo Que salvan del pesar. Es Su misericordia Tan ancha corno el mar, Su gracia es suficiente, Según Su sabio plan. 2 Yo soy de mi Amado, Y El mi Amado es, Aunque tan vil y pobre, Festejo yo con El. Su mérito sostiene, Mi base firme es, Me escondo en Su presencia Su mano es mi retén. 3 Radiante está la Novia Mas sólo al Novio ve; No mengua tanta gloria La gracia de mi Rey. Sus manos traspasadas Más que corona es, La gloria es al Cordero, Mi eternal sostén.

Alabanzas al Señor – Santificación con El
95* 1 Jesús, Jesús, oh mi Señor! Yo amo repetir Tu santo nombre por amor Mil veces hacia Ti. Señor Jesús, habita en mí, Tú eres mi satisfacción, Tu mismo Ser es mi porción, Te amo, te amo, Señor. 2 Te amo tanto que no sé Tal éxtasis domar; Tu amor es como un fuego en mí Que arde sin cesar. 3 Tú eres todo para mí, Mis bienes y mi honor, Salud eterna a mi alma das, Y al cuerpo su vigor. 4 Que arda en mí Tu gran amor, Con fuerza y sin parar, Hasta que toda escoria en mí Se pueda incinerar. 5 En pena, gozo; en sombra, luz, Oh, vida celestial! Jesús, mi amor, mi galardón, Quién te podrá valuar? 6 Qué límite hay para este amor? Cuán lejos su poder? Seguid! Más dulce es el Señor De lo que fue ayer.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
96* 1 Tú mesa al contemplar, Señor, Evoca admiración; El pan, la copa signos son De lo que quiere Dios. 2 El pan revela que eres Tú Comida celestial; Y por Tu muerte mística Tu mismo ser nos das. 3 Es esta copa mi porción, Tu sangre la llenó; Es copa de gran bendición Para ganar a Dios.

4 De Ti comemos en el pan, Tu vida así nos das; Al recordarte en amor Tu ser nos saciará. 5 Hoy disfrutamos bendición Por la copó al beber; Te recordamos con fervor Hasta llevados ser. 6 Al disfrutar del vino y pan Tu muerte se expondrá Que nuestra vida eres Tú También se anunciara 7 Un día tan glorioso habrá De gran satisfacción Para en tu mesa disfrutar Contigo comunión.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
97* 1 Damos gracias por tu mesa Donde el pan y el vino están Tu persona disfrutamos Como fiesta de amor Este pan que aquí tomamos De Tu cuerpo emblema es, Y la sangre que vertiste En el vino hoy se ve. Ved la santa mesa! Símbolos sagrados, Su significado eterno Insondable es. 2 Por Tu muerte redentora Puedes vida dispensar. A nosotros Tú te diste Para en Ti participar. Al tomar el pan y el vino Ya Tu muerte se exhibió; Te comemos, te bebemos Recordándote en amor. 3 Por el pan que representa el Cuerpo místico en unión; Comulgamos con Tus miembros En gloriosa comunión. Por la copa bendecida, Copa de gran bendición, De Tu sangre los creyentes Tienen plena comunión.

4 Tú eres la porción eterna

Que gustamos hoy aquí Esperando por Tú reino Apuramos Tu venir. En Tu reinó a Tu regreso Con los que han de vencer Siempre en Ti nos gozaremos, Para al fin Tu Novia ser.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
98* 1 Gracias, Señor, por este pan, Señal divina es; Los misterios de Dios en él Como en Su plan se ven. 2 El pan un bello símbolo es De Tu cuerpo en la cruz; Por el tu vida nuestra es Y nuestro todo Tú. 3 Tu cuerpo quebrantado fue Para vida impartir Y asimos nosotros poder ser Tu complemento aquí. 4 El pan también nos hace ver Tu Cuerpo místico Los miembros vivos somos de el A ti idénticos. 5 Granos de trigo somos hoy, Mas solo un pan aquí Nos nutres siempre con Tu ser Al recordarte a Ti. 6 Al compartir de este pan Que gran satisfacción! Tu testimonio, es Señor, Y nuestra comunión.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
99* 1 En la mesa de Tu amor, Con el pan la copa está. De estos signos al tomar, Tu rico Ser nos saciará. Por la copa de Tu amor, Gracias damos, oh Señor, Copa de gran bendición, Llena de Tu salvación.

2 Esta sangre se vertió Para darnos el perdón;

Este pactó estableció, Y nos legó Su bendición. La copa de ira fue Que bebiste Tú por mí, La copa de bendición, Tú nos diste por porción. 3 Trae a Dios esta porción, Que perdimos en Adán; Por Tu sangre eficaz, El todo en todo es nuestro Dios. Todo incluye tal porción, Redención con vida y paz; Todo lo que Dios planeó, Llegó a ser nuestra porción. 4 La porción eterna es, Copa que abundante esta; Este gusto celestial Está en la copa que El nos da. Hoy bebemos, oh Señor,.Recordándote en amor, Gozando en espíritu De Tu obra en la cruz.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
100* 1 Al tomar la copa hoy, La alabanza brotará, Pues Tu sangre que fluyó Es preciosa y eficaz. Es Tu sangre especial; Mis problemas allanó; Tu sangre sin igual; Mis temores disipó. 2 Por Su sangre de valor, Nuevo testamento dio, Mejor pacto se creó Con un cimiento mejor. No con oro o plata vil, Nuestro Dios nos redimió, Mas con sangre del Señor, La cual despliega Su amor. 3 Fue por nuestra remisión Que Su sangre derramó, Plenamente así cumplió Lo que requería Dios. Con Su sangre de poder Mis pecados El lavó; Para al vivo Dios servir, Nuestra conciencia purgó.

4 Por Tu sangre eficaz Nos separas para Dios; Santificación nos da,

Testimonio y santidad. Sangre para propiciar, Nos da justificación, Sangre para redimir, A Dios da satisfacción. 5 Por Tu sangre en la cruz Reconciliación nos das, Para contactar a Dios Con seguridad y paz. Por Tu sangre se nos dio Vida eterna en comunión; Por Tu sangre y vida das Descanso y libertad. 6 En los cielos el hablar De la sangre es superior, Nos defiende de Satán, Y nos libra de su plan. Por Tu sangre que venció Al maligno tentador, La victoria nuestra es Sobre nuestro acusador. 7 Por Tu sangre tengo yo Con los santos comunión, No decae mi espíritu, Grande es su liberación. Cómo podremos narrar De Tu sangre su valor? Requiere la eternidad Para su virtud mostrar.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
101* 1 Por el vino y por el pan, Por la prenda celestial, Por Tu Palabra eternal, Gracias a Ti, Señor. 2 Sólo vino y sólo pan A mi fe son la señal De Tu_ amor tan divinal, Gracias a Ti, Señor. 3 Por palabras que dan luz, Revelándonos Tu cruz, Exponiendo Tu virtud, Gracias a Ti, Señor. 4 Por el dulce y santo hablar Sobre el vino y sobre el pan, Que me infunde con Tu paz, Gracias a Ti, Señor. 5 Por Tu hablar espiritual Que mostró Tu voluntad, De esta mesa tan vital,

Gracias a Ti, Señor. 6 Hasta que regrese El, Del pan participaré, Pues es tipo de Su ser, Gracias a Ti, Señor. 7 Hasta que regrese El De la copa beberé, Por ella me animaré, Gracias a Ti, Señor. 8 Porque vienes y lo sé, Porque al tronó ascenderé, Porque en gloria te veré, Gracias a Ti, Señor.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
102* 1 Exhibimos hoy Tu muerte Por la copa y por el pan; En Tus sufrimientos honramos, Pruebas que Tu amor nos da. Pan y vino separados, De Tu muerte indicio son; Nuestro espíritu te adora, Ofreciéndote canción. Coro: Tú, la copa amarga, Yo, la bendecida, Por Tu amor al redimirnos Te damos loor. 2 En amor vertiste sangre, Por Tu gracia, oh Señor; Ya no estando separados Vemos siempre a nuestro Dios. Toda Su justicia y gloria Satisfechas ya están; ¡Por Tu muerte meritoria, Hoy con Dios puedo morar! 3 Al rasgar Tu muerte el velo Del Santísimo Lugar, Destruidas las barreras, En Tu trono puedo hallar Gracia y misericordia Para mi necesidad, Al beber del agua viva, De Dios puedo disfrutar.

4 Sacerdotes para siempre Somos por Tu redención, Compartiendo Tu dulzura, Santo oficio para Dios;

Por Tu muerte recibimos Esta gracia y bendición, Beberemos hasta verte En aquella comunión.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
103* 1 Oh, qué milagro, mi Señor, Que estés en mí y yo en Ti esté! De hecho somos uno Tú y yo; Misterio tan excelso es! 2 Tu cuerpo diste Tú por mí, De Ti yo puedo así participar; Por mí Tu sangre derramada fue, Librándome del cruel pecar. 3 Cambiaste en resurrección, Tu forma Espíritu ahora es; Deseas que lleno de Ti esté, Y Tus riquezas poseer. 4 Por estos símbolos, Señor De nuevo vemos Tu amante ser; Y por Tu plan te damos gracias hoy, Al recordar Tu padecer. 5 Hoy compartimos vino y pan, A Tu dulzura Tú nos guiarás; Al recibirte en nuestro espíritu, Tu mismo ser nos saciará. 6 Comer, beber queremos-más, Tomándote en nuestro espíritu, Hasta que llenes todo nuestro ser, Y recordarte en plenitud.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
104* 1 Señor, congregados comemos Tu cena, Comiendo, bebiendo, se muestra la unión; Nos das Tu presencia, nuestra unidad se expresa Comiendo y bebiendo con Tu bendición. 2 Comemos del pan que es Tu cuerpo partido, Tu Cuerpo al ser uno se disfruta ya; Un pan en la mesa, un Cuerpo que confiesa Que en Ti, Señor, tenemos perfecta unidad. 3 Bebemos también esta copa bendita, Que es fiel comunión de Tu sangre, Señor; Por fe redimidos, a todos recibimos, Los que por redención han venido a Dios.

4 Pues, _qué se dirá sino "_Amén, aleluya!"? Tu gracia nos trajo a tal realidad; Tu sangre aplicando, Tu Cuerpo disfrutando Iglesia tan gloriosa así se obtendrá.

Alabanzas al Señor – En memoria de El
105* 1 Reunidos hoy, Señor como Tu Cuerpo, Aun siendo muchos, uno somos ya; Tu vida compartimos como miembros, Y en esa vida está nuestra unidad. Un Cuerpo en el universo hay, Su expresión somos aquí; Y somos uno en la localidad, Para exhibir nuestra unidad. 2 Un solo pan, Tu cuerpo representa Quebrado fue para participar; Y al comer del pan hoy declaramos Que con los santos es nuestra unidad. 3 Un solo pan y una copa muestran Que no podemos mas que uno ser; La redención nos hizo un solo Cuerpo, Qué se dirá, sino: "_Señor, Amén!" 4 Nuestra unidad no puede dividirse, Nuestra unidad es sólo en el Señor; La copa, el pan, tomamos siendo uno, Y así visible se hace nuestra unión. 5 Qué bendición! Qué gozo el ser uno! Sentimos del Señor satisfacción, Contigo este gozo disfrutamos: Primicias de las bodas del Señor!

Alabanzas al Señor – En memoria de El
106* 1 Come el pan, oh pueblo del Señor, Alabad Su nombre en unidad. Hoy venimos para así comer Con la iglesia de Su heredad. Con el vino come de este pan! Somos uno siempre en El. Sobre el terreno firme estad Hoy en la localidad. 2 Bebe el vino, pueblo del Señor, Somos la iglesia que El compró; Redimidos para uno ser, Es la meta que El siempre buscó.

3 Uno sed, oh pueblo del Señor, No seáis un grano individual. Somos uno, amasados bien, Como un pan en la localidad. 4 Somos uno, oh pueblo del Señor, Declaramos hoy nuestra unidad; Testifica lo que Dios obró; No palabras, sino realidad. 5 Come el pan, oh pueblo del Señor, Alabad Su nombre en unidad. Hoy venimos para así comer. Con la iglesia de Su heredad.
(No se repite el coro después de la última estrofa.)

Alabanzas al Señor – En memoria de El
107* 1 Señor Jesús, presentes en Tu mesa, El vino y pan podemos contemplar; Te alabamos por ser alimento Que todo hombre puede disfrutar. Todo mi ser canta alabanza a Ti, Oh, cuán pequeño eres, Señor! Te comeremos por la eternidad, Oh, cuán pequeño eres, Señor! 2 Qué triste es, que Cristo vino al mundo, Con Sus riquezas para vida dar; Mas vive el hombre por las enseñanzas, Y Sus riquezas no quiere aplicar. Pero al Señor tenemos que comer; Qué noble es El! _Qué excelso es! El nos restaura al comer de El, Y crecerá en nuestro ser. 3 Señor Jesús, Tú no viniste al mundo, Para reinar externamente aquí; Más Tú viniste como el alimento Que en vida nutre y nos guía así.
(Se canta el primer coro.)

4 Señor Jesús, Tu grandeza admiramos, Y te alabamos por Tu gran poder; Pero especiales gracias hoy te damos, Pues lo que eres se puede comer.
(Se canta el primer coro.)

Alabanzas al Señor – En memoria de El
108* 1 Qué gloriosa es Tu mesa, Señor!

Es la mesa de Tu casa, De Tu hogar, Tu real morada, Qué gloriosa es Tu mesa, Señor! Aleluya, aleluya! Aleluya, qué festín! Aleluya, aleluya! Qué gloriosa es Tu mesa, Señor! 2 Disfrutable es Tu mesa, Señor! Donde comunión tenemos, Aleluya, la encontramos! Disfrutable es Tu mesa, Señor! 3 Qué preciosa es Tu mesa, Señor! Vino y pan Tu muerte anuncian, Mi alma á todo aquí renuncia, Mientras como en Tu mesa, Señor. 4 Insondable es Tu mesa, Señor! En el pan todos nos vemos, Tu expresión de amor tenemos, Insondable es Tu mesa, Señor! 5 Refrescante es Tu mesa, Señor! Totalmente satisface, Diariamente nos complace, Refrescante es Tu mesa, Señor! 6 Qué animante es Tu mesa, Señor! Me recuerda fu- venida, Esperanza de mis días, Qué animante es Tu mesa, Señor!

Alabanzas al Señor – Como nuestra ofrenda de paz
109* 1 Tú mismo eres la ofrenda De paz, nuestro Señor; Poniendo en Ti las manos, Se muestra nuestra unión. Reunidos en la tienda Te ofrecemos hoy Y a Ti te disfrutamos Con nuestro Padre Dios. Coro: Cristo es la paz! _Cristo es la paz! Tú eres la paz, Señor! Has restaurado nuestra paz Con hombres y con Dios. 2 Qué paz al ver la sangre Rociada alrededor; La sangre de Tu ofrenda Nos trae la paz con Dios. Valientes proclamamos,

"Escucha, Satanás: ¡El triunfo está en la sangre De Cristo, nuestra paz!" 3 Sobre el holocausto La flor de harina está; Allí se ofrece a Cristo, Como ofrenda de paz. Comiendo y bebiendo De Su humanidad, Reunidos con los santos Se le disfrutará. Qué comunión, qué comunión Con hombres y con Dios! Oh, cuánta paz y qué festín Se goza en tal reunión. 4 Oculta y tan dulce, Dios goza Su porción; Y el pecho que se mece Se come frente a Dios. Le toca al sacerdote Comer de lo mejor La torta y la espaldilla Derecha que elevó. 5 El pecho que se mece Nos habla del amor Del Cristo levantado, Que arriba nos llevó. La torta y la espaldilla De Aquel que ascendió Nos nutre con Su fuerza, Para seguir a Dios. 6 Limpiados comeremos De Cristo el buen manjar, Y comunión genuina Podemos disfrutar. Con agradecimiento Un votó hacemos hoy: Somos para el recobro Glorioso del Señor.

Alabanzas al Señor – General
110* Bendición, honra y gloria sea a Ti, Y gloria sea a Ti, Y gloria sea a Ti. Bendición, honra y gloria sea a Ti, Ahora y por siempre. A-la-bad-le Vosotros Sus santos! A - do - rad - le! Ahora ;y por siempre. ¡A-le-lu- ya!

Bendición, honra y gloria sea a Ti, Y gloria sea a Ti, Y gloria sea a Ti. Bendición, honra y gloria sea a Ti, Ahora y por siempre.

Alabanzas al Señor – General
111* Alelu, Alelu, Alelu, Aleluya, ¡Gloria al Señor! Alelu, Alelu, Alelu, Aleluya, ¡Gloria al Señor! Gloria al Señor, _Aleluya! Gloria al Señor, _Aleluya! Gloria al Señor, _Aleluya! ¡Gloria al Señor!

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu de Jesús
112* 1 El Espíritu de Dios Es el mismo de Jesús, El Dios-hombre que murió, Y a la gloria ascendió. 2 De parte de este Jesús Vino el Espíritu, Trayendo Su realidad A mi experiencia vital. 3 Espíritu de Jesús, Divino-humano es, Tiene la gloria de Dios Y el vivir humano en El. 4 Los sufrimientos de El, Con Su muerte eficaz, Su levantarse y reinar!, En Su Espíritu están. 5 Todo lo que es de Jesús Nos trae Su Espíritu, Y por Su rica unción Probamos de Su virtud. 6 Incluye el Espíritu Todo lo que es Jesús, Trabaja hasta obtener Que Dios llene nuestro ser.

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu de realidad
113* 1 Hoy el Espíritu de Dios

La realidad de Cristo es; Es Cristo en mi espíritu Viviendo dentro de mi ser. 2 Tal como Cristo expresa Dios Y es Su corporificación, Así el Espíritu también. Es para Cristo Su expresión. 3 La plenitud del Padre Dios Corporalmente en Cristo está; Y Cristo tomó Espíritu Es hoy nuestra realidad. 4 El Padre en el Hijo está Y el Hijo el Espíritu es; El Padre unido al Hijo va Con el Espíritu a mi ser. 5 Con fuerza del Espíritu Hoy Cristo en mí hará Su hogar; Y el Padre con Su plenitud Mi ser entero ha de llenar. 6 El Padre en Cristo nuestro es, El llena nuestra escasez; Probamos en Espíritu Que Cristo el todo en todo es . 7 Señor, por Tu Espíritu Impártenos Tu realidad, Hasta llenarnos de Tu ser Y Tus riquezas disfrutar.

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu de Vida
114* 1 El Santo Espíritu de Dios, Espíritu de vida es; Me da la vida divinal, Para lograr Su buen placer. 2 Como agua viva a mi sed, De Su torrente vida da; Al impartir a Cristo en mí Mi hambre El satisfará. 3 Como la luz de vida El Disipa toda oscuridad; Al impartir a Cristo en mí Mi noche en día cambiará. 4 Infunde vida con poder A todo mi hombre interior; Al impartir a Cristo así Se cumple en mí el plan de Dios.

5 El por Su ley de vida en mí Me libra de la ley del mal; Y por Su esencia divinal El siempre me regulará. 6 Como el Espíritu en mi ser. Su vida fruto llevará; Al expresar a Dios así Trae Cristo en vida a los demás. 7 Por vida el Espíritu Mi ser hoy transformando está; Renueva todo mi interior, Y a Cristo me conformará. 8 Oh, que Tu Espíritu, Señor, Me llene por completo a mí, Con esa vida divinal, Hasta que yo te exprese a Ti.

La plenitud del Espíritu – Como el Agua Viva
115* 1 Desmayando estaba El pueblo Israel, Cuando Jehová daba Un mandato fiel: Sólo con fe A la Peña hablad, Agua de vida Ella te dará; Sólo con fe A la Peña hablad. Coro: Sólo con fe A la Peña hablad, El agua viva De ella fluirá; No dudes más, pues El Espíritu Quiere que bebas De Su plenitud. 2 Esa Roca eterna Hoy abierta está; Su Espíritu Santo Aún puede llenar; Oye Su voz: "No vaciles más. Al Espíritu habla Con un susurrar". Sólo con fe, A la Peña hablad. 3 Oh, con fe sencilla Se puede creer; Y como un infante Se pueda beber.

Como el bebé. Que en el pecho está, Mi espíritu halle En Tu seno paz, Lleno de Ti, Vida Eternal.

La plenitud del Espíritu – Como el Agua Viva
116* 1 Sube, oh pozo, de agua, Señor, cava en mi alma; Quita las barreras, Para que en mí fluyas. 2 Cristo, Roca herida, Agua viva bulle; Pero en mi alma Agua hoy no fluye. 3 Cavaré orando, Sacaré la tierra, Hasta que limpiado Tu Espíritu fluya. 4 Hoy no es necesario Golpear la roca; Mas si en mí yo cavo Su fluir me toca. 5 Mi profundo anhelo Es que Tú me llenes, Hasta que agua viva De mi alma salte. 6 Cava hasta que quites Todo almacenaje; Cava hasta que el agua Fluya su mensaje. 7 Sube, oh pozo, de agua, Señor, cava en mi alma; Quita las barreras, Para que en mí fluyas.

La plenitud del Espíritu – Como el Agua Viva
117*

1 Ríos de agua viva Fluyen del trono de Dios, Rebosan con bendiciones, Vienen de nuestro Señor. Ríos de agua viva Fluyen con gran libertad; Oh, Salvador, que estos ríos En mí hoy puedan brotar. 2 Todo sediento venga Al abundante caudal; De las aguas cristalinas Sin plata puede comprar. 3 Límpiame, Salvador mío, Hazme ahora un canal, Enséñame a servirte, A obedecer y confiar. 4 Sólo de esta manera Ríos saldrán de mi ser, Para que así otros puedan Tu plenitud conocer. 5 Hoy a Jesús yo me rindo, Pongo mi todo a Sus pies; Cualquier lugar o servicio Lo que El desee, haré.

La plenitud del Espíritu – Como el Agua Viva
118* 1 Al hogar, al hogar, al hogar de Dios, Donde está el manantial he venido yo, Un fluir hay aquí que no cesará, Y hace crecer vida hasta madurar. 2 Fluye aquí, fluye aquí un río que va, Por la tierra a proveer la vida especial; Pero ve, oh Señor, más profundo aún, Hasta que nos midas y poseas Tú. 3 Mídenos, mídenos, mide en verdad, Mídenos, mídenos cada día más; Hasta ver que el fluir, torrente de Dios, Inunde la tierra por Cristo el Señor. 4 Llévanos, llévanos por este fluir, Llévanos más y más, todo hay que medir; Fluye más, sin cesar, por la eternidad, Hasta sumergirnos en Su realidad.

5 Vivirá, vivirá, todo vivirá, Vivirá en verdad donde el río está, Una fuente saldrá para vida dar,

Brotarán iglesias por todo lugar.

La plenitud del Espíritu – Como el Aliento
119* 1 Sopla en mí Tu Espíritu hasta. Inhalarte en mí, Señor; Desahogándome en Tu pecho Del pecado y del yo. Exhalando, exhalando Culpas y pesar; Inhalando, inhalando De Tu gran caudal. 2 Exhalando yo mi vida, Hoy la Tuya ganaré; Inhalando Tu persona Yo la mía perderé. 3 Exhalando el viejo hombre Que llevaste a la cruz; Inhalando yo Tu vida Brota en mí Tu pulcritud. 4 Exhalando mi tristeza En Tu pechó alentador; Yo inhalo el consuelo Y el descanso de Tu amor. 5 Exhalando enfermedades Que llevaste Tú por mí; Inhalando sanidades Me renuevo siempre en Ti. 6 Exhalando mis anhelos En Tu oído consultor; Inhalando Tus respuestas, Calmas todo mi temor. 7 Respirando a cada instante Cobro vida yo por Ti; Soplo a soplo en Ti viviendo, Sóplate, Señor, en mí.

La plenitud del Espíritu – Como el Ungüento
120* 1 Donde se rocía la sangre Hay ungüento celestial; Ahí el hombre a Dios toca Para en comunión entrar.

2 Es la sangre redentora La que limpia todo mal; El Espíritu es ungüento

Para al hombre a Dios llevar. 3 El ungüento es Su persona, Y por sangre Dios obró; Por Su obra y Su persona Nos unimos hoy a Dios. 4 Por la sangre redentora Dios nos puede depurar; Por Su Espíritu, el ungüento, De El podemos disfrutar. 5 Dios nos limpia, Dios nos unge, Y nos une así con El; Por la sangre y el ungüento Dios es nuestra porción fiel. 6 Es por fe que reclamamos La sangre para limpiar; La obediencia al ungüento Nos permite en Dios andar. 7 Luego le conoceremos Como luz y como amor, Y en Su vida creceremos Hasta madurar en Dios.

La plenitud del Espíritu – La Unción
121* 1 Unción divina en mí mora, Y me enseña todo a mí; En el Señor me guía a vivir, Su presencia trae a mí. En mi espíritu mora la unción, Oh, sí, mora la unción, Me ha de enseñar; En mi espíritu mora la unción, Y siempre me enseñará. 2 Cuando el Espíritu se mueve, Suave y puro ungüento es; Y donde está la sangre eficaz, Se puede la unción mover. 3 Unge con Su divina esencia, Para darse a conocer, Para que pueda Su elemento así Saturar todo mi ser.

4 Por la unción de vida interna Yo me muevo en comunión; Andando en Dios, la luz de la verdad,

En Su gracia encuentro amor.

La plenitud del Espíritu – La Unción
122* 1 La encontré en la Palabra, Qué maravillosa es! No quiero enseñanza humana, Pues la unción vive en mi ser. Sí, en mi espíritu El se mueve! Sí, esta unción me unge! Es el Dios viviente! Por Su Palabra Dios Me la reveló Para que yo aplique Está unción que vive en mí. 2 Hace a Cristo mi experiencia, Creo en Su Palabra fiel; Como Espíritu se une Y se mezcla con mi ser. 3 Por Su sangre que nos limpia Nuestra unión perdurará; Cristo, como unción, se mueve En aquel que limpio está. 4 Dios en Cristo es la vida Del Espíritu en mi ser; Como el Santo El nos unge Hasta hacernos como El. 5 En mi espíritu yo toco Este ungüento de valor; Rico, ancho, lleno, hondo. Oh, conozco al mismo Dios! 6 Mientras sigo Su ungimiento Permaneceré en El; El me enseña, El me alcanza Y se adueña de mi ser.

La plenitud del Espíritu – La Unción, el Sello y las Arras
123* 1 Alabamos al Señor que Al Ungido nos unió; Con la misma unción divina De Su Hijo nos ungió.

2 En la unción de este Cristo Los ungidos somos ya; Qué benditos este ungüento

Que a Sus hijos hoy les da . 3 Aleluya! Este ungüento Habitando en nuestro ser Trae a Dios en Su esencia, Todo nos enseña él. 4 Somos del Señor tesoro, Con Su sangre nos compró; En nosotros puso el sello Con el cual Dios nos marcó. 5 El nos sella día a día, Impartiendo así Su ser, Hasta que Su semejanza E imagen puedan ver. 6 Hoy las arras poseemos De este Cristo que vendrá; Añoramos nuestra herencia: Dios, gran fiesta eternal. 7 Dios con este plan nos hizo, Y las arras nos legó, Garantía del disfrute Del Señor en dulce amor. 8 En mi espíritu las arras Con el sello y la unción, Son depósitos valiosos, Dulces dones del Señor.

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu Residente
124* 1 El Triuno Dios ahora habita en mí, Como Espíritu morando está; Yo mezclado estoy y unido al Señor, Como Espíritu que vida da. Oh, el Espíritu vive en mí! Admirable Espíritu en mí! Dios está en el Hijo, ahora el Hijo es El Espíritu de vida en mí! 2 "Abba, Padre" es el gemir en mi interior, Del Espíritu que vive en mí. El Espíritu del Hijo gime a El, Como Espíritu de vida en mí. 3 Jesucristo el Señor vive en mí hoy, Admirable Espíritu en mí. Se transfiguró y le disfruto yo, Como Espíritu de vida en mí. 4 El Espíritu de realidad es El, Admirable Espíritu en mí. Hace El real las cosas del Señor,

El Espíritu de vida en mí. 5 Yo despertaré el don en mi interior, Admirable Espíritu en mí. Al clamar "_Señor!" bulle mi espíritu, Y el Espíritu de vida en mí.

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu Compuesto
125* 1 Mirra y canela con Cálamo y casia Tus elementos son Señor Jesús. Con santo aceite están Mezclados en unión; Con tal preciosa unción, Nos unge Dios. Coro: Cristo en Su muerte Incluye a este Compuesto Espíritu; Fluye el ungüento Con la fragancia De la resurrección De mi Señor. 2 Uña aromática Estacte y gálbano, Con puro olíbano. Tal es Jesús. Estacte hijos da, Uña libra del mal, La muerte el gálbano Repelará. De igual medida son En la resurrección, Sazonados con sal; Molido en polvo aquí, Quemado en fuego así. Incienso sin igual! Es mi Señor. 3 Cristo, como la unción, Es nuestra bendición; Mas Cristo para Dios, Incienso es. Nos trae la santa unción A Cristo por porción; Mas como incienso El Asciende a Dios. Cristo el ungüento Se experimenta, Luego se quemará. Como el incienso a Dios,

Cristo en la oración, Precioso para Dios, Ascenderá.

La plenitud del Espíritu – Como el Espíritu Compuesto
126* 1 Te alabamos, oh Dios, Por el Espíritu, Que es Cristo en nosotros Con vida y virtud. Aleluya, qué abundancia El Espíritu da! Aleluya, esta vida Jamás cesará! 2 Cantamos de Aquel Que a nosotros se unió; El Espíritu vivo que Vida nos dio. Aleluya, Jesucristo El Espíritu es! Aleluya, nuestra vida Por siempre ha de ser! 3 Nacidos de El, Transformándonos va, Y al Hijo de Dios El nos conformará. Aleluya, vida imparte! Nos transformará! Aleluya, nuestros cuerpos Transfigurará! 4 Nos conformará Al llenarnos de Aquel Que en espíritu fluye La vida y el bien. Aleluya, qué gran premio! Salvación sin igual! Aleluya, sólo basta Su vida eternal!

La plenitud del Espíritu – El Llenar
127*

1 Con Tu Espíritu de gracia, Llena mi espíritu; Y con Tu presencia santa, Ven, Señor, lléname, Tú! Coro: Lléname! Lléname! Lléneme Tu Espíritu! Me despoje, me vacíe, Lléneme Tu Espíritu! 2 Que Tu Espíritu me llene, Como sea no lo sé; Mas te necesito tanto; Ven, Señor, y lléname! 3 Lleno de debilidades, Vengo a Tus pies, Señor; Con Tu Espíritu eterno, Lléname con Tu vigor! 4 Lava, salva y bendice; Llena mi espíritu! Consolando y salvando, Dulcemente llenas Tú.

La plenitud del Espíritu – El Llenar
128* 1 Qué glorioso! Qué precioso! Vive en mí el Espíritu! La verdad El me revela, Y me guía con Su luz. Coro: Lléname, lléname, Lléneme Tu Espíritu! Me despoje, me vacíe, Lléneme Tu Espíritu! 2 Hoy conforme a Tu promesa Ya Tu vida mora en mí; Me libera del pecado, Y a mi muerte pone fin. 3 Yo anhelo el agua viva; Tan sediento estoy de Ti. Que Tu plenitud- yo beba Hasta que fluyas de mí.

4 Oh Señor, que muera al ego, Quiero andar en sumisión; Oh, transfórmame a Tu imagen, Hasta que te exprese yo.

La plenitud del Espíritu – El Llenar
129* 1 Salvador, yo te alabo, Tu amor logró triunfar; Me has salvado y llenado Para hacerme Tu canal. Coro: Nada más que Tus canales Somos por Tu gracia hoy, Mas fluyendo Tú en nosotros Nos podrás usar, Señor. 2 Un canal de bendiciones Al sediento corazón, Que proclame el mensaje De Tu grande salvación. 3 Como un vaso en Tus manos Necesito Tu llenar; No mi fuerza, mas Tu gracia Tiene que suministrar . 4 Testifico de Tu gracia, Me libró de la maldad; Me compraste, yo soy Tuyo, Ven, Señor, lléname ya. 5 Que Tu Espíritu hoy llene El rendido corazón, Para que las aguas vivas Fluyan del hombre interior.

La plenitud del Espíritu – El Bautismo
130* 1 En espíritu nacimos Del divino Espíritu; Como hijos del Dios Padre Poseemos Su virtud. Pero aún necesitamos Más de El en nuestro ser; Oh Señor, Tu vida llene Nuestro espíritu con El.

2 El Espíritu de vida Conocemos hoy, Señor; Tus riquezas en nosotros El nos trae a Tu favor.

Mas aún necesitamos El poder que El nos da, Para que en Tu servicio Nos equipe para obrar. 3 Que Tu Espíritu nos llene Y nos vista de poder; Con el manto de Tu fuerza La batalla pelearé. Haz soplar Tu viento recio, Danos fuego celestial, Úngenos como testigos Para hacer Tu voluntad. 4 Con Tu Espíritu potente Danos dones a la vez; Con los miembros funcionando Testimonio llevaré. Si Tu Espíritu derramas Dones nos impartirás, Para edificar Tu Cuerpo, Y Tu bendición vendrá. 5 Por Tu gloria y por Tu reino, Oye al Cuerpo en su clamar! Tu propósito se cumpla, Nuestra hambre haz calmar. Que Tu Espíritu apliquemos Sin poner limitación: Su llenura, Su derrame, Y Sus dones, oh Señor.

La plenitud del Espíritu – El Bautismo
131* 1 Fue la concepción de Cristo Por el Espíritu Santo; Mas Su espíritu era lleno Antes de servir a Dios. Pero aún fue bautizado Con poder desde lo alto; Al inicio de Su obra El Espíritu bajó. 2 Los discípulos de Cristo Del Espíritu nacieron, Cuando El sopló en ellos El Espíritu de Dios. Pero aún se bautizaron En el Espíritu Santo Cuando fueron equipados Para así servir a Dios.

3 Los de Efeso y Samaria Creyeron junto con Saulo, Y el Espíritu a todos Trajo regeneración.

Pero aún se bautizaron Con Espíritu de lo alto; Con la imposición de manos Gran poder los revistió. 4 Nosotros también nacimos Del Espíritu al creer, Y a diario recibimos El Espíritu al beber. Pero aún necesitamos Del Espíritu el bautismo, Para así ser revestidos Cuando sirvamos a Dios. 5 Oh que experimentemos El bautismo espiritual! Para así ser revestidos Con Tu poder divinal. Por la iglesia en esta hora. Damos hoy la realidad Del Espíritu el bautismo Con Su poder celestial.

La plenitud del Espíritu – El Bautismo
132* 1 Venimos, Señor, hoy con libertad Para reclamar Tu poder. Por Tu reino aquí hay que batallar, Ascendidos podremos vencer. De poder, poder desde lo alto, Vístenos, Señor, de Tu poder! De poder, poder desde lo alto, Para el Cuerpo danos Tu poder! 2 Oramos Señor, con tenacidad Para reclamar Tu llover. Por Tu Cuerpo aquí lluvia celestial Mándanos para Tu obra hacer. Lluvia! Lluvia! Mándanos Tu lluvia! Desde lo alto lluvia derramad! Lluvia! Lluvia! Mándanos Tu lluvia! Es Tu Cuerpo que clamando está! 3 Seguimos, Señor, con seguridad, Para reclamar fuego de Ti, Para predicar y evangelizar, Y las almas refinar aquí. Fuego! Fuego! Las lenguas de fuego! Para Tu mensaje proclamar! Fuego! Fuego! Las lenguas de fuego! Es Tu Cuerpo que invocando está!

La plenitud del Espíritu – El Bautismo
133*

1 Cristo el Salvador en gloria A los cielos ascendió; Coronado fue con honra Por el Padre Dios de amor. Es Cabeza sobre todo, Lo más alto se le dio. 2 Desde el Cristo ascendido El Espíritu bajó; Derramado sobre el Cuerpo A Sus miembros bautizó, Por Su iglesia así recibe El Señor la adoración. 3 Por la encarnación de Cristo. En el hombre Dios entró; Siendo muerto y levantado Introdujo al hombre en Dios. Dios y el hombre bien mezclados En Sí mismo realizó. 4 En los cielos ascendido En el trono se sentó; Señorío y principado Todo El mismo recibió. Por Su Espíritu vertido Como tal se conoció. 5 Por Su Espíritu vertido A la iglesia descendió; Y Su Espíritu por ello A la iglesia bautizó. El bautismo para siempre Por Su Espíritu logró. 6 Aleluya, consumado, En total consumación! Aleluya, incluidos, En Su plan nos incluyó! Con Su Espíritu enviado A la iglesia bautizó.

La plenitud del Espíritu – Los dos Aspectos
134* 1 Hoy vive el Espíritu en nuestro ser, Es como el agua que calma la sed; Podemos beberle hasta rebosar Y ríos de vida veremos brotar. 2 Nos cubre el Espíritu con gran poder, Es como un vestido que hay que poner; En El bautizados, vestidos de El, Podemos servirte, Señor, con poder. 3 Aliento de vida el Espíritu es, Un soplo viviente para nuestro ser; Un viento muy fuerte el Espíritu es, Que cuando desciende nos da Su poder.

4 El Resucitado aliento sopló, Legando el Espíritu vida nos dio. Como el Ascendido en Pentecostés Vertió el Espíritu de gran poder. 5 Mi vida el Espíritu de vida es, Y para esta vida es dado el poder; Tal como el viento el aire nos trae, El poder trae vida para respirar. 6 No son dos Espíritus, mas uno es El, Y éste conlleva una doble función: Nos llena de Dios y nos da Su poder, Para por completo mezclarnos con El. 7 Señor, nos sature Tu Espíritu bien, Así en Tu vida podremos crecer; Nos vista Tu Espíritu hoy con poder Para que Tú obra podamos hacer.

La plenitud del Espíritu – Por la Cruz
135* 1 Sin la sangre y su limpieza No se puede unción tener; Sin pasar por el Calvario, No habrá Pentecostés. Si la sangre no nos limpia No hay poder espiritual, Si queremos ser testigos Hoy la cruz hay que llevar. Coro: Por la cruz, mi buen Señor, Haz mi alma fenecer; Cualquier precio pagaré Para plena unción tener. 2 Si no se golpea la Roca, Agua viva no saldrá; El Espíritu sin muerte No se manifestará. Si morimos hoy con Cristo, Para todo así perder, Salvaremos este mundo Al vestirnos Su poder.

3 Sigue al altar el fuego, No hay ganancia sin perder; Si no se ofrece el todo Nunca el trono se ha de ver.

Si hay un sacrificio vivo Para a Dios obedecer, Se verá comprometido Desplegando Su poder. 4 Hay que preparar los vasos Para Aceite contener; Al cavar por fe las zanjas, El la Lluvia ha de verter. Sólo el Jordán pasando La unción nos cubrirá; Bautizados en Su muerte, La Paloma bajará. 5 Cuando vemos la cosecha Tan dorado en su esplendor, Nos recuerda las semillas Que la tierra consumió. Antes que florezca el fruto A la muerte hay que ir; Si el Espíritu queremos Hoy con Cristo hay que morir. 6 Ya que por Tu senda estrecha Sólo debo caminar, Oh Señor, rompe mi orgullo, Para en obediencia andar. No por más poder te pido, Sino en Tu muerte estar, Y que en mí la Cruz opere Tan profunda realidad.

La plenitud del Espíritu – Los Siete Espíritus
136* 1 Siete Espíritus de Dios Con el Hijo obran hoy; Pues la era ya cambió Por la iglesia es Su fervor. Coro: Ven, o siete Espíritus, Dale a Tu recobro luz! Quema y prueba el corazón, Las iglesias Tuyas son. Quema, prueba, Las iglesias Tuyas son. 2 Séptuple el Espíritu es Por la iglesia en mortandad; Dios por El puede probar Y a los santos vida dar.

3 El Espíritu de Dios Intensificado está; Por ser séptuple podrá

Hoy la iglesia rescatar. 4 Cumplen con el plan de Dios Estos siete Espíritus; Nos calientan con ardor Estas lámparas de luz. 5 Ve los siete Espíritus, Son los ojos del Señor; Exponiéndonos estas, En la iglesia velan hoy. 6 Siete Espíritus de Dios El Señor emplea hoy; Los podemos disfrutar, Para las iglesias son.

La Seguridad y El Gozo de la Salvación – Amados por El Señor
137* 1 Me amó con un amor Tan divino y eternal, Por Su gracia supe yo De esta grande realidad. Oh, completa y dulce paz! Me transporta todo el ser! En amor tan celestial, Suyo soy y mío es El. 2 Es el cielo más azul, Y la tierra un verde mar; Algo vibró en todo aquí, Pues mi ser en Cristo está. Dan las aves su canción, Y las flores brillantez; Desde que conozco yo, Que soy Suyo y mío es El. 3 Lo que antes me alarmó No me puede perturbar; En Su seno de amor Yo me calmo en dulce paz. Quiero aquí permanecer Renunciando a mi avidez; Mientras le oigo susurrar Suyo soy y mío es El. 4 Para siempre suyo soy, Que nos puede separar? Cristo en mi corazón, Oh que gran felicidad! Puede el cosmos terminar, O el alba oscurecer, Pero estando yo con Dios Suyo soy y mío es Él.

La seguridad y el gozo de la salvación – Amados por el Señor
138*

1 Perdido en el pecado, Su rico amor me hallo; Maravillosa gracia, A Su grey me llevo; Su gran misericordia, Profunda más que el mar, Más alta que los cielos, Mi tema ella será. Es más dulce con los anos, Es más dulce cada vez; Rico y más profundo, El amor de Cristo Es más dulce cada vez. 2 Anduvo por Judea En su peregrinar La gente se acercaba, Su gracia a disfrutar. Sano a los quebrantados, Al ciego vista dio; Su corazón anhela Aun por mí en amor.

La seguridad y el gozo de la salvación – Amados por el Señor
139* 1 Que amigo halle en mi salvador! Me amo a mí, un perdido; Me trajo con "cuerdas de amor", Así me unió consigo; Me gana entero el corazón, De El nadie me separa, Pues Suyo soy y Él es mi porción Él es mi vida eterna 2 Qué Amigo hallé en mi Salvador! Murió para salvarme; No sólo el don de vida, mas Su ser El quiso darme. De nada digo, "es mío" aquí, Lo rindo todo a Cristo; Mi corazón, fuerza y todo en mí Por siempre a El lo entrego. 3 Qué Amigo hallé en mi Salvador! Tan fiel, veraz y tierno; Potente es El, fuerte defensor Mi guía y consejero; Del que me ama tanto á mí, Podrá algo apartarme? Ni vida o muerte ó el Hades vil! Pues Suyo soy por siempre.

La seguridad y el gozo de la salvación – Perdonados por Dios
140*

1 Dios mis pecados perdonó, Tras Sus espaldas los tiró; Más nunca los recordará, Jamás los examinará. Dios mis pecados perdonó Como á las nubes dispersó, Desvanecidos hoy están Ya para siempre los borró. 2 Pesada carga Dios quitó, Al mar la echó y sepultó. El mis pecados alejó, Del este al oeste los lanzó.

La seguridad y el gozo de la salvación – Justificados en Cristo
141* 1 Y puede ser que gane yo En la sangre un interés? Murió por mí quien le herí? Por mí que a muerte le llevé? Cómo será qué gran amor Que por mí mueras Tú mi Dios? Cómo será qué gran amor Que por mí mueras Tú mi Dios? 2 Será que muere el Inmortal? Quién podrá explorar Su plan? En vano intenta el serafín, El gran amor de Dios sondear. //Qué gran piedad! Tierra adorad, Cesen los ángeles de indagar.// 3 Oh, qué infinita gracia fue! El trono celestial dejó; Se despojó, más no de amor, Por nuestra raza El sangró. //Oh, qué merced! Qué gran favor! Tu inmensa gracia me encontró.// 4 Yacía mi espíritu, En vil pecado y en prisión; Mirar Tu faz me revivió, El calabozo iluminó; //Mi corazón se liberó, Me levanté, te sigo yo.// 5 Condenación, por qué temer? Jesús mi todo ahora es! Es mi Cabeza viviente El, Y mi justicia firme y fiel. //Confiado al trono vengo yo Por mi corona en el Señor.//

La seguridad y el gozo de la salvación – Justificados en Cristo
142*

1 Mi esperanza firme está En Cristo mi justicia y paz; Por ser Su nombre dulce y fiel En mi Jesús descansaré. Cristo es la Roca eternal, No hay otra base en que confiar, No hay otra base en que confiar. 2 Aunque no pueda ver Su faz, Su gracia es mía por la fe; Y aunque haya tempestad, Dentro del velo mi ancla está. 3 Su pacto y sangre eficaz, En el diluvio me alzarán; Si se desploma todo aquí Me aferro a Cristo mi mástil. 4 Cuando regrese en Su poder, Oh, que me halle yo en El. Sin culpas compareceré, Delante de mi justo Juez.

La seguridad y el gozo de la salvación – Reconciliados con Dios
143* 1 Tener perfecta paz con Dios Oh, qué expresión sin par! Reconciliado estoy con El, Por Su sangre, oh, qué paz! 2 En mi ego y en mi vivir Qué lejos de mi Dios! Mas por la sangre de Jesús Por fe me acerco hoy. 3 Tan cerca estoy, tan cerca a Dios, Ya no se puede más, Pues en Su Hijo yo estoy Tan cerca como El está. 4 Querido soy, querido a Dios, Más, no me puede amar; Coma Su Hijo me ama a mí, El mismo amor me da. 5 Por qué ansioso he de estar, Si tal Dios mío es? Me guarda día y noche El; Y me da Su mismo ser.

La seguridad y el gozo de la salvación – Reconciliados con Dios
144*

1 Despiértate alma! Ven, Sacude tu temor; Un sacrificio hay Sangrando a tu favor. Está en el trono mi Fiador, Comprado fui por Su dolor, Comprado fui por Su dolor. 2 En lo alto vive El, Intercediendo está; Su amor redimidor, Su sangre eficaz. Por nuestra raza El sangró, Rociando el trono de mi Dios, Rociando el trono de mi Dios. 3 Cinco heridas son Las que sufrió por mí, Ardiendo en oración Están rogando así: "Perdónale", es su clamor, "Se redimió ese pecador!" "Se redimió ese pecador!" 4 El Padre escucha orar Al Hijo de Su amor; No se puede apartar De Aquel a quien ungió. Su Espíritu me confirmó: "Nacido eres tú de Dios", "Nacido eres tú de Dios". 5 Qué reconciliación! Me perdonó mi Dios. Su hijo ahora soy, No tengo más temor. Me acerco con confianza y paz, Y Abba, Padre es mi clamar, Y Abba, Padre es mi clamar.

La seguridad y el gozo de la salvación – Reconciliados con Dios
145* 1 Esclavizado, muerto y sin fe; Creer quería, No lo logré! Dios se presenta, Cristo me encuentra; Dios me infundió! Dios me infundió! Cristo con sangre nos redimió! Fuimos comprados, dados a Dios. No condenados, justificados! Paz tenemos con Dios! Paz tenemos con Dios! 2 Por nacimiento yo en Adán Muerto estaba, Qué enfermedad! Cristo viniendo, Adán muriendo, El murió, vivo yo!

El murió, vivo yo! 3 Hoy tengo gozo, gracia y amor; Oh, aleluya! Ya libre soy! Dios en mí fluye, me constituye, Con Su vida eternal! Con Su vida eternal!

La seguridad y el gozo de la salvación – Redimidos por La Sangre
146* 1 Yo tengo un himno de loor, Ya que me redimió, Para mi Rey y Redentor, Ya que me redimió. Ya que me redimió, Ya que me redimió, Yo Su nombre ensalzaré; Ya que me redimió, A mi Salvador ensalzaré. 2 Me satisface Cristo hoy, Ya que me redimió, No tengo dudas ni temor, Ya que me redimió. 3 En mí Su Espíritu está, Ya que me redimió, Me place hacer Su voluntad, Ya que me redimió. 4 Yo tengo un Dios que es para mí, Ya que me redimió, No puedo el gozo describir, Ya que me redimió. 5 Mi Cristo mi justicia es, Ya que me redimió, Con El por siempre moraré, Ya que me redimió.

La seguridad y el gozo de la salvación – Redimidos por La Sangre
147* 1 El oro y la plata no me han redimido; Ninguna riqueza me pudo salvar. La sangre en la cruz es mi única base; La muerte de Cristo logró sanidad. Me redimió, mas no con plata, Ni con oro me compró; Mi Salvador vertió Su sangre, Alto precio de Su amor. 2 El oro y la plata no me han redimido; La culpa pesaba en mi corazón. La sangre en la cruz es mi única base; La muerte de Cristo mi aprecio ganó.

3 El oro la plata no me han redimido; La ley me impedía acercarme al Señor. La sangre en la cruz es mi única base; La muerte de Cristo quitó mi temor. 4 El oro la plata no me han redimido; Así no se obtiene el reino de Dios. La sangre en la cruz es mi única base; La muerte de Cristo me dio redención.

La seguridad y el gozo de la salvación – Redimidos por La Sangre
148* 1 A mi Redentor yo canto Por Su tierno y vasto amor; En la cruenta cruz muriendo Me libró de maldición. Cantaré de Jesucristo, Mi amado Redentor; En la cruz pagó mis deudas, Con Su sangre me compró . 2 Contaré la bella historia De mi eterna salvación; Por Su gran misericordia Mi rescate El pagó. 3 Cantaré mis alabanzas Al triunfante Redentor, Quien la muerte y el pecado Destruyó a mi favor. 4 A mi Redentor yo canto, Por Su celestial amor; Me pasó de muerte a vida, Soy con El hijo de Dios.

La seguridad y el gozo de la salvación – Redimidos por La Sangre
149* 1 Pertenezco a Cristo; No a mi propio yo; Todo lo que tengo y soy Pertenece a Dios. 2 Pertenezco a Cristo; Mi Señor y Rey, Reina en mi corazón, Sobre todo es. 3 Pertenezco a Cristo; Qué podrá pasar? Si abrazando mi alma está Su brazo eternal.

4 Pertenezco a Cristo; Qué gran bendición! Con Su propia sangre fue Que mi alma compró. 5 Pertenezco a Cristo; El por mí murió; Suyo soy y mío es El, Para El vivo yo. 6 Pertenezco a Cristo; Mi alma El guardará, Si por muerte he de pasar, El me cuidará. 7 Pertenezco a Cristo; Y pronto he de estar Con mi amado Salvador, En Su majestad.

La seguridad y el gozo de la salvación – Redimidos por La Sangre
150* 1 Cuando en la cruz el Señor murió, El justo Dios satisfecho fue, Allí con sangre El me roció, A Su nombre gloria! A Su nombre gloria! A Su nombre gloria! Allí con sangre El me roció, A Su nombre gloria! 2 En esta fuente en que salvo fui, Su redención libertad me dio; Disfrutaré gozo eterno allí, A Su nombre gloria! 3 Hecho glorioso cuando El murió, Todas mis deudas El perdonó, Fuente de vida El nos abrió; A Su nombre gloria! A Su nombre gloria! A Su nombre gloria! Fuente de vida El nos abrió; A Su nombre gloria! 4 Hoy de Su vida y redención, Tengo total participación, Bebiendo el agua de vida estoy, A Su nombre gloria!

La seguridad y el gozo de la salvación – Nacidos del Espíritu
151*

1 Qué garantía, mío es Jesús! Gloria divina, qué rico sabor! Dios me compró, me dio salvación, Me redimió y regeneró. Esta es mi historia y mi canción, Siempre alabando al Salvador. Esta es mi historia y mi canción, Siempre alabando al Salvador. 2 Delicia plena en sumisión, Veo visiones de gloria estallar; Ángeles bajan, del cielo traen Voces de amor, ecos de piedad. 3 Sumisión plena, todo está en paz; Me regocijo en mi Salvador; Orando espero llenado ser Con Su bondad, perdido en Su amor.

La seguridad y el gozo de la salvación – Un cambio de Vida
152* 1 Qué admirable es el cambio forjado en mi ser, Desde que Jesús vino a mí! En mi alma hay la luz que por siempre anhelé, Desde que Jesús vino a mí! Desde que Jesús vino a mí! Desde que Jesús vino a mí! !Bulle el gozó en mi alma como olas del mar, Desde que Jesús vino a mí! 2 He cesado el vagar y del camino errar, Desde que Jesús vino a mí! Y mis muchos pecados lavados ya están, Desde que Jesús vino a mí! 3 Una firme esperanza sostiene mi andar, Desde que Jesús vino a mí! No hay nubes de dudas en mi caminar, Desde que Jesús vino a mí! 4 En el valle de muerte la luz brillará, Desde que Jesús vino a mí! Más allá puedo ver esa Santa Ciudad, Desde que Jesús vino a mí! 5 Moraré en la Santa Ciudad, yo lo sé, Desde que Jesús vino a mí! Soy feliz, tan feliz mientras marchando esté, Desde que Jesús vino a mí!

La seguridad y el gozo de la salvación – Librados por el Señor
153*

1 Antes atado por el pecado, Luchando en vano me esclavizó; Mas libertad gloriosa obtuve, Cuando Jesús mis grillos rompió. Qué libertad tan maravillosa! No por pecado afligido estoy! El para siempre ha de ser mío, Jesús glorioso Emancipador. 2 Libre del yo y afectos carnales, Libre de envidia, odio y luchar; Libre de vana ambición mundana, De la tristeza libre soy ya. 3 Libre de orgullo y de locuras, Libre de amar del oró el brillar; Libre de ira y todo enojo, Rapto indecible es mi libertad. 4 Libre de miedo y sus tormentos, De la inquietud y de su dolor; Libre en Cristo, Redentor mío, El que mis grillos en dos rompió.

La seguridad y el gozo de la salvación – Salvos por Gracia
154* 1 Qué admirable gracia fue! La que hasta mí llegó; Yo ciego fui mas veo hoy, Perdido, me encontró. 2 La gracia me enseñó a temer, Su gracia me alivió; Preciosa fue tal gracia a mí La hora en que creí! 3 Promesas buenas mi Señor En Su Palabra dio; Mi escudo es y mi porción Mientras que viva yo. 4 Y cuando por mil años más Brillemos como el sol, Con alabanzas se honrará Su gracia eternal.

La seguridad y el gozo de la salvación – Satisfechos con Cristo
155*

1 Una fuente vanamente yo busqué, Que no se agotara más; Lo que me ofreció la tierra inútil fue, Nada me pudo saciar. Bebo de la fuente inagotable hoy, Bebo de la fuente de la vida yo. Hallo en gran medida Gozo y alegría, De la fuente de la vida bebo yo. 2 Por desierto de pecado ya no voy, Manantial vivo encontré; Y mi copa de alegría llena está, Cristo es mi Señor y Rey. 3 Siempre encuentro aquí descanso y solaz, Con grande satisfacción; Al volar los días, hay consuelo y paz, Bendito es mi corazón. 4 Tengo aquí seguro un suplir sin fin, Por toda la eternidad; A esta fuente sanadora acudiré, Mi alma cansada a lavar.

La seguridad y el gozo de la salvación – Satisfechos con Cristo
156* 1 Desde lejos oigo de las luchas y afanes Que resultan del pecado que reinando está; Dudas y temores sólo en vano a mí me llaman, Nada ha de moverme de mi Canaán. Yo vivo en la montaña bajo un cielo sin igual; Yo bebo de la fuente que no se secará; Oh sí, disfruto por Su gracia del maná tan celestial, Aquí en la tierra de mi Canaán. 2 Más abajo la tormenta de la duda azota, Batallando el hombre contra el enemigo está; Libre en el castillo de mi Dios yo me refugio, Nada aquí me alcanza en mi Canaán. 3 Aunque vientos tempestuosos soplan, no me alarman, En Su mano eterna Dios a mí me amparará, Brilla siempre el sol aquí y nada me hace daño; Yo estoy seguro en mi Canaán. 4 Al mirar lo que hace Dios me causa gran asombro, Y al escuchar Su voz comprendo más Su plan; Viviendo en mi espíritu la salvación obtengo, Con gozo me quedo en mi Canaán.

La seguridad y el gozo de la salvación – Satisfechos con Cristo

157* 1 Vivamente anhelaba Yo un fresco manantial, Que mi ardiente sed lograra Dentro de mi ser saciar. Aleluya! He encontrado Al que mi alma siempre ansió; Cristo llena mis anhelos, Por Su vida salvo soy. 2 Algarrobas yo comía Hasta casi perecer, Mi alma allí desfalleciendo, Yo buscando qué comer. 3 Yo buscaba las riquezas Para mi satisfacción, Más en polvo se bañaba Mi alma triste en su dolor. 4 Fuente de agua que rebosa, Pan de vida que busqué, Las riquezas que perduran, En mi Redentor hallé.

La seguridad y el gozo de la salvación – Satisfechos con Cristo
158* 1 Mi corazón entona un salmo, El Señor es mi cantar; No hubo nunca tal canción en mí; Tengo gozo celestial! De mi corazón brota un salmo, Sí, un dulce salmo, Salmo celestial; De mi corazón brota un salmo, Brota un salmo de amor. 2 Su gran amor me dio Su vida, Recibí la salvación; Qué bendición! Por Cristo vivo yo, Canto con gozo Su amor. 3 Qué luz! Jesús mis pasos guía, Con graduales salmos voy; Qué paz! Que Cristo ahora vive í, Alabanzas yo le doy. 4 Qué libertad! Seré raptado, Y en victoria he de cantar; Qué honra! Reinaré con el Señor, Gozo de ángeles se oirá. 5 Qué bendición! La Ciudad Santa, Aguas de vida a beber; El árbol de la vida nos dará De sus frutos a comer.

La seguridad y el gozo de la salvación – Hecha firme por las provisiones Divinas
159* 1 Completo en Ti, no por mi obrar, No hay más que hacer en Tu lugar; Tu sangre me compró el perdón, Estoy completo en Ti, Señor. Hoy justo soy, Qué bendición! Y santo en El, _Qué salvación! Tu sangre me compró el perdón; Me glorificarás, Señor. 2 Completo en Ti, no más pecar, Tu gracia reina en su lugar; Tu voz espanta al tentador, Yo firme en Ti, por Tu favor. 3 Completó en Ti, sin escasez, Todo lo bueno en Ti se ve; Ya que eres todo para mí, No pido más, completo en Ti. 4 Cuando a Tu trono, mi Jesús, Todas las tribus juntes Tú, Entre los elegidos, yo Completo en Ti seré, Señor.

La seguridad y el gozo de la salvación – Hecha firme por las provisiones Divinas
160* 1 No sé por qué el sumo Dios Su gracia reveló, Ni por qué indigno como soy Jesús me redimió. Más yo sé a quién he creído Y estoy seguro que es poderoso, Guardando lo encomendado Hasta el día en que vendrá. 2 No sé cómo Su fe me dio Para salvarme así, Ni cómo Su Palabra fiel Tal paz legó en mí.

3 No sé cómo el Espíritu Convence al pecador, Y la Palabra de Jesús Le infunde fe y amor.

4 No sé si el bien o si el mal Me esperan hoy aquí, O si tristeza o gozo habrá Antes de Tu venir. 5 No sé cuándo el Señor vendrá, De noche ó al clarear, Ni sé si he de fallecer O si me raptará.

La seguridad y el gozo de la salvación – Un fundamento firme
161* 1 Firme en las promesas de mi Dios y Rey, Por los siglos mi alabanza cantaré, Gloria en las alturas yo proclamaré, Firme en las promesas de mi Rey. Firme, firme, Firme en las promesas de mi Dios y Cristo; Firme, firme, Firme en las promesas de mi Rey. 2 Firme en las promesas que no fallarán Cuando ataquen los temores y el afán; Afirmado en Su Palabra eternal, Firme en las promesas de mi Dios. 3 Firme en las promesas ahora puedo ver Que Su sangre ha limpiado hoy mi ser, Firme en Cristo yo la libertad tendré, Firme en las promesas de mi Rey. 4 Firme en las promesas de Cristo el Señor, Aferrado a Su eterno amor estoy, Por Su Espíritu, mi espada, venzo yo, Firme en las promesas de mi Dios . 5 Firme en las promesas no desmayaré, Siempre al Espíritu responderé, Y en mi Salvador descansaré por fe, Firme en las promesas de mi Rey.

La seguridad y el gozo de la salvación – Salvos del mundo
162*

1 Dios del mundo me salvó; Jamás volveré otra vez. Dios del mundo me salvó; Jamás volveré otra vez. No, no, no, no, no, Jamás volveré otra vez. No, no, no, no, no, Jamás volveré otra vez. 2 Babilonia ya dejé; Jamás volveré otra vez. Babilonia ya dejé; Jamás volveré otra vez. 3 La iglesia local hallé; Jamás volveré otra vez. La iglesia local hallé; Jamás volveré otra vez. 4 Desde que toqué al Señor; Jamás volveré otra vez. Desde que toqué al Señor; Jamás volveré otra vez. 5 Cristo es todo para mí; Jamás volveré otra vez. Cristo es todo para mí; Jamás volveré otra vez. 6 Gloria a Dios, ya tengo hogar; Jamás volveré otra vez. Gloria a Dios, ya tengo hogar; Jamás volveré otra vez. 7 Soy para el recobro hoy; Jamás volveré otra vez. Soy para el recobro hoy; Jamás volveré otra vez.

La seguridad y el gozo de la salvación – La transformación de Vida
163* 1 Oh, qué gozo ya Llena mi corazón! Ya Dios me quitó Un corazón duro y Lo reemplazó Con uno de carne Nuevo hombre soy. Oh, qué gozo ya Llena mi corazón!

2 Su Espíritu llena, Me llena a mí. Borrando El está Todo mi pecado y

Debilidad; Su vida en mí, frutos De justicia da. Su Espíritu llena, Me llena a mí.

La seguridad y el gozo de la salvación – En Cristo
164* En Cristo disfrutando: Libertad de Adán! Lo viejo ya se hace, Nuevo y celestial! Gloria a Dios por el probar de Vida, paz y libertad! En Cristo estoy por la eternidad!

La seguridad y el gozo de la salvación – General
165* 1 Desde que Cristo me libro De mi pecado y me salvo, En medio de ayes y temor, Tengo a Jesús, mi gozo y luz. Oh, aleluya, Cristo es Mi gozo y mi eterno bien! Qué puede haber en tierra o mar? Si está Jesús, yo tengo paz. 2 La tierra amargó un día fue, Hasta que Cristo trajo fe; Llena de gozo mi alma está Al contemplar aquí Su faz. 3 Qué importa dónde vivo yo? Ya sea en choza o en mansión; En el desierto o en vergel Si está Jesús mi gozó es El.

La seguridad y el gozo de la salvación – General
166* El Salvador conmigo es uno! Gran misterio es! Qué salvación maravillosa, Dios en Su Hijo es! Aleluya! Aleluya! Gran misterio es! ' Nada en el cielo o en la tierra Me apartará de El!

Anhelos – Por Dios
167* 1 Mi objetivo es el mismo Dios,

No paz o gozo ni más bendición; De El depende que yo llegue allí, Por cualquier senda, hazlo mi Señor . 2 Busca la fe su meta el mismo Dios; Sigue el amor confiando en su Señor, Prosigue mi alma, apoyado en El, Hasta que cumpla Dios mi oración. 3 No importa que el camino oscuro esté, No importa qué costoso pueda ser; El sabe cómo hacerme a mí llegar Hasta la meta con toda estrechez. 4 Sólo esto sé, no lo puedo negar; Hago una cosa, sigo a mi Señor; Mi Dios, mi gloria día a día es, Y en la gloria, El mi galardón.

Anhelos – Por la comunión con Cristo
168* 1 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Quiero Tu gloria ver, Mi alma a Ti traer, Más de Tu amor saber; Entre Tú y yo, nada Señor. 2 Nada entre Tú y yo, mi Señor; La bulla terrenal No apague el susurrar De tu voz celestial; Entre Tú y yo, nada Señor. 3 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Nada que traiga afán, Lágrimas o el rezar, Nada de falsedad; Entre Tú y yo, nada Señor. 4 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Nada de ansiedad, Duda, incredulidad, Cuando tan cerca estás; Entre Tú y yo, nada Señor. 5 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Brilla en Tu resplandor, Quita mis velos hoy, Rey de mi corazón; Entre Tú y yo, nada Señor.

6 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Contigo quiero andar, Sólo a Ti mirar, A nadie más amar

Entre Tú y yo, nada Señor. 7 Nada entre Tú y yo, mi Señor; Hasta que llegue a ver La noche perecer, Y el día amanecer Entre Tú y yo, nada Señor.

Anhelos – por la revelación de Cristo
169* 1 Concédeme, Padre un espíritu hoy De sabiduría y revelación, Para que conozca en pleno al Señor Al ser alumbrado en mi corazón. 2 Enséñame al Cristo que vive en mi ser, Oh, qué esperanza de gloria es El! El todo en todo será en mi interior: Riquezas de gloria, y herencia de Dios. 3 Oh Padre, permíteme que pueda ver Toda la grandeza de este poder Que resucitó a Jesús el Señor, Y así por Cabeza al Cuerpo lo dio. 4 Todo este poder has forjado, oh Dios, En Cristo, Tu Hijo, que vive en mí hoy; Permite que vea que tal gran poder Es una Persona que mora en mí ser. 5 Cristo es mi esperanza, mi gloria, y poder, Como mi Persona yo lo tomaré; Entonces en mí Su poder actuará Y mi esperanza de gloria El será.

Anhelos – Por el conocimiento de Cristo
170* 1 Más de Jesús quiero aprender, Más de Su gracia conocer, Más del amor con que me amó, Más de la cruz en que murió. Más quiero amarle; Más quiero honrarle; Más de Su salvación gozar Más de Su dulce amor gustar.

2 Más de Jesús quisiera hablar, Más discernir Su voluntad, Que por el Santo Espíritu Conozca más de Su virtud.

3 Más de Jesús anhelo ver En Su Palabra al leer; Su voz en cada línea oír Para Sus dichos recibir. 4 Más de Jesús, divino Rey, Y de Sus glorias comprender; Más en Su reino quiero andar; Espero al Príncipe de Paz.

Anhelos – De vivir en la presencia del Señor
171* 1 Tu viva presencia anhelo, Señor, Del alba al ocaso mi mundo eres Tú; No dejes contento a mi corazón Cuando busque algo que no seas Tú. A diario en todo sufrir y pesar, Si nada en el mundo consuelo me da, Estando gimiendo con llanto y dolor, Señor, calma el llanto, alivia el pesar. 2 En cuanto yo piense en mi bienestar, Te pido que en él estés Tú, oh Señor; No dejes que escoja yo solo sin Ti, Ni busque placeres fuera de Ti yo. Si solo acostado en silencio yo estoy, Te ruego, Señor, que te acerques a mí; Y antes del alba, durmiendo aún Susurra en mi oído, llamándome así. 3 En cuanto yo abra Tu libro, Señor, Que Tu gloria en cada línea pueda ver, Que vea en claro a mi Salvador, Y qué salvación me has hecho obtener. Si débil me acercó a Tu trono, Señor, Me oigas te pido y Tu gracia me des; Si por mis defectos no escuchas mí orar, No escondas Tu rostro, ni alejes Tu ser. 4 En cuanto medite en Tu bendición, Que anhele el rapto que pronto vendrá; Que espere orando que vuelvas, Señor, Pues en Tu presencia mi gozo será. Enséñame a diario contigo a vivir, Del alba al ocaso andar en Tu luz; No dejes contento a mi corazón Cuando busque algo que no seas Tú.

Anhelos – Por el guiar de Cristo
172* 1 Guíame, oh Salvador,

En Espíritu hacia Ti; Si ando en luz de vida yo Cesaré de resistir. Guía, guía, Guíame, oh Salvador, A lo hondo del fluir De Tu vida, mi Señor. 2 Por la ley de vida en mí. Tú me guías en verdad; Cuando reinas con poder, Se hace luz mi oscuridad. 3 Me libró Tu Espíritu Para regularme más, Y mi mente y voluntad Tú por El renovarás.

Anhelos – Por el crecimiento en Cristo
173* 1 Oh, Jesucristo, crece en mí, Y mengüe lo demás; Mi corazón se acerque a Ti, Se libre del pecar. Que Tú poder sostenedor Me ampare, mi Jesús; Cambia mi muerte en vida hoy, Mi noche por Tu luz. 2 Que bajó el rayo de Tu luz Se eclipse el mal pensar; Que Tú eres todo y nada soy, Yo debo aceptar. 3 Más de Tu gloria anhelo ver, Oh Santo, Sabio y Fiel; Tu imagen viva quiero ser En pena o en placer. 4 Me llene el gozo celestial Con todo su poder; Que el fulgor de Tu amor Hoy brille en mí ser. 5 Haz amenguar mi pobre ser, Mi vida y meta sé; Que por Tu gracia pueda yo Tu nombre ennoblecer.

Anhelos – Por el crecimiento en Cristo
174* 1 Prosigo hacia arriba hoy,

A un más alto sitio voy, "Señor", orando sin cesar, "Quiero a la cumbre al fin llegar". Señor, levántame! por fe Quiero en Canaán permanecer; En lo más alto anhelo estar, Quiero a la cumbre al fin llegar. 2 Mi corazón no quiere andar, Donde gobierne el afán; El mundo escoge allí morar, Mas en la cumbre anhelo estar. 3 Abajo el mundo dejaré, De Satanás me escaparé; Así por fe podré cantar: "Quiero a la cumbre al fin llegar". 4 Quiero escalar todo escalón, Captar la gloria de Sion, Más oraré hasta llegar, Señor, la cumbre hazme ganar.

Anhelos – Por la semejanza a Cristo
175* 1 Ser como Tú! Oh, Redentor mío, Es mi oración y firme sentir; Feliz renuncio a todo tesoro, Ser como Cristo es mi gemir. Ser como Tú! Oh, ser como eres! Puro y fiel, mi buen Redentor; Ven con dulzura y en Tu abundancia; Tu imagen graba en mi corazón. 2 Ser como Tú! El más compasivo, Tierno, amoroso, perdonador, Cuidando al débil, alzando al triste, Buscando al pobre vil pecador. 3 Ser como Tú! Muy manso y valiente, Crueles reproches pueda aguantar; Pobre en espíritu, padeciendo, Para que a otros pueda salvar. 4 Ser como Tú! Por eso yo vengo A recibir la santa unción; Lo que yo soy ahora te traigo; Lo que yo tengo es Tuyo, Señor.

5 Ser como Tú! Y mientras te imploro, Manda Tu Espíritu con amor. Hazme un templo, digna morada, Para que gane Tu aprobación.

Anhelos – Por la semejanza a Cristo
176* 1 Expresar Su imagen, Desea_ el corazón! Que el Señor lo cumpla, Es mi aspiración. 2 Expresar Su imagen! El, Espíritu es! Y si me gobierna, Cambiará mi ser. 3 Como en un espejo Le contemplo hoy; Puedo ver Su gloria, Reflejar Su amor. 4 Oh, que nada oculte Su querida faz! Que mi alma pueda Reflejarle más. 5 Al mirar Su gloria Cara a cara aquí, Y al contemplarle, Le reflejó así. 6 Expresar Su imagen! Mi objetivo es: Reflejarle en mi alma, Y expresarlo a El. 7 Expresar Su imagen! Reflejarle más; Ir de gloria en gloria Por siempre jamás.

Anhelos – Por la expresión de Cristo
177* 1 Vive en mí, Señor, Tu vida, Pues mi vida eres Tú; Tú resuelves mis problemas Cuando toco Tu virtud. Vive en mí, Señor, Tu vida, Cumple en mí Tu voluntad; Hazme un vaso transparente Para al Hijo expresar. 2 Consagrado está Tu templo, Ya purgado de maldad; Que la llama de Tu gloria Brille en mí con claridad.

Que con admirable asombro Pueda el mundo contemplar, La ofrenda de mi cuerpo, Que este esclavo a Ti te da . 3 Todo el tiempo, todo miembro, Quede atentó a Tu mandar, Para trabajar en yugo O esperar según Tu plan. Cuando sea restringido No me intranquilizaré; En Tu trato fiel conmigo. Nunca yo murmuraré. 4 Tierno, quieto y en reposo, Mis tendencias ya negué, Para que te sientas libre Y me indiques Tu querer. Vive en mí, Señor, Tu vida, Pues mi vida eres Tú; Tú resuelves mis problemas Cuando toco Tu virtud.

Anhelos – Por la presencia del Señor
178*
Este himno fue escrito poco después de que su autor, Quien había nacido ciego, recibió la vista.

1 Ya que he visto la hermosura De este mundo tentador, Yo prefiero Tu presencia, Aunque ciego esté, Señor. Ya que he visto la hermosura De este mundo tentador, Yo prefiero Tu presencia, Aunque ciego esté, Señor . 2 Aunque en el paraíso Pueda ver la luz del sol, Más aquí a mi ceguera Su piedad es mi farol. 3 Ya no quiero liberarme De mi diario aguijón; Tras del velo hallo gracia En el rostro del Señor. 4 En mi noche Su hermosura Sólo puedo ver por fe, Al mirar la faz gloriosa Que por mí sufrió desdén. 5 Con Su corona de espinas Que llevó en mi lugar, El opaca toda gloria O galaxia celestial.

Anhelos – De conocer la carne
179* 1 Oh, revélate, Señor! Y mi carne se expondrá; Por Tu gracia obra en mí, Hasta mi alma humillar. Cuánto quiero yo vencer! Más en mi debilidad, Yo no logro hacer el bien, Ni tampoco venzo el mal. 2 Busco a Dios en mi interior, Mas mi porte es atroz; Aunque trato de cambiar, Como esclavo vivo yo. La ley del pecado en mí, Me mantiene en sujeción; Aunque libre anhelo ser Mi alma sigue en opresión. 3 Altibajos tengo yo, Caigo y me levanto bien; Hago una resolución, Más aún vuelvo a caer. En verdad pecado soy, Por completo y sin poder; En mi carne hay maldad, Nada bueno deja ver. 4 Me conozco en parte hoy, Veo mi debilidad; Mi vivir corrupto está, Rara mi mentalidad. Es mi yo falso y sutil, Odio mi fuerza carnal; Mi esperanza Cristo es, Sólo en El puedo confiar. 5 Quiero en Cristo hoy vivir Manteniéndome en la cruz, Para poderlo aplicar, Por Su Santo Espíritu. Que Su muerte opere en mí Más profundo cada vez, Hasta destruir el yo, Y Su vida dar a ver.

6 Oh, qué caso amargo soy! Miserable pecador. Quién a mí me librará Para hacerme un vencedor?

Mi Jesús por mi sangró, Cristo es mi santidad; El ahora es mi porción Y mi vida eternal. 7 Ya santificado estoy, Pues sin ego me quedé; Cuando acuda a mi Señor Ya no me avergonzaré. Esta vida trascendió! Por fe gracia recibí; Hoy te alabo, mi Señor, Libre Tú me hiciste al fin.

Anhelos – Por Luz
180* 1 Descúbreme, Señor, Alumbra mi interior, Que pueda discernir El ego engañador. Oh, que Tu luz viviente, Quite de mi mente La noche absorbente, Te pido a Ti, Señor. 2 No me conozco bien, Me creo lo mejor, Me engaña mi altivez, Y vivo en presunción. 3 Yo te conozco a Ti, Aún menos, mi Señor, Y de Tu realidad Me falta más visión. 4 Tu vida en mi interior, La torno en confusión Me creo espiritual Cuando en la carne estoy. 5 En cuanto a Tu sentir, Me frustro, oh Señor, Pues tiendo a reclusión Y caigo en más error. 6 Aún Tu voluntad, No la conozco bien; Impongo mi pensar Queriendo pretender.

7 Yo necesito hoy Tu iglesia conocer, Y por revelación

Tu Cuerpo comprender. 8 Sin velos, oh Señor, Anhelo claro estar, Que no me engañen más Mi orgullo y vanidad.

Anhelos – Por Luz
181* 1 Cuando en mi hombre natural, Yo siento que muy fuerte estoy, No puedo yo imaginar Cuán débil soy! 2 Cuando en el mundo es mi vivir, No hay sensación de error en mí, Me jacto en mis logros aquí Y sigo así. 3 Cuando en las sombras vago yo, No veo lo anímico que estoy. Sólo medito en lo que Soy Jactándome. 4 Pero al final yo vengó a Ti, Y me escudriñas con Tu luz, Y veo lo que nunca vi; Me expones Tú. 5 Tu rayó agudo penetró, Mi fortaleza disolvió, Mi estimación al polvo fue Y me humillé. 6 Cuán ciega y tonta la altivez Que trajo a mi alma su poder, Del presumido corazón Ella emanó. 7 Gloriarme en nada puedo yo, En cada miembro cojo estoy, Por tanta pena y compunción, Podré orar? 8 Tu sangre del juicio libró, Y de Tu ira me salvó. Cuán pobre y sucio estoy yo En realidad. 9 Quisiera orar no tengo fe, Quisiera ver Tú propio ser, Quisieras Tú, Señor, tener Por mí piedad?

Anhelos – Por Dios
182*

1 Oh, dale a mi espíritu fuerza, Oh, dale poder, mi Señor; Oh, dale a mi espíritu vida, Y extiéndete a mi corazón. Al corazón, al corazón, Extiéndete allí, oh Cristo, Y haz en él Tu_ habitación D En mi corazón, oh Cristo. 2 Extiéndete Cristo te pido, Extiéndete en mi interior; Extiéndete y abre el camino De mi espíritu al corazón. 3 En mi corazón haz morada, En él haz Tu_ hogar, mi Jesús, Hasta que contigo rebose Mi alma con Tu plenitud. 4 A Aquel que es capaz de hacerlo, Por Su eminente poder. Hará más de lo que pedimos Si abrimos a El nuestro ser.

Consagración – Constreñidos por el Amor del Señor
183* 1 Tu fuerte amor me constriñe, Señor, Como corriente presionando está, Buscando abrir en mi alma un canal, Anhela todo estorbo en mí quitar. 2 No debo yo abrirme a tal poder? Y a la corriente de Tu amor ceder? Mi Dios Tu gentileza me ganó, Mi vida ya igual no puede ser. 3 Quebrántame con Tu divino amor, Mi mente limpia y todo mi querer, Fluye y depura toda mi afección; Que sólo quede Tu vida en mí ser. 4 Así posesionado por mi Dios, Ha de fluir desde mi corazón, Un tierno arroyó en espontaneidad, Lleno de gracia y el amor de Dios.

Consagración – Constreñidos por el Amor del Señor 184*

1 Soy del Señor! Oh qué inefable gozo! Es la respuesta a Su eterno amor; Gozosa fe le da el "Sí" oyendo: "No temas redimido, Tuyo soy". 2 Soy del Señor! Qué confesión tan dulce! La cual recuerda el día tan feliz Cuando la Novia respondió, "Sí, quiero Obedecerte, amarte y ser de Ti". 3 Soy del Señor! Más tienes que enseñarme Lo que envuelve amor y lealtad, Santo servicio, absoluta entrega, Y sin reservas que te pueda honrar. 4 Soy del Señor! Mi espíritu alma y cuerpo, Lleven Tu sello, pues son para Ti; Tal como Tú, mi Amado en Tu gracia, Eres eternamente para mí.

Consagración – Constreñidos por el Amor del Señor
185* 1 Tu vida, oh, Jesús! Rendiste a mi favor; Sangrando en una cruz, Para que viva yo. //Tu vida diste por mí, por mí; Y yo, qué he dado por Ti?// 2 Gastaste años Tú Sufriendo adversidad, Para traer a luz Tu gloria eternal. //Gastaste años por mí, por mí, Cuántos yo he dado por Ti?// 3 Tu trono celestial, Dejaste Tú por mí, Del Padre, Tu hogar, Viniendo a sufrir. //Dejaste todo por mí, por mí, Qué he dejado por Ti?// 4 Sufriste Tú por mí La pena y el dolor; Salvando mi alma_ así De aquel infierno atroz. //Sufriste tanto por mí, por mí, Cuánto he sufrido por Ti?//

5 De Tu celeste hogar Trajiste el rico don

De Tu infinito amor: Gratuita salvación. //Trajiste tanto por mí, por mí, Cuánto he traído a Ti?// 6 Señor, me entrego a Ti, Mi vida y años doy; Renuncio al mundo aquí, Y me consagro hoy. //Tú todo diste por mí, por mí, Yo todo entrego a Ti.//

Consagración – Atraídos por la Belleza del Señor
186* 1 No le has visto y conocido? Te prendió el corazón? Entre diez mil señalado, Hazlo hoy Tu elección. Cautivado en Su belleza, Constreñido por Su amor, Coronando el Rey de gloria Ríndele tu corazón. 2 Ídolos te cautivaron, Bellos a la percepción, Enchapados al pecado, Para hurtar tu corazón. 3 Qué desvaneció el encanto Que esos ídolos formó? No el sentido de lo justo Sino el ver Su gran valor. 4 No los ídolos quebrados Con vacío y dolor, Sino el brillo de Su gloria Y el mirar Su corazón. 5 Quién desechará la vela Antes de que salga el sol? O sus ropas de invierno Antes que llegue el calor? 6 Lo que derritió a Pedro, O la faz que Esteban vio, Esto, sí, puede tornarte De los ídolos a Dios. 7 Oh, atráeme por completo! Haz mi copa rebosar, Sólo en comunión contigo, No con ídolos andar.

Consagración – Separados para el Señor

187* 1 Al mundo yo la espalda di, Con todos sus placeres; Y puse ya mi corazón En los tesoros santos; No más su brillo y resplandor, Y vanidad me ciegan; Yo ya crucé la división, Dejé el mundo lejos. Lejos, muy lejos! Lejos, muy lejos! Yo ya crucé la división, Dejé el mundo lejos! 2 La vida vieja ya dejé, Con todas sus locuras; En Cristo mi lugar está, Sus votos he tomado. Bajo la norma de la cruz. Me hallará el mundo; De muerte a vida ya pasé, Dejé el mundo lejos. Lejos, muy lejos! Lejos, muy lejos! De muerte a vida ya pasé, Dejé el mundo lejos! 3 Mi alma no regresará A su anterior estado. Pues tengo aquí perfecta paz, Ya encontré descanso. He hecho cambio de señor, Sus votos hoy me atan; De una vez ya lo dejé, Dejé el mundo lejos. Lejos, muy lejos! Lejos, muy lejos! De una vez ya lo dejé, Dejé el mundo lejos!

4 Mi elección ya hecha está, No hay otro Salvador. No pido más felicidad, Que Su favor y amor. Jesús mi meta ahora es, El mundo no me ciega,

Por el Mar Rojo ya crucé, Dejé el mundo lejos. Lejos, muy lejos! Lejos, muy lejos! Por el Mar Rojo ya crucé, Dejé el mundo lejos!

Consagración – Separados para el Señor
188* 1 Quiero abandonarme Al Espíritu! Buscó a cualquier precio Hoy Su plenitud. Sueltas las amarras, A lo hondo voy, Su poder me guarda, Yo con El estoy. Quiero abandonarme, Todo a mi Señor! Busco que me llene Con Su gran amor. 2 Quiero abandonarme, Todo a mi Señor! Quiero en El hundirme, Hasta ahogar el yo, Y ver este vaso Roto a Sus pies, Para que El me llene Y completo esté. 3 Quiero abandonarme A Su buen placer! Caminar la senda Donde anduvo El; Dejando ambiciones, Lo hago mi elección Quiero que El me guíe Y escuchar Su voz. 4 Quiero abandonarme Por la eternidad! Completar Su gozo No mi voluntad. Planes y deseos Los quiero esconder, Aunque nada tenga Todo es mío en El.

5 Quiero abandonarme! Oh, cuán dulce es! En Su amor cautivo, Más tan libre en El; Libre del dominio De pecado y mal,

Libre de temores Dudas y afán. 6 Quiero abandonarme! Qué descanso y paz! Hallo en Su presencia A1 mirar Su faz. Anfitrión divino, Llena mi interior, Refina las partes De mi corazón. 7 Tu Espíritu Santo Al llenarme así! Me hace estar completo Y bendito en Ti. Su luz no se apaga, Brilla en mí ser, Pues abandonado, Vivo para El.

Consagración – Rindiendo todo al Señor
189* 1 A Jesús le rindo todo, Todo a El confiado doy; Viviré en Su presencia, Ofreciéndole mi amor. Yo me rindo a El, Yo me rindo a El, Todo a Cristo yo me entrego, Yo me rindo a El. 2 A Jesús le rindo todo, A Sus pies postrado estoy; Los placeres he dejado, Y le sigo desde hoy. 3 A Jesús le rindo todo, Hazme Tuyo, mi Señor; Que Tu Espíritu me toque, Te haga real en mi interior. 4 A Jesús le rindo todo, Hoy me _entregó a Ti, Señor; Que Tu bendición me alcance, Y el poder de Tu amor. 5 A Jesús le rindo todo, Siento el santo fuego hoy; Plena salvación yo gozo, Y a Su Nombre doy loor.

Consagración – Rindiendo todo al Señor
190* 1 Toma mi vida, Señor, Consagrada te la doy;

Toma todo lo que soy, Te lo ofrezco con amor. Te lo ofrezco con amor. 2 Toma mis manos, Señor, Las consagró a Tu labor; Toma hoy también mis pies //Para cosechar la mies.// 3 Ten mis labios para hablar Y Tu grey apacentar; Ten mi voz y cantaré //Siempre, sólo, por mi Rey.// 4 Ten mi plata y oro hoy, Ni una pizca quiero yo; Ten mi mente y su poder //Úsala para Tu bien.// 5 Toma aun mi corazón, Y haz en él Tu trono hoy; Toma Tú mi voluntad.// A Tus pies postrada está.// 6 Toma, oh Señor, mi amor Que a Tus pies derramo hoy; Tómame para que así //Sea sólo para Ti.//

Consagración – Rindiendo todo al Señor
191* 1 Qué te daré, Maestro? Te diste Tú por mí. Doy la mitad? O te daré más? O todo lo doy por Ti? Mi Salvador y Cristo, Te diste Tú por mí. El hogar dejaste allí Para morir por mí. Qué te daré Maestro? Te diste Tú por mí. No la mitad, mas todo mi ser, Yo lo daré a Ti. 2 Qué te daré, Maestro? De mi alma Redentor; Mi don de amor lo ofrezco a Ti hoy. Señor, bajo Tu control.

3 Qué te daré, Maestro? Si Tú eres el Dador. Tiempo y vigor, talento y ardor Serán Tuyos, oh Señor.

Consagración – Rindiendo todo al Señor
192* 1 Que mi vida entera esté, Consagrada a Ti, Señor; Que mis días puedan ser, Para Tu gloria y honor. En la cruz moriste Tú por mí, Y Tu sangre derramaste allí. Mi vida y amor te ofrezco, mi Señor, Quiero consagrarme a Ti. 2 Ten mis manos y mis pies Para cosechar la mies; Ten mis labios para hablar Por doquiera Tu verdad. 3 Ten mi plata y oro hoy, Ni una pizca retendré. Mi intelecto, úsalo, Oh Señor, para Tu bien. 4 Toma aun mi corazón, Y hazlo Tuyo, mi Señor; Mi afecto y voluntad A Tus pies quiero postrar. 5 Toma mi completo ser Y uno contigo seré. Tómame para que así Sea sólo para Ti.

Consagración – Cediendo al Señor
193* 1 Hazlo que quieras, Hazlo, Señor; Tú el Alfarero, Yo el barro soy. Hazme conforme a Tu voluntad, Mientras yo cedo Gozo Tu paz. 2 Haz lo que quieras, Hazlo, Señor; Hoy escudriña Mi corazón. Lávame, quita Toda maldad, Mientras me humillo Frente a Tu faz. 3 Haz lo que quieras, Hazlo, Señor; Herido y pobre, Busco Tu amor. Cierto que es Tuyo Todo poder;

Salvador mío, Sana mi ser. 4 Haz lo que quieras, Hazlo, Señor; Conquista todo Mi corazón. Oh que me llene Tu Espíritu, Hasta que exprese Tu plenitud.

Consagración – Sirviendo al Señor
194* 1 Yo quiero tanto a mi Amo Que libre no saldré; Me redimió con precio Me ha conquistado El. No dejaré el servicio, Es dulce bendición, Y en los momentos duros Me da consolación. 2 Mi Amo dio Su sangre Por un vasallo infiel, Cortó las ataduras Del mal y el ego cruel. Me trajo a Su servicio, Me permitió elegir La libertad perfecta Que no dejaré ir. 3 No acortaré el servicio, Yo todo aquí daré! A El que me ama tanto Que dio Su mismo ser. Con gozo yo le adoro, Por eso cantaré: Yo quiero tanto a mi Amo Que libre no saldré.

Consagración – Dispuestos a Sufrir por el Señor
195* 1 Muchos quieren ver el reino Sin llevar la cruz;

Muchos luchan por un premio, Pocos por Jesús. Quién quisiera a El seguirle No por gratitud? Quién quisiera a El seguirle No por gratitud? 2 Muchos quieren ver Su gloria Sin sufrir desdén; Muchos creen tener el reino, Más sin padecer. //Cuántos por Jesús quisieran El mundo perder?// 3 Muchos comen en Su mesa, Quién ayunará? Muchos buscan hoy Su trono, Sin ningún penar. //Pocos pueden una hora Con Jesús velar.// 4 Muchos buscan Su corona Sin humillación; Quién al recibir Su gracia No tendrá canción? //Mas si El les da una carga. Hay lamentación.// 5 Más los que en verdad le aman Ya por bien o mal, No escatimarán Su sangre Si hay necesidad. //Sea por vida o por muerte Yo te quiero amar.//

Consagración – Poseyendo Todo en el Señor
196* 1 Ningún mortal podrá narrar La libertad de aquel Que vence el cebo terrenal Y a Dios se entrega fiel; Todas las cosas son de él, Presente o por venir; Es Cristo su perfecta paz, Y Cristo es su fin.

2 Ya que podemos escoger Regir con nuestro Rey, Sería extraño rehusar Ser sólo para El. De sacrificios, ni hablar; Es gozo sin igual

A todo costo componer La armada celestial. 3 Qué ganga tu parte entregar Por la totalidad! Todo hombre y todo evento así Al fiel le servirán. Lo Suyo, todo tuyo es, Si tú a El te das; Vida abundante hallarás, Y un reino que vendrá.

Unión con Cristo – Uno con El
197* 1 Uno soy, Señor, contigo, En espíritu uno soy; Lo que eres yo poseo, En mi ser Tú vives hoy. Tú y yo, en unión, Tú y yo, en unión, Tus riquezas tomo a diario, Eres toda mi porción. 2 Yo Tu vida tengo. Lleno de Tu humanidad, Todo Tu vivir humano Disponible ahora está. 3 En crucifixión contigo, En la cruz en Ti morí, Para el mundo estoy muerto, Y el mundo para mí. 4 En resurrección contigo, Levantado vivo en Ti; Esa vida eres Tú Mismo, Ahora en mí, Señor, en mí. 5 Ascendido yo contigo, En los cielos ahora estoy, Escondida en Ti mi vida, Peregrino al mundo soy. 6 Entronado estoy contigo, Con Tu autoridad en mí, Participo de Tu vida, Tú en mi y yo en Ti.

Unión con Cristo – Uno con El
198* 1 Somos uno, Hijo eterno, En espíritu por fe, Compartimos en Tu muerte,

Y de Tu vida también. Somos uno, Hijo Amado, Y una parte de Tu ser, De Tu Espíritu morada, La heredad del Padre fiel. 2 Somos uno, Encarnado, Pues nacimos en unión, Como miembros de Tu cuerpo, Por la tierra vamos hoy. Somos uno, Hijo ungido, Compartimos el poder Del Espíritu obrando En cooperación con El. 3 Somos uno Abandonado, Juicio maldición pasó, Al pecado estamos muertos, El infierno se venció. Somos uno, Levantado, Muerte perdió su aguijón, Damos frutos de justicia, En Tu nueva creación. 4 Somos uno, Ascendido, Con Tu misma autoridad, Compartimos en Tu trono Y en Tu rango celestial. Somos uno, Tú que vienes, Y nos glorificarás, Tu belleza expresaremos, En eterna unidad.

Unión con Cristo – Identificados con su Muerte y Resurrección
199* 1 Muerto estoy con Jesucristo Para el mundo el yo y el mal, En resurrección de vida Comencé por fin á entrar. Conformado a Su muerte Al sufrir por Su interés; Con mi Salvador y guía Al Calvario yo iré. Coro: Al Calvario yo iré, Donde El por mí ya fue, Ven, Señor, ayúdame, Y al Calvario yo iré.

2 Dulce es morir con Cristo Si vivo en resurrección, Y llevar Sus sufrimientos Si rebosa el corazón. En resurrección El mora En mi ser con gran poder,

Y por eso muy contento Al Calvario yo iré. 3 Si morimos, viviremos Por la vida del Señor; Si sufrimos, reinaremos Disfrutando el galardón. Oh, cuán dulce la mañana Cuando al Amo puedas ver, Y te diga complaciente, Al Calvario fuiste fiel.

