Bibliografía: Pablo Guaristi.

Producción: Ecotidianas Recopilación y edición: Alicia Tejada Soruco Memoria: Gregorio Aricoi Traducciones y leyendas: Serafín Justiniano

todo era agua. Antes y después del agua no existía otra vida en el universo

Y de las aguas del pantano se levantó un gusano trepado en una cañuela y deseó hacerse

Y se creó hombre por su voluntad Y el primer hombre se llamó Mbiracuchá , que significa hombregusano

Pero nadie sabe qué forma tenía cuando se levantó y se llamó Zaraguayu, que significa Corona de Plumas Amarillas Y el Zaraguayu se molestó al encontrar que Mbir ya se había creado hombre Y le dijo airado: ¿Y cómo es que te has levantado primero que yo? Yo mas bien debía haberme levantado antes que tú.

Y el hermano de Zaraguayu probó asemejarse a varias criaturas que iba destruyendo

Hasta que por fin acertó a hacerse hombre, pero ya no pudo rehacer su nariz, que era tan larga y gruesa que de un guantón se la derribó por eso tuvo por nombre Abaanguí que significa hombre de nariz caída.

Y el cuarto hombre que se creó a sí mismo por su voluntad se llamó Candir

Mbiracuchá, Abaangui y Candir crearon la tierra por su voluntad.
Zaraguayu fue excluIdo de la creación de la tierra

Y fueron creadas tres razas de hombres:
Viendo los creadores de la tierra que debía estar habitada decidieron crear a los hombres:

Abaangui creó a los hombres guarayos, Mbiracucha creó a los portugueses y Candir creó a los hombres

Y los hombres guarayos inventaron la palabra Tumpa, que significa Dios pero decidieron no rendirle homenaje porque descubrieron
que Tumpa era el jefe de los

Y la mujer fue encontrada…
Y el abuelo Abaangui encontró a la mujer y nadie sabe dónde la encontró, aunque Curuuaré advirtió que ésta fue hecha de la costilla del diablo.

Y Abaangui vio que era necesario sujetar al hombre a la naturaleza

Y creó la yuca el maíz y el plátano y mientras estas plantas crecían y maduraban todos se alimentaban del motojobobo o caamapú.

Abaangui mandó a su mujer a traer un Panacú para llevar el maíz y la yuca hasta su casa. Y el abuelo enseñó a la mujer a hacer la chicha, cangui, con maiz y yuca.

Y la mujer sirvió la chicha
Entonces la mujer del abuelo le sirvió la chicha en un gran mate lleno que el abuelo se bebió de un tirón.

Y la mujer le dio tanta chicha que se emborrach ó, quedó tendido en el suelo y perdió su

Cuando despertó el abuelo tomó una caarupasa, garrote grande de chonta, y golpeó a la mujer. Ella maltratada

Cuando el abuelo se dio cuenta de que su mujer había huido
Salió a buscarla al monte. ¿Dónde has estado mujer? le preguntó sin recordar que la había golpeado Ella le mostró sus heridas y le recordó su mala acción

El abuelo censura a la mujer que emborracha su marido: ¿Conque casi te maté mujer? -dijo-Pues bien así quiero que mis nietos apaleen a sus mujeres cuando estén borrachos, por que las mujeres fabrican la chicha para emborracharlos y es justo que así se les retribuya.

Se cansaron de la tierra…
Los abuelos se cansaron de vivir en esta desdichada tierra y emprendieron viaje hacia otra donde reine la felicidad:

Ab a se angu dir igió i al po nie nte

Can se dir diri al gió nac te ien

Y cruzando el río San Miguel, Abaangui se enojó con su mujer y la dejó allí con su hijo de pecho convertida en piedra.

Abaanguí espera a sus nietos en el poniente

Y en el poniente edificó una ciudad donde llevó a vivir a sus nietos y es allí donde van cuando mueren los guarayos a gozar de la felicidad del abuelo

Zaguaguyu se fue al mundo de la soledad

Bien porque no encontró la tierra feliz como su hermano o por que le gustaba estar solo y aborrecía el trato con los hombres, Zaguaguayu pasó a la extremidad del mundo donde no hay sol ni cielo. Y lo acompañan ciertas avecitas que le hacen luz que es lo único que necesita para vivir concentrado en

Y Candir tuvo dos hijos que no eran hombres comunes

Y los hijos de Candir lanzaron sus flechas hacia la bóveda del cielo y una vez incrustadas allí acertaron a incrustar cientos de flechas sobre las primeras hasta que formaron una cuerda y por ella subieron al cielo.

Y los hijos de Candire alumbran la tierra hasta nuestros días porque, llegando al cielo se convirtieron en Sol y en Luna.

Y la luna, el hijo de Candir, se manchó porque cometió la falta de enamorarse de una guaraya a quien visitaba todas las noches, sucedió así: La guaraya sospechó de su identidad y se propuso descubrirla, esperó a que se durmiera y le puso en la cara carbón molido.

Al día siguiente apareció la luna toda llena de manchas negras y la guaraya le dijo riendo que la había reconocido, Entonces la guaraya se convirtió en guajojó y sale en las noches llamándolo “mi hermano” con una voz lastimera mientras la luna le prometió alumbrarla siempre. (Cuento relatado por Serafín Justiniano Sare)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful