P. 1
Movimientos sociales de campesinos e indígenas en El Salvador

Movimientos sociales de campesinos e indígenas en El Salvador

|Views: 12.364|Likes:
Publicado porJulio Martinez

More info:

Published by: Julio Martinez on Nov 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/13/2015

pdf

text

original

Análisis del movimiento social Organizaciones campesinas, indígenas y trabajadores/as del campo

MATA - MARTÍNEZ Mata, Mario; Martínez, Julio El Salvador, 2009

1
Análisis del movimiento social Organizaciones campesinas, indígenas y trabajadores/as del campo

MATA - MARTÍNEZ
Mata, Mario; Martínez, Julio El Salvador, 2009

1/102

1. Resumen ejecutivo
El Salvador es un país cuyos indicadores sociales y económicos lo delatan en desventaja; la pobreza es una condición vinculada principalmente a los sectores rurales, y dentro de éstos a los /las campesinos /as e indígenas. Entonces es de esperar que los procesos migratorios se den desde el campo hacia la ciudad, bajo la esperanza de que la ciudad ofrezca oportunidades de trabajo que permitan generar ingresos para hacer menos difícil la situación de la mayor parte de la población. La distribución de los ingresos, a pesar de 15 años de paz, continúa siendo injusta; un pequeño porcentaje de población cuenta con la mayor parte de la riqueza nacional. Las condiciones de vida de la población, en cuanto a salud, educación, vivienda, empleo, en general son deficitarias. Las remesas se han convertido en los últimos cinco años en el pilar más fuerte de la economía, muchos salvadoreños /as emigran diariamente, en busca de un sueño. Los gobiernos presidenciales que han pertenecido a la derecha en los últimos cuatro períodos –hasta junio de 2009-, y a pesar de casi veinte años de llevar impulsando un modelo económico que pretendieron que ofreciera un “rebalse económico”, la situación de las personas es ahora mucho más complicada que antes. La promulgación de leyes desde el órgano legislativo, contó con el respaldo del Ejecutivo; las propuestas del Ejecutivo siempre fueron respaldadas por el Órgano Legislativo en una argumentación que se cerró ante la aritmética legislativa, donde la alianza de partidos de derecha llevó las de ganar. Tanto campesinos /as como indígenas tienen una historia común basada en un hecho ineludible de la historia de El Salvador: la masacre de 1932; y una necesidad histórica todavía no resuelta: la propiedad de la tierra. La tenencia de la tierra ha sido un factor determinante tanto para el sector campesino como para el sector indígena salvadoreño. En ambos casos, se ha mancillado la dignidad tanto de indígenas como de campesinos /as. Los /las indígenas han sufrido, históricamente, los embates de los poderosos, desde Anastasio Aquino, en 1830, hasta la fecha.
2/102

2

Aquino se rebeló contra la política de los gobernantes generando un proceso de lucha sobre la defensa de la tierra y la autonomía de los pueblos. En la década de los ochentas y noventas, otro cacique indígena puso de nuevo en relieve lo indígena, Adrián Esquino Lisco, quien modernamente asumió un papel de importancia en la denuncia, la proposición y la protesta pública a favor de los /las campesinos /as. Solidariamente también marchaba junto a los trabajadores y trabajadoras. El problema de la tierra no ha logrado resolverse, ni para indígenas ni para campesinos /as. Un breve intento de Reforma Agraria en 1974, impulsado por el entonces presidente Molina hubo de ser abortado, luego de que las organizaciones de terratenientes dispusieran enfrentar la promoción de la reforma. Ninguno de los procesos relacionados con la transformación en torno a la propiedad ha podido resolver las necesidades más importantes de los sectores campesinos e indígenas. La tierra es de utilidad para la creación de recursos alimentarios y como fuente de producción. Eso no se resuelve con la mera tenencia, sino con asistencia técnica, soporte financiero y tecnología adecuada, esos aspectos siguen siendo débiles en el país. Luego, en 1980, como resultado de un análisis para eliminar las banderas de lucha de los sectores guerrilleros, se decide efectuar una reforma que adoleció de diversas fallas técnicas; la principal de ellas, basada en la ausencia de una buena asistencia técnica que enfrentara la falta de preparación de los campesinos y campesinas para la gestión organizativa de la población campesina y gestión productiva de la tierra. Las organizaciones de campesinos /as se convirtieron en una fortaleza del movimiento social, luego que desde la Iglesia Católica se consolidó a FECCAS (Federación Cristiana de Campesinos Salvadoreños) y desde la organización de la población se estableció la UTC (Unión de Trabajadores del Campo). Las organizaciones indígenas en la actualidad se encuentran representadas principalmente en Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), que aglutina a un total de 15 organismos indígenas. A éstos se suman otro tanto de organizaciones no agrupadas, pero que representan a un sector importante de población indígena.

3

3/102

En el sector campesino, se identifica a algunos movimientos de carácter global como Vía Campesina y el Comité Latinoamericano de Organizaciones Campesinas (CLOC). A nivel nacional, varios grupos de organizaciones conforman un entramado muy fuerte de tejido social, así encontramos a: - La Coordinadora Nacional Agropecuaria (CNA) - La Coordinadora del Movimiento Social(CMS) - El Grupo de los 7 (G7) - El Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre (MPR 12) - El Bloque Popular Social (BPS) - La Coordinadora Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC), un organismo aglutinador creado desde la iniciativa de Vía Campesina – CLOC - El Bloque Agropecuario (BA) - La Confederación de Cooperativas de la Reforma Agraria (CONFRAS). Las organizaciones más importantes a nivel campesino son: CNA, CONFRAS, CRIPDES. Sin embargo organizaciones que efectúan tareas de movilización e incidencia política son MPR 12, G7 y el BPS. En cuanto a las coordinaciones, desde el sector campesino se establece relación sobre temáticas como los transgénicos, el Convenio 169 de la OIT, y los derechos de los pueblos indígenas. Las relaciones se establecen con el Consejo Indígena Centro Americano (CICA), Comité Técnico Multisectorial para Pueblos Indígenas (CMTPI), el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA) y el Fondo Indígena. Por el sector campesino, es evidente la relación entre Vía Campesina, CLOC y la CNTC, como vertientes de un solo pensamiento y organización, aunque en un nivel más amplio, de carácter regional. No es lo único, otros movimientos continentales y globales son el Foro de los Excluidos, MOICAM y el Foro Social Mundial. A nivel indígena esto es menos evidente. Las luchas globales son en cierta forma coincidentes con las luchas locales, los temas de la soberanía alimentaria, derechos de los pueblos, transgénicos, acciones contra los tratados de libre comercio se convierten en banderas de lucha tanto local como global. Eso coincide de manera casi exacta con muchos de los planteamientos de UBV en cuanto al sentido de promover fortalezas en las organizaciones a efectos de posibilitar habilidades, conocimientos y destrezas para poder enfrentar la lucha por sus propios derechos. Los ejes de trabajo que se vuelven mas relevantes son: la lucha por el reconocimiento desde el Estado hacia los indígenas, el censo nacional que identifique a los pueblos indígenas, el rescate de la cultura
4/102

4

indígena y su fomento, la lucha por la tierra, la seguridad, los programas de enseñanza del náhuat, y la participación de los indígenas en alianzas que se enfrenten a los tratados de libre comercio. Los principales ejes de trabajo que en la actualidad tienen las organizaciones campesinas incluyen tanto aspectos de ejecución muy operativa como elementos importantes y estratégicos que forman parte de condiciones mundiales, de interés global. Así, se vuelven las principales banderas del sector campesino, temáticas como: - La reforma agraria - Comercialización - Tratados de libre comercio - Acceso al crédito - Lucha por el salario digno - Regulación de precios de insumos - Legalización de tierras - Medio Ambiente . La equidad de género, es el área más débil de las organizaciones indígenas, no se da un proceso de igualdad y de desarrollo de oportunidades a las mujeres; y si las hay, es de manera poco o nada visible. Esto no contradice que muchas de las mujeres tienen un rol protagónico en la conducción de esfuerzos e iniciativas en sus localidades, pero estas acciones, en la mayoría de casos, están relacionadas con tareas tradicionales y domésticas. El sector indígena desarrolla espacios de acercamiento con sectores poblacionales jóvenes a través de desplegar acciones de la enseñanza del idioma náhuat, así como de procesos de concientización en torno a los valores identitarios de sus pueblos. Los esfuerzos son limitados y tienen poca incidencia en la población joven; obviamente, esto se debe a distintos factores tales como: la migración, la aculturización, la delincuencia, las maras y la falta de oportunidades en el campo para que los y las jóvenes puedan desarrollar sus capacidades. Las políticas del Estado salvadoreño acerca de los /las indígenas son poco claras; este aspecto lo asumió CONCULTURA hasta mayo de 2009, a través de la Secretaría de Asuntos Indígenas creada en la década de los años noventa. Hoy forma parte de las funciones de la Secretaría de Cultura, adscrita a la Presidencia de la República.

5

5/102

Algunas banderas de lucha de los sectores indígenas y campesinos son  Lucha contra los proyectos de minería.  La legalización de tierras y lo relativo a la reforma agraria.  Lucha contra las privatizaciones de los servicios básicos.  Demanda hacia el Estado para obtener una política de desarrollo rural y acceso a la tierra.  La defensa de los Acuerdos de Paz. Tanto las organizaciones indígenas como las campesinas, surgen en la medida que sus derechos básicos les son negados. La población establece sus mecanismos de protesta, a través de las organizaciones. En ese sentido, la organización es el espacio ciudadano, organizado para demandar y presionar al Estado para que asuma la responsabilidad del desarrollo y asegurar el cumplimiento de los derechos que propicien una vida digna y el fortalecimiento de un proceso democrático caracterizado por la inclusión y participación de todos los sectores. El CCNIS, es el organismo más prestigioso del movimiento indígena, y considera la importancia de ampliarse y visibilizarse. Los y las campesinos /as ya han logrado hacerse ver, el movimiento social local (CONFRAS, CNA, CNTC) tiene intereses muy similares, especialmente en cuanto a Reforma Agropecuaria, éste es además el tema donde hay mayor coincidencia de todas las organizaciones. Para UBV resultará de mucho interés establecer relaciones con CCNIS, CONFRAS y MPR 12, donde se encuentran aglutinadas muchas de las organizaciones más representativas e independientes.

6

6/102

Índice
1. 2. 3. 4. Resumen ejecutivo ........................................................................ 2 Introducción .................................................................................. 8 Metodología aplicada ................................................................... 11 Análisis contextual ...................................................................... 13
4.2.1. 4.2.2. 4.2.3. social Tierra e identidad en la construcción de la Nación .................................. 18 Lo incómodo, ausente y presente en el imaginario social: Lo indígena ..... 21 El sector campesino en su rol estratégico en el desarrollo del movimiento 27

7

4.1. Contexto Nacional.................................................................................... 13 4.2. Contexto del movimiento campesino/indígena ......................................... 18

5.

5.1. El movimiento social ................................................................................ 33 5.2. Mapeo de organizaciones indígenas ......................................................... 36 5.3. Mapeo de organizaciones campesinas ...................................................... 39 5.4. Mapeo de coordinaciones del movimiento social ...................................... 39 5.5. Mapeo de organizaciones nacionales ........................................................ 42 5.6. Organizaciones referentes para el análisis. .............................................. 44

Mapeo de las organizaciones del estudio .................................... 33

6.

6.1. Alianzas y vinculaciones .......................................................................... 45 6.2. Ejes de trabajo ......................................................................................... 51 6.3. Equidad de género en organizaciones indígenas y campesinas................. 56 6.4. Juventud en los sectores indígenas y campesinos.................................... 58 6.5. Análisis de las políticas de estado y la lucha del movimiento ................... 60
6.5.1. Políticas de estado ................................................................................... 60 6.5.2. La lucha de las organizaciones y las políticas de estado .......................... 63

Análisis del movimiento campesino e indígena ......................... 45

7. 8.

Movimiento local y movimiento global ....................................... 67 Escenario de cooperación............................................................ 72
8.1. Áreas de cooperación ............................................................................... 72 8.2. Valoración de organizaciones estudiadas ................................................. 74 9.1. Conclusiones ........................................................................................... 77 9.2. Recomendaciones .................................................................................... 79

9.

CONVENIO OIT Nro. 169 SOBRE PUEBLOS INDIGENAS Y TRIBALES EN PAISES INDEPENDIENTES 1989 .................................................................... 90

Anexos.......................................................................................... 82

7/102

2. Introducción
Diversos documentos han sido elaborados en función acerca de la situación de los indígenas en El Salvador identificando así en repetidas ocasiones una historia de todos conocida. También durante muchos años y especialmente en la década de los setenta las organizaciones campesinas fueron sujetas de investigación. Hoy la Cooperación Técnica Sueca, UBV – El Salvador ha tenido el acierto de juntar a ambos sectores de un proceso indagatorio que identifica con claridad tres aspectos que les son comunes, el primero de ellos: la lucha por la propiedad, la tenencia y la legalización de la tierra; el segundo, una historia compartida de la masacre de 1932; y el tercero, las recientes acciones en forma de movimiento social que ambos sectores desarrollan en torno a incidencia en problemáticas locales y globales algunas de las cuales todavía continúan sin tener definiciones definitivas. Así los /las indígenas continúan sin ser reconocidos /as por el Estado salvadoreño, sin la ratificación del Convenio 169 de la OIT1, sin visualizarse en la Constitución de la República y considerados /as casi siempre como un elemento turístico y estampario. Setenta y cinco años han sido necesarios para que nuevamente los /las indígenas se reconozcan a sí mismos /as como tales; antes, se ocultaron en sus pueblos o se diseminaron en la población rural y urbana debido a un temor aprendido por la represión establecida y ejercida como sistema de Estado. En el periodo de la posguerra las distintas organizaciones sociales y el movimiento social en su conjunto ha transitado por una dinámica de auto independencia y autonomía partidaria generando así un fortalecimiento de sus propias identidades y singularidades de sector, esto sin que signifique restarle importancia a la lucha y a la participación política en el proceso de transformaciones en la construcción de una democracia participativa.
1

8

El convenio 169 de la OIT, llamado sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes 1989, aun no ha sido ratificado por el Gobierno de El Salvador. El artículo 6 dice: “los gobiernos deberán: a) consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente…”.
8/102

Los /as campesinos /as a diferencia de los y las indígenas son instancias con una identidad política y una especificidad más asentadas. La lucha de los años setenta y el fortalecimiento de sus organizaciones, la participación en movilizaciones robustecieron la calidad de sus planteamientos y profundizaron sus acciones reivindicativas. En los años ochenta pasaron a formar parte importante y protagónica del movimiento social revolucionario; la gran mayoría de las organizaciones fueron entregando sus cuadros al movimiento guerrillero, estos cuadros se convirtieron en líderes y liderezas. Sin embargo al finalizar la guerra las organizaciones campesinas fueron menos visibles, a pesar de que los Acuerdos de Paz consideraron la necesidad del otorgamiento de tierras, lo que no fue cumplido a cabalidad. En los años noventa resurge el movimiento campesino y hoy encontramos un número incontable de organizaciones campesinas, que tienen como mayor fortaleza la similitud en los planteamientos de lucha y como mayor debilidad, la dispersión de sus esfuerzos. Finalmente es conveniente manifestar que lo consignado en el presente documento es el resultado de ese proceso de investigación encomendado y el cual ha contado con la participación de diversas organizaciones las cuales han proporcionado de manera desinteresada sus experiencias, aspiraciones y contradicciones, permitiendo así los planteamientos expresados en el presente documento. El documento que se presenta desarrolla en primera lugar un resumen ejecutivo que permite una acercamiento rápido al trabajo; el cuerpo del informe inicia con la metodología utilizada, posteriormente se da paso a los capítulos principales. En primer lugar se desarrolla un análisis contextual que permite ubicar al movimiento campesino e indígena salvadoreño dentro del contexto nacional amplio y comprender su devenir histórico para finalmente ubicarlo en el momento actual. Posteriormente se presenta un mapeo de las organizaciones campesinas e indígenas que se seleccionaron para hacer el estudio ubicando estas dentro de una lógica de incidencia y participación en coordinaciones de carácter global y nacional. El siguiente capítulo comprende el análisis de movimiento campesino e indígena, donde se aborda elementos específicos y singulares de cada sector, entre ellos sus alianzas, ejes de trabajo enfoque de género, juventud, así como el análisis de sus acciones de luchas sociales y
9/102

9

reivindicativas. Luego, se establece un panorama amplio que posibilite una mirada más integradora entre lo local y lo global. Finalmente se desarrolla una valoración del movimiento campesino e indígena, denotando sus potenciales áreas u organizaciones.

10

La parte final del documento consta de distintos atisbos de conclusiones y recomendaciones, así como los anexos relevantes resultados del proceso del estudio.

10/102

3. Metodología aplicada

11

El presente estudio se desarrollo tendiendo como base el objetivo orientador: Realizar un análisis y mapeo del movimiento social en El Salvador para obtener un conocimiento actualizado, objetivo, analítico de las principales organizaciones que luchan por los derechos de pequeños campesinos/as, y trabajadores/as rurales e indígenas, con el afán de constituir un fundamento que permitirá orientar el eventual futuro trabajo programático de UBV en el país. Para el caso se consideraba importante conocer las agendas, alianzas nacionales e internacionales, fortalezas, debilidades, historia reciente y proyecciones de las organizaciones. La metodología aplicada en el proceso de investigación se planificó con un enfoque cualitativo, conjugando distintas técnicas de recolección de información, para posteriormente, realizar un proceso de análisis para finalmente validar los datos obtenidos y presentar sus resultados en el presente informe. Por el carácter del estudio, se tuvo a la base un proceso previo de selección de organizaciones de interés de incluir en el estudio de parte de la Cooperación Técnica Sueca. Se planteó una metodología de recolección de información, que incluyó revisión documental, entrevistas con líderes y liderezas y/o directivos/as de las organizaciones sociales, grupos focales y entrevistas con expertos/as en temáticas de movimiento social, indígenas, y campesinos. En primer lugar se identificó y seleccionó las fuentes documentales: contextos, políticas de estado, organizaciones sujetos del estudio, que posteriormente fueron revisado y ordenado para desde allí extraer los elementos fundamentales. Complementariamente se realizó búsquedas en la red mundial de información y documentos bibliográficos. Es de mencionar el apoyo y respaldo de UBV en proporcionar información y documentación de carácter interno que posibilitara ampliar el marco de análisis. Posteriormente se realizaron las entrevistas con líderes y liderezas de las organizaciones. Es de mencionar que en términos generales que encontró mucha disposición y receptividad, sin embargo – como en todo proceso – algunas personas abstuvieron a participar. En paralelo se
11/102

solicitó información documental de cada organización, que escasamente fue proporcionado.

La información obtenida fue clasificada en apartados y procesada para efectos de visión global y ejercicio de síntesis. Un componente importante fue la realización de entrevistas y grupos focales con el afán de analizar la información procesada con expertos y expertas en temáticas relevantes del desarrollo social. Esto permitió complementar la información con un acercamiento interpretativo. Durante todo el proceso se ha mantenido una comunicación fluida y transparente con UBV, lo cual ha permitido recibir sus comentarios, aportes, sugerencias y valoraciones para desde allí ajustar al proceso y contenidos. Se proyectó aprovechar el espacio de la Reunión Regional de UBV para socializar el estudio al interior de la organización. En la ilustración se presenta la fases aplicadas dentro del proceso investigativo.

12

Fuentes documentales

planificación

Entrevistas con dirigentes

Grupo focal con de expertos

Informe final

Entrevistas con expertos

Primer análisis Informe preliminar y evaluación con UBV

12/102

4. Análisis contextual
4.1. Contexto Nacional

13

A pesar de la existencia de indicadores macro económicos que presentan a un país en crecimiento, “a escala nacional, el 12.6% de los hogares se encuentra en situación de extrema pobreza. Otro 22% de las familias sobrevive en condiciones de pobreza relativa, un total de 34.6% de hogares están en situación de pobreza”.2 “Las condiciones de pobreza son significativamente más severas en las zonas rurales del país”3 afectando por igual a campesinos /as e indígenas. De acuerdo al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “la dimensión de la pobreza en El Salvador se subestima, debido a que la metodología para su cálculo utiliza supuestos que han perdido vigencia”4. Si bien es cierto que esta pobreza afecta a todos, no está demás expresar que la ruralidad y la urbanidad se afectan de maneras diferentes, ya que “a pesar del importante peso que ya tienen las migraciones y las actividades no agrícolas en las estrategias de las familias rurales, persiste así un segmento amplio de familias que dependen fuertemente de la producción de granos básicos, y que concentran la pobreza más dura en el país.”5 Los /las habitantes de los sectores rurales, indígenas y campesinos, corren migrando hacia lo urbano, envolviéndose en cinturones de pobreza alrededor de las ciudades, pensando que encontrarán oportunidades, las cuales llegan a ser indignas en empleos muy precarios. Como bien se expresa “Debido al estancamiento del sector agrícola (en El Salvador) y a la falta de políticas orientadas al desarrollo de las zonas rurales, el desempleo ha afectado mayoritariamente a la población campesina”6, y desde luego con mayor impacto al sector indígena. Los /las indígenas son pobres que deben enajenarse culturalmente para poder llegar a los centros urbanos y buscar posibilidades de generación de ingresos.

2 3

Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, 2004 (EHPM 2004) Informe de Desarrollo Humano El Salvador, 2005, PNUD 4 Informe de Desarrollo Humano El Salvador 2003 5 Informe de Desarrollo Humano, El Salvador 2005, Cáp. 5, PNUD 6 Social Watch, informe 2004, Miedos y Miserias: obstáculos a la seguridad humana, Instituto del Tercer Mundo, Uruguay, 2004.
13/102

Distribución de ingresos

Las brechas sociales urbano-rurales se ven representadas en las diferencias de educación, de acceso a la salud, de la posibilidad de contar con una vivienda que tenga agua potable, energía eléctrica y otros servicios, algunas diferencias entre lo rural y lo urbano han crecido.7 Sólo así se entiende esta migración del campo a la ciudad.

14

La distribución de los ingresos, producto de la generación de dinero, continúa teniendo graves disparidades. Por ahora el “20% de los hogares más ricos perciben el 58.3% del ingreso nacional y el 20% más pobre solamente percibe el 2.4% del ingreso nacional”8, esa información nos ofrece datos para valorar los riesgos de país en cuanto a la manera como se cultiva la conflictividad social a partir de la injusticia en la distribución de la riqueza, especialmente cuando en los rubros en los que debería existir devolución fiscal a través de la inversión social, han sido descuidados. Por otra parte, “los hogares sin migrantes se están convirtiendo en el núcleo duro de la pobreza en los espacios rurales”9. Aunque no existen datos hasta hoy que establezcan diferenciaciones acerca de la migración de indígenas y campesinos /as, se puede inferir que la migración de los /las indígenas –cuya relación con la naturaleza es más profunda y relacionada con la vida –, sea menor que la de los /las campesinos /as, que mantienen una relación con “la propiedad” en términos estrictamente de explotación o productivos. Los beneficios sociales y los servicios públicos tienen costos sólo pagables por el 20% de quienes reciben más ingresos. A eso, precisamente se debe que el 18% de la población no cuente con servicio de electricidad y que el 55.4% de la población no cuenta con servicios de telefonía10, el acceso a la tecnología es casi nulo en lo rural.

