P. 1
La Caracas Que Conoci

La Caracas Que Conoci

|Views: 4.004|Likes:
Publicado porildemaro334744
Recuerdos de la ciudad de Caracas a inicios del siglo XX
Recuerdos de la ciudad de Caracas a inicios del siglo XX

More info:

Published by: ildemaro334744 on Oct 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/17/2015

pdf

text

original

En aquella Caracas de los años veinte la festividad carnavalesca era realmente digna. Las
gentes se disfrazaban y andaban completamente libres por las calles, todo era risas y sana alegría.
Los coches llevaban a los disfrazados con sus capotas o capacetes bajos, las ventanas de las casas
abiertas de par en par, permitiendo a los transmutes observar como los habitantes sentían el regocijo
y la satisfacción del murmullo popular.
Lo que se llamaba la carrera del carnaval se iniciaba los días sábados, domingo, lunes y
martes por las tardes. En los patios del ferrocarril de La Guaira, adyacente a la estación de
pasajeros, en Caño Amarillo, existían los únicos camiones para transportar carga pesada desde el
puerto de La Guaira a la ciudad de caracas y al interior del país. Estos camiones eran utilizados por
la junta principal del carnaval los días sábado para la salida de “el bando del carnaval”. Mucho
antes de las dos de la tarde de ese día, ya estaban alineadas las sillas de madera plegables colocadas
al borde de la verja de hierro que cierra el espacio de la acera sur, a desnivel con el piso de la Plaza
Bolívar, hasta la esquina del Principal.
El primer camión de el bando salía durante la carrera lanzando cohetones y cohetes,
paquetes de serpentinas y caramelos; el segundo era para la banda Bolívar que siempre tocaba la
retreta los domingos por las mañanas, al pié de las gradas que daban paso al centro de la citada
acera sur para los conciertos nocturnos de la banda marcial.
El segundo y tercer camión, algo retirado el uno del otro, estaban con los mismos adornos
alrededor de las barandas y con bancos de madera para las damas y caballeros disfrazados. “El
pertrecho”, como decían, siempre se llevaba al centro de los vehículos: cajas con pequeñas
muñequitas, barandas, matracas, etc., etc. Sacas de papelillos de un solo color, lógicamente para
lograr varios colores se hacía necesario llevar varias sacas. Los paquetes de serpentinas por el
contrario contenían diferentes rollitos de varios colores en cada paquete, los que se abrían para
usarlos separadamente, aunque era muy común abrirlos por la mitad y hasta tirar paquetes enteros
contra los que jugaban carnaval.

Tanto la carrera del sábado, que representaba el bando, e igualmente las restantes del
domingo, lunes y martes del carnaval se iniciaban como ya se dijo, de La Torre al Principal,
continuando hacia Las Monjas al sur y de allí, al oeste a Padre Sierra; luego al sur, frente al
Capitolio a La Bolsa, continuando a Mercaderes, Municipal y Reducto, donde cruzaba la carrera a
la esquina de Miranda, tomando nuevamente al sur a Maderero, Bucare y Carmen, para seguir hacia
el este, al Mamey, Monzón, Palmita, a Tablita, Sordo, y Peláez, donde se cruzaba al Muerto,
Viento, Curamichate, El Pájaro, a Peinero y Coliseo en el norte. Aquí la carrera continuaba al este,
a Corazón de Jesús, Perico, Monroy y Misericordia en el Parque Carabobo. De allí, Miguelacho y
Cruz de Candelaria continuando al oeste a las esquinas de Ferrenquín, Manduca, Romualda, Cují,
Marrón y Madrices, hasta la Plaza Bolívar en la esquina de La Torre.
Cabe señalar que en toda la mayoría de las esquinas señaladas, tanto en un sentido como en
el otro, se agregaban las carrozas compuestas de lujosos “Landau” ocupadas de principio por los
miembros de la junta principal y parroquial, así como por muchas de las reinas de parroquias
urbanas; sin embargo, habiéndose ido llenando cada día la ciudad de vehículos motorizados,
automóviles y camiones de diferentes marcas y capacidades, los cuales convertían en verdaderas
obras de arte, como citaremos el caso de una pandereta española con varias señoritas luciendo la
mantilla, la peineta y el romantón. La reina del carnaval de Caracas con sus damas de honor,
ocupaban camiones convertidos en antiguos castillos; diferentes comparsas formadas por familias
que representaban, desde flores, hasta jardineras en automóviles o camiones, etc., etc.
La urbanización “El Silencio” se inició entre los años 43 al 44, más o menos, y por esa
época con motivo del terremoto de Cumaná el gobierno nacional prohibió en todo el país las
festividades de el carnaval; igualmente, no recordamos la fecha exacta en que la inspectoría de
vehículos inició la colocación del flechado de la calles, de allí en adelante puede considerarse que
los desfiles de el carnaval desaparecieron, y hasta los bailes en general, tanto en las plazas públicas

122

como en las casas de familias y clubes sociales perdieron su popularidad. El gobierno había
decretado duelo nacional por el terremoto de Cumaná como sentimiento público en las desgracias
acaecidas en pérdidas de vidas y daños materiales; también, el cambio que proporcionaba en las
calles la disposición de establecer el transito de los vehículos en un solo sentido, indicando en los
postes de las esquinas unas flechas en cruz señalando el cruce de las calles, le quitaron brillantes a

los anteriores Desfiles que en ambos sentidos facilitaban el “Juego de Carnaval”.

Los bailes de carnaval públicos se celebraban en la Plaza de Capuchinos, se decía, por que
después que el Dr. Juan Bautista Pérez ejerciera la Presidencia de la República, transformó ese sitio
en una plaza sevillana donde él estudiaba, por supuesto los bailes eran en la calle. También los de
el municipal que terminaban a las 10 y la gente corría a la Plaza Bolívar donde el maestro Pedro
Elías Gutierrez terminaba a las 11 con el Alma Llanera. Los bailes de la parroquia foránea de El
Valle obligaban aumentar el servicio de la compañía de tranvía, toda vez que desde la tarde las
gentes disfrazadas se peleaban los tranvías para concurrir a la plaza donde se bailaba el carnaval.

123

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->