Unión con Cristo – Identificados con su Muerte y Resurrección
200* 1 En la cruz estoy con Cristo, Y me libertó la cruz, Fui con El resucitado, Vive en mi espíritu. Coro: Oh, qué dulce es morir con Cristo! Para el mundo el mal y el yo; Oh, qué dulce es vivir con Cristo! Mientras reina en mi interior. 2 El misterio de los siglos, Por la fe se reveló; La esperanza de la gloria: Cristo en mí, proclamo yo. 3 El secreto de la siega, Muerto el grano vida da; Y el árbol injertado, Rica vida obtendrá. 4 Un secreto tiene el santo: No es la santidad más El; Oh, Señor, ven a vaciarnos, Y a llenarnos con Tu ser! 5 Es un bálsamo a la pena, El morir a nuestro yo, Y encontrar la vida eterna, Que nos suple nuestro Dios. 6 Es la historia del Maestro, Por la cruz al trono fue; Como El yendo a la gloria, Por la muerte entraré.

Unión con Cristo – Identificados con su Muerte y Resurrección
201* 1 Muerto con Cristo, El me levantó;

Qué más me queda a mí por hacer? No más esfuerzos, no más luchar, En novedad de vida he de andar. Gloria sea a Dios! 2 Resucitado con Cristo estoy, El mi Cabeza gloriosa es, Mi senda ahora es santidad, Muerto al pecado, libre en verdad. Gloria sea a Dios! 3 Vivo con Cristo El no muere más. Sigo a Cristo, delante El va. Del cautiverio ya libre soy, Tengo por muerto mi ego hoy. Gloria sea a Dios! 4 Vivo por Cristo, me rindo a El, Todos mis miembros pongo a Sus pies; Hoy por Su gracia, no por la ley, Venzo el pecado, Cristo es mi Rey! Gloria sea a Dios! 5 Creciendo en Cristo, no se verá Lo vergonzoso de mi pecar; Llevaré fruto de santidad, La vida eterna florecerá. Gloria sea a Dios!

Unión con Cristo – Identificados con su Muerte y Resurrección
202* Qué admirable hecho, con Jesús morí! Me libró de carne de pasión; Cuán glorioso hecho, vivo hoy con El! Por Su vida de resurrección. En la cruz clavado fui con mi Señor, Clavado fui con mi Señor; Más hoy por Su vida de resurrección Morando estoy con Dios.

Unión con Cristo – Identificados con su Muerte y Resurrección
203* 1 Qué gran misterio, mi Señor! Puedo ahora comprender:

Morí contigo en la cruz, Para triunfar en su poder. 2 Tu cruz, Señor, es mía hoy; Cuando acepto que morí Brilla en mi vida su fulgor, Y el mundo deja de existir. 3 Ya que en la cruz contigo estoy, No busco más la vanidad; Del yo y pecado libre soy, No puedo al mundo disfrutar. 4 Sobre la cruz, mi buen Señor, Tomo contigo mi lugar; Entrelazados Tú y yo, Tu vida es mía en verdad. 5 Ya que heriste a Tu rival, Y derribaste su poder, Por Tu poder obrando en mí Yo puedo en Ti también vencer. 6 Mas mi victoria yace en Ti, Y en Tu muerte eficaz; Yo en Tu senda quiero andar, Hasta la meta en Dios llegar. 7 Señor, contigo muerto fui, Qué beneficio recibí! Sólo en Tu cruz me libraré De esta carne y su poder. 8 Ya que venciste, venceré, Y cuando reines, reinaré, Pues si llevamos hoy Tu cruz Será Tu gloria nuestra luz.

Experiencia de Cristo – En El Espíritu
204* 1 El Padre no se conoció, Hasta que vino en Ti, Señor; Nuestra ignorancia ya cesó, Padre en Ti se reveló. 2 Más cuando anduviste aquí, Pocos te conocieron bien; Aún un velo te encubrió, No te pudieron entender.

3 Tal como el Padre vino en Ti, Viniste como Espíritu; El Padre así se conoció, Y Tú por el Espíritu. 4 Hoy en la carne ya no estás;

Con toda su limitación, Más como el Espíritu Te impartes libre al corazón. 5 Padre una vez se te llamó, Ahora el Santo Espíritu; Y como tal en nuestro ser, Nos llenas con Tu plenitud. 6 Como el Espíritu, Señor, Tu vida das a conocer, Tu gloria y Tu integridad, Y Tu maravilloso ser. 7 Te alabamos sin cesar, Con rebosante corazón, Pues Tú nos eres tan real, El más hermoso eres, Señor.

Experiencia de Cristo – En El Espíritu
205* 1 Señor, en carne una vez Los hombres te pudieron ver; Más como el Espíritu En mí te puedo conocer. 2 Te conocí por lo exterior En carne como el Redentor; Más hoy como el Espíritu Como íntimo Consolador. 3 Tú como el Espíritu Te me revelas sin cesar; Así en mi espíritu Conozco hoy Tu realidad. 4 Hoy más que aquellos del ayer. Conozco yo Tu vida en mí, Ya que en la carne estabas Tú Cuando anduvieron juntó a Ti. 5 Por Tu Espíritu en mí, Qué real te haces, oh Señor! Jamás te vi o conocí, Más yo te amo con fervor. 6 En mí Tu Santo Espíritu Tu mismo Ser me impartirá, Como justicia, santidad, Y redención; según Tu plan. 7 Tu Espíritu te imparte a mí, Te une a mi espíritu; Así soy siempre el mismo yo, Más a la vez también soy Tú.

Experiencia de Cristo – En El Espíritu
206* 1 Cantaremos con gozo a Cristo, Cantaremos desde el interior; Nuestro espíritu canta aleluyas, Y así nos mezclamos con Dios. 2 Muchos años en las religiones, Mucho tiempo en la mente también, Muchos años en las emociones, Los pasamos sin nada obtener. 3 Nuestro espíritu ejercitamos, Nuestra vida es Cristo en verdad; Nuestro pan es Jesús cada día, Que nos libra del diario luchar. 4 Nuestro espíritu hoy tiene vida! Aleluya por tal novedad! Con la mente al espíritu unida, Sus riquezas podremos gozar.

Experiencia de Cristo – Como el Espíritu
207* 1 Señor, el Espíritu eres hoy Que vivifica y vida da, Nos fortalece Tu caudal Oh, que glorioso y divinal. 2 Señor, el Espíritu eres hoy Que nos libera con poder Nos trae Tu gran liberación La ley de vida a nuestro ser. 3 Señor, el Espíritu eres hoy. Que transformándonos esta Y a Tu imagen con Tu luz A Ti El nos conformara. 4 Señor, el Espíritu eres hoy Que habita en mi espíritu Mi espíritu se une a El Y uno así los haces Tu. 5 Señor, enséñame a ejercitar Mi espíritu y en el andar A contactar Tu Espíritu Y así vivir Tu realidad.

Experiencia de Cristo – Como El Espíritu
208* 1 El Espíritu viviente Nuestra realidad

Es Jesús al que invocamos Con simplicidad. Coro: El Espíritu viviente, Hay que proclamar; Es Jesús, precioso nombre, Rico al invocar. 2 Vive ahora en nosotros, Dando libertad; Prueba y ve, no tiene fondo Su benignidad. 3 El Espíritu viviente Bulle en nuestro ser; El es la Palabra viva Al orar leer. 4 El Espíritu viviente Hoy fluyendo está; Por la comunión de vida Surge la unidad. 5 El Espíritu viviente, Qué rico manjar! En el Cuerpo al disfrutarle, Se le alabará.

Experiencia de Cristo – Como la Centralidad y la Universalidad de Dios
209* 1 Cristo la centralidad Y la universalidad; Para Dios, Su gozo es, Su deleite eternal. 2 La gran plenitud de Dios Hoy morando en Cristo está; El es la Deidad de Dios, Es supremo y sin igual. 3 Se propuso el mismo Dios Todo en todo de El hacer; Lo terreno o celestial Todo hizo Dios por El. 4 Todo existe para El, Todo en El creado fue; Todo en El subsiste, así Eje y arco hoy es El. 5 El es todo en redención, Todo El reconcilió; Por Su sangre lo logró, Trajo todo a paz con Dios.

6 Cristo a la iglesia hoy La Cabeza viva es; Como el primogénito De los muertos nació El. 7 En el reino Cristo es Rey, El con gloria regirá; Se le dio todo poder, Sobre todo reinará. 8 Cristo el centro en todo es Del nuevo orden celestial, Para el hombre y para Dios, Por toda la eternidad. 9 Preeminencia todo honor Quiere Dios a Cristo dar, Para que El llegue a ser Nuestra plena realidad.

Experiencia de Cristo – Como la Realidad
210* 1 Cristo, la realidad de todo es, De la Deidad, el hombre y lo demás; Sin El, ninguno puede hallar a Dios, Sin El, el hombre y todo es falsedad. 2 Los tipos y figuras del ayer, Todas las cosas que son menester, Sólo son sombras del Cristo de Dios, Muestran que todo en todo El debe ser. 3 En este mundo todo es vanidad, De todo Cristo es la realidad; Aunque de todo pueda disfrutar, Si falta Cristo todo es vaciedad. 4 Cristo es mi Dios y mi Señor real, Cristo es mi vida y mi luz real; Cristo es comida y bebida real, Mi vestidura y poder real. 5 De toda teología doctrinal, Cristo es la única realidad; Conocimiento bíblico, sin El, Sólo es letras y es vanidad. 6 Cristo del tiempo es la realidad, Cristo es del espacio la verdad; Cristo de todo es la realidad, En cada edad y por la eternidad.

Experiencia de Cristo – Como la Gracia
211* 1 Gracia, en su mayor definición Es Dios en Cristo siendo mi porción;

No sólo es algo hecho a mi favor, Sino Dios mismo como bendición. 2 Dios se encarnó para que pueda yo, Hoy recibirle en Su realidad; Esta es la gracia que viene de Dios, La cual es Cristo en Su humanidad. 3 Pablo, el apóstol, no consideró Más que a Cristo, la gracia de Dios; Por esta gracia se fortaleció, Y en la carrera a todos pasó. 4 Basta la gracia, suficiente es, Cristo en nosotros: fuerza y vigor; En nuestro espíritu la gracia está Energizando, obrando el plan de Dios. 5 El Cristo vivo esta gracia es, La necesito experimentar; Que pueda yo la gracia conocer, Y en mi vivir a Cristo realizar.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
212* 1 Esta es mi gloriosa historia Cristo a mi vida llegó; Cristo, el Rey de la gloria, Vive en mi corazón. Cristo en mí, Cristo en mí, Cristo en mí, Qué gloriosa historia! Cristo en mí, Cristo en mí, Es mi esperanza de gloria. 2 Qué historia conmovedora! Llena de pena y amor; Nunca se oyó de tal Novio Que gane así el corazón. 3 Cuánto me alegro tenerle! Es Rey de mi corazón; Antes yo le contristaba, Más hoy le sirvo en amor. 4 Cómo sentirme tan solo? Cómo podría caer? Qué más podría pedir yo? Si Cristo mi todo es?

5 Ahora en Su seno confiando, Tengo muy dulce canción; Estoy en Cristo habitando Y habita Cristo en mí hoy.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
213* 1 Oh, qué vivir! Oh, qué solaz! Pues Cristo vive hoy en mí. Yo en la cruz con El estoy, Tal hecho en El yo recibí. Ahora ya no vivo yo, Mas el Señor hoy vive en mí. Ahora ya no vivo yo, Mas el Señor hoy vive en mí. 2 Oh, qué confiar! Oh, qué gozar! Se está formando Cristo en mí. Su vida divinal está Forjándose ahora en mí. Lo que soy yo se terminó, Y Cristo es todo para mí. 3 Oh, qué gloriar! Oh qué pensar! Se hace magno Cristo en mí. Avergonzado no seré, Pues yo lo aplico en mi vivir. En vida o muerte, bien o mal, A Cristo tengo que expresar. 4 Oh, qué premiar! Oh, qué ganar! Mi meta sólo en Cristo está. Ningún tesoro deseo yo, Más Cristo en Su totalidad. Mi Cristo es mi galardón, Mi gloria y premio sin igual.
(Se repiten las dos últimas líneas de cada estrofa.)

Experiencia de Cristo – Como la Vida
214* 1 Oh, qué poder! Oh, qué vigor! El que a Cristo levantó, Dios a Su diestra lo sentó, Y por Cabeza lo otorgó. Tal poder a la iglesia dio, Para aplastar al tentador. Tal poder a la iglesia dio, Para aplastar al tentador.

2 Oh, qué piedad! Qué realidad! De Cristo soy un miembro yo! Y con los santos en unidad, Del nuevo hombre parte soy. Con la Cabeza en unión La iglesia cumple Su intención.

3 Oh, qué anchura y longitud! La altura! La profundidad! Cristo el Señor inmenso es, Ilimitado en vastedad. Todo lo suyo, más Su ser, Es nuestra vida en verdad.
(Se repiten las dos últimas líneas de cada estrofa.)

Experiencia de Cristo – Como la Vida
215* 1 Oh Cristo, mi buen Salvador, En verdad, radiante divino; El infinito, eterno Dios, Finito en tiempo, se humanó. Oh, Cristo del gran Dios: la expresión! Abundante, muy rico es El! Dios mezclado con humanidad Vive en mí, mi todo es El. 2 En Ti mora la plenitud Del gran Dios y expresas Su gloria; Hiciste en carne redención, Y como Espíritu la unión. 3 El Padre Su todo te dio, En Espíritu te tomamos, Por el Espíritu en mí, Yo te experimento así. 4 Es por Tu Palabra eficaz Que el Espíritu me da vida; Tocándola recibiré Tu misma esencia en mi ser. 5 Te miro en mi espíritu hoy Y Tu gloria voy reflejando; Yo transformado así seré, Tu imagen pura expresaré. 6 No hay otra forma de ser Victorioso y santificado, Pues por Tu gloria divinal, Tu vida me hace espiritual. 7 Tu Espíritu me impregnará, Saturando Dios cada parte; Librándonos del viejo Adán, Podrás Tu iglesia edificar.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
216* 1 Muerto en el mundo atroz

Yo andaba en confusión; Mas ya con Cristo estoy Al mundo muerto yo. Y puede ser que El me amó Y que por mí murió? Y puede ser que El me amó Y que por mí murió? 2 Su altura, quién dirá! Cuán hondo! No lo sé. Oh, infinito amor El que en Cristo hallé. 3 Hoy ya no vivo yo, Más vive Cristo en mí. De muerte me libró Y del pecado vil.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
217* 1 Al Cristo vivo sirvo, Hoy con Su pueblo está; Aunque otros lo negaren Yo sé que El vive ya. Su mano tierna veo, Su voz consuelo da, Y cuando yo le llamo, Muy cerca está. Coro: El vive, El vive! Hoy vive el Salvador! Conmigo está y me guardará, Mi amante Redentor!.El vive, El vive! Me imparte salvación El Sé que El viviendo está porque Vive en mi corazón. 2 En torno a mí yo veo, Su protección de amor, Y aunque yo me canse, Me afirma el Salvador. En medio de tormentas, Me viene a guiar, Y pronto Su presencia Todos verán.

3 Regocijaos, cristianos, Hoy himnos entonad! Eternas aleluyas A Cristo el Rey cantad! Socorro y esperanza,

Al que le busca da, No hay otro tan amante, En quien confiar.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
218* 1 Hay un Hombre en la gloria, Su vida es para mí, Es puro y santo, Triunfante también. Es sabio, amoroso, Cuán tierno es El! Su vida en la gloria Mi vida ha de ser; Su vida en la gloria Mi vida ha de ser. 2 Hay un Hombre en la gloria, Su vida es para mí, Venció El al diablo Y libre hoy es. En vida El reina, Cuán regio es El! Su vida en la gloria Mi vida ha de ser; Su vida en la gloria Mi vida ha de ser. 3 Hay un Hombre en la gloria, Su vida es para mí, Sin enfermedades Ni debilidad. Es bien vigoroso, Cuán fuerte es El! Su vida en la gloria Mi vida ha de ser; Su vida en la gloria Mi vida ha de ser. 4 Hay un Hombre en la gloria, Su vida es para mí, Su paz permanece, Paciente es El. Radiante y gozoso, Espera poder ver. Su vida en la gloria Vivida en mí ser; Su vida en la gloria Vivida en mí ser.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
219* 1 Vivía lejos yo de Dios,

Muerto y sin luz en mí; Pero en la Biblia luz hallé, Hoy Cristo vive en mí. Coro: Cristo vive en mí! Cristo vive en mí! Oh, qué grande salvación, Que Cristo viva en mí! 2 Tal como aquella luz de sol, Que libera la flor, Amor y vida han de brotar Del Cristo que vive en mí. 3 Como en el cono un árbol hay, Y en la semilla flor; Así, a Cristo alabo yo, Su Espíritu mora en mí . 4 Anhela todo el corazón Ser como mi Señor, Al contemplar la realidad Que Cristo vive en mí.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
220* 1 Ya libre, oh cautivo, De aquella inicua ley, La ley de vida opera Vivificándote. Su Espíritu de vida. Así controlará Los miembros de tu cuerpo, Que a tu alma son portal. 2 Ya libre en Jesucristo! Crucificado en El, Del centro hasta la esfera Rompe el pecado cruel. No actúes en la carne Sin frenos y sin ley; La ley de vida frena Lo vano del ayer. 3 Ya libre en Jesucristo! En la muerte con El Su Espíritu libera Su vida y Su poder. Mi espíritu con vida Se fortalecerá, El alma gobernada Y el cuerpo paz tendrá. 4 Ya libre en Jesucristo! Con Él en ascensión Reclama Su victoria Y triunfo en oración. Por Su vida gloriosa

Tienes la libertad Sobre la ley de muerte Que en el pecado está.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
221* 1 Gloria! Gloria! Cristo es vida en mí. Como Espíritu guiando está; Cambia noche en día, fuerza al débil da, Gloria! Gloria! Cristo reina ya. 2 Gloria! Gloria! Vivo en el Señor, Gloria! Su Palabra sigo en pos; Triunfo en el fracaso, canto en el dolor, Gloria! Gloria! Vivo en el Señor.

Experiencia de Cristo – Como la Vida
222* 1 En mi espíritu hoy brota un manantial, El Triuno Dios fluyendo está; Dios el Padre: el caudal, Cristo el Hijo: el canal, Y el Espíritu vida me da. Coro: Cuánto aprecio, el dulce fluir, Y la vida de mi alma negar; Profundiza Señor, el fluir. Y la vida mi premio será. 2 En los pastos, Jesús me hace allí descansar, Me guía en reposo a vivir, No más luchas ni afán, todo esfuerzo es trivial; Bendecido soy en el fluir. 3 De Jesús escuché: "Al Santísimo ven, Aquí en Mi presencia morar". Aleluya, con El puedo permanecer En la vid siendo un pámpano fiel.

Experiencia de Cristo – Como La Vida
223* 1 Vida es Dios el Padre en Jesucristo, Fluye como Espíritu en mi ser; Qué Persona rica para disfrutar! Nuestra vida en plenitud es El. 2 Experimentamos nueva vida Cuando abrimos nuestro ser a El; Nos regeneró, Su misma vida entró, Que nos va inundando con Su Ser.

3 El es el Espíritu viviente, Fluye en mi espíritu también; Hasta transformar, mi mente renovar, Por la vida que impartiendo está. 4 Mi cooperación El necesita, Al fijar la mente en el Señor; Del pensar errante vuelvo yo mi ser, Hasta que se fije sólo en El. 5 Nuestro espíritu hoy te contiene, Pero aún Tu plan quieres lograr; Si me despojara del viejo pensar Gozaría de Tu vida y paz. 6 Oh, captura cada pensamiento, Tu Palabra me renovará; Ella cambiará mi mente natural Hasta mi pensar santificar. 7 Vamos practicando este principio: De ocupar la mente en el Señor; De El emana nuestro modo de vivir, Qué maravilloso estar en El!

Experiencia de Cristo – Como Alimento
224* 1 El río y el árbol son Figuras cumbres del Edén; Al hombre dan con su suplir. Un eternal sostén. Coro: Dios está en Cristo para suplir, Como el Espíritu nutre El; Si me alimento de Cristo yo, Lleno de El seré. 2 El árbol muestra a Cristo hoy Como una viva provisión, Que brinda al hombre el rico Dios, Para satisfacción. 3 El río del Espíritu Al hombre viene en Su fluir, Le trae a Dios en Su caudal Para ser su suplir. 4 Como el Espíritu en mi ser, Vive el glorioso Cristo hoy, Para Su imagen expresar Me mezcla El con Dios. 5 A este Cristo exaltaré; Su gloria dando a conocer, Sumiso al Espíritu, Lleno de gracia y fe.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
225* 1 El árbol de la vida es Dios, Su fruto me sació. Yo muerto fui, mas vivo hoy, Hambriento ya no estoy. 2 Al árbol me llevó mi Dios, Do Cristo es el pan; Preciado él llegó a ser, Cuando logré comer. 3 Mi alimento es Jesús, Mi suministro real, Es mi total satisfacción Y eterna provisión. 4 Del árbol vivo como yo Con plena libertad; Por el comer yo puedo hoy Vivir así por Dios.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
226* 1 Su Hijo a todo hombre, Dios, Cómo árbol de la vida dio, Para que pruebe y vea hoy Que Dios comida es. Coro: Sí, Dios comida es! Sí, Dios comida es! Probamos y muy cierto es, Que Dios comida es! 2 Es nuestro Dios rico manjar, Comiendo de El nos sostendrá, Así el hombre vivirá Por este rico Dios. Jesús-oh, qué manjar! Jesús-oh, qué manjar! Por El vivimos al comer Jesús-oh, qué manjar!

3 Jesús nuestra comida es, El es el pan nos nutre El, Su vida imparte a nuestro ser Comiendo a diario de El.

Comiendo a diario de El, Comiendo a diario de El, Su vida imparte a nuestro ser Comiendo a diario de El. 4 Qué disfrutable es tal festín! Y Dios lo ofrece hoy a ti, Pues nos invita a comer Gratuitamente de El. Gratuitamente de El, Gratuitamente de El, Dios nos invita a comer Gratuitamente de El.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
227* 1 Comamos siempre a Jesús, Pues en Su carne hay virtud; En pruebas El así será Un Hombre que nos sostendrá. Más de Jesús come! Más de Jesús come! Por qué sufrir debilidad, Cuando El nos da Su humanidad? 2 Bebiendo a Jesús podré Jesusamente humano ser; Y fluirán los ríos que. Calmen la sed que hay por doquier. Más de Jesús bebe! Más de Jesús bebe! Por qué vivir en sequedad Cuando El nos da Su humanidad? 3 Más de Jesús hay que comer Para que Dios pueda obtener El nuevo hombre en realidad, La iglesia en la localidad. Le masticaremos! Le masticaremos! Para traer la oblación De harina fina a la reunión.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
228* 1 "A comer!" Jesús nos llama,

"A comer!" De Jesús podemos comer y beber; Brinda diaria provisión, Y total satisfacción, "A comer!" Jesús nos llama, "A comer!" 2 "A comer!" Jesús nos llama, "A comer!" Si comemos y bebemos siempre de El El nos llena en verdad Con Su misma realidad, "A comer!" Jesús nos llama, "A comer!"

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
229* 1 Brotó de El gracia y verdad Bebemos en la fuente; A este Cristo hay que alabar En la iglesia, Su hogar. Coro: Gloria a Dios! Bebemos en la fuente! Gloria a Dios! La iglesia es nuestro hogar. 2 Su gracia se halla al invocar, Bebemos en la fuente; Mejor que el cielo a El buscad, Lo encuentras en Su hogar. 3 Aunque luchando el diablo está, Bebemos en la fuente; El no podrá jamás triunfar. En contra de este hogar. 4 La sed nos trae al manantial, Bebemos en la fuente; Tal pozo no se agotará, Aquí en nuestro hogar.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
230* 1 Hoy comemos del viviente pan, Y bebemos en el manantial; Dijo Cristo quien beba de El, Nunca, nunca más tendrá sed.

Coro: Qué, no tendrá más sed? No, no tendrá más sed! Qué, no tendrá más sed? No, no tendrá más sed!

Dijo Cristo quien beba de El, Nunca, nunca tendrá más sed. 2 Hoy comemos del viviente pan, De Jesús quien es nuestro manjar, Dijo El quien coma de este pan, Nunca, más hambre él tendrá. Qué, hambre no tendrá? No, hambre no tendrá! Qué, hambre no tendrá? No, hambre no tendrá! Dijo El quien coma de este pan, Nunca, más hambre él tendrá. 3 Respiramos aire divinal Esa vida que es sin igual; Y aquel que respire obtendrá La vida eternal de Dios. Qué, la vida eternal? Sí, la vida eternal! Qué, la vida eternal? Sí, la vida eternal? Y aquel que respire obtendrá La vida eternal de Dios. 4 Disfrutamos vino celestial Al probar la vida divinal; Y aquel que pruebe así tendrá El gozo celestial de Dios. Qué, gozo celestial? Sí, gozo celestial! Qué, gozo celestial? Sí, gozo celestial! Y aquel que pruebe así tendrá El gozo celestial de Dios. 5 Cristo el resucitado Rey, Nuestro Redentor y vida es; Si le recibes cantarás Y Tú por siempre vivirás. Qué, por siempre viviré? Sí, por siempre vivirás! Qué, por siempre viviré? Sí, por siempre vivirás! Si le recibes cantarás Y tú por siempre vivirás.

Experiencia de Cristo – Como Comida y Bebida
231* 1 Bebe! Fluye un río desde el trono del Señor;

Come! El árbol de la vida con sus frutos hoy; Mira! Aquí no hay sol ni luna o luz artificial, pues No hay oscuridad! Coro: Oh, ven y bebe, Hay aguó en plenitud; Dicen la novia Y el Espíritu; Oh, ven y bebe, Hasta tu sed calmar Con agua de vida eternal. 2 Cristo el río, Cristo el agua, fluye en lo interior; Cristo el árbol, Cristo el fruto es nuestro gozo hoy; Cristo el día, Cristo el brillo, Cristo el resplandor, Cristo es lo mejor! 3 Hoy lavamos nuestras ropas para así comer, De ese árbol de la vida, Aleluya! Amén! Cuando ejercitamos nuestro espíritu se ve cuán Dulce Cristo es! 4 Ya tenemos un hogar que brilla más que el sol, Donde en armonía los hermanos uno son; Al reunirnos como iglesia se muestra al Señor en La localidad.

Experiencia de Cristo – Como el Todo
232* 1 Hallé Aquel que es sin igual, Me llena el corazón; Por eso tengo que cantar, Qué Cristo tengo yo! 2 Mi Cristo es el Cordero fiel, Me trae la salvación; El Sol de la Justicia es, Que sana el corazón. 3 El Árbol de la vida es El, Con frutos a granel; Mi hambre satisfecha está, A diario como de El. 4 La Roca herida Cristo es, Que brota sin cesar Las aguas vivas en mi ser, Para mi sed saciar.

5 Mi Cristo es mi vida y paz, Mi gozo y mi luz; Mi esperanza y gloria es, Consuelo y salud.

6 Mi Cristo mi prudencia es, Jactancia y virtud; Es mi victoria y santidad, Verdad y rectitud. 7 Mi Cristo es mi Salvador, Pastor y Defensor; Mi Consejero, Padre y Dios, Mi Hermano y mi Amor. 8 Mi Cristo es mi Capitán, Cabeza y Señor; Mi Guía, Amo y Novio es; En mí reside hoy. 9 Mi Cristo es Profeta y Rey, Mi Sacerdote fiel; Por mí intercediendo está, Y rige con poder. 10 Mi Cristo es mi Fiador, Testigo y Mediador; El de mi fe es el Autor Y su Consumador. 11 Mi Cristo es mi eterno hogar, Mi tierra de Canaán; Mi torre y refugio es, Firmeza eternal. 12 Mi luna nueva Cristo es, Mi sábado también; Mi Cristo es mi eternidad, Mi alba y día es. 13 Mi Cristo mi deseo es, Y mi satisfacción; Su hermosura sin igual Me llena el corazón. 14 Mi Cristo, todo incluye El, Qué más le llamaré? Primero último es El, El Todo en todo es. 15 Por tal tesoro en mí ser, Rebosa el corazón; Por esto canto cantaré, Qué Cristo tengo yo!

Experiencia de Cristo – Como el Todo
233* 1 Lo más querido es, Al que yo amo más;

Se le debe buscar, Y siempre en El confiar. 2 Oportuna ayuda, Mi socorro es El; Bello de bellos es, El permanece fiel. 3 Gozo sin fin es El, Todo cambia, El no; Lo más querido es, A quien más amo yo.

Experiencia de Cristo – Como el Todo
234* 1 Gozo de gozos es, Mi sed El ya sació; Canto de cantos, El, Mi soledad quitó. 2 Bello de bellos es, Satisfacción total; Noble de nobles El, Mi premio sin igual. 3 Vida de vidas es, El me vivificó; Santo de santos, El, Del mundo me apartó. 4 Justo de justos es, Me hace firme estar; Fuerza de fuerzas, El, Refresca al caminar. 5 Triunfo de triunfos es, Que vence todo mal; Lo más potente, El, Renueva sin cesar. 6 Fuerte de fuertes es, Me vigorizará; El más capaz es El, Mi ser podrá librar. 7 Rey de los reyes es, Reina en mi corazón; Luz de las luces, El, Alumbra mi interior. 8 Señor de señores, Hoy vive en mi ser; Senda de sendas es, Mis pasos guía El. 9 Don de los dones es, Sana todo mi ser; Magno de magnos, El, Me ha de enaltecer.

10 Fiel de los fieles, El, Guarda mi corazón; Premio de premios es, Me guía con amor. 11 Amor de amores, Digno de mi favor; Manso de mansos, El, Merece todo honor. 12 El lo más grande es, Inspira admiración; Gloria de glorias, El, Ganó mi adoración.

Experiencia de Cristo – Como el Todo
235* 1 Antes bendiciones, Hoy es el Señor Antes sentimientos, Hoy revelación; Antes eran dones, Hoy tengo al Dador; Antes sanidades, Hoy el Sanador. Todo en todo siempre, Cristo cantaré; Todo en Cristo está, Y Cristo todo es. 2 Antes me esforzaba, Hoy confío en El; Antes medio salvo, Hoy con gran poder; Antes me aferraba, Hoy me ase El; Antes en deriva, Hoy mi ancla es. 3 Antes muchos planes, Hoy la oración; Antes afanoso, Hoy sin ambición; Antes por lo mío, Hoy por el Señor; Antes le pedía, Hoy le doy loor.

4 Antes yo obraba, Hoy lo hace El; Antes le usaba, Hoy me usa El; Antes por mi ego,

Hoy por el Señor; Antes quise fuerza, Hoy al fuerte Dios. 5 Antes yo sin Cristo, Hoy conmigo es; Antes me apagaba, Hoy mi brillo es El; Antes me moría, Hoy espero en El, Firme en la promesa: Su regreso fiel.

Experiencia de Cristo – Como el Todo
236* 1 Uno hay que nunca cambia, Que es firme y muy fiel, Y que cubre el futuro, Presente y el ayer; Cristo es Roca de los siglos, Principio y Final, Principio y Final. El Principio es El El Final también; Cristo es tu futuro, Déjale el ayer; Cristo es para mí El Principio y Fin, Roca de los siglos, Principio y Fin. 2 Uno hay que hoy sostiene. El orbe celestial, Mas nos pide que en Su seno Echemos todo afán. Todo hay que llevar a Cristo, //Principio y Final.// 3 Uno hay que siempre guarda En cada tempestad, Y nos guiará Su mano Por toda adversidad. Confiaremos siempre en Cristo, //Principio y Final.// 4 Oh, Jesús, te coronamos Con nuestro amor leal; Al Señor de los señores Queremos adorar. Oh, que te coronen Cristo, //Principio y Final.//

Experiencia de Cristo – Como el Todo
237* 1 Oh, Cristo en Ti, y sólo en Ti,

Mi alma al fin halló, La paz y el gozo que buscó Más nunca conoció. Me satisface Cristo hoy, Su nombre invocaré; La vida, el gozo y el amor, Jesús, en Ti hallé. 2 Buscaba yo descanso y paz, Más no pensaba en Ti; Pero al pasar mi Salvador Su gran amor sentí. 3 Cisternas rotas yo probé Sin apagar mí sed; Beber de ellas intenté, Mas burla sólo hallé. 4 Por los placeres lamenté, Pero jamás por Ti; Más fue Tu gracia quien quitó La ceguedad de mí.

Experiencia de Cristo – Como el Todo Suficiente
238* 1 Todo es posible para aquel Que en Jesús pueda creer; Tu nombre ya no insultaré Hoy Tu verdad recibiré. Creo, Señor, yo creo en Ti, Todo es posible para mí. 2 Lo más difícil de lograr Es que el pecado cese en mí; Más por Tu gran fidelidad Yo sé que ha de ser así. Si nada es arduo para Ti, Todo es posible para mí. 3 Aunque se opone el mundo hoy, No falla la Palabra fiel; Pues la verdad de nuestro Dios Puede el pecado en mí vencer. Aunque imposible, sólo en Ti Todo es posible para mí.

4 Todo es posible para Dios Y para Cristo en mi ser; Todo es posible para mí Cuando renueva Su poder. Del vil pecado libre al fin,

Todo es posible para mí. 5 Todo es posible para Dios, Y para Cristo en mi interior; Derrama en mí Tu propio ser, No viva yo, mas Tú, Señor, Para que pueda comprobar La omnipotencia de Tu amor.

Experiencia de Cristo – Como el Subjetivo
239* 1 Cristo es objetivo y subjetivo a mí, Rogando en los cielos objetivo es; Viviendo en Sus miembros subjetivo es El E internamente les brinda Su ser. 2 Arriba se sienta a la diestra de Dios; Como Sacerdote Su sangre mostró; Como Abogado intercede hoy, Y siempre nos cuida nuestro Fiador. 3 El es el Espíritu en nuestro ser, El es nuestra vida y el todo es El; El es nuestra fuerza y gracia también, Nuestro Paracleto que nos da poder. 4 Un Hombre en los cielos en gloria hoy está, Como Precursor El cumplió con Su plan; Al hombre introdujo en el mismo Dios, Con El lo hizo uno, mostrando Su amor. 5 Toda la plenitud de Dios está en El Como el Espíritu en nuestro ser; Revela a Dios y nos lo hace real, Su vida nos une al Dios eternal. 6 El Cristo ascendido en el cielo está, Y El por Su pueblo pronto volverá. Hoy vive en nosotros el Libertador, Y nos cambiará con Su gran resplandor. 7 Muy pronto veremos la mezcla total Del cielo y la tierra en esa Ciudad; Todo lo objetivo mezclado será Con lo subjetivo en gloria eternal.

Experiencia de Cristo – Como el Subjetivo
240* 1 Cristo es tan subjetivo,

Mora en mi espíritu; Cristo es todo-inclusivo, Y uno con mi espíritu. Oh; qué subjetivo es Cristo en mí, Rico, dulce y real! Cristo es todo-inclusivo en mí, Llena mi necesidad. 2 Cristo es tan subjetivo, Y Su vida siempre da; Como Espíritu me aviva, Y refresca sin cesar. 3 Cristo es tan subjetivo, Transformando mi alma está; A Su imagen me conforma, El mi ser renovará. 4 Cristo es tan subjetivo, Es poder libertador; Como Espíritu de vida, Por Su ley me libra hoy. 5 Cristo es tan subjetivo, Regulando siempre está; El me guía, me corrige Hasta todo ajustar. 6 Cristo es tan subjetivo, Satisface El mi sed; Al suplirme Sus riquezas, Yo Su plenitud tendré.

Experiencia de Cristo – Como el Residente
241* 1 A Dios place y se ha propuesto Revelar a Cristo en mí; Nada religioso quiere, Sino a Cristo en mi vivir. Coro: A Dios place y se ha propuesto Que se forje Cristo en mí; No una actuación externa, Sino Cristo el todo en mí. 2 A Dios place y se ha propuesto Que Su Cristo viva en mí; No una práctica externa, Sino Cristo obrando en mí. 3 A Dios place y se ha propuesto Que se forme Cristo en mí; No un rito religioso, Sino El creciendo en mí.

4 A Dios place y se ha propuesto Que habite Cristo en mí; No una devoción externa, Sino El morando en mí. 5 A Dios place y se ha propuesto Que Su Cristo sea en mí; Esperanza de la gloria Subjetivamente en mí. 6 A Dios place y se ha propuesto Que Su Cristo sea en mí No una posesión externa, Sino el todo para mí.

Experiencia de Cristo – Como el Disponible
242* 1 Señor, la vida en mí eres Tú, Y todo para mí! Tan accesible y subjetivo, Te experimentó así. Tú, el Espíritu eres, Querido y cerca a mí; Cómo disfruto que estás Tan disponible a mí! 2 Tú suples abundantemente Lo que me falta aquí; Muy suficiente y preparado Para aplicarte en mí. 3 Tu unción tan dulce con Tu poder, Sostiene al débil hoy; Al impartirme Tu energía, Fortalecido soy. 4 Tu ley de vida en mi corazón, Regula mi andar; Y con Tu rica realidad Me vas a saturar. 5 Conmigo uno siempre eres Tú, Perfecta unidad! Un solo espíritu conmigo Por la eternidad!

Experiencia de Cristo – Como el Emancipador
243* 1 Qué liberación me ha dado!

Cristo, sí, me liberó! Quebrantado está el pecado, Muerte, tu aguijón pasó! Por Su victoria me ha hecho, Cristo, más que vencedor. En mi espíritu me infunde Su vital resurrección. 2 Cristo a mí me ha liberado, De la ley y su poder; Para siempre desatado, Por Su gracia viviré. 3 Cristo condenó el pecado, Al Calvario lo llevó, Ya no tiene en mí más base, Su poder El destruyó. 4 Cristo abolió la muerte, Por la vida inmortal; El venció sus ataduras, Con resurrección triunfal. 5 Cristo al diablo y los demonios, Con Su muerte aplastó; Del poder de las tinieblas A la luz me trasladó. 6 Da Su gracia suficiente, Y poder tan cubridor; Aunque débil, me glorío, En la fuerza del Señor.

Experiencia de Cristo – Como el Ministerio del Nuevo Pacto
244* 1 Oh, qué excelente es Tu ministerio hoy! Su pacto y sus promesas Superiores son. Se estableció sobre una ley Mejor y eres el Mediador. 2 Un pacto aun mejor, Promesas sin igual! La ley de vida Y una ofrenda eternal. Es superior la sangre que Nos consumó la redención.

3 La senda a sanidad En este pacto está: La vida en lo interior Que al alma ha de llegar. La ley de vida inscrita en

La mente, emoción y voluntad. 4 Dejad la antigua ley, La ley de vida hallad; La antigua muerte trae, La nueva vida da. La letra mata, mas la ley De vida nos puede ayudar. 5 La ley de vida hoy Ya vemos en función, Sin nuestro trabajar Opera en lo interior. Saturará, para moldearnos Conforme al Hijo de Dios. 6 Quitó el pecado Dios, Y Su vida impartió; Somos Su pueblo hoy Y Dios es nuestro Dios. En lo interior le conocemos: Qué cuádruple bendición ! 7 Nos hijifica Dios Por Su vida interior; El nos renueva y hace La transformación. Ya hecho está desde la Fundación del mundo. Gloria a Dios!

Experiencia de Cristo – Como la Buena Tierra
245* 1 Todo-inclusivo es mi Jesús, La tierra de Canaán, Con ríos y arroyos mil, Es fuente y manantial. Cerros y valles siempre están Brotando aguas sin cesar, Me riega El -todo mi ser Con vida. 2 Tierra de trigo es Jesús: El se encarnó y murió. Mas la cebada ilustra Su Vida en resurrección. Tierra de higos, qué sabor! Tierra del vino alegrador, Tierra de gran satisfacción, Cristo es!

3 Oh, qué abundante y rico es El! Granada en verdad. Tierra de olivos que nos da Unción de vida eternal. Nos suministra leche y miel,

Nos nutre y satisface El. Cristo es tan real, no hay otro igual, Cristo es tal! 4 En Canaán comemos pan, Aquí no hay escasez. Nada nos falta estando en El, Tan lleno y rico es. La tierra inmensa y vasta es, Completo en todo es también. Se expande El en nuestro ser Sin cesar! 5 Tierra de hierro Cristo es, Emana autoridad. A este Cristo hay que cavar Y al enemigo atar. Los sufrimientos al pasar Bronce bruñido nos harán, Para expresar Su autoridad Y brillar. 6 Por esta tierra, oh Señor, Te damos bendición. Todo-inclusivo Cristo es, Qué gran satisfacción! Enséñanos a cultivar A diario en esta realidad; Gozo sin par es laborar En Canaán.

Experiencia de Cristo – Como la Buena Tierra
246* 1 Siempre laborando en la buena tierra, Tanto en la mañana ó al atardecer; Segaremos frutos y a las reuniones Todas las gavillas podemos traer. Coro: Las gavillas trae, las gavillas trae, Para el regocijo, las gavillas trae; Las gavillas trae, las gavillas trae, Para el regocijo, las gavillas trae. 2 Cosechando trigo junto con cebada, Al pasar por muerte y resurrección; Sólo así se gana vida en abundancia Vivientes gavillas para la reunión.

3 Grano, vino, aceite trae el excedente De cebada y trigo, olivo y la vid; El aceite unge, con el vino hay gozo Trae a Dios el diezmo de Su fruto en ti.

Experiencia de Cristo – Como la Buena Tierra
247* 1 Voy laborando en Jesús, mi Canaán, A Planto y riego siguiendo Su plan; Jesús, el fruto de Su realidad, Como primicias en mí Dios tendrá. Coro. Jesús, Oh buena tierra, Que Dios nos entregó! Yo paulatinamente Te haré mi posesión. Al laborar la tierra Dios manda bendición, Yo gano Tu Persona así, Pues eres mi porción. 2 Voy laborando en Jesús, mi Señor, No me lamento, pues yo firme estoy; Mientras laboro la lluvia tendré, Obrando en Cristo ganancia veré. 3 Voy laborando en Jesús al orar Con Su Palabra en mi diario andar, Sigo en mi espíritu Su viva unción Y con los santos yo vivo en unión. 4 Voy laborando en Jesús para dar A las reuniones sustancia real; Allí los hombres con Dios hallarán En Su presencia disfrute eternal. 5 Ve laborando en Jesús tu porción, Y luego tráelo a cada reunión, El excedente ofrece a tu Dios, Come con gozo y bendice al Señor.

Experiencia de Cristo – Como El Pastor
248* 1 Jehová es mi Pastor para siempre, En pastos me hace descansar; Me guía a las aguas tranquilas, Oh, cuánto disfrute El me da!

Ciertamente el bien y la compasión de Dios Hasta el fin, hasta el fin me seguirán; Ciertamente el bien y la compasión de Dios Hasta el fin siempre me han de seguir. Y moraré en la casa de Dios por siempre,

Y cenaré en la mesa con El. Ciertamente el bien y la compasión de Dios Hasta el fin siempre me han de seguir. 2 El mismo Pastor es mis pastos, Aguas de reposó a la vez; Le como y mi espíritu nutre, Le bebo y El calma mi sed. 3 Mi alma el Pastor me restaura: Mente, voluntad, emoción, Y aunque en el valle yo ande, Conmigo camina el Señor. 4 Prepara el Pastor una mesa Yo ceno y sufre el rival; Me unge con óleo de gozo, Mi copa rebosando está. 5 Ahora yo moro en Su casa Disfruto el bien de mi Dios; Encuentro placer sin medida, Pues es mi placer mi Señor.

Experiencia de Cristo – Como nuestra persona
249* 1 Sólo Cristo es la realidad, Pero aún debemos practicar, Experimentar hoy en verdad Todo lo que El es. Cara a cara se ve en la oración, Su Palabra es rica en la reunión, Mas en nuestra diaria ocupación Qué hacemos con El? Coro: Aleluya! Vemos por Su luz Que El nos puede dar Su plenitud Si volvemos simplemente a El, Cada día siendo fiel A tomarle cada vez, Procurando en todo así ganar Al Señor en nuestro diario andar Como nuestra misma realidad, El todo El será. 2 Todo lo que la vida nos da Por el Padre ordenado está, Todo es una oportunidad..A Cristo ganad! Cristo es nuestro contenido real, Debe en nuestro ser hoy alumbrar, Quiere que le demos libertad Para así brillar. Nuestro cuerpo lleva por doquier La muerte de Cristo siempre en él Para que Su vida puedan ver; Aunque el hombre exterior Se desgaste, el interior Va alumbrando para reflejar

El tesoro de su realidad Para que la luz de la verdad Brille en nuestro ser. No sólo enseñanza doctrinal, Mas el peso de la realidad De este Cristo que reinando está En nuestra vida hoy.

Experiencia de Cristo – Como nuestra persona
250* 1 Mi viejo hombre con Jesús murió, Con sus pecados y honda corrupción; Lo serpentino enterrado fue Se terminó y a este hecho real Me aferro yo. 2 Una Persona hay en mi espíritu, Nació como un bebé en mí: Jesús, Quien con la leche pura crecerá, Y como el interno Vencedor Conquistará. 3 Mi voluntad, mi mente y emoción Las debe poseer sólo el Señor; Mas mora el "dueño anterior" allí Como un "fantasma" que me ronda, mas Debe salir! 4 Un solo espíritu con el Señor Lo humano y lo divino uno son; Mas El mi alma tiene que ganar Para expresar hoy Su gloriosa Personalidad. 5 Por tanto a Ti te doy mi corazón, Señor, allí tendrás Tu habitación, Lugar donde te puedas asentar Y recobrar un solo y nuevo hombre Para Dios.

Experiencia de Cristo – Como nuestra persona
251* 1 Mi hombre viejo anulado fue; En la cruz con el Señor murió;

En nada aplicado él será; Ya muerto está! Mi nueva Persona vive en mí; Siempre brota como un manantial; Fluye caudalosamente aquí Vida eternal. Cristo vive en mi espíritu, Y mi corazón a El le doy, Para que mi hombre interior Una casa tenga hoy, Un lugar para vivir: Esa sea mi plena realidad, Expresar lo que El es para mí, Y que habite en mi corazón, Mi Persona real. 2 Esta Persona formada en mí, Me hace miembro de Su Cuerpo así, Nunca más independiente actuar, Sino en unión. Mi Persona siempre El debe ser, Y mi vieja personalidad Debe totalmente eliminar; Sea todo El. Sólo Cristo tiene que quedar, Y mis metas tengo que dejar, Sólo Cristo la iglesia ha de ser Como el nuevo hombre que Cumplirá Su eterno plan; Al mezclarse con la humanidad Obtendrá Su propia habitación, Su reino El establecerá En la tierra hoy. No lo hará de modo individual, Mas la iglesia en forma corporal, Tomando este Cristo para ser Varón maduro en El.