7 8

Ídem. Ídem. 9 Informe de Desarrollo Humano, El Salvador 2005, Cáp.5, PNUD. 10 Informe de Desarrollo Humano El Salvador 2003.
14/102

Salud

En torno a la salud, aun cuando el presupuesto ministerial se ha incrementado año con año, su mayor inversión se encuentra en remuneraciones, seguido de medicamentos. Entre los varios planes del área de salud que se desarrollan, se encuentran: Escuela Saludable, Salud en la Comunidad, Mercado Saludable, Centros Penales Saludables, Fortificación de los Alimentos Procesados y SIDATEL.

15

Sin embargo, las necesidades de salud de la población son varias, y “el 24% de la población no tiene acceso a los servicios básicos de salud”11. Otro porcentaje aún mayor tiene acceso a muy pocos servicios de salud. Según datos del Informe de Desarrollo Humano en El Salvador para el 2003 “El 24% de la población del país no dispone de un servicio de agua por cañería”12 esto hace más grande los casos de enfermedades como el dengue, diarreas y dolores de estómago. Los síntomas de parasitismo en los menores de edad son bastante evidentes ya que la mayoría no cuenta con un adecuado servicio de agua potable y aguas negras. En el año 2003, se señalaba que “El Salvador está entre los cuatro países de América Latina con menor gasto público social (8.1% del PIB)”13. Otros datos del mismo informe señalan que “En ausencia de una red de servicios sociales eficientes, la globalización puede fácilmente conducir a una mayor desigualdad dentro de un país y a reproducir la transferencia intergeneracional de la pobreza. La participación del Estado para garantizar esa red de servicios sociales eficientes es también fundamental.”14 Educación La educación es de acceso regular en los primeros años, para todos los sectores y grupos sociales. La tasa bruta promedio de educación media es del 40%15, algunos centros escolares piden requisitos mínimos para estudiar, que a veces no pueden ser cumplidos por la familia, tales como el uso del uniforme escolar. La pobreza afecta el acceso a la educación. A pesar de la existencia de programas de alfabetización, 18% de las personas mayores de 15 años son analfabetas16, y la mayor concentración se encuentra en el área rural, como esperado.

11 12

Informe de Desarrollo Humano El Salvador 2003. Informe de Desarrollo Humano en El Salvador 2005. 13 Idem. 14 Idem. 15 Ídem. 16 Ídem.
15/102

De hecho, la menor tasa de analfabetismo se encuentra en el área metropolitana de San Salvador, con el 8.6%, como una confirmación de la concentración de recursos en los sectores urbanos. Empleo Generar empleos en el país es un reto que atraviesa por diferentes obstáculos, algunos ligados a la naturaleza de la producción nacional; nuestra capacidad agrícola es limitada, por lo tanto en esa área es menor la posibilidad de crear empleo. El sector informal de la economía es el único que crece, y en el caso de San Salvador, este crecimiento ha dado origen al cierre de comercios que se ven incapaces de mantener sus puertas abiertas ante los “informales” que crean sus infraestructuras en la entrada de los almacenes. De acuerdo a la Oficina de Atención al Sector Informal de San Salvador de la Alcaldía Municipal, se estima que existen ahora no menos de 20,000 comerciantes informales, quienes utilizan alrededor de 60 manzanas del centro de la ciudad. Los mercados, especialmente en el sector de ventas ambulantes, son puntos de comercio de mujeres indígenas, las que tratan de mezclarse como campesinas o personas mestizas. Junto a eso, la falta de acceso al crédito imposibilita un crecimiento ordenado y sostenido de estas microempresas. Migración y remesas Por otra parte, no es casual que el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) del 2005 esté referido en su totalidad a las migraciones, con mayor énfasis en la migración hacia Estados Unidos, y la manera como éstas influyen en la vida nacional y en la de muchos salvadoreños y salvadoreñas cuya aspiración es abandonar el país. Según el informe, “Las remesas percibidas han impedido que el 8.6% de la población viva en condiciones de pobreza absoluta”.17 Ya que las
17

16

Informe de Desarrollo Humano en El Salvador 2003
16/102

remesas son el pilar fundamental de las familias que tienen algún pariente en Estados Unidos, eso es una contribución para no incrementar los índices de pobreza absoluta.

17

Los altos niveles de migración hacia los Estados Unidos donde la mayor parte son jóvenes, entre 24 y 35 años de acuerdo al IDH 2005, implica que las deportaciones les correspondan a ellos /ellas también. En muchos casos, estos /estas jóvenes se han visto involucrados con grupos de pandillas, que son trasladadas al país, de acuerdo a datos confiables de Naciones Unidas. El elevado porcentaje de remesas ha vuelto al país más dependiente de las políticas de Estados Unidos. Los montos de remesas han sido de $2,700 millones de dólares en 2005; $3,300 millones de dólares en 2006 y se espera unos $3,700 millones de dólares en el 2007, contribuyendo así con el 20% del PIB. Tal y como manifiesta el informe “La migración y las remesas no pueden ser el motor principal para convertir economías de poco dinamismo en tejidos productivos más activos”18 Gobierno A nivel político, encontramos a El Salvador, con gobiernos presidenciales de derecha en los últimos cuatro períodos, con un balance en la Asamblea Legislativa así: ARENA 34 diputados; FMLN 32 diputados; PCN 10 diputados; PDC 6 diputados y CD 2 diputados. El balance favorece a los partidos de derecha. En cuanto a gobiernos locales, ARENA gobierna en 147 municipios; el FMLN en 54; el PCN en 39; el PDC en 14; la coalición FMLN – CD en 4; el CD en 2; la coalición CD – PNL en 1 y el PDC – FMLN en 1 alcaldía. El ejercicio del gobierno es impositivo, tanto a nivel de las decisiones tomadas por el Ejecutivo, como en el ámbito de propuestas, promulgación de leyes, es decir en lo legislativo. El Ejecutivo ha logrado desarrollar un impacto mediático debido a la cobertura que los mismos
18

Informe de Desarrollo Humano El Salvador 2005
17/102

medios le ofrecen; sin embargo, las decisiones políticas tomadas, que van afectando cada vez más a la población, contribuyen a que ese impacto no sea mayor.

18

En la Asamblea Legislativa funciona la llamada “aritmética legislativa” que básicamente consiste en la determinación del número de votos necesarios y establecer las alianzas de partido para saber si podrá aprobarse o no una ley, eso independientemente de la discusión. Así es claro que el bloque de la derecha política lo forman ARENA, PCN y PDC que suman un total de 50 diputados, suficiente para la aprobación de leyes que no comprometan los bienes o propiedades del Estado, estas últimas requieren la aprobación de las dos terceras partes de los diputados, es decir 56 votos, sólo alcanzables con los votos de la izquierda. En los gobiernos locales, que son unipartidarios19, las posibilidades de gobernar sin las ventajas que da la discusión son mayores, así un partido puede, localmente, llevar adelante su plan de gobierno, sin la necesidad política de establecer alianzas o relaciones con otros partidos.

4.2. Contexto del movimiento campesino/indígena
4.2.1. Tierra e identidad en la construcción de la Nación Indígenas y campesinos /as son dos categorías que, en el caso de El Salvador, son apenas distinguibles; los /las indígenas se sienten, en muchos casos, campesinos /as; y en su propia historia se encuentra la memoria dejada por la masacre de 1932. La tenencia de la tierra ha sido un factor determinante tanto para el sector campesino como para el sector indígena salvadoreño. En el caso del sector indígena, como raíz histórica del desarrollo agrícola, éste ha sido mancillado y despojado desde la época de la conquista, lo cual dio pie a nuevas formas perniciosas de poder y apropiación de la tierra como elemento básico de desarrollo de la
19

El sistema electoral establece que la votación para gobiernos locales es por planilla, es decir, que un partido presenta su Concejo Municipal a la votación y si gana la elección, aun por un solo voto, entonces tendrá derecho a todos los puestos del Gobierno Local.
18/102

riqueza.

El proceso de apropiación, redistribución y usurpación de la tenencia de la tierra por parte de los fundadores de la Nación y la clase poderosa en El Salvador trastocó la concepción del uso y posesión colectiva de la tierra, a partir de la visión de la propiedad individual la cual se consagro con los decretos y acciones por parte del Estado para la eliminación de la tierras ejidales y comunales.

19

Esto se convierte en un parámetro de comprensión porque en El Salvador no existen territorios en manos de sectores indígenas, a diferencia de otros países de América Latina. Dentro de la historia moderna de El Salvador dos de los sucesos que han puesto a lo indígena en desventaja abismal en el desarrollo de la Nación lo constituyen la represión al movimiento campesino de 1932 y la masacre de indígenas perpetrada en 1983 en el cantón Las Hojas del departamento de Sonsonate; esto restó fuerza organizativa a un movimiento que se había desarrollado preponderantemente y que aglutinaba en el norte del país a fuerzas organizadas importantes. En las décadas – setenta, ochenta y principios de los noventa – de mayor conflicto social y guerra civil, tanto indígenas como campesinos /as se incorporan a la lucha de las transformaciones sociales a través de la Asociación Indígena Salvadoreña – ANIS, constituyéndose en la única expresión orgánica indígena en ese periodo que participa dentro de las propuestas de desarrollo a la Nación. No obstante, lo indígena como sustrato identitario, no logra trascender en las propuestas del fin del conflicto armado ya que en los planteamientos consignados en el documento final de los Acuerdos de Paz y su proceso de implementación no se hace ninguna referencia al aspecto cultural, a la cultura indígena, ni mucho menos se tomó en cuenta al sector indígena como expresión organizada. Los /las campesinos /as sin embargo desarrollan varias banderas de lucha al finalizar la guerra, todas fundamentadas en la distribución de la propiedad de la tierra. En las últimas cuatro décadas se han impulsado reformas y decretos e igualmente se han instalado instancias con el fin de regular la posesión y el usufructo para hacer una redistribución de la tierra de forma más armónica. Éstos y otros programas no han subsanado de manera acertada la problemática de la tierra del sector indígena y campesino; al contrario, esto ha profundizado una lucha social amplia y una abismal
19/102

desigualdad y exclusión social que desemboca en la concentración de la riqueza.

A pesar de que el sector indígena no posee territorios como expresión colectiva, líderes y liderezas del sector cooperativista y campesino reconocen la presencia del indígena en las zonas agrícolas y manifiestan que es uno de los sectores más desprotegidos. “El problema de la tierra, nadie dice nada ahora; por ejemplo la zona indígena… la gente de Nahuizalco, por ejemplo, está bien jodida porque ellas no entraron en la Reforma Agraria, el Frente (Farabundo Martí para la Liberación Nacional – FMLN) las ignoró en el Programa de Transferencia de Tierras; Nahuizalco no tiene tierras de transferencia, sólo por el hecho que no fueron zonas de control o de disputa. Aunque uno conoce que hubieron masacres en Nahuizalco, en El Carrizal y en otras zonas, pero allí no hubieron tierras de transferencias.” 20

20

Es de precisar que si bien el planteamiento indígena como expresión orgánica ha ido paulatinamente tomando más fuerza desde 199221, éste –a diferencia del sector campesino y rural –, no ha consolidado una fuerza movilizadora y aglutinadora que permita hacer visible las necesidades, reivindicaciones y planteamientos indígenas dentro de la sociedad salvadoreña. La mayor parte de los esfuerzos de promoción de la organización enfocan sus actividades hacia el sector campesino, en buena medida porque se ha establecido, por cierto sin fundamento, que los /las indígenas en El Salvador son una ínfima minoría y que, por tanto, es más importante hablar de campesinos /as y no de indígenas, trabajar con los /las campesinos /as y no con indígenas. Los /as campesinos /as, por otra parte han sido visualizados /as, hasta antes de la década de los setentas como un grupo inculto, ignorante, haragán, visto con pasión piadosa y protagonista en el cuento y la poesía. Las palabras “indio” o “grencho” son usadas de manera despectiva para referirse a personas que muestran ser –por su forma de vestir, modismos o costumbres – provenientes del campo. No importa si la persona vive en la ciudad o no. Existen, en la actualidad, una diversidad de instituciones indígenas con perfil de ONG´s que promueven acciones a la búsqueda de recursos en el sector de la cooperación internacional logrando así la implementación de pequeños proyectos que enfrentan las necesidades específicas pero
20

Información extraída de entrevistas realizadas a Edwin Cortés representante de FUNPROCOOP para proceso de investigación “Análisis del movimiento social, organizaciones campesinas, indígenas y trabajadoras del campo de El Salvador 2007” San Salvador, octubre 2007 21 Campaña Continental “500 años de Resistencia Indígena Negra y Popular” 1992, impulso de acciones en torno a lo cual distintos sectores indígenas, del movimiento social, intelectuales, académicos desarrollaron reflexiones, movilizaciones, propuestas de líneas de acción para dinamizar al sector indígena y condenar la conquista impulsada por españoles y portugueses.

20/102

que no contribuyen en mucho a dimensionar y desarrollar acciones en las que lo indígena incida en las políticas públicas.

En tanto, en el sector campesino, hay una fuerte diversidad de organizaciones, muchas de las cuales cuentan con el soporte de la cooperación internacional y otras que incluso se vinculan con partidos políticos y que cuentan además con representantes en el organismo legislativo. El sector indígena en la sociedad “moderna” ha logrado sortear en su práctica y concepción una diversidad de limitantes e invisibilidades sociales y estatales; ejemplo concreto y loable son las cincuenta y tres cofradías, las mayordomías y hermandades que se diseminan en el territorio nacional y que son una expresión identitaria donde lo indígena está presente tanto en las formas organizativas, de participación de la población, así como en el aspecto espiritual y reflejo del sincretismo cultural. Los campesinos forman parte de organizaciones, movimientos y se reflejan incluso en políticas de Estado. 4.2.2. Lo incómodo, ausente y presente en el imaginario social: Lo indígena

21

“Los movimientos sociales han nacido de la mano de un saber autoproducido institucionalmente sobre los mismos”.22 En ese sentido, el surgimiento de expresiones organizativas de carácter indígena ha estado relacionado a partir de la misma dinámica de desarrollo social. La organización –como acción ciudadana – ha tenido su propio devenir, el cual en la mayoría de los casos ha estado sujeto a dinámicas socioculturales, sociopolíticas y económicas, pero más específicamente al ejercicio del poder por parte del Estado; entendido como lo plantea Weber, “…el Estado es un cuerpo que se reclama con éxito el monopolio de la fuerza legítima en un territorio particular”;23 eso ha determinado el curso del desarrollo de las expresiones organizativas. Para el caso, una de las primeras gestas históricas en El Salvador la libra el pueblo indígena en torno al líder nonualco Anastasio Aquino, quien al rebelarse contra la política de los gobernantes genera un
22

Mazariego, Juan Carlos. “Los movimientos sociales entre el saber y el poder: Una aproximación del saber producido en Guatemala sobre los movimientos sociales campesinos desde la “mirada” académica (19622006)”. REALIDAD - Revista de Ciencias Sociales # 113 Julio-septiembre 2007. UCA, El Salvador. 23 En “La identidad nacional”. En: Millar, David. Sobre la nacionalidad. Autodeterminación y pluralismo cultural. Barcelona: Paidos, 1997.
21/102

proceso de lucha sobre la defensa de la tierra y la autonomía de los pueblos. El decreto sobre la extinción de las tierras ejidales y comunales se formula después de recibir los informes departamentales en torno a la propiedad de la tierra y las posibilidades de desarrollar el cultivo del café de manera masiva. Un memorando interno del gobierno en 1880 manifiesta que “Se ha decidido que es imperioso convertir los ejidos en propiedad privada”24 En el Acuerdo Legislativo del 26 de febrero de 1881, se expresa que:

22

“la existencia de tierras bajo la propiedad agrícola de las comunidades impide el desarrollo agrícola, estorba la circulación de la riqueza y debilita los lazos familiares y la independencia del individuo. Su existencia contraría los principios económicos y sociales que la república ha adoptado”25 Este decreto como muestra del ejercicio del poder, así como la gesta de Anastasio Aquino como líder indígena, marcan el rumbo del desarrollo y la relación entre la identidad indígena y la vinculación de éste con la tierra. El historiador Lindo Fuentes plantea que el tema de la distribución de la tierra y sus consecuencias es tan antiguo como la existencia de El Salvador y por siglos estuvo vinculado a la distribución del poder. Cuando nuestro territorio era apenas independiente y todavía formaba parte de la Federación, Juan Manuel Rodríguez26 escribió: “Las tierras de lo interior, están mal repartidas; porque los indígenas poseen en común la mayor parte, y los llamados ladinos no tienen ninguna. Aquellos no gozan de una propiedad verdadera, por consiguiente no hacen aprecio de las

24

Memoria presentada por el Ministerio de Gobernación, Diario Oficial del 24 de marzo de 1880, citado por Browning, D. en El Salvador la Tierra y el Hombre, DPI, 1975 25 Acuerdo Legislativo, Diario Oficial, 26 de febrero de 1881, citado por Browning, D. en El Salvador, la Tierra y el Hombre, DPI, 1975 26 Líder del proceso de Independencia de El Salvador
22/102

tierras, y sólo sirven á impedir que las cultiven las demás tribus.”27

El planteamiento de Rodríguez es revelador y permite inferir cómo paulatinamente se fraguó la instalación de un poder bajo la visión de expropiación, de enriquecimiento y ejercicio pleno del poder a través de decretos. “De esta forma, la consolidación de la economía de exportación de la ideología liberal, de la élite agro exportadora, tiene su contrapartida directa en el debilitamiento de la base económica y cultural de las comunidades indígenas”.28 Este proceso trastoca los elementos identitarios y da las pautas más concretas para un creciente y acelerado aniquilamiento de la identidad y aborta todo proceso organizativo de los /las indígenas en búsqueda de demandar sus derechos jurídicamente. Así, “los liberales de finales del XIX, obsesionados con el progreso y la modernización del país, vieron en las costumbres indígenas un freno al desarrollo y minusvaloraron el peso de las identidades indígenas, pues a pesar de que los indios perdieron buena parte de sus tierras y de sus posibilidades de acción política, conservaron su cohesión étnica por mucho tiempo (algunas comunidades la conservan incluso en la actualidad)”29

23

La tierra continúa siendo uno de los ejes centrales de las luchas indígenas, y de los /las indígenas con una perspectiva campesina; no es de extrañar que mucho del proceso del levantamiento de 1932, en algunos casos, tenía una fuerte dosis de lucha comunal donde participaron José Feliciano Ama, cacique indígena de Izalco, o Francisco Sánchez líder de los levantados en Juayúa. Estos sucesos son los que sellan el proceso organizativo y la presencia pública y política del sector indígena en El Salvador. Al respecto, en “La insurrección del 32”, como se le conoce, quedó claro que…
27

Semanario político mercantil de San Salvador, 18 de septiembre de 1824, cita de Héctor Lindo Fuentes en el prólogo de La tenencia de la tierra en El Salvador, de Portillo, Geraldina, - Instituto de Estudios Históricos Antropológicos y Arqueológicos. UES 2006. El Salvador 28 IDEM 29 Informe sobre Desarrollo Humano, El Salvador 2003. Desafíos y Opciones en Tiempos de Globalización. Capítulo 8 “Identidad, cultura nacional y diversidad cultural: las dimensiones olvidadas del Desarrollo Humano” PNUD. El Salvador, 2003
23/102

“uno de los levantamientos que en la historia de El Salvador ha tenido un elevado perfil, es el de los indígenas de la zona occidental del país en 1932 a raíz de la marginación política y de la precaria situación socioeconómica que éstos estaban viviendo. Ante este levantamiento, el entonces presidente de El Salvador, el General Maximiliano Hernández Martínez determinó dar una respuesta contundente, masacrando a los indígenas y arrasando comunidades enteras de éstos.”30

24

Si bien los sucesos del 32 dejan agonizante e invisibilizan aún más la identidad indígena y la presencia de ésta en la sociedad; este sector desarrolla un accionar –al margen de lo visible para la sociedad – centrados en sus aspectos ritualísticos, en el uso del lenguaje de manera clandestina y, poco a poco, adapta patrones culturales que inciden en la configuración de la identidad. Uno de los aspectos fundamentales del sector indígena lo ha constituido la práctica de las cofradías que, a pesar del paso del tiempo, son un referente identitario vivo y presente. En los distintos modelos económicos –Agro Exportador, Agro Exportador Reformado, Modelo de sustitución de Importaciones conocido como el MERCOMÚN, El modelo de Zonas Francas, El Modelo Reformista contrainsurgente y El modelo Neoliberal – implementados en El Salvador, lo indígena ha estado al margen de estas propuestas, siendo así que desde 1932 el sector indígena se ha visto afectado por una serie de políticas y acciones derivadas de estos modelos. Durante el auge del movimiento social de la década de los setenta y durante la guerra civil de la década de los ochenta y principios de los noventa si bien la participación del sector indígena no fue contundente; “… los pueblos indígenas también sufrieron persecución. Uno de estos ejemplos es el de la masacre del cantón Las Hojas (departamento de Sonsonate) ocurrida el 22 de febrero de 1983, donde por lo menos 16 miembros de la Asociación Nacional de Indígenas Salvadoreños – ANIS fueron asesinados por las fuerzas armadas gubernamentales.”31

30

Informe Sombra. “Elaborado por representantes de migrantes nicaragüenses e indígenas salvadoreños como reacción al segundo informe periódico presentado por el gobierno de El Salvador ante el Comité Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial –CERD- de Naciones Unidas.” Sin fecha de publicación. Posible 2007. 31 IDEM
24/102

En el ensayo denominado “La otredad en la construcción del imaginario identitario: apropósito de las dos panchas y Esquino Lisco”, se señala.

“ANIS era la expresión organizativa que –a través de su líder histórico el cacique Adrián Esquino Lisco32, aparecía constantemente junto con otros líderes sociales respaldando propuestas para el diálogo negociación como salida al conflicto armado –, solía acompañar con sus ceremonias indígenas las huelgas de los trabajadores, o se manifestaba en las marchas por las calles de San Salvador. Su presencia era común en las reuniones del Comité Pro Debate Nacional por la Paz –CPDN, en las acciones del movimiento social que se desarrollaban a lo largo y a lo ancho del territorio nacional durante la década de los ochenta y parte de los noventa; allí estaban presentes las propuestas del sector indígena liderado por Esquino Lisco. Esquino desarrollaba sus participación reclamando e incidiendo en el movimiento social para que se incluyera la situación del indígena en las propuestas y en la visión; de igual forma bregó para que en los planteamientos a la Nación se consignara la dignificación, el respeto, los reconocimientos civiles, políticos y sociales de los pueblos indígenas en la lucha por la construcción de la sociedad 33 salvadoreña” En la actualidad distintos funcionarios gubernamentales del área de cultura, representantes del movimiento social y líderes del sector indígena reconocen la labor desarrollada por Esquino Lisco desde inicios de los años 70 donde ANIS ha sido un pequeño semillero desde el cual, por
32

25

Esquino Lisco falleció en agosto de 2007. A pesar de la labor desarrollada por Esquino Lisco en representación de ANIS este esfuerzo no alcanzo una plena institucionalización a lo interior de su organización, ni mantuvo una vigorosa participación en la época posguerra salvadoreña; no obstante ANIS impulsa una accionar importante en el escenario indígena pero no tienen vinculación estrecha con el movimiento social y político como en las décadas pasadas. 33 Mata, Mario: “La otredad en la construcción del imaginario identitario: A propósito de las dos Panchas y Esquino Lisco” Trabajo de Post Grado en Antropología Social. Universidad Tecnológica de El Salvador. El Salvador, 2007
25/102

distintas circunstancias y conflictividades, han emanado otros procesos organizativos que han robustecido la visibilización del tema indígena desde las perspectivas políticas, religiosas, místicas y culturales entre otras.34 Durante la década de los 90 se dio

26

“… lo que se puede denominar como un “renacimiento” de los pueblos y culturas indígenas de El Salvador, impulsado por sus propias organizaciones, y que vuelve a visibilizar en la vida pública del país la permanencia y existencia de los pueblos indígenas salvadoreños, su cultura, sus problemas, sus demandas y sus metas.”35 De la Rosa plantea que según el Perfil de los Pueblos Indígenas en El Salvador, los /las indígenas salvadoreños /as son definidos /as“...en términos generales como pueblos o comunidades mayoritariamente rurales con fuerte ascendencia indígena y auto - definidos como indígenas”. La caracterización general de estos pueblos es descrita de la siguiente manera:         Hablan español como primera lengua y en el caso de los /las náhuat-pipiles, algo de su lengua pipil. Se visten en general como campesinos /as, aunque algunas mujeres ancianas son las que más conservan sus trajes tradicionales. Se caracterizan por su marcada espiritualidad ancestral. Tienen ascendencia indígena comprobada. Son reconocidos /as como indígenas por otros /as indígenas y por los /las ladinos. Utilizan herramientas propias y hacen artesanías propias de su región. Son receptores /as y trasmisores /as de la tradición oral en su región. Demuestran reverencia por la tierra como parte de su cosmovisión indígena.

