P. 1
Caracteristicas de Los Suelos

Caracteristicas de Los Suelos

|Views: 671|Likes:

More info:

Published by: Ronaldo Ibarra Lopez on Oct 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2014

pdf

text

original

Sections

  • 2. Fase liquida
  • HOR. DIAGNOSTICO SUBSUPERFICIALES

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS

Y ARTES DE CHIAPAS

SEDE REFORMA

INVESTIGACION:

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

CARRERA:

ING.AMBIENTAL

CATEDRATICO:

ING. FERNANDO BARRETO ROCHA

ALUMNO:

RONALDO IBARRA LOPEZ

REFORMA, CHIAPAS A 02 DE SEPTIEMBRE DEL 2011

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

2

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

3

EL SUELO

El suelo es un cuerpo natural, no consolidado, compuesto por sólidos
(material mineral y orgánico), líquidos y gases, que se caracteriza por
tener horizontes o capas diferenciales, resultado de las adiciones,
pérdidas, transferencias y transformaciones de energía y materia a través
del tiempo, y cuyo espesor puede ir desde la superficie terrestre hasta
varios metros de profundidad (Sposito 1989).

CONCEPTO DE SUELO.

Los conceptos de suelo y tierra suelen prestarse a confusión, pero

nosotros consideraremos como suelo a la “capa superior de la superficie

sólida del planeta, formada por meteorización de las rocas, en la que
están o pueden estar enraizadas las plantas y que constituye un medio

ecológico particular para ciertos tipos de seres vivos”. Otra aceptación del

concepto suelo es: mezcla más o menos suelta de pequeños fragmentos
de roca y materiales de origen orgánico, junto con líquidos y gases en
proporción variable de sus respectivos componentes, con una
determinada capacidad productiva.

Al estudiar un suelo en particular deben tenerse en cuenta dos aspectos
principales. Por un lado las características del lugar en que se encuentra y
por otro las características especificas del suelo en si: composición,
morfología y propiedades.

La fertilidad es el conjunto de características físicas, químicas y biológicas
que determinan la capacidad del suelo para sostener el desarrollo de la
vegetación. Aunque depende de muchos factores, la fertilidad está muy
asociada al contenido de materia orgánica (Calle, 2003).

La materia orgánica se puede definir como el total de compuestos
orgánicos en el suelo con excepción de los tejidos de plantas y animales
sin descomponer, sus productos de descomposición parcial y la biomasa
del suelo. En zonas ganaderas la materia orgánica suele estar alrededor
del 7% al 8%.

La densidad aparente, junto con la resistencia a la penetración, es
considerada la variable más importante para evaluar el grado de
compactación de los suelos. A medida que se aumenta la densidad
aparente se reducen la porosidad total, la humedad del suelo, la

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

4

conductividad del agua a través del perfil y la actividad del los
microorganismos. La ganadería se puede categorizar entre los sistemas
con densidad aparente media que fluctúan entre 0.98 y 1.09 g/cc.

La resistencia a la penetración es la forma como se mide el grado de
compactación en los suelos. Para medirla, se emplea un instrumento
llamado penetrómetro. La compactación también puede definirse como
el aumento de la densidad de un suelo como resultado de la presión o las
cargas aplicadas.

Los suelos ricos en materia orgánica son menos susceptibles a la
compactación. Estos suelos menos compactados tienen más espacios
porosos para retener un mayor volumen de agua y realizar los
intercambios gaseosos, facilitan la conductividad del agua y propician un
mejor ambiente para el desarrollo de los microorganismos. La ganadería,
en los primeros 10 cm de suelo presenta valores de resistencia a la
penetración que van de 2.6 a 3.3 kg/cm² los cuales se consideran elevados.

La porosidad se refiere al volumen de espacios vacíos del suelo. La
ganadería se caracteriza por tener unos suelos de porosidad intermedia
con valores alrededor del 57% en promedio.

La conductividad hidráulica se define como la velocidad de filtración de
fluidos en suelos saturados (suelos con sus espacios porosos ocupados por
agua). Los sistemas ganaderos presentan valores bajos de conductividad
hidráulica (de 8 a 18 cm³/hora). En sitios donde una infiltración pobre es
acompañada por pendientes pronunciadas, se pueden presentar serios
problemas de erosión, fenómeno caracterizado por el arrastre de suelo,
fertilizantes y enmiendas aplicadas hacia sitios más bajos y fuentes de
agua, causando de esta manera una contaminación de ríos y humedales.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

5

Por funcionalidad

Suelos arenosos: No retienen el agua, tienen muy poca
materia orgánica y no son aptos para la agricultura, ya que
por eso son tan coherentes.
Suelos calizos: Tienen abundancia de sales calcáreas, son de
color blanco, secos y áridos, y no son buenos para la
agricultura.
Suelos humíferos (tierra negra): Tienen abundante materia
orgánica en descomposición, de color oscuro, retienen bien
el agua y son excelentes para el cultivo.
Suelos arcillosos: Están formados por granos finos de color
amarillento y retienen el agua formando charcos. Si se
mezclan con humus pueden ser buenos para cultivar.
Suelos pedregosos: Formados por rocas de todos los
tamaños, no retienen el agua y no son buenos para el cultivo.
Suelos mixtos: tiene características intermedias entre los
suelos arenosos y los suelos arcillosos.

