Está en la página 1de 16

Ediciones Por El Despertar

por Pablo de la Iglesia, Ph. D.


© Todos los Derechos Reservados

¿Cómo Intoxicamos Nuestro Cuerpo?


Pablo de la Iglesia, Ph. D.
Ediciones Por El Despertar
El autor advierte que esta obra se ha realizado a título
informativo para ayudar a los lectores a tomar las
mejores decisiones acerca de su salud. Todo cambio
en la dieta o en el consumo de medicamentos debe
ser supervisado por el profesional calificado. Ni el
autor ni el editor se hacen responsables por el uso
indebido de la información compartida en este trabajo.
Indice
¿Cómo Intoxicamos Nuestro Cuerpo?

1. Factores de Contaminacion Alimentaria

2. La Industrialización de los Alimentos

3. La acrilamida y el cáncer

4. La Deslealtad Comercial

5. El Problema de los Transgénicos

6. Los Aditivos Alimentarios

7. Las Toxinas y el Cáncer

8. El Smog Electrico

9. La Intoxicación Medicamentosa

10.Conclusiones

11. Bibliografía
Factores de Contaminación Alimentaria

Básicamente la contaminación con sustancias indeseables para nuestro organismo


proviene de nuestros hábitos alimenticios que se han alejado de una alimentación
integral. El occidental promedio esta ingiriendo excesos de grasa animal (carne,
charcutería, mantequilla, queso), azucares refinados (azúcar, pan blanco, gaseosas,
bollería), excitantes (alcohol, café) o sal; todos estos factores condicionantes de
nuestra salud, provocan que nuestras arterias se atasquen, sobrepeso, debilidad
física e inmunológica, retención de líquidos, etc. Por otra parte solemos consumir
pocas frutas, verduras, pescado, azúcares lentos y agua; esta deficiencia nos
provoca carencias nutritivas (vitaminas, minerales, fibra, ácidos grasos
esenciales...) que nos conducen a situaciones de estreñimiento, deshidratación y
malestar general.

Diferentes estudios preconizan que hasta dos de cada tres enfermedades se deben
a una alimentación inadecuada, y que si llevamos una alimentación sana desde
pequeños, podemos reducirlas en un 65%; esto nos lleva al sinsentido de los
grandes esfuerzos realizados en encontrar la causa de todas las enfermedades en
los virus, las bacterias o los genes, mientras que, simultáneamente se descuida la
investigación científica en el campo de la nutrición, o peor aun, cuando los
conocimientos son contundentes son despreciados negligentemente.

La Industrialización de los Alimentos

Una de las tendencias mas preocupantes en este sentido, es el constante


crecimiento en el consumo de platos preparados; los alimentos industrializados y
listos para consumir, incluyen los congelados y refrigerados, los cocinados y
esterilizados, y los deshidratados.

Todas estas forman de preparación de los alimentos implican metodologías de


cocción y conservación que, por un lado, deterioran el valor nutricional de los
mismos, y por el otro, le agregan toxinas, necesarias para su conservación en la
cadena comercial, pero nocivas para nuestra salud.

Lamentablemente, a pesar de las campañas de concientisación en salud preventiva,


este es un sector empresarial en continuo crecimiento; por ejemplo, en España,
este sector creció durante el año 2002 con cifras que lo elevan mas de un 12% con
respecto al 2001, provocando que empresas como Pescanova, Nestle, Casa
Tarradellas, Gallina Blanca o La Cocinera (en España), facturaran el 41% del valor
total del mercado alimentario sin presentar productos que sean adecuados o
indispensables para la salud.

Los abusos de ciertos preparados pseudoalimenticios agravan esta situación. Por


ejemplo, un estudio reciente publicado en el numero de Marzo del 2002 en la
revista Diabetes Care, postula que el consumo de carnes procesadas como
las salchichas o la charcuteria pueden elevar el riesgo de diabetes tipo II
hasta en un 50%; estas conclusiones fueron abordadas luego de hacer un
seguimiento durante 12 años a mas de 42000 personas que inicialmente no
padecían la enfermedad ni cáncer o cardiopatías y tenían entre 40 y 75 años.

Estos hábitos, tan difundidos entre los niños, nos auguran una sociedad enferma si
no realizamos un cambio en nuestras costumbres alimentarias, comenzando por la
conciencia de promover hábitos saludables desde la infancia; y concretamente en
este ejemplo, estamos hablando de unos alimentos a los cuales lo diabéticos
acceden con frecuencia porque no lo consideran nocivos para su salud, mientras
que la desinformación los lleva a evitar otros como las frutas o los cereales
integrales que son beneficiosos para este colectivo.

La farsa de los alimentos light tambien hace su aporte a la sobrecarga


toxemica que tienen que soportar nuestros castigados organismos; además
de ser deficientes en términos nutricionales, tampoco suelen ser apropiados para
uno de sus fines mas promocionados, como lo es la supuesta ayuda que brindan
para bajar de peso.

La Dra. Judith Rossett, miembro de la Asociación Americana del Corazón,


asegura que si bien muchos de estos alimentos light son bajos en grasas, en
ocasiones tienen más calorías que los alimentos convencionales y terminan
engordando mas que los convencionales; otra razón por la cual pueden generar
sobrepeso es debido a que la gente piensa que no engordan y comen cantidades
mayores.

En los alimentos light suele utilizarse la olestra, un sustituto de la grasa que


provoca problemas digestivos, diarreas y obstaculiza la absorción de nutrientes; los
edulcorantes artificiales provocan alteraciones en la glucemia y la mayoría de ellos
ha sido asociado con una mayor incidencia de cáncer y enfermedades neurológicas.
Con todo, estas nefastas sustancias continúan utilizándose en forma indiscriminada.

La acrilamida y el cáncer

Aunque aun no se puede sacar conclusiones definitivas, se sabe que la acrilamida


es cancerigena para los animales y que se encuentra en cantidades peligrosas en
algunos alimentos de consumo masivo.

Un estudio divulgado en Abril del 2002 por la Universidad de Estocolmo


(Suecia), revelo que varios alimentos feculentos como las patatas y el pan, cuando
eran cocinados a altas temperaturas, tienen una elevada cantidad de acrilamida.

Según la OMS, el consumo máximo recomendado de esta sustancia es de 0,5


miligramos, mientras que en las patatas fritas pueden llegar a tener entre 300 y
2300 miligramos (la cifra tiende a aumentar cuando son industriales).

La Deslealtad Comercial

Muchas empresas, a sabiendas que la alimentación sana constituye un negocio


cada vez más interesante, promueven sus productos como naturales cuando no lo
son.

Por ejemplo, en España, la empresa Danone solía promover una variedad de yogur
bajo la denominación BioDanone, induciendo ventas entre las personas que creen
que es un alimento biológico cuando en realidad es una argucia comercial
aprovechando una ausencia en la legislación.

En EE. UU. la empresa Mc Donald`s solía promover unas patatas fritas vegetarianas
cuando en realidad estaban utilizando condimentos con extractos de carne; muchos
consumidores de aquel país y de la India se sintieron afectados y querellaron
exitosamente a la empresa. Seguramente estos episodios se repiten a diario
provocando que muchas veces comamos algo que creemos que es adecuado para
nuestra salud o nuestro estilo de vida, pero en realidad no lo es; la única
alternativa para remediar este problema es la información que nos permita
convertirnos en consumidores exigentes.

El Problema de los Transgénicos

Un informe secreto de la Union Europea fue filtrado hace un tiempo a la


organización Greenpeace, quien, obviamente, promovió una difusión pública del
mismo; el citado estudio fue realizado a instancias de la UE por el EU Joint
Research Centre y en el cual se solicito verificar las consecuencias de la
convivencia entre los cultivos transgénicos y los no transgénicos, siendo entregado
en Enero del 2002 con la expresa recomendación de no hacerlo publico. Una vez
que el citado documento fue desvelado por la organización ecologista, la UE no ha
tenido más remedio que publicar oficialmente el informe; algunas conclusiones del
estudio son:

 La comercialización de determinados cultivos transgénicos incrementaría


los costes de los cultivos convencionales y ecológicos en un 40%.

