Está en la página 1de 14
a Baltoriat Geaisa otrece tos siguientes titlos sobre FILOSOFIA JON FASTER TANTIACKING ‘Tropor Vienwec GeoRce SteINER PrenRe GRIMAL Jon BUSTER, B. Jost Maria BENEYTO Gnecorto Kaminsey ‘Maxtn Hewecee Pree ALO Rovartt Grbacks BaLanvieR HANNAdl ARENDT Juicios saomiéntcos La domestiacién del azar Tépica y flosofia det derecho Em elcasilo de Barba Azul Los exiravlos de la Udertad Tuereas y tornilos. Una introduceiéna ls concepros Dsicos de las clencias sociales Mickel Foucault, fbsofo Apocalipsis dela modernidad Spinoza: ta poten de las pasiones Introdueci6n a ta metfisca Como ta tuz tenue El desorden Hombres en tiempos de ‘oscuridad LA VERDAD Y LAS FORMAS JURIDICAS [pe HURNOS AIRES pRSHDAD UNIVERS! av UcTRAS FACULTAD DE FILOSOF DirecciOn de Bibitiotes por Michel Foucault gedisa CHOEOHOOOHHOOHSHOO OH OOOO LOOSE SEGUNDA PEOSOSHOHSSOOEHHOCOHHHHOHOOOHOCOESOCCE Hoy rie gustarfa hablar de'la historia de Edipo, asunto que hace un aio dejé de estar de moda. A partir de Freud la historia de Edipo se consideraba como la nnarracion de la {Abula mis antigua de nuestro deseo Y nuestro inconsciente. Sin embargo, a partir del libro ‘de Deleuze y Guatteri, Ant:Budipo, publicado et ato pa- sado,la referencia a Edipo desempetia un papel ente- ramente diferente. ‘Deleuze y Guattari infentaron mostrar que el trin- gulo edipico padremadrehijo, no revela una verdad Stemporal 7 tampoco una verdad profundamente his triea de nuestro. deseo, Tntentaron poner de relieve {que ese fainoso triéngulo edipico constituye para los fnalistas que fo manipulan et el interior de In cura, tuna cierta manera de coftar el deseo, de garantizar {que ef desgo no termine invistiéndose, difundigndose fn el mundo que nos circunda, el mundo histérieo: ‘que el deseo permanezca en el sea de ffi Gesenvuelva como un pequetio drama casi burgués entre el padre, Ia madee y ot hijo dipe no serfa pues, una verdad de naturaleza sino tun instrumento de limitecién y coaccién.que los pst Coanalistas. a partir de Freud, utlizan para contar el: Sesco y hacerlo entrar en una estructura familiar que hnuestea sociedad definié en determinado momento. En tras palabras, Edipo, segin Deleuze y Guattari, no es 37 : i