P. 1
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ. Etnografía sobre la construcción identitaria de latinoamericanos viviendo en Alicante.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ. Etnografía sobre la construcción identitaria de latinoamericanos viviendo en Alicante.

|Views: 1.522|Likes:
Construir una historia en una nueva cultura, en un nuevo territorio, en un nuevo tipo de relaciones afecta necesariamente la emocionalidad, en especial cuando aquellos a quienes amamos y lo que es significativo en nuestra historia se ha Quedado allí, con nuestro corazón, en ese otro territorio en que veníamos construyendo nuestra existencia y nos hemos visto obligados a tener el cuerpo aquí, en donde todo nos es nuevo.
Esta investigación se basa en la idea de que la ontología del lenguaje ofrece a las personas la posibilidad de inventar y regenerar un sentido en sus vidas, un elemento fundamental para todo aquel que migra y requiere explicar-se en la convivencia a partir del amor.
Lo que importa no es la verdad de nuestras interpretaciones, sino la capacidad de acción para transformarnos a nosotros mismos y al mundo en que vivimos.
Nuestras acciones no sólo revelan cómo somos, sino que también nos permiten transformarnos, trascendernos y construir un ser diferente.
Nos constituimos como personas desde el sistema de relaciones que mantenemos, es decir, somos componentes de un sistema social más amplio: el lenguaje.
La comunicación descansa, principalmente, no en el hablar, sino en el escuchar; escuchar valida el hablar, dirige todo el proceso de la comunicación, esta no depende tanto de lo que se entrega como de lo que pasa con el que recibe, decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan; decir y escuchar son fenómenos diferentes.
Lo que guía la conducta humana son las emociones o confianzas básicas.
Las emociones son clases de conductas relacionales; cuando se coordinan las emociones se coordinan las conductas relacionales. Son los motores de la acción humana.
La convivencia y la integración de los inmigrantes al igual que su explicación se constituyen en el lenguaje y en las emociones.
Construir una historia en una nueva cultura, en un nuevo territorio, en un nuevo tipo de relaciones afecta necesariamente la emocionalidad, en especial cuando aquellos a quienes amamos y lo que es significativo en nuestra historia se ha Quedado allí, con nuestro corazón, en ese otro territorio en que veníamos construyendo nuestra existencia y nos hemos visto obligados a tener el cuerpo aquí, en donde todo nos es nuevo.
Esta investigación se basa en la idea de que la ontología del lenguaje ofrece a las personas la posibilidad de inventar y regenerar un sentido en sus vidas, un elemento fundamental para todo aquel que migra y requiere explicar-se en la convivencia a partir del amor.
Lo que importa no es la verdad de nuestras interpretaciones, sino la capacidad de acción para transformarnos a nosotros mismos y al mundo en que vivimos.
Nuestras acciones no sólo revelan cómo somos, sino que también nos permiten transformarnos, trascendernos y construir un ser diferente.
Nos constituimos como personas desde el sistema de relaciones que mantenemos, es decir, somos componentes de un sistema social más amplio: el lenguaje.
La comunicación descansa, principalmente, no en el hablar, sino en el escuchar; escuchar valida el hablar, dirige todo el proceso de la comunicación, esta no depende tanto de lo que se entrega como de lo que pasa con el que recibe, decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan; decir y escuchar son fenómenos diferentes.
Lo que guía la conducta humana son las emociones o confianzas básicas.
Las emociones son clases de conductas relacionales; cuando se coordinan las emociones se coordinan las conductas relacionales. Son los motores de la acción humana.
La convivencia y la integración de los inmigrantes al igual que su explicación se constituyen en el lenguaje y en las emociones.

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Manuel Antonio Velandia Mora on Oct 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/11/2013

pdf

text

original

Universidad de Alicante Máster en Gestión de las Políticas Migratorias e Interculturalidad

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ Etnografía sobre la construcción identitaria de latinoamericanos viviendo en Alicante, España

Asesor: Guillermo Vansteenberghe Manuel Antonio Velandia Mora

Alicante, octubre de 2011

Beca Generalitat Valenciana Consellería de Solidaridad y Ciudadanía

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

0

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

1

Contenido
1. 2. 3. 4. Agradecimientos...................................................................................................... 10 Presentación ............................................................................................................ 11 Antecedentes ........................................................................................................... 14 Justificación............................................................................................................. 16 4.1 Sobre el proceso de inmigración ........................................................................ 16 4.2 Las cifras de la inmigración................................................................................ 17 4.3 La economía ....................................................................................................... 18 4.3.1 El envío de dineros al exterior .................................................................. 18

4.4 Sistema Nacional de Salud ................................................................................. 19 4.4 Uso del sistema educativo .................................................................................. 20 4.5 Vínculos sociales y migración ............................................................................ 20 5. Marco teórico, objetivos y supuestos ...................................................................... 23 5.1 Emociones .......................................................................................................... 24 5.1.1 5.1.2 5.1.3 5.2 Amor ......................................................................................................... 28 Rechazo .................................................................................................... 30 La indiferencia .......................................................................................... 31

Modelos en la construcción de la identidad ..................................................... 33 Modelo cultural de la identidad ................................................................ 33 Modelo contextual de la identidad............................................................ 34 Identidad desde el modelo sistémico ........................................................ 34 Sujeto relacional que construye y se construye en relaciones sociales .... 35

5.2.1 5.2.2 5.2.3 5.2.4

5.2.4.1 Aprender a Ser .................................................................................... 37 5.2.5 Modelo constructivista de la identidad ..................................................... 40 5.3 Identidad, realidad y conocimiento .................................................................... 41 5.3.1 5.3.2 5.3.3 5.3.4 Ontología constitutiva............................................................................... 42 Identidad como sujeto de derechos........................................................... 44 Identidad como ciudadano(a) ................................................................... 45 ―Estar siendo‖ en una identidad................................................................ 47 Mismidad.......................................................................................... 48 Otredad/alteridad .............................................................................. 48

5.3.4.1 5.3.4.2

5.3.4.3 Liminaridad ....................................................................................... 49 5.4 Cultura ................................................................................................................ 50

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

2

5.5 Lenguaje como generador de mundos ................................................................ 52 5.5.1 5.5.2 Interpretación de los seres humanos como seres lingüísticos................... 53 Interpretación del lenguaje como generativo............................................ 54

5.5.3 Interpretación acerca de que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. ......................................................................................... 55 5.5.4 5.6 La escucha, el lado oculto del lenguaje .................................................... 56

Redes y construcción del vínculo ...................................................................... 61

5.6.1 Propiedades de los sistemas vivos .................................................................. 62 5.6.2 Redes sociales virtuales ............................................................................ 64

5.7 Modelos de integración ...................................................................................... 66 6. Objetivo y Supuestos de investigación.................................................................... 69 6.1 Pregunta de investigación ................................................................................... 69 6.2 Supuestos e hipótesis de investigación ............................................................... 69 7. Metodología ............................................................................................................ 71 7.1 Tipo de investigación.......................................................................................... 71 7.2 Actores/ informantes........................................................................................... 72 7.3 Diseño ................................................................................................................. 76 7.4 Herramientas para recolección de información .................................................. 76 7.3.1 7.3.2 7.3.2.1 7.3.2.2 7.3.2.3 Encuesta ................................................................................................... 76 Entrevista ................................................................................................. 76 Entrevista en grupo........................................................................... 76 Entrevista escrita .............................................................................. 77 Entrevista tradicional........................................................................ 77

7.3.2.4 Entrevista autoetnográfica escrita .................................................... 78 7.4 Estrategias de análisis de la información: Triangulación ................................... 78 7.5 Variables de estudio............................................................................................ 79 7.5.1 Del estudio cuantitativo ........................................................................... 79

7.5.1.1 Formato de la Encuesta .................................................................... 79 7.5.2 Del estudio cualitativo ............................................................................. 79 7.5.2.1 7.5.2.2 8. De la entrevista grupal o grupo de discusión ................................... 79 De las entrevistas escritas ................................................................. 79

7.5.2.3 De la entrevista oral.......................................................................... 80 Analisis de la información....................................................................................... 81 8.1 Pensarse inmigrante .............................................................................................. 83

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

3

8.2 Discriminación.................................................................................................... 84 8.2.1 Percepción del reconocimiento social ............................................................ 87 8.2.2 8.2.3 Percepción del trato de los inmigrantes a los españoles ........................... 88 Percepción del trato de los españoles a los inmigrantes ........................... 90

8.2.4 Un caso específico de explicación a la discriminación: el vestido y maquillaje de las mujeres .......................................................................................................... 91 8.3 Cultura ................................................................................................................ 92 8.4 Comunicación ..................................................................................................... 93 8.4.1 8.4.2 8.4.3 8.4.4 8.4.5 8.4.6 Medio utilizado ......................................................................................... 94 Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen ........ 95 Conocimientos de informática y uso del computador ............................. 96 Uso de la Internet para comunicarse la familia ....................................... 96 Lectura de los periódicos del país de origen............................................ 98 Visualización de la TV por la Internet o cable ........................................ 99

8.5 Trabajo .............................................................................................................. 100 8.5.1 Formación previa a la llegada a España ....................................................... 100 8.5.2 Trabajo estable ........................................................................................ 102

8.5.3 Formación en España ................................................................................... 103 8.5.4 8.5.5 8.5.6 8.5.7 Cambio de actividad laboral ................................................................... 104 Formación laboral .................................................................................. 105 Formación remunerada .......................................................................... 106 Remuneración por la actividad laboral .................................................. 106

8.6 La ayuda económica a la familia en el país de origen ...................................... 107 8.6.1 8.6.2 España no es un paraíso económico para los inmigrantes ...................... 109 Los inmigrantes pagan impuestos........................................................... 109

8.7 Participación política ........................................................................................ 110 8.8 Una misma lengua, un distinto idioma ............................................................. 110 8.9 Integración social .............................................................................................. 112 8.9.1 Contacto previo con inmigrantes en España ................................................ 114 8.9.2 Contacto previo con españoles ..................................................................... 114 8.9.3 De dónde son sus amigos ............................................................................. 115 8.9.4 Relaciones de igual a igual con españoles ................................................... 116

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

4

8.9.5 Territorios ..................................................................................................... 117 8.9.5 Integración socio cultural ............................................................................. 118 8.10 Solidaridad entre las personas inmigrantes .................................................... 119

8.10.1 Actividades sociales en España .................................................................. 119 8.11 8.12 8.13 8.14 Cuerpo y autoimagen ..................................................................................... 120 La vida afectiva .......................................................................................... 120 La vida emocional ...................................................................................... 122 ¿Es necesario el sexo para ser feliz? .............................................................. 123

8.15 Salud .............................................................................................................. 123 8.15 8.16 8.17 8.18 Alcanzar las metas como criterio de felicidad ............................................... 124 Ser feliz .......................................................................................................... 126 La percepción sobre sí mismo........................................................................ 128 La percepción sobre España........................................................................... 129 La percepción antes de venir .................................................................. 129 La percepción después de estar en España ............................................. 130

8.18.1 8.18.2 8.19

La percepción sobre Colombia ...................................................................... 132 La percepción antes de venir a España ................................................... 132 La percepción después de estar en España ............................................. 133 Cambio de percepción al regresar a Colombia ....................................... 134

8.19.1 8.19.2 8.19.3 8.20 9.

―Aquí‖ y ―allí‖ no siempre han sido como son ahora .................................... 137

Conclusiones ......................................................................................................... 139 9.1 Primer supuesto/ hipótesis de investigación .................................................. 140

9.2 Segundo supuesto/ hipótesis de investigación .................................................. 140 9.3 Tercer supuesto/ hipótesis de investigación ..................................................... 141 9.3.1 9.3.2 9.3.3 3.3.4 Coming In ................................................................................................... 141 Coming Out ................................................................................................ 143 Establish itself ............................................................................................ 144 Self Made ................................................................................................... 145

9.4 Cuarto supuesto/ hipótesis de investigación ..................................................... 145 9.5 10. 11. Alternativas de solución ............................................................................. 146

Bibliografía ....................................................................................................... 149 Anexos .............................................................................................................. 155

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

5

11.1 11.2 11.3 11.4 11.5 12.

Anexo Nº 1. Encuesta .................................................................................... 156 Anexo Nº 2. Guía para grupos de discusión Nº 1. ......................................... 158 Anexo Nº 2. Guía para grupos de discusión Nº 2. ......................................... 158 Anexo Nº 4. Entrevista escrita ....................................................................... 159 Anexo Nº 4. Entrevista oral ........................................................................... 161 Tablas................................................................................................................ 163

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

6

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

7

El héroe principal de este libro son las relaciones humanas. Los protagonistas de este volumen son hombres y mujeres, nuestros contemporáneos, desesperados al sentirse fácilmente descartables y abandonados a sus propios recursos, siempre ávidos de la seguridad de la unión y de una mano servicial con la que puedan contar en los malos momentos, es decir, desesperados por “relacionarse”.

Zygmunt Bauman Amor líquido

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

8

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

9

1.

AGRADECIMIENTOS

Todo va enlazado. El hombre no tejió la trama de la vida, él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. Jefe Indio Noah Sealth (Seattle), tribu Suqwamish Carta al Franklin Pierce presidente de los Estados Unidos (1855)

Debo decir que son más los puntos de contacto que las grandes diferencias; los afectos y los vínculos se construyen distinto -es verdad-, pero se sienten en la misma parte del cerebro y logran los mismos contactos fisicoquímicos e igual se reflejan en el corazón. No tenía muchos amigos allí, tampoco aquí. Los pocos que llegaron junto con mis maletas siguen estando y los nuevos han logrado el espacio que querían; por eso debo agradecer a los amigos de siempre: Yolanda Quintero, Ricardo Molano; Tita, Yufro, Luisa y Crisanto Velandia, Stella betancourt; y a los nuevos amigos: Roberto Alejandro Morales, Adriana Rodríguez y Angie Simonis, Bernardo Hernández y Ana Tabanera, a Antonio Domenech y su familia, a Mercedes Rizo y Ernesto Cortés, a Rosa María, Adrián, Ana Marta, Virgilio, Isabel, Esther y María del C., compañeros del máster y cómplices en estas nuevas lides. También agradezco a José Manuel Canales Aliende y a Vicente J. Benito Gil por impulsarme a hacer este máster y por apoyarme a construir una historia en un tema del que supieron contagiarme su interés. Gracias a los y las docentes en especial a Albert Mora y Guillermo Vansteenberghe por su interés en mis meditaciones y escritos, y por sus aportes y comentarios que me impulsaron a seguir reflexionando y creando. Gracias a esos invisibles informantes inmigrantes latinoamericanos, mujeres y hombres quienes rellenando las encuestas y con sus historias compartidas apoyaron la construcción de la investigación. En especial, muchas gracias a la Consellería de Solidaridad y Ciudadanía de la Generalitat Valenciana por la beca que me fue concedida para realizar el máster en Gestión de las Políticas Migratorias e Interculturalidad.
Manuel Antonio Velandia Mora Doctor por la Universidad de Alicante

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

10

2.

PRESENTACIÓN

Viajar es una escuela de humildad; nos lleva a tocar con la mano los límites de nuestra comprensión, la precariedad de los esquemas y los instrumentos con los que una persona o una cultura presumen comprender o juzgan a otra. Claudio Magris Infinito viajar

Cualquier colectivo alóctono en una sociedad de acogida genera una serie de emergencias que afectan su ―integración‖. Los estudios generalmente se centran en las ―relaciones interétnicas‖ que se establecen entre los diferentes colectivos que conviven en un territorio, es decir, en aspectos tales como la segregación, asimilación, aculturación e integración, pero poco en las situaciones emocionales que suceden en cada una de las personas que vivencian dichas situaciones. Este estudio se centra en la vivencia de la identidad cultural de los inmigrantes hispanoparlantes. Es una etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España. Parte de la idea de que el cuerpo y lo que sucede en el cerebro, que se supone siempre van juntos, pareciera no ser cierta. Realmente no es que la cabeza se pueda separar del cuerpo sino de lo que sucede en ella, es decir, de las conexiones físico-químicas que ocurren en el cerebro, que están directamente relacionadas con nuestro emocionar, que a su vez está conectado con nuestro pasado. El prestigioso neurocientífico mexicano, Ranulfo Romo, citado por Punset en ―Por qué somos como somos‖ (2010) afirma: “Lo que tenemos en nuestro cerebro es una serie de circuitos cerebrales verdaderamente asombrosos que son capaces de guardar nuestra experiencia, que es lo que nos permite la identidad. En nuestro cerebro traemos todo el pasado, y sin el pasado no podemos saber lo que somos en el presente”. Con relación a la convivencia y la inteligencia en ―Por qué somos como somos‖, considera Punset (2010) que no hay reto mayor para los homínidos que lidiar con el vecino pero al mismo tiempo ese reto nos obliga a desarrollar la inteligencia. (…) Sólo los seres vivos pueden reproducirse y evolucionar, que esto sea fruto de una decisión es un reto que nos obliga a lidiar con el instinto y las emociones, a desarrollar la inteligencia. (…) Los humanos hemos roto todas las reglas y podemos jugar a voluntad con nuestras señales vocales, controlarlas cognitivamente. (…) Y aun así está comprobado que las palabras sólo transmiten el 7 por ciento del mensaje; el tono de voz, entre el 20 y el 30, y el resto de nuestro cuerpo, especialmente el rostro, entre el 60 y el 80 por ciento. La conclusión final es que el 93 por ciento de un mensaje se transmite mediante comunicación no verbal. (Pero) no es verdad que hablando la gente se entiende. Hablando la gente se confunde.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

11

Los neurólogos afirman que la depresión es una enfermedad mental que sólo afecta a los seres que tienen la capacidad de reflexionar sobre sí mismos, de pensar su pasado y su futuro. En nuestro cerebro traemos todo el pasado y sin el pasado no podemos saber lo que somos en el presente. El presente no existe. De alguna forma, aunque sólo sea por las milésimas de segundo que tardamos en procesar una información antes de actuar o de emitir una frase, vivimos siempre en el pasado... o desde el pasado. Estamos en el pasado. De hecho, las preguntas que se suscitan ahora mismo, al leer este texto, puedo imaginarlas concediendo a mi cerebro unas milésimas de segundo para que yo las pueda procesar. Y todas las respuestas que estoy emitiendo en este momento están en el pasado. Vivimos en el pasado. Lo que entendemos como el presente no es otra cosa más que el pasado. ¿En qué medida tomamos decisiones racionales y en qué medida tomamos decisiones absolutamente programadas por nuestro inconsciente? Punset agrega en su texto de 2010a que la respuesta de los especialistas es que -en cualquier caso- el subconsciente, las emociones, están siempre presentes al comienzo de un proyecto, en su transcurso y en su conclusión. En el mismo libro, afirma Romo que: ―Todo acto motor voluntario es inicialmente involuntario. O, dicho de otra manera, que todo acto consciente es inconscientemente elaborado por nuestro cerebro. (…) El cerebro toma una decisión: la deja pasar, la expresa o la cancela‖. Esto se relaciona a niveles muy profundos con nuestra educación, con nuestro adiestramiento, con la convivencia, la aceptación o el rechazo del otro, pues ―éste interviene para vetar todos los actos conscientes que podrían tener consecuencias peligrosas en nuestras acciones diarias‖. En ese caso, esta investigación se pregunta: ¿Cuál es el proceso por el que una persona construye su identidad como inmigrante? La respuesta, como se desprende de lo anterior, está ligada a las emociones y al lenguaje, pues para entender dicha construcción identitaria -en el caso de los inmigrantes- es importante resolver no solo cómo construyen sus relaciones ―aquí‖ (hace referencia a Alicante, Comunidad valenciana, España) sino también, por qué sus procesos emocionales siguen centrados por algún tiempo ―allí‖ (hace referencia a cualquier país latinoamericano hispanoparlante), dado que solamente habría una identidad plena como inmigrante cuando la mente también esté ―aquí‖.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

12

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

13

3.

ANTECEDENTES

Yo ya no soy yo, ni mi casa es mi casa.
Federico García Lorca Romance sonámbulo

Cuando te ves obligado a salir de tu país tan solo existen miedos. No existen muchas certezas de futuro, ni de afectos nuevos. Sabes que el mundo sigue, pero no logras imaginar a quién conocerás, cómo serán las personas, en qué te ocuparás y mucho menos, cómo cambiará tu vida. Particularmente, no puedo quejarme de la vida que he podido construir. Tampoco de las alternativas encontradas, de las posibilidades que se me han abierto para crecer y de hacer aquello que tanto me gusta y me llena (estudiar, escribir, investigar…). Nunca me había pensado inmigrante, aun cuando mi trabajo como consultor internacional me llevaba a desplazarme por diferentes lugares. Por esos días, saber que volvería a casa no me ayudaba para reconocerme algo más allá de ser un simple turista; estos casi cinco años de exilio me han llevado a reconocerme inmigrante. Bueno, realmente uno no se piensa así. Los demás le hacen pensarse de esta manera. Me pensé por primera vez inmigrante en San Sebastián, en un curso sobre interculturalidad del doctorado en Psicopedagogía, durante una actividad en que se nos invitaba a llevar a una cena un plato típico de nuestro país de origen. Luego fui reflexionando sobre el tema de la interculturalidad y lo relacioné con mis investigaciones sobre las emociones, el lenguaje y la construcción de convivencia. Me ayudó el hecho de que me pidieran algunos artículos para la revista Migrante, producida en Colombia por la Fundación Esperanza. Decidí reunir algunos textos y hacer un blog con ellos (http://asilolgbt.blogspot.com). En este espacio combiné los temas de inmigración y asilo político. Luego me mudé a Alicante. Allí reflexioné y escribí sobre las dificultades de construir la convivencia hablando el mismo idioma pero teniendo una distinta lengua, y lo relacioné inicialmente con el tema de la salud, en el doctorado en Enfermería y Cultura de los Cuidados. Posteriormente vinculé el tema al de las minorías sexuales y, especialmente, al trabajo sexual de las travestis ecuatorianas y sus diferencias con las españolas. Durante los cursos de homologación de mi título de Sociología tuve el placer de tener como maestro de Ciencias políticas al doctor José Manuel Canales Aliende, quien fuese el primero en hablarme del máster en Gestión de las Políticas Migratorias e Interculturalidad. Días después, Vicente J. Benito Gil me habló nuevamente del mismo máster. El programa me atrajo inmediatamente y la posibilidad de obtener una beca para cursarlo fue abriéndose camino. Todo culminó con la beca concedida por la Consellería de Solidaridad y Ciudadanía de la Generalitat Valenciana, la cual me permitió cursarlo.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

14

En ese momento, me propuse hacer un artículo que tuviera como tema los trabajos de clase solicitados por los docentes del máster, los cuales recopilé durante el desarrollo del mismo en otro blog (http://interculturalidadypoliticas.blogspot.com/). En marzo de 2011, fui aceptado miembro de la International Network on Migration and Development, en cuya Web he publicado algunos artículos al respecto. En clase con el doctor Albert Mora pensé por primera vez en el tema de investigación, propuesta que concreté en conversaciones con el maestro Don Guillermo Vansteenberghe, donde descubrí que aquello que me interesa comprender y describir es el proceso de construcción identitaria de un grupo de inmigrantes latinoamericanos (hombres y mujeres de diferentes edades) con diferente tiempo de permanencia continua en Alicante, España. “El cuerpo aquí, la mente allí” es, entonces, una investigación que pretende sumar mis intereses investigativos actuales (identidad, emociones y lenguaje desde la perspectiva sistémica), con las necesidades reales de construcción de convivencia que los inmigrantes tienen -o tenemos- para lograr la integración social o por lo menos, aproximarse a ella.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

15

4.

JUSTIFICACIÓN

Sin inmigrantes la proporción entre trabajadores y pensionistas, que es esencial en un sistema como el español, se hubiera deteriorado antes. (…) Sin el fenómeno de la inmigración, España sería más pobre y menos dinámica. Michele Boldrin, economista Washington University y FEDEA

El estudio sobre el proceso de integración de los extranjeros en una sociedad, en este caso en la española, es un estudio sobre cómo se construye la neo identidad como ciudadano. El estudio que se pretende realizar se propone, por una parte, romper con el hecho de que las principales comanditarias de investigación social sobre cuestiones relacionadas con la inmigración sean las instituciones públicas1; y por otra, trascender los límites del saber común al realizar una propuesta investigativa etnográfica, de corte socio-antropológica, en la que el investigador pretende actuar lejos de un contexto de justificación como migrante e investigar en su rol de sociólogo, haciendo una ruptura epistemológica y ontológica (con lo que algunos autores llamarían la sociología espontánea), situación que no es inevitable como bien lo afirman Bourdieu, Chamboredon, & Passeron (1994).

4.1

Sobre el proceso de inmigración

La inmigración en España se ha visto recientemente como un problema. Sin embargo, las cifras demuestran que los aportes de los extranjeros han sido significativos para la transformación social del país. En la última década, según un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, Fedea, la inmigración ha dado un margen de hasta siete años más para que la Seguridad Social se adapte al envejecimiento de la población. La entrada de inmigrantes constituye el fenómeno más importante que ha afectado al mercado de trabajo en España en los últimos diez años. El ingreso de más de 4 millones de inmigrantes no sólo ha rejuvenecido la población activa sino que, al aumentar la masa de cotizantes, ha permitido al Sistema de Seguridad Social acumular superávits superiores al 1 por ciento en los últimos años, sin afectar el número de pensionistas. (…) Gracias a este fenómeno, se ha retrasado la entrada en déficit del sistema de pensiones en cinco años, es decir, la inmigración no solo soluciona el problema de sostenibilidad de las pensiones en el largo plazo, sino que también está permitiendo ganar un período de tiempo extra muy valioso para poder llevar a cabo las reformas necesarias. Según el mismo informe, la llegada de extranjeros está rejuveneciendo la población española considerablemente, e incluso las cohortes más grandes de inmigrantes
1

Aspecto sobre el que Iñaki García Borrego llama la atención en su artículo denominado ―Acerca de la práctica y la teoría de la investigación sobre inmigración en España‖ (García Borrego, 2001).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

16

coinciden en edad con las cohortes de mayor tamaño de los nativos, por lo que en el futuro se producirá un proceso de envejecimiento paralelo. (…) No hay que olvidar que el sistema de pensiones español es un sistema de reparto de prestación definida y, por tanto, el cálculo de la pensión a la que tiene derecho un trabajador está condicionado a las contribuciones previas realizadas y no a factores demográficos o macroeconómicos. De hecho, si las contribuciones que paga un trabajador y las pensiones que recibe están desajustadas por el aumento espectacular de su esperanza de vida, más allá de alivios temporales gracias al aumento de cotizantes inmigrantes, la solución financiera a largo plazo del sistema pasará inevitablemente por reformas que restablezcan el equilibrio entre cotizaciones y pensiones. (González, Conde-Ruiz, & Boldrin, 2009) En ese caso, a partir de las anteriores proposiciones, se analizarán los flujos migratorios de Latinoamérica hacia España.

4.2

Las cifras de la inmigración

Sempere Souvannavong (2009) asegura que, a principios de siglo, un informe de la división de población de Naciones Unidas indicaba que España necesitaría entre los años 2000 y 2050 unos 12 millones de inmigrantes (240.000 al año) para mantener su fuerza de trabajo (Diario El País de 07-01-20004). Cuando en la década de los noventas el número de permisos crecía unas 40.000 unidades de media anual, esas estimaciones parecían absolutamente extravagantes; sin embargo, entre el 31 diciembre de 1999 y el 30 de junio de 2009 el número de permisos de residencia ha aumentado 402.512 unidades por año. Las estimaciones, que parecían exageradas, se han quedado cortas ante un crecimiento sin precedentes en la historia de migración laboral.
Altas por variación residencial de extranjeros procedentes del extranjero hacia la Comunitat Valenciana. Decenio 2001-2010

2001 Total España Comunitat Valenciana 394048 75915

2002 443085 80110

2003 429524 76214

2004 645844 98739

2005 682711 98822

2006 802971 116456

2007 920534 124472

2008 692228 77680

2009 469342 55294

2010 431334 55505

Fuente: Elaboración propia a partir de Estadística de Variaciones Residenciales. INE.

Ilustración Nº 1. Altas por variación residencial de extranjeros procedentes del extranjero hacia la Comunitat Valenciana. Decenio 2001-2010. Elaboración propia.
Altas por variación residencial de Extranjeros procedentes del extranjero hacia España clasificadas por país de procedencia
País de procedencia TOTAL América Argentina Bolivia Bras il Canadá Colom bia Cuba Chile Ecuador Es tados Unidos México Perú República Dom inicana Uruguay Venezuela Otros Pais es TOTAL 2001 394048 214349 18086 4835 4283 250 71014 5039 3034 82571 1805 1798 7057 5383 3062 4257 1875 208011 2002 443085 221580 40628 10562 4582 297 34042 4886 3933 88732 2353 2782 7884 5458 7002 5789 2650 214348 2003 429524 191577 24759 18119 7349 293 10888 3903 4364 72581 2561 2699 13310 6558 9266 10401 4526 181374 2004 645844 170055 23237 35339 13017 372 16610 4692 5696 11936 3017 3268 12968 8167 9845 10208 11683 153649 2005 682711 198091 23664 38349 20771 455 20541 5215 7301 11588 3644 4535 17095 10506 7234 11082 16111 173221 2006 802971 268482 23044 69467 28249 526 27864 6936 8453 14292 4402 4969 18884 12291 8059 10540 30506 235305 2007 920534 284772 21216 46055 31838 626 35690 7865 8404 24647 4676 5371 24637 16036 7721 12096 37894 247632 2008 692228 218255 15413 8601 21777 552 33873 7947 5496 29353 4732 5485 27220 15100 4781 9305 28620 191194 2009 469342 117362 7721 4056 10369 550 18749 4863 3165 57 10989 4335 12793 8447 1732 6292 23244 95454 2010 431334 90252 6042 2613 7986 553 11867 5279 2763 4518 4280 4040 6936 6018 1414 7184 18759 77433

Fuente: Elaboración propia a partir de Estadística de Variaciones Residenciales. INE.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

17

Ilustración Nº 2. Altas por variación residencial de Extranjeros procedentes del extranjero hacia España clasificadas por país de procedencia. Elaboración propia.

4.3

La economía

Como media, a los tres años de residir en España y conseguida la legalización, el comportamiento financiero de los inmigrantes es similar al de los españoles. Se bancarizan según usos y costumbres, y se incorporan plenamente al circuito económico y financiero. Se estima que el 77 por ciento de los inmigrantes se encuentran bancarizados. Una prueba de su integración al sistema bancario español es que un porcentaje importante de los mayores de 35 años han adquirido su propia vivienda, y la gran mayoría lo hizo a través de un crédito hipotecario. Casilda Bejar (2008) asegura que es por tales motivos que la población inmigrante representa un segmento de creciente interés para el sistema financiero español, pues el mercado bancario se encuentra, como en los demás países europeos, maduro y próximo a la saturación.

4.3.1 El envío de dineros al exterior
En el caso de Ecuador y por extensión de América Latina, las remesas 2 (con sus respectivas y peculiares variantes) constituyen un componente importante para la bancarización de las familias al favorecer la eliminación de la exclusión financiera o, como también se dice, profundizando en la democratización financiera. Asimismo, en los sectores comercial y productivo también existe la exclusión financiera y eliminarla representa el primer paso para penetrar en el circuito formal de la economía, que pasa por la bancarización mediante el acceso a los servicios financieros de las micro y pequeñas empresas. (Casilda Bejar, 2008). La cantidad que se puede enviar mensualmente está determinada por el Banco Central de España; generalmente, el máximo autorizado es de 3.000 euros. La cuantía de los préstamos hipotecarios varía entre el 80 y el 100 por ciento del coste total de la vivienda. Los requisitos exigidos para los préstamos personales como hipotecarios son similares: aval (aunque algunas entidades no lo exigen), seguros de vida o de vivienda. Las condiciones de las entidades para captar nuevos clientes son múltiples, entre las cuales están: seguros gratuitos de cuantías pequeñas o de repatriación del fallecido, mantenimiento de cuenta y tarjetas sin coste, regalos y otras promociones como llamadas telefónicas gratis, hasta una determinada cantidad. (Casilda Bejar, 2008) Según el Fondo Multilateral de Inversiones, FOMIN, del Banco Interamericano de Desarrollo, BID (2010), los flujos de remesas que recibieron los países de América Latina y el Caribe en 2009 no han sido inmunes a los efectos de la crisis económica global pues experimentaron una contracción, afectados por el empleo y los ingresos de los migrantes. Como consecuencia de los efectos de la misma, se ha reportado un descenso del 15 por ciento de emisores de estos envíos.

2

En España, la remesa coste cero es un servicio que prácticamente ofrecen todas las entidades, y que se vincula necesariamente a la domiciliación de la nómina y de al menos dos recibos. El coste final por enviar remesas varía de acuerdo a la comisión aplicada bancariamente en el país de origen, y se facilita el envío de las remesas directamente desde la misma ventanilla de la oficina bancaria o por diversos canales como Internet, cajeros automáticos y mensajes SMS. Algunas entidades bancarias garantizan rapidez para el envío de remesas: 10 minutos.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

18

Después de un largo período en el que aumentó de forma sostenida el volumen de remesas a la región, durante el 2010 se registró una tasa de crecimiento negativo. Entre el 2002 y el 2008, la tasa de crecimiento anual promedio alcanzó el 17 por ciento, sin embargo, desde mediados del 2006 se observa una desaceleración importante, hasta llegar a una tasa de crecimiento de sólo un 1 por ciento en el 2008. El menor crecimiento de 2008 fue el resultado de la crisis financiera global, cuyo impacto se hizo sentir en las remesas a partir del último trimestre de ese año. Posteriormente, durante el 2009, los efectos de la crisis se manifestaron con más fuerza sobre los flujos de remesas, provocando su caída a una tasa anual del -15 por ciento. Esta caída se acentúa durante el segundo y tercer trimestre del año, cuando las tasas descendieron -17 por ciento. Pero en este contexto, resulta importante señalar que durante los últimos meses del año se observaron tasas de caída menores a las que se vieron durante los meses anteriores, lo que podría indicar una posible estabilización de estos flujos. (Maldonado, Bajuk, & Watson, 2010).

4.4

Sistema Nacional de Salud

Dos aspectos resumen el impacto que ha tenido la inmigración sobre el Sistema Nacional de Salud español, SNS: en primer lugar examinamos las necesidades sanitarias de los inmigrantes; en segundo, el efecto directo que ha tenido aumento la demanda de servicios médicos de atención primaria, especializada y emergencias en la población protegida. En las necesidades sanitarias de los inmigrantes no se encuentran diferencias significativas en la utilización de dichos servicios entre los inmigrantes y los nativos del mismo grupo de referencia, a excepción de la frecuencia con que se utilizan los servicios de emergencias, la cual parece ser más elevada entre los inmigrantes. Si bien la oferta sanitaria pública se ha incrementado en los últimos años, la percepción de saturación en la provisión de ciertos servicios ha aumentado. Las estimaciones realizadas por Jiménez, Jorgensen y Labeaga (2009) muestran que si bien la renta es el principal determinante de la demanda de seguro privado, el aumento de la población protegida ha tenido un efecto positivo y significativo sobre dicha demanda, sobre todo, en niveles de renta media-alta y en familias con hijos. Respecto de los efectos sobre la demanda de servicios sanitarios, el tener seguro sanitario privado incrementa la utilización de especialistas y disminuye la utilización de médicos de familia. En el sector público, la respuesta ha sido hacia una menor utilización de especialistas para todo nivel de renta y una mayor utilización del médico de familia en niveles de renta baja. En el sector privado parecería tener un efecto positivo y significativo sobre la utilización de los servicios de emergencias. Los inmigrantes gozan, en promedio, de un mejor estado de salud que los españoles y utilizan menos los servicios sanitarios 3. No obstante, han supuesto un importante aumento de la demanda de atención sanitaria. (Jiménez, Jorgensen, & Labeaga, 2009).

3

A excepción de las urgencias, cuya mayor frecuentación puede explicarse por desconocimiento del sistema o por su situación administrativa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

19

4.4

Uso del sistema educativo

En la última década, la llegada masiva de inmigrantes a España ha cambiado el panorama escolar de forma considerable. El número de alumnos de nacionalidad extranjera se ha multiplicado por ocho en los diferentes niveles educativos de enseñanza obligatoria y, en varias Comunidades Autónomas, la proporción de inmigrantes ya ha superado el 15 por ciento del número total de alumnos. De forma paralela, los resultados de los sucesivos informes PISA han puesto de manifiesto un deterioro del rendimiento educativo en España. La lucha contra el abandono escolar parece haberse estancado en comparación con el resto de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE; la segregación escolar por nacionalidades se ha intensificado; y se ha reabierto con vigor el debate sobre la calidad de la enseñanza, especialmente en la escuela pública para la que se reclaman más recursos. Los alumnos inmigrantes presentan un rendimiento sustancialmente peor que los alumnos nativos en todos los ámbitos analizados por PISA. En torno a la mitad de este diferencial puede atribuirse a las diferencias observables en las características socioeconómicas de los padres. Entre el 4 y el 20 por ciento del diferencial puede ser explicado por efectos fijos de las escuelas, la cuales capturan principalmente la existencia de diferencias en el nivel educativo promedio de los padres de los compañeros en las escuelas. Adicionalmente, se afirma que los inmigrantes tienden a tener un rendimiento relativamente peor en las zonas en que la segregación es mayor y que tienden a mejorar el rendimiento académico cuanto más tiempo lleven en España. (Felgueroso, Vázquez, & Zinovyeva, 2009).

4.5

Vínculos sociales y migración

El proceso inmigratorio en España es altamente heterogéneo en la medida en que la densidad de los inmigrantes (así como el origen étnico de la población inmigrante) varía considerablemente de un municipio o provincia a otro. En 2006 se observó en la población total una variación territorial en la densidad de los inmigrantes de menos del 2 hasta 17,5 por ciento. Hay varias explicaciones posibles a las causas de la heterogeneidad observada. Investigaciones recientes sobre las causas de la inmigración vienen indicando que los procesos sociales, o que tienen lugar en el nivel micro, podrían ser decisivos al explicar el tipo de heterogeneidad que caracteriza la inmigración en España. El argumento principal de esta tesis es que -para obtener información que podría servir para reducir riesgos, costes y aumentar las ventajas de la decisión de migrar- el inmigrante potencial muy probablemente se dirige a las personas que forman parte de sus redes sociales en los países de destino, es decir, amigos y familiares que ya han emigrado. Debido a este mecanismo, el proceso de la inmigración está sujeto a la causalidad acumulativa por la que un incremento en la inmigración acumulada, en un punto en el tiempo, da lugar a un incremento en la inmigración en el siguiente período del tiempo. El efecto de los familiares y los amigos sobre las decisiones migratorias, la importancia de explicaciones económicas tradicionales de por qué un inmigrante prefiere un destino sobre otro, así como variables controladas por características relacionadas con el origen

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

20

del inmigrante (como por ejemplo lengua, distancia y diferencias económicas), dejan de ser estadísticamente significativas. (Sandell, 2009)

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

21

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

22

5.

MARCO TEÓRICO, OBJETIVOS Y SUPUESTOS

Las teorías postestructuralistas y postmodernistas han privilegiado el estudio de las exclusiones, la condición exílica (…) del silencio y el olvido (…) del desarraigo cultural (…) y la construcción discursiva del yo.
Mujer, exilio y memoria Introducción de Éxodo, de Gabriela Mistral

Tal y como dice Abdelmalek Sayad en su obra de 1999, ―La double absence‖, la mayoría de los discursos sociales sobre la emigración e inmigrantes tratan de generar una imagen dicotómica del ―aquí‖ (el país al que accede el inmigrante) y del ―allí‖ (el lugar donde se origina la emigración física). Pero, generalmente, se tiende a identificar a los inmigrantes como un ―colectivo‖ olvidando la unicidad de cada uno de ellos; sobre esto, Carrasquilla Coral y Echeverri consideran que:
La existencia reciente del proceso migratorio en nuestro país (España), el propio tratamiento y conocimiento inicial del mismo vía medios de comunicación, más que por una experiencia real, social concreta, está ayudando a gestar una determinada imagen de los inmigrantes que tiende a proyectar sobre ellos la idea de un ―colectivo‖ con pocas diferencias en su seno, más allá de algunas características estereotipadas sobre ciertas referencias étnico-geográficas y religiosas muy generales y tópicas. (Carrasquilla Coral y Echeverri, 2003)

Para estos autores, la imagen que entregan los medios y la representación existente en el grupo social receptor no ayuda a la comprensión de los procesos de integración real de los distintos grupos de inmigrantes, de las singularidades de los distintos colectivos inmigrantes presentes en España, ni tampoco ayuda a la puesta en marcha de programas de intervención social al respecto. (Carrasquilla Coral & Echeverri, 2003) A pesar de esto, Conde y Herranz sugieren que:
La situación de los procesos migratorios es mucho más compleja que la citada dicotomía; que la relación entre el ―aquí‖ y el ―allí‖ es mucho más intensa e interdependiente de lo que habitualmente se quiere reconocer por la propia prensa; que se es emigrante e inmigrante al mismo tiempo en función de la perspectiva que se adopte; que los procesos de integración constituyen una especie de creación de un nuevo y más rico tejido social en el que participamos todos; que la sociedad no se basa en tradiciones y culturas pretendidamente esencialistas y heredadas desde la noche de los tiempos, sino que la sociedad, especialmente la democrática, es un proyecto abierto y compartido que construimos entre todos cada día, sea cual sea nuestro origen social o nuestro lugar de nacimiento. (Conde & Herranz, 2004)

Sin embargo, el ―aquí‖ y el ―allí‖ no necesariamente son espacios físicos sino procesos cerebrales construidos en las emociones y en el lenguaje de cada individuo y su respectivo contexto social.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

23

5.1

Emociones

Las emergencias del cerebro no se producen en una sola neurona, sino en muchas de ellas que trabajan conjunta y simultáneamente. Cada grupo de neuronas se encarga de un proceso y posibilita diferentes habilidades físicas más desarrolladas como el lenguaje o la memoria, o menos desarrolladas como el movimiento. La forma, el color, la temperatura se procesan separadamente y sumándolas tenemos una ―visión coherente‖ del mundo. Las habilidades menos desarrolladas se realizan automáticamente sin pensarlas y son ordenadas desde el cerebelo. Una actividad que se ha practicado reiteradamente es aprendida por el cerebelo y realizada automáticamente. El cerebelo da el comando necesario al resto del cuerpo mandando instrucciones sin que nos percatemos de ello, de hecho, su funcionamiento es más preciso cuando se realiza sin que se haga conscientemente. Desde el cerebelo estamos igualmente en capacidad de usar cualquier herramienta y hacerla una extensión de nuestro cuerpo; con ella, estamos en capacidad de modificar el mundo. La conciencia de sí y de los demás seres humanos es la habilidad más grande que hemos construido. El desarrollo de la personalidad nos permite entrar prevenidos a nuestras actividades y pensamientos, debido a que, sin la conciencia, seríamos algo más que robots atravesando por la vida sin emociones. La conciencia está directamente relacionada con nuestras emociones y nos permite apreciar y valorar las cosas de la vida, el amor, la ciencia, a nosotros(as) mismos(as) y a los(as) otros(as). Estudios realizados por Humberto Maturana, Daniel Goleman, Antonio Damasio, Claude Steiner, Richard Davison, Tom Jennings y Joseph Le Doux, entre otros, demuestran que las emociones juegan un papel fundamental en nuestras relaciones con nuestros semejantes y con el entorno. Durante mucho tiempo se pensó que nuestro cerebro estaba dividido en dos y, por tanto, también lo estaban sus procesos y funciones; que el pensamiento era una cosa y las emociones otra y, que cuando las emociones interferían en el pensamiento perdíamos grandes posibilidades como seres racionales que éramos. Actualmente, se sabe que existe una relación muy armónica e integrada entre las áreas de las emociones y las áreas del pensamiento y, que se afectan mutuamente. Daniel Goleman plantea en su libro de 1996, La Inteligencia Emocional, que una visión de la naturaleza humana que pasa por alto el poder de las emociones es lamentablemente miope y, que el mismo nombre de Homo Sapiens, la especie pensante, resulta engañoso a la luz de la nueva valoración y visión que ofrece la ciencia con respecto al lugar que ocupan las emociones en nuestra vida. Este autor alega que en un sentido muy real tenemos dos mentes, una que piensa y otra que siente. Estas dos formas fundamentalmente diferentes de conocimiento interactúan para construir nuestra vida mental. La mente racional es la forma de comprensión de lo que somos típicamente conscientes: más destacada en cuanto a la conciencia, reflexiva, capaz de analizar y meditar. Pero junto a ésta existe otro sistema de conocimiento impulsivo y poderoso, aunque a veces ilógico: la mente emocional. Como lo afirma Jennings (2001), es imposible tener un sistema de razonamiento que funcione bien sin un sistema de emociones que lo haga correctamente. Lo que la persona piensa, lo que la persona cree, los problemas que solucione, sus formas de razonar no existen en el vacío, ya que siempre hay un respaldo de las emociones. Para él no somos máquinas pensantes, sino ―máquinas emocionales que piensan‖. Sus

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

24

investigaciones han demostrado que si el cerebro pierde la región relacionada con la creación de sensaciones no es que se elimine la capacidad de producir emociones, sino la de sentir las que se producen al no poder experimentar la conciencia de la emoción. En la entrevista realizada por Daniela Rusowsky, titulada ―Cambiemos nuestras conversaciones y haremos un mundo distinto‖, publicada en la Internet, él opina ―Decimos que los seres humanos son seres racionales. Yo pienso que eso no es verdad. La razón la usamos para justificar las emociones.‖ Jennings, al igual que Goleman (1966), considera que las emociones son generadas por estructuras ocultas en lo profundo del cerebro. La amígdala cerebral es la primera en reaccionar a un evento emocional desencadenando una serie de reacciones instantáneas dentro del centro emocional. Ondas de impulsos nerviosos viajan por el tallo cerebral produciendo una respuesta inmediata a lo largo del cuerpo. Gran parte del tiempo, incluso en los periodos de vigilia, la maquinaria que produce las emociones está trabajando, sin que nos demos cuenta de ello, creando posturas y expresiones faciales, alterando además el funcionamiento de los órganos internos y preparando al cuerpo para cuando necesite actuar, creando respuestas químicas de las que no nos enteramos y constituyendo así un estado emocional. Para la mayoría de las personas que logran darse cuenta de una emoción, hacerla consciente ocurre unas milésimas de segundo después de que ésta es generada. El cerebro envía señales a la parte encargada del pensamiento y así podemos tomar conciencia de nuestras emociones. Antonio Damasio (1966), neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lowa, llevó a cabo estudios en pacientes que tenían dañado el circuito ubicado en la zona prefrontal-amígdala, tratando de comprender cuáles eran las consecuencias que se presentaban a partir de ello. Él concluyó que a pesar de que la inteligencia en estos pacientes seguía intacta, las elecciones que hacen son desafortunadas tanto en los negocios, como en su vida personal y pueden hasta llegar a obsesionarse permanentemente por tomar decisiones sencillas, porque han perdido acceso a su aprendizaje emocional; razón por la que pueden considerarse tan inteligentes como la gente que no posee dichas lesiones y razonar con la misma rapidez, pero no pueden tomar decisiones correctas, no aprenden de los errores y no tienen sentimientos de culpa. Desde esta perspectiva, como punto de confluencia entre pensamiento y emoción, el circuito prefrontal-amígdala es una puerta fundamental para el almacenamiento de gustos y disgustos que adquirimos en el curso de nuestra vida, por la que concluye que las emociones son típicamente indispensables para las decisiones racionales, ya que ellas nos señalan la dirección correcta donde la pura lógica puede ser utilizada. Al perder contacto con las emociones se pierde contacto con el pasado; los recuerdos y las emociones que nos acompañan guían cada una de nuestras decisiones. Todas las situaciones que la persona experiencia en la vida están inevitablemente relacionadas con algún tipo de emoción. Toda decisión que la persona toma está relacionada por su similitud con una previa. Cuando la persona debe decidir, aparece en su memoria un recuerdo emocional que se manifestará como un presentimiento que lo guiará hacia una u otra opción. Desde esta visión las emociones pueden considerarse un mapa de navegación que nos apoya en la toma de una decisión que emocionalmente determinamos como correcta. Si dicho mecanismo emocional no funcionara la persona quedaría a merced de sus procesos lógicos y estos no serían suficientes para la toma de decisiones.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

25

El cerebro es capaz de generar toda una colección de pensamientos, pero es la emoción la que ocupa el centro de nuestra vida; en consecuencia, la vida está regulada por las emociones y la interacción de ellas con los procesos de pensamiento es lo que somos. Más que seres racionales somos seres emocionales ya que en nuestras vidas no hay ningún momento libre de emociones, de ahí la importancia de centrarnos en conocerlas. En el artículo ―¿Qué queremos de la educación?‖ escrito por Maturana (1999) y publicado en la Internet, éste afirma: ―Lo que guía la conducta humana son las emociones o confianzas básicas. Las emociones son clases de conductas relacionales; cuando se coordinan las emociones se coordinan las conductas relacionales‖. Este mismo autor (1991) considera que las emociones son disposiciones corporales dinámicas que definen distintos dominios de acción en los que nos podemos mover. Echeverría (1996) afirma que las emociones son quiebres que nos suceden en el sin número de posibilidades de acciones y, que se presentan como apertura, ampliación o cierre de dichas posibilidades. Además, argumenta que en los seres humanos, muchas de las emociones tienen su origen en el lenguaje, tal como lo manifiestan las personas cuando siente envidia, vergüenza, rechazo, etc. Siguiendo a Echeverría se puede aseverar que el vivir humano se da en la continua interacción con los(as) otros(as) en el lenguaje y en el fluir del emocionar que se genera de esta. Es importante aclarar que las acciones humanas no se definen en el acto como una operación particular, sino en la emoción que lo posibilita y lo constituye como tal. Es decir, no podemos propiciar cambios en los(as) otros(as) a través de discursos racionales, impecables y perfectos, si el emocionar de los que escuchan o hablan está situado en emociones distintas o se encuentra en la misma pero afectado por otras emociones (enojo o tristeza) que los hace cambiar de escucha o sordos a la misma. Por lo tanto, si queremos entender las acciones humanas debemos reconocer que los actos no se dan por sí, sino que son constituidos por la emoción que los posibilita. Daniel Goleman (1996) plantea que: ―Toda las emociones son impulsos para actuar‖ es decir, que las emociones son los motores de la acción humana, son los recursos para enfrentarnos a la vida y sus múltiples relaciones. Maturana (1997) propone que ―Las emociones son en esencia impulsos para actuar, planes instantáneos que la evolución nos ha, dado, para enfrentarnos a la vida, lo que sugiere que en toda emoción hay implícita una tendencia a actuar. Es decir, plantea que las emociones son impulsos arraigados que nos llevan a actuar, motivo por el cual los biólogos no dudan en otorgarle a las emociones un papel fundamental en la evolución humana. Dicen que las respuestas emotivas de nuestros antepasados más remotos fueron pieza clave en la supervivencia de la especie: el miedo hace que la sangre fluya con más fuerza hacia los músculos y facilita que huyamos o golpeemos al agresor; la sorpresa aumenta el tamaño de las pupilas y mejora nuestra información visual. Estas tendencias biológicas a actuar están moldeadas además por nuestra experiencia de la vida y nuestra cultura‖. En entrevista con Urquieta (2002), Maturana discurre: ―Todo vivir humano ocurre en conversaciones y es en ese espacio donde se crea la realidad en que vivimos… Los seres humanos usamos el hacer para justificar o negar la emoción donde nos encontramos. Existimos en el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar. Este entrelazamiento yo lo llamo conversar, que viene del latín ―dar vueltas juntos‖.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

26

Según dicho investigador, todo vivir humano ocurre en conversaciones y es en ese espacio donde se crea la realidad en que vivimos. ―Las historias que contamos sobre cómo vivimos constituyen el mundo que vivimos. Si queremos vivir distinto sólo tenemos que vivir distinto, generar conversaciones que constituyan ese otro vivir. Cambiemos nuestras conversaciones y haremos un mundo distinto… El lenguaje no puede haber surgido en la agresión que restringe la convivencia, sino en el amor‖. Si sabemos la importancia determinante de las emociones se entiende la necesidad de darles el espacio que les corresponde en los procesos que conllevan en la construcción de la convivencia. ―Aprender a vivir juntos‖ es desarrollar la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia, observando los valores de pluralismo, comprensión mutua y paz. Aprender a vivir juntos es educarse para la Convivencia. El ser humano es un ser social, cultural y político, su vida se experiencia en la interrelación, interafectación e interdependencia con otros seres humanos; en estas interrelaciones, interafectaciones e interdepencias se Aprende a Ser, pero en dicho aprendizaje -que además es continuo, permanente, dinámico, histórico y prospectivo- emergen conflictos. Torrego Seijo (2001) afirma que la convivencia es, en realidad, un ejercicio de resolución de conflictos, un proceso creativo y respetuoso que intenta prevenir su aparición o evitar la escalada cuando éstos ya han surgido. Maturana, en el artículo ya citado (Urquieta, 2002): considera que el deseo de controlar las emociones tiene que ver con nuestra cultura patriarcal orientada a la dicotomía de lo bueno y lo malo; se enfatiza como línea central de la vida la lucha entre el bien y el mal. Igualmente, reflexiona que es importante recalcar dos enunciados sistémicos que pueden referenciarse para el nivel humano: el primero, consiste en que: ―Cuando en un conjunto de elementos comienzan a conservarse ciertas relaciones, se abre espacio para que todo lo demás cambie en torno a las relaciones que se conservan‖; el segundo: ―La historia humana y, la de los seres vivos en general, sigue el curso de las emociones (en particular, de los deseos), no el de los recursos o la tecnología‖. Con respecto al primero de los enunciados, el autor evidencia la importancia que tiene el que tan sólo una de las personas en una relación desee cambiar, ya que si dicha persona lo hace, por ejemplo, desde la emoción del amor, necesariamente se afecta a sí misma y dicha afectación afecta a la otra, por tanto, el resto de sus vidas cambia: cambian los lugares donde se mueven, duermen, las cosas que comen, las personas con quienes conversan, los temas que tratan en sus conversaciones, las cosas que hacen juntos(as) y con los(as) demás, en torno a la conservación de la relación constituida por ellos. Retomando el segundo de los enunciados, puede concluirse que la historia depende de nuestras emociones y deseos. La historia que construya cada persona será aquella que surja de sus deseos y emociones, es decir, de lo que quieran hacer. De ahí que el nivel más importante a nivel educacional sea precisamente el emocional. En éste se forma la persona. De hecho, todos podemos aprender a usar herramientas, incluso a manipularlas, porque, en definitiva, todos los seres humanos somos igualmente inteligentes. No es cierto que haya seres más inteligentes que otros. La diferencia está en las emociones, en lo que uno quiere. Si alguien desea cambiar la forma como se relaciona

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

27

lo va a lograr. Y lo contrario también es cierto: si a una persona no le gusta o no quiere relacionarse desde el amor no asumirá nada al respecto. La inteligencia, la conducta inteligente, ocurre en la participación, en la colaboración, por tanto, tiene que ver con la consensualidad. Pero cabe preguntarse ¿estamos dispuestos a transformarnos identitariamente entendiendo que estamos conviviendo en una nueva cultura, en una nueva sociedad, en posibles nuevas relaciones? Construir una historia, en una nueva cultura, en un nuevo territorio, en un nuevo tipo de relaciones, afecta necesariamente la emocionalidad, en especial cuando aquellos a quienes amamos se han quedado allí. Es ese otro territorio en que veníamos construyendo nuestra existencia y nos hemos visto obligados a estar aquí, en donde todo nos es nuevo. Plantea Velandia (2011) que tres son las emociones básicas o fundamentales para construir la convivencia: amor, rechazo e indiferencia.
Las emociones como motores de la acción humana

Construcción de las relaciones

Indiferencia

Manuel Antonio Velandia Mora

Ilustración Nº 3. Emociones como motores de la acción humana

5.1.1 Amor
Maturana es el primer científico que desde su hacer explica el amor. Pocos autores han entendido de forma tan clara que el amor es la emoción fundamental en la vida como Maturana. Él afirma que ―me encontré con el tema del amor justamente en el tratar de entender cómo tiene que haber sido al comienzo, porque lo interesante es que el lenguaje comienza en un espacio en que no debe haber existido el lenguaje. Uno ve que toda la historia de la transformación del sistema nervioso tiene que ver con la convivencia, con el ―hacer cosas juntos‖. Entonces, lo que me di cuenta es que si es cierto que el lenguajear son coordinaciones de coordinaciones de haceres, para que eso pase hay que permanecer juntos. Y para estar juntos hay que disfrutar el estar juntos. La emoción que hace posible el origen del lenguaje es la que constituye la cercanía, ella es el amar. El amar tiene que ver con el ver, con el oír, con el estar presente‖ (Maturana, 2010). En palabras de Maturana los seres humanos, en sentido estricto, surgimos del amor, porque el amor como emoción constituye el dominio de acciones de aceptación recíproca en el que pudo surgir y conservarse el lenguaje, añadiéndose al modo de vida de nuestros ancestros homínidos como parte constitutiva del vivir que nos define. El resultado es que los seres humanos somos seres ―adictos‖ al amor y dependemos para la

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

28

armonía biológica de nuestro vivir cotidiano de la cooperación y la sensualidad, de las caricias y de vínculos positivos y sintonía emocional con los demás, no de la competencia y la lucha. Los seres humanos dependemos del amor y enfermamos cuando este nos es negado en cualquier momento de la vida. (Maturana, 1997). En su propuesta, el amor no es una cualidad o un don, sino que como fenómeno relacional biológico, consiste en las conductas o la clase de conductas a través de las cuales el otro, o lo otro, surge como un legítimo otro en la cercanía de la convivencia, en circunstancias en que el otro, o lo otro, puede ser uno mismo. Esto, entendiéndose que la legitimidad del otro se constituye en conductas u operaciones que respetan y aceptan su existencia como es, sin esfuerzo y como un fenómeno del mero convivir. Legitimidad del otro y respeto por él o ella, son dos modos de relación congruentes y complementarios que se implican recíprocamente. El amor es un fenómeno biológico propio del ámbito relacional animal, que en los mamíferos aparece como un aspecto central de la convivencia en la intimidad de la relación materno-infantil en total aceptación corporal. De acuerdo a Maturana, nos enfermamos al vivir un modo de vida que niega sistemáticamente el amor (Ruiz, s.f.). De acuerdo a Maturana (1997), el amor consiste en una conducta o clase de conductas a través de las cuales el otro aparece como un legítimo otro en coexistencia con uno en circunstancias que el otro puede ser uno mismo. De acuerdo con él, no es un asunto de legitimar al otro, o de hacer cosas intencionalmente para legitimar al otro, es un asunto de la conducta a través de la cual la legitimidad del otro no es negada, aún en el desacuerdo. El amor es un fenómeno biológico básico, y es la emoción que constituye la existencia social. Maturana cree que nos enfermamos al vivir una manera de vivir que sistemáticamente niega al amor. Maturana afirma que el proceso terapéutico es siempre el mismo, cualquiera que sea la forma de psicoterapia, y que es lograda cuando el terapeuta tiene éxito, a través de la interacción con el paciente, en guiarlo a él o ella, consciente o inconscientemente, a abandonar la negación sistemática de sí mismo y de otros a través de recobrar la biología del amor como el hilo central de su vivir (Ruiz, 1997). Al surgir el amor las personas nos parecen agradables, mostramos interés por ellas y sus necesidades; en la medida en que pasa el tiempo, generalmente, el espacio físico intercorporal se torna menor, posibilitando incluso el toque, el abrazo y la caricia. Cuando el territorio social emocional con una persona se asume de manera positiva se genera confianza hacia ella; en ese caso se nos facilita trabajar conjuntamente, aceptamos fácilmente sus ideas y acompañamos con mayor tranquilidad sus propuestas e intereses. Dónde se localiza el amor, aun cuando siempre nos han dicho que en el corazón, tal vez porque con el amor y con el rechazo se acelera el ritmo cardiaco, realmente se localiza en el cerebro. Afirma (Punset, 2010) que un equipo de científicos dirigidos por Helen Fisher, de la Rutgers University, sometieron a un grupo de enamorados a pruebas de resonancia magnética. Como en el caso de la música y el arte, los resultados confirmaron lo que cabía esperar. Los circuitos cerebrales activados de las personas locamente enamoradas estaban localizados en dos zonas del cerebro primordial: la ventral tegmental y el núcleo caudado, es decir en las partes integrantes del mecanismo

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

29

de recompensa y en el motivacional. En la base del amor romántico había, también, dosis significativas de secreciones hormonales de dopamina.

