Patrón de pensamientos, sentimientos y conducta distintivos de un individuo, que persiste a lo largo del tiempo y en diversas situaciones.

LA PERSONALIDAD
Definición - Teorías – Evaluación – trastornos

CASTRO ALFARO, José SÁNCHEZ BOBADILLA, Marisol OLIDEN CHÁVEZ, Ana JACOBO CASTILLO, Gerson CALDERON CISNEROS, Kevin

Trujillo – Perú 2011

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

CONTENIDO
LA PERSONALIDAD ................................................................................................................................................2 I. Definición. .................................................................................................................................................2

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD ............................................................................................................................3 II. 1) 2) 3) 4) 5) III. 1) 2) IV. 1) 2) V. 1) 2) 3) TEORÍAS PSICODINÁMICAS .......................................................................................................................3 Sigmund Freud ......................................................................................................................................3 Carl Jung ................................................................................................................................................8 Alfred Adler ........................................................................................................................................ 10 Karen Horney ..................................................................................................................................... 12 Erik Erikson ......................................................................................................................................... 13 TEORÍA HUMANISTA DE LA PERSONALIDAD ...................................................................................... 16 William James .................................................................................................................................... 17 Carl Rogers ......................................................................................................................................... 17 TEORIAS CONSTITUTIVAS Y DE LOS RASGOS. .................................................................................... 19 William Sheldon ................................................................................................................................. 19 Teorías de los rasgo............................................................................................................................ 20 TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD Y SU CONSISTENCIA ............................................................................ 22 Situacionismo e Interaccionismo ....................................................................................................... 23 B.F. Skinner y el conductismo. ........................................................................................................... 25 Teorías del Aprendizaje Social ........................................................................................................... 27

EVALUACIÓN DE LA PERSONALIDAD.................................................................................................................. 30 1) 2) 3) 4) La entrevista personal ........................................................................................................................ 30 Observación ....................................................................................................................................... 31 Tests objetivos ................................................................................................................................... 32 Tests proyectivos................................................................................................................................ 35

LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD .......................................................................................................... 37 VI. VII. 1) 2) 3) VIII. Definición. .......................................................................................................................................... 37 Tipos. .................................................................................................................................................. 37 Grupo A: (extraña/excéntrica) ........................................................................................................... 38 Grupo B: (dramática/errática)............................................................................................................ 38 Grupo C: (ansiosa/inhibida) ............................................................................................................... 39 Tratamiento de los trastornos de la personalidad. ............................................................................ 39

BIBLIOGRAFÍA. .................................................................................................................................................... 41 LINCOGRAFÍA. .................................................................................................................................................... 41 1

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

LA PERSONALIDAD
I. DEFINICIÓN.
A menudo la gente habla de la personalidad como si se tratara de un producto, como una corbata de colores brillantes que le diera vida a un traje viejo. No solo eso, algunas veces hablamos como si la personalidad consistiera en rasgos atractivos y admirables: afecto, encanto, honestidad. Pero como veremos en este capítulo, para un psicólogo la personalidad es mucho más complejo de lo que implica el uso ordinario del término, e incluye tanto rasgos positivos como negativos. Resulta fácil hablar de aspectos o rasgos de la personalidad sin definir el término en sí. Y lo hacemos con frecuencia: “No confió en ese hombre. No es honesto”. O, podemos decir: “Quiero a Ana. Tiene buen corazón”. Pero es difícil elaborar una definición amplia de la personalidad, en parte porque no se trata de una característica o capacidad, sino de toda una gama de ellas. Incluso los psicólogos no fácilmente coinciden en una sola definición de la personalidad. Una definición actual, que emplearemos aquí, es que la personalidad constituye el “patrón de pensamientos, sentimientos y comportamientos que persiste a lo largo del tiempo y de las situaciones, y que distingue a las personas” (Phares, 1984, p.673). Es una definición bastante larga, pero advierte dos cosas importantes en ella. Primero, la personalidad se refiere a aquellos aspectos que distinguen a un individuo de cualquier otro; es nuestro sello psicológico personal: los comportamientos, actitudes, motivos, tendencias, puntos de vista y emociones con que reaccionamos ante el mundo. En este sentido, la personalidad es característica exclusiva de una persona. El segundo aspecto de nuestra definición es que la personalidad persiste a través del tiempo y de las situaciones. Ya sea que reflejamos nuestra propia conducta o que interpretamos los actos de otra persona, esperamos encontrar congruencia. Si alguien es amistoso algún día, nos sorprendería si se mostrara hosco al día siguiente. Si un pariente que normalmente es tranquilo y atento, de repente se vuelve agresivo e irrespetuoso, nos preocupamos y buscamos una explicación. Sabemos que la vida no es tan predecible como una serie de televisión, pero esperamos un grado de congruencia, un patrón de conducta que refleje la personalidad única de cada individuo. Y cuando nos enfrentamos con la incongruencia, sospechamos que algo anda mal. De esta forma, el concepto de personalidad da cierto grado de predictibilidad y estabilidad al individuo. Los estudiosos siempre han tratado de comprender las diferentes personalidades. Pero no fue sino hasta hace un siglo que los científicos comenzaron a realizar observaciones científicas, sistemáticas y a sacar conclusiones de ellas. Algunos teóricos ponen énfasis en las experiencias de la primera infancia; otros en la herencia. Otros atribuyen el papel
2

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL fundamental al medio ambiente. A los algunos investigadores analizan únicamente como se comportan las personas congruentes en distintas situaciones y momentos y les restan importancia al concepto de una personalidad única y consistente. En este capítulo, abordaremos algunas de las principales teorías de la personalidad en la psicología contemporánea y algunos de los métodos para evaluarla.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD
II. TEORÍAS PSICODINÁMICAS
1) Sigmund Freud

Hasta hoy Sigmund Freud es el más influyente teórico de la personalidad. Freud abrió una nueva dirección para estudiar el comportamiento humano. Antes de él, la psicología se había centrado en la conciencia, es decir, en los pensamientos y sentimientos que advertimos. Freud, en cambio puso de relieve el inconsciente: todas las ideas, pensamientos y sentimientos de los cuales normalmente no tenemos conciencia. Aunque muchas de sus ideas fueron modificadas por investigaciones posteriores (en realidad el propio Freud reviso y amplio sus teorías mientras vivió), todavía son el fundamento del psicoanálisis e influyen en el lenguaje, la literatura, las costumbres y métodos de crianza del niño.
1. CONCEPTOS BASICOS: según Freud, el fundamento

de la conducta humana se ha de buscar en varios instintos inconscientes, llamados también impulsos. Distinguió dos tipos de instintos: instintos de vida e instintos de muerte. Poco se conoce sobre los segundos, los cuales aparecen como tendencias suicidas o autodestructivas cuando se dirigen al yo, y como agresividad o guerra cuando se dirigen a otros. Entre los instintos de vida incluyo Freud los que participan en la supervivencia del individuo y de la especie: hambre, sed, auto preservación y, especialmente, el sexo. Conviene puntualizar que Freud se valió de la expresión instinto sexual para designar no solo la sexualidad erótica sino también un deseo por prácticamente cualquier modalidad de placer. En este sentido general, consideraba el instinto sexual como el factor más decisivo en el desarrollo de la personalidad.

3

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL Los instintos de la vida y los de la muerte forman parte de lo que Freud llamo ello, o id. El id se parece a una caldera hirviente de impulsos y deseos inconscientes, que sin cesar tratan de manifestarse. El ello opera según el principio del placer: intenta conseguir la satisfacción inmediata y, por lo mismo, busca el placer y evita el dolor. Tan pronto surge un instinto, procura satisfacerlo. Pero como no tiene contacto con el mundo real, solo cuenta con dos medios de lograr su cometido. Uno es recurrir a acciones reflejas, como la tos, que alivia una sensación molesta al instante. Otro es lo que Freud llamo cumplimiento (realización) de deseos o pensamientos de procesos primarios: la persona se forma una imagen mental de un objeto o situación que satisface en parte el instinto y que atenúa la sensación molesta. El pensamiento de proceso primario se manifiesta en los sueños y en las ensoñaciones aunque también en otras formas. Si estamos enojados con alguien y pasamos una media hora pensando en lo que pudimos decir o hacer para desquitarnos, estamos realizando una modalidad de este tipo de pensamiento. Las imágenes mentales de esta clase proporcionan alivio transitorio; pero no son muy eficaces en la satisfacción plena de la mayor parte de las necesidades. El simple hecho de pensar en el ser amado nos procura placer, pero es un pobre sustituto del contacto personal con él. Por tanto, el ello no logra satisfacer los instintos. Debe un último término tener contacto con la realidad para aliviar su malestar. El nexo que lo une con la realidad es el yo (ego). Freud pensaba que el yo (ego) controla todas las actividades conexas con el pensamiento y razonamiento. Por medio de los sentidos, el ego llega a conocer el mundo exterior. También controla las formas de satisfacer los impulsos del ello en el mundo externo. Dijimos antes que, al buscar reemplazar el malestar con la satisfacción, el id se guía por el principio del placer. En cambio, el yo se basa en el principio de realidad. Es decir, protege al individuo contra los peligros que resultarían de la satisfacción indiscriminada de los impulsos del id. Gracias a un razonamiento inteligente, el yo trata de aplacar los deseos del id hasta que se pueda cubrirlos sin peligro y con éxito. Por ejemplo, si tenemos sed, el yo intentara determinar la mejor manera de conseguir algo que apague la sed en forma segura e inmediata. A este tipo de pensamiento realista Freud lo llamo pensamiento de proceso secundario. Una personalidad constituida exclusivamente por el yo y el ello será totalmente egoísta. Lograría sus metas pero sería asocial. La conducta adulta está gobernada por la realidad y también por la moral, o sea por la conciencia individual o las normas morales que la gente va creando al interactuar con sus padres y con la sociedad. A este guardián moral Freud le dio el nombre de superyó (súper ego).
4

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL El superyó no está presente desde el nacimiento del niño. Los niños de corta edad son amorales y hacen todo lo que les procura placer. Al ir madurando, asimilamos o hacemos propios los juicios de nuestros padres sobre lo que es “bueno” o “malo”. Con el tiempo, la restricción externa aplicada por ellos es sustituida por la autorrestricción interna. Así pues, el superyó actúa como la conciencia y de este modo asume la tarea de observar y guiar al yo, del mismo modo que los padres observan y guían a sus hijos. Según Freud, el superyó compara las acciones del yo con un ego ideal de perfección y luego premia o castiga al yo conforme a ese patrón. Por desgracia el yo puede precipitarse en sus juicios. Dominado por un superyó castigador, un artista quizá opte por dejar la pintura al darse cuenta de que no podrá jamás igualar el talento de un Rembrandt o un Miguel Ángel. En teoría, el ello, el yo, y él superyó funcionan en armonía. El yo satisface las exigencias del ello en forma moral y razonable, aprobada por el superyó. Y así podemos amar y odiar, lo mismo que expresar nuestras emociones de manera adecuada y sin sentimientos de culpabilidad. Cuando el ello predomina, los instintos están desenfrenados y tendemos a construir un peligro para nosotros mismos y para la sociedad. Cuando predomina el superyó, la conducta es controlada con excesivo rigor y no podemos llevar una vida normal.

