P. 1
IGLESIA ORTODOXA

IGLESIA ORTODOXA

|Views: 24|Likes:
Publicado porjohnsame

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: johnsame on Oct 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/20/2011

pdf

text

original

IGLESIA ORTODOXA 1.

FUNDADOR:

La iglesia ortodoxa se considera fundada por Cristo sobre sus doce Apóstoles y que
nació el año 33 de la era cristiana, cuando en el día de Pentecostés el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles reunidos en el Cenáculo en forma de lenguas de fuego. La Iglesia católica apostólica ortodoxa es una comunidad cristiana, cuya antigüedad, se remonta a Jesús y a los doce apóstoles, a través de una ininterrumpida sucesión apostólica. Es la tercera de las tres grandes iglesias o comunidades cristianas, después de la Iglesia católica romana y el conjunto de iglesias protestantes, y cuenta con más de 225 millones de fieles en todo el mundo LAS RAZONES DE LA SEPARACIÓN La Iglesia ortodoxa se considera la heredera de todas las comunidades cristianas de la mitad oriental del Mediterráneo (esto lleva a ciertas tensiones con iglesias orientales unidas a Roma). Su doctrina teológica se estableció en una serie de concilios, de los cuales los más importantes son los primeros Siete Concilios, llamados "ecuménicos", que tuvieron lugar entre los siglos IV y VIII. Tras varios desencuentros y conflictos, la Iglesia católica ortodoxa y la Iglesia católica romana se separaron en el llamado "Cisma de Oriente y Occidente", el 16 de julio de 1054. El Cisma de Oriente y Occidente, también conocido como Gran Cisma (aunque a veces también se aplica este término al Cisma de Occidente) es el nombre dado al evento de mutua excomunión que separó al Papa y a la cristiandad de Occidente, de los patriarcas y cristiandad de Oriente, especialmente del principal de ellos, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla. Origen del cisma de Oriente En 857 el emperador griego Miguel, llamado el beodo, y su ministro Bardas, expulsaron de su sede de Constantinopla a San Ignacio, que reprendía sus crápulas. Le reemplazaron por Focio, quien en seis días recibió todas las órdenes de la Iglesia. Focio se sublevó contra el Papa y se declaró patriarca universal. Fue descripto como "el hombre más artero y sagaz de su época: hablaba como un santo y obraba como un demonio". Su tentativa fracasó. Fue encerrado en un monasterio, donde murió en 886. En el año 1054, el Papa León IX quien, amenazado por los normandos, buscaba una alianza con Bizancio, mandó una embajada a Constantinopla encabezada por su colaborador, el cardenal Humberto de Silva Candida, y formada por los arzobispos Federico de Lorena y Pedro de Amalfi. Los legados papales negaron, a su llegada a Constantinopla, el título de ecuménico al Patriarca Miguel I Cerulario y, además, pusieron en duda la legitimidad de su elevación al patriarcado. El patriarca se negó entonces a recibir a los legados. El cardenal respondió publicando su Dialogo entre un romano y un constantinopolitano, en el que se burlaba de las costumbres griegas y, tras excomulgar a Cerulario mediante una bula que depositó el 16 de julio de 1054 sobre el altar de la Iglesia de Santa Sofía, abandonó la ciudad. A su vez, pocos días después (24 de julio), Cerulario respondió excomulgando al cardenal y a su séquito, y quemó públicamente la bula romana, con lo que se inició el Cisma. Alegaba que, en el momento de la excomunión, León IX había muerto y por lo tanto el acto