Experiencia de Cristo – Como nuestra persona
252* 1 Que conozca Tu Persona Es mi anhelo y oración.

Que Tu plenitud disfrute En mi hombre interior. No por la manera externa O en mi alma, tan sutil, Más, Señor, que te contacte Hasta poseerte a Ti. Coro: Tú eres mi Persona, Y en mi ser hoy moras, Oh, que experimente siempre Esta realidad! 2 Vive el mundo en las tinieblas Ocupado en su afán, Por el alma tan caída Que controla Satanás. Así éramos nosotros, Hasta que vino a reinar Jesucristo en nuestras vidas, A Quien conocemos ya. 3 Como errante yo vagaba En mi alma sin saber Que mi espíritu anhelaba Recibir a Dios en él. Cuando entró Jesús entonces Hubo un cambio en mi ser; Hoy mi espíritu es el centro, Y la habitación de El. 4 Cuán gloriosa! Mi persona Hoy es mi espíritu. Cristo mismo en mí expresa Su intención y Su virtud. No el alma engañosa, Pero espíritu y verdad. Cristo ahora es mi Persona, Mi completa realidad.

Experiencia de Cristo – Contra todas las cosas
253* 1 No la ley de letras Quiere darnos Dios, Sino el Cristo vivo Para salvación. No son las doctrinas Sino es Cristo quien Liberarnos puede Del caído ser. 2 No pueden los ritos, Lograr avivar El espíritu o el Alma transformar; Cristo nos da vida Como Espíritu,

Para que expresemos Su vida y virtud. 3 Ni filosofía Ni la instrucción, Pueden conformarnos. Al Hijo de Dios; Sólo Cristo mismo Terminando el yo, Nos hace Sus miembros, En resurrección. 4 No las religiones, Ni la cristiandad, Llevarán a cabo Su divino plan; Pero Cristo como el Todo en mi ser A Dios satisface Y le da placer. 5 Dones y funciones Que el Señor nos da, Nunca a nuestro Cristo Pueden reemplazar; Sea el todo en todos Cristo en nuestro ser! Sólo Cristo mismo En cualquier hacer!

Experiencia de Cristo – Sus Riquezas
254* 1 Las riquezas de mi Cristo, Plenitud de la Deidad; Aunque son inescrutables, Hoy las puedo disfrutar. Coro: Las riquezas! Las riquezas! Que mi Salvador me da, Incontable es su medida Mas mi plena realidad. 2 Las riquezas de mi Cristo, Todo abrazan: vida y luz, Sanidad, poder, consuelo, Qué tesoros! Qué virtud! 3 Por la redención divina Y completa salvación, Santifica, glorifica, Su vital resurrección. 4 Las riquezas de mi Cristo, Son el todo de mi Dios; Su persona y posesiones En mi espíritu infundió. 5 Las riquezas de mi Cristo,

Qué anchura y longitud! Qué profundidad y altura! Mas mi gozo y plenitud. 6 Que conozca las riquezas De mi Cristo en realidad; Que comparta yo con otros Toda su inmensidad.

Experiencia de Cristo – Por El Amor
255* 1 Señor, te amo, mas no con mi amor, Pues no hay amor en mí; Te amo, Señor, mas es por Tu favor, Pues vivo yo por Ti. No tengo nada, y me place estar, Siempre vacío para Tu llenar. 2 Eres, Señor, nuestra necesidad, Y no hay nadie más; Tus bendiciones fluyen sin cesar, Y Tú eres nuestro hogar. Fuente de vida, gracia y comunión, Tú, nuestro centro y nuestra habitación.

Experiencia de Cristo – Conteniéndole
256* 1 Yo de barro hecho fui, Como envase para Dios; Cristo es el tesoro en mí Yo el vaso que El formó. 2 A Su imagen hecho fui, Para que El se impregne en mí Dios el vaso así forjó, Al tesoro lo igualó. 3 Mora en mí Su Espíritu, Me sostiene con poder; En mi espíritu está, Es en mí la realidad. 4 Hoy en mí se mueve El, Y se mezcla con mí ser, Para el alma saturar Y mis pasos regular. 5 Transparente debo ser, Desde todo mi interior, Para que otros puedan ver Su imagen y expresión. 6 Debo transformado ser

Quebrantado más y más, Conformado el barro así, Al tesoro estará.

Experiencia de Cristo – Comunión con El
257* 1 Cruza el velo, obtén lo celestial, Fuera del campamento hay que marchar; Si gusto del Santísimo Lugar, Cómo de vanidad participar? 2 Cruza el velo, ve lo celestial, Sal de ese campamento terrenal; Si me cautiva la gloria de Dios, Cómo acatar el gozo mundanal? 3 Cruza el velo, Cristo en gloria está, Fuera del campamento va Jesús; Trono y corona a mi espíritu Inspiran a sobrellevar la cruz. 4 Cruzando el velo hay resurrección Fuera del campamento está la cruz; Si Su radiante rostro puedo ver, Yo seguiré los pasos de Jesús. 5 Cruza el velo, ten lo celestial, Fuera del campamento aguantarás; Y aunque pruebas sufre el corazón, Celeste comunión te alentará. 6 Cruza el velo, goza del caudal, Sal de ese campamento a ministrar; Si vivo yo la vida celestial, Las almas de la tierra he de saciar. 7 Cruza el velo hasta que no esté, Sal de ese campamento hasta que El cielo con la tierra llegue a ser Uno, como el hombre y Dios también.

Experiencia de Cristo – Comunión con El
258* 1 Al anuncio yo creí, Al Cordero alabad! Y el atrio ya pasé,

Oh, gloria sea a Dios! Separado con Jesús, Hecho santo en el altar, Muerto al mundo por Su cruz, Al Cordero alabad! Coro: Aleluya! Aleluya! Yo el velo crucé ya, Siempre aquí la gloria está; Aleluya! Aleluya! Hoy yo vivo en la presencia de mi Rey. 2 Rey y sacerdote soy, Al Cordero alabad! Pues Su sangre me limpió, Oh, gloria sea a Dios! Por Su Espíritu y Su luz El me trajo a morar Al Santísimo Lugar, Al Cordero alabad! 3 Traspasé el velo exterior, Al Cordero alabad! Que cubría Su fulgor, Oh, gloria sea a Dios! Mas yo por la sangre entré A la santidad de Dios, Do hay muerte para el yo, Al Cordero alabad! 4 El velo interior pasé, Al Cordero alabad! Al Santísimo llegué, Oh, gloria sea a Dios! Hecho santo para Dios, Por Su sangre eficaz, Mi morada es el Señor, Al Cordero alabad!

Experiencia de Cristo – Comunión con El
259* 1 Frente á Su presencia otra vez Antes que termine la noche; Hoy Su rostro en mí resplandece aquí Y en mí Cristo amanece. El me habla a mí y revela así Las riquezas que hoy mías son; Y con gran placer participo de El, Mi hambre ya la sació. 2 Su Espíritu me hace cantar, Y me habla por la Palabra; Y la fuente viva de Su poder Me inunda con Su gracia. El me habla a mí y revela así Las riquezas que hoy mías son; Toda mi escasez satisface El,

Mi sed ya la sació. 3 Y cuando en Su gozo entro yo Soy tratado en Su presencia; Y mi alma El saturando va Con Su preciosa esencia. El me habla a mí y revela así Las riquezas que hoy mías son; Y yo cada vez participo de El, Mis penas ya las quitó.

Experiencia de Cristo – Comunión con El
260* 1 Tu nombre es como ungüento de valor, Mejor que el vino, dulce es Tu amor; Si sigo en las huellas de la grey, Tu comunión de amor disfrutaré. 2 Yo soy Su amor y El mi Amado es; El me atrae, le sigo por doquier. Le escondo en mí, mirra fragante es, Me cubre como bella alheña El. 3 Gusto Su amor y Sus grosuras da; Hallo en Su seno gran reposo y paz. Me muestra la bandera de Su amor, Enterneciendo así mi corazón. 4 Mi Amado es mío, y yo Suyo soy, Yo soy un lirio, El mi buen Pastor; Que apunte el día, las sombras se irán, Y como un ciervo le veré llegar. 5 Mirra de muerte y resurrección, Como el incienso empapó el corazón; Viento del norte sopla hasta hacer Del huerto de mi alma Su placer. 6 Como paloma quiero limpio ser, Un lirio puro delante de El, Yo quiero el gozo de Sus gozos ser, Y mi Cantar de los cantares El. 7 Como la luna, conformarme a El, Esclarecido como el sol seré; Sólo a mi amado quiero agradar, Sólo Su vida quiero expresar.

8 Eres mi vida, yo Tu imagen soy; Como la muerte fuerte es este amor! No se destruye ni decaerá, Hasta que vengas él nos guardará. * Una planta del Viejo Mundo, apreciada por sus Fragantes flores blancas y amarillas (Cnt. 1:14).

Experiencia de Cristo – Comunión con El
261* 1 Permaneced en Cristo y en Su amor; Tened con El a diario comunión. Permaneciendo siempre en el Señor No habrá barreras entre El y yo. 2 Permaneciendo en El la unción fluirá; En comunión Su Espíritu guiará. Obedeciendo le disfrutaré; Y al seguirle Su amigo seré. 3 Permaneciendo, la luz brillará; En comunión las sombras huirán. Obedeciendo, vida crecerá, Y mi espíritu se animará. 4 Permaneciendo, fuerzas El me da; En comunión la muerte pasará. Permaneciendo, no hay lamentación; En comunión se alegra el corazón. 5 Permaneciendo, huye Satanás; En comunión el mundo no me atrae. Permaneciendo, puedo el mal vencer; En comunión el ego he de perder. 6 Permaneciendo, yo seré como El; En comunión más vida yo tendré. Permaneciendo, me da Su poder; En comunión riquezas obtendré. 7 Permaneciendo, El mi anhelo es; En comunión Su Espíritu arde en mí. Quiero perderme totalmente en Ti Para contigo estar mezclado así.

Experiencia de Cristo – Permaneciendo en El
262* 1 Eres la Vid verdadera Y yo el pámpano, Señor, Más no sé qué es lo que impide Que produzca frutos yo.

2 Llevar fruto es mi deseo, Y Tu vida expresar, Para darte a Ti más gloria Y cumplir Tu voluntad. 3 Mas, Señor, yo no comprendo Tu expresión "habita en Mí";

Mientras más intentó hacerlo, Más me siento yo sin Ti. 4 Siento que no "permanezco", Aunque oro sin cesar, Yo de Ti me siento lejos Y sin frutos que llevar. 5 Más Tú eres la Vid, dijiste, Y yo un pámpano en Ti; Es un hecho consumado. Desde que te recibí. 6 Ahora en Ti yo permanezco, Ya no necesito entrar, Pues a Ti estoy unido Y esta es mi realidad. 7 No "entrar" es el secreto, Mas saber que "estoy en Ti"; Que no me salga te pido, No que entre yo en Ti. 8 Ya estoy en Ti por siempre, Dios me puso en tal lugar; Ya no debo orar luchando, Sólo en Ti en paz morar. 9 Puesto que estoy "adentro", Por "entrar" no pediré; Más con gozo y alabanzas Tu Palabra creeré. 10 Yo ahora en Ti reposo, Pues de mi ego yo salí; Eres Tú mi fuerza y vida, Y el todo para mí.

Experiencia de Cristo – Permaneciendo en El
263* 1 Morando en Ti, en Tu profundo amor, Señor Jesús, Cordero de mi Dios; Como la rama al árbol cerca está, Quiero, mi buen Señor, en Ti morar. 2 Morando en Ti, mi Salvador yo sé Cómo Tu vasto amor se verterá; Así mi vaso rebosando en Ti Con inefable gozo fluirá. 3 Morando en Ti, ni el ego ni el mal Podrán Tu vida interna subyugar; Mi alma unida a Ti en comunión, Sólo anhela estar en sumisión. 4 Morando en Ti, yo puedo entender, Hoy los secretos de Tu corazón;

Paz, gozo y Tu Palabra conocer, Sirviendo a Dios con fruto y poder.

Experiencia de Cristo – Permaneciendo en El
264* 1 He aprendido el gran secreto De habitar en el Señor; He probado de Su vida en. La Palabra de mi Dios; Y confiando en la sangre Fuerza y paz recibo yo; En Jesús me he perdido Y me hundo en mi Dios. Coro: Habitando en el Señor Su Palabra es mi sostén, Yo me escondo en el seno de Su amor. Habitando en el Señor Y confiando en Su hablar, Yo me escondo en el seno de Su amor. 2 Yo estoy crucificado Con Jesús y El vive en mí; Ya mis luchas he depuesto Y le dejo en mí vivir. Su Espíritu en mí reina Pues cedí mi voluntad; Y Su sangre tan preciosa Hoy me limpia de maldad. 3 Mis dolencias yo le entrego, El las puede acarrear; Mis temores y tristezas Sólo a El puedo llevar. En Jesús obtengo fuerzas, Por Su aliento vivo yo, El aun me da Su mente Y Su vida, fe amor. 4 Por Su Espíritu yo obro, Mi sabiduría es El; Su presencia a mí me guarda Y me guía siempre fiel. Es la fuente de mi gozo, Esperanza de mi amor, Y el Rey que pronto viene, Mi Amigo y Salvador.

Experiencia de Cristo – Permaneciendo en El
265* Juan 15 1 Tiene la vida un secreto, Más hoy es nuestra visión:

Permanezcamos en Cristo, En la vid donde nos ha puesto Dios. Morando en la vid, Morando en la vid, Todas Sus riquezas mías son! Dios nos ha puesto aquí, Para jamás salir; Aleluya, moramos en la vid! 2 Ya no luchamos en vano Para entrar en la vid; Dios nos ha puesto en Cristo Aleluya, moramos en la vid. 3 Se mueve Dios en nosotros Oh qué Divino ungir! Así imparte Su esencia, Mientras permanecemos en la vid. 4 Hoy por Su "sabia" yo vivo; Oh, cuánta luz hay en mí! Con Dios estamos en casa Mutuamente morando en la vid.

Experiencia de Cristo – Permaneciendo en El
266* 1 En la vid, si habitamos Como pámpanos en El, El también mora en nosotros Como vida en nuestro ser. En la vid, en la vid, En la vid, en la vid, Más de Ti conoceremos Al quedarnos en la vid. 2 Eficaz es Su Palabra Cuando habla en lo interior; Pero para en El quedarnos Hay que acatar Su voz. 3 Es aquí donde entendemos El "morar" en realidad; Si lo amamos El requiere Que honremos Su hablar. 4 Sólo así permaneciendo En Su amor y comunión, Conocemos vida y gozo Y el afecto del Señor. 5 Qué precioso! Oh, qué dulce! En la vid permanecer, Y llevar así el fruto De la vida que hay en El.

Experiencia de Cristo – Confiando en El
267* 1 En Jesús confiando estoy, Cuando por tormenta voy; Aunque poca es mi fe, En Jesús yo confiaré. Confío al amanecer, Confío al atardecer, En cualquier acontecer, En Jesús yo confiaré. 2 A mi corazón la luz Brilla por Su Espíritu; Si El me guía no caeré, En Jesús yo confiaré. 3 Cantando en la claridad, Orando en la oscuridad, Si en peligros, clamaré, En Jesús yo confiaré. 4 Confiaré por tierra y mar, Confiaré hasta el final; Hasta que regrese El, En Jesús yo confiaré.

Experiencia de Cristo – Siguiéndole
268* 1 Sal del "campamento" hoy, Lleva la afrenta con El; Si El afuera así sufrió, Puedo indiferente ser? 2 Sal del "campamento" hoy, Y lleva la cruz con El; Por camino estrechó El fue, Yo también con El iré. 3 Sal del "campamento" hoy, Tus parientes dejó atrás; El Su Padre obedeció, Yo sufriendo le he de honrar. 4 Sal del "campamento" hoy, Yo con El prefiero andar; No unido a religión O a la vana sociedad. 5 Sal del "campamento" hoy, No te importe solo andar; Tus amigos perderás, Pero El te satisfará. 6 Sal del "campamento" hoy, Para allá con El andar,

Su presencia disfrutar Y Su rostro contemplar. 7 Sal del "campamento" hoy, Hasta ver Su amanecer; Cara a cara le veré Y en Su reino viviré.

Experiencia de Cristo – Expresándole
269* 1 En los cielos un tesoro Insondable tiene Dios; Tiene un placer eterno Cristo el Hijo de Su amor. En la tierra un tesoro Tiene Dios de gran valor, Un placer inescrutable, Cristo en Sus santos hoy. 2 Como las lenguas de fuego Viene Dios para llenar Estos vasos del tesoro Que jamás se agotará. De Su gloria sempiterna Esos vasos llena Dios, Para así saciar las almas Anhelantes de Su amor. 3 Aunque pobre y muy probado Su llamado es firme en ti; Quédate permaneciendo Como un pámpano en la vid. Vasos que desprecia el mundo, Sin belleza u sin honor, En sí llevan las riquezas De la gloria del Señor. 4 Oh, que sea ignorado, Más vacío y sin valor, Pero para Dios un vaso Santo y lleno del Señor. Nada empañe en mí la gloria, Ni opaque el "yo" la luz, Mientras hablo de Su historia Más me llene de Jesús.

Experiencia de Cristo – Expresándole
270* 1 Cristo, no yo, sea honrado y exaltado, Cristo, no yo, se pueda siempre ver; Cristo, no yo, en todas mis palabras,

Cristo, no yo, sea dado a conocer. Oh, que me salves del yo, Señor! Oh, que me pierda en Ti! Oh, que no surja ya más yo! Mas viva Cristo en mí! 2 Cristo, no yo, al suavizar tristezas, Cristo, no yo, al llanto sosegar; Cristo, no yo, alzando toda carga, Cristo, no yo, al miedo apaciguar. 3 Cristo más bien, que un hablar ocioso, Cristo más bien, que estéril trabajar; Cristo más bien, que el engreído ego, Cristo, o más bien, que el yo manifestar. 4 Cristo, no yo, en mis necesidades, Cristo, no yo, mi fuerza y mi suplir; Cristo cubriendo espíritu, alma y cuerpo, Oh, que Tu vida vivas, Cristo, en mí! 5 Cristo, será mi único ensueño, Gloria excelsa pronto yo veré; Cristo será el fin de mis anhelos, Cristo mi todo en todo ha de ser.

Experiencia de Cristo – El Ocuparse del Espíritu
271* 1 Muerte y pecado tengo en Adán, Vida y justicia en Cristo sólo están; Si vivo en la carne siempre expreso á Adán, Mas si en el espíritu a Cristo en verdad. 2 Aunque yo no peque, estando en Adán, Soy un pecador que condenado está; Cuando estoy en Cristo no tengo que actuar, Soy justificado, de hecho justo ya. 3 Si vivo en la carne siempre brotará La naturaleza vil del viejo Adán; Más si en el espíritu ando sin luchar Vivo porque El vive y puedo así reinar . 4 Al morir con Cristo libre estoy de Adán, Al vivir con Cristo, Su vida me da; La mente en la carne libra el viejo Adán, La mente en mi espíritu trae vida y paz.

5 Al poner la mente en el espíritu, Salvación logramos y eternal salud; Así venceremos con esta actitud, Ganaremos la carrera en Su virtud. 6 Al poner la mente en el espíritu, Surgirá la vida que fluyó en la cruz;

Al poner la mente en el espíritu, Crecerá la vida en su plenitud. 7 Cristo en mi espíritu habitando está, Toda fortaleza y bendición me da; Si en espíritu ando, pruebo santidad, Y el Dios Triuno en mí se moverá.

Experiencia de Cristo – Siguiendo al Espíritu
272* 1 Cristo es mi vida, Mi paz interior; En espíritu uno Somos El y yo. Vivo en el Señor, Por Su Espíritu, Vida El me suple, Me da Su quietud. 2 Pertenezco a Cristo, Preso no he de estar, Pues la ley de vida Me da libertad. 3 Yo ya no me ocupo De la carne hoy; Mi espíritu sigo, Voy negando el yo. 4 Cristo desde adentro Me hace espiritual; Hasta el cuerpo aviva Su poder vital. 5 El Espíritu hoy Testimonio da, Que de Dios soy hijo, Y El mi heredad.

Experiencia de Cristo – Satisfacción rebosarte con El
273* 1 Siempre sobra un excedente, Si uno gusta del Señor; Cada copa se desborda

Al llenarla Su dulzor. Nada escaso o limitado Ha salido de El jamás; //A los Suyos todo suple, Hasta hacerlos rebosar.// 2 Siempre sobra un excedente, Si del Padre celestial Aceptamos dando gracias La porción que El nos da. Suministra nuestro todo, El nos trae satisfacción, //Al gustar de Jesucristo El nos sacia el corazón.// 3 Siempre sobra un excedente. Al probar Su vasto amor; Siempre queda más altura, Y un valle aún mayor. No podrá la boca humana Su ternura proferir, //Sólo puede alabarle Y Su nombre bendecir.//

Experiencia de Cristo – Satisfechos Con El
274* 1 Del mundo huid! A Cristo ganad! Puede saciar hoy tu corazón; Qué más quisieras tú encontrar? Todas las cosas vacías son! El es tan rico en Su plenitud, Puede colmar tu necesidad! El es tan bueno, cuán dulce es El! Todo deseo El saciará! 2 Del mundo huid! A Cristo ganad! El es tu grande necesidad. Al recibir a Cristo el Señor, Ya nada más tú desearás. 3 Aunque muy grande el mundo es, Y muy pequeño tu corazón, Pero el gran mundo con su caudal No puede darte satisfacción. 4 Con este Cristo, gran gozo habrá; Sin este Cristo, sólo pesar; Donde está Cristo, hay claridad, Donde El no está, sólo oscuridad.

Experiencia de Cristo – Disfrutándole
275* 1 Estamos atraídos cada día a Jesús, Es bello cual ninguno, más radiante que la luz; Es más de lo que digas o que puedas componer, Y El se hace más querido al verlo cada vez.

No puede describirse, ni aún a la mitad, El es como un tesoro que queremos más y más. 2 Al verle en la iglesia tanta gloria estalló, Hallando Sus riquezas nuestra búsqueda cesó; Aquí se satisface nuestro espíritu con El, Y El se hace más querido al verlo cada vez. 3 Es el viviente Espíritu que mora en nuestro ser, Ungiendo nuestro espíritu lo inunda todo El; Reunidos con los santos nos rebosa el corazón. Por eso lo queremos con entera devoción. 4 Por Su recobro somos uno hoy con el Señor, Se exhiben Sus riquezas por la iglesia con fervor; Todo lo que tenemos nos complace derramar Para que Su propósito se pueda realizar.

Experiencia de Cristo – Disfrutándole
276* 1 Encontramos a Cristo el Señor, Nuestro todo en todo es El; Oh, qué bendición el invocar Su glorioso nombre fiel! Es un gozo inefable y tan glorioso, Tan glorioso, tan glorioso; Es un gozo inefable y tan glorioso, Y jamás se ha dicho la mitad. 2 Encontramos que Cristo el Señor El Espíritu ahora es; El en nuestro espíritu está, Cerca y dulce a la vez! 3 Encontramos hoy cómo vivir, Por Jesús, nuestro Señor; Al comer, beber y disfrutar Su Palabra en oración. 4 Encontramos la iglesia local, Y la provisión total; Nada en Babilonia hay que buscar, Hoy la iglesia es nuestro hogar. 5 Encontramos que cada reunión Es de gozo sin igual; Nuestro espíritu no ha de fallar, Nuestra vida llena está.

Experiencia de Cristo – Amándole
277* 1 Jesús, te amo, Tu grande amor Me atrae a buscarte

Con todo fervor, Me atrae a buscarte Con todo fervor. Eres amado, Del todo codiciable, En quien mi ser hoy se deleita. Eres amado, Del todo codiciable, En quien mi ser hoy se deleita. 2 Jesús, mi Amado, Qué dulce es Tu amor Y el olor de Tu ungüento En mi corazón, Y el olor de Tu ungüento En mi corazón. En los jardines La fuente de agua viva, Que fluye del Líbano siempre. En los jardines La fuente de agua viva, Que fluye del Líbano siempre. 3 Oh ven, mi Amado, Al huerto a soplar, Y el olor de su aroma Se desprenderá, Y el olor de su aroma Se desprenderá. Mi esposa, hermana, Ya vine a mi huerto Para ingerir miel, vino y leche. Mi esposa hermana, Ya vine a mi huerto Para ingerir miel, vino y leche. 4 Ponme por sello En Tu corazón; Pues los celos son duros Como el cruel Seol; Y el amor es más fuerte Que la muerte atroz. Las muchas aguas No pueden apagarlo, Ni fuertes ríos ahogarlo. Si diese el hombre Los bienes de su casa Por este amor, es despreciado.

Experiencia de Cristo – Amándole
278* 1 Mi Señor, cautivo en Tu belleza, Abro a Ti todo mi corazón; Libre de deberes religiosos,

Sólo en Ti esté mi habitación. Al mirar Tu gloria casi lloro; Hoy me llena todo Tu esplendor. Oh Señor, satúrame, te imploro, A mi espíritu únete, Señor. 2 Deslumbrante, qué claro está el cielo! Sentado en el tronó un "Hombre" está; Santo Dios, me consuma Tu fuego, Hasta que en mi ser puedas brillar. Cuando ví Tu gloria esplendorosa, En escoria mi todo se hundió; Hoy, Señor, te alabo y te amo, De Tu dulce nombre gusto yo. 3 Mi Señor, mi frasco de alabastro, Quiero derramar hoy sobre Ti; Y ungir Tu cabeza Maestro, Lo mejor, Señor, es para Ti. Mi Señor, desperdiciarme quiero Sobre Ti y amarte hasta el fin, Que mi corazón siga brotando Fino aceite de mi amor por Ti. 4 Ven sobre los montes de aromas, Mi Amado anhelo ver Tu faz; Bebe de la fuente de mi alma, Hasta que en Tus brazos pueda estar. Solo no, Señor, quiero adorarte Con los santos todos en unión; Ven, Tu Novia quiere abrazarte, Y saciar, Señor, Tu corazón.

Experiencia de Cristo – Su Humanidad
279* 1 Mira el arca del ayer, De acacia y oro es; Tal humanidad se ve! Gloria a El! Gloria a El! Gloria a El! 2 Es Jesús la acacia real; Hombre tan fino y cabal! Resistió a todo mal. Gloria a El! Gloria a El! Gloria a El! 3 El Dios-hombre es Jesús, Qué misterio! Qué virtud! Un nuevo hombre trajo a luz. Gloria a El! Gloria a El! Gloria a El! 4 Por Adán la muerte entró, Más Jesús vida nos dio; Dios al hombre recobró. Gloria a Dios! Gloria a Dios! Gloria a Dios!

5 Muchos tipos dan a ver A Jesús hay que tener, Debe en nosotros crecer; Digo amén! Oh, Señor! Digo amén! 6 Que Tu humanidad, Señor, Nos impregne y por Tu amor Que vean muchos Tu valor; Digo amén! Oh, Señor! Digo amén!

Experiencia de Cristo – Su Humanidad
280* 1 Haznos ver la necesidad De una nueva humanidad; Del ego nos podemos zafar Sólo comiendo a Jesús. En la Palabra y oración Clama con otros: "Oh, Señor" Respírale en comunión, Come a Jesús. 2 La carne con su corrupción No cabe en la edificación; La vida humana en Cristo es ideal, Tiene la esencia divinal. Queremos por Su vida ser La casa que desea El, La iglesia, el nuevo hombre que Maduro es. 3 Tiene por meta Satanás A todo hombre arruinar, Pero el hombre conquistará Y sobre todo reinará. Ponemos fin a Satanás Cuando comemos a Jesús. Por Su victoria en la cruz El conquistó!

Experiencia de Cristo – Su Humanidad
281* 1 Qué victoria! Oh, qué triunfo! Dios un hombre vino a ser, Con naturaleza humana, Para al diablo así vencer. Fue muerto y resucitado, Hijo del Hombre es El.

2 Con Sus virtudes humanas Al astuto arrestó; Con Su carácter humano Toda prueba El pasó. En mi espíritu le tomo, Sus virtudes mías son. 3 El Espíritu contiene Esta vida de Jesús; Sus virtudes se añadieron Al divino Espíritu. Oh, qué Espíritu abundante, Suple al hombre en plenitud. 4 Qué misterio! Qué real es! Este Hombre está en mi ser. Vive en mí y aun se expande; Mi vivir humano es El. Aleluya! Aleluya! Siempre le alabaré! 5 Qué glorioso! Qué admirable! Dios en carne visto es. En los miembros de Su Cuerpo, Tal humanidad se ve. Para edificar Su templo Esta vida he de tener.

Experiencia de Cristo – El Poder de su Resurrección
282* 1 Hay un supereminente poder, Que todo el que creé lo ha de tener; Este poder a Jesús levantó, Y al Cuerpo, Su iglesia, se dio! Coro: Hay poder, poder de resurrección, Y a la iglesia se dio! Hay poder, poder de resurrección, Que a Su Cuerpo lo trasmitió! 2 Poder que a Cristo a la diestra sentó, Fue dado por Dios! Sí, nos lo dio! A todo nombre el poder traspasó, Y al Cuerpo, Su iglesia, lo dio! Hay poder, poder para trascender, Y a la iglesia, se dio! Hay poder, poder para trascender, Y a Su Cuerpo lo trasmitió! 3 Poder que todo somete a Sus pies, Nuestro ahora es! Nuestro ahora es! Poder completo que todo venció, Al Cuerpo, Su iglesia se dio! Hay poder, poder para someter, Y a la iglesia se dio! Hay poder, poder para someter, Y a Su Cuerpo lo trasmitió!

4 Poder que hace Cabeza a Jesús, A Su iglesia dio! Poder le dio! Poder que exhibe Su fuerza y virtud, Al Cuerpo, Su iglesia, lo dio! Hay poder, poder para gobernar, Y a la iglesia se dio! Hay poder, poder para gobernar, Y a Su Cuerpo lo trasmitió!

Experiencia de Dios – Como la Porción
283* 1 Mi Dios, mi amor y mi porción, Mi herencia eternal, En todo el universo no hay Ninguno que sea igual. Ninguno que sea igual. 2 Oh, qué vacío el cielo está! La tierra es vanidad, No llena nada el corazón, Mi Dios es realidad. Mi Dios es realidad. 3 Riquezas y prosperidad, Salud o amigo fiel, De Ti todo lo recibí, Mas eres Tú mí bien. Mas eres Tú mí bien. 4 Qué vano es mi bienestar Al compararlo a Ti; Así es mi paz y protección, O algún amigó aquí. O algún amigó aquí 5 Si fuera mío el orbe hoy Y las estrellas mil, Yo sin Tu gracia y Tu ser Sería un infeliz. Sería un infeliz. 6 Que sigan otros la ambición De abarcar el mar; Visítame en Tu gracia hoy, Y no te pido más. Y no te pido más.

Experiencia de Dios – Como la Vida
284* 1 Qué glorioso! Oh, qué santo! Vida eterna es nuestro Dios! Poderoso, ilimitado, Lleno de toda compasión! Qué riquezas en Su vida: Su esencia, luz y amor.

2 Qué amoroso! Oh, qué gracia! Para el hombre, vida es Dios! Formó espíritu en el hombre, Conforme al plan que El trazó. Que este hombre le reciba Es Su anhelo e intención. 3 Qué amor e inmensa gracia! Vida al hombre fluye Dios! Se mostró primero en carne, Mas el Espíritu es hoy; Para promulgar Su vida Tal proceso El pasó. 4 Qué accesible! Qué cercano! Hoy Dios en Cristo vida es! Cristo, el Dios encarnado, Manifestado al hombre es. Muerto y resucitado, Vida al hombre viene a ser. 5 Qué asombroso! Esta vida Dios en el hombre la impartió! Al tomar Su otra forma Como el Espíritu entró. Le convence, le inspira, Y hace en él Su habitación. 6 Qué glorioso! Qué precioso! Conocer al Triuno Dios! Vino el Padre en el Hijo, Mas el Espíritu es hoy. Este Espíritu al hombre Le trae la vida de Dios. 7 Qué misterio, pero es cierto! El mismo Dios fluye en mi ser! El conmigo se hizo uno Para mi vida ahora ser. Aleluya! Aleluya! Siempre le alabaré!

Experiencia de Dios – Como la Vida
285* 1 La vida es misteriosa, vida es Dios; Todo Su enfoque con el hombre es. El árbol de la vida Dios lo dio, Para un hombre de vida obtener. 2 Fue seducido el hombre y pecó, Y de otra fuente ciencia recibió, Entró la ciencia y el hombre cayó, Y con su fuerza así lo dominó.

3 Trajo la ciencia a la humanidad Toda cultura que en la tierra está; El hombre que era para el plan de Dios Por su caída expresa a Satanás. 4 Más tarde como el Hijo vino Dios, Vivió en la tierra, se llamó Jesús; Fue un modelo vivo para que La vida el hombre obtenga en plenitud 5 Este Dios-hombre en la cruz murió, La ciencia, el viejo hombre allí clavó, Lo negativo así crucificó, Y una nueva vida comenzó. 6 Venció a la muerte y resucitó Como el Espíritu que vida da; Cuando se creé en Su nombre al invocar El entra a nuestro ser para morar. 7 De este modo el mismo Triuno Dios Como el Espíritu al nuestro entró. Los dos se unen y se mezclan hoy, Así un solo espíritu ellos son. 8 Por este Espíritu es nuestro andar, Nuestro vivir hacer proviene de El. En este Espíritu estamos hoy! Y El la plenitud de Dios nos trae. 9 Por eso hay que poner la mente en El. Y ocuparla en El sin distracción. Para que por la vida que El nos da Reinemos y gocemos salvación. 10 Por este Espíritu hay liberación De muerte, del pecado, y de su ley; La vida hasta el cuerpo llegará. Santificando todo nuestro ser. 11 Este Espíritu nos salvará Del yo y el Cuerpo edificará; Al transformarnos, nos conformará A Cristo para así cumplir Su plan. 12 Vida es Dios y Cristo vida es, Vida es el Espíritu también. Hasta que llegue nuestra redención Sólo esta vida la manera es.

Experiencia de Dios – Como Vida
286* 1 Nuestro Dios vive; di: "Aleluya!" Vive en nosotros; di: "Aleluya!" De Sus riquezas. Participamos, Prueba y ve, di: "Oh Señor!" 2 Siempre al reunirnos como familia Su Espíritu hace que seamos uno, Un Cuerpo vivo, Para expresarle, Cristo es nuestra realidad. 3 En las iglesias, Dios nos satura Con las riquezas de Sus grosuras. Llevando a Cristo A cada pueblo, Esta nación verá a Jesús.

Experiencia de Dios – Por medio de la Trinidad
287* 1 Qué gran misterio es el Dios Tri-u-no! Uno en substancia y en persona tres; El Padre en el Hijo se introduce Por el Espíritu a nuestro ser. El Triuno Dios inagotable es! Admirable! Glorioso es El! Divino don que excede a todo bien! Qué excelso es en nuestro ser! 2 Qué manantial, el Padre es la fuente, Y Sus riquezas quiere al hombre dar! Esta porción inacabable es nuestra, Paro apreciar y siempre disfrutar! 3 El Hijo es la expresión del Padre, Que en carne vino a la humanidad! Qué redención perfecta y efectiva, Hoy disfrutamos con Dios la unidad! 4 El Hijo hoy está transfigurado, Y como Espíritu vida nos da! Gran hecho es! Su Espíritu viviente Mezclado con el nuestro en unidad! 5 Qué realidad que nuestro Dios ahora, Es el Espíritu para tocar! Qué gran verdad! En vida somos uno, Con nuestro Dios sin diferir jamás!

Experiencia de Dios – Por medio de la Trinidad
288* 1 Por Tu misterio doy loor, Pues yo te puedo contactar; Eras inaccesible Tú, Más hoy Tu Espíritu nos das. 2 El Padre, Hijo, Espíritu: El Triuno Dios, mi vida es; Tu misma esencia en mi ser Naturaleza santa es. 3 El Triuno Dios ahora es Espíritu en consumación; Lo puedo experimentar Como aliento y viento hoy. 4 Lo que el Padre tiene y es En Su amado Hijo está; Y Sus riquezas hoy posee Su Espíritu de realidad. 5 Su Espíritu llegando a mí En mi espíritu entró; El Padre en el Hijo así Se constituye mi porción. 6 El Padre es el manantial; El Hijo toda Su expresión; Como el Espíritu El es La realidad en mi interior. 7 Vino en el Hijo el Padre Dios Para expresarse al hombre aquí; El Hijo como Espíritu Revela a Dios dentro de mí. 8 El Padre quiere al Hijo dar En todo el primer lugar; Y el Hijo lo toma a El Por Su cabeza y realidad. 9 Desea el Espíritu Al Hijo hoy glorificar; Pues lo revela en mi interior Para de El testificar. 10 Tú como el Espíritu Deseas nuestra adoración; Tocándote en mi espíritu Hoy Tus riquezas mías son. 11 Si vivo en mi espíritu Y rindo a Ti mi adoración, Yo toco el Santo Espíritu, Y te disfruto en comunión.

Experiencia de Dios – Por medio del Espíritu como la Transmisión
289* 1 Es por Su Espíritu que Dios Hoy se trasmite a nuestro ser; Se experimenta sólo así Al Dios que en Cristo nos da El. 2 Dios como el Padre: fuente es, El Hijo es Dios en Su expresión, Como el Espíritu entra Dios A nuestro ser como porción. 3 El Padre en luz oculto está, El Hijo al hombre lo mostró, Lo trasmite el Espíritu, Y se revela en lo interior. 4 Dentro del Padre el Hijo está, Hoy el Espíritu es El; Padre, Hijo y Espíritu Uno son hoy con nuestro ser. 5 Incorporado el Padre fue, Dios en Su Hijo se expresó, El Hijo con Su realidad Dios el Espíritu nos dio. 6 Venga del Padre Su amor, Del Hijo gracia y comunión Por el Espíritu de Dios, Para tenerlo por porción.

Experiencia de Dios – Ejercitando El Espíritu
290* 1 Dios en sustancia Espíritu es, Su esencia santa y divinal; Para tocar Su Espíritu El mío debo ejercitar. 2 En el hombre su espíritu Es lo más hondo y lo más real; Para tocar en vida a Dios Debe su espíritu usar. 3 Solo por el Espíritu Se debe al Padre adorar; Su Espíritu viene a morar En el nuestro en unidad. 4 Su Espíritu a mi espíritu Llama y hace la unidad; Su Espíritu es vida en mí, Y el mío llegó a ser Su hogar.

5 Sólo con mi espíritu Puedo al Padre adorar; Si en Sus riquezas quiero entrar Su Espíritu debo tocar. 6 La comunión debe llevar. El hombre al espíritu; Allí él debe orar y hallar Respuesta de Tu Espíritu. 7 Debemos en espíritu Orar a Dios y á El servir, Crecer en vida edificar, Para a Cristo exhibir. 8 Señor, yo quiero hoy volver Al espíritu y aprender Cómo tocar Tu Espíritu, Hasta que fluyas en mí ser.

Experiencia de Dios – Ejercitando El Espíritu
291* 1 Dios anhela proveerme Con Su mismo ser; En mi espíritu por eso Me uno a El. Coro: Todo lo de Dios hoy fluye En Su Espíritu; Le conozco ejercitando Mi espíritu. 2 Su naturaleza rica Me ha dado El; En mi espíritu le toco Para ésta ver. 3 Con mi espíritu le toco, No con mi pensar; Si mi espíritu no uso, Falto he de estar. 4 Cuando escucho los mensajes, Los tengo que orar; En mi espíritu digiero Todo el hablar. 5 Al Señor en la Palabra Tengo que tocar; Si la estudio en mi mente, Muerta estará. 6 Oh, qué gloria, qué riquezas En Su Espíritu! Mías son cuando ejercito Mi espíritu.

Experiencia de Dios – Su Dispensación
292* 1 Torrente poderoso es Dios, Que fluye para siempre; Se procesó para alcanzar Al hombre en Su corriente; Mas sólo un Dios es El Que fluye a nuestro ser; Sus pasos claves son, A Su dispensación, Y hoy fluye en nosotros! 2 En el principio se ve a Dios Como un río fluyente; Conlleva el árbol dentro de él Al mismo Dios viviente. También en el final, Fluyendo el río está Con el Cordero-Dios, Y el árbol que creció, Dios fluye eternamente! 3 Fluyó en un hombre el mismo Dios, El hombre Jesucristo. La vida de Dios liberó Con sumo sacrificio. Aunque intentó Satán Aquel fluir parar, Crucificáronle, Y cruel la lanza fue, Mas salió agua y sangre. 4 De Su costado así fluyó Sangre para limpiarnos, Y agua allí también brotó Para regenerarnos. Hoy el Espíritu Nos brinda a Jesús; Sólo logró el rival Librar el manantial, Y Dios sigue fluyendo.

Gloriándonos en la Cruz – La Antigua Rugosa Cruz
293* 1 En el monte Calvario estaba una cruz, El emblema de afrenta y dolor, Mas yo amo esa cruz do murió mi Jesús Por salvar al más vil pecador. Oh! yo siempre amaré esa cruz, En sus triunfos mi gloria será; Y algún día en vez de una cruz, Mi corona Jesús me dará.

2 Aunque el mundo desprecie la cruz de Jesús, Para mí tiene suma atracción; Pues en ella llevó el Cordero de Dios De mi alma la condenación. 3 En la cruz de Jesús do Su sangre vertió, Hermosura contemplo sin par; Pues en ella triunfante a la muerte venció Y mi ser puede santificar. 4 Yo seré siempre fiel a la cruz de Jesús, Sus desprecios con El llevaré, Y algún día feliz con los santos en luz Para siempre Su gloria veré.

El Camino de la Cruz – El Significado de la Cruz
294* 1 Habrá dolor si hoy tomáramos la cruz? No sólo habrá dolor, más bien nos matará; Si la experimentamos hemos de morir, Ella está puesta para el ego aniquilar. 2 El hombre que la cruz termina libre es, Parece cruel, pero es divina salvación; Sólo es por la cruz que Cristo puede ser Vida a nosotros y nosotros Su expresión. 3 Tiene la cruz por meta el deseó de Dios, Pero el yo se va contra Su voluntad; La vida anímica se debe eliminar, La voluntad de Dios así prosperará.

El Camino de la Cruz – Perdiendo se Gana
295* 1 Si no se exprime la oliva, Aceite no habrá; Si no se pisan las uvas, Vino no se obtendrá; Si no se machaca el nardo, A Su olor no saldrá; Rehuiré los sufrimientos Que Tu amor me proveerá? Con cada golpe Ganancia me das; En lugar de lo que quitas A Ti mismo Tú me das. 2 Necesitas compungirme Para dar loor? Para eso es necesario El cruel trato de Tu amor? Privación, Señor, no temo; Veo Tu corazón. Plenamente yo me rindo Para conocer Tu amor.

3 Señor, siento hoy vergüenza, Mi ego protegí; Aunque Tú me has podado, Tu tratar yo resistí. Tu deseo sea cumplido Obra Tú en mí; Sin mirar mis sentimientos, Haz lo que te plazca a Ti. 4 Aunque no estemos de acuerdo, Sea Tu voluntad; Si te place darme penas, El "Amén" te quiero dar. Mi deseo es agradarte, Aunque sufra más; Por Tu complacencia y gloria Yo la cruz quiero llevar. 5 Aún con lágrimas, te alabo, Esta es mi canción; El crecer de Tu dulzura Hoy me trae inspiración. Más preciado a mí te has hecho, Todo eres, Señor; Que Tú crezcas y yo mengüe Es mi anhelo y oración.

El Camino de la Cruz – El Camino de la Vida
296* 1 La cruz un camino angosto es, Si a Dios todo se da; Todo lo que se ponga en el altar El fuego consumirá. Coro: Estás listó a tomar cada día tu cruz? Para ti, qué es la cruz hoy llevar? Tú que has dado tu ser y tu todo a Dios, A Dios eres tú leal? 2 Qué fácil decir en la reunión, "Por Ti todo dejo yo!" Hasta que una cruz más pesada hay Que exige tu atención. 3 Vacilas entonces o eres fiel A morir tú en la cruz, Hasta que en tu vida el viviente Dios Te brinda Su plenitud? 4 Si quieres vivir hay que morir En la cruz con Tu Señor, Y así vivirás por la vida de Aquel Que vive en resurrección.

El Camino de la Cruz – El El Camino de la Vida
297* 1 Si resurrección anhelo, Tengo que la cruz amar; De la muerte surge vida, De la pérdida, el ganar. Coro: Muerte vida trae, Muerte vida trae, Surge vida de la muerte, Muerte vida trae. 2 Para que se forme Cristo, Yo no debo más vivir. Bajo de la cruz viviendo, Mi alma tiene que morir. 3 Si me clava Dios con Cristo, Por Su Espíritu a la cruz; Sólo así Su muerte obrando Vida en mí saldrá a la luz.

La Vida de Resurrección – Cristo Mismo
298* 1 Muerte no impide la resurrección, La vida eterna que se encuentra en Dios, Indestructible e increada, es El Cristo invicto en Su expresión. 2 Muerte no impide la resurrección, Aunque su fuerza contra ella esté; Sólo le da la oportunidad, De que la vida muestre Su poder. 3 Muerte no impide la resurrección, Al enterrarla, se acrecentará; Los sufrimientos la hacen crecer más, Y muchos frutos de vida llevar. 4 Muerte no impide la resurrección, Cada barrera puede penetrar; Vence al infierno y todo su poder, Sorbe la muerte y triunfa sobre el mal. 5 Muerte no impide la resurrección, La plenitud de Dios expresará; Justicia y santidad producirá, De Dios la imagen manifestará. 6 Oh, que conozca la resurrección, En cualquier muerte grande es su poder, Que en mi experiencia pueda realizar, Que el Cristo vivo esta vida es.

La Vida de Resurrección – Vida por Muerte
299* 1 Vida por muerte, Para cuándo es esto? Es para ahora, o el más allá? Por qué esperar? El vaso malogrado El Alfarero puede hoy moldear. 2 Vida por muerte la resurrección es El grano muerto dando su poder; Tu vida en mí vivida en aflicciones, No yo, mas vive Cristo en mi ser. 3 Vida por muerte senda solitaria De los que se glorían en la cruz. Viven con Cristo en comunión tan dulce Dejando todo sólo por Jesús. 4 Vida por muerte- ¡Qué misión bendita! El agua viva a todos llevar; Vida abundante de ese río puro, Para el que quiera su sed apagar.

