Sistemas Eléctricos

de Distribución
EDITORIAL
REVERTÉ
Juan Antonio Yebra Morón
Sistemas Eléctricos
de Distribución
Barcelona Bogotá Buenos Aires Caracas México
2009
Título de la obra
Sistemas Eléctricos de Distribución
© Juan Antonio Yebra Morón
D.R. © 2009
Diseño y formación
Reverté-Aguilar, S.L.
www.reverte-aguilar.com
Diseño de cubierta
Rogelio Covarrubias Romo
© REVERTÉ EDICIONES, S.A. DE C.V. y EDITORIAL REVERTÉ, S.A.
Río Pánuco No. 141, Col. Cuauhtémoc Loreto 13-15 Local B
06500 México, D.F. 08029 Barcelona, España
T. + (52) 55 5533.5658 T. (3493) 419.33.36
F. + (52) 55 5514.6799 F. (3493) 419.51.89
reverte@reverte.com.mx reverte@reverte.com
www.reverte.com www.reverte.com
ISBN 978-607-7815-00-6 México
ISBN 978-84-291-3029-4 España
Primera edición, 2009
Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta
obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento
informático, la fotocopia o la grabación, sin la previa autorización por escrito del editor.
Impreso en México. Printed in Mexico.
Programas Educativos, S.A. de C.V.
Calz. Chabacano 65-A, Col. Asturias
México, D.F.,
Fecha: Julio 2009
Tiro: 1,000 ejemplares
PRÓLOGO
El libro que tienes en las manos, aborda técnicamente un tema muy importante para la ingeniería
eléctrica: las Redes Eléctricas de Distribución, el cual, domina ampliamente su autor el Ing. Juan
Antonio Yebra Morón, como producto de su amplia experiencia en el ramo y de los estudios propios
de su carrera en Ingeniería Eléctrica, que realizó en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y
Eléctrica (ESIME) del Instituto Politécnico Nacional.
Su gran trayectoria laboral de más de 30 años en el sector eléctrico de México, específicamente en
la Gerencia de Distribución y Transmisión de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, le concedie-
ron la virtud de saber conjugar la teoría con la práctica en sus tareas encomendadas, apoyado desde
luego, en sus estudios de especialización sobre la materia de Distribución Eléctrica, que realizó en
diferentes instituciones tanto en nuestro país como del extranjero.
Por ello con el profesionalismo que le caracteriza, impartió la cátedra de Redes de distribución en
la misma ESIME, participó como ponente en varios foros y seminarios en México, acumulando un
sinnúmero de experiencias y conocimientos sobre el tema abordado en este libro.
Con mucha claridad e inteligencia, el Ing. Yebra, nos ofrece sus valiosos conocimientos sobre las
Redes Eléctricas de Distribución, en una forma ordenada, explícita, actualizada y perfectamente estruc-
turada, partiendo de los antecedentes históricos de la distribución eléctrica; pasando por los fundamen-
tos y bases teóricas generales, hasta llegar a desglosar ampliamente todas y cada una de las aplicaciones
reales, la problemática que sobre la materia a diario enfrentan los profesionales, así como las alternati-
vas de solución que requieren durante el proceso de distribución.
Por lo anterior, podemos considerar sin temor a equivocaciones, que el compendio de información
técnica que aquí se presenta, es un instrumento de gran utilidad para orientar los esfuerzos de los estu-
diantes de Ingeniería Eléctrica y una importante fuente de consulta para los profesionistas involucra-
dos en el proceso de distribución de la energía eléctrica.
Ing. Raúl González Apaolaza
Junio de 2009.
PREFACIO
La economía de cualquier país gira alrededor de insumos prioritarios para su desarrollo, así como de
la capacidad de trabajo de sus ciudadanos y de su preparación cultural y tecnológica, por esta razón el
conocimiento de las distintas técnicas que permitan desarrollarse eficientemente, es una necesidad
que obliga a los ingenieros a conocer de una manera precisa las técnicas requeridas para llevar a buen
fin los procesos requeridos. El manejo adecuado de los sistemas eléctricos no es la excepción, por tal
motivo el diseño correcto de los sistemas eléctricos, demanda tener técnicos bien capacitados en el
uso de todas las tecnologías que entran en juego para lograr un sistema eficiente, esto por el bien de la
economía en general y por el de la comodidad de los ciudadanos.
La distribución de energía eléctrica es un tema de gran importancia dentro de los estudios de la
carrera de ingeniería eléctrica y dentro del ejercicio mismo de la profesión, y aún cuando hace algún
tiempo todavía se le consideraba como una pequeña rama dentro de este campo del conocimiento,
actualmente ya se le puede catalogar como una especialidad con problemas, planteamientos y solu-
ciones propias. Este cambio no ha sido espontáneo ni brusco, sino que ha sufrido una evolución cons-
tante acorde con los cambios de la tecnología, lo que ha obligado a los especialistas en esta materia a
ajustarse a nuevas técnicas y al uso de materiales y equipos que les ayuden a cumplir su cometido:
distribuir la energía eléctrica de manera óptima.
Este libro es el resultado de más de treinta años de experiencia dentro de la industria eléctrica de
México, específicamente dentro de Luz y Fuerza del Centro, en donde tuve la fortuna de laborar,
prestando mis servicios en la Gerencia de Distribución y Transmisión y en la Gerencia de la División
Pachuca; asimismo, y de forma casi paralela, tuve la oportunidad de impartir la cátedra de Redes de
Distribución en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, del Instituto Politécnico
Nacional en México, en donde nació la idea de ordenar los apuntes del curso en un libro bien estruc-
turado que le sirviera a los jóvenes estudiantes de la carrera de Ingeniería Eléctrica y a los profesiona-
les encargados de las redes de distribución de energía eléctrica, preocupados por conocer las bases
teóricas de los problemas que diariamente resuelven.
Para llegar al estado actual de evolución ha sido necesario construir todos y cada uno de los esca-
lones de la pirámide con el esfuerzo y la dedicación de un gran número de ingenieros, quienes con su
trabajo desarrollado en empresas eléctricas, en centros de investigación y en universidades resolvie-
ron problemas de esta especialidad; del trabajo de estos investigadores recopilado de numerosas
VIII PREFACIO
publicaciones, según puede observarse en la bibliografía, menciono a los siguientes como un pequeño
reconocimiento a su ardua labor: F. H. Buller, C. A. Woodrow, M.H. Mc Grath, Miles Maxwell, Her-
mann W. Reichenstein, Luis Torres Casabona y José V. Schmill por su contribución al análisis de los
problemas de las redes de distribución.
Mencionar a todos aquellos ingenieros electricistas con los que trabajé y de los que tuve la oportuni-
dad de adquirir algún conocimiento, llenaría muchas paginas, sin embargo, deseo manifestar mi más
considerado agradecimiento hacia aquellas personas que en un cierto momento fueron mis jefes en la
empresa que quiero tanto y a la que le debo todo lo que soy profesionalmente y que me distinguieron
con su confianza y respeto: David Luce Vázquez, Carlos Thompson Durand, Raúl Gallardo Fernández,
Enrique Limas Betancourt, Juan Sour Kim, Feliciano N. Espriella Miranda, Joaquín del Castillo Padilla,
José Luis Benítez Fuentes, Oscar Luce González, Keneth Smith Jacobo, Mardoqueo Staropolsky Noval-
sky, Juan Eibenshutz Hartman, Jorge Gutiérrez Vera, Manuel Marco Aguilar, Roberto Espinosa Lara,
Cristóbal Berumen Sigala, Jorge García Ochoa, Humberto Solórzano Araujo, José Cuan Morales, Álva-
ro Gaona de la Fuente, José Luis Alegría Iturrioz, Agustín Torres Leal, Manuel Pacheco Merlín, Rafael
Ortega Ramírez, Luis Tirado Lázaro, Jaime Martínez Granados y Mario Alberto Ramírez Rico, todos
ellos de Luz y Fuerza del Centro.
Asimismo, deseo manifestar mi agradecimiento de una manera muy especial al ingeniero Enrique Villa-
nueva Landeros, Exdirector de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, al ingeniero Jorge Gutierrez Vera,
actual Director General de Luz y Fuerza del Centro; al ingeniero Raúl González Apaolaza, Exdirector del
METRO en la ciudad de México y Exsecretario de Educación Publica del Estado de Hidalgo, al Ing. Gil-
berto Enríquez Harper jefe de la Unidad de Ingeniería Especializada, de la Comisión Federal de Electrici-
dad; así como a los ingenieros: José Luis Benítez Fuentes, Manuel Marco Aguilar, Manuel Martínez
Zúñiga, Andrés Chávez Sañudo y Cesar Osorio Hernández, que ocuparon puestos muy importantes en Luz
y Fuerza del Centro, ex jefes directos y/o amigos míos, que siempre vieron algo de valor en mi persona, que
me prodigaron ayuda académica y profesional, y quienes con su ejemplo de trabajo han señalado el camino
de esfuerzo y dedicación que debe seguir todo profesional a lo largo de su vida activa. De igual manera todo
mi agradecimiento a los Doctores en Ingeniería Eléctrica: Jaime Ávila Rosales (qepd), Daniel Olguín Sali-
nas, Ricardo Mota Palomino, Alfredo Nava Segura, Isaac Jiménez Lerma, Raúl Velásquez y Adrián Inda
Ruiz, así como al M. en C. Miguel Ángel Ávila Rosales y al Ing. Manuel Bravo, con quienes tuve oportuni-
dad de convivir en la Sección de Graduados de la ESIME del IPN. Asimismo, deseo agradecerle al Ing.
Ernesto Ponce Jiménez, compañero de trabajo en la Dirección de Tecnología Educativa, de la Secretaría DE
Educación Pública de Hidalgo, por su invaluable ayuda en la digitalización y observaciones a esta obra.
Finalmente, deseo agradecer la amistad y el respaldo profesional de los siguientes ingenieros, que
estoy seguro les llenará de orgullo y alegría la edición de este libro y de los que siempre he recibido
innumerables muestras de afecto: Felipe Pérez Flores, Felipe Martínez Cruz, Ernesto Mota Palomino,
Alberto Riancho Rodríguez, Germán Porraz Sánchez, Sergio Carranza Ramírez, Armando Basave Car-
vajal, José Arzate Barbosa, Pedro Yebra Morón, Pedro Torres Lemaire, Jorge Lerma Guapo, Alfonso
Ávila Ramírez, Julio Luna Castillo, Alfredo García Macias, Jorge Chapa de la Torre, Ángel Larios San
Juanico, Juan Botello Barrón, Salvador Polo Yánez, Alfredo Juárez Torres, Cecilio Vera Espinosa,
Pedro Velarde López, Bruno Chávez Aguilar, Rubén López Aguilera, Carlos Escudero Pérez y Gui-
llermo Alger Pineda, con una atenta disculpa para todos aquellos compañeros a los que por el momento
no recuerdo su nombre, pero que también me han dado su amistad y afecto.
Juan Antonio Yebra Morón
Junio de 2009
Índice de contenidos
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VII
Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución . . . . . . . . . 1
1.1 Def i ni ci ón de un si st ema de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.2 Obj et i vo de l a di st ri buci ón de energía el éct ri ca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3 Ant ecedent es hi st óri cos de l as redes el éct ri cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.4 Ant ecedent es hi st óri cos en Al emani a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.5 Ant ecedent es hi st óri cos en Est ados Uni dos de Nort eaméri ca . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.6 Ant ecedent es hi st óri cos en Japón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.7 Ant ecedent es hi st óri cos en l a Repúbl i ca Mexi cana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.8 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Capítulo 2 Clasificación y elementos constitutivos de
los sistemas de distribución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.1 Cl asi f i caci ón de l os si st emas de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
2.2 Pri nci pal es el ement os const i t ut i vos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
2.3 Líneas pri mari as de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
X Índice de contenidos
2.4 Transf ormadores de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
2.5 Redes secundari as de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.6 Acomet i das . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.7 Mont aj es pri nci pal es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.8 Est ruct uras pri nci pal es. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.9 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Capítulo 3 Características de la carga. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3.1 Int roducci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
3.2 Carga El éct ri ca, Demanda y Demanda Máxi ma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
3.3 Fact or de Demanda y Fact or de Ut i l i zaci ón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