excomunicatorio del cardenal de Silva no habría tenido validez; añade también que se excomulgaron individuos, no Iglesias. Con esto se ve que el Gran Cisma fue más bien resultado de un largo período de relaciones difíciles entre las dos partes más importantes de la Iglesia universal. Las causas primarias del cisma fueron sin duda las tensiones producidas por las pretensiones de suprema autoridad (el título de "ecuménico") del Papa de Roma y las exigencias de autoridad del Patriarca de Constantinopla. Efectivamente, el Obispo de Roma reclamaba autoridad sobre toda la cristiandad, incluyendo a los cuatro Patriarcas más importantes de Oriente; los Patriarcas, por su lado, alegaban, segun su entendimiento e interpretación de la Sagrada Tradición Apostólica y las Sagradas Escrituras, que el Obispo de Roma solo podía pretender ser un "primero entre sus iguales" o "Primus inter pares". Por su parte, los Papas, según su interpretación de la Tradición Apostólica y las Sagradas Escrituras, declaraban que "es necesario que cualquier Iglesia esté en armonía con la Iglesia (de Roma), por considerarla depositaria primigenia de la Tradición apostólica" (San Irineo de Lyon, s. II d. C.). También tuvo gran influencia el Gran Cisma en las variaciones de las prácticas litúrgicas (calendarios y santorales distintos) y disputas sobre las jurisdicciones episcopales y patriarcales. La Iglesia se dividía entonces a lo largo de líneas doctrinales, teológicas, políticas y lingüísticas (griego para las liturgias en Oriente, latín en las occidentales). El cristianismo ortodoxo se difundió por Europa oriental gracias al prestigio del Imperio bizantino y a la labor de numerosos grupos misioneros. La Iglesia ortodoxa está en realidad constituida por 15 iglesias autocéfalas, que sólo reconocen el poder de su propia autoridad jerárquica; por ejemplo, del Patriarca de Alejandría, de Antioquía, de Constantinopla, etc. 2. CREENCIAS los creyentes ortodoxos afirman la existencia de la Trinidad, la Biblia como la Palabra de Dios, Jesús como Dios Hijo, y muchas otras doctrinas bíblicas. La iglesia ortodoxa reconoce como los siete consejos ecuménicos de Nicea I (325), Constantinopla I (381), Éfeso (431), Calcedonia (451), II de Constantinopla (553), III de Constantinopla (681), y de Nicea II (787) Pero considera que los decretos de varios otros consejos más tarde también reflejan original de la misma fe (por ejemplo, los consejos de Constantinopla que hizo suya la teología de San Gregorio Palamas, en el siglo 14). Por último, se reconoce a sí mismo como el portador de una ininterrumpida tradición viva de la verdad del cristianismo que se expresa en su culto, en la vida de los santos, y en la fe de todo el pueblo de Dios. Polarización de la oriental y la occidental conceptos de la Trinidad está en la raíz de la controversia Filioque. La palabra latina Filioque ( "y del Hijo") fue añadido al Credo de Nicea en España en el siglo 6. Al afirmar que el Espíritu Santo procede no sólo "desde el Padre" (como proclamó el credo original), sino también "en el Hijo", el español consejos destinados a condenar Arianísmo reafirmando el compromiso de la divinidad del Hijo. Más tarde, sin embargo, la otra parte se convirtió en un anti-griego grito de batalla, sobre todo después de Carlomagno (siglo 9) hizo su pretensión de gobernar el Imperio Romano revivido.

La adición fue finalmente aceptada en Roma bajo la presión alemana. Se encontró justificación en el marco de las concepciones occidentales de la Trinidad, el Padre y el Hijo se consideraban como un Dios en el acto de "spiration" del Espíritu. El bizantino teólogos se opone a la otra parte, en primer lugar, en razón de que la Iglesia Occidental no tiene derecho a cambiar el texto de un credo ecuménico de manera unilateral y, en segundo lugar, porque la cláusula Filioque implicaba la reducción de lo divino a simples relaciones de las personas ( "el Padre y El Hijo son dos de los elementos entre sí, pero uno en relación con el Espíritu "). Para los griegos el Padre es el único origen del Hijo y del Espíritu. Patriarca Photius (siglo 9), el primer teólogo ortodoxo detallar explícitamente a la oposición a la griega Filioque concepto, pero el debate continuó a lo largo de la Edad Media. A pesar de esto, en doctrina, ellos tienen mucho más en común con los romanos católicos de lo que tienen con los creyentes protestantes. NOMBRE DE LAS DIVINIDAD: La Iglesia Ortodoxa forma parte de la religión Cristiana, que es monoteísta y el nombre de Dios que aparece en la Biblia es Yahveh (en hebreo ‫ ,יהוה‬YHWH) y sus variantes conjeturales Yahweh, Yahvé, Yavé, Iehová, Jehovah y Jehová se refieren al nombre del Dios de la Biblia. En su forma hebrea (sin que se sepa su pronunciación exacta), es según la Biblia, una frase que utiliza Dios para referirse a sí mismo, tras la petición de Moisés en la visión de la zarza ardiente[1] y, en respuesta a su pregunta de qué les dirá a los israelitas sobre el que le ha enviado, mandó a decir: ‫' אהיה אשר אהיה‬ehyéh 'asher 'ehyéh, algo así como "Yo soy el que soy y seguiré siendo..." (Cf. comentario de Rashi sobre este pasaje).[2] De modo que el nombre YHWH posiblemente sea la equivalencia en tercera persona de la frase "Yo seré" = 'ehyeh a fin de que el que la usase, no quedara como Dios, de modo que este uso sería ‫ = יהיה/יהוה‬Yihvéh/Yihyéh = "él será"; en todo caso, no es difícil ver el intercambio de Y por W como no lo es tampoco el de B por P o por M en la lengua hebrea 3. EL TEMPLO Los colores vivos y profundos, la iconografía distintiva y la belleza del interior del templo ortodoxo, generalmente contrastan sobremanera con la sencillez que se encuentra en muchos templos católicos romanos y protestantes. Entrar a un templo ortodoxo, es como entrar a un mundo nuevo de color y luz. El arte y el diseño de la iglesia no solamente crean un ambiente diferente de culto, sino también reflejan y contienen muchos de los criterios fundamentales de la ortodoxia. Belleza y símbolos La iglesia cree que Dios es el Creador del cielo y de la tierra , y está presente a través de su fuerza creativa manifiesta en su obra.

