Está en la página 1de 2

Los puentes de Madison

Una historia de amor rescatada del pasado da pie a una


reflexión interesante sobre el significado de la felicidad
o la imposibilidad de alcanzarla.

Basada en la novela de Robert James Waller, esta cinta


narra la historia de Robert Kincaid (Clint Eastwood),
fotógrafo de The National Geographic, quien realiza un
viaje al estado de Iowa para fotografiar los puentes del
condado de Madison. La casualidad lo lleva a conocer a
Francesca (Meryl Streep), mujer casada que en ese momento
se encuentra sola, luego de que su marido e hijos tienen
que ausentarse por una semana. La pasión nace entre ellos.
Por diversos motivos uno se vuelve complemento del otro.

En el fondo, la disyuntiva fundamental es la renuncia al


amor y la felicidad (al menos la idea del amor, la
posibilidad de la felicidad) o la renuncia a la costumbre,
la seguridad, la tranquilidad y la obligación de una vida
hecha a través del matrimonio. El amor puede ser entonces
una idea, la felicidad siempre una posibilidad (Robert
repite en algún momento: "esta certeza solo se tiene una
vez en la vida"), pero tal vez también, mucho mas que un
anhelo.

Este melodrama dirigido por Clint Eastwood (San Fco.


California, 1930), se distancía por mucho de los moldes
clásicos del cine Hollywoodense actual. Alejado entonces de
las fórmulas fáciles del drama sentimentaloide, Eastwood
nos introduce de manera fascinante al conflicto de
Francesca. Hay escenas claves, magistralmente resueltas,
por ejemplo, aquella en que se muestra la mano de Francesca
a punto de abrir la puerta de una camioneta mientras el
semáforo en rojo, impaciente, le impone elegir el destino
de su vida. Como un crítico apuntó sobre esta cinta: "es
en su aliento trágico donde hallamos su verdad, para
sentirla y creérnosla de nuevo".

No es casual que Eastwood haya alcanzado estas


capacidades de expresión en sus películas, recurriendo a
aspectos formales simples (el ritmo, la psicología de sus
personajes, los diálogos, sus actores mismos), heredados de
los que llama sus maestros, Sergio Leone y Don Siegel, y
que puede apreciarse en sus últimas realizaciones, desde
Los Imperdonables hasta Golpes del Destino, incluso antes.

Como Leonardo García Tsao, reconocido crítico de cine ha


dicho: "A sus casi 75 años, Clint Eastwood no es sólo el
último de los clásicos. Es también uno de los autores más
vitales del Hollywood actual".

Datos interesantes
Steven Spielberg había adquirido los derechos de la
novela para dirigir la película, pero finalmente contactó
con Eastwood para que la hiciera, justo antes de que Bruce
Beresford abandonara el proyecto.

Antes de que Clint Eastwood entrara como director, se


contemplaron como actrices para interpretar a Francesca a
Angelica Houston, Barbara Hershey, Jessica Lange, Susan
Sarandon y Glenn Close.

El libro estaba construido desde el punto de vista del


hombre, pero Eastwood consideró más interesante reescribir
el guión desde la perspectiva de Francesca.

Los puentes de Madison (The bridges of Madison County,


1995)
Dirigida por Clint Eastwood
Escrita por: Robert J. Waller (novela), Richard
LaGravenese (guion).
Con: Clint Eastwood (Robert Kincaid), Meryl Streep
(Francesca Johnson), Annie Corley (Caroline).