P. 1
Autobiografías

Autobiografías

4.67

|Views: 32.761|Likes:
Publicado porapi-3706182
El trabajo con autobiografía es una de las estrategias de formación que forma parte del modelo educativo para el desarrollo de la Licenciatura en Educación mención Desarrollo Cultural en la Misión Cultura, que a su vez se combina con los Perfiles de Aprendizaje, la Acreditación del Aprendizaje por Experiencia y el Aprendizaje por Proyectos.
El trabajo con autobiografía es una de las estrategias de formación que forma parte del modelo educativo para el desarrollo de la Licenciatura en Educación mención Desarrollo Cultural en la Misión Cultura, que a su vez se combina con los Perfiles de Aprendizaje, la Acreditación del Aprendizaje por Experiencia y el Aprendizaje por Proyectos.

More info:

Published by: api-3706182 on Oct 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

“…La autobiografía es un documento que, elaborado al inicio del programa formativo, reconstruye la historia personal a través de la identificación de sucesos

, etapas, hitos importantes, aspectos éticos, sociales, existenciales y vocacionales asociados a la práctica como educador o educadora. Sirve de instrumento de diagnóstico para el diseño curricular y para el reconocimiento académico de diversos aprendizajes o experiencias en el perfil de ingreso a partir de las fortalezas y debilidades que identifican a las personas. La autobiografía no se hace en solitario, ya que desde el momento que entra a este sistema de educación, el activador y la activadora cultural se integran a un equipo de sistematización.” (Convenio Marco de Cooperación, Misión Cultura, 2005, p.19)

TRABAJO CON AUTOBIOGRAFÍA S
PRESENTACIÒN Avanza un nuevo tiempo y con ello la transformación de viejas estructuras sociales instauradas por largo tiempo en nuestro país. En el marco de estas transformaciones surge en el año 2004 la Misión Cultura, iniciativa del Estado venezolano que tiene como propósito fundamental formar un ejército de 20 mil activadores culturales en movimiento permanente por todo el territorio nacional, para rescatar, recrear y construir cultura, identidad e ideología. Para lograr este propósito se diseñó un programa académico universitario, bajo convenio marco de cooperación entre el Consejo Nacional de la Cultura (CONAC) y

1

la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), que hace posible el otorgamiento del Título de Licenciado(a) en Educación, mención Desarrollo Cultural a todos los activadores y activadoras incorporados a la Misión Cultura. En aras de fortalecer cada día más este proceso formativo, nos planteamos la producción de todos los materiales de apoyo necesarios, que puedan servir de guía y orientación a Tutores (as), Facilitadores (as) y Activadores (as). Siendo éste un proceso en permanente construcción, los documentos no están totalmente acabados y por ello invitamos a todos los lectores (as) a que nos acompañen en su revisión con aportes y críticas para procurar los cambios que reclama nuestra revolución bolivariana. INTRODUCCIÒN El trabajo con autobiografía es una de las estrategias de formación que forma parte del modelo educativo para el desarrollo de la Licenciatura en Educación mención Desarrollo Cultural en la Misión Cultura, que a su vez se combina con los Perfiles de Aprendizaje, la Acreditación del Aprendizaje por Experiencia y el Aprendizaje por Proyectos. Dada su importancia, el presente manual tiene como finalidad compartir con ustedes algunas orientaciones, sin pretender en ningún momento que sean consideradas de uso obligatorio sino que, por el contrario, aspiramos sean tomadas como sugerencias que contribuyan a facilitar el trabajo con autobiografías. Para la elaboración de este manual hemos acudido a diversos materiales, entre ellos, han sido de mucho provecho los siguientes papeles de trabajo:

- “Notas sobre Autobiografías” (Torcatt, P., s/f.).
-

-

Folleto “Orientación y Proyecto de vida. Medicina Integral Comunitaria” Misión Sucre (Pérez, F. 2005). Ensayo de Formación de Educadores Populares (ENFODEP, S/F). Convenio Marco de Cooperación UNESR-CONAC. Misión Cultura. (2005). Orientaciones Generales Misión Cultura (2005).

Finalmente, aprovechamos este espacio para recordar que en un período de tres meses, después del inicio de las sesiones de los Equipos de Sistematización, debemos culminar tanto la elaboración de la autobiografía como los perfiles de aprendizaje y la identificación de las debilidades y fortalezas.

A propósito de la autobiografía No voy a traicionar mis orígenes (Tomado del Texto Chávez Nuestro, pág. 366) “…no voy a traicionar mi infancia de niño pobre de Sabaneta. Inmediatamente después que enterramos a la abuela Rosa Inés, enero de 1982, me fui para la casa de Adán y allí, en la noche, junto a una lamparita que él tenía en su pequeño estudio, escribí un poema dedicado a ella. Me salió de un tirón. Fue una especie de juramento ante Rosa Inés, una memoria que es para mí sagrada: Quizás algún día, en tu casa vieja tus blancas con toda su gente.

2

mi vieja querida, dirija mis pasos hacia tu recinto. Con los brazos en alto y con alborozo coloqué en tu tumba una gran corona de verdes laureles. Sería mi victoria, sería tú victoria y la de tu pueblo y la de tu historia. Y entonces, por la Madre Vieja volverán las aguas del río Boconó, como en otros tiempos tus campos regó, y por sus riberas se oirá el canto alegre de tu cristofué y el suave trinar de tus azulejos y la clara risa de tu loro viejo. Y entonces,

palomas el vuelo alzarán. Y bajo el matapalo ladrará Guardián, y crecerá el almendro junto al naranjal. Y también el ciruelo junto al topochal y los mandarinos junto a tu piñal y enrojecerá el semeruco junto a tu rosal y crecerá la paja bajo tu maizal. Y entonces, la sonrisa alegre de tu rostro ausente, llenará de luces este llano caliente y un gran cabalgar saldrá de repente. Y vendrán los federales con Zamora al frente, y el catire Páez con sus mil valientes, las guerrillas de Maisanta

O quizás nunca, mi vieja, llegue tanta dicha por este lugar. y la regaría con sudor y sangre, y hallaría consuelo en tu amor de madre y te contaría de mis desengaños entre los mortales. Entonces, abrirías tus brazos y me abrazarías cual tiempo de infante y me arrullarías con tu tierno canto y me llevarías por otros lugares a lanzar un grito que nunca se apague. Y entonces solamente entonces, al fin de mi vida, yo vendría a buscarte, Mamá Rosa mía, llegaría a la tumba.