5.1.2 Rechazo
El rechazo como emoción constituye el dominio de acciones de negación recíproca. Los seres humanos no somos seres ―adictos‖ al rechazo porque este afecta la armonía biológica de nuestro vivir cotidiano de la cooperación y nos conduce a la desatención, posibilitando la competencia y la lucha porque en el rechazo tan solo son posibles los vínculos negativos, en los que como resultado se imposibilita la cooperación, colaboración, contribución, asistencia, ayuda, auxilio, apoyo, socorro, sufragio o la subvención de la que pueden ser objeto las demás personas, ya que en el rechazo el otro no se acepta, asume y vivencia como un auténtico otro. En la emoción del rechazo, algunos la llaman del odio, se dificulta la armonía y la sintonía emocional entre padres e hijos y como consecuencia de su carencia se presentan trastornos físicos, emocionales, en los aprendizaje, etc.; sin aceptación del otro en la convivencia no hay fenómeno social‖; no hay solidaridad ni nada que compartir. El rechazar tiene que ver con el negarse a ver, a oír y a estar presente. El rechazo es un fenómeno relacional biológico. Consiste en las conductas o la clase de conductas a través de las cuales el otro, o lo otro, es negado como un legítimo otro en la lejanía de la convivencia, en circunstancias en que el otro, o lo otro, puede ser uno mismo. De acuerdo con Maturana, sería un asunto de ilegitimar al otro, o de hacer cosas intencionalmente para ilegitimar al otro. Es un asunto de la conducta a través de la cual la ilegitimidad del otro es aceptada y en la que siempre, y por principio, hay desacuerdo. Al surgir el rechazo las personas nos parecen desagradables. No mostramos ningún interés por ellas y sus necesidades. En la medida en que pasa el tiempo, generalmente, el espacio físico inter corporal se torna aún más distante, negando incluso cualquier posibilidad de toque, y aún más el abrazo, aproximándonos a otras formas violentas de relación como el maltrato físico y emocional, llegándose a extremos como la separación social, la exclusión, la amenaza e incluso la muerte. Cuando el territorio social emocional con una persona se asume de manera negativa se genera desconfianza hacia ella; en ese caso, se nos dificulta trabajar conjuntamente. Negamos fácilmente sus ideas y nos negamos a acompañar sus propuestas e intereses de tal forma que preferimos combatirlas y generar desconfianza hacia ellas. Al emerger el rechazo asumimos que dichas personas son lejanas a nosotros. Con estas personas preferimos que el espacio físico inter corporal sea muy amplio y perdemos interés en cualquier tipo de vinculación laboral y afectiva. La exclusión tiene un problema aún mucho más profundo: al marginar, muchas veces, la persona relegada ni siquiera conoce de esta actitud, siendo el/la discriminador(a) quien sufre el daño permanente al transformar su propia emocionalidad. Cuando la vida se experiencia en la emoción del rechazo o la agresión las otras personas nos son seres extraños. Al reconocer en el otro y en sí mismo la emoción del rechazo, nos negamos a aceptar que los otros y las otras son tan importantes como yo lo soy. Elie Wiesel, premio Nobel de Paz en 1986 y superviviente de un campo de concentración, insistía en la necesidad de recordar las lecciones de la historia y decía

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

30

que «lo opuesto del amor no es el odio, sino la indiferencia, lo opuesto del amor es la indiferencia ante los sufrimientos ajenos», por ello, resulta increíble comprobar que, fisiológicamente, el amor y el odio no son opuestos, sino muy, muy parecidos. De ahí que, cuando estudiamos el comportamiento de los seres humanos, encontramos indicios de uno de los hechos más extraños e inusuales en el mundo de los animales no humanos y es que confundimos la sexualidad con la violencia. Este comportamiento no tiene parangón en el mundo de los primates. El amor y el odio no son opuestos fisiológicos desde el punto de vista cerebral. Son estados muy similares. (Punset, 2010) Robert Sapolsky, profesor de Biología y Neurología en la Universidad de Standford, se vanagloriaba de poder diagnosticar vía Internet el estado anímico de un desconocido a partir de sus constantes hormonales, hacía una excepción: el amor y el odio son tan afines, que en el caso de dos amantes no podría dictaminar si estaban haciendo el amor o acuchillándose. A diferencia del resto de animales, los humanos tenemos emociones mezcladas. Podemos odiar y amar al mismo tiempo. Por eso los humanos no podemos hacer gala de la lealtad de un perro. Un perro es leal, básicamente, porque es incapaz de mezclar emociones distintas. En la lealtad a su dueño no hay ni rastro de odio.

5.1.3 La indiferencia
Indiferencia, del latín indifferentio, es la emoción en que la persona no siente inclinación ni rechazo hacia otro ser humano. Al mostrarse indiferente, el sujeto se vuelve apático hacia este. Debería ser vista como un problema social, pues la persona se siente insensible o fría como si tuviera las emociones o los sentimientos anestesiados, por ello, no pueden mostrar respeto ni solidaridad, como tampoco interés en las creencias y motivaciones de las otras personas ante quienes emerge la indiferencia, pues, en última instancia, se hace una negación del ser. En la indiferencia se suele mostrar frialdad y/o displicencia por las ideas, emociones y acciones expresadas por las personas ante quienes emerge esta emoción. Se siente desagrado o indiferencia en el trato y desaliento ante la posibilidad de la realización de una acción conjunta, por dudar de su bondad o de su éxito. Ante la persona que logra que emerja en nosotros la emoción de la indiferencia, surge aquello que conocemos como la ―falta de calor humano‖, dado que despierta en el ser desinterés, apatía, desapego y desamor. En la emoción de la indiferencia el otro no es un auténtico otro; simplemente no existe para nosotros porque nuestro cerebro no logra ubicarlo en cuanto no evidencia en él recuerdos que le ubiquen como alguien a quien amar o rechazar. La indiferencia es la más peligrosa de las emociones pues afecta la construcción de la convivencia en la emoción, porque cuando los otros seres nos son indiferentes4, ellos ―no existen‖ como seres reales con quienes se pueda construir. A partir del concepto indiferencia es fácil deslizarse a la acción ―indiferenciado‖, que nombra lo que no posee una característica o identidad diferenciada; o define a una población que no es elegida como un objeto visible ni como una realidad construida en

4

Grave problema por la Ley de la proporcionalidad matemática aplicada a la comprensión de lo social,

aproximadamente el 72 por ciento de las personas nos son indiferentes .

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

31

el lenguaje por el resto del discurso social, y por tanto, queda enmarcada como objeto de desecho o de poco o nulo reconocimiento, como sucede con los inmigrantes. También se puede decir que la acepción ―indiferenciado‖ se hace válida para quien en medio de su condición de desterrado, transita por un período de eliminación de los emblemas subjetivos y por la puesta en cuestión de toda su identidad previa. La definición del Diccionario RAE describe el término de la siguiente forma: ―la indiferencia es una de las formas en que el sujeto responde a la presencia del otro semejante‖. José Fernando Velásquez V. (2008), en su texto ―Indiferencia como síntoma social‖ al hablar de ―La indiferencia vs. La responsabilidad con el otro‖, cita a diferentes autores para ilustrar sus apreciaciones sobre el tema. Este autor retoma las palabras de Thomas Hobbes, quien consideró que el hombre liberado a sí mismo es el lobo del hombre en El Leviatán, y transcribe que: ―en su estado natural todos los hombres tienen el deseo y la voluntad de causar daño‖. Al mencionar a Dostoievski cita que ―todos nosotros somos culpables de todo y de todos ante todos, y yo más que los otros‖. En otro aparte, habla de Paul Auster en Ciudad de Cristal quien dice que ―si uno no considera humano al hombre que tiene delante, se comporta con él sin ningún escrúpulo‖. Según muchos autores (entre ellos, Hobbes, Hegel, Freud, Lévinas), el fin de dicho estado y las condiciones para que pueda existir una sociedad, surgen, no por un proceso natural, sino por medio de una construcción, mediante un pacto llamado ―afirmación social‖ por la cual se reconoce la humanidad del otro ser humano. Hegel, en su momento, señaló que este reconocimiento debe ser recíproco porque de lo contrario lo que resulta es ―la tolerancia‖, la cual resulta ser una benigna desatención a lo diferente, y sobre lo que se tiene una apreciación negativa. En la misma dirección, Goethe afirmó que ―tolerar significa ofender‖ porque se tolera sólo aquello que de antemano es objeto de rechazo. (Gutiérrez, 2005-2006) La indiferencia es contraria a la responsabilidad social. El sujeto que se coloca en posición indiferente frente a otro es porque el sentimiento de responsabilidad ante la humanidad del otro no lo perturba. Los ejecutores del exterminio y los indiferentes, también son individuos corrientes, excepcionalmente son monstruos asesinos. Lo que ocurre es que la indiferencia cala de manera que no hay reconocimiento, no del semejante, sino de la responsabilidad que se tiene con él, en el sentido en que no se le reconoce como un auténtico otro. Entonces mientras no haya reconocimiento de la responsabilidad con el semejante, lo que hay es un goce del semejante, al que se le reduce a éste a la condición de objeto, de cualquier tipo, bien sea de asistencia, de dominio, etc., pero donde se borran los ideales colectivos, y se actúa bajo el egoísmo y la inhumanidad. Freud esbozó algo interesante respecto a la indiferencia y el amor. El concebía que entre las posibles antítesis que pueden darse en las relaciones entre los seres humanos, había una particular, que era la indiferencia. El afirmó que lo contrario del amor no es el odio sino la indiferencia. ―El amor es susceptible de tres antítesis. Aparte de la antítesis ―amar-odiar‖, existe la de ―amar - ser amado‖, y la tercera, ―el amor y el odio, tomados conjuntamente, se oponen a la indiferencia‖ (Freud, Sin fecha, citado por Gutiérrez, 2005/2006).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

32

La destrucción de la potencialidad del otro, sin destruirlo a él mismo, es una forma de violencia Real, es decir, de una violencia que se goza, tal como ocurre en la estructura del acto de Sade. Sabemos que el sádico no niega la existencia del otro, sino que no es alterado en su conducta por el dolor o el miedo que provoca en el otro. La máxima sadiana del ―derecho al goce‖5, excluye la reciprocidad y convierte a cualquier hombre en un déspota cuando goza. Tal como Sade lo hacía con sus víctimas, las tiranías regionales se han instalado en lo más íntimo de la comunidad para inscribir el miedo de manera permanente entre sus habitantes, instalar en ellos la incertidumbre y vacunarlos contra cualquier forma de subjetividad; insertándose en el control de la actividad política y los negocios, legales e ilegales, hasta el dominio sobre numerosas instancias de la vida social a nivel micro: inciden en aspectos como el manejo del cuerpo, el lenguaje y la relaciones afectivas de las personas que habitan los barrios, veredas y municipios en que operan, la prohibición de movilización por ciertos sectores, la fijación de horarios para el cierre de los negocios, la injerencia en la autonomía de las organizaciones de la comunidad, así como el establecimiento de un sistema propio de administración de justicia frente a delitos y contravenciones.

5.2

Modelos en la construcción de la identidad

Ser alóctono en una sociedad de acogida implica reconocer-se en una nueva identidad, en un nuevo territorio geográfico y relacional, en una nueva cultura. La construcción identitaria es un proceso emocional. La identidad ha sido estudiada y explicada desde diversos modelos. A continuación el autor hace referencia a algunos de ellos y demuestra cómo las identidades que suelen considerarse fijas pueden y deben entenderse como móviles.

5.2.1 Modelo cultural de la identidad
Según el concepto trabajado por Wade (2002), la identidad se entiende como ―la idea y la sensación de seguir siendo lo mismo a través del tiempo‖. Para dicho autor, ―en el mundo postmoderno los seres construyen identidades efímeras con los retazos culturales que encuentran en sus andares‖. En el diccionario de uso del español de Moliner (2002), identidad es ―la cualidad de idéntico, la relación entre cosas idénticas y la circunstancia de ser efectivamente la persona que se dice ser‖. En el Diccionario ideológico Vox (1998), la identidad se comprende como el ―hecho de ser una persona o cosa la misma que se supone o se busca‖. Las ideas expresadas en Moliner (relación) y en el diccionario Vox (que se busca) conducen a la aceptación de la movilidad como una característica de la identidad. Para Moliner, dicha movilidad se expresa en el énfasis que da a ―la circunstancia de ser lo que se dice ser‖. El concepto circunstancia hace referencia a un ―accidente de tiempo, lugar, modo, etc., que está unido a la sustancia de algún hecho o dicho‖; el concepto de accidente hace referencia a ese ―algo que no es permanente, sino algo que sucede ocasionalmente‖. Tanto lo expresado por Moliner, ―lo que se dice ser‖, como la

5

Sade. Filosofía en el tocador. ―Tengo derecho a gozar de tu cuerpo, puede decirme cualquiera, y este derecho lo ejerceré, sin que ningún límite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en gana saciar en él‖.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

33

definición en Vox: ―lo que se busca‖, puede relacionarse directamente con lo ―efímero‖ de la identidad que aparece en el concepto expuesto por Wade. Conforme a Wade (2002), la identidad ―esconde en su interior una complejidad múltiple‖; dicha complejidad puede comprenderse si logramos entender que la construcción de la identidad remite a un triple ámbito relacional: al contexto, a lo situacional y a la relación consigo mismo/a.

5.2.2 Modelo contextual de la identidad
La identidad se explicó durante mucho tiempo desde la concepción clásica como algo inmutable, eterno y atemporal; en esta concepción se asume que identidad y ser son lo mismo. Para F. Barth (1969), citado por (Asier, 2000), los procesos identitarios no existen fuera de contexto, se realizan a partir de retos precisos que están en juego y pueden ser verificados a nivel local. Los retos son parte de la identidad y son fundamento de redes. La identidad es lo que se pone en relación. Según M. Augé (1994), citado por (Asier, 2000), la aproximación contextual implica una concepción relacional de la identidad, ya que el punto de partida de la búsqueda identitaria consiste en que siempre se es el otro de alguien y, en la medida en que dicha identidad emana de la relación con los otros, problematiza y termina por transformar la cultura [...]. La cuestión identitaria se convierte en un problema de ajuste, a la vez social, en su definición e individual en su experiencia […]. La identidad remite a un afuera, a un antes y a los otros. Dicho ajuste produce transformaciones (alteraciones) en mí, en el otro, en la cultura, la sociedad, en los territorios de los que hacemos parte, más especialmente cuando no somos conscientes de nuestros límites y de los efectos que nuestros procesos producen en el ecosistema. La identidad se explicó durante mucho tiempo, desde la concepción clásica, como algo inmutable, eterno y atemporal; en esta concepción se asume que identidad y ser son lo mismo, y esto se origina en que dicha aproximación teórica parte de consideraciones matemáticas tipo ―A‖ igual ―A‖.

5.2.3 Identidad desde el modelo sistémico
El organismo es un ser organizado y autoorganizador. Kant es el primero en usar el concepto de ―autoorganización‖ para definir la naturaleza de los organismos vivos, para caracterizar, en contra del mecanicismo cartesiano, la especial organización existente entre las partes de un organismo, en el que unas están para las otras, en una especial relación de dependencia mutua ausente en las máquinas 6 (García Azkonobieta, 2005). Para Riera (2001), ―La ciencia clásica privilegiaba el orden, el determinismo, la regularidad, la legalidad, la estabilidad y previsibilidad de la naturaleza‖. Su aspiración era descubrir lo inmutable, lo permanente, más allá de las apariencias del cambio. Las leyes universales de la dinámica clásica fueron conservadoras, reversibles y deterministas. La definición de un estado del sistema y el conocimiento de la ley que

6

Kant pasaría a la historia como el sintetizador de las dos grandes corrientes filosóficas de la época, el empirismo y el racionalismo. Kant supo integrar ambas posiciones para elaborar una visión de los fenómenos cognitivos en la que tanto las estructuras mentales, como las impresiones sensoriales conformaban las manifestaciones fenoménicas que componen nuestra realidad.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

34

rige la evolución, permitían deducir, con la certeza y la precisión de un razonamiento lógico, la totalidad tanto de su pasado como de su futuro. Esto explica por qué desde las epistemologías convencionales o positivistas se vea el mundo de una manera lineal y se asume la identidad aferrada a una voluntad predeterminada y fija. Hoy se sabe que las trayectorias que parecen tan reales son idealizaciones: el mundo reversible no es un caso extraño y particular de la realidad. En un mundo determinista, la irreversibilidad y móvil no tendría sentido ya que el mundo de mañana estaría contenido en el mundo de hoy. Con la termodinámica, surge un desafío a la física clásica; la segunda ley de la termodinámica hace la clara diferencia entre procesos reversibles e irreversibles. Al definir la entropía se da un paso importante para comprender la irreversibilidad. La entropía se explica como la tendencia natural de un sistema a entrar en un proceso de desorden interno. Este término tomado por Shanon de la termodinámica es empleado a veces como sinónimo de incertidumbre. La entropía expresa el carácter aleatorio -y por lo tanto imprevisible- de los movimientos de las moléculas de gas; como la incertidumbre, expresa el carácter aleatorio, por tanto imprevisible de las señales del mensaje (Thiers & Lempereur, 1975). Con la entropía se introducen el tiempo y la historia en un universo que la física clásica había descrito como eterno, se hace posible la temporalidad. Durante siglos, muchos científicos asumieron a partir de las leyes fundamentales de la física que el proceso de evolución biológica era una rara excepción. Hoy, en cambio, se sabe que los sistemas abiertos, como lo es el ser humano, intercambian materia y energía con los seres que están en sus alrededores, es decir con el mundo exterior (Prigogine, 1996). No se pretende con este análisis proponer un modelo que explique la identidad basado en la física sino advertir, basado en los aportes de esta al modelo sistémico, cómo con conceptos de este último se puede explicar la construcción de la identidad.

5.2.4 Sujeto relacional que construye y se construye en relaciones sociales
Durante muchos siglos, debido a la marcada influencia del pensamiento positivista, se dio importancia muy significativa a la condición de encontrarse con consigo mismo(a) como unidad plena y aislada, aunque con ciertas influencias externas que se forman en el aprendizaje y que se alimentan del otro y el ambiente; de ahí la importancia que se le dio a los denominados ―autos‖: autoestima, autoeficacia, autoimagen, autoconcepto. En el pensamiento sistémico el mundo se concibe relacional; en tal sentido en la relación entre uno y otro(s) elementos del sistema hay algo que sucede ‗entre‘ o ‗en medio‘ de ellos; a ese suceder, a esa emergencia, se concibe como el campo de lo ―inter‖. En consecuencia, en el pensamiento sistémico se habla de interrelación, interafectación e interdependencia. Estos ―inter‖ son supremamente importantes en el momento de comprender las relaciones entre las personas, entidades, territorios, instituciones, organizaciones, es decir, entre los diferentes sistemas y al interior de cada uno de ellos. Sin embargo, en estas relaciones ―inter‖ culturalmente se ha dado preponderancia a considerar al ser humano como una persona incompleta. Recordemos aquello de que cada cual necesita una ―media naranja‖ que lo ―complemente‖ y le ―haga feliz‖. Desde esta visión cultural el ser humano es un ser que para realizarse necesita del otro como ―complemento‖, negando así la importancia de la unicidad del ser humano, unicidad que
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

35

no niega la existencia del otro o la otra, sino que precisamente le entiende en la posibilidad del respeto por el otro y por sí mismos, entendidos como sujetos plenos e íntegros en sí mismos. El reconocimiento de los(as) demás como auténticos(as) otros) conduce a que las relaciones sociales se planteen en la convivencia y la integración social como horizontales. Es decir, se parte del concepto de que los migrantes internacionales, locales y autóctonos juegan un papel determinante en el sistema, organización, localidad, municipio, unidad base de acción en la cual se trabaja; en dicho rol los actores y las actrices sociales establecen las relaciones no desde el poder y la subordinación que ello supone, sino desde el servicio, partiendo de que lo que te hace servidor (entendiendo a un trabajador como alguien cuya función laboral es un servicio) es tener a quien servir y que dicha persona (inmigrante o autóctono) reconozca en quien se oferta como servidor a todo alguien que le puede apoyar desde sus experiencias, conocimientos y emociones. En éste modelo quien dirige un proceso asume un papel de liderazgo que se da a partir del reconocimiento que los demás actores y actrices le proveen; es decir, entre quien ejerce las funciones de líder y la comunidad existe una interrelación, interafectación e interdependencia. Para ejemplificarlo de una manera más sencilla puede afirmarse que lo que hace inmigrante a alguien no sólo es provenir de otro territorio denominado país, sus experiencias, sino en especial el tener una o varias personas que le identifiquen así. Recordemos que en ese proceso relacional es diferente ser inmigrante que extranjero, y que muchos alóctonos han asumido roles de liderazgo para sus propias comunidades étnicas. El poder, la dependencia y los procesos relacionales se viven tanto en nosotros mismos(as) como en nuestras relaciones. Sin embargo, con relación a la inmigración y la convivencia vale la pena recalcar que quienes interactúan son personas y que como tales poseen una identidad, se asumen sujetos de derechos y ciudadanos(as). Toda relación parte de la existencia de mínimo dos sujetos interactuantes. Cada uno(a) es una unidad-plena y una unidad relacional; como unidad-plena tiene conciencia de sí, de sus ―autos‖; como unidad-relacional la tiene de sus ―inter‖. Construir un proceso de integración sociocultural requiere, entonces, que cada miembro del territorio se asuma como sujeto pleno y reconozca a los(as) demás en iguales circunstancias. Recordemos además que todo sistema abierto, como el ser humano, recibe, transforma y da energía; en consecuencia, toda persona está en permanente movimiento y, por tanto, en constante cambio. Esto nos lleva a concluir que toda persona no es un ser terminado, sino uno en permanente desarrollo, un ser dinámico que está siendo en cada momento, en el encuentro con el otro o la otra, en una cultura y sociedad. Cada ser humano se reconoce en lo cotidiano, en el tiempo, en el espacio y la cultura, a partir de las vinculaciones que establece en razón de ser ecosistémico, debido a que existe un intrincado nexo entre los seres humanos y sus ambientes biofísicos, culturales, sociales y económicos que se refleja en el estado emocional, los estados de ánimo y la salud física de la población. Por medio de las mutuas y complejas relaciones entre quienes conforman la sociedad y entre ésta y la naturaleza, la sociedad modifica el medio para su propio desarrollo, como también el medio determina aspectos emocionales y físicos del ser humano. El problema radica en que para el inmigrante el territorio no es su territorio, sino un

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

36

espacio que por no hacer parte de su historia le es desconocido, incluso le es extraño y en cual necesariamente tiene que acomodarse. Un espacio que puede generarle amor, rechazo, indiferencia, un territorio en el cual no se desenvuelve con soltura y en el que la condiciones propias del tiempo, el clima o el propio deseo, interés o necesidad de integrarse e integrarlo determinan estados de ánimo que afectan los demás ámbitos de dominio relacional con los autóctonos e incluso con los demás inmigrantes y con sigo mismo. 5.2.4.1 Aprender a Ser La cultura y la sociedad fabrican las ideas de aquello que la persona ―debe ser‖ para reproducir el orden social y desde ese patrón de oposición binaria, toman forma en los seres humanos las prácticas, ideas, discursos y representaciones sociales por las que son reconocidas o estigmatizadas. El sujeto construye para sí una serie de imaginarios identitarios: un ―querer ser‖ a partir de lo que le han dicho o ha entendido que ―deber ser‖, una identidad, una manera de comprenderse. Este ―querer ser‖ siempre tendrá como referente el ―deber ser‖, para aceptarlo o negarlo, parcial o totalmente; ver Ilustración Nº 4.

Ilustración Nº 4. Imaginarios identitarios de los Sujetos

Velandia (1999) ha propuesto que ―el proceso de construcción del ―querer ser‖ implica una ruptura entendida como una toma de posición frente al ―deber ser‖ En consecuencia, cada persona construye para sí una Identidad Particular basada en el ―deber ser‖, pero y en especial, teniendo como referente sus propias vivencias, explicaciones y sentimientos, es decir, a partir de la conciencia de su ―querer ser‖, de lo que considera que quiere, desea y necesita para sí. El ―querer ser‖ prima en la construcción de la identidad sobre el ―deber ser‖ en la medida en que reafirma la movilidad de las identidades sociales, políticas, étnicas y sexuales. En su proceso individual de ―querer ser‖, los seres humanos pueden reelaborar su identidad étnica y su cultura y redireccionarlas. Incluso, una vez han vivenciado una experiencia cultural identitaria pueden pensar en el reconocimiento de otras vivencias y dar continuidad a su proceso de construcción de identidad. Por ejemplo, algunas personas en la comunidad consideran que ciertas prácticas no son adecuadas, pueden ser antinaturales o anormales (por ejemplo, eructar luego de la comida, usar el velo, la oblación del clítoris); aceptan o niegan dichas valoraciones según con lo que han

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

37

decidido que quieren para sí. La persona tiene de sí y para sí una Identidad Particular que se fundamenta en su ―querer ser‖. El ―estar siendo‖ es el producto de las relaciones simbólicas entre el ―deber ser‖ y el ―querer ser‖ o más concretamente entre la cultura y la sociedad y, aquello que la persona identifica de y para sí misma. Las diversas identidades son el efecto de la representación particular del mundo y de sí mismo, es decir, lo individual. En ese constante ―estar siendo‖ hay algo en el Ser que es fundamental: lo que ha vivido, se es histórico(a). Cada situación que se experimenta tiene como fuente lo vivido y lo trascendido. Aun cuando en esencia se está siendo el/la mismo(a), se ha generado una serie de cambios que transforman la identidad. Todo cambio es viable a partir de los aprendizajes, experiencias y emociones vivenciadas previamente, por tal razón, la identidad está en permanente transformación. Las reflexiones de las personas se relacionan con sus experiencias de estar siendo, en éste caso, se vinculan necesariamente su vivencia del cuerpo, los afectos, las emociones, el lenguaje y las relaciones con los demás; es decir, se trata de una identidad dinámica. La identidad no es algo cuya construcción ha terminado, al contrario, se edifica en relación consigo mismo(a), con los(as) demás y con la cultura. Recalcando el concepto de movilidad y la idea de que el ser se construye en la cultura y la sociedad, a partir de la dinámica propia de los sistemas, la identidad puede definirse entonces como: las ideas y las sensaciones móviles que tiene el ser humano, en una sociedad y tiempo concretos, de ser lo que busca ser con relación a la cultura, a otros seres en su entorno y consigo mismo/a y de seguir siéndolo en el transcurso del tiempo. Esta definición explicaría que la identidad es, por un lado, la emergencia de una construcción, no siempre consciente, que afecta los procesos de socialización de las personas; y por el otro, que a través de la educación –formal, no formal e informal– se proveen a las personas los referentes de un ―deber ser‖ de la identidad, basados en la cultura, cuya asunción, en algunos casos o negación en otros, hace posible la perpetuación de la cultura y, en algunos más, la transformación de ésta. Una de las propiedades de los sistemas vivos es su contextualidad. Para la comprensión de estos sistemas se debe pasar de entender sus elementos de manera simplificada, aislados y desligados unos de otros, a percibirlos como productos, productores y transformadores de los contextos en los que están inmersos y por tal razón de la cultura y la sociedad. En el caso de los sistemas vivos, estos existen gracias a esas relaciones con el medio, a lo que se ha denominado acoplamiento estructural con el medio. Entonces, la identidad debe ser entendida contextualmente y, quien desee comprenderla debe reconocer que su explicación está influenciada por su propio contexto, como también por aquello que está en capacidad de observar o distinguir. Retomando a Wade (2002) se puede afirmar que las identidades se establecen por medio de repetidos actos de representación, de identificación y, que las diferencias que construyen la identidad tienen que ser marcadas, observadas e indicadas por los sujetos en su vida cotidiana. En consecuencia, la identidad se vuelve a establecer o a reforzar con cada identificación, en cada relación, en cada territorio. Las personas son reconocidas en una identidad que es construida e identificada desde afuera a partir del ―deber ser‖; es decir, una persona es reconocida por aquellos y

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

38

aquellas con quienes no tiene una interrelación afectiva y emocional en una identidad que supone que dicha persona es; a esta identidad se le denomina Identidad Social. La interrelación afectiva y emocional en los diferentes territorios tiene niveles diferentes de cercanía y vincularidad, cada una de esas personas con quien un ser humano se relaciona identifica a este y considera que su apreciación es lo que éste es. Aun cuando en esencia dichas identidades tienen un sustrato común: la persona; desde la constitutividad es entendida en una multi-versalidad identitaria. Es decir, hay una identidad social de la persona por cada miembro de la sociedad que le identifica. Al cambiar los elementos identificatorios dicha identidad se moviliza.
Imaginarios identitarios de los Sujetos de la convivencia

Aprender a Ser

Identidad de socialización
Manuel Antonio Velandia Mora

Ilustración Nº 5. Multi-versalidad identitaria de los Sujetos en la convivencia

Como respuesta al acoplamiento estructural con el medio, la persona, en sus interrelaciones, se traiciona a sí misma, traiciona su ―querer ser‖ por efecto de la presión social y de acuerdo con sus propias necesidades de hacerse visible o invisible (Ver Ilustración Nº 5). De la misma manera la persona asume una identidad que se moviliza según el tipo de relaciones sociales, afectivas y emocionales que establece; esta identidad está afectada por la cultura, la sociedad y se identifica en un tiempo específico; desde esta idea puede entenderse que existe una identidad que se identifica en relación; ésta es la mezcla entre aquello que quienes identifican esperan que sea la persona y lo que cada uno(a) desea llegar a ser; composición y experiencia identitaria que se acomoda a cada persona y relación, a la que se denomina Identidad de Socialización. Con cada persona que el sujeto se relaciona emerge una identidad de socialización, aquella con la que le identifica cada la persona con la que se establece vinculo; esta identidad se moviliza en la medida en que se dinamiza la relación. Un caso particular con relación a la Identidad de Socialización consiste en que las personas no viven el ―deber ser‖ en sus procesos de socialización, como tampoco están en posibilidad plena de vivir su ―querer ser‖, dado que las representaciones sociales y culturales, además del cruce de miradas –étnicas, culturales, sociales, familiares, escolares, eclesiales–, afectan su propia construcción y sus procesos de socialización; de ahí que deban acomodarse a las necesidades relacionales para ser ―aceptadas‖ o menos vulneradas en sus relaciones. Para las personas que se ven obligadas a vivir en un territorio y cultura de la que sienten que no hacen parte, es decir, en aquellas en cuya identidad no está pertenecer a dicho

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

39

territorio relacional que conciben diferente a aquel en el que han construido su identidad como miembro, al verse obligadas a ubicarse en el nuevo territorio, su acoplamiento estructural se dificulta, dado que están en un territorio, en unas relaciones, con unas personas y en una situación emocional que son nuevas y extrañas, con lo que su Identidad Particular se ve afectada y movilizada. La Identidad de Socialización aparece cuando la persona se experiencia en un territorio relacional en el que no puede asumir plenamente su Identidad Particular y en consecuencia se ve obligada a ―acomodarse‖ al nuevo territorio y a las relaciones y procesos que en éste se establecen, asumiendo un rol identitario en el que ―está siendo‖ aquello que el nuevo sistema le obliga o que se autoriza a ―estar siendo‖.

5.2.5 Modelo constructivista de la identidad
Este enfoque hace énfasis en lo situacional de la identidad. Como se afirmó anteriormente, las identidades no son sólo particulares, son también sociales. Barth, citado por Agier (2000) considera que la realidad se construye por medio de las representaciones de los actores, construcción subjetiva que hace parte de la realidad que el observador debe tener en cuenta. El tránsito identitario, según Velandia (2009), se reafirma en la socialización, a partir de la emoción que produce el ―reconocimiento‖ que dichos hechos generan en las demás personas. Aun cuando es evidente que este ―reconocimiento‖ produce inclusión o exclusión y en algunos casos, separación social, escolar, laboral, institucional y familiar, es, a su vez, un espacio contextual de negación, reafirmación o dilación identitaria que ayuda a transformarse en aquello que se quiere ser. La movilidad de la identidad también la da su condición situacional. Para Mitchell (citado por Agier, 2000): ―el granero cultural se construye y utiliza según las selecciones situacionales, lo que puede hacer que sus componentes se vuelvan diversos y contradictorios‖. La identidad remite a una situación espacial (aquí) y temporal (ahora) y a lo que sucede en la persona y en su relación con las demás. La representación puede contemplarse desde dos ámbitos diferentes: el social y el individual. La vivencia personal de la temporalidad y especialidad determinan una forma particular de asumir el mundo a la cual llamaríamos identidad (haciendo énfasis en la función histórica del constructo). Los sistemas sociales no se producen en el vacío, aislados completamente de otros fenómenos; por el contrario, tienen un entorno, es decir, están imbricados en fenómenos sociales y culturales. Como ya se ha conceptualizado, existen tres sistemas de representaciones de la construcción identitarias: el primero, tiene que ver con las representaciones sociales, desde ellas se espera que cada ser vivencie la visión ―oficial‖ del mundo, y en este caso de la sexualidad, que se asume es el ―deber ser‖; segundo, las representaciones particulares de quien se identifica a sí mismo (significado que tiene para cada persona el mundo y la sexualidad que quisiera experienciar) en su ―querer ser”; y tercero, las representaciones que los seres se ven obligados a asumir en sus procesos de socialización, y que se evidencian en el proceso de intercambio social, en el ―estar siendo‖. El entorno, y las situaciones en que las personas se interrelacionan con las demás personas que frecuentan dicho territorio, influyen en el tipo de construcciones identitarias que todos y cada una producen. Sin embargo, debe evidenciarse que el ser

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

40

humano, a diferencia de los otros seres vivos, además de actuar en congruencia con el medio y la sociedad (contexto) a partir de sus representaciones (lo situacional), debe actuar en congruencia consigo mismo (lo particular, lo privado, lo íntimo). Todo conocimiento es una representación de la realidad, de ahí que la epistemología constructivista plantee que el conocimiento se hace posible al percibir, distinguir y significar la realidad. En el ser humano la cognición opera en tres dimensiones: la persona conoce algo en la medida que lo distingue como algo, lo percibe como algo y lo significa para algo. Ese algo que se conoce, se constituye en la base de la emergencia de otras nuevas percepciones, distinciones y significaciones. Cada persona, por su historia particular, ha venido configurando un sistema cognitivo que la lleva a percibir, distinguir y significar de manera distinta, única y particular, de ahí su necesidad de actuar en congruencia consigo misma y a partir de esa realidad que ha construido para sí. Aunque aparentemente quienes establecen con otras personas una conversación se encuentran en un contexto relacional determinado (geográfico, cultural, social, político, emocional), lo que ocurre en cada uno/a de las interlocutoras tiene un trasfondo particular e invisible de intenciones, inquietudes, intereses, emociones, significados y sentidos, de tal manera que la danza que es la conversación es una danza de icebergs en la que tan solo se evidencia el aspecto más superficial de cada interlocutor, dejando oculto dicho trasfondo y acomodándose como en una danza al ritmo y las necesidades de la pareja; en tal sentido, lo que ocurre en la estructura interna de cada danzante está oculta a su pareja de baile. Cada persona percibe del(a) otra, del medio en que se encuentra y de sí mismo(a) lo que sus perceptores le permiten.

5.3

Identidad, realidad y conocimiento

La realidad y el conocimiento se conciben como un sistema de relaciones. Las distintas realidades se construyen en la medida en que los sistemas observadores distinguen, perciben y significan características y elementos del medio externo, es decir, en tanto diferencian una cosa de otra y crean contrastes y oposiciones en la realidad. En esta perspectiva, la realidad que se percibe, distingue y significa es una construcción que se hace a partir de los esquemas propios de distinción que maneja el ser humano como observador y no una entidad objetiva y absoluta que se puede aprehender mediante los sentidos (empirismo) o la razón (racionalismo). En lo humano vivir es conocer. Como seres vivos tenemos una relación de congruencia con el medio y su fin es mantener la vida. Para poder vivir se requiere tomar energía del entorno, es decir, conocerlo. Conocer, en este caso, hace referencia a la capacidad de la persona para distinguir, percibir y significar su entorno y actuar de acuerdo a su percepción. Así, el conocimiento se hace válido cuando sirve para resolver la relación medio-sobrevivencia. La persona no siempre distingue, percibe y significa cuándo los estímulos, que son producidos por el medio, potencian en ella algún cambio estructural y mucho menos se da cuenta de que se están produciendo dichos cambios. El ser humano percibe tan sólo aquello para lo que está en posibilidad de hacer distinciones. Lo hace con sus sentidos, al igual que los otros seres vivos, pero distingue usando sus sistemas de percepción teóricos, experienciales y emocionales. Actuar en congruencia con el medio, consigo misma y con la sociedad, no se hace únicamente por

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

41

medio de procesos racionales, sino también desde lógicas construidas de acuerdo con las historias emocionales que le son significativas.

5.3.1 Ontología constitutiva
Maturana (1997) sostiene que ―si queremos entender el fenómeno del conocimiento, si queremos entender el sistema nervioso, si queremos entender lo que pasa en la convivencia, tenemos que hacernos cargo de este curioso fenómeno: los seres humanos y los seres vivos en general, no podemos distinguir en la experiencia entre lo que llamamos ilusión y percepción como afirmaciones cognitivas sobre la realidad‖. Esta aseveración lleva a pensar que, la identidad no es un hecho real sino una ilusión porque, al usar el lenguaje para entenderlo, siendo el lenguaje un generador de mundos, lo que cada quien entiende como identidad propia o la del otro, es tan sólo su propio relato cognitivo, o más exactamente, lo que alcanza a distinguir de lo que el otro o la otra le relata de sí. La identidad es ilusión, pues si comprendemos que la realidad se construye desde una ontología y sabemos que ésta no necesariamente tiene que ser objetiva, sino que es constitutiva, entonces comprenderemos que el criterio de validez de la realidad del otro o la otra se da a partir de la efectividad que pueda tener para el o la observadora y de las condiciones en que dicho observador ve o escucha. A continuación, se profundizará sobre los aportes de esta nueva propuesta ontológica que se sustenta, según el sociólogo Rafael Echeverría (1996), en afinidades con los filósofos Nietzsche y Michael Graves, y el biólogo Maturana. Desde la ontología constitutiva, que entiende al lenguaje como generador de mundos, se concibe: (A) a los seres humanos como seres lingüísticos, (B) al lenguaje como generativo y (C) que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. Explicar una realidad (persona, cosa, cultura, sociedad, acontecimiento) es proponer una reformulación de la experiencia en una forma tal que resulta aceptable para quien observa. Ninguna proposición explicativa es una explicación en sí, dado que ésta se constituye en dos dominios: el primero, la aceptación que hace el o la observadora, es decir, que una explicación es válida porque satisface el criterio de validación que constituye a su experiencia como el dominio explicativo de la misma; la explicación que el otro o la otra hace de una persona tiene sentido para dicha persona cuando en dicha explicación ve reflejada su experiencia particular; el segundo, la aceptación que la persona observada hace de la explicación. Cuando las explicaciones del observado y el observador coinciden, se presenta un acuerdo y se actúa en función de esa nueva realidad o explicación que constituye la realidad. Una persona se relaciona con muchas más y cada una de ellas tiene sus propios dominios explicativos; pudiera afirmarse entonces que hay sobre cada persona, cosa, cultura, sociedad o acontecimiento tantos dominios explicativos como personas pretenden explicarla; por tanto, quienes interactúan son generadores de múltiples realidades que se pueden considerar legítimas y necesariamente diferentes por ser particulares. Las identidades sociales y de socialización de una persona se posibilitan en las relaciones y estas; por una parte, favorecen la construcción de acuerdos o, más concretamente, la posibilidad de aceptar diferentes realidades y validar distintas
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

42

explicaciones con respecto a dicha persona; por otra parte, en la negación del otro al no aceptarlo como un auténtico otro (rechazo), o en la indiferencia por ese otro, en la que ni siquiera logramos darnos cuenta que ese otro existe. El enfoque sistémico entiende al ser humano y a la sociedad como sistemas, y a las identidades como emergencias sistémicas. Dadas las propiedades de los sistemas vivos (Velandia, 2003) se puede concluir que los enfoques contextual y situacional son complementarios, interrelacionados, interafectados e interdependientes, pero además, que en la construcción de la identidad el encuentro consigo mismo juega un papel fundamental pues desde éste se construyen las representaciones y se valida el contexto. Como afirma Peter Wade (2002), ―las identidades pueden entrar en conflicto, cobran su significado a partir de diversas redes y de su interacción, y los valores que se le atribuyen a una identidad determinada, inciden en la manera como se reclama o se configura dicha identidad‖. Los inmigrantes suelen verse obligadas a definirse en su identidad a partir de sus dominios explicativos, además de la presión externa ejercida por personas tales como representantes de la autoridad, las organizaciones que con ellas/ellos trabajan y demás miembros de la comunidad. En estas redes de intercambio, determinados valores movilizan la construcción de la identidad. El reconocimiento social de los inmigrantes se manifiesta como agresión, exclusión y separación social o familiar, y en formas de reconocimiento que incrementan, a su vez, su propio auto-reconocimiento. Este reconcer-se se hace a través de los relatos que cada observador construye sobre ellas. Wade (2002), propone que la psique de la persona se forma por medio de las identificaciones asumidas desde la infancia, pero, también se establece corporalmente, y el cuerpo se construye en el proceso de formación social. Tal y como se aprecia en el cuerpo de muchas personas, en los inmigrantes, los cambios corporales son un signo de la construcción de su identidad y a su vez se convierte en un espacio desde el cual se consolida la estigmatización, la vulneración y la exclusión. Para Velandia (2004), no se tiene una identidad como algo construido y terminado, se está siendo y haciendo una identidad de manera dinámica en relación consigo mismo/a, con læs(os) demás y con la cultura a partir de cómo la persona se experiencia a sí misma, y con relación a las demás explica dicha situación y se emociona con ella. Para este autor, la movilidad de la identidad, sistémicamente hablando, hace referencia a la posibilidad que existe de que la identidad cambie en el tiempo, a partir de las relaciones sociales y por inter-influencia con el medio, la cultura y la sociedad. Velandia considera que la identidad puede entenderse como la emergencia de una construcción, no siempre consciente, que afecta los procesos de socialización del sujeto; para este autor la identidad emerge de la vida cotidiana, más específicamente de la educación (formal, informal y no formal) que provee a la personas los referentes del ―deber ser‖ de la identidad, dichos referentes están basados en la cultura, son propios de una sociedad y tiempo determinados, y están afectados por los procesos de interrelación e interdependencia del individuo. La situación y el entorno en el que las personas se interrelacionan tienen una serie de características que influyen en el tipo de construcciones identitarias que entre todas y cada una producen. La sociedad y la cultura como sistemas tienen resistencia al cambio;
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

43

sus redes elásticas por un lado, posibilitan que læs(os) seres que conforman el sistema tengan cambios en su estructura, hacia su ―querer ser‖, y por el/la otræ(o) presionan para que las personas tiendan a regresar a la estructura original (deber ser); en la práctica, en los procesos de socialización las personas se ven obligadas a alejarse de su ―querer ser‖ para acomodarse estructuralmente al sistema, asumiendo un comportamiento, un ―estar siendo‖ que puede explicarse como una acomodación al macrosistema. El ser humano es integral, de ahí deriva la importancia en reconocer las variaciones que emergen de sus propiedades como sistema. La persona no tiene una identidad sino múltiples identidades particulares, sociales y de socialización con relación a su etnia, su cultura, su sexualidad. Todas las personas se ven inmersas permanente y simultáneamente en territorios que le son extraños y en consecuencia en muchas oportunidades, inclusive en un mismo territorio, asumen diversos procesos identitarios acordes con los vínculos relacionales que han establecido con cada uno de los participantes de un mismo proceso de construcción de convivencia.

Ilustración 6. Aprender a ser Persona

Como persona todo ciudadano tiene una serie de derechos y obligaciones a las que debe responder, que se relacionan con su multiplicidad identitaria; además de las identidades de las que ya hemos hablado toda persona que participa en un proceso de convivencia e integración social debe ser reconocida y reconocerse Persona, es decir como un ser integral, sujeto de derechos y ciudadano/a (Ver Ilustración Nº 6). Ello influye de forma directa en sus posibilidades de Aprender a ser y como respuesta de su Aprender a convivir.

5.3.2 Identidad como sujeto de derechos
Sujeto es el Ser del cual se predica o anuncia algo. Toda persona por el hecho de ser humana es sujeto de una serie de derechos a los que se les denomina derechos humanos. El hecho de que el artículo 10.17, Constitución española (CE), inaugure el primer título de la carta magna, pues de ello puede inferirse a intención del constituyente de

7

Artículo 10.1. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

44

considerar 1a dignidad de la persona humana más que como un derecho fundamental, como fuente de los derechos que le son inherentes (Muñoz Batista, 2006). Los derechos, libertades y garantías personales, al igual que los derechos económicos y culturales encuentran su fundamento ético, de manera directa y evidente, en la dignidad de la persona. (Miranda, 2003) Se es sujeto de derechos aun sin conocer que estos existen o a cuáles de ellos tiene derecho. Se hace necesario construir-se, entender-se como sujeto de derechos para reconocer-se como ciudadano. Hacerse sujeto de derechos implica conocer dichos derechos, promulgarlos, exigirlos y hacerlos experiencia en sus relaciones cotidianas.

5.3.3 Identidad como ciudadano(a)
Ciudadano(a) es el/la habitante de un estado, que como sujeto de derechos políticos interviene ejerciéndolos y ejercitándolos, en el gobierno del país y en la administración de su localidad, municipio o unidad base de acción, el aula de clase, por ejemplo. El empoderamiento ciudadano debe conducir a ampliar el conocimiento de todas las personas sobre sus derechos, los mecanismos de realización de los mismos, las políticas públicas y las instancias de garantías para hacerlos efectivos. En el ejercicio de su soberanía, un derecho de todo(a) ciudadano(a) es defender, hacer valer o buscar restituir los derechos que le han sido vulnerados. En la Constitución española se lee: Capítulo I. De los españoles y los extranjeros. Artículo 13 1. Los extranjeros gozarán en España de las libertades públicas que garantiza el presente Título en los términos que establezcan los tratados y la ley. 2. Solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo lo que, atendiendo a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales. 4. La ley establecerá los términos en que los ciudadanos de otros países y los apátridas podrán gozar del derecho de asilo en España. Capítulo II. Derechos y libertades. Artículo 14 Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Artículo 17.1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley. 2. La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial. Artículo 23.1. Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

45

Artículo 27.1 Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza. Mezzadra (2005) propone que debe intentar leerse las migraciones contemporáneas a través de la lente de la ciudadanía: por un lado, no se podrá prescindir del contexto general de crisis de la ciudadanía que caracteriza las sociedades occidentales contemporáneas; por el otro, se deberá prestar atención a las específicas demandas subjetivas de ciudadanía que los movimientos migratorios expresan, justamente en tanto que movimientos sociales. Afirma Mezzadra que la ciudadanía se revela como una noción de gran utilidad analítica desde por lo menos tres puntos de vista: permite de hecho, como observa Danilo Zolo, tratar la problemática del funcionamiento de las instituciones y la de la «calidad» de la vida pública, abre una perspectiva de investigación particularmente interesante sobre la relación entre universalismo de los derechos y particularismo de la pertenencia (y además entre dimensión individual y dimensión colectiva de la experiencia política) y permite finalmente tematizar las tensiones que hoy se manifiestan, tanto en el plano internacional como en el interno, entre procesos globales e «identidades» locales (Zolo, 2000). Semejante reflexión, sin embargo, parece reconducir en primera instancia a un significado más simple del concepto de ciudadanía, aquel que indica «la posición de un sujeto frente a un Estado determinado, en relación al cual se es o ―ciudadano‖ o ―extranjero‖ (Costa, 1999). Se trata de una impresión que corresponde evidentemente a un problema real: la relevancia teórica general, que hablando de la ciudadanía debe ser reconocida en su dimensión exclusiva, de la línea que separa un «adentro» de un «afuera». Un síntoma importante es la gran difusión que en los últimos años ha tenido la categoría de «exclusión», en referencia a la posición de los migrantes en las sociedades occidentales contemporáneas pero también, más en general, en tanto instrumento interpretativo de desarrollos que están muy distantes de ser limitados a los migrantes. Una dimensión de la ciudadanía no reducible a su rígida limitación estatal, es el problema que podríamos definir de la «doble conciencia», del «doble espacio» político y cultural en el que viven los migrantes en tanto ciudadanos de la frontera. Figuras y posiciones intermedias entre el estatuto del ciudadano y el estatuto del extranjero están efectivamente difundiéndose en muchos países occidentales (Mezzadra, 2005). Según la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social se consideran extranjeros a las personas que carezcan de la nacionalidad española. En la citada Ley, el artículo 2. Integración de los inmigrantes, se establece que: 1. Los poderes públicos promoverán la plena integración de los extranjeros en la sociedad española, en un marco de convivencia de identidades y culturas diversas sin más límite que el respeto a la Constitución y la Ley; 2. Las Administraciones Públicas incorporarán el objetivo de la integración entre inmigrantes y sociedad receptora, con carácter transversal a todas las políticas y servicios públicos, promoviendo la participación económica, social, cultural y política de las personas inmigrantes, en los términos previstos en la Constitución, en los Estatutos de Autonomía y en las demás Leyes, en condiciones de igualdad de trato. Especialmente, procurarán, mediante acciones formativas, el conocimiento y respeto de los valores constitucionales y estatutarios de

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

46

España, de los valores de la Unión Europea, así como de los derechos humanos, las libertades públicas, la democracia, la tolerancia y la igualdad entre mujeres y hombres, y desarrollarán medidas específicas para favorecer la incorporación al sistema educativo, garantizando en todo caso la escolarización en la edad obligatoria, el aprendizaje del conjunto de lenguas oficiales, y el acceso al empleo como factores esenciales de integración; y, 4. De conformidad con los criterios y prioridades del Plan Estratégico de Inmigración, el Gobierno y las Comunidades autónomas acordarán en la Conferencia Sectorial de Inmigración programas de acción bienales para reforzar la integración social de los inmigrantes. El proceso de integración de los extranjeros en la sociedad española requiere que los inmigrantes se reconozcan como tales, es decir que hayan construido una identidad como inmigrantes, sin embargo dicho proceso no ha sido profundamente estudiado aun cuando hay importantes avances al reconocer que (Velasco, 2007) ―Un verdadero migrante sufre, tradicionalmente, un triple trastorno: pierde su lugar, entra en el ámbito de una lengua extranjera y se encuentra rodeado de seres cuyos códigos de conducta social son muy diferentes y, en ocasiones, hasta ofensivos, respecto de los propios. Y esto es lo que hace de los migrantes unas figuras tan importantes, porque las raíces, la lengua y las normas sociales son tres de los componentes más importantes para la definición del ser humano. El migrante, a quien le son negados los tres, se ve obligado a encontrar nuevas maneras de describirse a sí mismo, nuevas maneras de ser humano‖. (Velasco, 2007) Para Velasco (2007), ―el fenómeno de la inmigración posee una contundencia expresiva en el plano existencial difícil de parangonar (…) Con la experiencia de la inmigración se pone en juego una cuestión esencial en la vivencia de cada persona como es el sentimiento de pertenencia‖; una pertenencia que se modifica en cuanto a la sociedad emisora y la sociedad receptora. Esta pertenencia es profundamente significativa en el plano existencial por cuanto la identidad se trastoca reafirmando, por una parte, la identidad nacional de origen que ―los propios interesados mantenían en estado de apagada somnolencia‖ y construyendo, por otra parte, una neoidentidad como ciudadano del país receptor en lo que los autores han denominado identidades mestizas8 e identidades transnacionales9.

