P. 1
Los Sentidos

Los Sentidos

5.0

|Views: 45.985|Likes:
Publicado porapi-3810262

More info:

Published by: api-3810262 on Oct 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/07/2014

pdf

text

original

La percepción del color no es igual ni tiene el mismo valor en todas las
especies; en el hombre es el resultado de una serie de fenómenos complejos que
van desde las propiedades físicas del objeto a los efectos funcionales, emocionales
y estéticos que producen en cada uno de nosotros; su importancia justifica que sean
muchos los profesionales que se dediquen a su estudio y muchos también los
desacuerdos conceptuales existentes.
Al hablar de la percepción del color se puede hacer referencia a dos

componentes:

•Componente físico del color . Corresponde a las radiaciones de una
determinada longitud de onda del espectro visible: cortas (de
aproximadamente 400 nm), largas (de aproximadamente 700 nm) y medias
(entre las cortas y las largas), que hacen posible las sensaciones

correspondientes a los llamados colores primarios (azul, rojo y verde),
llamados así porque no son reducibles en colores componentes.

•Componente interno del color. Corresponde a la forma en que se perciben los
colores o a las consideradas como las dimensiones psicológicas del color:
matiz, saturación y brillo, relacionadas, aunque no de forma exacta, con las
características de la longitud de onda:
oMatiz. Cualidad del color percibida, relacionada con la longitud de onda
(azul, rojo, verde, amarillo, etc.).
oSaturación. Grado de pureza aparente de un color (azul cielo, azul
celeste, azul marino, etc.).
oBrillo o luminosidad. Intensidad percibida o reflejo aparente de un color,
la reflectancia o albedo (un estímulo azul fuerte se percibirá así en
función de la energía que desprende; así si ésta es mínima, parecerá
negro).

Los colores que poseen matiz y saturación son los cromáticos, y el blanco, el
negro y los grises son los colores acromáticos. La combinación de diferentes
matices, saturaciones y brillos permite la discriminación de una gran cantidad de
colores diferentes.

Los colores se pueden organizar y representar de diferentes formas. Las más

clásicas son:

•La rueda cromática . También llamada círculo de colores, organiza las
longitudes de onda del espectro de luz visible; es un círculo con todas las
longitudes de onda colocadas sobre la circunferencia que organiza las
longitudes de onda del espectro de luz visible. Permite representar el matiz y
la saturación de los estímulos de color y predecir el resultado de la mezcla
aditiva. La parte exterior de la rueda representa los colores monocromáticos
(producidos por una única longitud de onda) y los matices no espectrales
necesarios para completar el círculo. La parte interior representa los matices
no espectrales (que no se pueden describir en términos de una longitud de
onda única de una parte del espectro). Permite representar el matiz y la
saturación de los estímulos de color y predecir el resultado de la mezcla
aditiva.

•El huso o sólido cromático. Representación tridimensional que permite
representar el matiz, la brillantez y la saturación de todos los colores; equivale
a una serie de ruedas cromáticas apiladas una sobre otra. La brillantez
aparece a lo largo del eje vertical (va desde el blanco en la parte superior al
negro en la base); la saturación se muestra lateralmente con los colores más
saturados situados en el borde del círculo central y en el punto medio de la
distancia vertical entre el blanco y el negro; el matiz se representa a lo largo
del perímetro del uso. El sólido se afila en ambos extremos y no forma un
cilindro debido a que algunas combinaciones de saturación y luminosidad son
imposibles.

Características asociadas al color

Entre las características asociadas al color destacan las siguientes:
•Mezcla aditiva de colores. Se realiza mezclando luces de diferentes matices,
(por ejemplo proyectando la luz de distintos focos sobre la misma zona de
una pantalla blanca), obteniéndose una adición de la energía luminosa que

produce u n incremento de su brillantez. Cuando se mezclan colores
complementarios (el rojo con el verde y el amarillo con el azul) o bien los
colores primarios con la proporción adecuada, el resultado es el gris. Cuando
se mezclan colores no complementarios, el resultado es un color intermedio
que se parece más al color dominante de la mezcla.
•Postimágenes. Consisten en la persistencia de los efectos cromáticos del
estímulo visual después de su presencia física. Hay dos tipos de
postimágenes:

oPositivas. Se producen cuando la postimagen mantiene las mismas
características cromáticas y de blanco y negro que el estímulo original;
son poco frecuentes y transitorias.
oNegativas Se producen cuando la postimagen presenta las
características cromáticas y de blanco y negro del estímulo original
invertidas; son más frecuentes.
•Efectos de contraste. Se pueden dar dos tipos de efectos de contraste del

color:

oSimultáneo. Se produce cuando la apariencia de un color cambia si
está presente otro color al mismo tiempo. Por ejemplo, el color gris
neutro se ve ligeramente amarillo cuando está presente un fondo azul,
y parece ligeramente azul cuando está presente un fondo amarillo.
oSucesivo. Se produce cuando la apariencia de un color cambia si se ha
presentado otro color previamente. Es un tipo de postimagen negativa.

Teorías de la percepción del color

En el estudio de la percepción del color se han desarrollado básicamente dos

teorías:

•Teoría tricromática . Basada en las postulaciones de Young (1802) y
Helmholtz (1856), postula la existencia de tres tipos de receptores
(fotopigmentos que se segregan en tres tipos de conos) para cada uno de los
tres colores primarios (verde, clorolabio; rojo, eritrolabio; azul, cianolabio); los
matices resultado de la distribución de las luces espectrales y de sus mezclas
se pueden explicar a partir de la contribución proporcional apropiada de estos
receptores; así, por ejemplo, una estimulación del rojo produce una fuerte
activación de los receptores del rojo y una débil activación de los receptores
del verde y del azul. Estudios fisiológicos realizados posteriormente hacen
que esta teoría tenga aceptación al menos como parte de la explicación del
proceso retiniano.
•Teoría de los procesos oponentes. Basada en las postulaciones de Hering
(1878), postula la existencia de tres tipos de receptores independientes para
cada uno de los dos sistemas opuestos de colores: blanco-negro, rojo-verde,
azul-amarillo; cada par está asociado a dos cualidades únicas y el color o
matiz correspondiente se obtiene a partir del conjunto de receptores
activados; cuando se estimulan los dos opuestos con la misma intensidad, se
producen matices de gris.

Goldstein (1995) considera que las investigaciones posteriores al desarrollo
inicial de las teorías parecen indicar que ambas teorías de la visión del color son
correctas. La explicación es que si bien las teorías son diferentes, pueden ser
correctas de forma simultánea si describen lo que está ocurriendo en distintas
estructuras del sistema visual: la teoría tricromática explicaría cómo funcionan los

receptores, y la de los procesos oponentes, cómo lo hacen las células ubicadas a un
nivel superior.

Anomalías y defectos visuales

Podemos considerar el comportamiento del ojo como el de una cámara de
televisión que recoge las imágenes del exterior y las transmite al cerebro. Ambos
ojos están sincronizados para transmitir imágenes superpuestas. Si uno de ellos es
de mala calidad óptica (miopía, hipermetropía o astigmatismo), o si su movilidad es
anormal (estrabismo), se pierde la sincronización, y el cerebro, al recibir dos
imágenes de distinta calidad, selecciona la mejor, rechazando la defectuosa
(fenómeno de neutralización).
Si este defecto se perpetúa en el tiempo se llegará a la ceguera total del ojo
afecto. La prevención pasa por la detección precoz de la anomalía y su tratamiento,
mediante lentes si el defecto es de refracción, o tapando el ojo en caso de
estrabismo.

Lejos de incluir aquí la totalidad de patologías derivadas de un mal
funcionamiento del sistema visual, se expone una síntesis de las más
representativas, que se clasifican en cuatro grandes grupos.

Pérdidas moderadas de la visión

Se incluyen aquí los problemas visuales más generalizados derivados de un
mal enfoque de la imagen en la retina. La mayor parte de personas con problemas
de enfoque sólo sufre pérdidas moderadas de la visión que son fácilmente
corregibles mediante gafas o lentes de contacto. Las más frecuentes son:
•Miopía. Designa al ojo demasiado largo. Se produce cuando la imagen se
proyecta en un foco que está ligeramente delante de la retina; sus
consecuencias son una visión borrosa de los objetos que se encuentran
alejados. Se corrige con lentes cóncavos adecuados al grado de desviación.
•Hipermetropía. El ojo es demasiado corto. Se produce cuando la imagen se
proyecta en un foco que está ligeramente detrás de la retina; sus
consecuencias son una visión borrosa de los objetos que se encuentran
cercanos. Se corrige con lentes convexos adecuados al grado de desviación.
•Astigmatismo. Se produce cuando existe una mala curvatura de la córnea;
sus consecuencias son una visión mal enfocada de la imagen. Se corrige con
lentes que compensan la distorsión de la córnea.
•Estrabismo: Desviación manifiesta del paralelismo de los ojos. Se designa
indicando la dirección de la desviación (convergente, divergente, vertical).

Pérdidas severas de la visión

Se incluyen aquí una serie de situaciones en las que alguna enfermedad o
daño físico puede tener como consecuencia una disminución considerable de la
transmisión de la luz, que se puede manifestar en una pérdida severa de la visión o
en algunos casos, en la ceguera.
En términos de agudeza visual, la definición más generalizada de ceguera
considera ciega una persona que tenga una visión foveal deteriorada y que necesite,
aun después de la corrección con gafas o lentes de contacto, estar a una distancia
de unos 6,5 metros para ver lo que una persona con vista normal puede ver a unos

66,5 metros, aproximadamente. También se puede considerar ciega una persona
con visión normal en la fóvea, pero con una visión periférica pequeña o ausente.
Las pérdidas severas de la visión pueden ser ocasionadas, básicamente, por cuatro
factores:

•Afecciones y lesiones en la córnea. Las más características son las que se
producen cuando lesiones, infecciones o reacciones alérgicas producen en la
córnea la formación de tejidos cicatrizados y la pérdida de su transparencia.
•Ensombrecimiento de la lente. Se llama catarata. La causa más común es la
edad avanzada (catarata senil), si bien puede estar presente desde el
nacimiento (catarata c o n g é n i t a), deberse a otra enfermedad del ojo
(catarata secundaria) o estar causada por una lesión (catarata traumática). Su
único tratamiento posible es la cirugía.
•Daños en la retina. Afectan a la circulación retiniana o a la relación entre la
retina y el epitelio pigmentado, provocando una pérdida visual. Algunos
ejemplos son la retinopatía diabética y el desprendimiento de retina.
•Lesiones del nervio óptico. Impiden que se transmitan al cerebro los impulsos
nerviosos generados en la retina. El ejemplo más característico es el
glaucoma, que ocasiona la degeneración de las fibras del nervio óptico que
llevan a la ceguera.

Detección de las alteraciones

1. Exploración de la agudeza visual.

Un método simple para detectar la anomalía de un ojo consiste en mirar un rótulo o
dibujo, cubriendo un ojo y juego el otro.

1.1. Test para la visión lejana:

Se utilizan los optotipos de Snellen, que son unas láminas con figuras o letras
en negro sobre fondo blanco.
Las láminas de cuadrados incompletos tienen la ventaja de ser útiles incluso para
analfabetos; constan de varias líneas de cuadrados, de distinto tamaño, a los que les
falta un lado. Generalmente se colocan a 6 m de distancia del sujeto, dependiendo
del tamaño de la línea inferior.
Hay comercializadas unas en las que la línea inferior corresponde al tamaño
considerado como visión normal a 5 m de distancia. La inmediata superior debiera
percibirse a 7,5 m. la superior a 10 m. y así hasta ocho líneas.
Si no se dispone de estas tablas puede confeccionarse la línea inferior dibujando de
seis a diez cuadrados a los que les falte un lado en distinta posición. Cada lado
mide, aproximadamente, 8 mm. de largo por 2 mm. de ancho, y queda así una
abertura de 4 mm. entre los dos lados paralelos.
Para pasar la prueba se coloca la lámina en una pared bien iluminada, a la altura de
los ojos. Se sitúa a éste a 5 m de distancia y se le pide que indique dónde falta el
lado o hacia dónde señala la abertura. Se examina separadamente cada ojo,
cubriendo el otro.

Si puede ver las letras que deben observarse a 5 m, se dice que tiene agudeza de
5/5=1. Si sólo ve la línea que debiera ver a 7,5 m, su agudeza será de 5/7,5=2/3, y
así sucesivamente. Hasta los seis años, aproximadamente, no se desarrolla
totalmente la agudeza visual.

1.2. Test para la Visión Próxima:

Se utilizan escritos impresos (optotipos de Jaeger) o la letra E en distintas
posiciones, de diversos tamaños.

2. Exploración del campo visual o conjunto de puntos del espacio capaz de abarcar
un ojo inmóvil.

2.1. Test de confrontación:

Se coloca al u o a una distancia de 50 cm. del explorador. Mientras se vigila
la inmovilidad del ojo explorado, se desplaza nuestra mano desde fuera hacía
adentro. El indicará cuándo ve aparecer los dedos y se confronta con nuestro campo
visual.

Anomalías en la percepción visual

Tienen como consecuencia una percepción visual distorsionada. Su origen
puede ser un mal funcionamiento o una patología cortical más o menos grave de los
mecanismos visuales, asociados a un trastorno psicológico más o menos severo.
Entre ellas destacan:

•Las ilusiones visuales. Debidas normalmente a una patología cortical,
consisten en una modificación en la percepción visual de la forma, los
contornos, el tamaño, el número o el movimiento de los objetos o de las
personas. No se incluyen aquí las ilusiones visuales producidas por las
características de los estímulos.
•Las agnosias. Perturbaciones o trastornos de las funciones perceptivas de la
vía visual, sin aparente déficit de la visión ni de los mecanismos neurales y
corticales relacionados, que producen una distorsión en el reconocimiento de
los objetos, los rostros (p r o p a g n o s i a), las formas, los colores o los
datos espaciales.

Anomalías en la percepción del color.

Su existencia contribuye al estudio de las teorías explicativas del color. Las
más representativas son las siguientes:
•Acromatopsia. Se produce cuando el sujeto carece de conos funcionales y
sólo dispone de la visión a través de los bastones, es decir en blanco y negro
o en matices de gris; de los sujetos que padecen esta anomalía se dice que
tienen «ceguera al color» o que son monocromáticos, ya que carecen de
respuesta cromática, que en ocasiones va unida a otras disfunciones visuales
como poca agudeza visual y una gran sensibilidad a la luz diurna. Es una
anomalía severa pero muy poco frecuente.
•Dicromatismos. Se producen cuando el sujeto carece de un fotoreceptor;
existen tres tipos de dicrómatas:
•Deuteranopas. Su visión es insensible al verde.
•Protanopas. Su visión es insensible al rojo.
•Tritanopas. Menos frecuentes, su visión es insensible al azul y al amarillo.

Exploración de la visión cromática

La ausencia o defecto de un tipo de conos produce incapacidad para
distinguir unos colores de otros.

•Método de confusión. Se usan lanas u objetos de distintos colores y tonos.
Debe seleccionar los que sean similares a uno dado.

•Láminas de Stilling e Ishihara: En ellas hay números o figuras con un color y
a su alrededor otros círculos de otros colores.

Educación de la vista

En términos generales, todos los ejercicios tienen un objetivo común: pasar
del mirar al ver, es decir, de lo pasivo a lo activo, provocando un tropismo o
movimiento del sujeto hacia el objeto, usando exhaustivamente el sentido de la vista.

Conocimiento y familiaridad con el objeto, fenómeno o situación, alcanza a
todos los aspectos que pueden abarcarse con la vista: comprobar todos los matices,
cromáticos, de volumen, distancia, de tamaño; llegar con la vista a todos los
recovecos, intersticios, puntos. Con ello se introduce en e¡ espíritu científico, en el
que la observación deja de ser ocasional para ser sistemática, y de ahí, a la
comprobación.

Aprender a comparar visualmente, a clasificar, a graduar, a hacer escalas, a
diferenciar, a encontrar semejanzas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->