Por características físicas

Litosoles: Se considera un tipo de suelo que aparece en
escarpas y afloramientos rocosos, su espesor es menor a 10
cm y sostiene una vegetación baja, se conoce también como
leptosales que viene del griego leptos que significa delgado.
Cambisoles: Son suelos jóvenes con proceso inicial de
acumulación de arcilla. Se divide en vértigos, gleycos,
eutrícos y crómicos.
Luvisoles: Presentan un horizonte de acumulación de arcilla
con saturación superior al 50%.
Acrisoles: Presentan un marcado horizonte de acumulación
de arcilla y bajo saturación de bases al 50%.
Gleysoles: Presentan agua en forma permanente o
semipermanente con fluctuaciones de nivel freático en los
primeros 50 cm.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

6

Fluvisoles: Son suelos jóvenes formados por depósitos
fluviales, la mayoría son ricos en calcio.
Rendzina: Presenta un horizonte de aproximadamente 50
cm de profundidad. Es un suelo rico en materia orgánica
sobre roca caliza.
Vertisoles: Son suelos arcillosos de color negro, presentan
procesos de contracción y expansión, se localizan en
superficies de poca pendiente y cercanos escurrimientos
superficiales.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

7

‘Características del suelo.’

El suelo procede de la interacción entre la atmósfera, y biosfera. El suelo
se forma a parir de la descomposición de la roca madre, por factores
climáticos y la acción de los seres vivos. Esto implica que el suelo tiene
una parte mineral y otra biológica, lo que le permite ser el sustento de
multitud de especies vegetales y animales.

La descomposición de la roca madre puede deberse a factores físicos y
mecánicos, o por alteración, o descomposición química. En este proceso
se forman unos elementos muy pequeños que conforman el suelo, los
coloides y los iones. Dependiendo del porcentaje de coloides e iones, y de
su origen, el suelo tendrá unas determinadas características.

La materia orgánica procede, fundamentalmente, de la vegetación que
coloniza la roca madre. La descomposición de estos aportes forma el
humus bruto. A estos restos orgánicos vegetales se añaden los
procedentes de la descomposición de los aportes de la fauna, aunque en
el porcentaje total de estos son de menor importancia.

Suelo arenoso es ligero y filtra el agua
rápidamente.

Tiene baja materia orgánica por lo que no es muy

fértil.

Un suelo arcilloso es un terreno pesado que no
filtra casi el agua.

Es pegajoso, plástico en estado húmedo y posee
muchos nutrientes y materia orgánica.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

8

Un suelo limoso es estéril, pedregoso y filtra el
agua con rapidez.

La materia orgánica que contiene se
descompone muy rápido.

La descomposición de la materia orgánica aporta al suelo diferentes
minerales y gases: amoniaco, nitratos, fosfatos, ... Estos son elementos
esenciales para el metabolismo de los seres vivos y conforman la reserva
trófica del suelo para las plantas, además de garantizar su estabilidad.

CLASES DE TEXTURA DE LOS SUELOS

Los suelos muestran gran variedad de aspectos, fertilidad y características
químicas en función de los materiales minerales y orgánicos que lo
forman. El color es uno de los criterios más simples para calificar las
variedades de suelo. La regla general, aunque con excepciones, es que los
suelos oscuros son más fértiles que los claros. La oscuridad suele ser
resultado de la presencia de grandes cantidades de humus.

A veces, sin embargo, los suelos oscuros o negros deben su tono a la
materia mineral o a humedad excesiva; en estos casos, el color oscuro no
es un indicador de fertilidad.

Los suelos rojos o castaño-rojizos suelen contener una gran proporción de
óxidos de hierro (derivado de las rocas primigenias) que no han sido
sometidos a humedad excesiva. Por tanto, el color rojo es, en general, un
indicio de que el suelo está bien drenado, no es húmedo en exceso y es
fértil.

Los suelos amarillos o amarillentos tienen escasa fertilidad. Deben su
color a óxidos de hierro que han reaccionado con agua y son de este
modo señal de un terreno mal drenado.

Los suelos grisáceos pueden tener deficiencias de hierro u oxígeno, o un
exceso de sales alcalinas, como carbonato de calcio.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

9

La textura general de un suelo depende de las proporciones de partículas
de distintos tamaños que lo constituyen. Las partículas del suelo se
clasifican como arena, limo y arcilla. Las partículas de arena tienen
diámetros entre 2 y 0,05 mm, las de limo entre 0,05 y 0,002 mm, y las de
arcilla son menores de 0,002 mm.

