P. 1
Las Nueve Leyes de Dios Traduccion Margarita

Las Nueve Leyes de Dios Traduccion Margarita

|Views: 14|Likes:
Publicado porapi-3833931

More info:

Published by: api-3833931 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Las Nueve Leyes de Dios. Kevin KELLY De la Nada la naturaleza hace cosas.

En un principio hubo un planeta de roca pelada, luego hubo vida, carradas de vida. Inicialmente hubo montañas yermas , luego arroyos con peces, maleza y mirlos de ala roja. Al principio hubo una bellota y después un bosque de robles. Me gustaría ser capaz de hacer eso. Primero tener un montón de metal, luego un robot. Primero unos cables, luego una mente; primero algunos viejos genes, luego un dinosaurio. ¿Cómo se hace algo de la nada? A pesar de que la naturaleza conoce este truco, nosotros no hemos aprendido gran cosa observándola. Hemos aprendido más de nuestros fracasos en crear complejidades y de combinar estas lecciones, con poco éxito, tratando de imitar y comprender los sistemas naturales. Así, desde las fronteras de la ciencia de la computación, desde los límites de la investigación biológica y de los esporádicos rincones de la experimentación interdisciplinaria he compilado las NUEVE LEYES DE DIOS que gobiernan la incubación de los “algos” que se crean de la Nada.

Las Nueve Leyes de Dios.
1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. Distribuir el ser. Controlar desde la base. Sembrar incrementando el rédito. Crecer por partes significativas. Maximixar los beneficios adicionales. Honrar tus errores. Perseguir metas múltiples, no óptimas. Buscar el equilibrio persistente. El cambio se cambia a sí mismo.

Estas nueve leyes son los principios organizativos que pueden verse funcionando en sistemas tan diversos como la evolución biológica o el Sim City (Programa simulador de crecimiento urbano). Desde luego no estoy sugiriendo que estas sean las únicas leyes necesarias para hacer algo de la nada. Pero de las muchas observaciones acumuladas en la ciencia de la complejidad, estos principios son los más explícitos y vigorizantes , las generalizaciones más representativas. Creo que uno puede ir bastante lejos, casi tan lejos como un dios, si se ajusta a estas nueve leyes.

1.- Distribuir el ser El espíritu de una colmena, el comportamiento de una economía, el pensamiento de una supercomputadora y la vida que me habita están distribuídos sobre un multitud de unidades más pequeñas (que a su vez pueden estar distribuídas). Cuando la suma de las partes resulta más que las partes, este ser adicional (ese algo de la nada) se distribuye entre las partes. Siempre que encontramos algo surgido de la nada, lo encontramos surgiendo de un campo de muchas piezas más pequeñas en interacción. Los misterios que nos parecen más interesantes: la vida, la inteligencia, la evolución, los encontramos en el terreno de los grandes sistemas distribuídos. 2.- Control desde la base. Cuando todo está conectado con todo en una red distribuída, todo sucede al mismo tiempo. Cuando esto sucede, los problemas de amplia y rápida diseminación se desplazan alrededor de cualquier autoridad central. Por lo tanto el gobierno general no debe surgir de un comando central sino de los actos interdependientes más humildes, realizados localmente en paralelo. Una multitud de manifestantes puede dirigirse a sí misma y en un territorio de cambio rápido, masivo y heterogéneo sólo una multitud puede dirigirse a sí misma. Para lograr algo de la nada el control debe descansar en la base, dentro de lo sencillo. 3.- Sembrar incrementando el rédito. Cada vez que se usa una idea, un lenguaje o una habilidad, se la refuerza, se la fortalece y se aumenta la probabilidad de que se la vuelva a usar. Esto se conoce como retroalimentación positiva (feed back positivo) o efecto bola de nieve. El éxito genera éxito. En los Evangelios este principio de dinámica social se conoce como “A aquellos que poseen, más les será dado” Todo aquello que altera su medio ambiente para incrementar la producción de sí mismo, está jugando el juego de incrementar el rédito. Y todos los grandes sistemas sustentables juegan este juego. La ley funciona en la economía, la biología, las ciencias de la computación y en la psicología humana. La vida en la tierra altera la tierra para generar más vida. La confianza genera confianza. El orden genera más orden. Aquellos que tienen, logran.

4.- Crecer por partes significativas. La única forma de hacer un sistema complejo que funcione es comenzar con un sistema simple que funcione. Los intentos de instalar rápidamente sistemas muy complejos, como la inteligencia o una economía de mercado, sin hacerlas crecer gradualmente, inevitablemente fracasan. Ensamblar una pradera lleva tiempo, aún teniendo todas las piezas. Hace falta tiempo para permitir que cada pieza se ponga a prueba con todas las demás. La complejidad se crea entonces a partir del ensamblaje progresivo de módulos simples que pueden operar independientemente. 5.- Maximizar los beneficios adicionales. En lo heterogéneo descansa la creación del mundo. Una entidad uniforme debe adaptarse al mundo por medio de grandes revoluciones ocasionales, alguna de las cuales seguramente terminará con ella. En cambio, una entidad compleja y heterogénea puede adaptarse al mundo por medio de mil minirevoluciones diarias, manteniendo un estado inestabilidad permanente pero nunca fatal. La diversidad favorece las fronteras remotas., los arrabales, los rincones escondidos, los momentos de caos y los agrupamientos aislados, En los modelos económicos, ecológicos, evolutivos e institucionales una marginalidad saludable acelera la adaptación, incrementa la flexibilidad y casi siempre es una fuente de innovación. 6.- Honrar tus errores. Un truco sólo funcionará durante un tiempo, hasta que todo el mundo lo empiece a usar. Para avanzar desde lo ordinario se requiere de un nuevo modo de jugar o de un territorio nuevo. Pero el proceso de salir de los métodos, juegos o territorios convencionales se parece mucho a un error. Hasta el acto más brillante del genio humano, en el último análisis, es un acto de ensayo y error. “Ser un error y ser expulsado es parte del designio de Dios” escribió el poeta visionario William Blake. El error, fortuito o deliberado, es necesariamente parte integral de cualquier proceso de creación. Se puede pensar la evolución como el gerenciamiento sistemático del error. 7.- Perseguir aciertos múltiples, no óptimos Las máquinas simples pueden ser eficientes, pero la maquinaria adaptativa compleja no puede serlo. Una estructura complicada tiene muchos patrones

y ninguno de ellos puede ser atendido con exclusidad. No es la optimización de una sola función lo que le permite sobrevivir a un sistema complejo sino la satisfacción de una multitud de funciones (haciéndolo medianamente bien). Por ejemplo, un sistema adaptativo debe negociar entre transitar un conocido sendero de éxito (optimizando una estrategia actual) o desviar recursos para explorar nuevos caminos ( gastando energía en probar métodos menos eficientes). En cualquier entidad compleja los impulsos concurrentes son tan numerosos que es imposible desentrañar las causas reales de su supervivencia. La supervivencia es una meta multifacética. La mayoría de los organismos vivos son tan multifacéticos que son toscas variaciones que funcionan más que precisas combinaciones de proteínas, genes y órganos. Al crear algo de la nada debemos olvidarla elegancia; si funciona, es hermoso. 8.- Procurar un desequilibrio persistente. Ni la constancia ni el cambio implacable van a sostener la creación. Una buena creación, como el buen jazz, debe equilibrar la formula estable con frecuentes salidas de ritmo y notas improvisadas. El equilibrio es muerte. Sin embargo, si un sistema no alcanza un punto de equilibrio no está mejor que en una explosión y puede morir. Una Nada es, entonces, tanto equilibrio como desequilibrio. Un Algo es desequilibrio que perdura, un estado contínuo de surfear en el límite entre no parar y no caer. Apuntar a este umbral líquido es el aún misterioso Santo Grial de la creación y la búsqueda de todos los dioses amateurs. 9.- El Cambio se cambia a sí mismo. El cambio puede estructurarse. Esto es lo que hacen los grandes sistemas complejos: coordinan el cambio. Cuando se construyen sistemas extremadamente grandes a partir de sistemas complicados, cada sistema comienza a influenciar y a generar cambios en la organización de otros sistemas. O sea, si las reglas del juego están armadas desde abajo es probable que fuerzas que interactuan en las bases modificarán las reglas del juego a medida que este progresa. Con el tiempo las reglas del cambio se cambian a si mismas. La evolución- como se usa en el vocabulario corrientehabla del cambio que sufre una entidad con el transcurso del tiempo. Una evolución profunda – como podría definirse formalmente – habla de cómo las leyes del cambio de las entidades que cambian con el transcurso del tiempo, cambian con el tiempo. Para lograr lo máximo de la nada, necesitamos tener leyes que se cambien a sí mismas.