5.3.4 “Estar siendo” en una identidad
Con relación a la etnicidad, en los estudios desde la postmodernidad sobre la multicularidad, la interculturalidad y la asimilación se ha reconocido que la identidad étnica es móvil. Con relación a la identidad política igualmente se ha concluido que existe movilidad en ella. Esto nos permite comprender por qué se cambia con respecto a sí mismo(a) al verse obligado(a) al desplazamiento territorial, ya que ello moviliza igualmente las relaciones, el entorno cultural y el entorno físico. La identidad ha sido
8

El continuo crecimiento de las migraciones está incrementando enormemente la diversidad étnica en los países receptores y reafirmando la identidad nacional, étnica y cultural de los migrantes.
9

La realidad del transnacionalismo implica potencialmente una crisis de identidad de los migrantes en los que se incrementa la comunicación constante, se refuerzan las interacciones económicas, políticas, sociales y culturales, potenciando redes de afectos, por una parte internacionales y por otra locales; redes que se fortalecen o se debilitan según se construya o reconstruya tanto la identidad de origen como la identidad en el país receptor. http://tiempos-interesantes.blogspot.com/2007_05_01_archive.html.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

47

estudiada y explicada desde otros modelos diferentes a la psicología. Sustentado en dichos estudios, a continuación se demuestra cómo las identidades sexuales, que suelen considerarse fijas, pueden y deben entenderse igualmente como móviles. Esto refuerza la idea de que somos además seres únicos, irrepetibles, trascendentes, evolutivos, dinámicos e históricos; y además la importancia que tiene reconocer-se en la mismidad, la otredad, la alteridad y la liminaridad. 5.3.4.1 Mismidad La conciencia de sí mismo(a) –mismidad– centra a cada persona en su propio desarrollo y en consecuencia en aspectos tales como la autoestima, la autovaloración, el autoreconocimiento, la autoestima, la autoeficacia, la autoimagen, el autoconcepto al asumirse persona, pero al asumirse además sujeto de derechos y sujeto relacional; por ejemplo, al participar en la construcción del conocimiento en una aula de clase, al trabajar en un equipo, al decidir sobre sí, otros autos son igualmente importantes: la autonomía y la autodeterminación. En muchas oportunidades se nos dificulta decidir sobre lo que queremos o no, dado que no tenemos claro por qué lo deseamos, nos es indiferente o lo rechazamos. La falta de conciencia en nosotros(as) mismos(as), por ejemplo, nos lleva a permitir o aceptar que otros u otras decidan lo que para nosotros(as) es importante, que abusen de nuestro cuerpo, o nos enredamos en relaciones y situaciones que sabemos que no queremos vivir. Solo en la medida en que mi sexualidad, mi cuerpo y sus posibilidades me pertenecen, yo puedo decidir lo que es mejor para mí y cómo deseo relacionarme con los(as) demás en un equipo de trabajo. Afirma (Velandia Mora M. A., Estamos en la misma orilla, 2011): La mismidad además del reconocimiento de la identidad particular, es el reconocimiento de la unicidad; de que soy un(-a) ser únic* y que por tanto no existe nadie igual a mí: Soy irrepetible y mi proceso de desarrollo es necesaria y eminentemente particular. El desarrollo humano implica un grado de evolución del Ser. Cada nivel de energía o de desarrollo a su vez posibilita un paso posterior (evolución). La tendencia evolutiva parece demostrar que la mayoría de los seres busca permanentemente niveles cada vez más elevados de energía (anatropía); sin embargo, algunos seres asumen procesos entrópicos, es decir, involutivos. El proceso evolutivo de desarrollo implica alcanzar permanentemente niveles superiores; es decir, hombres y mujeres somos trascendentes. Así mismo, todo nuestro desarrollo evolutivo, consciente o no, hace parte de nuestra existencia (somos históric*s) y ésta, a su vez, se encuentra determinada por nuestra condición de género y su representación en el proceso de intercambio social. En resumen, toda mujer o todo hombre consciente de su mismidad, se fundamenta en su identidad particular, por tanto en su unicidad y en que es irrepetible, evolutiv*, trascendente e históric*. Cada un* de nosotr*s es Ser plen* en sí mism*. 5.3.4.2 Otredad/alteridad Es evidente que en el territorio particular se encuentran otros y otras de quienes igualmente la persona debe tomar conciencia, dado el énfasis importante que para cada uno(a) tienen sus interrelaciones, interafectaciones e interdependencias.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

48

Partiendo de la conciencia del otro o la otra –otredad–, se hace conciencia de los efectos de las relaciones que con ellas y ellos sostenemos, de las afectaciones y de las dependencias existentes entre las diferentes personas e instituciones que se vinculan, de las alteraciones que en nosotros y los/las demás se producen a causa del territorio en el que nos encontramos y de nosotros, ellos y ellas en éste. Considera (Velandia Mora M. A., Estamos en la misma orilla, 2011) que: L*s seres no estamos sol*s en el planeta, permanentemente estamos relacionándonos con otros seres, quienes a su vez también se reconocen en su mismidad. Entendemos a l*s otr*s como diferentes (otreidades); sin embargo, no siempre logramos asumirlos en su verdadera esencia, generalmente much*s de ell*s nos son indiferentes; incluso, parecen no tener sentido en nuestra existencia. Somos intolerantes porque al no reconocerl*s no estamos reconociendo nuestros propios límites. Mientras el/la otr*, siga siendo "otr*", no es posible un vínculo, ya que éste implica reconocimiento, convirtiendo al "Otro" en "Tú". Cotidiana y generalmente el trato de "Tú" a una persona connota un interés, un acercamiento, posibilitarnos ir hacia él/la, permitirle llegar hacia nosotr*s. Esta exploración de mi posibilidad de afectar desde mi "Yo" al "Tú" y de sentirme afectado desde su "Tú" se denomina alteridad. Dicha alteración es posible de ser analizada desde dos diferentes niveles de manifestación. El primer nivel hace referencia a la oposición entre los mismos seres y entre éstos y las cosas, por el mismo hecho de existir. El segundo está determinado por las cualidades particulares de es*s "otr*s" y esos "Tú"; es decir, por las relaciones planteadas desde la diversidad. Dicha diversidad nos plantea el relacionamiento desde nuestras mismidades y la posibilidad de la hostilidad, la oposición, el conflicto, la tolerancia, el respeto e incluso, nuestra propia vulnerabilidad y la de aquell*s con quienes socializamos o nos negamos a hacerlo. El proceso de heterovaloración implica pues la valoración de la diversidad, el reconocimiento pleno y total de es*s "Otr*s" transformándolos en nuestros propios "Tú". 5.3.4.3 Liminaridad Es igualmente esencial la conciencia de los límites relacionales intelectuales, emocionales y comportamentales existentes con los otros, las otras y el medio – liminaridad–, ya que ello afecta nuestros versos, emociones y experiencias. Al no tener conciencia de nuestra liminaridad podemos considerar que el otro o la otra nos pertenece, además, se puede asumir que lo que a mí me gusta o disgusta necesariamente le agrada o desagrada a la otra persona. Cabe la pregunta: ¿Si yo sé que la otra persona es distinta de mí, por qué me permito transgredir sus espacios afectivos, emocionales, corporales, vivenciales, culturales, cognitivos? En la vida cotidiana solemos dar gran importancia a nuestra posibilidad de decidir sobre los diferentes aspectos que a ella competen, de ser autónomos(as), pero negamos que aquellos(as) con quienes compartimos en un equipo de trabajo igualmente tienen derecho a sus propias decisiones. Nos gustaría que el otro o la otra explicara, sintiera, viviera aquello que para nosotros(as) es importante o tiene algún sentido, pero se nos dificulta creer, entender y
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

49

mucho más asumir que si yo no soy el otro o la otra es lógico que desde su propia existencia, experiencia, historia, metas, necesidades, ese otro o esa otra explique, sienta, dé importancia a situaciones, explicaciones y emociones diferentes a las mías y las comunique en consecuencia en un verso diferente al mío. Velandia Mora M. A., en (Estamos en la misma orilla, 2011) entiende que: Es*s "Otr*s" y esos "Tú" son distintos a "Mí". Reconocerl*s en su mismidad, implica a su vez asumirlos como una unidad plena y con las mismas condiciones en las que me reconozco. Al marcar la diferencia con aquell*s "otr*s" y esos "Tú" estoy reconociendo que existe un límite. El ejercicio de ser permanentemente consciente de los límites de la inter-subjetividad en las relaciones ("Yo" - "Tú") es a lo que se ha denominado liminaridad. Asumirse en un permanente juego de intercambio social en el que nuestro quehacer y cotidianidad afecta al "Tú" del otro y de la otra, y que su actuar permanentemente me afecta a "Mí", únicamente es posible desde el reconocimiento de mis propios límites: Liminaridad.

5.4

Cultura

La cultura no es una caja negra inamovible. Al intentar definir el término cultura nos encontramos con la dificultad, dado que es un concepto difícil de abordar al ser tan polisémico. Pérez (2001) comenta que en la edad media la cultura se relacionaba con el cuidado del cuerpo y el cultivo del espíritu. Posteriormente, en los siglos XVII y XVIII el concepto se relacionó con la lengua, la vida social y el ser humano se consideraba el creador de la cultura. Contemporáneamente, desde las ciencias sociales, la cultura se ha definido como el sistema compartido de valores, normas, costumbres, ideales, símbolos que sirven de referentes de significado de la conducta y el intelecto. La cultura es una construcción del ser humano. A grandes rasgos podríamos decir que cada persona ha nacido en una comunidad de vida en la que se ha socializado. La persona interioriza unas maneras de pensar, de sentir y de actuar. A partir de esta interiorización no sólo comprende el mundo de su comunidad, sino que éste se va a convertir en su mundo. Pero al mismo tiempo esta persona va a ser un elemento constitutivo de esta cultura e, inevitablemente, va a ayudar a su transmisión, su conservación y su transformación. Puede parecer contradictorio, pero téngase en cuenta que una cultura es dinámica y cambiante. Por ello algunas de sus manifestaciones se conservan, otras cambian y otras desaparecen. Todo esto sucede por la interacción comunicativa que se produce en el seno de cualquier comunidad de vida. Todos nacemos en comunidades de vida que son además comunidades de sentido porque nos van a dar instrumentos para dar sentido a la realidad de nuestro entorno. (Rodrigo, 2011) En las comunidades de vida se presupone la existencia de un grado mínimo de sentido compartido (...) la mayoría de las comunidades de vida, a través de distintas sociedades y épocas, anhelan alcanzar un grado de sentido compartido que se sitúe de algún modo entre el nivel mínimo y el máximo. (Berger & Luckmann, 1997) A pesar de que el paradigma centrado en la razón ha permeado todos los espacios, incluyendo la comprensión de la cultura, el racionalismo que venía liderando la comprensión de esta ha sido cuestionado actualmente por autores que postulan una

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

50

integridad sistémica en el estudio de la misma (H. Maturana, E. Morin, R. Echeverría). Ellos han planteado que la cultura se configura en la interacción constante en la tríada compuesta por el emocionar, el lenguajear y la corporalidad. Maturana y Verden–Zoller (1994) expresan que la cultura es ―una red cerrada de conversaciones que constituye y define una manera de convivir humano como una red de coordinaciones de emociones y acciones que se realizan como una configuración particular de entrelazamiento del actuar y el emocionar de la gente que vive en esa cultura.‖ Teniendo como referencia éste planteamiento, asumimos la cultura como: una ―trama de significados constituida por trasfondos históricos construidos socialmente, que en calidad de metarrelatos modelan y moldean la dinámica emocional desde donde se confiere sentido y significado a las vivencias y que junto con las historias personales, los intereses coyunturales y, los estados de ánimo se realiza en un tipo de redes de conversaciones de la gente que vive esa cultura. La cultura se constituye en una forma particular de interrelación entre determinado grupo humano, en la que se hace común una determinada manera de emocionarnos frente al mundo, generando así la posibilidad de construir una identidad propia y diferenciándonos de las demás culturas. Este proceso surge de manera natural y espontánea cuando vivimos nuestra cotidianidad aprendiendo el emocionar de los adultos con quienes nos relacionamos. Sin embargo, aunque toda cultura es un sistema conservador cerrado que constituye a los seres humanos que se encuentran inmersos en ella, estos tienen la capacidad de influir sobre ella para transformarla y cambiar sus habituales redes de conversaciones. Al respecto, Maturana plantea que una cultura surge cuando los seres humanos comienzan a conservar, por largas generaciones, una nueva red de coordinaciones de acciones y emociones como su manera propia de vivir y, en consecuencia, desaparece o se transforma cuando la red de conversaciones que la constituye deja de conservarse. Toda cultura es un sistema conservador cerrado que constituye a los seres humanos que se encuentran inmersos en ella, estos tienen la capacidad de influir sobre la cultura para transformarla y cambiar sus habituales redes de conversaciones. Según (Maderuelo, 2005) existe un gran desconocimiento, un conocimiento parcial y/o la falta de información sobre la realidad de España en los países de origen de los inmigrantes que actualmente residen en España. A pesar de existir un elevado porcentaje de personas conocedoras de datos sobre este país, no se trata más que de una cortina de humo, puesto que los cambios de percepción que sufren una vez que (independientemente de su orientación a positivo o negativo), son importantes. De esto mismo es de donde se desprende que, tras la llegada a España, el choque entre lo ―esperado‖ y la realidad es tan alto que puede dar lugar a situaciones marginales y/o dificultades de adaptación, sobre todo para las personas que tienen como objetivo el establecimiento de su residencia permanente en este país. Así las cosas, no es de extrañar que la idea previa que traían sobre España no era lo que esperaban. En un primer momento podría pensarse que el tiempo podría ser un factor a la hora de influir en el sentido del cambio de la percepción, no obstante, de los entrevistados por Maderuelo (2005) el 78% en el caso de los iberoamericanos y 87% de los europeos reconoció que su cambio se produjo durante su primer año de estancia en España.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

51

5.5

Lenguaje como generador de mundos

La cognición es una explicación de la realidad a partir de la experiencia de observarla con las herramientas propias de cada observador, construida en el lenguaje, considerando que este genera mundos. En éste sentido, el criterio de validez de lo que se conoce está dado por la efectividad consensual que está determinada por las condiciones de escucha del oyente, o más correctamente de quien escucha la explicación La efectividad de lo observado es, entonces, un producto concebido en la democracia, de ahí que la ontología acepta la relatividad de los conocimientos; se afirma pues que hay tantas explicaciones sobre la realidad como seres tratan de explicarla –multi-verso–, con ello se está reconociendo que no somos uni-causales, sino interrelacionados, interafectado e interdependientes –sistémicos–; se está asumiendo que el lenguaje no es un instrumento, sino que tiene el poder de construir mundos, pero además aprendiendo a reconocer las emociones de una manera distinta, como motores de la acción humana. Por esa posibilidad que tiene el lenguaje de construir mundos es que una palabra dicha por un autóctono o un alóctono puede transformarnos y hacernos plenamente felices, totalmente tristes o irremediablemente indiferentes. El verso que decimos o leemos se convierte así en un lenguaje al que podemos entender como generador de mundos. Nuestros encuentros o desencuentros surgen a partir de los múltiples versos que no son más que diferentes expresiones de una misma realidad. Cuando hablamos del lenguaje como generador de mundos, nos ubicamos en la propuesta de la ontología del lenguaje, dado que pretende ofrecer una nueva concepción integradora sobre el fenómeno humano, situándose no sólo más allá de los presupuestos del pensamiento moderno, sino trascendiendo las bases de lo que se llama ―el programa metafísico‖, corriente que ha venido dominando el pensamiento occidental por más de 25 siglos, con importantes representantes como Sócrates, Platón y Aristóteles y, que ha servido de base a la forma como observamos la vida. La propuesta de la Ontología del Lenguaje no es aislada en el contexto actual de las ciecnias, dado que hace parte de un movimiento emergente que está impregnando disímiles campos de la cultura y que se relacionan con la filosofía, la historia, la política, lo social, lo económico, pero que indudablemente donde presenta mayores desafíos es en el ámbito de la comunicación, por cuanto nos invita a repensar lo que significa ser humano, situándonos fuera de las bases del programa metafísico. Esta nueva propuesta se sustenta en diversos autores, fundamentalmente en Nietzsche, Graves, (filósofos), Echeverría (sociólogo) y Maturana (biólogo), cuyo punto de encuentro ha sido la búsqueda por entender mejor el fenómeno de la vida humana. ―Lo social, para los seres humanos, se constituye en el lenguaje. Todo fenómeno social es siempre un fenómeno lingüístico‖ (Echeverría 1996). En el momento histórico que estamos viviendo, presenciamos nuevamente una revolución en la forma de comunicarnos con los demás, resultado de importantes innovaciones tecnológicas, las llamadas TIC Tecnologías de la información y la comunicación y por consiguiente de un lenguaje electrónico. Este lenguaje ha incidido profundamente en la forma en que convivimos, en el pensar sobre nosotros mismos y sobre el mundo (se eliminan los problemas de la distancia, se revalúa la sincronía y asincronía en el tiempo, las limitaciones físicas ya no son

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

52

determinantes en la relación con los otros) y en la forma en que ocurre el cambio en la vida humana, tanto que hoy día el cambio es un aspecto permanente de la vida, por lo que nada permanece igual por demasiado tiempo. Desde la teoría de Echeverría, un postulado inicial con relación a la ontología, es que ―cada planteamiento hecho por un observador nos habla del tipo de observador que ese observador considera que es (...). Hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, siempre se revela en ello una cierta comprensión de lo que es posible para los seres humanos y, por lo tanto, una ontología subyacente‖ (Echeverría, 1996), es decir, que cada vez que actuamos o decimos algo, no sólo se manifiesta el objeto sobre el cual actuamos o decimos, sino que principalmente se manifiesta una interpretación de lo que significa ser humano y, por lo tanto, una ontología. La mayor fuerza de la ontología del lenguaje se encuentra en la interpretación que proporciona sobre el individuo, dado que lo trata a él y a su mundo como construcciones lingüísticas, ofreciendo con ello una mayor expansión de lo humano. La estructura básica de la propuesta se nutre, según Echeverría, de tres postulados básicos: 1. Los seres humanos como seres lingüísticos; 2. El lenguaje como generativo; 3. Los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. Veamos:

5.5.1 Interpretación de los seres humanos como seres lingüísticos
Los seres humanos viven en el lenguaje y, éste es la clave para comprender los fenómenos humanos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que los seres humanos no son sólo seres lingüísticos, la existencia humana reconoce tres dominios principales, autónomos, pero con relaciones de coherencia entre sí: el dominio del cuerpo, de la emocionalidad y del lenguaje. Pese al reconocimiento de estos tres dominios, se considera desde esta perspectiva que es necesario dar prioridad al lenguaje, por cuanto es a través de éste que reconocemos la importancia de otros dominios no lingüísticos y por qué mediante él conferimos sentido a la existencia, afirmando que es lo que nos hace ser como somos. No hay lugar fuera del lenguaje desde el cual se observe la existencia del ser humano. Como individuos tenemos la capacidad de generarle un sentido a la vida, interpretándonos a nosotros mismos, a la cultura y al mundo que nos rodea. La forma en que damos sentido a nuestras vidas es lingüística; así, nuestra identidad está asociada a nuestra capacidad de generar sentido a través de nuestros relatos; no podemos separarnos de nuestros relatos y al modificar el relato de quiénes somos, modificamos nuestra identidad. Además de lo señalado, es necesario tomar en cuenta el carácter social del lenguaje, es decir, que en tanto individuos, somos lo que somos debido a la cultura lingüística en la que crecemos; el individuo no sólo es una construcción lingüística, sino también social. Las formas como conferimos sentido y como actuamos descansan en un trasfondo de relatos e historias generadas en la comunidad y en sus prácticas vigentes, es decir en la cultura. Nos constituimos siempre dentro y a partir del trasfondo de esos discursos históricos (metarelatos) y de esas prácticas sociales.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

53

5.5.2 Interpretación del lenguaje como generativo
Como ya lo hemos anotado, por mucho tiempo ha prevalecido la postura según la cual el lenguaje nos posibilita hablar sobre las cosas, en consecuencia desde esta perspectiva el leguaje es un instrumento que nos permite describir lo que percibimos o expresar lo que sentimos y, por ello se ha asumido como una capacidad pasiva. En esta medida, la realidad se convierte en antecesora del lenguaje y éste como el mecanismo para dar cuenta de ella. Desde una nueva perspectiva se hace un reconocimiento del lenguaje no sólo desde la posibilidad de hablar sobre las cosas, sino fundamentalmente como lo que hace que sucedan las cosas. En esta medida hay una transición del lenguaje pasivo a un lenguaje generativo: el lenguaje no sólo permite describir realidades, también las crea, genera ser. La forma en que una realidad externa existe para cada ser humano es lingüística; cuando algo se convierte en parte de nuestras vidas, cuando la realidad externa existe para nosotros(as), ya no es externa y la hacemos existir para nosotros en el lenguaje. Al conceder al lenguaje la característica de ser generativo, decimos que es acción, es decir, que no sólo a través de él hablamos de las cosas, sino que nos brinda la capacidad de alterar el curso de los acontecimientos: hacemos que las cosas ocurran, creamos realidades, modelamos el futuro, nuestra identidad y el mundo en que vivimos. Por ejemplo, al decirle sí o no a alguna persona que nos está proponiendo algo, creamos opciones diversas, abrimos o cerramos posibilidades para nosotros mismos y para otros(as), interviniendo activamente en el curso de los acontecimientos. La forma como operamos en el lenguaje es el factor que define la manera como seremos vistos por los demás y por nosotros mismos(as). Distintos mundos emergen según el tipo de distinciones lingüísticas que seamos capaces de hacer y de las formas de relacionarlas entre sí. Pérez (2001) afirma que cuando decimos que el lenguaje genera ontológicamente, es decir, genera ser, da ser a las cosas, nos referimos a que ―cuando hacemos descripciones del mundo, de los demás o de nosotros mismos, lo que hacemos es operar formulando distinciones. La distinción es una separación que hacemos en el lenguaje, de un determinado fenómeno del conjunto de nuestras experiencias. Las distinciones son obra nuestra. Al hacerlas, especificamos las unidades, entidades y relaciones que pueblan nuestro mundo. No podemos observar algo para lo que no tengamos una distinción. Vemos con nuestros ojos, pero observamos con nuestras distinciones. Las cosas no tienen nombres, nosotros se las damos y, en ese proceso las constituimos en la distinción en lo que para nosotros son‖. Por su parte, Maturana (1995) aporta a esta perspectiva, partiendo del hecho de que como seres humanos acontecemos en el lenguaje y toda actividad humana lo tiene como ambiente condicionante, es decir, que éste nos precede como mundo lingüístico al nacer y nos configura como humanos al aprehenderlo: ―somos concebidos, crecemos, vivimos y morimos inmersos en las palabras y la reflexión lingüística y por ello y con ello, en la posibilidad de la autoconciencia (...). Toda nuestra realidad humana es social y somos individuos, personas, sólo en cuanto somos seres sociales en el lenguaje‖. Puntualizando, decimos que cuando hablamos, actuamos y el actuar conlleva un cambio de la realidad generándola nueva. Cuando describimos lo que observamos, también estamos actuando, por cuanto el describir es una acción que no es neutral. Estas

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

54

descripciones juegan un papel activo construyendo acciones posibles, es por esto que se afrima que el lenguaje tiene una ―capacidad generativa‖, es decir, que genera realidades.

5.5.3 Interpretación acerca de que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.
Distinta a la tradición que asume que cada individuo nace equipado con una predeterminada forma de ser, fija y permanente, lo que conlleva a que la vida sea concebida como un espacio en el que esta forma de ser se despliega, desde la ontología del lenguaje se sostiene que la vida es el espacio en el que los individuos se inventan a sí mismos. En consecuencia, el ser humano no es de una forma terminada ni permanente, es un espacio de posibilidad hacia su propia creación y, ello gracias –como ya lo hemos visto- a la capacidad generativa del lenguaje. Esta interpretación nos posibilita ganar dominio sobre nuestra propia vida, al ser protagonistas en el diseño del tipo de ser que queremos llegar a ser, asumiendo que como seres humanos estamos en un proceso permanente de invención. Somos el relato que nosotros y los demás contamos de nosotros mismos y, al modificar ese relato, modificamos lo que somos. Es en éste aspecto en que se ubica una de las mayores contribuciones de la ontología del lenguaje: el ofrecimiento a las personas para inventar y regenerar un sentido en sus vidas, un elemento fundamental para todo aquel que migra. Este planteamiento nos cuestiona sobre el hecho de que no podemos esperar siempre que la vida genere por sí misma el sentido que requerimos para vivirla y, de manera paralela nos muestra cómo es posible generar sentido mediante el lenguaje, inventando permanentemente relatos y acciones que nos permiten trascender como personas y, por ende, asumirnos como constructoras(es) y transformadoras(es) del mundo. Fruto de los anteriores postulados básicos se desprenden tres principios generales de la propuesta de la ontología del lenguaje que, de asumirse, traen cambios radicales en nuestra forma de ser y estar en el mundo: No sabemos cómo son las cosas. Sólo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos. Si asumimos esta postura, necesariamente abandonamos toda pretensión de acceso a la verdad. Recordemos que ser y verdad son dos bases fundamentales de la concepción metafísica; por tanto, si ponemos en duda el acceso al ser, al cómo son las cosas, se pone en duda también cualquier pretensión de acceso a la verdad. Ello no implica negar la existencia de las cosas, lo que se niega es que las podamos conocer en lo que realmente son, independientemente de quien las observa. El cuestionamiento de la capacidad de los seres humanos de acceder a la verdad implica darse cuenta de dos elementos: (a) el centro de gravedad del conocimiento se desplaza desde lo observado hacia el/la observador(a), es decir, que el conocimiento revela tanto sobre lo observado como sobre quien lo observa; (b) si aceptamos el postulado acerca de que no podemos saber cómo son las cosas, implícitamente aceptamos que esto mismo que se postula pueda ser considerado como verdad; frente a éste cuestionamiento se plantea que lo que permite discernir entre distintas interpretaciones es el juicio que podamos efectuar sobre el poder de cada una de ellas.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

55

Lo anterior implica que la perspectiva de la ontología del lenguaje puede abrir o cerrar posibilidades de acción y de intervención que otras interpretaciones no ofrecen, por lo que lo importante no es la verdad de nuestras interpretaciones, sino la capacidad de acción para transformarnos a nosotros mismos y al mundo que vivimos. Esta capacidad de transformación es un aporte muy significativo para la transformación de la interrelación enfermero(a)-paciente o paciente- paciente. No sólo actuamos según como somos (y lo hacemos), también somos de acuerdo como actuamos. La acción genera ser. Uno deviene de acuerdo con lo que hace. Ya hemos visto que el ser no es inmutable, es decir, que constantemente estamos siendo. Nuestras acciones no sólo revelan cómo somos, sino que también nos permiten transformarnos, trascendernos y construir un ser diferente. Las personas actúan de acuerdo con los sistemas sociales a los que pertenecen. Pero a través de sus acciones, aunque condicionados por estos sistemas sociales, también pueden cambiar tales sistemas sociales. Nos constituimos como personas desde el sistema de relaciones que mantenemos con los demás, es decir, que somos componentes de un sistema social más amplio, el lenguaje. Nuestra posición dentro de este sistema es lo que nos hace ser los individuos particulares que somos, por tanto, es necesario mirar la relación entre el sistema social y el individuo, dada su retroalimentación.

5.5.4 La escucha, el lado oculto del lenguaje
La interacción en el lenguaje tiene dos dimensiones: hablar y escuchar. Tradicionalmente se asume que el hablar es la faceta más importante, dado que está asociada al aspecto activo de la comunicación, en tanto que el escuchar es asociado a un papel pasivo, dependiente del/la hablante. Desde esta postura se supone que si quien habla lo hace con claridad y sin interferencias externas será perfectamente comprendido. Distinta a esta postura, Echeverría afirma que la comunicación descansa, principalmente, no en el hablar, sino en el escuchar, dado que éste es el factor fundamental del lenguaje porque desde el escuchar se confiere sentido a lo que uno dice. El escuchar valida el hablar, dirige todo el proceso de la comunicación (Echeverría, 1996). Por esta razón, la metáfora tradicional de la comunicación humana como la transmisión de información no es adecuada y esconde la naturaleza problemática del escuchar humano, porque no toma en cuenta la construcción de significado y la asignación de sentido por parte del oyente (alóctono o autóctono), distorsionando el fenómeno que se pretende revelar. En armonía con ello, Maturana comenta que el fenómeno de la comunicación no depende tanto de lo que se entrega como de lo que pasa con el que recibe. Así, cuando un ser humano escucha, genera un mundo interpretativo, dado que el acto de escuchar siempre conlleva comprensión e interpretación por cuanto las personas no poseemos un mecanismo biológico que nos permita reproducir o representar lo que ―realmente‖ sucede en nuestro entorno. Por lo anterior, podemos decir que ―decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan; decir y escuchar son fenómenos diferentes‖ (Echeverría, 1996). Este aspecto toma especial relevancia en la medida que asumimos que lo que decimos es lo

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

56

que los demás escuchan y lo que escuchamos es lo que los demás han dicho y, en la mayoría de los casos no tomamos el tiempo para verificar si estos sentidos concuerdan. Escuchar y oír son fenómenos diferentes; escuchar no es oír, dado que el primero pertenece al dominio del lenguaje y se constituye mediante las interacciones sociales con los demás seres humanos. La diferencia fundamental radica en que cuando escuchamos generamos un mundo interpretativo este factor es tan importante en el fenómeno del escuchar, que es posible hacerlo aun cuando no haya sonidos y cuando no haya nada que oír. Se pueden escuchar los silencios, los gestos, las acciones, las posturas del cuerpo y los movimientos, sólo en la medida en que seamos capaces de atribuirles un sentido. De acuerdo con Klaus Krippendorf (Packman, 1997), la comunicación humana es vista tanto teórica como prácticamente desde alguna de las siguientes metáforas (citado en Pérez, 2001):
      Como depósito de contenidos (―Usa frases vacías‖, ―Recibimos extractos de información‖); Como un tubo o canal a través del cual se transmiten mensajes (―Evitemos las interferencias‖, ―El mensaje no debe distorsionarse en el camino‖); Como un dispositivo de control y de causalidad de fenómenos (―Los datos forzaron a replantear la estrategia‖, ―La orden del superior obligó al soldado a disparar‖); Como una transferencia (―Interpretó correctamente el mensaje‖, ―¿Me entiende?‖); Como un combate (―Demolí su argumento‖, ―Le gané la discusión‖); y Como una danza (―Conversamos animadamente‖, ―Así, entendiéndonos, es muy rico conversar‖). Desde esta perspectiva se tornan inadecuadas algunas de estas metáforas al no tomar en cuenta la construcción de significado y la asignación de sentido por parte del/la oyente.

El conversar que se da en un proceso de relacional se puede asemejar a una danza en la que el hablar y el escuchar se entrelazan para coordinar acciones con otros seres humanos. Pero, aunque aparentemente quienes conversan se encuentran en un cierto contexto relacional, dicho contexto y lo que ocurre en cada uno(a) de los interlocutoras(es) tiene un fondo invisible de intenciones, inquietudes, intereses, emociones, significados y sentidos, de tal manera que la danza es una danza de iceberg: lo que ocurre dentro de la estructura de cada bailarín(a) está oculto a su pareja de baile. Cada uno sólo puede percibir del(a) otro(a) lo que su escucha le permite. Las acciones en esta danza conversacional están definidas por los movimientos y ritmos ya ejecutados en esa conversación y a esto se le denomina el contexto de la conversación, que es uno de los factores que condiciona nuestro escuchar, porque cualquier cosa que se diga es escuchada dentro de la conversación que estamos sosteniendo y esto define lo que esperamos escuchar. Otro factor que afecta nuestra escucha es el estado emocional de la conversación, dado que nuestro estado emocional moldea la forma y la manera en que vemos el mundo, el pasado y el futuro y, por ende también lo que escuchamos. Por ejemplo, cuando estamos de mal humor no realizamos ciertas conversaciones o acciones que haríamos si nos encontráramos alegres. En consecuencia, si nos interesa ganar habilidades para fortalecer nuestra capacidad de escucha, es necesario tener en cuenta no sólo nuestro estado emocional y el de la persona con quien estamos sosteniendo la conversación, sino observar los cambios de los estados emocionales de quienes participan en la

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

57

conversación. Diferentes estados emocionales producen un escuchar distinto y estos estados los podemos inferir del modo de hablar, lo que dice y cómo se dice, los silencios, las posturas del cuerpo, los gestos, etc. Las historias personales, también afectan nuestra escucha, dado que escuchamos desde aquello que ellas nos dicen, pues estas moldean nuestros intereses y configuran significados. A esta categoría hacen parte los prejuicios, las convicciones y las experiencias previas. La historia personal determina quiénes somos y quiénes seremos en el futuro; es así como también nuestras historias se reeditan cada vez de manera diferente según la capacidad de escucha que tengamos en el presente. Cada vez que hablamos construimos nuestra identidad en el escuchar de los demás y a su vez esta identidad afecta la forma en que seremos escuchados en el futuro. De igual forma, el trasfondo histórico también influye, dado que somos seres históricos, propios de la cultura en la que nos hemos socializado y nuestra propia individualidad es el producto de condiciones históricas particulares. Como individuos somos la encarnación del trasfondo histórico propio de la cultura en la que nos hemos socializado y por ende, las pautas sociales de comportamiento arraigadas y las costumbres están detrás de nuestro dar significado a una conversación en la escucha. Según Echeverría, estos trasfondos históricos pueden ser los discursos históricos y las prácticas sociales. Los discursos históricos son campos de generación de sentido y en su calidad de metanarrativas, metarelatos o metaexplicaciones generan identidades colectivas: ―Algo dicho es escuchado en forma muy diferente según los discursos históricos que somos... Un mismo hecho puede constituir un problema para un musulmán y puede pasar inadvertido para un norteamericano‖ (Echeverría, 1996). En esta medida, el reconocer que nuestro escuchar proviene de discursos históricos particulares nos posibilita el intentar lograr construir puentes de comunicación con los otros, reconociéndolos, aceptándolos en su particularidad, revaluándolos si es el caso y proponiendo aquellos que nos permitan un mejor convivir en armonía. Por su parte, las prácticas sociales, a diferencia de los discursos históricos no se asumen como narrativas, sino como formas recurrentes de actuar de las personas. Nuestros saberes teóricos, prácticos y emocionales son otro lugar desde donde escuchamos; nuestros intereses coyunturales construyen una escucha distinta para cada cual, dependiendo de los intereses particulares y coyunturales de cada uno(a) o de la posición o relación con el/la oyente. Otros aspectos a tener en cuenta y, que ya se han abordado, son los juicios, el lugar, rol o posición jerárquica del(a) hablante o del(a) oyente, el contexto, entre otros. Tomando en cuenta todos los elementos hasta ahora mencionados, podemos afirmar que el hecho de que una enfermera esté oyendo no implica que esté escuchando, es decir, que existen ciertas condiciones requeridas para que ―el escuchar‖ pueda ocurrir. Hemos comentado que cuando escuchamos no somos receptores pasivos de lo que se dice, en consecuencia somos activos productores de narrativas, de historias, por lo que las personas que saben escuchar son capaces de interpretar momento a momento lo que las personas están diciendo y haciendo. Como desde esta perspectiva asumimos que el escuchar es una acción, podemos asumir que en tanto acción es susceptible de ser diseñada y puede basarse en competencias que se pueden aprender.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

58

Para escuchar debemos generar el espacio para que el/la otro(a) hable y utilizar la pregunta como dispositivo que permita comprender, develar concepciones, reflexionar y darse cuenta de lo que sucede, así como mirar las cosas desde diferentes puntos de vista y de manera sistémica. Maturana sostiene que la aceptación del/la otro(a) como un legítimo otro(a) es un requisito esencial del lenguaje, porque de no hacerlo el escuchar estará siempre limitado y se obstruirá la comunicación entre los seres humanos. Cada vez que rechazamos a otro ser humano limitamos nuestra capacidad de escucha. Por su parte, Echeverría plantea que es necesario que el acto de escuchar se cimiente en el respeto mutuo, la aceptación legítima de los otros como diferentes a nosotras(os) y en la aceptación de su capacidad de tomar acciones en forma autónoma, independiente de nosotros(as). Sin la aceptación del(a) otro(a), no es posible que se dé el escuchar, en éste caso estaríamos avocados a escucharnos sólo a nosotros mismos(as), a proyectar en los otros nuestra propia manera de ser y, esto sucede cuando:
● ● ● ● ●

Se pone en duda la legitimidad del(a) otro(a); Se plantea una superioridad con relación al(la) otro(a) sobre la base de la religión, sexo, raza, jerarquía, estatus, etc.; Se sostiene tener un acceso privilegiado a la verdad y a la justicia; Se presume que su manera particular de ser es la mejor manera de ser; y Se olvida de que se es sólo un observador particular dentro de un haz de infinitas posibilidades de observación.

Es así como se evidencia la importancia de desarrollar la capacidad de escuchar de manera efectiva si queremos proveer un servicio democrático y solidario; más aún si tenemos en cuenta que como profesionales de la salud estamos comprometidos obligadamente con el mundo que vivimos y que no hay escuchar que no esté basado en las vivencias de quien escucha. El término español […] refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas (RAE, 2005); pero aunque se compartan el mismo código lingüístico y los mapas conceptuales genéricos para este idioma entre los países iberoamericanos, cuando un sujeto se desplaza entre estas tierras se ve en la imperiosa necesidad de recurrir a la interrelación dialéctica que produce el lenguaje en el sistema de representaciones y manifestaciones de una cultura, para así adaptarse a un contexto que elimina lo perteneciente a la terminología, el discurso y el contexto relacional -y de poder- propios del migrante. La interculturación, como uno de los resultados del proceso de desplazamiento de un ser humano a otros lugares, evidencia impedimentos de comunicación en aspectos tales como lo quinésico, lo prosémico, lo fónico y lo discursivo, a tal punto que se crean varias manifestaciones lingüísticas para una sola representación. Según (Otero Roth, 2007), en el contexto de las migraciones internacionales, el conocimiento de la lengua se presenta como una de las banderas que el emigrante y sus descendientes han de franquear para acceder a una plena integración en la sociedad de acogida. En España, por ser la inmigración masiva un fenómeno muy reciente, la atención política y académica todavía se centra, sobre todo, en la gestión de los flujos: aún es pronto para vislumbrar la evolución que seguirá la integración socio-cultural de los diferentes grupos de inmigrantes. En el aspecto cultural, cabe suponer a priori que la fuerte inmigración de origen hispanoamericano está mejor situada que la de otros

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

59

grupos de procedencia para alcanzar una integración satisfactoria. Ahora bien, sin negar las facilidades que proporciona la lengua común, la comparación con otros países indica que seguramente este no es el aspecto más importante que deberán abordar las futuras políticas de integración y de gestión de los flujos migratorios. Sabemos poco sobre las razones por las que los latinoamericanos que emigran escogen España. (…) Es obvio que el conocimiento de la lengua proporciona facilidades para los primeros pasos de un recién llegado, y para el posterior proceso de integración de él y de sus familiares en el país de destino. Para (Maderuelo, 2005) al menos dos circunstancias coincidentes permiten aventurar que las semejanzas lingüísticas y culturales no constituyen el factor determinante en la elección del país de destino: la elección mayoritaria de otros países de habla no hispana (EEUU a gran distancia de los demás, pero también Canadá, Japón, los Países Bajos e Italia), que supera a la de otros países de habla hispana (sumados España y otros países de Latinoamérica); y el crecimiento económico de España en los últimos años, uno de los más altos de la OCDE, que ha creado una creciente demanda de mano de obra, unido a una atractiva imagen de estabilidad política y éxito internacional. Proponen (Alonso & Gutiérrez, 2010) que decidir hacia qué país dirigir sus pasos es una decisión que admite múltiples opciones, aunque la posesión de una lengua internacional puede influir en el proceso decisorio, se convierte en una variable crucial. Al reducir los costes de acceso, la comunidad de lengua y cultura anima la decisión migratoria, pero, sobre todo, una vez decidido a emigrar, otorga al mercado que la posee un atractivo diferencial respecto a otros posibles destinos. A igualdad del resto de los demás factores decisorios, serán más los emigrantes que, puestos a elegir, opten como mercado destino por uno que pertenezca a su propia comunidad lingüística. Alonso & Gutiérrez (2010), consideran que no en todos los casos en donde se ha incorporado la comunidad de lengua ha resultado significativa. En los casos de las investigaciones de Mayda (2007) y Karemera et al. (2000) la lengua no parece que tenga un efecto estadísticamente apreciable en la determinación de los flujos migratorios. Por el contrario, en los estudios de Hatton y Williamson (1998), Clark et al. (2002), Berthélemy et al. (2009) o Pedersen et al. (2008) la comunidad de lengua emerge como una de las variables que de forma más robusta influye en la explicación de las corrientes migratorias. En España, de acuerdo con los datos del Padrón Municipal, algo más de un tercio de los inmigrantes registrados –el 34% en 2008- proceden de países que tienen el español como lengua oficial. El factor que más influyó en los inmigrantes latinoamericanos a la hora de elegir España como país de acogida es el idioma, señalado por más de la mitad de los encuestados (55,4 por ciento). (Fundación Telefónica, 2006). Concluyen (Alonso & Gutiérrez, 2010) que la lengua parece influir en la selección de los mercados de destino de la emigración. El hecho de disponer de un idioma internacional, que es lengua oficial en una diversidad de países, hace que los colectivos procedentes de esa comunidad lingüística en mayor medida elijan como destino a un país que hable la lengua que ellos dominan. Eso explicaría la sobre-representación que en España tiene la población inmigrante de habla española.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

60

5.6

Redes y construcción del vínculo

Todo ciudadano, inmigrante o no, es un actor político, social y cultural inmerso en una estructura social y como afirmara (Law, 1992) esta no es un sustantivo sino un verbo. Un ciudadano no puede contemplarse de manera aislada sino siempre como parte de una estructura. La estructura no es independiente, como el andamiaje de una construcción, sino un lugar de enfrentamiento, un efecto relacional que recursivamente se genera y reproduce a sí mismo. Ninguna versión del orden social, ninguna organización y ningún agente resulta jamás completo, autónomo y final. No existe nada semejante al ―orden social‖ con un centro único, o con un único conjunto de relaciones estables. El ciudadano es un actor cuya actividad consiste en entrelazar elementos heterogéneos y una red que es capaz de redefinir y transformar aquello de lo que ella está hecha. Una red social -nos referimos aquí a una red no virtual- es una estructura social que puede explicarse como un conjunto de personas (nodos) interconectadas formando una organización conformada con el propósito de alcanzar la interacción social, cultural, política, afectiva o de cualquier otro orden, gracias a la presencia de un número de nodos diverso y reconfigurable -añadiendo o eliminando- de unidades sociales (personas) que son los protagonistas de la actividad de la red. La comunicación o establecimiento del vínculo en una red no siempre es consciente y relevante, ya que como toda actividad humana se fundamenta en las emociones que emergen en cada persona ante la presencia del otro. Los nodos establecen vínculos y sus efectos se potencian o niegan a partir de las interrelaciones, interafectaciones e interdependencias entre los diferentes nodos. Las redes no son estables, son permanentemente móviles y al igual que los nodos se interrelacionan, interafectan e interdependen. El territorio en el que los alóctonos y autóctonos comparten puede considerarse como un sistema, es decir como una red de redes. Pero no siempre el territorio es físico, ya que algunos nodos establecen vínculos con otras redes pertenecientes a otros sistemas con las que la comunicación se establece el contexto online gracias a Internet y la infraestructura tecnológica que la soporta; comunicación que tiene lugar en el ciberespacio, tema del que hablaremos más adelante. En realidad, un sistema se identifica como la colección de todos sus estados concebibles. Un sistema dinámico es uno que cambia con el tiempo. Lo que cambia en realidad es el estado del sistema. A este respecto, el sistema capitalista es dinámico (según Marx), mientras que una piedra es un sistema no dinámico porque no interactúa con otros, sino que se producen cambios en este sistema a partir de los efectos que otros producen en él o ella sobre otros. Un sistema dinámico, en el sentido matemático, viene descrito por su espacio de estados junto con una regla, llamada la dinámica del sistema, que permite determinar el estado que corresponde a un tiempo futuro, dado, partiendo del estado del sistema en el tiempo presente. Bertalanffy (1968) dice lo siguiente de los sistemas abiertos y cerrados: ―La física convencional trata únicamente con los sistemas cerrados... Sin embargo, encontraremos sistemas que por su propia naturaleza y definición no son sistemas cerrados. Todo organismo viviente es, en esencia, un sistema abierto... Evidentemente, las formulaciones convencionales de la física son, en principio, inaplicables al organismo vivo como tal sistema abierto y estado de homeostasis y, podemos muy bien sospechar que muchas de las características de los sistemas vivos que parecen paradójicos según las leyes de la física son una consecuencia de ese hecho.‖

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

61

Si se parte del hecho de que la sociedad está formada por seres vivos, entonces ésta debe entenderse como un sistema vivo. Los sistemas vivos para ser comprendidos deben ser interpretados desde sus propiedades, las cuales se exponen a continuación, a partir de los desarrollos de Echeverría, 1993; Johansen, 1998; O´Connor, Joseph y Mc Dermott, 1998.

5.6.1 Propiedades de los sistemas vivos
Estructura disipada: un sistema abierto mantiene un continuo intercambio de energía y materia con otros sistemas que conforman su medio ambiente. Acoplamiento estructural: es la habilidad para formar nuevas estructuras, nuevas pautas de conducta que le permiten al sistema adaptarse al medio; la pauta o patrón de organización es independiente de los parámetros físicos o químicos. Todo cambio está asociado a aprendizaje: acoplamiento y desarrollo son expresiones del acoplamiento estructural. Es decir, que todo sistema en el acoplamiento con otro sistema tiene que crear las condiciones para la interrelación; estas condiciones inducen aprendizajes que el sistema conserva como principio para sus posteriores acoplamientos y transformaciones. Principio hologramático: un sistema está compuesto por partes constituyentes. Es sinérgico, por tanto, sus partes también lo son. Se puede hablar, entonces, de macrosistemas, sistemas y subsistemas. Lo importante de la recursividad es que cada uno de sus constituyentes, sin importar su tamaño, tiene propiedades que lo convierten a su vez en una totalidad y pude ser comprendido como un sistema independiente. Complejidad dinámica: es aquella en la que los constituyentes de un sistema se relacionan unos con otros de muchas formas distintas. No es necesariamente cierto que cuanto menor sea el número de componentes más fácil sería manejarlos y comprenderlos, todo dependerá de su complejidad dinámica; al añadir un componente nuevo a un sistema surgen nuevas conexiones entre éste y las partes existentes. Estas relaciones añaden complejidad al sistema. Al agregar una parte a un sistema el número de conexiones se incrementa exponencialmente. En la complejidad 10 dinámica, cada parte, por pequeña que sea, puede influir en el conjunto del sistema, en consecuencia todas las partes son dependientes entre sí y mantienen una interacción recíproca. En cuanto más cambien de estado los componentes de un sistema y formen alianzas o conexiones, mayor será la complejidad de éste. Resistencia al cambio: los sistemas se resisten a cambiar porque para que el cambio se produzca deben cambiar sus relaciones. Todo sistema actúa como una red elástica; si se produce una tensión hacia un componente del sistema, éste adquiere una nueva posición (un cambio en su estructura) que se mantendrá tan sólo mientras se ejerza la presión. La resistencia al cambio de un sistema resulta inevitable. Circularidad: tradicionalmente se concibe que los elementos que componen un sistema están relativamente desconectados y con causalidades que precedían linealmente a los efectos, pero ello no es así. La circularidad hace referencia a que todos los componentes
10

Una complejidad simple es la que existe, por ejemplo, en un rompecabezas; está compuesta por muchas partes, estas se relacionan, pero suele haber formas de simplificar, agrupar u organizar este tipo de detalle de tal manera que tan sólo exista un único lugar para cada pieza, por tanto, sus conexiones son limitadas.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

62

de un sistema están conectados directa o indirectamente, de modo que al cambiar una parte el efecto del cambio se propaga a los demás componentes; estos a su vez experimentan un cambio y dichos cambios terminan afectando a la parte original, produciendo nuevos cambios, forjando a su vez cambios que generan cambios y así sucesiva e infinitamente mientras estos se produzcan. En resumen, el efecto producido por una parte afecta a todas las partes y a cada una de ellas de una manera particular. A cada una de esas múltiples respuestas que surgen con posterioridad a cada acción (causa-efecto-causa; texto-emoción-texto) se le denomina ―bucle de retroalimentación‖. Todo bucle genera a su vez cambios en los momentos posteriores del sistema al convertirse en estímulos que movilizan la energía del mismo, o para equilibrar el sistema por un cambio o para seguir en la dirección del cambio. Retroacción: todos los componentes de un sistema están interrelacionados, mantienen interinfluencias y dependen mutuamente, de donde se desprende que al verse afectada una de sus partes el efecto se propaga a todas las demás que componen el sistema e incluso a los sistemas con los que este se relaciona, en un grado de afectación que puede ser igual, inferior o superior. Este efecto, además, puede devolverse generando un bucle de retroalimentación que afectará, en consecuencia, el desempeño operacional del sistema. El pensamiento sistémico concibe a la sociedad, a la cultura y a los seres humanos como sistemas interrelacionados, interafectados e interdependientes. Como fruto de dicha interacción se produce una emergencia. Interrelación: conexión o enlace entre dos o más elementos de un sistema. En esta conexión no sólo se enlazan los elementos, sino además todas sus propiedades. Interafectación: afectar significa hacer impresión en alguien o algo, causando en él o en ello alguna sensación. Hay interafectación cuando dos o más elementos que se relacionan en un mismo sistema tienen una afectación mutua. Interdependencia: dependencia es la subordinación que tiene un elemento, hecho o persona a un poder externo cuya energía es necesaria para la dinámica interna o relacional del mismo. Hay interdependencia cuando dos o más elementos que se relacionan en un mismo sistema requieren mutuamente de sus energías. Emergencia: son las propiedades esenciales de un organismo, sistema viviente o red social, dichas propiedades lo son del todo ya que ninguna de las partes, como tales, las posee. La emergencia puede explicarse como una propiedad de todo sistema, dado que éste funciona como un todo integrado e integrador y tiene propiedades distintas a las de las partes que lo componen. Estas propiedades del todo se denominan emergentes. No se pueden explicar las propiedades emergentes de un sistema descomponiéndolo y analizando cada una de sus partes, ya que las emergencias tan sólo aparecen cuando el sistema actúa como unidad plena. Estas propiedades son destruidas cuando el sistema es diseccionado física y teóricamente. Siempre que hay interrelación hay afectación y dependencia; siempre que hay interafectación es porque hay relación y dependencia; siempre que hay interdependencia es debido a que hay relación y afectación. Esta condición hace que haya un permanente entrecruzamiento de todos los elementos de un sistema o de los diferentes sistemas que se relacionan entre sí; a dicha forma de vinculación se le denomina red. Procesal: entiende la estructura del sistema como la manifestación de sus procesos subyacentes, en los que la malla de relaciones entre sus elementos es dinámica y deja de lado la posibilidad de estudiar las estructuras como una composición rígida, estática e

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

63

invariable en sus fuerzas y mecanismos de acción. Este principio radica en que su orden no es impuesto por el medio, sino que es establecido por el sistema mismo. Los sistemas vivos exhiben un cierto grado de autonomía, lo que no significa que estén aislados del medio; interactúan con el medio constantemente, pero esta interacción no determina su organización. La naturaleza no es jerárquica, en ella tan sólo hay redes dentro de redes. Al cambiar de las partes al todo, las relaciones entre las partes y el todo son revertidas. Un objeto o un fenómeno al interior de un sistema deben ser asumidos como la resultante de un proceso del propio sistema y cada proceso, a su vez, está conformado en su interior por múltiples procesos. Los procesos son acciones progresivas en el tiempo, en el espacio y en los personajes (cuando estos últimos están presentes). Los procesos de un sistema están determinados por su pauta, su estructura y su actividad. Contextual: para la comprensión del sistema se debe pasar de entender sus elementos de manera simplificada, aislados y desligados unos de otros, para percibirlos, en especial a los sistemas vivos, como productos, productores y transformadores de los contextos en los que están inmersos. Los sistemas no pueden ser comprendidos por un método que aísle, desligue, simplifique, unicausalice, por cuanto existen en una compleja trama de interrelaciones que los determinan. En el caso de los sistemas vivos estos lo son gracias a las relaciones con el medio, lo que se denominado acoplamiento estructural con el medio. En consecuencia, al intentar comprender al ser humano, éste debe ser entendido en su contexto y quien desea comprenderlo debe reconocer que igualmente está influenciado por su propio contexto y por aquello que está en capacidad de observar o distinguir. Relacional: el mundo es relacional. Los sistemas tienen una identidad en virtud del tipo de relaciones que establecen y en las cuales están inmersos y, de las propias e inherentes particularidades que nos permiten distinguirlos de los demás sistemas y que los determinan como tal. La realidad y el conocimiento se conciben como sistema de relaciones.

5.6.2 Redes sociales virtuales
Como ya se había afirmado, las redes sociales son estructuras sociales compuestas de grupos de personas, las cuales están conectadas por uno o varios tipos de relaciones, tales como amistad, parentesco, intereses comunes o que comparten conocimientos. La investigación multidisciplinar ha mostrado que las redes sociales operan en muchos niveles, desde las relaciones de parentesco, lealtad, afectivas, sexuales, laborales, económicas, políticas y muchas más. Considera (Bauman, 2005) que a diferencia de las ―relaciones‖, el ―parentesco‖, la ―pareja‖ e ideas semejantes que resaltan el compromiso mutuo y excluyen o soslayan a su opuesto, el descompromiso, la ―red‖ representa una matriz que conecta y desconecta a la vez: las redes sólo son imaginables si ambas actividades no están habilitadas al mismo tiempo. En una red, conectarse y desconectarse son elecciones igualmente legítimas, gozan del mismo estatus y de igual importancia. ¡No tiene sentido preguntarse cuál de las dos actividades complementarias constituye ―la esencia‖ de una red! ―Red‖ sugiere momentos de ―estar en contacto‖ intercalados con períodos de libre merodeo. En una red, las conexiones se establecen a demanda, y pueden cortarse a voluntad. Una relación ―indeseable pero indisoluble‖ es precisamente lo que hace que una ―relación‖ sea tan riesgosa como parece. Sin embargo, una ―conexión indeseable‖

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

64

es un oxímoron: las conexiones pueden ser y son disueltas mucho antes de que empiecen a ser detestables. (…) Tal vez la idea misma de ―relación‖ aumente la confusión. Por más arduamente que se esfuercen los desdichados buscadores de relaciones y sus consejeros, esa idea se resiste a ser despojada de sus connotaciones perturbadoras y aciagas. Sigue cargada de vagas amenazas y premoniciones sombrías: transmite simultáneamente los placeres de la unión y los horrores del encierro. Quizás por eso, más que transmitir su experiencia y expectativas en términos de ―relacionarse‖ y ―relaciones‖, la gente habla cada vez más (ayudada e inducida por consejeros expertos) de conexiones, de ―conectarse‖ y ―estar conectado‖. El 98% de los latinoamericanos utiliza el móvil de forma habitual tanto en sus hogares como fuera para llamadas locales, ya que sólo un 2% lo utiliza para llamadas a larga distancia internacional como primera opción y un 6% lo utilizan como una alternativa o segunda opción. Los bolivianos son los que están siempre con el móvil en la ―oreja‖, con un 100%, seguido de los brasileños, los colombianos, los ecuatorianos y los peruanos. (Orbitel, 2009) Para más del 55% del total de los encuestados de los inmigrantes latinoamericanos, el locutorio sigue siendo el lugar preferido para realizar sus llamadas a larga distancia internacional. Asimismo, revela el informe de Orbitel (2009), que el segundo servicio más utilizado para las llamadas a larga distancia internacional por este colectivo es la tarjeta prepago con cerca del 32%. Los planes de los operadores de línea fija (5%), las llamadas realizadas desde el móvil (2%), los números 902 (2%) y la Voz IP (1%) son otras de las opciones utilizadas por el colectivo latino. Entre los servicios de voz sobre IP (VoIP), se destaca Skype, un software que permite hacer conversaciones internacionales gratis o a muy bajo costo. Por nacionalidades, los peruanos y los ecuatorianos son los que más utilizan el locutorio para las llamadas a larga distancia internacional, seguido por bolivianos, brasileños y colombianos. Por su parte, los brasileños es el colectivo de inmigrantes que más utiliza las tarjetas prepago para llamar a sus familiares y amigos en su país de origen. Le sigue en segundo lugar Bolivia y a continuación Perú, Ecuador y Colombia. Sin embargo, los inmigrantes han reducido sus gastos en las llamadas realizadas desde los locutorios en una media de 10 euros mensuales. Según el Informe sobre la influencia de los medios de comunicación en la experiencia migratoria latinoamericana, elaborado por la Fundación Telefónica (2006), que recoge el comportamiento de una muestra de inmigrantes oriundos de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y República Dominicana, residentes en España durante los últimos tres años, los argentinos lideran el uso de Internet en España entre inmigrantes latinoamericanos; la utilización de Internet por parte de los inmigrantes se ha duplicado tras su llegada a España, al pasar del 17,8% al 33,7%. Al llegar a España el consumo de radio y de televisión de los inmigrantes desciende, y al mismo tiempo se produce un cambio de contenidos al empezar a usar más estos medios en su faceta informativa que de entretenimiento. Los medios de comunicación no tienen tanta influencia en la decisión de emigrar de Latinoamérica a España, como se creía, excepto en los casos de quienes no tenían familia o amigos en España; de hecho, un 22,1% de estos inmigrantes declaró que la información de la prensa en su país fue lo que les animó a emigrar a España.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

65

―Ya nadie escribe cartas y los inmigrantes mucho menos‖, explicó a Efe (16/01/2010) Adela Ros, directora adjunta del Internet Interdisciplinary Institute de la Universitat Oberta de Catalunya, quien cree que aún se tiene ―una visión estancada del inmigrante como alguien solo, que ha perdido el contacto con su origen, imagen que no tiene nada que ver con la realidad actual, ni con la que nos deparará el futuro‖. La dualidad en la que viven muchos inmigrantes la ejemplifican algunas mujeres latinoamericanas que viven en Barcelona y que cada día supervisan por Internet los deberes de sus hijos que se han quedado en su país. ―¿Dónde está su preocupación, aquí o allá? Aunque físicamente estén aquí, su mente está allá. Eso hay que tenerlo en cuenta‖. (Andreu & EFE, 2010). Los inmigrantes latinoamericanos consumen más prensa escrita e Internet en España que en sus países de origen. El 70,9% de los encuestados declaró que los medios españoles son de mayor calidad que los de sus países, y la mitad otorgan buena nota al tratamiento informativo del fenómeno migratorio (Telefónica, 2006).