El número de población indígena existente en El Salvador se desconoce con exactitud debido a la inexistencia de datos estadísticos elaborados por el Estado que proporcionen información acerca de este dato. Sin
34

Información extraída de entrevistas realizadas para proceso de investigación “Análisis del movimiento social, organizaciones campesinas, indígenas y trabajadoras del campo de El Salvador 2007” San Salvador, septiembre- octubre de 2007
35

De La Rosa Municio, Juan Luis, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007.

26/102

embargo, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se calculaba en el año 1999 que alrededor del 11.3% de la población salvadoreña pertenece a los diferentes grupos indígenas que persisten en el país. Entre ellos el pueblo Pipil (Náhuat) representa al 94.4% de la población indígena, el pueblo Lenca el 4.1% y el Cacaopera el 1.5%. Nada se dice acerca de la población Maya Chortí que habita en el departamento de Chalatenango. La en    ubicación geográfica de la población indígena en El Salvador se sitúa 13 de los 14 departamentos del país, comprendiendo éstos: Zona Occidental: Ahuachapán, Sonsonate y Santa Ana. Zona Central: La Libertad, San Salvador, Cuscatlán, La Paz, San Vicente y Chalatenango. Zona Oriental: Usulután, San Miguel, Morazán y la Unión36

27

El sector indígena al igual que el sector campesino son los más golpeados por las políticas de desarrollo social y la implementación de las medidas neoliberales y cada día la invisibilización de lo indígena se hace patente en la sociedad salvadoreña. 4.2.3. El sector campesino en su rol estratégico en el desarrollo del movimiento social Las organizaciones campesinas, opacadas desde los hechos sangrientos de 1932, comenzaron a inicios de los años setenta a reestablecerse, y a demandar una mejor distribución de la tierra, en buena medida bajo la promoción de la Iglesia Católica. Este impulso a la organización campesina –junto con las recomendaciones hechas al Estado, de manera repetida, desde el exterior acerca de la necesidad de distribución de la tierra – son seguramente las motivaciones más importantes del Presidente, Coronel Arturo Armando Molina, para promover una reforma agraria en 1974, que es rechazada de forma tajante y dura tanto por los representantes de la gran empresa privada como por las organizaciones que establecen los grandes terrateniente en forma de Frentes Agropecuarios.37 A mediados de los años setenta, el trabajo de la Iglesia ya había logrado la construcción de un consolidado andamiaje de organizaciones vinculadas al trabajo pastoral y de evangelización. Las pastorales
36

de La Rosa Municio, Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007. 37 Los terratenientes organizan muy rápidamente estos frentes en representación de los propietarios de las cuatro regiones del país, y apoyados por la empresa privada inician una serie de publicaciones en los principales periódicos del país, así como amenazas económicas al Estado, de tal forma que los militares al mando de Molina, deben dar marcha atrás en un proceso que se había anunciado como “sin retroceso”.
27/102

juveniles y sociales se vieron incididas fuertemente a su interior, por la organización campesina. Se constituyó la Federación Cristiana de Campesinos Salvadoreños (FECCAS), que había sido estructurada aprovechando la fuerte organización de las Comunidades Eclesiales de Base, y la presencia y liderazgo de los “celebradores de la Palabra”, una especie de evangelizadores /as y promotores /as del Evangelio, que en muchas ocasiones sustituían a los sacerdotes en los actos litúrgicos celebrados en las comunidades. Junto a FECCAS aparece también la Unión de Trabajadores del Campo (UTC), con una visión gremializada y menos relacionada con la Iglesia.38 Durante los años finales de la década del setenta, comienza a presentarse una serie relativamente grande de organizaciones campesinas, creadas a partir de los movimientos revolucionarios en el país. Así aparece entonces el Movimiento Revolucionario Campesino, una pequeña organización desarrollada por el Frente de Acción Popular Unificada (FAPU); Las Ligas Populares Campesinas, creadas por las Ligas Populares 28 de Febrero (LP 28); la Asociación de Trabajadores Agrícolas y Campesinos de El Salvador (ATACES) organizada por el Partido Comunista Salvadoreño y la Brigada de Trabajadores del Campo, una organización relacionada desde sus inicios con el proceso revolucionario que se operaba en el país. (Ver anexo 1 mapa de organizaciones en la guerra) El rol que la historia asigna a los /las campesinos /as durante la guerra es dual: por un lado el movimiento campesino es demandante de una serie de ajustes al modelo a efectos de resolver su problemática de acceso a la propiedad, que junto con ella arrastró una serie de injusticias sociales en torno a la salud, la educación, la vivienda y la dignidad humana en general. Como demandante, entonces también el sector campesino es actor protagónico en la lucha tanto social –en principio, como participante de las expresiones de demanda en las repetidas marchas, pintas y pegas sobre la propiedad de la tierra –, así como fuerza militante de los organizaciones guerrilleras.

28

38

FECCAS y UTC eran las organizaciones de base campesina del Bloque Popular Revolucionario, BPR, la gran organización de masas de las Fuerzas Populares de Liberación, FPL.
28/102

Por el otro lado, los /las campesinos /as también son grupo social que se encuentra entre dos ejércitos, más relacionado con el ejército guerrillero por convicción, pero soldado del Ejército nacional por acción de reclutamiento forzoso, y obligado en muchos casos, a fuerza de golpes y de pertenencia a este ejército, a renegar de su propia clase.39 El principal componente de las organizaciones guerrilleras provenía del sector campesino, muchos liderazgos en la guerra son de extracción campesina.

29

Curiosamente, las organizaciones campesinas, en la medida que avanza la guerra, van dejando de ser organismos sociales y pasan a convertirse en organismos de base de la izquierda, así van teniendo menos protagonismo hasta ser casi invisibles una vez finalizada la guerra – algunos, incluso antes –; va desapareciendo también una serie de cuadros líderes que seguramente iniciaron una nueva etapa, exigida por las mismas condiciones de paz. En octubre de 1979, se crea un golpe de estado que tumba al gobierno del entonces Presidente, el general Carlos Humberto Romero, estableciéndose una Junta Revolucionaria de Gobierno (JRG), bajo el propósito de eliminar las cada vez más fuertes protestas sociales y el aparecimiento de grupos armados de la izquierda que desarrollaban actos de confrontación con el Estado a través de ataques a vehículos policiales, incendio de autobuses, protestas de calle con seguridad armada. Una forma muy clara de buscar minimizar las protestas de la izquierda es el decreto 154 de la JRG, que estableció la Reforma Agraria en El Salvador40, creando de manera torpe y acelerada las Cooperativas de la Reforma Agraria. El día 6 de marzo de 1980, el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA), se convierte en el instrumento del Estado para la gestión de la organización de las cooperativas; y a la vez, el Ejército nacional se vuelve el instrumento coercitivo de expropiación de la propiedad para el traspaso a los /las campesinos /as.

39

Un ejemplo de esto lo presenta el filme Voces Inocentes (Mandoki, L. 2006), en donde de forma artística, se relata la experiencia de un joven recluta que modifica su pensamiento de identidad con los suyos, para tornarse en un soldado con poder que ataca a sus mismos amigos posteriormente. 40 El decreto 154 ordenaba la expropiación de propiedades mayores de 500 hectáreas. Un total de 228, 135 hectáreas fueron expropiadas, constituyéndose así un grupo de 333 nuevas cooperativas agropecuarias, integradas por 36,558 campesinos.
29/102

RECUADRO 1

Reforma Agraria Cooperativa o Fase I: Tuvo su fundamento jurídico en la promulgación del decreto 154, mediante el cual se ordenó la expropiación de las propiedades mayores de 500 hectáreas, se estipuló que los beneficiarios de estas tierras tenían que agruparse en cooperativas para explotar las tierras colectivamente, asignando 228,135 hectáreas de tierra de vocación agropecuaria a 36,558 campesinos organizándolos en 333 cooperativas.

30

La organización de las cooperativas surgió durante los minutos inmediatos posteriores a la toma de las fincas y haciendas privadas realizada por el Ejército y que fueron convertidas en Asociaciones Cooperativas y Asociaciones Comunitarias Campesinas (AC y ACC), sin preparación previa de sus socios. Las tomas de las propiedades son realizadas en la mayor parte de los casos a las cinco de la mañana, por el Ejército Nacional, acompañados de “promotores de la Reforma Agraria”41, una vez expropiada la propiedad, los promotores reunían a la población, en su mayor parte “colonos”42, a quienes se explicaba el objetivo de la toma de la finca o hacienda y se organizaba una junta directiva, la cual pasaba a ser el órgano de dirección de la nueva cooperativa, cuyo patrimonio inicial era la finca, que a veces tenía una extensión de tres y hasta siete mil manzanas de terreno. La fase II de la Reforma Agraria abarcó propiedades de menor extensión. Todas las fases de la Reforma Agraria se dan en el año de 1980.43 Estas organizaciones tuvieron posteriormente, durante varios años, la asistencia del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, cuyos asesores de cooperativismo tuvieron gran influencia en su orientación ideológica y social.
41

Los promotores de la reforma agraria eran una especie de trabajadores sociales con un entrenamiento corto acerca de cooperativismo agrario. Estos promotores habían estado una semana antes capacitándose en Reforma Agraria y Cooperativismo en un hotel de la capital. 42 “Colonos” era el adjetivo usado para los /las trabajadores /as del campo que vivían en la finca. El propietario daba permiso de vivir en su finca ya que así aprovechaba mano de obra barata, todo el año. En una época reciente, hasta finales de los años cincuenta, los patronos pagaban a los colonos con moneda de uso restringido. Esta moneda era fabricada para los finqueros especialmente, con ella pagaban al colono su trabajo. El colono podía gastar estas monedas, solamente, en la tienda del finquero, en ningún otro lugar. De manera que el finquero tenía doble ganancia excedida, explotaba por un pago magro al colono y le vendía lo que quería a un precio impuesto por él. A esto hay que sumar la sumisión de los colonos hacia los patronos. 43 La Reforma Agraria inicia con el decreto No 43 del 8 de diciembre de 1979, por medio del cual se restringe la transferencia y división de la propiedad rural, subordinando este tipo de operaciones a la autorización del ISTA para aquellas personas que poseyeran entre 50 y 100 hectáreas de terreno. Posteriormente la Ley Básica de Reforma Agraria, contenida en el Decreto 153 de 6 de marzo de 1980, limita el área de las propiedades rurales privadas a un máximo de 100 a 150 hectáreas, dependiendo de la calidad y riqueza de la tierra; finalmente cierra la reforma el Programa "Tierra a los que trabajan" (un programa de dar campesinos medios, arrendatarios y colonos la tierra cedida por el patrón). Esta última fase es una copia del programa diseñado por el profesor Roy Prosterman para pacificar a los guerrilleros del Vietcong en Vietnam.

30/102

Se creó también la tercera fase de la Reforma Agraria, a partir del decreto 207 de la JRG, para formalizar la propiedad de aquellos que poseían la propiedad pero que no tenían documento legal que amparase a la misma, en esta fase se autorizaba a los arrendatarios de parcelas de hasta 100 hectáreas a comprar un máximo de 7 hectáreas de la tierra arrendada. Las tierras afectadas por esta fase ascendían a 54,039 hectáreas de tierra de vocación agrícola, beneficiando a 42,562 minifundistas conocidos como “finateros” 44. Con la implementación de las dos fases de la Reforma Agraria se beneficia a un total de 79,120 campesinos transfiriendo una extensión en tierra de 282,174 hectáreas, por la que se adquiere una deuda en ambas fases según detalle a continuación: Millones de Colones Millones de Dólares Fase I Fase III Sub -Total Deuda agraria Deuda Producción Agropecuaria Deuda Total 799.30 165.90 965.20 816.20 1,781.40 91.35 18.96 110.31 93.28 203.59

31

Información extraída de: Memoria de la Conquista y Defensa de la Tierra realizada por la Alianza Democrática Campesina / octubre de 1989 – 2000.

Una vez finalizado el conflicto, los /las campesinos /as desarrollaron nuevos procesos de organización, esta vez con la orientación de las organizaciones no gubernamentales que durante los años noventas estuvieron trabajando en el campo, en aspectos tales como la producción y la organización social. El cierre del conflicto trae además, consigo la creación del Programa de Transferencia de Tierras –PTT, ideado para beneficiar a excombatientes del FMLN, Fuerza Armada de El Salvador y Tenedores (Agricultores que vivieron en zonas conflictivas vinculados a la agricultura), que no poseían tierra, ésta se obtendría de la siguiente manera: 1. Tierras que excedían él limite constitucional de las 245 hectáreas. 2. Tierras propiedad del Estado de vocación agrícola. 3. Tierras ofrecidas en venta al Estado por propietarios privados.

“Finateros”, por ser beneficiados de FINATA –Financiera Nacional de Tierras Agrícolas, la entidad creada para comprar la tierra y venderla a los campesinos.
44

31/102

Inicialmente el PTT, beneficiaria a 47,500 personas integradas en 25,000 tenedores, 7,500 excombatientes del FMLN y 16,500 soldados, pero la realidad cambió debido a las siguientes causas:

32

Escasez de tierra: no existía tierra suficiente comprable para poder entregar a los beneficiarios de este Programa.  Alto costo de las tierras: la tierra que estaba disponible para la venta por sus propietarios, tenía costos demasiado altos, así que no era posible acceder a ellas.  Tierras de baja calidad. Otra parte de tierra disponible era de muy baja calidad e incultivable.  Sin infraestructura básica: Finalmente otra parte de las propiedades no contaba con posibilidades de acceso a servicios básicos, es decir agua, energía y tuberías de desagüe. En realidad a través del PTT tuvieron acceso un total de 18,157 beneficiarios –entre excombatientes del FMLN, FAES y tenedores –, al transferirles 96, 368 hectáreas por las que se adquirió una deuda de 716.5 millones de colones ($81.89 millones de dólares). La reforma agraria si bien tuvo algunos efectos buenos, adoleció de fallas, la principal es que siendo una creación del departamento de estado de los Estados Unidos, no tomó en cuenta ni a las organizaciones campesinas de entonces, ni a la Iglesia Católica muy vinculada al movimiento campesino, ni al mismo Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, y eso llevó a una implementación con poca técnica y mas visión política. Las diferentes reformas a la propiedad de la tierra, no han resuelto los problemas agrarios en el país. La ausencia de políticas destinadas a una verdadera asistencia técnica, la falta de formación administrativa de las propiedades, el incremento a los precios de los insumos agrícolas, casi todos de exportación, y la falta de inversión en infraestructura productiva, mercadeo y apoyo subsidiado a la agricultura pro parte el estado, han hecho hacer en picada la producción agropecuaria nacional. Financieramente no hay muchas posibilidades que los campesinos puedan encontrar fuentes de recursos para cultivar; técnicamente se adolece de capacidades y culturalmente, los jóvenes quieren dejar de cultivar la tierra. Peor. El estado no parece preocupado por eso. El sector empresarial es favorecido con legislación, decretos, financiamiento, tecnología; lo contrario sucede en lo agrícola.

32/102

5. Mapeo de las organizaciones del estudio
5.1. El movimiento social

33

Las organizaciones sociales son aquellos agrupamientos organizativos que surgen en el seno de la necesidad de las poblaciones que tienen pocos o nulos accesos a beneficios y recursos que el Estado debe de proveer para el desarrollo humano. En ese sentido, son espacios ciudadanos que se organizan para demandar y presionar al Estado para que asuma la responsabilidad del desarrollo; y de esta manera, asegurar el cumplimiento de los derechos que propicien una vida digna y el fortalecimiento de un proceso democrático caracterizado por la inclusión y participación de todos los sectores. Los movimientos sociales y sus componentes organizativos han desarrollado una capacidad tal de interlocución y de identidad que les tipifica en sus acciones cotidianas, proyectivas y de reivindicaciones. Esto se constata en que las organizaciones sociales, además de realizar ante el Estado acciones reivindicativas, también perfilan esfuerzos por implementación de proyectos y programas de carácter social, según la especificidad; con lo cual asumen parte de la responsabilidad que le corresponde al Estado e inciden en el desarrollo de la Nación. Es de notar que esta acción lleva consigo un arduo proceso educativo de concientización, acompañamiento y organización para avivar los procesos de conciencia social para confluir en un sentido de criticidad, de participación, de movilización y lucha social ante problemáticas de carácter nacional o local; éstos son componentes que le perfilan identidad a las organizaciones y a los movimientos sociales como referencias de convergencias. “Los movimientos sociales, como forma de acción colectiva, se han construido y manifestado a lo largo de la historia moderna como expresión del conflicto social entre el sistema dominante y aquellos a quienes dominan”.45 Esto sitúa a las organizaciones sociales bajo una óptica política revolucionaria –entendido el concepto como acción de cambio y no únicamente ligado a un planteamiento ideologizado con una tendencia
45

Navas, Candelaria María –Universidad de El Salvador UES. “Los nuevos movimientos sociales y el movimiento de mujeres en El Salvador”. Realidad. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades # 113 JulioSeptiembre de 2007. Publicación de Universidad Católica Centroamericana -UCA.
33/102

política –; pero a la vez, pone a las organizaciones bajo la lupa gubernamental como espacios detractores de las gestiones gubernamentales.

34

Las organizaciones sociales se convierten en catalizadores de necesidad, propuestas y de comunicación cuando sus relaciones de bases tienen una fluidez y responsabilidad con las necesidades y aspiraciones del sector que representan. Ante el intrincado panorama del desarrollo social y la poca o nula responsabilidad del Estado, las organizaciones sociales se aglutinan por sectores y en multi-sectores convirtiéndose así en espacios de movilización social que lanzan iniciativas de leyes y propuestas orientadas al desarrollo de la Nación, así como demandan de acciones de reconocimiento a identidades, necesidades políticas y sociales de la población; los movimientos sociales en su esencia y singularidad son expresiones ciudadanas que subvierten el orden y en muchos casos proponen cambios socioculturales de edificación de la relaciones sociales. Esta relación entre la parte ideológica de cara a la construcción de futuro y las acciones programáticas no son posibles si las organizaciones no tienen un accionar conjunto, una lucha reivindicativa, no visibilizan las propias demandas de los sectores que representan, no inciden en el rumbo de la Nación. Este planteamiento no niega que puedan existir organizaciones fuertes, con capacidades instaladas, con eficiencia en su trabajo con un liderazgo ubicado en un determinado espacio, con una visión de futuro; pero, en definitiva, son acciones que no constituyen un movimiento social en la medida que no desarrollan una interlocución con el poder, no visibilizan su identidad, sus reivindicaciones, sino que se convierten en organizaciones dispersas en el mapa de la estructura de una sociedad determinada, que sólo perfilan sus esfuerzos para la sobrevivencia y acciones corto placistas. Ahora bien, las organizaciones sociales y los movimientos sociales, han estado íntimamente ligadas a movimientos políticos o movimientos de vanguardia; esto debido a situaciones históricas, por animación y tutelaje para el surgimiento de distintas expresiones organizativas, pero especialmente por ser demandantes del Estado. Durante la década de los 70 y 80 en El Salvador los movimientos populares desarrollaron una labor y accionar en torno a la conquista del poder a través de la movilización social y el vínculo a las organizaciones armadas integrantes del FMLN. De igual forma las
34/102

organizaciones populares enfocaron sus esfuerzos de coordinación y de convergencia ante el proyecto hegemónico contrainsurgente, pero esencialmente, en el último quinquenio del 80, abanderaron de manera protagónica la pacificación de la sociedad salvadoreña

35

En El Salvador, con el proceso de democratización y la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, se dio un desprendimiento entre el movimiento social y la expresión política del FMLN. Dando paso así a un proceso genuino de autonomía política, de acción y de lucha social. Obviamente esta etapa no fue nada fácil para las organizaciones sociales de El Salvador ni para el FMLN quien ha tratado de sostener una vinculación orgánica con las organizaciones. Los movimientos sociales que ejercen la autonomía poseen consigo un elemento esencial que le impregna singularidad e incidencia en distintos sectores para negociar, proponer, convirtiéndose así en entes dinámicos y propositivos con los cambios socioculturales acordes al desarrollo de la Nación. En las últimas décadas de esta nueva etapa de la construcción democrática de El Salvador han surgido varias expresiones que constituyen el movimiento social emergente en el país; para el caso mencionamos como ejemplo: organismos de mujeres, de feministas, trabajadoras del sexo; sectores lésbico, gay, ecologista, del derecho al agua, consumidores; niños y niñas trabajadores /as de la calle, vendedores /as de CD y DVD “piratas”, trabajadores /as de la salud, indígenas, entre otras. Como se puede inferir, estas expresiones organizativas tienen sus propias identidades y reivindicaciones las cuales se suman al concierto de propuestas que proyectan la construcción de una nación más incluyente, equitativa, democrática y respetuosa de la diversidad. Estos nuevos movimientos en muchas ocasiones convergen con el accionar de las organizaciones históricas del movimiento social, entre las cuales podemos mencionar: los sindicatos, sector estudiantil, obreros /as, campesinos /as, vendedoras y vendedores de los mercados, intelectuales, políticos y otras.

35/102

Hay una heterogeneidad, una multiplicidad de esfuerzos, distintos niveles de capacidades de incidencia, de visibilización de sus demandas y propuestas, una diversidad de identidades, planteamientos ideológicos y programas de acción.

36

Este nuevo escenario aparejado al desprendimiento de las organizaciones sociales del vínculo con el FMLN y el ejercicio de la autonomía, así como a los nuevos espacios de lucha social y la agenda de la cooperación internacional ha incidido para que el movimiento social salvadoreño entre en un periodo de reacomodo. Es de señalar los esfuerzos tesoneros del movimiento social por lograr estructurar dos tipos de agenda, la nacional y la internacional, participando en distintos foros internacionales, mundiales y regionales. Teniendo a la base un acercamiento sobre la dinámica y conceptualización de lo que se puede catalogar como movimiento, se estableció un escenario preselección de organizaciones a estudiar lo que se conjugó con los principios y políticas de la Cooperación Técnica Sueca- UBV. En ese sentido se estudio a organizaciones indígenas y campesinas que desarrollan un papel activo de incidencia nacional y global las cuales están orientadas al logro de cambios estructurales caracterizados por el ejercicio democrático y con soberanía. Estos criterios se fusionan con el elemento central que es el ejercicio de la democracia, vinculación de base y el ejercicio autónomo como expresiones de la sociedad civil organizada.