2. ETAPAS PSICOSEXUAL

La teoría de Freud sobre el desarrollo de la personalidad concede especial importancia a como se satisface el instinto sexual durante la vida. No olvidemos que, para Freud, ese impulso no solo es deseo de realizar actividad sexual, sino en términos más generales una búsqueda de placer sexual de todo tipo. A la energía generada por ese instinto la llamo libido. A medida que los lactantes maduran, su libido se va centrando en varias partes sensitivas de su cuerpo. En el primer año y medio de vida, la fuente dominante del placer sexual para el niño es la boca. Más o menos a los 18 meses, la sexualidad se centra en el ano y a los 3 años se concentra en los genitales. La experiencia del niño en cada fase le imprime a su personalidad tendencias

5

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL que perdurarán en la adultez. Si a un niño se le priva de placer (o se le permite demasiada satisfacción) en la parte del cuerpo que domina una etapa, cierta energía sexual puede quedar permanentemente vinculada a esa parte. A eso se le da el nombre de fijación, y como veremos produce a veces formas inmaduras de sexualidad y ciertos rasgos peculiares de la personalidad. Examinemos ahora más bien a fondo las etapas psicosexuales que identifico Freud, así como su relación con el desarrollo de la personalidad. Durante la etapa oral (del nacimiento a los 18 meses), el niño obtiene su placer sexual en la boca, los labios y la lengua. Más aun, la satisfacción de sus necesidades depende enteramente de los demás. En opinión de Freud, en la primera parte de la etapa oral el niño alivia su tensión sexual succionando y deglutiendo; se siente frustrado cuando no puede hacerlo. Aproximadamente a los 8 meses, cuando casi todos los niños tienen dientes de leche, obtienen también el placer oral masticando y mordiendo. De acuerdo con Freud, la experiencia del niño durante esta etapa puede ejercer profundo efecto en su personalidad de adulto. Los lactantes que reciben demasiada satisfacción oral pueden convertirse en personas muy optimistas y extremadamente dependientes de otros en la satisfacción de sus necesidades. Sin embargo, si reciben escasa satisfacción oral, pueden ser después pesimistas y mostrarse hostil cuando se sientan frustrados. La falta de seguridad, la credulidad, el sarcasmo y la tendencia a discutir son asimismo rasgos de la personalidad atribuidos por Freud a la etapa oral. Al parecer la etapa anal (de los 18 meses a los 3 años y medio), la fuente primaria del placer sexual se desplaza de la boca al ano, aunque la estimulación oral sigue procurando un poco de placer. Más o menos por la época en que los niños empiezan a obtener placer de la retención y excreción de las heces, principia el adiestramiento en el control de esfínteres, y por tanto han de aprender a regular un nuevo placer. También aquí, si los padres son demasiado estrictos o tolerantes, el niño pude permanecer fijado en la etapa anal. Por ejemplo, si son excesivamente rígidos en el adiestramiento del control de esfínteres, algunos niños tendrán berrinches y en su vida de adultos serán desordenados y destructivos. Otros reaccionaran reteniendo las heces llegando a veces a estreñirse, más tarde, esos niños tienden a ser obstinados, tacaños, demasiado exactos y muy ordenados. Durante la etapa fálica (después de los 3 años más o menos). Los niños descubren sus genitales y el placer de la masturbación. Es este el periodo en que empiezan a sentir un notable apego por el progenitor del sexo opuesto y
6

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL se sientes celoso del progenitor de su mismo sexo. A ESTO FREUD LE DIO LE DIO el nombre de complejo de Edipo. En la mitología griega, Edipo mato a su padre y se casó con su madre; así, es un modelo que para los niños quienes, según Freud tienen deseos sexuales por su madre y quisieran matar a su padre porque les impide poseerla. Como al niño le es imposible realzar su deseo de eliminar al padre, no le queda otro remedio que reprimir sus impulsos inaceptables. Más aun, teme lo que su padre sepa lo que piensa y lo castigue. El resultado de ello es que el niño se siente atraído y rechazado por su madre, siente miedo y celos violentos hacia su padre. Freud estaba convencido de que las mujeres pasan por un conflicto equivalente: aman al padre y sienten celos por la madre. Con el tiempo casi todos los niños resuelven el complejo de Edipo identificándose con el progenitor de su mismo sexo. Pero también aquí la frustración o satisfacción excesiva durante esta fase pueden culminar en una fijación en la etapa fálica. En opinión de Freud un posible resultado de la fijación lo constituyen la vanidad y el egotismo. Con frecuencia los varones expresan tales características al sentirse orgullosos de sus hazañas sexuales y al volverse coquetas y caer en la promiscuidad. Con todo, Freud señala que la fijación fálica también puede originar una baja autoestima, un sentido de falta de aprecio de sí mismo timidez y evitación de las relaciones heterosexuales. Al terminar el periodo fálico, Freud afirma que los niños pierden el interés por la conducta sexual e inicia el periodo de latencia. De los 5 a 6 años hasta los 12 o 13, los varones juegan con los niños, las mujeres lo hacen con niñas sin que sientas gran interés por personas del sexo opuesto. En la pubertad principia la última etapa psicosexual, que Freud llamo etapa genital. En ella renacen los impulsos sexuales, solo que ahora se dirigen a miembros del sexo opuesto. Al hacer el amor el adolescente y el adulto satisfacen los deseos incumplidos de su infancia y niñez. En teoría, a la satisfacción inmediata de los deseos sucede una sexualidad madura en la cual intervienen la satisfacción pospuesta, la responsabilidad y el amor5 por los demás. Por desgracia muchos delos conceptos de Freud son difíciles de traducir en términos experimentales, pero aun así su teoría ha sido totalmente confirmada en trabajos de investigación. Por ejemplo, las personas que comen y beben demasiado tienen a mejorar imágenes orales al interpretar los test de manchas de tintas (Masling, Rabie y Blondheim, 1967, Bertrand y Masling, 19699).los que muestran fijación oral también parecen depender mucho de los demás, como lo predice Freud (Fishery Greenberg 1985). Algunos datos indican que unos cuantos rasgos de la personalidad con fijación anal suelen aparecer juntos. Por ejemplo, los tacaños también tienden
7

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL a ser pulcros (Fisher y Greenberg, 1985). Sin embargo, no se cuentan con pruebas concluyentes de que esas características de la personalidad tengan su origen en las diversas clases de experiencias de la niñez temprana descritas por Freud. Las ideas de Freud, en particular su énfasis en la sexualidad no fueron aceptadas en su totalidad ni siquiera por los miembros de su escuela psicoanalítica. Carl Jung y Alfred Adler fueron dos de los primeros seguidores de Freud que más tarde disintieron de el y formularon sus propias teorías de la personalidad. Jung acepto la importancia de Freud, le dio a la motivación inconciente mucho más de las satisfacciones egoístas del id. Adler creía que los humanos tenían metas positivas- y consientes- que guían su conducta. Otros teóricos psicodinámicos hacían mayor incapie en el ego y sus intentos por lograr el dominio del mundo. Este neo freudiano, como Karen Horney también se centraban en la influencia de la interacción social en la personalidad.

2) Carl Jung

Las ideas de Carl Jung diferían de las de Freud en varias formas. Jung sostenía que el libido o energía psíquica representa todas las fuerzas de la vida, no solo las sexuales. Tanto Freud como Jung destacaron el papel del inconsciente en la determinación de la conducta humana. Pero donde Freud veía el id, al que consideraba un “caldero hirviente de impulsos” que el ego debía controlar, Jung veía el inconsciente como la fuente de fuerza y vitalidad del ego. Jung pensaba que existen dos niveles distintos del inconsciente: el personal y el colectivo. El inconsciente personal contiene nuestros pensamientos reprimidos, experiencia olvidada e ideas no desarrolladas estas ideas pueden surgir de nuevo en las consciencia si algún incidente o sensación hace que la recordemos. El inconsciente colectivo, quizás el concepto más original de Jung, consiste en los patrones de comportamientos y recuerdos heredados de generaciones pasadas. Jung pensaba que hacia el cuerpo humano es el producto de millones de años de evolución, con los siglos la mente humana a desarrollado “formas de pensamiento”, o recuerdos colectivos, a partir de experiencias que la gente a tenido en común desde, los tiempos. Prehistóricos llamo arquetipos a estas formas de pensamiento. Los arquetipos originan ciertas imágenes mentales típicas o representaciones
8

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL míticas (véase figura 12-3). Como toda la gente tiene una madre, el arquetipo de la “madre” esta universalmente asociado con la imagen de nuestra madre, con la madre tierra y con una presencia protectora. El arquetipo del “héroe” pude representarlo de igual forma del el jefe de una tribu, Josué en la batalla de Jericó, o Nelson mándela, dependiendo del momento histórico Jung opinaba que algunos arquetipos desempeñan papeles especiales en el moldeamiento de la personalidad. La persona es un arquetipo cuyo significado se deriva de la palabra latina para más cara. La persona es la parte de la personalidad por la que nos conocen los demás, una capa que envuelve a nuestro yo interno .algunas personas llevan a identificarse tanto con su yo publico que pierden contactos con nuestros sentimientos íntimos. Este énfasis exagerado en un aspecto de la personalidad es para Jung, una causa importante de desajuste. El ánima y el animus son otros dos tipos de arquetipos importantes. El ánima es el lado femenino de la personalidad masculina, la expresión de los rasgos femeninos que guía las interacciones masculinas con el sexo opuesto. El animus desempeña la función masculina correspondiente en la personalidad femenina. De esta forma, Jung consideraba que el comportamiento agresivo en las mujeres o el proveedor en los hombres eran, respectivamente, manifestaciones del animus o el ánima en acción. Jung también señalaba que por su actitud la gente puede dividirse en dos tipos generales: introvertidos y extrovertidos. Los extrovertidos se preocupan por el mundo exterior. Son “sociales”, i se interesan en otras personas y en los sucesos que ocurren hacia su alrededor. Los introvertidos se preocupan más por su mundo privado. Tienden a ser pocos sociables y faltos de seguridad en su trato con otras personas. Según Jung todos poseemos algunos aspectos de ambos tipos de actitud, pero por lo general predomina uno y el otro permanece oculto. Además, Jung dividió a la gente en categor0ías racional e irracional. Las personas racionales regulan sus acciones por las funciones psicológicas del pensamiento y los sentimientos. Al tomar decisiones, se guían principalmente por el pensamiento, o pueden tener mayor peso los factores emocionales y los juicios de valor. En cambio, las personas irracionales basan sus precisiones en la percepción, en los sentidos (sensación) o en los procesos inconscientes (intuición). En su mayoría, la gente manifiesta los cuatro tipos de funciones psicológicas: pensamiento, sentimiento, sensación e intuición. Sin embargo, Jung consideraba que en general uno de ellos predomina. Así, una persona pensante es racional y sensible a su entorno, actúa contacto y tiene un sentido