Esos versos han sido y seguirán siendo mi compromiso con ella y conmigo mismo. Al lado de Rosa Inés conocí la humildad, la pobreza, el dolor, el no tener a veces para la comida; supe de las injusticias de este mundo. Aprendí con ella a trabajar y a cosechar. Conocí la solidaridad: “Huguito, vaya y llévele a Doña Rosa Figueredo esta hallaca, este poquito de dulce”. Me tocaba ir, en su nombre, repartiendo platicos a las amigas y a los amigos que no tenían nada, o casi nada, como nosotros. Y siempre venía también devuelta con otras cositas que mandaban de allá: “llévele a Doña Rosa esto”. Y era un dulce o alguna otra cosita de comida, que si una mazamorra o un bollito de maíz. Yo aprendí con ella los principios y los valores del venezolano humilde, de los que nunca tuvieron nada y que constituyen el alma de mi país. Trate de decirle a Rosa Inés en ese poema que nunca voy a olvidar sus enseñanzas y que nunca traicionaré nuestros orígenes…”

¿Qué es la Autobiografía?
“…quien no conoce nada, no ama nada. Quien nada comprende, nada ve. Cuanto mayor es el conocimiento inherente de una cosa, más grande es el amor…” Paracelso.

3

(En el Arte de Amar de Erich Fromm)

La autobiografía es el relato de la vida de quien lo escribe. Implica ejercicio retrospectivo, rememoración, escritura, lectura y reescritura. Esta es nuestra definición más simple. El folleto de la Misión Sucre (Pérez, F., 2005) nos ofrece una serie de definiciones que nos ayudan a entender un poco más de qué se trata.  “Es una actividad retrospectiva sobre nuestras vidas, en donde intervienen factores objetivos y subjetivos y, además, sobre la percepción que de nosotros tienen quienes nos rodean. Es un encuentro real y sincero con nosotros mismos y con los otros. Es un pretexto para: la comunicación verdadera, el intercambio en real encuentro humano, encontrar- (me) conmigo mismo, encontrar- (te) contigo mismo. Posibilidad de darnos la palabra, la voz, a nosotros, los siempre silenciados. Es una manera de decir “AQUÍ ESTOY, TAL CUAL SOY” Es la oportunidad de descubrir la posibilidad siempre presente de volver a nacer. Es vida que se ofrece.”

     

Aunque en el presente material se puedan presentar algunas sugerencias y ejemplos, la forma como se organice el relato autobiográfico es completamente libre y de ello comentaremos más adelante. Recordamos en este momento algunas autobiografías famosas y de afamados. Muchas de ellas resultan interesantes no sólo por lo que nos atrae del personaje que la escribe, sino por el enorme potencial de información sobre otros temas: sobre algún grupo social relevante como es el caso de los surrealistas en la autobiografía de Luis Buñuel Mi Ultimo Suspiro; por el enorme interés para la psiquiatría que puede ofrecer la de Salvador Dalí, Confesiones Inconfesables, o por las posibilidades de conocimiento sobre la historia cubana que brinda la de Nicolás Guillén, Páginas Vueltas, por poner sólo algunos ejemplos. De este último queremos rescatar el inicio de sus memorias que dice así: “A veces deploro no haber escrito sobre cuanto he visto. La memoria humana no dura mucho tiempo, y pronto se borra de ella la gran masa de recuerdos que, de persistir, harían la vida insoportable (...) Sin embargo, ciertos hechos más o menos lavados por el tiempo persisten en nuestra mente y nos acompañan toda la vida. De mi infancia –de mi primera infancia, si esto puede decirse- lo menos borroso que conservo, fuera de la presencia querida de mis padres, es la Guerrita de Agosto, en 1906...”

4

Tal como se expresa en el Manual de Orientaciones General (Misión Cultura, 2005, p.14), “Entre las potencialidades de la autobiografía se destacan: Formativas:

 

Autoreconocimiento de contextos y etapas en los que se vivió y aprendió.

Reconocimiento del Otro como ser legítimo y diferente.  Punto de partida para el diseño del perfil de ingreso.  Propicia espacios de respeto, cooperación y afecto. Investigativas. Se asocia con:

   

Desarrollo del aprendizaje por proyectos. Método biográfico Método de historias de vida. Investigación narrativa.”

Riesgos o dificultades
a) La Terapia Aunque a muchos les pueda resultar incómodo que les digan cómo se van a sentir (podrían acusarnos de deterministas), la experiencia desarrollada en el CEPAP∗, las investigaciones sobre autobiografías realizadas por el ensayo ENFODEP y otros materiales escritos sobre el tema, dan cuentan de los múltiples elementos que se ponen en juego cuando cualquier persona realiza su autobiografía. La conjugación de sentimientos, expectativas, temores, comportan ciertos riesgos para los que tenemos que estar prevenidos. (y que es parte de los objetivos de este material) Cuando el que escribe su autobiografía lo hace desde la honestidad; examinará sus logros, fracasos, dudas, temores, esperanzas, fortalezas, debilidades. Rememorará emociones, dichas, tristezas, molestias. Se sentirá satisfecho(a) y fortalecido(a) en algunos momentos y en otros incompleto(a) y decepcionado(a). Al realizar el ejercicio de introspección que requiere la escritura de la autobiografía, necesariamente entramos en un proceso de cuestionamientos y aprobaciones que nos invitan a transformaciones personales y/o reafirmación de lo que somos. Incluso, sólo quien lee una autobiografía, y se relaciona con quien la realiza percibe transformaciones, tal como lo expresa Madriz (2003) en el siguiente texto: “Eloísa es una mujer sorprendentemente abierta a experimentar, posee una curiosidad natural digna de un Houdini, y son pocas las cosas que asume con indiferencia o más bien con resignación. En el aula, una vez terminado el tiempo de observación del grupo y del docente, se convirtió en una interlocutora locuaz, que ama a las personas y detesta la estupidez. Su autobiografía es emotiva, profunda, sincera, dulce y a veces sorprendente como ella misma. Sin duda es una de mis preferidas. Cuando la leí, me sentí en deuda, porque a pesar de ella haber declarado lo positivo del ejercicio, y lo mucho que merecía la pena hacer, creo haber aprendido tanto, sentido tanto, reído, tanto, llorado tanto, que ahora la quiero más. Y eso también forma parte de mi transformación” (p. 126 )

