P. 1
El Origen de Las Clases Sociales

El Origen de Las Clases Sociales

5.0

|Views: 7.522|Likes:
Publicado porDairo Aguas Barraza

More info:

Published by: Dairo Aguas Barraza on Oct 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/20/2014

pdf

text

original

Sections

  • 1. Modo de producción
  • 2. Grupos Sociales y su Clasificación
  • 3. Política
  • 4. Dinámica Política
  • 5. Antropología
  • 6. Sociología
  • 7. Organización Social
  • 8. La Desorganización Social
  • 9. Patología Social. Enfoque Estructural Funcionalista
  • Feudalismo:
  • Características del Feudalismo:
  • Características Sociales del Período Feudal:
  • Características Culturales del Período Feudal:
  • Orígenes del Feudalismo:
  • La Implantación del Feudalismo:
  • La Sociedad Feudal
  • La Formulación Ideológica de la Trifuncionalidad
  • La Estructura Social en Función de las Relaciones Productivas
  • Causas del Establecimiento del Feudalismo
  • Consecuencias del Feudalismo:
  • Algunas Otras Características Importantes del Feudalismo son:
  • ANEXOS

EL ORIGEN DE LAS CLASES SOCIALES - DEL COMUNISMO PRIMITIVO AL
ESCLAVISMO

Existió una época, régimen o modo de producción económica comunista en la historia que es
negada u ocultada por historiadores o personas idealistas, capitalistas, postmodernistas,
positivistas, etc.

Antes del esclavismo existía la comunidad primitiva que tenía características comunistas como
era la educación de manera empírica, natural o espontánea. El niño al crecer tenía las mismas
características de comportamiento que el adulto sin haber ido a una escuela o institución que
condiciona su cosmovisión u ideología o comportamiento. Era la educación primitiva donde el
niño recibía la educación espontánea al ver las relaciones sociales de existencia.

En el comunismo primitivo los hombres y las mujeres estaban en igual condición de derechos. Y el
niño no quedaba a la postre.

Los alimentos eran recibidos de igual manera para toda la tribu incluido el niño.
El hombre primitivo también tenía una concepción del mundo, ya que en su tribu no había rangos
ni jerarquías o sea todo era compartido por igual, supuso que la naturaleza estaba organizada de
igual forma. Su religión fue por eso una religión sin dioses. Los primitivos creían en fuerzas
difusas que impregnaban a todo lo existente, de la misma manera que las influencias sociales
impregnaban a todos los miembros de la tribu.

La aparición de las clases sociales tuvo su origen en la propiedad privada, en apropiarse de algo
que no pertenecía a un grupo exclusivo, ya que en la comunidad primitiva todo era por igual,
nadie era privilegiado, no tenían preeminencia o hegemonía, todos estaban en igual condición de
derechos.

Cuando Apareció la división del trabajo rudimentario por sexo y edad. Y la necesidad de un
administrador para distribuir la sobreproducción y con un grupo de personas que cuidaban del
depósito surge el esclavismo. Este administrador y el grupo de personas que vigilaban el almacén
hasta ahora existen.

Este grupo de personas que se desligó del trabajo físico, o sea se liberaron del trabajo, estas
mismas personas fueron escogidas por la comunidad y no se les reconocía ninguna preeminencia.
Poco a poco se adueñaron del cargo, el cargo comenzó a heredar su entorno (familiares) así se
adueñaron de la fuerza de trabajos de la comunidad y, las tierras de la comunidad, esta clase
necesitaba de soldados para que estén protegidos, necesitaba de una religión para considerarse
diferente al resto y decir que eran elegidos por los dioses para gobernar y necesitaban de leyes
para legitimizar su robo, así pareció las Leyes, la religión, el Estado, los soldados o sea el
esclavismo.

Este grupo de personas se adueñaron del conocimiento y lo mantenían en secreto porque tenían
todo el tiempo libre de reflexionar y engañaban a la comunidad que eran personas especiales.

Con palabras textuales de Aníbal Ponce: “saben ustedes que en Egipto, un dispositivo, admirable

para la época llamado Nilómetro, permitía conocer con bastante exactitud el crecimiento de las
aguas del río y pronosticar el volumen de la futura cosecha. De acuerdo a esos informes,
mantenidos en secreto, los sacerdotes aconsejaban a los labradores. Las clases inferiores recibían
así un servicio extraordinario que la propia ignorancia en que vivían, determinada por un trabajo
sin descanso, hubiera sido incapaz de realizar, pero aquel Nilómnetro servía a las clases
dirigentes de dos maneras que convergían a lo mismo. Por un lado, cuanto más abundante se
anunciaba la cosecha tanto más la autoridad redoblaba los impuestos. Por otro lado aquellas
indicaciones precisas sobre la inminencia del crecimiento de las aguas (que sólo la autoridad
estaba en condiciones de poseer prestaban al soberano el ascendiente de las divinidades: en el
momento oportuno el faraón arrojaba al Nilo sus órdenes escritas, y entonces ¡oh! Entonces las

aguas obedecientes empezaron a subir…”

http://edsoncastillo.blogspot.com/2011/02/el-origen-de-las-clases-sociales-del.html

La transición del esclavismo al feudalismo

El presente trabajo expondrá los puntos de vista o interpretaciones acerca del ocaso de la
sociedad antigua, terma que continua planteando a los historiadores una serie de preguntas que
continúan abriendo nuevas líneas de investigación.

Abordaré las principales versiones acerca de este ocaso, de acuerdo a distintos autores, que
enmarcados en su época se plantearon el problema del derrumbe de la sociedad antigua, y por
tanto esclavista, y la transición hacia el feudalismo.

Repasaremos las posiciones de Max Weber, S.I Kovaliov, S. Mazzarino y Marc Bloch, autores
que desde diferentes enfoques abordan una misma cuestión: la transición de la sociedad
antigua a la sociedad feudal.

Sin dudas que la mayoría de las visiones aquí planteadas pecan de “unilateralidad”, ya que
centran las causas en una sola dirección, pero en la obra se agrupan las causas en cinco
grandes grupos: aspectos políticos; aspectos económicos; aspectos ideológicos y culturales.

Entre quienes la primacía de los aspectos políticos están los que sostienen que la causa sería
una crisis de autoridad derivada de la poca legitimidad del mismo poder, sea de los
emperadores como del ejército.

Para unos la clave sería la excesiva extensión del Imperio, algunos afirman que la disminución
del ejército ocasionó la caída.

Otros como Fuchs, sostiene que el problema habría de colocarlo en la resistencia del “espíritu
nacional” indígena a su absorción por Roma.

En cuanto a los aspectos sociales, Seeck afirma que la “desaparición de los mejores” (1) en el

sentido de una degeneración de la raza, iba a influir en otros autores, ya que algunos
sostuvieron que la entrada del elemento bárbaro que se mezcló con el romano, comenzaría a
originar la caída de Roma. El hacerse el sector dirigente cada vez mas reducido y concentrado,
y al no llamar a las masas al gobierno, sostienen otros, desencadenó la crisis.