Estos nueve principios sostienen el sorprendente operar de las praderas, los flamencos y los bosques de cedros, los glóbulos oculares, la selección natural en eras geológicas y el desarrollo de un bebé elefante a partir de la pequeña semilla de un espermatozoide y de un óvulo de elefante. Estos mismos principios de bio-lógica ahora se están implantando en chips de computadoras, redes electrónicas de comunicaciones, módulos de robots, investigaciones farmacéuticas, diseño de software y en gerenciamento corporativo, para que estos sistemas artificiales superen su propia complejidad. Cuando el technos sea animado por el bios lograremos artefactos que puedan adaptarse, aprender y evolucionar. Cuando nuestra tecnología adapte, aprenda y evolucione tendremos un civilización neobiológica. Todas las cosas complejas en su conjunto forman un continuo ininterrumpido entre los extremos de un simple engranaje de relojería y la ornamentada naturaleza salvaje. El sello de la edad industrial fue la exaltación del diseño mecánico. El sello de la civilización neobiológica es que vuelve a buscar los diseños de sus creaciones en lo orgánico. Pero, a diferencia de las sociedades primitivas que adoptaban soluciones que ya se encontraban en la naturaleza – las hierbas medicinales, las proteínas animales, las tinturas naturales, etc.- en la cultura neobiológica, y aunque de entrada parezca inimaginable, convergen la tecnología ingenieril y la naturaleza sin restricciones hasta hacerse indistinguibles. La naturaleza profundamente biológica de la cultura que se avecina deriva de cinco influencias: • A pesar de la creciente tecnificación de nuestro mundo, la vida orgánica -tanto salvaje como domesticada- seguirá siendo la principal infraestructura de la experiencia humana a escala global. Las máquinas tendrán características más biológicas. Las redes tecnológicas permitirán que la cultura humana sea más ecológica y evolutiva. La ingeniería biológica y la biotecnología eclipsarán la importancia de la tecnología mecánica. Las vías biológicas serán consideradas las ideales.

• • • •

En la era neobiológica que se avecina todo aquello en que confiamos y que tememos será más innato que adquirido. Ya tenemos virus en computadoras,

redes neurales, biosfera 2, terapia génica y tarjetas inteligentes – todos artefactos construidos que amalgaman procesos mecánicos y biológicos. Los futuros híbridos biónicos serán más confusos, más dominantes y más poderosos. Imagino que habrá un mundo con edificios mutantes, polímeros vivientes de silicio, programas de software que se desarrollan en forma autónoma, autos adaptables, ambientes amueblados con muebles coevolutivos, moléculas para limpiar, virus biológicos fabricados para que curen enfermedades, crickets neurales, repuestos cibernéticos para el cuerpo humano, cultivos diseñados, personalidades simuladas y una vasta ecología de dispositivos de computación en flujo constante. El río de la vida – por lo menos su lógica líquida - fluye a través de todo. No debería sorprendernos que la vida, habiendo conquistado la mayor parte de la materia inerte de la tierra, vaya a conquistar la tecnología y a colocarla bajo el reinado de la evolución constante, de la novedad perpetua y de una agenda fuera de nuestro control. Aunque debamos resignar el control la tecnología neobiológica es mucho más gratificante que un mundo de relojes, engranajes y simplicidad previsible. Así como son de complejas las cosas hoy día, todo será más complejo mañana. El presente trabajo se ha ocupado de aprovechar las leyes del diseño para que el orden pueda surgir del caos, para impedir que la complejidad organizada degenere en complicaciones desorganizadas y para que algo pueda ser hecho de la nada.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->