En general, las partículas de arena pueden verse con facilidad y son
rugosas al tacto. Las partículas de limo apenas se ven sin la ayuda de un
microscopio y parecen harina cuando se tocan. Las partículas de arcilla
son invisibles si no se utilizan instrumentos y forman una masa viscosa
cuando se mojan.

Factores que influyen en la formación de los Suelos

Los principales factores que influyen en la formación de los suelos son:

Factores Litológicos: Son aquellos que se refieren a la naturaleza
física y química de la roca madre, la cual puede ser de cualquier
tipo.

Factores Biológicos: Son aquellos que están representados por los
seres vivos (plantas, animales, microorganismos), los cuales juegan
un papel importantes en el desarrollo de los suelos.
Factores Topográficos: Son aquellos que se derivan de la ubicación
geográfica de los suelos.
Factores Climáticos: Son los más importantes en la formación de
los suelos ya que el clima establece las condiciones de temperatura
y humedad.

- El aumento de la temperatura influye de manera decisiva en muchas de
las reacciones químicas que se desarrollan en los suelos, con lo cual se
hace mas intenso el proceso de desintegración de las rocas.

- El aumento de la humedad o de las precipitaciones es favorable para el
aumento de los compuestos orgánicos y la disminución de las sales en los
suelos.

- El exceso de precipitaciones ocasiona un intenso lavado del suelo y por
consiguiente lo deja estéril.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

10

Factores Temporales: El tiempo es otro factor necesario para que el
resto de los factores que influyen en la formación de los suelos
puedan actuar.

A- Morfología del suelo En este apartado se deben analizar los siguientes
tópicos:

1. Horizontes:

La diversidad morfológica de los horizontes del suelo es de tal naturaleza
que hay que recurrir a un sistema estricto de denominación, ello evita las
confusiones a la hora de transferir información de unos autores a otros. El
sencillo sistema de Dokutchaev ya no es válido para una complejidad
semejante.

Los horizontes del suelo se designan por una letra mayúscula que indica el
tipo genético. Se utilizan la H y la O para los horizontes orgánicos. La A, E
y B, para los horizontes minerales y C y R para las capas constituidas por
el material original más o menos transformado. Esa letra puede ir seguida
de otra minúscula para indicar alguna característica importante pero no

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

11

incluida en la definición de la mayúscula correspondiente. Cuando un
horizonte principal muestre características diferentes a lo largo de su
espesor, que no afecten a su denominación completa, incluyendo sufijos,
puede dividirse en varios subhorizontes a los que se aplicará la misma
denominación seguida de un número arábigo consecutivo y empezando
con el “1″ en el subhorizonte más superficial.

Cuando aparezca en un perfil más de un ciclo de formación, los horizontes
correspondientes llevaran un prefijo constituido por un número arábigo
consecutivo, considerando el ciclo actual como “1″ y siguiendo en orden
creciente de juventud. En el ciclo actual no se utiliza el prefijo por lo que el
primer número utilizado será el “2″. Estas diferencias de ciclo se conocen
como discontinuidades litológicas y si existiese una entre dos horizontes
con la misma denominación, se consideraran como uno solo a efectos de

subdivisión ( …Bt1, Bt2, 2Bt3, 2C…).

Horizontes de transición.

Están situados entre dos de los horizontes descritos, de forma que sus
propiedades se mezclan y resulta difícil inclinarse por uno de ellos. Se
denominan por las letras de ambos situando en primer lugar la
correspondiente al horizonte al que mas se parece. Los sufijos de los
horizontes principales no se utilizan en la denominación del horizonte de
transición y solo se aplica algún sufijo para indicar alguna característica
presente en el conjunto de dicho horizonte.

Horizontes mezclados.

Se utiliza este término para designar a aquellos horizontes situados entre
otros dos principales que están interpenetrados de tal forma que resulta
imposible la separación. El conjunto del horizonte constituye una mezcla
del que le precede y le sigue. Se designan por las letras correspondientes
a los horizontes principales, sin sufijos, separadas por una barra (/) y
situando en primer lugar la correspondiente al horizonte mayoritario en la
mezcla. No se emplean sufijos en el conjunto.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

12

Horizontes del suelo

El suelo forma una serie de capas. Su
secuencia se llama perfil del suelo.

Las capas, también llamadas horizontes,
muestran todo lo que interviene en la
configuración de un suelo, desde la
descomposición de las rocas al aumento
de la materia orgánica.

Horizonte 0, capa de humus: depósitos
de material vegetal

Horizonte A, capa superficial del suelo:
orgánicamente rica, pero algunos
minerales son arrastrados por el agua
subterránea.