*

Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez

5

El proceso de entrega de uno mismo que se produce al escribir y compartir la autobiografía, aparte de obligatorio, es una oportunidad para que el grupo se conozca y para que, individualmente, ocurran cambios que permitan realizar un trabajo educativo en equipo. Sin embargo, ocurre que esta entrega de uno mismo va cargada de muchas emociones y llegado el momento “estallan”. Cuando esto sucede, la tendencia del grupo es a querer ayudar y esto, aunque no es malo, es riesgoso, pues no estamos facultados para hacerlo.

Quiero amarte sin aferrarme, apreciarte sin juzgarte, unirme a ti sin invadirte, invitarte sin exigirte, dejarte sin sentirme culpable, criticarte sin hacer que te sientas culpable y ayudarte sin ofenderte. Si puedo obtener de ti el mismo trato, podremos conocernos verdaderamente y enriquecernos mutuamente. Virginia Satir Ha ocurrido en muchas ocasiones que la entrega de la autobiografía, el compartir de la misma, se convierte en largas sesiones de discusión sobre nosotros mismos, nuestras necesidades de cambio o reafirmación y es a esto a lo que hemos llamado la riesgosa terapia. Este proceso debemos controlarlo porque puede llegar a hacerse excesivamente largo y desviar los fines para los que estamos aquí. Esto, de ninguna manera es una invitación a crear un ambiente frío, calculado, carente de sensibilidad; la invitación es a propiciar un ambiente en el que se equilibren las emociones y los fines, las necesidades y los propósitos. Escribir y compartir la autobiografía son momentos y procesos completamente cargados de subjetividad. Es demasiado aventurero hacer recomendaciones puntuales para evitar que estos momentos y procesos se conviertan en largas sesiones de “ayuda”, confiamos en que cada grupo encontrará su propio camino para conocerse y avanzar juntos en el tiempo que tiene estimado la Misión para el logro de su propósito.

¿Venimos a cambiar, a que nos cambien o a cambiar a otros? Un interesante punto de discusión. Cambiar cómo somos, cómo asumimos nuestros retos, la forma cómo nos relacionamos con los demás, cómo actuamos frente a los conflictos o cómo superamos nuestras frustraciones es siempre una decisión personal, a veces ni siquiera basta con el descubrimiento de la necesidad de hacerlo, ni con tener la voluntad consciente de hacerlo. ¿Hace falta que cambiemos? Sí. No conocemos todavía a nadie a quien pueda compararse con la Hermana Teresa de Calcuta o con Jesús de Nazareh por hablar de ejemplos muy cristianos pero, es tremendamente pretencioso creer que en unas cuantas sesiones de discusión grupal y de reflexión lograremos cambios de actitudes y valores que contribuyan a que seamos mejores personas o tengamos una sociedad más justa y humana. Ahora bien, aceptar que debemos vivir y convivir con nuestras basuritas en el alma no deja por fuera el hecho de que el equipo de sistematización, en su conjunto, deba desarrollar estrategias para el aprendizaje, que pasan por un aprender a estar juntos, a ayudarnos unos a otros, criticarnos y estimularnos oportunamente. En un equipo de sistematización, por poner sólo un ejemplo, se debe ser abierto para recibir las críticas y justo, maduro y sensible para darlas. Quien no posea estas características debe desarrollarlas. El problema que finalmente se nos plantea es ¿cuánto tiempo nos podemos permitir para aprender a estar en equipo, para desarrollar las condiciones que nos permitan enseñar y aprender?

b) Escribir. (La sustancia) La escritura de la autobiografía reporta algunas dificultades para quienes no nos consideramos escritores. Aparte de la amalgama de sentimientos que se generan al reconstruir en forma escrita

6

nuestra vida, está el asunto de ¿qué se cuenta y qué se guarda cada quien?, ¿cómo se pueden reservar algunos sucesos sin perder autenticidad?, ¿se escribe sólo lo que “conviene” que otros lean? Al escribir la autobiografía dudamos entre el compromiso que genera esta escritura y la responsabilidad de hacernos conocer por los otros. Se agrega, además los aspectos subjetivos que el relato autobiográfico reporta. Desnudarse no es fácil. Esta discusión debe, necesariamente, darse en el grupo, pero, la última instancia de decisión la tiene cada persona. Cada uno de los activadores y activadoras es quien establece sus pautas, sus respuestas a las preguntas anteriores. Confiamos plenamente en la honestidad de quienes participan de este proceso y con esa confianza contamos para recibir las autobiografías que nos hablarán con autenticidad de quiénes somos, qué hacemos, qué queremos...

Autenticidad, privacidad. La discusión entre lo que se reserva y lo que se dice. Leyendo el material sobre autobiografías del facilitador de ENFODEP Rafael Angulo, éste confiesa que en su primera autobiografía se reservó muchísimas experiencias por razones políticas. El temor a que ese trabajo pudiera ser utilizado para identificar enemigos del sistema, lo justificaba. Pensamos que, independientemente del cambio en las circunstancias políticas, esta justificación sigue siendo válida. Además, pueden existir muchísimas otras razones por las que cualquier persona niega a otra información sobre sí misma. El problema entonces sería que al no asumir criterios equilibrados podamos tener autobiografías en las que el autor o autora sólo expongan todo su “Dr. Jeckyll” y nada de su “Mister Hyde” (o también podría ser al revés). Probablemente la solución al conflicto se encuentra en aquella frase en retruécano (así se llama esta figura literaria) que dice “decir la verdad no es decir todo lo que se siente, sino sentir todo lo que se dice”. Ahora bien, ¿pierde autenticidad el relato autobiográfico si se peca de omisión? Definitivamente, no. Lo que perdería, además de la extensión, sería la posibilidad de brindar a los otros un conocimiento más completo de sí mismo y el reconocimiento de algunos aprendizajes. Pero, a nuestro juicio, sí perdería autenticidad, cuando por razones de desequilibrio, únicamente podamos ver un costado de quien escribe...

