Está en la página 1de 228
ELEMENTOS BÁSICOS DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández
ELEMENTOS BÁSICOS DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández

ELEMENTOS BÁSICOS DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES:

MICROIRRIGACI ÓN

DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo
DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo
DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo
DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo
DE RIEGOPRESURIZADO PARAPRODUCTORES: MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo

Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo

Khalidou M. Bâ Carlos Díaz Delgado

MICROIRRIGACI ÓN Vicente Angeles Montiel Víctor Hugo Fernández Carrillo Khalidou M. Bâ Carlos Díaz Delgado
PRÓLOGO El agua es un elemento indispensable para la vida en nuestro planeta Tierra. Por

PRÓLOGO

El agua es un elemento indispensable para la vida en nuestro planeta Tierra. Por ello, y de acuerdo con la información histórica, se tienen registros de que las grandes civilizaciones se desarrollaron principalmente a lo largo de las riveras de importantes ríos. Una de las principales razones del asentamiento de estas comunidades es que no sólo se disponía de agua, sino también que se podían cultivar las tierras para obtener el alimento necesario para toda la población.

La falta o la inapropiada distribución espacio - temporal de la lluvia hace necesario el riego. Esta actividad tiene como objetivo dotar la cantidad de agua requerida por los cultivos en sus diferentes etapas de crecimiento, de forma tal que no se produzcan reducciones en la producción de alimentos. El riego es necesario, e incluso imprescindible para la producción en las zonas semiáridas y áridas. Por otro lado, el riego produce efectos ambientales que favorecen el crecimiento apropiado de los cultivos pues genera un microclima que disminuye la temperatura en las épocas cálidas y la aumenta en las frías, reduce los riesgos de golpe de calor y de heladas. Sin embargo, es importante mencionar que el aporte de agua debe realizarse con la máxima eficiencia a fin de evitar efectos no deseados (erosión, salinización, etc.) que reduzcan, o incluso imposibiliten, la producción.

Así pues, la irrigación es una práctica agrícola de abastecimiento de agua a los cultivos, donde y cuando el abastecimiento natural, no es suficiente para cubrir las necesidades hídricas de las plantas. Hoy en día, el riego constituye una actividad imprescindible para la rentabilidad de la agricultura prácticamente en cualquier región del planeta.

De acuerdo con la forma del suministro del agua a las plantas, la irrigación puede ser clasificada en dos categorías: irrigación por gravedad e irrigación presurizada. La irrigación por gravedad presenta ventajas en el ahorro de energía pero su empleo se limita a zonas topográficamente favorables y con la desventaja de presentar un gran derroche de agua. La irrigación presurizada necesita menos mano de obra, presenta una mayor uniformidad de distribución del agua sobre el terreno, un menor consumo de agua y sus sistemas se adaptan fácilmente a los diversos tipos de suelo, cultivo, clima y topografía del terreno. Como consecuencia de lo anterior, en las últimas décadas los sistemas de irrigación presurizada han tenido mayor auge, sobretodo en regiones donde se requiere mayor productividad agrícola y donde el volumen de agua disponible es un factor crítico.

El presente manual aborda los elementos básicos de riego presurizado, particularmente de la microirrigación, las metodologías de dimensionamiento de las instalaciones hidráulicas requeridas, sus criterios de operación y mantenimiento y guía al productor paso a paso a través de un proyecto tipo de microirrigación.

La elaboración de esta obra ha sido posible gracias al financiamiento otorgado a través del Fideicomiso Fondo Alianza para el Campo del Estado de México (FACEM), del apartado Investigación y Transferencia de Tecnología y ha sido autorizado por el H. Consejo de Administración del Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Estado de México (ICAMEX), mediante convenio signado entre la Universidad

Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Estado de México (ICAMEX), me diante convenio signado entre la Universidad
Autónoma del Estado de México a través del Ce ntro Interamericano de Recursos del Agua

Autónoma del Estado de México a través del Centro Interamericano de Recursos del Agua (CIRA- Facultad de Ingeniería).

De igual manera, la elaboración del presente libro ha fortalecido los lazos de amistad y

colaboración entre el Centro Interamericano de Recursos del Agua

Universidad Autónoma de Chapingo (UACH), particularmente con el Departamento de

Irrigación.

(CIRA-UAEM) y la

Esperamos que el esfuerzo invertido en la elaboración del presente libro, pueda proporcionar las herramientas necesarias y suficientes para orientar al productor en su proyecto de producción agrícola bajo el empleo del riego por microirrigación y contribuya al logro de un incremento de producción y fomente un uso eficiente del agua.

Toluca, Estado de México, 2002

Los autores

al logro de un incremento de producción y fomente un uso eficiente del agua. Toluca, Estado
Contenido
Contenido

Capítulo 1 INTRODUCCIÓN

1

1.1. Características generales de la microirrigación

1

 

1.1.1. Descripción General

1

1.1.2. Ventajas

4

1.1.3. Limitaciones

5

1.2. Descripción de los diferentes tipos de Microirrigación

6

 

1.2.1. Goteros

7

1.2.2. Cinta de riego

8

1.2.3. Microaspersores

10

1.3. Sistemas de Riego por Goteo

11

 

1.3.1. Goteo Puntual

11

1.3.1.1. Adaptabilidad

12

1.3.1.2. Ventajas

13

1.3.1.3. Limitaciones

14

1.3.2. Cinta Regante

14

1.3.2.1. Adaptabilidad

15

1.3.2.2. Ventajas

15

1.3.2.3. Limitaciones

16

1.4. Sistemas de riego por microaspersión

16

 

1.4.1. Adaptabilidad

17

1.4.2. Ventajas

17

1.4.3. Limitaciones

18

Capítulo 2 INFORMACIÓN PARA ELABORAR PROYECTOS DE RIEGO POR MICROAPERSIÓN

21

2.1. Información meteorológica

21

2.2. Levantamiento topográfico de terrenos

24

2.3. Fuente de Agua

24

2.4. Caracterización del suelo con fines de riego

26

 

2.5. Cultivo

29

2.6. Sistema de Riego

33

Capítulo 3 PROYECTO DE SISTEMAS DE RIEGO POR MICROASPERSIÓN

35

3.1.

Diseño agronómico

35

3.1.1. Esquema de cálculo de la necesidad total de agua de riego

i
i
de los cultivos 36 3.1.2. Método del Tanque Evaporímetro tipo A 37 3.1.3. Método de

de los cultivos

36

3.1.2. Método del Tanque Evaporímetro tipo A

37

3.1.3. Método de Blanney- Criddle

43

3.1.4. Método de Penman-Monteith

47

3.1.5. Coeficiente de Cultivo

48

3.1.6. Adecuaciones de ETc para microirrigación

61

3.1.7. Ejemplo

65

3.2. Diseño geométrico

78

3.3. Diseño hidráulico

81

3.3.1. Hidráulica de emisores

81

3.3.2. Línea regante o lateral

89

3.3.3. Bloque de riego

93

3.3.4. Diseño de líneas laterales

96

3.3.5. Diseño de tuberías terciarias

104

3.3.6. Válvulas de seccionamiento

107

3.3.7. Diseño de tubería principal

115

3.3.8. Válvulas de admisión expulsión de aire

119

3.3.9. Filtración

128

3.4. Lista de materiales

153

Capítulo 4 INSTALACIÓN, OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DE SISTEMAS DE MICROIRRIGACIÓN

173

4.1. Instalación del sistema de riego

173

4.2. Operación y mantenimiento del sistema de riego

194

BIBLIOGRAFÍA

210

ii
ii
Índice de figuras
Índice de figuras

Fig 1.1a. Elementos de un Sistema de Riego por Microirrigación

2

Fig 1.1b. Componentes de un Sistema de Riego por Microirrigación

3

Fig 1.1c. Cabezal de control

3

Fig. 1.2. Tipos de goteros

7

Fig. 1.3. Cinta de riego

8

Fig. 1.4. Micraspersor, microjet y accesorios para su instalación

10

Fig. 1.5. Sistema de riego con goteo puntual

12

Fig. 1.6. Cultivos regados con goteo puntual

12

Fig. 1.7. Sistema de riego con cinta

14

Fig. 1.8. Sistema de riego por microaspersión

16

Fig. 2.1. Elementos del clima

21

Fig. 2.2. Estación meteorológica

21

Fig. 2.3. Balance hídrico en una localidad

23

Fig. 2.4. Topografía del terreno

24

Fig. 2.5. Agua subterránea

25

Fig. 2.6. Pozo profundo como fuente de agua

25

Fig. 2.7. Proporción ideal de partículas sólidas en la textura de un suelo

26

Fig. 2.8. Triángulo de texturas

27

Fig. 2.9. Contenidos característicos de humedad del suelo

27

Fig. 2.10. Clases de agua en el suelo

28

Fig. 2.11. Máximo porcentaje de humedad aprovechable por el cultivo

29

Fig. 2.12. Profundidad radicular del cultivo

31

Fig. 2.13. Eficiencia de aplicación

29

Fig. 3.1. Determinación de las necesidades totales de agua de riego de los cultivos

36

Fig. 3.2. Efecto de los elementos del clima sobre un cultivo de referencia y sobre el Tanque tipo A

37

Fig. 3.3. Casos de instalación del tanque de evaporación tipo A

39

Fig. 3.4. Especificaciones del Tanque tipo A

42

Fig. 3.5. Coeficiente de cultivo y etapas de desarrollo

49

Fig. 3.6. Pantalla de captura de información de clima

68

Fig. 3.7. Pantalla de captura de información de cultivo

69

Fig. 3.8. Pantalla de resultados de requerimientos de agua del cultivo

70

Fig. 3.9. Determinación de las Propiedades Hidráulicas del suelo

73

Fig. 3.10. Modelos para estimar diámetro de humedecimientos de goteros

75

Fig. 3.11. Una línea lateral por hilera de plantas, con cinta y con goteo puntual

79

Fig. 3.12. Disposición de emisores en cultivos arbóreos

79

Fig. 3.13. Números de emisores por árbol

79

Fig. 3.14. Configuraciones de sistemas de riego por microaspersión

80

Fig. 3.15. Pérdidas de carga en tubería con salidas múltiples

91

Fig. 3.16. Longitud equivalente para conexiones de emisores

92

iii
iii
Fig. 3.17. Distribución de presiones en un bloque de riego 94 Fig. 3.18. Esquema de

Fig. 3.17. Distribución de presiones en un bloque de riego

94

Fig. 3.18. Esquema de líneas laterales pareadas

96

Fig. 3.19. Esquema de una línea lateral simple

97

Fig. 3.20. Esquema de laterales horizontales y con pendiente positiva

99

Fig. 3.21. Esquema de laterales con pendiente negativa débil en relación a la pérdida de carga unitaria

99

Fig. 3.22. Esquema de laterales con pendiente negativa fuerte en relación a la pérdida de carga unitaria

101

Fig. 3.23. Línea piezométrica en la tubería terciaria

105

Fig. 3.24. Válvulas de seccionamiento

108

Fig. 3.25. Pérdida de carga en válvulas de ángulo

109

Fig. 3.26. Válvula de mariposa

110

Fig. 3.27. Funcionamiento básico de una válvula hidráulica.