Horizonte B el subsuelo: es menos
orgánico, pero rico en minerales que
descienden de la capa superficial

Horizonte C, la roca madre: se rompe y
disgrega en trozos suelto y no contiene
material orgánico.

Horizonte D, el lecho rocoso subyacente: el contenido mineral del suelo
procede de aquí.

La profundidad del suelo depende de factores como la inclinación, que
permite el arrastre de la tierra por las aguas, y la naturaleza del lecho
rocoso. La piedra caliza, por ejemplo, se erosiona más que la arenisca, por
lo que produce más productos de descomposición. Pero el factor más
importante es el clima y el efecto erosivo de los agentes atmosféricos.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

13

2. Color:

El color es muy variable y también muy importante. Hay que prestar
mucha atención tanto a la matriz de los horizontes como a la presencia de
manchas.

La característica principal de la formación de la parte mineral del suelo es
la generación de arcilla. Todos los minerales esenciales que constituyen la
fracción arcillosa son blanquecinos, pero no es ése el color habitual de las
arcillas extraidas del suelo, la razón es la presencia de unas sustancias
coloreadas y con un fuerte poder de tinción que se conocen como agentes
cromógenos.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

14

El color no es un propiedad frívola, como podría parecer, sino que nos
ofrece numerosas claves sobre la formación del suelo y de su
comportamiento. Por ello es necesario expresarlo con gran precisión para
que pueda ser interpretado por personas diferentes de las que realizan su
descripción.

3- Textura.

La textura es la forma en la que se distribuyen por tamaños las partículas
del suelo. Su determinación ha de hacerse mediante el correspondiente
análisis.

No obstante, en el campo puede apreciarse de forma indirecta formando
una pequeña bola entre los dedos, con ayuda de una pequeña adición de
agua si el suelo está demasiado seco. Del comportamiento de esa bolita
puede deducirse el contenido en las diversasfracciones. Cuanto más
moldeable es la bolita formada, mayor será el contenido en arcilla. La
untuosidad o pegajosidad de la misma es un índice del contenido en limo.
La arena se detecta por el ruido que hace al amasarla entr los dedos,
cuanto mayor es el chirrido que se produce mayor será su contenido en
arena.

Con cierta experiencia pueden distinguirse varios tipos texturales, pero lo
más interesante es la comparación del comportamiento de los diferentes
horizontes, para lo cual no es necesaria una gran experiencia sino una
modesta capacidad de observación.

4- Porosidad.

La determinación de la porosidad suele hacerse por métodos indirectos
como la permeabilidad, la relación entre las dos formas de determinar la
densidad o la retención de agua. Pero todos ellos nos pueden informar
acerca del volumen total de poros, de la existencia de macroporos
continuos o del valor de la microporosidad. No nos ofrecen la forma en
que se distribuyen los poros, ni su forma, ni su orientación.

Una evaluación correcta y fiel de la porosidad del suelo solo puede
obtenerse mediante la observación de la micromorfología, acompañada
de una correcta micromorfometría.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

15

No obstante, en el campo hay diversos aspectos que deben describirse de
la forma más precisa posible, uno de ellos es la presencia de grietas de
retracción de los agregados que son muy difíciles de observar por las
técnicas descritas anteriormente. Otro aspecto destacable es la
distribución relativa entre los diversos horizontes, que en muchos casos
suele ser suficiente para explicar el comportamiento del suelo.

5- Rasgos de origen biológico.

Se describe la eventual presencia de algún animal o la evidencia de su
presencia en algún momento, que se pone de manifiesto por la
observación de nidos, restos procedentes de la metamorfosis, galerías u
otro rasgo indicador.

6- Actividad humana.

En este sentido debe hacerse notar cualquier modificación que se observe
en el suelo por efecto de la actividad humana, diferente del cultivo
habitual del mismo.

En este sentido se debe indicar la presencia de fragmentos de loza,
escombros, indicios de basuras y cualquier tipo de material ajeno al suelo
y del que exista evidencia de la intervención humana en su presencia.

7- Estructura.

Es el modo en el que se agrupan las partículas elementales del suelo para
generar formas de mayor tamaño, conocidas como agregados o
vulgarmente terrones.

En la estructura hemos de distinguir tres aspectos diferentes, la
morfologia de los agregados, su grado de desarrollo y el tamaño.

Estructura particular. Se presenta cuando sólo hay arena y la floculación
es imposible y las partículas quedan separadas. Es propia de los
horizontes E. Realmente no se trata de una estructura pues no responde a
los criterios de definición de la misma pero se le asigna el término para

mantener una unidad en la definición y describir este estado de “no
agregación” del suelo.