 La coexistencia de agricultura ecológica y transgénica seria imposible en


muchos casos.

 El umbral de pureza de semillas o de cosechas fijado en el 0,1% seria


imposible de cumplir en la mayoría de los casos, es decir que la mayor
parte de la semilla y del producto se verían contaminados con
transgénicos.

Todo esto se complica más cuando nos encontramos con un panorama donde la
mayoría de las empresas de alimentos se niegan a informar sobre el contenido de
transgénicos en sus productos y la mayoría de los estados no tienen legislación que
las obligue a etiquetarlos garantizando su ausencia.

Como medida de presión, Greenpeace ha comenzado a publicar las Listas Verde y


Roja, donde una menciona los productos libres de organismos modificados
genéticamente y la otra cita los que si lo son; estas listas se pueden consultar en el
portal de la organización correspondiente a cada país.

El fraude y la desinformación han sido hasta el momento el modus operandi de


empresas como Syngenta (ex Novartis), Monsanto, entre otras, para promover una
agricultura acorde a sus intereses comerciales. Un caso muy sonado durante el año
2001 y donde la patraña publicitaria queda al descubierto es el del "arroz dorado
transgénico".

Las empresas productoras de este cereal realizaron una campaña promoviendo sus
propiedades, puesto que debido a su contenido en vitamina A, el arroz dorado
podría llegar a salvar a millones de personas de la ceguera y otros trastornos
relacionados con la deficiencia de esta vitamina.

La realidad es que la vitamina A y su precursor, el betacaroteno, se encuentran


muy bien distribuidos en los alimentos y nuestra única preocupación debería
consistir en procurar dietas integrales y variadas para todo el mundo, mientras que
simultáneamente dejamos de hacer campañas humanitarias donde lo único que
enviamos a los mas pobres sean pastas blancas, latas de gaseosas y medicamentos
vencidos.

Por otra parte, estas afirmaciones publicitarias "no hacen mas que alejar a la gente
de los verdaderos tratamientos que aportan una solución efectiva"; igualmente,
para que el famoso arroz dorado cubra tan solo las necesidades diarias de vitamina
A deberíamos ingerir tres kilos y medio al día, mientras que un tomate y una
zanahoria hechos y derechos como Dios manda, son suficientes para cubrir
nuestros requerimientos; finalmente, tampoco se informo acerca de la importancia
de consumir arroz integral, pues es en el salvado donde se encuentra el
betacaroteno. Se quiere presentar como una innovación científica aquello que la
naturaleza realiza en forma espontánea, ecológica y económica.

Otra cara de este verdadero desastre medioambiental es el de los animales


transgénicos. Por ejemplo, Chile es el principal exportador de salmones y posee
granjas salmoneras con peces modificados con ingeniería genética donde los
escapes al mar y los ríos son frecuentes.

Los salmones transgénicos afectan negativamente a la biodiversidad puesto que


consumen mas alimentos que los salmones corrientes, generando escasez en los
ecosistemas; por otra parte, un estudio realizado en la Universidad de Indiana
(EE UU), concluyo que con solo incorporar 60 peces transgénicos en un ecosistema
donde conviven 60.000, se estaría aniquilando la población completa en un periodo
máximo de 30 años.

La polémica de los peces modificados genéticamente va mucho más allá.


Greanpeace ha denunciado el desarrollo en los EE UU de una variedad de róbalo
utilizando genes de insectos; en el mismo país, en India y en China, se realizan
investigaciones introduciendo genes humanos de hormonas de crecimiento en
carpas para aumentar su crecimiento en un 150% y brindarles mayor tolerancia a
la falta de oxigeno en los ríos contaminados; estos animales desarrollan
deformidades en la cabeza y la mandíbula, impidiéndoles nadar y alimentarse.

Con el tema de las "vacas locas" aun muy actual, y sabiendo las consecuencias que
ha tenido en los animales el consumo de su propia carne, difícilmente haya muchas
personas dispuestas a ingerir concientemente peces con genes humanos.

Los Aditivos Alimentarios

Con la excusa de que muchos de ellos se muestran inocuos en el laboratorio,


hemos comenzado a ingerir involuntariamente una cantidad de sustancias con las
cuales ya hemos comenzado a familiarizarnos: colorantes, aromatizantes,
edulcorantes, estabilizantes, emulsionantes, gelificantes, espesantes, conservantes,
acidulantes, neutralizantes, gasificantes...

Estas sustancias, detrás de la letra pequeña, son los aditivos alimentarios; si bien
es perfectamente posible preparar y conservar los alimentos evitando los aditivos
químicos, se sigue insistiendo en ello sin otro motivo aparente que no sea el lucro a
cualquier precio; un cambio en la filosofía de producción implicaría "introducir
conservantes naturales, reducir el tiempo de almacenamiento, usar envases mas
pequeños, disminuir el maquinismo y la superindustrialización en la elaboración de
los alimentos y volver a la Naturaleza".

Los aditivos no tienen propiedades alimentarias y tan solo se utilizan para modificar
sabores, olores o texturas, y por supuesto, para evitar el deterioro de alimentos
que normalmente ya están muertos hace rato.

A pesar de que los expertos han determinado una Cantidad Diaria Admitida (IDA)
para cada aditivo, es muy difícil saber que cantidades estamos consumiendo y, por
otra parte, se desconocen los efectos sinérgicos de mismos, puesto que no solo
estamos ingiriendo uno de ellos, sino muchos y en diferentes alimentos; también
hay que decir que muchos de estos aditivos no se eliminan completamente y se
acumulan en el organismo sin que sepamos cuales son sus consecuencias a largo
plazo.

Estos aditivos llegan a nosotros a través de los alimentos, los medicamentos, el


tabaco, la contaminación ambiental, la cosmética, los tintes químicos...

Reconocemos que el uso de aditivos es muy importante para poder alimentar a las
masas de población de las grandes ciudades, pero lo que se cuestiona es el criterio
con el cual son utilizados; en este punto la pregunta que debemos hacernos es la
siguiente: ¿Estamos dispuestos a pagar más por un alimento elaborado bajo
criterios saludables? Si la respuesta es positiva debemos dirigirnos a los comercios
especializados y comenzar a consumir alimentos biológicos; puesto que parece que
las autoridades sanitarias representan mas a los intereses comerciales que los
relativos a la salud de la población, la solución la podrían obtener los consumidores
promoviendo el consumo de alimentos sanos y convirtiendo a este sector en un
buen negocio.

Por otra parte, las autoridades sanitarias de todo el mundo no se ponen de


acuerdo, y un aditivo prohibido en un país puede no estarlo en otros; por ejemplo
la OMS considera inaceptable el uso de E-284 y sin embargo es permitido en
España; en los países nórdicos los colorantes prácticamente están prohibidos, EE
UU autoriza nueve y España veintitrés. A continuación se facilita un listado de
aditivos frecuentemente prohibidos:

 E-103, E-125, E-152, E-126, E-130, E-181, E-105, E-240, E-111, E-121 y E-
241 (prohibidos en la Union Europea)

 E-180 (colorante), Natamicina (antibiotico), 343 (acidulante)

 Edulcorantes Artificiales (aspartamo, acesulfan, xilitol, sacarina)

Entre los alimentos que habitualmente encontramos una mayor sobrecarga de


aditivos podemos mencionar:

 Embutidos crudos y derivados cárnicos.

 Frutas y hortalizas elaboradas y confitadas.

 Lácteos y derivados.

 Salsas elaboradas (mostaza, mahonesa)


 Conservas de pescado y vegetales.

 Sopas de sobre.

 Cubitos para caldo.

 Postres instantáneos.

 Refrescos comerciales.

 Productos de pastelería y sus decorados.

 Golosinas y caramelos.

 Helados.

 Ahumados.

 Cereales para el desayuno.

Las Toxinas y el Cáncer

Todos los años se producen diez millones de nuevos casos de cáncer y, según la
Organización Mundial de la Salud, la tercera parte de ellos podrían prevenirse
con la eliminación de hábitos que nos llevan a la inducción de toxinas.

Obviamente, para evitar que el cáncer siga generando un porcentaje tan elevado de
muertes, la OMS insiste en la importancia de la detección precoz del mismo,
enseñándole a la gente a reconocer sus síntomas, tales como bultos, lesiones
cutáneas, hemorragias anormales, indigestión permanente o ronquera crónica;
cualquiera de estos síntomas requieren un inmediato control medico.

Sin embargo, otros elementos que dependen pura y exclusivamente de nuestras


decisiones personales, pueden ayudarnos a mejorar nuestras posibilidades de cara
a prevenir esta enfermedad. La OMS denuncia al consumo de tabaco como
responsable del 30% de todas las muertes de cáncer en los países ricos; en
el caso de las variedades de boca, laringe, esófago y estomago, este índice
se eleva al noventa por ciento.

También, se ha asociado el sobrepeso como factor condicionante de las variedades


de esófago, colon, mama, endometrio y riñón; el exceso de alcohol aumenta el
riego de contraer cáncer de la cavidad bucal, faringe, estomago, hígado y mama.

La exposición profesional y ambiental a sustancias como el amianto, las anilinas


colorantes o el benceno también resultan un serio factor de predisposición; algunas
infecciones como el Helicobacter pylori o la del virus Papiloma pueden aumentar el
riesgo de cáncer de estomago y útero; además de una buena alimentación, para
aumentar nuestras defensas y aliviar infecciones, podemos recurrir a sustancias
como el propóleos, la equinacea o la plata coloidal, muy efectivas en estos casos.

Un ejemplo muy puntual, es el denunciado recientemente por la Sociedad


Española de Cirugía Bucal, en el cual se sostiene que el hecho de que en los
últimos 20 años haya aumentado el cáncer de boca en un 300% en los hombres y
un 150% en mujeres, es un verdadero escándalo sanitario. En este caso, la
consulta al dentista al menos una vez al año, y la eliminación del tabaco y el
alcohol, son los principales hábitos preventivos.
El Smog Electrico

Muy pocas personas pueden llegar a desconocer la importancia de los teléfonos


móviles como una poderosa herramienta de comunicación en la nueva sociedad, no
solo sirve para hablar por teléfono, sino como fax, para navegar por Internet o para
enviar fotografías; con la aparición de los móviles, sin duda nuestra sociedad y,
especialmente, las formas de hacer negocios y comunicarnos, cambiaron
significativamente.

Sin embargo se acumulan las evidencias científicas que sostienen que su impacto
sobre la salud podría ser negativo; lo mismo sucede con el medio ambiente.

La razón de ello son las microondas que emiten y producen un recalentamiento de


los tejidos; hay unos índices de seguridad establecidos por las legislaciones de los
diferentes países (muy cuestionadas en ocasiones) que son muy difíciles de
controlar puesto que la potencia de emisión no es fija ni continua, pues depende de
la ubicación de la repetidora y los obstáculos que tenga que atravesar para acceder
a la antena.

Los móviles producen dos efectos que suelen ser perjudiciales para la salud:
efectos térmicos y efectos electromagnéticos. En los efectos térmicos, la
radiación calienta nuestros tejidos del aparato auditivo, el cerebro y el ojo; todo
esto conlleva a padecer disfunciones del sistema nervioso, estrés o riesgo de
cataratas. En cuanto a los efectos electromagnéticos, parece ser que la radiación
emitida por los móviles provoca trastornos en el metabolismo celular alterando las
ondas cerebrales, promoviendo la aparición de tumores o debilitando la inmunidad.

Para reducir el riesgo de los teléfonos móviles se pueden tomar ciertas


precauciones como:

 Utilizarlo solo en casos de necesidad.

 Evitar las conversaciones superficiales.

 Procurar no llevar el móvil sobre el cuerpo; es mejor colocarlo en una


cartera o bolsa de mano.

 Su uso al aire libre es menos dañino que si lo hacemos en el interior de


edificios o automóviles, puesto que al tener que atravesar muros aumenta
la potencia de emisión.

 Cuando recargamos el móvil en casa, procurar estar a mas de dos metros


de el.

 No utilizar el móvil mientras conducimos, pues aumenta el riesgo de


accidentes en un 450%.

 No permitir el uso de móviles en niños y jóvenes, pues además de ser


innecesarios sus cuerpos se ven mas expuestos al estar en una etapa de
formación.

 Procurar elegir nuestras viviendas lejos de una antena de telefonía móvil


(mínimo 30 metros); aunque lamentablemente aquí también funciona el
"efecto paraguas" generando baja radiación en las viviendas ubicadas
debajo de ellas, mientras que las situadas en su entorno presentan alta
contaminación electromagnética.

La Intoxicación Medicamentosa

Según un estudio realizado por el Instituto Universitario de Salud Publica de


Cataluña (España), se ha calculado que cuatro de cada diez prescripciones
medicas realizadas por los especialistas de atención primaria son incorrectas;
abundando en las presiciones, el 43,7% de las prescripciones de antibióticos son
inapropiadas (y al 4% de pacientes que si lo requerían, no se les receto).

Según el Journal of the American Medical Association, dos medicamentos que


han sido muy utilizados para combatir el dolor (Vioxx y Celebrex) aumentan el
riesgo de padecer enfermedades del corazón; estos medicamentos se han
extendido porque aportan el beneficio de no tener los efectos gastrointestinales
(acidez, ulcera) que provoca la aspirina. Posiblemente, sea hora de dirigir la mirada
a poderosas sustancias naturales como el Harpagofito, los aceites Omega 3, la
corteza de Sauce, entre otros, que son muy efectivos para esta función sin
provocar los efectos secundarios de los antiinflamatorios, sean estos esteroideos o
no.

Por suerte el Viox (rofecoxib) fue retirado del mercado al confirmarse su efecto
riesgoso para el corazón y el sistema circulatorio; el dichoso medicamento resultó
ser peor que la enfermedad ya que causó miles de muertes y demandas
multimillonarias a la empresa Merk, Sharp & Dohme… Bueno, ahora tenemos otro
cuento de la industria farmacéutica para entretenernos.

Un grupo de científicos australianos realizaron un estudio sobre los medicamentos


para el dolor y publicaron los resultados en el Journal of the American Medical
Association (JAMA).

El trabajo aporta pruebas de que el Voltarén puede ser peligroso para la salud; se
llegó a esta conclusión luego de 23 estudios sobre 1,6 millones de personas y
concluyeron que el medicamento no esteroide Diclofenac, el cual suele venderse
bajo marcas como Voltaren, Dioxaflex, Dolotomanil Anaflex, Algiocib, etc., aumenta
el riesgo de enfermedades cardiovasculares y muerte sorpresiva en un 40 %.

¿Con que sugieren reemplazarlo los investigadores? En un acto de “bondad” para


con la humanidad sufriente, sugieren consumir Naproxen en lugar de Diclofenac,
según ha dicho David Graham, alto ejecutivo de la norteamericana FDA.

... y si no fuera porque más de quince años de cazador de mentiras me han vuelto
un poquito cínico a la hora de leer los mensajes de estos tipos, diría que son unos
seres de luz y amor sin causa... ¡pero no! Ni voy a perder tiempo en investigar
quien financió este estudio, ni que guerra por el mercado farmacéutico hay detrás
de esta investigación, ni como van preparando el mercado para nuevos
lanzamientos, porque la historia es la misma una y otra vez; es como cuando le
dan vacunas o medicamentos a las ONGs que trabajan en el tercer mundo, se trata
de drogas a punto de vencer, recicladas o experimentales, y resulta que con una
porquería obtienen branding para sus marcas.

No me extrañaría que algún interés tras el Ibuprofeno esté tras esta campaña... y
sin embargo, en este caso el riesgo de padecer un ataque al corazón aumenta al
51% si consumimos esta porquería tres veces al día con una dosis de 800
miligramos.
Y bueno nos queda el Paracetamol... ¡Y si le digo que en EE. UU. más de la mitad
de la intoxicaciones hepáticas son causadas por esta ponzoña cuyo único propósito
es enriquecer la insaciable ambición de la industria farmacéutica alejada hace
tiempo de un real interés por la salud humana.

Y no se vaya a creer que estos datos han sido aportados por un grupo de fanáticos
de la Medicina Natural... No, no, se trata de información tomada de las principales
revistas que adhieren rigurosamente a la Teología de la Santa Religión Médica, pero
es que parece que ya ni su propia superstición puede sostener el cuento que han
inventado para apuntalar tan infame negocio.

¿Y bueno, probamos con la vieja aspirina? Mejor ni lo intente; otro día le cuento.

¿Quiere aliviar el dolor de la inflamación? Beba mucha agua pura y recurra a


sustancias naturales como el aceite de pescado, el sulfato de condroitina,
glucosamina o la uña de gato, amén de una buena alimentación... simple, menos
riesgoso y con el aval de la Pachamama que ya elaboró todo lo que necesitamos
para estar sanos.

¿Diclofenac?, ¿Paracetamol?, ¿Ibuprofeno? ¡Usted primero doctor!

El caso del fármaco Lipobay fabricado por Bayer y comercializado para reducir el
colesterol, vuelve a ilustrar la potencial toxicidad de muchos medicamentos.
Durante el año 2001 fue retirado de las farmacias por la propia multinacional al
comprobarse que había causado muchas muertes; esto se produjo por la
interacción de dos de sus principios activos (la cerivastatina y el gelfibrozilo). Otros
fármacos de composición similar (Liposterol, Vaslip, Zenas) también fueron
retirados de las farmacias.

A raíz de este caso, la organización estadounidense Public Citizen denuncio que


otros fármacos (Lipitor, Mevacor, Pravachol, Zocor y Lescol) podrían haber
provocado otras 81 muertes en la misma época y debido a su consumo "mucha
gente que consume estas medicinas podría sufrir graves daños musculares e
incluso podría morir".

En esta situación en la cual los medicamentos pretenden proteger de las


enfermedades del corazón, la polémica no debe desatarse en torno a si se justifica
su uso o no, sino en la forma en que se utilizan; la medicina natural aporta
elementos como la lecitina, los aceites Omega 3, entre otros, que brindan buenos
resultados, y cuando estos no son suficientes, como último recurso podríamos
recurrir a estos potentes medicamentos.

Y si bien la opinión publica no es informada, "la cuarta causa de mortalidad en los


países desarrollados es el empleo de fármacos de manera indiscriminada (en los
países subdesarrollados las estadísticas son ineficientes para determinar su
magnitud), hay un medicamento que puede ser muy peligroso y del que muy pocos
sospecharían: las vacunas.

La utilización de vacunas se ha visto asociada con "convulsiones, ataques


epilépticos, encefalitis, estado de coma, meningitis, parálisis diversas, disminución
intelectual, nerviosismo, alteración coronaria, hepatitis crónica, afecciones oculares,
tuberculosis, reumatismos articulares, diabetes, impotencia sexual, cáncer..."

A continuación recordamos algunos acontecimientos olvidados que reflejan el


potencial toxico de las vacunas:
 Década del 80 (Gran Bretaña): se describieron series efectos negativos de la
vacuna de tosferina en el niño durante sus primeros meses de vida.

 1993 (España): se estableció cierta relación entre los casos de muerte


súbita del lactante y el empleo de vacunas en los meses posteriores al
nacimiento.

 1998 (Gran Bretaña): se informo de los riesgos de que los niños padezcan
autismo luego de la administración combinada de vacunas.

 1998 (España): en la Campaña española contra la Meningitis fallecieron


varios escolares tras la vacunación, al tiempo que manifestaban síntomas de
mononucleosis, encefalitis, convulsiones y meningitis propiamente dicha.

 1999 (Francia): se informo acerca de la relación existente entre la aparición


de Esclerosis Múltiple y la vacuna de la hepatitis B.

A lo largo de la historia, hemos visto como numerosas campañas de vacunación


incremetaron la muerte por la enfermedad que se pretendía curar, o bien,
desarrollando otras patologías que causaron daños de diferente tipo; en la
actualidad, mirando atentamente a los medios de comunicación, observamos como
se realizan "campañas humanitarias de vacunación" que no hacen mas que
esconder la intención de utilizar como conejillos de Indias a la población de países
pobres y sin respeto por los derechos humanos, para probar nuevas generaciones
de vacunas.

Según un estudio realizado por la Liga para la Libertad de Vacunacion, las


nuevas enfermedades producidas por la vacunación son la encefalitis, la
meningitis, la parálisis, la muerte súbita del lactante, la epilepsia, el retraso
madurativo, reacciones inmunitarias y alérgicas, intolerancia al gluten y la lactosa,
urticaria y psoriasis; destacándose también las reacciones autoinmunes como la
Esclerosis Múltiple, la Esclerosis Amiotrófica Lateral, insuficiencia renal o
miocarditis.

Conclusiones

Los diferentes temas expuestos en este trabajo, que pretenden conscientizar acerca
del efecto de las diferentes toxinas en nuestro cuerpo, no pretende ser exhaustivo y
tan solo se ha hecho a modo divulgativo. En cualquier caso, estas enseñanzas
serán suficientes para verificar con criterio científico acerca de la importancia que
tiene utilizar todos los medios a nuestro alcance para procurar eliminar el exceso de
toxinas, que desde diferentes fuentes nos bombardean a diario.

Por otra parte, no pretende generar alarma, sino más bien una aceptación activa de
la situación, de tal forma que nos permita tomar medidas para prevenir en el
aspecto personal y actuar como consumidores responsables desde una perspectiva
social.

Fuentes Bibliográficas

-Califican como escándalo sanitario el incremento de casos de cáncer de boca;


Revista Natural; Otoño del 2002.
-Crece el consumo de platos preparados; Revista Natural; Otoño del 2002.
-Dos de cada tres enfermedades se deben a la alimentación inadecuada; revista
Discovery Salud; Agosto del 2002.
-El farmaco Vioxx podria provocar problemas cardiacos; Revista Discovery Salud Nº
32, Octubre 2001.
-El Fraude del Arroz Transgénico; Revista Natural, Verano del 2001.
-El peligro de los fármacos anticolesterol; Revista Discovery Salud Nº 32, Octubre
del 2001.
-Guía de Alimentacion Sana; Casa Santiveri.
-La telefonía móvil y nuestra salud; Octavi Piulats; Revista Vital Nº 29.
-Los perritos calientes y el bacon aumentan el riesgo de diabetes; Revista Natural;
Otoño del 2002.
-La OMS alerta contra los alimentos que contienen acrilamida; Revista Natural;
Otoño del 2002.
-Los Verdes solicitan reducir la lista de aditivos alimentarios utilizados; Revista
Natural; Otoño del 2002.
-Mc Donald`s condenada por engañar a vegetarianos; Revista Natural; Otoño del
2002.
-Muchos productos light... engordan; revista Discovery Salud; Agosto del 2002.
-¿Qué nos oculta la letra pequeña?; Luisa Martin; Revista Vital Nº 29.
-Son inofensivas las vacunas; Dr. Xavier Uriarte; Revista Pharus, Abril del 2000.
-Tres millones de casos anuales de cáncer podrían prevenirse; Revista natural;
Otoño del 2002.
-Un estudio de la UE condena los transgénicos; revista Natural; Otoño del 2002.

Material elaborado por Pablo de la Iglesia, Ph. D.


para la UNIVERSIDAD PORELDESPERTAR
www.poreldespertar.com
Si desea informarse sobre las actividades de la Universidad Por El Despertar
que coordina Pablo de la Iglesia (Esania), puede hacerlo visitando el canal de
cursos el sitio Web www.poreldespertar.com

Así mismo, le sugerimos suscribirse a los siguientes boletines electrónicos:


Por El Despertar: poreldespertar-subscribe@yahoogrupos.com.mx
Por El Despertar: poreldespertar-alta@egrupos.net
Terapias Naturales: terapiasnaturales-subscribe@yahoogrupos.com.mx

Si desea comunicarse con el autor, puede enviar un correo electrónico a:


poreldespertar@yahoo.com.mx