9

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL Equilibrado de los valores. El tipo sensorial depende básicamente de percepciones superficiales y rara vez, utiliza la imaginación o reflexiones profundas. Y el tipo intuitivo va más allá de los hechos obvios para predecir posibilidades futuras. Freud pone énfasis en los instintos sexuales, Jung destaca las cualidades racionales y espirituales. Freud consideraba que el desarrollo se determinaba en la infancia, Jung pensaba que el desarrollo psíquico total se presentaba hasta la edad adulta. Jung tenía un sentido histórico de continuidad, creía que las raíces de la personalidad se remontan a nuestro pasado ancestral y así mismo, sostenía que algunas personas se encuentran en constante movimiento hacia la autorrealización, mediante la combinación de todas las partes de la personalidad hasta formar unos todos armonios. Debido a que Jung rompió con las ideas de Freud y a las tendencias místicas y simbolistas que caracterizan su teoría, otros psicólogos, Han pasado por alto sus ideas. Recientemente, tal vez por el interés que ha despertado el misticismo, Jung ha sido redescubierto, y hay un interés renovado por sus teorías.

3) Alfred Adler

ALFRED ADLER elaboro una teoría de la personalidad que difiere radicalmente que la de Freud. De acuerdo con Freud, le personalidad partir del conflictos de las demandas de auto negación de la sociedad y los impulsos auto gratificantes del individuo. Adler, por su parte, creía que los individuos poseen un alto grado de motivos positivos innatos y bus can la percepción personal y social. Originalmente Adler u n niño frágil que casi muere de neumonía a los cinco años, afirmaba que el principal moldeador de la personalidad es el esfuerzo del individuo por vencer la debilidad física, al cual llamo compensación. Entre los ejemplos tenemos a los ciegos, como Steve wonder, que se desarrollan habilidades auditivas especialmente agudas o por las minusválidas, como Wilmar rudolph que se convierte en campeones olímpicos. Más adelante, Adler modifico sus puntos de vista y señalo que la gente trata de vencer sentimientos de inferioridad que pueden o no tener bases reales. Los niños en
10

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL desarrollo, por ejemplo, a menudo se sienten inferiores a sus padres todopoderosos y de los cuales dependen. Estos sentimientos de inferioridad pueden intensificarse a un más por las comparaciones de los hermanos, los maestros o compañeros en apariencia más componentes, inclusos si estos sentimientos no tienen razón de ser .Adler, que consideraba trascendental el orden del nacimiento, sostenía que no importa que la habilidad atlética del segundo hijo sea inferior a la de su hermano o hermana mayor, a menos que crea que esto es cierto. El intento por vencer estos sentimientos de inferioridad era para Adler una de las fuerzas principales que rigen el comportamiento humano y un determinante crucial de la personalidad adulta. Adler no pensaba que el sentimiento humano de inferioridad fuera una característica necesariamente negativa. Opinaba más bien que tales sentimientos estimulan el desarrollo positivo y el crecimiento personal. No obstante, algunos individuos se sienten tan obsesionados por estos sentimientos de inferioridad que se paralizan y forman lo que Adler llamo complejo de inferioridad. Años después, la teoría de Adler dejos de concentrarse en el vencimiento de los sentimientos de inferioridad y puso mayor énfasis en la búsqueda se superioridad y perfección, de acuerdo con la cual el individuo se esfuerza por lograr la perfección de su persona y de la sociedad a la que pertenece. Con esta perspectiva, Adler creo el concepto de finalidad ficticia que significa que la gente se fija metas importantes para guiar su conducta. No es crucial que estas metas personales sean realmente alcanzables, pero es importante que la persona actúe como si lo fueran. Si bien la gente comparte la meta común de la perfección personal y social, cada movimiento del individuo hacia el finalismo ficticio conduce al establecimiento de un conjunto particular de significados y creencias que se convierte en su estilo de vida. Para Adler, el estilo de vida de un individuo se desarrolla en una edad temprana, a los cuatro o cinco años. La importancia que Adler concedía a las metas positivas y socialmente constructivas y a la búsqueda de la perfección establece un contraste marcado con la visión freudiana de la persona egoísta encerrada en un eterno conflicto con la sociedad. En cierto sentido, Adler volvió a introducir la idea – que Freud había descartado – de que el esfuerzo voluntario de un individuo por alcanzar metas personales positivas y beneficiosas para la sociedad es una parte fundamental de la personalidad humana y de su desarrollo. También consideraba que no estamos controlados positivamente por el medio ambiente sino que podemos ejercer una influencia creativa en él. En este punto, Adler se aparta con claridad de Freud al señalar al individuo como el dueño de su destino. Muchos psicólogos opinan que este énfasis en el esfuerzo voluntario por logar metas positivas y sociales hace de Adler el padre de lo que hoy se conoce como psicología humanista.

11

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

4) Karen Horney

Karen Horney es otra teórica de la personalidad que debe mucho a Freud, pero está en desacuerdo con muchas de sus ideas, en particular con sus análisis de la mujer y su énfasis en el instinto sexual. Gracias a su experiencia como terapista en Alemania y Estados Unidos, Horney llego a la conclusión de que los factores ambientales sociales constituyen la influencia más importante en el moldeamiento de la personalidad y entre estos factores, el más vital durante la etapa de crecimiento del niño es su relación con los demás. Horney creía que el énfasis exagerado en los impulsos sexuales producía un retrato distorsionado de las relaciones humanas. Aunque la sexualidad es importante para el desarrollo de la personalidad, los factores no sexuales, como la necesidad de una sensación de seguridad básica, también desempeñan un papel vital. Por ejemplo, todos compartimos la necesidad de sentirnos amados y procurados por nuestros padres, independientemente de cualquier sentimiento sexual que pudiéramos tener hacia ellos. A su vez, los sentimientos protectores del padre hacia sus hijos no solo están moldeados por fuerzas biológicas, sino también por la norma de la sociedad que señala que la crianza de los hijos es un valor humano importante. Para Horney, la ansiedad – la reacción ante peligros o amenazas reales o imaginarios – es una fuerza motivadora más fuerte que el impulso sexual. En tanto que Freud sostenía que generalmente la ansiedad es el resultado de conflictos sexuales, Horney afirmaba que la ansiedad también podía presentarse en diversos contextos no sexuales. En la infancia, la ansiedad surge porque los niños dependen de los adultos para su supervivencia. Se sienten ansiosos porque no saben con seguridad si continuaran recibiendo alimentos y protección. Cuando llegan a sentir que no dependen por completo de sus padres para satisfacer estas necesidades, crean protecciones internas, o defensas, que les proporcionan satisfacción y seguridad. Su ansiedad aumenta cuando estas defensas se ven amenazadas. Horney (1937) pensaba que existen varias estrategias generales, o tendencias neuróticas, que a los individuos a manejar sus problemas emocionales y a obtener seguridad, aunque sacrifiquen independencia personal: acercarse a la gente (sumisión), enfrentarse a ella (agresión) separación. La dependencia característica de cada persona u otra de estas se refleja en los patrones de conducta o tipo de personalidad. Según Horney, el tipo sumiso es un individuo con una necesidad

12

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL imperiosa de someterse a otros y solo se siente seguro cuando lo protegen y guían. Se trata de una conducta neurótica porque la amistad resultante es superficial y encubre agresión y ansiedad. En cambio, el tipo agresivo encubre sus sentimientos de sumisión y se relaciona con los demás de una manera hostil y dominante, sin embargo, también oculta sentimientos básicos de inseguridad y ansiedad. Finalmente, el tipo desprendido maneja la ansiedad básica alejándose de los demás. Parece que esta persona dijera: “si me alejo, nada puede lastimarme.” Las personas bien adaptadas también sienten amenazadas su seguridad básica y experimentan ansiedad. Pero como el medio ambiente les permite satisfacer sus necesidades emocionales básicas, pueden desarrollarse sin quedar atrapados en estilos de vida neuróticos. En énfasis de Horney en la oposición entre las fuerzas culturales y las biológicas tubo un profundo efecto en su punto de vista sobre el desarrollo humano. Por ejemplo, creía que los adultos podían seguir desarrollándose y cambiando a lo largo de su vida. Como la biología no es el destino, el adulto puede llegar a entender la fuente de su ansiedad básica y tratar de eliminar su ansiedad neurótica. Horney también abrió el camino hacia una mejor comprensión de las personalidades masculina y femenina, al subrayar que la cultura y no la anatomía determinan muchos de los rasgos de personalidad diferentes de hombres y mujeres. Al señalar que es posible cambiar las fuerzas culturales, se enfrenta a la idea prevaleciente que hay diferencias inevitables de personalidad entre ambos sexos. Afirmaba que la explicación de la mayor agresividad y menor efusividad de los hombres en comparación con las mujeres se encontraba en la sociedad y en la cultura, no en la biología.

5) Erik Erikson

Erik Erikson, quien estudio con Freud en Viena, es otro de los teóricos que adoptan un punto de vista sobre el desarrollo de la personalidad. Las funciones del ego tienen un papel fundamental en su teoría y se interesa por el desarrollo a lo largo de la existencia. Erikson aceptaba muchos aspectos de la teoría freudiana sobre el desarrollo de la personalidad y la influencia de las necesidades de la libido en la personalidad. Pero en su opinión, la calidad de la relación padre – hijo es también fundamental. Al niño se le puede disciplinar en una forma que lo haga sentirse amado u odiado. En gran mediada la diferencia se debe a la atmosfera familiar. Lo importante es que el niño debe sentir que sus necesidades y deseos son compatibles con los de la sociedad. Solo si se considera apreciado por sí mismo y ante la
13

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL sociedad, adquirirá el sentido de identidad. Así es como Erikson centra la teoría de la personalidad en el desarrollo del ego. Al interiorizarse también por el desarrollo continuo durante la vida, Erikson (1963) describió “ocho edades del hombre” y señala que el éxito en cada una depende de los ajustes que el individuo haya hecho en la anteriores. Etapa
Oral Anal Genital Latencia Genital Adultez temprana Adultez Madurez

1
Confianza básica frente a desconfianza.

2
Autonomía frente a vergüenza y duda.

3

4

5

6

7

8

Iniciativa frente a culpabilidad. Industriosidad frente a inferioridad. Identidad frente a confusiones de roles. Intimidad frente a aislamiento. Generatividad frente a estancamiento. Integridad del yo frente a desesperación.