111

Fig. 3.28. Cuatro casos de funcionamiento de la válvula hidráulica como reguladora de presión

111

Fig. 3.29. Pérdida de carga en válvulas hidráulicas, modelo 75

113

Fig. 3.30. Pérdida de carga en válvulas hidráulicas, modelos 95 y 96

114

Fig. 3.31. Pérdida de carga en válvulas hidráulicas, varios tamaños

114

Fig. 3.32. Especificaciones para excavaciones

120

Fig. 3.33. Ubicación de válvulas de aire en un bloque de riego

119

Fig. 3.34. Funcionamiento de la válvula de aire cinética

120

Fig. 3.35. Válvula cinética, imagen, diagrama de partes y curvas de funcionamiento

121

Fig. 3.36. Válvula automàtica, imagen, diagrama de partes y curvas de funcionamiento

121

Fig. 3.37. Válvula de doble efecto, imagen, diagrama de partes y curvas de funcionamiento

122

Fig. 3.38. Velocidad crítica para varios diámetros con distintas pendientes

124

Fig. 3.39. Número de válvulas barak 2” (ARI) necesarias para el llenado de tuberías, dependiendo de la velocidad de llenado (0.6 kg/cm 2 de diferencial de presión)

125

Fig. 3.40. Hidrociclón

130

Fig. 3.41. Curvas de funcionamiento de hidrocilones

131

Fig. 3.42. Filtro de arena

132

Fig. 3.43. Elementos filtrantes

133

Fig. 3.44. Curvas de funcionamiento de filtros de arena

134

Fig. 3.45. Retrolavado de filtros de grava

136

Fig. 3.46. Filtro de malla

137

Fig. 3.47. Gráfica de funcionamiento de los filtros de malla Rex

139

Fig. 3.48. Funcionamiento de los filtros de mallas Yamit

140

Fig. 3.49. Filtro de discos de limpieza manual

141

Fig. 3.50. Filtro de discos de limpieza automática

141

Fig. 3.51. Curvas de funcionamiento de filtros de disco

142

Fig. 3.52. Filtros combinados

143

Fig. 3.53. Filtros automáticos

144

Fig. 3.54. Filtro automático ELI

146

iv
iv
Fig. 3.55. Gráfica de funcionamiento de filtros automáticos 147 Fig. 3.56. Diagrama de funcionamiento del

Fig. 3.55. Gráfica de funcionamiento de filtros automáticos

147

Fig. 3.56. Diagrama de funcionamiento del filtro automático

148

Fig. 3.57. Esquema de conexión del filtro automático

149

Fig. 3.58. Filtro modelo AF-200 trabajando con aguas residuales en Tel Aviv

149

Fig. 3.59. Gráfico de pérdidas de carga funcionando con agua limpia

150

Fig. 3.60. Diagrama de conexión del filtro AF-200

151

Fig. 3.61. Kc de manzana según criterio de FAO

153

Fig. 3.62. Plano topográfico del terreno a diseñar

153

Fig. 3.63. Clasificación del agua de riego

155

Fig. 3.64. Consumo máximo de agua (mm/día)

156

Fig. 3.65. Determinación de las propiedades hidráulicas del suelo

157

Fig. 3.66. Diámetro de cobertura del microaspersor

159

Fig. 3.67. Curva de funcionamiento del microaspersor propuesto

159

Fig. 3.68. Diagrama de presiones en un bloque de riego

161

Fig. 3.69. Distribución de hf en el bloque de riego

162

Fig. 3.70. Cálculo de secundaria con pendiente a favor

164

Fig. 3.71. Cálculo de secundaria con pendiente en contra

165

Fig. 3.72. Tuberías secundarias dimensionadas

166

Fig. 3.73. Diámetros propuestos y presiones obtenidas en los nodos de la red

168

Fig. 4.1. Equipo sugerido para la instalación

173

Fig. 4.2. Trazo de los ejes de las tuberías

174

Fig. 4.3. Instalación del equipo de bombeo

175

Fig. 4.4. Instalación de filtración

176

Fig. 4. 5. Dimensiones de zanja según diámetro de tubería

176

Fig. 4.6. Excavación de zanja

177

Fig. 4.7. Tendido en instalación de tubería de PVC

178

Fig. 4.8. Corte de tubería

179

Fig. 4.9. Rebabeo del tubo

179

Fig. 4.10. Limpieza de conexiones

179

Fig. 4.11. Aplicación del cemento

179

Fig. 4.12. Unión de tubo y conexión

180

Fig. 4.13. Remoción de cemento excedente

180

Fig. 4.14. Limpieza de campana espiga

180

Fig. 4.15. Acomodo de anillo

180

Fig. 4.16. Aplicación de lubricante

181

Fig. 4.17. Inserción de tubería

181

Fig. 4.18. Instalación de tubería hasta 16”

181

Fig. 4.19. Instalación de tubería mayor de 16”

181

Fig. 4.20. Forma de colocar los atraques en conexiones de tubería

184

Fig. 4.21. Elementos necesarios para la construcción de atraques

185

Fig. 4.22. Dimensiones recomendadas de atraques

187

Fig. 4.23. Instalación de cabezales secundarios

188

Fig. 4.24. Prueba de presión y hermeticidad

188

Fig. 4.25. Tapado de zanjas

189

Fig. 4.26. Instalación de laterales en el campo

191

v
v
Fig. 4.27. Limpieza y pruebas hidráulicas del sistema 192 Fig. 4.28. Filtración de arena con

Fig. 4.27. Limpieza y pruebas hidráulicas del sistema

192

Fig. 4.28. Filtración de arena con retrolavado automático

195

Fig. 4.29. Controlador de funciones de riego

196

Fig. 4.30. Lavado de elemento filtrante de malla

196

Fig. 4.31. Limpieza de filtro de discos

197

Fig. 4.32. Inyector venturi

198

Fig. 4.33. Revisiones de presiones de funcionamiento

199

Fig. 4.34. Elementos para aforar los emisores

200

Fig. 4.35. Válvula hidráulica y de aire

201

Fig. 4.36. Lavado de regantes

202

vi
vi
Índice de cuadros
Índice de cuadros

Cuadro 2.1. Estación meteorológica Cazadero, Zacatecas

22

Cuadro 2.2. Estimación de la Evapotranspiración del cultivo de referencia

23

Cuadro 2.3. Estación meteorológica de Hermosillo, Sonora, información de evapotranspiración potencial (ETP) y precipitación observada (Pr), en mm

23

Cuadro 2.4. Información de un análisis químico de agua, realizado en un laboratorio

26

Cuadro 2.5. Valores de las propiedades físicas del suelo relacionadas con el riego

29

Cuadro 2.6. Máximo agotamiento de humedad aprovechable en el suelo según el cultivo, expresado como tensión de humedad

30

Cuadro 2.7. Máximo agotamiento de humedad aprovechable en el suelo según el cultivo y profundidad de raíz, en porcentaje

30

Cuadro 2.8. Profundidad efectiva de raíces donde se concentra el 80% de la actividad de raíces, en un suelo profundo, uniforme y bién drenado, en m.

32

Cuadro 2.9. Eficiencia de aplicación en microirrigación, en decimal

33

Cuadro 3.1. Valores de la presión de vapor a saturación según temperatura en kPa

40

Cuadro 3.2. Coeficiente de Tanque, K tan

41

Cuadro 3.3. Coeficiente global de uso consultivo (kg) para las especies más importantes

44

Cuadro 3.4. Porcentaje de horas luz o insolación en el día para cada mes del año en relación al número total en un año

45

Cuadro 3.5. Coeficientes de desarrollo kc para el uso en el cálculo de Uso Consuntivo con el Método de Blanney-Criddle

46

Cuadro 3.6. Etapas de desarrollo del cultivo, según FAO

49

Cuadro 3.7. Duración de etapas de desarrollo para varios cultivos y regiones

50

Cuadro 3.8. Coeficientes de cultivo para usarse con el Método de Penman-Monteith recomendados por FAO

57

Cuadro 3.9. Valores de conductividad eléctrica del estracto de saturación del suelo que no producen reducción en el rendimiento de los cultivos

63

Cuadro 3.10. Rangos recomendados para la Uniformidad de Emisión

64

Cuadro 3.11. Diámetro mojado por un emisor de 4 lph

74

Cuadro 3.12. Tipos de emisores en distintas especies agrícolas

76

Cuadro 3.13. Intensidad horaria para emisores de microirrigación

77

Cuadro 3.14. Valor del exponente x, según tipo de emisor

81

Cuadro 3.15. Gotero en línea Netafim. Para inserción en tubo de polietileno de 12 y 16 mm

82

vii
vii
Cuadro 3.16. Goteros botón Plastro. Sellados, desmontables y Autocompensados 82 Cuadro 3.17. Goteros Integrados

