Está en la página 1de 1

24 octubre

Y te pondr en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearn contra ti, y no te vencern: porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehov. Jeremas 15:20

La constancia en el temor de Dios y la fe en l hace al hombre semejante a un muro de acero que nadie ser capaz de derribar. Slo Dios puede crear tales hombres: pero los necesitamos en la Iglesia y en el mundo, pero sobre todo en el plpito.

En este siglo engaoso, sern combatidos los hombres de verdad con dientes y con uas, por sus enemigos. Nada hay que moleste tanto a Satans y a sus secuaces como la resolucin. Atacarn la firmeza del hombre resuelto, como los asirios atacaban las murallas de una plaza fuerte. Por fortuna, nunca prevalecern contra aquellos a quienes Dios ha revestido de su fortaleza. Algunos, llevados de ac para all por cualquier viento de doctrina, son barridos por el ms ligero viento; pero los que siguen la doctrina de la gracia, porque poseen la gracia de la doctrina, se mantienen como la roca en medio de las olas encrespadas.

De dnde viene esa fuerza? Yo estoy contigo, dice Jehov: aqu est la respuesta. Jehov salvar a las almas de los fieles de las asechanzas del enemigo. Numerosos ejrcitos nos asedian, mas el Seor de los ejrcitos est a nuestro lado. No podemos ceder ni siquiera una pulgada, porque el Seor nos mantiene en nuestro puesto y en l permaneceremos para siempre.