1. Confianza frente a desconfianza: en los primeros años de vida el niño no sabe si confiar o no en sus padres. Si sus necesidades se satisfacen generalmente, llega a confiar en el ambiente y en sí mismo. El resultado de ello es la fe en la predictibilidad del ambiente y un optimismo en el futuro. El niño frustrado se vuelve receloso, temeroso y demasiado interesado en la seguridad. 2. Autonomía frente a vergüenza y duda: en los tres primeros años, el crecimiento físico le permite al niño una autonomía creciente y un mayor contacto con su medio. Aprende a caminar, a tomar las cosas, a controlar sus funciones excretoras. Si fracasa muchas veces en su intento por dominar estas destrezas, puede surgir la duda en si mismo. Una respetuosa de duda en sí mismo es la costumbre de seguir compulsivamente rutinas fijas. En el otro extremo encontramos el rechazo hostil de todo los controles, tanto en los internos como en lo externos, si los padres y otros adultos menosprecian los esfuerzos del niño, este puede a empezar a sentir vergüenza y adquirir un sentido permanente de inferioridad. 3. Iniciativa frente a sentimientos de culpabilidad: entre los 3 y 6 años de edad, el niño se vuelve cada vez más activo, emprende nuevos proyectos, manipula objetos que lo rodean, hace planes y conquista nuevos retos. El aliento y apoyo de los padres en estas iniciativas pueden infundir un sentimiento de alegría al tomar iniciativas y emprender un nuevo reto. Sin embargo, si el niño no logra

14

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL adquirir el sentido de la iniciativa, quizás persistan los sentimientos de culpabilidad, de falta, de autoestima y de resentimiento.

4. Industriosidad frente a inferioridad: entre los 6 y a 7 años, el niño se encuentra con un nuevo grupo de expectativas en su familia y en la escuela. Debe aprender las destrezas necesarias para convertirse en un adulto que lleva una vida normal: se vale por sí mismo, realiza trabajos productivos y lleva una vida social independiente. Si no se le estimula en su esfuerzo por formar parte del mundo de los adultos, puede llegar a la conclusión de que es inadecuado, mediocre e inferior, perdiendo entonces la fe en su capacidad de ser una persona industriosa. 5. Identidad frente a la confusión de roles: en la pubertad finaliza la niñez y aparece la responsabilidad de la adultez. El problema crítico en esta etapa consiste en encontrar la propia identidad. En opinión de Erikson, la identidad se logra al integrar varios roles, (estudiante, hermana o hermano, amigo) en un patrón coherente que brinde el sentido de comunidad o identidad interna, no lograr forjarse una identidad a la confusión de roles y a la desesperación 6. Intimidad frente aislamiento: durante los primeros años de la edad adulta, hombres y mujeres deben resolver otra cuestión decisiva: lograr la actividad con un miembro del sexo opuesto. El matrimonio suele ser la forma en que se manifiestan este intento. Para amar a alguien, dice Erikson, hemos de haber resulto bien las crisis precedentes y sentirnos seguros de nuestra identidad. Para formar una relación íntima, las personas han de confiar en los demás, ser independiente, capaces de tomar la iniciativa y mostrar otras características de la madurez. Si no se logra la intimidad, aparecen unas soledad dolorosa en el sentido de no estar completa. 7. Generatividad frente a estancamiento: en los años intermedios de la adultez más o menos entre los 25 y 60 años, el reto consiste en ser productivo y creativo en todas las facetas de la vida. Las personas que han navegado con éxito a través de las etapas anteriores tienden a encontrar sentido y placer en todas las actividades de su vida; profesión, familia, participación en la comunidad. Para otros la vida se vuelve una monótona rutina, se sienten aburridos y resentidos. 8. Integridad frente a desesperación: al iniciarse la vejez, todos deben tratar de aceptar la inminencia de la muerte. Para algunos se trata de un periodo de desesperación al perder los roles anteriores: el de empleado y progenitor entre ello, entrenador de un equipo deportivo, madre, etc. Sin embargo, de acuerdo con Erikson, esta etapa también brinda la oportunidad de alcanzar la plenitud del yo. Por esta expresión Erikson entiende la aceptación de la propia vida, el sentido de que es completa y satisfactoria, los que han alcanzado la madurez plena al resolver debidamente las etapas anteriores poseen la integridad suficiente para afrontar la muerte con muy poco miedo.

15

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL Relativamente un poco de la teoría de Erikson ha sido verificado por la investigación. Pese a ello, algunos de sus aspectos fueron estudiados. El concepto de resolución de la identidad atrajo la principal atención. Waterman, Beubel y Waterman (1970) investigaron si lo que habían superado bien la crisis de las primera cuatro etapas tenían más a conseguir una fuente estable de identidad en la quinta etapa. Los datos que se recaudaron indica que si la obtuvieron. Aunque la resolución de las primeras crisis posiblemente no sea imprescindible para lograr la identidad del ego, parece tener mucha importancia. Otros trabajos examinaron el nexo entre la formación der la identidad en la etapa 5 y el logro de intimidad en la etapa 6. ¿Es preciso conseguir la identidad para lograr la intimidad? También aquí la respuesta parece ser afirmativa. Orlofsky, Marcia y Lesser (1973) observaron que los universitarios que estaban menos aislados socialmente eran también los que poseían un sentido muy claro de su yo. En un estudio de seguimiento dedicado al mismo grupo de universitarios, Marcia (1976) observaba que la identidad se relacionaba todavía con la intimidad. Tal parece que adquirir un sentido de identidad personal permite establecer relaciones personales satisfactorias. En otro estudio se comprobó que las relaciones entre identidad e intimidad se parecen mucho en ambos sexos. Hombres y mujeres piensan que un sentido positivo de la identidad constituye la base de las relaciones personales satisfactorias (Orlofsky, 1978)

III.

TEORÍA HUMANISTA DE LA PERSONALIDAD

En la primera parte de este capítulo, vimos que Freud pensaba la personalidad era el resultado de la resolución de los conflictos inconscientes y las crisis de desarrollo. Muchos de sus seguidores, incluso algunos que modificaron su teoría o rompieron con sus ideas, también adoptaron este punto de vista. Pero en la teoría de Alfred Adler, apreciamos una perspectiva muy distinta sobre la naturaleza humana. Recordará que Adler escribió sobre las fuerzas que constituye a estimular en crecimiento positivo y motivar el perfeccionamiento personal, por ellos, en ocasiones se considera a Adler como el primer teórico humanista de la personalidad. La teoría humanista de la personalidad hace hincapié en el hecho de que los humanos están motivados positivamente y progresan hacia niveles más elevados de funcionamiento de que luchar con conflictos internos y crisis.

16

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

1) William James

William James es otro psicólogo cuyas ideas se anticiparon a la perspectiva humanista de la personalidad. En su libro The Psinciles Of Psychology (1890), James analizo con gran detalle el concepto psicológico del Yo. En su opinión, el yo es la suma total de todo aquello que la persona considera suyo: posesiones, familia, trabajo, amigos, enemigos cualquier palabra que pueda llenar el blanco en la oración “esto es mi…” constituye una parte del yo. James dividió el yo en cuatro partes: material, el social, el espiritual y el ego puro. El material se refiere a las posesiones materiales. El yo social (quizás la persona de Jung) describe como nos ven otras personas .el yo espiritual hace referencia a las facultades psicológicas, como el raciocinio, o a la disposición emocional, como la agresividad o la pasividad. Por último, el ego puro es simplemente el flujo interno de la conciencia. El concepto de James sobre el yo y el de Adler sobre la búsqueda de la perfección preparando el terreno para futuros teóricos humanistas e la personalidad como carl Rogers, quien estudiaremos a continuación.

2) Carl Rogers

Los psicólogos humanistas piensan que la vida es un proceso de esfuerzo por realizar nuestro potencial humano, de abrirnos al mundo que nos rodean de encontrar al placer de vivir. Carl Rogers, falleció a principios de 1897, es tal vez el más famoso de los teóricos humanistas, que pensaban que hombre y mujeres desarrollan su personalidad al servicio de metas positivas, de acuerdo con él, todos los organismos nacen con ciertas habilidades capacidades y potencialidades,

17

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL una especie de molde genético, al cual se agrega la sustancia con el paso de los años (Maddi, 1989.p.102). Para Rogers, la meta de la vida sería realizar este molde genético, convierte en aquello en el cual uno tiene una capacidad intrínseca. A este impulso hacia l autorrealización Roges lo llama Tendencia a la realización. Conviene puntualizar que Rogers piensa que esta tendencia caracteriza a todos los organismos. Plantas, animales y seres humanos. Pero en transcurso de la vida el hombre se forma una imagen de sí mismo o autoconcepto. Del mismo modo que intentamos realizar nuestro potencial biológico, también tratamos de hacer lo mismo con los auto conceptos, nuestros sentido

consiste de quienes somos y de los que queremos hacer. A este esfuerzo Rogers le da el nombre de tendencia a la autorrealización. Por ejemplo, si uno se considera a sí mismo “inteligente”, luchara por hacer realidad esa imagen de uno mismo. Si otro de nuestros autoconceptos es “atleta”, procuraremos corresponder también a esa imagen. Cuando el autoconcepto de un individuo se acompaña de capacidades innatas, tendera a convertirse en lo que Rogers llama personas con funcionamiento pleno. Esos individuos se dirigen a sí mismo; aunque sus decisiones no siempre son

mejores deciden sin intercesión ajena lo que quieran hacer y ser. No se dejan influir demasiado por lo que, a juicio de los demás, deberían ser. Estas abiertas a la experiencia(a sus propios sentimientos, al mundo circulante y a las personas que lo rodean) y por lo mismo se dan cuenta de que “están cada día más dispuestas a ser, con mayor fidelidad y profundidad, eso yo que auténticamente son (Rogers, 1961, pp.175-176). De acuerdo con Rogers, el hombre se convertirá en una persona con un aprecio positivo incondicional. Ello

funcionamiento pleno si se le cría con

significa que se sienten estimados por los demás sin importar sus sentimientos, actitudes y conductas. El afecto, el respeto, la aceptación y el amor que les brindan son “incondicionales”. Por a menudo loas padres y otros ofrecen lo que Rogers denominan aprecio positivo condicionado. Ello significa que tan solo ciertos aspecto del individuo so estimados y aceptados. La aceptación, el efecto y el amor que uno recibe de los demás depende
18

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL de que se comporten de determinada manera y de llene ciertas condiciones. Esto a veces es notorio como cuando decimos “papá no querría sí…” o “mamá no quiere a las niñas que…” pero en ocasiones se expresan en forma sutil; por ejemplo: “me parece muy bien;¿pero no crees que sería mejor…?”. El mensaje trasmitido aquí es doble: el otro considera discutibles los sentimientos o conductas del sujetó y propone alternativas mejores. No es extraño que la respuesta al aprecio positivo condicionado sea una tenencia a cambiar el autoconcepto para incluir las cosas” que hemos de ser”, a convertirnos en la persona que los demás desean que seamos. Y al hacerlo, el autoconcepto va desligándose de la capacidad innata y nuestra vida comienza a alejarse del “molde genético”. Cuando la gente pierde de vista a su potencial congénito, tiende a volverse cohibida, rígida a lo que otros consideran bueno y quieren, el individuo no encuentra gran satisfacción en lo que hace. Por lo menos algunos advierten que realmente no saben quiénes son ni lo que desean.