Estructura masiva. Ocurre cuando las partículas se adhieren tanto que
aparece una masa sin grietas y sin diferenciación de agregados. Es propia

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

16

de materiales que no han sufrido procesos edáficos pero que poseen
coloides arcillosos derivados de su origen como son los horizontes C.
Estructura fibrosa. Es otra de las situaciones que no responde al criteiro
de estructura como sucede con las anteriores. Está constituida por fibras
procedentes del material orgánico poco descompuesto en el que los
restos de tejidos son fácilmente visibles; la única organización es el
entrelazamiento de las fibras. Es propia de los horizontes orgánicos H y O.

Estructura grumosa o migajosa. Procedente de la floculación de los
coloides minerales y orgánicos y mantiene el aspecto de los grumos
formados. Sus agregados son pequeños, muy porosos y redondeados, lo
que hace que no encajen unos con otros y dejen huecos muy favorables
para la penetración de las raíces. Su pequeño tamaño hace que el
contacto entre suelo y semilla sea bueno y favorezca su germinación al
suministrrle el agua necesaria. Es propia de los horizontes A, ricos en
materia orgánica. Junto con la que sigue, representa al grupo de las
estructuras que se conocen como construidas.

Estructura granular. Aparece cuando los agregados son poco o nada
porosos por el predominio de la arcilla sobre la materia orgánica en el
proceso de floculación. Es propia de horizontes A de suelos pobres en
materia orgánica, como los de cultivo.

Existen otro tipo de estructuras que no proceden de la floculación de los
coloides sino de la adhesión de los mismos; al desecarse el suelo, la masa
formada se fragmenta y por ello se conocen como estructuras de
fragmentación.

Estructura subpoliédrica o subangular. Constituye un enlace entre las
estructuras construidas y las de fragmentación y participa de ambos
procesos; morfológicamente esta entre la que le precede y la que sigue.
Sus agregados tienen forma poliédrica equidimensional con las aristas y
los vérticesredondeados. Es propia de horizontes A muy pobres en
materia orgánica y de la parte superior de los horizontes B.

Estructura poliédrica o angular. Es la representante genuina de las
estructuras de fragmentación. Su forma recuerda a la de un poliedro
equidimensional con aristas y vértices afilados y punzantes. Los
agregados encajan perfectamente unos en otros y dejan un sistema de
grietas inclinadas. Es típica de horizontes B con contenidos arcillosos
medios o con arcillas poco espansibles.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

17

Estructura prismática. Es similar a la anterior pero la dimensión vertical
predomina sobre las horizontales, adoptando una forma de prisma.
Cuando es muy gruesa constituye una transición a la estructura masiva.
Es propia de los horizontes B muy arcillosos que los hace compactos y se
resquebrajan en grandes bloques.

Existe una variedad de estructura prismática en la que la base superior del
prisma esté inclinada en forma de cuña. Está asociada a la presencia de
arcillas expansibles que generan en el suelo un sistema de grietas
verticales cuando se seca, estas grietas se rellenan parcialmente con
material caido desde la superficie lo que provoca que al humedecerse, y
recuperar el volumen inicial, se produzca una elevación del material
forzada por la compresión lateral; este hecho obliga a tomar la forma de
cuña que facilita el ascenso. Esta estructura es propia de suelos muy ricos
en arcillas esmectíticas.

Estructura columnar. Es otra variedad de estructura prismática que se
produce siempre que hay una dispersión fuerte de la arcilla provocada por
una alta concentración de sodio. Las arcillas sódicas al secarse forman una
masa muy compacta que se resquebraja en grandes prismas muy duros e
impenetrables por el agua; el agua cargada de coloides fluye
fundamentalmente por las grietas que quedan entre los agregados y esto
hace que las partículas en suspensión erosionen la parte alta de los
agregados y le den un aspecto de cúpula. En estas condiciones también se
dispersa la materia orgánica, por lo que esa suspensión impregna la
superficie de los agregados que quedan revestidas de oscuro y se les
conoce como columnas enlutadas. Es frecuente que las sales queden
impregnando la parte superior y cristalicen al secar, lo que provoca una
cubierta blanca. Es propia de los horizontes B de suelos salinos sódicos.

Estructura esquistosa o laminar. Es una estructura semejante a las
anteriores pero en la que la dimensión vertical es mucho menor que las
horizontales. Es propia de horizontes C procedentes de materiales
originales esquistosos que le ceden al suelo su estructura. En otras
ocasiones se debe a aportes continuados de material con texturas
diferentes, como sucede en los suelos aluviales.

Estructura escamosa. Su forma es la de una lámina delgada y curvada con
aspecto cóncavo. Ocurre en zonas encharcadas y desecadas en las que, en
el último período, se produce una sedimentación de las partículas que
había en suspensión y una selección por tamaños en la que quedan abajo

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

18

las más gruesas. Al secarse, mientras las partículas gruesas no cambian de
volumen, la fracción fina y coloidal se contrae. Este estrechamiento
provoca tirantez y hace que la superficie su curve. Siempre aparece en
superficie y es una estructura pasajera porque en el momento que llueve
la estructura va a su forma primigenia.

