Está en la página 1de 2

A ACTRIZ ADMITIO SU ORIGEN HISPANO Raquel Welch, una mujer latina

Por primera vez, la sex symbol reconoció que su padre era boliviano y que siempre lo ocultó. Ahora visitará ese país.

MIREYA NAVARRO.

En American Family, la nueva serie de la cadena de TV norteamericana PBS sobre
una familia mexicana en el este de Los Angeles, Rachel Welch —la tía Dora en la ficción— representa a una mujer romántica y apasionada que podría haber sido una estrella de Hollywood si se hubiera dedicado de lleno a su carrera como actriz. Ver a Welch en este papel de latina tal vez sorprenda. Pero sucede que Rachel Welch tiene origen latino, aunque ésta sea la primera vez que la actriz lo admite en cuarenta años en el espectáculo. "Es una deuda que tengo conmigo desde hace mucho tiempo y me gusta reconocerlo —dice—. Durante mucho tiempo hubo un lugar vacío en mi corazón y en mi trabajo." Jo-Raquel Tejada, tal su verdadero nombre, nació en Chicago, hija de padre boliviano y de madre norteamericana, y asume su herencia latina con gusto. No sólo encarna el papel de Dora en American Family; en el cine, también protagoniza a Hortensia en la comedia romántica Tortilla Soup y, como si fuera poco, hace alarde de su latinidad en la entrega de los premios American Latino Media Arts Awards. "Estoy orgullosa de ser latina", dijo allí frente al público. Como Raquel, la ciudadana, y como Raquel Welch, la sex symbol y mujer pulposa de aviso publicitario, la Welch atravesó dos períodos. Trabajó en el Hollywood que la convirtió en una mujer rubia e intentó cambiarle el nombre, y también en el Hollywood que hoy valora a las latinas y es capaz de pagarle a Jennifer López hasta 12 millones de dólares por película. Welch creció en un hogar donde el padre, que pretendía asimilarse a la sociedad norteamericana a toda costa, les prohibía hablar en español. Pero hoy, a los 61 años, está montada sobre la ola de las nuevas generaciones latinas que manifiestan su orgullo étnico.

un inmigrante ambicioso que había llegado a los Estados Unidos desde Bolivia para estudiar ingeniería. me hicieron teñir el pelo de rubio. cuenta. está abrazando la identidad que tuvo que rechazar para hacer carrera en el cine. "A él le daba un poco de vergüenza toda la confusión y el prejuicio que giraba alrededor de los latinos. Mi sufrimiento es más bien un senti miento psicológico de no saber quién soy. finalmente. Yo no conocía ninguna persona latina. "En ese momento pensé: ''Si ni siquiera me puedo llamar Raquel. "El nunca hablaba en español en casa. Para mi primer papel importante en Un millón de años antes de Cristo. El hombre. es como darle la espalda a todo lo que soy''. Su padre se había propuesto que sus tres hijos fueran tan norteamericanos como el "pastel de manzana". nunca miró hacia atrás. Welch dice que su familia nunca regresó a Bolivia y que." Durante mucho tiempo. Los latinos estuvieron presentes en la industria cinematográfica desde un principio. Welch pudo haber cedido en cuanto al color de pelo. Ahora. pero que tampoco era algo que sabía todo el mundo. Nunca vivimos en un barrio donde hubiera otros latinos. su abuela vino a visitarla. pero decididamente no se cambió el nombre. me dijeron que no podía ser demasiado diferente. Era una cuestión de marketing." Welch dice que nunca ocultó su origen latino. porque así se llamaba su abuela paterna. dice. Sin embargo. "Todo el esfuerzo que hizo para borrar su origen latino era una mentira que sólo sirvió para poder asimilarse".Actualmente. Después de más de cincuenta películas y de una fama a nivel mundial. Welch está dedicada a aprender español con cintas. estoy segura de que no sería así. "Cuando empecé." ." El hecho de que Raquel Welch hoy se sienta cómoda diciendo que es una latina y haya encontrado papeles latinos sólidos refleja cambios fundamentales en Hollywood. aunque reconoce que. dice Welch. recién cuando ella tenía treinta y pico de años. le recriminó a su padre esa actitud. Armando Carlos Tejada. "Creo que no le quedaba otra alternativa". su caracterización en las películas osciló desde bandidos amorales hasta "latin lovers" según los vientos políticos que corrieran. terminó entendiéndolo. planifica su primer viaje a Bolivia en agosto para conocer a sus parientes y trabaja en su propio proyecto cinematográfico latino. para que no tuviéramos acento —dice Welch sobre su padre—.