3.4 Fact or de Carga y Fact or de Pérdi das . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
3.5 Fact or de di versi dad, Fact or de coi nci denci a y Di versi dad de l a carga. . . . . . . . 50
3.6 Demanda Coi nci dent e . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.7 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3.8 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Capítulo 4 Cálculo de Alimentadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
4.1 Obj et i vo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
4.2 Impedanci as de secuenci a de al i ment adores aéreos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
4.3 Capaci dad de conducci ón de al i ment adores aéreos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
4.4 Al i ment adores con carga concent rada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
4.5 Al i ment adores con carga di st ri bui da . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
4.6 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
4.7 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Capítulo 5 Cálculo de corto circuito. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
5.1 Int roducci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
5.2 Ti pos de f al l a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
5.3 Fact ores que i nf l uyen en l a severi dad de l a f al l a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Índice de contenidos XI
5.4 Corri ent es de cort o ci rcui t o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
5.5 Técni cas para l i mi t ar l as corri ent es de cort o ci rcui t o en si st emas
de di st ri buci ón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
5.6 Si st emas en por uni dad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
5.7 Impedanci a de l a f uent e. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
5.8 Impedanci a de l a f al l a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
5.9 Procedi mi ent o de cál cul o de corri ent es de cort o ci rcui t o . . . . . . . . . . . . . . . . 119
5.10 Fórmul as para cál cul os de cort o ci rcui t o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
5.11 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
5.12 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
Capítulo 6 Cables aislados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
6.1 Ant ecedent es hi st óri cos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
6.2 General i dades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
6.3 Conduct ores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
6.4 Ai sl ami ent os . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
6.5 Pant al l as . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
6.6 Cubi ert as prot ect oras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
6.7 Esf uerzos el ect rost át i cos en cabl es ai sl ados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
6.8 Pérdi das di el éct ri cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
6.9 Capaci dad de conducci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
6.10 Comport ami ent o de l os cabl es ai sl ados ant e corri ent es de cort o ci rcui t o . . . . 169
6.11 Resi st i vi dad t érmi ca del suel o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
6.12 Sel ecci ón de ni vel es de ai sl ami ent o de cabl es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
6.13 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
6.14 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
Capítulo 7 Compensación de potencia reactiva en líneas de
distribución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
7.1 Ant ecedent es. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
7.2 Al i ment ador con carga concent rada en su ext remo f i nal . . . . . . . . . . . . . . . . 191
7.3 Ef ect o de l a compensaci ón de pot enci a react i va. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
XII Índice de contenidos
7.4 Al i ment ador con carga uni f ormement e di st ri bui da. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
7.5 Al i ment adores con cargas di st ri bui das al azar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
7.6 Al i ment adores con dos bancos de capaci t ores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
7.7 Al i ment adores con n bancos de capaci t ores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
7.8 Ahorros monet ari os . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
7.9 Coment ari os sobre el f act or de pot enci a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
7.10 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
Capítulo 8 Transformadores de distribución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
8.1 Int roducci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
8.2 Sel ecci ón de l a capaci dad de un t ransf ormador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
8.3 Caract eríst i cas general es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
8.4 Conexi ones de t ransf ormadores t ri f ási cos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
8.5 Ferrorresonanci a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
8.6 Corri ent es ci rcul ant es en un devanado del t a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
8.7 Prot ecci ón cont ra sobret ensi ones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
8.8 Prot ecci ón cont ra sobrecorri ent es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
8.9 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
8.10 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
Capítulo 9 Protección contra sobretensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
9.1 Sobret ensi ones en si st emas de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
9.2 Cl asi f i caci ón de si st emas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
9.3 Ori gen y caract eríst i cas de l as descargas at mosf éri cas. . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
9.4 Ef ect o de l as descargas at mosf éri cas en l os si st emas aéreos
de di st ri buci ón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
9.5 Breve hi st ori a de l os apart arrayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
9.6 El ement os de prot ecci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
9.7 Térmi nos asoci ados con apart arrayos aut oval vul ares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
9.8 Prot ecci ón de ci rcui t os aéreos de di st ri buci ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
9.9 Prot ecci ón de equi po el éct ri co . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
Índice de contenidos XIII
9.10 Coordi naci ón de Ai sl ami ent o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
9.11 Prot ecci ón de acomet i das aerosubt erráneas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
9.12 Mét odos al t ernos para prot eger acomet i das aerosubt erráneas. . . . . . . . . . . . 276
9.13 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
9.14 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
Capítulo 10 Protección contra sobrecorrientes . . . . . . . . . . . . . . . . 283
10.1 General i dades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
10.2 Prot ecci ón con rel evadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
10.3 Prot ecci ón con f usi bl es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
10.4 Prot ecci ón con rest auradores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314
10.5 Prot ecci ón con secci onadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318
10.6 Cuest i onari o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
10.7 Ref erenci as bi bl i ográf i cas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
1.1 Definición de un sistema de distribución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.2 Objetivo de la distribución de energía eléctrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3 Antecedentes históricos de las redes eléctricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.4 Antecedentes históricos en Alemania. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.5 Antecedentes históricos en Estados Unidos de Norteamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.6 Antecedentes históricos en Japón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.7 Antecedentes históricos en la República Mexicana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.8 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
CAPÍTULO 1
Fundamentos de los sistemas de distribución
2 Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución
1.1 Definición de un sistema de distribución
1.2 Objetivo de la distribución de energía eléctrica
1.3 Antecedentes históricos de las redes eléctricas 3
distribución éstas deben construirse y operarse con personal especializado que realice estas acti-
vidades con calidad y de manera confiable. Cabe señalar que una red eléctrica bien diseñada,
construida, mantenida y operada, es garantía de un buen servicio para el cliente.
El nacimiento de las redes eléctricas en el mundo comprende el lapso de 1860 a 1885, época en
que se logró conjuntar los distintos componentes de un sistema eléctrico ya existentes, o inventar
los que se requirieron en ese periodo, a fin de poder armar una red de distribución que pudiera
alimentar la carga comprendida por: el alumbrado, la calefacción y los motores eléctricos de las
ciudades más importantes del mundo de aquellos años. Derivado de esto se inició una nueva
industria, la industria eléctrica que sería columna vertebral del desarrollo económico del mundo.
Los pioneros en la construcción de los generadores eléctricos fueron: Ritchie, Saxton y Clarke en
la Gran Bretaña, Pixii en Francia, Siemens en Alemania y Pacinotti en Italia, quienes realizaron
intentos por desarrollar generadores de corriente directa con imanes permanentes, pero desafor-
tunadamente sólo pudieron generar pequeñas corrientes, debido a la limitada potencia de los ima-
nes. La mejora a este diseño rudimentario se presentó en 1866 cuando se inventó la dinamo, un
generador que utiliza electroimanes para generar un campo magnético más intenso. No menos
de seis diseños fueron creados por inventores de diferentes países: Wilde, Varley and Wheatstone
en Inglaterra, Siemens en Berlín y Farmer en los Estados Unidos. Wilde hizo la siguiente profe-
cía: “La transformación de la energía mecánica en otras formas de energía, a gran escala, con
estos simples medios encontrará nuevas aplicaciones destinadas a la vida diaria de millones de
seres humanos”. Adicionalmente, fue Zenobe Thephile Gramme, de Bélgica, quien inventó una
dinamo más eficiente que las anteriores en el año de 1870, y a quien también se le atribuye haber
iniciado el uso de motores eléctricos para fines industriales y el primer sistema de alumbrado
público con lámparas de arco en el año de 1878. Finalmente, en el año de 1878, Thomson y
Houston en los Estados Unidos y Wilhelm Siemens en Alemania construyeron generadores aun
más eficientes que el construido por Gramme. En el año de 1881 la Compañía Siemens estable-
ció la primera estación generadora en el pequeño poblado de Godalming en el sur de Inglaterra.
Así durante los últimos 20 años del siglo XIX, en la medida en que la máquina eléctrica se
cimentó como un producto comercial, la industria de manufactura se consolidó en la forma de
gigantescas organizaciones.
Todos los generadores anteriormente descritos eran máquinas de corriente directa; sin
embargo, esta tecnología tenía la desventaja de no poder transmitir la energía a grandes distan-
cias, al no poder elevar la tensión y reducir las pérdidas por efecto Joule. La solución a este pro-
blema se encuentra en la aplicación del transformador, máquina inventada de manera
independiente por Faraday y Henry en 1831 y que trabaja con corriente alterna. Con esta idea en
mente John Gibbs de Inglaterra y Lucien Gaulard de Francia, en forma conjunta, desarrollaron y
patentaron un “sistema de distribución de corriente alterna”, basado en el transformador de
corriente alterna. En el año de 1885 las patentes fueron compradas por George Westinghouse,
conocido hombre de negocios y fabricante de equipo eléctrico de los Estados Unidos de Nortea-
mérica, quien desafió exitosamente a Edison con su sistema de corriente directa. El éxito de la