Cuadro 3.16. Goteros botón Plastro. Sellados, desmontables y Autocompensados

82

Cuadro 3.17. Goteros Integrados en tubo de polietileno Plastro-Plásticos Rex No autocompensados y autocompensados

83

Cuadro 3.18. Microaspersores con dispersor giratorio y estático

85

Cuadro 3.19. Radio de mojado de los microaspersores, según el tipo de dispersor

85

Cuadro 3.20. Radio de mojado para microjet

87

Cuadro 3.21. Microaspersores autocompensados

87

Cuadro 3.22. Pérdida de carga en el tubín de alimentación de los micrapaersores, según diámetro del tubín y caudal, en m

88

Cuadro 3.23. Parámetros para el diseño de sitemas con Cintas de Riego

88

Cuadro 3.24. Diámetros de tuberías de polietileno

89

Cuadro 3.25. Fórmulas para calcular la pérdida de carga por fricción

90

Cuadro 3.26. Pérdida en la inicial

92

Cuadro 3.27. Valores de EU recomendados por ASAE EP405

94

Cuadro 3.28. Valores de coeficentes para laterales alimentados por un extremo

100

Cuadro 3.29. Fórmulas para el cálculo de líneas laterales alimentadas por un extremo

102

Cuadro 3.30. Valores de coeficientes para laterales alimentados por un punto intermedio

103

Cuadro 3.31. Valor de Kv para válvulas angulares

108

Cuadro 3.32. Valores de Kv para válvulas de mariposa marca Bray, a diferentes ángulos de apertura

110

Cuadro 3.33. Válvulas hidráulicas Dorot

112

Cuadro 3.34. Criterios para dimensionar las tuberías de la red principal

116

Cuadro 3.35. Tubería de PVC, serie métrica

117

Cuadro 3.36. Tubería de PVC, serie inglesa

118

Cuadro 3.37. Longitud de campana o bocina, según el diámetro de la tubería

119

Cuadro 3.38. Regla empírica para dimensionar válvulas de aire

124

Cuadro 3.39. Tipos de filtro, según el contaminante

129

Cuadro 3.40. Relación Mesh vs tamaño de orificios. Malla de acero inoxidable

138

Cuadro 3.41. Especificaciones de los filtros de malla automáticos de la serie 800

146

Cuadro 3.42. Especificaciones del filtro de la serie AF-200

150

Cuadro 3.43. Información climática Estación Cuauhtemoc, Chih.

152

Cuadro 3.44. Información proporcionada por el laboratorio

155

Cuadro 3.45. Determinación de la longitud máxima de regante

163

Cuadro 4.1. Rendimiento de lubricante para uniones por campana anger, en tubería serie inglesa

182

Cuadro 4.2. Rendimiento de lubricante para uniones por campana anger, en tubería serie métrica

182

Cuadro 4.3. Rendimiento de cemento para uniones cementadas. Tubería inglesa (IPS)

183

viii
viii
Cuadro 4.4. Rendimiento de instalación para la tubería de PVC 183 Cuadro 4.5. Resistencia del

Cuadro 4.4. Rendimiento de instalación para la tubería de PVC

183

Cuadro 4.5. Resistencia del suelo a la introducción del atraque

185

Cuadro 4.6. Superficie de apoyo de atraques (cm 2 ) por cada kg/cm 2 de presión en la tubería de conducción

184

Cuadro 4.7. Descripción de problemas en el equipo de riego según lectura en amperímetro y manómetro

195

Cuadro 4.8. Causas físicas, químicas y biológicas que contribuyen a la obstrucción de los emisores

199

Cuadro 4.9. Criterios relativos para indicar el grado de obstrucción de los Emisores según la calidad del agua

200

Cuadro 4.10. Concentración recomendada de cloro libre en el agua (ppm) Para propósitos varios

203

Cuadro 4.11. Secuencias de labores de mantenimiento y limpieza de equipos De riego localizado

207

ix
ix
Capítulo 1
Capítulo 1

INTRODUCCIÓN

1.1. Características generales de la microirrigación

1.1.1. Descripción general

El sistema de riego por Microirrigación consiste en un conjunto de elementos apropiadamente diseñados o seleccionados, instalados en un campo para proveer de agua a presión a un cultivo de una manera controlada.

El término Microirrigación se refiere a aquel sistema de riego que incluye todos los modos de aplicación de agua en forma frecuente y con baja presión, con emisores de caudal pequeño, sobre la superficie del terreno o por debajo de ella. La aplicación del agua es directamente en la zona de raíces en intervalos cortos de tiempo, de acuerdo con las necesidades hídricas de los cultivos y con la capacidad de retención de humedad en el suelo.

Los elementos básicos de cualquier sistema de microirrigación son: la fuente de abastecimiento, la unidad de bombeo, la unidad de control general (equipo de filtración, fertilización, medición y control), la tubería de conducción y de distribución que van generalmente enterradas, las tuberías regantes y los emisores (figura 1.1).

El agua llega al cabezal del sistema con la presión necesaria mediante un equipo de bombeo o por gravedad desde un depósito.

El cabezal tiene un conjunto de elementos que permiten el tratamiento de agua de riego si ello es necesario, su filtrado, medición, control de presión, admisión-expulsión de aire, aplicación de fertilizantes y en ocasiones dotado de un control computarizado de las funciones del riego.

Del cabezal parte una red de tuberías que se denomina principal; la característica fundamental de esta red es que siempre está presurizada cuando se encuentra en funcionamiento el equipo de bombeo. Luego está la línea secundaria, la cual funciona sólo cuando la válvula de seccionamiento se encuentra abierta, en ocasiones, dependiendo del diseño, se coloca una tubería terciaria sobre la que se instalan reguladores de presión.

1 Microirrigación
1
Microirrigación
Se llama bloque de riego o subunidad a la supe rficie de terreno que es

Se llama bloque de riego o subunidad a la superficie de terreno que es controlada por una sola válvula de seccionamiento. La línea lateral es la tubería de último orden, a ella se conectan los emisores y puede estar conectada a una línea terciaria o secundaria. El conjunto de bloques de riego que trabajan juntos conforma la sección de riego o unidad.

La diferencia en la cantidad de agua aplicada de los emisores críticos (los que proporcionan el caudal máximo y el mínimo) de un sistema de riego por Microirrigación, bien diseñado y operado, no debe exceder el 10%.

Así pues, en los últimos años se ha producido un avance significativo en el desarrollo de este tipo de sistemas de riego a presión, en sus dos grandes modalidades: goteo y microaspersión.

en sus dos grandes modalidades: goteo y microaspersión. Fig. 1.1a. Elementos de un Sistema de Riego

Fig. 1.1a. Elementos de un Sistema de Riego por Microirrigación

Microirrigación 2
Microirrigación
2
Cabezal Tubería principal Válvula de seccionamiento Tubería secundaria Regulador de presión Tubería terciaria
Cabezal Tubería principal Válvula de seccionamiento Tubería secundaria Regulador de presión Tubería terciaria
Cabezal
Tubería principal
Válvula de
seccionamiento
Tubería
secundaria
Regulador de
presión
Tubería terciaria
Laterales
Emisores

Bloque de riego

Fig. 1.1b. Componentes de un Sistema de Riego por Microirrigación

Componentes de un Sistema de Riego por Microirrigación Fig. 1.1c. Cabezal de control En el riego

Fig. 1.1c. Cabezal de control

En el riego por goteo, cada gota de agua va directamente al suelo y a las raíces que alimentan la planta; entregando la cantidad requerida de agua que esta última necesita. El riego por microaspersión, consiste en la aplicación localizada de agua en forma de lluvia artificial, que se forma como consecuencia del agua que fluye por efecto de la presión a través de pequeños orificios llamados boquillas.

En general, los sistemas de riego a presión permiten la mecanización y automatización de las operaciones agrícolas como la aplicación de fertilizantes, de herbicidas, de químicos y de trabajos de cosecha.

3 Microirrigación
3
Microirrigación
1.1.2. Ventajas a) Baja dosis de aplicación. Significa a menudo un sistema de riego más

1.1.2. Ventajas

a) Baja dosis de aplicación. Significa a menudo un sistema de riego más económico y una mayor eficiencia en la utilización de bombas, filtros y tuberías, ya que estos componentes están diseñados para una cantidad más baja de caudal y usados en períodos más largos de tiempo.

b) Uniformidad en la aplicación del agua. Esto supone un ahorro de agua, energía y fertilizantes, lo que da lugar a un rendimiento más uniforme.

c) Localización del agua. Los caminos y las hileras entre plantas permanecen secos, lo que supone más ventajas ya que la recolección y las labores del cultivo son más fáciles. La erosión se reduce o es eliminada y existe un mejor tratamiento de malas hierbas al encontrarse localizadas en las áreas húmedas.

d) Mejora del control fitosanitario. La humedad del terreno y los niveles de sustancias químicas añadidas pueden ser controladas y programadas fácilmente.

e) Incorporación al riego de terrenos con suelos marginales o con problemas. Estos sistemas pueden instalarse en suelos muy permeables (arenas, gravas, rocas, etc.); suelos poco permeables con problemas de falta de aireación, con mucha pendiente, parcelas de forma irregular, restauración de terraplenes, escombros, barrancos, etc.

f) Ahorro del agua. Los sistemas de microirrigación eliminan pérdidas de agua tales como evaporación y filtración a través de las paredes de canales de conducción y embalses, también suprimen las pérdidas dentro de la parcela, como escurrimientos, filtración profunda y pérdidas por evaporación del suelo y transpiración de malas hierbas. Además se tiene la posibilidad de medir y controlar el agua aplicada.

g) Mejora la tolerancia a la salinidad. Por medio de la aplicación frecuente del agua se reduce la concentración de sales desplazándolas de la zona radicular y llevándola hacia sus bordes, de esta manera los cultivos son más tolerantes a las condiciones de salinidad del agua y/o del suelo.

h) Ahorro de energía. Se ahorra energía de bombeo al requerir menor cantidad de agua que en los sistemas de riego por gravedad y requerir una presión más baja que los sistemas de aspersión.