IV.

TEORIAS CONSTITUTIVAS Y DE LOS RASGOS.
Aunque su énfasis de distinto, las teorías de la personalidad anteriores son muy similares en varios aspectos. Todas subrayan la importancia de las experiencias de la primera infancia, y enuncian una serie de principios que pretenden ser válidos para los distintos tipos de personalidad. Otros teóricos adoptan un punto de vista distinto. En vez de concentrarse en cómo se desarrollan la personalidad adultas ya desarrolladas difieren entre sí.
1) William Sheldon

Una de las primeras teorías de la personalidad fue la teoría condicional, la cual estable una relación entre tipo de cuerpo y la personalidad. La versión más documentada y minuciosa de esta de esta teoría, la de William Sheldon, divide El físico humano en tres tipos endoformo (redondo, cuerpo suave y abdomen predominante), mesoformo (robusto, cuerpo erecto y huesos y músculos fuertes), y ectomorfo (delgado, huesos pequeños, cuerpos
19

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL frágiles). La mayoría de la gente posee características de estos tres somatotipos, con uno que predomina. Sheldon también dividió el temperamento, o personalidad, en tres tipos: Viscerotonia caracterizada por sociabilidad, gusto por la comida, la gente y la comodidad; Somatotonia caracterizada por la afición a la aventura física, el riesgo y la actividad vigorosa; y la Cerebrotonia caracterizada por la moderación, los conocimientos.
2) Teorías de los rasgo

Los teóricos de los rasgos rechazan la idea de Sheldon sobre la existencia de unos cuantos tipos muy definidos de personalidad. Señalan que la gente difiere en varias características o rasgos, tales como dependencia, ansiedad, agresividad y sociabilidad. Todos poseemos estos rasgos de personalidad en mayor o menor grado. Desde luego, es imposible observar los rasgos directamente. No podemos ver la sociedad del mismo modo que vemos el cabello largo, los ojos azules o el rasgo observados el comportamiento de una persona. Si una persona asiste con frecuencia a fiestas, hace amigos por todas las partes y regularmente se le ve en grupos, podríamos concluir que posee el rasgo de sociabilidad.

Los rasgos pueden clasificarse en cardinales, centrales y secundarios. Los rasgos cardinales relativamente poco frecuente son tan generales que influyen en todos los actos de una persona. Un ejemplo podría ser una persona tan egoísta que prácticamente que todos sus gestos lo revelan. Los rasgos centrales son más comunes, aunque no siempre, a menudo son observables en el comportamiento. Por ejemplo, una persona agresiva tal vez no manifiestes este rasgo en todas las situaciones .finalmente, los rasgos secundarios son atributos que no constituye una parte vital de la personalidad pero interviene en ciertas situaciones. Una persona que en general es segura de sí misma, puede tomarse sumisa cuando se enfrenta a su jefe. La gente que posee rasgos específicos tiende a presentar una conducta relativamente constante
20

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL durante cierto tiempo y en distintas situaciones. De esta forma, una persona que situaciones y continuara siendo durante años. El inglés tiene muchas palabras que describen rasgos de comportamiento humano. Gordon Allport y colega H.S. Odbert (1953) investigaron en el diccionario y encontraron 17,953 palabras que se refieren de alguna manera a la personalidad. Para Allport, los rasgos literalmente existen en l sistema nervioso y son estructuras que guían la conducta congruente en una gran variedad de situaciones. También pensaba que mientras los rasgos describen comportamientos comunes a muchas gentes, cada individuo posee una constelación única de rasgos. Se opinan ala ideas de dividir a la gente en varios tipos y afirmaba que puede entenderse a cada individuo únicamente por su singularidad e individualidad. Solo 4.500 de las personas de la lista de Allport y Odbert se refiere a las características estables o duraderas que identificaríamos como rasgos de la personalidad, pero no deja de ser una lista extensa. Si se eliminan los sinónimos o cuasisinonimos, el número de posibles rasgos de la personalidad se reduce a alrededor de 200. Mediante la técnica estadística llamada Análisis Factorial, el psicólogo Raymond Cattell (1965) demostró que cuando se evalúa las personas en estas 200 características, varios rasgos tienden a agruparse. Así es pues, si alguien se descrito como perseverante o de decidido, posiblemente también se le considere responsable, ordenado, servicial y estable. Más aun, es poco probable que se describa como frívolo, descuidado y voluble. Con base en amplias

investigaciones, Cattel llego a la conclusión de que 16 rasgos explican la complejidad de la personalidad humana, aunque recientemente índico que tal vez habrá que añadir 7 rasgos más la lista original (Cattel y Kline, 1977) la personalidad de cada individuo consiste en una constelación relativamente única de estos rasgos básicos. Sin embargo, otros teóricos de los rasgos opinan que Cattel empleo demasiados para clasificar la
21

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL personalidad. Por ejemplo, Tupes y Cristal (1961) demostraron que los rasgos de la personalidad pueden reunirse en cinco categorías básicas: extraversión, afabilidad, rectitud, estabilidad emocional y cultura. Investigaciones subsecuentes han confirmado esta aseveración en repetidas ocasiones. Aunque existen ciertos desacuerdos sobre si la quinta característica debería ser “cultura”, “apertura a las experiencia”, las cinco categorías de la personalidad en verdad pueden englobar rasgos más relevantes de la personalidad (John, 1988).

V.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD Y SU CONSISTENCIA
Todas las teorías de la personalidad que hemos estudiado hasta ahora suponen que, en general, el comportamiento es congruente a través del tiempo y de las situaciones. Según esta perspectiva, una persona agresiva tiende a ser agresiva en una amplia gama de situaciones y continuara siendo más o menos así de un día a otro, o de un año a otro. Este comportamiento constantemente agresivo es una prueba de la existencia de un rasgo de personalidad subyacente de agresividad o de una tendencia hacia ella no obstante alguno teóricos se preguntan si el ser humano en realidad presenta una conducta consistente. Por ejemplo un sargento de la marina agresivo con sus subordinados quizás se muestre sumiso cuando el capitán se presenta para realizar una inspección. Es más, situación dada puede hacer que una gran variedad de personas se comporten de manera similar sin importar los rasgos de tu personalidad. Por ejemplo, la mayoría de la gente espera su turno para que la atienda el cajero de un banco independiente de cual agresiva sea en otras situaciones. Algunos teóricos señalan que la idea sobre la conducta de los rasgos de la personalidad es algo ilusoria. Opinan que recurrimos al

concepto de la personalidad porque el hombre necesita creer en la confidencia, aunque las pruebas empíricas de esta sea escasas y las situaciones variables a menudo expliquen mas sobre la personalidad que los propios rasgos (Kelley, 1955, Mischel, 1969). Algunos de estos teóricos asumen un punto de vista aún más radical y afirman que las variables externas y situaciones explican todo el comportamiento. En la siguiente sección examinaremos este reto a los puntos de vista tradicionales sobre la personalidad.

22

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

1) Situacionismo e Interaccionismo

Walter Mischel es uno de los principales exponentes de la perspectiva situacionista. Reviso muchos estudios sobre personalidad y descubro que la congruencia del comportamiento en diferentes situaciones en realidad era muy baja, que la gente actúa de manera distinta en una gama de situaciones (Mischel, 1968). Llego a conclusión de que cualquier análisis de la personalidad basado únicamente en la disposición interna o en los rasgos seria, en la mejor de los casos, inadecuado (Mischel, 1977). Entonces, ¿Cómo podemos explicar la aparente consistencia del comportamiento humano?, Mischel señalo que en ocasiones la conducta parece ser congruente porque observamos las personas en una variedad limitada de situaciones que tienen a provocar la misma conducta. La congruencia aparente del

comportamiento de un individuo es en realidad el resultado del reducido número de situaciones lo vemos. Pero además, Mischel descubrió que con frecuencia los observadores registraron congruencia en la conducta de los comportamientos que no encajan con la imagen preexistente que tenemos de ella. Hayden y Mischel (1976) realizaron un experimento en el que los sujetos leían viñetas sobre otras personas y después se formaban impresiones sobre los rasgos de su personalidad. Cuando se les daba mayor información sobre esas personas; descartan la información congruente con sus impresiones iniciales. Por ejemplo, los sujetos

ignoraban las señales de seguridad de una persona a la que habían clasificado como tímida, pero reconocían con facilidad las pruebas que subrayan a la timidez. Mischel llego a la conclusión de que la gente tiene una fuerte necesidad de creer en la congruencia del comportamiento de otros, a pesar de que los hechos demuestren lo contrario.