5.2. Mapeo de organizaciones indígenas
El documento institucional interno de UVB denominado, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Realizado por el cooperante de la Agencia Técnica para la Cooperación, Juan Luis de la Rosa Municio, constituye por el momento en El Salvador un documento fundamental debido a su actualidad y por el detalle del inventario de capacidades, propósitos y alianzas que las organizaciones indígenas impulsan, constituyéndose así en un mapeo de las organizaciones indígenas, he allí su relevancia. En ese sentido el documento es valioso como base para poder completar un análisis más amplio de la realidad de las organizaciones indígenas de El Salvador, este mapeo se suma a las entrevistas que se han realizado con distintos sectores permitiendo así poder plantear un mapeo de las distintas organizaciones indígenas en la actualidad.
36/102

Tabla 1: Mapeo de organizaciones indígenas46

37

Organizaciones Indígenas integrantes de CCNIS
Movimiento Autóctono Indígena Salvadoreño – MAIS Asociación Nacional Indígena Tierra Sagrada – ANITISA Asociación Nacional Indígena Salvadoreña - ASNAIS Asociación para el Rescate de la Cultura Autóctona Salvadoreña – ARCAS Asociación Democrática de los Trabajadores Agropecuarios Indígenas Salvadoreños – ADTAIS Consejo Nacional Indio Salvadoreño – CONAIS Artistas para la Revivificación de la Cultura Original – ARCO Asociación Comunal Lenca de Guatajiagua – ACOLGUA Asociación Nacional Indígena Náhuat Pipil de Izalco – ANIMPI Alcaldía del Común de Izalco Mesa Nacional Indígena de Tecoluca – MITEC Asociación de Artesanos de El Salvador – ITZAMA Asociación Cultural Ecológica Indígena Salvadoreña – ACEIS Asociación para el Desarrollo Comunal Indígena de Santo Domingo de Guzmán – ADESCOIN. Asociación Agropecuaria para el Medio Ambiente y la Cultura de Santiago Texacuangos – AMACTEX

Organizaciones Indígenas no integrantes de CCNIS
Asociación Coordinadora de Comunidades Indígenas de El Salvador – ACCIES Asociación Cultural Indígena de Cuscatlán – ACIC Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria y Servicios Múltiples El Papalote R .L. – ACPASEMU Winaka (Comunidad Kakawira) Asociación Nacional Indígena Salvadoreña de la Tercera Edad – ANISTED Asociación de Pueblos Indígenas Mayas de Cuscatlán – APIMAYCU Asociación Salvadoreña para el Desarrollo Integral Indígena – ASDEI Asociación de Tallado de Madera y Carpintería de Izalco Tito Armando Campos – ATEMITAC Consejo de Mujeres Principales Náhuat del El Salvador – COMUPRIN Consejo de Principales Aj’quijab’ (Sacerdotes Mayas) de El Salvador Consejo de Pueblos Indígenas de Occidente – CPIO Fundación Ama – FAMA Instituto Para el Rescate Ancestral Indígena Salvadoreño – RAIS Movimiento Sihuat

Fuente: Elaboración propia para presente investigación.

46

Cuadro constituido a partir de la información de La Rosa Municio, Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007.
37/102

Los procesos organizativos, los resultados y objetivos de conformación de las organizaciones indígenas son muy diversos, lo que incide en una constancia en el surgimiento de organizaciones, pero no se observa un proceso de unificación que posibilite coordinaciones estables y sostenibles que potencien al movimiento indígena.

38

Actualmente, en la sociedad salvadoreña únicamente existe como expresión aglutinadora del sector indígena el CCNIS que tiene como visión “Ser una institución indígena salvadoreña con reconocimiento oficial a nivel nacional e internacional, fortalecida organizativamente, con sostenibilidad administrativa y financiera, para defender los derechos indígenas, propiciar el desarrollo social, económico, cultural y espiritual con equidad en las organizaciones asociadas y sus comunidades.”47 No obstante el resto de organizaciones indígenas impulsan una labor de coordinación con distintos actores sociales, específicamente en sus lugares donde desarrollan sus iniciativas, así como en reivindicaciones propias del sector de cara al Estado salvadoreño; durante el presente año han desplegado una labor en torno al Informe para el Comité Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial CERD- de Naciones Unidas. Otra de las expresiones organizativas e institucionales a nivel del sector indígena es el Instituto Ancestral Indígena conocido como RAIS quien desarrolla una labor de carácter técnico y de promoción e implementación de proyectos orientados a la reivindicación del sector indígena. A partir de lo anterior y tomando en cuenta el escenario de las organizaciones indígenas se enfoca el presente estudio a Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño - CCNIS, por ser la única expresión (en la actualidad) organizativa donde convergen una
47

De La Rosa Municio, Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007.
38/102

cantidad considerable de distintas organizaciones indígenas, y desde luego porque responde con los parámetros de selección establecido pro la Cooperación Técnica Sueca -UBV

39

5.3. Mapeo de organizaciones campesinas
Para la selección de las organizaciones campesinas es necesario mencionar que no se pudo obtener un estudio mapeo previo que permitiera identificar las organizaciones campesinas relevantes para el estudio. La identificación y selección se ha basado en los criterios institucionales de UBV conjugado con la investigación. En el proceso de estudio se identificaron diversas organizaciones las cuales tienen vínculos, alianzas y luchas compartidas, así como otras que no convergen en muchas de las agendas pero si en su singularidad. A partir de lo anterior se incluyeron en el presente estudio a las siguientes organizaciones. Consejo Nacional de Trabajadores del Campo -CNTC, Coordinadora Nacional Agropecuaria - CNA, Confederación Nacional de Federaciones de Cooperativas de la Reforma Agraria CONFRAS, Bloque Agropecuario -BA, Foro Agropecuario -FA, Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre - MPR-12 Es de mencionar que se incluye en el mapeo referencia a coordinaciones del movimiento social tales como: Coordinadora del Movimiento Social CMS, El Grupo de los 7 - G/7, Bloque Popular Social –BPS.

5.4. Mapeo de coordinaciones del movimiento social
Las organizaciones identificadas en este mapeo son el resultado del proceso de reacomodo surgidas dentro del proceso de la posguerra, lo cual puede tipificarse como espacios nuevos, con esfuerzos de innovación y abordaje de otras temáticas sociales y no únicamente los puntos de agenda de las luchas históricas del movimiento social: no obstante en esta coordinaciones existe un potencial y capacidades dirigenciales e institucionales organizativas que son el cúmulo de las organizaciones sociales que desarrollan su labor en el marco del la conflictividad social de la década de los ochenta.

39/102

La Coordinadora del Movimiento Social

CMS
La Coordinadora del Movimiento Social es una organización que está por surgir, pretende aglutinar a la mayor parte de organizaciones nacionales

Bloque Popular Social Coordinadora Nacional Agropecuaria (como movimiento) Frente Sindical Salvadoreño Movimiento de Vendedores de DVD y CD Foro de la Constitución Alianza Social para el Cambio

40

La CMS es un movimiento que aún no forma parte de las organizaciones visibles, sin embargo ha sido mencionada como el esfuerzo de aglutinamiento de los grandes movimientos sociales, en donde se encuentran organismos de carácter multi sectorial en los niveles más amplios. Así reúne, a la CNA en su posición de movimiento campesino48, y a otras organizaciones que conforman el movimiento social.  El Grupo de los Siete - G7
G7
El Grupo de los Siete, una alianza de organizaciones en el mismo estilo del CMS, incluso integrando a cinco de las organizaciones de la CMS Coordinadora Nacional Agropecuaria Bloque Popular Social Frente Sindical Salvadoreño Movimiento de Vendedores de DVD y CD Foro de la Constitución Consejo Nacional de Trabajadores del Campo MPR 12

Esta alianza es igualmente de carácter amplio y multisectorial, de nuevo la CNA en su carácter de movimiento social forma parte de una alianza juntamente con la CNTC y otras organizaciones no campesinas, conformándose un espectro de varias organizaciones, donde los campesinos juegan un papel importante, de contribución a la organización y de desarrollo de una imagen de alianza amplia.

48

La CNA cuenta con una doble función, y asume dos roles totalmente distintos, el primer rol es el de movimiento social, de lucha y movilización social con incidencia política; el segundo es el de mesa de discusión de carácter técnico. Algunos de los entrevistados han llamado a esta, la cara “empresarial” de la CNA
40/102

El Bloque Popular Social -BPS

41
BPS
STISSS Movimiento Ciudadano por la Vida con Justicia Social, STISSS, SIMETRISS, SIES SUTTEL, SIETAIES, STECEL, Andes21 de Junio,ANTA, MCS, CCC, ACCL, CORDECOM, Coordinadora del Bajo Lempa, AVEGSAL Bloque de Las Marías, BPJ, MERS, BRES, ACAP, Iglesia Luterana Popular, Iglesia Bautista, Comunidades de Fe y Vida, COFEVI, Comité Bolivariano, Frente Sindical Salvadoreño

El Bloque Popular Social es uno de los pocos organismos que, abiertamente, recibe orientación y dirección partidaria.

El Bloque Popular Social de El Salvador, es fundado en septiembre de 2003, está compuesto por sindicatos, cooperativas, organizaciones magisteriales, religiosas, indígenas, comunales, juveniles, estudiantiles y de veteranos de guerra. El BPS es un organismo creado desde el FMLN, el principal partido político de izquierda en el país, recibe además dirección de su actuación desde el partido. Se entiende como una organización partidaria, pero con cierta base social sustentada en las organizaciones miembros.

Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre – MPR-12
CRIPDES CONFRAS FUNPROCOOP FEDECOOPADES MAM ALGES Ciudadanía y Desarrollo

MPR 12
Movimiento Popular Revolucionario 12 de octubre

El MPR 12, aglutina a varias organizaciones de campesinos, a las que se integran el Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes (MAM), la Asociación de Lisiados de Guerra (ALGES) y el Movimiento Ciudadanía y Desarrollo. La preponderancia campesina en el MPR12 es evidente. Tres de los espacios de mayor permanencia en la cual convergen y se aglutinan distintos sectores sociales es la Red Sinti Techan, el Bloque Popular Social - BPS y el Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre -MPR-12. Al respecto la lidereza Lorena Martínez plantea: “Quisiera explicar que el Bloque Popular Social es una instancia bastante parecida al MPR-12, la diferencia es que el Bloque se define como una instancia con vinculación directa con el FMLN, y eso lo respetamos nosotros, en nuestro caso hemos venido planteando el tema de la autonomía,
41/102

nosotros no estamos esperando que alguien nos diga qué hacer, es la gente la que define. Eso no significa que no somos de izquierda, lo que significa es que somos autónomos, libres. No tenemos vinculación orgánica con el FMLN, la coordinación es horizontal y no subordinada”.49

42

5.5. Mapeo de organizaciones nacionales
 La Coordinadora Nacional Agropecuaria - CNA
CONFRAS ANTA CCR UNATA CHICHIHUISTE Mesa de Mujeres Rurales FEDECOOPADES Foro Agropecuario

CNA
Coordinadora Nacional Agropecuaria, un organismo que aglutina específicamente organismos campesinos

La CNA está integrada esencialmente por organizaciones campesinas, es junto con la CNTC, la organización campesina más importante tanto pro su integración como por sus vinculaciones en niveles superiores, formando parte de G7 y del naciente CMS.  El Consejo Nacional de Trabajadores del Campo - CNTC
FENACOPAZ ANTA FECORACEN UNATA CHICHIHUISTE Mesa de Mujeres Rurales FEDECOOPADES CONFECON Asociación Campesina Por la Dignidad y la Vida FUNPROCOOP

CNTC
Consejo Nacional de Trabajadores Agropecuarios

El Consejo Nacional de Trabajadores del Campo no es una organización que surge por iniciativa propia de los /las campesinos /as, sino a partir de una necesidad de otras organizaciones de carácter regional y global como CLOC / Vía Campesina50.
49

UBV: Memoria de Escuela Unificada para Contrapartes, Tema: Movimientos sociales en El Salvador, 9, 10 de mayo de 2007. San Salvador. 50 Hasta el año dos mil dos al menos, aun existía la Alianza Democrática Campesina, una organización amplia que aglutinaba a 4 asociaciones campesinas e indígenas, 3 federaciones de cooperativas, todas ellas
42/102

43
 El Bloque Agropecuario -BA
ANTA CCR UNATA CHICHIHUISTE Mesa de Mujeres FEDECOOPADES Foro Agropecuario

BA
Bloque Agropecuario

El Bloque Agropecuario es, como su propio nombre indica, un grupo de organizaciones sociales campesinas o vinculadas con el sector agropecuario. Curiosamente varias de las organizaciones que se encuentran agrupadas en otros movimientos como ANTA, UNATA, CCR FEDECOOPADES y otras, también forman parte del BA. El Foro Agropecuario es formado por unas 40 organizaciones, se crea en el año 2003, como un mecanismo de lucha contra las acciones lesivas a la población que desarrolló el ex Presidente Francisco Flores. El Foro desarrolla una labor de incidencia política generando propuestas de ley sobre la reactivación del agro salvadoreño. El Foro es una instancia que en temas específicos ha desarrollado coordinación concretas con el MPR12, sin embargo tienen un perfil que denota poco interés de coordinación a partir de desconfianzas políticas e interés propios.  La Confederación de Cooperativas - CONFRAS
FECORACEN FECORAO FECANM FECORAPCEN FENACOA FECORA FECORASAL ASID

CONFRAS
Confederación Nacional de Federaciones de Cooperativas de la Reforma Agraria

CONFRAS es con certeza, la organización campesina con mayor base social, siete federaciones, más de ciento treinta cooperativas y arriba de
pertenecientes a CONFRAS, una central campesina y dos uniones campesinas. Además mantenía una estrecha relación con CLOC. El protagonismo de ADC en los años inmediatos a la finalización del conflicto armado es muy significativo, sin embargo, paulatinamente va desapareciendo, en el decir de Guadalupe Erazo –diputada del FMLN y actual lideresa campesina, “ADC se fue desintegrando, levantó bandera del código agrario”, que probablemente no tenía un fuerte interés aglutinador, como otros temas del sector campesino.
43/102

ocho mil asociados se organizan alrededor de ella, aglutina a muchas organizaciones cooperativas y tiene incidencia y asociados en todo el país. Las federaciones que conforman a CONFRAS son siete a las que se agrega la Asociación Salvadoreña Integral de Desarrollo (ASID).

44

5.6. Organizaciones referentes para el análisis.
El acercamiento al estudio de los espacios de coordinación posibilita dimensionar una agenda amplia y convergente de acciones de demanda social, siendo así que en algunas de ellas el aspecto campesino e indígena es parte de una agenda de lucha más amplia. En muchas de estas coordinaciones se denota una carencia de autonomía política partidaria con el partido de izquierda51, pero es de señalar que también hay organizaciones que se aglutinan en estos espacios que ejercen una verdadera construcción de autonomía, sin que esto deslinde con una posición ideológica y acción política de demandas al estado y a otras instancias. Sin embargo hay espacios de coordinación donde la fuerza esta constituida por el sector campesino y organizaciones de campo, es en ese sentido que para el presente trabajo se tomara como referencias a los siguientes espacios: CCNIS, CNA, CNTC, CONFRAS, MPR-12. Es de destacar que mucha de la fuerza de movilización, propuesta y liderazgo de estas instancias los despliegan de manera protagónico instancias tales como ANTA, CRIPDES, CONFRAS.

51

El principal partido de izquierda en El Salvador es el FMLN; otros partidos considerados en la misma tendencia son FDR y CD, aquí nos referimos al primero.
44/102

6. Análisis del movimiento campesino e indígena
6.1. Alianzas y vinculaciones
Sector Indígena Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño, CCNIS

45

El trabajo organizativo es un eje central del CCNIS pero está orientado desde una perspectiva de funcionamiento de un organismo no gubernamental y no como una expresión organizativa de base. Betty Pérez, Presidenta de MAIS - Movimiento Indígena Autóctono Salvadoreño y coordinadora del CCNIS, plantea que este Consejo “Aglutina a varias organizaciones a nivel nacional, cuentan con una estructura propia con una coordinación adjunta de más estructura operativa.”52 Entre los objetivos generales que se plantea CCNIS se encuentran: la coordinación de los distintos pueblos y organizaciones indígenas del país; el reconocimiento constitucional por parte del Estado salvadoreño de la existencia y derechos de los pueblos indígenas del país; ratificación, por parte del Estado, del Convenio 169 de la OIT; creación de un marco jurídico que dé vida al Convenio 169 y a la nueva Constitución.
Ilustración 1: Organizaciones que integran CCNIS

ANTISA

MAIS

AMATEX

ADESCOIN

ACEIS ASNAIS

ITZAMA ARCAS

CCNIS
ADTAIS

MITEC

Alc. Del Común. Izalco
CONAIS

ARCO

ACOLGUA

ANIMPI

Fuente: Elaboración propia para presente investigación.

52

Entrevista con Betty Pérez, Presidenta de CCNIS, 26 de septiembre de 2007. Presente investigación.

45/102

Las coordinaciones en el sector indígena se dan a nivel del movimiento social nacional, con entidades de gobierno y a nivel internacional, como se presenta abajo:

46

Tabla 2: Coordinaciones de CCNIS*53

Movimiento Social Red Contra los Transgénicos

Autónomas y espacios gubernamentales Mesa de la Procuraduría para Asuntos Indígenas Comité Técnico Multisectorial para Pueblos Indígenas (CTMPI) CONCULTURA

A nivel Internacional Consejo Indígena Centroamericano – CICA (del que CCNIS es miembro fundador ) Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (Fondo Indígena) Foro Permanente sobre Biodiversidad Biológica.

CCNIS

Foro de la Sociedad Civil

Foro para la Defensa de la Constitución

Fuente: Elaboración propia para presente investigación.

Es de destacar que el trabajo de coordinación que impulsa CCNIS y las demás organizaciones indígenas en coordinación con el movimiento social no se da de manera visible, aunque especialmente CCNIS ha tenido una participación en acciones de la lucha por la no privatización de los servicios de la salud y en acciones del derecho a la educación acompañando al movimiento estudiantil universitario, así como en otras acciones del movimiento social amplio. Tampoco el movimiento indígena salvadoreño cuenta con un espacio de reconocimiento y de participación dentro del movimiento amplio de organizaciones sociales en El Salvador. La actuación de los indígenas en acciones reivindicativas del movimiento social en torno a la lucha contra los Tratados de Libre Comercio, las privatizaciones y demás reivindicaciones sociales ha sido importante; sin embargo no logra tener el reconocimiento por sus acciones de soporte y solidaridad con los otros movimientos sociales. Esto no niega o contradice que líderes y
53

Datos extraídos de De La Rosa Municio Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007.
46/102

representantes del movimiento participen y se sumen a dichos esfuerzos amplios. Sector Campesino Con el sector campesino sucede algo diferente. La integración del gran grupo de organizaciones campesinas en alianzas es inevitable, existen tantos cruces posibles que llevan incluso a confusiones. Algunas organizaciones y alianzas han ido desapareciendo por causas diversas. El Consorcio Nacional Agropecuaria, CNA Agropecuario y la Central Nacional

47

Alianzas importantes como la CNA, han modificado estructura y forma de funcionamiento, en tanto su accionar inicial incluía actividades mixtas, mezclando aspectos técnicos y de lucha gremial, finalmente decidió establecer dos organizaciones, con idénticas siglas, El Consorcio Nacional Agropecuario y la Central Nacional Agropecuaria. Esa condición de no poder diferenciar lo gremial de lo técnico, lleva a una de sus afiliadas a tomar la decisión de no continuar en la alianza “Las organizaciones del CNTC se salieron de CNA, el Consorcio tiene su propia agenda de trabajo técnico, a veces sentíamos que perdíamos el tiempo”54 Esa diferenciación necesaria para poder focalizar los esfuerzos de la CNA gremial, es ahora vista con mucha mayor claridad, se entiende por todos sus miembros que “el Consorcio es la parte más técnica, la parte empresarial de la CNA”55 La CNA gremial, además establece y fortalece relaciones con otras organizaciones aun cuando estas no formen parte de la estructura orgánica de la misma. De hecho el movimiento campesino cuenta con organizaciones muy disímiles en su desarrollo. Unas muy fuertes, otras sin representación significativa. Una coordinación vital es la generada con la agrupación indígena más importante, “en CCNIS están los grupos indígenas más desarrollados (organizativamente), no están vinculados con la CNA, pero hay contactos y coordinaciones”56 Lo clave de la relación con CCNIS es que
54 55

Carlos Rodríguez, Presidente de ANTA, entrevista en ANTA, el 27 de septiembre de 2007 Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista en CONFRAS el 1 de octubre de 2007 56 Guadalupe Erazo, Diputada Suplente por el FMLN, entrevista 20 de septiembre de 2007
47/102

el número de organizaciones integrantes de esta Coordinadora Indígena es muy grande, con una temática de sensibilidad para sus integrantes, por tanto trascendente. A pesar de eso, los grupos indígenas continúan siendo invisibles, aun para muchas de las organizaciones campesinas o entidades de apoyo al sector.

48

En otro rumbo, CNA gremial, mantiene vínculos con el BPS, que recibe una línea de orientación partidista de forma directa, en su estrategia y accionar. Estas organizaciones realizan coordinación y soporte mutuo con el CNA, esto incluye acciones de negocio para CNA empresarial y no sólo las relacionadas con la lucha gremial o política, “las organizaciones campesinas del BPS participan con la CNA en:  Consecución de abonos con Venezuela y Nicaragua.  Coordinación con FMLN en relación a Petro Caribe e intercambio de productos.  Coordinación con Vía Campesina.”57 Muy probablemente, la CNA, tiene también conexiones partidarias, o al menos, toma en cuenta las orientaciones, sugerencias o recomendaciones efectuadas por el FMLN. La percepción de CONFRAS es similar, excepto en una situación, ellos /ellas consideran que la CNA empresarial estaba en un punto de debilitamiento, “el Consorcio se reaviva a partir de los impulsores del ALBA, logrando intercambio de combustibles y alimentos”.58 Los aspectos de lucha gremial e incidencia política para los /las agricultores /as son tan importantes como los referidos a los empresariales. No podrá mantenerse la lucha si no se cuenta con agremiados /as que reciban beneficios concretos de la relación. Coordinadora Nacional de Trabajadores del Campo, CNTC La otra organización de carácter integrador nacional, con especificidad en el movimiento campesino es la CNTC, cuyo miembro principal aparenta ser la ANTA. Esta Coordinadora es de reciente fundación, y algunos sugieren que su conformación no obedece a los intereses gremiales de los campesinos, sino a la necesidad de un organismo regional de mantener relaciones con un solo ente nacional y no con varias organizaciones desvinculadas unas de otras, así se considera que “CNTC surge hace poco, unos tres o cuatro meses, pero tiene una condicionante, surge desde Vía Campesina, para agrupar a sus organizaciones afiliadas (de CLOC), llega desde afuera. ANTA es lo más
57 58

Guadalupe Erazo, Diputada Suplente por el FMLN, entrevista 20 de septiembre de 2007 Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista en CONFRAS el 1 de octubre de 2007
48/102

grande, lo demás es pequeño”59 La expresión de mayor capacidad de movilización y experiencia organizativa campesina la posee ANTA, siendo una de las bases más consistentes de CLOC /Vía campesina.