8- Consistencia.

Es la trabazón o coherencia entre las partículas del suelo. Varía según el
estado de humedad por lo que conviene determinarla con el suelo seco,
húmedo y mojado. Se considera que el suelo está seco cuando cambia de
color al añadirle una gota de agua, y si tal no sucede decimos que está
húmedo cuando no moja la mano al cogerlo, o mojado cuando sí lo hace.

Si se toma un agregado seco ofrece una cierta resistencia a partirse, al
humedecerse se fractura mejor y cuando está mojado puede resultar
moldeable y más o menos pegajoso.

Consistencia en seco.

En su descripción se utilizan unos términos prestablecidos a los que suele
añadirse algún adverbio de cantidad para indicar la intensidad del término
utilizado.

• Suelto: Se utiliza en aquellos horizontes que carecen de estructura o que

aquella es particular. No existen agregados en el suelo y las partículas del
mismo no están unidas entre sí. Los horizontes que la presentan están
muy bien aireados y son muy penetrables, pero las raíces tienen poco
contacto y la retención de agua es muy débil. Si aparece en superficie, los
suelos se labran muy bien pero son muy malos a la hora de establecer
construcciones sobre ellos, por la dificultad que representan para la
cimentación.

• Blando: Los agregados se rompen entre los dedos. Este tipo de

consistencia suele estar asociado a estructuras migajosas o granulares. El
suelo está bien aireado, es fácil de penetrar y ofrece buen contacto a las
raíces. La retención de agua es, en general, buena y se labra bien aunque
es conveniente que presente un cierto nivel de humedad para que no se
destruyan los agregados.

• Duro: Los agregados son difíciles de romper con la mano, y en algunos
casos es necesario recurrir al martillo. La aireación es escasa y las raíces

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

19

penetran con mucha dificultad en los agregados y suelen crecer a traves
de las fisuras. Retiene gran cantidad de agua aunque el drenaje puede
resultar escaso. Hay que labrarlo con esmero por su propensión a formar

“suelas de labor”.

Consistencia en húmedo.

Como en el caso anterior se utilizan una serie de términos modificados, en
su cso, por algún adverbio de cantidad.

• Suelto: Se corresponde con el término análogo en seco y presenta un
comportamiento semejante.

• Friable: Se desmenuza con cierta facilidad. En seco , suele ser “blando” o
algo “duro y su comportamiento es el equivalente a ellos.

• Firme: No se desmenuza con facilidad. En seco suele ser duro o muy
duro y con un comportamiento semejante. Usualmente existe una
correspondencia entre la consistencia en seco y en húmedo, si bien en
esta situación los agregados se desmenuzan con mayor facilidad. Cuando
la tenacidad se mantiene parecida en ambas situaciones, es debido a la
presencia de agentes cementantes de tipo químico, como pueden ser los
carbonatos, óxidos de hierro u otros semejantes. Cuando se humedece se
mantiene la coherencia y lo mismo de duro es en seco que en húmedo.
Cuando la dureza es atribuible a la arcilla se fractura con más facilidad en
húmedo y la consistencia se atenúa. Los distintos estados de consistencia
en seco y húmedo nacen de la naturaleza del agente cementante.

Consistencia en mojado.

En esta situación se observan dos aspectos diferentes como son la
plasticidad y la adherencia y, solo en ocasiones, la tixotropía. Se utiliza el
término correspondiente acompañado, en su caso, de un adverbio de
cantidad o se indica la ausencia de la condición.

• Adherente: Se utiliza para indicar que la tierra se pega a las manos.

Suele ir asociada a suelos duros en seco y poco friables o firmes en
húmedo. Cuando el suelo es muy adherente es debido a la presencia de
partículas finas no coloidales que no se unen unas a otras para constituir
agregados. La presencia de este limo hace que, al no estar adherido, el
suelo húmedo se vuelva resbaladizo y se enfangue. Esto tiene una mala

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

20

consecuencia para el mantenimiento del suelo puesto que la erosión es
muy alta.

• Plástico: Tiene la capacidad de poder ser moldeado. La plasticidad se
mide formando un cordón y estableciendo lo largo y fino que se hace
antes de que se rompa. Está en función del contenido de arcilla y del tipo
de ella. No va necesariamente unida a la adherencia. Son muy difíciles de
trabajar porque se forman grandes bloques que impiden un buen
contacto de la semilla con el suelo y no hay suministro de agua. Son muy
difíciles de trabajar porque si están demasiado húmedos pueden formar
grandes terrones o suelas de labor.

• Tixótropo: El suelo sufre una modificación de su estado con la presión.

La tixotropía está asociada a la presencia de alofana, que es típica de
suelos desarrollados sobre cenizas volcánicas. La fácil alteración origina
iones que se organizan en pseudoestructuras conocidas como alofanas,
muy parecidas a la caolinita y que dejan gran cantidad de huecos que se
llenan de agua actuando como una esponja. La alofana aporta grandes
ventajas al suelo porque retiene muchos iones y agua.

9. Rasgos edáficos.

Son detalles que se destacan en un horizonte , como unidades discretas
incluidas en la masa del suelo, identificables por una concentración en un
determinado componente o por una estructura diferente. Se originan en
los procesos edafogenéticos por lo que gozan de una gran importancia.

Hay dos tipos principales:

• Revestimientos o cútanes.: Son acumulaciones de material que tapizan
los agregados o los poros del suelo. Este tapizado atenúa la rugosidad y
cuando es grueso puede dar lugar a una superficie brillante.

• Nódulos: Son cuerpos tridimensionales de sustancias extrañas a la

matriz del suelo y que están incrustados en ella. Provienen de una
acumulación de material que ha venido en un vehículo acuoso y que al
cambiar las condiciones detiene su movimiento por floculación,
precipitación o insolubilización, con o sin cristalización posterior. Estos
fenómenos pueden suceder por variaciones en el pH, el potencial redox, la
concentración en alguna sustancia o por sobresaturación de la solución
provocada por la evaporación del agua.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

21

10- Cementación.

Es la cualidad que presenta un horizonte cuando en su seno se produce la
recristalización de sustancias solubles que engloban a sus partículas, ello
produce una tenacidad inusual que impide la penetración de las raíces de
las plantas y la circulación del agua, salvo que la capa cementada se
encuentre fracturada.

11- Pedregosidad.

El interés de la descripción de la pedregosidad estriba en que las piedras
presentes en un horizonte constituyen un elemento inerte del mismo por
lo que actúan como diluyente de sus propiedades. Cuando efectuamos la
determinación de algún parámetro químico, lo hacemos en la tierra fina,
fracción menor de 2 mm, por ello si la pedregosidad es grande el valor real
del parámetro medido es menor que el expresado, dado que la tierra fina
solo es una parte del horizonte que, cuando la pedregosidad es alta,
puede ser mínima.

De la pedregosidad nos interesan algunas características como:

• Abundancia.

• Tamaño.

• Forma.

• Naturaleza.

• Nivel de alteración.

12- Contenido en sales.

En este apartado lo más significativo es la presencia de carbonatos, para
determinarla se utiliza HCl (1:1) y se observa si produce efervescencia y
cuál es su intensidad. Se utilizan diversas clases:

1. No calcáreo: No hace efervescencia con ClH 1:1.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

22

2. Ligeramente calcáreo: Débil efervescencia, apenas visible y solo
perceptible por el oído. Efervescencia producida por la adición de ClH
diluido a un fragmento recubierto por carbonato cálcico. Recristalización
de carbonato cálcico en las grietas existentes en la fractura de la roca y
entre los agregados del suelo.

3. Calcáreo: Efervescencia visible.

4. Fuertemente calcáreo: Efervescencia fuerte y granos de carbonatos
visibles. Para las sales más solubles, se advierte su presencia en forma de
eflorescencias o es necesario recurrir a la determinación de la
conductividad eléctrica.

13- Presencia de raíces.

De las raíces interesa el tamaño y la abundancia. Lo más importante es la
distribución relativa del número de raíces que hay en cada horizonte y
hasta dónde llegan, es decir, la profundidad de enraizamiento que nos
permite estimar la profundidad útil del suelo, muy valiosa para decidir el
tipo de utilización y la capacidad de almacenamiento de nutrientes y
agua.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

23

B- COMPOSICIÓN

1. Fase sólida.

La fase sólida es la responsable del comportamiento del suelo al ser la
única permanente y dentro de ella se distinguen dos tipos de
componentes o fracciones: la fracción mineral derivada del material
original y la fracción orgánica procedente de los restos de los seres vivos
que se depositan en la superficie del suelo y de los que habitan en su
interior.

Dentro de la fase sólida mineral se han de considerar las sustancias de
carácter salino, más o menos solubles y que por tanto presentan una
menor estabilidad que los silicatos, que son los constituyentes
primordiales. Esta menor estabilidad y su fácil intercambio con la fase
líquida, que les permite, en ciertas ocasiones, incluso abandonar el suelo,
nos mueve a considerarlos en un tercer grupo, separado del resto de los
componentes minerales.

Los componentes de la fase sólida se dividen en:

Componentes minerales

La fracción mineral del suelo deriva directamente del material original del
mismo y está constituida por fragmentos de aquel unidos a sus productos
de transformación, generados en el propio suelo.

