Está en la página 1de 1

El pequeo vendr a ser mil, el menor, un pueblo fuerte. Yo Jehov, a su tiempo har que esto sea cumplido pronto.

Isaas 60:22

21 octubre

Las obras dedicadas al Seor comienzan muchas veces por poca cosa, y no por eso tienen menos valor. La debilidad educa la fe acerca de las cosas de Dios y glorifica su nombre. El grano de mostaza es la ms pequea de todas las semillas, y, sin embargo, se hace un gran rbol y vienen las aves del cielo y en l hacen sus nidos. Comencemos con uno, el ms pequeo, y con todo ser por mil. El Seor se muestra grande en el da de la multiplicacin. Cuntas veces deca a su siervo: te multiplicar! Confiad en el Seor los que sois pocos, porque l estar en medio de vosotros si estis congregados en su nombre. El menor. Quin ms miserable a los ojos de aquellos que miran slo al nombre y a la grandeza! Sin embargo, este es el ncleo de un pueblo grande. Al anochecer, brilla primero una estrella, pero pronto aparece el cielo tachonado de innumerables luceros. Y no pensemos que esta promesa de crecimiento est todava lejana, dice el Seor: Yo Jehov, a su tiempo har que todo esto sea presto. No habr precipitacin prematura como a veces lo vemos en reuniones sensacionales; ser a su tiempo, sin embargo, no habr tardanza. Cuando el Seor se apresura, su prontitud es gloriosa.