Está en la página 1de 9

El muro de cristal.

Escrito por Roberto Rodríguez


(Se lo dedico a una gran amiga detrás del muro de cristal)
El primer día
El Contacto

Él estaba solo ese día pensando absolutamente en nada, solo él y el muro


de cristal.
Frente a el aparecían y desaparecían imágenes llenas de colores y formas, formas
que solo para el tenían sentido.
Escuchaba mientras tanto una música como su personalidad, suave y apacible.
Tenia sus pensamientos sumidos en la nada mientras viajaba con su mente por los
colores que le regalaba su muro, porque para el era ese, su muro, su mundo,
donde solo estaba él y nada más.
En tanto pasaban las horas y el seguía ahi, experimentando, tocando el muro de
vez en cuándo, pues este respondía a sus manos, le cambiaba la forma a los
objetos y los colores.

De pronto algo lo distrajo, una figura diferente a la derecha del muro estaba
llegando, pero el no la reconocía.
Era algo inesperado pues no le había sucedido antes, era algo muy diferente a sus
formas y colores.
La figura tomo forma detrás de el muro de cristal, junto frente a el.
Era lo mas hermoso que había visto en su vida, una dama se presentaba ante el,
con su cuerpo alto y esbelto, el cabello le caía por los hombros y llegaba a su
espalda, dorado como los rayos de el sol en verano, sus ojos oscuros y
penetrantes como los de una pantera a punto de atacar.
El enmudeció, no podía mover ni un músculo de su cuerpo, quedo petrificado por
la presencia de aquella mujer.

El muro impedía que pasaran los sonidos, aunque no podían hablar directamente,
pero este enviaba sus pensamientos en forma de oraciones.
Así fue que comenzaron a escribir sobre el muro para comunicarse.
Ella le escribió solo una frase "Hola", pero el muro era algo más que solo una
pared de cristal donde se podía escribir.
El muro reflejaba los sentimientos de los seres que en el escribían, así es que ellos
se conocieron y es donde comienza esta historia.
El comienzo
-Hola.
Respondió él.
-¿Quien eres tu y como has encontrado mi muro?
-No es solo tu muro, hay mas personas como tu del otro lado.
-Si lo se, pero este es mi muro, mí mundo.
-¿Como te llamas?
-Miguel, ¿Y tú?
-Adrissa
-¿Que clase de nombre es ese?
-De donde yo vengo es común, así me llamo. Pero si lo prefieres ponme un
nombre que te sea
fácil de pronunciar.
-No, este bien así, realmente es un nombre hermoso.
El muro en ese momento comenzó a cambiar los colores como un calidoscopio y
emitía los sentimientos más bellos, reflejando los sentimientos de estos dos seres
que acababan de entrar en contacto.
-¿De donde vienes?-Pregunto el.
-De muy lejos, otra cultura, otra forma de vida algo diferente a la que tu conoces
aquí.
-¿Y por que me has elegido para ponerte en contacto?
-Me llamo la atención algo que tu escribiste hace algún tiempo sobre este muro.
Porque por si no lo sabes lo que escribes en el llega a todas partes.
-¿Cual fue la frase que escribí que llamo tanto tu atención?
-No es solo la frase, fue la curiosidad. Porque no la entendí y esperaba que tu me
dijeras su significado.
Lo que en el cristal dice es lo siguiente."Maktub en una rosa con perlas de sal".
¿Que significa para ti?
-Mira si te lo digo te iras, y la verdad es que me agrada tu presencia en mi mundo.
Te hago una propuesta, conozcámonos y tal vez cuando me conozcas tú misma
descifraras el acertijo, de cualquier manera cuando quieras marcharte te daré la
respuesta, pues no quiero que pierdas tu libertad, por esperar mi respuesta.
-Bien es un trato.
Acá estaré todos los días y hablaremos un poco cada día, así tu me conoces a mi
y mi cultura y yo lo mismo contigo.
-Bien.
-Ahora tengo que marcharme. Pero recuerda, espera mañana en el muro que allí
estaré.
-Muy bien mañana nos veremos entonces.
-Así será.
__________________________________________________________________
Conociéndose
Él regreso a la misma hora a el muro, y espero la llegada de aquel ser
nuevamente.
Como habían acordado ella regreso.
-Hola Adrissa, ¿como has estado?
-Bien esperando encontrarte.
-Me alegro, pensé que no regresarías.
-Realmente tengo ganas de conocerte y saber de ti.
-Yo también y aun no entiendo el por qué.
-¿Como es donde tu vives?
-Mira, es una ciudad pequeña, con edificios y casas de color gris se podría decir,
un poco frió.
-Acá al contrario, tenemos edificios muy altos y elegantes, y un clima sin
estaciones, es muy tropical.
-¿Y la gente como es ahí?
-Acá es muy rápido todo, la gente es normal, pero no tienes tiempo de conocer a
alguien realmente, por decirlo de alguna manera, son muy atentos pero no se
hacen un tiempo para demostrar quienes son detrás de sus caras.
-En mi ciudad al contrario, es muy lento, y la gente es muy amable, siempre
dispuesta a ayudar, es como si los conocieras a todos.
-Y cuéntame algo de ti, ¿Que haces en tu vida?
-Mira yo aquí trabajo en un centro de información al público, una especie de gran
biblioteca donde las personas vienen y retiran los libros que necesitan.
-Es un trabajo bastante interesante, siempre estas acompañado de publico.
-Si pero llego a mi casa y estoy nuevamente solo.
-¿Por eso vienes a este muro de cristal?
-Si, realmente acá me siento cómodo, este es mi mundo.
-Pero no tendría que ser así, ¿debes de tener a alguien más ahí contigo?
-No yo estoy solo.
-Bien te entiendo.
-¿Y tu que haces en tu mundo?
-Yo, bueno te cuento, estoy a cargo de una serie de centros de comunicación.
-A tienes a tu disposición dispositivos de comunicación global.
-Si es lo que hace mi empresa, se encarga de que las personas tengan un lugar
donde ir a
Comunicarse con quien ellos quieran, no importa lo lejos que estén.
-¿Y tu vida personal?
-¿Que quieres saber?
-¿Tienes a alguien viviendo con vos?
-No, realmente estoy sola yo también.
-Bueno Adrissa tengo que retirarme, ¿nos veremos nuevamente?
-Si por supuesto, no quiero que se pierda este contacto.
-Muy bien hasta pronto entonces.
-Hasta la próxima, mantén el contacto abierto.
-Lo haré.

Y así fue como se fueron conociendo estos seres de mundos tan distantes y
distintos a trabes de aquel muro.
Fueron teniendo sucesivas conversaciones hasta hacerse muy amigos y necesitar
estar en contacto casi permanentemente.
Pues sentían que uno sin el otro no funcionaban, y a pesar de las distancias se
extrañaban demasiado.
El conocimiento de un nuevo comienzo

-Hola Adrissa ¿como has estado?


-Muy bien gracias por preguntar. ¿Y tú?
-Bien con mi vida, como siempre.
-Dime Miguel te puedo preguntar algo.
-Pregunta nomás
-Dime ya que estas solo ahí, ¿no has pensado en cambiar de vida, no se, recorrer
otros mundos, conocer gente?
-No la verdad es que yo a pesar de mi soledad me contacto con otros seres por
medio del muro, y así ha sido siempre. ¿Por que lo preguntas?
-No solo era curiosidad.

A pesar de la distancia que separaba ambos mundos tanto Adrissa como Miguel
sentían que el otro estaba siempre ahí, a su lado compartiendo su vida.

Mientras tanto miguel en su mundo gris y aburrido sonaba con algún día viajar al
mundo de Adrissa y así conocerla personalmente.

El tiempo fue pasando y para le cumpleaños de Adrissa, Miguel le envía una Rosa
negra a donde ella vivía.

-Hola Miguel estas ahí.


-Si como siempre esperándote.
-Sabes que me has matado.
-¿Como así?
-Si con el presente tan hermoso que me ha llegado hoy a mi casa.
-¿Te ha gustado entonces?
-Si, ¿como sabias que me gustan las rosas negras?
-No, no lo sabia, solo te di lo que a mi parecer te iba a mostrar lo que siento por ti.
-Como es eso ¿y por que negra entonces?
-Mira Adrissa, las rosas rojas como sabes son rosas de pasión.
-Si, pero sigo sin entender.
-La rosa negra en mi mundo significa solo una cosa. Amor.
-Me has dejado sin palabras, me pareció un detalle bellísimo de tu parte.
-¿Lo dices en serio o solo para hacerme sentir bien?
-Nooooooooo, en serio, me has mostrado algo que yo misma ya había visto en ti.
-¿Que viste?
-Que eres un ser hermoso y de sentimientos nobles.
-Tu eres igual que yo, y lo sabes.
-No digas eso.
-¿Por que si es verdad? Eres un ser muy agradable y personas como tu se
necesitan en mi mundo, personas que no les importe como somos por fuera sino lo
que somos por dentro, es la esencia de todo ser.
-Gracias por el concepto que tienes de mí.
-Es la verdad, solo eso.

Así pasaron muchos meses escribiéndose en su muro de cristal, y hasta se sentían


que no podían estar sin el otro.
Fue así que un día Miguel le hizo una propuesta a
Adrissa.

-¿Adrissa puedo preguntar?


-Sabes que si, no tienes ni que preguntar.
-Pero es muy personal.
-Eres un buen amigo, y conoces mi vida al detalle creo que eso te autoriza a
preguntar.
-Bueno, ¿Estarías dispuesta a vivir con migo?
-¿Ser una pareja miguel?
-Si
-Pero tú me conoces por el muro, no sabes como soy realmente.
-Mira lo que yo veo es tu interior, no me importa si tienes tres ojos o cuatro
brazos, eso no. Me interesas tú nada más como eres.
-Bueno me halagas con la propuesta, pero estarás seguro de eso.
-Si.

Siguieron estos dos seres escribiendo en el muro, sin una respuesta obvia de
Adrissa a la propuesta de Miguel.
Hasta que un día determinado tuvieron su ultimo contacto a trabes del muro de
cristal.
¿El final?

-Miguel, ¿estas ahí?


-Si.
-Bueno me he venido a despedir de este muro.
-Si ya lo se, yo mismo te he pedido que nos viéramos por ultima vez en el muro de
cristal.
-Realmente ha sido una experiencia más que agradable haberte conocido por acá.
-Lo mismo digo Adrissa
-Bueno no te quiero quitar mas tiempo pues se que estas con el tiempo contado.
-Si, faltan muy pocos minutos para que parta de mi mundo.
-Lo se, bueno Miguel hasta pronto
-Hasta la próxima vez que nos veamos Adrissa, te dejo un beso.
-Bye Miguel
-Bye Adrissa.
El fin del muro.

Luego de esta ultima "conversación" con Adrissa, Miguel se prepara a partir de su


mundo.

Estira su mano y toca su muro de cristal por última vez.


Apaga su computadora, y el monitor queda en negro, este que había sido su muro,
el monitor de su computadora se apaga para siempre.
Se pone una campera, agarra su mochila, apaga las luces de su casa, cierra la
puerta tras el, y deja su mundo.
Toma un taxi hacia el aeropuerto, allí tomara su avión a Bogota, donde esta
Adrissa esperándolo a su llegada, y así unirán sus dos mundos y vivirán juntos por
siempre.

En el aeropuerto Adrissa le pregunta a Miguel.


-¿Me lo dirás?
-¿El que?
-¿Que significa "maktub en una rosa con perlas de sal"?
-Si, quiere decir:"Lo que esta escrito en una rosa con lagrimas"
-¿Por que?
-Mi destino estaba escrito en una rosa negra con lágrimas por el amor que no
hallaba.
-¿Y ahora?
-Esa rosa eres tú, la flor más bella.
-Te amo Miguel.

Y así se besaron en los labios, y pactaron su amor a la eternidad, sin importarles lo


que los demás piensen de ser dos seres de mundos diferentes buscando ser
felices.