Con toda generosidad se usa el don de la creación en la iglesia, por lo tanto,

el interior de un templo ortodoxo es frecuentemente muy hermoso, distribuído y decorado para crear un ambiente especial, el edificio comunica un sentimiento de alegría e invita a apreciar la generosidad de Dios. La ortodoxia reconoce que la belleza es una dimensión importante en la vida humana. Crear o gozar de la belleza de la iconografìa y de los adornos del templo es una manera excelente de alabar a Dios. El hombre toma los dones divinos del mundo material y los convierte en una expresión de belleza que glorifica a su creador. La ortodoxia siempre busca ofrecer a Dios lo mejor y lo màs bello. El lugar sagrado El arte y la arquitectura están diseñados para contribuír a la experiencia total del culto, el cual envuelve al intelecto, los sentimientos, y cada uno de los sentidos. La Santa Eucaristía y los otros Sacramentos ocurren en presencia de Dios, y ellos atestiguan su presencia y obra divina. Por lo tanto, en la Tradición Ortodoxa, el templo es la Casa de Dios y el lugar donde mora su Gloria. Por esta razón, todos los templos ortodoxos están bendecidos, consagrados y dedicados como lugar sagrado. El templo entero es un testimonio de la presencia de Dios en medio de su pueblo.

“Que el cristiano considere bien que cuando él entra al templo, entra en otro cielo. Esa misma majestad de Dios que está en el cielo, está también en su templo y por lo tanto, el cristiano debe entrar a él con reverencia y devoción.” Generalmente, el templo está construído en forma de cruz y se divide en tres áreas: El Vestíbulo, la Nave y el Santuario.

El Vestíbulo es el área de la entrada. Hoy dìa , el comienzo del Oficio del Bautismo, y en algunas parroquias, el oficio del Matrimonio, comienzan en el Vestíbulo y luego proceden a la Nave. Esta procesión representa simbólicamente un movimiento gradual al Reino de Dios. El Vestíbulo: Es el lugar donde los fieles hacen una ofrenda, reciben una vela, la cual colocan delante de un icono, y ofrecen una oración personal antes de entrar a la Nave. La Nave : Es la gran área central del templo. Aquí, los fieles se congregan para el culto. En el lado derecho de la Nave está el trono del Obispo, desde donde él preside como icono vivo de Cristo en medio de su pueblo. Aún en la ausencia del Obispo, el trono nos hace recordar que la parroquia no es una entidad aislada, sino una parte de la diósesis encabezada por el Obispo. El Santuario: Es la parte más Sagrada del templo, el área reservada únicamente para el clero y los hombres quew ayudan durante los Oficios Divinos, y el iconostasio lo separa de la Nave. El Altar o la Santa Mesa está ubicado en el Santuario. Esta división nos sirve para recordar que a menudo nos encontramos ” separados ” de Dios por el pecado. Sin embargo, durante la Divina Liturgia, cuando tenemos acceso a los Santos Dones, recordamos que mediante Cristo, el cielo y la tierra están unidos, y nosotros tenemos acceso al Padre Celestial. El santo Altar

El Altar es el corazón y punto central del templo ortodoxo. Aquí se ofrecen los Dones Eucarísticos de pan y vino al Padre como Cristo nos mandó hacer. El Santo Altar, generalmente es de forma poliédrica rectangular, está separado de los muros y usualmente cubierto de manteles. Al centro se pone un tabernáculo, con la Santa Comunión reservada para los enfermos, y detrás de él, los candelabros. El Libro de los Evangelios se encuentra siempre en la Santa Mesa, aún cuando la Divina Liturgia no se esté celebrando. En el Santuario, detrás de ma Santa Mesa, hay una Cruz grande, frecuentemente con la figura de Cristo pintada en ella. El iconostasio El Iconostasio es el panel de iconos que separa el Santuario de la Nave. En la práctica actual, el Iconostasio puede ser muy elaborado y ocultar casi todo el altar, o puede ser muy sencillo y abierto. El Iconostasio tiene tres entradas, las cuales se usan durante los

Servicios, dos de ellas son laterales o Diaconales, y la entrada principal llamada Puerta Real.

Una cortina o una puerta generalmente oculta el Altar cuando no se está celebrando ningún Servicio. En el lado derecho del Iconostasio, siempre están los iconos de Cristo y de San Juan Bautista. En el lado izquierdo siempre están los iconos de la Theotokos ( madre de Dios ) y del Santo Patrón a la cual está dedicado el templo. En la Puerta Real se encuentran los iconos de los Santos Evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan , junto al de la anunciación. Los Iconos

Un icono es una representación Santa, lo cual es la forma distintiva del arte de la Iglesia Ortodoxa. Actualmente, el icono puede ser una pintura en madera, un fresco o un mosaico. Puede representar alguna figura de Cristo, de la Virgen María, de los Santos o de los Angeles; como también acontecimientos de la Escritura o de la historia de la Iglesia, como la Navidad, la Resurrección, etc. En la tradición Ortodoxa, la intención no es que los iconos sean realistas, sino interpretaciones simbólicas de las diferentes cualidades espirituales de los Santos como sacrificio, humildad, devoción, fe y amor. Al realizarlos, se observan varias reglas y tradiciones Sagradas. Para algunos detalles están prescritos ciertos colores, aunque la costumbre indique otros. El azul y el dorado son los colores principales. En los iconos, los cuerpos son abstractos y las caras no demuestran ni felicidad ni tristeza humanas. Estados y emociones como oración, reverencia, silencio, obediencia,

predicación, temor, culpa, sorpresa y lamentaciones se expresan por actitudes y posiciones específicas de las manos y la cabeza. Los iconos no son meramente ” adornos ” para el templo, sino que tienen una función teológica y litúrgica. En el templo sirven como un punto de encuentro entre el cielo y la tierra. Las imágenes de Cristo, los Santos y los Ángeles, visibles a la congregación local, mientras reza, hacen que los fieles recuerden constantemente la presencia invisible de todos los habitantes del cielo en la Divina Liturgia. Los fieles pueden sentir que los muros de la Iglesia se abren hacia la eternidad. Por lo tanto, el icono no es únicamente una imágen que decora, sino también que inspira, eleva, educa y nos recuerda la presencia de aquel a quien representa.

4. SACERDOTES En la Iglesia ortodoxa el ministro ordinario del Santo Crisma es el sacerdote; en la Iglesia católica lo es el obispo, y el sacerdote sólo extraordinario. En la Iglesia ortodoxa se pueden ordenar hombres casados con una mujer de buena reputación, de tal forma que hay diáconos y presbíteros casados, mientras que otros clérigos, tradicionalmente aquellos con votos monacales, deben ser hombres célibes. Una vez ordenados no se pueden casar, o volver a casar, si es el caso. Los obispos, a partir de la Edad Media, son elegidos de entre los monjes. En la Iglesia católica romana funciona de la misma manera para los ritos orientales en cuanto al celibato, pero no en el rito latino, donde todos los clérigos, sin excepción, deben ser célibes. La Iglesia ortodoxa no tiene (y no admite) órdenes, ni congregaciones. La forma de que un feligrés desee hacer votos de vida consagrada es por medio de los monasterios o los sketes. 5. LUGAR DE PEREGRINACION Situado en el Barrio Cristiano de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la Iglesia del Santo Sepulcro es el sitio más sagrado para muchas denominaciones incorporadas dentro de la cristiandad. Este es el sitio, de acuerdo con su comprensión, donde Jesucristo fue crucificado, muerto, sepultado y resucitado de entre los muertos. La Iglesia Ortodoxa de Jerusalén, la Católica Romana y Apostólica Armenia conforman los custodios de este lugar sagrado y el control colectivamente de las más sagradas peregrinaciones dentro de la iglesia cristiana con el copto, siríaco, etíope y de las iglesias ortodoxas de celebrar también algunas capillas. En conjunto, en esta iglesia están representados más de 1.500 millones de cristianos, lo que equivale al 25% de la humanidad. 6. CELEBRACIONES LITURGICAS La liturgia de la iglesia ortodoxa se conoce como Rito Bizantino; se ha traducido del griego a muchos idiomas, incluso el antiguo eslavónico eclesiástico de la Iglesia Ortodoxa Rusa. La liturgia siempre se canta, y la comunión se distribuye a la congregación en ambas especies (pan y vino).

En la Iglesia ortodoxa no se admiten las imágenes tridimensionales para veneración, como las estatuas de santos, sino únicamente imágenes planas, o

• •

bidimensionales, tales como pinturas o mosaicos, tradicionalmente llamados iconos. Las esculturas o bajorrelieves que se encuentran en el interior de los templos ortodoxos son de carácter sólo ornamental. La liturgia ortodoxa no utiliza instrumentos musicales, sólo la voz humana. No se usa el canto gregoriano, como abunda en el catolicismo romano. Aunque en las liturgias ortodoxas se suele rezar por el ejército militar de su propio país, la Iglesia ortodoxa nunca organizó cruzadas. La Iglesia católica romana apoyó en ocasiones la invasión y conquista de tierras cristianas ortodoxas por los denominados

7. LIBRO SAGRADO Virtualmente todas las iglesias cristianas aceptan la autoridad de la Biblia, lo cual incluye el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, si bien el canon bíblico, o libros que se incluyen, difieren entre las diferentes denominaciones, como es el caso del Antiguo Testamento. Las distintas iglesias cristianas ortodoxas, así como distintas iglesias orientales de dogma nestoriano y eutiquiano, y la iglesia católica latina occidental, incluyen en sus Biblias otros libros llamados los deuterocanónicos, que las comunidades cristianas primitivas habían recibido en la Biblia Septuaginta, bastante más extensa que el Tanaj judío hebreo-arameo, de las comunidades israelitas de habla griega de todo el Mundo Clásico. Debido a la ignorancia de algunos de los padres de la iglesia de esta transferencia cultural, la iglesia occidental mantuvo una postura bastante reservada hacia estos escritos, los deuterocanónicos, durante algunos Siglos (Siglos III al V). Pero ratificó su pertenencia al canon de la Biblia en los Concilios II de Roma (382), III de Hipona (393), III de Cartago (397) y IV de Cartago (419). 8. MAPAMUNDI En la actualidad, el cristianismo ortodoxo es la religión dominante en Bielorrusia, Bulgaria, Chipre, Georgia, Grecia, Montenegro, Moldavia, la República de Macedonia, Rusia, Rumania, Serbia y Ucrania. Hay comunidades grandes en Kazajistán (44% de la población), Letonia (35%), BosniaHerzegovina (31%), Estonia (25%), Albania (20%),[4] Kirguistán (20%), Líbano (10%),[5] Uzbekistán (9%), Turkmenistán (9%), Siria (5%), Croacia (4,4%), Lituania (4.1%),[6] Uganda (4%)[7] y Cisjordania. Debido a la emigración,[8] existen también comunidades importantes en Alemania, Argentina,[9] [10] Australia,[11] Canadá, Chile, [12] España,[13] Estados Unidos, Francia,[14] Gran Bretaña e Italia.

Distribución de la ortodoxia en el mundo por países
Religión dominante Religión minoritaria importante (sobre el 10%)

9. SIMBOLOS

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->