1.3 Antecedentes históricos de las redes eléctricas
4 Capítulo 1 Fundament os de los sist emas de dist ribución
corriente alterna como medio para generar, transmitir y distribuir la energía eléctrica quedó con-
solidado con la aplicación de los campos eléctricos rotatorios en los generadores de corriente
alterna, y por la invención de los motores de corriente alterna del Croata, nacido en Estados Uni-
dos, Nikola Tesla. Para mediados de la década de 1890, era claro que la corriente alterna había
ganado la batalla; la energía eléctrica producida en grandes cantidades y transmitida a grandes
distancias, había encontrado una gran cantidad de aplicaciones y era la base de la operación de un
gran número de industrias.
Entre las primeras y más obvias aplicaciones de la energía eléctrica estaba el alumbrado. Desde
1808 Humphry Davy en Inglaterra, había desarrollado exitosamente la lámpara de arco; pero, no
fue sino hasta 1860 que se tuvo un diseño capaz de competir con las lámparas de petróleo para
alumbrado público, siendo en el año de 1878, en la ciudad de Paris, donde se aplicó la lámpara de
arco por primera vez, desplazando al alumbrado con gas. Sorprendentemente, en el mismo año,
Siemens en Alemania, también desarrolló un diseño exitoso de una lámpara de arco. Pero el diseño
desarrollado por el inventor norteamericano Charles F. Brush, fue más barato y mas robusto que los
de los inventores europeos, y fue rápidamente introducido en la mayoría de las grandes ciudades de
Norteamérica y de Europa. Las lámparas de arco fueron usadas ampliamente en: alumbrado públi-
co, grandes tiendas, edificios públicos, fábricas, etc. Debido a que su luz era muy intensa para el
alumbrado de casas habitación, la lámpara de arco no fue usada para este propósito, hueco que
finalmente fue llenado con la lámpara incandescente de Edison. En Inglaterra en 1878, Joseph Wil-
son Swan desarrolló un bulbo de vidrio herméticamente sellado, similar al desarrollado y patentado
por Edison en los estados Unidos de América en 1879.
Los trenes y tranvías fueron de las primeras aplicaciones de la electricidad. En el año de 1879
Siemens y Halske realizaron una demostración de un tren eléctrico en la “Exposición de Comer-
cio de Berlín”; un año más tarde, Edison realizó experimentos en su laboratorio en Menlo Park,
en New Jersey. Posteriormente, en el año de 1880, Frank Sprague, en los Estados Unidos de
Norteamérica, desarrolló el trolley para llevar la energía desde una subestación de potencia a un
vehículo con un potente motor eléctrico como medio de transporte. Durante la década de 1890,
Estados Unidos y Alemania tomaron el liderazgo en lo que se refiere a la electrificación de sus
trenes y tranvías. La otra aplicación importante de la electricidad se llevó a cabo en las indus-
trias. Los primeros motores usaban corriente directa, y tenían severas limitaciones, hasta que en
1885, Nikola Tesla desarrolló los motores de corriente alterna que probaron ser mas confiables,
eficientes y baratos.
Esta explosión innovadora proporcionó la base para la creación de nuevas industrias encarga-
das de la manufactura de equipo eléctrico para la propia industria y de aparatos para los hogares,
así como de equipo y máquinas eléctricas para realizar la generación, transmisión y distribución.
En los Estados Unidos las venas anuales de la industria de manufactura eléctrica creció de una
cantidad despreciable en 1880 a más de 100 millones de dólares en 1990; en Alemania, en 1882,
el número total de empleados en la industria eléctrica también era despreciable, pero para el año
de 1895 llegaba a 15,000 y para 1907 a 50,000. De todo esto se concluye que a pesar de que
Inglaterra inicialmente tomó un liderazgo importante en los avances científicos y tecnológicos de
la electricidad, fueron en los 20 últimos años del siglo XIX Estados Unidos y Alemania quienes
tomaron la delantera, dejando a Francia y a Inglaterra en un plano secundario. Cabe señalar que
el éxito de los Estados Unidos y Alemania, más que en el aspecto de los inventos se centró en el
1.4 Antecedentes históricos en Alemania 5
desarrollo comercial que llevaron a cabo. Este desarrollo fue sobresaliente en ciudades del este
de Norteamérica y en Alemania en la ciudad de Berlín.
Por lo que se refiere a Alemania, fue la ciudad de Berlín a la que se le consideró la capital eléctri-
ca de Europa, conocida como “la Elektropolis”, por su gran desarrollo tecnológico, en el periodo
comprendido de 1890 a 1913. En esos años la industria eléctrica de Berlín fue el motor que
movió la economía de Alemania. En 1895 Berlín tenía el 52% del total del número de empleados
de Alemania, y el 50 % en 1936. Dos gigantescas empresas dominaban la industria eléctrica:
Siemens & Halske, S&H, fundada en 1840, y Allgemeine Elektrizitats Gesellschaft también
conocida como AEG.
El que la ciudad de Berlín haya alcanzado este status no fue un accidente, sino, el producto de
más de 50 años de planeación de parte del Estado Alemán. Bajo el control de Federico el Grande,
Prusia buscó ampliar su poder industrial y militar a través del fortalecimiento sistemático de su
educación tecnológica. En el año de 1778 se fundó la Academia de Minas de Berlín, y la Acade-
mia de Berlín en 1789, la que más tarde llegaría a ser la Universidad Técnica de Charlottenburg.
Éstas tenían una marcada tendencia humanista, especialmente en la enseñanza de Filosofía; sin
embargo también se enseñaba Física y Química desde su inicio. Posteriormente, en 1814, se ini-
ció la enseñanza del conocimiento técnico, y en 1827 la enseñanza de las matemáticas. A media-
dos de la década de 1820, Berlín tenía el sistema de educación técnica más efectivo del mundo.
Además del grupo de científicos alemanes que realizaron aportaciones valiosas a la ciencia,
como Gauss y Weber, una figura muy reconocida a nivel mundial es Werner Von Siemens, hom-
bre con gran espíritu de lucha que fue factor principal para este desarrollo tecnológico Nació
cerca de Hanover en 1816, hijo de un campesino que tuvo 14 hijos, quien era jefe de una familia
de escasos recursos. Once de sus hermanos más tarde trabajarían con él en la empresa que fundó.
Llegó a Berlín en 1834, a la edad de 17 años, y en virtud de carecer de los medios económicos
para pagarse una educación técnica, se enroló en el ejército, en donde cursó estudios técnicos en
la Escuela de Artilleros, en donde obtuvo el grado equivalente a una educación universitaria. Fue
en el año de 1846, cuando laboraba en el ejército con el grado de teniente, que llegó a entrar en
contacto con el telégrafo eléctrico, que era un elemento de mucha importancia para el ejército
prusiano, por razones de seguridad nacional. Fue en esa época que Siemens conoció a Johan
Halske, técnico de la Sociedad de Física de Berlín, y juntos decidieron formar la sociedad Sie-
mens &Halske, compañía que resultó ser muy fructífera por la unión de las habilidades de ambos
socios. Halske era un técnico muy hábil, cuya capacidad se consideraba que estaba entre la que
tiene un relojero y un ingeniero mecánico; por su parte Siemens era un hombre con una gran
inventiva.
Los primeros negocios de Siemens &Halske se basaron casi exclusivamente en las exigencias
del Gobierno Prusiano, los ferrocarriles y el telégrafo. Les tomó 20 años, hasta 1866, entre otros,
inventar una dinamo eficiente. Siemens inmediatamente comprendió la importancia de su
invento, y la calificó como el pivote de una gran revolución tecnológica. En 1878, Siemens desa-
rrolló una lámpara de arco eléctrico; en 1879, un prototipo de un tren eléctrico, que fue exhibido
1.4 Antecedentes históricos en Alemania
6 Capítulo 1 Fundament os de los sist emas de dist ribución
en la exposición de Berlín, y en 1881 puso en servicio el primer tranvía eléctrico. Fue en este
momento cuando empezó la verdadera expansión de la empresa: entre 1881 y 1890, la plantilla
laboral creció de 870 a 3,000 empleados. Una característica fundamental, que desde su inicio
manifestó esta empresa, fue el anteponer los logros científicos y técnicos sobre las ganancias
económicas.
En ese tiempo apareció en escena la empresa Allgemeine Elektrizitats Gesellschaft, AEG,
fundada por el ingeniero Emil Rathenau, perteneciente a una familia de gente de negocios de
Berlín, nacido en 1838. Desde el inicio vislumbró la magnitud que representaba la lámpara
incandescente de Edison, y le compró los derechos para usarla en Alemania. Su interés original
se centró en las redes de distribución y en las instalaciones eléctricas; pero también comprendió
que necesitaba la experiencia de Siemens en la fabricación de equipo eléctrico. De esta manera
en 1887 se firmó un acuerdo de colaboración en el que fundamentalmente S&H se comprometía
a suministrar el equipo eléctrico, y en trabajar en forma coordinada para llevar a cabo la electrifi-
cación de Alemania. A partir de ese momento la empresa AEG se concentró en lo referente al
desarrollo de la tracción y el alumbrado eléctrico. El paso de la distribución con corriente directa
a corriente alterna, creo una segunda revolución tecnológica, ya que la energía podía ahora trans-
mitirse a grandes distancias, lo cual fue demostrado en la Exposición Electrotécnica de Frankfurt
en 1891. Fue la empresa AEG en Europa la que realizó las innovaciones críticas de los motores y
generadores de corriente alterna, y de los transformadores, tan necesarios para la distribución de
energía eléctrica. La primera subestación de potencia construida en Berlín, estaba prácticamente
junto a la fábrica de AEG. De hecho la empresa distribuidora de energía eléctrica, la “Compañía
Eléctrica de Berlín”, BEW, fue propiedad de AEG hasta el año de 1915 cuando se vendió al
gobierno municipal.
Es indudable que la distribución de energía eléctrica no hubiera crecido de la manera tan vertigi-
nosa como lo hizo, no sólo en los estados Unidos sino en el mundo, sin la presencia de Thomas
Alva Edison. Edison nació el 11 de febrero de 1847 en la pequeña ciudad de Milán, en el estado
de Ohio. A los ocho años y medio de edad realizó su primera incursión por la escuela, la que fue
un fracaso, ya que su profesor lo tildó de “estéril e improductivo”. Aseveración bastante alejada
de la real capacidad del niño quien tan sólo 26 años después proyectaría y construiría la primera
red de distribución del mundo. Se le considera como el inventor más grande que ha visto el
mundo, iluminó para siempre la noche del hombre; fue un ser polifacético, inventó el fonógrafo,
convirtió al telégrafo en un instrumento maravilloso, he hizo del teléfono el aparato practico que
utilizamos. Durante la primera guerra mundial diseñó aparatos defensivos para detectar torpedos
y cambiar automáticamente el rumbo de los buques amenazados, diseño las primeras casas pre-
construidas, fabricó la primera muñeca parlante, diseñó luces portatiles para los bomberos y pre-
sagió el advenimiento de la era nuclear.
1.5 Antecedentes históricos en Estados Unidos
de Norteamérica
104 Capítulo 5 Cálculo de cort o ci rcuit o
Y el valor de la tensión e es:
Tabulando los valores de las componentes de corriente directa y alterna, así como de la corriente total
de la falla (i) y la tensión (v) para diferentes tiempos (t), se tiene la siguiente tabla:
Graficando estos valores se obtiene las curvas de la figura 5.4.
ct () t(segundos) I
SIM
(A) I
CD
(A) I
CC
(A) e (volts)
0 0 -13.22 13.2 0 90
45 0.002 -1.13 11.3 10.1 173
90 0.004 11.61 9.7 21.3 155
135 0.006 17.56 8.3 25.8 46
180 0.008 13.22 7.1 20.3 -90
225 0.010 1.13 6.1 7.2 -173
270 0.012 -11.61 5.2 -6.4 -155
315 0.014 -17.56 4.5 -13.0 -46
360 0.016 -13.22 3.8 -9.4 90
405 0.018 -1.13 3.3 2.1 173
450 0.020 11.61 2.8 14.4 155
495 0.022 17.56 2.4 19.9 46
540 0.024 13.22 2.1 15.3 -90
585 0.026 1.13 1.8 2.9 -173
630 0.028 -11.61 1.5 -10.1 -155
675 0.030 -17.56 1.3 -16.2 -46
720 0.032 -13.22 1.1 -12.1 90
2
0.026
17.6 sen( 48.7 ) 0.75
t
i t e c
-
(
· - ° -
(
¸ ¸
2
0.026
13.2
17.6 sen( 48.7 )
t
i t
e
c
-
· - ° -
( ) sen
máx
v V t c o · -
( ) 179.6 sen 30 v t c · - °
5.5 Técnicas para limitar las corrientes de corto circuito en sistemas de distribución 111
Figura 5.6c
Figura 5.7
M
M
SLC
SLC
MM
Acometida
de la C.S.
115 1000 MVA
30 MVA
P
cc
= 231 MVA
115 kV
115 kV
115 kV 115 kV
X = 10% X = 10%
X = 10% X = 10%
6.6 kV 13.2 kV
I
cc
= 20.23 kA
P
cc
= 231 MVA
I
cc
= 10.12 kA
P
cc
= 231 MVA
34.5 kV
I
cc
= 3.87 kA
P
cc
= 231 MVA
23 kV
I
cc
= 5.8 kA
1000 MVA
30 MVA
1000 MVA
30 MVA
1000 MVA
30 MVA

Sistemas Eléctricos de Distribución Juan Antonio Yebra Morón EDITORIAL REVERTÉ Barcelona Bogotá Buenos Aires 2009 Caracas México .

reverte.R. D. Cuauhtémoc 06500 México.89 reverte@reverte. Col. Impreso en México. S.com . Asturias México. Col. (3493) 419.A.com ISBN 978-607-7815-00-6 México ISBN 978-84-291-3029-4 España Primera edición.L. Río Pánuco No. 141. la fotocopia o la grabación.V. Programas Educativos. S. de C.51. España T. (3493) 419. 2009 Todos los derechos reservados. Fecha: Julio 2009 Tiro: 1. © 2009 Diseño y formación Reverté-Aguilar.F.mx www.com Diseño de cubierta Rogelio Covarrubias Romo © REVERTÉ EDICIONES.A. Printed in Mexico.reverte. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento.F.000 ejemplares y EDITORIAL REVERTÉ.. S.33.5658 F. D. + (52) 55 5514. T. Loreto 13-15 Local B 08029 Barcelona.com.reverte-aguilar. comprendidos la reprografía y el tratamiento informático. DE C. Chabacano 65-A. Calz. sin la previa autorización por escrito del editor. + (52) 55 5533.Título de la obra Sistemas Eléctricos de Distribución © Juan Antonio Yebra Morón D. www.com www. S.V.A.6799 reverte@reverte.36 F.

partiendo de los antecedentes históricos de la distribución eléctrica. Por ello con el profesionalismo que le caracteriza. que el compendio de información técnica que aquí se presenta. Yebra. Su gran trayectoria laboral de más de 30 años en el sector eléctrico de México. podemos considerar sin temor a equivocaciones. le concedieron la virtud de saber conjugar la teoría con la práctica en sus tareas encomendadas. así como las alternativas de solución que requieren durante el proceso de distribución. pasando por los fundamentos y bases teóricas generales. Por lo anterior. aborda técnicamente un tema muy importante para la ingeniería eléctrica: las Redes Eléctricas de Distribución. . acumulando un sinnúmero de experiencias y conocimientos sobre el tema abordado en este libro. hasta llegar a desglosar ampliamente todas y cada una de las aplicaciones reales. apoyado desde luego. impartió la cátedra de Redes de distribución en la misma ESIME. Juan Antonio Yebra Morón. el cual. participó como ponente en varios foros y seminarios en México. el Ing. domina ampliamente su autor el Ing. que realizó en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del Instituto Politécnico Nacional. como producto de su amplia experiencia en el ramo y de los estudios propios de su carrera en Ingeniería Eléctrica. específicamente en la Gerencia de Distribución y Transmisión de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. es un instrumento de gran utilidad para orientar los esfuerzos de los estudiantes de Ingeniería Eléctrica y una importante fuente de consulta para los profesionistas involucrados en el proceso de distribución de la energía eléctrica. la problemática que sobre la materia a diario enfrentan los profesionales. en sus estudios de especialización sobre la materia de Distribución Eléctrica. Ing.PRÓLOGO El libro que tienes en las manos. actualizada y perfectamente estructurada. explícita. en una forma ordenada. nos ofrece sus valiosos conocimientos sobre las Redes Eléctricas de Distribución. que realizó en diferentes instituciones tanto en nuestro país como del extranjero. Con mucha claridad e inteligencia. Raúl González Apaolaza Junio de 2009.

.

esto por el bien de la economía en general y por el de la comodidad de los ciudadanos.PREFACIO La economía de cualquier país gira alrededor de insumos prioritarios para su desarrollo. del Instituto Politécnico Nacional en México. y aún cuando hace algún tiempo todavía se le consideraba como una pequeña rama dentro de este campo del conocimiento. así como de la capacidad de trabajo de sus ciudadanos y de su preparación cultural y tecnológica. planteamientos y soluciones propias. en centros de investigación y en universidades resolvieron problemas de esta especialidad. preocupados por conocer las bases teóricas de los problemas que diariamente resuelven. por esta razón el conocimiento de las distintas técnicas que permitan desarrollarse eficientemente. Para llegar al estado actual de evolución ha sido necesario construir todos y cada uno de los escalones de la pirámide con el esfuerzo y la dedicación de un gran número de ingenieros. asimismo. es una necesidad que obliga a los ingenieros a conocer de una manera precisa las técnicas requeridas para llevar a buen fin los procesos requeridos. La distribución de energía eléctrica es un tema de gran importancia dentro de los estudios de la carrera de ingeniería eléctrica y dentro del ejercicio mismo de la profesión. en donde nació la idea de ordenar los apuntes del curso en un libro bien estructurado que le sirviera a los jóvenes estudiantes de la carrera de Ingeniería Eléctrica y a los profesionales encargados de las redes de distribución de energía eléctrica. sino que ha sufrido una evolución constante acorde con los cambios de la tecnología. prestando mis servicios en la Gerencia de Distribución y Transmisión y en la Gerencia de la División Pachuca. en donde tuve la fortuna de laborar. Este cambio no ha sido espontáneo ni brusco. Este libro es el resultado de más de treinta años de experiencia dentro de la industria eléctrica de México. tuve la oportunidad de impartir la cátedra de Redes de Distribución en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica. del trabajo de estos investigadores recopilado de numerosas . demanda tener técnicos bien capacitados en el uso de todas las tecnologías que entran en juego para lograr un sistema eficiente. quienes con su trabajo desarrollado en empresas eléctricas. lo que ha obligado a los especialistas en esta materia a ajustarse a nuevas técnicas y al uso de materiales y equipos que les ayuden a cumplir su cometido: distribuir la energía eléctrica de manera óptima. específicamente dentro de Luz y Fuerza del Centro. El manejo adecuado de los sistemas eléctricos no es la excepción. y de forma casi paralela. actualmente ya se le puede catalogar como una especialidad con problemas. por tal motivo el diseño correcto de los sistemas eléctricos.

José Arzate Barbosa. José Luis Alegría Iturrioz. Rafael Ortega Ramírez. Luis Tirado Lázaro. Manuel Pacheco Merlín. Andrés Chávez Sañudo y Cesar Osorio Hernández. Joaquín del Castillo Padilla. H. Exdirector de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. Jaime Martínez Granados y Mario Alberto Ramírez Rico. Carlos Thompson Durand. Álvaro Gaona de la Fuente. Alfredo García Macias. Daniel Olguín Salinas. Raúl Gallardo Fernández. Asimismo. que ocuparon puestos muy importantes en Luz y Fuerza del Centro. Keneth Smith Jacobo. Reichenstein. al Ing. que estoy seguro les llenará de orgullo y alegría la edición de este libro y de los que siempre he recibido innumerables muestras de afecto: Felipe Pérez Flores. ex jefes directos y/o amigos míos. Ángel Larios San Juanico.H. Juan Antonio Yebra Morón Junio de 2009 . Gilberto Enríquez Harper jefe de la Unidad de Ingeniería Especializada. Juan Eibenshutz Hartman. Miles Maxwell. A. Salvador Polo Yánez. Carlos Escudero Pérez y Guillermo Alger Pineda. De igual manera todo mi agradecimiento a los Doctores en Ingeniería Eléctrica: Jaime Ávila Rosales (qepd). Mencionar a todos aquellos ingenieros electricistas con los que trabajé y de los que tuve la oportunidad de adquirir algún conocimiento. con quienes tuve oportunidad de convivir en la Sección de Graduados de la ESIME del IPN. Jorge Lerma Guapo. Exdirector del METRO en la ciudad de México y Exsecretario de Educación Publica del Estado de Hidalgo. y quienes con su ejemplo de trabajo han señalado el camino de esfuerzo y dedicación que debe seguir todo profesional a lo largo de su vida activa. que me prodigaron ayuda académica y profesional.VIII PREFACIO publicaciones. Roberto Espinosa Lara. Cristóbal Berumen Sigala. Alberto Riancho Rodríguez. que siempre vieron algo de valor en mi persona. Pedro Yebra Morón. Mardoqueo Staropolsky Novalsky. al ingeniero Jorge Gutierrez Vera. Ricardo Mota Palomino. Bruno Chávez Aguilar. Sergio Carranza Ramírez. Felipe Martínez Cruz. todos ellos de Luz y Fuerza del Centro. Ernesto Ponce Jiménez. según puede observarse en la bibliografía. Woodrow. así como al M. en C. Germán Porraz Sánchez. deseo agradecerle al Ing. Raúl Velásquez y Adrián Inda Ruiz. Cecilio Vera Espinosa. Jorge Chapa de la Torre. Feliciano N. al ingeniero Raúl González Apaolaza. Rubén López Aguilera. compañero de trabajo en la Dirección de Tecnología Educativa. Espriella Miranda. Pedro Velarde López. Buller. Enrique Limas Betancourt. Juan Botello Barrón. menciono a los siguientes como un pequeño reconocimiento a su ardua labor: F. deseo manifestar mi agradecimiento de una manera muy especial al ingeniero Enrique Villanueva Landeros. Miguel Ángel Ávila Rosales y al Ing. deseo agradecer la amistad y el respaldo profesional de los siguientes ingenieros. así como a los ingenieros: José Luis Benítez Fuentes. Humberto Solórzano Araujo. Luis Torres Casabona y José V. de la Secretaría DE Educación Pública de Hidalgo. Armando Basave Carvajal. Manuel Martínez Zúñiga. José Cuan Morales. José Luis Benítez Fuentes. Schmill por su contribución al análisis de los problemas de las redes de distribución. por su invaluable ayuda en la digitalización y observaciones a esta obra. actual Director General de Luz y Fuerza del Centro. Hermann W. Julio Luna Castillo. Alfredo Nava Segura. Manuel Marco Aguilar. M. Pedro Torres Lemaire. Alfonso Ávila Ramírez. pero que también me han dado su amistad y afecto. con una atenta disculpa para todos aquellos compañeros a los que por el momento no recuerdo su nombre. Alfredo Juárez Torres. Finalmente. llenaría muchas paginas. C. de la Comisión Federal de Electricidad. sin embargo. Isaac Jiménez Lerma. Agustín Torres Leal. Mc Grath. Ernesto Mota Palomino. Oscar Luce González. Juan Sour Kim. Manuel Marco Aguilar. Jorge García Ochoa. deseo manifestar mi más considerado agradecimiento hacia aquellas personas que en un cierto momento fueron mis jefes en la empresa que quiero tanto y a la que le debo todo lo que soy profesionalmente y que me distinguieron con su confianza y respeto: David Luce Vázquez. Jorge Gutiérrez Vera. Asimismo. Manuel Bravo.

. . . . 15 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 Líneas primarias de distribución . . . . . . . . . . 16 Principales elementos constitutivos . . . . . . . . 5 Antecedentes históricos en Estados Unidos de Norteamérica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Clasificación de los sistemas de distribución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Capítulo 2 Clasificación y elementos constitutivos de los sistemas de distribución . . . . . . . . . . . .4 1. . . . . .1 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 1. . . . . . . . . . . . . . .Índice de contenidos Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Definición de un sistema de distribución . . . . . . . . . . . . . .6 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 1. . . . . . . . . . . 6 Antecedentes históricos en Japón . . . . . . . .2 2. . . . . . . . .2 1. . 3 Antecedentes históricos en Alemania . . . . . . 16 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Antecedentes históricos en la República Mexicana . . . 10 Referencias bibliográficas . . . . . 1 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Antecedentes históricos de las redes eléctricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V Prefacio . . . . . . . . . 2 Objetivo de la distribución de energía eléctrica . . . . . . . . . . . . . . . .VII Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 2. . . . . . . . . . . . . . . .2 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Estructuras principales. . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Capítulo 5 Cálculo de corto circuito. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 Acometidas . . . . . . . . . 39 3. . . . 76 Alimentadores con carga distribuida . . . . . . . 44 Factor de Carga y Factor de Pérdidas . . 40 Carga Eléctrica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 Índice de contenidos Transformadores de distribución . . . . . . . . . . . . . Demanda y Demanda Máxima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .X 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . .6 3. . . . . . . . . . 95 5. . . . . . 61 Capítulo 4 Cálculo de Alimentadores . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Montajes principales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 . . . . . . . 64 Impedancias de secuencia de alimentadores aéreos . . . . . . . . . . . . . . .8 2. . . . . . . . . . . . . . . . . .3 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 2. . . . . . . . . . . . . . 72 Alimentadores con carga concentrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Introducción . . . . . . . . . . . . . . .1 3. . 40 Factor de Demanda y Factor de Utilización. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Factores que influyen en la severidad de la falla. . . . .6 4. . . . . . . . . . . . 96 Tipos de falla . . . . . . . . . . 85 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 Objetivo. . . . . . . . . . . . . 27 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6 2. . . . . . . . . . . Factor de coincidencia y Diversidad de la carga. . . . . . . . . . . . . . 22 Redes secundarias de distribución . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 5. . . 57 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 3. . .1 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Factor de diversidad. .7 2.4 3. . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Introducción . . . . . . . . . . . . 63 4. . . . . . . . . . . . . . . . .5 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 Capacidad de conducción de alimentadores aéreos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Capítulo 3 Características de la carga . . . . . . . . . . . . .2 4. . . .2 3. . . . . . . . . . . . . . .4 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Demanda Coincidente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . .3 6. . . . 169 6. . . .13 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 5. . . . . . . . . . . . . . . .10 Fórmulas para cálculos de corto circuito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Esfuerzos electrostáticos en cables aislados. .1 6. . . . 139 Conductores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 Capítulo 6 Cables aislados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 5. . . . . . . . . . .2 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 6. . . . . . . . . . . . . . . .14 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . 182 6. . . . . . . . . . . 145 Cubiertas protectoras . . . . 119 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 6. . . . . . . . . 155 Capacidad de conducción . . . . . . . . . .11 Resistividad térmica del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Antecedentes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183 6. . . . . . . . . . . . . . . . . 106 Sistemas en por unidad . . . . .7 6. . . . . . . . . . .9 Antecedentes históricos . . . . . 133 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 Aislamientos . . . . . . . .2 7. . . . . . . . . . 120 5. . . . . . . . . . . . . . . . . .1 7. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .12 Referencias bibliográficas .Índice de contenidos XI 5. . . . .4 5.11 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 Comportamiento de los cables aislados ante corrientes de corto circuito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .12 Selección de niveles de aislamiento de cables . . .137 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 Corrientes de corto circuito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 Técnicas para limitar las corrientes de corto circuito en sistemas de distribución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177 6. . . . . . . . 191 Efecto de la compensación de potencia reactiva . . . . . . . . . .6 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6 5. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Pantallas . . . . . . . . . . . . 190 Alimentador con carga concentrada en su extremo final . . . . . . . . . . . . . . 112 Impedancia de la fuente. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 Pérdidas dieléctricas . . . . . . . . .4 6. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 6. . . . . . . . . . . . 186 Capítulo 7 Compensación de potencia reactiva en líneas de distribución . . . . . . . .189 7. . . . . . . . . . .8 5. . . . . . . . . . . . 118 Procedimiento de cálculo de corrientes de corto circuito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 Impedancia de la falla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208 Alimentadores con n bancos de capacitores. . . . . . . . 204 Alimentadores con dos bancos de capacitores . . . . . . . . . . .7 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212 Comentarios sobre el factor de potencia . . . 248 Elementos de protección . . . . . . . . . . . . . . 222 Conexiones de transformadores trifásicos . 227 Corrientes circulantes en un devanado delta . . . . . . . . . . . .6 9. . . . . . . . .5 9. . . . . . . . . . . . 258 Protección de equipo eléctrico . . . . . .3 9. . .10 Referencias bibliográficas . . . . . . . . 218 Selección de la capacidad de un transformador . . . . . .7 7. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245 Efecto de las descargas atmosféricas en los sistemas aéreos de distribución. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230 Protección contra sobretensiones . . . . . . . . . . .2 9. . . . . . . . 223 Ferrorresonancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250 Términos asociados con apartarrayos autovalvulares . . . . . . . .4 7. . . . . . 246 Breve historia de los apartarrayos . . . . . . . . . . . . . . . .217 8. . . . . . . . . . . . . . 215 7. . .8 9. . 231 Cuestionario . . . . . . . .9 Índice de contenidos Alimentador con carga uniformemente distribuida. 231 Protección contra sobrecorrientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216 Capítulo 8 Transformadores de distribución. . . .7 8. . . . . . . . . . . . . . . . . .5 7. . . . .4 8. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261 . . . . . . . .5 8. . .XII 7. . . .2 8. . . . . . . . . . . .6 7. 253 Protección de circuitos aéreos de distribución . . . . . . . . . .8 8. . . . . . . . . . . . . 211 Ahorros monetarios . . . . . . . . . . .9 Sobretensiones en sistemas de distribución . . . . . .10 Referencias bibliográficas . . . . . . . . .1 8. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239 8. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 8. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 Características generales . . . . . . . . . . . .6 8. . 197 Alimentadores con cargas distribuidas al azar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243 Origen y características de las descargas atmosféricas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 Clasificación de sistemas . . . . . . . . . . . . . .241 9. . . . . . . . . . . . . . . . 239 Capítulo 9 Protección contra sobretensiones . . . . . .8 7. . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . .12 Métodos alternos para proteger acometidas aerosubterráneas . . . . . . . . 285 10.1 Generalidades . . . . . . . .6 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2 Protección con relevadores . . . .Índice de contenidos XIII 9. . . . . . . . . . . .4 Protección con restauradores . . . . . .3 Protección con fusibles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 Coordinación de Aislamiento . . . . . . . . . . . 321 10. . . .11 Protección de acometidas aerosubterráneas. . . . . . .5 Protección con seccionadores . . . . . 265 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281 Capítulo 10 Protección contra sobrecorrientes .14 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276 9. . . . . . 271 9. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .283 10. 318 10. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314 10. . . 284 10. . . . . . . . . .13 Cuestionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294 10. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322 . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 1. . . . 6 Antecedentes históricos en Japón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Definición de un sistema de distribución . . . . . . . . .1 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Antecedentes históricos de las redes eléctricas . . . .4 1. . . . 13 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Antecedentes históricos en Estados Unidos de Norteamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Objetivo de la distribución de energía eléctrica . . . 9 Antecedentes históricos en la República Mexicana. . . . . . . . . . . .6 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 1. . . . .CAPÍTULO 1 Fundamentos de los sistemas de distribución 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 1. . . . . . . . 3 Antecedentes históricos en Alemania. 10 Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . .

1 Definición de un sistema de distribución 1.2 Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución 1.2 Objetivo de la distribución de energía eléctrica .

al no poder elevar la tensión y reducir las pérdidas por efecto Joule. conocido hombre de negocios y fabricante de equipo eléctrico de los Estados Unidos de Norteamérica. en la medida en que la máquina eléctrica se cimentó como un producto comercial. época en que se logró conjuntar los distintos componentes de un sistema eléctrico ya existentes. y a quien también se le atribuye haber iniciado el uso de motores eléctricos para fines industriales y el primer sistema de alumbrado público con lámparas de arco en el año de 1878. Los pioneros en la construcción de los generadores eléctricos fueron: Ritchie. a gran escala. desarrollaron y patentaron un “sistema de distribución de corriente alterna”. en el año de 1878. Varley and Wheatstone en Inglaterra. El éxito de la . Finalmente. la industria eléctrica que sería columna vertebral del desarrollo económico del mundo. a fin de poder armar una red de distribución que pudiera alimentar la carga comprendida por: el alumbrado. debido a la limitada potencia de los imanes. sin embargo.3 Antecedentes históricos de las redes eléctricas 3 distribución éstas deben construirse y operarse con personal especializado que realice estas actividades con calidad y de manera confiable. construida. Todos los generadores anteriormente descritos eran máquinas de corriente directa. esta tecnología tenía la desventaja de no poder transmitir la energía a grandes distancias.3 Antecedentes históricos de las redes eléctricas El nacimiento de las redes eléctricas en el mundo comprende el lapso de 1860 a 1885. Siemens en Alemania y Pacinotti en Italia. Derivado de esto se inició una nueva industria. En el año de 1885 las patentes fueron compradas por George Westinghouse. Wilde hizo la siguiente profecía: “La transformación de la energía mecánica en otras formas de energía. quienes realizaron intentos por desarrollar generadores de corriente directa con imanes permanentes. máquina inventada de manera independiente por Faraday y Henry en 1831 y que trabaja con corriente alterna. un generador que utiliza electroimanes para generar un campo magnético más intenso. mantenida y operada. Siemens en Berlín y Farmer en los Estados Unidos. Cabe señalar que una red eléctrica bien diseñada. La mejora a este diseño rudimentario se presentó en 1866 cuando se inventó la dinamo. En el año de 1881 la Compañía Siemens estableció la primera estación generadora en el pequeño poblado de Godalming en el sur de Inglaterra. o inventar los que se requirieron en ese periodo. La solución a este problema se encuentra en la aplicación del transformador.1. la calefacción y los motores eléctricos de las ciudades más importantes del mundo de aquellos años. Pixii en Francia. de Bélgica. es garantía de un buen servicio para el cliente. pero desafortunadamente sólo pudieron generar pequeñas corrientes. con estos simples medios encontrará nuevas aplicaciones destinadas a la vida diaria de millones de seres humanos”. basado en el transformador de corriente alterna. quien inventó una dinamo más eficiente que las anteriores en el año de 1870. fue Zenobe Thephile Gramme. 1. quien desafió exitosamente a Edison con su sistema de corriente directa. Saxton y Clarke en la Gran Bretaña. No menos de seis diseños fueron creados por inventores de diferentes países: Wilde. en forma conjunta. Adicionalmente. Con esta idea en mente John Gibbs de Inglaterra y Lucien Gaulard de Francia. Así durante los últimos 20 años del siglo XIX. la industria de manufactura se consolidó en la forma de gigantescas organizaciones. Thomson y Houston en los Estados Unidos y Wilhelm Siemens en Alemania construyeron generadores aun más eficientes que el construido por Gramme.

Pero el diseño desarrollado por el inventor norteamericano Charles F. fueron en los 20 últimos años del siglo XIX Estados Unidos y Alemania quienes tomaron la delantera.4 Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución corriente alterna como medio para generar. la energía eléctrica producida en grandes cantidades y transmitida a grandes distancias. transmitir y distribuir la energía eléctrica quedó consolidado con la aplicación de los campos eléctricos rotatorios en los generadores de corriente alterna. en el mismo año. había desarrollado exitosamente la lámpara de arco. En el año de 1879 Siemens y Halske realizaron una demostración de un tren eléctrico en la “Exposición de Comercio de Berlín”. y fue rápidamente introducido en la mayoría de las grandes ciudades de Norteamérica y de Europa.000 y para 1907 a 50. Joseph Wilson Swan desarrolló un bulbo de vidrio herméticamente sellado. etc. Siemens en Alemania. nacido en Estados Unidos. donde se aplicó la lámpara de arco por primera vez. Debido a que su luz era muy intensa para el alumbrado de casas habitación. no fue sino hasta 1860 que se tuvo un diseño capaz de competir con las lámparas de petróleo para alumbrado público. Nikola Tesla. en Alemania. fábricas. siendo en el año de 1878. en New Jersey. así como de equipo y máquinas eléctricas para realizar la generación.000. desplazando al alumbrado con gas. Los trenes y tranvías fueron de las primeras aplicaciones de la electricidad. también desarrolló un diseño exitoso de una lámpara de arco. hasta que en 1885. en la ciudad de Paris. desarrolló el trolley para llevar la energía desde una subestación de potencia a un vehículo con un potente motor eléctrico como medio de transporte. grandes tiendas. Entre las primeras y más obvias aplicaciones de la energía eléctrica estaba el alumbrado. Frank Sprague. Sorprendentemente. era claro que la corriente alterna había ganado la batalla. Las lámparas de arco fueron usadas ampliamente en: alumbrado público. Desde 1808 Humphry Davy en Inglaterra. más que en el aspecto de los inventos se centró en el . En los Estados Unidos las venas anuales de la industria de manufactura eléctrica creció de una cantidad despreciable en 1880 a más de 100 millones de dólares en 1990. Los primeros motores usaban corriente directa. Estados Unidos y Alemania tomaron el liderazgo en lo que se refiere a la electrificación de sus trenes y tranvías. y por la invención de los motores de corriente alterna del Croata. Edison realizó experimentos en su laboratorio en Menlo Park. pero. hueco que finalmente fue llenado con la lámpara incandescente de Edison. en los Estados Unidos de Norteamérica. Brush. Cabe señalar que el éxito de los Estados Unidos y Alemania. había encontrado una gran cantidad de aplicaciones y era la base de la operación de un gran número de industrias. edificios públicos. similar al desarrollado y patentado por Edison en los estados Unidos de América en 1879. pero para el año de 1895 llegaba a 15. transmisión y distribución. En Inglaterra en 1878. Posteriormente. Para mediados de la década de 1890. fue más barato y mas robusto que los de los inventores europeos. el número total de empleados en la industria eléctrica también era despreciable. Durante la década de 1890. Esta explosión innovadora proporcionó la base para la creación de nuevas industrias encargadas de la manufactura de equipo eléctrico para la propia industria y de aparatos para los hogares. en 1882. Nikola Tesla desarrolló los motores de corriente alterna que probaron ser mas confiables. y tenían severas limitaciones. eficientes y baratos. De todo esto se concluye que a pesar de que Inglaterra inicialmente tomó un liderazgo importante en los avances científicos y tecnológicos de la electricidad. un año más tarde. dejando a Francia y a Inglaterra en un plano secundario. La otra aplicación importante de la electricidad se llevó a cabo en las industrias. en el año de 1880. la lámpara de arco no fue usada para este propósito.

en donde cursó estudios técnicos en la Escuela de Artilleros. El que la ciudad de Berlín haya alcanzado este status no fue un accidente. Siemens desarrolló una lámpara de arco eléctrico. fue la ciudad de Berlín a la que se le consideró la capital eléctrica de Europa. Fue en esa época que Siemens conoció a Johan Halske. conocida como “la Elektropolis”. A mediados de la década de 1820. se inició la enseñanza del conocimiento técnico. sino. sin embargo también se enseñaba Física y Química desde su inicio. Prusia buscó ampliar su poder industrial y militar a través del fortalecimiento sistemático de su educación tecnológica. Dos gigantescas empresas dominaban la industria eléctrica: Siemens & Halske. Siemens inmediatamente comprendió la importancia de su invento. Berlín tenía el sistema de educación técnica más efectivo del mundo. Los primeros negocios de Siemens &Halske se basaron casi exclusivamente en las exigencias del Gobierno Prusiano. y el 50 % en 1936. S&H.4 Antecedentes históricos en Alemania Por lo que se refiere a Alemania. Este desarrollo fue sobresaliente en ciudades del este de Norteamérica y en Alemania en la ciudad de Berlín.1. Posteriormente. y la calificó como el pivote de una gran revolución tecnológica. Once de sus hermanos más tarde trabajarían con él en la empresa que fundó. compañía que resultó ser muy fructífera por la unión de las habilidades de ambos socios. y Allgemeine Elektrizitats Gesellschaft también conocida como AEG. la que más tarde llegaría a ser la Universidad Técnica de Charlottenburg. y en 1827 la enseñanza de las matemáticas. cuando laboraba en el ejército con el grado de teniente. hijo de un campesino que tuvo 14 hijos. En 1895 Berlín tenía el 52% del total del número de empleados de Alemania. en donde obtuvo el grado equivalente a una educación universitaria. Llegó a Berlín en 1834. y la Academia de Berlín en 1789. especialmente en la enseñanza de Filosofía. Bajo el control de Federico el Grande. a la edad de 17 años. inventar una dinamo eficiente. por su parte Siemens era un hombre con una gran inventiva. en el periodo comprendido de 1890 a 1913. Éstas tenían una marcada tendencia humanista. en 1879. se enroló en el ejército. una figura muy reconocida a nivel mundial es Werner Von Siemens. cuya capacidad se consideraba que estaba entre la que tiene un relojero y un ingeniero mecánico. Les tomó 20 años. entre otros. En 1878. por razones de seguridad nacional. los ferrocarriles y el telégrafo. que llegó a entrar en contacto con el telégrafo eléctrico. en 1814. hombre con gran espíritu de lucha que fue factor principal para este desarrollo tecnológico Nació cerca de Hanover en 1816. técnico de la Sociedad de Física de Berlín. y juntos decidieron formar la sociedad Siemens &Halske. un prototipo de un tren eléctrico.4 Antecedentes históricos en Alemania 5 desarrollo comercial que llevaron a cabo. Fue en el año de 1846. En esos años la industria eléctrica de Berlín fue el motor que movió la economía de Alemania. fundada en 1840. 1. Además del grupo de científicos alemanes que realizaron aportaciones valiosas a la ciencia. como Gauss y Weber. por su gran desarrollo tecnológico. que fue exhibido . que era un elemento de mucha importancia para el ejército prusiano. quien era jefe de una familia de escasos recursos. En el año de 1778 se fundó la Academia de Minas de Berlín. Halske era un técnico muy hábil. y en virtud de carecer de los medios económicos para pagarse una educación técnica. hasta 1866. el producto de más de 50 años de planeación de parte del Estado Alemán.

De hecho la empresa distribuidora de energía eléctrica. y de los transformadores. La primera subestación de potencia construida en Berlín. De esta manera en 1887 se firmó un acuerdo de colaboración en el que fundamentalmente S&H se comprometía a suministrar el equipo eléctrico. A partir de ese momento la empresa AEG se concentró en lo referente al desarrollo de la tracción y el alumbrado eléctrico. ya que la energía podía ahora transmitirse a grandes distancias. pero también comprendió que necesitaba la experiencia de Siemens en la fabricación de equipo eléctrico. En ese tiempo apareció en escena la empresa Allgemeine Elektrizitats Gesellschaft. iluminó para siempre la noche del hombre. lo cual fue demostrado en la Exposición Electrotécnica de Frankfurt en 1891. creo una segunda revolución tecnológica. la plantilla laboral creció de 870 a 3. Fue la empresa AEG en Europa la que realizó las innovaciones críticas de los motores y generadores de corriente alterna. convirtió al telégrafo en un instrumento maravilloso. nacido en 1838. diseñó luces portatiles para los bomberos y presagió el advenimiento de la era nuclear. ya que su profesor lo tildó de “estéril e improductivo”. fabricó la primera muñeca parlante. Desde el inicio vislumbró la magnitud que representaba la lámpara incandescente de Edison. fue el anteponer los logros científicos y técnicos sobre las ganancias económicas. El paso de la distribución con corriente directa a corriente alterna. A los ocho años y medio de edad realizó su primera incursión por la escuela. he hizo del teléfono el aparato practico que utilizamos. sin la presencia de Thomas Alva Edison. estaba prácticamente junto a la fábrica de AEG. en el estado de Ohio. Su interés original se centró en las redes de distribución y en las instalaciones eléctricas. perteneciente a una familia de gente de negocios de Berlín. no sólo en los estados Unidos sino en el mundo. la “Compañía Eléctrica de Berlín”. fue un ser polifacético. Edison nació el 11 de febrero de 1847 en la pequeña ciudad de Milán. Una característica fundamental. 1. y le compró los derechos para usarla en Alemania. Aseveración bastante alejada de la real capacidad del niño quien tan sólo 26 años después proyectaría y construiría la primera red de distribución del mundo.6 Capítulo 1 Fundamentos de los sistemas de distribución en la exposición de Berlín. fundada por el ingeniero Emil Rathenau. tan necesarios para la distribución de energía eléctrica. Durante la primera guerra mundial diseñó aparatos defensivos para detectar torpedos y cambiar automáticamente el rumbo de los buques amenazados. que desde su inicio manifestó esta empresa. inventó el fonógrafo. AEG. Se le considera como el inventor más grande que ha visto el mundo. la que fue un fracaso. . fue propiedad de AEG hasta el año de 1915 cuando se vendió al gobierno municipal. y en 1881 puso en servicio el primer tranvía eléctrico. BEW. y en trabajar en forma coordinada para llevar a cabo la electrificación de Alemania. diseño las primeras casas preconstruidas.000 empleados. Fue en este momento cuando empezó la verdadera expansión de la empresa: entre 1881 y 1890.5 Antecedentes históricos en Estados Unidos de Norteamérica Es indudable que la distribución de energía eléctrica no hubiera crecido de la manera tan vertiginosa como lo hizo.

.

22 1. .026 v  Vmáx sen  t    v  179.4 -13.0 -9.024 0.13 -11.56 13.5 1.1 1.61 17. se tiene la siguiente tabla: t () t(segundos) ISIM (A) ICD (A) ICC (A) e (volts) 0 45 90 135 180 225 270 315 360 405 450 495 540 585 630 675 720 0 0.9 15.1 21.1 5.022 0. así como de la corriente total de la falla (i) y la tensión (v) para diferentes tiempos (t).2 4.8 20.3 7.5 3.2 -12.61 -17.008 0.3 7.3 9.004 0.22 -1.13 -11.8 1.13 11.9 -10.56 -13.6 sen( t  48.4.010 0.22 1.6 sen( t  48.2 11.8 3.028 0.61 -17.4 2.56 -13.22 13.018 0.1 0 10.6 sen  t  30 Tabulando los valores de las componentes de corriente directa y alterna.030 0.3 2.006 0.22 -1.4 19.002 0.016 0.2 2t 0.012 0.7 8.1 6.13 11.014 0.61 17.7)  e Y el valor de la tensión e es: 13.4 2.032 -13.7)  0.8 2.75e 0.020 0.3 1.2 -6.3 2.1 -16.026 0.56 13.3 25.104 Capítulo 5 Cálculo de corto circuito 2t   i  17.1 14.1 90 173 155 46 -90 -173 -155 -46 90 173 155 46 -90 -173 -155 -46 90 Graficando estos valores se obtiene las curvas de la figura 5.026    i  17.

5 kV Icc = 5.5.6 kV Icc = 10.2 kV 1000 MVA 115 kV 1000 MVA 115 kV 30 MVA 30 MVA X = 10% X = 10% Icc = 3.87 kA Pcc = 231 MVA 34.7 .12 kA Pcc = 231 MVA 13.5 Técnicas para limitar las corrientes de corto circuito en sistemas de distribución 111 M SLC Acometida de la C. M SLC M Figura 5.S .23 kA Pcc = 231 MVA 6.8 kA Pcc = 231 MVA 23 kV Figura 5.6c 1000 MVA 115 kV 1000 MVA 115 kV 30 MVA 30 MVA X = 10% X = 10% Icc = 20.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful