P. 1
Manual de Derecho Constitucional - Dr

Manual de Derecho Constitucional - Dr

3.86

|Views: 47.000|Likes:
Publicado porapi-26294053

More info:

Published by: api-26294053 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2015

pdf

text

original

Los funcionarios públicos incurren en responsabilidades al incumplir con sus
obligaciones. La responsabilidad puede ser de diferente naturaleza: disciplinaria,
penal, patrimonial y política.

La administración tiene la obligación de asegurarle a los usuarios los correc-
tos y eficientes servicios que están a su cargo. Con la finalidad de lograrlo le exige
a sus funcionarios el estricto cumplimiento de sus deberes y, si el caso lo ameritase,
impone sanciones a quien incurre en faltas en el cumplimiento de sus deberes.
Este es el fundamento y fin del poder disciplinario de la administración pública.

177

El funcionario, por sus actos, hechos u omisiones que trascienden el ámbito
administrativo, puede incurrir en responsabilidad penal. En este supuesto son las
sanciones penales las que deben imponerse.

Pero el funcionario también puede, por su conducta indebida, causar daño
patrimonial a terceros o a la administración. En estos casos es posible que el fun-
cionario o el titular tenga que responder por los daños y perjuicios causados. Es la
llamada responsabilidad civil.

La responsabilidad civil de la administración surge primeramente por actos o
hechos administrativos, rompiendo el dogma predominante de hace casi dos si-
glos de la irresponsabilidad estatal. En un principio se aplicaron los principios de la
responsabilidad civil y después principios propios del Derecho Público. También
se reconoce la responsabilidad contractual de la administración que se rige por
principios propios.

La responsabilidad política alcanza sólo a los grupos gobernantes (Presiden-

te, diputado, etc.).

Con relación a quién responde de los actos y hechos de la administración se
han formulado cuatro sistemas:

a) En ciertos países predomina la responsabilidad directa sobre el funciona-
rio, el cual responde con sus bienes frente al particular lesionado. Como modali-
dad, en otros países la administración está obligada a pagar subsidiariamente.

b) Por el contrario, otros países establecen la responsabilidad directa de la
administración, no de sus funcionarios. En ciertos países, autorizan a la adminis-
tración para que reclame al funcionario lo que pagó por su actuación dañosa.

c) Algunos países establecen la responsabilidad solidaria de la administra-

ción y sus funcionarios.

d) Otros consagran la responsabilidad directa para ciertos casos y la respon-
sabilidad personal de los funcionarios por otros, pudiendo coexistir ambas respon-
sabilidades en determinadas situaciones.

Antes de la reforma constitucional se sostenía por la doctrina que el Estado y
sus empresas son responsables de los daños cometidos por los hechos realizados
por sus funcionarios y empleados, asimismo de los hechos de los animales que
posea y de los daños causados por los edificios en ruina. Le son aplicables los arts.
2512, 2513, 2514, 2518 y 2519 C.

178

Nuestra Corte Suprema de Justicia aceptó la responsabilidad de las empre-
sas del Estado por los daños y perjuicios ocasionados por sus empleados21

.

Pero con relación a la responsabilidad del Estado, nuestra Corte Suprema
eludió el problema al manifestar que la cuestión de la responsabilidad del Estado
por culpa de los funcionarios públicos o por las infracciones cometidas por ellos o
sus agentes por daños en los individuos es cuestión llena de dificultades, siendo
más escabroso cuando se contrae a determinar la responsabilidad por los daños
ocasionados por militares, o por fuerzas indisciplinadas, en tiempo de paz o de
guerra22

.

Nuestra Constitución, en la reciente reforma, regula en el art. 131 la respon-
sabilidad en la forma siguiente:

a) El Estado, de conformidad con la ley, será responsable patrimonialmente
de las lesiones que, como consecuencia de las acciones u omisiones de los funcio-
narios públicos en el ejercicio de su cargo, sufran los particulares en sus bienes,
derechos e intereses, salvo fuerza mayor. Pero el Estado podrá repetir contra el
funcionario o empleado público causante de la lesión23

.

b) Los funcionarios y empleados públicos son personalmente responsables
por violación de la Constitución, por falta de probidad administrativa y por cualquier
otro delito o falta cometida en el desempeño de sus funciones24

.

c) Los funcionarios y empleados públicos son también responsables perso-
nalmente ante el Estado de los perjuicios que causaren por abuso, negligencia y
omisión en el ejercicio del cargo25
.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->