23

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL No hace mucho, Mischel modero su posición. Ahora concede que al menos

algunos comportamientos son relativamente congruentes a través del tiempo y en distintas situaciones. Por ejemplo, tal parece que la inteligencia, tal como se mide en los tests, presentan un alto grado de congruencia en una variedad de situaciones (Mischel, 1968). De manera similar, la capacidad de obtener logros académicos es muy congruente de un curso a otro, o de un grado a otro (Rushton y Endler, 1979). Incluso características como las expectativas y los sistemas de valores en apariencia son relativamente congruentes (Mischel, 1979). Además Block (1971) mosto que los estudiantes a quienes sus compañeros de preparatoria clasificaban como dependientes. 10 años después tendrían a recibir la misma clasificación en por parte de observadores independientes. Ahora bien, las investigaciones señalan que algunas personas son más congruentes que otras, Bem y Allen 81974) evaluaron rasgos como la cordialidad y la escrupulosidad en un grupo de sujetos. Los propios sujetos, sus padres y sus compañeros proporcionaban las evaluaciones. La evaluación de la cordialidad de los sujetos se basaba en la conducta real en un grupo pequeño y la de escrupulosidad, en una clasificación de aseo de acuerdo con la apariencia personal. Por último se pidió a los sujetos que evaluaran la congruencia de su conducta. Bem y Allen descubrieron que en lo que respecta al rasgo de cordialidad, los sujetos que se consideraron consistentes, también fueron clasificados como congruentes. Recibieron esta clasificación de acuerdo con las escalas conductuales. Con evaluadores externos y con sus autoevaluación. Sin embargo. Los resultados fueron más heterogéneos en la escrupulosidad: los sujetos que se consideraban escrupulosos, no crean necesariamente clasificados como tales en otros métodos de evaluación. Pero el estudio de congruentes del comportamiento. Una manera de adoptar este enfoque seria considerar la intervención entre los factores personales y los

situacionales (Bower, 1973). Tal vez una persona no se muestre agresiva en todas las situaciones, pero es

24

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL probable que existan algunas en las casi siempre sea agresiva y otras con seguridad sea sumiso. Bandura (1977) amplio esta perspectiva al indicar que siempre interactúan tres factores: la persona, la situación y la retroalimentación que se obtiene del comportamiento real de esa persona en dicha situación. Una persona evalúa una situación conforme ciertas expectativas internas, como las preferencias personales. Esta evaluación produce cierto tipo de conducta. La

retroalimentación ambiental que sigue a la conducta real también refina a las expectativas conductuales de la persona para el futuro. De esta forma, las expectativas moldean la conducta en una situación dada y, a su vez, los resultados de la conducta moldean las expectativas. De manera similar, Julian Rotter (1954) afirmo que el locus de control es una expectativa prevalerte, o estrategia cognoscitiva, mediante la cual la gente evalúa las situaciones. Algunas personas poseen un lugar de control interno; piensan que pueden controlar su destino y que es posible encontrar reforzadores y evitar castigos con trabajos, habilidades y capacitación en. Las personas con lugar de control externo creen que no tienen control sobre su destino, que este se encuentra determinado por el azar, la suerte y la conducta y que no pueden hacer nada para evitarlo. Estas expectativas moldean su comportamiento en diferentes situaciones y, a su vez, son moldeadas por las experiencias de la personas a través del tiempo. Tanto Bandura como Rotter intentaron combinar variables personales (como las experiencias) con la variables situacionales es un esfuerzo por entender la complejidad de la conducta humana. No obstante, otro origen de la conducta, como veremos en la próxima sección.

2) B.F. Skinner y el conductismo.

En tanto que los rasgos piensan que hacemos lo que somos, B.F Skinner y otros conductistas opinan que somos lo que hacemos. Estos teóricos no creen que las variables internas de la personalidad (como los rasgos o expectativas) sean indispensables para explicar la conducta, y el aprendizaje, por su parte, está controlado por los reforzadores, como estudiamos en le capitulo5. Solo la conducta observable y medible puede sentar las bases para
25

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL predecir, aplicar y controlar la conducta. Por lo tanto, Skinner se concreta en hallar los vínculos observables entre el comportamiento y las condiciones que lo ocasionan o controlan. Por ejemplo, Skinner no cree que impulse como el hambre o la sed necesariamente explique la conducta. Afirma que la sed se limita a describir una relación en entre una condición estimulante y la acción de beber a la que conduce. En otras palabras, un día caluroso y una garganta seca con estímulos que producen una respuesta conductual; beber agua. No aporta nada a la explicación especular sobre lo que sentimos cuando estamos sedientos. De manera similar, nuestra conducta hacia otra persona está determinada por aspectos de esa persona y por la situación en la que encontramos. Skinner puntualiza que si bien la situación específica determina la respuesta, no toda la gente reacciona del mismo modo frente a una situación dada. Hall y Lindzey (1978) ilustran este concepto con el ejemplo de dos personas que deseen que el mismo patrón de aumente el sueldo. Una de ellas puede afrontar la situación con agresividad y la otra, de manera pasiva, todo depende de que les haya dada resultado anteriormente. Si, en el pasado, a cierta conducta le ha seguido una recompensa, existen mayores

probabilidades de que esta conducta vuelva ocurrir en el futuro. Si una conducta no ha sido recompensaba en el pasado, las probabilidades de que esta conducta vuelve a ocurrir en el futuro. Si una conducta no ha sido recompensada en el pasado, las probabilidades de que se repita en el futuro son menores. Skinner está de acuerdo con los teóricos tradicionales de la personalidad en que el desarrollo en la infancia reviste especial importancia para explicar los patrones del comportamiento adulto. No obstante, se basa solamente en la especificación de las contingencias de reforzamiento que una persona experimenta durante su desarrollo. De esta
26

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL forma, un niño recompensado cuando muestra curiosidad, tendrá una mayor tendencia a presentar una conducta curiosa en diversas situaciones, no solo en la infancia, sino también en la edad adulta. Estos patrones de conducta aprendidos se convierten en las bases para los diferentes tipos de congruencia que llamamos “personalidad”. De igual modo, un niño que trata evitar que le pregunten en la escuela quizás aprenda a decir “no se” cada vez que lo llame un maestro. Si esta estrategia tiene existo, se convertirá en un adulto tímido, evasivo y con tendencia a escapar (Lundin, 1974). Pese a que las experiencias infantiles pueden influir en los patrones de las respuestas adultas, par Skinner, el comportamiento aún puede modificarse con nuevos reforzadores. Un adulto tímido puede aprender adquirir mayor seguridad si recibe recompensas cuando se comporta de esa manera. Y en la realidad, se ha demostrado que el reforzamiento puede ser un modificador efectivo para un comportamiento adulto muy arraigado. Por ejemplo, algunos hospitales para enfermos mentales utilizan la economía de fichas para cambiar la conducta de los pacientes (Kazdin, 1976). Los pacientes reciben fichas si se comportan de manera responsable y socialmente apropiada. Posteriormente, pueden canjear sus fichas por comida especial o ciertos privilegios. El empleo de este tipo de reforzadores pueden modificar en gran medida incluso patrones de conducta de largo plazo y muy estables. Aun los pacientes que no han respondido de manera social durante años, comienza a interactuar con su entorno a fin de obtener fichas.

3) Teorías del Aprendizaje Social

La teoría del aprendizaje social comparte el punto de vista Skinneriano de que la conducta está controlada por reforzadores, pero sostiene que por sí solo, el reforzamiento no explican el aprendizaje de todas las conductas que constituyen la personalidad. Albert Bandura (1977) señalo que la gente observa que comportamiento son recompensados y cuales castigados y que a la larga estas observaciones hacen que desarrolle normas de desempeño únicas con las que guía su conductas. Por ejemplo, el hijo de un ejecutivo emprendedor y dinámico, además de aprender la conducta positiva modelada pos su padre, también aprender a mostrar este tipo de comportamiento
27

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL contara con ala probación paterna es decir un reforzamiento. En estas circunstancias, es probable que este niño incluya la seguridad en sí mismo para guiar su conducta futura. Bandura manera señala que la son gente para de su

constante

conducta actual con una norma de excelencia desarrollada individualmente y tiene distintos grados de existo en la satisfacción de las normas de desempeño que a internalizado. Tal vez el hijo de un profesor de matemáticas no tenga aptitudes para el cálculo, mientras que su hija particularmente talentosa en esa área. Ambos niños desarrollan normas de desempeño que demanden logros en matemáticas. Pero el hijo se sentirá incapaz de satisfacer esta norma en tanto que la hija tendrá mucho éxito. La hija de acuerdo con Bandura, también desarrolla un alto sentido de autenticidad, una actitud segura sobre su capacidad para satisfacer sus normas de desempeño personal. En cambio, su hermano quizás llegue a tener un bajo sentido se autenticidad por lo que generalmente se sentirá incapaz de alcanzar sus metas.

Pero Bandura también subraya el hecho de aunque la gente es capaz de autorregulase. El hermano frustrado podría modificarse conducta y buscar reforzamiento par otras conductas aprendidas. En otras palabras, sus experiencias con el ambiente podrían modificar sus normas de desempeño. Tal vez se dedique a otros intereses académicos en los que pueda sobresalir y que no necesariamente deben de ajenos a su norma de desempeño original. Bandura llama a determinismo reciproco a estas interacciones entre personalidades y su medio ambiente. Las variables de la personalidad y de las situaciones y los comportamientos reales interactúan constantemente. Una persona puede ser propensa a mostrar conductas agresivas, pero que en
28

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL realidad se comporte así estará determinado prosa percepción de una situación dada, que probablemente incluya también a otras personas. Es probable que la gente que está considerando comportarse de manera agresiva se pregunte si está preparada para, su vez enfrentar una respuesta agresiva. Además, las consecuencias que se derivan de su comportamiento en nuevas situaciones. Aprendida donde y cuando será desarrolla apartar de esta contenía interacción de normas personales (aprendidas por observación y

reforzamiento), situaciones y consecuencias de la conducta. Otra parte, Mischel (1981) propuso un conjunto de variables personales que surgen de la experiencia y tienen una función en el moldeamiento del comportamiento futuro. Por ejemplo, la gente se forma expectativas sobre su éxito o fracaso en el logro de metas importantes. En gran medida, estas expectativas reflejan distintos niveles de competencia. En nuestro ejemplo del hijo del profesor, debido a su relativa falta de competencia en

matemáticas, tal vez forme una baja expectativa de éxito en esta área y concentre su atención en áreas en las que pueda tener una mayor expectativa de éxito y que valore más. Por otra parte, su hermana, que es muy competente en matemáticas, probablemente espere tener éxito en esa área. No obstante, en lo personal quizás no valore los logros en matemáticas y dirija su atención hacia otras áreas. El punto crucial en todo esto tanto Bandura como Mischel piensan que las personas organizan internamente sus expectativas y valoren a fin de controlar su conducta. Estas normas personales forman un a consolidación única para cada individuo, que proviene de la historia de su vida. Los teóricos del aprendizaje han promulgado teorías basadas en el procesamiento cognitivo de las experiencias de la vida. Hemos visto que los puntos de vista de los psicólogos sobre la personalidad son muy diversos. Hasta ahora, no hay un consenso sobre el cual estas opiniones es la más precisa, pues cada una de ellas parece contribuir a nuestra comprensión de la personalidad humana. También existe un desacuerdo entre los de la personalidad, como sección de este capítulo.
29

veremos en la siguiente

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

EVALUACIÓN DE LA PERSONALIDAD
En algunos aspectos, medir la personalidad se asemeja mucho a evaluar la inteligencia En uno y otro caso, se intenta cuantificar algo que no podemos tocar ni ver. Y en ambos casos, una “buena prueba” ha de ser confiable y valida a la vez. Debe proporcionar resultados confiables y congruentes y medir lo que pretende medir. Pero presenta problemas especiales medir algunos aspectos de la personalidad que no se han encontrado al cuantificar la inteligencia y la capacidad académica, según mencionamos antes, la personalidad refleja un comportamiento característico: como un individuo reacciona normalmente en un ambiente. Al evaluar la personalidad, no nos interesa pues la mejor conducta. Lo que queremos averiguar es la conducta típica del sujeto, es decir, cómo suele comportarse en situaciones ordinarias. Este proceso se complica aún más con por el hecho de que elementos como el cansancio, el deseo de impresionar al examinador o el de ser examinado pueda afectar profundamente el comportamiento de un individuo en una evaluación de la personalidad. En la intrincada tarea de medir la personalidad, lo psicólogos recurren a cuatro instrumentos básicos: la entrevista personal, observación directa del comportamiento, los tests objetivos y los tests proyectivos.
1) La entrevista personal

