Está en la página 1de 3

Maleta en paro Alma, desembarco en un borde tuyo Casi por accidente, pues no hay brjulas Que alumbren tu espesor

de cementerio. Ms sabr de ti por no mirarte, pero es tarde: He llegado a oler inmaculado tu boleto Como abeja que vislumbra su miel en otro cuerpo. Viajas esta noche hacia la pampa, y dejas Abierto el cuerpo que ocupaste, en el suelo. Alma, abrir los ojos es dejar partir la vida Regar las cosas, las manzanas, las estrellas y por eso es que soamos que al cerrar los ojos Derramamos hacia adentro nuestra vida. Pongo un pie en tu borde y el otro en el mo Las maderas tiemblan quejumbrosas Hay olor a muerte en mis asuntos! Todo lo que dejo ha de morir maana Pude ser lo que ahora est marchito Por no atender y no entender que se trataba De caminos que se ven desde la cima De la culpa ahora en cerros abordada. Justo es firmar papeles con la tinta Invisible de la rabia. No me arrepiento, S, no me arrepiento de no verte a tiempo Desangrar desde la boca a las palabras. Alma, te me vas libre como un perro Sin amo, sin amor, sin morral Y lanzas la maleta al mar, en aras de naufragio Para apostar quien la encuentra primero Si dios o los transparentes basureros.

II. Capital del olvido Entraa y capital de semen Cemento y cementerio

Es Santiago, mi desasosiego. Cuando el cuerpo gime Y no se entiende lo que dice es Santiago, es mi eco. Es Santiago, Santiago lecho De palomas blancas de heno. Un asco enciende los faros Vomita el aceite Una bala muere, un recuerdo muere Muere un muerto. Cuenca travestida, Mujer obrero, hermana ma Santiago, Espaa entero Y mundo entero, siendo nada, Eres Santiago el molde De mis huesos, el hueco abierto. Papeles, barro, ruedas, mierda Contaminan tu suelo, Santiago, En tus calles se amontonan los versos Y no hay quien los recoja, Los versos de tus hijos forman Cordilleras y no hay quien las recoja Santiago, libro abierto Santiago, para el lpiz del pueblo. Deja marchar los estudiantes Santiago, deja marchar las hojas Desprendidas de un rbol negro, Ellos son la lluvia, el agua, el viento Son ellos los vidrios de la rota Dignidad que es la memoria. De un futuro ardiendo en tus volcanes Santiago, de un hueln ya no dormido Saltan piedras, estalactitas de nios Estudiantes de lava roca y magma Que anhelan caminar contigo. Brota Santiago, brota conmigo Y Tiembla, haz temblar semforos Y gobiernos impos

Para que no detengan ni se detengan los nios que guiarn tu camino. Domingo 20 de agosto de 2011