P. 1
Los Triángulos Púrpura

Los Triángulos Púrpura

4.0

|Views: 1.428|Likes:
Publicado porapi-3808086

More info:

Published by: api-3808086 on Oct 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPS, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

"NINGÚN hombre es una isla, completa en sí misma; todo hombre forma parte del continente, parte de la tierra firme;

si el mar se llevara un simple terrón, Europa sería menor, igual que si se llevara un promontorio o la finca de tus amigos o la tuya propia; la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque me intereso en la humanidad; de modo que nunca trates de averiguar por quién doblan las campanas; doblan por ti" (John Donne, poeta inglés del siglo XVII)

1933 - 1945

Millones de judíos, gitanos, homosexuales, enfermos mentales y discapacitados psíquicos y físicos murieron como víctimas en la Alemania nazi simplemente por ser lo que eran. No tuvieron ningún recurso, ninguna alternativa. Bajo aquel sistema perverso, su muerte fue inexorable. Había otros, sin embargo, que no estaban obligados a morir. Podían haberlo evitado, pero, por sus principios, prefirieron no hacerlo. Sufrieron la agonía del Holocausto porque se atrevieron a oponerse a Hitler y a su filosofía racista de supremacía. Sin embargo, el público en general sigue sin tener conocimiento de la brutal persecución a la que se vieron sometidos y de su valerosa respuesta. Este es mi particular reconocimiento para …

Después de la comunidad judía, los Testigos Cristianos de Jehová fueron el grupo que, en proporción a su número de miembros, pagó a la barbarie nazi el tributo más elevado. Fue la única confesión religiosa que recibió un distintivo propio por oponerse a la ideología nazi hasta las últimas consecuencias: el triángulo púrpura.

Fueron los únicos a los que se ofreció una escapatoria. Con solo firmar una declaración de lealtad a Hitler en la que se decía que renunciaban a sus creencias, podían salir en libertad. La inmensa mayoría prefirió no firmar, prefirió sufrir persecución a transigir.

El 97% de los Testigos de Jehová fueron perseguidos de un modo u otro.
Las cifras hablan por si mismas... Deportados y encarcelados: c. 10.000 Muertos por malos tratos: c. 2.500 Sentenciados a muerte: 253 Niños arrancados de sus padres (casos conocidos): 500 Pérdida de empleo: 1.687 Pérdida del negocio propio: 284 Pérdida del hogar: 735 Prohibición del régimen a ejercer el propio oficio: 457 Confiscación de propiedades: 129 Negación de la pensión: 826 Personas que sufrieron otras pérdidas personales: 329 Matrimonios disueltos por presión de los funcionarios: 30

Hombres, mujeres y niños de esta confesión se negaron a saludar a Hitler, a prestar el servicio militar y a fabricar armas. Mientras que las confesiones religiosas estatales apoyaron el esfuerzo bélico de Hitler, los Testigos de Jehová mantuvieron valientemente la esencia de la herencia cristiana.

Permitidme que ponga nombre y rostro a solo dos de ellos.

Max Liebester y Simone Arnold
“Max ha sobrevivido a seis campos de concentración. Ella sufrió a la edad de 13 años los rigores del fanatismo nazi al rechazar el obligado saludo público a la figura del führer. La familia de Simone pertenecía a la raza aria bendecida por el régimen en Alsacia, región germanófila de Francia. Sin embargo sus firmes convicciones pacifistas marcadas por su pertenencia a los Testigos de Jehová marcó su trágico destino. Delatados por sus vecinos, la familia fue disgregada por el nazismo. Sus padres fueron confinados en campos de exterminio, y ella, declarada enemiga pública, fue internada en un correccional. Su hermano fue usado como cobaya humana. Durante la posguerra su madre se negó a denunciar a su delatora y años más tarde, aquejada esta de un cáncer terminal, la cuidó hasta su muerte.” (Extraído del periódico El Mundo 25 de octubre de 1999)

Los Bibelforscher, (como les llamaban los nazis) envejecidos ya, observan hoy como la suya es la historia no narrada del holocausto. Considero un honor haber conocido a algunos de estos Testigos fieles. Su valor y determinación constituyen un gran testimonio y un magnífico ejemplo hasta este día. Libraron y ganaron la lucha por el derecho a adorar a su Dios, amar al prójimo y decir la verdad.

"Necesitamos las historias de los héroes y los mártires para que nos recuerden eternamente que hubo quienes estuvieron rodeados de tinieblas mucho más densas de lo que la mayoría de nosotros puede concebir, y sin embargo, manifestaron públicamente la dignidad, integridad y libertad de la persona humana".
rosamahevia@hotmail.com Franklin H. Littell

Mi agradecimiento para www.memoriadeuntestimonio.org

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->