49

Una dimensión más clara de la capacidad organizativa y afiliados de ANTA se infiere a partir de establecer números de afiliados, “Tenemos dos tipos de filiación, una con el MAG60, para efectos legales en donde tenemos 3,500 afiliados registrados, cada uno paga $5.00 por año; y otra no formal, donde tenemos a 22,000 afiliados, algunos pagan y otros no”61 CLOC / Vía Campesina, como apuntado supra, son igualmente vistas como dos niveles de un mismo organismo. La relación entre Vía Campesina, CLOC, CNTC y las otras organizaciones se entiende como una sola organización, pero en niveles diferentes:

VIA CAMPESINA
Nivel global

CLOC
regional

CNTC
nacional

Las relaciones entre ANTA y su Presidente, Carlos Rodríguez62 y CLOC han crecido en los últimos años, los lazos entre ambas organizaciones se han estrechado, sin embargo, la cooperación no es nueva, de hecho, “la participación en CLOC es desde hace 18 años, con ATC de Nicaragua”, desde esta opinión, entonces las actividades de CLOC hacia otras organizaciones están en la línea de soportes para la participación en eventos de discusión de temáticas que pueden ser incidentes en políticas nacionales. Rodríguez es reconocido además como el representante de CLOC y Vía Campesina en el país.
59

Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista en CONFRAS el 1 de octubre de 2007 60 Se refiere al Ministerio de Agricultura y Ganadería -MAG 61 Carlos Rodríguez, Presidente de ANTA, 2ª entrevista en ANTA, el 2 de octubre de 2007 62 Carlos Rodríguez quien es un líder histórico del sector campesino, es presidente de ANTA y funge también como presidente de CNTC, por tanto referente de CLOC Centro América.
49/102

Al igual que CNA, ANTA también se ha relacionado con el BPS, y a diferencia de la coordinadora, la ANTA tomó la decisión propia de no mantenerse integrado a este movimiento que tiene la línea partidaria.

50

“ANTA fue miembro del BPS. Pero ahí se cayó en activismo, era más desgaste que impacto”63, de tal manera que ANTA, vinculado antes con CNA y BPS, sale de esas organizaciones y crea su propia entidad de segundo nivel, la CNTC, con el apoyo o por indicación de CLOC. Un elemento en juego es que tanto el BPS como CNA tienen relación más estrecha con un partido político de izquierda. Eso no le aleja de las luchas gremiales o de las movilizaciones propias del movimiento, la función de CNTC probablemente sea la visibilizarse como otra fuerza más en el marco de las varias coordinaciones y organizaciones campesinas del país. Y eso puede ser redundante en beneficios de imagen de poder de CNTC o de CLOC. Tanto así, que a pesar de su relativa reciente presencia nacional, ya “MPR 12 y CNTC han ido juntos al ISTA y a la Asamblea Legislativa, para proponer sobre Reforma Agraria se pidió prorroga y condonación”64 CNTC ya está entonces, en la lucha gremial en la calle, y además ya establece coordinaciones como ente aglutinador de varias organizaciones campesinas, aun cuando sean pequeñas. Confederación Nacional de Cooperativas de la Reforma Agraria de El Salvador, CONFRAS En otro marco de actuación se encuentra CONFRAS, que se caracteriza por ser de corte gremial cooperativo, lo cual le ofrece una mayor amplitud y la posibilidad de participar en diferentes terrenos de lucha, “CONFRAS tiene tres espacios de participación:  El movimiento cooperativo salvadoreño, contamos con 131 cooperativas y 8,500 afiliados  El Movimiento Campesino, desde la CNA, ahí estamos con ANTA, UNATA, AVECSAL y FESACORA  El nivel Multisectorial en el MPR 12, de donde somos fundadores”65 En este sentido, por sí misma es una fuerza imponente para cualquier tipo de organización o coordinación que quiera aprovechar la magnitud de CONFRAS.
63 64

Carlos Rodríguez, Presidente de ANTA, entrevista en ANTA, el 27 de septiembre de 2007 Carlos Rodríguez, Presidente de ANTA, entrevista en ANTA, el 27 de septiembre de 2007 65 Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista en CONFRAS el 1 de octubre de 2007.
50/102

Mientras su visión de coordinaciones posibles es amplia, su misión política es muy focalizada, todas las instituciones con las que se coordina son de pensamiento progresista, una cualidad compartida con las otras entidades campesinas. Movimiento Popular de Resistencia - MPR 12

51

Se constituye como un espacio de alianza de distintos sectores pero tienen una preponderancia del sector campesino, a tal grado que dentro del MPR12 hay instancias importantes como: CRIPDES, CONFRAS, FUNPROCOOP y FEDECOOPADES cuya agenda es específicamente campesina. Las otras organizaciones que conforman el MPR12- para el caso ALGES y MAM y CCM tiene su base en las zonas rurales lo cual hace impregnarle un nivel de prioridad, MPR12 surge como un espacio de lucha para contrarrestar los procesos neoliberales y la implementación de proyectos de tratados de Libre Comercio, y dentro de esta agenda amplia se construye relaciones de alianza, de vinculación y organización con otros espacios más amplios a nivel nacional como el G-7, alianzas concretas con agenda campesina, mesa de minería y represa, y otras a nivel e internacional como el Foro Mesoamericano, Foro Social Mundial y Grito de los Excluidos.

6.2. Ejes de trabajo
Sector indígena La expresión organizativa y de incidencia política del sector indígena está cobrando fuerza, y una de sus mayores reivindicaciones está orientada hacia el Estado, y específicamente hacia obtener un reconocimiento, por lo que sus demandas se perfilan de manera más concreta. Esto se puede ver claramente en la participación de distintas organizaciones en los Acuerdos tomados por la Asamblea Nacional Indígena66, que luego son retomados por CCNIS.
66

Ver ANEXO II Acuerdos tomados por la Asamblea Nacional Indígena. De La Rosa Municio, Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador, 2007.
51/102

Entre los ejes más preponderantes del sector se plantea: 

Generar una lucha reivindicativa para que el Estado salvadoreño impulse una reforma constitucional en la que se reconozca la existencia y derechos de los pueblos indígenas en el país. Que el Estado ratifique el Convenio 169 de la OIT. Que el Estado impulse un censo nacional que permita identificar a los pueblos indígenas.67

52

  

Demanda del Estado que se concretice el respeto a la cultura indígena, a los valores, tradiciones, costumbres, prácticas, creencias, uso de la medicina natural como expresión ancestral y acceso a los sitios sagrados (centros arqueológicos) para realizar actos ceremoniales. Lucha por el derecho a la tierra, la seguridad y alimentaría y el respeto a la ecología. Programas para la enseñanza del idioma náhuat. Programas de salud y educación donde se incorpore los aspectos de la medicina natural y la educación bilingüe. Participar como sector indígena y campesino en alianzas y acciones que contrarresten los efectos e impacto de las privatizaciones y Tratado de Libre Comercio en cuanto a la calidad de vida. soberanía

   

Sector campesino Los principales ejes de trabajo que en la actualidad tienen las organizaciones campesinas incluyen tanto aspectos de ejecución muy operativa, como elementos importantes y estratégicos que forman parte de condiciones mundiales de interés global. Entre los ejes más preponderantes del sector se plantea:  Lucha por el derecho y legalización de la tierra, la seguridad y soberanía alimentaría.

67

Durante el año 2007, la Dirección General de Estadística y Censos – DIGESTYC realizó el Censo Nacional y en el instrumento de recolección de datos se denotó vicios y actos de discriminación y racismo hacia lo indígena, razón por la cual las organizaciones indígenas no le dan validez a los resultados de dicho Censo.
52/102

    

Lucha por una Reforma Agraria integral

Lucha por un salario digno de los y las trabajadores/as del campo Programas de créditos. Lucha contra los TLC’s - por una comercialización justa

53

Participar como sector campesino en acciones y alianzas para la incidencia política

Cada organización tiene sus ejes específicos de trabajo, pero en el cuadro a continuación se presenta los ejes principales de trabajo por organización o coordinación: Ejes de trabajo
TLC’s comercializaci ón Tierra / Reforma Agraria Seguridad y soberanía Alimentaria Créditos Salario digno Formación / capacitación

CCNIS
TLC´s / Comercializaci ón Tierra, respeto ecologíco Seguridad y soberanía Alimentaria

CNTC
TLC´s / Comercializaci ón Reforma agraria Soberanía Alimentaria Crédito Salario digno

CNA
TLC´s / Comercializaci ón Reforma agraria

MPR-12
TlC´s / Comercializaci ón Reforma Agraria Seguridad y Soberanía Alimentaria

CONFRAS
TLC´s / Comercializaci ón Legalización de tierras Medio Ambiente Crédito

Salario digno Capacitación y asistencia técnica

Salario Digno Formación de Capacitación y Lideres jovenes asistencia técnica

Incidencia política

Otros

Idioma Náhuat, educación bilingüe, medicina natural Alianzas contra TLC’s Reivindicar existencia indígena Reconocimient o como pueblo indígena

Incidencia Política

Incidencia Política

Regulación de precios de insumos

Represa y Minerías

El asunto de mayor importancia, compartido como eje de trabajo por todas las organizaciones nacionales es el de los TLC´s y la comercialización.

53/102

La Reforma Agropecuaria, que es compartida como eje por CNC y CNA, incluye actividades de modificación a la estructura de propiedad de la tierra y su infraestructura productiva, solución a los problemas de familias que viven en tierras que aún no han sido legalizadas, o que pertenecen al estado, al uso de la misma y a la conformación de nuevas organizaciones y entidades que favorezcan a los campesinos. CONFRAS que no expresa abordar el eje de Reforma (pero que en práctica si lo hace), es la única organización que define tener un eje de legalización de tierras.

54

CCNIS como expresión indígena plantea el derecho a la tierra, esto dimensionado que el Estado salvadoreño debe de darles tierra porque se les usurparon desde la conquista, un aspecto singular que demandan los indígenas es el respeto a la tierra y convivencia armónica con la naturaleza. El eje de seguridad y soberanía alimentaria es compartido de manera explicita entre las siguientes organizaciones CCNIS, CNTC y MPR-12. Se considera un eje fundamental que puede generar una base de nuevos liderazgos y espacios de articulación. La única organización que no ha mencionado el acceso al crédito, la creación de una verdadera banca de fomento y desarrollo agrícola es la CNA. El crédito es fundamental en la activación de lo agrícola, es necesaria la implementación de diversas modalidades de crédito que pueden ir desde fondos en efectivo, hasta el crédito en insumos agropecuarios. En este sentido, modificar y fortalecer los mecanismos crediticios de la actual banca de fomento, de tal manera que se garantice el acceso al crédito en condiciones coherentes con la situación productiva agropecuaria actual es un factor clave en lo agropecuario. Los subsidios a la agricultura no escapan de la discusión. Plazos, montos, destinos, garantías, requisitos, modalidad de entrega y otros aspectos del crédito deben revisarse, una vez se haya garantizado el acceso al mismo. Los salarios actuales para el sector campesino son bajos, así en el trabajo agrícola el salario mínimo es de $81.60 mensuales; en los sectores de recolección de cosecha de café, los trabajadores contratados

54/102

por unidad de tiempo ganan el salario mínimo que es de $89.10 al mes; en la de algodón, $68.10; y en la de caña de azúcar, $75.60.

Estos salarios serán modificados a finales del año 2007, ya que desde el Ejecutivo se ha efectuado un anuncio para efectuar dos incrementos al salario mínimo, el primero de ellos en diciembre de 2007 y el segundo en octubre de 2008. Eso implica interpretaciones en dos vías, la primera de ellas es que existe efectivamente un reconocimiento a la necesidad de mejorar la distribución de los ingresos, siguiendo este camino del salario mínimo. La segunda es que en tanto las próximas elecciones presidenciales están muy cercanas, la medida puede tener un aspecto populista electoral.

55

La capacitación y asistencia técnica es eje de dos organizaciones campesinas en este estudio, CNA y CONFRAS; y es que en ambas encontramos intereses productivos muy marcados. CNA tiene una vertiente empresarial como hemos visto, y CONFRAS aglutina más de un centenar de cooperativas de producción agropecuaria, que requieren atención en el tema productivo. Es bastante claro que el estado ha disminuido sus capacidades de atención con asistencia técnica, tecnología y capacitación. Ésta es probablemente la misma razón por la que CONFRAS muestra interés en cuanto al precio de insumos agropecuarios. Para el caso MPR-12 desarrolla un proceso permanente de capacitación y formación de liderazgos y especialmente con CRIPDES ejecutan planes de capacitación y asistencia técnica en coordinación y alianza con CORDES. La agenda de CCNIS expresa las necesidades planteadas desde el sector indígena, visualiza como fundamental desarrollar procesos de capacitación en el aprendizaje del idioma náhuat, una ecuación bilingüe, así como procesos de capacitación de medicina natural. En torno a la incidencia política, todas las organizaciones, de una u otra manera se encuentran desarrollando algunas acciones, esto tiene un efecto en la discusión y promulgación de normas y legislaciones sobre lo agropecuario. Sin embargo, la única organización que pone en relevancia esta acción es la CNA, como sabemos, la incidencia es sólo un instrumento para llevar iniciativas en temáticas concretas.

55/102

6.3. Equidad de campesinas

género

en

organizaciones

indígenas

56
y

Ésta es el área más deficitaria en las organizaciones indígenas, no se da un proceso de igualdad y de desarrollo de oportunidades a las mujeres y si las hay es de manera poco o nada visible. Esto no contradice que muchas de las mujeres tienen un rol protagónico en la conducción de esfuerzos e iniciativas en sus localidades, pero estas iniciativas en la mayoría de casos están relacionadas con tareas tradicionales y domésticas. Liderezas y especialistas que trabajan en el área de lucha por los derechos de la mujer plantean “la necesidad de desarrollar iniciativas de derechos de la mujer a partir de sus propias identidades y no introducir el aspecto feminista con una visión tradicional, sino que partir paulatinamente de su propio desarrollo sociocultural, de su contexto.”68 La problemática para el sector campesino e indígena en cuanto al desarrollo de oportunidades de participación, empoderamiento y respeto a los derechos de la mujer, así como igualdad y equidad de género es una situación que genera polémica y aún cuenta con un limitado espacio dentro de las agendas de lucha, reconocimiento y sensibilidad en las organizaciones indígenas y campesinas. CNTC tienen conformada la mesa de mujeres y establecen coordinaciones dentro de CLOC- CA, así como en otros espacios como por ejemplo REDCASSAN. Dentro del III Encuentro Regional de la REDCASSAN (Red Centro Americana por la Soberanía y Seguridad Alimentaría y Nutricional)69 se contó con la participación del sector de mujeres quienes, al igual que los hombres, desarrollaron un rol protagónico e incidente en aportes concretos en torno al tema que se trataba. Sin embargo, cuando se presentaron los lineamientos para el trabajo de las mujeres en la REDCASSSAN se manifestó un distanciamiento tal y una incomodidad en el abordaje de temas – especialmente en lo relativo al aborto terapéutico –, dejando a un lado el reconocimiento a otros temas tales como violencia intrafamiliar, lactancia materna y Reforma Agraria. Esto denota una clara ausencia de sensibilidad y de lo árido que está, a pesar de los esfuerzos, el tema de los derechos de la mujer en las organizaciones campesinas.

68 69

Entrevista con Ana Silvia González. Presente investigación Celebrado del 15 y 16 de noviembre de 2007 en San Salvador y convocado por Vía Campesina
56/102

Las zonas campesinas e indígenas reimpulsan un trabajo de derechos de las mujeres y “Hay varios esfuerzos de trabajo rural desde las organizaciones de mujeres, pero en general, el trabajo de apoyo no considera la desigualdad de las mujeres rurales”70, ya que pareciera ser de menor importancia, incluso para el mismo sector campesino e indígena.

57

A pesar de eso, la excepción la pone CONFRAS que cuenta además con un trabajo de género bastante importante, y ya ha logrado estimular la organización de acuerdo a un dirigente de CONFRAS, “contamos con 45 comités de mujeres, cada comité en una cooperativa, el número de socias es de 550, y estamos discutiendo si deben legalizarse y formar parte de CONFRAS y su organismo de dirección”71. Este es un gran avance en el desarrollo de la organización y en la representación en organismos de gobierno de las organizaciones sociales. Muy pocas organizaciones se preocupan de manera tangible en el tema. Para la mayor parte del movimiento social, las temáticas de la producción, el comercio y la propiedad son las más importantes, como bien menciona una conocida activista de los derechos de las mujeres, “Si uno se fija, la carga doméstica no se encuentra entre los temas importantes de lo agropecuario, donde sí están la salud, la capacitación, los proyectos productivos. No es rentable”72 Cuando las mujeres se ven ejerciendo actividades de protesta, lo hacen en función de algunos derechos que no son exclusivos de ellas, como el asunto del agua, “las mujeres son usadas para marchas como la del agua, porque el agua es vista como un tema de mujeres… y es de todos. Las mujeres marchan por el uso del agua y no en torno al poder del agua”. 73 Entonces los temas sobre los cuales las mujeres se visibilizan como movimiento social amplio, son relativos a cuestiones generales, sobre las que todas las personas deben exigir sus derechos, pero temas específicos, no son abordados de forma abierta, “¿Salud sexual reproductiva?, ¿Tasa de fecundidad?, son importantes pero no para las mismas mujeres rurales”74 La manera como se abordan esos temas, casi en silencio, probablemente haga verdaderas las palabras acerca de que
70 71

Doris Montenegro, Presidenta CEMUJER, entrevista el día 12 de octubre de 2007 Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista el día 1 de octubre de 2007 72 Doris Montenegro, Presidenta CEMUJER, entrevista el día 12 de octubre de 2007 73 Doris Montenegro, Presidenta CEMUJER, entrevista el día 12 de octubre de 2007 74 Doris Montenegro, Presidenta CEMUJER, entrevista el día 12 de octubre de 2007
57/102

“probablemente no sea importante para las organizaciones campesinas el tema de equidad de género”75

58

6.4. Juventud en los sectores indígenas y campesinos
El sector indígena desarrolla espacios de acercamiento con sectores poblacionales jóvenes a través de desplegar acciones de la enseñanza del idioma náhuat, así como de procesos de concientización en torno a los valores identitarios de sus pueblos. Los esfuerzos son limitados y tienen poca incidencia en la población joven; obviamente, esto se debe a distintos factores tales como: la migración, la aculturización, estigmatización de los jóvenes y falta de oportunidades en el campo para que los jóvenes puedan desarrollar sus capacidades. Para los jóvenes campesinos, las cosas no son más favorables, ya que en muchos casos, se observa una pérdida de su propia identidad y limitaciones para, incluso, percibirse como campesino, y es que “la juventud campesina es el tejido más vulnerable”76 por diferentes razones, la principal es su falta de formación que le hace caer en las modas y costumbres ajenas, a eso ha contribuido también la migración y sus claros ejemplos de lo que no debe fomentarse en cuanto a la transculturización. Las oportunidades de formarse para mantener la continuidad de los procesos agropecuarios también se está perdiendo, ello también se va reflejando en la aportación de la agricultura al Producto Interno Bruto nacional que va cayendo año con año; una muestra clara de esto es que “está desapareciendo el bachillerato agrícola, los jóvenes piensan sólo en irse, hacia los Estados Unidos, no hay forma de que se sientan apoyados desde el cantón”77 No se ha encontrado mucha participación de la juventud en las organizaciones estudiadas, no obstante, desde algunas organizaciones relacionadas con el movimiento campesino se van desarrollando acciones relevantes en función de la juventud, “Una de las experiencias novedosas en el caso del departamento de La Libertad lo constituye un proceso de que se está gestando un movimiento de jóvenes de lideres y liderezas los cuales están desarrollando propuestas en torno al

75 76

Doris Montenegro, Presidenta CEMUJER, entrevista el día 12 de octubre de 2007 Guadalupe Erazo, Diputada Suplente por el FMLN, entrevista 20 de septiembre de 2007 77 Guadalupe Erazo, Diputada Suplente por el FMLN, entrevista 20 de septiembre de 2007
58/102

desarrollo local y organizativo de sus zonas, este trabajo lo realizamos conjuntamente con CRIPDES”. 78

No siempre los y las jóvenes cuentan con la confianza de los /las adultos /as; en muchos casos se sienten relegados /as, y que a pesar de la necesidad de tomar experiencias, no se les permite asumir compromisos, reflejando una visión de adultismo que obstaculiza los proceso de desarrollo y delegación de responsabilidades y liderazgos jóvenes, lo cual en definitiva incide en la renovación de cuadros y un anquilosamiento de las organizaciones campesinas y por ende en el movimiento social. No obstante, una experiencia piloto y novedosa la constituye la experiencia de CRIPDES-CORDES quienes desarrollan micro proyectos productivos que incentiven a los y las jóvenes a involucrarse en la agricultura y que lo visualicen como una alternativa real de generación de recursos, como por ejemplo existe un caso especial en la experiencia con jóvenes en el Bajo Lempa, en la zona de San Vicente donde la parte agrícola se ha dinamizado conjuntamente con otras expresiones organizativas, recreativas y de integración comunitaria a un proceso más amplio de lucha social en la búsqueda de la reivindicación de derechos tanto de carácter civil como de seguridad ciudadana, prevención de desastres y desarrollo local éstas entre otras demandas que han sido canalizadas desde lo municipal y hasta el gobierno central. “En CORDES hay bastantes jóvenes que van formando parte del movimiento campesino y su capacidad. Parece haber desconfianza en que los jóvenes asuman responsabilidad”79

59

78

Hugo Flores ex Director Ejecutivo de CORDES Central. Entrevista realizada en CORDES, 2 de octubre de 2007 79 Hugo Flores, ex Director de CORDES, entrevista el 2 de octubre de 2007
59/102

6.5. Análisis de las políticas de estado y la lucha del movimiento
6.5.1. Políticas de estado

60

El Estado salvadoreño carece de políticas claras orientadas al sector indígena; fundamentalmente, este aspecto lo ha asumido el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte CONCULTURA a través de la Secretaría de Asuntos Indígenas creada en la década de los noventa. Esta Secretaría era, al igual que otras, un área más de la institucionalidad del ente gubernamental. Sin embargo, uno de sus logros fundamentales más visibles estriba en el resultado de investigación denominado Perfil de los pueblos indígenas de El Salvador a través del cual se consigna la problemática del sector indígena. CCNIS que aglutina a 15 de las 37 organizaciones indígenas salvadoreñas participó conjuntamente con CONCULTURA en la representación internacional ante el Fondo de Población Indígena dependencia de ONU. Dicha acción la realizó fundamentalmente la Secretaría de Asuntos Indígenas, de CONCULTURA, a través del Dr. Manuel Bonilla Alvarado quien era el director de Espacios Culturales de CONCULTURA. El gobierno salvadoreño –ni en los gobiernos de derecha, ni en el actual gobierno del FMLN- no ha ratificado varios convenios relativos a la problemática indígena, inclusive ha fallado en brindar información, para el caso: el incumplimiento de la Convención Internacional sobre Eliminación de toda forma de Discriminación Racial ante el Comité contra el Racismo, de Naciones Unidas; así como también la suscripción del Convenio 169 de la OIT Al respecto se plantea que “El Convenio 169 de la OIT no ha sido ratificado por El Salvador; Chile y Uruguay tampoco lo han hecho. Es una cuestión constitucional porque contradice aspectos de la Constitución, hay que estudiar el Convenio y ver la posibilidad de ratificarlo por partes”.80 El Censo Nacional impulsado en el año 2007 dio nuevas aristas a la situación de la población indígena salvadoreña y a partir de los resultados del censo las organizaciones indígenas podrían haber

80

Manuel Bonilla, director de Espacios Culturales, CONCULTURA, entrevista 5 de octubre de 2007.
60/102

desarrollado acciones reivindicativas que incidan en la reforma constitucional.

El Estado salvadoreño ha impulsado acciones como la creación del Comité Multisectorial para los Pueblos Indígenas de El Salvador (integrado por distintos ministerios gubernamentales y organizaciones indígenas) en el cual participaban instancias tales como Ministerio de Agricultura y Ganadería -MAG, Ministerio de Medio Ambiente, Ministerio de Educación, Ministerio de Salud, Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador; e instancias internacionales, tales como: Organización Panamericana de la Salud, UNICEF, Banco Mundial, RUTA (organización financiera), CONCULTURA a través de la Secretaría de Asuntos Indígenas y organizaciones nacionales de indígenas. Este esfuerzo dio como resultado la investigación mencionado Perfil de los pueblos Indígenas de El Salvador, el cual plantea con mayor claridad la problemática de los /las indígenas y una serie de propuestas a ser impulsadas que trastocarían la pasividad del gobierno en su conjunto en torno al tema de la incorporación de lo indígena en las políticas públicas. Sin embargo, después de la publicación del documento con un tiraje de 1,500 ejemplares y una distribución poco visible, el Estado salvadoreño disolvió el Comité Técnico Multisectorial “En cuanto a apoyo del Estado salvadoreño, éste deshizo el Comité Multisectorial para atención a los indígenas”81 El Perfil de los Pueblos Indígenas –en el cual participaron distintos sectores – es uno de los pocos esfuerzos que permite poder hacer un panorama amplio sobre la problemática del sector indígena. A este respecto, el antropólogo Ramón Rivas plantea que ese documento y el Comité Multisectorial no tuvieron trascendencia debido a que “era una exigencia del Banco Mundial y nada más.”82 Rivas le resta méritos a la participación de los ministerios y demás instancias nacionales y lo cataloga como un acto propagandístico. Si bien CONCULTURA desarrolló una acción con el sector indígena, dicha dependencia, al igual como en otros temas de su competencia, se escudó en manifestar que “Desde CONCULTURA se ha llevado adelante la relación con indígenas, pero la población indígena ha superado a CONCULTURA”83 deslindándose así como ente nacional encargado, por entonces, del tema indígena a nivel gubernamental.
81 82

61

Betty Pérez, Presidenta de CCNIS, entrevista del 26 de septiembre de 2007. Entrevista con Ramón Rivas antropólogo y director del Museo Universitario de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador – UTEC. 83 Manuel Bonilla, director de Espacios Culturales, CONCULTURA, entrevista 5 de octubre de 2007
61/102

Es de destacar que “Hay una mesa permanente de Derechos Humanos y Pueblos Indígenas con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, aunque a veces nos reunimos sin ellos”.84 Esta iniciativa fue creada durante el mandato de la doctora Beatrice de Carrillo y no ha habido cambios desde la gestión del Procurador que le sustituyó. En cuanto a las políticas públicas del Estado salvadoreño éste no cuenta con una clara orientación, más bien tiene una visión restringida y con nulos o pocos intereses para asumir el tema y dimensionarlo dentro de la Nación.

62

En ese sentido es clara la posición en cuanto a no ratificar acuerdos internacionales, no dinamizar o anular, por dinamismo propio de funcionamiento, instancias como el Comité Técnico Multisectorial, no ratificar convenios relacionados a lo indígena y el reconocimiento como tal dentro de la Constitución. Para el sector campesino, las políticas del Estado salvadoreño no favorecen la posibilidad de generar ingresos; cada vez más, la producción agropecuaria nacional es desfavorecida; la falta de créditos, de asistencia técnica y de tierras buenas para el cultivo va siendo menor, de igual forma uno de los elemento sensibles dentro del agro es la carencia de una política clara implementada a través de la Reforma Agraria. Los cambios generados con el gobierno del FMLN aún no son sensibles. Sin embargo, también la difusión de que el agro está recuperándose es una constante; esta afirmación no se constata en el campo, donde de manera ascendente los jóvenes se alejan de su interés en el cultivo de la tierra, y valoran con mayor pasión, tener una oportunidad para salir del país como migrantes hacia los Estados Unidos. La actual Política de Competitividad en el sector rural, define su rumbo de atención hacia proyectos relativos a la ganadería y la piscicultura, y tangencialmente se orienta hacia el turismo rural. Obviamente, nos encontramos ante una definición de atención a población de campesinos /campesinas con posibilidades de inversión, con propiedad de terreno, con habilidades establecidas en torno a la producción y desde luego, con capacidades administrativas. Entonces es una política que discrimina a los /las campesinos /as más pobres.

84

Manuel Bonilla, director de Espacios Culturales, CONCULTURA, entrevista 5 de octubre de 2007
62/102

La estrategia de crecimiento económico rural y reducción de la pobreza determina que existen recursos no utilizados de forma suficiente; y esto se refiere a aspectos como los sistemas de riego de Zapotitán y el Distrito de Riego Lempa – Acahuapa. Se estima que otros recursos hídricos también son desaprovechados. Por otro lado, la calidad de la tierra del país y su clima lo hacen favorable para los cultivos de frutales, que tampoco son explotados de manera suficiente. El estado ha establecido una visión de ruralidad vinculada a los mercados internacionales, y con conexiones de tecnología hacia los centros urbanos. Desde luego, esto es una visión, un sueño. El modelo de economía actual no puede ser capaz de posibilitar el alcance de ese sueño, aun cuando se tenga la buena disposición técnica. 6.5.2. La lucha de las organizaciones y las políticas de estado

63

Las organizaciones indígenas y campesinas a partir de sus propias dinámicas y participación social construyen sus propias banderas de luchas, sus propias reivindicaciones las cuales son el resultado de un accionar local en la construcción de una democracia y participación ciudadana que día a día demanda espacios regionales de compartimiento de visones, métodos los cuales desembocan en reforzar y establecer alianza y compartir experiencias. Banderas de lucha del sector indígena:  Que el Estado Salvadoreño se comprometa a aportar la cuota en el organismo internacional denominado Fondo de Población Indígena; al respecto, los representantes de CCNIS y CONCULTURA coinciden: “En 1992 se crea el Fondo de Poblaciones Indígenas, no hay una cuota establecida para aportar, eso depende de las capacidades de cada estado. El Salvador no ha aportado”.85

85

Manuel Bonilla, director de Espacios Culturales, CONCULTURA, entrevista 5 de octubre de 2007.
63/102

Generar un proceso de incidencia en la sociedad para visibilizar lo indígena desde diferentes ángulos. “La discriminación hacia los indígenas, no del gobierno sino de la sociedad. En el gobierno está representada la sociedad”.86

64

Desarrollar acciones legales que posibiliten reformar la Constitución, esto como resultado del Censo Nacional. “El Censo Nacional de Población del 2007, incluye una pregunta discriminatoria hacia los indígenas, sobre la cual armamos nuestra propia lucha, estamos también trabajando en el Informe Sombra”.87 “Algunas líneas para el desarrollo del movimiento social y la lucha indígena son la formación de cuadros, el fortalecimiento organizativo, la capacitación en derecho indígena y salud indígena”.88 Generar un proceso en el movimiento social acerca de la necesidad de incorporar en sus acciones la premisa de lo indígena como parte de las propuestas que se impulsen a nivel local, municipal, departamental y nacional. Desarrollar una amplia alianza entre las organizaciones indígenas que establezcan acciones de coincidencia y participación activa dentro del movimiento social. Resistencia y rechazo a la implementación de los Tratados de Libre Comercio. Generar acciones enrumbadas al derecho de los pueblos a la seguridad y soberanía alimentaria Lucha y demanda de reformas legales y constitucionales por el derecho a la tierra

  

Banderas de lucha del sector campesino  La profundización de la reforma agraria y agropecuaria, en aspectos como la transferencia de tierras y legalización de la propiedad.

86 87

Manuel Bonilla, ex director de Espacios Culturales, CONCULTURA, entrevista 5 de octubre de 2007. Betty Pérez, Presidenta de CCNIS, entrevista del 26 de septiembre de 2007 88 Betty Pérez, Presidenta de CCNIS, entrevista del 26 de septiembre de 2007
64/102

  

Desarrollar acciones de lucha de cara al Estado por el derecho a la seguridad y soberanía alimentaria. Resistencia y rechazo a la implementación de los Tratados de Libre Comercio.

65

El acceso al crédito para el trabajo en el campo, para los cultivos, lo que implica contar con una banca de desarrollo y productos financieros adecuados a la producción y a las características de los /las usuarios /usuarias. Es decir, las garantías y requisitos deben considerar que la propiedad de la tierra en muchos casos, es incierta. El salario digno para los /las trabajadores /as rurales, que por ahora deben conformarse con un total de noventa dólares como salario mensual. Los costos de la vida, los incrementos permanentes a los cereales y a las medicinas y otros productos básicos limitan la capacidad de adquisición de los /las campesinos /as. La incidencia de los tratados de libre comercio en la producción nacional en general, pero enfáticamente en la producción agropecuaria del país; el ingreso de maíz, verduras e insumos de alto costo, vuelven a la agricultura un negocio poco competitivo. La necesidad de contar con la asistencia técnica y capacitación para la mejora de la producción. La importancia de contar con infraestructura productiva que posibilite la producción y comercialización de los productos del sector. Lo fundamental de la conservación del medio ambiente, si se desea mantener la tierra en buen estado y con más larga vida para proveer de productos.

 

Banderas de lucha coincidentes entre el movimiento campesino y organizaciones indígenas.   Desarrollar acciones de lucha de cara al Estado por el derecho a la seguridad y soberanía alimentaria. Resistencia y rechazo a la implementación de los Tratados de Libre Comercio, y los megaproyectos resultantes del modelo
65/102

neoliberal como por ejemplo: los proyectos de minería especialmente en Cabañas y Chalatenango, así como el de las represas y el biodiesel.   Frenar las privatizaciones de los servicios básicos tales como: salud, agua potable, energía eléctrica, transporte, educación.

66

Demandar del Estado una clara política de desarrollo rural y acceso a la tierra e impulso de acciones legales para obtener la legalización de tierras y lo relativo a la reforma agraria. La defensa de los Acuerdos de Paz e impulso del Foro de Concertación Económico Social como elemento fundamental del desarrollo. Generar un proceso en el movimiento social acerca de la necesidad de incorporar en sus acciones la premisa de lo indígena como parte de las propuestas que se impulsen a nivel local, municipal, departamental y nacional. Desarrollar una amplia alianza entre las organizaciones indígenas que establezcan acciones de coincidencia y participación activa dentro del movimiento social.

66/102

7.

Movimiento local y movimiento global

67

Desde los espacios amplios de coordinación a nivel regional e internacional se visualizan los siguientes espacios en los cuales participan las organizaciones indígenas y campesina, cada una de ellas partir de sus perfiles e interés institucionales.
Ilustración 2: Mapeo de Movimientos Indígenas Globales
CCNIS mantiene relaciones con el Consejo Indígena Centro Americano – CICA (del que CCNIS es miembro fundador), el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe Fondo Indígena-, y el Foro Permanente sobre Diversidad biológica RAIS se relaciona con: - el Consejo Consultivo de líderes y lideresas del Consejo de la Tierra - la Secretaría de Pueblos Indígenas con sede en Costa Rica - la Mancomunidad de la América India Solar, organización internacional con sede en México - Casa Nativa de Bolivia - Guardianes de la Tierra, en México - Gran Confederación de Principales Mayas, en Guatemala - Traditional Indigenous Healers, en Canadá

Movimientos Indigenas Globales
Organizaciones o movimientos que trabajan por el fortalecimiento de las organizaciones indígenas y sus derechos

Fuente: Elaboración propia para presente investigación.

Las organizaciones indígenas que tienen mayor participación internacional son fundamentalmente CCNIS y RAIS esto no desmerita que otras organizaciones tengan espacios de coordinación y participación con esfuerzos regionales o internacionales. La presencia e incidencia del movimiento indígena regional se limita en muchas ocasiones en participación de actividades, pero a nivel de El Salvador su presencia y resonancia es escasa o poco visible. No obstante hay coordinaciones con indígenas guatemaltecos que permiten una interacción y un compartimiento de experiencias, actos especiales, transmisión de conocimientos sobre ritos y tradiciones. A pesar de las coordinaciones regionales del movimiento indígena las que son de carácter permanente o eventuales, no se materializan en una incidencia política y de visibilización del sector que posibilite robustecer el accionar de un movimiento amplio de los indígenas a nivel de El Salvador. En cuanto al tema indígena, CCNIS es la expresión organizativa con más prestigio y reconocimiento como instancia aglutinadora de más de 15 organizaciones indígenas y perfila sus esfuerzos en ampliar la membresía a estas instancias y plantea que son parte “…del Consejo Indígena de Centro América, el CICA.
67/102

Se apoya la lucha regional sobre:  recursos naturales  derechos de pueblos indígenas  formación y capacitación  incidencia política”.89

68

Por lo incipiente del desarrollo, parca incidencia y poca visibilización del tema indígena, muchas de las organizaciones han enfocado su trabajo a nivel local como una estrategia de fortalecer las prácticas culturales y generar un proceso de concientización a nivel de base. No obstante, “En lo que se refiere a la presencia y poder de influencia del movimiento indígena de El Salvador a nivel internacional, es muy escasa su representatividad. Salvo el Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), el Instituto para el Rescate Ancestral Indígena Salvadoreño (RAIS), y el Consejo de Principales Aj’quijab’ (Sacerdotes Mayas) de El Salvador, pocas más son las organizaciones que tienen algún tipo de relación con el exterior.”90 Las organizaciones indígenas no cuentan con una participación más estable en cuanto a lucha global sobre derechos del sector indígena; sin embargo hay acciones de coordinación esporádicas, aunque no en base a un programa regional o global que permita visibilizar y perfilar un derecho que incida en la sociedad de manera tal que permita un reconocimiento.

Movimientos Campesinos Globales
Son organizaciones o movimientos que favorecen las luchas de los campesinos en la región

Alianza Centro Americana para la Biodiversidad Vía Campesina CLOC MOICAN REDCASSAN Foro Social “Otro Mundo es posible” Foro Mesoamericano

El movimiento global presente en El Salvador y que tiene una cobertura mundial, continental y regional es el Vía Campesina / Coordinadora Latinoamericano de Organizaciones Campesinas - CLOC. Ambas organizaciones están persiguiendo los mismos propósitos; de
89 90

Betty Pérez, Presidenta de CCNIS, entrevista del 26 de septiembre de 2007. De La Rosa Municio Juan Luís, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007.
68/102

hecho se considera a CLOC como la representación de la Vía Campesina, por lo que se perciben como lo mismo, pero en niveles diferentes. Vía Campesina /CLOC es parte de otras redes y alianzas entre ellas Movimiento Indígena y Campesino Mesoamericano MOICAM, Red Centro Americana por la Soberanía y la Seguridad Alimentaria y Nutricional - REDCASSAN esta última está constituida por miembros de Vía Campesina y otras organizaciones, desarrolla acciones a nivel de la región centroamericana y ha logrado incluso efectuar actividades en El Salvador con amplia participación de organismos locales y de la cooperación externa. Otros organismos como “Grito de Los Excluidos” tienen una presencia local mínima y aunque es mencionado por algunas organizaciones, la referencia es únicamente por que invitó a participar en eventos de coordinación o encuentros de organizaciones campesinas a nivel regional o continental. Organizaciones como la Alianza Centroamericana de Protección a la Biodiversidad (ACPB), un organismo integrado por redes nacionales de países de la región y el Movimiento Indígena Campesino (MOICAM), tienen una presencia limitada. Dentro de la visión del Foro Social Mundial, bajo el lema de: “Otro Mundo es Posible”, las organizaciones locales participan en el Foro Mesoamericano. En la mesa de Coordinación Regional participa MPR 12 CRIPDES, así como la Red Sinti Techan, están instancias ya han desarrollado acciones importantes a nivel nacional en torno a derechos y demandas del sector campesino relativas a aspectos sociales, siendo años atrás, El Salvador la sede de uno de los encuentros del Foro. Otras organizaciones como el Bloque Popular Social, la Red Sinti Techan, el Comité para la Defensa del Consumidor –CDC-, asociaciones estudiantiles universitarias, la Unidad Ecológica Salvadoreña – UNES- y diversos organismos de mujeres, organismos de promoción de la cultura como ASTAC, entre otros también han participado en actividades del Foro Mesoamericano. A través del Foro Mesoamericano se desarrollan otros espacios de convergencia de agendas y luchas donde participan instancias nacionales en coordinación con regionales

69

69/102

tales como Grito de los Excluidos y el Movimiento Pueblos Americanos – COMPA y Amigos de la Tierra, entre otros. En relación a las banderas relucha de las organizaciones campesinas, el movimiento social local (CONFRAS, CNA, CNTC) tienen intereses muy similares, especialmente en cuanto a Reforma Agropecuaria, que además es un tema de reivindicación y coincidencia a nivel regional.

70

Otro de los temas dentro de la agenda global de las organizaciones campesinas son los referidos a la soberanía alimentaria, que tiene diferentes formas de expresión; en ese sentido, la puesta en el mercado de Transgénicos, los fertilizantes de uso riesgoso para la salud humana y animal, el derecho a la producción y al uso de la tierra, los aspectos medio ambientales que garanticen una producción sostenible, éstas y otras expresiones son vistas con preocupación por CONFRAS, CLOC y Vía Campesina. De interés global es el de comercialización y TLC´s, al que se agrega el de créditos y salarios dignos para los trabajadores. Estos son aspectos de coincidencia para el bloque de organizaciones vinculadas con CLOC y CNTC. No menos importante resulta ser en la agenda global lo referido a migrantes, que para CLOC / Vía Campesina es un eje importante. A nivel de las organizaciones nacionales mostraron preocupación e interés en el tema migratorio, incluyéndolo en la misma categoría que otros temas de interés global. La congruencia de los intereses en la problemática es el resultado de las organizaciones tienen una visión común frente a los estados, se sienten agredidas y amenazadas en los derechos propios del campesino y están obligadas a proteger a sus representados. CLOC parece darle consistencia al esfuerzo de la organización campesina, al menos en lo referente a CNTC. Sin embargo, el esfuerzo de coordinación y consolidación de un movimiento campesino de proporciones todavía más grande puede ser ahora, un aspecto desaprovechado. Algunas organizaciones campesinas consideran que las posibilidades de integrarse a CLOC, y seguramente o necesariamente el paso siguiente sería la integración a la CNTC, se ve limitado por la representación de CLOC en El Salvador, un comentario simple, pero desde cualquier

70/102

perspectiva revelador es que “Vía Campesina es cerrado”91, eso muestra que se ha hecho algunos intentos de encontrar rutas que lleven a algunas organizaciones campesinas importantes en el país, a vincularse con CLOC o Vía Campesina. En la percepción de los dirigentes gremiales campesinos, ambas organizaciones representan y son lo mismo. Dicho de otra forma, el movimiento campesino encuentra dificultades para aglutinarse de forma consistente, y eso no es el resultado de los esfuerzos de los adversarios de ese movimiento, sino de ellos mismos. Esa también es una explicación a la evidente dispersión de organizaciones campesinas en varios grupos, donde las preguntas más insistentes son relacionadas con encontrar una explicación a la disgregación organizativa. “CORDES no se afilia a Vía Campesina, en parte porque quienes la representan, dificultan ese paso”92, seguro no es la única razón, pero es la más frecuente.

71

91

Ricardo Ramírez, Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS, entrevista en CONFRAS el 1 de octubre de 2007 92 Hugo Flores, Director de CORDES, entrevista el 2 de octubre de 2007
71/102

8. Escenario de cooperación

Uno de los planteamientos recogidos en muchas de las organizaciones y personas entrevistadas manifiesta que “A veces la cooperación internacional define qué tipos de alianza efectuar”.93 Esto marca pautas de acción que en la mayoría de casos retrasa el proceso de desarrollo propio de las expresiones organizativas; esto demanda una acertada concreción y consenso de agendas de lucha y acciones institucionales que respondan a sus propios intereses y niveles de desarrollo institucional y capacidad instalada. Como resultado e inferencias de la información recabada en el proceso de investigación podemos plantear algunas líneas preliminares de colaboración en las cuales se puede orientar el esfuerzo de cooperación.

72

8.1. Áreas de cooperación
A partir de distintas entrevistas con líderes y liderezas sociales, del sector campesino e indígena se proponen las siguientes áreas de cooperación: Área de fortalecimiento de capacidades e incidencia:  Desarrollar procesos de acompañamiento y capacitación a un liderazgo nuevo, joven, que perfile acciones de concertación a nivel nacional o zonal – abandonando la atomización y los intereses personalistas o de organización. Promover un proceso de empoderamiento desde las necesidades de reivindicación de espacios para la mujer campesina e indígena. Fortalecer los procesos de acompañamiento y asesoría jurídica para la obtención de tierras e incidencia en políticas públicas.

Área de reivindicación e incidencia:   Fortalecer un proceso de construcción de estrategia reactivación y promoción del sector agropecuario. de

Generar incidencia política y demandar del Estado, y de las instituciones que deben velar por el desarrollo del agro, políticas claras de incentivo y de reactivación.

93

Hugo Flores, ex Director de CORDES, entrevista el 2 de octubre de 2007
72/102

Establecer un puente de coordinación y alianzas entre organizaciones campesinas e indígenas no agrupadas en las grandes coordinaciones. Potenciar espacios, reconocimiento y participación del sector indígena en el desarrollo social como expresión del movimiento social indígena. Potenciar acciones tendientes a demandar del Estado políticas claras que faciliten e incluyan el reconocimiento de lo indígena en el desarrollo de la Nación.

73

Área de opciones y oportunidades  Desarrollar una alianza amplia con organizaciones del movimiento social donde se visibilice la participación del sector indígena y campesino con el movimiento social. Fortalecer o respaldar iniciativas de fuentes de empleo local y créditos para las mujeres y la juventud rural –generar un proceso más endógeno para mejorar la calidad de vida de este sector poblacional. Implementar acciones productivas que generen empleo, esto desde una visión micro, pero que puedan generar líneas de crédito, tecnificación para abrir espacios en el mercado, un mercado alternativo, especialmente orientado a los jóvenes y mujeres.

Otras posibles áreas de cooperación   Fortalecer y acompañar el proceso de lucha reivindicativa en torno a represas y minerías. Apoyar una red social que genere una lucha política la cual pueda conjugar el elemento campesino e indígena a nivel nacional. Apoyar experiencias novedosas e inéditas en el liderazgo de jóvenes –hombres y mujeres.

73/102

Respaldar y animar acciones de visibilización y difusión del aspecto indígena como premisa del desarrollo de la Nación.

74

8.2. Valoración de organizaciones estudiadas
En este capítulo se hace una aproximación a las organizaciones estudiadas a partir del proceso de recolección de información relacionada a los criterios ordenadores del presente estudio y desde luego de la inferencia de los datos. Las organizaciones estudiadas presentan condiciones y procesos organizativos, capacidades instaladas, coordinaciones a distintos niveles, capacidad de movilización, generación de propuestas y acciones de incidencia. Para una futura relación de trabajo de parte de la Cooperación Internacional se hace necesario estudiar más detenidamente las capacidades internas específicas, su democracia interna, sus procesos organizativos, ejecución de proyectos estos y otros elementos esenciales no han sido objetivo del presente estudio.

Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño – CCNIS Dentro del sector indígena CCNIS es la instancia que presenta mejores condiciones organizativas y de coordinación, así como cuenta con el reconocimiento de varias personalidades y referentes organizativos del sector indígena que no son parte del Consejo pero lo reconocen como una instancia válida que puede desarrollar una labor incidente, de igual manera lo han planteado líderes y liderezas del movimiento social campesino. Siendo así que el sector indígena CCNIS puede generar un proceso de mayor participación y coordinación en un movimiento más amplio de las organizaciones sociales. Eso no descarta la posibilidad de acompañar y desarrollar una colaboración con otras organizaciones indígenas dentro de una visión de fortalecimiento del sector a partir de su propia realidad y no de ser un espacio de convergencia de organizaciones. Para tal fin se puede partir de las sugerencias que se plantean en el documento Estudio del Movimiento Indígena en El Salvador y sus Organizaciones –UVB, específicamente en el apartado de la valoración final sobre la selección de organizaciones.

74/102

Coordinadora Nacional Agropecuaria - CNA La Coordinadora Nacional Agropecuaria, tiene una enorme importancia debido a que es una organización de segundo grado, integradora y fundamentalmente campesina. Quienes integran a la CNA representan a una buena parte del sector agropecuario, entonces, es una organización relativamente grande, y con fuerte incidencia en decisiones de otros organismos y con fuerza suficiente para promover acciones de incidencia política. Las capacidades de organización que CNA tiene le llevaron a establecer una división en sus funciones, lo técnico y lo gremial; lo empresarial y lo político. CNA integra a CONFRAS y a ANTA, las dos organizaciones campesinas más grandes del país. Se incluyen el Foro Agropecuario y la FEDECOOPADES, dos organizaciones históricas y de amplia convocatoria. La Coordinadora, ha desarrollado sus esfuerzos a nivel de las organizaciones de primer grado, las cuáles cuentan con una amplia base poblacional. Los vínculos de CNA son fuertes con otras agrupaciones como el Grupo de los siete (G7) un organismo amplio como visto antes, y la naciente Coordinadora del Movimiento Social. CNTC CNTC surge a partir del interés de CLOC / Vía Campesina no a partir de la necesidades de las organizaciones campesinas salvadoreñas. No obstante CNTC como integrante y representación nacional de CLOC tiene un reconocimiento pero no es catalogada como la instancia que aglutina distintos organizaciones campesinas; es más un espacio de exclusividad el cual se visualiza por otras organizaciones como una instancia con poca presencia e incidencia en el desarrollo de la lucha reivindicativa del agro a nivel nacional. Este espacio tiene limitadas capacidades de coordinación, y un débil proceso de aplicación de criterios para la inclusión de otras organizaciones en CLOC aunque muchas de ellas lo cumplen o en el peor de los casos dichos criterios no son difundidos. ANTA es una de las organizaciones históricas del movimiento campesino que desarrolla una labor protagónico en CNTC sin embargo otras organizaciones campesinas y de coordinación manifiestan que ese protagonismo es proyectado como un obstáculo para generar procesos de participación más amplia de aquellas organizaciones que cuentan con un trabajo territorial; en concreto hay una critica a los ejercicios democráticos internos y de transparencia en CNTC. Mención especial merece que dentro CNTC existe la Mesa Permanente de la Mujer Rural, así como también la labor emprendida en este año por la Mesa de Mujeres de la Vía Campesina quienes impulsan una
75/102

75

labor y perfilan acciones coordinadas a nivel regional con CLOC-CA, y REDCASSAN (Red Centro Americana por la Soberanía y Seguridad Alimentaría y Nutricional)

76

CONFRAS CONFRAS es una de las instancias más amplias de coordinación de las cooperativas que desarrollan una labor agrícola, cuenta con simpatía y reconocimiento por su capacidad aglutinadora y movilizadora del sector campesino. Una de las características más importantes de CONFRAS es su amplia base, sustentada en el cooperativismo agrario, creado a partir de la reforma agraria de 1980. Federaciones de Cooperativas, Cooperativas, y familias campesinas son su plataforma. Es CONFRAS quien tiene una labor de mayor avance e incidencia en cuanto al tema de la participación de la mujer en los procesos de igualdad de género y empoderamiento, de igual manera desarrollan planteamientos y propuestas, con independencia ideológica partidaria, propiciando así una acción de incidencia en el tema del agro. Movimiento Popular de Resistencia -12 de octubre - MPR 12 De las tres grandes organizaciones de coordinación amplia a nivel nacional es el MPR-12 la que cuenta con una capacidad amplia de movilización, generación de propuestas, un extenso trabajo territorial que incide en procesos de concientización sobre la problemática del agro. MPR12 fundamentalmente se ha ido constituyendo como una expresión organizativa que se caracteriza por ser autónoma políticamente y partidariamente. Ente las organizaciones que integran al MPR 12, merece especial mención CRIPDES que es una de las instancias más amplias de coordinación, trabajo territorial de base, las cuales cuentan con simpatía y reconocimiento en las organizaciones campesinas por su capacidad aglutinadora y movilizadora del sector campesino y organizaciones del campo En cuanto a nuevos liderazgos y procesos de participación y empoderamiento de la juventud es CRIPDES quien a través de su coordinación y alianza técnica que desarrolla con CORDES que propician acciones tendientes en esa vía de robustecer la participación de la juventud y cuentan con experiencias novedosas en el

76/102

departamento de La Libertad y en la zona de Cuscatlán donde además se vinculan otras organizaciones locales. Conclusiones y recomendaciones

77

El proceso de investigación sobre el “Movimiento Social de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Trabajadores del Campo” ha posibilitado identificar e inferir aspectos tales como: los distintos escenarios, agendas de trabajo, niveles de desarrollo, empoderamientos, acciones y proyecciones de diversas organizaciones a las que se ha tenido acceso. Estos datos recabados se han complementado con informaciones, análisis y planteamientos escritos sobre las organizaciones y sus coordinaciones amplias. Este proceso de aprehensión posibilita plantear las siguientes conclusiones y recomendaciones:

9.1. Conclusiones
El documento Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones de Juan Luís De La Rosa Municio - UVB. El Salvador 2007, es un aporte valioso en cuanto hace un mapeo específico de las organizaciones indígenas y se necesita que sea difundido, ya que desconoce dentro de las organizaciones indígenas y demás sectores académicos, liderazgo social e intelectuales. En el sector indígena solamente se cuenta con el único espacio de coordinación de diversas expresiones organizativas siendo CCNIS el punto de convergencia y coordinación en un movimiento más amplio de las organizaciones sociales.  En El Salvador hay una cantidad grande y diversa de expresiones organizativas que se perfilan como instancias y referentes del sector indígena; sin embargo, éstas se desarrollan en un escenario atomizado o de poca o nula coordinación entre ellas y sus objetivos y estrategia de lucha se centran y diluyen en el reconocimiento indígena por parte del Estado.  Se puede plantear que a pesar de la diversidad de organizaciones o expresiones organizativas en torno al tema y aspectos identitarios de lo indígena, estas organizaciones no constituyen un movimiento social, sino un conjunto de organizaciones que impulsan una labor desde sus especificidades y radios de acción.
77/102

 Los informes alternativos relacionados al Informe que se presenta anualmente ante el Comité Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial –CERD- de Naciones Unidas, es uno de los espacios que pueden potenciar la convergencia de organizaciones indígenas que desemboque una lucha jurídica de derechos, una visibilización de la problemática indígena y una presión internacional de cara al Estado salvadoreño. Es de urgencia desarrollar un proceso de levantamiento de censo nacional sobre los grupos y poblaciones indígenas en El Salvador.

78

Se hace de suma importancia perfilar acciones de incidencia política en cuanto a reformas constitucionales que permitan la conquista de espacios legales que viabilicen los aspectos indígenas en desarrollo de la Nación. Que en El Salvador se cuenta con un conjunto de organizaciones campesinas y trabajadoras del campo que desarrollan su labor en distintos departamentos del país, poseen perfil de manera acertada que robustece la identidad de sector y poseen una capacidad instalada que les permite desarrollar su labor en torno a su crecimiento organizacional. Los esfuerzos de coordinación y alianzas del sector campesino denotan una atomización y multiplicación de espacios y representatividades lo cual genera una dispersión que incide en el tema a nivel nacional. No obstante, el movimiento campesino tiene la capacidad de aglutinarse, coordinar y llegar a consenso en temas específicos, concretos y sensibles que les permite emprender acciones conjuntas orientadas a las reivindicaciones frente al Estado. Las banderas de lucha en torno a los beneficios, la naturaleza, propuestas para el crecimiento del sector y los grandes temas nacionales e internacionales son similares entre sí; a tal grado que muchas de ellas aúnan esfuerzos. No obstante, cada una de las organizaciones impulsan sus iniciativas en las alianzas que construyen, a partir de los intereses políticos, de cooperación, así como en muchos casos responden a sus propias dinámicas de crecimiento y vinculaciones históricas. El movimiento campesino desarrolla acciones claras en torno a otros temas que de forma directa o indirecta afectan al desarrollo

78/102

del agro, sumando así esfuerzos de coordinación y lucha social con otras organizaciones del movimiento social más amplio. La gran mayoría de organizaciones campesinas tienen construida una autonomía política en relación a los partidos políticos. El movimiento campesino en cuanto a su liderazgo no se ha renovado de manera visible en las dos últimas décadas, lo cual pone en riesgo a corto plazo la transmisión de conocimientos y la estabilidad de las organizaciones campesinas.

79

A partir de las políticas que emanan del modelo neoliberal el sector rural está en riesgo tal que peligra por un lado la seguridad y la soberanía alimentaria, y por ende, el desarrollo del agro. Se visualiza que el interés del biodiesel puede incidir en el resurgimiento del agro pero se ponen en riesgo aspectos vitales como la seguridad y la soberanía alimentaria. A pesar de que entre el sector indígena y campesino no hay en la actualidad espacios de convergencia y acciones conjuntas, se visualizan posibles temas que pueden construir un espacio más robustecedor el movimiento social entre estos temas comunes: tierra, soberanía alimentaria, TLC’s, biodiesel.

9.2. Recomendaciones
Para la formulación del presente acápite se toma en cuenta los aspectos conceptuales banderas de lucha, agendas políticas de trabajo nacional, regional y global –contra los Tratados de Libre Comercio y demás acciones y políticas que se desprenden del modelo neoliberal – regional y nacional, que contemplan las organizaciones que se consignan en el apartado 8.2 (titulado: Valoraciones de organizaciones estudiadas) y que muchos de estos valores y filosofías son convergentes con las políticas institucionales de la cooperación, como entidad solidaria con organizaciones y movimientos de los pueblos, que luchan por las transformaciones. Estas agendas compartidas se deben visualizar como una acción de proceso de desarrollo político e incidencia en políticas y acciones mas regionales, lo cual lleva consigo un real acompañamiento, intercambio y reciprocidad de aprendizajes y no visualizado simplemente cómo un respaldo económico.

79/102

En una proyección de intercambio, acompañamiento, la cooperación debe tener en cuenta una diferenciación acertada entre el movimiento campesino y las organizaciones indígenas, pues si bien el sector campesino es fuerte, no debe opacar al sector indígena, que puede ser una alternativa de desarrollo político a nivel del movimiento social con una incidencia regional.  A partir del estudio y sus resultados, la cooperación debe proyectar robustecer y continuar desarrollando en El Salvador una labor de acompañamiento en el sector campesino e incluya en sus proyecciones de trabajo a las organizaciones indígenas; estas acciones con el movimiento indígena no deben ser vistas solamente en función de un territorio limitado, sino más bien vincularse en un escenario socio político regional centroamericano. Se hace importante comprender y situarse en los procesos históricos de la realidad indígena a partir de su propio contexto sin establecer comparaciones con otros movimientos a nivel latinoamericano o internacional, cuyas realidades, historia y conformación organizativa y política es diferente. Se debe trabajar en un proceso de fortalecimiento de las organizaciones indígenas como pilar de apoyo que robustezca el movimiento. Las actuales organizaciones requieren de desarrollar capacidades y fortalezas diferentes: convocatoria, análisis, gestión, organización y comunicación. Una vez se apliquen estas, los aspectos de identidad, imagen y visibilidad del movimiento serán mejores. Es conveniente apoyar iniciativas tendientes a difundir y sensibilizar a la población sobre los aspectos de derechos y espacios sociales del sector indígena. La información que el estado transmite sobre los indígenas, como algo extinto, turístico y atrasado confrontado con la falta de instrumentos, herramientas y capacidades de las organizaciones indígenas no son, permite que no haya suficiente conciencia acerca de los pueblos indígenas y su vitalidad y derechos.  Es importante que se genere un proceso de cooperación en espacios de coordinación amplia entre el sector campesino e indígena. Ambos tienen una raíz común y banderas de lucha similares, por tanto no debieran efectuarse luchas separadas.  Se hace vital para el proceso de selección de las organizaciones con las cuales establecer una relación de acompañamiento, desarrollar
80/102

80

un proceso más minucioso sobre las capacidades y ejercicios democráticos internos entre las posibles instancias con las que se pueda establecer cooperación, sean éstas campesinas o indígenas. Que se genere un proceso de capacitación y formación que potencie a un nuevo liderazgo social del sector campesino e indígena. aplicando un enfoque de equidad de género e inclusión de la juventud. Desplegar acciones de acompañamiento que fortalezcan al sector de mujer y juventud a partir de sus propias realidades específicas y vinculaciones temáticas.

81

81/102

9. Anexos

82

Anexo 1:

SIGLAS

AC y ACC, Asociaciones Cooperativas y Asociaciones Comunitarias Campesinas
ACCIES, Asociación Coordinadora de Comunidades Indígenas de El Salvador ACEIS, Asociación Cultural Ecológica Indígena Salvadoreña ACIC, Asociación Cultural Indígena de Cuscatlán ACOLGUA, Asociación Comunal Lenca de Guatajiagua ACPASEMU, Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria y Servicios Múltiples El Papalote R .L. ADESCOIN, Asociación para el Desarrollo Comunal Indígena de Santo Domingo de Guzmán ADTAIS, Asociación Democrática de los Trabajadores Agropecuarios Indígenas Salvadoreños

ALGES, Asociación de Lisiados de Guerra
AMACTEX, Asociación Agropecuaria para el Medio Ambiente y la Cultura de Santiago Texacuangos ANIMPI, Asociación Nacional Indígena Náhuat Pipil de Izalco

ANIS, Asociación Nacional Indígena Salvadoreña
ANISTED, Asociación Nacional Indígena Salvadoreña de la Tercera Edad – CONAIS, Consejo Nacional Indio Salvadoreño ANITISA, Asociación Nacional Indígena Tierra Sagrada APIMAYCU, Asociación de Pueblos Indígenas Mayas de Cuscatlán ARCAS, Asociación para el Rescate de la Cultura Autóctona Salvadoreña ARCO, Artistas para la Revivificación de la Cultura Original

ARENA, Alianza republicana Nacionalista
ASDEI, Asociación Salvadoreña para el Desarrollo Integral Indígena ASNAIS, Asociación Nacional Indígena Salvadoreña

ASTAC, Asociación Salvadoreña de Trabajadores del Arte y la Cultura ATACES, Asociación de Trabajadores Agrícolas y Campesinos de El Salvador ATC, Asociación de Trabajadores del Campo, Nicaragua
82/102

ATETIMAC, Asociación de Tallado de Madera y Carpintería de Izalco Tito Armando Campos

BA, Bloque Agropecuario BA, Bloque Agropecuario BPS, Bloque Popular Social CCNIS, Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño CD, Cambio Democrático CEBES, Comunidades Eclesiales de Base

83

CERD, Comité Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas CICA; Consejo Indígena Centro Americano CLOC, Comité Latinoamericano de Organizaciones Campesinas CMS, Coordinadora del Movimiento Social CMTPI, Comité Técnico Multisectorial para Pueblos Indígenas CNA, Coordinadora Nacional Agropecuaria CNTC, Coordinadora Nacional de Trabajadores del Campo COMPA, Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas
COMUPRIN, Consejo de Mujeres Principales Náhuat del El Salvador

CONCULTURA, Consejo Nacional para la Cultura y el Arte CONFRAS, Confederación de Cooperativas de la Reforma Agraria CPDN, Comité Pro Debate Nacional por la Paz
CPIO, Consejo de Pueblos Indígenas de Occidente

FA, Foro Agropecuario FAES, Fuerza Armada de El Salvador
FAMA, Fundación Ama

FAPU, Frente de Acción Popular Unificada FECCAS, Federación Cristiana de Campesinos Salvadoreños FMLN, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional G7, El Grupo de los 7 IDH, Informe de Derechos Humanos ISTA, Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria
ITZAMA, Asociación de Artesanos de El Salvador

83/102

JRG, Junta Revolucionaria de Gobierno JRG, Junta Revolucionaria de Gobierno

LP 28, Las Ligas Populares Campesinas, creadas por las Ligas Populares 28 de Febrero MAG, Ministerio de Agricultura y Ganadería
MAIS, Movimiento Autóctono Indígena Salvadoreño

84

MAM, Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes
MITEC, Mesa Nacional Indígena de Tecoluca

MOICAM, Movimiento Indígena Campesino MPR 12, Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre MPR 12, Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre ONG´s, Organismos no gubernamentales OPS, Organización Panamericana de la Salud OPS. Organización Panamericana de la Salud PCN, Partido de Conciliación Nacional PDC, Partido Demócrata Cristiano PNL, Partido Nacional de Liberación PNUD, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) PTT, Programa de Transferencia de Tierras
RAIS, Instituto Para el Rescate Ancestral Indígena Salvadoreño

REDCASSAN, Red Centro Americana por la Soberanía y Seguridad Alimentaría y Nutricional SIDATEL, Programa de ayuda por teléfono contra el sida. TLC, Tratados de Libre Comercio UBV, Cooperación Técnica Sueca UNICEF, Fondo de las Naciones Unidas para la Educación y la Infancia ACPB, Alianza Centroamericana de Protección a la Biodiversidad UTC, Unión de Trabajadores del Campo UTC, Unión de Trabajadores del Campo UVB, Cooperación Técnica Sueca

84/102

Anexo 2:        

Referencias Bibliográficas

Alvarez, Antonio y Chávez, Mauricio, Tierra, Conflicto y Paz, CEPAZ, El Salvador, 2001 Acuerdo Legislativo, Diario Oficial, 26 de febrero de 1881, citado por Browning, D. en El Salvador, la Tierra y el Hombre, DPI, 1975

85

Barahona Marvin y Rivas Ramón, Cultura y desarrollo con pueblos indígenas, Guía de Trabajo CEICOM-FUNDE-Red Sinti Techan, Resultados preliminares de los impactos economicos ysociales del CAFTA-DR en El Salvador, 2007 CRIPDES, perfil y presentación de la organización. Domínguez Sosa, Julio Alberto, Anastasio Aquino; Caudillo de las tribus Nonualcas, UFG, 2006, El Salvador Diario Oficial del 24 de marzo de 1880, citado por Browning, D. en El Salvador la Tierra y el Hombre, DPI, 1975 De La Rosa Municio, Juan Luis, Estudio sobre el Movimiento Indígena en El Salvador y sus organizaciones. Documento interno de UVB. El Salvador 2007. Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, 2004 (EHPM 2004) FUNDE – Foro Agropecuario, Estrategias para agropecuario rural en El Salvador, El Salvador, 1998 el desarrollo

   

Foro Agropecuario, Política de género, El Salvador, 2006 Foro Agropecuario, Propuesta de políticas por la reactivación y desarrollo del agro salvadoreño con énfasis en los pequeños productores, El Salvador, 2004 Foro Agropecuario, perfil de la Asociación, 2005 Informe de Desarrollo Humano El Salvador 2003 Informe de Desarrollo Humano, El Salvador 2005, Cáp. 5, PNUD Informe Sombra. “Elaborado por representantes de migrantes nicaragüenses e indígenas salvadoreños como reacción al segundo informe periódico presentado por el gobierno de El Salvador ante el Comité Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial –CERD- de Naciones Unidas.” Sin fecha de publicación. Posible 2007. Mata, Mario: “La otredad en la construcción del imaginario identitario: A propósito de las dos Panchas y Esquino Lisco” Trabajo de Post Grado en Antropología Social. Universidad Tecnológica de El Salvador. El Salvador, 2007
85/102

   

Mazariego, Juan Carlos. “Los movimientos sociales entre el saber y el poder: Una aproximación del saber producido en Guatemala sobre los movimientos sociales campesinos desde la “mirada” académica (1962-2006)”. REALIDAD - Revista de Ciencias Sociales # 113 Julioseptiembre 2007. UCA, El Salvador. Millar David, “La identidad nacional”. Sobre la nacionalidad. Autodeterminación y pluralismo cultural. Barcelona: Paidos, 1997. MINED, Perfil de los pueblos indígenas, El Salvador, 2003 Moreno, Raúl, CAFTA-DR, Agricultura y soberanía alimentaria, Red Sinti Techan, El Salvador, 2006 Moreno Raúl, CAFTA-DR, ¿Y la deuda externa en Centro América?, Centro de Estudios Internacionales y Bloque Popular Centro Americano, El Salvador, 2005 Moreno Raúl, El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centro América, Impactos Económicos y Sociales, El Salvador, 2005 MPR 12, El Desarrollo Agropecuario y Rural en El Salvador: un desafío para superar la crisis, El Salvador, 2007, Servicio Holandés de Cooperación al desarrollo y Editorial Guaymuras, Honduras, 1995 Navas, Candelaria María –Universidad de El Salvador UES. “Los nuevos movimientos sociales y el movimiento de mujeres en El Salvador”. Realidad. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades # 113 Julio-Septiembre de 2007. Publicación de Universidad Católica Centroamericana -UCA. Social Watch, informe 2004, Miedos y Miserias: obstáculos a la seguridad humana, Instituto del Tercer Mundo, Uruguay, 2004. Semanario político mercantil de San Salvador, 18 de septiembre de 1824, cita de Héctor Lindo Fuentes en el prólogo de La tenencia de la tierra en El Salvador, de Portillo, Geraldina, - Instituto de Estudios Históricos Antropológicos y Arqueológicos. UES 2006. El Salvador UBV: Memoria de Escuela Unificada para Contrapartes, Tema: Movimientos sociales en El Salvador, 9, 10 de mayo de 2007. San Salvador Memorias: Labores de Cripdes, 2005 y 2006

86

   

 

 

86/102

Otros documentos:       

Documento base del taller de evaluación y planificación MPR 12, 2005 Carta de principios del Foro Mundial Social Boletines informativos del MPR 12, 2006 Documento de demandas de la CNA, 2006

87

Artículos varios El Faro.Net, sobre ISTA y movimientos campesino e indígena, 2007 Documento base de La COMPA Criterio para las organizaciones de cooperación estratégica - UBV

87/102

Anexo 3: Organizaciones y personas consultadas Personas entrevistadas para el estudio. Betty Pérez Maria Eugenia Aguilar Ismael Crespín Deysi Sierra Guadalupe Erazo Carlos Rodríguez Ana María Calles Edwin Cortez Ricardo Ramírez

88

Lorena Martínez Francisco Zaldaña Leonidas Antonio Rodríguez Cristóbal Aleman Dr. Ramón Rivas

Presidenta de CCNIS Directora de RAIS Área de documentación de RAIS Área de investigación de RAIS Diputada Suplente por el FMLN Presidente de ANTA Sector de mujeres de Mesa Campesina FUNPROCCOP Coordinador del Área de Desarrollo Gremial Agrario y Responsable del Área de Organización, Formación e Incidencia de CONFRAS Presidenta CRIPDES Foro Agropecuario Foro Agropecuario Foro Agropecuario Antropólogo y director del Museo Universitario de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador – UTEC. Ex Director de Espacios Culturales, CONCULTURA Comunicadora y Periodista de UTEC Antropóloga Catholic Relief Services Feminista Presidenta CEMUJER Ex Director Ejecutivo de CORDES Central Antropóloga Consorcio Cihuatán Consorcio Cihuatán

Dr. Manuel Bonilla Camila Minero Georgina Hernández José Luis Pérez Ana Silvia González Doris Montenegro Hugo Flores Ana Mata Parduchi Roberto Flores Guillermo Ramos

88/102

Anexo 4: Grupos Focales de Expertos Grupo Focal de expertos Georgina Hernández Doris Montenegro Ana Mata Parduchi Roberto Flores Guillermo Ramos Antropóloga Presidenta CEMUJER Antropóloga Consorcio Cihuatán Consorcio Cihuatán

89

El grupo focal estaba previsto ser más amplio, sin embargo se excusaron el Dr. Ramón Rivas, el Lic. Rafael Paz Narváez y la Lic. Camila Calles Minero, sin embargo sus aportes han sido considerados en entrevistas personales.

89/102

Anexo 5: Convenio OIT Nro.169
CONVENIO OIT Nro. 169 SOBRE PUEBLOS INDIGENAS Y TRIBALES EN PAISES INDEPENDIENTES 1989

90
Convenio y en la

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo: Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congrega en dicha ciudad el 7 de junio de 1989, en su septuagésima sexta reunión; Observando las normas internacionales enunciadas en Recomendación sobre poblaciones indígenas y tribuales, 1957; el

Recordando las términos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y de los numerosos instrumentos internacionales sobre la prevención de la discriminación; Considerando que la evolución de derecho internacional desde 1957 y los cambios sobrevenidos en la situación de los pueblos indígenas y tribales en todas las regiones del mundo hacen aconsejable adoptar nuevas normas internacionales en la materia, a fin de eliminar la orientación hacia la asimilación de las normas anteriores; Reconociendo las aspiraciones de esos pueblos a asumir el control de sus propias instituciones y formas de vida y de su desarrollo económico y a mantener y fortalecer sus identidades, lenguas y religiones, dentro del marco de los Estados en que viven; Observando que en muchas partes del mundo esos pueblos no pueden gozar de los derechos humanos fundamentales en el mismo grado que el resto de la población de los Estados en que viven y que sus leyes, valores, costumbres y perspectivas han sufrido a menudo una erosión; Recordando la particular contribución de los pueblos indígenas y tribales a la diversidad cultural, a la armonía social y ecológica de la humanidad y a la cooperación y comprensión internacionales; Observando que las disposiciones que siguen han sido establecidas con la colaboración de las Naciones Unidas, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la alimentación, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y de la Organización Mundial de la Salud, así como del Instituto Indigenista Interamericano, a los niveles apropiados y en sus esferas respectivas, y que se tiene el propósito de continuar esa colaboración a fin de promover y asegurar la aplicación de estas disposiciones; Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones sobre la revisión parcial del Convenio sobre poblaciones indígenas y tribuales, 1957 (núm. 107), cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y
90/102

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio internacional que revise el Convenio sobre poblaciones indígenas y tribuales, 1957, adopta, con fecha veintisiete de junio de mil novecientos ochenta y nueve, el siguiente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989:

91

Parte I. Política general Artículo 1 1. El presente Convenio se aplica: a) a los pueblos tribales en países independientes, cuyas condiciones sociales culturales y económicas les distingan de otros sectores de la colectividad nacional, y que estén regidos total o parcialmente por sus propias costumbres o tradiciones o por una legislación especial; b) a los pueblos en países independientes, considerados indígenas por el hecho de descender de poblaciones que habitaban en el país o en una región geográfica a la que pertenece el país en la época de la conquista o la colonización o del establecimiento de las actuales fronteras estatales y que, cualquiera que sea su situación jurídica, conserven todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas. 2. La conciencia de su identidad o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplican las disposiciones del presente Convenio. 3. La utilización del término «pueblos» en este Convenio no deberá interpretarse en el sentido de que tenga implicación alguna en lo que atañe a los derechos que pueda conferirse a dicho término en el derecho internacional. Artículo 2 1. Los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad. 2. Esta acción deberá incluir medidas: a) que aseguren a los miembros de dichos pueblos gozar, en pie de igualdad, de los derechos y oportunidades que la legislación nacional otorga a los demás miembros de la población; b) que promuevan la plena efectividad de los derechos sociales, económicos y culturales de esos pueblos, respetando su identidad social y cultural, sus costumbres y tradiciones, y sus instituciones;

91/102

c) que ayuden a los miembros de los pueblos interesados a eliminar las diferencias socioeconómicas que puedan existir entre los miembros indígenas y los demás miembros de la comunidad nacional, de una manera compatible con sus aspiraciones y formas de vida. Artículo 3 1. Los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación, Las disposiciones de este Convenio se aplicarán sin discriminación a los hombres y mujeres de esos pueblos. 2. No deberá emplearse ninguna forma de fuerza o de coerción que viole los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos interesados, incluidos los derechos contenidos en el presente Convenio. Artículo 4

92

1. Deberán adoptarse las medidas especiales que se precisen para salvaguardar las personas, las instituciones, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los pueblos interesados. 2. Tales medidas especiales no deberán ser contrarias a los deseos expresados libremente por los pueblos interesados. 3. El goce sin discriminación de los derechos generales de ciudadanía no deberá sufrir menoscabo alguno como consecuencia de tales medidas especiales. Artículo 5 Al aplicar las disposiciones del presente Convenio: a) deberán reconocerse y protegerse los valores y prácticas sociales, culturales, religiosos y espirituales propios de dichos pueblos y deberá tomarse debidamente en consideración la índole de los problemas que se les plantean tanto colectiva como individualmente; d) deberá respetarse la integridad de los valores, prácticos e instituciones de esos pueblos; c) deberán adoptarse, con la participación y cooperación de los pueblos interesados, medidas encaminadas a allanar las dificultades que experimenten dichos pueblos al afrontar nuevas condiciones de vida y de trabajo. Artículo 6 1. Al aplicar las disposiciones del presente Convenio, los gobiernos deberán: a) consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente; b) establecer los medios a través de los cuales los pueblos interesados puedan participar libremente, por lo menos en la misma medida que otros sectores de la población, y a
92/102

todos los niveles en la adopción de decisiones en instituciones electivas y organismos administrativos y de otra índole responsables de políticas y programas que les conciernan;

93

c) establecer los medios para el pleno desarrollo de las instituciones e iniciativas de esos pueblos, y en los casos apropiados proporcionar los recursos necesarios para este fin. 2. Las consultas llevadas a cabo en aplicación de este Convenio deberán efectuarse de buena fe y de una manera apropiada a las circunstancias, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas. Artículo 7 1. Los pueblos interesados deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe el proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. Además, dichos pueblos deberán participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente. 2. El mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo y del nivel de salud y educación de los pueblos interesados, con su participación y cooperación, deberá ser prioritario en los planes de desarrollo económico global de las regiones donde habitan. Los proyectos especiales de desarrollo para estas regiones deberán también elaborarse de modo que promuevan dicho mejoramiento. 3. Los gobiernos deberán velar por que, siempre que haya lugar, se efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las actividades de desarrollo previstas pueden tener sobre esos pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser consideradas como criterios fundamentales para la ejecución de las actividades mencionadas. 4. Los gobiernos deberán tomar medidas, en cooperación con los pueblos interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habitan. Artículo 8 1. Al aplicar la legislación nacional a los pueblos interesados deberán tomarse debidamente en consideración sus costumbres o su derecho consuetudinario. 2. Dichos pueblos deberán tener el derecho de conservar sus costumbres e instituciones propias, siempre que éstas no sean incompatibles con los derechos fundamentales definidos por el sistema jurídico nacional ni con los derechos humanos internacionalmente reconocidos. Siempre que sea necesario, deberán establecerse procedimientos para solucionar los conflictos que puedan surgir en la aplicación de este principio. 3. La aplicación de los párrafos 1 y 2 de este artículo no deberá impedir a los miembros de dichos pueblos ejercer los derechos reconocidos a todos los ciudadanos del país y asumir las obligaciones correspondientes. Artículo 9
93/102

1. En la medida en que ello sea compatible con el sistema jurídico nacional y con los derechos humanos internacionalmente reconocidos, deberán respetarse los métodos a los que los pueblos interesados ocurren tradicionalmente para la represión de los delitos cometidos por sus miembros.

94

2. Las autoridades y los tribunales llamados a pronunciarse sobre cuestiones penales deberán tener en cuenta las costumbres de dichos pueblos en la materia. Artículo 10 1. Cuando se impongan sanciones penales previstas por la legislación general a miembros de dichos pueblos deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales. 2. Deberá darse la preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento. Artículo 11 La ley deberá prohibir y sancionar la imposición a miembros de los pueblos interesados de servicios personales obligatorios de cualquier índole, remunerados o no, excepto en los casos previstos por la ley para todos los ciudadanos. Artículo 12 Los pueblos interesados deberán tener protección contra la violación de sus derechos, y poder iniciar procedimientos legales, sea personalmente o bien por conducto de sus organismos representativos, para asegurar el respeto efectivo de tales derechos. Deberán tomarse medidas para garantizar que los miembros de dichos pueblos puedan comprender y hacerse comprender en procedimientos legales, facilitándoles, si fuese necesario, intérpretes u otros medios eficaces.

Parte II. Tierras Artículo 13 1. Al aplicar las disposiciones de esta parte del Convenio, los gobiernos deberán respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios, o con ambos, según los casos, que ocupan o utilizan de alguna otra manera, y en particular los aspectos colectivos de esa relación. 2. La utilización del término «tierras» en los artículos 15 y 16 deberá incluir el concepto de territorios, lo que cubre la totalidad del hábitat de las regiones que los pueblos interesados ocupan o utilizan de alguna otra manera. Artículo 14 1. Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar
94/102

tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. A este respecto, deberá prestarse particular atención a la situación de los pueblos nómadas y de los agricultores itinerantes. 2. Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que los pueblos interesados ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión. 3. Deberán instituirse procedimientos adecuados en el marco del sistema jurídico nacional para solucionar las reivindicaciones de tierras formuladas por los pueblos interesados. Artículo 15 1. Los derechos de los pueblos interesados a los recursos naturales existentes en sus tierras deberán protegerse especialmente. Estos derechos comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización, administración y conservación de dichos recursos. 2. En caso de que pertenezca al Estado la propiedad de los minerales o de los recursos del subsuelo, o tenga derechos sobre otros recursos existentes en las tierras, los gobiernos deberán establecer o mantener procedimientos con miras a consultar a los pueblos interesados, a fin de determinar si los intereses de esos pueblos serían perjudicados, y en qué medida, antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras. Los pueblos interesados deberán participar siempre que sea posible en los beneficios que reporten tales actividades, y percibir una indemnización equitativa por cualquier daño que puedan sufrir como resultado de esas actividades. Artículo 16 1. A reserva de los dispuesto en los párrafos siguientes de este artículo, los pueblos interesados no deberán ser trasladados de las tierras que ocupan.

95

2. Cuando excepcionalmente el traslado y la reubicación de esos pueblos se consideren necesarios, sólo deberán efectuarse con su consentimiento, dado libremente y con pleno conocimiento de causa. Cuando no pueda obtenerse su consentimiento, el traslado y la reubicación sólo deberán tener lugar al término de procedimientos adecuados establecidos por la legislación nacional, incluidas encuestas públicas, cuando haya lugar, en que los pueblos interesados tengan la posibilidad de estar efectivamente representados. 3. Siempre que sea posible, estos pueblos deberán tener el derecho de regresar a sus tierras tradicionales en cuanto dejen de existir la causa que motivaron sus traslado y reubicación. 4. Cuando el retorno no sea posible, tal como se determine por acuerdo o, en ausencia de tales acuerdos, por medio de procedimientos adecuados, dichos pueblos deberán recibir, en todos los casos posibles, tierras cuya calidad y cuyo estatuto jurídico sean por lo menos iguales a los de las tierras que ocupaban anteriormente, y que les permitan subvenir a sus necesidades y garantizar su desarrollo futuro. Cuando los pueblos interesados prefieran recibir una indemnización en dinero o en especie, deberá concedérseles dicha indemnización con las garantías apropiadas.
95/102

5. Deberá indemnizarse plenamente a las personas trasladadas y reubicadas por cualquier pérdida o daño que hayan como consecuencia de su desplazamiento. Artículo 17

96

1. Deberán respetarse las modalidades de transmisión de los derechos sobre la tierras entre los miembros de los pueblos interesados establecidas por dichos pueblos. 2. Deberá consultarse a los pueblos interesados siempre que se considere su capacidad de enajenar sus tierras o de transmitir de otra forma sus derechos sobre estas tierras fuera de su comunidad. 3. Deberá impedirse que personas extrañas a esos pueblos puedan aprovecharse de las costumbres de esos pueblos o de su desconocimiento de las leyes por parte de sus miembros para arrogarse la propiedad, la posesión o el uso de las tierras pertenecientes a ellos. Artículo 18 La ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones. Artículo 19 Los programas agrarios nacionales deberán garantizar a los pueblos interesados condiciones equivalentes a las que disfruten otros sectores de la población, a los efectos de: a) la asignación de tierras adicionales a dichos pueblos cuando las tierras de que dispongan sean insuficientes para garantizarles los elementos de una existencia normal o para hacer frente a su posible crecimiento numérico; b) el otorgamiento de los medios necesarios para el desarrollo de las tierras que dichos pueblos ya poseen. Parte III. Contratación y condiciones de empleo Arículo 20 1. Los gobiernos deberán adoptar, en el marco de su legislación nacional y en cooperación con los pueblos interesados, medidas especiales para garantizar a los trabajadores pertenecientes a esos pueblos una protección eficaz en materia de contratación y condiciones de empleo, en la medida en que no estén protegidos eficazmente por la legislación aplicable a los trabajadores en general. 2. Los gobiernos deberán hacer cuanto esté en su poder por evitar cualquier discriminación entre los trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados y los demás trabajadores, especialmente en lo relativo a:

96/102

a) acceso al empleo, incluidos los empleos calificados y las medidas de promoción y de ascenso; b) remuneración igual por trabajo de igual valor;

97

c) asistencia médica y social, seguridad e higiene en el trabajo, todas las prestaciones de seguridad social y demás prestaciones derivadas del empleo, así como la vivienda; d) derecho de asociación, derecho a dedicarse libremente a todas las actividades sindicales para fines lícitos y derechos a concluir convenios colectivos con empleadores o con organizaciones de empleadores. 3. Las medidas adoptadas deberán en particular garantizar que: a) Los trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados, incluidos los trabajadores estacionales, eventuales y migrantes empleados en la agricultura o en otras actividades, así como los empleados por contratistas de mano de obra, gocen de la protección que confieren la legislación y la práctica nacionales a otros trabajadores de estas categorías en los mismos sectores, y sean plenamente informados de sus derechos con arreglo a la legislación laboral y de los recursos de que disponen; b) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos no estén sometidos a condiciones de trabajo peligrosas para su salud, en particular como consecuencia de su exposición a plaguicidas o a otras sustancias tóxicas; c) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos no estén sujetos a sistemas de contratación coercitivos, incluidas todas las formas de servidumbre por deudas; d) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos gocen de igualdad de oportunidades y de trato para hombres y mujeres en el empleo y de protección contra el hostigamiento sexual. 4. Deberá prestarse especial atención a la creación de servicios adecuados de inspección de trabajo en las regiones donde ejerzan actividades asalariadas trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados, a fin de garantizar el cumplimiento de las disposiciones de esta parte del presente Convenio.

Parte IV. Formación profesional, artesanía e industrias rurales Artículo 21 Los miembros de los pueblos interesados deberán poder disponer de medios de formación profesional por lo menos iguales a los de los demás ciudadanos. Artículo 22 1. Deberán tomarse medidas para promover la participación voluntaria de miembros de los pueblos interesados en programas de formación profesional de aplicación general.

97/102

2. Cuando los programas de formación profesional de aplicación general existentes no respondan a las necesidades especiales de los pueblos interesados, los gobiernos deberán asegurar, con la participación de dichos pueblos, que se pongan a sus disposición programas y medios especiales de formación.

98

3. Estos programas especiales de formación deberán basarse en el entorno económico, las condiciones sociales y culturales y las necesidades concretas de los pueblos interesados. Todo estudio a este respecto deberá realizarse en cooperación con esos pueblos, los cuales deberán ser consultados sobre la organización y el funcionamiento de tales programas. Cuando sea posible, esos pueblos deberán asumir progresivamente la responsabilidad de la organización y el funcionamiento de tales programas especiales de formación, si así lo deciden. Artículo 23 1. La artesanía, las industrias rurales y comunitarias y las actividades tradicionales y relacionadas con la economía de subsistencia de los pueblos interesados, como la caza, la pesca, la caza con trampas y la recolección, deberán reconocerse como factores importantes del mantenimiento de su cultura y de su autosuficiencia y desarrollo económicos. Con la participación de esos pueblos, y siempre que haya lugar, los gobiernos deberán velar por que se fortalezcan y fomenten dichas actividades. 2. A petición de los pueblos interesados, deberá facilitárseles, cuando sea posible, una asistencia técnica y financiera apropiada que tenga en cuenta las técnicas tradicionales y las características culturales de esos pueblos y la importancia de un desarrollo sostenido y equitativo.

Parte V. Seguridad social y salud Artículo 24 Los regímenes de seguridad social deberán extenderse progresivamente a los pueblos interesados y aplicárseles sin discriminación alguna. Artículo 25 1. Los gobiernos deberán velar por que se pongan a disposición de los pueblos interesados servicios de salud adecuados o proporcionar a dichos pueblos los medios que les permitan organizar y prestar tales servicios bajo su propia responsabilidad y control, a fin de que puedan gozar del máximo nivel posible de salud física y mental. 2. Los servicios de salud deberán organizarse, en la medida de lo posible, a nivel comunitario. Estos servicios deberán planearse y administrarse en cooperación con los pueblos interesados y tener en cuenta sus condiciones económicas, geográficas, sociales y culturales, así como sus métodos de prevención, prácticas curativas y medicamentos tradicionales. 3. El sistema de asistencia sanitaria deberá dar la preferencia a la formación y al empleo de personal sanitario de la comunidad local y centrarse en los cuidados primarios de salud, mantenimiento al mismo tiempo estrechos vínculos con los demás niveles de asistencia sanitaria.
98/102

4. La prestación de tales servicios de salud deberá coordinarse con las demás medidas sociales, económicas y culturales que se tomen en el país.

99

Parte VI. Educación y medios de comunicación Artículo 26 Deberán adoptarse medidas para garantizar a los miembros de los pueblos interesados la posibilidad de adquirir una educación a todos los niveles, por lo menos en pie de igualdad con el resto de la comunidad nacional. Artículo 27 1. Los programas y los servicios de educación destinados a los pueblos interesados deberán desarrollarse y aplicarse en cooperación con éstos a fin de responder a sus necesidades particulares, y deberán abarcar su historia, sus conocimientos y técnicas, sus sistemas de valores y todas sus demás aspiraciones sociales, económicas y culturales. 2. La autoridad competente deberá asegurar la formación de miembros de estos pueblos y su participación en la formulación y ejecución de programas de educación, con miras a transferir progresivamente a dichos pueblos la responsabilidad de la realización de esos programas, cuando haya lugar. 3. Además, los gobiernos deberán reconocer el derecho de esos pueblos a crear sus propias instituciones y medios de educación, siempre que tales instituciones satisfagan las normas mínimas establecidas por la autoridad competente en consulta con esos pueblos. Deberán facilitárseles recursos apropiados con tal fin. Artículo 28 1. Siempre que sea viable, deberá enseñarse a los niños de los pueblos interesados a leer y a escribir en su propia lengua indígena o en la lengua que más comúnmente se hable en el grupo a que pertenezcan. Cuando ello no sea viable, las autoridades competentes deberán celebrar consultas con esos pueblos con miras a la adopción de medidas que permitan alcanzar este objetivo. 2. Deberán tomarse medidas adecuadas para asegurar que esos pueblos tengan la oportunidad de llegar a dominar la lengua nacional o una de las menguas oficiales del país. 3. Deberán adoptarse disposiciones para preservar las lenguas indígenas de los pueblos interesados y promover el desarrollo y la práctica de las mismas. Artículo 29 Un objetivo de la educación de los niños de los pueblos interesados deberá ser impartirles conocimientos generales y aptitudes que les ayuden a participar plenamente y en pie de igualdad en la vida de su propia comunidad y en la de la comunidad nacional.

99/102

Artículo 30

1. Los gobiernos deberán adoptar medidas acordes a las tradiciones y culturas de los pueblos interesados, a fin de darles a conocer sus derechos y obligaciones, especialmente en lo que atañe el trabajo, a las posibilidades económicas, a las cuestiones de educación y salud, a los servicios sociales y a los derechos dimanantes del presente Convenio. 2. A tal fin, deberá recurrirse, si fuere necesario, a traducciones escritas y a la utilización de los medios de comunicación de masas en las lenguas de dichos pueblos. Artículo 31

10 0

Deberán adoptarse medidas de carácter educativo en todos los sectores de la comunidad nacional, y especialmente en los que estén en contacto más directo con los pueblos interesados, con objeto de eliminar los prejuicios que pudieran tener con respecto a esos pueblos. A tal fin, deberán hacerse esfuerzos por asegurar que los libros de historia y demás material didáctico ofrezcan una descripción equitativa, exacta e instructiva de las sociedades y culturas de los pueblos interesados. Parte VII. Contactos y cooperación a través de las fronteras Artículo 32 Los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas, incluso por medio de acuerdos internacionales, para facilitar los contactos y la cooperación entre pueblos indígenas y tribales a través de las fronteras, incluidas las actividades en las esferas económica, social, cultural y del medio ambiente. Parte VIII. Administración Artículo 33

1. La autoridad gubernamental responsable de las cuestiones que abarca el presente Convenio deberá asegurarse de que existen instituciones u otros mecanismos apropiados para administrar los programas que afecten a los pueblos interesados, y de que tales instituciones o mecanismos disponen de los medios necesarios para el cabal desempeño de sus funciones. 2. Tales programas deberán incluir: a) la planificación, coordinación, ejecución y evaluación, en cooperación con los pueblos interesados, de las medidas previstas en el presente Convenio; b) la proposición de medidas legislativas y de otras índole a las autoridades competentes y el control de la aplicación de las medidas adoptadas en cooperación con los pueblos interesados.

100/102

Parte IX. Disposiciones generales Artículo 34

La naturaleza y el alcance de las medidas que se adopten para dar efecto al presente Convenio deberán determinarse con flexibilidad, teniendo en cuenta las condiciones propias de cada país. Artículo 35

La aplicación de las disposiciones del presente Convenio no deberá menoscabar los derechos y las ventajas garantizados a los pueblos interesados en virtud de otros convenios y recomendaciones, instrumentos internacionales, tratados, o leyes, laudos, costumbres o acuerdos nacionales. Parte X. Disposiciones finales Artículo 36 Este Convenio revisa el Convenio sobre poblaciones indígenas y tribuales, 1957. Artículo 37 Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. Artículo 38

10 1

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado al Director General. 2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General. 3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación. Artículo 39 1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado. 2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año después de la expiración del período de diez años mencionado en el párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará obligado durante un nuevo período de denuncia previsto en este artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

101/102

Artículo 40

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros de la Organización. 2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio. Artículo 41

10 2

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas una información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes. Artículo 42 Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial. Artículo 43 1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga disposiciones en contrario: a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones contenidas en el artículo 39, siempre que el nuevo convenio revisor haya entrado en vigor; b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros. 2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio revisor. Artículo 44 Las versiones inglesa y francesa del texto de este convenio son igualmente auténticas.

102/102

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->