5.7

Modelos de integración

Los teóricos han definido tres modelos que explican la integración de los inmigrantes 11: Asimilación, pluralismo cultural y Melting pot o hibridación. La asimilación hace referencia a la adecuación del inmigrante a la sociedad receptora, pues éste adquiere la cultura y las costumbres de la comunidad de adopción, es unilateral y sólo recae sobre los extranjeros. El pluralismo cultural, por su parte, define que ni nativos ni inmigrantes desean perder sus señas de identidad, es decir, que todos se adaptan a unos principios comunes de convivencia y mantienen cierto nivel de peculiaridades culturales (esto se conoce hoy como multiculturalidad). Finalmente, el Melting pot, hibridación o fusión de los elementos culturales y étnicos implica la mezcla de manifestaciones culturales de nativos y extranjeros en un contexto compartido o un mismo ámbito de dominio espacial; actualmente, a este último concepto se le denomina interculturalidad. En términos de Rodrigo Alsina (2011), la interculturalidad se refiere a la interacción entre culturas, de una forma respetuosa, donde se concibe que ningún grupo cultural esté por encima del otro, favoreciendo en todo momento la integración y convivencia entre culturas. Según Alsina, en las relaciones interculturales se establece una relación basada en el respeto a la diversidad y el enriquecimiento mutuo. Sin embargo, no es un proceso exento de conflictos, pero éstos se resuelven mediante el respeto, el diálogo, la escucha mutua, la concertación y la sinergia. Por su parte, Alamaguer Gonzalez, Vargas Vite y García Ramírez (2007) consideran que la interculturalidad está sujeta a variables como diversidad, definición del concepto de cultura, obstáculos comunicativos como la lengua, políticas poco integradoras de los Estados, jerarquizaciones sociales marcadas, sistemas económicos exclusionistas, entre otros aspectos. De otro lado, Austin Millán (2000) afirma que el concepto de interculturalidad se refiere a la interacción comunicativa que se produce entre dos o más grupos humanos de diferente cultura. Agrega que si a uno o varios de los grupos en interacción mutua se les va a llamar etnias, sociedades, culturas o comunidades, es más bien materia de
11

Estos modelos surgieron en la segunda década del siglo pasado en la Escuela de Chicago, para explicar los problemas que suponían la convivencia de diferentes etnias y culturas en EE.UU.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

66

preferencias de escuelas de ciencias sociales y en ningún caso se trata de diferencias epistemológicas. Pero, contrario a lo que piensa Millán, Felip i Sarda insiste en que la integración no puede consistir en la asimilación por parte del inmigrante de las costumbres del otro, sino que ha de convenirse en algo con sentido recíproco, configurando, en consecuencia, un modelo de integración como un proceso dual exigente tanto para el inmigrante como para la sociedad en la que permanece. (Sarda, 2010) Si bien a lo largo de estos años se ha ido constatando una tendencia a la construcción de la integración como sinónimo de asimilación, los postulados del interculturalismo han aparecido con fuerza desde el principio en las diferentes esferas en las que se orquesta la articulación de la diversidad. Junto a las experiencias de promoción de la interculturalidad, proliferan las apuestas políticas por acciones catalogadas como ―interculturales‖ que reducen la diversidad cultural a la expresión de hábitos de corte folclórico y gastronomía exótica. Aquí, en muchas ocasiones, se ha estado disfrazando la asimilación de ―interculturalismo‖. Por eso, creo que, en el Estado español, el ―interculturalismo‖ corre el riesgo de convertirse en una opción secuestrada por el discurso de la asimilación. Las posibilidades de las que disfruta el poder establecido para mutar el significado original de las palabras, se expresa claramente en la utilización del término ―interculturalismo‖. (Mora Castro, 2008) En plena época de bonanza económica, cuando España presumía de ser "el campeón de la Champions League", según palabras del propio presidente Zapatero, se llenaban páginas sobre el rápido paso de España como país emisor de inmigrantes a país receptor, creyéndonos capaces de dar lecciones sobre cuestiones tan complejas como la integración, la ciudadanía, la interculturalidad y multiculturalidad, el enriquecimiento mutuo, el codesarrollo o la convivencia, sin haber dado respuesta aún a elementos esenciales, como la igualdad de trato, la no discriminación o la aplicación igualitaria de las leyes sobre la población inmigrante que reside en barrios y ciudades o trabaja en una economía que se ha venido alimentando desde hace años de una fuerza de trabajo extraordinariamente precaria y vulnerable. Pero la crisis ha acelerado una profunda involución migratoria en la que estamos instalados y que de forma silenciosa está cambiando buena parte de los ejes sobre los que discurría la inmigración hasta ahora. (Gómez Gil, 2010)

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

67

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

68

6.

OBJETIVO Y SUPUESTOS DE INVESTIGACIÓN

Me miras… En tus ojos leo cientos de preguntas, No soy muy distinto de ti. Tú, al igual que yo, eres único, tan solo nos diferencia haber nacido en un lugar distinto. Tú y yo, amamos; tú y yo, sentimos; tú y yo, construimos la felicidad. Manuel Velandia Mora III Poema gigante intercultural Alicante, Octubre 9 de 2011

La investigación propuesta se denomina ―El cuerpo aquí, la mente allí: Etnografía sobre la construcción identitaria de los extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España‖

6.1

Pregunta de investigación

Esta investigación responde a la pregunta ¿cuál es el proceso por el que una persona construye su identidad como inmigrante? Su objetivo es comprender el proceso de construcción identitaria de un grupo de inmigrantes latinoamericanos, hombres y mujeres, de diferentes edades y con diferente tiempo de permanencia continua en Alicante, España.

6.2

Supuestos e hipótesis de investigación

Cuando una persona abandona su territorio para desplazarse a otro y establecer en este último su lugar de vivienda permanente, pasa por un proceso identitario en el que escinde su cuerpo de su mente, dejando una parte de esta en el territorio abandonado. ● El proceso de construcción identitaria pasa por una serie de etapas que se vivencian entre el momento en que la persona migra de su país de origen y el momento en que se asume ciudadana en el nuevo territorio, etapas que son identificables y distinguibles. ● La identidad como inmigrante no es fija sino móvil. ● Las identidades del sujeto migrante son múltiples y existe un grado diferente de desarrollo entre sus diversas identidades.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

69

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

70

7.

METODOLOGÍA

La cultura es cada vez más un nudo en el que resulta imposible diferenciar lo local y lo global, lo autóctono y lo extranjero, y esto inquieta a quienes sienten que podemos terminar sumergidos en una cultura indiferenciada, internacional e igual a la de cualquier otro país.

Jorge Orlando Melo

7.1

Tipo de investigación

Cuantitativa porque para obtener la información se aplicará una encuesta a personas extranjeras en España de origen latinoamericano. La información obtenida se procesará con SPSS 16.0. Los resultados se usarán como base para una triangulación que posibilitará el cruce de los núcleos de sentido y los diferentes niveles de complejidad. Cualitativa, porque intenta capturar el fenómeno de manera holística, comprenderlo dentro de su contexto y enfatizar la inmersión y comprensión del significado humano adscrito a un grupo de circunstancias o fenómenos. (Lincoln, 1997) Se apoya en la etnografía que conforme a Lipson ―describe y explica las regularidades y variaciones del comportamiento social‖. La ―recolección de datos‖ es un proceso posterior a la ―recolección de información‖; los datos no están inmediatamente accesibles al investigador, ya que para obtenerlos se hace necesario procesar la información obtenida. Lo que el informante clave provee (información) el investigador lo convierte, lo hace dato, al darle un valor, una utilidad. A menudo los investigadores/as usan dicha información para estudiar variaciones culturales en respuesta a la enfermedad o a la salud, y para comprender a un paciente o estudiante en una subcultura, en un grupo o en un contexto social mayor. Para capturar la información se utilizan como instrumentos para la colecta: encuestas y entrevistas. Citado por (Velandia Mora & Quevedo Gómez, Módulo 8. Memorias de una permanente expedición, 2005), para (Goetz & Lecompte, 1988), la etnografía es una descripción o reconstrucción analítica de escenarios y grupos culturales intactos y para Woods (1987), trata de las creencias, valores, perspectivas, motivaciones y el modo en que todo eso se desarrolla o cambia de una situación a otra con el tiempo. El término de investigación etnográfica, según (Schwartz & Jacobs, 1984), se refiere a las investigaciones conocidas como etnografía, investigación cualitativa, estudio de casos, investigación de campo e investigación antropológica. La investigación etnográfica, desde la perspectiva de Torres (1988), se utiliza en la actualidad en un sentido muy amplio, como término definitorio tanto de las etnografías, como de la llamada investigación cualitativa, de estudio de casos, de la investigación de campo, de la investigación antropológica, etcétera. Todos los autores coinciden en enmarcar la etnografía dentro de los métodos cualitativos de investigación. La etnografía presta una especial atención en: · Descubrir lo que acontece en la vida de cada día;
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

71

· Recoger datos significativos de forma descriptiva de lo que en la comunidad y las personas sucede; · Estudiar lo que allí ocurre, las distintas interacciones, actividades, valores, ideologías y expectativas de los participantes; · Interpretarlo; · Comprenderlo. La investigación etnográfica aporta un enfoque más amplio, rico y completo de los problemas, pues hace alusión al contexto en que se producen los hechos. En este tipo de investigación el/la etnógrafo(a) o investigador(a) aporta su visión particular del mundo a la interpretación que pretende hacer de la realidad que está investigando. ―El propósito esencial de la etnografía, que literalmente significa "retrato de un pueblo", es comprender el modo de vida cultural de un grupo‖ o de una persona ―desde el punto de vista del "nativo" (Lipson, 2005). Para comprender el modo de vida cultural es necesario obtener información de quienes la vivencian (informantes). Quien/es busca/n obtener, conocer y explicar dicha información se denominan investigadores/as. El/la ―informante‖ en la investigación cualitativa no es un "objeto de estudio" como sucede en otros tipos de proyectos de investigación, aun cuando tampoco son "sujeto de estudio", es decir, no son entendidos como entes anónimos, individuos, de los que se predica, sino como seres humanos, únicos e irrepetibles, con nombre propio; que tienen percepciones, emociones y pensamientos a propósito del mundo que los rodea, que forman según su propia experiencia, su propio criterio o juicio, y con los que, en consecuencia con su voluntad y su libertad, actúan o se comportan. En términos cualitativos los ―informantes‖ se denominan actores.

7.2

Actores/ informantes

El estudio, tiene como actores a un grupo de inmigrantes latinoamericanos hispanoparlantes, hombres y mujeres, de diferentes edades y con diferente tiempo de permanencia continua en Alicante, España. Los actores serán ubicados de manera directa por el investigador o a través de la intermediación de organizaciones tanto no gubernamentales como gubernamentales trabajando con ellos o para ellos.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Orientación sexual SEXO Orientación Hombre Mujer Total sexual Cant % H % Total Cant % M % Total T % Total Homosexual Lesbiana Heterosexual Total 7 55 62 11,29 9,90 2 50 52 3,85 96,15 100,00 3,37 84,35 7 2 105 114 6,14 1,75 92,11 100,00

88,71 77,82 100,00

Tabla 1. Participantes en la encuesta, relación sexo y orientación sexual

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

72

Para la encuesta se ha contado con 114 actores, 52 son mujeres (45,61%) y 62 son hombres (54,39%). De las mujeres 2 son lesbianas (3,37), de los hombres 7 son homosexuales (9,9%). No se reportó ninguna persona bisexual. Los porcentajes de homosexualidad y lesbianidad se corresponden con los que los sexólogos informan hay en la población general. Ver Tabla Nº 1. En análisis de chi cuadrado usando SPSS17 Español es representativa la información pertinente al sexo (0,022), también lo es la pertinente a la orientación sexual (0,041).
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Sexo de los informantes EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 20 68,97 17,54 20 74,07 17,54 13 37,14 11,40 7 38,89 6,14 9 31,03 7,89 7 25,93 6,14 22 62,86 19,30 11 61,11 9,65 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79

Sexo Hombre Mujer Total

12 a 17 1 50,00 0,88 1 50,00 0,88 2 100,00 1,75

55 o más

Total

1 33,33 0,88 62 54,39 2 66,67 1,75 52 45,61 3 100,00 2,63 114 100

Tabla 2. Participantes en la encuesta, relación sexo y edad

La mayoría del total de los 114 informantes (30,7 por ciento) se encuentran en el grupo de edad de entre los 35 y los 45 años. Le sigue en importancia el grupo de los 18 a los 24 años (25,44%), el tercer grupo es el de los 25 a 34 años (23,68%), el cuarto grupo es el de los 45 a 54 años (15,79%). Ver tabla Nº 2. Esta relación es representativa y equivale a 0,022. En el grupo de 18 a 24 años el 68,97 por ciento son mujeres, los son también el 74,07 por ciento del grupo de los 25 a los 34 años, el 37,14 por ciento del grupo de los 35 a los 44 años y el 38,89 por ciento del grupo de los 45 a 54 años. Son hombres los porcentajes restantes de los mismos grupos poblacionales.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Estado civil de los informantes EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 23 79,31 20,18 15 55,56 13,16 14 40,00 12,28 4 22,22 3,51 0 0,00 0,00 58 50,88 0 0,00 0,00 7 25,93 6,14 11 31,43 9,65 5 27,78 4,39 1 5,56 0,88 24 21,05 1 3,45 0,88 2 7,41 1,75 3 8,57 2,63 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 8 7,02 0 0,00 0,00 1 3,70 0,88 0 0,00 0,00 2 11,11 1,75 1 1 0 3 5,56 0,88 4 3,51 5 17,24 4,39 2 7,41 1,75 6 17,14 5,26 4 22,22 3,51 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 2,86 0,88 1 5,56 0,88 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 5,56 0,88 18 15,79 0,00 0,00 2 1,75 16,67 2,63 114 100

Estado civil Soltero/a Casado/a Separado/a Viudo/a Unión libre Divorciado/a Total Cant 2 0 0 0

12 a 17 % G % Tot 100,00 1,75 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00

0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 100,00 1,75

Tabla 3. Participantes en la encuesta, edad y estado civil

Como se observa en la Tabla Nº 3, el 50,88 por ciento de los informantes son solteros (58 colaboradores), le sigue el grupo de 24 casados que aportan el 21 por ciento, el tercer grupo es el de los 18 que viven en unión libre 15,8 por ciento. Solo el 1,75 por ciento de los informantes son divorciados. De los mayores de 55 años ninguno es soltero ni divorciado. De los que tienen entre 18 a 24 años (23 personas) el 20,18 por ciento del total de informantes y el 79,31 por ciento de los hombres también lo son; el 13,16 por ciento del total de informantes tienen entre 15 a 34 años (15 informantes), ellos también son el 55,56 por ciento del grupo; los solteros que tienen entre 35 y 44 años son el 12,28 por ciento de todos los informantes y el .40 por ciento del grupo; en el grupo de 45 a 54 años el 3,51 por ciento del total y el 22,22 por ciento de los informantes igualmente son solteros.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

73

Ninguno de los menores de 25 años está casado. De las personas entre los 35 y los 44 años son casados el 9,65 por ciento de la población y el 31,43 por ciento de los miembros del grupo etareo. Le siguen las personas entre los 25 y los 34 años que representan el 1,75 por ciento del total de los informantes y el 7,41 por ciento de los que viven en unión libre. Del total de informantes, quienes viven en unión libre son el 5,26 por ciento (6) y tienen de 35 a 44 años; igual sucede con aquellas cuatro personas cuya edad está entre los 18 a 24 años, que representan el 4,39 por ciento. Observando la Tabla Nº 4 se analiza que del total de personas, según sexo, son solteros el 49,52 por ciento son hombres (35) y el 38,8 por ciento de las mujeres (23). De las 24 personas que son casadas entre el 100 por ciento de informantes, 12 son hombres e igual cantidad son mujeres que equivalen al 16,98 por ciento; dos personas son divorciadas y cuatro son viudas; diez y ocho personas (15,79 por ciento) viven en unión libre. En el grupo de hombres el 56,45 por ciento son solteros, el 19,35 por ciento son casados, el 11,29 viven en unión libre. Del grupo de las mujeres, son solteras el 44,23 por ciento, casadas el 23,08 por ciento y en unión libre el 21,15 por ciento.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Estado civil SEXO Estado civil Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % H % Tot Soltero/a 35 56,45 49,52 23 44,23 38,80 58 50,88 Casado/a 12 19,35 16,98 12 23,08 20,24 24 21,05 Separado/a 5 8,06 7,07 3 5,77 5,06 8 7,02 Viudo/a 2 3,23 2,83 2 3,85 3,37 4 3,51 Unión libre 7 11,29 9,90 11 21,15 18,56 18 15,79 Divorciado/a 1 1,61 1,41 1 1,92 1,69 2 1,75 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00
Tabla 4. Participantes en la encuesta, sexo y estado civil

En la tabla Nº 5 se observa la información pertinente a las personas que participaron de la encuesta que son de 13 países diferentes, dos de los 114 informantes perteneces a otros países de habla hispana. Con relación país de origen y su relación con el sexo, del total de los participantes, el 26 por ciento de los informantes son colombianos, le siguen en importancia los ecuatorianos 22,81%, en tercer lugar están los bolivianos. De los hombres, igualmente los ecuatorianos son el grupo mayoritario, son el 15,79% del total de los informantes., le siguen en importancia numérica los colombianos que son el 12,28 por ciento. El tercer grupo en cantidad los uruguayos que representan el 4, 39 por ciento. De las mujeres las colombianas representan el 14,04 por ciento del total de encuestados. Le siguen en cantidad el grupo de las ecuatorianas, quienes son el 7,02 por ciento de las informantes. El tercer grupo entre ellas es el de las bolivianas que son el 4,39 por ciento del total de los participantes.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

74

Al interior del grupo de hombres el mayor porcentaje de informantes lo aporta el Ecuador con el 29,03 por ciento, le sigue Colombia con el 22,58 por ciento; Uruguay pone el 8,06 por ciento; Cuba, Chile y Bolivia que aportan cada una el 6,45 por ciento; Argentina y Venezuela el 4,84 por ciento.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y País de origen SEXO País de origen Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % H % Tot Cant % Tot Argentina 3 4,84 4,24 3 5,77 5,06 6 5,26 Bolivia 4 6,45 5,66 5 9,62 8,43 9 7,89 Chile 4 6,45 5,66 1 1,92 1,69 5 4,39 Colombia 14 22,58 19,81 16 30,77 26,99 30 26,32 Ecuador 18 29,03 25,47 8 15,38 13,50 26 22,81 Paraguay 0 0,00 0,00 1 1,92 1,69 1 0,88 Uruguay 5 8,06 7,07 2 3,85 3,37 7 6,14 Venezuela 3 4,84 4,24 3 5,77 5,06 6 5,26 Honduras 0 0,00 0,00 4 7,69 6,75 4 3,51 Cuba 4 6,45 5,66 3 5,77 5,06 7 6,14 Perú 2 3,23 2,83 4 7,69 6,75 6 5,26 México 3 4,84 4,24 0 0,00 0,00 3 2,63 Otros 2 3,23 2,83 2 3,85 3,37 4 3,51 Total 62 54,39 47,71 52 45,61 40,01 114 100,00
Tabla 5. Participantes en la encuesta, relación sexo y país de origen

Participantes grupo focal Nº 1 País de Tiempo en Sexo origen España Ecuador Ecuador Colombia Ecuador Ecuador Bolivia Colombia Perú Colombia Ecuador Colombia 8 10 10 12 9 5 10 10 13 11 13 Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Mujer Hombre Hombre Hombre Hombre

Participantes grupo focal Nº2 País de origen Ecuador Paraguay Cuba Colombia Colombia Ecuador Ecuador Tiempo Sexo en España 8 10 9 11 10 6 11 mujer mujer mujer mujer mujer mujer hombre

Tabla 6. Participantes grupo focal Nº 2

Tabla 7. Participantes grupo focal Nº 1

En los grupos de discusión participaron 18 personas de seis nacionalidades diferentes; ocho de ellos fueron hombres las demás fueron mujeres. En el primero de ellos (Tabla

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

75

Nº 1) los informantes fueron 7 hombres y cuatro mujeres, personas de cuatro nacionalidades diferentes: Ecuador, Colombia, Bolivia y Perú. En el segundo (Tabla Nº2) los informantes fueron seis mujeres y un hombre, sus nacionalidades fueron ecuatoriana, paraguaya, cubana, ecuatoriana. En las entrevistas escritas participaron 4 personas, dos mujeres y un hombre, todos colombianos. En una de estas entrevistas su autor hace un proceso autoetnográfico. En la entrevista oral participó una mujer argentina.

7.3

Diseño

Estudio cuanticualitativo etnográfico descriptivo basado en la combinación de técnicas de investigación cuantitativas (encuesta) y cualitativas (entrevistas grupales y entrevistas escritas y oral).

7.4

Herramientas para recolección de información

7.3.1 Encuesta
Al dar inicio al diseño del instrumento se piensa en un cuestionario, no mayor de una página; que no requiriera mucho tiempo para su cumplimentación. Para analizar variaciones en la respuesta se preferirán preguntas que siguen el modelo de la Escala de Likert que mide actitudes o predisposiciones individuales en contextos sociales particulares. Se le conoce también como ―escala sumada‖ debido a que la puntuación de cada unidad de análisis se obtiene mediante la sumatoria de las respuestas obtenidas en cada ítem. La escala se construye en función de una serie de ítems que reflejan una actitud positiva o negativa acerca de un estímulo o referente.

7.3.2 Entrevista
Según Héctor Cárcamo (2005), toda entrevista de carácter científico lo es en profundidad, aun cuando varía el nivel de ésta. La entrevista construye discurso; en este sentido corresponde a un método creativo por cuanto el investigador no predefine nada del sujeto entrevistado; aun cuando debe poseer un propósito explícito. En nuestro caso lo es para lograr el análisis de problema específico, así se transformará en fuente de información principal. 7.3.2.1 Entrevista en grupo Se define entrevista en grupo como una dialógica en la que participan varios actores bajo la guía de un tutor o facilitador, que tiene unos objetivos y se desarrolla en una situación social de interrogación, de forma que implica un profesional y, al menos, más de una persona, según autores como Elejabarrieta (1995), citado en (Iñiguez & Vitores, 2004): ―Los fenómenos grupales son cualitativamente diferentes de la adición de los fenómenos, o dicho de otra manera, el grupo es más que la suma de sus partes. En las entrevistas grupales (la) disimetría se diluye en un entramado de relaciones de poder‖. Esta proporciona una oportunidad especial de producir información, persona por persona, en vez de patrones agregados que son el resultado de la encuesta; la información extraída permite complementar la información obtenida del análisis de la información de la encuesta.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

76

Las entrevistas planteadas son entrevistas grupales, semi-estructuradas, tienen como soporte el audio y su carácter es colectivo. El actor o entrevistado tiene plena libertad discursiva, que estará sujeta a ciertos temas y sub-temas más específicos o acotados por el entrevistador, y en este caso se expresarán explícitamente en la pauta de entrevista. La entrevista semi-estructuradas permite cierto nivel de intervención por parte del investigador para facilitar el proceso dialógico en torno a la temática de interés. En este caso es una entrevista semiestructurada; es a su vez una entrevista no focalizada en un asunto, ya en ella el entrevistador pone restricciones al entrevistado, proponiéndole preguntas adicionales para complementar la respuesta obtenida. Es libre porque el entrevistador conduce la entrevista de manera espontánea para los entrevistados. La información obtenida en las entrevistas por medio de audios digitales es transcrita por el investigador a un texto de Word que será utilizado como fuente primaria. 7.3.2.2 Entrevista escrita Se denomina entrevista escrita, porque en ella todas las preguntas son respondidas por los informantes expresando su opinión de forma escrita, como mínimo con una frase en la que reflexionan sobre el interrogante planteado; a diferencia de la encuesta la pregunta está formulada abierta, de tal manera que la respuesta no corresponda a una escogencia entre múltiples alternativas y además se busca que esta nunca sea un sí o un no. En este caso es una entrevista estructurada o formal, pues se basa en un formulario previamente preparado. Es a su vez una entrevista focalizada en un asunto, en ella el entrevistador deja escribir la respuesta al entrevistado sin restricciones de espacio o tiempo, proponiéndole apenas algunas orientaciones básicas y sólo interviniendo verbalmente al entregar el cuestionario de entrevista y para agradecer la colaboración, al recogerlo. Es dirigida porque existe un guion con un número preestablecido de preguntas. Se emplea para explorar a fondo alguna experiencia vivida por el entrevistado. A diferencia de la encuesta las preguntas son abiertas. Las respuestas son diversas y esto permite que en su análisis los datos obtenidos sean susceptibles de cuantificación y tratamiento estadístico. La ausencia de secreto puede influir en la veracidad o deseo de proporcionar las respuestas, por ello se ha pedido a los informantes únicamente identificar la hoja de respuesta con una letra que identifica el sexo y un número que corresponde a la edad. Se asignó un número a cada entrevista para facilitar su ubicación. Se distribuyó de forma directa y se respondió de manera individual. El texto en Word facilitado por los actores será utilizado como fuente primaria. Los actores de estas entrevistas son cuatro personas de origen colombiano, dos hombres homosexuales y dos mujeres lesbianas, con diferentes tiempos de vida continua en España. 7.3.2.3 Entrevista tradicional La entrevista tradicional se concibe aquí como aquella en la que una persona responde a una serie de preguntas, en este caso siguiendo un cuestionario semiestructurado, que el

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

77

entrevistador plantea, el actor responde y sus respuestas quedan grabadas en una cinta de audio (en esta caso digital) y luego se transcribe en un texto de Word que será utilizado como fuente primaria. Una mujer argentina es la fuente para esta entrevista que gira en torno al consumo del mate. 7.3.2.4 Entrevista autoetnográfica escrita En el resumen de la publicación denominada ―La Autoetnografía como una Estrategia para la Transformación de la Homogeneidad a favor de la Diversidad Individual en la Escuela‖, Martha Montero-Sieburth (2006) de la Universidad de MassachussetsBoston, investigadora visitante en el Instituto para el Estudio de Etnias y la Inmigración de la Universidad de Ámsterdam, afirma que: La autoetnografía sirve para identificar las perspectivas de un autor en relación a las perspectivas de otros, a establecer un proceso de diálogo e identificar situaciones críticas y para confrontar mitos y sesgos creados por una aparente homogeneidad. Bajo este proceso, las perspectivas homogéneas ya identificadas y la comunicación estimulada por la autoetnografía se van transformando hacia la compresión de la diversidad individual. La autoetnografía lleva no sólo a la reflexión del investigador, también ayuda a reconocer la propia identidad socio-cultural dentro de un ámbito específico a través de las exploraciones de sí mismo. Colman, Jones y Stacy (2004, September), citado por Montero-Sieburth (2006) ratifican que ―la autoetnografía sirve para transformar las perspectivas mayoritarias y homogéneas que utilizamos y las enfoca hacia la comprensión e incorporación de la diversidad individual‖. En la entrevista autoetnográfica escrita, el entrevistado que es el mismo entrevistador responde a un entrevista estructurada, focalizada y dirigida, tal y como se aclara previamente en el ítem 7.3.2.2.

7.4

Estrategias de análisis de la información: Triangulación

Un elemento fundamental de la investigación es la triangulación. Se considera que las fuentes, informantes o actores a tener en cuenta son de cuatro órdenes diferentes: recién llegados (menos de un año de permanencia continua en España); permanencia de medio tiempo, son personas cuya permanencia es mayor de un año pero igual o menor de cinco años; radicados, son personas cuya permanencia es mayor de cinco años; nacionalizados españoles, son personas que poseen nacionalidad española, cualquiera que sea su tiempo de permanencia permanente en este país. En el proceso de triangulación la información obtenida de las fuentes, una vez convertida en dato y procesada, es devuelta a los informantes para su crítica y en la búsqueda de sugerencias que complementen las conclusiones obtenidas, esto se hará en las entrevistas grupales. Por otra parte, el Director de investigación juega un papel determinante en la triangulación al actuar como agente externo al proceso que está en capacidad de interrogar los diferentes momentos del proceso y los avances obtenidos en cada uno de ellos. La triangulación es un proceso dinámico, creciente y complejificante en el que la dinámica de interacción, interafectación e interdependencia genera una serie de

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

78

emergencias que son tomadas como fuente del momento posterior del proceso investigativo y de producción de conocimiento.

7.5

Variables de estudio

7.5.1 Del estudio cuantitativo
La encuesta contendrá los siguientes ítems: • • • • 7.5.1.1 Datos de identificación de las y los actores Percepción sobre la identidad como inmigrante y como ciudadano Participación en procesos de integración social. Valoración del proceso de integración social. Formato de la Encuesta

Ver Anexo Nº 1.

7.5.2 Del estudio cualitativo
Los grupos contendrán los siguientes ítems: • • • • • • • • • • 7.5.2.1 Datos de identificación de las y los actores (grupos uno y dos); Percepción sobre la identidad como inmigrante y como ciudadano (grupos uno y dos): Participación en procesos de integración social (grupo uno); Valoración del proceso de integración social (grupos uno y dos); Percepción de la felicidad (grupo dos); Situación de trabajo (grupos uno y dos); Situación económica (grupo dos); Situación afectiva (grupo dos); Percepción de la discriminación (grupo dos); Percepción de la integración (grupo dos); De la entrevista grupal o grupo de discusión

Cada grupo tuvo su correspondiente guía de discusión, ver: Grupo de discusión Nº 1, Ver Anexo Nº 2. Grupo de discusión Nº 2, Ver Anexo Nº 3. 7.5.2.2 De las entrevistas escritas Los temas de las entrevistas escritas estructuradas y focalizadas fueron dos: para la primera entrevista, realizada a tres personas el tema fue la diferencia de percepción con el paso del tiempo entre la idea que se tenía de España y el país de origen en el momento de la emigración y la idea que al respecto se tiene actualmente. Las cuatro entrevistas escritas tuvieron un mismo cuestionario, ver Entrevista escrita, Anexo Nº 4.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

79

7.5.2.3

De la entrevista oral

Para la entrevista oral, realizada a una persona el tema es sobre un rito de integración sociocultural, que es propio de algunos países de la región sur de Sur América: el uso del mate. La entrevista tiene una guía de preguntas que puede encontrarse en La Entrevista oral, Ver Anexo Nº 5.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

80

8.

ANALISIS DE LA INFORMACIÓN

Si la felicidad es una tormenta de genes, cerebro y corazón ¿por qué los buscadores de la felicidad se lanzan a esta carrera incesante tras señuelos externos como el dinero, el trabajo, la salud o la educación? Eduardo Punset. Divulgador científico

Los humanos y el resto de los animales tienden a creer que cuando una cosa ocurre después de otra, no es producto de un accidente, sino que existe una relación de causalidad entre los dos acontecimientos. El matemático norteamericano Nassim Taleb llama black swan (cisne negro), a dicha ―causalidad‖. La explica así, los cisnes son blancos, y hasta que no aparezca uno negro no se podrá demostrar que también existen los cisnes negros. Y en caso de que se repitiera su aparición, dejarían de ser una excepción. Pero mientras lo sean, no se pueden tomar decisiones en función de una rareza. La imprevisibilidad ontológica caracteriza a los fenómenos del tipo del cisne negro (Punset, El viaje a la felicidad, nuevas claves científicas, 2010). Cabe preguntarse ¿La felicidad en los inmigrantes es un fenómeno black swan o su frecuencia es tal, que realmente ante esta población la práctica cotidiana es la infelicidad? Lo mismo podría preguntarse para la convivencia solidaria y democrática, la discriminación, la equidad política, económica, el reconocimiento de la cultura o muchos otros temas. La respuesta nos ayudaría a distinguir entre lo esencial y lo importante. Según Velandia & Morales (2010), llegar a otro país lo cambia todo, literalmente. Aunque en ocasiones otras voces sugieran que es ―una experiencia más de la vida‖, el asunto es que desplazarse a otras tierras (a pesar de tener aspectos compartidos como el idioma, la música, entre otros) genera que las relaciones sociales, el discurso, los eventos, las prácticas comunicativas, los imaginarios y las formas de ritualización puedan perder sentido o transformarlo una vez se ha dejado el lugar al que se está acostumbrado. Este fenómeno particular, conocido hoy en día como interculturización, es analizado como una subdisciplina de la pragmática lingüística y el análisis del discurso, y desde mediados de los años setentas ha sido estudiado por diferentes ramas de la ciencia para el desarrollo de sus propios intereses. A pesar de que la definición científica del término no está aceptada por la academia, su abordaje se ha hecho más visible desde los estudios lingüístico-comunicativos, que en otras áreas del conocimiento. Desde esta perspectiva, la comunicación intercultural, como base para la descripción de intercambio simbólico entre miembros de diferentes culturas, implica ―cualquier comunicación entre dos personas quienes, en un contexto particular, no comparten un

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

81

trasfondo cultural o lingüístico‖ (Thomas, 1983)12, y por tanto, dentro del marco de las relaciones sociales se termina generando un discurso diaspórico que elimina el ser, la identidad y las posibilidades de integración del sujeto a entornos en los que se presenta una representación cultural de dominación que, a pesar de los cambios en el contexto mundial, no ha podido modificarse del plano encubierto de la cultura iberoamericana. Si bien la cultura, desde la perspectiva de Patricio Guerrero (2002), es una relación dialéctica que genera el lenguaje entre lo que está en la mente y lo que está en el entorno del sujeto o la sociedad, el plano del intercambio comunicativo entre culturas o interculturalidad debería ser un proceso que, cobijado por el marco de la educación y el sentido común, planteara una transformación en la praxis de las representaciones culturales en la sociedad que comparte el Español, pero no los mismos modismos ni las mismas formas de producción simbólica que compartidos podrían llevar a la consolidación de un conocimiento verdadero y una socialidad incluyente y globalizada desde el plano de las mediaciones. Para entender este fenómeno es preciso abordar la cultura y las particularidades que moldean al grupo social de análisis desde el plano de las representaciones; establecer el proceso identitario del sujeto que habla el idioma pero no comparte el mapa conceptual del sujeto nativo (inmigrante); y ver cómo los medios contribuyen a la reafirmación de representaciones culturales que reafirman en la praxis discursos diaspóricos que convergen en malos entendidos o incluso barreras para la integración y la inclusión. Todo sujeto a través comunicación cotidiana genera mapas conceptuales en su mente sobre todo aquello que ve o encuentra como ―manifestación‖ de su entorno natural y social. Estas representaciones culturales, como las denomina Guerrero (2002), corresponden:
Al aspecto ideal y mental de la cultura; al de la racionalidad, las cosmovisiones y las mentalidades que hacen posible la creación de un ethos, de un sistema de valores, ideas, creencias, sentimientos, sentidos, significados y significaciones […] el subsistema de las representaciones simbólicas, el de las ―mentalidades‖, no siempre es vívido ni está obviamente manifiesto, por tanto, es el ámbito principal de la cultura, el más profundo, el que para llegar a comprender el sentido de sus significados y significaciones requiere de lecturas connotativas.

En el caso de quienes se caracterizan por el uso del idioma Español, se pueden encontrar problemas pragmático-lingüísticos en tanto los términos que se traen de la cultura origen generan problemas en la cultura receptora, tal como en los casos de quienes viajan desde Latinoamérica hacia España o viceversa, pues aparecen frases o modismos que no están apropiados por el inmigrante y pueden parecer agravios, e incluso muestras de menosprecio. Tal como lo afirma Néstor García Canclini en Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad, ―los países latinoamericanos son actualmente resultado de la sedimentación, yuxtaposición y entrecruzamiento de tradiciones indígenas (sobre todo en las áreas mesoamericana y andina), del hispanismo colonial católico y de las acciones políticas, educativas y comunicacionales modernas‖ (1989). De esto, podría sugerirse que el conflicto es no generado precisamente por la mezcla de lenguajes, sino que el trasfondo implica el aspecto de las representaciones culturales en
12

―…Any communication between two people who, in any particular domain, don’t share a common linguistic or cultural background‖. La traducción es de Roberto Alejandro Morales Rubio.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

82

todo su espectro, pues si se hace alusión a la historia, desde la Colonización quedó registrado en el campo de las representaciones culturales de los iberoamericanos la dominación española por encima de los propios desarrollos culturales de los sudamericano, es decir, una de las razones de que el fenómeno se presente es que el lenguaje en lugar de mediador históricamente se ha ―adherido‖ al plano encubierto o de representaciones de los iberoamericanos es que el español de España es el que ―gana en importancia‖ incluso por relación etimológica y por ello es complejo para el inmigrante negociar los cambios de significación del lenguaje y a partir de esto establecer relaciones sociales que le hagan identificarse con la cultura en la que es un ‗visitante‘. Para Rodrigo Miquel, las comunicaciones interculturales entre latinoamericanos y españoles, en la mayoría de los casos, se ven truncadas porque las competencias deben llevarse más allá del aprendizaje de un idioma y sus modismos, sino al hecho de aprender las diferentes características de la cultura a la que se accederá -en este caso la española-.
Esto implica que aprender español de España se convierte para muchas personas en el aprendizaje de una segunda lengua dado que su objetivo es conseguir en la lengua extranjera una competencia de casi hablante nativo (…) Además hay que recordar que la comunicación no es un simple intercambio de mensajes que tienen un sentido incuestionable. Un mismo discurso puede tener distintos niveles de lectura que sólo las personas que conozcan bien la cultura pueden alcanzar. (Miquel, s.f.)

Aunque desde la perspectiva de Zimmermann (2003) no sólo es cuestión de compartir los códigos o los mapas conceptuales propios de la cultura para poder establecer interrelaciones, es importante también educar a la gente desde lo práctico para poder llevar a cabo una comunicación intercultural adecuada.
Partiendo de la crítica a los objetivos educacionales del pasado que se vinieron aplicando a las poblaciones amerindias de Latinoamérica, entendemos por educación bilingüe intercultural aquella que tiene como objetivo principal, el de divulgar la estimación y el orgullo de la propia cultura (y lengua), los conocimientos de las dos culturas participantes, el respeto de las dos culturas, es decir, la apreciación mutua y la disposición al entendimiento, así como la capacidad de moverse en las dos culturas y de integrar en la cultura propia lo que según las concepciones propias se percibe como ajeno.

8.1 Pensarse inmigrante
Para la demografía, centrada en el estudio estadístico de las poblaciones humanas, la población es un conjunto renovado en el que entran nuevos individuos -por nacimiento o inmigración- y salen otros -por muerte o emigración- (Pressat, 1977). La población total de un territorio o localidad se determina por procedimientos estadísticos y mediante el censo de población. La evolución de la población y su crecimiento o decrecimiento, no solamente están regidos por el balance de nacimientos y muertes, sino también por el balance migratorio, es decir, la diferencia entre emigración e inmigración; la esperanza de vida y el solapamiento intergeneracional (Pérez Díaz, 2010). Los seres humanos tendemos a ser migrantes, ya sea dentro o fuera del país generalmente se migra por muchas causas: el estudio, la economía, la violencia social, la violencia política, la búsqueda de mejores perspectivas, por catástrofes naturales, el amor, etc.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

83

En la migración interna quien la ha ejercida casi nunca se piensa migrante, este suele ser un término que en lo coloquial se ha relacionado con la movilidad internacional cuando ella implica una permanencia por un tiempo extenso en el país receptor. Sin embargo, la emigración consiste en dejar la región de origen para establecerse en otra región. Forma parte del concepto más amplio de las migraciones de población, las cuales abarcan tanto la emigración (salida de personas hacia otras partes) como la inmigración (personas venidas de otras partes). Podría decirse que la emigración termina donde comienza la inmigración. Es esta investigación cuando se habla de la emigración se hace referencia al desplazamiento desde el lugar de origen a otro país para establecerse en él. Cuando este periodo es corto y el lugar de vivienda sigue siendo el país de origen se habla entonces de turismo. La migración es un fenómeno presente a lo largo de la historia de la humanidad. Diversas culturas y religiones tienen como referencia algún tipo de migración. Una mujer (M) comenta en un foro en la web: La migración es un proceso doloroso de abandono de tu tierra natal por razones básicamente socio-económicas que te impulsan a dejar tus familiares y amigos en busca de mejores condiciones de vida para ti y los tuyos. Un proceso que para algunos es una decisión rápida y para otros requiere muchas reflexiones antes de tomar la decisión, pero al fin un proceso previamente pensado por diversas circunstancias. Ante la Pregunta ¿Usted alguna vez, antes de venir a España, se había pensado en la posibilidad de inmigrar de su país? Las personas responden así: MGF1: Yo sí, porque mi bisabuelo es español y yo entonces quería conocer España y como mi abuelo me aconsejaba me decía que venga que conozca acá, pues yo me vine a los 14 años, España me gusta y me gustaría conocer otros países. HGF1: Yo había estado previamente en otros países. HGF1: Yo soy inmigrante desde los 14 años, viví en Venezuela 5 años y medio, volví a Colombia y nunca pensé que volvería a inmigrar, pero la venida para acá fue esporádica; tampoco pensaba conocer Alemania pero me salió un trabajo y estuve allí por un mes. HGF1: Yo si me he pensado inmigrando, primero pensé en Estados Unidos, luego a España y me vine, estuve en Inglaterra, pero me gustaría irme a los Estados Unidos. HGF1: Yo no tenía pensamiento de venir a España, pero en Ecuador la cosa se puso tan mala que igual como mi hermana ya llevaba aquí 14 años, ella fue la primera que vino, ella me inició con la idea de venir aquí. Por otra parte un HGF1 opina categóricamente: Yo no. Otros dos HGF1 dicen: Yo nunca había pensado en viajar. Uno de ellos remata: fue de un momento a otro. Un HGF1 comenta: Lo mío fue de la noche a la mañana, yo me vine por un año y ya llevo once.

8.2

Discriminación

Las personas por más que migren no se piensan así mismas como migrantes, generalmente son los otros quienes les hacen pensarse en dicha condición; sin embargo no siempre son los autóctonos quienes utilizan este concepto ya sea de forma peyorativa o simplemente como un vocablo que determina una situación en el estudio de las poblaciones, también lo hacen los mismos inmigrantes. Un hombre (H) en el Grupo Focal Nº 1 (GF1) relata: Un amigo también ecuatoriano me dijo, hola inmigrante. Yo lo sentí como una broma. Pero era un ecuatoriano que se estaba nacionalizando. Un HGF1 comenta: A mí no me lo han dicho con tono despectivo, entre latinos se dice

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

84

¡hola inmigrantes! Es que unos quieren sacar más pecho que otros, decir que están mejor ubicados. Una MGF1 comenta: La palabra inmigrante la escuchaba de mi abuelito, porque decía que su padre era inmigrante al Ecuador y decía que yo, como su nieta, inmigraría aquí, y se cumplió su deseo. Otra MGF1 informa: Yo vine a ver a mis nietos, a cuidarlos, a ellos si les han dicho inmigrantes, pero a mí no. Un HGF1 comenta: Los que se han nacionalizado ya se creen españoles, entonces le dicen a uno ¡giripollas inmigrante!, pero yo no nunca me he sentido mal por eso, por el concepto inmigrante. Un HGF1 considera que decir inmigrante es un insulto, veamos su idea: A mí me han dicho gilipollas,13 pero inmigrante no se lo dicen a uno de frente, lo dicen entre ellos, entre los españoles. Un HGF1 dijo: A mí si en el trabajo un español me dijo vete a tu país inmigrante de mierda y me escupió la cara. Otra persona, un HGF1 informó: Yo tuve también problemas con uno que anda fanfarroneando y casi llegamos a los golpes, y entonces otro de mi país me dijo y usted por qué se le para sí está sin papeles. Yo le dije a mi no me van a pisotear mis derechos. Yo le hice una denuncia. Sin embargo, una MGF1 matiza: Nos tratan mejor los españoles que los mismos latinoamericanos. La discriminación algunas veces es xenofóbica, otras veces tiene tintes de racismo. Una MGF2 relata que: Trabajando en hostelería un chico me dijo, tú eres una india. Yo no tengo un taparrabo. Yo me molesté. Él me dijo, ustedes son todos indígenas. Después me dio disculpas. Otra MGF2 de origen cubano cuenta: En una tienda de hamburguesas estaba con un grupo de amigas que también son morenas como yo. Me acerqué a un señor y le dije que si podía usar la silla que estaba desocupada. El hombre me contestó, negra de mierda vete para tu país (la chica llora mientras relata). Yo me sentí como una enferma… bueno, no sabes la que se formó. No sabes cómo me sentí. A mí me habían dicho negra, pero no en esa forma, en ese tono, Yo soy negra, yo lo sé, pero uno no espera que lo traten así. Una MGF2 comenta una reciente situación por la que pasó: A mí en Cáceres fui a cuidar unos abuelos, y le dije a la abuela que saliéramos a caminar, fue el día de la primera fiesta de madre que pasé aquí. Un chico llamó gritando a todos para que me miraran, decía ¡una negra, una negra! Yo no me siento negra, soy morena y ni siquiera oscura, pero mi madre si es negra, negra y mi padre bien blanco. Yo soy mulata, pero inicialmente no pensé que era conmigo, luego la señora me hizo caer en cuenta que era así. Sobre cómo se sienten al ser discriminadas, una mujer comenta: Lo que molesta es la forma despectiva, que te lo dicen para ofenderte, porque incluso en mi país también hay racismo, es esa carga discriminatoria lo que te molesta. Un HGF1 considera que: El trato si siempre es diferente, en especial si es una persona sin papeles, es un trato como dijéramos, un trato inhumano, pero es que las personas se dejan. Generalmente si las personas no tienen papeles se dejan mangoniar14. Otro HGF1 siguiendo la misma línea opina: Son pocas las personas que nos tratan mal. Aquí hay gente muy buena, patrones muy buenos, muy respetuosos y que nos hacen respetar, pero también hay inmigrantes muy vulgares, muy groseros que creemos que trajimos a nuestro país para acá y abusamos de ellos (…) Muchos abuzamos de mucha gente buena, que nosotros mismos las hemos vuelto malas. La gente ahora ya nos tiene miedo, también a los moros y gitanos; nos rechazan más. Una MGF2 opina al respecto:
13 14

Gilipollas: adjetivo que se usa en la comunicación con un contenido vulgar, significa estúpido, lelo. Mangonear: Entremeterse o manipular algo tratando de imponerse a los demás.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

85

Ahora nos miran un poco por encima, ahora se escucha hablar diferente de nosotros. No es verdad lo que dicen de la seguridad social, pero alguien que no tiene ese conocimiento termina discriminándonos. Creo que no solo son los cambios en la economía sino también en la política; ahora los políticos hablan diferente de la inmigración. Sin embargo no siempre la discriminación a los inmigrantes ha sido igual. Una MGF1 dice: Cuando yo viene en el 82 la situación era bien diferente, la gente era demasiado buena para lo que somos nosotros. Un HGF1 matiza la idea con el siguiente comentario: Se dice que el exceso de inmigración ha llevado a la crisis y con la crisis nos tratan mal. La discriminación no solo afecta a los latinoamericanos, también se evidencia hacia otros grupos poblacionales. Una MGF2 informa: los gitanos y los rumanos son bastante discriminados. Hablar de un gitano es como hablar de algo muy horrible, y son españoles, pero los españoles dicen que no los son; que sean una etnia, no quiere decir que no sean españoles porque han nacido aquí. En la misma línea de pensamiento una MGF2 dice: A mí me parece que el trato discriminatorio que tienen hacia ellos es muy inhumano. Ante todo son personas con derechos, pero los tratan diferentes. Con relación a los latinoamericanos los gitanos y rumanos son más discriminados, con algunas excepciones. Un HGF2 opina: creo que a los gitanos y rumanos los tratan diferentes, los ven como problemáticos, cerca de donde yo vivía había un grupo de gitanos y otro de rumanos y allí la policía ni siquiera podía entrar. Otra MGF2 comenta: Yo trabajaba para una señora y frente a su casa se pasaron unos gitanos, ella los veía desde su patio porque Vivian ventana frente a ventana y ella salía a decirles indirectas, ellos solo se ponían allí para usar la internet, pero esa gente no era escandalosa ni nada, pero como yo le decía a la señora, mas malas cosas se te oyen a ti que a ellos. Eran vendedores en los mercadillos. Una MGF2 asevera: A los latinoamericanos nos dan un mejor trato que a rumanos y gitanos. Igualmente hay discriminación entre los diversos grupos étnicos. Una MGF2 considera que: Los gitanos también tratan mal a algunos rumanos, pero es que hay rumanos que no se quieren integrar a la comunidad, van a su aire. MGF2: Los rumanos, para que te lo voy a decir, yo tampoco los soporto, he tenido con ellos alguna que otro altercado, cuando trabajaba, porque son buscapleitos, busca camorra. De una cosa pequeña hacen algo muy grande, son problemáticos. Por su parte, otra MGF2 haciendo notar que la discriminación es un proceso relacional, asevera: A mí me han querido discriminar, pero como yo tengo la lengua bien desarrollada, yo los pongo en su sitio. En el trabajo alguna vez me han querido poner a hacer lo que no me toca y yo me he rehusado, creo que si uno se deja lo discriminan más. Pero si me dijeran de buena manera, seguro que hasta si lo hago. Las opiniones sobre rumanos y gitanos son diversas: un HGF2 dice: Yo conozco rumanos muy buenos trabajadores, allí también hay de todo como en España, pero allí también hay diferencias sociales y económicas que se reflejan en su cultura. Los gitanos rumanos son los más discriminados, yo conocí algunos que venían a España a mendigar y también hacían sus fechorías.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

86

8.2.1 Percepción del reconocimiento social
Al preguntar a las 114 personas informantes de las encuestas si piensan que tienen el reconocimiento social que se merecen como personas pueden observarse los siguientes resultados, con relación al sexo de los informantes cabe destacar que en su mayoría sienten que hay reconocimiento.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Percepción del reconocimiento que se merece como persona SEXO Percepción del Hombre Mujer Total reconocimiento Cant % H % Total Cant % M % Total T % Total Totalmente 19 30,65 16,67 12 23,08 10,53 31 27,19 En su mayoría 18 29,03 15,79 23 44,23 20,18 41 35,96 En parte 16 25,81 14,04 11 21,15 9,65 27 23,68 Casi nada 3 4,84 2,63 3 5,77 2,63 6 5,26 En nada 4 6,45 3,51 1 1,92 0,88 5 4,39 Apoyado de vez 2 3,23 1,75 1 1,92 0,88 3 2,63 en cuando No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 8. Relación Sexo y Percepción del reconocimiento que se merece como persona.

Como se observa en la Tabla Nº8, el 30,65 por ciento de los hombres dice que totalmente, el 29 por ciento dice que en su mayoría y el 21,81 por ciento informa que en parte, cabe destacar que un 11,13 por ciento responde casi nada o nada. En el caso de las mujeres el 35,96 por ciento opina que en su mayoría tiene dicho reconocimiento, seguido del 27,2 por ciento que dice que totalmente y el 23,7 por ciento que afirma que en parte; el 9,7 por ciento de las mujeres responde que nada o casi nada.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Percepción del reconocimiento que se merece como persona EDAD Percepción del 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más reconocimiento Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Totalmente 1 50,00 0,88 8 27,59 3,00 9 33,33 7,89 8 14,81 7,02 4 22,22 3,51 1 33,33 0,88 31 27,19 En su mayoría 0 0,00 0,00 8 27,59 4,00 8 29,63 7,02 13 24,07 11,40 10 55,56 8,77 2 66,67 1,75 41 35,96 En parte 0 0,00 0,00 6 20,69 5,00 8 29,63 7,02 10 18,52 8,77 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 27 23,68 Casi nada 0 0,00 0,00 2 6,90 6,00 1 3,70 0,88 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 6 5,26 En nada 0 0,00 0,00 2 6,90 7,00 1 3,70 0,88 2 3,70 1,75 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 5 4,39 Apoyado de vez 1 50,00 0,88 3 10,34 7,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 3 2,63 en cuando No responde 0 0,00 0,00 1 3,45 7,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 0,88 Total 2 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 64,81 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63 114 100,00

Tabla 9. Edad y Sexo y Percepción del reconocimiento que se merece como persona.

El grupo de edad que más se siente reconocido (30,7%) es el de los 35 a 44 años; al interior de este, el 11,4 por ciento se siente en su mayoría reconocido. Le sigue el de 18 a 24, con el 26,32 por ciento, muy cerca está el grupo de los 25 a 34 años, con el 23,68%. Solo cinco personas se sienten nada reconocidas (Ver Tabla Nº 9). Al interior del grupo etareo de 18 a 24 años se sienten totalmente reconocidos o en su mayoría reconocidos el 27,59 por ciento, respectivamente; el 20,69 por ciento lo siente en parte. En el grupo de los 25 a los 34 años, el 33,33 por ciento se perciben totalmente reconocidos; un 29,69 por ciento, respectivamente, se sienten reconocidos en su

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

87

mayoría o en parte. En el grupo de los 35 a 44 años se siente reconocido en su mayoría el 24,07 por ciento, totalmente el 14,81 por ciento y en parte el 18,52 por ciento; de los 45 a los 54 el 55,56 por ciento se percibe en su mayoría reconocido, el 22,22 por ciento totalmente y el 16,67 por ciento en parte. Las tres personas del grupo de 55 o más años se sienten en su mayoría reconocidos (2) o totalmente reconocidos (1).

8.2.2 Percepción del trato de los inmigrantes a los españoles
Reconociendo que el trato es mutuo, se preguntó por una parte cómo considera Usted que es el trato de los inmigrantes hacia los españoles y por otra, cómo considera Usted que es el trato de los españoles hacia los inmigrantes. Veamos las percepciones. Iniciaremos el análisis observando las respuestas a las preguntas según sexo y luego según la edad. Los hombres (el 71,5 por ciento) tienen una mejor percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles, que las mujeres (65,38 por ciento). El 45,16 por ciento de los hombres consideran que bien y el 24,19 por ciento opinan que muy bien. De las mujeres 38,46 por ciento creen que bien y el 26,92 por ciento percibe que muy bien. El 17,74 por ciento de los hombres y el 28,85 de las mujeres creen que el trato es regular. Solo el 1,61 por ciento del total de hombres cree que el trato está muy mal o que está mal. De las mujeres ninguna considera que el trato esté muy mal y el 1,92 por ciento lo califica de mal. Ver Tabla Nº 10.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles Trato de los inmigrantes a españoles Muy bien Bien Regular Mal Muy mal No responde Total Hombre % H % Total 24,19 13,16 45,16 24,56 17,74 9,65 9,68 5,26 1,61 0,88 1,61 0,88 100,00 54,39 SEXO Mujer Cant % M 14 26,92 20 38,46 15 28,85 1 1,92 0 0,00 2 3,85 52 100,00 Total % Total T % Total 12,28 29 25,44 17,54 48 42,11 13,16 26 22,81 0,88 7 6,14 0,00 1 0,88 1,75 3 2,63 45,61 114 100,00

Cant 15 28 11 6 1 1 62

Tabla 10. Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles.

Cuarenta y ocho personas que son el 42,11 por ciento del total de informantes creen que el trato está bien, 29 que equivalen al 25,44 por ciento creen que está muy bien, 26 personas que representan el 22,81 por ciento creen que dicho trato es regular; una persona cree que dicho trato está muy mal y 7 (6,14 por ciento) que está mal. En el sentido inverso, españoles a inmigrantes, el porcentaje de los que tiene una alta percepción sobre el trato es del 56,45 por ciento de los hombres y las mujeres el 59,62 por ciento. Observemos que la relación se mantiene en ambos grupos. En la Tabla Nº 11 se observa que el 43,55 por ciento de los hombres califica de bien su percepción del trato de españoles a inmigrantes, el 12,90 lo evalúa como muy bien. De

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

88

las mujeres el 34,62 por ciento lo percibe como bien y el 25 por ciento como muy bien. Lo evalúa regular el 4,84 por ciento de los hombres y el 34,62 por ciento de las mujeres. Ningún hombre loe valúa muy mal, y el 4,84 por ciento como mal. De las mujeres el
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes SEXO Trato de los españoles a Hombre Mujer Total inmigrantes Cant % H % Total Cant % M % Total T % Total Muy bien 8 12,90 7,02 13 25,00 11,40 21 18,42 Bien 27 43,55 23,68 18 34,62 15,79 45 39,47 Regular 22 35,48 19,30 18 34,62 15,79 40 35,09 Mal 3 4,84 2,63 1 1,92 0,88 4 3,51 Muy mal 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 No responde 2 3,23 1,75 1 1,92 0,88 3 2,63 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

1,92 34,62 por ciento, respectivamente, creen que muy mal o mal, igual cantidad no responde.
Tabla 11. Percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes.

En lo pertinente a la percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes, según la edad y analizando el total de los informantes, cabe destacar que la opción Muy bien se destaca el grupo de edad 35 a 44, con un 9,65 por ciento; en el grupo de quienes dicen que bien sobresale el grupo etareo 25 a 34 con el 12,28 por ciento, muy cerca del grupo 35 a 44 con el 11,4 por ciento, muy seguido del grupo 18 a 24 años con el 10,53 por ciento. Sólo el 0,88 por ciento consideran que el trato está muy mal. Ver Tabla Nº 12.
Trato de los inmigrantes a españoles Cant Muy bien 1 Bien 0 Regular 0 Mal 0 Muy mal 0 No responde 1 Total 2 Participantes en la encuesta. Relación Edad y Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 50,00 0,88 7 24,14 3,00 5 18,52 4,39 11 20,37 9,65 5 27,78 4,39 0 0,00 0,00 0,00 0,00 12 41,38 4,00 14 51,85 12,28 13 24,07 11,40 6 33,33 5,26 3 100,00 2,63 0,00 0,00 7 24,14 5,00 7 25,93 6,14 6 11,11 5,26 6 33,33 5,26 0 0,00 0,00 0,00 0,00 1 3,45 6,00 1 3,70 0,88 4 7,41 3,51 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 0,00 0 0,00 7,00 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 50,00 0,88 2 6,90 7,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 64,81 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Total 29 48 26 7 1 2 114 25,44 42,11 22,81 6,14 0,88 1,75 99,12

Tabla 12. Relación Sexo y Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles.

Continuando con esta tabla, 45 personas (39,47 por ciento) consideran que el trato está bien, 40 que son el 35,09 por ciento creen que es regular, y 21 personas que son el 18,42 por ciento lo evalúan muy bien. En la tabla Nº 12 igualmente se observa que en el grupo de los 18 a los 24 años, el 41,38 por ciento percibe ese trato calificándolo de bien; el 24,14 por ciento lo evalúa muy bien o regular (respectivamente); ninguno lo identifica como muy mal. En el grupo etareo 25 a 34 años, el 51,85 por ciento perciben que el trato de los inmigrantes hacia los españoles está bien, el 25,93 por ciento lo analiza como regular y el 18,52 por ciento
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

89

como muy bien. De los que tienen de 35 a 44 años el 24,07 por ciento evalúa como bien dicho trato, muy bien el 20, 37 por ciento y regular el 11,11 por ciento. En el grupo etareo de los 45 a los 54 años, el 33,33 por ciento, respectivamente, lo califican de regular o bien, el 27,78 por ciento como muy bien. Los tres informantes mayores de 55 años como bien dicho trato.

8.2.3 Percepción del trato de los españoles a los inmigrantes
Analizando la relación Edad y Percepción del trato de españoles hacia los inmigrantes, el 18,42 por ciento, considera que dicho trato está muy bien (21 personas). Un 39,47 por ciento opina que el trato de los españoles está bien (45 personas); un 35,09 por ciento, que son 40 personas, creen que dicho trato es regular; solo una persona cree que está muy mal y cuatro que está mal.
Trato de los españoles a inmigrantes Muy bien Bien Regular Mal Muy mal No responde Total Participantes en la encuesta. Relación Edad y Percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 50,00 0,88 7 24,14 3,00 3 11,11 2,63 7 12,96 6,14 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 50,00 0,88 10 34,48 4,00 12 44,44 10,53 14 25,93 12,28 6 33,33 5,26 2 66,67 1,75 0,00 0,00 8 27,59 5,00 12 44,44 10,53 11 20,37 9,65 8 44,44 7,02 1 33,33 0,88 0,00 0,00 2 6,90 6,00 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 0,00 0,00 0 0,00 7,00 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 0,00 2 6,90 7,00 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Cant 1 1 0 0 0 0 2

Total 21 45 40 4 1 3 114 18,42 39,47 35,09 3,51 0,88 2,63 100,00

Tabla 13. Relación Edad y Percepción del trato de españoles hacia los inmigrantes.

El 34,48 por ciento del grupo de 18 a 24 años evalúa bien el trato de españoles hacia los inmigrantes, el 24,14 por ciento como muy bien, 28 por ciento dice que es regular, ninguno cree que está muy mal. Del grupo de aquellos cuya edad oscila entre 25 y 34 años, el 44,44 por ciento respectivamente opinan que el trato está regular o bien, el 11,11 lo analiza como muy bien. De los que tienen entre 35 y 44 años, el 25,93 por ciento analiza que dicho trato está bien, el 20,37 por ciento que es regular, el 12,96 por ciento que está muy bien. En el grupo etareo 45 a 54 años, el 44,44 por ciento cree que dicho tarto es regular, el 33,33 por ciento que está bien y el 16,67 por ciento que está muy bien. En lo pertinente a la edad y dicha percepción podemos analizar en la Tabla Nº 14 que:
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes SEXO Trato de los españoles a Hombre Mujer Total inmigrantes Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy bien 8 12,90 7,02 13 25,00 11,40 21 18,42 Bien 27 43,55 23,68 18 34,62 15,79 45 39,47 Regular 22 35,48 19,30 18 34,62 15,79 40 35,09 Mal 3 4,84 2,63 1 1,92 0,88 4 3,51 Muy mal 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 No responde 2 3,23 1,75 1 1,92 0,88 3 2,63 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

90

Tabla 14. Relación Sexo y Percepción del trato de españoles hacia los inmigrantes.

El 43,55 por ciento de los hombres considera que dicho trato está bien, el 35,48 por ciento dice que es regular y el 12,9 por ciento lo percibe como muy bien; ninguno los considera muy mal y tres personas como mal. De las mujeres, el 34,62 por ciento, respectivamente, opinan que es regular o bien; el 25 por ciento lo evalúa muy bien.

8.2.4 Un caso específico de explicación a la discriminación: el vestido y maquillaje de las mujeres
Las mujeres parecen tener claro que el vestido y el maquillaje son un motivo de discriminación, esto lo corroboran los hombres. MGF2: Mi esposo (él era andaluz) decía: “lo que no me gusta de las mujeres latinoamericanas es que siempre andan mostrando la tripa y mostrando los pechos”, él decía que eso no está bien visto aquí. Pero no todas las mujeres somos iguales, y tampoco las españolas, aquí se visten en el verano mucho más destapadas que nosotros y ellos lo ven bien, pero si es una latina ya creen que ella quiere algo. MGF2: Yo he oído muchos comentarios negativos, eso ya casi es normal oírlo. Ellos no saben que venimos del trópico, que allí hace mucho calor y que uno se acostumbra la ropa y que cuando estamos aquí y hace frío, aun así no nos soportamos tanta ropa y menos que nos llegue hasta el cuello. Yo en mi país me pongo mis shorts, mi blusa, pero aquí algunas veces me lo pienso. Aquí si uno de los pones ya creen que es una puta. Otra corrobora esta idea, MGF2: Aquí los hombres critican sobre la ropa. Piensan que si somos extranjeras estamos dispuestas. Una Mujer en el GF2 ratifica la idea: Ellos piensan que las latinas somos máquinas de sexo. Te invitan a un café y ya creen que con eso uno se va a ir a follar. Una MGF2 sigue comentando en esta misma línea: Aquí quieren cobrar el café doble. Es verdad. Ellos creen que las mujeres latinas llevamos en la frente la “P” de puta. Y algunas veces se estrellan. Allá se puede salir con confianza con los amigos y nadie le irrespeta, los hombres son muy caballerosos, son amables, le ponen la silla, la chaqueta en el perchero. Aquí, se caiga o no se caiga la chaqueta no les importa. Si uno es fácil en Latinoamérica, ellos hacen como si comieran marrano, comen, se limpian y luego dicen si es tan fácil, yo no voy a estar con ella, al casarme con esta seguro va a ser lo mismo. Allá las mujeres son más difíciles, a ellos no les gustan las mujeres fáciles. Sin embargo una MGF2 matiza: Los españoles son muy respetuosos, pero respetuosos. Yo por lo menos algo con un español y él no te va a pedir irte a la cama de una vez… y otra MGF2 enfatiza: Aquí hay más libertinaje. A lo que otra MGF2 replica: No, no es libertinaje, hay más respeto aquí que en mi país. Al respecto un HGF2 comenta: En mi país las chicas son más tranquilas para vestirse, tal vez porque somos de la costa y hace mucho calor, ellas van con shorts; pero eso es normal. Aquí en el verano andan con muy poca ropa y yo nunca pienso que las chicas españolas son putas, muchas son muy destapadas y usan ropa transparente, yo lo veo normal por el clima. Sin embargo, las mujeres no se dejan amedrentar por dicha situación, una MGF2 comenta: Yo me visto como a mí se me da la gana, él que me diga eso a mí, yo le digo que me visto para mí y si no te gusta ya puedes irte yendo.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

91

8.3

Cultura

Las personas como parte de su proceso cultural tienen una serie de ritos, por ejemplo la manera de preparar la comida, a lo que la UNESCO llama Patrimonio inmaterial de la humanidad, junto a la comida se construyen relaciones interpersonales como también un conjunto de reglas establecidas de ubicación en la mesa, horarios, relaciones de poder. La diferencia horaria, el cambio espacial, la consolidación de vínculos relacionales diferentes y la difícil consecución de algunos de los productos básicos de la dieta alimenticia cambian el rito alimenticio y su significancia. Una característica emocional vinculada a la felicidad es el poder del rito y la liturgia, la inhibición del rito es una mutación de prácticas o costumbres que alteran abruptamente la cotidianidad y que aleja de la felicidad y causa la desdicha. El mate es un producto alimenticio que conlleva una serie de ritos especiales. Se denomina mate tanto a un recipiente como a una yerba y una bebida (del quechua mati, que significa ‗vaso‘ o recipiente para beber). Es la infusión preparada con hojas de yerba mate (Ílex paraguaiensis), planta originaria de las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay y el curso superior del Uruguay-. Estas plantas previamente secadas, cortadas y molidas forman la yerba mate, la cual tiene sabor amargo debido a los taninos de sus hojas. Por esto que hay quienes gustan de endulzar un poco el mate con azúcar, miel o endulzante no calórico. Es parte del acervo cultural en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, países en donde se consume mayoritariamente. Una mujer argentina MA de 34 años viviendo hace seis años en alicante, informa con relación al mate: Es muy importante desde épocas de antaño, venimos bebiendo mate desde la época de los gauchos en Argentina. La MA que se hallaba bebiendo mate en una estación del tranvía comentó: De hecho este mate viene de Argentina. Según ella, algunos españoles cuando la ven en su rito del mate: ya tienen la costumbre, pero hay otros que se quedan un poco sorprendidos y te miran algo extraño, como preguntándose qué está bebiendo esta chica (…) Algunos lo prueban pero no les mola nada, no les gusta nada, por amargo, pero a mí me resulta muy sano, diurético, digestivo, te refresca. Ella considera que el mate: es como una indumentaria más, es como el que se lía un porro o un cigarrillo, pues yo llevo un ante y me lo bebo: eso depende de las adicciones de cada uno, algunos me miran extraño. Algunas veces me preguntas que bebes, o si soy argentina o uruguaya. Igualmente que: Depende de la hora que lo bebas es diferente. No tiene una hora fija, lo bebes cuando te apetece, pero sobre todo después de comer o cuando cae visita a casa, lo primero que haces es ofrecer un mate. Es también un rito de integración porque el mate va pasando de mano en mano, cada uno bebe su mate, pero te da palique también porque es un estimulante, porque tiene mateina que es estimulante como la cafeína. Eso te despierta un poquito. Este es un rito que: se puede compartir totalmente con el que está abierto y no le resulta tan amargo el sabor, pues incluso hay algunos que se hacen adictos. Cree que ayuda a la integración, que te integra totalmente, gente que está abierta y dispuesta a querer compartir y a saber encuentra una invitación a una reunión de amigos, de familia, de gente para conocer incluso. Es una puerta de entrada para la conversación, es genial. Hay de qué hablar. El rito del mate transporta a las personas a su lugar de origen a su historia, a sus prácticas culturales, cuando se usa: Estas allí en argentina, pero también aquí. Porque hay que seguir todo un proceso. Pones el agua, es atenta de que no hierva porque debe

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

92

estar a una temperatura sin llegar a la ebullición, vas poniendo las yerbas, la bombilla o cañito, que es también un filtro, y lo vas probando. Sí que te transporta a Argentina a tu infancia a toda tu vida, a lo que has vivido durante toda tu vida. Porque el mate es algo identitario: Lo traemos de allá, como traer otra cosa que es importante para ti, no importa que compres la yerba aquí en el Mercado central y encuentres marcas distintas, pero escoger la intensidad de la yerba es un rito mismo. Nosotros somos de ritos, es igual con la carne, con el asado, con la pasta. Nosotros notamos la diferencia en el corte de la carne, nosotros aprovechamos partes de los animales que aquí no se comen, que no te la venden. La comida es un ritual que une, que te transporta que te hace estar allá. Al hablar de la felicidad una MGF2 dice; Yo no soy feliz, me faltan los hijos, mi madre, la comida. Un hombre dice con relación a la comida: aquí se encuentra casi de todo, es algo más caro, pero si uno quiere algo típico generalmente lo puede preparar. Pero a mí no me hace tanta falta. Por su parte una MGF2 considera: Que la comida trae buenos recuerdos y eso es lo que nos hace felices. Porque no es el pescado en sí, es que al lado del pescado había relaciones, amigos, ritos… es como si el pescado no supiera igual. En la misma línea otra MGF2 dice: La comida no se siente igual, allí es del mar a la olla. No es igual. El olor no es el mismo, las comidas se ven iguales pero no saben lo mismo, no es igual. Pero no solo es el olor del mango, lo que yo tengo en mis recuerdos es otro mango, este es simple, incoloro, insípido... no me traen esos recuerdos, incluso algunas veces me disgustan. Uno se estrella, pasa igual con el aguacate. No todos extrañan la comida. Una MGF2 dice: Yo no extraño nada, a mí me da igual, bueno es que a mí no me gustaba cocinar allá, y tampoco lo hago aquí. A mí me encanta la paella. Incluso aprenden sobre la comida autóctona española: Una MGF2 afirma: Yo me he acostumbrado a la comida española, me gusta, no me hace falta la comida típica colombiana. Otra MGF2 informa: Yo he hecho curso de comida española y la sé preparar bien, pero mi comida es diferente, yo no sigo una receta, a mí me sale sin pensarlo, es que eso lo aprendí con mi madre es como algo de toda la vida. Un HGF1 dice: Deberíamos aprender a respetar las costumbres de acá, porque no son nuestras costumbres. Porque si nosotros queremos mantener nuestras costumbres pues debemos recordarnos que estamos aquí y que hay que respetar. Otro HGF1 relata: Yo al principio intenté cambiar, pero un español me dijo no cambies las costumbres de tu país que son preciosas y yo le he hecho caso. No hay que cambiar la cultura, imitar a nadie, hay que ser original.

8.4

Comunicación

La migración cada vez más dejará de ser 'migración', y será transnacionalismo, se abren más fronteras y estamos más cerca, por los medios de comunicación que tenemos a nuestra disposición... Antes era más dolorosa la migración pues dependíamos del teléfono y envíos postales que demoraban mucho tiempo para establecer los vínculos, pero ahora con la Internet podemos entrar en comunicación inmediata con nuestros seres queridos. No es mala en sí la migración desde mi punto de vista, pues permite ensanchar horizontes, y tener nuevas miradas sobre la vida y enriquecimiento mutuos. (Rosina Anglada).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

93

En el campo de la comunicación analizaremos varios ítems a saber: medio utilizado, frecuencia en la que se establece comunicación con la familia, conocimientos de informática y uso del computador, uso de la Internet para comunicarse la familia, lectura de los periódicos y visualización de la TV o el cable del país de origen.

8.4.1 Medio utilizado
Cabe destacar que generalmente se utilizan uno, dos, tres y hasta cuatro medios diferentes para comunicarse con la familia. De ahí que las cifras aparezcan irreales, a simple vista, pero ello se debe a que no se puede sumar el número total de usuarios porque esto sería superior a 114 que es el número real de informantes. El medio más utilizado es la Internet con el 64,91 por ciento; le sigue el móvil que aporta el 59,65 por ciento. Muy lejos están el correo postal que sólo es utilizado por el 5,26 por ciento o el apoyo de viajeros que lo utiliza el 7,2 por ciento de los informantes en su conjunto. El grupo etareo que más usa el móvil es el de 35 a 44 años, que lo utilizan el 24,56 por ciento del total de informantes, que se corresponde con el 51,85 por ciento del grupo etareo, seguido por el grupo 25 a 34 que lo utilizan el 15,79 por ciento del total o sea el 47,37 por ciento y del grupo etareo 18 a 24 años, el 8,77 por ciento del total (28,57 por ciento del grupo etareo). Internet es usado por el 20,18 por ciento del total de informantes del grupo etareo 18 a 24 años (65,71 por ciento de personas en esta edad), seguido del grupo 35 a 44 que lo utilizan el 17,54 por ciento (37,05 por ciento al interior del grupo etareo). (Tabla Nº 15).
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Medio de comunicación utilizado para comunicarse con la familia en el país de origen EDAD Medio de 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más comunicación Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Móvil 0 0,00 0,00 10 28,57 8,77 18 47,37 15,79 28 51,85 24,56 10 41,67 8,77 2 33,33 1,75 68 59,65 2 100,00 1,75 23 65,71 20,18 15 39,47 13,16 20 37,04 17,54 12 50,00 10,53 2 33,33 1,75 74 64,91 Internet Correo postal 0 0,00 0,00 2 5,71 1,75 3 7,89 2,63 0 0,00 0,00 1 4,17 0,88 0 0,00 0,00 6 5,26 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 5 9,26 4,39 1 4,17 0,88 2 33,33 1,75 8 7,02 Viajeros Locutorio 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 5,26 1,75 1 1,85 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 3 2,63 Telefóno Ninguno 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 Total 2 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Tabla 15. Relación Edad y Medio de comunicación Para comunicarse con la familia en el país de origen.

Con relación al sexo usan más la Internet los hombres (67,74 por ciento del total de estos) que las mujeres (61,54 por ciento de ellas). Razón inversa hay en el uso del móvil, ya que el 65,38 por ciento de ellas lo utiliza frente al 54,84 de ellas.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Medio de comunicación Para comunicarse con la familia en el país de origen SEXO Medio de Hombre Mujer Total comunicación Cant % H % Total Cant % M % Total T % Total Móvil 34 54,84 29,82 34 65,38 29,82 68 59,65 Internet 42 67,74 36,84 32 61,54 28,07 74 64,91 Correo postal 4 6,45 3,51 2 3,85 1,75 6 5,26 Viajeros 2 3,23 1,75 4 7,69 3,51 6 5,26 Locutorio 1 1,61 0,88 0 0,00 0,00 1 0,88 Telefóno Ninguno 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

94

Tabla 16. Relación Sexo y Medio de comunicación utilizado para comunicarse con la familia en el país de origen.

8.4.2 Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen
El grupo que más se comunica con la familia en el país de origen es el de 45 a 54 años, el 33,33 por ciento los hace siempre y el 38,89 por ciento casi siempre. Le sigue el grupo etareo 25 a 34 años, el 40,74 por ciento lo hace siempre y el 22,22 por ciento casi siempre. En el grupo 18 a 24, el 20,69 lo hace casi siempre y el 13,79 por ciento siempre; en este último grupo no le interesa hacerlo al 27,59 por ciento en aun más significativo que de las tres personas mayores de 55 años, a dos tampoco le interesa. (Ver tabla Nº 17).
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen EDAD Frecuencia de la comunicación Siempre Casi siempre De vez en cuando Casí nunca Nunca No me interesa Total 12 a 17 Cant % G % Tot Cant 1 0 0 0 0 1 50,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 4 6 5 1 5 8 18 a 24 %G 13,79 20,69 17,24 3,45 17,24 27,59 % Tot Cant 3,51 5,26 4,39 0,88 4,39 7,02 11 6 1 3 3 3 25 a 34 %G 40,74 22,22 3,70 11,11 11,11 11,11 9,65 5,26 0,88 2,63 2,63 2,63 35 a 44 17 31,48 14,91 4 0 2 3 9 7,41 0,00 3,70 5,56 3,51 0,00 1,75 2,63 6 7 1 1 0 3 45 a 54 33,33 5,26 38,89 6,14 5,56 5,56 0,00 0,88 0,88 0,00 0 1 0 0 0 2 55 o más 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 33,33 0,88 Total 39 34,21 24 21,05 7 7 11 6,14 6,14 9,65

50,00 0,88

16,67 7,89

16,67 2,63

66,67 1,75

26 22,81

2 100,00 1,75

29 100,00 25,44 27 100,00 23,68

35 100,00 30,70 18 100,00 15,79

3 100,00 2,63 114 100,00

Tabla 17. Relación Edad y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen

Por sexo, la comunicación con la familia en el país de origen es más frecuente en las mujeres que en los hombres. De ellas el 34,54 por ciento se comunica siempre y el 28,85 por ciento casi siempre; a un 19,23 por ciento no le interesa hacerlo y no lo hace nunca el 3,51 por ciento. De ellos el 32,26 por ciento intenta comunicarse siempre y el 14,52 por ciento casi siempre; no le interesa hacerlo al 25,81 por ciento y no lo hace nunca el 11,29 por ciento; el 8,06 por ciento, respectivamente, lo hacen de vez en cuando o casi nunca. (Ver tabla Nº 18).
Participantes en la encuesta relación Sexo y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen Frecuencia de la comunicación Hombre % H % Tot 32,26 17,54 14,52 7,89 8,06 4,39 8,06 4,39 11,29 6,14 25,81 14,04 100,00 54,39 SEXO Mujer Cant % M 19 36,54 15 28,85 2 3,85 2 3,85 4 7,69 10 19,23 52 100,00 Total T % Total 39 34,21 24 21,05 7 6,14 7 6,14 11 9,65 26 22,81 114 100,00

Cant Siempre 20 Casi siempre 9 De vez en cuando 5 Casí nunca 5 Nunca 7 No me interesa 16 Total 62

% Tot 16,67 13,16 1,75 1,75 3,51 8,77 45,61

Tabla 18. Relación Sexo y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

95

8.4.3 Conocimientos de informática y uso del computador
Siendo tan importante la Internet para comunicarse con la familia, es conveniente analizar el conocimiento que de este se tiene. El conocimiento de informática según edad es más avanzado entre más jóvenes son los informantes, sin embargo es mayor el conocimiento básico (49,12 por ciento del total) que el avanzado (28,95 por ciento del total). No tiene computadora el 18,42 por ciento del total. El 48,28 por ciento del grupo etareo 18 a 24 años tiene conocimiento avanzado y el 41,38 lo tiene básico; en el grupo 25 a 34 años, el 48,15 por ciento lo tiene básico y el 33,33 por ciento su conocimiento es avanzado; en el grupo etareo 35 a 44 años, el 33,33 por ciento tiene conocimiento básico y el 14,81 por ciento avanzado; en el grupo entre los 45 y los 54 años, el 61,11 tiene conocimiento básico y una personas avanzado. (ver Tabla Nº 19.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Conocimientos de informática EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 % Tot Cant % G 10,53 13 48,15 12,28 9 33,33 2,63 4 14,81 0,00 1 3,70 25,44 27 100,00 0,88 0,00 0,00 0,88 1,75 12 41,38 14 48,28 3 10,34 0 0,00 29 100,00 11,40 7,89 3,51 0,88 23,68 18 8 8 1 35 33,33 14,81 14,81 1,85 100,00 15,79 11 61,11 9,65 7,02 1 5,56 0,88 7,02 6 33,33 5,26 0,88 0 0,00 0,00 30,70 18 100,00 15,79

Conocimientos de informática Básico Avanzado No tiene No responde Total

12 a 17 1 50,00 0 0,00 0 0,00 1 50,00 2 100,00

55 o más 1 33,33 1 33,33 0 0,00 1 33,33 3 100,00

Cant % G % Tot Cant % G

% Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot

Total 49,12 28,95 18,42 3,51 100,00

0,88 56 0,88 33 0,00 21 0,88 4 2,63 114

Tabla 19. Relación Edad y Conocimientos de informática.

El análisis por sexo demuestra un mayor desarrollo en los hombres que en las mujeres. El 37,1 por ciento de ellos tiene conocimiento avanzado y el 46,77 por ciento básico. De las mujeres sólo el 8,77 por ciento tiene conocimientos avanzados pero el 51,92 lo tiene básico. El 12,9 por ciento de los hombres no tiene computadora y tampoco lo tiene el 11,4 por ciento de las mujeres.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Conocimientos de informática SEXO Conocimientos de Hombre Mujer Total informática Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Básico 29 46,77 25,44 27 51,92 23,68 56 49,12 Avanzado 23 37,10 20,18 10 19,23 8,77 33 28,95 No tiene 8 12,90 7,02 13 25,00 11,40 21 18,42 No responde 2 3,23 1,75 2 3,85 1,75 4 3,51 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00
Tabla 20. Relación Sexo y Conocimientos de informática.

8.4.4 Uso de la Internet para comunicarse la familia
Usa Internet para comunicarse con la familia siempre el 21,05 por ciento; casi siempre el 21,93 por ciento, de vez en cuando el 33,33 por ciento. Se destaca que al 12,28 por ciento no se comunica nunca, el 5,26 por ciento no lo hace casi nunca y no le interesa hacerlo a un 3,51 por ciento.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

96

Cant Siempre 0 Casi siempre 0 De vez en cuando 0 Casí nunca 2 Nunca 0 No me interesa 0 No responde 0 Total 2

Frecuencia uso de Internet

Participantes en la encuesta. Relación Edad y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 0,00 0,00 5 17,24 4,39 5 18,52 4,39 11 20,37 9,65 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 0,00 0,00 9 31,03 7,89 7 25,93 6,14 7 12,96 6,14 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 0,00 0,00 10 34,48 8,77 10 37,04 8,77 8 14,81 7,02 9 50,00 7,89 1 33,33 0,88 100,00 1,75 0 0,00 0,00 1 3,70 0,88 2 3,70 1,75 0 0,00 0,00 1 33,33 0,88 0,00 0,00 4 13,79 3,51 3 11,11 2,63 4 7,41 3,51 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 0,00 0,00 1 3,45 0,88 1 3,70 0,88 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Total 24 25 38 6 14 4 3 114 21,05 21,93 33,33 5,26 12,28 3,51 2,63 100,00

Tabla 21. Edad y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia.

En lo relativo a la edad, el 20,37 por ciento del grupo 35 a 44 se comunica por Internet siempre (9,65 por ciento del total de informantes), seguido de los grupos 25 a 34 y 18 a 24 años, en el que el 6,9 por ciento del total (18,52 y 17,24 por ciento de cada grupo, respectivamente), igualmente lo hacen siempre. En 31,03 por ciento del grupo etareo 18 a 24 años que se corresponde con el 7,89 por ciento del total de informantes lo hacen casi siempre utilizando Internet, como también en el grupo 25 a 34 años el 25,93 por ciento (6,14 por ciento del grupo total). En el grupo etareo 25 a 34 años, se comunica de vez en cuando el 37,04 por ciento (8,77 por ciento del total, lo misma pasa en el grupo de 18 a 24 con el 34,48 por ciento (8,77 del total). Usan más hombres que mujeres Internet para comunicarse con la familia. Sin embargo, los hombres lo usan más de vez en cuando que las mujeres (ellos 38,71 por ciento, ellas 26,92 por ciento); el 22, 58 por ciento de los hombres lo utiliza siempre, frente al 19,23 por ciento de las mujeres, Lo usan casi siempre el 25 por ciento de ellas y el 19,35 por ciento de ellas. No le interesa al 4,84 por ciento de ellos y al 1,92 por ciento de ellas. Más mujeres que hombres no lo utilizan nunca (13,46 por ciento de ellas y 11,29 por ciento de ellos). El 3,23 por ciento de los hombres casi nunca lo usa, igual sucede con el 7,69 por ciento de las mujeres que actuaron como informantes.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia SEXO Frecuencia uso de Hombre Mujer Total Internet Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Siempre 14 22,58 12,28 10 19,23 8,77 24 21,05 Casi siempre 12 19,35 10,53 13 25,00 11,40 25 21,93 De vez en cuando 24 38,71 21,05 14 26,92 12,28 38 33,33 Casí nunca 2 3,23 1,75 4 7,69 3,51 6 5,26 Nunca 7 11,29 6,14 7 13,46 6,14 14 12,28 No me interesa 3 4,84 2,63 1 1,92 0,88 4 3,51 No responde 0 0,00 0,00 3 5,77 2,63 3 2,63 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00
Tabla 22. Sexo y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

97

8.4.5 Lectura de los periódicos del país de origen.
Llama la atención que los jóvenes de los 18 a los 24 años se distribuyen en los diferentes niveles de lectura de medios de comunicación por Internet. 13,79 por ciento lo hacen siempre, casi nunca o nunca, respectivamente. El 34,48 por ciento lo hace de vez en cuando y al 20,69 por ciento no le interesa, siendo este el grupo que demuestra mayor desinterés. En el grupo de los 25 a 34 años, el 48,15 por ciento lo hace de vez en cuando, el 14,81 por ciento casi siempre y el 7,41 siempre o nunca, respectivamente; al 11,11 por ciento no le interesa o no los lee nunca, respectivamente. En el grupo 45 a 54 años el 38,89 por ciento lo hace casi siempre; el 5,56 por ciento siempre o casi nunca, respectivamente; el 11,11 por ciento lo hace casi siempre o no le interesa, el 16,67 por ciento no lo hace nunca. Es mayor el interés en este último grupo etareo que el de 35 a 44 años, en este el 22,22 por ciento lo hace de vez en cuando, el 9,26 por ciento siempre y el 7,41 por ciento casi siempre; el 11,11 por ciento no lo hace nunca y al 5,56 por ciento no le interesa.
Lectura de medios vía Internet Siempre Casi siempre De vez en cuando Casí nunca Nunca No me interesa No responde Total Participantes en la encuesta. Relación Edad y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 50,00 0,88 4 13,79 3,51 2 7,41 1,75 5 9,26 4,39 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 0,00 0,00 1 3,45 0,88 4 14,81 3,51 4 7,41 3,51 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 0,00 0,00 10 34,48 8,77 13 48,15 11,40 12 22,22 10,53 7 38,89 6,14 1 33,33 0,88 0,00 0,00 4 13,79 3,51 3 11,11 2,63 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 1 33,33 0,88 0,00 0,00 4 13,79 3,51 2 7,41 1,75 6 11,11 5,26 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 50,00 0,88 6 20,69 5,26 3 11,11 2,63 3 5,56 2,63 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 3 5,56 2,63 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Cant 1 0 0 0 0 1 0 2

Total 13 12 43 11 15 15 5 114 11,40 10,53 37,72 9,65 13,16 13,16 4,39 100,00

Tabla 23. Relación Edad y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet.

Leen más los diarios y revistas en Internet los hombres que las mujeres. Sin embargo, es mayor el grupo de mujeres que lee siempre (15,38 por ciento) que el de hombres (8,06 por ciento). El 41,94 por ciento de los hombres lo hace de vez en cuando y el 11,29 por ciento casi siempre; el 11,29 por ciento no lo hace nunca o lo hace casi nunca, respectivamente. En las mujeres el 32,69 por ciento lo hace de vez en cuando y el 9,62 por ciento casi siempre; nunca lo hace el 15,38 por ciento y casi nunca el 7,69 por ciento. También es mayor el número de hombres a quienes no le interesa leerlos (14,52 por ciento), que el de mujeres (11,54 por ciento).
Participantes en la encuesta relación Sexo y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet SEXO Frecuencia uso de Hombre Mujer Total Internet Cant % H % Tot Cant %M % Tot T % Total Siempre 5 8,06 4,39 8 15,38 7,02 13 11,40 Casi siempre 7 11,29 6,14 5 9,62 4,39 12 10,53 De vez en cuando 26 41,94 22,81 17 32,69 14,91 43 37,72 Casí nunca 7 11,29 6,14 4 7,69 3,51 11 9,65 Nunca 7 11,29 6,14 8 15,38 7,02 15 13,16 No me interesa 9 14,52 7,89 6 11,54 5,26 15 13,16 No responde 1 1,61 0,88 4 7,69 3,51 5 4,39 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 24. Relación Sexo y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

98

8.4.6 Visualización de la TV por la Internet o cable
El 42,11por ciento de los inmigrantes latinoamericanos informantes ven televisión por la Internet o cable, el 6,14 por ciento la ve casi siempre y sólo el 4,39 por ciento la ve siempre. El 25,6 por ciento no la ve: nunca, el 12,28 por ciento y esta mis cantidad porque no le interesa verla. Como se observa en la tabla Nº 25, por grupos de edad quienes más ven la tele de vez en cuando están entre los 45 y 54 años, ya que el 61,11 por ciento la ve de vez en cuando; aun cuando ninguno la ve permanentemente o casi siempre. Quienes más la ven son los jóvenes de 18 a 24 años, en este grupo el 10,34 por ciento la ve siempre; el 6,9 por ciento la ve casi siempre; el 20,69 por ciento de vez en cuando y el 17,24 % casi nunca. Le sigue el grupo etareo 25 a 34 años, de este el 3,4 por ciento la ve siempre; el 7,41 casi siempre, el 33,33 % de vez en cuando y el 29,63 por ciento casi nunca. El 1,85 por ciento la ve siempre, el 3,7 por ciento casi siempre y el 38,89 por ciento la ve de vez en cuando en el grupo 35 a 45. No les interesa verla al 13,79 por ciento, ni al 31 por ciento del grupo de 18 a 24 años; el 18,52 por ciento del grupo de 25 a 34 años no le interesa verla y en este mismo no la ve nunca el 7,41 por ciento; tampoco al 5,56 por ciento de los que tienen entre 45 y 54 años les interesa y no la ven nunca el 11,11 %.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Visualización de televisión por cable y/o Internet, del país de origen EDAD TV cable y/o 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Internet Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Siempre 0 0,00 0,00 3 10,34 2,63 1 3,70 0,88 1 1,85 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 Casi siempre 1 50,00 0,88 2 6,90 1,75 2 7,41 1,75 2 3,70 1,75 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 De vez en cuando 0 0,00 0,00 6 20,69 5,26 9 33,33 7,89 21 38,89 18,42 11 61,11 9,65 1 33,33 0,88 Casí nunca 0 0,00 0,00 5 17,24 4,39 8 29,63 7,02 8 14,81 7,02 3 16,67 2,63 1 33,33 0,88 Nunca 0 0,00 0,00 9 31,03 7,89 2 7,41 1,75 1 1,85 0,88 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 No me interesa 1 50,00 0,88 4 13,79 3,51 5 18,52 4,39 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 1 33,33 0,88 No responde 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 Total 2 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Total 5 7 48 25 14 14 1 114 4,39 6,14 42,11 21,93 12,28 12,28 0,88 100,00

Tabla 25. Relación Edad y Visualización de televisión por cable y/o Internet, del país de origen.

En lo pertinente al sexo de los televidentes la ven más las mujeres que los hombres; de ellas el 48 por ciento la ve de vez en cuando, el 5,77 por ciento la ve siempre y el 3,85 por ciento casi siempre; de ellos, el 37,1 por ciento la ve de vez en cuando, solo el 3,23 la ve siempre y el 8 por ciento casi siempre. Es igualmente mayor el número de mujeres que no la casi nunca (28,85 por ciento) frente al de hombres en igual circunstancia (16,13 por ciento); es mayor la cantidad de hombres a quienes no le interesa verla (19,35 por ciento) que el de mujeres (que es solo el 3,85 por ciento).
Participantes en la encuesta relación Sexo y Visualización de televisión por cable y/o Internet SEXO TV cable y/o Hombre Mujer Total Internet Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Siempre 2 3,23 1,75 3 5,77 2,63 5 4,39 Casi siempre 5 8,06 4,39 2 3,85 1,75 7 6,14 De vez en cuando 23 37,10 20,18 25 48,08 21,93 48 42,11 Casí nunca 10 16,13 8,77 15 28,85 13,16 25 21,93 Nunca 10 16,13 8,77 4 7,69 3,51 14 12,28 No me interesa 12 19,35 10,53 2 3,85 1,75 14 12,28 No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 26. Relación Sexo y Visualización de televisión por cable y/o Internet.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

99

8.5

Trabajo

La diferencia horaria entre los países latinoamericanos y España oscila entre las 4 y las 7 horas. Con relación al cambio de horario y su vínculo con el trabajo, las personas inmigrantes una MGF1 relata: Fue muy difícil… porque yo llegué, dormí esa noche y de una a trabajar, yo vine con trabajo, con contrato, llegué directamente a trabajar. Un HGF1 dice: Fue difícil, yo llegué y al siguiente día tenía que trabajar, era un trabajo que tenía que estar muy pendiente de él y no había ocasión para dormirse. Para otro HGF1: Fue difícil cuando llegué, llegué un domingo e igual el lunes me puse a trabajar. Uno más de los HGF1 considera: A mí sí que me dio duro, me afectó bastante, me dormía, me cogía un sueño que me dormía parado. Fue siempre como un mes que estuve así, trabajando incómodo. Yo llegué a trabajar, pero fue muy duro, tenía que madrugar a buscar trabajo. Otro HGF1 afirmó: Al principio fue difícil, tuve dificultades con el cambio de horario. Yo no llegué directamente a trabajar, yo llegué cinco años atrás y había dificultades para encontrar trabajo y eso… me fui acomodando, fue como un par de semanas. Uno más de los HGF1 dice: Yo me dormía siempre. Pero no todas las personas se afectan de igual manera por el cambio horario. Una MGF1 considera: No fue difícil, yo no venía a trabajar, pero como mi hermana estaba ya aquí, yo me fui esa misma mañana a acompañarla a cuidar la señora que estaba cuidando. A mí no me afecta y lo mismo me pasa cuando voy allá, no me pasa que no puedo dormir… ni nada. Por su parte un HGF1 opina: Claro, que no es siempre lo mismo, llegas aquí y ya pues... no te acostumbras y hasta acostumbrarte de nuevo y todo eso. Acostumbrarse y todo eso sería una semana, quince días. Una MGF1 informa: Yo me demoré unos ocho o diez días en acomodarme. Desde otra óptica una MGF1 comenta: Cuando yo llegué a Alicante fue a las fiestas, yo pensé que la gente siempre estaba en fiestas, era muy extraño llegar y sentir tanto ruido y tanta cosa, uno no está preparada para esas cosas. Un HGF1 informó: Para mí fue igual que en Ecuador, a mí no me afectó porque yo trabajaba allá en las noches en las minas, fue como seguir en mi vida.

8.5.1 Formación previa a la llegada a España
Participantes en la encuesta relación Sexo y Actividad laboral previa SEXO Actividad laboral Hombre Mujer Total previa Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Tot Agricultura 8 12,90 7,02 1 1,92 0,88 9 7,89 Industria 7 11,29 6,14 3 5,77 2,63 10 8,77 artesania Servicios 14 22,58 12,28 9 17,31 7,89 23 20,18 Innovación 2 3,23 1,75 0 0,00 0,00 2 1,75 Servicio 1 1,61 0,88 16 30,77 14,04 17 14,91 doméstico Enseñanza/ 6 9,68 5,26 1 1,92 0,88 7 6,14 educación Construcción 5 8,06 4,39 0 0,00 0,00 5 4,39 Ama de casa 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Comerciante 1 1,61 0,88 5 9,62 4,39 6 5,26 Confeccion 0 0,00 0,00 2 3,85 1,75 2 1,75 Salud 0 0,00 0,00 3 5,77 2,63 3 2,63 Ferralla/ chatarra 1 1,61 0,88 0 0,00 0,00 1 0,88 No tiene 14 22,58 12,28 5 9,62 4,39 19 16,67 Otra 3 4,84 2,63 6 11,54 5,26 9 7,89 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 27. Relación Sexo y Actividad laboral previa.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

100

La actividad laboral previa a la llegada a España del 20,18 por ciento de los inmigrantes era en el área de servicios, el 16,67 por ciento no tenía actividad laboral, el 14,91 18 por ciento lo hacía en el servicio doméstico, el 8,77 por ciento lo hacía en la industria/artesanía, el 7,89 por ciento en la agricultura, en 6,14 por ciento estaba en la enseñanza o en la educción. En la misma tabla (Nº 27) se observa que el 30,77 por ciento de mujeres trabajaba en el servicio doméstico, solo un hombre dice que lo hacía; de los entrevistados ninguno trabajaba en confección o en salud, en la primera de esta actividades estaba el 1,75 por ciento de ellas y en salud el 2,63 por ciento; de las informantes ninguna trabajaba con ferralla, en la construcción o en la innovación, de ellos en este último sector lo hacia el 1,75 por ciento, en ferralla el 1,61 por ciento y en construcción el 8,06 por ciento. El 22,68 por ciento de los hombres trabajaba en el sector servicios e igual cantidad no trabajaba antes de venir, situación similar para el 5,26 por ciento de las mujeres. Para ellos la agricultura era una actividad laboral en el 12,9 por ciento de los casos; el 11,29 por ciento laboraba en la industria/artesanía y el 9,68 por ciento estaba en la educación.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Actividad laboral previa EDAD Actividad laboral 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más previa Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Agricultura 0 0,00 0,00 2 6,90 1,75 4 14,81 3,51 2 5,71 1,75 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 9 7,89 Industria 0 0,00 0,00 1 3,45 0,88 2 7,41 1,75 4 11,43 3,51 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 10 8,77 artesania Servicios 0 0,00 0,00 4 13,79 3,51 5 18,52 4,39 9 25,71 7,89 5 27,78 4,39 0 0,00 0,00 23 20,18 Innovación 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 7,41 1,75 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 1,75 Servicio 0 0,00 0,00 2 6,90 1,75 4 14,81 3,51 9 25,71 7,89 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 17 14,91 doméstico Enseñanza/ 0 0,00 0,00 3 10,34 2,63 1 3,70 0,88 2 5,71 1,75 0 0,00 0,00 1 33,33 0,88 7 6,14 educación Construcción 0 0,00 0,00 2 6,90 1,75 2 7,41 1,75 0 0,00 0,00 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 5 4,39 Ama de casa 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 2,86 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 0,88 Comerciante 0 0,00 0,00 1 3,45 0,88 1 3,70 0,88 1 2,86 0,88 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 6 5,26 Confeccion 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 3,70 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 33,33 0,88 2 1,75 Salud 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 2 5,71 1,75 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 3 2,63 Ferralla/ chatarra No tiene Otra Total 0 0,00 0,00 1 3,45 0,88 0 0,00 0,00 2,63 1,75 23,68 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 0,88

2 100,00 1,75 0 0,00 0,00 2 100,00 1,75

12 41,38 10,53 3 11,11 1 3,45 0,88 2 7,41 29 100,00 25,44 27 100,00

1 2,86 0,88 1 5,56 0,88 4 11,43 3,51 2 11,11 1,75 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79

0 0,00 0,00 19 16,67 0 0,00 0,00 9 7,89 3 100,00 2,63 114 100,00

Tabla 28. Relación Edad y Actividad laboral previa.

En la Tabla Nº 28 se observa la relación edad y Actividad laboral previa. En el grupo etareo 45 a 54 años el 27,78 por ciento estaba en el sector servicios, el 16,67 por ciento en la industria/artesanía y el 11,11 por ciento en el servicio doméstico y la misma cantidad era comerciante o estaba en otra actividad diferente a las interrogadas; solo una mujer era ama de casa. En el grupo de 35 a 44 años el 25,71 por ciento estaba en el sector servicios e igual cantidad en el servicio doméstico; el 11,43 por ciento estaba en la industria/artesanía e igual cantidad dice que realizaba una actividad diferente a las del listado; una mujer era ama de casa. Para las personas de 25 a 34 años entrevistadas la actividad más frecuente era trabajar en el sector servicios; el 14,81 por ciento trabajaba respectivamente en la agricultura o en el servicio doméstico; para el grupo de 18 a 24 años el 13,79 por ciento estaba en el sector servicios, el 10,34 por ciento en la enseñanza/educación y el 6,9 por ciento en la agricultura o en la construcción,

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

101

respectivamente. El sector más desempleado antes de venir era el de los 18 a 24 años que aporta el 41,38 por ciento de los casos. Le sigue el 11,11 por ciento de los que tiene entre 25 y 34 años.

8.5.2 Trabajo estable
La crisis económica ha cambiado las opciones de trabajo tanto para las personas autóctonas como para las alóctonos. En los tres últimos años se ha incrementado el número de personas que ha perdido el trabajo: Un HGF1 comenta: Ahora mimo no, no estoy trabajando. Hace un año y medio que no estoy trabajando. Una MGF1 dijo: Yo no tengo nada ahora. Hace un año no tengo trabajo estable. Otro HGF1 la situación es similar: Yo no tengo trabajo estable, estuve trabajando hasta el año pasado en diciembre, ahora estoy haciendo trabajos ocasionales. Algo similar informa un HGF1: Yo estoy sin trabajo. Yo nunca he tenido un trabajo permanente, hago cosas pero por mi situación irregular no es lo mismo. Algunos llevan aún más tiempo sin poder laborar, un HGF1 dijo: Llevo tres años sin trabajo, tengo trabajos esporádicos por ahí. Una MGF1 ilustra otra modalidad de trabajo: Yo soy modista, dependo de que me llamen cuando me necesitan, pero el trabajo depende de que la diseñadora tenga trabajo, y cuando ella tiene novias me llama. Yo misma hago todo desde cortar hasta entregar la prenda completa. Algunos inmigrantes han optado por trabajos esporádicos. Una MGF1 dice: Yo hace seis meses no tengo trabajo estable, pero trabajo por horas en casas, cuidando señoras, pero fijo, fijo, no. uh HGF1 muy joven informó: Yo soy deportista de élite, a mí me dieron nacionalidad española, pero ahora no tenemos ayuda y eso me ayudaba para el sostenimiento. Algunos más perdieron su trabaja hace muy poco. Una MGF2 comentó: Mi último trabajo fue de dependienta de una tienda de ultramarinos y hace un año no tengo trabajo. Un HGF1 dijo: Yo acabo de trabajar en un restaurante, trabajé hasta hace do o tres semanas. Y una MGF1 comentó: Yo hace quince días no tengo trabajo. Otra MGF2 informó: Yo estaba trabajando en limpieza y pues cuando empezó la crisis recortaron personal y como era de las más recientes nos sacaron. Unas pocas personas han gozado de los beneficios sociales que se ofertan a los trabajadores. Un HGF1 dijo: Yo tuve que dejarlo por una lesión, yo tengo una ayuda por esa situación. Una MGF2 informa: Ahora mismo estoy recibiendo la ayuda, he cobrado el paro un año. He trabajado en una empresa cinco años, anteriormente de empleada de hogar, ahora no sé cuándo se termina. No todos pueden gozar de esos beneficios sociales: Una MGF2 dice: Ahora no estoy trabajando, no estoy ni cobrado paro, ni ayuda, ni nada. Así que estoy en una mala situación. Cuando recién llegué pide trabajar, pero ahora hace un año que la estoy pasando difícil. En mi país era enfermera, he trabajado en el cuidado de personas mayores, yo aquí he hecho cursos. Otra de las MGF2 comentó: Se me venció el contrato y no avisé al INEM que fui a mi país y perdí la ayuda, ahora estoy subsistiendo con ayuda de mi madre. El chico del INEM me dijo: “usted no me venga con ese cuento, a los extranjeros les gusta el fraude y otras cosas”. Pero si es un derecho, si he trabajado tantos años… pero me dice si tú no tienes derecho a nada. Y esta es la hora en que he perdido mi paro y no he cobrado nada.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

102

8.5.3 Formación en España
En la relación Sexo y Actividad laboral actual (Ver Tabla Nº 29), el 27,19 por ciento labora en el sector servicios, el 26,32 por ciento en el servicio doméstico y el 11,4 por ciento en la agricultura. Un 13,6 por ciento no tener actividad laboral actual. Llama la atención en el grupo de las mujeres que ninguna marcó como respuesta las opciones innovación, enseñanza/educación, Construcción, ama de casa, comerciante, confección, salud ni ferralla. En contraste el 53,85 por ciento de las mujeres se dedica al servicio doméstico, el 19,23 por ciento en el sector servicios y el 15,38 por ciento informan no tener. En el grupo de los hombres ninguno es ama de casa, tampoco los hay en la confección, en la salud o en la innovación; el 33,87 por ciento están en el sector servicios, el 16,13 en la agricultura, y el 11,29 por ciento no tiene e igual cantidad se dedica a otras actividades diferentes alas del listado; el 9,68 por ciento está en la industria/artesanía. (Ver Tabla Nº 29).
Participantes en la encuesta relación Sexo y Actividad laboral actual SEXO Actividad laboral Hombre Mujer Total actual Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Agricultura 10 16,13 8,77 3 5,77 2,63 13 11,40 Industria 6 9,68 5,26 1 1,92 0,88 7 6,14 artesania Servicios 21 33,87 18,42 10 19,23 8,77 31 27,19 Innovación 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 Servicio 2 3,23 1,75 28 53,85 24,56 30 26,32 doméstico Enseñanza/ 4 6,45 3,51 0 0,00 0,00 4 3,51 educación Construcción 3 4,84 2,63 0 0,00 0,00 3 2,63 Ama de casa 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 Comerciante 1 1,61 0,88 0 0,00 0,00 1 0,88 Confeccion 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 Salud 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 Ferralla/ chatarra 1 1,61 0,88 0 0,00 0,00 1 0,88 No tiene 7 11,29 6,14 8 15,38 7,02 15 13,16 Otra 7 11,29 6,14 1 1,92 0,88 8 7,02 No informa 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 29. Relación Sexo y Actividad laboral actual.

En lo pertinente a la Actividad laboral actual en su relación con la edad, el servicio doméstico es la actividad preponderante de los 25 a los 54 años: 40 por ciento (35 a 44), 38,89 por ciento (45 a 54), 22,22 por ciento (25 a 34); también lo realizan el 6,9 por ciento en el grupo 18 a 24 años. El sector servicios es la segunda actividad laboral en orden de importancia, lo es para el: 37,14 por ciento (35 a 44), 34,78 por ciento (18 a 24), 18,53 por ciento (25 a 34) y 16,67 por ciento (45 a 54). El tercer sector en ocupación laboral es el de la agricultura: 18,52 por ciento (25 a 34), 13,79 por ciento (18 a 24), 11,11 por ciento (45 a 54) y 5,71 por ciento (35 a 44). No tienen actividad laboral el 24,14 por ciento (18 a 24), 11,11 por ciento (45 a 54), 5,71 por ciento (35 a 44) y 3,7 por ciento en el grupo de 25 a 34 años. Solo hay comerciantes en el grupo 18 a 24 años (3,45 por ciento). (Tabla Nº 30).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

103

Estado civil Cant Agricultura 0 Industria artesania 0 Innovación 0 Servicios 0 Servicio doméstico 0 Enseñanza/ 0 educación Construcción 0 Ama de casa 0 Comerciante 0 Confeccion 0 Salud 0 Ferralla/ chatarra 0 No tiene 2 Otra 0 No informa 2 Total 2

12 a 17 % G % Tot 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 0,00 100,00 100,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 1,75 0,00 1,75 1,75

Participantes en la encuesta. Relación Edad y Actividad laboral actual EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 4 13,79 3,51 5 18,52 4,39 2 5,71 1,75 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 13 11,40 1 3,45 0,88 1 3,70 0,88 3 8,57 2,63 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 7 6,14 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 10 34,48 8,77 5 18,52 4,39 13 37,14 11,40 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00 31 27,19 2 6,90 1,75 6 22,22 5,26 14 40,00 12,28 7 38,89 6,14 1 33,33 0,88 30 26,32 2 6,90 1,75 1 3,70 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 33,33 0,88 4 3,51 2,63 0,00 0,88 0,00 0,00 0,88 13,16 7,02 0,88 100,00

0 0,00 0,00 3 11,11 2,63 0 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 1 3,45 0,88 0 0,00 0,00 0 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0 0,00 7 24,14 6,14 1 3,70 0,88 2 5,71 2 6,90 1,75 4 14,81 3,51 1 2,86 0 0,00 0,00 1 3,70 0,88 0 0,00 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00

0,00 0 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 0 0,00 0,00 0,00 1 5,56 0,88 1,75 2 11,11 1,75 0,88 1 5,56 0,88 0,00 0 0,00 0,00 30,70 18 100,00 15,79

0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 1 33,33 0 0,00 0 0,00 3 100,00

0,00 3 0,00 0 0,00 1 0,00 0 0,00 0 0,00 1 0,88 15 0,00 8 0,00 1 2,63 114

Tabla 30. Relación Edad y Actividad laboral actual.

8.5.4 Cambio de actividad laboral
Las personas se han visto obligadas a trabajar en actividades en las cuales no tenían experiencia. Una MGF2 comenta: Yo en mi país tenía negocios, luego lo he vendido todo para venir aquí y por ahora estoy pensarme irme para poner un negocio otra vez. Yo me vine porque quería algo mejor, ahí tenía pero no lo suficiente, aquí se ganaba bien, y yo trabajando de 7 de la mañana y sin ir a la casa al medio día y hasta tarde de la noche, aquí en menos tiempo gano mucho más en un mes. Otra de las MGF2 opina: Yo en mi país trabajaba de secretaria, Salí a buscar una vida mejor. No la he encontrado. Al principio sí, pero ahora soy ayudante de cocina, bueno ahora estoy en el paro y espero una respuesta de la ayuda. Yo no pensé que trabajaría en la cocina, yo quería trabajar en lo mismo, yo además estudié como técnica de electricidad, pero no me vale aquí, lo que conozco aquí no me ha servido. Una más de las MGF2 dice: Yo en mi país trabajaba en una empresa, era jefa de personal por 19 años y deje el trabajo por venirme acá, una tía que vivía en Alemania fue de visita a mi casa y yo le dije por curiosidad y mi madre que oyó, me dijo si quieres ir yo te doy lo del pasaje. Al otro día le dije a mi jefe y al mes ya estaba en Alemania. Yo pensé que lo que hacía allá lo iba a hacer aquí, fue muy traumático porque no pude, hice cosas que yo no había hecho allá como cuidar ancianos. Sufrí mucho. Trabajé con una persona mayor y luego en hostelería cinco años. Luego de dependiente en diferentes lugares, pero no he podido hacer lo que a mí me gusta hacer, por la edad que tengo he tenido muchos inconvenientes. Aquí la edad es diferente que allá, pero aun así no puedo hacer lo que me gustaría hacer he metido currículos como gobernanta pero no he podido. He hecho otras cosas, pero he podido sobrevivir. Otra de las MGF2 dice: Yo trabajaba en el comercio, cuando quebró el banco donde tenía mis ahorros me quedé si nada y por eso salí para trabajar aquí, primero fui a Italia y luego vine a España. En Italia si me dejaban trabajar como enfermera, yo ponía inyecciones, tomaba la tensión, hacía primeros auxilios, pero aquí en España no, solo los cuido, bueno algunas veces tomo la tensión. Trabajaba con personas mayores. Un HGF2 comenta: Yo en mi país era militar pero no me gustó, fue más por mi familia. Luego me dediqué a la compraventa de ganado, aquí trabajaba en ferralla, no conocía nada, pero lo aprendí en el trabajo, de
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

104

eso no había cursos, luego de 15 días de prueba me recibieron, me gustó mucho y trabajé hasta el 2008. Luego trabajé en obra civil hasta hace poco, ahora estoy sin trabajo. El cambio de oficio algunas veces afecta su autoestima. Una MGF2 comenta: Yo en mi país trabajaba de impulsadora, de mercaderista, luego trabajé en una fábrica de colchones y luego vendía cosméticos, fui líder de ventas. Estando en ese trabajo me dio por vender mi casa y venirme para España. En ese momento quedé sin trabajo y entonces me vine para acá. Al principio me fue muy bien, porque había trabajo, a los ocho días de llegar ya encontré trabajo cuidando dos personas mayores, yo nunca había trabajado en una casa de familia, yo allá le pedía a dios que no me dejara trabajar en una casa de familia, pero aquí me han tocado cosas mucho peores, pero aquí me ha tocado hacer lo que nunca había querido hacer en mi país, yo he cuidado niños, mayores. En mi país trabajar en una casa de familia es el último recurso que uno puede tener, allá ese trabajo lo hacen las chicas del campo, sin ningún tipo de estudio. Los paisanos de uno mismo lo discriminan, lo tratan a uno como les da la gana. Eso es lo que uno evita. Las chicas del campo se van al campo a buscar trabajo en la cocina, las de la ciudad no. En ecuador si uno ha estudiado no va a la cocina, solo si no hay otro recurso. Allí son totalmente mal pagadas. Lo hacen las indígenas. En la misma línea una MGF2 dice: Algunos ven mal trabajar en una casa de familia, pero trabajar es lo importante. En mi país no sé si estará bien visto, pero para mí una chica que trabaja en una cosa no hay que verla por debajo. Pero si están mal pagadas. Esto es ratificado por un HGF2: En mi país los hombres no quieren que su mujer salga a trabajar en la cocina a la casa de otro. Si una mujer tiene marido su marido no las deja. En la costa los hombres somos machistas. Aquí es diferente. Los hombres allí son orgullosos y no quieren que su mujer que haya estudiado vaya a trabajar a la casa de otro, eso es como que algo no va bien en la familia. Una de las MGF2 comenta: Yo he visto que en mi país las que trabajan en las casa de familia, las traen del campo los ricos, las explotan y hacen con ellas lo que les parece.

8.5.5 Formación laboral
Las personas a pesar de tener formación profesional se ven en dificultades para homologar sus títulos profesionales y para que sea reconocida su experiencia laboral. Esto es mucho más evidente en las entidades estatales, algo evidente en la empresa privada y poco evidente en el trabajo informal. Aun así incluso para las labores domésticas o la jardinería la experiencia previa de trabajo en el hogar y el campo, no es reconocida. MGF2: Yo aquí he hecho cursos, pero no he encontrado trabajo en ese tema, estoy buscando para trabajar en lo quesea, a mí me da igual, a dónde me ponen eso hago y si no lo sé pues me lo aprendo. HGF1: Yo hice un curso de freganchine (ayudante de cocina, pinche) y eso me ha ayudado, me han puesto a prueba y logré conseguir trabajo, pero ese no era mi trabajo en Ecuador, allí trabajaba en la construcción pero aquí me toco aprender otra cosa. Las personas igualmente acceden a otros tipos de formaciones. HGF1: Yo si he recibido cursos y me ha servido, pero solo pude trabajar tres meses, luego me quedé sin trabajo. HGF1: He hecho curso de informática. Yo que va, no tenía ninguna experiencia. El curso de formación que parece ser más frecuente es el del cuidado de personas mayores, las personas que se dedican a ello informan estar en el sector servicios: MGF1: Yo hice un curso a nivel de mayores y también de cocina. El de cuidado me ha

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

105

servido, lo otro no. He querido hacer el de geriatría pero no me han llamado, la única vez que me llamaron yo estaba trabajando y cómo hacia como ocho meses que no trabajaba pues no podía perder esa oportunidad. MHG1: Yo he hecho cursos para cuidar a personas mayores aquí mismo en Alicante, tengo tres cursos. Yo allá nunca había cuidado a nadie. MGF1: Yo he hecho el curso para cuidar a personas mayores. Yo no había cuidado, pero me gusta hacerlo. Con relación a este trabajo realizado en su mayoría por mujeres, un HGF1 comenta: A las mujeres que cuidan personas mayores les toca más difícil que a nosotros. Aguantarse a una gente gritando. Algunos que son como tontos se aprovechan. Algunas seguro quieren votarlos por la ventana. Sin embargo no todas las personas, así lo deseen pueden acceder a estos cursos de formación. MGF1: Yo no he hecho ningún curso. HGF1: Yo no he hecho ningún curso todavía. Me gustaría hacer alguno, yo sé que se pueden ser, pero la limitación que había tenido era la de los documentos. Ahora ya puedo a hacerlos. HGF1: Yo no he hecho, me he apuntado a algunos cursos, pero no me han llamado, es que no nos llaman a todas las personas, debe ser porque se ha llenado el curso o que no tengo la suerte.