Al distribuir las partículas minerales del suelo por tamaños establecemos
lo que se conoce como fracciones granulométricas. Los fragmentos más
gruesos se les conoce genéricamente como grava.

Las partículas edáficas son una serie de fracciones definidas según su
diámetro y que corresponden a tres tipos principales: arena, limo y arcilla.
Dentro de la arena se definen diversos tipos según la clasificación seguida
pero que podemos sintetizar como arena gruesa (constituida por
fragmentos de la roca madre y, como ella, es polimineral) y fina
(constituida por fragmentos de roca pero, generalmente, de carácter
monomineral y con un nivel de alteración variable). El criterio que se ha
seguido es el tipo de material que predomina en ellas.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

24

El limo está constituido por materiales heredados o transformados pero
no tienen carácter coloidal. Es una fracción donde las transformaciones
son mayores y su composición mineralógica se parece a la de las arcillas.
Son partículas monominerales en las que hay un alto contenido en
filosilicatos de transformación o neoformación.

La arcilla está formada por partículas de carácter coloidal y monomineral
que se han formado en el suelo o han sufrido transformaciones en él,
aunque en algunos casos pueden ser heredados del material original
mediante una microdivisión del mismo.

Componentes orgánicos

La materia orgánica del suelo procede de los restos de organismos caídos
sobre su superficie, principalmente hojas y residuos de plantas. Este

material recién incorporado es el que se conoce como “materia orgánica
fresca” y su cantidad varía con el uso o vegetación que cubra al suelo. La

materia viva en el momento en que deja de serlo, comienza un proceso de
descomposición provocado por los propios sistemas enzimáticos del
organismo muerto. Además sirve de alimento a numerosos individuos
animales que habitan en la interfase entre el suelo y los detritus que lo
cubren. En esta fauna predominan artrópodos de diversas clases y gran
número de larvas, sobre todo de insectos.

El papel de esta fauna es doble, por una parte digieren los restos y los
transforman dejando en su lugar sus excretas, en las que aparecen
sustancias más sencillas mezcladas con microorganismos de su intestino y
del propio suelo, que fueron ingeridos con los restos; de otra parte
realizan una función de trituración que provoca un incremento notable de
la superficie de los restos y que ayuda al ataque de los microorganismos
de vida libre que habitan en la hojarasca o en las capas altas del suelo.
Estos primeros fragmentos presentan una estructura vegetal reconocible
hasta que se inicia el ataque de los hongos, que son los primeros
microorganismos que se implantan sobre los restos vegetales.

Los hongos son capaces de atacar y romper las moléculas de lignina que
forman las paredes de los vasos y las de celulosa que forman parte de las
membranas celulares, por el contrario necesitan tomar el nitrógeno en
forma mineral, por lo que han de hacerlo de la solución del suelo. Una vez
rotas las paredes de los vasos y de las células, queda abierta la puerta a la

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

25

acción bacteriana, cuyos individuos se nutren de las proteínas y de los
azucares principalmente.

Las bacterias liberan nitrógeno en forma amoniacal y, posteriormente,
nítrica que permite la nutrición fúngica y el crecimiento de su población,
iniciándose así una estrecha colaboración entre ambos tipos de
organismos que termina favoreciendo a las plantas que habitan el suelo,
al desaparecer la competencia por el nitrógeno que hasta ese momento
sufrían por parte de los hongos. Dependiendo de la cantidad de nitrógeno
presente en la materia orgánica fresca que llega al suelo así será el posible
enriquecimiento de éste en el elemento citado y la velocidad del proceso
de transformación de los restos vegetales, por ello la relación C/N de los
restos vegetales es un factor decisivo en todo el proceso de
transformación de la materia orgánica y que en su conjunto se conoce

como “proceso de humificación”.

A medida que avanza el proceso de humificación se va reduciendo el valor
de la relación C/N del material resultante, dado que el carbono se
consume en los procesos energéticos de los microorganismos y termina
como dióxido de carbono, mientras que el nitrógeno se invierte en la
producción de proteínas que llegan nuevamente al suelo al morir los
microorganismos presentes en él. Al final de esta primera etapa de
descomposición, los restos vegetales van perdiendo su estructura inicial
hasta acabar resultando irreconocible.

En el caso de las lombrices se produce una modificación de la
composición del suelo que ingieren con respecto al que excretan,
modificando algunos parámetros que favorecen la acción microbiana y
como consecuencia de ello una aceleración del proceso de humificación.
Ahora bien la materia orgánica no se acumula indefinidamente en el suelo
sino que los procesos oxidativos, que dan lugar a las sustancias húmicas,
continúan, así como la acción microbiana, que puede utilizar las
sustancias húmicas formadas como sustrato nutritivo y provocar su

descomposición y “mineralización”, con lo que se cerraría el ciclo

biogeoquímico de los elementos.

CARACTERISTICAS DE LOS SUELOS

26

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->