La lucha entre campesinos y ciudadanos y soldados parece ser la cusa principal para
Rostovseff.

En cuanto a los aspectos economicos, algunos le achacan a los factores climáticos la causa de
la crisis: las lluvias habían disminuido, originando sequías, peste, hambre, etc.

Otros afirman que la ruina del suelo por alas técnicas empleadas en los sistemas de cultivo
originó la crisis.

Boack coloca la clave en la fuerte política impositiva del estado Romano, otros en la desastrosa
situación de la moneda, otros sostienen que las reservas de oro fueron trasladadas a Bizancio,
lo que permite entender la mayor duración del Imperio Romano de Oriente.

Otros autores, pensando en términos modernos piensan que el intervencionismo estatal origino
una perdida del espíritu de iniciativa que paralizó el comercio y la industria.

Quines abordan las causas desde sus motivos ideológicos y culturales ven la victoria el
cristianismo con un sentido distinto de la anterior cultura pagana, lo que iba a originar el fin del
mundo antiguo, mientras que Toynbee ve una crisis moral o de civilización al no poderse dar
respuesta al nuevo desafío que suponían los bárbaros.

Es evidente que no se puede instalar un solo factor como desencadenante o causante del fin
del mundo antiguo, ya que fundamentalmente serían dos los motivos que con una influencia
reciproca ocasionarían el fin del mundo romano: la presión de los bárbaros y la desintegración
interna.

Marc Bloch analiza en su artículo las razones de la desaparición progresiva de la esclavitud, y
utilizamos este término en virtud que, según Bloch, la esclavitud no desapareció de golpe, y
además, es posible hallar este modo de producción en la Edad Media, motivo por el cual
sostiene Bloch, no podemos afirmar que la esclavitud fue abolida, sino que cada vez más va
perdiendo consistencia al no ser ya primordial su utilización dentro del nuevo orden de cosas
existente, siendo este motivo el único de su extinción o declive, y no su abolición, término que
Bloch se encarga de remarcar, ya que no hubo un instante puntual, ni hecho preciso, ni
monarca, que estableciera el final de la esclavitud.

Durante los primeros tiempos de los reinos bárbaros aun persistían en comparación con los
primeros tiempos del Imperio, muchos esclavos por toda Europa. La gran fuente de la esclavitud
siempre había sido la guerra.

Bloch sostiene que existían dos métodos para sacar partido de la fuerza de trabajo del esclavo:
el primero consistía en mantener al hombre como si fuera un animal domestico y hacer con él
lo que se hacia con éste, es decir, utilizar arbitrariamente su trabajo.

El otro método consistía en que el esclavo también podía establecerse por su propia cuenta; en
este caso el amo se veía desprendido de la carga de su manutención, apropiándose bajo
distintas formas una parte de su tiempo y de los productos de su trabajo, siendo este método el
que más se difunda desde los últimos siglos del Imperio.

Bloch afirma además que también en la industria se dieron estos métodos, y cuando los ricos,
que reclutaban grandes manadas de esclavos, destinarían una parte para trabajos domésticos,
ahorrándose el recurso del asalariado, una vez cubiertas las necesidades de la casa, se
utilizaba el excedente de mano de obra calificada en la producción para el mercado,
convirtiéndose muchos talleres en verdaderas manufacturas.

De esta manera el esclavo ejercía su profesión para el público, se alimentaba y se vestía con
sus ganancias, entregando el resto, bajo diversas formas convenidas de antemano, al amo.

Pero Bloch sustenta la posición de que las mayores transformaciones se dieron en la
agricultura: hacia finales del Imperio los inmensos dominios cultivados por verdaderos ejércitos
de esclavos cambiaron.

Los grandes propietarios dividían sus amplios espacios en multitud de pequeñas granjas, cuyos
ocupantes debían pagar una renta por su disfrute, entre estos beneficiarios figuraron un gran
número de esclavos, siendo algunos de ellos manumitidos en el mismo momento de su
establecimiento.

Los procedimientos para el aprovechamiento de estas extensas superficies de cultivo se habían
modificado: es cierto que el amo no había dejado de alimentar, alojar y vestir a los esclavos que
le servían en el campo.

Pero eran cada vez menos necesarios para estas actividades y por ello fue a los terrazgueros,
cuyas tierras estaban bajo la dependencia del dominio principal, a los que se les exigió bajo
servicios obligatorios, la mayor parte del trabajo.

Entre estos terrazgueros de reciente creación había muchos esclavos: continuaban pechando
para el amo; pero ya no eran alimentados por éste, la tierra que les cedía era como el salario
del que debían vivir.

Plantea Bloch además las razones por las cuales los dueños de esclavos que poseían grandes
propiedades, preferían en adelante el nuevo sistema de corvea al procedimiento más práctico
en aspecto, de la utilización directa del ganado humano, sosteniendo que el esclavo era un mal
trabajador, su rendimiento se estimaba bajo en todas partes, y además de constituir un capital
esencialmente perecedero: cuando el esclavo moría debía comprar otro, perdiendo la suma que
había invertido en él.

Cuando el reclutamiento se hizo difícil, su valor se acrecentó, por lo que entonces se encaminó
hacia el régimen de tenencia.

Establecido por su cuenta, el régimen de vida del esclavo era mejor, su trabajo será de mejor
calidad, como tenia que pagar las rentas, será de su propio trabajo del que dependerá el
excedente (al cual estaba sujeta su vida) de productos.

Menciona Bloch en su trabajo además, la evolución de estos esclavos-granjeros, que luego en
la Edad Media, se convertirían en servus, o servidumbre como forma de explotación básica,
remarcando asimismo que las formas de esclavitud presentes en la Europa occidental de los
siglos XI y XII, correspondían a extranjeros en su mayoría, confirmando así la presencia aún de
esclavos durante la Edad Media en la forma que conocemos desde la antigüedad, pero dejando
en claro que la institución del esclavismo fue profunda y lentamente transformada, por las
estructuras económicas, transformándose debido a las nueva forma de explotación y los nuevos
modos de producción.

Pero analicemos ahora la perspectiva que tiene Max Weber: él sostiene que la transición del
esclavismo al feudalismo se produce debido a que el centro de gravedad hay que colocarlo en
la oposición ciudad-campo, ya una serie de factores han condicionado la ruina de la ciudad-
exigencia tributaria, cambio en el sistema de explotación de los obreros, debilidad del comercio,
etc.

De esta manera comenzaron a aparecer nuevas formas, como latifundios retirados de la ciudad,

ejércitos de “aristócratas”, economía natural, etc.

Para Weber la cultura se hace campesina y vaticina el inicio de la Edad Media, sosteniendo que
es indebido hablar de decadencia, ya que la edad Media llevará a una fase más progresiva que
la anterior.

Weber afirma que la sociedad antigua es esencialmente una sociedad de ciudad. La ciudad es
el soporte de la vida política, artística y cultural. También económicamente la ciudad antigua se
funda originariamente en el cambio - en el mercado de la ciudad- de los productos urbanos con
los frutos de la franja agrícola circundante, permitiendo estos cambios directos, inmediatos,
entre los productores y consumidores, cubrir las necesidades sin tener que acudir a la
importación.

Otra característica asignada por Weber a las ciudades antiguas son su carácter de cultura
litoral: ciudades abastecidas por navíos.

El tráfico comercial internacional se efectuaba por vía marítima o por los grandes ríos y en la
Europa antigua no existía un comercio interior semejante al de la Edad Media.

La cultura antigua es una cultura de esclavos: el propietario de esclavos se ha convertido en el
soporte económico de la cultura antigua y la organización del trabajo de esclavos constituye la
infraestructura imprescindible de la sociedad romana.

Una de las causas de la transformación del esclavismo hacia otras formas de utilización de
mano de obra reside en que el cuartel de esclavos no podía reproducirse por si mismo y tenia
que complementarse por la compra de esclavos permanente, pero comenzó a malograrse el
abastecimiento cuando el Imperio suspendió la guerra de conquista en el Rin, preparando de
esta manera un fin a la tendencia expansiva del Imperio.

El cambio fue lento y progresivo: la imposibilidad de que la producción progresara sobre la base
de los cuarteles de esclavos, además de esto la disminución de la baratura de la baratura del
material humano parece haber conducido a una mejora en las técnicas mediante la educación
de trabajadores escogidos.

Sin embargo la ruralización de la economía nos lleva a encontrar una evolución de los esclavos
como trabajadores del campo: la familia y la propiedad personal le son restituidas por el señor,
pagando la renta por la utilización de la tierra.

Pero a medida que el centro de gravedad del Imperio se traslada al interior, al crecer la
población tierra adentro, comienzan a pesar más en la política del estado, los grandes
terratenientes.

En épocas carolingias se dispone que los inspectores hayan de suministrar a la Corte todos los
elementos que el rey necesita. Ha desaparecido el ejercito permanente y la burocracia a sueldo;
el ejercito se pertrecha a si mismo; convertido en un ejercito de caballeros, una milicia de
señores feudales, ha desparecido también el cambio interlocal de genero, se ha roto los hilos
que interactuaban dentro del comercio, haciendo que éste involucione y retrocediendo al
estudio de industria ambulante a cargo de extranjeros como griegos y judíos.

Ha desaparecido la ciudad: para esta época carolingia la ciudad no existe como concepto
jurídico y administrativo, ya que los grandes señores feudales son quienes sostiene la cultura,
los terratenientes son los funcionarios políticos, uno de ellos, el más poderoso, es el rey. En el
campo están sus palacios, en definitiva, la cultura se ha vuelto campesina. La familia y la
propiedad privada fueron restituidas a la gran masa de los siervos y estos se levaron

lentamente de la condición de “instrumentos parlantes” a de hombres.

En cuanto a la opinión de Kovaliov, el compilador de los artículos se encarga de contextualizar
el artículo de Kovaliov y el de Schtajerman dentro del materialismo histórico como exponentes
de ese momento investigativo en Rusia, aclarando el sentido excesivamente esquemático de
Kovaliov cuya tesis central arranca de querer ver la crisis del mundo antiguo desde una
perspectiva global, sin tener en cuenta que a pesar de que el mundo romano era un todo en lo
político, no lo era igual en su sistema social y económico e incluso ideológico.

Incluso Kovaliov habla de una revolución social antiesclavista y destructiva, olvidando que la
esclavitud no se suprimió por decreto y que es esta lucha la que va a posibilitar de una nueva
forma social.

Asimismo se presenta inexacto pensar que para que la creación de las formas feudales haya

sido necesaria la “alivianadora” invasión bárbara, o que fuera necesario el golpe definitivo a

manos de éstos, con ello olvida Kovaliov la propia dinámica interna y se puede caer en el

pensamiento de que la “eternidad” de las formaciones sociales.

Para sostener su pensamiento Kovaliov plantea esta hipótesis: como la posibilidad de la victoria
de las clases explotadas estaba excluida en el marco de la sociedad esclavista, la lucha de
clases se encontraba desprovista de perspectivas, se reducía a una serie de rebeliones, de
represiones, de nuevas rebeliones, etc. Semejante estado de cosas pudo prolongarse durante
un tiempo indeterminado: hasta el momento en que las clases en conflicto desaparecen y son
reemplazadas por nuevas clases.

Entonces las antiguas formas de lucha de clases desaparecen a su vez y son reemplazadas
por nuevas formas. Pero esto significa para Kovaliov, que la antigua formación económico-
social se ha derrumbado y que otra ha ocupado su lugar.

Para reafirmar su hipótesis Kovaliov afirma que la desaparición simultánea de la clase de los
esclavos y de la de los propietarios de esclavos fue provocada por la disgregación del modo de
producción esclavista, de la forma esclavista de la propiedad.

La aparición de las pequeñas explotaciones agrícolas, de colonos y semicolonos, para
reemplazar la explotación centralizada en los latifundios fue precisamente el signo de la
disgregación del modo de producción esclavista y la aparición de las premisas del modo de
producción feudal.

Kovaliov hace hincapié en la transformación sufrida por la mano de obra: si los colonos se
transforman en esclavos y los esclavos en colonos, un proceso similar se da entre la clase

opuesta de los propietarios de esclavos, es decir se transforman en “propietarios de colonos”,

propietarios terratenientes que poseen al mismo tiempo que la tierra, los colonos adheridos a
ella. Paralelamente a la desaparición de la clase de los esclavos, se desarrolló también un
proceso de desaparición de la clase de los propietarios de esclavos.

Asimismo el autor da cuenta de las características que tuvo la “revolución social” del siglo III d.c

al indicar que se trata de una revolución debido a: cambio en el modo de producción, aguda
lucha de clases que se convierte en guerra civil, victoria de la clase revoluionaria y de su
dictadura, concordancia de las relaciones de produccion por el carácter y el nivel de las fuerzas
productivas.

Ahora bien, estas caraterisiticas se aplican a una revolución social en su estadio de pleno
desarrollo, pero cree Kovaliov, que la revolución social no debe limitarse a sus formas
plenamente evolucionadas, indicando que a cada formación diferente corresponde u nivel
distinto de las fuerzas productivas, señalando que la revolución social del siglo III, en opinión del
autor pertenece a un grupo de revoluciones mas antiguo, y por consiguiente menos
desarrollado y menos característico.

Esto es producido por el débil nivel de desarrollo de las clases revolucionarias - colonos y
esclavos- producto del débil nivel de las fuerzas productivas de la sociedad esclavista, y como
los colonos y los esclavos no podían triunfar en esa lucha y establecer su dictadura
revolucionaria se vio la necesidad histórica de la conquista exterior que propino el golpe
irreversible al modelo y estado esclavista, constituyendo desde allí, de manera tardía un nuevo
modo de producción.

Para finalizar el análisis de las posturas más relevantes debemos exponer los explicaciones de
Mazzarino, que dentro de la problemática acerca de que si es licito utilizar el termino

“revolución” social como causante del derrumbamiento del mundo antiguo.