8.5.6 Formación remunerada
Aun cuando algunas personas reciben formación que es remunerada, los asistentes a los grupos de discusión no han gozado de dicho beneficio. HGF1: Yo he oído que a algunas personas les pagan, pero yo pagué para tomar el curso. MGF1: Yo tomé gratis los cursos, pero sé que a algunas personas cuando las llaman les pagan. Pero no llaman uno se inscribe y no llaman. Algunas personas reciben apoyo para el transporte: MGF1: A mí me han llamado, pero no me pagaron, me dieron el bonobus, eso si te lo pagan, bueno te dan una tarjetica de treinta viajes que utilizas durante el curso. HGF1: Yo he escuchado que a algunas personas les pagan por hacer el curso, pero a mí no me pagaron, ni siquiera me dieron ese bonobus.

8.5.7 Remuneración por la actividad laboral
Con el cambio de la situación económica en España, las personas se han visto obligadas a trabajar por un salario menor al que realmente merecen por su trabajo. HGF1: Yo antes instalaba puertas cuando estaba en pleno apogeo me las pagaban a noventa euros, hace unos días me dijeron que por cinco puertas me pagaban a cincuenta, así que eso dije y me dijeron: no, se las pago a treinta. A treinta, dije yo, no se las instalo. Me dijo que hay un chico ecuatoriano que las monta a treinta. Fue y buscó al ecuatoriano, que no tenía una profesión definida. Fue y se las montó y le tocó llamarme a mí para cambiar las puertas, le tocó comprar otras. La vulneración de los derechos del trabajador es más frecuente cuando las personas no tienen sus documentos en regla. HGF1: Cuando estaba sin papeles si me vulneraron los derechos. Bueno, me hicieron trabajar más horas por poco dinero. Te obligan a llegar a las siete cuando los demás entran a las ocho y muchas cosas más. Hay más vulneración cuando no hay documentos, ahí abusan de todos. Otro HGF1 comenta: Cuando uno está recién llegado abusan mucho, ya cuando uno conoce como es la situación ya no lo engañan. Ya la gente empieza a hacerse respetar y se descuidan sacan las uñas. La situación no siempre ha sido igual. Un HGF1 comenta: Hace algunos años atrás había mucho más trabajo, ahora la gente nueva que llega tiene más dificultades, ahí se

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

106

ve que los derechos les son pisoteados. La gente se vende por tres, cuatro o cinco euros la hora. El incremento en la competencia que está en relación directa al número de desempleados ha hecho que los mismos empleadores modifiquen las condiciones laborales de los trabajadores previamente contratados. Una MGF1 informa: A mí me han vulnerado los derechos, estuve con una abuela con la que yo seguí el curso y estuve con una matrona. Inicialmente me pagaron 1200, luego llego una chica boliviana y ella trabajaba por 500, de domingo a domingo y yo iba de lunes a sábado. A mí entonces me bajaron el salario y yo me fui, pero la chica no sé qué pasó, se fue y me buscaron a mí. Yo solo acepté trabajar por lo que ganaba antes y lo aceptaron, esto es lo único que me ha pasado, de resto siempre me han tratado muy bien. Algunas personas no logran comprender el peso que puede tener la ley sobre los trabajadores, un ejemplo frecuente es el de los conductores, un HGF1 dijo: En mi caso han abusado de mis derechos, porque no tenemos derecho a defendernos, es lo que la ley diga. No se justifica que si uno tiene trabajo y tiene obligaciones en su país por una suspensión de un permiso de conducir, uno se queda sin trabajo.

8.6

La ayuda económica a la familia en el país de origen

Las remesas de dinero son frecuentes en los inmigrantes latinoamericanos. Un HGF1 comenta: Yo envío dinero a mi país. Una MGF1 informa: Yo envío a mi madre y a mi hijo. HGF1: Yo envío, ahora está mi hijo allá. Otra MGF1 explica: Yo he enviado a mi madre y a mi abuelita, ella no puede trabajar porque se le rompió la manita y tiene inmovilidad en la mano. Una más de las MGF1 aclara: Yo ahora no envío porque tengo mi niño aquí, conmigo. Sin embargo, la crisis económica ha hecho que muchas personas hayan disminuido las remesas o hayan tenido que dejar de hacerlo, situación que le produce gran tensión emocional. Una MGF2 dice: Yo ahora no puedo ayudar. Hombre yo me siento mal porque tengo a mi abuelita porque pasa con mi mama, y ella también tiene su edad. Me sabe mal, pero claro, siempre hay unos ahorritos allá y de ello se están ayudando. A mi España no me ha dado tanto como se cree. Una MGF2 nos comenta: Ahora mismo no estoy ayudando porque no estoy trabajando, pero cuando trabajo seguro ayudaré otra vez. Mi hija está aquí y se marcha porque tiene su hija allá y hay poco trabajo, yo sí puedo decir que España me ha ayudado mucho. Otra MGF2 expone: Yo le mando todos los meses lo que pueda, pero ahora no puedo mandar nada, sus medicamentos se los mando. Yo me siento mal de no poder aportar. Yo no creo que allá cambiado la percepción sobre mí por no poder ayudar. Un HGF1 destaca: Yo si envío, pero mi mama espera que yo mande millones, ella no logra entender que ahora estoy sin trabajo y pide y pide como si yo pudiera sacar dinero de no sé dónde. Algunas personas lograron ahorrar en sus países de origen. MGF2: He ayudado a mi hija, a mi nieta, tengo una casa preciosa, tengo un chalet precioso que con mi trabajo de aquí he comprado, tengo solares comprados, he ayudado a mi familia. Las personas inmigrantes que apoyan económicamente a sus familias informa que sus familiares en algunos momentos incluso llegan a explotarlos económicamente, en otros no les importa cuál es la fuente del dinero enviado como tampoco los sufrimientos por los que debe pasar el/la inmigrante que ha asumido la función de proveedor/a económico. Una MGF2 recalca: La gente que está allá, no sabe cómo se gana la vida acá. Ellos piensan que aquí se consigue el dinero muy facilito, ellos no saben lo que a

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

107

uno le toca padecer para poder conseguir algo de dinero, pero uno ayuda más lo que puede, en los estudios , en lo que sea, pero ellos no valoran el esfuerzo que uno hace. Por ejemplo yo ahora hace dos meses que estuve en mi país, visitando a dos sobrinos, ellos dicen: por qué no me trajiste, yo quiero zapatillas de marca, yo quiero una chaqueta así, de marca. Yo les digo si supieran el sacrificio… yo no me avergüenzo de lo que estoy trabajando aquí, pero ellos dicen si allá hay mucho dinero. Ellos no saben lo que hay que hacer. Otra MGF2 nos comenta: Yo tengo tres hijos pero ellos están casados y hacen su vida, yo ayudo a mi madre y aun sobrinito que tiene trece años. Hasta este mes lees envíe dinero, el próximo ya les puedo enviar. Yo compré un piso, trabaje y me fue muy bien, es en un barrio de clase media y ya pues eso pasará a manos de mi madre. Una más de las MGF2 explica: Para mí fue muy bien cuando legué, mi hijo termino su carrera allá, pero el menor está estudiando y yo mando lo que puedo, él tiene 17 años, el termina el bachillerato. Ahora él está estudiando en un oficial y yo solo le mando cuando se puede. Yo no me siento mal de no poder ayudar, la vida es así, hay que aceptarlo, hay que seguir luchando, el mundo es así, tenemos que seguir, ayúdate con algo que yo te ayudo cuando pueda de acá. Otra situación frecuente ha sido que las personas que invirtieron en vivienda al momento de la crisis perdieron el trabajo y se vieron obligados a entregar la vivienda y quedar con una deuda. Un HGF2 nos informa: Para mí no es un problema no poder enviar porque allá no necesitan, pero tuve el error de comprar aquí un piso, me quedé sin trabajo y tuve que entregarlo. Todo lo que había ganado se lo quedaron los bancos y yo además que quería pagar más rápido, perdí todo. Yo dije que no podía pagar y no les pensaba pagar. Me dijeron, si no pagas no te va a pasar nada. Pero cuando tengas un trabajo, te descuentan directamente de tu salario, de tu nómina, pero son 45 mil euros lo que debo. O sea que uno no podría trabajar nunca más de manera legal o trabajar por un mínimo. Porque a partir de 600 euros te quitan, menos no. Algunas de las personas informantes sienten que la percepción que la familia tiene sobre ellas ha cambiado al dejar de ser proveedores. Al respecto una MGF2 dice: Yo le mando todos los meses lo que pueda, pero ahora no puedo mandar nada, sus medicamentos se los mando. Yo me siento mal de no poder aportar. Yo no creo que allá cambiado la percepción sobre mí por no poder ayudar. En la Tabla Nº 31 con relación a la Edad y la Dependencia económica de la familia en el país de origen, el 17,67 por ciento informa que en su mayoría hay dependencia; el 14,91 por ciento, respectivamente, dicen que lo hacen totalmente o en parte; el 21,93 por ciento apoya de vez en cuando; el 23,68 por ciento dice que no apoya en nada y el 5,26 por ciento en casi nada. Llama la atención que una persona entre los 12 a 17 años informa que apoya algo a su familia en su país de origen.
Familia Dependencia económica Totalmente En su mayoría En parte Casi nada En nada Apoyo de vez en cuando No responde Total Participantes en la encuesta. Relación Edad y Dependencia economica de la familia en el país de origen EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 0 0,00 0,00 0 0,00 3,00 4 14,81 3,51 10 18,52 8,77 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 0 0,00 0,00 4 13,79 4,00 6 22,22 5,26 5 9,26 4,39 4 22,22 3,51 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 3 10,34 5,00 5 18,52 4,39 1 1,85 0,88 7 38,89 6,14 1 33,33 0,88 1 50,00 0,88 3 10,34 6,00 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 1 50,00 0,88 10 34,48 7,00 5 18,52 4,39 9 16,67 7,89 1 5,56 0,88 1 33,33 0,88 0 0,00 0,00 9 0 29 31,03 0,00 100,00 7,00 7,00 27 6 1 27 22,22 5,26 7 12,96 6,14 3 16,67 2,63 0 0,00 0,00

Total 17 19 17 6 27 14,91 16,67 14,91 5,26 23,68

25 21,93

0 0,00 0,00 2 100,00 1,75

3,70 0,88 2 3,70 1,75 100,00 23,68 35 64,81 30,70

0 0,00 0,00 18 100,00 15,79

0 0,00 0,00 3 2,63 3 100,00 2,63 114 50,88

Tabla 31. Relación Edad y Dependencia económica de la familia en el país de origen.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

108

En la Tabla Nº 32 se observa la relación sexo y Dependencia económica de la familia en el país de origen. Es mayor el número de mujeres que apoya totalmente (17,31 por ciento) que el de hombres en la misma circunstancia (12,9 por ciento); a la inversa, es mayor la cantidad de hombres (17,74 por ciento) que apoya en su mayoría que de mujeres (15,38 por ciento), esta última cantidad de mujeres apoya en parte, mientras que el 14,52 por ciento de hombres también apoya en parte. El 25,81 por ciento de hombres no apoya en nada, igual no lo hace en nada el 21,15 por ciento de las mujeres.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Dependencia economica de la familia en el país de origen SEXO Familia Dependencia Hombre Mujer Total económica Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Totalmente 8 12,90 7,02 9 17,31 7,89 17 14,91 En su mayoría 11 17,74 9,65 8 15,38 7,02 19 16,67 En parte 9 14,52 7,89 8 15,38 7,02 17 14,91 Casi nada 4 6,45 3,51 2 3,85 1,75 6 5,26 En nada 16 25,81 14,04 11 21,15 9,65 27 23,68 Apoyo de vez en 14 22,58 12,28 11 21,15 9,65 25 21,93 cuando No responde 0 0,00 0,00 3 5,77 2,63 3 2,63 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 32. Relación Sexo y Dependencia económica de la familia en el país de origen.

8.6.1 España no es un paraíso económico para los inmigrantes
A los inmigrantes no les interesa actualmente que sus familiares vengan a buscar trabajo en España. Consideran que venir en este momento es difícil. Una MGF2 afirma: Es difícil. No hay trabajo. Yo les digo ni se le ocurra venirse. No hay trabajo para los que acaban de terminar una carrera, mucho menos para los que recién llegan. Pero allá piensan que es egoísmo de uno. Aquí no solo no hay trabajo, sino que las ayudas se van a acabar y ahí las cosas serán aún más difíciles. Pero la vida no solo es comer y dormir. Uno no puede trabajar solo para comer y dormir, porque uno puede pedir en la calle e incluso no darle vergüenza hacer eso, pero en vez de hacerlo es mejor pensar en devolverse a su país. Otra MGF2 corrobora: Es difícil. Si España va mal y eso para los que llevan quince, diez años y perdieron todo es más complicado, porque vinieron y no lograron nada. Si ellos al menos tuvieran algo allá, podrían devolverse, pero para irse con una mano adelante y otra atrás, es mejor quedarse aquí, y los que vienen no tienen a que venir. Es mejor que se queden allá, luchando su vida, porque aquí ahora no hay nada, a qué viene. Una más entre ellas recalca: Es difícil. Yo a mis hijos les quito la fantasía cada vez que les aparece. La vida no está fácil, si se va a comer mierda, es mejor comerla allá. Ellos siguen pensando que España es un paraíso. Otra mujer reflexiona sobre dicha toma de decisiones: Yo creo que los que ahora vienen es que no piensan, o porque ya tiene alguien aquí que no les informó bien, porque aquí ahora no tiene que venir nadie. Si se quiere a una persona no hay que decirle que venga.

8.6.2 Los inmigrantes pagan impuestos
Las investigaciones demuestran que los aportes a los diferentes sistemas por parte de los inmigrantes, ha mejorado al sistema de salud y de pensiones. Un HGF1 comenta: Yo sí hago declaración de renta, he oído que a algunos les devuelven pero a mí nunca me han devuelto, eso es lo que quisiera. Otro HGF1 recuerda: A mí unos amigos me dijeron Hacienda te devuelve y yo me animé y la presenté, y me devolvieron. Pero después yo le
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

109

debía a Hacienda. Es que hay un límite que tú puedes ganar al año, pero si ganas más, si te pasas de ese límite te toca pagar impuestos. Yo durante un tiempo trabajaba como por veinte, pero ahora no se puede. Algunas personas reciben devoluciones sobre su pago de impuestos, un HGF1 informa: Yo sí hago declaración de renta y me han devuelto. HGF1: Yo hago declaración de renta y gracias a Dios me han devuelto siempre. HGF1: Yo sí he hecho declaración de renta y me han devuelto hasta por el piso, pero ahora que no tengo el piso, no. Pero no todos declaran, muchos de ellos porque consideran que no deben hacerlo o porque realmente es así: una MGF1 dice: Yo no he hecho nunca declaración de renta.

8.7

Participación política

HGF1: Yo creo que si estamos en un país debemos participar de lo que sucede. Son culturas diferentes pero tenemos que amoldarnos, no que nos obliguen sino amoldarnos al espacio, que salga de nosotros mismos buscar espacios. HGF1: Yo si he votado. Aun cuando las personas tienen derechos políticos no siempre los hacen ejercen. HGF1: A mí me enviaron el censo pero no voté, no fui a votar. Pero en mi país como es obligación votar si me tocó participar, así no ente enterado de lo que pasa allá. HGF1: Yo podía, pero no voté. HGF1: A mí me encantaría, me entiende. HGF1: Con mi país hay convenio pero yo no voté. MGF1: A mí sí me gustaría participar, pero aun no tenía el tiempo suficiente para votar. La apatía e incredulidad sobre el rol de los políticos es similar a la que experiencian en sus países de origen. HGF1: No, la política es igual en todas partes. MGF1: A mí es que no sé, todos son corruptos; suba el que suba, siempre es igual. La participación en organizaciones sociales es poco frecuente. Uno solo de los HGF1 informa que: en el sindicato sí. Tres de los hombres en el GF1 participan de: cosas culturales, pero de otras no, la política no me gusta. Otro informa: Yo si participé de comparsas de baile. Y uno más dice: Yo canto con pista música de mi país y me invitan. Dos HGF1 informan que no participan.

8.8

Una misma lengua, un distinto idioma

El término español […] refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas (RAE, 2005); pero aunque se compartan el mismo código lingüístico y los mapas conceptuales genéricos para este idioma entre los países iberoamericanos, cuando un sujeto se desplaza entre estas tierras se ve en la imperiosa necesidad de recurrir a la interrelación dialéctica que produce el lenguaje en el sistema de representaciones y manifestaciones de una cultura, para así adaptarse a un contexto que elimina lo perteneciente a la terminología, el discurso y el contexto relacional -y de poder- propios del migrante. La interculturación, como uno de los resultados del proceso de desplazamiento de un ser humano a otros lugares, evidencia impedimentos de comunicación en aspectos tales como lo quinésico, lo prosémico, lo fónico y lo discursivo, a tal punto que se crean varias manifestaciones lingüísticas para una sola representación. Para el caso de un sujeto de cualquier país latinoamericano, hacerse inmerso en otra cultura significa reemplazar de su sistema representativo: 1.) Términos coloquiales con el fin no perderse en modismos que, aunque son mencionados en algunos diccionarios modernos, desconfiguran todo aquello que el sujeto trae consigo y no está habilitado para usar fónica y prosémicamente en el lugar que le recibe-; 2.) Procesos identitarios y discursivos -replanteamiento de su ―deber ser‖, ―querer ser‖ y ―estar siendo‖-; y 3.) La carga representativa que lo mediático ha creado en el lugar

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

110

receptor sobre el lugar de origen del sujeto. El lenguaje es generador de mundos, mundos de dependencia-dominación, mundos en los que la lengua que se supone un punto en común se transforma en: 1.) Impedimento para la interpretación social y la mediación intercultural necesarias para la inclusión e integración; 2.) Reafirmando un discurso diaspórico. (Velandia Mora & Morales Rubio, 2010) Lo que me hace ser yo mismo y no otro -dice Maalouf- es que estoy a caballo entre dos países, entre dos o tres lenguas, entre varias tradiciones culturales. Ésa es mi identidad… Afirmábamos previamente que la lengua constituye el factor determinante en la elección del país de destino, pero la lengua puede ser un vehículo que facilita la integración y en algunos casos puede afectarla. En algunos casos las personas se encuentran con que las palabras son las mismas pero el sentido es bastante diferente. Una MFG1 dice: No sé, nosotros decimos algunas palabras y aquí significan algo diferente. Otra MGF1 opina: Yo si los entiendo (se refiere a los españoles), pero al principio me pedían que aclarara lo que estaba diciendo. Una MGF2 opina: La lengua es una ventaja para establecer relaciones, aun cuando hay algunas diferencias es más fácil comunicarse. Una MGF2 dice: El primer mes fue muy frustrante por el idioma, luego me vine para Barcelona y luego aquí. No siempre el problema comunicativo se presenta con los españoles, incluso se manifiesta entre latinoamericanos, un HGF1 comenta: Aquí uno tiene que aprender a hablar español, ecuatoriano y boliviano, yo ya hablo tres idiomas. Algunas personas se ven obligadas a cambiar su forma de hablar como una forma de potencializar sus relaciones interpersonales. Un HGF1 informa: Yo cuando estoy con los españoles trabajando olvido un poco como nosotros hablamos y hablo como los españoles, uso las palabras que ellos usan, bueno algo. La dificultad comunicativa se presenta igualmente entre padres y niños pequeños y adolescentes, ya sea que estos hayan nacido en España o hayan llegados muy pequeños a este país. Una MGF1 dice: A mí al principio me costó un poco y creo que me comunico y me entienden. Pero mi hija nació aquí y yo le hablo como nosotros hablamos y ella dice que no me entiende. Al respecto otra MGF1 informa: Por decir al niño tú le dices algo a tu hijo, y él no te entiende nada. Y un HGF1 matiza: Los niños cuando van al colegio aprenden otras cosas entonces parece que ya no nos entienden. Cada ratico dicen ¿qué dices? Un HGF1 comenta algo que para muchos parece evidente, que en España pareciera que no se habla bien el español: Aquí todos son “tíos”, incluso le dicen al papa “tío”. Es que aquí ¡ah, vida hijueputa! es como si no supieran hablar español. En los programas de integración se propone aprender valenciano, al respecto tres hombres comentan: HGF1: Yo fui y aprendí unas pocas palabras de valenciano, pero no más. Yo prefiero aprender a hablar mejor el español. HGF1: Yo aprendí a hablar alguna cosa de valenciano, pero lo otro no me interesaba. HGF1: Clases de valenciano, yo eso lo veo secundario, no lo veo necesario, a mí el valenciano me sobra, mejor dicho no me hace falta. Las personas sienten que para sus connacionales el haber asumido acento español es un motivo de rechazo. Un HGF1 comenta: A mí me han dicho, ahora usted habla distinto, habla como español. Una MGF1 opina: A mí, algunas veces en la casa le dicen ahh ya eres española, pero como en broma y como en serio se lo dicen, aun cuando pareciera que están molestando.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

111

Por otra parte, las personas consideran un acto identitario no perder el acento propio de su país de origen. Un HGF1 dice: Yo voy al Ecuador todos los años y nadie me ha dicho nada así. Tengo un hijo que tiene nueve años que nació aquí, él fue y yo me sorprendí allá habló ecuatoriano. Él no tiene nada, nada, de acento español. Otro HGF1 comenta: A mí no me gusta perder mi acento yo nací boliviano y hablo boliviano, así lleve varios años aquí. No me gustaría perder mi identidad. El comentario de otro HGF1 considera que: Hay gente que va a fanfarronear y llegan allá y dicen hostias, me cago en la leche… y allí es que llega el ladrón y le saque y le exprimen hasta lo español, por bocatas. Por su parte otro HGF1 lo considera una ofensa: A mi alguien me llega a decir y le miento la madre.

8.9

Integración social

La historia de la evolución muestra que estamos inmersos en un «juego» en el que, por más que nos empeñemos en lo contrario, el resultado está supeditado al comportamiento de los demás. El final del proceso no sólo depende de uno mismo, sino también de lo que haga el otro y, para complicar más las cosas —ésa suele ser una de las constricciones de la vida—, no se pueden controlar las decisiones del socio o adversario. A veces, en la vida se dan situaciones en las que un empeño absoluto para ganar al otro sin concesiones conduce al desastre para los dos. La lógica de la búsqueda del máximo beneficio a toda costa lleva a renunciar al beneficio mutuo de la opción cooperadora. Cuando se habla de colaborar o cooperar, se trata de aplicar cierta justicia, de atender todas las necesidades existentes. El modelo cooperativo no es un modelo rígido, sino que se adapta a las necesidades. El modelo competitivo, en cambio, es un modelo donde siempre prima el que gana y es, por tanto, excluyente. Y prima el que gana sin importar el precio que paga él o su medio —en principio no existen límites a los destrozos que puede ocasionar el ganador—. Ganar es lo importante. Si existen límites —por ejemplo las leyes—, son impuestos por la sociedad y considerados obstáculos incómodos por parte del ganador. El ganador tiene entonces dos retos: su interés personal y el propio afán de ganar, que se convierte en parte del juego y pasa a ser un fin en sí mismo. Integrarse no solo es un reto, es igualmente una necesidad. Una MGF2 dice: Yo me he podio integrar bien con los españoles, yo tengo más amigos españoles que latinas. Una MGF2 recalca: Mi circulo de amigo es de españoles, latinos son muy pocos. Otra MGF2 comenta: Yo he trabajado siempre con españoles. Con ellos me relaciono, yo no soy de muchos amigos, pero nunca pienso en eso, pero sí son españoles. Un tercer MGF2 dijo: Mi mejor amigo, amigo, es español. Yo haría cualquier cosa por él y estoy segura que él por mí, me lo ha demostrado varias veces. Una MGF2 con relación a los vínculos establecidos ha dicho: Amigos los prefiero hombres y son españoles. Poco me relaciona con chicas, les tengo más estimación a los hombres y ellos hacia mí también, nos comunicamos permanentemente. En esa misma línea una MGF2 concretó: Yo si tengo amigos del alma que son españoles. Los vínculos construidos no solo se cimentan en los afectos, también son importantes la solidaridad y el respeto. Una MGF2 opina: Yo tengo amigos de esos con quien se puede confiar, que te prestan dinero, que me lo han ofrecido por si lo necesito, e incluso cuando se enteró que estaba sin trabajo me dejó dinero en mi bolso y me dijo, cuando puedas me lo devuelves. Otra MGF2 recalca: A mí (los amigos) me han ofrecido la casa, la comida y no esperan nada a cambio. MGF2: Mi mejor amigo me ha ofrecido también

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

112

para cuando necesite. Él me dice: a mí me gustaría que cuando este viejo me cuides, que sigas siendo mi amiga por toda la vida. En el GF1 una mujer comenta al respecto: Yo si tengo amigos de verdad y son españoles. Un amigo es alguien que está en las buenas y los malos y cuando yo he necesitado de ellos siempre han estado ahí, cando yo no he tenido para comprar leche o para pagar el alquiler a mí me han ayudado. Como se observa en el párrafo anterior pareciera que para las mujeres es más fácil construir relaciones que para los hombres. Las redes se construyen por territorialidad común, por la lengua, por los gustos, por las aficiones, por el trabajo o por el encuentro casual, entre otras muchas posibilidades. Una MGF2 comenta con relación a sus amigos: Yo conozco varios latinoamericanos, solo tengo dos amigas paraguayas, pero tengo más amigos españoles en mi círculo más cercano, con los que salimos usualmente, yo no soy de muchos amigos. Yo me integro muy bien con ellos. Otra MGF2 informa: Mis amigos son latinos y españoles. Los hombres igualmente necesitan del establecimiento de vínculos afectivos y emocionales, Uno de los HGF1 asevera: Mis amigos son españoles, ecuatorianos y colombianos. Un HGF1 comenta: Mis amigos son españoles y colombianos. Una MGF2 sigue la misma idea: Mi círculo más íntimo son cubanos, pero también tengo amigos españoles. Un HGF2 muestra que los círculos de lealtad pueden ser muy diversos: Yo tengo amigos de muy diferentes nacionalidades. Idea que igualmente manifiesta una MGF2: Yo he tenido amigos de muchos países, porque me he movido en un ambiente de trabajo en que hay gente de muchas nacionalidades. Trabajando hostelería te encuentras con gente de muchas nacionalidades, pero mi círculo de amigos son en su mayoría son latinos. Algunas personas consideran que es difícil construir relaciones de lealtad. Una MGF2 dice: Yo no tengo amigos tan cercanos, más bien tengo compañeros de trabajo. El único hombre presente en el GF2 comenta: Yo amigos, amigos de verdad, no. Mis mejores amigos son mi padre y mi madre. Ellos siempre me han dado la mano. Otro hombre en el GF1 comparte la idea: Yo amigos no tengo, en ninguna parte, tengo amistades. Tratamos a una persona constantemente y creemos que es amiga, pero cuando te encuentras en apuros, necesidades y en han fallecido nuestras amistades y hemos pedido para apoyar, nos han dado la espalda. Considero que hay buenas amistades que en algún momento te prestan un servicio o ellos igual se sirven de ti, pero no más, no pasa de ser una amistad. Un HGF1 corrobora: Yo no tengo amigos aquí, solamente amistades. Amigos verdaderos no hay. Con relación al tiempo como factor en la construcción de relaciones, una de las MGF2 cree que: Eso nace de inmediato, te relacionas o no. Pero yo no tengo amigos del alma que sean españoles. Ninguna de las personas presentes en el GF2 conoce sobre programas de integración, Una sola de las personas en este mismo grupo ha oído hablar de las escuelas de acogida. En el GF2 la situación es algo diferente, pues en este solo una mujer no conocía sobre estos programas. En el GF1 se evidencian críticas sobre los programas de integración, específicamente sobre las escuelas de acogida; un HGF1 comenta: Son programas muy bobos, a mí no me gustó. Otro reafirma diciendo: La integración no es eso, porque es para encontrarse con otros como uno, nosotros estamos más integrados. Yo preferí no perder el tiempo en eso. Una MGF1 dice: No me llamó la atención. Tres de los HGF1 tienen apreciaciones negativas sobre las clases de valenciano.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

113

Otras personas consideran que la Internet es importante en la integración. Una MGF2 comenta: Yo (me relaciono) por medio de la web, es un grupo que se llama “Alicante city”. Una sola persona conoce esta opción. Otros en cambio establecen vínculos en las asociaciones, una MGF2 informa: Yo he conocido gente en Alicante acoge y seguimos hablando y viéndonos.

8.9.1 Contacto previo con inmigrantes en España
El Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España el 50 por ciento sí lo tenía. Con la relación a la Edad el mayor contacto lo tenían los del grupo 45 a 54 años (66,67 por ciento), seguidos del grupo 25 a 34 (59,26 por ciento); el grupo 35 a 44 lo tenía en un 31,48 por ciento y el grupo 18 a 24 en un 31 por ciento. (Ver Tabla Nº 33)
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España EDAD Contacto previo con inmigrantes 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más de su país Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot SI 1 50,00 0,88 9 31,03 7,89 16 59,26 14,04 17 31,48 14,91 12 66,67 10,53 2 66,67 1,75 NO 1 50,00 0,88 18 62,07 15,79 11 40,74 9,65 17 31,48 14,91 5 27,78 4,39 1 33,33 0,88 No responde 0 0,00 0,00 2 6,90 1,75 0 0,00 0,00 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 Nunca 2 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 64,81 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Total 57 53 4 8 50,00 46,49 3,51 7,02

Tabla 33. Relación Edad y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España.

Tenían igual cantidad de contactos los hombres y las mujeres (50 por ciento). Es algo mayor el número de hombre que no lo tenía (48,39 por ciento) que el de mujeres (44,23 por ciento). (Ver Tabla Nº 34)
Participantes en la encuesta relación Sexo y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España SEXO Contacto previo con inmigrantes Hombre Mujer Total de su país Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total SI 31 50,00 27,19 26 50,00 22,81 57 50,00 NO 30 48,39 26,32 23 44,23 20,18 53 46,49 No responde 1 1,61 0,88 3 5,77 2,63 4 3,51 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 34. Relación Sexo y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España.

8.9.2 Contacto previo con españoles
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Contacto previo con españoles EDAD Contacto previo 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más con españoles Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot SI 0 0,00 0,00 5 17,24 3 16 59,26 14,04 10 18,52 8,77 4 22,22 3,51 1 33,33 0,88 23 20,18 NO No responde Nunca 2 100,00 1,75 0 0,00 0,00 2 100,00 1,75 24 82,76 24 0 27 11 40,74 9,65 25 46,30 21,93 13 72,22 11,40 1 33,33 0,88 88 77,19 2 8 1,75 7,02 0 0,00 29 100,00 0 0,00 0,00 0 0,00 0,00 1 5,56 0,88 27 100,00 23,68 35 64,81 30,70 18 100,00 15,79 1 33,33 0,88 3 100,00 2,63

Tabla 35. Relación Edad y Contacto previo con españoles.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

114

El 77,19 por ciento de las personas informantes no tenía contacto previo con españoles. Quienes menos lo tenían es el grupo de los 18 a 24 años (82,76 por ciento), le sigue el grupo de 45 a 54 años (72,22 por ciento), de tercero se encuentra el grupo 35 a 44 años (46,30 por ciento) y a continuación el grupo 25 a34 años (40,74 por ciento). (Ver Tabla Nº 35).
Participantes en la encuesta relación Sexo y Contacto previo con españoles SEXO Contacto previo con Hombre Mujer Total españoles Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total SI 15 24,19 13,16 8 15,38 7,02 57 50,00 NO 46 74,19 40,35 42 80,77 36,84 53 46,49 No responde 1 1,61 0,88 2 3,85 1,75 4 3,51 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 36. Relación Sexo y Contacto previo con españoles.

En la tabla Nº 36 se evidencia que tenían meno contacto previo con españoles las mujeres (80,77 por ciento) que los hombres (74,19 por ciento).

8.9.3 De dónde son sus amigos
En esta pregunta las personas optaron por una o más de una respuesta. El 58,77 por ciento los amigos los tiene de diferentes nacionalidades, el 25,44 por ciento sus amigos son en su mayoría de su país; el 20,18 por ciento no tiene amigos españoles; el 4,39 por ciento no tiene amigos, solo el 6,14 tiene mayoría de amigos españoles. Esta es seguramente una de las causas de la falta de integración. Por grupos de edad quienes más amigos que en su mayoría son de su país, es el de los 25 a 34 años (37 por ciento), le sigue el de los 45 a 54 años (22,22 por ciento), en tercer lugar el grupo etareo 18 a 24 (20,69 por ciento), en cuarto lugar el grupo 35 a 44 (12,96 por ciento). En la misma tabla Nº 37, los que no tienen amigos españoles son los de 45 a 54 años (33,33 por ciento), le siguen los de 35 a 44 (12,96 por ciento), en tercera posición el grupo 18 a 24 (10,34 por ciento). Para los que sus amigos en su mayoría son españoles el primer lugar lo ocupan los de 18 a 24 años (10,34 por ciento); un poco más atrás los de 35 a 44 y los de 45 a 54, ambos grupos el 5,56 por ciento. El 11,11 por ciento del grupo 45 a 54 no tiene amigos e igual sucede con el 3,45 por ciento de los de 18 a 24 años. Tienen amigos de diferentes nacionalidades el 50 por ciento de 12 a 17, de 35 a 44 años; el 65,52 por ciento de los de 25 a 34 y el 33,33 por ciento de los del grupo etareo 45 a 54 años. (Ver Tabla Nº 37).
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Nacionalidad de los amigos EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 %G 20,69 0,00 10,34 10,34 3,45 65,52 % Tot Cant 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 8,00 27 10 1 0 7 1 11 %G 37,04 3,70 0,00 25,93 3,70 40,74

Nacionalidad de los amigos Mayoria de mi país No de mi pais Mayoría españoles No españoles No tengo amigos Diferentes nacionalidades Nunca

12 a 17

55 o más Total 29 25,44 5 4,39 7 6,14 23 20,18 5 4,39 67 58,77

Cant % G % Tot Cant 1 0 0 0 0 1 50,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 6 0 3 3 1 19

% Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 8,77 0,88 0,00 6,14 0,88 9,65 7 3 3 7 1 12,96 5,56 5,56 12,96 1,85 6,14 2,63 2,63 6,14 0,88 4 1 1 6 2 6 22,22 5,56 5,56 33,33 11,11 3,51 0,88 0,88 5,26 1,75 1 0 0 0 0 33,33 0,00 0,00 0,00 0,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00

50,00 0,88

27 50,00 23,68

33,33 5,26

3 100,00 2,63 3 100,00 2,63

2 100,00 1,75

29 100,00

27 100,00 23,68 35 64,81 30,70 18 100,00 15,79

Tabla 37. Relación Edad y Nacionalidad de los amigos.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

115

Participantes en la encuesta Relación Sexo y Nacionalidad de los amigos SEXO Nacionalidad de los Hombre Mujer Total amigos Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Mayoria de mi país 17 27,42 14,91 12 23,08 10,53 29 25,44 No de mi pais 1 1,61 0,88 4 7,69 3,51 5 4,39 Mayoría españoles 5 8,06 4,39 2 3,85 1,75 7 6,14 No españoles 12 19,35 10,53 11 21,15 9,65 23 20,18 No tengo amigos 1 1,61 0,88 4 7,69 3,51 5 4,39 Diferentes 34 54,84 29,82 33 63,46 28,95 67 58,77 nacionalidades Total 62 112,90 61,40 52 126,92 57,89

Tabla 38. Relación Sexo y Nacionalidad de los amigos.

Por sexo se destaca que el 63,46 por ciento de las mujeres y el 54,84 por ciento de lso hombres los amigos son de diferentes nacionalidades. Para ellos el 27,42 por ciento de amigos son en su mayoría de su país, mientras que para ellas son el 23 por ciento; el 1,61 por ciento de hombres y el 7,69 de ellas no tiene amigos de su país: para las mujeres el 21,15 por ciento no tiene amigos españoles ese porcentaje es algo menor en ellos (19,35 por ciento). Los hombres tienen más amigos españoles (8 por ciento) que las mujeres (3,85 por ciento). (Ver Tabla Nº 38).

8.9.4 Relaciones de igual a igual con españoles
Esta pregunta es interesante para analizar si hay una situación de igualdad, dominación o dependencia con los españoles. El 38,6 por ciento, considera que en su mayoría es posible establecer relaciones de igual a igual con los españoles, el 29,82 por ciento opina que es total la relación de igualdad, el 23,18 por ciento cree que esa igualdad es en parte, el 7 por ciento cree que nunca es posible y el 4,39 opina que casi nunca.
Relación igual a igual con españoles Totalmente En su mayoría En parte Casi nunca Nunca Total Participantes en la encuesta. Relación Edad y Relación de igual a igual con españoles EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 50,00 0,88 6 20,69 5,26 7 25,93 6,14 14 25,93 12,28 6 33,33 5,26 0 0,00 0,00 0,00 0,00 13 44,83 11,40 12 44,44 10,53 14 25,93 12,28 3 16,67 2,63 2 66,67 1,75 50,00 0,88 7 24,14 6,14 4 14,81 3,51 4 7,41 3,51 7 38,89 6,14 0 0,00 0,00 0,00 0,00 1 3,45 0,88 2 7,41 1,75 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 0,00 0,00 2 6,90 1,75 2 7,41 1,75 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 1 33,33 0,88 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Cant 1 0 1 0 0 2

Total 34 44 23 5 8 114 29,82 38,60 20,18 4,39 7,02 100,00

Tabla 39. Edad y Relación de igual a igual con españoles.

En la Tabla Nº 39 igualmente se analiza que en su mayoría es posible para el 44,83 por ciento (18 a 24 años), el 44,44 por ciento (25 a 34), 25,93 por ciento (35 a 44) y 16,67 por ciento (45 a 54 años). Es totalmente posible para 33,33 por ciento (45 a 54), el 25,93 por ciento de los grupos 25 a 34 y 35 a 44 años; también lo es para el 20,69 por ciento del grupo etareo 18 a 24 años. Creen que en parte es posible la relación de igual a igual el 38,89 por ciento (45 a 54), el 24,14 por ciento (18 a 24), el 14,81 por ciento (25 a 34) y el 7,41 por ciento en el grupo etareo 35 a 44. Para el 7,41 por ciento (25 a 34) nunca es posible, e igualmente para el 6,9 por ciento (18 a 24), el 5,56 por ciento (45 a 54) y el 3,7 por ciento (35 a 44).la opción casi nunca la opta una personas en los grupos 18 a 24, 35 a 44 y 45 a 44, dos personas de 25 a 34 igual asumen la misma posición. (Ver Tabla Nº 39).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

116

Participantes en la encuesta. Sexo y Relación de igual a igual con españoles SEXO Relación igual a Hombre Mujer Total igual con españoles Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Totalmente 21 33,87 18,42 17 32,69 14,91 38 33,33 En su mayoría 20 32,26 17,54 19 36,54 16,67 39 34,21 En parte 14 22,58 12,28 13 25,00 11,40 27 23,68 Casi nunca 7 11,29 6,14 2 3,85 1,75 9 7,89 Nunca 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 40. Sexo y Relación de igual a igual con españoles.

Según sexo, las respuestas son muy cercanas entre hombres y mujeres: totalmente responden el 33,87 por ciento de ellos y el 32,69 por ciento de ellas; en su mayoría el 36,54 por ciento de ellas y el 32,26 de ellos; en parte el 25 por ciento de ellas y el 22,58 por ciento de los hombres; de estos el 11,29 por ciento dice que casi nunca y solo el 3,85 de ellas opina lo mismo, ningún hombre opta por la opción nunca y una mujer lo hace. (Ver Tabla Nº 40). Se destaca que son las mujeres quienes más positiva ven la situación, elemento compatible con la idea referida por ellas de que construyen más relaciones afectivas en España que los hombres.

8.9.5 Territorios
Los territorios son los espacios relacionales de las personas. Las personas pueden relacionarse en un espacio físico geográfico, desde su espacio físico corporal y en un espacio emocional. Territorios sociales: el espacio geográfico no es suficiente para determinar los ámbitos espaciales en los que el ser se relaciona, ya que en estos se establecen vinculaciones, que según el tipo de interrelaciones, interafectaciones e interdependencias que se sucedan entre los seres y que son generadas a partir de sus conocimientos, experiencias y emociones se determina el territorio de relacionamiento social. El territorio social se configura de manera diferente para cada persona y grupo social. En él se dibujan configuraciones que delimitan situaciones, que sobrepasan el orden geográfico como también otros órdenes más amplios y generales. Estos espacios de límites generalmente superpuestos y su relación con los individuos que los ―habitan‖, determinan el espacio de ejercicio de los derechos. Territorios emocionales: Con cada persona que se conoce se establecen relaciones y en ese encuentro surge una de tres emociones básicas: el amor, el rechazo y la indiferencia. Al emerger el rechazo asumimos que dichas personas nos son lejanas, con estas personas preferimos que el espacio físico intercorporal sea muy amplio y perdemos interés en cualquier tipo de vinculación laboral y afectiva. Al surgir el amor las personas nos parecen agradables, mostramos interés por ellas y sus necesidades; en la medida en que pasa el tiempo, generalmente, el espacio físico intercorporal se torna menor posibilitando incluso el toque, el abrazo y la caricia. Cuando el territorio social emocional con una persona se asume de manera positiva se genera confianza hacia ella; en ese caso se nos facilita trabajar conjuntamente, aceptamos fácilmente sus ideas y acompañamos con mayor tranquilidad sus propuestas e intereses.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

117

Las redes a las que los inmigrantes pertenecen, sus grupos de amigos, sus compañeras de escuela, de trabajo y sus familias son igualmente territorios emocionales; en cada territorio las relaciones establecidas se experiencian y se explican de acuerdo a la emoción experienciada. Las situaciones cotidianas generan cambios emocionales y en consecuencia modificaciones en las relaciones. Al cambiar la emocionalidad hacia alguien se modifica igualmente la manera como se concibe la relación que con ella se tiene. Es así como la persona puede sentir real simpatía por alguien quien previamente no le atraía o perder todo el interés por una persona o un territorio a quien manifestaba un gran afecto. Esto conduce a darse cuenta que los inmigrantes pueden abrirse a trabajar con otros u otras inmigrantes por quienes inicialmente se sentía rechazo y encontrar en ellos y ellas nuevas posibilidades de intercambio y socialización.

8.9.5 Integración socio cultural
Una de las dificultades más frecuentes para los inmigrantes es la Integración sociocultural. El 46,49 por ciento de los inmigrantes latinoamericanos que respondieron la encuesta considera que están totalmente integrados; el 20,18 por ciento opina que están integrados en parte; el 13,16 por ciento están poco integrados; el 14 por ciento está nada integrado; el 5,6 por ciento opina que la integración es imposible. Por edad, son los jóvenes de 18 a 24 años los más integrados; el 48,15 por ciento del grupo 25 a 34 años; el 29,63 por ciento del grupo 35 a 44 años; el 27,78 por ciento del grupo 45 a 54 años. Se han integrado en parte el 25,93 por ciento (25 a 34); 20,69 por ciento (18 a 24); 22,22 por ciento (45 a 54); 11,11 por ciento (35 a 44). Están poco integrados el 16,67 por ciento del grupo 45 a 54 años; también el 14,81 por ciento del grupo 25 a 34 años; el 9,26 por ciento del grupo 35 a 44 años; y el 6,9 por ciento del grupo 18 a 24 años. El 27,78 por ciento (45 a 54) está nada integrado; el 13,79 por ciento (18 a 24) tampoco lo están; ni el 7,41 por ciento (25 a 34 y 35 a 44).
Integración sociocultural Totalmente integrado Integrado en parte Poco integrado Nada integrado Integración es imposible No informa Nunca Participantes en la encuesta. Relación Edad e Integración sociocultural EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 1 0 1 0 0 50,00 0,88 0,00 0,00 50,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 16 6 2 4 0 1 29 55,17 20,69 6,90 13,79 0,00 3,45 100,00 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 8,00 27 13 7 4 2 1 0 27 48,15 11,40 16 29,63 14,04 25,93 14,81 7,41 3,70 6,14 3,51 1,75 0,88 6 5 4 4 11,11 5,26 9,26 4,39 7,41 3,51 7,41 3,51 5 4 3 5 1 27,78 22,22 16,67 27,78 5,56 4,39 3,51 2,63 4,39 0,88 2 0 0 1 0 66,67 1,75 0,00 0,00 0,00 0,00 33,33 0,88 0,00 0,00

Total 53 46,49 23 20,18 15 13,16 16 14,04 6 5,26

0 0,00 0,00 2 100,00 1,75

0,00 0,00 0 0,00 0,00 100,00 23,68 35 64,81 30,70

0 0,00 0,00 18 100,00 15,79

0 0,00 0,00 1 0,88 3 100,00 2,63 114 20,18

Tabla 41. Relación Edad e Integración sociocultural.
Participantes en la encuesta relación Sexo e Integración sociocultural SEXO Integración Hombre Mujer Total sociocultural Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Totalmente 31 50,00 27,19 22 42,31 19,30 53 46,49 integrado 15 24,19 13,16 8 15,38 7,02 23 20,18 Integrado en parte Poco integrado 8 12,90 7,02 7 13,46 6,14 15 13,16 Nada integrado 5 8,06 4,39 11 21,15 9,65 16 14,04 Integración es 2 3,23 1,75 4 7,69 3,51 6 5,26 imposible No informa 1 1,61 0,88 0 0,00 0,00 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 42. Relación Sexo e Integración sociocultural.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

118

Más hombres (50 por ciento) que mujeres (42,31 por ciento) consideran que están totalmente integrados; también que están integrados en parte, ellos son el 24,19 por ciento y ellas el 15,38. El 13,46 por ciento de las mujeres y el 12,9 por ciento de ellos están poco integrados; el 21,15 por ciento de ellas y el 8 por ciento de los hombres están nada integrados. Dos hombres y cuatro mujeres consideran que la integración es imposible.

8.10 Solidaridad entre las personas inmigrantes
HGF1: Hay poca pero si la hay. Aquellos que vinimos del 98 del 2000 para acá que chupamos el golpe de la inmigración, de salir temprano a buscar trabajo, sin saber a dónde íbamos a dormir o si íbamos a comer, es muy diferente a los que llegaron cinco o diez años después, que ya llegaron donde el amigo, del primo. Ahora es muy distinto, nosotros le damos la mano a aquellos a los que podemos servirle, pero no al vago, al vicioso o al que lo poco que uno tiene se lo va a quitar. MGF1: Si, algunos más que otros, pero sí. Sin embargo, las personas manifiestan reticencias al respecto HGF1: A algunos se les da la mano y uno llega a la casa y están las tres de la tarde durmiendo. A mí me pasó, uno tiene solidaridad pero yo no voy a ayudar a uno que se la pasa borracho, fumando.

8.10.1 Actividades sociales en España
Las relaciones sociales conllevan una serie de actividades que ayudan a consolidar el vínculo. El 33,46 por ciento tiene en España mucho más actividades que en su país de origen; el 22,81 por ciento opina que tiene la misma cantidad; el 11,4 por ciento cree que tiene un poco más; el 18,42 opina que tiene menso que allí, y el 8,77 muchas menos que allí. El 3,51 por ciento dice que no tiene actividades sociales. El 44,44 por ciento del grupo entre los 25 y los 34 años tienen mucho más actividades sociales que en el lugar de origen; igualmente sucede al 41,38 por ciento de las personas entre los 18 a los 24 años y con el 16,67 por ciento del grupo de 45 a 54 años como también con el 14,81 por ciento del grupo de 35 a 44 años. El 27,78 por ciento creen que tiene la misma cantidad de amigos que tenía en su país de origen, el 18,52 por ciento de los grupos 25 a 34 y 35 a 44 años creen lo mismo, como también sucede con el 13,79 por ciento del grupo 18 a 24 años. El 20,69 por ciento (18 a 24 años) tienen un poco más, igual sucede con el 11,11 por ciento (25 a 34 años) y con el 5,56 por ciento de los grupos 35 a 44 y 45 a 54 años. El 138,89 por ciento del grupo 45 a 54 años y el 8,52 por ciento del grupo de 25 a 34 años tienen menos actividades que en su país, como también pasa con el 11,11 por ciento de 35 a 44 años, algo similar ocurre con el 6,9 por ciento del grupo 18 a 24 años.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Actividades sociales Cant Muchas más que allí Un poco más Misma cantidad Menos que allí Muchas menos que allí No tengo No responde Total 1 0 0 1 0 0 0 2 %G 50,00 0,00 0,00 50,00 0,00 % Tot Cant 0,88 0,00 0,00 0,88 0,00 12 6 4 2 2 1 2 29 %G 41,38 20,69 13,79 6,90 6,90 3,45 6,90 100,00 % Tot Cant 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 12 3 5 5 1 1 0 27 %G 44,44 11,11 18,52 18,52 3,70 % Tot Cant 10,53 2,63 4,39 4,39 0,88 8 3 10 6 6 2 0 35 %G 14,81 5,56 18,52 11,11 11,11 % Tot Cant 7,02 2,63 8,77 5,26 5,26 3 1 5 7 1 0 1 18 %G 16,67 5,56 27,78 38,89 5,56 % Tot Cant 2,63 0,88 4,39 6,14 0,88 1 0 2 0 0 0 0 3 %G 33,33 0,00 66,67 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 % Tot 0,88 0,00 1,75 0,00 0,00 0,00 0,00 2,63

Total 37 13 26 21 10 4 3 114 32,46 11,40 22,81 18,42 8,77 3,51 2,63 30,70

0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 1,75

3,70 0,88 0,00 0,00 100,00 23,68

3,70 1,75 0,00 0,00 64,81 30,70

0,00 0,00 5,56 0,88 100,00 15,79

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

119

Tabla 43. Relación Edad y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen SEXO Actividades sociales Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muchas más que allí Un poco más Misma cantidad Menos que allí Muchas menos que allí No tengo No responde Total 21 10 11 11 5 3 1 62 33,87 18,42 16,13 17,74 17,74 8,06 8,77 9,65 9,65 4,39 16 3 15 10 5 1 2 52 30,77 5,77 28,85 19,23 9,62 1,92 3,85 69,23 14,04 2,63 13,16 8,77 4,39 37 13 26 21 10 32,46 11,40 22,81 18,42 8,77 3,51 2,63 67,54

4,84 2,63 1,61 0,88 66,13 35,96

0,88 4 1,75 3 31,58 114

Tabla 44. Relación Sexo y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen.

Los hombres (33,87 por ciento) más que las mujeres (30,77 por ciento) tienen muchas más actividades que en su país; el 16,13 por ciento de ellos y el 5,77 por ciento de ellas tienen un poco más actividades que allí; el 28,85 por ciento de las mujeres y el 17,74 de los hombres tienen la misma cantidad de amigos que tenían en su país, el 19,73 por ciento de las mujeres y el 17,74 de los hombres tienen una menor cantidad de amigos que allí; tres hombres y dos mujeres dicen no tener amigos.

8.11 Cuerpo y autoimagen
Se tiene una percepción diferente sobre el cuidado del cuerpo en los latinos que en los españoles. Una MGF2 comenta: El cuidado del cuerpo es muy distinto aquí que en América latina, allá son más cuidadosos los hombres, aquí en cambio son más cuidadosas las mujeres, ellas se quieren más, se arreglan más. Otra MGF2 dice: Aquí mucha gente no se cambia la ropa, pueden durar mucho tiempo con la misma ropa. Nosotros nos cambiamos más. A mí me ha tocado con algunos hombres como si fuera la madre, me tocaba perseguirlo con el cepillo para que se cepillaran, es como tener un hijo y no un novio, así sean mucho mayor que yo. Pero pueden tener un coche muy fino, pero ellos cuidan más el coche que cuidarse a sí mismos. Una MGF2 matiza: Yo he trabajado con personas muy aseadas, no sé si son las abuelas más aseadas que los jóvenes, pero creo que es muy diferente. Las mujeres españolas son más pulcras que los hombres, ellas son más meticulosas, más arregladitas. Ellos son más desarreglados. Una de las MGF2 comenta: A los españoles hay que enseñarles, a las mujeres también se les entra por el oído, algunos ni siquiera se bañan son muy sucios. Allá también los hay pero no son tantos como aquí. Yo le enseñé a mi pareja española a que se duchara conmigo, esa no era su costumbre. Pero no todos los españoles son iguales. Un HGF2 considera: Las mujeres aquí se cuidan más que los hombres. Las mujeres españolas les gusta arreglarse pero más en la ropa y el cabello que maquillarse, pero las latinas se arreglan un poco más. Tal vez las mujeres mayores españolas se arreglan más (que las jóvenes), ellas le dan más importancia al cuidado.

8.12 La vida afectiva
Por los diversos aportes en los grupos focales se pudiera afirmar que para las mujeres en más fácil construir relaciones afectivas que para los hombres. Todas las personas que

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

120

opinaron al respecto fueron mujeres, estas MGF2 comentan: Yo pareja no tengo. El falleció hace dos años, era español. Yo estuve con el casi seis años, ahora no tengo pareja, tengo como todo el mundo amigos… pero amigos con lo que salimos de juerga, y yo soy muy feliz. Yo cuando hago el amor hablo en guaraní. Una más afirma: Yo estoy casada con un español, yo tengo una nena, cuando vine ya estaba casada, yo me casé en Cuba. Eso me facilitó los documentos, pero yo no vine por eso, yo estaba y sigo muy enamorada. Una tercera dice: Yo tengo una pareja, él es del País Vasco, él dice que no es español sino vasco. Yo aprendí a cocinar la comida vasca y de navarra, que es casi igual. No hablo euskera, para hacer el amor no es necesario (ríe); pero el sí dice algunas cosas en euskera cuando está haciendo el amor. Una cuarta mujer aclara: Yo no tengo pareja, vivo con mi hijo. Yo no necesito mucho follar, por ahora no me hace falta. Tuve un chico de aquí, vivimos cuatro años, pensábamos casarnos, pero lo pensé y yo no estaba enamorada y decidí quedarme sola. Una quinta informa: Yo tengo amigos. Salimos a bailar. Sola una de las mujeres, en el GF2 se ha casado con otro latinoamericano, ella dice: Yo tengo mi pareja aquí, me casé con uno de mi país y soy muy feliz. Con relación a la pregunta realizada en la encuesta: Cómo se siente afectivamente, el 29,82 por ciento dice sentirse algo estable, el 22,81 por ciento afirma sentirse muy estable, igual cantidad considera que más o menos estable, el 11,4 por ciento dice que poco estable, el 7,89 por ciento afirma que nada estable y un 1,75 por ciento considera que necesita apoyo emocional ya. (Ver Tabla Nº 45).
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Cómo se siente afectivamente EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Total Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 1 50,00 0,88 8 27,59 3,00 7 25,93 6,14 8 14,81 7,02 2 11,11 1,75 0 0,00 0,00 26 22,81 0 0,00 0,00 9 31,03 4,00 9 33,33 7,89 13 24,07 11,40 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 34 29,82 1 50,00 0,88 0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 2 100,00 0,00 0,00 0,00 0,00 1,75 4 13,79 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 5 18,52 4,39 2,63 2,63 0,00 0,00 23,68 6 5 2 1 0 35 11,11 5,26 9,26 3,70 1,85 0,00 64,81 8 44,44 7,02 2 66,67 1,75 26 22,81 11,40 7,89 3,51 1,75 100,00

Cómo se siente afectivamente Muy estable Algo estable Más o menos estable Poco estable Nada estable Necesito apoyo ya No responde Total

3 10,34 2 6,90 2 6,90 1 3,45 29 100,00

3 11,11 3 11,11 0 0,00 0 0,00 27 100,00

4,39 2 11,11 1,75 1,75 2 11,11 1,75 0,88 1 5,56 0,88 0,00 1 5,56 0,88 30,70 18 100,00 15,79

0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 3 100,00

0,00 13 0,00 9 0,00 4 0,00 2 2,63 114

Tabla 45. Relación Edad y Cómo se siente afectivamente.

En la misma Tabla Nº 45, el 33,33 por ciento es algo estable afectivamente (25 a 34), lo es también el 31 por ciento (18 a 24), el 24 por ciento (35 a 44) y el 11,11 por ciento (45 a 54 años). Es muy estable el grupo 18 a 24 (27,59 por ciento), le sigue en porcentaje el grupo 25 a 34 (25,93 por ciento), y el grupo 45 a 54 (11,11 por ciento), siendo el cuarto
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Cómo se siente afectivamente SEXO Cómo se siente Hombre Mujer Total afectivamente Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy estable 26 41,94 22,81 13 25,00 11,40 39 34,21 Algo estable 8 12,90 7,02 13 25,00 11,40 21 18,42 Más o menos 8 12,90 7,02 15 28,85 13,16 23 20,18 estable Poco estable 5 8,06 4,39 3 5,77 2,63 8 7,02 Nada estable 9 14,52 7,89 3 5,77 2,63 12 10,53 Necesito pareja ya 6 9,68 5,26 4 7,69 3,51 10 8,77 No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

121

Tabla 46. Relación Sexo y Cómo se siente afectivamente.

el grupo 35 a 44 (14,81 por ciento). Sobresale como grupo más o menos estable afectivamente el de los 45 a 54 años, ya que el 44,44 por ciento lo es; el 18,52 por ciento del grupo de 25 a 34 años opina lo mismo, hecho que igualmente manifiesta el grupo de 18 a 24 años (13,79 por ciento) y el grupo de 35 a 44 años, con el 11,11 por ciento. En los únicos grupos en que ninguna persona necesita apoyo ya son los de 25 a 34, los mayores de 55 años, y los de 12 a 17 años. Los hombres consideran que son más estables que las mujeres: el 41,94 por ciento de ellos es muy estable y solo el 25 por ciento de ellas lo son; igual casntidad en ellas dice ser algo estable frente al 12,9 por ciento de los hombres; igual cantidad de estos es más o menos estable, un grupo mucho menor que el de ellas que opina lo mismo (28,85 por ciento); los hombres nada estables (9,68 por ciento) triplican a las mujeres en igual condición. (Ver Tabla Nº 46).

