P. 1
Enfoques de La ética

Enfoques de La ética

4.5

|Views: 20.554|Likes:
Publicado porapi-3706182
Durante las sesiones de sistematización las\
opiniones de los activadores sobre problemas\
concretos de los valores vitales, el destino de la\
vida, la acción concreta correspondiente con estas\
reflexiones para guiar nuestra vida, la visión sobre\
los valores como algo que no podemos ver o\
tocar, o lo contrario a ello y la pregunta: ¿los\
valores son impuestos a los ciudadanos?
Durante las sesiones de sistematización las\
opiniones de los activadores sobre problemas\
concretos de los valores vitales, el destino de la\
vida, la acción concreta correspondiente con estas\
reflexiones para guiar nuestra vida, la visión sobre\
los valores como algo que no podemos ver o\
tocar, o lo contrario a ello y la pregunta: ¿los\
valores son impuestos a los ciudadanos?

More info:

Published by: api-3706182 on Oct 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/19/2015

pdf

text

original

1

Enfoques de la ética Durante las sesiones de sistematización las opiniones de los activadores sobre problemas concretos de los valores vitales, el destino de la vida, la acción concreta correspondiente con estas reflexiones para guiar nuestra vida, la visión sobre los valores como algo que no podemos ver o tocar, o lo contrario a ello y la pregunta: ¿los valores son impuestos a los ciudadanos?, han formado parte de los temas de debate que he orientado alrededor de las tendencias de la ética y sus implicaciones concretas en nuestra vida individual y social, para ello presento los elementos centrales de las éticas que se relacionan con los planteamientos hecho por los activadores. El hecho de la sociabilidad humana marca los problemas éticos con un significado histórico, es decir, las sociedades humanas las han construido hombres y mujeres durante distintos tiempos, por tanto los problemas evolucionan, cambian acentuándose, se hacen tenues luego, cambian de cualidad y varían su forma de aparición en las relaciones humanas, aparecen en una época, desaparecen o explosivamente los identificamos en otras, los toleramos u omitimos su presencia, tienen al igual que la sociedad una cualidad de cambio, pero como criterio general los podemos notar en distintas épocas. Esto no significa que sus cambios sean como otros aspectos de la sociedad que son inmediatos, aunque todos sean históricos, para solucionarlos nos planteamos actividades donde administramos procesos para tomar decisiones alrededor del debate social sobre el problema, pero estas normas tienen fundamento en otros principios generales para todos, por ejemplo en la práctica sería así: como sociedad deberíamos solidarizarnos con los ciudadanos que sufren el hambre y la miseria que pone en riesgo su vida, y ponerlo en obra. Estos principios también se llaman finales, porque establecen criterios únicos de la conducta que deberían ser aceptados por todos y habrían pocas o ninguna duda de su vigencia y verdad. A esta tendencia se le llama ética normativa contiene fundamentos sobre el deber ser con una característica, lo considera