En esencia, una entrevista es una conversación con una finalidad: la de reunir información del entrevistado. A menudo este instrumento se emplea en una situación clínica: para averiguar por que alguien busca tratamiento y ayuda en el diagnóstico del problema. También sirve para comprobar el progreso del cliente en la terapia. Tales entrevistas tienden a ser no estructuradas (abiertas). Es decir, el entrevistador puede preguntar sobre temas que vayan presentándose a lo largo de la sesión y hacer preguntas de seguimiento cuando así convenga. En teoría, el entrevistador debe procurar que la conversación verse sobre una gran gama de temas, alentando al sujeto que exponga libremente sus experiencias, sentimientos y actitudes. El entrevistador también observa la conducta del otro, su manera de hablar, su
30

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL compostura o su tensión al abordar ciertos tópicos. Muchas veces esta clase de entrevista se usa en combinación con otros tests más objetivos. Al efectuar una investigación sistemática sobre la personalidad, los que la hacen suelen recurrir a la entrevista estructurada. En ella el orden y el contenido de las preguntas se establecen de antemano, y el entrevistador procura no desviarse del esquema. Esta clase de entrevista es menos personal, pero garantiza que se obtendrá información semejante de todos los entrevistados. También tiene mayores probabilidades de recabar información sobre temas delicados que no podrían discutirse ampliamente en una entrevista no estructurada. En ambos tipos de entrevista, es preciso que el investigador tenga experiencia y se conduzca debidamente. Debe establecer una relación de empatía con el entrevistado, aunque sin sentirse demasiado ligado a él emocionalmente. Los entrevistadores más eficientes son afables, se interesan en lo que el respondiente dice, permanecen serenos, relajados y seguros durante la sesión (Saccuzzo, 1975; Feshbach y Weiner, 1982). Pero como su comportamiento es decisivo para el resultado de la entrevista, a menudo los resultados son poco confiables. Las entrevistas estructuradas tienden a ser preferibles en este aspecto, pues en ella hay menores probabilidades de que la conducta del entrevistador influya de manera importante en lo que dice el respondiente.
2) Observación

Otra manera de averiguar cómo suele comportarse un individuo consiste en observar sus acciones en situaciones cotidianas durante un periodo prolongado. Los conductistas y otros teóricos de la personalidad que ponen en tela de juicio la teoría de los rasgos prefieren este método. El hecho de observar el comportamiento en diversas situaciones da una idea de mucho más cabal del efecto que la situación y el ambiente ejercen sobre la conducta y sobre la gama de conductas que puede mostrar un individuo. Como así todos tendemos a perder la espontaneidad si sospechamos que alguien nos está viendo, la observación da excelentes resultados con los niños de corta edad o con personas que tienen problemas de lenguaje. También puede dar buenos resultados con gente prácticamente de cualquier edad y

31

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL en multitud de ambientes: la cafetería de una empresa, una línea de montaje cuando la gente trabaja o interactúa. En los años recientes la técnica de la observación ha sido perfeccionada en algunos aspectos. Ante todo, en la actualidad las observaciones se cuantifican. Por ejemplo, si va a estudiarse la agresividad, el investigador determina de antemano qué conductas se consideran agresivas y luego cuenta la frecuencia con que el sujeto las realiza. Más aun, hoy los investigadores acostumbran gravar un video las conductas. Ello permite a un equipo de investigación ver la conducta de un sujeto varias veces y a diversas velocidades. En los últimos años, gracias a la introducción de pequeños y baratos aparatos de radio (“beepers”), varios investigadores han empezado a valerse de las observaciones hechas por las personas sobre su propia conducta. En varias horas del dia el psicólogo activa el aparato; el sujeto interrumpe lo que estaba haciendo y anota algo en su cuaderno o llena un breve cuestionario que describe su actitud, pensamiento o sentimientos en el momento que apaga el beeper.

3) Tests objetivos

A fin de idear instrumentos de medición que no se basen en pericia del entrevistador ni en las capacidades interpretativas del observador, los psicólogos crearon los test objetivos, llamados también inventarios de la personalidad. En general son pruebas escritas que se aplican a los sujetos y que se clasifican atendiendo a un método normalizado. Los tests suelen construirse de modo que el respondiente escoja entre una respuesta afirmativa y otra negativa, o bien, seleccione una contestación entre muchas opciones. Debido a los esfuerzos por crear un instrumento que mida exactamente los rasgos de la personalidad, los teóricos de los rasgos prefieren los tests objetivos. Asi Cattell ideo una prueba de la personalidad integrada por 374 preguntas, llamado cuestionario de 16 factores de la personalidad (16RT). No es extraño que este cuestionario proporcione puntuaciones en cada uno de los 16 rasgos identificados por Cattell, he aquí alguna de las preguntas que incluye: Prefiero casarme con alguien que: a) Goza de admiración general b) Es una persona común
32

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL c) Posee talento artístico y literario.

Mis amigos me consideran una persona realista y muy práctica: a) Si b) En un nivel intermedio c) No Creo que soy una persona a) Educada y tranquila b) En un nivel intermedio c) Dinámica y brillante La investigación dedicada al cuestionario de Cattell se inició hace 30 años y un reseñador llego hace poco llego a la siguiente conclusión: “ningún otro instrumento de medición de la personalidad tiene un fundamento científico muy sólido. Ni ningún otro instrumento ha sido objeto de un examen tan detenido por parte de los críticos… al ser evaluado con las normas adecuadas, el cuestionario supera cualquier otro inventario cuya finalidad sea medir las variaciones en el funcionamiento de la personalidad normal” (Bolton, 1978, p. 1080). Otras reseñas más recientes adoptan una actitud más crítica, si bien coinciden en que el 16RF es un útil en algunas investigaciones a condición de que se aplique con cuidado (Anastasi, 1982; Graham y Lilly, 1984). La prueba objetiva de la personalidad que más se emplea es el Inventario multifásico de la personalidad de Minnesota (MMPI) (Lubin, Larsen, Matarazzo y Seever, 1985). Publicado en 1942 por Hathaway y McKinley, este inventario fue diseñado inicialmente para ayudar a diagnosticar los trastornos psiquiátricos (véase la figura 12-6). Se aplicó este test a varios grupos de enfermos psiquiátricos, como esquizofrénicos y maniacodepresivos, y se observó que presentaron claros patrones de respuestas a las 550 preguntas (que el sujeto contesta “verdadero”, “falso” o “no lo sé”). He aquí algunos reactivos típicos: “algunas veces pospongo para el día siguiente lo que puedo hacer hoy”; “en ocasiones siento ganas de decir maldiciones”; “hay personas que tratan de robarme mis ideas y pensamientos”. Algunos de los reactivos repiten casi la misma pregunta pero con otras palabras:

33

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL “me canso fácilmente”; “me siento muy débil la mayor parte del día”. Ello tiene por objeto facilitar la clasificación y verificar la posibilidad de respuestas falsas o incongruentes. El MMPI cuenta con varias escalas que comprueban la validez de las contestaciones. Por ejemplo, si el sujeto ha contestado a demasiados reactivos con un “no lo sé”, se considera que la prueba es inválida. La escala L (mentira) se clasifica en 15 reactivos distribuidos en toda la prueba. Los reactivo muestra clasificados en es ta escala son: “no siempre digo la verdad” y “a veces me gusta chismear un poco”. Todos nosotros admitiremos que, pese a ser “verdadero”. Los que marcaran como “falsas” estas otras preguntas estarán deformando, consciente o inconscientemente, la realidad para proyectar una imagen positiva de sí mismos. Al analizar las repuestas de los sujetos, los investigadores han extraído varias escalas de personalidad de este test, como masculinidad – femineidad, depresión e hipocondría. En general, se considera que las características del MMPI son herramientas de gran utilidad para distinguir a las diferentes poblaciones psiquiátricas (Anastasi, 1982; Graham y Lilly, 1984). El MMPI también puede utilizarse para establecer diferencias entre características de la personalidad más normales, como extroversión – introversión y seguridad, pero aún se cuestiona la validez de la mayoría de las escalas. Aunque Lubin y col. (1984,1985) descubrieron que el MMPI es el instrumento de personalidad que más se emplea en diversas situaciones, costa y McCrae (1980) realizaron un extenso análisis factorial de los resultados de una amplia población en el MMPI y no encontraron factores significativos que difieran de las características normales de la personalidad. Con el fin de ajustarlo a los cambios que han ocurrido en los últimos 50 años, el MMPI fue revisado recientemente. Los reactivos anticuados o sexistas han sido reestructurados. Se han añadido nuevos reactivos con el objeto de evaluar trastornos como la conducta tipo A, el suicidio y los trastorno de la alimentación, que han despertado gran interés en años recientes. Ahora existen dos formas de este test: la forma para los adultos, la completa, cuenta con 704 reactivos, mientras que la forma para los adolescentes cuenta con 654.