8.13 La vida emocional
Con relación a la vida emocional el 29,82 por ciento la asume como algo estable, el 22,81 por ciento lo hace, respectivamente, como muy estable o más o menos estable, para el 11,4 por ciento en poco estable y para el 7,89 por ciento es nada estable. El 3,51 por ciento necesita apoyo emocional ya mismo. Por edades (Ver Tabla Nº 47), se destaca que en el grupo de 45 a 54 años, el 44,44 por ciento dice ser más o menos estable, le sigue el grupo de 25 a 34 que en un 18,54 por ciento afirma lo mismo, en tercera instancia aparece el grupo 18 a 24 con el 13,79 por ciento y después, el grupo 35 a 44 con el 11,11 por ciento.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Cómo se siente emocionalmente EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 %G 27,59 31,03 13,79 10,34 6,90 6,90 3,45 100,00 % Tot Cant 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 7 9 5 3 3 0 0 27 %G 25,93 33,33 18,52 11,11 11,11 0,00 0,00 100,00 % Tot Cant % G 6,14 7,89 4,39 % Tot Cant % G 2 2 8 11,11 11,11 44,44 8 9 4 3 2 2 1 29 8 14,81 7,02 13 24,07 11,40 6 11,11 5,26 4,39 1,75 0,88 0,00 30,70 1,75 1,75 7,02 0 1 2

Cómo se siente emocionalmente Muy estable Algo estable Más o menos estable Poco estable Nada estable Necesito apoyo ya No responde Total

12 a 17 1 0 1 50,00 0,88 0,00 0,00 50,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 1,75

55 o más % Tot Cant % G % Tot 0,00 0,00 33,33 0,88 66,67 1,75

Cant % G % Tot Cant

Total 26 22,81 34 29,82 26 22,81

0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 2 100,00

2,63 5 9,26 2,63 2 3,70 0,00 1 1,85 0,00 0 0,00 23,68 35 64,81

2 11,11 1,75 2 11,11 1,75 1 5,56 0,88 1 5,56 0,88 18 100,00 15,79

0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 3 100,00

0,00 13 11,40 0,00 9 7,89 0,00 4 3,51 0,00 2 1,75 2,63 114 100,00

Tabla 47. Relación Edad y Cómo se siente emocionalmente.

El 33,33 por ciento (Tabla Nº 47), del grupo de 25 a 34 años dice ser algo estable, igual apreciación tienen el 31 por ciento del grupo 18 a 24, el 24 por ciento del grupo 35 a 44 y el 11,11 por ciento del 45 a 54 años. Es muy estable emocionalmente el 27,59 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años, le sigue el grupo de los 25 a 34 años con el 25,93 por ciento y el grupo 35 a 44 con el 18,81 por ciento, el que menos aporta casos es el de 45 a 54 (11,11 por ciento). De los hombres, respectivamente, un 6,45 por ciento dice ser, poco estable, nada estable o necesita apoyo ya. De las mujeres es mayor el grupo que dice ser poco estable, pues representa el 13,46 por ciento del total de estas. Dos mujeres necesitan apoyo emocional ya.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

122

Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Cómo se siente emocionalmente SEXO Cómo se siente Hombre Mujer Total emocionalmente Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy estable 25 40,32 21,93 14 26,92 12,28 39 34,21 Algo estable 16 25,81 14,04 12 23,08 10,53 28 24,56 Más o menos 9 14,52 7,89 15 28,85 13,16 24 21,05 estable Poco estable 4 6,45 3,51 7 13,46 6,14 11 9,65 Nada estable 4 6,45 3,51 1 1,92 0,88 5 4,39 Necesito apoyo ya 4 6,45 3,51 2 3,85 1,75 6 5,26 No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 48. Relación Sexo y Cómo se siente emocionalmente.

8.14 ¿Es necesario el sexo para ser feliz?
El sexo, es decir las relaciones genitales son vistas como un mal necesario, una MGF2 opina: Yo creo que sí. Si no lo hay, uno no puede ser feliz. MGF2: El sexo no es necesario para ser feliz, pero ayuda un poco. Yo viví con una persona cuatro años, le gustaba mucho el sexo, no era una persona cariñosa. Le gustaba follar y nada más, uno lo que más necesita es cariño, que estén pendientes de uno, el sexo no es la felicidad. Una de las MGF2 matiza: No, el sexo no es todo. Porque es feliz un momento, pero cuando ya pasa la cosa, el acto, después qué. El problema no parece ser la genitalidad, sino las habilidades para compartirla, una MGF2 afirma: Si, el sexo ayuda a ser feliz, pero no cualquier cosa sino el buen sexo. Eso de follar no, sino el que produce satisfacción sí, follar folla cualquiera pero hacer el amor es más complicado. Un HGF2 matiza la idea diciendo: Yo creo que es importante, pero cuando no es bueno en la cama o falta algo, deberían decírselo. Otra MGF2 tercia en la discusión: Hay días que en vez de hacerse sola una paja, es mejor hacérsela acompañada. Una MGF2 compara entre los latinos y los españoles y asevera: Creo que las españolas deberían probar un latino, porque hay españoles que son muy simples, no son nada cariñosos. El hombre latino es más entregado.

8.15 Salud
Con relación al tema Salud (Tabla Nº 49), el 51,75 por ciento dice tenerla muy estable, el 20,18 por ciento está más o menos estable, el 13,16 por ciento es algo estable, el 5,26 por ciento es algo estable, el 4,39 por ciento, respectivamente, es nada estable o requiere apoyo en salud ya. El grupo de 18 a 24 años es el que mayor porcentaje presenta de personas muy estables: 62 por ciento; le sigue el de 25 a 34 que en un 59,16 por ciento tiene igual consideración, como también lo hacen el 38,89 por ciento del grupo de 45 a 54 años y el 27,78 por ciento del grupo 35 a 44; dos de los mayores de 55 años son muy estables la otra persona mayor es algo estable, se destaca que un menor de 12 a 17 años dice necesitar apoyo ya. Son más o menos estables el 27,78 por ciento de las personas de 45 a 54 años, le sigue el 18,52 por ciento del grupo 35 a 44, el 24,82 por ciento del grupo 25 a 34 y el 13,79 del grupo 18 a 24 años.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

123

Cómo siente que es su salud Muy estable Algo estable Más o menos estable Poco estable Nada estable Necesito apoyo ya No responde Total

Participantes en la encuesta. Relación Edad y Cómo siente que es su salud EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 1 50,00 0,88 18 62,07 3,00 16 59,26 14,04 15 27,78 13,16 7 38,89 6,14 2 66,67 1,75 0 0,00 0,00 3 10,34 4,00 4 14,81 3,51 4 7,41 3,51 3 16,67 2,63 1 33,33 0,88 0 0 0 1 0 2 0,00 0,00 0,00 50,00 0,00 100,00 0,00 0,00 0,00 0,88 0,00 1,75 4 1 1 1 1 29 13,79 3,45 3,45 3,45 3,45 100,00 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 4 2 0 1 0 27 14,81 3,51 10 18,52 8,77 5 27,78 4,39 0,00 1,75 0,88 0,00 15,79 0 0 0 0 0 3 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 0,00 0,00 0,00 0,00 0,00 2,63

Total 59 15 23 51,75 13,16 20,18

7,41 1,75 3 0,00 0,00 2 3,70 0,88 1 0,00 0,00 0 100,00 23,68 35

5,56 2,63 3,70 1,75 1,85 0,88 0,00 0,00 64,81 30,70

0 0,00 2 11,11 1 5,56 0 0,00 18 100,00

6 5,26 5 4,39 5 4,39 1 0,88 114 100,00

Tabla 49. Relación Edad y Cómo siente que es su salud.

Por sexo dicen ser más estables los hombres (53,23 por ciento) que las mujeres (50 por ciento); También los hombres son algo más estables en su salud (16,13 por ciento) que ellas (9,62 por ciento), en cambio el 25 por ciento de las mujeres son más o menos estables que el 16,13 por ciento de ellos. (Ver Tabla Nº 50). Cuatro hombres y una mujer dicen necesitar hospitalizarse ya.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Cómo siente que es su salud Cómo siente que es su salud Muy estable Algo estable Más o menos estable Poco estable Nada estable Necesito hospitalizarme ya No responde Total Hombre Cant % H % Tot Cant 33 53,23 28,95 26 10 16,13 8,77 5 10 2 3 4 16,13 3,23 4,84 6,45 8,77 1,75 2,63 3,51 13 4 2 1 1 52 SEXO Mujer % M % Tot 50,00 22,81 9,62 4,39 25,00 7,69 3,85 1,92 1,92 100,00 11,40 3,51 1,75 0,88 Total % Total 51,75 13,16 20,18 5,26 4,39 4,39 0,88 100,00

T 59 15 23 6 5 5

0 0,00 0,00 62 100,00 54,39

0,88 1 45,61 114

Tabla 50. Relación Sexo y Cómo siente que es su salud

8.15 Alcanzar las metas como criterio de felicidad
Con relación a las metas, algunas de las personas las relacionaron con la muerte, como meta ultima. MGF2: Es difícil. Yo he alcanzado algo, me falta, pero lo lograré. MGF2: Yo tengo mi casa, he ayudado a mi familia. Yo pensaba hacer mi vida aquí, pero las cosas no se dieron; en estos momentos quisiera regresarme a mi país, tal vez lo logre allá. MGF2: Yo estoy bien pero quiero irme a morir a Ecuador. Aquí cabe recalcar el pensamiento de Aaron Beck de la Universidad de Pennsylvania, para él cada persona tiene una forma propia de pensar, de estructurar las experiencias acumuladas y algunos lo hacen siempre con un prejuicio sistemático contra sí mismos. Una determinada manera de pensar consiste en pensar mal de uno mismo. El resultado es un estado de insatisfacción constante que estaría en la base de la depresión generalizada. Una MGF2 dice: Yo no sé si mis metas están aquí o allá. Las tengo perdidas. A mí me gustaría terminar mi vida en mi país, pero yo he visto gente joven que se ha muerto aquí, así que uno no sabe dónde se va a morir. Un HGF2 plantea: Mis metas no las he conseguido. Pienso estar un tiempo más y luego regreso, yo me quiero morir allá, en Ecuador; una MGF2 es enfática al afirmar: Metas. Metas no. Yo me quiero ir a morirme allá. MGF2: Yo hasta los 60 años me quedo aquí. Yo prefiero morirme allí.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

124

Es pesimismo se evidencia en esta afirmación hecho por una MGF2: Yo pago un seguro, que si uno se muere, no hay que pedir la caridad para poder mandar el cadáver; mi seguro es para repatriar el cadáver, porque todos nos morimos y uno no sabe cuándo le toca; así lo manden en cenizas. Existe una relación entre las metas y el apoyo económico a otros, una MGF2 afirma: Si Dios me lo permite, yo me quiero morir allá. Mis metas están algo lejanas, se cumplieron las que tenía para mis hijos, ellos tienen cómo defenderse en la vida, pero las mías, mías, no sé; pueda que ellos me ayuden a mí. Yo no les doy (se refiere al dinero) como una inversión, pero ahora tengo claro que me toca pensar en mí, pues si logro tener un trabajo será más fácil hacer por mí. Con relación a la Edad y el Logro de metas en España, el 29,82 por ciento de los inmigrantes informantes cree que las puede lograr en parte, las puede lograr totalmente el 22,81 por ciento de las personas, misma cantidad que considera que las logra más o menos; un 11,4 por ciento dice que logra algunas, el 7,89 considera que no las logra y el 3,51 por ciento opina que no sabe si las logra. (Ver Tabla Nº 51).
Logro de metas en España Las puedo lograr plenamente Las puedo lograr en parte Las logro más o menos Logro algunas No las logro No sabe No responde Total Participantes en la encuesta. Relación Edad y Logro de metas en España EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 1 0 1 0 0 0 0 2 50,00 0,00 50,00 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 0,88 0,00 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 1,75 8 9 4 3 2 2 1 29 27,59 31,03 13,79 10,34 6,90 6,90 3,45 100,00 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 7 9 5 3 3 0 0 27 25,93 33,33 18,52 6,14 7,89 4,39 8 13 6 5 2 1 0 35 14,81 7,02 2 2 8 11,11 11,11 44,44 1,75 1,75 7,02 1,75 1,75 0,88 0,88 15,79 0 1 2 0 0 0 0 3 0,00 33,33 66,67 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 0,00 0,88 1,75 0,00 0,00 0,00 0,00 2,63 Total 26 34 26 22,81 29,82 22,81

24,07 11,40 11,11 5,26

11,11 2,63 11,11 2,63 0,00 0,00 0,00 0,00 100,00 23,68

9,26 4,39 3,70 1,75 1,85 0,88 0,00 0,00 64,81 30,70

2 11,11 2 11,11 1 5,56 1 5,56 18 100,00

13 11,40 9 7,89 4 3,51 2 1,75 114 100,00

Tabla 51. Relación Edad y Logro de metas en España.

Desde el ítem sexo (Ver Tabla Nº 52), más mujeres (38,46 por ciento) que hombres (22,58 por ciento) asumen que las pueden lograr en parte; Los hombres son más optimistas, pues el 25,81 por ciento opina que las puede lograr plenamente, el 19, 23 por ciento de las mujeres asume igual óptica; más mujeres que hombres consideran que las pueden lograr en parte, 38,46 por ciento de ellas frente al 25,81 por ciento de ellos; Los hombres creen más que las mujeres que no lograrán cumplir su metas, 11,29 por ciento de ellos frente al 3,85 por ciento de ellas; a la inversa, más ellas (13,46 por ciento) que ellos (9,68 por ciento), creen que lograrán algunas; dos mujeres y dos hombres opinan no saber si lo lograrán.
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Logro de metas en España SEXO Logro de metas en Hombre Mujer Total España Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Las puedo lograr 16 25,81 14,04 10 19,23 8,77 26 22,81 plenamente Las puedo lograr en 14 22,58 12,28 20 38,46 17,54 34 29,82 parte Las logro más o 16 25,81 14,04 10 19,23 8,77 26 22,81 menos Logro algunas 6 9,68 5,26 7 13,46 6,14 13 11,40 No las logro 7 11,29 6,14 2 3,85 1,75 9 7,89 No sabe 2 3,23 1,75 2 3,85 1,75 4 3,51 No responde 1 1,61 0,88 1 1,92 0,88 2 1,75 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 52. Relación Sexo y Logro de metas en España.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

125

8.16 Ser feliz
Daniel Gilbert, de la Universidad de Harvard; el premio Nobel de Economía y psicólogo Daniel Kahneman, de la Universidad de Princeton; el psicólogo Tim Wilson, de la Universidad de Virginia, y el economista George Loewenstein, de la Universidad Carnegie-Mellon han puesto de manifiesto la existencia de dos brechas o déficit en los llamados pronósticos afectivos. Por una parte, al pronosticar la intensidad de la felicidad que aportará un determinado bien o acontecimiento futuro, siempre se sobrestima. De la misma manera, se suele exagerar el grado de infelicidad que provocará una desgracia anticipada. Por otra parte, la segunda hipótesis explica que también somos un desastre a la hora de desembarazarnos del acoso de una carga emocional. No sabemos cómo transportarnos mentalmente a otro estado anímico menos violentado, más frío, que nos permita tomar otras decisiones. Esto último se relaciona con la incapacidad que parecen manifestar muchas personas para cambiar la percepción sobre los demás inmigrantes, los españoles y los territorios. Para algunos teóricos existe una relación directa entre los afectos y la felicidad, esto se referencia en múltiples respuestas como se observa a continuación: MGF2: A la medida de lo que yo entiendo de felicidad, si soy feliz. Todos tenemos percepciones diferentes de la felicidad. Me falta mi nieta, pero eso es otra cosa. Yo me he quedado aquí sin mi nieta, le tengo añoranza, pero no por ello he dejado de a ser feliz, pero si tuviera un trabajo sería más feliz. MGF2: Yo soy feliz. Cuando estaba allá era más feliz que acá. A mí me falta mi familia, estando lejos, pues se siente uno solo, uno no se siente pleno. De todas maneras tener una pareja ayuda a sentirse más feliz. HGF2: Yo soy feliz, no al 100%, lo soy al 90 por ciento. A mí me gustaría estar con mi padre, mi madre, mis hermanos. MGF2: Yo no soy feliz, me faltan los hijos, mi madre, la comida, pero me siento algo feliz. MGF2: Mi felicidad es entre comillas, a mí me falta sobretodo mi madre. Fui hace tres meses a visitarla. Es como ir a recoger felicidad, uno llega lleno. Las personas suelen relacionar el trabajo con la felicidad. MGF2: Yo no soy feliz, soy adicta al trabajo y yo sin trabajo no me siento feliz. Me gusta estarme comunicándome con los compañeros de trabajo, reírme de las tonterías y si no tengo esos amigos me hace falta la felicidad. Otra MGF2 corrobora: Sí yo tuviera un trabajo sería más feliz. También se relaciona la felicidad con el territorio. MGF2: Yo no soy feliz a ratos, la felicidad no es permanente. Hay días en que estas deprimido, hay días más eufórico, pero todos los días son diferentes. Yo creo que era más feliz allá. Allá era diferente, la vida no es lo mismo en un país que no es el de uno. Ese vínculo entre afecto y felicidad se ratifica en las visitas que los inmigrantes hacen a sus familiares en su país de origen. La familia, dice MGF1: Le da más cariño, le toman más atención a uno, porque como se está lejos. Otra MGF1 manifiesta: Yo he ido cada dos años, pero el cariño de mi mamacita, mis hermanos es muy importante. Las personas se ven afectadas emocionalmente cuando reconocen que los afectos están mediados por la economía, al respecto dos hombres en el GF1 comentan: Hombre 1: Los padres no, pero los tíos, los primos, si uno no les lleva un regalo se molestan. El Hombre 2, ratifica: Los primeros días le tratan distinto, pero al poco tiempo ya todo es igual. Con ocho días… después “ya huele a maluco”. A uno lo tratan bien en la familia es por interés, es diferente la madre o el padre, pero incluso mi madre después de que me quedé sin trabajo, como yo mandaba 500 o más y ahora no puedo mandar, me preguntaba si yo me la pasaba donde las putas. Yo le respondí: “mamá pero es que

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

126

estoy sin trabajo” y ella me respondió: “pero por qué si le manda plata a los hijos”; yo me quedé callado. La Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España demuestra que el 38,6 por ciento considera que era feliz, el 29,82 por ciento que era muy feliz y el 20,18 por ciento que era algo feliz. Totalmente infeliz eran el 7,02 por ciento e infeliz el 4,39 por ciento. Es decir, la gente parece no emigrar por motivos de infelicidad, sino por otras causas. En la misma Tabla (Nº 53), los que dicen ser felices antes de venir a España, son los de 18 a 24 años (44,43 por ciento), le siguen muy cerca los de 25 a 34 años (44,44 por ciento) y algo más lejos están los de 35 a 44 años (25,93 por ciento) y los de 45 a 54 años (16,67 por ciento). Dos de los tres mayores de 55 años son también felices pero uno de ellos es totalmente infeliz. Los dos jóvenes de 12 a 17 años son muy felices, como también lo es el 33,33 por ciento del grupo de 45 a 54 años; igualmente lo son los grupos de 25 a 34 y de 35 a 44 años, pues cada uno en 25,93 por ciento dicen serlo.
Felicidad país de origen Participantes en la encuesta. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 55 o más % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 50,00 0,88 6 20,69 5,26 7 25,93 6,14 14 25,93 12,28 6 33,33 5,26 0 0,00 0,00 0,00 0,00 13 44,83 11,40 12 44,44 10,53 14 25,93 12,28 3 16,67 2,63 2 66,67 1,75 50,00 0,88 7 24,14 6,14 4 14,81 3,51 4 7,41 3,51 7 38,89 6,14 0 0,00 0,00 0,00 0,00 1 3,45 0,88 2 7,41 1,75 1 1,85 0,88 1 5,56 0,88 0 0,00 0,00 0,00 0,00 2 6,90 1,75 2 7,41 1,75 2 3,70 1,75 1 5,56 0,88 1 33,33 0,88 100,00 1,75 29 100,00 25,44 27 100,00 23,68 35 100,00 30,70 18 100,00 15,79 3 100,00 2,63

Cant Muy feliz 1 Feliz 0 Algo feliz 1 Infeliz 0 Totalmente infeliz 0 Total 2

Total 34 44 23 5 8 114 29,82 38,60 20,18 4,39 7,02 100,00

Tabla 53. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España.

Dicen ser muy felices antes de venir a España (Ver Tabla Nº 54) más hombres (35,48 por ciento) que mujeres (23,08 por ciento). De ellas son felices el 40,38 por ciento, de ellos algo menos, el 37,1 por ciento. Con respecto a ser algo felices lo son más mujeres (26,92 por ciento) que ellos (14,52 por ciento). Igual cantidad de hombres y mujeres (cuatro), son totalmente infelices. Cuatro hombres son infelices y una mujer también lo es. En conclusión, son más felices las mujeres antes de venir a España que los hombres.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España SEXO Felicidad en España Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy feliz 22 35,48 19,30 12 23,08 10,53 34 29,82 Feliz 23 37,10 20,18 21 40,38 18,42 44 38,60 Algo feliz 9 14,52 7,89 14 26,92 12,28 23 20,18 Infeliz 4 6,45 3,51 1 1,92 0,88 5 4,39 Totalmente infeliz 4 6,45 3,51 4 7,69 3,51 8 7,02 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 54. Relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España.

Ya estando en España cambia la percepción sobre la felicidad. Veamos la información obtenida en la Tabla Nº 51: el 37,77 por ciento dice ser algo infeliz, el 32,46 por ciento informa ser feliz y el 18,42 por ciento comenta ser muy feliz; el 6,14 por ciento dice que infeliz, el 4,39 afirma que es totalmente infeliz.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

127

Con relación a ser feliz lo son el 50 por ciento (45 a 54), el 34,48 por ciento (18 a 24 años), el 25,93 por ciento (25 a 34) y 18,52 por ciento del grupo etareo 35 a 44; también es feliz una persona de 55 o más años. Son algo feliz en el grupo 45 a 54 años (50 por ciento), en el grupo 37 por ciento en el grupo 25 a 34 años, el 27,78 por ciento (35 a 44) y 24,14 por ciento (18 a 24); también lo son dos de tres mayores de 55 años. Es muy feliz un chico de menos de 17 años, el 31 por ciento de los jóvenes de 18 a 24, el 25,93 por ciento de los de 25 a 34 y el 7,41 por ciento de los de 35 a 44; ninguna persona de 45 a 54 años es muy feliz.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia en España EDAD 12 a 17 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 Cant % G % Tot Cant 50,00 0,00 0,00 50,00 0,00 0,00 2 100,00 1 0 0 1 0 0 0,88 0,00 0,00 0,88 0,00 0,00 1,75 9 10 7 2 1 0 29 %G % Tot Cant 7 7 10 2 0 1 27 %G 25,93 25,93 37,04 7,41 0,00 3,70 100,00 % Tot Cant % G 6,14 4 7,41 6,14 10 18,52 8,77 15 27,78 1,75 2 3,70 0,00 4 7,41 0,88 0 0,00 23,68 35 100,00 % Tot Cant % G 3,51 8,77 13,16 1,75 3,51 0,00 30,70 0,00 50,00 50,00 0,00 0,00 0,00 18 100,00 0 9 9 0 0 0

Felicidad país de origen Muy feliz Feliz Algo feliz Infeliz Totalmente infeliz No responde Total

55 o más % Tot Total 18,42 32,46 37,72 6,14 4,39 99,12 179,82

% Tot Cant % G 0,00 7,89 7,89 0,00 0,00 0,00 15,79 0,00 33,33 66,67 0,00 0,00 0,00 3 100,00 0 1 2 0 0 0

31,03 7,89 34,48 8,77 24,14 6,14 6,90 1,75 3,45 0,88 0,00 0,00 100,00 25,44

0,00 21 0,88 37 1,75 43 0,00 7 0,00 5 0,00 1 2,63 114

Tabla 55. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia en España.

En análisis según sexo como se observa en la Tabla Nº 52, los hombres se ubican en un 24,19 por ciento del grupo que dice ser Muy feliz mientras solo el 11,54 por ciento de las chicas lo es; hay más mujeres felices (38,46 por ciento) que hombres (27,42 por ciento); las mujeres (38,46 por ciento) dicen ser Algo más infelices que los hombres (37,1 por ciento); el 6,45 por ciento de hombres es Infeliz y lo son también el 5,77 por ciento de ellas; son totalmente infelices tres hombres y dos mujeres.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia en España SEXO Felicidad en España Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy feliz 15 24,19 13,16 6 11,54 5,26 21 18,42 Feliz 17 27,42 14,91 20 38,46 17,54 37 32,46 Algo feliz 23 37,10 20,18 20 38,46 17,54 43 37,72 Infeliz 4 6,45 3,51 3 5,77 2,63 7 6,14 Totalmente infeliz 3 4,84 2,63 2 3,85 1,75 5 4,39 No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 98,08 44,74 114 99,12

Tabla 56. Relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia en España.

8.17 La percepción sobre sí mismo
Recuerda Punset (2010) en ―El viaje a la felicidad, nuevas claves científicas‖, que: Cambiar la percepción sobre sí mismo requiere darse cuenta que la memoria desempeña un papel determinante. Pero que cuando se rescata un recuerdo casi siempre es el fruto de una elucubración a partir de un dato real o inventado; rara vez es la transcripción de un hecho real conservado intacto. En consecuencia, la percepción que tenemos sobre nuestra cultura, los amigos y

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

128

nosotros mismos son igualmente elucubraciones, como también las que tenemos sobre los demás y su cultura. En términos moleculares, cada autóctono y cada inmigrante no son la misma persona que fue antes de partir hacia España o de ver al otro por primera vez, sin embargo, se vive con la impresión de ser el mismo. El problema radica en que la mente se relaciona con el significado, no con la información. Es decir, aportamos significado a nuestras experiencias; cuando se crea un recuerdo y luego se vuelve a recordar, nuevamente se activan los procesos bioquímicos, de forma que, en cierto modo, cada vez que se recuerda algo se vuelve a revivir lo recordado. Cada vez que se reaviva un recuerdo este se reconstruye biológicamente. Una MGF1 comenta sobre sí misma: Yo llevo la misma idea, los mismos pensamientos. Una más dice: No, no me ha cambiado nada. Un HGF1 no observa cambios substanciales, el comenta: Para mí ha sido igual. Una MGF1 medio en serio afirma: Yo no he cambiado, bueno he engordado. Un HGF1 reconoce dicho cambio: Para mí sí ha cambiado la idea, Yo he cambiado de allí a aquí, allí no salía nada, no me relacionaba con gente y aquí, no sé, yo conozco más gente. He cambiado bastante de allí a aquí. Otro HGF1 recalca: Sí que he cambiado en la forma de pensar. Uno desde su país esto los ve como algo imposible, cuando uno ha estudiado tiene una historia de acá, pero al llegar la historia es diferente. Uno se llena de ilusiones.

8.18 La percepción sobre España
En el inicio y el final de un trayecto siempre hay una emoción, porque de lo contrario no sería un proyecto. Resulta tan contraproducente no saber controlar las propias emociones como no tenerlas. Es sabio desconfiar de cualquier proyecto que no parta de una emoción. Por mucho que se manifieste lo contrario, no existe una decisión final sobre cualquier asunto que no esté teñida por una emoción. La activación de los procesos imaginativos, de búsqueda de soluciones y de control implica una interrelación. Al final de cualquier proceso, en lugar de dar palos de ciego movidos por la emoción básica del miedo, esa emoción se ha canalizado en el perfeccionamiento de las competencias propias y en profundizar en las relaciones interpersonales para garantizar la supervivencia. Las personas no logran abandonar fácilmente el miedo, tal vez por ello también se les dificulta ser felices, integrarse, construir nuevas relaciones. En ese proceso de hacerse nuevo y reconocerse único y dinámico las personas perciben cambios en sus percepciones, como se observa a continuación.

8.18.1 La percepción antes de venir
La percepción que algunos inmigrantes tiene sobre España en algunos casos se fundamenta en las apreciaciones de otros inmigrantes. HGF1: Cuando las personas van de aquí te cuentan maravillas que cuando uno llega no son reales. HGF1: Es una ilusión que le meten a uno en la cabeza, pero al mes nos salieron los papeles y yo me vine, llegué a Torre Vieja. Las expectativas son mucho mayores. HGF1: Yo soy pobre, humilde, honrado y bien trabajador eso sí, pero no veo bien eso de apantallar. Eso no me gustaría a mí hacer. MGF1: Aquí la gente trabaja en el campo, cuidando abuelos y cuando van allá nos dicen maravillas, uno se ilusiona. Bueno también tiene que ver que a veces no entienden, por ejemplo yo dije a una amiga, estoy en el almacén y ella pensó

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

129

que yo trabajaba en una tienda, pero era en el almacén donde se guardan las cosas. Ella me dijo pero no es que allá todas son aniñaditas, aniñaditas dije yo, que va si ustedes no saben lo que hay que sufrir para tener un euro, y lo que hay que aguantar a las abuelas, unas le halan el pelo, le tiran la comida en la cara. Hay que tenerles paciencia MGF1: Muchos regresan y dan una idea de lo que no son. Hablando por algunos que fingen lo que no son. Aparentan lo que no tienen. No todos hacemos eso, pero al regresar a nuestro país nos vemos marginados. Yo he estado sola, he trabajado cuatro años y medio cuidando una abuela y yo he ganado bien y yo guardé ese dinero, pero allá piensan que yo me voy a una esquina y me señalan con el dedo. Un hombre ratifica, HGF1: Se cree que si a una mujer le va bien es que se fue al puteo. A partir de este párrafo y para esta parte del análisis se opta por entrevistas realizadas a personas originarias de Colombia. Se decide tomar esta opción para que se puedan diferenciar fácilmente las respuestas sobre un mismo ítem y así poder observar más fácilmente las percepciones, como criterio adicional se entrevista únicamente a personas homosexuales o lesbianas. En las entrevistas escritas (EE) sobre la percepción que se tenía de España antes de viajar se lee: MEE1: Llevo casi 12 años viviendo aquí, y como nunca me había planteado venirme para acá pues, no me acuerdo muy claramente de la percepción que tenía de España, intentaré responder: Que era un país alegre, que se vivía muy bien, pensaba que era muy desarrollado, y que era amable para con la gente que venía a vivir aquí. La MEE2, quien lleva ocho y medio años en España, afirma: Conocía España por los libros, el atlas y uno y que otro comentario. El gran rumor que circulaba en Colombia era que este país se había convertido en otro Estados Unidos, lleno de oportunidades, trabajo y dinero para propios y extranjeros, que era el momento propicio para viajar y hacer parte de ésas personas triunfadoras, personalmente me atraía la idea de salir de Colombia para poder expresar libremente mi lesbianidad sin perder el respeto de mi familia y amigxs. Conseguir la visa no se dificultaba ya que con sólo una carta de invitación podíamos tramitarla. El HEE3, quien está en España hace cinco años afirma: Había venido a España en 1992, había conocido Madrid, había estado en Chueca y había conocido una organización gay, ese el 2º referente español. El primero, lo obtuve por parte de mi hermana, quien estaba en Barcelona el día en que en Junio del 1977 se celebró la primera marcha homosexual en España, me mostró un país en el que la lucha por la que yo luchaba también se daba. Regresé a Madrid en el 2004, viví en una pensión en la Puerta del Sol fue un paseo de museos y galerías, recuerdo que al ver las Tres gracias de Rubens en el Museo del Prado tuve la sensación de tener un orgasmo, Aprendí que la apreciación del arte también es un acto erótico.

8.18.2 La percepción después de estar en España
Se utiliza como fuente las entrevistas escritas. La MEE1 informa: Me llamó la atención el hecho de que no estaba tan desarrollada tecnológicamente como me lo había imaginado. Descubrí que no era tan amable y que sus políticas para extranjeros inmigrantes son bastante discriminativas, que hay mucho racismo y que la población media es bastante ignorante y muy superficial. Aunque no todo es negativo, porque

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

130

también me di cuenta que puedes expresar tu opinión más o menos libremente y sin miedo a que te maten, que se puede vivir sin miedo a que te roben, o te asalten, y que también hay algunas personas que piensan que los inmigrantes con nuestras costumbres y culturas multicolores enriquecemos este país. La MEE2 comenta: Tengo muy claro las cosas positivas y negativas que tenemos en España. Aspectos positivas son muchas y las valoro intensamente, la tranquilidad, la seguridad, el conocimiento de los derechos que como personas y ciudadanía tenemos, poder reclamarlos, salir a la calle y exigirlos sin temores de represalias estatales, la importancia que se le da a la buena alimentación, la facilidad de tener la nevera llena sin hacer sacrificios, es normal en todo hogar español, poder salir cada mañana a caminar sin miedos, la seguridad social, la cercanía del mar, del bosque, de la montaña y la satisfacción de disfrutar de todo esto. Que las asociaciones sin ánimo de lucro son respetadas, nunca perseguidas y estigmatizadas, la libertad de expresión se valora como un bien general. Aspectos negativos: la estigmatización al inmigrante en especial en épocas de crisis, la xenofobia por parte de la ciudadanía y de algunos partidos políticos, la constante disputa por la nacionalización de Cataluña y el País Vasco, las leyes tan blandas para los crímenes contra las mujeres, el machismo y el sistema patriarcal, la farsa que existe sobre las políticas sobre género, por un lado parece que existen medidas para frenar la violencia machista y por el otro, grupos poderosos soterrados o no, por omisión u acción. Que vaya a ganar el PP me parece terrible para la economía y bienestar de la ciudadanía, por la ley del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Otra cosa negativa son todas las pegas que nos ponen a los que llaman inmigrantes, en conseguir nuestros derechos legales. En España he aprendido muchas cosas, la primera y más importante, que somos seres humanos con derechos y que podemos disfrutarlos y además exigirlos sin que en ello nos vaya la vida nuestra y la de nuestras familias. También he aprendido al lado de mi mujer, sobre el feminismo, tema que era tan esquivo y tan lleno de estereotipos en Colombia, acá aprendí que es urgente conocer todas las mujeres que con su lucha, constancia y tesón han logrado que podamos estudiar, trabajar y vivir en libertad, sin sometimientos y sin miedos al sistema patriarcal. El HEE3, expone: España me sigue gustando por su mundo cultural, pero ahora la reconozco como una nación pluriétnica e intercultural. Como un Estado en el que se viven varios nacionalismos, se hablan varias lenguas, vive un alto porcentaje de inmigrantes, hay una democracia y un movimiento político sexual. Un lugar en el que no es costoso el estudio, se reconoce la diversidad sexual como un motivo de asilo, en el que se respeta a las personas mayores y se es joven hasta los 35 años. Una nación en la que el desarrollo científico es importante y también el de la medicina; en el que la seguridad social cubre a todas las personas aun cuando no tiene mucho interés por la salud oral; en el que no hay programas de salud comunitaria pero sí una importante salud asistencial, tecnológica y de calidad. Un país que tiene una amplia tradición culinaria, de la que mis antepasados lograron trasmitirme algunos elementos. Un espacio en el que es difícil hacer amigos, pero cuando los tienes sabes que son amigos de verdad; en el que no es bien visto hablar de ti, pero quien te conoce te promociona como si fuera tu manager. Un lugar en que la gente te respeta, te reconoce y te valora, aun cuando llegar a ese estado de valoración sea algo lento. No me gusta que algunas personas sean poco aseadas y que no les moleste oler mal. Me encanta que la gente sea directa, que no se hipócrita en sus relaciones interpersonales y que sean directos para decir sus ideas; no me gusta que hablen tan fuerte porque, en mi caso, siento como si me estuvieran riñendo continuamente.
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

131

8.19 La percepción sobre Colombia
El cambio del modelo abstracto del patrón cultural es mucho más lento en su transformación, frente a ese comparar se es más resistente al cambio por lo que las personas tienden a un sincretismo en el que en un proceso de interculturación posibilita una amalgama de expresiones culturales en las que el latino reconoce el pasado histórico común y por tanto las raíces de lo que hasta ese momento consideraba propio de una cultura que entendía como totalmente diversa, pero que ahora asume común. Dicha amalgama se evidencia en la percepción que los inmigrantes tienen sobre el país de origen.

8.19.1 La percepción antes de venir a España
La MEE1 quien está hace casi 12 años en España manifiesta: Mi percepción de Colombia. Pues creo que era como la de cualquier persona que nunca había salido del país, algo así como que era el paraíso, y que se vivía muy bien. Aunque la diferencia de clases está no la percibía tanto, es como la ignorancia que se tiene al no conocer otra realidad, entonces piensas que lo que tienes aunque malo, no es tan malo. Que había problemas sociales, e inseguridad y, aunque tenía miedo, lo veía como algo normal, ya que mi padre era sindicalista, político de izquierdas, pues pensaba que el miedo que sentía era lógico, aunque no infundado, y lo peor es que creía conocer la realidad del país. La MEE2 con 8 y medio años en este país, considera: Que a pesar de existir un conflicto interno era un vividero ideal, que aunque no se tuviera mucho dinero se podía ser feliz, de hecho se vive en un estado de ensoñación porque el miedo hace que nos blindemos con corazas de indiferencia y negación (hoy día veo que ha cambiado mucho gracias a Internet). Aunque yo me críe en un ambiente familiar donde la información emitida por los medios de información eran vitales para el día a día, siempre se dudó de la veracidad de las noticias cuando de situación de orden público se tratara, inclusive de las buenas intenciones y programas de los políticos, siempre se debatían estas cosas en mi casa. Que ningún país del mundo tenía todas la riquezas naturales que posee Colombia, los paisajes más bellos, los ríos más caudalosos, la gente más alegre, el himno más profundo, la literatura, el teatro, la música, gastronomía etc. eran algo frente a lo cual ningún país podía competir con el nuestro sin llevar todas las de perder. El HEE3, quien ha vivido por cinco años en España, relata: Muchas veces, en la vida cotidiana, nos han dicho y nos hemos convencido de que Colombia es el mejor vividero del mundo, con una gran riqueza de flora y fauna, étnica y cultural. Tiene cinco regiones geográficas claramente diferenciadas, en las que conviven casi 100 etnias diferentes, cada una con su propia lengua y cultura, su modelo de convivencia es mucho más multicultural que intercultural. Un país con un conflicto interno cuyos políticos no lo reconocen, en el que se las luchas han dejado de ser políticas para volverse luchas económicas basadas en la riqueza fácil y el narcotráfico; es un territorio con muchos desplazados, muchos desaparecidos y muchas personas asesinadas, en el que se vive un alto nivel de inseguridad. Un país en el que sus gentes tienen una gran capacidad de aguante y se cree que ser vivo es estar en capacidad de engañar al otro con facilidad. La delincuencia ha llegado a las grandes esferas de

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

132

poder y ha carcomido todos los estratos socioeconómicos. Los colombianos son solidarios, abren fácilmente las puertas de su casa y de su corazón, por eso es un espacio en el que todos caben pero se rinde pleitesía al extranjero. En este país no se valora el patrimonio intelectual, se “fugan los cerebros”, es costosa la educación y esta termina siendo un privilegio para unos pocos, lo que conduce a analfabetismo y abandono escolar de muchos más. En Colombia se ha privilegiado la salud comunitaria y las personas prefieren prevenir que curar; las personas tienen una dieta rica y variada, pero no por ello sana. El realismo fantástico es una realidad cotidiana, las personas se destacan por su ingenio y creatividad para resolver los problemas del día a día y dar solución a situaciones que para otras culturas tendría un gran nivel de estrés, ello es un problema porque los ciudadanos se han acostumbrado a la violencia social y política y han perdido el sentido por el disfrute de la paz. Los hombres son machistas y en algunas regiones, las mujeres también lo son. El HEE4 con menos de un año en España, dice: Colombia en un país en el que los paramilitares que se “cargan” a tres mil personas, les dan ocho años de cárcel. Hay inseguridad, paseos millonarios, robos de tierras, desarraigo, despilfarro, corrupción, senadoras que dicen que las mujeres se buscan que les peguen, políticos diciendo que con 190 mil pesos mensuales (76 euros) para un hogar de 4 personas no es ser pobre, conservadores pidiendo mandar a la cárcel a las mujeres por abortar, reclutamiento de niños para la guerra, presidente con escándalo de Watergate que ni siquiera tuvo que renunciar, ejecuciones extrajudiciales, ex directores del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) condenados. Créeme.... oír a algunos colombiano hablando del país casi te suena a bambuco "que orgulloso me siento de ser un buen colombiano". España es el paraíso terrenal frente a este mierdero. Realmente lo único que me ata es mi mamá..., mis hermanos la dejan enfermar y morir; pero de “resto”, uno no se da cuenta lo retorcida que es Colombia hasta que no se va afuera a entender que la vida no consiste en sobrevivir en una cloaca. La gente cree que los países musulmanes son los más atrasados y retorcidos, pero Colombia no está nada lejos de esos países. Aunque bueno, en Colombia no todo es malo... todavía tenemos puentes festivos.... Endry Cardeño... (Se refiere a una actriz travesti que es un personaje público de la televisión), acción de tutela...

8.19.2 La percepción después de estar en España
MEE1: Echo de menos cosas que no creí que se pudieran extrañar como las montañas, los ríos, las plantas, esperas extrañar a las personas pero no esas cosas. Pues que realmente el país estaba más jodido de lo que yo creía, y que se podía salir a la calle sin miedo, que aunque hay cosas buenas allá no es el mejor del mundo. Ahora soy más consciente de la realidad política y social de Colombia, de las atrocidades que se cometen contra el pueblo, y de la pasividad de este por ignorancia o simplemente porque no quieren ver la realidad. MEE2: Que no es para nada el paraíso que nos hacen creer que tenemos, que sí importa y es posible otro mundo, que si existen la seguridad y la tranquilidad, que sí tenemos derechos y no tenemos que pagar con la vida el querer disfrutarlos, que la dieta mediterránea es la mejor del mundo, que en Colombia no tenemos ni pajolera idea de lo que es un estado de bienestar y que podemos y debemos exigir que todos los
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

133

recursos sean extensivos en sus bondades para la ciudadanía. Que la corrupción política es una de las más arraigadas en el mundo, que es inaceptable y repudiable que, tengamos los índices de pobreza y de violencia con la anuencia del Estado, que la cooptación del estado por los grupos ilegales es otra realidad, que sí es muy grave que asesinen sindicalistas, que gentes maravillosas tengan que pedir asilo en otros países porque en el nuestro les he prohibido vivir, que sí es muy grave que “chuzen” las llamadas de los opositores, periodistas y cooperantes de ONGs, que los extranjeros que van a ayudar a los más oprimidos no son simpatizantes de la guerrilla y que esto es solo una estigmatización que se les hace para justificar sus asesinatos y expulsión del territorio colombiano. Que la fuerza armada tiene su brazo ilegal y es muy poderoso y peligroso. Que la iglesia católica es otra fuerza oscura que mueve los hilos del poder. HEE3: Mi percepción actual sobre Colombia no ha cambiado mucho a la que tenía cinco años atrás. Incluso creo que ahora soy más consciente de ciertas dificultades que me producirían mucho más estrés que cuando estaba allí; comparativamente la gente en España es mucho más ordenada en el tráfico y menos ruidosa en general. Creo que por los menos las minorías sexuales tienen muchos más derechos que cuando yo debí salir del país, pero igualmente sé que los cambios legislativos no cambian la cultura ni las relaciones sociales, por eso creo que ahora hay más violencia contra estas personas, que los crímenes de odio se han refinado y la derecha, incluyendo las iglesias cristianas, se han radicalizado.

8.19.3 Cambio de percepción al regresar a Colombia
A las personas se les interrogó si ¿Regresar a Colombia por algún tiempo ha afectado su actual percepción sobre dicho país? Quienes han regresado respondieron: MEE1: Llevaba 8 años sin ir (desde el asesinato de mi padre), este año he pasado dos meses allí, y lo único que tengo claro es que no quiero volver a vivir allá, por lo menos no en mi futuro cercano, aunque tampoco quiero estar por mucho más tiempo en España. MEE2: Volver a Colombia después de 8 años sí que me ha afectado mucho, porque he hecho comparaciones y la verdad es que no ha salido bien parado. El primer gran impacto es el aeropuerto, donde ves la mediocridad en la atención y en las instalaciones. Después las carreteras, solo huecos, polvo y suciedad. Al llegar a la ciudad en sí, la pobreza, los coches ya viejos y destartalados, sin pintura. Las casas de las gentes, muchas sin pintura por fuera, los edificios estatales en igual condición, abandonados, sucios. Ya tienes frente a ti el trabajo informal, los puesticos en las calles donde encuentras de todo, los vendedores y mendigos en los semáforos, unos vendiendo, los otros pidiendo, otra vez los niños en las calles, abandonados y llenos de odios por esta sociedad que los ignora. Ves por todos lados las caras de necesidad, de angustia en las gentes, nunca antes lo había detectado. El miedo a que te roben en la calle, con el bolso agarrado al pecho, cuidando de no llevar ninguna prenda que pueda llamar la atención para evitar atracos. Cuando vas al supermercado y empiezas a buscar los productos que tan abundantemente encuentras en España y a buenos precios, no encuentras los pescados apropiados para preparar una paella en condiciones, las naranjas no son las mismas, tan jugosas y dulces, pero es tanta la alegría de ver a la familia que poco a poco vamos

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

134

aceptando la limitaciones y como supervivientes, nos vamos adaptando poco a poco a esta realidad, añorando las comodidades que al otro lado del charco tenemos y sabemos, volveremos a disfrutar en poco tiempo. Matizando las anteriores respuestas, un HGF1 quien aún no ha regresado expresa sus temores: Uno cambia mucho. A mí me gustaría regresarme, pero lo que me detiene es el miedo de salir a la calle, de la inseguridad que hay, saber que no te puedes poner nada porque te lo pueden quitar en la calle. Esa inseguridad cambia nuestra manera de ver la vida, hay una mentalidad en los suramericanos que creen que si estamos en Europa hemos ganado mucho dinero y eso lamentablemente no es así, la gente no entiende. Una persona puede ser más distinta de sí misma en dos períodos diferentes de su vida anímica que de otra persona. Este déficit de empatía consigo mismo en distintos momentos de la vida es particularmente visible en situaciones que producen grandes cambios emocionales, por ejemplo la migración.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Deseo de volver a su país EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 %G 24,14 13,79 17,24 13,79 10,34 17,24 3,45 100,00 % Tot Cant 3,00 8 4,00 8 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 5 3 1 2 0 27

Deseo de volver Muy importante Importante Más o menos importante Poco importante Nada importante Nunca lo pienso No responde Total

12 a 17

55 o más

Cant % G % Tot Cant 1 50,00 0,88 7 0 0,00 0,00 4 0 0 0 1 0 2 0,00 0,00 0,00 50,00 0,00 100,00 0,00 0,00 0,00 0,88 0,00 1,75 5 4 3 5 1 29

% G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot 29,63 7,02 13 24,07 11,40 2 11,11 1,75 1 33,33 0,88 29,63 7,02 7 12,96 6,14 4 22,22 3,51 0 0,00 0,00 18,52 11,11 3,70 7,41 0,00 100,00 4,39 6 11,11 5,26 5 27,78 4,39 1,75 0,00 4,39 0,00 15,79 1 0 0 1 0 3 33,33 0,00 0,00 33,33 0,00 100,00 0,88 0,00 0,00 0,88 0,00 2,63

Total 32 23 21 28,07 20,18 18,42

2,63 4 0,88 2 1,75 3 0,00 0 23,68 35

7,41 3,51 3,70 1,75 5,56 2,63 0,00 0,00 64,81 30,70

2 11,11 0 0,00 5 27,78 0 0,00 18 100,00

14 12,28 7 6,14 16 14,04 1 0,88 114 32,46

Tabla 57. Relación Edad y Deseo de volver a su país.

Con relación al Deseo de volver a su país de origen para los inmigrantes latinoamericanos es muy importante hacerlo para el 28 por ciento del total de informantes, es importante lograrlo para el 20,18 por ciento, más o menos importante para el 18,42 por ciento, poco importante para el 6,14 por ciento y nunca lo piensa el 14 por ciento del total de la muestra en la encuesta. Los que más desean hacerlo son las personas del grupo 25 a 34 años; es muy importante lograrlo para el 29,63 por ciento de este grupo, para el 24 por ciento de los de 18 a 24 y de los de 35 a 44 años; para el 11,11 por ciento de los de 45 a 54 y para una de las tres personas mayores de 55 años y uno de los menores de 14 a 17 años. Es importante lograrlo para el 29,63 por ciento del grupo 25 a 34 años, también 22,22 por ciento de los de 45 a 54 años, el 13,79 por ciento de los de 18 a 24 y el 12,96 por ciento de los de 35 a 44 años. Es más o menos importante para 27,78 por ciento de los de 45 a 54, el 18,52 por ciento (25 a 34), el 17,24 por ciento (18 a 24 años), y 11,11 por ciento para los de 35 a 44. (Ver Tabla Nº 57).
Participantes en la encuesta. Relación Sexo y Deseo de volver a su país SEXO Deseo de volver Hombre Mujer Total Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Muy importante 14 22,58 12,28 18 34,62 15,79 32 28,07 Importante 17 27,42 14,91 6 11,54 5,26 23 20,18 Más o menos 8 12,90 7,02 13 25,00 11,40 21 18,42 importante Poco importante 9 14,52 7,89 5 9,62 4,39 14 12,28 Nada importante 4 6,45 3,51 3 5,77 2,63 7 6,14 Nunca lo pienso 10 16,13 8,77 6 11,54 5,26 16 14,04 No responde 0 0,00 0,00 1 1,92 0,88 1 0,88 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

135

Tabla 58. Relación Sexo y Deseo de volver a su país.

Son más las mujeres para las que es muy importante regresar a su país (34,62 por ciento) que los hombres (22,58 por ciento). En oposición, son más los hombres para los que es importante regresar (27,42 por ciento) que las mujeres (11, 54 por ciento). El doble de mujeres (25 por ciento) que hombres, creen que es más o menos importante regresar. El 14,52 por ciento de hombres cree que es poco importante regresar, igual lo piensan el 9,62 por ciento de ellas; el 16,13 por ciento de ellos nunca lo piensa e igual hace el 11,54 por ciento de las chicas. La reagrupación familiar la ha logrado completamente el 21,93 por ciento de los inmigrantes latinoamericanos en Alicante, en parte el 27,19 por ciento, ha sido imposible para el 17,54 por ciento, no la ha buscado el 10,53 por ciento, no le interesa al 7,89 por ciento y al 11,4 por ciento no es un interés de su familia venir.
Participantes en la encuesta. Relación Edad y Reagrupación familiar EDAD 18 a 24 25 a 34 35 a 44 45 a 54 %G % Tot Cant 3,00 4,00 5,00 6,00 7,00 7,00 7,00 27 %G 0,88 0,00 0,00 0,00 0,00 0,88 0,00 1,75 9 31,03 9 31,03 6 20,69 1 3,45 0 0,00 3 10,34 1 3,45 29 100,00 3 11,11 10 37,04 4 14,81 3 11,11 6 22,22 1 3,70 0 0,00 27 100,00 2,63 8,77 3,51 2,63 5,26 0,88 0,00 23,68 8 7 7 4 1 5 3 35 14,81 12,96 12,96 7,41 1,85 9,26 5,56 64,81 7,02 3 6,14 5 6,14 2 3,51 4 0,88 2 4,39 2 2,63 0 30,70 18 16,67 27,78 11,11 22,22 11,11 11,11 0,00 100,00 2,63 4,39 1,75 3,51 1,75 1,75 0,00 15,79

Reagrupación familiar Logrado completamente Logrado en parte Ha sido imposiule No la he buscado No me interesa A ellos no le interesa No responde Total

12 a 17 1 50,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 0 0,00 1 50,00 0 0,00 2 100,00

55 o más 1 33,33 0 0,00 1 33,33 0 0,00 0 0,00 1 33,33 0 0,00 3 100,00

Cant % G % Tot Cant

% Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot Cant % G % Tot

Total 21,93 27,19 17,54 10,53 7,89 11,40 3,51 100,00

0,88 25 0,00 31 0,88 20 0,00 12 0,00 9 0,88 13 0,00 4 2,63 114

Tabla 59. Relación Edad y Reagrupación familiar.

Un chico de 12 a 17 años llegó a España por reagrupación familiar: en el grupo de 18 a 24 años el 31 por ciento ha logrado completamente la reagrupación familiar, el 16, 67 por ciento (45 a 54) igualmente, como también el 14,81 de los de 35 a 44 años y el 11,11 por ciento de los de 25 a 34 años. El 37,04 de los de 25 a 34 la ha logrado en parte, como también el 31 por ciento (18 a 24), 27,78 por ciento (45 a 54), 12,96 por ciento (35 a 44 años). Ha sido imposible para 20,69 por ciento de los de 18 a 24 años, el 14,81 por ciento de los de 25 a 34 años, el 12,96 por ciento de los de 35 a 44 y el 11,11 por ciento de los de 45 a 54 años.
Participantes en la encuesta relación Sexo y Reagrupación familiar SEXO Reagrupación Hombre Mujer Total familiar Cant % H % Tot Cant % M % Tot T % Total Logrado completamente 16,13 8,77 15 28,85 13,16 25 21,93 10 Logrado en parte 19 30,65 16,67 12 23,08 10,53 31 27,19 Ha sido imposible 13 20,97 11,40 7 13,46 6,14 20 17,54 No la he buscado 5 8,06 4,39 7 13,46 6,14 12 10,53 No me interesa 7 11,29 6,14 2 3,85 1,75 9 7,89 A ellos no les interesa 6 9,68 5,26 7 13,46 6,14 13 11,40 No responde 2 3,23 1,75 2 3,85 1,75 4 3,51 Total 62 100,00 54,39 52 100,00 45,61 114 100,00

Tabla 60. Relación Sexo y Reagrupación familiar.

La han logrado completamente, la reintegración familiar, más mujeres (28,85 por ciento) que hombres (16,13 por ciento). Lo han logrado en parte más hombres (30,65 por ciento) que mujeres (23,68 por ciento). Le ha sido imposible a más hombres (20,97 por ciento) que ha mujeres (13,46 por ciento). No la han buscado el 13,46 por ciento de

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

136

ellas y el 8 por ciento de ellos. No le interesa al 11,29 por ciento de hombres y al 3,85 por ciento de mujeres. No le interesa a la familia de 13,46 por ciento de mujeres ni a al familia del 9,68 por ciento de ellos.