solo en su enunciado sin ocuparse de su aplicabilidad o práctica concreta, tiene como criterio de verdad él mismo como se formula y su correspondencia con los principios finales y no su práctica como criterio de la verdad. Como su nombre lo indica al decir normativa, no se refiere a leyes como la de los Estados, sino a principios individuales y/o sociales que todos deberíamos conocer y practicar. Cuando se ha usado como fundamento legislativo, la ley adopta su defecto y podremos ver en constituciones, leyes o normas declaraciones de igualdad entre todos los ciudadanos, pero en la práctica, la discriminación por género, etnia, clase social, creencias, etc, prevalece y las leyes son un círculo vicioso que se asocia a significados políticos para obtener un andamiaje de estructuras políticas (ESTADOS) de repúblicas aérea, sin relación concreta con los valores de la mayoría de los ciudadanos. Pero también habrá de decirse que la ética-historiapolítica la encontraremos también en otros enfoques debido a que todas las sociedades tienen historia, organización para fines sociales e individuales y principios intangibles que los guían. De esta forma el mundo de la ética quedaría dividido en una clara distinción: una en el palacio de las ideas con sus normas bien formuladas, mientras los de carne y hueso y sangre y cerebro y pensamiento y sentimiento, respiran vapores de sus propios cuerpos porque los de los principios (valores) se han (o los han) elevado hasta el altísimo, !porque lo bueno no es cosa para nosotros¡, los que medimos la tierra con nuestros pasos debemos dejarnos de preocupar, ocupar y preguntar las causas de lo que vemos y sentimos y no fijar en nuestra conciencia preguntas como: será que están al revés las cosas en el mundo?. No faltarán asociaciones sobre el bien y el mal para responder a estas cuestiones milenarias, sobre todo si se dice que el bien totalmente no se puede alcanzar, pero tenemos todo para hacerlo, solo que una pizca del mal, que también tenemos dentro, nos impide ver la claridad de todo lo que es bueno y bello que está en juicios éticos más abstractos que los de la ética normativa, estos serían juicios supracelestes, no relativos, independientes de tiempo y espacio, no podemos conocerlos totalmente, encarnan el bien y la virtud absoluta, mientras que la sociedad vive la amoralidad y no tiene la facultad para establecer valores, dado que solo Dios con su voluntad es la fuente única de la ética y moral y el juez de todas las acciones humanas como recompensador o castigador. A diferencia de la normativa en esta ética teológica los juicios éticos no emanan del ser humano, su vigencia y criterio de verdad se basa en la existencia de un Dios bueno, perfecto e incontrovertible, su utilización, a derivado en muchas interpretaciones fatalistas sobre el ser humano sociedad y el mundo, también se ha utilizado para defender y justificar diferencias sociales por siglos y se ha incorporado, también a pesar de sus fundamentos, en la historia para mantener posiciones de conservación del estado de las cosas, principalmente, en el Estado que se

A LOS MISIONEROS: OBSERVACIONES, OBJECIONES, APROBACIONES, CRÍTICAS, MALEDICENCIAS, DENUNCIAS, OFENSAS, ATRÉVANSE A ESCRIBRLAS

2
encarga de implantar estos principios en la población para su propia conservación, los llamados Estados Teocráticos o basados en los preceptos religiosos usan como principio de legalidad la ética teológica. La ética teológica subdivide al ser humano en la carne y el espíritu siguiendo una tradición anterior a la era cristiana que fundamentó parte de la ética platónica, para quien lo corporal (incluyéndonos nosotros) representa lo corruptible, perecedero, cambiable e indeterminable para nosotros y por tanto causa de controversia y criterios variables que no podría inspirar una ética de principios fijos y sin cambio acerca de lo que es bueno y bello, no para una persona, sino como bueno y bello en si mismo, este supuesto significaría un estado superior para alcanzar el bien que en última instancia es Dios. Todas las éticas tratan el bien y el mal como temas últimos o principales de la conducta humana aunque una tendencia de ellas los relativiza a un extremo que los ha hecho insignificantes o absurdos, tratando de llevar a términos de definiciones científicas las categorías éticas, pero el bien y el mal escapan a todo análisis científico por ser fundamentalmente morales. Para la ética pragmática, como dije, los valores tienen definición científica, lo que plantea un profundo dilema debido a que valores esenciales para las persona como la vida, lo bueno, la libertad, la justicia, el amor, la belleza, humildad, honestidad, la paz, la tolerancia, etc no pueden ajustarse a los parámetros rigurosos del conocimiento científico ni aun, ser iguales para todas las culturas. Quienes formulan esta ética dándose cuenta de ello, abandonan cualquier opinión sobre estos valores y los problemas fundamentales de la ética y los sepultan como inútiles para la vida cotidiana por abstractos, intangibles e indeterminables, centran sus formulaciones éticas en valores como el progreso, la práctica cotidiana y permanente, la eficiencia de los procesos sociales, la productividad de la sociedad, la investigación científica de los problemas sociales, el ordenamiento social, entre otros. Podría pensarse que estos son principios imitables si los vemos tímidamente como esta tendencia ética aspira que se le observe desde su propio núcleo de defensa en la llamada metaética, no se trata de otra ética, sino una formulación rígida sobre el sentido y justificación conceptual de lo ético que sobrepasa los acuerdos entre los seres humanos, pero no como la idea de Dios, es parecido al funcionamiento sincronizado de máquinas con cada pieza cumpliendo una función, que en cuanto la cumple, y funciona bien, es útil y se le mantiene, pero con el tiempo de uso si su rendimiento baja, se le reemplaza para que no se paralicen los procesos de la totalidad de las piezas, es decir la maquinaria. Si lo vemos con personas, para los pragmáticos cada ser humano será útil para el sistema si le sirve como instrumento para que él funcione, quién no lo logre, lo excluye y le resta sus valores por que él, el sistema, es superior y más importante. Cuando la pragmática en la ética ha llegado al terreno político el fenómeno no es menos dramático, las leyes y normas reproducen la competencia entre sus ciudadanos y lo útil, para mi, y sólo para mí, ocupa un espacio relevante al momento de decidir éticamente sobre nuestra conducta, hasta extremos como los pragmáticos norteamericanos del siglo XX cuando uno de ellos justificó que el principio ético que resume a todos los demás es la formulación ¿SIRVE? Lo cual se parece a la sentencia el fin, justifica los medios. El primero es esencialmente privado y los medios, cualesquiera en una sociedad con individuos insensibilizados de sus semejantes. El criterio de la verdad pragmática es lo que funciona mejor y conviene. Los pragmáticos defienden la idea de la preeminencia del individuo, pero al mismo tiempo lo reprime con su visión de la sociedad funcionando no por orden de individuos, sino por sistemas estructurados o subdivididos, la ética de los individuos de acuerdo al principio de utilidad tiene referencias de los valores como algo de uso momentáneo, efímero y sin sentido histórico. Otros plantean una ética desde el individuo con criterios basados en la naturaleza humana que contrapone la persona al resto de la sociedad y ubica como criterio de valor fundamental la propiedad privada, se trata de la ética egoísta o individualista. Han afirmado quienes la defienden que las bases de la sociedad se han constituido por el predominio de la propiedad privada de objetos como tierras, bosques, minas, casas, fábricas, dinero o personas. Ha influenciado el llamado derecho moderno para defender la idea de la sociedad dirigida por una élite que posee la propiedad, el conocimiento y la gobierna como la más preparada para ello. El interés individual se afianza en una conducta consciente de lo que para el individuo es bueno, y lo bueno en relación con la idea del SER, es decir de lo que el individuo ES en sentido del momento que vive y lo que hace para proteger y conservar sus derechos privados y su propiedad. Estos derechos son la educación, la salud, la protección de sus bienes, la organización social, la determinación autónoma de si misma y otros plantean el extremo de la autarquía, lo que

A LOS MISIONEROS: OBSERVACIONES, OBJECIONES, APROBACIONES, CRÍTICAS, MALEDICENCIAS, DENUNCIAS, OFENSAS, ATRÉVANSE A ESCRIBRLAS

3
significa gobernarse así mismos sin ninguna norma de dirección de su vida diferente a esta. Uno de sus estudiosos fue el inglés Adam Smith para quien las relaciones sociales se dinamizan por el principio de la reciprocidad de los egoísmos, es decir, en cuanto un individuo exalta su Yo ante otro individuo, ambos se verán obligados a afianzar sus egoísmos para sacar de este duelo lo mejor de cada uno, de modo que ninguno se imponga. Esta competencia supone estimulación de la actitud individual, el resultado supondría como hoy dicen en las relaciones económicas ganar-ganar, suponiendo además que todos los individuos son en todo caso iguales en las relaciones sociales. Esta ética considera muy importante la tradición de las costumbres, normas u organización social como una de las bases para defender la propiedad privada. En sus principios la propiedad privada es instaurada desde el origen de la sociedad, se transmite por herencia familiar y se incorpora en la organización social hasta la formación de Estados que tienen entre sus principios fundacionales de la legalidad la propiedad privada. En la realidad esta ética se debate en una tensión entre lo que la sociedad exige a los individuos para su conservación y la defensa que hacen los individuos para que la sociedad no les limite sus derechos individuales en nombre de la sociedad, es un dilema que hoy lo representan la llamada sociedad civil. Existe otra ética llamada relativista de la que se han hecho muchas interpretaciones y podemos encontrar que utiliza principios de otras éticas pero siempre mantiene como premisa el escepticismo afirmando que los valores son nociones no racionales, sino emocionales de nuestra conducta individual, o son convenciones momentáneas, pero ninguna relacionada con principios generales que debemos seguir. Aporta el elemento de la diversidad de individuos y por extensión de culturas, en consecuencia lo serán sus éticas pero en algunos casos se ha interpretado al relativismo como algo caótico y sin sentido. En lo que se refiere a los valores vitales encontraremos ideas de la existencia de varios dioses de acuerdo a su cultura, varias ideas sobre la libertad, la justicia, etc y así respuestas diversas a cada pregunta ética de acuerdo a la cultura y a los individuos. Todas las éticas anteriores tienen un aspecto común, todas son representaciones ideales o simbólicas, digo en sentido general, porque podemos encontrar dentro de cada una de estas tendencias y variaciones, dado que ninguna es pura como su nombre puede nombrarla. Mantienen en común el simbolismo que por principio no es real, sino ideal como dije, en ellas problemas concretos de la vida humana se ponen en orden que no es primario y la verdad, como criterio importante para decidir libremente, no se relaciona directamente con la vida humana. En Latinoamérica durante los años 60 se comenzó a construir una filosofía para la liberación del colonialismo, la dependencia económica y la dominación cultural que fue abarcando análisis social y entre ellos el campo de la ética de la liberación para enfrentar en todos los campos sociales las condiciones que ponen en riesgo la producción y reproducción de la vida humana en comunidad. Constituye un aporte importante para plantear desde la convivencia humana una ética que supera a todas las que hemos visto porque plantea la vida como base de todos los valores, con todo lo que este principio implica en todas las relaciones sociales al poner la vida como el elemento central para todos los actos éticos de los seres humanos. Autores que han escrito sobre el principio de liberación explican que en esta ética el deber es un aguijonazo para reconocimiento y autoreconocimiento de las víctimas en su condición de excluidas, oprimidas, explotadas, algo así como una comunidad de víctimas del colonialismo y desarrollo del mundo capitalista que se reconocen como semejantes de carne, hueso, ideas y sentimientos, complementarios, cooperadores, mutualistas, interdependientes viviendo en una comunidad intersubjetiva y que hacen realidad con su práctica la liberación, con ello quiere decir que es una ética reflexiva y que abre sus ojos y actúa ante el riesgo de la vida humana, por ello exige la práctica de la liberación del oprimido que resulta siendo la clase, la comunidad, pueblo o etnia, la mujer oprimida por el machismo, el niño abandonado, el campesino sin tierra o un pueblo entero bajo la lógica de la dominación imperialista o culturalmente dominado. La práctica que exige esta ética es masiva, pero no como respuesta de hormigas, sino reflexiva que se hace concreta en tanto ve en la organización las armas para la concreción. Su condición de intersubjetiva y de carácter reflexivo serían criterios para que los actos éticos de los seres humanos reconozcan el carácter indivisible del Yo con el Otro, o del nosotros permanente en las relaciones sociales, este reconocimiento del semejante tal como Yo soy es un criterio inequívoco para la acción y para que la práctica final para eliminar la exclusión se convierta en acción política.

A LOS MISIONEROS: OBSERVACIONES, OBJECIONES, APROBACIONES, CRÍTICAS, MALEDICENCIAS, DENUNCIAS, OFENSAS, ATRÉVANSE A ESCRIBRLAS

4
En otras interpretaciones de esta ética el Yo que se une con el Otro, no es sólo el otro ser humano, también lo es, ese otro la naturaleza que tiene también elementos vitales para los sujetos y la cultura.

A LOS MISIONEROS: OBSERVACIONES, OBJECIONES, APROBACIONES, CRÍTICAS, MALEDICENCIAS, DENUNCIAS, OFENSAS, ATRÉVANSE A ESCRIBRLAS

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->