i) Aumento de la producción. El sistema de microirrigación mantiene el grado de humedad del terreno ligeramente por debajo de la capacidad del campo (bajas tensiones) y ello con el objeto de lograr el máximo rendimiento posible.

j) Mejora la calidad de la cosecha. La lenta, regular y uniforme aplicación del agua y nutrientes, dan lugar a un crecimiento y maduración igual, produciendo una cosecha más uniforme, y de mayor calidad. Incluso se eliminan los daños y pérdidas debidas al contacto del agua con los frutos o el follaje, así como las pérdidas y daños debidos

Microirrigación 4
Microirrigación
4
a enfermedades que son difundidas o favoreci das por los sistemas convencionales de riego. k)

a enfermedades que son difundidas o favorecidas por los sistemas convencionales de riego.

k) Ahorro de mano de obra. Las pequeñas dosis de aplicación permiten regar áreas más grandes de una sola vez, además estos sistemas se pueden automatizar. Hay ahorro indirecto de mano de obra debido al menor número de labores requeridas.

l) Mejora del control del cultivo. El agricultor puede aplicar el agua, o no, como respuesta a los cambios del clima, puede suministrar más o menos fertilizantes para acelerar o retardar el crecimiento; puede proyectar un calendario de riegos y operaciones del cultivo para evitar conflictos y puede rápidamente aplicar, en forma precisa, nutrientes o pesticidas seleccionados como respuesta a una necesidad del cultivo.

m) Posibilidad de riego en cultivos acolchados o con microtúneles.

n) Se puede regular el tiempo de cosecha, lo que permite ingresar a los mercados con los mejores precios de venta.

1.1.3. Limitaciones

a) Facilidad de taponamientos de los emisores. Éste es el principal problema de los sistemas de microirrigación.

b) Costo de las instalaciones. En comparación con la aspersión, el riego localizado generalmente es más caro para cultivos herbáceos (hortalizas principalmente) y sólo un poco más barato para cultivos arbóreos.

c) Se necesita presión para su funcionamiento, a diferencia del riego por gravedad.

d) Ocasiona el lavado localizado de las sales, creando zonas de acumulación salina.

e) En lugares en donde la lluvia es insuficiente o en invernaderos, en los cuales es necesario lavar las sales, hay que hacerlo por otros sistemas, tales como inundación o aspersión.

f) No permite la defensa contra heladas; a menos que el sistema haya sido diseñado para cubrir esta necesidad.

En conclusión, la microirrigación es más que un método de aplicación de agua. Es un sistema complejo de soporte de la planta que mediante un buen diseño y un cuidadoso manejo, permite obtener alta producción, reducción de costos y excelente calidad del producto.

5 Microirrigación
5
Microirrigación
1.2. Descripción de los diferentes tipos de Microirrigación El riego es la aplicación artificial del

1.2. Descripción de los diferentes tipos de Microirrigación

El riego es la aplicación artificial del agua al suelo. Existen tres métodos para aplicar el agua en el suelo: superficial, en donde el agua se aplica sobre la superficie del suelo; a presión, en el cual el agua es conducida a presión por tuberías hasta un emisor en el punto de aplicación; y subsuperficial, en el que el agua se aplica por debajo de la superficie del suelo.

En el método de riego a presión, por el tipo de emisor empleado se tienen los siguientes sistemas: aspersión, en el cual el agua se aplica sobre el cultivo en forma de lluvia; microaspersión, en donde el agua se aplica como una lluvia de gotas a baja altura y distribuida en una superficie amplia, y finalmente, goteo, en el cual el agua se aplica en pequeñas gotas sobre la zona radical.

Los emisores de los Sistemas de Riego por Microirrigación, se pueden clasificar en:

a) Gotero o tubería de goteo

b) Cinta

c) Microaspersor o Microjet.

Existe una amplia gama de tipos o modelos en cada uno de estos grupos, que se pueden clasificar de distintas maneras. Sin embargo al elegir un emisor, los aspectos más importantes a considerar son:

Precio unitario

Caudal relativamente bajo, pero uniforme y constante, y que sea poco sensible a las variaciones de presión

Fabricación robusta

Buena uniformidad de fabricación

Resistencia a la agresividad química y/o ambiental

Estabilidad de la relación caudal-presión a lo largo de su vida útil

Poca sensibilidad a los cambios de temperatura

Reducida pérdida de carga en el sistema de conexión

Diámetro y velocidad de paso de agua, suficiente para que no se tapone fácilmente

Facilidad de reemplazo en la línea lateral

Ángulo vertical del chorro de agua en microjet y microaspersores

Hábito de crecimiento del sistema radicular (profundo o superficial)

El riesgo de obturación de estos emisores depende del diámetro mínimo de paso y de la velocidad del agua. Los diámetros son menores en emisores de bajo caudal que en los de alto caudal. En los de bajo caudal, goteo y cinta, pueden variar entre 0.3 mm y algo más de 1.0 mm. En los de alto caudal, microaspersores y difusores, los diámetros pueden llegar hasta 2.0 mm por lo que el riesgo de obturación es menor. Así, si el diámetro mínimo del orificio del emisor es menor de 0.7 mm el riesgo de obturación es alto; si está entre 0.7 y

Microirrigación 6
Microirrigación
6
1.5 mm el riesgo es medio y si es mayor de 1.5 mm el riesgo

1.5 mm el riesgo es medio y si es mayor de 1.5 mm el riesgo es bajo.

1.2.1. Goteros

Estos emisores, corresponden al tipo de emisor más antiguo dentro de los sistemas de riego localizado, siendo por ende el más difundido. Existen distintos tipos de goteros (figura 1.2), los cuales se diferencian principalmente por la forma en que se incorporan a los laterales de riego. Estos emisores trabajan comúnmente a 10 mca con caudales de 1.0 a 24 l/h, haciendo pasar el agua a través de un orificio, laberinto de varias formas, incorporando diafragmas para el mecanismo de autocompensación si es el caso.

Tipo de Gotero

Imagen

Observación

En línea

si es el caso. Tipo de Gotero Imagen Observación En línea Generalmente disponible en 1,2,4 y

Generalmente disponible en 1,2,4 y 8 l/h para tuberías de 12 mm y 16 mm. La presión de trabajo normal es de 10 mca. No son autocompensados.

De botón

normal es de 10 mca. No son autocompensados. De botón Corresponden a goteros que se insertan

Corresponden a goteros que se insertan en una perforación hecha a la pared de la línea regante, generalmente de polietileno. Los caudales comunes están en 1, 2, 3, 4 y 8 l/h. Pueden ser autocompensados y no autocompensados. Cuando son autocompensados pueden trabajar en el rango de 6-35 mca sin que haya variación considerable de caudal.

Integrados

sin que haya variación considerable de caudal. Integrados Corresponden a goteros de laberinto, sin cubierta,

Corresponden a goteros de laberinto, sin cubierta, insertados directamente a la tubería regante durante el proceso de fabricación. Los caudales comunes para esos goteros son de 1, 2, 3, 4, 8 l/h. Pueden ser autocompensados y no autocompensados.

Fig. 1.2. Tipos de goteros

7 Microirrigación
7
Microirrigación
1.2.2. Cinta de Riego Las cintas son fabricadas en polietileno y su durabilidad está en

1.2.2. Cinta de Riego

Las cintas son fabricadas en polietileno y su durabilidad está en directa relación con el espesor del material empleado, que fluctúa entre 0.1 mm (calibre 4 mil) y 0.6 mm (calibre 25 mil); y con los manejos de mantenimiento y limpieza que se realicen.

Este tipo de emisores se caracterizan por estar compuestos por dos conductos paralelos, uno principal (tubo de transporte) de donde el agua pasa a uno secundario (tubo de reparto) a través de un orificio que provoca una primera pérdida de carga; del conducto secundario el agua sale al exterior por un segundo orificio. El orificio que comunica los conductos principal y secundario lleva un pequeño filtro, en tanto que el conducto secundario presenta un canal regulador de flujo turbulento que produce la pérdida de carga final para la emisión del caudal especificado. En la figura 1.3, se presenta un esquema de este tipo de emisor.

figura 1.3 , se presenta un esquema de este tipo de emisor. Fig. 1.3. Cinta de

Fig. 1.3. Cinta de riego

El espaciamiento entre los orificios de salida varía de 20 a 60 cm. La presión de trabajo está comprendida entre 7 y 10 mca y proporcionan caudales entre 0.8 y 9.5 l/h por metro lineal (l/h/m), según la presión de operación, espaciamiento y tipo de orificios. Las cintas más utilizadas actualmente tienen orificios cada 30 cm y descargan un caudal de aproximadamente 4 l/h por metro lineal a una presión de trabajo de 8 mca.

Actualmente se usan tubos de pared delgada con una banda que contiene el laberinto o goteros inyectados adheridos en la parte interna del tubo. Aunque estrictamente no son cintas de riego; se comercializan como tales.

Tipos de Cintas

Tubería o cinta de pared sencilla

En este tipo de tuberías es posible identificar aquéllas que llevan orificios uniformemente espaciados o aquéllas que llevan un cosido a lo largo de todo un borde (rizza), por cuyos orificios fluye el agua. Entre las primeras, merece citarse la desarrollada por Stander, en Karlsruhe (Alemania), de polietileno y cuyas perforaciones en forma de aspa se abren cuando la presión en el interior de la

Microirrigación 8
Microirrigación
8
tubería alcanza un determinado valor, al cesar la presión la tubería se cierra. Se utiliza

tubería alcanza un determinado valor, al cesar la presión la tubería se cierra. Se utiliza generalmente enterrada y con este sistema se evita la obstrucción por las raicillas.

Tubería o cinta de doble pared

Entre estas tuberías se pueden citar aquéllas que se conocen como Twin-wall, que consisten en dos tuberías concéntricas unidas por un borde. La interior lleva unos orificios uniformemente espaciados, por los que el agua pasa a la segunda, también con orificios, cuya separación es bastante menor. De esta forma se consigue una caída de presión más suave.

Tuberías tipo bi-wall

Es parecida a la anterior, diferenciándose que en lugar de dos tuberías concéntricas consta de una cámara adosada a la tubería principal. La tubería interior va perforada solamente en su cara contigua a la cámara. La separación de los orificios de la tubería, es como en el caso de la twin-wall, menor que la de los orificios que conectan la cámara con el exterior.

Recientemente se está utilizando en Estados Unidos un tipo de tubería similar a la bi-wall, pero la cámara es mucho menor y el paso del agua de la tubería interior a la otra es a través de un pequeño filtro. El agua fluye por el tubo exterior que hace de regulador y sale al exterior por unas ranuras longitudinales que lleva la cámara.

Tubería porosa o de rezume

Como su nombre lo indica, es una tubería de material poroso que a través de sus poros el agua rezuma o sale al exterior.

La aplicación de un rayo láser para realizar las perforaciones ha permitido mejorar sensiblemente este aspecto, aunque todavía no se logren uniformidades similares a las logradas con goteros, pero estas nuevas tuberías, así perforadas, siguen presentando problemas frecuentes de obstrucciones.

Con las tuberías perforadas podrán disminuirse notablemente las limitaciones económicas que ciertos cultivos presentan con respecto al sistema de goteo.

Además, pueden colocarse y retirarse del terreno rápidamente mediante tractores provistos de rodillos giratorios en los que se enrolla la tubería, lo que disminuye los costos de instalación, en particular en grandes superficies.

9 Microirrigación
9
Microirrigación
1.2.3. Microaspersores Hay dos tipos esenciales de microaspersores, el de dispersor giratorio y el estático

1.2.3. Microaspersores

Hay dos tipos esenciales de microaspersores, el de dispersor giratorio y el estático o microjet. La diferencia entre estos emisores, es que los primeros están compuestos por un dispositivo que rota aumentando el diámetro de mojado del emisor, en tanto que los microjets no disponen de piezas móviles (figura 1.4).

Los microaspersores tienen dos elementos importantes: la boquilla y el difusor; del primero depende el gasto entregado por el emisor; del difusor depende el diámetro o alcance de mojado. Estos dos elementos se pueden intercambiar de manera que la combinación de ambos permita proporcionar el gasto necesario al árbol durante toda su vida. La boquilla está sujeta a un soporte que la eleva a una altura de 10 a 20 cm sobre el suelo. Los difusores tienen varios tipos de funcionamiento y formas de asperjar el agua, tales como la nebulización, la lluvia y los chorros.

Las áreas de humedecimiento de un microaspersor pueden ser de 360º, 280º, 270º, 180º, 90º ó 40º, lo cual es de gran utilidad. Así, por ejemplo, con una boquilla de 300º se tiene un humedecimiento casi circular y del área de humedecimiento se excluye un arco de 60º que no se humedece y que corresponde, comúnmente, a la ubicación del tronco del árbol, de modo que no se daña esa zona de la planta.

Los microjets son del mismo material que los microaspersores, pero están compuestos de dos piezas, una base y una cabeza. En la base está el orificio de salida del agua, mientras que la cabeza es la encargada de su distribución en áreas de 180º y 360º.

Casi todos ellos tienen un deflector contra el cual choca el chorro de agua, cambia de dirección y se distribuye a través del aire. El área mojada puede tener diversas formas, desde un círculo completo hasta un sector de pequeño ángulo. La posición que ocupa el difusor con relación a la vertical, tendrá mucha influencia sobre la forma y dimensión de la superficie mojada.

sobre la forma y dimensión de la superficie mojada. Fig. 1.4. Microaspersor, microjet y accesorios para
sobre la forma y dimensión de la superficie mojada. Fig. 1.4. Microaspersor, microjet y accesorios para
sobre la forma y dimensión de la superficie mojada. Fig. 1.4. Microaspersor, microjet y accesorios para

Fig. 1.4. Microaspersor, microjet y accesorios para su instalación

El rango de caudales en este tipo de emisores, fluctúa entre 25 y 240 l/h, el que está determinado por el diámetro de la boquilla que tenga y por la presión de operación. Este

Microirrigación 10
Microirrigación
10
último factor, afecta de igual forma al diámetro de mojado, generándose diámetros superiores a mayores

último factor, afecta de igual forma al diámetro de mojado, generándose diámetros superiores a mayores presiones. Este último aspecto es de vital importancia al momento de definir un sistema determinado, para evitar así que se produzcan daños por enfermedades, en especial en plantas frutales por humedecimiento excesivo del tronco.

Al igual que en el caso de los goteros, existen alternativas de microaspersores para aquellos proyectos de riego que consideran la instalación en sectores con marcadas diferencias de pendiente, lo que genera diferencias de presión muy altas dentro de un sector de riego. Como estas diferencias de presión provocan importantes diferencias en el suministro de agua a las distintas plantas, es necesario utilizar microaspersores autocompensados.

En el caso de estos últimos, el caudal que suministran estos emisores, está determinado sólo por la boquilla que tiene incorporada, siendo el rango de entre 20 y 95 l/h. En tanto, el diámetro de mojado está determinado por el tipo de dispersor que incluye, generando diámetros de entre 3.5 y 6.0 m.

Para hacer la conexión a la línea regante es necesario tomar en cuenta la longitud del tubito de alimentación (tubín) y calcular también la pérdida de presión en dicho accesorio. A veces es necesario incluir otros accesorios tales como limitador de alcance del chorro, dispositivo anti-insectos, etc.

1.3. Sistemas de Riego por Goteo

El riego por goteo es uno de los métodos más eficientes en el aprovechamiento del agua pues consiste en el suministro lento y frecuente casi en base diaria de agua, por encima o por debajo de la superficie del suelo, en la zona radical de la planta, a través de emisores ubicados a lo largo de una línea regante.

Los emisores son utilizados para disipar la presión y para permitir una descarga de volúmenes pequeños pero frecuentes de agua en los puntos de emisión.

Por la forma en que se aplica el goteo, estos sistemas se pueden clasificar en dos grandes grupos: gotero de emisión puntual o individual y cinta regante o riego continuo.

Los sistemas de riego por goteo deben estar diseñados para evitar encharcamientos, en caso de que éstos se presenten, no deben exceder el 10% del área sembrada.

1.3.1. Goteo Puntual

En los goteros de emisión puntual, el patrón de mojado se asemeja a la forma de un disco sobre el suelo (figura 1.5). El espaciamiento entre emisores varía de 0.5 a 1.0 m, dependiendo del alcance capilar del agua en el suelo; los espaciamientos menores entre goteros aumentan mucho su costo de adquisición.

11 Microirrigación
11
Microirrigación
Fig. 1.5. Sistema de riego con goteo puntual 1.3.1.1. Adaptabilidad a) Cultivos: aquéllos que se
Fig. 1.5. Sistema de riego con goteo puntual 1.3.1.1. Adaptabilidad a) Cultivos: aquéllos que se

Fig. 1.5. Sistema de riego con goteo puntual

1.3.1.1. Adaptabilidad

a) Cultivos: aquéllos que se pueden sembrar en hileras y con espaciamiento entre goteros mayor de 0.5 m, como el cultivo de vid (figura 1.6). Debido al fácil control de las láminas de riego y a la alta uniformidad de aplicación, el goteo puntual se adapta para regar hortalizas, sin embargo, no se aplica a praderas y cultivos densos.

sin embargo, no se aplica a praderas y cultivos densos. Fig. 1.6. Cultivos regados con goteo

Fig. 1.6. Cultivos regados con goteo puntual

b) Agua: se presentan serios problemas cuando se riega con agua que tiene altos contenidos de carbonatos, porque forman una costra en la salida del emisor que puede obstruir la descarga del agua o generan precipitados en tuberías y accesorios. También, las sales de hierro, las algas, bacterias y los sólidos en suspensión (arenas, limos y arcillas) pueden causar serios problemas de taponamiento de las tuberías.

c) Suelo: por el patrón de mojado de los goteros, se adaptan muy bien a suelos franco y franco arenosos con capilaridad alta. No se deben emplear en suelos arcillosos porque producen encharcamientos y escurrimientos; ni en los muy arenosos con poca capilaridad, porque el agua se infiltra muy rápido y no permite que se extienda

Microirrigación 12
Microirrigación
12
la humedad. Se usan en suelos con velocidad de infiltración básica de media a alta,

la humedad. Se usan en suelos con velocidad de infiltración básica de media a alta, mayor de 3.0 cm/h para evitar que el agua se encharque y escurra.

d) Topografía: terrenos planos u ondulados y con pendiente general hasta del 5%. No obstante, mientras mayor es la pendiente, las secciones de riego tienden a hacerse más pequeñas y en consecuencia a incrementar su costo. Se aceptan desniveles de terreno hasta de un 10% de la presión de operación nominal del emisor, sin afectar mucho su uniformidad de distribución.

e) Forma y tamaño: se diseña más fácil en terrenos regulares, el tamaño depende del gasto disponible. Para que la instalación de un sistema de riego por goteo sea lo más redituable posible, la superficie por regar debe ser de preferencia mayor de 10 hectáreas.

f) Clima: áridos y semiáridos. En climas húmedos y semihúmedos es difícil que se rentabilice la inversión, ya que se emplean para complementar el riego; es factible que sea rentable si se usan para fertilizar hortalizas.

g) Viento: no afecta la eficiencia de distribución.

1.3.1.2. Ventajas

a) Con este sistema se puede regar frecuentemente con pequeñas cantidades de agua, de manera tal que el suelo esté siempre húmedo, con buena relación entre agua y aire.

b) Es posible aprovechar el agua las veinticuatro horas del día sin necesidad de supervisión continua del riego.

c) El régimen de aplicación (intervalos entre riegos y cantidad de agua) puede ajustarse exactamente de acuerdo con las condiciones del suelo y del cultivo.

d) Se aplica el agua que sólo las raíces del cultivo son capaces de absorber; por lo tanto, se evita mojar otras áreas de terreno, lo que conlleva a un ahorro de agua.

e) Contribuye al control de las malezas al humedecer el suelo en forma localizada. Además, el agua de riego se aplica finalmente filtrada y libre de semillas de malezas.

f) Permite suministrar dosificadamente, fertilizantes y pesticidas solubles en agua, a través del riego.

g) Es posible ejecutar durante el riego otras labores culturales, como fumigación y cosecha.

13 Microirrigación
13
Microirrigación
h) Se minimiza la formación de costra superficial. i) Disminuye el desarrollo de enfermedades fungosas.

h) Se minimiza la formación de costra superficial.

i) Disminuye el desarrollo de enfermedades fungosas.

j) Es un sistema de riego de alta eficiencia (90 a 95%), aún en terrenos con topografía irregular, suelos poco profundos, con problemas de infiltración o en predios en que el recurso hídrico es escaso. Además, no son necesarias actividades especiales en la preparación del terreno.

Por las características de este sistema de riego, su mayor beneficio es integrar al uso agrícola comercial, áreas con problemas de riego y que presentan condiciones agroclimáticas apropiadas para rubros que respondan, con rentabilidad adecuada, a la incorporación de tecnologías modernas.

Cabe destacar que la alta eficiencia de este método de riego, incide en forma significativa sobre los rendimientos del cultivo, donde, en algunos rubros, el solo incremento de la producción puede amortizar el gasto que significa la implementación de un sistema de riego por goteo.

1.3.1.3. Limitaciones

a) Alto costo de inversión, debido a que exige abastecimiento de agua a presión y un complejo sistema de control del riego.

b) Requiere de un especial cuidado en el filtraje del agua y mantenimiento de los goteros, pues son muy sensibles al taponamiento por impurezas y/o materia orgánica.

1.3.2. Cinta Regante

En los goteros de emisión continua o cintas de riego, el patrón de mojado tiende a ser una franja húmeda continua (figura 1.7), ya que el espaciamiento entre emisores es muy pequeño, menor de 0.50 m y la duración de la cinta es de sólo uno o dos ciclos.

0.50 m y la duración de la cinta es de sólo uno o dos ciclos. Fig.
0.50 m y la duración de la cinta es de sólo uno o dos ciclos. Fig.

Fig. 1.7. Sistema de riego con cinta

Microirrigación 14
Microirrigación
14
Actualmente, por aspectos de costos, el uso de cintas de riego del tipo T-tape, Bi-Wall,

Actualmente, por aspectos de costos, el uso de cintas de riego del tipo T-tape, Bi-Wall, o similares constituyen una forma económica de aplicar el agua. Todas ellas suministran un caudal continuo a lo largo de su recorrido, por lo que su característica no se define en caudal por cada salida, sino en caudal por metro lineal de tubería. Se utilizan tanto extendidas sobre el terreno como enterradas.

1.3.2.1. Adaptabilidad

a) Cultivo: aquéllos que se pueden sembrar en hileras, tal es el caso de las hortalizas, con marco de plantación pequeño como la cebolla, la calabaza, el chile, el jitomate, el pepino, el melón y la sandía. Este sistema de riego se puede emplear en cualquier cultivo que rentabilice la inversión con el incremento de las utilidades.

b) Agua: se representan los mismos problemas que se mencionaron en los sistemas de goteo puntual.

c) Suelo: este sistema de riego se adapta muy bien a suelos de textura arenosa a franca, con velocidad de infiltración básica en el suelo de media a alta, mayor de 3.0 cm/h. En suelos arcillosos, puede originar encharcamientos o escurrimientos.

d) Topografía: se puede usar en terrenos planos y ondulados, con pendiente general hasta del 5%, colocando las cintas regantes a nivel. Mientras mayor es la pendiente, las unidades de riego tienden a hacerse más pequeñas y en consecuencia a incrementar su costo relativo.

Como las cintas trabajan con cargas hidráulicas del orden de los seis metros, soportan pequeños desniveles topográficos sin que se originen grandes diferencias de descargas. Por esta razón se adaptan bien a terrenos planos y de pendiente uniforme menor de 2%.

e) Forma y tamaño: para que la instalación de este sistema por goteo sea lo más redituable posible, la superficie por regar debe ser de preferencia mayor de 10 hectáreas.

f) Clima: áridos, semiáridos y subhúmedos. En climas subhúmedos este sistema se emplea para aplicar agroquímicos y complementar el riego.

g) Viento: no afecta la uniformidad de distribución.

1.3.2.2. Ventajas

a) Menor costo si se le compara con otros sistemas por goteo.

b) Su proceso de fabricación es más simple que el de cualquier gotero.

c) Su funcionamiento requiere de menores presiones.

15 Microirrigación
15
Microirrigación
d) Fácil de instalar y remover. 1.3.2.3. Limitaciones a) Su coeficiente de variación es alto.

d) Fácil de instalar y remover.

1.3.2.3. Limitaciones

a) Su coeficiente de variación es alto.

b) Su principal inconveniente es la falta de uniformidad, provocada en parte, por la pendiente del terreno.

c) Para evitar la obstrucción de sus orificios de salida (causada por las colonias de algas o partículas en suspensión), se requiere el uso simultáneo de filtros de arena y malla fina.

1.4. Sistemas de riego por microaspersión

En el sistema de riego por microaspersión, el agua se suministra mediante emisores que la dispersan en el suelo cerca del tronco de los árboles frutales, humedeciendo la zona de raíces (figura 1.8). El microaspersor se debe seleccionar para evitar encharcamientos y escurrimientos.

seleccionar para evitar encharcamientos y escurrimientos. Fig. 1.8. Sistema de riego por microaspersión Este sistema

Fig. 1.8. Sistema de riego por microaspersión

Este sistema se caracteriza por el uso de caudales generalmente inferiores a los 200 l/h por punto de emisión, con emisores que se denominan difusores y tienen salidas fijas y microaspersores cuando disponen de deflectores móviles y su alcance efectivo no supera los 3 m.

El riego por microaspersores se identifica por la ausencia de traslape, es decir, cada emisor aplica agua a una planta, sin tener interferencia ni cooperación por parte de los microaspersores adyacentes.

Microirrigación 16
Microirrigación
16
Cada microaspersor deberá mojar entre un tercio y un cuarto, como mínimo, de la superficie

Cada microaspersor deberá mojar entre un tercio y un cuarto, como mínimo, de la superficie en la que se extienden las raíces del árbol.

1.4.1. Adaptabilidad

a) Cultivo: se utiliza en los frutales que se plantan en hileras. Por el gasto que proporciona cada emisor, se adapta muy bien a árboles de talla media como los cítricos, la manzana, el plátano, el durazno, etcétera.

b) Agua: se presentan los mismos problemas que se mencionaron para el goteo puntual.

c) Suelo: se adapta bien en texturas de media a arenosa (ligera) con velocidad de infiltración básica de media a alta, mayor de 3.0 cm/h. Por el patrón de mojado, el microaspersor tiene ventajas grandes en suelos muy arenosos y con poca capilaridad ya que permite que el agua se distribuya a lo ancho del suelo; sin embargo, también trabaja bien en suelos con buena capilaridad. En suelos arcillosos, puede generar encharcamientos o escurrimientos.

d) Topografía: terrenos planos y ondulados, en zonas de lomerío con pendiente hasta del 10%. Cuando trabaja con cargas hidráulicas de 20 m, soporta desniveles de hasta dos metros.

e) Forma y tamaño: para que la instalación de un sistema de microaspersión sea lo más redituable posible, la superficie por regar debe ser de preferencia mayor a 20 hectáreas y en terrenos rectangulares.

f) Clima: áridos y semiáridos.

g) Viento: afecta la uniformidad de distribución del agua en suelo, sobre todo cuando el árbol se encuentra en los primeros años de su desarrollo. Lo ideal es que la velocidad del viento sea menor a 15 km/h.

1.4.2. Ventajas

a) Se pueden aplicar caudales importantes a baja presión (15 a 20 mca), lo que disminuye el costo total del sistema.

b) Economía de agua. El suministro localizado del agua (sobre la zona de raíces), aumenta la eficiencia de aplicación del sistema de riego. El área bajo riego representa únicamente una porción que va del 40% al 70% de la superficie total de la plantación, lo que conduce a una economía de agua.

c) Se produce una disminución importante de las malezas debido a la aplicación localizada del agua. En consecuencia, hay un ahorro de mano de obra al disminuir las labores de limpieza.

17 Microirrigación
17
Microirrigación
d) Flexibilidad en el diámetro de cobertura. Es posible aumentar el diámetro de cobertura a

d) Flexibilidad en el diámetro de cobertura. Es posible aumentar el diámetro de cobertura a medida que se desarrollan los árboles en la plantación, ya sea intercambiando boquillas, reemplazando deflectores o bien los dispersores.

e) Conversión a sistemas de riego por goteo. Resulta posible convertir sistemas de riego por microaspersión a riego por goteo cuando el diseño hidráulico lo permita.

f) Un sistema de riego por microaspersión es más fácil de controlar, ya que el número de salidas es menor y, además cada una de ellas es visible a distancia.

g) Flexibilidad en la disposición del microaspersor. Por medio del tubín de alimentación generalmente de 60 a 100 cm de longitud, es posible colocar el emisor en diferentes posiciones. Es posible colocarlo cerca del tronco del árbol o entre árboles contiguos.

h) Se puede utilizar para contrarrestar los efectos de las heladas cuando se colocan sobre la copa del árbol.

i) Es posible utilizarlos para control de humedad y temperatura en invernaderos mediante nebulizadores.

j) El costo de la red de tuberías es menor que en el riego por aspersión y similar al riego por goteo, dado que se administran caudales medios (25 a 120 l/h) a menor presión que la aplicada en aspersión.

1.4.3. Limitaciones

a) Alto costo de inversión. Dado que se requiere generalmente, de uno o dos microaspersores por planta, además del suministro de presión al agua de riego.

b) Posición vertical. Al igual que los aspersores convencionales deben instalarse de tal manera que los estabilizadores estén en posición vertical.

c) Malezas. Si se les deja crecer al lado del Microaspersor, pueden enredarse sobre el rotor e interferir en su funcionamiento. Aunque ya existen en la actualidad emisores que son inmunes a estos problemas, ya que todos sus componentes son fijos.

d) Averías mecánicas. Se dan sobre todo en la temporada de cosecha, lo que hace necesaria la reposición de piezas dañadas.

e) Fauna dañina. El riesgo que representan ratones y conejos para la tubería de polietileno es común para todos los sistemas de riego que emplean este material. La instalación subterránea de los laterales puede constituir una solución parcial o completa a este problema.

f) Filtración. El sistema de riego por Microaspersión requiere filtración. La filtración no debe ser tan fina como lo requiere el riego por goteo. A pesar de que la sección de

Microirrigación 18
Microirrigación
18
flujo de un microaspersor con una descarga de 70 l/h, es idéntica a la de

flujo de un microaspersor con una descarga de 70 l/h, es idéntica a la de un gotero de tipo laberinto de 4 l/h, la trayectoria del agua dentro del microaspersor es mucho más corta, y por lo tanto, disminuye el riesgo de obstrucción. Por lo general, es suficiente instalar un filtro con unas mallas de 80 mesh.

g) Interferencia por el viento: Ha sido observada, sobre todo en plantaciones jóvenes en localidades donde se registran vientos intensos, afectando la uniformidad de distribución.

19 Microirrigación
19
Microirrigación
Microirrigación 20
Microirrigación 20
Microirrigación
20
Capítulo 2
Capítulo 2

INFORMACIÓN PARA ELABORAR PROYECTOS DE RIEGO POR MICROIRRIGACIÓN

2.1. Información meteorológica

Los elementos del clima que más impactan en la determinación de la evapotranspiración del cultivo de referencia se muestran en la figura 2.1.

del cultivo de referencia se muestran en la figura 2.1 . Fig. 2.1 . Elementos del

Fig. 2.1. Elementos del clima

La medida y registro de los elementos del clima a través del tiempo se realiza en estaciones meteorológicas (figura 2.2).

tiempo se realiza en estaciones meteorológicas ( figura 2.2 ). Fig. 2.2. Estación meteorológica 21 Microirrigación

Fig. 2.2. Estación meteorológica

21 Microirrigación
21
Microirrigación
Es conveniente contar con registros de in formación (mínimo 20 años) de cada una de

Es conveniente contar con registros de información (mínimo 20 años) de cada una de las variables del clima a diferentes periodos de tiempo (pentadal, semanal, decadal y mensual) de cada uno de los años de registro o, en su defecto a nivel medio por periodo considerado.

Los factores del clima que se requieren para determinar la evapotranspiración del cultivo de referencia son: la latitud, altitud y proximidad al mar; los cuales están generalmente disponibles para cualquier localidad en estudio.

En el cuadro 2.1 se muestran los datos típicos a nivel medio mensual de las principales variables del clima, registrados en una estación meteorológica.

Cuadro 2.1. Estación meteorológica Cazadero, Zacatecas.

 

LOCALIZACIÓN

 

Latitud: 23.7º N

Longitud: 103.3º W

Altitud: 1880 msnm

 

INFORMACIÓN

 

Mes

Evaporación

Precipitación

Temperatura

Insolación

Humedad

(mm)

(mm)

(ºC)

(%)

Relativa

(%)

Enero

111

9.1

11.2

63

45

Febrero

144

4.3

12.0

67

40

Marzo

216

2.1

15.6

87

33

Abril

238

2.4

18.0

62

31

Mayo

256

12.4

20.6

69

39

Junio

216

53.3

22.2

54

60

Julio

167

74.5

20.9

59

67

Agosto

150

93.4

20.4

59

67

Septiembre

122

72.6

19.5

41

73

Octubre

128

28.9

17.0

66

61

Noviembre

110

10.0

13.8

68

50

Diciembre

100

12.1

8.8

58

51

S/M

1958

375.1

16.7

62.8

51.4

NOTA: En el caso de las laminas de agua evaporadas o precipitadas la cantidad anual es la suma (S) de los valores mensuales. En el caso de las otra variable meteorológica la última línea da los promedios (M).

En el caso de no contar con información sobre los elementos del clima para determinar la evapotranspiración del cultivo de referencia, se puede emplear el cuadro 2.2 para realizar una estimación de la misma en la época de máxima demanda, en el periodo de tiempo considerado.

Microirrigación 22
Microirrigación
22
Cuadro 2.2. Estimación de la evapotranspiración (ETP) del cultivo de referencia Clima Temperatura Humedad

Cuadro 2.2. Estimación de la evapotranspiración (ETP) del cultivo de referencia

Clima

Temperatura

Humedad relativa promedio (%)

ETP

 

promedio (ºC)

(mm/día)

Fresco/humedo

<20

>50

2.5

Fresco/humedo

<20

<50

3.5

Moderado/seco

20-30

>50

4.5

Moderado/humedo

20-30

<50

5

Cálido/humedo

30-38

>50

6.3

Cálido/seco

30-38

<50

7

Muy

>38

>50

8

cálido/humedo

Muy cálido/seco

>38

<50

9

Conocidos los valores de evapotranspiración y con la información de lluvia, se puede realizar un balance hídrico de la zona bajo estudio para determinar el periodo donde se requiere aplicar riego (cuadro 2.3 y figura 2.3).

Cuadro

2.3.

Estación

meteorológica

de

Hermosillo,

Sonora,

información

de

evapotranspiración potencial (ETP) y precipitación observada (Pr), en mm

 

Latitud: 29º N

   

Longitud: 110.6º W

 

Altitud: 273 msnm

 

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

AGO

SEP

OCT

NOV

DIC

Sum

ETP

81

104

136

162

186

189

183

183

153

140

102

81

1700

Pr

15

6

4

4

0

7

74

78

28

15

5

14

250

4 4 0 7 74 78 28 15 5 14 250 Fig. 2.3. Balance hídrico en

Fig. 2.3. Balance hídrico en una localidad

23 Microirrigación
23
Microirrigación
2.2. Levantamiento topográfico de terrenos Se deberá efectuar un levantamiento topográfico de la parcela o

2.2. Levantamiento topográfico de terrenos

Se deberá efectuar un levantamiento topográfico de la parcela o terreno a regar, indicando:

área, linderos, obstáculos (ríos, canales, drenes, caminos, carreteras, vías de ferrocarril,

barrancas, construcciones, etc.) y curvas de nivel (figura 2.4). Con ello será posible obtener

la información referente a las pendientes generales del terreno.

También se proporciona la separación entre plantas y la separación entre hileras de plantas, definiendo de esta forma el marco de plantación. El porcentaje de área mojada de este marco, se recomienda que sea del 50 al 75% para microaspersión y del 30 al 70% para goteo.

50 al 75% para microaspersión y del 30 al 70% para goteo. Fig. 2.4. Topografía del

Fig. 2.4. Topografía del terreno

2.3. Fuente de Agua

La información que hay que presentar de la fuente de abastecimiento es el tipo de fuente, la cantidad de agua disponible y la calidad de la misma.

Los datos mínimos que hay que conocer de la fuente de abastecimiento (por ejemplo, agua subterránea extraída por un pozo profundo, figuras 2.5 y 2.6) referentes a la cantidad son:

el

caudal o gasto disponible y por utilizar y el tiempo durante el cual se puede disponer de

la

fuente (horas por día y días por mes).

Cuando la fuente de abastecimiento es un pozo profundo se deberá conocer el nivel estático

y dinámico. Si la fuente es superficial (noria, río, arroyo, canal, pila o embalse) se

Microirrigación 24
Microirrigación
24
determinará el desnivel entre la superficie libre del agua y la entrada de la bomba,

determinará el desnivel entre la superficie libre del agua y la entrada de la bomba, que puede ser centrífuga de eje horizontal o turbina vertical.

puede ser centrífuga de eje horizontal o turbina vertical. Fig. 2.5. Agua subterránea Fig. 2.6. Pozo

Fig. 2.5. Agua subterránea

horizontal o turbina vertical. Fig. 2.5. Agua subterránea Fig. 2.6. Pozo profundo como fuente de agua

Fig. 2.6. Pozo profundo como fuente de agua

En lo que respecta a la calidad del agua, el dato fundamental que se debe conocer es la conductividad eléctrica del agua, aunque sería muy recomendable disponer de un análisis completo de las características del agua con fines de riego (cuadro 2.4).

25 Microirrigación
25
Microirrigación
Cuadro 2.4. Información de un análisis químico de agua, realizado en un laboratorio Número de

Cuadro 2.4. Información de un análisis químico de agua, realizado en un laboratorio

Número de Registro

 

325

Fecha de Análisis

 

3 de mayo de 2000

 

CE x 10 6

a 25°C

 

540 micromhos/cm

 

PH

7.85

Boro

0.01 partes por millón

 
 

Aniones en me/l

   

Cationes en me/l

 

CO 3

HCO 3

Cl

SO 4

Suma

Ca

Mg

Na

K

Suma

0.00

3.90

0.90

0.25

5.05

1.88

0.96

2.26

0.31

5.41

2.4. Caracterización del suelo con fines de riego

La textura es la característica fundamental del suelo, de la cual se infieren muchas de sus propiedades físicas relacionadas con el riego, en la figura 2.7 se presenta la proporción ideal de partículas sólidas en la textura de un suelo.

ideal de partículas sólidas en la textura de un suelo. Fig. 2.7. Proporción ideal de partículas

Fig. 2.7. Proporción ideal de partículas sólidas en la textura de un suelo agrícola

A partir de cuantificar en laboratorio -con el hidrómetro de Bouyoucos- el porcentaje de

arena, limo y arcilla, se determina la textura del suelo empleando el triángulo de texturas de

la figura 2.8.

Microirrigación 26
Microirrigación
26
Fig. 2.8. Triángulo de texturas El contenido de humedad en el suelo puede variar desde
Fig. 2.8. Triángulo de texturas El contenido de humedad en el suelo puede variar desde

Fig. 2.8. Triángulo de texturas

El contenido de humedad en el suelo puede variar desde el punto de saturación, en donde todos los poros del suelo están completamente llenos de agua, hasta un suelo totalmente seco, en donde no existe absolutamente nada de agua en los intersticios. Entre estos límites se encuentran los contenidos de humedad fundamentales para el riego: la capacidad de campo y el punto de machitez permanente (figura 2.9).

de campo y el punto de machitez permanente ( figura 2.9 ). Fig. 2.9. Contenidos característicos

Fig. 2.9. Contenidos característicos de humedad del suelo

Cuando el suelo se satura por efecto de un riego pesado o una lluvia de magnitud considerable, el agua gravitacional se mueve hacia capas más profundas por efecto de la fuerza de gravedad dejando el suelo a capacidad de campo. Entonces, el agua capilar se mueve en todas direcciones y empieza a disminuir la cantidad de ésta -debido a la

27 Microirrigación
27
Microirrigación
evaporación del suelo y la transpiración de las plantas en él- hasta el punto de

evaporación del suelo y la transpiración de las plantas en él- hasta el punto de marchitez permanente. El agua que queda entre el punto de marchitez permanente y un suelo completamente seco se le denomina higroscópica y no está disponible para las plantas por estar fuertemente adherida a las partículas del suelo (figura 2.10).

adherida a las partículas del suelo ( figura 2.10 ). Fig. 2.10. Clases de agua en

Fig. 2.10. Clases de agua en el suelo

Son dos las formas de expresar el contenido de humedad en un suelo: la gravimétrica basada en el porcentaje del peso agua respecto del peso seco de una muestra de suelo (Pss) y, la volumétrica que está en función del volumen total del suelo. El contenido de humedad en forma volumétrica se puede obtener multiplicando el contenido de humedad en forma gravimétrica y la densidad aparente del suelo.

Dos características adicionales del suelo son importantes desde el punto de vista del riego:

la tensión con la que el agua es retenida por el suelo y la velocidad de infiltración básica.

Cuando sólo se dispone de una estimación de la textura a nivel general (textura ligera, media o pesada), el cuadro 2.5 proporciona valores de las propiedades del suelo relacionadas con el riego.

Microirrigación 28
Microirrigación
28
Cuadro 2.5. Valores de las propiedades físicas del suelo relacionadas con el riego, según la

Cuadro 2.5. Valores de las propiedades físicas del suelo relacionadas con el riego, según la textura del suelo

Textura

Ligera

Media

Pesada

Punto de saturación (PS) % Pss

25-35

35-45

55-65

Capacidad de campo (CC) % Pss

8-10

18-26

32-42

Punto de marchitez permanente (PMP) % Pss

4-5

10-14

20-24

PS/CC

2/1

2/1

2/1

CC/PMP

2/1

1.85/1

1.75/1

Densidad aparente g/cm 3

1.4-1.6

1.2-1.4

1.0-1.2

Humedad disponible % volumen

6

12

16-20

Humedad disponible mm/m

60

120

160-200

Tensión del agua en el suelo atm

     

A capacidad de campo

0.1

0.2

0.3

Al 30% de abatimiento de HA

<1

1.2

2.5

Al 50% de abatimiento de HA

<1

2

4.5

A punto de marchitez permanente

15

15

15

Abatimiento de la HA a 5 atm de tensión

84

70

55

Velocidad de Infiltración mm/h

25-75

8-16

2-6

Cuando se dispone de los porcentajes de arena, limo y arcilla presentes en el suelo, se puede realizar una estimación más precisa de algunas de las propiedades del cuadro 2.5, empleando expresiones como las propuestas por K. E. Saxton, 1986.

2.5. Cultivo

Para obtener rendimientos óptimos se ha de evitar que el cultivo agote el contenido de humedad aprovechable presente en el suelo y llegue al punto de marchitez permanente. Por este motivo, se determina el máximo porcentaje de humedad aprovechable (nivel de agotamiento permisible o máximo déficit permisible de manejo) que el cultivo puede extraer del suelo sin que disminuya su rendimiento (figura 2.11).

del suelo sin que disminuya su rendimiento ( figura 2.11 ). Fig. 2.11. Máximo porcentaje de

Fig. 2.11. Máximo porcentaje de humedad aprovechable por el cultivo

29 Microirrigación
29
Microirrigación
En sistemas de riego por microirrigación, el máximo porcentaje de humedad aprovechable adquiere valores del

En sistemas de riego por microirrigación, el máximo porcentaje de humedad aprovechable adquiere valores del orden del 30% e incluso inferiores. La determinación de este porcentaje se puede hacer en función de alguno de los siguientes elementos: tipo de cultivo, la etapa fenológica del cultivo, la evapotranspiración del cultivo o la tensión de humedad en el suelo (cuadro 2.6 y 2.7).

Cuadro 2.6. Máximo agotamiento de humedad aprovechable en el suelo según el cultivo, expresado como tensión de humedad

Cultivo

Tensión

Cultivo

Tensión

 

(atm)

 

(atm)

Alfalfa

0.8

– 1.5

Cebolla

0.4

– 0.7

Plátano

0.3

– 1.5

Lenteja

0.3

– 0.8

Frijol

0.6

– 1.0

Papa

0.3

– 0.7

Repollo

0.6

– 1.0

Arroz

Casi saturación

Zanahoria

0.5

– 0.7

Cártamo

1.0

– 2.0

Cítricos

0.5

– 1.0

Cereales secundarios

0.4

– 1.0

Trébol

0.3

– 0.6

Sorgo

0.6

– 1.3

Algodón

1.0

– 3.0

Soya

0.5

– 1.5

Pepino

1.0

– 3.0

Fresa

0.2

– 0.5

Frutas caedizas

0.6

– 3.0

Remolacha azucarera

0.6

– 0.8

Flores y plantas de Ornato

0.1

– 0.5

Caña de azúcar

0.8

– 1.5

Uva

0.4

– 1.0

Tabaco temprano

0.3

– 0.8

Gramíneas

0.4

- 1.0

Tabaco tardío

0.8

– 2.5

Lechuga

0.4

– 0.6

Tomate

0.5

– 1.5

Maíz

0.5

– 1.5

Trigo

0.8

– 1.5

Melón

0.3

– 0.8

Trigo (maduración)

3.0

– 4.0

Cuadro 2.7. Máximo agotamiento de humedad aprovechable en el suelo (MAD)según el cultivo y profundidad de raíz, en porcentaje

MAD

Cultivos y profundidad de raíz

25

– 40

Cultivos de raíz superficial (hasta 50 cm), productos de alto valor y hortalizas

40

– 50

Frutales, viñedos y cultivos de profundidad de raíz media (0.5-1.0 m)

50

Cultivos de forrajes, cultivos de granos y cultivos de raíz profunda (>1.0 m)

La profundidad radicular efectiva del cultivo (figura 2.12) o la profundidad total del suelo, es fundamental al momento de calcular la cantidad de agua que hay que aportar en cada riego. En el cuadro 2.8, se presentan valores medios de la profundidad radicular para varios cultivos.

Microirrigación 30
Microirrigación
30
Fig. 2.12. Profundidad radicular del cultivo 31 Microirrigación
Fig. 2.12. Profundidad radicular del cultivo 31 Microirrigación

Fig. 2.12. Profundidad radicular del cultivo

31 Microirrigación
31
Microirrigación
Cuadro 2.8. Profundidad efectiva de raíces donde se concentra el 80% de la actividad de

Cuadro 2.8. Profundidad efectiva de raíces donde se concentra el 80% de la actividad de raíces, en un suelo profundo, uniforme y bien drenado, en m.

Cultivo

Prof. Raíces

Cultivo

Prof. Raíces

Aguacate

0.6

- 0.9

Frijol (seco)

0.6

- 1.2

Albaricoque

0.6

- 1.4

Frijol (verde)

0.5

- 0.9

Alcachofa

0.6

- 0.9

Higo

0.9

Alfalfa

1.2

- 1.8

Lechuga

0.2

- 0.5

Algodón

0.9

- 1.8

Lucerne

1.2

- 1.8

Almendro

0.6

- 1.2

Maíz (grano y forraje)

0.6

-1.2

Alubia

0.6

- 1.2

Maíz dulce

0.4

- 0.6

Apio

0.60

Manzana

0.8

- 1.2

Avena

0.6

- 1.1

Melón

0.6

- 1.2

Banana

0.3

- 0.6

Nabo

0.5

- 0.8

Baya

0.6

- 1.2

Nogal

1.7

- 2.4

Brócoli

0.60

Olivo

0.9

- 1.5

Cacahuate

0.4

- 0.8

Papa

0.6

- 0.9

Café

0.9

-1.5

Parsnip

0.6

- 0.9

Calabacita

0.6

- 0.9

Passion fruit

0.3

- 0.5

Calabaza

0.9

- 1.2

Pasto Sudán

0.9

- 1.2

Caña de Azúcar

0.5

- 1.1

Pastos

0.3

- 0.8

Cebada

0.9

- 1.1

Pepino

0.4

- 0.6

Cebolla

0.3

- 0.6

Pera

0.6

- 1.2

Cereza

0.8

- 1.2

Pimiento

0.6

- 0.9

Chard

0.6

- 0.9

Rábano

0.3

Chícharo

0.4

- 0.8

Remolacha azucarera

0.6

- 1.2

Ciruela

0.8

- 1.2

Remolacha mesa

0.4

- 0.6

Cítricos

0.9

- 1.5

Safflower

0.9

- 1.5

Col

0.60

Sandía

0.6

- 0.9

Col de Bruselas

0.60

Sorgo forrajero

0.9

- 1.2

Coliflor

0.60

Sorgo grano

0.6

- 0.9

Durazno

0.6

- 1.2

Soya

0.6

- 0.9

Egg plant

0.80

Tabaco

0.6

- 1.2

Espárrago

1.2

- 1.8

Tomate

0.6

- 1.2

Espinaca