Aliento – Por la Comunión con El Señor
300* Viviendo en la luz, Con El en comunión, Contemplo yo Su faz, Siguiendo la unción; Alabo sin cesar, De gloria en gloria voy, Viviendo en la luz.

Aliento – Para Proseguir
301*
Filipenses 3:10-14

1 Hacia la meta proseguid Para poder ganar Al Cristo inclusivo, tan Glorioso y sin igual. Coro: ¡Proseguid! ¡Proseguid! ¡Proseguid! ¡Aleluya! Por el premio Proseguid hasta el fin, Para a Cristo ganar. 2 Dejadlo todo y proseguid Al premio superiorEl Cristo que ofrece Dios, De sin igual valor.

3 Hoy proseguid a conocer A Cristo el Señor Y el sostenedor poder De Su resurrección. 4 Todo olvidad y proseguid, Sólo una cosa haced; Al Cristo que delante está Debemos aprehender.

Aliento – Para Correr la Carrera
302* 1 Hay una carrera hoy, ¡Aleluya! Y la forma de poder ganar. A los que empezaron ya, ¡Aleluya! Dios ha dicho: ¡Sólo a El mirad! CORO: ¡Sí, mirad! ¡A El mirad! ¡A Jesús sólo hoy mirad! Y atrás no mires más, ¡Aleluya! ¡Deja todo y mira sólo a El! 2 Deja todo alrededor, ¡Aleluya! Toda lucha y distracción de hoy. Deja todo y paz tendrás, ¡Aleluya! Deja todo y mira sólo a El. 3 Deja el alma vacilante, ¡Aleluya! Deja el yo que te hace fallecer. Deja todo y miró al blanco, ¡Aleluya! Deja todo y mira sólo a El. 4 Deja todo el pasado, ¡Aleluya! Deja todo el bien y el mal atrás, Y asido del Viviente, ¡Aleluya! Deja todo y mira sólo a El. 5 Mira sólo a Su rostro ¡Aleluya! Lo empezado El lo acabará. Gracia da para correr, ¡Aleluya! Y se obtiene al mirarlo a El.

Aliento – Para Velar
303* 1 ¡Vela, la noche acaba! Al mundo no ames más; ¡Vela, pues ya amanece! Debes despertar. ¡Vela, pues viene Cristo, Y el diablo atacará! ¡Vela, pues Cristo espera! No hay que desmayar.

2 ¡Vela y sirve presto! Los días malos son; ¡Vela y sigue obrando! Cerca está el Señor. Ponte ya tu armadura, Sé fuerte en tu interior; ¡Vela, resiste al diablo! Cristo da valor. 3 ¡Vela por el Lucero! Ya viene el Salvador; ¡Vela y busca el reino! Sin ningún temor. ¡Vela, sé vigilante! La noche acabará; ¡Vela y verás Su gloria! El Señor vendrá.

Consuelo en las Pruebas – Regocijándonos con EL Señor
304* 1 Oh, regocijémonos en el Señor, Aunque todo esté angustioso, Y haya aflicciones con mucho dolor, Mejor es cantar que quejarse. Coro: ¡Pues alégrate más! ¡Alégrate más! Es mejor el cantar que el quejarse, Es mejor el vivir que el morir, Por eso alégrate más. 2 Oh, regocijémonos en el Señor, Cuando Satanás lance dardos, Y llegue morboso el cruel tentador, Más vale cantar que quejarse. 3 Oh, regocijémonos en el Señor, Si atacan las enfermedades Y no hay tratamiento que sea de valor, El gozo traerá sanidades.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Los Dos Árboles
305* 1 Dios puso el hombre en frente de Dos árboles en el Edén; El de la vida muestra á Dios, El de la ciencia a Satanás. 2 El centro del eterno plan El árbol de la vida es: El mismo Dios que en Cristo está La vida al hombre quiere ser.

3 El árbol de la ciencia es Una advertencia y precaución: La fuente que hay fuera de Dios Trae muerte á aquel que la escogió. 4 Para cumplir el plan de Dios El hombre tiene que comer Del árbol de la vida que Transformará todo su ser. 5 Si él de la ciencia escoge hoy, Entra en el hombre Satanás, Quien es pecado y muerte trae, Para frustrar de Dios el plan. 6 Todo lo cual nos hace ver Que Dios la fuente debe ser Para nosotros, pues tocar Toda otra fuente muerte es. 7 Conocimiento muerte trae, Ya sea malo o luzca bien; Pues todo lo que no es de Dios Es artimaña de Satán. 8 No sólo el mal, también el bien Con Cristo está en oposición; El mal y el bien son a la vez Con Cristo gran contradicción. 9 Señor, enséñame a tocar Sólo la vida que hay en Ti, Y no tocar el bien o el mal O lo que no viene de Ti.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Las Cuatro Leyes
306* 1 La ley de Dios muy santa es, Demanda practicar el bien; Nos muestra que imposible es A sus demandas responder. 2 Mas en la mente hay una ley Que siempre intenta hacer el bien; Pero en la carne otra ley Subyugó a ésta cada vez. 3 La mente humana tiene en sí La ley interna para el bien; Por el Señor creada fue Para un buen porte mantener. 4 La ley en nuestros miembros es La ley satánica del mal; Entró en Adán cuando cayó Por esa astucia de Satán.

5 La ley maligna de Satán Es de pecado y de maldad; Más fuerte que la ley del bien La lleva siempre a fracasar. 6 Más hoy en nuestro espíritu La misma ley de vida está; Al renacer nos la impartió El mismo Espíritu eternal. 7 Divina y poderosa es, Trasciende a todas las demás, Nos libra de la esclavitud, Para la ley de Dios llenar. 8 Por eso siempre hay que ocupar La mente en el espíritu, Y no en la carne que está Corrupta y en esclavitud. 9 La mente puesta en la carne es Pecado, muerte, oscuridad; La mente en el espíritu Trae vida, luz, y dulce paz. 10 Así tendremos libertad, Así victoria se obtendrá; Señor, que en el espíritu Contigo siempre pueda andar.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La Ley de la Letra
307* 1 Define a Dios Su santa ley, Su testimonio es en verdad; Nos muestra nuestro Dios de amor En Su justicia y santidad. 2 Dios nos exige por Su ley Que vivamos Su expresión, Para justificarnos, El, Y poder darnos bendición. 3 La ley jamás vida dará, Ni fuerzas suministrará; Sólo demanda saca a luz Nuestra gran incapacidad. 4 No para el plan final de Dios Fue que se introdujo la ley, Más para que el pecador Su iniquidad pudiera ver. 5 Toda boca se callará Ya que el pecado es por la ley; Nos lleva al Cristo de Dios, Y nos bendice Dios en El.

6 La ley es tipo de Jesús, Quién es testimonio de Dios; Expresa El Su santidad Y Su justicia en amor. 7 Es Cristo el testimonio real, Quien trae la vida divinal; Lo que nos demanda la ley Se puede en El cumplimentar. 8 Es testimonio de Dios, El; Por quien Dios nos regeneró; Por El morimos a la ley Y damos frutos para Dios.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La Ley de Vida
308* 1 La ley de Dios antigua fue Grabada en letras de piedra; Ahora_ es ley de vida que En nuestro corazón está. 2 La antigua ley demanda el bien, Y expone así el débil ser; La ley de vida fuerza da Para al Señor satisfacer. 3 La antigua ley revela a Dios Solo en la forma exterior; La ley de vida proveerá Su realidad en lo interior. 4 La antigua ley puede regir Por mandamiento exterior; La ley de vida reina hoy Por el saber en lo interior. 5 Esta viviente ley está Moviéndose en nuestro andar; Por su sentido interior Nos puede en todo refrenar. 6 ¡Qué honda es su regulación! Opera desde lo interior, Una conciencia viva da Y nos imparte al mismo Dios. 7 Por ser tan viva esta ley No nos enseña en lo exterior; Pues todo el saber de Dios Nos lo revela en lo interior. 8 Enséñanos, Señor, a andar Conforme a esta interna ley, Para de Ti participar Y conocerte en nuestro ser.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La Comunión de Vida
309* 1 Trae la vida eterna Comunión y luz, Salvación y vida, En Espíritu. 2 Por la vida eterna En la comunión, El Señor se une A nosotros hoy.

3 Su Espíritu brinda Vida en comunión; Comunión que equipa Con gracia y amor. 4 Conlleva la vida Recta comunión; Comunión que rinde Luz y perfección. 5 La limpieza externa Con la interna unción, Nos guarda y mantiene en Rica comunión. 6 Comunión más honda Viene por la cruz; Comunión más alta Por Su Espíritu, 7 Comunión que libra Del malvado yo; Comunión que lleva Hasta el mismo Dios.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El Sentir de Vida
310* 1 En toda vida el sentir De vida siempre está; En mí la vida eternal Sentir divino da. 2 Mientras más alta ella es, Mejor es su sentir; La máxima es la de Dios, Con el mayor sentir. 3 Este sentir de vida en mí, Sentir de Dios me da; Está en mi espíritu, Y pasa al bien y al mal.

4 Este sentir de vida es Lo más profundo en mí; Discierne lo que es de Dios, Y lo descubre así. 5 Por el sentir de vida en mí Conozco a mi Dios; No por mi esfuerzo exterior, Más por revelación. 6 Por el crecer de vida en mí Más claro es su sentir; Si más estricto es mí andar, Más crece en mí vivir. 7 Si ejercito el sentir De la vida interior, Mi espíritu ha de crecer En fuerza y comunión.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El Conocimiento Interno
311* 1 En todos los que Dios regeneró Hay cierto conocimiento interior; No la enseñanza externa e inferior, Sino en lo interno conocer a Dios. 2 La vida eterna en su capacidad Es la más alta y es la mejor; Nos hace a fondo conocer a Dios, Más que el conocimiento exterior. 3 La ley de vida a la mente va, Se graba en vivo en el corazón; Internamente nos regula hoy, Más que la enseñanza exterior. 4 Unción divina en el espíritu, Llegó a la mente y hasta el corazón, Para mostrarnos todo lo de Dios, Más que lo que imparte la educación. 5 El Triuno Dios reside en nuestro ser, Viviendo actuando, obrando sin cesar, Para que por el sentir interior Le conozcamos en Su infinidad. 6 Este conocimiento interior Supera la elocuencia exterior; Pero hay que en el espíritu vivir Y andar por el sentido interior. 7 Si en Cristo por la vida divinal Vivimos con conciencia interior, Más obtendremos interno saber, Y graba Dios Su Hijo en el corazón.

8 Por este conocimiento interior Con Dios tenemos viva comunión, Y de este modo Dios Su plenitud Nos da a conocer en lo interior.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El Principio de la Encarnación
312* 1 Este principio aprendemos Por la encarnación de Dios; Que Dios y el hombre así unidos Han de cumplir con Su intención.

2 Dios es la vida para el hombre Y el hombre es Su expresión; Dios por el hombre es expresado Y el hombre es Su posesión. 3 La redención del hombre muestra La sabiduría de Dios; Y hoy Su salvación el hombre Proclama a toda la creación. 4 Requiere Dios en Su servicio Una mutua cooperación El hombre u Dios bien coordinados En una estrecha relación. 5 No es que Dios trabaje solo, O el hombre en emancipación; Mas estos dos obrando juntos Realizarán el plan de Dios. 6 El principio de la encarnación A toda obra hay que aplicar, A nuestros dones y funciones Para servir en unidad.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La Adopción
313* 1 Hemos sido destinados Para "hijificación": A la imagen de Su Hijo, Conformarnos quiere Dios. Para que Su amado Hijo El Primero llegue a ser. Entre todos Sus hermanos, Para Su expresión tener.

2 Somos hijos del Dios Padre Por la regeneración, Mas la primogenitura Se obtendrá por filiación; Al crecer maduraremos Alcanzando la adopción, Al llegar a Su estatura Se verá la filiación. 3 Nuestro espíritu, alma y cuerpo Conformados al Señor. Esto ha de consumarse Cuando venga el Salvador. Por la redención del cuerpo Se completa la adopción, Y el propósito eterno Por la transfiguración. 4 Santificación completa Por tal transfiguración Nos iguala al Amado En Su glorificación. La creación anhela ardiente La gran manifestación De estos hijos en su gloria, Y en total liberación.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El hombre tripartito
314* 1 El hombre tripartito es, Un cuerpo y alma se le dio Con un espíritu también Para que cumpla el plan de Dios. 2 El cuerpo, la parte exterior, Puede lo físico tocar, Para lo externo percibir, Y el ser interno expresar. 3 El alma, la parte interior, El propio yo del hombre es; Para lo psíquico notar, Y dar sentido a su ser. 4 Es el espíritu en él Lo más profundo de su ser, Que puede recibir a Dios, Y lo divino comprender. 5 Hay en el hombre un alma con Mente, emoción y voluntad; Estas funciones buenas son. Para lo humano realizar. 6 Hay en el hombre espíritu, Tiene conciencia, comunión E intuición, para que él Pueda a Dios dar su adoración.

7 El hombre debe ejercitar Su espíritu y a Dios ganar; Su alma a Dios debe escoger, Su cuerpo a Dios debe expresar. 8 El hombre debe renacer, Con vida en su espíritu; Dios debe su alma transformar, Y el cuerpo de él transfigurar. 9 Por esta obra divinal, Se mezcla el hombre con su Dios; Dios cada parte al saturar Hace del hombre Su expresión.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El Principio de la Encarnación
315* 1 Nos creó Dios como vasos Para Su_ expresión lograr, Con un corazón que le ame Y un espíritu sin par. 2 Debe el corazón amarle, Y el espíritu aceptar Al Señor como su vida Para poderle expresar. 3 Nuestro espíritu fue muerto, Corrompido el corazón, Por Satán que así nos priva De contactar al Señor. 4 Mas la salvación de Cristo Renueva el espíritu, Y del corazón recobra Su amante aptitud. 5 Con tal corazón buscamos En amor a nuestro Dios, Y en espíritu avivados Contactamos al Señor. 6 Siempre puro y verdadero Debe ser el corazón, Y en espíritu ser pobres Para contactar a Dios. 7 Guarda nuestros corazones En lo fresco de Tu amor, Y al espíritu da fuerzas Para tocarte, Señor.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El corazón cabal
316* 1 Para tratar con el Señor Y por Su vida andar, Requiere un corazón cabal, Para en Su gracia entrar. 2 Requiere un puro corazón, Muy cuerdo en su pensar, Con una mente para Dios, Que tiemble a Su hablar. 3 Requiere un corazón de amor, Ardiente en su sentir, Lleno de celó en su emoción, Para El sin transigir. 4 Requiere un corazón veraz, Sumisa voluntad, Flexible y fuerte ha de ser, Para cumplir Su plan. 5 Requiere un libre corazón Do no hay condenación; Una conciencia que purgó, La sangre del Señor. 6 Danos, Señor, tal corazón, Por siempre fijó en Ti, Para lograr Tu plenitud, Participando en Ti.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Tratando con el corazón
317* 1 Excavad, excavad, excavad, ¡La condenación del alma excavad! Excavad, excavad, excavad, ¡La condenación del alma excavad! ¡Toda culpa quitad! Y Su vida fluirá... ¡Aleluya! Excavad, excavad, excavad, ¡La condenación del alma excavad! 2 Excavad, excavad, excavad, ¡La imaginación tan vana excavad! Excavad, excavad, excavad, ¡La imaginación tan vana excavad! ¡Sueños vanos quitad! Y Su vida fluirá... ¡Aleluya! Excavad, excavad, excavad, ¡La imaginación tan vana excavad!

3 Excavad, excavad, excavad, ¡Emociones enfadosas excavad! Excavad, excavad, excavad, ¡Emociones enfadosas excavad! ¡Egoísmo quitad! Y Su vida fluirá... ¡Aleluya! Excavad, excavad, excavad, ¡Emociones enfadosas excavad! 4 Excavad, excavad, excavad, ¡El alma obstinada hoy excavad! Excavad, excavad, excavad, ¡El alma obstinada hoy excavad! ¡Terquedad ya quitad! Y Su vida fluirá... Aleluya! Excavad, excavad, excavad, ¡El alma obstinada hoy excavad! 5 Excavad, excavad, excavad, ¡Egoísmo en el alma excavad! Excavad, excavad, excavad, ¡Egoísmo en el alma excavad! ¡Vanidad ya quitad! Y Su vida fluirá... Aleluya! Excavad, excavad, excavad, ¡Egoísmo en el alma excavad! 6 Vida así fluirá, ¡Gloria a Dios! ¡Fluye vida desde nuestro corazón! Vida así fluirá, ¡Gloria á Dios! ¡Fluye vida desde nuestro corazón! Libre así el corazón, ¡Cristo fluye fluirá... Aleluya! Vida así fluirá, ¡Gloria a Dios! ¡Fluye vida desde nuestro corazón!

Varios Aspectos de la Vida Interior – Los dos Espíritus llegando a ser uno
318* 1 Señor, Espíritu eres hoy En nuestro espíritu; Los dos ahora uno son, Vida lo impartes Tú. 2 Tu Espíritu al nuestro da Testimonio eternal Que por ser hijos hoy de Dios Su gloria nos dará. 3 En nuestro espíritu al tocar Tu divinal caudal, Como el Espíritu nos das Tu vida celestial.

4 En nuestro espíritu estás, Guiando nuestro andar; Como el Espíritu, Señor, Luz nos impartirás. 5 En nuestro espíritu, Señor, Hoy te adoramos más; El Tuyo al nuestro vida da, Nos fortalecerá. 6 En nuestro espíritu, Señor, Alzamos oración; Gimes como el Espíritu Por nuestra intercesión. 7 Volviendo a nuestro espíritu Y al contactarte ahí Participamos cada vez De nuestra herencia en Ti. 8 ¡Qué dulce unión! Oh mi Señor, Entrelazado estás Con nuestro espíritu y allí Por siempre morarás.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Discerniendo el Espíritu
319* 1 Que yo mi espíritu discierna De mi alma, ruego a a Ti, Señor; Pues en mi espíritu el Tuyo Está mezclado en unión. 2 Que yo mi espíritu discierna Para mi alma hoy negar, Así en mi espíritu te puedo Seguir y _en todo aplicar. 3 Que yo mi espíritu discierna, Mi mente así podré fijar No en la carne de pecado, Sino en mi espíritu vital. 4 Que yo mi espíritu discierna Para en mi alma no vivir, Sino en mi espíritu andando Yo todo pueda discernir. 5 Que yo mi espíritu discierna Para exponer al yo sutil; Para que yo la cruz aplique Y pueda así por Ti vivir. 6 Que yo mi espíritu discierna Hasta mi alma transformar, Y conformado a Tu_ imagen A madurez he de llegar.

7 Parte el espíritu y el alma Por Tu Palabra eficaz; Señor, que viva así por siempre En el Santísimo Lugar.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Discerniendo el Espíritu
320* 1 En el lugar más interior Del templo santo del Señor, Gozaban plena comunión Los sacerdotes con su Dios. 2 Su templo santo somos hoy, Tenemos un espíritu, Y Cristo allí junto con Dios Habita tomó Espíritu. 3 En esta parte interior Hoy Dios en Cristo el todo es; Aquí el Santo Espíritu Lo hace real a nuestro ser. 4 Aquí en nuestro espíritu A Dios podemos adorar, Tocar a Cristo en comunión, Y en Su presencia habitar. 5 Aquí la tierra Cristo es Con las riquezas de Canaán; Aquí con Su autoridad Luchamos contra el rival . 6 Hoy nuestro espíritu interior Del alma hay que discernir; Este "Santísimo Lugar" Es donde Dios quiere vivir. 7 El alma hay que rechazar Para al descanso hoy entrar, A Cristo en pleno poseer Y el plan de Dios cumplimentar.

Varios Aspectos de la Vida Interior – Discerniendo el Espíritu
321* 1 El espíritu discierne, Pon el alma en la cruz; Niega el ego en codo tiempo, Anda en el espíritu. 2 Por la cruz si lo disciernes, La Palabra partirá El espíritu del alma Y en espíritu andarás.

3 El espíritu discierne, Pon la mente a renovar, La emoción sea consagrada Con sumisa voluntad. 4 Por la cruz si lo disciernes, Por el velo pasarás, Y el alma y la carne Dios así podrá rasgar. 5 El espíritu discierne, Es santísimo el lugar, Donde comunión el hombre Con su Dios disfrutará. 6 Por la cruz si lo disciernes, Cruzarás el gran Jordán, Sólo por la cruz se obtienen Las riquezas de Canaán. 7 El espíritu discierne, Para en Cristo laborar; En la buena tierra obrando Sus riquezas ganarás.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El Quebrantamiento
322* 1 El Espíritu del Triuno Dios Dentro del nuestro ahora está; El quiere en nuestro ser fluir Y a Dios en Cristo expresar. 2 Mas el hombre externo y natural Lo ha confinado en lo interior; Y en vez de darle un hogar, Se constituye una prisión. 3 Es como un tesoro de valor Guardado en vaso terrenal; Se debe el vaso quebrantar Para el tesoro develar. 4 Hoy debe quebrarnos el Señor ¡Le impide el hombre exterior! Al quebrantarlo librará El Santo Espíritu de Dios. 5 Por esta razón nos manda Dios Algún sufrir circunstancial, Para quebrar en lo exterior A este hombre natural. 6 Que sea consumado todo el yo, Que mengüe el alma es menester; Para que nuestro espíritu. Librado con el Suyo esté.

7 ¡Oh, sálvame de mi integridad! Con Tus quebrantos, mi Señor; Y que dispuesto yo esté A Tu tratar con mi alma hoy. 8 Que pueda apreciar el quebrantar, Y toda queja deje atrás; Concédeme siempre estimar Más el perder que el ganar.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La Tranaformación
323* 1 Dios desea conformarnos, Al amado Redentor; Por Su Espíritu lo cumple Con poder transformador. Coco: Nos transforme a Tu imagen Tu Espíritu, Señor; Nos sature por completo Voluntad, mente emoción. 2 Dios nos ha regenerado, Nuestro espíritu avivó; Esta vida llegó al alma Para obrar transformación. 3 Del espíritu se extiende, Para el alma transformar; Cada parte El renueva, Hasta todas controlar. 4 Por Su Espíritu de vida Nos transforma con poder; De Su gloria a Su gloria, Como El hemos de ser. 5 Nos transforma y santifica, Hasta que haya madurez; Posee el alma, la transforma, Hasta Su estatura ver.

Varios Aspectos de la Vida Interior – El crecimiento en vida
324* 1 Ya el Señor mostró Su plan A todo santo fiel, Que deja a este mundo atrás Y es virgen para El. Para Su propia Novia ser Hay que ser como El, Y disfrutarle sin cesar En todo y por doquier.

2 Oh, haznos esas vírgenes, ¡Tan llenas de amor! Que siempre junto al Novio están¡Oh, haznos tales hoy! Que seamos sabios, oh Señor, Ganando más de Ti; Las que pagando el precio están Para seguirte aquí. 3 Las vírgenes madurarán En vida al crecer; De una forma muy normal Comiendo a diario de El. Es hoy nuestra necesidad La madurez, Señor; No ciencia, dones, o poder, Más Cristo en lo interior. 4 Como simiente viva Tú Debes crecer, Señor, Ganando más terreno así En nuestro corazón. Da fuerza al hombre interior, Y a cada parte ve; Contigo llénanos, Señor, Y habita nuestro ser.

Varios Aspectos de la Vida Interior – La vida interior, la vida diaria, el reunirse
325* 1 Nuestra vida interior es para comunión, Es para la reunión-¡Cristo en verdad! ¡Tal vida interior! ¡Tal vida en comunión! Hará de la reunión-Su iglesia real. 2 Nuestra vida interior en nuestro espíritu Es Cristo el Señor-¡Cuán cerca está! Tornándonos a El, tomándole por fe, Nuestra vida interior Cristo será. 3 Trae la vida interior la diaria comunión, Y Cristo llena así nuestro vivir, Y al vivir por-El, El vive en nuestro ser Para que Su vivir se pueda ver. 4 Tal experiencia real de Cristo en nuestro andar Con Cristo llenará nuestra reunión; No formas sin valor, mas Cristo en Su expresión Se manifestará en nuestra reunión. 5 Sin la vida interior no existe comunión Tampoco la reunión la iglesia de El; Más Cristo en lo interior vivido en comunión. Hará que la reunión gloriosa esté.

Oración – Su significado
326* 1 Guardo silencio frente a Ti, Señor, Y en lo profundo vengo ante Ti; No oraré mi propia oración Más oraré Tu oración en mí. 2 Parece que en el cielo escuchas Tú, Mas en mi espíritu habitas hoy; Parece que yo estoy orando á Ti Más de Ti mismo sale la oración. 3 Cuando mi carga no puedo expresar, Mi espíritu y el Tuyo en unidad Gimen sin una expresión verbal, Más Tú Palabras indecibles das. 4 Quisiera inhalarte, mi Señor, Comer, beber de Ti, mi provisión, Y en una comunión más honda entrar Para que tengas en mí Tu expresión. 5 Brilla Tu luz en esta comunión, Me limpia Tu preciosa sangre aquí; No sólo quiero atesorar Tu luz, Más expresarte claramente en mí. 6 Me unge aquí Tu aceite celestial Ungiéndome contigo sin cesar, Mientras yo mengüe Tú creciendo estás, Así Tu plena expresión tendrás. 7 Abro mi ser, Señor, a Tu fluir, Este fluir a otros llevaré; Y en la corriente siempre en comunión, Señor, por vida yo te expresaré.

Oración – En el lugar Santísimo
327* 1 Al Santísimo Lugar, Trono de Su gracia aquí, Cruzó el velo para orar, Dejó el río en mí fluir. 2 El Santísimo Lugar Es mi espíritu interior, Donde habita mi Señor Con mi espíritu en unión. 3 A mi espíritu entraré, Aquí encuentro a mi Señor; Qué maravilloso es! El morando en mi interior.

4 Cristo en resurrección Es fragancia celestial; En mi espíritu al orar Cristo en mí se esparcirá. 5 Al tocar mi espíritu Sus riquezas me dará; Vida, gracia, luz, y amor Como un manantial saldrán. 6 Si le toco en mi interior Le podré experimentar, Por la ley de vida en mí Y Su dulce unción probar. 7 Yo quisiera disfrutar En mi espíritu interior, Del maná escondido allí Con mi amado Salvador. 8 Cuando se haga real en mí La vida en resurrección, Aceptado yo seré Como la vara de Aarón. 9 Hallo el vivo manantial De tu rica gracia aquí; Fluye como un gran caudal Esta gracia para mí. 10 Al reunirnos para orar Todo espíritu estará Liberado para Tu Servicio sacerdotal. 11 El Santísimo Lugar Es donde se halla a Dios; Gracia plena emana allí Desde el trono del Señor.

Oración – En el lugar Santísimo
328* 1 Si Su gracia hoy quieres disfrutar, Entra al Santísimo Lugar; Si Su gracia hoy quieres disfrutar, Entra al Santísimo Lugar. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Gracia como un río fluirá; ¡Aleluya! ¡Aleluya! Gracia como un río fluirá. 2 Luz de gloria en mí siempre ha de brillar, Aquí en el Santísimo Lugar; Luz de gloria en mí siempre ha de brillar, Aquí en el santísimo Lugar.

¡Aleluya! ¡Aleluya! Luz de gloria en mí brillará; ¡Aleluya! ¡Aleluya! Luz de gloria en mí brillará. 3 Si quieres tocar la fuente eternal, Debes a tu espíritu entrar; Si quieres tocar la fuente eternal, Debes a tu espíritu entrar. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Debes a tu espíritu entrar; ¡Aleluya! ¡Aleluya! Debes a tu espíritu entrar.

Oración – En el lugar Santísimo
329* 1 Rasgado el velo abierto está, La sangre se roció, Camino vivo y nuevo hay Para orar a Dios. 2 Hasta el Santísimo Lugar Nos trae Tu redención, Tu Espíritu nos unge aquí Y gracia nos da Dios. 3 En nuestro espíritu al orar Nos posees, Señor; Así como un incienso Tú Tendrás Tu expresión. 4 Tu gracia como un manantial Viene del trono aquí, Para llenar nuestra escasez, ¡Qué rico es su fluir! 5 No oramos por necesidad, Mas por Tu Espíritu; Pues por nuestra necesidad Nos das Tu plenitud. 6 Aunque con pruebas y dolor, Estamos sin afán; Echando todo en Ti tendrá, Mi espíritu la paz. 7 Que concentrado esté, Señor Contigo en comunión; Te ofrezco por Tu Espíritu Mi incienso y oración.

Oración – En el lugar Santísimo
330* 1 En el Nombre poderoso De Jesús en oración, Esfumando al enemigo, Hay victoria y bendición. CORO: ¡Nombre fiel! ¡Nombre fiel! Que nos lleva a vencer; ¡Nombre fiel! ¡Nombre fiel! Que derrota a Luzbel. 2 Cuando el Nombre declaramos, No resiste Satanás; ¡Oh, Jesús! ¡Jesús precioso! ¡Qué victoria el Nombre da! 3 Pronto llegará el momento La victoria se verá, Cuando el Nombre poderoso En el trono nos pondrá.

Oración – En común acuerdo
331* 1 Ora siempre en un acuerdo: Con la unción y en unidad. Que el espíritu te guíe, No el natural pensar. CORO: Ora siempre en un acuerdo, Con la unción y en unidad. Que el espíritu te guíe, No el natural pensar. 2 Ora siempre en un acuerdo, Por la cruz negando el yo, El Espíritu tomando Todo bajo Su control. 3 Ora siempre en un acuerdo, Es la esfera celestial; Pisoteando principados, Huye de lo terrenal. 4 Ora siempre en un acuerdo, Hazlo en coordinación; Sigue del Señor la guía De Su mente y dirección. 5 Ora siempre en un acuerdo, Vela con tenacidad, Por Su reino y por Su gloria Ora y vela en unidad.

6 Ora siempre en un acuerdo, Busca á Dios en unidad, Y el espíritu del Cuerpo Su armonía mantendrá.

Oración – En El espíritu
332* 1 En espíritu oremos No en la mente natural; Si guardamos tal principio Su presencia Dios nos da. Coro: En espíritu oremos, El secreto se nos dio; Si en espíritu oramos Tocaremos al Señor. 2 En espíritu oremos No en el hombre natural; Sólo así con Dios tendremos Comunión espiritual. 3 En espíritu oremos Por lo que le agrada a Dios; Nuestro espíritu encendido Estará por el Señor. 4 En espíritu oremos, Y gimiendo en lo interior Por Su Espíritu expresemos La intención de nuestro Dios. 5 En espíritu oremos ¡Qué Santísimo Lugar! Donde Dios con Sus creyentes Puede entrar en unidad. 6 En espíritu oremos Sólo allí se debe orar; Y orando así probamos Del caudal de la Deidad.

Oración – Ejercitando el espíritu
333* 1 Quiero ejercitarme En mi espíritu; Que mi espíritu ore Conforme a Tu luz. Pues cuando yo oro No puedo probar Que mi espíritu ande Donde el Tuyo va.

2 Mi espíritu ahora Gime en oración, No por la memoria Sino por la unción. Mi espíritu uso, No el razonar; Que me guíe el Tuyo Cuando quiero orar. 3 Mi espíritu ore Cuando solo esté, Más también con otros Lo ejercitaré. En espíritu ore Como quiere El, Pues en lo profundo Se harán comprender. 4 Al servir con otros, Hazlo en oración, No sólo charlando, Sino en comunión. Nunca orando junto Con banal clamor; Tu espíritu toca En la comunión. 5 Tu espíritu siempre Buscó ejercitar, No importando cuántos Puedan escuchar. No me influya el sitio O cualquier reunión, Mi espíritu ore Libre de temor. 6 Mi espíritu excelso Abre pasó a Dios; Mi espíritu fuerte Sirve en Su labor. Mi espíritu fluye Agua viva aquí, Para que la iglesia Se edifique así.

Oración – Ejercitando el espíritu
334* 1 ¡Qué misterio, oh Señor! Hoy Tu Espíritu está En el mío, y los dos. Uno son en realidad. 2 En mi espíritu ando yo, Para ser espiritual; Sirviendo en mi espíritu, Yo te puedo adorar.

3 Toco con mi espíritu, Tu Palabra en oración, Bulle así mi espíritu, Con la fuerza de Tu unción. 4 Fuerte haz mi espíritu, Para a otros avivar; Libre en mi espíritu, Puedo a otros prosperar. 5 Cuando hable, oh Señor, Pon mi espíritu en acción; Motivado así por él, Cumpliré con mi función. 6 Al actuar mi espíritu Los de otros se abrirán, Al mover mi espíritu Puedo a otros animar. 7 Ten piedad de mí, Señor, Sopla fuertemente en mí; Para que mi espíritu Sea fuerte y fresco en Ti.

Oración – Tocando el trono
335* 1 Toca el trono en oración, Gracia allí recibirás; Con misericordia Dios Tu escasez hoy suplirá 2 Toca el trono en oración, Y la gracia encontrarás; En Tu espíritu a Dios Cara a cara le verás. 3 Toca el trono en oración, De Su gracia aprenderás; Tómala en comunión, Dando gracias sin cesar. 4 Toca el trono en oración, Toca el trono de poder; En el nombre de Jesús Haz lo que se debe hacer. 5 Toca el trono en oración, Usa tu viviente fe, Ejercita autoridad Para la muerte vencer. 6 Toca el trono en oración, Sacude el poder del mal; Ora con autoridad, Hoy con Cristo hay que orar.

Oración – Comunión con El Señor
336* 1 Ora en comunión con Cristo, Búscale en espíritu; Pide y oye en Su presencia, Escondidos El y tú. Ora en comunión con Cristo, Búscale en espíritu; Pide y oye en Su presencia, Escondidos El y tú. 2 Ora en comunión con Cristo, Abre todo tu interior; Mira a cara descubierta, Simple y puro en corazón. 3 Ora en comunión con Cristo Con confianza y solaz; Y con reverencia aprende, Al Espíritu tocar. 4 Ora en comunión con Cristo, Sin hablar con pretensión, Al espíritu igualando En su sentido interior. 5 Ora en comunión con Cristo, Ponle toda tu atención; Sus deseos te consuman, Cede a El tu corazón. 6 Ora en comunión con Cristo, Y contempla así Su faz; Saturado en Su belleza, Brille en ti Su dignidad.

Oración – Laborando con el Señor
337* 1 Ora y obra en el Señor; Ábrele camino a El; Muévele y muévete, Desde el centro al arco ve. 2 Ora y obra en el Señor; Uno sé con Su intención. Hasta realizar Su plan Y obtener Su bendición. 3 Ora y obra en el Señor; La ambición y el preferir Renunciemos para hacer Su propósito cumplir.

4 Ora y obra en el Señor; El Señor debe iniciar La labor y todo el plan, Y en nosotros operar. 5 Ora y obra en el Señor Hasta la rueda mover; Orando con el Señor La iglesia tendrá poder.

Oración – Para ser avivados
338* 1 ¡Aviva Tu obra, oh Dios! Tu brazo extiende hoy; Que Tu presencia real esté En nuestro corazón. Coro: ¡Aviva Tu obra, oh Dios! D Exhibe Tu poder, En Tu iglesia como en Aquel Pentecostés. 2 ¡Aviva Tu obra, oh Dios! Termina el estupor; Inflama el fuego de Tu amor En cada corazón. 3 ¡Aviva Tu obra, oh Dios! La sed despierta Tú, Y hambre para Tu verdad En nuestro espíritu. 4 ¡Aviva Tu obra, oh Dios! Que abunde el gozo aquí; El corazón llena de amor; La escoria quema así. 5 ¡Aviva Tu obra, oh Dios! Repite Tu obra hoy. Tu nombre ensalzado esté Con gloria y honor.

Estudio de la palabra – La función de la palabras
339* 1 Toda escritura aliento es de Dios, Soplada fue por el Espíritu; Por hombres santos ella escrita fue, Es la herencia de Su plenitud. 2 Este aliento al hombre es como luz, Brillan sus rayos en su corazón; En las tinieblas trae revelación Al hombre en cuanto a su real condición.

3 Este aliento vida al hombre da Con la naturaleza de su Dios, Que imparte al muerto regeneración, Transforma y renueva el corazón. 4 Este aliento al hombre enseñará Conocimiento santo y divinal, Muestra el propósito eterno de Dios, Y guía al hombre a Su meta final. 5 Este aliento fuerza al hombre da Para que él pueda a Dios complacer, Poder divino le transmitirá Fuerza al caído y al débil poder. 6 Se debe este aliento respirar Para que sea Dios nuestra porción; Ejercitando nuestro espíritu Lo recibimos con gran bendición.

Estudio de la palabra – La función de la palabras
340* 1 Tú eres el Verbo del viviente Dios, En la Palabra escrita oí Tu voz; En Ti encuentro a Dios en plenitud Y en la Escritura te revelas Tú. 2 Ninguno ha visto a Dios fuera de Ti, Sin la Escritura no te conocí; Tú a la humanidad mostraste a Dios Y la Escritura es Tu revelación. 3 Corporificación eres de Dios, Es la Escritura un cuadro hoy de Ti; Su viva imagen Dios por Ti mostró, Por la Escritura te haces real a mí. 4 Eres Espíritu que vida das, Y en la Palabra Espíritu y verdad; Por la Palabra Tú me impartirás El mismo Espíritu de realidad. 5 Encuentro en Ti con Dios tal comunión, Y en la Escritura me alimento yo; La debo estudiar orando a Dios, Para que Tus riquezas me des hoy. 6 Quiero mi espíritu ejercitar, Y contactarte en vida al estudiar; Por la Escritura Tú, Palabra fiel, Eres maná diario a mi ser.

Estudio de la palabra – La función de la palabras
341* 1 Tú la Palabra eres, Señor, Y el Espíritu también; En él te adoramos hoy, Y ella te hace conocer. 2 Ya que uno somos Tú y yo Mi todo eres, oh Señor; El Verbo y el Espíritu Como mi rica provisión. 3 Si no fueras el Verbo Tú, ¿Yo te podría conocer? Y sin ser el Espíritu, ¿Podría yo contactó hacer? 4 El Verbo te revela a Ti, Por El te puedo conocer; Es Tu sustancia Espíritu, Para tocar Tu mismo ser. 5 Mi vida y senda eres Tú, Mi alimento, fuerza y luz; Tú como el Verbo te haces real A mí como el Espíritu. 6 Tu Palabra es Tu expresión, Y el Espíritu mora en mí; Cuando llegó a mi espíritu, Ella vida me da así. 7 Para Tu Palabra entender Debo Tu Espíritu tocar; No con la mente he de captar, Sino en mi espíritu al orar. 8 Tu preciosa Palabra es El gozo de mi corazón; Mi espíritu en el Tuyo da Alabanzas en comunión.

Estudio de la palabra – Buscando la palabra
342* 1 Hoy parte el pan, Señor, Para mi bien, Como partiste el pan. El día aquel. Tras la Escritura yo Te busco a Ti, Eres el Pan de Vida Para mí.

2 El Pan de Vida a mí, Eres, Señor, Santa Palabra que Me salva hoy. Nútreme para que Pueda vivir Pon Tu verdad Señor, Dentro de mí. 3 Manda Tu Espíritu Ahora a mí, Para que pueda ver Aún más de Ti. Lo que escondido está De Tu amor En Tu Palabra quiero Ver, Señor. 4 Bendice Tu verdad Como aquel pan Como el que Tú partiste Junto al mar. Mis grillos se caerán, Mi esclavitud, Y así serás, Señor, Mi todo Tú.

Estudio de la palabra – Alimentándonos de la Palabra
343* 1 Mi corazón tiene hambre, Señor; Vengo a Ti a buscar provisión; Te necesito, no hay otro igual, Hambre y sed Tú las puedes saciar. Coro: Nútreme Cristo, dame á beber, Sacia mi hambre, toda mi sed; Gozo me das, fortaleza también, Sacia mi hambre, toda mi sed. 2 Agua de vida y comida eres Tú, Tú me revives, levantas mi ser; Deseó comer y beber más de Ti, De Ti gozar al orar y leer. 3 Tú eres el Verbo tan lleno de Dios, Como el Espíritu vida me das; Como el Espíritu mi agua eres Tú, Y en la Palabra Tú eres mi pan. 4 Desde los cielos bajaste, Señor, Para ser mi alimento eternal; Fuiste herido y el agua brotó, Para abrevarme como un manantial.

5 En la Palabra me nutro de Ti; Eres Espíritu y vida a mí; Como Espíritu vives en mí, En mi espíritu bebo de Ti. 6 En Tu Palabra te disfruto hoy, Hasta que el hambre termine_ en mi ser En mi espíritu me vuelvo a Ti, Para beber y saciar toda sed. 7 Como y bebo de Ti, mi Señor, Como leyendo y bebo al orar; Orar-leer es beber y comer, Mi vivir eres al leer-orar. 8 Oh, que festeje en Ti, mi Señor, Por Tu Palabra y _Espíritu hoy; Sé para mí esa fiesta de_ amor, Que el hombre nunca jamás disfrutó.

Estudio de la palabra – Alimentándonos de la Palabra
344* 1 Vengo a Ti, Señor, De Ti yo tengo sed; Beber de Ti, comer de Ti, Es mi mayor placer. 2 Clama mi corazón Sólo mirar Tu faz; Beber de Ti anhelo yo, Hasta mi sed saciar. 3 Desea mi corazón Ver Tu gloriosa faz; Yo quiero así permanecer, Firme, mirándola. 4 En esta comunión, Eres la gracia en mí; De regocijo llenó estoy, Y descansando en Ti. 5 Aquí me quedaré Buscando más de Ti, En la Palabra y oración, Hasta el fluir sentir.

Estudio de la palabra – Alimentándonos de la Palabra
345* 1 Al trono de Tu gracia hoy Hambriento vengo a comer, Tu gracia quiero recibir, En esta hora ayúdame. 2 Mirando Tu radiante faz Luz brilla en mi corazón; Tus rayos sanan con poder Mi flojedad y todo error. 3 Aquí expones con Tu luz, La condición de mi interior; Aquí Tu sangre eficaz De mi maldad me limpiará. 4 Tu Espíritu me unge aquí, Tu misma esencia El me da, Así te puedo disfrutar Y conocer Tu voluntad. 5 Trae Tu Palabra luz a mí, Es una lámpara en mi ser; Tu Espíritu su aceite es Para que resplandezca bien. 6 Como los sacerdotes yo Te ofrezco a Ti con devoción Tu Espíritu, que incienso es, Mezclado con mi oración. 7 Con Tu Palabra rica fiel Comida y luz me suplirás; Si como y leo de ella yo, Comida y luz me saciarán. 8 El agua viva eres Tú Que puede siempre avivar; Bebiendo y orando yo, Los ríos vivos brotarán. 9 Incienso eres para Dios, Y la completa aceptación; Orar yo quiero más y más Para ofrecer un grato olor. 10 Tu luz me alumbra al leer, Mi sed se apaga al orar, Me suples con Tu mismo ser, Así me puedes Tú usar. 11 Anhelo yo tal comunión, Satúrame y rebosaré; Por la Palabra y oración Mezclado a Ti yo estaré.

Estudio de la palabra – Alimentándonos de la Palabra
346* 1 No sólo el hombre vivirá De pan, mas por las palabras Que salen del viviente Dios, Y le son vida esencial. 2 No sólo un cuerpo es nuestro ser, Mas cuerpo, alma, espíritu; Podemos contactar a Dios Con nuestro interno espíritu. 3 Todo alimentó al cuerpo es De una vital necesidad; Así Tu Palabra también Nutre el espíritu en verdad. 4 Tú eres el Espíritu Y la Palabra_ es Tu expresión; Así como el Espíritu Hay que tomarte en lo interior. 5 No basta sólo el leer Y la Palabra entender, Más recibirla en lo interior, En nuestro espíritu también. 6 Hoy Tu Palabra hay que comer Por el espíritu al orar, Y con la mente en comunión Nuestro espíritu ejercitar. 7 Tu Palabra en la mente es Conocimiento sin la luz; Mas nos da vida y vigor Entrando a nuestro espíritu. 8 Sólo por el espíritu Podemos contactarte a Ti, Y la Palabra digerir Nutriéndonos en ella así. 9 Enséñanos a ejercitar Nuestros espíritus, Señor; En la Palabra al leer Para ganar su nutrición.

Estudio de la palabra – La palabra y el Espíritu
347* 1 Hoy Cristo es el Espíritu Y la Palabra de verdad; En las palabras que habla El Su Espíritu y vida da.

2 La Palabra en lo exterior, Y el Espíritu interior Son grandes dones del Señor Con que disfrutamos a Dios. 3 La Palabra es la expresión, Su Espíritu-la realidad; Dos lados son de un mismo ser Que no se pueden separar. 4 Cuando el Espíritu trae luz A la Palabra, vida da, Mas separada ella de él A la mente es vanidad. 5 Tocando en el espíritu La Palabra tan eficaz, El Espíritu de vida Por nosotros a otros va. 6 Debemos hoy ejercitar Nuestro espíritu interior, Para la Palabra tocar Y el Espíritu liberar. 7 Que Tu Palabra sea en mí Vida y Espíritu, Señor, Y que Tu Espíritu en mi ser Sea Tu Palabra en mi expresión.

La Iglesia – El aumento de Cristo
348* 1 Como el cuerpo nuestra vida A Expresando está, Por la iglesia puede Cristo Su vida expresar. 2 Como Eva fue sacada Del primer Adán, El aumento hoy de Cristo En la iglesia está. 3 Como al enterrar un grano, Muchos más saldrán, Y los granos bien molidos Formarán un pan; 4 Es la iglesia para Cristo Su duplicación; Y expresa como el Cuerpo La gloria de Dios. 5 Por los pámpanos obtiene La vid su extensión, Permanecen y dan fruto Para su expresión.

6 Son los miembros de la iglesia La viva expansión Del Señor, y a El unidos Su amplificación. 7 Para Cristo es la iglesia Su continuación, Plenitud, agrandamiento, Y Su expresión. 8 Dios en Cristo por la iglesia Gloria obtendrá En Sus muchos redimidos Por la eternidad. 9 Gran misterio es la iglesia Con Cristo_ en unión: Dios mezclado con los hombres Para Su expresión.

La Iglesia – La plenitud de Cristo
349* 1 Por las riquezas del Señor Su plenitud podemos ser, Al disfrutarle en comunión, Su testimonio se ha de ver. 2 Con Sus riquezas el Señor Su mismo ser nos traerá, Haciéndonos Su plenitud Su Cuerpo así El logrará. 3 Por las riquezas de Canaán El templo al fin se levantó; Tipificando- a Cristo están Y a la iglesia, Su expresión. 4 Como fue Eva para Adán La iglesia para Cristo es, La plenitud viviente de_ El, Que por Su vida vino a ser. 5 En la iglesia Cristo es La rica vida en lo interior; La_ iglesia es Su expresión Y plenitud en lo- exterior.

La Iglesia – El vaso de Cristo
350* 1 La iglesia para Cristo es Su vaso y manifestación; A Tal como el cuerpo humano en sí. Su vida interna expresa hoy. 2 Tal como el templó al arca dio Reposo y ubicación; Así la iglesia a Cristo es Descanso y habitación. 3 Cristo, el misterio de Dios, Lo explica y lo- expresa a El, Así la iglesia a Cristo es Misterio y manifestación. 4 Los miembros de la iglesia son De barro en primer lugar; Mas Dios por la transformación Bien transparentes los hará. 5 Así Su vaso Cristo hará, Con ellos lo edificará; Y Su toda-inclusividad En transparencia expresarán. 6 Por toda la transformación Del Triuno Dios en nuestro ser, La iglesia un vaso al fin será Tal como la Jerusalén. 7 Precioso en todo ella es En cada fase diáfana; Cristo, la plenitud de Dios, Su gloria en ella exhibirá. 8 Cristo su vida y Dios su luz Con el Espíritu fluirá, Ella así al Triuno Dios Al universo mostrará.

La Iglesia – Su definición general
351* 1 La iglesia, los llamados, Cuerpo de Cristo es, El hombre y Dios mezclados, Su morada también; Electa en el pasado, La redimió al morir, Su postura y carácter Es celestial sin fin.

2 La iglesia el nuevo hombre, Nació en resurrección; Se bautizó_ en el Santo Espíritu de Dios; Santa por la Palabra, Su vida Cristo es; Con la Cabeza en gloria, Todo puesto a sus pies. 3 Su único cimiento Es Cristo el Señor; Como El ella es santa, Divina en su interior; Sus miembros en la muerte Y en resurrección, Como oro, plata y piedras, Edificados son. 4 Un Dios, un Señor nuestro, Un Espíritu fiel, Una fe, un bautismo, Una esperanza en El; Un Cuerpo son sus miembros, El Dios Triuno en él, Esperando Su gloria, Se unen por la fe. 5 De toda tribu y lengua Los trae el Salvador, Sin importar las clases, Son uno en el Señor. No hay libre ni esclavo, Ni raza alguna en El, Mas Cristo todo en todos El "nuevo hombre" es. 6 Expresa cada Iglesia El Cuerpo universal; Su único terreno Es la localidad; Local es su gobierno Sujeta al Señor, Y universalmente Son una en comunión. 7 En todas sus reuniones Se ve con claridad Aspectos y detalles De la Santa Ciudad. La lámpara es Cristo, La luz interna es Dios; Ellas son candeleros, Su imagen, Su expresión.

La Iglesia – La visión
352* 1 Remueve de mi corazón. Los velos, oh Señor; Y dame más clara visión De Tu recobro hoy. De Tu recobro hoy, De Tu recobro hoy, Y dame más clara visión De Tu recobro hoy. 2 Percibo por revelación El gran poder de Dios; Así por la resurrección La iglesia es mi porción. 3 Este poder me liberó De mundanalidad; Entrada a la iglesia local Este poder me da. 4 Ya en la iglesia yo, Te tomo, mi Señor; Mi ego hoy menguando está. Yo soy para el Señor. 5 Tú mi persona debes ser, Contigo yo morí; Restauras mi hombre interior, Y habitas hoy en mí. 6 Si niegan Tus miembros el yo Tu Cuerpo exhibirán; Si de Ti disfrutan hoy El nuevo hombre saldrá. 7 La iglesia el nuevo hombre es, Te expresa en la ciudad; El Cuerpo Tu Persona así Ha de manifestar.
(Se repiten las últimas dos líneas de cada estrofa.)

La Iglesia – Su unidad
353* 1 La unidad de la iglesia es Los santos siendo uno, En ellos el Espíritu Morando así los une. La_ unidad del Espíritu Realizada es por El; Es de los santos la heredad Basada en su común fe.

2 Esta preciosa común fe Se constituye sólo De Cristo con Su redención, Que es único y santo. En esto de un acuerdo están Todos los que hoy creen, La_ iglesia misma así nació De esta su común fe. 3 La iglesia universal de Dios En vida es una en Cristo; Por tanto la iglesia local Es una en su expresión. Sus elementos son un Dios, Un Espíritu, un Señor, Una esperanza y una fe, Un Cuerpo y un bautismo. 4 Es sólo esta unidad Que a la iglesia en pleno Demanda el Espíritu Como único terreno. Así la iglesia en práctica Guarda su unión vital, Y en comunión se edifica En cada localidad. 5 Háznos solícitos, Señor, En guardar la unidad Tomando el terreno hoy De la_ iglesia en realidad. Así Tu beneplácito Se podrá ya realizar, Y el eterno plan de Dios Se podrá al fin completar.

La Iglesia – Su unidad
354* 1 Cristo el Hijo amado con Su redención, A Sólo es nuestro credo, fe y salvación; Las demás doctrinas no se incluirán, Sólo Su persona y obra contarán. 2 La_ enseñanza impropia sólo traerá "Vientos de doctrina" contra la_ unidad; Distrae a los santos de la comunión Que hay en la Cabeza y edificación. 3 Todas las doctrinas hay que_ abandonar, Mas la fe genuina se debe guardar; Esta fe nos lleva a ser uno hoy, Uno en el Espíritu yen el Señor.

4 Debemos asirnos sólo a la verdad Para el yo sectario poder anular, Para que crezcamos en todo hacia Aquel Quien es la Cabeza y Su Cuerpo ver. 5 Para a la unidad de esta fe llegar, "Vientos de doctrinas" hay que rechazar; Sólo a Cristo asidos ya Su realidad Por Su Espíritu el Cuerpo crecerá.

La Iglesia – La unidad
355* 1 En espíritu uno por Su vida sin par, Todas las divisiones por el Cuerpo dejad, Pues no_ existen barreras Derrumbadas están. Hermanos: En la iglesia, hermanos, Somos hoy, ¡gloria a Dios! Hermanas: En la iglesia, hermanas, Somos hoy, ¡gloria a Dios! Todos: ¡Aleluya! En Su iglesia la unidad se logró. 2 En espíritu uno, pero va más allá, Alcanzando la mente, emoción y voluntad, Al estar de un acuerdo para realizar Su plan. 3 En, espíritu uno, somos uno en verdad. No es una teoría sino practicalidad, Disfrutamos en las iglesias hoy tal realidad. 4 En espíritu uno y en la localidad, Consagrémonos todos para así cumplir Su plan, Para que el mundo vea que El nos dio la unidad.

La Iglesia – Su edificación
356* 1 Hoy te alabamos por Tu plan, Pues nos harás Tu_ habitación. Viviendo_ en nuestro ser tendrás Una morada y expresión. 2 Dios a Su_ imagen nos creó, Nos dio Su misma autoridad; Sólo de barro nos formó, Más sin Su esencia divinal.

3 Al recibirle_ en nuestro ser Su esencia y vida nos legó; Mezclados hoy el hombre y Dios Un solo Cuerpo, Su expresión. 4 Fluye Tu vida en nuestro ser, Piedras preciosas nos harás; Vas renovando el corazón, Y a Tu imagen nos cambiarás. 5 Pero todo_ esto no será. Para un elogió o vanidad, Mas para que_ haya material Para Tu casa edificar. 6 A Ti nos damos, oh Señor, Y a Tus manos sabias hoy; Al quebrantarnos Tú obtendrás Una gloriosa habitación. 7 Quiebra esta vida natural, Y trata con lo peculiar, De independencia líbranos, Para ser uno en verdad. 8 Así Tu Novia nos harás, Disfrutaremos de Tu amor; Y Tú tendrás Tu ansiado hogar Que saciará Tu corazón.

La Iglesia – Su edificación
357* 1 Alfarero_ eres, Señor, Que Tu vaso moldearás; También edificador, Que Tu hogar construirás. Yo de barro hecho fui, Piedra viva ahora soy, Para yo Tu vaso ser Y además Tú templo hoy. 2 Tu creación de barro fue, Más la quieres transformar A preciosas piedras hoy Por Tu vida divinal. Es por la edificación Que Tu Novia obtendrás, En un Cuerpo unido a Ti, Complacencia lograrás.

3 No la piedra individual Quiere ver Tu corazón; Por Tu gloria, por Tu hogar Quieres la edificación. Tú, el Cristo sin igual, Tal iglesia quieres ver, Donde puedas expresar Las riquezas de Tu ser. 4 No el hombre espiritual En su forma individual, Mas la vida corporal, Tu deseo cumplirá. Separados no podrán Hoy Tus miembros realizar Tú completa expresión, Sólo el Cuerpo la obtendrá. 5 Libre de lo individual, Concertado quiero estar; Edifícame, Señor, Con los santos en Tu plan. Mi experiencia y mi don No me han de envanecer, En la edificación Hoy Tu gloria se ha de ver.

La Iglesia – Su edificación
358* 1 Libre de Adán y el ego, Edifícame, Señor, Con los santos como un templo Do veremos Tu esplendor. De los rasgos peculiares Y de lo individual Líbranos y así seremos Tu morada eternal. 2 Al fluir en mí Tu vida Transformado yo seré, Coordinado con los santos Edificación tendré; Guardaré en Tu Cuerpo el orden Al hacer Tu voluntad, Ayudando y sirviendo Cumpliré Tu eterno plan. 3 Mi saber y experiencia No me deben exaltar; Balanceado por el Cuerpo, Sometido he de estar; Crezco con el crecimiento Que ministra la Cabeza; Me proveen las coyunturas Nutrición y unidad.

4 Con poder fortalecido En el hombre interior, Por Tu Espíritu comprendo Tu grandeza y vasto amor; Todas Tus riquezas tomo, Hasta ver Tu plenitud, Madurando en el Cuerpo, Así lo edificas Tú. 5 En Tu casa y en Tu Cuerpo Edifícame, Señor; Este vaso colectivo Mostrará Tu resplandor; Que Tu Novia, ciudad santa, Aparezca en la tierra, Refulgente candelero Que exprese Tu valor.

La Iglesia – Su edificación
359* 1 Eres Tú mi vida, Vives en mí ya, Y la plenitud de Dios me infundirás; Trae Tu santa esencia Santificación, Y me da victoria Tu resurrección. 2 Al fluir Tu vida, En mi espíritu, Comunión contigo, Gozo en Tu luz; Todo lo que exiges Tu vida me da, Me guía a limpiarme, Para en Ti andar. 3 Tu Espíritu unge, Me empapará, Mi alma por completo Tú saturarás; Todo me transformas, Hasta madurar, A Tu semejanza Me has de conformar. 4 Tu vida abundante Fluye en mi ser, Siempre me refresca Y me da poder; Sorbida la muerte Por Tu vida está. Libre de ataduras, Me hace cantar.

5 Mi vida te rindo Plenamente a Ti, Para que Tú cumplas Tu deseo en mí; No quiero esforzarme En querer cambiar Lo que por Tu vida Puedes transformar. 6 Todo esfuerzo vano Tengo que parar, Siendo liberado Yo te dejó obrar; Con todos los santos Edifícame, Hasta que Tu gloria Expresada esté.

La Iglesia – Su edificación
360* 1 Libera mi espíritu, Señor, Al de los santos entretéjelo; Libre del yo y mi privacidad, Podré caber en Tu edificación. 2 Libera mi espíritu, Señor, Que confinado no quiero quedar; Ahogado estoy en mi ser natural. Si no me libras, ¿qué me librará? 3 Libera mi espíritu, Señor, Quiero escaparme de mi propio ser; Tu Espíritu por mí libre fluirá Y Tu presencia manifestaré. 4 Libera mi espíritu, Señor, Me ha hecho pobre mi privacidad; Mi reclusión hoy quiero abandonar, Salvo del yo Tus bienes me darás. 5 Libera mi espíritu, Señor, No quiero en mis prisiones continuar; Rompe el engaño que usa Satanás, Del ego líbrame a Tu infinidad. 6 Libera mi espíritu, Señor, Que nunca el ego lo vuelva amarrar; Que con los santos me pueda mezclar, Y en vida Tus riquezas disfrutar.

La Iglesia – Su edificación
361* 1 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Te ruega a Ti, Señor, ¡Manda el fluir! Dejando todo atrás Los muros caerán, Mi espíritu podrá Así fluir. 2 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Te imploro a Ti, Señor, ¡Manda el fluir! No en mi orgullo estar, O en presunción andar, Ni mi espíritu atar; ¡Hazlo fluir! 3 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Te pido a Ti, Señor, ¡Manda el fluir! No inflado por el yo, O atado en su prisión, Tenga emancipación Mi espíritu. 4 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Te busco a Ti, Señor, ¡Manda el fluir! No debo aislado estar, Ni mi ego elevar, Que fluya sin cesar Mi espíritu. 5 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Te ruego a Ti, Señor, ¡Manda el fluir! Del trono haz caer, Hoy mi confiado ser, Que fluya de agua de Mi espíritu 6 ¡Oh, que mi espíritu Pueda fluir! Respóndeme, Señor, ¡Manda el fluir! No sólo Tú y yo, Mas mi edificación Con otros en amor Y espíritu.

La Iglesia – Su edificación
362* 1 La comunión mi espíritu ama, Mezclado con los santos ser, Y salvo de mi independencia, Hoy edificación tener. 2 La comunión mi espíritu ama, Para que abierto siempre esté; No más en reclusión continua, Mas con los santos te honraré. 3 La comunión mi espíritu ama, Anhelo su liberación; No quiero ser más un iluso, Quiero vencer mi condición. 4 La comunión mi espíritu ama, Y con los santos quiero orar; Quiero quitar las pretensiones Y en dulce comunión entrar. 5 La comunión mi espíritu ama, Y conocer la autoridad; Anhelo comunión sincera, Y en el servicio coordinar. 6 Señor, se cumpla mi anhelo, Inspíranos a comunión; Para que siendo edificados Se plazca así Tu corazón.

La Iglesia – Su edificación
363* 1 ¡Oh, qué bendición gloriosa! Ser un sacerdote real; Aunque sea el más pequeño Tengo oficio divinal. La edificación del Cuerpo Por el sacerdocio es; En mi espíritu orando Este oficio cumpliré. 2 Si atiendo este llamado Bajo Tu autoridad Se edificará la iglesia Por el sacerdocio real. 3 Es la iglesia el sacerdocio Concertado en unión; Hoy los sacerdotes juntos Forman su edificación.

4 Por la iglesia degradada Este oficio se anuló; Sus espíritus endebles Sólo quieren un sermón. 5 Muchos buscan un mensaje Y no quieren funcionar, Descuidando el sacerdocio, Y en espíritu el orar. 6 Quiero estar bien balanceado Y cumplir mi comisión, Tu mensaje liberando Y guiando a oración. 7 Con espíritus unidos Y vital predicación, Se edificará la iglesia Al servir en oración.

La Iglesia – Su atracción
364* 1 ¡Qué bella Tu morada es! Yo en Tus atrios quiero andar; Anhela mi espíritu, En Tu presencia siempre estar. 2 En Tus altares, oh Señor, Su casa encuentra el gorrión, La golondrina para sí Prepara el nido de su amor. 3 El hombre como el gorrión, Viene a Tu casa a reposar, Fía en la sangre del altar, Y del incienso gustará. 4 Se fortalecen con poder Los que confiando en Ti están; Y aunque el camino rudo es, Esperan hasta Sion llegar. 5 El valle de lamentación, Lo cambian en un manantial; Les trae la lluvia bendición, Y Tu merced pregonarán. 6 De poder en poder irán, Hasta Contigo estar en Sion, Buscando sólo ver Tu faz, Los cubras con Tu compasión. 7 Un día en Tus atrios es, Mejor que mil por fuera andar; Prefiero en su entrada estar, Que en las moradas de maldad.

8 Eres escudo, eres sol, Tu gracia y gloria suplirás; Con Tu presencia y mismo ser, Hoy llenas mi necesidad. 9 A los que siguen rectitud, Tus bienes no les negarás; Dichoso es el que espera en Ti, Tu gracia y gloria obtendrá.

La Iglesia – Su atracción
365* 1 Tu habitación amo, Señor; Bendita iglesia es, El gozo de Tu corazón Y Tu descanso es. 2 Por ella, te entregaste Tú, Para ella Tuya ser; Por ella, yo mi cuerpo doy, Para Tu buen placer. 3 Por ella, vida eres en mí, Por ella es mí vivir; Por ella yo me negaré, Se llenará de Ti. 4 La iglesia es Tu Novia fiel, Tu Cuerpo, Tu expresión, Ella mi anhelo y gozo es, Toda mi protección. 5 Tu suministro en ella está, Para impartirlo a mí; En ella me posees Tú, Para agradarte a Ti. 6 Tu habitación amo, Señor, La iglesia, Tu hogar; En ella siempre viviré, No vagaré jamás.

La Iglesia – Su atracción
366* 1 ¡Tu reino amo, oh, Dios! Tu casa y expresión, El pueblo que en Jesús halló Completa redención, 2 Tu iglesia, mi Señor, Tu templo, Tu hogar, La iglesia que guiando estás Con mano paternal.

3 Por ella mi oración, Mis lágrimas, mi amor, Solicitud, cuidado afán, Por ella son, Señor. 4 Un gozo sin igual En Sion hallado está, Y andando aquí su comunión Anhelo disfrutar. 5 Ella perdurará, Oh Dios, cual Tu verdad, Y victoriosa llegará Hasta la eternidad.

La Iglesia – Su coordinación
367* 1 Son los santos todos Miembros del Señor; Todos coordinando Llegan a la unión. 2 Muchos son los dones, Un Espíritu; Muchas las funciones, Un Señor, Jesús. 3 Estimando a otros, Sin parcialidad; Cada uno en su sitio Y utilidad. 4 Conforme a la gracia Es también el don; Con cordura todos Cumplen su función. 5 Hace cada uno Siempre su deber; Con fervor ceñido Su espíritu fiel. 6 Supliendo y cuidando Con gracia y amor; No en discordancia Dando a Cristo honor. 7 Es la iglesia el Cuerpo, La Cabeza, Tú; Al fluir nos une El Espíritu.

La Iglesia – Su comunión
368* 1 ¡Mirad cuán bueno y delicioso es, Que guarden los hermanos la unidad! La bendición allí envía Jehová, La bendición de vida eternal. 2 Banquete del Señor disfruto hoy, Pruebo Su rica gracia y el amor; Por los hermanos en tal comunión, Vendrá ese día de eternal reunión.

La Iglesia – Como el rebaño de Dios
369* 1 Nuestro Pastor admirable, Cristo Jesús, nos sacó. De aquel redil a los pastos, Y Sus riquezas nos dio. ¡Gloriosa iglesia! ¡Rico, abundante caudal! Aquí en unión habitando, Dios manda vida eternal. 2 Nos encontró en divisiones, Hambrientos, casi al morir; A buena tierra nos trajo, Mi espíritu hizo vivir. 3 Nuestro Jesús es el pasto, Nuestra comida también; Siempre alimenta el rebaño, Al congregarnos con El. 4 En este monte habitamos Bajo el roció de Dios; Fluye la vida en la fuente, Aguas de gran bendición. 5 Es nuestro Cristo el descanso, Nada tememos aquí; A Sus ovejas El cuida Con Su presencia gentil.

La Iglesia – Como la ciudad de Dios
370* 1 Alabad cantando al Señor Jesús, Ahora El habita en Jerusalén. Declaremos hoy las obras del Señor, ¡Dios con el hombre en plena comunión! La salvación nos viene de Sion; Ha cautivado la cautividad; ¡Oh, cuánto gozo tiene el corazón! ¡Oh, cuánto gozo tiene el corazón! 2 En la Ciudad Santa cantos entonad, Al Rey de reyes gloria y majestad; Alaban los santos, cantan á una voz, En Sion se escucha grande aclamación. Se mueve El en la iglesia local, Nos satisface, es nuestra porción; ¡Oh, cuán gloriosa, nuestra heredad! ¡Oh, cuán gloriosa, nuestra heredad! 3 En Su santo templo, ¿quién podrá morar? ¿Quién en Su santo monte adorará? Los que le buscamos con el corazón. Los que anhelamos emancipación. Su faz radiante procuremos hoy, Abre la puerta ensancha el corazón; Llegue reinando e inunde nuestro ser, Llegue reinando e inunde nuestro ser. 4 Con los santos hoy está Su habitación, ¡Emanuel! ¡Qué grande bendición! Todo ha consumado, mortales acudid, Cristo y la iglesia unidos hasta el fin. ¡Ciudades de la tierra despertad! ¡Abrid las puertas y el Rey entrará! ¡Canta alabanzas, Cristo reina ya! ¡Canta alabanzas, Cristo reina ya!

La Iglesia – Como la ciudad de Dios
371* 1 Rodead a Sion y miradla, Rodeadla llenos de amor; Contad hoy todas sus torres, Andando por su alrededor, Andando por su alrededor.

2 Hoy contemplad sus baluartes, Sus muros hoy contemplad; Hoy contemplad sus baluartes Y en sus palacios andad, Y en sus palacios andad. 3 ¡Cuán elevada, cuán bella! ¡Gran gozo a la tierra es! ¡Cuán elevada, cuán bella! Es Sion la ciudad del gran Rey, Es Sion la ciudad del gran Rey. 4 Oh, desde Sion brota un río, Muy hondo y ancho en verdad; Con sus corrientes el río Alegra de Dios la ciudad, Alegra de Dios la ciudad. 5 En Sion te espera alabanzas, Loor te espera, Señor; En Sion te espera alabanzas, Pues Sion está llena de Dios, Pues Sion está llena de Dios. 6 En Sion, Señor, eres grande Y digno de admiración; En la ciudad elevada Se canta alabanzas a Dios, Se canta alabanzas a Dios. 7 En Sion, Señor, te bendigan, Es Tu santa habitación; En Sion, Señor, te bendigan, Con toda alabanza y loor, Con toda alabanza y loor. 8 En Sion, que Dios os bendiga, En Sion, aún más y más; En Sion, que Dios os bendiga Con esa Su vida eternal, Con esa Su vida eternal. 9 ¡Mirad, oh cuán delicioso Con los hermanos estar! ¡Mirad, oh cuán delicioso En tal armonía morar, En tal armonía morar! 10 Oh, dilo a todos los hombres, Oh, dilo hoy por doquier, Que el Espíritu llama Y dice con la Novia: "Ven", Y dice con la Novia: "Ven".

La Iglesia – Como la ciudad de Dios
372* 1 Dejamos por Jesús la ley, En El ponemos nuestra fe; Su gloria hace comprender Que el todo Cristo es. ¡El todo Cristo es! ¡El todo Cristo es! Su gloria hace comprender ¡Que el todo Cristo es! 2 Nos trajo Cristo a disfrutar Con nuestro Dios Su dulce hogar; ¡Oh aleluya! ¿Quién dirá? Cuán dulce es este hogar! ¡Cuán dulce es este hogar! ¡Cuán dulce es este hogar! ¡Oh, aleluya! ¿Quién dirá? ¡Cuán dulce es este hogar! 3 Su casa se hace la ciudad, ¡Que a las naciones gozo da! En donde Dios puede reinar El monte de Sion. El monte de Sion, El monte de Sion, En donde Dios puede reinarEl monte de Sion. 4 La tierra Cristo ganará, Su reino se establecerá, Y desde Sion prorrumpirá El gozo del Señor. El gozo del Señor, El gozo del Señor, Y desde Sion prorrumpirá El gozo del Señor. 5 Por Cristo Dios tendrá Su hogar, Que crecerá en la ciudad, La tierra así conquistará, Nos damos a Su plan. Nos damos a Su plan, Nos damos a Su plan, La tierra así conquistará, Nos damos a Su plan.

La Iglesia – Como el Cuerpo de Cristo
373* 1 Es la iglesia tan gloriosa, Parte de ella somos ya; Qué felices, el Señor ya nos unió! En el universo un Cuerpo hay Y somos parte de él, ¡Aleluya, el Señor ya nos unió! ¡Aleluya, por el Cuerpo! ¡Somos miembros en el Cuerpo! ¡Totalmente para el Cuerpo! ¡Aleluya, el Señor ya nos unió! 2 No cristianos solitarios, Más corpórea entidad, Ahora Dios la quiere para Su expresión; No iglesias separadas, Mas un Cuerpo corporal, ¡Aleluya, en el Cuerpo estamos ya! ¡Aleluya, por el Cuerpo! ¡Satanás le teme al Cuerpo! ¡Victoriosos en el Cuerpo! ¡Aleluya, en el Cuerpo estamos ya ! 3 Siete candeleros de oro, De sustancia divinal, Nada natural el Cuerpo aceptará; Al participar de Dios El candelero brillará, ¡Aleluya, qué brillante el Cuerpo está! ¡Aleluya, por el Cuerpo! ¡Candeleros de Su Cuerpo! ¡Brilla el oro en el Cuerpo! ¡Aleluya, qué brillante el Cuerpo está! 4 ¡Cómo vamos a expresar la unidad Y así brillar? ¡Aleluya, a Jesús hay que comer! Cristo el árbol de la vida, el maná y La cena es, ¡Aleluya, cada día a El comer! ¡Somos uno al comerle! ¡Y divinos al comerle! ¡Brillaremos al comerle! ¡Aleluya, a Jesús hay que comer!

La Iglesia – Como la ciudad de Dios
374* 1 La iglesia es el anhelo De Cristo y Su placer; Su acción y Su palabra Concentra en ella fiel. Su amor allí establece, Nada lo detendrá; Antes que hubiera tierra Ella era Su pensar. 2 El meditaba en ella Antes de la creación; Por todos sus detalles Sentía atracción. Creó el universo, Más no se reveló Su escondido anhelo La Novia que El soñó. 3 Así que se propuso Su complemento ver; Esta intención bendita Eternamente es. Aunque vino el pecado Del hombre se burló, El nunca la abandona, Su anhelo no menguó. 4 ¡Oh, qué misericordia! Su amor en vastedad Con gracia la buscaba, Y sabía dignidad. Su amor para ganarla, Dios sólo entenderá; Por ella dio Su vida, Fragancia eternal. 5 A ella más se acerca Hoy en resurrección; En gloria se aparece. Con tierna afección. Al contemplar el Novio Le inunda el corazón De gloria hasta que sea La Novia que El soñó.

La Iglesia – Como El nuevo hombre
375* 1 ¡Oh, aleluya! Dios formó Al hombre en la creación, Para expresar Su autoridad, Y así la tierra sojuzgar. ¡Qué gozo tengo yo, En Su recobro hoy! ¡Oh, aleluya, soy Su expresión! 2 ¡Oh, aleluya! Mi Señor Por mí Su vida dio. Hoy vive en mi espíritu, Me da Su vida en plenitud. Hombre supremo y fiel, Mi todo en todo es El, ¡Oh, aleluya, vive en mi ser! 3 ¡Oh, aleluya! Me hizo Dios El centro en Su creación. Su imagen llevo en dignidad, Para ejercer Su autoridad. ¡Qué bueno un hombre ser, Un hombre para El! ¡Oh, aleluya, un hombre fiel! 4 Un nuevo hombre, ¡gloria a Dios! Ya lo logró el Señor. Un hombre colectivo que Por El edificado es. Un hombre sin rival, Que reina sobre el mal La iglesia y Cristo, hombre sin par.

La Iglesia – Como El nuevo hombre
376* 1 Muertos en pecados tú y yo, En el mundo lleno de maldad; Pero en Cristo, Dios nos avivó, Y en lugares celestiales nos sentó. Coro: Cristo une a los hermanos, Véanlos uno en el Señor. Su amor nos entreteje juntos A la estatura de Su plenitud. 2 Con los santos hay que comprender Toda la gran dimensión de Dios; Conociendo a Cristo y Su amor, Nos llenamos a la plenitud de Dios.

3 Dios Su plan nos dio a conocer, El misterio es visible ya; Cristo con la iglesia uno es Para avergonzar la astucia de Satán. 4 Al Dios Padre es nuestra oración: Fortalece nuestro hombre interior, Haz Tu hogar en nuestro corazón, Por Tu plan arráiganos en Tu amor. 5 Cada miembro debe proveer Cristo para el Cuerpo concertar; Por la actividad de cada cual, En amor Su Cuerpo se edificará. 6 Cumpliremos el deseo de Dios, Como el nuevo hombre de Su plan; En la iglesia gloria sea á El, Y en Jesucristo para siempre. Amén

La Iglesia – Como nuestro hogar y descanso
377* 1 Sediento en la Babilonia estaba yo, Do nada me pudo satisfacer; Pero un día vine a la iglesia local, Y fuentes de agua viva encontré. Bebiendo de la fuente de agua viva, Muy contento estoy, Y satisfecho hoy; Bebiendo de la fuente de_ agua viva, Maravillosa es su provisión. 2 ¡Qué dulce el agua viva que viene de Dios! Fluyendo dentro fuera de mi ser; Por fin yo he hallado el lugar que ansié, Donde abundante vida encontré. 3 Hermano, ¿no vendrías a la iglesia tú? Fluyendo aquí la fuente siempre está; Te quiere a la iglesia el buen Pastor guiar, La sed en tu espíritu saciar.

La Iglesia – Como nuestro hogar y descanso
378* 1 Escucha al errante que Un algo le faltó; Y ponle oído a su canción Su huella sigue hoy. ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios! ¡Gloria á Dios! ¡Aleluya, aleluya! ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios! ¡El mismo no seré!

2 Busca el errante el placer Que este mundo da; Más si lo halla ha de saber Que es pura vanidad. 3 Muchos castillos levanté Para mi ego yo; Más, gloria á Dios, El los tumbó Y lo mejor me dio. 4 Confuso y solo estaba yo, Mucha vergüenza hallé; Más hoy en la iglesia local El mismo no seré. 5 ¡Hoy soy un miembro tan feliz En la iglesia local! Aquel errante que encontró Descanso y dulce hogar. 6 Un individualista fui, Como una isla yo; Mas con los santos en Su amor Me edifica Dios. 7 Ciento una grande atracción A estar en comunión; He aprendido a recibir De Cristo en la reunión. 8 Ya he cesado de vagar ¡La iglesia yo encontré! Muy grande es mi felicidad ¡En Dios descansó hallé!

La Iglesia – Como nuestro hogar y descanso
379* 1 ¡Oh, qué espléndida es la iglesia como el huerto del Señor! El nos trajo aquí para experimentar A este Cristo disfrutable con los santos en unión, Quien es fresco, disponible, y sin igual. ¡Qué contento en Su huerto estoy, Donde por Su gracia crezco hoy! Del árbol de la vida puedo a diario aquí comer Y del río de agua viva es mi beber. 2 No es escuela o factoría, ni ningún "culto radial", Sino un huerto en que el Señor puede sembrar. Pues, por eso, El nos hizo hoy Su huerto encantador, Donde en vida El nos puede cultivar.

3 En la vida de la iglesia hay un árbol para ti Con el fruto de la vida a granel. No te enreden tus conceptos-de ese árbol come, así Toma a Jesús ¡Es dulce cada vez! 4 Con el árbol fluye el agua-Dios en Cristo a nuestro ser, Apagando toda nuestra sequedad. ¡Aleluya! por la vida que nos hace así crecer, Por el agua que el Espíritu nos da. 5 ¿No te sientes satisfecho que el Señor te trajo aquí, Donde fluyen las riquezas de Su ser? Sé contento y en tu espíritu disfruta de El allí Para que Su huerto pueda florecer.

La Iglesia – Siguiendo a las iglesias
380* 1 Vamos siguiendo a las iglesias Guardando la unidad; En Su mover hoy en las iglesias En Su camino andad. Coro: Al Espíritu sigue, Tú, en simplicidad; Nuestro espíritu tiene Cristo en verdad. 2 Vamos siguiendo a los seguidores Para hoy aprender; No codiciando el liderato Mas descansando en El. 3 Vamos siguiendo a Su rebaño, Bajo el buen Pastor; En las iglesias El nos dirige, Aquí nos habla Dios. 4 A Ti nos damos, oh Jesucristo, Nunca mirando atrás; Siempre siguiendo fiel al Cordero Por donde quiera andar. 5 Nos damos para entrar en el reino, Fiesta matrimonial; Persecuciones, penas y pruebas Nunca nos detendrán. 6 Cristo anhela ver seguidores En las iglesias hoy, Que cumplan Su propósito, fieles; ¡Haznos así, Señor!

La Iglesia – La consagración para la Iglesia
381* 1 Juró el rey David: "No entraré en mi casa, Ni al lecho subiré, Ni cerraré mis ojos, Hasta que halle un lugar, Señor, para Tu hogar". Hoy quiere nuestro fuerte Dios Tener Su habitación. 2 Oh, qué ceguera estar En lo nuestro encerrados, Mientras desierta está La casa que El ansiaba. Sacúdenos para subir Al monte y encontrar Madera para edificar, Señor, Tu santo hogar. 3 Como a David, Señor, Inspira algunos hombres, Por Tu edificación, Que honren hoy Tu nombre, Que vengan para edificar Tu casa y cooperar Contigo y con Tu intención Señor, ¡qué bendición! 4 En los que llamarás Pon tal anhelo alto, De todo abandonar Por Tu edificio santo. La iglesia prevalecerá Si edificada estáPronto edifica en nuestro ser, En nuestro ser, Señor.

La Iglesia – El recobro del Señor
382* 1 Todos en Jerusalén, De un acuerdo somos ya, Babilonia queda atrás, ¡Oh, gloria sea a Dios! La doctrina se esfumó, La opinión se rechazó, Y el alma se negó, Hoy en la iglesia local. ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡De un acuerdo en comunión. Para la edificación! ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Qué felices hoy en la iglesia local!

2 Sacerdotes en verdad Que al vivir la realidad, Llenan la necesidad, ¡Oh, gloria sea a Dios! Saturados con Jesús, Sólo Cristo es su virtud, Su obra harán en plenitud Hoy en la iglesia local. 3 Se debe el reinado ver Con divina autoridad, Lo aceptamos en verdad, ¡Oh, gloria sea a Dios! Al Espíritu en función, Le rendimos sumisión, Para la edificación, Hoy en la iglesia local. 4 Un altar hay que obtener, Nuestro todo allí ofrecer, Holocausto debe ser, ¡Oh, gloria sea a Dios! No se debe disputar, A la iglesia el todo dar, Lo demás eliminar Hoy en la iglesia local. 5 Puesto el cimiento está; Esta gloria al contemplar Causa gozo sin igual, ¡Oh, gloria sea a Dios! Gritos de alegría dad, Todo el inundo lo oirá, Satanás se esfumará Hoy en la iglesia local.

La Iglesia – El recobro del Señor
383* 1 Bajo la Babel, en cautividad, ¡Nuestro espíritu Dios despertó! Sueltos por doquier y sin unidad, ¡Nuestro espíritu Dios despertó! Despertado, ¡Nuestro espíritu El despertó! Despertado, ¡Nuestro espíritu El despertó! 2 De las sectas y de la división, ¡De la Babilonia hay que salir! Su terreno no es el de la unidad, ¡De la división hay que salir! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡De la división hay que salir! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡De la división hay que salir!

3 Dios nos levantó de cautividad, ¡A Jerusalén hay que subir! Su terreno es el de la unidad, ¡A Jerusalén hay que subir! ¡Subid! ¡Subid! ¡Con nosotros el Señor está! ¡Subid! ¡Subid! ¡Con nosotros el Señor está! 4 Los vasos de Dios, tazas del Señor, ¡Tráelos llenos del Espíritu! Conforme a Su plan a la iglesia irán, Tráelos llenos del Espíritu. ¡Tráelos! ¡Tráelos! ¡Tráelos a la casa del Señor! ¡Tráelos! ¡Tráelos! ¡Tráelos a la casa del Señor! 5 En Jerusalén, elección de Dios, ¡Edifica el templo del Señor! Con los santos hoy sirviendo en amor, ¡Edifica el templo del Señor! ¡Edifica! ¡Edifica el templo del Señor! ¡Edifica! ¡Edifica el templo del Señor!

La Iglesia – El recobro del Señor
384* 1 La construcción del templo de Dios al fin llegó, Su casa está desierta por falta de atención; Hoy todas las iglesias locales recobrad, Hermanos, ¡acudamos a edificar! Coro: ¡Sed fieles! ¡Sed fieles! ¡Su templo edificad! ¡Jehová de los ejércitos con gloria lo llenará! ¡Sed fieles! ¡Sed fieles! ¡En un acuerdo obrad! Y la morada del Señor así se exhibirá. 2 Medita en tus caminos, dice nuestro Señor, "Sembráis y traéis poco, os falta devoción; Subid al monte ahora, traed el material, Seré glorificado, _edificad!" 3 Cristianos sacerdotes, ahora obedeced, No importa lo que digan, con nosotros es El; Con espíritu ardiente venid a trabajar, Que ninguno evada edificar. 4 Hoy llenará esta casa la gloria del Señor, Y luego el Deseado de Dios se exhibirá; La gloria venidera aún será mayor, Compartiremos siempre Su resplandor.

La Iglesia – El recobro del Señor
385* Somos para el recobro En cada ciudad, De la iglesia adecuada, Hasta la tierra ganar. Firmes sobre el terreno, Uno en el Señor, Vamos construyendo el templo Del glorioso Dios. Somos para El Somos para El, Somos para Su recobro. Somos para El Somos para El, Somos para Su recobro. Somos para el recobro, ¡Llena el corazón! Nuestro espíritu activado Nos da mejor visión; Babilonia ha caído, También Satanás; Hoy vamos edificando La iglesia local.

La Iglesia – Su expresión local
386* En la iglesia local Con la unidad, Está el terreno Donde hay vida y bendición. (¡Aleluya!) De nuestro espíritu Surge un clamor: ¡Será echado el enemigo Por el reino del Señor!

La Iglesia – Su expresión local
387* 1 Son todas las iglesias El Cuerpo del Señor, Su vivo testimonio, Y práctica expresión. Son candeleros de oro Que en cada pueblo están, Su ejército valiente,.A Su Novia celestial.

Coro: ¡Iglesias, iglesias! Sobre la tierra hoy; Cumple el anhelo de Tu_ amor, Y haznos Tu habitación, Señor. 2 Sean grandes o pequeñas Son todas del Señor; Nos son imprescindibles, Vital es su porción. Aumenta Tus iglesias, Deseamos cooperar En comunión sincera, Y en oración cargar. 3 Contemplan hoy la tierra Los ojos del Señor, Ardientes, escudriñan A cada corazón. Es su intención genuina Muchas iglesias ver, En un acuerdo unidas Para expresarlo a El. 4 Se acerca la venida Del Rey en Su esplendor; Por Sus iglesias viene Do suena Su loor. Ven, toma las primicias, La siega cerca está, Oh, llévanos al trono Contigo a reinar.

La Iglesia – Los vencedores
388* 1 Cristo nos llamó una vez, Más nos llama otra vez, Respondamos hoy: ¡Amén! ¡A vencer! Pues la iglesia puedes ver Enredada en su saber, Más le falta el florecer, ¡A vencer! ¡A vencer! ¡A vencer! ¡Cristianismo degradado hay que vencer! Toda tu obra dejó atrás, Toda división falaz, Y de Cristo come más, ¡A vencer!

2 Que comamos es Su plan, Lo que debe recobrar Para el diablo derrotar, ¡A vencer! El debate doctrinal Al comer se acabará, Y la vida ganarás, ¡A vencer! 3 No te puede transformar La enseñanza clerical, El comer lo logrará, ¡A vencer! En verdad es menester El comer para vencer, Come siempre por doquier, ¡A vencer! 4 Nacerá el hijo-varón, Y vendrá nuestro Señor Al comer nuestra porción, ¡A vencer! Sé aquel hijo-varón, Y la iglesia que El soñó, Esa Novia en su esplendor, ¡A vencer!

La Iglesia – Filadelfia
389* 1 Oh, iglesia en Filadelfia, Mucho se habla de tu amor. Estas cosas dice el Santo, El que habla a tu favor; El que abrió la entrada al reino Con la llave de David "Hecho está" ha proclamado; "Nadie cierre lo que abrí". 2 Tienes obras, Filadelfia, Que complacen al Señor. Su Palabra has guardado, Aunque es poco tu vigor. Tú Su nombre no has negado Mas lo confesaste aquí Una puerta El ha puesto Sólo abierta para ti. 3 Su Palabra de paciencia Filadelfia fiel guardó. De la hora de la prueba La liberará el Señor. A tus pies serán postrados Los que buscaban tu mal. "Vengo pronto, lo que tienes Guarda tú hasta el final".

4 Aleluya, vencedores, "En el templo de Mi Dios", Han de ser edificados, Los pilares ellos son. En sus frentes hay los nombres De su Padre y del Señor, Con el Triuno Dios mezclados Forman la ciudad de Dios. 5 Aleluya, de Dios viene La Nueva Jerusalén; Ataviada está con perlas Jaspe y gemas a la vez. Filadelfia, Filadelfia, Su preciosa Novia es; El Espíritu y la Novia, Al que oye dicen: Ven.

Las Reuniones – Cristo como el centro
390* 1 En las reuniones y diario vivir, Cristo es el centro, Cristo todo es; No por doctrinas ni por un ritual, Sólo por Cristo es nuestro congregar. 2 La luz de vida y el camino es, En El andamos, guía nuestros pies; Cristo agua viva y comida es, Cristo nos nutre y sacia nuestra sed. 3 Cristo es verdad, testificamos de El, Cristo es Señor, magnifiquémosle; Cristo, la vida, ministrado es, Como Cabeza _exaltémosle! 4 Cristo es el todo para el hombre Dios, A Dios y al hombre satisface El; Para Su iglesia es la realidad, Por El la vida en ella crecerá. 5 En cada himno y en cada oración, Se expresa Cristo como realidad; Todo servicio en la comunión Exhibe a Cristo en Su operación. 6 Es en Su Nombre y en Espíritu Que nos reunimos sin formalidad; Le alabaremos con poder y unción Con nuestro espíritu yen oración. 7 A Cristo asidos, todo hay que olvidar, Le aplicaremos hasta madurar; Todo estimemos pérdida por El, Eternamente el todo en todo es.

Las Reuniones – Exhibiendo a Cristo
391* 1 Llenos de Cristo en la reunión, El excedente es para Dios, Al ofrecerle tal porción, Cristo exhibido es. ¡A Cristo exhibid! ¡A Cristo exhibid! El excedente a la iglesia trae, ¡A Cristo exhibid! 2 Nuestro vivir en Cristo está, Al cultivar a Cristo habrá Un excedente en la reunión Que a Cristo exhibirá. 3 En nuestro obrar, vivir y ser, La misma esencia Cristo es, Para al reunirnos cada vez, Se exhiba Cristo bien. 4 Llevando Cristo a la reunión, Y disfrutándole con Dios, Los santos en tal comunión A Cristo han de exhibir. 5 El Cristo en resurrección Le brindo a Dios satisfacción; Al ofrecerle en Su ascensión, Cristo exhibido es. 6 El centro y la realidad, La atmósfera y el ministrar, Y todo lo de la reunión, A Cristo exhibirá. 7 Los dones y la comunión, El testimonio u oración, En todo debe la reunión A Cristo exhibir. 8 ¡Al Padre Dios glorificad! ¡A Cristo el Hijo exaltad! ¡De la reunión es la intención A Cristo exhibir!

Las Reuniones – Ejercitando el espíritu
392* 1 ¡Tu espíritu aviva! Rechaza el pensar; Al ejercitarlo Cuerpo honrarás.

2 ¡Tu espíritu aviva! Las formas dejad; Comparte con otros, Cristo disfrutad. 3 ¡Tu espíritu aviva! Deja el ego atrás; Sirviendo con otros, A Cristo anunciad. 4 ¡Tu espíritu aviva! Niega tu alma ya, Al ejercitarlo En Cristo confiad. 5 Tú Espíritu libre, De condenación, De justicia propia, De conciencia atroz. 6 Tú Espíritu libre, De la terquedad, Y sin egoísmo, Todo vencerá. 7 ¡Tu espíritu aviva! Victoria clamad; Por Su fuerte nombre, Y sangre eficaz. 8 ¡Tu espíritu aviva! Toca a Jesús; Toma Su Palabra En espíritu. 9 Tu espíritu puede Expresar a Dios, Y brindar al hombre Gran satisfacción. 10 ¡Oh, que ejercitemos El espíritu! Lo necesitamos, ¡Guíanos, Jesús!

Las Reuniones – Funcionando
393* 1 Como miembros del Cuerpo Cristo hay que expresar, Cada uno funcionando Su plenitud mostrar; No siendo espectadores, Más todos en función, Nadie trayendo muerte, Más gracia y bendición.

2 Jamás independientes Debemos proceder, Mas siempre coordinados, Para un equipo ser; Negando preferencias, Siguiendo el fluir, Sin leves distracciones, Al Espíritu oír. 3 En Cristo enfocados, No otro centró habrá; En comunión tan dulce, De Sus riquezas dad; El es nuestra Cabeza, Su Cuerpo debe hacer Que en la reunión en todo Se manifieste El. 4 Todos edificados, Sin crítica en amor, Para perfeccionarnos En mutua comunión; Dejando al viejo hombre, El ego hay que negar; Por gracia entrenados Del Cuerpo disfrutar.

La Guerra espiritual – Marchando adelante
394* 1 ¡Firmes y adelante! Marchen a luchar, Con la cruz de Cristo Que adelante va. El supremo Jefe, Nos lleva a pelear; Contra el enemigo, ¡Marchen a luchar! ¡Firmes y adelante! Marchen a luchar, Con la cruz de Cristo Que adelante va. 2 Jesús es el nombre Que hace al diablo huir; Entonces, soldados; ¡A victoria id! Tiembla el infierno Al clamar loor: ¡Entonad, hermanos, Voces de valor!

3 Muévase potente, La iglesia de Dios, Como gran armada, Y sin división. Somos sólo un Cuerpo, Y uno en comunión, Uno en fe y Espíritu, Uno en el Señor. 4 Tronos y dominios Han de fallecer; De Jesús la iglesia Constante ha de ser. Las puertas del Hades No podrán ganar, Porque Su promesa Nunca fallará. 5 ¡Pueblos, adelante! Con gozo marchad; Unamos las voces En canción triunfal. Ángeles y hombres, Dad a Cristo el Rey Gloria y alabanzas, Para siempre. Amén.

La Guerra espiritual – Por causa del calvario
395* 1 No debo yo rendirme, Frente al Calvario estoy, Donde Jesús triunfante Al diablo conquistó; Señor, te pido fuerzas, Visión para pelear, Por Tu Espíritu hazme Un vencedor triunfal. ¡Triunfante, triunfante! Por el Calvario estoy. Hazme en Ti un vencedor Triunfante, triunfante en Ti, Señor. 2 No debo yo rendirme Pues Cristo el Rey ganó La lucha tan temible A la cual me llamó. Señor, valor te pido, Y que el conquistador Espíritu de vida Me haga un vencedor.

3 No debo yo rendirme Cuando guía Jesús A que pase tormenta Venciendo por la cruz. Señor, a Tu soldado Poder le debes dar, La espada, Tu Palabra, Un vencedor me hará. 4 No debo yo rendirme, Viendo el atardecer; Jesús desea decirme: "Bien hecho, siervo fiel"; Señor, Tu gloria muestra, Tu Espíritu y vigor Me infundan con la fuerza Que me haga un vencedor.

La Guerra espiritual – Por la obediencia
396* 1 Mi palabra al enemigo es: "No", Mas al Padre digo: "Amén", Para que Su plan se cumpla Su consejo seguiré. Cuando cumpla Tus mandatos Dame, Dios, Tu autoridad; Y Tu Espíritu me ayude A cumplimentar Tu plan. 2 Mi palabra al enemigo es: "No", Mas al Padre digo "Amén". Es mi actitud eterna, Que el Señor conmigo esté. Para que cuando obedezca No interfiera Satanás; Cuando escucho Tus mandatos Cúbreme con Tu piedad. 3 Mi palabra al enemigo es: "No", Mas al Padre digo "Amén". Aunque oprima el sufrimiento En todo obedeceré. Si el Señor me salva y guarda Mientras yo le sigo fiel, No me pueden los ataques Ni las pruebas detener.

La Guerra espiritual – En fe
397* 1 Soldados, hijos de la luz, ¡banderas levantad! Devotos del Señor Jesús, la guerra apresurad; Para que ese vil rival se pueda subyugar; Ten fe en Aquel que ya venció, Victoria así lograd. Coro: ¡Fe la victoria es! ¡Fe la victoria es!.Gloriosa victoria que Al mundo vence ya. 2 Hoy Su bandera de amor es para batallar, Y la Palabra fiel de Dios, la espada hay que emplear; Marchemos por la senda en que los santos del ayer Triunfantes fueron por la fe, la muerte aun al vencer. 3 Dejemos toda languidez, ¡cerca el peligró está! Tomemos "yelmo de salud", "ceñidos... de verdad" "Del evangelio de la paz" calcémonos los pies, En n cota de justicia" andar, y "escudo" "alzar de fe". 4 "Al que venciere" se dará ropaje blanco en luz; ¡Qué galardón! Confesará su nombre allí, Jesús; Resueltos, adelante hoy id y a Cristo ensalzad; Su encargo de amor cumplid, victoria así lograd.
(1958 EMAD en el "Himnario de los Mensajes del Amor de Dios".)

La Guerra espiritual – En el Cuerpo
398 1 Lucha siempre en el Cuerpo, Por tu cuenta no podrás; Sólo unido a la Cabeza, Desde el trono vencerás. Coro: Lucha siempre en el Cuerpo, La Cabeza da el poder; Sólo firme en el Cuerpo, La victoria podrás ver. 2 La armadura es para el Cuerpo, No es con fin individual; Cuando luchas en el Cuerpo El provecho es total. 3 A la iglesia firme en Cristo Satanás no vencerá; Es el Cuerpo edificado Quien al mal resistirá. 4 Con el Cuerpo y la Cabeza, Sentado en lo celestial, Lucha en contra del maligno, Y los príncipes del mal.

5 Con los miembros en el Cuerpo, Para Dios firme has de estar; En tu espíritu orando, Por la sangre triunfarás. 6 En lugares celestiales Con Su fuerza y Su vigor, Como todo un reclutado, Lucha y vence en el Señor. 7 Sigue luchando en el Cuerpo, La victoria obtendrás; Desatando y atando, El rival será tu pan.

La Guerra espiritual – Por Dios como el castillo fuerte
399* 1 Castillo fuerte es nuestro Dios, Defensa y buen Escudo; Con Su poder nos librará En todo trance agudo. Con furia y con afán Acosa Satanás; Sus armas deja ver, Astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra. 2 Nuestro valor es nada aquí, Con él todo es perdido; Más por nosotros pugnará De Dios el Escogido. ¿Sabéis quién es?-¡Jesús! El que venció en la cruz, Dios fuerte y Señor De los ejércitos; El triunfa en la batalla. 3 Aunque estén demonios mil Pronto a devorarnos, No temeremos, porque Dios Sabrá aún prosperarnos. Que muestre su vigor Satán, y su furor; Dañarnos no podrá; Pues condenado es ya Por la Palabra Santa. 4 Esta Palabra durará Aún cuando el mundo pase. Los dones y el Espíritu Nos dio Dios como base. Se debe abandonar Lo bueno y lo mortal; Nos pueden hoy matar Más Dios y la verdad Han de reinar por siempre.

La Guerra espiritual – Por la Sangre
400* 1 Por la sangre del Invicto Derrotad a Satanás; Por virtud de su potencia. La victoria ganarás. Por la sangre del Invicto Al enemigo venced La victoria ganaremos En virtud de su poder. 2 Por la sangre del Invicto Vence al acusador; Por la sangre que defiende Rechaza al difamador. 3 Por la sangre del Invicto Cree en Su fidelidad; Por Su sangre redentora El perdón de Dios tomad. 4 Por la sangre del Invicto Firme está tu posición; Por Su sangre vencedora La victoria es tu porción. 5 Por la sangre del Invicto Tuya es Su autoridad; De Jesús la sangre aplica Y al diablo vencerás. 6 Por la sangre del Invicto En los cielos firme estad; Con el Cristo ascendido Potestades aplastad.

La Guerra espiritual – Por la victoria del Señor
401* 1 Cristo es el victorioso! Dilo con fervor. De la muerte y del pecado Cristo es Vencedor! Aleluya! Victorioso! Dilo por doquier; Sobre todo enemigo Vencedor es El. 2 Cristo es el victorioso! Fuera enfermedad! Su victoria en el Calvario Puedes reclamar.

3 Cristo es el victorioso! Ora con poder; Por doquiera que El te mande, Ve confiando en El. 4 Cristo es el victorioso! Fallas ni temor Nunca deben detenerte; Sigue la visión. 5 Cristo es el victorioso! Pronto clamará: "Vengan Mis conquistadores, Con su Rey reinad!"

La Guerra espiritual – Por la venida del Señor
402* 1 Hay un conflicto hoy, Y ataca Satanás; El grito de la guerra aquí Creciendo siempre está. Esa voz infernal Más fuerte es cada vez; Empero ya suena el clamor; He aquí, pronto vendré! 2 Crece la lucha hoy, Y amargas pruebas hay. Se arremolinan a pelear Él Hades, la maldad. Velad y esperad! La guerra cruenta está, Mas se oye la triunfal canción: Jesús pronto vendrá! 3 Ahora en el final Duro es testificar; Pues quiere el diablo destruir El testimonio real. Más fuerza hay que cobrar Si vamos a vencer; El gozo al llanto suplirá Si a Dios podemos ver! 4 Quién fiel proseguirá, Vestido de poder? Quién confiará en el Señor Hasta Su triunfo ver? Tendrá tal vencedor Esta triunfal canción, Que él un día escuchará: He aquí, viene el Señor!

5 Quién querrá elegir La senda angosta andar; Pasar la tempestad feroz Mas sin mirar atrás? Quién adelante irá Aunque sufra dolor? El tal se gozará al ver Que cerca está el Señor. 6 Aunque haya oscuridad Marchamos sin parar, Hasta que el día del Señor Se pueda saludar. En gloria y comunión, Vencido Satanás, Los vencedores cantarán: Jesús reinando está!

La Guerra espiritual – Los vencedores
403* 1 Eres de los vencedores? Cristo llama hoy! Sin saber cómo seguirle, Quieres ir en pos? Coro: Eres de los vencedores? Seguirás en pos? Cristo llama, Cristo llama, Escuchad Su voz! 2 Eres de los vencedores? Busca al Señor! Hasta el rapto siempre guarda Tu primer amor. 3 Eres de los vencedores? Su vida eternal En persecución o muerte Tu sostén será. 4 Eres de los vencedores? Testimonio da. Huye de las herejías, Come del maná. 5 Eres de los vencedores, Simple, puro, y real? Purga toda levadura Para así reinar. 6 Eres de los vencedores? Vive en el Señor! Sin "manchar tus vestiduras" Con la muerte atroz.

7 Eres de los vencedores? Nunca tibio estés! No te sientas complacido, Busca más de El. 8 Eres de los vencedores? Le serás leal? Cumplirás con Su demanda, Su llamado real?

La Guerra espiritual – Morando con el Señor
404* 1 Tomemos hoy la tierra que Dios nos legó, Viviendo a Cristo en todo nuestro andar; Nos equipo la sangre, la Palabra, el Espíritu, y la iglesia nuestros son. Hermanas: Hay que tomar la tierra, hermanos! La tierra que Dios nos legó. Oh, sed valientes, sin deteneros, Para ganar la tierra hoy! Hermanos: Hay que tomar la tierra, hermanas! A esto pongan atención: Llegó la hora! Dios nos implora, Pues todo ya nos proveyó. 2 Tenemos hoy la sangre del Señor Jesús, El mismo es nuestra ofrenda para Dios; Venimos con confianza al trono de la gracia Por la sangre que Jesús vertió. 3 Es nuestra la Palabra escrita del Señor; Comámosla con fe diciendo: "Amén!" Así durante el día nos regulará Con la Palabra viva en nuestro ser. 4 Tenemos el Espíritu de realidad Independiente de nuestro sentir; El nos habita y nos guía a la verdad Y nos enseña a morar en El. 5 Tenemos hoy la iglesia para poseer La plenitud de esta realidad; El Cristo todo-inclusivo ganaremos Y El será el todo en nuestro andar.

El Servicio – Morando con el Señor
405* 1 Tenemos un glorioso Rey. Su tronó en los cielos está; Los mundos son todos de El, Los reinos Su cetro verán. El mora con Su pueblo aquí En pruebas socorro les da; Por Su obra moramos con El, Su carga nos gusta llevar. 2 Yo moro con mi Rey Jesús; Junto con los Suyos está; Abriéndole mí corazón, Su templo y Su trono serán. Así cual María a Sus pies, Me inclino en Su pecho cual Juan; Qué gozo Su presencia trae! Su seno es descanso eternal. 3 Por Su obra yo moro con El; Comparto en Su glorioso plan, Su reino a la tierra traer Y Su salvación proclamar. El mundo con Su galardón Por pérdida lo he de contar; Su obra es mi único afán, Su cruz mi mensaje total. 4 Por Su obra yo moro con El, Es Suya y mía no es; La traza y prepara por mí, Llenándome con Su poder. En gozo se cambia el deber, Se hace alabanza el orar; Por Su obra yo moro con El Obrando en la fuerza del Rey. 5 Por Su obra moramos con El Y obramos con El sin cesar; Muy pronto vendrá nuestro Rey, En gloria se aparecerá. Y así en más íntima unión La obra más noble será; Moraremos con nuestro Rey Por Su obra en un gozo eternal.

El Servicio – Según el Espíritu
406* 1 En el Nuevo Testamento El Espíritu es vital; Nos da vida fresca y nueva Mas la letra matará. Dios no cuenta la obra externa, Sólo lo del interior, No es servir según la letra, Sino vida impartir hoy. 2 No por enseñanza externa, Mas por Su santa unción; No sirviendo por lo externo, Mas por la interna visión; No por reglas de los hombres, Mas la interna y celestial; No por decisión humana, Mas por Su interno guiar. 3 No por la religión muerta, Mas a Cristo hay que vivir; No infundiendo teología, Mas Su vida impartir; No tan sólo las doctrinas, Mas a Cristo predicar; No los dones o los ritos, Sino Cristo en realidad. 4 No la adoración externa, Más la interna realidad; No del Cristo objetivo, Mas del Subjetivo hablar; No tan sólo la Escritura, Mas espíritu y verdad; No en la carne esforzados, Mas sirviendo en novedad.

El Servicio – En el fluir
407* 1 Sólo en el fluir, laboremos por Dios, Por Su mente, en Su forma, como El reveló; Obrando en el fluir de Su vida y poder, Por Su Reino, Su iglesia, en Su actual mover. Sólo en el fluir! Laboremos por Dios! Sólo en el fluir! Laboremos en coordinación! 2 Sólo en el fluir, laboremos con Dios, En el Espíritu como El lo enseñó; Nunca independiente, obrando en el yo, Mas en cuanto al servicio: en coordinación.

3 Sólo en el fluir, laboremos en Dios, Con la iglesia, los santos, conforme a Su luz; La palabra de vida a todos brindad, Y seguid Su fluir realizando Su plan.

El Servicio – El rebosar de la Vida
408* 1 La vida interna al rebosar Resulta en nuestra obra. Sólo un mensaje hay que dar: Nuestra viva experiencia. Cuando el vivir y el trabajar Son una misma cosa Entonces la predicación Podrá ser muy fructuosa. 2 Sólo es por el Espíritu La obra y el producto; Como las ramas en la vid Por vida llevan fruto. Cristo trabaja en nuestro ser, En vida es expresado, Y Sus riquezas se verán Al ser manifestado. 3 No es la obra nuestro hacer Mas Su poder divino; No es un hacer en lo exterior Mas Su mover genuino; No es un trabajó empresarial Mas proclamar Su vida; No es para un éxito lograr Mas darle acogida. 4 Meta, energía, y todo plan Debe abandonarse; Para que El obre en nuestro ser Su blanco solamente. Todo lo nuestro en verdad Debe llevarse a muerte; Así en nosotros vivirá El Cristo refulgente.

El Servicio – Disfrutando a Cristo como el todo
409* 1 Cuán bendito es el servicio, Y el vivir sacerdotal! Cristo al sacerdote es todo, Su porción y dulce hogar. Cristo al sacerdote es todo, Su comida celestial; Cristo es su vestido fino, Su morada eternal.

2 El vestido del servicio Es lo bello del Señor; Muestra el pectoral Su gloria, Las hombreras Su esplendor. 3 Cuando él, en sacrificio, Le ofrece Cristo a Dios, Lo disfruta al comerle, Sus riquezas suyas son. 4 Cuando del Señor se viste, Cristo es toda su expresión; Cuando él le come y bebe, Cristo es su posesión. 5 Santa y pura es su morada, Incremento del Señor; Se edifica el sacerdocio. Como casa para Dios. 6 Todo su vivir es Cristo, Su porción y propiedad; Todo es Cristo y Cristo siempre, En Su inclusividad.

El Servicio – Ministrando a Cristo
410* 1 Ministrar a Cristo siempre Es ofrenda para Dios; Dar Su excedente a otros, Es servicio de valor. Ministrar a Cristo siempre Es ofrenda para Dios; Dar Su excedente a otros, Es servicio de valor. 2 Como ofreció Su pueblo el Excedente de Canaán, Así, algo cosechado De Jesús, hay que ofrendar. 3 Cristo es la buena tierra Do tenemos que labrar; Cosechamos Su excedente Para darlo a los demás. 4 Cada miembro en El creciendo, Su función ha de cumplir, Disfrutando así de Cristo, Cristo al Cuerpo ha de impartir. 5 Comunión y testimonio, Ministerio, adoración, Todo debe de ser Cristo, El servicio para Dios.

El Servicio – En el Cuerpo
411* 1 Sirve y obra en el Cuerpo, El Señor nos indicó; Que Su meta es el Cuerpo, Acatemos tal visión. Sirve y obra en el Cuerpo, Nunca en forma individual, Como un miembro de este Cuerpo, Sirve en forma corporal. 2 Nos dio vida como miembros, No en forma individual; Prosigamos al servicio. Todos en mutualidad. 3 Somos hoy las piedras vivas, Una casa para Dios; Siendo un sacerdocio santo Armonioso en su labor. 4 Sólo así edificados Puede un miembro ministrar; Es la base del servicio De carácter corporal. 5 Si servimos en el Cuerpo Hallaremos provisión; Separados o aislados, Moriremos sin función. 6 Al servirle en el Cuerpo Sus riquezas nos dará; Funcionando como miembros Cristo en pleno se verá. 7 Sólo a la Cabeza asidos Creceremos en unión; Nos dará el suministro Para el Cuerpo en comunión. 8 Oh Señor, a Ti nos damos Para transformados ser; Al servirte así en el Cuerpo Tu intención podremos ver.

El Servicio – Para la Gloria
412* 1 Que sirvamos a la iglesia Es la voluntad de Dios, Es la única manera Que trazó nuestro Señor. Que sirvamos a la iglesia, No una meta personal, Es la voluntad divina Que tenemos que acatar. 2 Que la iglesia sea Su vaso Es el plan de nuestro Dios, Y que sea el servicio Para su edificación. 3 Varios miembros como dones La Cabeza al Cuerpo dio, Para edificar la iglesia A la plenitud de Dios. 4 Las funciones y los dones, El Espíritu también, Todo ministerio dado, Para el Cuerpo sólo es. 5 Todas las predicaciones, La enseñanza, el ministrar, O cualquier otro servicio Para la Iglesia serán. 6 Sólo para las iglesias Debe el ministerio ser; Quiere Dios los candeleros, No un ministerio ver. 7 La unidad de la iglesia Preservada así será; Probará nuestros motivos, Nuestra meta ajustará. 8 Oh Señor, ven a librarnos De un trabajo individual. Por Tu iglesia serviremos Hasta el Cuerpo edificar.

La predicación del Evangelio – ID
413* 1 Lejos de aquí morando en las tinieblas Miles de almas pueden perecer; Quién, quién irá a dar las buenas nuevas, Confiando en Cristo sin desfallecer? "Todo poder yo recibí, Todo poder yo recibí, Id a predicar a todas las naciones Yo estoy con vosotros siempre". 2 Por todo el inundo hay puertas abiertas, Con Cristo hoy soldados acudid! Despierta y ve a predicar rompiendo Toda cadena del pecado vil. 3 "Por qué morir?" la voz de Dios os ruega, "Por qué morir?" digamos a una voz; Cristo murió para salvar de muerte! Por eso ve y proclama salvación.

La predicación del Evangelio – Rescatando a los que perecen
414* 1 Rescata con piedad Los que perecen, Para salvarlos de muerte eternal; Llora por todo aquel Que está perdido, Dile de Cristo el fuerte en salvar. Guía al perdido, Alza al caído. Con compasión Jesús Los salvará. 2 En ellos hay desdén, Más Cristo espera, Al penitente El quiere atender; Insiste con fervor Y con ternura, Perdonará a los que crean en El. 3 La gracia sanará Los sentimientos Tan aplastados por el tentador; De nuevo vibrarán Las cuerdas rotas, Al ser tocadas por tan grande amor. 4 A todos rescatad, Es el encargo, Para la obra da fuerza el Señor; Tráelos a la verdad Con fe y paciencia, Dile al errante que Cristo murió.

La predicación del Evangelio – Impartiendo a Cristo
415* 1 A todo ser hay que impartir Cristo al hablar y en el vivir; Con caridad minístralo Al infeliz en su sufrir. Coro: A todo ser hay que impartir Cristo en tu andar y proceder, Imparte Aquel que vive en ti, Da este Cristo a conocer. 2 A todo ser hay que impartir Al que ganó tu corazón; Con todo amor minístralo Haciendo ver Su gran valor. 3 A todo ser hay que impartir Al Cristo que gozo te da; Con gran placer minístralo, Que llegue a ser su realidad. 4 A todo ser hay que impartir Al Cristo que tu vida es; Brinda al Señor, minístralo A todo aquel para su bien.

La predicación del Evangelio – Recogiendo los materiales
416* 1 Ve a ganar las almas para Dios, Trae materiales de edificación, Trae a la casa almas que El creó, Las almas que el pecado usurpó. 2 Ve a ganar las almas para Dios, Ve a librarlos de este mundo atroz, De todo engaño y densa oscuridad, De atracciones que usa Satanás . 3 Ve a ganar las almas para Dios, Tráelas a casa, son para el Señor; Ve a vencer a Su mortal-rival, Ve coordinando todo en unidad. 4 Ve a ganar las almas para Dios, Ve, como el Cuerpo, proclama al Señor; Ve, con los fieles y uno sé con El, Que el evangelio suene por doquier.

La predicación del Evangelio –Por el fluir de Vida
417* 1 La expansión del evangelio Es por la vida interior; Es por nuestro testimonio Que se gana al pecador. Oh, desbórdate en nosotros, Muestra así Tu vida hoy; Por nosotros como vasos Vida al hombre da, Señor. 2 Es la convicción de vida Lo que a otros les da fe; Es el impartir de vida Lo que vivifica el ser. 3 Siempre en el Señor morando Muchos frutos se verán; Compartiendo esta vida Cristo a otros llegará. 4 Que vivamos el mensaje Dando a Cristo a conocer; No sembrando las doctrinas Mas la vida de poder

La predicación del Evangelio – ¿Sin fruto?
418* 1 He de ir sin fruto alguno Que presente a mi Señor? No le llevo ni un trofeo Ni servicio de valor! He de ir sin fruto alguno? He de ver a Cristo así? Con el tiempo mal gastado, He de presentarme allí? 2 Hoy la muerte no me asusta: Cristo es ya mi Salvador; Nada yo por El he hecho, Esto, sí, me da dolor. 3 Darle todo yo quisiera De los años que perdí, A mi Salvador los diera Sin medir el precio aquí. 4 Sigue al día negra noche, Trabajad cuando haya luz! Para evadir reproches, Trae las almas a Jesús.

La predicación del Evangelio – El evangelio elevado
419* 1 Un hombre soy; Soy del universo lo vital; Sí, hombre soy; Soy del universo lo vital. Dios me hizo tal, Soy sin igual; Soy del universo el centro y lo más vital. 2 Es Cristo en mí Lo vital en todo mi vivir; Es Cristo en mí Lo vital en todo mi vivir. El vive así Dentro de mí, Es la realidad vital en todo mi vivir. 3 La iglesia es Cristo mismo en toda Su expresión; La iglesia es Cristo mismo en toda Su expresión. Ella es crucial Para Su plan, Es el hombre colectivo que hoy debe reinar. 4 Familia real Es la iglesia en la localidad; Familia real Es la en la localidad. Cristo al comer, Cristo al beber, Edificará la iglesia en cada localidad. 5 Qué haremos, pues? Ir al mundo a darlo a conocer! Qué haremos, pues? Ir al mundo a darlo a conocer! Salgamos ya A proclamar, Estas buenas nuevas por la tierra hay que llevar!

La predicación del Evangelio – La comunión en el Evangelio
420* 1 La comunión en el evangelio Es una bendición; Nos consagramos por su progreso Y su propagación. Por su confirmación y defensa Gracia nos suplirá; El que empezó la obra en nosotros La perfeccionará.

2 Todas las cosas que nos suceden Por esta causa son: Que todos oigan el evangelio Y del amor de Dios; Que con denuedo hablemos todos Hoy Su Palabra fiel; Hazlo viviendo en Jesucristo, Hazlo con Su poder. 3 Danos, Señor, el atrevimiento Para testificar, Sea por vida o sea por muerte a Cristo magnificar. Pues no queremos ni para nada Avergonzados ser, Para nosotros vivir es Cristo, Y nuestro todo es El. 4 Que nuestras vidas puedan ser dignas Para evangelizar. En nuestro espíritu combatimos, Guardando la unidad. Anunciaremos el evangelio Dándonos al Señor; Cristo es la vida, proclamaremos, La iglesia, Su expresión.

La predicación del Evangelio –La siembra
421* 1 Siembra en el alba, siembra al mediodía, Siembra en la noche, el amor de Dios. Con el tiempo llega abundante siega; Vendremos gozosos recogiendo el haz. Recogiendo el haz, recogiendo el haz, Vendremos gozosos recogiendo el haz; Recogiendo el haz, recogiendo el haz, Vendremos gozosos recogiendo el haz. 2 Siembra bajó el sol y siembra en la sombra, Sin temer las nubes, ni frío invernal. Pronto cuando acabe la faena y siega, Vendremos gozosos recogiendo el haz. 3 A pesar de penas y de aflicciones A la siembra vamos, por nuestro Señor. Cuando pase el lloro, El dará acogida; Vendremos gozosos recogiendo el haz.

La predicación del Evangelio – La salvación de la familia
422* 1 Oh, qué piedad! Al verdadero Dios vi, Feliz de pasar de oscuridad a luz! Qué gracia ser gratuitamente salvo, No hay que obrar ni en nuestras fuerzas confiar! 2 Señor, acuérdate de mi familia, Sus pecados ya llevaste a la cruz, Cumple este día Tu promesa dada; "En Cristo cree; tu casa salva será". 3 Gana Señor, te ruego, a mi familia! En mi corazón arde este voto a Ti: "Mi casa y yo, al Señor serviremos!" Load a Dios! Sólo El es viviente y real.

El Bautismo – Sepultado y Levantado
423* En las aguas de la muerte, Con mi Salvador sepultado estoy; No me acosa más el mundo, Porque su poder El anuló. Con Cristo resucité, Libre de la muerte camino en El; El Espíritu me imparte vida Y Su inagotable fuerza da a mi ser.

El Bautismo – Sepultado y Levantado
424* 1 Por el bautismo hay unidad Con Tu muerte, Señor; Oh, por Tu gracia y Tu piedad, Revela su valor. 2 Contigo sepultado soy, En Ti me bauticé; Para el pecado muerto estoy, No tiene más poder. 3 Por el bautismo muerto soy Contigo mi Señor; Así por siempre libre estoy Del mundo usurpador. 4 Contigo Dios nos levantó, De muerte nos libró; El fruto de la santidad Tu vida nos legó. 5 Me bauticé en Tu nombre yo, Y mío ya no soy; Uno contigo vivo aquí, Tus pasos sigo hoy.

El Bautismo – No mas yo
425* 1 Ya se murió y lo enterré! Con el viejo hombre acabé! Ya se murió y lo enterré! Con el viejo hombre acabé! 2 No vivo yo! No vivo yo! Cristo en mí se manifiesta hoy! No vivo yo! No vivo yo! Cristo en mí se manifiesta hoy!

El reino – Su significado
426* 1 El Reino es Dios reinando, Su gloria mantendrá; Tal Reino soberano Su orden sostendrá. Su autoridad ejerce Con toda potestad, Por siempre en Su Reino Y por la eternidad. 2 Dios reina desde el trono, El centro divinal, Poniendo todo en orden Conforme a Su plan. Su encabezamiento Y señorío fiel Sólo es mantenido Por el divino Rey. 3 Reinando en Su Reino Hace Su voluntad, Y bajo Su dominio Su plan cumpliendo va. Es sólo en Su reino Que se haya bendición, Pues fluye desde el trono Su misma vida Dios. 4 Si a Dios nos sometemos, Virtudes se obtendrán; Sin Su encabezamiento Pecado se hallará. Satán tiene por meta El trono derribar, Mas es nuestro objetivo Que Dios pueda reinar.

5 Se magnifica a Cristo En el Reino de Dios; Y cuando El reina en vida Se glorifica Dios. Al gobernar el Padre En todo hay bendición; Y cuando Cristo reina Dios tiene Su expresión. 6 Al cumplirse los tiempos Dios encabezará En Cristo a todo reino, Y fiel le adorarán. Más en la iglesia ahora Su Reino en vida está, Y al someterse ella El reinó apurará.

El reino – Su gobierno interior
427* 1 El Reino en la tierra hoy Es Dios reinando en lo interior; Es Cristo mismo en nuestro ser, Rigiendo allí como el Señor. 2 Su vida con Su autoridad Le entrona en nuestro corazón, Regula todo lo interior Y rige toda externa acción. 3 Así en nuestro corazón Su Reino establecido está; El nos prepara para Dios Al ejercer Su autoridad. 4 Por Su reinar en lo interior Su misma vida impartirá; Por ser el Rey, nuestro Señor, Con Su caudal nos saciará. 5 Al gobernar el corazón Su plenitud se mostrará; Rigiendo El en lo interior Su Cuerpo se edificará. 6 Por nuestra interna sumisión A este Reino celestial, Vivimos dignos del Señor, Al expresar su realidad. 7 En esta esfera celestial Vivimos hoy con tal poder, Luchando y caminando en él Hasta Su Reino establecer.

El reino – Sus requisitos
428* 1 Requiere el Reino mucho más Que los decretos de la ley; Más alto y estricto es Que lo que promulgó Moisés. 2 "Arrepentíos" para entrar Es la primera condición; Un cambio así debemos dar Y firme estar por nuestro Dios. 3 Para poder al Reino entrar Nuestra justicia debe ser Mayor que aquella de la ley, Y de la vida proceder. 4 Para poder al Reino entrar La voluntad del Padre harás; No una obra de elección Sino cumpliendo con Su plan. 5 Para poder al Reino entrar Debernos como un niño ser, Flexible y manso en actitud, Y contra el ego contender. 6 Requiere el Reino perfección Tal como el Padre celestial; A tal nivel hay que llegar Para en su éxtasis entrar. 7 El Reino es el regir de Dios, Y para entrar hay que tener Su misma vida y expresión Con la naturaleza de El. 8 El Reino es norma celestial, Con un regir que hay que acatar, El cual por vida divinal Con el Señor se gozará.

El reino – Su realidad
429* 1 La esencia de Su Reino es Sumisa vida para Dios, Que vive de lo divinal Tomando a Cristo por porción. 2 Tal vida es el reino hoy: Muy pobre en espíritu, Con manso y puro corazón Que busca a Dios en Su virtud.

3 Los mensajeros de la paz Por la justicia sufren hoy El vituperio de Jesús Será su gozo galardón. 4 Es sal que mata corrupción Y en las tinieblas plena luz; Sincera y pura en acción, Amando con abnegación. 5 No busca gloria terrenal Y por el reino orando va; En Dios confía sin afán Y al reino da prioridad. 6 Estricta con el ego es Mas muestra a otros compasión; La voluntad del Padre hará Con la Palabra y oración. 7 No da lugar a Satanás, Ni al pecado el mundo o el yo, Mas busca el Reino celestial Y la autoridad de Dios. 8 Tal vida puede subyugar Todas las cosas para Dios; Apresurando el Reino está A Su gran manifestación.

El reino – Su Apariencia externa
430* 1 El Hijo de Dios se sembró Como semilla en nuestro ser, Cumpliendo con el plan de Dios Su Reino así ha de crecer. 2 Un solo grano era El, Produjo frutos a granel, Los hizo hijos para Dios Y así Su Reino estableció. 3 Sembró cizaña Satanás, Y entre el trigo la esparció, Trayendo grande confusión, Al Reino daño así causó. 4 Por esa obra tan sutil Cizaña y trigo él mezcló; En su apariencia el Reino está Grotescamente anormal. 5 El Reino cual mostaza es, Pequeña planta con sabor, Más como un árbol vino a ser Un gran sistema impostor.

6 En vez de un alimento ser, Las aves hacen su hogar; Do hombres y espíritus Malignos toman el lugar. 7 Es una enorme religión En su apariencia exterior, Con paganismo tan sutil Que a la masa fermentó. 8 Su forma externa así cambió, Del mundo un sistema es, En su interior se corrompió Y con maldad se saturó. 9 Más algo oculto busca Dios, Como "tesoro" y "perla" es; En tales nos transformará, Su Reino así revelará. 10 Del cristianismo oculto está El Reino en su realidad; Más por la real transformación Conforme a Cristo se verá. 11 De la "cizaña" apártanos, Señor, de ese "árbol" vil, De "levadura" púrganos, Y haznos puros para Ti. 12 Transforma nuestras almas, Tú. Preciosas piedras quieres ver, Para formar Tu habitación Y en realidad Tu Reino ser.

El reino – Su apariencia externa
431* 1 Es un ejercicio el Reino de Dios, Pero cuando El regrese será un galardón; En Su sabiduría nos hace entrenar, Para cumplir Su plan y justicia afirmar. 2 Nacimos de Dios para con El reinar, Pero Su entrenamiento nos preparará, Hasta poder reinar como reyes con El, Para que Su reinado se pueda ejercer. 3 Debemos al trono sumisos estar, Restringidos en todo, Su Reino honrar; Para así compartir en Su autoridad, Y con Cristo sobre las naciones reinar. 4 Debemos ser justos negando el yo, Tener paz con los hombres y gozo con Dios En el Reino viviendo en su realidad, Su manifestación se podrá realizar.

5 Entonces el Reino con Cristo vendrá, Su reinado es el premio que El nos dará; El Señor Su justicia así mantendrá, Y las huestes del cielo la contemplarán. 6 Por eso gran precio el apóstol pagó, Por el Reino seguro a la meta corrió; Y por tanto nos pide más fidelidad, Para en el futuro el Reino lograr. 7 Señor, por Tu gracia deseamos vivir En Tu Reino entrenados, ganándolo así, Y ser ejercitados en su realidad, Para el Reino mañana poder disfrutar.

El reino – La semilla del reino
432* 1 El Creador del hombre tiene En Su corazón un plan: Que el hombre le exprese, Y la tierra sojuzgar. Mas el hombre fue tentado, Escondido el plan quedó; Pero Dios tendrá Su reino Por Su Hijo que triunfó. 2 Cristo ganará Su Reino A pesar de Satanás; En el corazón del hombre Algo real creciendo está. No recibas la enseñanza: De "esperar hasta morir"; Pues el Reino que Dios quiere Cristo lo edifica aquí. 3 Vino el Hijo, Jesucristo, Y un hombre se hizo El. Como Espíritu El entra Y es la vida en nuestro ser. Como la simiente viva, Cristo en nuestro espíritu, Va creciendo hasta llenarnos Con Su vida en plenitud. 4 Cristo añora ver Su Novia, Ya no hay tiempo que perder. Apremiemos Su venida Al crecer en vida en El. Deja todos tus afanes, Vuelve a Cristo en tu interior, Y contempla la semilla Que crece en tu corazón.

5 Cristo logrará Su Reino De una forma muy normal, Transformándonos en vida Gradualmente lo obtendrá. La semilla de la vida Todo-inclusiva es, Pues conlleva en ella todo Para el Reino establecer.

Esperanza de gloria – Cristo en mi
433* 1 El misterio oculto se me reveló, Cristo es la realidad de Dios. Dios en El habita, hoy mi vida es, Y Su gloria manifestaré. Gloria, gloria, Cristo es vida en mí! Gloria, gloria, qué esperanza es El! Hoy es el misterio en mi espíritu, Más con gloria llenará mi ser. 2 Me ha regenerado en mi espíritu, Hoy mi alma transformando está; Cambiará mi cuerpo, como el de El será, Y todo mi ser lo igualará., 3 En esencia vida uno soy con El; Y con El en gloria estaré; Por la eternidad yo le disfrutaré En total conformidad con El.

Esperanza de gloria – Cristo Como la glorificación
434* 1 Mi vida y esperanza de gloria Cristo es, Me ha regenerado y mora en mi ser; El viene a cambiarme con vencedor poder, Mi cuerpo hará glorioso como el de El! El viene, El viene, me viene a glorificar! Mi cuerpo transfigurará, igual al Suyo será. El viene, El viene y nos redimirá! Como esperanza de gloria, nos glorificará. 2 Mi vida y esperanza de gloria es Jesús, Me trae al Dios viviente y me da Su plenitud; El viene a mezclarme en todo con mi Dios, Para que participe en Su gloria yo. 3 Mi vida y esperanza, mi redención final, Es Cristo quien mi cuerpo de muerte librará, El viene a saturarlo con gloria y esplendor, Absorberá la muerte nuestro Señor.

4 Mi vida y esperanza de gloria Cristo es, Su vida es mi experiencia, pues uno soy con El; El viene a llevarme a gloriosa libertad, Y para siempre unidos hemos de estar.

Esperanza de gloria – El día de la coronación
435* 1 Ya la luz del horizonte Rompe el día tan feliz, En que se verá la gloria Del gran Rey que ha de venir. La vigilia de la noche Dejó exhausto al corazón, Más por fin se acerca el día Con su triunfante canción. 2 Palidecen las estrellas Al brotar la claridad De un alba tan gloriosa Que ya quiere despertar. Está el cielo muy radiante Como el fuego en su esplendor; Y en el corazón humano Hay una esperanza hoy. 3 Hay una quietud profunda Y en el aire expectación, Más de Dios viene un aliento De ferviente oración. El Jesús crucificado Es el Cristo en gloria hoy; Nuestro espíritu se angustia Con la angustia del Señor. 4 Quiere Dios tumbar barreras Y el camino edificar; A Sus ángeles El llama Para puertas levantar, Mas son ángeles humanos No una hueste celestial, Pues el toque de Su armada Es en nuestro palpitar. 5 Escuchad en la distancia, Se acrecienta un himno hoy Por Jesús, el Rey triunfante, Nuestro ungido Salvador; Va a Sión a recibirlo, Alma apúrate y trae Lo más dulce y más querido Para el Rey, nuestro Emanuel.

Esperanza de gloria – Esperando y velando
436* 1 Pronto viene Cristo, cerca el día está, Su llegada se aproxima ya. Siempre aguardando, esperando en El, Para que nos lleve con poder. Gloria! Gloria! Cristo viene ya! Gloria! Gloria! Vamos a reinar Con glorioso cuerpo, juntó al Salvador, Llenos de alabanzas y loor! 2 Pronto viene Cristo, pronto se verá En la noche el alba deslumbrar; No debe arrastrarnos este mundo atroz Si del mal queremos escapar. 3 Pronto viene Cristo a galardonar Y a Sus siervos a recompensar; Vela sin desear del mundo su placer, Ama al Señor, mantente fiel. 4 Pronto viene Cristo, viene a reinar, Satanás y el mundo pasarán; Vence al enemigo, lucha contra el mal Para en Su trono gobernar.

Esperanza de gloria – Cristo en mi
437* 1 Cuando el Señor descienda La trompeta sonará. Los que duermen a la muerte vencerán. Cuando el Señor descienda A los vivos llevará; Nuestros cuerpos librará y transformará. El Señor vendrá en gloria, Le veremos cara a cara; El Señor vendrá en gloria, Nos transformará y con El nos llevará. 2 Cuando el Señor descienda Nuestra alba apuntará, Y la angustia de la noche pasará. Cuando el Señor descienda Con Su gloria brillará; Los lamentos para siempre acabarán.

3 Cuando el Señor descienda Como estrella en resplandor, Santos fieles la corona obtendrán. Viene como sol potente, Su justicia reinará, Y la tierra restaurada así será. 4 Esperemos Su regreso Con vigilia y oración, Con la lámpara encendida y sobriedad. El Señor ya pronto viene, Con fidelidad servid, Y cumplid el ministerio; trabajad!

Esperanza de gloria – Anhelando y orando
438* 1 Desde aquel día cuando en Betania Al despedirnos un vacío entró; Cómo podré bajar de nuevo el arpa Y disfrutar sin Ti cualquier canción? Y cuando en las vigilias de la noche Soy insensible al gozo ó al dolor, Recuerdo Tu promesa: "Vengo pronto", Y gimo así: Por qué te tardas, oh Señor? 2 Falta el hogar, recuerdo Tu pesebre; Tu cruz de mi alma despojó el placer; Desarraigado, inspira Tu venida Pues sólo Tú mi meta ahora es. Con Tu partida se esfumó mi gozo, No tiene el canto su dulzura hoy, Tu despedida me llevó al vacío, Oh, cuánto anhelo que vinieras, mi Señor! 3 Aunque yo aquí disfruto Tu presencia, Falta ese algo en mi corazón; Tu luz y Tu sostenimiento tiernos No satisfacen ¡Pronto ven, Señor! Pese a Tu paz, por dentro estoy muy solo; Pese a Tu gozo, siento un gemir; Y si aún estoy yo muy contento, El ver Tu rostro pronto es mi anhelo aquí. 4 ¿Qué exiliado no desea su tierra, Y anhela ver su pueblo otra vez? ¿O en lo ajeno ver su parentela? ¿O dos amantes el volverse a ver? No pueden los placeres terrenales Con Tu venida comparados ser; Si aquí no puedo contemplar Tu rostro, Debo gemir hasta que en Tu presencia esté

5¿Podrías olvidar esa promesa De regresar, llevándome de aquí? Todos mis días te sigo esperando, Y todavía no te veo venir. Recuerda cuánto llevo esperando, Aunque Tú paso muy lejano está; ¿Oh, cuánto más? ¿Oh, cuánto he de esperarte? Hasta que llegues en gloriosa majestad. 6 Pues al pasar por las generaciones Tus santos vienen y se van sin ver Que Tu gloriosa promesa no cumples, ¿Oh, cuánto?¿ Oh, cuánto más te esperaré? ¿Señor, no hay modo de escuchar Tus pasos? ¿Por qué los cielos tan cerrados son? ¿Se debe aún la espera prolongarse hasta que revelado sea Tu esplendor? 7 Señor, recuerda cuánto he esperado Por Tu venida, mas no sólo yo; Pues Tus queridos santos desde siempre Por Tu regreso sienten devoción. A tantas lágrimas y tantos ruegos Sea Tu presencia la respuesta fiel; Oh ven! Escucha el eco de los siglos; Contesta este grito colectivo: Ven!

Esperanza de gloria – Anhelo y orando
439* 1 Muy pronto volverá mi Rey, Los cielos llenará; La creación verá Su luz, El la redimirá. El pronto cumplirá Su plan, Sus pasos oigo bien; Y Su perfil glorioso ya, Empieza á aparecer. 2 Anhelo Su presencia ver, Para apreciar Su faz; Y mientras viene mi Señor, No quiero ocioso estar. Que venga Él deseo yo, Mi fe a realizar; No hay otro gozo terrenal, Que me pueda saciar. 3 Mi corazón con El está, Mi vista al cielo va; Mis labios sólo emitirán: Señor, ven pronto ya! Muy cerca Su regreso está, Por mí regresará; Pues sé que Su promesa es fiel Y que la cumplirá.

4 Son Tus Palabras, oh Jesús, El ancla de mi fe; Con ellas alentado soy, Y fiel a Ti seré. Oh, que Tu gloria brote ya, Que caiga Tu rival; Al trono ráptanos, Señor, Y cumple así Tu plan! 5 Tus brazos salvadores son Refugio para mí; Tú como el Padre guardarás, Al que confía en Ti. Cabeza y cuerpo uno son, La grey con el pastor; Segura en Tu mano está, Confiando en Ti, Señor. 6 Mil manos no me detendrán, Ni ojos de diez mil; Ni espinas me impedirán, El premio conseguir. Avívate, mi espíritu, Y el mundo quede atrás; Muy pronto volverá mi Rey, Con El me llevará. 7 Sol sanador! Tus rayos son Salud para el mortal; Glorioso Rey! Justo Señor! Me inclino para orar: Asciende al trono, oh Jesús, Y muéstranos Tu faz; Que venga el reino celestial, Con rectitud y paz. 8 Debía la verdad reinar, Con fuerza y libertad; Pero al cundir la falsedad, Del mundo es majestad. Que pronto vengas, oh, Verdad, Tu luz destruyó el mal; Tus hijos lleva con poder Al seno eternal.

Esperanza de gloria – Anhelo y orando
440* 1 Hasta cuándo tardará el Señor? Anhelo contemplar Su faz! Y cantar triunfante la canción De mi amado Jesús, Rey de paz. Ven pronto, Tú, no tardes más! Oh, pronto ven a confortarme aquí; Ven pronto, Tú, no tardes más! Anhelo estar yo junto a Ti.

Esperanza de gloria – Cara a cara con el Señor
441* 1 Cuando regrese mi Señor, Salvo seré de mi dolor, Y con los santos yo iré, Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Y con los santos yo iré, Gloria al Señor! 2 Yo cara a cara le veré, Y moraré siempre con El, Allí Su gracia cantaré, Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Allí Su gracia cantaré, Gloria al Señor! 3 Cuando en Su trono frente a El, Mis penas ya no cargaré, De la victoria gozaré, Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! De la victoria gozaré, Gloria al Señor! 4 Entonces yo he de afirmar: La vida en Cristo es sin par; Qué rapto tan glorioso habrá! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Qué rapto tan glorioso habrá! Gloria al Señor! 5 Que nos quedemos en Su amor, Unidos y sin división, Para alegrar Su corazón, Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Para alegrar Su corazón, Gloria al Señor! 6 Oh ven, mi Rey Oh ven, Señor! Y cumple Tus promesas hoy, Ven a premiar al vencedor, Gloria al Señor! Gloria al Señor! Gloria al Señor! Ven a premiar al vencedor, Gloria al Señor!

Esperanza de gloria – La salvación completa
442* 1! Qué esperanza, Cristo volverá! ¡Arrebatados! Nos transformará! Glorificados con El, gozo habrá; Su imagen El nos cambiará. Gloria sin par! Cristo vendrá! Gloria sin par! Cristo vendrá! Arrebatados! Nos transformará! Qué esperanza! Cristo volverá! 2 Qué esperanza, Cristo volverá! Se esfumará ya la vieja creación; No gemiremos, habrá libertad, Disfrutaremos total salvación. 3 Qué esperanza, Cristo volverá! Sobre los pueblos podremos reinar Juntos con El, sacerdocio real, Su salvación plena así disfrutar. 4 Qué esperanza, Cristo volverá! Fieles sirviendo velamos con fe, Corriendo hasta la meta final Para que el premio del Reino nos dé.

Esperanza de gloria – Cristo viene a reinar
443* 1 Salvador, Tú pronto vienes, Vienes pronto, mi Señor, Con belleza esplendorosa Trascendente y tan glorioso Que trae gozó al corazón; Del oriente vienes Tú, Nos lo dice el resplandor; Rey de gloria con gran luz, No escuchamos Tu clamor? 2 Pronto vienes, pronto vienes, Y nos arrebatarás; Te veremos, te honraremos, Ese día mostraremos Todo nuestro amor leal; Que tonada el corazón Cantará sólo por Ti, Y a Tus pies se rendirá Nuestro ser colmado allí.

3 Pronto vienes y en Tu mesa Bulle esta confesión; Nuestro corazón conduce Comunión tan clara y dulce, Arras de la eterna Sión. No nos muestra sólo amor O Tu eterna redención, Más Tu Reino que vendrá, Nuestro anhelo y oración. 4 Oh, el gozo de que reines Mi amado y buen Señor; Toda lengua al fin confiese Tu nombre que prevalece, Dándote gloria y honor. Tú, Maestro, Amigo fiel Vindicado te has de ver, Entronado para ser Adorado por doquier.

Esperanza de gloria – Cristo en mi
444* 1 Hoy escuchad sonido tan divino! En tierra y en el cielo hay temblor; Será el trueno de ese día final, Respuesta a Su pueblo de oración? 2 El sí vendrá, y con El diez mil voces Han de clamar y Sus santos lo oirán; El sí vendrá, para traer el goce De Su venida que segura está. 3 Lo prometió, y no le adoraremos? Lo cumplirá, podemos desconfiar? Ven y a Sus pies todos nos postraremos Con nuestras cargas y nuestra ansiedad. 4 Por vida y muerte, penas y pecados, Ha hecho frente a mi necesidad; Cristo es el fin, pues Cristo fue el principio, Cristo, el principio será el final.

Esperanza de gloria – La manifestación de los hijos de Dios
445* 1 Por la gran manifestación De los hijos del Señor, Aguardando está la creación La libertad que añoró.

2 La creación gime a una, Sujeta a vanidad; De la esclavitud corrupta Busca plena libertad. 3 Gemimos aún nosotros Esperando madurar; En la filiación creciendo Con Cristo en conformidad. 4 Es por esto que hoy gime El Espíritu de Dios; Todo ayuda para el bien De nuestra transformación. 5 Dios nos lleva a Su gloria, Y nos glorificará Saturándonos consigo, El nos santificará. 6 Toda la creación El lleva A gloriosa libertad; El cabrito y el leopardo Conviviendo en unidad. 7 Herederos de Dios somos. Cristo herencia nos dará, A nosotros, Sus hermanos, Para Su gloria mostrar.

Esperanza de gloria – Preparados para el regreso de Cristo
446* 1 Todo señala al final, Pronto Jesús volverá; Listos debemos estar, Cristo ya viene otra vez! Viene otra vez, viene otra vez, Va pasando el tiempo ya, Un clamor en la noche habrá. Viene otra vez, viene otra vez, Vírgenes sabias tenemos que ser, Cristo ya viene otra vez! 2 El ego debes negar, A Cristo sólo mirar, El tiempo hay que aprovechar, Cristo ya viene otra vez! 3 Las fatuas no entenderán, Cuando El vengó aprenderán, Su aceite se acabará, Cristo ya viene otra vez!

4 Vírgenes sabias jamás, Con vino se embriagarán, Llenas de aceite estarán, Cristo ya viene otra vez! 5 Al Novio salgamos ya, Las lámparas preparad, Hoy el aceite comprad, Cristo ya viene otra vez! 6 Cristo acercándose está, Vela, pues no tardará, En Su presencia hay que estar, Cristo ya viene otra vez!

Esperanza de gloria – Preparados para el regreso de Cristo
447* 1 Ya las iglesias se preparan para el Novio aquí. El tiempo cerca está, Jesús regresará! El viene pronto a reclamar Su Novia para Sí, Para que ella esté por siempre unida a El. Pronto vendrá el Cristo Aquel Que es nuestro amado Novio fiel. Hay que velar en oración. Puede que sea hoy! Puede que sea hoy! 2 Se debe amarle y entregarle todo el corazón. Los ídolos dejad; buscadle sin cesar! Pues sólo Tú, Señor Jesús nos causas tal fervor; Ven pronto y sin tardar! Apremia Tu llegar! 3 Gloriosa Novia El prepara y la quiere ver Que en lino fino esté, radiante para El. Forja en nosotros Tu justicia para así tener Eterna bendición contigo en comunión.

Esperanza de gloria – El dia de las bodas
448* 1 Gozaos, gozaos! El Novio viene Y no tardará en llegar. El día de Sus gratas bodas Se alzará canción triunfal. Oh, día feliz! Oh, qué mañana! Cuando llega el Cristo amado; Con vasos llenos esperemos Y las lámparas con luz. Gozaos, gozaos! El Novio viene Y no tardará en llegar. El día de Sus gratas bodas Se alzará canción triunfal.

2 Oh, redimamos hoy el tiempo, Más aceite hay que comprar! Antes del grito a medianoche Cada vaso hay que llenar. 3 Qué gozo es el prepararse Para unirnos al Señor! Aunque pasemos aflicciones Por ganar el galardón. 4 Con rapto excelso y regocijo Esas bodas han de ser; Luego le siguen los mil años De celebración con El.

Esperanza de gloria – La consumación de las edades
449* 1 Lo que ningún profeta vio O encontró jamás; En nuestros días ya llegó En su realidad. Y ahora es el cumplimiento, Y el final de todos los tiempos. Los creyentes perfeccionados Por nosotros estarán. 2 Benditos nuestros ojos son De ver con claridad, Lo que los ángeles jamás Pudieron contemplar. 3 Estamos en el Cuerpo hoy, Su gracia a mano está; Hay que animarse a correr Y el Reinó así ganar. 4 No nos cansamos al correr, Nos trae enorme paz; Pues pronto el Señor vendrá, Mostrándonos Su faz.

Ultima manifestación – El propósito eterno de Dios
450* 1 Dios planeó que el hombre Se uniera a El, Y que este hombre Naciera otra vez; Su vida impartirle Hasta rebosar, Y que como un vaso Le pueda expresar. 2 A Su propia imagen Hizo al hombre Dios, Para que cumpliera El plan que El trazó; Le ofreció el árbol De la vida a él, Para convertirlo En Su esposa fiel. 3 Su fluir de vida Lo transformará; Precioso en sustancia Lo conformará; A Su complemento Lo edificará; Como Su morada Y Su bienestar. 4 Todos los llamados Mezclados con Dios Son la Ciudad Santa, Y Su habitación. El Su contenido, Ellos Su expresión, Llenos de Su gloria En perfecta unión. 5 Dios allí es el centro, En el tronó está; Su vida los guarda En grata unidad. Por Su luz de gloria Andan en la luz Gozando armonía, Divinal salud. 6 El es su agua viva Y su provisión; Su hambre y sed apaga, Qué satisfacción! Dios mismo es Su templo, Siempre en El están; Frente a Su presencia Fiel 1e adorarán.

Ultima manifestación – El propósito eterno de Dios
451* 1 Hoy desea nuestro Dios, Uno con el hombre ser, Siendo todo para él, Cumplirá Su buen placer. 2 Dios del barro sin valor, Hizo un vaso para Sí: Cuerpo, alma, espíritu, Para dispensarse allí. 3 Al fluir Su vida Dios, Cambia al hombre en Su expresión, Piedras preciosas lo hará Para Su edificación. 4 Tal es la Ciudad de Dios, Tal Su eterna habitación, Tal es la Jerusalén, Que le llena el corazón. 5 Son los santos en unión, Bien mezclados con su Dios, Lo que el Padre diseñó, Antes de la creación. 6 En su centro el trono está, Dios y Cristo en potestad, El Espíritu allí, Brota como el manantial. 7 Cristo en medio del fluir Es la provisión vital; Arbol de la vida es, Que da fruto divinal. 8 Dios en Cristo es la luz Que alumbra a la Ciudad; Esta luz disipará, Toda sombra y mortandad. 9 Dios y hombre, hombre y Dios, Mutuo hogar en comunión; Dios su contenido es, Y el hombre Su expresión.

Ultima manifestación – Nuestra meta
452* 1 La Ciudad Santa nuestra meta es, Y la porción de toda alma fiel; Aun cuando nuestro cuerpo vive aquí, Está el espíritu con el Señor allí, Está el espíritu con el Señor allí.

2 Es nuestra meta la Jerusalén, Do Dios y el hombre pueden uno ser, Los que caminan tras el Redentor, Tendrán derecho de gozar Su bendición, Tendrán derecho de gozar Su bendición. 3 Cuando miramos hacia la Ciudad, Es nuestro anhelo contemplar Tu faz; Sentir el grito que nos lleva a Ti, Y compartir Tu Dios eternamente así, Y compartir Tu Dios eternamente así. 4 Nuestra esperanza no es tan dulce paz, Tampoco el gozo que nos llenará, Pero Tú mismo la esperanza eres, Señor, Tú mismo eres nuestro galardón, Señor, Tú mismo eres nuestro galardón. 5 Escucha ahora nuestro gran clamor, Ven a llevarnos hasta Ti, Señor! Compartiremos la Santa Ciudad, Y de Ti mismo nos harás participar, Y de Ti mismo nos harás participar. 6 Todas las cosas nuevas las harás, La tierra el cielo y todo lo demás! El Dios de gloria la porción allí, Señor, ven pronto a llevarnos juntó a Ti, Señor, ven pronto a llevarnos juntó a Ti.

Ultima manifestación – Nuestra meta
453* 1 Cuando acabe la carrera, Y luchare hasta vencer, A la gloria del Señor ascenderé; Aunque sufra el martirio, Si guardare yo la fe, La Ciudad Santa obtendré. En esa Santa Ciudad con El Señor yo viviré, Oh, Jerusalén! Oh, Jerusalén! Con todos los vencedores Su nombre alabaré, En Nueva Jerusalén. 2 Restringido, mas con gozo En la tierra errante soy, Porque pronto en esa patria he de estar; Otros buscan lo terreno, Pero lo que aspiro yo Es la celestial Ciudad.

3 Aunque áspero el camino Y fatiga el andar, Cobro fuerzas al pensar en la Ciudad; Aunque llanto me acongoje, No decae mi corazón, Yo esperó esa Ciudad. 4 Con propósito yo lucho, Mi correr con meta es, Yo persigo sólo el premio celestial; Lo que queda atrás olvido, Y me extiendo para entrar A la gloriosa Ciudad. Por Su amor y por Su gracia La Ciudad Santa obtendré; Oh, Jerusalén! Oh, Jerusalén! Con los santos jubilosos Alabanzas cantaré, En Nueva Jerusalén.

Ultima manifestación – La ciudad santa
454* 1 En el principio un huerto se vio, Mas al final es la Ciudad de Dios; El huerto Dios logró por la creación, Mas la Ciudad por Su edificación. 2 Tanto en el huerto como en la Ciudad El río y árbol de la vida están; Tipos de Cristo, suministro real, Y del Espíritu el manantial. 3 En ese huerto yen esa Ciudad Tres materiales preciosos se ven: Perlas, el oro y piedras sin par, Para que Dios Su obra pueda hacer. 4 Mas en el huerto por la tierra están Los materiales, sin utilidad; Pero se ven en la Santa Ciudad Edificados en glorioso hogar. 5 Dios en el huerto al hombre formó, De barro su naturaleza fue; No disfrutaba vida en su interior, No estaba el árbol de la vida en él. 6 Pero el árbol crece en la Ciudad Dentro de ese hombre corporal; Es Cristo mismo para el hombre allí, La provisión de vida divina].

7 Fue el hombre hecho para la Ciudad, Dios por Su vida lo transformará En perlas, oro y piedras sin par Para el Cuerpo del Señor lograr. 8 En ese huerto recibió Adán, La ayuda idónea que Dios proveyó; Mas al final habrá una Ciudad La plenitud que el Señor deseó. 9 Esta Ciudad es la edificación De todos los que Dios justificó; Ella es la amada Novia del Señor, Y para Dios Su misma habitación. 10 Es la completa expresión de Dios, Corporativa y universal; Es complemento para el Señor Que en gloria Dios ha de manifestar.

Ultima manifestación – La ciudad santa
455* 1 Oh, Señor, Tus redimidos Son Tú amada Novia hoy; Ella es Tu mismo Cuerpo, Plenitud y expresión. Eres todo para ella, Tus riquezas Tú le das, Plenamente la colmaste De Tu gloria y santidad. Ved la Ciudad Santa! Llena de Su gloria! La expresión de Dios completa En la humanidad. 2 Dios y el hombre están mezclados: Qué misterio! Qué piedad! Siendo el hombre Su morada, Su fulgor puede expresar. Manifiesta Su belleza Este vaso universal, Toda plenitud divina Con Su gloria y santidad. 3 Tal composición viviente Son los que Dios transformó, Como piedras muy preciosas A Jesús los conformó. Fluye el río de agua viva Desde el trono del Dios fiel, Cristo el árbol de la vida Lleva frutos a granel.

4 Son el candelero de oro Cuya lámpara es Jesús; Dios en El, la luz de gloria, Brilla como Espíritu. La expresión final y eterna Dios y hombre, hombre y Dios, Mutua habitación gloriosa Que completa el plan de Dios.

Ultima manifestación – La nueva Jerusalén
456* 1 La Nueva Jerusalén: Una nueva creación, Nace desde el mismo Dios Y es de Dios Su fulgor. Su imagen, su expresión, Y su gloria son de Dios; Mora allí nuestro Señor, En la Santa Ciudad. 2 La ciudad de oro es, Y su calle también; Doce puertas perlas son, Sus cimientos se ven. 3 Agua viva fluye allí Clara como el cristal; Lleva el árbol vida en sí Suministro eternal. 4 En esa Ciudad de luz Mora Dios, el YO SOY El brillando en Cristo está; Ya la noche pasó.

Ultima manifestación – La novia y el tabernaculo
457* 1 En la Escritura Santa ved Los tipos de la grey de Dios: Su edificio y Novia son, Reposo y satisfacción. 2 Los tipos de la iglesia en El Viejo Testamento están: La ayuda idónea para Adán Y el edificio en majestad. 3 Al pueblo antiguo de Israel, Su misma esposa Dios llamó; Con ellos El se construyó Su casa real, ciudad de Dios.

4 El encarnado Dios, Jesús, El Novio de la Novia es; Su misma vida El le dio, Su complemento así logró. 5 Como el Hijo de David, Cristo edifica para Dios Un templo para Su solaz, Do pueda ejecutar Su plan. 6 Para el Señor Su iglesia es La Novia, Su consolación; Es la morada para Dios En Su vivir y expresión. 7 Jerusalén, la nueva, es La más completa perfección, Eterno hogar, esposa fiel, La última consumación. 8 Ella es la Novia del Señor, El tabernáculo de Dios; Es para El Su habitación Y para Cristo Su expresión. 9 Es la final realización Del incesante obrar de Dios, Que en la electa humanidad. Su gloria eterna expresará.

Ultima manifestación – Cristo encabezándolo todo
458* 1 Dios en Su economía Quiere a Su Cristo ver Como el Centro y la Cabeza, Todo armonizado en El. 2 Cristo, la Cabeza y Centro. Dios en El, luz eternal; Cristo al trono exaltado, Con substancia divinal. 3 Cristo el contenido y vida, Encabeza todo en luz; Y los santos como el vaso Manifiestan Su virtud. 4 Satanás se ha inyectado En el hombre y lo arruinó; Trajo corrupción y sombras Para interferir con Dios. 5 Cristo vino y se imparte Como vida al mortal; Ya la muerte y las tinieblas No lo pueden dominar.

6 Por la iglesia que es Su Cuerpo, Cristo todo reunirá; Todo en Cristo concertado, En Sí mismo se unirá. 7 Bajo Cristo, la Cabeza, Todo subsistiendo está; Por la luz que trae la iglesia Todo existe en unidad. 8 Cristo el Centro y la Cabeza Todo armonizará; Por el brillo de Su Cuerpo Todo se libertará. 9 No más corrupción ni sombras, No más muerte vanidad; De la esclavitud librado Todo por la eternidad.

Ultima manifestación – Cristo encabezándolo todo
459* 1 Se propuso el Dios eterno En Su pasado eternal Un propósito que alcanza. La futura eternidad. En el medio existe el tiempo Para realizar Su plan, Y en el tiempo los viajeros Vamos a la eternidad. 2 Quiere Dios lograr un pueblo Concertado en Su plan, Bien unido edificado, Un nuevo-hombre él será. Dios quisiera ese vaso Con Su vida saturar; Nuestro espíritu mezclado Con el Suyo, lo obtendrá. 3 Dios ha obrado en tres maneras Para Su plan realizar, Como Espíritu, Hijo y Padre El se puede dispensar. La creación nos da la escena: Cielo, tierra y la luz, Hizo al hombre tripartito: Cuerpo, alma espíritu. 4 Nuestro espíritu es el centro, El meollo de Su plan, Invocando a Jesucristo Nuestro al Suyo se unirá. Centro y circunferencia, Todo el ser saturará, Mente y voluntad renueva, Y hace al corazón Su hogar.

5 En Su vida edificados Y tejidos en amor, Dios Su plan va terminando, Cumpliendo lo que empezó. Oh, Señor, crece en nosotros Para Tu edificación, Gana el vaso colectivo Lleno con el mismo Dios. 6 El producto y cumplimiento De Su plan se obtendrá, Esa iglesia tan gloriosa, Planeada en la eternidad. Ese vaso colectivo Con Su gloria Dios tendrá; Hoy Tu plan es nuestra meta, Lógralo en nosotros ya.

El evangelio – El salvador
460* 1 La redención Jesús ganó, Salvador admirable! Con precio El nos redimió, Salvador admirable! Coro: Salvador admirable! Es mi Jesucristo, Salvador admirable! Es Cristo el Señor. 2 Le alabo por Su sangre hoy Salvador admirable! Reconciliado estoy con Dios, Salvador admirable! 3 Me limpia de toda maldad, Salvador admirable! En mí El hoy reinando está, Salvador admirable! 4 En cada día mora en mí, Salvador admirable! Y fiel me hace hasta el fin, Salvador admirable! 5 Me da Su vencedor poder, Salvador admirable! Y en cada lucha triunfa El, Salvador admirable! 6 Yo ya le di mi corazón, Salvador admirable! No ando ya del mundo en pos, Salvador admirable!

El evangelio – El salvador
461* 1 Se escuchó la dulce voz: Por Jesús salvo sé! Di por todo el derredor: Por Jesús salvo sé! Por la tierra proclamad, Su mandato obedeced, Por los mares anunciad: Por Jesús salvo sé! 2 Cuando en plena tempestad: Por Jesús salvo sé! Al perdido predicad: Por Jesús salvo sé! Canten islas de la mar, Y la tierra el eco dé, Jubileo celestial, Por Jesús salvo sé! 3 En la lucha hay que cantar: Por Jesús salvo sé! El murió, mas vivo está, Por Jesús salvo sé! Al contrito corazón, Cuando ande en lobreguez, Canta con quedita voz: Por Jesús salvo sé! 4 Da al viento fuerte voz: Por Jesús salvo sé! Alegraos naciones hoy, Por Jesús salvo sé! Publicad la salvación, Que resuena por doquier, La triunfante fiel canción: Por Jesús salvo sé!

El evangelio – La redención
462* 1 Qué oscuridad cubría mi espíritu! Qué grande pesar Jesús halló Cuando vio mi alma en tormenta atroz, Disipó mi noche, me sanó! Hasta el Calvario Cristo fine por mí, El fue por mí, El fue por mí; Para así librarme El murió por mí, Jesús murió por mí. 2 Siendo un pecador postrado ante Su faz, Sin saber de gracia o perdón; Oí un murmullo: "No lamentes más, Pues Jesús tu deuda ya pagó".

3 Admirable amor mostró mi Salvador! Yendo de Su trono a la cruz; El mis transgresiones sólo las cargó; Su nombre por siempre alabo yo.

El evangelio – La redención
463* Cristo se unió a pecadores, La vida humana viviendo; Murió por los pecadores, Gloriosa vida impartiendo. Nos redimió Jesús, Por todos El murió; Oh sí, por mí El fue a la cruz, Por mí murió Jesús.

El evangelio – La redención
464* 1 Acaso murió mi Señor? Sangró mi Salvador? Lo más sagrado se ofreció Por un vil como yo? En la cruz, en la cruz do primero vi la luz, Y la carga de mi alma se me fue; En la cruz por fe yo vi a Jesús, Y siempre feliz con El seré. 2 En un madero El sufrió Por causa de mi error; Qué asombrosa Su merced E inmensurable amor! 3 El sol por eso se escondió, Su gloria encerró Cuando Jesús, el gran Creador, Por el hombre murió. 4 Aunque mi rostro escondo yo, Al contemplar la cruz, Se me derrita el corazón En honda gratitud. 5 Con qué podría yo pagar La ofrenda de Su amor? Ya no me queda nada más; Me entregó a Ti, Señor.

El evangelio – La redención
465* 1 Nada grande o pequeño, Nada hay que hacer! Pues Jesús lo hizo todo; Debes creer. Coro: "Consumado", El clamó; "Consumado es!" Esto es lo que necesitas, Pecador, saber. 2 Cuando El dejó Su trono Vino aquí y murió; Todo así fue consumado; Escuchad Su voz. 3 Tú cansado y agobiado, Por qué tanto afán? No te sigas esforzando, Sólo en Cristo hay paz. 4 Hasta que en Cristo creas Con sencilla fe, El "hacer" es peligroso, Puedes perecer. 5 Tira ya tus "obras muertas", Acude al Señor; Firme en El, en El confía, Hoy, pecador.

El evangelio – La redención
466* 1 Por qué ansiedad, duda y temor? Todo pecado, no cargó Sobre Su Hijo, Dios? Cristo en la cruz murió por mí. Pudiera Dios luego exigir Otro pago de mí? 2 Completa redención logró Mis deudas el Señor pagó, De la ley libre soy. No temo más la ira de Dios, Pues con Su sangre me roció, Cubierto ahora estoy.

3 El mi perdón aseguró, Obtuvo plena absolución Mis deudas las pagó. Dios no reclamará de dos, De Su Hijo, mi Seguridad, Y otra vez de mí. 4 Descanso y paz hoy míos son, Mi Salvador me liberó, El todo consumó; Sé que por Su sangre eficaz, Dios ya no me condenará, Pues, El por mí murió!

El evangelio – La sangre
467* 1 Qué preciosa es la sangre Del Señor Jesús; La vertió por pecadores Sobre la cruz. Qué preciosa es la sangre Del Señor Jesús; Cree en ella y recibe Plena salud. 2 Qué preciosa es la sangre! Te puede sanar; Si fluye sobre tu alma, Te limpiará. 3 Aunque sean tus pecados Como el carmesí, Puede Su sangre preciosa Lavarte a ti. 4 Qué preciosa es la sangre! Que nos redimió; Hoy perfecta paz ofrece, Y el perdón. 5 Con confianza a Su presencia Podemos entrar; Pues la fuente abierta limpia De todo mal. 6 Qué preciosa es la sangre! La victoria da; Ella vence al pecado Y a Satanás. 7 Qué preciosa es la sangre! Que nos lleva a Dios; Nuestra senda a la gloria; Dadle honor.

El evangelio – La sangre
468* 1 Mi Redentor murió en la cruz, Pagó las deudas del pecador; Cuando la sangre se ve por señal Dios "pasará de vosotros" hoy. Si ve sangre Dios, Si ve sangre Dios, Si ve sangre Dios, Pasará sobre vosotros hoy. 2 A los más malos Dios salvará, Como promete, El lo hará; Pongan su fe en la sangre eficaz Y "de vosotros Dios pasará". 3 Nadie podrá del juicio escapar, Un justo pagó a todos dará; Hay que creer en la sangre triunfal, Y "de vosotros Dios pasará". 4 Qué compasión! Oh qué gran amor! Cristo mostró por el pecador; Bajo Su sangre albérguense hoy Y "pasará de vosotros" Dios.

El evangelio – La sangre
469* 1 Hay un precioso manantial De sangre de Emanuel; Las manchas quita al pecador Que se sumerge en él, Que se sumerge en él, Que se sumerge en él; Las manchas quita al pecador, Que se sumerge en él. 2 Al ver la fuente el ladrón En ella se gozó; Allí también vil como él, Podré lavarme yo, Podré lavarme yo, Podré lavarme yo; Allí también vil como él, Podré lavarme yo. 3 Tu sangre, mi buen Redentor, Por siempre limpiará, Hasta que en la gloria esté Tu pueblo en santidad, Tu pueblo en santidad, Tu pueblo en santidad, Hasta que en la gloria esté Tu pueblo en santidad.

4 Desde que vi el manantial Que fluye sin cesar, Tu redentor amor será Por siempre mi cantar, Por siempre mi cantar, Por siempre mi cantar; Tu redentor amor será, Por siempre mi cantar. 5 Cuando en la tumba al descansar Mi torpe lengua allí, Aún así podré cantar, De mi esperanza en Ti, De mi esperanza en Ti, De mi esperanza en Ti, Aún así podré cantar, De mi esperanza en Ti.

El evangelio – La sangre
470* 1 Al Cordero eterno has venido Tú? Te has lavado en Su sangre eficaz? Has confiado en la gracia de Jesús? Te has lavado en Su sangre eficaz? Te has lavado en la sangre, Que tu alma ahora puede limpiar? Ya tus ropas blancas como nieve están? Te has lavado en Su sangre eficaz? 2 Andas tú a diario juntó al Salvador? Te has lavado en Su sangre eficaz? Has hallado en Su cruz descanso y paz? Te has lavado en Su sangre eficaz? 3 Si el Novio viene, limpio tú estarás? Te has lavado en Su sangre eficaz? Para Su presencia lista tu alma está, Y lavada en Su sangre eficaz? 4 Quítate las ropas de pecado hoy, Y sé limpio en Su sangre eficaz; Una fuente fluye por el alma vil, Oh, sé limpio en Su sangre eficaz.

El evangelio – La sangre
471* 1 Qué me puede dar perdón? Sólo de Jesús la sangre; Y un nuevo corazón? Sólo de Jesús la sangre. Precioso es el raudal Que limpia todo mal; No hay otro manantial. Sólo de Jesús la sangre. 2 De mi mal me limpiará, Sólo de Jesús la sangre; El perdón me brindará, Sólo de Jesús la sangre. 3 Mis pecados borrará, Sólo de Jesús la sangre; Por Su gracia, no mi obrar, Sólo de Jesús la sangre. 4 Es mi esperanza y paz, Sólo de Jesús la sangre; Mi justicia y santidad, Sólo de Jesús la sangre.

El evangelio – La sangre
472* 1 Quieres ser salvo de toda maldad? Tan sólo hay poder en mi Jesús. Quieres vivir y gozar santidad? Tan sólo hay poder en Jesús. Hay poder, poder, sin igual poder, En Jesús quien murió; Hay poder, poder, sin igual poder, En la sangre que El vertió. 2 Quieres ser libre de orgullo y pasión? Tan sólo hay poder en mi Jesús. Quieres vencer toda cruel tentación? Tan sólo hay poder en Jesús. 3 Quieres más blanco que la nieve estar? Tan sólo hay poder en mi Jesús. Quieres ser limpió en Su sangre eficaz? Tan sólo hay poder en Jesús. 4 Quieres servir a tu Rey y Señor? Tan sólo hay poder en mi Jesús. Quieres rendirle a diario loor? Tan sólo hay poder en Jesús.

El evangelio – La sangre
473* 1 El manantial al fin yo vi Que limpia todo mal; Por Su costado herido así Jesús puede salvar. El manantial que limpia vi, Me sumergí y me limpia a mí, Oh, gloria a Dios me limpia a mí! Me limpia a mí, me limpia a mí. 2 Yo veo alzado al Redentor, Su sangre me habla allí; Aviva mi espíritu Su río carmesí. 3 Yo ando ahora en luz con Dios, El mundo queda atrás; Hoy tengo un nuevo corazón Do Cristo reina ya.

El evangelio – La vida
474* Cristo vino a ser un hombre, se vistió de humanidad, El murió en una cruz y me libró del viejo Adán. Cristo ha resucitado como Espíritu en verdad Para hoy mi vida ser. Primer Coro: Gloria, gloria, aleluya! Gloria, gloria, aleluya! Gloria, gloria, aleluya!.Mi vida Cristo es! Segundo Coro: Qué victoria, aleluya! Qué victoria, aleluya! Qué victoria, aleluya! Mi todo Cristo es!

El evangelio – La regeneración
475* 1 Un hombre de noche llegó a Jesús, Buscando la senda de vida y de luz; Y Cristo le dijo: "Para el Reino ver, Tendrás que renacer" "Tendrás que renacer!" "Tendrás que renacer!" "De cierto, de cierto te digo a ti: Tendrás que renacer!" 2 Oh, hombre, no debes jamás desechar Las serias palabras de Cristo en Su hablar, Porque si no quieres tu alma perder, Tendrás que renacer. 3 Si hoy tú quisieras al Reino entrar, Y con los benditos en gloria exultar, Si vida eternal tú quisieras tener, Tendrás que renacer.

El evangelio – Necesidad de Cristo
476* 1 Necesitas a Cristo el Salvador: El mismo Dios que un día se encarnó; En Su cuerpo sufrió todo dolor, Y por tus manchas El murió, Le necesitas! Necesitas, necesitas, Necesitas a Jesús! Sí, para tu redención! Sí, para tu salvación! Y para vida eternal! Le necesitas! 2 De los muertos Jesús resucitó, Para la vida eterna impartir; Si le invocas y crees de corazón, Lo que te falta ha de suplir, Le necesitas! 3 Tu alma oscura El iluminará, De tus pecados El te librará; Con Su sangre tus manchas lavará, La vida de Dios te dará, Le necesitas!

4 En tu vida sientes una escasez, Y por los años crece más y más; Sólo Cristo la puede en ti saciar; Tu vanidad desafiará, Le necesitas! Necesitas, necesitas, Necesitas a Jesús! Para huir de vanidad, Y obtener la realidad, Valor a tu vida dar, Le necesitas! 5 Este mundo de luchas y afán En los apuros no te da sostén; Todo es vano, en qué puedes confiar? Aquí te muestra todo que, Le necesitas!

El evangelio – Persuasión
477* 1 Cristo hoy te llama, llama, Llama al corazón. No lo dejes fuera, fuera, Oye hoy Su voz. Abre a El tu corazón; Déjalo entrar. Vida El quiere darte, darte, Y limpiar tu mal. Coro: Deja que entre hoy, Te llama con Su voz; Deja que entre hoy A tu corazón. 2 Por qué aún te tardas, tardas, En dejarlo entrar? El contigo es tierno, tierno, Bondadoso y real. A Su voz presta atención; No lo ofendas más. Deja que en ti entre, entre; Gracia te dará.

El evangelio – La sangre
478* 1 Es la vida un suspirar, Como un manojo atar, O como un relampaguear, Listo sé!.Dice el tiempo al pasar Que la suerte echada está, Y que todo acabará, Listo sé! Coro: Listo sé! Listo sé! Mientras que Jesús te llama, Listo sé! Si persistes en pecar, Puerta abierta no hallarás, Tu clamar tarde será, Listo sé! 2 Toda flor se caerá, Pasará la mocedad, Y tu vida acabara, Listo sé! Mientras Dios te llama hoy, No te tardes, pecador, Salvo sé de perdición, Listo sé! 3 Pasa el tiempo muy veloz, Viene muerte y juicio atroz, De Jesús oye la voz, Listo sé! Piensa bien tu decisión, Antes de tu defunción, Huye de la destrucción, Listo sé! 4 Oye, pecador, Su voz, Y responde a Tu Señor, Hoy recibe salvación, Listo sé! Ven, te cambiará Jesús, De tinieblas a la luz, Vida eterna tendrás tú, Listo sé!

El evangelio – Persuasión
479* 1 Oh, no rechaces la verdad! Tus ojos hoy abre a la luz; Renuncia a toda la maldad, Y ven a Jesús. Oh, ven sin tardar! Oh, ven sin tardar! Acepta a Jesús, Y salvo serás. 2 Tal vez tus ojos ya el sol No más aquí contemplarán; Hoy es el día de salvación, Oh, ven a Jesús! 3 Jesús te tiene compasión; Con qué le pagarás Su amor? Renuncia a toda terquedad, Y salvo serás. 4 Jesús recibe al pecador Que abra a El su corazón; Confía en El, por ti murió, Oh, ven a Jesús!

El evangelio – Persuasión
480* 1 Eres oveja que se perdió? Te anda buscando el Salvador; Entre las cien falta una hoy, Puede que seas tú? Puede que seas tú? Puede que seas tú? Entre las cien falta una hoy, Puede que seas tú? 2 Eres moneda que se perdió? Te anda buscando el Espíritu; Entre las diez falta una hoy, Puede que seas tú? Puede que seas tú? Puede que seas tú? Entre las diez falta una hoy, Puede que seas tú?

3 Oh, hijo errante, cansado estás? Por ti el Padre espera ya; Quiere que vuelvas al dulce hogar, Puede que seas tú? Puede que seas tú? Puede que seas tú? Quiere que vuelvas al dulce hogar, Puede que seas tú?

El evangelio – Viniendo al Señor
481* 1 Tal como soy, sin más decir Que en Tu sangre yo creí, Ya que me invitas vengo así, Cordero de Dios, vengó a Ti. 2 Tal como soy, sin demorar Para quitarme mi maldad; Mi ser Tu sangre limpiará, Cordero de Dios, vengó a Ti. 3 Tal como soy, en confusión, Conflicto, duda y tentación, Aunque con luchas y temor, Cordero de Dios, vengó a Ti. 4 Tal como soy, pobre infeliz, Por mi carencia a Ti acudí, Salud y gozo halló aquí, Cordero de Dios, vengó a Ti. 5 Tal como soy, me aceptarás, Dando el perdón, con vida y paz; Pues Tu promesa yo creí, Cordero de Dios, vengó a Ti. 6 Tal como soy, Tu gran amor Ya mis barreras derribó; Soy todo Tuyo, mi Señor, Cordero de Dios, vengó a Ti.

El evangelio – Viniendo al Señor
482* 1 De mi tristeza y oscuridad, Vengo, Jesús! Vengo, Jesús! A Tu alegría y claridad, Vengo, Jesús, a Ti! De mi dolencia a Tu sanidad, De mi pecado, a Tu santidad, De mi carencia a Tu caudal, Vengo, Jesús, a Ti!

2 De mi fracaso, pena y dolor, Vengo, Jesús! Vengo, Jesús! Para en Tu cruz hallar mi valor, Vengo, Jesús, a Ti! De mi lamento a Tu confortar, De mi tormenta a Tu dulce paz, De mi angustia a Tu bienestar, Vengo, Jesús, a Ti! 3 De la inquietud y vana altivez, Vengo, Jesús! Vengo, Jesús! Quiero Tu voluntad complacer, Vengo, Jesús, a Ti! Salgo del yo y entro en Tu amor, De depresión a expectación, Como las águilas vuelo yo, Vengo, Jesús, a Ti! 4 Del gran terror que la tumba da, Vengo, Jesús! Vengo, Jesús! Para en Tu gozo poder entrar, Vengo, Jesús, a Ti! De esa ruina en que estaba yo, A Tu rebaño lleno de amor, Tu faz gloriosa miraré yo, Vengo, Jesús, a Ti!

El evangelio – Viniendo al Señor
483* 1 Yo escucho hoy Tu voz, Me llamas Tú, Jesús, Para limpiarme en el fluir De la sangre en la cruz. Vengo, oh, Señor, Vengo a Ti Jesús; Lávame en el fluir De la sangre en la cruz. 2 Aunque vil y débil soy, Me vigorizarás; De mis vilezas límpiame, Hasta sin mancha estar. 3 Hoy confirma mi Jesús En mí Su santo obrar, Y gracia sobre gracia trae, A donde estaba el mal. 4 El Su testimonio da Al fiel de corazón, Que Sus promesas cumplirá, Si fe trae la oración.

5 Por la sangre, aclamad! A Cristo dad loor! El don de gracia nos legó: Justicia y vigor.

El evangelio – Viniendo al Hogar
484* 1 Vagué muy lejos de mi Dios, Hoy vengo al hogar; En el pecado andaba yo; Hoy vengo al hogar. Vengo hoy al hogar Para no vagar; En Tu amor abrázame; Hoy vengo al hogar. 2 Preciosos años yo perdí, Hoy vengó al hogar; Con gran pesar me tornó a Ti, Hoy vengo al hogar. 3 Cansado del pecado estoy, Hoy vengo al hogar; Confiando en Tu gran amor, Hoy vengo al hogar. 4 Mi alma abatida está, Hoy vengo al hogar; Renueva mi vitalidad, Hoy vengo al hogar . 5 Mi esperanza sólo aquí, Hoy vengo al hogar; Es que Jesús murió por mí, Hoy vengo al hogar. 6 Yo por Su sangre eficaz, Hoy vengo al hogar; Oh, límpiame de mi maldad, Hoy vengo al hogar.

El evangelio – Clamando al Señor
485* 1 Roca de la eternidad Que por mí hendidas estás; Tu costado se rasgó Sangre y aguó allí fluyó, Dando doble sanidad Por las culpas y el pecar.

2 Aunque obre hasta el fin No podré Tu ley cumplir; Aunque sirva sin parar, Aunque llore sin cesar, Nada me podrá salvar, Mas por gracia Tú lo harás. 3 Nada tengo que ofrecer, A Tu cruz me aferraré; Vísteme, desnudo estoy, Desvalido a Ti yo voy, A la fuente acudiré Lávame o moriré. 4 Cuando tenga que expirar, Y mis ojos ya cerrar, Cuando frente al trono esté Para allí comparecer, Roca hendida para mí, Déjame esconderme en Ti.

El evangelio – Clamando al Señor
486* 1 Guárdame en Tu cruz, Señor; Su preciosa fuente Del Calvario trae salud, Abundantemente. Coro: En la cruz, en la cruz, Sea mi gloria siempre; A Tu cruz se aferrará Mi alma eternamente. 2 En la cruz un pecador, Por Tu amor hallaste; Estrella de Resplandor Sobre mí brillaste. 3 Cerca de la cruz, Señor, Tráeme sus escenas, Para que yo pueda andar En su sombra plena. 4 Cerca de la cruz, aquí Vigilo y espero; Hasta contemplar Tu faz, Salvador, me esmero.

El evangelio – Testimonio
487* 1 Salvación sin medida! Salvación sin medida! Salvación sin medida! Cristo salva hoy! Coro: Cristo rompe ataduras! Cristo rompe ataduras! Cristo rompe ataduras! Cristo me libró! 2 Mis pecados borrados! Y mis grillos quebrados! Tengo paz de los cielos! Cristo salva hoy! 3 Tentación o pecado Ni Satán, el malvado, Ni el placer de este mundo Me esclavizan hoy. 4 Cantaré aleluya! Cantaré aleluya! Cantaré aleluya! Cristo salva hoy!

El evangelio – Testimonio
488* 1 Mi Salvador en la cruz murió Y mis pecados allí borró; Por mí Su sangre se derramó, A Su nombre, gloria. Coro: A Su nombre, gloria, A Su nombre, gloria, Por mí Su sangre se derramó, A Su nombre, gloria. 2 Maravillosa es mi salvación! Mora Jesús dulcemente en mí; Me recibió en la cruz allí, A Su nombre, gloria. 3 Preciosa fuente de salvación; Me trae gran gozo y bendición, Limpio y salvo por ella soy, A Su nombre, gloria. 4 Ven a esta fuente, oh pecador; Ponte a los pies de tu Salvador; Deja que Cristo te sane hoy, A Su nombre, gloria.

El evangelio – Testimonio
489* 1 Cansado del pecado, Buscome con amor; Me trajo al rebaño En hombros, el Señor. Los ángeles con su cantar Hacen los cielos resonar. Coro: Oh, amor que busca! Oh, sangre que compra! Por gracia al rebaño me llevó, Asombrosa gracia me llevó! 2 Lavó El mis heridas, Aceite y vino echó; "Te hallé y eres mío", Seguro susurró. Jamás oí tan dulce voz Que alegró mi corazón. 3 El me mostró las huellas, Sé que por mí sangró, Y sobre Su cabeza, Espinas El llevó; Pensé, qué vio Jesús en mí Para agonía así sufrir? 4 Sentado en Su presencia, Contemplo yo Su faz, Mientras con gran asombro Repaso Su bondad. Es corta aun la eternidad Para de Su virtud contar. 5 Mientras las horas pasan, Todo es tranquilidad; Espero la mañana, De eterna claridad, Cuando el Señor nos lleve a El, Para Su pura Novia ser.

El evangelio – Testimonio
490* 1 Hoy comemos' del viviente, pan, Y bebemos en el manantial, Dijo Cristo quien beba de El, Nunca, nunca más tendrá, sed.

Qué, nunca más tendrá sed? No, nunca más tendrá sed! Qué, nunca más tendrá sed? No, nunca más tendrá sed! Dijo Cristo quien beba de El, Nunca, nunca más tendrá sed. 2 Hoy comemos del viviente pan, De Jesús quien es nuestro manjar, Dijo El quien coma de este pan, Nunca, más hambre él tendrá. Qué, más hambre no tendrá? No, más hambre no tendrá! Qué, más hambre no tendrá? No, más hambre no tendrá! Dijo El quien coma de este pan, Nunca más hambre él tendrá. 3 Cristo el resucitado Rey, Nuestro Redentor y vida es; Si tú le recibes cantarás Y tú por siempre vivirás. Qué, por siempre viviré? Sí, por siempre vivirás! Qué, por siempre viviré? Sí, por siempre vivirás! Si le recibes cantarás. Y tú por siempre vivirás.

El evangelio – General
491* 1 Qué gano en tanto laborar? No hay nada nuevo bajó el sol; Y lo pasado se esfumó, Todo es vanidad! Vanidad! Vanidad! Todo es vanidad! Es como querer, El viento atrapar. 2 La vida humana trae afán, La ciencia añade más pesar; Molestias hay en el saber, Todo es vanidad! 3 Qué de riquezas y placer? O del disfrute familiar? Las quejas permanecerán, Todo es vanidad!

4 Si ganas con dificultad, O logras con facilidad, La muerte lo arrebatará, Todo es vanidad! 5 Acuérdate de tu Creador En días de tu mocedad, Con El tendrás satisfacción, Pues no es vanidad! Todo es vanidad! Cristo es realidad! Sin El, perderás, Con El, ganarás.

El evangelio – General
492* 1 Yo buscaba una fuente Y el poder apagar mi sed, Al beber de muchas fuentes Nunca pude satisfacer. Pero un día le hallé, La sed en mí El sació; De mi ser hoy brotan aguas, Abundantes son, De El yo bebo! Coro: Jesucristo es mi vida, Jesucristo vida es; El sí me satisface, Clama a Cristo, prueba y ve. 2 Al probar de esa fuente, Un lugar semejante ansié; Vi en visión en un gran monte Reunión en Jerusalén Luego un día El me halló, Su iglesia me mostró; Gozo eterno aquí encontré, mi Búsqueda cesó. Aleluya! 3 Buscador, ya más no luches; Por qué andas con tanto afán? Abre el corazón creyendo, Clama a Cristo y El entrará. Luego hoy le encontrarás, Su nombre al invocar, Te hará uno con El y No serás igual. Ni quisieras!

El evangelio – General
493* 1 Prueba y ve, qué bueno es El; Prueba y ve, qué bueno es El. Es para ti y para mí; Probemos pues, qué bueno es El. 2 Clama: !0h, Señor! Y El te cambiará; Clama :!Oh, Señor! y El te cambiará. Su gracia a ti otorgará, Si por doquier clamas: Señor! 3 Amor real tú sentirás; Amor real tú sentirás. De Dios vendrá, el fluir de amor; Y amor real conocerás. 4 Gloria al Señor por Su vida en ti; Glorió al Señor por Su vida en ti. Algo de Cristo se infundió Dentro de ti, gloria al Señor!

El evangelio – General
494* 1 Qué día tan feliz! Cuando no pude resistir, Y Cristo me sacó de la oscuridad Al Reino de Su claridad. 2 Disfrutando voy La vida que en el Hijo está; Futiles sueños no me cautivan ya, Un río hay en mi corazón. 3 Al volverme a El, Su vida llenará mi ser; Su vida es en mí una realidad, Oh, grande es mi felicidad! 4 Te amo mi Señor! Tú desvaneces otro amor; Mi vida Tú serás por la eternidad, El único eres en verdad.

Cánticos Bíblicos
495* Grande es Jehová, y digno de ser alabado, En la ciudad de nuestro Dios, En el monte de Su santidad. Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra, Es el monte de Sión A los lados del norte, Es el monte de Sión, La ciudad del gran Rey.

Cánticos Bíblicos
496* 1 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sión, Seremos como los que sueñan, Seremos como los que sueñan. 2 Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Grandes cosas ha hecho Jehová, Estaremos alegres. 3 Haz volver nuestra cautividad, oh, Jehová, Como los arroyos del Neguev. 4 Los que sembraron con lágrimas segarán Con regocijo. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla. 5 Más volverá a venir, a venir con regocijo, Trayendo sus gavillas, Trayendo sus gavillas. Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Grandes cosas ha hecho Jehová, Estaremos alegres. 6 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sión, Seremos como los que sueñan, Seremos como los que sueñan.

Cánticos Bíblicos
497* 1 Mirad cuán bueno y delicioso es, Habitar los hermanos juntos en armonía! Mirad cuán bueno y delicioso es, Habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre La barba de Aarón: Y baja hasta el borde de sus vestiduras. 2 Mirad cuán bueno y delicioso es, Habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre La barba de Aarón: Y baja hasta el borde de sus vestiduras. 3 Como el rocío de Hermón Que desciende sobre Los montes de Sión; Porque allí envía Jehová bendición: La vida eterna.

Cánticos Bíblicos
498* Ciertamente volverán los redimidos del Señor; Volverán a Sión cantando; Eterna alegría entonces les coronará. Ciertamente volverán los redimidos del Señor; Volverán a Sión cantando; Eterna alegría entonces les coronará. Gozo tendrán, alegría también, Y el dolor y el gemido huirán.

Cánticos Bíblicos
499* Si el corazón se vuelve al Señor, El velo quitado será. Tu corazón hoy vuelve al Señor, Y el velo quitado será. El Señor es el Espíritu, y Donde está el Espíritu, Allí hay libertad!.Si el corazón se vuelve al Señor, El velo quitado será.

Un himno nuevo
500* 1 Milagro tal! Misterio es! Que Dios y el hombre uno son! Dios se hizo hombre para que El hombre llegue a ser Dios! Economía sin igual! Ni hombre o ángel sondeará El buen placer de Su amor; Lo más grandioso logrará. 2 Como un Dios-hombre se encarnó Para que yo llegue a ser Dios; Su esencia y vida Él me dio Más Su Deidad no compartió. Los atributos que hay en El Son las virtudes en mi ser; Su gloria manifestaré, Su imagen viva expresaré. 3 No solamente vivo yo Más vive Dios conmigo hoy; Y con los santos en unión En Dios edificado estoy; Como una casa universal Su Cuerpo orgánico será, Un vaso colectivo que Expresará todo Su ser. 4 Jerusalén, la cumbre es, De las visiones el total; Mezclado con el Triuno Dios El tripartito hombre está. Co-inherente el hombre y Dios Son una mutua habitación; Dios con Su gloria divinal Brillando en la humanidad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->