Celebración de la Subjetividad “Yo ya llevaba un buen rato escribiendo Memoria del fuego, y cuanto más escribía más adentro me metía en las historias que contaba. Ya me estaba costando distinguir el pasado del presente: lo que había sido estaba siendo, y estaba siendo a mí alrededor, y escribir era mi manera de golpear y de abrazar. Sin embargo, se supone que los libros de historia no son subjetivos. Se lo comenté a Don José Coronel: en este libro que estoy escribiendo, al revés y al derecho, a luz y a trasluz, se mire como se mire, se me notan a simple vista mis broncas y mis amores. Y a orillas del río San Juan, el viejo poeta me dijo que a los fanáticos de la subjetividad no hay que hacerlos ni puto caso: -No te preocupés –me dijo-. Así debe ser. Los que hacen de la objetividad una religión, mienten. Ellos no quieren ser objetivos, mentira: quieren ser objetos, para salvarse del dolor humano.” Eduardo Galeano El Libro de los Abrazos

7

c) Escribir. (Lo formal) Además de lo anterior, cuando hemos estado rodeados por los formalismos escolares para escribir; la escritura en sí misma se convierte en una verdadera dificultad. La experiencia escolar de la mayoría de nosotros se caracteriza por una carencia de expresividad. La escritura se reduce a lo formal (deja sangría, coloca los acentos, escribe con mayúscula los nombres propios, etc) y así cuando queremos comunicarnos por escrito las palabras desaparecen. La tendencia al escribir, pensando que otros lo leerán, es la de corregir de inmediato, la de juzgar lo escrito sin terminarlo, la de preocuparse por la coma, el acento, el punto, la sintaxis. De esta manera, dejamos lo esencial como accesorio. Si bien el aspecto formal de la escritura es un elemento importante, (que no se debe obviar considerando que la autobiografía será leída por otros), tiene un momento diferente y este momento es posterior a la escritura misma. 1 Se toma la realidad y se parte en pedazos, cada pedazo se mete en un saber, cada saber se mete en una caja, cada caja se mete en un horario, cada horario se mete en un salón, cada salón se mete en una conciencia, cada conciencia desaparece en los cajones. 2 Se seleccionan partes del conocimiento consideradas necesarias de transmitir. Se instaura la repetición para adormecer la curiosidad. Lo diferente es siempre puesto en tela de juicio, pues al igual que la mano izquierda, sólo debe servir para corroborar la existencia de la derecha. 3 A este pequeño que ríe de vida y de fuerza, lo convertirán, con su consentimiento, quién lo creyera, en un individuo que tirita de rabia ante la cosa pequeña y se inmoviliza de miedo ante la duda certera. 4 Se tallan las conciencias, se uniforman, se moldean los cuerpos, se inmovilizan, se separan lo que está unido, se parcializa. La vida no quiere tomar el camino de la escuela. 5 La repetición indiscriminada produce bostezos, aburrimiento, solitarios en serie. No es la vida la quietud, tapar las salidas es planear las explosiones. 6 Trabaja y calla, sufre y espera, la marrana se viste de tela y de seda se queda, es mejor pájaro preso que muchos volando, la vida está en otra parte, la vejez es sabihondez, siga la ley del más débil, en boca cerrada no entra nada, en país de ciegos no hay nada que ver, el que poco aprieta mucho abarca, por la plata baila el can, el que nada vale, nada tiene. 7 El maestro, antiguo trabajador de prestigio, actual repetidor de oficio, es un mago que terminó por ser culebrero. Antes abría mundos desconocidos, ponía lo insólito encima del pupitre despertando curiosidades. Ahora solamente quiere vender su pomada sabelotodo. Main: SUAZA VARGAS, (1994)

Algunas recomendaciones generales para el momento de escribir (no obligatorias)
  Inicialmente escriba sin preocuparse por la ortografía o la redacción. Tampoco se preocupe ahora por la extensión. Si usted le da rienda suelta a sus recuerdos, después, más bien tendrá que recortar.

8

La autobiografía es su relato. Así que no es obligatorio el tono académico impersonal. La primera persona es la que generalmente se utiliza en las autobiografías. Sin embargo, si le resulta más cómodo hablar de sí mismo como si se tratara de otra persona, también es válido. Recuerde siempre que la autobiografía es un relato libre. Es válido y recomendable cuando escriba, que pregunte a otros sobre sí mismo. Sobre hechos que no recuerda con exactitud, sobre cómo es visto por otros... Escriba sin pensar a quien va dirigido. Escriba para usted. para descubrirse, recuperarse, reconstruirse, fortalecerse, cuestionarse, aceptarse, encontrarse. Después de escribir todo. Léalo. Revise qué le falta, qué considera de más. Después que haya vuelto sobre lo escrito, unas cuantas veces, corríjalo. Este es un documento que va a ser leído por otros y es necesario recurrir a los aspectos formales (la coherencia, la sintaxis, la ortografía) Después de hacer las correcciones revise que aspectos no desearía que otros leyeran. Señala Torcat (s/f): “ese es un documento que no es privado, vale la pena que en él se anoten cosas publicables, que no comprometan la intimidad de quien lo redacta” La vida es belleza, admírala. La vida es sueño, hazlo realidad. La vida es un deber, cúmplelo La vida es preciosa, cuídala. La vida es amor, gózala. La vida es promesa, cúmplela. La vida es un himno, cántalo. La vida es una tragedia, domínala. La vida es felicidad, merécela. Madre Teresa de Calcuta

    

La vida es una oportunidad, aprovéchala. La vida es beatitud, saboréala. La vida es un reto, afróntalo La vida es un juego, juégalo. La vida es riqueza, consérvala. La vida es un misterio, devélalo. La vida es tristeza, supérala. La vida es un combate, acéptalo. La vida es aventura, arróstrala. La vida es la vida, defiéndela.

Por qué hacer la autobiografía?
De acuerdo a cómo queremos abordar el proceso de formación, la autobiografía es un requisito indispensable por las siguientes razones: a) Es un paso para el conocimiento de sí mismo, quién eres, por qué estás en la Misión Cultura, cuáles son tus fortalezas, cuáles tus debilidades, para qué estás dispuesto, qué adversas, en qué eres muy competente, cuáles son tus mayores habilidades. En el convulsionado mundo que vivimos son pocas las personas que hacen un alto en el camino para revisar qué han hecho y preguntarse cuán satisfechos se encuentran con ello. Esta revisión es fundamental porque da las bases para continuar o no con un proyecto (Misión Cultura) que no lo tiene todo escrito, un proyecto que reconocemos no acabado y cuya construcción depende de todos.

9

Reconocernos Descubrirnos Acompañarnos
Autobiografía

Aceptarnos Fortalecernos

Encontrarnos Reafirmarnos

Conocernos

b)

Construir conocimiento, recrearlo, reconocerlo en cada uno de nosotros es un trabajo en equipo. La constitución de ese equipo, con las características necesarias para ser un equipo de formación, pasa por el conocimiento que cada quien tiene de los otros miembros, así que concebimos la autobiografía como un vínculo de comunicación; como el proceso en el que se crean y se estrechan los lazos afectivos necesarios para la convivencia. Señala Pérez, J. (s/f), “Uno de los aspectos más importantes del proceso autobiográfico es que posibilita la comunicación y como consecuencia de esto, despierta la comprensión entre los miembros de los equipos”.

Definitivamente, es diferente la mirada que se da a otro desde la ignorancia e indiferencia, que desde el afecto, el encuentro y la compañía. Mientras tememos conscientemente no ser amados, el temor real, aunque habitualmente inconsciente, es el de amar. Amar significa comprometerse sin garantías, entregarse totalmente con la esperanza de producir amor en la persona amada. El amor es un acto de fe y quien tenga poca fe, también tendrá poco amor. Erich Fromm

c) d)

La escritura de la autobiografía se constituye en un “apresto” o preparación para aprehender la concepción epistemológica que implica el aprendizaje por experiencia y el abordaje andragógico de la formación. La autobiografía debe reflejar cuáles son los conocimientos, las competencias, las habilidades que cada uno tiene. En fin, la autobiografía debe mostrar cuáles son los aprendizajes que ha adquirido a través de su experiencia.

Queremos destacar esto último porque a partir de este documento (la autobiografía) se parte al reconocimiento académico; es el primer paso en el proceso de sistematización y organización de los aprendizajes que le permitirán construir el perfil de ingreso. ¿Qué es lo que conoces?, ¿cuál es la profundidad de ese conocimiento?, ¿qué te falta por aprender?, ¿que correspondencia existe entre lo que sabes y el perfil que requiere la licenciatura? Responder estas preguntas se inicia con escribir y exponer quién eres, con lo que presente sobre sí mismo en la autobiografía. “Enseñar exige saber escuchar. Sólo el que escucha, paciente y críticamente al otro, habla con él. No es hablando a los otros desde arriba como aprendemos a escuchar, sino que es escuchando como aprendemos a hablar con ellos” Paulo Freire Te hablo a vos, a través de vos a todos los chicos que me escriben o me paran en la calle. No quiero morirme sin decirles estas palabras: Tengo fe en ustedes, no podemos

10

hundirnos en la depresión, porque es de alguna manera un lujo que no pueden darse los padres de los chiquitos que se mueren de hambre. Y no es posible que nos encerremos cada vez con más seguridades en nuestras casas. Tenemos que abrirnos al mundo. No considerar que el desastre está afuera, sino que arde como una fogata en el propio comedor de nuestras casas; es la vida y nuestro mundo los que están en peligro. Sí, muchachos. La vida del mundo hay que tomarla como una tarea propia y salir a defenderla, ésa es nuestra misión. Por eso te hablo, con el deseo de generar en vos no sólo la provocación sino también el convencimiento. Son muchos los que en medio de la tempestad continúan ofreciendo su tiempo y hasta su propia vida por el otro, en las calles, en las cárceles, en las villas miserables, en los hospitales. Les propongo entonces, con la gravedad de las palabras finales de mi vida, que nos abracemos en un compromiso; salgamos a los espacios abiertos, arriesguémonos por el otro. Esperemos con quienes tienden sus brazos que una nueva ola de la historia nos levante. A ver qué hacemos, a dónde vamos. Si va a haber un cambio, éste va a ser hecho por la juventud. Ernesto Sábato

Momentos
a) Elaboración Hasta ahora hemos hecho algunas apreciaciones generales de lo que es el proceso de realización de la autobiografía, pero, si aún no sabemos cómo empezar, a continuación presentamos algunas estrategias, recomendaciones u orientaciones, que no deben ser considerados como pautas. Recordemos siempre que el relato autobiográfico es espontáneo. Del folleto Orientación y Proyecto de Vida (Pérez, F. 2005), tomamos la idea de trazar una línea de vida. “Consiste en el trazado en una hoja de papel de una línea a la que le asignaremos el valor de representar nuestra trayectoria de vida” (agregamos, por cuenta nuestra, algunos sucesos como ejemplos). “Allí se señalarán nuestras experiencias y los eventos más significativos que nos han ocurrido en nuestras vidas, desde el nacimiento hasta nuestra actualidad”. Se señala en el mismo folleto que “Esta línea tendrá, como nuestras vidas, curvas, picos en ascenso y descenso, segmentos rectos, sinuosidades” y entendemos que estos picos de ascenso y descenso se relacionan con la forma como percibimos emocionalmente cada una de esas experiencias

11

Pasado
i Ingreso a la escuela Ingreso al grupo de teatro Nacimiento de m hijo

Graduación

Matrimonio

Presente Futuro

Nacimiento

Cien veces al día me recuerdo a mí mismo que mi vida interior y exterior se alimentan de los esfuerzos de otros hombres vivos y muertos, y que debo afanarme por dar en la misma medida que he recibido. Albert Einsten Luego de trazar la línea de vida, que para efectos de la realización de la autobiografía, nos interesa desde el nacimiento hasta el presente, podemos ir preguntándonos qué razones hicieron que colocara tal o cual evento arriba o abajo. Trata de escribir el relato de cada uno de esos sucesos, con sus circunstancias, con lo que significó para ti. De esta manera tendremos una buena aproximación a la autobiografía.

En una sesión de trabajo en equipo podrían proponerse algunas actividades puntuales. •Explicar la estrategia del trazado de la línea de vida

•Solicitar a los participantes (activadores y activadoras) que tracen su línea de vida con
los sucesos que consideren más relevantes. •Motivar a los participantes para que escriban sobre algunos de esos sucesos en la sesión y los lean al grupo. Que lo decida cada quien (De esta manera se irán perdiendo esos temores iniciales de mostrarse ante los otros) se podría sugerir, para evitar inicialmente los compromisos emocionales, que se escriba en la sesión solamente de los aspectos que se han colocado en la parte de arriba de la línea de vida. •Solicitar que en casa, con las posibilidades que brinda la intimidad para la reflexión, se vayan escribiendo esos otros capítulos de la vida, que nos cuestan más, por ser más dolorosos. En la siguiente sesión invitar a los participantes a leer lo escrito. Si surgen preguntas, se hacen. Esto invitará al autor o autora a complementar sus relatos. Otra estrategia para realizar la autobiografía es escribir partiendo de los contextos donde el autor o la autora ha tenido experiencias que considere significativas. A diferencia de la propuesta anterior, esta no es cronológica, no sigue ningún orden temporal.

5 materias aplazadas en 3er año.

Muerte de la abuela

12

Dibuja una esfera con tu nombre y luego, alrededor de ésta, otras en las que aparezcan diferentes personas, grupos, organizaciones, instituciones, con las que te hayas relacionado (no importa que tan estrechos pudieran haber sido estos lazos). Ubica estas esferas cerca o lejos de la tuya, dependiendo de la importancia que han tenido para ti.
El periódico

Grupo de danza Autor o autora Mamá

Trabajo Trabajo

Papá Liceo

Familia

El profesor de matemática

Vecinos comunidad

Después de realizado lo anterior escribe ¿cómo es o cómo fue cada uno de estos contextos?, ¿cómo te relacionaste o te relacionas con ellos?, ¿qué aprendiste en ellos? Una tercera estrategia para empezar a escribir sobre sí mismo nos la ofrece el libro “Sabiduría para cada día” (1999) Si bien, ésta no nos conduce explícitamente a la autobiografía, nos brinda la posibilidad de adentrarnos en nosotros mismos, en nuestros recuerdos, que son, al fin y al cabo, el punto de partida. “Un pasatiempo iluminador es hacer una lista de las cosas que impresionan gratamente los sentidos. (...) He aquí la lista de los diez sonidos favoritos de una persona. El distante silbido de un tren; una madre hablándole a su hijo recién nacido; el crujido de las hojas cuando uno las pisa en un luminoso día de otoño; el reclamo de las gaviotas; el aullido de un sabueso en un bosque por la noche; el silencio absoluto de un lago en la montaña al caer la tarde; un fuego crepitante en un día frío; una multitud en un estadio cantando el himno nacional; el chirrido de las ruedas de un aeroplano al tocar tierra; la voz de su esposa por la mañana.” Frank Mann Esta lista puede ser también de imágenes, olores, sabores, texturas, cada quien podría escoger la que le resulte más fácil. Cada una de esas imágenes, sonidos, olores, texturas, sabores; vendrá acompañada con algún recuerdo especial. La sugerencia es que se escriba a partir del recuerdo que generan, las circunstancias, el lugar, los sentimientos que trae consigo. Veamos un ejemplo: Mis olores favoritos. 1.- Me gusta el olor de algunos, no todos, lápices cuando se les saca punta. Parecen hechos de una madera especial, con un aroma que inevitablemente me trae los recuerdos de cuando siendo niño, estudiaba quinto grado. Ese año me habían regalado un sacapuntas muy especial, tenía forma de globo terráqueo, depósito y dejaba la punta finísima. Recordar el sacapuntas, el quinto grado y la terrible enseñanza del profesor de matemáticas, llega junto. No sé si es pertinente, pero debo decir que también los maestros, aún sin querer pueden, al mismo tiempo, enseñar trampas y verdades. Se había realizado un examen. Cuando el profesor lo devolvió, a la hora de la salida, empezamos a comparar las respuestas. Me di cuenta que se había equivocado en su calificación y al siguiente día hice el reclamo respectivo. La respuesta del maestro fue que a él no le constaba que yo no hubiese corregido el examen en mi casa. La calificación fue lo de menos, lo de más fue, por un lado descubrir que, ciertamente, se podía hacer trampa y por otro que la desconfianza es una forma de matar o de morir...

13

2.- Me gusta el olor del queso ahumado. Nunca huele igual el que uno compra en la ciudad que el que se encuentra cuando uno va de visita al páramo. Tengo atrapados en mi recuerdo el olor y la imagen y la clara sensación de que en el páramo la gente no envejece. El páramo es, para mí, un lugar suspendido en el tiempo. El páramo es el lugar donde siempre voy a tener doce años y voy a estar de vacaciones...

La sugerencia, finalmente, es que escriba todo lo que se le ocurra. No se limite o por lo menos trate de no limitarse cuando empiece. Después podrá revisar, descartar, quitar lo que considere superfluo. Escriba de acuerdo a cómo vayan llegando los recuerdos, las ideas. No se preocupe inicialmente por el orden. Después podrá revisar, recortar y pegar a su gusto. Y también, como las autobiografías conocidas, la que usted realice puede llevar fotografías, u otros documentos que considere pertinentes para decir a los otros quién es, cuáles son sus circunstancias, sus anhelos, sus sueños. b) Socialización. Compartir. Después de elaborar la autobiografía debe compartirla con el grupo. A través de la mirada que den los otros sobre lo escrito podrá revisar y corregir. Este es un momento muy importante, y, para muchos también muy difícil. Es necesario tener actitud de apertura para escuchar los comentarios que otros hagan de lo escrito sin sentirse juzgado, cuestionado o criticado y es importante saber escuchar sin prejuicios, sin preconcepciones. Es necesario escuchar, para estar con el otro (a), para conocerle (a), para amarle (a).

Probablemente sea más sensato solicitar las lecturas en silencio. Incluso en un primer momento cada activador (a) debería tener la oportunidad de decidir con quien quiere compartir su autobiografía.

Algunas recomendaciones

En grupo, establezcan las pautas para hacer las lecturas (¿se hará por participante completa?, ¿en voz alta? ¿se intercambiarán?. Si cada participante la lee en voz alta ¿se hará por capítulos? ¿se interrumpe para pedir aclaraciones o se espera hasta el final?)

“Hablarse en profundidad, sin formas estereotipadas, con calma, para informarse y formarse al mismo tiempo, parece ser un lujo cada vez más raro...” Franco Ferraroti  Es importante y obligatorio que todos los participantes conozcan la autobiografía de cada uno de sus compañeros.

14

Siempre que no estás de acuerdo conmigo, me enriqueces... Me enriqueces cuando eres sincero y buscas la verdad, cuando intentas encontrarla tal y como puedes, con la honradez y la modestia de completar mi pensamiento con el tuyo, de corregir mis errores, de ahondar mi visión. Anónimo.

Si la revisión de la autobiografía se hace de tal manera que cada activador (a) lea en silencio la de cada uno de sus compañeros, háganse por lo menos dos lecturas, una para apreciar y conocer al (a) autor (a) y la otra para revisar los aspectos formales de la escritura. Debemos estar muy atentos de cómo se hacen los comentarios y las observaciones. Este, aunque es un momento muy serio y delicado, no puede convertirse en rígido y directivo.

“la verdadera comunicación humana es una relación creadora, es decir, fuente de enriquecimiento mutuo. Tanto es la soledad una mutilación, cuando la comunicación humana es fuente de enriquecimiento y desarrollo” Guy Lepelier (1994)  Este es el momento de compartir responsablemente nuestras ansiedades, sueños, vicisitudes. Es el momento de darnos y de ser recibido por los otros.

La paz es silencio, o un campo extenso, un pacto o una disculpa.” Sarah Orenstein, 11 años (1980)

 

Revise cuánto de las exigencias que se hace a sí mismo, le hace a los demás. Debemos reconocer al otro en sus diferencias y respetarlas. Una última sugerencia es que cada vez que vaya a hacer un comentario, a decir una observación; ubíquese en el lugar del otro. Esto no significa que no lo diga o no lo haga, sino que lo diga o lo haga con el afecto que le gustaría que se lo dijeran o se lo hicieran a usted.

COMPARTIR En las postrimerías de su vida un hombre fue a visitar a un sabio para preguntarle: -¿Cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno? -Veo una montaña de arroz humeante y sabroso y alrededor una muchedumbre hambrienta. Sus palillos son más largos que sus brazos, así que cuando comen no pueden llevársela a la boca y son víctimas de la frustración y el sufrimiento. Eso es el infierno. -¿Y el cielo? -Veo una montaña de arroz humeante y sabroso -dijo el sabio-, y alrededor una muchedumbre alegre. Sus palillos son más largos que sus brazos, pero han decidido prender la comida y dársela unos a otros. Eso es el cielo. Ramiro Calle

15

c) Entrega. Aspectos Formales Como se ha señalado ya, la autobiografía es el documento que permitirá el reconocimiento académico de diversos aprendizajes. A partir de ella se elabora el perfil de ingreso. Dada su importancia, existen ciertos aspectos formales que se deben seguir para su presentación, evaluación y entrega. La presentación es el momento en el que el activador(a) expone ante sus compañeros (as) su autobiografía. Esta “exposición” puede acompañarla cada activador (a) de la manera que le parezca más conveniente (lectura, síntesis, obra de teatro, video, muestra de su trabajo, etc). Lo que decida hacer cada activador (a), para el momento de su presentación, no sustituye el documento escrito. La evaluación de la autobiografía es cualitativa, descriptiva. No se hace para “aprobar” o “reprobar” al activador (a). La evaluación se hace para enriquecer, complementar, conocer y mejorar lo escrito. En la evaluación se evitan los juicios de valor. Para el proceso de evaluación de las autobiografías el equipo se pone de acuerdo y establece los criterios para la misma. Los criterios de evaluación deben elaborarse antes de iniciar el proceso de presentación. La entrega es el momento, posterior a la presentación, en el que se deja constancia por escrito, que el facilitador (a) ha recibido la autobiografía. En este documento se registra si se han hecho observaciones, si el activador (a) ha asumido las observaciones hechas, y, de no ser así, la argumentación del autor (a) para no aceptar las observaciones dadas por el equipo. La constancia de recepción de la autobiografía se hace por triplicado: una que archivará el facilitador con el documento autobiográfico, una para archivar en el expediente de la Secretaría a nivel Nacional y otra para el activador o la activadora.

En reuniones realizadas con algunos facilitadores (as) se han hecho aportes para la elaboración de varios criterios de evaluación que queremos añadir aquí. No se pretende que estos criterios sean administrados por todos, se trata de algunas sugerencias que deber ser modificadas o ampliadas con los aportes de todos los miembros del equipo: Aspectos Formales: redacción, ortografía, coherencia. Con respecto al contenido: ¿se cuentan experiencias? ¿se reflexiona sobre esas experiencias? ¿se sigue algún hilo conductor que nos permita a todos entender? ¿se pueden observar aprendizajes adquiridos? ¿Existe relación entre los contextos expuestos y los aprendizajes adquiridos? ¿cuánto se conoce del autor? ¿qué elementos que consideremos importantes no se mencionan?

Momentos relacionados con la presentación de la autobiografía.
Antes de la presentación: Se establecen los criterios de evaluación de las autobiografías. Se reparte la autobiografía para que cada miembro del equipo la lea. Cada miembro del equipo realiza sus observaciones por escrito. Experiencias con respecto a la presentación y evaluación de las autobiografías provenientes del CEPAP, nos señalan algunas dificultades que queremos señalar, para evitarlas en lo posible: ocurre que por diversas razones algún miembro del equipo no lee

16

la autobiografía de otro compañero (a). En la presentación no tiene aportes, ni observaciones y confiesa no haberla leído. Cuando esto sucede (por lo general) el afectado o la afectada decide no leer los documentos que presente quien le ignoró y ocurre una reacción en cadena “tu no me lees, yo no te leo”, “tu no leíste la de mi amiga, yo no voy a leer la tuya”, etc) por ello es importante establecer como obligatorio traer las observaciones por escrito. Durante la presentación: El activador realiza su presentación (lectura, síntesis, video, exposición, teatro) activador (a) y por el facilitador o facilitadora) y se entregan al expositor

- Se realiza la lectura de las evaluaciones (observaciones escritas presentadas por cada - El expositor o expositora argumenta, comparte, complementa, explica, es el momento para la
reflexión y las observaciones. Después de la presentación:

- El autor revisará las observaciones y aportes de los activadores (as) y facilitador (a). Con
las observaciones que considere pertinentes modificará su autobiografía o en caso contrario, argumentará por escrito su decisión

- Entregará al facilitador (a) la versión final de su autobiografía. Se levanta el Acta de Entrega
de Autobiografía. El facilitador o facilitadora archivará el ejemplar de la autobiografía con el acta respectiva y envía un acta original a la Coordinación Académica Nacional.

Algunos tips para los facilitadores y las facilitadoras
(Tomados de Guy LEPERLIER (1994), La comunicación pedagógica, Técnicas de expresión para el desarrollo) Comunicación. Si la comunicación se reduce a menudo a un simple cambio de información entre emisor y receptor, en grupo sabemos que la comunicación propiamente humana tiene en cuenta el nivel afectivo de las personas: es una comunicación de personas. La comunicación con el otro supone la comunicación consigo mismo, es fuente de placer y de enriquecimiento mutuo. Encuentra su plenitud en la relación creadora.

17

Cambio. Nuestra personalidad está hecha de lo innato y lo adquirido. Hoy todos los observadores están de acuerdo en reconocer la importancia de los condicionamientos de la infancia y de los aprendizajes de la adolescencia. En un momento dado todo ser humano es, pues, el artesano de su propio cambio en la lógica de un desarrollo personal libre y responsable. En trabajo en grupo hacemos nuestra la convicción de Sartre: lo importante no es lo que las estructuras han hecho del hombre, sino lo que él hace con lo que ellas han hecho de él. Autoridad. La autoridad funcional del formador es el poder contractual que tiene de tomar decisiones, de mandar y de exigir obediencia. En un trabajo en grupo esta autoridad se borra en provecho de su autoridad funcional fundada en su madurez, su competencia, su capacidad de escucha y de observación. Esta autoridad personal no tiene nada que ver con la autocracia. Kurt Lewin ha demostrado que la autocracia, o autoritarismo, por la frustración que entraña, lleva a la pasividad, forma velada de la agresividad. La anarquía provoca casi tanta frustración. El estilo democrático, por el contrario, el del animador no directivo centrado en el grupo, permite un comportamiento productivo de los participantes del grupo y les inspira el sentido de las responsabilidades individuales y colectivas. Escucha. Se trata de una actitud doblemente activa, primeramente por la consideración incondicional de lo que dice el otro, segundo por la comprensión no sólo intelectual sino afectiva. “Pienso que estar a la escucha de alguien es navegar con él acomodando su vela a su viento. Ciertamente ¡eso no puede suceder a quien cierra sus “escotillas”! La escotilla, como todos saben, es una abertura que permite acceder a lo profundo del navío”. Carl Rogers ha creado el término de empatía para definir precisamente esta actitud especial hacia el otro. Con la capacidad de ponerse en el lugar del otro manteniendo el ser uno mismo, se trata de dejar de ser uno el centro de sí mismo para una aceptación incondicional y una comprensión afectiva del otro. Pero al mismo tiempo excluye una implicación afectiva personal propiamente dicha. Difícil equilibrio de sensibilidad, lucidez y dominio de sí mismo. Humanismo. Actitud filosófica que hace del hombre el valor supremo. En trabajo de grupo, el conocimiento añadido al amor de sí mismo desemboca naturalmente en el respeto o en el amor al otro o en ambos. Es la clave y la lección de la psicología humanista que apunta al desarrollo del potencial intelectual, afectivo y físico del hombre Afrontar: Coraje para expresar lo que uno piensa aceptando también que el otro exprese también lo suyo. Al contrario de un conflicto entre personas, afrontar no lleva consigo necesariamente la agresividad y sí es necesario para progresar. Implicación: Implicarse significa sentirse comprometido y no quedarse fuera de la jugada, meterse “dentro” personalmente y no quedarse fuera. (...) En la práctica es de desear que todos los participantes se impliquen; el formador nunca usará la coerción. Y en cuanto a él, velará para guardar una cierta reserva si quiere quedar suficientemente libre para observar lo que está pasando y no usurpar la implicación de los otros. Pero, si quiere ser auténtico, sabrá no sustraerse llegado el momento.

Referencias Bibliográficas
CALLE, Ramiro. (2004): Los Mejores Cuentos Espirituales de Oriente. RBA, Integral. Barcelona. CHÁVEZ MARTÍNEZ, Margarita. (1999). (comp.): Edivisión. Compañía Editorial. México. ENFODEP, (S/F):Ensayo de Formación de Educadores Populares. Caracas. FERRAROTI, Franco (1991): La historia y lo cotidiano. Ediciones Península. Barcelona. LEPERLIER, Guy (1994): La comunicación pedagógica, Técnicas de expresión para el desarrollo. Ediciones Mensajero, Bilbao. España

18

MADRIZ, Gladis (2003): ¿Quién eres?...¿quién soy? La autobiografía en el relato del aula universitaria en: Revista Ensayo y Error. Año XII Nº 25. Págs. 119-129. MISIÓN CULTURA, (2005): Convenio Marco de Cooperación UNESR-CONAC. Caracas. MISIÓN CULTURA, (2005): Orientaciones Generales Misión Cultura. Caracas. PÉREZ, Fernando. (2005): Folleto “Orientación y Proyecto de vida. Medicina Integral Comunitaria”. Misión Sucre. PÉREZ, Jasmín (S/F): La Autobiografía: Instrumento para el reconocimiento de aprendizajes y promotora de la transformación social. TORCATT, Pedro (S/F): Notas sobre Autobiografías. Mimeo. La Felicidad Según los Niños. (1980) Ediciones 29, España.

19

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->