Mazzarino da cuenta de algunos movimientos sociales interiormente de los términos del
Imperio, como son la revuelta de los panonios en el 406, que cansados de tener que pagar los
altos tributos exigidos, e incapaces de hacerlo, se rebelan invocando la presencia de los
bárbaros como una liberación, y vencieron, unidos a los ellos devastaron occidente.

Asimismo Mazzarino da cuenta de los movimientos sociales convulsionados en Mauritania, y

que junto a Panonia representaron ejemplos claros de revueltas “sociales”, pero también

advierte el autor que estos conflictos no se producen dentro del Imperio solamente, sino que en
otras zonas como la Persia Sasánida tenemos referencia de situaciones agudas como el intento
del mazdaquismo, que predicaba que todos los hombres son iguales y declaraban injusto que
unos tuviesen más bienes y más mujeres que otros, pero el contenido social de la doctrina
mazdaquita era esencialmente de origen religioso, como su prohibición de comer carne y de
verter sangre.

Pero aquí Mazzarino aprovecha para preguntarse si los romanos tenían idea de revolución
social, real y propia, y contesta que si y no, argumentando que los romanos no tenían claro el
concepto de una ideología comunista como ideología capaz de ser concretamente ejecutada,
pero alguna idea de revolución social como hecho extremadamente concreto y no ideológico,
estos lo tenían aún, y cita Mazzarino el caso de Totila, que somete a los senadores a la
condición de esclavos siendo éste el concepto de revolución social que Procopio podía
entender, además Totila autoriza matrimonios entre libres y esclavos, golpeando la sociedad
esclavista, intentando una revolución social, pero fracasando quizás debido a que la solidaridad
entre colonos y patronos le impidió hacerlo, ya que los colonos se hicieron defensores del
derecho de su patrón a la propiedad sobre el latifundio.

Asimismo Mazzarino expone como los movimientos dirigidos a un cambio mucho más radical,
como los ya citados, iban a fracasar, implantándose el sistema de vasallaje.

Peca quizás Mazzarino, como lo advierte Prieto Arciniega, peca de pensar en un modelo único
de paso hacia el feudalismo en Europa, como así también el titubeo al utilizar el término

“revolución social”, ya que si entendemos como revolución social un conflicto entre clases,

todos los casos planteados por Mazzarino responden a este criterio.

Y para reafirmar esta posición plantea el ejemplo del Bajo Imperio, al señalar que los burgueses
romanos y laeti pagaban los impuestos, unos y otros, pero los burgueses romanos, los curiales,
eran distintos de los laeti. En el medioevo merovingio, los burgueses romanos y laeti, estaban
en el mismo plano. El viejo privilegio de la burguesía romana, privilegio que respondía a un
orden social, estaba abolida. La revolución social existió, afirma Mazzarino, pero no en el
sentido que podemos entenderla nosotros.

Esta situación, sostiene el autor, no elevó a los laeti a la condición de ciudadanos curiales, sino
que sobre todo apuntaba a rebajar a los curiales romanos a la categoría de laeti, coincidiendo
con otros autores: el campo vence a la ciudad.

Bibliografía:

“La transición del esclavismo al feudalismo”, Marc Bloch, Max Weber, Moses Finley, M.

Mazzarino, E.V. Gutnova Kovaliov, A. M. Prieto Arciniega, E.M Schtajerman, Akal editor, 2°
edición, Madrid, 1976.

Agradezco profundamente la colaboración del Prof. Héctor C. Baggio y de la inestimable guía
que constituye la Prof. Lidia T. Franchi en toda mi carrera.

Prof. Mariano Pilling

Instituto Superior de

Formación Docente N°15.

Ciudad de Campana.

República Argentina.

marianopilling@hotmail.com

TEMA 1: LA TRANSICIÓN DEL FEUDALISMO AL CAPITALISMO:
CARATERÍSTICAS DE UN DEBATE DECISIVO.

El feudalismo es el sistema anterior al capitalismo y se desarrolla
durante el Antiguo Régimen (época preindustrial). Las principales
características del feudalismo son:
La tierra (la agricultura) es la base de la economía.
- El propietario de la tierra (el señor) tiene el control social.
- La mayor parte de la población desarrolla su vida en el campo,
estableciéndose una relación de dependencia con el propietario.
La sociedad está estructurada rígidamente dividida en tres clases:
- Nobleza: son terratenientes (propietarios) y por tanto tienen el
control social.
- Iglesia: también son propietarios.
- El tercer estado: es la mayoría de la población.
- A cada clase se accede por nacimiento y no es posible pasar de un
estamento a otro.

El hombre tiene un escaso control sobre los medios naturales.

- Wrigley nombra a la economía preindustrial “economía orgánica”,

en la que el hombre no controla los recursos, que son inconstantes.

En cambio, la economía industrial es denominada “economía
inorgánica”, en la que el hombre pasa a utilizar recursos

inorgánicos, ya no depende de recursos que no controla, y pasa a
controlar los procesos productivos. Las fuentes inorgánicas son
contaminantes, las orgánicas no.
La falta de control sobre los recursos hace que la vida del hombre sea
precaria.
- La evolución de la población está marcada por el hambre y las
enfermedades. A medida que la población evoluciona estos
aspectos mejoran y se superan.
Según Peter Kriedte la Peste Negra (1348-1351) divide la historia
frenando bruscamente la evolución de la población europea,
reduciéndola en un 30%. La peste rebrotará cada diez años y la
población no se recuperará hasta el año 1500.
- Durante esta época se sufren pérdidas de cosechas que, junto a las
pésimas condiciones higiénicas, provocan que las personas sean
más propensas a contagiarse. Además, la precariedad de la
tecnología, sobretodo europea (Inglaterra y los Países Bajos
utilizaban abonos orgánicos), impide aumentar la producción y la
productividad, así como los rendimientos.
A partir del siglo XV, con el aumento de la población, aumenta la
superficie de tierra utilizada para el cultivo de alimentos básicos,
como los cereales, de demanda inelástica. Pero debido a la pésima
calidad de las nuevas tierras (que ni siquiera tienen abonos naturales
porque el ganado fue expulsado de las tierras para dedicarlas
exclusivamente al cultivo) los rendimientos no aumentan, sino que
disminuyen. De esta forma entramos en una dinámica de
rendimientos decrecientes, es decir, el rendimiento de las tierras
decrece originando graves problemas para alimentar una creciente
población, provocando crisis de subsistencia, epidemias, hambre,
aumento de la mortalidad, desequilibrio entre recursos y población,
etc. Para superar esta situación el hombre se somete al celibato
forzoso, sobretodo los que tienen fuentes de ingresos incompletas
(los que no disponen de tierras o dependen del señor), y al retraso
de la edad del matrimonio, los que sí disponen de una fuente de
ingresos completa.

Características de un debate decisivo:

A) Debate Dobb-Sweezy: este debate se inicia en 1946 cuando Dobb
publica “Estudios sobre el desarrollo del capitalismo”. Antes de Dobb se

pensaba que el feudalismo desapareció por la llegada de las grandes
burguesías y de los intercambios comerciales.

Dobb cambia esta concepción y piensa que el cambio no está
relacionado con la burguesía porque aún no tiene gran importancia, y
que el crecimiento de las ciudades no tienen nada que ver, sino que el
cambio se debe relacionar con la esfera de la producción y de las
relaciones que en ella se producen (la lucha de clases nobleza y
payesía, es un planteamiento marxista).
Dobb establece una serie de características: bajo nivel técnico; acto
de producción individual (una unidad de producción se encarga de
todo el proceso productivo, no existe la división del trabajo ni la
especialización); la producción está destinada a la subsistencia, no al
mercado, ya que no hay mentalidad de vender (producir para la
venta), cuando aparece esta mentalidad se inicia la especialización, la
modernización de las técnicas y el enriquecimiento; entre el señor y el
payés se establece una relación de servitud, en la que el payés se
instala en las tierras del señor a cambio de trabajar gratuitamente
para él; descentralización política; posesión del señor de ciertas
funciones judiciales;...
Según Dobb las causas de la disolución del feudalismo son internas
(endógenas), es decir, la ineficacia del feudalismo como sistema
productivo. Dobb cree que el incremento de las necesidades de las
clases dominantes por aumentar sus ingresos ejerce una gran presión
sobre los siervos, que en un determinado momento se hará
insoportable. En estas circunstancias el payés no puede complacer las
necesidades del señor, que cada vez le exige más, debido a lo cual el
payés deberá ceder parte de la producción destinada a su propia
alimentación, con lo que sufrirá crisis de subsistencia, hambre, etc.
Esta situación se produce porque el señor tiene el dominio directo (es
el propietario) y el payés, el útil (es el que explota las propiedades del
señor), y será la principal causa (la sobreexplotación de la fuerza de
trabajo) de la disolución del feudalismo. Ante esta situación muchos
payeses se verán obligados a abandonar las tierras y emigrar, de
manera precaria, a otras tierras o ciudades.
Según Sweezy la definición y las características que Dobb otorga al
feudalismo son incompletas y muy generales, y dice que la principal
peculiaridad del feudalismo es que es un sistema de producción para
el uso, es decir, un sistema dedicado a la subsistencia.

Críticas de Sweezy a Dobb:

- Sweezy dice que el gran consumo de la clase dominante está
provocado por la expansión comercial, que puso a disposición de las
clases dominantes una gran cantidad de nuevos bienes que iban en

aumento (tabaco, chocolate, seda,...). Por tanto la causa de la
disgregación del feudalismo son los factores externos, el comercio.
- Según Sweezy los payeses deciden abandonar las tierras y
emigrar a las ciudades porque tenían expectativas de encontrar
trabajo, ya que las ciudades estaban creciendo mucho.
- Sweezy identifica otro conflicto: el conflicto entre la producción
para el uso y la producción para el mercado, provocada por el
cambio de mentalidad y los excedentes.
- Finalmente, cuando se desarrolla el comercio a larga distancia se
abandona la producción para el uso.

B) I. Wallerstein, adscrito en la escuela de los “circulacionistas”
(destacan el papel del comercio), realiza su principal aportación en
1972. Wallerstein habla del concepto “Economía-Mundo” siguiendo el
modelo de Braudel. Según Wallerstein cualquier región o país que se
integre es un sistema de intercambio es capitalista, independientemente
de los métodos de control de las fuerzas de trabajo que utilice (salarios,
servitud, esclavitud,...). Es decir, el comercio es el principal factor de los
países capitalistas.

Wallerstein dice que la expansión del comercio que se da en las
últimas fases del feudalismo será la base del desarrollo y subdesarrollo
de los siglos XIX y XX. Los beneficiados de esto serán los países
europeos, que ocuparán y colonizarán los países subdesarrollados
obteniendo un importante beneficio.

Wallerstein agrupa los países en tres grupos:
- Áreas centrales: son las áreas más avanzadas económica y
socialmente. Son Inglaterra, los Países Bajos y el norte de Francia,
que gozan de un importante desarrollo de la manufactura y de
ciudades comerciales, y que utilizan el sistema de arrendamiento.
- Áreas periféricas: son América Latina, Europa Oriental y Europa
Central. En Europa Oriental hay un sistema de servitud que, cuando
finaliza el feudalismo, se acentúa, se consolida en lugar de
debilitarse.

- Áreas semiperiféricas: son Irlanda, Alemania, los países nórdicos,
Italia, sur de Francia y la Península Ibérica. En estos países la
burguesía tiene una gran importancia, el sistema de servitud es débil
y se desarrolla la “aparcería” (sistema de relaciones en el que el
beneficio de la tierra se reparte a medias).

Las características de esta economía-mundo son:
- Revolución de los precios: Wallerstein establece un incremento
de los precios a partir de los datos de Hamilton y Chaunu. Según sus

datos, desde finales del siglo XV empiezan a entrar a Europa grandes
cantidades de oro procedentes de América, que provocará un
aumento de la inflación que seguirá el siguiente proceso:

ORO
INFLACIÓN

La circulación de oro provoca una activación de la economía, lo que
origina un aumento de la ocupación; este aumento de la ocupación
ocasiona un crecimiento del poder adquisitivo que fomentará la
demanda; finalmente, el incremento de la demanda promoverá el
aumento de los precios, es decir, un aumento de la inflación (la
inflación se produce cuando se incrementan los precios pero los
salarios se mantienen estables). Los precios que más aumentan son
los de productos alimentarios, debido a su elasticidad. Este aumento
también se produce porque es una época en la que el crecimiento de
la población es superior al de los alimentos, por lo que la demanda
será superior a la oferta. Por último cabe decir que cuando las
relaciones entre las distintas regiones no eran fluidas, la diferencia
entre los precios de los mismos productos variaban, en cambio,
cuando las relaciones se hacen más fluidas, los precios se nivelan y
será entonces cuando se pueda hablar de una economía-mundo.
- Retardo de los salarios: durante esta época los precios aumentan
más que los salarios, lo que originará un superbeneficio para los que
controlan los productos alimentarios. Los salarios no aumentan
porque, aunque la población y la oferta de trabajo sí aumentan, la
demanda de trabajo no se incrementa.
- División del trabajo: la economía-mundo tiene diferentes tipos de
trabajadores (esclavos, siervos, arrendatarios, asalariados, pequeños
propietarios, artesanos y personal intermedio).

La protoindustria (Putting-out system o Industria domiciliaria
o doméstica):

Aumento circulación oro

Aumento ocupación

Mayor poder adquisitivo

Al final del feudalismo la protoindustria se convierte en una
actividad normal. Un porcentaje muy elevado de la población agraria se
dedicaba a la manufactura rural (a la protoindustria), que se
desarrollaba en las casas, por lo que la documentación no muestra esta
actividad.

La protoindustria es, por tanto, un sistema de producción cuyas
principales características son que utiliza al trabajador rural (hombre,
mujer y niños) para producir bienes manufacturados, y la poliactividad
(la mayoría de personas tenían más de una ocupación). Por tanto, la
actividad protoindustrial es un complemento para la economía rural.
La persona que organiza esta actividad manufacturera es el
comerciante (putter), que compra la materia primera necesaria para
realizar el trabajo y la reparte entre las familias. Las herramientas que
las familias utilizan pueden ser de su propiedad o propiedad del
comerciante. Cuando el trabajo está acabado el comerciante paga a las
familias y les proporciona más materia primera, y vende el producto en
otra zona. Por tanto, el comerciante controla el proceso productivo y
distributivo mientras que la familia se mantiene ajena.

El concepto de protoindustria lo utiliza por primera vez Mendels en
1972, quien le otorga una serie de características:
- Es un fenómeno regional.
- Crecimiento de la manufactura rural, que cada vez es más
frecuente.
- Está destinada a un mercado extraregional e incluso
internacional.
- Importancia de las ciudades, de donde provienen los
comerciantes.
- Importante conexión entre áreas agrícolas y manufactureras: las
tierras malas para la agricultura desarrollan más la producción
manufacturera, lo que posibilitará el intercambio de mercancías
entre áreas agrícolas y manufactureras. De esta forma la
protoindustria derivará en la economía industrial y será el
precedente de la economía actual. Esto conducirá a la producción
de excedentes y la articulación de los mercados, y será entonces
cuando se produzca la modernización de la economía.
- Participación de la familia en el proceso productivo.
- Las unidades de producción son de reducido tamaño y se
encuentran en el propio domicilio.
- Mala calidad de las mercaderías por la rudimentación de las
técnicas. Como consecuencia (a la mala calidad) los artículos serán
baratos. Los productos de calidad los producen los gremios en las
ciudades.

- Sueldos bajos, dado que es una actividad de complemento y que
los productos son de mala calidad.

En las zonas donde se desarrollan estas actividades
protoindustriales se producirá un aumento de la población y un adelanto
de la edad del matrimonio. Pero a finales del siglo XVIII esta actividad
queda muy limitada y las regiones donde se desarrollan entraran en
rendimientos decrecientes, es decir, los comerciantes empezarán a
tener dificultades para mantener sus beneficios. Esto se debe
principalmente a la distancia (cuanto más lejos esté la familia
productora menos beneficios obtendrá el comerciante), en este aspecto
influyen el medio de transporte (el carro), el alojamiento, los peajes,
etc.

Estos rendimientos decrecientes provocan el inicio de la industria
concentrada o centralizada, en la que el comerciante concentra toda la
actividad productiva en una misma región a la que las familias se
tendrán que desplazar. Con este tipo de industria se produce la
especialización, con la que muchas familias rurales se dedicarán
exclusivamente a la producción manufacturera. Además, el comerciante
adquiere la experiencia técnica y de gestión que le permitirá convertirse
en industrial.

Por tanto la protoindustria constituye un proceso intermedio entre
la manufactura rural y la industria.
Según P. Mathias hay países protoindustriales que después se
industrializan, como Inglaterra, países con protoindustrias que no se
industrializan o que lo hacen muy tarde, como Italia, y países sin
protoindustrias que finalmente se industrializan, como los países
nórdicos.

El factor de cambio de feudalismo al capitalismo y sus consecuencias

Uno de los temas a considerar por los historiadores, es y será siempre el de
las formas de gobierno, ya que ésta determina en gran medida la cultura y
comportamiento de la nación, por lo que un cambio en el gobierno, implica
mucho más que un simple cambio de reglas, sino a una identificación de la
sociedad con el régimen, para sí, evitar posteriores consecuencias.
Algunos consideran que lo que ocurrió en la historia se queda estancado ahí,
cuando en realidad cada hecho es consecuencia de otro y lo que sucedió una vez
puede presentarse nuevamente de manera igual o parecida.
Un cambio en el que ahora me centro es en capitalismo d la Península
ibérica ocurrido en el siglo XV, del cual considero que el principal factor fue el
inicio de un nuevo sistema económico: el mercantilismo.

En su origen, el mercantilismo surgió como idea de unos cuantos, sin
embargo, pronto se convirtió en uno de los sistemas económicos más poderosos
de la Península Ibérica y del resto de Europa.
Tenía como principal elemento a la moneda en sí misma, lo que generó el
aumento de la producción de este material en muchas minas de Centroeuropa, el
origen de formas de transacción, etc.
También fomentó la creación de los primeros bancos, que funcionaban de
forma domiciliaria, es decir, el banquero o comerciante facilitaba las materias
primas para producir productos, y la persona los producía con previa cantidad de

“monedas” previamente establecida.

Ahí comienza la influencia del mercantilismo y su moneda, comenzando a
ganar terreno en casi todo, desde la forma de producción, hasta el sistema de
rentas de la monarquía.

Resalta el hecho que el mercantilismo haya hecho abolir una ley que para
todos era universal, y además, que haya sido abolida por la misma Iglesia, que se
había jactado siempre de su carácter conservador. Esta ley prohibía el beneficio
generado por los intereses de la acumulación del capital, pero sin duda, al darse
cuenta de los grandes beneficios que traía consigo el capitalismo, la Iglesia
decidió ser parte de los beneficiados con el nuevo sistema, antes que perjudicar a
las clases más influyentes que comenzaban a adoptar el mercantilismo, entre
ellos, a sí misma.

Pero el control eclesiástico no fue el único que se generó, ya que también la
nueva clase social conocida como burguesía comenzó a ascender
económicamente, creando compañías privadas que poco a poco comenzaron
tener el control casi total de ciertos productos, denominados monopolios.
Una crítica al respecto, dice que: “El monopolio privado limita la
competencia a la vez que convenientemente la invoca”.

Esta opinión, radica en la importancia de un balance del mercantilismo, ya
que su buena utilización puede rendir grandes beneficios a una sociedad, así
como su mal manejo, puede generar consecuencias desastrosas.
Como ejemplo, están las crisis económicas, rurales e industriales por las que
pasó la Península Ibérica como consecuencia del mercantilismo.
La gran demanda que tenía la moneda, generó un desinterés por la
agricultura, que solía ser considerada como actividad primaria.
También se generaron numerosas crisis sociales debidas a la continua
competencia entre la antigua y la nueva clase influyente, es decir, la burguesía y
la nobleza por el control político y económico.
Pero sin duda, el mayor cambio que consiguió el mercantilismo y que se
mencionó con anterioridad, fue el de permitir una nueva forma de gobierno, que
permitía liberarse de un antiguo régimen de opresión. En comparación el
capitalismo ofrece muchas más oportunidades de superación a un pueblo que el

feudalismo, además de que se centra más en un bienestar social que en el de unos
cuantos.

En oposición a la libertad que defiende el capitalismo está el pensamiento
de Carlos Marx "todos no deben individualmente tomar parte en las discusiones y
decisiones relacionadas con los asuntos generales del Estado, no todos
individualmente, sino los individuos en cuanto todos".
El problema está cuando los propios gobernantes están asociados con las
empresas monopolizadoras que no permiten prosperar al país, surge entonces la
pregunta: ¿será que la capitalización no es más que una forma de mercantilismo
globalizada? Si la respuesta es no, por lo menos somos nosotros intentamos
convencernos de que es así, centrando a importancia de nuestra vida en una
simple moneda.

Sin embargo, nosotros no somos los únicos culpables, también está la teoría
de algunos gobernantes de pensar que la estabilidad se consigue mediante un
control de la población, que se consigue mediante la manipulación de la
información.

Esta es una teoría a la cual me opongo, porque me parece una forma de
volver atrás en la historia, un volver a los antiguos feudos en donde se hacía
solamente la autoridad del propietario.
Fue precisamente el mercantilismo el que llevó a muchas comunidades a un
mejor desarrollo y sería ilógico que fuera el mismo sistema el que se encargara
de su deterioro.

La importancia está en el respeto a la democracia y a los derechos humanos,

porque como bien afirma Rousseau en el Contrato Social: “En cuanto a sus

asociados, toman colectivamente el nombre de pueblo y se llaman más en
concreto ciudadanos, en tanto son partícipes de la autoridad soberana”, por tanto,
es importante que exista una coherencia entre la economía de un país, su política
y la forma en la que viven sus habitantes.

(2003) Martínez, M. La crítica al capitalismo hoy. Recuperado el 14 de
septiembre del 2004 de: http://www.angelfire.com/nv/filofagia1/concep.html

(2004) Recuperado el 14 de septiembre del 2004
de: http://www.ub.es/penal/historia/feudalismo.htm

(2004) Webb, S. La democracia Industrial. Recuperado el 14 de septiembre del
2004 de: (http://www.elsemanaldigital.com/pistas.asp?idarticulo=16624

PERÍODO DE TRANSICIÓN DEL CAPITALISMO AL SOCIALISMO: período histórico que se
inicia cuando la clase obrera, aliada con el campesinado conquista el poder político y termina con
la edificación del socialismo, mera fase de la sociedad comunista. "Entre la sociedad capitalista y la
sociedad comunista media el periodo de la transformación revolucionaria de la primera en la
segunda. Y a este período corresponde también un período político de transición cuyo Estado no
puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado" (O. Marx). El período de transición
se debe a las condiciones especiales en que surge y se desarrolla el modo comunista de
producción. Cuando se produjo el tránsito del modo feudal de producción al modo capitalista, las
relaciones de producción burguesas ya habían surgido en el seno del feudalismo, donde existían
en forma de tipo económico; ello era posible gracias a que los dos modos de producción poseen
una base económica común, del mismo tipo: la propiedad privada sobre los medios de producción.
La sociedad socialista se diferencia, por principio, de la capitalista y no puede nacer en el seno del
capitalismo. Bajo el capitalismo únicamente se crean las premisas materiales del socialismo. La
producción socialista se basa en la propiedad social sobre los medios de producción, tipo de
propiedad que excluye la explotación del hombre por el hombre. La propiedad social sobre los
medios da producción no puede surgir espontáneamente dentro del capitalismo. Para que pueda
aparecer, es necesario que se lleve a cabo la revolución socialista y que se establezca el poder de
los trabajadores. El proceso de creación de la primera fase del comunismo, el socialismo, se basa
en varias leves de carácter general, cuya necesidad se ve confirmada por la experiencia de la
Unión Soviética y de los otros países socialistas. Estas leyes generales como se indicó en la
Declaración formulada por la Conferencia de representantes de los partidos socialistas y obreros
de los países socialistas, celebrada en 1957, son: dictadura del proletariado con partido marxista -
leninista al frente; alianza de la clase obrera con la masa fundamental de los campesinos y con
otras capas de trabajadores; liquidación de la propiedad capitalista y establecimiento de la
propiedad social sobre los medios fundamentales de producción; gradual transformación socialista
de la agricultura; desarrollo planificado de la economía nacional dirigido a la construcción del
socialismo y el comunismo, a la elevación del nivel de vida de los trabajadores; cumplimiento de la
revolución socialista en la esfera de la ideología y de la cultura y formación de una numerosa
intelectualidad fiel a la clase obrera; liquidación del yugo nacional y establecimiento de la igualdad
de derechos y de la amistad fraterna entre los pueblos sobre la base de los principios del
internacionalismo proletario; defensa de las conquistas del socialismo frente a los ataques de los
enemigos exteriores e interiores. El socialismo puede edificarse con éxito tan sólo si se aplican con
espíritu creador las leyes generales en función de las condiciones históricas concretas. Para llevar
a cabo hasta el fin la revolución socialista y erigir una sociedad socialista es condición decisiva la
existencia de la dictadura del proletariado. En las actuales condiciones, con la existencia del
sistema socialista mundial, es posible el tránsito al socialismo evitando el capitalismo (ver Estado
de democracia nacional, Vía no capitalista de desarrollo). Sobre la base de la propiedad social, se
desarrolla la forma socialista de economía, cuya esfera de acción se amplia incesantemente. En la
economía del período de transición, al lado del sector socialista existen otras formas económico-
sociales, basadas en la propiedad privada sobre los medios de producción. Entre ellas se cuentan
el tipo económico capitalista y la pequeña producción de mercancías. La experiencia ha
demostrado que los tres tipos citados de economía se dan en todos los países, durante el período
de transición. A los tres tipos económicos fundamentales del período de transición corresponden
las clases: la clase obrera, la pequeña burguesía (sobre todo el campesinado) y la burguesía. Al
mismo tiempo, en varios países, al lado de los tres tipos económicos citados pueden existir otros.
Así, por ejemplo, en la economía del período de transición de la Unión Soviética y de algunos otros
países socialistas han existido cinco tipos diferentes de organización económico-social: la
economía campesina patriarcal, la pequeña producción de mercancías, el capitalismo privado, el

capitalismo de Estado (ver) y el socialismo. Por consiguiente, en el período de transición se dan
varios tipos de economía. El dominante es el socialista. Ocupa la posición principal en la economía
y abarca la industria, el transporte, los medios de comunicación, los bancos, el comercio exterior y
una considerable parte del comercio interior, etc. El sector estatal desempeña el papel decisivo en
la creación de la base material y técnica del socialismo. En el período de transición se lleva a cabo
la transformación socialista de la agricultura mediante la cooperación gradual de las pequeñas
haciendas campesinas según el principio de la voluntariedad. De este modo, en la ciudad y en el
campo se establece el régimen socialista. El período de transición se caracteriza porque en él
actúan las leyes del socialismo y del capitalismo. La esfera de acción de las leyes económicas del
socialismo se amplía sin cesar, mientras que la de las leyes económicas del capitalismo, por el
contrario se reduce. La transformación de la sociedad, en el período de transición, transcurre en
las condiciones de la lucha de clases. Para combatir a las clases caducas, la clase obrera se
apoya en el campesinado trabajador y en otras capas de trabajadores. La contradicción
fundamental del período indicado es a que se da entre el socialismo ascendente y el capitalismo
agonizante. "El período de transición no puede dejar de ser un periodo de lucha entre el
capitalismo agonizante y el comunismo naciente: o en otras palabras: entre el capitalismo vencido
pero no aniquilado y el comunismo ya naciente pero aún muy débil" (V. I. Lenin). La lucha entre el
socialismo y el capitalismo responde al principio de "quien vencerá a quién". El haber cumplido con
éxito el plan de Lenin para la edificación del socialismo permitió al pueblo soviético, ya al final del
segundo plan quinquenal, suprimir la diversidad de tipos económicos y construir en lo fundamental
el socialismo. Aprovechando la experiencia de la U.R.S.S., otros países socialistas están ya
coronando también, la edificación socialista. La victoria del socialismo significa que en el país
domina de manera absoluta el sistema socialista de economía y que se ha acabado con las clases
explotadoras. La sociedad socialista consta de dos clases amigas: la clase obrera y el
campesinado koljosiano, y la capa de la intelectualidad socialista. La victoria del socialismo
significa que se ha llegado al término del período de transición y que la sociedad ha entrado en el
estadio de la transición gradual a la fase superior del comunismo.

http://www.eumed.net/cursecon/dic/bzm/p/periodotrans.htm

El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes.
La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de miseria.

Winston Churchill

El socialismo es el control de los medios de producción
por el Estado. Un Estado que hace negocios, es por
naturaleza un Estado socialista. Hablar de "Capitalismo
de Estado" es una contradicción en términos, si la
empresa es "de Estado" no es capitalista, y si es
capitalista una actividad mercantil, no es realizada por
el Estado
. Un Estado "capitalista" sería el que se
dedicara única y exclusivamente a sus funciones
naturales, entre las que no está la actividad mercantil

alguna. Pero hay grados de socialismo en cada economía. Ni en la Unión
Soviética se llegó al 100% de socialismo
, pues ni ahí desapareció por
completo toda forma de iniciativa productiva, más o menos, privada.

Quien maneje el Estado tiene dos formas de controlar los medios de
producción. Hacerlos de su propiedad por la fuerza que es la forma por
la que optaron los rusos soviéticos. Ordenarles a los "propietarios"
qué, cuándo, cuánto, cómo y a quién... producir, distribuir, comprar,
vender, contratar y pagar... es la forma por la que optaron los nacional
socialistas alemanes. De ahí en adelante el común de los socialistas del
mundo han combinado ambos métodos, reservando el soviético para lo que
consideran de importancia "estratégica" y el nazi para lo que no. Con
excepción de la socialdemocracia de los EEUU que se ha limitado, casi
completamente, al método nazi en materia de control estatal de los
medios de producción, invirtiendo los términos de importancia del
resto... tan raros y confusos son los socialdemócratas gringos, que
hasta se autodenominan "liberals".

En Venezuela la actividad petrolera es la más importante del país, en
términos de PIB y de ingreso fiscal. Un dato es que aproximadamente el
80% de las divisas que ingresan al país son producto, directo e
indirecto, de las exportaciones del sector petrolero.
El petróleo, como
todo lo que está en el subsuelo, es, y ha sido siempre, propiedad
exclusiva del Estado venezolano. Tal reserva estatista de recursos es
una herencia que la corona española dejó, en la legislación, para su ex
colonia. Una cosa es petróleo, que siempre ha sido del Estado, desde la
conquista hasta la fecha, y otra es la industria que lo explote... que
puede ser privada o estatal, nacional o foránea...
y fue primero privada
y nacional, luego privada y mayormente foránea, y finalmente
exclusivamente Estatal por Ley... y desde 1999 tiene el Estado
Venezolano una empresa por acciones exclusivamente estatales de carácter
constitucional. La Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela, prohíbe clara y expresamente que PDVSA sea del pueblo. Sólo
puede ser del Estado.

El asunto es que desde que es propietario directo de Pdvsa, ha sido
socialista en toda regla,el Estado venezolano. Fue más socialista antes
que hoy, cuando era propietario monopólico de todas las industrias
denominadas "estratégicas", que fueron de la telefonía al acero.
Hoy,
por ejemplo, aún tolera la existencia de compañías telefónicas privadas.
Fue más socialista antes, cuando la regulación de precios incluía una
gama mucho más amplia de productos que hoy. Y no fue menos socialista
Corpomercadeo que Mercal. Ni fue menos socialista el programa de Becas
"Gran Mariscal de Ayacucho" que la "Misión Sucre".
La principal razón
por la que la inmensa mayoría de la población de Venezuela no es
consciente de esto, es que los socialistas que gobernaron desde 1958,
hasta 1994, no controlaban lo que los marxistas
-los granscianos al
menos- denominan "poder cultural". Eso le fue delegado a la parte
desarticulada, aparentemente más izquierdista
-en el infantil sentido
que explicaba Lenin la palabreja- ytras casi cuatro décadas el
empobrecimiento, corrupción y demás miserias, consustanciales con la
naturaleza del socialismo en cualquiera de sus formas, produjeron el
inevitable colapso; y el socialismo "cultural" llegó al poder colgado de
las charreteras de un grupo de militares
que se habían formado y
radicalizado en tal ideología.

Puede el socialismo, además de transferir recursos de la población al

Estado masivamente,redistribuir sobrantes de unos a otros, y lo hizo
tanto el socialismo adeco, como lo hace el socialismo chavista... claro
que los beneficiarios no son los mismos.

En el común de los casos, los que antes, poco o nada recibían, son la
clientela electoral del nuevo socialismo, y por ende los que más
sobrantes reciben directamente... con lo que los que antes vivían de ser
clientes del Estado... poco o nada reciben hoy. Obviamente se odian unos
a otros, con la misma violencia e intensidad que se odian dos grupos de
malandros que peleen por el mismo botín.

El socialismo es como el veneno. A mayor grado, mayor daño, y puede
llegar a ser mortal. Para transformar una sociedad capitalista en
socialista, se requiere quitar a las personas el control de sus
propiedades a fin de concentrar el control de los medios de producción
el Estado. Para pasar del socialismo al capitalismo, se requiere seguir
la vía contraria. Hay que quitarle al Estado todos los activos que no
están dedicados a sus funciones naturales y dárselos a las
personas.
Como eso no se ha hecho aún en lugar alguno, aún no hemos
pasado del socialismo al capitalismo realmente en sociedad alguna. Lo
que hemos tenido son lo que Alberto Mansueti describe acertadamente como
"reflujos". Retrocesos tácticos del grado de socialismo en situaciones
específicas, generalmente seguidos de olas de mayor socialismo radical.
Pero eso es algo que, poco a poco, cambiaremos los liberales mediante un
trabajo político y cultural de largo aliento. La unidad de las
verdaderas fuerzas liberales "por las bases" avanza en Venezuela, sin
prisa y sin pausa. Avanza en torno a un programa político desarrollado,
para hacer posible y sostenible esa gran trasferencia.
Y eso que es lo
indispensable... es sólo el principio.

http://grodriguezg.tripod.com/id98.html

www.monografias.com

Comunidad Primitiva

Indice

1. Modo de producción.

2. Grupos Sociales y su Clasificación.

3. Política

4. Dinámica Política.

5. Antropología

6. Sociología

7. Organización Social.

8. La Desorganización Social

9. Patología Social. Enfoque Estructural Funcionalista.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->