8.20 “Aquí” y “allí” no siempre han sido como son ahora
¿Cómo voy a olvidar ese pueblo? ?Cómo voy a cortar los lazos que me unen a él? Se pregunta Amin Maalouf en ―Les identités meurtriéres‖. El principio de la desatención ciega que caracteriza a los humanos entronca con la fisiología: nuestro sistema de percepción visual, al contrario del resto de los animales, sólo se activa con lo que está acostumbrado a ver, como lo afirma Daniel Simon, director del Laboratorio de Visión Cognitiva de la Universidad de Illinois. La mayoría de personas no ven los detalles; sólo les importa el conjunto, el esquema o la idea que se tiene de las cosas. Nosotros sólo vemos el bosque en detrimento del árbol (Punset, El viaje a la felicidad, nuevas claves científicas, 2010). Se tiene una idea preconcebida sobre lo que es España, los españoles y la cultura española como también del país de origen, sus nacionales y la cultura propia, y de otras naciones, personas y culturas, desde esos patrones explicamos el mundo y vivimos las relaciones. En la medida en que estamos fuera de nuestro lugar de origen la idea sobre ―nuestro mundo‖ tiende a permanecer estática, pero la idea sobre el ―nuevo mundo‖ es mucho más dinámica sin embargo dichos cambios no ocurren rápidamente, nuestra mente por algún tiempo sigue ―allí‖ a pesar de que nuestro cuerpo esta ―aquí‖. Ver lo diferente y verlo diferente requiere recuperar la capacidad de ver lo que no se está acostumbrado a ver. No podemos olvidar que estamos en capacidad de ver sistemas más complejos, de ver el árbol y el bosque. La solución, de acuerdo con la teoría del funcionamiento de los sistemas complejos, requiere trascender las apariencias y eso es, justamente, lo que no acostumbran a hacer los humanos y tal vez por ello la convivencia y la integración social están condenadas a fracasar estrepitosamente. Los inmigrantes no cambian fácilmente la percepción sobre su lugar de origen, pero al regresar al viejo territorio, luego de un tiempo de permanecer en el nuevo territorio, descubren que sus imaginarios están lejanos de la realidad, no solo del mismo territorio, sino de quienes ―allí‖ habitan, de las relaciones que con ellos se establecen, de los vínculos afectivos que con ellos se tienen e incluso del poder que el dinero tiene en las relaciones, ya lo veíamos en los ítem 8.18 La percepción sobre el nuevo territorio igualmente se moviliza, no es la misma que aquella con la que venían de ―allí‖, cambia en la medida en que se vive ―aquí‖, se establecen nuevas relaciones, se construyen nuevos vínculos afectivos y emocionales, se participa de la vida social, cultural, económica, educativa y política. Esta percepción se refuerza al chocar con la percepción del viejo territorio y se consolida al regresar al nuevo territorio a eso que hemos llamado ―aquí‖, esto se evidencia en el ítem 8.17 Antonio Damasio, maestro de Neurología en la Iowa State University, en Estados Unidos—, afirma que ―sin emoción no hay proyecto que valga‖. Dylan Evans, de la Facultad de Informática, Ingeniería y Ciencias Matemáticas de la University of the West of England en Bristol, ha demostrado que las decisiones —todas las decisiones— son emocionales; por otra parte, las decisiones puramente racionales no sólo se perderían en

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

137

la inmensidad de datos disponibles sino que, además, no responderían a nuestras necesidades emocionales. El cerebro asocia un cambio en la percepción corporal o somática con la emoción que crea ese estado somático. Por ejemplo, asocia la imagen de un tigre con la emoción del miedo; si esta asociación se repite regularmente, se convierte en un marcador somático. Los marcadores somáticos son el repertorio de aprendizaje emocional adquirido a lo largo de nuestra vida y se utilizan instintivamente para tomar decisiones diarias. Este bagaje emocional tiñe de forma determinante nuestra percepción del Universo, por tanto de los seres humanos, de su territorio y de su cultura. La ventaja que supone tomar decisiones a través de un sistema emocional es que constituye un atajo: respondemos de forma automática, comprobada por la experiencia, sin necesidad de pensar conscientemente. Pero esto entraña serios problemas. En primer lugar, este atajo induce a actuaciones excesivas muy difíciles de reprimir. En segundo lugar, los marcadores somáticos pueden estar programados con una carga innecesaria de emociones negativas, que pueden ser el resultado de emociones específicas de la infancia. Y, por último, las emociones pueden convertirse, por su naturaleza automática, en un escollo a la hora de tomar decisiones conscientes que a medio o largo plazo favorezcan la felicidad. Las emociones son parte integrante de la mente cognitiva, ya que participan en la toma de decisiones de forma integral. Dice Semir Zeki, catedrático de Neurobiología del University College de Londres, que el cerebro crea modelos abstractos y casi perfectos —de la casa, el hombre, la mujer, el coche, el territorio ideales— que contrastan con la trivialidad de la vida cotidiana. Como es de esperar, la comparación rara vez resulta halagadora para la cosa, el individuo o el proceso individual en cuestión, ya que nunca llega a aproximarse del todo al modelo abstracto e idealizado. Con el territorio y la cultura sucede algo importante pero también distinto, aun cuando las personas salen de sus países de origen por problemas de diversa índole al llegar al nuevo territorio y a una nueva cultura, han idealizado el modelo abstracto que de ellos tenían, es ese el patrón con el que ahora miden los nuevos territorio y cultura. Con el paso del tiempo descubren que ese nuevo territorio y cultura se va convirtiendo lentamente en el nuevo modelo abstracto, pero eso no lo descubren tan fácilmente, sino que lo hacen cuando se permiten analizar por las nuevas vivencias experienciadas en el viejo territorio en una visita, por ejemplo, o por la reflexión sobre la nueva lectura que hace de lo que los medios informan.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

138

9.

CONCLUSIONES

Ha llegado el momento de recapitular los principales puntos de esta visión inédita y asombrosa del amor. Hemos rastreado e identificado las últimas contribuciones de la ciencia sobre la naturaleza y el impacto del comportamiento amoroso y se imponen las siguientes conclusiones. Eduardo Punset Viaje a las emociones

La investigación ―El cuerpo aquí, la mente allí: Etnografía sobre la construcción identitaria de los extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España‖ responde a la pregunta ¿Cuál es el proceso por el que una persona construye su identidad como inmigrante? Su objetivo es comprender el proceso de construcción identitaria de un grupo de inmigrantes latinoamericanos, hombres y mujeres, de diferentes edades y con diferente tiempo de permanencia continua en Alicante, España. Aun cuando aparece como difícil de asumir, las personas inmigrantes pasan por un proceso de construcción identitaria con el que logran integrar ese cuerpo que está ―aquí‖ con esa mente que por momentos sigue ―allí‖. Cuando el cuerpo llega, luego de un largo viaje, debe acomodarse al nuevo territorio, el cuerpo se acomoda a los cambios horarios, a la luz, al ámbito de dominio; esto es mucho más fácil que acomodar la mente. La mente permanece ―allí‖ porque la historia de vida, los recuerdos, los afectos, las relaciones que potencian el emocionar, los pequeños objetos hogareños, los libros que nos gustan, los espacios que nos atan, las soluciones a los conflictos cotidianos siguen estando ―allí‖. Traer la mente es un proceso largo y doloroso, es más fácil romper las ataduras con la pareja que con los hijos, los padres y la familia. Con la pareja porque en la medida que dejamos de verla se desvanecen los recuerdos, ya que es necesaria la presencia física para seguir enamorados. Con los hijos, porque los contactos fisicoquímicos cerebrales que la madre construye son más fuertes, debido a que están fundamentados en mecanismos relacionales prehumanos, mecanismos menos consistentes que los construidos con el padre, porque el cerebro masculino es diferente al femenino. Con la familia construimos nuestros mecanismos relacionales, mecanismos que ―repetimos‖ con las nuevas relaciones y que en la medida en que se ―refrescan‖ diluyen experiencias anteriores en beneficio de las nuevas. Corroborar que el cuerpo está ―aquí‖ y que la mente está ―allí‖ se logra confirmando que las cuatro hipótesis o supuestos de investigación se cumplen. A continuación se triangulan las hipótesis con la información obtenida por medio de los diferentes instrumentos utilizados en la colecta de datos.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

139

9.1

Primer supuesto/ hipótesis de investigación

Cuando una persona abandona su territorio para desplazarse a otro y establecer en este último su lugar de vivienda permanente, pasa por un proceso identitario en el que escinde su cuerpo de su mente, dejando una parte de esta en el territorio abandonado.

Nos encontramos con una situación muy interesante por sus perspectivas para el trabajo con estas personas, puesto que nos da indicios sobre las razones para emigrar a España. Lo primero que queda claro es que las personas no son infelices en su lugar de origen, es decir, no es la infelicidad la causa de su desplazamiento. Parecen serlo más bien las situaciones relacionadas con la seguridad, el empleo y la búsqueda de perspectivas económicas, cuando no para la integración socio-familiar. Las personas, sin embargo, se encuentran con un problema y es la falta de reconocimiento de su experiencia laboral, ya que la gran mayoría termina laborando en actividades para las cuales no estaba previamente formado. Esto afecta su autopercepción y trunca en buena parte sus metas personales. Un 23 por ciento de las mujeres cambiaron su actividad laboral hacia el servicio doméstico. Un 11 por ciento de hombres pasó al sector servicios. Sin embargo, la mitad de hombres que no tenía actividad laboral alguna ahora la tiene. Las mujeres que laboraban en confección y en salud, ahora no pueden hacerlo. Con relación a la actividad en educación las tasas disminuyeron tanto en hombres como en mujeres, 3 y 2 por ciento, respectivamente. Un 4 por ciento de hombres y mujeres pasaron al trabajo en agricultura. Las personas se tornan menos felices, pero no por ello se asumen emocionalmente inestables, solo el 7,89 por ciento lo asume así. Aun cuando el 3,51 por ciento tiene claro que necesita apoyo emocional inmediatamente. Solo el 22,81 por ciento es muy estable, el 29,82 por ciento algo estable y el 22,81 por ciento más o menos estable emocionalmente. Son más estables emocionalmente los hombres que las mujeres y ello parece tener que ver con que para ellas, en orden de importancia, la presencia y cercanía con los hijos, la pareja y los padres de familia y resto de familia es muy importante. La vida sexual de las mujeres es algo más rica que la de los hombres, pero no por ello es fácil construir relaciones de pareja, ya que para ellas los hombres españoles no tienen a su favor algunos comportamientos masculinos que ellas desean en sus parejas masculinas. También son más estables afectivamente los hombres que las mujeres, ello tendría que ver con el cerebro masculino que conduce a que en los hombres haya una relación directa entre la vida sexual activa y la construcción del vínculo, mientras que para ellas la situación es mucho más emocional.

9.2

Segundo supuesto/ hipótesis de investigación

El proceso de construcción identitaria pasa por una serie de etapas que se vivencian entre el momento en que la persona migra de su país de origen y el momento en que se asume ciudadana en el nuevo territorio, etapas que son identificables y distinguibles.

Las perspectivas antes de venir suelen ser muy altas e irreales. Las personas pasan inicialmente por cambios de horario y climáticos que les desestabilizan física y

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

140

emocionalmente. Su perspectiva laboral cambia rápidamente y sienten un gran desanimo que no comunican a sus familiares para no afectarles emocionalmente. Les es difícil construir relaciones de lealtad, es más fácil para ellos hacerlo con personas de su propio país, con otros inmigrantes latinoamericanos e incluso rumanos que con los españoles. Al interrogárseles sobre si son miembros de asociaciones para inmigrantes solo el 7,85 por ciento lo es. Un 31,58 por ciento usa servicios de asociaciones de inmigrantes para inmigrantes. Un 21 por ciento usa servicios de asociaciones españolas para inmigrantes. Las personas inmigrantes en un muy bajo porcentaje conocen las acciones de integración como escuelas de acogida, consideran quienes las conocen que no les aporta mucho a su integración, aun cuando en las acciones de las asociaciones de inmigrantes y españolas es el lugar donde conocen a otros inmigrantes. Ellos ven de gran importancia el desarrollar espacios de encuentro con españoles. La resolución de la situación económica que les motiva a venir, ya sea en parte, es de gran importancia en el proceso de hacerse ciudadano. Pero cabe destacar que al participación política o de las actividades ―culturales‖ y de las fiestas de la ciudad no es de gran importancia para ellos, incluso algunos analizan las fiestas como ―quema de dinero‖ o un tiempo en el que es posible realizar algún trabajo adicional. El incremento del ―mercado negro laboral‖ ha sido una consecuencia en continuo incremento a partir de la crisis económica. Con ella ha cambiado la percepción social del inmigrante y al propia autopercepción, situación que algunos ven como una fuente de conflicto social y político. En el proceso de construcción identitaria, la integración construida por sí mismos, ésta es más fácil para los más jóvenes y se va dificultando en la medida en que son de edad más avanzada. Tal vez por ello las actividades sociales se incrementan tanto en hombres como en mujeres, pero mucho más en ellos que en ellas. La posibilidad de participar en asociaciones y de las actividades que están promueven ayudan en el proceso de construcción identitaria, pero son pocos quienes participan de esta opción.

9.3

Tercer supuesto/ hipótesis de investigación

La identidad como inmigrante no es fija sino móvil.

Las personas no logran percibir rápidamente los cambios que se suceden en su identidad. En primera instancia les es difícil asumirse inmigrantes, pues esta categoría no hacía parte de su imaginario. Así que puede decirse que el proceso se cumple en cuatro etapas:

9.3.1 Coming In
La primera etapa del proceso de construcción de la identidad como inmigrante ese denomina del Coming In, interiorizarse, adentrarse en sí mism*. El individuo empieza a tomar conciencia de una nueva situación: ser inmiugarnte. El coming in es el momento más difícil en la construcción de la identidad, lo es tanto, que muchas personas pueden permanecer en esta etapa durante muchos años, inclusive décadas. Para muchos es realmente difícil pensarse inmigrante, en especial porque lo ven como una categoría peyorativa y excluyente, que origina estigma, discriminación y separación social.
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

141

La vergüenza de sentirse o pensarse diferente parece ser elemento fundamental de la construcción de la identidad particular como inmigrante; vergüenza y construcción están en esta etapa en una relación dinámica y permanente. Proviene la vergüenza tanto de reconocerse diferente al «deber ser» social y cultural a pesar de hablar la misma lengua y tener raíces socioculturales comunes, como de confrontar dicho modelo. Mientras la persona permanezca vergonzante nunca podrá trascender su proceso de coming in. La persona debe pensarse en su vergüenza y distanciarse de ella, esto es posible si se permite revisar su propia experiencia y observar en que se fundamenta esta, la culpa que le produce y la represión y autorepresión de la que por su causa está siendo sujeto. Lo primero que estas personas suelen aprender es a reconocer las ―etiquetas‖ con las que se les estigmatiza. Estos rótulos son usados por otr*s para agredir a quienes consideran que pertenecen a una etnia, una cultura o tienen un comportamiento diferente. Generalmente, quienes los usan no conocen plenamente su significado, pero sí su carga emocional. Quienes fueron rotulados igualmente no reconocen el significado, pero si suelen sufrir de la violencia que con su uso se ejerce. El temor a ser vistos como ―diferentes‖ les produce dudas y contradicciones, frente a las cuales inicialmente no intentan obtener respuestas de otras personas. Recuerdan los entrevistados sentirse molestos cuando en su presencia los medios masivos hicieron referencia al tema. Ya con algún tiempo de permanencia y en la medida en que fueron comprendiendo los contenidos de los rótulos, seguir siendo rotulados logró, en algunos, marginarlos de las actividades grupales, tanto en la escuela de sus hijos como en actividades socioculturales tradicionales. Incluso, siendo participes de una reunión, cada vez que alguien hablaba de inmigración, sintieron que se aceleraba su ritmo cardiaco, sudaban sus manos y les temblaba la voz; la molestia fue aún mayor cuando estando en la calle alguien se lo dijo como insulto. Para algunos, una manera de luchar contra esa carga es llamarse mutuamente ―inmigrantes‖, lo hacen con otros latinoamericanos, especialmente con los de su propio país. Algunos empezaron a sentirse preocupados por la sensación que despertaban en otras personas y tomaron dos tipos de alternativas: obligarse a realizar aquellas actividades en las que se sentían violentados, por ejemplo permanecer en el lugar de trabajo o aislarse totalmente; este aislamiento fue intermitente e incluso en algunos casos les hizo pensar en regresar a su país de origen. A las personas en proceso de coming in les es muy difícil utilizar la palabra ―inmigrante‖ para definirse así mism*s. Una vez la persona hace conciencia de que existen otr*s como él o ella, se encuentra ante la disyuntiva de realizar intentos por establecer o no vínculos (usualmente sus primeros contactos son ocasionales). Si desea construirlos, en su búsqueda se acerca a grupos de personas que hacen su vida social en torno a otros inmigrantes. Esta apertura le posibilita un paso posterior en la construcción de su identidad de inmigrante. Las organizaciones de inmigrantes o las que les ofertan servicios se convierten en un lugar para compartir y construir vínculos relacionales, vínculos que generalmente se estableces con otros inmigrantes.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

142

9.3.2 Coming Out
La segunda etapa del proceso de construcción de la identidad como inmigrantes es el Coming Out. Es el proceso por medio del cual el individuo busca salir de sí hacia otr*s, motivado en la búsqueda de consolidar su identidad particular como inmigrante, en dicho proceso se aproxima a elementos teóricos y situaciones vivenciales que le faciliten la comprensión de su dinámica individual. Buscando espacios que le posibiliten explicitar su diferencia étnica, cultural y relacional, la persona intenta comentar su situación con quienes cree tener seguridad suficiente y siente que puede fiarse emocionalmente. Dependiendo del grado de confianza que tenga con l*s amig*s del colegio, del vecindario, de la universidad o del trabajo intenta hacerlo con ellos. El grupo de personas que le rodean, generalmente compuesto por otros inmigrantes, asume con sorpresa y curiosidad la declaración. Este ―desahogarse‖ proporciona una ayuda al autoestima, en la medida en que la persona no se siente aislada del mundo; pero no plantea soluciones reales a sus necesidades relacionales, lo cual aun cuando l* tranquiliza l* le lleva a buscar espacios donde éstas puedan ser satisfechas o por lo menos, puede saciar, de alguna manera, su curiosidad. Otra alternativa es dirigirse a personas en quienes ha observado cierto liderazgo en el tema. En ellas suele encontrar cierta apertura, pero generalmente son un camino más directo a los ghettos (las organizaciones), lugares en los que aun cuando es de esperarse, generalmente es difícil encontrar disponibles personas con la sensibilidad y el tacto que implica apoyar a alguien que siente que lo que está pasando en su vida es realmente difícil. El Coming Out generalmente se logra inicialmente tan solo hacia grupos pequeños de personas, primordialmente de la misma nacionalidad o personas de la misma condición socioeconómica. El coming out induce a una doble experiencia de vida: la del ghetto (organización, asociación, grupo cerrado de amigos) y de los espacios íntimos (familia, escuela, trabajo, aun cuando mucho menos en este último, a no ser que allí haya otros inmigrantes de su propio país o provenientes de países con los que siente cierta cercanía emocional). Las personas en este proceso suelen leer literatura popular, tal vez por ello proliferan las revistas de y para inmigrantes; en pocas oportunidades buscan material técnico o científico y lo hacen como una manera de encontrar respuestas a sus dudas. En su entorno prefieren evitar cualquier acercamiento al tema y por tanto eluden responder a cualquier duda o interrogante planteado por familiares y amigos. Sus respuestas suelen ser evasivas o negativas. Cuando se autorizan a establecer algunos contactos, suelen mentir con respecto a datos como sus nombres, edad, posición familiar, lugar de vivienda, teléfono. Inicialmente suelen tener dudas sobre identificarse, ello los lleva a dar excusas y explicaciones que niegan la verdad, cuando alguien al interior del gueto les interroga sobre el tema en mención. Algunos inmigrantes provenientes de países ya de por sí estigmatizados, como por ejemplo Colombia por el narcotráfico, ocultan su acento al hablar.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

143

Si la persona ha pasado reiteradamente por estas experiencias, suele ser más tranquilo en cuanto a sí mismo y las respuestas, sobre todo cuando ya se siente como ―pez en el agua‖ al interior del gueto. Para quienes parece mucho más fácil establecer un vínculo de pareja, puede ser precisamente la ―formalización‖ de una relación lo que lleva a ―cortar el cordón umbilical‖ y abrirse al diálogo intercultural. Pero no siempre es fácil este paso porque las formas como se establecen los vínculos relacionales se le antojan extrañas e incluso le molestan, por ejemplo, el encuentro en el bar como un espacio para construir relaciones sociales no hace parte de su bagaje relacional . Muchas personas deciden que su identidad de inmigrante va a permanecer latente en el tiempo y que esta es la máxima posibilidad de aceptación de su experiencia vital como inmigrantes. Con el tiempo las personas abren sus espacios de socialización a esferas mayores. Son pocas las personas inmigrantes quienes deciden avanzar en su proceso hacia una tercera etapa, en la que se evidencian públicamente como inmigrantes.

9.3.3 Establish itself
La tercera etapa del proceso de construcción de la identidad migrante ha sido denominada por el autor como Establish Itself. Es el proceso en el que la persona busca consolidarse a sí mism* como inmigrante, lo que le implica generalmente hacer una afirmación de la misma en los entornos social, educativo y laboral. Para las personas en el Establish Itself su actividad militante como inmigrante parece convertirse en el eje de su existencia. Por ello es frecuente observar en ellos una permanente reafirmación sociopolítica de dicha situación. En esta etapa algunas de las personas suelen intelectualizar su discurso con respecto a temas como las migraciones, la interculturalidad, las políticas de migración y construir un discurso político al respecto. Otra característica de las personas en esta etapa es hacerse partícipes de grupos de discusión sobre dichos temas, hacerse miembros y militantes de organizaciones identificadas con dichos propósitos, pero también de las que trabajan por los derechos sociales, culturales y económicos. Existe una marcada tendencia a que en los inicios de la actividad política de los inmigrantes, las personas tengan inconvenientes para comprender y trabajar conjuntamente con otras en el mismo proceso. Esta dificultad se torna mayor cuando acceden a dichas organizaciones personas pertenecientes a otras etnias y culturas a las que aún le es difícil asumir y aceptar como sus iguales. En la medida en que las personas llevan más tiempo en su proceso de establecerse en su identidad de inmigrantes van dándose cuenta de que el énfasis que ponían en explicitarla ya no es tan necesario. La gran mayoría del pequeño grupo de personas Establish Itself continúan viviendo su cotidiano de tal manera que empieza a girar menos en torno a su trabajo político en el tema de la inmigración y amplían sus necesidades a otros temas que ahora se tornas más importantes. Esta última posibilidad es el camino que conduce a la última etapa en la construcción de la identidad particular de los inmigrantes.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

144

3.3.4 Self Made
El último paso del proceso de construcción de la identidad de los inmigrantes ha sido nominado por el investigador como Self Made. En esta cuarta etapa del proceso la inmigración deja de ser el eje existencial para convertirla tan solo un elemento más en su cotidiano, transfromándose ell*s mism*s en l*s hacedoræs de su propia existencia. Puede decirse entonces que en ese momento se construyen plenamente como personas con una identidad definida, situación que por la estabilidad emocional que produce, motiva a algun*s a hacerse totalmente públicos; este hecho puede vivenciarse de dos maneras. Una de ellas es convirtiéndose en abanderados de las causas por los derechos de los inmigrantes y la otra, que es la más corriente, viviendo su ser inmigrante libremente en todos sus ámbitos de dominio. Las personas autóctonas consideran, generalmente, que su proceso Self made está plenamente concluido y caracterizado, sin embargo ello no es así, razón por la cual, generalmente, entran en crisis cuando igualmente deben emigrar. En este momento la duda los lleva a confrontarse y ello les permite iniciar un propio proceso de construcción identitaria como inmigrantes. La memoria histórica migrante se diluye rápidamente al acomodarse al nuevo espacio, pero el proceso inicia un nuevo ciclo cuando se ven obligados a regresar a su país de origen o migrar a otro territorio. El ciclo puede iniciarse sin haber concluido el ciclo previo, ya que al estar en un nuevo espacio y en unas nuevas relaciones la necesidades vitales cambian.

9.4

Cuarto supuesto/ hipótesis de investigación

Las identidades del sujeto migrante son múltiples y existe un grado diferente de desarrollo entre sus diversas identidades.

El ser humano tiene diferentes niveles de desarrollo, es decir este es desigual. Ello se comprueba con las apreciaciones de los encuestados y entrevistados quienes por un lado deben reconocerse inmigrantes, como ya lo hemos aclarado, pero también como personas, como ciudadanos, como sujetos de derechos, como sujetos políticos y como trabajadores e incluso sexualmente. Las personas no suelen ser conscientes de sus procesos identitarios, por ejemplo, en las personas homosexuales y lesbianas entrevistadas de forma escrita, esto se hizo mucho más evidente. Las mujeres heterosexuales más que los hombres con similar orientación sexual son conscientes de los cambios identitarios ocurridos al establecer nuevos vínculos afectivos y sexuales o al establecerse como pareja. Con relación a la identidad política, sólo una persona participa activamente; los demás manifiestan los temores y rechazos que desde el cotidiano se tienen de la vida política y de quienes la ejercen. En ello justifican su no participación, a pesar de que algunos países tienen convenios bilaterales que permiten el voto para la elección de algunos cargos de gobierno, las personas no ejercen este derecho. Las personas informantes no se asumen plenamente como ciudadanos; existe la falsa idea que para ser ciudadano hay que ser nacional. Recordemos que ciudadano es -en general- la persona que forma parte de una sociedad. La condición de miembro de dicha comunidad se conoce como ciudadanía y conlleva una serie de deberes y de derechos
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

145

que cada ciudadano debe respetar y hacer suyos. Toda persona debe realizar su empadronamiento si vive en España, esto es tanto un derecho como un deber. Se hace en el Ayuntamiento de la localidad donde residen, independientemente de su nacionalidad y de si cuentan o no con el oportuno permiso de residencia. La inscripción en el padrón municipal también da derecho a recibir asistencia sanitaria, es además, exigido para realizar el canje del permiso de conducir en el caso de existir convenio con el país de nacimiento y además, es imprescindible para realizar la inscripción escolar de los hijos y todos los demás trámites inherentes a los extranjeros. La falta de consciencia del proceso identitario múltiple y convergente debiera ser parte del ejercicio de acompañamiento a los inmigrantes. Las cuatro hipótesis/supuestos se cumplen, el ser humano está escindido entre un ―aquí‖ y un ―allá‖, apoyar a los seres humanos para que construyan los procesos que les permitan integrarse requiere trasformaciones sociales, políticas y sobre todo educativas, porque no se puede construir una real interculturalidad si no nos trasformamos a nosotros mismos.

9.5 Alternativas de solución
Dice Punset (2010b) que Robert Sapolsky, profesor de Biología y Neurología en la Universidad de Standford, plantea que los homínidos, a diferencia de los otros animales, les basta con imaginar que lo van a pasar mal para pasarlo mal y desencadenar idénticos impactos a los provocados por una amenaza real. La moraleja de la historia de la evolución es que sólo a través de la conservación de las especies, de la interacción o la creación de redes, y no a través de la subyugación, podremos transformar la sociedad y nuestra propia realidad. El modelo competitivo es un modelo que no requiere empatía con las necesidades o las emociones de los demás. No existe una escala de valores sino una escala de resultados. Otro problema del sistema competitivo es que para ganar deprisa y repetidas veces no se piensa a largo plazo, ya lo hemos visto con la crisis económica y el boom inmobiliario. Se forman jugadores a corto plazo. Se persiguen pequeños objetivos para mañana o pasado mañana, generando, finalmente, frustración a la larga. El sistema educativo no sólo enseña a los niños a competir sino a competir con los más allegados y a compararse en todos los sentidos, un modelo que se fuerza en la familia y en la vida cotidiana. Como afirma Lynn Margulis al definir el concepto de endosimbiosis, la misión fundamental del sistema educativo debería ser, pues, sentar las bases psicológicas de la colaboración, ya que ninguna sociedad podrá dar cauce a la lógica cooperativa si su sistema educativo no enseña a pensarlo. Con lo anterior se está afirmando que sólo a través de la educación es posible construir procesos realmente interculturales y de mutua aceptación. La escuela, y en el caso de los adultos no escolarizados, las organizaciones de la sociedad civil, juegan un papel determinante es la construcción de un mundo realmente democrático y una sociedad plenamente intercultural. Por otra parte, cabe recalcar que al cambiar la emocionalidad hacia alguien se modifica igualmente la manera como se concibe la relación que con ella se tiene. Es así como la persona puede sentir real simpatía por alguien quien previamente no le atraía o una acción cultural que desconocía o perder todo el interés por una persona a quien

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

146

manifestaba un gran afecto o un entorno cultural que le era agradable. Esto conduce a darse cuenta que los seres humanos pueden abrirse a convivir con otros u otras por quienes inicialmente sentían rechazo y encontrar en ellos y ellas nuevas posibilidades de intercambio y socialización. Aun cuando parezca difícil, es posible aceptar en nuestro uni-verso a personas que explican el mundo, viven la cultura y las relaciones sociales de formas que nos son diversas y por tanto extrañas, formas que son simplemente otras formas de visualizar el multi-verso desde otras posiciones conceptuales, otras prácticas y otras emociones afectivamente con las que han construido otras maneras de relacionarse. Como ya se ha evidenciado, existen dificultades lingüísticas hablando la misma lengua pero un diferente idioma, dificultades que muestran los particulares universos socioculturales. Los uni-versos afectivos apoyan su validez frente a otros versos que igualmente son defendidos desde otras ópticas y variaciones lingüísticas. Afirma Guillermo Vansteenberghe que ―la generación post adolescente, al tener fijado sus simbólicas culturales afectivas ya son generación perdida, para este cambio de esquema y que solo y por ello debemos hacerlo rápido, nos queda las jóvenes generaciones que son el futuro de una sociedad capaz de lidiar con todos los cambios relacionales que nos esperan‖. Me permito dudarlo, porque tal derrotismo significaría que la educación no tiene sentido y, en consecuencia, tampoco lo tendrían la educación para toda la vida o los proyectos educativos organizacionales que son los procesos a los que tendrían acceso los inmigrantes. Las escuelas de acogida son una herramienta fromativa, pero igualmente es evidente por algunos estudios que éstas deben evolucionar, desde luego, también es necesario modificar las razones por las que los inmigrantes se acercan a ella, ya que como también lo dijera Guillermo Vansteenberghe ―los inmigrantes mayoritarios que asisten a ellas son irregulares en busca de un papel para poder resolver un problema.‖ Con la crisis económica está cambiando el perfil de los inmigrantes que ya llevaban un tiempo viviendo en España, inmigrantes que de forma acelerada se están acercando a la exclusión social y para las que su intento de integración ha fracasado. En consecuencia las escuelas no solo deben construir espacios que hagan posible la integración, sino además transformarse en espacios que apoyen verdaderamente a las personas para que puedan conseguir sus particulares objetivos de vida. Los inmigrantes a causa de su proceso de auto-transformación identitaria se someten a una serie de movilizaciones con las que rompen los vínculos establecidos: transforman sus propias metas, se ven obligados a ingresar como fuerza de trabajo en otras actividades laborales para las cuales no estaban formados, olvidan su previa formación y generan gastos adicionales al sistema, que es incapaz de reconocer las experiencias y formaciones adquiridas en otras latitudes. Las reflexiones de los inmigrantes deberían movilizar las reflexiones de los autóctonos, no sólo para comparar culturas sino especialmente para construir conjuntamente las respuestas. Estoy con ello afirmando que los alóctonos también deben reflexionar sobre

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

147

sus propias experiencias y entre todos, alóctonos y autóctonos, retroalimentarse como ejercicio de redirección, retroalimentación y reconstrucción. Todos tenemos una historia social, una historia cultural, una historia política, una historia que no puede olvidarse porque es el fundamento de nuestra historia actual. Comprender que todos tenemos dichas historia nos permite ser empáticos. La verdadera riqueza no está en la igualdad sino en la diferencia. En el reconocimiento de las unicidades. El otro si es un auténtico otro no es el enemigo, es solo alguien que explica, que siente, que actúa diferente; no lo hace en contra de los demás, sino a favor suyo, tal y como cada uno de nosotros lo hace. Ese sentido particular, esa experiencia única, justifica re-conocer al otro y sus ideas porque solo así se puede con-vivir, común-unicar, co-construir.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

148

10.

BIBLIOGRAFÍA

Nunca releo mis libros, porque me da miedo. Gabriel García Márquez

Diccionario Ideológico de la lengua española VOX. (1998). Barcelona: Bibliograf S. A. Abdelmalek, S. (1999). La double absence. Des illusions aux souffrances de l’immigré. Paris: Seuil. Almaguer Gonzalez, J. A., Vargas Vite, V., & García Ramírez, H. J. (2007). Interculturalidad en Salud. Experiencias y aportes para el fortalecimiento de los servicios de salud. México: Secretaría de salud. Alonso, J., & Gutiérrez, R. (2010). Lengua y emigración: España y el español en las migraciones internacionales. Recuperado el 29 de Septiembre de 2011, de Instituto Complutense de Estudios Internacionales, Universidad Complutense de Madrid. Campus de Somosaguas: http://eprints.ucm.es/10235/1/DT_ Andreu, S., & EFE, A. (16 de enero de 2010). La sociedad digital deja atrás la soledad y el aislamiento de los inmigrantes (EFE) | 16/01/2010 . Recuperado el 27 de agosto de 2011, de ABC Hoy tecnología: http://www.hoytecnologia.com/noticias/sociedad-digital-deja-atras/150720 Asier, M. (2000). La antropología de las identidades en las tensiones contemporaneas, en. Revista Colombiana de Antropología(36), 6-19. Austin Millán, T. R. (junio de 2000). Comunicación intercultural Fundamentos y Sugerencias. Recuperado el 30 de agosto de 2011, de angelfire.com: http://www.angelfire.com/emo/tomaustin/intercult/comintuno.htm Bauman, Z. (2005). Amor líquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos. (M. Rosenberg, & J. Arrambide, Trads.) Madrid: Fondo de Cultura Económica. Berger, P. L., & Luckmann, T. (1997). Modernidad, pluralismo y crisis de sentido. Barcelona: Paidós. Bertalamffy, L. V. (1968). Teoría general de los sistemas. México: Fondo de Cultura Económica. Bourdieu, P., Chamboredon, J., & Passeron, J. (1994). El oficio de sociólogo. Madrid: Siglo XXI. Canclini García, N. (1989). Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. México: Grijalbo.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

149

Cárcamo, H. (noviembre de 2005). Entrevista en investigación social. Recuperado el 30 de agosto de 2011, de produceideas.blogspot.com: http://produceideas.blogspot.com/2005/11/entrevista-en-investigacin-social.html Carrasquilla Coral, M., & Echeverri, B. (2003). Los procesos de integración social de los jóvenes ecuatorianos y colombianos en España: un juego identitario en los proyectos migratorios. Revista de Juventud.(60). Casilda Bejar, R. (2008). Migraciónlatinoamericana Remesas y bancarización. Recuperado el 27 de agosto de 2001, de SEGIB.org Secretaría General Iberoamericana, Madrid: http://www.segib.org/documentos/esp/Migraciones%20WEB.pdf Conde, F., & Herranz, D. (2004). Los procesos de integración de los inmigrantes. (Vol. Monografías 10). (M. D. Rodríguez, Ed.) Madrid: Fundación CREFAT. Costa, P. (1999). Storia della cittadinanza in Europa (Vol. 1. Dalla civiltà comunale al Settecento). (Laterza, Ed.) Roma–Bari: Civitas. Damasio, A. (1966). El Error de Descartes. Barcelona: Crítica - Grijalbo. Felgueroso, F., Vázquez, P., & Zinovyeva, N. (2009). Inmigración y resultados educativos en España. Madrid: Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Felip i Sarda, J. (2010). Inmigración, integración, mediación intercultural y participación ciudadana. En D. E. Conejero, G. A. Ortega, & M. Ortega Roy (Ed.), Inmigración, integración, mediación intercultural y participación ciudadana. San Vicente (Alicante): Club Universitario. García Azkonobieta, T. (2005). Evolución, desarrollo y (auto)organización. Un estudio sobre los principios filosóficos de la evo-devo. San Sebastián: Universidad del Pais Vasco. García Borrego, I. (2001). Acerca de la práctica y la teoría de la investigación sobre inmigración en España. Recuperado el 25 de agosto de 2011, de Empiria, Revista de metodología de ciencias sociales, nº 4, pp. 145-164: http://meme.phpwebhosting.com/~migracion/rimd/documentos_miembros/5214 0Garcia-Borrego-Acerca-de-la-practica-y-la-teoria.pdf Goetz, J. P., & Lecompte, M. (1988). Etnografía y diseño cualitativo de investigación educativa. Madrid: Morata. Goleman, D. (1996). La inteligencia emocional. Javier Vargas Editores S.A. Gómez Gil, C. (2010). Inmigración, crisis e involución: el acelerado cambio de paradigmas en la política migratoria de España y sus efectos. En E. Conejero Díaz, A. Ortega Giménez, & M. Ortega Roy (Ed.), Inmigración, integración, mediación intercultural y participación ciudadana. Club Universitario, San Vicente (Alicante). González, C., Conde-Ruiz, J., & Boldrin, M. (2009). Efectos de la inmigración sobre el sistema español de pensiones. Madrid: Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

150

Guerrero Arias, P. (2002 ). la cultura: estrategias conceptuales para entender la identidad, la diversidad, la alteridad y la diferencia. Editorial Abya Yala. Gutiérrez, C. B. (2005/2006). La tolerancia como desvirtuación del reconocimiento. Revista Palimsestos(5), 13. Iñiguez, L., & Vitores, A. (2004). La Entrevista Individual. Curso de investigación cualitativa: fundamentos, técnicas y métodos. (U. A. UAB, Ed.) Recuperado el 30 de agosto de 2011, de antalya.uab.es: http://antalya.uab.es/liniguez/Aula/ic_Entrevista_individual.pdf Crubin, D. (Productor), & Jennings, T. M. (Escritor). (2001). Emociones en el cerebro adulto: El cerebro emocional. La vida secreta del cerebro. [Película]. Jiménez, S., Jorgensen, N., & Labeaga, J. (2009). Inmigración y demanda de servicios sanitarios. Madrid: Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Johansen, O. (1998). Introducción a la teoría general de sistemas. México: Limusa. Law, J. (1992). Notes on the Theory of the Actor-Network: Ordering, Strategy and Heterogeneity. Systems Practice. Lincoln, I. S. (Septiembre de 1997). Conexiones afines entre los métodos cualitativos y la investigación en salud. Revista Investigación y Educación en Enfermería, XV. Lipson, J. (septiembre de 2003). Temas transculturales en el cuidado de la salud de las mujeres. Investigación y Educación en Enfermería, XXI(2), 88 - 97. Lipson, J. G. (2005). Asuntos éticos en la etnografía. En D. d. Alicante, Asuntos críticos en los métodos de investigación cualitativa. Alicante: Departamento de Enfermería Universidad de Alicante. Maderuelo, M. (23 de Septiembre de 2005). La imagen de España en la inmigración europea y latinoamericana. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Real Instituto Elcano: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOB AL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/dt37-2005 Maldonado, R., Bajuk, N., & Watson, G. (René Maldonado Natasha Bajuk y Gregory Watson de 2010). Las remesas a América Latina y el Caribe durante el 2009 Los efectos de la crisis financiera global . Recuperado el 27 de agosto de 2011, de Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), Banco Interamericano de Desarrollo BID Washington D.C.: http://www.slideshare.net/pueyrredonline/remesas-3823674 Maturana, H. (1991). ¿Qué queremos de la educación? Recuperado el 11 de Agosto de 2011, de http://liderazgoenred.blogspot.com/2008/04/qu-queremos-de-laeducacin-humberto.html Maturana, H. (1997). Emociones y lenguaje en educación y política. Bogotá: Dolmen. Maturana, H. (30 de Noviembre de 1999). ¿Qué queremos de la educación? Recuperado el 14 de junio de 2011, de La Iniciativa de Comunicación : http://www.comminit.com/la/node/149980 Maturana, H. (2010). Las emociones son el fundamento de todo hacer. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Entrevista a elciudadano.cl :

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

151

http://www.elciudadano.cl/2010/05/13/humberto-maturana-las-emociones-sonel-fundamento-de-todo-hacer Maturana, H., & Varela –Zoller . (1994). Amor y juego, fundamentos olvidados de lo humano. Maturana, H. y Varela –Zoller Santiago: Instituto de terapia cognitiva/ Gerda. Mezzadra, S. (2005). Derecho de fuga: Migraciones, ciudadanía y globalización. Madrid: Traficantes de Sueños. Miranda, J. (2003). Manual de direito constitucional (5ª ed.). Coimbra. Moliner, M. (2002). Diccionario de uso del español. España: Editorial Gredos, versión electrónica. Montero-Sieburth, Martha (2006). La Auto etnografía como una estrategia para la transformación de la homogeneidad a favor de la diversidad individual en la escuela. http://www.uned.es/congreso-inter-educacionintercultural/Grupo_discusion_1/74.pdf [Fecha de acceso: 18. 01. 2008] Mora Castro, A. (2008). Modelos de articulación de la diversidad cultural: hacia una configuración particular en el estado español. Valencia: Universitat de València . Muñoz Batista, J. (2006). La dignidad de la persona en la Constitución española: naturaleza jurídica y funciones. Cuestiones Constitucionales(014). noticias.juridicas.com. (Sin fecha). Ley Orgánica 4/2000 , de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España. Recuperado el 30 de agosto de 2011, de noticias.juridicas.com: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/lo4-2000.tp.html O´Connor, J., & Mc Dermott, I. (1998). Introducción al pensamiento sistémico. Barcelona: Urano. Orbitel. (2009). Estudio anual sobre los hábitos de consumo de telecomunicaciones del colectivo inmigrante latinoamericano en España. Madrid: Orbitel Comunicaciones Latinoamericanas SAU/ UNE - EPM Telecomunicaciones. Otero Roth, J. (20 de marzo de 2007). Lengua y migraciones: aspectos culturales de la inmigración latinoamericana en España. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Revista de Prensa Tribuna Libre: http://www.almendron.com/tribuna/ Pérez Díaz , J. (noviembre de 2010). El envejecimiento de la población española,, . Investigación y Ciencia(410), 34-42. Pérez, T. (2001). Convivencia solidaria y democrática. Nuevos paradigmas y estrategias pedagógicas para su construcción. Bogotá: Instituto María Cano. Pressat, R. (1977). Introducción a la demografía. Ariel. Prigogine, L. (1996). El tiempo y el devenir. Gedisa. Punset, E. (2010a). Por qué somos como somos. Madrid: Santillana. Punto de lectura. Punset, E. (2010b). El camino al amor, nuevas claves científicas. En E. Punset, Viaje a las emociones (págs. 211 - 454). Barcelona: Edicion es Destino S. A.

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

152

Punset, E. (2010c). El viaje a la felicidad, nuevas claves científicas. En E. Punset, Viaje a las emociones (pág. 7 a 210). Barcelona: Destino S. A. Riera, E. d. (2001). La complejidad: Consideraciones epistemológicas y filosóficas. Santiago del Estero: Universidad Nacional de Santiago del Estero. Rodrigo Alsina, M. (2011). La comunicación intercultural. Recuperado el 20 de agosto de 2011, de Portal de la comunicación InCom-UA: http://www.portalcomunicacion.com/uploads/pdf/1_esp.pdf Ruiz, A. B. (1997). Las contribuciones de Humberto Maturana a las ciencias de la complejidad y a la psicología. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Instituto de Terapia Cognitiva INTECO. Santiago de Chile.: http://www.inteco.cl/articulos/005/texto_esp.htm Ruiz, A. B. (Sin fecha). Los aportes de Humberto Maturana a la psicoterapia. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Instituto de Terapia Cognitiva INTEC: http://www.inteco.cl/articulos/003/texto_esp.htm Sandell, R. (2009). Redes sociales y la inmigración española: un análisis de la inmigración a España 1997-2006. Madrid: Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Schwartz, J., & Jacobs, L. (1984). Sociología cualitativa, método para la reconstrucción de la realidad. México: Trillas. Sempere Souvannavong, J. D. (sept. - oct. de 2009). Evolución de la situación migratoria de España desde 1991 a la actualidad. Migrations Société , 21(125), 49-70. Telefónica, F. (2006). Influencia de los medios de comunicación en la experiencia migratoria latinoamericana. Madrid: Fundación Telefónica. Thiers, G., & Lempereur, A. (1975). Diccionario general de ciencias humanas. Madrid: Cátedra. Thomas, J. (1983). Cross-Cultural Pragmatic Failure. Applied Linguistics 4: 2, 91-112. Torrego Seijo, J. C. (Julio-Agosto de 2001). Modelos de regulación de la convivencia. Cuadernos de Pedagogía(304), 22-28. Torres, J. (1988). La evaluación cualitativa en educación. (M. Centro Asociado, Ed.) Aldaba(7), 47-60. Urquieta, M. (2002). Amor y democracia. Conversando con Humberto Maturana. Recuperado el 25 de agosto de 2011, de paginadigital.com.ar: www.paginadigital.com.ar/articulos Velandia Mora, M. (1999). Y si el cuerpo grita… Dejémonos de maricadas. Bogotá: Equiláteros. Velandia Mora, M. A. (Agosto de 2011). Amor, rechazo e indiferencia: emociones básicas para construir la convivencia. (M. A. Velandia Mora, Ed.) Recuperado el 26 de agosto de 2011, de http://es.scribd.com/investigadormanuelvelandia: http://es.scribd.com/doc/59276213 Velandia Mora, M. A. (2 de agosto de 2011). Estamos en la misma orilla. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Interculturalidad y políticas:
EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

153

http://interculturalidadypoliticas.blogspot.com/2011/08/cada-uno-creeconveniente-estar-de-su.html Velandia Mora, M. A., & Luna Ávila, G. (2003). Estrategias para la formación en la Convivencia Democrática (Vol. Tesis para optar el título de Master en Educación.). Bogotá, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana. Velandia Mora, M. A, & Morales Rubio, R. A (4 de noviembre de 2010). Mismos seres, misma lengua, diferente idioma: Cambios en las representaciones culturales y las prácticas comunicativas del sujeto al momento de vivir una experiencia de interculturación. Recuperado el 30 de septiembre de 2011, de Simposio Internacional Traducción e identidad diaspórica: el (meta)discurso de la (a)culturación, Alicante, España, Noviembre 4 de 2010: http://interculturalidadypoliticas.blogspot.com/2010/11/mismos-seres-mismalengua-diferente.html Velandia Mora, M. A., & Quevedo Gómez, M. C. (2005). Módulo 8. Memorias de una permanente expedición. Bogotá, Colombia: OIM/ Proyecto Fondo Mundial Colombia. Velasco, J. C. (31 de marzo de 2007). La problemática identidad del inmigrante. En: Salman Rushdie (2006). Recuperado el 30 de agosto de 2011, de www.madrimasd.or: http://www.madrimasd.org/blogs/migraciones/2007/03/31/62662 Velásquez V., J. (octubre - noviembre de 2008). Indiferencia como síntoma social. Recuperado el 26 de agosto de 2011, de Virtualia revista de la escuela de orientación lacaniana: http://www.eol.org.ar/virtualia/018/pdf/colombia_velasquez.pdf Wade, M. (2002). Identidad. En M. R. Serge de la Ossa, M. C. Suárez Vargas, & R. Pineda Camacho, Palabras para desarmar. (págs. 255-264.). Bogotá: Ministerio de Cultura, Instituto Colombiano de Antropología e Historia. Woods, P. (1987). La escuela por dentro: la etnografía en la investigación educativa. Barcelona: Paidós/mec. Zimmerman, K. (2003). Lenguaje y comunicación intercultural: un enfoque iberoamericano. Recuperado el 5 de octubre de 2011, de Portal de redes PUCP: http://red.pucp.edu.pe/ridei/wp-content/uploads/biblioteca/inter72.PDF

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

154

11.

ANEXOS
Richard Gregory Profesor emérito de Neuropsicología Universidad de Bristol

El cerebro no busca la verdad, sino que elucubra para sobrevivir.

10.1 10.2 10.3 10.4 10.5

Anexo Nº 1. Encuesta Anexo Nº 2. Grupo de discusión Nº 1 Anexo Nº 3. Grupo de discusión Nº 2 Anexo Nº 4. Entrevista escrita Anexo Nº 5. Entrevista Oral

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

155

11.1 Anexo Nº 1. Encuesta Máster en Gestión de las Políticas Migratorias e Interculturalidad
Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España
Apreciado/a informante agradecemos su interés en participar de esta investigación cuyo objetivo es conocer a la población inmigrante latinoamericana, estamos convencidos de que su aporte apoyará a conocer más la realidad y a buscar alternativas de vida más positivas para todos/as. No le pediremos su nombre para proteger su privacidad. Por favor sólo responda a una opción en cada una de las preguntas.
Provincia de Alicante Hombre Informante Pareja Estado civil Soltero/a Casado/a Día Mujer Edad 12 a 17 años 35 a 45 años Separado/a 18 a 24 años 45 a 54 años Viudo/a 25 a 34 años 55 años o más Unión libre Mes 2011 Referencia

País de origen Hace cuanto tiempo vive en España Ocho Nueve Diez Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete

Más de 10 menos que quince

15 o más Sí Cinco Seis No

Esta es su primera experiencia migratoria a un pais diferente al suyo Si España no es el primer país al que ha emigrado, en cuántos vivió antes Cuál es su Nivel de estudios Sin estudios Uno Dos Tres Cuatro

Más de cinco paises Primarios o básicos Secundaria obligatoria

Bachiller o FP grado medio Agricultura Innovación No tiene Agricultura Innovación No tiene T Móvil

Universitarios Industria y artesanía Servicio doméstico Otra Servicios Enseñanza

Su Experiencia laboral antes de venir a España era en el campo de

Cuál_______________________ Servicios Enseñanza

Su Experiencia laboral actual en España es en el campo de Qué medio utiliza para comunicarse con su familia en su país de origen Cuántas veces se comunica con su familia

Industria y artesanía Servicio doméstico Otra

Cuál_______________________ Ninguno

Internet

Correo postal

Por medio de personas que viajan Una vez a la semana Nunca

2 o 3 veces por semana Todos los dias

Una vez en la quincena Básico Avanzado

Cuando puedo No tiene De vez en cuando

Conocimientos de informática/ uso computador Si utiliza Internet para comunicarse con su familia en su país de origen, lo hace Lee, vía Internet, los periódicos y revistas de su país Ve la televisión de su país por cable o por Internet Su dieta alimenticia cotidiana incluye comida de su país de origen Siempre

Casi siempre Nunca Casi siempre Nunca Casi siempre Casi nunca Casi siempre Casi nunca

Casi nunca Siempre Casi nunca Siempre Nunca Siempre Nunca

No me interesa De vez en cuando No me interesa De vez en cuando No me interesa De vez en cuando No me interesa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

156

En su país Usted era Actualmente usted es

Muy Feliz Muy Feliz

Feliz Feliz Totalmente Casi nunca Sí

Algo feliz Algo feliz

Infeliz Infeliz

Totalmente infeliz Totalmente infeliz En parte

Ha podido establecer relaciones de igual a igual con los españoles

En su mayoría Nunca No

No estoy interesado /a

Antes de venir a España tenía contacto con otros inmigrantes de su país viviendo aquí

Antes de venir a España tenía contacto con españoles En su mayoría son de su país Aquí no tiene amigos de su país

No

Con relación a sus amigos

No tiene amigos españoles En su mayoría son españoles

No tiene amigos

Son de diferentes nacionalidades

Con relación a la Totalmente integrado Integrado en parte Más o menos integrado integración sociocultural La integración es imposible Usted está Poco integrado Nada integrado Con respecto a su país, en España sus actividades sociales son Muchas más que allí Menos que allí Totalmente Casi nada Un poco más La misma cantidad No tengo

Muchas menos que allí En su mayoría En nada

La economía de su familia en su país de origen depende de Usted Con relación a la reagrupación de familiares Usted En lo relativo a su deseo de volver a su país, hacerlo es Con relación a sus metas de vida España Cómo se siente emocionalmente

En parte

Apoya de vez en cuando Lo ha logrado en parte No le interesa

Lo ha logrado completamente Le ha sido imposible Muy importante Poco importante

No lo ha buscado

Importante Nada importante

Más o menos importante Nunca lo pienso

Las puede lograr plenamente Las logra más o menos Algo estable Nada estable Algo estable Nada estable Algo estable Nada estable

Las puede lograr en parte No las logra

Logra algunas

Muy estable Poco estable

Más o menos estable Necesito apoyo emocional ya mismo Más o menos estable Necesito una pareja ya mismo Más o menos estable Necesito hospitalizarme ya mismo En parte

Muy estable Cómo se siente afectivamente (amor) Poco estable Con relacion a su salud Usted siente que esta es Muy estable Poco estable

Piensa usted que tiene el reconocimiento que como persona se merece

Totalmente Casi nada

En su mayoría En nada Bien

Apoya de vez en cuando Regular Mal Muy mal

Cómo considera usted que los inmigrantes tratan a los españoles Usted cree que los españoles tratan a los inmigrantes Se considera Usted un ciudadano con plenos derechos en España

Muy bien

Muy bien Totalmente Casi ninguno

Bien

Regular

Mal

Muy mal En parte

Con muchos derechos Ninguno Sí

Participa usted, como miembro, de alguna asociación de o para migrantres Goza usted de los servicios de alguna asociación de o para migrantres Disfruta usted los servicios de alguna asociación de o para españoles

No No No

Sí Sí

Agradecemos su apoyo y solidaridad

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

157

11.2 Anexo Nº 2. Guía para grupos de discusión Nº 1.
aaa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

158

11.3 Anexo Nº 2. Guía para grupos de discusión Nº 2.
aaaa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

159

11.4 Anexo Nº 4. Entrevista escrita
aaa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

160

11.5 Anexo Nº 4. Entrevista oral
Aaa

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

161

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

162

12.

TABLAS

El género humano tiene, para saber conducirse, el arte y el razonamiento. Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego

Tabla 1. Participantes en la encuesta, relación sexo y orientación sexual...................... 72 Tabla 2. Participantes en la encuesta, relación sexo y edad ........................................... 73 Tabla 3. Participantes en la encuesta, edad y estado civil .............................................. 73 Tabla 4. Participantes en la encuesta, sexo y estado civil .............................................. 74 Tabla 5. Participantes en la encuesta, relación sexo y país de origen ............................ 75 Tabla 6. Participantes grupo focal Nº 2 .......................................................................... 75 Tabla 7. Participantes grupo focal Nº 1 .......................................................................... 75 Tabla 8. Relación Sexo y Percepción del reconocimiento que se merece como persona. ........................................................................................................................................ 87 Tabla 9. Edad y Sexo y Percepción del reconocimiento que se merece como persona. 87 Tabla 10. Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles. ......................... 88 Tabla 11. Percepción del trato de los españoles hacia los inmigrantes. ......................... 89 Tabla 12. Relación Sexo y Percepción del trato de los inmigrantes hacia los españoles. ........................................................................................................................................ 89 Tabla 13. Relación Edad y Percepción del trato de españoles hacia los inmigrantes. .. 90 Tabla 14. Relación Sexo y Percepción del trato de españoles hacia los inmigrantes.... 91 Tabla 15. Relación Edad y Medio de comunicación Para comunicarse con la familia en el país de origen. ............................................................................................................. 94 Tabla 16. Relación Sexo y Medio de comunicación utilizado para comunicarse con la familia en el país de origen. ............................................................................................ 95 Tabla 17. Relación Edad y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen .............................................................................................................................. 95 Tabla 18. Relación Sexo y Frecuencia de la comunicación con la familia en el país de origen. ............................................................................................................................. 95 Tabla 19. Relación Edad y Conocimientos de informática. ........................................... 96 Tabla 20. Relación Sexo y Conocimientos de informática. ........................................... 96 Tabla 21. Edad y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia. ............ 97 Tabla 22. Sexo y Frecuencia uso de Internet para comunicarse con la familia. ............. 97

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

163

Tabla 23. Relación Edad y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet. ........................................................................................................................... 98 Tabla 24. Relación Sexo y Lectura de periódicos y revistas del país de origen, vía Internet. ........................................................................................................................... 98 Tabla 25. Relación Edad y Visualización de televisión por cable y/o Internet, del país de origen. ............................................................................................................................. 99 Tabla 26. Relación Sexo y Visualización de televisión por cable y/o Internet. ............. 99 Tabla 27. Relación Sexo y Actividad laboral previa. ................................................... 100 Tabla 28. Relación Edad y Actividad laboral previa. ................................................... 101 Tabla 29. Relación Sexo y Actividad laboral actual. ................................................... 103 Tabla 30. Relación Edad y Actividad laboral actual. ................................................... 104 Tabla 31. Relación Edad y Dependencia económica de la familia en el país de origen. ...................................................................................................................................... 108 Tabla 32. Relación Sexo y Dependencia económica de la familia en el país de origen. ...................................................................................................................................... 109 Tabla 33. Relación Edad y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España........................................................................................................................... 114 Tabla 34. Relación Sexo y Contacto previo con inmigrantes de su país viviendo en España........................................................................................................................... 114 Tabla 35. Relación Edad y Contacto previo con españoles. ........................................ 114 Tabla 36. Relación Sexo y Contacto previo con españoles. ........................................ 115 Tabla 37. Relación Edad y Nacionalidad de los amigos. ............................................. 115 Tabla 38. Relación Sexo y Nacionalidad de los amigos............................................... 116 Tabla 39. Edad y Relación de igual a igual con españoles. .......................................... 116 Tabla 40. Sexo y Relación de igual a igual con españoles. .......................................... 117 Tabla 41. Relación Edad e Integración sociocultural. .................................................. 118 Tabla 42. Relación Sexo e Integración sociocultural. .................................................. 118 Tabla 43. Relación Edad y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen. ................................................................................ 120 Tabla 44. Relación Sexo y Cantidad de actividades sociales en España en comparación con actividades en país de origen. ................................................................................ 120 Tabla 45. Relación Edad y Cómo se siente afectivamente. .......................................... 121 Tabla 46. Relación Sexo y Cómo se siente afectivamente. .......................................... 122 Tabla 47. Relación Edad y Cómo se siente emocionalmente. ...................................... 122 Tabla 48. Relación Sexo y Cómo se siente emocionalmente. ...................................... 123 Tabla 49. Relación Edad y Cómo siente que es su salud. ............................................ 124 Tabla 50. Relación Sexo y Cómo siente que es su salud .............................................. 124

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

164

Tabla 51. Relación Edad y Logro de metas en España. ............................................... 125 Tabla 52. Relación Sexo y Logro de metas en España. ................................................ 125 Tabla 53. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España. ...................................................................................................................................... 127 Tabla 54. Relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia antes de venir a España. ...................................................................................................................................... 127 Tabla 55. Relación Edad y Apreciación sobre felicidad propia en España. ................. 128 Tabla 56. Relación Sexo y Apreciación sobre felicidad propia en España. ................. 128 Tabla 57. Relación Edad y Deseo de volver a su país. ................................................. 135 Tabla 58. Relación Sexo y Deseo de volver a su país. ................................................. 136 Tabla 59. Relación Edad y Reagrupación familiar. ...................................................... 136 Tabla 60. Relación Sexo y Reagrupación familiar. ...................................................... 136

EL CUERPO AQUÍ, LA MENTE ALLÍ| Etnografía sobre la construcción identitaria de extranjeros latinoamericanos viviendo en Alicante, España | Manuel Antonio Velandia Mora

165

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->