34

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL
4) Tests proyectivos

Según dijimos con anterioridad, los teóricos psicodinámicos creen que, en gran medida, el hombre no conoce los determinantes inconscientes de su

comportamiento. Por tanto, tienen escasa confianza en los informes introspectivos, optando por utilizar tests proyectivos de la personalidad. Casi todas estas pruebas constan de estímulos ambiguos sencillos que provocan un número infinito de respuestas. Al sujeto se le muestra material carente de sentido o una imagen vaga; después de le pide que diga lo que ese material significa para él. En ocasiones se le dan dos o tres palabras, como “mi hermano es…” y se le ordena que termine la oración. No reciben pista alguna sobre “la mejor manera” de interpretar material o de completar la oración. Se supone que, al encontrar su propia respuesta, “proyectan” su personalidad en los materiales de la prueba. Los tests proyectivos ofrecen varias ventajas en la medición de la personalidad. Por ser flexibles y por poderse tratar como un juego o acertijo, se administran en una atmosfera de relajación, sin la tensión y falta de espontaneidad que suelen acompañar a los tests objetivos. A menudo el verdadero propósito no se da a conocer al sujeto, para que haya menos probabilidades de fingir la respuesta. Algunos psicólogos piensan que el tests proyectivo puede revelar ideas y fantasías inconscientes, entre ellas problemas latentes de índole sexual o familiar. En todo caso, su precisión y utilidad dependen principalmente de la pericia y prejuicios (tendenciosidad) del examinador. El test de Rorschach es sin duda la prueba más conocida de esta categoría de instrumento. Se llama así en honor del psiquiatra suizo Hernán Rorschach que en 1921 publicó los resultados de su investigación sobre la interpretación de manchas de tinta como calve para descubrir la personalidad. Gran parte del trabajo sobre esta técnica ya se había realizado cuando Rorschach comenzó su práctica profesional; pero fue el primero en aplicarla para evaluar la personalidad total. Al cabo de 10 años de efectuar pruebas con miles de manchas, finalmente escogió 10 que al parecer suscitaban la repuesta más emocional. Cada diseño de las manchas viene impreso en una tarjeta aparte y tiene una forma, color, sombreado y espacio blanco únicos. Cinco de las manchas son blancos y grises; dos tienen borrones rojos; tres tienen trozos de diferentes colores. El sujeto
35

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL recibe las tarjetas una a la vez y en un orden específico. Se le indica que diga lo que ve en cada mancha. Las instrucciones se reducen al mínimo, de modo que las respuestas espontaneas posible. Aunque no se da permiso explicito, el sujeto voltear la tarjeta y ver la mancha desde cualquier ángulo, pudiendo darle cuantas interpretaciones desee. Luego de terminar la interpretación de todas las manchas, se repasa las tarjetas junto con el examinador y dice que parte de cada mancha suscito cada respuesta. Muchos psicólogos se limitan a interpretar intuitivamente las respuestas del test de Rorschach. Es decir, extraen deducciones de las respuestas del mismo modo que lo harían de las palabras o acciones del individuo. Pero también es posible calificar sistemáticamente las respuestas y hacerlo con gran detalle., si bien esto resulta complejo en extremo y exige una formación muy completa (Exner y Weiner, 1982). En la calificación formal, se presta atención a cosas como la parte de cada mancha de tinta que el sujeto empleo y a la manera en que las uso para crear la respuesta. Por ejemplo, ¿influyeron en el sujeto la forma de mancha, su color, su matiz? ¿ve movimiento en la mancha de tinta (es decir, “este es un hombre que trepa corriendo una colina”)? ¿Qué clase de contenido produjo el sujeto (animales, personas)? Un poco más riguroso es el test de apercepción temática (TAT), inventado por H. A. Murray y sus colegas en la universidad de Harvard. Es una prueba que comprende 20 tarjetas que representan una o más figuras humanas en diversas poses. Algunas de las imágenes sugieren una historia básica; otra solo suministran una idea general de la trama. Al sujeto se le muestran las tarjetas una a la vez. Tiene que inventar una historia completa para cada tarjeta, explicando lo que dio origen a la escena descrita, lo que los personajes están haciendo en ese momento, lo que están pensando y sintiendo, el desenlace de la historia. Aunque se han ideado varios sistemas de clasificación para el TAT, el examinador suele interpretar las historias a la luz de su conocimiento personal del sujeto. Parte importante de la evaluación es consiste en averiguar si el sujeto parece identificarse con el héroe de la historia o con alguno de los personajes de segundo plano. A continuación el examinador determina lo que las actitudes y sentimientos del personaje revelan sobre el sujeto. También evalúa el contenido, el lenguaje, la originalidad, organización y congruencia de cada historia. Ciertos temas, entre ellos la necesidad de afecto, el fracaso constante o el dominio de los padres, pueden recurrir una y otra vez en algunas tramas.
36

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL El test de Rorschach y TAT son pruebas de la personalidad muy controvertidas. A menudo no se administran en forma estándar, pese al hecho de que la manera de aplicarse repercute profundamente en los resultados (Anastasi, 1982). Y para empeorar las cosas, rara vez se clasifican objetivamente y a menudo la interpretación final de los resultados difiere mucho de uno a otro examinador. Así pues, es comprensible que no gocen de mucho prestigio (Peterson, 1978; Swarts, 1978; Anastasi, 1982; Graham y Lilly, 1984). Con todo, parece tener utilidad como forma de entrevista complementaria que, al ser interpretada por un examinador experto, permite conocer las actitudes y sentimientos de una persona.

LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD
VI. DEFINICIÓN.
Para quienes no tienen ningún trastorno de la personalidad, los rasgos de la personalidad son patrones de pensamiento, reacción y comportamiento que permanecen relativamente constantes y estables a lo largo del tiempo. Las personas que tienen un trastorno de la personalidad exhiben comportamientos de pensamiento y de reacción, más rígidos y señales de inadaptación que suelen perturbar su vida personal, profesional y social.

VII.

TIPOS.
En general, los trastornos de la personalidad se clasifican en tres subtipos (o grupos) e incluyen los siguientes:
Subtipo Grupo A: Clasificación extraña/excéntrica

Grupo B:

dramática/errática

Grupo C:

ansiosa/inhibida

37

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL
1) Grupo A: (extraña/excéntrica)

Trastorno de la personalidad paranoica: Las personas que tienen este trastorno suelen ser frías, distantes e incapaces de generar vínculos interpersonales estrechos. A menudo son demasiado desconfiadas de su entorno, pero injustificadamente, generalmente no pueden apreciar su propia función en las situaciones de conflicto y suelen proyectar sus sentimientos de paranoia en forma de enojo hacia los demás. Trastorno de la personalidad esquizoide: Las personas que tienen este trastorno suelen ser frías, distantes, introvertidas y tener un gran temor a la intimidad y los vínculos estrechos. Las personas que tienen personalidad esquizoide permanecen tan absortas en sus propios pensamientos y fantasías que se autoexcluyen de los vínculos con la realidad y otras personas. Trastorno de la personalidad esquizotípica: Similar al trastorno de la personalidad esquizoide; las personas que tienen este trastorno suelen ser frías, distantes, introvertidas y tener un gran temor a la intimidad y los vínculos estrechos. Sin embargo, las personas que tienen personalidad esquizotípica también presentan trastornos del pensamiento, de la percepción y habilidades ineficaces de comunicación. Muchos síntomas del trastorno de la personalidad esquizotípica se parecen a los de la esquizofrenia, pero son más leves y menos intrusivos.

2) Grupo B: (dramática/errática)

Trastorno de personalidad limítrofe: Las personas que tienen este trastorno presentan inestabilidad en la percepción de sí mismas y tienen dificultad para mantener relaciones estables. Los estados de ánimo también pueden ser inconstantes, pero jamás neutros, y su sentido de la realidad siempre se percibe en "blanco y negro". Las personas que tienen personalidad limítrofe a menudo creen que los cuidados que recibieron durante la infancia fueron insuficientes y, por consiguiente, buscan incesantemente más atención de los demás en su etapa adulta. Esto lo pueden lograr manipulando a los demás, lo cual a menudo los deja sintiéndose vacíos, enojados y abandonados, sensación que puede llevarlos a un comportamiento desesperado e impulsivo. Trastorno de la personalidad antisocial: Las personas que tienen este trastorno típicamente no tienen en cuenta los sentimientos, propiedad, autoridad y respeto hacia los demás en busca del propio beneficio. Esto puede incluir acciones violentas o agresivas que afectan o implican a otros individuos, sin un sentimiento de remordimiento ni culpabilidad por sus actos destructores.

38

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

Trastorno de la personalidad narcisista: Las personas que tienen este trastorno presentan sentimientos excesivamente exagerados de autovaloración, grandiosidad y superioridad en relación con los demás. Las personas que tienen personalidad narcisista suelen explotar a las personas que no los admiran y son demasiado sensibles a las críticas, juicios de valor y fracasos. Trastorno de la personalidad histriónica: Las personas que tienen este trastorno están demasiado preocupadas por su aspecto, constantemente buscan atención y a menudo se comportan dramáticamente en situaciones que no justifican ese tipo de reacción. Las expresiones emocionales de las personas que tienen personalidad histriónica suelen ser consideradas superficiales y exageradas.

3) Grupo C: (ansiosa/inhibida)

Trastorno de la personalidad dependiente: Las personas que tienen este trastorno dependen excesivamente de los demás para su validación y para la satisfacción de sus necesidades básicas. Además de no ser capaces de cuidar de sí mismas correctamente, a las personas que tienen personalidad dependiente les falta confianza en sí mismos y seguridad, y tienen dificultad para tomar decisiones. Trastorno de la personalidad de evitación: Las personas que tienen este trastorno son hipersensibles ante el rechazo y, por lo tanto, evitan las situaciones que pueden generarles conflicto. Esta reacción es impulsada por el temor; sin embargo, las personas que tienen personalidad de evitación se sienten perturbadas por su propio aislamiento social, su retraimiento y su incapacidad de mantener vínculos interpersonales estrechos. Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva: Las personas que tienen este trastorno se muestran inflexibles ante el cambio y se molestan si la rutina se ve alterada debido a su obsesión por el orden. Por consiguiente, son ansiosas y tienen dificultad para completar las tareas y tomar decisiones. Las personas que tienen personalidad obsesivo-compulsiva suelen sentirse incómodas en situaciones que están fuera de su control y como consecuencia de ello tienen dificultad para mantener relaciones interpersonales positivas y sanas.

VIII.

TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD.
El tratamiento específico de cada trastorno de la personalidad será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

39

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL
     

Su edad, su estado general de salud y su historia médica. El tipo y severidad de los síntomas. Qué tan avanzada está la enfermedad. Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias. Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad. Su opinión o preferencia. Los trastornos de la personalidad suelen ser difíciles de tratar y pueden requerir atención a largo plazo para modificar los patrones de comportamiento y de pensamiento inadecuados. El tratamiento puede incluir lo siguiente:
 

Medicamentos (aunque se puede abusar de ellos y su eficacia es limitada). Tratamiento psicológico (que incluya la participación de la familia).

40

[LA PERSONALIDAD] PSICOLOGÍA GENERAL

BIBLIOGRAFÍA.
1. MORRIS, C. & MAISTO, A. (2001). psicología. Ed decima.México: Pearson Educación.

LINCOGRAFÍA.
1. LOUISE, Akin (2008, 30 de septiembre). Trastornos de la Personalidad. Recuperado de http://northshorelij.staywellsolutionsonline.com/spanish/Encyclopedia/85,P03853#

41

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful